P. 1
Vida y Alma de Los Cerros

Vida y Alma de Los Cerros

|Views: 66|Likes:
Análisis de un relato oral realizado por docentes participantes del Programa de Especialización en Comunicación Nivel de Educación Secundaria – Lambayeque, 2012 – 2014.
Los relatos analizados pueden revisarse en es.scribd.com/doc/156201708/AUGUSTO-LEON-BARANDIARAN-Mitos-leyendas-y-tradicIones-lambayecanas
Análisis de un relato oral realizado por docentes participantes del Programa de Especialización en Comunicación Nivel de Educación Secundaria – Lambayeque, 2012 – 2014.
Los relatos analizados pueden revisarse en es.scribd.com/doc/156201708/AUGUSTO-LEON-BARANDIARAN-Mitos-leyendas-y-tradicIones-lambayecanas

More info:

Published by: diego portilla miranda on Aug 20, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/25/2013

pdf

text

original

PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN COMUNICACIÓN DIRIGIDO A DOCENTES DE INSTITUCIONAES EDUCATIVAS DEL NIVEL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA DE EDUCACIÓN BÁSICA REGULAR

Sincretismo religioso en un relato lambayecano: Vida y alma de los cerros Martha Altamirano Collantes(coordinadora) María Seclén Contreras (versiones) Martha Manayay Maza (fuentes) Nancy Piscoya Musayón (fuentes) Livia Pita Segura (fuentes) María Castañeda Pérez (editora) Entre Cerros y demonios La literatura oral de Lambayeque constituye un espacio discursivo a partir del cual se puede recuperar las tensiones y representaciones sobre lo religioso y lo sagrado en el relato “Vida y alma de los cerros” se presenta la confrontación que eternamente se da entre el bien y el mal , en las oposiciones de lo blanco y lo negro, la vida y la muerte, el calor y el frío, luz y oscuridad, Dios y demonio; se desarrolla una interacción , una lucha constante que le otorga digámoslo así, movimiento y existencia al relato; Dios y todo lo que representa el bien esta personificado en Rupay ,el sol, que da vida, calor, luz, alimento y procura la felicidad; en cambio el demonio al que se le asigna el nombre Supay procura el padecer y el sufrimiento; en esta dualidad antagónica el cerro tiene una función eje, el cerro guarda el calor, da vida y en el relato adquiere vida, incluso tiene un alma que trasciende a la muerte, cuida almas, los cerros están siempre presentes en los relatos de los pueblos, como dice Narvaez “Los cerros siempre han sido considerados como entes tutelares” como lugares encantados, lugares en los que se cifran las creencias religiosas de los pobladores antiguos y que han mantenido hasta la actualidad su vigencia en los relatos que aún perviven, se le otorga a los cerros caracteres mágicos, incluso científicamente son lugares en los se ha estudiado que existe una mayor energía, son lugares en los que los brujos y chamanes identifican como más apropiados para sus prácticas por todas estas acepciones que adquieren los cerros. Los demonios o el demonio, como sabemos, tiene una significación básicamente religiosa, desde la llegada de los españoles adquiere una identidad personificada, aunque desde siempre se ha manifestado en las culturas antiguas un mundo cifrado entre lo bueno y lo malo, es la hispanización la que ha demonizado las prácticas autóctonas, específicamente la religión católica que se ha impuesto en nuestro continente por la colonización, ha introducido ya la idea de un demonio con características definidas, el diablo que tienta, que incita a la maldad y que se convierte en un ente perturbador de la vida humana, se ha ido dando el sincretismo a través de esta concepción religiosa y las creencias nativas de nuestra tierra y se han ido construyendo discursos que combinan religión y expresiones culturales, la presencia del demonio en los relatos; mitos, leyendas que tienen la intención de prohibir, de infundir miedo; en el relato se trata de advertir que aquel que se atreva a desentrañar los secretos o tesoros que allí se encuentran será víctima del “ mal del cerro”, una especie de maldición que llevaría a la desgracia y la muerte a todo aquel que osara desafiar la advertencia, pero también al igual que en el “mito de la prisión del diablo y el cerro mulato” propone un desafío para el que pueda matar o coger la culebra de oro, tendrá el poder de producir a voluntad el mal del cerro, la culebra que simboliza la tierra y el oro al sol, a dios, al tesoro; el dominio sobre ellos le otorgarían poder a ese que sea capaz de manejar la magia, se hace alusión a la hechicería que se encuentra presente en nuestra cultura, estos aspectos son “abusiones” según Sevilla, supersticiones que se encuentran presentes en nuestra realidad sociocultural.

PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN COMUNICACIÓN DIRIGIDO A DOCENTES DE INSTITUCIONAES EDUCATIVAS DEL NIVEL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA DE EDUCACIÓN BÁSICA REGULAR

En lo léxico se inicia el relato proponiéndolo como verdad “el cerro es un almacén de calor…”, se personifica al cerro, se le otorgan aspectos humanos “tiene sueño…se duerme…” . Se produce una tensión entre lo oral y escrito al señalar “sería” refiriéndose a aquel que logre el dominio sobre la culebra de oro, esta culebra que se hace representativa, que se metaforiza en el texto. La lucha eterna entre el bien y el mal es un tema que es constante en los relatos orales construidos en este devenir sincrético religioso, también lo podemos ver en “la leyenda de la enemistad entre los cerros Chaparrí y Yanahuanca”, “leyenda del cerro Chalpón y el cerro rajado”, relatos de cerros que existen en la realidad y que tienen su historia, que se convierten en la expresión de la llamada idiosincrasia propia de nuestra tierra. Referencias: Narváez Vargas, Alfredo. (2001). Los cerros y los encantos. Dioses, Encantos y Gentiles, Introducción al Estudio de la Tradición Oral Lambayecana, Instituto Nacional de Cultura - Lambayeque. Sevilla, Julio César (1995). Abusiones y agüeros Lambayecanos. Ramirez, Susan Elizabeth (2003). Las identidades locales: Los ancestros, idolatrías y cerros. Vich, Victor y Zavala, Virginia (2004). Oralidad y Poder. Herramientas Metodológicas. Lima: Grupo Editorial Norma. Vich, Victor y Zavala, Virginia (2004). La tradición oral, las literaturas populares y el problema del canon. Bogotá: Norma.

ANEXOS: TEMAS O TÓPICOS: • • • • Cerro Hombre Vida Nube blanca y negra. Agua Sol Alma Culebra de oro. Muerte Demonio Dios

RESUMEN: Nos narra de Rupay( El sol ) se oculta en los cerros para descansar o dormir, ellos son almacén de calor, dan vida y tienen vida. Los hombres deben enterrar a sus muertos en las faldas de sus cerros y con abundante comida, luego se convierten en nubes blancas si son buenos y en nubes negras si son malos. Cada cerro tiene un alma propia y otra colectiva, es propia porque está oculta y es colectiva porque acoge a todas las almas sepultadas en su cerro. El espíritu del cerro y el alma colectiva, se personifica a través de la culebra de oro, el ofidio representa a la tierra, al cerro y al hombre; el oro a Dios, al sol y al tesoro.

PROGRAMA DE ESPECIALIZACIÓN EN COMUNICACIÓN DIRIGIDO A DOCENTES DE INSTITUCIONAES EDUCATIVAS DEL NIVEL DE EDUCACIÓN SECUNDARIA DE EDUCACIÓN BÁSICA REGULAR

Si algún humano coge la culebra, se hará dueño de sus almas y al conocer el secreto podría hacer el mal y dar muerte. TEXTOS QUE SE RELACIONAN: Relato El embrujo del cerro Pilán: Autor Carlos Espinosa Real. Libro: El canto del chilalo. Editorial: Instituto Cambio y Desarrollo. CYDES.

El cerro y la vieja. Leyenda de la enemistad entre los cerros Chaparrí y Yanahuanca. Leyenda del cerro de las campanas, de puerto Eten. Leyenda de la virgen de Motupe. Leyenda del cerro de Túcume y la huida a Egipto. Cerro Chalpón y el cerro rajado.. Cruz de Dios y cruz del diablo. El cerro Mulato. TEXTOS CRÍTICOS: Abusiones y agueros lambayecanos Las vírgenes del valle la leche Los cerros y los encantos Las identidades locales: Los ancestos, epolatheas y ceros Dioses encantos y gentiles Julio César Sevilla Exebio Alfredo Narvaez Vargas Alfredo Narvaez Vargas Susan Elizabeth Ramirez Alfredo Narvaez Vargas

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->