You are on page 1of 1

Arevalo Mendoza Hugo Leonel Microcontroladores Objetivo

:

5/junio/2007

Identificar los pasos para elegir el microcontrolador que se acople a nuestras necesidades y conocer las preguntas que nos tenemos que plantear para asi comprar el microcontrolador mas adecuado. Considerando la amplia variedad de MCU disponibles en el mercado, la tarea de escoger un microcontrolador para una aplicación específica puede ser complicada. De hecho casi siempre se puede acudir a un rango de 15 céntimos a 18. Un microcontrolador es un circuito integrado o chip que incluye en su interior las tres unidades funcionales de un ordenador: CPU, Memoria y Unidades de E/S, es decir, se trata de un computador completo en un solo circuito integrado. Aunque sus prestaciones son limitadas, además de dicha integración, su característica principal es su alto nivel de especialización La tendencia natural nos lleva en ocasiones a elegir un dispositivo con unas especificaciones superiores a las necesarias o con un mayor mapa de memoria. Esto implica un coste adicional y posterior encarecimiento del producto final. Por eso lo más aconsejable es cuestionarse par de cositas en función de los siguientes criterios: 1. Arquitectura necesaria: CISC o RISC. Detalles como el incremento de la demanda y tendencia de los clientes nos puede llevar a migrar de una arquitectura CISC a otra RISC. Los últimos diseños basados en CISC están alcanzando los 80 MIPS. Para aplicaciones multimedia, dígase audio o voz, donde se necesite una alta calidad, la familia de productos CISC puede ser más atractiva. 2. Funciones adicionales del microcontrolador. Siempre es interesante preguntar por las características que se pueden integrar en el momento posibles planes de integración en el futuro. Para ello puede ser curioso de una CPU. 3. Transferencias de Datos. En ocasiones tener demasiada memoria puede ser contraproducente e interesa más mantener unas tasas de escrituras/lecturas elevadas para acceder externamente. Por ejemplo, mediante el uso de memoria flash. 4. ¿De cuánto dinero disponemos? Por lo general con el paso de los años se tiende a incrementar el tamaño de la memoria y adaptar el sistema a memorias flash. Lo lógico sería que a la nueva memoria le siguiera una expansión de características como por ejemplo interfaces de red, controladoras gráficas y LCD, más entradas/salidas y algún timer. Por tanto, todo esto requeriría una nueva reprogramación. Y el precio de venta aumentaría.