¿FIN DE LAS CLASES? MATERIALES PARA UN DEBATE* Mauro Basaure I. Dobledimensionalidad del concepto propósito de su carta a Weydemeyer.

clases de Marx. A

Antes de la emergencia del capitalismo industrial, el mundo europeo se organizaba verticalmente bajo el principio de los estamentos. Con la emergencia de la economía capitalista la desigualdad social deja de anclarse simplemente a la férrea estructura del honor estamental de los individuos para re-anclarse cada vez más en función de la mera diferenciación económica. Las estructuras de la naciente sociedad industrial se enfrentan a las estructuras tradicionales de la desigualdad asociadas a características adscritas o supuestamente naturales tales como las relacionadas con los estados feudales o con las jerarquías definidas de acuerdo a la religioón, el género y la raza. Se trata de la desestructuración inicial de la concepción de una desigualdad perteneciente al orden natural del mundo; desestructuración que aún hoy es tarea del pensamiento y la acción política. Dicho enfrentamiento marcó un tiempo de profundos cambios sociales en el que las nuevas formas de la estructura social se establecían paulatinamente de manera más definida. Comparada con el rígido sistema de rangos y derechos que la precedía y acompañaba, la nueva diferenciación social resultaba ser en absoluto difusa. En este marco histórico el concepto “clase” es el elegido para dibujar los contornos de la nueva estructura social, y en este sentido se convierte en uno de los conceptos más importantes para la comprensión de la sociedad moderna. Las clases son contemporáneas, en gran medida, a las libertades burguesas que declaran formalmente la igualdad de los hombres. No es, por lo tanto, en el plano jurídico o ideológico donde se puede encontrar la “realidad” de las clases. Las castas y los estamentos tienen límites muy rígidos. No hay duda respecto de la pertenencia o no de un individuo a alguna de las posiciones en estos sistemas tradicionales de estratificación. Su realidad, por ello, es indiscutible. Nadie dudaría de la existencia de una casta o de un estamento y, por
Una versión anterior de este artículo fue presentada en el documento Reflexiones para el Estudio de las Clases Sociales del Centro de Investigaciones Sociales de la Universidad ARCIS en el año 1999. Respecto de esa versión debo agradecer a Miguel Valderrama; respecto de la presente agradezco muy especialmente a Heike Schmieder por haberme facilitado las Obras Completas de Marx y Engels en alemán.
*

1

lo demás, si así fuera, éstas estructuras se encuentran reafirmadas legal o consuetudinariamente. Pese a la afirmación de la existencia de las clases como realidad objetiva, característica del marxismo, es evidente que la estructura de clases no tiene ninguna existencia en este sentido. No tiene límites legales o consuetudinarios y no cuenta con una representación homogénea por parte de todos los individuos. Esta falta de homogeneidad redunda en la posibilidad de múltiples maneras de concebir tal estructura. Dentro de las variadas conceptualizaciones que se intentaron para inteligir las nuevas estructuras del naciente capitalismo, la realizada por Marx y Engels fue sin duda la más fértil y duradera. Muchos otros autores abundaron en comentarios relacionados a dicha estructuración y a las tensiones que de ella se derivan; pero sin embargo, quienes llevan a cabo un verdadero “diagnóstico de la época” y que, más aún, logran asentar una tradición teórica sobre estratificación que se extiende hasta nuestros días, son solamente Karl Marx y Friedrich Engels. «No es exagerado decir —afirma Frank Parkin— que casi todo lo que hoy se considera teoría de las clases o de las estratificación se origina casi con exclusividad en los escritos de Marx y Engels, Max Weber y la escuela de Mosca-Pareto» 1. Efectivamente, el hito inicial en la historia constitutiva de la problemática de las clases sociales o de la estratificación de la sociedad se encuentra en el trabajo de Marx y Engels. Esto no quiere decir que sean ellos quienes fundan ab initio el problema de las clases. Nada de eso pues la historia se remonta mucho más atrás. Sin embargo, es sólo en estos autores donde se fija un significado que resultará ser fundacional para la teoría de las clases. Ellos no las descubren pero sí dan un paso fundamental para el asentamiento de las clases sociales como concepto central en la comprensión de la moderna sociedad capitalista. Marx y Engels vinculan las clases sociales con una interpretación general del régimen capitalista de producción. En este sentido, muy general, se habla de un gran paso en la fijación del concepto clase. Ahora bien, la teoría contemporánea enseñará lo controversial de la afirmación de un significado unívoco de tal concepto en Marx y Engels pero, sin embargo, el hecho de que a partir de estos autores la clase se vincula a las fases históricas particulares del desarrollo de los diferentes regímenes de producción es algo que aparenta estar fuera de toda controversia. Claramente, no son las clases simplemente entendidas como fuerzas sociales históricas —aunque así también ellos las consideraron— lo que caracterizó el aporte de ellos a este proceso de fijación conceptual; tampoco lo fue una mera derivación analíticohipotética hacia el campo socio-político de las diferenciaciones en el
1

Parkin, F. “Estratificación social”, en: Bottomore, T. y R. Nisbet (comp.), Historia del análisis sociológico, Amorrortu, Buenos Aires, 1988, p. 681. 2

no se encuentra ni en las clases entendidas desde la perspectiva de la historia de la lucha de clases ni tampoco como categorías derivadas de una anatomía económica de la sociedad. central y característico de la sociedad capitalista. En éste. que esta dictadura por sí misma constituye sólo un paso transicional hacia la supresión de todas las clases y hacia una sociedad sin clases»2. Londres 5. Dietz Verlag. no me corresponde el mérito de haber descubierto ni la existencia de las clases en la sociedad moderna. por tanto. aunque también. Marx y Engels son deudores del pensamiento burgués. es encarnado. Berlin. aportes de Marx y Engels y por ello ellos son más reorientadores del significado que fundadores de él. los historiadores burgueses habían descrito el desarrollo histórico de esta lucha de clases y los economistas burgueses la anatomía económica de estas. K. ni tampoco la lucha entre ellas. El punto central es que estas clases ya descubiertas se explican a partir del desarrollo de los distintos regímenes de producción y no tanto. así como en muchos otros temas. Esto queda muy claramente expresado en palabras del propio Marx. en estricto sentido. No son. en un trabajo histórico referido a la lucha de clases o en una anatomía clasificatoria a partir de la estructura económica de la sociedad. Marx y Engels encuentran el suelo patrio y la dinámica de esas clases descubiertas con anterioridad. en: MEW. como él propio Marx señala. 28.En lo que a mi concierne. 2. (Esta y todas las notas siguientes son hechas a partir de una traducción libre directamente del original) 2 3 . que las lucha de clases conduce necesariamente a la dictadura del proletariado. Bd. In New York. Este centro gravitacional es evidente en su producción teórica y debe ser considerado como tal cuando se quiera exponer su concepto de clases. En el estudio de los diferentes regímenes de producción. Este conflicto. 3. según estos autores. 1970. demostrar que la existencia de las clases está entrelazada únicamente a determinadas fases históricas del desarrollo de la producción. Lo que hice de nuevo fue 1. En el estudio del régimen capitalista de producción. Su aporte. En una carta a su amigo J. Estos dos aspectos — el histórico y el económico estructural— de las clases sociales estaban presentes desde antes en el marco de significación del concepto de clases. pp. Weydemeyer —«muerto demasiado tempranamente» y quien le conminó a escribir semanalmente sobre El Dieciocho Brumario de Louis Napoleón— Marx escribe: «. 507-8. März 1852”. Mucho antes que yo. aunque este aspecto también está presente en el pensamiento de los fundadores del Marxismo. por Marx.. “Marx an Joseph Weydemeyer.. La diferencia entre estos términos está dada por la propiedad de los medios de producción en el caso del capital y la no propiedad de ellos en el caso del trabajo. Marx y Engels relevarán la centralidad del conflicto estructural entre capital y trabajo.campo de la economía.

No hay posibilidad. fin último de El Capital3. no tiene una existencia independiente. Berlin. K. 15. El concepto. El descubrimiento de la ley económica que preside la sociedad moderna . 25. I. p. más se establecerán también las clases que le son propias. ni aquí se destaca de forma pura esta estructura de clases. 23. una dimensión proyectiva. de los principales intereses en conflicto en el régimen de producción capitalista. p. proyectarlas en su desarrollo futuro. En consecuencia. 3 4 . Bd. 892. En su capítulo inconcluso del tomo III de El Capital Marx señala: «En Inglaterra es donde. le permite a Marx concebir dicho proceso de establecimiento. en este sentido. 1972. Dicho fenómeno dependerá de la dinámica del régimen de producción histórico y. la relación que se establece entre fenómeno y concepto deja de ser puramente contextual —referida a lo históricamente dado— para incorporar. le permite identificar a las clases sociales en su realidad concreta y al mismo tiempo. en este caso. 4 Marx. respectivamente. por ello. en que el problema para Marx no está en una descripción empírica de la situación de las clases de la Inglaterra que investiga. Marx. Esta dimensión es posible sólo en la medida en que exista esta ley de desarrollo (das ökonomische Bewegungsgesetz der modernen Gesellschaft) que permita delinear el futuro de la sociedad. K. Sin embargo.capitalistas y obreros. Este hecho se traduce concretamente. Das Kapital. en su estructura lógica. indiferente para nuestro análisis. 1962. pues ya se ha visto que es tendencia constante y ley de desarrollo del modo de producción capitalista. En la medida que más se establezca este régimen.. Por lo mismo. por ejemplo.. será tendencia constante la constitución de una sociedad Marx dice respecto de su obra máxima «. lo que le preocupa más bien es una representación. Das Kapital. en su estructura económica la sociedad moderna se encuentra más amplia y clásicamente desarrollada. de acuerdo a este proceso. Dietz Verlag.. MEW Bd. Clases medias y en transición encubren también aquí por todas partes las definiciones de los límites. Ambos aspectos. Esto es.. debe decirse. constituyen indisolublemente el concepto de clase de Marx y Engels. posee al mismo tiempo una referencia proyectiva. Dietz Verlag. En concreto. Se trata. a nivel de los sujetos sociales. el convertir el trabajo en trabajo asalariado y los medios de producción en capital» 4. III. Berlin. no obstante. no es un mero reflejo de la realidad de contexto sino que. de una teoría de las clases que sea ajena a una teoría del capitalismo. indiscutiblemente. mediado por una intelección de la sociedad a partir de la ley de su desarrollo .la finalidad última de esta obra es descubrir (enthüllen) la ley económica que rige el movimiento de la sociedad moderna». de un proceso de establecimiento del régimen capitalista de producción y de los fenómenos que le acompañan. MEW. desde el punto de vista de Marx y Engels.

5 . En el horizonte una situación final caracterizada por el biclasismo. Dietz Verlag. una que encarna al trabajo —la proletaria — y otra que encarna al capital —la capitalista. p. sino que tampoco con los deseables o simplemente neutros! Mientras así no sea. ¡No sólo con los no deseados. 323. por ejemplo.. Berlin. K. Se trata. En éste la construcción de dichas idealidades tiene un sentido proyectivo pero no en relación a una dialéctica de la historia sino de mera medición y. F. Engels.una utopía que despierta al trabajo historiográfico la 5 6 Marx. aquello que son. 1971. parecido pero al mismo tiempo muy distinto al modelo metodológico propuesto por Max Weber. Engels construye una medida de perfección y la aplica a la vida social concreta. de una realidad parcial pero que contiene en su interior el escenario futuro. así encontramos que aún en ellos existe una colosal desproporción entre los objetivos previstos y los resultados alcanzados. que predominan los efectos imprevistos y que las fuerzas incontroladas son mucho más poderosas que las puestas en movimiento de acuerdo a un plan»6. La Dialéctica aquí hace un diagnóstico crítico de la sociedad como barbarie pero eso no quita que siga siendo optimista. como dice Marx. Respecto de la relación entre esta medida ideal y la historia humana real —entre reino de la libertad y reino de la necesidad—. Éste está presente pero al mismo tiempo ausente de la realidad concreta. Bd. A partir de esa medida ideal evalúa la realidad como una desviación respecto aquélla. por lo tanto. se viviría en la prehistoria de la humanidad... es decir. 828. en su distinción entre el reino de la necesidad y el reino de la libertad. es «. por supuesto.con dos clases antagónicas. MEW. 20. En Engels esto puede verse con claridad. Se trata de un modelo de aproximación. p. Esta figura de un reino de la libertad es una medida ideal puesta en el futuro por alcanzar que permite evaluar la irracionalidad del presente. es decir. A través de su investigación intentan ver esta ausencia presente en la naciente sociedad industrial. en la sociedad realmente existente una mezcla entre la realidad ya perfilada hacia ese horizonte y la que aún está desdibujada respecto de él. mientras la historia no sea el fiel reflejo de la razón instrumental. para él. Es. «. En este diagnóstico la historia humana del presente dista bastante de este principio o medida de lo propiamente humano. en este sentido. inclusive a los pueblos más desarrollados del presente. Este último representa aquella situación donde los hombres construyen su historia como fiel reflejo de sus intenciones. las más dignas y adecuadas condiciones de su naturaleza humana» 5. sin tropezar con efectos no intencionales de la acción. Engels dice: «Apliquémos esta medida a la historia humana. »Dialektik der Natur«. pues la teología de la historia aquí incorporada contiene ya el germen de su superación positiva. (1972)..

mediante la cual se hace cada vez más y más nítida la realidad empírica en relación a los conceptos que la leen. Marx y Engels ven que la realidad aún no ha llegado a su realidad perfecta . sino de una realidad que desde las condiciones del reino de la necesidad avanza efectivamente hacia el reino de la libertad.. dos niveles de referencia: el nivel del contexto.tarea de descubrir. que el concepto de clase en Marx y Engels tiene.W.F. J. 7 6 . 22. Gesammelte Aufsätze zur Wissenschaftslehre . C.. una teología de la historia. y el nivel de lo proyectado en el futuro. sobre todo en Engels. cuan cerca o lejos está la realidad respecto de estas imágenes ideales. por decirlo de algún modo. El espíritu ha roto con el ser y la representación del mundo hasta aquí transcurrido. La nitidez es aquí la desaparición progresiva de las clases Weber. S.. y en el hundimiento del pasado está el concepto y el trabajo de su transformación. Se debe decir de lo absoluto que es esencialmente resultado. Reclam. desarrollo que ellos han podido prever según los resultados de su investigación. El desplazamiento de un nivel a otro es un proceso guiado por la Ley de desarrollo. que solo al final es lo que en verdad es»8. Detrás de este modelo de aproximación está evidentemente Hegel: «No es difícil ver. con la verdad que dicha realidad es. »Die “Objektivität” sozialwissenschaftlicher und Sozialpolitischer Erkenntnis«. Para Marx y Engels.. más claramente. pp. El primero —contextual o empírico— le es a Marx relativamente indiferente.. Pero el todo es solo la esencia que se completa a través de su desarrollo. en cada caso singular. 16. Que lo haga significa alcanzar el “completo” desarrollo de la estructura económica capitalista. en la que radica el optimismo moderno de estos autores. Stuttgart. Mohr (Paul Siebeck). en cambio. Tübingen. 1999. Aparece. M. pero al mismo tiempo una fase de la aproximación a la identificación con el todo mismo. Toda situación previa es impura. Phänomenologie des Geistes. estas imágenes ideales no tratan de una cuestión puramente metodológica. 1985.. 191.»7. Así como no está listo un edificio cuando se establecen sus cimientos. En su contexto. de transición. [sin embargo] Este mundo nuevo no tiene una realidad perfecta tanto como no la tiene el niño recién nacido y es esencial no dejar a un lado esto. La verdad es el todo.. tampoco el concepto del todo que se alcanza es el todo mismo. en tanto posee una ley general que permite trascenderlo y proyectarlo hacia una situación futura donde la realidad empírica de las clases coincide cada vez más con una situación pura y alcanza el segundo nivel de referencia o de la proyección futura. B.. 8 Hegel. G. —dice el filósofo alemán— que nuestro tiempo es un tiempo de natividad y de transición hacia un nuevo periodo. A partir de esta constatación es posible afirmar. La primera aparición es su inmediatez o su concepto.

sobre todo en la tradición inglesa.intermedias en transición. Clases. Dicha controversia tendría una justificación en la propia obra de Marx y Engels donde —según una breve sistematización— lo que hallamos. una concepción analítica de las clases derivada de las relaciones de propiedad en el régimen de producción y... por un lado. 1994. por otro. por un lado.. lo que encontramos. Por su parte. O. referencias a las clases en cuanto fuerzas socio-históricas en lucha. 7 .. es un conjunto abstracto polarizado de los “huecos” generados por las relaciones de clase». Teniendo en mente lo planteado es interesante revisar la ya tradicional controversia respecto de la univocidad del concepto de clase de nuestros autores. son referencias a ellas en cuanto derivaciones analíticas de la estructura económica de la sociedad y. Efectivamente. Lo que sería menos abundante precisamente son textos aclaratorios en los que el acento se encuentre en el modo específico en que las clases se constituyen en relación a las fases particulares históricas del desarrollo de la producción. Esto es una consecuencia de la aproximación de la empiria al concepto. la coincidencia entre el aspecto contextual de la referencia y el aspecto proyectivo de ésta. Abundarían también los textos que describen el marco histórico concreto de la lucha de clases —como lo hicieran. como el mismo Marx pensaba que era su aporte a esta temática. el síntoma que denota el desplazamiento de la realidad hacia el lugar de su máxima intelección. En palabras de Erik Olin Wright. por otro. La carta de Marx a Weydemeyer pone los términos en que se juega gran parte de la discusión clásica y moderna en torno al concepto de clase de Marx y Engels. «. Madrid. por su parte. por otro muy distinto. Por un lado. Ambas concepciones han corrido por rieles distintos hasta nuestros días. Clases como fenómeno y como esencia. básicamente se encuentren maneras de referirse a ellas que el propio Marx —según la citada carta a Weydemeyer— no concebía como su propio aporte a la temática. Siglo XXI. una concepción histórico concreta de la lucha de clases. II. hoy por hoy es muy fuerte la corriente de la teoría de las clases que. Abundarían textos donde ellos se refieren a la “anatomía económica de las clases” — como era en los economistas burgueses. la perspectiva analítica que deriva clases de la estructura 9 Wright. La economía y la historiografía burguesa. Es paradójico que. los historiadores burgueses. y. 3. E. escudriña en la historia el fenómeno de la formación y la acción de las clases. dado un estudio de los textos de Marx y Engels acerca de las clases. p. «. un mapa descriptivamente abigarrado de agentes concretos en las luchas de clase»9.

Madrid. De esta manera. como bien dice Olin Wright. es obvio que falta el enfoque que se vincule específicamente con lo que Marx señalaba era su propio aporte al desarrollo teórico respecto de las clases sociales. La tesis aquí es que tal enfoque cumple una función de bisagra pues precisamente viene a cerrar las distancias entre las dimensiones histórica y analítico estructural de las clases. 1994.. el concepto de clase de Marx y Engels —con su referencia de doble temporalidad (contextual y proyectiva)— une estos dos planos. Se trata. Erik Olin Wright se dio perfectamente cuenta de ello: «Desde luego. El primero. Existe un hiato entre una concepción y otra. Y. 8 . Clase y Estratificación. el hiato conceptual entre las categorías abstractas y polarizadas que Marx usa para analizar las estructuras de clases y las categorías descriptivas concretas que aplica al análisis de los agentes sociales en coyunturas históricas específicas. ambas dan pie a interpretaciones distintas del problema de las clases en estos autores. Pero si se continúa con los términos de la carta de Marx a Weydemeyer. R. p. Cabe recalcar aquí que la relación entre ambos planos —contextual y proyectivo— es de una creciente cercanía en la medida que se va cumpliendo la ley de desarrollo del régimen capitalista de producción y que sin esta función de bisagra del concepto de clases en Marx y Engels. por ello.económica de la sociedad ha tenido y sigue teniendo muy destacados representantes10. Sobre este supuesto. Una Introducción a los Debates Actuales . el espíritu dominante en su obra es el de resaltar el carácter crecientemente polarizado de las relaciones de clase concretas propias de las sociedades capitalistas. tendería entonces a cerrarse con el tiempo. une y sintetiza lo que habría sido desarrollado con anterioridad como enfoques irreconciliables por la economía y la historiografía burguesa. podemos decirlo así. encuentran asentamiento en textos de Marx y Engels. analítico estructural. de la ancestral disputa entre enfoques estructuralistas y enfoques historicistas de las clases sociales al interior del marxismo. Tecnos. se correspondería con el aspecto contextual de la referencia del concepto de clase de Marx y el segundo. historia y marco analítico pierden su conexión. Efectivamente. referido a la realidad histórica de las clases. El aporte de Marx. pero también proyectivo cuando se pone en juego la mencionada ley de desarrollo de la sociedad moderna. Marx pensaba que la tendencia histórica del capitalismo apuntaba hacia una creciente polarización en lo concreto. 230. el movimiento real del desarrollo capitalista produciría la correspondencia efectiva entre las categorías abstractas y concretas del análisis de 10 Crompton.. Aunque existen unos pocos pasajes en los que reconoce el crecimiento de ciertos “estratos intermedios” vagamente definidos. con el aspecto contextual cuando se lo considera como análisis del presente. Ambas.

de diez clases. Con esto no se quiere señalar que Marx y Engels fueran sistemáticos en su uso del concepto clase. en su capítulo “Las clases” del libro III de El Capital sólo identifica a terratenientes. el aspecto contextual y el aspecto proyectivo de la referencia del concepto de clase de nuestro autor. hablan de dos. La discusión y confusión posterior al interior del marxismo. Si se solapa el horizonte con la realidad concreta. Es un lugar común impugnar la teoría de clases en Marx arguyendo una supuesta falta de rigurosidad conceptual cuando éste se refiere. grandes terratenientes. Esta mediación introduce una estructura temporal sin la cual toda vinculación directa entre el plano histórico y el analítico proyectivo resulta ser teóricamente incorrecta y. pues al no mediar la ley que preside el desarrollo de la sociedad capitalista. altos dignatarios12 y. como ha demostrado la historia política. en un lugar. no es posible justificar aquellas lecturas que simplemente despachan la teoría mostrando cómo en dos textos distintos. O. tal vez. confundiría. capitalistas y los 11 12 Wright. en su estudio histórico del golpe de Estado bonapartista en Francia El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte . p. dicho más genéricamente—. (1994). Wright. lumpen-proletariado. Este tipo de interpretación siendo. Por otro lado. efectivamente resulta una pura confusión. es posible mirar con ojos más críticos la abundantísima literatura que ve “pura incoherencia” en el concepto de clase de Marx y Engels cuando. a un total de diez agentes de los conflictos sociales de la época: burguesía. aristocracia. una interpretación peligrosa de la realidad. burguesía industrial. clase media. de tres y. proletariado. campesinos. (1994). por todos es conocido lo poco explícito que resulta tal concepto al interior de su producción. Este concepto de clases no puede ser aislado de la “teoría del capitalismo”. El tercer término de la carta a Weydemeyer —el aportado por Marx— viene a cerrar distancias en las tradicionales perspectivas respecto de las clases. pequeña burguesía. E. y también fuera de él. no es posible realizar el aspecto proyectivo de dicho concepto. correcta desde una consideración literal de los textos. muchas veces correspondientes a diferentes épocas del autor. pero al mismo tiempo y. pp. al considerar lo dicho más arriba. según lo dicho. Esto vale tanto para la época de Marx y Engels como para una interpretación contemporánea de la moderna teoría e investigación sobre las clases sociales.clase»11. por otro lado. Se trata de la radical importancia de una teoría del capitalismo —una teoría de la historia. 2. 3-4. sin la cual no se produce la síntesis entre abstracción teórica y categorías descriptivas concretas que se le adjudica al concepto bitemporal de clases en Marx y Engels.O. en otro. en otro. como en todo lugar. éste es contradictorio. 9 . E. financiera. tiene justificación en este hecho.

permiten concebirla como una realidad en proceso. a Marx le resulta relativamente i ndiferente el hecho de que en su propio contexto la realidad de las clases aún contuviera impurezas. Las armas ideológicas de la muerte .. Ellos elaboran categorías analíticas que representan una abstracción de la realidad.aquí sólo existen dos clases: la clase trabajadora. un error Marx. 15 Hinkelammert.. Esta manera de abordar el problema de las clases es coherente con su metodología general. F. Berlin. 24. La ley en este sentido. K. K. 13. (1972). 1963. pp. por cierto. la que. 621 y ss.obreros asalariados. »Das Kapital. II«. 419.. p. permite proyectar el plano fenoménico hacia una situación donde la realidad es aproximativamente coincidente con su esencia. en una dimensión temporal que la trasciende. MEW Bd. toda ciencia sería superflua si la forma fenoménica y la esencia de las cosas coincidieran de modo inmediato»17. 13 14 10 . Pensando en el aspecto contextual y proyectivo del concepto de Marx. pero que se elaboran a partir de ella16. 1981. 16 Marx. p.. "Einleitung [zur Kritik der politischen Ökonomie]". Una vez constituidas estas categorías. lo empírico— y la ley —la abstracción de construir el concepto analítico que lo aprehende y lo hace inteligible 15. Berlin. como la coincidencia se concibe temporalmente mediata. pero esta aproximación es cada vez mayor mientras más se desarrolla el modo de producción capitalista y cuanto más se han eliminado las impurezas y el reboltijo con restos de estadios económicos anteriores»14. tal como lo hemos visto respecto de las clases. p. MEW Bd. por lo tanto. supone una distinción fundamental entre el fenómeno —lo fáctico. K. que es la monopolizadora tanto de los medios sociales de producción como del dinero»13. 825. hace mucho sentido constatar que para Marx «. 70 y ss.. Dietz Verlag. En este sentido. El biclasismo se corresponde con el aspecto proyectivo de la referencia del concepto de clase en Marx y Engels. 17 Marx. 1961. Y esto porque para Marx «. que sólo dispone de su fuerza de trabajo. Dietz Verlag. El aspecto contextual podría identificar múltiples clases sociales y así efectivamente lo hace. DEI. Esta concepción que es la que hace primar en la citada apreciación de la situación de las clases en Inglaterra. mientras que en el libro II. Marx. pp. en la realidad no ocurre nunca más que la mera aproximación. (1972). 184. es enfático en señalar que «. La estructura biclasista no describe a ninguna sociedad en el sentido fenoménico y sería. y la clase capitalista. Es claro que en nuestros autores lo existente en el sentido positivista del término no completa la realidad. La realidad concreta queda puesta más allá de sí misma. San José-Costa Rica. K. trasciende el tema de las clases en particular.

La ruptura del concepto de clases. En el Prólogo de 1867 al Libro I de El Capital. A partir de la legalidad descubierta. en la relación directa y solidaria entre ambos planos. Sin embargo. K. Esa confianza. Ella se refiere. La realidad es palpalble pues está muy cerca del nivel del concepto. el autor dice: «En Inglaterra el proceso revolucionario se puede tocar con las manos. Para Marx el orden capitalista es una fase históricamente transitoria del desarrollo de la producción social. desde su perspectiva. A esta situación de proximidad la llamaremos originaria. De acuerdo a esto. Para Marx Inglaterra era el hogar clásico del régimen capitalista de producción y por ello tomó a este país como principal ejemplo de sus investigaciones teóricas . descubrir la ley que preside el movimiento de la sociedad moderna le permite identificar las tendencias constantes que están en la base de la ruptura con ese orden. es cierto. a la relación entre el concepto y la realidad empírica en una sociedad concreta: Inglaterra. (1962). Si consideramos que. Este era el contexto en el que entusiastamente Marx realizó su investigación. no hay que olvidar que esa investigación tiene un suelo nutricio en la existencia flagrante y pujante que en su contexto tenían los procesos sociales que él relacionaba con las clases. III. se hace evidente la impresión que tiene Marx respecto de la proximidad entre el concepto de éstas y su realidad empírica. La relativa indiferencia de Marx respecto de la situación histórico concreta de las clases está dada por la performatividad de los rendimientos de su investigación científica. p. 11 . En ella encontraba manifestaciones concretas y evidentes de un proceso que se perfilaba según la línea de sus anticipaciones teóricas. dicho más exactamente. dicha confianza no sólo tiene raíz en una abstracción teórica sino que adquiere fuerzas a partir del propio contexto de Marx. Desbaratamaiento de la Situación Originaria. 15. La situación originaria es simplemente un 18 Marx. por cierto. En otros términos.intentar leer la realidad concreta de una sociedad simple y solamente a partir de esa estructura. por otro lado. La previsión de Marx se juega tanto en un plano ontológico como epistemológico o. es producto de la fortaleza de su investigación. A partir de un cierto punto deberá repercutir sobre el continente» 18. Marx cuenta con una confianza incuestionable en la existencia y relevancia histórica de las clases sociales. La realidad a la que se refiere el aspecto contextual de su concepto de clase aparentemente era muy próxima a la realidad a que hace referencia su aspecto proyectivo. los procesos revolucionarios coinciden con la madurez de las clases sociales.

. Cada capitalista asesina a otros muchos. 791. se encuentra en el horizonte de tal desarrollo. del esclavizamiento. se constituye la “masa del pueblo” que es también el proletariado.contexto que. de la degeneración. En la situación originaria se desarrollaría abierta e indeclinablemente el proceso hacia el biclasismo. y la situación originaria confirmaba este proceso. crece la masa de la miseria. Más allá de lo acertado que podamos considerar ciertas previsiones de Marx respecto de la concentración de capital en una economía globalizada y de grandes transnacionales como es la nuestra. En el ámbito de las clases. de la explotación. siendo parcial respecto de las proyecciones realizadas por Marx. 790-791 12 . Los expropiadores son expropiados»20. Por un lado se constituye un grupo integrado por unos “cuantos usurpadores” capitalistas y.expropiación se efectúa a través del juego de las propias leyes inmanentes de la producción capitalista. p. como producto de los propios mecanismos del proceso capitalista de producción.. «Las demás clases se degradan y extinguen con la gran industria»19. unida y organizada... Esta salta hecha añicos. de la opresión. es percibido en lo fundamental como muy próximo al contexto futuro que estas proyecciones describen. Ciertos pasajes del Manifiesto Comunista. Sin embargo.. pp. 150 años más tarde nos impresionan como exactas anticipaciones a nuestro mundo. En otros aspectos se puede reconocer el mundo contemporáneo a partir del descrito por Marx y Engels en 1848. Paralelamente a esta centralización o expropiación de muchos capitalistas por unos pocos se desarrolla en una escala cada vez mayor la forma cooperativa del proceso de trabajo. Ibid. Con la permanente disminución del número de magnates capitalistas. como hemos visto. las proyecciones realizadas por Marx no ocurrieron. Las clases intermedias por su parte agonizan y perecen en el mismo proceso. La centralización de los medios de producción y la socialización del trabajo alcanzan un punto en que se hacen incompatibles con su envoltura capitalista. El biclasismo.. pero también la indignación de la clase trabajadora. las predicciones marxianas no han corrido la misma suerte. lo cierto es que respecto 19 20 Ibid.. por otro.. que usurpan y monopolizan las ventajas de este proceso de transformación. Las clases no siguieron el camino trazado a partir de la ley de desarrollo del régimen capitalista de producción. La «. sin embargo. que a su vez está cada vez más entrenada. Revisemos rápidamente las proyecciones de Marx respecto de las clases y la sociedad capitalista: a medida que el régimen capitalista se desarrolla se va simplificando la estructura de clases.. Suena la hora final de la propiedad privada capitalista. La ley de desarrollo de la sociedad moderna acarrearía este proceso indeclinablemente.

Capitalismo y socialdemocracia. desindustrialización. p. A. los obreros no eran una cosa ambigua en términos de su realidad como sector de la sociedad: el 90% de los asalariados eran obreros. En este sentido existe un claro consenso. no debe creerse que el llamado skilled labour ocupa una proporción cuantitativamente significativa en el trabajo nacional»22. Hoy los asalariados son una capa mucho más amplia de la población y por otra parte la nueva fábrica de la robótica y la informática. Alianza. 1991. xviii. 24 Przeworski. Marx confirma lo dicho respecto de su contexto alegando lo cuantitativamente irrelevante de un tipo de trabajo complejo (skilled labour) que pudiera diferenciarse del característico trabajo corriente o trabajo simple que le era propio a la mayoría asalariada: «. en un marco de heterogeneización creciente en el plano ocupacional.. 212. 21 Bell. las connotaciones teóricas de la idea de proletariado. Mass. algunos proletarios ni actúan como proletarios ni piensan como proletarios»24. gran crecimiento del sector servicios. p. definida sobre la base de la separación de los medios de producción. 212. Frankfurt am Main. cabe preguntarse. 53 y ss. D. 22 Marx. The Winding Passage: Essays and Sociological Journeys 1960-80 .. Por las razones que sea. operadores de ordenadores y directores ejecutivos. profesores y policías. Die kulturellen Widersprüche des Kapitalismus... México. decir taxativamente junto con James Mill: «La gran clase que no puede dar a cambio de alimento más que un trabajo corriente es la gran masa del pueblo»23. 1980. luego de analizar algunas estadísticas de Inglaterra. (1962). Se argumenta — ratificando lo que aquí hemos llamado situación originaria— que cuando Marx escribió. K. eliminan la imagen del obrero de planta del siglo XIX y gran parte del siglo XX. Qué rol juega un concepto tal. Cambridge. ver: Bell. p. Las clases existieron entre 1750 y 1950 en el mundo occidental. Para. 1990. Campus Verlag. 23 Ibid. Por su parte Adam Przeworski señala que: «A mediados del siglo XIX. Todavía no ha surgido ninguna ambigüedad porque las condiciones materiales se correspondían muy de cerca con la descripción teórica». D. La crítica se ha desarrollado tanto al interior del marxismo como en las tradiciones que lo fustigan. enfermeras y colectivos de abogados. correspondía muy aproximadamente a la idea intuitiva del proletariado como obreros manuales principalmente industriales. Schumpeter y Galbraith dicen que el concepto de clase de Marx sirvió para el siglo XIX. ABT Books. pp. Para una análisis de la destrucción disolución de la cultura de la clase.de las clases no es muy alentador el panorama. dice Daniel Bell 21. Todos son proletarios. 13 .. todos están separados de los medios de producción y obligados a vender su capacidad de trabajo a cambio de un salario. pero ya no en nuestro siglo. Sin embargo —agrega— «en 1958 esta definición incluía a secretarias y ejecutivos.

Ahora muchas de esas proyecciones se han mostrado erradas. Los cambios al nivel de la realidad tienen profundas consecuencias al nivel teórico e investigativo. En una palabra: se habría subvertido la situación originaria. el contexto de Marx no se desarrolló como él había previsto. y con ello la separación de las dimensiones contextuales y proyectivas del concepto de clase. al ser refutada la ley de desarrollo de la sociedad capitalista. Dicho en palabras de Cromptom: dos factores enturbian las aguas de la teoría de clases «. Consecuencias conceptuales de la ruptura. Junto con dicha ley. por último. Factor. Ese contexto queda en el pasado como la situación originaria del marxismo.. que contemporáneamente es reconocido de forma inapelable como constitutivo de las diferenciaciones de clase. No es posible asociar deterministamente pauperización a proletariado. Las clases intermedias más que agonizar y perecer se muestran como una gruesa realidad. Efectivamente. y el reconocimiento de las transformaciones sustantivas en el carácter del capitalismo del siglo XX. Ella existió y dio pie a las proyecciones de Marx. los debates en el terreno de la teoría. pero que en su tiempo — bajo los nombres de trabajo complejo (skilled labour) y trabajo simple (unskilled labour)— Marx tendía a subsumir bajo el gran criterio de la propiedad como medio de la explotación. Existe una suerte de consenso en señalar que esta reconfiguración del concepto clase se juega en la relación que hay entre el desarrollo de la teoría de las clases. La realidad del capitalismo contemporáneo ha desbaratado la proyección realizada por Marx durante el siglo XIX. Esto trae consigo la destrucción de la ley de desarrollo del capitalismo. otro elemento a destacar es la importancia crucial de la cualificación en el trabajo. en los derechos de propiedad de las corporaciones y de los bienes raíces. por un lado. es claro que posteriormente la diferencia de cualificación en el trabajo significó la desfundamentación de la sentencia que asociaba deterministamente el trabajo asalariado al pauperismo. Ellos se divorcian...reforzamiento del papel del mercado y del capital respecto del estatal. en lugar de mostrarse en situación de aparente proximidad con el concepto denotaría hoy más bien una clara distancia. IV. etc.en primer lugar.. cambios en la propiedad en el sentido de que el terreno de creación de riqueza y de poder se manifiesta grandemente en el flujo de comercio. ella deja de cumplir su función bisagra entre el aspecto contextual y proyectivo del concepto de clases. la relación entre estos elementos salta hecha añicos. en 14 . Como sea. por otro. y. La realidad. El biclasismo como proceso en desarrollo ha sido absolutamente refutado por la historia. este último.

a) Clase en el sentido político y sociológico moderno. contrasta con gran parte del desarrollo posterior de la teoría marxista de las clases. un síntoma claro de la destrucción del momento comprehensivo: el enfoque propiamente marxista del estudio de las clases. R. Efectivamente. este proceso de reestructuración conceptual ha girado o en torno a la historiografía o al establecimiento de marcos criteriológicos que buscan una “clasificación correcta”. por el contrario. en su carta a Weydemeyer. por un lado. a prescindir de la dimensión teórico-abstracta de él. la vuelta a un crudo empiricismo de la teoría de las clases. tal y como lo hemos aquí entendido.segundo. Las clases que Marx proyecta tienen un papel protagónico en sus proyecciones revolucionarias respecto de la sociedad capitalista. El hilo de unión —el instrumento de cierre del hiato entre lo concreto y lo abstracto. la rapidez de los cambios sociales y económicos que esas teorías intentan explicar»25. como hemos visto. La teoría marxista de las clases continúa su desarrollo por medio de la historiografía marxista y también por medio de un intento por adecuarse empíricamente mediante. por otro. en realidad. la perspectiva analítico estructural se desarrolla desde 25 Cromptom. (1994). dada la imposibilidad de trascender lo dado a través de una ley de desarrollo de la sociedad. Toda esta concepción. Se han desunido las estrategias clásicas del estudio de las clases que Marx identificara. las alternativas que se presentan son la tendencia: o a prescindir de la solidez histórico contextual del concepto o. por decirlo así— era el enfoque de Marx que ya hemos revisado. Por otra parte. 15 . En lo que sigue nos dedicaremos a analizar algunas consecuencias al nivel conceptual de las transformaciones sociales y económicas arriba enunciadas. tiene al menos dos consecuencias fundamentales: por un lado. la separación de las estrategias históricoprácticas de las analítico estructurales y. Con ello. 29 y 229. Esta separación es. La perspectiva histórica se ha desarrollado desde abajo dando contenido concreto al concepto de clase a partir de la categoría de “experiencia” o explicando históricamente la formación de clases 26. pp. la defensa de su criterio identitario —la propiedad de los medios de producción— pero al mismo tiempo mediante la búsqueda de criterios complementarios. emergió como un concepto en y para las sociedades del capitalismo industrial decimonónico. con la historiografía y la economía burguesa. La desestructuración del concepto de clases en Marx. sin embargo. Ambas consecuencias tienen origen en la desestructuración de la situación originaria. respectivamente.

se han alejado. por el otro 28. “Las relaciones entre la estratificación social y la dinámica de clases”. que «mientras que en la sociología clásica del siglo XIX el concepto “clase” se refería no solamente a grupos sociales identificables sino sobre todo a fuerzas sociales que actuaban en el escenario de la historia. G. and Mobility. “El concepto de clase en E. sería difícil hablar de una investigación histórica marxista cuando el papel del criterio de propiedad de los medios de producción —núcleo conceptual e identitario de la teoría marxista de las clases— tiene en dichas investigaciones tan poca relevancia. por no poseer más que eso. Thompson”. del criterio de la propiedad. Todos los que venden su fuerza de trabajo. y el análisis socio-histórico. Según esta crítica. 28 Gurvitch. Este criterio es. (ed. Se trata. (1994).. E. A. Cromptom. los que pueden estar o no asociados a sectores efectivamente constituidos en la realidad. D. por ello. por un lado. P. en busca de una “clasificación correcta”. por lo demás. 1973.C.27 Autores como Gurvitch y Dahrendorf hicieron ver que con esto se dificulta la investigación sociológica producto de la confusión entre la clasificación de individuos en una escala social. 27 Stavenhagen. N° 36. Esta separación hace estragos en la clásica investigación de las clases sociales. 16 . en: Leeds. Se encontró forzada —producto de su inadecuación— a buscar nuevos desarrollos conceptuales que le permitieran reconocer el escenario que había refutado las predicciones de su padre fundador. las investigaciones centradas en el plano historiográfico han sido criticadas por su distanciamiento de la perspectiva teórico-epistemológica del marxismo. es una fuente de identidad teórica que ancla a la teoría marxista a sus castigadas raíces. 1967. Aires. México. unas veces más otras veces menos. El Concepto de Clases Sociales desde Marx a Nuestros Días . Nueva Visión. R. Madrid. Rialp. Las estrategias analíticoestructurales. de una extensa y muy válida producción intelectual. Por su parte. Cuadernos Políticos. 1962. en la literatura sociográfica actual el concepto de clase parece haber perdido sus aspectos dinámicos y se emplea sencillamente para señalar la existencia de ciertos agrupamientos —supuestos o reales— que integran una jerarquía social». 14-15. B. lo que queda en pie y. 1983. 26 Meiksins.arriba muchas veces como una mera clasificación de individuos de acuerdo a ciertos marcos de clasificación. ha intentado readecuarse al nuevo contexto. en su desarrollo. la teoría marxista de las clases. pp. R. Washington. Stavenhagen decía. por su parte. hace ya tres décadas.) Social Structure. Dahrendorf. Muchas páginas se han escrito a propósito de la defensa de este criterio y muchas también en la identificación de otros que lo acompañen. PanAmerican Union. Las Clases Sociales y su conflicto en la Sociedad Industrial. después de la expulsión de la situación originaria de la teoría. R. Una vez expulsada de su situación originaria. Stratification.

como dice Parkin. La problemática a estudiar deja más bien a un lado la dimensión del conflicto basado en la propiedad de los medios de producción para dirigirse fundamentalmente a las diferentes categorías ocupacionales. trascienden por mucho a la clase obrera entendida clásicamente. Ejecución o no de funciones globales del capital. el análisis de clases tiende a vincular a éstas con agregados ocupacionales. Por su lado. derivado de esto. R. como se dijo. han sido algunos de los criterios en disputa29. donde se encontrarían las divisiones de clase pertinentes para la conducta» 30. clases políticas y masas.. El esfuerzo consiste. p. La elección de los criterios que permitan esto genera una disputa teórica que desperdiga a la teoría marxista de las clases. los criterios “más finos” tienen que investigar al interior de la división del trabajo. Al tender a desligarse de una dependencia absoluta del criterio tradicional de la propiedad. por ello. distinguidas según su capacidad de otorgar determinadas cantidades y formas de poder económico y social a quienes bajo ellas son 29 30 31 32 Parkin. a raíz de esto. se debate en torno al intento de volver a fijar el concepto de clase a partir de una nueva línea divisoria correcta. 687. «. (1988). Cromptom. gran parte de la teoría contemporánea. de nuevos marcos clasificatorios.. Ibid. para los ejercicios clasificatorios. El dilema es el siguiente: se pretende conservar el esquema general de Marx pero al mismo tiempo incluir nuevos criterios para trazar una línea demarcatoria. pero se la pretende fundar más allá del mero criterio de la propiedad de los medios de producción y. Es. Parkin. dice Rosmary Cromptom. requiere de la inclusión de otros criterios y. F. antes que en las relaciones de propiedad. (1988). p. Para ello. (1994). trabajo manual y no manual.. 17 . Se mantiene la dimensión del conflicto. F. Se trata de un «cambio radical en el marco de referencia teórico —señala Frank Parkin—: de uno organizado en torno a las ideas centrales de mutuo antagonismo e incompatibilidad de intereses se pasó a otro organizado en torno a los datos empíricos de la mera diferenciación social» 32. 701. trastorna a la teoría clásica.satisfacen el criterio marxiano de la no propiedad de los medios de producción.. 688 y 690. junto a otros fenómenos. dominación como requisito de la explotación. el plano de la división del trabajo. Habiendo privilegiado. Los incluidos. Dentro de este nuevo plano objetivo los criterios se centran en dirimir entre uno u otro tipo de empleo. p.dentro de la división del trabajo. pp. reconocer una estructura de clases más compleja que la que supone el mero conflicto central entre capitalistas y obreros. 237. en «construir un esquema de clase teórico universalmente válido basado en la estructura del empleo» 31. Ello.

En la medida que esto permitía concebir la realidad de las clases como un proceso de constitución. lo fenoménico no coincidía inmediatamente con la esencia. la refutación de la ley de desarrollo del régimen capitalista en que tales proyecciones se sustentaban. Dicho en palabras de un texto muy reciente: existe probada evidencia de que se ha desarrollado un abismo cada vez mayor entre. caminan por sendas distintas. (1994). las clases entendidas como entidades protagonistas de la dinámica histórica —el estudio histórico de la lucha de clases— y la clase en cuanto concepto derivado de alguna anatomía económica de la sociedad. Se desarrollaba. en realidad. Lo que aparentemente falta es la intermediación entre una y otra estrategia. Con la refutación histórica de las proyecciones. a partir de esta ley. Efectivamente. La teoría de clases debe reducirse a una consideración puramente empírica. La problemática pasa a ser la desigualdad social y sus causas. 230. cuestión que sólo indirectamente puede asociarse al concepto marxista clásico de clases. sólo puede buscar 33 Cromptom. b) Como ya hemos dicho. Hablar aquí de un aspecto contextual es incorrecto pues éste suponía su contraparte proyectiva. en el sentido aquí expuesto. p.agrupados. los análisis históricos y contextuales de la formación y la acción de clase. nada más y nada menos que de la “teoría del capitalismo” que permita proyectar un desplazamiento desde el plano histórico concreto al plano analítico conceptual proyectado. por un lado. por otro. La estructura del concepto. los análisis realizados desde esquemas teóricos cada vez más formalizados y. la refutación de las proyecciones de Marx es. Esta simple constatación subvierte la temporalidad mediata del concepto de clase en Marx. contemporáneamente. R. frente a la ausencia de una teoría del capitalismo. como ya es sabido. Se trata. recordémoslo. era posible hablar de una temporalidad mediata en la que el concepto se realizaba. de una teoría del capitalismo. como es evidente. Ambos desarrollos existen contemporáneamente en el marxismo. se pierde la posibilidad de esta temporalidad mediata del concepto puesto que se hace imposible realizar el aspecto proyectivo de éste. un aspecto contextual y otro proyectivo del concepto.33 Se trata de un concepto simplemente empírico que puede manifestarse. proyectar más allá de lo empírico a las clases sociales. se simplifica pues. 18 . mediante un estudio histórico —el de la historiografía burguesa— o mediante un estudio de la anatomía económica de la sociedad —el de los economistas burgueses. Dicho en otros términos: bajo el concepto de Marx. La ley de desarrollo del capitalismo permitía. El marxismo contemporáneo adolecería. siguiendo al Marx que escribe a Weydemeyer.

El reemplazo es por una relación realidad concepto de temporalidad inmediata. Este desarrollo contemporáneo de la teoría de las clases carga con su expulsión de la situación originaria. Ellas. Lo que hemos dicho sobre el concepto de clases en Marx puede extenderse sin mayores dificultades a Historia y Conciencia de Clase: el pensamiento de Lukács habita aún en la Situación Originaria. Studien über marxistische Dialektik . 357. la declaración postmoderna del desaparecimiento de la sociedad misma parece tan precaria como el uso ingenuo de las categorías tradicionales de clase. sin embargo. Para él la diferencia entre los métodos históricos de la burguesía y los del materialismo histórico radicaba precisamente en que este último nos permite al mismo tiempo ver el presente desde el punto de vista histórico. en las que se desenvuelve la teoría de clases actualmente. su propio enfoque metodológico. Geschichte und Klassenbewußtsein. Bajo esta relación se pretende una coincidencia inmediata entre el plano fenoménico y la esencia. sino también las fuerzas históricas motoras más profundas que motivan los acontecimientos en la realidad 34. Esta carga consiste en la imposibilidad de despegarse de la manifestación concreta de las clases y proyectarlas en coherencia con una visión del desarrollo del régimen de producción capitalista. es decir.establecer una relación inmediata con la realidad. Marx pierde el lugar en que se ubicaba —entre la historiografía y la economía burguesa— en su carta a Weydemeyer y la teoría de las clases se debate entre las dificultades y estrategias de reposicionamiento después de ser expulsada de la situación originaria. por tanto. eran distintas pero no menos 34 Lukács. y deberá sufrir mas tarde los embates epistemológicos de la ruptura de esa situación. Así lo demuestra tanto la perspectiva histórica como la analítico-estructural. Frente a este punto cero de la crítica tradicional. p. Luchterland. El esfuerzo más importante del siglo XX en este sentido fue el trabajo de Georg Lukács Historia y Conciencia de Clase. 1968. En una palabra: el concepto de clase queda reducido a un concepto empírico de las clases sociales. Berlin. Siendo así. no es difícil ver que el desabaratamiento del concepto de clases de Marx representa un triunfo del método burgués. Se trata de una especie de condena empiricista pues los daños que infringe la refutación radical por parte del desarrollo del capitalismo a la estructura del concepto de clase en Marx consisten fundamentalmente en desbaratar su temporalidad mediata y. 19 . no eran menos reales cuando el concepto de clases gozaba de vigencia. Hoy habitamos un mundo con una conciencia supra-desarrollada para las diferencias. El desafío como siempre no sólo radica en el plano de la praxis sino también en el teórico y metodológico. G. descubriendo en él no sólo los fenómenos de la superficie.

las diferencias son otras pero permanecen. la producción de grupos asociados a la dinámica del capitalismo no se deja inscribir bajo el concepto de clases de Marx. por ello. pero permanece. Ellas eran vistas como nacida del y enfrentadas directamente al capitalismo. asociadas a una representación del moderno sistema capitalista como determinante de esas biografías. pero la larga y conflictiva producción de categorías sociales con individuos concientes de la equivalencia de situaciones biográficas. 20 . es una cuestión abierta. Una representación teórica y crítica del capitalismo es. Tanto como la crítica de los movimientos sociales al capitalismo no está y ni ha estado a salvo de los cambios de éste sistema. El capitalismo es otro. fundamental. se dejaban subsumir como realidades relativamente accesorias frente a la centralidad de una categoría como la de las clases sociales. él no está a salvo de la crítica de los movimientos históricos. En el concepto de clases de Marx esto es central y así permanece.reales y sobre todo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful