Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

Actas (2009 - 2010) Río Gallegos (Santa Cruz, Argentina)

Diaz Boris y Calviño Pablo (Compiladores) 2011

Ministerio Secretaria General de la Gobernación Provincia de Santa Cruz

Compilación y diseño Boris Gastón Díaz y Pablo Calviño
sitsantacruz@gmail.com

Ministerio Secretaria General de la Gobernación de la Provincia de Santa Cruz Proyecto SIT SantaCruz - 2011

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial: Actas 2009-2010 / Boris Gastón Díaz, Carla Gabriela Quevedo, Mariana Schweitzer, Artemio Abba; compilado por Boris Gastón Díaz y Pablo Calviño. - 1a ed. - Rio Gallegos : Ministerio Secretaria General de la Gobernación de la Provincia de Santa Cruz: SIT SantaCruz, 2011 EBook. ISBN-13: 978-987-25302-1-1

El material incluido en esta publicación puede ser reproducido total o parcialmente, ya sea con medios mecánicos o electrónicos, siempre que se cite la fuente y el autor del mismo. Fecha de catalogación: 03/2011

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2
Actas (2009 - 2010) Río Gallegos (Santa Cruz, Argentina)

Autoridades

GOBERNADOR DE LA PROVINCIA Dn. Daniel Román Peralta

MINISTRO SECRETARIO GENERAL DE LA GOBERNACION

Lic. Paola KNOOP

SUBSECRETARIO DE PLANEAMIENTO

Dn. José Luis GARRIDO

DIRECTOR DE PROGRAMAS Y PROYECTOS RESPONSABLE DEL PROYECTO SIT SANTACRUZ

Mg. Sci. Ing. Ftal. Boris Gastón DIAZ

Auspicios

Declaraciones de interés

Interés Provincial - Poder Ejecutivo Provincial Interés Municipal - Honorable Concejo Deliberante de Río Gallegos Interés General - Subsecretaria de Planificación Territorial de la Inversión Pública de la Nación Interés General - Consejo Federal de Planificación y Ordenamiento Territorial Interés General - Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE)

Agradecimientos

Revisión de redacción y correcciones Prof. Geografía Carla Gabriela QUEVEDO

Reproducción de cuadros Dr. Dino CUCCHIARELLI

Índice de la obra

CONFERENCIAS
 Las infraestructuras de datos espaciales. Jorge MACHUCA, p.12-21  Los servicios de información geográfica on—line. Jorge MACHUCA, p.22-26  Experiencia institucional y técnica en la conformación e implementación del ETISIG Catamarca.       

Patricia MALDONADO, p.27-38 Plan estratégico Territorial ARGENTINA 2016. Proceso metodológico. Mariana KOSSOY y Olaf JOVANOVICH, p.39-56 La información geográfica: un arma para la guerra y el ejercicio (y la disputa) del poder. Alejandro SCHWEITZER, p.57-62 Implementación y utilidad de los SIG en la industria hidrocarburífera y en la gestión ambiental asociada. Pablo GOLDBERG, p.63-70 Metrópolis argentinas: agenda política, institucionalidad y gestión de las aglomeraciones urbanas interjurisdiccionales. Pedro Artemio ABBA, p.71-114 La gestión del patrimonio como eje de desarrollo en la planificación territorial: recursos heredados y vitales en múltiples realidades. Diana María MUÑOZ MONTOYA, p.115-124 El transporte en la producción del territorio. Corredores de transporte: La IIRSA y la hidrovía Paraná Paraguay. Mariana Schweitzer, p.125-136 Política territorial: normativa e institucionalidad. Los casos comparados de Argentina, Brasil y Bolivia. Mirta SOIJET, p.137-159

PONENCIAS
 Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial en la cuenca del Río Gallegos. Marina F CARBALLO,

MAZI LM, CAMPÁN P, MANERO Amanda y Pedro TIBERI, p.162-172
 La importancia del espacio en la arqueología del Centro—Oeste de la Patagonia Austral. Discusiones     

desde los lagos Tar y San Martín. Juan Bautista BELARDI, Silvana ESPINOSA y Rafael GOÑI, p.173-182 Avances en ordenamiento territorial en áreas piloto seleccionadas en la provincia de Río Negro. Hugo MÉNDEZ CASARIEGO y Marta MADARIAGA, p.183-195 Sistema de información geográfica aplicado al sistema educativo: mapa educativo de Chubut. Alberto FAIMALI y Débora SÁNCHEZ, p.196-201 Experiencias y trabajos realizados con el sistema de información territorial de base parcelaria (Comodoro Rivadavia—provincia de Chubut). Alicia ÁVILA, p.202-207 Atlas digital de la provincia de Catamarca. Javier MAUBECÍN, p.208-216 Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina. Carlos LÓPEZ, Pablo RIAL, Néstor ELISSALDE, Erica LLANOS y Santiago BEHR, p.217-229

Conferencias

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 12-21 © Ministerio Secretaria General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Las infraestructuras de datos espaciales
Jorge Horacio MACHUCA Correo-e: machuca.jorge@gmail.com

Instituto Geográfico Nacional Instituto de Enseñanza Superior del Ejército - Escuela Superior Técnica Cabildo 15 (1429), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (BUENOS AIRES) Correo-e: machuca@ejercito.mil.ar URL: www.iese.edu.ar

RESUMEN
La combinación actual de las posibilidades que nos brinda Internet, el desarrollo de normas y estándares que aseguran la interoperabilidad y el avance importante en software sobre Web (incluye el desarrollo de software libre) nos presenta un panorama pleno de tareas por hacer, pero con una característica fundamental en comparación con las de otras épocas, se trabaja en un marco cooperativo de manera que los esfuerzos puedan ser integrados y a partir de allí crecen las opciones de compartir o acceder a la geoinformación. La combinación de todos estos aspectos que han sido mencionados previamente da por resultado la aparición de un nuevo tipo de tecnología que se ha dado en llamar "Infraestructuras de Datos Espaciales" (IDEs). La cartografía ha evolucionado desde el mapa impreso al mapa en la Web y de la mano de la tecnología ha seguido avanzando en una gran cantidad de aspectos, entre ellos y como fruto del aumento del ancho de banda y el desarrollo de software sobre Web hacen su aparición las IDEs; a esta nueva tecnología se la conoce también como un nuevo paradigma ya que gracias al avance de la ciencia disponemos de un nuevo conjunto de prácticas que van a definir el modelo con que se deben implementar los nuevos sistemas de producción, gestión, difusión, consulta y uso basados en el desarrollo de métodos cooperativos e interoperabilidad de los datos geoespaciales. Las IDEs son sistemas públicos distribuidos, construidos para buscar, consultar, acceder, utilizar y difundir información geoespacial oficial o con supervisión oficial. Estos sistemas se construyen sobre la base de la estructura que poseen los organismos productores de información geoespacial y temática del Estado en todos sus niveles jerárquicos, respetando sus incumbencias, adoptando el uso de normas y estándares internacionales que aseguran la interoperabilidad y acordando sobre la base de un marco legal que abarca todos los aspectos relativos a la generación, actualización y condiciones de empleo de la información que se disponibiliza.

INTRODUCCION
La evolución tecnológica de los últimos años, materializada en el advenimiento de las imágenes satelitales, el sistema de posicionamiento global y la Internet, motorizados por la revolución informática y el

13

MACHUCA (2011), Las Infraestructuras de Datos Espaciales

constante aumento del ancho de banda han significado para los que trabajamos en las geociencias la posibilidad de difundir a través de la Web volúmenes de información impensados en otros momentos. Esta posibilidad incluyó a la Internet entre las herramientas que habitualmente manejamos para desarrollar nuestras actividades. Esta nueva realidad trajo aparejada nuevas situaciones entre las que se destaca la desaparición casi por completo de las barreras que evitaban, en el mundo analógico, compartir o integrar información a priori básicamente gráfica. La desaparición de estas barreras dejó al descubierto aspectos relacionados con la falta de normas en la generación de los productos cartográficos, que tampoco eran sumamente necesarias, pero que en esta nueva situación son imprescindibles. La combinación actual de las posibilidades que nos brinda Internet, el desarrollo de normas y estándares que aseguran la interoperabilidad y el avance importante en software sobre Web (incluye el desarrollo de software libre) nos presenta un panorama pleno de tareas por hacer, pero con una característica fundamental en comparación con las de otras épocas, se trabaja en un marco cooperativo de manera que los esfuerzos puedan ser integrados y a partir de allí crecen las opciones de compartir o acceder a la geoinformación. La combinación de todos estos aspectos que han sido mencionados previamente da por resultado la aparición de un nuevo tipo de tecnología que se ha dado en llamar "Infraestructuras de Datos Espaciales".

La evolución de la cartografía
A efectos de ubicarnos temporalmente y entender como llegamos a este nuevo paradigma que es el surgimiento de las IDEs, debemos analizar brevemente la evolución de la cartografía. La cartografía ha tenido desde sus inicios tres pilares o causas fundamentales que la generaron: la guerra, el comercio y el cobro de los impuestos. La necesidad del hombre de desplazarse sobre la superficie terrestre ya sea para hacer la guerra, comerciar o cobrar los impuestos para el Estado, el imperio, el reino etc., ha determinado que invente diversos mecanismos que le permitieran recorrer los caminos y los mares con relativa seguridad y que, independientemente de quién y dónde fueran éstos, emplearan el mismo trayecto. Así surgieron los primeros mapas y luego gracias a los adelantos científicos y matemáticos lograron resolver el problema de la transformación de la esfera al plano y representar con relativa certidumbre la realidad de la superficie en un trozo de papel. Conceptos como proyecciones, escalas, sistemas de referencia y otros se han hecho familiares; pero siempre en el marco de organizaciones estatales que eran las que tenían la potestad de desarrollar la cartografía y también poder solventar los elevados costos de su producción. Con el advenimiento de la informática aparecen los programas para diseño que allanan el camino de los cartógrafos y a partir de este momento se inicia una carrera cada vez más veloz que nos depara constantes sorpresas. Es así que aparecen los sistemas de información geográfica (SIG o GIS) y con ello la posibilidad de generar cartografía, básicamente temática, en nuevos ámbitos donde hasta entonces estaba restringida por la imposibilidad de disponer de los medios necesarios. Esta situación, si bien fue importante para la difusión de la actividad geográfica, se ha manifestado también en un grado de dificultad creciente con relación a la posibilidad de emplear datos provenientes de distintas fuentes en un mismo proyecto, como resultado del empleo de normas particulares para los desarrollos que se llevaban a cabo. Para esta altura de los tiempos todos los que trabajan en SIG llevan esta cruz a cuesta, ver la forma de reproyectar y ajustar las capas de información para que estas sean compatibles y pueda ser factible la posibilidad de realizar análisis espacial entre las mismas. Mientras los operadores de SIG continúan su lucha reproyectando capas de información, la tecnología ha seguido avanzando en una gran cantidad de aspectos, entre ellos y como fruto del aumento del ancho de banda y el desarrollo de software sobre Web hace su aparición las IDEs; a esta nueva tecnología se la conoce también como un nuevo paradigma ya que gracias al avance de la ciencia disponemos de un nuevo conjunto de prácticas que van a definir el modelo con que se deben implementar los nuevos sistemas de gestión, difusión, consulta y uso interoperable de los datos geoespaciales.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

14

Definición de IDE
Las Infraestructuras de Datos Espaciales o IDEs, son sistemas públicos distribuidos, construidos para buscar, consultar, acceder, utilizar y difundir información geoespacial oficial o con supervisión oficial. Estos sistemas se construyen sobre la base de la estructura que poseen los organismos productores de información geoespacial y temática del Estado en todos sus niveles jerárquicos, respetando sus incumbencias, adoptando el uso de normas y estándares internacionales que aseguran la interoperabilidad y acordando sobre la base de un marco legal que abarca todos los aspectos relativos a la interrelación entre los organismos, la generación, actualización y condiciones de empleo de la información que se disponibiliza. Un aspecto sumamente importante a destacar en el empleo de este tipo de tecnología es que a cada elemento productor de información del sistema se le aconseja replicar dentro de su organización una estructura IDE similar, la que es necesaria para que el sistema interactúe y funcione. A partir de este punto el trabajo es una compilación extraída de los autores detallados en la bibliografía. Definición extraída de la página Web de la IDEE (IDE del Reino de España): “Una IDE es un sistema informático integrado por un conjunto de recursos (catálogos, servidores, programas, datos, aplicaciones, páginas Web,…) dedicados a gestionar información geográfica (mapas, ortofotos, imágenes de satélite, topónimos,…), disponibles en Internet, que cumplen una serie de condiciones de interoperabilidad (normas, especificaciones, protocolos, interfaces,…) que permiten que un usuario, utilizando un simple navegador, pueda utilizarlos y combinarlos según sus necesidades.

Principios de las IDEs (extraída de la página Web de la IDEE)
Todas las iniciativas para el establecimiento de una IDE incluyen unos principios comunes: Marco Institucional: el establecimiento de acuerdos entre los productores de información geográfica, especialmente entre los productores oficiales, para generar y mantener los datos espaciales fundamentales para la mayoría de las aplicaciones basadas en sistemas de información geográfica. Estándares: el establecimiento de normas a las que deberá ajustarse la información geográfica, los intercambios de ésta y la interoperación de los sistemas que la manejan. Tecnologías: el establecimiento de la red y mecanismos informáticos que permitan: buscar, consultar, encontrar, acceder, suministrar y usar los datos espaciales o geográficos. Como por ejemplo permitir incorporar los metadatos organizados en catálogos y ofrecerlos a través de servidores en red. Política de datos: El establecimiento de las políticas, alianzas y acuerdos de colaboración necesarios para aumentar la disponibilidad de datos espaciales y compartir los desarrollos tecnológicos. El establecimiento de una IDE a nivel local, regional, estatal o global, requiere del acuerdo de los productores, integradores y usuarios de datos espaciales del ámbito territorial en el que se establece. Este acuerdo debe considerar también las IDEs definidas, o en definición, en otros ámbitos territoriales superiores, hacia las cuales deberá converger. La justificación del establecimiento de una IDE, esta ligada a dos ideas fundamentales: • La necesidad de disponer de manera fácil, cómoda y eficaz de los datos geográficos existentes. La información geográfica ha sido hasta ahora un recurso de costosa producción y difícil acceso por varios motivos: formatos, modelos, políticas de distribución, falta de información, otros.  La oportunidad de reutilizar la información geográfica generada en un proyecto para otras finalidades diferentes, dado el alto coste de su producción.

15

MACHUCA (2011), Las Infraestructuras de Datos Espaciales

COMPONENTES DE LAS IDEs
Una IDE está compuesta por datos, metadatos, servicios y organización.

Datos
En la actualidad existe un consenso internacional que clasifica los datos espaciales que pueden manejar las IDEs en: Datos de referencia: Son aquellos datos georreferenciados fundamentales que sirven de esqueleto para construir o referenciar cualquier otro dato fundamental o temático. Constituyen el marco de referencia que proporciona el contexto geográfico a cualquier aplicación. Cumplen la función de ser la Información Geográfica de referencia utilizada como base común que permite mezclar e integrar datos de aplicaciones de todo tipo al ser el vínculo o nexo de unión. La iniciativa europea INSPIRE ha definido los temas que deben ser considerados como Datos de Referencia, en los Anexos I y II en la Propuesta de Directiva por la que se establece una Infraestructura de Información Espacial de la Comunidad (INSPIRE): • Sistema de coordenadas. • Cuadrículas geográficas. • Nombres geográficos. • Unidades administrativas. • Redes de transporte. • Hidrografía. • Lugares protegidos. • Elevación. • Identificadores de propiedad. • Parcelas catastrales. • Cubierta terrestre. • Ortoimágenes. Datos temáticos: Son los datos propios de aplicaciones específicas que explotan la información geográfica con una finalidad concreta. Incluyen valores cualitativos y cuantitativos que se corresponden con atributos asociados a los datos de referencia como por ejemplo: vegetación, geología, clima, tráfico, contaminación, etc.

Metadatos
Los metadatos de la información geográfica informan a los usuarios sobre las características de los datos geográficos existentes. Con esta información, los usuarios pueden entender “qué es lo que representan” y “cómo lo representan” y puedan buscar y seleccionar los datos que más les interesan. Deben así mismo estar confeccionados de manera que sean capaces de explotarlos lo más eficazmente posible. Para ello la información incluida en los metadatos debe describir: • La fecha de los datos (captura, edición, actualización). • El contenido. • La extensión geográfica que cubren. • El sistema de referencia espacial. • El modelo de representación espacial de los datos. • Su distribución. • Restricciones de seguridad y legales. • Frecuencia de actualización. • Calidad, entre otros.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

16

La estructura y el contenido de los metadatos deben estar basados en una norma aceptada y ampliamente utilizada. Uno de los beneficios de las normas es que son fruto de la experiencia y del consenso, ya que han sido desarrolladas y revisadas por un grupo internacional de expertos que han aportado una considerable diversidad cultural y social. En particular, las normas de la familia ISO 19100 relativas a información geográfica proporcionan una base desde la que pueden desarrollarse perfiles, o particularizaciones de la norma, nacionales y sectoriales. En la actualidad existen diferentes normas y perfiles dentro del campo de los metadatos que es interesante mencionar: • ISO 19115 “Geographic information – Metadata” Norma Internacional de metadatos perteneciente a la familia ISO 19100 desarrollada por el Comité Técnico 211, perteneciente a la Organización de Estandarización Internacional (ISO) que proporciona un modelo de metadatos y establece un conjunto común de terminología, definiciones y procedimientos de ampliación para metadatos. Ha sido adoptada como Norma Europea por el CEN/TC287 y como Norma Española por AEN/CTN148 “Información Geográfica”, por lo que está disponible en español. • Núcleo Español de Metadatos “NEM” Recomendación definida por el Grupo de Trabajo de la IDEE, establecida en forma de perfil de ISO 19115. Es un conjunto mínimo de elementos de metadatos recomendados en España para su utilización a la hora de describir recursos relacionados con la información geográfica. Está formado por la ampliación del Núcleo (Core) de la Norma ISO 19115 de Metadatos, con los ítems de ISO 19115 necesarios para incluir los elementos del Dublín Core Metadata, la descripción de la Calidad y los elementos requeridos por la Directiva Marco del Agua. • Perfil de metadatos PROSIGA (Argentina) Es un perfil desarrollado en el marco de las tareas planificadas en este proyecto, con el fin de satisfacer las necesidades de los organismos participantes, al igual que el NEM se ajusta a lo establecido en la norma ISO 19106 y deriva de la norma ISO 19115. • Iniciativa Dublin Core Metadata La iniciativa Dublin Core Metadata es un foro abierto dedicado al desarrollo de estándares en la línea de los metadatos. Tiene como actividades principales: la formación de grupos de trabajo, conferencias globales y talleres y desarrollo de prácticas en el campo de los metadatos. Esta iniciativa definió 15 elementos básicos y esenciales para describir un recurso cualquiera (fichero, mapa, libro, entre otros) y en la actualidad es la iniciativa de metadatos más utilizada. Para más información consultar la página Web: http://dublincore.org/.

Servicios
Mucho más adecuado que concebir una IDE como algo basado en los datos geográficos disponibles, es pensar que una IDE es en realidad un conjunto de servicios, que ofrecen una serie de funcionalidades que resultan útiles e interesantes a una comunidad de usuarios. De forma que el énfasis se pone en los servicios, en la utilidad. Se establece un juego nuevo con reglas nuevas; desde el punto de vista de las IDEs, al usuario no le interesa ya tanto descargarse los datos en su sistema, sino obtener directamente las respuestas que necesita y que un servicio le ofrece. Los servicios IDE ofrecen funcionalidades accesibles vía Internet con un simple navegador o browser, sin necesidad de disponer de otro software específico para ello. Servicio de Mapas en Web (WMS). Su objetivo es poder visualizar Información Geográfica. Proporciona una representación, una imagen del mundo real para un área requerida. Esta representación puede provenir de un fichero de datos de un SIG, un mapa digital, una ortofoto o una imagen de satélite. Está organizada en una o más capas, que pueden visualizarse u ocultarse una a una. Se puede consultar cierta

17

MACHUCA (2011), Las Infraestructuras de Datos Espaciales

información disponible y las características de la imagen del mapa. Una especificación del Open Geospatial Consortium (OGC) establece cómo debe ser un WMS estándar e interoperable, que permita superponer visualmente datos vectoriales, raster, en diferente formato, con distinto Sistema de Referencia y Coordenadas, y en distintos servidores. Servicio de Fenómenos en Web (WFS). Ofrece el poder acceder y consultar todos los atributos de un fenómeno (feature) geográfico como un río, una ciudad o un lago, representado en modo vectorial, con una geometría descrita por un conjunto de coordenadas. Habitualmente los datos proporcionados están en formato GML, pero cualquier otro formato vectorial puede ser válido. Un WFS permite no solo visualizar la información tal y como permite un WMS, sino también consultarla libremente. Una especificación Open Geospatial Consortium establece cómo debe ser un WFS estándar e interoperable. Servicio de Coberturas en Web (WCS). Es el servicio análogo a un WFS para datos raster. Permite no solo visualizar información raster, como ofrece un WMS, sino además consultar el valor del atributos o atributos almacenados en cada píxel. Una especificación Open Geospatial Consortium establece cómo debe ser un WCS estándar e interoperable. Servicio de Nomenclator (Gazetteer). Ofrece la posibilidad de localizar un fenómeno geográfico de un determinado nombre. Se define como un servicio que admite como entrada el nombre de un fenómeno, con las posibilidades habituales de nombre exacto comenzando por nombre incluido, y devuelve la localización, mediante unas coordenadas, del fenómeno en cuestión. Adicionalmente, la consulta por nombre permite fijar otros criterios como la extensión espacial en que se desea buscar o el tipo de fenómeno dentro de una lista disponible (río, montaña, población, otro). Si hay varios que cumplen la condición de búsqueda, el servicio presenta una lista de los nombres encontrados con algún atributo adicional para que el usuario pueda elegir el que desea. Evidentemente este servicio necesita disponer de un conjunto de nombres con coordenadas. Una especificación Open Geospatial Consortium establece cómo debe ser un Servicio de Nomenclator estándar e interoperable. Servicio de Geoparser. Un servicio de Geoparser analiza palabra por palabra un texto digital dado, efectúa comparaciones con un conjunto de nombres geográficos dado y crea los vínculos o enlaces necesarios para que exista una referencia permanente en el texto original a los fenómenos geográficos aludidos. Transforma el texto original en un hipertexto con vínculos geográficos. Este servicio se basa y utiliza un Servicio de Nomenclator. Servicio de Catálogo (CSW). Un servicio de Catálogo permite la publicación y búsqueda de información (metadatos) que describe datos, servicios, aplicaciones y en general todo tipo de recursos. Los servicios de catálogo son necesarios para proporcionar capacidades de búsqueda e invocación sobre los recursos registrados dentro de una IDEs. Una especificación Open Geospatial Consortium establece cómo debe ser un servicio de Catálogo estándar e interoperable. Descriptor de Estilo de Capas (SLD). Esta especificación de la OGC describe un conjunto de reglas de codificación que permite al usuario definir estilos de simbolización de las entidades personalizados. Es recomendable leer esta recomendación junto con la última versión de la especificación WMS. Los servicios OGC pueden ser encadenados y combinados en un Geoportal, ofreciendo por ejemplo la posibilidad de: buscar un fenómeno por nombre (Nomenclator) y visualizar el resultado sobre unos datos de referencia (WMS); localizar un producto seleccionando algunas características (Catálogo) y visualizarlo en pantalla (WMS o WCS). También es posible basarse en un servicio OGC para implementar servicios que ofrezcan funcionalidad adicional, por ejemplo desarrollar un servicio de camino mínimo por carretera basado en un WFS que acceda a todos los atributos de un conjunto de datos de poblaciones y carreteras.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

18

Organización
La organización es el componente más complejo y el que hace que el resto funcione y se mantenga, incluye el personal humano dedicado, una estructura organizativa y de reparto del trabajo, estándares y normas que hacen que los sistemas puedan interoperar, leyes como la Directiva Europea INSPIRE, reglas y acuerdos entre los productores de datos, etc. Todos los componentes son necesarios, pero la organización es de especial importancia en una IDE porque ordena, regula, estructura y armoniza todos los demás.

Actores de una IDE
En una IDE, entendida como sistema distribuido en la red, intervienen todo tipo de organismos y entidades, que llamaremos actores, cada uno con su papel. Los principales son: • Productores de datos. • Desarrolladores de software. • Intermediadiarios (brokers). • Universidades. • Usuarios. Productores de datos Papel: capturar y producir datos (mapas, MDT, imágenes, ortofotos, otros) y difundirlos a la sociedad a través de servicios de visualización, de descarga, de consulta, etcétera. Habitualmente son organismos públicos, como el IGN (Instituto Geográfico Nacional), la Dirección General del Catastro o el Instituto Nacional de Estadística. Desarrolladores de software Papel: generar los programas y aplicaciones que permiten publicar un servicio (software para WMS como MapServer), o implementar un Geoportal desde el que puedan verse y utilizarse los datos. Suelen ser una empresa privada o una universidad. Intermediarios (brokers) Papel: adaptar e integrar las soluciones y componentes existentes para proporcionar un sistema completo y a la medida para usuarios y organizaciones no expertos. Lo natural es que sea una empresa privada. Universidades Papel: investigar e innovar. Desarrollar algoritmos, métodos, programas y soluciones que no existen en el mercado, para que la tecnología progrese y evolucione. Usuarios Papel: utilizar los servicios que proporciona una IDE para solucionar sus problemas. Demandan información. Puede ser un ciudadano individual, un organismo público, una empresa privada, una universidad, una asociación o cualquier agente social. El usuario es el actor más importante de una IDE. Todo se hace por él, para él y pensando en él. Cada vez se le da más importancia a su opinión, su capacidad de decisión y su grado de satisfacción.

La razón de ser de la IDEs
En la conferencia de la ONU sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo celebrada en Río de Janeiro en 1992, se aprobó una importante resolución con el fin de alcanzar un desarrollo sostenible y de proteger el medioambiente. Se establecieron medidas para afrontar la deforestación, la contaminación, la merma de la reserva de peces y el tratamiento de residuos tóxicos, por mencionar sólo algunos.

19

MACHUCA (2011), Las Infraestructuras de Datos Espaciales

En esa Cumbre, la importancia de la información geográfica fue calificada como crítica en relación con la toma de decisiones a nivel nacional, regional y global. Las soluciones a la delincuencia, al desarrollo empresarial, a la reducción de daños por inundaciones, a la recuperación medioambiental y a la recuperación después de desastres, son sólo algunos ejemplos de las áreas en las que los encargados de tomar las decisiones oportunas pueden beneficiarse de la localización, acceso y uso de esta información. Lo mencionado puede concretarse en las siguientes necesidades relacionadas con la información geográfica: Necesidad de información actualizada. La información geográfica es altamente cambiante ya sea por la acción del hombre o por causas naturales. Las características de la Tierra son poco estables y para tomar decisiones fundamentadas es necesario disponer de datos actualizados. La información geográfica suele ser cara pues son costosos los medios para conseguirla. Teniendo en cuenta esa afirmación, las tomas de decisión y en general, las preguntas que se realicen a un sistema de información geográfico (SIG) deben hacerse sobre conjuntos de datos actualizados. La actualización implica siempre un gasto considerable. Necesidad de información instantánea. También en los momentos críticos de tomas de decisión instantánea, se requiere que la información esté disponible de manera inmediata. Esto implica que los centros de distribución de información deben tener agilidad en la entrega de la información. El acceso ubicuo como solución. La información está en manos de quien la produce o la distribuye (instituciones, organismos, empresas, universidades) y el acceso más rápido, generalizado y ubicuo es el que se realiza por medio de las redes de Internet.

Necesidades para la integración de la información. Concepto de interoperabilidad
Uno de los objetivos de las IDEs es poder compartir la información geográfica que está dispersa en la Red de Internet, con objeto de visualizarla o utilizarla al grado que permita el dueño de esos datos. Esto implica que las máquinas se entiendan entre sí (protocolos de comunicaciones compartidos), los datos que se compartan deben ser entendibles y utilizables por todas las máquinas que los usen. Es posible definir “interoperabilidad” como: “La condición mediante la cual sistemas homogéneos pueden intercambiar procesos o datos”. La Norma ISO 19119 dice que: “La interoperabilidad es la capacidad para comunicar, ejecutar programas, o transferir datos entre varias unidades funcionales sin necesitar que el usuario tenga conocimiento de las características de esas unidades. Eso significa que dos sistemas interoperables pueden interactuar conjuntamente para ejecutar tareas. Dos sistemas de Información tendrán “interoperabilidad geográfica” si: • Pueden intercambiar libremente información espacial. • Ejecutan software distribuido para manipular esa información espacial a través de las redes. Dos componentes X e Y de un sistema son interoperables si X puede enviar peticiones R de servicios a Y, basados en el entendimiento común de R por X e Y, y si Y puede devolver igualmente respuestas S compresibles para X. Dimensiones de la interoperabilidad. La necesidad de que dos sistemas interoperables se entiendan conduce a una diferenciación: • Pueden transmitirse los datos y, • Pueden entender los significados de esos datos. En el primer caso se habla de una dimensión sintáctica, y tiene que ver con la posibilidad de conexión técnica: Los datos pueden ser transferidos (sin importar si esos datos están referidos al mismo Sistema Coordenado, pertenecen al mismo huso, disponen de las mismas unidades, etc.). En el segundo caso se habla de una dimensión semántica pues, además de transmitirse los datos, los sistemas deben entender de la misma forma los significados de los datos compartidos.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

20

Algunas causas del no entendimiento entre sistemas a la hora de integrar datos pueden ser, a modo de ejemplo: un sistema le envía a otro información acerca del color de un objeto diciendo que se trata de (22,158,36). Este último sistema debe entender que se refiere a un color especificado en el sistema RGB, definido por tres cantidades separadas por comas que indican la cantidad de rojo, verde y azul de ese color. Ese color equivale a (126,86,62) en el sistema HSB (Tono, Saturación, Claridad) o al color descrito como "#169E24" en HTML. Confusión. Expresiones con distintos significados en el mismo contexto. Por ejemplo, significado de Cerro: En España es un montecillo pequeño y redondeado. En Latinoamérica es sinónimo de gran montaña (Cerro Aconcagua, Cerro Torre) Conflictos de escala. Motivados por el uso de sistemas de referencia distintos. Conflictos de nombre. Motivados por la existencia de homónimos y sinónimos. Ejemplos de homónimos: “Te espero mañana por la mañana en el banco del banco”. Soy de Córdoba (¿español o argentino?). Ejemplos de sinónimos: *X, Y+ es sinónimo de *abscisa, ordenada+). Catástrofe es sinónimo de cataclismo, devastación, hecatombe. Aunque “cataclismo” realmente significa en griego “caída completa del agua de los cielos o diluvio” y “hecatombe” literalmente es “muerte de 100 bueyes”. Con objeto de no dejar imprecisiones en las definiciones de los conceptos ni en el alcance de los significados, se utilizan los metadatos, cuyo fin último es dejar bien definidos los objetos, las acciones y los servicios geográficos.

Noción de Estándares
El concepto de interoperabilidad, en el que los sistemas se entienden, conduce a la creación y adopción de estándares. Un estándar es una recomendación en forma de especificación dada por una autoridad, acerca de una materia. Ejemplo: El lenguaje HTML es un estándar especificado por el W3C. Si se quiere que algo sea visible a través de la web, debe estar escrito en HTML. Los estándares permiten que haya acuerdos para mejorar tanto la interoperabilidad sintáctica como semántica entre:  Organizaciones y Sistemas  Hardware y plataformas de software Los estándares deben ser independientes de la industria y vendedores particulares. Deben ser desarrollados por instituciones oficiales o por consorcios ampliamente admitidos. Los propósitos de los estándares en la geoinformación son: • Proporcionar una buena especificación semántica. Los usuarios reducirán costes al tener bien definidos los datos que quieren intercambiar. • Proporcionar especificaciones sobre formatos. Se reducirán costes y no se perderá la calidad al no tener que convertir formatos para que sean interoperables. • Reducir costes en la implementación y mantenimiento del software. • Reducir costes al evitar duplicaciones. Cada productor de datos se encarga de mantener sus datos actualizados. • Disponer de plataformas y formatos no propietarios. Se evitan industrias ventajistas y monopolísticas • Mejorar la colaboración. Entre instituciones y clientes entre si.

Organismos de Estandarización
El OGC (Open Geospatial Consortium). Desarrolla la iniciativa más importante relacionada con la interoperabilidad, a partir de:

21

MACHUCA (2011), Las Infraestructuras de Datos Espaciales

 El programa de especificaciones, que es un proceso de consenso formal que conduce a aprobar las

especificaciones (o estándares) del OGC.  El Programa de Interoperabilidad que es una serie de iniciativas para acelerar el proceso de aceptación de sus especificaciones. Entre las especificaciones que se han aprobado en el OGC, podemos citar como las más importantes: • GML (Geographic Markup Language). • WMS (Web Map Service). • WFS (Web Feature Service). • WCS (Web Coverage Service). • SLD (Styled Layer Descriptor). ISO (Organización Internacional de Estandarización). Creadora de normas industriales y comerciales, compuesta por representantes de los organismos de normalización nacionales (en España AENOR). La finalidad de las Normas ISO es facilitar el comercio, el intercambio de información y contribuir con unos estándares comunes para el desarrollo y transferencia de tecnologías. El Comité Técnico 211 (ISO/TC211) se encarga de estandarizar lo relacionado con la información geográfica. En la página web: http://www.isotc211.org/Outreach/Overview/Overview.htm puede verse la extensa colección de estándares disponibles.

BIBLIOGRAFIA
Portal IDEE, el Mundo IDE, http://ww.idee.show.do? to=pideep_Info_IDEs.ES IGN (España), Curso de IDE, Modulo A. Introducción a las IDEs y a los Geoservicios.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 22-26 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz

Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Los servicios de información geográfica on-line
Jorge Horacio MACHUCA Correo-e: machuca.jorge@gmail.com

Instituto Geográfico Nacional Instituto de Enseñanza Superior del Ejército - Escuela Superior Técnica Cabildo 15 (1429) Ciudad Autónoma de Buenos Aires Correo-e: machuca@ejercito.mil.ar URL: www.iese.edu.ar

RESUMEN
El vertiginoso avance tecnológico asociado a la Internet ha permitido posibilidades, impensadas pocos años atrás, de transmitir grandes volúmenes de información. Si bien esta información es de todo tipo, brindamos una atención especial a aquellas relacionada con lo geográfico o sea la que es factible de estar ubicada espacialmente en un lugar determinado de la superficie terrestre. Cuando navegamos por la Web podemos llegar a asombrarnos por la cantidad, la variedad y la calidad de la geoinformación que se ofrece, en la mayoría de los casos, en forma gratuita. Es una situación que los que trabajamos relacionados de cierta manera con las geociencias no podemos dejar de conocer, ya que como especialistas tenemos el deber de saber asesorar al respecto. Además una cuestión a resaltar es que por lo general estos desarrollos vienen acompañados por los últimos adelantos en muchos temas técnicos de nuestro interés como ser, las metodologías de publicación de gran volumen de información, la interacción entre el usuario y el responsable que genera el dato, las necesidades de los usuarios, las formas de asociar texto, imágenes y video, las herramientas que se emplean y las metodologías de actualización de los datos entre otras.

INTRODUCCIÓN
El continuo avance del ancho de banda facilita notablemente la comunicación a través de Internet, ampliando constantemente las posibilidades de difusión de información. Este aumento permite poder transferir un mayor caudal de datos, lo que hace posible emplear este medio para actividades que antes eran impensadas. Esta situación se ve potenciada por el desarrollo, en consecuencia, de la programación de aplicaciones que funcionan en el entorno Web brindando cada vez mas herramientas que facilitan numerosas actividades para la sociedad en general, nos referimos a los organismos, empresas y particulares que están usando en forma intensiva esta nueva tecnología. Podemos mencionar entre otros las aplicaciones Web de la AFIP que han permitido a los contadores evitar las aglomeraciones en fecha próximas a los

23

MACHUCA (2011), Los servicios de información geográfica on-line

vencimientos de impuestos en las dependencias de la misma, la variedad de seguros de todos tipo que se los contrata directamente por este medio, la suscripción a diarios, grupos, boletines, asociaciones, etc., para los fanáticos de los deportes la visualización en directo de eventos desde lugares remotos, incluso los particulares desarrollan en forma simple sus propios sitios conocidos como blog donde disponibilizan gran cantidad de datos personales. Como puede verse, estamos hablando de la posibilidad de transmitir texto, imágenes y video, algo que ya se ha tornando habitual para los usuarios de la Web, desarrollos como YouTube, Facebook y Google Earth son permanentemente utilizados y observamos con sorpresa versiones que se suceden unas a otras brindando cada vez mejores performance. Este fenómeno no ha escapado al empleo de la tecnología por parte de la geografía, actualmente hay un sinnúmero de aplicaciones que funcionan en distintos sitios Web que permiten acceder de diversas maneras y con variados niveles de detalle a la información de la superficie terrestre he incluso la superficie marina, el cielo y más allá. Estas posibilidades que nos brinda la tecnología han dado en llamarse servicios on-line, básicamente por estar disponibles en la Web las 24 horas, existe en la actualidad una gran oferta de ellos con variadas e interesantes funciones que hacen necesario que los que trabajan relacionados de alguna manera con las geociencias debamos prestarles atención y conocer algunas de sus particularidades y su potencialidad para investigar y aplicarlo en nuestros desarrollos. Definición de conceptos Servicio: Acción y efecto de servir. Servir es hacer alguna labor para alguien. En el marco de las posibilidades que se disponen a través de Internet podemos decir que un servicio informático es brindar a los internautas posibilidades de acceso a determinadas funcionalidades. Servicio On-Line: nos referimos a la posibilidad de realizar algo a partir del acceso a funciones (consultas, tramites, juegos, noticias, comunicación, datos o información, etc.) que se nos brinda en forma permanente en la Web, a la posibilidad de satisfacer una necesidad cuando se nos ocurra, sobre la base de determinadas normas impuestas por el que brinda el servicio. Información Geográfica: Se denomina información geográfica (IG) a aquellos datos espaciales georreferenciados requeridos como parte de las operaciones científicas, administrativas o legales. Dichos geodatos poseen una posición implícita (la población de una sección censal, una referencia catastral, etc.) o explícita (coordenadas obtenidas a partir de datos capturados mediante GPS, etc. Se estima que el 80% de los datos corporativos existentes en todo el mundo poseen esta componente geográfica." Los Servicios de Información Geográfica On-Line Son servicios que brindan, a través de la Web, el acceso a información geográfica con las siguientes características: • La información se presenta sobre un mapa con complejidades que varían de muy sencillo hasta aquellos que satisfacen el concepto teórico de la definición de mapa, • Puede estar o no georreferenciada, en este último caso se brinda una posición geográfica conocida (generalmente latitud y longitud) de los objetos sobre la superficie terrestre, pero en ambos se conoce la posición relativa de los objetos sobre la superficie terrestre, • Brindan información con detalle asociados hasta el nivel de imágenes de alta resolución y urbanas, donde el concepto urbano involucra todos aquellos aspectos a que estamos acostumbrados a ver en el paisaje de una ciudad como ser, locales comerciales, edificios públicos, bancos, paradas de transporte, etc., • Los servicios que se prestan pueden ser locales, provinciales, nacionales y globales, • El acceso a los mismos puede ser con o sin restricciones,

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

24

• Generalmente son gratuitos, pero también los hay pagos con funcionalidades avanzadas para el empleo de especialistas, • Los servicios prestados por organismos no gubernamentales generalmente no publican información oficial, • Se puede visualizar:  Imágenes satelitales  Mapas urbanos  Redes viales, ferroviarias, hidrográficas  Todo • Brindan funcionalidades como por ejemplo:  Medición de distancias  Servicio de búsqueda de direcciones  Servicio de desplazamiento en áreas urbanas entre puntos  Determinación del camino a emplear entre dos puntos y distancia a recorrer  Ubicación de locales comerciales  Ubicación de lugares donde se brindan servicios públicos (salud, seguridad, defensa civil, etc) • Las últimas estrategias buscan incorporar a los comercios para que publiquen sus productos relacionados a su posición geográfica en la ciudad, entre ellos se destacan las empresas hoteleras, las inmobiliarias, las empresas de servicios en general. Tipos de servicios on-line • Servicios de organismos oficiales. Estos servicios son desarrollados y mantenidos por los organismos responsables de la obtención y actualización de datos geoespaciales de la temática de su incumbencia en el marco del estado nacional, provincial o municipal. La importancia de estos servicios radica básicamente en que brindan los mejores datos oficiales disponibles. A continuación se mencionan algunos servicios online prestados por organismos de diversos niveles del estado en la República Argentina.  SIG-Instituto Geográfico Nacional, http://sig.ign.gob.ar/  SIG Secretaría de Energía, http://sig.se.gov.ar/  Mapa de la Ciudad de Buenos Aires, http://mapa.buenosaires.gov.ar/sig/index.phtml, Dirección General de Sistemas de Información Geográfica, Mapa interactivo de la Ciudad de Buenos Aires, consulta de datos, información catastral y mapas temáticos por barrios.  Gobierno de la Ciudad, Mapa de la Ciudad de Buenos Aires, con subtes y ferrocarriles. http:// www.buenosaires.gov.ar/areas/com_social/home_nuevo/mapa_bsas/mapa_bsas.php  Mapa interactivo Municipalidad de Malvinas Argentinas, provincia de Buenos Aires, http://200.80.229.2:8000/  GeoINTA, http://geointa.inta.gov.ar/  Mapa Interactivo, Municipalidad de La Plata, http://www.mapa.laplata.gov.ar/  InfoMapa, Municipalidad de Rosario, http://www.rosario.gov.ar/infomapas/  Ide de Santa Fe, http://www.idesf.santafe.gov.ar/idesf/system/index.php  Etisig Cordoba, http://etisig.cba.gov.ar/  Mapa Educativo Nacional, http://www.mapaeducativo.edu.ar/  SIG Agropecuario, Ministerio de Agricultura, http://www.sigagropecuario.gov.ar/ • Servicios comerciales. Son los que más abundan en la Web, en algunos casos solicitan registración previa para su empleo, sobre todo si es posible la descarga de datos. Generalmente son de acceso gratuito y son realmente muy variados y para aquel que tiene paciencia seguramente va encontrar lo que busca o necesita. Se debe mencionar que si bien todos estos servicios funcionan basados en Internet hay de dos tipos:  Los que funcionan directamente desde los navegadores, por ejemplo Google Maps, reciben el

25

MACHUCA (2011), Los servicios de información geográfica on-line

nombre de clientes ligeros. Los que funcionan a partir de aplicaciones descargadas de Internet y que una vez instaladas son aplicaciones con funciones superiores a las anteriores, reciben el nombre de clientes pesados.

A continuación presentamos algunos ejemplos de estos servicios:  Google Earth  Google Maps, http://maps.google.com.ar/  Yahoo Maps, http://maps.yahoo.com/  Clarín Mapas, http://www.clarin.com/shared/v9/mapas/  Bing maps, Microsoft Mapas, http://www.bing.com/maps/  Terra Mapas, Un excelente sitio de mapas y recorridos  MapasHoy.com.ar, Mapas de todo el país con búsquedas organizadas por localidad, calle e intersección  Animap, Búsqueda de direcciones y recorridos, información turistica y puntos de referencia en Argentina  Baires3d, Navegador gratuito de la ciudad de Buenos Aires en 3d, brindando la posibilidad de crear y visualizar calles  Geoexplorer, Soluciones geográficas, mapas digitales, GeoMarketing, imágenes satelitales y GPS  Mapasymapas.com.ar, Guía que contiene una aproximación al mundo de la información geográfica y al desarrollo de mapas interactivos.  Patagonia Mapas, Mapas e información turística de la Patagonia  Subirte, Mapa, planos, red, coches e historia de los subtes de Buenos Aires. Recorridos de líneas de subte y mapa intercativo de los subterráneos  PorArriba, Buscador geográfico turismo, comercios, profesionales, instituciones, calles y recorridos de micros de Mendoza  Mapa de Necochea , Plano satelital interactivo de la ciudad, con ubicación de hoteles, bares, alquileres, puntos turísticos, comercios y balnearios  Mapa Rural, Mapas con información catastral, división de campos, propietarios, en formato papel y digital. También mapas murales  Mapa de Rosario, Mapa virtual de Rosario, recorridos de los colectivos, hoteles y comercios.  Los Países, Mapas, banderas e información de todos los países del mundo  Pinamap.com, Mapa interactivo localizador del partido de Pinamar. Localiza en forma detallada propiedades, hoteles, restaurant, espectáculos, servicios y lugares pertenecientes al circuito turístico. Cuenta con información de cada lugar referenciado  Guía YPF, Planifique sus viajes: restaurantes, genere sus mapas interactivos online, rutas, ofertas. De Repsol-YPF  Guia FILCAR, Versiones en CD de la Guía Filcar Digital y Guía Filcar Digital PYME  Netmapas, mapas y servicios en Internet, guía de calles, Web mapping solutions, mapas para Palm y Wince, Mapas para sitios web  Visite Calamuchita, Mapas, transportes, distancias desde y hacia Calamuchita  Mapas del Mundo, Mapas optimizados para visualización en pantalla: continentes, países, regiones y ciudades. mapas  Endondequeda.com, Portal para encontrar en mapas todo lo que estás buscando de las ciudades  La Guía Argentina, buscador de rutas, medidor de distancias y tiempos de viaje, generador de mapas imprimibles y detalladas hojas de rutas  Colonia en Mapas, mapas de Colonia del Sacramento. Hoteles, sitios históricos, museos, paseos, posadas y paseos  Portal YPF, Mapas, rutas, restaurantes, noticias motor, coches, el tiempo en repsolypf.com. Servicios de Autoclub Repsol, tienda en línea y acceso a la Guía Campsa  Weather Channel, mapas climáticos  Map Red, mapas de ciudades

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

26

 Mapa argentino del GNC, listado por provincias y localidades. Buscador Inteligente de Rutas

Argentinas con valores de peajes, mapas y guías turísticas de localidades  Callejear.com, http://www.callejear.com/ • Servicios desarrollados por organismos Educativos, Investigación y desarrollo y ONGs. Estos servicios son brindados por las universidades, los organismos de educación, investigación y desarrollo, los organismos terciarios que forman profesionales cuya actividad está asociada a las geociencias. Una característica de estos organismos es que desarrollan información geoespacial pero que en algunos casos generan un conflicto por superponer su actividad con la de los organismos oficiales responsables de producir información con respaldo legal. Algunos ejemplos de estos servicios son los siguientes:  Atlas Ambiental de Buenos Aires, Proyecto de la Agencia de Promoción Científica y Tecnológica de la SECYT y el GCABA. Mapas, unidades temáticas y del paisaje.  Mapa Verde de la Argentina. En estas páginas se encuentran los mapas verdes urbanos y regionales de la Argentina • Servicios comunitarios libres y mixtos. Basa su desarrollo en el espíritu tecnológico del software libre, en estos servicios la comunidad forma parte del desarrollo colaborando básicamente en la captura de los datos sobre el terreno, se destacan entre estos sistemas algunos que acordamos en denominarlos mixtos ya que si bien hay una participación comunitaria para su desarrollo y la entrega de la información es gratuita se lo hace en el marco de un determinado formato para una determinada marca de equipo o aplicación informática. Algunos ejemplos de estos servicios son los siguientes:  Open Street Map, http://www.openstreetmap.org/  Mapear (mixto), http://www.proyectomapear.com.ar/Mapear - Mapas Electrónicos Argentinos. Proyecto que tiene por finalidad el desarrollo de cartografía para navegadores marca Garmin, totalmente gratuita. Cartografía vectorial de Argentina. mapas para GPS  Conosur Maps's Official Website. Designing, manufacturing and marketing cutting-edge Global Positioning Systems and Maps, GPS receivers and other consumer electronics. Conosur is the Argentina leader in satellite navigation and GPS products for pilots, Gps.Com.Ar, http:// www.gps.com.ar/  FreeWebMaps, http://www.freewebmaps.com/index.php  Mapas GPS Clarín, http://www.clarin.com/shared/v9/mapas/

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 27-38 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Experiencia institucional y técnica en la conformación e implementación del ETISIG Catamarca
Vilma Patricia MALDONADO Correo-e: dirpla@catamarca.gov.ar

Dirección Provincial de Planificación Gobierno de la Provincia de Catamarca. Mota Botello 540 (CP 4700), San Fernando del Valle de Catamarca (CATAMARCA) Tel.: 03833 - 437626 / Fax: 03833 - 437627 Correo-e: etisig@catamarca.gov.ar URL: www.catamarca.gov.ar

RESUMEN
En busca del mejor diseño para la gestión de gobierno, la Dirección Provincial de Planificación, junto a la Dirección Provincial de Estadística y Censos y a la Administración General de Catastro, impulsaron la conformación del Equipo de Trabajo Interinstitucional de Sistemas de Información Geográfica bajo la sigla, ETISIG Catamarca. Frente al reto de la modernización del Estado y ante la necesidad de desarrollar e intensificar programas orientados a lograr que las decisiones se basen cada vez más en información fidedigna, el ETISIG apuesta a la innovación tecnológica del sistema público a través del desarrollo de SIG (Sistema de Información Geográfica); con el objetivo de aumentar la productividad, evitar la superposición de trabajo y disminuir costos innecesarios. El desafío del trabajo en equipo y como una aspiración más ambiciosa, es conformar e implementar una infraestructura de datos espaciales (IDE) con la firme convicción que la suma de voluntades a la par de la información (datos + información espacial) constituyen un importante elemento para contribuir a un gobierno eficiente, a la sabia toma de decisiones, en busca de una mejor calidad de vida para todos los catamarqueños. Por lo que se destaca, el valor del esfuerzo del Equipo del SIT de Santa Cruz por generar estos espacios que permiten compartir logros y resultados concretos, además de las dificultades a superar, porque de ello todos aprendemos. Lo bueno es saber que no estamos solos en las dificultades, aunque no hay recetas, el “Intercambiar las mejores practicas”-, como se señala en el recetario IDE- no importa el nivel, local- regional, es uno de los aspectos de las lecciones aprendidas en la experiencia internacional.

CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA PROVINCIA
La Provincia de Catamarca, ubicada en el norte del país, integra el grupo de provincias del Noroeste Argentino (NOA). El 70% de su superficie es montañosa y predomina el clima árido -semiárido. La población ascendía en el año 2001 a 334.568 habitantes, con una densidad de 3,2 hab/Km 2 y una importante presencia de población joven. La estructura del territorio provincial es el resultado de un complejo proceso histórico de asentamiento y apropiación humana del espacio. Los núcleos urbanos y sus áreas de influencia rural se articulaban en el período prehispánico por antiguas sendas, el período de la colonia incorpora ciudades de fundación

28

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

española, asentadas en lugares estratégicos del soporte natural. Los asentamientos humanos están ligados a los oasis en el oeste, a los valles y cursos de agua en el centro, a los pastizales en las zonas altas del este y al tendido del ferrocarril en el valle del este. Estos núcleos, en la actualidad, comparten recursos e infraestructura hasta formar sistemas interurbanos más o menos complejos que se vinculan espacialmente dentro y fuera de la provincia. La estructura del territorio es de funcionamiento focal a la ciudad Capital, conectado por una red vial condicionada por la topografía, concentrando el área Gran Catamarca la mayoría de las actividades económicas, administrativas y de servicio.

SITUACIÓN DE LA GESTIÓN DE LA INFORMACIÓN
En la Administración Pública Provincial, algunos organismos contaban con experiencias aisladas en el desarrollo de aplicaciones de Sistemas de información Geográfica (SIG), tal es el caso de la Administración General de Catastro, Dirección Provincial de Estadística y Censos, Municipalidad de San Fernando del Valle de Catamarca y Policía de la Provincia. Otros organismos adquirieron hardware, software y licencias para desarrollar SIG y apenas se mantuvieron funcionando durante un corto tiempo, quedando obsoletos por desactualización, inexperiencia o desconocimiento. Los desarrollos se caracterizaron por ser fragmentados, sin estandarización y con heterogénea nivel de calidad. El trabajo estatal en materia de información georreferenciada, se caracterizaba por:  Información fragmentada, sectorizada y discontinua, con bajo nivel de actualización,  Sistemas de proyección y fuentes de información y escalas distintos,  Capacitación de recursos humanos escasa, factor que dificultaba procesos de investigación y desarrollo en software y aplicaciones para transferencia tecnológica,  Desconocimiento de las potencialidades de los sistemas de información geográfica,  Inexistencia de comunicación interinstitucional en temática SIG,  Gestión poco integrada entre áreas generadoras de cartografía temática (Catastro, Estadística y Censos, Vialidad, IPV). Lo que reflejaba la inexistencia de una plataforma que permita el intercambio fluido de información, entre los organismos responsables de producir y/o utilizar cartografía temática, la que se generaba con distintas bases y sistemas de referenciación y con diferentes grados de actualización y precisión (FIGURA 1). Agravado con la inexistencia de políticas oficiales respecto a la implementación de los procesos relacionados con la explotación y producción de los SIG.

CREACION DEL ETISIG
Con el reconocimiento de los problemas expuestos y, a partir de que un grupo de profesionales que pertenecen a las áreas de catastro y de estadísticas de la provincia, pioneros en el uso de los SIG, a lo que se agrega mi experiencia personal en el Instituto de la Vivienda (IPV) y mi nuevo rol como Directora de Planificación, surgen los condimentos justos para generar un proceso de articulación iniciado en abril del 2004, acercando ideas y posiciones y dando el punta pié inicial de esta ambiciosa e innovadora iniciativa que fue constituir el ETISIG CATAMARCA. Surge así, la idea de organizar un proyecto para conformar un equipo de trabajo, sustentado en el principio de superar las barreras de la sectorialidad, optimizar los recursos y contribuir, en alguna medida, a garantizar la eficacia y eficiencia de la gestión de gobierno. La constitución del equipo respondió a una lógica horizontal y transversal de abajo hacia arriba, de un grupo involucrado y comprometido con la temática y con responsabilidad política. Como una manera de homogeneizar plataformas y formatos, y con el objetivo de unificar a nivel país este tipo de iniciativa, desconociendo, hasta ese momento el tema IDE, en cierta manera se estaba avanzando sin querer en esa línea. Frente a ello, se evaluaron diferentes alternativas para designar el equipo, acordando con la coordinadora del ETISIG Córdoba, Arq. Estela Pedraza, designarlo al equipo con el mismo

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

29

nombre. En los inicios del equipo, el Instituto Mario Gulich de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) con sede en Córdoba, fue fundamental ya que con su asistencia y apoyo mediante la figura de su Director el Dr. Juan Carlos Caretti, el ETISIG pudo gestionar y generar trabajos requeridos por distintos organismos de gobierno, adquiriendo imágenes satelitales del territorio en forma gratuita. Actualmente el ETISIG está constituido con un equipo multidisciplinario, cuenta con personal calificado que permite seguir formando a nuevos agentes y con buena predisposición de cuadros técnicos y de funcionarios. Sumado a una voluntad política para el desarrollo de SIG al valorar sus bondades. Con la premisa de mostrar resultados para lograr más apoyo, el ETISIG, se inició en un modelo basado en productos para lo cual, se está avanzando hacia un modelo cimentado en procesos con más coordinación.
FIGURA 1. Superposición de plano San Fernando del Valle de Catamarca, realizado por la Administración General de Catastro y Dirección Provincial de Estadística y Censos.

Marco institucional Con la iniciativa de la Dirección Provincial de Planificación a la que se sumó la Dirección de Estadística y Censos conjuntamente con la Administración General de Catastro, se formalizó la conformación del equipo, mediante la firma de un Acta de Colaboración el 22 de diciembre del año 2004 aprobada luego, por Decreto del Poder Ejecutivo Provincial N° 248 de fecha 21 de febrero del año 2005, y refrendada por 11 organismos del Estado Provincial. Mediante la firma de addendas se van incorporando otros organismos, sumando hasta la actualidad 34 organismos generadores y usuarios de cartografía. Aquí cabe la salvedad, que la participación de los organismos de referencia responde a la existencia de vínculos de afinidad, confianza y/o experiencias de trabajos previos entre los referentes técnicos y funcionarios involucrados. Este aspecto fue clave para el éxito en la conformación de grupos de trabajo dada la naturaleza interdisciplinaria, interinstitucional y fundamentalmente por la complejidad del sistema burocrático administrativo del sector público. Otro aspecto a considerar es la integración a partir de unidades organizacionales de carácter más operativo, como el de Direcciones, que de alguna manera garantizan la operativización de todas las actividades para la puesta en funcionamiento de un SIG.

30

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

Se estableció como objetivo general el “lograr la plena utilización de los sistemas de información geográfica como herramienta de planificación y toma de decisiones en todos los organismos de gobierno”. Con el propósito de normatizar y estandarizar los procesos relacionados con la producción y explotación de los SIG, a fin de generar un marco cartográfico único (y reconociendo a la Administración General de Catastro con el poder de agente de desarrollo y control de la cartografía de base), se fijó para el ETISIG la misión de crear un Servidor de Mapas de la Provincia que facilite el intercambio de información entre las áreas.
GOBIERNO DE LA PROVINCIA DE CATAMARCA
MINISTERIO / SECRETARIA DE ESTADO REPARTICION Subsecretaria de Planificación Dirección Provincial de Planificación Dirección Provincial de Estadística y Censos Dirección Provincial de Inversión Pública Dirección Provincial de Gestión de la Información Administración General de Catastro Administración Provincial de Vialidad Subsecretaria de Infraestructura Pública Subsecretaria de Servicios Públicos Dirección Provincial de Arquitectura Policía de la Provincia Dirección de Defensa Civil Unidad Técnica de Coordinación, Saneamiento de Títulos y Regularización Dominial Subsecretaria de Agricultura y Ganadería Dirección de Colonización Dirección de Atención Primaria de la Salud Dirección de Informática Subsecretaria de Educación Subsecretaria de Ciencia y Tecnología Dirección de Investigación y Desarrollo Dirección de Antropología Dirección de Infraestructura Social Dirección de Política Social Comunitaria Subsecretaría de Ambiente Dirección de Recursos Naturales Dirección de Hidrología y Evaluación de Recursos Hídricos Dirección de Riego Dirección de Planificación de Uso de Recursos Hídricos Dirección Provincial de Inversiones de Turismo Subsecretaria de Minería Administración del Instituto Provincial de la Vivienda

Secretaría General de la Gobernación

Ministerio de Hacienda y Finanzas Ministerio de Obras y Servicios Públicos

Ministerio de Gobierno y Justicia

Ministerio de Producción y Desarrollo Ministerio de Salud Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología Secretaria de Estado de Desarrollo Social

Secretaría de Estado del Agua y del Ambiente Secretaría de Estado de Turismo Secretaría de Estado de Minería Secretaria de Vivienda y Desarrollo Urbano

MUNICIPALIDAD DE SAN FERNANDO DEL VALLE DE CATAMARCA INSTITUTO NACIONAL DE TECNOLOGIA AGROPECUARIA – INTA AGUAS CATAMARCA – S.A.P.E.M UNIVERSIDAD NACIONAL DE CATAMARCA Universidad Nacional de Catamarca Secretaría de Ciencia y Tecnología Facultad de Tecnología y Ciencias Aplicadas Facultad de Ciencias Agrarias

Coordinación del ETISIG Mediante el Decreto del Poder Ejecutivo Provincial Nº1184, de fecha 13 de julio de 2005, se designa la Coordinación Institucional del ETISIG, a la Dirección Provincial de Planificación, por ser el área que motorizó la iniciativa, además de su competencia en la gestión de la planificación del desarrollo provincial mediante el diseño de estrategias operativas de articulación interinstitucional, transdisciplinaria y participativa. Debido al fortalecimiento del equipo, a partir del año 2008 la Coordinación cuenta con presupuesto,

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

31

incorporado como un Programa dentro de la Dirección Provincial de Planificación, permitiendo una cierta libertad para desarrollar actividades y adquirir equipamiento e insumos. No obstante, sigue presente la superposición de tareas, ya que el mismo personal lleva adelante el desarrollo de otros programas y proyectos, lo que evidencia la imperiosa necesidad de conformar los respectivos comités técnicos y políticos, constituidos por referentes de los distintos organismos. Metodología de trabajo Planteado como una experiencia de innovación en las formas tradicionales de planificación, se rescata la importancia del rol de la información en la transformación de la administración pública y la implementación de tecnología SIG para la planificación de Políticas Públicas. En esta línea se promueve el uso de los SIG como herramienta fundamental en la planificación y toma de decisiones de los organismos de Gobierno. El ETISIG constituye un espacio de trabajo que articula y fija las normas para la utilización de la tecnología SIG, tanto en lo referido a recursos humanos, tecnológicos y metodológicos, facilitando la obtención, uso y acceso a la información georreferenciada relevante, oportuna y confiable así como a la difusión a través de Internet. Los organismos participantes acordaron desarrollar en forma conjunta un SIG provincial con datos aportados por cada área. En un esquema de centralización normativa y descentralización operativa el sistema integral de información geográfica se vinculará mediante una estructura nodal descentralizada de intercambio de datos a través de una red entre los organismos del Estado y la comunidad en general. Cabe destacar, que se trabaja con el respaldo de convenios, ante la falta de manual de procedimiento, tema pendiente a trabajar. Diagnóstico institucional de los organismos integrantes del ETISIG El relevamiento de cada organismo integrante se realizó sobre recursos humanos, tecnológicos, necesidades de capacitación, proyectos en desarrollo o desarrollados en SIG, entre otros. Como resultado de dicho análisis se detectó:  Escaso y obsoleto equipamiento informático,  Insuficientes recursos humanos disponibles y con baja capacitación en SIG,  Falta de continuidad de personal calificado en el desarrollo de proyectos, doble tarea, barreras culturales, dificultades para compartir la información, permanente búsqueda de incentivos para que la gente siga en el tema,  Limitada capacidad de investigación y desarrollo en área de software y aplicaciones,  Información dispersa en cada institución que dificulta la integración,  No se dispone de espacios físicos propios para Programa de Capacitación,  En algunas áreas de gobierno y académicas aún no se visualiza la importancia de esta tecnología para la implementación de políticas públicas. Continúan con la misma práctica dependiendo del perfil del funcionario.

DESARROLLO DE ACTIVIDADES
A partir del diagnóstico se resolvió trabajar sobre dos líneas conductoras: 1. La información geográfica y territorial sistematizada como insumo para la gestión de gobierno, 2. La transferencia de conocimiento y metodologías innovadoras. Estos ejes conductores aglutinan el desarrollo de actividades enmarcadas en convenios y acuerdos, y diseñadas en planes, programas y proyectos. Se planteó una primera instancia un entrenamiento tendiente a la nivelación en el alcance de las capacidades y a la incorporación de nuevos conceptos necesarios para lograr los objetivos propuestos.

32

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

Programa de capacitación Considerado como un componente fundamental para el desarrollo y sostenimiento del Proyecto ETISIG, la implementación de un programa de capacitación continuo en distintos niveles y temáticas, se desarrolla desde los comienzos de ETISIG con el apoyo financiero del Instituto Provincial de Capacitación de la Administración Publica - IPAP. Desde marzo de 2005 se inicia la capacitación organizada en dos ejes:  Formar a formadores: a fin de consolidar los conocimientos y habilidades de los profesionales con experiencia y de organismos más comprometidos con el desarrollo de un SIG provincial. De esta forma, se participó en cursos organizados por el IGM (2005) Curso Intensivo de Procesamiento e Interpretación Visual y Digital de Imágenes Satelitales, por el Ministerio del Interior Mapa del delito; por el Instituto Di Tella, por el Instituto de Altos Estudios Espaciales Mario Gullich, entre otros.  Capitalizar el conocimiento: de profesionales con experiencia en SIG a través del dictado de cursos, talleres y tutoriales. Recibieron entrenamiento más de 200 agentes de la administración publica provincial, docentes y alumnos de la Universidad de Catamarca. El programa se orientó a la formación en GIS en diferentes niveles, tanto para los productores de información como para los usuarios del sistema, con el objetivo de promover la adquisición de habilidades en el manejo de las herramientas informáticas que permitan la implementación y desarrollo de los SIG, incluyéndose técnicas de recolección de información y procesamiento de datos. Los cursos se dictaron en varias ediciones con evaluación y certificación, en distintas salas informáticas de los organismos integrantes, incluida la Coordinación del ETISIG. La programación incluyó: (a) nociones básicas de SIG; ARC INFO; ARC VIEW; ARC GIS 9.2 Básico y Avanzado; GV SIG Nivel Inicial; (b) base de datos relacionales; (c) estadística básica y aplicada; (d) navegadores satelitales GPS; (e) sensores remotos; (f) procesamiento de imágenes satelitales ENVI Inicial e Intermedio; (g) teledetección básica y avanzada; (h) interpretación visual y tratamiento de imágenes satelitales, básico y avanzado; (i) publicación cartográfica en Internet con MapServer; Geodatabases con PostgreSQL/ PostGIS; (j) GeoNetwork para administración de metadatos. Cabe aclarar el carácter de alguna manera errático con que se inició el programa de capacitación. Se partió de un conocimiento y equipamiento básico y se fue avanzando hasta consolidar un proceso de formación continua y permanente de recursos humanos. Un aspecto no desarrollado a la fecha y que resulta de vital importancia es la referida a promover y mejorar las relaciones interpersonales a fin de eliminar barreras culturales que impiden la comunicación, integración y el trabajo en equipo. Como experiencia para los grupos que recién se inician, los avances tecnológicos y en la temática IDE, definen claramente el camino a seguir orientando el proceso de formación de recursos humanos.

CONOCIMIENTO Y METODOLOGIAS INNOVADORAS
En el marco del fortalecimiento del equipo se trabajó y participó desde el inicio, en varios eventos para difundir las actividades del ETISIG e incentivar el uso de los SIG y promover el desarrollo de trabajos de investigación asociados a la temática. Participación en eventos
 III Congreso Argentino de Administración Pública, Sociedad, Gobierno y Administración. Repensando

   

las relaciones entre Estado, Democracia y Desarrollo: ETISIG Catamarca. Implementación de tecnología SIG para la planificación de políticas públicas. VI , VII y VIII Jornadas de Agrimensura de Catamarca. I y II Jornadas Científicas de Estadística y Computación III y IV Jornadas de Estadísticas Oficiales de la Provincia de Catamarca. I Jornadas Científicas de Matemáticas de Catamarca. Mapa de Riesgo de Catamarca.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

33

 Presentación en Escuela técnica ENET Nº1 de San Fernando del Valle de Catamarca.  Jornadas Provinciales de Geología. I Jornadas Nacionales de Evaluación y Mitigación de Riesgos

Geoambientales, UNCa-Facultad de Tecnología y Ciencias Aplicadas Instituto de Monitoreo y Control de la Degradación Geoambiental – ImCoDeg.  Elaboración de Informe para Proyecto IDEDES- CYTED “Evaluación y Potenciación de Infraestructuras de Datos Espaciales para el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe”. FIGURA 2. Boletín Oficial ETISIG. Edición N°1 Diciembre 2008, N°2 Marzo 2009, N°3 Agosto 2009.

Organización de eventos Se organizaron las “1º Jornadas Provinciales de Uso y Aplicación de Sistemas de Información Geográfica”, con el objetivo de generar un espacio de diálogo e intercambio entre organismos gubernamentales provinciales y nacionales, unidades académicas universitarias e institutos relacionados con el manejo de la tecnología SIG y dar a conocer las potencialidades y alcances logrados por medio de esta herramienta en la planificación. Se logró intercambiar experiencias y contactos para avanzar en capacitación y asistencia técnica. El evento contó con la participación de referentes del país, como representantes del IGN, CONAE, de equipos similares al ETISIG de otras provincias como el de Santa Fe y de la Ciudad de Bs As, IDR de Mendoza entre otros. Estrategias de difusión Con la intención de difundir las actividades, generar conciencia e instalar el tema, se implementó una estrategia comunicativa, diseñando y distribuyendo folletería institucional respecto al ETISIG, como así también se entregó impresiones del Mosaico Georreferenciado a escala 1:500.000 para autoridades provinciales y legislativas. Igualmente se diseñó un Boletín Digital Informativo distribuido a partir del 2008 a todos los contactos que de una manera u otra están relacionados con la temática o les interesa desarrollarla, publicándose a la fecha cuatro ediciones. Edición N º1, en diciembre de 2008, la 2º Edición en marzo , la 3º en agosto y la Nº 4 en diciembre del 2009. (FIGURA 2). Acuerdos y proyectos Siguiendo los lineamientos conductores del ETISIG, se desarrollaron proyectos y se gestionaron convenios y acuerdos para la generación de productos. Se pueden destacar:  Acuerdo Marco entre Gobierno de Catamarca y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE). La provincia se integra así al “Plan Espacial Nacional” y “Programas de aplicación de

34

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

Información Satelital en Investigación, Desarrollo y Transferencia en los diversos campos de interés para Catamarca”. 2005. Proyecto “Utilización de Imágenes Satelitales para el Desarrollo de un Sistema de Información Geográfica de la Provincia de Catamarca”, desarrollado en el marco del Acuerdo que precede y mediante Convenio Especifico, generando un marco cartográfico único, en sistema de proyección consensuada Posgar 94 a escala 1:500.000. Constituye la base para el desarrollo de aplicaciones que los distintos organismos quieran implementar y sobre la cual superpondrán capas vectoriales relativas a: límites internacionales, interprovinciales e interdepartamentales entre otros. 2005 (FIGURA 3). Proyecto “Prueba Piloto Digitalización del Catastro de Riego de la localidad de Londres, Dpto. Belén Catamarca”, con el objetivo de lograr una correcta distribución del agua para riego disponible, lograr un aumento en la recaudación del canon de riego, actualización del padrón de productores, determinar usos del suelo en las explotaciones. La Dirección de Planificación de Uso de Recurso Hídrico junto a la Dirección de Riego, Catastro, Estadísticas y Planificación ponen en marcha una prueba de trabajo articulado, generando la base cartográfica, inexistente hasta el momento, y obteniendo como producto: Capa de Canales de Riego, Capa de Superficie de Parcelas. 2005. (FIGURA 4). Proyecto: Conversión del formato de los Registros Catastrales, se generó un SIG para la gestión de los distintos Distritos de Riego de la Provincia. Participaron Administración de Catastro, Direcciones de Planificación, Estadísticas, Hidrología y Evaluación de Recursos Hídricos. Su objetivo fue elaborar la cartografía de base para ser convertidos en Shape. Proyecto: Desarrollo de capas temáticas sobre la base de mosaico escala 1.100.000.Se trata de la generación de nuevas coberturas temáticas sobre la base del Mosaico Georreferenciado a escala 1:100.000. En este contexto se firmaron Actas Compromiso por las áreas interesadas en generar capas vectoriales (Octubre de 2007). El desarrollo de este proyecto se ha previsto con el doble fin de ir generando capacidades, a la vez de generar productos útiles para cada organismo. Lo desarrollado fue utilizado como insumo para el “Atlas de Catamarca”, producto que aglutinó la mayor parte del trabajo generado por el ETISIG desde sus inicios. Proyecto: “Desarrollo y publicación de un atlas ambiental de la provincia de Catamarca” cuyo producto fue el “ATLAS CATAMARCA”. Se planteó como un ambicioso proyecto, que permita integrar los trabajos generados; además de reunir la mirada de diversas disciplinas que convergen en la producción de información ambiental sistematizada. Se fijó como objetivo generar un Atlas Ambiental de la Provincia de Catamarca mediante la formación y asistencia de profesionales y técnicos de organismos integrantes del ETISIG para promover el acceso de la comunidad en general a la información georreferenciada a través de Internet (FIGURA 5). Se formalizó mediante la firma de convenios donde se especificó los recursos humanos afectados y la información aportada. Participan: Catastro, Vialidad, Policía, áreas vinculadas a los recursos hídricos, agricultura, ganadería, Estadística y Censos, Antropología, Planificación, Municipalidad de la Capital y las Facultades de Ciencias Agrarias y de Tecnología y Ciencias Aplicadas de la UNCa. Contó con la asistencia financiera del Consejo Federal de Inversiones - CFI y la asistencia técnica del Instituto de Desarrollo Rural de Mendoza – IDR. El plan de tareas se organizó de la siguiente forma: 1º) desarrollar un entrenamiento básico aplicado, en materia de Teledetección, SIG, GPS, desarrollo de geodatabases y publicación en Internet, 2º) diagnóstico del estado de generación, ordenamiento, sistematización, análisis, actualización y publicación, 3º) desarrollo de información geográfica en capas básicas, en entorno SIG, 4º) Diseño y publicación en Internet de los productos desarrollados basado en programas de acceso libre y gratuito. Se coordinaron diferentes actividades.

El trabajo, se puso en marcha en noviembre del 2008 con la definición de las unidades temáticas (geología, geoformas, suelo, población, etc.), unidades de análisis (Provincia, Departamentos, Ciudades). Como cartografía de base se tomó el mosaico digital en escala 1:100.000 elaborado por el ETISIG. Dada la heterogeneidad y principalmente las demoras en el nivel de respuesta de los organismos participantes, se inició una instancia de monitoreo y asistencia técnica para nivelar la información, buscando el cumplimiento de metas acotadas que garanticen en su conjunto el objetivo propuesto. A través de un relato gráfico y visual de la geografía de Catamarca, su sociedad y su cultura, se trata de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

35

ofrecer al mundo la posibilidad de ampliar el conocimiento sobre el espacio provincial y su territorialidad; al mismo tiempo reconocer sus aptitudes y potencialidades. La información se encuentra organizada en cuatro ejes: unidades temáticas, de Patrimonio de Paisaje y Mapas. Desarrollándose aspectos históricos, político-administrativos, físicos, ambientales, sociales, culturales, económicos y legales condicionados por la disponibilidad de información. El desafío del proyecto y su producto es que resulte una herramienta formativa y de valor didáctico e interactivo y que el conocimiento recopilado contribuya a promover una planificación y gestión ambiental integrada.
FIGURA 3. Mosaico Georreferenciado de imágenes satelitales Landsat.

36

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

FIGURA. 4. Prueba piloto de publicación de mapas de la provincia en internet. Mapa de la localidad de Londres - Belén, en WEB MAP SERVER con diferentes capas que posibilitan consulta / imagen satelital.

FIGURA. 5. Atlas Catamarca. Unidades temáticas.

Por otro parte cabe destacar que a la fecha, varias iniciativas y proyectos que se formularon, específicamente orientados al sector productivo no prosperaron, por lo que son temas pendientes de resolución. Tecnología y Servicios Web del ETISIG Respecto al tema Infraestructura de Datos Espaciales (IDE), se puede señalar que la visión del equipo fue evolucionando, siendo de sumo valor la participación en las Jornadas de IDERA, por lo cual el desarrollo

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

37

del proyecto “Atlas Catamarca”, se fue estructurando hacia una IDE, a fin de brindar los servicios que una infraestructura de este tipo cuenta. De esta manera el ETISIG, mediante su producto “Atlas”, publicado bajo el dominio www.atlas.catamarca.gov.ar (más adelante descripto) ofrece un Servicio de Mapas en la Web (WMS) y un Catálogo de Metadatos, según las especificaciones OGC para facilitar la disponibilidad y el acceso a la información espacial, previéndose en etapas sucesivas, contar con Servicio de Features en la Web (Web Feature Service WFS, y Servicio de Coberturas en Web (WCS). Con una arquitectura de software libre, las tecnologías utilizadas por el ETISIG en la implementación de estos servicios son:  Desarrollo de SIG: Gv SIG  Desarrollo de bases de datos: Postgre SQL: Motor de base de datos objeto-relacional de código abierto. PostGIS, soporte de objetos geográficos para Postgre SQL.  Servidor (Apache, Map Server, Cartoweb)  Aplicación de Metadatos: Geonetwork Convencidos que la implementación de una IDE impone una nueva forma de trabajo, distribuido y cooperativo entre los productores y usuarios de la información geospacial el ETISIG, a través de su producto Atlas de Catamarca, aspira a lograr una plataforma para el intercambio de información geoespacial a través de Internet, de la que participen los organismos, municipios y también instituciones públicas y privadas, incluidas las nacionales con intervención en el territorio provincial. El desafío es que el Atlas se convierta en una herramienta formativa y de gran valor didáctico e interactivo. Que sea un proyecto dinámico en el cual la comunicación y la interdependencia entre diferentes instituciones esté en constante crecimiento y sea la garantía para la construcción de cimientos sólidos que favorezcan la producción y el intercambio de información desde una perspectiva de largo plazo. El fin último es mejorar la calidad de vida de los habitantes de la provincia de Catamarca. Colaboración con entidades usuarios y generadores de cartografía El ETISIG, mediante convenios y acuerdos, colabora y asiste a entidades e instituciones que requieren información o desarrollos generados por el equipo. Cabe mencionar, por ejemplo el aporte realizado con cartografía en diferentes formatos para el Programa de Enoturismo- Bodegas Argentinas Asociación Civil y Secretaria de Estado de Turismo de la provincia, como así también para la Secretaria de Turismo Nación / BID/CFI, en el Proyecto “Ruta del Vino” (2008). Vinculación ETISIG con otros programas La Coordinación del ETISIG se encuentra bajo la órbita de la Dirección Provincial de Planificación, organismo al que se le asignó también la competencia en dos importantes programas que llevan adelante todas las provincias junto al gobierno nacional: 1) Plan Estratégico Territorial (PET - ARGENTINA 2016) Se promueve un nuevo ordenamiento territorial, para lo cual se impulsó el PET, en el marco de Política y Estrategia Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, Argentina 2016. Para su implementación en la provincia, se puso en marcha un proceso de coordinación, articulación, interdisciplinario y multisectorial con la participación de las principales áreas de gobierno. Desde el ETISIG se aportó información sistematizada para su desarrollo. 2) Programa Nacional de Prevención, Reducción de Riesgos y Desastres y Desarrollo Territorial PNUD ARG 05/020. Instrumento que se ejecuta en el marco del PET, dirigido a insertar en las políticas de desarrollo y ordenamiento nacional, provincial y local, la problemática de la prevención y reducción del riesgo de desastres. Se presenta con un cambio conceptual, pasar de la protección de los peligros al manejo del riesgo. De la misma manera que el PET, desde el ETISIG se aportó información sistematizada.

38

MALDONADO (2011), Conformación del ETISIG Catamarca

Realizar paralelamente ambas actividades permite una visión integral de aspectos relevantes de la provincia, de la problemática de la gestión de la información, a la vez que genera un embotellamiento de tareas que requieren de mecanismos con responsabilidad compartida en las tareas de coordinación entre organismos.

REFLEXIONES
Con la experiencia adquirida en los cinco años de vida del equipo quiero compartir las siguientes reflexiones:  Es necesario desarrollar estrategias de sensibilización y difusión a nivel político sobre la importancia de la información geográfica como recurso estratégico para la gestión de gobierno,  Impulsar capacitación en formulación de proyectos para constituir una IDE y en temas vinculados a gestión de financiamiento de proyectos,  Hay que promover la articulación de iniciativas provinciales vinculadas a la temática SIG con organismos nacionales (CONAE, SEGEMAR, SENASA, INTA),  Avanzar hacia una IDE de la República Argentina requiere la conjunción de esfuerzos de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo (Provincias/Nación). Es necesario caminar hacia una organización sistémica multiinstitucional, multisectorial, multidisciplinaria y descentralizada que articule los diferentes niveles del estado,  Formalizar Institucionalmente la consolidación de equipos con trabajo en RED,  Instalar el tema IDE en los distintos consejos federales y profesionales,  Incorporar a las universidades, que pueden aportar trabajos de investigación e incentivar la investigación específica y necesaria; con una concepción transdisciplinaria, a fin de promover la sostenibilidad de las iniciativas IDE, propiciar la creación de Cátedras Públicas sobre IDE.

AGRADECIMIENTOS
Al personal profesional y técnico que conforma el equipo de coordinación del ETISIG y a los técnicos de los diferentes organismos que participan porque sin el aporte, esfuerzo y dedicación de cada uno de ellos el ETISIG no seria posible.

BIBLIOGRAFIA Y SITIOS CONSULTADOS
Recetario IDE. Global Spatial Data Infraestucture. Versión 1.1. Edición Douglas D. Nebert Technical Working Group Chair. GSDI. Madrid, 2001. Infraestructura de Datos Espaciales en Iberoamérica y el Caribe. Proyecto CYTEDIDEDES 606PI0294. Proyecto “Evaluación y Potenciación de las IDEs en desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe”. Delgado Fernández Tatiana, et al. Editorial IDICT La Habana Cuba, 2007. Newsletter IDE Iberoamérica. Infraestructura de Datos Espaciales de Iberoamérica. GSDI - Global Spatial Data Infraestructure. Association. Universidad Nacional de la Patagonia San Juan, Bosco Argentina Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales Universidad Politécnica de Madrid (UPM) Laboratorio de Tecnologías de la Información Geográfica. Publicación electrónica mensual. Editora Mabel Álvarez. Comité editorial Miguel A Bernabe y Miguel Manso. Boletín Digital Informativo Nº1, 2, 3 y 4. Dirección Provincial de Planificación. Gobierno de Catamarca. Catamarca, 2008 - 2009. http/:www.redgeomatica.rediris.es http/:www.cp-idea.org http/:www.inegi.gob.mx

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 39-56 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016 Proceso metodológico
Mariana KOSSOY Olaf JOVANOVICH

Subsecretaria de Planificación Territorial de la Inversión Pública Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios Yrigoyen 250 CP 1086AAB Correo-e: pet@minplan.gov.ar URL: www.planif-territorial.gov.ar

INTRODUCCIÓN
Luego de la profunda crisis que se cristalizó en noviembre de 2001, el actual gobierno argentino abrió un nuevo período en la historia del país, manifestando una voluntad de cambio y revisión de políticas implementadas en el último decenio. Mientras se superaban las urgencias de la coyuntura a partir de la aplicación de políticas que reactivaron la economía, se comenzó a esbozar una nueva estrategia de desarrollo territorial, contemplando un Estado que arbitre entre dos imperativos: el de consolidar la inclusión del país en la economía global como condición para crecer; y el de mitigar las asimetrías que el mercado produce por sí solo, promoviendo el desarrollo de las regiones y de las comunidades excluidas, garantizando la sustentabilidad del territorio. En este marco, el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, a través de la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública de la Nación, definió los objetivos rectores de la Política Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial que quedaron plasmados en el documento "Argentina 2016: Política y Estrategia Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, editado en 2004. Allí figuran, además de los objetivos, un conjunto de instrumentos de planificación, concebidos como herramientas para gestionar el logro de los mismos.

EL PLAN ESTRATÉGICO TERRITORIAL
Objetivo del plan El Plan Estratégico Territorial tiene como objetivo permitir la identificación de las inversiones en infraestructura y equipamiento necesarias para el desarrollo territorial de la Nación y las Provincias, que ayudarán a cumplir los lineamientos planteados en la Política de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, donde cada habitante del suelo argentino logre: desarrollar su identidad territorial y cultural y su sentido de pertenencia al territorio nacional; alcanzar el progreso económico y proyectos personales sin necesidad de abandonar su región de origen; alcanzar la sustentabilidad ambiental de su territorio para garantizar la disponibilidad actual y futura de los recursos del mismo; participar plenamente en la gestión democrática del territorio en todas sus escalas y, finalmente, acceder a los bienes y servicios esenciales, posibilitando el desarrollo personal y colectivo y una elevada calidad de vida en todos los rincones del

40

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

país. Rol de la infraestructura y su planificación El trazado de las infraestructuras, asociado a las características del medio natural, estructura la forma de ocupación del suelo y su patrón organizacional. En nuestro caso es resultado del proceso de colonización que cada región tuvo para las metrópolis dominantes en etapas sucesivas y donde el puerto Buenos Aires fue y es cabecera del comercio del país, determinando una organización radial en infraestructuras, principalmente viales y ferroviarias. Existe una relación directa entre el grado de desarrollo de un territorio y la infraestructura. Considerando los efectos positivos y negativos que derivan de la existencia de las infraestructuras y de su localización, nos obliga a pensar que es imperiosa su planificación. Hoy el despliegue de infraestructuras en el territorio es concebido no sólo como producto de la necesidad de responder a la exigencia de una economía volcada hacia el exterior, sino también como la voluntad política de promover el desarrollo de las regiones rezagadas y de las comunidades que en ellas habitan. El PET fue concebido para identificar las inversiones de infraestructuras en el marco de un territorio ordenado, equilibrado, integrado, sustentable y socialmente justo. Metodología El PET es una estrategia flexible y participativa, donde el Gobierno del Estado Nacional asume el liderazgo pero cuya elaboración es consensuada con las Provincias. Se trata de una construcción en conjunto, que articula las diferentes propuestas e incluye las realidades y anhelos tanto provinciales como regionales; no en una simple sumatoria, sino en la definición de un nuevo modelo integrador. Como todo proceso de planificación se trata de un trabajo dinámico. Los resultados alcanzados se revisan, alimentan un nuevo diagnóstico definiendo nuevos objetivos, programas planes y proyectos. Se realizó una Primera Etapa presentada por la Presidente Cristina Fernández de Kirchner en marzo de 2008 y actualmente estamos trabajando en la publicación de la Segunda Etapa. Primera Etapa Se convocó a los gobiernos provinciales a participar, asumiendo una dinámica de trabajo conjunta y apelando al conocimiento de los protagonistas de cada realidad provincial. La iniciativa de la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública contó con los gobiernos provinciales como partícipes necesarios para su concreción, y se aspira que en adelante constituya el punto de partida de un debate indispensable que convoque al resto de los organismos del Gobierno Nacional y al conjunto de la sociedad argentina. El enunciado de los valores y objetivos fue el disparador de la convocatoria institucional realizada por el Gobierno Nacional y se comportó como plataforma de trabajo entre los equipos técnicos de las distintas jurisdicciones para la construcción del Plan Estratégico Territorial. Dicha convocatoria se instrumentó mediante un proceso de trabajo conjunto, en el que mediaron sucesivos encuentros en cada provincia, así como en las oficinas ministeriales, durante los cuales se debatieron las problemáticas regionales. Esta dinámica participativa requirió de los gobiernos provinciales la asignación de equipos técnicos de trabajo con los que se acordaron procedimientos metodológicos comunes, de cara a la obtención de resultados homogéneos. Se trató de llegar a la formulación por parte de cada equipo de los siguientes productos sucesivos sobre su territorio: un diagnóstico de la situación actual o “Modelo Territorial Actual” (modelo resultante de la caracterización del ambiente, de la caracterización social, la caracterización del medio físico y de la caracterización económica); la formulación de estrategias reparadoras de los conflictos y promotoras de las potencialidades detectados en el territorio provincial, o “Modelo Territorial Deseado”; y estrechamente ligado a este, la propuesta de “una cartera de iniciativas y/o proyectos de infraestructura”

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

41

funcionales a la construcción de dicho modelo. A lo largo de este proceso tuvieron lugar a su vez a una serie de encuentros regionales promovidos por las propias provincias, en los que se pudieron abordar las cuestiones locales desde una mirada comprometida con la cuestión regional. Por último se realizaron dos foros nacionales cuyo objetivo fue la compatibilización de criterios en el trabajo puestos en marcha en cada provincia, así como el conocimiento interactivo de las problemáticas e iniciativas locales y regionales.

Paralelamente, se llevó a cabo por parte de los equipos técnicos de la Subsecretaría de Planificación Territorial de la Inversión Pública una labor de interconsulta con los organismos ministeriales con competencia en cada sector de infraestructura. Se trataron de recabar tanto los lineamientos estratégicos con los que se está promoviendo la inversión en cada sector, así como el banco de proyectos puesto en

42

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

marcha, programado o identificado para el horizonte temporal 2016. Esto último, junto a los avances realizados en foros binacionales e internacionales (IIRSA - Iniciativa para la Integración de Infraestructura Regional Sudamericana) que permitieron ajustar iniciativas y proyectos de integración regional, facilitó una primera instancia de evaluación y ponderación de los diagnósticos y las propuestas locales y regionales. Nutriéndose tanto del trabajo descrito, como de antecedentes bibliográficos e información primaria en cada materia, el equipo técnico del Gobierno Nacional formuló a escala federal una síntesis interpretativa del Modelo Territorial Actual y Modelo Territorial Deseado, así como la compilación preliminar de la Cartera de Proyectos de Infraestructura.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

43

RESULTADOS ALCANZADOS EN EL PRIMER CICLO
Síntesis del Modelo Actual del Territorio El Modelo Actual del Territorio Nacional caracteriza la interrelación existente entre el medio biofísico – sistema de centros y stock de infraestructura y equipamiento instalado en el medio natural– y el medio socio-económico –población y actividades productivas– que tienen lugar en las distintas regiones del país, representando al mismo tiempo la dinámica de flujos de bienes y servicios que las vincula. La imbricación entre ambos fenómenos expresa la forma que adopta la organización del territorio nacional, su estructuración espacial y configura lo que denominamos Modelo Actual. Como producto de la primera dimensión de análisis, el territorio nacional queda dividido en un conjunto de 25 sub-regiones cuyas características se detallan a continuación y que son representativas de categorías de organización territorial singulares. Su identificación surge del trabajo realizado con los equipos técnicos provinciales, en base a la implementación de criterios de análisis acordados. Estas subregiones se agrupan en tres grandes categorías:  Categoría A: núcleos dinamizadores del territorio, corresponden a regiones relativamente pequeñas en términos de superficie, altamente pobladas, y urbanizadas, con alto desarrollo socio-productivo y del medio construido, donde confluyen los principales flujos de cargas y pasajeros,  Categoría B: territorios de media o alta urbanización, con sistemas urbanos integrados y de media a alta consolidación socio-productiva y del medio construido,  Categoría C: territorios con bajo nivel de urbanización y sistemas urbanos con baja integración, y baja consolidación socio-productiva y del medio construido. Las áreas comprendidas en la Categoría A, contienen a la mayoría de las regiones metropolitanas del país y el porcentaje mayor de la población urbana. Distribuidas en diversos subtipos, incluyen en primer lugar las mayores aglomeraciones urbanas con el más alto nivel de diversificación productiva y terciario especializado; en segundo lugar, las aglomeraciones intermedias con niveles medios a altos de industrialización y en tercer lugar los sistemas particulares, los especializados en la explotación turística basada en sus atractivos. Las áreas comprendidas en la Categoría B, incluyen los sistemas urbano-rurales más desarrollados, vertebradores del modelo histórico agro-exportador, que conforman redes de centros con niveles medios a altos de integración y cobertura de servicios, los cuales se extienden en los territorios agrícologanaderos pampeanos y extra-pampeanos más consolidados del país, aunque con distinto grado de desarrollo agroindustrial. En lo que respecta al sistema de asentamientos, se observan tres subtipos claramente diferenciados: el sistema urbano altamente consolidado e integrado que se extiende en la llanura pampeana, principal beneficiaria del modelo agro-exportador, dada su alta productividad; el sistema urbano de media consolidación e integración del NEA, y el sistema urbano de media consolidación e integración organizado en corredor en los valles del NOA, ambos ligados a regiones agro -productivas de menor grado de desarrollo y con carencias de infraestructura, fundamentalmente energética en el segundo caso. Finalmente, las áreas de Categoría C, incluyen las de menor intensidad de ocupación humana en las que se combinan la baja integración territorial con niveles de explotación extensiva del suelo. Representan las áreas de menor desarrollo relativo del país, poseen escasas condiciones naturales para la producción primaria y no han podido desarrollar un esquema socio-productivo consistente, aunque contienen algunas zonas con cierto grado de desarrollo, basado generalmente en la presencia de actividades extractivas que funcionan como enclave. Pueden diferenciarse los siguientes subtipos en relación a los niveles de consolidación socio-productiva: niveles medios en la Franja árida cuyana, norpatagónica y la meseta patagónica sur; niveles deficitarios en la Puna, el centro árido Santiago-Córdoba y la meseta patagónica norte y niveles muy deficitarios en el Chaco seco. Como puede observarse en el mapa síntesis, la distribución espacial del sistema de ciudades ratifica los atributos de cada zona en lo que respecta a su grado de urbanización y a las notables diferencias de la

44

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

naturaleza que esta adopta. Mientras gran parte de la región pampeana detenta una estructura policéntrica, articulada por una red vial mallada que soporta vínculos multidireccionales, el resto de las zonas no llega a configurar estructuras de este tipo. En ellas se observan subsistemas de ciudades concentrados en orden a los rasgos particulares de cada geografía en las que la ciudad capital y sus satélites centralizan la población y los servicios regionales. Las pequeñas ciudades componentes de cada subsistema regional –de poca población y baja complejidad urbana– se vinculan a sus centros de referencia mediante sistemas viales radiales, con frágiles interconexiones, fragilidad que va en aumento a medida que es mayor la distancia a estos últimos, afectando severamente a la población rural. En lo que respecta a los intersticios territoriales emergentes de la estructura de asentamientos descripta, su paulatino vaciamiento –habida cuenta de su dinámica socio-productiva expulsora de población– implica graves riesgos de despoblamiento. Mediante la segunda dimensión de análisis se aborda la dinámica de interrelación de las actividades que se desarrollan dentro de este conjunto de zonas, que explica el funcionamiento del sistema de asentamientos humanos del país y cuya naturaleza viabiliza o penaliza el desarrollo económico y social de las distintas regiones que lo componen. Se trata de reconocer los principales nodos de concentración de actividades, jerarquizándolos en orden a su tamaño poblacional y a su rol en el territorio– así como los principales corredores de conectividad, o canales de interrelación de flujo de bienes y personas. Esta visión permite observar la forma en que se estructura el territorio y sus niveles de disfuncionalidad por falta de cobertura y/o baja conectividad. A los efectos de esta síntesis y adoptando como esquema de soporte el Modelo del Medio Construido, se seleccionaron los principales rasgos que expresan la estructuración actual del territorio: los nodos que ejercen funciones más intensas de centralidad y/o cobertura en la provisión de bienes y servicios y la identificación de los principales flujos de bienes y personas que se desarrollan sobre el territorio nacional. Fundamentalmente se consideró el TMDA (Tránsito Medio Diario Anual) de la red vial nacional –cuya magnitud expresa el volumen de vehículos que circula por un tramo dado de la red durante un período de tiempo– los volúmenes de pasajeros transportados por ferrocarril y ómnibus, los principales orígenes y puntos de salida de las cargas con destino al mercado externo y los principales puntos de entrada de las importaciones nacionales. Esta visión del territorio dió como resultado la identificación de nueve corredores que espacializan la dinámica de los vínculos que tienen lugar entre las diversas subregiones al interior del país, así como los principales puertos que concentran el comercio internacional. A los efectos analíticos se los denomina alfabéticamente y se los agrupa en orden a tres segmentos en los que se dividió el territorio nacional: zona norte, zona centro y zona sur. Tal como puede observarse en el mapa síntesis y como detalla su descripción en el cuadro adjunto, el rasgo preponderante del patrón espacial de estos corredores revela en primer lugar su convergencia a un relativamente pequeño espacio geográfico y, en segundo lugar, el aislamiento que comporta una gran parte del territorio nacional. Este mapa síntesis no hace más que confirmar las limitaciones del soporte físico nacional, con áreas más desarrolladas e integradas e inmensos territorios con baja ocupación e integración, en el que predominan las relaciones interregionales unidireccionadas hacia el principal centro de consumo nacional y que retroalimentan el desigual desarrollo socio-productivo del país. Sin embargo, pueden observarse también algunas tendencias que representan oportunidades para la formulación de un modelo de país diferente: el proceso de integración al comercio regional y mundial que ha dinamizado nuevas actividades y áreas del territorio nacional, el cambio de tendencia del comportamiento demográfico –con una redireccionalización en la localización de la población–, y la aparición de incipientes relaciones interregionales, permiten orientar algunas nuevas líneas de acción. Su reconocimiento, asociado a la identificación de los requerimientos de los gobiernos provinciales, es uno de los objetos fundamentales del presente trabajo, el cual se propone erigirse en un instrumento más para el desafío que ha asumido el Gobierno Nacional: dotar al territorio nacional de infraestructuras y equipamientos que apoyen su desarrollo socio-productivo con un carácter socialmente equitativo, regionalmente equilibrado y ambientalmente sustentable.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

45

46

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

Síntesis del Modelo Deseado del Territorio El Modelo Deseado del Territorio se asienta sobre cuatro ideas rectoras, las cuales, como se verá más adelante, tienen un estrecho correlato con líneas de acción integradoras que se proponen para alcanzarlo. Estas apuntan a la concreción futura de los siguientes esquemas organizacionales:  Esquema Integrado Nacional e Internacional,  Esquema de Fortalecimiento y/o Reconversión Productiva,  Esquema de Conectividad Interna,  Esquema Policéntrico de Ciudades. El Modelo expuesto expresa a grandes rasgos la impronta que tendrían las ideas rectoras en el territorio nacional. Estas ilustran las líneas de acción a desarrollar en el corto y mediano plazo, con el objeto de alcanzar una organización territorial más equilibrada, superadora de la histórica radiocéntrica y capaz de proveer oportunidades de inclusión social a todos sus habitantes. De la comparación del mismo con el que refleja la estructura actual del territorio, se puede observar con claridad los nuevos rasgos mencionados: un país interiormente conectado en todas sus direcciones, en el que se modera la primacía de los corredores hoy más relevantes, y con francas vinculaciones con los países vecinos; un sistema de ciudades policéntrico y jerarquizado, que estructura y fortalece las regiones hoy despobladas y como sustrato de ambos, una clasificación de áreas de intervención que, basada en los déficit y potencialidades de cada una, determinarán las diferentes acciones a implementar. Las líneas de acción recogen el universo de iniciativas y proyectos que han sido detectados durante el proceso de planificación, promovidos por las distintas fuentes consignadas. Estos corresponden a acciones de diversa naturaleza según las regiones o microregiones del país a las que están dirigidos, y al mismo tiempo pueden agruparse según el objeto al que se dirige la intervención propuesta. El Modelo Deseado comprende las siguientes líneas de acción integradoras: A. Áreas de Intervención: a cualificar, a desarrollar y a potenciar. B. Corredores de conectividad que articulan el territorio. C. Sistema Policéntrico de Núcleos Urbanos. A. ÁREAS DE INTERVENCIÓN Se clasifica el territorio nacional según tres categorías –a cualificar, a desarrollar y a potenciar–, las cuales se distinguen por el tipo de acciones que se necesita promover en cada una. Estas surgen del conocimiento de su dinámica actual, relacionado con una interpretación de sus potencialidades de desarrollo en el contexto regional y las tendencias que evidencian de no mediar una política pública determinada. Se trata de la identificación de los lineamientos que deberían sustentar futuros procesos particularizados de planeamiento regional, que devengan en programas de intervención concretos, con su correspondiente compromiso presupuestario. Cabe aclarar que esta división es una primera aproximación a la caracterización de las diversas áreas que componen el territorio nacional. La complejidad de relaciones sociales, económicas, políticas y espaciales que se da en el interior de las mismas, dificulta la homogeneización de sus dinámicas territoriales. Por tanto, la división propuesta tiene el objetivo de mostrar un primer nivel de diferenciación de dichas áreas, a los fines de discutir la necesidad de establecer intervenciones específicas en cada una de ellas. A.1. Áreas a cualificar Son las áreas más dinámicas, con economías competitivas e insertas en el mercado internacional y con un medio construido de buen grado de consolidación, que tienen por vocación sostener su rol como generadoras de riqueza. Para ello necesitan adecuar sus infraestructuras y equipamientos a las demandas presentes y futuras, así como mitigar los impactos ambientales negativos que acarrea el crecimiento sin planificación. Corresponden en términos generales a las agrupadas en el Modelo Actual del Territorio dentro de la Categoría A. En ellas habita la mayoría de la población del país; tienen una amplia cobertura

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

47

de infraestructuras y servicios; concentran las economías más diversificadas y están estructuradas por subsistemas urbanos de diverso rango.

Estos mismos atributos explican las potencialidades y los riesgos a los que están sometidas: se comportan como atractoras de inversiones y, por ende, de población, hecho que alimenta la demanda de suelo y presiona sobre la capacidad de la oferta existente, provocando conflictos ambientales que deterioran la calidad del medio natural y antrópico. Las consecuencias más palpables de esta dinámica son la congestión de la red vial en los tramos más solicitados; la contaminación de los recursos hídricos; los conflictos de usos del suelo a los que se asocia el fenómeno del crecimiento de la renta especulativa; el déficit habitacional y de redes de agua y cloacas y la concentración de la demanda energética, entre otros. Dentro de esta categoría se encuentran las zonas más desarrolladas de la Pampa Húmeda, asociadas a los corredores de transporte más dinámicos, el sistema de valles del NOA, el oasis del riego de Mendoza, las microregiones litorales del NEA y los principales enclaves patagónicos concentradores de su población y actividad económica. Se sitúan a su vez dentro de las mismas las principales ciudades del país y los aglomerados o conurbaciones que componen la Capital Federal y las capitales provinciales, así como las principales ciudades patagónicas que estructuran su amplio territorio. En lo que respecta a dotaciones de infraestructura, estas zonas requieren intervenciones que apuntan a adecuar el stock de capital construido que poseen. Asimismo requieren de la consolidación de modernos centros de transferencia de transporte que garanticen la articulación entre modos, superando la fragmentación que dificulta la eficiencia del sistema tanto en lo concerniente a cargas como a pasajeros. La presencia de un importante sistema de ciudades, determina que en estas zonas tengan particular importancia el fortalecimiento del planeamiento urbano como herramienta de previsibilidad y formación de consenso, con el objetivo de garantizar su sostenibilidad futura. A.2. Áreas a potenciar Comprenden áreas con cierto dinamismo, en base a actividades pioneras que aún no han alcanzado niveles altos de consolidación. La situación tiene origen generalmente en dos factores relacionados entre sí: el bajo nivel de diversificación de la actividad principal y el insuficiente desarrollo del soporte físico construido, sobre todo en aquellos casos de crecimiento reciente de la actividad predominante. Constituyen este grupo un conjunto de áreas de diversas características, pero que tienen en común el hecho de poseer recursos naturales y/o particularidades de tipo ambiental, cultural o paisajística no suficientemente explotados o que han alcanzado un techo en su desarrollo por la debilidad de su dotación de infraestructura y equipamiento. Al mismo tiempo, cada una de ellas reconoce fortalezas y debilidades que deberían orientar las políticas públicas específicas para su puesta en valor, con el objeto de que los atributos con los que cuentan puedan motorizar el desarrollo de las comunidades que en ella habitan o las de su área de influencia. Se distinguen entre estas: • La zona cordillerana cuyana, donde el recurso hídrico, petrolero y minero es un potencial que está aún sub-explotado,

48

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

• Los valles productivos catamarqueños, fuera de la Capital, que cuentan con recursos naturales para la actividad agrícola pero requieren la refuncionalización de su sistema de riego y el mejoramiento de la infraestructura social, • Los oasis de riego del Río Colorado en las proximidades de la ciudad de 25 de Mayo en la provincia de La Pampa y Catriel en la provincia de Río Negro, al oeste, y Conesa y Río Colorado, al este, donde con obras de diversa envergadura podría lograrse la extensión de la superficie actual de regadío, • El área de llanura pampeana al noroeste de Buenos Aires, seriamente afectada por la problemática hídrica de la cuenca del Salado y que recuperaría su valor productivo con la ejecución definitiva del plan integral de manejo a implementar conjuntamente en el sur de Santa Fe, de Córdoba y noroeste de la provincia de Buenos Aires, • El centro chaqueño –incipiente desarrollo agroindustrial limitado por falta de infraestructura– y centroeste santiagueño –área agrícolo-ganadero-forestal con atraso en su desarrollo en proceso de reconversión a la agricultura– que con mayor disponibilidad de energía, entre otras dotaciones, se encontrarían en condiciones de agregar valor a su producción, • Áreas con un valor paisajístico excepcional, con gran potencial para la actividad turística, pero con un relativamente bajo desarrollo del sector, • El caso singular de Ushuaia en la provincia de Tierra del Fuego, cuya localización estratégica la convierte en “puerta principal” de acceso a la Antártica. La particularidad y diversidad en términos de oportunidades que presentan cada una de estas áreas, supone también la necesidad de intervenciones diferenciadas por sector y envergadura. Los programas de inversión para cada caso, deberían definirse a partir de la elaboración de planes de desarrollo también particularizados, y de carácter multisectorial. Por otro lado pueden identificarse, ciertas microrregiones que se caracterizan por la necesidad de encaminar programas de reconversión de su base económica actual, localizadas tanto en las áreas a cualificar, potenciar o desarrollar. Se trata fundamentalmente de aquellas cuya economía se asienta en la explotación de los recursos hidrocarburíferos. A.3. Áreas a desarrollar Se trata de las áreas actualmente más rezagadas y menos pobladas del país, las cuales se corresponden en términos generales con las zonas agrupadas en el Modelo Actual dentro de la categoría C. Cabe sin embargo destacar la diferencia relativa que estas comportan en términos de densidad de habitantes por Km2, aun siendo las menos pobladas de sus respectivas provincias. Esta diferencia resulta sustancial a la hora de definir políticas públicas específicas y evaluar los proyectos de inversión. El tipo de acción que se propone para estas zonas, básicamente rurales, apunta a promover el desarrollo económico y social, haciendo eje en sus potencialidades ambientales y humanas. Se trata de apoyar o transformar la base productiva de su economía, fomentando su diversificación y afirmando paralelamente la cultura y la identidad local. En lo que respecta a sus dotaciones de infraestructura, el hecho común identificado en estas zonas es la carencia de redes y servicios básicos como factor limitante de su crecimiento y desarrollo. Los ejes que deberían conducir la inversión pública en las mismas son en consecuencia la provisión de energía, abastecimiento y administración del agua, el mejoramiento de los caminos rurales, así como el fortalecimiento de los centros de servicios locales y regionales o la creación de otros en áreas de aislamiento extremo. B. CORREDORES DE CONECTIVIDAD El patrón espacial de la red de los corredores de conectividad en la Argentina presenta como característica más relevante la existencia de unas pocas áreas en las que se concentran los flujos de cargas y pasajeros y, como consecuencia, el aislamiento de una gran parte del territorio nacional respecto de la dinámica de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

49

dichos corredores. Frente a esta configuración, podrían plantearse dos alternativas de intervención en materia de infraestructura. Una de ellas consistiría en reforzar las dotaciones en los corredores más congestionados mediante inversiones tales como la ampliación de capacidad de la red vial; ejecución de centros de transferencia intermodal; mejoras en el sistema portuario, entre otras.

La segunda alternativa implicaría la modificación de la configuración actual del sistema de corredores a partir de inversiones basadas en el diseño de una nueva red. La primera opción permitiría mejorar los problemas de congestión y contribuir a una mayor eficiencia económica en el corto y/o mediano plazo, pero al mismo tiempo implicaría convalidar la configuración actual del sistema –con un riesgo importante de trasladar hacia adelante nuevos problemas de congestión–, profundizando las inequidades territoriales existentes. La segunda opción es la más efectiva a largo plazo pero presenta como principal limitación la dificultad de prever los escenarios territoriales resultantes del diseño previsto. Un corredor es un espacio geográfico sobre el cual se distribuyen flujos de pasajeros y cargas a partir de la dotación de infraestructura específica que este contiene. Estos flujos establecen una relación biunívoca con el territorio que atraviesan, modificándolo y a la vez siendo modificados por éste, otorgando a cada corredor su dinámica característica. Asimismo, cada corredor se articula con el resto y es precisamente la interacción entre las dinámicas respectivas la que confiere a todo el sistema su singularidad. En ese sentido, la inversión en infraestructura para crear un corredor alternativo no asegura necesariamente la atracción de flujos sobre el mismo. Existen factores sociales y económicos –dotación de servicios existentes, orígenes y destinos de las cargas que se quiere atraer, asentamientos humanos que interconecta, entre otros–, que inciden en el éxito o fracaso de ese objetivo. Adicionalmente, la modificación de un corredor altera el comportamiento del resto del sistema y dicha alteración impacta sobre la dinámica del primero, dando inicio a un proceso recursivo difícil de prever en esta etapa. En base a estas consideraciones se propone como estrategia de intervención una combinatoria de ambas alternativas. Esto es, reforzar las dotaciones existentes, descongestionando los tramos más solicitados y articular áreas del territorio nacional hoy desconectadas del sistema principal. El esquema propuesto plantea ejes de conectividad necesarios para articular territorios aislados y paralelamente intervenciones específicas sobre los corredores con mayor intensidad de ocupación que apunten a mejorar su eficiencia. Se alienta así la interacción entre territorios y corredores, propendiendo no solamente a la eficiencia en los flujos de bienes y pasajeros, sino también a la mejora de las condiciones socioeconómicas de la población que reside en los mismos. Se determinan así, sin una estricta definición geográfica y más allá de su grado de consolidación en la actualidad, los corredores de conectividad que el territorio argentino requiere para su articulación interna y regional. Estos se comportarían a su vez como ejes de desarrollo potencial y estructuradores de los territorios que atraviesan, superando la histórica configuración radiocéntrica de nuestro territorio. Cabe aclarar que la abstracción con la que se representan estos ejes, apunta a expresar un lineamiento, y no una definición física. El Modelo Deseado establece por tanto los lineamientos de un sistema futuro, cuya configuración última escapa al alcance de la presente etapa de trabajo y cuya concreción dependerá del proceso de inversión pública y privada que se promueva en adelante en consenso entre el Gobierno Nacional y los respectivos Gobiernos provinciales.

50

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

C. SISTEMA POLICÉNTRICO DE NÚCLEOS URBANOS La determinación de esta línea de acción supone comprender al territorio ya no en términos de áreas y corredores sino como la combinación de ambas dimensiones de análisis: como sistema de asentamientos humanos. La premisa subyacente es que todos los habitantes del país deben tener adecuada accesibilidad a los recursos tecnológicos, culturales y servicios sociales e institucionales, que históricamente se han concentrado en las grandes ciudades y capitales provinciales. Para lograr una adecuada distribución territorial de este tipo de dotaciones –esenciales a la equidad regional y a la difusión de innovaciones– es necesario contar con un sistema urbano policéntrico y equilibrado, que fortalezca las ciudades intermedias que articulan el sistema nacional y que en las últimas décadas muestran una alentadora tendencia de crecimiento.

Consolidar un sistema policéntrico de ciudades, apunta a revertir los rasgos descriptos, equilibrando la oferta de dotaciones y servicios del territorio, con un doble objetivo: garantizar el arraigo de la población en su lugar de origen, proveyendo condiciones para su reproducción con una calidad de vida digna y ofrecer condiciones atractivas para el desarrollo de las actividades productivas generadoras de empleo local y regional. Lograr que se desarrolle a lo ancho del territorio nacional una red de centros intermedios que complementen a las ciudades principales en lo que respecta a las ofertas de salud, educación, vivienda, recreación, servicios institucionales y financieros, etc., resulta fundamental para ofrecer a los habitantes del país posibilidades equitativas de desarrollo económico y social, fortaleciendo su identidad y desalentando en paralelo la migración a las grandes aglomeraciones. Es así que en este sistema se destacan no sólo segundas y terceras ciudades provinciales, sino también otros centros regionales y de servicios que equilibran y articulan el territorio. Este desafío tiene lugar en un contexto global en el que las ciudades han cobrado un valor significativo como administradoras y promotoras del desarrollo. La descentralización de los poderes y las finanzas desde el nivel central hacia las ciudades, la profundización de una economía de servicios, la progresiva importancia de su rol como nodos de transporte y de transferencia intermodal, las transformaciones hacia su interior provocadas por la revolución tecnológica –convirtiendo, por ejemplo, servicios no transables en transables o creando nuevos sectores económicos–, son algunas de las manifestaciones más significativas. Asimismo, siendo la cohesión socioeconómica de los territorios un aspecto clave para el desarrollo en el marco del proceso de integración de mercados y habida cuenta del elevado nivel de urbanización de la Argentina, resulta fundamental implementar políticas públicas que apunten a elevar el desempeño de las ciudades como motores de dicho desarrollo. En lo que respecta a inversiones en infraestructura y equipamiento, las necesidades de las ciudades se diferencian en orden a la problemática que les confiere su dimensión y complejidad. El refuerzo de las ciudades intermedias requiere, fundamentalmente, inversión en vivienda y equipamiento urbano – educativo, sanitario y social– que contribuyan a retener a la población mejorando su hábitat y/o atraer nueva, mediante políticas migratorias específicas, en el marco de programas de incentivo a la producción.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

51

52

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

Asimismo, requieren mejoras generalizadas en el sistema de comunicaciones y de transporte en todos sus modos. En cuanto a las grandes ciudades, su condición histórica de atractoras de migraciones con el consecuente crecimiento de sus periferias, las convierte en grandes demandantes de todo tipo de servicios básicos: soluciones habitacionales para erradicar las viviendas precarias; extensión sistemática de redes de agua y saneamiento y dotaciones sanitarias y educativas. Paralelamente, el crecimiento y transformación de su dinámica económica exige intervenciones de adecuación de sus infraestructuras productivas a los requerimientos contemporáneos en sectores tales como transporte, comunicaciones y energía, entre otros. Además se presentan nuevos desafíos de gestión en problemáticas tales como la de la movilidad, la disposición de residuos y la preservación del medioambiente. Estos son algunos de los rasgos derivados de las características del actual proceso de urbanización, el cual explica sus demandas dominantes. El impacto de las nuevas tendencias en lo que respecta a flujos de bienes, personas e información, modifica el sistema de asentamientos humanos acentuando fenómenos que impactan en su organización y gestión: metropolización y conurbación de carácter interjurisdiccional; crecimiento expansivo y descontrolado de las periferias urbanas; presencia de sistemas urbanos interprovinciales y transnacionales; impacto de los asentamientos humanos sobre los ecosistemas; incremento del riesgo y la vulnerabilidad ambiental, etc., constituyen fenómenos emergentes del mencionado proceso. Esto plantea nuevos desafíos en materia de ordenamiento territorial y exige la aplicación de herramientas adecuadas – Planes Estratégicos y de Ordenamiento, Evaluación Ambiental y Previsión de Riesgo y Vulnerabilidad Ambiental, etc.–, que complementen y enriquezcan los esquemas de gestión tradicionales. Resulta imprescindible construir instancias institucionales que sean capaces de contener estas nuevas realidades, alentando la formulación de políticas públicas que respondan a una mirada estratégica del territorio. Políticas basadas en acuerdos entre todos los niveles de gobierno, en la medida en que involucran el tratamiento de aspectos sectoriales que exceden las competencias de los gobiernos locales. En cuanto a la distribución y jerarquías del sistema de ciudades argentinas, tanto el gráfico síntesis del Modelo Deseado como los correspondientes a iniciativas y programas de inversión de la sección siguiente representan una categorización preliminar que distingue nodos estructurantes del territorio, así como núcleos a potenciar como centros de servicios regionales. Tal como se aclaró oportunamente en el caso de los corredores – ejes de desarrollo, las representaciones no suponen determinaciones, sino que son la expresión preliminar de una estrategia y su consecuente impacto territorial. Los criterios con los que se han seleccionado las ciudades responden a variables múltiples, tales como: importancia regional actual y tendencial; dinámica demográfica; oportunidad de desarrollo que aportaría la concreción de nuevos ejes de conectividad; entre otros, todo ello compatibilizado con las iniciativas que cada provincia ha planteado para sus respectivos territorios.

SEGUNDO CICLO
El segundo ciclo tiene como fin actualizar el Modelo Deseado de Territorio planteado en el primer ciclo, actualizar y revisar los objetivos, programas y planes para alcanzar ese modelo y finalmente ajustar la cartera de proyectos realizando una ponderación de los mismos analizando su impacto en el territorio. Los equipos provinciales terminaron la primera etapa (PET) con una regionalización -sobre el Modelo deseado Provincial-que diferenciaba áreas a Desarrollar, a Cualificar y a Potenciar. Con la base de esta regionalización, y manteniendo la posibilidad de reformularla se comenzó a ponderar la cartera de proyectos. Para esto se elaboró una metodología que tiene por objetivo último confeccionar una cartera ponderada de proyectos estratégicos respecto a su rol en la construcción del modelo deseado de territorio. La metodología posee cuatro etapas: las primeras tres a nivel micro regional y la última a nivel provincial. Cabe aclarar que el trabajo con las carteras de proyectos refiere exclusivamente a la identificación de los mismos. A continuación se detalla el trabajo correspondiente al Segundo Ciclo del Plan Estratégico Territorial.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

53

La primera fase consistió en la revisión y actualización de los Modelos Actuales y Deseado resultantes del Primer Ciclo. Para ello se promovió la elaboración de Arboles de Problemas y Objetivos -propuesta extraída del marco lógico- que apuntó a la construcción de problemas complejos que respetara la heterogeneidad de los territorios.

54

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

De esta forma se construyeron problemáticas complejas en diferentes escalas de intervención, estimulando el trabajo integral entre organismos municipales y provinciales tanto de planificación como de ejecución. Es importante entender en esta fase que la construcción de problemas es planteada desde el conjunto de los sectores y no desde cada uno de ellos, evitando trazar miradas aisladas desde lo social, lo económico, lo ambiental, etc. Se pretende, entonces, incentivar la visión integral de la realidad en términos territoriales. Los Arboles de Problemas y Objetivos son una herramienta que permitió leer la consecución lógica entre las causas que producen los problemas troncales que impactan sobre el territorio, y a su vez permite vincular las estrategias y los proyectos destinados a resolver los problemas operando sobre las causas de los mismos. Estos mapas facilitaron la lectura de los problemas, y permitieron trabajar sobre la difícil tarea de no confundir un problema complejo con una causa. Promovieron, además, la organización de causas problemas-objetivos-estrategias-proyectos en diferentes estadíos de abstracción. En este momento del proceso se trabaja en un ida y vuelta constante con los diagnósticos y estudios del territorio. Esta primera fase resultó fundamental, ya que permitió imbricar las diferentes escalas, municipal y provincial, comenzando con la construcción de problemas. La segunda fase, desarrollada también a nivel microrregional, consistió en la evaluación de los impactos territoriales de los proyectos. Como herramienta se utilizó el análisis multicriterio, a partir del diseño de una matriz multicriterial. La misma se conformó con una lista de criterios (desglosados en subcriterios y a su vez en subcriterios1) consensuada por la Nación y las Provincias sobre los cuales los proyectos impactarían. La suma de criterios determina el impacto final que tiene un proyecto en el territorio. Conceptualmente esta fase se conforma por dos partes. En la primera parte de la tabla (marcada de azul, ver figura siguiente) se le asigna una determinada importancia o peso a cada una de las variables (criterios, subcriterios y subcriterios1 en relación a la importancia que tienen los mismos para una determinada microrregión. Esto permite que a regiones de diferentes características territoriales se les asigne valoraciones diferentes, en función de sus ideas de desarrollo (ya plasmadas en el Modelo Deseado Provincial), en los diagnósticos y en los árboles de objetivos. La segunda parte (marcada con naranja en la figura siguiente) consiste en asignarles puntaje a los proyectos en relación a la incidencia sobre los subcriterios 1, es decir, que se estima como repercute cada uno de los proyectos sobre cada uno de dichos subcriterios 1. Esto está determinado por las características particulares de los proyectos. Todas las estimaciones se ingresan a un software de análisis multicriterio. Como resultado, el programa, da una lista en orden de importancia con respecto al impacto territorial de los proyectos. Con esta diferenciación entre criterios territoriales y proyectos se comienza a operar con razonamientos de tipo estratégicos, ya que proyectos que no tienen gran escala pero que impactan significativamente en criterios importantes pueden salir beneficiados en relación a grandes proyectos que no inciden directamente sobre la problemática y la idea de desarrollo. Se comienza a vislumbrar que en la identificación de proyectos, la importancia de los mismos no depende solamente de su envergadura, sino también del impacto que tiene en el territorio según el Modelo Deseado planteado. La tercera etapa de la evaluación consiste en el estudio de sinergias entre proyectos, que tiene como objetivo evaluar de qué manera los impactos de cada uno de los proyectos inciden en el cumplimiento de los objetivos de los otros proyectos, en una misma microrregión. Se realizó a través de una matriz de impacto cruzado o matriz de sinergia. Para ello se confecciona una tabla de doble entrada donde se colocan todos los proyectos en ambos lados. Se valora del -2 al +2 siempre con números enteros. Se estima la relación de cómo cada proyecto contribuye, u obstaculiza, a la realización de los objetivos de los otros proyectos. De manera horizontal se lee lo que cada proyecto genera sobre el resto de los proyectos y de manera vertical lo que recibe de los otros proyectos. Sobre el final de cada fila y columna hay una casilla que suma los puntajes positivos y negativos finales, y las cuentas- cantidad de proyectos a los que afectan y por los cuales son afectados- positivas y negativas totales. Esta etapa termina con un informe sinérgico que plantea los beneficios y complementariedad de los proyectos.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

55

La cuarta y última etapa del trabajo a nivel provincial fue la elaboración de una cartera de proyectos identificados y ponderados por la provincia. Esta cartera es una construcción que resultó de la consideración y el análisis que cada Provincia hizo de los productos obtenidos en cada etapa. No es una agregación lineal o aritmética, sino el resultado de la lectura conjuntiva de la información derivada. Documento del Plan Estratégico Territorial Argentina del Bicentenario Avance I La realización del documento "Avance I Plan Estratégico Territorial - 1816-2016 Argentina del Bicentenario" constituye el cumplimiento de una primera etapa de la iniciativa puesta en marcha por el Gobierno Nacional. En este marco, dicho documento tiene como vocación constituirse en una herramienta que, pueda comportarse como punto de referencia, como aporte para los procesos decisionales que se sucedan en adelante y/o para la articulación de la inversión pública y privada sectorial. Ahora bien, por esta misma razón, los resultados alcanzados son exclusivamente de carácter orientativo y las iniciativas o propuestas concretas que se vuelcan en materia de dotación de infraestructuras, expresan el criterio formado a lo largo del proceso de trabajo acerca de su importancia estratégica para la construcción de un nuevo modelo territorial. Se trata de la identificación del conjunto de acciones multisectoriales que permitirían incidir sobre las tendencias positivas o negativas que impone la actual organización del territorio, ya sea potenciándolas o interviniendo decididamente para su transformación. Resta en adelante llevar a cabo una importante etapa de ajuste, profundización y ampliación de las propuestas, en un proceso de toma de decisiones a nivel nacional, regional, provincial y local, mediante el cual se pondere y priorice la magnitud de las demandas pendientes a lo largo y ancho del territorio. Asimismo, y sin eludir la responsabilidad prioritaria

56

KOSSOY & JOVANOVICH (2011), Plan Estratégico Territorial ARGENTINA 2016

del Estado en la materia, este proceso deberá contar con la participación de organizaciones no gubernamentales, instituciones académicas, organizaciones empresariales y de la población en general, para llegar a constituirse en la expresión de un proyecto colectivo.

A los resultados documentables detallados, debe agregarse uno de carácter intangible, a nuestro entender de suma importancia en una tarea como la que se ha abordado. Se trata de la movilización institucional que esta encomienda ha provocado; la reapertura del debate en torno de la creación de infraestructura dentro de escenarios de planificación regional, -un efectivo cambio de tendencia respecto de la ausencia a la que hemos estado acostumbrados en décadas pasadas -; en suma, la nueva puesta en agenda de la planificación territorial en el seno de los organismos públicos. Si bien no fue fácil inicialmente romper la inercia heredada, la fortaleza de la convocatoria y la propia dinámica participativa fue generando efectos sinérgicos y con ello un creciente compromiso de los actores. Situaciones notables, como el hecho de que equipos de planeamiento de provincias vecinas se encontraran por primera vez en las oficinas del gobierno nacional y de que esta haya sido la ocasión de dialogar acerca de temas comunes históricamente postergados, constituye un logro en sí mismo. Todo esto nos permite afirmar sin lugar a dudas que lo hecho no solo se valida en el documento del Plan Estratégico, sino en el efecto provocado por su propia dinámica de construcción: la construcción de confianzas y lenguajes comunes que consolida el capital social y simbólico, uno de los condicionantes intangibles del desarrollo regional.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 57 -62 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN-13: 978-987-25302-1-1

La información geográfica: un arma para la guerra y el ejercicio (y la disputa) del poder Sobre la no neutralidad de la información geográfica
Alejandro SCHWEITZER Correo-e: alejandro.schweitzer@gmail.com

Universidad Nacional de la Patagonia Austral - CONICET Lisandro de la Torre 1070 (9400), Rio Gallegos (SANTA CRUZ)

“La geografía es un arma para la guerra y el ejercicio del poder” Yves Lacoste, 1976

INTRODUCCIÓN
A mediados de los años 70, en momentos de revitalización y para algunos el surgimiento de la corriente crítica de la geografía en países como Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, México o Brasil, entre otros, el geógrafo francés Yves Lacoste publicaba su reconocido libro titulado “La geografía, un arma para la guerra” (1976). Traducido al año siguiente al castellano, la provocación de su contenido crítico a las formas del ejercicio y la enseñanza de la geografía, así como el rol de esa disciplina como conocimiento estratégico para el ejercicio del poder dio vueltas al mundo. Producto de la censura en países como la Argentina y otros que en esos momentos vivían bajo regímenes dictatoriales y genocidas, y luego de la recuperación de gobiernos constitucionales por la inercia o complicidad por parte de investigadores, profesores y profesionales del área así como por la demora en la traducción de algunos textos, muchos de los cuestionamientos, como el citado de Lacoste y de otros autores, entre otros Pierre Bourdieu desde la sociología o David Harvey y Milton Santos desde la geografía (Bourdieu, 1971; Harvey, 1973; Santos, 1978) , que replanteaban el papel del investigador en relación al objeto de estudio y su compromiso con la sociedad, dejaron de ser considerados desde su aporte crítico en el sentido citado, cuando no fueron directamente eliminados de las bibliografías de los planes de estudio. En la Argentina y en relación al papel del geógrafo, consideraciones como las expresadas precedentemente, puestas nuevamente en el tablero por recientes publicaciones como por ejemplo por Gerardo De Jong merecerían extender y profundizar el debate desde un punto de vista crítico (y autocrítico de numerosos profesionales incluido quien escribe) sobre el ejercicio de la disciplina (De Jong, 2009). Retomando el planteo de Lacoste, que inspira el título del trabajo, se apunta a profundizar el debate en torno al uso, “normal” de la información geográfica, su generación y las utilidades que presta a distintos actores de la sociedad regional patagónica, enfocados desde el punto de vista crítico que encabeza esta introducción. Lo que aquí se desarrolla es también resultado de reflexiones y debates mantenidos a lo largo de más de siete años de participación en iniciativas de ordenamiento del territorio y en congresos sobre temáticas afines, en distintos ámbitos de la Patagonia Austral y en particular en la Provincia de Santa Cruz. Algunos avances ya fueron presentados en reuniones científicas, en particular en las I y II

58

SCHWEITZER (2011), Sobre la no neutralidad de la información geográfica

Jornadas de Información Geográfica y Ordenamiento del Territorio organizadas desde el Sistema de Información Territorial de la Provincia de Santa Cruz, en 2008 y 2009, y en publicaciones (Schweitzer, 2008; 2009). La presentación se estructura en una primera sección en la cual se retoman algunos planteos en torno al concepto de proyecto de territorio poniéndolo en relación con la información geográfica, en una segunda parte donde se acentúa la necesidad de poner en marcha políticas de ordenamiento y desarrollo territorial orientados a un proyecto de territorio de signo progresivo y finalmente una tercera sección donde, a modo de conclusión, se realizan algunas reflexiones alrededor de las características que debería asumir el tratamiento de la información, como una de las condiciones y recursos para la realización de un proyecto progresivo del tipo del expuesto en la segunda sección. Proyecto de territorio e información geográfica Existen pocos trabajos que exploren el sentido y las cargas ideológicas de la información geográfica. En lo que respecta a la generación y uso de la cartografía y sus roles como herramienta para el ejercicio del poder se puede citar los trabajos de Brian Harley sobre la naturaleza de los mapas (Harley, 2005). Para la Argentina existen trabajos recientes relacionados con el proyecto de Nación de la generación de los ‘80, la construcción del sistema estadístico nacional y la carga implícita en las decisiones de qué y cómo medir para estudiar la sociedad (Otero, 2007). En los párrafos que siguen se apunta a desarrollar los aspectos relacionados con los procesos de construcción de territorio. Si adherimos a la concepción del territorio no como espacio dado sino como construcción social, con su temporalidad y como espacio material/ideal resultante de acciones voluntarias e intencionales de “desterritorialización” (Haesbert, 2000), resulta tan imposible desvincularlo de sus dimensiones materiales (medio natural y construido) o sociales y económicas (aspectos demográficos, usos y actividades localizadas) como de su dimensión ideológica y política. En la publicación de las I y II Jornadas de Información Geográfica y Ordenamiento del Territorio, se definía al territorio como “testimonio de una apropiación social, económica, ideológica y política del espacio por grupos que se dan una representación particular de ellos mismos, de su historia y de su singularidad” de lo cual derivaba la noción de proyecto de territorio en tanto expresión de la voluntad de esos grupos sociales de darle el perfil por ellos buscado, de alcanzar un determinado territorio-objetivo (Schweitzer, 2009). Estos proyectos de territorio reflejan los “programas” en los cuales Estados, empresas y distintos sectores sociales presentes en el territorio definen, en un escenario en permanente conflicto, los perfiles de apropiación, ocupación, tipos de uso e intensidades de aprovechamiento de los recursos existentes y a potenciar o conservar. Como resultado del proceso las estructuras espaciales, en permanente transformación, expresan correlaciones de fuerzas cristalizadas a cada momento donde se realicen acciones voluntarias de los distintos grupos sociales o se tomen decisiones en materia de ordenamiento territorial, desde el Estado, donde predominarán las visiones del territorio de los grupos dominantes. Estos programas son resultado de procesos de evaluación territorial (implícita la mayor parte de las veces) que en función de intereses contrapuestos realizan grupos que aspiran a mantener los actuales perfiles territoriales, se disputan para alcanzar mayores niveles de explotación de las potencialidades o buscan resistir y poner en discusión proyectos alternativos. Sea cual sea la posición de la que se trate, el plan para alcanzar un determinado proyecto de territorio incluye los pasos a seguir en término de objetivos, estrategias y lineamientos, normativas y proyectos y define prioridades espaciales y sectoriales en la asignación de recursos. Es aquí donde la información geográfica comienza a jugar un rol esencial, ya que podría servir tanto como línea de base para la implantación de proyectos como de argumento para su legitimación o para reforzar las posiciones opuestas. Siguiendo la línea de la no neutralidad de la información geográfica y dependiendo de la posición y el sector de que se trate, contará o no con la información necesaria, accesible y suficiente para llevar adelante tanto el diagnóstico como para la evaluación territorial, la toma de decisiones en materia de ordenamiento territorial o apuntando a modificar el rumbo en sentido de perfiles (objetivos)

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

59

alternativos. El principal actor en la generación y administración de la información estadística geográfica oficial es el Estado. Es también tarea concurrente entre los distintos niveles del sector público, el nacional por medio del INDEC y de las provincias representadas por los respectivos sistemas provinciales de estadística. En algunos casos, muy pocos, esta tarea y la de generación de información geográfica se dan de manera asociada, por ser dependientes la administración de ambas fuentes de un mismo organismo provincial. Respecto a los usuarios de estas informaciones, son fundamentalmente tres tipos de actores. Por un lado el mismo Estado Nacional, provincias y municipios en sus procesos de toma de decisiones en materia sectorial y territorial, mientras que en las escalas provinciales y en algunos casos locales existen muchas veces niveles de producción de información, mayores en magnitud de datos o en profundidad. Por otro lado, en el marco de las actuales dinámicas mundiales, las empresas trasnacionales usan estas informaciones a la vez que generan sus propios datos. El tercer tipo de actores es el correspondiente a las sociedades regionales y locales, por medio de sus organizaciones sociales no gubernamentales, instituciones del sector académico y del sistema de investigación. Retomando el trabajo citado de Otero (2007) y dependiendo de las orientaciones que puedan darle estos tres tipos de actores, podría trabajarse en una línea que procure desvelar cargas ideológicas implícitas en el manejo de la información geográfica. En este sentido, desde el punto de vista del investigador y también, cada vez mas, desde los movimientos de resistencia a determinados proyectos, el reconocimiento de un proyecto de territorio pasaría por una tarea de análisis, captación e interpretación de información geográfica (estadísticas, indicadores, cartografías), de los discursos asociados o no directamente y de las dinámicas espaciales identificables sobre el territorio. Aplicando lo antedicho sobre las realidades actuales a nivel mundial (cambio climático, calentamiento global, guerra por los recursos naturales, seguridad alimentaria y energética entre otros problemas candentes) y las maneras en que estos procesos se despliegan en espacios continentales sudamericanos, nacionales, regionales (provinciales, interprovinciales y transfronterizos), y locales asociados a procesos de “expansión geográfica” (Harvey, 2004), en los párrafos que siguen se buscará poner en relieve la urgencia (y emergencia) de recuperar y potenciar la generación, profundización y democratización del acceso a la información geográfica, poniendo el acento en particular en la Provincia de Santa Cruz. La expansión geográfica y la producción de territorio definen el perfil de la información Una parte significativa de lo que se expone en los párrafos siguientes se asienta en conceptos ya desarrollados en el capítulo de la misma autoría incluido en el libro de las I y II Jornadas, ya citado, como ser los sistemas de apoyo a la toma de decisiones, los indicadores de desarrollo territorial nacionales utilizados en 2008 y los provinciales así como las unidades espaciales (Schweitzer, 2009). En lo que sigue interesa ponerlos en relación en primer lugar con lo que David Harvey denomina “solución espacial” (2004), que en términos genéricos corresponde a la “expansión geográfica” y podría también asociarse a procesos de ajuste espacial para luego argumentar sobre la necesidad de formular un nuevo proyecto de territorio. La expansión geográfica La expansión geográfica corresponde a la reproducción ampliada del capital, que espacialmente se expresa en apropiación y transformación del espacio a efectos de construir territorios que sean funcionales a objetivos de puesta en valor de sus recursos, por parte de actores generalmente externos a la región. En estos procesos intervienen factores de producción: capital, fuerza de trabajo, que se movilizan sobre un territorio con objetivos concretos como los mencionados arriba. Asociado en su tratamiento a la noción de acumulación por desposesión que el autor ya desarrollara años anteriores retomando el trabajo de Rosa Luxemburgo (Harvey, 2006; Luxemburg, 1913), se parte de los siguientes presupuestos:  La apertura de nuevos mercados y el acceso a nuevas fuentes de recursos naturales distantes aumenta

60

SCHWEITZER (2011), Sobre la no neutralidad de la información geográfica

el tiempo de rotación del capital, a no ser que se produzcan mejoras en la velocidad de circulación que lo compensen,  La capacidad tanto del capital como de la fuerza de trabajo de moverse, rápidamente y a bajo costo, de lugar en lugar depende de la creación de infraestructuras físicas y sociales seguras y, en gran medida, inalterables. Lo arriba expuesto permite explicar dinámicas y procesos de producción de espacio geográfico, de nuevas configuraciones territoriales, sus geometrías en múltiples escalas, las relaciones entre el sector público, empresas y sociedades. El Estado, a cargo de la puesta en marcha de acciones de ordenamiento del territorio y con objetivos muchas veces apenas enunciativos de buscar la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, establece relaciones y responde a demandas de las grandes empresas. Las alternativas y conflictos de usos del espacio sostenidas por grupos con distinta cuota de poder, donde lo que interesa en particular no es tanto quien realiza tal actividad sino fundamentalmente si el perfil buscado para un territorio por parte de esos grupos es el mantenimiento del modelo rentístico, como sucede en gran parte de la Patagonia extractiva minera y petrolera y los atractivos turísticos asentados en la explotación del espectáculo natural, o si se intenta intensificar el uso productivo de los territorios, por desarrollo de la agricultura, la fruticultura o la ganadería no tradicional e inclusive con usos industriales. Finalmente y siempre en lo que hace a procesos de expansión geográfica sobre espacios regionales, aportaría al mejor entendimiento de las maneras en que dichos procesos inciden sobre las sociedades regionales y las capacidades de las mismas de decidir sobre su propio destino pero también comprender las maneras en que procesos globales inciden localmente generando y/o potenciando riesgos y vulnerabilidades socio-ambientales y condicionan el desarrollo sostenible. Un nuevo proyecto de territorio para la Provincia de Santa Cruz Luego de más de cuatro años de avances en el proceso de ordenamiento y desarrollo territorial en la Provincia de Santa Cruz y producto de la evaluación territorial realizada en el último tramo entre agosto de 2008 y diciembre de 2009, queda clara la necesidad de formular otro proyecto de territorio. Esta necesidad y urgencia se fundamenta en las siguientes características identificadas en la realidad del desarrollo territorial provincial:  Desarrollo territorial asentado en el aprovechamiento no siempre sustentable de los recursos suelo y agua para la ganadería y la extracción de recursos naturales no renovables mineros y energéticos,  Presión sobre los recursos naturales por parte de grandes empresas,  Existencia y acentuación de los procesos demográficos, por migración y crecimiento vegetativo, con consecuencias en problemáticas sociales de distinta gravedad,  Saturación en viviendas, equipamientos e infraestructuras básicas para la población y la producción,  Ausencia o insuficiencia de políticas de control, debilidad de las regulaciones en niveles provincial y municipal y su articulación, y finalmente,  Ausencia de condiciones técnicas para la coordinación en la construcción de obras públicas y ejecución de políticas sectoriales con incidencia espacial. En el camino de la formulación de otro proyecto de territorio y dependiendo de la visión que se tenga se definirá el ¿para quién?, el ¿qué? y el ¿cómo medir? y se regulará de una manera más estricta o más abierta el acceso a la información geográfica, al menos a la generada desde el sector público. Tanto en el momento de proponer los objetivos provinciales enunciados en 2006 para orientar propuestas de ordenamiento y desarrollo territorial y expuestos parcialmente en el capítulo aportado en la publicación de las I y II Jornadas, como en el trabajo de diagnóstico territorial realizado en la segunda fase 2008 - 2009, se apuntó a generar un sistema de indicadores de desarrollo territorial que fuera consecuente con las necesidades aquí enumeradas. Se trata inicialmente de indicadores de cobertura por obra social y educación y de cobertura y calidad de la provisión de agua, saneamiento y energía de uso residencia; indicadores de producción agropecuaria y

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

61

demográficos; de cobertura y calidad de servicios públicos por red (agua, energía, saneamiento y telecomunicaciones), servicios de transporte (urbana y rural), financieros y comercios; indicadores de demanda de las actividades productivas (y residenciales asociadas) y la oferta por parte de las infraestructuras de apoyo a la producción; indicadores de accesibilidad y densidades de las redes e indicadores de vulnerabilidad, riesgo, accesibilidad e infraestructuras de apoyo. En 2008 y 2009 se avanzó también en torno a la evaluación de aptitudes del medio natural para la realización de actividades y la instalación humana. Planificación participativa y acceso a la información geográfica La situación actual de la planificación en espacios como los de la Patagonia Austral y en particular la Provincia de Santa Cruz puede caracterizarse por la ausencia de consenso en el Estado provincial sobre la necesidad del ordenamiento territorial, la debilidad en cantidad y formación de los profesionales integrantes de los equipos técnicos; la inexistencia de instancias de coordinación interministerial; la ausencia de legislación (la vigente es de 1978); la organización político – administrativa donde el régimen municipal no cubre la totalidad del territorio; y retrasos en la generación de estudios de base, sectoriales y territoriales para la toma de decisiones en algunas áreas de la realidad provincial. En relación mas directa con la información geográfica puede mencionarse el difícil acceso a información estadística sectorial demográfica, económica y agropecuaria (propiedad del Estado provincial) por parte del propio Estado provincial y de los movimientos sociales y sociedades regionales. Con las mencionadas restricciones, no solo resulta condicionada la realización de acciones de ordenamiento y desarrollo territorial sino también limita el acceso al conocimiento del territorio en tanto espacio de aplicación de las políticas públicas territoriales. De este modo terminan condicionados los dos momentos de los procesos de planeamiento, el momento “técnico-político”, por la debilidad del sector público para llevar adelante los procesos y el momento “técnico-científico”, por las limitaciones en disponibilidad, accesibilidad y adecuación de la información geográfica, así como el acceso a diagnósticos sectoriales y territoriales que refuercen los procesos de planificación participativa y estratégica. Frente a esta situación cobran mayor presencia iniciativas de grupos privados de consultores y grandes empresas vinculadas con las actividades extractivas o con el sector público. Tal es el caso de Pan American Energy cuando decidió en 2006 impulsar un Plan territorial para la cuenca del Golfo San Jorge o de las empresas mineras, que desde organismos mixtos como las agencias de desarrollo realizan actividades orientadas a mitigar las resistencias a las actividades que realizan en el territorio provincial, cuestionadas no solamente por el desconocimiento sobre la gravedad de la contaminación ambiental generada y el saqueo que significa los beneficios impositivos con que cuentan, para extraer recursos naturales no renovables y sin agregación de valor local, sumadas a la debilidad de controles por parte del Estado provincial, que terminan beneficiando a las empresas. En esta situación, la actuación de actores regionales de significativa y reconocida presencia en el espacio provincial, como es el caso de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral oscila entre el compromiso con las empresas, mediante la realización de estudios de impacto ambiental y otros estudios particularizados, la participación en acciones de ordenamiento y desarrollo territorial impulsadas por el Estado provincial y gobiernos locales y la articulación progresiva con los por ahora poco desarrollados movimientos sociales, que buscan impulsar acciones de control social de las actividades pasibles de condicionar el desarrollo sostenible de sus territorios. En síntesis, si la geografía (la información geográfica) es un arma para la guerra y el ejercicio del poder, la democratización de la generación y fundamentalmente la mejora en el acceso a la información geográfica serán las armas con las que cuenten las sociedades regionales y locales para profundizar el conocimiento de sus propias realidades e impulsar con mejores informaciones y mas fuertes argumentos la formulación de proyectos de territorio alternativos y sostenibles, que de una vez por todas modifiquen el perfil extractivo – exportador que Santa Cruz sigue padeciendo desde periodos anteriores a la provincialización.

62

SCHWEITZER (2011), Sobre la no neutralidad de la información geográfica

BIBLIOGRAFIA
BOURDIEU P. 1971. Champ du pouvoir, champ intellectuel et habitus de classe. Scolies. Cahiers de Recherches de L'École Normale Supérieure Nº1. ENS, Paris. DE JONG G. 2009. Geografía, método regional y planificación. Catálogos, Buenos Aires. HARLEY B. 2005. La nueva naturaleza de los mapas. Ensayos sobre la historia de la cartografía. Fondo de Cultura Económica, México. HARVEY D. 1973. Social justice and the city, Arnold, Londres. LACOSTE Y. 1976. La géographie, ça sert, d´abord, à faire la guerre, Maspero, Paris. LUXEMBURGO R. 1913. La acumulación del capital, s/d, Buenos Aires. OTERO H. 2007. Estadística y nación. Una historia conceptual del pensamiento censal de la Argentina moderna, 1869-1914. Ed. Prometeo, Buenos Aires. SANTOS M. 1978, Por uma geografia nova, Hucitec, São Paulo. SCHWEITZER A. 2008. Desarrollo territorial y ajuste espacial. La difícil relación entre políticas públicas y planificación “privada” en el norte de Santa Cruz”. Revista de Estudios Regionales y Mercado de Trabajo Nº4, pp201216. CIPSA, Centro de Investigación y Promoción para la Salud, la Educación y el Ambiente, Buenos Aires. SCHWEITZER A. 2008. Otra Patagonia Austral es posible. Proyectos de territorio entre la emergencia y la urgencia. Revista Proyección Nº5, CIFOT, Mendoza. SCHWEITZER A. 2009. El lugar de la información geográfica en el ordenamiento y desarrollo territorial. El caso de la Provincia de Santa Cruz. En: Diaz y Calviño (comp) Actas de las I y II Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial (20072008), eBook SIT Santa Cruz, Río Gallegos.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 63 -70 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz

Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Implementación y utilidad de los SIG en la industria hidrocarburífera y en la gestión ambiental asociada
Pablo GOLDBERG Correo-e: pagoldberg@gmail.com

Consultor Independiente de Oil & Gas Data Management

RESUMEN
El uso de los Sistemas de Información Geográfica en la industria hidrocarburífera es relativamente reciente. En general, los datos georreferenciados han sido utilizados en forma aleatoria, aislada, y en bases de datos separadas de los sistemas de gestión de bases de datos de las empresas. En nuestro país, la información fue organizada desde los inicios por la ex YPF estatal. En nuestros días, algunas organizaciones ya utilizan los SIG para la administración de cartografía y para la presentación de Estudios y monitoreos ambientales a las autoridades de aplicación. El desafío es integrar los datos y agilizar la gestión de los mismos, tanto para incrementar la sustentabilidad del área de datos de las empresas, como para contribuir al mejor desenvolvimiento de las tareas de contralor de las Autoridades de Aplicación del sector.

INTRODUCCION
A lo largo de su historia, la industria hidrocarburífera ha ido desarrollando distintas herramientas para organizar sus datos. La cartografía de base y la disposición de los datos útiles para las distintas fases de la actividad han acompañado en forma despareja en la industria que nos ocupa a los avances de la tecnología de la información y las herramientas de representación espacial. Desde el punto de vista económico, no siempre las empresas del sector han comprendido la importancia de contar con una base de datos georreferenciada unificada y de fácil acceso y actualización. Han contribuido a este factor las propias características del sector:  Una elevada competitividad que acentúa el grado de confidencialidad de los datos inter-empresas o aún dentro de los distintos sectores de una misma empresa,  Una ausencia de gestión integrada de la información, o una separación marcada entre las áreas de data management y las áreas de gestión cartográfica de cada empresa,  La falta, en el pasado, de normas o certificaciones internacionales, o de las organizaciones colegiadas que agrupan a las empresas del sector, para regular el manejo del sector de datos georreferenciados.  La no existencia en años anteriores de normas o disposiciones dictadas por entes estatales para ordenar o presentar los datos georreferenciados a los efectos de su fiscalización. En el caso particular de la Argentina, la principal fuente de información ha sido desde los primeros años de la actividad la ex petrolera estatal YPF, que tuvo a su cargo la absoluta mayoría en la actividad de

64

GOLDBERG (2011), SIG en la industria hidrocarburífera

exploración, explotación, desarrollo, comercialización y transporte de fluidos energéticos desde su fundación en 1922 hasta su completa privatización en 1994. El objetivo de este trabajo es analizar brevemente la situación actual del uso y administración de la información georreferenciada en la industria de hidrocarburos, y las perspectivas de avance y desarrollo de los SIG e IDE en dicha industria, y el papel de las autoridades de aplicación en la reglamentación de su uso.

EL MANEJO DE LA INFORMACION GEORREFERENCIADA EN LAS DISTINTAS AREAS DE NEGOCIO DE HIDROCARBUROS
Usualmente la actividad de hidrocarburos se divide en las siguientes áreas de negocio:  Upstream (exploración- producción)  Midstream (ductos-mantenimiento-activos)  Downstream (refinación-transporte-comercio) En el presente trabajo nos centraremos en las áreas de Upstream y Midstream Upstream (exploración- producción) Las primeras aproximaciones cartográficas en formato digital aparecen a fines de los años ´70 y principios de los ´80 a través de los software CAD. Las áreas de cartografía, proyectos e instalaciones producían los planos de ubicación, locaciones de pozos, instalaciones, ductos, en forma independiente, sin relación espacial entre unos y otros y usando coordenadas virtuales no proyectables en forma proporcional, sino estimables a escala del dibujo. Sólo en algunos casos, y en años posteriores, los sistemas de gestión comenzaron a incluir en sus interfaces mapas georreferenciados incluyendo los siguientes datos:  Bases de datos  Pozos  Plantas  Baterías  Ductos (petróleo, gas, agua)  Yacimientos, concesiones  Instalaciones de Recuperación secundaria (satélites, acueductos, plantas de tratamiento)  Líneas sísmicas  Información geológica, o eventualmente hidrogeológica  Otros datos de interés La base cartográfica de dichos datos partía siempre de información “existente”, es decir “conseguida” por los propios operadores, obtenida de bases de datos públicas (IGM, SEGEMAR, fuentes privadas). Dicha información carecía de normas establecidas en cuanto a los sistemas de referencia. Muchos de los datos preexistentes estaban representados en coordenadas establecidas por la propia YPF, (Pampa del Castillo, Campo Inchauspe y otros ) referidos a mojones o puntos de referencia elegidos en las localidades afectadas por la operación. Las características de dichos datos eran las siguientes:  Falta de precisión aceptable en representación espacial  Falta de unidad entre los distintos operadores de diferentes áreas e incluso dentro de una misma área de trabajo  Dificultad para exportar, representar gráficamente con calidad aceptable el material representado  Difícil adaptabilidad a los motores de bases de datos generales de la empresa con la consecuente dificultad para la actualización.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

65

Muchos de estos problemas persisten en la actualidad. Es común ver que en muchas empresas se crean departamentos cartográficos específicos, o se contratan empresas de consultoría o software SIG para introducir estas herramientas en las operaciones de exploración, explotación y desarrollo de hidrocarburos, pero estos actores se limitan a elaborar archivos de salida que no todos (y a veces muy pocos) utilizarán, por razones de tiempo y presiones de trabajo. Aquellos que realizan la tarea cotidiana, por ejemplo, de controlar las perforaciones, reparaciones de pozos, work-over, etc (trabajos de intervención en pozos preexistentes) necesitan soluciones rápidas, concisas, con el menor tiempo posible dedicado a capacitación en nuevos métodos, especialmente cuando no se entienden los beneficios que los mismos tienen para su trabajo en general. Es así que, salvo en casos muy particulares, las empresas hidrocarburíferas van incorporando los SIG en forma lenta e incompleta, especialmente en el área de control ambiental, donde en la mayoría de los casos la actividad se terceriza, y donde para la organización de dichas tareas, las autoridades de aplicación exigen cada día más la entrega de información, el procesamiento e incluso la utilización de los formatos SIG para estudios específicos además de los monitoreos y Estudios Técnicos de Impacto Ambiental requeridas tanto para las perforaciones de nuevos pozos, construcción o ampliación de ductos y/o plantas o baterías, etc. A este tema nos referiremos más abajo.

COMO SE TRABAJA
Algunas empresas trabajan con software de licencia, el más popular y desarrollado es el ESRI ArcGIS (actualmente en sus versiones 9x) especialmente aquellas con casa matriz en los Estados Unidos, aunque otras empresas de base europea o local usan, aunque utilizando las herramientas básicas, el mismo software en varias áreas de trabajo. En las primeras, las que tienen más desarrollados sus departamentos de cartografía y SIG, trabajan con modelos de File o Personal Geodatabases: La diferencia entre las primeras y las segundas es que las File Geodatabases son conectables a motores de bases de datos generales y poderosas como Oracle, My SQL y otras. Las Personal Geodatabases se limitan al entorno de un MS Access, con poca capacidad de almacenamiento de datos pero ductilidad para la edición simple y la portabilidad de los mismos. En todos los casos se cargan metadatos de acuerdo a normas específicas (la FDGC del propio ESRI o la establecida por la propia empresa) y que hace extensible a sus proveedores. A principios de este siglo, Pariani y Sánchez, de la empresa Total Austral, propusieron el esquema de la FIGURA 1. Para tener una idea de cómo se realiza la representación espacial y asociación de datos georreferenciados en la industria que nos ocupa, se puede establecer un ejemplo tipo. Los datos se representan en formato .shp y raster y se agrupan según estos criterios que pueden variar según la empresa: 1.CARTOGRAFÍA BASE  Límites Continentales  Límites país  Límites provinciales  Departamentos y Partidos  Ejidos  Localidades  Superficiarios  Ríos  Lagos y Lagunas  Batimetría  Rutas  Caminos provinciales  Caminos vecinales

66

GOLDBERG (2011), SIG en la industria hidrocarburífera

    

Parques nacionales Reservas o Parques Provinciales Topografía Base Imágenes satelitales (eventualmente imágenes DEM o TIN) Otros

2.GEOLOGIA  Mapas Geológicos  Mapas Geomorfológicos  Mapas Hidrológicos  Mapas de aguas subterráneas  Mapas estructurales  Mapas Isopáquicos o isócronos  Modelizaciones, esquemas estratigráficos, etc.  Otros 3.EXPLORACION  Líneas Sísmicas 2D  Cubos de Sísmica 3D  Otros (gravimetría, geoquímica) 4.JURISDICCIONES LEGALES DE HIDROCARBUROS  Cuencas Hidrocarburíferas  Áreas y Concesiones  Yacimientos  Otros 5.INSTALACIONES  Pozos  Baterías  Plantas  Locaciones  Ductos  Satélites El esquema referido (FIGURA 1) es sólo una generalización de los ejemplos observados en distintas empresas y/o consultores y es absolutamente variable según la magnitud de las áreas abarcadas (escala nacional, de cuenca, provincial o regional). Los datos asociados a dichos vectores abarcan desde información histórica, de producción, datos constructivos, y todo aquello que se haga necesario para ilustrar, además de ubicarlos geográficamente. El formato de las tablas, las especificaciones de tipografía , formato de los campos y extensión de los mismos es también privativo de cada empresa y no responde a normas comerciales u oficiales, por lo menos de nuestro país. En los casos que alcanzan a nuestro conocimiento, todavía no existe una sistemática utilización de los datos SIG en las áreas específicas de exploración y explotación. Sí se utilizan para mapas de salidas (Layouts), y otros usos de práctica específica, que se combinan con herramientas usadas por los geólogos (Kingdom, Petras, y otros) que ya cuentan con estilos y aplicaciones pre-manufacturadas para la realización de mapas geológicos, estructurales y/o isopáquicos, perfiles geológicos, estratigráficos y estructurales, y otras herramientas gráficas de representación espacial útiles para las tareas prospectivas esencialmente. Adicionalmente pueden usarse hipervínculos de pozos a legajos, archivos LAS de ensayos y perfiles, o de líneas sísmicas a archivos SGY de interpretación. Esto se registra en prácticas más bien

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

67

particulares de los profesionales y no institucionales a nivel de empresa. FIGURA 1

Midstream (ductos-mantenimiento-activos) En este área de trabajo se utilizan prácticamente los mismos criterios de distribución de los datos, sólo que aquí se encuentran involucrados exclusivamente datos ingenieriles, a los que se suman datos contables de activos y mantenimiento. Pesan más en este caso los inventarios de materiales y presupuestos de obra, que son comunes en el mantenimiento de instalaciones y ductos.

LOS SIG EN EL CONTROL AMBIENTAL DE HIDROCARBUROS
Gracias a los oficios de las Autoridades de Aplicación específicas, y al buen criterio de los operadores involucrados, en los últimos años ha aumentado considerablemente el uso de las herramientas SIG para la realización de Estudios Técnicos de Impacto Ambiental (ETIA), monitoreos ambientales, estudios especiales, y otras tareas del sector, que también, por la creciente sensibilidad social y cultural ha debido recibir más atención de las empresas operadoras en estos tiempos. El uso de SIG en los ETIA y en monitoreos ambientales Por lo general se utiliza en estos casos la base documental especificada más arriba y se realizan mapas a escalas específicas para ilustrar, documentar y apoyar los estudios técnicos. Estos estudios en los casos de rutina son requeridos para la perforación de pozos, campañas sísmicas, construcción, ampliación o mudanza de instalaciones tales como plantas de tratamiento, ductos, caminos internos, instalaciones de recuperación secundaria y terciaria, y otras. Los productos en general son los siguientes:

68

GOLDBERG (2011), SIG en la industria hidrocarburífera

       

Mapas de ubicación de nuevas instalaciones Mapas topográficos Mapas geomorfológicos Mapas de sensibilidad de suelos Mapas de vegetación Mapas geológicos Esquemas de sensibilidad ambiental Otros Los problemas de escala

Como es sabido, uno de los problemas típicos de la representación de datos espaciales, es la escala. Cuando se toman como base mapas regionales, ya sea, por ejemplo de geología o geomorfología, se toman cartas en general a escala 1:250.000 o 1:100.000. Lo mismo en las cartas topográficas del IGN, y otros datos digitalizados de material gráfico papel. Cuando se realizan trabajos a escala mayor, uno de los errores más comunes (en general por ahorro de recursos ) es tomar la información original y extrapolarla a las escalas de trabajo de cada estudio en sí. Esto genera gruesos errores de interpretación, ya que el margen de error topológico por corrección de escala es gigantesco en esas transpolaciones. Lo ideal es que cada profesional involucrado en los estudios particulares realizados a escala, realice la cartografía en el campo, para asegurar la certeza de los datos. Problemas de automatización de herramientas Otro problema muy común en la utilización de información cartográfica de base se produce en el uso de algoritmos preestablecidos por el software para la generación de curvas de interpretación (topográfica/ estructural/isópacas) en base a imágenes DEM producidas por sensores remotos. Ningún algoritmo proporciona resultados ajustados en forma automática en estos casos. Es necesario personalizar el uso de esos algoritmos en base a cálculos apropiados para lograr los mejores resultados. Esto nos lleva a un punto conceptual cardinal en lo atinente al uso de herramientas informáticas en ciencias aplicadas y naturales. La necesaria colaboración e interconsulta entre profesionales de las ciencias de información, cartógrafos, geodestas y los especialistas en el área de interés. Este concepto se hace extensivo a todas las áreas de trabajo que involucren estas herramientas informáticas. Problemas derivados de las fuentes de información La falta de provisión oficial de información técnico-científica de base adecuada hace que petroleras y consultoras multipliquen hasta el infinito la digitalización de las mismas capas, degradando en forma sistemática la confiabilidad de la información. Un ejemplo típico de esto es la falta de políticas específicas de SEGEMAR para la facilitación del acceso a las hojas geológicas y geomorfológicas a escala 1:250.000, actitud extensible a otros tantos organismos públicos provinciales o nacionales. Esta política, que lleva ya muchos años, es uno de los factores que fomenta además el “mercado negro” de datos, que se evitaría fácilmente, poniendo a disposición de los ciudadanos, una vez resguardados los marcos de confidencialidad, la valiosa información técnica y científica generada por profesionales de primer nivel. La ecuación debe ser: Interpretación profesional + ajuste de los algoritmos a utilizar + mano experta del cartógrafo + chequeo final del profesional = resultado final. Es por eso que no se deben dejar libradas las áreas de manejo de SIG sólo a personal informático, o cartógrafos. El profesional especializado debe integrar sine-qua-non un equipo interdisciplinario donde se analice correctamente. El verdadero ahorro de recursos para las empresas y el estado significa invertir en personal capacitado y no gastar el dinero repitiendo n veces los trabajos encomendados, debido a errores conceptuales. El uso de herramientas SIG no siempre se aprovecha en debida forma para interpretar y sacar

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

69

conclusiones de los resultados gráficos generados por ellas. Por lo general se toman como ilustraciones o mapas de ubicación, sin aportar datos adicionales de importancia al texto del estudio. Los mapas y análisis SIG deberían ser herramientas sumamente útiles para graficar, visualizar y a su vez lograr interpretaciones finales para los estudios y/o monitoreos ambientales. Estudios especiales Una de las áreas más ricas para la utilización de herramientas de SIG, es la de los estudios ambientales especiales. Estos permiten desarrollar esquemas y algoritmos específicos y originales para realizar análisis de SIG, creación de modelos standard (model builder en ArcGIS), aplicación de análisis espaciales generados por áreas de influencia (Buffer) y otras herramientas avanzadas de los sistemas georreferenciados. Entre otras áreas de interés, se encuentran los estudios hidrogeológicos integrados para el análisis de posible contaminación de acuíferos, la incidencia de la actividad hidrocarburífera en la contaminación del aire y/o visual de determinadas áreas, los problemas con superficiarios. Los problemas derivados de la cercanía de yacimientos a centros turísticos, etc. Dependerá de la habilidad y el criterio de la Autoridad de Aplicación correspondiente a cada región la posibilidad de profundizar estos estudios, de particular interés para la sociedad en su conjunto.

EL CONTROL DE LOS DATOS GEORREFERENCIADOS Y LAS NORMAS DE LA SECRETARIA DE ENERGIA DE LA NACION (SEN)
La Secretaría de Energía de la Nación (SEN), en el marco del programa PROSIGA, ha desarrollado en los últimos años una importante tarea de recopilación de datos hidrocarburíferos, asociados a su servidor de mapas interactivos, donde se pueden visualizar las capas SIG, con su correspondiente administración de metadatos, que ha volcado en la WEB asociada a las tradicionales aplicaciones de formularios de presentación de declaraciones juradas de las empresas, en particular el llamado “Capítulo IV” donde las empresas rinden cuenta a la Nación de sus datos de producción, a fin de tributar las regalías y cánones previstos por la Ley, y otros referentes a la actividad legal de petróleo y gas en el país. Por otra parte la misma entidad ha establecido normas y pautas para la presentación de archivos vectoriales y otros acompañando las presentaciones oficiales de las empresas, incluyendo criterios para la nomenclatura de archivos y formato de los mismos.

LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ Y EL MANEJO DE LA INFORMACION PETROLERA
Con motivo de la sanción del Decreto 546/2003, el traspaso de la jurisdicción como autoridad de aplicación a las Provincias para el otorgamiento de Permisos de Exploración en áreas libres, originó una iniciativa del Gobierno provincial, que inició en 2004 un proceso de creación de un banco de datos propio para la información de dichas áreas. Al crearse la Secretaría de Energía Provincial, se puso en funcionamiento un “Data Room”, que se puso a disposición de los interesados en participar de los actos de licitación y adjudicación de dichas áreas. Esto incluyó una base de datos SIG, que se conformó en base a información provista por YPF y otros repositorios privados. Pese a que el proyecto quedó inconcluso por diversas razones en 2006, la conformación del SIT SantaCruz (Sistema de Información Territorial oficial de la provincia de Santa Cruz) impulsado desde la Subsecretaría de Planeamiento a partir de 2007 permitió revitalizar la posibilidad de sostener una cantidad de capas temáticas básicas para integrar al servidor de mapas integrado actualmente. A su vez, la Subsecretaría de Medio Ambiente provincial impulsó e impulsa una serie de requerimientos para la entrega de información ambiental por parte de las empresas operadoras actuantes en la provincia, poniendo especial énfasis en el formato SIG de los mismos. De todos modos, es tarea de la autoridad de aplicación provincial específica del contralor de Hidrocarburos,

70

GOLDBERG (2011), SIG en la industria hidrocarburífera

verificar con personal capacitado el contenido y la actualización de un completo banco de datos que reafirmará el carácter de recurso natural propiedad del Estado Provincial y patrimonio energético de las nuevas generaciones.

CONCLUSIONES
Las herramientas informáticas que conforman las Infraestructuras de Datos Espaciales, pueden aportar importantes soluciones a diversos problemas organizacionales de las Autoridades de Aplicación de Hidrocarburos, y también a las empresas operadoras. Sería esperable una coordinación de esfuerzos en base a la negociación y la colaboración mutua, antes que una situación de obligatoriedad sujeta a normas impuestas. Esto sólo será posible si los entes estatales cuentan con personal altamente capacitado técnicamente, tanto en el área de Sistemas de Información Geográfica, bases de datos, como en los campos específicos de la actividad, Geología, Ingeniería, etc. Tanto en el control de buenas prácticas en todas las áreas del negocio, desde la perforación de un pozo, hasta el tanque de una estación de servicio, las mejoras que estas disciplinas pueden aportar se resumirían en lo siguiente:  Conformar equipos multidisciplinarios y promover una política de datos compartidos  Descenso en los costos de la administración de datos georreferenciados (se eliminaría la duplicación de datos, se agilizaría la distribución de los mismos, se acortarían los plazos de toma de decisiones)  Gran accesibilidad de los datos y libre disponibilidad para todos los profesionales involucrados  Mayor confiabilidad de los datos por la integración efectiva con los sistemas de gestión existentes, y mayor rapidez en su procesamiento. Todos estos factores conducirán a una mayor sustentabilidad, económica, ambiental y social de la actividad, necesaria para asegurar una adecuada política energética en el país.

BIBLIOGRAFIA
Integración basada en Sistemas de Información Geográfica. Una experiencia de Total Austral SA. María Isabel ParianiAndrea Sánchez - IAPG – Biblioteca VirtualBuenos Aires, 2000 Página WEB Secretaría de Energía de la Nación http://energia3.mecon.gov.ar/home/ Documentación de archivo de la ex – Secretaría de Energía de la Provincia de Santa Cruz – Años 2004 -2006 (publicada en la hoy desactivada página WEB de dicha entidad) Portal del Sistema de Información TerritorialProvincia de Santa Cruz. http:// www.sitsantacruz.gob.ar

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 71 -114 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Metrópolis argentinas Agenda política, institucionalidad y gestión de las aglomeraciones urbanas interjurisdiccionales
Artemio Pedro ABBA Correo-e: arabba@retina.ar

Observatorio Urbano Local – Buenos aires Metropolitana, CIHaM / FADU / UBA URL: www.oulbam.com.ar

INTRODUCCION
Las áreas metropolitanas constituyen un caso particular de las formas de adaptación de las actividades humanas mas concentradas en el territorio. Entendiendo esa especial configuración de los asentamientos humanos como resultado de la relación diacrónica y sincrónica sociedad-naturaleza. La población y las actividades establecen una interacción biunívoca con el soporte físico que permite una apropiación de los recursos del territorio en función de las demandas que, en las diferentes etapas de la evolución de la sociedad, se van manifestando. Este proceso de adaptación requiere la incorporación de instalaciones físicas transitorias y permanentes que modifican el medio natural originario. Se trata del llamado proceso de antropización que incorpora un componente físico artificial el “medio construido” (suma de infraestructuras y equipamientos construidos por el hombre), al medio físico natural. La resultante de esta transformación es el medio natural modificado, que configura un territorio adaptado para las diferentes actividades humanas y al que se denomina medio bio-físico. En una primera fase del desarrollo territorial la distribución e importancia de los asentamientos humanos tienen una explicación fundamental en la localización de los recursos naturales explotables y sobre los que existe demanda. Sin embargo en las fases posteriores la existencia del soporte bio -físico constituye en sí misma un recurso que atrae la localización de actividades y población, situación que explica el proceso metropolización que fue funcional a las sucesivas etapas de desarrollo del país. Con la finalidad de dar racionalidad a los procesos de cambios en los asentamientos humanos se han desarrollado instrumentos de planificación que permiten evaluar los desequilibrios en actuales y potenciales entre los componentes del ecosistema y prever futuros deseados, que pueden materializarse en políticas públicas. En general en los estudios de planeamiento se trabaja dentro de los límites de lo sincrónico, se analizan tendencias y las variaciones en general pueden preverse, son cambios en las relaciones entre los componentes del sistema que no modifican la estructura de la ecuación fundante del ecosistema. En el caso del análisis diacrónico operan cambios de tipo cualitativo que transforman la estructura de relaciones entre los componentes del sistema y no pueden ser medidos como seguimiento de tendencias. Es mas el campo de las ciencias básicas, que sustentan el planeamiento, el que permite descubrir esos puntos de inflexión que el desarrollo de la sociedad puede originar. La tecnología constituye una dimensión de los cambios que en los 2 últimos siglos originaron un aceleramiento de las transformaciones en la relación sociedad naturaleza. La imprenta, la máquina de vapor, el motor a explosión, etc., son algunos hitos en la historia de la humanidad que cambiaron las

72

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

tendencias vigentes. La ciudad constituye un escenario privilegiado de estas mutaciones y es un ecosistema muy sensible tanto a los cambios tendenciales como a los abruptos cambios de tendencia. El tema de los riesgos de desastre debe verse como un tipo de fenómeno que no se ajusta a los procesos de tipo sincrónico y si bien puede incluirse entre los procesos de tipo diacrónico, presenta un alto grado de incertidumbre. FIGURA 1. Asentamientos humanos. Subsistemas y componentes básicos.

MODULO 1. UNA NUEVA REALIDAD INTERURBANA
Una condición necesaria para la formulación de estrategias que guíen el desarrollo de las áreas metropolitanas es formular un marco interpretativo de los fenómenos socio-espaciales que originan este tipo de asentamientos humanos. La comprensión de las particulares relaciones que se establecen, en estos espacios, entre la sociedad y el soporte territorial adaptado (medio físico natural y construido) habilita la posibilidad de intervención. La distribución poblacional en el país muestra la emergencia abrupta de la región Pampeana y el Gran Buenos Aires a expensas del Norte, alcanzándose una situación opuesta a la prevaleciente en el período colonial (CUADRO 1). Mayores interrogantes se plantean al abordar el fenómeno de concentración y primacía, que como se observa se manifestó en paralelo a los cambios en el espacio regional (CUADRO 2). Sin embargo, transcurrido más de un siglo (1880-2001), en el proceso del desarrollo metropolitano de Buenos Aires se notan claros signos de reversión del fenómeno con la disminución de la tasa de crecimiento tanto de la ciudad primada como de aquellas conectadas al sistema de la Pampa Húmeda, frente al meteórico aumento de una cohorte de metrópolis intermedias (Vapñarsky, 1994). Esta transformación de las tendencias locacionales de la población y las actividades urbanas se observa sostenidamente, aunque con particularidades, en la mayoría de los países de América Latina y el mundo. Algunos estudios comparativos han intentado alguna explicación de estas regularidades relacionándolos con la crisis del modelo productivo fordista y en los profundos cambios en el comercio internacional y su impacto en las configuración socio-territorial.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

73

CUADRO 1. Evolución de la población total en censos nacionales, por regiones. Total del país en porcentajes. Censos 1869-2001.

CUADRO N° 2 - Población de las mayores aglomeraciones en miles (1869-2001) Aglomeraciones 1869 1895 1914 1947 1960 1970 Gran Buenos Aires 229 782 2034 4722 6807 8642 Gran Córdoba 29 48 122 370 592 799 Gran Rosario 25 100 256 516 669 813 Gran Mendoza 9 29 112 230 331 478 San Miguel de Tucumán 17 35 112 115 297 366 Gran La Plata 0 45 119 273 404 486 Mar del Plata 0 5 25 115 211 302 Gran Salta 12 17 28 67 117 176 Santa Fe 11 25 64 180 209 245 Gran San Juan 8 10 36 108 147 223 Alto Valle del Río Negro 0 0 4 29 92 148 Gran Resistencia 0 1 13 69 108 143 Santiago del Estero-La Banda 8 9 22 60 113 141 Gran Corrientes 11 16 29 56 98 137
FUENTE: Elaboración propia en base a Censos Nacionales 1991 y 2001 y H. A. Torres, 1989

CUADRO 2. Población de las mayores aglomeraciones en miles (1869-2001).
1980 9927 982 955 597 497 560 407 260 280 290 255 218 200 180 1991 10918 1209 1119 773 622 643 513 371 407 354 306 292 263 258 2001 11454 1368 1159 847 736 682 542 469 452 421 361 359 328 314

Portes y Roberts (2005) en un estudio para seis países de América Latina relacionan el fenómeno del cambio de modelo productivo, de la industrialización por sustitución a la apertura de mercados, con las consecuencias de: reestructuración de los sistemas urbanos, desempleo urbano, pobreza y desigualdad y crecimiento de la delincuencia. Cuervo González (2004) revisa el término de primacía urbana, evitando su sesgo normativo (concentración excesiva, macrocefalia, etc.), e intenta un marco analítico históricocomparativo con el que extrae características comunes y particularismos, en los cambios de la estructura urbana en 19 países del mundo, representativos de diferentes estadios de desarrollo, durante los siglos XIX y XX. El cuadro desplegado por Cuervo González permite situar el proceso de crecimiento diferencial del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en la estructura urbana nacional, como un fenómeno ligado a los cambios del modelo productivo, pero también admite identificar los rasgos distintivos del caso argentino. El autor citado diferencia entre determinantes históricos y espaciales de la primacía urbana a los que denomina función diacrónica y sincrónica respectivamente.

74

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

Buenos Aires se destaca fuertemente por su temprano crecimiento como metrópolis, aún dentro del grupo de los países de urbanización precoz, y por la intensidad de dicho proceso (CUADRO 3). Su rápida integración al mercado mundial aportando alimentos a los países que atravesaban la revolución industrial, atrajo inmigración e inversiones que dinamizaron fuertemente el proceso urbanización.
CUADRO N° 3 - Población de las metrópolis latinoamericanas (SCHTEINGART-TORRES, 1974) Metrópoli Nombre Buenos Aires Santiago Lima Buenos Aires Santiago Lima
FUENTES: MORSE, R. "La investigación urbana latinoamericana. Tendencias y planteos", Ediciones SIAP, pp. 138-140. Organización del espacio de la Región Metropolitana de Buenos Aires, "Esquema Director Año 2000", Consejo Nacional de Desarrollo, 1969. Plan de Desarrollo Metropolitano Lima-Callao, "Esquema Director, 1967-1980", Oficina Nacional de Planeamiento y Urbanismo.

CUADRO 3. Población de las metrópolis latinoamericanas (Schteingart y Torres, 1974).
a) 'Población Período 1869-1914 1865-1907 1857-1920 1914-1960 1907-1960 1920-1961 Comienzo 233000 115377 74195 2034000 322724 148000 Final 2034000 322724 148000 7000000 1933000 1846000 b) Índice de aumento período 8 3 2 3 6 12 c) Población metrópoli como % población país Comienzo Final 12,50 6,34 3,30 25,29 10,30 3,30 25,29 10,30 3,30 32,56 24,54 19,00 d) Índice de aumento de c) período 2 1,7 1 1,3 2,4 5,7

MAPA 1. Unificación de la red ferroviaria nacional en el período 1880 - 1890.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

75

Las determinantes sincrónicas del proceso: “el tamaño del país, su grado de integración territorial interna, la madurez de su proceso de urbanización y la estructura de su red urbana” (Cuervo González, 2004) tienen fuerte influencia en el caso argentino que debe transformar un soporte físico relacionado con economías regionales de subsistencia con mayor peso en el noroeste del país a una economía agroexportadora volcado al Río de La Plata (Ferrer, 1963). Las ciudades del Litoral crecieron en influencia y peso poblacional en la medida que se desarrollaba su interland agropecuario, y se integraba mediante fuertes inversiones en el tendido ferroviario. Es interesante observar la fuerte influencia que en un territorio tan extenso como el argentino ejerció la incorporación de la tecnología ferroviaria que pasó de 605 Km en 1869 a 14.116 a.m. en 1895, y a 33.710 a.m. en 1914 (Roccatagliata, 1985). Sin embargo la división entre las Provincias del Litoral y las Mesopotámicas por un lado y la Provincia de Buenos Aires por el otro habían generado dos redes separadas, una con cabecera en Rosario-Santa Fe y otra con cabecera en Buenos Aires (Sondereguer y Abba, 1998). Cuando en 1887 se produce el primer viaje en ferrocarril entre Buenos Aires y Rosario se cierra la red de movilidad de carga y pasajeros que integra el mercado nacional con el exterior a través de Buenos Aires (Longo, 1986). Fue con la integración de la red, privilegiando Buenos Aires sobre Rosario, que el AMBA adquiere el impulso definitivo para alcanzar la fuerte primacía en el sistema urbano del país (MAPA 1). CUADRO 4.Inversión estatal en obras públicas y fomento de actividades para el desarrollo, expresado en CUADRO N° 4 - Inversión estatal en obras públicas y fomento de actividades para el pesos fuertes.
desarrollo[i] (en $ fuertes) Inversiones PERIODOS 1862-1875 1.220.651 15.877.930 851.177 99.766 3.400.375 21.449.899 1876-1889 3.582.527 41.542.105 6.606.357 60.265.060

Construcción de telégrafos Construcción y garantías de ferrocarriles Fomento de inmigrantes y colonización Fomento de la agricultura Obras públicas y edificios fiscales TOTAL
[i]OSZLAK, Oscar, opus cit. , página 218, cuadro Nº 9.

111.996.049

La importancia que le asignaba el Estado Nacional al tendido ferroviario se percibe si se analiza la composición de las inversiones en obras públicas y fomento de actividades para el desarrollo entre 1862 y 1889 (Oszlak, 1990). Aplicando los indicadores de primacía definidos por Cuervo González, para el caso de Argentina se puede observar que la concentración en el AMBA crece de manera sostenida medida en el IPT, relación entre la población primada y la población total del país, desde mediados del siglo XIX hasta la década del 70 del siglo XX. A partir de ese momento se inicia un proceso de decrecimiento de la concentración con una aceleración creciente. Se diferencian de esa manera dos grandes fases de las tendencias de la red urbana nacional, que coinciden temporalmente con: por un lado con la economía agroexportadora y la de industrialización sustitutiva, y por el otro con el modelo aún en vigencia de apertura de los mercados. El Coeficiente de intensidad cronológica CIC, que mide la velocidad con que se producen las modificaciones primaciales, permite una identificación mas fina de ciclos que se relacionan con cambios internos a las grandes fases comentadas. Puede observarse que el mayor valor del CIC, entre 1895 y 1914, coincide con el comentado despegue metropolitano, a posteriori de que la organización nacional y la integración física del territorio confirmaran como centro a Buenos Aires. La crisis del modelo agroexportador marca un período de desaceleración de la primacía urbana del AMBA, entre 1914 y 1947, pero vuelve a acelerarse con la confirmación del modelo territorial primado por parte del ciclo de desarrollo industrial sustitutivo.

76

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

CUADRO N° 5 - Primacia urbana en Argentina Año Población IPT CIC Gran BsAs Pais 1850 74377 1036981 0,071725 1869 174000 1830214 0,095071 0,00123 1895 655542 4044911 0,162066 0,00258 1914 1928160 7903662 0,243958 0,00431 1938 3615005 13714679 0,263587 0,00082 1947 4660635 15893811 0,293236 0,00329 1960 6737170 20013793 0,336626 0,00334 1970 8323372 23364431 0,356241 0,00196 1980 9766030 27949480 0,349417 -0,00068 1991 10934727 32615528 0,335261 -0,00129 2001 11453725 36223947 0,316192 -0,00191
IPT (índice de población total): PTp/PTcp, donde PTp es la población total del país y PTcp es la población total de la ciudad primada CIC (coeficiente de intensidad cronólogica): (IPTj-IPTi)/j-i, donde IPTj es el valor de IPT para el año j, siendo j el final del período de crecimiento de la primacía urbana, e IPTi, el valor de IPT para el año i, siendo i el año de iniciación del período de crecimiento de la primacía urbana. El período considerado es el trascurrido entre en año de la fila precedente y el año de la fila coincidente con el valor del CIC FUENTE: elaboración propia en base a información del INDEC y la DGEyCCBA datos recopiladosa por las fuentes citadas y estimados en años intermedios aplicando los indicadores definidos en CUERVO GONZALEZ, 2004.

CUADRO 5. Primacia urbana en Argentina.

Este fenómeno pareciera responder a que “la localización de empresas en las grandes ciudades era óptima en el esquema de industrialización mediante sustitución de importaciones, ya que permitía beneficiarse de las economías de aglomeración y la cercanía de los mercados, así como responder a la necesidad de negociar permanentemente con el gobierno” (Singer, 1975). Ya en el período 60-70 se observa una fuerte desaceleración en la variación primacial, es decir que si bien aún el porcentaje de población en el AMBA crecía lo hacía con una intensidad mucho menor que en las décadas anteriores. Y a partir de 1970 la concentración de población en la ciudad primada comienza a decrecer a una velocidad en aumento creciente hasta el comienzo del Siglo XXI. Según el autor antes citado “las ventajas que ofrecen los mercados urbanos por concepto de economías de escala y de concentración, al igual que la proximidad de la mano de obra, el capital y la tecnología, continúan siendo válidas. Sin embargo, el esquema de apertura económica vino a modificar algunas de las ventajas de la aglomeración, y a favorecer la elección de localizaciones diferentes de la ciudad más grande” (Singer, 1993). Pareciera que este fenómeno, que redunda en la disminución de las oportunidades laborales (Cerruti y Grimson, 2005), se acentúa con el impacto negativo diferencial sobre Buenos Aires, que la caída del Estado de Bienestar tiene sobre las corrientes inmigratorias provenientes del interior del país y países limítrofes *3+. A esto se suma, ya en la fase final del período, la formación de nuevos corredores interoceánicos que atraviesan el país en sentido Este-Oeste sin pasar por el nodo tradicional de relación con el exterior, modificando de ese modo la enraizada estructura radioconcéntrica establecida, tal como fue comentado, desde fines del Siglo XIX.

MODULO 2. DEL SUBURBIO AL PERIURBIO
La suburbanización protagonizada por Buenos Aires, desde fines del Siglo XIX hasta pasada la mitad de soguiente, asume características presentes en otros procesos de metropolización en el mundo

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

77

contemporáneo (rápida expansión de la mancha urbana, formación de áreas dormitorio, etc.). Sin embargo la evolución de la estructuración socio-espacial que refleja el mapa social del AMBA, en el que los protagonistas de la suburbanización son los sectores de estratos bajos o medio-bajos, adquiere características propias que no coinciden con los modelos típicos de los países del hemisferio norte. MAPA 2. Sistema metropolitano de Buenos Aires—URBIO.

Pero importantes cambios en la estructura socio-espacial comienzan a hacerse sentir fuertemente a partir de 1980 y se confirman con los últimos datos censales disponibles, sumada a la información de otras fuentes. Se verifican las hipótesis explicativas a partir de un análisis teórico que relaciona las condiciones y costo del viaje al trabajo (parte integral según Lowdon, 1961, de la jornada laboral) con la localización residencial según categoría socio-económica. “La evolución del mapa social de Buenos Aires durante el período intercensal 1960-1980 ha sufrido un cambio radical. Las principales características de este cambio han sido las siguientes: 1) ha cesado la expansión hacia la periferia de los asalariados de menores ingresos, 2) ha aumentado simultáneamente la localización central y subcentral de esta categoría poblacional, 3) ha aumentado la localización periférica de los grupos de altos ingresos y 4) se ha mantenido la localización periférica de los asalariados que habían adquirido lotes a plazos y habían construido viviendas (muchas veces no finalizadas y precarias)”, (Torres, 1989). En Buenos Aires esta relación aparece claramente delineada: a partir de 1960 se hace cada vez mas costoso el desplazamiento cotidiano al trabajo hasta llegar a la situación en que pareciera haberse llegado al límite económico para que los trabajadores ya establecidos en la periferia en el período anterior puedan realizarlo. Estos cambios también penalizaban una nueva suburbanización de los nuevos ingresados en la fuerza de trabajo, quienes deben optar por localizaciones residenciales centrales y subcentrales (los llamados hoteles y pensiones que, en su mayor parte, parecen reproducir el fenómeno de los viejos conventillos de fines del siglo XIX). Por otra parte la periferia –diferencialmente según los sectores norte y sud- va quedando cada vez mas reservada a sectores de altos ingresos (parcelamiento de

78

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

country clubs en lugar de los viejos loteos, proliferación de hipermercados y otros servicios destinados a esos sectores). MAPA 3. Sistema metropolitano de Buenos Aires - SUBURBIO.

MAPA 4. Sistema metropolitano de Buenos Aires—PERIURBIO.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

79

Las conclusiones provisorias alcanzadas en base al tratamiento de la información censal, que aplica el concepto ya mencionado de aglomeración, apuntan a una detención del proceso de suburbanización expansiva, indicado por la baja en la densidad promedio del AMBA. Sin embargo algunos síntomas visibles de la metrópolis, desde una visión funcional, advierten sobre una intensa expansión aunque con discontinuidad física. Por otra parte el crecimiento urbano de la Provincia de Buenos Aires en el período 1991-2001 muestra tasas negativas de evolución demográfica de las localidades mayores de 20 mil habitantes con excepción del corredor costero, por el crecimiento del turismo, y de las localidades que rodean la aglomeración del AMBA. Este último rasgo indica un crecimiento que sin dudas se relaciona con su proximidad a la metrópolis. Y esa relación indica que ya constituyen un subsistema urbano de relaciones de intensidad cotidiana o periódica de relativa intensidad. Desde una visión del sistema espacial urbano puede entenderse la relación interactiva entre el transporte y los usos del suelo y las nuevas tendencias en materia de localización de actividades según las diferentes capas del espacio metropolitano. El urbio y el suburbio forman parte de un tejido urbano continuo con un fuerte protagonismo del espacio público y los medios públicos de transporte. Esta configuración se basa en una modalidad de relación entre las actividades localizadas, (intermediadas por los flujos de personas, bienes e información), y el soporte originando un tipo específico de espacios adaptados y canales de interrelación (FIGURA 2). FIGURA 2. Movilidad urbana en el urbio y suburbio.

El tejido urbano del suburbio se constituía por una relación entre espacios adaptados y canales de movilidad que guardaba cierta familiaridad con el que se establece en el urbio pero de menor intensidad. La característica es que predominan los traslados que comienzan y terminan con tramos peatonales dentro del ámbito urbano público. En el Periurbio lo dominante es la nueva relación entre ámbitos privados a través de movilidades no peatonales (predominantemente mediante el uso del automotor privado) generando patrones de espacio construido (espacios adaptados y canales) diferentes (FIGURA 3). Más evidente aun, como relación funcional, es la pertenencia de las Urbanizaciones Cerradas al mercado residencial metropolitano. Y esta conclusión, a constatarcon los futuros datos censales, no es menor porque significa la incorporación de alrededor de 27 mil personas pero por otra parte 15 mil hectáreas ocupadas a la metrópolis con lo cual la densidad seguiría el ritmo histórico descendente y pondría en cuestión la ecuación económica de este modelo de desarrollo metropolitano. Este nuevo tipo de emprendimiento residencial (Clubes de Campo, Barrios Cerrados, Clubes de Chacras, Clubes Náuticos y Grandes Emprendimientos), no integrado al espacio urbano que lo circunda, resulta viable si está funcionalmente asociado a las redes de autopistas y las nuevas grandes superficies comerciales techadas. En el período 1980 – 2004 la superficie ocupada por las Urbanizaciones Cerradas

80

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

(UC), creció en casi un 8 % anual medio mientras la ciudad tradicional crecía en algo más del 0,6 % anual medio y consecuentemente las inversiones que prevalecieron fueron en autopistas y shopping centers FIGURA 3. Movilidad urbana en el periurbio.

CUADRO 6. Superficie de al región con usos residenciales (en hectáreas) - período 1980—2004.

CUADRO 7. Población estimada de la región, en la región metropolitana de Buenos Aires (población en miles) - período 1980—2004.

Si bien todavía este nuevo tejido residencial ocupa en el 2004 el 11 % de la superficie total de la región (4,6 % en el suburbio y 6,7 % en el periurbio) es el que ha captado la parte gruesa de la inversión del período y esta originando un cambio estructural en el sistema urbano metropolitano. Este estado del sistema del sistema, aun intermedio, ha afectado el soporte de la ciudad que constituye el hábitat de la mayoría de la población. De las políticas urbanas futuras depende si esa ciudad que habitamos recupera su dinamismo o colapsa entre las murallas del nuevo hábitat urbano predominante. Se vive actualmente un momento de quiebre del modo de vida urbano en este asentamiento metropolitano y la formación de una institucionalidad metropolitana que supere la actual gestión fragmentada no es la menor decisión a tomar.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

81

CUADRO 8. Densidad de población estimada de la región, en la región metropolitana de Buenos Aires (habitantes por hectárea) - período 1980—2004.

MODULO 3. NUEVAS LÓGICAS DE CENTRALIDAD URBANA
El otro rasgo destacado de la transformación metropolitana, junto al punto de inflexión que implica la atenuación primacial y las nuevas características expansión en islas peiurbanas, es la emergencia de nuevas centralidades que se superponen con la fuerte estructura temprana y de fuerte inercia tradicional de centralidades. El caso argentino y del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), presenta como rasgo particular la preexistencia de una fuerte y desarrollada estructura de comercialización muy atomizada y de escala barrial que demoró y le otorgó una resolución propia a la evolución de la oferta en grades superficies comerciales. La “temprana” formación metropolitana, que coexistió con el auge de los medios guiados de transporte y al desarrollo de un tejido socio-territorial de gran homogeneidad relativa, contribuyó a la existencia de una estructura de centralidades tradicionales, radioconcéntrica y organizada como una red jerarquizada de centros y vínculos (Abba, 2007). Es durante los noventa, aunque ya se había comenzado a manifestar en la década anterior, que se registra el punto de inflexión en la estructura metropolitana de centralidades. Se produce el desembarco de los nuevos formatos de oferta de bienes y servicio en el marco de procesos de segregación social y segmentación del consumo. Comienza una etapa donde se impone un nuevo tipo de oferta que propone una marcada selectividad, que dista fuertemente de la oferta universal de los centros tradicionales, generando una exacerbada diferenciación geográfica del consumo. La ciudad emergente no resulta abordable con los modelos tradicionales que relacionan actividades, usos de suelo y movilidad. Las nuevas centralidades no se basan en un territorio de demanda sino, más bien, en localizaciones estratégicas que captan selectivamente flujos de consumidores. Se podría hablar de un rol multiplicador de las desigualdades socio-territoriales, de los procesos contemporáneos de transformación de las centralidades. En una etapa previa superpuesta a los centros tradicionales, la emergencia de las nuevas centralidades urbanas los shopping y grandes superficies comerciales es de menor impacto. La mayoría de los nuevos centros se localizaron aprovechando su integración a las centralidades ya formadas en la ciudad de Buenos Aires (únicamente en el caso de Paseo Alcorta se registran algunos componentes de nueva centralidad). Solo en el Sector Norte se apuesta a la implantación del nuevo modelo de centralidad basado en el nuevo formato de oferta y con una localización establecida en los ejes de movilidad de grandes flujos de transporte automotor privado (UNICENTER). El caso del shopping de Adrogué tiene mas que ver con la integración a centralidades ya existentes, modelo que en el futuro prevalecerá en el sector Sur metropolitano. En la década 1994-2004, se consolidan las mutaciones que asomaban como nuevas tendencias en Buenos Aires. Por una parte la tradicional oferta de bienes y servicios, en locales unifuncionales y agrupados en las principales vías de circulación, sufre una disminución de su mercado a merced de las grandes superficies comerciales, establecimientos agrupados bajo un mismo techo, secuela de la creciente segmentación social y la inseguridad en la vía pública. Y por otra parte se produce una fuerte transformación en los modos de movilidad de la población haciéndose predominante el traslado en automotor privado (“modelo

82

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

automóvil intensivo”: Blanco, 2004). Se produce un cambio de formato de la oferta de bienes y servicios y se fortalece la red vial de autopistas y vías rápidas como canalizadora de los flujos de consumidores. MAPA 5. Centralidades del área metropolitana de Buenos Aires (1994).

FUENTE: Abba, A. y Laborda, Centralidades Metropolitanas en el AMBA, M, CIHaM, FADU/UBA, 2004

FIGURA 4. Puntaje de centralidades tradicionales según Corona.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

83

El fenómeno emergente en la década analizada es la extensión y crecimiento de las nuevas centralidades completando un esquema reticular que en 1994 apenas se esbozaba. Contrariando la estructura tradicional que creció alrededor del centro histórico, la retícula se ordena con la predominancia del sector Norte y la primera Corona. Mientras la estructura de centros tradicionales crece en la década analizada solo un 30 %, las nuevas centralidades crecen un 148 %. FIGURA 5. Nuevas centralidades según Corona (1994—2004).

FUENTE: Elaboración propia en base a datos de la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC) y entrevistas a los establecimientos no adheridos a CASC.

En el 2004 la emergente red de Nuevas Centralidades se expande en forma anular pero también comenzando a cubrir el resto de los Sectores del AMBA. El crecimiento mas fuerte se registra en el Sur y el Oeste (la oferta multiplica 7 y 5 veces la existente en 1994 respectivamente) y en el Norte, cuya expansión llega a las coronas 2da. y 3ra., aunque el crecimiento, en este sector, es mas moderado (74 % en la década) por partir de un piso de alta oferta. Estos nuevos nodos son selectivos por condicionar los consumos según posesión de auto, tarjeta de crédito, capacidad de macro-compras y equipamiento de conservación de alimentos. Y la red conformada se diferencia y separa de la tradicional estructura ferrocarril – colectivo que capta a los sectores medios y medio bajos. Desde un abordaje espacial-topológico de un sistema monocéntrico y con una estructura tipo árbol se tiende a un sistema policéntrico y una estructura reticular (Dematteis, 1998). De hecho estos sistemas vienen coexistiendo desde hace tiempo y recién durante los últimos años emerge y se hace mas visible la nueva configuración de centralidades, parafraseando a Peter Hall (1998), *4+, “no se trata del desvanecimiento de la antigua estructura, sino de su convivencia y articulación con nuevas y complejas formas de urbanización”.

MODULO 4. CONCEPTO DE INTERJURISDICCIONALIDAD
El Estado Cuando se habla de asentamientos humanos se debe tener en cuenta la dimensión de la organización social. Se establecen relaciones entre el territorio (originario y modificado), la población y sus actividades y un orden jurídico-normativo que regula esas relaciones *5+ (Kelsen, 1983).

84

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

A la organización social puede denominársela Estado e históricamente ha evolucionado por diferentes estadios pero en esencia esas formas tienden a pasar de organizaciones más primitivas basadas en el derecho natural a formas más complejas y modernas basadas en el derecho positivo. Dice Kelsen en la obra citada: “Si existiera una justicia objetivamente cognoscible *6+, no habría derecho positivo y, por tanto, no existiría el Estado….”. La organización social establece normas explícitas de comportamiento que tienden a subordinar los intereses particulares a los intereses de conjunto. Los mecanismos establecen además de las normas, sistemas de elaboración de propuestas y de representación de la población y ejercicio de poderes de los representantes para ejecutar los proyectos sociales y garantizar la administración de los asuntos comunes. MAPA 6. Centralidades del AMBA (2004).

FUENTE: Abba, A. y Laborda, M., Centralidades Metropolitanas en el AMBA, CIHaM / FADU / UBA, 2004

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

85

La mirada política de la aglomeración metropolitana De una manera pragmática Pirez (1994) define política como un sistema de relaciones entre actores pertenecientes a la sociedad local que forman parte, formulan proposiciones basadas en percepciones, valores, necesidades e intereses y por otra parte logran condiciones para hacer posible su implementación. FIGURA 6. Coincidencia entre unidad política y urbana.

Se pueden diferenciar dos dimensiones:  La que permite la trascendencia de desde posiciones parciales a capacidad de diagnóstico y representación,  Acumulación de poder, obtención continua de condiciones para hacer realidad los proyectos logrando posiciones institucionales de toma de decisión. Para entender desde la mirada política el caso metropolitano Pirez diferencia el concepto de unidad política y conglomerado político. Unidad política es aquella en que coinciden la unidad de formulación de propuestas y representación y la unidad de acumulación de poder. En la ciudad metropolitana de Buenos aires se yuxtaponen diferentes unidades políticas (municipios, ciudad autónoma, provincia y nación) cuyas funciones de representación y acumulación de poder se resuelven dentro de los propios límites. Por otra parte los estilos políticos predominantes privilegian las funciones de acumulación de poder por sobre las de representación (Pirez, 1994). El conglomerado político metropolitano como sumatoria de las unidades componentes de diferente nivel, dificulta las posibilidades de control sobre la gestión de los ejecutivos. Esto se ha agravado debido a los procesos de privatización de las empresas públicas que gestionan servicios en el espacio del conglomerado metropolitano. Tal como lo caracteriza Pirez en la etapa de desarrollo agroexportador la unidad de la ciudad de Buenos Aires y la unidad política nacional coinciden en una estrategia de desarrollo del soporte físico metropolitano. Ya hacia fines de los 70’ cuando se agota el modelo de industrialización sustitutiva de las importaciones la ciudad metropolitana era un conglomerado político con difícil coordinación interjurisdiccional (como veremos crece el nivel de interjurisdiccionalidad si bien no cambia el grado de interjurisdicionalidad).

86

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

FIGURA 7. Conglomerado político metropolitano.

Escalas institucionales del Estado Vapñarsky postula que todos los tratadistas están de acuerdo en distinguir dos escalas *7+ Institucionales del Estado Argentino: federal y provincial. Pero admite que existen dos bibliotecas en lo referente al status del Municipio: la escuela de la Universidad del Litoral (encabezada por Rafael Bielsa) y la escuela de la Universidad de La Plata (encabezada por Adolfo Korn Villafañe). La corriente de pensamiento santafesina le asigna al Municipio una entidad meramente administrativa, por el contrario la corriente de pensamiento bonaerense lo considera una de las escalas de organización del Estado Argentino. Históricamente el autor citado identifica que a mediados del Siglo XIX, cuando la Constitución de 1853 delega hacia arriba, desde la escala Provincial, las competencias cede algunas al Estado Federal, también asume la existencia de las autoridades de gobierno local existentes y delega competencias hacia abajo. En su cuerpo léxico, como el autor lo denomina, diferencia las Jurisalef, autoridades de gobierno local (con autoridades electas), de las Jurisabet, autoridades locales designadas por una escala superior. Su desarrollo fundamenta la propuesta de la diferenciación entre jurisdicción y aglomeración (nueva denominación mas incluyente de localidad) que permite una definición universal para la delimitación territorial de los asentamientos humanos. En esa definición de aglomeración es importante observar que se dan tres tipos de situaciones que relaciona jurisdicción con aglomeración en la dinámica de expansión espacial:  Expansión simple  Sobreexpansión, y  Coalescencia El caso del área metropolitana de Buenos Aires Dada la medular importancia que en este enfoque se le asigna a la cuestión de la complejidad institucional en la génesis de la problemática metropolitana se tratará de especificar la situación del AMBA al respecto. Para lo cual se enunciará la definición operativa adoptada de los conceptos complejidad institucional (CI) y de sus dos componentes el tipo y nivel de interjurisdiccionalidad.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

87

FIGURA 8. Proceso de formación del conglomerado político metropolitano.

Se entiende por tipo de interjurisdiccionalidad (TI) a la diversidad de actores institucionales con claras funciones y competencias diferenciadas (Nación, Provincia y Municipio) presentes en una aglomeración urbana. En el CUADRO 9 y FIGURA 9 se presentan 4 situaciones básicas *8+ en un país con organización federal. La aglomeración metropolitana pasó por diversos estadios de TI que se han reseñado en la FIGURA 10. Puede observarse que transcurrió un primer período de tipo de interjurisdiccionalidad A previo a la Federalización de la Ciudad, debido el aglomerado se extendía hacia el sur del Riachuelo anexando parte de Avellaneda denominada en ese entonces Barracas al Sur.

88

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

CUADRO 9. Tipos de interjurisdiccionalidad.

FIGURA 9. Tipos de interjurisdiccionalidad.

Con la designación de Buenos Aires como Capital Federal de la República, el territorio de la ciudad se separa de la Provincia, y se incorpora el Poder Ejecutivo Nacional como actor institucional. De esta manera la aglomeración pasa a un tipo B de interjurisdiccionalidad, pero con la participación de solo una provincia, pero con la incorporación creciente de Municipios por el fenómeno de coalescencia (como lo define Vapñarsky) y recién con la Reforma Constitucional de 1994 que concede la autonomía a la Ciudad de Buenos Aires, se aproxima al tipo D con más de una provincia. La noción de Nivel de Interjurisdiccionalidad (NI) mide la relación entre la población y superficie de la ciudad central y su extensión fuera de los límites, y se denominan Interjurisdiccionalidad Poblacional (Ipob) e Interjurisdiccionalidad de Superficie (Isup). En 1947 el territorio de la porción provincial había duplicado a superficie de la ciudad de Buenos Aires y la población de esta última se estanca en algo menos de 3 millones, volcándose el crecimiento al

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

89

“extramuros”, tal que en 1970 casi duplica la población porteña. El Ipob y el Isup han seguido creciendo fuertemente en las últimas décadas y alcanzan actualmente aproximadamente los niveles de 3 y 10, respectivamente. FIGURA 10. Evolución histórica del nivel de complejidad institucional en la aglomeración metropolitana de Buenos Aires (1869—2001).

FIGURA 11. Etapas de la situación institucional y nivel de interjurisdiccionalidad del AMBA.

90

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

La FIGURA 11 sintetiza la CI (que combina las dos nociones de interjurisdiccionalidad, TI y NI) que alcanzó el AMBA desde antes de su surgimiento como metrópolis hasta la situación actual. Desde la Gran Aldea original a la Gran Metrópolis de hoy pasó por distintos estadios, sin alcanzar nunca una institucionalidad que reconozca la ciudad metropolitana como ámbito político (de acuerdo a lo definido por Pirez). Historia de la institucionalidad metropolitana: etapa de institucionalidad informal El primer registro considerado corresponde a 1869, fecha del primer Censo Nacional, y ya Buenos Aires, a pesar de su escasa población presentaba una situación de cierta CI. La mancha del aglomerado *9+ atravesaba los límites de los municipios de la Ciudad de Buenos Aires en el sur extendiéndose hasta Barracas al Sur, hoy Avellaneda, quedando encuadrada en la situación A de TI. Entre 1869 y 1895, fecha del segundo Censo Nacional, se producen cambios de suma importancia. Mientras el país se preparaba para integrarse al mercado mundial, y, como parte del proceso de organización del país se federaliza a Buenos Aires y se amplían los límites incorporando la casi totalidad de los partidos de Belgrano y Flores *10+. La situación de CI se modifica al incorporarse el Gobierno Nacional como actor. A partir de esa instancia el reciente actor asume junto con la ciudad de Buenos Aires el liderazgo de la gestión manteniendo su iniciativa casi excluyente hasta fines de la década del 50´. Durante la vigencia de los modelos de desarrollo agroexportador y de industrialización sustitutiva se mantiene el dinamismo de la gestión asociada que alinea a la Provincia de Buenos Aires *11+, y los partidos aglomerados. Se trata de un modelo de gestión jerárquico-sectorial *12+, centralizada en las decisiones y descentralizada en .lo operativo, que ejecutaba a través de los Ministerios, Secretarías y Empresas Estatales descentralizadas con un funcionamiento no coordinado (que aún perdura en las materias gestionadas por el Gobierno Nacional o las Provincias). Historia de la institucionalidad metropolitana: desborde de la institucionalidad informal Desde los años 60’, agotado el modelo sustitutivo, y en el marco de estrategias desarrollistas, se comienza a visualizar la cuestión metropolitana. Esto parece tener que ver con la situación de creciente CI. Si bien se mantiene el TI es muy fuerte, sobre todo en el período 1947-60, el crecimiento del NI desbordando el modelo de gestión jerárquica-sectorial. El Plan Regulador *13+ de la Ciudad de Buenos Aires incorpora por primera vez en su diagnóstico el área del conurbano bonaerense, y aparece un ítem metropolitano en las propuestas. Los grandes problemas acumulados en el aglomerado hacían pensar que el piloto automático estaba fallando. Historia de la institucionalidad metropolitana: intento de institucionalidad regional En 1967, el Consejo Nacional de Desarrollo (CONADE) regionaliza el país y una de las 8 regiones es la Región Metropolitana de Buenos Aires *14+, y se encomienda una propuesta de ordenamiento territorial para el área para lo cual se crea la Oficina Regional de Desarrollo (ORM) y el Comité Técnico Metropolitano (CTM), que coordina las acciones en forma intersectorial. Complementariamente se realiza el Estudio Preliminar de Transporte para el Área Metropolitana *15+, y el INDEC incorpora el concepto de aglomerado urbano y delimita la envolvente de la aglomeración. El modelo adoptado propone la constitución de una región de desarrollo con la participación de las provincias involucradas *16+, si bien la Nación se reservaba el liderazgo de la gestión *17+. Durante este período, interrumpido por sucesivos golpes de Estado no permitió el funcionamiento del CONADE durante mucho tiempo, pero dejó un producto que durante mucho tiempo fue tomado como la imagen objetivo para la región “El Esquema Director Año 2000”.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

91

Recientes intentos contradictorios de institucionalidad en el AMBA En la última etapa de globalización y transnacionalización de la economía el AMBA sufre fuertemente el impacto de la desindustrialización, el desempleo, concentración del ingreso y creciente segregación socioespacial. Por otra parte en el marco de un debilitamiento creciente del rol del Estado se producen cambios en la gestión del área que podrían separarse en tres períodos:  En la etapa del proceso militar 1976-83  Con el retorno a la democracia  Finalmente en el período 1989-2002 En el período del proceso militar se interrumpe el proceso de Planificación imbuido por el pensamiento desarrollista y que se planteaba con una fuerte presencia del Estado (Estado de Bienestar) en el marco general. En lo que hace a la gestión metropolitana se produce un aporte importante con la creación de dos organismos que abordan dos problemáticas de claro alcance interjurisdiccional. Un caso es el del Cinturón Ecológico Metropolitano Sociedad del Estado (CEAMSE) que plantea una solución integral para la problemática de la recolección, traslado y tratamiento de los residuos sólidos producidos en el AMBA *18+. El otro organismo es la Corporación Mercado Central (CMC) que había sido diseñado en períodos anteriores como un mercado concentrador de alimentos perecederos y que se implementó en este período *19+. En el período de retorno a la democracia se intenta retomar el marco de planificación regional de la etapa previa al golpe militar de 1976 a partir de la firma de un convenio, denominado Convenio AMBA *20+, entre la Provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de Buenos Aires y refrendado por la Nación. Se realizan estudios y propuestas que conducen a la iniciativa de crear un organismo intermunicipal, Asamblea Municipal, integrado por la Municipalidad de Buenos Aires y representantes de los Municipios del Norte, Oeste y Sur del AMBA, que no llega a constituirse. En los 90´, y en el marco de la re-profundización de la transnacionalización económica y el ingreso al mundo globalizado se producen importantes cambios que inciden fuertemente en los procesos de gestión en el AMBA. “Utilizando poderes especiales el gobierno privatizó las principales empresas públicas – producción de gas y petróleo, teléfonos, electricidad, provisión de agua y ferrocarriles, entre otras-, redujo o eliminó los regímenes de promoción minera e industrial y desreguló el sistema financiero” *21+. Desde la Ciudad de Buenos Aires se intenta recuperar el liderazgo regional, basándose en una economía más autónoma, intentando en el Plan Urbano Ambiental incorpora la problemática metropolitana pero vista desde la ciudad central. La Autonomía de la Ciudad de Buenos Aires concedida por la Reforma Constitucional de 1994, y la posterior Estatuyente del 96’, profundiza una tendencia al priorizar las cuestiones propias sobre las metropolitanas, sin entender que las cuestiones metropolitanas no resueltas se transforman en mayores costos para la ciudad *22+. Por otra parte desde el Gobierno de la Provincia se realizan algunas transformaciones en el mismo período que si bien invocan el objetivo de una mejora en la gestión, pareciera se fundamentan en necesidades de acumulación política *23+. Por un lado se dividen municipios, con la finalidad explicitada de encontrar una mejor escala de relación entre gobernantes y población, y por otra parte se obtiene una importante masa de recursos nacionales, que provienen recaudación de impuestos, que permite crear el Fondo de Recuperación Histórica del Conurbano, elevado a cuestión nacional. Como una excepción a la regla aparece una iniciativa de tipo metropolitana en el ámbito parlamentario. Se intenta la creación de institucionalidad metropolitana a través del Convenio de Cooperación Recíproca “Programa de Cooperación Legislativa para el Área Metropolitana de Buenos Aires” firmado en abril de 1999 por autoridades de las legislaturas de ambas jurisdicciones *24+. La situación actual y perspectivas La crisis del 2000-2002, y la post crisis que trajo consigo fuertes signos de un cambio en las políticas económicas y sociales, encuentra a la región en el momento de más alta complejidad y en el más bajo de

92

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

nivel de asociación desde su existencia como metrópolis. A pesar de las condiciones positivas que presenta el AMBA, por la integralidad territorial de su desarrollo histórico, la actual atomización se convierte en un fuerte obstáculo frente a las iniciativas de crear institucionalidad metropolitana. Sin embargo la puesta en la agenda de la cuestión del Riachuelo –Matanzas y la problemática ambiental, pone de relieve una de las cuestiones específicamente metropolitanas de acuerdo a la definición propuesta en función de la complejidad institucional subyacente. Por este motivo parece pertinente considerar modelos alternativos que abran la posibilidad de abordar no solo la problemática del Riachuelo, priorizada hoy en la agenda política, sino el resto de las cuestiones metropolitanas. De la revisión de las especificidades del AMBA y de las experiencias de incipiente creación de institucionalidad metropolitana en el pasado surgen tres líneas de acción posible: (a) la asociación intermunicipal, (b) el esquema regional, y (c) el parlamento metropolitano. Asociación intermunicipal Este modelo de creación de institucionalidad sobre el que se avanzó en los 80’ proponía una Asamblea Metropolitana con representación de los gobiernos locales del AMBA. Esta iniciativa se vio frustrada en la propia reunión constitutiva por falta de acuerdo en los criterios de representatividad propuestos *25+. El modelo de asociación de autoridades locales tiene mucho desarrollo en los países de organización unitaria. Es muy apropiado en los casos en que existe instituciones locales con desarrollo de su organización administrativa y que su interjurisdiccionalidad responda al tipo A. Consiste en un reconocimiento de las autonomías municipales cuando esta existe jurídicamente *26+. Esquema Regional Este modelo adoptado en los 60’ instituyó a la Región Metropolitana como una de las 8 regiones de Desarrollo en que se dividió el país. Además se creó un Comité Técnico Metropolitano que coordinaba las acciones de los organismos ejecutores en función de los lineamientos definidos por el organismo técnico regional. La organización regional, de acuerdo a la definición que de ella hace el Artic. 124 de la Constitución Nacional, parece adecuada para el tratamiento de temas sectoriales y solo de ejecución de políticas determinadas por los acuerdos de las provincias (no pueden asumir funciones ni legislativas y de gobierno). En caso contrario atentaría contra la soberanía de las provincias miembros de acuerdo a lo que establece el citado Art. de la Constitución. Parlamento Metropolitano Finalmente, y, apoyado en la experiencia de cooperación interparlamentaria intentada en los 90’ *27+, y se visualiza otra alternativa aparentemente mas compatible con la organización institucional del Estado Argentino. Básicamente se trata de encontrar mecanismos que contemplen el sistema federal de organización del Estado y no contravengan sus condicionamientos básicos. Es teniendo en cuenta dicho marco constitucional que se propone una forma de institucionalidad que no implica la creación de un espacio político que compita con la potestad de los estados soberanos que están integrados parcial o totalmente a la región. La vía intentada es la de institucionalizar como Parlamento Metropolitano (PM) compuesto, con una representatividad equilibrada *28+, por los diputados representantes en la Cámara de Diputados de sendas jurisdicciones del territorio metropolitano.

CONCLUSIONES
La tendencia esperable es un aumento de la complejidad institucional en el futuro por diversos factores hoy en curso:  La expansión del fenómeno country y la extensión del sistema de autopistas incrementará significativamente el Nivel de Interjurisdiccionalidad por el mayor peso en cantidad y peso poblacional de los partidos de la 3ra. corona del AMBA (o futuras que se formen).

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

93

 Por otra parte, al interior de la Ciudad de Buenos Aires esta previsto para el 2007 la elección de

autoridades en las 15 Comunas completando el proceso de descentralización previsto por el Estatuto de la Ciudad, complejizando aun mas el Tipo Interjurisdiccional existente en la metrópolis. Esta evolución previsible se produce en un marco de creciente concentración de la iniciativa política y la inversión pública, en el país y en el AMBA, en el ámbito del Gobierno Nacional. Esto jerarquiza las relaciones directas de los dirigentes locales y provinciales con los Ministerios nacionales que concentran las inversiones en materia de vivienda, obras de infraestructura y acción social. Este panorama nos remite a un funcionamiento de hecho, fuertemente sectorializado en el marco del cual las autoridades locales compiten por los recursos en un ambiente poco propicio a los proyectos de asociación. Si bien tal como se ha expresado se atraviesa el período en que la complejidad institucional a alcanzado un máximo punto también se ha elevado el convencimiento de la necesidad de encontrar formas de institucionalidad metropolitana para la resolución de la creciente acumulación de problemas irresueltos. La propuesta pretende recuperar los diversos esquemas intentados históricamente de instalar una forma de institucionalidad metropolitana y que hayan buscado alguna adecuación a la realidad del país y del AMBA. Este análisis parece encontrar ventajas en el esquema de Parlamento Metropolitano como camino a la creación de institucionalidad que puede estar menos sujeta a cambios políticos en las jurisdicciones componentes. Y por otra parte se podrían desarrollar políticas públicas metropolitanas que al tener aprobación parlamentaria se transformarían, si bien no se crea un espacio político autónomo, en Políticas de Estado Metropolitanas. Pareciera que es una línea de acción que permitiría una paulatina maduración de formas estables de institucionalidad más acordes con las características del armado institucional y dinámica política del país y del AMBA.

MODULO 5. LA CUESTION DE LAS AREAS METROPOLITANAS EN ARGENTINA
En el caso argentino, el corto ejercicio se remonta a los años 60-70, que aportó la Prefectura Gran Rosario y la Región Metropolitana de Buenos Aires. De institucionalidad mas profunda la primera, ambas fueron de breve existencia y no dejaron ningún andamiaje institucional aun vigente que pueda aprovecharse (la experiencia más significativa fue la creación de la Prefectura Gran Rosario entre los años 1969 - 1976, y la Oficina Regional del Área Metropolitana de Buenos Aires en el período 1969 - 1972). Esto coincidió con una corriente internacional que, en los años 60 y 70, realizó intentos de creación rápida de complejos modelos de gestión para el abordaje de estos nuevos problemas planteados por la fuerte urbanización y la concentración en áreas metropolitanas (Klink, 2005). Después de esta breve experiencia se ha venido retrocediendo en materia de formas de asociación interjurisdiccional, a contramano del continuo crecimiento de los problemas y la complejidad institucional de tales áreas. La situación actual muestra el momento de mayor complejidad institucional y peor momento de nivel de asociación en la resolución de los problemas. La tendencia a la urbanización del territorio y la concentración en asentamientos urbanos multijurisdiccionales (se considera en este caso las localidades definidas por el INDEC como "compuestas", las que se extienden sobre dos o más áreas político-administrativas, definidas como de 1er. y 2do. Orden) impone nuevas escalas de actuación para el ordenamiento y desarrollo territorial en el país. Ha emergido la dimensión metropolitana como un importante espacio de resolución de problemas a través de la ejecución de políticas públicas y acciones colectivas de especificidad metropolitana. En el 2001, los residentes en las 26 aglomeraciones metropolitanas de más de 50 mil habitantes alcanzan casi el 60 % del total de la población del país y el 66 % de la urbana (ver Cuadro 10). Esto debe llamar la atención sobre la necesidad de incorporar formas de gestión adecuadas a estos espacios subnacionales que inciden sobre el presente y futuro de una porción mayoritaria de la población. Hoy, el número de áreas metropolitanas y la población habitando en ellas han aumentado

94

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

considerablemente, así como la complejidad institucional de las mismas. Sin embargo, después de las experiencias citadas nada se ha avanzado en materia de institucionalidad metropolitana. Se encuentra así un obstáculo a los esfuerzos sociales para resolver problemas de mejoras en la calidad de vida de la población que reside en estas aglomeraciones. Frente a la cuestión de la creación de institucionalidad metropolitana se pueden presentar diferentes situaciones en el marco de la organización político-administrativa del país, que debieran identificarse si se quiere abordar el tema. CUADRO 10. Aglomeraciones de más de 50.000 habitantes (Argentina, 1991—2001).

Tipos de complejidad institucional: grado de interjurisdiccionalidad (GI) Los Grados de Interjurisdiccionalidad posible en las aglomeraciones, o localidades compuestas, que se originan en la diferenciación institucional de sus componentes, se han bosquejado en el CUADRO 11 y la FIGURA 12. Se han identificado 6 situaciones posibles que se describen a continuación. Los casos de mayor grado de interjurisdiccionalidad, los que presentan mayores dificultades para alcanzar formas asociadas de gestión, son los menos frecuentes. Estos asentamientos urbanos, debido a su expansión en el territorio se extienden en más de una Provincia (son las que el INDEC denomina Jurisdicciones de primer orden; integran esta lista las veintitrés provincias argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires). CUADRO 11. Grados de interjurisdiccionalidad.

El Gran Buenos Aires, que alcanza el Grado V, es el caso de mayor diferenciación interjurisdiccional presente en el país en la actual situación. El tipo teórico más complejo, de Grado VI, se puede dar en el futuro si se anexan físicamente el Gran Buenos Aires y el Gran La Plata. Este grado de interjurisdiccionalidad se presenta en el caso de México en la Zona Metropolitana del Valle de México (en el caso de la Zona Metropolitana del Valle de México, con 18,5 millones de habitantes, quedan incluidos tres Estados: México, Hidalgo y el Distrito Federal, incluyendo la Ciudad de Toluca, capital del Estado de México; SEDESOL-INEGI-CONAPO, México, 2004).

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

95

Las localidades compuestas Neuquén-Plottier-Cipolletti (provincias de Neuquén y Río Negro) y Viedma– Carmen de Patagones (provincias de Río Negro y Buenos Aires) son los casos de Grado IV presentes en el país. Estas localidades compuestas presentan componentes que pertenecen a dos provincias diferentes y uno de ellos, la ciudad de Neuquén en un caso y la ciudad de Viedma en el otro, son capitales provinciales. Si bien la situación tiene ciertas semejanzas jurisdiccionales y geográficas, la diferencia es muy significativa si se tiene en cuenta la talla de las aglomeraciones. Mientras Neuquén-Plottier-Cipolletti alcanza casi los 300 mil habitantes, Viedma-Carmen de Patagones esta por debajo de los 70 mil. MAPA 7. Aglomeración Viedma—Patagones.

San Francisco-Frontera (provincias de Córdoba y Santa Fe), es el único caso de Grado III existente en el país. Es el tipo de localidad compuesta: presenta componentes que no pertenecen a la misma provincia, pero ninguna de las Áreas de Gobierno Local (AGL) presentes en la aglomeración tiene funciones de capitalidad. En el caso de interjurisdiccionalidad de Grado II, la localidad compuesta está formada por componentes pertenecientes a una sola jurisdicción de 1er. Orden (Provincia) pero una de las AGL es también Capital Provincial. Este caso es muy frecuente, por la fuerte primacía que este tipo de localidad compuesta alcanza en las provincias. Es el caso mas numeroso entre las localidades compuestas de mas de 50 mil

96

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

habitantes; se origina en la fuerte atracción que sobre las migraciones internas ejercen las ciudades sedes de los órganos de gobierno de las provincias. La elevada oferta de empleo público es uno de los principales factores de gravitación de estos centros; el 70 % de las capitales provinciales se ajustan a este tipo de aglomeración. MAPA 8. Aglomeración Neuquén—Cipolletti.

Finalmente, el caso de interjurisdiccionalidad de Grado I es el la localidad compuesta en la que ninguno de los componentes tiene funciones de capitalidad. Es el nivel más simple de diferenciación interjurisdiccional registrado entre las aglomeraciones metropolitanas. Corresponden a esta situación de Interjurisdiccionalidad, los casos de Gran Rosario (Santa Fe), Villa María-Villa Nueva (Córdoba), Reconquista-Avellaneda (Santa Fe) y San Martín-La Colonia (Mendoza). Existen muchos mas casos de aglomeración Grado I pero no superan los 50 mil habitantes y por eso no se incluyen en esta primera identificación. Tipos de complejidad institucional: nivel de interjurisdiccionalidad (NI) Por otra parte, para cada Grado de Interjurisdiccionalidad se puede medir el Nivel de Interjurisdiccionalidad (NI) alcanzado. Ambas variables determinan el Tipo de Complejidad Institucional (TCI) presente en las diferentes Áreas Metropolitanas. La medida del NI es la relación entre el "componente central" y el "componente exterior" que integran la localidad compuesta (coincide con la definición del INDEC de componente de las localidades compuestas y el denominado en este trabajo "componente central" coincide empíricamente con la definición de componente principal de dicho organismo para las 26 aglomeraciones consideradas; finalmente, lo que en este trabajo se denomina "componente exterior" coincide con el resto de las AGL que forman la localidad compuesta para el INDEC. Se denomina central a la AGL que tiene funciones de capitalidad o bien

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

97

constituye la AGL cabecera histórica de la aglomeración, y al conjunto del resto de los componentes se los denomina componente exterior. MAPA 9. Aglomeración Gran San Juan.

Este indicador permite relacionar la dimensión del AGL "cabecera" con la dimensión del conjunto de las AGL que se fueron incorporando a la aglomeración. Es probable que esta relación haya variado históricamente en la mayoría de los casos, mostrando el peso que el componente central fue teniendo en el liderazgo de la toma de decisiones en la aglomeración, como fue estudiado para la Aglomeración Gran Buenos Aires (Abba, 2006). En el resto de las áreas metropolitanas y subsistemas urbanos nacionales se registra una diversidad muy grande de situaciones que, generalmente, parten de la preeminencia de la ciudad originaria sobre el componente exterior. Pero al aumentar generalmente el peso de la extensión por fuera del área de gobierno local central, aumenta la falta de legitimidad de una gestión centralizada. El NI más alto se registra en el caso de la Aglomeración Gran Mendoza, en la que este valor se aproxima a 7 y tiende a aumentar, dado que el Departamento Capital marcha a perder población y presentan un sentido creciente los departamentos que forman el componente exterior. Los casos que le siguen son el ya mencionado de la Aglomeración Gran Buenos Aires, NI: 3,02, y el Gran San Juan, NI: 2,64. Tipos de complejidad institucional: tipos de complejidad institucional (TCI) La cuestión metropolitana en el país presenta diversos tipos de situaciones que se pueden sintetizar en

98

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

tres subconjuntos. Los casos de mayor complejidad institucional, A, se concentran en unas pocas aglomeraciones interprovinciales. Se trata de las aglomeraciones Gran Buenos Aires (Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires), Viedma-Carmen de Patagones, Neuquén-Cipolletti y San FranciscoFrontera. En estos casos la posible asociación se enfrenta con la dificultad de que el régimen federal no contempla ningún nivel organizacional de tipo político intermedio entre la Nación y las Provincias. De cualquier manera existe una fuerte diferencia entre las 4 aglomeraciones respecto de su Nivel de Complejidad Institucional. El AMBA presenta un Grado V de Interjurisdiccionalidad y 3 de Nivel de Interjurisdiccionalidad, es el caso más complejo en el cuadro de las metrópolis nacionales y, además, ejerce una fuerte primacía en el sistema urbano nacional. FIGURA 12. Tipos interjurisdiccionales.

Le siguen dos casos de aglomeraciones de GI: IV pero de talla considerablemente menor respecto del primer caso analizado (una de 300 mil y dos de alrededor de 70 mil). Se destaca el caso de NeuquénCipolletti por ser cabecera del importante subsistema urbano patagónico del Alto Valle y por su considerable talla y el NI: 0,44, siguiéndole el caso de Viedma-Patagones, GI: IV, NI: 0,4. El caso de San Francisco-Frontera es de mucha menor complejidad dado que no contiene ninguna AGL capital de provincia; GI: III, y además de ser de una talla mucho menor presenta un bajo nivel de interjurisdiccionalidad, NI: 0,18. Un segundo grupo de parecido Nivel de Complejidad, B, está constituido por los casos de Grado de Interjurisdiccionalidad II y I. Estas aglomeraciones no contienen componentes que pertenezcan a provincias diferentes simplificando las cuestiones de gestión, al no intervenir la jurisdicción nacional. Un primer grupo lo constituyen la mayoría de las capitales provinciales (16 sobre 23), que presentan un Grado II de interjurisdiccionalidad, Puede observarse igualmente que en este grupo, el mas numeroso, se registran significativas diferencias según Nivel de Interjurisdiccionalidad (CUADRO 13).

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

99

Se destacan los casos ya mencionados de Gran Mendoza y Gran San Juan, (NI: 6,65 y 2,64, respectivamente), por la mayor expansión de los núcleos originarios sobre áreas de gobierno local (AGL) vecinas. En estos casos, el NI indica que los habitantes del extra-radio central superan largamente a los que habitan en la AGL central. CUADRO 12. Niveles de interjurisdiccionalidad—aglomeraciones argentinas de más de 50.000 habitantes.

Pueden mencionarse, en orden de importancia, los 7 casos en que el NI presenta un nivel intermedio (entre 0,42 y 0,11). En estos casos la Interjurisdiccionalidad es incipiente pero debe tenerse en cuenta la tendencia creciente en el último período intercensal. Finalmente hay aglomeraciones que presentan la situación mas simple de interjurisdiccionalidad, GI: I, pero entre los que debe destacarse la presencia del Gran Rosario por la importancia de su tamaño poblacional y, si bien el NI es moderado, es importante la población y la AGL extrarradio involucradas. Visto desde el Nivel de Complejidad, se puede considerar un grupo adicional que se intercepta con los anteriores, C, en los casos que los NI menores a 0,1. Si bien la evolución muestra un creciente peso del (o los) componente (s) secundario (s) no parecieran por el momento complicar la gestión centralizada. Formas de Institucionalidad alternativas Tal como se describió, gran parte de la población del país reside en asentamientos humanos que padecen situaciones de complejidad institucional que dificultan la resolución de los problemas urbanos por la fragmentación de la gestión. Solo la formación de institucionalidad metropolitana, adecuada a cada caso, permitirá aumentar la efectividad de las inversiones que vienen realizando el Estado Nacional, Provincias y Municipios. Una apuesta a saltear estos pasos, que suelen ser lentos y complejos, pierde continuidad y capacidad de acumulación, que en los procesos de formación de institucionalidad son requisitos primarios. Uno de los principales requerimientos para iniciar un camino exitoso en materia de cooperación o asociación entre las jurisdicciones que componen una aglomeración es la identificación del tipo de complejidad

100

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

institucional que se registra en cada caso. El análisis efectuado precedentemente permite sintetizar las situaciones halladas en el país en tres Tipos de Complejidad Institucional (TCI, ver el Gráfico Nº 3), y proponer una selección de alternativas de desarrollo de institucionalidad metropolitana acordes. Se proponen tres conjuntos de sub-alternativas, que se corresponden con grados de profundidad posible según los niveles de complejidad institucional identificados. CUADRO 13. Tipos de complejidad institucional.

El menú de formas de institucionalidad es incluyente de toda forma de asociación interjurisdiccional, aunque la competencia de gestión sea solo de carácter sectorial, dado la visión evolutiva que se le asigna a la formación de institucionalidad metropolitana. Lefévre, en un reciente trabajo, limita el inventario a ordenamientos que pueden producir políticas intersectoriales integradas, por la índole cada vez mas intersectorial de los problemas metropolitanos (Lefévre, 2005). El primer grupo de casos son los que, por presentar GI de III a V, con NI alto o medio, están inhibidos de plantear un arreglo institucional que implique un espacio político intermedio entre el Estado provincial y el Estado nacional. Las alternativas identificadas son las siguientes, ordenadas de menor a mayor grado de institucionalidad:  Empresas sectoriales interjurisdiccionales  Programas de acción intermunicipal e interprovincial  Consejo Metropolitano  Parlamento Metropolitano

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

101

CUADRO 14. Aglomeraciones según tipo de complejidad interjurisdiccional.

CUADRO 15. Tipos de interjurisdiccionalidad y alternativas de institucionalidad.

El segundo grupo de casos corresponde a situaciones de menor complejidad institucional, por corresponderse con la presencia de más de un AGL, pero dentro del territorio de un único Estado provincial, con NI alto o medio. En este caso se plantean varias opciones, que deben ajustarse a las distintas Constituciones Provinciales, a los respectivos Regímenes Municipales Provinciales y a los niveles de Autonomía alcanzados por las AGL. Los modelos de institucionalidad adaptables a estas situaciones institucionales pueden sintetizarse de la manera siguiente:  Empresas provinciales  Programas de acción intermunicipal  Constitución de un órgano permanente de cooperación intermunicipal  Constitución de un gobierno supramunicipal

102

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

Finalmente, en los casos en que el NI es muy bajo se puede apelar al liderazgo informal de la ciudad central, que es como operan en la práctica muchas de las aglomeraciones de este tipo, bajo la alternativa de un Plan Estratégico común o simplemente por la coordinación de acciones. Sin embargo dada la tendencia predominante de crecimiento de la complejidad institucional, debe preverse en todos los casos la formación de institucionalidad para el funcionamiento futuro de las aglomeraciones metropolitanas del país.

CONCLUSIONES
Como ya fue expresado previamente, las dos terceras partes de la población urbana del país reside en aglomeraciones metropolitanas (considerando las de más de 50 mil habitantes), en un contexto de complejidad institucional creciente dada la continua expansión territorial. Esto implica que casi el 60 % de la población total del país está crecientemente sometida a problemas de su hábitat que superan ampliamente las posibilidades de gestión de las autoridades locales. Es una de las escala subnacionales emergentes de la nueva realidad nacional y regional, que padece la situación mas grave de orfandad institucional. El presente aporte está dirigido a caracterizar este nutrido grupo de tipos de aglomeraciones y abrir el camino al intento de formación de institucionalidad de estos nuevos espacios sociales. Tal como surge de la clasificación en grandes grupos de casos, existe un primer nivel de complejidad institucional, aquellas aglomeraciones en que aun es muy fuerte la primacía interna de la ciudad cabecera, en las que el liderazgo de esta última puede legitimar una gestión asociada. Esto ha sucedido históricamente en la mayoría de los casos, especialmente cuando el predominio poblacional se suma a la condición de capitalidad. Sin embargo, en este escalón primario de complejidad institucional, tanto el gobierno nacional como el provincial pueden jugar un rol importante si favorecen o requieren algún grado de formalización de la gestión asociada de problemáticas comunes a través de convenios, planes estratégicos, programas de acción coligada, etc. de carácter intermunicipal. Estas herramientas rudimentarias de gestión asociada permitirían formar un armazón institucional que iría acumulando políticas supramunicipales y, en lo posible, plurianuales. El escalón siguiente de complejidad institucional es aquel en el que aumenta el peso de las áreas de gobierno local pertenecientes al componente externo de la aglomeración, pero dentro del ámbito de una única provincia. En este caso se debería impulsar alguna forma permanente de estructura inter o supramunicipal de acuerdo a la legislación vigente en cada Estado, no descartando trabajar para incorporar a las constituciones provinciales normativas específicas sobre nuevas formas de cooperación o asociación intermunicipal no previstas actualmente. El último escalón y de más compleja resolución institucional, en razón de la organización federal del estado argentino, está constituido por los aglomerados que se extienden sobre mas de una provincia. En este caso la formación de institucionalidad encuentra fuertes limitaciones para una formalización a escala metropolitana. El menú a explorar en este caso puede ser: foros intermunicipales, acuerdos interprovinciales, formación de regiones (firma de un convenio para la conformación de una región de acuerdo con el art. 124 de la Constitución Nacional, Documento elaborado por el equipo de trabajo de la Fundación Metropolitana, bajo la supervisión del Lic. Ricardo Gerardi, Ciudad de Buenos Aires, 2002), etc. Pero cualquiera de estas posibilidades enfrenta limitaciones tanto para alcanzar competencias interjurisdiccionales (no cumpliendo con el requisito planteado por Lefevre, 2005) u obstáculos para obtener un status de asociación equivalente al nivel de complejidad alcanzado por esta aglomeración. Otra alternativa a examinar, que ha logrado un alto nivel de formalización, es, en una propuesta para la Zona Metropolitana del Valle de México, el Parlamento Metropolitano (Demetrio Sodi de la Tijera, "Gobierno metropolitano", El Universal, 24 de junio de 2005). "La creación de un parlamento metropolitano sería el primer paso para garantizar el diálogo y la coordinación dada la autonomía y

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

103

pluralidad que existen actualmente en los congresos. El parlamento impediría que intereses o diferencias políticas personales o partidistas entre los gobernadores rompan el diálogo y la coordinación" Esta búsqueda orientada a la formación de institucionalidad es atenta a la diversidad de situaciones y particularidad de cada aglomeración. En esta cuestión no se trata de promover recetas "todo terreno" sino abrir el abanico de alternativas y poner el acento en el conocimiento sobre el tipo de aglomeración y situación institucional que se enfrenta. Se debe ser enfático e insistente en que la formación de institucionalidad en las áreas metropolitanas pasa por encontrar los escalones que, aunque modestos, contribuyan a alcanzar formas de asociación perdurables. La incorporación de formas de gestión para estos nuevos espacios subnacionales debe proponer procesos intensivos en tiempo. "Quizás esta importancia del tiempo sea la primera lección que debe extraerse de las experiencias en la gobernancia metropolitana. Las mas exitosas son los que tuvieron tiempo para establecerse en su entorno político y social" (Lefévre, 2005).

MODULO 6. MICRO ESPACIOS SUPRANACIONALES EN CONFLICTO. EL CASO FRAY BENTOS - GUALEGUAYCHU
Los nuevos espacios urbanos emergentes carentes de institucionalidad, objeto de una serie de análisis sobre alternativas de gestión posible (Abba, 2006) traspasan las fronteras nacionales en la medida que avanzan los procesos de integración de las economías del mundo. Áreas metropolitanas, conurbaciones, sistemas urbanos integrados funcionalmente requieren ser vistos desde el ángulo de la gestión de problemas comunes. En algún momento las autoridades locales y estaduales involucradas en el fenómeno metropolitano en la Triple Frontera (Ciudad del Este-Foz de Iguazú-Puerto Iguazú) que ya supera los 600 mil habitantes y a cualquiera de las ciudades de esa región del MERCOSUR, tendrán que sentarse alrededor de una misma mesa a ordenar ese dinámico y complejo territorio común. Sin embargo ha surgido un conflicto en el sistema urbano trans-fronterizo de Fray Bentos – Gualeguaychú, de escaso peso poblacional y económico en la región, pero objeto actualmente de una fuerte inversión en marcha para instalar una fábrica de pasta de celulosa de gran dimensión. Que la inclusión de una planta industrial sobre la orilla este del río Uruguay haya generado la conmoción que hoy se vive, muestra a las claras el alto grado de integración entre los centros urbanos involucrados. En la resolución de este conflicto, encontrando una solución superadora de los intereses u objetivos unilaterales, se pone en juego la capacidad de crecimiento de la unión de los países del sur de América. Sistemas urbanos transfronterizos Existen en el continente americano muchos casos de sistemas urbanos transfronterizos (SUT) que, si bien algunos de ellos tienen larga data, el nuevo marco de relaciones entre países ha impuesto distintas reglas del juego a las relaciones entre los distintos sub-componentes nacionales a nivel local. Ha variado la calidad de tales articulaciones al quedar insertas en una red mas amplia que transmite a la realidad local las contradicciones manifiestas entre las economías y sociedades nacionales. Refiriéndose a las áreas metropolitanas principales (AMP), Carlos A. de Mattos describe una transición en la cual se inscriben cada vez más empresas que operan como redes trans-fronterizas (RTF). Destaca entre ellas a “las productivas, financieras y comerciales, pero incluyendo a un amplio espectro de redes de otra naturaleza (culturales, científicas, universitarias, etc.), comprendidas las relacionadas con el narcotráfico y el crimen organizado”, fenómeno “que significó la progresiva incorporación de sectores y de lugares a la dinámica globalizada” (De Mattos, 2003). Es conocido el hecho presente en la larga frontera entre México y EEUU, donde han emergido asentamientos trans-fronterizos de dimensiones significativas. Las aglomeraciones metropolitanas de Tijuana - San Diego (la estimación de World Gazetteer para el 2006 es de 4.804.806 habitantes), sobre la Costa Oeste, y Juarez – El Paso (la estimación de World Gazetteer para el 2006 es de 2.280.782 habitantes), en el Centro – Oeste de ambos países, son casos paradigmáticos.

104

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

MAPA 10. Aglomeración Tijuana—San Diego.

FUENTE: esquema tentativo de elaboración propia en base a imagen Google .

La aglomeración trans-fronteriza Tijuana – San Diego ocuparía el puesto 15 entre las aglomeraciones de América del Norte. Y ya cuenta con un programa de planificación común el San Diego – Tijuana Internacional Border Planning Área (Institute for Regional Studies of the Californias, 2000). Sin embargo los incontenibles problemas migratorios entre los dos países han llevado a presentar al Gobierno Federal de los EEUU un controvertido proyecto de muro divisorio en la frontera que divide el aglomerado (Salas, 2006). El ya mencionado asentamiento trinacional en la denominada Triple Frontera (Argentina, Brasil y Paraguay) constituye un caso más próximo de eclosión local de flujos local-regionales de mayor amplitud. El crecimiento de este asentamiento humano de gran complejidad institucional, que ocupa un territorio de tres países - formado por las ciudades de Foz de Iguazú (Paraguay), Ciudad del Este (Paraguay) y Puerto Iguazú (Argentina)- comenzó en la década de los 70 con la construcción de la Represa Hidroeléctrica de Itaipú, y localización de actividades industriales que se beneficiaban con la energía barata y un sector de servicios emergente (Surraco, 2006). El posterior establecimiento de un área de libre comercio en Ciudad del Este (que genera actualmente un movimiento diario de entre 30 y 40 mil sacoleiros, vendedores minoristas brasileños que compran en el

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

105

lado paraguayo y venden en su país) a lo que se suma el desarrollo de la actividad turística alrededor de la atracción internacional protagonizada por las Cataratas del Iguazú, originaron la integración transfronteriza de mas dinamismo del Cono Sur. MAPA 11. Aglomeración Ciudad del Este—Foz do Iguazú—Puerto Iguazú.

FUENTE: esquema tentativo de elaboración propia en base a imagen Google

En este amplio y complejo marco de alteraciones de las relaciones entre espacios y flujos que adquiere una particular intensidad en los sistemas urbanos trans-fronterizos es que debe encuadrarse el caso de Fray Bentos–Gualeguaychú. No es explicable la magnitud adquirida por la disputa, que ha rozado los matices de conflicto de defensa de la soberanía de los países intervinientes, cuando el problema tiene una específica matriz ambiental-territorial. Naturaleza del conflicto Imaginemos por un momento que el subsistema urbano de Gualeguaychú-Fray Bentos, de aproximadamente 100 mil habitantes, pertenece a un único país, si bien tajeado por un importante curso hídrico del MERCOSUR. El área de la cuenca del río Uruguay consta de 365.000 kilómetros cuadrados que se reparten entre una importante parte de Brasil (Santa Catarina y Rió Grande do Sul), un área de Uruguay y este de las provincias argentinas de Misiones, Corrientes y Entre Ríos (Fiorotto, 2004).

106

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

Supongamos que un emprendimiento de alto impacto económico y ambiental, como una papelera que procesará alrededor de 1 millón 300 mil toneladas año de pasta de celulosa, solicita autorización para localizarse en el territorio de dicha urbanización. Sin duda desataría un debate de gran magnitud que alcanzaría no solo la escala local sino también la escala de la cuenca y la región en la que se inscribe. Es probable que las autoridades políticas locales adoptaran una actitud favorable basadas en el aporte del emprendimiento al empleo y producto bruto local y que las aguas se dividieran en el órgano legislativo de la ciudad sobre los posibles impactos de la actividad incorporada. A esto se sumarían las movilizaciones de los vecinos, oposición de los grupos ambientalistas y apoyo de algunos gremios que se favorecerían por la oferta de empleo y nuevas actividades. En el nivel provincial y nacional se desplegaría toda la legislación que defiende los recursos hídricos y se conminaría a la empresa a cumplir con ciertos parámetros de emisión de contaminantes a niveles que no afecten el recurso. Ciertamente organizaciones civiles e instituciones de bien público saldrían en defensa del recurso en peligro. Sin embargo el paisaje real de movilizaciones o impasividad en la zona muestra un panorama muy diferente al imaginado, los actores se han encuadrado en su pertenencia nacional en ambas márgenes del río Uruguay. En la orilla Argentina casi no se escucha voz alguna que defienda el emprendimiento industrial y del otro lado pareciera predominar la unanimidad a favor. Barajar y dar de nuevo Pero aunque sesgado el conflicto socio-territorial surgido en las costas del Río Uruguay existe y lo peor que se puede hacer es negarlo, ocultarlo o acallarlo, dado que un conflicto no resuelto estallará seguramente mas adelante con mayor gravedad aun. Y tampoco es buena la opción de transformarlo en lo que no es, una escalada de enfrentamientos entre países que culminó en una disputa de soberanía. La cuestión es regresar al concepto de conflicto como la única llave posible de encontrar una posibilidad superadora de los problemas que a la sociedad se le presentan. Y para que esto se produzca tienen que darse algunas condiciones previas:  Los niveles adecuados de articulación de problemas y actores involucrados  Disposición de los actores sociales públicos y privados a hallar conjuntamente soluciones alternativas Existen dos escalas de resolución del conflicto cuya diferenciación es clave para resolver un problema esencialmente ambiental-territorial, dando una salida para la región que favorezca un genuino desarrollo. Esas dos escalas ineludibles son la de la cuenca del río Uruguay y la del subsistema urbano trans-fronterizo Fray Bentos – Gualeguaychú. La problemática de la cuenca del río Uruguay La Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU), se ha visto sobrepasada en sus competencias, que surgen del Estatuto del Río Uruguay, convenio firmado en febrero de 1975 por Argentina y Uruguay. En materia de contaminación la CARU identifica posibles áreas de riesgo por contaminación pero no tiene capacidad para actuar sobre ellas y controlar a las fuentes de emisión instaladas en uno u otro país. Un posible re-encuadre institucional del tema, si bien el conflicto se localiza en la baja cuenca del río, es poner en primer plano que en la cuestión están involucrados tres países ribereños: Brasil, Argentina y Uruguay. El río Uruguay recorre 1.800 kilómetros antes de desembocar en el río de La Plata, pero solo “en los últimos 469 de su trayecto constituye la frontera entre la República Argentina y la República Oriental del Uruguay” (Carasales, 1998). Las opiniones sobre el posible impacto van desde el extremo de considerar inocua la instalación del emprendimiento (Felíz, 2007), al otro extremo de considerar como única posibilidad la relocalización de la planta celulósica. Pero en la práctica no existe información técnica suficientemente confiable sobre los niveles posibles de contaminación con el funcionamiento de la fábrica ni de los impactos indirectos sobre el medio natural y social del entorno.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

107

En esta materia se deben suspender las actitudes pre-juzgadoras de uno u otro bando en el sentido de negar o afirmar rotundamente la posible contaminación. Pero tampoco suponer que todos los actores tienen las mejores intenciones y no hay problemas de intereses de por medio (no se ha llegado aún a un mundo Felíz). El nivel local del problema Por otra parte en la escala del subsistema trans-fronterizo Fray Bentos – Gualeguaychú, se debería encarar un plan estratégico conjunto para el desarrollo territorial del área urbana y la microregión de influencia. Existe una vocación firme de un perfil turístico-forestal-industrial para la zona, que no se puede desconocer, y que, debería ratificarse, ampliarse o modificarse por una decisión conjunta de ambas orillas y en función de eso construir solidariamente el entorno adecuado. Despejado del horizonte el problema de la contaminación que tiene otra escala de resolución, ya comentado, en el nivel local, pero con un enfoque integrado de ambas orillas, se debería resolver la compatibilización de las actividades residenciales, productivas y de servicios sin conflictos territoriales y ambientales. Respecto del desarrollo turístico la microregión ya tiene algunos desarrollos importantes y una decidida política de potenciar ese perfil que debería considerar el enorme espejo de agua como un recurso común a equipar y ordenar con la conducción de una Gerencia Integrada de las Áreas de Turismo de ambos municipios. El área se potenciaría como un nodo turístico de primer nivel sobre una de las ramas alternativas del corredor bioceánico del MERCOSUR Valparaíso-San Pablo y como centro de un eje turístico fluvial-cultural sobre el Río Uruguay. MAPA 12. Sistema urbano Fray Bentos - Gualeguaychú.

FUENTE: esquema tentativo de elaboración propia en base a imagen Google

108

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

Por otra parte el área hacia el noreste del eje del puente internacional General San Martín debería ser destinada a los desarrollos logísticos-industriales del asentamiento resguardando los impactos sobre el área suroeste. Debería preverse el control de cualquier tipo de emisión de contaminación líquida, gaseosa o sólida sobre el entorno inmediato. Finalmente el sector de servicios a empresas asociado a la logística del corredor bioceánico podría alcanzar una mayor competitividad mediante un funcionamiento asociado de los recursos de ambas orillas. Este emprendimiento trans-fronterizo debería contar con el apoyo político y financiero generoso de los estados parte en los diferentes niveles de resolución teniendo en cuenta no solo el caso particular en cuestión sino también la propuesta de un modelo de gestión asociada que seguramente será de aplicación en el futuro desarrollo latinoamericano en el marco del MERCOSUR.

CONCLUSIONES
El aprendizaje social que se ha realizado, y el que queda por realizar, puede ser el aspecto positivo que deje este conflicto que ha sido evaluado como uno de los mayores fracasos del año político que pasó. Sin olvidar el rol que jugó la lucha de Gualeguaychú en la creación de la Autoridad de Cuenca del MatanzasRiachuelo, que con las limitaciones que aun tiene, puede ser aprovechado como punto de partida para la construcción de una política ambiental en el país. La necesidad de crecimiento de la institucionalidad del MERCOSUR a fin de crear los andariveles en los que se puedan resolver este tipo de diferencias respecto del manejo de los recursos naturales compartidos, plantea un objetivo a mediano plazo claro e ineludible. Pero también debe incorporarse a esta agenda la creación de institucionalidad para los sistemas urbanos trans-fronterizos, cuyas problemáticas aun no han emergido en toda su magnitud, quizás porque otras urgencias las ocultan, pero en la medida que avancen los procesos de integración económica y territorial sin duda se empezarán a plantear. Esta crisis debe transformarse en la oportunidad de profundización de de la unión de los países del sur de América con una propuesta de institucionalidad que habilite la resolución de los problemas que plantea el manejo de los recursos compartidos así como la gestación, diseño e implementación de proyectos de desarrollo sustentables. La Autoridad de Cuenca, que sea garante de los parámetros ambientales del recurso, complementariamente a la actuación a nivel local podría conformar el marco adecuado. Respecto del Sistema Urbano Trans-fronterizo Fray Bentos-Gualeguaychú, y su microregión, se requiere comenzar por la formación de institucionalidad común a través de mecanismos de gestión interjurisdiccional o mediante la generación de proyectos comunes. Plan Estratégico de Desarrollo y Ordenamiento Territorial del Sistema Urbano Trans-fronterizo, una Gerencia Unificada para el desarrollo del Eje Turístico-cultural del Río Uruguay, el Programa de Colonización y Desarrollo Agroindustrial Binacional en la microregión, el Parque Logístico y de Servicios al Transporte, son algunas de las posibles iniciativas comunes a desplegar. El desarrollo de emprendimientos conjuntos, conformando una red de intereses locales, elevaría las energías asociativas por encima del proceso de enfrentamiento instalado. Por otra parte las actividades por si mismas impondrían condiciones ambientales concretas a ser respetadas por ellas mismas y por cualquier otra actividad que la propuesta Autoridad de Cuenca Tripartita debería garantizar. Una nueva ecuación ambiental-territorial de tipo endógeno para los problemas fraybentino-gualeguaychenses marcaría el rumbo futuro de abordaje de los diferendos territoriales en las extensas fronteras del MERCOSUR.

NOTAS AL PIE *1+ Número de aristas del camino mas corto para unir los vértices de una red, HAGGETT, P (1975)

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

109

*2+ Relaciona el número de aristas y el número de vértices, opus cit. nota 8. *3+ El retiro del Estado se manifiesta fuertemente en el AMBA por el aumento del costo de los servicios (especialmente del transporte), la menor oferta de vivienda y suelo para sectores medios y de bajos recursos y la desinversión en los sectores de la salud y educación pública *4+ Citado por TELLA, Guillermo, 2007 *5+ Kelsen habla del poder del Estado a través de la validez del ejercicio del orden jurídico. Y se entiende poder como funciones del Estado y de ahí se deriva la diferenciación de poderes estatales en: legislativo, ejecutivo y judicial *6+ Kelsen, opus cit, página 15. *7+ Vapñarsky elige esta acepción diferenciándola de “nivel” y “orden” a las que no considera apropiadas *8+ Los tipos podrían complejizarse aún mas, si se considerara el total del país, incorporando algunas variables que surgen del análisis de la legislación municipal de cada provincia. *9+ VAPÑARSKY Cesar, (2000). *10+ LONGO, Rafael F., (1986?) *11+ El Gobierno Provincial se ve beneficiado reduciendo su inversión en el GBA. *12+ ABBA, Artemio Pedro, (1991). *13+ SUAREZ, Odilia, (1994), pag. 16. *14+ CONADE, (1970), pag. 15. *15+ CONADE, (1970), pag. 18-19. *16+ Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires y Provincia de Entre Ríos. *17+ Estas decisiones son tomadas en el marco de un Gobierno Militar, estando interrumpido el funcionamiento del Congreso de la Nación. *18+ Se implementa como un organismo interjurisdiccional bipartito con participación de la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires. *19+ El CMC se implementó como un organismo tripartito con la participación del Estado Nacional, la provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de Buenos Aires, *20+ Se aprovecha la existencia de un mismo color político en ambas jurisdicciones y en el gobierno nacional. *21+ CERRUTI, Marcela y GRIMSON, Alejandro, (2005). *22+ Un claro ejemplo es el equipamiento para la salud, el 50 % de las atenciones de los hospitales de la CABA corresponden a habitantes de las Provincia de Buenos Aires. *23+ BADIA, Gustavo C., (2005), opus cit. *24+ El proyecto se proponía la realización de encuentros bajo el lema “AMBA: Integración para una Mejor Calidad de Vida” en los que se desarrollarían las temáticas del Transporte, Residuos Sólidos y patógenos, Protección del Medio Ambiente, Seguridad, Cultura y otros temas a convenir. Para la primera etapa tareas de investigación, diagnóstico, propuesta y planificación respecto de las temáticas acordadas. En una segunda etapa se recomendaría el tratamiento en ambas cámaras de proyectos normativos y legislativos integrados para el AMBA. *25+ En la práctica los representantes de la Municipalidad de Buenos Aires no se presentaron a la Asamblea realizada en el Palacio de Correo en la Ciudad de Buenos Aires. *26+ Diferencias en el nivel de autonomía según provincias y jerarquía de los municipios *27+ Puede mencionarse también el “Proyecto de Reforma de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos a fin de posibilitar la existencia de órganos de Gobierno y Coordinación Metropolitanos”, Proyecto de Decreto, Senador Demetrio Sodi de la Tijera, 8 de septiembre de 2005 *28+ La proporción de diputados por habitante es diferente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la Provincia de Buenos Aires, y por otra parte también varía según las distintas secciones electorales de esta última jurisdicción.

110

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

BIBLIOGRAFÍA
Abba, Artemio P. (2000), “Las nuevas centralidades de Buenos Aires, un modelo mulltifocal fragmentado”, Revista Distrito 2, Órgano oficial del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires, N° 41, Año 2000. Ver también versión actualizada Revista Virtual La Esquina del Sur, 6ta. Edición, Abril del 2004 Abba, Artemio Pedro, (1991), “La problemática de la gestión en el área metropolitana de Buenos Aires / Una propuesta para su mejoramiento”, Revista Cambios / Municipio y Política Públicas AÑO 1 – N° 2, Secretaría de Planeamiento, Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires, Junio 1991. Abba, Artemio Pedro, (2005), “Nuevas lógicas de centralidad urbana en el siglo XXI / Área Metropolitana de Buenos Aires”, Documento de Trabajo CIHaM Julio de 2005. Abba, Artemio Pedro, (2006), "Región metropolitana de Buenos Aires: el legado de Horacio Torres". Revista summa+ 78, marzo de 2006, Buenos Aires. Abba, Artemio Pedro, (2006), “Gestión de los espacios subnacionales metropolitanos / Nuevos ámbitos socio-territoriales huérfanos de institucionalidad”, Café de las Ciudades / conocimiento, reflexiones y miradas sobre la ciudad, revista digital, diciembre de 2006. Abba, Artemio Pedro, (2006), Formar institucionalidad metropolitana en Buenos Aires / Propuesta de gestión para el AMBA, café de las ciudades / conocimiento, reflexiones y miradas sobre la ciudad, revista digital, octubre de 2006. Abba, Artemio Pedro, (2007), "Reposicionamiento del AMBA en la red urbana nacional / Cambios endógenos y exógenos del sistema metropolitano", XXII Jornadas de Investigación: Urbe y Territorio "si+urb", FADU / UBA, Buenos Aires, septiembre de 2007. Abba, Artemio Pedro, (2007, 1), "Nueva lógica de Centralidad Urbana en el Siglo XXI - Área Metropolitana de Bs. As.", Mundo Urbano, revista digital de la Universidad de Quilmes nº 30, 2007. Abba, Artemio Pedro, (2010), “Metrópolis argentinas: agenda política, institucionalidad y gestión de las aglomeraciones urbanas interjurisdiccionales. - 1a ed. – Martínez. Café de las Ciudades, 2010. 176 p.: il. ; 20x28 cm. ISBN 978-987-25706-0-6 1. Urbanismo. 2. Gobernabilidad. I. Título CDD 711. Abba, Facciolo, Kullock, Malvarez, Madrazo, Marchetti, Moreno, Prudkin y Rieti, (1982), “Evaluación Ambiental Regional / Una Propuesta Metodológica”, CIFCA, Fascículos sobre Medio Ambiente, Política y Planificación Ambiental, Madrid, España, 1982. Abba, Gil y Poggiese, (1990), "Informe Final Caso Buenos Aires / Proyecto de Investigación y Coloquio Técnico sobre Gestión de Áreas Metropolitanas", CLAD-11546, 15 de enero de 1990. Badia, Gustavo C., (2005), “Aproximaciones a la Región Metropolitana de Buenos Aires como sistema político”, Capitulo del libro Aportes a la cuestión de gobierno en la Región Metropolitana de Buenos Aires, Ediciones Al Margen, Universidad Nacional de General Sarmiento, 2005. Blanco, J. (2004), “Urbanizaciòn y movilidad: contradicciones bajo el modelo automovil – intensivo”, X Reunión de Geógrafos de América Latina – San Pablo 2004. Bono, Laura Maira, “El caso de las papeleras normativa internacional aplicable”, Centro de Estudios Sudamericanos, Instituto de Relaciones Internacionales, Boletín Nº 1, Marzo-Abril, http://www.iri.edu.ar/ articulo.php?idarticulo=604 Borja, J, de Forn, M (compiladores), (1990?), "Barcelona y el sistema urbano europeo", Barcelona EUROCIUDAD, Ciudad/Región/ Territorio, Ayuntamiento de Barcelona y Programa CITIES-CIUDADES. Cabral, Joao (2004) "A inovação nas políticas urbanas – Modelos de regulação e sistemas de governança" em GeoINova, nº 10, Lisboa. Camblor, Marcela, (2007), ""El experimento de los countries falló", artículo de la Sección Enfoques, Diario La Nación, Buenos Aires, 12 de agosto de 2007. Capron, Guénola, (1996), “LA VILLE PRIVEE: les

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

111

shopping centres á Buenos Aires », Tesis doctoral, Universidad de Toulouse II, 1996 (Notas y síntesis de Horacio Torres) Carasales, Julio C., (1998), “Comisión Administradora del Río Uruguay / Un ejemplo de integración práctica”, Publicaciones de la Comisión Administradora del Río Uruguay, Paysandú, octubre 1998, CEPAL, (1997), "Urbanización y metropolización", forma parte del documento Alojar para el desarrollo: una tarea para los asentamientos humanos, Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Naciones Unidas, Reunión Regional de América Latina y el Caribe preparatoria de Hábitat II, Santiago de Chile, 13 al 17 de Noviembre de 1995. Cerruti, Marcela y Grimson, Alejandro, (2005), “Buenos Aires neoliberalismo y después”, Capítulo de Ciudades Latinoamericanas, Portes, Roberts y Grimson, Prometeo Editores, Buenos Aires, 2005. Ciccolella, P. y LucionI, N. (2004) “La ciudad corporativa. Nueva arquitectura empresarial, redefinición de la centralidad y surgimiento de una red de distritos de comando en la Región Metropolitana de Buenos Aires”, Instituto de Geografía, UBA, Buenos Aires, Documento de Trabajo PDTEM. Collado, Federico, (2006), "Nuevas formas de hábitat suburbano / La suburbanización acomodada en el AMBA", Atlas Ambiental de Buenos Aires http:// www.atlasdebuenosaires.gov.ar/aaba y completado con datos propios. CONADE, (1970), “Organización del Espacio de la Región Metropolitana de Buenos Aires. Esquema Director Año 2000”, Consejo Nacional de Desarrollo, Buenos Aires, 1970. Corti, Marcelo, (2004), "La ciudad de los shoppings / Buenos Aires, entre la calle Corrientes y el Unicenter", Tendencias, café de las ciudades, revista digital, año 3número 17 - marzo 2004 Cuervo Gonzalez, Luís Mauricio, (2004), “Desarrollo económico y primacía urbana en América Latina / Una visión histórico-comparativa”, en El rostro urbano de América Latina, compilado por Ana Clara Torres Ribeiro, Buenos Aires, CLACSO, febrero de 2004. De Mattos, Carlos A., (2003), “Redes, Nodos y Ciudades: Transformaciones de la Metrópolis

Latinoamericana”, capítulo de CARMONA, Marisa, Globalización y Forma Urbana y Gobernabilidad, La dimensión Regional y Grandes Proyectos Urbanos, Universidad de Valparaíso, Editorial, Valparaíso, 2003. Dematteis, Giuseppe, (1998), “Suburbanización y periurbanización. Ciudades anglosajonas y ciudades latinas”, En Monclus, Fco. Javier, La ciudad dispersa. Suburbanización y nuevas periferias, Centre de Cultura Contemporánea de Barcelona. Echenique, Marcial, (1975), "El concepto de sistema, modelos y teorías en los estudios urbanos", en Modelos matemáticos de la estructura espacial urbana: aplicaciones en América Latina, Marcial Echenique compilador, Ediciones SIAP, Buenos Aires, julio 1975. Echenique, Marcial, (1975), “Desarrollo de un modelo de estructura urbana espacial”, Capítulo 8, Parte 3 Sistemas Urbanos, de La estructura del espacio urbano, Editorial Gustavo Gilli S. A., Barcelona. Echenique, Marcial, compilador (1975), “Modelos matemáticos de la estructura especial urbana: aplicaciones en América Latina”, Ediciones SIAP, Nueva Visión S.A., Buenos Aires. Emery, James. “Sistemas de Planeamiento y Control en la Empresa”, El Ateneo, Buenos Aires, 1987 Féliz, Mario R., (2007), “Réquiem para una asamblea / Mentira y poder”, Opinión, ARGENTINA FORESTAL publicación virtual, Edición del día, 3 de Enero de 2007 http:// www.argentinaforestal.com/noticia.php? id=2930. Fiorotto, Daniel T., (2004), “Completaron un mapa geológico inédito de los ríos Paraná y Uruguay”, diario La Nación, Buenos Aires, 30/01/04. En la nota se comenta el trabajo que un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Hídricas de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) realiza sobre la "Reconstrucción de los escenarios ambientales pasados y actuales asociados a extremos climáticos en la región Litoral". El equipo está integrado por la doctora en Ciencias Geológicas Daniela Kröhling (directora), ingeniera en Recursos Hídricos Marcela Ghietto (subdirectora), doctora en

112

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

Ciencias Geológicas Marcela Cioccale, e ingeniera Eleonora Demaría, http:// www.unl.edu.ar. Fiorotto, Daniel T., (2006), “Sacarle flores a la derrota”, artículo del semanario Análisis, citado por el Cronista Digital, www.cronistadigital.com.ar, 25/12/06. Fischerman, Joaquín, (1982), “La producción de estadísticas de la vivienda”, en Estadísticas sociales para la formulación de políticas, Seminario organizado por el Centro de Estudios de Población (CENEP) con el auspicio del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES), Buenos Aires, Argentina, 11 y 12 de noviembre de 1982. Fundación Metropolitana, (2002), "Documento elaborado por el equipo de trabajo de la Fundación Metropolitana", supervisión Lic. Ricardo Gerardi, Ciudad de Buenos Aires, 2002. Fundación Metropolitana, (2006), "Coordinación interjurisdiccional para la Metrópolis Buenos Aires", Propuesta de Fundación Metropolitana para organizar la región, Biblioteca Nacional, 30 de Agosto de 2006. Garay, Alfredo, (1997), "Nuevas modalidades de apropiación del espacio metropolitano", Exposición en el marco del 1er. Seminario sobre Barrios Cerrados, Municipalidad de Malvinas Argentinas, 6 y 13 de noviembre de 1997. Gonzalez, Faustino y VILLADEAMIGO, José, (1999), "Economía Urbana", Capitulo del Plan Urbano Ambiental - Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Centro de Estudios del Transporte / FADU - UBA. .Hardoy, J.E. y Satterwhite, D., (1987), “La ciudad legal y la ciudad ilegal”, Bs. As., GEL, 1987. Haggett, Peter, (1975), "Análisis locacional en geografía humana", Colección Ciencia Urbanística, Editorial Gustavo Gili S.A., Barcelona 1976. Hall, Peter, (1998), "Las ciudades del mañana. Historia del urbanismo del Siglo XX", Barcelona: Del Serbal, 1998. Institute For Regional Studies Of The Californias, (2000), “Atlas de Planeación del Área Fronteriza Internacional Tijuana-San Diego”, proyecto colaborativo del Instituto de Estudios Regionales de las Californias y el Departamento de Geografía de la

Universidad Estatal de San Diego (SDSU), del Instituto Municipal de Planeación (IMPlan), de la Ciudad de San Diego y de la Asociación de Gobiernos de San Diego (SANDAG), http://www-rohan.sdsu.edu/~irsc/atlas/text/ forwdspa.html Isard, W, “Methods of Regional Analysis”, MIT Press, Cambridge, 1960, págs. 189-205. Kelsen, Hans, (1983), “Teoría general del derecho y el Estado”, Textos Universitarios, Universidad Autónoma de México, México, 1983. Klint, Jeroen, (2005), "Perspectivas recientes sobre la organización metropolitana. Funciones y gobernabilidad", Capitulo III, Rojas, E., BID, 7/09/2005. Lefévre, Christian, (2005), "Gobernabilidad democrática en las áreas metropolitanas. Experiencias y lecciones internacionales para las ciudades latinoamericanas", Capitulo IV, ROJAS, E., BID, 7/09/2005. Legislatura de la Provincia de Buenos Aires, “Ley Electoral 5109, y posteriores modificaciones / Leyes 11.480, 11.551, 11.584, 11.610, 11.733, 11.833, 12.312 y 12.926”, Capitulo I, Derecho Electoral y Capitulo II, De la División Electoral. Longo, Rafael F., (1986?), “Buenos Aires, 1886”, Editorial Fernandez Blanco, Buenos Aires. Lowry, I. S., (1964), “Model of Metrópolis”, Rand Corporatión, Santa Mónica, California. Lynch, Kevin, (1970), “La imagen de la Ciudad”, Ediciones Infinito, Biblioteca de Planeamiento y Vivienda, Buenos Aires. Magariños, Nestor y Abba, Artemio, (1998), “Las Estructuras de Gestión Metropolitana Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, Informe de Avance, Plan Urbano Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires, Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, UBA, noviembre de 1998. Matteucci, Silvia y Morello, Jorge, (2006), "Efectos ecológicos de los emprendimientos urbanísticos privados en la Provincia de Buenos Aires, Argentina", Capítulo 8 de Crecimiento urbano y sus consecuencias sobre el entorno rural / El caso de la Región Pampeana, de MATTEUCCI , MORELLO y otros, Editorial Orientación, Buenos Aires, Diciembre de 2006. Matteucci, Silvia, (2006), "Ecología de paisajes. Filosofía, conceptos y métodos", Capítulo 1

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

113

de Crecimiento urbano y sus consecuencias sobre el entorno rural / El caso de la Región Pampeana, de MATTEUCCI , MORELLO y otros, Editorial Orientación, Buenos Aires, Diciembre de 2006. Orduna, Martín, (2007), "El impacto de los flujos metropolitanos sobre el Área Central de Buenos Aires", Río de Janeiro, CLAPTU, 2007. Organización Del Plan Regulador, (1962), “Plan Director de la Ciudad de Buenos Aires”, Decreto 9064, MCBA, 1962 Oszlak, Oscar, (1990), “La formación del Estado Argentino”, Editorial de Belgrano, Págs. 168169. Pastore, Rodolfo E., (1997), “Una aproximación a la comercialización de alimentos en la Argentina”, artículo en Revista Realidad Económica, N° 151, Buenos Aires. Peña Nieto, Enrique (Gobernador del Estado de México), (2006), "Parlamento Metropolitano / Zona Metropolitana del Valle de México", Gacetilla Sito Web del Estado de México. Pesci, Rubén y PESCI, Lucía, (2007), "AMBA: la cuestión jurisdiccional y la gestión concertada", Revista Ambiente Digital, Nº 99, La Plata, Septiembre de 2007. Pfouts, R. W. (1958), “Reply to Harris on testing --the Base Theory”, Journal of American Institute of Planners, vol. 24, págs. 238-43, y Teoría de la base exportadora (citados en Nourse, Hugh O., “Economía Regional”, oikos -tau, s. a. – ediciones, Barcelona, 1969, pág. 202-205.). Pfouts, R. W. (Ed), The Thechiques of Urban Economic Analysis, Chandler-Davis, West Trenton, 1960. Pirez, Pedro, (1994), “Buenos Aires Metropolitana / Política y gestión de la ciudad”, Bibliotecas Universitarias, Centro Editor de América Latina, Centro de Estudios Sociales y Ambientales, Buenos Aires, 1994. Pirez, Pedro, (1999), "Buenos Aires o la ocupación metropolitana sin gobierno", Conferencia Internacional sobre el Control de la Expansión Urbana, Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del Distrito Federal – Instituto Mexicano de Cooperación Internacional de la Secretaría de Relaciones Exteriores – Comité de Políticas de Desarrollo Territorial de la Organización para la

Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México, DF, 8 y 9 de noviembre de 1999. Portas, N., Domingues, A. y Cabral, J, (2003), "Políticas Urbanas / Tendencias, estrategias y oportunidades", Fundacao Calouste Gulbenkian, Porto, Portugal, 2003. Portes, Alejandro y ROBERTS, Bryan, (2005), “La ciudad bajo el libre mercado: la urbanización en América Latina durante los años del experimento neoliberal”, The Center for Migration and Development, Working Paper Series – Princeton University, Febrero de 2005. Rojas, Eduardo (compilador), (2005), "Gobernar las Metrópolis", Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Nueva York, 7 de septiembre de 2005. Sabsay, D. y otros, (2002), "Región Metropolitana de Buenos Aires / Propuesta JurídicoInstitucional para su Construcción", Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), Buenos Aires, 2002. Salas, Alejandro Salas, (2006), “Rechaza gobernador de Texas muro fronterizo”, Universal online, http:// www.eluniversal.com.mx/notas/326377.html Schteingart, M. y Torres, H, (1974), “Estructura interna y centralidad en metrópolis latinoamericanas”, Cuadro N° 2, pág. 28, Bibliografía Básica Unificada, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, UBA, Buenos Aires. SEDESOL-INEGI-CONAPO, México, (2004), "Delimitación de las Zonas Metropolitanas de México", Secretaría de Desarrollo Social, Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática y Consejo nacional de Población, de México, noviembre de 2004. Sieverts; Thomas, (2003), "Cities whihout cities", Routtledge, 2003. Silva, Mariana y Pla, Laura, (2006), "Configuración del territorio y actividades antrópicas. Crecimiento urbano sobre tierras agrícolas y naturales en la Pampa Ondulada", Capítulo 11 de Crecimiento urbano y sus consecuencias sobre el entorno rural / El caso de la Región Pampeana, de Matteucci, Morello y otros, Editorial Orientación, Buenos Aires, Diciembre de 2006. Sodi De La Tijera, Demetrio, (2005), "Gobierno metropolitano", Diario El Universal, México,

114

ABBA (2011), Metrópolis argentinas

24 de junio de 2005, ciudad de México. Stupenengo. Sebastián, (2005), “Efecto country Expansión sostenida: urbanizaciones privadas, motor de desarrollo”, Diario La Nación, Buenos Aires, 14 de mayo de 2005. Suarez, Odilia, (1994); “Planes y códigos para Buenos Aires 1925-1985”, Ediciones Previas, FADU / UBA, Buenos Aires, 1994. Surraco, Natalia, (2006), “Triple Frontera, un caso paradigmático de las nuevas amenazas a la seguridad en el Cono Sur Latinoamericano”, Documentos e Investigaciones Académicas, Academia de Guerra, Trabajo Nº 15, Programa de Cooperación en seguridad Regional Friedrich-Ebert-Stiftung, www.seguridadregional-fes.org/cgi-bin/ showdocs.asp?ISBN=2907, Enero de 2006. Szanjnberg, Daniela (2005), "La suburbanización, partidarios y detractores del crecimiento urbano por derrame", Serie Difusión Nº 17, Ediciones FADU, UBA, 2005. Tella; Guillermo, (2007), "Un crack en la ciudad / Rupturas y continuidades en la trama urbana de Buenos Aires", Editorial Nobuko, Buenos Aires, 1998. Torres, Horacio, (1975), “Evolución de los procesos de estructuración espacial urbana. El caso de Buenos Aires”, Desarrollo Económico, Revista de Ciencias Sociales, Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES), JulioSeptiembre de 1975, Vol. 15, Nº 58, Buenos Aires. Torres, Horacio, (1978), “El mapa social de Buenos Aires en 1943, 1947 y 1960. Buenos Aires y los modelos urbanos.”, Desarrollo Económico, Revista de Ciencias Sociales, Julio-Setiembre de 1978, Vol. 18, N° 70, Buenos Aires. TORRES, Horacio, (1989), "Marco interpretativo de las teorías sobre espacio urbano / Cambios en la estructura socio-espacial de la Región Metropolitana de Buenos Aires", Comisión de Trabajo N° 1: Marco Interpretativo y Elementos Instrumentales, Región Metropolitana de Buenos Aires / Primer Seminario Plurisdisciplinario de

Investigación, Comisión de Organizaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires Reseau: "Amerique Latine", GDR 26. Centre National de la Recherche Scientifique "Réseau: Réseaux, GDR 903, CNRS. Torres, Horacio, (1989), "Región Metropolitana de Buenos Aires", Ponencia en el Primer Seminario Pluridisciplinario de Investigación, Mar del Plata, Comisión de Organizaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires – Reseau: Amerique Latine, 17 al 21 de abril de 1989. Torres, Horacio, (1999), “Diagnóstico Socioterritorial de la Ciudad de Buenos Aires, Buenos Aires y su contexto metropolitano”, Plan Urbano Ambiental, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, 1999. Vapñarsky, Cesar A. y otros, (1998), "El concepto de localidad: definición, estudios de caso y fundamentos teórico-metodológicos", INDEC, Serie D Nº 4, Censo ’91, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, Buenos Aires. Vapñarsky, Cesar A., (2000), "La aglomeración Gran Buenos Aires / Expansión espacial y crecimiento demográfico entre 1869 y 1991", Editorial EUDEBA, Buenos Aires, Diciembre de 2000. Vapñarsky, Cesar, (1991), "El concepto de localidad: definición, estudios de caso y fundamentos teórico-metodológicos", INDEC, Censo Nacional de Población y Vivienda 1991, Serie D Nº 4.VAPÑARSKY, Cesar, "Crecimiento urbano diferencial y migraciones en la Argentina: cambios de tendencias desde 1970", en Estudios Migratorios Latinoamericanos, año 9, N º 27, 1994. Wingo, Lowdon, (1961), "An Economic Model of the Utilization of Urban Land for Residential Purposes", en Paper and Procedings of the Regional Science Asociation, vol 7, 1961. Hay traducción castellana en SECCHI, B, (compilador), (1968), "Análisis de las estructuras territoriales", Gustavo Gili, Barcelona, 1968.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 115 -124 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

La gestión del patrimonio como eje de desarrollo en la planificación territorial Recursos heredados y vitales en múltiples realidades
Diana María MUÑOZ MONTOYA Correo-e: diasol31@yahoo.com

Universidad de Buenos Aires – Argentina Ciudad Autónoma de Buenos Aires (BUENOS AIRES)

INTRODUCCION
El Patrimonio Cultural de un pueblo comprende las obras de sus artistas, arquitectos, músicos, escritores y sabios, así como las creaciones anónimas, surgidas del alma popular, y el conjunto de valores que dan sentido a la vida, es decir, las obras materiales y no materiales que expresan la creatividad de ese pueblo; la lengua, los ritos, las creencias, los lugares y los monumentos históricos, la literatura, las obras de arte y los archivos y las bibliotecas. Esta es la definición dada en la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre el Patrimonio Cultural en el año de 1982. A partir de ese momento los programas, las estrategias y las acciones propuestas se encaminaban a la protección y conservación de este tipo de expresiones, con la única premisa de guardar el valor identitario de los grupos poblacionales. Desde entonces, las transformaciones sociales, económicas, culturales y políticas han cambiado la manera en que se abordan los temas relacionados con la planificación urbana y regional y por ende, los conexos a la gestión patrimonial. Estas transformaciones han modificado las estructuras básicas de conformación y funcionamiento de la ciudad, en torno a tales circunstancias, hoy la prioridad parece enfocarse en la conservación y producción de los recursos naturales que aseguren la continuidad de vida en el planeta. Es así como a través de las Metas del Milenio, propuestas por las Naciones Unidas se introduce la imperativa necesidad de demarcar estrategias y líneas de acción que propendan por la protección de los recursos naturales como parte fundamental de los valores y principios que buscan la conservación de nuestro entorno común *1+. Este nuevo enfoque obliga a replantear la visión existente sobre la noción de patrimonio cultural y sobre los bienes que se deben salvaguardar como base de una planificación estratégica integral que potencie el desarrollo y mejore la calidad de vida de sus habitantes. Además de lo mencionado anteriormente, los cambios que se han dado en el mundo, no solamente han desatado crisis en los contextos naturales y vitales, el crecimiento demográfico y el aumento de la pobreza obligan a poner sobre la mesa planes urbanos y regionales que sean autosostenibles y sustentables, en este aspecto, el tema patrimonial muchas veces es relegado, por considerarse una gran inversión que en muchos casos solo permite restaurar inmuebles arquitectónicos que a futuro no representan mayor rentabilidad. En otros casos, se asumió el nuevo paradigma con más éxito, la creación y fortalecimiento de algunos instrumentos de gestión ha desencadenado en experiencias positivas, permitiendo la reactivación económica y social a través de proyectos de renovación que permiten el desarrollo sustentable de las zonas intervenidas y su entorno. En este contexto se empiezan a tratar conceptos básicos como Recursos

116

MUÑOZ MONTOYA (2011), La gestión del patrimonio como eje de desarrollo

Heredados y/o Recursos Vitales que se conformarán como los elementos de unión entre la puesta en valor y conservación de los bienes de interés cultural con la planificación estratégica contemporánea. De igual forma, el Patrimonio Inmaterial, aunque poco explorado en el área de la Planificación Urbana y Regional, se presenta como un elemento de composición necesario para el desarrollo de cualquier plan territorial. “Lo tangible solo se puede interpretar mediante lo intangible” según la UNESCO *2+. Este tipo de patrimonio genera diversas pautas para fortalecer el capital humano, son las expresiones culturales las que permiten delimitar los territorios en cuanto a sus procesos de construcción social, son estos elementos, los que al ser identificados y afianzados a lo largo de cualquier proyecto permiten fortalecer los procesos de participación ciudadana en su evolución y posterior concreción. Todos los escenarios de acción son diferentes, las realidades de los pueblos no son las mismas, cada día se vuelven más complejas borrando poco a poco los lazos de pertenencia que fortalecían su calidad de vida y el deseo de habitar un lugar, lo que nos enfrenta a un panorama difícil pero lleno de posibilidades en el que valdría la pena explorar nuevas formas, quizás más locales, seguramente más eficaces de articular la gestión del patrimonio cultural a la planificación urbana y regional.

ANTECEDENTES
De los años ‘50 a los ‘70. Una gestión de éxito El tema de la gestión del patrimonio comienza a institucionalizarse en el ámbito mundial a finales de los años ‘50, específicamente en el año de 1959 cuando Egipto y Sudán presentaron a la UNESCO la petición urgente de salvaguardia y protección de los monumentos de Nubia, los cuales se encontraban amenazados por la construcción de la presa de Asuán, un proyecto del gobierno egipcio que se inició en el año de 1956 para proteger las tierras productivas de las fuertes inundaciones. De esta forma, la UNESCO convocó a los gobiernos de todo el mundo, a las entidades públicas y privadas y al público en general a que aportaran una contribución técnica o financiera que evitara la destrucción de estos monumentos, fue tal el éxito de la campaña *3+ que a partir de los años 60 surgió con fuerza la noción de Patrimonio Cultural de la Humanidad, que hizo que varios países empezaran a presentar sus lugares más destacados como parte de ese legado que debía pertenecer a la comunidad mundial. Hasta los años ‘70 se destacan emprendimientos similares, con resultados positivos, entre ellos se debe mencionar: la recuperación de Florencia y Venecia, tras las fuertes inundaciones en el año 1966; el Templo de Borobudur en Indonesia y los lugares de valor arqueológico de Cartago en Túnez. Cabe resaltar que estas iniciativas tuvieron éxito porque se diseñaron estrategias con objetivos claros y excelentes campañas de difusión para lograr la consecución de los recursos. Otro avance importante se dio en el año de 1972 cuando se integró el medio ambiente al ámbito de protección patrimonial, se introdujo un concepto de valoración diferente al ya establecido y un convenio para la protección del Patrimonio Cultural y Natural del Mundo. “El patrimonio cultural y el patrimonio natural contarán con la misma protección. Las obras del hombre y las de la naturaleza se perciben como dos facetas indisociables de un mismo recurso, que debe protegerse de forma simultánea”. Bajo esta premisa empieza a transformarse el paradigma, se reconoce que los medios naturales están poniéndose en peligro a una velocidad acelerada y que las consecuencias serás difíciles de controlar a futuro. Resumiendo, en estos 20 años se llevaron a cabo campañas de éxito; se impulsó la concientización generalizada de la existencia y el valor de los bienes patrimoniales en todo el mundo; se hicieron efectivas acciones que evitaron la pérdida de lugares históricos. La UNESCO fortaleció su imagen de entidad protectora a nivel mundial y se vio obligada a investigar e idear nuevas estrategias para la obtención de los recursos; las entidades públicas y privadas de varios lugares del mundo fueron partícipes activas de estas iniciativas y con la inclusión del tema ambiental en la agenda patrimonial se abrió un nuevo espectro de la visión preconcebida de los bienes que se deben conservar.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

117

Entre los años ‘80 y ‘90. Inclusión de nuevos actores y conceptos En los ‘80 aparecen las primeras dificultades, el éxito de años anteriores a hecho que la lista de bienes declarados patrimonio de la humanidad aumente abruptamente desde el año 1978, aunque se llevan a cabo varias campañas a la vez, no se logran cumplir los objetivos, empiezan a disminuir las donaciones y las estrategias para su obtención son cada vez más insuficientes *4+. Es en este contexto donde se empieza a hablar de la protección de entornos urbanos como Medina de Fez en Marruecos, la Ciudad Vieja de La Habana en Cuba y el Valle de Katmandú en Nepal. La inclusión de estos espacios hace que se analice nuevamente el proceso de gestión, son conscientes que al intervenir en escalas urbanas se impacta de forma directa el desarrollo socio-económico de los pueblos, no se interviene sólo al objeto, sino a su entorno como área de influencia, lo que finalmente se traduce en una reestructuración de asentamientos humanos que obliga a una mayor inversión. Los cambios se dan en dos ramas principales: por un lado y como se mencionó antes, en la concepción del lugar a conservar e intervenir como el generador de nuevas estructuras de desarrollo territorial; por otro lado, la gestión cambió en el proceso de inclusión a la lista de patrimonio de la humanidad, con reglas más precisas y con la creación de fondos de preinversión. Asimismo, se destaca la intervención de nuevos actores gubernamentales que dependen de la UNESCO como el ICCROM y no gubernamentales como ICOMOS *5+, que se convierten el filtros del proceso y evaluadores constantes del mismo. A finales de los años ‘80 los recursos se destinaron en gran parte a la rehabilitación de los centros históricos y ciudades históricas como Sananh en Yemen, Fez en Marruecos y Quito en Ecuador. Además de los resultados obtenidos en la población con un cambio de actitud que promovía el reconocimiento y respeto de estos lugares, también hubo un incremento en el turismo y el aumento del valor del suelo que modificaron las dinámicas urbanas del sector, denotando la necesidad de articular la gestión patrimonial a la de la planificación urbana y regional. En el año 1997 la convención incluyó el tema del patrimonio inmaterial, al poner en práctica un sistema de reconocimiento institucional del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad. Desde entonces se vienen estudiando, redefiniendo y limitando los conceptos de las manifestaciones del lenguaje, los rituales, el folklore, las técnicas artesanales y otros, como medio para conservar la diversidad cultural. En este sentido, el paradigma del patrimonio cultural abre su campo y tras las concepciones anteriores el nuevo elemento se integra a la formulación de propuestas interdisciplinarias abarcando proyectos de mayor complejidad que deben derivar en propuestas innovadoras que hasta el momento se siguen explorando con todo tipo de resultados. Año 2000. Cambio de prioridades Entramos al nuevo siglo con la proclamación de las Metas del Milenio de las Naciones Unidas, documento que revela una gran preocupación por cuestiones como el aumento de la pobreza, la superpoblación y la crisis ambiental; en dicho escrito se presenta un listado de valores fundamentales en el que se prioriza el respeto a la naturaleza. “Es necesario actuar con prudencia en la gestión y ordenación de todas las especies vivas y todos los recursos naturales, conforme a los preceptos del desarrollo sostenible. Sólo así podremos conservar y transmitir a nuestros descendientes las inconmensurables riquezas que nos brinda la naturaleza. Es preciso modificar las actuales pautas insostenibles de producción y consumo en interés de nuestro bienestar futuro y en el de nuestros descendientes” *6+. De esta forma se priorizan los recursos a la conservación del agua y los entornos naturales que de una u otra forma nos aseguren la continuidad de vida en el planeta. Pero además de ello y con el objetivo presente de buscar un desarrollo sostenible, se fortalece la idea de que el forjar un proyecto de carácter patrimonial implica una gestión integral con disciplinas como la planificación urbana, el turismo, las ciencias sociales y la economía, entre otras.

118

MUÑOZ MONTOYA (2011), La gestión del patrimonio como eje de desarrollo

Contextualización Normativa Para enmarcar el patrimonio en un contexto legal, es necesario abordar el tema a partir de los años ‘70 cuando se llevan a cabo una serie de Conferencias Intergubernamentales que resultaron en la inclusión del “Derecho a la Cultura” en las Constituciones Políticas de los países participantes en las mismas. Esto significó que a partir de ese momento se asumió el compromiso de integrar políticas culturales al concepto de calidad de vida y cohesión social implícito en los Planes de Desarrollo. Entre estas conferencias se destacaron las de la Conferencia Intergubernamental sobre las Políticas Culturales en Europa, celebrada en la ciudad de Helsinki en 1972, donde se enfatizaba en la importancia de la cooperación y el intercambio cultural a escala regional. Asimismo, en estos encuentros se hizo hincapié en los desequilibrios que causarían los hombres a sus medios de vida en busca de un progreso cuantitativo como base del desarrollo social en vez del cualitativo que podría reforzarse a partir de una cultura más institucionalizada. En el año de 1978 la Conferencia Intergubernamental sobre Políticas Culturales para América Latina y el Caribe, realizada en Bogotá, destacó la necesidad de vincular a los pueblos en la idea de desarrollo local e incluyó el tema de la identidad, por lo que se recomendó recopilación, sistematización y codificación de la Legislación Cultural Nacional y que se promuevan estudios relacionados con el tema. Durante más de 20 años se han venido realizando encuentros relacionados con este tema. La Argentina es un caso especial en América Latina, debido a que es un país pionero al reconocer la importancia de los derechos culturales en la Constitución del año 1949, mientras que en el año 1966 a través del Pacto de Derechos Económicos Sociales y Culturales la legislación reconoce los Derechos Culturales como parte subjetiva pero fundamental de los Derechos Humanos, lo cual fue corroborado en la Reforma de la Constitución de 1994. Normativa cultural en la Argentina La Argentina está estructurada sobre un Estado Democrático Federal y posee una forma de gobierno presidencialista y republicano. Entre el año 1930 y 1976 ha pasado por seis golpes de estado que han dejado numerosas pérdidas en el patrimonio cultural del país y varias insuficiencias a nivel legal y normativo. Actualmente se registran más de 26.000 leyes culturales de todas las jerarquías, algunas de ellas fueron promulgadas durante las dictaduras militares y hoy siguen vigentes; de igual forma, hay decretos derogados parcialmente en artículos de leyes precedentes lo que ha generado contradicciones con la norma vigente y un difícil seguimiento de la misma (FIGURA 1). En relación al tema del patrimonio, la situación normativa se hace más compleja al cruzarse un eje cultural referido principalmente al patrimonio mueble, el inmaterial, y las actividades que se lleven a cabo en los espacios destinados a su labor; con un eje urbano referido al patrimonio material inmueble y el patrimonio natural. El conflicto se genera principalmente en que las leyes no se articulan y que se hacen de difícil manejo en la concreción de proyectos integrales. Sumado a esto se encuentran normas de jerarquía nacional, provincial y municipal que en ocasiones se contradicen, son insuficientes y poco flexibles. Algunas leyes se encuentran dentro del marco común a ambos ejes, una de ellas es la Ley 12.665 que crea y regula la Comisión Nacional de Monumentos, de Museos, y de Lugares Históricos. En cuanto a sus funciones y acorde a los artículos 1°y 2° de la Ley, la Comisión tiene la superintendencia, custodia y conservación inmediata sobre los museos, monumentos y lugares históricos nacionales, y en concurrencia con las respectivas autoridades de las instituciones que se sujeten a la presente ley, cuando se trate de museos, monumentos y lugares históricos o provinciales, municipales y de la Iglesia Católica. Otra de sus funciones consiste en clasificar, confeccionar una lista, y realizar un Registro de Bienes Históricos dentro de la jurisdicción de la República. En su atribución por llevar el registro de los monumentos, se estableció el agrupamiento que se muestra en la FIGURA 2. Por otro lado, el Decreto 9830/51 establece en su art. 1°, la exención impositiva de los inmuebles declarados Monumentos Históricos. Se refiere a los impuestos y cargas fiscales como tasas, derechos, servicios, contribuciones de mejoras entre otras, de orden nacional, provincial o municipal. Es así como el Archivo General de la

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

119

Nación, de acuerdo a la Ley 15.930 que regula su funcionamiento, tiene por finalidad reunir, ordenar, y conservar la documentación que la ley le asigna para difundir el conocimiento de las fuentes de la historia Argentina. FIGURA 1

FIGURA 2

120

MUÑOZ MONTOYA (2011), La gestión del patrimonio como eje de desarrollo

Como se mencionó anteriormente, en el año de 1994 se incluyen las normas a las constituciones provinciales. En este marco, varias provincias contienen el tema de protección al patrimonio cultural como un deber de los habitantes impuesto en leyes municipales, o como parte de las políticas educativas que las rigen. En otros casos se incorporan cláusulas reconociendo los derechos culturales y la salvaguardia de sus bienes se estipula en políticas culturales de sus planes de desarrollo con bastante éxito, tanto así que algunas de estas legislaciones han superado el ámbito nacional. No obstante ello, existe cierta dispersión en la forma de encuadrar la defensa del patrimonio y, asimismo, la ausencia de una normativa especifica en algunas provincias. Esta dispersión se observa por ejemplo cuando se regulan aspectos de patrimonio dentro de leyes referidas al medio ambiente. Encuentro y desencuentro en torno al contexto normativo. Los vínculos existentes como potencialidades de desarrollo Un modelo normativo ideal se puede forjar a partir de la base legal existente, siempre y cuando se establezca un diálogo entre los actores de los dos ámbitos, el cultural y el urbano, junto al Estado como fiscalizador nacional y vínculo directo con las entidades internacionales, encargadas de conducir los capitales destinados a la protección del patrimonio mundial. De igual forma, es de imperativa necesidad concretar una norma nacional de cultura unificada en la que se reconozca el patrimonio como un eje de desarrollo productivo y forjador de identidad. Esta ley debería dar parámetros flexibles para las constituciones provinciales y las municipales, flexibilidad referida a la preparación de un campo legal en el que se promueva la creatividad en la gestión y se institucionalicen nuevas herramientas de planificación. FIGURA 3.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

121

Asimismo, deben mantenerse claros los límites en cada escala (Nacional, Provincial y Municipal) para que no haya interferencia ni cruces normativos, sino una articulación de los mismos tanto en aspectos culturales como en los urbanos. Con una base normativa de esas características es probable que se empiecen a legalizar nuevos instrumentos como medio para unificar criterios en torno a gestiones compartidas en los dos ámbitos. En la planificación los procesos de participación ciudadana han sido estudiados, explorados y puestos en práctica desde hace varios años y son un componente fundamental para el desarrollo de cualquier proyecto urbano. Sin embargo, no se ha establecido una metodología única para ponerlos en práctica. Los actores como los escenarios son diversos, al igual que las divisiones de poder y la capacidad de decisión. De igual forma, es diversa la escala en la que se conciben, pueden ser locales pero siempre están insertos en escenarios mayores a nivel nacional, en porciones de territorio donde habitan grupos poblacionales con dinámicas propias, quienes son los tomadores y ejecutores de decisiones. En el caso del patrimonio, el proceso de participación ciudadana está encaminado a fortalecer la signicación social de lo intangible, en un contexto no menos complejo que el territorial, este campo de acción también merece ser reconocido y explorado como un recurso fundamental para el desarrollo. Referido a este tema, se introduce el término Capital Social, determinado “por el grado de confianza existente entre los actores sociales de una sociedad, las normas de comportamiento cívico practicados y el nivel de asociatividad que lo caracteriza *7+”. De esta manera, los actores al creer en el proceso y renovar su sentido de pertenencia se vuelven protagonistas de acciones encaminadas a concretar proyectos más sustentables y sostenibles porque son capaces de asumir verdaderos compromisos con la comunidad a la que pertenecen. En el panorama actual el concepto de Capital Social se fortalece con el reconocimiento, apreciación y activación de valores que hoy son vitales para la convivencia. En Latinoamérica, en un documento realizado por el PNUD y el BID para la Argentina en el año 1998 se entiende que la solidaridad, la generosidad, el desinterés y el amor al prójimo están en la base de la racionalidad sobre la cual actúan las Organizaciones de la Sociedad Civil, se rescatan estos valores como el fundamento de los procesos que buscan la construcción del sentido de equidad a través de diversos mecanismos de participación *8+. La ciudad de Bogotá desde el año 1995, durante el primer mandato del Alcalde Antanas Mockus y como parte de su Plan de Desarrollo, dio inicio a un proceso de participación ciudadana que hasta el momento ha generado resultados significativos direccionados a fortalecer el capital social como eje de desarrollo económico y político. Esta gestión buscaba aumentar el sentido de pertenencia consolidando y transformando un conjunto de costumbres, acciones y reglas mínimas que facilitaran la convivencia y que permitieran la construcción de experiencias de autorregulación moral de carácter personal en un contexto de mutua regulación cultural *9+. Recursos Heredados y Vitales en Múltiples Realidades En la primera parte de este trabajo se trato la evolución del concepto de patrimonio cultural, pasando por momentos claves para su definción actual, entre ellos la inclusión del Patrimonio Natural, como bien de la humanidad en el año 1972, la de Patrimonio Intangible en al año de 1999 y la transformación del paradigma generado a raíz de las Metas del Milenio de Naciones Unidas en el 2000, donde cambian las prioridades y se salvaguardan los recursos necesarios para preservar la vida en el planeta. Con base en este apartado y como complemento al marco normativo que se desarrolló anteriormente, se insertan dos nuevos conceptos con el fin de proveer un escenario más acorde y flexible a la integración entre la gestión urbana y la patrimonial. El primer concepto es el de recursos heredados *10+, entendido como el conjunto de bienes construidos por el hombre, los ambientes naturales y las tradiciones culturales, que se han conservado a lo largo de determinados espacios de tiempo y que en su momento han sido puestos en valor por grupos sociales, están disponibles y pueden ser usados y transformados como medios activos para un desarrollo endógeno que se integre al planeamiento urbano en gestiones y proyectos sustentables y sostenibles; son un elemento fundamental para el desarrollo económico y cultural de la población.

122

MUÑOZ MONTOYA (2011), La gestión del patrimonio como eje de desarrollo

El segundo concepto es el de recursos vitales, entendido como el conjunto de bienes naturales que guardan un valor biológico y/o ecológico que potencia su conservación como necesaria para la subsistencia humana en el planeta, en este caso la gestión va encaminada a identificar, reconocer y preservar al máximo estos bienes. En esta dirección, las intervenciones en el territorio se hacen efectivas en diferentes escalas, estas determinan construcciones sociales únicas con actores diversos que serán partícipes de gestiones específicas. Por ejemplo, a escala metropolitana desde hace poco más de una década se vienen aportando recursos para los planes especiales de protección de los centros históricos. En este aspecto, la integración de la gestión entre el patrimonio cultural y el urbano es directa, pues los centros históricos a esta escala son concebidos como centralidades con problemas que requieren una planificación urbana especial para ser efectivos y activos insertos en la gran ciudad. Siguiendo con el tema de la escala, se llega al opuesto de la ciudad, el medio natural, que en muchos casos ya ha sido intervenido por el hombre y en otros, cada vez menos, son áreas vírgenes que reclaman protección inmediata como aquel recurso vital que debemos conservar. En este aspecto, los planes en busca de proyectos autosuficientes, tienen un fuerte componente turístico que alimenta las industrias culturales, en busca de capitales que permitan mantener sano el medio que reditúan. En medio de estos dos extremos, el metropolitano (gran ciudad) y el natural, existen adyacentes áreas intermedias que articulan los dos campos de acción. Son territorios de transición y de constante transformación, suplen gran parte de las nacientes necesidades de la población, no son tan densos en población como las metrópolis y combinan elementos urbanos y naturales en áreas concretas. Es la escala intermedia, llámense pueblos, municipios o áreas rurales. Su valor en cuanto recursos heredados y vitales es fundamental para implementar nuevas estrategias que integren los bienes a conservar con el desarrollo urbano que se viene dando. Es complejo hablar de escalas y aunque esta es una división primaria de lo que se da en el territorio, es evidente que en cada uno de estos espacios se confrontan construcciones más subjetivas relacionadas con la forma en que los grupos sociales se apropian y viven su lugar, son múltiples realidades que hacen rico el campo de trabajo para quienes estudian e intervienen la ciudad. Asimismo, son una herramienta necesaria para implementar los procesos participativos tanto en las gestiones relacionadas con el ámbito cultural como en el urbano. Reflexiones finales Después de todo esto lo que se abren es una serie de interrogantes. El artículo pretendió demostrar las variaciones paradigmáticas del concepto de patrimonio en el proceso de debate de las últimas seis décadas. En este sentido, se puede observar cómo se fueron incorporando conceptualizaciones a la problemática tornándola cada vez más compleja. Así, en el contexto actual hablar de patrimonio lleva implícito un gran número de conceptos, que generalmente surgen de la preocupación y el estudio por parte de organismos internacionales, pero que en la mayoría de los casos no tienen un reflejo social concreto en las comunidades donde estos conceptos intervienen en la forma de normas y leyes. En cuanto a la normativa de esta complejidad es necesario considerar escenarios en distintas escalas local, microregional, provincial, regional, nacional, etc.- pero fundamentalmente se deben calibrar las articulaciones entre estos distintos niveles. Actualmente, la falta de correlación entre las normas de distintas escalas atentan contra la conservación, la revitalización y la valoración del patrimonio tangible e intangible considerado como recurso heredado y vital. Es necesario trabajar modelos de gestión más horizontales, con importantes grados de participación, que tiendan a reforzar formas comunes de valoración social de los bienes. Se debe argumentar y trabajar retóricamente para lograr una comprensión por parte de diversos actores de los beneficios que acompañan el desarrollo de una sociedad que valora su capital cultural y social. ¿Cómo lograr una gestión equitativa, es decir que las personas que participan de ese proceso sientan que verdaderamente están siendo retribuidos con algo que les va a convenir y les va a crecer en el futuro? Este desafío tiene que ver con la problemática que surge en la implementación de instancias de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

123

participación comunitaria -en el marco de un modelo de gestión con participación directa- en cualquier intervención urbana-regional. Por ello, cuenta con los problemas de trabajo en grupo y de búsqueda de que los actores con mayor grado de poder puedan cederlo en favor de los que menos tienen. Aquí hay que estudiar bien los "premios" de cada actor, lo cual no es nada fácil y depende de cada caso de accionar. Es necesario reflejar el valor social y comunitario del patrimonio para que los actores coticen sus beneficios en relación a un costo social o comunitario. ¿Cómo se fortalece ese capital social sin caer en la segregación de determinados grupos? Me refiero a que algunas veces lo que pasa es que en determinado territorio se logra una gestión participativa activa en un proyecto sustentable, pero empiezan a ganar tanto o a sentirse tan cómodos e identificados en su gheto que se cierran a otros sectores de la sociedad. ¿Estas gestiones pueden promover la exclusión?. Creo que esto tiene que ver con lo anterior y me parece que una buena opción sería reforzar la cualidad de recurso heredado "socialmente" (no individual y solamente dentro de un grupo o "gheto"). Lo complejo está en argumentar la cualidad de vital del patrimonio, pero como recurso vital para toda la sociedad y no solamente para las individualidades. Porque paradójicamente un patrimonio vital para un grupo o individuo no es un recurso vital para la sociedad en su conjunto, lo cual fortalece una postura de segregación y exclusión. Entonces, el recurso heredado y vital debería ser "popular" para ser valorado como capital social, y por qué no simbólico. Así la participación es el elemento conector para lograr una apropiación intangible del bien que se transforma en capital social. Al hacer económicamente activo un proyecto patrimonial se modifica el territorio, hay nuevos usos del suelo que cambian, por lo general a usos comerciales, generando nuevas dinámicas en torno al turismo y a las industrias culturales, atrayendo gran cantidad de gente. ¿Hasta qué punto estas experiencias están guardando realmente la identidad del grupo social que habita estos lugares? o por quiénes supuestamente se gestionó ese patrimonio. ¿Realmente se puede lograr un equilibrio? Me parece que también resulta interesante referir en esta cuestión a eso que hablábamos de los entornos del bien patrimonial declarado. Porque muchas veces las intervenciones están dirigidas a ese patrimonio declarado y no a su entorno, que también es un componente importante de herencia y vitalidad. Quería poner que la dificultad en lo de las múltiples realidades no se da sólo a través de las escalas y las vivencias que se tengan en las ciudades, sino que ahora debemos manejar un nuevo elemento que son las redes virtuales porque ellas también generan y fortalecen capital social, pero son efímeras y un poco engañosas, porque pueden tener mucha convocatoria pero al final cuando se pide la presencia de la gente no siempre se obtienen los mismos resultados. Las redes tienen que ver con un medio de comunicación, cuyos beneficios no se miden por lo numeroso sino por la interacción entre los miembros. Utilizar las redes sociales en el proceso hoy es un componente más de la gestión del patrimonio y de la gestión urbana-regional. Es un medio interesante para ayudar a construir la conciencia de lo heredado y de la importancia vital de los patrimonios tangibles e intangibles.

NOTAS AL PIE
[1] Declaración del Milenio. Asamblea General, Organización de Naciones Unidas. Numeral IV - 23. Protección de nuestro entorno común. Septiembre de 2000. [2] Nuestra Diversidad Creativa. Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, UNESCO 1997, p133. Tomado de Gestión Cultural: Presentaciones del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al Primer Congreso Argentino de Cultura. p44. [3] Esta campaña se realizó en dos fases, Abdul Simbel y Philaé, recaudó más de 40 millones de dolares de fuentes internacionales, para un costo total de aproximadamente 70 millones. Tomado de Bouchenaki M. Actuaciones de la UNESCO en la conservación y Rehabilitación del Patrimonio. p147. [4] En un estudio realizado por la UNESCO en el año de 1987 se reveló que la obtención de fondos para todas las campañas sólo llego a conseguir alrededor del 2% de las necesidades estimadas. Lo que obligó a una gradual suspensión de cualquier nueva campaña a comienzos de los años 90’s. p149.

124

MUÑOZ MONTOYA (2011), La gestión del patrimonio como eje de desarrollo

[5] ICCROM: International Centre for the Study of the Preservation and Restoration of Cultural Property. Entre las instituciones no gubernamentales se encuentra: ICOMOS. International Council on Monuments and Sites; ILFA. International Federation of Library Associations and Institutions e ICOM; International Council of Museums, entre otros. De igual forma, el apoyo financiero se dio institucionalmente, a través de programas como el PNUD. Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. [6] Es evidente la importancia que se da a este tema y la preocupación por las nuevas amenazas globales, ya que lo ubica junto a otros valores como la libertad, la igualdad, la solidaridad, la tolerancia y la responsabilidad común. Declaración del Milenio. Asamblea General, Organización de Naciones Unidas. Numeral IV - 23. Protección de nuestro entorno común. Septiembre de 2000. [7] Putman, Robert. 1994. Tomado de: Abarzúa, Gabriela G. Participación Ciudadana, Patrimonio Cultural y Desarrollo Local. Instrumentos de Memoria Colectiva. P. 3. [8] “Así como existe capital físico, producto del cambio de la materia en herramientas y máquinas y, el capital humano, derivado del desarrollo de habilidades y conocimientos que permiten incrementar la productividad de la acción humana, el capital social deviene del intercambio entre las personas, facilitando la acción conjunta y aumentando la confianza social. La existencia de normas de corresponsabilidad, capacidad de actuar juntos, sobreponiendo el interés colectivo al interés particular, son parte de dicho capital y constituyen la base para la creación de lo público”. (PNUD-BID, 1998, p. 22). Tomado de: Balbis, Jorge. Gestión de las Transformaciones Sociales. Documentos de Debate Nº 23. ONG`s Gobernancia y Desarrollo en América Latina y el Caribe. UNESCO 2001 – P.14. [9] Buena parte del comportamiento urbano sigue códigos socioculturales, adquiridos implícitamente, que llevan a identificar contextos y que a cada contexto lo asocian con un repertorio de acciones aceptables, un repertorio de significados relevantes y un repertorio de formas válidas de expresarse o de actuar. Tomado de: Mockus Sivickas, Antanas. Cultura Ciudadana y Comunicación. En Revista La Tadeo Nº 68. Primer semestre 2003. Bogotá – Colombia. P.107. [10] El diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, da varias definiciones de Recurso, entre ellas se destacan: Conjunto de elementos disponibles para resolver una necesidad o llevar a cabo una empresa. Medio de cualquier clase que, en caso de necesidad, sirve para conseguir lo que se pretende. Basado en esta concepción la Gestión del patrimonio se convierte en una herramienta productiva a nivel socioeconómico según las necesidades que se presenten y la escala en que se trabaje.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 125 -136 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

El transporte en la producción del territorio Corredores de transporte: La IIRSA y la hidrovía Paraná - Paraguay
Mariana SCHWEITZER Correo-e: marianaschweitzer@gmail.com

CONICET - CIHaM Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo/Universidad de Buenos Aires Pabellón 3, 4º Piso. Ciudad Universitaria ( 1428) Ciudad Autónoma de Buenos Aires Tel: 011 - 4789 6272 WEB: http://www.ciham.org/

REDES, TERRITORIOS Y MODELOS DE DESARROLLO
Los territorios están conformados por lugares que demandan determinadas interrelaciones, vinculaciones entre actividades y población. Estas interrelaciones que son posibilitadas a través de las redes, que son un conjunto de elementos, lineales y nodos, permanentes o temporarios, que aseguran la puesta en relación de diferentes lugares en un espacio heterogéneo, discontinuo, jerarquizado. En el territorio, estos elementos lineales (vías férreas, rutas, autopistas, canales, etc.) y los nodos (estaciones, localidades, cruces de elementos lineales) se distribuyen heterogéneamente, organizando los flujos y el funcionamiento del sistema, reflejando la selectividad de la infraestructura en su relación con el territorio. Contribuyen a fortalecer determinados vínculos, ciertos flujos, asociados a la demanda de algunos actores sociales. Haesbaert señala que el territorio es construido y apropiado socialmente, en vinculación con al ejercicio del poder y el control de la movilidad, con puntos fuertes, jerarquizados, que permiten a los actores hegemónicos el control y el manejo de los recursos territoriales (Haesbaert, 2004; Haesbaert y Limonad, 2007). Las redes de transporte están vinculadas a la puesta en valor de los territorios y de los recursos en función de modelos de desarrollo. El transporte permite superar las distancias físicas, la fricción entre las materias primas, los lugares de procesamiento y los mercados. Cada modelo requiere una configuración territorial que permita una particularidad de movilidad de mercancías, de vinculación de espacios, de interrelaciones, de redes, por lo cual los cambios de modelo van acompañados por la readecuación de infraestructuras que pueden surgir por avances tecnológicos, por la necesidad de acelerar los tiempos de circulación, por la demanda de habilitar e integrar de espacios y mercados al sistema económico, etc. En Europa, después de la caída del Imperio Romano de Occidente, la vida era predominantemente rural en el marco de la organización del sistema feudal. Las actividades comerciales eran de escasa envergadura y de carácter local, ya que se generaban pocos excedentes. La gente se movía a pie, eran ciudades de pequeñas y compactas y con escasa relación con el entorno. Las calles eran irregulares sin tratamiento ya que solo se justificaban por la necesidad de acceder a las viviendas *1+, (FIGURA 1). Recién en el siglo X, con el incremento de las actividades comerciales y artesanales, se revitaliza la vida urbana, inicialmente en Venecia y Flandes. Proliferaron ciudades en relación a las rutas de comercio y de

126

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

religión, ciudades pequeñas que servían a un hinterland rural. Con la ciudad barroca surgen innovaciones en materia de transporte, mejoras en los carruajes que circulaban por calles anchas y rectas que facilitaron los desplazamientos. Esta disminución del efecto del rozamiento del espacio generó la posibilidad de la segregación social y la separación de las residencias de los lugares de trabajo. Con los mayores desplazamientos intraurbanos las ciudades aumentaron en tamaño. A partir de la segunda mitad del siglo XIX comienzan a producirse importantes cambios sociales y avances tecnológicos que posibilitaron el pasaje del feudalismo al capitalismo. El proceso de industrialización hizo que creciera la oferta de trabajo en las ciudades, que atrajeron a grandes contingentes de población del campo. El sistema tradicional de tracción a sangre y los veleros a energía eólica, no resultaban suficientes para colocar los excedentes de la nueva producción a escala. Eran transportes limitados por su capacidad de carga, por los tiempos de circulación y por las condiciones climáticas en un contexto en que se requería expandir los mercados para colocar los productos industrializados e incorporar nuevos territorios donde garantizar el domino político y económico. Las limitaciones de expansión de los mercados se vieron superadas por el surgimiento de un medio de transporte revolucionario que trasformó la dimensión del mundo y las distancias: el ferrocarril impulsado por locomotoras a vapor. Esta innovación permitió la expansión de los mercados a mayores distancias, la penetración al interior de los continentes y la reducción de los tiempos de los viajes transcontinentales e intercontinentales, que se redujeron sensiblemente *2+. A su vez, el éxodo a las ciudades precipitó el proceso de urbanización, en ciudades que se expanden hacia las periferias gracias a la construcción de ferrovías y carreteras y a la difusión del automotor. Crece el valor del suelo urbano, se verifican disputas por el suelo urbano y la segmentación social y espacial comienza a mostrar sus marcas, con la existencia de un espacio de la producción, insalubre, donde vive la población que trabajaba en las fábricas y un espacio de residencia de los nuevos industriales distantes de las fábricas. A la vez las ciudades crecen en altura gracias a la creación de la propiedad horizontal y de los ascensores, que permitieron la construcción de edificios de varias plantas. FIGURA 1. Modelos de desarrollo: evolución del transporte, desarrollo urbano y actividades comerciales.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

127

Con la reestructuración capitalista internacional aparecen las grandes áreas metropolitanas, aglomeraciones de cientos de miles de habitantes interconectadas con otras metrópolis del mundo. El espacio urbano de estas metrópolis ya no es continuo y compacto, sino que es un espacio heterogéneo, con situaciones de segregación socioespacial, ampliado y discontinuo, en el que se vinculan funcionalmente áreas cada vez más distantes. En las áreas periféricas, hacia donde las ciudades se expanden y crecen, es difuso el límite entre lo urbano y lo rural. En algunos casos se produce el desplazamiento de la población de escasos recursos a zonas periféricas, y en otros, se suburbanizan sectores de mayor poder adquisitivo. A su vez, se producen cambios en las áreas centrales de las ciudades, donde en algunos casos se realizan Intervenciones de renovación que han llegado a implicar el desplazamiento de población de bajos recursos y la posterior llegada de sectores de mayores ingresos, y, en otros, el centro deteriorado ha pasado a estar ocupado por población de menores recursos *3+. Esta expansión de las ciudades es posible por los transportes masivos o no, de redes interconectadas de alta velocidad, la construcción masiva de autopistas que permiten ágiles desplazamientos y el predominio del transporte por carretera, acompañada por la fabricación de automóviles cada vez más veloces. Para el transporte de mercancías, la introducción del camión cobra importancia por la facilidad de llegar directamente al destino final. En materia ferroviaria se han puesto en funcionamiento ferrocarriles con vagones especializados (frigoríficos, cisternas, para contenedores) que permiten cargar en 2 o 3 pisos con la consiguiente reducción de costos. El transporte marítimo se ha desarrollado aumentando el tamaño y la especialización de los buques, y con la adaptación de la infraestructura portuaria. Este conjunto de cambios en los trasportes ha generado una nueva dimensión del espacio, un cambio de escala, un espacio que se comprime entre algunos lugares. La utilización de contenedores para el transporte de mercancías permitió estandarizar los medios de transporte, organizar los desplazamientos y la manipulación de las cargas, dentro de lo que se denomina "transporte multimodal", que junto con la construcción de corredores multimodales de transporte han permitido la reducción de los tiempos de viaje, de los tiempos muertos y de las interrupciones de los desplazamientos, con la consiguiente disminución de los costos. Ordenamiento del territorio y transporte en Argentina Desde la primera etapa de integración física el sistema de transporte se ha estructurado con corredores entre los principales puertos (Buenos Aires fundamentalmente, Rosario y Bahía Blanca) y el interior del país. Esta configuración radioconcéntrica hacia los puertos tuvo origen en los patrones históricos de asentamiento y en la concentración geográfica de las actividades productoras de bienes de exportación. Durante la vigencia del modelo de industrialización por sustitución de importaciones los grandes emprendimientos estuvieron orientados al mercado interno y al abastecimiento de productos primarios y energía para los grandes centros consumidores y productores. El Estado concentró funciones productivas, construyó infraestructuras, creó el marco normativo y adoptó políticas económicas que permitieron mecanismos redistributivos acordes al modelo de acumulación de entonces. El pasaje del modelo de industrialización sustitutiva al exportador y flexible significó la aparición de nuevas demandas, la modificación de los criterios de localización de actividades, de fuerza de trabajo y de los flujos, el marco de las políticas neoliberales y de nuevos procesos de regionalización. El mercado interno pasó a ser secundario primando la necesidad de competir exitosamente a nivel internacional. En ese contexto los corredores de trasporte surgen con el objetivo de mantener la competitividad de la producción exportable, como parte de las estrategias más globales (en varias ocasiones impulsados y financiadas por organismos internacionales como parte de políticas definidas a escala continental) vinculadas a la locali­ zación de centros productores de bienes exportables, centros de transferencia, de servicios de apoyo al transporte, etc. Entre ellos podemos mencionar el Corredor Ferroviario de los Libertadores que fuera propuesto por el BID -V Centenario en 1992, junto a la Agencia española de Cooperación Internacional, que comprendía cuatro corredores con proyectos que apuntaban a eliminar las discontinuidades en 16.000 km. de ferrovías de Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay, con conexiones con carreteras, hidrovías y puertos

128

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

marítimos. Otro proyecto de esa época es el de los Corredores Bioceánicos, que planteaba proyectos de mejoramiento sobre dos corredores ferroviarios y uno vial, conectando puertos del Brasil con puertos de Chile y de Perú, atravesando Brasil, Bolivia, Chile, Paraguay y Perú. La Autopista Buenos Aires-Sao Paulo, otro proyecto de los ´90, se planteó con el objetivo de vincular centros urbanos desde Río de Janeiro hasta Santiago de Chile. Otro corredor de formulado en ese contexto ha sido en Tren Antofagasta, Asunción y Paranaguá, que buscaba recuperar tramos ferroviarios de Argentina y Chile, y construir tramos en Paraguay, de manera de conectar el Puerto de Paranaguá, en el Atlántico, con los de Antofagasta y Mejillones, en el Pacífico. Si bien el proyecto de la Hidrovía Paraná-Paraguay se planteó desde fines de los 60´, en el marco del Tratado de la Cuenca del Plata en las últimas dos décadas cobró impulso frente a la creciente producción de granos y la demanda de mejoras en el transporte de esos productos hacia destinos de ultramar. Consiste en la mejora de las condiciones de navegabilidad de la vía fluvial, aumentando su calado, y en la construcción de puertos de embarque para la salida de buques oceánicos por el Río de la Plata. Es un proyecto que ha recibido inversiones en los 90´ y ha sido recuperado en la iniciativa de Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana, IIRSA. La IIRSA La Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana, IIRSA, es un proyecto de ordenamiento territorial que surge en el año 2000 y que e incluye el trazado de rutas multimodales (hidrovías, carreteras, vías ferroviarias) en América del Sur. Se propone adaptar a los territorios en función de las exigencias de un mercado mundial, conectar los grandes centros de producción y consumo, disminuyendo costos de fletes y acelerando la circulación mediante la diversificación de los medios (ferrocarriles, autopistas, ríos). La IIRSA tiene un diseño centrífugo, extractivo, de expulsión de riquezas y de recursos estratégicos hacia los centros de demanda, los mercados europeos y los del Asia Pacífico, hacia donde los productos salen por vía fluvial y marítima, motivo por el cual los puertos se convierten en piezas clave de organización regional (Ceceña y Motto, 2007). La IIRSA es formulada por 12 gobiernos de la región y por instituciones financieras internacionales: el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo Financiero para el Desarrollo de la Cuenca del Plata (FONPLATA) y la Corporación Andina de Fomento (CAF), que ofrecen apoyo técnico y financiero. Contiene obras de transporte, de interconexión energética y de telecomunicaciones, distribuidas en diez ejes denominados “ejes de integración y desarrollo”, de los cuales ocho son transversales y dos longitudinales (FIGURA 2). Estos son:  Eje Andino  Eje Perú- Brasil-Bolivia  Eje de la Hidrovía Paraguay- Paraná  Eje de Capricornio  Eje Andino Sur  Eje del Sur  Eje MERCOSUR-Chile  Eje Interoceánico Central  Eje del Amazonas  Eje del Escudo Guayanés Dentro de dichos ejes, hay cinco que trascurren en territorio argentino: el Eje Andino Sur, el Eje de Capricornio, el Eje Hidrovía Paraná Paraguay, el Eje del Sur y el Eje MERCOSUR-Chile (FIGURA 3). (A) Eje MERCOSUR-Chile. Vincula el Sur del Brasil y sus puertos del Atlántico, con los puertos chilenos centrales, en el Océano Pacífico, a través de territorios agrícolas de la pampa húmeda rica en minerales, petróleo y gas. El eje pasa por los principales centros industriales de Sudamérica. (B) Eje de Capricornio. Se desarrolla en torno al Trópico de Capricornio, en donde se desarrollan

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

129

actividades agrícolas, mineras, gasíferas, industriales, ganaderas, forestales y es también donde se encuentra el acuífero Guaraní, el tercero del mundo en tamaño y el mayor del continente. FIGURA 2. Ejes IIRSA de integración y desarrollo.

FIGURA 3. Ejes de la IIRSA en territorio argentino.

130

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

(C) Eje del Sur. Cubre un territorio que vincula los Océanos Atlántico y Pacífico desde los puertos argentinos de Bahía Blanca y San Antonio Este hasta los puertos chilenos de Concepción, Talcahuano y Puerto Montt. Es una región exportadora de combustibles, gas licuado, cal, cemento, yeso, materiales de construcción y productos forestales. (D) Eje Andino Sur. Es uno de los dos ejes longitudinales que corre a lo largo de la Cordillera de los Andes sobre los yacimientos minerales apetecidos por las grandes transnacionales mineras como la Barrick Gold, la Meridian, la Anglo Gold y otras (Porras, 2007). Pasa por territorios de abundantes aguas, sobre los yacimientos minerales y sobre la zona petrolífera de Argentina. (E) Eje Hidrovía Paraná-Paraguay. Se desarrolla a lo largo de los cursos de los ríos Paraguay, Paraná, Uruguay y Río de la Plata. Abarca una zona con gran diversidad de especies. A su vez el río Paraná colecta agua del sistema hídrico más grande de Sudamérica después del Amazonas, la Cuenca del Plata. Con este proyecto se busca profundizar el dragado a lo largo de 3.400 km de esta vía fluvial de manera que puedan entrar buques de ultramar más allá de los puertos de la zona metropolitana del Gran Rosario, ofreciendo una salida para la soja, la exportación de granos, minerales y otros commodities de la región. La soja y la hidrovía Paraná - Paraguay El incremento en la producción del complejo sojero se evidencia en grandes áreas destinadas a este cultivo en Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina. En nuestro país, si bien las provincias de Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires fueron las primeras en adoptar ese cultivo, luego se fue expandiendo hacia otras provincias como Santiago del Estero, Chaco, La Pampa, Salta y Entre Ríos, reemplazando en muchos casos a cultivos tradicionales como el girasol, el maíz o el sorgo, y a producciones ganaderas o lecheros. Para la campaña argentina 2009-2010 la Bolsa de Comercio de Rosario informó que la producción granaria rondaba 90 millones de toneladas, y que dentro de ese volumen de se ubicaba un nuevo record para la soja, que habría alcanzado los 54 millones de toneladas. Se estima a su vez que en las ultimas tres décadas la soja pasó de una participación del 10% en la producción total de granos en la Argentina a superar el 50% (Schvarzer y Tavosnanska, 2007). En los otros países de la Cuenca del Plata se verificó un proceso similar. En Brasil, la producción de soja superó los 61 millones de toneladas (8% más que en la cosecha pasada), mientras que en Paraguay y en Uruguay los incrementos fueron del 48% y del 20% respectivamente. En cuanto a el área cultivada, en Brasil la superficie dedicada a la producción de soja es mayor que la de cualquier otro cultivo, habiendo crecido a una tasa anual del orden del 3,2% y llegando a representar el 21% del total de la tierra cultivada. En Paraguay se sembró soja en más del 25% de la tierra agrícola (Altieri y Pengue, 2006). En Argentina la superficie sembrada por soja que, ascendería a 18,7 millones de hectáreas, que representa un incremento del 11% respecto del 2008/09 *4+. En síntesis, la expansión de la producción de la soja esta siendo acompañada por los siguientes procesos que más adelante serán analizados más detalladamente:  El incremento de la superficie sembrada, la expansión de la frontera agraria y la concentración de la propiedad de la tierra  El aumento en la logística de transporte y el avance de grandes proyectos de infraestructura, como la Hidrovía Paraná-Paraguay y nuevas terminales portuarias que permiten el procesamiento y la salida de la producción de mayores volúmenes, con menor tiempo de circulación y menor costo de flete.  El desplazamiento de cultivos tradicionales  Las transformaciones en el uso del suelo urbano  El deterioro ambiental Respecto a la logística de transporte y al proyecto de Hidrovía Paraná-Paraguay, se han realizado trabajos de dragado y balizamiento que han permitido consolidar la ruta fluvial desde Cáceres y el Sur de Itaipú hasta Santa Fe, y, a partir de allí la ruta fluvio marítima con 25 pies de calado entre Santa Fe y San Martín y con 34 pies entre San Martín y el Río de la Plata. Esta profundización del río permitió a los buques del tipo Panamax incrementar su capacidad de carga y reducir sus costos totales en casi un 40%. Con la conclusión

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

131

del proyecto se lograría la disminución de los tiempos de navegación en un 30% al mismo tiempo que un aumento de la capacidad de transporte (FIGURA 4). Las trasnacionales ligadas al negocio de los granos han invertido en puertos, principalmente en el entorno de la ciudad de Rosario, región hasta donde los trabajos realizados en el marco del Programa Hidrovía Paraná-Paraguay permiten el acceso de grandes buques. La IIRSA, que asume a la Hidrovía Paraná-Paraguay como uno de sus doce ejes de integración y desarrollo, propuso para este Eje 98 proyectos, energéticos, de comunicaciones y de transporte. Estos últimos predominan, representando más del 90%, dentro de los cuales, por las características del Eje, sobresalen los proyectos portuarios (de ampliación y rehabilitación de puertos) y fluviales (de mejoramiento de la navegabilidad). FIGURA 4. Hidrovía Paraná - Paraguay.

132

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

LAS LÓGICAS DE PRODUCCIÓN DEL TERRITORIO
El crecimiento de la soja y sus derivados tanto en la Argentina como en los países que integran la Cuenca del Plata ha constituido un fenómeno trascendente desde el punto de vista económico, social y ecológico, como así también en términos urbanos y de estructuración del territorio. Por ello interesa analizar no solamente la lógica global de producción del territorio, que es expresada en la estrategia empresarial, sino también una lógica local, que se expresa sobre los territorios impactados por este proceso. La lógica global y la estrategia empresarial Las grandes empresas globalizadas, que operan en la producción y en la exportación, han desplegado una estratega de expansión geográfica hacia las materias primas, con vías de penetración al interior del continente, y de integración con infraestructura logística y portuaria para la exportación a través de puertos competitivos, hacia ultramar. Han construido nuevas plantas de grandes dimensiones y con importantes adelantos tecnológicos. En estas plantas se realizan actividades de procesamiento, almacenamiento y embarque de subproductos, y desde estos puertos también se exporta ya que dentro de las múltiples funciones se encuentra inclusive la de control de aduana y operan como puerta de exportación (Schvarzer y Tavosnanska, 2007). Las principales empresas exportadoras son Cargill, Bunge Argentina, el grupo francés Louis Dreyfus, filiales de empresas multinacionales, Aceitera General Deheza (AGD), Vicentín y Pérez Companc. Estas seis firmas representan más del 87 % del total exportado (el 78% del trigo, el 79% del maíz, el 71% de la harina de soja, el 95% del aceite de soja y el 99% del girasol) y se expanden tanto en el norte como en el centro del país. El área de mayor concentración de actividades en torno a la soja, el principal cluster agroindustrial oleaginoso y cerealícola argentino, se localiza en el eje San Martín-San Lorenzo- Rosario- Gral. Lagos-en una franja de aproximadamente 200 km (FIGURA 5). Argentina tiene prácticamente la misma capacidad instalada para producir aceites que los Estados Unidos y que Brasil, y en los tres países hay una alta concentración empresarial. En los Estados Unidos las 4 primeras empresas producen el 86,6% del total, en Argentina el 62% y el 48,5% en Brasil. Teniendo en cuenta la cantidad de plantas para la misma capacidad instalada, podemos observar que en Argentina hay menos plantas pero de mayor tamaño, ya que para similar producción en nuestro país hay 47 plantas, mientras que en los Estados Unidos son 70 y en Brasil 116. La planta de mayor tamaño es de Cargill, con una capacidad instalada cercana a los 4 millones de toneladas al año, volumen que prácticamente duplica en capacidad de producción a las mayores plantas de los otros dos países (Schvarzer y Tavosnanska, 2007). AGD, está vinculada al ferrocarril Nuevo Central Argentino S.A, eslabón fundamental de su cadena logística *5+. Tiene dos importantes servicios portuarios: la Terminal 6 S.A. en el Puerto de San Martín y la Terminal Guide S.A., que es compartida con Bunge. Bunge tiene terminales portuarias en la Hidrovía, en el Complejo Industrial Puerto General San Martín en donde se procesan 7.500 toneladas diarias de semillas de soja, una capacidad de carga que lo convierte en el mayor complejo de Bunge a escala mundial. Cargill es el mayor exportador agroalimentario argentino. Las inversiones realizadas en la planta de San Martín la convirtieron en una de las mayores procesadoras de soja del mundo. Otras plantas terminales de Cargill se localizan en Villa Gobernador Gálvez y en Alvear (Provincia de Santa Fe), en Bahía Blanca (Provincia de Buenos Aires) y en Diamante (Provincia de Entre Ríos), *6+. El Grupo Louis Dreyfus, uno de los procesadores y exportadores de soja más importantes del país, tiene una planta en Gral. Lagos, con una terminal sobre el Río Paraná y otra que opera desde el 2006 en Timbúes, al norte del Puerto San Martín, ambas en la provincia de Santa Fe (Abram, 2005). Vicentin en 1987 comenzó a operar desde su propia terminal de embarque de San Lorenzo junto al río Paraná. Por su despliegue operativo y por su importante infraestructura de almacenamiento es considerada una de las más importantes del país. Vicentín tiene varias plantas en la Provincia de Santa Fe, una de las cuales, la Planta Ricardone, produce aceite vegetal que es transportado hasta la terminal de embarque a través de un oleoducto de 4.500 metros de longitud. El grupo Molinos-Pérez Companc invirtió en la ampliación de la

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

133

capacidad de procesamiento de su planta ubicada en San Lorenzo y en la construcción de una estación fluvial en donde se incorporará la producción de derivados de la semilla de soja. El puerto atenderá las necesidades de la planta de Molinos en San Lorenzo y de la compañía aceitera Santa Clara. FIGURA 5. Puertos en Rosario y su entorno.

134

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

Lógica local Desde el punto de vista social, los pequeños e incluso medianos productores que no pudieron competir con los grandes oligopolios. Los pobladores con tenencia precaria de la tierra -muchos de ellos de los pueblos originarios- fueron expulsados, algunos de las cuales pasaron a integrar los contingentes de desempleados. Este proceso no es exclusivo de nuestro país: el avance de la frontera agraria y la presión por las tierras en Brasil desplazó desde los años 70 a más 2.5 millones de personas sólo en el Estado de Paraná y a 300.0000 personas en Río Grande do Sul (muchos pasaron a engrosar la larga lista de los Sin Tierra). La expansión sojera y de la frontera agraria han generado un desproporcionado aumento del valor de la tierra (de hasta 50% en un año en nuestro país), situación que favoreció la concentración de la tierra en la búsqueda de ampliar la escala para reducir los costos. Los Censos Nacionales Agropecuarios de la Argentina dan cuenta del proceso: entre los años 1988, 2002 y 2008 en nuestro país desaparecieron un total 144.640 explotaciones, 87.689 entre 1988 y 2002, y 56.951 entre 2002 y 2008, lo que representó respectivamente un 20,82 % y 17,08%. A su vez, la concentración de la tierra se reflejó en el aumento de la superficie promedio de las unidades, que se elevó desde 421 hectáreas de promedio por unidad en 1988, a 544 hectáreas en el 2002 y a 562 hectáreas de promedio por unidad en el 2008. Cada vez menos unidades con mayores superficies de explotación (CUADRO 1). CUADRO 1. Variación de la cantidad de explotaciones y superficie por unidad, 1998, 2002 y 2008.

Elaboración propia en base a datos del Censo Nacional Agropecuario 2008

El cultivo de la soja tiende a erosionar los suelos. A su vez, la alta rentabilidad asociada a la introducción de la soja transgénica se tradujo en la expansión del cultivo hacia zonas marginales más vulnerables y hacia el monocultivo. Las consecuencias ambientales de esta expansión se van expresando en el desmonte de bosques: en Paraguay una importante área de selva paranaense está siendo deforestada (Jason, 2004), *7+ y en Argentina, en 4 años (entre 1998 y2002), se han desmontado 118.000 hectáreas en el Chaco, 160.000 hectáreas en Salta y 223.000 hectáreas en Santiago de Estero. Por otro lado se ha trasladado un cultivo como la soja a áreas que no tenían usos agrícolas, como en Salta. En Brasil, los cerrados y las sabanas están recibiendo los impactos del avance de la soja (Altieri y Pengue, 2006) y en Bolivia la soja se expande hacia el este. La expansión de la soja perjudica a la vez a las poblaciones más próximas a las áreas de cultivo ya que resultan castigadas por el uso de agrotóxicos y de fertilizantes contaminantes. Es dable mencionar la transformación de espacios públicos para la localización de instalaciones portuarias y para la mejora de la accesibilidad a los puertos, posibilitados por cambios en la legislación de usos de suelo urbano y por la privatización de espacios públicos. El Taller Ecologista de Rosario denunció que se han realizado compras de tierras con edificios y pobladores incluidos en Paraguay, en Puerto Casado. Otro caso, de menor escala pero no por eso menos relevante, se produjo en la provincia de Santa Fe, en la Localidad de San Lorenzo. El Consejo Deliberante de dicha ciudad, en febrero del 2004, aprobó la venta de tres calles públicas a la empresa Molinos Río de la Plata para construir un puerto propio y ampliar su planta de molienda. En Villa Gobernador Gálvez, cerca del Puerto de San Lorenzo, se aprobó en diciembre del 2004 un

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

135

proyecto de extensión de su zona industrial (que avanzó sobre la zonificación residencial) para permitir la venta de calles públicas a la empresa Cargill, con vistas a construir allí una planta y un puerto sobre la costa del Río Paraná. Esta medida no sólo tuvo aval del gobierno municipal sino también del gobierno provincial quien se comprometió a acondicionar un tramo vial conforme a las necesidades de la empresa (Taller Ecologista de Rosario, 2006). En Pueblo Esther, a 24 km de Rosario, los gobiernos provincial y municipal le cedieron a la empresa ACBL Hidrovías S.A. un islote, y gracias a un cambio de zonificación, se ha construido un puerto flotante -que impide el paso al Río Paraná por accesos públicos- en una zona que era residencial.

A MODO DE CIERRE
La hidrovía es un proyecto que busca movilizar al menor costo y en reducidos tiempos granos, minerales de hierro, etc. para exportar. Vincula las zonas de producción y procesamiento con los puertos de ultramar. Aumenta la rentabilidad de las actividades extractivas, contribuye al crecimiento económico de grandes empresas que monopolizan el mercado internacional de granos, empresas constructoras y concesionarias de obras de infraestructura, empresas de logística dedicadas al trasporte fluvial y marítimo y cámaras portuarias. Junto a ello, con el avance de la soja, genera efectos ambientales negativos, perjudica a la población, degrada recursos naturales y contribuye a la vulnerabilidad por la dependencia de los mercados externos. En definitiva la Hidrovía Paraná-Paraguay es un proyecto para favorecer un modelo de extracción de recursos que justamente no beneficiaría a la población que hoy está en condiciones de pobreza o de marginalidad, la más afectada por el avance de la frontera agraria, la concentración de la propiedad y la degradación de los recursos naturales. La IIRSA y el proyecto de Hidrovía Paraná-Paraguay contribuyen al crecimiento económico de pocos que lejos dista del desarrollo económico que declama, y contrariamente, con el avance de la soja, genera una dependencia difícil de revertir y una gran vulnerabilidad por la dependencia de los mercados externos

BIBLIOGRAFIA
ABRAM, Marcelo (2005), Más plata. La cerealera Dreyfus invertirá 65 millones de dólares para instalar una aceitera en terrenos linderos Comienzan las obras para construir una terminal portuaria en Timbúes, Diario La Capital, 7 de marzo de 2005. en http:// archivo.lacapital.com.ar/2005/03/07/ region/noticia_177105.shtml ACEITERA GENERAL DEHEZA, AGD, http:// www.agd.com.ar/es/home.htm. Acceso mayo de 2010 ALTIERI, Miguel y PENGUE, Walter (2006), La soja transgénica en América Latina. Una maquinaria de hambre, deforestación y devastación socio ecológica, En Ecología Política Nº30, enero de 2006. CAF, Eje Hidrovia Paraná-Paraguay, http:// www.caf.com/attach/17/default/9ejeHidrovia89-91.pdf CARGIIL, http://www.cargill.com.ar CECEÑA, Ana Esther AGUILAR Paula, MOTTO. Carlos (2007). Territorialidad de la dominación: La Integración de la Infraestructura Regional. Observatorio Latinoamericano de Geopolítica. Buenos Aires, Argentina INDEC, http://www.indec.gov.ar/censoAgro2008/ cna2008.asp COMITÉ INTERGUBERNAMENTAL CORDINADOR DE LOS PAISES DE LA CUENCA DEL PLATA (CIC). Programa Hidrovia Paraguay-Paraná, http://cicplata.org/?id=hpp_oyr, Acceso abril 2010. ESCALANTE, Raúl (2008), “Estado de Situación de las Vías Navegables” presentado en el Seminario Estudio del Modelo de la Red de Transporte Europeo con El Resto del MundoWorldnet., en junio 2008. FONPLATA, http://www.fonplata.org Ultimo acceso marzo 2010

136

SCHWEITZER (2011), El transporte en la producción del territorio

GÓMEZ PIÑEIRO, Javier (2000), “Redes y sistemas perspectivas. Documento de trabajo Nº10, de transporte en relación con la cohesión Centro de Estudios de la Situación y regional”. Ponencia presentada en Las redes Perspectivas de la Argentina, CESPA. FCE, transeuropeas (RTE) y el modelo general de la UBA. Unión Europea. Bilbao, España SCHWEITZER, Mariana (2008) El ferrocarril y su HAESBAERT, Rogério, (2204) O mito la contribución a la integración territorial. Desterritorializacao. Do fim do território a Transporte inclusivo y transporte selectivo. multiterritorialidade, Brasil, Bertrand. Territorios conectados, territorios excluídos HAESBAERT, Rogério e LIMONAD, Ester (2007). O en Anais 7º Colóquio de Transformaçoes território em tempos de globalização. Etc, territoriais. Desenvolvimento, Integraçao espaço, tempo e crítica. Revista Eletrônica de Regional e Territorio: marcos concetuais e de Ciências Sociais Aplicadas e outras coisas.N° 2 integraçao, Universidade Federal do Paraná (4), Vol. 1. SCHWEITZER, Mariana (2010) La soja y la demanda IIRSA, http://www.iirsa.org Ultimo acceso mayo de un transporte funcional al modelo 2010 extractivo. La Hidrovía Paraná-Paraguay y la JASON, C. (2004) World agriculture and the IIRSA. Ponencia presentada en el XII Encuentro enviroment, Island Pres. Washuington. Internacional Humboldt, La Rioja PORRAS, Paula (2007) Argentina: situación general TORRES, Horacio (1987) El mapa social del AMBA de la minería metálica (Buenos Aires: entre 1960 y 1980: Políticas de vivienda y Observatorio Latinoamericano, de políticas te transporte en Espacio y Geopolítica, http://www.geopolitica.ws. Organización. Revista de Planeamiento SCHVARZER, Jorge y TAVOSNANSKA, Andrés (2007), Urbano y Regional, Buenos Aires. Año III Nº 1 El complejo sojero argentino, Evolución y Págs. 10-28

NOTAS AL PIE
*1+ En esta época los fenicios, que vivían del comercio, utilizaban veleros para los intercambios comercia­ les. *2+ El Tren transiberiano (construido entre 1891 y 1904) atraviesa 8 husos horarios y vincula el puerto de Vladivostok (en el Pacifico) con Moscú y San Petersburgo a través de más de 9000 km. de vías fé­ rreas. Este ferrocarril permitió consolidar el dominio ruso sobre las lejanas provincias del extremo oriente, sustraídas antes a China. Con el mismo objetivo se hicieron tramos a Mongolia y Manchuria. A partir de la puesta en funcionamiento del transiberiano se incrementó la industrialización que se había iniciado en Asia, se transformó a Siberia en una región relativamente poblada en la que se loca­ lizaron ciudades y comenzaron a valorizarse y explotarse los recursos naturales. El viaje se realizaba en 15/16 días. *3+ Si en un sistema urbano predomina el transporte eficiente los NSE altos buscan residencias espacio­ sas y periféricas ya que el tiempo de viaje se minimiza y no le resta tiempo al ocio, que es lo que valo­ ran. Si por el contrario predomina el transporte ineficiente, lento y con falta de confort, son los sec­ tores de NSE bajos los que se verán obligados a localizarse es zonas periféricas, ya que lo único que pueden sacrificar es su tiempo de ocio. *4+ Citado por el Diario La Mañana de Córdoba, en la edición del 24 de febrero del 2010. *5+ AGD, asociada con otros grupos empresariales, tiene concesionado el ferrocarril Nuevo Central Ar­ gentino por 30 años. *6+ En 1996 Cargill expandió su influencia a Bolivia y compró el 51% del puerto de granos de Puerto Agui­ rre en el canal Tamengo, cerca de Corumbá, hasta donde se pretende que lleguen los trabajos de la Hidrovía. *7+ Citado por Altieri y Pengue (2006).

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 137 -159 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Política territorial: normativa e institucionalidad.
Los casos comparados de Argentina, Brasil y Bolivia
Mirta SOIJET Correo-e: mirsoi@hotmail.com

Universidad Nacional de Rosario, Argentina, Universidad Nacional. del Litoral, Argentina.

RESUMEN
El trabajo intenta llevar adelante un estudio que explicite aspectos de la política territorial que se ha desarrollado en los países de Latinoamérica en los últimos veinte años y su resultante en términos de la definición de una nueva institucionalidad al respecto. La selección de los casos no es aleatoria. Brasil y Bolivia han incorporado el tema a sus agendas, lo han jerarquizado en rangos de inserción constitucional y de gestión ministerial. En Argentina, la situación barre un abanico que va de la indiferencia de los altos niveles gubernamentales hasta 2004 al reconocimiento de la planificación como política de Estado conjuntamente con formas de gestión federales de la problemática territorial. La significación de la tierra para sus respectivos pueblos, la condición territorial y sus singularidades, la organización política, los instrumentos en vigencia y la gestión para su formulación, aprobación, difusión y cumplimiento se han definido como los tópicos clave sobre los cuales se centrará la indagación. Las conclusiones apuntarán a reconocer las condiciones actuales en tanto favorezcan o dificulten la formulación, continuidad y profundización de estas políticas.

PRESENTACION
Organización político-territorial Los países ejemplificados precedentemente reconocen básicamente tres niveles de gobierno: el nacional, el provincial o departamental –según el caso- y el municipal. Todos van a tener responsabilidad en la formulación y aplicación de los instrumentos de política territorial. El nivel municipal generalmente solo tiene aplicabilidad en el medio urbano, concepto que comprende situaciones diferentes en cada país. Existen agrupamientos funcionales de escala regional y aglomerados, con diferente tipo de gestión y acuerdos a los efectos de enfrentar problemáticas que requieren abordajes, tratamientos y soluciones conjuntas (La Paz, El Alto; la región metropolitana de Buenos Aires o de San Pablo). El territorio del Estado Boliviano se divide políticamente en nueve Departamentos: Beni, Cochabamba, Chuquisaca, La Paz, Oruro, Pando, Potosí, Santa Cruz y Tarija, y los Municipios Autónomos reconocidos por ley. Los Departamentos se dividen en Provincias, municipios y cantones. Cada departamento tiene un posicionamiento respecto a su voluntad unificadora o separatista, situación que responde a la complejidad de la realidad boliviana.

138

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

En el Estado boliviano los tres niveles de gobierno tienen competencias gubernativas y legislativas: el nacional, el departamental y el municipal que serán ejercidas conforme a los principios de colaboración, cooperación, coordinación, concurrencia y subsidiariedad establecidos por la Constitución y las leyes. Brasil es una República Federal organizada en 27 unidades de la Federación (26 Estados y el Distrito Federal, donde se ubica la capital, Brasilia). Se divide en 5 grandes regiones (que no tienen ninguna función político-administrativa, se trata de una división únicamente a efectos estadísticos y de análisis socioeconómico). Las regiones y los estados son:  Región Centro-Oeste: Goiás, Mato Grosso, Distrito Federal y Mato Grosso do Sul.  Región Nordeste: Alagoas, Ceará, Maranhão, Paraíba, Pernambuco, Piauí, Rio Grande do Norte, Bahia y Sergipe.  Región Norte: Acre, Amapá, Amazonas, Pará, Rondônia, Roraima y Tocantins.  Región Sudeste: Espírito Santo, Minas Gerais, Rio de Janeiro y São Paulo.  Región Sur: Paraná, Rio Grande do Sul y Santa Catarina. Cada estado tiene una ciudad capital y una cantidad variable de municipios. Argentina es una República Representativa y Federal, organizada en 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, en donde se encuentra la sede del gobierno nacional. Las provincias dividen su territorio en departamentos, con la excepción de la provincia de Buenos Aires que lo hace en partidos. La Constitución Nacional de 1994 reconoce la autonomía municipal, pero da potestad a las provincias para reglar su alcance y contenido. Con excepción de la provincia de Buenos Aires y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, las demás provincias han firmado tratados interprovinciales de integración conformando cuatro regiones para diversos fines:  Región del Norte Grande Argentino, formada por las provincias de: Catamarca, Corrientes, Chaco, Formosa, Jujuy, Misiones, Tucumán, Salta y Santiago del Estero.  Región del Nuevo Cuyo, formada por las provincias de: La Rioja, Mendoza, San Juan y San Luis.  Región Patagónica, formada por las provincias de: Chubut, La Pampa, Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.  Región Centro, formada por las provincias de: Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe. Características socio-económico-políticas Se trata en los tres casos de países extensos territorialmente y ciertamente diversos pero con problemáticas comunes. Bolivia plantea un arco que recorre del bloque andino a la selva con dominancias étnicas que se podrían puntualizar en un oeste indígena y un oriente mestizo: la reconocida pluriculturalidad. Esto define formas y modos productivos particulares pero también de organización social, laboral y política. Una cultura basada en sabidurías milenarias, el apego a la madre tierra y una forma de urbanidad con funciones de prestación de servicios y vinculaciones estrechas con las áreas productivas, en un lado y una mayor incorporación a los procesos de globalización (periféricos), en el otro. Una característica propia de este país es la tensión entre grupos que se disputan representatividades y los intentos de segregación. Medidas definidas en los últimos años han elevado los ingresos públicos por las regalías de los hidrocarburos y permiten avizorar, en medio de carencias profundas, ciertas expectativas para grupos muy postergados (como asignaciones universales a la niñez que solo facilitarían condiciones de estricta supervivencia). Brasil reconoce dos grandes espacios: el interior y el costero. El interior vinculado al sistema del Amazonas, grandes extensiones de tierra improductiva, economías de subsistencia, relativamente despoblado y un área costera (sobre el Océano Atlántico hasta la desembocadura del Amazonas y que incluye el sistema del Paraná) que concentra, las grandes ciudades (San Pablo con mas de 20 millones de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

139

hab. y Río con mas de 12), la riqueza en recursos productivos y en organizaciones y mecanismos de oferta y demanda de los mismos. En esta área, el sistema de las movilidades tiende a pasar del esquema concéntrico a la red lo que establece un avance frente al modelo hiperconcentrado. Étnicamente, la mitad de la población es blanca. La pobreza, la exclusión social y las desigualdades están mayormente vinculadas a los negros (generalizando a los no blancos) y el mestizaje es un atributo nacional. En los últimos años, la pobreza extrema ha sido uno de los flancos de trabajo en base a la eficiencia del gasto público y las expectativas de crecimiento económico del país se vinculan a su condición de líderes del bloque regional en las actividades tradicionales como también a la explotación de petróleo en nuevos e importantes yacimientos. Argentina se puede describir en función de sus recursos regionales y las infraestructuras que permitieron generar. La pampa húmeda mantiene su liderazgo en términos de condiciones de vida, accesibilidad, altos niveles de urbanización y concentración en grandes ciudades, contrastes riqueza-pobreza. Las demás regiones (distintas entre sí como la Patagonia y la Puna, la Precordillera y los Esteros) reconocen enclaves vinculados al turismo, los hidrocarburos o producciones regionales que cíclicamente enfrentan crisis. La población es mayoritariamente blanca descendiente de la oleada inmigratoria de finales del XIX y principios del XX, acriollada por los mestizajes pero con ausencia de rasgos dominantes indígenas o africanos. Hace años que las crisis político-institucionales-económicas vienen alterando la composición social (solo Argentina reconocía entre los tres países considerados, la existencia de una importante clase media) y aumentando las condiciones de pobreza y marginalidad.

DESARROLLO
Política territorial e instrumentos Se detallan a continuación los lineamientos en esta materia como así también los organismos de gestión que los llevan adelante en cada nivel y los instrumentos vigentes particularizando en aquellos que significan la incorporación de nuevas herramientas para abordar la realidad específica. Una realidad compartida en los tres países y caracterizada en palabras de Segre (2003) por avalanchas inmigratorias campo-ciudad (y, se agrega, pueblo-ciudad-metrópoli), la segregación urbana producto de la proliferación de villas miseria, favelas con un estado benefactor que carece de recursos (entre ellos instrumentos de política territorial) para afrontar y controlar el crecimiento de la población pobre y la expansión (desestructurada y ausente de calidad), la presión especulativa, el efecto degradante de algunas actividades productivas, la decadencia de las áreas centrales frente a la fragmentación con modelos arquitectónicos estereotipados. Frente a ello, Bolivia y Brasil han ensayado respuestas orgánicas, estructurales e integrales incorporando la problemática al máximo nivel jerárquico y normativo: las respectivas constituciones y el Ministerio de Ciudades en el caso brasilero y el Viceministerio de Planificación y Ordenamiento Territorial en Bolivia. A partir de estas propuestas rectoras se desgranan una serie de instrumentos organizados jerárquicamente que son de aplicación obligatoria en los distintos niveles. Argentina cuenta con un Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, que ha definido en 2004 la Política Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial. “Veníamos de una década donde se entendía que ´invertir´ era vender el patrimonio del Estado Nacional. Para este Gobierno invertir es ejecutar las obras que no están hechas –o mejorar aquellas que ya estánpara ponerlas al servicio de la sociedad, del desarrollo de la economía argentina, del bienestar del pueblo. También nos alejamos de la postura vigente en los ‘90 que afirmaba que la obra pública era un gasto público improductivo. Como decíamos, para nosotros hacer obras es invertir, generar empleo, brindar lugar a políticas de inclusión social y permitir la creación de infraestructuras necesarias para el bienestar popular.

140

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

Es esta concepción la que nos lleva a procurar que en las contrataciones se ponga especial énfasis para que los materiales a utilizar sean fabricados en el país, pues ello potencia nuestra industria y significa trabajo para los argentinos, mejorando su calidad de vida. De este modo se multiplica el impacto directo de la infraestructura. También hay otra recomendación central: fomentar la sensibilización social para la protección del ambiente. El plan fue formulado con una alta sensibilidad por el medio, sin perder de vista las metas fijadas con las Naciones Unidas en los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Finalmente, el último eje sobre el que se apoya el Plan Estratégico tiene que ver con el respeto a nuestra organización como una República Federal. El plan fue realizado con esta fuerte impronta, ya que las propias provincias aportaron a la definición de los modelos correspondientes. Es una experiencia muy rica que rescatamos de nuestra historia, de los tiempos en que realizábamos planes quinquenales. Aquellos no solo fueron reconocidos por quienes los elaboraron, sino que en cada lugar de trabajo, en cada escuela, cada alumno, cada trabajador tenía una copia del plan y sabía exactamente qué rol debía cumplir para llevar adelante los objetivos fijados. He aquí nuestro desafío. Rescatar la planificación como el instrumento indispensable en el camino hacia una Argentina equilibrada e integrada, sustentable en lo ambiental y socialmente justa.” Julio Miguel De Vido, Ministro. El avance 2008, que se denomina PLAN ESTRATÉGICO TERRITORIAL 1816-2016 ARGENTINA DEL BICENTENARIO, se explicita como un proceso de construcción conducido por el Gobierno Nacional, mediante la formación de consensos, para el despliegue territorial de la inversión pública. En 2010 se avanzó en la consideración de la planificación como política de Estado y el comienzo de las elaboraciones de una ley ad hoc. Algunas provincias han abordado la problemática acuciadas por procesos de ocupación en áreas de riesgo promovidos tanto por particulares como por el mismo estado que vienen implicando perjuicios directos a la sociedad. Cada provincia y localidad autodefine los instrumentos que considera debe implementar y los principios que los sustentan (hay leyes ambientales, otras de usos del suelo con mayor o menor integralidad en su abordaje en función de las urgencias propias). Lo que Argentina no ha encarado es la reforma urbana, por la que abogan representantes de un amplio espectro de organizaciones de base y barriales, instituciones sin fines de lucro, cooperativas, universidades públicas, organismos de Estado en diferentes niveles, parlamentarios, y organismos internacionales promoviendo la organización de un espacio colectivo y pluralista que lleve adelante esa lucha proponiendo protección legal del derecho a la vivienda y a la ciudad, democratización del acceso a la tierra e inmuebles urbanos, el derecho a la regularización, los procesos de desalojos no deben violar los derechos humanos, la derogación del delito de usurpación, la democratización del acceso a los servicios públicos, la participación de las personas u organizaciones implicadas en las políticas urbanas y de vivienda, el fortalecimiento de los procesos de autogestión del hábitat, el desarrollo urbano sin discriminación, el acceso a las áreas centrales urbanas, la promoción de políticas urbanas y de vivienda con sentido redistributivo, la reforma tributaria y la modificación de la Ley Federal de Vivienda. Para comprender el marco en que se surge y se aplica la política territorial en los tres países es posible referir a tres dimensiones interrelacionadas:  La gestión político-institucional: Tiene que ver con las condiciones de organización del Estado y el grado en que esta organización expresa la realidad urbana-territorial.  La gestión político-social: Tiene que ver con la relación del Estado con la sociedad, el modo en que el orden jurídico-político constitucional expresa el orden político-social construido en el cotidiano de los procesos políticos del país.  La gestión político-administrativa: está vinculada a cuestiones complejas comunes tales como: la crisis fiscal, la redefinición del papel del Estado, presiones de la globalización económica, el incremento de la pobreza social y los avances tecnológicos. Su tratamiento se limitará al abordaje de las problemáticas de marginalidad urbana.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

141

La gestión político-institucional: los organismos del estado involucrados Bolivia El proceso de Ordenamiento Territorial (OT), por ley, se lleva a cabo en los tres niveles del Estado de la siguiente manera: - A Nivel Nacional: el Ministerio de Desarrollo Sostenible (MDS) a través del Viceministro de Planificación y Ordenamiento Territorial (VPOT) cuya misión es formular, ejecutar y coordinar la Planificación Estratégica del Desarrollo Sostenible y el Ordenamiento Territorial tanto a nivel nacional, departamental como municipal; proponer bases y metodologías para la planificación estratégica, en el marco del desarrollo sostenible y ordenamiento territorial y proponer políticas y normas para el OT y planes de uso del suelo, así como controlar que se cumplan. La Dirección General de Planificación y Ordenamiento Territorial (DGPOT) a través de la Unidad de Administración Territorial (UAT) con la función de definir el Marco Normativo para el establecimiento del OT, promover e institucionalizar el proceso de OT en el país y establecer normas en el ámbito de la planificación para la regulación del uso del suelo, el aprovechamiento de los recursos naturales y la adecuada ocupación del territorio. - A Nivel Departamental: el Prefecto además de las atribuciones establecidas en la Ley 1654 de Descentralización Administrativa, es responsable a nivel departamental, de promover e implementar la institucionalización del OT aplicando sus normas, procedimientos, lineamientos e instrumentos establecidos en el nivel nacional. Además tiene la tarea de formular el Plan departamental de Ordenamiento Territorial y elevarlo al Consejo Departamental para su aprobación y así poder implementarlo. - A Nivel Municipal: el Alcalde Municipal, además de sus atribuciones y/o funciones establecidas en la Ley 1551 de Participación Popular y la Ley 2028 de Municipalidades es responsable a nivel municipal de promover el establecimiento, la aplicación y cumplimiento de las normas, procedimientos, lineamientos e instrumentos del OT establecidos en el nivel nacional y departamental. También le corresponde la elaboración y formulación del Plan Municipal de Ordenamiento Territorial, su elevación al Consejo Municipal para su aprobación y posterior implementación. Este proceso se lleva a cabo a nivel nacional, departamental y municipal bajo los principios de integralidad, participación, subsidiariedad, concurrencia y precautoriedad. Para implementar el proceso de ordenamiento territorial en los tres niveles de la planificación, se cuenta con instrumentos operativos, así como con los Planes de Ordenamiento Territorial (de vigencia de diez años) que son instrumentos de carácter normativo, técnico, político y administrativo para la gestión del territorio y que sirven para planificar, regular el uso del suelo y optimizar las modalidades de la ocupación del territorio. Los Planes de Ordenamiento Territorial se componen de un Plan de Uso del Suelo y un Plan de Ocupación del Territorio. El ordenamiento territorial se constituye en la base para el desarrollo integral y sostenible de los departamentos y municipios, ya que permite orientar la distribución de las inversiones públicas y privadas, optimizar las actividades productivas promoviendo el uso adecuado de la tierra, así como identificar áreas que puedan presentar amenazas para la población y las actividades socioeconómicas. “De esta forma, desde la última década el Gobierno de Bolivia ha asumido el proceso de Ordenamiento Territorial como política de Estado, convirtiendo a éste en la base para la Planificación del Desarrollo Sostenible”. Brasil El país cuenta con una política de previsibilidad de posibilidades para las operaciones urbanas. Estas posibles operaciones tienen que ver con modificaciones de parcelamiento, de uso y ocupación del suelo y subsuelo y con la regularización de edificaciones ejecutadas en desacuerdo con la legislación vigente. Los principales instrumentos de regulación de la gestión urbana son:  La constitución federal de 1988 (Plan de Ordenamiento Territorial -POT-),  El estatuto de la Ciudad,

142

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

La Constitución.

ART. 182 “La política de desarrollo urbano, ejecutada por el Poder Público Municipal, conforme directrices generales fijadas en ley, tienen por objetivo ordenar el pleno desarrollo de las funciones sociales de la ciudad y garantizar el bienestar de sus habitantes“. ART. 183 “Aquel que posea como su área urbana de hasta 250 metros cuadrados, por cinco años, ininterrumpidamente y sin oposición, utilizándola para su vivienda o de su familia, adquirirá el dominio desde que no sea propietario de otro inmueble urbano.” (tal derecho solo se puede poseer una sola vez). Establece que el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), aprobado por el Consejo Municipal es el instrumento básico de la política de desarrollo y expansión urbana. Es obligatorio para toda ciudad mayor a 20.000 habitantes, para municipios integrantes de regiones metropolitanas y/o de interés turístico y para áreas donde existan emprendimientos o actividades de significativo impacto ambiental y sostiene que en toda desapropiación de inmueble urbano deberá existir una previa y justa indemnización en dinero. El POT es un conjunto de principios, reglas y orientaciones a los agentes del desarrollo y construcción del espacio urbano. Constituye una estrategia de intervención en los aspectos urbanos, sociales, económicos y ambientales, permitiendo la participación social. Esta ley de operaciones urbanas debe cumplir requisitos mínimos tales como: una finalidad, la definición geográfica del área que será objeto de la operación, un programa básico de ocupación del área, un programa de apoyo económico y social de la populación directamente afectada, un estudio previo del impacto del mismo en la vecindad, una contrapartida a ser exigida de los participantes de la operación, en función de los beneficios obtenidos y una forma de control de la operación con la obligatoria participación de la sociedad civil. Además de todo esto, la política brasileña cuenta con la emisión de un Certificado del Potencial Adicional de Construcción (CEPAC), que es emitido por el municipio y alineado en subasta, o utilizado directamente para el pago de obras, desapropiaciones y/o adquisición de terrenos para Habitaciones de Interés Social (HIS). Este certificado es factible de negociar en el mercado, pero convertible en derecho de construcción solamente en el área de la operación urbana. Argentina Los ´70 marcan el comienzo de la institucionalización de la planificación territorial. En un primer momento vinculada a los diagnósticos e intentos de regionalización como forma de reconocimiento de los desequilibrios existentes. A nivel nacional, cabe tener en cuenta la continuidad de ciertos organismos de planificación territorial vinculados a las presidencias de Alfonsín y Menem con propuestas de regionalización nacional y de esquemas infraestructurales de inserción regional en las nuevas tendencias de flujos macroregionales. Pero en todos los casos se abocan a definir orientaciones para una política de desarrollo y ordenación territorial o establecen modelos vinculados a ello. Son los casos de la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana –IIRSA o el Horizonte 2010 del CIMOP que proyectan ese nuevo territorio de futuro, pero nada dicen de la legislación que lo institucionaliza. Tres jurisdicciones poseen normas de ordenamiento territorial en vigencia: la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Plan Urbano Ambiental, Ley 2930 sancionada en 2008) y el Decreto Ley 8912/77, de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo de la Provincia de Buenos Aires, sancionado durante la dictadura militar, la Ley 8051/09 de Ordenamiento Territorial y Uso del Suelo de la Provincia de Mendoza y proyectos como el de Chaco. El Poder Ejecutivo Nacional, tras la presentación del Plan Estratégico Territorial, tiene entre sus objetivos la definición de una ley de orden nacional. Con esa finalidad, entre otras, es que ha creado el Consejo Federal de Planificación y Ordenamiento Territorial compuesto por todas las provincias y el cual se discute actualmente hoy un proyecto de Ley 3. En síntesis, el Estado Nacional y las jurisdicciones provinciales no han podido consolidar históricamente políticas de Estado de ordenación y desarrollo territorial sostenibles y de largo plazo. Los procesos de crecimiento económico y de creación de infraestructura, equipamiento y mejoramiento de la calidad de vida han sido construidos y gestionados en forma discontinua, lo que provocó la sobreutilización o

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

143

subutilización de los recursos naturales, desorganización en las infraestructuras y los equipamientos, desigualdad de oportunidades de desarrollo en las comunidades, factores que contribuyeron al aumento de los desequilibrios territoriales y a la disminución de la calidad de vida en vastas áreas del país. Estos procesos contemporáneos que afectan la vida cotidiana de la gente se desarrollan en un escenario territorial históricamente desequilibrado. La gestión político-social: los instrumentos y su legitimidad Bolivia El proyecto de Nueva Constitución Política del Estado (NCPE) que ha sido aprobado en 2007, incluye un capítulo detallado sobre las competencias del nivel central de gobierno, así como de todos los niveles subnacionales (departamental, municipal, regional e indígena originario campesino) que reconoce. En cada nivel de gobierno se ha introducido la competencia de elaborar planes de ordenamiento territorial y de ejecutar los mismos. Este hecho es sumamente significativo, ya que es la primera vez que el tema del ordenamiento territorial (OT) hace su ingreso al nivel más alto del sistema legal boliviano. La NCPE pretende, a través de la coordinación con determinados niveles, dar una respuesta a los diversos ámbitos subnacionales, en cuanto a si será factible que éstos obtengan las competencias apropiadas para poder implementar el OT y a las posibles limitaciones significativas que podrían entrabar o entorpecer esta situación. Así, por ejemplo, en el caso de las competencias exclusivas de los gobiernos departamentales autónomos, se dispone la "elaboración y ejecución de Planes de Ordenamiento Territorial y de uso de suelos, en coordinación con los planes del nivel central del Estado, municipales e indígena originario campesino", mientras que en el caso municipal, debe hacérselo en coordinación con "los planes del nivel central del Estado, departamentales e indígenas". Esta disposición apunta justamente a evitar que se troce el territorio en islas o compartimentos estancos, como clásicamente ha venido sucediendo con los sectores de actividad económica. De otro modo, tampoco podría entenderse el sentido y la utilidad del OT, si es que no apunta a construir procesos de uso y ocupación del territorio que sean coherentes y adecuadamente coordinados entre todas las autoridades territoriales. El ingreso del OT en la Constitución es un llamado rotundo y categórico a todos los sectores sociales y a las regiones para asumir este reto, para hacer suyo este instrumento y apoderarse de él, pues se constituye en el instrumento estratégico fundamental para el desarrollo nacional. El Plan Nacional de Desarrollo intenta consolidar las bases de un Estado plurinacional y comunitario que permita el empoderamiento de los movimientos sociales y pueblos indígenas emergentes iniciando el desmontaje del colonialismo y neoliberalismo. El Sistema Nacional de Planificación a nivel nacional, departamental y municipal, que permita realizar un seguimiento y monitoreo del PND. Este Plan ha surgido como consecuencia de la convergencia de varios factores como el avisoramiento de grandes cambios impulsados por los movimientos sociales y la esperanza puesta en el futuro de las poblaciones indígenas tan olvidadas y excluidas. Con estas raíces, el Plan intenta combatir la desigualdad social y la inhumana exclusión que oprimen a la mayoría de la población boliviana. El principal objetivo del PND es el de cambiar rotundamente el patrón de desarrollo primario exportador caracterizado por la explotación y exportación de los recursos naturales sin valor agregado, por un nuevo patrón de desarrollo integral y diversificado, donde se realice la agregación del valor y la industrialización de los recursos naturales renovables y no renovables. Este nuevo patrón permite la generación, control y distribución de los excedentes producidos por los recursos renovables y no renovables para la acumulación interna que alimente, en un largo plazo, el desarrollo nacional; a diferencia del antiguo patrón que sólo beneficiaba a otras naciones, ya que no permitía la acumulación interna, sino que transfería excedentes al exterior. Como componente de la Planificación del Desarrollo Sostenible, el Ordenamiento Territorial se lleva a cabo a nivel nacional de acuerdo a lo establecido en los artículos 133, 136, 144 y 170 de la Constitución Política del Estado; a nivel departamental de acuerdo a las Leyes de Descentralización Administrativa y de Participación Popular; y a nivel municipal, de acuerdo a las Leyes de Participación Popular y de

144

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

Municipalidades. Por otra parte, de acuerdo al lo mencionado en el marco conceptual, el Ordenamiento Territorial formula sus instrumentos según las Normas Básicas del Sistema Nacional de Planificación (SISPLAN), el cual se enmarca en la Ley 1178 de Administración y Control Gubernamentales (Ley SAFCO) del 22 de julio de 1990, el marco legal que actualmente rige el proceso de Ordenamiento Territorial está constituido por leyes y normas que por una parte, se refieren al ámbito técnico del Ordenamiento Territorial o sea, se relacionan directamente o indirectamente con el uso del suelo o con la ocupación del territorio (Ley 1333 Medio Ambiente del 7/04/92; Ley 1700 Nueva Forestal 12/07/96; Ley 1715 INRA del 18/10/96, Ley 2140 para la reducción de riesgos y atención de desastres del 25 de octubre de 2000, Ley 1715 de Unidades Político- Administrativas del 20 de noviembre de 2000, etc.). El Proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial 142/2000-01, cuyo proceso de formulación inició en noviembre de 1999, ha sido aprobado por el Honorable Senado Nacional el 1 de febrero de 2000 y se encuentra actualmente en la Honorable Cámara de Diputados para su revisión. El Plan de Ordenamiento Territorial (PLOT), es un instrumento que es de carácter normativo, pero también técnico, político y administrativo para la gestión del territorio mediante el cual se planifica y regula el uso del suelo y se optimiza las modalidades de su ocupación. Tiene una vigencia de 10 años y permite operar en el proceso de Ordenamiento Territorial, estableciendo normas y acciones referidas al uso de los recursos naturales, a la distribución de la población, de los servicios sociales, y de las actividades productivas. El PLOT, además cuenta con dos componentes fundamentales: el plan de uso del suelo y el plan de ocupación del territorio. El plan de uso del suelo es un instrumento técnico normativo que define las categorías y subcategorías de uso del suelo, así como las reglas de intervención y de uso y realiza recomendaciones de manejo con el fin de lograr el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales del departamento o de los municipios. La base para el Plan de Uso del Suelo es la Zonificación Agroecológica (ZAE) que identifica y recomienda usos óptimos de la tierra de acuerdo a sus características. Constituye un instrumento técnico basado en estudios especializados, que permite conocer la aptitud de la tierra para diferentes usos agropecuarios y forestales, y en base a sus aptitudes y a las condiciones socioeconómicas de la población, determina cuál es el uso más adecuado para aprovecharla sin perjudicar su capacidad productiva. El plan de ocupación del territorio es un Instrumento que promueve la estructuración del territorio mediante su vertebración, la optimización funcional de los centros, redes y flujos de las actividades productivas y distribución de los servicios, basada en la jerarquización de los asentamientos humanos con el propósito de generar la regionalización. De esta forma define las acciones necesarias para contar con un departamento o un municipio estructurado e integrado al territorio nacional o departamental. Podemos decir que la acción clave de este plan es la “estructuración del territorio”, mediante el cual se fortalecen los centros poblados así como sus áreas de influencia, prestando mejores servicios a la población. Se incluyen los servicios básicos y públicos, como también los servicios de apoyo a la producción tomando en cuenta los usos recomendados en el PLUS. También se trata de fortalecer estos centros poblados mejorando la infraestructura vial. De este modo, los centros poblados articulados entre sí, permiten optimizar el desarrollo del departamento o del municipio, integrándose mejor al territorio nacional o departamental. Brasil El Estatuto de la Ciudad, Ley Federal Nº 10.257/2001 no solo regula el capítulo original sobre la política urbana aprobado por la Constitución Federal de 1988 en los artículos ya mencionados (182 y 183), sino que además le da soporte jurídico más consistente a las estrategias y a los procesos de planeamiento urbano, y sobre todo a la acción de aquellos gobiernos municipales que se empeñan en enfrentar las graves cuestiones urbanas, sociales y ambientales. Lo más importante del Estatuto es el marco conceptual que ha llegado a consolidar otorgando un verdadero marco jurídico a las prácticas de la gestión urbana sosteniendo la función social de la propiedad y de la ciudad.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

145

“Al reglamentar el capítulo constitucional sobre la política urbana, el Estatuto de la Ciudad confirmó de manera inequívoca el derecho urbanístico como una rama autónoma del derecho público brasileño.” Fernández (2004). Objetivos básicos: aminorar los problemas urbanos de las grandes metrópolis, prevenir los problemas de las ciudades en crecimiento y dotar a los municipios de los instrumentos y mecanismos necesarios para un adecuado desarrollo urbano. Las Directrices: Orden Urbanístico, Gestión Democrática de la Ciudad, Control del uso del suelo urbano y medio ambiente y Orden socio-económico. Son sus instrumentos de política urbana: Concesión del derecho real del uso, Parcelación, edificaciones o utilizaciones compulsorias, Derecho de superficie, Derecho de preferencia, Otorgamiento Oneroso del derecho a construir y de alteración del uso, Transferencia del derecho de construir, Operaciones Urbanas Consorciadas, Estudio previo de impacto en la vecindad. El Plan Director, es la ordenanza municipal que define "qué ciudad que queremos". Para lo que es necesaria la definición de tres puntos: el destino de las inversiones; la regulación; y la gestión, que alude al modo de organización de la comunidad. Toda ciudad de más de 20 mil habitantes, o que forma parte de regiones metropolitanas, turísticas o incluso aquéllas que tienen grandes obras, que pueden poner en riesgo el medio ambiente o alterar de alguna manera la región, deberá obligatoriamente elaborar su Plan Director en un plazo máximo de cinco años. Según el Estatuto de la Ciudad, los planes directores deberán, en su formulación, ser participativos, a los efectos de cumplir con uno de los preceptos del derecho a la ciudad. Para cumplir con tal deber el Consejo de las Ciudades creó en el año 2004 la Campaña Nacional “Plan Director Participativo – Ciudad de Todos” con el objetivo de formular los Planes Directores, a la luz del Estatuto de la Ciudad, garantizando la construcción de ciudades sin exclusión territorial y segregación socio-espacial. Ésta tiene como principios el derecho a la ciudad, la inclusión territorial, y la gestión democrática de la ciudad. También cuenta con destacadas directrices, como lo son: la dimensión curativa en las ciudades a través de la regularización catastral, y urbanización de los asentamientos informales, y la dimensión preventiva a través de acciones que viabilicen el acceso a la tierra urbanizada para las poblaciones de baja renta. Para el desarrollo de la Campaña fueron organizados núcleos estatales en veinticinco Estados de la Federación brasileña, con la participación de entidades de diversos segmentos de la sociedad. La Campaña promovió apoyo financiero a 550 Municipios para instituir sus planes directores, formó 3 mil multiplicadores, capacitó y sensibilizó cerca de 21.300 personas de 1.349 municipios de todos los Estados de la Federación brasileña, organizó una Red del Plan Director electrónica con más de 22 mil miembros, un Banco de Experiencias de Planes Directores Participativo, un sitio electrónico y editó material técnico y de formación. Como resultado, el 93% de los Municipios participaron en el proceso de formulación de Planes Directores. Por último hay que señalar que el plan director es comprendido como el instrumento de la política urbana que debe promover el pacto socio-territorial de las ciudades entre los diversos actores políticos y sociales. Argentina Una Ley de Ordenamiento Territorial resulta imprescindible para dar un marco normativo a los procesos de desarrollo urbano-territorial en la Argentina. Resulta paradójico que en un país donde más del 80% de la población vive en ciudades y donde se verifican cotidianamente las terribles consecuencias de un proceso de urbanización desordenado, no haya conciencia ni debate sobre su necesidad.Además de las leyes provinciales ya mencionadas y de los proyectos en estudio en el Consejo Federal de Planificación vale exponer que el PET basa su actuación en el desarrollo de las infraestructuras necesarias para el bienestar y la producción como apoyo a la planificación. Parte del convencimiento que el desarrollo de la infraestructura implica una inversión rentable a la vez que se comporta como uno de los principales motores de la economía. Este Plan se desarrolla con la participación de equipos técnicos provinciales, y salvo un par de casos no han sido implementados mediante mecanismos o instancias participativas. Se han formulado los modelos actuales y deseados del territorio (nacional y provinciales). En la actualidad se encuentra en elaboración la cartera de proyectos y su ponderación.

146

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

Por consiguiente, el PET, puede ser considerado, como el principal marco estratégico nacional y su ejecución la herramienta que impulsa explícitamente la consideración del tema. En la actualidad, existen varios marcos estratégicos asociados al PET entre ellos pueden mencionarse:  El Programa de Ordenamiento Ambiental del Territorio,  El Programa de Ordenamiento Integrado del Territorio Rural, y  Los Principios Rectores de Política Hídrica (del Plan Nacional de Recursos Hídricos). Si bien se trata de otra iniciativa ausente de la participación, supone el regreso a la planificación estatal como mecanismo de asignación de la inversión pública y el desarrollo territorial, luego de varios años en los que, se dejó a las fuerzas e intereses del mercado la responsabilidad por conducir esos procesos. Sin embargo el método de realización de los diagnósticos y propuestas, especialmente sensible a las propuestas de los equipos técnicos regionales que participaron del trabajo, no pudo alejarse hasta ahora de la tradición tecnocrática, desarrollista y centralista de anteriores experiencias de planificación territorial. Este último periodo ha permitido explorar particularmente la temática definida. Es que el nivel de complejización de las condiciones ambientales hace imposible postergar el tratamiento de cuestiones que afectan tanto las condiciones de vida como la competitividad. Lo cierto es que una política territorial, en sentido general, debe tratarse de un proyecto de cualificación adecuada a jugar un papel equilibrante tanto en el ámbito de la producción innovadora como en el de la calidad social de la vida. La gestión político-administrativa: respuesta a problemas Bolivia El ordenamiento territorial rige una serie de principios:  Integralidad: Articulación de componentes biofísicos, económicos, sociales, culturales y político institucionales,  Concurrencia: Racionalización de la toma de decisiones y optimización del uso de los recursos disponibles,  Subsidiariedad: Descentralización administrativa,  Participación: Integración entre las entidades públicas, privadas y la sociedad civil,  Precautoriedad: Definir acciones preventivas. Tal ordenamiento permite:  Identificar las potencialidades y limitaciones del territorio nacional, departamental o municipal, en base a sus características ambientales, socio-económicas, culturales y político institucionales, con diversos fines,  Alcanzar un adecuado uso del suelo, asignando usos adecuados a la tierra (por ejemplo forestal, agropecuario, agrosilvopastoril, protección, etc.),  Llevar adelante la ocupación del territorio, optimizando la distribución de los asentamientos humanos, el acceso a servicios de salud, educación y servicios básicos, la localización de las infraestructuras vial y de apoyo a la producción. El proceso de ordenamiento territorial sirve para:  Organizar y articular el territorio de acuerdo a sus potencialidades, limitaciones y características ambientales, socioeconómicas, culturales y político institucionales,  Orientar las inversiones públicas y privadas a través de la formulación e implementación de políticas de uso y de ocupación del territorio,  Promover el uso adecuado de los recursos naturales de acuerdo a sus características, potencialidades y limitaciones,  Optimizar la organización de los asentamientos humanos, el acceso a servicios de salud, educación y servicios básicos, así como la localización de las infraestructuras vial y de apoyo a la producción,

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

147

Identificar y contribuir al manejo sostenible de áreas de fragilidad ecológica, riesgo y vulnerabilidad, así como las áreas de régimen especial.

Brasil  Educación para la ciudadanía. Este postulado reconoce a las personas como protagonistas del proceso de desarrollo, dotadas de capacidad para generar bienes económicos y culturales, ejercer el poder político y disfrutar del bienestar social. Esto se hace posible si se procede a estimular a las personas con prácticas educativas que amplíen sus horizontes de libertad, a partir de los territorios rurales en que viven. Estas prácticas educativas deben favorecer el intercambio de saberes entre los diferentes actores sociales y buscar una síntesis creadora que propicie un mejor entendimiento del contexto natural e histórico en que se materializan las acciones de desarrollo.  Articulación del proceso técnico y político. Considera a la planeación como un proceso participativo de formulación de acciones para construir un futuro, implementada descentralizadamente, y que tiene, al mismo tiempo, carácter técnico y política. La naturaleza política parte del hecho de que toda decisión y definición de objetivos pasa por una gran diversidad de intereses y, por lo tanto, supone conflictos y requiere de negociaciones entre actores sociales. Se trata del proceso dialéctico inherente al método participativo, ascendente y descentralizado de la planeación.  Valorización del proceso y del producto. Intenta movilizar a las organizaciones de la sociedad y a las instituciones públicas en torno a objetivos y prioridades estratégicas. La planeación es un proceso permanente de formulación, de toma de decisiones, de ejecución y de evaluación, capaz de utilizar las energías sociales como una fuerza creativa. El producto de la planeación es el plan, que expresa el proceso seguido y los elementos alrededor de los cuales se organizaron las acciones. El plan es un instrumento de negociación entre las instituciones públicas y los actores sociales.  Enfoque sistémico. El proceso de planeación siempre tiene como marco de referencia a una totalidad, con relaciones externas e internas, que corresponde a cierta escala geográfica, ya sea, un asentamiento, una microcuenca, un municipio o una micro región homogénea. Las dimensiones económica, social, cultural, ambiental, tecnológica y político-institucional presiden la organización de los equipos técnicos, el proceso de participación y de consulta a la sociedad y la formulación de las propuestas de desarrollo sostenible.  Visión estratégica. El desarrollo sostenible tiene como pilares al crecimiento y la eficiencia económicos, la elevación de la calidad de vida y la equidad social, y la preservación ambiental. Todo ello demanda acciones cuyos resultados se obtienen a plazos mayores, y los plazos serán tanto más largos cuanto más graves sean los niveles de pobreza de los territorios considerados. La visión estratégica delimita las circunstancias, define los límites y restringe las posibilidades de la intervención, y afecta, de manera decisiva, la selectividad y la jerarquización de las acciones de desarrollo propuestas. Con estos postulados, se intenta asegurar la legitimidad del plan, lo que demuestra el compromiso y esfuerzo permanente por la acción y reflexión. El objetivo alcanzado, más importante, es sin duda el haber logrado la participación del pueblo. Se ha notado en la sociedad una gran capacidad de reflexión, un verdadero interés por decidir su destino y una gran veracidad en las informaciones intercambiadas entre los diferentes actores sociales.

UN CASO PARTICULAR: El déficit habitacional, la marginalidad y la ilegalidad
Como indica la Agenda Hábitat, es claro que la promoción de la reforma urbana depende en parte de la promoción de una reforma jurídica amplia. Hay que reconocer que la ilegalidad urbana a dejado de ser la excepción para convertirse en la regla, estructural y estructurada de los procesos de producción de la ciudad, y necesita ser afrenta a través de de la formulación de directrices y estrategias en un contexto más amplio del planeamiento y la gestión urbana y no simplemente con políticas sociales y/o urbanísticas aisladas y marginales.

148

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

Como solución a este problema, en varios países comienzan a implementarse programas de regularización de asentamientos informales con el objetivo de promover la integración socioespacial de los grupos que viven en asentamientos informales, lo que constituye el tema central de la Campaña Global por la Seguridad de la Tenencia que viene siendo promovida desde 1999 por la agencia Hábitat de la ONU. Durante varias décadas de urbanización intensiva y debido a la ausencia de una política habitacional de padrón social y a la no presencia de opciones accesibles y adecuadas ofrecidas por el mercado inmobiliario, un número cada vez mayor de brasileños han encontrado en las favelas y en los loteos periféricos la única forma posible de acceso al suelo urbano y la vivienda. A pesar de esta realidad, las leyes elitistas y socialmente inadecuadas han desconsiderado las realidades de los procesos socioeconómicos de producción de la vivienda, exigiendo patrones técnicos y urbanísticos inalcanzables, acabando por reservar las áreas nobles y provistas de infraestructura pensando solo en clases medias y altas, ignorando las necesidades de vivienda de los grupos menos favorecidos. Un programa de regularización adecuado depende de la acción gubernamental sistemática, y requiere de inversiones de dinero en cuanto a la promoción de reformas jurídicas. Bolivia La “reducción de la pobreza” quedó supeditada al mercado, sin embargo, la empresa privada no supo asumir tal responsabilidad quedando un vacío de intervención pública para encarar los problemas sociales básicos. Entonces aparecen “proyectos de desarrollo” por parte de la iniciativa privada articulada a la cooperación externa que solo logró algunos proyectos fragmentados y dispersos sin resolver el problema y contribuyendo al debilitamiento del Estado y al aumento de la exclusión social, económica y política sobre todo de la población indígena. En la actualidad boliviana se está produciendo un proceso de surgimiento vigoroso de un actor social, el campesinado indígena que desplaza a la clase obrera de su posición hegemónica y plantea un nuevo proyecto estratégico de cambio del país, en el contexto del levantamiento indígena en varios otros países del continente. Para referirnos a un hecho más tangible, podemos mencionar a la marcha indígena por el Territorio y la Dignidad de 1990, la cual genera un importantísimo debate entre las organizaciones campesinas e indígenas, surgen preguntas tales como: ¿qué es "el Territorio?, ¿a qué nos estamos refiriendo cuando reclamamos "la devolución de nuestro territorio”?. Los campesinos de comunidades aymaras y quechuas que tienen títulos individuales recibidos de la reforma agraria del 53 ¿cómo pueden ahora recuperar un dominio territorial?, ¿cuál es la organización política que va a administrar esos territorios?, ¿quién encarnará la Nación Aymara o la Nación Quechua, cuyas comunidades de base están organizados en sindicatos comunales o en centrales campesinas o en ayllus con jurisdicciones geográficas muy delimitadas, a diferencia de los Chimanes o los Moxeños o Chiquitanos que si pueden tener Consejos o Cabildos que los representan como identidades o como naciones, pero que son minoritarios numéricamente dentro de la República?, ¿quién va a representar a los aymaras o quechuas que viven en las ciudades, donde son la mayoría de la población?. Estos debates han alcanzo un poder de legitimidad sustancial que se han llegado a desarrollar en Congresos nacionales, como los de la CSUTCB en Potosí y en Tarija (CEDLA 1989) o como el Encuentro de Corqueamaya donde se reúnen representantes de todas las organizaciones campesinas e indígenas para preparar la conmemoración y protestas para el V° Centenario de la Invasión. Si bien, el Congreso no ha aclarado respuesta a las preguntas anteriores, ni cómo se daría esa lucha por el territorio, pero dejó establecido que en 1992 se reuniría una Asamblea de Nacionalidades, que sería el Instrumento Político encargado de la recuperación de la tierra y territorio y planteando que esa sería la instancia que debería solucionar el problema del poder. Brasil En 1983 se creó el Programa Pro-Favela de Belo Horizonte, un programa social de regularización de las favelas, introduciendo una fórmula original: la combinación entre la identificación y demarcación de favelas como áreas residenciales para fines de vivienda social, la definición de normas urbanísticas

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

149

específicas de uso y la creación de mecanismos político-institucionales de gestión participativa de los programas de regularización. Esta fórmula se convirtió en un paradigma del cual tomaron el ejemplo otras ciudades como Recife, Salvador y Porto Alegre, donde también se crearon “zonas/áreas especiales de interés social” con patrones urbanísticos propios y sometidos a un proceso participativo de gestión institucional. El objetivo de estos programas de regularización es el reconocimiento de alguna forma de seguridad jurídica de la tenencia para los ocupantes de las favelas, así como la integración socioespacial de dichas áreas y comunidades en el contexto más amplio de la estructura y la sociedad urbana. De todos modos, la legalización de las actividades informales, particularmente a través del reconocimiento de los títulos individuales de la propiedad plena, no implica automáticamente la integración socioespacial. Además si estos programas no fueran formulados dentro del ámbito de las políticas socioeconómicas comprensivas, pueden tener efectos no deseados como nuevos cargos financieros para los ocupantes y el refuerzo de las fuerzas económicas y políticas que han causado tradicionalmente la exclusión social y la segregación espacial. El Programa Favela-Barrio sucede en Río de Janeiro al Río Ciudad, proponiendo la recualificación de los asentamientos precarios y marginales para convertirlos en parte integrante de la ciudad formal, dotados de los indispensables servicios básicos. La originalidad de ambas iniciativas estriba en la importancia otorgada a los atributos estéticos del diseño urbano. Frente a la ilimitada extensión suburbana de la ciudad. y en antítesis con las acciones burocráticas, tecnocráticas y funcionalistas de los organismos estatales y municipales, constituye un objetivo básico regenerar la belleza cotidiana del espacio de vida de los estratos más necesitados de la sociedad. Ante la imposibilidad de abarcar, por su escala, el tema de la vivienda, se aspira incidir en el ámbito colectivo, tan abandonado y deteriorado históricamente en los grandes conjuntos habitacionales para romper definitivamente con la imagen de la arquitectura de la pobreza y rescatar los valores inherentes a la cultura social de la comunidad. La Prefeitura llamó a concurso público en cada uno de los proyectos, movilizando la mayoría de las oficinas profesionales de la ciudad favoreciendo una población de más de 200 mil habitantes. El carácter innovador de la propuesta entusiasmó a Enrique Iglesias, presidente del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) -quién aportó más de 500 millones de dólares para el financiamiento de las obras-, al considerarla paradigmática para toda América Latina, tanto por la calidad de diseño como por la articulación lograda entre poderes públicos e iniciativa privada. Una vez aceptado, comenzaban las investigaciones necesarias para la propuesta urbano-arquitectónica, cuya concreción debía contar con la participación y aprobación de los miembros de la comunidad. Argentina El Poder Ejecutivo Nacional lanzó en 2003 un ambicioso programa para construir en todo el país el Plan Federal de Viviendas, que contempla la construcción de unidades económicas con financiación del Gobierno Nacional, que asignará los fondos a las provincias para que las construyan a través de sus áreas de vivienda. El Plan Federal y su masiva acción bajo la modalidad de un crecimiento extensivo de baja densidad, genera una nueva impronta urbana en las ciudades cabeceras y sus núcleos conglomerados, cuyos efectos aún no han sido analizados en profundidad. Prioriza la vivienda individual que define una ciudad periférica y sin servicios. En concordancia con la temática que se desarrolla, la disponibilidad de tierras a disponer ha sido el principal escollo del mismo, no disponiendo en las áreas de suelo urbanizable (con servicios indispensables) las superficies requeridas. Esta imposición de vivienda individual (y su correlato en costos accesibles van de la mano de ausencia absoluta de valores y servicios urbanos ya que la ecuación económica solo cierra en áreas no urbanizadas o no urbanizables4) contradicen cualquier principio normativo existente o inexistente respecto a la habilitación de suelo urbano.

150

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

CONCLUSIONES
El laissez faire con que el Estado ha venido actuando históricamente ha provocado ciudades fragmentadas, excluyentes, caras, peligrosas y contaminadas, debido a que la lógica especulativa del mercado ve en la propiedad solamente un valor de cambio, una mercancía, sin mediar con cuestiones sociales ni ambientales. Un nuevo paradigma supone avanzar en el derecho de todos los ciudadanos a tener el desarrollo de sus ciudades planeado de acuerdo no sólo con los intereses individuales de los propietarios inmobiliarios, sino sobre todo de acuerdo con los intereses sociales de la comunidad/ciudad como un todo. El principio de la función social de la propiedad es aún, en gran medida una figura retórica, ya que hace bastante que la acción de los sectores privados ligados al desarrollo urbano ha sido pautada por otro principio, el derecho de propiedad individual no restringido, aprobado en un contexto en el que los países eran en su mayoría agrario. Si bien son tres situaciones diferentes, incluso internamente diversas y dinámicas, comparten los mismos problemas (crisis fiscal, presiones de la globalización, incremento de la pobreza social, usurpaciones, catástrofes naturales, etc.) que muchas veces no son abordados integralmente ni considerados como parte de los problemas territoriales. Argentina no ha abordado el problema en su reforma constitucional de 19945. En la ley de Mendoza “aparecen solamente esbozados los mecanismos de recuperación del valor generado por la acción pública y social sobre el territorio, y muy desdibujada la consideración del acceso universal al suelo, la vivienda y los servicios urbanos que constituyen la esencia del Derecho a la Ciudad”. Tampoco “se encuentran entre estos principios el Derecho a la Ciudad ni el acceso universal al suelo y a la vivienda, por mencionar algunos de los objetivos del movimiento por la Reforma Urbana en la Argentina”. Resulta “positiva la obligatoriedad legal que se establece para la creación de un plan metropolitano, interjurisdiccional, para la conurbación de la capital provincial”. Se limita a establecer “acciones y políticas integrales e integradoras en relación con los asentamientos clandestinos o marginales, a través de la identificación de inmuebles y terrenos de desarrollo y construcción prioritaria, fijando los índices máximos de ocupación y usos admitidos” 6. El Estatuto de la Ciudad de Brasil ya tiene 10 años y ha sido fundamental para la gestión urbana, ya que permitió reglamentar instrumentos jurídicos de implementación de políticas urbanísticas tales como edificación obligatoria, transferencia del derecho de construir, expropiación con pago en títulos de la deuda público e impuesto progresivo de bienes inmobiliarios. Creó un Ministerio de Ciudades en 2003 y define a La Caixa Econômica Federal como la operadora de los recursos. En el caso de Bolivia, el ordenamiento territorial, como política de Estado presenta cualidades de reivindicación identitaria, de tinte culturalista. Incluso hubo sectores de dirigentes o de activistas, aymaras sobre todo, que empezaron a dar una batalla contra toda forma de organización sindical o de clase, a nombre de la lucha por la recuperación de la identidad como pueblo. Para la situación boliviana, el ordenamiento territorial, se presenta como una demanda cultural que reivindica la identidad de una Nación, que comienza a respetar y obedecer a sus orígenes, que resurge tal cual es y como debe ser; existe para el pueblo una posibilidad real de legitimación de lo propio.

ANEXO Breves reseñas históricas
Bolivia 1952. Intento frustrado de llevar adelante una reforma urbana, surge de un proyecto revolucionario que se cristaliza en una forma particular de populismo desarrollista. Instalado en el poder el presidente Víctor Paz Estenssoro, se realizan reformas agrarias y de propiedad en las minas. 1954. Decreto Nacional Nº 3679 que determina que la propiedad urbana en manos de una sola persona sólo puede alcanzar un área máxima de 10.000 m2, Decreto Ley Nº 3819 sobre expropiaciones urbanas aplicables a todas las propiedades no edificadas instaladas en radios urbanos de las capitales de los departamentos, Decreto Ley de reforma agraria, el Nº 3464 que se encarga de regular la propiedad

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

151

suburbana. La tierra expropiada será declarada de necesidad y utilidad pública a favor de las municipalidades (Artículo 4), las cuales podrán venderse a obreros, particulares, sindicatos, dependencias públicas, asociaciones, etc., que no posean inmuebles urbanos. Limitaciones específicas que interrumpieron el proceso:  Arbitraria delimitación de radios urbanos,  Los decretos se aplicaron a un reducido número de población, sólo La Paz, Cochabamba y Santa Cruz,  Recursos económicos insuficientes,  Rápido incremento del valor de los terrenos,  No se realizaron los relevamientos necesarios, por ende no había registros eficientes,  Incremento de ocupaciones clandestinas,  Déficit de vivienda en el área urbana,  No existía la adecuada coordinación entre el sector público y el privado,  Falta de censos habitacionales,  Corriente migratoria rural-urbana por deterioro de la actividad agrícola formando barrios marginales,  Deficiencia en materia de provisión de agua y alcantarillados,  Asentamientos de actividades incompatibles como industria y vivienda,  No se realizaron planes de zonificación, ni parques industriales. 1964-1978. Período de gobierno militar. Barrientos (1964-1969) contó con el apoyo de los campesinos, sobre todo los de Cochabamba (su departamento natal), ya que veían en él una garantía contra la anulación de la reforma agraria del partido político MNR (Movimiento Nacionalista Revolucionario). “Barrientos fue el legatario fortuito del fracaso del MNR y se vio obligado a gobernar reuniendo los fragmentos que quedaron después de derrumbarse el experimento.”7. El pacto militar-campesino, en relación con el orden interno, se inspiró en las doctrinas norteamericanas contra la insurgencia, era esencialmente otra concepción «movimientista» que se había escapado del control de sus inventores. De modo parecido, el uso de la fuerza militar para aplastar el sindicato de mineros puede atribuirse en parte a las presiones que los Estados Unidos, venían ejerciendo desde 1956. 1966. Llega clandestinamente al país el Che Guevara, finalmente ejecutado por unidades del ejército boliviano que se hallaban bajo la estrecha supervisión de «consejeros» de las fuerzas especiales de los Estados Unidos. 1969. Muere Barrientos y comienza un ciclo de inestabilidad de dos años y medio durante el cual hubo dos intentos importantes pero fallidos —a cargo de los generales Ovando y Torres— de reunir los fragmentos que habían quedado tras la desintegración del MNR. 1969-1970. El general Ovando toma la presidencia pretendiendo instaurar una variante militar de la revolución populista, por lo que procedió a nacionalizar la Gulf Oil y a quitarse de encima la excesiva injerencia norteamericana. 1971. Con el apoyo de Brasil, de los falangistas y de los nuevos ricos del este, el coronel Bánzer empezó un levantamiento contra el «comunismo» que pronto contó con el apoyo del grueso del estamento militar y del ala «histórica» del MNR. La «propiedad privada» continuó siendo en gran parte un concepto abstracto que se refería a un número relativamente pequeño de individuos que tenían propiedades, quienes creían deberle su seguridad y prosperidad a un clan o facción político. En resumen, el mundo de los negocios bolivianos no era fuerte por sí mismo ni perspicaz, todavía sólo era capaz de actuar como socio subordinado del régimen autoritario. 1980. El General Luis García Meza tomó el poder, cerró el Congreso y emprendió una campaña de violencia estatal claramente inspirada en el Cono Sur. “En este año la renta per cápita de Bolivia ya era la más baja de América Latina 8 (con exclusión de Haití). Entre 1980 y 1986 Bolivia sufrió un desastre económico, la renta per cápita cayó en un catastrófico 27 por 100, casi el doble del porcentaje registrado en la república más afectada después de Bolivia y cuatro veces el correspondiente al conjunto de América Latina”. La producción del sector minero se redujo casi a la mitad y lo mismo ocurrió con el valor en

152

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

dólares de las exportaciones (registradas legalmente). En 1985 la inflación alcanzó un punto máximo al cifrarse en mucho más del 10.000 por 100. 1982. Al igual que en 1956, Siles accedió al poder en circunstancias de gran dificultad económica. Poco después Siles fue secuestrado y retenido durante un breve tiempo por una unidad militar, lo cual subrayó la fragilidad de su posición y redujo la moral de sus partidarios (estudiantes, obreros y campesinos). Incapaz de controlar la economía y con sus dos rivales principales, Bánzer y Paz Estenssoro, convergiendo contra él. Siles optó por aceptar una propuesta inspirada por la Iglesia y adelantar en un año las elecciones previstas, que ahora se celebrarían en junio de 1985. Los años 1985 a 1989 pusieron en duda muchos conceptos previos sobre la política y la sociedad bolivianas. En un contexto muy poco prometedor se apuntó a un éxito notable en su empeño de implantar el liberalismo económico y la democracia política. “Las paradojas fueron sorprendentes: el azote de los magnates del estaño desmanteló la empresa minera estatal que el mismo Paz Estenssoro había creado y volvió a dar el timón de la economía a las empresas mineras privadas; el autor nacionalista de la reforma agraria más extensa de América del Sur invitó a fuerzas de los Estados Unidos a suprimir la producción de la única cosecha que era verdaderamente rentable para los pequeños propietarios; el supuesto nazi había consolidado las instituciones democráticas de Bolivia y presidido un pacífico traspaso del poder a sus adversarios elegidos; el más extravagante cultivador del populismo y la financiación deficitaria puso en práctica la política antiinflacionaria que tuvo un éxito más inmediato en América Latina después de la crisis de la deuda.” 9 2006. Nueva etapa en la que prevalece la necesidad de consolidar la Revolución Cultural y Democrática que plantea el gobierno presidido por Evo Morales Ayma. “La convocatoria a la Asamblea Constituyente, la Nacionalización de los Hidrocarburos y otras medidas que puso en práctica el Gobierno Nacional son parte del propósito y los caminos orientados a consolidar el actual periodo de transformaciones. Estos caminos son parte del Plan Nacional de Desarrollo: Bolivia digna, soberana, productiva y democrática para Vivir Bien”. Brasil A comienzos del siglo XX, satisfacción de la demanda interna con bienes locales, esquema de exportación de bienes primarios, recepción de capital y migración internacional. “El ajuste interno era amortiguado por la existencia de un gran sector de agricultura no exportadora con baja productividad al cual muchos trabajadores podían desplazarse en el caso de descenso de la demanda de trabajo.” 1914-1918. Se registra un atrasado sector agrícola del país, que ocupaba más del 50% de la fuerza laboral y que no participa de los beneficios del esquema agro-exportador por no ser el café un producto estratégico. 1929. Gran crisis económica, crisis financiera interna, plan de apoyo al café 1932-1939. Aparece un nuevo producto (el algodón) que deja divisas. Fuerte apoyo de Estados Unidos, privilegio del papel del capital extranjero público antes que el privado (debate Simonsen – Gudin). Estructura agraria: agricultura marginada políticamente porque se había dado prioridad a la industrialización. Por eso quedan intactos los sistemas existentes de tenencia de la tierra y de poder local. Rápido crecimiento urbano. Getúlio Vargas (1930-1945) no interfirió en el poder local de los grandes terratenientes, concentrándose en cambio en regular y fomentar la industria por medio de una política arancelaria e impositiva favorable y en construir una base política por medio de sindicatos controlados por el gobierno. Existían vastas extensiones de tierras relativamente infértiles (las haciendas) cuya producción tenía un bajo valor comercial y que normalmente se obtenía por medio de formas de trabajo no asalariado, como la aparcería o el trabajo servil. 1937-1945. Política estatista y corporativista Estado Novo. “En Brasil la desaparición de la antigua república señaló el comienzo de un período de experimentos políticos bajo Getúlio Vargas que culminó en 1937 con la instauración de un moderno estado corporativista y autoritario, el Estado Novo (1937-1945). El Estado Novo sirvió para, entre otras cosas, vincular a la clase obrera, por medio de sus sindicatos, con el Estado.” Final de la segunda guerra mundial: renacimiento de la actividad sindical. Tanto en Río de Janeiro como en Sao Paulo había ahora una numerosa población activa industrial y era claro que el voto obrero

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

153

tenía importancia en la nueva política democrática. 1954-1955. Intentos de golpe y guerras civiles. El Partido Trabalhista Brasileiro (Vargas, PTB), creció sin cesar desde 1945 hasta 1964. En Brasil ha existido una multiplicidad de partidos, los cuales se han creado teniendo muy en cuenta las redes de clientelismo y el eje fundamental del poder que se encuentra en el nivel estatal e incluso local. 1950. Fuertes deudas en el extranjero «crecimiento basado en la deuda». Rápido crecimiento urbano, especialmente de las ciudades intermedias y de los seis centros metropolitanos: Sao Paulo, Río de Janeiro, Belo Horizonte, Porto Alegre, Salvador y Recife. Población agrícola del 60%. 1964-1985. Período de gobierno militar, curiosa combinación de dictadura y de gobierno democrático restringido. Milagro económico de finales de los sesenta y principios de los setenta. A fines de los años ’60, el gobierno militar decidió colonizar la Amazonia y convertir miles de hectáreas de selva tropical en tierra de labranza y ranchos ganaderos. Durante todo el decenio de 1970 se quemó y taló la selva. Esto provocó enfrenamientos con los colonizadores que ya vivían allí, tales como los caucheros, que veían cómo su medio de vida era destruido, además del cruel asesinato de indios. Este hecho fue fundamental para que se crearan grandes grupos que lucharon en defensa de sus derechos. Tal es el caso de la creación del Consejo de Misiones Indígenas (CIMI) y la Comisión Pastoral para la Tierra 1970-1990. Crecimiento de la economía y diversificación de las exportaciones, alcanzando un gran porcentaje de ventas sobre todo en el sector automotriz. 1978 y 1985. Crecimiento del empleo vinculado a la administración pública, mientras que el empleo formal crecía en menor medida, situación que hacía del empleo público la principal nueva fuente de empleos formales en el país. En materia de empleo había un contraste acentuado entre Sao Paulo, que estaba muy industrializado y tenía más del 70% de su fuerza de trabajo formalmente empleada, y Fortaleza y Recife en que aproximadamente el 40% de la fuerza de trabajo estaba informalmente empleada. “En la década 1970-1980, los sectores más dinámicos en términos de creación de empleo en Brasil eran los servicios empresariales (una tasa anual de crecimiento del 11,6 por 100), la producción de electricidad y el suministro de agua (14,3 por 100) y la industria manufacturera (7,5 por 100).” El país se había caracterizado por tener los partidos y sistemas de partidos más débiles de Latinoamérica hasta la aparición del Partido dos Trabalhadores (PT) en el decenio de 1980. Crecimiento demográfico junto con la urbanización e industrialización, procesos que se llevaron a cabo aceleradamente durante la posguerra y que ocasionaron una expansión enorme de la clase trabajadora, donde el empleo industrial saltó de 1.600.000 personas en 1940 a 8.460.000 en 1980. Argentina 1943-1955. Estado de bienestar o Estado Social como producto de la crisis del capitalismo del ’30 y la sustitución de importaciones en los países periféricos. El Estado comienza a adquirir nuevas características al tiempo que pierde hegemonía el sector oligárquico nacional; la sociedad civil ha sufrido transformaciones con el advenimiento de nuevos actores, el empresariado industrial y el proletariado urbano. La necesidad de superación de la recesión y el estancamiento que generaba el capitalismo del laissez faire dieron una respuesta de carácter estatista. La incorporación de los trabajadores y la desarticulación de relaciones que se arrastraban del tipo de dominación oligárquica se realizaron a través de líneas nacional-populares. Es el momento de incorporación de grandes masas. El modelo de acumulación característico de este tipo de relación Estado-sociedad en la Argentina se basó en un modelo de industrialismo sustitutivo que reemplazó al agroexportador. En lo social se producirá una profunda transformación demográfica y social en la que resultarán de significativa importancia las migraciones internas de zonas del interior hacia las regiones del litoral industrializadas. En lo económico, por su parte, el Estado pasó a tener un papel activo en la producción de insumos básicos y en la aplicación de instrumentos de políticas, cuotas de importación, crédito industrial, promoción sectorial, etc. El Estado adquirió así un rol protagónico en la promoción del crecimiento económico. Entre las décadas del treinta y el cuarenta se va consolidando el concepto de Estado centralizador y paternalista en los múltiples aspectos de la vida pública. Esto se evidencia claramente en la administración peronista, que además apuesta al Estado empresario, nacionalizando servicios esenciales e invirtiendo en

154

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

la industria. Los modelos provinciales se adscriben, con pocos matices, a planes diseñados en Buenos Aires (Planes Quinquenales, Plan Ramón Carrillo, etc). Las acciones de gobierno priorizan la participación política y el bienestar de los sectores obreros, lo que se traduce en un mejoramiento sustancial de la infraestructura vinculada a las necesidades básicas: salud, vivienda y educación. 1955-1970/1980. Cambia el régimen político, pero la intervención del Estado en el desarrollo continúa con un nuevo subtipo del Estado social: el Estado desarrollista. Este tipo de Estado, impulsado como idea fuerza por la CEPAL, dominó la escena latinoamericana hasta la segunda mitad de los años sesenta. El Estado desarrollista era intervencionista más que estatista y, aunque preconizaba un fuerte sector público el orden económico seguía basado en el mercado, pero en un mercado regulado por la planificación. Invierte la dirección del movimiento y cambia la conexión populista fundamental, centrándose primariamente en la promoción del crecimiento económico. Ello implicaba la postergación del Estado benefactor. En Argentina se desarrolla en el marco de una democracia con proscripción, con una estrategia económica que amplía las estructuras tecnoburocráticas, distinguiéndose de la estrategia nacional popular en cuestiones de énfasis: mientras la última consideraba al estado en función de la distribución y la autonomía nacional, la desarrollista lo hizo a favor del aumento de la inversión y la integración a este proceso del capital extranjero. Este modelo otorgaba un rol mayor al empresariado, a la racionalidad del sector público y menor para los sindicatos y la movilización popular. El énfasis fundamental del estado desarrollista estuvo orientado al crecimiento económico mientras que en el populista éste era esencialmente redistribustivista. Posteriormente, en 1966 –y en la década del ’70,- se inicia la fase burocrático-autoritaria del Estado. Esta se caracterizó por la exclusión política y la presencia de corporaciones industriales al poder. Suponía que la única restricción al proyecto de desarrollo y modernización del país residía en el alto nivel de conflictividad social de la época, la forma en que se había realizado la incorporación de la clase obrera y la ineficacia de la política demoliberal. De allí proviene una de las principales críticas hacia el Estado Social, la politización estatista y la creciente inmovilización de los regímenes e intercambios políticos y participativos, pero que, sin embargo, comparado con el período de la hegemonía oligárquica, los procesos políticos de mediados del siglo XX resultan mucho más plurales y complejos. En este contexto es que se puede explicar el crecimiento de la participación popular en relación al potencial demagógico del responsable del ejecutivo y no en la consolidación de mecanismos democráticos y de responsabilización o gobernabilidad. Es necesario precisar que el Estado Burocrático Autoritario poseía instituciones que buscaban una despolitización de los asuntos sociales. A su vez el régimen llevo a cabo una obstrucción de los canales democráticos con lo que los sectores populares se vieron imposibilitados de acceder al poder, es decir, al gobierno. El mismo fue ocupado por los actores que se encontraban en la cima de la escala jerárquica tales como las Fuerzas Armadas o los sectores oligopólicos. Uno de los peligros que veían las clases dominantes de la sociedad era que la crisis podía no sólo amenazar el orden de la sociedad y el funcionamiento normal de la economía, sino que también corría peligro el propio capitalismo. El diagnóstico en el que se asentaban era el de una situación donde prevalecía una creciente movilización de masas que desbordaban al Estado, con el riesgo de una amenaza incontrolable para el orden social vigente. Adopta la forma inédita de un Estado militar que no dependía de un caudillo sino que es producto de operaciones planificadas por los estados mayores de las Fuerzas Armadas. En el mismo las posiciones superiores de gobierno estarán ocupadas por personas que accedían provenientes de organizaciones complejas y altamente burocratizadas (fuerzas armadas, grandes empresas). Este era un sistema de exclusión política y económica, despolitizante, que se corresponde con la etapa de profundización del capitalismo periférico y dependiente pero también dotado de una extensa industrialización. Estos regímenes militares eran partidarios del libre juego del mercado, al que concebían como el ámbito por excelencia de la libertad individual. En tanto la esfera de responsabilidad del Estado debía ser subsidiaria. El Estado autoritario era un estado gendarme entre cuyas funciones se encontraba garantizar y resguardar el mercado como órgano regulador económico y social básico. La nueva etapa de intervención estatal en la problemática habitacional, la consolidación del proceso de industrialización permite la acumulación derivada de la sustitución de importaciones y se desarrolla la

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

155

industria destinada al consumo interno y el abordaje de la construcción masiva apoyado en la tecnología de la construcción y las comunicaciones. 1980 a la actualidad. Desde fines de la década del ’70 comienza a dejarse atrás un modelo basado en la industrialización sustitutiva, la política de masas y el desarrollo industrial; se asiste a la crisis de ese modelo de industrialización sustitutiva basado en la demanda interna. El impacto del endeudamiento y de la necesidad de políticas de ajuste se imponen junto a la necesidad de lograr una nueva inserción a nivel internacional. Desde las posturas neoconservadoras se diagnosticó la crisis del Estado de bienestar señalando el excesivo tamaño adquirido por el sector público, la necesidad de reducir los costos del Estado y fomentando el desarrollo de un amplio sector privado de servicios. En los ’80, con la democracia, explota la crisis de la deuda y al fin de la década se produce la profundización de la crisis del Estado, que hace eclosión con la hiperinflación. Este modelo se inserta en un contexto internacional impactado por la globalización de la economía y por la difusión a nivel mundial de las pautas de la economía de libre mercado. La recuperación de la democracia a partir de 1983 fue acompañada, de modo consecuente, con sustantivos cambios en el sistema de partidos, que se caracterizó, entre otros importantes aspectos por una reaparición de los mismos en la escena política y una re-afiliación masiva de ciudadanos a los mismos, en un contexto, de notable valoración democrática. Desde fines de los ’80 predomina, entonces, el enfoque neoliberal del Estado que se expresa en términos económicos como lucha contra la inflación y a favor de una separación Estado - Sociedad Civil para alcanzar la estabilidad económica. Este modelo destaca el excesivo tamaño adquirido por el sector público, crítica al exceso de burocracia y la descontrolada expansión del gasto fiscal, promueve mayor libertad para el mercado. En los ’90 se encara un proceso de redimensionamiento del Estado y del papel prestado por el sector privado, delineándose un nuevo modelo de acumulación. El eje del proceso económico deja de ser el trabajador y su organización pasa a ser el mercado, el consumidor y el management. En muchos casos se apeló a la privatización de empresas públicas prestadoras de servicios, a la descentralización y a la reducción del papel del Estado en aspectos vinculados con su función social. Esta modelo impulsa, además, la flexibilización laboral y da lugar a la precarización de las relaciones laborales. Se asiste al pasaje de un modelo cultural vinculado a lo público estatal, de solidaridades nacionales hacia otro vinculado al mercado, a la sociedad civil y la competencia. Las políticas de ajuste llevadas a cabo a partir de 1976 tuvieron efectos sobre la estructura de clases sociales como también sobre sus niveles de bienestar. La situación ocupacional experimento una subutilización de la fuerza de trabajo y una fragmentación de la estructura productiva. El comportamiento de la economía perjudicó a sectores de ingresos bajos, medios bajos y medios, ellos sufrieron un deterioro de sus remuneraciones reales, dando como resultado una pérdida de posiciones en la distribución del ingreso, llevando a un acrecentamiento de la desigualdad social. La pobreza se volvió más diversa dado que las carencias inciden sobre un espectro más amplio de estratos sociales. Las políticas aplicadas con el modelo aperturista, del Estado Post-Social llevaron a problemas de desempleo estructural, reprimarización de la producción, desarticulación de las economías regionales. Hay una pérdida de solidaridad traducida en declinación de servicios públicos, educación, etc. Como es bien sabido, en los últimos dos o tres decenios se han producido cambios muy profundos que han propiciado una nueva y quizá más profunda fase de internacionalización de las relaciones económicas y sociales. No es la primera vez en la historia en que la dimensión internacional alcanza un protagonismo tan relevante y, de hecho, lo que muchos teóricos afirman es que, en realidad, vivimos una segunda globalización. Pero sí es verdad que el vertiginoso y revolucionario avance de las nuevas tecnologías de la información ha creado un nuevo tipo de sociedad, la sociedad en red o de redes, en la que muchos de sus aspectos más determinantes del bienestar humano se desenvuelven a escala global o planetaria. Casi al mismo tiempo que se ha gestado esto último se ha ido produciendo también una crisis evidente (si no la práctica desaparición) de lo que hemos conocido como Estado de Bienestar. En este contexto se verifica el pasaje de la centralidad que adquiría la figura del “trabajador” a la del “consumidor”. La relación Estado-sociedad se modifica y el Estado se reestructura tanto en relación con los factores internos como con los externos, emergiendo un nuevo modelo: el Estado neoliberal. El mismo se constituye en garante de las nuevas reglas de juego, de los equilibrios macroeconómicos, la

156

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

competencia y la diferenciación estado y sociedad civil, en un marco de un modelo de acumulación orientado al mercado externo. La dinámica generada por el vasto proceso de globalización y de ajuste estructural de la economía de las últimas décadas ha generado en la Argentina una diversidad de efectos positivos y negativos, aunque entre ellos hay que resaltar un fuerte cambio en las estructuras productivas provocado por los efectos amplificadores del mercado libre y una ruptura social signada por un significativo debilitamiento cultural y educativo de la población, debido a las variaciones en las reglas de juego y en los valores visualizados como generadores de progreso y cambio social. Esta ruptura provoca a nivel territorial la agudización de problemas existentes, ya que las diferentes áreas y regiones del país, históricamente desequilibradas, aumentaron sus niveles de deterioro y desigualdad. De esta manera se observa que en los últimos años la Argentina ha acentuado sus desigualdades internas: mientras las regiones centrales (región metropolitana y pampeana), concentran más del 75% del capital productivo agrícola e industrial, la mayor masa de trabajadores y de capacidad científico-tecnológica, las regiones periféricas entran en un círculo vicioso de declinación. La brecha que separa las áreas dinámicas y las áreas marginales se amplifica; en ese contexto desaparecen las relaciones de complementariedad instalándose un proceso de urbanización hegemónico que vacía las regiones pobres, debilita el campo y contribuye a la fractura interna en las ciudades, cada vez más grandes y anárquicas. Los ciudadanos de áreas ricas y pobres conviven dentro de un contexto de violencia y marginalidad que imposibilita la creación de lazos sociales económicos y culturales estables, esenciales para el desarrollo de una sociedad equitativa y justa. Como afirma Svampa, el empobrecimiento popular, a raíz primero de la oleada desindustrializadora y luego de las políticas de apertura de la economía, privatizaciones de empresas públicas, descentralización administrativa y flexibilización laboral, tuvo como una de sus principales consecuencias el proceso de descolectivización de la clase obrera, tanto en el plano objetivo o social, como en el plano subjetivo o cultural. Otro fenómeno, pero estrechamente vinculado al anterior y casi como consecuencia del mismo, es el de la territorialización. Este se expresa a partir de una nueva configuración social de la inscripción territorial de las clases populares cada vez más desvinculada del mundo del trabajo formal, que ya se había desarrollado desde los años ’60 pero que adquirió nueva significación durante los ’90 a raíz del agravamiento de las condiciones de los sectores populares, por lo que el barrio surgió como un espacio de acción y organización. Las organizaciones de base van a reconocer como fuente originaria el “trabajo territorial”, por lo cual este adquirirá cierta autonomía respecto de los sindicatos y la militancia política tradicional, llegando a dar origen a un nuevo ethos militante de autoorganización política y acción colectiva, que tendrá como protagonistas principales a las organizaciones de desocupados mediante la reorientación política de la militancia socio-territorial preexistente.

ANEXO Vocabulario básico
Política territorial: Es una Política de Estado que, como tal, debe incluir un compromiso social entre la población y los funcionarios para aplicar una normativa de ordenamiento. Ordenamiento territorial: Es establecer qué uso se le dará y qué actividades podrán desarrollarse en el territorio. Debe hacerse en base a ciertos principios rectores: crecimiento y densidades sustentables; distribución de actividades con equidad social; expansión con equilibrio territorial y desarrollo social. Ordenar el territorio, a través de la planificación, es una experiencia controvertida históricamente. Su práctica ha pasado de realizarse desde el escritorio de un funcionario a instancias que derivan en la búsqueda de participación y consenso con distinto grado de legitimidad. Ha sido una constante que, en cualquiera de los casos, la falta de compromiso con las decisiones, impida la implementación de las acciones, lo que lejos de constituirse en una ausencia de planificación, define al territorio como “producto de una planificación excluyente” (ROLNIK, 2007), de la especulación rentista e inmobiliaria, generadora de conflictos.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

157

Estado: El Estado capitalista moderno es tanto un garante de la dominación, como un articulador de relaciones sociales y un instrumento de coordinación social mediante la política pública. Se puede concebir al Estado, además de ser el instrumento específicamente político de la dominación social, como un ordenador de la sociedad; un articulador social, un estructurante de la sociedad que impone determinado tipo de “orden”. Planificación del desarrollo sostenible es un proceso de interacción entre el Estado y la Sociedad, que se desarrolla dentro de un espacio geográfico determinado y está orientada a articular las políticas de Estado con las prioridades gubernamentales para administrar los recursos públicos en la perspectiva de alcanzar la sostenibilidad.

BIBLIOGRAFÍA
Bethell, Leslie (Ed.): Historia de América Latina, Editorial Crítica, Barcelona, 1991-2002, tomos 11, 12 y 16. *Se trata de la versión en español de The Cambridge History of Latin America, Cambridge University Press, 1985]. Corti, Marcelo. La Ley de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo de Mendoza. Un análisis crítico de la legislación argentina (I). En Café de las Ciudades Revista Digital. Año 8 - Numero 82 Agosto 2009 García Delgado, Estado y sociedad. La nueva relación a partir del cambio estructural, Editorial Tesis-Norma, Bs.As., 1994. Graciarena, El Estado latinoamericano en perspectiva. Figuras, Crisis, Prospectiva, en Revista de Economía Política, 1984. O’Donnell, El Estado Burocrático Autoritario, Ed. Belgrano, Bs As, 1982. Oszlak y O’Donnell, Estado y políticas estatales en América Latina: Hacia una estrategia de investigación, Documento CEDES/G.E.CLACSO, n°4, Buenos Aires, 1976. Roccatagliata, Juan A. Las Perspectivas del desarrollo a partir de fortalecer la capacidad organizativa del territorio. Reflexiones en los inicios del Siglo XXI. 2001 Soijet, Santiago, Melhem y Musich. Entre Ríos: su patrimonio construido. Edición de libro en 37 fascículos educativos coleccionables. ISBN 987 -22569-0-X. 2005-2006 Yujnovsky, Oscar. Revisión histórica de la política de vivienda en la Argentina desde 1880. En Summa 72, febrero de 1974, Ed. Summa, BsAs.

Normativa consultada
Ley de Ordenamiento Territorial y uso del suelo, Nº 8912, de la Provincia de Buenos Aires, 1977. Ley de Ordenamiento Territorial y uso del suelo. Mendoza, 2008 Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios Plan Estratégico Territorial. 1816-2016 Argentina del Bicentenario. 2007 Proyecto Ley de Ordenamiento Territorial Provincia de Chaco. Cámara de Diputados. Presidencia Gestión Alicia Mastandrea. 2008. República de Bolivia. Ministerio de Desarrollo sostenible y Planificación. Viceministerio de planificación estratégica y participación popular Dirección General de Planificación y Ordenamiento territorial unidad de administración territorial: El Ordenamiento Territorial en Bolivia. AAVV Clases y materiales didácticos del CURSO DE POSGRADO MERCADOS DE SUELO: Teoría e Instrumentos para la Gestión de Políticas dictado por docentes del Lincoln Institute of Land Policy, Massachussets USA en la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística de la Universidad Nacional de Rosario organizado por el Servicio Público de la Vivienda de la Municipalidad de Rosario. Mayo a octubre. 2004. Adoue, Silvia. Audiencia Pública expone las violaciones del derecho a vivienda en Brasil, de la Radioagencia NP, San Pablo, Brasil. 2009. http://esp.habitants.org/noticias/ info_locales/ audiencia_publica_expone_las_violaciones_d

158

SOIJET (2011), Política territorial: normativa e institucionalidad

el_derecho_a_vivienda_en_brasil Assunção, Karol - Misión visita São Paulo para discutir sobre violación del derecho a la vivienda, Adital, São Paulo, Brasil, 2009. http://www.adital.com.br/site/noticia.asp? lang=ES&cod=43961 Bazoberry, Guillermo, Prólogo del libro “A la conquista de un lote. Estrategias populares de acceso a la tierra urbana”. 2007. http:// www.pieb.com.bo/nota.php?idn=1917 Bezerra, Zacharias: Violación al derecho a la vivienda en Brasil en la mira de la ONU http://www.hic-net.org/articles.php? pid=1641 Fernández, Edésio: Del Código Civil al Estatuto de la Ciudad: Algunas notas sobre la trayectoria del derecho urbanístico en Brasil”, Boletín Mexicano de Derecho Comparado, nueva serie, año XXXVII, núm. 109. 2004. Kaplan, Marcos: Aspectos de Estado en América Latina. Cap. IV: La reforma urbana en América Latina - 5. Un caso intermedio: contexto revolucionario y reforma urbana en Bolivia, Ed. Universidad Nacional Autónoma de México, México. 1981. Miranda, Carlos y Matos, Aureliano. – Desarrollo rural sostenible enfoque territorial: la

experiencia del IICA en Brasil. Serie Cuaderno Técnico / IICA, no. 22, Brasilia. 2002. Quiroga, Carlos Villegas, Ministro de Planificación del desarrollo. Bolivia. 2006. http:// www.ine.gob.bo/pdf/PND/00.pdf Regalsky, Pablo: Bolivia indígena y campesina. Una larga marcha para liberar sus territorios y un contexto para el gobierno de Evo Morales. CEIDIS/CESU-UMSS/CENDA y Plural editores, La Paz. 2003. http:// www.herramienta.com.ar/revistaherramienta-n-31/bolivia-indigena-ycampesina-una-larga-marcha-para-liberarsus-territoriosSandroni, Paulo. Instrumentos de la Gestión Urbana en la Ciudad de Sao Paulo. www.territorioysuelo.org/ documentos/...urbana.../4_P_Sandroni.pdf Segre Roberto: Las escalas de la pobreza en América Latina. Rescate de la ciudad informal en Río de Janeiro. El programa “Favela-Bairro”, Seminario Iberoamericano de Políticas de Vivienda, Tucumán. 2003 Zapata, Carlos Rodrigo: El ordenamiento territorial en la nueva Constitución. 2009. Fuente: http://www.grupoapoyo.org/basn/ node/3433

NOTAS AL PIE
*1+ Mirta Soijet. ARQUITECTA (Universidad Nacional de Rosario, Argentina), Magíster en Gestión Urbana Municipal y Comunal. (Universidad Nacional. del Litoral, Argentina). Especialista en Teoría, Historia e Intervención en la Rehabilitación. (Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, España y Universidad Nacional de Rosario, Argentina). Doctorando en Ciencias Sociales por la Universidad Nacional de Entre Ríos. Profesora-investigadora en la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño. Universidad Nacional de Rosario y en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo, Universidad Nacional del Litoral. Integrante del Banco Nacional de Evaluadores de Proyectos de Extensión.Becaria FEAP (Montreal y Quebec, Canadá, 1991), AECI (Granada, España 1996 y 2003), AUGM (Montevideo, 2007 y Tarija, 2009), AECI (Valladolid, España, 2010).Representante de la UNR en la Red Alvar (Méjico 2006, Montevideo 2007, Quito 2009). Miembro Fundador ONG Albacea Personería Res. DIPJ 229/05. Participa en el Colegio de Arquitectos de Entre Ríos del que es asesora de concursos. Es investigadora responsable en proyectos de la Secretaría de Estado de Ciencia y Tecnología, de la Universidad Nacional del Litoral y de la Secretaría de Políticas Universitarias. *2+ Si bien el concepto “Estado” o “Estado moderno”, tal cual se lo conoce en la actualidad, ha sido ampliamente trabajado desde la constitución misma de las Ciencias Sociales en general, y las Ciencia Política en particular, dando lugar a vastas corrientes teóricas de pensamiento que han discutido sobre la naturaleza y el rol del Estado en las sociedades contemporáneas, no se pretende aquí mas que partir de una conceptualización de ese objeto “Estado” mucho más acotada -no por ello relativa y discutible.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

159

[3+ En realidad se trataban varios proyectos hasta que con posterioridad a la fecha de la Jornada de Río Gallegos, en la presentación abierta realizada en Buenos Aires “La planificación como política de Estado” circuló un nuevo proyecto, totalmente distinto a los anteriores, una verdadera ley marco. El Ministro De Vido la recibió y pidió posponer cualquier definición sobre su tratamiento. *4+ Lo que, a su vez, deriva en un excepcional negocio inmobiliario para las empresas que debían ofertar con el terreno incluido, situación que los municipios debían consentir a riesgo de perder la “adjudicación”. Rosario fue el único Municipio que impulsó un debate al respecto y consiguió imponer criterios de planificación. *5+ Tal vez pueda referirse como antecedente a un plesbicito sobre el tema encarado por Cafiero en la Provincia de Buenos Aires del cual no se han ubicado precisiones de fuentes confiables al presente. Las reformas que pretendía abordar fueron denunciadas por los partidos más conservadores que alertaban a los terratenientes sobre una maniobra encubierta desde el Estado “que les quitarían sus bienes inmuebles”. *6+ Corti, Marcelo. La Ley de Ordenamiento Territorial y Usos del Suelo de Mendoza. Un análisis crítico de la legislación argentina (I). En Café de las Ciudades Revista Digital. Año 8 - Numero 82 - Agosto 2009 *7+ Bethell, Leslie (Ed.): Historia de América Latina, Editorial Crítica, Barcelona, 1991-2002, tomo 16, Los países andinos desde 1930. Cap. 3 “Bolivia 1930-1990”, pág. 149. . *Se trata de la versión en español de The Cambridge History of Latin America, Cambridge University Press, 1985+. *8+ Bethell, Leslie (Ed.): Historia de América Latina, Editorial Crítica, Barcelona, 1991-2002, tomo 16, Los países andinos desde 1930. Cap. 3 “Bolivia 1930-1990”, pág. 163 . *Se trata de la versión en español de The Cambridge History of Latin America, Cambridge University Press, 1985+. *9+ Bethell, Leslie (Ed.): Historia de América Latina, Editorial Crítica, Barcelona, 1991-2002, tomo 16, Los países andinos desde 1930. Cap. 3 “Bolivia 1930-1990”, pág. 166. *Se trata de la versión en español de The Cambridge History of Latin America, Cambridge University Press, 1985+.

Ponencias

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2(2011): 162-172 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial en la cuenca del río Gallegos Provincia de Santa Cruz, Argentina
Flavia Marina CARBALLO ¹ Correo-e: fcarballo@uarg.unpa.edu.ar MANZI L.M. ² Correo-e: lm_manzi@yahoo.com.ar CAMPAN P. 3 Correo-e: pxcampan@gmail.com MANERO A. ¹ Correo-e: amandamanero@gmail.com Pedro TIBERI ¹ Correo-e: sma_pet@yahoo.com.ar

¹ Universidad Nacional de la Patagonia Austral, Unidad Académica Río Gallegos Avenida Piloto Rivera y Gobernador Gregores s/n (9400), Río Gallegos (SANTA CRUZ) ² IMHICIHU - CONICET Saavedra 15, 5º Piso (CP 1083), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (BUENOS AIRES)
3

DIPA - IMHICIHU - Museo Regional Provincial Padre Jesús Molina Ramón y Cajal 51 (CP 9400), Río Gallegos (SANTA CRUZ)

INTRODUCCIÓN
La provincia de Santa Cruz cuenta con evidencia arqueológica que muestra que la misma fue ocupada por poblaciones humanas desde c.a.1 11.000 años A.P.2 (Borrero, 2001). Los conjuntos de artefactos líticos, las pinturas rupestres, los huesos de animales consumidos, los fogones, entre otras clases de restos materiales, pertenecen a grupos de cazadores-recolectores que colonizaron el extremo sur de

1 2

C.a. = Circa, forma latina utilizada para expresar “aproximadamente”. A.P. = Antes del Presente. Se refiere a fechas obtenidas mediante métodos de datación radioactivos tales como carbono 14 (14C), expresadas en años. Estas miden el tiempo transcurrido desde el deceso de un organismo yendo desde el presente hacia el pasado. A diferencia de las fechas referidas al calendario gregoriano que aluden al tiempo transcurrido en referencia al nacimiento de Cristo (a.C y d.C).

163

CARBALLO & OTROS (2011), Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial

Sudamérica, uno de los últimos lugares del planeta en ser habitado por los humanos. El registro arqueológico producido por esas poblaciones se depositó a lo largo de la columna temporal mencionada en casi todo el actual territorio santacruceño y se distribuye en el espacio en forma más o menos continua. En ocasiones estas evidencias se encuentran concentradas en abrigos rocosos, cursos de ríos y márgenes de lagos y lagunas mientras que, en otras situaciones, sólo se recuperan artefactos aislados sobre la superficie de espacios muy grandes. Ambos casos brindan información acerca de las poblaciones humanas del pasado. Esta amplia distribución que presenta el registro arqueológico facilita el contacto de las poblaciones actuales con los restos materiales generados en el pasado. El uso actual que le otorgan los pobladores al territorio provincial, ya sea con fines recreativos, emprendimientos económicos, obras infraestructurales, etc., origina conflictos de diferentes clases que ponen en estado de alto riesgo e impacto al patrimonio cultural arqueológico. Por este motivo, son pertinentes y necesarios los planes de ordenamiento y planificación territorial que evalúen cada una de las situaciones antes enumeradas. Este trabajo propone una metodología de recuperación y registro del patrimonio arqueológico que permitirá su inclusión como una variable más al delinear estrategias de ordenamiento y planificación territorial en los sectores medio e inferior de la cuenca del río Gallegos.

Sectores medio e inferior de la cuenca del río Gallegos
La cuenca del río Gallegos discurre casi totalmente a través del Campo Volcánico Pali Aike -CVPA- y se corresponde con la parte más septentrional de mismo. Este río nace de la confluencia de los ríos Rubens, Penitentes y Turbio, y desemboca en un estuario que ingresa unos 30 km en el continente. Durante su recorrido recibe a distintos tributarios tales como el Gallegos-Chico, El Zurdo, chorrillos La Carlota y Chico (Perillo, 1997). FIGURA 1. La cuenca del río Gallegos y las unidades volcánicas del CVPA.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

164

La génesis del CVPA comienza con la tectónica de placas producida entre el Plioceno y, probablemente, el Holoceno (Corbella, 2002; D’Orazio et al., 2000; Meglioli, 1992; Skewes, 1978), produciendo el material volcánico que cubrió depósitos pre-existentes de origen glaciario y glacifluvial de diferentes antigüedades (Meglioli, 1992). Dentro del CVPA los episodios volcánicos fueron agrupados en unidades teniendo en cuenta las características de los mismos y sus cronologías (D'Orazio et al., 2000). La Unidad 1 abarca el 83 % de este campo y está comprendida por mesetas basálticas de hasta 3,8 millones de años. La Unidad 2 ocupa el 15 % de la superficie y presenta conos antiguos disectados, anillos de tufa volcánica y flujos de lava asociados, registrando fechados que oscilan entre los 2,1 millones de años y los 300.000 años y la Unidad 3, que comprende un 2% del área y está conformada por conos de escoria y flujos de lava asociados con edades pleistocénicas-holocénicas. De las unidades volcánicas mencionadas sólo la Unidad 1 está directamente vinculada al valle del río Gallegos presentando la forma de coladas mesetiformes de lava (D'Orazio et al., 2000). En tanto que las demás unidades lo están en relación a sus tributarios y cursos de aguas no permanentes. La cuenca del río Gallegos se caracteriza por atravesar una estepa seca. Esta particularidad fue crucial en las elecciones que debieron tomar las poblaciones cazadoras-recolectoras referidas a la ocupación de determinados sectores de la misma. Una situación semejante se observa en el presente cuando los habitantes de Santa Cruz seleccionan lugares en dónde realizar distintas clases de actividades.

PAISAJES ARQUEOLOÓGICOS Y SU RELACIÓN CON EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL
El registro arqueológico no es producto de una única ocupación humana, si no que es resultado de las diversas actividades realizadas en el transcurso de varias generaciones, involucrando a muchos y diferentes individuos (Ebert, 1992). Esto significa que, debido al uso reiterado del espacio y a la preservación diferencial de la evidencia arqueológica, que conduce a que los materiales se acumulen, se mezclen y algunos se destruyan, siendo prácticamente imposible diferenciar el uso de lugares específicos y de áreas de actividades particulares por parte de individuos y de grupos. Por ese motivo, el concepto de paisaje arqueológico se ajusta mejor al estudio de las estrategias de subsistencia y asentamiento de las poblaciones humanas en espacios amplios como la cuenca del río Gallegos. Los distintos rasgos que componen un paisaje se expresan sobre la superficie del terreno de diferente manera, razón por la cual el estudio de los paisajes arqueológicos requiere de la implementación de distintas escalas espaciales. La configuración espacial de la cuenca del río Gallegos se ha mantenido con modificaciones menores desde que fue ocupada por las poblaciones cazadora-recolectoras en el pasado. Razón por la cual es posible suponer que esas poblaciones hicieron uso de ambientes semejantes a los disponibles hoy. La región conformada por la cuenca del río Gallegos es la que más se adecua a propuestas de ordenamiento territorial que incluyen en sus planes y recomendaciones distintas propiedades del registro arqueológico. En este sentido, y con fines analíticos que sirvieran para delimitar, planificar y comparar paisajes arqueológicos, además de medir el estado de conservación del registro arqueológico, el curso del río Gallegos fue dividido en tres segmentos. El sector superior se extiende desde la meseta Latorre hasta la meseta basáltica Las Buitreras, el sector medio abarca desde la meseta basáltica Las Buitreras hasta la meseta basáltica de Güer Aike y el sector inferior, que comprende desde la meseta basáltica de Güer Aike hasta su desembocadura (Carballo et al., 2008). La escala suprarregional alude al contacto entre grupos de individuos pertenecientes o no a la misma población y al proceso de ocupación de grandes espacios mediante distintas etapas. En este caso incluye el CVPA, cuya mayor expresión se encuentra sobre la margen sur del río Gallegos. Este conjunto de afloramientos eruptivos ha permanecido constante durante el lapso de ocupación humana en Patagonia. Es importante señalar que los procesos poblacionales y de uso del espacio por grupos cazadores recolectores involucró también la costa del Estrecho de Magallanes, Última Esperanza y en la margen

165

CARBALLO & OTROS (2011), Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial

norte, el interfluvio con el río Coyle y el nesocratón del Deseado (Borrero y Manzi, 2006). En consecuencia, las poblaciones humanas necesitan tanto de localizaciones puntuales como de grandes superficies para poder desarrollar toda la gama de actividades necesarias para garantizar su supervivencia. Esto lleva a que su estudio contemple el análisis de sitios, entendidos como lugares puntuales del paisaje en donde se concentran restos materiales de las actividades realizadas, como así también, de los espacios que deberían estar disponibles para ejecutar esas actividades y ser transitados. FIGURA 2. Escalas espaciales de estudio.

Los sitios arqueológicos, en su carácter de localizaciones puntuales, hacen referencia a espacios reducidos en los que tuvo lugar alguna actividad humana del pasado (Binford, 1989). También corresponden a una porción del espacio en donde las frecuencias artefactuales son mayores a las del entorno (Ebert, 1992; Foley, 1981). Un sitio arqueológico remite a una escala local o microescala. En un sentido meramente ilustrativo, puesto que el comportamiento humano es mucho más complejo, la escala del sitio alude a gamas limitadas pero diferentes de actividades en torno a localizaciones puntuales, tales como reparos rocosos o sectores en donde se concentran distintas clases de recursos naturales.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

166

Mientras que la escala regional, comprende los espacios en donde los grupos recogían información acerca del entorno natural, materias primas, agua, refugio, etc., como así también, del entorno social en los que se privilegia la búsqueda de parejas potenciales para mantener la viabilidad biológica, etc. La articulación de las distintas escalas espaciales, en el transcurso del tiempo, conduce a que el concepto metodológico apto para su estudio sea el de paisaje arqueológico. Un paisaje arqueológico puede ser entendido como el conjunto de materiales depositados y su distribución en un espacio y un tiempo dados. Por ese motivo, se ajusta mejor al estudio de las estrategias de subsistencia y asentamiento de las poblaciones humanas en espacios amplios como la cuenca del río Gallegos. Los artefactos y demás elementos que conforman el registro arqueológico resultan modificados por la actividad humana posterior que ocupa en forma recurrente y reiterada los mismos lugares, a lo que debe sumársele el accionar de diversos agentes naturales que redistribuyen el material arqueológico depositado. De esta manera, la expresión material del comportamiento humano del pasado está modificada y mezclada. Es decir que los artefactos manipulados y descartados por las poblaciones humanas no representan un correlato fiel de lo ocurrido, sino que su distribución es producto de una historia depositacional muy compleja. El relevamiento del registro arqueológico debe estar vinculado a extensas superficies, que es la vía de ingreso para conocer el ritmo en el que operan los procesos disturbadores que provocan la exposición del mismo, así como de los que favorecen su remoción y destrucción (Borrero, 2001; entre otros). En la provincia de Santa Cruz, al impacto producido por la erosión natural debe sumársele el antrópico, los que repercuten en forma severa sobre el registro arqueológico. Por esta razón, determinar el grado de impacto es una de las variables primordiales al planificar estrategias de manejo de los recursos culturales. En relación con todo lo expresado anteriormente, sólo el empleo de escalas espaciales amplias -tales como la región y la suprarregión- permite reconocer la existencia de paisajes arqueológicos. Es importante que, conjuntamente con el desarrollo de actividades de investigación científica, se establezcan parámetros para el diagnóstico del estado de conservación del patrimonio cultural y para la medición de los procesos perturbadores que lo ponen en riesgo (Espinosa et al., 2007). Luego, y en un segundo momento, se podrán proponer medidas tendientes a lograr la puesta en valor y la gestión del patrimonio arqueológico para un aprovechamiento sustentable del mismo. Estos resultados apuntan a diferenciar zonas de mayor y menor sensibilidad arqueológica y a las formas de acceso y permanencia dentro de ellas (Carballo et al., 2010), a la vez que contribuirán a la consolidación de planes de ordenamiento y planificación territorial de áreas no urbanas con diversos usos potenciales.

Propuesta metodológica para el tratamiento del registro arqueológico en relación con el ordenamiento y la planificación en la cuenca del río Gallegos
Los trabajos previos realizados por este equipo se centralizaron en los tramos medio e inferior de la cuenca del río Gallegos y operaron a partir de la identificación de unidades de paisaje. En las cuales se registraron variables tales como recursos asociados, potencialidad de uso anual o estacional, distribución de artefactos en superficie e información temporal (dataciones) a partir de registros sedimentados. El análisis de estas variables permitió jerarquizarlas en función del uso humano dado a las mismas en el pasado (Carballo, 2007). En los sectores medio e inferior del río Gallegos se localizan materiales arqueológicos en superficie, básicamente dispersos. Las frecuencias artefactuales obtenidas indican un uso poco intensivo de la cuenca. Se aplicó, entonces, una escala local para seleccionar aquellos sectores de la misma que pudieron funcionar como atractores para las poblaciones humanas en el pasado. La elección recayó en las coladas basálticas de la Unidad 1, cuyas paredes y taludes ofrecen disponibilidad de reparos rocosos, como así también, reservorios de agua. Mientras que en una escala micro -la del sitio arqueológico- se relevaron aquellos paredones que resultaron aptos para la producción de pinturas rupestres. En esos sitios bajo roca las frecuencias artefactuales resultan superiores a las contabilizadas al aire libre y en superficie. Asimismo, se determinó que las mayores densidades artefactuales se asocian con sectores del espacio en

167

CARBALLO & OTROS (2011), Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial

donde se encuentran expuestos rodados aptos para la talla y de los bajos sin salida que temporalmente registran agua. En suma, se observa un uso muy poco intenso de la cuenca del río Gallegos con frecuencias que aumentan en relación con el estuario del río y en las proximidades de las coladas basálticas del CVPA (Carballo et al., 2008). Sobre la base de estos resultados se aplicó una metodología para la recolección y el registro de datos. La misma se detalla a continuación.

Distribución espacial del registro arqueológico
Escala Regional: En espacios amplios como la cuenca del río Gallegos en donde el registro arqueológico estaba expuesto en superficie se utilizaron transectas dirigidas para su recolección. Estas comprendieron el trazado de líneas imaginarias, siguiendo rumbos de brújula y con extensiones variables, acordes con los objetivos perseguidos. En ellas dos, tres o más observadores a pie se desplazan dispuestos a una distancia pre establecida en forma paralela y registrando o recolectando los hallazgos que se efectúan en intervalos también fijados previamente. Escala Local: En espacios reducidos, como el sitio arqueológico, las acciones estuvieron dirigidas a recuperar materiales que se presentaban enterrados, conformando depósitos arqueológicos. Por esta razón, se realizaron sondeos de 0,50 x 0,50 m y excavaciones. También se considera en esta escala el registro de manifestaciones rupestres. El relevamiento de lugares con motivos rupestres se efectuó también bajo una metodología distribucional. Cabe señalar que, en relación con los sitios con manifestaciones rupestres se contabilizaron tanto los relevados por este equipo como los disponibles a partir de la bibliografía. Tanto en la escala regional como en la local, y a partir del conteo de las frecuencias artefactuales ( f), se realizan con fines comparativos los cálculos de densidades artefactuales (d) por unidades de paisaje / geoformas. En particular para el caso de las pinturas rupestres se utiliza el cómputo de los motivos representados. La interrelación entre estas escalas permite el conocimiento de la distribución espacial del registro arqueológico. Sobre esta base se definen áreas de mayor sensibilidad arqueológica y se jerarquizan en virtud del riesgo de modificación y/o pérdida de las relaciones contextuales del registro arqueológico existente en cada una de ellas (Carballo et al., 2008). Luego, es posible detectar y aislar dentro de cada área sectores del espacio que exhiban mayores frecuencias y densidades artefactuales que otros. Esto espacios son considerados “puntos singulares”. Tal es el caso de las cuevas que muestran evidencia de ocupaciones cazadoras-recolectoras, algunas de las cuales pueden registrar pinturas rupestres. Este hecho, sumado a su alta visibilidad, las torna muy vulnerables al vandalismo. Al mismo tiempo en que se recupera la información arqueológica se evalúa el estado de otras variables contextuales referidas a: 1) Unidades de paisaje a. Distribución temporal, para reconocer si su formación fue simultánea o posterior al poblamiento humano del extremo sur de la Patagonia. b. Presencia de reparos: abrigos profundos -cuevas-, poco profundos -alerosb.1. Grado de exposición al viento, precipitaciones y radiación solar directa / conos de sombras. b.2. Visibilidad del entorno desde el reparo. 2) Visibilidad arqueológica a. Porcentaje de cobertura vegetal y potencial de enterramiento de los restos arqueológicos que

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

168

permiten o impiden la detección de materiales. b. Posición topográfica del reparo, de modo que pueda o no ser detectado fácilmente a una distancia mínima de 100 m. 3) Localización del registro arqueológico en relación a: a. Vías de comunicación. b. Lugares con uso recreativo espontáneo y/o programado. c. Cascos y puestos de estancias. En función de su visibilidad (2) y de su localización (3) se consideraron dos situaciones posibles en referencia a las distribuciones artefactuales y las pinturas rupestres: 1. Registros arqueológicos altamente visibles y accesibles, como las laderas y los taludes de las coladas basálticas, y 2. Registros arqueológicos no directamente observables, tales como abrigos rocosos profundos pero muy accesibles. 4) Estado de conservación del registro arqueológico: a. Grados de impacto por la acción de agentes naturales. b. Grados de impacto por la acción de agentes antrópicos, principalmente del riesgo causado por las visitas a sitios. b.1. Acceso público espontáneo, no regulado que puede ser considerado: Alto 95 y 75%; Medio entre 75 y 30%; Bajo entre 30 y 5% y Nulo (≤5%). b.2. Riesgo por visitas: Alto (acceso al público no regulado), Bajo (acceso al público regulado) (Carballo Marina et al., 2010). La interrelación de las variables se realizó haciendo uso de entornos informáticos, como lo son los Sistemas de Información Geográfica (SIG ó GIS, Geographical Information Systems), permitiendo la actualización permanente de las bases de datos, a la vez que hace posible producir nueva cartografía de relevancia arqueológica. Para ello también fueron utilizadas cartas geográficas publicadas por el Instituto Geográfico Nacional (IGN) e imágenes satelitales, color artificial, LANDSAT 30m (procedentes de http:// zulu.ssc.nasa.gov.mrsid.pl), bases de datos pre-existentes y puntos GPS -Global Positioning System-. En la cuenca del río Gallegos la aplicación de esta metodología permitió determinar que parte del registro arqueológico se localiza en tierras fiscales. Por ejemplo, en cercanías al trazado de caminos y vías del ferrocarril, hecho que facilita el acceso asiduo a lugares en donde se ubican sitios arqueológicos. En ocasiones esos bienes culturales se encuentran en Estancias y son utilizados como recurso económico por los propietarios de las mismas. En este sentido, en los sectores medio e inferior del río, la oferta está dirigida principalmente hacia los lodges de pesca, mientras que en el superior lo es con actividades englobadas dentro del llamado “turismo aventura o ecológico”. Lo señalado da como resultado el uso en forma irrestricta y espontánea de los sitios que están dentro de esos predios. Más grave aún es la utilización de los sitios arqueológicos existentes en espacios recreativos públicos como, por ejemplo, protección de la intemperie -por parte de pescadores-, o como santuarios religiosos. En suma, el uso dado al registro arqueológico se relaciona tanto con circuitos turísticos convencionales publicitados por entes de turismo oficiales y agencias de turismo privadas, como así también con circuitos no convencionales gerenciados por las administraciones de las Estancias y publicitados por medio de páginas webs, los que se realizan en paralelo con las actividades productivas vinculadas con dichos establecimientos. En ambos casos, puede diferenciarse en las formas de uso recreativo, uno de ellos es el programado en donde el ingreso y la permanencia es manejada por agentes privados y, el otro es el espontáneo que implica el acceso y la estancia libre.

169

CARBALLO & OTROS (2011), Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial

FIGURA 3. Co-ocurrencias en el uso pasado y presente de unidades de paisaje.

Poblaciones cazadoras-recolectoras-poblaciones actuales: recurrencia en el uso del espacio
El panorama poblacional en el pasado permite sostener que la disponibilidad de recursos hídricos, faunísticos, líticos, soportes para pinturas y refugios existentes en relación al curso del río Gallegos habrían ejercido distintas clases de atractivos para las ocupaciones cazadoras recolectoras. Algunos de esos recursos continúan siendo elegidos por las poblaciones actuales a pesar de que los usos otorgados en el presente son diferentes a los brindados en el pasado. Las co-ocurrencias entre las localizaciones de las actividades llevadas a cabo hoy, con aquellas que se ejecutaron en el pasado se sustentan en la elección de los mismos espacios para erigir los cascos y puestos de Estancias y los asentamientos de las poblaciones cazadoras-recolectoras. Esta elección recae en aquellos lugares cercanos a cuerpos de agua y con reparo. En la actualidad esos puntos quedan integrados a una red de caminos y huellas dentro de las Estancias (Carballo et al., 2008). Otro caso de recurrencia en el uso del espacio está dado por la reocupación de cuevas como lugares de reparo para pescadores y el emplazamiento de imágenes religiosas. Tal como se dijera las cuevas se ubican en relación con las laderas de las coladas basálticas y son altamente visibles en el paisaje regional. Razón por la cual, se identifican desde la ruta, las vías de ferrocarril o desde los cascos y puestos de estancias. En la FIGURA 3 son graficadas áreas de influencia a partir de sitios arqueológicos y vías de comunicación como un ejemplo de zonas de sensibilidad, usando intervalos de 1 y 3 km, respectivamente. En la oferta turística de algunas Estancias figuran los sitios con pinturas rupestres ya que son considerados un atractivo más dentro de los servicios que ellas publicitan. Esta oferta hace hincapié en el alto valor escénico de los mismos y, en ocasiones, en la gran antigüedad que estos contextos poseen. En este sentido, las primeras ocupaciones de la cuenca del río Gallegos se remontan a unos 7.000 años A.P. y se vinculan con el primer poblamiento de Santa Cruz. La extrema fragilidad que revisten estos sitios remite a las medidas a corto plazo que deben tomarse para su protección. El tránsito y la circulación de personas que de forma espontánea realizan actividades recreativas, así como también, de las que arriban para disfrutar de las propuestas turísticas programadas

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

170

en el ámbito de las Estancias, alertan acerca de la urgencia de su implementación. Por otra parte, las investigaciones llevadas a cabo han demostrado como el pisoteo de animales y el tránsito interno de las Estancias genera focos de erosión en el registro arqueológico, dando como resultado su exposición a un ritmo muy rápido. Estas acciones favorecen la remoción de la cobertura vegetal que en una estepa seca como la cuenca del río Gallegos- contribuye aún más a la exposición de los materiales arqueológicos. Una observación recurrente es que emprendimientos que no están directamente dirigidos a visitar lugares en donde se encuentran depositados artefactos arqueológicos o representadas pinturas rupestres, terminan afectando al registro arqueológico. Entre otras situaciones cabe mencionar, la presencia de basura moderna, el tiznado de paredes de abrigos rocosos a causa del encendido de fuegos, la apertura de huellas vehiculares y el vandalismo expresado a través de graffitis. Todo lo señalado permite considerar que, en los sectores medio e inferior de la cuenca del río Gallegos, el estado de conservación del registro arqueológico debido al impacto de agentes antrópicos y/o naturales es medio (esto es, entre 75 y 30% de destrucción de los sitios), mientras que el estado de conservación medido por el riesgo por visitas es alto (acceso al público no regulado), (Carballo et al., 2010).

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES
En la cuenca del río Gallegos, y desde una perspectiva ocupacional, las estrategias cazadoras recolectoras están representadas a través de bajas frecuencias artefactuales Este hecho se relacionaría con las bajas demografías que sustentaban esas poblaciones en relación a la muy alta disponibilidad de espacios, lo que resulta en una muy baja superposición de materiales arqueológicos. Conocer la distribución espacial y temporal del registro arqueológico es la clave para realizar un diagnóstico y propuesta de zonificación de sensibilidad arqueológica por unidades de paisaje. Por su parte, los trabajos de campo han permitido dar cuenta del comportamiento de las distintas variables que pueden afectar la disposición y contribuir a la mezcla y destrucción del registro arqueológico. Las herramientas metodológicas utilizadas comprendieron diversos métodos de recolección de datos transectas, excavaciones, sondeos y consulta bibliográfica específica-. También se analizaron las frecuencias y se calcularon las densidades artefactuales -aplicando un manejo de información en entornos SIG-. Las interrelaciones resultantes entre los datos recuperados permitieron elaborar una zonificación cualitativa. Así, fue posible identificar aquellos sectores de la cuenca del río Gallegos en los que el registro arqueológico corre mayor riesgo de modificación o de destrucción. Los emprendimientos turísticos y recreativos contribuyen, sin dudas, a poner en contacto a un mayor número de personas con lugares de interés arqueológico. Esto se debe, en parte, a la coincidencia entre las poblaciones humanas del pasado y las actuales en la elección de sectores del espacio, a pesar de que las metas fijadas por unas y otras fueron distintas. Más aún, en los lugares en donde no se registra una superposición directa en el uso, el incremento de la presencia humana actual genera impactos al posibilitar la acumulación y/o dispersión de descartes industrializados -vidrio, plásticos y latas-. Por otra parte, este escenario se ve agravado por los restos de fauna actual los que, con el tiempo, pueden llegar a ser incluidos en los depósitos arqueológicos. La reconversión de espacios tradicionalmente dedicados a actividades ganaderas hacia una oferta generalizada de servicios turísticos de alto costo, determinó la necesidad de conocer cuáles son los recursos culturales y naturales que entran en contacto con la mayor afluencia de personas. Este es el punto de partida para obtener información relevante para la realización de un plan de gestión y uso sustentable de esos espacios. El mayor inconveniente detectado no se relacionaría con la reconversión de las actividades tradicionales ni con los nuevos usos otorgados a los diferentes sectores del espacio. La dificultad más severa viene de la mano del crecimiento indiscriminado y de la falta de regulación de tales actividades. Las empresas o los particulares que llevan adelante estas actividades desconocen las propiedades y comportamiento del registro arqueológico, hecho sólo empeora la situación. La realización de una línea de base del registro arqueológico dirigida al diagnóstico de la situación inicial y

171

CARBALLO & OTROS (2011), Paisajes arqueológicos y ordenamiento territorial

al monitoreo de su evolución será un medio para obtener la mínima información a partir de la cual comenzar a valorar el estado de conservación de mismo. Los resultados alcanzados de este modo permiten generar mapas que se actualizarán constantemente y podrán ser utilizados por diversas dependencias públicas. Por ejemplo, se incorporarían directamente al mapa de sitios arqueológicos que está elaborando el Sistema de Información Territorial de la provincia de Santa Cruz. A la vez, estos resultados serían una herramienta más al momento de delinear estrategias de ordenamiento y planificación territorial.

AGRADECIMIENTOS
A la Sra. Directora y alumnos de la Escuela Rural Nº 37 del Paraje Bella Vista. A los señores administradores y personal de las Estancias Las Buitreras, La Carlota y Bella Vista. Al Museo Regional Provincial Padre M. J. Molina. Las investigaciones se realizan con un subsidio de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral (UARG UNPA 29/A/188).

BIBLIOGRAFÍA
BINFORD L. 1989. Debating Archaeology. Studies in Archaeology. Academic Press. New York. BORRERO LA. 2001. El poblamiento de la Patagonia. Toldos, milodones y volcanes. Emecé Editores, Buenos Aires. BORRERO L. 1995. Arqueología de la Patagonia. Palimpsesto 4: 9-53. BORRERO L y MANZI L. 2007. Arqueología suprarregional y biogeografía en la Patagonia meridional. Levantando piedras, desenterrando huesos… y develando arcanos: 163-172. Punta Arenas, Ediciones CEQUA. CARBALLO MF. 2007. La cuenca superior del río Santa Cruz: las poblaciones humanas y el uso del espacio. Tesis doctoral presentada a la Facultad de Ciencias Naturales UNLP. CARBALLO MF, MANZI L, CAMPAN P, BELARDI JB, TIBERI P, MANERO A y SAENZ JL. 2008. Cap.6: Distribución del registro arqueológico en la cuenca del río Gallegos (provincia de Santa Cruz). En: Línea de base y aporte a la preservación del patrimonio. Arqueologia del extremo sur del continente americano. Resultados de nuevos proyectos. Editado por CONICET. Instituto Multidisciplinario de Historia y Ciencias Humanas, pp: 175:225. Editorial Dunken. CARBALLO MF, ESPINOSA S y MOLINARI R. 2010. Estado de situación de los sitios arqueológicos en relación con el turismo en Santa Cruz (Argentina). La visión del arqueólogo. (En prensa). CORBELLA H. 2002. El campo volcánico-tectónico de Pali Aike. Geología y Recursos Naturales de Santa Cruz. Relatoria del XVº Congreso Geológico Argentino. Editado por MJ Haller: 287-303, El Calafate. D’ORAZIO M, AGOSTINI F, MAZZARINI P, INNOCENTI M, MANETTI M, HALLER J y LAHSEN A. 2000. The Pali Aike Volcánica Field, Patagonia: SlabWindow Magmatism Near The Tip of South America. Tectonophysics 321:407-427. EBERT J. 1992. Distributional Archaeology. Universsity of New México Press, Alburquerque. ESPINOSA S, BELARDI JB y CARBALLO MF. 2007. El Patrimonio arqueológico: vías de abordaje en la provincia de Santa Cruz. Primeras Jornadas Regionales de Patrimonio Cultural de la Patagonia 2005. Dirección de Patrimonio Cultural. Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Cruz: 204-210. Río Gallegos. Santa Cruz. FERRARO L y MOLINARI R. 1999. Arte en el Manejo: procesos naturales de deterioro, graffitis y difusión interpretativa en sitios arqueológicos del PN Perito Moreno (Prov. de Santa Cruz). XIII Congreso Nacional de Arqueología Argentina. Córdoba. FOLEY R. 1981. Off Site Archaeology and Human Adaptation in Eastern Africa. An Analysis of

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

172

Regional Artefact Density in the Amboseli, Southern Kenya. Cambridge Monographs in African Archaeology 3. BAR International Series 97. MEGLIOLI A. 1992. Glacial Geology and Geochronology of Southernmost Patagonia and Tierra del Fuego, Argentina and Chile. Tesis Doctotal. University of Lehigh. PERILLO G. 1997. Estudio de la Geomorfología, Hidrografía y Circulación y Parámetros

Ambientales del Estuario del Río Gallegos. Proyecto de investigación radicado en la UARG-UNPA. SKEWES MA. 1978. Geología, petrología, quimismo y origen de los volcanes del área de Pali-Aike, Magallanes, Chile. Anales del Instituto de la Patagonia. Serie Ciencias. Naturales 9: 95-106, Punta Arenas, Chile.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 173-182 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

La importancia del espacio en la arqueología del Centro - Oeste de Patagonia Austral Discusiones desde los lagos Tar y San Martín (provincia de Santa Cruz)
Juan Bautista BELARDI 1 Correo-e: silespi@infovia.com.ar Silvana Laura ESPINOSA 1 Correo-e: silvanaespinosa@conicet.gov.ar Rafael GOÑI 2 Correo-e: gonirafael@gmail.com
1

Universidad Nacional de la Patagonia Austral - CONICET Lisandro de la Torre 1070 (9400), Rio Gallegos (SANTA CRUZ) Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano Universidad de Buenos Aires, Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires 3 de Febrero 1370 (1426), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (BUENOS AIRES)
2

INTRODUCCIÓN
La arqueología estudia la evolución de las poblaciones humanas a través del registro arqueológico, los restos materiales producto de la acción humana. Una importante característica del mismo es que permite estudiar procesos en escalas amplias de tiempo, generalmente en cientos y miles de años, pero al costo de perder definición en escalas menores y en la posibilidad de detectar eventos. Es un costo razonable si el interés se focaliza en comprender cómo cambiaron, bajo qué condiciones y por qué lo hicieron las poblaciones. Al hablar de poblaciones la discusión se concentra también en escalas amplias de actores, ya que resulta difícil poder identificar individuos empleando el registro arqueológico. Entonces, se dispone de una ciencia que estudia la evolución de las poblaciones humanas en escalas amplias de tiempo y espacio. El primer poblamiento humano de la Patagonia sucedió hace aproximadamente 12 mil años, por parte de poblaciones cazadoras recolectoras (aquellas que basan su subsistencia sobre recursos no domesticados ya sean plantas o animales). Se caracterizan por su baja demografía y, si se relaciona con las altas latitudes, donde se encuentra la Patagonia, por su alta movilidad. En este sentido, no es sólo que la gente se mueve para obtener los recursos, sino que también desplazan numerosas veces sus campamentos. Dicho esto, seguidamente se muestran discusiones en curso acerca de la evaluación arqueológica de la movilidad y el uso del espacio en diferentes escalas espaciales y temporales por parte de poblaciones cazadoras recolectoras del centro - oeste de la provincia de Santa Cruz. La región de investigación corresponde a las cuencas pericordillerana y cordillerana de los lagos Tar y San Martín (270 -240 msnm), provincia de Santa Cruz.

174

BELARDI & OTROS (2011), Arqueología del Centro-Oeste de Patagonia Austral

El objetivo de este trabajo es conocer cómo ha sido la circulación de bienes y poblaciones en el pasado. A su vez, se establecen comparaciones con la información proveniente de las cuencas lacustres vecinas Cardiel - Strobel y Viedma. Para ello se emplea la noción de paisaje arqueológico, entendida como el resultado de la sumatoria de ocupaciones humanas a lo largo del tiempo en una determinada región. A la vez, el conocimiento que se genera es fundamental para la instrumentación de políticas focalizadas sobre la valoración y protección del patrimonio arqueológico. La información arqueológica regional de las cuencas de los lagos Tar y San Martín indica que las primeras ocupaciones humanas datan de hace 9.700 años, coincidiendo con lo que se denominó el poblamiento temprano de Patagonia (Belardi et al., 2007). Desde ese momento se han sucedido distintos períodos de ocupación, presentándose con mayor intensidad durante el Holoceno tardío, esto es, desde hace 2.500 años.

¿Cómo se trabaja?
La región de estudio se segmenta considerando espacios bajos y altos, correspondientes a los valles y sus mesetas circundantes respectivamente. Asimismo, se incluye la Pampa del Asador, ubicada inmediatamente al norte de la meseta del Strobel, porque allí se encuentra la cantera de obsidiana negra (Belardi et al., 2006; Espinosa y Goñi, 1999; Stern, 1999), roca de excelentes condiciones para la talla (MAPA 1). El conocimiento de su localización permite evaluar el radio de dispersión de la roca por parte de las poblaciones humanas y, en consecuencia, su movilidad. Esto implica comprender que la distancia a la cantera influirá sobre la frecuencia y las características de los artefactos de obsidiana (por ejemplo, el grado de inversión de trabajo en su manufactura). Entonces, los problemas investigados se encuadran dentro de la denominada Mesoescala (sensu Delcourt y Delcourt, 1992), que abarca entre 1 km2 y 10.000 km2, y engloba a la región de los lagos Tar y San Martín, como así también a la suprarregión que abarca desde la Pampa del Asador - Strobel hasta la margen norte del lago Viedma (MAPA 1). El estudio del paisaje arqueológico enfatizó la evaluación de las distribuciones de materiales arqueológicos (principalmente artefactos líticos y motivos rupestres), (entre otros, Dunnell y Dancey, 1983; Foley, 1981) y la obtención de cronologías. Sobre esta base se establecieron sus densidades, riquezas y tasas de depositación. Estas diferentes líneas de análisis permiten jerarquizar los espacios de acuerdo con el uso que de ellos hicieron las poblaciones cazadoras recolectoras. La evaluación regional y suprarregional de la circulación e interacción de bienes y poblaciones se realiza a través del análisis de dos indicadores. En primer lugar, se emplea la distribución porcentual de obsidiana en los conjuntos arqueológicos de la región (ver antecedentes en Molinari y Espinosa, 1999; Espinosa et al., 2007). De manera complementaria, y para conocer acerca de la escala suprarregional, la información es provista por la distribución de motivos rupestres grabados, considerando los tipos representados y las técnicas empleadas. A pesar de localizarse fuera del área de investigación, en esta discusión se ha incluido también a la meseta del Strobel (900-1100 msnm) ya que presenta similares técnicas -grabado- y tipos de soporte a los empleados en regiones aledañas. A su vez, la alta frecuencia y diversidad de motivos representados (abstractos y figurativos) sustentan la propuesta que la meseta del Strobel actuó como un espacio de convergencia poblacional durante el Holoceno tardío (Belardi y Goñi, 2006; Goñi et al., 2007; Re et al., 2006-2007). Además, se han registrado parapetos -estructuras de piedra utilizados como reparos y escondite durante las actividades de caza-, puntas de proyectil -mayoritariamente de obsidiana- y una inusual presencia, si bien en baja frecuencia, de restos de piezas cerámicas. Entonces, el modelo de convergencia poblacional también se sustenta sobre la propuesta de su uso durante primavera -verano para el desarrollo de actividades relacionadas con la captura de guanacos y sus crías.

La información arqueológica y su discusión
La circulación de bienes y poblaciones es un tema de interés para la arqueología de Patagonia (entre otros

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

175

Barberena, 2008; Belardi y Goñi, 2006; Borrero y Manzi, 2007; García y Mera, 2007; Pérez de Micou y Castro, 2007; Prieto et al., 2000; Scheinsohn y Mateucci, 2004). Por eso, el concepto de paisaje arqueológico resulta de suma utilidad. Facilita la discusión de los distintos comportamientos humanos, como respuestas económicas, sociales y políticas a la distribución de otras poblaciones humanas y recursos en diferentes ambientes y en distintos momentos (ver trabajos en David y Thomas, 2008). Esto genera expectativas sobre la posible jerarquización y formas de uso que los distintos sectores habrían tenido en el pasado. Así, las densidades variables de materiales arqueológicos son una guía primordial. MAPA 1. (1) Pampa del Asador, (2) meseta del Strobel (3) lago Cardiel, (4) lago Tar, (5) lago San Martín, (6) mesetas San Adolfo y Cardiel Chico, y (7) lago Viedma.

Como fuera mencionado, el primer indicador del análisis es la distribución espacial de los artefactos manufacturados en obsidiana (TABLA 1).

176

BELARDI & OTROS (2011), Arqueología del Centro-Oeste de Patagonia Austral

TABLA 1. Representación porcentual de artefactos de obsidiana en sectores de los lagos Tar y San Martín (Belardi et al., 2009). SECTORES Valle del río Tar Margen este del lago Tar Margen sudeste del lago Tar Valle del río Meseta Alrededores de Cerro Cach Aike Margen norte de lago San Martín y bahía La Lancha Margen sur del lago San Martín ARTEFACTOS DE OBSIDIANA 23,1 % 26,1 % 2,5 % 32,7 % 11,0 % 39,9 % 13,3 %

Se ha planteado que la margen este del lago Tar y los alrededores del Cerro Cach Aike habrían sido los espacios más intensamente utilizados durante el Holoceno tardío (Belardi et al., 2009), (MAPA 2). Esto ha sido sustentado tanto sobre las densidades de materiales arqueológicos como así también sobre la mayor representación porcentual de obsidiana en los conjuntos artefactuales (TABLA 1), entre los que se destaca el hallazgo de nódulos y núcleos. Ambos espacios se ubican en el fondo de cuenca y próximos a las desembocaduras de los ríos Tar y Meseta, por lo que en términos biogeográficos se encuentran sobre los caminos de menor costo para la circulación en sentido latitudinal, posibilitando la articulación de las mesetas. De esta manera, la obsidiana llegaría aquí en primer lugar. Su circulación continuaría hacia el oeste siguiendo las márgenes del lago San Martín (MAPA 2). Su mayor utilización en la margen norte (TABLA 1) podría obedecer tanto a su cercanía a la vía de acceso recién mencionada como a la ausencia de una fuente de rocas aptas para la talla, tal como la de toba silicificada verde registrada en torno al istmo de la península Maipú, en la margen sur (Espinosa et al., 2009b), (MAPA 2). A la vez, se destaca que los conjuntos ubicados hacia el oeste del cerro Cach Aike (por ejemplo, margen norte del lago San Martín y bahía La Lancha (TABLA 1), donde se han registrado altas frecuencias de obsidiana, se corresponderían con lugares de uso específico articulados desde el este. Esto sustenta la idea propuesta por Borrero (2004) acerca del uso marginal (en términos de intensidad de uso) de los espacios ubicados hacia el oeste, ya que allí la región conforma un callejón sin salida por la presencia de la cordillera y del Hielo Continental. Debe señalarse que en los sitios arqueológicos excavados de la margen sur (Pallo, 2008) y de la margen norte del lago San Martín (Espinosa et al., 2009a), la frecuencia de obsidiana se incrementa a lo largo del tiempo. Al considerar la escala suprarregional es posible postular rutas o vías de circulación que habrían facilitado el intercambio, en un sentido amplio, de materiales, información, ideas y creencias entre miembros de diversos grupos lo que a la vez actúa como un mecanismo de seguridad social (Odess, 1998; Wobst, 1977; Whallon, 2006). Por esta razón, se incorporan al análisis la cuenca del lago Cardiel y la meseta del Strobel. Se encuentran hacia el noreste de las cuencas de los lagos Tar y San Martín y, en consecuencia, más cercanos a la Pampa del Asador. Como se observa en la TABLA 2, el promedio de los artefactos manufacturados en obsidiana (32,45%) crece respecto del obtenido en la muestra de los lagos Tar y San Martín (20,41%). Cabe señalar que el porcentaje de obsidiana proveniente de la meseta del Strobel está representado solamente por una clase artefactual, las puntas de proyectil (Belardi et al., 2005). A pesar de ello, resulta comparable con los otros sectores dado que las actividades de mantenimiento de estos artefactos generan importantes frecuencias de desechos de talla, tal como las registradas en el sitio laguna del Faldeo Verde, donde las lascas de obsidiana alcanzan el 68% (Espinosa et al., 2009c).

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

177

MAPA 2. Ubicación de la región de estudio y sectores trabajados.

En cuanto al segundo indicador de la circulación de bienes y poblaciones, el análisis se ha realizado sobre la base de similitudes de los tipos de motivos grabados presentes en las mesetas del Strobel, San Adolfo y Cardiel Chico (correspondientes a la región de estudio) y en la margen noreste del lago Viedma (MAPAS 1 y 2). Los sectores bajos no cuentan con grabados, probablemente relacionado con la menor frecuencia de soportes rocosos aptos. Estas diferencias podrían responder al distinto uso del espacio, tal lo propuesto para el caso de los lagos Cardiel y Strobel (Belardi y Goñi, 2002).

178

BELARDI & OTROS (2011), Arqueología del Centro-Oeste de Patagonia Austral

TABLA 2. Representación porcentual de artefactos de obsidiana en sectores del lago Cardiel y la meseta del Strobel. Valores tomados de Belardi et al., 2003 y 2005. SECTORES Cañadones Mesetas bajas Médanos este Médanos sur Meseta del Strobel alta Sitio Laguna del Faldeo Verde (Meseta del Strobel) ARTEFACTOS DE OBSIDIANA 8,9 % 36,0 % 9,7 % 19,1 % 75,3 % 45,5 %

La meseta del Strobel registra al menos 30 sitios con motivos rupestres, también relacionados con paredones de basalto y, mayoritariamente, asociados a lagunas (Re y Guichon, 2009). La principal técnica empleada es el picado, si bien también existen ejemplos de inciso, raspado y sus combinaciones. Al igual que en las mesetas San Adolfo y Cardiel Chico, aquí también predominan los motivos abstractos, como círculos (simples, concéntricos, con apéndices) y líneas. Sin embargo, se encuentran importantes frecuencias de huellas de felino, tridígitos, humanas, así como figuras de guanacos y matuastos. Los motivos antropomorfos y los de piches se encuentran en baja frecuencia. Una particularidad de estos sitios es que exhiben múltiples superposiciones y diferencias de pátinas, hechos que evidenciarían distintos momentos de ejecución. En las mesetas que enmarcan al lago Tar -San Adolfo (980 msnm) y Cardiel Chico (1080 msnm) se han registrado hasta el momento 17 sitios con grabados, de los cuales 13 están ubicados en los paredones basálticos que rodean lagunas y los cuatro restantes en terrazas estructurales. La mayoría de los motivos corresponden a figuras geométricas (círculos y líneas), no obstante también hay motivos figurativos como pisadas de puma, aves y humanas y también guanacos y piche (Zaedius pichiy), (FOTO 1). Se utilizó principalmente la técnica de picado, seguida por el inciso y raspado. Además, al igual que en la meseta del Strobel se encuentra una alta frecuencia de parapetos (FOTO 2). FOTO 1. Meseta de San Adolfo. Piche grabado.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

179

Por otra parte, se relevaron los motivos localizados hacia el sur del área de investigación en un cañadón de arenisca en la margen noreste del lago Viedma (340 msnm), (Schobinger y Gradin, 1985). Cuenta con un mínimo de 800 elementos grabados. Las técnicas empleadas son similares a las mencionadas precedentemente. El picado fue la técnica más utilizada y, en menor frecuencia, inciso y raspado, aún con algunos ejemplos de pintura. Predominan los motivos abstractos, círculos, líneas y semicírculos, mientras que entre los figurativos son mayoritarios los tridígitos, seguidos por las huellas de felino y las figuras de guanaco y matuastos. Se observaron también algunos ejemplos de piches. Al igual que en la meseta del Strobel se registraron abundantes superposiciones y diferencias de pátina, lo que evidenciaría diversos momentos de ejecución. Recientemente, en el espacio comprendido entre el lago Viedma y el lago Tar, se registró un paredón de arenisca con motivos similares, predominantemente geométricos, pero en menor frecuencia. FOTO 2. Meseta del Cardiel Chico. Parapeto.

Puede verse, entonces, que el paisaje arqueológico de las mesetas del Strobel, San Adolfo y Cardiel Chico, el espacio entre los lagos Tar y Viedma y la margen noreste del lago Viedma se asemejan en cuanto a la destacada presencia de grabados rupestres (donde predominan los motivos abstractos, mayoritariamente círculos y líneas), las técnicas de ejecución empleadas (principalmente el picado, seguido por el inciso) y la existencia de superposiciones y pátinas que evidencian diferentes momentos de realización de los grabados. A ello se suma la importante presencia de parapetos y, por lo tanto, de las actividades de caza en las mesetas. Sobre esta base, y la evidencia provista por la distribución de artefactos de obsidiana, se postula que el principal eje de circulación humana que involucra a las cuencas de los lagos Tar y San Martín refleja un vector con orientación norte - sur. Debe agregarse que el paisaje regional es muy legible (sensu Golledge, 2003), facilitando la circulación a partir de puntos fijos altamente visibles e identificables, como las cumbres de la cordillera y los cuellos basálticos de las mesetas (por ejemplo, cerros El Moro, Colorado, Cach Aike, Pana y Fitz Roy al norte y sur de los lagos Tar y San Martín, respectivamente). A la vez, los fechados radiocarbónicos disponibles, el incremento de artefactos de obsidiana registrado en las excavaciones y las características tecnológicas de los conjuntos líticos sustentan la idea que la circulación de bienes y poblaciones recién descripta sucedió principalmente durante los últimos 2.500 años.

180

BELARDI & OTROS (2011), Arqueología del Centro-Oeste de Patagonia Austral

En consecuencia, el planteo de rutas o vías de circulación de bienes y poblaciones en diferentes escalas, dentro de un marco conceptual de paisajes arqueológicos, funciona como una herramienta que permite generar hipótesis sobre intensidades de uso del espacio y conocer acerca de la movilidad por parte de las poblaciones cazadoras recolectoras del pasado. Así, será factible registrar las posibles variantes del comportamiento humano atendiendo a la conservación y el desarrollo sostenible (Carballo et al., 2009). La unidad de análisis la conforman las cuencas hídricas, en este caso las cuencas lacustres y los campos altos de las mesetas. Asimismo, está en concordancia teórica y metodológica con el concepto de paisaje arqueológico, el que resulta adecuado para discutir procesos en escalas amplias. Como se ha visto, el análisis distribucional del registro arqueológico ha permitido ordenar los espacios ocupados según los usos que de ellos y sus recursos hicieron las poblaciones humanas. De esta manera, la arqueología se integra como una herramienta más que contribuye con la valoración de los recursos culturales al momento de diseñar políticas de ordenamiento territorial.

AGRADECIMIENTOS
A las familias Leyenda (Ea. La Maipú), Perazzo y Díaz (Eas. La Tercera y El Castillo), Vila Moret (Ea. La Angelita), Noble (Ea. Cach Aike), Leyenda (Ea. La Bernarda), Jordana (Ea. Río Meseta), Soria (Ea. La Vega), Muruzábal (Ea. Sierra Nevada), Díaz (Eas. La Lila, La Federica y Santa Margarita), Andrade (Ea. Chacabuco), a Cielos Patagónicos (Ea. El Cóndor) y a los propietarios y personal de las Eas. Lago Tar y Los Cerros. Estos estudios fueron financiados por CONICET PIP 6405 “La dinámica del poblamiento humano de las cuencas de los lagos Tar y San Martín (provincia de Santa Cruz) en relación con las variaciones ambientales del Holoceno”, UNPA A/183/2 “Cazadores recolectores de los lagos San Martín y Tar: su conocimiento y puesta en valor como fuente de desarrollo regional”, UNPA A/213 “Ocupaciones cazadoras recolectoras en la margen norte del lago San Martín”, UNPA 29/A245-1 “Uso del espacio y circulación de bienes y poblaciones en las cuencas de los lagos Tar y San Martín (Provincia de Santa Cruz)” y ANPCyT-PICT 2004 N° 26295 “Poblamiento humano durante el Holoceno tardío en las mesetas basálticas Strobel y Cardiel Chico, Patagonia meridional”.

BIBLIOGRAFÍA
BERBERENA R. 2008. Arqueología y biogeografía humana en Patagonia Meridonal. Sociedad Argentina de Antropología. BELARDI JB, CARBALLO M, BOURLOT TJ y RE A. 2009. Paisajes arqueológicos, circulación e interacción en diferentes escalas: una perspectiva desde el lago Tar (Provincia de Santa Cruz). En: Arqueología de Patagonia, una mirada desde el último confín. M. Salemme, F. Santiago, M. Alvarez, E. Piana, M. Vázquez y E. Mansur (Editores). Tomo 1: 219-231. Editorial Utopías, Ushuaia. BELARDI JB, ESPINOSA S, CARBALLO FM, BARRIENTOS G, GOÑI R, SUNICO A, BOURLOT TJ, PALLO C, RE A y CAMPAN P. 2007. Integración de las cuencas de los lagos Tar y San Martín (Provincia de Santa Cruz) a la dinámica del poblamiento humano del sur de Patagonia: primeros resultados. Trabajo presentado en el XVI Congreso Nacional de Arqueología Argentina, San Salvador de Jujuy. BELARDI JB, ESPINOSA S y CASSIODORO G. 2005. Un paisaje de puntas: las cuencas de los lagos Cardiel y Strobel (Provincia de Santa Cruz, Patagonia argentina) Werken 7:57-76. BELARDI JB y GOÑI RA. 2002. Distribución espacial de motivos rupestres en la cuenca del lago Cardiel (Patagonia Argentina). Boletín SIARB 16: 29-38. BELARDI JB y GOÑI RA. 2006. Representaciones rupestres y convergencia poblacional durante momentos tardíos en Santa Cruz (Patagonia argentina). El caso de la meseta del Strobel. En: Tramas en la Piedra. Producción y usos del arte rupestre. Editado por D Fiore y MM Podestá: 85-94. World Archaeological Congress,

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

181

Sociedad Argentina de Antropología y Asociación Amigos del Instituto Nacional de Antropología. BELARDI JB, GOÑI RA, BOURLOT TJ y ARAGONE AC. 2003. Uso del espacio y paisajes arqueológicos en la cuenca del lago Cardiel (Provincia de Santa Cruz, Argentina). Magallania 32:95-106. BELARDI JB, TIBERI P, STERN C y SUNICO A. 2006. Al este del cerro Pampa: ampliación del área de disponibilidad de obsidiana de Pampa del Asador (Provincia de Santa Cruz). Intersecciones en Antropología 7: 27-36. BORRERO LA. 2004. The Archaeozoology of the Andean “Dead Ends” in Patagonia: Living near the continental Ice Cap. En: Colonization, Migration and Marginal Areas. A zooarchaeological approach. Editado por M Mondini, S Muñoz y S Wickler: 55-61. Proceedings of the 9th. ICAZ Conference, Durham 2002. Oxbow Books, Oxford. BORRERO LA y MANZI LM. 2007. Arqueología suprarregional y biogeografía en la Patagonia meridional. En: Levantando piedras, desenterrando huesos… y develando arcanos. Editado por F Morello, M Martinic, A Prieto y G Bahamonde: 163-172. Ediciones CEQUA, Punta Arenas. CARBALLO FM, ESPINOSA S y MOLINARI R. 2009. Estado de situación de los sitios arqueológicos en relación con el turismo en Santa Cruz (Argentina). La visión del arqueólogo. Comunicación 53° ICA. México. DAVID B y THOMAS J (Editores). 2008. Handbook of Landscape Archaeology. Left Coast Press, California. DELCOURT P y DELCOURT H. 1992. Ecotone Dynamics in Space and time. En: Lanscapes Boundaries. Consequencies for Biotic Diversity and Ecological Flows. Editado por A Hansen y F Castri: 19-54. Springer-Verlag, New York. DUNNELL RC y DANCEY W. 1983. The siteless survey: A regional scale data collection strategy. En: Advances in Archaeological Method and Theory. Editado por M Schiffer, 6: 267-287. Academic Press, New York. ESPINOSA SL, BELARDI JB, BARRIENTOS J y CARBALLO FM. 2009a. Poblamiento e intensidad de uso del espacio en la Cuenca del lago San Martín (Patagonia Argentina). XVIII Congreso Nacional de Arqueología Chilena.

Libro de Resúmenes: 90-91. Valparaíso. ESPINOSA SL, BELARDI JB y MOLINARI R. 2007. Análisis tecnológico de los artefactos líticos de la colección Horst Thierauf provenientes de las cuencas de los lagos Tar y San Martín (Provincia de Santa Cruz, Argentina). En: Arqueología de Fuego-Patagonia. Levantando piedras, desenterrando huesos… y develando arcanos. Editado por F Morello, M Martinic, A Prieto y G Bahamonde: 675- 685. Ediciones CEQUA, Punta Arenas. ESPINOSA SL, BELARDI JB y SUNICO A. 2009b. ¿Cuan al Oeste? Arqueología del istmo de la península Maipú (lago San Martín, provincia de Santa Cruz) en su contexto regional. Arqueología 15: 187-205. ESPINOSA SL y GOÑI RA. 1999. ¡Viven!: una fuente de obsidiana en la provincia de Santa Cruz. En Soplando en el viento... Actas de las Terceras Jornadas de Arqueología de la Patagonia: 177-188. Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y Universidad Nacional del Comahue, Neuquén. ESPINOSA SL, GOÑI RA y FLORES CONI J. 2009c. Aproximación tecnológica al uso de pampas y bajos en la meseta del lago Strobel. En: Arqueología de Patagonia: una mirada desde el último confín. Editado por M Salemme, F Santiago, M Alvarez, E Piana, M Vázquez y E Mansur. Tomo 2: 977-984. Editorial Utopías, Ushuaia. FOLEY R. 1981. Off-Site Archaeology and Human Adaptation in Eastern Africa. An Analysis of Regional Artefact Density in the Amboseli, Southern Kenia. Cambridge Monographs. GARCIA C y MERA R. 2007. Investigación de rutas de circulación y movilidad de cazadores recolectores en la cuenca del río Valdivia a través del tiempo. En: Arqueología de FuegoPatagonia. Levantando piedras, desenterrando huesos… y develando arcanos. Editado por F Morello, M Martinic, A Prieto y G Bahamonde: 515-525. Ediciones CEQUA, Punta Arenas. GOLLEDGE R. 2003. Human Wayfinding and Cognitive Maps. En: Colonization of Unfamiliar Landscapes. The Archaeology of Adaptation. Editado por M Rockman y J Steele: 25-43. Routledge, Londres. GOÑI RA, BELARDI JB, RE A, DELAUNEY NA, MOLINARI R y FERRARO L. 2007. Los grabados

182

BELARDI & OTROS (2011), Arqueología del Centro-Oeste de Patagonia Austral

de la meseta del lago Strobel (Patagonia Argentina) desde una perspectiva regional. En: Actas del Primer Simposio Nacional de Arte Rupestre (Cusco, 2004). Actes & Memoires de l´Ínstitut Francais d´Etudes Andines. Tomo 12: 427-438. Lima. MOLINARI R y ESPINOSA S. 1999. Brilla tu “diamante loco…”. En: Soplando en el viento. Actas de las III Jornadas de Arqueología de la Patagonia: 189-198. Universidad Nacional del Comahue e Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano, Neuquén. ODESS D. 1998. The Archaeology of Interaction: Views from Artifact Style and Material Exchange in Dorset Society. American Antiquity 63 (3): 417-435. PALLO C. 2008. El conjunto lítico del sitio Bloque 1, Oquedad (lago San Martín, SO de la Provincia de Santa Cruz – Argentina). Tesis de Licenciatura en Ciencias Antropológicas (Arqueología). Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires. PEREZ DE MICOU C y CASTRO A. 2007. Los caminos indígenas. La ruta Gan Gan – Gastre (Chubut). En: Aquí vivieron… Arqueología y ambiente en Patagonia. Editado por C Pérez de Micou, S Burry y M Trivi de Mandri: 9-28. Asociación Amigos del Instituto Nacional de Antropología, Buenos Aires. PRIETO A, CHEVALLAY D y OVANDO D. 2000. Los pasos de indios en Patagonia austral. En: Desde el País de los Gigantes. Perspectivas arqueológicas en Patagonia. Tomo I: 87-94. Universidad Nacional de la Patagonia Austral. RE A, GOÑI RA, BELARDI JB y DELAUNEY NA. 2007. Variabilidad de representaciones rupestres en el sector sur de la meseta del strobel (provincia de santa Cruz). Cuadernos

del Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano 21:215-225. RE A y GUICHON F. 2009. Densidad y distribución de representaciones rupestres en la meseta del Strobel (Provincia de Santa Cruz). En: Arqueología de Patagonia, una mirada desde el último confín. Editado por M Salemme, F Santiago, M Alvarez, E Piana, M Vázquez y E Mansur. Tomo 1: 527-539. Editorial Utopías, Ushuaia. SCHEINSOHN V y MATEUCCI SD. 2004. Spaces and species: archaeology, landscape ecology and spatial models in northern Patagonia. Before Farming 2004/1 article 2. SCHOBINGER J y GRADIN C. 1985. Arte rupestre de la Argentina. Cazadores de la Patagonia y agricultores andinos. Encuentro Ediciones, Madrid. STERN CR. 1999. Black obsidian from centralsouth Patagonia; chemical characteristics, sources and regional distribution of artifacts. En: Soplando en el viento. Actas de las III Jornadas de Arqueología de la Patagonia: 221234. Instituto Nacional de Antropología y Pensamiento Latinoamericano y Universidad Nacional del Comahue, Neuquén. WHALLON R. 2006. Social networks and information. Non-“utilitarian” mobility among hunter-gatherers. Journal of Anthropological Archaeology 25: 259-270. WOBST M. 1977. Stylistic Behavior and Information Exchange. En: Papers for the Director: Research Essays in Honor of James B. Griffin. Editado por CE Cleland. University of Michigan. Museum of Anthropology, Anthropological Papers, 61: 317-342. Ann Arbor, Michigan.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2(2011 ): 183-195 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Avances en Ordenamiento Territorial en áreas piloto seleccionadas en la provincia de Río Negro
Hugo MÉNDEZ CASARIEGO Correo-e: hmendez@bariloche.inta.gov.ar Marta MADARIAGA Correo-e: mmadariaga@bariloche.inta.gov.ar

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria – EEA Bariloche Casilla de Correo 277 (8400), San Carlos de Bariloche (RIO NEGRO) Tel/Fax: 02944 – 422731

RESUMEN
Esta presentación se focaliza en mostrar los avances de un proyecto específico de INTA orientado al Ordenamiento Territorial del espacio rural. En este proceso participan diversos organismos del accionar provincial que trabajan coordinadamente enfocados en Áreas Piloto. Se ha seleccionado el área de influencia del Municipio de Cordero (Alto Valle del Río Negro) y la problemática de los pequeños productores frutihortícolas, el proceso de desmonte que tiene lugar en torno al Departamento Adolfo Alsina y un estudio de impacto de grandes obras de infraestructura, tomando el análisis de la pavimentación de la Ruta 23 y su inserción en el Corredor Bioceánico.

INTRODUCCIÓN
Los objetivos general y específicos del proyecto “Desarrollo de métodos, técnicas y productos para el ordenamiento territorial” (Méndez Casariego, 2009) son: Objetivo general Desarrollar metodologías y herramientas informáticas a fin de facilitar la ejecución de procesos participativos de ordenamiento territorial sustentable y de organización del espacio rural. Objetivos específicos
 Configurar e implementar sistemas espaciales de soporte de decisiones (SESD) ajustados al contexto

actual de las EEAs que tendrán a cargo las Areas Piloto (APP),
 Implementar en las APP procesos de ordenamiento territorial participativo a distintas escalas

promoviendo el conocimiento y la capacitación,  Desarrollar experiencias de evaluación de los efectos potenciales que sobre el territorio generarían los CPI,  Consolidar una red de actores sociales a escala de las APP como soporte de participación pública para el

184

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

desarrollo del OT. Este proyecto se relaciona e interactúa con otros donde se trabaja sobre las mismas áreas piloto, de forma tal que se pueda avanzar y profundizar en los productos y en la resolución de las problemáticas de cada uno. PROYECTOS Monitoreo del uso y la cobertura del suelo por sensores remotos PRODUCTOS (Selección) Elaborar mapas de cobertura y uso Mapas de del suelo a escala 100.000. cobertura y uso Caracterizar el funcionamiento de agro-ecosistemas. Evaluar la dinámica del avance de la frontera agropecuaria OBJETIVOS (Selección) Acordar con los decisores de la Mapas en Escala gestión territorial la información a 1:500.000 integrar a un SIG para contribuir al ordenamiento territorial. Zonificar las ecorregiones, identificando áreas potenciales de desarrollo, de riesgo o vulnerabilidad y conflictos de uso ÁREA PILOTO Departamento Adolfo Alsina y Cordero

SIG ambiental y productivo para el OT

Departamento Adolfo Alsina Cordero

Aplicación de sistemas de Generar mapas e inventarios Mapas aptitud evaluación de la aptitud interpretativos de la aptitud actual actual y actual y potencial de las y/o potencial para usos específicos potencial tierras para la planificación del uso de los suelos y el ordenamiento territorial

Departamento Adolfo Alsina y Cordero

Participan numerosas instituciones, detalladas en el desarrollo de cada Área Piloto. En particular, las unidades participantes por parte de INTA son: AER Cipolletti, EEA Alto Valle, EEA Valle Inferior y EEA Bariloche.

MARCO CONCEPTUAL
El Territorio y el Ordenamiento Territorial Desde la perspectiva del enfoque del desarrollo territorial, un territorio es un espacio geográfico con identidad propia, una construcción social producto de las interrelaciones y decisiones de los actores locales, con relaciones sociales, instituciones y formas de organización propias, conformando un tejido o entramado socio institucional con determinadas formas de producción, intercambio y distribución del ingreso. Es una política transversal con voluntad coordinadora proyectada a medio y largo plazo que requiere recursos humanos y económicos, equilibrios de poder y continuidad. Implica identificar las potencialidades, limitaciones y riesgos de un territorio específico y lograr el mejor aprovechamiento de sus cualidades. El ordenamiento del espacio es el resultado de una concertación negociada entre las

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

185

demandas de los diferentes sectores de la sociedad, procurando armonizar intereses económicos, sociales, ecológicos, ambientales y culturales. El ordenamiento territorial (OT) no sólo supone ajustar los usos a las aptitudes de la tierra, sino también y especialmente promover que tales usos se realicen con tecnologías apropiadas según cada ambiente, preservando el bien individual y del conjunto social y promoviendo su desarrollo integral. El ordenamiento territorial debe ser, desde un inicio, un proceso concertado, ya que a través de la participación se construye una visión común y, luego, una propuesta para el territorio. La participación de la comunidad significa, más que entrega de información, un diálogo entre pares, como interlocutores con saberes y conocimientos diferentes. Se impone como una necesidad a distintas escalas, tanto municipal, regional, provincial o nacional y requiere de propuestas metodológicas claras a la hora de ponerlo en marcha. Proyectar el lugar es dar el primer paso (Planificación Estratégica - PE) y lograr construirlo conformaría el éxito de quienes asumieron la puesta en práctica de un desarrollo patrocinado por las ideas de PE y Ordenamiento Territorial. Planificar y regular el uso del territorio con la finalidad de optimizar las modalidades de su ocupación es un proceso complejo con múltiples dimensiones interrelacionadas. Una de ellas se refiere a la necesidad de contar con una plataforma e instrumentos jurídico-institucionales que sustenten las políticas públicas relacionadas con el ordenamiento territorial, además de un modelo de gestión adecuado que posibilite su implementación. En América Latina las acciones en materia de planificación y ordenamiento territorial impulsadas por la FAO y las contrapartes nacionales en los últimos veinte años han permitido desarrollar metodologías, instrumentos y capacidades que permiten encarar con más solvencia la necesidad de planificar los usos de la tierra para asegurar un aprovechamiento sostenible (FAO, 2006). Para que un grupo o comunidad logre involucrarse en un proceso de OT debe contar con tres elementos: un objetivo común del OT, cohesión basada en la comunicación efectiva y relaciones interpersonales en equidad y, finalmente, planificación para el trabajo y la acción comunitaria. A su vez, para que una convocatoria sea participativa, la estrategia de comunicación se debe encarar desde el inicio y ser absolutamente clara. También, la FAO (2006) ha establecido que las partes intervinientes en este proceso deben reunir ciertas condiciones tales como interés o voluntad en la propuesta, recursos naturales suficientes y capacidad de gestión que permitan la concertación. Esta última incluye 3 momentos: convocatoria y propuesta incluyente, reuniones y conformación de una mesa de concertación y consenso. Todo proceso de planificación y ordenamiento territorial requiere de un marco institucional, instancias interinstitucionales que permitan la concertación, el intercambio y la conformación de equipos integrales interdisciplinarios orientados a aplicar un enfoque sistémico, además de personal capacitado en las metodologías específicas. Antecedentes del OT La iniciativa más firme en este sentido fue la que impulsara el Poder Ejecutivo Nacional (2004) por medio del lanzamiento de la "Red Nacional de Ordenamiento y Desarrollo Territorial". Esta red conecta los gobiernos provinciales y otros organismos en la planificación del uso de los recursos del territorio, procurando un manejo sostenible de los mismos, a fin de reducir en forma progresiva los desequilibrios espaciales, contribuyendo a elevar la calidad de vida de todos los habitantes del país. En este marco es que, en la provincia de Río Negro, se suscribió un convenio de cooperación técnica que apunta a garantizar la ejecución de esta idea a nivel provincial entre el Gobierno Provincial y el INTA, institución que ya inició el desarrollo de un proyecto de nivel nacional con similares objetivos. Se trata del Proyecto Específico Nacional denominado Desarrollo de herramientas y estrategias para el ordenamiento territorial. A su vez interactúa estrechamente con el Programa Nacional Territorios, orientado a fortalecer los procesos de desarrollo rural con enfoque territorial. Este y otros antecedentes se enuncian a continuación:  Convenio de Cooperación Técnica entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y la Secretaría de Planificación y Control de Gestión de la Provincia de Río Negro (SPyCG), 2008

186

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

 Enfoque de desarrollo territorial: Documento de Trabajo Nº 1. 2007. 1ª Edición. Instituto Nacional de 

   

Tecnología Agropecuaria - INTA. Buenos Aires, Programa Nacional de Apoyo al Desarrollo de los Territorios. Proyecto Específico "Promoción y fortalecimiento de Proyectos de apoyo al Desarrollo Territorial para la mejora de la competitividad sistémica regional", PNECO 1304: Desarrollo de herramientas y estrategias para el ordenamiento territorial, que forma parte del Programa Nacional (PN) Ecorregiones, en interacción e integración de acciones con el PN Territorios Provincia de Río Negro. Proyecto Estratégico Territorial, Planificación y Control de Gestión. Secretaría General de la Gobernación. Viedma, 2006, Ley Nacional del Ambiente (Ley Nº 25.675), 2002, Ley 16.964. Institución del Sistema Nacional de Planeamiento y Acción para el Desarrollo, 1966. Marco político normativo

Legislación Nacional:  Ley Nº 25.675, Ley General de Ambiente  Ley Nº 21.990/79, Defensa de la Riqueza Forestal  Ley Nº 26.331/07, Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos  Ley Nº 22.428, Conservación y recuperación de la capacidad productiva de los suelos  Ley Nº 24.051, Residuos Peligrosos. Excluye a residuos domésticos y radioactivos  Decreto Nacional Nº 674/89, Decreto reglamentario de la Ley 13.577 de Obras Sanitarias de la Nación  Decreto Nacional Nº 776/92, Creación de la Dirección de Contaminación Hídrica  Ley Nacional Nº 13.273/95, Ley de Defensa de la Riqueza Forestal Legislación ambiental provincial:  Ley Nº 2.631/90, relativa al Desarrollo Sustentable  Decreto Nº 1.894/91, Reglamenta la Ley 2.391/90  Ley Nº 2.472/92, Sobre residuos radioactivos y desechos tóxicos  Ley Nº 3.250/98, Regulación de los residuos especiales  Ley Nº 3.266/99 y Ley Nº 3.335/99, Evaluación de Impacto Ambiental  Ley Nº 2.391/90, Régimen de control de calidad y protección de los recursos hídricos  Resolución Nº 242/93, Normas para los vertidos de establecimientos industriales  Ley Nº 2.669/93, Áreas Naturales Protegidas  Ley Nº 3.365/00, Libre Acceso a riberas de ríos y espejos de agua para uso Recreativo  Ley Nº 3.041/96, Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico  Ley Forestal de Río Negro. Ley Nº 757/72  Resolución Nº 460/07, Servicio Forestal de Zonas Áridas - Dirección de Bosques  Decreto Nº 446 /75, Reglamenta Articulo 2º de la Ley Forestal Provincial Nº 757  Constitución de la Provincia de Río Negro. Sección sobre “Planificación y Regionalización”, a cargo del Consejo de Planificación. Marco institucional A nivel nacional el Gobierno lanzó su Política Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial (PNDT), definida por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, planteando objetivos a largo plazo para reducir los desequilibrios socioeconómicos y sustentar políticas de desarrollo nacionales, provinciales, municipales y sectoriales. La Política Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial y, en consecuencia, el Plan Estratégico Territorial aspiran al rescate de los valores nacionales, al empuje de las provincias y municipios. Se establece esta meta para el año 2016. La provincia de Río Negro está encarando desde 2005-2006 un Plan de Desarrollo Estratégico -Río Negro 2015- que está a cargo de la Secretaría de Planificación y Control de Gestión. Aspira a ser un plan de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

187

desarrollo sustentable que armonice y sume el conjunto de programas, proyectos y acciones desde una visión estratégica y prospectiva, de mediano y largo plazo, brindando una herramienta que facilite la gestión gubernamental, la optimización de recursos y mejore las estrategias de gestión a través de la participación de los actores públicos y privados de la sociedad, con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los actuales habitantes como de las futuras generaciones. Entre el Gobierno de la provincia de Río Negro y el INTA se firmó en abril de 2009 un convenio de cooperación con la finalidad de generar información y desarrollar tecnologías que contribuyan al diseño de políticas públicas y privadas de uso de la tierra y organización del espacio rural, orientadas a armonizar intereses económicos, sociales, ambientales y culturales en un marco de desarrollo rural sustentable e integradas con el ordenamiento territorial urbano propuesto por la Secretaría de Planificación y Control de Gestión de la provincia de Río Negro. A partir de este convenio se inicia un trabajo conjunto entre ambos organismos y que supone la incorporación de otros actores vinculados a la temática, involucrando a los responsables de programas políticos, sociales o económicos, agencias de desarrollo, sectores públicos y privados interesados y capacitados para aportar al proceso de OT. Puede incluir también la firma de convenios que refuercen y clarifiquen los vínculos y responsabilidades. Existen varios ejemplos de procesos de Desarrollo Local encarados a nivel municipal entre los respectivos gobiernos y otras instituciones.

OBJETIVOS DEL OT
 Organizar y articular el territorio en función de sus características ecológicas, socioeconómicas,

culturales y político-institucionales estableciendo sus potencialidades y limitaciones,
 Establecer medidas orientadas al manejo sostenible de las diferentes áreas ecológicas, atendiendo en

   

especial aquellas de mayor vulnerabilidad y riesgo, preservando su capacidad de brindar servicios ecológicos, y promoviendo en general el uso adecuado de los recursos naturales, Transformar riesgos ambientales y territoriales en oportunidades de desarrollo que impacten en la calidad de vida de la población, Orientar la localización de las redes de vías de transporte, energía y comunicaciones para promover la integración local, regional y nacional, Promover procesos participativos de planificación y toma de decisiones entre las entidades gubernamentales y científico-técnicas, el sector rural y la sociedad, Orientar las inversiones públicas y privadas a través de la formulación e implementación de políticas de uso y de ocupación del territorio.

PRODUCTOS DEL OT
1. Sistema de Información Territorial (SIT) actualizable y disponible on-line. El SIT es un sistema de información sobre los recursos productivos, de servicios y de conocimiento de un determinado territorio. Sobre bases georreferenciadas sirve como sistema de promoción y divulgación de las potencialidades del territorio a nivel local, regional, nacional e internacional. El SIT es de libre uso y consulta por las instituciones públicas y/o privadas del territorio 2. Sistema de soporte decisiones (SSD). Sistemas interactivos que integran sistemas de información geográfica (SIG) con modelos que describen y predicen procesos productivos diseñados para ayudar a los decisores a utilizar datos y modelos para identificar y resolver problemas y tomar decisiones 3. Interfase para la generación de escenarios alternativos de uso de la tierra, su evolución ambiental estratégica y su optimización para el desarrollo 4. Normas y recomendaciones para el uso sostenible de las diferentes unidades funcionales homogéneas identificadas 5. Red de actores capacitados para el manejo y actualización del SIT

188

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

BENEFICIOS DEL OT
 Proveer conocimiento necesario para la conservación del capital natural, cultural y social de la provincia

de Río Negro,
 Contar con información actualizada, espacialmente explícita, sobre el estado de los recursos naturales,

           

la población y las actividades económicas, entre otras, disponible on-line para los distintos usuarios (oficinas municipales, agencias de extensión, actores privados) y para el conocimiento de la sociedad en su conjunto, Anticipar y prevenir conflictos potenciales por usos alternativos de la tierra, Orientar la elaboración de planes de desarrollo, proyectos sectoriales y actividades de investigación en áreas críticas, Optimizar la distribución y el tipo de inversiones minimizando los riesgos de impacto ambiental, Optimizar la distribución de servicios sociales, infraestructura vial y de apoyo a la producción, Evitar, minimizar o compensar daños ambientales (sociales, ecológicos y económicos), generados por decisiones erróneas, Lograr un mejor ajuste entre la infraestructura rural y los usos de la tierra, mejorando la rentabilidad agropecuaria y el desarrollo rural, Identificación de nuevas oportunidades de desarrollo, mejorar el empleo en zonas relegadas y la integración del territorio, Mejorar la recaudación fiscal, Aumentar la disponibilidad de servicios básicos y de apoyo al sector rural y mejorar la calidad de vida de la población, Fortalecer los procesos de toma de decisiones consensuadas, Generar recursos humanos capacitados para tomar decisiones en la planificación del uso de la tierra, Mejorar la percepción pública de problemas ambientales actuales o potenciales y facilitar la participación ciudadana comprometida con la planificación del desarrollo.

MARCO METODOLÓGICO
En el transcurso de los últimos años se han propuesto diversas estrategias para encarar el OT pero siempre considerando la sustentabilidad de las propuestas. En este sentido un desarrollo sustentable implica considerar tanto las variables económicas, sociales como ambientales, donde es necesario realizar un análisis y diagnóstico integrado del sistema territorial que evalúe especialmente la situación ambiental del territorio, incluyendo la situación actual y la que requiere ser modificada, a la vez que permitirá conocer y comprender su evolución y dinámica. El análisis y la evaluación ambiental posibilitarán la comparación entre la situación ambiental actual y la deseada a través de los indicadores y estándares correspondientes. Una de las estrategias empleadas para el OT es el SIRTPLAN –utilizada por la FAO y aplicada en diversos proyectos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, México, Perú y Uruguay– que detalla en forma precisa y ordenada los pasos a seguir para lograr el ordenamiento y planificación del espacio rural. Su desarrollo se basa en dos aspectos principales: la evaluación de tierras y el proceso institucional y participativo para apropiación de los resultados de los análisis y que servirán para la toma de decisiones. El SINDOT (Sistema Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial), lanzado por el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de Argentina para ejecutar la Política y Estrategia Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial, por otro lado, se presenta como una propuesta política que postula la puesta en marcha y consolidación del Sistema de Información, Vinculación y Asistencia Técnica para el Desarrollo y el Ordenamiento Territorial (SIVAT), el desarrollo del Plan Estratégico Territorial (PET) y el proceso de reflexión y diseño de la Ley Nacional de Desarrollo y Ordenamiento Territorial. El diagnóstico integrado debe permitir identificar los problemas más relevantes del territorio cuya

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

189

superación será determinante para alcanzar la imagen objetivo deseada. La consecución de esta última se logra a través del diseño de un modelo territorial, el cual incluye la propuesta de ordenamiento territorial propiamente tal, así como la elaboración de programas y proyectos asociados a dicha propuesta. Mientras la primera se constituye en la expresión territorial de los objetivos estratégicos del plan, la segunda se concentra en la definición de objetivos operativos, es decir, en la ejecución de acciones. La síntesis integrada del diagnóstico del sistema territorial se realiza a través de una matriz de Potencialidades, Limitaciones y Problemas (PLP), donde las potencialidades son las fortalezas u oportunidades, las limitaciones son las debilidades y amenazas, y los problemas son las situaciones que derivan de lo anterior. Además, cada subsistema también puede ser analizado a través de una matriz PLP. También ha de incluirse el análisis y evaluación ambiental, que se basa en un sistema de indicadores que permiten la actualización posterior del diagnóstico, facilitando así el seguimiento de los potenciales impactos de la planificación. En esta metodología, la evaluación analiza la interacción entre la ocupación del territorio (urbana, suburbana y rural) y el medioambiente, a través de la aplicación de la Matriz Presión – Estado – Impacto – Respuesta (PEIR o PSIR). El objetivo central de esta evaluación es conocer cómo la ocupación del territorio ha afectado al medio ambiente producto de las acciones que presionan a los recursos naturales, los ecosistemas locales, los componentes construidos (infraestructuras, viviendas), lo cual puede ocasionar un deterioro que termina dañando a la propia comunidad humana. El Proceso de Ordenamiento Territorial incluye una serie de etapas:  Recopilación y/o producción de información básica: informes, base de datos, mapas, etc., todo esto en tres ámbitos (ecológico, económico y político institucional),  Sobre esta base se obtendrá el Diagnóstico Integral del Territorio, el que incluye: a) evaluación de la aptitud de las tierras, zonificación agroecológica y funcional considerando servicios ecosistémicos, b) caracterización del uso de suelo, c) caracterización de ocupación del territorio, d) identificación de zonas de riesgo y vulnerabilidad,  Formulación del Plan de Ordenamiento Territorial, que incluye: definición política de los niveles de participación inicial, construcción de la imagen objetivo de largo plazo, formulación de objetivos y diseño de políticas,  Sobre esta base surgirán dos propuestas: Propuesta del Plan de Uso del Suelo y Propuesta del Plan de Ocupación del Territorio, que finalmente darán lugar a la propuesta del POT (Plan de Ordenamiento Territorial). Áreas Piloto Las áreas de trabajo propuestas son:  Desmontes en el Departamento Adolfo Alsina,  Pequeños productores del Municipio C. Cordero,  Estudio de impacto de grandes obras de infraestructura: Ruta 23 y Corredor Bioceánico. Desmontes en el Departamento Adolfo Alsina Participan diversos organismos. Ministerio de la Producción de la Provincia de Río Negro (Dirección de Bosques), Secretaría de Planificación y Control de Gestión de la Provincia de Río Negro, INTA EEA Valle Inferior e INTA EEA Bariloche. Referentes: Mario Enrique, Daniel Miñón, Roberto Lini. Localización del Área de Estudio. El Departamento Adolfo Alsina se localiza al este de la provincia de Río Negro, donde se sitúa la Capital provincial (Viedma). En el área que incluye la totalidad del Departamento Adolfo Alsina, centro-este del Departamento Conesa, sureste del Departamento Pichi Mahuida y el sector noreste del Departamento San Antonio se desmontaron 37.000 ha. en el período 2000-2006.

190

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

Los desmontes de campos se realizan con el fin de utilizar la tierra para agricultura de secano, ya sea para verdeos invernales, destinados al pastoreo de hacienda, y para cosecha de granos. Implica la extracción total del monte nativo, incluyendo el desraizamiento, generando pérdida de biodiversidad, ingreso de especies colonizadoras exóticas, exposición de los suelos a la erosión, pérdida de nutrientes y materia orgánica y desagregación por laboreos continuos. Se aplican técnicas y maquinarias no adecuadas a una región marginal para la agricultura, con bajas precipitaciones y alta variación interanual. También se extrae leña de alta calidad por su gran poder calórico. Objetivos generales del OT en el área de desmonte
 Evaluar los efectos del desmonte para agricultura en el NE de la Provincia de Río Negro sobre los suelos

y cultivos para grano y forraje, y proponer alternativas tecnológicas que mejoren la sostenibilidad de los rendimientos de productos con el objeto de lograr sistemas más sustentables en términos ecológicos, productivos y económicos,  Evaluar el rebrote y posterior crecimiento del monte luego de un raleo o desmonte para ganadería, ya sea mecánico o por fuego (incendio o quema controlada) y conocer los cambios que ocurren en el tiempo con las comunidades vegetales y animales y en general con la biodiversidad. Plan de acción. El esquema general del proceso de OT propuesto para el Área Piloto consiste en:
 Recopilación de información básica,  Diagnóstico integral del territorio (evaluación de aptitud de tierras, caracterización del uso del suelo,

caracterización de ocupación del territorio, identificación de zonas de riesgo y vulnerabilidad),  Formulación del Plan de OT. Objetivos generales:
 Evaluar el proceso de desmonte y su impacto sobre los suelos en el NE de la Provincia de Río Negro,

procurando evitar sus efectos negativos,  Proponer alternativas tecnológicas para lograr en el Monte Oriental sistemas más sustentables en términos ecológicos, productivos y económicos. Los pequeños productores del Municipio de Contraalmirante Cordero Instituciones participantes. Municipalidad de Cordero y Barda del Medio a través de la Dirección de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

191

Planificación y Desarrollo Territorial, INTA AER Cipolletti, INTA EEA Alto Valle, Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, Dirección Provincial de Aguas, INTA EEA Bariloche. Referentes: Patricia Villarreal, Miguel Sheridan, Sergio Romagnoli y Soledad Urraza. Localización general del área de estudio. El área de interés pertenece al Departamento General Roca de la Provincia de Río Negro y se localiza sobre la margen izquierda del río Neuquén.

Caracterización de la zona y su problemática. El área de estudio se caracteriza por pequeños fruticultores (89% de la superficie está dedicada a peras-manzanas) que van saliendo de la actividad por su escasa rentabilidad, ex empleados del sector hidrocarburífero e industrial, obreros rurales y de la fruta, cuentapropistas urbanos y pequeños arrendatarios hortícolas. Incluye 1.070 hectáreas catastradas y sistematizadas para el riego, de las cuales la mitad se encuentran cultivadas. Se trata de 68 productores, siendo 56 Personas Físicas, donde el 81% de los productores poseen superficies menores a 25 hectáreas, concentrando el 38,7% de la superficie bajo riego. El 65% son propietarios. Es alarmante que menos del 2% de los productores es menor a 30 años y el 30% supera los 65 años de edad. Existe una porción importante del área de trabajo (50%), que aún no posee denominación catastral, por lo cual no se encuentra incluida por las estadísticas mencionadas anteriormente. La situación general del pequeño fruticultor se caracteriza por:  Escasa rentabilidad para el pequeño y mediano productor frutícola,  Diferentes niveles de tensión por la urbanización-loteo de chacras periurbanas con aptitud agrícola,  Diversos grados de aptitud de suelos para el cultivo de frutales y los manejos de suelos, riego y drenaje no siempre son apropiados,  Edad avanzada de los productores, migración de jóvenes hacia centros urbanos y aumento de la participación en la producción de gente que habita en localidades urbanas de mayor importancia

192

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

regional,
 Escasez de información actualizada sobre cobertura y uso del suelo que permita definir estrategias de

intervención, Existencia de áreas naturales con usos múltiples y conflictivos, Posibilidad de aprovechamiento de tierras para la producción agropecuaria, Débil organización del sector, Necesidad manifiesta por las familias de mejorar los resultados productivos, escasos por el deficiente manejo de los suelos o cultivos, la poca disponibilidad de tecnologías apropiadas a estas situaciones parcelarias y falencias en la infraestructura, tal como sistemas de riego,  Dificultades en la comercialización de los productos debido al requerimiento de necesarias inversiones en infraestructura.
   

Ejido del Municipio de Cordero Plan de acción - Objetivos.  Desarrollar las actividades necesarias para lograr el proceso de OT,  Conocer el estado de situación de los suelos en el área de influencia del Municipio Contraalmirante Cordero, definiendo el uso actual y aptitud potencial. Metodología general del proceso de OT propuesto para el Área Piloto.  Recopilación de información básica (catastro, productores, cartografía física, infraestructura, tipos de suelo, uso y cobertura, aptitud potencial para uso agropecuario),  Diagnóstico integral del territorio (evaluación de aptitud de tierras, caracterización del uso del suelo, caracterización de ocupación del territorio, identificación de zonas de riesgo y vulnerabilidad),  Formulación del Plan de OT.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

193

Etapa I. Por una solicitud de la Secretaría de Planificación del Municipio de Contraalmirante Cordero, y en base a un acuerdo marco con INTA firmado anteriormente, se conviene la realización de dos mapas temáticos que apoyan el proceso de Ordenamiento Territorial del Espacio Rural del ejido de su jurisdicción. Se trata de mapas de Uso y Cobertura del Suelo y aptitud potencial de tierras para uso agropecuario. El trabajo de relevamiento está en proceso (70% de encuestados) utilizando como guía el Catastro Provincial para la localidad. Asimismo se está realizando el relevamiento de la información secundaria con distintos organismos (Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas, Secretaría de Fruticultura de Río Negro y Dirección Provincial de Aguas de la Provincia de Río Negro). Trabajando en forma conjunta con el INTA, La Municipalidad de Cordero y Barda del Medio, por medio de la Dirección de Planificación y Desarrollo Territorial, está llevando a cabo un proceso que incluye el Plan Local de Ordenamiento Territorial, la reorganización de parcelas productivas, planes de manejo para zonas de balneario, costa de río y espacios del Dique Ballester, estudio de factibilidad ambiental y turística en determinados sectores, definición y declaración de Áreas Naturales Protegidas, y numerosas acciones más. Entre otros productos, este accionar se resume en la Propuesta de Planificación y Acciones entre la Dirección de Planificación y otras Secretarías y Direcciones Municipales. Etapa II. Esta etapa debe ser liderada por los actores locales, en particular las autoridades y técnicos del Municipio. Desde el proyecto se acompañará estas acciones procurando que los talleres participativos sean espacios en los que todos y cada uno de los actores relacionados con el ordenamiento de este territorio tenga acceso a la información de base necesaria para interpretar los puntos fuertes y débiles del actual uso del mismo. Desde el INTA se colaborará tanto en la convocatoria como en la organización de los talleres participativos. También será activa la participación, tanto con la información volcada en los mapas elaborados como en todos aquellos aspectos de organización, sistemas productivos, protección de los recursos naturales y tecnología de producción que sean necesarios para la tarea y que estén al alcance del equipo técnico de INTA. Etapa III. Como fuera expresado anteriormente, esta etapa queda supeditada a los acuerdos obtenidos en la etapa anterior. Estudio de impacto de grandes obras de infraestructura: Análisis del impacto de la Ruta 23 y Corredor Bioceánico en la dinámica socioeconómica provincial Participan la Secretaría de Planificación y Control de Gestión de la Provincia de Río Negro y el INTA EEA Bariloche y se mantienen contactos con El Directorio de la Corporación del Corredor Bioceánico. El enfoque. Esta temática se enfoca al análisis del impacto de la pavimentación de la Ruta 23 y la vigencia del Corredor Bioceánico sobre la Región Sur Rionegrina y sus espacios productivos, además de otras implicancias sociales, productivas, económicas y políticas en la provincia y norpatagonia. La Ruta Nacional Nº 23, que une San Carlos de Bariloche con el Puerto de San Antonio Este en el Atlántico es considerada como una obra complementaria al ferrocarril e inserta en el Proyecto del Corredor Bioceánico. Su asfaltado vigorizará de manera sustancial la infraestructura disponible del corredor, conteniendo esta obra otras connotaciones desde el punto de vista económico-social y territorial en la integración provincial. Este Eje de circulación del transporte con mayor equipamiento e infraestructura consolidará sus ventajas comparativas, jerarquizando la Macro Región y creando las condiciones para un crecimiento económico sostenido. Participan los gobiernos municipales, el Gobierno provincial a través de varias dependencias tales como el Directorio de la Corporación del Corredor Bioceánico Norpatagónico, Río Negro – Chile integrado por 18

194

CASARIEGO & MADARIAGA (2011), Avances en Ordenamiento Territorial en provincia de Río Negro

representantes del territorio rionegrino, la Secretaría de Planificación y Control de Gestión y el Ministerio de la Producción, el Ente para el Desarrollo de la Región Sur, VIARSE, Tren Patagónico, Emprotur, Foro de Intendentes del Bioceánico, la Legislatura de Río Negro, la Cámara de Turismo de Bariloche, la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Viedma, Asociaciones empresariales de San Antonio y Las Grutas, el Ente Regulador del Puerto de San Antonio Este, el INTA, entre otros. El Corredor Bioceánico Esquema general del Plan de acción.  Recopilación de información básica,  Identificación de los elementos intervinientes en el proceso y sus relaciones (actividades económicas, centros urbanos, infraestructura, etc.),  Definición de los principales impactos de la pavimentación de la ruta sobre la región. Objetivos generales.  Analizar los efectos de la pavimentación de la ruta y la concreción del Corredor Bioceánico sobre diversos aspectos del quehacer provincial: circuitos económicos -tales como la lana y carne- en las comunicaciones, salud, educación, dinámica poblacional, exportaciones y flujo de bienes y servicios en general,  Evaluar el impacto de la pavimentación de la ruta sobre los espacios productivos provinciales.

METODOLOGIAS
Para lograr el diagnóstico integral del territorio se deberá recurrir a algunas herramientas metodológicas tales como el análisis de accesibilidad, se considera que el potencial de un espacio para atraer movimiento se cuantifica usando un modelo de accesibilidad que analiza las conexiones y relaciones entre sus componentes como nodos de una red. Es posible calcular dos tipos de accesibilidad: por proximidad y por intermediación. Ambas pueden evaluarse de manera global, con relación a todo el sistema, o local, considerando sólo las conexiones hasta cierta distancia. En este marco se inserta también el concepto de “Localización de equipamiento y proyectos estratégicos” que se refiere a aquellos proyectos que permiten desarrollar el potencial económico de una zona. Otro tipo de impacto que se puede evaluar basándose en la red son las áreas de cobertura real o isócronas, que permiten examinar el alcance de un proyecto en términos de proximidad métrica/cronológica. De esta manera, se obtiene información cuantificable y gráfica sobre quiénes se benefician o son afectados de manera directa y local por algún equipamiento

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

195

(Ortiz Chao; Garnica Monroy. 2008). Otra forma de estudiar el territorio es por medio del análisis de Redes y que tiene en cuenta múltiples niveles de análisis, entre ellos las propiedades básicas de las redes y de los actores. Las diferencias entre los actores son interpretadas en base a las limitaciones y oportunidades que surgen de la forma en que éstos están inmersos en las redes, la estructura y el comportamiento de las redes está basado en y activado por las interacciones locales entre los actores (Hanneman, 2002).

BIBLIOGRAFÍA
FAO. 2006a. Ordenamiento Territorial. Una herramienta para el desarrollo rural sostenible. Experiencias y aprendizajes. Informe Técnico Nº 1: 7 pág. FAO. 2006b. Participación y comunicación en un ordenamiento territorial rural. Guía de conceptos, métodos y herramientas para un OTR. Documento técnico N°5. Proyecto Regional "Ordenamiento Territorial Rural Sostenible" (GCP/RLA/139/JPN). Santiago de Chile. 83 pág. FAO 2000. Sistema de Información de Recursos de Tierras para la Planificación. Una herramienta de apoyo para la planificación y ordenamiento del uso del territorio. Informe Técnico Nº 1. Volumen 1. 86 pág. FAO. Proyecto Regional de Ordenamiento Territorial Rural Sostenible. Areas Piloto de Bolivia y Perú. GCP/RLA/139/JPN. www.rlc.fao.org Gobierno de Río Negro. 2006. Secretaría General de la Gobernación. Planificación y control de gestión. Provincia de Río Negro - Proyecto Estratégico Territorial. Modelo actual, modelo deseado. Viedma. Octubre de 2006. 48 pág. Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria INTA. 2007. Enfoque de desarrollo territorial: Documento de Trabajo Nº 1. 1ª Edición. Buenos Aires. 16 pág. Río Negro 2015. Plan del plan. 2006. Informe Final - Primera etapa del Plan de Desarrollo Estratégico de la provincia de Río Negro. Secretaría de Planificación y Control de Gestión. Viedma. 132 pág. www.cfired.org.ar Secretaría de Planificación y Control de Gestión. Plan Rionegrino de Desarrollo Estratégico. www.rn2015.gov.ar Secretaría de Planificación y Control de Gestión. Gobierno de Río Negro. 2006. Plan Estratégico Territorial. Viedma. 48 pág.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 196-201 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN-13: 978-987-25302-1-1

Sistema de Información Geográfica Aplicado al Sistema Educativo: Mapa Educativo Chubut
Alberto FAIMALI Débora SANCHEZ

Ministerio de Educación, Subsecretaría de Política, Gestión y Evaluación Educativa Dirección de Evaluación, Gestión de la Información e Investigación Educativa Correo-e: estadisticachubut@gmail.com Correo-e: mapaeducativo.chubut@hotmail.com

RESUMEN
Debido a la creciente importancia que han alcanzado en los últimos años los Sistemas de Información Geográfica (SIG) en la Argentina y el mundo, no solo para la planificación territorial, sino también para el manejo de todo tipo de información que se pueda ubicar espacialmente, y en consonancia con los trabajos que se realizan desde el Mapa Educativo Nacional, en Chubut se ha estado trabajando en la generación de capas de información que atañen a nuestro territorio provincial con la intención de lograr una autonomía en la incorporación de información al Mapa Educativo. También se ha puesto en práctica el uso de esta herramienta para la creación de mapas temáticos y su asociación a informes institucionales que sirven a la planificación de índole educativa. El trabajo conjunto del equipo técnico a nivel regional intenta consolidar a estos sistemas como una ayuda en la toma de decisiones, ya que mediante el análisis de la distribución de escuelas y su conjunción con bases de datos generadas por diferentes fuentes como el Relevamiento Anual de establecimientos a nivel nacional, censo de infraestructura (CENIE), información de las Direcciones de Nivel del Ministerio, además de otros tantos relevamientos a nivel regional que se realizan a lo largo del año se logra una visión más clara de la realidad de nuestra provincia y las necesidades en materia educacional.

INTRODUCCIÓN
En la actualidad se están produciendo cambios constantes y acelerados en las tecnologías que se utiliza para el manejo y procesamiento de la información, lo cual debe generar indudablemente un cambio en la manera de mostrar dicha información a sus usuarios, generando la incorporación de mapas temáticos para visualizar de una manera más gráfica y atractiva, aspectos de la vida educativa, su evolución en el tiempo e incluso mostrar una simple distribución de variables concretas, contribuyendo a la planificación y gestión en materia educativa. En líneas generales, el Mapa Educativo Chubut intenta consolidar sus bases de información educativa mediante la conjunción de las nuevas tecnologías de información, más precisamente los SIG y datos estadísticos que se generan en las diferentes direcciones que competen al sistema educativo, estos datos estadísticos dan cuenta de aspectos cuantitativos que se enlazan con datos cualitativos generados en diferentes ámbitos.

197

FAIMALI & SANCHEZ (2011), Mapa Educativo Chubut

Dentro del Ministerio de Educación se fusionan líneas específicas de acción: como lo son los diferentes programas y servicios que se brindan en las escuelas para mejorar la calidad educativa, con aspectos geográficos, como la accesibilidad en caso de ser un establecimiento rural, distancia a los distintos tipos de servicios básicos, distribución de la oferta educativa y su consonancia con la cantidad de población de cada localidad, otros aspectos a tener en cuenta son el tipo de población que se encuentra afectada a la escuela (pueblos originarios, escasos recursos, o población escolar con algún tipo de discapacidad) para generar los mecanismos necesarios para el seguimiento de las problemáticas y su posterior resolución para lograr un sistema educativo más equitativo. Un ejemplo de estas acciones es el Servicio de Psicología Educacional y Psicopedagogía (SEPEP), que trabaja con chicos de diferentes escuelas de la provincia prestando contención y asesoramiento a los diferentes componentes de la comunidad educativa, en lo que se refiere a coyunturas individuales, grupales e institucionales. En la FIGURA 1 se muestra su evolución en cuanto a establecimientos atendidos y las diferentes localidades que afecta, lo cual genera una visión general de la distribución de dicho programa para generar decisiones en cuanto a su crecimiento en el futuro. FIGURA 1

Otro tipo de información que consideramos importante para su visualización en este tipo de mapas y que forma parte de la variada masa de información que se tiene de las escuelas es la que refiere a la oferta educativa. En la FIGURA 2 se pueden ver los establecimientos agrotécnicos, que proporcionan herramientas para desempeñarse en el mundo laboral, se puede ver su distribución en la provincia, las localidades afectadas y su matrícula. En la actualidad debido a la creciente importancia de las Infraestructuras de Datos Espaciales (IDE), la Web es una importante herramienta para la contención y presentación de información geográfica, lo cual lleva

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

198

a que regionalmente debamos prepararnos para lograr incorporarnos dentro de este mundo virtual. FIGURA 2

Es así como podemos añadir ésta como otra manera de visualizar la información en la que debemos seguir evolucionando, más precisamente mediante el entorno del Mapa Educativo en sus diferentes divisiones provinciales. El equipo técnico del Mapa Educativo Chubut se ha propuesto actualizar la información y generar sus propias capas temáticas, para luego lograr subirlas a la Web de manera independiente, pero manteniendo una correlación directa a nivel Nación. Esto ayudará a generar información circunstancial pero importantísima para la planificación educativa a nivel regional, y su actualización constante. En las FIGURAS 3 y 4 se puede ver el servidor local que muestra la misma apariencia que el Mapa Educativo Nacional. Entre las capas que se actualizarán e incorporarán de manera autónoma y en las que se está trabajando dentro de la provincia para dar un panorama más específico en cuanto a las necesidades de las escuelas de Chubut, se encuentran: Actualización constante de información cartográfica mediante la relación del Ministerio de Educación con diferentes organismos de la provincia (Catastro, Estadística y Censos, etc.), Actualización de las bases de datos a lo largo del año, no solo mediante el RELEVAMIENTO ANUAL, sino también mediante el seguimiento de las diferentes escuelas de la provincia. En la FIGURA 5 se puede ver que el servidor local cuenta con datos 2008-2009. Estos datos en la Web del Mapa Educativo Nacional son en algunos casos del 2006 ó 2007, Capas específicas de evaluación de programas, proyectos y servicios específicos que se ofrecen

199

FAIMALI & SANCHEZ (2011), Mapa Educativo Chubut

mostrados anteriormente en las FIGURAS 1 y 2, los cuales incluyen las escuelas en las que se efectúan estos y bases de datos específicas realizadas para este fin, etc. FIGURA 3

FIGURA 4

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

200

FIGURA 5

METODOLOGIA
Para la incorporación de mapas temáticos en la elaboración de informes dentro del Ministerio se está trabajando en la utilización de software gvSIG y Quantum GIS. La cartografía utilizada corresponde a los datos suministrados por el Mapa Educativo Nacional y por la Dirección de Estadísticas y Censo de nuestra provincia, la cual consiste en capas de caminos, ríos, rutas, ejidos urbanos (calles y manzanas). Las bases de datos corresponden al relevamiento anual y a los diferentes programas, proyectos y censos que se realizan a lo largo del año en nuestra zona, ya sea de datos específicamente educativos o los suministrados por otros organismos (Ej.: población). Una vez recopilados estos datos se analiza el tipo de mapa a confeccionar en función al requerimiento de los usuarios, utilizando mapas de distribución, mapas conjugados con tablas, gráficos, etc. Se está trabajando a su vez en la futura utilización de plataformas virtuales (moodle) para que las escuelas incorporen al Mapa Educativo como una herramienta más en sus actividades diarias de enseñanza, proyecto que se espera implementar en el año 2010. Para lograr la autonomía en cuanto a datos de la Web se esta trabajando en la incorporación de los mismos programas de tecnología Open Source que utiliza Nación para logra una correlación en nuestro trabajo y el Mapa Educativo Nacional: El servidor Web Apache, Mapserver, Chameleon, Postgres SQL, entre otros. Se actualizan las bases de datos, mediante el relevamiento anual y otros tipos de relevamientos, subiéndolas al servidor local, mediante pruebas piloto, hasta poder subirlas a la Web del mapa Nacional.

CONCLUSIONES
La accesibilidad a la información educativa y su interacción con otras fuentes de información de tipos geográficas, sociales, etc., en todos los ámbitos mediante la utilización de los SIG como herramienta contenedora y vinculante, crean un espectro amplio y variado de posibilidades de crecimiento a nivel regional en lo que respecta a la toma de decisiones y planificación a futuro, ya sea en la inversión en infraestructura o en la planificación de programas que mejoren la calidad educativa. Los avances que se han hecho en nuestra provincia con respecto a la incorporación de estos sistemas en el ámbito educativo, aunque están en pleno desarrollo, son el comienzo para lograr generar información de una manera más atractiva y al alcance de usuarios comunes, generando así un crecimiento constante de la información al servicio de la planificación y gestión de las políticas educativas apuntando a horizontes de

201

FAIMALI & SANCHEZ (2011), Mapa Educativo Chubut

mejor calidad. Son muchos los pasos a seguir para lograr consolidar el uso de los SIG dentro del ámbito educativo. Se está trabajando para lograr conjugar nuestro trabajo a nivel regional con el Mapa Educativo Nacional, y a su vez profundizar las relaciones entre diferentes Ministerios del Chubut para generar un trabajo colaborativo y obtener un producto de calidad.

BIBLIOGRAFÍA CITADA Y CONSULTADA
Buzai G., Baxendale C. 2006. Análisis Socioespacial Investigación Educativa del Ministerio de con Sistemas de Información Geográfica. Educación del Chubut. Editorial Lugar. Servicio de Psicología Educacional y Psicopedagogía Giner de la Fuente, Fernando; “los sistemas de (SEPEP). información de la sociedad del Datos correspondientes a establecimientos conocimiento”; (2004); ED. ECIC. agrotécnicos de la Dirección de Nivel de EGB3 Información estadística de la Dirección de y Polimodal. Evaluación, Gestión de la Información e

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 202-207 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Experiencias y trabajos realizados con el Sistema de Información Territorial de Base Parcelaria Comodoro Rivadavia - provincia del Chubut
Alicia AVILA Correo-e: aliciaeavila@hotmail.com

Dirección de Sistemas de Información Territorial - Dirección General de Catastro Secretaria de Economía y Finanzas - Municipalidad de Comodoro Rivadavia Correo-e: catastro@comodoro.gov.ar

RESUMEN
El principal objetivo de este documento es compartir las experiencias de trabajo y los cambios que debieron emprenderse desde la Dirección General de Catastro de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia como parte del Proyecto de Desarrollo Catastral iniciado desde la Dirección General de Catastro e Información Territorial de la Provincia del Chubut en la década de los ‘90. A tal fin el presente documento consta de una breve reseña histórica de las etapas de desarrollo del Sistema de Información Territorial (SIT) Provincial hasta su implementación en el Municipio y su estado en la actualidad.

INTRODUCCION
Ubicación geográfica La ciudad de Comodoro Rivadavia, cabecera del departamento Escalante de la provincia del Chubut, se encuentra ubicada a 45°47' de latitud sur y 67°30' longitud oeste, a una altura de 61 metros sobre el nivel del mar en el centro del Golfo San Jorge (FIGURA 1). Geográficamente se ubica en el plano inferior entre Pampa Salamanca al norte, Pampa del Castillo al oeste y Meseta Espinosa al sur. El ejido posee una superficie de 548,2 Km2, y cuenta con una extensión de costa de aproximadamente 36 Km (FIGURA 2). Breve reseña histórica de las etapas del proyecto de desarrollo catastral provincial A título informativo cabe recordar que en nuestro país los Proyectos de Desarrollo Catastral iniciados en diferentes provincias, en su mayoría durante la década de los ‘90, surgieron a través de un Programa de Saneamiento Financiero y Desarrollo Económico de las Provincias, en el cual se promovió la modernización de los sistemas catastrales; evaluándose diferentes proyectos de catastro para conseguir financiamiento externo. La idea era que existiera un Proyecto Integrador de modo tal que cada provincia tuviera los mismos objetivos y un mismo desarrollo de actividades, y desde el punto de vista legal una Ley Nacional

203

AVILA (2011), Sistema de información territorial de base parcelaria

de Catastro como marco integrador. En líneas generales podemos definir al Catastro como un registro público cuya finalidad es dar a publicidad la constancia de la ubicación territorial, el estado parcelario y la valuación de los inmuebles de su jurisdicción, constituyendo esto un sistema de información fundamental para la toma de decisiones. Un Sistema de Información Territorial de Base Parcelaria georreferenciado, en el cual se ubicara a los objetos territoriales en un sistema de referencia común, contribuiría dentro del ámbito provincial al Ordenamiento Territorial, respondiendo básicamente a cuatro preguntas ¿cómo es?, ¿dónde está?, ¿de quién es? y ¿cuál es su valor?. FIGURA 1. Ubicación regional de la ciudad de Comodoro Rivadavia.

Actividades para la captura de información Las principales actividades desarrolladas para la captura de información se pueden resumir en cuatro etapas: 1ª ETAPA: Red Geodésica de Apoyo Se estableció una Red Geodésica de Precisión en el territorio provincial y su densificación. El marco de referencia geodésico adoptado fue POSGAR 94 (Posiciones Geodésicas Argentinas año 1994), transformándose las posiciones medidas en coordenadas geográficas a coordenadas planas (sistema de proyección Gauss Krüger de acuerdo a la faja correspondiente a cada localidad). Se entregaron a los municipios monografías y balizamientos (croquis para localización) de los puntos GPS determinados por el Catastro Provincial, para la Red Geodésica de Precisión y su densificación. 2ª ETAPA: Vuelo aerofotogramétrico Se realizaron vuelos aerofotogramétricos para el relevamiento masivo de datos para las áreas urbanas y se utilizaron imágenes satelitales para las áreas rurales. Tanto la cartografía rural basada en imágenes satelitales, como la urbana basada en fotografías aéreas, se vincularon a la red geodésica de apoyo.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

204

Fueron entregadas fotografías aéreas en base a dos vuelos aerofotogramétricos realizados en Comodoro Rivadavia en el año 1995 y una actualización del año 2001. 3ª ETAPA: Restitución aerofotogramétrica Se entregó al municipio el resultado de la restitución (información gráfica y alfanumérica obtenida de las fotografías aéreas), en un sistema de información territorial de base parcelaria con equipamiento y software específico dispuesto por la Dirección General de Catastro e Información Territorial de la Provincia del Chubut (base de datos Informix vinculadas a los software SIG ESRI ArcView 3.2 y ArcInfo). La cartografía parcelaria fue referenciada en base a la restitución del vuelo del año 1995. 4ª ETAPA: Censo Parcelario El censo urbano consistió en la verificación y actualización de los datos obtenidos de la restitución aerofotogramétrica. Se implementaron planillas para relevar información sobre categorías constructivas y se realizó una actualización dominial. A título informativo cabe acotar que si bien se nos hizo entrega de nuevos valores fiscales para los inmuebles que componen el ejido de Comodoro Rivadavia, no existió oportunamente la decisión política para su implementación. FIGURA 2. Ubicación micro regional de la ciudad de Comodoro Rivadavia

Se impartieron a los responsables de Catastros Municipales cursos innovadores de sistemas de información geográfica (ESRI ArcView y ArcInfo) y de base de datos relacionales (Informix). También así distintos niveles de cursos sobre posicionamiento satelital. La capacitación del personal fue pensada para la manipulación y mantenimiento del sistema de información territorial de base parcelaria (SIT) ya que la provincia tenia a su cargo el módulo de mantenimiento gráfico de parcelas y calles, destinándose a los municipios los módulos de mantenimiento de mejoras (datos de obras privadas, calles y servicios públicos), de responsables tributarios y de valuaciones inmobiliarias.

205

AVILA (2011), Sistema de información territorial de base parcelaria

Acciones para poner operativo el SIT La Dirección General de Catastro Municipal cuenta, a través de un convenio celebrado entre la Provincia y el Municipio de Comodoro Rivadavia con fecha 24 de enero de 1997, y desde el año 2001 con equipamiento informático específico para un sistema de información territorial a nivel hardware y software, como así también datos de los distintos relevamientos que se fueron realizando en las diferentes etapas. A fin de adecuar la funcionalidad de la Dirección General de Catastro con las nuevas tecnologías, fue necesario adecuar el organigrama de funciones, creándose una Dirección de Sistemas de Información Territorial (SIT) cuya misión es brindar apoyo a la Dirección General a fin de integrar las funciones catastrales en general, con los requerimientos de los usuarios para multipropósitos. FIGURA 3. Ejido municipal de la ciudad de Comodoro Rivadavia.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

206

Se implementó para toda la provincia una nueva nomenclatura catastral relacionada con las nuevas tecnologías, poniéndose en vigencia estas nuevas designaciones parcelarias a mediados del año 2001. El ejido de Comodoro Rivadavia fue dividido en cinco Circunscripciones, en base a corredores viales y características geográficas más relevantes (FIGURA 3). A su vez cada Circunscripción fue divida en Sectores que se relacionaron con los limites de los barrios ya existentes (FIGURA 4). FIGURA 4. Circunscripciones de Comodoro Rivadavia. Proyecto de desarrollo catastral.

Cabe acotar que el Municipio de Comodoro Rivadavia es autónomo, por lo cual se asigna a cada parcela un número como contribuyente (partida de impuesto inmobiliario). Esta información no estaba contemplada en la Base de Datos Provincial, como tampoco constaba en los archivos municipales el dato del número de contribuyente asignado por la provincia a cada parcela. Esto derivó en una tarea laboriosa para vincular la información catastral municipal con la provincial, relacionando la anterior y la nueva nomenclatura catastral para cada parcela a través de un identificador común. Si bien lo ideal hubiese sido utilizar la clave que identificaba a la nomenclatura provincial, se optó por el número de partida de impuesto inmobiliario para vincular la información provincial con la municipal debido a que a través de dicho número se relacionaba en el municipio la información contenida en los archivos COBOL. El Modulo de Consultas e Informes que integraba información gráfica y alfanumérica del SIT estaba pensado para realizar consultas y cartografía temática de interés para la Provincia. Debido a que ciertos datos de interés para el Catastro Municipal estaban contenidos en los archivos Cobol, a los fines de realizar una cartografía temática específica, implicaba migrar esa información como archivos de texto para luego vincularla a las tablas de coberturas parcelarias del SIT, utilizándose como herramienta el software GIS ESRI ArcView 3.2 del cual se dispone licencia propietaria. El proyecto de desarrollo catastral daba la libertad a cada municipio para desarrollar sus propias

207

AVILA (2011), Sistema de información territorial de base parcelaria

aplicaciones de ser necesario, siempre y cuando se integrara al sistema establecido por la administración provincial, ya sea en línea o bien en un tiempo convenido de acuerdo a la modificación que sufriera la información. Para el caso explicado fue necesario realizar un desarrollo local, que es la Base de Datos Catastral Municipal Alfanumérica (ORACLE) implementada en el año 2006, en la cual se respeta la integración para la transferencia de la información con la Base de Datos Catastral Provincial (INFORMIX), si así se lo requiriese desde la Provincia. Cabe acotar que esta base de datos contiene la migración de la información catastral contenida en los archivos COBOL como así también información de interés para el municipio de la base de datos provincial.

SITUACION ACTUAL
En la actualidad se cuenta con una base de datos alfanumérica (ORACLE) en un 90% actualizada y debido que la información contenida en la base de datos catastral es diariamente consultada por distintas áreas municipales surgió la necesidad de establecer un sistema de gestión de consultas de datos, a fin de que pudieran ser consultados a través de un servicio tipo WEB. En años recientes la transferencia de información entre municipio y provincia no resulta apropiadamente fluida, resultando la situación en coberturas parcelarias del SIT desactualizadas y dado que el Catastro Municipal hoy no cuenta con la estructura necesaria (desde software actualizados hasta recurso humano suficiente) para afrontar esta desactualización, sólo se realizan proyectos SIG puntuales para determinados análisis, como por ejemplo la ubicación de restricciones generadas por la actividad petrolera en las zonas urbanizadas de nuestra ciudad. Si bien para estos proyectos es necesario contar con una base de datos relacional única para todo el municipio (proyecto actualmente en proceso), hasta tanto se implemente la misma, fue necesario estructurar de algún modo el intercambio de información estableciéndose procedimientos para la carga de la misma ya que muchas áreas interesadas hoy poseen sus datos cargados en diferentes formatos. El trabajo interrelacionado y multidisciplinario es uno de los requerimientos necesarios para un proyecto GIS multifinalitario. En cuanto a las coberturas gráficas, se realizó en ese entonces la conversión de información de formato SHP de ESRI ArcView a DXF de Autocad, a fin de que el Departamento Cartográfico de la Dirección General de Catastro y otras áreas técnicas municipales que trabajan en CAD pudieran contar con información gráfica georreferenciada para su posterior actualización. Cabe acotar que a pesar de la situación mencionada, las coberturas del SIT (información de la restitución planialtimétrica georreferenciada) sigue siendo de utilidad para distintas áreas técnicas municipales (Obras Públicas en general, Planeamiento Urbano, Medioambiente, Tierras Fiscales) como así también para el público en general incluyendo empresas y profesionales como escribanos, ingenieros, arquitectos, agrimensores, abogados y ambientalistas. La cartografía temática generada desde la Dirección General de Catastro está disponible para la venta y se encuentra incluida dentro de la Ordenanza Tributaria Anual.

CONCLUSIONES
Como es sabido un Sistema de Información Geográfica es una poderosa herramienta para generar proyectos en una institución, que serán de mucha utilidad a la hora de la toma de decisiones. Para ello es necesario primero contar con una base de datos adecuada que permita a cada área técnica municipal administrar sus propios datos, a fin de posibilitar el intercambio de información precisa.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 208-216 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Atlas digital de la provincia de Catamarca
Mario Javier MAUBECIN Correo-e: etisig@catamarca.gov.ar

Dirección Provincial de Planificación - ETISIG Gobierno de la Provincia de Catamarca Mota Botello Nº 540 - (CP 4700) San Fernando del Valle de Catamarca Provincia de Catamarca Tel.: 03833 437626 Fax: 03833 437627 WEB: www.atlas.catamarca.gov.ar

RESUMEN
El Atlas de Catamarca es una representación de la realidad de la Provincia, de su pasado, su presente y de lo que se intentará lograr en el futuro. Catamarca, como fortaleza que preserva sus raíces, está ubicada al noroeste de la República Argentina, en el hemisferio sur del continente Americano. Concebido como un ambicioso proyecto llevado adelante por el Gobierno de la Provincia de Catamarca, a través del Equipo de Trabajo Interinstitucional de Sistemas de Información Geográfica (ETISIG), se pone a disposición del usuario un innovador producto geográfico conteniendo información geoespacial, denominado “Atlas de Catamarca”, generado por la Dirección Provincial de Planificación dependiente de la Subsecretaria de Planificación, de la Secretaria General de la Gobernación.

EL PROYECTO ATLAS
Basado en un Sistema de información Geográfica (SIG), el ATLAS constituye un proyecto pionero de colaboración provincial, con el objetivo de sistematizar información de la provincia en formato SIG publicado en la Web oficial. Representa una herramienta clave para el análisis y toma de decisiones sobre el territorio y, por extensión, para la definición de políticas de gestión pública y privada sobre éste. Además representa una guía que se espera facilite el aporte de futuros socios adherentes, como así también de equipos de investigación. El trabajo es el resultado de casi un año de cooperación de un equipo multidisciplinario formado por organismos del Estado provincial e instituciones académicas abocadas al desarrollo de una moderna interpretación y representación del territorio, a través de imágenes satelitales que muestran su estructura y paisaje. Para desarrollarlo se implementó un proceso de articulación entre los diferentes organismos que participaron, además de un exhaustivo programa de capacitación en el uso y aplicación de software específicos para su concreción. A través de un relato gráfico y visual propio de la geografía de Catamarca, su sociedad y su cultura, se trata de ofrecer al mundo la posibilidad de ampliar el conocimiento sobre el espacio provincial y su territorialidad; al mismo tiempo reconocer sus aptitudes y potencialidades.

209

MAUBECIN (2011), Atlas de la provincia de Catamarca

Hacia una Infraestructura de Datos Espaciales Convencidos que la implementación de una Infraestructura de Datos Espaciales IDE impone una nueva forma de trabajo, distribuido y cooperativo entre los productores y usuarios de la información geospacial, el Atlas ha sido planteado como un producto dinámico en el cual la comunicación y la interdependencia entre diferentes instituciones están en constante crecimiento y son la garantía para la construcción de cimientos sólidos que favorezcan la producción y el intercambio de información en el tiempo. Formalizar una IDE permitirá avanzar hacia niveles más altos de integración global de la información geográfica, maximizando inversiones y minimizando la redundancia de esfuerzos. Orientado a una IDE de la provincia de Catamarca, el Atlas cuenta con un servicio de mapas on-line en la Web (Web Map Service) que permite visualizar una imagen cartográfica generada a partir de una o varias fuentes y proveniente de uno o varios servidores con un servicio de catálogo (Catalog Service Web) que permite buscar información geográfica basándose en los metadatos. Queda aquí pendiente para una próxima etapa la implementación de los servicios de features (Web Feature Service) por medio del cual se podrá acceder al archivo que define la geometría de un objeto cartográfico como un río, una ciudad, una parcela, etc., así como disponer de esa información vectorial en el propio ordenador y, por otro lado, del servicio de coberturas en Web (Web Coverage Service) similar al anterior pero para datos raster, como son imágenes satelitales y modelos digitales del terreno. El trabajo contenido en este sitio, constituye una primera etapa, basado en el mosaico georreferenciado de la provincia en escala 1: 100.000, que sirve como base para aplicaciones y análisis garantizando la interoperabilidad de la información territorial básica, esperando que en etapas posteriores se haga aproximaciones a escalas con mayor detalle. La información contenida en el sitio web, se encuentra organizada en cuatro ejes denominados: Unidades temáticas Unidad de paisaje Unidad patrimonio cultural Unidad de mapas En cada una de ellas se desarrollan aspectos históricos, político-administrativos, físicos, ambientales, sociales y culturales del territorio catamarqueño. El último mencionado contiene un servidor de mapas y un banco de mapas. Se aspira a que el Atlas se transforme en una plataforma para el intercambio de información geoespacial a través de Internet en la que participen todos los organismos, municipios y también otras instituciones públicas y privadas, incluidas las nacionales con intervención en el territorio provincial. La difusión del conocimiento geográfico del territorio provincial, mediante el Atlas, intenta contribuir a la cultura y educación de la sociedad, al fortalecimiento institucional de aquellos organismos públicos y privados responsables de la generación y comunicación del conocimiento, a una mayor transparencia en la gestión pública y a una apertura a la discusión participativa de todos aquellos aspectos de la vida cotidiana que se plasman en el suelo catamarqueño. Organismos que participaron del Proyecto Administración General de Catastro Administración General de Vialidad Subsecretaría de Recursos Hídricos Subsecretaria de Planificación de Recursos Hídricos Subsecretaria de Agricultura y Ganadería Subsecretaria de Industria y Comercio Subsecretaria de Planificación Dirección Provincial de Estadística y Censos Dirección Provincial de Planificación

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

210

Policía de la Provincia Universidad Nacional de Catamarca - UNCa. Facultad de Ciencias Agrarias, Cátedra de Ecología Agraria Facultad de Tecnología y Ciencias Aplicadas - ImCoDeg Organismos que colaboraron Municipalidad de la Capital - Área Patrimonio Dirección Provincial de Antropología Dirección de Infraestructura Energética - Dirección de Transporte Dirección de Planeamiento Educativo Asistencia en Capacitación Instituto de Desarrollo Rural de Mendoza - IDR

TECNOLOGÍA Y SERVICIOS WEB DEL ETISIG
Respecto al tema Infraestructura de Datos Espaciales (IDE), se puede señalar que la visión del equipo fue evolucionando, siendo de sumo valor la participación en las Jornadas de IDERA, por lo cual el desarrollo del proyecto “Atlas Catamarca” se fue estructurando hacia una IDE, a fin de brindar los servicios que una infraestructura de este tipo cuenta. De esta manera el ETISIG, mediante su producto “Atlas” publicado bajo el dominio www.atlas.catamarca.gov.ar (más adelante descripto), ofrece un servicio de mapas en la Web (WMS) y un catálogo de metadatos según las especificaciones OGC para facilitar la disponibilidad y el acceso a la información espacial, previéndose en etapas sucesivas, contar con un servicio de features en la Web (Web Feature Service, WFS) y un servicio de coberturas en Web (WCS). FIGURA 1. Arquitectura Cliente - Portal - Servicios.
CLIENTE PORTAL SERVICIOS OGC

WMS

WFS

DATOS

- CLIENTE LIGERO - CLIENTE PESADO

WCS

CWS
METADATOS

211

MAUBECIN (2011), Atlas de la provincia de Catamarca

Con una arquitectura de software libre, las tecnologías utilizadas por el ETISIG en la implementación de estos servicios son: Desarrollo de SIG: gvSIG Desarrollo de bases de datos: Postgre SQL (motor de base de datos objeto-relacional de código abierto), PostGIS (soporte de objetos geográficos para Postgre SQL) Servidor: Apache Servidor de mapas: Map Server y Cartoweb Aplicación de Metadatos: Geonetwork

DISEÑO DE PÁGINA WEB

1

2

3

4

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

212

Estructura y diseño de la página WEB Los colores representan los cuatro elementos de la Naturaleza FUEGO TIERRA AIRE AGUA

La letra “C” representa a Catamarca inserta en el mundo y proyectada hacia cada rincón del planeta

Los cuales reflejan la realidad catamarqueña y sus manifestaciones culturales desde sus orígenes hasta la actualidad, ubicando a nuestra provincia como “Cuna de Cultura”

Banner

Espacio utilizado para la visualización de imágenes rotativas que representarán las diferentes unidades temáticas y aspectos geográficos pertenecientes a la provincia.

Menú gráfico

Espacio destinado a visualizar el conjunto de temas, de una forma gráfica, en este ejemplo Menú principal tiene cuatro opciones y al elegir una de ellas su descripción será desplegada en el área de interactividad y/ o textual. Esta sección esta reservada para la visualización de los contenidos de los temas seleccionados del menú gráfico, desplegándose un título, una imagen y un texto en forma de resumen del tema seleccionado. También tenemos diferentes opciones como descargar el trabajo completo en formato de pdf, imprimir o enviarlo por e-mail.

213

MAUBECIN (2011), Atlas de la provincia de Catamarca

Área de interactividad y desarrollos textuales

Columna de navegación

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

214

Se distinguen cuatro secciones en la columna, como búsqueda, tamaño de fuente, navegación por menús desplegables, y los accesos directos a metadatos y servidor de mapas. De esta forma facilita la navegación al usuario ya que posee dos alternativas de navegación del sitio uno por imágenes (ver Menú Gráfico) y otro por la columna de navegación.

SERVICIOS
Metadatos Geonetwork es un software libre y opensource desarrollado bajo estándares para la administración de información geoespacial, productos cartográficos ó metadatos relacionados con diferentes fuentes, permitiendo el intercambio de información así como el fácil acceso y oportuno a datos disponibles. http://www.metadatos.catamarca.gov.ar/geonetwork/srv/es/main.home

Servidor de mapas El servidor de mapas del Atlas de Catamarca crea y sirve mapas dinámicos en Internet. Estos mapas están georreferenciados y además de visualizarlos se puede interactuar con ellos con operaciones como zoom, vista panorámica, búsqueda selectiva o consultas de información de bases de datos asociadas. Servicio WMS - WMS (Web Map Service) Visualización de información geográfica georreferenciada en un formato de imagen (png, gif, jpeg). Con la utilización de software GIS, en este caso gvSIG, se utilizan como clientes pesados para la petición de mapas cargados en el servidor. En un futuro no muy lejano el servidor constará con más servicios a disposición de los usuarios en general.

215

MAUBECIN (2011), Atlas de la provincia de Catamarca

Las tecnologías utilizadas En la implementación de estos servicios se utilizaron diferentes sofware Libres en las distintas etapas del desarrollo. Cabe destacar que el uso de joomla (gestor de contenidos Web libre) cubrió grandes expectativas en la optimización de los tiempos de diseño, visualización y estructura de la página web. Joomla: Gestor de contenidos web Servidor Web Apache: permite ver las páginas web alojadas en el servidor. Servidor de mapas MapServer: ambiente de desarrollo para aplicaciones web espaciales. Php: lenguaje de programación para la creación de contenidos en Sitios Web. PHP/Mapscript: extensión para PHP que permite acceder a la interfaz de programación de MapServer a través de estructura de clases. Cartoweb: completa herramientas para crear y administrar aplicaciones SIG vía Web. Utiliza MapServer, PHP/MapScript y PostgreSQL / PostGIS.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

216

PostgreSQL: Motor de base de datos objeto-relacional de código abierto. PostGIS: Soporte de objetos geográficos para PostgreSQL. Geonetwork: Norma que regula los metadatos de la información geográfica es la norma ISO 19115 “Geographic Information – Metadata”.

El gran desafío Que el Atlas se convierta en una herramienta formativa y de gran valor didáctico e interactivo. Que sea un proyecto dinámico en el cual la comunicación y la interdependencia entre diferentes instituciones esté en constante crecimiento y sea la garantía para la construcción de cimientos sólidos que favorezcan la producción y el intercambio de información desde una perspectiva de largo plazo. Fin último, mejorar la calidad de vida de los habitantes de la provincia de Catamarca.

FUENTES DE CONSULTA
http://www.joomlaspanish.org/ http://mapserver.org/ http://geonetwork-opensource.org/ http://www.camptocamp.org/ http://www.apache.org/ http://www.postgresql.org/ http://www.gvsig.gva.es/ http://postgis.refractions.net/ http://www.php.net/

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 (2011): 217-229 © Ministerio Secretaría General de la Gobernación, Proyecto SIT SantaCruz Diaz B.G. y Calviño P. (Compiladores) / ISBN 13: 978-987-25302-1-1

Grandes unidades de paisaje de la patagonia argentina
Carlos LÓPEZ 1 Correo-e: baritele@bariloche.inta.gov.ar Pablo RIAL 2 Correo-e: rglgis@correo.inta.gov.ar Néstor ELISSALDE 3 Erica LLANOS 3 Santiago BEHR 3 Correo-e: telesig@chubut.inta.gov.ar
1

Estación Experimental Agropecuaria INTA Bariloche Modesta Victoria 4450 (8400) San Carlos de Bariloche, Argentina Web: www.inta.gov.ar/bariloche Estación Experimental Agropecuaria INTA Santa Cruz Mahatma Gandhi 1322 - Río Gallegos, Santa Cruz, Argentina Web: www.inta.gov.ar/santacruz/
2 2

Estación Experimental Agropecuaria INTA Chubut Rivadavia 1439 (1033) Buenos Aires, Argentina Web: www.inta.gov.ar/chubut/

RESUMEN
Se describen en este trabajo 34 Grandes Unidades de Paisaje de Patagonia, que se han identificado usando información proveniente de distintas fuentes nacionales y provinciales, con apoyo de un mosaico de imágenes Landsat TM georreferenciado. Mediante digitalización en pantalla se realizó una diferenciación espacial de las unidades, generando una base de datos que permita calcular superficies. La intersección de las unidades con los límites provinciales dio como producto final los porcentajes de superficie ocupados por cada unidad por provincia. Las mismas se describen desde el punto de vista geológico, morfológico y ubicación.

INTRODUCCIÓN
La Patagonia Argentina posee una superficie de 80.032.613 hectáreas, incluida la parte insular. Se caracteriza por presentar una gran variabilidad de paisajes, desde una cordillera de relieve escarpado en el sector occidental a suaves planicies aluviales antiguas en el sector oriental. Intentar una subdivisión de la Patagonia en base a las características del paisaje es una tarea difícil y compleja. Se han realizado numerosas regionalizaciones en base a criterios geológicos, fitogeográficos y eco-ambientales.

218

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

Este trabajo fue realizado en el marco del proyecto nacional de INTA “Sistemas de Información Geográfico como base para el ordenamiento del espacio rural”. El objetivo fue realizar una aproximación cualitativa y cuantitativa en la caracterización y distribución espacial de las Grandes Unidades de Paisaje de la Patagonia que comprenden asociaciones o complejos de paisajes con características relativamente similares desde el punto de vista geogenético, litológico y topográfico. Este relevamiento fisiográfico es la base para un sistema de clasificación de tierras a escala de reconocimiento (1:1.000.000 a 1: 500.000), el que con un enfoque morfológico del paisaje, permite delimitar y clasificar la superficie terrestre atendiendo fundamentalmente a la geoforma.

MATERIALES Y METODOS
Se analizó e interpretó previamente la información existente geológica, geomorfológica, fisiográfica, topográfica y edafológica, citada en este informe en el apartado bibliografía consultada. Para cada unidad se adoptó el criterio de que el nombre de la Gran Unidad de Paisaje haga referencia al relieve, a su génesis y a veces también a su distribución geográfica para facilitar una rápida ubicación en el mapa. Se utilizó como base cartográfica un mosaico digital de la Patagonia Argentina georreferenciado y rectificado con un píxel de 50 metros, realizado en base a imágenes Landsat 7 ETM+ de la Universidad de Maryland (ftp://ftp.glcf.umiacs.umd.edu/glcf/Landsat/WRS2/), de los años 2000-2001, generado en los Laboratorios de Teledetección & SIG de las E.E.A Bariloche, Santa Cruz y Chubut. Sobre el mosaico digital y con el apoyo de las curvas de nivel obtenidas a través del modelo digital de terreno, con el programa ESRI ArcView 3.1 se interpretaron visualmente los Grandes Unidades de Paisaje, delimitándolas mediante digitalización en pantalla con la ayuda de información cartográfica preexistente y el conocimiento de campo de los autores. Para cada unidad se describe brevemente su relieve, geoforma, génesis, geología, rango de altitud, distribución geográfica y superficie ocupada.

RESULTADOS
Descripción de las grandes unidades de paisaje de la Patagonia A continuación se describen las grandes unidades de paisaje reconocidas para la región patagónica, dando una idea de su relieve, ubicación, variaciones altitudinales, y geología asociada a las mismas. Además se anexan dos cuadros indicando sus características y los porcentajes que ocupan por provincia, así como un mapa con su distribución. 1) Ambiente Litoral. Se distribuye a lo largo de toda la costa patagónica pero se representa solamente en aquellas áreas que ocupan una superficie cartográficamente representativa. El aspecto más destacado es la presencia de acantilados bien marcados, existiendo además otras geoformas entre las que se pueden citar: paleoacantilados, playas, llanuras de marea, cordones litorales, médanos, etc. Su altura varia de 0 a 100 m.s.n.m. La geología esta representada por depósitos marinos costeros, aluviales y eólicos, de edad holocena, desarrollados sobre sedimentos marinos y continentales de edad plio-pleistocenos. Son geoformas de origen marino con procesos erosivos y de deposición. Se ubica sobre la faja costera del Océano Atlántico, particularmente en el sudeste de Río Negro, noreste de Chubut y noreste de Tierra del Fuego. 2) Bajos, Depresiones y Salinas. Su relieve es plano-cóncavo, de una gran extensión areal, predominando la orientación noroeste-sudeste. Se ubican a una altura de 100 m.b.n.m a 300 m.s.n.m. Su origen es asignado a lineamientos tectónicos con posterior remodelación por acción eólica y aluvial. Superficialmente presentan sedimentos aluviales y

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

219

eólicos cuaternarios, pero en los grandes bajos pueden aflorar rocas precuaternarias continentales y marinas. Son geoformas de origen poligenético; estructural, modeladas por procesos de erosión y sedimentación. Comprenden los Grandes Bajos del Gualicho y San Julián y otros menores. Se ubican principalmente en el sector noreste de Río Negro, centro este de Santa Cruz, centro este de Neuquén y centro sur Chubut. 3) Campos de Mantos Lávicos. Es un relieve suavemente ondulado que sobresale positivamente en el horizonte, semejante a una planicie volcánica de superficie algo irregular con la presencia de numerosos conos volcánicos. Se encuentra formado por varias coladas lávicas de edad pleistocena y holocena. Son geoformas de origen volcánico. Presentan una altura de 1.000 a 2.000 m.s.n.m. Se ubican particularmente en el norte, noreste y centro-oeste de la provincia del Neuquén, centro este y centro sur de Chubut y centro sur de Río Negro. 4) Cañadones y Pedimentos Costeros. El relieve es moderado a fuertemente inclinado, ubicado entre las planicies mesetiformes continentales y la línea de la costa. Se observan cañadones profundos y anchos que dan origen a un microrelieve irregular. La altura varia de 0 a 350 m.s.n.m. Se encuentran cubiertos por sedimentos coluviales y aluviales cuaternarios, aflorando en algunos sectores sedimentos continentales y marinos del terciario. Son geoformas de origen coluvial y fluvial, que comprenden procesos de erosión y sedimentación. Se distribuye en la costa sudeste de Chubut y noreste de Santa Cruz. 5) Colinas Redondeadas Malvinenses. Es un relieve colinado con sectores suavemente ondulados, con elevaciones que no superan los 500 m de altitud. Colinas suaves compuestas principalmente por cuarcitas, areniscas y lutitas del paleozoico medio. Cubierto en parte por depósitos glaciarios, areniscas y lutitas del carbónico-pérmico. En superficie se observan restos de glaciación pleistocena y ríos de piedra y turberas. Geoforma poligenética de origen tectónico, sedimentario-glaciario y procesos erosivos de génesis glacial y aluvial cuaternarios. Comprende la parte noreste de la Isla Soledad e islotes asociados que forman las islas Malvinas y que ocupan la plataforma continental argentina. 6) Colinas y Planicies Rocosas. Presentan un relieve suavemente ondulado a ondulado. Se encuentran a una altura entre los 200 a 1.000 m.s.n.m. El sustrato está constituido por rocas preterciarias y/o precretácicas que han sido expuestas por fuertes acciones tectónicas, que posteriormente sufrieron la acción de fuertes procesos de erosión y una delgada deposición cuaternaria. Geomorfológicamente puede interpretarse como una peneplanicie exhumada recubierta en gran parte por sedimentos aluviales, eólicos y coluviales de edad cuaternaria. Son geoformas de origen tectónico y erosivo posterior. Se ubica particularmente en el centro sur y sureste de Río Negro, centro este de Chubut y en pequeños sectores de Tierra del Fuego y este de Isla de los Estados. 7) Cordillera Fueguina. El relieve es de cordones montañosos y valles con una orientación predominantemente oeste - este. Se distribuye a una altura que oscila entre los 100 y 1.200 m.s.n.m. Presenta una cobertura de sedimentos cuaternarios de origen glaciar sobre sedimentos marinos y continentales terciarios, que cubren rocas volcánicas y sedimentitas marinas cretácicas apoyadas sobre un basamento del paleozoico superior de rocas metamórficas. Son geoformas de origen tectónico y modelado glacial, con acciones erosivas y deposicionales. Se encuentran en el sector sur de Tierra del Fuego. 8) Cordillera Patagónica Austral. Presenta un relieve de cordones montañosos altos y valles con orientación norte-sur, cuya evolución se asigna a la orogenia andina y al posterior accionar del proceso glaciario durante el Cuaternario. La altura

220

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

oscila entre 700 y 2.000 m.s.n.m. Se encuentra formada por sedimentos cuaternarios de origen glaciar, sobre sedimentos marinos y depósitos continentales terciarios, apoyados en rocas volcánicas jurásicas y sedimentitas marinas cretácicas que descansan sobre un basamento de rocas metamórficas del paleozoico superior. Son geoformas de origen tectónico y glaciario, con procesos erosivos y de deposición. Se distribuye en el sector oeste de Santa Cruz y Chubut. 9) Cordillera Patagónica Septentrional: Es un relieve de cordones montañosos altos y valles intermontanos. Su evolución se adjudica a la orogenia andina y posteriormente durante el Cuaternario fue remodelado por la acción de origen glaciar. La altura varia entre los 800 y 3000 m.s.n.m. Se halla formada por importantes acumulaciones de depósitos glaciares y glacifluviales de edad pleistocena, recubiertos en gran parte por una delgada capa de depósitos piroclásticos holocenos. Con respecto al sustrato rocoso se pueden diferenciar dos sectores: uno al norte, dominado por las plutónitas con afloramiento de rocas volcánicas y piroclásticas mesozoicas y cenozoicas; y otro al sur, con el predominio de sedimentitas mesozoicas. Son geoformas de origen tectónico y glaciario, con procesos erosivos y de deposición. Se ubica en el sector oeste de Neuquén, Río Negro y Chubut. 10) Cordones Pedemontanos: Presenta un relieve quebrado, de serranías irregulares de crestas agudas y valles aluviales. Posee una altura de 800 a 1.800 m.s.n.m. Se encuentra formado por depósitos coluviales que cubren en parte sedimentos continentales y marinos del Terciario; y andesitas, traquitas y brechas terciarias. Son geoformas de origen estructural y modelado por procesos erosivos posteriores. Se distribuyen en el noroeste y centro oeste de Chubut y suroeste de Río Negro. 11) Depósitos y Planicies Glaciarias: Es un relieve suavemente ondulado a plano. La altura varia entre los 50 y 1.000 m.s.n.m. Está formado por depósitos de origen glacial, de composición heterogénea (bloques, grava y arena gruesa) no estratificado (morenas) y depósitos de grava y arena estratificados (planicie glacifluvial y algunos adjudicados a planicies glacilacustres). Son de edad pleistocena y cubren rocas pre-existentes. Se distribuyen en forma paralela a la cordillera y en el sector oeste de la Patagonia, comúnmente asociados a las zonas de los grandes lagos y proyectándose hacia la región extraandina en la región más austral. Son geoformas de origen glaciar (morenas, glacifluviales y glacilacustres). 12) Deslizamientos de Basaltos: Presenta un relieve de pendientes abruptas, con numerosos bloques rocosos, originados por la caída de fragmentos basálticos por gravitación en el borde de las mesetas. Se ubican a una altura entre 400 y 1100 m.s.n.m. Son depósitos heterogéneos de bloques de basaltos de edad terciaria y/o cuaternaria, recubiertos en parte por arenas eólicas holocenas. Están asociados a mesetas basálticas, apoyadas sobre rocas sedimentarias más friables. Son geoformas producidas por procesos gravitacionales. Se distribuyen en el sector centro y centro oeste de las provincias patagónicas, con excepción de Tierra del Fuego. 13) Hielos Continentales: Es una gigantesca masa uniforme de hielo que conserva el relieve preexistente de la Cordillera Patagónica Austral y de los valles intermontanos. Se ubica a una altura entre 750 a 2200 m.s.n.m.. Su origen se asigna a la última gran glaciación plio-pleistocena y a su retiro parcial durante el holoceno. Se localiza en el sector suroeste de Santa Cruz. 14) Mesetas Basálticas: Su relieve es muy suavemente ondulado a plano. Se ubican entre 500 y 1800 m.s.n.m. Se hallan formadas por mantos subhorizontales de basalto, de edad terciaria y/o cuaternaria, que se apoyan sobre rocas sedimentarias terciarias y cretácicas. Son geoformas de origen volcánico.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

221

Se distribuyen en el sector central y centro oeste de las provincias Patagónicas, con excepción de Tierra del Fuego. 15) Planicie aluvial antigua y Pedimentos del Valle del Río Negro: El relieve es suavemente ondulado a plano, con pendiente regional hacia el sudoeste. Se ubican entre 0 a 500 m.s.n.m.. Está formado por sedimentos aluviales areno -gravillosos cementados por carbonato de calcio de edad plioceno-pleistoceno recubiertos por sedimentos aluviales y eólicos holocenos. Esta columna sedimentaria se apoya sobre rocas pre-existentes terciarias y cretácicas. Geoforma de origen fluvial plio-pleistoceno. Se distribuye en el noreste y centro-norte de Río Negro y noreste de Neuquén. 16) Planicie aluvial antigua y Pedimentos del Valle del Chubut Es un relieve suavemente inclinado, formado por niveles aterrazados que descienden hacia el valle central, labrados en el pedimento mesetiforme y con escarpas de erosión. Se ubica entre 20 y 150 m.s.n.m. y está constituido por mantos de rodados con matriz arenosa calcárea sobre sedimentos marinos tobáceos del terciario medio. Se ubica en el noreste de Chubut. 17) Planicie aluvial antigua y Pedimentos del Valle del Deseado: Es un relieve muy suavemente ondulado a plano, formado por niveles aterrazados que descienden hacia el valle central. Se distribuyen entre 0 y 600 m.s.n.m. Se hallan constituidos por sedimentos aluviales (arenas y gravas) en parte cementadas con carbonatos de edad pleistocena que descansan sobre sedimentos terciarios marinos y continentales y cubiertos por rodados patagónicos. Geoforma de origen fluvial antigua. Se ubica en el norte y noreste de Santa Cruz. 18) Planicie aluvial antigua y Pedimentos del Valle del Senguer Son relieves escalonados de niveles de terrazas labrados en pedimentos mesetiformes, con laderas empinadas, disectadas por cañadones. Se ubica entre 350 y 500 m.s.n.m.. Se halla constituida por rodados de matriz arenosa sobre sedimentos continentales cretácicos y terciarios. Geoforma de origen fluvial antigua. Se ubica en el centro oeste de Chubut. 19) Planicie aluvial antigua y Pedimentos entre los Valles de los ríos Chico y Chalia: El relieve presenta niveles aterrazados y escalonados, que descienden hacia los valles principales. Su altura varía entre 150 y 550 m.s.n.m.Está formado por niveles aterrazados aluviales, de granulometría areno-gravillosos parcialmente cementados, de edad pleistocena, que descansan sobre sedimentos y vulcanitas terciarias. Además se encuentran recubiertos por gravas y arenas aluviales y eólicas de edad pleistocena-holocena. Geoforma de origen fluvial plio-pleistocena. Se ubica en el centro-oeste de Santa Cruz . 20) Planicie aluvial antigua y Pedimentos entre los Valles de los ríos Coyle y Santa Cruz: Su relieve presenta niveles aterrazados que descienden hacia los valles principales en forma escalonada. Se ubica entre 50 y 350 m s.n.m. Niveles aterrazados aluviales formados por sedimentos areno-gravillosos cementados por carbonatos de calcio, de edad pleistocena, que se apoyan sobre sedimentos terciarios continentales de la Formación Santa Cruz, y se hallan cubiertos por una delgada capa de arena y grava. Geoforma de origen fluvial antigua. Se distribuyen en el centro-este de Santa Cruz . 21) Planicie aluvial antigua y Pedimentos entre los Valles de los ríos Gallegos y Coyle: El relieve está formado por niveles aterrazados que desciende hacia los valles principales en forma escalonada. Se ubica entre 50 y 600 m.s.n.m. Los diferentes niveles aterrazados están formados por arenas y gravas de origen aluvial y de edad pleistocena, que descansan sobre sedimentos terciarios continentales de la Formación Santa Cruz. Además presentan una delgada cubierta areno-gravillosa de edad pleistocena-holocena. Geoforma de origen fluvial plio-pleistocena. Se distribuye en el sur de Santa Cruz.

222

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

22) Planicie aluvial antigua y Pedimentos entre los Valles de los ríos Santa Cruz y Chalia: Es un relieve suave y escalonado formado por diferentes niveles aterrazados que descienden hacia los valles centrales. Su altura varía de 100 a 250 m.s.n.m. Está formado por niveles aterrazados, de granulometria dominante de arena y grava parcialmente cementadas, de origen aluvial y de edad pleistocena inferior. Se apoyan sobre sedimentos terciarios continentales de la Formación Santa Cruz y presenta una delgada cobertura de areno-gravillosa de edad pleistocena-holocena. Geoforma de origen fluvial antigua. Se ubica en el centro de Santa Cruz. 23) Planicie aluvial antigua y Pedimentos entre los Valles de los ríos Deseado y Chico: El relieve está constituido por diferentes niveles aterrazados y escalonados, que descienden hacia los valles centrales. Se ubica entre 50 y 350 m.s.n.m. Está constituido por niveles aterrazados de origen aluvial (arena y gravas) de edad pleistocena y se encuentran cubiertos por una delgada cubierta areno-gravillosa del Cuaternario medio a superior. Estas sedimentitas descansan sobre sedimentos terciarios marinos correspondientes a la Formación Patagonia y relictos de vulcanitas Jurásicas del Grupo Bahía Laura. Geoforma de origen fluvial antigua. Se ubican en el centro y noreste de Santa Cruz. 24) Planicie Aluvial Pedemontana y Pedimentos: Presenta un relieve suavemente ondulado y disectado por numerosos cursos de agua superficial. Se ubica entre 250 y 1.500 m.s.n.m. Esta constituida por un manto de rodados con una matriz arenosa, de origen coluvial-aluvial, de edad pleistocena que cubren sedimentos continentales del terciario. Se encuentran recubiertos por unos sedimentos areno-gravillosos, de origen aluvio-coluvial y de edad pleistocenoholoceno. Geoforma de origen fluvial antigua. Se ubican en el centro-oeste de Río Negro y Chubut, centro y sur de la provincia de Tierra del Fuego. 25) Planicie Lávica Pedemontana: Es un relieve suave a moderadamente inclinado, con algunas irregularidades, se distribuye al este de la Cordillera septentrional neuquina . Se ubica entre 1.000 y 1.800 m.s.n.m. Esta constituida por mantos de basalto de edad terciaria, cubiertos por una delgada capa de cenizas volcánicas y arenas eólicas de edad holocena. El sustrato es de rocas preterciarias. Geoforma de origen volcánico con procesos posteriores erosivos y deposicionales. Se ubica al noroeste de Neuquén. 26) Planicie Mesetiforme: Es un relieve suavemente ondulado a plano. Se ubica entre 50 y 850 m.s.n.m. Está formada por una delgada cobertura de sedimentos areno-gravillosos de origen aluvial-coluvial, cementado en parte por carbonato de calcio, que descansa sobre sedimentos continentales y marinos terciarios y cretácicos. Geoforma de origen fluvial antiguo con retrabajo erosivo. Se distribuye en el sector centro este de Chubut, en el centro sur de Santa Cruz y en el centro de Río Negro. 27) Planicie por Erosión: Su relieve es suavemente ondulado a plano, es una peneplanicie de erosión. La altura varia entre 250 y 800 m.s.n.m.. Esta constituido por rocas sedimentarias continentales de edad cretácica formadas por bancos subhorizontales, recubiertos por una cobertura de sedimentos pleistocenos de granulometria areno-gravilloso de origen aluvial y eólico, cementado por carbonato de calcio. Geoformas de origen aluvial con leve control estructural. Se distribuye en sur este de Neuquén y noroeste de Río Negro, y en pequeños sectores en la zona centro de Santa Cruz y Tierra del Fuego. 28) Planicie glacifluviales: Es un relieve suavemente ondulado a plano, con una leve pendiente regional al este disectado de oeste a este por diversos cursos de agua y se ubican entre 400 a 700 m.s.n.m. de altitud. Son depósitos estratificados de arena, grava y rodados que se hallan cubiertos por una muy delgada capa arenosa de

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

223

origen eólico. Se apoyan sobre sedimentos continentales y volcánicos de edad terciaria. Geoforma de origen deposicional. Se distribuyen en el sudoeste de Chubut y noroeste de Santa Cruz. 29) Planicies Onduladas Malvinenses: Es un relieve plano a suavemente ondulado con un lineamiento noreste a suroeste con alturas entre 0 y 80 m.s.n.m., compuesto de material glaciario, de edad carbónico -pérmico, asociada a lineamientos producidos por intrusiones de diques basálticos de edad jurásica. En superficie se observan ríos de piedra y turberas. Geoforma de origen tectónico, glaciario y procesos erosivos recientes. Comprende la parte sudoeste de la isla Soledad e islotes asociados, que forman las islas Malvinas y que ocupan la plataforma continental argentina. 30) Planicies y Colinas Malvinenses: Es un relieve de planicies de baja pendiente, alternadas con colinas con desniveles de altura que van hasta los 650 m.s.n.m.. Colinas escarpadas compuestas principalmente por cuarcitas, areniscas y lutitas del paleozoico medio. En superficie se observan restos de glaciación pleistocena y ríos de piedra y turberas, con presencia de bloques sueltos en los valles, producto del desgaste glaciario en las rocas paleozoicas. Geoforma de origen tectónico, sedimentario-glaciario y procesos erosivos de génesis glacial y aluvial cuaternarios. Comprende la totalidad de la Isla Gran Malvina e islotes asociados. 31) Relieve Complejo Sedimentario: Es un relieve ondulado a quebrado, con un fuerte control estructural de rocas sedimentarias plegadas, falladas y con estratos de diferentes resistencias a la erosión. Se distribuye entre 700 y 1.100 m.s.n.m. Está constituida por sedimentos marinos de edad cretácica que fueron plegados y fracturados a consecuencia de la orogenia andina, que se encuentran cubiertos por una delgada cubierta de sedimentos areno-gravillosos aluviales, coluviales y eólicos de edad pleistoceno-holoceno. Geoforma de origen aluvial con marcado control estructural. Se distribuye en sector centro oeste de Neuquén. 32) Relieve Sedimentario Ondulado: Relieve suavemente ondulado a ondulado, producto de los procesos erosivos. Se ubica entre 200 y 550 m.s.n.m. Está constituido por sedimentos continentales de edad cretácica-terciaria y en algunos sectores costeros sedimentitas marinas terciarias, recubiertas por una delgada cobertura de sedimentos arenogravillosos de origen aluvial-coluvial, cementado en parte por carbonato de calcio. Geoformas de origen pluvial con procesos de erosión-sedimentación. Se distribuye principalmente en el sector sudoeste de Río Negro, centro este de Chubut, noreste de Santa Cruz y centro y norte de Tierra del Fuego. 33) Sierras y Colinas: Presenta un relieve quebrado a fuertemente ondulado, de características serranas con formas muy agudas, disectado con cañadones angostos y con sectores de cerros subredondeados. Su altura varía de 400 a 1.800 m.s.n.m. Está formado por un complejo volcánico -sedimentario Jurásico, recubierto en parte por sedimentos areno-pedregosos de origen aluvial-coluvial de edad Cuaternaria. Geoforma de origen volcánico y erosivo. Se encuentra en el sector oeste de Neuquén y Río Negro, centro-oeste de Chubut, centro-norte de Santa Cruz y centro de Tierra del Fuego. 34) Valles: Son de relieve plano con una muy suave pendiente hacia el este. Comprende los grandes valles de los principales ríos patagónicos de fondos amplios y planos. Se encuentran entre 0 y 1000 m.s.n.m. Están formados por niveles de terrazas areno-gravillosas de edad pleistocena, asociada a planicies aluviales limo -arenosas de edad holocena. Se observan en algunos sectores laterales depósitos coluviales arenogravillosos. Geoforma de origen fluvial de edad pleistocena-holocena. Se observa que en el sector preandino algunos valles menores presentan una orientación norte-sur. Se ubican en forma transversal a las superficies provinciales con orientación oeste este.

224

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

ANEXO TABLA1. PRINCIPALES CARACTERISTICAS DE LAS UNIDADES DE PAISAJE DESCRIPTAS GEOLOGÍA
Depósitos marinos, aluviales y eólicos, de edad holocena, sobre sedimentos marinos y continentales plio-pleistocenos

GENESIS
Geoformas de origen marino (erosióndeposición)

Su origen es asignado a lineamientos tectónicos con posterior acción eólica. Geoformas de origen poligenético, Superficialmente presentan sedimentos aluviales y eólicos Cuaternarios, pero en los estructural y erosión-sedimentación grandes bajos pueden aflorar rocas precuaternarias. Comúnmente se hallan formados por varias coladas basálticas pleistocenas y holocenas Geoforma de origen volcánico Son geoformas de origen coluvial y Se halla cubierto por sedimentos coluviales y aluviales Cuaternarios, aflorando en fluvial por procesos de erosión y algunos sectores sedimentos continentales y marinos del Terciario. sedimentación Colinas escarpadas compuestas principalmente por cuarcitas, areniscas y lutitas del paleozoico medio. En superficie se observan restos de glaciacion pleistocena y rios de piedra y turberas, con presencia de bloques sueltos en los valles, producto del desgaste glaciario en las rocas paleozoicas. Rocas preterciarias o precretacicas que han sido expuestas por fuertes acciones diastróficas y de erosión posterior. Es una peneplanicie exhumada recubierta en parte por sedimentos Cuaternarios. Presenta sedimentos Cuaternarios de origen glaciar que se apoyan sobre sedimentos marinos y depósitos continentales Terciarios, que cubren rocas volcánicas y sedimentitas marinas Cretácicas que descansan sobre un basamento Paleozoico superior de rocas metamórficas. Geoforma poligenética de origen tectónico, sedimentario-glaciario y procesos erosivos de génesis glacial y aluvial cuaternarios Geoformas de origen poligenético, tectónica y erosión Geoformas de origen poligenético, tectónico y glaciario

Se observan sedimentos Cuaternarios de origen glaciar que cubren sedimentos marinos y depósitos continentales terciarios que se apoyan sobre rocas volcánicas Jurásicas y Geoformas de origen poligenético, sedimentitas marinas Cretácicas que descansan sobre un basamento Paleozoico tectónico y glaciario superior de rocas metamórficas. En el pleistoceno ocurrieron importantes acumulaciones de depósitos glaciares y glacifluviales, recubiertos en gran parte por delgados depósitos piroclásticos holocenos. Geoformas de origen poligenético, Se pueden diferenciar dos sectores, uno al Norte, dominado por las plutonitas con tectónico y glaciario afloramiento de rocas volcánicas y piroclásticas Mesozóicas y Cenozóicas; y otro al Sur, con el predominio de sedimentitas Mesozóicas. Depósitos coluviales que cubren sedimentos continentales y marinos del Terciario y Geoformas de origen estructural y andesitas, traquitas y brechas Terciarias. erosivo Son depósitos de origen glacial, heterogéneos de bloques, grava y arena gruesa no Son geoformas de origen glaciario estratificados (morenas) y depósitos de grava y arena estratificados (planicie glacifluvial) (glacifluvial, glaciario y glacilacustre). de edad Pleistocena que cubren rocas pre-existentes. Son depósitos heterogéneos de bloques de basaltos Terciarios y Cuaternarios, recubiertos en parte por arenas eólicas holocenas. Asociados siempre a mesetas basálticas que se apoyan sobre rocas sedimentarias mas friables. Geoformas de procesos gravitacionales

Los Hielos Continentales (o Campo de Hielo Sur) son una gigantesca masa uniforme de hielo. Siendo sus origen la última gran glaciación plio-pleistocena que completo su retiro parcial a principios del holoceno. Compuestas por mantos de basalto de edad terciaria y cuaternaria, que se apoyan rocas Geoformas de origen volcánico sedimentarias terciarias y cretácicas. Sedimentos aluviales y eólicos holocenos que descansan sobre sedimentos aluviales areno-gravillosos cementados por carbonato de calcio de edad pleistoceno-plioceno, Geoformas de origen fluvial antigua que descansan sobre rocas pre-existentes terciarias y cretácicas.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

225

GEOLOGÍA
Niveles aterrazados aluviales de edad pleistocena que descansan sobre sedimentos Terciarios marinos y continentales, cubiertos por rodados patagónicos

GENESIS
Geoformas de origen fluvial antigua

Niveles aterrazados aluviales, de granulometria areno-gravillosos parcialmente cementados, de Geoformas de origen fluvial edad Pleistocena, que descansan sobre sedimentos y vulcanitas Terciarias. Además se antigua encuentran recubiertos por gravas y arenas aluviales y eólicas de edad Pleistocena-holocena. Niveles aterrazados aluviales formado por sedimentos areno-gravillosos cementados por carbonatos de calcio, de edad Pleistocena, que se apoyan sobre sedimentos Terciarios continentales de la Formación Santa Cruz, y se hallan cubiertos por una delgada cubierta por arenas y gravas. Geoformas de origen fluvial antigua

Niveles aterrazados aluviales de edad pleistocena que descansan sobre sedimentos terciarios Geoformas de origen fluvial marinos correspondientes a la Formación Patagonia, y relictos de vulcanitas jurásicas del Grupo antigua Bahía Laura Niveles aterrazados están formados por arenas y gravas de origen aluvial y de edad Pleistocena, Geoformas de origen fluvial que descansan sobre sedimentos terciarios continentales de la Formación Santa Cruz. Además antigua presentan una delgada cubierta de areno-gravillosa de edad Pleistocena-Holocena Niveles aterrazados aluviales de edad pleistocena que descansan sobre sedimentos terciarios continentales de la Formación Santa Cruz, cubierta por rodados patagónicos Manto de rodados con una matriz arenosa, de origen coluvial-aluvial, de edad Pleistocena que cubren sedimentos continentales del Terciario. Se encuentran recubiertos por un sedimentos areno-gravillosos, de origen aluvio-coluvial y de edad Pleistoceno-Holoceno Delgada capa de cenizas volcánicas holocenas, sobre mantos de basalto de edad Terciaria, que se apoyan sobre rocas preterciarias. Posee una delgada cobertura de sedimentos areno gravillosos aluvial-coluvial, cementado en parte por carbonato de calcio que descansa sobre sedimentos continentales y marinos Terciarios y Cretácicos. Geoformas de origen fluvial antigua Geoformas de origen fluvial antigua

Geoforma de origen volcánico, erosiónGeoformas de origen fluvial antigua con retrabajo erosivo Geoformas de origen Posee una delgada cobertura de sedimentos areno-gravilloso de origen aluvial, cementado en poligenético, pluvial con leve parte por carbonato de calcio que descansa sobre sedimentos continentales Cretácicos control estructural Planicies compuestas de material glaciario, de edad carbónico-pérmico, asociada a lineamientos Geoforma poligenética de producidos por intrusiones de diques basálticos de edad jurásica. En superficie se observan ríos origen tectónico, glaciario y de piedra, y turberas procesos erosivos recientes. Geoforma poligenética de Colinas escarpadas compuestas principalmente por cuarcitas, areniscas y lutitas del paleozoico origen tectónico, medio. En superficie se observan restos de glaciación pleistocena y ríos de piedra y turberas, sedimentario-glaciario y con presencia de bloques sueltos en los valles, producto del desgaste glaciario en las rocas procesos erosivos de génesis paleozoicas. glacial y aluvial cuaternarios Geoformas de origen Delgada cubierta de sedimentos aluviales y eólicos pleistocenos que descansan sobre poligenético, pluvial con sedimentos marinos Cretácicos plegados a consecuencia de la orogenia andina. marcado control estructural Posee una delgada cobertura de sedimentos areno gravillosos aluvial-coluvial, cementado en Geoformas de origen pluvial, parte por carbonato de calcio que descansa sobre sedimentos continentales Cretácico erosión-sedimentación Terciarios y en algunos sectores mas costeros marinos Terciarios Complejo volcánico-sedimentario Jurásico, recubierto en parte por sedimentos arenoGeoforma de origen pedregosos de origen aluvial-coluvial de edad cuaternaria poligenético, volcánico y Niveles de terrazas areno-gravillosa de edad pleistocena asociada a planicies aluviales limoarenosas holocenas. Se observan en algunos sectores depósitos coluviales areno-gravillosos. Geoforma de origen fluvial moderna

226

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

TABLA 2 SUPERFICIES EXPRESADAS EN PORCENTAJES DE SUPERFICIE POR PROVINCIA
GRANDES UNIDADES DE PAISAJE Ambiente litoral Bajos, depresiones y salinas Campos de mantos lávicos Cañadones y pedimentos Colinas redondeadas malvinenses Colinas y planicies rocosas Cordillera Fueguina Cordillera Patagónica Cordillera Patagónica Septentrional Cordones pedemontanos Depósitos y planicies glaciarias Deslizamentos de basaltos Hielos continentales Mesetas basálticas Planicie aluvial antigua y pedimentos de la cuenca del Río Negro Planicie aluvial antigua y pedimentos del valle del Chubut Planicie aluvial antigua y pedimentos del valle del Deseado Planicie aluvial antigua y pedimentos del valle del Senguer TIERRA DEL FUEGO 0,73 13,14 5,11 11,41 14,07 -

CHUBUT 0,53 0,14 2,36 4,20 6,73 0,48 6,44 1,92 2,66 1,46 6,05

NEUQUEN 0,38 11,62 0,00 18,20 1,19 4,34 5,98

RIO NEGRO 0,31 8,91 0,28 17,51 2,53 0,57 0,56 1,13 13,37

SANTA CRUZ 0,81 0,35 1,86 6,48 15,62 4,02 1,69 9,37

PATAGONIA 0,26 2,59 2,22 1,75 0,56 6,54 0,48 2,11 4,61 0,68 6,39 2,44 0,51 8,65

-

5,29

28,27

-

-

7,78

0,69

-

-

-

-

0,19

-

-

-

10,84

-

3,31

0,36

-

-

-

-

0,10

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

227

GRANDES UNIDADES DE PAISAJE Planicie aluvial antigua y pedimentos entre los valles Chico y Chalia Planicie aluvial antigua y pedimentos entre los valles del Coyle y del Santa Cruz Planicie aluvial antigua y pedimentos entre los valles del Galllegos y Coyle Planicie aluvial antigua y pedimentos entre los valles del Santa Cruz y Chalia Planicie aluvial antigua y pedimentos entre los valles Deseado y Chico Planicie aluvial pedemontana y pedimentos Planicie lávica pedemontana Planicie mesetiforme Planicie por erosión Planicies glacifluviales Planicies onduladas malvinenses Planicies y colinas malvinenses Relieve complejo sedimentario Relieve sedimentario ondulado Sierras y colinas Valles SUPERFICIES

CHUBUT -

NEUQUEN -

RIO NEGRO -

SANTA CRUZ 2,88

TIERRA DEL FUEGO -

PATAGONIA 0,88

-

-

-

3,69

-

1,13

-

-

-

4,98

-

1,52

-

-

-

1,95

-

0,60

-

-

-

6,20

-

1,89

10,81 14,83 4,92 17,78 15,03 2,62

3,38 4,00 13,32 17,86 10,66 3,77

3,34 1,51 10,48 0,08 5,43 5,72

9,83 0,16 1,09 0,14 13,33 4,71

9,72 5,12 7,68 16,55 11,81 1,65 2,99

4,69 0,48 7,54 4,50 1,72 0,33 0,70 2,17 5,51 10,99 4,19 80.032.613,84

22.465.872,78 9.513.449,17 20.241.122,63 24.410.106,47 3.402.062,80

BIBLIOGRAFIA CITADA Y CONSULTADA Beeskow A.M., H.F. Del Valle y M.C. Rostagno. 1987. Caminos, R et al. 1980 Reconocimiento Geológico Los Sistemas Fisiográficos de la Región Arida y de los Andes Fueguinos, Territorio Nacional Semiárida de la Pcia. del Chubut. Escala de la Tierra del Fuego. VIII Congreso 1:500.000 CENPAT-CONICET SECYT Geológico Argentino. Delegación Patagonia Bariloche Argentina Del Pino, D. y M. Deza. 1995. Mapa geológico y Borrelli P. y Gabriel Oliva. 2001. Ganadería Ovina Recursos Minerales de la Pcia. del Neuquén. Sustentable en la Patagonia Austral. Escala 1:500.000. Secretaría de Minería. Tecnología de Manejo Extensivo. ProdesarServicio Geológico Neuquino. INTA-GTZ. Buenos Aires

228

LOPEZ & OTROS (2011), Grandes unidades de paisaje de la Patagonia argentina

González Díaz, E y Eduardo Malagnino. 1984. Mapa Geomorfológico de la Pcia. de Río Negro. IX Congreso Geológico Argentino. S.C. de Bariloche – Río Negro. Servicio Geológico Nacional-Centro de Investigaciones en Recursos Geológicos. González Díaz, E. Y J. A. Ferrer. 1986. Estudio Regional de Suelos Geomorfología. Pcia. del Neuquén. Secretaría de Estado del COPADECFI, Plano Nº6. Escala 1:500.000. Lizuain A. 1995. Mapa geológico de la Pcia. de Chubut. Secretaría de Minería. Dirección Nacional del Servicio Geológico. Escala 1:750.000 Nullo F.E. , M. Franchi, J.C. Herrero y M.S. Reinoso. 1994. Mapa geológico de la Pcia. de Río Negro. Secretaría de Minería. Dirección Nacional del Servicio Geológico 1:750.000 Pereyra, Fernando X. 2007. Mapa geomorfológico de la Pcia. de Santa Cruz. Servicio Geológico Minero Argentino SEGEMAR. Escala 1:100.000

Parica, C. 1999. El basamento ígneo-metamórfico de las Islas Malvinas y Antártida. Geología Argentina . Cap 5, pp124 a 132. Subsecretaria de Minería de la Nación. Servicio Geológico Minero Argentino. Pereyra Fernando. 2003. Ecorregiones de la Argentina. Servicio Geológico Minero Argentino. Instituto de Geología y Recursos Minerales. Dirección de Geología Ambiental. Ponzo J.L. y F.E. Nullo. 1994. Mapa geológico de la Pcia. de Santa Cruz. Secretaría de Minería. Dirección Nacional del Servicio Geológico. Buenos Aires Escala 1:750.000 Ramos, V. 1999. Las Provincias Geológicas del Territorio Argentino. Geología Argentina. Cap. 3, pp41 a 96. Subsecretaria de Minería de la Nación. Servicio Geológico Minero Argentino.

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2

229

MAPA

REPRODUCCIONES
“Atardecer en San Julián” Óleo sobre tela - 70 x 50 cm Año 1998 “La casa del Carbonero” Óleo sobre tela – 70 x 50 cm Mención “II Salón COFESA “Los Médicos y el Arte” Año 1999 “Las Horquetas” Óleo sobre tela – 70 x 50 cm Año 1998

Dr. DINO R. CUCCHIARELLI
Nació en Mendoza. Reside en la ciudad de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, desde 1975. Se recibió de Médico Cirujano en la Universidad Nacional de Córdoba en 1974. Fundó el Banco de Sangre del Hospital Regional de Río Gallegos. En 1997 comenzó a pintar dentro del género del paisaje. Recibió clases de Manuel Llamas. Incursionó en la Historia del Arte, teoría del color, composición, etc como autodidacta. Participó en exposiciones colectivas de la SAAP Delegación Río Gallegos, en el Museo de Arte “Eduardo Minnicelli” de Río Gallegos, en el Museo Marítimo de Ushuaia y en diferentes salas de Río Gallegos. ARTECLÁSICA 2006 – Costa Salguero – Buenos Aires. Exposiciones individuales: 1999 - Centro Cultural Rincón del Arte - Río Gallegos. 2001 y 2007 FUNDACRUZ - Río Gallegos. Exposiciones con el grupo “cuatro miradas”: en Casa de Santa Cruz, Buenos Aires; Archivo General de la Nación, Buenos Aires; Casa Rosada, Buenos Aires; Hotel Calafate Park, El Calafate; Fundacruz, Río Gallegos, desde 2008 a 2010. Participación en Salones: VII Salón Municipal de Pintura con alcance nacional, organizado por la Municipalidad de Río Gallegos. 1999 - II Salón “Los Médicos y el Arte”, organizado por COFESA a nivel nacional. 2002 - 1º Salón Latinoamericano y del Caribe de Médicos Pintores, Palais de Glace, Buenos Aires. 2003 - 2º Salón Latinoamericano y del Caribe de Médicos Pintores, Centro Cultural Recoleta, Buenos Aires. Premios: 1999 - Mención en el en II Salón “Los Médicos y el Arte”, organizado por COFESA a nivel nacional, Buenos Aires. Poseen obras el Museo de Arte “Eduardo Minnicelli” de Río Gallegos, Museo del presidio de Ushuaia y particulares en Río Gallegos, Buenos Aires, Tucumán, Córdoba, Chile, Washington DC e Italia.

Proyecto SIT SantaCruz - 2011 Mariano Moreno 135 (9400) Río Gallegos, SANTA CRUZ (Arg.) www.sitsantacruz.com.ar www.sitsantacruz.gob.ar

Jornadas Regionales de Información Geográfica y Ordenamiento Territorial 2 Actas (2009 - 2010)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful