1

Analisis de Textos en Español

Jorge Luís Borges Borges nació en Buenos Aires en 1899 y muere en Ginebra, Suiza en 1986. Procedía de una importante familia que contribuyó a la independencia del país. Su antepasado, el coronel Isidro Suárez, guió sus tropas a la victoria en la mítica batalla de Junín; su abuelo Francisco Borges también alcanzó el rango de coronel. Apenas con seis años de confesó a sus padres su vocación de escritor e inspirándose en un pasaje del Quijote redactó su primera fábula La visera fatal en el transcurso del año 1907. Con tan sólo diez años publicó una brillante traducción al castellano de El príncipe feliz de Oscar Wilde. Estalla la Primera Guerra Mundial y en ese mismo año la familia Borges recorre los beligerantes escenarios europeos, guiados por Jorge Borges Haslam, un ex profesor de psicología e inglés, ciego y pobre, que se había visto obligado a renunciar a su trabajo para arrastrar a los suyos a París, Milán, y a Venecia hasta radicarse definitivamente en la neutral Ginebra al estallar el conflicto. Borges era entonces que devoraba la obra de los escritores franceses, desde los clásicos como Voltaire y Víctor Hugo hasta los simbolistas, descubría maravillado el expresionismo alemán, por lo que se dedicó a aprender el idioma descifrando por su cuenta la novela de Gustav Meyrink El golem. Lee también autores españoles como José Hernández, Leopoldo Lugones y Evaristo Carriego. En 1919 la familia pasa a residir en España, primero en Barcelona, luego en Mallorca, donde se dice compuso unos versos que nunca publicó titulados Salmos rojos, en los que exaltaba la revolución soviética. Conoció también a Valle Inclán, Juan Ramón Jiménez, Ortega y Gasset, Ramón Gómez de la Serna y Gerardo Diego entre otros. Por su influencia, y gracias a sus traducciones, fueron descubiertos en España los poetas expresionistas alemanes, aunque había llegado el momento de regresar a la patria, pero ya convertido en un escritor. Es en 1921 que junto con otros jóvenes funda en Buenos Aires la revista Prismas y, más tarde, la revista Proa; firmó el primer manifiesto ultraísta (Movimiento literario que nació en España en 1918 y que se oponía al modernismo que dominaba la poesía en lengua española desde fines del siglo XIX) argentino. En un segundo viaje a Europa

con Delia Ingenieros Antiguas literaturas germánicas. Historia de la eternidad (1932) y Otras Inquisiciones (1952). por cuestiones políticas. al cual estuvo nominado en diversas ocasiones. Hoy en día la crítica especializada así como las nuevas generaciones de escritores reconocen que la literatura del siglo XX se hace prácticamente imposible sin su presencia. 1951. Borges es sin duda un escritor de talla universal. también ensayos como Inquisiciones. Durante la Argentina de los años treinta su actividad intelectual se vinculó a escritores de la talla de Victoria y Silvia Ocampo. La obra de éste creador de una cosmovisión tan singular es muy basta y qué decir de obra poética casi interminable. 1953 y Manual de zoología fantástica. pero la narrativa y l ensayo fueron los géneros que le dieron el reconocimiento universal.2 entregó a la imprenta lo que sería el primer libro de versos Fervor de Buenos Aires (1923). Para 1940 su ceguera se agudiza y se ve resignado a dictar sus cuentos fantásticos y desde entonces requerirá permanentemente de la ayuda de su madre y de sus amigos para poder escribir. Luna de enfrente (1925) y Cuaderno San Martín (1929). Algunas de sus obras más notadas son los ensayos titulados Discusión (1932). Un modelo para la muerte. 1955 y con Margarita Guerrero El Martín Fierro. 1946. 1957. 1946. en la que se esconden bajo el seudónimo de H. Análisis retórico. Fue nominado a muchos premios. y los guiones cinematográficos Los Orilleros y El paraíso de los creyentes. La poesía fue unos de sus principales quehaceres literario. Seguirán entonces numerosas publicaciones como. El tamaño de mi esperanza y El idioma de los argentinos. Ficciones (1944) y el Aleph (1949). 1955. y un buen número de obras en colaboración con Bioy Casares ( Seis problemas para don Isidro Parodi. Bustos Domecq en 1942. Adolfo Bioy Casares. . con Betina Edelberg Leopoldo Lugones. Dos fantasías memorables. los relatos de Historia Universal de la infamia (1935). sin embargo nunca obtuvo el Nobel.

perplejidad y lucidez. 1997. ABBA. el morador de un mágico y desierto orbe sin antes ni después ni cuándo. Me creo indigno del Infierno o de la Gloria. pero no haber sido. en conjunto con la rima. ABBA. ¿Qué errante laberinto. surge en medio del tema de la fugacidad de la existencia. ser para siempre. Aires Emece. Nuestra historia cambia como las formas de Proteo. “Los Enigmas” 1 Yo que soy el que ahora está cantando seré mañana el misterioso. Los Enigmas 1 Jorge Luís Borges. CC. ABAB. qué blancura ciega de resplandor será mi suerte. el muerto. 64. Obra Poetica (1923-1997). y principalmente. Así afirma la mística. Buenos. dando la impresión de que sobre Borges ya todo estuviera escrito. el mismo” (1964). el de la muerte: “ Los Enigmas”. “Los enigmas” es un poema formado por una sola estrofa de 14 versos endecasílabos. del libro “El otro. lo que. p. Siempre motivado por la reflexión metafísica y el goce estético que tanto caracteriza los textos borgeanos. cuando me entregue el fin de esta aventura la curiosa experiencia de la muerte? Quiero beber su cristalino Olvido. el poema desenmascara lo paradójico que resulta toda pretensión humana de eternidad y permanecía. pero nada predigo. Con intensidad. a esto hay que añadirle la prolífica bibliografía que existe respecto al escritor argentino. nos da la estructura de un soneto. así como de una profundidad poética que es capaz de lograr en cada una de sus líneas. .3 La obra de Borges está llena de una gran diversidad temática.

.. Polisíndeton: Encabalgamiento: Me creo indigno Antítesis Quiasmo: Yo que soy el que ahora. ser para siempre. qué blancura ciega de resplandor será mi suerte..4 Yo que soy el que ahora está cantando seré mañana el misterioso. seré mañana. ...Así afirma la mística.Quiasmo. Nuestra historia cambia como las formas de Proteo.. Me creo indigno del Infierno o de la Gloria. _________ Metáfora..pero nada predigo. el muerto. el morador de un mágico y desierto orbe sin antes ni después ni cuándo.. _______ cuando me entregue el fin de esta aventura la curiosa experiencia de la muerte? Quiero beber su cristalino Olvido. .. Encabalgamiento: blancura ciega Metáfora Interrogación retórica. --------... . pero no haber sido. _______ Metáfora ¿Qué errante laberinto.

Si asumimos. al querer establecer cuáles son “los” enigmas que rondan al ser humano. pero. . y mientras más conocemos e investigamos se nos hace aún más patente tal hecho. qué misterios serán abordados por Borges en el estrecho espacio de un soneto? Podría darnos la impresión que el autor peca de ingenuidad y pretensión. éstos se reducen fundamentalmente a “la muerte”. tema central del soneto y que lo pone en marcha. el cual se desarrolla para expresar los paradójicos anhelos de eternidad que atraviesan a gran parte de la poética del autor.5 El titulo nos hace pensar en ¿qué enigmas. Sin embargo. que la vida humana y lo que rodea a ésta es misterio y que lo cognoscible en relación a esto es casi apenas una aproximación. la intención borgeana de establecer cuáles son estos misterios raya en lo risible. y el del temporalidad y fugacidad de todo lo existente. tal vez demasiados para siquiera pensar en ellos. desde que éste existe y toma conciencia de sí. luego de la lectura comprobamos hacia dónde Borges realmente apunta: es cierto que los misterios del hombre y del mundo son infinitos.

Una de las pocas certidumbres que tenemos los hombres es que hoy somos y que después no seremos nunca más. si es que pueden llamarse así a éstas en un terreno donde lo que menos importa es la convicción respecto de algo. el hablante explica de dónde le surge esta idea: la mística. asumiendo la creencia a partir de ella y sus postulados generales. el cual no deja de ser menos paradójico al pensarse desde la temporalidad humana: precisamente (porque no vivimos en tal estado). desde donde Borges realizará un juicio personal demoledor respecto de sí mismo. incitando a preguntar al lector ¿cuál será entonces tu destino. y que de alguna manera constata su existencia al plasmarse en letras. “límbica”. presente y futuro. y todo lo que implica ello”2. En seguida. Hay que pones atención en que Borges primero menciona al misterioso. Borges dice que habitará un orbe. dando paso luego al misterio. al enigma de la muerte. y el de la fe más descarnada y solitaria. Burgos. prefigurando lo que viene. comienza a habitar en ella. es que podemos remotamente concebirlo con la limitación de nuestras propias categorías de pensamiento. post mortem. A renglón seguido. Borges? El propio poema se convierte en un desarrollo de este misterio. el del “impulso del hombre hacia un contacto inmediato con Dios por medio de una experiencia personal terrena. el sujeto reconoce que finalmente 2 Ver “Diccionario de la Mística”. pero a la vez lo irrenunciable del hecho de que mañana “ya no será” el que es hoy. A continuación. lo cual lo ubica en una posición indefinida. y como queriendo suavizar la sentencia previa. sino en su contrario. círculo sin principio ni fin. ni las penurias y castigos del Infierno. Será desde este terreno. Se nos presenta así una suerte de “nirvana” personal. anulándose pasado. y que termina convirtiéndose en uno de los enigmas del poema: él no se considera digno de recibir ni las gracias del Cielo. . para después afirmar el hecho ineludible de la muerte y de convertirse en polvo.6 El primer verso parte con dos “certezas”: el yo que escribe estos versos. Ediciones Monte Carmelo. 2000. donde la paradoja de la fugacidad temporal estaría resuelta. no presentando más solución que su esbozo y planteamiento. el autor comienza a revelar sus convicciones personales. Con esto el poeta coquetea con la paradoja y. reconociendo su perplejidad ante la situación de hoy ser y después no serlo. Pese a esto.

además de conocer el tiempo en su totalidad. que en el preciso momento en que el tema mortuorio adquiere mayor dramatismo e intensidad existencial. el cual lejos de arrojar claridad y determinación. Madrid. paradójicamente. puesto que si su principal característica era cambiar de forma a voluntad. cerrar su efímero acontecer. 3 Ver “Diccionario de Mitología Universal”. finalmente tiene un regalo que hacernos y que. en vez de ominosa o dramática. Y ante tal hecho. para entender la gran paradoja de la existencia terrena y humana. Es notable. La cita al dios griego marino tampoco resulta gratuita. Laberinto. Llega el momento en que las interrogantes se explicitan. Borges elija el adjetivo de curiosa. Obsérvese que algunos señalan a esta deidad como el primer dios. como el resto de particularidades de la vida. finalmente la experiencia no deja de ser peculiar y llamar la atención. La aventura del vivir como la denomina Borges. está marcado por el vagabundeo laberíntico y una claridad que no es tal. lo que remite a la idea de asomarse al concepto de totalidad. A pesar de la profunda conmoción que causa en el autor el hecho indesmentible de dejar de existir. tratado por el mismo Borges en cuentos como “El Aleph”. remitiendo al tópico del peregrinaje humano sobre la Tierra. detrás de esta mención pudiera esconderse otro anhelo personal: el querer ser como Proteo. Ahí quizás se explique el mayor enigma y que lleva al desconcierto más total: la propia vida será la encargada de. consiste en acabar con ella misma. su especial carácter. 2000. puesto que su propia luz la ciega. Y esto se hace tomando la forma de figuras arquetípicas como las del errante laberinto o la blancura ciega de resplandor de su propio destino. . al hombre no le queda más que aceptar y presenciar su desenlace inevitable. pues nada es susceptible de fijarse con total certeza: nuestra historia cambia como las formas de Proteo . ella misma. la sustancia primordial universal3.7 nada puede conocerse a cabalidad. para referirse a la muerte. todas conducen al único y tal vez más radical de los misterios: el morir humano. Lo paradójico del caso es que justamente este hecho “curioso” es el que acabará con todos los demás: la curiosidad que acabará con todas las curiosidades no pierde. además. entonces.

misterios. precisamente sobre el tema de Sócrates. Borges expresa su última convicción. paradojas…tal como escribir buenos sonetos y llamarse Borges. tal vez la más conmovedora y que es finalmente el móvil hacia donde apunta la totalidad poética: el ansia de la eternidad. p. o al menos despojada de sus limitaciones. dándole al poema un cierre memorable: en ellos. escrito con mayúscula y cada vez más claro. a pesar de la memoria. el autor comparte la creencia platónica de un pensamiento más allá de la finitud vital. Radical y estremecedor poema el de Borges. aquí está Sócrates. son finalmente enigmas. En un diálogo entre el autor y Osvaldo Ferrari. Luego de esto. Sudamericana. Buenos Aires. el ser para siempre y. Libro de diálogos.8 Los últimos dos versos no dejan de ser destacables. haciéndola suya en este poema y ocultando hasta el final el ansia de perdurar por siempre en una forma de existencia quizás no humana. lo que es coherente con la ausencia de deseos de gloria que antes él mismo manifestaba. no haber sido nunca ser humano. . sigue pensando más allá de la cicuta. Borges señala: A Platón le gustaba pensar: “Bueno. Pero lo que se bebe de manera voluntaria no es el brebaje letal. 137. que sigue pensando. 1986. entre líneas se lee la experiencia socrática de beber la cicuta para acabar con la propia existencia. el cual luego de su lectura nos devuelve a su título: el hecho indesmentible de que algún día moriremos y el ansia humana por perdurar y tratar de alcanzar de uno u otro modo la permanencia más allá de la muerte. hasta volverse cristalino con el paso del tiempo. sino un cristalino Olvido. Hay que advertir que el poeta quiere que así sea. 4 Jorge Luis Borges. finalmente lo que sigue a toda muerte es el olvido inevitable. Esto puede leerse como el hecho de que. Osvaldo Ferrari. propio de la experiencia mortuoria. De algún modo. más allá de la muerte corporal” 4. a la vez.

A. Burgos.N. U. 1997. BORGES. Sudamericana. Ediciones Monte Carmelo.9 BIBLIOGRAFÍA BERISTAÍN. 303 p. Helena. México. Aires Emece. 2000. 286 p. . Jorge L.. D. Jorge Luís.. 2000. 1986. Buenos Aires. Buenos. Libro de diálogos. DICCIONARIO de Mitología Universal Madrid. 2004.M. Análisis e Interpretación del Poema Lírico.F. DICCIONARIO de la Mística. OSVALDO Ferrari. BORGES. Laberinto. Obra Poética (1923-1997).