P. 1
El Primer Piquete de La Ciudad 4

El Primer Piquete de La Ciudad 4

|Views: 1|Likes:
Published by Marcelo Bravo

More info:

Published by: Marcelo Bravo on Aug 15, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/05/2014

pdf

text

original

Movimiento de Desocupados de Santa Fe: más allá de un corte de ruta El barrio Santa Rosa de Lima se encuentra ubicado en el oeste de la ciudad

. Su perímetro es preciso, fuertemente delimitado en el norte, el sur y el este por el trazado ferroviario; y en el oeste por el terraplén de la Avenida de Circunvalación. Se estima que su población, hoy, supera los 30 mil habitantes. Los primeros pobladores llegaron al barrio hace más de 70 años. El crecimiento de Santa Rosa se da a partir de la apropiación progresiva de las tierras del borde oeste. Ganándoles tierras a las zonas bajas del río Salado. De muchas historias de luchas y resistencias que nos podemos cruzar, encontrar, escuchar y leer en el barrio, en esta oportunidad, la mirada estará puesta a fines de la década del 90. Las políticas neoliberales estaban destruyendo el tejido social, segregando, marginando y criminalizando a los de abajo. No es menor atender que entre 1989 y 1999, durante los 10 años de gobierno de Carlos Menem, la desocupación había superado el 20 por ciento en 1995, ciento de miles de personas perdieron sus trabajos y otros tantos miles lo habían conservado en condiciones cada vez más precarias e inestables. Por la situación crítica que estaban atravesando, a principios de agosto de 1997, un grupo de vecinos y vecinas del Barrio Santa Rosa de Lima comienzan a reunirse en el Servicio de Educación Popular con ánimo de llevar adelante acciones conjuntas de protesta. Luego de la primera reunión buscan eco en estamentos oficiales. Logran reunirse con funcionarios municipales de promoción comunitaria, con funcionarios de Desarrollo Social y del Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe. Sin demasiadas respuestas comienzan a pensar en un plan de lucha para llevar adelante. En la última semana de agosto funcionarios del ministerio de trabajo habían prometido reunirse con los vecinos y vecinas de Santa Rosa Lima para coordinar el ingreso a algunos Planes Sociales Nacionales. Los representantes del ministerio de trabajo no asistieron a la reunión de modo que las vecinas y los vecinos de Santa Rosa de Lima decidieron manifestarse el día 30 de Agosto en las fiestas patronales de dicho barrio.

Rubén Sala recuerda algunos detalles de esa primera movilización, “éramos unos 35 – 40 compañeros los que nos veníamos reuniendo. Pensábamos que no iban a venir por lo que preparamos algunos carteles porque sabíamos que iban a estar las autoridades en la fiesta de la virgen. Nos juntamos en el Servicio de Educación Popular, agarramos los carteles y nos fuimos para la plaza”. “Cuando llegamos a la plaza, nos pusimos de espalda al acto, muchos vecinos al ver los carteles se empezaron a acercar” agrega Sala. Esa primera movilización marcó el inicio de la lucha en la calle del Movimiento de Desocupados del Barrio Santa Rosa Lima. Cansados de las idas y vueltas y ante la falta de respuestas concretas en una asamblea el 7 de septiembre de 1997, los vecinos y vecinas de Santa Rosa de Lima deciden cortar por primera vez la avenida circunvalación, límite oeste de la ciudad de Santa Fe. En la noche del 8 comienza el acampe de algunos integrantes del grupo en un rancho que tenía un vecino cerca de la circunvalación. El día 9 de septiembre de 1997 se realiza el primer corte de ruta en la ciudad de Santa Fe. A los primeros en llegar se les fueron sumando otros que se iban enterando de la movida. Quienes organizaron la protesta pensaron en que duraría pocos días. Sin embargo la respuesta oficial tardó en aparecer y el piquete se prolongó durante 15 días. Ana María Martínez integrante del movimiento recuerda “fueron 15 días desgastadores pero riquísimos. Porque como gente del barrio conocimos a un montón de personas vinculadas a gremios, a organizaciones sociales, a organizaciones políticas. Algunas sumamente entrañables, queribles, otras, que venían con el voto en el bolsillo ”. En los primeros días de protestas las autoridades provinciales amenazaban con levantar el corte por la fuerza. Martínez recuerda que las negociaciones eran muy duras y que desde el gobierno jugaban a desgastar a los manifestantes. “Como empezaron a intentar desgastarnos, desde el momento posterior al primer corte se produjeron cortes relámpago en distintos lugares de la ciudad” relata Ana María. Rubén Sala agrega, “íbamos 7 u 8 a diferentes puntos de la ciudad, empezábamos un corte y antes de que

llegue la policía nos íbamos. Lo curioso fue que en algunos cortes los vecinos del lugar se quedaban manteniendo la protesta”. Las negociaciones con las autoridades provinciales fueron muy duras recuerdan Sala y Martínez, “además iban tratando de que se rompa la organización metiendo algunos punteros del barrio a trabajar en las asambleas” agregan ambos. Los desocupados de Santa Rosa comenzaron reclamando 60 puestos de trabajo. Durante los días del corte se fueron realizando relevamientos con los vecinos y contabilizaron un total de 200 compañeros y compañeras con situación laboral precaria. Un año más tarde en un censo realizado por el Movimiento de Desocupados en Lucha arrojó la alarmante cifra que decía que el 70 por ciento de la población económicamente activa del barrio no poseía un trabajo estable. Si bien se intentó de diferentes maneras disolver el movimiento, a través de la cooptación de algunos integrantes o desde la opinión pública a través de los medios de comunicación presentando a esta forma de protesta como una lesión a los derechos de los demás ciudadanos el movimiento de desocupados mantuvo el corte hasta el 22 de septiembre. Comenzaron a organizarse casi sin saberlo, como en diferentes puntos del país. Utilizaron el corte de ruta como una modalidad de protesta y organización popular, eran trabajadores sin trabajo. 17 años después, siguen reivindicando al piquete herramienta no sólo de lucha, sino de identidad. como

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->