Next door to love Personajes en la historia: Stella: Cocinera de un restaurant. A cook in a restaurant. Tony: Vecino de Stella.

Stella's neighbour Daisy: Hijo de Tony. Tony's daughter Janet: Mejor amiga de Stella. Stella's best friend. Kathy: Ex esposa de Tony. Tony's ex wife. Klaus: Trabaja con Stella. Works with Stella. Capítulo 1: El hombre en el número tres Mi amiga Janet miró hacia afuera de la ventana de mi living. "Quién es ese?" ella preguntó. Fui a ver. "El vive aquí" dije. "El vive aquí... ┐en Bridge Street?" Janet preguntó. "Sí" dije. "En el número 3, a una puerta mía. Es mi nuevo vecino" Janet sonrió. "Es muy alto", dijo ella. "Y me gusta su pelo negro" "Janet" dije "ven y apártate de la ventana". No quería que mi nuevo vecino nos viera. Se volteó hacia mi. "Está bien" dijo ella, "Solo estoy mirando. No quiero a un nuevo hombre. Tengo a David." David es el novio de Janet. "Yo estoy pensando en ti", dijo ella. "Necesitas un nuevo novio... ┐en qué trabaja tu vecino?" me preguntó. "No sé" dije. "Bien.. y cuántos años tiene?" La miró. "No sé, Janet" le dije. "Tiene novia?"... "Janet" le dije, "No sé nada sobre él. Lo vi ayer y me saludó". Eso es todo. Janet siempre quería que yo saliera y conociera nuevos hombres. "Necesitas salir, Stella", solía decirme "Necesitas conocer nuevas personas, nuevos hombres." Pero yo no quería conocer nuevos hombres y no quería un novio. Yo sabía que lo novios no siempre te hacían feliz. Mi último novio, James, no me hacía feliz. Janet me miró... "Tu estás pensando en James" me dijo. Janet casi siempre sabía lo que yo estaba pensando. "No pienses en el" me dijo. "El no era nada bueno para ti. Pero no debes pensar que todos los hombres son malos. Tu vecino se ve agradable." "Para de hablar de el" le dije. Y nos reímos :) Janet se fue de mi casa alrededor de las 6 de las tarde. Y subí para cambiarme para mis clases de tenis. Mi vecino estaba afuera en su jardín. Era Agosto y había montones de flores en todo el jardín. Las flores en el jardín de la casa número 3, eran amarillas, rojas y rosadas. Colores alegres. Pero mi vecino no se veía feliz. "Esta triste", pensé mientras lo vi por la ventana de arriba. "Por qué? Por qué está triste?"... luego el miró hacia arriba y me alejé rápidamente de la ventana. Vi a mi vecino de nuevo la mañana siguiente, en la calle. Se veía cansado. "Hola" le dije. "Es un lindo día" "Sí" el dijo. "Esta caluroso de nuevo. Demasiado caluroso para trabajar". Luego me sonrió. "Mi nombre es Tony" dijo el. "Tony Bryant."

Apretamos nuestras manos. "Hola, Tony" le dije. "Yo soy Stella. Stella Greenwood" "Gusto conocerte, Stella" dijo el. No vi a Tony al día siguiente, o el día después de ese. Luego, la mañana del Viernes lo escuché hablando por teléfono. Las casas en Bridge Street eran pequeñas y tu puedes a veces escuchar a las gente hablando. Y oí todo lo que Tony Bryant dijo esa mañana. Estaba muy enojado. "No puede hacer esto, Kathy!" el dijo. "No me puedes hacer esto de nuevo! quiero verla. Por favor, Kathy. No hagas esto!". Me senté en la mesa en la que desayuno y escuchaba. "Kathy? Kathy? Oh!" escuché lo que Tony dice, y luego colgó el teléfono. Comí una manzana y pensé en Tony Bryant. Quién era Kathy? y de qué estaba asustado Tony? Porque yo sabía que el estaba asustado de algo. Hay algo que Janet siempre me dice, algo que es muy importante para ella. Ella dice, "Cuando quieras hacer algo, simplemente hazlo. No pares y lo pienses. No esperes. ¡Sólo hazlo!" Y eso es lo que yo hice después de escuchar a Tony Bryant hablando por teléfono. Me paré y ni pensé. Puse mi manzana sobre la mesa y fui a la casa vecina. Tuve que esperar un rato largo. Luego Tony contestó al timbre. "Si?" dijo el. El no se veía muy feliz. Y desde luego, por supuesto, no supe qué decir. "Si?" dijo el de nuevo. "Qué quieres, Stella?". Me empecé a poner roja y sentía mi cara muy acalorada. "Yo... yo quería..." comencé a decir, "Solo quería saber..." y ahí paró de hablar. "Tu querías saber... qué?" dijo Tony. "Bien, está todo bien?" preguntó, y me miró. Su cara estaba seria, pero pensaba que estaba triste o enojado por algo. "Si, gracias" dijo el. "Está todo bien" Enrojecí un poco más. "Oh" dije. "Ok, bien. Eso es bueno. Bien. Pues, adiós!" y me fui rápidamente. Pero luego Tony me llamó. "Stella! espera!" Y paré y lo miré de vuelta. "Disculpa" dijo el. "Fue muy grato que preguntaras. Tienes tiempo para venir a mi casa por un café?" Miró mi reloj. Eran las nueve. "No ahora" le dije. "Disculpa, Tony. Voy atrasada a trabajar" "Ok," dijo el. "Me voy lejos hoy día. Pero ven por una taza de café el próximo fin de semana." Le sonreí "Gracias" le contesté. Capítulo 2: Flores de Daisy El siguiente fin de semana estaba caluroso de nuevo y yo quería sentarme en el sol todo el día. Tomé un libro y una bebida y salí al jardín. Y aquí es cuando escuché al niño. “Voy a salir” dijo el niño, y luego una pequeña cara me miró desde el jardín de Tony. Una pequeña cara de niña. “Hola,” la pequeña niña me dijo. Ella tenía montones de cabellos negros bajo su gran sombrero de sol.

“Hola” le dije. “¿Quién eres tú?” “Daisy” ella dijo. “Esta es una flor. Me gustan las flores. ¿A ti te gustan?” Le sonreí. Ella tenía cinco o seis años. Pero, ¿quién era ella? Luego Tony llego. Se paró al lado de Daisy, y supe quién era ella. “Hola” me dijo el. “Esta es mi hija, Daisy” “Hola Daisy” le dije, y vi que Tony estaba feliz. Muy feliz. “¿Puede ella venir a tomar té con nosotros, papi? Daisy le preguntó a su papá. “Ella, tiene un nombre” le dijo Tony. “Se llama Stella” “Ok, ¿puede Stella venir a tomar té con nosotros?” Daisy preguntó. Tony me sonrió. “Por supuesto que puede” dijo el. Nos sentamos en el jardín de Tony y Daisy me dijo todo sobre su gato. Hablaba un montón. “Es blanco y negro” ella decía, “como una vaca. Lo llamé Moo-Moo, como el ruido que hacen las vacas. Pero el bebe leche. Las vacas no beben leche” “Vacas hacen leche” Tony le dice. Él me sonrió por sobre la cabeza de Daisy. Daisy lo miró. “Si sé, papi!” ella dijo. “No soy más una niña pequeña!” y se fue a ver las flores. “Es un encanto” le dije a Tony. El miró a su hija y sonrió. “Sí”, dijo el, “lo es”. Luego se puso triste. “Pero no la veo muy seguido porque su madre y yo no estamos juntos ahora” “Eso es por qué el está triste” pensé. “Disculpa, Tony” le dije. “Estoy bien ahora” dijo Tony rápidamente. El me sonrió. “De todos modos, ¿como estás tú? ¿Cómo estuvo tu fin de semana?” “Fue bueno” le dije. “Hubo muchísimo por hacer en el trabajo.” Tony sonrió. “¿Qué haces tú?” “Soy una de las cocineras en el restaurant italiano Marcello” “¿Eres una chef?” dijo el. “Es un buen trabajo” “Si” dije. “Lo amo. ¿Qué hay sobre ti? ¿qué haces?” “Trabajo con computadoras” me dijo Tony. Daisy se acercó a nosotros de nuevo. “Estas son para ti” dijo ella, y nos dio unas flores. “Gracias, Daisy” le dijimos. Ella nos sonrió y luego corrió a lo largo del jardín. “Deja algunas flores en el jardín, por favor, Daisy” Tony le dijo. “Se ven bien ahí” Puse mi cara entre las flores rojas y naranjas. Esas eran muy bonitas. “Creo que le agradas” me dijo Tony. Sonreí. “Me agrada también” dije. Tony vio las flores en su mano. “Parte de mi muere cuando Daisy está lejos de mi” el dijo. Luego me miro… “Daisy vive con su madre, Kathy, y el esposo de Kathy, Cameron” , Tony miraba a los lejos. “Daisy tiene una nueva familia ahora” me dijo. “Bien, ahora lo sé” pensaba… “Kathy, la mujer en el teléfono, era la madre de Daisy”. “Esto es triste” dije. Tony sonrió, pero no estaba feliz. “Si. Oh, yo sé que a Daisy le agrada Cameron. Pero el no es su padre. Yo lo soy.”

“¿Cuán seguido ves a Daisy?” pregunté. “No muy seguido. Pero ella ve a Cameron todos los días. Como sea, ella está aquí hoy”… Tony decía… “Y estoy feliz” Daisy nos sonreía. Yo sonreía de vuelta. “Puedo entender computadoras” Tony me decía “Yo sé que van a hacer. Pero no siempre entiendo a la gente.” Yo pensaba en James y todas sus novias… “no, no siempre sabemos que va a hacer la gente” dije. Al día siguiente me junté con Janet en el centro de la ciudad. Fuimos para tomar un café. Ella preguntó sobre Tony, y le dije sobre mi tarde con el. “¿Te pidió que salieran?” ella quería saber. “No!” dije. “Es solo mi vecino” pero me ruboricé y Janet me vio. “Te gusta” me dijo. “Si, es cierto” dije. “Pero es un hombre muy triste. Creo que está todavía enamorado de la mamá de Daisy, Kathy”. Janet me miró, “pero tu dijiste que Kathy es la esposa de un tal Cameron ahora” “Si” dije. “Kathy es la esposa de Cameron. Pero Tony todavía piensa cuando ellos eran una familia… el, Daisy y Kathy. No creo que el entienda por qué todo cambió” “Eso es triste” dijo Janet. Luego me miró. “Bien” dijo ella. “tu necesitas a un hombre con quien reír, entonces no creo que Tony sea bueno para ti.” “No necesito a un hombre, Janet” le dije. “Estoy feliz sin un novio” Pero Janet me miró. “Todos necesitan a alguien, Stella” dijo ella. Capítulo 3: Todos necesitan alguien Al día siguiente montones de personas vinieron al restaurant italiano donde trabajo y tuve que hacer montones de platos. El clima estaba todavía cálido, y dentro de la cocina estaba muy, muy caluroso. Yo estaba feliz por tener tanto que hacer. No quería pensar en las palabras de Janet “Todos necesitan a alguien, Stella” Pero por supuesto, sí pensaba en eso… todo el día. También pensé en James y cuán triste me hacía. Luego pensé en Tony y cuán triste lo hacía Kathy. Y luego Daisy… “Todos ellos disfrutaron su comida” Klaus, uno de los meceros, me dijo en la tarde. Me agradaba Klaus. Estaba por Inglaterra, desde Alemania, por seis meses, y estaba siempre feliz. “Bien” contesté. “¿Quieres salir conmigo esta noche, Stella?” Klaus me preguntó. “Voy al cine. Puedes venir?” Pensé en las palabras de Janet de nuevo. “Todos necesitan a alguien, Stella” y luego miré a Klaus y sonreí. “Sí, está bien” le dije. Cuando llegué a casa a las seis, Tony estaba sacando cosas de su auto. “Hola, Stella” dijo. Le sonreí. Se veía bien en su zapatos de trabajo y su camisa blanca. “Hola, Tony. ¿Cómo estás?” “Muy bien, gracias” me respondió. “Es bueno verte” “Sí” dije. “Es bueno verte también” “Voy por una bebida en la noche” dijo el. “en el “Tree House Bar” (“Bar de la casa del Árbol”) me miró. ¿Quieres venir conmigo, Stella?”

Paré y sonreí. “Oh” contesté. “No puedo, disculpa Tony. Voy al cine esta noche” “Está bien” dijo Tony, y caminó a su casa. Miré la espalda de Tony mientras el abría la puerta de su casa. No quería ir al cine con Klaus ahora. Quería salir por una bebida con Tony. “¿Qué tal mañana en la noche?” pregunté. Tony volteó y me sonrió. “Está bien” dijo el. “Bien. ¿A las 8 entonces?” Le sonreí. “A las 8 mañana” contesté. Disfruté saliendo con Klaus. La película se llamaba “Hombre muerto no puede hablar”. Era una muy mala película, pero nos hizo reír. “Necesito una bebida después de eso” Klaus dijo cuando salimos, y fuimos a un bar cerca del cine. “Disculpa por la película, Stella” dijo cuando teníamos nuestras bebidas. “La próxima vez podemos ir a una película que tú quieras ver”. Pero solo sonreí y tomé mi bebida. Me agradaba Klaus, pero no quería pensar en una segunda salida, por ahora” Luego del bar, Klaus caminó a casa conmigo. Sabía que quería que le preguntara si quería entrar a mi casa, pero no lo hice. “Gracias por esta noche, Klaus” dije. “Lo disfruté. Te veo mañana en el trabajo.” Creo que estaba un poco triste pero de todas maneras sonrió. “Ok, Stella” dijo el. “Te veo mañana”. Abrí mi puerta. “Stella” Klaus dijo detrás de mi, y lo vi. “¿Si?” “¡Me gustas muchísimo!” “Gracias” dije “Buenas noches”. Luego entré a mi casa y cerré la puerta. No dije “Me gustas también, Klaus” porque no sabía qué pensar. Me agradaba, pero ¿Quería ser su novia o solo su amiga? Capítulo 4: Bebidas para dos Cuando llegué a casa del trabajo la tarde siguiente, lavé mi cabello y me puse un vestido. “Luces genial”, Tony me dijo cuando nos juntamos a las 8. “Gracias” dije. La blusa azul de Tony era como el azul de sus ojos. Se veía bien también. “Trae tu chaqueta. Luego podemos salir” dijo el. Fui por mi chaqueta, y nos fuimos. “Amo las tardes cálidas” Dijo Tony mientras caminábamos a lo largo de la calle. “Cuando conocí a Kathy por primera vez, vivíamos en Scotland. Oscurecía a las 7 allí, en esta época del año. Amaba las tardes largas.” No dije nada, y el me miró. “Disculpa” Dijo el “Sé que hablo mucho sobre el pasado.” “Está bien” dije. “No” dijo el “No está bien. No quiero pensar en el pasado esta noche. Quiero pensar en el ahora” Yo estaba feliz de oír eso, y cuando le sonreí, me sonrió de vuelta. “Quiero saber todo sobre ti, Stella” me dijo. “¿Todo?” pregunté “Sí, todo” dijo el Había un montón de personas en el jardín del “bar de la casa del árbol” (Tree House

Bar). Hombres y mujeres sentados en pequeñas mesas conversando. Parejas. Y cuando Tony y yo nos sentamos en una mesa, nos veíamos como una pareja también. “Me gusta aquí” dijo Tony. “Si, me gusta también” dije. Tony tenía la bebida en su mano. Me sonreía. “Aquí es para los buenos vecinos” dijo. “Para buenos vecinos” Luego Tony me miró. “Cuéntame sobre tu trabajo, ¿qué te gusta cocinar?” Lo pensé. “La comida con montones de colores, me gusta que la carne se vea bien. Eso es muy importante para mi” dije. “Debo ir y comer en tu restaurante” dijo Tony. Hablé rápidamente, sin pensar… “O puedo cocinar para ti, en casa” dije Tony sonrió. “Si por favor!” dijo. “Amo mi trabajo” le decía. “Cuando era una niña, cocinaba con mi madre” “Daisy le gusta cocinar con su mamá” Tony me dijo. Su cara se vio triste. “Ellas hacen pasteles. Kathy es buena para cocinar también.” Lo miré. “¿Qué hace Kathy?” pregunté. “Ella es profesora. Pero no quiero hablar sobre ella. Cuéntame sobre ti - tu familia. ¿Dónde viven?” Le conté y me escuchó, pero sentía que habían tres personas en la mesa ahora: yo, Tony y Kathy. Paré de hablar sobre mi familia y lo miré. “Cuéntame sobre Katy y tu” dije. Tony miró su bebida. “Kathy me dejó. Ella conoció a Cameron en el trabajo. Ella me dejó porque quería estar con él.” “Yo amaba a alguien también. James. Pero el tenía muchas novias” le conté. Tony puso su mando sobre la mía. “¿Quieres conocer a alguien nuevo?” preguntó. “No sé” dije. “Estoy asustada” Me sonrió. “Bien, yo también estoy asustado. Pero tu si me gustas, Stella. Me gustas mucho” “Y tu me gustas, Tony” dije. Mientras lo miraba, supe que realmente pasaba con Klaus. Klaus y yo éramos solo amigos, eso era todo. Me agradaba y reía harto con el, pero cuando me miró, no me sentí como ahora con Tony. Tony me miró a los ojos. “Bien” dijo. “Ven luego por un té el fin de semana. Daisy me dijo que quería verte de nuevo, y yo quiero verte de nuevo, también.” Fui por un té con ellos el Sábado. Jugamos fútbol y nos acaloramos. Luego, cuando Daisy estaba en la cama, con Tony fuimos al jardín. Nos sentamos y hablamos, y Tony tomó mi mano en la suya. Luego lo miré, y me besó. Al día siguiente Klaus me invitó a ver una película con el de nuevo, pero le dije que no podía. Y cuando me junté con Janet a almorzar, le conté sobre Tony y yo. “Todo estaba yendo bien” dije. “me hace muy feliz” Ella me miró. “¿Habla sobre Kathy cuando está contigo?” preguntó. “Tiene que verla por Daisy. Pero eso es todo.” Dije. “Bien” dijo Janet, sin sonreír. La miré. “Está bien, Janet” dije. “Tony es un buen hombre. Quiere estar conmigo” “Bien” dijo nuevamente. “Porque solo te quiero ver feliz, Stella”

Yo estaba feliz, durante dos meses. Veía a Tony todos los días. A veces Daisy estaba con nosotros, y otras veces solo Tony y yo. Íbamos a ver películas, caminábamos en el parque y cocinaba carne para el. Hablábamos y nos reíamos un montón. Oh si, yo era muy feliz. Y una tarde de Octubre todo cambió. Yo dejaba el trabajo para volver a casa y vi a James en un bar. Estaba con una mujer. Estaban riendo y se veían muy felices. “El se reía como cuando era mi novio” quería entrar al restaurant y decirle a esa chica. Quería decirle “James no es bueno!” pero no lo hice. Solo caminé a lo largo de la calle. Estaba triste por ella. Luego, cuando volví a Bridge Street, vi a Tony en frente de su casa. Estaba con una mujer también, una mujer que yo no conocía. Vi a Tony mirándola a la cara. “El me mira como a ella,” pensé. “está cerca de mí como con ella.” El cabello de la mujer era negro y muy largo. Ella era linda. Dijo algo y puso su mano sobre el brazo de Tony. Luego vi a Tony caminando hacia la puerta de su casa. Miró de vuelta a la mujer y le dijo algo. Sabía que el quería que ella entrara a la casa. “No vayas adentro” pensé. Pero ella si entró. Y Tony cerró la puerta. Fui a mi casa y cerré mi puerta. Me senté y pensé en James de nuevo. “James siempre tiene montones de novias. ¿Tony me quiere a mi y a esa mujer?” Pero no sabía la respuesta… Capítulo 5: Quién es esa mujer? No vi a Tony esa tarde, y tampoco me llamó. Cuando me iba a trabajar al día siguiente, su auto no estaba allí. “¿Estaba con esa mujer?” “¿Estás bien?” me preguntó Klaus cuando llegué al restaurant. “Si, gracias” dije. No quería hablar sobre Tony y esa mujer. No quería decirle a nade sobre ellos. Pero pensé en ellos un montón… todo el día. Después del trabajo, me fui rápidamente de vuelta a Bridge Street. Pero no a mi casa. Fui a la casa de Tony. “Hola” dijo cuando llegué a la puerta. Se veía cansado, y no me besó. “Entra” Fuimos al living. El tenía una taza de café sobre la mesa. “Disculpa” dijo el. “¿Quieres algo para beber?” “No” dije “Te quiero hablar… sobre ayer” Yo… te vi con una mujer. Miró hacia abajo. “Oh…” dijo. Lo esperé para que hablara. “No es lo que tu crees, Stella.” dijo. Lo miré. “Stella, esa era Kathy” dijo Tony. Me senté. No sabía qué decir. “Quería hablar conmigo” “¿Sobre qué?” Tony no contestó. Pensé en ellos dos en la calle. “Tony, ¿todavía amas a Kathy?” pregunté. Me miró. “No! ¿Piensas eso?”

“No sé qué pensar.” dije. Tony tomó mi mano. “Oh, Stella” dijo el. “Por supuesto que no sigo amándola” “¿En serio?” pregunté. Lo miré a los ojos. James no le gustaba que lo mirara a los ojos de esa manera. Pero Tony me miró de vuelta. No corrió la mirada. “A veces, quiero odiar a Kathy” me dijo. “Pero no puedo. Es la mamá de Daisy” “Yo sé qué piensas en cuando eran una familia” le dije. “tu, Kathy y Daisy”. “Si, si pienso en eso. Lo pienso por Daisy. Pero no quiero estar con Kathy ahora, Stella. Quiero estar contigo.” Ahora no podía verlo. Me sentía asustada. “¿Quieres?” pregunté. “Si, sabes que quiero. Me gustas Stella, me gustas mucho. En estos momentos… ” Lo miré de nuevo. “Si.. ?” Me sonrió. “Ahora creo que te amo, Stella. No, sé que te amo.” Estaba feliz de nuevo. “Oh, Tony. Te amo yo también!” dije. “Ven aquí” dijo y me besó. Pero sabía que aún había algo mal. “Kathy vino ayer porque quería contarme algo. Ella y Cameron querían vivir en Scotland. Ellos quieren comprar una casa ahí, y ellos… quieren llevarse a Daisy con ellos.” Lo miré. “Oh, Tony. ¡No puede hacer eso!” Tony miró hacia abajo. “Creo que si puede” dijo el. “Es la madre de Daisy y Daisy vive con ella. Cameron tiene un nuevo trabajo en Scotland, y Kathy puede conseguir un trabajo allí como profesora.” “¡Pero Daisy te necesita también!” dije. Tony no pudo contestar durante unos minutos. Estaba muy triste. Luego el trató de sonreír. “No sé que hacer, Stella” dijo el. “Simplemente no sé qué hacer.” “Podemos hablar con alguien para que nos ayude. Una abogado. ¡La podemos parar! ¡Eso podemos hacer!” Tony me miró. “Podemos tratar” dijo el. Capítulo 6: Una familia de nuevo Entonces fuimos a ver a un abogado. A la señorita Scott. “Yo puedo hablar con el abogado de Kathy. Pero debo decirle señor Bryant, no va a ser fácil. El juzgado de familia suele pensar que los niños necesitan estar con su madre.” “Daisy necesita a su papá también” dije, y la señorita Scott sonrió. “Si, lo sé. Solo podemos tratar” dijo ella. “Gracias” dijo Tony. Luego nos fuimos. Los siguientes dos días no fueron fáciles. Luego la señorita Scott llamó y dijo que el juicio sería el Martes siguiente. Daisy vino con nosotros el fin de semana previo a la decisión de la corte. El clima estaba muy feo, así que vimos TV.” Había una película sobre caballos en la tele. Daisy nos miró. “Cameron dice que puedo tener un caballo cuando vivamos en Scotland. Quiere enseñarme todo sobre ellos.” “Qué genial” dijo Tony. Pero yo sabía que el estaba triste. Tomé su mano. “Pero yo quiero que tu me enseñes sobre los caballos, papi” dijo Daisy. Cuando escuchó esto, Tony sonrió. “¿Me puedes enseñar, papi?” preguntó Daisy. Tony le dio un beso.

“Si, bebé” dijo el. Pero esa tarde cuando Daisy estaba en la cama, Tony me miró. “¿Qué sé sobre caballos? Nada. Solo sé sobre computadores” “No, no solo. Tu sabes cuanto amas a Daisy y eso es lo que importa.” El me besó y sonrió. “Estoy muy contento de haber venido a vivir a tu lado, Stella Greenwood” El Martes, fuimos al juzgado de familia. Kathy estaba ahí con su abogado y Cameron. Daisy estaba en casa con la madre de Kathy. La mano de Tony estaba sobre la mía. No miró ni a Kathy ni a Cameron. Luego, el juez entró a la corte. Era un hombre pequeño con pelo gris. Estuvimos en el juzgado por 30 minutos. La señorita Scott habló por Tony y el abogado de Kathy habló por ella. El juez escuchó e hizo algunas preguntas. Señorita Scott y el abogado de Kathy las contestaron. Luego el juez nos miró y… y dijo que no íbamos a querer saber que diría. “Lo siento, señor Bryant…” Creo que eso es lo único que escuché y me senté al lado de Tony y pensé “¡No, no, no!” Tony puso su cabeza sobre sus manos. No dijo nada, pero sabía que estaba enojado. Cuando el juez y los abogado dejaron la corte Kathy se acercó para hablar con Tony. Pero el no la quería ver. “Tu todavía puedes ver a Daisy cuando quieras, Tony” le dijo, pero no contestó. Luego Kathy se fue con Cameron. Me senté allí al lado de Tony. No sabía que decirle. Pero luego pensé lo que Janet siempre me decía .“Cuando quieres algo, solo hazlo.” Y supe qué quería hacer. “Tony, mírame” Su cara estaba pálida. Tomé su mano y lo miré a los ojos. “Mira… hay computadoras en Scotland. Y montones de restaurants.” “¿Qué dices?” preguntó. Sonreí. “Estoy diciendo que podemos vivir cerca de Daisy. Digo que… podemos ir a Scotland.” Tony me sonrió. Una gran sonrisa. “¿Tu y yo?” dijo. “Sí. Tú… yo… y Daisy también.” Y, en Enero, eso es lo que hicimos. Fuimos a vivir a Scotland. Conseguí un trabajo como chef en un hotel y Tony consiguió un trabajo con computadoras. ¿Y Daisy? Bien, la vemos todo los fines de semanas. Le está enseñando a Tony sobre caballos. Questions about the story!

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful