Dado que el tiempo es un recurso limitado entre más invierta frente a la pantalla, menos tendrá para dedicar a otra

actividades como la lectura, las obligaciones académicas, socializar con pares y jugar. Esto no debe ser visto como un echo negativo per se, ya que hay muchas cosas positivas que se pueden aprender de la televisión, lo importante es poner ciertos límites y no sobrepasar ciertos umbrales. Uno de los efectos que mayor controversia crea es que la exposición a imágenes de violencia reiteradas influyen de forma negativa en su agresividad, ya que se hacen más tolerantes a ella y la emplean como una manera útil para resolver sus problemas. Otros efectos, menos polémicos pero de impacto importante son la baja de las notas en el colegio, por dedicar más tiempo a ella que los deberes escolares. Hacer menos ejercicio físico, ya que la televisión se constituye como un factor de riesgo para desarrollar sedentarismo y, en relación con lo anterior; tener problemas de sobrepeso. Ahora, no nos quedemos solo con ver el vaso medio vacío. Existe gran consenso en que se pueden optimizar los efectos positivos de la televisión con medidas simples y concretas. 1. Limitar el tiempo promedio de televisión diaria a una o dos horas de programación de buena calidad al día. Evidentemente, si el niño pasa tiempo frente al pc o jugando video juegos se deben fraccionar las horas totales. 2. Evitar que los pequeños tengan un televisor en su pieza. 3. Procurar que los niños de menos de dos años no vean televisión, es mejor incentivar en ellos actividades que estimulen su desarrollo congnitivo. 4. Evaluar los programas de televisión que niños, y eventualmente adolescentes, están observando. Siempre es mejor que vean cosas con contenido educativo. 5. Acompañar a los niños periódicamente mientras ven televisión. Ello ayuda a debatir, intercambiar opiniones y comentar acerca de valores familiares, violencia, emociones, etc. 6. Utilizar soportes grabados como DVD o similares para grabar programas con contenidos educativos. Servirán como medio de consulta y repaso en caso de ser necesario. 7. Generar instancias en las escuelas sobre la influencia de la televisión y apoyar su uso de forma propositiva. 8. Animar a los niños a desarollar actividades en grupo y al aire libre, deportes, hobbies, lectura, etc. Más que tomar un rol negativo y recurrir a la censura como medio para aislar a los niños se debe orientar y guiar para que ellos mismos a futuro decidan que ver, ayudarlos a distinguir entre realidad y fantasía.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful