CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA

CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA

La necropsia en porcino
El objetivo de este curso es proporcionar al especialista en ganado porcino una herramienta diagnóstica de gran valor, como es la necropsia y la interpretación de las principales lesiones macroscópicas que podemos encontrar en el desarrollo de la misma. El procedimiento que vamos a describir es considerado como uno de los más prácticos, ya que facilita el estudio de todos los órganos y no necesita de un equipo específico. La necropsia no es sólo una técnica aprendida; únicamente tendrá valor si va unida a una correcta interpretación de las lesiones. Esto nos permitirá, junto con la historia clínica, orientar el diagnóstico o establecer un diagnóstico diferencial, que en todo caso debe ser confirmado mediante estudios serológicos, microbiológicos, virológicos, parasitológicos, histopatológicos y/o toxicológicos.

LA NECROPSIA EN PORCINO

Técnica de la necropsia
En esta primera parte describimos la técnica de la necropsia y las pautas precisas para realizar el examen macroscópico de los diferentes órganos y sistemas.
La necropsia es un procedimiento diagnóstico que debe realizar el veterinario de forma rutinaria en caso de muerte de los animales. Hay que llevarla a cabo en el menor intervalo de tiempo posible desde que ocurrió el deceso, con el fin de evitar la aparición de alteraciones cadavéricas, ya que en ocasiones es difícil diferenciar entre las lesiones que se producen en el desarrollo de algunas enfermedades y las variaciones que ocurren durante el proceso de autolisis. La necropsia es una importante herramienta diagnóstica en porcino en los casos de enfermedades de difícil diagnóstico clínico, ya que es asumible por el ganadero el sacrificio de alguno de los animales afectados para poder establecer las adecuadas medidas terapéuticas o preventivas, o para evaluar los tratamientos establecidos en el colectivo. Hay que tener presente que el sacrificio de los animales debe realizarse mediante un método que no cause dolor ni sufrimiento, como se señala en la actual legislación vigente. Por ello se recomienda la administración de un eutanásico comercial, una sobredosis de pentobarbital sódico, o la utilización de una pistola de émbolo cautivo (que no se debe emplear en lechones o cuando exista sintomatología nerviosa). El procedimiento de necropsia que vamos a describir es uno de los muchos usados por los veterinarios, y es el que recomendamos puesto que ha demostrado ser uno de los más prácticos: facilita el estudio de todos los órganos y no necesita un equipo o instrumental específico (figura 1). Además, las fases de esta técnica pueden modificarse fácilmente debido a una necesidad o un interés especial. Lo ideal es que el veterinario se familiarice y adquiera velocidad con una sola técnica de necropsia,

1. Técnica de la necropsia 2. Evaluación de las lesiones macroscópicas (I) 3. Evaluación de las lesiones macroscópicas (II) 4. Bases para establecer el diagnóstico diferencial

Librado Carrasco Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas Facultad de Veterinaria Universidad de Córdoba Imágenes cedidas por el autor

Figura 1. Material básico necesario para la realización de necropsias: afilador, serrucho, cuchillo afilado, bisturí, pinzas dentadas, tijeras de punta roma, enterotomo y costotomo (o, en su defecto, unas tijeras de podar).

42

SUIS Nº 32 Noviembre 2006

SUIS Nº 32 Noviembre 2006

43

CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA

ya que esto conduce a un reconocimiento automático de las alteraciones y facilita el recuerdo de las lesiones en el momento de redactar un informe. Esto se consigue sólo cuando la necropsia se hace de forma sistemática y ordenada, lo que evita caer en la tentación de obviar algunas de sus fases al encontrar ciertas lesiones o sólo estudiar aquellos órganos que, por la historia clínica, pensemos que son los más afectados. Esto último nos puede conducir a una evaluación errónea del proceso.

La historia clínica debe acompañar al informe de la necropsia cuando se envíen las muestras para su análisis.

EXAMEN EXTERNO
En el cadáver o animal vivo lo primero que debemos hacer es evaluar el estado de nutrición del animal (figura 2) y realizar un examen externo, en el que hay que mostrar un especial interés en: ■ El pelaje: la falta de brillo suele estar relacionada con trastornos metabólicos, cuadros infecciosos y/o enfermedades parasitarias crónicas. ■ La disminución de pigmentación del pelo, que se relaciona normalmente con la carencia de Cu, Mn o lisina. ■ Posible pérdida de pelo (alopecia). ■ La existencia de áreas de la piel con cambio de color, como áreas hiperémicas o cianóticas. ■ Presencia de lesiones cutáneas como pápulas, pústulas o vesículas. Ejemplo
En las enfermedades vesiculares es característica la existencia de vesículas en la jeta y en el rodete.

HISTORIA CLÍNICA
Lo ideal es que conozcamos la historia clínica completa antes de realizar la necropsia. Normalmente esto es así, ya que es el propio veterinario que atiende a la explotación el que va a llevar a cabo el procedimiento. Sin embargo, hemos de tener presente que una historia clínica incompleta puede inducir a una evaluación errónea del cuadro lesional. En este documento debemos indicar: ■ Raza ■ Sexo ■ Edad ■ Número de animales afectados (morbilidad y mortalidad) ■ Duración del proceso ■ Régimen de vida y tratamientos que han sido administrados. A continuación, ha de reflejarse si el cadáver procede de un animal muerto o sacrificado (en este último caso tiene que constar el método de eutanasia) y el tiempo aproximado desde que ocurrió el deceso.

También debemos fijarnos en el párpado y en el ojo, teniendo presente que la existencia de legañas es indicativa de conjuntivitis, y que la esclerótica puede aparecer pálida (anemia) o de color amarillento (ictericia).

Figura 2. En el examen externo del animal debemos evaluar el estado de nutrición y la posible existencia de lesiones cutáneas.

44

SUIS Nº 32 Noviembre 2006

CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA

CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA

gir un lugar adecuado. Hay que tener en cuenta tanto las comodidades que el sitio ofrezca para la disección y el examen macroscópico, como las facilidades para la desinfección posterior del lugar y la destrucción del cadáver, con el objeto de evitar la diseminación de una posible enfermedad. El cadáver se pondrá en decúbito lateral (figura 4), se apoyará el lado derecho en el suelo y se realizará una incisión profunda en la axila izquierda (figura 5a), lo que debe permitir separar totalmente el miembro anterior izquierdo (figura 6a). A continuación, se incidirá en la zona de la articulación coxo-femoral izquierda (figura 5b), de forma que deberá permitir desarticularla, para proceder después a la completa separación del miembro posterior izquierdo (figura 6b). Una vez desarticulados estos miembros debemos localizar los nódulos linfáticos preescapulares, axilares, inguinales superficiales y precurales (figura 6), prestando atención a su tamaño y coloración.
Figura 3. Examen de las nalgas, corvejones y rabo.

a

b

Figura 5. Zonas de corte de la extremidades anterior y posterior del lado izquierdo.

Figura 6. Una vez cortadas las a extremidades anterior y posterior izquierdas debemos localizar los nódulos linfáticos prees2 4 b capular (1), axilar (2), inguinal superficial (3) y precural (4).

Por último, debemos valorar el grado de suciedad que presentan los animales y la posible presencia de heces y costras fecales (signos claros de diarrea) en las nalgas, los corvejones y el rabo (figura 3), así como la salida de exudados por las aberturas naturales (fosas nasales, boca, ano, vulva).

Un aumento generalizado de los nódulos linfáticos es indicativo de enfermedades sistémicas y/o septicémicas. Por su parte, el incremento de tamaño de solo determinados nódulos linfáticos está relacionado con procesos infecciosos locales o ciertas enfermedades. Ejemplo

1

3

PREPARACIÓN DEL CADÁVER Y EXAMEN DEL TEJIDO SUBCUTÁNEO
Antes de realizar la necropsia, sobre todo cuando se va a llevar a cabo en la explotación, se debe ele-

Un aumento de tamaño acentuado de los nódulos linfáticos inguinales superficiales se relaciona con la infección por circovirus porcino tipo 2 (figura 7).

Figura 4. Posición del cadáver en decúbito lateral. Figura 7. Localización del nódulo linfático inguinal superficial, en este caso muy aumentado de tamaño debido a una infección por circovirus porcino tipo 2.

46

SUIS Nº 32 Noviembre 2006

SUIS Nº 32 Noviembre 2006

47

ya desarticulada al separar el miembro posterior izquierdo. y se continúa con la revisión de las articulaciones fémoro-tibio-rotuliana. Incisión sobre la tuberosidad de la tibia. Examen del tejido subcutáneo del lado izquierdo. heridas. ■ Hematomas. se realizará una incisión en la línea media ventral desde la sínfisis mandibular hasta el pubis.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Figura 8. Pueden ser consecuencia de contusiones. A continuación estudiaremos las articulaciones. ■ Edemas. Posición de la extremidad posterior izquierda para proceder a la apertura de la articulación fémoro-tibio-rotuliana. intoxicación por raticidas. carpianas y tar- 48 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 . prestando especial atención a su tamaño. y a las alteraciones de la superficie articular. ya que puede estar aumentado en las inflamaciones (tanto peri como intra-articulares) y en los procesos degenerativos. Desde ella procederemos a la separación de la piel del lado izquierdo hasta llegar a la columna vertebral (figura 8). Figura 9. APARATO LOCOMOTOR En el examen de la musculatura debemos evaluar el desarrollo de la masa muscular y determinar si existen alteraciones de las fibras. El examen de la superficie articular se inicia con el de la articulación coxo-femoral izquierda. Esto nos permitirá examinar el tejido subcutáneo y evaluar la posible existencia de: ■ Alteraciones de la coloración. Figura 11. Sentido de la incisión paralela a la cara medial de la tróclea. Para ello debemos realizar diferentes cortes transversales y longitudinales de la musculatura del muslo. A continuación. Suelen acompañar a los procesos septicémicos. Un color amarillento puede estar relacionado con un cuadro de ictericia o una deficiencia de vitamina E y/o selenio. ■ Hemorragias de pequeño tamaño (petequias y equimosis). Figura 10.

del líquido articular previamente a la apertura de las articulaciones. 2004. Pústula: Pequeña elevación cutánea llena de pus. Edema: Salida de líquido de los vasos sanguíneos. Decúbito: Posición de un cuerpo sobre un plano horizontal. gruesa y fibrosa de las tres membranas que rodean al encéfalo y la médula espinal. En el caso de la articulación fémoro-tibio-rotuliana realizaremos dos incisiones. lo que nos va a permitir retirar de una pieza toda la pared torácica izquierda. Figura 12. Poliserositis: Inflamación de varias membranas serosas. Articulación fémoro-tibio-rotuliana una vez abierta y desplazada la rótula. ■ El aspecto y cantidad de liquido sinovial: en las artritis suele ser abundante. Necrosis: Muerte celular que se acompaña de una reacción inflamatoria. el timo. debemos retirar la piel. Petequia: Hemorragia de pequeño tamaño y forma circular. localizadas en el paladar blando y caracterizadas por la presencia de numerosas criptas de pequeño tamaño. Cirrosis: Resultado fatal de múltiples procesos inflamatorios hepáticos. El área afectada presenta una coloración roja oscura o violácea. Invaginación: Cuando en un órgano tubular parte de su pared se proyecta hacia el interior. dando un color rojo brillante a la zona. En animales jóvenes no es necesario el uso del costotomo. Artritis: Inflamación de una articulación caracterizada por dolor. cortaremos entre el paladar duro y el blando e incidiremos en las articulaciones de los cartílagos larínLa apertura de la cavidad torácica se realiza cortando con un cuchillo las uniones costocondrales del lado izquierdo. tiroides. tráquea y. ■ Las membranas sinoviales: existe una proliferación de éstas en los procesos inflamatorios crónicos. lo que nos va a permitir desplazar lateralmente la rótula (figura 12). que debe ser lisa y brillante. de color turbio y acompañado. Duramadre: La más externa. Dichas manifestaciones se caracterizan por la neoformación de lobulillos hepáticos. Conjuntivitis: Inflamación de la mucosa conjuntival que cursa con enrojecimiento y descarga ocular. Hiperemia: Acumulación de sangre en arterias y capilares. Congestión: Acumulación de sangre arterial (color rojo vivo) o venosa (color rojo oscuro) en un órgano o tejido. Una vez hecho esto. o bien abordaremos desde el lado caudal la “V” formada por los cartílagos de los huesos hioideos y el cartílago tiroideo. la existencia de líquido. cortaremos las adherencias de la lengua a la sínfisis mandibular y traccionaremos de la lengua de forma ventral hasta su completa extracción. geos y el hueso hioideo. Una vez abierta la cavidad torácica. Hemopericardio: Acumulación de sangre en el saco pericárdico. Para ello. Es sinónimo de congestión y se asocia a procesos inflamatorios. Epistaxis: Hemorragia por las fosas nasales. Esto nos permitirá extraer mediante tracción y de manera conjunta la lengua. procederemos a extraer la lengua mediante la realización con el cuchillo de dos profundas incisiones mediales a las ramas de la mandíbula (figura 13). 50 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 SUIS Nº 32 Noviembre 2006 ■ 51 . de vesículas y/o aftas (enfermedades vesiculares) y/o úlceras (estomatitis necrótica). Para ello abriremos la boca (aunque en la mayoría de las ocasiones esta acción está dificultada por el rigor mortis) y valoraremos los cambios en labios. con la ayuda de una jeringa (como se describió en Suis nº4. que se acumula en el intersticio o los espacios adyacentes. de fibrina En los casos de artritis es recomendable la extracción. Hemoperitoneo: Acumulación de sangre en la cavidad abdominal. Figura 13. o la colecta del fondo de éstas. Disección: División y separación metódica de las partes y órganos para su estudio. conducto u orificio. Cianosis: Coloración azulada-violácea de la piel y de las mucosas por una insuficiente oxigenación de la sangre. En el examen de la mucosa oral y de la lengua debemos prestar especial atención a la posible existencia de cambios de color. sianas. Morbilidad: Número proporcional de animales que enferman en una población y tiempo determinados. momento en que quedarán al descubierto las tonsilas palatinas (figura 14). el grado de retracción pulmonar y el aspecto de las pleuras y del saco pericárdico. mediante un hisopo. Pápula: Pequeña lesión sólida y circunscrita. Una vez abiertas las articulaciones debemos evaluar las estructuras siguientes: ■ La superficie articular. Disnea: Dificultad en la respiración. Después. valoraremos la posición de los órganos. y una vez localizada el área articular debemos incidir en la cápsula y los ligamentos articulares medios. ya que aplicando una ligera presión podremos romper las articulaciones costovertebrales. órgano tubular. con un costotomo (o en su defecto unas tijeras de podar). pp 34-35). se seccionan las costillas cerca de su articulación con la columna vertebral (figura 15). limitación de movimientos y tumefacción. Vesícula: Elevación circunscrita y llena de un fluido claro. Infarto: Zona de necrosis producida por la oclusión de un vaso arterial. dientes y mucosa oral. CAVIDAD ORAL Y ÓRGANOS DEL CUELLO CAVIDAD TORÁCICA Antes de la apertura de la cavidad torácica debemos realizar el examen de la cavidad oral. laringe. Mortalidad: Número proporcional de muertes en una población y tiempo determinados. lo que facilitará la observación (figura 9). la primera por encima de la tuberosidad de la tibia (figura 10) y la segunda de forma paralela a la cara medial de la tróclea (figura 11). Hidropericardio: Acumulación de líquido seroso en el saco pericárdico. Ascitis: Presencia de líquido seroso en la cavidad abdominal. Luego se introducirá por una de estas incisiones el dedo índice en la cavidad oral para sacar la punta de la lengua por la otra. y presionar lateralmente hasta desarticularla. esófago. Posteriormente. Estenosis: Estrechez patológica congénita o adquirida de un vaso. en ocasiones. Hematoma: Hemorragia en un tejido que conforma una cavidad. Septicemia: Presencia de bacterias en sangre asociada a una enfermedad grave. Infartamiento: Zona de necrosis producida por la acumulación masiva de sangre. Pars esofágica: Porción del estómago revestida de una mucosa tegumentaria similar a la del esófago.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Glosario Anorexia: Falta de apetito. una vez que las hemos abierto. Líneas de corte que permitirán extraer la lengua y acceder a las tonsilas. en los animales jóvenes. Hipostasia: Acumulación de sangre en las partes declives de las vísceras en razón de la fuerza de la gravedad. Una vez extraída completamente la lengua.

una vez retirada. Ésta se continuará con el corte de la musculatura abdominal. mientras que la de sangre (hemoperitoneo) es indicativa de un traumatismo con ruptura hepática y/o esplénica. ligaremos el esófago en su extremo caudal y lo cortaremos junto con la cava y la aorta a su paso por el diafragma. seccionando los músculos intercostales. Figura 16. En ese caso es recomendable extraer. Localización de las tonsilas palatinas cuando se está extrayendo la lengua. el tejido adiposo perirrenal presenta un aspecto seco y se desmenuza con facilidad.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA De la pared torácica izquierda. parte de este líquido antes de incidir sobre el pericardio. Para ello. y observaremos tanto el contenido como la superficie de las serosas. para realizar un estudio microbiológico. comenzaremos por los de la cavidad torácica. a lo largo del borde del corte realizado entre las costillas y el diafragma. En los casos de necrosis enzimática de la grasa. caracterizada por la distensión de las asas intestinales y una coloración amarillenta. y del borde craneal de la cavidad pelviana (figura 15). se abrirá el saco pericárdico. CAVIDAD ABDOMINAL Para abrir la cavidad abdominal realizaremos una incisión a lo largo de la línea media ventral. A continuación. Si en el saco pericárdico encontramos abundante líquido y/o depósitos de fibrina. el aspecto del peritoneo y del líquido presente. Líneas de corte que utilizaremos para la apertura de las cavidades torácica y abdominal. Una vez abiertas ambas cavidades. debemos separar al menos una costilla. Ejemplo La existencia de abundante líquido (ascitis). se puede deber a cirrosis hepática o a una insuficiencia cardiaca crónica. al traccionar fuertemente desde la tráquea y el esófago y desgarrar las adherencias del mediastino. debemos considerar que existe una pericarditis. Una zona de yeyuno muestra una enteritis catarral. 52 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 . EXTRACCIÓN Y EXAMEN DE LOS ÓRGANOS DE LA CAVIDAD TORÁCICA Figura 15. mediante una jeringa. La presencia de orina está relacionada con una ruptura de la vejiga urinaria. procederemos a extraer los diferentes órganos. Figura 14. e intentar romperla para comprobar el estado de mineralización. Una vez abierta esta cavidad debemos evaluar la posición de los órganos (figura 16) y prestar especial atención a posibles desplazamientos o torsiones que puedan existir. podremos extraer de forma conjunta los pulmones y el corazón. De esta forma. seccionándolo con una tijera desde el vértice hacia la base del corazón. Visión de las cavidades torácica y abdominal una vez abiertas.

es fisiológico. válvula tricúspide. introduciremos una de las ramas de una tijera de bordes romos por la vena cava caudal y seguiremos seccionando siguiendo la dirección de la circulación sanguínea: vena cava caudal. También debemos evaluar la existencia de úlceras en la mucosa. ventrículo derecho (realizando el corte paralelo al surco interventricular) hasta salir por la arteria pulmonar. puede presentarse en diferentes procesos. Corazón una vez abierto y en que se puede estudiar las paredes de ambos ventrículos. se debe abrir el intestino en toda su longitud. El color oscuro en un solo pulmón suele estar relacionado con una hipóstasis por decúbito. Se evaluará tanto el color y grosor de la mucosa. De ser posible. En el lado izquierdo. Este corte nos debe permitir examinar la corteza. lo que facilitará el estudio microbiológico. mientras que un color rosado no uniforme o rojo intenso son indicativos de gastritis. válvula mitral. frecuentemente localizadas en la pars esofágica. En los procesos neumónicos existirán unas características lesionales y un patrón de distribución de las lesiones que nos permitirán establecer el tipo de agente involucrado y si la vía de entrada fue la aerógena. las válvulas y el endocardio de ambas aurículas y ventrículos. que nos permite estudiar la corteza. separaremos el bazo del peritoneo. Riñón descapsulado y abierto mediante un corte sagital. Ejemplo Pulmones pálidos con retracción insuficiente y bordes redondeados son indicativos de un enfisema alveolar. la médula y la pelvis renal. También podemos encontrarnos con la existencia de infartos. EXTRACCIÓN Y EXAMEN DE LOS ÓRGANOS DE LA CAVIDAD ABDOMINAL La extracción y el estudio de los órganos de la cavidad abdominal comenzarán con la identificación y el examen de las glándulas adrenales (situadas próximas a la cara medial del polo craneal de los riñones). caracterizado por presentar bordes redondeados. lo que dejará en la zona central la pars esofágica. separándolos de la grasa perirrenal. Corazón El examen del corazón comenzará con una evaluación de su forma y continuará con la revisión del miocardio y de las cavidades (aurículas y ventrículos). Para ello. ligando los extremos de los tramos para evitar la contaminación de los órganos con el contenido intestinal. ya que en estos casos se afectarán principalmente los lóbulos apicales y mediales. Ejemplo Diferentes patrones de los procesos neumónicos Vía Aerógena Bronconeumonía (Neumonía lobular) Neumonía broncointersticial Fibrinosa Catarro-purulenta Vía Hematógena Neumonía intersticial Neumonía embólica (metastásica) Estómago El estómago debe abrirse por la curvatura mayor. La apertura de los tramos seleccionados se realizará a lo largo de la unión mesentérica. consistencia y olor del contenido de cada una de las partes. Ejemplo El aumento de volumen. El color rosado uniforme de la mucosa glandular. Figura 17. El examen del corazón finaliza con el corte longitudinal del septo interventricular para poder examinar las fibras musculares. y se atará y seccionará el recto a la entrada de la pelvis. aurícula derecha. se comienza por la vena pulmonar. que aparecerán como áreas elevadas y de morfología triangular que se situan en los bordes del órgano. la laringe. ventrículo izquierdo (realizando de nuevo el corte paralelo al surco interventricular) hasta salir por la arteria aorta. Una vez examinado el saco pericárdico abriremos de forma longitudinal el esófago desde su extremo cefálico. Bazo En el examen del bazo debemos considerar los cambios de tamaño. Esto nos permitirá retirar el estómago y las asas intestinales de forma conjunta (figura 19). que ligaremos de nuevo para evitar la salida del contenido del estómago. De esta forma podremos evaluar el endocardio. y cortándolos de forma sagital.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA La presencia de un coágulo de sangre en el saco pericárdico (hemopericardio) se debe generalmente a la ruptura de coronarias y/o aorta (muerte por taponamiento cardíaco). y de la pared. o bien si la reacción inflamatoria está localizada en el alveolo (bronconeumonía) o en el septo (neumonía intersticial o broncointersticial). torsiones o invaginaciones. cuando el estómago contiene alimento. aunque la práctica habitual es hacerlo sólo en algunos segmentos bien identificados y representativos. contenido y aspecto de la mucosa. Pulmones En el examen de los pulmones debemos prestar especial atención a los cambios de elasticidad y de coloración del tejido. y rezumará abundante sangre al corte. Posteriormente. De esta forma se mantiene el contenido intestinal en un compartimiento cerrado. como el color. con el objetivo de estudiar su mucosa (tegumentaria y glandular). localizaremos el esófago. la traquea (a lo largo del ligamento que une los anillos traqueales) y los bronquios principales. médula y pelvis renal. el páncreas y los uréteres (que debemos abrir longitudinalmente). Para ello cortaremos el mesenterio e iremos separando las asas intestinales seleccionadas. hay que observar si existen estenosis. 54 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 SUIS Nº 32 Noviembre 2006 ■ 55 . mientras que un color rojo oscuro en ambos pulmones acompañado con abundante salida de sangre al corte corresponde a una congestión pulmonar. En estos órganos se valorarán las posibles modificaciones de la luz. y separar la cápsula renal con facilidad (figura 18). aurícula izquierda. y edema en la pared del estómago. Antes de la extracción del tubo digestivo. Hígado Para extraer el hígado debemos cortar los ligamentos suspensores laterales y ventrales e incidir sobre las venas cava y porta. Figura 18. procederemos a la extracción de los riñones. como la congestión y el infartamiento. así como las diferentes válvulas (figura 17). así como el color de la pared. Intestino Antes de abrir el intestino. donde el bazo tendrá un color negruzco y una consistencia pastosa.

Junto con la vejiga urinaria y la uretra. Esta descripción puede acompañarse de un pequeño esquema. de las lineas para la apertura de la cavidad craneana. de manera que el encéfalo caiga por su propio peso. Para finalizar. Figura 21. practicaremos un corte circular alrededor del ano y de la vulva. Posteriormente. Estómago e intestinos delgado y grueso. Esto nos va a permitir retirar la tapa del cráneo (figura 21). el grosor de la pared y la posible existencia de un edema. pedunculadas. una vez extraídos. la vejiga de la orina y el ano. 5. lo que nos permitirá examinar los cornetes nasales y por tanto establecer si existe una atrofia de los mismos (rinitis atrófica). moneda. vamos a poder examinar las glándulas vesiculares. etc. para lo que se utilizarán términos como elástica. sobre las órbitas. Encéfalo una vez extraído de la cavidad craneana. ■ Tamaño. La vejiga urinaria se abrirá longitudinalmente mediante un corte que debe continuarse por la uretra. En el caso de las hembras. planas. etc. Esto nos va a permitir extraer como un conjunto los órganos genitales. y hay que señalar qué análisis se solicitan. Figura 23. ■ Consistencia. que suele estar relacionado con procesos degenerativos y se acompaña de una coloración amarillenta. etc. ya que en muchas ocasiones una imagen vale más que mil palabras. Figura 20. lisa. el tallo hipofisiario y los pares craneales (figura 23). ■ Disminución de tamaño. firme. muchas veces es aconsejable acompañar la descripción con un pequeño esquema del órgano o tejido. REDACCIÓN DEL INFORME Y TOMA DE MUESTRAS Una vez finalizado el examen de todos los órganos y vísceras. sobre la piel. los pabellones auriculares. y la musculatura de los temporales. friable. del resto del cuerpo. y pondremos de forma invertida la cabeza. extraeremos la vejiga urinaria y el aparato genital. y dos cortes laterales oblicuos que deben partir del foramen magnun y llegar a unirse con el corte transversal inicial. irregulares. ■ ■ Distribución y superficie. blanda. debemos proceder a la redacción de una descripción de las lesiones y/o alteraciones observadas. Se intentarán recoger en el informe los parámetros expuestos a continuación. dura. Eliminaremos la duramadre. Para ello debemos cortar el bulbo olfatorio. 56 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 SUIS Nº 32 Noviembre 2006 ■ 57 . elevada. bolígrafo. deprimida. Deberíamos expresarlo en relación al órgano o tejido afectado (porcentaje) o describir la variación mediante la comparación con objetos conocidos (por ejemplo. Figura 22: Línea de corte para la evaluación de posibles lesiones en la cavidad nasal En el macho realizaremos un corte sagital de los testículos y valoraremos la próstata y las glándulas accesorias (figura 20). Posteriormente procederemos a la apertura longitudinal de la vesícula biliar para evaluar su contenido. Las lesiones pueden ser únicas (focales). Luego se practicará un corte transversal profundo en la frente. Hay que describirla en comparación con la textura normal del tejido. la próstata y las glándulas bulbouretrales. ocupar una gran superficie (localmente extensas) o afectar todo el órgano (difusa). etc. Figura 19. Localización. La mayoría de las lesiones se acompañan de cambios de color. los nervios oculares. Como señalábamos anteriormente. para dejar los huesos del cráneo al descubierto. Dibujo. múltiples (multifocales). a continuación. regulares.). Aparecerá un hígado de pequeño tamaño y con una falsa imagen de distensión de la vesícula biliar. al traccionar desde ellos y desprender sus adherencias. CRÁNEO Y CAVIDAD NASAL En el examen de este órgano hay que prestar atención a la posible existencia de: ■ Trayectos por la migración de Ascaris suum. que puede ser debida a un estado de malnutrición. Vejiga urinaria y aparato genital Por último. El informe debe finalizarse con la interpretación de las lesiones observadas (diagnóstico anatomopatológico). Las lesiones pueden ser redondas. ■ Aumento de tamaño. para dejar al descubierto el cerebro y el cerebelo.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA la sínfisis pelviana para abrir esta cavidad y. Otro método que puede utilizarse para extraer el sistema nervioso central es cortar con una sierra en dirección sagital toda la cabeza. La toma de muestras dependerá directamente de qué tipo de análisis se necesite para confirmar nuestro diagnóstico. publicado en Suis 4. cortaremos El estudio de la cabeza lo iniciaremos separándola. retiraremos la piel. 6 y 7 (2004). El procedimiento ha sido descrito previamente en el curso de formación continuada “Toma de muestras en ganado porcino”. Hay que intentar indicar la ubicación de las lesiones con la mayor exactitud posible y señalar si son únicas o múltiples. ■ Forma. tortuosas. rugosa. en el macho. mediante un incisión ventral en la articulación atlanto-occipital. ■ Color. La superficie de la lesión puede ser ulcerada. La vagina y los cuernos uterinos también los abriremos de forma longitudinal y prestaremos atención al color y grosor de la mucosa y a la posible existencia de contenidos anormales. realizaremos un corte transversal de la región nasal a la altura del primer premolar (figura 22).

: E-mail: Dirección: Fax: Nombre/Referencia de la explotación: Musculatura: Articulaciones: Aparato respiratorio: Historia clínica Síntomas y evolución: Pleuras: Vías respiratorias: Pulmones: Nº de animales: Tratamientos administrados: Morbilidad: Mortalidad: Sistema cardiovascular: Saco pericárdico: Corazón: Aparato digestivo: Peritoneo: Vacunaciones: Estómago: Intestino: Alimentación: Páncreas: Hígado: Sistema linfoide: Datos del animal Nº: Castrado: ❑ Sí ❑ No ❑ Eutanasia Edad / Peso: Raza: Nódulos linfáticos: Tonsilas: Sexo: ❑M ❑H Bazo: Tipo de muerte: ❑ Enfermedad Tiempo aproximado desde la muerte: Aparato urinario: Estudios complementarios Serología: Heces: Sistema reproductor: Sistema endocrino: Sistema nervioso: Diagnóstico macroscópico: Pienso: Sangre: Exudados: Agua: Estudios solicitados: 58 ■ SUIS Nº 32 Noviembre 2006 .CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Modelo de informe de necropsia Fecha: Propietario Estado general: Piel y mucosas: Tejido subcutáneo: Nombre: Tel.

sistemas y aparatos se debe hacer de forma sistemática. La epidermitis exudativa (infección por Staphylococcus hyicus) se inicia como pequeñas lesiones costrosas. Figura 3. de tamaño muy variable.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA LA NECROPSIA EN PORCINO: 1. irregulares y de color violáceo. Forma. ▼ 2. 40 ■ tis exudativa. se van a corresponder con lesiones necróticas. intensa vasoconstricción o a la forma sistémica del mal rojo. extremidades y/o rabo. EpidermiFigura 1. localizadas en cualquier parte del cuerpo se corresponden habitualmente con melanomas. Síndrome dermatitis-nefropatía. etc. ■ Color. evaluando todas las lesiones presentes en el cadáver del animal y no sólo las que aparecen en una determinada localización. ■ Las zonas de coloración negruzca. Ejemplo Librado Carrasco Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas Facultad de Veterinaria Universidad de Córdoba Imágenes cedidas por el autor Cambios de color La piel puede presentar diferentes coloraciones que se desvían de la que se podría denominar como “normal”. De esta forma. Inflamaciones Las inflamaciones de la piel pueden ser superficiales (epidermitis) o profundas (dermatitis). y el cuadro suele acompañarse de hemorragias en los procesos septicémicos. SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 41 . nos podemos encontrar una palidez generalizada. Las micosis suelen presentar lesiones circulares. En el transcurso de la necropsia del cerdo se pueden encontrar diferentes lesiones macroscópicas que permitirán. periné y orejas (figura 2) se presenta enrojecida (hiperemia activa). que se asocia a un cuadro de anemia. y en ocasiones elevadas. la piel de la zona ventral. como en el caso de las causadas por bacterias. Las zonas abdominal y pectoral. de patrón multifocal. En los estados febriles. parásitos u hongos. La presencia o ausencia de lesiones y su clasificación van a servir como guía a la hora de realizar un diagnóstico. Ejemplo Las lesiones de tipo necrótico suelen estar asociadas a canibalismo. que evolucionan a focos de necrosis (figura 1). flancos y orejas pueden presentar una coloración violácea en aquellos casos en los que se ha producido una insuficiencia cardiaca. junto con la historia clínica. que se extienden más tarde causando un intenso enrojecimiento y exudación de la piel de todo el cuerpo (figura 3). Lechón con un aspecto mugriento debido a las costras que se forman al secarse el exudado inflamatorio. PIEL La piel puede ser un buen indicador de una serie de alteraciones de carácter general o local. como las causadas por virus (como el de la viruela) o de forma localizada. Evaluación de las lesiones macroscópicas (II) 4. hemoabdomen y anemia ferropénica. simétrica o asimétrica. ileítis. las lesiones elevadas y de color negruzco. caracterizadas por la pérdida de pelo. La sarna sarcóptica provoca el enrojecimiento y la hiperqueratinización de la piel. No hay que olvidar que el examen macroscópico de los órganos. Técnica de la necropsia Evaluación de las lesiones macroscópicas (I) Conforme se realiza la necropsia. Piel con lesiones elevadas. Intensa hiperemia de las orejas en un cerdo con un proceso septicémico. Al evaluar las lesiones cutáneas debemos tener en cuenta tres aspectos fundamentales: En el síndrome dermatitis-nefropatía porcina se presenta una vasculitis necrotizante sistémica que inicialmente se observa como áreas cianóticas.). Figura 2. Bases para establecer el diagnóstico diferencial Por su parte. localizadas principalmente en la punta de las orejas. Ejemplo Se produce insuficiencia cardiaca en episodios de estrés porcino. Además pueden presentarse inicialmente de forma generalizada (exantemas). orientar el diagnóstico. Ejemplo Se desarrollan cuadros de anemia en casos de úlcera gástrica. hay que prestar atención a los hallazgos que pueden aparecer en las diferentes partes del organismo. endocarditis valvular o procesos neumónicos agudos. ■ Distribución (general o local. las cuales se corresponden con zonas de necrosis debido a fenómenos de vasculitis. Evaluación de las lesiones macroscópicas (I) 3.

un aspecto gelatinoso. ARTICULACIONES Las lesiones articulares que se hallan con mayor frecuencia en la necropsia son la artrosis y la artritis. Figura 7. Es muy frecuente observar la afección de varias articulaciones (poliartritis). Este cuadro se caracteriza porque la musculatura presenta una palidez muy marcada (figura 5) y. Se caracterizan por la presentación de alopecia y un aspecto seco y escamoso. Mal rojo. a los tejidos periarticulares (figura 7). entre los que destacan los fenómenos de hiperqueratosis y paraqueratosis. ■ Aspecto gelatinoso del tejido adiposo. periné y dorso). terianas septicémicas (Streptococcus suis. zona ventral. Presencia de material purulento alrededor y en el interior de una articulación. ■ Edemas. Figura 4. que da lugar al cuadro denominado splay-leg. ■ Abscesos. Acentuada palidez de la musculatura. y su desarrollo suele estar asociado a un peso excesivo del animal o a suelos inadecuados. Suele presentarse en los casos de caquexia o desnutrición. de aspecto pálido y seco. con el tiempo. Si la lesión es unilateral. Suele estar asociada a una deficiencia de vitamina E y/o selenio. Hipoplasia miofibrilar o splay-leg La hipoplasia miofibrilar se caracteriza por la imposibilidad que tienen los lechones neonatos de levantarse y mantenerse en pie. que suelen estar asociadas a episodios crónicos de mal rojo. TEJIDO SUBCUTÁNEO Entre las diferentes alteraciones que nos podemos encontrar en el tejido subcutáneo figuran las citadas a continuación: ■ Coloración amarillenta del tejido adiposo. el bajo vientre y las extremidades posteriores. rodeada de un halo hiperémico en la musculatura del lomo. ■ Presencia de extensas hemorragias localizadas en las zonas declives. Estos procesos degenerativos son propios de individuos adultos. en ocasiones. Figura 5. Esto es debido a un retraso en el desarrollo de la musculatura de las extremidades. se caracterizan por una proliferación de las membranas sinoviales y de la cápsula articular (figura 8). Miopatía nutricional. y se presenta en forma de enfermedad del músculo blanco en lechones. blando y exudativo) o síndrome de estrés porcino. que son indicativos de traumatismos. Hematomas localizados en el tejido subcutáneo y musculatura. la necrosis muscular y la hipoplasia miofibrilar. Miopatía nutricional y tóxica La miopatía nutricional y tóxica habitualmente se asocia a una deficiencia de vitamina E y/o selenio. Proliferación de las membranas sinoviales. ■ Ptiriasis roseae y Dermatosis vegetans (hiperqueratosis de orejas. Suelen ser más evidentes en las zonas declives del animal. los cerdos presentan una deformación del lomo y una desviación de la columna. ■ ■ Necrosis muscular La necrosis muscular normalmente se asocia al síndrome de estrés porcino y se caracteriza por la presencia de focos de necrosis (estos aparecen con zonas blanquecinas de aspecto seco y rodeadas por un halo hiperémico) en el músculo Longissimus dorsi (figura 6). ■ Existencia de hematomas. Intoxicación por raticidas (dicumaroles). MUSCULATURA Los principales cuadros que se detectan en la observación de la musculatura son la miopatía nutricional y tóxica. Área de necrosis. o bien como músculo PSE (pálido. Suelen estar asociadas a intoxicaciones por micotoxinas (Fusarium spp. Figura 6. Deficiencia de cinc (orejas. que se extiende.) o raticidas (figura 4). Síndrome de estrés porcino. que pueden distinguirse en función de la localización de las mismas: Deficiencia de biotina (pezuñas y piel). Artrosis La artrosis se caracteriza por una deformación de la superficie articular y la fibrosis de la cápsula de la articulación y los ligamentos. dorso y zona ventral). Ejemplo Estas lesiones son comunes a varios cuadros. Figura 8. Artritis Las artritis se presentan con mayor frecuencia en individuos jóvenes y se asocian a infecciones bac- Las formas crónicas.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Engrosamiento La piel también puede sufrir procesos proliferativos. Haemophilus parasuis). En las formas agudas las articulaciones se ven engrosadas debido a un aumento de líquido o exudado (que suele ser serofibrinoso o fibrinopurulento) en el interior de la cápsula articular. 42 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 43 . Artritis y periartritis purulenta.

de procesos septicémicos (en los que se suelen acompañar de hiperplasia de los mismos). Estomatitis catarrales Los procesos inflamatorios catarrales suelen ser inespecíficos y se caracterizan por un enrojecimiento de la mucosa. que pueden ser de diferentes tipos. Hiperplasia de los nódulos mesentéricos y enteritis catarral por E. enfermedad vesicular. CAVIDAD ORAL Las alteraciones de la cavidad oral están principalmente representadas por los procesos inflamatorios (estomatitis). ■ Granulomatosas.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA das enfermedades rojas. principalmente en las encías y áreas próximas de la lengua. por lo que su evaluación permitirá determinar de una manera rápida si existe una afección local o generalizada. Peste porcina africana. Se caracterizan por la existencia de material necrótico y se asocian a la infección por Salmonella typhisuis y micobacterias. Estas estomatitis se caracterizan por la aparición de vesículas o aftas que van a romperse originando una erosión. Ejemplo En la peste porcina africana los nódulos linfáticos aparecen aumentados de tamaño y de color rojo debido a la presencia de hemorragias. Nódulos linfáticos hiperplásicos y hemorrágicos. de color blanquecino y rodeadas por un halo hiperémico. Linfadenitis La inflamación de los nódulos linfoides se caracteriza por un aumento de tamaño y la existencia de un exudado inflamatorio. y de las intoxicaciones con micotoxinas o sustancias anticoagulantes. lengua y tonsilas. como en los casos de uremia. rodeados por un halo hiperémico. Normalmente aparecen asociadas a la infección por circovirus porcino tipo 2. que son mucho más intensas en las zonas periféricas (figura 9). NÓDULOS LINFÁTICOS Los nódulos linfáticos son los mejores indicadores de que existe un proceso inflamatorio. Áreas de necrosis. Las tonsilas son consideradas como la puerta de entrada de diversas infecciones. TONSILAS Figura 10. estomatitis vesicular. Figura 9. tanto víricas como bacterianas. exantema vesicular). Dichas úlceras también pueden tener un origen mecánico o metabólico. en diferentes partes de la boca (figura 11). Figura 11. Estomatitis necrótica. en las enfermedades rojas y septicemias. El aumento de tamaño de los nódulos linfáticos de diferentes localizaciones orgánicas debe ser considerado como indicativo de un proceso sistémico. ■ Caseosas. coli. El nódulo linfático inguinal superficial presenta un acentuado aumento de tamaño debido a una linfadenitis granulomatosa (Circovirus porcino tipo 2). que puede evolucionar a una úlcera. Hemorragias La presencia de hemorragias en los nódulos linfáticos es una de las características de las denomina- Hiperplasia La hiperplasia se define como el aumento de tamaño del tejido linfoide del nódulo linfático y se corresponde con un fenómeno inmunológico en respuesta a un proceso infeccioso. La zona periférica del ganglio aparece de color rojo oscuro y. los nódulos linfoides también están aumentados de tamaño debido a una hiperplasia. Estomatitis vesiculares Las estomatitis vesiculares son las más importantes desde el punto de vista diagnóstico ya que se presentan en las denominadas “enfermedades vesiculares” (fiebre aftosa. Estomatitis necróticas En los procesos inflamatorios necróticos se observan focos de necrosis. en la encía. En las linfadenitis granulomatosas macroscópicamente sólo se observará un aumento de tamaño de los nódulos linfoides. 44 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 45 . Se asocian a la infección por bacteria piógenas y están caracterizadas por la presencia de pus. Suelen estar asociadas al corte de colmillos mal realizado y a una posterior invasión bacteriana. Las linfadenitis se clasifican en: ■ Purulentas. El incremento de tamaño de un solo nódulo linfoide es el reflejo de un proceso patológico localizado en su zona de drenaje (figura 10).

caracterizada por la atrofia y destrucción de los cornetes nasales (figura 13). fibrinosas. mal rojo y estreptococias. CAVIDAD NASAL En la cavidad nasal se pueden encontrar los siguientes tipos de alteraciones: ■ Anomalías congénitas. caracterizadas por abundante material membranoso sobre los cornetes nasales. con focos de necrosis (figura 12) o con abscesos de pequeño tamaño. Rinitis atrófica. La rinitis atrófica puede ser regresiva (si el agente causal es Bordetella bronchiseptica) o progresiva (si ha sido provocada por Pasteurella multocida tipo D). ■ Rinitis exudativas.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Figura 12. Tonsilas hiperémicas y con pequeños focos de necrosis. ■ Rinitis atrófica. las tonsilas pueden aparecer hiperémicas. Ejemplo Algunos procesos infecciosos cuya puerta de entrada en el animal se considera que son las tonsilas son: peste porcina clásica. como en el caso de la rinitis por cuerpos de inclusión (producida por un citomegalovirus). Figura 13. como la palatosquisis (falta de cierre del paladar). ■ Trastornos de la circulación. la pro- 46 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 . necrobacilosis. Pero mientras que la forma regresiva afecta a animales de entre 4-6 semanas de vida. A causa de estas afecciones. Tonsilitis necrótica. como congestión. hiperemia y hemorragias. Corte de la cavidad nasal en el que se observa la total desaparición de los cornetes nasales. En ambos casos se presenta una desaparición de los cornetes nasales y una desviación del tabique nasal. o purulentas. que son muy raras en el cerdo. Pueden ser catarrales.

Forma crónica de una bronconeumonía catarro-purulenta. Inflamaciones Las inflamaciones pulmonares o neumonías se pueden presentar de diferentes formas. y en el intersticio (edema intersticial. El saco pericárdico aparece distendido por abundante líquido (hidropericardio). el agente (normalmente bacteriano) ingresa por la vía respiratoria. Atelectasia La atelectasia también se denomina colapso pulmonar. Deficiencia de vitamina E y selenio. Edema El edema es el resultado de la salida excesiva de líquido de los vasos sanguíneos. Bronconeumonía o neumonía lobar En la bronconeumonía o neumonía lobar. entre los que tienen especial relevancia las inflamaciones.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA gresiva se observa en cerdos mayores de tres meses de edad y se acompaña de epistaxis. Líquido espumoso (cuando hay edema pulmonar). debido a una dificultad de retorno sanguíneo hacia el corazón. ■ noce por la presencia de espuma y líquido en la tráquea y en los bronquios). Enfisema Un enfisema es el acúmulo de aire en los septos (enfisema intersticial). Lóbulo medial con una intensa coloración rojiza. sino también hacia los septos interlobulillares) (figura 15). y depósito de fibrina en la pleura. Trastornos circulatorios Los trastornos circulatorios pulmonares más comunes son la congestión y el edema. Pleuroneumonía contagiosa porcina. donde se dispone en forma de burbujas. por lo que se afecta la parte anterior del pulmón. que es un edema de mayor intensidad. ■ Adherencias de fibrina o tejidos destruidos (por ejemplo. en función de la vía de entrada del agente (aerógena o hematógena). Bronconeumonía fibrinosa. lo que le confiere una coloración violácea al pulmón. lo que origina que algunos lobulillos presenten una coloración negra. lo que se traduce en que la zona afectada presenta una disminución de tamaño y un aumento de la coloración. 48 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 49 . del tipo de reacción inflamatoria y de la zona principalmente afectada (alveolo o septo). Figura 17. un acentuado aumento de tamaño y depósito de fibrina en la superficie. Alteraciones de la capacidad aérea El enfisema y la atelectasia son indicativos de la presencia de alteraciones de la capacidad aérea pulmonar. Los lóbulos apicales y mediales presentan una intensa coloración rojiza y un acentuado aumento de consistencia (figura 16). Éste puede localizarse en el alveolo (edema alveolar. de color pálido y crepitante a la palpación. Pulmón en el que se observan áreas poligonales de color oscuro (melanosis) y nódulos de color negro intenso (melanomas). y se produce por falta de aire en el interior de los alvéolos. Esto le confiere al pulmón el aspecto de “tablero de ajedrez” (figura 14). ya que el fluido no sólo sale hacia los alveolos. Pulmón con múltiples abscesos en los lóbulos apical y medial. o en los alveolos (enfisema alveolar). el pulmón aparece ligeramente aumentado de tamaño. Está causado por la ruptura de los tabiques interalveolares. Anomalías congénitas Entre las anomalías congénitas destaca la migración aberrante en el periodo embrionario de los melanocitos (melanosis). Cuando se da un enfisema. LARINGE Y TRÁQUEA En la laringe y la tráquea pueden aparecer diversos hallazgos: ■ Hemorragias (en caso de septicemias o peste porcina clásica). que se reco- Figura 15. Figura 14. ■ Secreciones mucopurulentas (en bronconeumonías). traqueitis necrótica). El edema intersticial se reconoce porque los septos son muy evidentes. PULMÓN En la inspección del pulmón hay que prestar atención a varios cuadros lesionales. Congestión La congestión es el acúmulo de sangre venosa. ya que la reacción inflamatoria se localiza en el alveolo. Figura 16. Los septos interlobulillares del pulmón aparecen muy marcados debido a un edema intersticial.

como las producidas por el virus del PRRS o el coronavirus respiratorio porcino. Los lóbulos afectados presentan un aumento de consistencia. ■ Bronconeumonía catarro-purulenta. Mycoplasma hyorhinis. Neumonías broncointersticiales En las neumonías broncointersticiales la reacción inflamatoria también se localiza en los septos. de 1 mm a 2 cm de diámetro (figura 21). Neumonía broncointersticial causada por Mycoplasma hyopneumoniae. Neumonía intersticial o neumonitis En caso de neumonía intersticial o neumonitis. o bien un ligero aumento de color en algunas áreas. PLEURA Las lesiones más típicas de la pleura son las pleuritis. En ella la consolidación del pulmón se acompaña de la existencia de exudado mucoso y/o purulento en las vías respiratorias (tráquea. pero las lesiones se sitúan en los lóbulos apicales y mediales (figura 20). mientras que en las formas crónicas suelen estar delimitadas por una banda de tejido conectivo. En las formas agudas dichas lesiones suelen estar rodeadas por un halo rojizo. Se caracteriza por el depósito de fibrina en los alveolos y la pleura. Figura 18. Neumonías embólico-metastásicas En este tipo de neumonías el agente llega por vía sanguínea y compromete todo el pulmón. Streptococcus suis. de forma que adquiere el aspecto de un tablero de ajedrez (figura 19). Neumonía intersticial por PRRS. Eschericia coli). Figura 21. etc. por lo que el pulmón presenta un aumento de volumen. en menor medida. la fibrina va a ser sustituida por tejido conjuntivo. Las pleuritis se pueden presentar como extensión de un proceso neumónico (bronconeumonías fibrinosas) o asociadas a un cuadro de poliserositis (causado por Haemophilus parasuis. Las zonas neumónicas (figura 16) suelen sufrir necrosis o ser asiento de intensas hemorragias. En las formas crónicas pueden obstruirse los bronquios y formarse abscesos (figura 17). Pasteurella multocida tipo A. aparecerán focos de necrosis bien demarcados por una cápsula de tejido conectivo. Pulmón no colapsado. originando adherencias entre las pleuras (figura 23). Figura 19. Neumonía intersticial debida al PRRS. Neumonía embólico-metastásica. Se asocia a la infección por bacterias de alta virulencia (Actinobacillus pleuropneumniae. coloración y. Ejemplo Estas neumonías suelen estar asociadas a la infección por el virus de la influenza porcina y por Mycoplasma hyopneumoniae. 50 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 51 .). Si el proceso evoluciona hacia la cronicidad. Ejemplo Este tipo de neumonías suelen estar asociadas a infecciones víricas. Múltiples nódulos de color blanquecino distribuidos por todo el pulmón. una consistencia firme y una coloración normal (figura 18). Figura 20. Lóbulos apicales y mediales que muestran un aumento de coloración que no se acompaña de un significativo aumento de tamaño. Si el pro- ceso se cronifica. la reacción inflamatoria se da en los septos alveolares. de tamaño. bronquios y bronquiolos). originando lesiones focales. que se caracterizan por el depósito de fibrina en su superficie (figura 22). Pulmón no colapsado con un marcado patrón lobulillar.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Estas neumonías pueden ser de dos tipos: ■ Bronconeumonía fibrinosa. Actinobacillus suis.

Se presenta cuando hay deficiencia de vitamina E y/o selenio. Figura 25. Hidropericardio El hidropericardio consiste en un acúmulo de líquido en el saco pericárdico y suele presentarse siempre que exista una alteración de la permeabilidad vascular.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Figura 24. Los septos interlobulillares del pulmón aparecen muy marcados debido a un edema intersticial. etc. o el depósito de fibrina entre las hojas pericárdicas (figura 24). Pleuritis fibrinosa causada por la enfermedad de Glässer. Pericarditis La pericarditis está asociada a la inflamación de otras serosas (poliserositis). Figura 27. aparecerán adherencias entre las dos superficies (figura 25). Estreptococia. Ejemplo La endocarditis está asociada a la infección por Erysipelothrix rhusiopathiae. Streptococcus spp.. la pericarditis. Abundante depósito de fibrina sobre la superficie del corazón. Figura 23. Pleuritis fibrosa. El pericardio visceral aparece muy engrosado debido a la proliferación de tejido conectivo. Figura 22. Deficiencia de vitamina E y selenio. Si el proceso se cronifica. Adherencias fibrosas entre la pleura parietal y visceral. Abundante depósito de fibrina en la superficie de la pleura parietal. Endocarditis En la mayoría de las ocasiones en casos de endocarditis está afectada la válvula aurículo-ventricular izquierda (figura 27). Numerosos trombos adheridos a la válvula atrio-ventricular izquierda. sobre la que se van depositando capas de fibrina. en algunas intoxicaciones y en el síndrome de estrés porcino. las más representativas son el hidropericardio. Figura 26. CORAZÓN Entre las lesiones que pueden observarse en el corazón. Se presenta como el acúmulo de líquido turbio. Pericarditis fibrinosa causada por la enfermedad de Glässer. 52 ■ SUIS Nº 33 Diciembre 2006 SUIS Nº 33 Diciembre 2006 ■ 53 . Corazón de mora Con el nombre “corazón de mora” se denomina un cuadro caracterizado por la presencia de hemorragias (figura 26) y procesos degenerativos y necrosis de las fibras cardíacas. mediante un mecanismo similar a la formación de un trombo. En el corazón la musculatura presenta un color pálido y es muy evidente la existencia de hemorragias (corazón de mora). Endocarditis valvular. el corazón de mora y la endocarditis. Pericarditis fibrosa.

36 ■ SUIS Nº 34 Ene/Feb 2007 SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 ■ 37 . Librado Carrasco Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas Facultad de Veterinaria Universidad de Córdoba Imágenes cedidas por el autor PERITONEO En el peritoneo pueden detectarse peritonitis fibrinosas. mientras que las formas crónicas suelen presentar un aspecto crateriforme (figura 4). del que fluye gran cantidad de sangre al corte. Inflamación hemorrágica: El exudado inflamatorio se acompaña de intensos procesos hemorrágicos. Diátesis: Cuadro caracterizado por la presencia de múltiples hemorragias de pequeño tamaño. Inflamación difteroide: Se caracteriza por la presencia de una membrana de fibrina sobre una lesión necrótica. Ulcera gástrica La úlcera gástrica suele presentarse en la pars esofágica y es un proceso de etiología multifactorial. En este capítulo se finaliza la descripción de las principales lesiones macroscópicas que nos podemos encontrar durante la realización de la necropsia a un ejemplar de la especie porcina. Escherichia coli). y lo mas característico es la presencia en el lado derecho del animal de un bazo muy aumentado de tamaño y con un color casi negro. con el estómago distendido por aire y alimento. En este giro también se ve involucrado el bazo.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA LA NECROPSIA EN PORCINO: 1. urogenital y nervioso. Inflamación catarral: Se caracteriza por la presencia de un abundante exudado que puede ser acuoso. de forma súbita. ESTÓMAGO En la inspección visual del estómago pueden hallarse diversos cuadros. Evaluación de las lesiones macroscópicas (I) Evaluación de las lesiones macroscópicas (II) Para concluir la descripción de las lesiones macroscópicas fundamentales que pueden aparecer a lo largo del desarrollo de la necropsia. la muerte del animal. Este aparecerá hinchado. Figura 3. que pueden provocar un giro de 180360° del estómago en torno al eje del esófago. Peritonitis fibrinosa a causa de la enfermedad de Glässer. Impactación: Acúmulo de contenido debido a un obstáculo o una malposición en un conducto. Torsión del estómago La aparición de la torsión de estómago está asociada a comidas muy abundantes y movimientos El esófago está retorcido. Streptococcus suis. Depósito de abundante fibrina sobre la serosa de las asas intestinales y la cápsula del hígado. en esta entrega se describen los posibles hallazgos propios de los sistemas digestivo. y se caracteriza por el engrosamiento gelatinoso de la pared del estómago debido a la existencia de un intenso edema en la submucosa (figura 2). Estas lesiones se caracterizan porque las vísceras abdominales aparecen recubiertas por un depósito de fibrina (figura 1). ▼ 3. Edema de la pared gástrica El edema de la pared gástrica suele presentarse en la enfermedad de los edemas. Paraqueratosis: Formación anormal de las células del estrato córneo. Inflamación necrótica: Inflamación extrema caracterizada por la presencia de áreas de necrosis. úlceras y gastritis. Glosario Adenomatosis: Formación de nódulos hipertróficos en una glándula. Evaluación de las lesiones macroscópicas (II) 4. Inflamación fibrinosa: El exudado inflamatorio se deposita sobre la superficie del órgano en forma de una membrana de fibrina. edemas. Bases para establecer el diagnóstico diferencial bruscos. La úlcera. Figura 1. Figura 2. Esteatosis: Acúmulo de grasa en las células de un tejido u órgano. que son una de las manifestaciones de los cuadros de poliserositis (pueden causarlos Haemophilus parasuis. Mycoplasma hyorhinis. mucoso o filante. Las peritonitis también se pueden presentar como consecuencia de una perforación de la pared del estómago y/o intestino. por lo que al retirar la fibrina se origina una úlcera. El proceso comienza como una paraqueratosis. Úlcera gástrica en la pars esofágica y restos de sangre digerida en la superficie de la mucosa. como torsiones. Inflamación proliferativa: El proceso inflamatorio se acompaña de un proceso de adenomatosis. Enfermedad de los edemas. cuando está activa. Las consecuencias de la torsión son una alteración del tránsito digestivo y una infartación del estómago y del bazo que pueden provocar. Pared del estómago distendida por al presencia de un edema de aspecto gelatinoso. Técnica de la necropsia 2. se acompaña de la existencia de sangre digerida en el interior del estómago (figura 3). que se acompañará posteriormente de erosiones de la mucosa.

trombosis) que originan focos de necrosis en la mucosa. especialmente en la parte glandular (figura 6). Figura 5. Gastritis La aparición de gastritis es muy común en cerdos de diferentes edades y por muy variadas causas. hemorrágica y fibrinosa o difteroide. Existen tres tipos de presentación: catarral. zinc. y que suelen estar asociadas a infartos de la mucosa gástrica o a tratamientos con antiinflamatorios no esteroideos. y en la luz del estómago suele existir sangre parcialmente digerida. Gastritis catarral La gastritis catarral se caracteriza por la existencia de un enrojecimiento no uniforme de la mucosa. La pars fúndica aparece de un intenso color rojo oscuro debido a una profusa hemorragia. Generalmente. Gastritis hemorrágica En los casos de gastritis hemorrágica. sino que mueren de forma repentina y aparecen hinchados. Figura 4. cadmio.). Este cuadro se observa asociado a infecciones por hongos. INTESTINO Entre las lesiones que pueden hallarse en el intestino. que provocan un giro de hasta 180º de las asas intestinales en torno al eje mesentérico. Gastritis hemorrágica. que afecta preferentemente a la zona fúndica. Úlcera gástrica de aspecto crateriforme en la pars esofágica y sangre digerida en el interior del colon. Esta lesión está asociada a cuadros de colibacilosis y a la infección por el virus de la gastroenteritis transmisible. Figura 6. Torsión intestinal La torsión intestinal. Gastritis fibrinosa o difteroide La gastritis fibrinosa o difteroide es fácilmente reconocible por la existencia de depósitos de fibrina sobre la mucosa gástrica. Se suele asociar a intoxicaciones (micotoxinas. que pueden originar perforaciones. peste porcina clásica y salmonelosis gastrointestinal. suele asociarse con una ingestión muy abundante y movimientos bruscos. como la del estómago. Se relaciona con intensos cambios vasculares (vasculitis. la mucosa aparece de color rojo oscuro. destacan las diversas formas de inflamación. y de abundante mucosidad sobre la pared de la mucosa y sobre el alimento. etc. 38 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 . La causa es una sobredosis de antiinflamatorios no esteroideos por vía oral. Úlceras gástricas en la pars fúndica del estómago.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA En la pars fúndica también pueden encontrarse úlceras (figura 5). los cerdos que sufren este proceso no tienen síntomas externos.

a la enfermedad de los edemas. aparecen alteraciones de tránsito y vasculares. Enteritis hemorrágica debida a una colibacilosis posdestete. y está asociada a la infección por Escherichia coli. por lo que las asas intestinales aparecen distendidas por gas y con un color rojo oscuro. Enteritis fibrinosa causada por salmonelas. Invaginación/obstrucción La invaginación intestinal es un hallazgo asociado a procesos diarreicos. muy enrojecidas. Dicho cuadro puede conducir a la muerte del animal en los casos más graves. se debe examinar la posición de las asas intestinales. que presenta desde la serosa el aspecto de circunvoluciones cerebrales. que provoca un retraso en el crecimiento y un cuadro diarreico. por lo que un tramo del intestino se introduce en la luz de otro. sin existencia de alteraciones en las asas intestinales). La pared del abdomen está muy tensa y con zonas violáceas. casi anudada. Esto se debe a que existe una atrofia de las vellosidades in- Puede tener cuatro tipos diferentes de presentación: adenomatosis intestinal. proctitis) y el tipo de reacción inflamatoria que se desarrolla. Lawsonia intracellularis. coli β-hemolíticas (colibacilosis posdestete) o la parasitación por Isospora suis. enteritis necrótica e ileítis regional. y al abrir la cavidad abdominal sale líquido sanguinolento y se observan las asas intestinales distendidas. Las obstrucciones se suelen producir por la presencia de un objeto que interfiere en el tránsito del alimento. Enteritis proliferativa La enteritis proliferativa se caracteriza por un acentuado engrosamiento de la mucosa del íleon. Este tipo de enteritis está provocado por una bacteria intracelular. se puede observar una impactación del recto y de parte del colon. colitis. que origina a su vez un infartamiento del área invaginada. en la mayoría de las ocasiones. Tiflo-colitis catarral La tiflo-colitis catarral se caracteriza porque el colon y el ciego aparecen distendidos (figura 13). Inflamaciones Los procesos inflamatorios del intestino se caracterizan por originar una alteración de la absorción intestinal. 40 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 ■ 41 . Enteritis catarral La enteritis catarral se caracteriza porque las asas intestinales están amarillentas (figura 8) o ligeramente enrojecidas. cepas de E. que en caso de una torsión aparecerá retorcida. hallaremos el ciego en la parte anterior de la cavidad abdominal (cuando su posición normal es la zona posterior del lado derecho). La presentación de estas enteritis está asociada a la infección por C. Enteritis proliferativa y adenomatosis intestinal. Figura 8. Salmonella spp. Respecto a las hemorragias.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Al igual que ocurre en la torsión gástrica. en los cuadros septicémicos que cursan con diátesis hemorrágicas es frecuente observar petequias y equimosis en la serosa intestinal. muchas veces sobre una mucosa que presenta fenómenos de necrosis. testinales (diarrea por malabsorción) o a una alteración en la secreción de las células intestinales (diarrea osmótica). Acentuado engrosamiento de la mucosa del íleon. de color rojizo y con un contenido sanguinolento (figura 9). Antes de manipular el intestino. Suelen estar asociados. y presentan un aspecto gelatinoso que hace que se separen las asas del colon (figura 7). Presencia de una membrana de fibrina adherida a la mucosa intestinal. Dicho objeto puede provocar la necrosis o destrucción parcial de la mucosa intestinal con la consecuente absorción de toxinas (toxemia) y peritonitis. Figura 9. que presenta un imagen que recuerda a las circunvoluciones cerebrales (figura 11). Las inflamaciones del intestino se clasifican según el segmento afectado (yeyunitis. Enfermedad de los edemas. o Isospora suis. Enteritis fibrinosa o necrótica En la enteritis fibrinosa o necrótica. Esta lesión suele presentarse en lechones. Enteritis catarral por colibacilosis. en las formas agudas. en comparación con el resto. Una enteritis hemorrágica se debe diferenciar siempre de una torsión intestinal (que presentará bordes netos) y de la melena debida a úlcera gástrica (sangre digerida con un color negruzco. y al abrirlas aparece un contenido muy acuoso de color amarillento. Hay que comprobar cómo se encuentra la raíz del mesenterio (adyacente a la columna vertebral). así si la torsión es de 180°. las asas intestinales aparecen engrosadas. Se utiliza el término enteritis para hacer referencia a un proceso inflamatorio que afecta al intestino delgado. Cuando los lechones nacen con atresia anal. tiflitis. como Clostridium perfringens tipo C (en lechones durante la primera semana de vida). Algunas asas del yeyuno aparecen muy distendidas y de color amarillento. Las asas intestinales presentan un color rojizo y tienen un contenido sanguinolento. ileítis. Trastornos circulatorios Los edemas intestinales frecuentemente están localizados en el mesocolon. Normalmente las asas intestinales aparecen muy engrosadas y. Figura 10. la mucosa intestinal aparece recubierta por membranas de fibrina (figura 10). Figura 11. Esto provoca una alteración del tránsito digestivo y de la circulación sanguínea de la zona afectada. Figura 7. en los que existe un cambio del peristaltismo. Este hallazgo se asocia a bacterias altamente patógenas. Enteritis hemorrágica En caso de enteritis hemorrágica. perfringens tipo C. por lo que al retirar las membranas vamos a originar una úlcera. enteritis proliferativa hemorrágica (figura 12). rotavirus o coronavirus. Mesocolon distendido por un edema de aspecto gelatinoso.

Figura 15. Tiflo-colitis catarral causada por Brachyspira pilosicoli. Figura 14. por una membrana de fibrina. Enteritis proliferativa hemorrágica. Figura 13. La mucosa del colon aparece recubierta. Tiflo-colitis catarrral debida a Brachyspira pilosicoli. Figura 17. Engrosamiento de la mucosa del íleon que aparece con aspecto de circunvoluciones cerebrales. Presencia de múltiples áreas de necrosis recubiertas por una membrana de fibrina.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Figura 12. de forma difusa. Tiflo-colitis ulcerativa-necrotizante en un caso de disentería porcina. Figura 16. Proliferación de nódulos linfáticos en la serosa del colon. Tiflo-colitis ulcerativa-necrotizante. 42 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 . Abundante mucosidad en la superficie del colon. En la luz se aprecia la existencia de un coágulo de sangre. Tiflo-colitis ulcerativa-necrotizante causada por salmonelosis. Presencia de áreas de necrosis recubiertas por una membrana de fibrina.

este hallazgo aparece junto con otras lesiones tales como el edema de la pared de la vesícula biliar. Esta inflamación se asocia a la infección por Brachyspira pilosicoli. Hepatosis dietética. a su vez. Fibrosis del bazo como consecuencia de una torsión esplénica. pueden clasificarse en los siguientes tipos. Hepatitis Las hepatitis pueden ser debidas a diferentes causas y. Figura 18. Desde la serosa es frecuente observar pequeños nódulos blanquecinos que se corresponden a la hiperplasia de los folículos linfoides presentes en la mucosa. Tiflo-colitis hemorrágica o muco-hemorrágica Cuando hay una tiflo-colitis hemorrágica o mucohemorrágica. HÍGADO Los hallazgos más comunes que afectan al hígado son los descritos a continuación. Por lo general. actinobacilosis. Hepatitis granulomatosa La hepatitis granulomatosa se caracteriza por la presencia de múltiples nódulos blanquecinos de pequeño tamaño. Normalmente estás lesiones están asociadas a la infección por el virus de Aujeszky. entre 0. Si la necrosis es extensa. en forma de pequeños focos. la mucosa recubierta por abundante moco (figura 14). Hepatitis granulomatosa originada por una piobacilosis. Hepatitis necrótica multifocal por salmonelosis. Figura 23. una coloración amarillenta del tejido adiposo. Estenosis rectal originada por una proctitis fibrino-necrótica causada por una salmonelosis. Este tipo de inflamación se asocia a la salmonelosis. Hepatitis necrótica multifocal La hepatitis necrótica multifocal se caracteriza por la presencia de pequeños focos de necrosis de color amarillento (figura 21). Estas lesiones pueden ser difusas (figura 16) o multifocales (figura 17). en ocasiones. Tiflo-colitis ulcerativa-necrotizante La tiflo-colitis ulcerativa-necrotizante se caracteriza por la presencia de áreas de necrosis recubiertas por una membrana de fibrina (figura 15). en las porciones caudales del recto. que clásicamente han recibido el nombre de “botones pestosos”. puede observarse ictericia. Salmonella typhisuis o Toxoplasma gondii. Proctitis fibrino-necrótica La proctitis fibrino-necrótica se caracteriza por la presencia de áreas de necrosis. Figura 21. en ocasiones. Su presencia se asocia a cuadros de tuberculosis. que comúnmente se denominan “manchas de leche”. Figura 22. En la superficie del hígado se observan numerosas áreas de fibrosis de color blanquecino. Cuando la lesión se cronifica. dispuestas en forma de anillo. aunque también se ha observado en algunos casos de disentería porcina (Brachyspira hyodysenteriae) y parasitaciones (Trichuris suis). el corazón de mora. Figura 20.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA con un contenido pastoso y. sobre todo en hembras reproductoras. Esta lesión se asocia con la deficiencia de vitamina E y/o selenio. Distensión del colon y del recto debido a una estenosis rectal. Focos de hemorragia de patrón centrolobulillar. el hígado presenta un aspecto muy característico. de color amarillento y de patrón centrolobulillar. se produce la retracción de la zona y la consecuente estenosis rectal (figuras 18 y 19). Hepatosis dietética En caso de hepatosis dietética. BAZO Los trastornos de la circulación y la esplenitis son las lesiones principales que se pueden observar en el examen del bazo. Hepatitis parasitaria La hepatitis parasitaria es la inflamación del hígado más característica y se produce como consecuencia de la migración de las larvas de Ascaris suum. 44 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 ■ 45 . Múltiples nódulos distribuidos por el parénquima hepático. actinomicosis y piobacilosis. Focos de necrosis de pequeño tamaño. por lo que se puede romper fácilmente al manipularlo. El hígado presenta un color amarillento y una consistencia blanda. Esteatosis hepática La esteatosis hepática está asociada a problemas nutricionales e intoxicaciones. ya que hay focos hemorrágicos (figura 20) y/o necróticos. Este cuadro inflamatorio se asocia a la infección por Salmonella typhimurim. y se observa principalmente en lechones muy jóvenes o en cerdos adultos. el edema pulmonar y. Figura 19. La aparición de esta inflamación se asocia a la infección por Brachyspira hyodysenteriae y la parasitación por Trichuris suis. las mucosas del colon y del ciego aparecen engrosadas. y en su luz podemos encontrar abundante moco y sangre no digerida.5 y 5 mm de diámetro (figura 22).

hay un notable aumento de tamaño y retención de abundante sangre. rodeadas de un halo hiperémico.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Trastornos de la circulación Entre los trastornos circulatorios comunes en el bazo figuran la congestión y el infarto. el incremento de urea en la sangre puede provocar la muerte del animal. En la corteza renal se observa un área triangular que se corresponde con un infarto. congénitos o adquiridos. de forma que el órgano aparece aumentado de tamaño (esplenomegalia). En la hidronefrosis se produce una dilatación de la pelvis renal y una atrofia progresiva de la corteza. Las adquiridas suelen estar asociadas a la presencia de cálculos renales. en ocasiones. Los infartos pueden ser únicos o múltiples y. En este último caso. Nefritis Las nefritis pueden ser de tres tipos. Infartos de forma triangular en el borde del bazo. Esplenitis La inflamación del parénquima esplénico puede ser difusa (figura 25). Como causas más comunes que dan como resultado una uremia se pueden mencionar las infecciones de las vías urinarias por Eubacterium suis y el síndrome dermatitis nefropatía porcina. Múltiples abscesos de pequeño tamaño. sobresalientes. con bordes redondeados y de color oscuro. El área que sufre la torsión va a entrar en necrosis. tienen petequias o presentan una variación de su tamaño. y de morfología triangular (figura 28). Quistes renales e hidronefrosis En el cerdo es frecuente encontrar pequeños quistes renales. Glomerulonefritis Es muy difícil detectar la glomerulonefritis macroscópicamente y se puede sospechar de ella cuando los riñones aparecen más firmes. lo que significa que este órgano no es capaz de eliminar sustancias de desecho. raras veces cursan con alteraciones graves o insuficiencia renal. los cuales van a ocluir alguna de las ramas de la arteria renal. que puede observarse en la tuberculosis y en la piobacilosis. Figura 25. Peste porcina clásica. según se afecte el glomérulo (glomerulonefritis). por lo general es unilateral y se desarrolla una gran masa quística en el riñón. Figura 26. Nefrosis La nefrosis es una lesión degenerativa que se puede presentar en el riñón por diferentes causas.5-5 mm de diámetro. caracterizada por la presencia de lesiones nodulares de color blanquecino (figura 26) y de 0. Corteza renal con múltiples áreas de color blanquecino. Hemorragias Las petequias (figura 27). Ésta lesión es muy característica de la peste porcina clásica. Figura 28. Nefritis intersticial purulenta de origen tromboembólico. y puede evolucionar hacia una fibrosis (figura 23). el bazo aparece aumentado de tamaño. Esplenomegalia debida a peste porcina africana. Trastornos de la circulación En la inspección del riñón pueden apreciarse hemorragias e infartos. Una de las causas más comunes de los infartos en el riñón es la endocarditis valvular. Esto a su vez provocará una descalcificación o una uremia. debido a que se desprenden parte de los trombos adheridos a la válvula. respectivamente. Si es congénita. RIÑÓN Cualquier lesión en el riñón puede llegar a provocar una insuficiencia renal. 46 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 ■ 47 . Infartos Aparecen en la corteza renal como áreas de color blanquecino. Al cronificarse se va a producir una fibrosis y retracción de la zona. o de mayor tamaño en uno de los polos del riñón. desde el punto de vista funcional. o granulomatosa. Múltiples nódulos distribuidos por el bazo. el intersticio renal (nefritis intersticial) o a la pelvis renal (pielonefritis). Bazo muy aumentado de tamaño. Nefritis intersticial no purulenta. La hidronefrosis puede ser uni o bilateral. puesto que están obstruidas las vías urinarias. por lo que aumenta la retención de fosfatos y urea. Si se da torsión del bazo (total o parcial). Figura 27. Infarto Los infartos en el bazo suelen aparecer en los bordes como áreas triangulares. bien delimitadas y de color oscuro (figura 24). Figura 30. En caso de que aparezca. son una de las principales manifestaciones de las enfermedades septicémicas (peste porcina. Congestión En caso de congestión. salmonelosis) y de los problemas de coagulación sanguínea (micotoxinas). normalmente el órgano presenta un color más pálido. Esplenitis granulomatosa por piobacilosis. en la corteza. se observan lesiones en diferentes fases. En las for- Figura 29. Los quistes tienen importancia debido a su transmisión hereditaria. en la corteza y/o médula renal. está aumentado de volumen y su consistencia se ve disminuida. Figura 24. y puede ser congénita o adquirida. sin embargo. como en el caso de la peste porcina africana o la salmonelosis. Múltiples petequias en la corteza renal a causa de peste porcina africana.

pero los lechones son incapaces de extraerla. Ubres duras Después del parto. Mamitis Las mamitis suelen estar asociadas a la infección por E. las inflamaciones más intensas pueden ser de tipo fibrinopurulento (en las que podemos observar una orina de aspecto turbio y un depósito de fibrina en la mucosa). Cuerno uterino que muestra una pared muy engrosada y un aspecto seco. Figura 32. VEJIGA DE LA ORINA En la vejiga de la orina los principales hallazgos son de tipo circulatorio e inflamatorio. o necrótico (caracterizadas por la presencia de focos de necrosis en la mucosa). Entre las enfermedades más comunes del sistema nervioso se encuentran la peste porcina clásica. Las encefalitis son causa de muerte en un número importante de animales. SISTEMA NERVIOSO Las lesiones del sistema nervioso son poco manifiestas en el examen macroscópico. que se asocian con la infección por Brucella suis. Figura 33. que aparecen como manchas blanquecinas en la corteza renal (figura 29). por lo que es fundamental la observación de síntomas externos característicos como incoordinación. Cistitis Las formas más suaves de la inflamación de la vejiga urinaria o cistitis cursan sólo con un leve enrojecimiento de la mucosa. Esta lesión se asocia a infecciones ascendentes de las vías urinarias. se puede observar este cuadro. etc. Las más frecuentes son las no purulentas. Cuernos uterinos con un aspecto rígido y con manifiestas alteraciones vasculares. TESTÍCULOS En los testículos pueden aparecer inflamaciones denominadas orquitis. están relacionadas principalmente con las etapas posparto o los momentos posteriores al estro. la enfermedad de los edemas. En los casos crónicos hay una marcada proliferación de tejido conectivo. Metritis séptica. estreptococias. temblores. Cuando se da esta alteración. El síntoma externo más característico de esta lesión es una descarga vulvar abundante de pus. MAMAS Entre las alteraciones macroscópicas que nos podemos encontrar en las glándulas mamarias destacan las citadas a continuación. Endometritis catarral. de etiología bacteriana. con un patrón difuso o multifocal. Pielonefritis La pielonefritis se caracteriza por una intensa inflamación y necrosis de la pelvis renal y de las papilas renales que. que provoca una retracción de la corteza renal. caída al suelo. hiperémicas (o incluso de color púrpura) y edematosas. pataleo. en el que las glándulas mamarias aparecen duras y repletas de leche. Metritis séptica. el útero aparece rígido (figura 32). La inflamación puede afectar desde solo una glándula hasta la totalidad de las ubres. afectan a la corteza. 48 ■ SUIS Nº 34 Enero/Febrero 2007 . de origen bacteriano. la enfermedad de Aujeszky. Este proceso se caracteriza porque los testículos presentan un marcado aumento de tamaño y en ellos se observan múltiples microabscesos o áreas de necrosis. con una pared muy engrosada y de aspecto seco (figura 33). Metritis En caso de metritis. de origen tromboembólico. Estas infecciones del endometrio. Nefritis intersticiales Las nefritis intersticiales pueden ser no purulentas o purulentas. poliserositis y la intoxicación por sal. Hemorragias La presencia de petequias y equimosis en la superficie de la mucosa de la vejiga urinaria se asocia a procesos septicémicos. posteriormente.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA mas crónicas se observa una superficie rugosa y resulta difícil eliminar la cápsula del riñón. Este cuadro se debe a la existencia de fenómenos de necrosis. Presencia de moco en la superficie de la mucosa uterina. Esto dificulta la eliminación de la cápsula que envuelve al riñón. Por su parte. coli o por Klebsiella. Figura 31. las glándulas mamarias aparecen aumentadas de tamaño. ÚTERO Entre las lesiones macroscópicas que pueden apreciarse en el útero destacan la endometritis y la metritis. Endometritis Las endometritis se caracterizan por la acumulación de secreción mucopurulenta o purulenta en la luz de los cuernos uterinos (figura 31). Las formas purulentas suelen presentarse como múltiples abscesos de pequeño tamaño (figura 30).

Enteritis catarral. Aumento de tamaño de los nódulos linfáticos Esofagitis y gastritis fibrino-necrótica difusa Elevada morbilidad y baja mortalidad. Enteritis catarral (atrófica severa). Especialmente en lechones de menos de 1 semana Animales de 2-10 días Clostridium perfringens tipo A Clostridium difficile Strongyloides ransomi Criptosporidiosis Candidiasis Coccidiosis Animales de 2-10 días Lechones lactantes Animales hasta 5 semanas de vida Todas las edades 1-3 semanas de vida PROCESOS DIGESTIVOS Los procesos digestivos o entéricos representan. Más grave en lechones de menos de 4 semanas Enteritis por adenovirus porcino A partir de la 1ª semana posdestete ▼ 4. en los lactantes las amilasas y sacarasas (intestino delgado) juegan un papel fundamental. Colibacilosis en un lechón. Se caracterizan por presentar cambios inflamatorios junto con cambios en la secreción. la acidosis y el desequilibrio electrolítico. El cambio que se produce en el pH intestinal en algunos procesos diarreicos es una herramienta muy útil para diferenciar entre la enteritis catarral producida en la gastroenteritis transmisible. Enfermedad Enteritis por rotavirus Edad 1-6 semanas. y un 42 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 SUIS Nº 35 Marzo 2007 ■ 43 . ■ Trastornos nutricionales. de la producida en la colibacilosis. caquexia. deshidratación. incoordinación. Enteritis catarral (atrófica severa). Para ello. en el que se describían los métodos y las muestras de elección. Linfoadenitis serosa Enteritis hemorrágica difusa que afecta al intestino delgado. mientras que durante el cebo lo más importante son la degradación de la celulosa y el metabolismo proteico (intestino grueso). Los métodos y las muestras de elección para el diagnóstico de los procesos digestivos ya fueron señalados en el curso de formación continua “Toma de muestras en ganado porcino” publicado en Suis (nº 5. Diagnóstico diferencial de los procesos digestivos en lechones. Evaluación de las lesiones macroscópicas (I) 3. ■ Principales procesos cutáneos. Morbilidad variable y mortalidad baja Duodenitis catarral. ■ Procesos infecciosos que cursan con fallo reproductivo. Principales procesos digestivos en lechones Las principales causas de diarrea en lechones son la colibacilosis. deshidratación. Como complemento de este curso recomendamos consultar “Toma de muestras en ganado porcino”. deshidratación. de color amarillento y con contenido acuoso. Colibacilosis enteroinvasiva 1er día hasta 2-4 semanas posdestete Clostridium perfringens tipo C 1-4 semanas. De entre estos agentes debemos tener presente que la diarrea que aparece en los dos primeros días de vida está asociada a la infección por Escherichia coli (colibacilosis) o por Clostridium perfringens tipo C (enteritis por clostridios). publicado en los números 4 al 7 de Suis. Enteritis hemorrágica-necrótica. los principales procesos que afectan al ganado porcino y las características clínicas y lesionales que nos permitirían establecer un diagnóstico presuntivo. Debido a los cambios fisiológicos del sistema digestivo producto de la edad. vómitos. Las consecuencias sistémicas de la diarrea son la deshidratación. Enteritis de catarral a necrótica Gastroenteritis transmisible (Coronavirus) Todas las edades. colitis erosiva multifocal. caquexia. En esta ocasión se va a incidir en cómo se lleva a cabo el diagnóstico diferencial. Los síntomas más relevantes son la “diarrea” o excreción de heces acompañadas de exudados. En cerdos en cebo se pueden presentar diarrea acuosa. Neumonía intersticial. hemos clasificado las diferentes patologías que podemos encontrarnos en: ■ Procesos digestivos.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA LA NECROPSIA EN PORCINO: 1. pp. La forma septicémica puede cursar con meningitis o poliserositis fibrinosa Diarrea sanguinolenta. meningoencefalitis Ataxia. vómitos y depresión Diarrea. La presentación de la mayoría de las patologías digestivas se asocia a uno de estos dos principales grupos de edad. mucosa. Morbilidad variable y mortalidad baja Ascitis. la enteritis por clostridios. el síndrome de mayor incidencia. donde el pH suele ser neutro o ligeramente alcalino (pH 7 a 8). Figura 1. Evaluación de las lesiones macroscópicas (II) Bases para establecer el diagnóstico diferencial En esta última parte del curso vamos a presentar. Técnica de la necropsia 2. edema en mesocolon. mesocolon y párpados. Diarrea maloliente. apoyado en los síntomas observados ante mortem y en las lesiones que nos encontramos post mórtem. nefritis intersticial. Tabla 1. Se afectan especialmente yeyuno e íleon Congestión de la mucosa de íleon y yeyuno. mayor volumen fecal. En las formas subagudas se aprecia la presencia de membranas blanco-amarillentas sobre la mucosa y mala condición corporal Enteritis catarral a hemorrágica que afecta al intestino delgado. la coccidiosis y la enteritis por rotavirus (tabla 1). ■ Enfermedades respiratorias. deshidratación. 2004. Se afecta el intestino delgado. sin duda. vómitos. Enteritis catarral. Bases para establecer el diagnóstico diferencial Forma aguda: 10-15 días posdestete Colibacilosis enterotoxigénica Forma subaguda: a partir de los 15 días posdestete Librado Carrasco Departamento de Anatomía y Anatomía Patológica Comparadas Facultad de Veterinaria Universidad de Córdoba Imágenes cedidas por el autor Durante las tres entregas anteriores de este curso de necropsia se ha explicado la forma correcta de llevarla a cabo y se han mostrado una serie de lesiones que nos permiten conocer en qué estado se encuentran los diferentes órganos. mucosa intestino delgado transparente Mortalidad neonatal próxima al 100%. neumonía intersticial Enteritis catarral. edema subcutáneo. absorción y motilidad. en forma de cuadros. ■ Enfermedades sistémicas. Contenido sero-hemorrágico Diarrea acuosa. 40-57). colitis fibrinosa/difteroide. vómitos. mucosa transparente. Aumento de tamaño de los nódulos linfáticos mesentéricos. ■ Enfermedades que cursan con sintomatología nerviosa. gastritis catarral. dilatación y congestión del intestino. 1ª semana posdestete Clínica y lesiones Diarrea. edemas intersticiales. Las asas del yeyuno aparecen muy distendidas. Se afecta especialmente yeyuno e íleon. mientras que la infección por coccidios suele presentarse entre los 7 y 14 días de edad. Más grave en lechones de menos de 4 semanas Diarrea epidémica (Coronavirus) Todas las edades. donde aparece un pH ácido (pH 5 a 6). Hemorragia pulmonar. especialmente en submucosa de estómago. Enteritis catarral (atrófica severa). la gastroenteritis transmisible. Mucosa intestinal flácida.

Hiperplasia difusa o nodular de la mucosa gástrica Tiflitis y colitis de catarral a hemorrágica. Los métodos y las muestras de elección para el diagnóstico de las enfermedades respiratorias ya Tabla 2. en la que pueden observarse pequeños focos necróticos. el resultado de la interacción entre los patógenos y diferentes factores ambientales. Colitis catarral que evoluciona a hemorrágica e incluso a necrótica Blandeo de las heces y pérdida de peso. Cuando la inflamación afecta a las vías respiratorias de pequeño calibre aparece la disnea. que se acompaña de linfoadenitis y tonsilitis caseosa Adenomatosis intestinal: se caracteriza por el engrosamiento de la mucosa intestinal del íleon debido a una hiperplasia epitelial Forma hemorrágica: la adenomatosis se acompaña de la presencia de sangre en la luz intestinal Enteritis proliferativa porcina Forma necrótica: ileítis y colitis fibrino-necrótica Ileítis regional: íleon contraído. Pleuritis fibrinosa. Sangre digerida en colon. Presencia de parásitos en la mucosa intestinal Nódulos de 1 a 20 mm de diámetro de aspecto caseoso en la mucosa y submucosa de ciego y colon Enteritis catarral. Las principales enfermedades entéricas de los cerdos en cebo y adultos son la salmonelosis. Colitis y tiflitis necrótica multifocal. Las neumonías son una importante causa de pérdidas económicas en las explotaciones porcinas. en la mayoría de las ocasiones. obstrucción biliar (ictericia). muy rígido. la enteritis proliferativa porcina y la disentería porcina. Enfermedad Clínica y lesiones Forma intestinal: enteritis fibrinosa/difteroide multifocal o difusa que puede afectar al intestino delgado y grueso. Proctitis ulcerativa que al cicatrizar puede originar una estenosis rectal y consecuente megacolon. En los lechones la principal causa de neumonía es el síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRS). Neumonía intersticial/broconeumonía. mientras que la tos es el de la inflamación de la traquea y bronquios. Colitis catarral. Gastritis catarral/fibrino-necrótica Forma septicémica: eritema cutáneo.. úlcera de la pars esofágica que se acompaña de hemorragia gástrica. Physocephalus sexalatus. como los cambios de temperatura. Diarrea de acuosa a mucoide Enteritis necrótica que resulta de la complicación de salmonelosis. Hepatitis necrótica multifocal Colitis fibrinosa/difteroide. Ocasionales ulceraciones de la mucosa. ENFERMEDADES RESPIRATORIAS El estornudo es el signo clínico de la inflamación de la cavidad nasal y/o faringe. debido a una hiperplasia de la muscular Disentería porcina (Brachyspira hyodisenteriae) Espiroquetosis intestinal (Brachyspira pilosicoli) Balantidium coli Úlcera gástrica Ascarops spp. Heces blandas con presencia de moco y flecos de sangre. Perforación intestinal. debido al retraso del crecimiento y a las bajas que originan. Sin embargo la etiología de los procesos respiratorios en los cerdos en transición y cebo es. Focos necrótico-hemorrágicos en pulmón e hígado. o dificultad en la inspiración y expiración del aire. Fibrosis intersticial (“manchas lechosas”) en el hígado Nódulos fibrosos de aproximadamente 1 cm en la mucosa del intestino Salmonella choleraesuis Salmonella typhimurium Salmonella typhisuis 44 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 .CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Principales procesos digestivos en cerdos de cebo y adultos La diarrea en animales en cebo y adultos puede ser debida a una enfermedad entérica. Diarrea intermitente. el mejor ejemplo son las neumonías de etiología bacteriana (tabla 3). Simondsia paradoxa Trichuris suis Oesophagostomun dendatum Ascaris suum Macracanthorhynchus hirudinaceus Proceso endémico a partir de las 3 semanas de vida con brotes cada 4-6 semanas. Diagnóstico diferencial de los procesos digestivos en animales de cebo y en adultos. Nódulos linfáticos normales Gastritis de catarral a ulcerativa. Obstrucción intestinal. enteritis proliferativa y disentería porcinas Anemia. Esplenomegalia. o ser parte de un proceso sistémico (tabla 2).

descoordinación Estornudos. Nefrosis. tonsilitis. nefritis intersticial Adultos: granulomas de centro necrótico-purulento en articulaciones. petequias en serosas. tencia de lesiones vasculares en diferentes territorios orgánicos. que comienza en los lóbulos anteriores y se extiende hacia los lóbulos diafragmáticos. Dentro de este grupo de patologías tenemos tanto procesos de curso agudo. petequias en la corteza renal. colitis difteroide multifocal. salpingitis necrótico-hemorrágica Verracos: orquitis y epididimitis necrótico-purulenta uni o bilateral. fibrosis Entre las 6 y 10 semanas de vida Neumonía enzoótica porcina (Mycoplasma hyopneumoniae) Metastrongylus spp. disnea. Bronconeumonias como consecuencia de complicaciones secundarias Fiebre. Síndrome de desmedro A partir de las 6 semanas de vida Ántrax A partir de las 6 semanas de vida Entre las 8 y 14 semanas de vida Tuberculosis Gripe (influenza) porcina A partir de las 8 semanas de vida Tularemia Piobacilosis Pleuroneumonía porcina Principalmente a partir de las 12 semanas de vida Leptospirosis Pasteurella multocida Principalmente entre las 12 y 22 semanas de vida 46 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 SUIS Nº 35 Marzo 2007 ■ 47 . que pueden confluir. pleuritis y pericarditis fibrinosa Tabla 3. nódulos linfáticos congestivos-hemorrágicos Síndrome dermatitis/nefropatía Peste porcina clásica Forma aguda: conjuntivitis serosa-purulenta. pleuritis fibrinosa. colitis hemorrágico-necrótica Formas subaguda y crónica: tonsilitis necrótica. Neumonía intersticial y hemorragias multifocales. anorexia. úlceras cutáneas Bronconeumonía. Lesiones multifocales con fuerte cápsula de tejido conectivo y adherencias pleurales Tos. Así. congestión-hemorragias en nódulos linfáticos cervicales. mamitis purulenta. Las cepas toxigénicas provocan rinitis atrófica Forma septicémica: poliserositis y meningitis serofibrinosa Peste porcina africana Se presenta a cualquier edad Leucosis porcina Masas tumorales de color blanquecino en nódulos linfoides. Poliserositis serofibrinosa. artritis aguda y edema periarticular Rinitis por cuerpos de inclusión Entre las 4 y 10 semanas de vida Mycoplasma hyorhinis Rinitis atrófica (Bordetella bronchyseptica. descarga nasal. disnea. eritema e infartos cutáneos. caracterizadas por la exisAl realizar el examen de la piel es frecuente observar alteraciones de este órgano. infartos renales. muslos y zona del vientre. Rinitis atrófica. Neumonía intersticial difusa o multifocal. Poliserositis. Necrosis de la punta de las orejas y cola Forma faríngea: edema en la zona ventral del cuello. disnea. bazo) Mycobacterium avium: lesiones proliferativas (sarcomatosas). tos. Bronconeumonía lobar. Enfermedad Síndrome del desmedro PRINCIPALES PROCESOS CUTÁNEOS ENFERMEDADES SISTÉMICAS Determinadas enfermedades afectan a varios aparatos o sistemas orgánicos. Neumonía broncointersticial. descarga nasal. tonsilitis necrótica. riñón y médula ósea Se observa más frecuentemente en lechones. cojeras. Dermatitis granulomatosa Nódulos linfáticos submaxilares y parotídeos con focos necróticos purulentos. Hemorragias renales. abscesos umbilicales Formas sobreaguda y aguda: eritema. Poliserositis. retraso en el crecimiento. postración. infartos en el bazo. faringe y laringe Forma septicémica: sangre no coagulada. traqueítis y bronquitis necrótica. neumonía embólica. tejido subcutáneo y vísceras Brucelosis Reproductoras: metritis. entre los que se encuentran los tradicionalmente denominados “enfermedades rojas del cerdo”. Neumonía broncointersticial y atelectasia en lóbulos anteriores. Enfermedad Síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRS) Edad Clínica y lesiones Elevada mortalidad predestete. mucosas y riñón. mortalidad baja. descarga nasal serosa. hepatitis necrótica multifocal Forma subaguda: en cerdos destetados y cebo. disnea. infartamiento del bazo. postración. fiebre y cianosis cutánea. erosión de los cartílagos articulares. pulmón y riñón. exan- Clínica y lesiones Ictericia. por lo que generalmente se denominan como “enfermedades sistémicas”. edema pulmonar y en la pared de la vesícula biliar. fiebre. edema pulmonar Estornudos. mucosas y corteza renal. Bronconeumonía lobar secundaria Neumonía intersticial difusa. postración. bronconeumonía. caracterizada por presentar lesiones hemorrágicas-necróticas y pleuritis fibrinosa Forma crónica: Tos crónica. poliartritis serofibrinosa a fibrino-purulenta. bazo. Aparición aguda. hemorragias y lesiones cutáneas voluminosas de forma romboide. Convulsiones. Bronconeumonía lobar. salmonelosis. pp. Bronconeumonía lobar. Disnea. mesentéricos y vísceras (pulmón. ictericia. vísceras. nódulos linfáticos hemorrágicos. ocasionalmente en adultos jóvenes. pielonefritis. Formación de pannus Bronquitis catarral en lóbulos diafragmáticos Neumonía intersticial y atelectasia pulmonar Fiebre. acentuado aumento de tamaño de los nódulos linfáticos (especialmente los inguinales superficiales). desaparición de los cornetes nasales y desviación del tabique nasal. hígado. glomerulonefritis y petequias en los riñones Forma sobreaguda: eritema cutáneo. Formación de pannus Forma aguda: normalmente en cerdos en finalización. pleuritis fibrinosa. Diagnóstico deferencial de las enfermedades respiratorias. temblores. abscesos en tejido subcutáneo. neumonía intersticial. diátesis hemorrágica. Las enfermedades vesiculares (fiebre aftosa. hígado. espondilitis. Se asocia con numerosos procesos secundarios. exudado sero-hemorrágico en cavidades Mycobacterium bovis y tuberculosis: granulomas caseificados o calcificados en nódulos linfáticos submaxilares. curso corto. Forma aguda: afecta principalmente a lechones lactantes. Endocarditis valvular (normalmente en válvula tricúspide). hepatitis necrótica multifocal. hemorragias en laringe. Rinitis. Esplenomegalia. descarga nasal. paresia posterior. Diagnóstico diferencial de las enfermedades sistémicas.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA fueron señalados en el curso de formación continua “Toma de muestras en ganado porcino” publicado en Suis (nº 6. petequias en serosas. es habitual encontrar un eritema o marcado enrojecimiento de la piel de las orejas y vientre en el transcurso de las infecciones sistémicas como mal rojo. disnea. poliartritis purulenta. retrofaringeos. nefrosis y nefritis intersticial Lesiones cutáneas circulares de 1 cm de diámetro. que suele presentar un proceso neumónico secundario por bacterias o estar asociada al PRRS Forma aguda: fiebre elevada. articulaciones y tejido periarticular. pericarditis y pleuritis fibrinosa. pérdida de peso. Eritemas. 34-51). En cerdos neonatos (menos de 3 semanas) ataxia. postración. bronconeumonía. proliferación de las membranas sinoviales de las articulaciones. Endocarditis valvular. como procesos crónicos (tabla 4). médula ósea. Edema y hemorragias en la mucosa nasal. hiperplasia de los nódulos linfáticos Forma subaguda: gastroenteritis catarral-hemorrágica. morbilidad elevada. tonsila. infecciones estreptocócicas. Rinitis catarral. en zona perineal. caseificadas y/o calcificadas en nódulos linfáticos. poliartritis serofibrinosa a fibrino-purulenta Tos seca y persistente. poliserositis fibrino-purulenta. Neumonía intersticial difusa Cerdos de entre 3 y 10 semanas de vida. hígado. infartos en miocardio y riñón. neumonía intersticial. si no hay complicaciones se recupera en una semana. Proceso septicémico que puede cursar con meningoencefalitis purulenta. 2004. caracterizada por presentar lesiones hemorrágicas-necróticas y pleuritis fibrinosa Estornudos. peste porcina clásica y peste porcina africana. gastritis hemorrágica-difteroide. Pasteurella multocida tipo D) Enfermedad de Glässer Entre las 4 y 12 semanas de vida Mal rojo Forma crónica: normalmente en cerdos de cebo. hemorragias en los nódulos linfáticos Forma crónica: focos de necrosis en piel. Excesivo líquido articular. pericarditis fibrinosa. morbilidad inferior al 25%. meningitis Actinobacillus suis Principalmente entre la 1 y 6 semanas de vida Estreptococias Enfermedad de Aujeszky Entre las 3 y 16 semanas de vida Enfermedad de Glässer Cerdos de entre las 6 y 14 semanas de vida. Pueden variar desde áreas de eritema a vasculitis y necrosis. riñón. bronconeumonía Forma sobreaguda y aguda: eritema cutáneo. diátesis hemorrágica. Tabla 4. bronconeumonía. columna vertebral. neumonía intersticial. artritis sero-hemorrágica.

Dermatomicosis. Figura 6. Parálisis del tercio posterior.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Figura 2. forma crónica. Brucelosis. Acentuado aumento de tamaño de uno de los testículos debido a una orquitis necrótico-purulenta. Enteritis por Clostridium perfringens tipo C. Pleuroneumonía contagiosa porcina. Figura 7. Enteritis necrótica. Las asas intestinales están muy congestivas y al abrirlas la mucosa aparece recubierta de una membrana de fibrina. Figura 3. 48 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 . La mucosa del colon aparece hemorrágica y se aprecia la existencia de parásitos. Figura 4. Lesiones multifocales con fuerte cápsula de tejido conectivo y adherencias pleurales. Lechón. Trichuris suis. Formación de voluminosas costras circulares. Peste porcina clásica. Figura 5.

caracterizada por la existencia de focos de 2-5 cm de diámetro Rinitis necrobacilar: rinitis necrótica que puede ulcerarse y extenderse al cartílago Carbunco Epidermitis exudativa Miositis gangrenosa localizada predominantemente en la musculatura lumbar Lesiones amplias. Infertilidad. Orquitis en verracos. paresia posterior. convulsiones. partos prematuros y abortos en el último tercio de la gestación. Enfermedad Enfermedad de Aujeszky Clínica y lesiones Ataxia. se caracteriza por un intenso prurito y la formación de grandes costras Figura 8. deshidratación. voluminosas y extensas en el abdomen. caracterizada por la formación de lesiones circulares que presentan alopecia. tonsilitis necrótica. nistagmos y parálisis Talfan: cerdos lactantes o destetados. Raramente hay abortos o anomalías fetales. pedaleo en cerdos neonatos (menos de 3 semanas) (ver enfermedades respiratorias y fallos reproductivos) Hiperexcitabilidad. convulsiones. anorexia. coma Lechones en las 2 semanas posdestete. que son reemplazadas por costras de color negruzco. En lechones lactantes y en el destete. hiperqueratosis y costras Pequeñas costras alrededor de las orejas. nacidos débiles. convulsiones. pedaleo. Diagnóstico diferencial de los procesos infecciosos que cursan con fallo reproductivo. En los fetos edema subcutáneo y en cavidades. neumonía embólica. Anorexia. sordera. áreas interdigitales y pezones Lesiones redondeadas (de 1-2 cm de diámetro) que pasan por los estadios de pápula. convulsiones. ingles y cara interna de los muslos Dermatitis eritematosa en tórax y flancos. fetos momificados. edematosos. ataxia. Hay aumento de retornos al estro Índices de concepción y partos disminuidos. coma Agudo: convulsiones después del ejercicio. que pueden estar autolíticos. forma aguda. convulsiones. Pitiriasis rosada Dermatomicosis Sarna sarcóptica Tabla 7. pedaleo (ver procesos digestivos) Afecta a muchos animales. pericarditis fibrinosa. Presentación de mioclonía congénita Brote inicial con abortos en la última fase de gestación. Diagnóstico diferencial de las enfermedades con sintomatología nerviosa. Metritis necróticohemorrágica en las hembras. rodete coronario. pataleo. sordera (ver enfermedades sistémicas) Cerdos de entre las 6 y 14 semanas de vida. Pleuroneumonía contagiosa porcina. faringitis. Enfermedad Enfermedades vesiculares Viruela Dermatitis pustular Clínica y lesiones Vesículas en el hocico. ceguera. Abortos en cualquier estadio de la reproducción. Convulsiones. postración (ver enfermedades sistémicas) Fiebre. Los fetos aparecen anémicos. Las cerdas inmunes no muestran síntomas. con un curso agudo y muerte súbita. parálisis. artrogriposis Fetos momificados. Endocarditis valvular (normalmente en válvula tricúspide). depresión. Edema en la placenta. Aumento de mortinatos. ojos y hocico. ceguera. descoordinación y paraplejia Tabla 6. muslos y zona del vientre. Placenta necrótica. hemorragias y lesiones cutáneas de forma romboide y voluminosas. petequias en la corteza renal. temblores. ataxia. Caminan sin dirección. mortalidad y morbilidad elevada. temblores. Disnea. que desde las axilas e ingles se extienden por toda la superficie corporal Forma aguda: normalmente en cerdos en finalización. opistótonos. Esplenomegalia. Los animales adultos pueden presentar artritis fibrino-purulenta. descoordinación. vesícula. SRRP) Encefalo-miocarditis Encefalomielitis hemaglutinante Estreptococias Enfermedad de Aujeszky Peste porcina clásica Paramyxovirus Circovirus porcino Leptospirosis Brucelosis Estafilococias Crónico: ataxia. apatía. descoordinación. fiebre. infartos en miocardio y riñón. nacidos muertos. Pueden variar desde áreas de eritema a vasculitis y necrosis. Diagnóstico diferencial de los principales procesos cutáneos. tremor. temblores. de color marrón y aspecto grasiento. pérdida de peso. En los fetos necrosis. temblores. Peste porcina clásica Enfermedad Parvovirosis Clínica y lesiones Habitual en primerizas. pústula y costra. anorexia. ataxia. Provoca muerte embrionaria y fetal. postración. opistótonos. osteomielitis Metritis necrótica Enfermedad de Glässer Listeriosis Enfermedad de los edemas Envenenamiento por sal Envenenamiento por arsénico Enfermedad de Teschen y Talfan Síndrome respiratorio y reproductivo porcino (PRRS. abortos de fetos frescos o macerados. Mortinatos y nacidos débiles. hiperestesia. convulsiones. parálisis. en el abdomen y zona inguinal Dermatitis necrobacilar: dermatitis necrótica multifocal Necrobacilosis Difteria de los lechones: estomatitis. nacidos débiles. momificaciones fetales y mortalidad perinatal. Signos similares a los anteriores pero más atenuados y los cerdos pueden recuperarse Puede provocar una elevada mortalidad en transición. y que desde el vientre se extienden por todo el cuerpo Formación de pústulas.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Tabla 5. mucosa oral. glomerulonefritis y petequias en los riñones Cerdos de 12-14 semanas de vida. nistagmos. convulsiones. proliferación de las membranas sinoviales de las articulaciones. hepatitis necrótica multifocal Fetos momificados. Anorexia. mortalidad perinatal Muerte fetal y momificaciones. opistótonos. Vómitos. convulsiones. Hepatitis y nefritis multifocal en los fetos. ataxia. posturas anormales. Aplasia o hipoplasia cerebelosa o pulmonar. paresia. Lóbulo caudal mostrando bronconeumonía lobar y pleuritis fibrinosa. Nefrosis. Lesiones circulares. Necrosis de la punta de las orejas y cola Síndrome dermatitis/nefropatía Lesiones cutáneas circulares de 1 cm de diámetro que pueden confluir. en zona perineal. coma Descoordinación. Eritemas. salivación. pedaleo. Focos de necrosis en miocardio y lesiones propias de fallo cardiaco Lechones menores de 4 semanas. ceguera 50 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 SUIS Nº 35 Marzo 2007 ■ 51 . parálisis (ver enfermedades sistémicas) Teschen: afecta a cerdos de todas las edades. hemorragias y edema umbilical Repeticiones a celo. ataxia y parálisis. artritis aguda y edema periarticular Mal rojo Forma crónica: normalmente en cerdos en cebo.

vómitos. Pitiriasis rosada. acortamiento de extremidades. caquexia. Diagnóstico diferencial de los trastornos nutricionales. anemia hipocrómica. retraso del crecimiento. Falta de calcificación de los huesos largos. deformaciones del cráneo. inflamación de la mucosa oral Hemorragias en el tejido subcutáneo. mortalidad perinatal Clínica y lesiones Carencia de riboflavina (B2) Figura 9. falta de apetito Hemorragia intestinal. edema subcutáneo. ictericia. colitis. deformación de los huesos. friables y de aspecto céreo Carencia de vitamina E y/o selenio Hepatodistrofia: necrosis centrolobulillar y hemorragias en el hígado. disminución de la capacidad reproductora Detención del crecimiento. dermatitis. colitis necrótico-hemorrágica Distrofia grasa. opacidad corneal. dilatación cardiaca.CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA Tabla 8. metaplasma epitelial. edema de la parte anterior del cuerpo. lengua edematosa. La sangre presenta un tiempo prolongado de coagulación Cerdos en crecimiento. prolongación de la gestación. diarrea. 52 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 . temblores. hemorragias subepicárdicas y subendocárdicas Carencia de zinc Carencia de hierro Carencia de cobre Carencia de cobalto Carencia de yodo Anorexia. paraqueratosis. prolongación de la gestación. debilidad muscular. edema subcutáneo Microangiopatía dietética: hemorragias epidérmicas. líquido en cavidades. retraso crecimiento. retraso en el crecimiento. pérdida del apetito. falta de maduración de los órganos sexuales Degeneración grasa del hígado. temblores Carencia de nicotinamida Carencia de vitamina B6 (piridoxina) Carencia de vitamina B5 (ácido pantoténico) Carencia de colina Carencia de vitamina B12 Hipovitaminosis K Carencia de vitamina D (raquitismo) Hipervitaminosis D Anemia. hipoplasia de la médula ósea Aumento de tamaño del tiroides (bocio). Enfermedad Aumento de la mortalidad perinatal Carencia de vitamina A Cerdas gestantes: los lechones presentan microftalmia. aumento de la presión del líquido cefalorraquídeo. Los músculos aparecen pálidos. Lesiones circulares. pérdida de peso. voluminosas y extensas en el abdomen. endocardio. mortalidad perinatal Anemia. ceguera. edema pulmonar. trastornos del crecimiento. atrofia testicular. hipoplasia renal. trastornos motores. miodistrofia cardiaca. diarrea. hidrocefalia Cerdos de 6-8 semanas: piel seborreica. enoftalmia. riñón y pulmón Miodistrofia nutricional: afecta principalmente a la musculatura del tercio posterior. intestino. inflamación de las mucosas Retraso de crecimiento. labio leporino Cerdas gestantes: los lechones presentan deformaciones del esqueleto Cerdos: alopecia. mineralización de la íntima de las arterias. diarrea. alopecia. alopecia. aumento de líquido en cavidades Anemia Anemia. musculatura. parálisis tercio posterior Hipervitaminosis A Cerdas gestantes: los lechones presentan deformaciones oculares. edema pulmonar.

E. Disentería porcina afecta a lechones mayores de 3 semanas. M.B. Presencia de múltiples lesiones hemorrágicas. Pleuroneumonía contagiosa porcina. R. y Coll. Balsega. A. Post-mortem examination of the pig.H..J.L. Purulenta. Bronconeumonía lobar.W. 1. I. M. Asis Veterinaria. y Domingo. T. Editura Academic Press. áreas interdigitales y pezones. Raya. M. v v v v f f f f 54 ■ SUIS Nº 35 Marzo 2007 SUIS Nº 35 Marzo 2007 ■ 55 . Toma de muestras en ganado porcino: aparato respiratorio. Enteritis hemorrágica: asas intestinales rojizas y la zona afectada bien delimitada. f ■ 2. Enteritis necrótica: mucosa recubierta por una membrana de fibrina. A. A.A. D. diagnóstico anatomopatológico y toma de muestras. S. También debemos considerar que un aporte excesivo de determinadas sustancias puede causar una intoxicación.. Boehringer Ingelheim. Información Veterinaria. Las broncointersticiales están asociadas a bacterias altamente patógenas. v v v v f f f f 5. R. 194:33-42. Suis.T. La enfermedad de Glässer se caracteriza por presentar: ■ ■ ■ ■ Sintomatología nerviosa. 2004. Interamericana McGraw-Hill. E. Gómez-Villamandos. Pfizer Salud Animal.B.. W. Schwartz.. tema vesicular. Smith. A. W. Guía de diagnóstico de necropsia en patología porcina. Suis. Manual de enfermedades del porcino. debemos considerar cuándo se ha producido la infección. 2005. L. 1997. asociada a salmonelosis y peste porcina clásica. y Sierra. v Una insuficiencia renal. Maldonado. 1990. L.. y Perea. PRRS. Blackwell Science Inc..B. mucosa oral. Tarradas. Así. A. Maldonado. Enteritis catarral: asas intestinales amarillentas y contenido acuoso. Dodd. y Taylor D... estomatitis vesicular y enfermedad vesicular del cerdo) se caracterizan por la presencia de vesículas en el hocico. 1999. T. J. así la enteritis por: ■ v f ■ v f ■ 3. se caracterizan clínicamente por presentar repeticiones. Práctica en animales de consumo.. Carrasco.C.B. Enfermedad de Aujeszky.J. T. En el síndrome del desmedro las lesiones que nos podemos encontrar son: ■ ■ ■ v f 4. Suis 4:40-55. J. Saunders Company. Gracia Curras.I. A. v Endocarditis. Según el tipo de neumonía que observemos podemos determinar los posibles agentes involucrados y la vía de entrada. A reference for the farm.C. T. Enteritis proliferativa porcina afecta a cerdos menores de 6 semanas. M. Quezada. 1990. 2005. Balsega. Arnold Printing Corporation. Carrasco L. Toma de muestras en ganado porcino: aparato digestivo. Gómez Cabrera. Tarradas. y García de Jalón. 4:34-35. Carrasco L. Extracción de líquido articular. L. 1998. Fernández. A. TRASTORNOS NUTRICIONALES Los estados carenciales pueden ser debidos... rodete coronario. condiciona la clínica y las lesiones. asociada a intoxicaciones. Carrasco. Albizu. La mayoría de las patologías digestivas tienen una clara asociación con la edad... Managing pig health and the treatment of disease. Secreción de las células intestinales. 11:203-206. y Morillo Alujas. Perea. R... Suis 5:40-57..D. T. Fernández. asociada a estreptococias. A.A. 2003.. Fernández. R. La neumonía intersticial está asociada a PRRS. D. Perea.A. A. A. Leptospirosis. Enteritis proliferativa: engrosamiento de la mucosa intestinal. La bronconeumonía fibrinosa se caracteriza por: ■ ■ ■ ■ Depósito de fibrina en la pleura. K. La necropsia del cerdo en imágenes.. Morfológicamente. 2001. M. Proliferación de la mucosa intestinal. Patología porcina en imágenes (I): Enfermedades respiratorias. Otros datos a tener en cuenta son que determinados nutrientes deben suministrarse en una mayor proporción cuando el animal está en crecimiento. 2ª ed. y Sierra.J. Entre las enfermedades que pueden provocar la aparición de fetos momificados se encuentran: ■ ■ ■ Atrofia de las vellosidades..C. Whittwmoore. I.. 5M Enterprises Ltd Sheffield. Toma de muestras en ganado porcino: aparato reproductivo y otras muestras. en la infección por Parvovirus porcino.A. Morillo. Fibrinosa. Straw. y Villa. A. De las Heras Guillamón..CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA CURSOS DE FORMACIÓN CONTINUADA REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN Figura 10. Gómez-Laguna. Elanco Valquímica S. M.L. J. 1998. 2004. v Neumonía intersticial. Clínicas veterinarias de Norteamérica. Estas vesículas se rompen y dejan erosiones que rápidamente se curan. Así: ■ ■ ■ ■ ■ La bronconeumonía fibrinosa es indicativa de influenza porcina.J. Técnicas de necropsia. si ésta tiene lugar antes de los 40 días de gestación se producirá la reabsorción. The science and practice of pig production. Gracia. v Déficit de biotina. Gracia Curras. Los métodos y las muestras de elección para el diagnóstico de las enfermedades que causan un fallo reproductivo ya fueron señalados en el curso de formación continua “Toma de muestras en ganado porcino” publicado en Suis (nº 7. Suis 7:38-51.E.J.B. Albizu.E. asociada a colibacilosis y gastroenteritis transmisible. 2004. Evaluación de las lesiones macroscópicas en el cerdo. y Penny. Tierras 120:74-81. Poliartritis. lo que hace muy difícil determinar macroscópicamente su posible etiología (tabla 6).. Astorga. v v v v f f f f 9. como a que éste no pueda ser absorbido por la interacción de otras sustancias presentes en la dieta. B. pp. Procesos que cursan con una v vasculitis necrotizante. Muirhead. Andrews.J. Mengeling.. Aumento de tamaño de los nóv dulos linfáticos inguinales. J. La piel puede ser un buen indicador de: ■ ■ ■ ■ 6. Toma de muestras en ganado porcino: aspectos generales.R. Gracia Curras. Luque. En las neumonías embólico metastásicas el agente llega por vía aerógena.. King. Fernández. Arenas. J. v v v f f f ■ Clostridium perfringens tipo C afecta a lechones de menos de 4 semanas. 2004. Suis 6:34-51.. y Alexander.A. R..C. ya que este hecho.. J. Presentar coloración rojiza y aumento de consistencia. J.. Astorga. Catoi. Rowland. M. E. M. 193:43-52. o que puede existir una pérdida de los nutrientes debido a la existencia de determinados procesos fisiológicos (como la lactación) o patológicos (como un proceso diarreico). Información Veterinaria. J. v f v v v f f f 8. A.. y Roth. A.. Huerta. tanto a la falta o deficiente aporte de un nutriente... Balsega. A. Información Veterinaria. y Quezada. W.J. 1989. Poliserositis. mientras que entre los 40-70 días de gestación los fetos mueren y se momifican. abortos y muertes perinatales. y Glastonbury. E. Patología porcina en imágenes (II): Enfermedades digestivas. 2001. La necropsia en el ganado porcino. 2004. R. A. PROCESOS INFECCIOSOS QUE CURSAN CON FALLO REPRODUCTIVO Las enfermedades reproductivas. M. en la mayoría de las ocasiones. A diagnostic guide.. presentar áreas de necrosis demarcadas por tejido conectivo.. In Practice. 1998. Si se cronifica. los diferentes tipos de enteritis se caracterizan por: f f f ■ ■ v Una insuficiencia cardiaca. B. C. 1996.. I. Necrosis de la mucosa intestinal.J. C. forma aguda. 2003. Entre los tipos de gastritis que nos podemos encontrar tenemos: ■ ■ v Ictericia. Atlas en color de patología porcina. Bautista. Ser asiento de intensas hemorragias o necrosis. Segalés. Sims. En la tabla 8 se muestra una relación de enfermedades nutricionales y sus síntomas y lesiones habituales... S. Sierra. 1999. Diagnostic Necropsic Veterinar. Arenas. Coll Masvidal. Bautista. v f v f v v f f v v f f 7. P . Ahumada. 192:35-45.M. M.C. Taylor. M. v v v v f f f f ■ ■ ■ Parvovirosis porcina. Hemorrágica. Newson. Neumonía intersticial. R. 1989. D´Allaire. en muchos casos. The necropsy book.. Diseases of the swine 8th edition. Gastroenteritis transmisible afecta a todas las edades. A. y Seva Alcaraz. A. Morillo. Además. f f f f ■ ■ ■ Catarral. Pathology of the pig. The pig research and development corporation and Agriculture Vicoria. Patología porcina en imágenes (III): Enfermedades sistémicas. L. M. y Morillo. 2004. Iowa State University Press. En las enteritis catarrales se produce una diarrea como consecuencia de: ■ ■ 10. 38-51). M. y Coll.R. Astorga.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful