You are on page 1of 7

Programa Curso de Posgrado

DEL GONGORISMO AL NEOBARROCO La trayectoria de una estética Profesores a cargo: Dra. Nancy Calomarde Dra. Graciela Ferrero Dra. Olga Santiago

Presentación La estética del Barroco, después del letargo anatemizador del siglo XIX es reconocida por críticos y artistas como la modalidad artística de más larga y productiva vigencia en la cultura americana. Vinculada al momento de emergencia de la subjetividad criolla en las nuevas comunidades coloniales del s. XVII, cobra nuevo impulso en tiempos de inquietudes identitarias despertadas por los desafíos de la Modernidad, período en que incluso, alcanza la consideración de modalidad expresiva más genuina de América. A partir de entonces la vigencia del estilo se reafirma en las manifestaciones del arte y es evidente el interés que suscita en los innumerables estudios críticos dedicados a interpretar sus múltiples complejidades. Estos factores han puesto en circulación un sinnúmero de maneras de entender el estilo, sus especificidades y de leer su funcionamiento en el desarrollo cultural. Si el Barroco y el Neobarroco han sido redefinidos profusamente en la crítica literaria y cultural latinoamericana de las últimas décadas, tanto como matriz estética, programa cultural o como trama ideológica, resulta imprescindible reflexionar sobre los supuestos y operaciones principales de esas prácticas. En la trayectoria histórica de la estética, se destaca la inflexión barroca de Lezama Lima que, en la segunda mitad del s. XX, constituye una bisagra en los modos de reelaboración y reinvención de esa tradición y un lugar imaginario de la poiesis latinoamericana a la que regresan escritores de las últimas generaciones. Este curso se propone entonces, revisar la trayectoria de la estética desde el momento germinal gongorino para luego tender un arco que va desde el período colonial al presente: examinar los postulados centrales y la lógica operativa de la estética, establecer las especificidades del Barroco, su particular funcionamiento en América, desde una lectura orientada a subrayar la articulación del código estético con las condiciones objetivas de funcionamiento. Objetivos 1.1 Objetivos generales  Revisar las poéticas de los autores canónicos del estilo.  Releer las propuestas estéticas en función de su vigencia en la actualidad.  Promover la lectura crítica de los textos desde una perspectiva americana.

1

La metáfora y el anamorfismo. Metáfora. XVII. filosofía y arte barroco: neoplatonismo agustino.2 El Barroco colonial Dimensiones gnoseológicas y ontológicas. La retórica elíptica: descentramiento y desintegración. El Barroco gongorino.  Analizar procedimientos y estrategias en obras literarias del s. CONTENIDOS 2. Mito. Correspondencia entre rasgos formales e ideológicos. El pensamiento analógico y el decir elíptico.  Examinar los modos de actualización del Barroco español en Latinoamérica. Un necesario deslinde: la (r)evolución manierista. Tensiones y polaridades: artificio y naturaleza. plurimembraciones y correlaciones.2 Objetivos específicos  Reconocer la lógica operacional del Barroco. La difuminación del yo lírico petrarquista. sus rasgos y modos de representación distintivos. Horror vacui y saturación. El gongorismo y el programa pedagógico-evangelizador de los jesuitas.1.1. humanismo jesuita.1. El seiscientos y la ruina del sujeto cartesiano. la metáfora gongorina. 2 . Conjugación de principios estéticos-ideológicos y políticos. La estética en el s. El programa poético de Góngora. mística carmelita. 2. XVII y XX. El referente: entre lo visible y lo invisible.  Relacionar las poéticas de distintos períodos y modos de funcionamiento. 2.1 BARROCO 2.  Reconstruir una genealogía del Barroco latinoamericano más reciente. Pluritematismo alusión y elusión. La imagen: sensibilidad. Rasgos formales e ideológicos. Análisis de las Soledades. Elipse y descentramiento. alegoría y anamorfismo. Rasgos distintivos.  Proponer una lectura de los textos atenta a las condiciones de producción discursiva.  Reconocer particularidades de la estética en América. El doble: estrategias de representación y procedimientos expresivos.1. imaginación y forma barroca.

Las derivas barrocas: Piñera y Sarduy. El Barroco como arte de la contraconquista en La expresión americana. NEOBARROCO 2.1. Las poéticas de lo "hetero" (barroquismo. El diálogo tradición-modernidad en los ensayos de Lezama Lima. Articulación de la estética con la corriente filosófica órfico-pitagórica. El problema del canon: tensiones estéticas y políticas. contextos actuales. Lecturas de Lezama Lima Las lecturas del Barroco en la Modernidad. Desterritorialización y relocalización de la episteme barroca en América 3 . Derivas barrocas La postulación del Barroco como expresión del devenir cultural americano por Alejo Carpentier. fragmentarismo y Reapropiaciones del término barroco en e hibridación cultural en contextos dislocación en los cuentos y ensayos. Paradiso: un banquete barroco. Formas del barroco Latina. El estilo: signo de aristocracia intelectual y principio de distinción social. clasicismo y cristianismo) en ensayos y prosas poéticas: Fragmentos a su imán e Imagen y posibilidad. 2.El alegato criollo en las letras del Barroco. la agudeza satírica en los poemas del peruano Juan del Valle Caviedes.2. Humor. Insularismo. intelectualismo.2. La re-invención de la tradición barroca en la poética de José Lezama Lima.2. Imago y poética de la Reencarnación del Verbo en Muerte de Narciso. el recurso a la anamorfosis y el desdoblamiento en la obra del cordobés don Luis de Tejeda y Guzmán. posmodernos. adecuación y recreación del Barroco metropolitano: alegorías. orfismo. Los "usos" del barroco lezamiano en el contexto postrevolución. 2. De la poesía al relato: un modelo alternativo para la novela latinoamericana. La apropiación. emblemas y metáforas gongorinas en las expresiones mexicanas de Sor Juana Inés de la Cruz y don Carlos de Sigüenza y Góngora.2.

Buenos Aires: Tsé tsé. 23. Washington. in: Tientos y diferencias. Ayacucho. Los temas y las problemáticas principales propuestas en los módulos serán desarrollados por los docentes a cargo del curso. Las 40 horas de duración del curso. Fechas y horario 16. 3. Del Valle Caviedes. Wilson.. 28 de junio 2013. 14. 4 . a atención de alumnos 4. Horario: 18 a 21 hs. 31 de mayo y 13. sor Juana. serán destinadas al clases teórico-prácticas y 10 hs. Ayacucho. México. 2003. De la Cruz. Sistema de evaluación -Asistencia a un 80% de las clases del curso . 17. 1984. 1951-1957. Universidad nacional Autónoma de México. Metodología de trabajo. Poesía colonial hispanoamericana. 1964. 27.Refuncionalizaciones del Barroco en las poéticas latinoamericanas: neobarrocos. 6. 2004 Carpentier. Estos aspectos se conjugarán para definir la evaluación final 5. 4 vol.Elaboración de un trabajo final escrito a modo de ponencia acerca de algún tema teórico o el análisis del funcionamiento del código barroco en un texto a elección. Mar paraguayo. Cosa de negros. Bibliografía  Textos fuentes de trabajo Becco. neobarrosos. Venezuela. Caracas. Se incentivará una participación activa de los asistentes en el análisis de las obras literarias y se requerirán exposiciones orales sobre temas elegidos. 1990. Jorge Horacio. Juan. 30hs. Duración de cada encuentro: tres horas. Cucurto. . neoborrosos y ultrabarrocos. Venezuela. Obras completas. 24. Alejo. Obras Completas. Fondo de Cultura Económica.Exposición oral de un plan de trabajo para elaborar el trabajo monográfico final. Bueno. “Problemática de la actual novela latinoamericana”. Buenos Aires: Emecé. 30.

. Sarduy. 1997. 1982. Piñera. Góngora. Alonso. Buenos Aires: Corregidor. 1996. Nº 28. Universidad Autónoma de México. ethos barroco. Buenos Aires. Pittsburg. (ed. Anceschi. Monte Ávila.) Barroco. 1980. Santiago: Seix Barral. Bustillo. Góngora y el Polifemo. Caracas. México. Fondo de Cultura Económica. . 1991. Buenos Aires. Venezuela. Calabrese. . Inst.Ensayos generales sobre el Barroco. Omar. Jacobo. Buxó. Juan de. La Habana. 2 N 1. Revista Iberoamericana Nº 114. FCE. Venezuela. Barroco y Neobarroco. Tejeda y Guzmán. Echeverría (comp. Buci-Glucksman. Latinoamericana Equinoccio. 1974. UNAM. en Connfluenze. 1987. Pedro. Soledades en Obras completas.).). Carlos. Latinoamericana Editores. Virgilio Cuentos fríos. México. Instituto de Investigaciones Bibliográficas. El Ateneo. Ayacucho. 1996. Lezama Lima. 1951. 1955. “Un barroco a lo argentino (mientras Bianco lee a Piñera) ”. Tecnos. mestizaje cultural. Beverley. Colihue. Teresa y Calomarde. 215-227. Espinosa Medrano. Revista di Studi Iberoamericani. Loco afán. Madrid.La lengua poética gongorina. El Equilibrista. Severo. 1955. Aguilar. El origen del drama barroco alemán. 3 vols. Apologético. Luis José de. Gredos. John. Roberto. Luis de. 33-44. Néstor. Prosa plebeya Ensayos (1980-1992). La cultura literaria en la América virreinal. Verbum. Seis obras. Pedro. Madrid. Nancy (ed) Lezama Lima: Orígenes. 1990. en Cuentos Completos. Madrid.115. Sigüenza y Góngora. pp. Gredos. Crónicas de sidario. Círculo de Bellas Artes Madrid. Madrid. Benjamin. Koser. José Obras Completas Tomo I y II.Estudios y ensayos gongorinos. Nancy. Casa de las Américas. Modernidad. José y Sefamí. Ayacucho. 1988. 1984. Basile. José Pascual (ed. 1974. Luciano. Aullón de Haro. 1985.  Textos de consulta Acosta. Buenos Aires. Carmen. La era neobarroca. Lemebel. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. 1994. Madrid. Libro de Varios Tratados y Noticias. Vol. Leonardo. “Sobre Góngora y el gongorismo colonial”. . 2004. México. La idea del Barroco. Lima. Ateneo. Dámaso. Caracas Venezuela. Perlongher. Ediciones de la Universidad Simón Bolívar. Walter. Christine y Francisco Jarauta (dir). 1993. Madrid. Taurus. pp. Internacional de Literatura Iberoamericana.Echevarren. 2002. La Habana. revolución y después. Medusario. Departamento di 5 . 1981. Concurrencias y diferencias. Buenos Aires. 2009. Publicaciones de la Municipalidad de Córdoba. 2008. Bolívar. 1988. Sudamericana.. 2013. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 1977.“Nuevas vacilaciones sobre el barroco”. Calomarde. Muestra de poesía latinoamericana. Barroco y América Latina. Cátedra. Barroco. Barroco de Indias y otros ensayos.

Arnold. Bellaterra. Michel. Arco. 1968.La cultura del Barroco. 1979. Inst. I: Época colonial. 237-274. t. Lázaro. . UNAM. Fondo de Cultura Económica. 1993. Buenos Aires. Barroco y Modernidad. 1978. Foucault. Minneapolis. Madrid. Historia de la literatura hispanoamericana. 1987. 1968. 1989. Echeverría. Lafaye. Fondo de Cultura Económica. Gracián. Buenos Aires . . 2000. Melo.. Tucumán. Ediciones Ariel. Chiampi. Rafael. Estudios de literatura argentina s. Guadarrama. La ruta de Severo Sarduy. Edit. Jacques. Madrid: Colibrí. “La referencia desdoblada. México. Madrid. 1999. Ediciones del Norte. Chocano Mena. Historia social de la literatura y el arte. 2º ed. El gongorismo en América. 57-62. 6 .Lingue e Letterature stranieri moderne. UBA. Estudios sobre el Barroco. Remedios. El Ateneo. . 1980.XVI-XVII. Hauser. Combe.El barroco literario hispánico. en Emilio Carilla. Fernando. Dominique. Barcelona. La fortaleza docta. -La prole de la Celestina. Madrid. Luis de. págs. pp. Poder. Facultad Filosofía y Letras. Madrid. Salamanca. en Luis Iñigo Madrigal (ed). “SOLEDADES HABITADAS POR LEZAMA”. Agudeza y arte de ingenio. 1969. En El Barroco en América. Continuidades del barroco en las literaturas española e hispanoamericana. Nova. Cultura latinoamericana. 2000. 49-56. Espasa-Calpe. “Reflexión en torno al llamado Barroco americano”. Camurati. Pontificia Universidad Católica del Perú. El sujeto lírico entre la ficción y la autobiografía” Teorías sobre la lírica. Deleuze. Estilo barroco y personalidad creadora. Catalá. Góngora. Elite letrada y dominación social en México colonial (siglos XVI-XVII). Barcelona. Madrid. 1995. Helmut. Fernando Cabo Aseguinolaza. 3º ed. Conversaciones sobre lo Barroco. Madrid. Centro Iberoamericano de Cooperación. 1942. Mataix. Durán Luzio. 1987. Buenos Aires. Buenos Aires. México. Maravall. 1942. págs. 7-20 y 55-79. 1978. 1969. 1992. Baltazar. “Academias y fábulas barrocas”. Buenos Aires. Universidad de Bologna. Emilio. Siglo XXI Editores. Universidad Nacional de Tucumán. Roberto. En El Barroco en América. 2010. Góngora y América. Magdalena. Ed. Paidós. Para una lectura americana del Barroco mexicano: Sor Juana Inés de la Cruz y Sigüenza y Góngora. Obras completas. -“La lírica hispanoamericana colonial”. El discurso disidente: Ensayos de literatura colonial peruana. El pliegue. 2003. José Antonio. Juan. Universidad Complutense. 1973. pp. Las palabras y las cosas. Lima. -“Literatura colonial y literatura de la época independiente”. Mireya. Raquel. Hanover.México. Hatzfeld. Universidad Complutense. 1955. Madrid. Chang-Rodríguez. 1946. Anaya. Gredos. honor y elites en el siglo XVII. Irlemar. Horst y Bolívar. Quetzalcóatl y Guadalupe. Barcelona. Madrid.El discreto. México. Siglo veintiuno. Tomo II. Kurnitzky. Cátedra. Centro Iberoamericano de Cooperación. Gilles. Espasa-Calpe. Instituto Prisma. pp 8298. González Echevarría. 1991. Carilla. 1966. Fondo Editorial.

México. 1963. 1981. Facultad de Filosofía y Letras. mestizaje cultural. Fondo de Cultura Económica. Aspect of Post Latin American Art. Alberto. Nº 28. pp. 2002.). Madrid. México. Salamanca. Arturo Andrés. “Momentos y corrientes del pensamiento humanista durante la época de la colonia hispanoamericana: Renacimiento. Enrico Mario. 2000. Moraña. t. México. Madrid. San Diego. Weisbach. El Barroco. dic. Anaya. 55-83. Ediciones del Norte. 1942. Universidad Autónoma de México. 1998. pp. La ciudad letrada. 1970. mestizaje. Ensayos sobre poesía hispanoamericana. Iberoamericana. 2010. I y II. 2001.Taylor (eds). en Bolívar Echeverría (comp) Modernidad. Victor Lucien. Solange. El sentimiento del desengaño y la poesía barroca. Santiago de Chile. vol. Estudios Gongorinos. México. 7 . 1994. Manierismo y Barroco. Córdoba. Pastor Llaneza. de 1983. Espasa-Calpe. Historia de las ideas estéticas en España. 1988. DEe la colonización de los imaginarios a la era postaurática. Rodríguez de la Flor. Fondo de Cultura Económica. Victor. Buenos Aires. Santí.Viaje al Silencio. “Criollismo. “Criollismo y barroco en América Latina”. Ultra Barroque. El Barroco. Universidad Autónoma de México. Fernando. Rojas. 1984. la disrupción barroca”. Barroco. pp. Menéndez y Pelayo. 2002.209-227. Ana. Guillermo. Bs. en Bolívar Echeverría (comp) Modernidad. ethos barroco. 229-251. 51-92. Rafael. 1994. Hanover. Suárez Miramón. “Ultra Barroco: arte. la transparencia. en La escritura del límite. Werner. 2004. globalización”. Marcelino. Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. religiosidad y barroco”. Zamudio Taylor. Lima. 171-298. -“Barroco. . Rama. Museum of Contemporary Art. Revista de Filosofía. La máscara. Exploraciones del discurso barroco. Orozco. Universidad Autónoma de México. Ultrabarroco. Un banquete canónico. Cátedra. Tapie. Barroco e Ilustración”. col. Espasa-Calpe. 1966. Rosales. arte de la Contrarreforma. 1943. Madrid. Roig. México. Emilio. Ángel. XXI-XXII. Mabel (dir. Fondo de Cultura económica. Sobre cultura cubana. La renovación poética del Barroco. Neobarroco. Universidad de Chile. Bienes del siglo. pp 141-160. Luis. 95-109.Diputación de Córdoba. Sucre. Representación e ideología en el mundo hispánico (1580-1680) Madrid. Madrid. mestizaje cultural. pp. en Elizabeth Amstrong y Victor Zamudio. As: Eudeba. Ediciones Cultura Hispánica. pp. Latinoamericana Editores. “Barroco y conciencia criolla en Hispanoamérica”. Cincel. México. ethos barroco. pp. 2000. María Alba.