http://www.santuario.cl/libros_gratis.

html

Ejercicio de Pranayama o Respiración Profunda: Busca un lugar tranquilo si es posible pon una música suave, te puedes sentar en una silla con la espalda en 90º con respecto a tus piernas o en su defecto te puedes tender, no cruces tus piernas ni tus brazos y respira por la nariz y haz cuenta que llevas el aire a tu abdomen, siente como esté se comienza a expandir, cuando hayas terminado de inspirar contrae el abdomen suavemente (entra el abdomen) aprieta el perineo (zona que esta ubicada entre los genitales y el ano), contén la respiración durante unos segundos, pon tu lengua detrás y pegada a los incisivos superiores. Luego visualiza como a tres dedos debajo del ombligo, dentro del vientre, comienza a exhalar por la nariz, como sale la energía desde este lugar, bajando por la parte media anterior del cuerpo hacia los genitales, pasando por el perineo y al comenzar a subir la energía por la columna relajas el perineo y sientes como esta sube hasta la parte superior de la cabeza, luego desciende pasando desde el labio superior por la lengua al labio inferior y continua bajando por la línea media de la garganta, el tórax hasta volver al mismo lugar desde donde salió (esta parte se visualiza y se siente que circula rápidamente la energía, si te falta el aire toma una respiración corta y continua desde donde quedaste), hasta sentir que has retirado el aire de tus pulmones y contén nuevamente la respiración y comienzas de nuevo el ejercicio. Uno de los momentos más mágicos de este ejercicio esta en la contención de la respiración entre la inspiración y la exhalación, llamada en Sánscrito Kumbaka, es en este momento donde se activan las "Células Madres" de nuestro organismo y producen la regeneración y la sanación. No exageres en la contención de la respiración, todo tiene un ritmo y si este no se hace adecuadamente puede ser dañino para tu salud. Cuando inspires sientes como te llenas de Amor y cuando exhalas sientes como irradias Amor. Este ejercicio, las primeras veces, lo debes hacer por unos cinco minutos unas tres a cuatro veces al día, una hora por lo menos después de haber ingerido alimentos, cuando te des cuenta que puedes hacerlo en movimiento o en tus actividades cotidianas hazlo cuando te acuerdes en todo momento, veras como te cambiara la vida.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful