You are on page 1of 5

Lights in the City Alfredo Jaar La vida es más importante que el arte Alfredo Jaar nació en Chile el 5 de febrero

de 1956. A los cinco años partió con su familia a la Isla Martinica. Volvió a Santiago a terminar sus estudios secundarios. Tras estudiar arquitectura y cine creó el proyecto Estudios sobre la felicidad (19791981). Al terminar éste, a los 25 años, se fue del país rumbo a Nueva York. Hasta el momento tiene más de cuarenta intervenciones públicas realizadas a nivel mundial. En Chile no había realizado grandes exposiciones sino hasta el 2006 en la Fundación Telefónica y en la galería Gabriela Mistral. Una de las frases que Jaar suele citar, y que sin duda define parte esencial de su obra es: la vida es más importante que el arte. En Jaar, el arte responde a lo real, puede considerarse como un producto de lo que al artista le ha tocado padecer. En una obra como Lights in the city (1999), es imposible desligarse de esa premisa. En este trabajo – que el autor define como el más exitoso-, Jaar utiliza la cúpula de un emblemático edificio de Montreal (ex sede del parlamento y actual centro turístico y comercial), y la llena de luces rojas de 100,000 watts. Estas luces se encienden debido a que el artista, creo un dispositivo para cada albergue cercano a tal edificio. En la entrada de éstos, dispuso un instructivo que explicaba el proyecto, y así con solo apretar un botón, cada vagabundo tenia la opción de encender o no la cúpula. Una parte del instructivo señala: “(…) esta intervención artística tiene como objetivo informar a la gente de su presencia. Respetando su dignidad y privacidad, la cúpula se transforma en señal de alerta”. Con este trabajo el artista hace latente lo que sucede en esos albergues, lo que pasa inadvertido siempre por todos. Hace presente lo que se quiere mantener oculto: “la cara fea de la ciudad”. Tras conocer el modo en que opera este trabajo, y el objetivo que Jaar tenía en mente con éste, cabe preguntarse cómo es que -a pesar de mantener en incógnita a los personajes que hacen posible la obra-, se produce una conmoción intensa en los receptores de ella. ¿Cuáles son los medios a los que se aferra el artista para crear una experiencia estética nueva? ¿Cómo el artista logra establecer una interactividad y una

Ahora bien. Este traslado del arte a la ciudad es un factor esencial para entender el nivel de 1 Cita del propio autor de Adriana Valdés en: Apuntes para una poética de Alfredo Jaar. hiere al “enemigo” desde dentro. Este trabajo implica si o si un grado mayor de involucramiento de los receptores con la obra. y logra transmitir la conmoción que le generan cada uno de los mundos que aborda. editado por Actar Barcelona. se ve interrumpida por una puntada constante. Este autor se involucra con las historias que deja expuestas en sus trabajos. y por otro. contribuye a la elaboración en conjunto del sentido de la obra. De inmediato conlleva a la discusión. convierte esa crítica en algo poderosamente subversivo. Al tomar como centro de esas luces de alerta. está ensalzando su existencia conscientemente evadida. SCL 2006/Santiago de Chile. para dar curso a este análisis cabe remarcar que las obras de este autor responden siempre a un hecho real. Sus proyectos parten de un “problema” social. . y por ende. los hace ser el centro y revierte por completo los “estamentos” sociales. pero yo no he sido incapaz de crear una sola obra de arte que no sea en respuesta a un hecho real” 1. un edificio tan importante en la ciudad. Hace carne en la ciudad esa invisibilidad acordada por comodidad. genera momentos en que los protagonistas de la ciudad son los marginados. está dando señales de vida.conformación de sentido en conjunto de los actores sociales? Este tipo de interrogantes son elementales a la hora de hacer un análisis de la obra de Alfredo Jaar. España. con sus personajes. este espacio esta a su servicio. y en el peor de los casos a un cuestionamiento interno de nuestras actitudes frente a un tema como la indigencia. requiere de una modalidad de tratamiento especifica: “No sé si será por mi formación. En tanto que este espacio constituye un lugar de encuentro y de convivencia cotidiana. Inevitablemente penetra el espacio de acción de la vida cotidiana. expande su campo de acción y lo traslada a un lugar común para toda la población: la ciudad. hace uso de la ciudad como él estima conveniente. lo que el autor hace es presentar y remarcar esa ausencia de los sin hogar. Cada vez que uno de ellos enciende la luz. En el caso de Lights in the city. y su indolencia característica. Jaar en esta obra trabaja sobre las propias limitaciones del arte. que es investigado y que. obliga a quien la ve a participar. Altera en definitiva el curso normal de la ciudad. al dialogo. afectando su propio funcionamiento y sus objetivos (pasividad publica). Por un lado. por tanto. usa el lugar máximo de la indolencia para precisamente atacarla.

La tantas veces usada frase de “unir el arte a la vida”. nos enrostra de cierta forma lo que hemos ido construyendo y en lo que hemos devenido: seres indolentes. esta nos interpela. “Lo que se derrumba delante de nosotros es sólo esa concepción falsamente aristocrática de la disposición de las obras de arte (…) la obra ahora se presenta como apertura hacia un intercambio ilimitado. nos encara la pasividad e indiferencia imperante en todos nosotros. pasa a ser reconocible como su “proyecto político”. y en toda la obra de Jaar. Esta conmoción fundamental en el sentido de la instalación. Estética relacional. es imposible que no nos involucremos con ella. Ya toda capacidad de asombro y de que lo que vemos nos afecte. por ende. Con todo esto no es necesario que se muestre una foto o que se exponga el nombre de alguno de los indigentes para causar una sensibilidad mayor con respecto a la obra. cualquiera sea esta. Esta es transversal a todos y. además deja atrás el concepto de simples espectadores burgueses. que esperan que una obra de arte les plazca. Primera edición.padecimiento o de conmoción que se busca generar. de actividad. su trabajo cumple con provocar un remezón en nuestra conciencia. Conmover es poner en movimiento. 2006. Las aspiraciones de Jaar radican en hacer evidentes nuestras carencias y deficiencias a nivel humano. Evidentemente. nosotros somos quienes los hacemos invisibles. Y frente a eso. persigue alguna reacción. tanto en aspectos formales (ya que sorprende el cómo se ve esta enorme cúpula iluminada de rojo en medio de la noche). Implica un reconocimiento de nosotros mismos en la obra. Busca atisbar en la población algún rastro de emoción (emovere: movimiento). Adriana Hidalgo. los que generamos esta situación que el autor critica. 14. Buenos Aires. Pp. La obra de este artista refleja que prácticamente estamos imposibilitados de responder a los estímulos externos. la experiencia estética en Jaar radica en que exigir una reacción de quien la recibe. esto es lo que motiva a Jaar para la creación de sus obras. . La ciudad permitió la experiencia de la proximidad (…)”2. se ha perdido. y aturdidos por el continuo flujo de tanta información. aquí de cierta manera se materializa. como en el interior de los agentes sociales (dialogo entre nosotros y lo que estamos percibiendo). entendiendo político en su sentido originario de unidad social. Participamos de ella porque somos. 2 Nicolás Bourriaud.

atención. y por un instante instaura una unidad. Pp. en definitiva consigo mismo. Construye situaciones que implican un nuevo modo de habitar y de comportarse frente al mundo real. Genera formas de comunicación e interacción que no son las impuestas por la rutina. Ciertamente este dispositivo de obra. en la forma de un cuestionamiento o de revisión de sí mismo y de sus pares. Estética relacional. Traducción: Adriana Valdés. Jaar habita los espacios que su presente le ofrece y los transforma. La obra de este artista encierra una utopía de proximidad5 entre el sujeto y su entorno. producto de un modelo económico que rige cada aspecto de la “vida”. era denegar el puro “valor exhibitivo” de la victimización a que estas personas quedan reducidas en el contexto de la denuncia pública de la situación que padecen. esta altera ese estado de somnolencia 3 4 Op. una reacción común frente a la obra: crea una experiencia que involucra a todos. “La idea del artista.de vida. cit. (1986-1996). ese es el compromiso que el autor espera que se genere. Hace emerger espacios para las relaciones sociales que se han visto mermadas. en cierta manera. Pp. 7. Rodrigo Zúñiga. 5 Op. Supera la escisión contemporánea característica. Adriana Valdés. de cierta manera. Jaar en toda su obra problematiza la esfera relacional y la modifica. pero en cuanto a borrados”4. y que interrumpe de cierto modo la continuidad y homogeneidad de lo cotidiano. julio 2008. Ediciones metales pesados. SCL 2006/Santiago de Chile. Nicolás Bourriaud. Cit. y no de vacios sentimentalismos clichés que por cierto abundan hoy por hoy. debieran conducir a la larga a otro tipo de compromiso”3. 8. 105. La vigilancia es parte fundamental del sistema espectacular pues sólo así se mantiene a los sujetos ordenados y completamente reducidos en cuanto fuerza política6. La demarcación de los cuerpos. contramemoria. En eso radica el carácter subversivo de una obra como Lights in the city. Con eso interviene también en la vida y la hace diferente aunque sea por un momento. Jaar visibiliza esos cuerpos borrados. Santiago de Chile. En la sociedad espectacular se maneja cada ámbito del desarrollo humano. “Los movimientos corporales y las reacciones mentales. todo el compromiso físico que provocan (refiriéndose a las instalaciones). . las mentes y los cuerpos. Pp. penetra tanto en la ciudad como en el fuero interno del individuo ya sea. 6 Cita de Foucault de Jonathan Crary en: Espectáculo.

y esta separación es el elemento unificador de hoy en día. y a un país “en vías de desarrollo como el nuestro”. María José Uribe Teoría V . es aplicable a una realidad del primer mundo como es el caso de EE. ese despertar masivo que genera una obra como esta. Provoca un movimiento mental en los individuos que la perciben y evidentemente estimula una crítica de la esfera en que se mueven. aunque crea una obra específica para un lugar determinado. el mensaje y la conmoción siempre encuentra lugar en los sujetos. claramente no es conveniente para quienes ejercen el control social. La obra de Jaar resulta transversal a las realidades geográficas.UU. El sentido de su obra se conjuga con la realidad global. La obra la hace la experiencia del sujeto escindido. va resquebrajando el orden que ha sido impuesto.permanente en una ciudad subyugada por los medios de producción y comunicación. a pesar de que suele viajar alrededor del mundo y recoger personajes de ciertos lugares. Esta activación de los sujetos.