You are on page 1of 3

PSICODRAMA DE MORENO Se le denomina psicodrama a aquel método que sondea a fondo la verdad del alma mediante la acción, provocando

una catarsis de acción. De ahí que Moreno nos menciona que: “La esencia del psicodrama, es la de ofrecer metodológicamente al protagonista una matriz que posibilite las resoluciones de esas escenas” I.  ELEMENTOS DE LA ESCENA El protagonista. Es presentado por el integrante del grupo (en este caso la madre y/o padre) que va a emerger en un determinado momento con el deseo de convertirse en el actor principal. Es su drama y el drama del grupo. Este será seleccionado por el terapeuta o bien se elegirá por sí solo.  El yo auxiliar. Es el que ayuda al protagonista en su crecimiento, en la escena latente simbolizan aquellos roles que aportan los elementos del sistema que sostiene la mente del protagonista (en este caso serán los hijos, nietos).  El director psicodramatico. Es el responsable principal del equipo, y Moreno lo denomina yo auxiliar privilegiado que es el que simboliza aquellas figuras de máxima significación en el crecimiento del sujeto (en este caso será ek terapeuta).   El escenario. Se le denomina así al espacio donde va a representarse el drama ya sea desde una estructura formal o desde su estructura simbólica. El público. Es presentado con un doble objetivo, por una parte ayudar al paciente y/o por el otro convertirse en paciente.

II.

FASES DE LA ESCENA

1. Caldeamiento. Iniciamos con centrar el tema de interés “Aislamiento existencial”, presentado mediante el síndrome del nido vacio; posteriormente creamos el clima de interés adecuado para dramatizar; para después pasar a establecer canales de comunicación dentro del grupo.

2. Caldeamiento inespecífico. Básicamente va a consistir en comenzar por dramatizar la primera escena en broma con la finalidad de dar mayor confianza a los participantes y que no sientan tensión de estar frente al grupo. 3. Caldeamiento especifico. Es el momento en el que vamos a situar al actor principal en la escena concreta (los hijos se van de casa) y en el nivel imaginario. 4. Dramatización. Moreno nos sostiene que con frecuencia un miembro del grupo vive su problemática de tal manera que las palabras resultan insuficientes, de ahí que sea necesario vivir la situación, es decir construir un episodio estructurado cuidadosamente como si el mundo real fuera la sesión. Y como frecuentemente el problema que tiene un individuo es compartido por los otros miembros del grupo, este se convierte en un representante de acción. Dentro de la dramatización nos encontramos en un juego total donde se suma el lenguaje corporal y gestual al verbal. Los participantes no relataran algo sobre si mismos sino que todo su ser hablara de ellos. Es aquí donde se hace una comunicación entre los planos racionales, emocionales y corporales que se conectan en el aquí y el ahora. Pasado, presente y futuro se funden en un presente inmediato mediante un momento terapéutico que elimina el tiempo cronológico y hace surgir intemporal del psiquismo. El como si de la acción psicodramatica establece un nexo entre lo imaginario, lo real y lo simbólico de tal manera que se suprimen las barreras que los separan permitiendo la unificación de una nueva realidad más completa. III. El eco grupal

Ya que finalizan la dramatización tanto los protagonistas como los yo auxiliares se reencuentran con los miembros del grupo que han permanecido como

espectadores. Permitiéndoles a los protagonistas un retorno tanto físico como emocional. Tanto el protagonista como los yo auxiliares se beneficiaran de la experiencia de los demás, mediante los distintos puntos de vista de sus compañeros que tienen sobre su representación. Es aquí donde nos permitimos escuchar los comentarios del resto del grupo haciendo las siguientes preguntas: ¿Qué ha ocurrido? ¿Cómo se ha percibido al protagonista en su papel? ¿De qué te has dado cuenta?. Al comentar las vivencias se enlazan todas las situaciones individuales desarrollándose un intercambio de sentimientos y vivencias entre los miembros del grupo, desembocando en los que Moreno denomino catarsis de grupo

Bibliografía Moreno J.(1966) Psicoterapia de grupo y psicodrama. Fondo de cultura económica. México (pag 108 y 109)