“DR. MANUEL QUINTELA” COMISIÓN DIRECTIVA Sesión ordinaria del día 2.VII.2013 ACTA Nº 21 SUMARIO Asistencia.................................................................................................................

ASUNTO URGENTE Situación de la Cátedra de Hematología................................................................... Licencias.................................................................................................................. ASUNTOS ENTRADOS E INFORMADOS CON PROYECTO DE RESOLUCIÓN ………………………………….. ACTA Nº 21/2013 En Montevideo, a los dos días del mes de julio del año dos mil trece, se reúne en sesión ordinaria la Comisión Directiva del Hospital de Clínicas “Dr. Manuel Quintela”, bajo la Presidencia del Prof. Dr. Leonardo Sosa -Presidente en Ejercicio-, y con la presencia de sus miembros, el Prof. Dr. Ruben Varela, como delegado de los Grado 5; la Prof. Agda. Dra. Ana Mariño, como delegada de los Docentes; y el Br. Martín Polito, como delegado de los Estudiantes. Por la Dirección del Hospital de Clínicas: Prof. Agdo. Dr. Daniel Alonso y Prof. Agdo. José Ramos. En Secretaría actúan la Sra. Elizabeth Sánchez y el Sr. Germán Lema. SEÑOR PRESIDENTE EN EJERCICIO (Sosa).- Habiendo quórum, está abierta la sesión. (Es la hora 10 y 45) (Se encuentran presentes los Dres. Sosa y Varela, el Br. Polito y la Lic. Beneditto)

ASUNTO URGENTE Situación de la Cátedra de Hematología Están presentes en la Comisión Directiva la Dra. Lilián Díaz y la Dra. Cecilia Guillermo para plantearnos una situación urgente de la que me acabo de enterar. SEÑORA DÍAZ.- Hablamos con la Dra. Daniela Lens, delegada del Orden Docente en la Comisión Directiva, para ver si nos permitía presentar este tema como grave y urgente, ya que si no cambia la situación no podemos seguir asistiendo pacientes hematooncológicos en este Hospital. Hasta hace poco tiempo en la Sala 6 funcionó la Facultad de Enfermería. La recuperamos, ya que constituye una auténtica sala para pacientes inmunodeprimidos porque tiene una cámara de flujo laminar y está en un extremo, al contrario de la Sala 1 del Piso 8. Allí se tratan pacientes con leucemias o linfomas a quienes se les realiza quimioterapia de alta agresividad. Actualmente no se pueden tratar más pacientes que hagan neutropenias porque el lugar está lleno de hongos. Tenemos un índice de mortalidad que solo se explica por las condiciones edilicias. Aplicamos los mismos protocolos que a nivel internacional, utilizando antibióticos y antifúngicos muy costosos pero los pacientes se mueren porque todo el lugar está lleno de hongos. Un paciente me llegó a decir: “¿No me dejan ir a mi casa y me hacen bañar acá?”. No sabemos cómo sensibilizar más. En el Departamento Clínico de Medicina se realizó una tarea para mostrar las fortalezas y debilidades de los diferentes Servicios. Cuando nos tocó a nosotros, dijimos que la única fortaleza que teníamos eran los recursos humanos. Mostramos fotos de los baños de los pacientes y hubo gente que se tapó la cara porque es algo increíble. Tenemos un proyecto de reforma de la Sala. También estamos haciendo gestión, que es algo que no nos compete. No fui a la Facultad de Medicina para ir a pedir ayuda a Antel para conseguir US$ 39.000 cuando el arreglo total cuesta US$ 400.000. Nadie nos escucha. Es una situación insostenible. Se habló con el Arq. Burghetto y se buscaron soluciones pero queremos que eso se tome como prioridad. Estamos cansados de que las prioridades sean otras. Los invito a que vayan a ver en qué condiciones están nuestros pacientes, pero nos tienen que ayudar porque no podemos seguir así. SEÑOR PRESIDENTE EN EJERCICIO (Sosa) .- Lo que plantea la Prof. Lilián Díaz es conocido y no puedo más que solidarizarme con ella. Conozco las Salas de Medicina y la indignación que me provoca la situación. Sabemos que hay algunas luces de esperanza para la refuncionalización pero eso se concretará en un par de años. Hay que buscar una solución alternativa, aunque sea provisoria, para lograr condiciones de mínima dignidad para poder seguir asistiendo. De lo contrario, lo que habría que hacer sería cerrar la Sala. Hace algunas sesiones estuvimos todos contentos del precioso proyecto que habíamos elaborado, pero eso va a demorar entre 14 y 18 meses. Mientras tanto, los pacientes se siguen muriendo infectados. SEÑORA DÍAZ.- Además, hablamos del único lugar donde se forman los hematólogos. En esta situación, ¿qué estamos formando?

SEÑOR RAMOS.- El otro día fuimos, a pedido de la Profesora, a ver la situación de la planta física. Los baños de ese sector tienen la misma patología que el resto del Hospital, con una humedad que viene de hace mucho tiempo. No es un episodio agudo pero no son condiciones dignas para la hospitalización. Estuvimos considerando alternativas. En el proyecto presentado, el área de Hematología termina donde están los apartados de la Sala 3. Se podría resolver que el proyecto de construcción comenzara por ese sector del Piso 8, lo que permitiría paliar la situación. De todas formas, hablamos de una solución que va a llevar meses. Por otro lado, está el tema de la Sala 6, de Hematooncología. Habría que realizar un proyecto para rever esa área, que no solo es la sala sino también los apartados y los espacios docentes. Eso implica un macroproyecto del que hoy no podemos hablar porque estaríamos creando una ilusión. De todas formas, con el Arq. Burghetto quedamos en buscar elementos paliativos para, en el menor plazo posible, dignificar las condiciones de internación de los pacientes. Me parece correcto el planteo. Es una decisión política, como todas. El cambio de cronograma de obras sería algo que, en el corto plazo, podría paliar la situación e iría en la misma línea de todo el proyecto de refuncionalización. No se trataría de mal manejo de fondos sino de adecuar la situación con un proyecto acorde. Me comprometo a hablar con el Arq. Burghetto para encontrar soluciones paliativas para que los pacientes se puedan duchar en un ambiente más adecuado. SEÑOR POLITO.- Es fundamental que la gente venga a la Comisión Directiva a hacer estos planteos porque nosotros no tenemos cómo saber qué pasa en los múltiples lugares que tiene el Hospital de Clínicas. Estoy cursando en el Hospital Maciel y no puedo conocer la situación de todos. Quizá muchos lugares están en condiciones similares -espero que no peores- por lo que podría hacerse un relevamiento de los problemas. Si ya tenemos un proyecto de refuncionalización del Hospital sería bueno conocer las prioridades, tomando en cuenta indicadores básicos como la mortalidad o el tiempo de estadía de los pacientes. SEÑORA DÍAZ.- Tenemos un indicador muy fuerte que es el índice de mortalidad. Hay trabajos recientes sobre leucemia aguda que muestran una altísima mortalidad vinculada a infecciones. Dada la situación, con permiso de la Dirección del Hospital llamamos a todos los entes públicos y la única que se mostró preocupada y generosa con el tema fue la Ing. Cosse, de Antel. A través de ella logramos que se instrumentara un mensaje de texto que decía: “Digite ‘vida’ para donar $ 10 para los pacientes con leucemia y linfoma del Hospital de Clínicas”. Con eso logramos US$ 39.000, menos del 10% de lo que costaría la obra, aunque es algo, pero todavía no hemos accedido a ellos. Ahora van a instrumentar un 0900 para que se done $ 50, $ 100 y $ 200 y eso va a quedar para la Cátedra. Sin embargo, nadie ayuda. Hacemos las cartas para pedir el dinero y luego nos dicen que así no se hace, que la donación es modal, etc. ¡Qué sé yo qué es una donación modal! ¡Ni me importa lo que es! Lo que quiero son soluciones y que alguien que sepa de gestión me diga cómo hacer la carta. Todo eso agota. Los invito a que vayan a ver la Sala y no van a dudar de que hay que empezar por ahí.

SEÑORA BENEDITTO.- Espero que mis palabras sean tomadas como dichas con el mayor de los respetos por todos. Este es un tema muy importante y la Comisión Directiva no puede desconocer las opiniones que plantearon los Profesores. Se dijo que los pacientes de ese Piso se están muriendo por contaminación fúngica. No es la Comisión Directiva quien debe resolver la celeridad de la obra necesaria. Ese es un aspecto de gestión que se debería haber solucionado antes de llegar a este órgano. El hecho de informar en el órgano de gobierno que hay una mortalidad por hongos en la Sala de Hematología de Piso 8 amerita que dicha Sala deje de funcionar. Es una responsabilidad de quienes hacen el diagnóstico. Nosotros somos trabajadores. Si bien conocemos algunos aspectos de la cadena de infecciones, no corresponde que seamos quienes planteemos algunas cosas. Este es un tema delicado. No se puede solo tomar conocimiento y ver qué hace la Dirección para paliar la situación. De todas formas, quiero hacer una crítica al hecho de haber llegado a esta situación donde los pacientes se mueren sin tomar otras acciones. Eso es grave. Me gustaría hablar con los Órdenes fuera de la Comisión Directiva para ver si existe otra salida porque esta es una sesión pública y todo lo que se dice queda en Actas. Por lo tanto, existe una repercusión muy grave desde el punto de vista institucional y de gestión. No podemos tomar conocimiento de esto y encomendar a la Dirección a que en tres días arregle la sala, primero porque no lo va a poder hacer y, segundo, porque no tenemos un informe de disponibilidad financiera de la contadora. Hace algunas sesiones no pudimos resolver prorrogar pagos porque no conocemos ese elemento. Este es un problema importante que debemos tomar en general para ver qué estrategia podemos utilizar. Este planteo se está conociendo en todo el país. En momentos de la Rendición de Cuentas, donde se trabajan aspectos presupuestales que atañen no solo a la Universidad de la República sino también al Hospital de Clínicas, hay cuestiones que son muy delicadas. Además, quiero hacer otra consideración. Hay temas que tienen cierta urgencia en la Comisión Directiva y trastocar su funcionamiento habitual no es bueno. Hay temas que deberían ser resueltos antes de que llegaran al órgano de gobierno. SEÑOR PRESIDENTE EN EJERCICIO (Sosa).- Esto es parte del funcionamiento habitual del Hospital. Quienes estamos todo el día aquí sabemos que el Hospital de Clínicas tiene muchas áreas en la misma situación que la que planteó la Prof. Lilián Díaz. Tampoco ganamos nada haciendo escándalo con este tema. Es la situación que nos toca vivir y, en aras de que la cosa vaya saliendo adelante, nos manejamos de esta forma. Quienes estamos al lado de los pacientes y nos vemos interpelados todos los días por este tipo de situaciones tomamos los caminos más rápidos. Si la vía es hablar con el Director y venir a la Comisión Directiva, está perfecto. Eso es hacer medicina, es resolver los problemas de la gente. Si nos ponemos minuciosos, habrá que cerrar el Hospital e irnos para casa. Yo sigo aquí y trato de mejorar la situación. El día que considere que ya no puedo más, me iré para mi casa. SEÑORA DÍAZ.- Yo no quiero hacer escándalo sino ver cómo podemos solucionar las cosas. Lo único que se logró, después de hablar y hablar, fue que el carro de alimentos vaya primero a la Sala 1, aunque con el alimento de todos los pacientes. En el caso de la comida para los inmunodeprimidos esta debería ser subida en unas charolas especiales

de plástico, como se hace en el Hospital Británico o en Impasa. Logramos que las Damas Rosadas nos compraran seis charolas, que valen US$ 150 cada una, para los pacientes más inmunodeprimidos, pero Tisanería se niega a lavarlas. ¿Dónde está la descripción del cargo de tisanero? En todos lados, el tisanero lleva la comida al paciente y luego lava los elementos en su lugar de trabajo, que está bastante bien. La solución de la nutricionista era llamar a las Damas Rosadas para que no compraran las charolas porque no había quién las lavara. Eso no arregla nada. Primero tengamos las charolas y luego veremos quién las lava. Por otro lado, en esa Sala debería haber servicio de higiene los cuatro turnos y no lo hay. SEÑOR POLITO.- ¿No se hizo una reunión con la Dirección antes de traer el tema a la Comisión Directiva? SEÑORA DÍAZ.- Sí, se habló muchas veces. SEÑORA GUILLERMO.- Desde el punto de vista infectológico, hace aproximadamente tres años comenzamos a realizar un relevamiento de los procesos infecciosos. Hicimos un trabajo conjunto con la Cátedra de Infectología, la de Hematología, la de Microbiología, con el Laboratorio y con Farmacología, para establecer los protocolos del tratamiento del paciente neutropénico febril y poner a punto las pautas que dependen de la parte médica y de enfermería. De esta forma logramos establecer las pautas de tratamiento de la neutropenia febril, que fueron publicadas por la Oficina del Libro. Queríamos que fuesen pautas de tratamiento institucional pero nunca fueron aprobadas por el Comité de Terapéutica. De todas maneras, se publicaron y son las pautas de la Cátedra. Acabamos de ponerlas nuevamente al día en el curso de infecciones que llevamos a cabo como educación médica continua la semana pasada. Pretendemos que sea un protocolo que se aplique a nivel nacional para el neutropénico febril. En junio de 2011 se empezó a aplicar en forma regular para ver si podíamos mejorar los resultados. En junio de 2012 se hizo el primer relevamiento de la aplicación del protocolo -lo digo para que se vea que no es que no hayamos hecho nada- y de los 34 episodios febriles de neutropenias severas relacionados con los tratamientos de leucemias agudas y de los linfomas con protocolos de segunda y de tercera línea. Se llegó a la conclusión de que los gérmenes que teníamos eran multirresistentes, como se ve en el resto del Hospital. En leucemias agudas detectamos una mortalidad mayor porque debemos utilizar antibióticos de espectro cada vez mayor, llegando rápido a los antifúngicos. Eso está en relación directa a lo que planteó la Dra. Díaz. Este curso de educación médica continua se hizo con el objetivo de revisar los protocolos. Tuvimos conexión directa con España para ver si había necesidad de cambiarlos. Aparentemente, el protocolo terapéutico es el adecuado pero el problema es que los pacientes se infectan rápidamente por aspergillus, lo que lleva a complicaciones graves. Cuando el paciente neutropénico pasa al CI o al CTI la situación se vuelve más compleja y la mortalidad aumenta, sobre todo en los casos de leucemias agudas mialoblásticas. Hemos revisado todos los protocolos. Estamos en contacto directo y los infectólogos pasamos visita todos los días. La Dirección, el Comité de Terapéutica y el Comité de Infecciones están al tanto del tema, así como también Farmacia. Por eso vinimos a la Comisión Directiva, porque no sabemos más qué hacer.

SEÑOR PRESIDENTE EN EJERCICIO (Sosa) .- Agradecemos el informe brindado por los integrantes de la Cátedra de Hematología. SEÑORA DÍAZ.- Gracias a ustedes por escucharnos. Sepan que estamos esperando y podemos llegar a volver.  Licencias —Si no se hace uso de la palabra, se va a votar los siguientes proyectos de resolución: 

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful