BOLILLA 15

En 1986 el doctor Iribarne dispuso de oficio la prevención de daños. Se trato de una acción de daños y perjuicios derivada del fallecimiento de tres niños ahogados en un arroyo artificial. Sin perjuicio de las indemnizaciones correspondientes el juez advirtió que de omitir la eliminación de las causas del daño se prolongaría una situación grave de peligro para la comunidad, por ello ordenó a la empresa demandada tareas de restauración del cauce, cerramiento del fundo. Sin embargo el fallo fue revocado por la camará. En 1988 la Camara Federal de la Plata toco resolver una acción por daños y perjuicios por el fallecimiento de una niña provocado por las mismas causas que el supuesto anterior, sin perjuicio de la indemnización correspondiente la cámara ordeno preventivamente y de oficio al demandado la construcción de un cerco que aisle las excavaciones inundadas la colocación de carteles que adviertan el peligro y el establecimiento de vigilancia en el lugar. La cámara argumento que además de la reparación personal del lesionado se debe buscar la paralización de los efectos dañosos. El damnificado indirecto es quien ve lesionado un interés propio que se hubiera satisfecho a través de un interés jurídico ajeno que ha sido menoscabado. Por ejemplo las injurias inferidas a una mujer afectan un bien jurídico de esta (honor) pero también un interés moral y en su caso patrimonial propio de su marido (cuya satisfacción depende de la ausencia de ataques al honor de su esposa) quien por ende es damnificado indirecto. En nuestra opinión esta limitación no tiene sustento legal alguno, la calidad de damnificado solo exige la certeza del perjuicio sufrido

Un mismo hecho puede ser un delito penal y a la vez causar un daño. Aquí entrará en juego la faz punitiva del Estado para aplicar la ley penal y castigar al culpable, pero también la víctima del delito tiene derecho a reclamar por los daños sufridos conforme a las normas del Código Civil. Por ejemplo un accidente de tránsito en donde muere una persona. Y aquí es donde surgen los problemas entre la acción penal a cargo del estado (Ministerio Público: fiscales) y la acción civil que ejerce la víctima para reclamar daños

Prelación de la sentencia penal sobre la civil o Prejudicialidad: art. 1.101CC . si la víctima inicia la acción en sede civil puede tramitar el proceso hasta el dictado de la sentencia pero el juez civil no puede dictar la sentencia hasta tanto haya sentenciado el juez penal.La prejudicialidad es definida por López Mesa como: “una prelación que tiene un fuero judicial sobre otro en el juzgamiento de un mismo hecho que es, a la vez, generador de responsabilidad civil y penal.”(López, Mesa, Marcelo, “Curso de Derecho de las Obligaciones”, p.248

Fundamento: “Estrepitus foris” (escándalo de sentencias contradictorias sobre un mismo hecho).Condiciones de aplicación del art. 1.101 CC:  Proceso penal pendiente: la acción penal tiene que estar iniciado y no haberse extinguido por las causales de extinción propias de la acción penal (muerte, anmistía, indulto, prescripción, etc). Identidad del hecho generador.  Interpretación restrictiva  De orden público, aplicable de oficio  Nulidad de la sentencia civil que es dictada sin esperar la setencia penal Excepciones al art. 1.101 CC: en estos supuestos el juez civil puede dictar sentencia no obstante que el juez penal no haya fallado. Contempladas en el art. 1.101 CC: muerte y rebeldía del reo. Causales de extinción de la acción penal (prescripción, pago voluntario de la multa, etc)  Probation: suspensión del juicio a prueba: es decir una sentencia impuesta por una corte criminal,
sujeta a condiciones establecidas que pone una persona declarada culpable en libertad, suspendiendo el trámite de su juicio a cambio de una compensación del daño generado por la conducta delictuosa por la cual se lo imputa, sometiéndose como se expresa a determinadas reglas de conducta y eventuales deberes comunitarios.

El mentado instituto tiene como finalidad conceder al imputado la oportunidad de resarcir el daño causado, evitando de esta forma la acción punitiva del Estado como medio de recomposición de la "paz social". "El Estado renuncia, en ciertos casos y bajo ciertas condiciones, a la realización de un juicio y al eventual dictado y aplicación de una condena".[1] De acuerdo al artículo 76 bis del Código Penal, el imputado por un delito de acción pública cuyo máximo no exceda de tres años, podrá solicitar el beneficio de la suspensión del proceso a prueba. “No corresponde la suspensión del juicio a prueba en caso que el imputado sea funcionario público y haya participado en el delito en ejercicio de sus funciones. Tampoco corresponderá otorgar el beneficio en caso de delitos reprimidos con pena de inhabilitación”

 Demora injustificada del proceso penal:  Demanda civil fundada en factores objetivos de atribución Proyecto de reforma de 1998

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful