Daniel Medvedov

EM S MP
l

undo

egún

Mininovela para Niñas

Barcelona
2003
Miami
2007
Madrid
2009 / 2016

i

adre

DADO

Según mi padre, el mundo es un encuentro entre la luz y el sonido, sustancia
viviente, almateria prima. Es un mundo de tableros y torres de lenguas que conviven en la
encrucijada del sentido: un país de dados.
En el país de los dados, había una vez un dado sin puntos. Mi padre. En los tableros,
los demás dados se quedaban impresionados con su configuración, pero la mayoría de las
veces, pasaba rodando y desapercibido. Nadie tenía tiempo de mirar las caras de los demás.
En realidad no sabían si era un dado que había renunciado a sus puntos, o tan sólo se trataba
de un simple cubo con aspiraciones a ser dado.
Un día de juego, el dado sin puntos se encontró con otro curioso dado: era un
elemento que poseía seis puntos en cada una de sus seis caras.
Se miraron de frente, con la confianza que tienen los conocidos.
- Hola- dijo el dado de treinta y seis puntos.
- Hola- respondió el que ni siquiera llevaba uno.
- Eres curioso- dijo el primero. Yo pensaba que mi caso era el único en el país, pero tú
me ganas. Nunca he encontrado sobre las mesas del mundo un dado sin puntos.
- ¿Extraño?- dijo el "sin puntos". Extraño sería un dado sin caras.
- O, digamos, uno que sólo tuviera una cara, como las plantas paralelas, o la cinta de
Möebus, lo que no me parece imposible. - respondió el primero.
- Tú sabes que en el país del Azar todo es posible. El otro día me arrojaron en una botella
de Klein, pero como no tiene "adentro", salí deslizándome, como por un tobogán de
vidrio. Las cárceles de los humanos deberían ser construidas como las botellas de Klein,
para que los presos no tengan esa extraña sensación de enclaustramiento.
- Algún día se les ocurrirá a los arquitectos un diseño como ese.
- La palabra AZAR quiere decir "dado", en persa.
- Sí, de allí la tomaron los árabes. ¿Qué me dices de lo aleatorio?
- Es un término para definir el dado en latín, ALEA.
- En griego, "dado" es simplemente KUBOS.
- También lo llaman DAKTYLETHRA.
- ¿Y en chino?
- No importa. La erudición sin motivo me parece árida.
El dado sin puntos había trabajado toda su vida en la eliminación de esos detalles
matemáticos de sus caras. Era un dado Zen. Lo más difícil había sido la renuncia al Uno.
Durante largos años había cargado con el uno a cuestas. Ahora nadie deseaba arrojarlo
sobre las mesas y tableros y nadie le manoseaba, nadie lo tiraba. Esto estaba reservado
para los dados normales.

2

Pero no todos eran normales: algunos no tenían el seis enfrentado a la cara del uno,
ni el cuatro frente al tres, ni el dos frente al cinco. Llevaban los números "al azar", cada
uno pintado en caras que no les correspondían. Esa ley hace que la suma de las caras
opuestas de siempre siete. Así, el siete es un número que, aunque ausente, ya que no está
en ninguna de las seis caras, esté "presente". Es lo más parecido a la imagen de la
verdad: está presente, pero no se ve. La cara que gana se llama "realidad": es la que se
toma en cuenta.
Detrás, escondido está la cara opuesta: el "misterio", lo que nadie percibe. La
realidad junto con su misterio, algo que debe ser tomado en cuenta, dan siempre "siete",
la verdad. Pura filosofía. En cuanto a las caras laterales, pues, representan las opiniones
de los demás, lo que nadie toma en cuenta. Desde los laterales, cualquiera puede gritar
que ve tres, cinco o dos: ¿Qué importa? ¡La cara que gana es la "realidad"! Y lo que la
realidad esconde es lo que falta para que, en conjunto, se forme y conforme el paquete de
la verdad.
Recuerdo un gracioso juego que había inventado mi padre. Andaba siempre con un
dado en la mano. Luego decía la primera parte de una palabra que terminaba en "-dado"
y yo tenía que adivinarla, luego de leerla y agregarle aquello que él me mostraba
sonriente entre sus dedos, un dado:
CAN - dado
SOL - dado
CON - dado
En el juego no valían los casos atributivos o adjetivados, como ANONA dado, ENRE-dado, DESBOR- dado, u otros parecidos.
El juego se llamaba DADODAD, un palíndromo, serpiente de palabras que se
muerden la cola, o tal vez se la chupan y uno cree que se la muerden:
SALTA, SE LIGA, SE ATA, SE DESATA, ES ÁGIL, ES ATLAS.
Mi padre decía que la serpiente que se chupa la cola se llama OUROBOROS, "cola"
("oura") en la boca " ("bor") en el griego antiguo.
A petición mía, su hija de cinco años, empezó a escribir un libro de ideas que llamó IDION.
¿Qué son las ideas?
Antes de saber eso habría que estar familiarizado con las cosas.
COSAS, tantas veces repetimos asa palabra en el diario convivir. No hay palabra que
tenga un sentido más curioso que el maravilloso sentido de la cosa. Pareciera que "cosa" es
todo, tanto lo que tiene forma como lo que no tiene. Hasta yo puedo ser una "cosa" si
reflexiono en el modo de considerarme a mi mismo. Lo que sí estoy convencido que en el
mundo del trabajo, los jefes nos consideran eso, "cosas" que trabajan y deben estar allí "a la
hora". Protesto.
Por más que sea "como" una "cosa", soy una "cosa" especial, un Ser luminoso que se
investiga a si mismo, no como las demás, que sólo se contentan con serlo, nada más. Los
mismos animales se llamarían "criaturas", en honor a la vida que llevan dentro y los objetos
serían "creaciones", sin más. ¿Qué diré de los "hechos"? ¿Serán "ocurrencias" tal vez? ¿Y de
los seres angélicos? Que existan o no, por los momentos, dejémoslo de lado.

3

Lo cierto es que existen de una forma u otra. Por fin estamos a tiro con la definición: las
COSAS son SERES, HECHOS y OBJETOS. Un círculo, por ejemplo, se define como un
“hecho” matemático. No es un “objeto”, aunque algunos pensadores lo llaman “objeto
lógico”.
Un hecho es una ocurrencia, un acontecer patente y en el círculo, los puntos se
encuentran, todos, a una igual distancia del centro. Cuando la circunferencia cambia y se
transforma en una superficie, entonces, el lugar geométrico de todos los puntos distantes por
igual de un centro común, se llama “esfera”.
Un objeto circular, como una rueda, posee las mismas cualidades que el “hecho”
llamado “círculo”. Mi padre agarró la foto de una rueda, rompió el papel hasta dejar una
porción de la imagen y me puso la tarea de continuar la rueda. Para una niña de cinco años
eso era difícil, pero, por fin lo hice: terminé la rueda tal como era en realidad.
Eso se llama "visión holística" - dijo mi padre. Luego, años después, me enteré que la
visión holística o modelizadora fue llamada por Gaudí – “visión angélica”, un requisito
imprescindible de la vocación de todos los arquitectos. Sé que aparece descrita en el siglo
XV en la obra HYPNEROTOMAQUIA POLIPHILI, “El Sueño de Polífilo” del italiano
Francesco Colonna. Desglosar los elementos de un bloque, formular un modelo, construir
módulos, usar modalidades y tipos, usar “tropos” y comprender la EUKINESIA, es decir la
armónica movilidad del espacio es todo, en una sola palabra es MODELAR y
MODELIZAR. Me he enterado que en griego los términos utilizados por los antiguos
arquitectos poseen sonoridades alentadoras: LAMBANO TEN MORPHE, PELON E
ETHERON, SQUEMA TINÓS PRÁGMATOS, MÉTRON TI TES
ARQUITECTONIQUES E DIAMETROS TON MIKRON NOMISMÁTON.
Mi padre pretendió haberme enseñado a dibujar, a diseñar, a imaginar, y a crear. Me
abrió las puertas de todas las estrellas. Estas cualidades se perciben desde la perspectiva
polimecánica, ciencia, arte y técnica del ingenio y sus aplicaciones en espacio y tiempo, no
sólo en arquitectura.
Para todo ello es imprescindible saber VER, ver de un cierto modo, distinto del típico
acto de mirar. Para “diseñar”, se necesitan ver COSAS distintas que para ”dibujar”.
El arsenal de las formas es el cúmulo de elementos polimecánicos que el niño operario,
el sujeto dibujante y/o diseñador, ha construido durante largos momentos de estudio, o de
cortos instantes, fulguraciones de la forma, de la luz, del color, del ritmo, de las posiciones
de los elementos en el espacio concreto y abstracto.
Un dibujo supone la capacidad de representación modélica. En cambio, el diseño implica
el acceso al arsenal de las formas universales y la intimación con el ritmo, con el uso y con
la necesidad de las cosas. ¿Qué son las “cosas”? Ya sabemos . . .
Durante todos estos años me he propuesto reconsiderar las nociones de
forma, ritmo, color, contraste, contraste simultáneo, composición, armonía, orden, economía
de medios, estilo, sentido utilitario, estructura, modelo, patrón, orientación, polarización,
equilibrio, ponderación, simetría, proyección, todas ellas palabras maravillosas que generan
enigmas en la "pensadora", aquella unidad curiosa del cerebro invisible del Ser. Mi padre me
decía que la IMAGEN es un ENIGMA, letras barajadas en el molde de la imaginación. ¿Y
las IDEAS?

4

Las ideas son "nociones" y representan el arsenal virtual de la imaginación. No
existen ideas robadas: las ideas son patrimonio de toda la humanidad y de todos los niños,
no sólo de algunos elegidos o privilegiados. Hay ideas transformadoras, ideas únicas, ideas
aleatorias, o del azar.
¿Cuántos tipos de IDEAS hay?
Pues, digamos que hay varios tipos: ideas amplias, ideas fijas, ideas fluidas,
ideas penetrantes, ideas decisivas, ideas consumadoras y consumidoras, ideas lúdicas, ideas
creativas, ideas tradicionales, ideas trascendentes, o sublimes.
La ponderación entre todas estas nociones supone unos principios universales cuyos
fines son predecibles.
Luego, a través de causas conocidas o desconocidas, los efectos se perfilan según su
propia naturaleza y con los diversos medios a su alcance, el niño es llamado a ordenar y a
armonizar el mundo en valores y cualidades de uso que pocos, entre la gente que dispone de
la labor de los creadores, son capaces de discernir, apreciar y agradecer.
Por otra parte, nadie piense que el niño sólo tiene que construir: el que busca, investiga
y teoriza en su mundo infantil, posee un valor secreto que los adultos deberían apreciar y
respetar.
Los adultos enseñan como”hacer diligencias” para “crear”, cómo “estudiar” para
encontrar lo buscado, cómo hacer ”averiguaciones para llegar a conocer, en profundidad” los
aspectos de la expresión gráfica y su búsqueda es una búsqueda metódica y sistemática de
nuevos conocimientos científicos. Pero al niño no le interesa todo eso: él sólo quiere "jugar".
Es aún necesario averiguar el sentido de veracidad de los términos que todos usan, tal
vez sin percatarse del peso que tiene una palabra en el mundo de la forma y en el espacio de
la creatividad infantil.
¿Cómo tener "ideas"? Mira, por ejemplo, la Luna. ¿Qué puedes pensar acerca de la Luna?
¿A qué se parecen las manchas del cuerpo de la luna llena?¿Sabes que la luna tiene distintas
formas que se llaman "fases"? La fase "C", la fase "O", la fase "U" (¡En maya-quiché, la
luna se llama simplemente "U"!), la fase "D", la fase "A". Faltaría para completar el
momento maravilloso del primer día de su luz, que se llama "Luz-Ceniza". Leonardo dice
algo muy bello acerca de este instante: ¡el color gris que el cuerpo de la luna ostenta en su
primer día, es el efecto del reflejo del planeta azul, la Tierra, en la negrura de ese contraste
celeste!
¿Y qué me dices de la Luna Nueva? ¡No aparece en el cielo, a pesar de que está allí,
escondida y negra! La luna es una "luminaria", junto con el Sol. Se llaman así porque la
palabra LUMINA quiere decir "luz", en latín. ¿Y el Sol? ¿Qué te provoca pensar, al ver el
bello Sol? Mi padre viajó al Sol, en una nave de madera que él mismo había construido,
según los diseños de Cyrano de Bergerac, un amigo suyo del siglo XVII, que también había
viajado al Sol y a la Luna.
He aquí el pequeño libro que escribió para mí, al regresar: lo llamó LA NARIZ DE
CYRANÓ. Uno de los nombres de mi padre es ELIDAN DE VALAQUIA.
Es un tipo curioso: inventó cien juegos y a todos les puso un nombre secreto.
Los 100 Juegos del Gabinete Fantástico del Doctor Nadie se encuentran todos en un
baúl con cien gavetas.

5

Cada juego tiene su caja, la presentación de las reglas de manipulación y construcción y
las metas figuradas para el ganador.
En el Baúl Almateria, tanto el niño como el joven encuentran juegos individuales y
también juegos para ser jugados en grupo. Los nombres de los juegos ayudan a memorizar
más fácil la figura general del esquema lúdico y representan el punto de atracción para la
elección de un campo específico en el mapa de diversión del niño.
1. El ENVEZDÉ - Juego de alternativas para buscar variantes
figurativas
2. El SINQUENÓ - Juego para percibir los elementos imprescindibles
3. El DARSÉC - Juego para descubrir la fascinación del detalle
4. El TAPONTÁP - Juego para descubrir cómo encajan las cosas
5. El ARCANÓE - Juego tradicional dramatizado con micropersonajes
6. El BABELBÁB - Juego constructivo de raíces y afijos de las palabras
7. El SÍ-SÍ, NÓ-NÓ - El Primer Juego: Una Bandeja de Oficios
8. El DÍNJAR - El Juego Tradicional del Jardín del Paraíso
9. El ACRISOLÁRLUNAR - El Juego Tradicional de la Alquimia
Criolla
10. El DARDODRÉZ - Un Juego de precisión e inteligencia estratégica
11. El MENTÁLIA - El Juego del País de la Mente
12. El COMPOTRÓN - Juego geomántico de entronque y composición
13. El DUDARIO - El juego de las dudas
14. El DUODÓN - El Juego de los Héroes Dobles de la Tradición
15. El DAMETÉN - El Juego del negociar y del valor de las cosas
16. El ANIMALIA - El Juego del secreto de los animales
17. El AMORSÉN - Un juego para reconocer cosas y seres desde atrás
18. El POLIGLÓSIS - El Juego del Árbol de las Lenguas
19. El CARAMASCAMÁSCARA - El Juego de MáscarasExpresiones
20. El MANCHAMÓN - El Juego de las 100 Manchas de la
Imaginación
21. El CONTRAPÉN - El Juego de la Botella de los Pensamientos
22. El MIRABILIA - El Juego de la Caja de las Maravillas
23. El GOZARIO - El Juego de los Abalorios del Cambio
24. El ANTITEMPOMÉD - El Juego del Reloj sin Manecillas
25. El PEZ - PAZ - El Juego de la Historia Secreta del Pez
26. El DADOMAR - La Caja de los 100 Dados y sus secretos
27. El NUNCAFUÉ - El Juego de las Cosas que nunca existieron
28. El COSMOÁNATON - Los Cuerpos Secretos del Hombre
29. El OJONARICÁR - El Juego de las semejanzas con los animales
30. El LETRASONISÉN - El Juego del Sentido de las 10 Letras
Secretas

6

31. El DIFERÓN - El Juego de las Diferencias de las Cosas
32. El ROLLOTÓN - El Juego del Largo Viaje al País de los Juegos
33. El DONAYUDÓN - El Juego de los Primeros Auxilios Infantiles
Siguen ocho juegos especialmente diseñados para las niñas:
34. El
35. El
36. El
37. El
38. El
39. El
40. El

PANTALETÍN - El Juego de las 100 pantaletas
COCICOSÁN - El Juego de la Cocina
BORDERÍN - El Juego del Bordar
BRAZALETÍN - El Juego de los 100 Brazaletes
SELLOTÓN - El Juego de los Sellos de las telas
VESTIRÍN - El Juego de la Gran Muñeca Vestida
CASATREN - El Juego de la Casa Viajera
Continúa la lista de los juegos para todos:

41. El CHALECODÍC - El Juego del Chaleco con los 100 Diccionarios
42. El CHAQUETÍN-BOLSÍN - El Juego del Chaleco de los 100
Bolsillos
43. El ESOSINÓ - El Juego de las 100 Prohibiciones
44. El DIGITÓN - El Juego de los Sellos Digitales
45. El NUDONÁD - El Juego del Velero y de los Nudos de Abordo
46. El DARDODÚR - El Juego del Sentido buscado en el Tablero
47. El MONJEMÓN - El Juego de los Ejercicios Espirituales en la casa
48. El VERINVÉR - El Juego de las Inversiones y del ver al revés
49. El PENSADÉST - El Juego de los Pensamientos y de su destino
50. El CLAVOSTÁR - El Juego del Clavar a las Estrellas en su cielo
51. El TRATOTÁN - El Juego de los Tratos y de los Acuerdos
52. El REDONDÓN - El Juego de los Caballeros de la Mesa Redonda
53. El JOBJORÓB - El Juego de la Historia del Jorobado Job
54. El SANTOSÉN - El Juego de los Signos del Santo y Seña
55. EL SOMBRAMÓN - El Juego de las Sombras de las Cosas
56. El ASTERÓN - El Juego de las Estrellas y de las Constelaciones
57. El CAFESORPRESÁN - El Juego de sorpresas en granos de café
58. El LÉTERON - El Juego de las Letras y sus formas
59. El NUMERÓN - El Juego de las Cifras y sus formas
60. El RETRAMEMORÍN - El Juego del Retrato de Memoria
61. El SÓMATON - El Juego de los Puntos Graciosos del Cuerpo
62. El ATLANTITÚ - El Juego de la Atlántida eres tú
63. El SONOPOETÓN - El Juego de las 100 Palabras de Oro
64. El DISPARATÓN - El Juego del Disparatario y de los 100
Limerick
65. El CASASÁNATOR - El Juego del Sanador de las Casas
66. El SPÉCULA SPECULÓRUM - El Juego de los Espejos
67. El VIGINTILÍBROS - El Juego de los 20 Libros del niño erudito

7

68. El CHINIDEOGRÁMATON - El Juego de los 100 Ideogramas
Chinos
69. El JAPODEOGRÁMATON - El Juego de los Ideogramas
Japonesas
70. El ALFARÁBITON - El Juego del Alfabeto Árabe y de su caligrafía
71. El ALFARUSOBÁTICON - El Juego del Alfabeto Ruso y su
escritura
72. El ALFALATÍN - El Juego del latín y de sus palabras de hoy
73. El ALFAGRÉCOTON - El Juego del Alfabeto Griego y de su
escritura
74. El INGLÉXICON - El Juego del idioma Inglés y de sus secretos
75. El ITÁLIATON - El Juego del idioma Italiano y de sus secretos
76. El ALFRÁNCOTON - El Juego del Francés y de sus secretos
77. El ALFALÉF - El Juego del idioma Hebreo y de sus secretos
78. El GYPSYRÓM - El Juego del Idioma Gitano y de sus secretos
79. El ÁRBOLON - El Juego de los 12 Árboles del Jardín de las
Virtudes
80 El ALFAMÁG - El Juego de los Alfabetos Mágicos
80. El ZODIACÓN - El Juego de los Signos del Zodíaco y de sus
secretos
82. El MAGNO-PRINT-LABIRINT - El Juego de las Huellas Digitales
83. El DIAGNÓSTICON - El Juego de los signos médicos del
diagnóstico
84. El INTERFRÚT - El Juego del Interior de las Frutas
85. El AGÁRRATON - El Juego del asir y del agarrar de las cosas
86. El ABANDERÁN - El Juego de las Banderas y de sus secretos
87. El CAJADÉNTRON - El Juego de las cajas dentro de las cajas
88. El HERRAMIENTACÓN - El Juego de las Cajas de Herramientas
89. El HÁMACON - El Juego de la Hamaca y de sus secretos
90. El GÉNETON - El Juego Tradicional de la Creación del Mundo
91. El LIBRONÍN - El Juego de los 100 Libros más importantes
92. El MISTÉRION - El Juego del Fin y del Retornín
93. El SUEÑODÓRMIDOR - El Juego del Sueño y de sus Mundos
94. El MOVILBÚC - El Juego de los Libros Móviles
95. El TÓRNITOR - El Juego de los Tornillos y de las Tuercas
96. El ANTITEMPOTÉN - El Juego del Reloj Desarmable
97. El PALINDRÓMICON - El Juego de las palabras escritas al revés
98. El BORRAMEMORÉN - El Juego del pizarrón de arena
99. El CALIGRÁFICON - El Juego de la Caligrafía
100. El NÁDITON - El Juego de Odiseo y del Capitán Nemo
*

8

Mi padre escribió una breve descripción de algunos juegos para la mejor
comprensión de sus figuras y movimientos espaciales.
DARDODRÉZ
Juego que desarrolla la destreza, la capacidad estratégica de ubicar y ordenar
componentes valiosos en un espacio consagrado y la memoria visual simultánea.
En este juego asistimos a la aplicación de la Diana-Tablero, una auténtica invención
del Doctor M. En vez de arrojar sus dardos hacia una diana circular, como se ve en la figura,
el jugador usa una diana cuadrada con 64 escaques o casillas alternantes.
El juego tiene 32 dardos, 16 negros y 16 amarillos. Cada uno de los 32 dardos tiene
en su cola 4 perfiles, correspondientes a las clásicas siluetas de los trebejos o piezas del
ajedrez tradicional. Vale decir que las 32 piezas están figuradas en 32 dardos.
Los dos jugadores arrojan por turno, uno por uno en una sola sesión, todos los
dardos-piezas. La primera jugada de este ajedrez con dardos está dedicada a la ubicación de
los dos reyes. Lo restante de los lanzamientos ubica en el tablero a todas las demás piezas.
El tablero es la diana. Al finalizar el lanzamiento de los 32 dardos-trebejos, los jugadores se
dirigen hacia la diana y deciden en un otro tablero - ya situado y preparado, esta vez, con
piezas tradicionales, en formación inicial - el ordenamiento de las piezas en una situación
de juego generada por el lanzamiento de los dardos. Según la correcta ubicación de las
piezas, es posible que algunos lanzamientos hayan sido erróneos, mal ubicados, coincidentes
con las líneas de separación, fuera del límite del juego o fuera del área que corresponde a
cada pieza.
Ejemplos:
Dardo en el borde de un escaque - pieza eliminada
Dardo-Alfil que no guarda su color - eliminado
Si los reyes se encuentran en escaques o casillas adyacentes,
se repite el
primer lanzamiento de los dardos- rey
A raíz de este análisis, se eliminan las piezas que representan a los dardos
equivocados y se continúa el juego en la mesa.
Este proceso de lanzamiento y ordenación hace que los jugadores practiquen también
en lo físico y no sólo en lo intelectual. Por otra parte, el desafío de la diana produce una
situación basada, no tanto en el mero azar sino también en la destreza del lanzador. El juego
se ha denominado DARDODREZ, en honor a los dardos.

9

COMPOTRÓN
Juego que aumenta la capacidad de percibir las formas y el entronque de las mismas
en superficies y profundidades reflejas. Es un juego de encaje y composición original,
inventado por el Doctor M, especialmente para el Baúl Almateria, mucho más complicado
que los juegos infantiles tradicionales, tipo LEGO.
Los cuerpos son ocho, cada uno reflejo de otro. Las construcciones pueden formar
animales, personas, objetos y edificaciones. La caja tiene 64 elementos, cada uno formado
por la combinación de los ocho cuerpos básicos. Estos módulos básicos poseen, cada uno,
un nombre específico de un fenómeno de la naturaleza, como VIENTO, FUENTE, MAR,
RAYO, BARRANCO, MONTAÑA, CIELO y FUEGO, categorías que a su vez van a
generar otros nombres y otras figuras cada vez más complejas por la combinación.
La estructura del juego está basada en el código binario y las operaciones son
estrictamente matemáticas. El niño o el joven aprende a percibir con las construcciones,
ciertas relaciones de continuidad y composición, difícilmente observables en otro tipo de
juegos de cubos o rompecabezas. El juego descubre al niño las relaciones que existen entre
las formas y el sentido de las palabras.

TAPONTÁP
Juego para enseñar al niño la idea del encaje de las cosas una en otra. Los
materiales consisten en una caja de madera con 100 diferentes tapas de varias dimensiones,
tapas de botella, de recipientes diversos, de potes, etc.
El jugador aprende como tapar las cosas y como utilizar elementos aparentemente
dispares en la construcción de objetos, como piezas de ajedrez o de otra índole.
El niño comprende el sentido de la distribución espacial y descubre la clave para
ocupar el menor espacio posible.
Por otra parte, el jugador se da cuenta que es él mismo quién debe seguir
recolectando tapas de diferentes tamaños, que las cosas desocupan un lugar mas no lo
ocupan y que el tamaño del objeto debe ser estudiado y contemplado con detenimiento.
Los tres niveles del juego tocan
las ideas - para usar las tapas
las palabras - para relacionar conceptos y
los hechos - para actuar en el hecho de tapar

*

10

CLAVOSTAR
Este juego enseña al niño a clavar y para ello se usa el soporte figurativo de las
estrellas ordenadas en constelaciones, figuras multiformes que hacen las veces de claves de
memoria para el futuro.
Hay varios tipos de clavos situados en una caja de madera que tiene diferentes
compartimentos. El juego enseña también cómo actuar en caso de golpes en las uñas y
como curar y drenar los hematomas provocados por el martillo, tanto en la uñas como en los
dedos.
Por su parte, el martillo aparece en el escenario como un elemento que agrega color
a la estética del juego: su mango está pintado con diferentes matices cromáticos.
La idea es enseñar al niño a clavar clavos y para ello se le presenta un cuadro ya
ordenado. Se trata de la imagen de un cielo estrellado, pintado en una tabla de madera, con
estrellas que forman diversas constelaciones.
Además de clavar clavos en los puntos
ocupados por las estrellas, el niño tiene que estudiar la forma de las constelaciones y a la vez
comprender los patrones de las constelaciones que, luego tiene que marcar con hilos. Estos
hilos van de clavo a clavo en los lugares de las estrellas.
Los clavos no se clavan totalmente: su parte superior queda suficientemente elevada
para ser utilizada en el marcar de las constelaciones con hilos, siguiendo la forma dibujada
en el soporte de madera.
El niño recibe en este juego diversas informaciones relativas al clavo, expresiones
tradicionales que evocan este objeto curioso de la civilización y un análisis del origen del
clavo en diferentes culturas.
BABELBAB
Este juego es uno de los más interesantes de la lista de los cien juegos del Baúl
Almateria. Se trata de construir con prefijos y postfijos agregados a una raíz pintada o
pirografiada en un cubo, verdaderas torres de palabras.
A diferencia del SCRABBLE, que sólo usa letras separadas, este juego utiliza
palabras con la misma raíz y evoca un auténtico viaje por el mar de las categorías y de los
conceptos involucrados en la construcción espacial de la colmena del lenguaje.
Hay tres cajas, una de prefijos, otra de raíces y una tercera de postfijos.
Los afijos, es decir tanto los prefijos como los postfijos, se dibujan o pirografían
sobre elementos triangulares, para luego entroncar con el cubo - raíz donde aparece en cada
cara, el etimón o radical elegido al comienzo del juego.
Una misma raíz puede tener hasta veinte diferentes prefijos y así formar igual
número de palabras con terminaciones idénticas o diferentes.
Dado que hay una gran semejanza estructural y léxica entre las lenguas europeas, se
puede pasar de una lengua a otra con mucha facilidad: la raíz es la misma, sólo cambian los
afijos.

11

En el juego, gana el jugador que ha sido capaz de construir el mayor número de
conceptos y categorías con la misma raíz, en diferentes lenguas o en una sola.
Este juego aumenta el vocabulario, genera el interés por el origen de las palabras y
mueve la imaginación creadora hacia el espacio poético de la memoria.
*

Pero la más graciosa sorpresa que recibí en mi infancia es la novela infantil llamada
LA NARÍZ DE CYRANO
UN VIAJE AL SOL EN EL SIGLO XXI
MININOVELA PARA NIÑAS
ESCRITA EN BARCELONA
LEMA: “. . . NUNCA ESTAR TRISTE BAJO EL SOL . . .”
DANTE
Veo, a veces, delante de mí, una gran montaña, con sus picos recubiertos de nieve,
con los senderos hacia la cima, en algún risco hay una fortaleza sin habitantes, cascadas y
puentes se oyen por doquier. Al instante, oigo también el mar y si lo deseo ver, lo veo, desde
el promontorio, en la falda de la montaña, rompiendo sus olas con rugidos en las rocas de la
orilla. Es como un golfo, y aún así, las aguas son salvajes y las corrientes traen delfines y
peces voladores. Otras veces siento el viento detrás de mi cabeza, rugiendo en las cavernas
de la pared salvaje, despertando murciélagos y elevando arena. La arena me lleva al desierto,
al oasis, a la fuente: es como un laberinto natural cuya torre es un vacío invertido en el
abismo.
Dunas, se forman y se componen al atardecer, cambiando el paisaje día a día. Se
oyen truenos hondos y se observan relámpagos lejanos, auroras boreales del crepúsculo y
cielos con dedos morados de la Odisea, en el Alba: estoy rodeado por la esfera de cristal de
la naturaleza y ¿qué diré del cielo estrellado? ¿Hay acaso algún ser que no se maraville con
las estrellas? Con sólo ver el Sol me bastaría creer en algo grande y la sola luna me recuerda
de la existencia de la poesía, aun cuando falta en el cielo. La luz ceniza del primer día me
presenta su esfera gris como un pan recién sacado del horno, en plena noche. Modifico mi
mirada y observo a las hormigas. Son un solo ser, lo siento, un hormiguero entero como el
enjambre de las abejas.

12

Los grillos continúan su canto hasta muy entrada la noche.
EL río baja solitario y callado hacia al mar y el bosque parece congelado desde lejos,
pero ¡qué movimientos frenéticos hay en su seno verde!
El fuego frío de las luciérnagas rima con las luces del cielo nocturno y la brasa del
fuego que he encendido palpita como un corazón abierto. Todo eso lo veo desde mi balcón,
en Barcelona. Desde mi ventana, viajo sin cesar hacia el mundo, sin salir de la puerta de mi
casa. Es una figura natural, del viajero que ha cumplido con su itinerario y todo ello me trae
en la memoria las últimas palabras de Paracelso, a ver si me las recuerdo bien: “. . .
verdadera cosecha de Dios...oigo en mis adentros , pero falta algo, falta algo...la primera
parte de esa declaración extraordinaria de un hombre que ha volcado su vida en pos de sus
semejantes”...verdadera cosecha de Dios...” ¡Qué bueno que no recuerdo el comienzo! . . .
así todavía queda algo, aún no ha llegado el fin. Escribo eso por volcar mis olas hacia tu
playa, no por necesidad.
Escribo palabras, pero hubiera podido gestualizar todo, o dibujarlo en un papel de
arroz con grises de tinta china, como también dramatizarlo en forma de canto, de elegía
menor. Sé que no es inútil volcar tus vientos sobre la arena del desierto. No es inútil llover
sobre el bosque. No es inútil elevar el fuego frente al frío ni abrigarte con el calor.
Había una vez un anciano en Barcelona, miraba adelante como un marino. El barco
trituraba el viento en la loma y el mascarón de proa tenía forma de dragón que empuñaba
una copa del más exquisito vino. Entre las olas un pez espada navegaba. Amigo de este
anciano de la nada...
La Luna, luna...
El Sol, el sol...
Y las estrellas, nada más
Estrellas...
Bellas, bellas...
Con ocasión de escribir este poema natural, voy a prender el puro que había recibido de
regalo en la ciudad de las amazonas...
Adiós, humo, adiós.
Adiós noche, adiós
Ya está llegando el Alba...

13

El 3 de marzo de 1996, mi esposa sueña conmigo y con una máquina voladora que
yo había construido, enteramente de madera, con la cual me disponía a viajar hacia el sol,
entre las estrellas. En la misma mañana me contó la visión y se reía a carcajadas, diciéndome
que eso no le extrañaría, dada mi afición a tales arrebatos de la inteligencia. Las esposas
toman siempre en broma lo serio de las investigaciones científicas de sus maridos. La
naturaleza femenina peca de ser descreída, y por ello, la mayor parte de las cosas secretas
del mundo de la ciencia le quedan oscuras, por mera incredulidad.
No es que sean tan sólo las mujeres las que ostentan tal incredulidad. La mayor parte
de los hombres se comportan como si fueran mujeres.
Todo lo que en el hombre es una virtud, en la mujer se vuelve un defecto y, al
contrario, como una ley natural, lo que en la mujer es una virtud y una cualidad
insospechable, en el hombre se vuelve un defecto y una debilidad.
Ser delicado y sumiso en el hombre es una pésima actitud, en cambio en la mujer
resulta ser algo normal y natural. Vamos a ser francos, a ninguna mujer le gustaría un
hombre “modosito” y superfragilístico o espialidoso pero la suavidad y la gracia es en la
mujer una bella cualidad que atrae a la naturaleza masculina.
El gran problema de los malentendidos entre hombres y mujeres es fallar en la
interpretación de estos signos naturales a causa de la confusión que se hace entre lo suave y
lo blando y lo duro y lo firme. Lo firme y lo suave no es lo duro y lo blando sino la propia
manera de actuar en el mundo humano. Un ser que es suave y a la vez firme ya no pertenece
al mundo de los sexos. Está más allá de lo masculino y de lo femenino.
El ser humano puede tomar tanto de la naturaleza femenina como de la masculina,
para manisfestarse y desde el punto de vista existencial no hay ninguna diferencia entre un
hombre y una mujer.
No obstante, la naturaleza femenina es diferente de la naturaleza masculina y como
tal, hay que tener en cuenta qué cosa es lo femenino y qué es lo masculino.
Es cierto, preparo desde hace tiempo un viaje al Sol. Mis investigaciones relativas al
viaje hacia el Sol tuvieron en cuenta un hecho sorprendente: el último eclipse total del sol
tendría lugar, en su punto más oscuro del cono de sombra, en una ciudad de Rumania, el 12
de agosto de 1999. Esa ciudad era, casualmente, el lugar de mi infancia y juventud y hacia
allá se dirigieron todas mis luces. Durante años he investigado la manera de elevarme más
allá de la atmósfera terrestre con la ayuda de la energía solar. Mi empresa no es original.
Hace más de tres siglos en 1652, CYRANO DE BERGERAC había viajado hacia el Sol
utilizando un ingeniosos aparato de madera que hoy yo he construido, tomando en cuenta las
precisas indicaciones del caballero SAVINIEN.
El sueño de mi esposa era un verdadero acuerdo premonitorio de mi actividad, que
he tenido bajo el más estricto sigilo.
La máquina de Cyrano era de madera. Durante ocho días encerrado en una torre, Cyrano
cepilló, escuadró, pegó maderas y acabó por construir un maravilloso objeto volador que
describe con detalles.

14

Era una caja grande y muy ligera construida con listones de madera de balsa, que cerraba
muy ajustadamente. Su altura no era mayor de seis pies y su anchura no llegaba a tres
pies, en cuadro.
La caja tenía un agujero interior y encima de la tapa, en la cual había practicado
también un orificio, colocó un tubo de cristal en forma de globo, cuyo cuello de pelícano de
alquimista se ajustaba y engastaba en la apertura practicada en el capitel. La descripción de
Cyrano me ayudó a realizar las medidas y las formas de la manera más precisa. El tubo
poseía varios ángulos en forma de ICOSAEDRO con el objeto de producir reflexiones y
refracciones que generarían una potente energía cinética, solar y fotónica, como un espejo
ardiente. El icosaedro lo he construido tomando en cuenta los dibujos técnicos de Leonardo
en el libro de LUCA PACCIOLI. Tenía veinte caras. Un antiguo libro de perspectiva de los
cuerpos platónicos de la época de Cyrano me ayudó a refinar ciertos detalles de angulación.
Para Cyrano, como para mí, el objeto era una auténtica monería mecánica.
Terminada la construcción la envié por avión en una caja bien sellada a RIMMICUL
VILCEA, la ciudad del eclipse y pronto viajé yo también, despidiéndome de los míos, que
estaban al tanto de los preparativos.
A las doce en punto del día previsto, en un campo cercano a la ciudad de Valaquia,
saqué la máquina de su caja y la dispuse en una colina. Salvo las dos aperturas laterales, la
máquina estaba herméticamente cerrada.
El pequeño taburete, o celemín, que había introducido dentro, fijándolo a la base,
me permitía una postura cómoda, aunque apretada. Todo ello estaba acorde con la
descripción de Cyrano. No había nadie en los alrededores y ésta sensación de soledad me
generaba un estado de calma indescriptible. Con todo ello dispuesto para arrancar, entré en
la máquina, cerré la compuerta doble de cristal y permanecí quieto como una hora. Cuando
el sol entró en la oscuridad del eclipse y el cono de sombra produjo una luz violácea y gris
como la luz ceniza del primer día de la luna, todos los ruidos de la naturaleza callaron.
Había una atmósfera féerica parecida a la luz fosforescente que había visto en el Golfo
venezolano de Cariaco, hace unos años. Aquélla luz se llamaba ardentía, una fosforescencia
fría y celestial que rimaba con el silencio de los insectos y de los vegetales. Ni una hoja se
movía. El icosaedro de cristal recibía, a través de sus facetas, los tímidos reflejos de la luz
gris del eclipse que se difuminaba aún más por el bocal de la celda, luego de un sinnúmero
de reflejos y refracciones. La luz que entraba en mi aparato tomó un matiz púrpura parecido
a los dedos de la aurora que describió Homero en el comienzo de su Odisea. El éxtasis que
generó esa luz en mi Ser fue parecido a la sensación que invadió a Cyrano en el mismo
momento de su partida.
Por el orificio de la base me di cuenta que la máquina se había elevado suavemente y
el claro del bosque quedó abajo como un ojo en la verdura. Era prodigioso ver como la
máquina seguía, punto por punto, el diario de vuelo de Cyrano.
El vacío que se producía en el Icosaedro debido a los rayos cinéreos del eclipse,
unidos y enfocados por los cristales, atraía, para llenarse, una tromba de aire que empujaba
la caja de modo casi vertical. La vela que Cyrano había agregado a los planos no entró en
mis cálculos debido a la experiencia misma de Cyrano.

15

Poco después del despegue realizado tres siglos antes, la vela se había desprendido y
se perdió en la atmósfera.
En menos de una hora estaba ya en la región “intermedia” siguiendo los pasos de este
maestro de la imaginación. El sol, una vez liberado de las garras del eclipse, golpeaba con
vigor los espejos cóncavos del icosaedro y al enfocarse los rayos en el interior del tubo,
expulsaba con su ardor, por el tubo superior, el aire que se formaba en torbellino y llenaba
continuamente el vacío, que aspiraba por la otra apertura, la misma cantidad, para llenarse.
Como Cyrano decía, - el éter se convertía en viento, por la velocidad con que se precipitaba
para impedir la existencia del vacío y empujaba la máquina con una dinámica de la cual no
me percataba dentro del artefacto.
Acorde a Cyrano, sacaba de cuando en cuando, una pequeña botella de brandy y
prendiendo un puro, introducía una bocanada de humo en el vaso que había preparado desde
abajo, situándolo en una base de alambre para no caerse. El humo tomaba la misma forma
helicoidal que movía mi máquina, formando en la copa dos bellas espirales que me
recordaron el libro de las experiencias con el CAOS SENSITIVO de Shwenck. Por
incredulidad y desprecio, nadie había intentado practicar la misma experiencia de Cyrano.
Para mí, el pequeño libro del viaje a los Estados e Imperios de la Luna y del Sol, era una
joya. Lo llevaba conmigo en una pequeña mochila, como un amuleto secreto de la
emulación metido entre otros objetos mágicos que elegí en tierra con mucho cuidado.
Cuando niño, recuerdo que al terminar el primer curso de Kinder, tenía cinco años, había
faltado casi todo el período, jubilándome sin que nadie se enterara y vagaba sólo por la
ciudad, mirando las vitrinas y la gente. Un día construí un aparato volador de madera, con
hélices y ruedas curiosas y se lo regalé a la maestra que lo expuso durante años en su
oficina, en un escaparate de cristal. Era un objeto bastante grande, y años después, cuando
de nuevo visité la guardería, lo encontré en el mismo sitio, como una escultura rara.
“Ese niño será un genio o un vagabundo” dijo la profesora y mi madre afirmó lo
mismo con un gesto de cabeza. Lo cierto es que hoy me siento un vagabundo del camino del
Sol.
El aparato que había construido de niño tenía cierto parecido con éste, en el cual me
encuentro hoy, moviéndome rectamente hacia el Sol del cenit. La zona más difícil de
franquear para ir al sol es la Corona, donde la actividad ígnea y la temperatura es miles de
veces mayor que en la superficie del astro. No obstante, había practicado años la regulación
térmica de mi cuerpo, y al pasar el límite de la corona pude salir ileso y caer solitario sobre
la superficie solar. La máquina, salvo el icosaedro de cristal, se había esfumado, para no
decir “chamuscado”. Sólo sentí un fragor interno que segundos después se transmutó en una
sensación de vigor nunca antes experimentada. Estaba ya acrisolado en el fuego. Sentado en
las cenizas de las arenas de una playa, miré a mi alrededor y reconocí la luz fría de la
ARDENTÍA. Todo estaba inundado por la fosforescencia de luciérnaga, que me llegó a ser
tan familiar, en Cariaco.

16

¿Y ahora qué?
No ví casas, ni caminos, ni huella alguna de habitantes cercanos. El sol era un lugar
fresco y el mar callado movía sus olas en una música suave en la playa, cuya arena era de
polvo aurífero. Me percaté que el oro era el “material” del cual está “hecha” la “tierra” del
sol, junto al mar que ostentaba un oscuro color celeste, hasta el horizonte. Mar y Oro y
luego, a lo lejos, bosques tupidos de un verde brillante. Tal vez por ello el sol generaba esa
luz en el universo. El polvo de oro no quedaba expandido en el aire cuando repasaba mi
mano por la arena y la deriva de las olas no producía polvo. Los finos granos caían
suavemente en la “arena” amarilla y su pesadez impedía la formación de huellas al caminar
sobre al playa. ¡Qué agradable sensación es caminar sobre el oro!
Estaba rodeado por un silencio que parecía leche tierna, lo mismo que decía
BÖEHME. Estas palabras se refieren a una sensación doble, tal vez triple y simultánea: se
oía, se gustaba, se tocaba, es decir, se saboreaba. Es esto lo que estaba buscando, no añoraba
conocer nuevos territorios u otros mundos. No tenía hambre, ni sed. La brisa me alimentaba
y el frescor del agua de mar me hacía abrevar en esa humedad sonora, generándome un
estado de bienestar supremo. No tenía ganas de dormir ni de moverme. No pasaron días ni
noches. Era un irreverente y continuo silencio, eterno, perdurable.
No puedo decir qué pasó con el tiempo.
Tampoco se había congelado nada, tal vez la imagen sería un estado circulante,
retroactivo y dinámico, algo que se iba y venía, sin jamás partir, sin dejarme, sin deshacerse
entre los dedos.
¿Era acaso necesario volver?
Sentía que mi ser se había expandido como una bomba de jabón y sin embargo, la
consistencia de esa esfera no carecía de firmeza: parecía una esfera de cristal. Era yo, el Ser
redondo y a la vez humano, transparente, translúcido, potente.
Sobre la arena se encontraban pequeños dados de oro; sobre las facetas no había
puntos. Observé que los dados tenían formas distintas: cubos, pentaedros, octoedros,
dodecaedros, icosaedros. Mi icosaedro de cristal estaba allí en la playa y, a pesar de su hosco
tamaño, parecía uno más entre tantos objetos de su misma forma. De las cosas que había
embarcado en mi nave de madera, además del icosaedro de cristal, me di cuenta que habían
quedado paradas en la playa de oro, dos maletas que había llenado de objetos maravillosos,
en mi salida de RIMNICUL VILCEA: dados, pinceles, tinta china, una pequeña hamaca,
una cervatana telescópica que podía aumentar su tamaño como un catalejo hasta alcanzar los
dos metros, una bicicleta desmontable, un pequeño velero con su vela, también desmontable,
el código general de las lenguas, el modelo del Yo, un juego de ajedrez con su tablero y
trebejos, un reloj de arena, unos fósforos, una lupa, unas pinzas, un tramojo y otras cien
cosas más que estaban ordenadas en el interior de la maleta, tal cual lo había hecho antes de
partir. Me extrañó que la máquina se había esfumado y las maletas no. Tal vez se debía ello
al hecho de que estaban situadas muy cerca de mi cuerpo a cado lado del celemín, o taburete
de papel maché, donde estuve sentado. Por cierto, el taburete también estaba allí. Este objeto
especial en forma de tortuga, era un “instrumento” que me había regalado uno de mis
maestros-amigos, Hernán Gómez, hecho con cinco bombillos y una botella vacía de
COCACOLA. Era uno de mis objetos favoritos pues me servía de mesa, de almohada, de
silla de meditación y de soporte para mis sesiones de pintura y caligrafía ZEN, el Zen
Latino.

17

A diferencia de las playas de arena, ese polvo de oro no quedaba mojado al romperse
las aguas del mar en la orilla. Entre las finas partículas de oro-gualda, había fragmentos
diamantinos cuyos brillos proyectaban a grandes distancias rayos de luz fosforescente, de
todos los colores.
Por mi cabeza no pasó jamás la idea de llenarme “los bolsillos” de oro o diamantes
para negociarlos en tierra, a mi regreso en mi planeta mercantil.
A causa de ello, observé que todo lo que yo tocaba por más de ocho segundos, se
transformaba en oro: mis dados, la hamaca de hilos de henequén ahora era de hilos de oro, la
cerbatana y casi todos los objetos de las maletas eran de oro puro: al hacer tan sólo una cruz
sobre el objeto, esta cualidad que me traía a la memoria al rey Midas y a su castigo, prohibía
al material transmutarse en el metal amarillo.
Sabía que el oro de la playa era el famoso polvo de proyección de los alquimistas. Mi
soledad en estos parajes no me infundía ningún sentimiento de desamparo o tristeza
gregaria: El tiempo no podía ser calculado como en tierra ya que no tenía sueño ni hambre,
ni sed, ni cansancio corporal o de otra índole.
En la lejanía percibí bosques verdes y las plantas que crecían al lado de la playa
pertenecían al género descrito por Leo Leonni en su botánica paralela. Hice un recorrido por
los alrededores del lugar donde había AHELISADO, recordando a CYRANO. ¿Y los
pájaros? ¿Encontraría tal vez el Fénix del libro sobre los misterios del Sol, del cual dejaba
notas Cyrano? Ciertamente, el vuelo de los pájaros en esta atmósfera de cuento de hadas
tenía que ser suave y fluido como una pluma elevada por el viento. Pero no había viento,
sino la brisa húmeda de los parajes tropicales que en el crepúsculo, acaricia la piel de los que
frente al mar se deleitan. En cuanto al lenguaje de los pájaros estaba ya familiarizado por
mis experiencias en tierra. Pero no aparecía ningún pájaro. Parece que no había nadie aquí.
Como un Robinsón Crusoe, medité en mi estancia y decidí esperar.
No se trataba de sobrevivir. No había nada que buscar y nada que encontrar: parecía
que todo estaba perfecto, sin apuro, sin necesidades, lo único que me quedaba era sentarme
en calma y contemplar esa belleza cósmica y aurífera. El sol se llama AUR. El cielo ANA,
EL agua AP, y el oro, GÁLADA. ¿En qué lengua? En la lengua de la Luz. Cerré los ojos
pero era como si los tuviera abiertos. El brillo suave permanecía callado en mi visión,
cerrando o no los párpados. Saqué una pequeña esfera maya de cristal, el ZASTUN que los
curanderos de Yucatán usan para diagnosticar a los enfermos, y empecé a mirarla fijamente,
con la intención de lograr ese instante nebuloso que ocurre al concentrarte en toda esfera de
vidrio.
Durante largo tiempo miré el soporte esférico con esa intención y pronto, la espesa
niebla que describen todos los magos que saben de esas cosas, apareció dentro y alrededor
de la esfera. Me ví entrando en la máquina, cerrando las compuertas, elevándome, pasar por
la región intermedia, llegando al Sol y luego, de un destello, bajar lentamente, con las dos
maletas al lado del cuerpo, en la playa auriforme, como un perfecto replay.
Pronto, la imagen de mi cara apareció reflejada en la esfera y tenía la sensación de
verme en un espejo convexo, como la famosa pintura anamórfica de ESCHER.

18

La bola de cristal era mi televisión, lo sabía: podía ver allí lo que quería. Sólo con la
intención de mirar bastaba para aparecer en la pantalla virtual, el paisaje, el objeto o la
persona que quería contemplar. A diferencia de las imágenes televisivas, podía
comunicarme con todos, entablar conversaciones y hasta tocarlos “a mon gré” o moverlos
en sus trayectorias lejanas. Me levanté y empecé a caminar pero descubrí que me deslizaba
por la playa de oro como llevado por una banda mecánica invisible, sensación parecida a la
que tiene el que se mueve en los aeropuertos por la banda mecánica horizontal sin peldaños
ni barras laterales. Reflexioné en ello y elevé las manos. Súbitamente, mi cuerpo se elevó un
poco por encima del suelo- Sol y pude deslizarme por los aires. Ese descubrimiento me
alegró sobremanera. ¡Volar, qué gozo inestimable! Viajé largo rato por los alrededores.
Bosques, campos, picos elevados de montañas de oro, planicies interminables de plantas
paralelas y en todas partes aquélla luz cinérea que se llamaba Ardentía. Como permanecí
un rato con la palma de mí mano derecha sobre el muslo, la pierna entera se transformó en
oro: se me vino en la memoria la leyenda de PITÁGORAS y su muslo de oro que le permitía
ser ubicuo. Seguramente, el filósofo había sido un visitante de estos paisajes. Mi afecto, no
obstante el respeto que le profesaba a Pitágoras, se dirigía hacia la figura de Heráclito, el
hombre hosco y genial de EFESO.
En el mismo momento en el cual estaba pensando en el efesio, apareció a lo lejos, un
caminante. Pronto llegó a mi lado y me abrazó en silencio, con una breve sonrisa,
deslizándose, como yo.
–Soy Heráclito- dijo brevemente.
–Soy Elidan de Valaquia- respondí.
-...de Valaquia, de Efeso, de cualquier parte, eso ya no importa, ahora eres del Sol como yo.
¿Recuerdas el fragmento en el cual decía que el sol tiene el tamaño de un pie humano?
-Sí, claro que lo recuerdo.
-No sé si lo habrán entendido allí, en tierra.
-Ciertamente, aún es oscuro el sentido de esa porción de libro perdido.
-¿Lo perdiste?
Es que nunca se ha perdido. Sólo hay un ejemplar, en el templo de Artemisa, en el
altar donde lo he depositado yo mismo.
-Nadie puede hablar hoy, de alguno que haya visto, siquiera de lejos, el libro de Peri
Physeos, o “Sobre la Naturaleza” –dije yo.
-Vamos a sentarnos en calma frente al mar. –dijo Heráclito ¿tienes dados terrestres?

19

-Sí, respondí y busqué rápido en una de las maletas. Agarré cien pequeños dados de distintos
colores y se los entregué al “oscuro”.
-Estos dados, lo más gracioso es que la gente no sabe lo que está tirando sobre las mesas. . .
¿tienes un cubilete?
-No, no. No uso- le dije, sorprendido.
-No me tomes a mal. Sólo quise ver si eras un poco tonto. No se necesita cubilete para los
dados.
¿Acaso no puedes hacer lo mismo con tu puño cerrado? Menos mal que no te trajiste un
cubilete. Te hubiera despreciado. Vamos a hablar del dado, el objeto más bello de la
inteligencia humana.
-¿Qué hace Ud. aquí? – pregunté.
_ ¿Qué hago? Lo mismo que tú. Nada en especial. Es un sitio de descanso místico, no se
hace nada. Estás aquí y basta. ¿Acaso quieres hacer algo?
No creo que deseas abrir aquí algún negocio. . . –meditó Heráclito
-No, No... –respondí. Pero todo es tan preciso, tan calmado, tan perfecto, que se me hace
pequeño el corazón.
-¿Qué querías? Estás en el sol. Aquí todo está hecho. ¿No te das cuenta que ni siquiera
necesitas ir “al baño”, como ustedes dicen allá, en tierra, en esos días?
Era cierto. No me había percatado que mis necesidades de hacer “pipí” o “pupú” como dicen
los niños, estaban aquí totalmente anuladas.
-Es que en el sol todo está perfecto. No hay necesidad de hacer ninguna necesidad, de crear
nada, de inventar nada, de comer nada. . .
Sólo puedes imaginar, puedes imaginar cualquier cosa natural y al instante se te
presenta delante de tus ojos.
Mis fragmentos no es que sean “fragmentos”; simplemente dije “algo”, en pocas palabras y
basta. No sé a quien se le ha ocurrido llamarlos “fragmentos”
-Bueno es que suponen que la obra original tuvo que ser mucho más densa. El libro se ha
reconstruido de los comentarios que se encontraron sobre vos, en varios autores.
-La ridícula crítica de Aristóteles es el colmo - dijo Heráclito.
En vez de percatarse de lo profundo que es el Logos, viene a discurrir sobre donde hay que
poner una coma para que se entienda lo que estás tratando de decir, como si por las comas la
gente va a comprender el sentido profundo de las cosas ... Hay que ver cuan ridículos
pueden llegar a ser, los filósofos.

20

-Erudición, arte de malabarismos –dije yo.
-Sí, erudición, arte de perversidad. Por cierto, hazme el favor de quitarte ese muslo de oro,
que me recuerdas a Pitágoras.
-Pero, ¿cómo hago? –le dije.
-Simplemente así: toca tu pierna con la mano derecha y haz un nudo - ustedes dicen “una
cruz”, pero es un nudo.
Acto seguido, hice el signo que Heráclito me aconsejó hacer y la pierna recuperó su
aspecto anterior.
-Así podemos hablar.- dijo Heráclito-Este lugar –continuó Heráclito- es el preciso sitio en el cual podemos conversar en calma
sobre mi libro. No estamos perdiendo ningún tiempo. No tenemos que ir a dormir ni a
comer. No hay necesidad de hacer ninguna necesidad, puedes preguntarme lo que deseas.
No estoy apurado.
-¿Puedo usar el orden que actualmente se concibe para los fragmentos? –dije, con cierto
temor reverencial.
-El orden no importa, lo que importa es el sentido, y el sentido no se pierde con el
ordenamiento diferente de las oraciones. Es más, lo único que digo es una sola palabra:
Logos. Si la entiendes, entiendes todo el libro. –dijo Heráclito.
-¿Podría anotar nuestra conversación y darla a conocer en tierra?–le pregunté.
-¿En tierra? ¿Pero quieres volver? Entiendo, como no hay nada que hacer aquí, ya empiezas
a fastidiarte.
-No, no, sólo desearía hacerles llegar a los míos, a mis amigos, también estudiosos de la
poesía, las palabras que me estás regalando.
-Esas palabras eran de oro, aún en tierra –dijo Heráclito- y a pesar de todo, -continuó- lo
que ya es oro, no necesita cambiar de forma y contenido en un lugar donde las cosas pueden
transmutar.
Tengo especial cariño por los que se ocuparon de mis escritos, por Capeletti, de Venezuela,
por Agustín García Calvo, en España, por Julio Caro Baroja, en fin, por todos, sin necesidad
de nombrarlos.
-¿Usted vive aquí? –pregunté.

21

-En el Sol, sólo estoy yo. Los demás como lo llaman ustedes, “los iluminados” están
muertos, es decir viven ahora en tierra, enseñando aquí y allá. Tu hija, le dice en este
momento, a su mamá: Yo quiero dibujar un SOL -¿la escuchas?
Cerré Los ojos y ví y oí la escena que Heráclito me había revelado. Estaba contento.
-¿Sabes? –díjo el sabio- me parece importante que hablemos del Logos, no tanto de mi libro.
Si tú deseas, agarra palabra por palabra y desmenuzaremos el sentido para tus amigos,
cuando regreses.
-Me gustaría tanto que mi nena leyera su libro- dije yo, permaneciendo con la imagen de mi
niña, en la memoria.
-No necesita leer mi libro. Lo importante es que se investigue a sí misma, como yo también
lo hice.
Cicerón escribió un famoso sueño, el sueño de ESCIPION, donde habló del sonido.
El Sonido es este LOGOS del cual yo hablo, esa música llena de silencio, continua, potente,
que se oye y se escucha en todo momento en toda ocasión. Es el LOGOS que siempre existe
pero los hombres lo ignoran, antes de haberlo escuchado y aún después que por primera vez
lo escuchan. Porque aunque todas las cosas según este Logos-sonido, o SON, se originan,
sin embargo, ellos, semejantes a los dormidos, tratan, por medio de palabras y acciones,
parecidas a las que yo empleo y hago, cuando separo cada cosa según la naturaleza y te
explico en qué consiste. Pero a ellos se les oculta lo que hacen despiertos, así como también
olvidan lo que hacen dormidos.
-Ah, las primeras palabras de su libro –dije yo.
-En realidad, así termina mi libro. No sé por qué lo han puesto al comienzo pero da lo
mismo.
-Sí, común es el principio y el fin en la circunferencia, el fragmento 103. –respondí.
-Veo que algo te ha quedado de mi polvo de oro. ¿No será que te lo quieres llevar en los
bolsillos y venderlo por ahí, en la tierra?
No dije nada. Miraba ese hombre luminoso y enjuto y deseaba tanto saber más de su vida y
de todas sus cosas, allí en el sol . . . ¿Qué hacía?
-¿Usted tiene amigos aquí? –pregunté.
-Aquí, como ya te decía, no hay nadie. Sólo yo he quedado en las playas de oro,
deslizándome cada vez que deseo sentir más fuerte la brisa áurea de la mar. Elidan, te llamas
Elidan. Bello nombre como todos los nombres. Mi libro es un libro circular. Un libro
redondo.

22

Como todos los círculos, puede que sea grande o pequeño, sigue siendo redondo, esférico,
cristalino como una esfera. Por ello, que el fragmento sea del medio o del final no tiene
importancia. Me investigué a mi mismo. Tú también. De allí he llegado a saber. Descubrí
que soy el ser. El único ser, el ser que todos los seres son, el SER. Solos, Seres somos decía
tu amigo Darío Lancini, seres solos somos. Pitágoras de Samos no sabía qué somos, porque
era de Samos y en Samos no se sabe qué somos. En el sueño de Escipión están las palabras
precisas para entender el Logos. “...ahora los oídos de los hombres se han vuelto sordos a
esa melodía” . . .
No es que sea una melodía. Es una música continua, pareciera que sólo tiene un solo
sonido pero a veces, se oye un gorjeo de pájaros, un gorjeo de niños que aún no han
empezado a hablar.
“...No hay en nosotros un sentido más apagado –continúa Cicerón. Lo mismo que en ese
lugar, que se llama CATADUPA, las grandes cascadas -¿has estado alguna vez en el
Iguazú?
-Sí, recuerdo el sonido
-En Catadupa pues, en Africa, donde el río cae desde las altas montañas, las gentes que
viven allí han perdido la costumbre de oír este sonido, por su misma magnitud, como los
peces que no ven el agua del mar, ciertamente un tremendo volumen de sonido surge de la
rápida y suave revolución de todo el cosmos, pero los oídos humanos no son capaces de
recibirlo, aunque lo tienen dentro y fuera, del mismo modo que son incapaces de mirar
directamente al sol, cuyos rayos ciegan y vencen los sentidos.
Sólo los niños pueden hacerlo, pero al crecer, se olvidan. Te das cuenta que, tanto
aquí como en la tierra, un día es igual a otro cualquiera. Aquí sólo hay día.
-El fragmento 106-dije.
-106,108,5,9, qué importa, sigue, sigue, a lo mejor así aclararemos juntos todas las
oscuridades. No es que yo te explique más de lo que allí está dicho. Sólo tenemos una
conversación solar sobre estas cosas.
-Algunos pitagóricos decían que DE PYTHAGOREIS SINE LUMINE, NE LOQUITOR.
-Yo digo DE HERACLITEIS SINE LUMINE NE LOQUITOR.
-De las cosas heraclíteas, sin haberlas comprendido, no hables –traduje yo.
-Sí.. . . Es eso lo que quiere decir luz: comprender.

23

En cuanto a los que repiten lo mismo que yo digo, es algo bueno, tal vez sea mejor
que decir cosas provenientes de sus propias opiniones –dijo Heráclito.
-El sentido común es el sentido por lo común, es pensar en los demás, no en tu provecho,
por lo cual es necesario adherirse a lo imparcial, a lo común, por lo común es imparcial, no
puede parcializarse, ya que no sería “común” si lo hiciera. Pero aún siendo así, imparcial, el
Logos, viven la mayoría como si tuvieran un entendimiento particular – continuó el anciano.
-Este es el fragmento número dos del libro recompuesto.
-Será..- dijo Heráclito. ¿Sabías que la magnitud del sol tiene la anchura de un pie humano?
-Este es precisamente el fragmento tercero.
-Ellos son como tú. Saben el número del fragmento, pero no saben qué quiere decir el
fragmento mismo. –dijo Heráclito.
-Ahora que estamos en el Sol, ¿podría explicarme eso, maestro? –repliqué-Hay un fragmento en mis fragmentos, en el cual afirmo que lo Uno, lo sólo sabio, no quiere
y quiere ser llamado Maestro. Por eso, al oírte llamarme maestro, sabes que no quiero y
quiero ser llamado así.
-Me salió de modo natural.- dije-Correcto, recto. Puede ser incorrecto también. Puede ser cierto y también puede ser falso y
no por ello deja de ser verdadero. Para Dios, todas las cosas son bellas, buenas y justas; pero
los hombres a algunas las consideran justas y a otras injustas.
-El fragmento 102 –dije, sin pena.
-Por lo mismo, dime como tú desees, de todas maneras estará bien. Me quieres llamar “El
oscuro”. Deseas decirme “el loco”, como se quería llamar a sí mismo, HOKUSAI, “el viejo
loco por el dibujo”. Llámame “loco”.
Me investigué a mi mismo y sé quien soy. No tengo necesidad de saberlo por medio de
nombres que me atilda la gente.
-De todos los fragmentos que conozco –proseguí, luego de haberme hablado Heráclito –el
del tamaño del Sol me parece el más ácido.
-Puede ser también el más alcalino, ya lo sabes –dijo- Fíjate, el tamaño de tu pie es tal, que
puede hacerte sombra.
-Sería cierto entonces la explicación de los Sciopodas, los seres que se hacían sombra con
sus propios pies?

24

-Eso es un chiste, Elidan. El sol no tiene tamaño. Ahora bien, como ustedes ponen medidas
a todos los zapatos, poseen, por cierto, números precisos para ser calzados, me pareció
propicio darle al sol un tamaño natural. Decir que el Sol posee el tamaño de un pie humano
es lo mismo que decir que un pie humano posee el tamaño del sol. Por donde pasa un
iluminado deja una huella. Fíjate: en ese polvo áureo de la playa del sol, tu pie no deja
huellas. ¿No será que tu pie no tiene tamaño? ¿Recuerdas esas palabras del viejo
testamento?
Oh! ¡Qué bellos son los pies de los que anuncian bienes!
Creo que están acordes con ese fragmento mío que Ustedes numeraron --¿con el
número qué?
-Tres-respondí-Tres. Un, dos, tres, el sol tiene el tamaño de uno de los pies. ¿Cómo puede tener tamaño la
luz? La naturaleza no tiene tamaño; lo decía cantando, Willie Colón, según la canción del
poeta brasileño, cuyo nombre no recuerdo.
-¿??? Ah, yo tampoco, pero he oído la canción, es preciosa.
-Bueno, es esto. El Sol no tiene tamaño. Estás aquí, ¿te das cuenta? Has puesto tu pie en el
Sol. En la cara del sol y desde hoy, tu apellido será ELIDAN HELIOPODOS, el del pie que
tiene el tamaño del sol.
-Me parece fascinante –dije.
-El sol es la luz que en cada ser humano existe, en su fuero interno: es el Ser, luminoso
como el Sol. Ustedes lo llaman equivocadamente “espíritu”, olvidándose que “espíritu” es la
esencia, el alcohol, como dicen los árabes, la OÚSIA, como decimos nosotros, los griegos.
El sol es nuevo cada día continuamente nuevo, siempre nuevo, porque la luz no envejece
jamás.
-Es su fragmento, el seis.
-Seis, tiene lógica si recordamos los seis días del génesis. Fíjate: los griegos hemos llamado
al nacimiento Génesis y los latinos cristianos lo tradujeron como CREACIÓN. Es un
disparate, puesto que produce una filosofía enteramente errada. Deben traducir GÉNESIS
como NACIMIENTO o generación, no como CREACIÓN. La Creación sería en griego
POIESIS.
Pero este cosmos, el mismo para todos, no lo hizo ninguno de los dioses, ni de los
hombres, sino que siempre fue, es y será. Fuego siempre viviente, que según medidas se
enciende y según medidas se apaga.

25

-Este fragmento es el número 30, del libro reconstruido..
-Me alegra saberlo. ¿Qué me puedes decir de esas medidas?
-Pues, creo que es el GRAN AÑO de 25.920, el mismo número de respiraciones humanas en
un día.
-Sabes más que pescado frito. Tengo tanto tiempo sin comer y no obstante perdura en mi
memoria el sabor de los pescados fritos en la piedra ígnea. Aguárdenles a los hombres, al
morir, cosas que ni esperan, ni creen . . . sabes Elidan, tú estás aquí, en el Sol porque has
muerto allá en la tierra. . . a diferencia de otros, tú crees y esperas lo que te aguarda al salir
de tu entorno. Estás ahora hablando aquí, conmigo, y pronto deberás volver a nacer de
nuevo, en la tierra de los hombres. Aquí en el Sol, no hay nadie. Sólo yo he quedado, por
comodidad, no por otra cosa. Juego a los dados, sólo, aquí en la playa áurea. Ahora vas a
tener que obedecer a la mía voluntad, como dirían los italianos. También es ley obedecer a
la voluntad de uno solo. ¿Qué número tienen esas palabras mías, en el libro que ustedes
reconstruyeron?
-33
-Qué bello número. Ese número es uno de los más secretos de la historia mística.

-Pues, obedecerás lo que te voy a decir. Hasta que los humanos no entiendan que son el Ser,
no habrá emancipación en la cultura de los tuyos. No es que en mis tiempos hubieran vivido
muchos individuos preocupados por tales cosas. También había pocos. La voluntad del sabio
es la voluntad del cielo. Te agradezco que no me mires así. Los ignorantes aún cuando oyen,
parecen sordos, de ellos dice el refrán: ”presentes, ausentes están”. Y se quedan
boquiabiertos, al oír cualquier cosa...
-Es el fragmento 34.
-Bien. Los sabios en cambio, aún ausentes, presentes están. ¿Has entendido? Como digno
varón filósofo es necesario que estés bien enterado de muchas cosas ¿sabes hacer nudos?
-Sí
-Pues debes empezar a enseñar a las gente a usar de nuevo los nudos y a llamar cabos a las
cuerdas, como verdaderos marineros. Por lo tanto, al nacer de nuevo entre los hombres,
madura, pasa la niñez jugando, sin perder de vista al cielo y al Sol y al llegar a la mayoría de
edad, trata de prepararte para esa tarea que te estoy encomendando: enseñar a la gente todo
sobre el Ser.

26

Empezarás con los Nudos, los elementos más cercanos a la meditación, a la contemplación,
a la concentración. En una cosa consiste la sabiduría: en conocer el designio por el cual todo
mediante todo se rige.
-Este fragmento es el 41 –dije brevemente- Es extraordinario.
-Sí es fuera de lo común –dijo Heráclito.
-Alguna vez terminaremos todos estos fragmentos, descuida. Es bueno saberlo, tal vez han
metido en mi libro cosas que no he dicho.
-Ciertamente, hay grandes polémicas en este punto.
-Muchas cosas que yo dije, las dije en broma pero la mayoría de las palabras que han
quedado son ciertas. Lo que pasa es que el humor escasea en nuestra raza humana y mucha
gente toma en broma lo que es serio y al contrario, toma en serio lo que yo dije sólo en
broma. Por lo menos lo de Homero es una broma pero son muchos los que lo tomaron en
serio.
-El sol, Elidan, es inmenso como el ALMA. Andando no encontrarás los límites del Sol,
como no encontrarás los límites del Alma, aunque recorras todos los caminos: tan profundo
es su Logos. Por lo mismo, deja de investigar los alrededores de esa playa donde caíste y
espera tu momento para retornar.
-Ese es el fragmento 45 –dije.
-A un conocedor de muchas cosas, le digo, no seas presuntuoso. Es preciso extinguir la
prepotencia más que un incendio.
-Estas palabras han sido catalogadas como el fragmento 43.
-Me refiero a ti. Un erudito casi siempre es prepotente. El sabio en cambio, es suave y
modesto, escucha la historia de cada uno, pero a la vez, es austero y sobrio. Algo importante.
Por más cómico que fueras no conviene que seas chistoso hasta el punto de convertirte tú
mismo en objeto de risa.
-El 130.
-130, 130. He visto a muchos profesores dramatizando sus enseñanzas y ese teatro resulta
lamentable, porque los oyentes se están riendo de ti, no de lo que tú dices.
Ser prepotente luego de haber conocido algo y usar tu conocimiento para mirar con altanería
a los pobres diablos que no conocen nada de lo que tú conoces es una presunción falaz y yo
la llamo REGRESO DEL PROGRESO.
-Es el fragmento 131.

27

-Disculpa...
-Progresaste porque aprendiste, pero regresas, porque hay presunción en tus palabras. No
desees ser honrado, ni premiado por tus congéneres, porque los honores esclavizan a santos
y hombres. ¿No ves cómo trabajan los pobres santos con tantas velas prendidas en las casas
y en las iglesias?
-132 –dije yo.
-También te digo que no te extrañe la enemistad que adoptarán hacia tu persona algunos de
los tuyos. Los hombres malvados son enemigos de los veraces.
-133. El fragmento 133. Heráclito, te quiero preguntar –dije yo- ¿qué sentido tiene el
fragmento 134 en el libro?
-Tienes que decirme qué dice este “fragmento” como ustedes lo llaman porque te figuras que
yo no conozco los números, de mis “fragmentos”.
Por fortuna digo eso de los números, menos mal que no digo que no conozco lo que
estoy diciendo o escribiendo.
-El fragmento 134 dice lo siguiente: La educación es otro Sol para los educados.
-Como estamos en el Sol, todo lo relacionado con ese astro bello, cae de perlas. Tú mismo lo
puedes explicar. ¿No es para ti el sol un motivo importante para el estudio? ¿No te ha
enseñado ese silencio más que mil palabras dichas por tus profesores y guías durante tu vida
terrestre?
Si para ti el Sol es la luz misma y si el sol es luz para la tierra, para los educados, la
educación es “otro sol”, como bien digo en mi libro.
No entiendo qué tienen de oscuridad mis palabras para que me achaquen el mote de
”oscuro”. EL sol desaparece, o está “escondido” detrás de mi luz, como el MAESTRO
desaparece y está escondido detrás de la Luz de la Educación.
A propósito del Sol, te diré que si el Sol no existiera, por lo que toca a los otros
astros, habría noche.
-Estas palabras me parecen importantísimas. Pertenecen al fragmento 99.
-Por cierto, ¿cuántos fragmentos tiene mi libro reconstruido? –me preguntó Heráclito.
-Se han considerado 139 fragmentos, algunos dudosos, otros seguros, según citas de grandes
filósofos antiguos.
-¿139? En mi libro, llamémoslo único, por haberlo escrito en un solo ejemplar, como es una
la sabiduría, no escribí sino cien diferentes temas, de manera muy sucinta. Será por eso que
ustedes los llaman “fragmentos”: para mí no son “fragmentos” sino “totalidades”.

28

De todos aquellos cuyas palabras he escuchado, ninguno llegó a esto: a comprender
que la sabiduría está de todas cosas separadas.
-Los estudiosos llaman a estas palabras “el fragmento 108.
-Correcto, 108. Es el número de las cuentas del rosario, el collar de los misterios. Tiene
mucho que ver este número con la vida y la muerte.
-Hay un fragmento, el 110, que dice que - “no es mejor para los hombres que se les cumpla
cuanto desean “ -¿me quiere explicar eso? -dije yo.
-No te lo voy a explicar porque la explicación no dice nada. Te lo voy a decir de nuevo y
dado tu interés genuino en entenderlo, lo entenderás y comprenderás instantáneamente. Oye:
NO ES MEJOR PARA LOS HOMBRES QUE SE LES CUMPLA CUANTO DESEAN.
¿Qué tiene que ver el sentido profundo de esas palabras con la bendita coma de la que habla
Aristóteles?
El ser humano desea algo. Tal deseo abre una cuenta en la propia vida del deseante y
el pago se realiza instantáneamente, cuando el deseo se cumple. Si lo que desea coincide con
lo que está escrito, no se considera un “deseo”, en el verdadero sentido de la palabra, sino
una coincidencia.
Casualmente, el deseante ha deseado lo que ya estaba escrito que se cumpla. Pero
estos casos son raros. Por lo general, la gente desea mil cosas, sin saber que tales deseos le
generan un descuento valioso de su propia vida, en días, años, meses, en salud y en otras
cosas que aquí no digo.
Hay que empezar a decirles y explicarles a todos, ese fragmento . . . ¿qué número
decías que es?
-110 –dije.
-Cierto, ese fragmento 110, a los niños, se les debería decir cada vez que piden cosas, como
están acostumbrados: quiero eso , quiero aquello. Tú les dices: No es mejor para los niños
que se les cumpla cuanto desean. Da igual para los adultos. Son tan niños la mayoría de
ellos como los niños mismos, o quizás más. Ser “más niño” sería algo así como más papista
que el Papa, es decir “más infantil que los infantes”.
Al final de los años 1700, por el año 1798 creo, vivió en Alemania George Christoph
Lichtenberg, y escribió un bello libro que los familiares llamaron Aforismos, palabra que
Lichtenberg nunca usó para titularlo. En una de sus páginas escribió algo que me hizo reír,
porque me recordé algunas palabras mías referentes a los puercos. Decía yo que los
cerdos se deleitan en el fango más que en el agua pura, y quería sugerir con ello algo relativo
al fango de las actividades humanas que muchas veces ensucian al Ser más que al fango
mismo. ¿Un ejemplo? Los homosexuales que se deleitan en cosas eróticas. Todos tienen
derecho de amar a quien quiera, pero de allí a las cosas eróticas hay un gran abismo.
Amistad, cariño, ser afeminado y gustarle a cualquiera, otro sujeto del mismo sexo, es un
asunto menor y privado. No lo critico.
Lo que ensucia el sentimiento es el aspecto sexual-erótico entre homosexuales, no la
atracción de cariño para con el otro. Por lo tanto, hay cosas que ensucian más que el fango.
Lichtenberg escribe: Llovió tanto que los limpios se emporcaron y los puercos se limpiaron.

29

Al puerco no le gusta estar limpio y al limpio no le agrada la suciedad. Ojalá mi
libro no produzca ese efecto en mis lectores. Yo dejaría las cosas así como están -sucios los
puercos y limpios los limpios.
-Es el fragmento número 13 –dije yo-Es tiempo de decirte que la mayoría de los que frente a tales cosas se encuentran, es decir
frente a enseñanzas o palabras que yo estoy diciéndote, no las entienden ni habiéndole sido
enseñadas no las comprenden, aunque ellos creen que sí.
No es tu caso, pero debes tener eso en cuenta cuando vayas a enseñar. No creas que una
sonrisa en los labios de los que te escuchan sea sinónimo de entendimiento.
-Es el fragmento 17.
-¿Sabes Elidan? Pronto irás de nuevo a la tierra. Aquí o allá, estarás a la luz abierto y esa luz
penetra en los más recónditos rincones. ¿Recuerdas lo que dije? Quizás puede alguien
ocultarse de la luz sensible, pero en cuanto a la inteligible, la luz de tu ser, esto no puede ser:
de lo que jamás declina ¿cómo podría uno ocultarse? Y lo que jamás declina en ti, es el Ser.
-Es el bello fragmento 16.
-Bello o rústico me da lo místico, para no decir lo mismo –respondía Heráclito.
-El Ser, luz inteligible, dorada, nunca se oculta en el ser humano –decía Heráclito. Lo
místico y lo califragilístico es espialidoso.
-¿Puedo preguntar algo? –díje- observando que Heráclito se había distendido un poco en la
seriedad del discurso.
-Adelante –respondió.
¿En el Sol hay pájaros? ¿Existe el fénix del cual hablaba Cyrano? – pregunté.
-Cyrano estuvo aquí hace unos siglos. Tenía una gran nariz, no larga, sino maciza, signo de
ser buen jugador de ajedrez. En su mundo solar habían pájaros, cierto, pero cada uno,
tenemos nuestro mundo particular.
Son nuestros sueños, donde moramos y disfrutamos luego de morir.
Este es tu mundo, en el cual sólo vive Heráclito, el viejo loco por el Logos. Para los
despiertos hay un solo mundo, el real, pero los que duermen construyen sus mundos. Los
que duermen son como los que mueren. Esto no es un sueño, querido Elidan, es la realidad
de tu despertar. Sólo hay este mundo que ahora estás disfrutando. Jugamos a los dados, sólo
nosotros, en el cielo, luego el Sol, la luz. El bello cosmos parece basura tirada al azar,
esparcida por los perros en la calle de la ciudad, !

30

Pero qué basura! La Vía Láctea, un río, un río estelar, ancho como el sonido. ¿Conoces la
historia del sapo que un día vio su pozo desde arriba? ¿Has oído ese cuento alguna vez?
-No - díje lentamente.
-Es una historia curiosa. Se parece a la historia de tu vida y a tu llegada aquí. Ahora, pronto,
tendrás que irte. Vigilaré tus andanzas, aquí sólo hay luz y sonido. Es más, la luz es el
sonido. El mismo es el camino hacia arriba que el camino hacia abajo. Llegarás como has
venido. Nosotros, los solares, llamábamos a ese camino “la nariz de Cyrano”, el tobogán de
“Cyrano”.
Miré al anciano y él me sonrió franco, directo, cordial.
-Aquí también hay oro, querido Elidan, no sólo allí en la tierra. Busca el resplandor seco, esa
alquimia del ser, la playa de polvo aurífero que pisan los poetas. Con ocasión de tu llegada y
ahora de tu partida, he compuesto este poema:
“. . . si no se espera lo inesperado no se le hallará, pues es inhallable e inaccesible...”
Este hombre curioso dejó caer de su ojo derecho una lágrima, la observé con
atención y vi como el líquido cristalino se solidificaba, al caer sobre la playa, y tomaba la
forma de un icosaedro. Le pregunté: Heráclito, ¿Esos diamantes de la arena son tus
lágrimas?
-Te voy a responder –dijo el viejo. Soñé con un poema sufí recitado por una princesa persa.
Ella decía “aunque hayas pasado una noche entera de gozo y holganzas en la alcoba,
con la bella vendedora de lirios, cuando te pregunten tus amigos acerca de ella, tú dirás:
“Ah, apenas nos conocemos...”
Poco a poco, Heráclito se alejó caminando, con ese deslizar suave de las olas, sin
voltearse.
Desapareció en el horizonte del bosque. En la playa, el polvo de oro no podía tapar
las innumerables piedras brillantes que ese hombre había llorado. Yo sé que su llanto es de
gozo, no de tristeza, que estas lágrimas no tienen dolor. Muerte es cuanto vemos despiertos,
ensueño, cuanto vemos dormidos .
El fragmento 21 lo leía en mi memoria, con otras palabras: Oro es cuanto vemos
despiertos, diamantes cuanto vemos dormidos, nosotros, los buscadores de oro –dice
Heráclito. Es el fragmento 22.
-Los buscadores de oro remueven mucha tierra y encuentran poco. Ahora, Cyrano debe estar
buscando. Yo iré a acompañarlo porque ve poco el camino que lleva a la mina. Conocerse a
sí mismo es saber que eres todo y saber todo es el único saber. Para saber, hay que saber
poco y antes, hay que saber mucho. Luego, el saber se hace oro, primero polvo, luego
diamante: es el saber diamantino.

31

A mí, todo el libro de Heráclito me parece un poema, y lo bello es conocer al poeta
mismo, no sólo a su verso. Su verso es tan sólo la sombra de la luz que anda, sólo el eco del
sonido que vibra, sólo lagrimas de diamantes, pero conocer al que llora es más importante
que vender los diamantes de sus lágrimas. La gente se contenta con lo que escribe el escritor
y no se percata que el escritor es más importante que su escritura. Pronto, el escritor se
despide y en la playa dorada no deja huellas. Ha partido para siempre, para el mundo del
siempre, el mundo del nunca. Entre los objetos que he traído conmigo había un puro. Lo
toqué largo tiempo y se transformó en un tabaco de oro que encendí con un fósforo de oro.
El humo no era de oro, era un sonido que se elevaba hasta la vía láctea y se confundía con
las miríadas de estrellas de este camino celeste que la mayoría de los hombres jamás ha
mirado en el cielo, aún teniéndolo tan presente, tan cerca y tan lejos. Entendí por qué lo
llaman el Camino Real: es la Vía que toman los seres para bajar y para subir. La metáfora
del río me escapó.
Me olvidé preguntarle a Heráclito sobre el bañarse y no bañarse dos veces en las mismas
aguas. ¿Qué haré con mis cosas? Tendré que dejarlas en la playa, desplegadas al azar, como
las estrellas. Me senté en el celemín y por largo rato contemplé el mar.
Las olas caían suaves sobre la arena de oro, susurrando el logos.
Oye, fumador de puros, si cierras los ojos no verás el humo que se levanta hacia la
Osa Mayor. Oye, bebedor de vino, si cierras los ojos, no verás la esencia que gira en tu vaso.
. . si quieres ver, abre los ojos. Si quieres oír, ciérralos. Antes de abrirlos de nuevo . . .
reflexiona . . . ¿Habrás cerrado la puerta? . . . ¿Habrás removido las huelas que dejó tu
cuerpo en la cama de la princesa? . . . ¿Te has llevado el oro que dejó resbalar en tu boca,
la mujer quemada por el sol? ¿Has ordenado las piezas en el tablero? . . . ¿Habrás guardado
a la reina en su mismo color? El jugador ha dejado los dados sobre la mesa. El vencedor ha
dejado la espada en el cinto.
El bebedor ha dejado el vino en la copa, el fumador ha dejado la ceniza en el tabaco.
El vendedor ha dejado la tienda abierta. El comprador ha dejado el oro en la entrada. El rey
ha dejado la corona boreal en el cielo. El cielo ha dejado las estrellas en tierra. El barco ha
dejado al marinero en la orilla. El sonido ha dejado el eco en el valle. El valle ha dejado la
fuente en la montaña.
La luz ha dejado su brillo en el arco iris, la luna ha dejado su luz ceniza y el fuego ha
dejado su calor en las brasas. Todos han dejado algo. ¿Y Tú? En el umbral, no sé a quién
estás esperando. Baja de una vez, preséntate, te reconocerán algunos, la mayoría no se darán
por enterados de tu llegada, las flores festejarán, los pájaros van a trinar, te aseguro, las
piedras se quedarán, porque es su naturaleza quedarse, y el sol iluminará tus pasos en la
medianoche, de eternidad en eternidad. Hay un infinito que se desploma en forma de un ser
humano. Estas palabras son un texto de fiar, escrito con letras del oro de la playa de
Heráclito. No importa la lengua, el sentido es el mismo. No importa el sonido, el contenido
es el mismo. No importa el soporte, el libro es el mismo. De cuando en cuando, como gotas,
llueve oro del cielo y se deposita en el espejo cóncavo de tu silencio. De vez en cuando
alguien escucha y oye el sonido auricular y peculiar. Bajamos, subimos, quedamos un rato
en el peldaño inferior y de nuevo escalamos la escalera hacia el Sol ¿Quién leerá en la noche
de luna estas palabras? Por fortuna había llevado conmigo el pincel, pero al levantarlo, he
quedado así congelado, frente a la hoja.

32

Temo que no podría hacer ni siquiera un círculo. Qué digo...ni un punto dejaría. Ni
siquiera la intención de elevar el pincel ha quedado en mi memoria. Ni siquiera el eco de la
tinta toca el papel. Este sonido perpetuo, candente, llena los espacios de todas las figuras que
he deseado hacer. La que más amo es el punto. Cuando Hokusai llegó a los ciento diez
años, hasta el punto que él dibujaba estaba vivo. Con un punto bastaría crear todos los
círculos del universo.
Hemos hablado de cosas sutiles, en el silencio fosforescente, tal vez algunas de estas
palabras germinará sobre la piedra y los sonidos la envolverán, como grandes raíces, como
el águila que sostiene en su garra algo pesado para no dormirse, como las nubes que cubren
el sol para dejarlo un rato tranquilo, a descansar.
Si no fuera por las nubes, el sol jamás descansaría . . . Si no fuera por el silencio, las
palabras jamás descansarían. Si no fuera por las madres, los seres jamás bajarían a la vida.
He aprendido el arte de hacer nudos, en la noche, en la hora del elixir. Nudos con las manos,
nudos con los ojos, nudos con las piernas. También con el corazón. Nudos bien atados.
Deslizantes en el cabo de vida que me ha sido asignado.
A estribor, “hombre al agua”, gritan los hombres y lanzan un salvavidas circular
sobre el cual aún se lee el nombre del próximo barco.
Hemos nadado mucho para llegar aquí. Hemos flotado en el mar celeste, agreste, en el cual
no hay peces, ni tempestades. Sólo he encontrado veleros solitarios, embarcaciones
individuales como barquitos de papel llevados por el viento hasta la playa. Lo más
importante de un barco es el ANCLA. Llevarla, dejarla colgando, para verse desde lejos y
navegar en la cubierta.
La sombra del mástil tiembla con la orza y Odiseo sigue atado, escuchando ese canto de las
sirenas que embriaga al incauto y lo hace saltar en las olas ¡Hola Odiseo! He venido a
desatarte. Hay que taparse de nuevo los oídos, para subsistir.
Tomamos un té en la cabina, sonreímos y, al pasar al estrecho, ni siquiera miramos la Scyla,
ni siquiera nos percatamos que ya Caribdis pasó. . . Somos recios marineros del
Mediterráneo. Pelasgos, digamos, malteses, atlántidos. No nos infunde terror la tempestad.
No hay remos en la galera. No hay brújula en el timón. No es necesario cuando el barco va
rumbo al Sol. No hace falta tomar el Norte rumbo a Ítaca.
No hace falta anunciar la llegada, la reina espera, es tradicional, retorna el Rey,
después de la guerra de Troya. No es casual, lo que importa es no salir más, es no añorar de
nuevo el peligro. Una vez en la orilla, encontramos todo como lo habíamos dejado: Juventud
sin Vejez y Vida sin Muerte –(J-V)+(V-M). El hijo habría vencido solo a los pretendientes.
No hacía falta luchar, ni castigar a los intrusos. El pan estaba sobre las mesas y el vino, ya
servido, ondeaba en las copas. Vamos, Odiseo, prepárate, arroja tu vestido de mendigo, ya
que todos te han reconocido. . .
Empuña el arco una vez más, pasa la flecha por las doce hachas y brinda conmigo.
Vamos Cyrano, empuña la espada, saluda, el duelo ha terminado y los testigos se han
marchado. No hace falta luchar. Vamos Alighieri, pasa, la puerta de los siete ENES está
abierta. Vamos caballero, deja tu triste figura y saluda a tu amigo Montesinos. . . En la
cueva hay un lobo amistoso que criará al niño, enseñándole a hablar. Será el niño feral, el
que todo entiende, en todas las lenguas del mundo. Sin su amigo,

33

Guilgamesh ha dejado de buscar la hierba de la Inmortalidad. Ya sabe que es
inmortal. . . Vamos Alicia, estás al otro lado del espejo. Sonríe, la sonrisa de mi gato es tuya,
vamos, la madrugada está cerrada a esas horas del día. . .
Vamos Altazor, AAEIOAEA ¡Ea! Gandalf, regálame tu bastón, y tú, Merlín,
acércate . . . ¿Por qué callase sentado en el rincón? Arturo ha llegado y Ygrene lo acompaña
en grata espera.
Adelante todos, hemos llegado. Había una vez un poema. Era tan largo que un día se
cansó de andar y decidió terminarse a sí mismo, en honor al silencio y a la poesía. Cerró sus
puertas, calló sus palabras, puso sus puntos y aguardó callado en país de la poesía. Aquí
termina el poema terminal que sólo desea descansar, en el mundo vertical. Durante nueve
meses estuve escribiendo encaramado a mi próxima madre, caído desde las estrellas. . .
Al salir el cuerpo, entré por la fontanela, en el lugar que me correspondía y comencé
a estirarme y a tratar de llorar, para estar en la onda natural de todos los niños que nacen en
este mundo horizontal. Me esperaba una nueva existencia, ya plasmada en la anterior, ya
marcada, ya escrita.
Los primeros años trataré de jugar, lo más que pueda, todos los juegos del mundo
este y también los juegos del otro. Nadie se percatará que este niño ya había estado aquí: hay
que disimularlo con arte. Aprenderé de nuevo a saltar. Tal vez estudiaré algo. Quizás
buscaré algo. Es posible que encuentre una compañera y con ella tendré niños, para que ellos
también giren, salten y aprendan a caerse. Este es el consejo de Guilgamesh: Oh, tú hombre,
deja de buscar la inmortalidad y alégrate de los gritos de tus niños que juegan a tu alrededor
y de tu mujer y goza de tu magra comida y de tus rústicos vestidos, en un continuo descanso
activo en el sabor de la vida. A una cierta edad, construiré una máquina estelar, según los
planos de Cyrano y llegaré de nuevo al Sol, para conversar con mi amigo Heráclitus, que tal
vez me espera impaciente para compartir su silencio. Esta vez no hablaremos más de los
“fragmentos”: fragmentaremos el logos en porciones de silencio y en el intermedio, una taza
de té aurífero será suficiente para embriagarnos, Mientras tanto, observo en mi balcón de
Barcelona como los camiones de basura hacen su ronda nocturna, recogiendo los
contenedores llenos de los desperdicios del día. Cuántas cosas útiles no se han botado. La
luna está en cuarto creciente: parece una DE.
La mujer está dormida junto a la hija de unos añitos. Prenderé un puro, cerraré la ventana del
cuarto, para que el humo no moleste a las princesas durmientes y al haberse acabado el
brandy, disfrutaré de una cerveza, que por cierto, es tan antigua que aparece en las páginas
de arcilla de Guilgamesh. En la calle, carros vienen y carros van. Todo el mundo tiene su
ferviente actividad nocturna. Algunos van a sus casas, otros salen de ellas, para ir a bailar.
Yo adoptaré una postura de silencio y desde allí viajaré al mundo estelar, sin que
nadie se percate de mi ausencia.
Traeré frutas y oro en polvo, que dejaré sobre las mesas, para que en la mañana, los
buscadores encuentren algo que comer. La luz del fósforo ilumina mi cara y me imagino que
ese brillo se percibe desde lejos. En las casas, la gente está dormida, los mendigos regresan a
sus castillos y los dueños de los locales nocturnos se preparan para cerrar. Cada quién, en lo
suyo. La vida ha sido así siempre y así será. Fluida, salvaje, llena de incógnitas,
sorprendente. Adoro a los sabios. A través de ellos tenemos comida especial, preparada en el
crisol de la soledad: la CRISOLEDAD.

34

Quiero cerrar ese libro con un discurso sobre la soledad acrisolada. En realidad, todo
lo que deseaba decir, ya lo he dicho. He hecho todo lo que he deseado hacer. En mi mochila
no hay nada.
Las palabras dicen lo que nosotros deseamos decir. Lo que ocurre es que los que leen
estas palabras, en parte ignoran y en parte entienden, pero en la mayoría de los casos, no
entienden el sentido de las palabras. Por lo tanto, hablar mucho o poco es irrelevante. Lo
que importa es que las palabras sean comprendidas. Es impropio decir que no tienes palabras
para expresar algo que consideras maravilloso. Estoy tan ansioso a prender fuego a mi puro
que no sé si resistiré más de unos minutos para terminar todo esto que empecé a escribir,
hace unas horas. Acorde al trato que hice conmigo mismo, debo acabar con el texto, sólo
cuando las hojas de este cuaderno terminen. Están a punto de terminar, pero aún no han
acabado. . . Aconsejo a los que van a hacer en el futuro este tipo de promesas, a comprarse
pequeños cuadernos con un máximo de cien hojas, para no estar como yo, obligados a estirar
el hilo de la madeja. Adiós, adiós, adiós. Asól, asól, asól.
Eso es todo.
Barcelona 2 de junio de 2001
3:00 de la noche
El libro del Nudo que mi padre había recibido de Heráclito como encargo y tarea, me
lo escribió justo al regresar de su viaje solar. Lo guardé entre otros y creo que debe aparecer
aquí, para el gozo de mis amigos, niñas y niños de un mundo medieval en el cual las
palabras toman forma de nudos que tienen que ser desatados. Es como sigue:
El Nudo: Origen y sentido secreto
Estudio óntico sobre el atar y el desatar
El valor actual de una creación genial
Me pregunto cuántos de los jóvenes de hoy día conocen el arte de hacer nudos. Los
guías, los tutores, los instructores, los profesores son quienes deberán abrir las puertas del
nudo a los niños, fomentar el interés por las cuerdas, hilos y cabos, y hablarles sin palabras,
pero con nudos, del mundo maravilloso que se esconde detrás de este sencillo elemento de la
tradición humana.
“Hacer nudos” es una empresa curiosa en nuestros días en los cuales el plástico y los
“cierres mágicos” han invadido el quehacer educativo. El nudo es un soporte de la
educación, un hecho experimental que involucra una cantidad de premisas y consecuencias
imprescindibles en los momentos difíciles de la actividad humana.
El nudo es un hecho mágico. No puede definirse como un “objeto” ya que ni siquiera existe
antes de hacerse y luego, un simple movimiento envía a la nada su cuerpo y figura
inconfundibles. No cabe duda que hay distintos tipos de nudos pero los registros de su uso se
separan en tres planos.
Un plano lógico-intelectual, un plano emotivo-sentimental y un plano físico o
material.

35

El nudo como hecho frecuenta esos tres planos y los logros del artista que posee ese don
aprendido y estudiado, son coronados con éxito en todo momento en que se usa el nudo
como ayuda y compañero de dificultades.
El nudo como tal es una ayuda polimecánica y su ancestro es Dédalo, secundado por Odiseo.
¿Qué otra cosa es un laberinto más que un nudo? ¿Qué es un nudo sino un laberinto?. Hay
que andarlo y luego desandarlo como hay que atar al nudo para luego desatarlo, o anudarlo y
luego desanudarlo. La criptografía misma, la ciencia de las claves y de los códigos, es la
ciencia de los nudos del lenguaje. El cuerpo humano es una somatografía (no geografía)
llena de nudos, entre los cuales, el nudo principal se encuentra en el entrecejo.
Un nudo es un encuentro entre dos realidades, encuentro que esconde un misterio de la
unión de esas dos realidades similares. Pero toda realidad tiene su misterio y el nudo hace
las veces de guardián de tales secretos. “Hazme un nudo y sabré quien eres”, se decía en
tiempos antiguos.
Los mitos son nudos que hoy tenemos que desatar. Lo que se desata es el secreto mismo del
mito. Mi maestro de nudos, Darío Lancini, me decía: Salta, se ata, se desata, es atlas. Una
frase palindrómica cuya lectura corre en los dos sentidos. La oración tiene 25 letras que
giran hacia el comienzo, al mismo tiempo que se desata la frase. Otro famoso palíndromo y
cuadrado mágico laberíntico es el célebre sator: SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS

Este laberinto de palabras tiene una clave famosa: mezclando las letras y
componiéndolas en cruz con una A y una O (A y O) en los lados cruciformes, el cuadrado
SATOR se revela como el lugar en donde se esconde la expresión Pater Noster, el Padre
Nuestro.
APATER
APATERNOSTERO
OSTERO
Los nudos de la luna son los lugares donde ocurren los eclipses en la constelación del dragón
del hemisferio norte.
NUD NOD K - NOT NIT NET NAT
Net es una red en inglés y la red es un mundo de nudos.
El sentido es eso, una dirección, una vectorialidad, una polarización y una orientación que
conviven en la paralela sagrada de la tradición gramática de las letras. Gramma en griego es
letra, signo con sentido y clave de lectura. Hablemos del nudo. Se esconde en el inglés K
Not. Hacer el nudo de una hamaca es una verdadera ciencia, la misma hamaca es una
superficie de nudos sin fin. Cada hamaca tiene su cabeza y su cola y hay que saber como
polarizarla y como orientarla.
¿Qué ocurre cuando se “hace” un nudo? ¿Qué “hace” un nudo? ¿Qué cambia con un nudo?.
Empezaremos a responder a esas interrogaciones retóricas comenzando con la tercera. Con
un nudo cambia el estado de las cosas. ¿Y qué son las “cosas”? Las cosas son de tres tipos:
seres, hechos y objetos, y por lo tanto, con hacer un nudo cambia el estado de los seres, el
estado de los hechos y el estado de los objetos. Los objetos pueden ya no caerse, lo mismo
ocurre con los seres: no se caen ya... están atados.

36

Con los hechos pasa algo parecido: dejan de ocurrir, se paran, se detienen, se congelan. Un
nudo ata, esa es la simple repuesta a la segunda interrogación.
En cuanto a la primera, se puede decir que ocurre un fenómeno “necesario”,
dependiendo de la intención.
Hay cosas que deben fluir, como la sangre en las venas, pero, a la vez, en una hemorragia la
misma sangre debe “pararse”. Una fuente no debe ser “ligada” pero un diluvio tal vez si.
Hay en el Kalevala finés un episodio extraordinario en el cual el héroe herido detiene o
“para” el borbotar de la sangre a través de un nudo de palabras: “si no paras, te diré tu
origen”-, exclama el poeta y, de repente, la sangre se para.
En el Brasil y en otros sitios de la tierra, un incendio se “ata” escribiendo sobre un papel que
se arroja al fuego las palabras mágicas: SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS
Esas palabras paran y atan también los pensamientos que, a ratos, nos asaltan a todos como
las llamas de un voraz incendio.
Hay que considerar al nudo como una de las creaciones más útiles para la humanidad. El
nudo tiene un trayecto, no una trayectoria. Su camino es irreversible, es decir que no puede
pasar dos veces por el mismo sitio, es un espacio topológico. Los más complicados nudos se
desatan con un solo movimiento. En ello consiste el arte de los nudos: en atar y desatar. Hay
nudos únicos, nudos dobles, triples, en serie, en rosario y cada una de estas situaciones tiene
su clave y su razón.
Los cirujanos deben practicar y lograr hacer un nudo con una sola mano. Los dedos tienen
mucho que ver con los nudos. Hay un tipo de nudos digitales que se hacen con los dedos: los
hindúes los llaman mudras, es decir “sellos”, “patrones”, “matrices”.
Con ellos se “ata” algo en el organismo, dado que cada dedo es una terminación,
digamos que es un “terminal” de un órgano específico y por ello, su liberación o cierre
implica en el metabolismo del respectivo órgano, un hecho similar. Algo hay que dispersar y
entonces se deja fluir y también hay que tonificar para lo cual se “ata” el dedo respectivo,
practicando un “nudo” de falanges y falangetas. He aquí las ilustraciones de algunos “nudos
digitales” que deben ser aprendidos de un maestro. Sin el guía no hacemos más que
balbucear entre las incógnitas que lleva tal arte, ciencia y técnica secreta. ¿Por qué
“secreta”? Pues, por ser “sagrada”, es decir “mágica” y no debe ello estar al alcance de
todos. Son armas poderosas que atan aún más que los nudos de cuerda o de cabo. Pero las
sugerencias y las evocaciones de búsqueda abren la puerta de la investigación y de la
necesidad de encontrar un maestro. Si lo buscas, él te encontrará. Ello es parecido a los
libros sobre el arte del velero. Hay que marear, navegar, subir a la mar y en alta mar se
descubre el secreto del viento, el arte de la vela y el sonido de la orza. No pueden
comunicarse esos misterios a través de un libro pero el libro es el portal, el umbral para el
paso hacia un mundo lleno de maravillas.
Todos empezamos con las trenzas. Es conveniente que los niños usen zapatos de trenza.
Así tendrán el privilegio de saber el estado de su concentración y practicarán sus nudos en
los pies como un primer paso hacia el arte mayor, el de los nudos de los pescadores, nudos
náuticos, nudos marineros.

37

El nauta tiene que ver con el nudo. Inclusive su sentido es el nudo y el radical NT viene a
presentarse como la raíz misma de la navegación entre los griegos. El nautilus, el caracol
perfecto en la armonía de la espiral, es un laberinto y como tal, es también un nudo.
También la noche, nit en catalán y notte en italiano, es un nudo, un nudo de la luz. Se
desata en el alba y se ata en el crepúsculo, dos nudos o “nodos” del día. Nodurile mîinii
dicen en rumano al referirse a las articulaciones digitales. No te extrañes cuando oigas que el
andar no es otra cosa que “hacer nudos”. También el nido es un nudo y muchos pájaros
hacen sus nidos con nudos de paja y briznas de hierba demostrando que el arte de los nudos
no es sólo un privilegio de los humanos.
Un nudo es atar a la nada para crear un vacío y de allí la nada, palabra con la misma raíz.
“Nadie”, el sentido del nombre de Odiseo, significa “el nudo”, el que esconde un secreto que
pocas veces pueden desatar.
Nada Nudo Nodo Nido Nadie
Nadar es “deshacer” nudos, al contrario de andar, el hacer nudos. El nuevo nacido es un nato
y natale es el momento del año en el cual se hace un nudo y se deshace otro: el desatado se
lía solo, y el nuevo nudo comienza a andar. He aquí la cinco vocales trabajando: NOTTE ®
O NATO ® A NOTA ® O TODO ® O NOT ® O NATA ® A TONO ® O NATALE ® A
NADA ® A NADIE ® A NADAR ® A ANDAR ® A NAUTA ® A NIDO ® I NODO ® O
NUDO ® U NADI ® A NET ® E NUT ® U
Los nadi en sánscrito son puntos secretos en el cuerpo, considerados como nudos de energía
vital. Y la net inglesa nos evoca la superficie de nudos que toda araña sabe construir, a pesar
de llamarse luego web, una red invisible y casi translúcida. También una nuez es un nudo,
en inglés: nut. Entre los egipcios es la diosa Nut de los nacimientos y de la noche, la llamada
Atenea entre los griegos: Atena.
Estos no son meros juegos de palabras: son auténticas reliquias del lenguaje que nos han
sido legadas por nuestros ancestros. Considera la nuez Considera la notte Considera el nodo
Considera la net Considera el not
El “forgive me not”, la negación inglesa de la fluidez.
Un not es un pararse, un atarse en el camino, un descanso decisivo del ruido de la palabra. A
la vez, la nata es la leche atada y el todo no es otra cosa que un nudo al revés, es decir el
desatar máximo de los seres, de los hechos y de los objetos, o sea de las “cosas”.
También el tono es un nudo, un arte de la melodía o un modelo de altura y de vibración.
“Fuera de tono” es “fuera de nudo”. ¿Qué es una nota más que un nudo? Unas “not as”
musicales o una nota de letras es un enjambré de nudos, una red que se ensambla para
formar un todo homogéneo. Por lo mismo agregaremos al grupo de palabras que tienen que
ver con el nudo, la noción de nota. Sellos Digitales
Hermano mágico del clavo, el nudo posee una gran fuerza mágica y por ende, operativa.
Hacer un nudo es cambiar una situación anterior. Ello permite fijar y contener un avance de
las cosas y materializar lo trascendente y de atar y concentrar el cuerpo, el alma y el
movimiento sutil del ser.
La acción de hacer un nudo puede ser negativa o positiva según lo que esa operación ata o
prohíbe, según lo que pretende obstaculizar y parar. Dado que el nudo es un cierre y un
obstáculo, una “parada” o “retención”, la acción y sus consecuencias depende mucho de qué
es lo que se cierra, y de qué es lo que se obstaculiza, para o prohíbe en el avance.

38

No se puede ignorar el estado anterior de las cosas en las cuales se pretende intervenir con
un nudo. Ese nudo es un obstáculo y una suerte de aduana secreta donde todo lo anterior es
reunido en un solo punto para que ocurra, o no ocurra, “algo”.

Si la expresión “estar sin nudos” o “sin nudos” simplemente, estar nudo, sugiere un
estado de fluidez y de libertad, sin considerarse que lo contrario es también factible, es
porque no se ha analizado con atención el estado anterior a la atadura.
A veces es necesaria una dulce atadura para que en su seno se disfrute de una libertad sin
límite. Es el caso de la expresión “ata para que se suelte y suelta para que se ate”, muy
conocida entre los pescadores y de hecho, una expresión de los marineros, los expertos “en
nudos”. Su cuerda de nudos, llamada cabo, ha marcado desde antaño la idea de velocidad
que adquiere un barco: al dejarse caer en las olas un largo cabo que poseía nudos atados a
distancias iguales, se podía deducir la velocidad de la nave, contando los nudos que
quedaban fuera del agua al avanzar el barco.
No obstante, en la expresión “sin nudos”, al considerarse su sentido, hay una cierta
confusión ya que “estar sin ataduras” y no tener obstáculos, no siempre es la manera de
adquirir un estado de libertad interior.
El nudo es el prototipo del principio universal llamado libertad y la idea de ser libre se
debate entre un atar y un soltar de la cuerda de los eventos. He aquí el modelo teórico del
arquetipo de la libertad con sus dos símbolos, atar y soltar, con su metáfora unificadora del
flujo, representado por una cuerda y con su prototipo que los humanos han llamado nudo. Es
necesario reflexionar en la idea de libertad interior para comprender el verdadero valor
operativo del nudo. Hay que atar los pensamientos y las dudas para poder actuar con
libertad.

Cuando se nos informa que entre los romanos el Sacerdote de Júpiter, llamado
Flamen Dialis, no podía tener ni un solo nudo en su vestimenta es para sugerir que su acción
teúrgica u operativa era el resultado de una fluidez natural de las potencias cósmicas que se
depositaban sobre su ser y lo acogían para que él sea instrumento de sus fuerzas y operador
de sus designios.
Un nudo en su ropa provocaría un retiro de esas energías y, a la vez, una imposibilidad
operativa en la manifestación ritualística del movimiento.
La vestimenta: atavío externo que segrega a los seres creando separaciones irrelevantes.
¿Observas el nudo de la corbata? ¡El sacerdote no lo tiene!
Ingrid pregunta y comenta: Daniel, no se si más adelante hablarás del cruzar las piernas,
cuando se está en la iglesia por ejemplo, que en cierta forma conjura cualquier ritual.
Según nos has enseñado, cruzar las piernas es también un nudo. Es cierto Ingrid. Cruzar las
piernas es cerrarte para todo flujo de energía externa..
Un nudo prohíbe la entrada de toda fuerza externa y nada puede ya inmiscuirse en este
recinto secreto de la atadura. No sólo se prohíbe la entrada de fuerzas negativas sino que las
mismas fuerzas positivas están condenadas a quedarse “fuera”.

39

Para entenderlo hay que saber que el principio universal de la bondad y por ende, de lo
bueno, se divide en dos estados complementarios es decir “simbólicos” llamados lo positivo
y lo negativo. Esas dos fuerzas se unen para formar el potencial, figura de unión o metáfora
de carga y encuentro entre tales figuras que son llevadas, sea una hacia la otra, sea las dos al
mismo tiempo, hacia un punto de encuentro común.
Es esta la operación que se ha llamado metáfora o simplemente transporte: de lo positivo
hacia lo negativo y viceversa, o desde los dos estados (positivo y negativo) al mismo tiempo,
hacia un encuentro armónico de un centro o balance potencial. El prototipo no es más que el
resultado tangible de todas esas reacciones y el nudo viene a materializar una noción
trascendente que en nuestro caso se ha llamado libertad.
La libertad es un arquetipo, es decir un principio de la lógica de las cosas, una semilla que se
siembra en la memoria de la humanidad para aparecer luego bajo la forma palpable de un
elemento perceptible y operativo: el nudo. Los peregrinos que se dirigen a la Meca no deben
tener ningún nudo en su vestidura. ¿Por qué? Puesto que sus ataduras con el mundo deben
estar “desatadas”. Hay que saber cual es el sentido ritual operativo de todo peregrinaje. Se
ha llamado Meca, Santiago de Compostela o Jerusalén, a un punto preciso de la anatomía
humana: el entrecejo. Hasta allí hay que peregrinar, no a la Meca o a otra ciudad o lugar
terrestre.
El santuario lo lleva uno consigo mismo y allí hay que atar y atajar a los pensamientos, a las
dudas, a los deseos y a todo lo demás. Para ello, tenemos que desatar los nudos que nos atan
al mundo, a las cosas del mundo y a las cosas en general.
Ya sabemos qué son las cosas: seres, hechos, objetos. Pero está bien: hasta que el peregrino
entienda, que vaya a la Meca, a la Ceca, a Santiago o a Jerusalén. Le hará bien. Así va a
madurar, va a sentirse realizado, va a despertar y quizá, va a encontrarse a sí mismo en el
camino. Pero para ello hay que investigarse como ya hizo Heráclito: investigarse a sí mismo.
El capítulo 80 del Tao Te Ching, el libro más traducido después de la Biblia, habla del
entrecejo como de un país, en el cual, los que allí (en el entrecejo) vivieren, retornarían
alegres al uso de cuerdas con nudos. Es “un pequeño país”, dice el Tao Te Ching, “donde
viven pocos” (!!!). Claro, muy pocos en este mundo prestan atención al entrecejo y a la
práctica de atar los pensamientos con el nudo de la concentración. Los príncipes sacerdotales
mayas eran representados con un gran nudo en el entrecejo para indicar su gran estado de
calma y claridad, resultado del nudo de la concentración.
En cuanto a la acción de desatar o deshacer un nudo hay que decir que tal acción implica dos
vertientes operativas: sea una crisis de debilidad y una pérdida de firmeza y unión por un
lado; sea, por el otro, una liberación de ataduras y la solución de todas las trancas y
obstáculos.
Alejandro el Grande, al cortar el nudo gordiano, como consecuencia de su ignorancia para
desatarlo, no ha hecho nada: el desatar un nudo no sólo ocurre en el mundo visible, tiene que
ser resuelto el enigma para que tanto lo visible como lo invisible sea liberado. Por ello,
cortar un nudo sólo resuelve una situación momentánea y material. El nudo queda tal cual en
el mundo invisible. Pero como Alejandro tenía un tutor muy racionalista –Aristóteles
mismo-, pensó que un nudo es una mera distorsión de la fluidez y un simple embrollo
visible, ¿Por qué no cortarlo?

40

Soltar los cabos o las amarras no es lo mismo que picar los cabos. Entre los marineros “picar
cabos” es huir sin más espera, un correr ahuyentado de un lugar que te expulsa sin permitirte
siquiera “ desatar tus amarras” de una manera digna y sosegada. Hay que “cortarlas” porque
estás amenazado.
La historia de Alejandro y su resolución del nudo de Gordion no terminó así. Se dice
que los sacerdotes del templo que abrigaba este célebre nudo le dijeron que esa acción era
infame e infantil.
Alejandro en su soberbia les dijo a los ancianos que los iba a matar y ellos estallaron en una
risa profunda. ¿Nos vas a matar? Es que tú no puedes matarnos. Quieres decir que vas a
hacerle daño a nuestro cuerpo físico, nada más. Ni tú ni nadie puede matarnos, porque
somos inmortales. Alejandro reflexionó en ello y no hizo más comentarios: comprendió
seguramente que lo visible guarda el misterio de lo eterno en lo invisible.
Habría que arrimarse más a Heráclito que a Aristóteles o quizá a Sócrates, que era todavía
más jocoso y gracioso. Lo que no desatas en lo visible no puedes desatar en lo invisible.
Esa lección no ha sido aún aprendida y la primera parte de la historia es siempre dada y
citada como un ejemplo de resolución genial aún hoy, por los aristotélicos modernos. No
obstante, es la segunda parte de la historia lo que cuenta.
La otra historia paralela es la del Huevo de Colón. Se dice que en una reunión con los
expertos de la época, Cristóbal Colón elevó un huevo y dijo: ¿Quién puede sentarlo sin usar
ninguna base? Nadie supo resolver el enigma. Entonces, el genovés cascó suavemente el
huevo en el lugar de la bolsa de aire y el huevo quedó parado sin más. Por cierto el caso es
que todos estaban comiendo huevos sancochados. En el huevo no hervido, esa bolsa de aire
existe. Esa si es una solución viable ya que el huevo no cambió su forma visible y por ende,
nada cambió en su forma invisible. Las dos historias, la del nudo gordiano y la del Huevo de
Colón, son ejemplos de la necedad y, a la vez, de la inteligencia humana. El huevo es
también un nudo.
En el registro óntico, ello es –en las regiones arquetipales de los principios y de las formas
universales- desatar un nudo y eliminar las ataduras es una acción que posee el sentido de
liberación y el comienzo de una vida a otros niveles y a otras distancias del centro, lugar
ejemplar de la verdad óntica: una acción liberadora. Lo óntico es lo existencial y el ser es el
principal personaje de este plano. Como figura ejemplar, el nudo sugiere la existencia de un
enlace o de un entrelazamiento, una unión.
En las bodas ortodoxas, el sacerdote ata las muñecas izquierda y derecha del hombre y de la
mujer, respectivamente, con un pañuelo inmaculado y nuevo, y pronuncia las célebres
palabras del Apocalipsis:
Lo que Dios ha atado en el cielo también lo ha atado en la tierra y nadie puede desatarlo.
Hay que ver que los cristianos ortodoxos aceptan hasta tres matrimonios en la vida de un
hombre o de una mujer. A veces uno puede equivocarse, dice la doctrina ortodoxa. Otras
veces, tal vez por el apuro, no has acertado.
Pero en la tercera vez ya no tienes excusa: lo atado en tierra, en el cielo es anudado y no hay
quien desate ese nudo.

41

En el rito babilónico del matrimonio, poética reunión, se saca un hilo de la ropa del novio y
otro de los vestidos de la novia, para luego atarlos juntos. Asimismo, en los templos
masónicos, la cuerda de nudos representa la pertenencia al rosario de los filósofos después
de la iniciación mística que ata al adepto a la interminable cuerda de los sabios eternos de
antaño y del porvenir: el rosario de oro. Eres un eslabón-nudo de la infinita cadena de los
iniciados en el arte de la construcción de sí mismo. A la vez, esa unión es un lazo, un solo
nudo que une a todos los “constructores” operativos o “simbólicos”, como se llaman.
Recuerdo que en la iniciación masónica se le cuelga al solicitante al cuello una soga
de horca. Esto es ya otro cantar, ¿Qué sentido puede tener tal acción? Pues, se trata de
“curarse en salud”: como ya tienes al cuello la soga de los condenados, nunca en esta vida
ocurrirá eso. Se consume una posibilidad y se prohíbe una ocurrencia: “ya eso pasó”, diría el
gesto. Desde ahora eres libre de ser colgado y jamás se te pondrá de nuevo en la situación de
ser ahorcado.
El nudo evoca también una relación social y a la vez cósmico, con la vida primordial, con la
eternidad y el infinito. La cinta de Moebio y la botella de Klein son otros tantos nudos o
espacios topológicos de la matemática celeste. El nudo es asociado a la vida: toda persona es
un nudo y como tal posee un nombre.
¿Haz mirado con atención los jeroglíficos egipcios? La cuerda anudada designa el nombre y
la existencia individual del ser. Es el nudo de Isis que se hace, a veces, con una trenza de
zapato y sugiere la inmortalidad del ser.

Para que la energía vital no se aleje del cuerpo y así escaparse del nexo que la une al ser, los
egipcios portaban al cuello o a las muñecas o a los tobillos, talismanes de tipo brazalete o
collares compuestos de una cierta cantidad de nudos.
También confeccionaban los egipcios una cuerda de siete nudos para atar o anudar por
siempre a los siete genios negativos de la semana. En realidad se trata de las siete aperturas
de la cabeza, no de los siete días de la semana. Dos ojos, dos orejas, dos ventanas de la nariz
y la boca, hacen la suma de siete y sus nudos producen en el plano invisible el cierre
energético de esas puertas cefálicas.
El nudo es un medio de defensa contra toda magia negativa. Nadie puede entrar ni penetrar
siquiera, si hay un nudo en el medio.
No obstante, los brujos usan esta ciencia para infligir mil problemas al ser: ahorcan en lo
sutil, sellan la boca, primero en lo invisible y como consecuencia el individuo queda mudo
también en lo visible; separan los miembros y arrancan las entrañas, simplemente haciendo
nudos a una cuerda murmurando un encantamiento diferente en cada nudo que están
realizando. El encantamiento podría ser anulado al desatar los nudos. ¿Qué percibimos con
todas estas informaciones? Pues, todo. Es un hecho que el contacto con lo material puede
partir de lo lejano o lo invisible y así, el reflejo se manifiesta en lo cercano y lo visible. Por
otra parte, hacer un nudo en lo material ata en lo invisible pero lo mismo ocurre si la acción
se realiza desde lo invisible hacia lo visible. El nudo responde muy sensiblemente al término
de viceversa. Es un palíndromo, un laberinto en el cual se entra pero del cual se puede y
debe imprescindiblemente, salir.

42

No obstante, para salir debes llegar al centro y allí enfrentarte a lo que los griegos llamaron
minotauro, el monstruo. Ese minotauro se vence con la concentración en un solo punto de
todo pensamiento y duda. Concentrarse y luego contemplar, para alcanzar la calma de “estar
en el medio”, la meditación. Luego, salir por el mismo camino con la ayuda del hilo de
Ariadna que hemos dejado desovillar del ovillo de nuestra memoria.
Todo ello tiene hoy día un profundo sentido operativo que solo puede aprenderse de un
maestro que ya ha hecho el camino y conoce el trayecto de ida y vuelta, de entrada y retorno
por las vías intrincadas del laberinto. El laberinto es un nudo y viceversa. Por lo tanto,
Dédalo es el creador de la ciencia de los nudos.
¿Recuerdan cómo hizo Dédalo para resolver el enigma del caracol? Para hacer el cuento
corto, voy a presentar brevemente la historia de la hormiga. El rey Minos quiso saber donde
se encontraba después de su huída a Creta. Presentó a todos los países cercanos un enigma
con la sugerencia de un premio en oro para el que lograra resolverla. El problema era cómo
meter un hilo muy delgado por el laberinto de una concha o caracol de Nautilus. Dédalo, en
aquellos días descansando en Sicilia, ató a las patas de una hormiga el hilo y al otro cabo del
caracol puso un poco de miel. La hormiga entró en la concha, y paso a pasito, viajó por el
intrincado nudo natural del molusco y salió por el otro lado, arrastrando el hilo. Luego hizo
Dédalo dos nudos al hilo, uno a la entrada y otro a la salida y con esa resolución fue
mandado el caracol a Minos. ¡Ah! -exclamó el rey- ¿De dónde viene ese caracol? ¿Dónde le
han resuelto el enigma? ¿Dónde han realizado la hazaña?. Pues en Sicilia, majestad. Viene
de Sicilia. –Ese es Dédalo. Nadie más que él pudo hacerlo. Búsquenlo y tráiganlo aquí para
darle mis excusas por haberle causado tantos problemas –dijo Minos-. Se dice que Dédalo
jamás retornó a Creta.
El nudo es Un hecho Esta hecho De nada Y es la nada Materializada Y transubstanciada En
el Mundo De las cosas Tangibles expresadas
Definición filosófica: el nudo es una combinación de dos aspectos complementarios o el
entrelazamiento de una superficie continua cuya longitud es reducida por un enlace.
“Desligado” en latín es “denudato”, y en la lengua de los ángeles es un vacío, llamado en
italiano “congelatto”. En la lengua de los niños “deshacido”, y en la lengua de los sabios:
“revelado”
La gente cree que los nudos son un pasatiempo infantil de los marineros.
Conocí un hombre que, a los cincuenta años no sabía hacer el nudo de su corbata y
pedía, en la mañana, a cualquier colega, el favor de hacerlo.
Este individuo estaba obligado a ir con corbata, dada la naturaleza de su trabajo. El hecho
de que otro te haga un nudo en una cinta y luego, estar tú obligado a ponértela, por los
requerimientos de la circunstancia es, en apariencia, inofensivo. Pero el nudo del cuello es
para controlar algo, para atar algo, para concentrar lo que está suelto.
En ese preciso caso, la corbata y su nudo se usa, en el plano mágico, para proteger de la
palabra vana, es decir atar el flujo verborréico que ciertas personas dejan salir
irremediablemente de su garganta. También concentra y por ello regula la respiración.
Las cadenas y los collares son materia o soporte de nudos, equivalentes a los cabos, hilos o
cuerdas.

43

Otro nudo importante en la indumentaria es la correa, que controla la zona sexual. Luego, las
trenzas de los zapatos cierran el registro de los pies y concentran la energía en la dimensión
somática, prohibiéndole la dispersión indiscriminada. Esos tres niveles del cuerpo humano,
el inferior, el mediano y el superior, necesitan cada uno de su nudo. El nudo más importante
en la dimensión humana es, sin embargo, el nudo de la concentración en el entrecejo.
Este breve libro no es más que una evocación de mundos muy complejos que el investigador
conocerá a través de su búsqueda bajo la guía iluminada de un maestro competente.
Los varones comienzan a madurar desde el nudo inferior hacia el nudo superior. Primero
deben aprender a atarse las trenzas de los zapatos.
Luego andar con correa y sentir la necesidad de tener un nudo en la cintura y por último,
deben aprender a hacerse solos el nudo de la corbata.
Las hembras “andarán” en el nudo, desde arriba hacia abajo: Primero aprenden a
hacerse las trenzas en el cabello y usan el nudo del arcillo en las orejas. Luego, en la
adolescencia, necesitan empezar a usar el sostén, aunque sea por monería o coquetería, y,
por último, prestan máxima atención a la ropa interior que siempre lleva, o debe llevar, un
nudo o una funda, un lacito. El fin del interés para con los zapatos de tacón marca el límite
de su madurez y desde ese momento la niña es ya una joven mujer.
A lo mejor no se han percatado pero el fenómeno de la ubicación del interés femenino para
sus diversas prendas, zarcillos, sostenes, ropa interior, medias pantys o zapatos de tacón,
carteras y otros accesorios más, comienza desde arriba y termina abajo.
En cambio, como ya se dijo, los varones comienzan desde abajo y terminan arriba. Si
aníñalas con atención la manera de abotonarse de una niña, verás que empieza con el botón
de arriba y termina con el botón de abajo. En cambio, los varones se abotonan primero el
botón de abajo y suben, terminando con el último de arriba. Al desabotonarse, ocurre al
revés: las nenas se desabotonan desde abajo hacia arriba y los varones desde arriba hacia
abajo. Es bueno percibir todos estos detalles.
En cuanto a los ojales y a los botones, las niñas, por lo general y por lo natural, meten el ojal
en el botón, mientras los varones introducen el botón en el ojal. El ojal y el botón no son otra
cosa que un nudo, presentado bajo la forma simbólica de dos elementos complementarios:
no hay botón sin su ojal y no hay ojal sin su botón. No deberían coserse botones de adorno.
En lo que concierne al ojal de la chaqueta del hombre, lo que se presenta en su “rever” hay
que decir que tiene su botón, cuando se obtiene una condecoración y, a falta de eso, una flor
que hace las veces de todas las condecoraciones.
Con ocasión de la escritura de este libro, he compuesto el siguiente poema:
El nudo
Había una vez una cuerda muy cuerda Lo que más quería esa cuerda muy cuerda Era un
nudo Pero el nudo Siempre parece un loco de atar Átame nudo, dijo la cuerda Te ato, dijo el
nudo Es la manera de los nudos de decir: Te amo Te ato mucho cuerda mía Te ato y por ello
Contigo me quiero casar La cuerda, al oír todo eso De cuerda se volvió loca Y el nudo,
madurando Por el hecho de haberse atado Que para los nudos Es como haberse casado Se
volvió cuerdo Y dejó para siempre de ser Un loco de atar Es que ya había atado a la cuerda
loca Con un nudo simpático y emblemático. Era un nudo tradicional Cuya forma muy pocos
podían atar Pero la cuerda comprendió Que en sí misma en nudo se ató Y a sí misma se
conoció Así termina el poema trascendental De un nudo y una cuerda tradicional.

44

Recuerdo que en mi país de origen, Valaquia, había unos viajeros que andaban por todos los
caminos ostentando un manojo de cuerdas atadas cada una con dos nudos. La distancia entre
los nudos era, de una cuerda a otra, muy distinta. “Qué son esas cuerdas con nudos” –le
pregunté una vez a un viajero vendedor de cuerdas-. Son sombras, ¿Quieres comprar una?.
¿Sombras?, dije, ¿Cómo puede ser una cuerda una sombra?. Pues nada más fácil. La cuerda
sola no es nada, debe tener dos nudos que miden el tamaño de la sombra de una persona;
desde donde comienza, a los pies, el primer nudo marca un límite y el segundo, atado al otro
lado muestra cuan larga es la sombra a las 12 del mediodía en el día de San Juan, el día más
largo y más luminoso del año, el 24 de junio.
Es el día del nacimiento del santo ya que el día de su muerte es el 6 de enero, Día de
Reyes entre los cristianos.
Esa cuerda, me contó el viajero, se entierra de largo en el umbral de una construcción, para
que la construcción dure y no se derrumbe, sea ella una casa, un puente o una iglesia. Ese es
un arte secreto del cual tienen noticia pocos seres humanos. Es mágico saberlo. ¿No quieres
vender tu sombra?, me propuso el vendedor y comprador de sombras. No, no me gusta eso –
dije, por fortuna-. Sentía que era algo negativo y eso ocurrió muchos años antes de ver un
episodio de los Simpson en el cual Bart vende su sombra. No vendí nada pero conocí el
misterio de los viajeros de cuerdas de nudos atados. ¡Cuidado, niños! ¡Niñas, también! ¡No
vendan jamás su sombra a nadie! ¡Si quieren saber qué pasa luego, busquen el episodio en el
cual Bart Simpson vende su sombra!
Los inocentes adultos llaman a todas esas historias verídicas “supersticiones” y con esa
palabra despachan al baúl de las burlas, milenios de sabiduría en el arte mágico de
protegerse a sí mismo de los acechos de los brujos y de los malvados. Los mitos tienen una
cantidad de historias ejemplares para aprender todos los trucos de los nudos y de las cuerdas.
Estudia los mitos puesto que son enseñanzas antiguas vestidas de la risa de los niños.
Poema Gracioso sobre el nudo:
Había una vez un nudo Y lo único que él quería Era ser un desatado Un día, sí, alguien lo
desató Y el nudo, tristemente Nunca más existió
Esta es la historia Del nudo que no pudo Resistir estar entrelazado Y anheló absurdamente
Ser un desatado
Hay “atadores de nudos” negativos y “desatadores de nudos” positivos. No quiero catalogar
nada como malo ya que esta categoría no existe en el mundo de la verdad.
Si quieres nombrar con su atributo una acción que hace daño, llámala “negativa” y
estarás en lo cierto, en el justo punto desde el cual tu veredicto es capital.
Hay gente que sopla sobre los nudos para sellar aún más lo que se ha atado. Tú, al atar y
desatar un nudo, debes decir, respectivamente ¡ciérrate, omases!, para atar, y ¡ábrete,
sésamo!, para desatar. Luego, soplas sobre la cuerda desatada y pones un poco de saliva
sobre el nudo de una cuerda que has atado y dices: ¡hablanatanalba!, una palabra mágica que
sirve para todas las acciones, tanto las de atar cuerdas como también para el desatar de los
nudos.
El sentido de esa bella palabra es, más o menos, este:
Ábrete nudo si es para abrir Ciérrate nudo si es para cerrar Todo esto es para jugar
El poema escrito arriba se debe decir siempre cuando se hace o deshace un nudo, y en voz
baja, para que no lo oigan los brujos.

45

Hay diez nudos fundamentales que nombraré a continuación. El primero se llama el nudo
del vacío o nudo de la tierra. Es un nudo tipo lazo, es decir abierto y vacío, que puede atar
cualquier cosa que se le mete entre sus bordes de cuerda.
El segundo nudo se llama el nudo de la salud (nudo-salud) o nudo de la montaña y es el
nudo de la quietud y de la meditación. Este nudo fija firmemente y no deja que lo atado se
suelte.
El tercero es el nudo del agua o nudo de lluvia, nudo de río, nudo de fuente, nudo de
cascada, nudo de manantial, todos estos nombres son para definir el nudo del agua, que es
un nudo fluido, movible, deslizante.
El cuarto es el nudo del viento. Se le llama también el nudo del estudio y de las lenguas.
Ese nudo ata y desata la lengua y por eso se nombra como el nudo-palabra, un nudo suave y
a la vez firme.
El quinto nudo es el nudo del rayo, nudo de combate y defensa, nudo del trueno o nudo del
relámpago. Es un nudo largo como una espada y su nombre secreto es Excalibur, palabra del
rey Arturo, cuyo sentido es este: fuera (ex) de la piedra (cali) rey (bur).
Es decir que “aquel que saca la espada de la piedra es el rey”. Ese nudo se debe hacer muy
rápido, en situaciones de peligro. Todos los nudos tiene sus nombres secretos pero no te los
voy a decir para obligarte a buscarlos por ti mismo.
El sexto nudo secreto se llama nudo de fuego o nudo-faena, nudo de la Torre de Babel. Se
hace para cargar cosas, para bajarlas de una altura y para llevarlas. Su nombre secreto es
Babel.
El séptimo nudo es el nudo del mar o nudo del juego y también tiene su nombre secreto,
curiosamente este nombre misterioso no difiere de su nombre para definirlo: se le llama mar.
¿Quieres saber el nombre secreto del nudo de la tierra? Es Nad. El nombre secreto del nudo
de la montaña es Dan, que quiere decir “piedra”. El nombre secreto del nudo del agua es
AiA, cuyo sentido es “eternidad”, ya que el agua fluye para siempre como la eternidad. El
nombre secreto del nudo del viento es sencillo: se le llama Jú y lo usan las mujeres
embarazadas para desatar el nudo del recién nacido.
Para continuar, vamos a seguir con el nudo número ocho, el nudo de la inteligencia llamado
nudo de la poesía. Su nombre secreto es zoema, cuyo sentido es “eslabón de la vida”.
¿Cuándo se hace? Cuando desees crear algo y no tienes la menor idea de cómo hacerlo. Ese
nudo te ayudará . ¿Cuándo se deshace?
Cuando lo creado ya ha salido a la luz, como un barco que se bautiza al ser dejado en
las aguas listo para zarpar. Al desatar el nudo de la creación debes decir Zoema al revés:
ameoz.
Hay otro nudo, el noveno, llamado el nudo de la sabiduría o el nudo del maestro, su nombre
es sutra (hilo) y así se debe decir al atarlo. Cuando lo desatas, debes pronunciar su nombre al
revés artus, o sea el rey Arturo, el oso. Otro nudo secreto, el último entre los principales, se
llama el nudo de Dios.
Su nombre secreto es AUM, que al pronunciarlo para atar, suele sonar algo así como: óom.
Al abrirlo debes decir móo, es decir AUM al revés.

46

Ya está, tienes aquí la suficiente información para emprender una investigación por tu parte,
no antes de pensarlo muy bien.
Ese arte de los nudos es para toda la vida y en ello hay que trabajar sin descanso, de noche y
de día, con todo tu ser. Los diez nudos son el arsenal mágico del joven aspirante a la
sabiduría.
Todos estos nudos se pueden hacer también con los dedos de las dos manos, no sólo en
cuerdas. Mostraré algunas formas de nudos digitales cuyo sentido profiláctico, o sea de
prevención de enfermedades y terapéutico, es increíble.
No obstante, esta ciencia no se puede transmitir por medio de libros. No es que sea
prohibido o secreto. Nada está prohibido en el estudio y la investigación, con la excepción
de las cosas que hacen daño. Tampoco es que sea secreto. Nada hay de secreto que no pueda
ser revelado. No hay nudo que no sea desatado.

El problema es otro: no hay manera de hacerse entender a través de la palabra y eso ocurre
no por la palabra en sí, que de hecho dice todo, sino a causa de la falta de comprensión de
los lectores que muchas veces fallan en entender el sentido de las palabras. Hay que
practicar con un guía versado, con un tutor experto, con un maestro querido. Un día al lado
suyo vale más que mil libros leídos en soledad. El maestro es un rosario de nudos y uno más
de esos nudos eres tu. Pues tú también haces parte de ese gran rosario de los filósofos.
Ata los nudos que hay que atar, desata los nudos que hay que desatar. Aprende a atar
soltando y a desatar apretando. Aprende a hacer un nudo con una sola mano y luego estudia
como atar nudos invisibles en el mundo de la meditación. Hay varios nudos que hay que atar
pero tampoco son muchos. Uno de ellos es el nudo del perineo. Aprieta al perineo y sentirás
como te invade un placentero calor.
Otro nudo que hay que atar es el nudo de la lengua. Sube la lengua al cielo de la boca,
voltea su punta y déjala allí colgada. Toda la vida hay que estar atento a la lengua en el
paladar.
Un tercer nudo es el nudo de los pensamientos, o sea el nudo del diálogo interior. No
converses contigo mismo sobre nada puesto que es una pérdida de tiempo. Y el tiempo es
precioso para los nudos: El nudo cita al tiempo y te empuja hacia la eternidad y el silencio
vibrante de la música que sólo es oída por los que están en calma. Si deseas ata también tus
manos pues entrelázalas y quédate así, tranquilo, quieto, calmado. Pero a poco empezarás a
oír esta música que los poetas han llamado “callada” o soledad sonora. Con esto tienes un
auténtico arsenal para enfrentarte a los problemas que te acosan hoy y en el porvenir.
El nombre secreto, por ser sagrado, es decir “especial”, de este estado es “parar el
mundo”. Por un momento “para el mundo” y serás otro. Serás un auténtico nudo entre gente
desatada y locos por atar.
He aquí un pequeño arsenal de Signos, Palabras y Gestos para moverse y desenvolverse
correctamente en el mundo de la energía:
En muchas ocasiones de la vida diaria, el adepto del Zen Latino no sabe como salir del
desatino citadino y usual.

47

Es por ello que he reunido aquí datos de utilidad y provecho personal para moverse y
desenvolverse en el mundo secreto de la energía. Hay un numero limitado y preciso de
instrumentos operativos y armas de poder para dominar, ahuyentar y vencer los elementos
que nos hacen sentir mal, decaídos, melancólicos o soñolientos. El adepto del Zen Latino
debe conocerlos teóricamente y aplicarlos prácticamente.
Teoría, práctica y memoria, he aquí los tres mundos del Sistema Almateria. El que practica
el Zen Latino es un adepto libre, autónomo e independiente. El que estudia el Sistema
Almateria llega a conocer todas las materias, todos los Santos y todas las Señas. Cada gesto
corresponde a un sonido y cada sonido, a su vez, tiene como equivalente un gesto y un
signo.
Esto ocurre en el mundo natural de la energía, no tan sólo en una tabla de correspondencias
o equivalencias simbólicas. El sistema que describimos a continuación no sigue ningún otro
esquema tradicional, sin embargo, los datos que aquí aparecen son fidedignos al proceso
energético del mundo natural.
Cuadro activo de operaciones en el Zen Latino el Sistema Almateria:
En el Sistema Almateria hay ocho operaciones de poder que pueden ser descritas por medio
de los siguientes verbos:
ABRIR Cielo CERRAR Fuego GUARDAR Mar RECHAZAR Rayo BENDECIR Agua
RECIBIR Tierra DESPEDIR Viento SILENCIAR Montaña
El ABRIR es comenzar, crear, hacer mover, empezar, iniciar El CERRAR es terminar,
finalizar, rematar, acabar El GUARDAR es cuidar, resguardar, contener, aguardar El
RECHAZAR es alejar, ahuyentar, tirar, arrojar El BENDECIR es sanar, limpiar, purificar,
bautizar El RECIBIR es abrigar, aceptar, tolerar, confesar El DESPEDIR es dejar, soltar,
liberar, empujar El SILENCIAR es aquietar, calmar, descansar, parar
Cuadro de Operaciones:
ABRIR Signos de apertura Palabras de apertura Gestos de apertura
CERRAR Signos de cierre Palabras de cierre Gestos de cierre
GUARDAR Signos de resguardo Palabras de resguardo Gestos de resguardo
RECHAZAR Signos de rechazo Palabras de rechazo Gestos de rechazo
BENDECIR Signos de bendición Palabras de bendición Gestos de bendición
RECIBIR Signos de bienvenida Palabras de bienvenida Gestos de bienvenida
DESPEDIR Signos de despedida Palabras de despedida Gestos de despedida
SILENCIAR Signos de silencio Palabras de silencio Gestos de silencio
Los signos, las palabras y los gestos pueden pertenecer a culturas diferentes, a diferentes
períodos históricos, a diferentes tradiciones, a sociedades secretas de Oriente y Occidente.
Son los llamados “signos de poder”, “palabras de poder” o “gestos de poder”. Algunos de
ellos son muy familiares para el buscador del sentido, otros son más curiosos o tal vez
desconocidos.
Toda esta información es críptica, en el sentido de que no se puede dibujar ni escribir tal
cual aparece en la memoria iniciática. Sólo estoy insinuando que ello existe y ofrezco la
visión sinóptica de las operaciones.

48

Para que una operación tenga valor energético es necesario trazar el signo, pronunciar de un
cierto modo la palabra correspondiente y practicar el gesto análogo: eso es lo que se llama
Santo y Seña. Esta acción ternaria genera el éxito de la operación y su eco puede percibirse
automáticamente.
Intelecto, palabra y acción son tres niveles simultáneos y por ende obligatorios para que toda
operación existencial se realice.
La luz, el sonido y la forma dinámica del gesto son los tres materiales energéticos del
proceso operativo.
Cuando se habla de “signos”, el término traduce la idea de construir un grafismo simétrico o
asimétrico bajo ciertas condiciones topológicas y utilizando una técnica específica. La
ubicación de estos grafismos o “grafos” es estrictamente verificada: no se pueden poner los
signos a la loca, donde a cualquiera le diera la gana.
Cada signo tiene su sitio, cada palabra su pronunciación y cada gesto su modo de efectuarse,
su ritmo y altura, vale decir su ciclo y elevación.
Esto se escribe a manera de información y no para ofrecer secretos nunca dichos.
Todo ello no está a la venta y quién quiera que esté interesado en conocer más del
asunto, debe, antes que todo, pasar el examen de la energía y luego la prueba del Maestro.
Existen dos posibilidades para alcanzar el conocimiento de estos signos, palabras y gestos:
por gracia y poder de la energía que hace que un individuo sea iluminado y realizado, o por
medio de una directa comunicación del Maestro.
El Maestro puede transmitirte todos esos datos en forma oral: te puede enseñar como trazar
correctamente los signos gráficos y donde ponerlos, como pronunciar correctamente las
palabras de poder y como hacer los gestos requeridos en las operaciones de la energía. Para
ello debes buscar un Maestro realizado o pedir encarecidamente a la maravillosa Energía
que te enseñe.
A todos ustedes, el que escribe esta breve nota, les desea éxito y realización.
Se dice que el judío Lucaide embrujó a Mahoma, haciendo nueve nudos en una cuerda que
luego habría guardado en un pozo. El profeta Mahoma cayó enfermo pero fue salvado por el
ángel Gabriel que le reveló donde estaba guardada la cuerda de los nueve nudos.
El nudo tiene un poder negativo también, ya lo sabes. Depende mucho de las circunstancias
en las cuales se hace y de las intenciones con las cuales se ata. Si lees con atención el libro
de Platón “Las Leyes”, encontrarás las siguientes palabras, “Aquél que sea profeta o brujo, o
mago o lo que sea, y actúa en pos de hacer daño a los demás a través de nudos o
encantamientos mágicos, que lo castiguen con la muerte”. Así de drástico era Platón en el
juicio de los practicantes negativos del arte de hacer nudos.
En tiempos antiguos, no más que en la época del emperador Clovis, los que usaban el
encantamiento de los nudos para hacer daño eran multados. Más tarde, unos siglos después,
en la época de los procesos de brujería, los que tenían tales ocupaciones eran quemados en la
hoguera. En el año 1718, en Bordeaux, el parlamento quemó vivo un desgraciado hacedor de
nudos “que había hecho desastres sembrando desolación entre los habitantes a través de
cuerdas anudadas” (sic). La “ligadura” un tipo de encantamiento físico, obstaculiza una
función corporal, cuyo carácter es ser fluida, es decir andar como debe ser.

49

Los magos hacedores de nudos pueden producir tempestades, “capturar” o “atrapar” a los
vientos en un paño, como bien sabía Odiseo y sus marinos cuando los vientos atrapados en
una mochila regalada, creo que por Circe, se escaparon luego de ser abierta por los
compañeros de viaje de este caballero nauta.
Si agarras una brizna de hierba y dices, luego de hacerle un nudo, “he atrapado aquí mi dolor
de vientre (o cualquier otro) que su dueño elemental se consuma secando esta brizna
prestada, cuando no va suficiente esa brizna que consuma la hierba de los campos sin
destruir la hierba y si ello no basta, que consuma a las serpientes en su agujero y si ello no
alcanza, que seque aún más las dunas del desierto y si eso tampoco es suficiente, que beba
todas las gotas de la lluvia en el mar”. Luego, todo dolor pasará.
El nudo te hace dueño de los elementos. Un pañuelo anudado en tres nudos, en las tres de las
cuatro esquinas, hace lo siguiente en el mar: Si desatas el primer nudo se obtiene buen
viento, si desatas el segundo comienza una tempestad y si desatas el tercero, viene la calma.
Si el primer nudo trae un viento favorable, el segundo atrae una buena pesca pero el tercero
jamás hay que desatarlo.
Si haces siete nudos a una cuerda y luego lo arrojas al suelo o fuera de la casa o fuera del
borde de la nave, serás protegido de la intemperie. En cuanto al amor, siendo el nudo una
verdadera arma, me reservo toda información al respecto.
Como escudo de protección, el nudo sirve para ahuyentar todo tipo de anti-energía. Si eres
atacado o asaltado, procede rápidamente en hacer un nudo a uno de tus cabellos y suéltalo
hacia atrás por el hombro derecho y vete, sin mirar.
Si tuvieras un peine en tu bolsillo, bastaría pasarle la lengua por los dientes y arrojarlo a tus
espaldas como hacen las novias con su manojo de flores. Nadie te podrá tocar: entre ellos y
tu persona habrá un bosque invisible.
Guarda contigo una pequeña cuerda para que puedas hacerle un nudo y escapar si eres
atacado. Pero debes pronunciar las siguientes palabras al arrojar la cuerda a tus espaldas:
Adán no cede con Eva y Yavé no cede con nada. Esa frase palindrómica la se de mi querido
amigo Darío Lancini, maestro de palabras y sonidos. Léela al revés y quedarás estupefacto.
Los nudos hechos en un pañuelo, en los bordes triangulares, cuidan de todo golpe nefasto. Si
quieres limpiar un objeto pásalo por un nudo abierto luego cierra el nudo, átalo fuerte y
metiéndolo en un pedazo de pan, escóndelo para que nadie lo pueda ver, séllalo dentro de la
masa que luego dejarás en la boca de un hormiguero. Las hormigas se llevarán el pan y con
ello todo lo negativo del objeto ya limpiado. Puedes usar hilo fino para que el nudo no ocupe
mucho espacio en el pan.
No dejes de desatar los nudos de tus trenzas de los zapatos cuando te acuestas. Es ahuyentar
todo lo negativo que haz acumulado durante el día que ha pasado.
En la mañana, ata primero la trenza del zapato izquierdo y luego la del derecho. Si eres
mujer, hay que hacer lo mismo.
Si en tu casa nace un niño, desata todos los nudos que allí existen. Hay que buscarlos con
atención. El nudo obstaculiza la fluidez de la libre corriente de las cosas. El obstáculo físico
que genera el nudo. Crea un obstáculo correspondiente en el mundo invisible de la misma
acción emprendida.

50

Como ya lo decía, hay dos modos de operar con los nudos: de lo invisible hacia lo visible y
de lo visible hacia lo invisible. No hay que olvidar que existe un tercer mundo, el plano
visinvisible que hace las veces de plano de un espejo. En este mundo intermedio, vale decir
un “intermundo”, hay un puente que une a lo visible con lo invisible. Es el puente de las
palabras. Debes tener en tu memoria un arsenal de palabras palíndromas para pronunciarlas
en distintas ocasiones, según sea el caso. Algunas de esas palabras son: eterfinifrete, leí puta
tu piel, no te comas la salsa mocetón, yo hago yoga hoy, yo sonoro no soy...
Durante el embarazo, la mujer no debe llevar ni hacer nudos. Si no respeta esa prohibición,
el parto será difícil. La energía natural es como una cuerda, un río que fluye sin cesar que
nadie puede atarlo.
Si la parturienta tiene problemas, hay que ir al bosque o a un parque, buscar una ramita
flexible en un árbol, pedirle permiso al árbol para llevártela, atar con ella las dos manos de la
mujer, agarrar un cuchillo y, pronunciando el nombre de la parturienta, decir en voz alta: “yo
corto hoy las ataduras tuyas y lo que ata a tu niño también”. Luego, todo andará bien. El
nudo protege de los accidentes y de todo obstáculo físico.
Si hay un incendio, agarra una cuerda del sitio, hazle tres nudos y arrójala a las llamas
diciendo: “salta se ata se desata es atlas”, y el fuego se extinguirá. No obstante debes agregar
la fórmula:
SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS
No te olvides. Aprende eso para momentos graves en los cuales eres atacado con armas de
todo tipo.
Yo hago cinco nudos a todo arrojador o francotirador hostil y enemigo a su propia pistola, a
su escopeta, a su arco o a cualquier arma con la cual me quiera atacar.
Nudos aten todas las pistolas, escopetas, arcos y todas las armas de guerra así como para
que sus balas o flechas no puedan tocarme y que sus tiros no puedan dañarme o herirme. En
mis nudos está escondida la fuerza poderosa de los dragones y la llama de las serpientes, de
la serpiente de doce cabezas.
Recuerdo que un campesino me dijo, en Venezuela, que no temía a las armas de fuego
porque podía atarlas con esa oración encantada pero que frente a un cuchillo las palabras no
tenían poder. El arma blanca es movida por la ira del corazón humano y es casi imposible de
interceder en este espacio privado del enemigo. Pero Dios sabe más y mejor.
Para los que suben a grandes alturas, o en los aviones, el nudo que se hace a su correa le
protege de toda caída. Si viajas, hazte nudos en tus vestidos y eso te asegurará un viaje
próspero.
Los nudos pueden curar. Es un remedio increíble atar cuerdas alrededor de la cabeza, del
cuello o de los miembros del enfermo. Los nudos tienen que ser en número impar; si deseas,
elige el dos veces siete. Luego cortas la cuerda y las lanzas a lo lejos o al mar o a un río que
pase por la ciudad. Ella llevará consigo los males y los dolores del enfermo. Lo mejor es
usar una cuerda doble con dos hilos entrelazados de lana blanca y negra, pero no te olvides
de decir: SATOR AREPO TENET OPERA ROTAS cuando la ates y ¡olvídense! cuando la
arrojes a lo lejos.
Atas al adolorido un hilo al cual has hecho siete o nueve nudos, diciendo a cada nudo, las
siguientes palabras: 1. mama - nana 2. gege - zeze 3. lili - riri 4. dodo - toto 5. bubu - fufu 6.
viginti 8. palma 9. laberintus

51

Si no puedes hacer pipi, es decir, para arreglar la retención de orina, vas a hacer un nudo a la
manga izquierda de tu camisa. Eso se remedia también -una información aparte-, haciendo
un masaje al dedo pequeño del pie derecho.
Cuidado con los nudos a las medias, o a los pantalones o a las pantys: eso genera problemas
musculares como estirones y calambres. ¿Por qué?
Porque en los pantalones y en las medias está todavía el eco de la energía del ser y de su
cuerpo invisible. El ser tiene un cuerpo parecido al cuerpo físico en el cual entra como en
una ropa. Debes reflexionar en el cuerpo del ser. El cuerpo óntico, cuerpo del ser, tiene
mucho que ver con el efecto de los nudos. Cuando juegas puedes hacer un nudo a tu camisa,
¡para que todo ande bien! Si atas un hilo con un nudo a uno de los dedos, estás tonificando
un órgano; si desatas el nudo, estás dispersando la energía de ese órgano. El dedo meñique
es un terminal o un interruptor (con sus dos posibilidades de abrir y cerrar o dispersar o
tonificar, respectivamente) de los riñones y de la vejiga.
El dedo pequeño de los pies está relacionado estrechamente con la vejiga. El dedo medio de
la mano se relaciona con el corazón y el dedo medio de los pies, con el intestino delgado. El
dedo anular de las manos y el correspondiente de los pies se relacionan con el pulmón y con
el intestino grueso, respectivamente.

El dedo índice de la mano y el correspondiente de los pies, abre o cierra el sistema hepático,
es decir el hígado y la vesícula biliar (en los pies); y por último, el pulgar de la mano y el
dedo gordo del pie, tienen estrecha relación con el bazo y con el estómago y páncreas,
respectivamente. Si se muerden los dedos se tonifica el órgano o la víscera correspondiente.
Si se chupa o masajea suavemente, se dispersa la tensión del órgano o de la víscera.
Órganos son el corazón, el bazo, el hígado, el pulmón, el riñón. Como vísceras se consideran
el intestino delgado, el estómago, la vesícula biliar, el intestino grueso y la vejiga. Todos
ellos son como las hermanas de los órganos. ¿Y el cerebro? Pues el cerebro controla todo y
como tal tiene que ver con la mano entera y con los pies, por supuesto.
Hay tanto que ver en las uñas y en la palma de la mano... pero esa es ya otra historia, y tal
vez, otro libro.
No obstante puedes investigar, buscando a los que saben y a los que expresan una visión a
los demás: los maestros.
¡Cuidado! Si haces un nudo tienes que deshacerlo tú mismo. Si no puedes desatarlo, eso trae
consecuencias negativas de otro orden.
Acostúmbrate a atar y desatar por ti mismo los nudos y no dejes que otro haga un nudo
sobre tu cuerpo, al menos que sea alguien que desea curar a través de los nudos un problema
de salud que tú no puedes resolver por ti mismo. Hacer un nudo es cerrar algo y desatarlo es
abrir de nuevo la fuente de la energía vital. Si el cordón umbilical del recién nacido tiene un
nudo o varios, sabrás que la madre tendrá tantos hijos como nudos el cordón. Observar los
nudos y considerar su acción es una empresa de los estudiosos de la energía. Desde hoy, te
nombro hacedor de nudos, pero debes practicar: hacerlos y también desatarlos.
Recuerdo que en Venezuela, había una vez un problema con un barco que se iba cayendo
por una cascada.

52

Desde la orilla se les arrojó a los del barco una cuerda larga pero el nudo que hizo un
sacerdote que estaba allí en el bote, con unos diez niños y otros adultos, se deshizo. El que lo
había hecho no sabía hacer nudos...
El barco se abalanzó en la cascada y todos los que estaban en la orilla presenciaron como
tanto los niños como el sacerdote, desaparecían para siempre en las aguas del “Salto”, como
llaman en Venezuela a las grandes cascadas.
El sacerdote, sin embargo, no saltó, no quiso dejar solos a los pequeños y murió ahogado
junto con ellos. Otros tres adultos, no obstante, saltaron del barco y se salvaron. Si el nudo
que se hizo hubiera (“hubiera” es un término que no existe, siendo pura retórica del
lenguaje), “hubiera” sido un nudo “bien atado”, es decir “bien hecho” y todos los del barco
se hubiesen (tampoco “hubiesen” existe), se “hubiesen” salvado. Marinero o no, debes saber
hacer “bien” los nudos que haces. No es un juego. El arte de hacer nudos es una ciencia, una
técnica y luego un arte.
Como ciencia responde a la pregunta ¿Cuándo? Debes saber “cuándo” actuar, “cuándo” es el
momento y el tiempo preciso para “hacer” el nudo que “tienes” que hacer. Por ello hay
muchos nudos. Cada uno con el momento y con el tiempo que le corresponde.
En cuanto al arte, hay que tener en cuenta que esa categoría responde a la pregunta ¿qué?,
¿qué hacer? Es el arte verdadero y no hay tantas cosas por hacer, sino las precisas. Debes
saber qué hay que hacer en un momento dado.
La técnica responde, como te darás cuenta, a la pregunta ¿cómo?, ¿cómo hacer el nudo? ¿De
qué manera? ¿De qué tipo? ¿Qué método utilizar?, es decir ¿qué técnica?
Pero no te olvides de una cosa: la gran malla del cielo tiene muchos nudos y entre ellos hay
grandes distancias. No obstante, nada puede pasar, sin ser notado, percibido y conocido. Por
lo tanto, deja en manos de Dios el nudo de tu destino y no te preocupes en desatarlo. Todo
tiene su causa y como tal, tendrá su efecto. El nudo que no hay que tocar es el nudo de Dios.
Aquí termina este pequeño libro, para la alegría de los estudiosos del arte de hacer nudos, y
para el descanso de este servidor que escribe, por no dejar olvidadas todas esas cosas
curiosas.
PD. Me falta decir algunas cosas más y no voy a dejarlas así olvidadas. Entre ellas un hecho
concerniente a las verrugas.
Para hacerlas desaparecer agarra una cinta y hazle tantos nudos como verrugas hay en el
cuerpo. Luego arrójalo por el hombro izquierdo, sin preocuparte donde lo llevará el viento.
Por supuesto, hay que salir de la casa para ello.
Una cinta roja atada a la muñeca izquierda de los niños debe completarse en cruz, con otra
en el tobillo derecho. Así el cuerpo está “cerrado” a toda influencia negativa: está “cruzado”.
El nudo tiene un poder de protección insospechable y, como ya se ha dicho, importa mucho
cuando lo haces. Hacer nudos de noche no es positivo. Hay que practicar a la luz del día. En
el alba se desata el nudo de la anterior noche y en el crepúsculo se ata el nudo de la siguiente
noche. El alba y el crepúsculo son los dos nudos del hilo del tiempo.
Si agarras un hilo rojo y lo atas haciendo tres nudos sobre una verruga la vas a hacer
desaparecer. Si la nariz sangra, pasará con hacer un nudo en un hilo rojo alrededor del dedo
meñique a la mano opuesta a la ventana que sangra.

53

Si has tenido una torcedura o un esguince, agarra un hilo negro y hazle nueve nudos o 12
diciendo las siguientes palabras: “cabalgaba el señor y el asno se cayó, abajo el hombre saltó
y todo lo curo. Las junturas sobó y los huesos arregló, en su lugar montó todo lo que se
soltó, agarró los tendones y los lavó con mil jabones, con el jabón de la luz diciendo: sus
sús, sús, sús, sús. En nombre del Espíritu Santo te curas en un poco tanto, Amén”.
Si eres tu mismo a quien le pasó algo relacionado con los huesos y las articulaciones y
tendones, pues dirás las siguientes palabras, luego de atar con un hilo azul el lugar del golpe
o del dolor: “¿Quién soba al sobador? Es Dios el hacedor, el sobador sobado de la mano de
Dios curado”.
Si sientes manchas en los ojos o en uno solo, meterás un hilo rojo por el centro del lóbulo de
la oreja del lado enfermo, sin hacer ningún nudo lo sacas y luego lo atas y lo arrojas en las
aguas del río.
Si hay mucha fiebre, haces siete nudos alrededor de la muñeca izquierda del enfermo. Luego
de siete días el mismo enfermo tiene que botar el hilo o si eso dura, cuando la fiebre haya
pasado. Si pasa más rápido, es decir antes de los siete días, el mismo enfermo debe quitarse
el hilo y botarlo en el río o, a falta de río, en un lugar donde lo lleve el viento, colgado de un
árbol por ejemplo.
En realidad hay tantas cosas que se pueden hacer y decir sobre el nudo que no terminaría el
libro nunca. Pero debo acabarlo. Debo atar mis palabras para el regocijo de los que
estudiarán el arte del nudo, por sí mismos.
Con esta ocasión he compuesto el siguiente poema final con el cual me despido, con los
augurios de éxito en sus investigaciones de búsqueda de la verdad. Si conoces los principios,
conocerás los fines.
En cuanto a los medios, sepa que puedes utilizar lo que tú quieras, siempre y cuando
tus principios sean benignos y auténticos, verdaderos y sanos. Así serán también los fines. El
poema prometido es este:
Que un nudo puede darte la respuesta a tu ser es el ser el que desata y anuda el hacer y el
amanecer...
El destino ese nudo está cerrado y atado con mil giros muchos tratan de meter su nariz
introducir donde nada les concierne como nacer y morir
Esta gente que revuelve la memoria de la vida que tratan de cambiar de cambiar y desatar lo
que Dios ha atado y buscan atar sin ciencia los nudos que ellos piensan
Los errados que suponen que el camino traerá que el mal será curado que una enfermedad se
quita y que todo sanará
Van a descubrir un día que nada ocurrirá que no han movido nada el destino les dirá
No hay fin que no esconda un principio causal allí tienes que buscar al origen de la fuente
para no intervenir en el ritmo de la vida en su natural fluir allí hay que investigar
No tratar de arrancar la cizaña y la maleza antes de llegar la hora el tiempo de la cosecha el
momento de amarrar
Que se echa a perder todo lo que has sembrado lo que piensas recoger
Corregir en los principios en los granos hay que ver y allí dejar las cosas en su propio no
hacer
Anudar lo que se suelta desatar lo apretado y estudiar el tiempo de los nudos en el hado en lo
que yo llamo destino lo escrito, lo revelado

54

Lo escrito pasará aguanta las consecuencias todo se esfumará y de cero otra vez con ciencia
y valentía vas a empezar de nuevo hasta nuevos horizontes donde otras nuevas ciencias van
a atrapar el pez dejando el mar tranquilo otra vez, otra vez
Un mundo no puede vivir sin necesidad de nudos sin atar ni desatar y aquí voy a parar este
libro terminar el poema anudar
El silencio desatar y el eco me responde: ... atar ... atar ... atar ... atar ataratar que parece
ararat
Como estoy escribiendo en un cuaderno, aunque el texto del libro se ha terminado, me han
quedado algunas páginas en blanco.
No resisto a la tentación de llenarlas con algunas historias graciosas que he oído acerca del
nudo.
Se dice que entre Leonardo y Miguel Ángel había un cierto roce. Los dos eran hombres de
una impresionante fuerza física en las manos. Un día se encontraron en un bodeguín y como
Miguel Ángel estaba un poco tomado, agarró una vara de hierro, vamos a llamarla viga o
cabilla y la dobló en forma de U, diciéndole a Leonardo: Oye, colega, ¿me la puedes
enderezar? Leonardo no dijo nada. Agarró la cabilla y la enderezó, luego la dobló de tal
forma que hizo un nudo. Dirigiéndose a Miguel Ángel le dijo sonriendo: ¿quieres desatarlo
amigo?
¿Quién hizo el primer nudo? Se dice que Adán, antes de llamarse Adán se llamaba Odún.
Un día se miró en el espejo de un lago en el jardín del Edén y como el nombre estaba escrito
en su frente, vio reflejarse en las aguas la palabra: nudo. ¿Qué es eso? ¿Qué será un nudo?
Se preguntó Odún. Es que tú eres un nudo, le respondió Dios con su voz interior. Eres el
nudo de la existencia, un nudo óntico. De repente, Odún, estando a la orilla del lago, se
resbaló y cayó en las aguas profundas. Nada, nada, nada, le gritó Dios. Y Odún
espontáneamente, empezó a nadar. Cuando subió a la orilla, todavía le sonaba en sus oídos
lo que Dios le había gritado: n-adan-adan-ada...
Desde hoy, decidió Odún, me voy a llamar y hacer llamar Adán, en recordatorio de este
episodio trascendente de mi vida. Las aguas del lago del jardín del Edén tenían la virtud de
borrar las letras escritas en la frente. Al mirarse en su reflejo Odún ya no vio su nombre
grabado en la frente. A través de su nombre secreto, Odún tenía el don de hacer nudos. Solía
practicar con la serpiente del árbol del Paraíso, que se dejaba atar y desatar en manos de
Odún. Con el episodio del lago Odún, ahora Adán, adquirió también el don de flotar en las
aguas, el arte de nadar.
Ya sabemos que la serpiente se llamaba Dipsa, o sea “la sed”. “Soy un áspid”, decía la
serpiente al mirarse en las aguas del lago, su nombre que estaba escrito en su lengua bífida,
se veía reflejada al revés: dipsa/aspid. De la serpiente aprendió Odún a mirarse en el reflejo
del agua.
“Es la sed de conocimiento” lo quiere decir mi nombre, solía responder la serpiente cuando
Adán-Odún le interrogaba sobre el sentido de su nombre.
Esta es la graciosa historia del primer “hacedor de nudos”: Odún, llamado Adán en todo el
Edén, y de Dipsa la serpiente que enseñó a Odún a ligar, atar y desatar encantamientos
mágicos del bosque.
Lo que escribo es como una larga cuerda en la cual estoy anudando nudos, un rosario de
misterios en boca de todos los viajeros.

55

El primer nudo tuvo un nombre: ouroboros.

Ocurre que la serpiente del Edén, Dipsa, estaba aburrida en cierto día y decidió chupar un
poco la punta de su cola. Adán-Odún la vio y empezó a reír: ¡cola en la boca!, ¡cola en la
boca!, decía, saltando en un solo pie y riéndose a carcajadas. En la lengua del Paraíso, cola
en la boca suena algo así como ouroboros, palabra en la cual oura u ouro es cola y boro
boca. Desde aquel tiempo la serpiente Dipsa recibió el apelativo de ouroboros o uróboro, en
la lengua popular. La gente que me ve así, comentaba luego Dipsa, cree que me estoy
mordiendo la cola. Falso. No me estoy mordiendo nada. Estoy “chupándome” la cola, la
estoy succionando como a un chupón porque es algo exquisito. Adán-Odún tomó ejemplo de
este subterfugio y poniendo la lengua en el paladar, como si fuera una serpiente, empezó a
chuparse a sí mismo.
Hay un secreto, Adán-Odún –le susurró Dipsa. Para que sea realmente efectivo debes apretar
el perineo. Sólo así el río de energía que tienes en tu cuerpo va a subir por la columna hasta
la coronilla de la cabeza y va a poder bajar hacia el cielo de la boca donde se transformará
en gotas de rocío.
Luego podrá bajar por la parte delantera del cuerpo, pasar por el ombligo hay que
inventártelo ya que tú no tienes ombligo. Debes pedirle al creador un ombligo, por cierto, y
no es difícil ya que el material del cual estás hecho no se ha secado aun. Sólo con el ombligo
puedes disfrutar del elixir de la energía que así, bajará de nuevo hasta el perineo y luego
subirá una y otra vez por la vía Láctea de tu columna. Así se crea una suerte de rueda de
fuego y calor que gira en el sentido de tu movimiento lo que te dará fuerza y poder.
Adán-Odún prestó gran atención a la enseñanza de Dipsa. Cuando tuvo ocasión de
establecer una íntima conversación con el Creador, le solicitó humildemente, un ombligo. Es
cierto Odún, le dijo Dios, como tu nombre quiere decir nudo te haré pues un nudo en el lugar
de la armonía. Llamaremos a ese sitio omphalos, es decir “el nudo (om) que está mas arriba
del phalos, tu miembro viril y varonil que, por cierto, debe tener el tamaño preciso al estar
parado, para alcanzar ese punto.
Es más, como en la mañana tu miembro está en erección y estamos en el alba,
déjame ver hasta donde llega...
Ajá, hasta aquí, dijo Dios y con un dedo, su dedo pulgar, hizo un guiño en el cuerpo de
Adán-Odún cuyo material de polvo estelar todavía no se había secado ya que esa substancia
tarda bastante en ponerse dura. Dicho divino y hecho divino, el ombligo estaba ya dibujado
y practicado en el cuerpo paradisíaco de Adán-Odún. “Ese punto en el frente, es decir
delante, es testimonio de mi alianza sagrada contigo mi criatura, dijo el Creador.
Dipsa, a todas esas, contemplaba contenta. Había enseñado al hombre un verdadero ejercicio
de salud que lo mantendría para siempre en el placer sutil de saborear su propia energía.
El lugar del ombligo es el centro de un círculo que pasa por tus extremidades cuando abres
los brazos y las piernas, dijo Dios. Ya lo ves, si extiendes las manos en lateral y dejas las
piernas cerradas un cuadrado (en catalán se dirá cuadrat, agregó Dios). Voy a revelar este
sello dentro de un tiempo a mi amigo Leonardo, a quien mandaré a la tierra algún día.

56

En los escritos de Leonardo Da Vinci, el curioso encontrará las siguientes palabras de su
diario: “¡Oh, lector desocupado, presta atención a lo que estoy mostrándote aquí, pues, pocas
veces bajo a esta tierra!”. Los críticos quedan estupefactos con esa frase y suponen que es
una más entre las extravagancias geniales de Leonardo.
Al mirar el sello del círculo y del cuadrado sabemos que su sentido es el mismo que Dios
había practicado con Adán-Odún.
Este punto es el punto de la armonía, le dijo Dios a Adán-Odún. El nudo de la armonía lo
llamaré, comentó luego Adán. Así termina la graciosa historia del nudo de la armonía, que
no podía quedarse fuera de las guardas de este libro sobre los nudos.
Adán-Odún aprovechó el momento para solicitarle a Dios otra seña a su cuerpo. Se trata del
canal que se encuentra encima del labio superior de la boca, llamado philtrum o “fisura”,
como aparece en los libros de anatomía hoy.
El origen del philtrum en la cara del hombre tiene otra historia.
Se dice que Adán empezó a masturbarse por el fastidio de estar solo (Eva todavía no lo
acompañaba) y, de repente, descubrió que la serpiente lo observaba.
Apenado y angustiado por lo que la serpiente le diría al Creador, Adán puso su dedo sobre
los labios y como el material del cual estaba hecho no se había secado todavía, la huella del
dedo índice quedó marcada debajo de la nariz y separó el labio superior en dos pequeñas
montañitas.
Recuerdo que en mis días de infancia, cargar libros era una empresa fascinante. Con una
cinta larga hacía varias ataduras en cruz sobre los cinco o seis libros que quería cargar y
dejaba un cabo suelto para poderlos llevar colgados de mi hombro. Era un peso bellísimo y
todo el mundo tenía que hacer con ese manojo fascinante. ¡Oye niño!, ¿qué cargas tú ahí?
¿Libros? Es que ni siquiera sabes leer, ¿qué es lo que vas a hacer con ellos? ¡Si!, respondía
yo, no se leer pero algún día voy a saber.... y así fue.
Un día soñé con la creación. Dios mismo me dijo: Mira, cuando terminé a Adán-Odún, no
usé nudo en el hilo pero me quedó ese cabo suelto. Así el hombre tiene algo que le cuelga.
En cambio, cuando terminé a Eva, y luego la tuve que coser, se me acabó el hilo, por eso las
mujeres tienen algo que le falta, cuando los varones muestran algo que les sobra. Con Eva se
me terminó el hilo antes de acabar de coserla.
No obstante, sabes, no usé ningún nudo en el hilo de energía que hizo las veces de
cierre secreto del cuerpo Eso quedó así, perceptible para los atentos, y lo llamé la línea
blanca, que se ve en la parte delantera del vientre de los seres humanos. Línea lúcida o línea
alba la llamaron en anatomía, muchos años después.
En el cuerpo hay muchos nudos; son puntos de encuentro de las distintas vías de la energía.
Los hombres los llaman Nadis. Un Nadi no es otra cosa que un nudo, me dijo el Creador en
el sueño.
Cuando me desperté, todavía era de noche y antes del alba vi brillar todos los “nadis” de mi
cuerpo. Era una luz fría que Dios me había enseñado, diciéndome que su nombre es
Ardentía, o fosforescencia secreta. Estaba muy contento y no pude conciliar el sueño de
nuevo. Dios, que estaba atento a mis quehaceres, me consoló diciéndome:

57

Quédate quieto, en calma sutil, así tranquilo, en paz y en silencio y escucha la música que
he compuesto para los que están despiertos mientras los demás aún duermen en la mañana:
Son los despiertos del alba, agregó el Creador y su voz se perdió en la lejanía dejando atrás
una suave melodía que parecía a un zumbido de abejas.
Aquí termina el sueño que el Creador me infundió, en una de las noches de mi infancia.
Tengo más cosas e historias que contar sobre el nudo: Te prometo que no descansaré hasta
que las páginas blancas de este cuaderno se terminen.
Lo que has empezado hay que terminarlo: eso es como un nudo, lo que has atado hay que
desatarlo y todavía queda cuerda en ese ovillo de nudos que estoy desatando por el laberinto
del conocimiento hacia la torre del Saber que se encuentra en el centro de ese laberinto.
Este libro posee algunas ilustraciones sobre los nudos digitales. Esta ciencia es muy
importante para la educación infantil. El niño disfruta de sus manos y tiene la oportunidad de
adquirir una destreza que lo llevará hacia un entendimiento profundo de su cuerpo y su
energía vital. Hay que saber que cada dedo tiene su nombre secreto.
El pulgar se llama MA. El índice GE. El medio LI. El anular DO y el meñique BU. La unión
de los dedos, su entrelazamiento y toques en las yemas construyen una suerte de arquitectura
energética que tiene que ver con los nudos: MAMA, GEGE, LILI, DODO, BUBU. Tal
como los nudos, estos castillos digitales, se deben atar y desatar, o anudar y desanudar, con
ciencia. Dispensar atención a sus propios dedos y por ende a su mano, abre al niño una
puerta hacia la búsqueda de sí mismo. Es que la consecuencia de esos ejercicios es el
silencio interno, la calma del Ser que puede sentirse luego de guardar, al menos unos
minutos, el nudo realizado con los dedos. Cada nudo tiene su nombre y el hecho de que un
dedo esté entrelazado o extendido genera en el cuerpo y en el órgano correspondiente, una
operación de tonificación o de dispersión de la energía.
Si el dedo está doblado y entrelazado con otro ocurre un fenómeno de concentración
energética en el órgano respectivo y a la vez en todo el cuerpo.
Si el dedo o los dedos están extendidos, en el órgano correspondiente ocurre una dispersión
energética y a la vez, en todo el cuerpo.
Tocarse la punta de los dedos, es decir juntar las dos manos de modo natural, armoniza la
energía general y produce una sensación de tranquilidad interna que se traduce en la
compostura gestual y somática, en un estado de alerta controlada y como tal, en un aspecto
saludable y evocador de entereza dinámica, afectiva e intelectual.
Los niños desean, encarecidamente, jugar y ese juego digital es mucho más útil y formativo
que los juegos de ordenador. ¿Cómo se llama el juego de los dedos? Hacer nudos y
deshacerlos, a través de los dedos de las manos.
En realidad la creadora del nudo fue la serpiente del Paraíso. Ella tenía su canción preferida:
Salta, se ata, se desata, es atlas Salta, es ágil, se ata, se desata, es atlas.
La cantaba siempre de atrás para adelante y de adelante para atrás. El nombre secreto de la
serpiente era Atlas. Dipsa era un apelativo general pero de manera misteriosa, guardaba
escondido como una clave de código, su nombre Atlas. La serpiente Atlas se ataba, se
desataba, saltaba: ¡era Atlas!
De ese nombre secreto tomó a su vez, el nombre la isla de Atlántida, isla de los nudos. En la
civilización atlante se practicaba el arte y la ciencia de hacer nudos.

58

Todo se puede decir en una cuerda atada. Todo se puede cargar con una cuerda a la cual se
le practican nudos. Todo se puede recordar con los nudos.
Los nudos son una ayuda de la memoria, un soporte del recuerdo. No podemos olvidar los
quipus de los peruanos, los incas antiguos del Cuzco y Machu Pichu. Entre ellos se dice que
el arte de hacer nudos fue revelado por Viracocha. Recuerdo que me impresionó el mercado
de la capital de Bolivia, La Paz, precisamente por la cantidad de cuerdas que había visto
atarse y desatarse allí: todo en el mercado tenía nudos. No hay cargadores más poderosos
que los indígenas bolivianos precisamente por tener el arte y la ciencia de los nudos. Un solo
hombre puede cargar un piano de cola, lo he visto.
Gran parte de la carga está resuelta con la sabiduría de los nudos, sin olvidarnos del nudo
mayor, el nudo de la energía corporal.
La serpiente del Paraíso es la creadora del nudo porque se la pasaba todo el tiempo
enroscada y atada al Árbol de la Vida. Luego le enseñó a Adán-Odún cómo y cuándo hacer
y deshacer nudos. Los mayas y los aztecas dibujaron en sus códices serpientes anudadas.
La firma personal es un lugar propicio para descubrir los nudos de la naturaleza interna de
aquel que firma. He aquí un esquema para saber a qué atenerse cuando, en la firma, el nudo
aparece en un cierto lugar.
Antes que todo hay que saber que toda firma personal tiene tres niveles y ocho lugares de
proyección. Por lo general los nudos, o bordes se sitúan en la zona inferior que tiene que ver
con el cuerpo físico. La zona mediana refleja el estado emocional y todo tipo de sentimiento,
y la zona superior habla de los pensamientos y del estado de los principios intelectuales de la
ética del firmante. Un nudo borla es un entrelazamiento. Construido en la firma indica una
necesidad imperiosa de cierre, de ocultación o de prohibición de entrada en la zona
específica. El personaje ha cerrado con llave lo que no desea ser conocido por los extraños.
En cuanto a las ocho proyecciones digamos que se sitúan en una circunferencia virtual, en la
cual el centro está ocupado por el centro de la firma. ¿Cómo encontrar el centro de una
firma? Pues hay que inscribirla en un círculo. Medimos con un compás su longitud y su
altura, fijamos los límites, con los nudos o borlas incluidos, y en la línea que representa la
longitud de la firma elevamos un punto para bajar la mediatriz. Situamos las agujas del
compás al límite izquierdo, y con una apertura un poco más de la mitad, trazamos arriba un
arco. Luego, con la misma apertura del compás, pasamos la punta al otro lado de la firma, al
límite derecho, y trazamos otro arco que va a interseccionar el primero en un punto.
Desde este lugar, bajamos una perpendicular y ella será la mediatriz de la firma. Ya
hemos encontrado el centro de la firma.
A continuación debemos saber que por tres puntos, no importa a qué distancia, siempre pasa
un círculo.
Entonces, desde el centro de la firma unimos con una línea el punto más alto del comienzo
de la escritura y el punto más bajo de la misma firma. Tenemos así dos radios y con ellos
trazamos el círculo que va a contener la firma. Este círculo se separa en ocho sectores, ya
saben que un sector no es una zona cualquiera. Es como un pedazo de torta redonda cuando
se reparte al recortar desde el medio. Un sector es una figura casi triangular que debe estar
partiendo desde el centro del círculo. Pues bien, el primer sector el inferior, es el lugar de la
familia.

59

El segundo, el siguiente a la derecha (en sentido anti horario), es el sector de la salud. El
tercero, que se encuentra a la derecha, en la horizontal, es la zona del dinero y de la
economía.
Luego, más arriba, siguiendo al sector del dinero, es la zona del estudio y de la
investigación.
Luego, el sector que se encuentra abajo, a la izquierda del sector de la familia, es el sector de
la política y del poder, de la estrategia y de la táctica del combate.
Es un sector social y tiene que ver, secretamente, con el sexo. Sigue hacia arriba, en la
horizontal, a la izquierda, el sector del trabajo, llamado sector laboral. Es el sector de la casa,
de la construcción, del espacio. Ese sector está diametralmente opuesto al sector del dinero.
Sigue hacia arriba el sector del juego y del arte y por último arriba, el sector de la
creatividad, del diseño, de la poesía, de la inteligencia.
Estos son los ocho sectores de la firma personal.
Si en alguno de ellos aparece algún nudo o alguna borla, la lectura está situada en la ley de la
interpretación de los nudos. La firma personal es el único lugar de nuestra libertad. Podemos
firmar con los nudos que nos de la gana. Nadie nos puede obligar a firmar de un modo o de
otro. Cuando se nos critica que nuestra firma no dice nuestro nombre es un disparate, no
tiene que decir nuestro nombre. La firma es un sello, un nudo, el único nudo que sólo
nosotros sabemos atar y desatar.
Conocí gente que hasta firmaba con otro nombre. Eres libre para crear la firma que desees y
la cual te produce más placer. Por cierto, firmar muchas veces cuando estás enfermo y triste
puede curar tus dolencias y, a la vez, tus tristezas.
La firma es como un electrocardiograma secreto del Ser. Llamaremos a la firma: nudo del
Ser o grafozoema. Se le puede definir también como ontografía, lo que significa “letra” o
escritura (grafía) del Ser (on, ontos). Observa tu firma y la de los demás, sin interpretarla:
Simplemente contémplala, medita en ella y luego de un instante de calma, vas a saber todo
sobre ti o sobre el otro.
Es necesario que tu mismo crees tu firma. Se un poeta en ese mundo de los grafos. Eres el
creador. Eres libre de firmar como quieras. Tus nudos nadie los podrá desatar y aún los
falsificadores la pasarán mal hasta lograr imitarla. Siempre será diferente a la original.
Siempre habrá un nudo mal atado y una borla mal proyectada. Eres aquel quien firma. En la
firma se ve si haz madurado, si te sientes realizado, si haz despertado y si acaso te haz ya,
encontrado a ti mismo.
Tu eres el Ser no la persona y tu firma está más allá de tu nombre. Debes saber que el Ser es
eterno y como tal, merece esa libertad y la ejerce a través del sello personal. El ser es como
el cielo azul y la persona no es más que una nube.
Es más, el Ser es el sol mismo y el cielo es la vida, la energía que te impregna de fuerza y
poder. Las nubes son las dudas y los problemas del diario convivir. Si deseas conocer el
propio Ser de la gente que te rodea, pues, contempla su firma y vas a saber sobre ellos lo que
ellos mismos, tal vez, ignoran.

60

Ahora que se acerca el final de las páginas en blanco de este querido cuaderno, tengo que
decirte que el tema del nudo, que he elegido para dirigirme a ti, lector desconocido (recuerdo
que Cervantes te llamaba “desocupado lector”, como de hecho comienza su libro, usando
esas bellas palabras), pues, he elegido el tema del nudo sólo para que tengamos algo sobre
qué hablar y sobre lo cual escribir. Otra es mi intención al revelarte cosas sobre los nudos.
Es el deseo de que te investigues a ti mismo, mejor dicho, el deseo de abrir en tu Ser, la
necesidad de contemplarte, de saber quien eres, de conocerte a ti mismo.
Gnoti seauton, Noscete ipsum, griego y latín de antaño. Esa es la verdadera razón, no el
nudo. Con ello me despido y te deseo lo mejor.
Tuyo: Dante Carbonela Barcelona, 1 de abril de 2001
Como epílogo, mi padre agregó unas historias graciosas que él llamó "para niños".
Ya sé que "niños" es una palabra secreta. Según ese hombre el mundo es visinvisible. Antes
de ir al cole, escribo estas notas, para no olvidar sus palabras, recogidas entre hojas de
árboles y flores amarillas. Esas flores caen en las mañanas en el suelo y todo se llena de
una manta amarilla: son las ideas, niña, las ideas de los árboles. Sí,- decía yo,- en la vía, y
caen vivas . . . Las flores caen vivas para ser pisadas por los niños y madres y padres y
hermanos y abuelas o abuelos que les acompañan cada mañana hacia las puertas abiertas
de las escuelas. Los árboles tienen ideas también: flores que duran una mañana para
retornar al lugar desde donde han llegado.
Pero el ser humano es un polvo estelar, no es lodo, como pretenden las escrituras.
En las historias infantiles está el origen de todas las cosas. He oído los cuentos más
graciosos que se hayan escrito para los niños medievales, pues así se les llama en el mundo
de los mitos. Un niño medieval es un ser antiguo que retorna al mundo de los juegos con
una nueva carga de alegría, para disfrutar y jugar. Entre tantos que mi padre me ha
contado, hay tres que deseo compartir con mis amigos y amigas del cole.
HISTORIAS PARA NIÑOS
UNA BREVE TRILOGÍA
DEL SOL, DE LA LUNA Y DE LAS ESTRELLAS
LA HISTORIA DEL SOL
Había una vez un sol que cubría de luz toda la tierra y la luz llegaba hasta el corazón
de los hombres y los hombres construyeron grandes muros para impedir que esa luz les
ilumine. En los muros pusieron toldos para eliminar todo brillo y desviar hasta la sombra . . .
Armaron telas dobles para que nada de la luz pudiera bajar al pequeño espacio del corazón.
En su empeño de tapar lo que no se puede tapar y de oscurecer lo que no puede oscurecerse,
sin estar en tinieblas, arriba de los toldos instalaron anchos parasoles de tela opaca para
cubrir aún más el sitio del corazón. Encima de los parasoles colgaron sendos entramados
para desviar los rayos, a través de complicados espejos convexos y más arriba de los
entramados, elevaron espesos bosques artificiales para que la sombra se extienda hacia
abajo.

61

Más arriba de los bosques de plástico desplegaron largas cortinas y por fin, la
oscuridad era total. Pero eso no les bastaba: sobre las cortinas vaciaron cemento. Se habían
acercado, sin percatarse, casi a un salto, del gran astro . . .
De pronto dijeron: Vamos a dejar todo eso que hemos hecho allí abajo, y
quedémonos aquí cerca de la luz, para estar junto al sol y así olvidarnos de nuestra
insensatez. . .
No tenían vasos, no tenían techos, no tenían muros y abolieron las fronteras del alma.
Era el año dos mil cincuenta y uno, un mes de octubre, un día octavo, a las ocho de la
mañana. El sol brillaba candente y su luz cubría el corazón de los hombres.
Con el calor, prendieron un fuego y las llamas se confundieron con los rayos del sol,
del cual estaban tan cerca que se fundieron con su brillo y nadie pudo diferenciar la
humanidad de la luz. Abajo, muy abajo, las ciudades solitarias se anegaban en soledad. No
había quien caminara por sus calles vacías.
Elevaron las escaleras, para que nadie pudiera bajar al infierno oscuro y taparon los
agujeros por donde habían subido. Hoy, estos sitios se perciben como unas curiosas manchas
que aparecen de cuando en cuando, tal vez de once en once años, en la superficie del astro
ígneo, y desde otras tierras del universo, esas manchas en el sol son un misterio.

HISTORIA DE LA LUNA
Había una vez una esfera que deseaba ser felíz. Cada día, la luz del universo la cubría
y moldeaba su forma hasta dejarla brillante y luminosa, como una rueda de fuego. Pero la
esfera quería algo especial. ¿Podría acaso ser posible tomar aspectos múltiples y aparecer en
el cielo en forma de barco, en forma de vela de barco, en forma de techo, como una cúpula,
o en forma de manzana mordida?
¡Sí! El Sol, que en aquellos días, como hoy, cumplía los anhelos de todos, oyó sus
deseos y plasmó durante veintiocho días, un programa luminoso que estuviera acorde con el
deseo de la luna. EL primer día se llamó “luz-cinérea” es decir, “luz-ceniza”.
El sexto día, la luz del Sol cumplió con dibujar en el cuerpo esférico de la Luna, un
fino borde circular que los niños llamaron - la “DE”.
Luego, al pasar otros seis días, el círculo se llenó y la gente vio en el cielo La Luna
Llena. Pero eso no pudo continuar así. Nada es perdurable, sino la Luz. Por lo mismo, el
brillo empezó a menguar y en unos días más, los niños llegaron a ver la luna como una letra
en el cielo, la letra “ce”. Parecía un creciente pero era menguante.
Poco a poco, la “CE” giró en forma de techo y pronto, en el día veintiocho, como
estaba ya pautado por el arquitecto ígneo, la luz retornó a su cauce y dejó el astro lunar,
huérfano de brillo. Fueron tres días que la gente de todo el universo llamó Luna Nueva
¿Cómo puede ser nueva la Luna cuando nunca ha sido nueva? . . . Pues bien, era una
gestación. En la placenta de la oscuridad, la luna nueva, como si naciera de nuevo, guardó su
sombra y se preparó para un nuevo florecer, para una nueva vida, para un nuevo día de luz
ceniza. Leonardo, uno de los hombres, vio que ese día la esfera de la luna estaba feliz:
aunque poco iluminada el cuerpo entero estaba cubierto de un brillo translúcido que el
llamó ardentía.

62

Con su visión sin mancha, consideró que aquella transparencia gris, era fruto del
reflejo del planeta azul que todos llamaban tierra, sobre la superficie oscura de la luna
iluminada, en el primer día en el fino borde circular de su esfera.
LUZ-CENIZA,
LUZ-CINEREUM,
LUZ CINÉREA . . .
. . . palabras curiosas que hoy pocos conocen. Era el asombroso nacimiento de un nuevo
ciclo que enseñó a los hombres que las mujeres son lunas que desean encarecidamente
guardar la luz del sol, aunque sea por un breve instante, como lo son todos los instantes.

Al repetirse los instantes, alcanzan el estado de instantes sin duración, momentos
curiosos que se repiten sin cesar, hasta que se perciben eternos y la luna estaba feliz porque
así los hombres conocieron el secreto de la mujer y el origen de la sangre. Cada mujer es una
luna, con su luz-ceniza, su cuarto creciente, su plenitud, su cuarto menguante, y su novedad.
Hay que descubrir lo nuevo después de la mengua. Quién sabe eso calla y disfruta de la Luzceniza de las mujeres, mirando la Luna, la gran Gestora y Gestadora del cielo.
HISTORIA DE LAS ESTRELLAS
Había una vez un cielo. Con ser cielo, le bastaba. Durante las largas noches de los
tiempos, nada brillaba en su extensión oscura. Entonces - ¡ qué bella palabra es “entonces”! , el Sol recordó cómo se hacían antaño las píldoras: en un mortero se trituran los elementos y
luego se añade miel. Se hace una masa sólida y después se estira como una serpiente. Se
corta en pedacitos iguales y estos trozos se redondean entre los dedos. Así nacieron las
pastillas de hoy.
Lo mismo hizo el sol: con tan sólo uno de sus rayos, le bastó un solo rayo para hacer
miles y miles de esferas luminosas, que luego arrojó en toda la extensión del cielo. Como el
proceso era manual, las esferas salieron desiguales: una más pequeña, otra más grande, y
hasta el polvo fue salpicando los cielos en forma de Vía Láctea. Como se trataba de píldoras
de luz, no es de extrañarse que estas esferas brillaban.
Las estrellas son las medicinas de la noche, las píldoras celestes de un Sol farmaceuta
que inventó estos cuerpos brillantes, a semejanza de los médicos antiguos.
Hoy, las fábricas de píldoras tienen maquinas muy sofisticados que hacen el trabajo
de las manos, mucho más rápido y no permiten que el tamaño de las pastillas sea desigual.
Todo es perfecto. Todo es preciso. Todo tiene que ser perfecto y preciso. Pero ninguna de
esas píldoras posee la luz, que antaño, las manos imprimían a la materia.

63

Lo natural es brillante y luminoso y lo artificial es opaco y oscuro. Si deseas
medicina para tu Ser, eleva los ojos al cielo y toma todas esas píldoras luminosas de un solo
trago, sin importarte: pueden ser magras, pero la amargura de tu boca se transformará en
dulce manjar en tus entrañas. Esa es la medicina: estrellas, estrellas, mirar las estrellas...
El Tratado de Navegación para Niños Medievales,
La Divina Comedia,
El Conde Lucanor,
Oh! . . . Gargantúa,
¡Oh! . . . Masnavi,
¡Oh! . . . Hakim Sanai, con su Jardín Amurallado de la Verdad,
¡Oh! . . . Saadi, el poeta . . . su Bustan y Gulistan,
El Señor de los Anillos,
¡Qué bellos libros son todos!
La Odisea,
El I Ching,
El Guilgamesh,
El Heráclito,
El Chuang Tsu,
El Tao Te Ching,
El Popol Vuh,
El Chilam Balam de Chumayel,
El Quijote,
El Principito,
Las Enseñanzas de Don Juan . . .
Son como estrellas caídas sobre las mesas que esperan tu dolor para curarlo, para
aliviarlo. Tómalas con agua y ajo: aguantar y trabajar.
Elidan de Valaquia, mi padre me dejó muchos libros, todos ellos escritos sólo para mí.
El Tratado de Navegación para Niños Medievales no lo incluyo aquí. Si desean consultarlo,
habría que buscarlo en lo archivos de los libros raros y manuscritos de la Biblioteca
Nacional de Venezuela, donde está guardado. Hay muchos más que aquí no muestro, pero,
entre todos, hay uno que guardo como tesoro silencioso, un texto que sólo enseño a los
que, a ratos, comparten conmigo los mundos de la fantasía y de la imaginación. En realidad,
no es un libro, es una fórmula:
(J –V) + (V-M)
Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte
Cuento Almaterial para niños medievales oído en Transilvania
LA FÓRMULA DE LA INMORTALIDAD
*

64

El mundo de las palabras y de sus sonidos es un cosmos luminoso cuyas estrellas
forman extrañas constelaciones y galaxias brillantes. Las galaxias son las lenguas y las
constelaciones tienen que ver con los sistemas de pensamiento y sus axiomas, las oraciones
de los diferentes credos y de las diferentes creencias del ser humano.
Hay constelaciones cristianas, otras musulmanas, otras budistas, otras taoístas y otras
hinduístas y así en adelante, un sinnúmero de órdenes y formas que brillan en el cielo de la
cultura y civilización humana. Pero no hay que olvidarse que las estrellas aparecen en la
noche. Esta noche es la ignorancia del individuo, su falta de entendimiento, promocionada
por la inmadurez.
Cuando el habitante de la tierra despierta y se ilumina, ya no hay constelaciones,
puesto que la noche ha terminado.
El amanecer acaba con toda sombra y la negrura tiene que partir hacia sitios que
desconocen el día y la luz. El sol, única luminaria del día, es la imagen de la sabiduría
universal que no necesita de compañía en el cielo.
Pero no olvidemos que hay nubes y lluvia, tempestades y sombras que pueden
oscurecer momentáneamente la luz del sol.
Ya no se trata de ignorancia: es la necedad, las malas intenciones y el deseo de oscurecer la
luz a toda costa. La religión universal es la sabiduría. Sólo en la ignorancia de su destino
existencial, necesita el hombre de un cúmulo de religiones que no hacen más que
diferenciarlo y separarlo de la visión universal.
Por otra parte, cuando la luz del día brilla inconfundiblemente, hay una suerte de
contraluz que trata de opacar la verdad universal con ocurrencias que descontrolan el ritmo
normal de las cosas y truecan el interés del individuo en una preocupación hacia y por el
mundo de la subsistencia.
En un segundo, la intención mental puede anular su estado de alegría natural.
Confundir la subsistencia con la existencia es el error moderno del individuo metropolitano.
Uno de los métodos más eficaces para combatir la apatía intelectual es el interés por
las palabras.
Convivir con los sonidos es una tarea de gigantes: no es nada fácil conjugar una
actividad trivial con la búsqueda de las “palabras que faltan” - como llama el Kalevala a las
tres palabras necesarias para terminar la construcción del barco que llevará el héroe al sitio
de la verdad. Siempre nos faltan ciertas palabras y hay que ir en busca de ellas, una
búsqueda que nos llevará al propio infierno, tal como hicieron los héroes míticos.

65

Tú eres más héroe que el más héroe y más mítico que todos los personajes de las mitologías
todas.
¿Por qué? Puesto que tú estás vivo y ellos están muertos; puesto que tú estás aquí, leyendo
estas cosas y “ellos” están “allá” sin poder leer ni estudiar nada.
No hay héroe mítico más auténtico que tú. Tú emprenderás un viaje, tú lucharás, tú
vencerás, tú saldrás, tú sabrás. ¡Tú y tú y tú y más tú, ocho veces tú, tú realmente tú! Por
ello, te aprecio con cariño y me dispongo a escribir cosas que nadie se ha atrevido. Estudia
mis palabras como si las vieras en el cielo nocturno de la ignorancia, en forma de estrellas y
constelaciones.
Hay planetas también, términos que siempre cambian de lugar, pero que retornan,
como unos mendigos del cielo: en griego son los “planetes” – peregrinos mendicantes del
Camino Real.
¿Qué puede representar el Camino Real de las palabras? Esa Vía Láctea es la enseñanza de
tu maestro que debe ser un maestro vivo, con el cual puedas reír y beber, comer y caminar,
nadar por entre esas dudas del mar de las palabras y sin cuya presencia nada es real y
palpable.
El maestro vivo debe estar vivo, no cabe duda que no puede ser un extraterrestre. No lo
puedes sacar de libros y de fotografías, debes convidar con él junto a un pedazo de pan para
comprender la comunión de la sabiduría iniciática. Sin el maestro vivo todo es árido y por
ende, desértico, los libros, las casas, los seres, las ocurrencias de cada día. En cambio, con su
compañía luminosa todo se vuelve vivo y presente como una rueda que gira y la curiosa
sensación que tiene el que la mira: ¡los rayos de la rueda desaparecen en el giro indómito de
la circunferencia! Y a veces parece que giran al revés. Pero el héroe eres tú y no el maestro.
El maestro es tan sólo un caballo, un caballo esquelético que come brasa, un caballo que
come fuego.
En búsqueda de la Juventud sin Vejez y de la Vida sin Muerte, nuestro héroe oye la
historia de las palabras y convive con ellas como un huésped solitario frente a la gran mesa
del banquete del sonido.
*

66

... Había una vez como nunca, ya que si no lo hubiese no tuviera yo nada que contar,
una vez cuando los osos y las osas eran amigos del hombre, cuando los lobos se besaban y
abrazaban con los corderos, había una vez un gran rey y una reina. Los dos eran jóvenes y
bellos y deseando ellos tener niños, hicieron varias veces - ¿Cómo se llama?... - lo que
tenían que hacer para ello.
Visitaron brujos y filósofos para buscar en las estrellas para así saber si iban a tener
niños. Pero todo fue inútil.
Cierto día, oyó el rey que había cerca del palacio un bosque en el cual vivía un viejo
sabio y mandó a llamarlo.
Pero el anciano respondió a los mensajeros del rey, que aquel que lo necesita debe
venir a visitarlo. No soy yo quien busca al joven necio. El joven necio me busca a mí.
Se levantaron entonces el rey y la reina de sus tronos y llevándose con ellos algunos
príncipes de la corte, se dirigieron hacia el bosque del viejo. El sabio, viéndolos desde lejos,
se les acercó y les dijo:
-

Bienvenidos ustedes y llenos de salud, pero vean ¿qué es lo que estás buscando tú, mi
querido rey? Tu deseo te traerá tristeza y sufrimiento. No es mejor que se cumpla cuanto
uno desea.

-

Yo no vine aquí para preguntarte esto – dijo el rey- sino a indagar acerca de algunas
medicinas para que podamos tener niños, si acaso nos las puedes dar y facilitar. Si, tengo
esas medicinas – respondió el viejo.
Sólo van a tener un bello hijo. Él será un Príncipe Azul, sabio y cariñoso, pero no

tendrán la alegría de compartir mucho tiempo con él.
El rey y la reina tomaron las medicinas, retornaron alegres al castillo y luego de algunos
días la reina sintió que estaba embarazada.
Todo el reinado y toda la corte y todos los sirvientes se alegraron con la noticia. Pero aún
antes de llegar el momento del nacimiento, el niño comenzó a llorar y ningún médico de la
corte pudo hacer nada con eso. Nadie pudo contentarlo.

67

Entonces el rey empezó a prometerle todos los regalos del mundo y le ofreció todas las
bondades de la vida palaciega pero tampoco eso pudo contentar al niño y hacerlo callar.
-

Calla, querido hijo – decía el rey – que te daré este u otro reinado; calla hijito, que te
daré de esposa la más bella de las princesas y otras cosas maravillosas.
Pero nada, el niño no dejaba de llorar en el vientre de la madre.

Viendo el rey que el niño seguía llorando, le dijo esto:
-

Calla, mi Príncipe Azul que te daré Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.
Entonces, al oír eso, el niño calló y nació. Y sonaron las trompetas y en todo el reinado

hubo gran alegría una entera semana. A medida que el niño crecía se mostraba más valiente
y pleno de inteligencia. Lo llevaron a escuelas y grandes filósofos le enseñaron; y todas las
enseñanzas que otros niños aprendían en un año, él las aprendía en un mes.
El rey no podía creer todo eso y se llenaba de una gran alegría. Toda la gente del reinado
estaba contenta y pensaban que iban a tener un rey sabio y lleno de virtudes, como el propio
rey Salomón. Sin embargo, hacía ya un tiempo que el joven estaba como melancólico,
llevado por sus pensamientos, apesadumbrado. Y un buen día, cuando el niño cumplió
quince años y el rey se encontraba festejando con todos sus servidores y ministros, se
levantó el Príncipe Azul y dijo:
-

Padre, llegó el día, para darme lo que me prometiste, antes de que yo naciera.

-

Pero, hijo mío, de donde podría yo darte una cosa tan inaudita y si en aquel entonces te
lo hube prometido pues, fue sólo así, para contentarte.

-

Oh padre, si tú no me lo puedes dar, entonces estaré obligado a buscar eso por todo el
mundo hasta que encuentre la promesa por la cual he nacido.

Todos los ministros y el rey cayeron de rodillas y le rogaron a no dejar el reinado; porque,
decían los cortesanos: “Tu padre ya está viejo y te vamos a elevar a ti al trono y te
buscaremos la más hermosa de las reinas del mundo, como esposa, la más bella princesa que
exista debajo del sol”.
Pero no fue posible convencerlo y tornarlo de su decisión. El joven quedó como una
piedra, firme en sus ideas, intención y palabras; y su padre, como vio que no había manera
de convencerlo, le dio su aprobación y mandó a preparar todo lo necesario para el viaje,
desde la comida hasta las armas y las medicinas que tenía que llevar.

68

Luego, el Príncipe Azul se dirigió hacia los establos reales donde estaban los mejores
y los más bellos caballos del país y trató de elegir uno, el mejor, para su viaje: pero al sólo
poner la mano y jalarlos de la cola los derribaba a todos, ninguno lograba quedar de pie.
En fin, cuando estaba ya a punto de salir del establo, miró una vez más alrededor y
observando en un rincón un pobre caballo muermoso y flaco, se dirigió también hacia él, y
cuando le agarró la cola empujándolo fuertemente, el rocín lo miró con ojos fogosos y dijo:
-

¡Manda usted, amo! A Dios Gracias que de nuevo pone la mano sobre mí un valiente
joven. Y templando sus patas se quedó firme y parado como un árbol. Entonces el
Príncipe Azul le contó lo que tenía en mente y el caballo le dijo:

-

Para alcanzar tu deseo, tienes que pedirle a tu padre la espada, la lanza, el arco, el carcaj,
las flechas y la cota de malla junto con todas las vestimentas que llevaba él cuando era
joven y a mí, me tienes que cuidar con tus propias manos seis semanas y darme cebada
hervida en leche y brasa llameante, fuego ardiente. Yo como fuego.
El joven le pidió a su padre las cosas que le había aconsejado pedir el caballo y el rey

llamó al encargado de la corte y le ordenó que le mostrase al príncipe todas las ropas para
que su hijo pudiera elegir las que más les gustara. El Príncipe Azul, después de buscar y
rebuscar tres días y tres noches, encontró por fin, en el fondo de un viejo arcón, las armas y
los vestidos que su padre llevaba cuando era mozo pero todo estaba lleno de orín y polvo.
Se puso con sus propias manos a limpiar todo, del orín de los años y después de seis
semanas logró hacer que las armas brillaran como un espejo.
Al mismo tiempo cuidó del caballo, así como aquel le había pedido. Tuvo que
trabajar duro pero, por fin, logró lo que quería.
Cuando oyó el caballo del Príncipe Azul que la vestimenta y las armas estaban bien
limpias y preparadas, se sacudió y se estremeció bruscamente y todas las llagas y el muermo
cayeron de su cuerpo y quedó él como su madre lo había traído al mundo, un caballo
hermoso, fuerte y con cuatro alas. Viéndolo, el Príncipe Azul así le dijo:
-

Desde hoy en tres días nos vamos.

-

Que vivas muchos años, amo. Estoy listo, aún hoy si mandas – le respondió el caballo.

69

El tercer día, en el alba, toda la corte y todo el reinado estaban llenos de tristeza y llanto.
El Príncipe Azul, vestido como un valiente guerrero con la espada en la mano montado
sobre el caballo que él mismo eligió, se despidió del rey y de la reina, de los ministros y de
los maestros de la corte, de los grandes servidores y de los pequeños también, de los
soldados y de todos los demás.
Con lágrimas en los ojos le rogaban aún de renunciar a ese viaje que podría hacerle
peligrar y hasta perder su vida, pero él, dándole espuelas al caballo, salió por el portal del
castillo como el viento, sin mirar hacia atrás... Y detrás de él muchos carros con vituallas y
tal vez unos doscientos soldados que el rey mandó que lo acompañaran. Después de salir del
reinado de su padre y al llegar al desierto, el Príncipe Azul repartió todas las riquezas a los
soldados y despidiéndose, los mandó de retorno, guardando para sí víveres, tan sólo cuanto
podía llevar en el caballo.
Y tomando el camino hacia el oriente, se fue yendo y andando, tres días y tres noches hasta
que llegó a un campo lleno de gran cantidad de esqueletos humanos.
Tomando un momento de reposo, le dijo el caballo:
-

Debes saber, amo, que estamos aquí en la finca, propiedad privada de una Bruja que es
tan mala, tan mala, que nadie que entra en su tierra escapa de ser matado.

-

Ella fue una mujer como todas las mujeres pero la maldición de los padres a quienes les
deparó grandes sufrimientos, porque no escuchaba sus consejos, le hicieron
transformarse en Bruja. En este momento está con sus niños pero mañana en aquel
bosque que ves a lo lejos la encontraremos y vendrá a destruirte.
Es espantosa pero tú no te asustes y este listo con tu arco para tirarle una flecha y la

espada y la lanza que estén en tu mano para poder usarlas, cuando más necesidad tengas de
ellas.
Y así se dispusieron a descansar pero, de tanto en tanto se turnaban y cuando uno aguardaba
el otro descansaba.
El día siguiente, en el alba, se prepararon para pasar por el bosque. El Príncipe Azul
ensilló el caballo, le puso los frenos, apretó el arnés más que nunca y partieron, cuando de
repente, se oyó un ruido terrible, como un trueno. Entonces, el caballo dijo:
-

Cuidado amo, ¿estás listo? - que ya está cerca la Bruja Sayona. . .

70

Y cuando llegaba ella, derribaba los árboles, así de rápido andaba; y el caballo subió
como el viento hasta por encima de ella. Y el Príncipe Azul le tocó una pierna con la flecha
y se la arrancó. Cuando estaba ya listo para tirarle la segunda flecha, ella gritó:
-

Párate, Príncipe Azul, que no te haré nada.

Y viendo que él no le creía, se lo dio por escrito, con su sangre.
-

Qué viva tu caballo, Príncipe Azul - le dijo ella – tan maravilloso que es, porque si no
fuera por él, te hubiera ya comido justo ahora, pues me comiste tú a mí. Sabes que
ningún mortal hasta hoy ha osado pisar mis linderos hasta aquí. Algunos que otros locos
que pasaron, sólo llegaron al campo donde tú viste aquellas muchas osamentas.
Y se fueron a su casa, donde la Bruja Sayona hospedó al Príncipe Azul y le sirvió como

a un invitado.
Pero cuando se encontraban a la mesa y festejaban, la Bruja Sayona empezó a gritar
de dolor.
El Príncipe Azul sacó de repente de su mochila la pierna que allí había guardado, se
la puso de nuevo en su sitio y rápidamente la Bruja se curó.
Llena de alegría, la Bruja festejó durante tres días seguidos y le rogó al Príncipe Azul a
elegir de esposa a una de sus tres hijas, bellas como unas hadas; él, no obstante, no quiso y
le dijo francamente lo que estaba buscando.
Entonces ella le dijo:
-

Con el caballo que tienes y con tu valentía, creo que lo lograrás.

Después de tres días se prepararon para el camino y partieron.
Caminó el Príncipe Azul, caminó y más caminó, largo camino y más camino, pero
cuando tuvo que pasar por los linderos de la Bruja Sayona, se halló frente a una bella
planicie, de una parte con hierba llena de flores y por otra, con hierba quemada. Entonces le
preguntó el príncipe al caballo:
-

¿Por qué la hierba está quemada?

Y el caballo le respondió.
-

Aquí estamos en los dominios de una Arpía, hermana de la Bruja Sayona. Son tan mala
gente que no pueden vivir juntas: la maldición de sus padres les ha tocado y por ello

71

llegaron a ser tan salvajes, así como te das cuenta. Su enemistad es tan espantosa, es
terrible, como para volverse loco. Todo es sólo para robarse una a otra las tierras.
-

Cuando la Arpía está muy brava escupe fuego y pej: se ve que ha tenido alguna pelea
con su hermana, y tratando de ahuyentarla de sus tierras, ha quemado la hierba por
donde ha pasado; ella es peor que su hermana y tiene tres cabezas.

Vamos a descansar un poco aún y mañana estaremos listos. Al día siguiente se prepararon
como lo hicieron al llegar a la casa de la Bruja Sayona y partieron, cuando de repente,
oyeron un grito y una hojarasca, como nunca habían oído hasta entonces.
-

Esté listo Amo, que ya se acerca la Bruja . . .
La Arpía, con una quijada en el cielo y otra en la tierra y escupiendo llamas, se acercaba

como el viento de rápido. Pero el caballo subió veloz como una flecha hasta un poco más
arriba y se le dejó caer encima, como de un lado. El Príncipe Azul la flechó y le quitó una
cabeza.

Cuando ya estaba a punto de quitarle otra cabeza, la Arpía le rogó con lágrimas en los
ojos a perdonarla, que ella no le iba a hacer nada y para convencerlo, le dio su palabra por
escrito con su sangre. La Arpía atendió al Príncipe Azul con más atenciones que la Bruja
Sayona.
Entonces él le dio de vuelta la cabeza que le había quitado con la flecha, pegándosela en
su lugar, donde se quedó como antes. Y después de tres días partieron de nuevo por su
camino.
Pasando los linderos de la Arpía se fueron caminando y volando, andando, hasta que
llegaron a un campo lleno de flores, donde sólo había primavera. Cada flor era de una
belleza indescifrable y con una dulce fragancia que embelesaba. En el lugar, sólo había una
brisa suave que ni se sentía. Ahí se sentaron ahora a descansar y el caballo le dijo:
-

Pasamos como pasamos por aquí, Amo, pero aún tenemos una prueba; vamos a
tropezar con un gran peligro y si Dios nos ayuda a superarlo también, entonces sí, somos
grandes. Un poco más allá está el castillo donde vive Juventud sin Vejez y Vida sin
muerte.

72

-

Esa mansión está rodeada por un bosque denso y alto en el cual viven todas las alimañas
salvajes del mundo; día y noche están allí acechando sin descanso y son innumerables,
con ellas no hay manera de enfrentarse; y luego, pasar por el bosque es casi imposible.
Vamos entonces a tratar, si acaso podemos, de saltar por encima del bosque.
Luego de descansar algunos dos días, se prepararon con esmero y el caballo, aguantando

su respiración, dijo:
-

Amo, aprieta bien la silla cuanto puedas de fuerte y cuando estés en las estriberas, estáte
firme, cuanto más puedas, así agarrado de mis crines. Las piernas, las debes apretar bien
a mi cuerpo, para no impedirme en mi vuelo.

El príncipe saltó en la silla del caballo, hicieron un vuelo de prueba y en un minuto
estuvieron cerca del bosque.
-

Amo, le dijo el caballo de nuevo, ahora es el tiempo cuando se les da de comer a todos
esos animales salvajes del bosque. Todos están reunidos en el patio. Vamos a pasar.

-

Pasemos – dijo el Príncipe Azul – y Dios se apiade de nosotros.

Alzaron el vuelo y vieron el palacio brillando tanto que al sol podrías mirar pero al castillo
no.

Pasaron por encima del bosque y cuando estaban ya listos a bajar en la entrada del
palacio, rozo el Príncipe, tan sólo con la punta del pie, la cima de unos árboles y, de repente,
todo el bosque se puso a temblar. Las alimañas gritaban tan espantosamente, que te ponían
los pelos de punta. Se apuraron entonces a bajar y si no hubiese sido por la dueña del
palacio, que les estaba dando de comer allí en el patio a sus “pollitos” – así llamaba ella a
aquellos feroces animales – hubieran sido destrozados por ellos.
Con su ayuda se salvaron y ella se llenó de alegría por su visita, ya que tenía mucho tiempo
que nadie la visitaba.

73

Amainó a las fieras, las amansó y las mandó a todas a sus sitios. La dueña era una
Hada muy alta, fina y delgada, graciosa y bella, que daba gusto verla.
Cuando el Príncipe Azul la vio, quedó embelesado. Pero ella, mirándolo con piedad, le
dijo:
-

Bienvenido. ¿Qué buscas por aquí?

-

Buscamos – dijo él – Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.

-

Pues, si buscas eso que dices, aquí está.
Entonces desmontó el príncipe del caballo y entró en el palacio. Allí encontró otras dos

mujeres, las dos muy jóvenes. Eran las hermanas mayores.
El príncipe comenzó por agradecerle al hada por haberle salvado del peligro y por su
ayuda y resguardo de los animales salvajes y ellas, llenas de alegría, prepararon una cena
muy especial, en platos de oro.
Al caballo lo soltaron a pacer donde él quería y luego fueron a dejar libres también,
a todos los animales.
Los animales parecían ya amansados por no se qué domador celeste y era tanto su
bondad salvaje que podías acariciarlos entre los cuernos sin siquiera mostrar ellos desagrado
o molestia algunos.
A sus anchas, andaban saltando y rugiendo por el bosque, como si fueran mariposas.
Las mujeres rogaron al príncipe a vivir con ellas, de allí en adelante, diciéndole que
se aburrían estando tanto tiempo, solas.
El príncipe no esperó a que le dijeran eso dos veces y aceptó con todo corazón, como
alguien que ya había encontrado lo que buscaba.
Poco a poco se acostumbraron unos a otros, les contó su historia y lo que había
sufrido hasta llegar a ellas y no después de mucho tiempo se casó con la muchacha más
pequeña.

74

Después de su boda, las dueñas del castillo dejaron pasear al Príncipe por todos los
rincones del castillo y alrededor, por donde él quería. Sólo un valle, que, por cierto, se lo
mostraron con cautela, le fue vedado y le dijeron que no pasara por allí, que no le iba a hacer
bien: aquel valle se llamaba el Valle del Llanto. Vivió en aquellos lugares el príncipe mucho
tiempo, sin darse cuenta cuánto pasó, porque había quedado igual de joven, como cuando
había llegado. Paseaba por el bosque sin dolores de cabeza por los animales salvajes, sin
miedo ni preocupación. Disfrutaba en el palacio de salas doradas, vivía en paz y en silencio
con su esposa y sus cuñadas y se alegraba de la belleza de las flores y de la fragancia y
pureza del aire como todo un hombre feliz.
Salía a veces a cazar. Pero un día, siguió un conejo, como Alicia en el País de las
Maravillas, y soltó una flecha que no lo pudo alcanzar. Molesto, corrió detrás del conejo y
tiró una segunda flecha con la cual lo alcanzó; pero el infeliz, en su apuro y descuido, no se
había percatado que al correr detrás del conejo, había llegado a parar en el Valle del Llanto.
Agarrando el conejo retornó al castillo y ¿qué pasó? De repente, le sobrevino una gran
nostalgia de su padre y su madre que no osó comentar a aquellas maravillosas mujeres.
Pero ellas se dieron cuenta de ello por la tristeza y cansancio que percibieron en su cara.
-

Pasaste, infeliz, por el Valle del Llanto – le dijeron ellas, muy asustadas.

-

Si, mis amadas, pasé por allí sin querer, todo fue así, sin darme cuenta y me encontré
haciendo esta idiotez y ahora me derrito de nostalgia por mis padres.

-

Pero tampoco oso irme y dejarlas así solas, a ustedes, mis bellas amigas y compañeras de
gozo. Tanto tiempo aquí, acompañándolas y nada de que quejarme ha empañado mi
alma. No obstante, iré tan sólo a ver una vez más a mis padres y luego regresaré, para no
retornar jamás.

-

No nos dejes, querido. Tus padres ya no viven más, desde cientos y cientos de años, y
aún con nuestro amor, partiendo de aquí, tememos que no regresarás más... Quédate con
nosotras ya que nos dice el pensamiento que te perderás.
Todos los ruegos de las tres mujeres, como también del caballo, no fueron bastante para

colmar la nostalgia de sus padres que secaba al Príncipe por entero. A todas esas, el caballo
le dijo:

75

-

Si no me quieres escuchar, amo, todo lo que te pasará, es sólo tu culpa. Te diré algo y si
aceptas mi trato, yo te traeré de vuelta.

-

Acepto, dijo el príncipe, agradecido. Dime esas palabras.

-

Cuando lleguemos allí, al palacio de tu padre, te dejaré a pie y yo retornaré; aún si
quisieras quedarte una hora, yo no podré esperarte más.

-

Así sea, dijo el príncipe.
Se prepararon para el viaje, se abrazaron todos y luego de despedirse cada uno,

partieron, dejando a las mujeres suspirando y con lágrimas en los ojos.
Llegaron a los lugares y dominios de las Arpías, y allí encontraron ciudades; los bosques
se habían transformado en campos áridos.
Preguntó a unos y a otros sobre la Arpía y sobre su hogar, pero todos respondieron que
unos ancianos habían oído de sus antepasados ciertos cuentos acerca de esas necedades.
-

¿Cómo es posible una cosa así? – decía el Príncipe Azul – Casi ayer he pasado por aquí.
Y les contaba todo lo que le había ocurrido.

Los habitantes de aquellos sitios se burlaban de él como de uno que soñara despierto, y el
príncipe, molesto, siguió adelante, sin darse cuenta que la barba y sus cabellos se habían
vuelto blancos.
Llegando a las tierras de la Bruja Sayona preguntó el príncipe lo mismo que había
preguntado en las tierras de la Arpía y recibió las mismas respuestas. No podía entenderlo.
¿Cómo en tan pocos días cambiaron tanto los sitios? Muy molesto, siguió adelante y
su barba blanca la tenía ya hasta la cintura.
Con las piernas temblando, llegó por fin a las tierras de su padre. Allí, vio otros
hombres y otras ciudades . . . Todas las cosas antiguas habían cambiado tanto que ya nada
reconocía. Por fin, llegó el príncipe a los palacios donde había nacido.
Al desmontar, el caballo le besó las manos y le dijo:
-

Quédate bien, amo, que yo retornaré de donde he venido. Si acaso deseas ir tú también
conmigo, sube rápidamente y vámonos.

-

Ve tranquilo – le dijo el príncipe – que yo tengo la esperanza de retornar lo más pronto
que pueda.
Y el caballo partió como una flecha de rápido.

76

Viendo los palacios en ruinas y con maleza alrededor, suspiraba el príncipe y con
lágrimas en los ojos trataba de recordar como eran de brillantes antaño, todos esos lugares y
como había pasado allí su infancia.
Dio el príncipe varias vueltas a los palacios, rebuscando en cada rincón y cada sitio le
recordaba todo lo que allí había disfrutado. Hasta llegó al establo donde había descubierto su
caballo. Bajó luego al sótano. Pero encontró la manilla de la cerradura tapada por los restos
del muro caído.
Buscando aquí y allá con su barba blanca hasta las rodillas, elevándose los párpados con
las manos y casi arrastrándose, se topó con su viejo arcón medio partido. Lo abrió pero no
encontró nada allí... levantó la tapa de otro pequeño cajón que estaba adentro y de repente,
una voz muy débil le dijo:
-

Bienvenido, que si no hubieras llegado hasta yo me iba a agotar.

Era su muerte. Sólo una cachetada le dio su muerte . . .Ya se había secado, fastidiada de
tanta espera y arrinconada allí en el cajón . . . Así cayó muerto el príncipe, y pronto, se hizo
polvo.
Y yo me monté en una silla y así te conté, esa maravilla.
Es bueno preguntarse cuál sería el sentido operativo de todas estas hazañas y desafíos
que el Príncipe Azul protagoniza en los mitos.
Como personaje, el príncipe vence y es derrotado, cae en trampas tendidas por
malhechores y supera las pruebas a las cuales está sometido.
Es amigo de los animales y se comporta con fiereza cuando hay necesidad de ello,
mostrando su valentía y decisión firme, de vencer a los enemigos naturales de los caballeros
míticos de la verdad.
Es un auténtico héroe pero esa categoría la alcanza después de pasar por los desafíos
del camino de su realización. La escala de este avance está marcada por un primer paso:
adquirir la madurez. Es la madurez lo que hace que alguien emprenda una búsqueda. Hasta
tanto alcanzar este estado es absolutamente necesario que el personaje mítico madure.
Luego, el “personaje” será “héroe”, término que tiene que ver con la REALIDAD de
las cosas. El segundo hecho que le ocurre al príncipe es su realización.

77

¿Puede acaso “ocurrir” la realización? Pues, según todos los datos míticos, la
REALIZACION es sentida y afirmada por el sujeto mítico desde el mismo instante de ser
aceptada como tal.

El joven está contento con lo que va a emprender

Está conforme con lo que es, con aquello que es. Por cierto, eso, lo que es, pondría
contento a cualquiera:

-

Es joven

-

Es rico

-

Es bello

-

Es inteligente

-

Es amoroso

-

Es valiente

-

Es modesto

-

Es digno

Y acepta con sencillez lo que tiene y actúa en consecuencia en la elección del tiempo y
del espacio conveniente.

El mito es un tesoro de arquetipos que se manifiesta en el mundo tangible de las cosas. Y,
¿qué son las cosas? Podemos definirlas y describirlas, no es posible contentarse con tan sólo
llamarlas con su nombre genérico. Las COSAS son todos los SERES, los HECHOS y los
OBJETOS con los cuales entra en contacto el príncipe.

Pero este personaje mítico sabe que cada COSA tiene su misterio y como tal, esta zona
oscura y desconocida de su apariencia debe ser respetada, y conocida, en cuanto a la
presencia simultánea con su aspecto y su forma APARENTE.
El príncipe respeta el misterio y es informado y enseñado, por un entero juego de
circunstancias, cómo actuar y cómo acatar y operar con esta zona desconocida.
¿En qué mundo se mueve este personaje mítico en búsqueda de la juventud eterna?

78

Retornado a su patria, el príncipe ya no encuentra nada. Todo ha quedado en la
niebla de la memoria y los anales del tiempo guardan escasos recuerdos de su familia.
El príncipe es un caballero del tiempo. Su caballo, a su vez, mensajero de la
eternidad, no lo puede ya acompañar en sus cuitas.
Estamos frente al drama mismo de la existencia: nacer, vivir, morir y renacer.
Cada uno de los hechos y cada uno de los animales y personajes de las historias
míticas tienen su sentido y conspiran para la realización de la historia sin fin.
Hay que tener la llave de la lectura y bruscamente, el velo se levantará y todo tendrá
sentido, entendimiento y razón.
El hecho de que el caballo instruye al joven en el camino de su partida y realización,
nos indica el valor educativo que descansa en la operación de oír de su propio cuerpo.
¿Quién otro que el cuerpo mismo puede indicarnos lo qué hay que hacer?
Las armas del padre, en realidad, son conocimientos secretos que han quedado en la
sombra de la tradición perenne. El príncipe debe “hacerlas suyas”, no antes de solicitarlos al
padre-rey.
El caballo pide ser cuidado por el príncipe, con su propia mano, durante seis semanas.

Si un buscador se dedicara tan sólo en ese lapso a los ejercicios tradicionales de la
realización, ello sería suficiente tiempo para adquirir los poderes necesarios para su viaje.
Ropas y armas son VIRTUDES y DONES de los antecesores que han logrado
despertar. El príncipe las limpia y se las apropia: son suyas.
Y ahora brillan, vivas, como un espejo.
A su vez, las llagas del cuerpo del caballo representan aquí todos los defectos somáticos y
anímicos que nuestro ser aniquila en el instante mismo de la transmisión.
El muermo cae del caballo como es eliminada la necedad de nuestras falsas
perspectivas y opiniones.

79

Ya nuestro cuerpo es otro y a su vez brilla con la salud de los adeptos, la claridad del
despertar y el juego de la valentía y del valor que lo impregna todo, como un combustible
excelso y maravilloso.
Las cuatro alas del OPTIMISMO, de la FE, de la ESPERANZA y del AMOR se abren para
adornar esta figura extraordinaria del adepto.
La salida está prefigurada. En tres días partirán. Todo debe ser un ritual de respeto
para con el tiempo de la realización. Las cosas no ocurren a tontas y locas. Hay que fijar
lapsos y límites, no sólo en el tiempo, sino también en el espacio.
Así, todo se vuelve SAGRADO ya que ha sido CON-SAGRADO.
Hay despedidas melancólicas y desvelos en la corte.
Hay lágrimas en los ojos de los que quedan y fuego llameante en los ojos de aquél
que está partiendo.
El que se va, no puede mirar hacia atrás y parece que el príncipe olvida esto hacia el
final de esa curiosa historia.
El deseo de ver por una vez más a los padres es lo que destroza el halo de
excepcional fantasía que impregna todo ese cuento mítico.
Hacia oriente va el príncipe, hacia el sol, hacia la iluminación.
El campo que encuentra es un valle repleto de esqueletos, signos remotos de
caballeros que han fracasado.
Hay que decir algo sobre las arpías y las brujas que aparecen en el camino. ¿Quién
más pueden ser? He aquí la MENTE, engañadora feroz del más pintado de los caballeros.
Merece el nombre de arpía; a todos nos reduce y nos llena de esperanzas vacías que
no sabremos dilucidar. Al menos que sea vencida con astucias mil y sabias renuncias, será la
vencedora de todas las hazañas del caballero.
Pero el joven tiene sus consejeros. Hay otras brujas más en el camino.
La soberbia y la prepotencia que deben ser apagadas como el más espantoso
incendio.
Una flecha es el producto de la concentración. El que se concentra en su entrecejo
posee el arco armado de la meditación. Sólo así puede ser vencido el deseo de la comodidad
y la poderosa envidia.

80

Aparece un bosque y su sentido no debe ser pasado por alto. Hay una diferencia fundamental
entre una planicie y una floresta.
Cuando el que se pierde en un campo descubre que igual se perderá en el frondoso
bosque de sus pensamientos, allí donde están los animales de nuestros defectos y de nuestros
miedos perplejos frente al misterio, en ese preciso momento empezamos a andar con
sobriedad, cautela y máxima vigilia.
Aprieta el arnés, joven, agarra bien los frenos de tu caballo y ve adelante sin miedo
ni presunción.
Si la pierna de la bruja es tocada por la flecha de la concentración, aquel defecto o
vicio escondido no podrá moverse, no será capaz de manifestarse y atacar. Así se hizo.
La bruja sabe que el caballo es importante y lo alaba.
Pero en el mito, las alabanzas y los cumplidos son trampas feroces del enemigo. El
príncipe no sucumbe a ello. No creas a los que te alaban.
No obstante, la generosidad de un príncipe es apreciada por el enemigo. Cuando la
lucha es abierta, los enemigos llegan hasta a amarse en la contienda. Luego, el vencido es
con gusto el servidor del que ha salido victorioso. La bruja sabe frente a quien se encuentra.
¿Qué quiere decir que un personaje mítico tenga varias cabezas? Has adivinado: son tantas
oportunidades de caer en las trampas y en los engaños del poder.
El príncipe es más que generoso: es espléndido con sus enemigos y las damas feroces le
agradecen.
Al fin, llegan al bosque de la luz y de la primavera, país de la iluminación y de la
revelación...
Aún aquí, falta un peligro.
Hay que pasar por encima del bosque de los defectos y de las preocupaciones.
No hay manera de frecuentar sus guaridas sin salir ileso.
Eso es elevarse, elevarse en el verdadero sentido de las palabras, por encima de todas
nuestras cuitas y disgustos.
Una vez más, siguiendo el consejo del caballo, el príncipe logra vencer la prueba y
llega al castillo de la Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte, y eso hay que hacerlo de noche.

81

En la noche es cuando se les da de comer a las alimañas que llenan el bosque de nuestra
persona.
De noche comen, de noche están tranquilos y en ese propicio momento tenemos la
oportunidad única de llegar a las puertas del castillo de oro.
Las dos hermanas mayores de la bruja son la INTELIGENCIA y la CREATIVIDAD.
Por fin el caballo es soltado “a pacer” por donde más querría, como ocurre con el
sabio que suelta su cuerpo al bosque natural de la verdad.
En el solaz de la madurez y de la iluminación, el héroe comienza a sentir la nostalgia
de su casa y de sus padres.
¿No es ese un sentir humano?
Por más advertencias, por más ruegos, contrafigura de los tantos ruegos iniciales
que sus padres le hicieron antes que él partiera de su casa, el Príncipe ya está decidido.
Retornará . . .
La historia es una imagen trágica de la humanidad nuestra, siempre vislumbrando
con ojos nostálgicos los tiempos que han pasado y los lugares que han sido dejados en el
recuerdo de lo que fue antaño, bella y triste palabra que tiende nubes de tristeza sobre
nuestra memoria. El cuento de la Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte es una historia
educativa y a la vez ejemplar.
A todos nos pasará lo mismo si acaso no nos ha pasado aún y las palabras de
Gilgamesh resuenan en nuestros recuerdos: “Sepa. Oh tú, ser mortal que en vez de buscar la
planta de la inmortalidad, bien harías en disfrutar de tu vida rodeado de la risa de tus niños y
abrazado por la mujer que amas.
Y si eres mujer, o niña, disfruta de lo mismo y de la presencia sin precio de tu
hombre.
Este es el secreto de la humanidad, descubierto hace milenios y transmitido a través
de esos cuentos infantiles que tienen sabor a frutos secos, a hierba llena de rocío.
¿Quién busca esa Juventud sin Vejez y la Vida sin Muerte?
Es el Ser, nuestro Ser, el Ser Humano, lo que nosotros intrínsecamente somos. Y no
obstante muriendo, el Ser es eterno.

82

Tiene vida eterna y la muerte no lo toca, es siempre joven y rodeado de luz y
sabiduría. Pero, el Ser no lo sabe.
Y busca, busca... sin percatarse que lo que anda persiguiendo ya lo tiene entre sus
manos.
Es la historia de Odiseo, el hombre sin nombre, el capitán Nemo.
¿Quién es el caballo?
¿Quién es la bruja?
¿Quiénes son las tres mujeres?
¿Qué es el establo?
JUVENTUD SIN VEJEZ Y VIDA SIN MUERTE: mi resumen
-

Un rey y una reina

-

Quieren niños

-

No pueden tener niños

-

Un viejo sabio en un pueblo cerca

-

Lo llaman

-

El no va y dice: Quien me necesita debe venir a mí.

-

El rey y la reina van al sabio.

-

El sabio les dice que su deseo les traerá tristeza.

-

El rey le pide algún remedio, pero que sólo van a tener un niño.

-

El niño será un príncipe azul y ellos no podrán disfrutar mucho de su compañía.

-

La reina queda embarazada después de tomar la medicina del sabio.

-

La corte se alegra y festeja la noticia del embarazo.

-

El niño llora y no quiere nacer.

-

El rey le ofrece esposas bellas y todas las maravillas del mundo, y al ver que no quiere,
le ofrece Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.

-

El niño no quiere nada.

-

Sólo quiere Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.

-

El niño deja de llorar y sale a la luz.

-

El reino se alegra durante una semana.

83

-

El niño crece y cada día es más inteligente y más valiente.

-

Está en escuelas y tiene maestros, aprende en un mes lo que otros niños en un año.

-

El rey está muy contento.

-

Todo el mundo cree que el rey tiene un continuador sabio y conocedor de las cosas.

-

El joven empieza a estar triste y melancólico, pensativo.

-

Cuando el joven cumple 15 años, en la mesa le pide a su padre lo que le había
prometido.

-

Oyendo eso el rey se entristece y le dice que él no tiene eso que le había prometido. Eso
fue sólo para que él estuviera contento en el vientre y no llorara más.

-

“Entonces tengo que irme y encontrar lo que he recibido como promesa cuando nací”,
dijo el príncipe.

-

Los nobles le ruegan quedarse para continuar en el trono de su padre.

-

Pero el príncipe no quiere oír nada.

-

El rey le prepara las cosas para el viaje.

-

El príncipe quiere elegir un caballo en los establos del palacio.

-

Los caballos son hermosos pero débiles: se caen cuando el joven los agarra y los sacude
de la cola. Se caen todos, no logran mantenerse en pie.

-

Se había cansado de tanto buscar y cuando mira por última vez, ve un caballo flaco y
lleno de llagas acurrucado en una esquina del establo.

-

El joven va también hacia este caballo y cuando posó la mano en su cola, él volteó la
cabeza y dijo: ¿Qué es lo que mandas, amo? Gracias a Dios que he llegado una vez más
a ser tomado por un valiente joven.

-

El caballo quedó firme y ni se movió cuando el príncipe lo empujó.

-

El caballo le dice al joven que debe pedir a su padre sus armas, la espada, la lanza, el
arco, las flechas, el carcaj y los vestidos que su padre llevaba cuando era joven.

-

El caballo pide ser cuidado por el príncipe con su propia mano durante seis semanas y
con cebada que debe ser hervida en leche y con brasa ardiente. Era un caballo que comía
fuego...

Eso es todo. . . comer fuego.

84

NOTA AL MARGEN
Este es un cuento folclórico rumano, en la versión de mi padre. El nombre del cuento
es el mismo, sólo ha cambiado algunas palabras y luego, yo he escrito una breve
interpretación de los hechos.
Comer fuego es comer energía y el caballo, que en realidad es el cuerpo, come energía sin
que el Ser se percate de ello. Por lo tanto, el Ser debe darle de comer "fuego" al caballo,
ofrecerle energía, tanto sexual, es decir fuerza pura, proveniente del interés por la búsqueda,
como espiritual, lo que produce firmeza en el encuentro sexual con la mujer, silencio en el
intelecto y calma en la respiración. Hay que respirar en la mañana, para acumular algo del
elíxir que la naturaleza entrega entre 3 -5 a.m.
Las tres mujeres son la Sabiduría, la Inteligencia y la Templanza y el Príncipe se
casa con la Templanza, (en griego SOPHROSYNE). De noche, todos los sentimientos están
dormidos y el Ser, Príncipe Azul, los doma como a unos animales, a través del silencio y de
la contemplación. Es todo . . . de nuevo, todo.
Para mi padre, el lenguaje era algo crucial. Los niños deben estar versados en sus
misterios. Quien no conoce el laberinto del lenguaje, pierde el espectáculo del sentido. Mi
padre había descubierto algo sensacional: El Código General de las Lenguas. He asistido de
pequeña a sus investigaciones con el robot que había construido y los resultados fueron
sorprendentes. En sus libros citaba a muy pocos. Su lema era la siguiente:
“ . . . Yo no suelo citar a los demás ni jurar por sus escritos, y en una cuestión conocida por
mí como por ellos, mantendré la propia libertad de mi visión. . "
Así hablaba, en La Entrada Abierta al Palacio Cerrado del Rey
XXXI / 2, el sabio Ireneo FILALETEO, en el siglo XVIII.
Las niñas tienen que conocer la Genética del Habla
¿Puede tener la lengua un "aspecto" genético? Los procesos celulares parecen
mostrar la cualidad de controlar el aspecto fonético, semántico y sintáctico de las lenguas y
el lenguaje ofrece analogías operativas, funcionales y estructurales con los fenómenos,
elementos y reacciones que acontecen en el plano celular del organismo.
Hacer declaraciones retóricas como "el lenguaje es la vida" o, a la inversa, "la vida es
el lenguaje" es algo irrelevante desde el punto de vista científico, ya que tanto la vida, como
el lenguaje son fenómenos desconocidos y aún no comprendidos a cabalidad, en el estado
actual de las investigaciones. No es posible resolver una incógnita con otra: todavía
desconocemos qué es la vida e ignoramos qué es el lenguaje. Se supone que hacer
declaraciones de cualquier tipo aumenta el grado de familiaridad con el fenómeno descrito y
propicia nuevas lecturas de las dudas relevantes que surgen en la descripción de un
acontecimiento ontológico.

85

He aquí un ejemplo: Los afijos, operadores y modificadores en las lenguas naturales,
se comportan en el ámbito del lenguaje de un modo muy similar al comportamiento de las
enzimas, a su vez modificadores estructurales que propician distintos cambios en el
"comportamiento" de la célula en el organismo. Las dos entidades, enzimas y afijos son
modificadores de sentido y actúan sin perder sus propias cualidades. Al establecer esta
analogía, es necesario construir una entera cadena de correspondencias, cuyo valor no es tan
sólo teórico sino también operativo. El aspecto celular de la lengua y las propiedades
lingüísticas de la célula han sido sugeridos por biólogos, como Lenneberg, y por lingüistas,
como Chomsky, hace muchas décadas.
¿Puede tener la célula propiedades lingüísticas? Es obvio que la pregunta se
refiere a la "traducción" metabólica de las reacciones celulares, en la esfera del lenguaje.
Una lectura atenta de los fenómenos de comunicación humana, sugiere que el
lenguaje proyecta sus operaciones lógicas en los diversos registros de su manifestación en lo
visible: el registro del pensamiento, el registro del habla, el registro del gesto, el registro del
movimiento, el registro de la dirección o vectorialidad del desplazamiento, el registro de la
postura corporal, el registro del ritmo y el registro de la forma.
La elegancia de una teoría reside en su simplicidad. Cuanto más sencillas y directas
son sus proposiciones y postulados, más claras resultan las descripciones, explicaciones y
aplicaciones que propone. La teoría debe y tiene que ser además de descriptiva, explicativa
y, por ende, "aplicativa".
Si tan sólo uno de estos aspectos falla, la teoría padece de una obvia debilidad y
resulta infructuosa. El descubrimiento del Código General de las Lenguas ha surgido como
planteamiento teórico al observar que la existencia celular de las bases nitrogenadas se
refleja en el habla a través de la naturaleza vocálica del sonido y, paralelamente, al percibir
que los aminoácidos son controladores de la naturaleza consonántica del sonido.
Las cuatro bases del ADN, operadores del código genético (adenina, guanina, timina
y citosina) poseen y proyectan en las lenguas, una evidente naturaleza vocálica: cada una
corresponde a una vocal (/a/, /e/, /o/, /u/) y la quinta base, el uracilo, que aparece en escena
con el ARN, posee el valor vocálico /i/.
Por razones de simplicidad, utilizaremos simples letras mayúsculas para las cinco
vocales: A, E, I, O, U. No estamos confundiendo el valor fonético y fonológico con la
factura alfabética de estos operadores: simplemente ignoramos, por no ser hechos relevantes
en el discurso, las diferencias distintivas de los rasgos, y utilizamos su naturaleza unitiva o
unificadora de incontables variantes.
Así como hay una tendencia de la adenina a emparejarse con la timina y de la
guanina a hacer lo mismo con la citosina, en las lenguas naturales existe la tendencia de la
vocal A de emparejarse con la vocal E y de la vocal O, a hacer lo mismo con la vocal U.
¿Cómo se puede demostrar todo eso en el laboratorio? Con simples pruebas del pH de la
saliva, se percibe que una emisión vocálica o, digámoslo de otra manera, una vocalización
continuada, sube el pH y el uso continuo de consonantes baja el pH.

86

El valor de referencia es precisamente el pH 7, el equilibrio base-ácido en el
organismo. A su vez, los veinte aminoácidos tienen, cada uno, un valor consonántico. Es
sorprendente observar la analogía entre los 25 elementos del alfabeto universal y el código
genético operado por el ADN y el ARN. La célula, los cromosomas, las proteínas, los genes,
las enzimas, las mitocondrias y todos los demás elementos que participan en las operaciones
celulares respetan una estrecha analogía con los fenómenos del lenguaje. Un proceso vital
es, antes que todo, genético, luego bioquímico, funcional, orgánico, metabólico y hormonal.
Sólo después, los operadores genéticos y, por ende, bioquímicos, reciben la influencia del
entorno. Es innegable el hecho de que las lenguas se afirman a lo largo de una experiencia
social. Pero los operadores del código lingüístico vienen ya inscritos en los genes y son
parte de la carga genética. De esta forma, se relaciona un fenómeno biológico con otro
fenómeno, el lenguaje, considerado erróneamente como producto único de la experiencia
pragmática.
Una rápida lectura del alfabeto universal, el conjunto de veinticinco determinadas
letras del alfabeto latino, común a las lenguas que usan este alfabeto, nos muestra un número
de veinte consonantes que coincide con el número de los veinte aminoácidos y un número de
cinco vocales que corresponde a las cinco bases del mundo celular.

El alfabeto universal está formado por las letras del alfabeto español menos tres: la
ch y la ll, que otros idiomas no consideran letras, con razón, y la ñ, letra peculiar que
representa el sonido que los demás idiomas, o no tienen (como el inglés), o representan con
digrafos ( gn en francés e italiano, nh en portugués, etc.) Los idiomas que emplean el
alfabeto universal son el catalán, francés, inglés y alemán.
Ahora bien, todos los investigadores que asocian sonidos y letras están en contra del
uso teórico del alfabeto universal para demostrar o explicar cualquier aspecto del fenómeno
lingüístico, por razones que no vale esgrimir.
Lo que es evidente, sin embargo, es el hecho incontestable que el alfabeto universal
de veinticinco letras (y no veintiséis) representa la más sencilla y verídica base de
transcripción de todos los sonidos de las lenguas naturales, sin necesidad de acudir al
alfabeto fonético internacional. Cuando aseveramos esto nos referimos a la capacidad de la
letra alfabética de sugerir de modo muy acertado la manifestación y emisión fonética y
fonológica que ocurre en las lenguas naturales. Obviamente, los grados de identidad no son
perfectos, pero aún así, existe la posibilidad de percibir el sonido o la emisión sonora, en
tipos, clases, modos, o como quiera. A raíz de ello se ha separado el sonido de las lenguas
naturales en ocho grupos: cinco de ellos son grupos de naturaleza consonántica
(B,G,D,L,M), dos son de naturaleza vocálica (A,I) y el octavo, (H), un fenómeno acústico
complejo, básicamente respiratorio, actúa tanto como vocal, como consonante. Este sonido
es heterófono, es decir tanto vocálico como consonántico y hace las veces de catalizador
sonoro en todas las lenguas naturales. Lo que a continuación se presenta es un
"descubrimiento" científico, no una "invención".

87

La diferencia fundamental entre un descubrimiento definido como "científico" y una
"invención operativa" es un hecho crucial: el descubrimiento existe "a priori" y refleja un
estado de cosas que el teórico percibe y reconstruye, como consecuencia de un estado de
análisis y contemplación (gr. teoría) de los fenómenos investigados, para presentarlo al gran
público y a la comunidad científica, basándose en deducciones, inducciones, predicciones,
etc.
En cambio, la "invención" es una construcción " a posteriori", para ser adecuada a los
fenómenos observados y utiliza un orden virtual y ficticio para representar mecanismos y
operaciones lógicas de utilidad explicativa.
Una "descripción" de un fenómeno carece, no obstante, de la cualidad "explicativa"
del mismo fenómeno. No basta con describir un hecho: hace falta "explicarlo". El Genoma
humano y el Zoema lingüístico son dos códigos fundamentales de la vida. Como códigos,
poseen operadores similares y de este modo se salva la analogía: no pueden compararse dos
códigos si no operan con los mismos operadores.
En ello consiste el error actual de los lingüistas: comparan el actual y supuesto
código lingüístico de las categorías sintácticas con el código genético que opera con los
codónes, elementos estrictamente modulares que permiten la formación de un "texto" legible
y descifrable.
Carta abierta a la comunidad científica





¿Saben lo que es una "visión"?
¿Pueden hacer la diferencia entre una "visión" y un cúmulo de "opiniones"?
¿Pueden aceptar las consideraciones y las explicaciones resultantes de la perspectiva
clara y luminosa que ofrece la "visión" al contemplador de los fenómenos naturales?
¿Pueden encontrar la paciencia para reflexionar con seriedad en los nuevos caminos que
se abren en la investigación de hechos hasta ahora desconocidos?
¿Pueden olvidar los prejuicios que a todos nos han envenenado?
¿Pueden participar con serenidad al espectáculo que ofrece la vida y el lenguaje?

Estas preguntas no son retóricas: son operativas y necesarias para el buen
funcionamiento de las operaciones filosóficas planteadas a continuación. Juntos
analizaremos respuestas y juntos vamos a resolver y rescatar problemas antiguos que aún no
han recibido resoluciones. Por lo tanto, emprenderemos la construcción de un edificio
intelectual cuyas bases se hunden en la filosofía de la ciencia. Me dispongo a elevar una
suerte de obelisco ya existente, una estela actualmente reclinada en el olvido y abatida desde
hace tiempo, pero labrada de modo natural, desde el origen mismo de la vida. Esta estela
necesita ser implantada, erigida, anclada y erguida. Percibo que este monolito está tumbado
en una posición que los arquitectos llaman abatimiento.
La estela está abatida por razones de tiempo y a causa de múltiples malentendidos, tal
vez debidos a la ignorancia de los usuarios. Es la estela y el obelisco del lenguaje, el
monolito de la vida.

88

Una prefiguración del Código General de las LENGUAS
En la película de Stanley Kubrick, "Odisea Espacial 2001", tanto los monos como
los astronautas humanos quedan perplejos frente al monolito que, en realidad, es una estela.
¿Qué es el monolito-estela?
Es el legado sin palabras de una civilización que ha alcanzado niveles de expresión y
estilo, ni siquiera sospechados por los ingenieros de los actuales avances tecnológicos. Es
comprensible que los monos se maravillen con las aristas de la estela - su sentimiento es
puro y natural. No obstante, en la película, los humanos tocan el mismo objeto con
desconfianza y duda intelectual y su estado anímico se debate entre el asombro y la ironía
necia de los “civilizados”.
Hay en el Popol Vuh, el libro sagrado de la cultura y civilización maya, un
episodio en el cual los humanos son castigados y transformados en monos, “rebajándose la
condición de su sangre”. La visión no es contraria al darvinismo sino inversa: los monos son
humanos degenerados, a razón de un castigo que los dioses le han infligido como
consecuencia de sus desmanes sexuales. Si guardamos las distancias, es esta otra teoría
sobre la existencia de los monos y sus cuarenta y ocho cromosomas. Los animales son la
memoria viva de los principios del lenguaje. Por lo mismo, comparten las mismas bases y
los mismos aminoácidos con los humanos. Llegará un día en el cual estas aseveraciones no
provocarán asombro, ni sonrisas irónicas de los “expertos”.
El problema del sentido de la película de Kubrick no se resuelve con verla mil veces:
puede uno verla cuantas veces desee, pero con ello no la va a entender o comprender mejor:
se necesita la clave del código de lectura que está utilizando el autor de la metáfora y este
código es de naturaleza óntica, existencial.
El monolito-estela es un legado de una civilización lejana en el tiempo y su
asombrosa perfección deja perplejos tanto a los simios como a los humanos astronautas.

La odisea espacial es la historia ontológica de un viaje a través de la placenta y todo
lo que ocurre en la película se ubica en el período de gestación de nueve meses que el
ordenador HAL esconde en el nueve de su nombre: HAL 9000. Las mismas naves de la
película, detalle que ha escapado a los críticos, tienen formas reveladoras: una posee forma
de espermatozoide y otra de óvulo.
No se trata de realismo aerodinámico sino de morfología simbólica y el hecho de que
Stanley Kubrick haya contratado dos asesores de la NASA para la realización de los diseños
se enmarca en la búsqueda metafórica de la forma óntica y ontológica de la historia del Ser,
cosmonauta de la vida eterna del cosmos.

89

El misterio de la existencia que todos deseamos conocer es la gestación y en la
película de Kubrick, ello se percibe en el episodio trascendente del cuarto inmaculado,
donde una luz translúcida inunda la pantalla, mientras que el Ser – náuta del cosmos asiste al paso de su senectud a su nacimiento.
Las fotos de Nielssen, realizadas con fibra óptica y publicadas en la década de los
sesenta en el famoso libro BEHOLD MAN, son utilizadas por Kubrick como clave de
lectura de su película.
La odisea del nacimiento humano es una odisea espacial: un nacimiento de un niño
reviste el mismo misterio en el 2001, como en el año mil o diez mil o cuanto sea, antes de
Cristo. El libro de Homero –me refiero a la Odisea-, cuenta la experiencia ontológica del
Ser, el Nadie, como de hecho se llama Odiseo: cada isla donde él descansa es una de las
tantas experiencias existenciales que el Ser necesita consumir hasta alcanzar el estado de
madurez cósmica y por ende existencial, estado que lo llevaría hacia su hogar, otra isla, la
Ataca de Penélope. En la película de Kubrick, HAL es la metáfora del cerebro humano que
retrocede en su trayectoria de acumulación de datos y experiencias ónticas, hasta alcanzar el
momento de la muerte: para ello necesita “ponerse a cero”, como todo aparato.
Así lo han demostrado miles de testimonios de muerte virtual que han hecho historia
en los anales de la medicina moderna. Este proceso de retrogresión es ilustrado en la película
de modo mecánico y a la vez, sentimental y romántico. No obstante, la realidad del hecho se
traduce en un proceso cósmico que ocurre en el plano cerebral de todo sujeto que se está
muriendo. El cerebro humano no es un ordenador, como están tentados a creer todos los
expertos en cibernética: es tan sólo el teclado del ordenador. Con esa clave de lectura
simbólica y metafórica, cualquier espectador de la película de Kubrick puede comprender
los episodios de la pantalla.
El desafío no ha pasado de moda: aún hoy, el mensaje del autor se muestra vigente y
su presencia es como otro monolito-estela para nuestra generación.
¿Cuál es entonces el sentido secreto de la película de Kubrick?
Antes que todo, hay que decirlo, el episodio de los monos es una parodia.
Lo asombroso es que los científicos han caído en la trampa del cineasta: han tomado
en serio la metáfora del hueso arrojado que se transforma en cohete espacial y han escrito
sendas páginas sobre cómo el ser humano ha pasado de la forma simiesca al estado actual de
las cosas, sin ahorrarse las interpretaciones acerca de la violencia que ha perdurado en la
naturaleza humana.
Kubrick ha hecho una parodia de las ideas que están de moda en nuestros tiempos y
el monolito-estela aparece allí para romper la lógica de la teoría de la evolución.
El Ser, nuestro Ser, cósmico, eterno y trashumante, es el verdadero astronauta de la
existencia. Todo lo que discurre en la película de Kubrick, habla de la Odisea del Ser, de su
transformación inevitable, de su transfiguración, de su transsubstanciación, el griego
metusiosis, término totalmente oscuro en el cristianismo de hoy. Estos conceptos eran mejor
comprendidos por Homero, Heráclito o Pitágoras, que por los científicos genetistas de
nuestra cultura cibernética.
Por otra parte, lo que suena aún peor, es la pretensión de los apóstoles de la nueva
era, que hablan de reencarnación y regresiones. No hay que hacer conjeturas sobre las cosas
más importantes, sostenía Heráclito, hace más de dos mil quinientos años.

90

¿Quién respeta esta sugerencia?
El monolito no es tan sólo un monolito, es una estela y como estela, sugiere y exige
una lectura sin palabras, con su mera presencia: ya lo dijeron aquel poeta-médico francés,
Victor Segalen, que visitó las estelas chinas de las encrucijadas de los caminos y también
Stephens, el explorador americano de los caminos mayas, ya en el siglo diecinueve. Una
estela es una piedra filosofal, una piedra de toque, una piedra angular y una piedra-clave,
una piedra negra de ónix de los alquimistas y ladrillo de los constructores.
A su vez, HAL es una generación anterior a la IBM:
(En el alfabeto)
H antes de I
A antes de B
L antes de M
En maya, HAL es la palabra que designa a la verdad, un término ritual de los
sacerdotes, “hombres verdaderos” (halach uiniques) y Kubrick, tal vez, no desconocía todo
eso. El episodio del hueso fue tomado en serio cuando de hecho es una burla paródica a la
teoría de la evolución de la humanidad.
El monolito-estela plantea este dilema y, como tal, es la clave secreta de la película.
No fue hecho por unos monos sino por una civilización anterior a los cosmonautas.
La Odisea Espacial 2001 es el testimonio de un artista-filósofo que ha encontrado el
misterio de la existencia y se ha enfrentado a sus desafíos.
Este misterio es el Ser, una entidad multisapiente, cósmica y eterna que puede
acceder a los mapas de su itinerario en cualquier momento de sus peregrinaciones. Kubrick
plantea los problemas filosóficos y existenciales que han acosado la humanidad desde
tiempos muy antiguos. Como un hueso arrojado por simios en el aire es una nave lanzada
por los humanos en el cosmos. La nave regresará a su base como el hueso que va a caer en la
cabeza de los monos luego de alcanzar su acmé, el punto máximo de la trayectoria.
La lógica de la semejanza nos recuerda las palabras de Don Juan Manuel escritas
hace casi mil años, en su libro "El Conde Lucanor": ”sólo por semejanzas podemos
comprender las cosas sotiles(sic) a causa de nuestra carnalidad gravosa.”. Es cierto, somos
gravosos, pesados: en los libros que he leído hasta ahora sobre la Odisea Espacial 2001, no
he encontrado ideas satisfactorias sobre el testimonio de Kubrick.
Algunos autores son irónicos y prepotentes, otros necios e infantiles y
encontraremos también a los que ya han decidido que la película es un hito pasado de moda.
El caso de HAL es el que ha sido tratado con mucha atención por los críticos. En la
película, la inteligencia artificial es engendrada a través de protocolos muy similares a la
gestación humana y a la serie de etapas existenciales del Ser: infancia, adolescencia,
juventud, madurez, senectud.
El creador de HAL le ha instilado sus angustias, sus canciones infantiles y sus
propios temores.

91

Estos “fusibles” de la inteligencia y de la memoria que el cosmonauta superviviente
”desconecta”, son tantos nudos de la formación intelectual de HAL. Él es capaz de leer los
labios sin sonido y de comprender el alfabeto de los gestos: la Prosémica.

Hoy día, a pesar del avance tecnológico, carecemos de una teoría del lenguaje y de
un código general de las lenguas, equivalente al código genético y tampoco tenemos una
tabla periódica de los elementos del lenguaje, en la cual puedan estar situados de modo
análogo, los gestos, los sonidos, las miradas y otras tantas informaciones del lenguaje
corporal que tienen valor comunicativo y aparecen de modo predictivo en un sistema lógico
de conexiones fisiológicas.
Nadie se percata que este código general de las lenguas sería la clave para alcanzar
el estado de HAL.
Recuerdo cuan gracioso fue asistir en los días de diciembre del año 2001, a la Copa
Davis, en Barcelona, a los gestos de sigilo verbal que los jugadores de tenis australianos
utilizaban en los partidos de doble para comunicar sus tácticas y estrategias.
Los jugadores se tapaban la boca con mucho esmero y tales gestos han traído en la
pantalla de nuestra memoria el caso de HAL. Según parece, HAL estaba entre los
espectadores y las secretas palabras fueron decodificadas: ¡La Copa Davis fue conquistada
por los españoles!
Los códigos y HAL
El avance de una cultura no se mide por el grado de sofisticación de sus máquinas
sino por la capacidad de apertura que sus usuarios tienen para comprender los recónditos
espacios de la consciencia.
No se trata de computar el tamaño y el poder de los aparatos y de sus mecanismos
para hacer una analogía con las predicciones de la película de Kubrick. Habría que ver si el
hombre haya o no logrado ampliar su comprensión de los misterios del lenguaje.

Hoy día podemos festejar el descubrimiento de cuatro códigos: el código genético,
gracias a Watson y Krick, el código químico, que el ruso Mendeleev presentó hace más de
cien años en su tabla periódica de los elementos, el código binario, descubierto por Leibnitz
e instituido por Boole y el código musical, conocido por Pitágoras y luego revelado por
Guido d’Arezzo. Estos cuatro códigos necesitan de otro más, el código lingüístico, para
completar la tarea de requerimientos mínimos para la construcción de una máquina
inteligente y “sentiente”.
La gente de la calle se maravilla con los avances tecnológicos y mecánicos de
nuestra actual generación, pero ignora un hecho crucial: es el lenguaje lo que genera el
avance de una sociedad y no las máquinas.
ACCEDER e INTIMAR son dos verbos que toda sociedad debe aprender a conjugar.

92

A través del código genético, hemos accedido e intimado con los secretos de la vida
celular y todo ello con la ayuda de los ordenadores.
A través del código musical hemos podido acceder e intimar con los ritmos y el
sonido de la naturaleza y con este mismo código es posible hoy, que un ordenador sea el
creador de una fuga o de una sinfonía. Por medio del código químico hemos podido penetrar
en los misterios de los elementos y gracias al código binario, hoy por hoy disfrutamos de los
avances cibernéticos que han traído luz sobre la memoria y sobre la rapidez de los procesos
lógicos de almacenaje. No obstante, nada sabemos del código del lenguaje.
¿Dónde está el código general de las lenguas?
¿Dónde está la tabla periódica de los elementos del lenguaje? Es esta una pregunta
digna de un estudio múltiple, parecido a la serie de reportajes sobre la Odisea de Kubrick.
Hay pocas personas que pueden responder a estas preguntas.
Entre algunos nombres puedo citar a Noam Chomsky, a Umberto Eco, a Maraal
Gavaldá y tal vez algunos otros más. Celebro si acaso haya otros que puedan estar en esa
lista.
El ojo de HAL, este mundo único de la lectura monosémica, es la meta de toda teoría
unificada del lenguaje. No olvidemos que la categoría llamada lenguaje se usa de manera
impropia cuando se designa algún sistema operativo para la computación, o alguna lengua
natural. El lenguaje es único y es el mismo en los distintos niveles de la comunicación: la
lógica del pensamiento es regida por el lenguaje. A su vez, un código es un conjunto cerrado
de operadores que permiten tanto codificar como decodificar, cifrar como descifrar. El
lenguaje es el sistema semántico de la lógica de las cosas y se manifiesta a través de
distintos registros:
1.Registro del Pensamiento
2.Registro del Sonido
3.Registro de la Forma
4.Registro del Color
5.Registro del Ritmo
6.Registro del Gesto
7.Registro de la Palabra
8.Registro de la Postura Corporal
Todo el cuerpo “habla” en el hablante, no sólo su “lengua”.
En ello. El lenguaje, esta vez estamos llamándolo por su auténtico nombre, - el
lenguaje – deposita su huella universal, original y unificadora, equivalente al código
genético, el cual, a su vez, está imprimiendo su sello perdurable en todo lo viviente.
Estos registros pueden ser, individualmente, canales de expresión de los principios
universales de la comunicación.
Es por ello que HAL comprende y entiende todo, a pesar de que, a uno de los
registros se le niega la lectura (los cosmonautas se aíslan para no ser oídos por HAL).

93

Pero no contaban con la astucia del programador de HAL: HAL les observa, los
percibe, los lee en otros registros. Y eso todavía no puede hacerlo hoy día, un ordenador,
porque se desconoce el código del lenguaje.
Un código no es una fórmula, como la fórmula de Einstein, por ejemplo. Tampoco es
una serie de ecuaciones, como en el caso de la matemática.
Es un sistema de operadores lógicos que se encadenan y permiten mover las leyes de
lectura química, genética, cibernética, lingüística o sonora.
¿Dónde está el código lingüístico? Esa es la pregunta que Kubrick nos ha legado con
la película "Odisea Espacial 2001" y hay que dar una respuesta.
El Logodéndron- El Árbol del Lenguaje
La figura teórica de las actuales representaciones del árbol del lenguaje padece una
anomalía y, aún así, se presenta hoy día bajo un aspecto francamente curioso: no se conoce
su tronco y tampoco sus raíces y no obstante se le dibuja como un símil de los fenómenos
lingüísticos. La misma semilla de este virtual e hipotético LOGODÉNDRON es ignorada,
desconocida, inexistente. En este modelo gráfico, se pretende considerar un árbol para las
lenguas indoeuropeas y otros árboles para las lenguas que no pertenecen a ese “tronco”.
Parece que nadie se haya percatado de este error teórico.
En el ámbito lingüístico se cree que las lenguas naturales han sido creadas por el
hombre, a lo largo de milenios o siglos de balbuceos y gritos casuales. Esta visión retrógrada
denigra a la inteligencia humana y representa uno de los aspectos más curiosos de la historia
de la cultura.
Es cierto que cada lengua es el resultado de un proceso histórico de la perspectiva
que un grupo humano ha utilizado para comprender y ordenar la realidad, pero las
herramientas del arsenal lingüístico pertenecen a un ámbito genético ya existente en el
código de la vida.
En este nuevo siglo hay que cambiar las bases de la vieja lingüística. No podemos ya
consolarnos con manuales descriptivos: se necesitan textos explicativos de los procesos
semánticos, fonéticos y sintácticos. Desde la publicación de Noam Chomsky, en la década
de los años cincuenta del siglo pasado, un texto donde se propone la existencia genética del
lenguaje, no se ha avanzado mucho. Ello ha ocurrido no tanto a causa de la incompetencia
científica de los investigadores, sino debido a un extraño fenómeno de incredulidad en lo
referente a la carga genética del lenguaje.
Hay una semilla del árbol del lenguaje. También existen las raíces de este árbol
natural de la existencia. A su vez, el tronco del árbol del lenguaje posee una existencia
individual en cada uno de los sujetos de la humanidad.
Las lenguas pertenecen a ramos y ramas que han sido suficientemente analizadas por
los lingüistas; y los frutos del árbol, sus flores y sus hojas son las obras mismas de la
humanidad, surgidas de las lenguas habladas desde tiempos inmemorables. La imagen del
árbol del lenguaje es una figura virtual, un modelo lógico que ha sido construido para
entenderse mejor el misterio de la palabra. Cada lengua es como una hoja del árbol cuyas
nervaduras y células representan el sistema cerrado que toda la lengua natural posee
intrínsecamente.

94

Emplazados a presentar las raíces y el tronco del árbol del lenguaje, los lingüistas se
maravillan que tal solicitud pueda presentarse, como una petición lógica del entendimiento.
Prefieren irse por las ramas y por los ramos, por las hojas, por las flores y de modo
sistemático, ignoran lo más importante de la figura del árbol presentado por ellos mismos
como símil o semejanza.
El ser humano nombra la semilla del árbol del lenguaje con cada respiración. Existe
una cierta tendencia de insinuar el que, en el habla, el término SONIDO es un concepto
ambiguo y por lo mismo, imposible de definir y delimitar. Pero el sonido en el Habla es la
propia respiración, la respiración del ser humano, análoga a la "respiración" de las plantas,
de los animales, de la naturaleza, del cosmos y, en una palabra, de todo lo vivo. Todo respira
en un continuo latido cuya sístole y diástole hacen mover la vida en una suerte de botella de
Klein, una superficie sin otra cara, definido como un sistema topológico "sin adentro", como
la cinta de MOËBUS, la célebre figura del infinito, que tiene sólo una faz.
Este ruido casi inaudible de la respiración es el sonido - semilla de todas las lenguas
naturales y puede asimilarse a lo que nosotros llamamos H. Aspirado o espirado, sonoro u
opaco, este sonido heterofónico, es decir tanto vocálico como también consonántico, está
presente, - más allá de sus variantes, que para nuestro propósito resultan irrelevantes -, en la
respiración de todos los seres humanos. También están presentes los fenómenos sonoros que
hemos llamado VOCALES y, eventualmente, las consonantes. No entraremos en polémicas
estériles acerca de la precisión definitoria de estas dos categorías.
Todos sabemos qué es una vocal y "cómo" es una consonante.
Cierto es que no hay lengua natural que no sea una combinación de vocales y
consonantes, y así como en el plano del sonido estas dos categorías protagonizan un juego
sin fin, también en el plano químico y bioquímico presenciamos un juego doble y de
naturaleza análoga: la combinación de las bases nitrogenadas y de los aminoácidos, a su vez,
motivos de interminables polémicas definitorias y categoriales, en el ámbito de la
bioquímica.
Para nuestro propósito, no tiene la menor importancia el establecer con precisión qué
es una base o qué es un ácido. Es esta una tarea de los interesados en la categorización.
Cierto es que estos estados de las sustancias existen y es innegable su valor
combinatorio y dual, así como ya lo han demostrado grandes bioquímicos y genetistas.
Así como en los fenómenos bioquímicos sólo hay bases y aminoácidos, del mismo
modo, en las lenguas naturales sólo hay vocales y consonantes. Lo que es aún más
sorprendente, es el hecho de que una vocal se traduce, en el cuerpo humano, como un
operador alcalino. A su vez, una consonante es un factor acidificante. El fenómeno de
equilibrio entre ácidos y bases, que es el pH, se manifiesta en la fisiología bajo un estado
virtual de balance operativo del organismo humano, el estado benéfico ideal llamado
SALUD.
Todo ello tiene su analogía en el habla y, por ende, en la lengua hablada. Los órganos
internos del cuerpo humano y las glándulas endocrinas rigen la emisión del sonido, y la
formación de las palabras se traduce en los procesos metabólicos para dejar la sintaxis bajo
el imperio de las glándulas endocrinas. Así, los médicos y los fisiólogos tendrán que estudiar
lingüística y, a su vez, los lingüistas deben empezar a familiarizarse con el complejo mundo
de la medicina.

95

Sin olvidar el aspecto pragmático, que opera en los niveles sociales de la lengua, se
puede afirmar que, en grandes rasgos, una lengua natural posee tres campos operativos: el
campo fonético, el campo semántico y el campo sintáctico. Hoy día, lamentablemente, estos
tres campos están totalmente separados y, hasta el presente, el tipo de nexo entre los tres ha
sido meramente accidental, a pesar de que han sido publicados diversos estudios científicos
sobre el tema.
El Código General de las Lenguas se basa en una teoría unificada del lenguaje y a la
luz de sus postulados y axiomas, el SONIDO, el SENTIDO y la FORMA ORACIONAL que
representa su organización, se rigen todos por las mismas leyes de manifestación y uso
operativo del lenguaje. La bioquímica está relacionada estrechamente con la lengua hablada
y a través del mecanismo del código de las lenguas se pueden comprender aspectos
desconocidos del mismo Código Genético.
Todas las lenguas poseen unos ocho elementos o SONES cardinales que operan en la
formación y composición oracional de sus ecuaciones lógicas. Estos "sones" son A, B, G, D,
L, M, I, H y el hecho de estar designados gráficamente por letras mayúsculas, no altera en
modo alguno su naturaleza primordial. Son los primitivos o los UNIVERSALES de todas
las lenguas naturales del ser humano.
Estos Sones no sólo operan en el plano fonético: tienen valor intrínseco también en
los espacios semánticos y en los procesos sintácticos. Cada uno corresponde a una glándula
endocrina que regula su emisión y ordena la sintaxis, para el perfecto funcionamiento de la
comunicación a través de la palabra.
A la vez, hay ocho gestos, ocho estados intelectuales del pensamiento, ocho estados
de conciencia, ocho posturas corporales, ocho ritmos, ocho modos de caminar y ocho tipos
de miradas y expresiones faciales que, al combinarse, generan la infinidad de aspectos que
hacen del lenguaje el espejo de la naturaleza humana.
Estos elementos finitos están ligados entre sí de modo muy sutil y la ubicación en
una tabla periódica de elementos da nacimiento a un modelo teórico y ontológico, a través
del cual se puede comprender toda manifestación humana, sea ella gestual, intelectual,
sonora, rítmica, dinámica, facial o de otra naturaleza, como por ejemplo la escritura.
Una Tabla Periódica de los elementos es necesaria para el entendimiento del proceso
que subyace en la base del fenómeno lingüístico. Por otra parte, la simplicidad del sistema
no es más que una cualidad de la teoría y jamás puede considerarse como un defecto. No se
ha presentado hasta ahora un sistema operativo que posea validez en todas las lenguas
naturales. Por ello, el presente Código General de las Lenguas se muestra como un
descubrimiento crucial, cuyo alcance metódico y funcional no puede ser negado,
simplemente con enarbolar la conocida incredulidad de las miras enquistadas en
investigaciones irrelevantes.
Las combinaciones entre los ocho primitivos o universales lingüísticos, dan
nacimiento a un sistema único de 64 elementos en el marco del cual posee validez la
decodificación de toda lengua natural, sin discriminar la rama a la cual pertenece. Estamos
hablando del tronco mismo del árbol del lenguaje, el LOGODENDRÓN, conformado como
en dendrocronología, por círculos concéntricos aparentes, ya que el proceso es, en realidad,
helicoidal y no circular.

96

El hecho de que toda decodificación se traduce también en un grafo, hace posible la
memorización cibernética de todos y cada uno de los aspectos gráficos de un idioma o
lengua natural analizada. Con ello, todos los fenómenos de recurrencia se vuelven
operativos. Resta ahora analizar en detalle cada fenómeno antes presentado.
El código general de las lenguas está inscrito en los genes así como lo han
sospechado los precursores de la gramática generativa y con las analogías pertinentes de las
relaciones BINARIAS, GENÉTICAS y LINGÜÍSTICAS, se elimina el puente de la palabra
que todo programador está, hasta hoy, obligado a considerar, al enfrentarse con el reto de
"conversar" o "comunicarse" con el cerebro electrónico y se logra pasar directamente al
mecanismo binario de la cibernética.
El Código General de las Lenguas (CGL), posee una estricta analogía con el código
binario de la computadora. Por lo mismo, la vía de comunicación es entonces directa: el
operador maneja números y sonidos y todo ello se traduce en aspectos semánticos y
sintácticos que poseen valor universal, más no particular y, por ende, no son subjetivos.
El muy buscado CHIP INTELIGENTE tiene entonces una realidad inminente: la
máquina "comprende" al operador y el operador entiende a la máquina por vía de un proceso
matemático y objetivo, sin el puente de las palabras de la lengua natural usada en el proceso
de la programación. Por otra parte, las figuras gráficas de los trayectos de decodificación,
dado que se trata de vectores con direcciones definidas, no pueden ser repetidas ni
confundidas por la máquina, que los separa y cataloga con rapidez y cálculo inmediato.
El componente gráfico viene a completar el cuadro universal de este sistema
operativo.
En el cuerpo humano, este código actúa de la misma forma que en una computadora.
Así se salva el abismo, aún existente, entre la máquina y el organismo humano, hasta hoy,
un verdadero obstáculo en la comunicación electrónica, cibernética, matemática, genética y
fisiológica.
La medicina puede representar un campo de investigación inagotable, si se alcanza
comprender que el lenguaje y el habla poseen aspectos orgánicos, bioquímicos y hormonales
que puedan ser traducidos en términos de metabolismo. Por su parte, la robótica, hundida
hoy en consideraciones éticas y filosóficas sin sentido, puede conceder al lenguaje un futuro
de estudio y operatividad insospechable.
El Código general de las Lenguas es un modelo teórico que ostenta todas las
combinaciones lingüísticas posibles en las lenguas naturales.
Cualquier lengua natural puede ser decodificada a través del sistema operativo de sus
componentes.
La codificación y la decodificación se proyectan a través de un grafo vectorial que
descubre el movimiento sintáctico de la oración empleada. Los grafos pueden ser
memorizados y a su vez, de nuevo, decodificados en la oración original. El decodificador es
un sistema de interfaces que decide las variantes fonéticas de cada rasgo distintivo.
Los universales son los mismos en todas las lenguas naturales. Con ello, el nuevo
milenio se vislumbra como un tiempo de grandes logros en el campo de investigación del
lenguaje y su estrecha vinculación con la genética.

97

En este mismo año (2002), ha sido publicado en España un estudio que adopta la
misma postura teórica de nuestro descubrimiento: El lenguaje tiene fundamentos genéticos.
Se trata del libro de Ángel López García, "Fundamentos Genéticos del Lenguaje", de la
Editorial Cátedra, Madrid, en el cual el autor demuestra de modo brillante los nexos entre la
genética y la lingüística.
INTRODUCCIÓN AL
CÓDIGO GENERAL DE LAS LENGUAS
Antes que todo, se debe insistir en un hecho fundamental: el lenguaje se manifiesta
en distintos registros, que pueden ser simultáneos o intermitentes. Estos registros son los
siguientes:
1. El Registro del pensamiento, cuya base operativa es el cerebro, que abriga los diversos
estados noéticos o intelectuales
2. El Registro de la mirada, cuya base operativa son los ojos, lugar de la percepción de la
forma y de los detalles
3. El Registro del sonido, en el cual se perciben los distintos aspectos
Vibratorios de la onda electromagnética
4. El Registro del gesto, cuya base operativa son las manos
4. El Registro del movimiento, cuya base operativa son los pies, manifestada a través de los
pies y de su dinámica
5. El Registro de la postura, manifestado a través de las diversas posiciones corporales
6. El Registro del ritmo, cuya rapidez o lentitud crea una serie de fases con sentido
7.

El Registro cromático, en el cual el color representa la base operativa de un infinito
número de combinaciones
8. El Registro gráfico de la escritura, en el cual la letra y el grafismo en general, son motivo
de estudio y comunicación
Puntos cruciales de la teoría





Una teoría es una visión y la visión es una realidad operativa, no una mera opinión
descriptiva
Un descubrimiento es una verdad patente
Un aporte para el avance de la Ciencia. (Medicina, Fisiología, Computación), implica la
operatividad del descubrimiento y no obstante, su valor operativo no se anula si aún no
se han experimentado en laboratorio sus postulados
El uso indebido de un descubrimiento es un punto importante de la publicación y
presentación pública de una nueva teoría
El paso de la máquina al ser humano y viceversa, es el camino anhelado por los
tecnólogos de hoy
El chip inteligente tiene un valor operativo sólo si existe un modelo teórico del
mecanismo explicado

98


Los valores éticos inscritos en el código y en la tabla periódica de los elementos del
lenguaje son fundamentales para el avance de las investigaciones
La tabla periódica de los elementos del lenguaje puede construirse con los elementos
básicos de la comunicación en los distintos registros de manifestación el lenguaje

Las ocho herramientas del lenguaje son:
• El Pensamiento
• La mirada
• La palabra
• El gesto
• La escritura
• El silencio
• La postura
• El movimiento
Una noción del lenguaje puede comunicarse simultáneamente, o paulatinamente, a través
del pensamiento, a través de una mirada, de una palabra, de un gesto, de un grafismo, del
silencio percibido como estado de calma motora de negación o afirmación, de la postura
corporal o de un ritmo.
Los cien postulados de la Teoría Genética Unificada del Lenguaje para la presentación
del Código General de las Lenguas
Todo descubrimiento encaja en el ámbito de una teoría. El Código General de las
Lenguas (CGL) responde a los postulados de la Teoría Genética Unificada del Lenguaje
(TGUL), en cuyo marco bioquímico se explican los procesos lingüísticos bajo la óptica de
los procesos celulares, metabólicos y por ende funcionales del organismo humano. Estos
postulados son los siguientes:
1. Todas las lenguas naturales provienen del lenguaje y la capacidad creadora del ser
humano puede generar un sinnúmero de idiomas.
2. El lenguaje es único, irreductible, completo, irrefutable, inmanente, universal, autónomo
e independiente. Con todo ello, el lenguaje es accesible a todos los usuarios y permite el
proceso de intimación con todos sus aspectos, por más complicados y sutiles que se
presenten a la mirada del investigador.
3. Ninguna lengua natural proviene de otra, sino del lenguaje mismo.
4. Cada lengua natural posee sus leyes particulares, que han surgido de las leyes
universales del lenguaje, cuya lógica respetan y reflejan en las aplicaciones particulares
de un registro dado.

99

5. El lenguaje posee varios registros de manifestación simultánea o
intermitente, en los cuales se expresan y manifiestan las mismas
categorías: pensamientos, miradas, gestos, sonidos, posturas,
estados, figuras y movimientos, o ritmos.
6. El lenguaje es anterior, posterior y, a la vez simultáneo, a las lenguas.
7. La palabra es tan sólo un registro de comunicación, posterior al
registro de la mirada.
9. El gesto es un registro simultáneo al registro de la palabra. En ciertas ocasiones y
situaciones del proceso de comunicación, el gesto es reprimido u ocultado.
10. Cada lengua natural posee diversos ángulos para abordar la nominalidad de las cosas.
Tales ángulos construyen una perspectiva completa, a la vez fonética y semántica
10. El sentido de las palabras depende de la perspectiva del operario.
11. Los instrumentos del lenguaje se perfilan en los elementos cardinales de cada lengua
natural.
12. No existe un sentido único en la palabra.
13. Cada lengua natural propone un ángulo original del sentido de las cosas y, de cuando en
cuando, estos ángulos y perspectivas coinciden. Es por ello que hay palabras idénticas en
diferentes lenguas y no obstante, estas palabras definen conceptos y nociones distintas.
14. Las cosas son de tres clases: seres, hechos y objetos.
15. Los seres son cosas vivientes, existentes ,"sentientes" y esenciales.
16. Los hechos son "cosas ocurrentes, manifestantes y activos". Lo que más "desea" un
hecho es "acontecer" (!)
17. Los objetos son "cosas inertes, efímeras y dependientes".
18. Las lenguas naturales nombran a las cosas según los diversos ángulos dinámicos,
mecánicos y existenciales que ostentan en el contacto que el operador adopta con y para con
"ellas".
19. Las lenguas naturales son irrigadas continuamente por el lenguaje y beben de su fuente
inagotable.

100

20. El lenguaje no necesita de la palabra para manifestarse. En su
inmanencia, el lenguaje es eterno, sin ser modificado por el
tiempo o por la historia, cambios que sólo ocurren en las lenguas.
21. La palabra es sólo uno de los múltiples registros de manifestación
del lenguaje.

22. Las semejanzas entre las lenguas son meras coincidencias de los
ángulos de percepción de los operarios que nombran los
fenómenos y las cosas a través de ciertos ángulos de análisis,
contexto y operatividad.
23. Todas las lenguas poseen ocho sones fundamentales que al
combinarse forman infinitas variantes sonoras que se
transforman a través del tiempo y del espacio para deslindar los
límites y los alcances semánticos, fonéticos y sintácticos de cada
lengua natural.
24. La lengua hablada controla el metabolismo y, a la vez, es un
reflejo de los procesos fisiológicos del organismo. A su vez, el
metabolismo, controla, dirige o modifica los procesos
lingüísticos, regidos por los cambios celulares.
25. Todo trastorno del habla es el resultado de una distopía genética
y, aunque se percibe como un trastorno del hablante, de naturaleza existencial,
intelectual, anímica o semántica, su origen es genético y por ende, celular. No obstante,
las causas del trastorno pueden ser también funcionales.
26. La inmadurez del ser humano, considerada como un aspecto
existencial, se refleja en la lengua y en el uso del lenguaje.
27. El lenguaje contiene los principios universales que todas las
lenguas describen y comparten.
28. La sintaxis es controlada por el sistema glandular hormonal y
refleja los procesos celulares.

29. Cada una de las partes de la oración corresponde y está relacionada con una de las
glándulas endocrinas del cuerpo humano.

101

30. El fenómeno vocálico es de naturaleza alcalina y es una proyección de las operaciones
celulares de las bases nitrogenadas.
31. El fenómeno consonántico es de naturaleza ácida y es una proyección de la síntesis
proteínica regida por los aminoácidos.
32. La unión de lo vocálico y de lo consonántico en la palabra produce en el cuerpo sales
minerales, luego utilizadas en los procesos bioquímicos del organismo humano.
33. El equilibrio base-ácido reflejado en el pH del cuerpo se puede
percibir en el estado definido como "salud".

34. Los procesos fonéticos son análogos a los procesos bioquímicos del cuerpo humano y
los análisis fonológicos del habla deben tomar en cuenta estos procesos metabólicos.
35. El Código General de las Lenguas ostenta un campo de análisis
donde se pueden percibir todos los procesos sintácticos de las
lenguas.
36. Los procesos sintácticos de las lenguas se reflejan en un grafo
vectorial en el círculo del Código General de las Lenguas.
37. El orden y la separación de los elementos sintácticos aparecen
marcados en la combinación de los elementos que conforman el
Código General de las Lenguas.
38. Toda lengua natural posee una sintaxis que se refleja en los grafos del campo circular del
Código General de las Lenguas.
39. La comida, el uso del fuego y la composición bioquímica de la
atmósfera afectan el habla, moldean la lengua natural y modifican
la sintaxis. En cambio, el lenguaje permanece inalterado en sus
principios universales, a pesar de todas las modificaciones que
sufren las substancias de la naturaleza.
40. Cada lengua natural posee cinco consonantes fundamentales.
41. Cada consonante es controlada por cinco órganos del cuerpo humano y, a su vez,
modifica el metabolismo de estos respectivos órganos.
42. Cada lengua natural posee, al menos, dos vocales fundamentales A, I (/a/,/i/).

102

43. Todas las lenguas naturales provienen del sonido-semilla o son
cardinal H (/h/), la emisión sonora de la respiración, aspirada o
espirada.
44. El son - semilla, H (/h/), es el protagonista perceptible o
imperceptible de todos los fenómenos sonoros y está presente en
todas las lenguas naturales.
45. Todas las lenguas naturales están comprendidas o ubicadas entre el sonido A (/a/), la
apertura máxima de la boca, y el sonido M (/m/), la mínima apertura, o cierre total de los
labios. (Como ya se ha dicho, el grafismo /a/ o /m/, para indicar que se trata de "fonemas",
es irrelevante para nuestro propósito.
De todos modos, en algunas ocasiones se respeta la notación tradicional de los textos de
lingüística)
46. Los alfabetos utilizados en ciertas lenguas naturales son una tabla de variantes sonoras
de los ocho sonidos cardinales que el ser humano utiliza en el habla.
47. Los ocho aminoácidos fundamentales que el cuerpo humano no
puede producir o sintetizar, corresponden a los ocho sonidos
fundamentales de todas las lenguas naturales.
48. El alfabeto internacional o universal es análogo a un grupo de casos particulares o
variantes de los ocho sones fundamentales, reflejo orgánico y operativo de las cinco bases y
de los veinte aminoácidos de la naturaleza.
49. Hay un sonido cardíaco que se manifiesta en forma tanto vocálica I (/i/), como
consonántica L (/l), en todas las lenguas naturales.
50. El corazón controla y es controlado y regulado en sus procesos
fisiológicos, por el sonido vocálico I (/i/) y por el sonido
consonántico L (/l/), en todas sus variantes, como por ej. R (/r/)
51. Más allá de las particularidades fonológicas y de los detalles teóricos de la fonética,
aspectos irrelevantes para nuestro discurso de
presentación del Código General de las Lenguas, un "sonido" es una
"emisión sonora" (periódica o a-periódica) generada por el organismo humano a través de
los órganos de fonación.
52. Hay un sonido hepático que se manifiesta tanto en forma vocálica E (/e/) así como en
forma consonántica G (/g/), en todas las lenguas
naturales.

103

53. El hígado controla y es regulado en sus procesos fisiológicos, por el sonido vocálico E
(/e/) y el sonido consonántico G (/g/), con todas sus variantes, C (/c/), J (/j/), K (/k/), Q (/q/),
S (/s/), X (/x/), Z (/z/) y otros tantos fenómenos consonánticos de la misma clase, presentes
en miles de lenguas naturales y aparentemente distintos como rasgos
específicos.
54. Hay un sonido pulmonar que se manifiesta tanto en forma vocálica O (/o/), como en
forma consonántica D (/d/), en todas las lenguas naturales.
55. Los pulmones controlan y son regulados en sus procesos fisiológicos por el sonido
vocálico O (/o/), y el sonido consonántico D (/d/), con todas sus variantes, p. ej. T (/t/).
56. Hay un sonido esplénico que se manifiesta tanto en forma vocálica A (/a/) así como en
la forma consonántica M (/m/), en todas las lenguas naturales.
57. Una "forma" de manifestación es un "modo".
58. El bazo controla y es regulado en sus procesos fisiológicos por el
sonido vocálico A (/a/) y el sonido consonántico M (/m/), con todas
sus variantes, como N (/n/), Ñ (/ñ/) y otros de la misma clase sonora.
59. Hay un sonido renal que se manifiesta tanto en forma vocálica U (/u/) así como en
forma consonántica B (/b/), en todas las lenguas
naturales.

60. Los riñones controlan y son regulados en sus procesos fisiológicos por el sonido
vocálico U,(/u/) y el sonido consonántico B (/b/), con todas sus variantes, p. ej. F (/f/), P
(/p/), V (/v/) y otros del mismo tenor.
61. Los sonidos del habla no son meras emisiones mecánicas del aparato vocal, sino
fenómenos vibratorios resultados de unos complejos procesos fisiológicos del cuerpo
humano, regidos por la genética celular y los mecanismos bioquímicos cuya base operativa
descansa en los procesos celulares de síntesis de las proteínas y por ende, en los
movimientos del código genético.
62. Los ocho sones, o sonidos fundamentales {A (/a/), B (/b/), G (/g/), D (/d/), L (/l/), M
(/m/), I (/i/), H (/h/)}, se pueden percibir y apreciar en relación con ciertos fenómenos y
elementos naturales. Este aspecto aclara una serie de incógnitas de naturaleza semántica y
sugiere la existencia de universales lingüísticos relacionados con el mundo natural.
63. El cielo y la inmensidad están estrechamente relacionados en el
lenguaje y en el habla con el sonido A (/a/).

104

64. La Tierra, con sus depresiones y vacíos que ostentan una capacidad contenedora y
receptiva, se asocia en el habla con el sonido M (/m/).
65. Las montañas, las elevaciones y todo el mundo vegetal se asocian y relacionan con el
sonido D (/d/).
66. El agua y todos los fluidos, la lluvia, las fuentes, los ríos y los
manantiales o las cascadas, se asocian y relacionan en el habla con el
sonido I (/i/).
67. El viento y sus manifestaciones de naturaleza penetrante, se
relacionan y asocian, en el habla, con el sonido heterofónico H (/h/). Este sonido
heterofónico muestra rasgos de semejanza sonora con la clase de sonidos hepáticos de la
serie G (/g/) y sus variantes. No obstante, H (/h/) representa claramente, una clase separada
de sonidos y, de hecho, es uno de los ocho sones cardinales o
fundamentales de las lenguas.
68. El rayo, unión del trueno y el relámpago y su naturaleza
brontoneumática, o de estallidos surgentes, se asocia y relaciona en el habla con el sonido
G (/g/), y sus variantes.
69. El fuego y sus manifestaciones ígneas de combustión y adherencia consumadora se
relaciona y asocia en el habla con el sonido L (/l/) y sus variantes.
70. El mar con su inmensidad y su potencial natural que lo hace oscilar entre estados de
calma serena y tempestad se relaciona y asocia en el habla con el sonido B(/b/) y sus
variantes.
71. En todas las lenguas naturales, los fenómenos del espacio se
consideran como los más importantes rasgos semánticos de la
composición y formación de las palabras.
72. En el centro de una rosa virtual de los vientos, el ser humano se
perfila como el operador y el creador mismo de las lenguas naturales, usuario de los
sesenta y cuatro odónes ( en griego "caminos"), los elementos de base genética que forman
el código general de las lenguas.
73. El lenguaje, sistema único de la lógica del pensamiento, transmitido al ser humano a
través del código genético y de sus sesenta y cuatro codónes, controla y regula los procesos
semánticos, fonéticos y sintácticos de todas las lenguas naturales y, a la vez, imprime al
componente y registro del habla, los aspectos simultáneos de los demás registros o estratos
de su manifestación, para así generar y completar el complejo proceso de comunicación.

105

El mundo animal y en general, todo lo orgánico, es el lugar ontológico de la memoria del
lenguaje y por ello, no sólo las criaturas, sino todo lo que los biólogos llaman substancia
orgánica o materia viva, "almateria prima", como la llama mi padre, la que guarda y
transmite el mismo código genético, con sus respectivas
variantes para cada especie e individuo.
74. Todas las lenguas naturales se pueden trasladar a un contínuum
vocálico, como consecuencia de una estricta correspondencia entre
vocales y consonantes. De hecho, este estrato vocálico es la primera
manifestación del habla infantil, la manera de hablar de mis amigos y
de mis amigas, todos ellos niños medievales
75. La analogía entre una vocal y una consonante es un estado de
naturaleza bioquímica: la tendencia de la adenina a emparejarse con
la timina y la de la guanina a hacerlo con la citosina explica una
tendencia genética. La misma tendencia del sonido A (/a/) para
asociarse con el sonido E (/e/) y del sonido O (/o/) de asociarse con
el sonido U (/u/). Esto ocurre también en la correspondencia vocalconsonante y la causa es de naturaleza bioquímica. De este modo se
establece el equilibrio base- aminoácido el el cuerpo y como
consecuencia, el pH muestra valores de balance orgánico.

76. Las cinco consonantes fundamentales que existen en todas las
lenguas naturales (B /b/, G /g/, D /d/, L /l/, M /m/) tienen una estricta
relación de correspondencia con cinco vocales análogas, según el
siguiente orden:
M(/m/) con A(/a/)
G(/g/) con E(/e/)
D(/d/) con O(/o/)
B(/b/) con U(/u/)
L(/l/) con I(/i/)
77. La decodificación vocálica de las lenguas naturales facilita el proceso de posterior
codificación en el sistema utilizado por el Código General de las Lenguas.
78. El Código General de las Lenguas se perfila como análogo al Sistema Binario utilizado
en la computación. Cada uno de los sesenta y cuatro odónes corresponde a un número de
seis dígitos binarios.
79. El paso directo de una lengua natural al Sistema Binario es un salto inmenso para el
avance de la ciencia.

106

81. Actualmente, el abismo que existe entre la máquina y el cuerpo
humano impide toda analogía entre los procesos fisiológicos y las
operaciones lógicas del cerebro electrónico.
81. El Código General de las Lenguas une el componente fonético con el componente
semántico y el componente sintáctico de las lenguas naturales en un sistema coherente
regido por el lenguaje y operado por el organismo humano. Su origen es el código genético
y sus sesenta y cuatro codónes.
82. La unificación de la FONÉTICA, con la SEMÁNTICA y lo
SINTÁCTICO da nacimiento a la TEORÍA UNIFICADA DEL
LENGUAJE.
83. La unión del SONIDO, del SENTIDO y del ORDEN SINTÁCTICO en un solo proceso
lógico regido por el lenguaje, es un aspecto obligatorio del análisis lingüístico de las
lenguas naturales.
84. Así como el Código Binario permitió el desarrollo de la ciencia
Cibernética y el Código Genético abrió las puertas de la investigación médica en el plano
existencial y en el análisis microcelular del mundo orgánico, el Código General de las
Lenguas permitiría el avance de la genética y de la investigación médica de los
trastornos del habla.
85. No obstante, el uso del Código General de las Lenguas puede ser
perjudicial para la humanidad si su uso entra en ámbitos militares y
políticos, así como el código genético ha generado grandes problemas éticos con la
pretensión de los científicos de clonar el cuerpo humano.
86. El Código General de las Lenguas debe ser utilizado por científicos con miras hacia un
estado de consciencia ética regido por el sentido común de los principios universales, un
nivel de consciencia que la humanidad entera comparta como ideal, natural y verdadero,
para obviar su manejo impropio y su uso indebido en la ciencia.

87. La manipulación subliminal y la construcción de computadoras
"inteligentes" y creativas pueden representar un peligro para la
humanidad si no se controla el estrato bioético de los conceptos y de
las nociones que entran en la formación y construcción de la TABLA
PERIÓDICA DE LOS ELEMENTOS DEL LENGUAJE que está en
la base de las operaciones lingüísticas que puedan presentarse con
el uso de los elementos universales de las lenguas.

107

88. El fenómeno del uso impropio de un descubrimiento ha ocurrido varias veces en el
ámbito de la ciencia, desde el descubrimiento de la dinamita hasta la presentación del
Código Genético del mundo orgánico.
89. El Código General de las Lenguas viene a completar el cuadro de los descubrimientos
modernos de la ciencia y conforma la pirámide
intelectual de la criatura humana, junto con el Sistema Binario, la
Tabla Periódica de los Elementos, la Teoría de la Relatividad y el
Código Genético.
90. Junto con el Código General de las Lenguas, la Teoría Unificada del Lenguaje presenta
la Tabla Periódica de los Elementos que el ser
humano usa en la comunicación de los conceptos de sus
pensamientos, y marca la analogía existente entre los diversos
registros del lenguaje, como el registro de los gestos, el registro de
los movimientos corporales, los estados intelectuales que adopta el
ser humano en los procesos donde intervienen la inteligencia y otros
elementos, hasta ahora considerados irrelevantes por los científicos.
91. La memorización y almacenamiento del aspecto gráfico y por ende el procesamiento
tecnológico de las lenguas naturales representa un campo de investigación de gran alcance
en el mundo de la medicina, de la lingüística, de la robótica y de la computación.
92. Sin el Código General de las Lenguas, la ciencia de hoy seguiría en un proceso de
estancamiento progresivo y laberíntico, dado que se
desconoce por completo el modo de utilizar las leyes de la
computación, en el espacio que separa la máquina del hombre.
93. El Código General de las Lenguas debe estar en manos de una
comisión internacional que controle su uso y su proyección en las
futuras investigaciones de la ciencia.
94. La persona que ha descubierto el Código General de las Lenguas
considera que la Fundación ALMATERIA, creada por mi padre en
1984, tiene la categoría ética, bioética y operativa que la habilita para
decidir en el uso y en el manejo idóneo del Código General de las
Lenguas y estar consciente del potencial explosivo que puede
representar este nuevo campo de investigación.
95. Por lo anterior, se ofrece el Código General de las Lenguas y la Tabla Periódica de los
Elementos del Lenguaje a la Fundación Almateria, para que su grupo de expertos
internacionales decida y considere la rectitud de su manejo y legalización.

108

96. Asimismo, el autor del presente descubrimiento pasa a la Fundación ALMATERIA,
todos los privilegios de este alcance científico.
97. Un descubrimiento científico debe ser a su vez investigado y
considerado con suma cautela para que nadie pueda manejarlo en
detrimento de la humanidad.

98. El manejo impropio de un descubrimiento ocurre precisamente en los primeros
momentos de su presentación, cuando aún no se está
familiarizado con los efectos nocivos que eventualmente pueden
ocurrir al utilizarse sus componentes en ámbitos y sectores
incompetentes y cuyos valores éticos están distanciados del
bienestar de la humanidad.
99. Un grupo de expertos que percibe con claridad la ética, la
competencia y la utilidad de un descubrimiento, puede tardar y
establecer un lapso de espera en el manejo y cultivo de los
nuevos datos científicos que propone y presenta un nuevo
aspecto de la investigación científica, en este caso, la aplicación
del Código General de las Lenguas en los distintos ámbitos de la
sociedad.
100. La Tabla Periódica de los Elementos de Mendeleev, El Código Binario, La Teoría
de la Relatividad, El Código Genético y El Código General de las Lenguas, junto con
La Tabla Periódica de los Elementos del Lenguaje, representan las joyas operativas
del pensamiento de una nueva cultura y de una nueva ciencia, con los cuales y desde
cuya perspectiva, se vislumbra un futuro digno de la humanidad.
*

Hemos afirmado que nuestro alfabeto es, en realidad, la suma de ocho sonidos
fundamentales – A, B, G, D, L, M, I, H y de sus variantes. Entre todos ellos, el sonido H
puede hacer las veces de vocal y también de consonante.
Algunas variantes alfabéticas son meramente ortográficas e históricas, como la Q o la
J. Para D, la variante es T, para L, la variante es R, y para M, la variante es N.
Obviamente, en esa gama de variación sonora encontraremos una gran cantidad de
otros “sonidos”, cuyo número se sospecha incalculable, para no decir infinito. Los lingüistas
los han llamado “rasgos”.

109

Aún así, las veinticinco letras alfabéticas poseen un valor mucho más profundo que
el valor que se les acostumbra asignar en las ciencias del lenguaje. Todos estos sonidos
”alfabéticos” son, en realidad, correlatos de los veinte aminoácidos del ADN y de las cinco
bases que se usan para escribir el genoma humano. La quinta base, el uracilo, interviene,
para intercambiar información genética, a través del ARN, el ácido ribonucléico.
Detrás de todas las lenguas, hay una suerte de Genoma lingüístico, que mi padre ha
llamado el ZOEMA humano, un código universal que él define como, ”general”, en honor a
la discreción terminológica.
Todas las lenguas usan las mismas herramientas y los mismos materiales.
Este código, muy similar al código genético, posee sesenta y cuatro módulos,
equivalentes a los sesenta y cuatro “codones” del libro de la vida. Hay una analogía entre la
genética y la lingüística, percibida en profundidad, desde la década de los cincuenta, por el
lingüista Noam Chomsky. Chomsky ha sostenido durante años que el lenguaje está inscrito
en los genes, pero al no conocerse el código lingüístico, sus afirmaciones están aún hoy,
puestas en duda. Por otra parte, los lingüistas suponen que el código que ellos llaman
"lingüístico" es una suma de operaciones entre categorías de orden sintáctico y morfológico,
lo que resulta irrelevante.
La fonética y la fonología no logran unificarse con la semántica y con la sintaxis y
cada uno de estos tres ámbitos lingüísticos posee un espacio operativo lleno de
restricciones. Una teoría unificada del lenguaje es el primer requerimiento de la
comprensión de muchos trastornos del habla que tendrían explicación por vía genética. Es
obvio que el ADN, el ARN, la célula, los genes, los cromosomas, los aminoácidos, el
núcleo, las famosas bases –para los genetistas – y tantos otros elementos de la bioquímica,
tienen sus correlatos en un código general de las lenguas y, por ende, el ámbito del lenguaje
no puede estar separado del ámbito genético y bioquímico. Hay que recordar que el lenguaje
es un mundo y las lenguas otro mundo, por más que ésta aseveración parezca extraña. El
primero se refleja en el segundo y el segundo hunde sus raíces, como un árbol invertido, en
el suelo virtual del lenguaje. Cuando los genetistas comprendan la importancia de los
conocimientos alcanzados hoy día en la lingüística y por su parte, cuando los lingüistas se
enteren de los nexos que tiene el lenguaje con el mundo celular y, en consecuencia, estudien
con esmero los avances de la genética, una nueva vía de investigación cambiará la faz de la
ciencia.
Tanto la robótica como la cibernética se encuentran hoy frente al abismo que
representa la aplicación del lenguaje en los procesos de inteligencia artificial.
Con el Código General de las Lenguas, y una Tabla Periódica de los Elementos de
Expresión, el abismo se puede salvar y de este modo, el salto de las categorías del lenguaje
al código binario y su analogía con el código genético, lograría conformar un núcleo
operativo común.
Adjudicar un valor erróneo a un fenómeno natural es una operación cuyas
consecuencias pueden trastornar de modo tajante la comprensión humana. El estudioso serio
debe estar atento a todos los detalles de la dinámica diaria de los fenómenos y vislumbrar
rápidamente su ignorancia para entender los mecanismos que pretende describir.

110

En este momento de capital importancia, el filósofo e investigador de la ciencia tiene
la espléndida oportunidad para demostrar su modestia. Muchos descubren rápidamente su
impotencia para comprender tal o cual sistema pero pocos reconocen su incapacidad, al
menos momentánea, y prefieren teorizar sobre los hechos. Esto ha pasado mucho con los
teóricos del lenguaje. La búsqueda empedernida de una supuesta lengua primordial, la
explicación del fenómeno del habla como un mero acto imitativo, o las conjeturas sobre la
adquisición del lenguaje, entre muchas otras cosas del mercado de la investigación
lingüística, son fruto de una visión nublada.
Lo que es aún más grave es el hecho de confundir, de modo facilista y acomodaticio,
la lengua con el lenguaje y viceversa.
No hubo ni pudo haber alguna lengua-madre. Nuestra presente lengua materna, (cada
una de los tantos miles de lenguas que hoy se hablan en el mundo es una lengua materna),
es el resultado natural de un proceso combinatorio, equivalente a la composición de una
sinfonía musical. Una sinfonía es un producto muy sofisticado y su análisis descubre ritmos,
movimientos y frases musicales de máxima complejidad combinatoria. Pero todo ha partido
de un reducido número de notas musicales, cuantificadores de alturas sonoras de la gama
que usan los músicos en sus composiciones.
Lo mismo ocurre con las lenguas: hay un reducido número (64) de operadores que, al
combinarse, componen los movimientos sintácticos, registran el sentido y lo modifican
según leyes naturales estrictas y permiten crear el léxico de una lengua regida por principios
semánticos, sintácticos y fonéticos universales.
Una lengua es una auténtica sinfonía. Actualmente, los lingüistas no son capaces de
informar a los interesados en los procesos del lenguaje, cuales son las notas musicales que
están en la base de los procesos de formación de las lenguas naturales, y se lamentan
inútilmente de la pérdida de lenguas que mueren como han muertos más de ochenta mil,
hasta nuestros tiempos.
Por ello, la Neo-Teoría del Lenguaje no la ha dirigido mi padre a los lingüistas, que
tienen muy poco interés en abandonar sus disquisiciones sobre los llamados rasgos
distintivos de las lenguas, sino a los filósofos del lenguaje, a los médicos, a los tecnólogos, a
los filósofos de la ciencia y a los niños.
La lingüística moderna está perdida en el laberinto de las diferencias y de la lectura
analítica de la lengua y, como es natural, cada día descubre más y más diferencias y más
zonas particulares, sin duda, llenas de curiosidades y de interesantes casos que merecen la
más digna atención. Pero el camino de la comprensión del lenguaje no va por allí.
A la larga, todo ello resulta una pérdida de tiempo y de esfuerzos: los resultados
obtenidos se alejan imperceptiblemente del núcleo del problema y los datos acumulados no
hacen más que entorpecer la visión del modelo teórico que rige todas las lenguas naturales.
La razón de esta perdida en el bosque de los datos estadísticos y de las informaciones
fonológicas es la carencia de una teoría ontológica sobre el origen del lenguaje. Los
filósofos de la ciencia suelen decir que sin ontología no hay epistemología y la aseveración
posee un grado máximo de certeza: sin una ontología no puede haber una teoría del
lenguaje.
La visión actual de la ontología se debate entre una agonía del evolucionismo y una
teología positivista que hace encajar, a todo riesgo, las nociones científicas en las moradas
dogmáticas de sus convenciones.

111

Para fijar el modelo teórico del lenguaje es necesario presentar los rasgos unitivos de
las lenguas naturales y el código que rige la formación de los cuadros operacionales de todas
y cada una de las lenguas del ser humano.
Es hasta gracioso descubrir en los diccionarios modernos, el dibujo del llamado árbol
del lenguaje, cuyas raíces brillan por su ausencia y cuyo tronco está completamente vacío de
toda ocurrencia lingüística o filológica.
Las lenguas sólo están ubicadas en las ramas. Si acaso se ha elegido un símil para
describir un fenómeno, hay que construir la analogía de todos sus elementos, o al menos
reconocer que tal o cual renglón todavía no ha encajado, ni tiene puesto en la semejanza y
en consecuencia, no responde por completo a la situación propuesta.
Recuerdo aquí el caso de Saussure que proponía al comienzo del siglo la elección
del ajedrez como símil del lenguaje natural, pero no continuaba con la identificación de
todas y cada una de las piezas. La referencia se vuelve entonces meramente anecdótica y no
levanta mucho polvo en los análisis posteriores. Si ocurre lo antes mencionado, quedan en el
aire relaciones muy importantes, como en el ejemplo del ajedrez quedó inexplicable
lingüísticamente, el nexo de los peones con las demás piezas, la realidad jerárquica del rey
en el tablero o el valor de las combinaciones posicionales de los trebejos en la alternancia
del juego.
Es fácil elegir un símil pero es muy difícil compaginar y continuar la analogía para
resolver todas las ecuaciones y los casos de correspondencia que implica tal elección de
isomorfismos. Si se ha elegido el símil del árbol para describir el lenguaje natural se debe
responder a muchas preguntas: ¿Cual es la semilla del sonido, el sonido primordial? ¿Cuales
son las raíces del lenguaje natural, es decir sus notas musicales? ¿Cual es el tronco de todas
las lenguas naturales del ser humano?
Se puede hablar de un sonido primordial o buscar el origen del lenguaje, pero
pretender encontrar una lengua primordial es una empresa infantil que denota la inmadurez
ontológica de tales buscadores.
¿Qué es el lenguaje?
Esta pregunta merece estar sola, libre de toda cercanía y sin palabras a su alrededor.
Muchos filósofos e investigadores tienen un oscuro miedo a definir las cosas.
¿Por qué no definir lo que puedes definir?
No se trata de definir o de hablar sobre lo que no puedes definir y menos de hablar
sobre lo que no se puede hablar, como sostenía Wittgenstein en las últimas palabras de su
corto Tractatus.
Se trata de definir lo que has entendido, lo que has comprendido hondamente y es
ello lo que se llama teoría - contemplar los misterios y así aprenderlos.
Hay que llegar a definir incluso a la definición para que la definición misma pierda
la necesidad de ser definida y así seguir definiendo inútilmente las cosas.
En su célebre libro El Conde Lucanor, Don Juan Manuel decía, hace unos siete
siglos, que por la carnalidad gravosa de nuestra actualidad física, nosotros no somos
capaces de entender los misterios de la naturaleza sino a través de semejanzas. Es por ello
que elijo ya un símil, para estar en la onda de aquellos caballeros:
El lenguaje es como una fotografía.

112

La lengua que hablamos es el positivo del estado negativo del proceso inteligente del
pensamiento, a su vez resultado de un proceso imaginativo de la realidad trascendente, la
visión del mundo que cada hablante construye con las herramientas que le han sido legadas
a través del código genético.
Hay que fotografiar la realidad trascendente, revelar el negativo a través de la
formación social-histórica o, si se prefiere diacrónica de la lengua, y luego revelar el
positivo, en el mecanismo de aprendizaje del lenguaje natural de la lengua materna o de la
lengua que le corresponde hablar al sujeto pensante.

El descubrimiento del Código General de las Lenguas
Hay un solo código para los procesos fonéticos, para las fórmulas sintácticas y para
los operadores semánticos de todas las lenguas del hombre.
Este código es desconocido por los lingüistas y por ello, la Neo-Teoría del Lenguaje
lo presenta para que los estudiosos puedan comprender los aspectos combinatorios
fonéticos, morfológicos, sintácticos y semánticos en una visión unificada en la que todos
ellos están integrados orgánicamente y dependen uno del otro.
Se trata de una teoría funcional que explica el mecanismo del lenguaje natural en sus
procesos fonéticos, semánticos y sintácticos.
A pesar de que las aseveraciones y los postulados de este texto son fruto de una
investigación de muchos años de estudio y experimentación con más de tres mil lenguas
naturales, es una fortuna que la neo-teoría pueda presentarse como un descubrimiento
científico.
Esta figura retórica de la escritura salva la sutil distancia que existe entre la
metodología y la lógica del pensamiento y ahorra al investigador el amplio espacio árido
del arrastre técnico que jamás podrá emprender el vuelo poético de la inteligencia, como
sugiere José Antonio Marina en sus trabajos y publicaciones.
Este escrito presenta el descubrimiento del código general de las lenguas compuesto
por los rasgos comunes a todas las lenguas habladas por el hombre.
El ordenamiento de los elementos del código, junto con la naturaleza bioquímica de
su manifestación, favorecen la formación de una tabla periódica que comprende todos los
elementos del lenguaje, incluso los gestos, las posturas o las expresiones faciales, entre otras
dimensiones que concurren a su factura y representación.

Tanto las ciencias médicas como la cibernética, e implícitamente la lingüística - a
pesar de que en esa última esfera científica poco se confiesa lo que se afirma a continuación
- están actualmente en una suerte de impasse, debido a la ausencia de un código que pueda
facilitar la formación, la composición y el uso de sutiles analogías entre la máquina y el
cuerpo.

113

El código presentado en el marco de la Neo-Teoría del Lenguaje es la clave de
bóveda que une las ciencias biológicas a la tecnología en el arco de la visión actual de la
existencia.
El Código General del Lenguaje, a continuación CGL, es un sistema lógico
universal, equivalente al código genético.
Una lengua es un producto combinatorio que ocurre en el intelecto y se graba en la
memoria del usuario de modo natural y automático, en los primeros años de crecimiento.
Hay, sin embargo, un límite para este proceso de creación y perfeccionamiento
combinatorio, léxico, semántico y sintáctico. Este límite está fijado a la edad aproximada de
once o doce años, momento que coincide con la finalización del proceso de osificación
somática.
El equilibrio bioquímico entre bases y ácidos en el cuerpo humano tiene también una
edad límite que corresponde con el fenómeno de la osificación.
En el horizonte de la ciencia moderna se vislumbra una nueva visión acerca de los
procesos existenciales de las lenguas y para denominarla, hemos elegido la palabra
ÓNTICA, una visión abierta, como lo es la SEMIÓTICA frente a la cerrada SEMIOLOGÍA.
En medicina, la ciencia del diagnóstico, aspecto crucial para administrar una terapia
precisa y una medicación efectiva, se ha estancado en el proceso de la titulación léxica, con
el deseo de expresar con términos acertados los fenómenos relacionados con los signos de la
enfermedad.
En vez de llamarse Semiótica, el campo de los signos diagnósticos de la salud y de
la enfermedad, todavía es nombrado como Semiología, o Semiología médica.
El atributo de médica no salva el abismo terminológico que se ha instituido hace
tiempo entre la Semiótica y la Semiología. Parece inconcebible que un simple sufijo, (en
este caso “-ica”), pueda modificar la lectura de una serie de procesos en un campo que
debería estar abierto para incluir nuevos aspectos de diagnóstico y, por ende, nuevos signos.
Bajo esta forma, el sufijo “-logía” aparece como una llave de anacronismos. En la ciencia es
necesario y obligatorio permanecer abierto a toda visión y andar al paso de las nuevas
modificaciones léxicas. Estos fenómenos lingüísticos no son meras palabras pasadas de
moda sino errores léxicos que pueden sembrar dudas y hacer estragos en la enseñanza y en
la educación, dos campos totalmente distintos.
He aquí el caso del genoma. En español, el término “genoma” está equivocado.
Debido a su asociación con palabras que designan graves procesos de
descomposición en el cuerpo (angioma, mioma, carcinoma, papiloma, sarcoma, linfoma,
fibroma, adenoma, melanoma, glaucoma o dermatoma), el “genoma” es, en español, una
traducción infeliz del término inglés genome. La palabra “genoma” merece un análisis
lingüístico especial. Los científicos de habla inglesa no han caído ene este desliz y, en
consecuencia, utilizan otra terminación - el sufijo –OME. En español, nadie traduciría los
términos ingleses tome, dome o gnome, en las formas toma, doma o gnoma.
En estas palabras, la raíz (tom, dom, gnom) es compacta, ya que no están formadas
con un sufijo. En cambio, genome es un elemento léxico creado con el sufijo -ome, agregado
a gen. Es insólito el que los lingüistas españoles no se hayan percatado todavía del error que
implica el uso del término “genoma” en el campo semántico especializado de la medicina.

114

El sufijo –oma es un modificador de sentido llamado técnicamente afijo y su uso está
estrictamente reservado para designar fenómenos degenerativos graves, que pueden,
ciertamente, ocurrir en el organismo humano.
El Vocabulario científico de términos técnicos en las ciencias físicas, denominadas
”exactas”, publicado por la Real Academia Española de las Ciencias (Ciencias Exactas,
Físicas y Naturales), introduce otro término equivalente, -genomio-, tal vez para matizar y
suavizar el impacto semántico de la palabra. Pero genomio tampoco traduce el inglés
genome: el sufijo –omio corresponde a otras construcciones léxicas (trinomio, binomio,
encomio, reconcomio, manicomio, etc.)
Este error terminológico induce a la creencia de que los genes están en el cuerpo para
producir enfermedades. (Cfr. Matt Ridley “Genoma”- La Autobiografía de una especie en
23 capítulos, publicado por Taurus, en Madrid, 2001, pag.69)
El caso de la palabra cromosoma es distinto, puesto que su terminación,
aunque parecida, es en realidad un término compacto, el soma, un elemento léxico que en
griego posee el sentido de cuerpo viviente.
Por otra parte, en inglés, un observador atento puede percibir que se ha obviado la
confusión y el término se usa con la forma chromosome. En esta palabra, nuevamente, la
partícula –ome, no es un sufijo, ya que pertenece al término griego soma.
Tales errores terminológicos pueden crear graves confusiones en el gran público de
lectores, que sólo desean estar informados de los últimos descubrimientos de la
investigación científica.
Es necesaria, por lo tanto, una revisión del uso especializado del término “genoma”,
actualmente generalizado hasta el punto de ser una de las palabras más frecuentes en el
ámbito de las publicaciones periodísticas.
Con esta errónea traducción, el español ha perdido un punto en la batalla de las
lenguas, en la red.
Traduttore, traditore( traductor, traidor) – una cómica, sarcástica y sardónica
expresión italiana, entra, lamentablemente, de nuevo, en el escenario de la lengua, donde las
discusiones intelectuales de las correspondencias terminológicas pecan, a veces, de un
purismo a la carta.
Por otra parte, algunos científicos de habla inglesa tienen la absurda pretensión de
que ciertas palabras que ellos crean, inventan o rescatan del olvido, “no tienen traducción al
español”. He aquí el caso de splicing, un método usado en la ingeniería genética, cuyo
sentido es simplemente ”reparación del mRNA”, tal como lo designa el Vocabulario de
términos científicos de la Real Academia, antes citado. Otros autores llegan hasta el absurdo,
solicitando el uso de las siglas DNA y RNA, de corte anglosajón, en vez de ADN y ARN,
como ciertamente se deben usar en español.
Toda noción puede traducirse en cualquier lengua. Los casos citados no son más que
despropósitos, resultados de la opinión de aficionados que pretenden sentar cátedra en una
ciencia teórica como la filosofía del lenguaje.
Ningún genetista tiene derecho de inventar e implantar términos que no sean
consultados y aprobados por unanimidad, por los expertos de la lingüística aplicada.

115

En consecuencia, “genoma” es un término malformado, que no corresponde
a la noción que pretende traducir y definir, a causa del uso impropio del afijo (sufijo) –oma.
Si se quiere utilizar el griego, y ello es factible, ya que la mayoría de los términos en
biología son neologismos de origen griego, hay que estar muy atento a la formación y uso de
los afijos para no crear elementos léxicos equivocados.
Se trata, simplemente, de acatar las reglas y procedimientos operativos del campo de
la terminología especializada.
Un simple cambio de letra en un texto de factura científica y por ende especializado,
puede producir efectos cómicos pero realmente graves, si el lector no se percata del error.
He aquí un ejemplo, en el mismo libro de Ridley, antes citado:
“Las personas con genes D4DR ”largos” tienen menos capacidad de respuesta a la
dopamina, así que necesitan adoptar una actitud más aventurera ante la vida para obtener
el mismo chute de dopamina que obtienen de las cosas sencillas las personas con genes
cortos.
Al ir buscando estos chutes desarrollan personalidades innovadoras. Hamer
demostró a continuación un ejemplo sorprendente de lo que significa ser innovador.
Entre los hombres heterosexuales, los que tienen genes D4DR largos tienen seis
veces más posibilidades de haberse acostado con otro hombre que los que tienen genes
cortos. En ambos grupos, las personas de genes largos tenían más parejas sexuales que las
de genes cortos.” (Ridley, ob.cit. pag.188)
Hasta aquí no hemos introducido ningún cambio en el texto. A continuación, sigue
la misma cita con un mero cambio de una letra (/p/ en vez de /g/), en el comienzo de una
sola palabra: “. “ Entre los hombres heterosexuales, los que tienen penes largos tienen seis
veces más probabilidades de haberse acostado con otro hombre que los que tienen penes
cortos. En ambos grupos, las personas de penes largos tenían más parejas sexuales que las
de penes cortos.”
Un lector especializado, formado en la genética, no tiene ninguna dificultad de
percibir que aquí hay algo raro y descubre fácilmente el error, como un lapsus litterae,
generado por el conocido duende de la imprenta, el RAKSHA MUDRA de los hindúes, muy
familiar a los periodistas. Pero otro lector, esta vez aficionado a la genética, no tiene ningún
reparo al texto y todo le parece lógico y hasta cómico. Sólo hemos cambiado la letra G, de
“genes”, con la letra P, de “penes”.
En el mismo texto, (pag.19), se percibe un error de naturaleza técnica, tal vez del
traductor, ya que el autor es doctorado en ciencia por la Universidad de Oxford: “Mientras
los libros ingleses están escritos con palabras de longitud variable que utilizan veintiséis
letras, los genomas están escritos enteramente con palabras de tres letras utilizando sólo
cuatro A, C, G y T – que significan adenina, citosina, guanina y timina.
Y en vez de estar escritas en páginas planas, están escritas en largas cadenas de
azúcar y fosfato llamadas moléculas de ADN, a las cuales se unen las bases como peldaños
laterales.”(Las cursivas son nuestras)
Unos peldaños no pueden ser nunca “laterales”: son transversales. Por una parte,
habría que percatarse, como lector normal y corriente, que el error es de sentido general, y
por otra, como lector especializado, saber que las bases están situadas en los peldaños, no en
los parales de la escalera del ADN.

116

En otro texto científico The Human Genome, editado por Carina Dennis y Richard
Gallagher y con un prefacio del famoso genetista James D. Watson, publicado en 2001, con
sólo obviar una palabra se puede generar un sentido impropio. El texto intervenido es el
siguiente: “Genes influences our physical characteristics – such as eye colour, height and
hair colour – as well as some ilnesses.” Traducido, el fragmento reza lo siguiente: “Los
genes influencian nuestras características físicas – tales como el color de los ojos, la altura y
el color del cabello – así como algunas enfermedades.” Hemos obviado la palabra
susceptibility y la preposición to y con ello hemos generado un sentido erróneo, ya que lo
que produce las enfermedades no son los genes, sino las mutaciones, es decir el cambio en la
factura de los genes...
El fragmento original es “”. . . as well as susceptibility to some ilnesses”, vale decir “
asi como la susceptibilidad hacia ciertas enfermedades.”
Muchos otros ejemplos pueden concurrir a la demostración de la existencia de un
lenguaje especializado cuyas fronteras son precisas y claras.
Giorgio Fano ha sostenido un hecho categórico: tanto en la ciencia como en la
filosofía, todo concepto adquiere su significado por la unión con los demás conceptos de un
determinado sistema de pensamiento. Si se modifica una parte de un sistema orgánico de
pensamiento, en cierto modo se modifica el significado de todas las otras partes, lo cual se
ve claramente cuando Fichte, al eliminar la cosa en si de Kant, en su Crítica a la Razón
Pura, transformaba con ello el concepto de las categorías, que de puras formas que reciben el
contenido del exterior, se convierten en actividades creadoras del propio contenido, lo cual
afectó a todos los conceptos de la nueva sistematización.(G. Fano - Neopositivismo, análisis
del lenguaje y cibernética, A.Redondo, editor, Barcelona, 1972, pag. 103). Un error
descubierto lleva siempre consigo el descubrimiento de una verdad.(Ibid. Pag. 143)
*
¿Cómo presentar un descubrimiento científico?
¿Cuál es la forma más elegante de mostrar sus puntos esenciales?
¿Por deducción?
¿Por inferencia?
¿Por inducción?
¿Por analogía?
¿Por transferencia?
Una teoría expone postulados, afirma la existencia de unas leyes, presenta axiomas y
sugiere teoremas para su recta demostración.
Este es el método deductivo.
El acercamiento deductivo de la teoría a los hechos y el proceso inductivo de los
hechos a la teoría reciben con este trabajo un campo operativo excepcional: dos códigos
son similares, el genético y el lingüístico y participan de las deducciones e inducciones que
proyectan en el intelecto.

117

Su presencia simultánea en un mismo ámbito teórico es un fenómeno inaudito.
Como proceso cognitivo, el teorizar es la construcción de un conjunto de inferencias
hipotéticas, de tal modo que las sensaciones de comprensión y entendimiento se presentan
como interpretaciones de estímulos informativos. Las percepciones provenientes de la
contemplación de un fenómeno desconocido, como es el lenguaje, aparecen como
interpretaciones de sensaciones verbales y a la vez intelectuales
. Los juicios perceptivos de los detalles operativos de las lenguas surgen como
interpretaciones de percepciones y las proposiciones particulares y generales basadas en
los procesos genéticos se muestran como interpretaciones de juicios perceptivos de
procesos análogos en el lenguaje. Las teorías científicas llegan a plantearse como
interpretaciones de una serie de proposiciones construidas a raíz de la honda comprensión
del fenómeno contemplado.
A las preguntas iniciales pretende responder el edificio teórico que hemos erigido
para demostrar que el lenguaje es, antes que todo, un fenómeno bioquímico y
necesariamente, genético.
En el postulado fundamental del descubrimiento que deseamos presentar a la
comunidad científica se afirma que todas las lenguas naturales provienen del lenguaje, cuya
capacidad creadora puede generar un sinnúmero de idiomas a través de un mecanismo
genético que posee un código transmitido de generación en generación.

Este código genético no sólo perdura en forma de reacciones y procesos celulares, sino
también por medio de fenómenos lingüísticos que se proyectan en lo externo, a su vez
regidos por un código similar al genético, en distintos niveles de expresión, definidos como
registros del lenguaje.
He aquí un grupo mínimo de diez preguntas categoriales usadas en todas las lenguas
naturales para la comunicación:










¿QUIÉN?
¿CUÁNDO?
¿DÓNDE?
¿CÓMO?
¿QUÉ?
¿CUÁNTO?
¿POR QUÉ?
¿PARA QUÉ?
¿DE QUIÉN?
¿Y?

1. Lo Personal y lo Existencial Humano
2. Lo Temporal
3. Lo Espacial
4. Lo Modal Cualitativo
5. Lo Nominal
6. Lo Cuantitativo
7. Lo Causal
8. Lo Utilitario
9. Lo Genitivo o de Pertenencia
10. Lo Dubitativo:
Declarativo Afirmativo y
Declarativo Negativo

118

Los elementos que integran estas preguntas pueden participar en dos tipos de
situaciones.
Uno es el tipo de las categorías definitorias y declarativas y otro es el tipo de
categorías interrogativas: El sujeto declara que esto es así o pregunta si esto es así o de
otro modo. ¿A qué se debe esta variación?
¿Puede, acaso, existir un nexo con la morfología somática o estructural del cuerpo
humano, que nos revele la necesidad de comunicarnos y expresarnos, precisamente con ese
tipo de preguntas categoriales y no con otras?
El Cuerpo Humano está conformado y estructurado por diez sistemas
interdependientes que hacen un todo dinámico y ontológico:
1. El Sistema Esquelético
2. El Sistema Reproductivo
3. El Sistema Circulatorio
4. El Sistema Muscular
5. El Sistema Endocrino
6. El Sistema Digestivo
7. El Sistema Respiratorio
8. El Sistema Nervioso
9. El Sistema Excretorio
10. El Sistema Inmunológico
Una lectura atenta de estos componentes nos proyecta hacia una necesidad
inferencial que obliga al intelecto a aceptar evidentes analogías operativas: El esqueleto es
la base misma de la estructura somática y, por ende, acepta la relación de sentido con el
primer plano existencial del Ser, lo que hemos definido como Lo Personal, vale decir el
mundo del individuo mismo. Luego, en ese preciso orden y correspondencia, el sistema
reproductivo se acerca al plano temporal de los ciclos, el sistema circulatorio se asimila
con el plano espacial, el sistema muscular con el plano modal cualitativo, el sistema
endocrino con el plano nominal, el sistema digestivo con el plano cuantitativo, el sistema
respiratorio con el plano causal, el sistema nervioso con el plano utilitario del uso y de las
aplicaciones operativas de las cosas, el sistema excretorio con el plano genitivo o de
pertenencia y, por último, el sistema inmunológico conlleva hacia el estado dubitativo de
rechazo o aceptación, reflejado por dos tipos de situaciones, la negación y la afirmación.
¿Empieza, acaso la historia del lenguaje con el proceso de formación de las
lenguas? Según el descubrimiento del Código General de las Lenguas que ahora estamos
presentando, el lenguaje comienza a operar mucho antes de la formación de una lengua
natural y su espacio de gestación es la célula.
A través de los procesos celulares, el lenguaje es transmitido a todas las
generaciones humanas que disfrutan y padecen los acontecimientos históricos, fruto de sus
propias acciones y escenario de su complicada dinámica social.

119

Hubo varios ciclos históricos y en ellos, más de 70.000 lenguas se han disipado en el
olvido y ya no se hablan. Por otra parte, hoy día, hay, aproximadamente, 7.000 lenguas
vivas.
Recuerdo que hace años, un profesor de lingüística de una universidad
norteamericana, me confesaba que deseaba mucho saber por qué hay tantas lenguas en el
mundo. Le comenté que yo podía responderle y, tal vez ilustrarlo en esa materia pero
estabamos en un autobús de turistas, viajando por Buenos Aires y no hubo ocasión para
más conversaciones al respecto. Lo que deseo sugerir es que la lingüística se enfrenta al
problema del origen de las lenguas de modo muy parecido a los teólogos que no logran
comprender el problema del sufrimiento permitido por Dios.
Expertos y aficionados están, todos, frente a un abismo del sentido. Hay una especie
de prurito profesional entre los lingüistas que le impide al "investigador serio" - si acaso
puede existir esa categoría en la ciencia - de plantearse aspectos trascendentes y cruciales
en el tema del origen del lenguaje. Obviamente, al hacer una aseveración tan decisiva,
como el postulado que abre esta disertación, el autor debe presentar con esmero y detalle,
los argumentos de su planteamiento. No se trata aquí de creer o no en lo que se está
afirmando: se trata de saber.
Saber que el problema planteado tiene una solución y conforme al entendimiento de
sus manifestaciones, presentar la resolución.
Está claro que el origen de las lenguas es, aún hoy, problema no resuelto y duda
excelsa, en el ámbito de la lingüística.
Las categorías del lenguaje son conceptos y nociones universales que tienen
validez en cualquier lengua natural. Algunas lenguas insisten en una categoría o en otra, y
construyen una imagen del mundo similar a la imagen construida por otra lengua natural.
Otros se contentan con utilizar el mismo concepto de un modo operativo y no indagar en sus
variantes. Eso no implica nada.
No puede suponerse que una lengua es superior a otra tan sólo porque posea una
multitud de términos para definir una situación cualquiera. He aquí el citado caso de las
lenguas de los esquimales que poseen más de cincuenta palabras para designar la nieve y
su distinto tipo. A la larga, eso resulta necesario para su propio ámbito, para la vida diaria
de esta comunidad y para su contexto social y sus circunstancias. Más allá del dato poético,
la noción de cantidad en los términos que designan un hecho cualquiera es irrelevante en
cuanto a la cualidad del lenguaje.
También se pretende, en nuestro modo actual de ver las cosas,- y con ello me refiero
a muchas lenguas, no sólo al castellano - el que la palabra no sea capaz de expresar todo lo
que se desea "decir", lo que uno piensa o lo que siente. Habría que insistir en que la
palabra expresa, de hecho, lo que está expresando y que el problema consiste y reside en la
dificultad del sujeto de entender lo que se está expresando. Es el" entendedor" el que falla,
no la palabra. Es el entendedor quién muchas veces carece de la capacidad reveladora de
entender la sutileza y la profundidad del sentido de una palabra proferida en una lengua
cualquiera. Una vez, en la China, me decía un joven que la palabra inglesa ENERGY - la
energía de los griegos, no es tan profunda y reveladora como lo es el término CHI, que en
chino designa la misma noción del lenguaje.

120

Yo trataba de convencerle, a la inversa y a propósito, que la grandeza del término
occidental energy es mucho más sutil que la palabra china que lo designa y hasta le
comenté que la energía es la propia madre de la Luz, en la mitología artúrica, donde
YGRENE (ENERGY, al revés) es la madre misma del Rey Arturo, epítome del Ser, e imagen
de la entidad existencial y espiritual que la tradición occidental ha asimilado con la Luz
eterna del Cosmos. Le conté mil cosas más para convencerle, pero todo fue inútil. El joven
insistía que la palabra china para energía es superior, tanto que no aceptaba parangón en
lengua alguna que no sea el chino mandarín. Tal palabra no se podía comparar con la
palabra "energía" que nosotros, los occidentales, usamos y que su sentido implica nociones
y estados trascendentes que nuestra sociedad ni siquiera sospecha. La conversación quedó
en este nivel y estoy seguro que muchos de nosotros hemos tenido alguna vez la
oportunidad de estar en la misma circunstancia y situación.
El proceso semántico de la formación de categorías universales, como justicia,
verdad, armonía y otras más, ocurre del siguiente modo: en el lenguaje existe la noción,
junto con una entera red de operaciones simbólicas y metafóricas memorizadas en forma de
módulos lógico-teóricos que luego se manifiestan en las lenguas, adquiriendo la factura y la
vestimenta fonética correspondientes a una lengua específica y utilizando operadores del
Código General de las Lenguas inscritos en el código genético..
¿Dónde está la memoria de tales nociones universales en la célula?
La respuesta es crucial: en los 23 cromosomas. Basta con veintitrés categorías
universales dobles y con sus modelos lógico-teóricos para llenar las páginas de miles de
diccionarios de términos y conceptos categoriales.

¿Por qué dobles? Pues, hay que estar consciente que la misma noción debe estar
presente en la madre como también en el padre, una visión femenina y otra masculina para
cada uno de los universales.
Las palabras de Heráclito (Fragmento 23), escritas hace más de dos mil quinientos
años, hay que entenderlas hoy bajo la luz de los descubrimientos genéticos. El Oscuro
afirma que los humanos ni siquiera conocieran la palabra Justicia si la justicia no existiera
("No conocieran el nombre de la justicia, si tales cosas no existieran" - reza el fragmento)
Que se diga de un modo o de otro, que se adopte tal o cual pronunciación o efecto
sonoro, es, al fin y al cabo, un hecho irrelevante.
La Justicia es "justicia" y así debe entenderse en todas las lenguas, más allá de
cómo se nombre o interprete socialmente, filosóficamente, personalmente.
Si se pretende que hoy "justicia" es algo diferente de lo que era en tiempos de
Heráclito, es ésta, a todas luces, una postura retrógrada y a la vez, una aseveración
ingenua, que no responde a las leyes lógicas de la acción humana inteligente. Como
categoría, la "justicia" procede a manifestarse a través de un VEREDICTO, lo que sería el
prototipo de una noción intangible, tal como es la noción de justicia. Al ámbito lógicoteórico del modelo de "justicia" pertenecen dos estados complementarios, llamados
"certeza" y "falsedad", de modo impropio adjudicados a otro principio universal, la noción
de Verdad.

121

La "certeza" y la "falsedad" no entran a formar parte de las categorías operativas
que usa el principio de "verdad".
Es el Juez el que decide si "algo" es "cierto" o "falso" y luego resuelve el caso con
un "veredicto", que, a su vez, descansa en el principio de "justicia", en el principio de
"verdad".
No obstante, el Juez toma en cuenta el principio de "verdad" para declarar el
veredicto y por ello le interesa saber
la "realidad" de los hechos y, además, lo que se desconoce de tales hechos.
Este último aspecto, que se define con el término de "misterio" - "aquello que no se
conoce", es la parte secreta de toda acción, ser, hecho u objeto y siempre se debe tomar en
cuenta - vale decir "considerar" -, para conocer la "verdad" y, en consecuencia dar un
"veredicto".
Hemos nombrado tan sólo dos de los veintitrés principios que están inscritos en los
cromosomas. Nos restan otros veintiuno: El Bien, La Libertad, La Sabiduría, El
Conocimiento, La Paz, La Vida, El Ser, Lo Sublime, El Amor, Lo Bello, La Eternidad, Lo
Infinito, La Salud, El Cambio, La Imaginación, La Fantasía, La Inteligencia La Energía, La
Tradición, La Familia, La Combatividad. El último, la Combatividad es el cromosoma Y,
que surge con el mundo masculino.
La noción de "símbolo" posee el sentido de "complemento": todo
"complemento" es "símbolo" de su "contraparte". El hecho de que se confunda esa
categoría con otras nociones no es culpa de la lengua ni del lenguaje sino de los detentores
de la capacidad de razonar.
Todo principio universal posee un modelo lógico-teórico que se manifiesta en las
lenguas para que los usuarios puedan concebir la operación inversa: el modelo teórico es
la piedra de toque de la palabra y, a través de su clave de lectura, se puede ver con
claridad si la categoría empleada responde a la veracidad del principio o es tan sólo un
parásito de la lengua. Hay muchas palabras parásitas que siguen teniendo historia y surgen
de cuando en cuando en el habla, armando algarabías retóricas que se desmantelan al
analizarlas a la luz del modelo teórico, para desaparecer con el tiempo, como bombas de
jabón.
Por otra parte, desde la perspectiva del lenguaje, los medios no justifican los
fines, sino precisamente los principios. Cada principio tiene sus fines y los medios están allí
para la realización de los principios y para su reflejo en los fines.
La lengua no es más que el teatro enmascarado de las nociones del lenguaje,
y como tal, representa tan sólo una "representación". Debido a la confusión que reina entre
los operarios de la lengua, ocurre un sinfín de malentendidos en la comunicación y hoy día,
los disparates de la justicia, a raíz de considerar una categoría como símbolo genera graves
consecuencias sociales y existenciales. He aquí un ejemplo: El principio universal de la
Vida se proyecta a través de dos aspectos complementarios y, como ya hemos dicho "simbólicos".

122

Estos aspectos son el nacimiento y la muerte, y en esa pareja de elementos
complementarios se percibe claramente que el complemento de la muerte es el nacimiento,
como también al contrario, el complemento del nacimiento es la muerte. No obstante,
actualmente, se pretende oponer a la vida la noción de "muerte" y como acto justiciero
amparado por la sociedad para castigar a los asesinos, en ciertos países (en algunos hasta
se castiga la "traición a la patria", término, este último, a todas luces una entelequia, aún
más endeble que la noción de "país") se asesina también al asesino.
Si se desea castigar a un sujeto con la contrafigura de una acción punible (en este
caso "dar muerte a un ser humano" que, a su vez ha dado muerte a otro, o a otros seres
humanos), se tendría que elegir precisamente el aspecto directamente complementario de la
acción que tal sujeto ha materializado.
No hay que extrañarse de ello puesto que en la lengua de cada día se incurre en este
despropósito: vida y muerte, muerte y vida, ésta es la pareja de estados existenciales,
supuestamente complementarios, que la mayoría de los usuarios del lenguaje profieren por
doquier, en cualquier lengua.
¿No han oído como el común de la gente opone al concepto de lo falso la noción de
verdad? Verdadero o falso, falso o verdadero, dicen algunos lógicos.
¿No les pasa por la cabeza que" lo falso" se opone a "lo cierto" y los dos
representan el principio de la justicia y no el principio de la verdad que opera con otros
elementos, como por ejemplo "la realidad" y su contraparte secreta del "misterio"?
Ocurre que la vida no es pareja de nada y no hace un juego de contrapartes con
ningún elemento complementario. Este hecho sorprendente ocurre con todos los principios
universales: no tienen complemento, son totales y únicos, singulares, autónomos y
suficientes en sí mismos.
No obstante, la "muerte" sí tiene un complemento obligatorio: sin nacer no se puede
morir y nadie muere sin haber nacido. Es posible que no se alcance comprender esa última
aseveración retórica, con cabalidad. Es por ello que el lenguaje genera las lenguas
naturales, en su capacidad creadora y como dominio virtual de la memoria, proyecta los
principios universales en todas las lenguas habladas por el hombre. Hay que saber que
nadie piensa en una lengua particular, (al menos que se trate de un inicuo diálogo interior
en el cual se usan, de modo ingenuo, las palabras) y el usuario no está consciente de ello.
Por otra parte, es cierto que nuestro pensamiento ocurre en el ámbito del lenguaje. Pero los
operadores que usa no son las palabras sino una serie de elementos traducidos en un
sistema binario de opciones. Sólo luego, la lengua participa de las operaciones intelectuales
para procurar proyectarse en el habla y simultáneamente, en los gestos, en la mirada, en
los ritmos y en todos los demás registros que usa el lenguaje para comunicar la misma
noción o giro de nociones. Retornando a la pena de muerte, se puede concluir que la lectura
errónea del principio conlleva a una acción errada y deprimente, cuando se pretende
aplicar la pena "contraria" al culpable.
La pena capital en este preciso caso debería ser una pena de carácter existencial,
similar y complementaria al acto que el culpable ha cometido.

123

La pena debería ser una aplicación del principio al que corresponde el
complemento, puesto que allí ha sido vulnerado el principio y no alguna contraparte. La
pena capital tendría que ser "pena de vida" y no "pena de muerte", una pena con la cual el
castigado comprenda y realice el alcance de su acción que ha vulnerado el principio
universal.
Sólo así el indiciado comprendería el alcance fatídico de su acción y por tanto,
recibiría el pago merecido. Cómo sería esa "pena de vida" es ya materia de otra discusión,
tal vez bioética y socio-política.
Pero sí hay que insistir en el hecho de que una "pena" tiene que ser "pena de
principios" no de "complementos": un sujeto que ha quitado la vida de un ser humano no
puede ser castigado con una "pena de muerte" puesto que se incurre en el mismo error y
despropósito.

El veredicto es, a todas luces impropio y como tal, no respeta los principios
universales del lenguaje, principios inscritos en los cromosomas, no en los genes, como se
acostumbra decir de modo casi folclórico, entre la gente de la calle.
*
El Cuerpo Teórico del Código General de las Lenguas
que mi padre utiliza para enseñar más de diez lenguas a los niños
Un niño o niña que logre leer esta novela, en la cual muestro cosas que nadie se ha
preocupado de presentar a los niños, puede alcanzar el estado de erudición infantil, o,
digamos, juvenil. Esta categoría no les va a hacer mejores que los demás niños, pero les va a
abrir las puertas de la imaginación creadora, tan necesaria para salir de mil problemas que
nosotros, los niños y las niñas de este nuevo milenio, tenemos que resolver con inteligencia
y creatividad.
El Código Lingüístico es de naturaleza binaria. A cada uno de los 64 operadores,
llamados odónes, le corresponde un valor binario de seis dígitos.
Los 64 odónes del ZOÉMA, El Código General de las Lenguas son los siguientes:
AA
AB
AG
AD
AL
AM
AI
AH

BB
BA
BG
BD
BL
BM
BI
BH

GG
GB
GA
GD
GL
GM
GI
GH

DD
DG
DB
DA
DL
DM
DI
DH

LL
LD
LG
LB
LA
LM
LI
LH

MM
ML
MD
MG
MB
MA
MI
MH

II
IM
IL
ID
IG
IB
IA
IH

HH
HI
HM
HL
HD
HG
HB
HA

124

A cada uno le corresponde un número binario de seis dígitos. A través del sistema
binario se puede acceder tanto al código genético, así como a la memoria binaria de un
ordenador, sin necesidad del código ASCEE, que se usa actualmente en computación para
pasar de la forma alfabética al sistema binario. Este es un paso crucial para las futuras
investigaciones.

AA 111111
LL 101101
AB 111110
LD 101001
AG 111100
LG 101100
AD 111001
LB 101110
AL 111101
LA 101111
AM 111000
LM 101000
AI 111010
LI 101010
AH 111011
LH 101011

BB 110110 GG 100100
MM 000000 II 010010
BA 110111
GB 100110
ML 000101 IM 010000
BG 110100 GA 100111
MD 000001
IL 010101
BD 110001 GD 100001
MG 000100 ID 010001
BL 001101 GL 100101
MB 000110 IG 010100
BM 110000 GM 100000
MA 000111 IB 010110
BI 110010
GI 100010
MI 000010
IA 010111
BH 110011 GH 100011
MH 000011 IH 010011

DD 001001
HH 011011
DG 001100
HI 011010
DB 001110
HM 011000
DA 001111
HL 011101
DL 001101
HD 011001
DM 001000
HG 011100
DI 001010
HB 011110
DH 001011
HA 011111

A la vez, cada odón del Zoéma, el Código General de las Lenguas, (CGL),
corresponde a un codón del Código Genético (Las negritas son los codónes).

Estas tablas de analogías sugieren un hecho sorprendente: dado que las letras de las
cinco bases que componen el ADN y el ARN (que introduce el Uracilo en el lugar de la
Timina) son letras arbitrarias y convencionales, ya que representan la primera letra de la
Adenina (A),Timina (T), Citosina (C), Guanina(G) y Uracilo (U) y las cuatro letras AUGC
que definen las combinaciones de los sesenta y cuatro codónes responden a la misma
arbitrariedad, los sesenta y cuatro odónes del Zoéma, o Código General de las Lenguas,
representan el verdadero texto de la transmisión genética. Futuras investigaciones de

125

laboratorio tendrán que asomar la posibilidad de cambiar el valor arbitrario con el valor
natural y, por ende, universal, tanto de las bases como de los aminoácidos.
Las correspondencias de los 64 odónes con los 64 codónes:
AA-AAA
BB-AAC
GG-ACA
DD-ACC
LL-CAA
MM-CAC
II-CCA
HH-CCC
AB-AAG
BA-AAU
GB-ACG
DG-ACU
LD-CAG
ML-CAU
IM-CCG
HI-CCU
AG-AGA
BG-AGC
GA-AUA
DB-AUC
LG-CGA
MD-CGC
IL-CUA
HM-CUC
AD-AGG
BD-AGU
GD-AUG DA-AUU
LB-CGG MG-CGU
ID-CUG
HL-CUU
AL-GAA
BL-GAC
GL-GCA
DL-GCC
LA-UAA MB-UAC
IG-UCA
HD-UCC
AM-GAG
BM-GAU
GM-GCG DM-GCU
LM-UAG MA-UAU
IB-UCG
HG-UCU
AI-GGA
BI-GGC
GI-GUA
DI-GUC
LI-UGA
MI-UGC
IA-UUA
HB-UUC
AH-GGG
BH-GGU
GH-GUG
DH-GUU
LH-UGG MH-UGU
IH-UUG HA-UUU
Lo fascinante del descubrimiento del código lingüístico y su anclaje en el código
genético es el hecho de presentar las analogías operativas entre su estructura binaria y el
nexo que ésta estructura tiene con los 64 codónes del código genético. Se trata de tres planos
o registros operativos de expresión: lingüístico, biológico y matemático. Las 5 bases y las 5
vocales, los 64 codónes y los 64 odónes, los 20 aminoácidos y las 20 consonantes, las
proteínas y las palabras, el gen y la oración, el genoma y la lengua, los cromosomas y los
universales, el ADN y la memoria lingüística, el ARN y el habla en una lengua específica,
la célula y el lenguaje, la proteína y el sentido: he aquí algunos de los nexos lógico-teóricos
que nos esperan en la apertura de un nuevo campo de investigación.
El código general de las lenguas se ha definido como ZOÉMA, del término griego
ZOE -"vida" y el sufijo "-ema" que describe una categoría mínima de un conjunto. El zoéma
contiene 64 elementos u operadores lingüísticos que son proyectados desde la célula en lo
externo, a través del código genético. Los 20 aminoácidos generan el fenómeno
consonántico y las 4 bases, más el uracilo, la quinta, son generadores del fenómeno
vocálico.
¿ Cómo se pasa del código genético al código lingüístico? Los 25 elementos del
alfabeto universal son en realidad, aspectos redundantes o variantes de sólo 8: A, B, G, D, L,
M, I, H. Las variantes se ordenan como sigue:

126

A
E
O
U

B

G
F
P
V

D
C
J
K
Q
S
X
Z

L

M
T

I
R

H
N

Y

El alfabeto universal está conformado por 25 letras-sonido:
ABCDEFGHIJKLMNOPQRSTUVXYZ
En los renglones de las variantes entran todas las posibles maneras de pronunciar
sonidos de la misma clase de rasgos distintivos y su número es ilimitado. De este repertorio
de 25 letras-sonido hay 8 - dos vocales (A, I), cinco consonantes (M, G, L, D, B) y un
heterófono - (H), correspondientes a los ocho aminoácidos que el cuerpo humano no puede
sintetizar. Cuando los niños comienzan a hablar, emiten estos sonidos primordiales: son los
ocho gritos primarios que acontecen en los procesos de composición y no de adquisición del
lenguaje, desde el nacimiento hasta la madurez de la lengua.
En todas las lenguas naturales, los niños gritan: AAAA, MAMAMA, BABABA,
GAGAGA, DADADA, LALALA, IAIAIA, HAHAHA . . .Ya poseen en sus manos, desde
sus genes, los operadores que constituyen la base del código general de las lenguas. Las
combinaciones de los ocho sones primitivos forman sesenta y cuatro elementos llamados
odónes, cada uno de ellos caminos para el gran viaje de la manifestación del lenguaje en el
ser humano.
Los animales poseen también estos ocho sones pero jamás realizarán la fascinante
tarea de combinación, ordenamiento y procesamiento del sentido a través de los distintos
registros de la comunicación humana. No obstante, el mundo animal y vegetal y, en general,
todo lo orgánico, representa la gran logoteka de las lenguas naturales, el archivo que guarda
con esmero la información que el ser humano utilizará desde su nacimiento hasta la muerte,
para vivir y sobrevivir, para hablar o callar, para desinformar o comunicarse, para manipular
a sus congéneres, o para filosofar.
Todo ocurre de modo espontáneo y nadie está consciente de ello en los primeros
años de la manifestación del lenguaje.
¿Qué ocurre en el mundo de los niños en estos primeros años?
Si presentáramos cien juegos reunidos en una sola caja de madera para ser utilizados
durante todo el período de la infancia y de la adolescencia, por el mismo o los mismos niños,
en una sola familia, al abrir la caja, los padres encontrarán una cantidad de cajas pequeñas
contentivas de varios juegos, como sigue: diez juegos educativos, diez juegos terapéuticos o
medicales, cuyo tema es el cuerpo humano y su fisiología, diez juegos de temas económicos,
cuyo valor insiste en la figura comercial del dinero, diez juegos de investigación, con datos y
métodos de memorización referentes a las diez lenguas más utilizadas en el mundo y donde
los niños descubrirán la manera de abrir las puertas de la imaginación para el estudio de
estas lenguas.

127

Luego se presentan otros diez juegos de estrategia para que el joven comprenda la idea de
la conquista de sí mismo, juegos que giran en torno a la táctica y a la política del poder.
Siguen otros diez juegos de construcción, diseño y arquitectura para que el niño comprenda
la idea de ESPACIO.
El Laberinto, el Tablero, la Torre de Babel, la Muralla China y otros temas, son
suficiente material para que el joven descubra el concepto de VACIO, muy necesario para el
uso coherente, armónico y creativo del Espacio.
Hay otros diez juegos de naturaleza artística. Con ellos el niño entra en contacto con
las nociones de Color, Forma, Composición, Orden, Armonía y puede así adquirir criterios
en torno a ciertas categorías estéticas del Pseudo-Arte como lo Cursi, lo Kitch y lo Pavoso.
Se trata de nociones que llevan hacia la comprensión de la figura del Gusto y de la noción de
Estilo, elementos principales del fenómeno estético.

Otros diez juegos son de naturaleza religiosa o Teológica; el niño y el joven entran con
ello en contacto con la noción de lo Sublime y comienzan a preguntarse de manera seria
sobre la existencia o la no-existencia de Dios, sobre la Creación del Hombre, sobre la
Justicia, la Verdad y la Realidad, sobre el Bien y el Mal, o por la razón de nuestra existencia
aquí, en la tierra.
Es ésta una esfera netamente existencial.
Otros diez juegos se dirigen hacia la poesía y el lenguaje, la creación de palabras
y de conceptos que descubren al niño el rico mundo del ritmo y de la asonancia, los juegos
de la imaginación creadora.
Por último, hay otro grupo de diez juegos que introducen al niño en el plano de
la naturaleza mágica de las cosas. En este mundo de lo visible y lo invisible, que el niño
llamaría alegremente "lo visinvisible", la educación es “otra”, los valores son “otros”, el
cuerpo humano se ve o no se ve y “es” diferente, el lenguaje es misterioso, las estrategias a
seguir son totalmente contrarias a las estrategias visibles del mundo ordinario. Se trata del
mundo mágico de los cuentos de hadas, el mundo de los gnomos, de los trasgos y de los
elfos. Al frecuentar todos estos planos, el joven regente de la Caja ALMATERIA - el Baúl
de los Cien Juegos comprende las realidades trascendentes y se enfrenta con otras armas a
los hechos, palabras y acciones de la vida diaria, de por sí imbuida de misterio y
contingencia. Su visión es superior al modo de ver del adulto que no ha tenido referencia ni
oportunidades para entrar en contacto con este mundo de la magia de la palabra y la
fascinación del detalle.
Comparando estos juegos con las propuestas contemporáneas del mundo de la
computación, podemos darnos cuenta de la diferencia de criterio en cuanto a las dificultades
que ofrece la tecnología cibernética de materializar los elementos ficticios de la pantalla.

128

Externet MMM versus Internet WWW
Don Quijote en la Red
Mi padre es un caballero. Si Don Quijote viviera en nuestros tiempos, su Rocinante
fuera una computadora personal un poco anticuada, un ordenador con una capacidad fuera
de uso, tal vez superada y raquítica de memoria, Sancho Panza, su asesor de medios, sería un
genio de la informática, un cráneo en los aparatos, un pípiri de la tecnología.
Aldonza Lorenzo, la Dulcinea que el héroe nunca encontró en la historia, sería esta
maravillosa capacidad del buscador de entender y de ver las cosas, es decir los seres, los
hechos y los objetos triviales del diario convivir, con su verdadero sentido y en su auténtica
luz.
Al encontrar a su novia, a su princesa o a su prometida campesina, el protagonista se
siente realizado, y, a consecuencia de este estado, alcanza comprender la realidad. Como
toda red, la Red del Entero Mundo – World Wide Web, el WWW, es una auténtica trampa:
el que está metido entre sus mallas ha sido atrapado para siempre en la memoria impersonal
de la modernidad tecnológica,. Estar apartado y no atrapado de y por la Red, no es adoptar
una actitud extravagante: es simplemente un mecanismo de la profilaxia intelectual que todo
interesado en la aventura humana debería observar con esmero. Si quieres ser original y
famoso, por favor, - ¡Cuídate de abrir una página en la Red! No escriba tanta lata en los
espacios cibernéticos de este correo instantáneo que siempre llega, y muy poco es leído. No
hables tanto en las pantallas impersonales de los supuestos encuentros en la Red. Las
teleconferencias son como una misa en vídeo, presentada a los feligreses a través de una
pantalla de T.V., en el altar solitario de alguna iglesia evangélica, ubicada en un galpón
perdido del barrio. El tacto y el contacto personal no pueden ser cambiados por la
transmisión de la información a través de aparatos. En el mismo Nuevo Testamento leemos
una frase, escrita por San Pablo, súper útil para nuestra sociedad mecanicista:”. . . No viene
Dios con aparato . . .” En griego esto suena fascinante, y en latín, ni hablar.
Metido en la Red, igual debes leer y estudiar, pero con más peligro para tus ojos y
para tu salud, en general. Por otra parte, el que todo sujeto tenga acceso a la información
indiscriminada, parece tener de cabeza a los apóstoles de la democracia cibernética.
A raíz de ello, surgen múltiples problemas de ética y su resolución es mucho más, cuando el
usuario se presenta bajo la mascara del buscador incógnito.
El Don Quijote en la Red, debe ser un Ingenioso Caballero Cibernauta que
pueda enderezar entuertos y eliminar todo tipo de virus, tanto intelectual como técnico, que
la mente astuta arroja sobre esos lares. Reflejado en el espejo del lago de su extravagancia,
la WWW aparece como MMM. Este es el verdadero sistema de conocimiento y como tal,
debería tomarse en el futuro como un modelo teórico de la búsqueda.
En vez de Internet WWW, el Quijote en la Red propone el Externet MMM,
diametralmente opuesto y separado de los intereses y de las metas mercantilistas e
intelectualoides del WWW, ¿ Y qué puede significar MMM?

129

Cualquiera puede darle una significación. Sin embargo, nadie podría cambiar su
sentido: Meditación, más Meditación. El que desconoce esta operación del silencio y de la
salud del futuro, será un individuo analfabeta. Este es el verdadero saber de los años por
venir: solamente a través de la meditación va a poder el ser humano escaparse de las trampas
mecánicas de los aparatos. Sólo por medio de la meditación puede alcanzarse la conciencia
de los hechos y la capacidad de verlos tales como son, con su verdadero valor y alcance.

Esta no es la meditación que pregonaba Descartes y sus epígonos: es precisamente lo
contrario del pensar, lo opuesto de la ocupación de hacer cálculos e inferencias para resolver
ecuaciones que no existen y problemas virtuales que jamás podrán superar el potencial
humano para salir espontáneamente de los apremios de la naturaleza y de las trampas de la
sociedad. Sé espontáneo. En la ciencia y en la amistad no se agradece – todo es espontáneo.
Si algo te he dado, pues ha sido así, de modo natural, sin pensarlo, sin calcular nada, de
corazón, directamente, sin intermediarios, sencillamente, de inmediato, sin medir mis
intereses, sin coaccionar tus deberes, sin presionarte, libremente, sin demasiadas palabras,
sin necesidad de recibir agradecimientos, ni de acusar recibos. Así es el Caballero en la Red
del Mundo: te ayuda sin pensar, te salva sin medir las consecuencias de su acción para
consigo mismo, salta y acude en tu ayuda, sin pretender nada. Tal vez salga apaleado, pero
es su ética, la cibernética que debe existir en la poética.
Y todavía hay muchos Caballeros Quiméricos en la Red: éste es el Externet MMM.
En un libro muy antiguo, hace unos dos mil quinientos años, se describía la WWW del
Internet de la siguiente manera:
Sin salir de tu puerta, conozca al mundo . . .
Sin mirar por tu ventana, contempla la Vía Láctea del Cielo . . .
Son palabras del célebre TAO TE CHING (Cap.47), el manual del Externet MMM.
DIXIT ET EXIT
daniel medvedov
Ecquus Externet MMM
La facilidad de sentir y percibir con sus propias manos las construcciones, los
hechos, los objetos y los espacios no virtuales que se plasman en el tablero de los juegos del
Baúl Almateria, es una sensación que introduce al niño en un verdadero mundo de poesía y
realidad, el mundo que todos hemos perdido.
La realidad de los juegos manuales nunca será superada por la realidad virtual del
Cyber-Espacio o por los elementos cibernéticos que pregonan la adquisición de una
destreza de pantalla.
El niño y el joven, construye, marca, toca, eleva, abre, cierra, adorna, reduce,
aumenta, encaja, produce, almacena, busca, encuentra y memoriza objetos palpables, con lo
cual poetiza el espacio, pero hace todo con sus manos, con todo su cuerpo, no con un
teclado.

130

La competencia con los juegos de la computación es leal y real: lo que el niño conoce y
descubre a través de los juegos ALMATERIA, es su propio cuerpo, su consciencia, su
razón, su intelecto, su intuición, su imaginación creadora, la sabiduría, la memoria ancestral
de las ideas arquetípicas de la forma, la inteligencia y el conocimiento de los lenguajes y de
las palabras.
Los mundos involucrados en la estructura de cada juego son otros tantos aspectos del
lenguaje:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.

La Educación y la Familia
La Medicina, el Cuerpo y la Salud
La Economía, el Dinero y el Comercio
La Investigación, el Estudio y la Búsqueda
La Política, la Conquista, la Estrategia y la Táctica
La Construcción, el Espacio, la Casa, y la visión geográfica
El Arte, la Música, la Escultura y la Pintura, la Forma
La Poesía, la Creación, el Ritmo y la Asonancia
La Religión, lo Sublime, la idea de Dios
La Magia de la existencia, los mundos ocultos que están aquí,
para aquellos que los pueden percibir y conocer

Cronograma lúdico
Desde el primer año hasta cumplir la mayoría de edad, cuando el joven entra
definitivamente en el mundo de los adultos para enfrentarse a ellos y a construir su propio
mundo, durante todo este largo período, el niño se interesa por elementos que giran en torno
a su vida privada: sus manos, su cuerpo, sus cosas, sus palabras, su casa, su ciudad, su
espacio, su mundo...
Todos estos elementos, por más triviales que parezcan al adulto, tienen para el niño un
valor extraordinario y su capacidad para entrar en contacto con ellos y conocerlos, es decir
dominarlos, es la verdadera meta de toda relación lúdica con el entorno a través del lenguaje.
El niño y luego el joven, necesitan y claman vigorosamente por el conocimiento. Este
conocimiento se concentra en tres esferas: la esfera de los pensamientos, la esfera de los
sentimientos y la esfera de los movimientos.
Cuando el niño invoca un pensamiento, debe conocer y sentir la perfecta analogía
entre tal pensamiento o forma abstracta del mundo de las ideas y un sentimiento, para luego
materializar todo ello en un movimiento perfectamente análogo. Los niños se mueven en
seis niveles horizontales:
1. Lo Abstracto
2. Lo Concreto

3. La Impresión
4. La Expresión

5. Lo Natural
6. Lo Artificial

Cuando estos niveles interfieren, surgen innumerables posibilidades de resolver
problemas, dominar situaciones y crear nuevos canales de comunicación para salir de una
trampa de lo visible o de un impasse en el mundo invisible.

131

Frente a todo eso existe una clara ignorancia o desconocimiento espacial y lingüístico por
parte de los adultos y el niño trata de contrarrestar las consecuencias de esta relación.
A través de los juegos, comprendemos que el mundo de los adultos es un espacio
codificado cuyas claves las tenemos guardadas en alguna parte de la memoria de nuestra
infancia. La juventud declara un enfrentamiento abierto al secreto de las acciones adultas,
tanto sexuales o privadas como sociales o externas. La Computadora aleja al niño de esa
realidad patente ya que le ofrece en bandeja de plata la respuesta a toda indagación, sin el
menor reparo en los límites y merecimientos que el joven usuario se hace acreedor en el
contacto cerebro-máquina.
¿Qué significa esto? Que el niño recibe toda respuesta sin esfuerzo físico, manual,
corporal, aunque ciertos juegos requieren alguna clase de desafíos intelectuales para “pasar”
de un nivel a otro.
Pronto, el niño comprenderá que el secreto de la vida está más allá de la imagen y de la
palabra y por fin descubre el sexo, el poder y la fama - las tres trampas que frecuentan el
mundo de los adultos, detrás de máscaras y disfraces no siempre inteligibles.
Sin embargo, si el joven entra en este espacio laberíntico de los juegos adulterados de los
adultos, aunque superficialmente preparado y advertido, tiene otra visión y otra capacidad de
resolver las ecuaciones que surgen en el camino, a diferencia de otros niños, que tan sólo
han “jugado” sus juegos de ordenador.
El encaje de los objetos, las aristas, la perspectiva poética, los golpes de martillo y los
juegos de palabra, no son meras operaciones infantiles para pasar el tiempo, sino claves para
descifrar el enigma de la vida.
Según el Sistema ALMATERIA, basado en el código general del lenguaje, el
Cronograma Lúdico de 1 a 21 años es el siguiente:
1. Durante la gestación, el niño es iniciado en
los misterios placentarios del nacimiento y entra
en contacto genético con el legado del lenguaje, a
través de los procesos celulares que rigen la gestación
2. Desde los 9 meses a un año el niño comprende y se
familiariza con el fenómeno del sonido a través del
estado de ESCUCHA
3. Desde el primer año hasta el segundo, el niño
comprende y se familiariza con el fenómeno sensitivo
del TOCAR
4. Desde el segundo año hasta el tercero, el niño
comprende qué es el OLER

132

5. Desde el tercer año hasta el cuarto el niño
comprende qué es el GUSTAR
6. Desde el cuarto año hasta el quinto, el niño
comprende qué es el OLFATEAR
7. Desde los seis años hasta los siete el niño comienza
a INTUIR las cosas, entrando así en contacto con su
Consciencia y Guía Interior, la Intuición, el verdadero
TUTOR
8. Desde los siete años hasta los ocho, el niño
comienza, por fin, a RAZONAR y entra en contacto con su
Intelecto
Sigue otro ciclo de ocho años:
1. Desde los ocho años a los nueve, el joven
comprende y se familiariza con el SONIDO y
con los juegos de palabra
2. Desde los nueve años a los diez, el joven entra en
contacto con el misterio de la FORMA
3. Desde los diez años a los once, el joven descubre
y se familiariza con el COLOR
4. Desde los once a los doce años, el joven
comienza a comprender la naturaleza del SEXO
5. Desde los doce a los trece años, el joven
comprende y se familiariza con el SILENCIO
6. Desde los trece años a los catorce, el joven
descubre el mecanismo de la CONQUISTA y
comienza a construir estrategias
7. Desde los catorce años a los quince, el joven
aplica sus estrategias a través de TACTICAS
personales o simuladas
8. Desde los quince años a los dieciséis, el joven
construye su PROPIO MUNDO, mi mundo

133

En este preciso momento, que puede acaecer en edades diferentes de niño a niño, el
adolescente deja ya de “adolecer” de que no lo comprenden, de que no lo entienden, de que
nadie sabe su dolor... etc. y adquiere el estatus de JOVEN, en el verdadero sentido de la
palabra.
De tal modo que empieza a preguntarse cuatro cosas, durante los cuatro años que lo
llevarían hacia la “mayoría de edad”:
Desde los dieciséis a los diecisiete años, el joven se pregunta
¿Adónde voy cuando salgo de este mundo?
Desde los diecisiete años a los dieciocho, el joven se pregunta
¿Qué estoy yo haciendo aquí y cual es la misión y la causa de mi existencia?
Y desde los dieciocho años a los diecinueve, el joven llega a preguntarse
¿De dónde vengo y cual es mi verdadera cara?
Desde los diecinueve años a los veinte, el joven pasa en revista todos sus “juegos” y
entra en el escenario del mundo adulto con un verdadero arsenal de ideas, palabras y
acciones. La meta de los juegos ALMATERIA es abrir la puerta de la confianza en sí mismo
y sugerirle al joven que tiene la suficiente valentía y capacidad para vencer todo tipo de
obstáculo y resolver toda ecuación o problema, por más difícil que sea.
Cualquier individuo tiene sus valores y con ellos se engalana en el espectáculo diario
de los desafíos del mundo.
El joven posee ya
El Lenguaje
La Estrategia
La Ciencia
El Arte
La Técnica
La Salud
La Educación
La Economía
La Poesía
Con todo ello en sus manos, ser apreciado o valorado en un mundo donde los valores
están trastornados, ya no representa para el joven de hoy, una meta: es necesario comprender
que es suficiente TENER valor mas no es necesario SER VALORADO.
Cuando el individuo humano alcanza realizar esta verdad de la sociedad de todos
los tiempos, avanza sin mirar hacia atrás y no le incumbe ni le interesa el hecho de ser o no
valorado y apreciado. Es un individuo que se basta a sí mismo, un guerrero, un tigre, un
soldado de su propio ejército y como tal es libre, todopoderoso y digno, leal a sí mismo y a
sus ideales: es un libre pensador, un libre hacedor y un libre "sentidor".
Este es un momento crucial: el Código General de las Lenguas tiene un operario
digno de su categoría.
Hemos creado una imagen ideal de un ser humano preparado para recibir los
instrumentos y las herramientas del regalo más preciado de la existencia: el Lenguaje.

134

Regresemos al mundo teórico del Código General de las Lenguas.
El hecho de que en el grupo de ocho primitivos se encuentren dos vocales, - A, I responde a una ley universal: estas vocales son el grupo mínimo de vocalización en todas las
lenguas naturales. El código empieza a formarse con el primitivo A y sus variantes, E, O, U.
Luego entra en escena el primitivo I. Las cinco vocales - A, E, I, O, U se transforman en las
cinco consonantes primitivas M, G, L, D, B, respectivamente (A-M, E-G, I-L, O-D,
U-B) y por último, el grupo acepta el catalizador heterófono H, que es, en realidad, el
primero y el último de los elementos, por su nexo respiratorio de aspiración y espiración.
Este último primitivo heterófono tiende a relacionarse con el grupo hepático del primitivo G.
Este es un plano orgánico (5) o funcional-metabólico.
En el plano endocrino (8) se produce la elección de las dos vocales, las cinco
consonantes y el catalizador heterofónico: A, (B, G, D, L, M) I, H. Estos son los ocho
operadores iniciales del código de 64 logemas dobles, llamados odónes.
Las relaciones entre vocales respetan las restricciones de unión de las bases
nitrogenadas:
A y E como en el código genético A y T (A es Adenina y T es Timina) E y A
T y A
O y U como en el código genético G y C (G es Guanina y C es Citosina)
U y O
C y G
En un próximo paso, la T (Timina) se cambia, en el ARN, por Uracilo, proceso
equivalente en el lenguaje con el cambio de E por I. Una base se transforma en
aminoácido y viceversa, por captación o donación de un electrón.
¿Por qué ocho? La naturaleza octonaria de los operadores es un requisito atómico. El
número ocho es muy importante para los electrones en un átomo. Si llegan a agruparse ocho
electrones formando una capa alrededor del núcleo, de un átomo, quedan plenamente
satisfechos e inactivos, eludiendo toda perturbación o reacción química. (Véase el libro de
Stewart, Alec T., El Movimiento Continuo, Edit. Univ. B. Aires, 1966, pags. 35, 40, 43, 45,
51, 52, 62,88)
Antes de acercarnos a las tareas, hay que presentar las herramientas. Con los
elementos del código lingüístico se realizan tareas que poseen sus correlatos en la síntesis
proteínica. Como un mínimo ejemplo recordamos que los estados y las situaciones
declarativas, condicional optativas, interrogativas, negacionales, afirmativas o
interjeccionales, reflejadas todas en la lengua, tienen una explicación en términos celulares,
según ha sugerido Ángel López García en su texto Fundamentos Genéticos del Lenguaje
(Edit. Cátedra, Madrid, 2002).
El valor predictivo de estas informaciones ofrece un nuevo campo de investigación
en la genética lingüística que tendría que acudir a la lingüística genética para alcanzar
comprender los complejos niveles de operatividad de las lenguas naturales.
Esta nueva ciencia podría llamarse GENOGRAMÂTICA o gramática genética. Si
las bases tienen un valor sonoro real en el lenguaje, su notación arbitraria perdería toda
operatividad genética de lectura.

135

En cambio, al descubrirse la correspondencia vocálica con las cinco bases, es muy
posible realizar una "lectura" del Genoma, en alguna lengua materna, decodificando los
codónes por vía de la correspondencia con los odónes del Zoéma. Para ello habría que
averiguar, a través de experimentos de laboratorio, cual es la consonante-sonido que
corresponde a cada uno de los veinte aminoácidos, para luego intentar realizar una lectura de
la información genética a través del propio código lingüístico, el Zoéma Humano. Ya
sabemos que los ocho aminoácidos esenciales corresponden a los ocho sones primitivos,
pero sólo a través de la investigación bioquímica se alcanzará saber cual es la precisa
analogía entre cada uno de los aminoácidos y los primitivos.
Tanto los ocho aminoácidos esenciales, como los ocho primitivos corresponden al
arsenal de 25 elementos del mundo celular de la síntesis proteínica (5 bases y 20
aminoácidos) y al grupo de 25 elementos del alfabeto universal (5 vocales y 20
consonantes).
Los lingüistas tradicionales lanzarán gritos en el cielo al averiguar que el alfabeto
universal es motivo de tan elevadas pretensiones.
Pero no tienen razón en enfadarse: el alfabeto, en su más rústica y burda
representación de 25 elementos, entre los cuales hay cinco vocales y veinte consonantes, es
uno de los más sorprendentes modelos de transcripción que el ser humano haya descubierto
a lo largo de la historia.
Por más que existan múltiples variantes sonoras y una infinidad de aspectos fonéticos
y fonológicos en las lenguas naturales, no se le puede negar al alfabeto universal la curiosa
capacidad de expresar cualquier manifestación lingüística de cualquier expresión en una
lengua natural.
En esta situación de analogía con el código genético, las letras deben aceptarse como
una representación de la factura sonora de los operadores lingüísticos y viceversa, la factura
sonora de los operadores lingüísticos tienen derecho de verse representados por las 25 letras
del alfabeto universal, a pesar de que las aproximadamente siete mil lenguas naturales
habladas hoy en día, posean sonoridades en extremo complejas. Ésta última afirmación
sigue siendo materia de fonología y a nadie se le ha ocurrido prohibir a los fonólogos
proseguir con sus investigaciones.
Ahora bien, en los términos del Código General de las Lenguas, estos detalles son
irrelevantes, puesto que representan una capa muy externa de la manifestación del lenguaje,
un mero vestido que cubre el sistema óseo de la lengua, sin más averiguaciones acerca del
largo camino que existe entre los profundos giros de los procesos celulares y su proyección
en la palabra.
El descubrimiento del Zoéma Humano y de sus "odónes" o caminos lexicales, es un
paso crucial en la investigación genética del lenguaje.
Los pasos celulares son simultáneos a las operaciones lingüísticas.
El orden descendiente de la siguiente tabla no respeta las relaciones jerárquicas entre
los elementos celulares y los pasos de los procesos lingüísticos. Solamente muestra las
analogías operativas que existen entre los diversos componentes del arsenal lingüístico y los
elementos genéticos y celulares del organismo. Los animales, las plantas, vale decir, todo el
mundo orgánico, representa un lugar topológico y mnemónico donde están almacenados
los operadores del lenguaje, a la vez que el código genético.

136

Con el código lingüístico o logozoéma, definido simplemente como "zoéma", sólo se
necesita de grafos oracionales y sintácticos y de operadores binarios (odónes) para crear
cualquier lengua natural. Dentro del mismo ZOÉMA se puede operar tanto con los
principios de la fonética y de la fonología, como con los principios de la semántica y con las
leyes de la sintaxis universal.
La semántica y su campo regido por el sentido y la significación es arbitraria y
convencional, puesto que en cada lengua se elige una particular perspectiva para nombrar el
mundo y sus cosas.
Por su parte, la sintaxis es hormonal, vale decir genética, y la fonética y fonología
son funcionales, con bases bioquímicas, metabólicas y orgánicas. La sintaxis es un conjunto
de esquemas de grafos. Los grafos pueden ser cerebrales, neuronales, posicionales o
corticales. Los componentes del código lingüístico (odónes) no se mueven de sitio: son
visitados de modo bioeléctrico o cortical por la trayectoria del grafo ya existente en el plano
celular, como orden de lectura de los genes, el orden de los aminoácidos y la composición
generada por los procesos de la síntesis proteínica. Los grafos se forman en el cerebro a
través del fenómeno de la sinapsis. La sintaxis es una función no un operador. Por tanto, la
función necesita operar con operadores, cuya existencia implica el uso de un código, el
código lingüístico. Sin la función, el código se manifiesta aleatoriamente, como ocurre en el
fenómeno de "hablar en lenguas" o en el habla lúdica infantil, cuando el operario usa de
modo errático y casual los odónes del zoéma, construyendo frases sonoras sin sentido,
consideradas erróneamente por los oyentes como palabras de una lengua desconocida. Al
código lingüístico se ha llegado por una vía experimental, de modo independiente, y sin
tomar en cuenta los elementos del código genético.
Luego, al observarse analogías operativas pertinentes, se han analizado los elementos
formativos del código y se han postulado cien teoremas, es decir cien declaraciones de
requerimientos mínimos que expliquen el fenómeno contemplado(las lenguas naturales, el
lenguaje y el habla), basándonos en la Teoría Bioquímica Unificada del Lenguaje (TUL).
Esta teoría es, por ende, una visión genética del lenguaje y de las lenguas naturales.
Los codones generan aminoácidos y los aminoácidos proteínas.
¿Cómo se define cada uno de los 64 operadores del Zoéma, el Código General de las
Lenguas? Ya hemos visto que el término elegido ha sido el ODÖN, camino léxico. Los 64
odónes poseen distintas categorías binarias, descritas a continuación:
V- Vocal, C- Consonante, H- Heterón (Vocal y consonante)
La V -Vocal, es un FONO
La C-Consonante, es un SEMA (cargador de sentido)
El VV-(Vocal-Vocal) es un FONOFÓN
El CC (Consonante-Consonante) es un SEMASÉM
(Las letras mayúsculas no tiene nada que ver con los operadores odónes).
Acorde a esa terminología especializada tenemos las siguientes categorías de
operadores en el Zoéma:

137

CC
CV
VC
VV
HC
HV
CH
VH
HH

DISEMA, SEMASÉM
SEMAFÓN
FONOSEMA
DIFONO
ALOSEMA, HETEROSEMA
ALOFÓN, HETERÓFONO
SEMAHÉTERON
FONOHÉTERON
DIHÉTERON

(Recordamos una vez más, que las abreviaciones no deben confundirse con los
operadores del zoéma)
En el Zoéma, los 64 módulos llamados odónes ostentan las anteriores
categorías. Una representación del grupo de odónes es necesaria para una lectura categorial:
AA
AB
AG
AD
AL
AM
AI
AH

BB
BA
BG
BD
BL
BM
BI
BH

GG
GB
GA
GD
GL
GM
GI
GH

DD
DG
DB
DA
DL
DM
DI
DH

LL
LD
LG
LB
LA
LM
LI
LH

MM
ML
MD
MG
MB
MA
MI
MH

II
IM
IL
ID
IG
IB
IA
IH

HH
HI
HM
HL
HD
HG
HB
HA

Las ocho partes de la oración (nombre o sustantivo, verbo, adjetivo, adverbio,
preposición, pronombre, conjunción, artículo) están regidas por cada una de las glándulas
endocrinas. El hecho de que no todas las lenguas naturales posean el mismo número de
categorías no es un impedimento para la teoría. Se trata de casos particulares y de la
adopción de una forma de categorizar distinta. No obstante, las lenguas naturales deben
respetar las tendencias metabólicas y funcionales del organismo y en ello, las glándulas
endocrinas "tienen algo que decir".
En la formación de las palabras, las variantes vocálicas en -A, -E, -I, -O, -U, operan
siempre en la construcción de núcleos o radicales (como, por ejemplo -DAN-, -DEN-, DIN-, -DON-, -DUN-) y su existencia está relacionada con las cinco bases de las
operaciones celulares del código genético.
Es relevante el hecho observado en castellano, de los verbos y sus terminaciones en
infinitivo: sólo aceptan variaciones en -A (-AR), en -E (-ER) y en -I (-IR). No hay variantes
terminadas en -O (-OR) ni -U (-UR). Este hecho tiene causas genéticas y en su lectura, con
la teoría genética del lenguaje se abre una nueva perspectiva de interpretación.

138

Todas las lenguas naturales son creaciones combinatorias de ocho operadores
primitivos: A, B, G, D. L, M, I, H. En este grupo de sones primordiales hay dos vocales
(a.i), cinco consonantes(B,G,D,L,M) y un puente heterofónico (H), que puede oscilar entre
ser vocal o consonante, debido a su doble naturaleza sonora.
¿Dónde están las cinco bases del código genético? Las bases se han asimilado a la naturaleza
vocálica. Por otra parte, las consonantes provienen de las vocales y son generadas por las
vocales, tal como las bases, reunidas en forma de codónes, o tripletes genéticos, contactan
los aminoácidos para generar las proteínas.
M proviene de A y su carga acidificante es equilibrada por la basicidad de A.
B proviene de U y su carga acidificante es equilibrada por la basicidad de U.
G proviene de E y su carga acidificante es equilibrada por la basicidad de E.
D proviene de O y su carga acidificante es equilibrada por la basicidad de O.
L proviene de I y su carga acidificante es equilibrada por la basicidad de I
Por lo tanto, la serie primordial A B G D L M I H puede "leerse" como
AUEO I A I H
La naturaleza consonántica del sonido se asimila a los aminoácidos y la naturaleza
vocálica a las bases. En la serie octonaria de los primitivos tenemos cinco aminoácidos y un
elemento transitivo o heterofónico que puede ser tanto vocal como consonante, así como
posee la capacidad de ser tanto aminoácido como base.
Estos cambios son iniciados por el heterófono H y continúan a lo largo de los
procesos de combinación y traducción en el código lingüístico. Para asimilarse a los ocho
aminoácidos esenciales, los ocho primitivos se encuentran en una fase de naturaleza
puramente consonántica. El heterófono H es en esta fase, consonante:
M (en vez de A) B G D L N R H
En esta fase, los sones primitivos actúan como aminoácidos esenciales y pueden ser
definidos como sones esenciales. Recordemos que los ocho sones primitivos poseen un
número mínimo de variantes sonoras y es por ello que las variantes (N, R) ocupan el lugar
de la consonante primitiva (M, L):
A
E
O
U

B

G
F
P
V

D
C
J
K
Q
S
X
Z

L

M
T

I
R

H
N

Y

139

En un primer estrato, los 64 odónes son vocálicos y es por ello que el niño, antes de
usar las consonantes, emite componentes fonéticos de naturaleza vocálica. A medida que
avanza en edad, los procesos bioquímicos del cuerpo del niño se estabilizan y el habla
cambia: la lengua es cada vez más clara, más lógica, más coherente y la pronunciación, la
semántica y la sintaxis se perciben en toda su complejidad.
Alrededor de los once años, - cuando el niño tiene ya "dos números" como yo digo
ahora, cuando sólo tengo "un número", y no quiero decir "aún", - los procesos de osificación
ya están finalizando y el organismo está listo para empezar un nuevo ciclo, el de la pubertad.
Existe una analogía lingüística entre los procesos de replicación, transcripción, traducción y
transferencia que ocurren en la célula.
En el lenguaje, que, de hecho, se proyecta en la lengua a través del habla, estos
procesos se perfilan de modo análogo. La replicación hace que los 64 elementos del código
lingüístico comiencen a combinarse, formando largas cadenas sonoras.
La transcripción produce réplicas consonánticas allí donde la vocal no se ha
transformado aún en su contraparte consonántica correspondiente. La traducción traslada los
elementos del código (Zoéma) hacia el registro de una lengua específica, formando palabras
con sentido.
A su vez, con la transferencia, las nociones que se desean comunicar
se ordenan en el discurso como oraciones bien formadas y se formulan así las cláusulas
lógicas. El Código General de las Lenguas posee en sí mismo la capacidad de operar, tanto
en el plano fonético como en el plano semántico.
A la vez, permite la formación de grafos neuronales entre sus componentes para
codificar el orden de la sintaxis.
Un tema de análisis que merece nuestra atención es por qué los niños, antes de
hablar, emiten frases vocálicas como si fuesen palabras ordenadas en oraciones. ¿A qué se
debe la vocalización y la falta obvia de consonantes que puedan hacer las veces de
cargadoras de sentido?
Los ocho aminoácidos esenciales son análogos a los ocho sones primitivos que los
niños emiten a través de la risa o de los gritos postnatales.
Cada elemento vocálico posee una correspondencia consonántica, una consonante
específica en la cual se transforma y con la cual tiende a combinarse para actualizar el
equilibrio base-ácido controlado por el pH:

A
E
I
O
U

con
con
con
con
con

M
G
L
D
B

140

A su vez, el heterófono H participa en las combinaciones y representa el
catalizador de las operaciones de fonalización y fonetización. He aquí los 64 odónes y su
correspondencia vocálica:

(Los odónes vocálicos guardan la misma forma ya que no necesitan transformarse)
AA BB-UU GG-EE DD-OO LL-II MM-AA II HH
AB-AU BA-UA GB-EU DG-OE LD-IO ML-AI IM-IA HI
AG-AE BG-UE GA-EA DB-OU LG-IE MD-AO IL-II HM-HA
AD-AO BD-UO GD-EO DA-OA LB-IU MG-AE ID-IO HL-HI
AL-AI BL-UI
GL-EI
DL-OI
LA-IA MB-AU IG-IE HD-HO
AM-AA BM-UA GM-EA DM-OA LM-IA MA-AA IB-IU HG-HE
AI
BI-UI
GI-EI
DI-OI
LI-II
MI-AI
IA HB-HU
AH
BH-UH GH-EH DH-OH LH-IH MH-AH IH
HA
Se observan fenómenos redundantes pero se trata de una fase transitoria. Hay 16
elementos repetidos, equivalentes a los intrones del código genético. Todos ellos cambiarán
su forma en el registro básico del Código (Zoéma), conformado con todas las consonantes.
La sustitución de la timina (T) del ADN por el uracilo (U) del ARN y la
desaparición en el ARN de los llamados INTRONES del ADN, los cuales son largas
secuencias de bases no operativas, es un proceso similar al proceso lingüístico antes descrito
en el Zoéma. El Alfabeto Universal o Internacional no es una fila arbitraria de letras
convencionales: es un conjunto operativo que refleja de manera sencilla y sorprendente
todos los sonidos "posibles" utilizados por el ser humano en sus lenguas.
El sonido respiratorio es el primitivo heterofónico H. Luego, la vocal A, son
primitivo, es la única sonoridad que puede ser pronunciada y emitida con la boca abierta al
máximo.
El son primitivo M es la única sonoridad emitida con la boca cerrada completamente.
Estos tres elementos representan, respectivamente, el acmé (máximo) -A, el medio o el
núcleo sonoro - H y el mínimo -M. Entre estos dos límites, mecánicos y, a la vez sonoros A y M -se encuentran todas las lenguas naturales.
A
H

Todas las Lenguas Naturales

M

141

Los humanos sintetizan la mayoría de los aminoácidos necesarios para la nutrición,
pero dependen de los alimentos proteínicos, puesto que no pueden "producir" ocho
aminoácidos esenciales. Las ocho glándulas endocrinas se encargan de controlar esa
deficiencia. Los ocho aminoácidos esenciales se relacionan con los procesos hormonales de
las ocho glándulas endocrinas que luego controlan los procesos sintácticos de las lenguas
naturales. Los ocho aminoácidos esenciales son los siguientes:







Glicina
Alfa-alanina
Serina
Tirosina
Lisina
Beta-Asparagina
Cisteina
Prolina (molécula completa)

A ello se debe el hecho de que los niños emitan ocho gritos primarios. La
aseveración anterior se basa en la existencia de ocho sones primitivos que sustituyen, por
los procesos que provocan y convocan a raíz de su emisión, la deficiencia de sintetizar estos
ocho aminoácidos esenciales.
Las dos vocales A. I, generadas por los procesos básicos o alcalinos de la célula, el
heterófono respiratorio H y las cinco consonantes primitivas, a su vez de naturaleza
aminoácida, hacen un total de ocho protofonos que pueden ser asimilados al grupo de los
ocho aminoácidos esenciales.
En el organismo humano hay varios registros y en sus niveles se controlan tanto los
ocho primitivos (A, B, G, D, L, M, I, H) - el nivel hormonal, como las cinco vocales
esenciales (A, E, I, O, U) - el nivel orgánico. Las cinco vocales esenciales son generadoras
de las únicas cinco consonantes encontradas en todas las lenguas naturales (M, G, L, D, B),
respectivamente. A su vez, el son primitivo H no queda excluido de este teatro de
operaciones: H regula el proceso pulmonar-sanguíneo y controla la oxigenación de la sangre
a través de la respiración, cuyo ruido evoca.
El metabolismo y el pH son aspectos que interesan al lenguaje y a las lenguas
naturales en el marco de una teoría bioquímica del habla.
En el cuerpo humano, las bases se proyectan en las vocales y los aminoácidos en las
consonantes. Las cinco bases generan cinco vocales esenciales que, a su vez producen cinco
consonantes cuya existencia es simultánea y correspondiente. Las cinco bases y los veinte
aminoácidos forman el arsenal lingüístico del código del habla.
Las lenguas son sistemas biogenéticos abiertos, en constante interacción con
el medio exterior.
El sistema biogenético recibe información de lo externo y, al mismo tiempo, envía y
proyecta al entorno, distintos tipos de vibraciones sonoras que los seres humanos han
llamado "palabras".

142

¿Existen las palabras antes de haber sido pensadas?
¿Existe, acaso, el pensamiento antes de la presencia de las palabras?
Esta es una pregunta excepcional, a la cual todavía no se le ha dado respuesta.
¿Pensamos con palabras?
Formulemos la pregunta de otro modo:
¿Pensamos acaso en una lengua determinada?
Hemos aseverado que nuestro pensamiento es procesado a través de componentes
binarios. No por ello dejan las palabras de tener su importancia categorial.
El árbol del lenguaje es equivalente al árbol de la vida, el mundo celular. En el
organismo del ser humano los dos árboles coexisten en una simbiosis ontológica para el
gozo del Ser. ¿Cuál es la consecuencia de esta coexistencia? La posibilidad de una lectura
real y factible del libro de la vida a través del Zoéma, el Código General de las Lenguas.
¿Qué nos reserva el futuro? Investigar la equivalencia estricta entre sonidos y elementos
bioquímicos, entre genes y formas de oraciones, entre aminoácidos y sonidos.
La teoría genética del lenguaje es explicativa y no descriptiva: explica los procesos
lingüísticos, no sólo los describe. Los (aproximadamente) 40.000 genes humanos
representan el número, también aproximado de las oraciones posibles en una lengua natural.
Los genes representan el conjunto de todas las secuencias de palabras posibles, grabadas en
las neuronas a través de grafos sinápticos.
Esta información nos permite construir una analogía desde la cual surgen una gran
cantidad de inferencias sobre los nexos capitales que existen entre el mundo celular y el
lenguaje. He aquí algunos ejemplos:

143

GENES

ORACIONES

BASES SIN URACILO

VOCALES sin I

BASES CON URACILO
ADN
ARN

VOCALES con I
TEXTO o DISCURSO
ORACIONES

CODÓNES

ODÓNES

AMINOÁCIDOS

CONSONÁNTES

PROTEÍNAS

SÍLABAS y PALABRAS

ENZIMAS

AFIJOS

GENOMA

LENGUA

CÉLULA

LENGUAJE

TEJIDOS

GRUPOS

SISTEMAS
ORGANISMO
CROMOSOMAS

ECOSISTEMAS
ÁRBOL DEL LENGUAJE
PRINCIPIOS UNIVERSALES

144

El código genético del genoma humano y sus "libros" o "tomos" son la cantidad de
palabras posibles en una lengua natural.
Ya sabemos que hay ocho aminoácidos esenciales que el cuerpo humano no puede
"producir". Para contrarrestar esa deficiencia, el sujeto humano come productos animales y
habla (!), usando ciertas categorías gramaticales en sus oraciones: verbos, sustantivos,
adjetivos, pronombres, conjunciones, preposiciones, artículos, adverbios. Las ocho partes de
la oración son tipos de proteínas y la oración es el gen.
Un cuadro de las ocho categorías de palabras llamadas "partes de la oración" nos
muestra la posible relación que cada una de estas categorías tiene con las glándulas
endocrinas:
1. El Nombre o Sustantivo
Las Gónadas
2. El Verbo
La Pituitaria
3. El Adjetivo
Las Suprarrenales
4. El Adverbio
El Paratiroides
5. La Preposición
El Páncreas
6. El Pronombre
La Epífisis
7. La Conjunción
El Timo
8. El Artículo
La Tiroides
(Las flechas pueden tener de hecho un aspecto vectorial inverso:
)
Estas categorías gramaticales están regidas por los procesos glandulares y a esa
altura de la disquisición no podemos aceptar el argumento del lingüista "abogado del diablo"
que ostenta la crítica bien conocida de la no existencia de estas categorías, en su número
completo, en todas las lenguas naturales.
Pues, existen otras categorías, como por ejemplo la interjección, la cual toma el
lugar, como otras mucho más operando en fenómenos similares, de alguna de las ocho
citadas en la lista. En las lenguas que no poseen estas precisa categorías encontraremos otras
del mismo tenor.
En lo referente a los procesos fundamentales del lenguaje, no queda nada externo al
sistema explicativo que adoptamos en esta presentación.
La propia existencia operativa de los elementos bioquímicos impregna validez y
existencia similar a los fenómenos lingüísticos, que aparecen como un reflejo externo de los
procesos internos celulares y del organismo, en general.
Argumentos contrarios a la teoría
El primero de los argumentos que se puedan esgrimir en contra de la teoría
genética del lenguaje sería el siguiente:
¿Por qué el Código Lingüístico (el Poema, y no lo que los lingüistas llaman
impropiamente "código"), por ser equivalente en todos los organismos vivos y por ende, en
todo el mundo orgánico, tiene que aparecer en otros organismos que no son humanos? La
respuesta es simple y categórica:

145

La vida orgánica es un archivo. Se trata de un lugar teórico (LOCUS) para
guardar, memorizar y almacenar todos los elementos requeridos y necesarios para que el
lenguaje perdure. Esta vez, la "vida" queda, curiosamente, en un segundo lugar, por más
paradójico que parezca todo eso a los biólogos.
Los genetistas no tendrían nada que objetar a la teoría bioquímica y genética del
lenguaje puesto que la visión lingüística es análoga a la visión genética y ofrece
planteamientos que la enriquece y que amplían el horizonte de la medicina y de la biología.
Son los lingüistas los que pretenderán anular y ridiculizar los postulados de la teoría
genética del lenguaje, con excepción de los chomskianos, cuyas investigaciones han estado,
desde el modelo generativo, inclinados hacia la idea de un origen genético del lenguaje. Pero
habría que hacer una corrección teórica: el lenguaje no está inscrito en los genes sino en los
cromosomas y en el código genético, elementos que propician la existencia de los genes.
No obstante, la teoría genética del lenguaje no anula las presentes investigaciones y
descubrimientos excepcionales de la lingüística, más bien las confirma. Las descripciones
estructurales, semánticas y fonéticas quedan explicadas con la analogía genética.
Aspectos celulares del lenguaje
A consecuencia de los planteamientos de la teoría genética y biogenética del
lenguaje, las denominaciones arbitrarias y convencionales de los aminoácidos y de la
secuencia de bases nitrogenadas adquieren un valor de lectura universal, dada la
equivalencia bioquímica con el código lingüístico (Zoéma). Las bases dejan de tener
nombres meramente abreviativos y adquieren valores de uso lingüístico operativo.
Vamos a proponer la existencia de un nuevo campo de estudio: la
GENOGRAMÁTICA. Se trata de una nueva esfera de investigación que sugiere estrechas
relaciones entre la genética y el lenguaje, entre el genoma y la lengua, entre las palabras y
las proteínas, entre los sonidos y los aminoácidos y las bases, entre los principios universales
y los cromosomas, entre los afijos y las enzimas y otras más. Estas sorprendentes analogías
pertenecen a los postulados de una nueva teoría del lenguaje - una teoría genética unificada
de las lenguas naturales.
Antes que todo, habría que hacer una distinción entre el saber y el conocimiento. El
saber es siempre un núcleo, un centro de una esfera o de un círculo. En cambio, el
conocimiento es un ángulo que aumenta la dimensión de sus cuerdas, cada vez que el sujeto
se aleja del centro. Un ángulo es siempre un sector de un círculo, una superficie parecida a la
tajada triangular de una torta repartida a cada uno de los investigadores, acorde a sus
aspiraciones, anhelos y pretensiones. El saber, por su parte, es el centro luminoso de una
visión autónoma e independiente, la misma para todos los que saben, la misma para todas
las épocas.

146

Al considerar a la célula equivalente al lenguaje, se comprende que los fenómenos de
aceptar o "desterrar" palabras son parte de un mecanismo similar a lo que ocurre en la
membrana celular. Las células animales están rodeadas por una membrana de plasma, viva,
flexible y muy delgada.
Permite el fenómeno de ósmosis, es decir que decide qué sustancias entren o salgan
y está habilitada para seleccionar algunas sustancias o excluir otras. La membrana juega un
rol vital para decidir qué entra en una célula. Lo mismo ocurre con el lenguaje, en cuyo
ámbito, la ética y la lógica hacen las veces de membrana osmótica que decide qué
conceptos entren "en", o salgan "de" la memoria ancestral de los principios universales y
están habilitadas para seleccionar algunas nociones o excluir otras.
Cada gen contiene la información para la síntesis de una sola cadena
proteínica. En la lengua, cada oración contiene la información para la comprensión de una
sola idea o noción que se desea comunicar o transmitir.
No es que el lenguaje sea "como" una célula: es una célula y está grabado en la
célula. No es que la palabra sea "como" una proteína: es una proteína. Producida por la
proteína, la palabra puede, a su vez ser productora de proteínas.
No se trata de un símil y no es un juego de comparaciones: es un sistema de
analogías estrictas que conserva los factores en posiciones similares. Entre " similaridades"
o "semejanzas" y las "comparaciones" hay una distancia abismal.
El Lenguaje-Célula y la Palabra-Proteína
Entre dos sones o sonidos fundamentales se encuentran miles de lenguas
naturales: diríamos todas. Estos sones son A y M: el primero sólo puede ser emitido con la
boca abierta en lo máximo y el otro, únicamente con la boca cerrada. Entre los dos, otro son,
el sonido-semilla, el heterófono H es el motor de función y operatividad de todos los demás
sonidos, a través del proceso respiratorio.
Hay palabras especializadas en cada lengua. Se trata de los primitivos, términos
específicos que generan varias clases de elementos léxicos, todos ellos relacionados
temáticamente como si fuesen un tejido. Los procesos celulares se reflejan en los procesos
lingüísticos y viceversa, los procesos lingüísticos tienen valor celular. En el lenguaje
encontramos los universales, elementos que en la célula se encuentran en el núcleo y, a
veces en el citoplasma: los cromosomas. Desde este punto, todos los operadores celulares
tienen estricta correspondencia con los elementos del lenguaje.
La decisión de presentar esta clase de analogías entre el sistema biológico y el
sistema lingüístico responde a la necesidad de unificar dos explicaciones científicas en una
sola visión filosófica.
Un modo de conciliar las conquistas de la ciencia con las exigencias de la filosofía es
admitir las conquistas de la filosofía con las exigencias de la ciencia. Esta conciliación
resulta factible al concebir modelos teóricos de los principios universales y considerar sus
elementos complementarios, eliminando los simples opuestos o figuras contradictorias.

147

Así, el modelo deja de ser un mero diagrama o simple bosquejo subjetivo con el
valor casual que pueda tener cualquier esquema privado, y adquiere la categoría de clave de
lectura universal para comprender palabras, conceptos, nociones y oraciones categoriales.
Hay una semántica de la célula, una sintaxis proteínica del organismo y una fonética
de los procesos bioquímicos. El código genético está reflejándose, a su vez, en el código
lingüístico. Por otra parte, el genoma posee un claro reflejo del zoéma del lenguaje, donde
los odónes son equivalentes a los codones. Nada hace sospechar que el lenguaje sea un
fenómeno distinto de la genética. Por tanto, el lingüista debe estar versado en los procesos
celulares y el genetista tiene que ilustrarse en los procesos lingüísticos, dominio reservado
hasta ahora para los especialistas en lenguaje.
La ciencia ha ganado otra batalla más: dos campos divididos por procesos
aparentemente alejados de toda semejanza, se unen para generar leyes y axiomas comunes.
La actual investigación lingüística tiene que cambiar obligatoriamente el rumbo de sus
búsquedas. Por otra parte, los genetistas están obligados a tomar en cuenta los procesos del
lenguaje, campo recluido desde hace mucho tiempo en los ámbitos "humanísticos". No
existe célula que no esté inscrita en el mapa del lenguaje y no hay fenómeno lingüístico que
no esté relacionado con la bioquímica de la célula. Estamos en el umbral de una nueva era:
la era de la genética del lenguaje y de la lingüística genética del organismo.
No se trata de un nuevo generativismo sino del nacimiento de un nuevo campo de
estudio e investigación: la genética del habla.
Los hechos que aquí expongo y explico son ampliamente conocidos y discretamente
admitidos con las reservas que todos los científicos tienen que guardar.
Hasta las pruebas de laboratorio, la interpretación que ofrezco, tanto del lenguaje
como de la genética es razonable y su lógica, en modo alguno se halla en contradicción con
los más recientes descubrimientos.
Las cinco bases el genoma han sido designadas a través de unos nombres
arbitrarios y las letras con las cuales se escribe el libro de la vida tienen un valor puramente
convencional. Según la teoría bioquímica y por ende, genética, del lenguaje, las bases
corresponden a los sonidos vocálicos de las lenguas naturales.
Por tanto, A, T, C y G, las cuatro bases del ADN, junto con U, la quinta base,
llamada "uracilo", que sustituye en el ARN a la Timina T, son en realidad productos o
elementos celulares que corresponden a la cinco sonidos vocálicos A, E, O, U y por
último I. Las cinco bases son equivalentes a las cinco vocales "teóricas" del lenguaje. En
realidad, en las lenguas naturales, el número de las vocales varía. No obstante, no hay lengua
que no posea, al menos dos, A, I, el grupo vocálico mínimo (o pareja).
Cuando los lingüistas sostienen que una lengua puede poseer hasta veinte vocales o
cualquier otro número mayor a cinco, no se percatan que los rasgos distintivos pertenecen
antes que todo a categorías sonoras separadas por clases, a través de sus cualidades unitivas,
y a causa de una semejanza e identidad categorial. Es una incongruencia sostener que las
demás vocales sean diferentes de las cinco esenciales. Cualquier otra "vocal " que no sea A,
E, I, O, U, las vocales cardinales y "esenciales", es un caso particular de la emisión o
pronunciación multiforme de los usuarios de las lenguas naturales.

148

La presencia en la naturaleza de las únicas cinco bases, cuadra y coincide con la
existencia de las cinco vocales clasificadas todas en estos cinco grupos homogéneos. Entre
las cinco vocales, solamente A y luego I, difieren desde el punto de vista funcional. E, O,
U, son variantes de A. Recordemos que no se trata de letras alfabéticas sino de sonidos y
fonemas.
De modo que A y luego I, el grupo vocálico mínimo(o pareja) entran a formar parte
de los ocho sonidos o sones fundamentales del habla, junto con H, un sonido de naturaleza
doble, tanto vocálica como consonántica, heterófono y las cinco consonantes primitivas B,
G, D, L, M.
H es la emisión sonora emitida en el proceso de la respiración. En el grupo de
sonidos fundamentales o sones cardinales del lenguaje las consonantes B, G, D, L, M
poseen una naturaleza ácida. Todos estos sones corresponden a los ocho aminoácidos
esenciales que el cuerpo humano no puede sintetizar o producir y por ello se vuelve
dependiente de los alimentos proteínicos.
Llamaremos a estos ocho sonidos sones, los ocho sones primordiales o primitivos.
En realidad todas las lenguas naturales están comprendidas entre el son A y el son M: los dos
representan la máxima apertura y el cierre de la boca. Entre ellos, como un catalizador
fónico, el son H modifica las emisiones sonoras y participa en todas las combinaciones. Por
sus cualidades de catalizador puede asimilarse al hidrógeno, necesario en todos los procesos
celulares.
Francis Crick y James Watson declaran en Nature, en 1954, lo siguiente:
“No ha escapado a nuestra atención que el apareamiento específico que postulamos
sugiere de inmediato un posible mecanismo de copia del material genético".
Tampoco ha escapado a nuestra atención - replica el que escribe esta presentación que la combinación específica que postulamos con el Código General de las Lenguas y la
Teoría genética del Lenguaje, sugiere de inmediato un posible mecanismo de copia del
material lingüístico. Hay una correspondencia estricta y sorprendente entre todos los
elementos del genoma, el libro de la vida, y los elementos del Zoéma, el libro del lenguaje.
Así como los aminoácidos son constituyentes esenciales de las moléculas biológicas,
las consonantes son los constituyentes esenciales de las lenguas naturales. Los veinte
aminoácidos constituyen los ladrillos de la vida: todas las proteínas los poseen. Las veinte
consonantes constituyen, a su vez, los ladrillos del lenguaje, y por ende, del habla, todas las
palabras las poseen. Si acaso hay palabras sin consonantes, ello se debe al hecho de que la
vocal, o una de las vocales, todavía no se ha transformado o no ha sido traducida en su
consonante correspondiente, proceso similar a la síntesis proteínica.
Llegamos así a una correspondencia extraordinaria: una lengua natural es un
cúmulo de oraciones regidas por el lenguaje y se comporta como una "célula" lingüística en
la cual existen todos los elementos necesarios para la manifestación del habla.
Allí están los sesenta y cuatro grupos o módulos dobles llamados odónes, operadores
equivalentes a los sesenta y cuatro codónes del código genético. Los cromosomas del
lenguaje son los principios universales llamados por los lingüistas simplemente
"universales".

149

Nadie puede negar que las lenguas naturales operan a través de dos categorías:
vocales y consonantes y por otra parte, en la naturaleza orgánica sólo existen dos categorías
bioquímicas, los ácidos y las bases, o valga decirlo, los aminoácidos y las bases
nitrogenadas.
Los enlaces entre las bases A y T y entre las bases C y G son puentes de hidrógeno.
En el habla, los enlaces entre las vocales A y E y entre O y U son puentes sonoros del son
H.
A todas esas, el cerebro queda relegado a la función de un teclado. Pero el teclado ya
tiene los operadores con los cuales se va a dinamizar el lenguaje.
En el marco de una teoría genética unificada del lenguaje, la comprensión del
fenómeno lingüístico, a la par con el fenómeno biológico, debe atenerse a los datos de un
arsenal conceptual compuesto por generalizaciones que organizan los resultados y los
unifican con los otros aspectos del conocimiento. La tarea resulta difícil, y ha sido
emprendida a raíz de la aparición de la bioquímica comparada y de la lingüística comparada,
creadas las dos, por los pioneros que han demostrado, en biología, la importancia que
reviste el hecho de que los organismos contengan agua, e identificando su composición
elemental, reconociendo así la unidad bioquímica de la vida. (Véase, por ejemplo, Florkin,
M., Aspects biochimiques communs aux êtres vivants, Desoer (Lieja), Masson (París),
1956)
En lingüística, a su vez, se ha percibido la importancia que reviste el hecho de que las
lenguas naturales contengan principios universales, y al identificar sus modelos lógicoteóricos, se ha reconocido la unidad ontológica del lenguaje. (Véase, para este ejemplo,
Moure,T., Universales del lenguaje y linguo-diversidad, Ariel, Barcelona, 2001)
Los esfuerzos de Morowitz para una integración de los conceptos fundamentales de la
biología han llevado a formular estas generalizaciones. (Véase para ello, Morowitz, H.J.,
Energy flow in Biology, Academic Press, Nueva York, 1968)
Las referencias biológicas de este escrito se deben, fundamentalmente, a las
investigaciones de Morowitz.
Los atributos fundamentales y las propiedades esenciales de los sistemas lingüísticos o
grupos de lenguas naturales, pueden reunirse mediante un número limitado de
proposiciones. Paralelas a ellas, las mismas proposiciones, escritas en términos celulares o
biológicos, dan a luz unas analogías sorprendentes. El experimento se perfila en el siguiente
orden:
1. El código lingüístico es universal
El código genético es universal
2. Todos los grupos de sistemas lingüísticos de las lenguas naturales originan cambios y
préstamos léxicos que reflejan alteraciones del sistema lingüístico estadísticamente
irreversibles y por ende entrópicos

150

Todas las poblaciones de sistemas biológicos reproductores, originan mutaciones
fenotípicas, que reflejan alteraciones del genotipo estadísticamente irreversibles
(Morowitz)
3. En las condiciones actuales, el mantenimiento del lenguaje es una propiedad de un
sistema lingüístico, más que una propiedad de una sola lengua o de un solo grupo de
individuos
En las condiciones actuales, el mantenimiento de la vida es una propiedad de un
ecosistema, más que la de un solo organismo o de una sola especie
( Morowitz)
4. Existe un tipo universal de estructura (lógica) presente en todos los sistemas lingüísticos
Existe un tipo universal de estructura membranaria presente en todos los sistemas
biológicos
5. La palabra es la unidad de estructura y de actividad lingüística de los seres humanos
La célula es la unidad de estructura y de actividad de los organismos
En la consideración del complejo mundo lingüístico con su gran diversidad de
formas, reina un principio de unidad: todas las lenguas naturales están compuestas de
palabras. Paralelamente, a la teoría celular, una de las inducciones más fecundas de la
historia de la biología, formulada por Theodore Scwann (1810-1882) la teoría genética
unificada del lenguaje puede ser resumida en siete puntos que revelan y reflejan el
dominio de una analogía entre la biología de nuestro tiempo y la lingüística actual:
1. Las lenguas vivas están formadas por un número variable de unidades mínimas
catenarias, denominadas "sílabas", que, en sus formas más complejas forman
palabras polifónicas y casi melódicas, unificadas en frases y oraciones
Los organismos vivos están formados de un número variable de
unidades microscópicas, denominadas "células", que, en sus
formas menos especializadas, son poliédricas o casi
esféricas
2. Las palabras poseen caracteres definidos. Su naturaleza es esencialmente la
misma, y son, al mismo tiempo, tanto unidades de estructura como de actividad
verbal
Las células poseen caracteres definidos. Su naturaleza es
esencialmente la misma, y son, al mismo tiempo, tanto
unidades de estructura como de actividad celular

151

3. Las palabras se derivan, por combinación, de una noción preexistente
Las células se derivan, por división, de una célula preexistente

4. Las palabras pueden transformarse en expresiones verbales que dejan de poseer
todos los sentidos de las palabras que las conforman La lengua natural está
constituida por palabras, palabras combinadas y productos de la actividad
semántica de las palabras
Las células pueden transformarse en estructuras que dejan de
caracteres de las células. El organismo está
constituido por células, células modificadas y productos de la
de las células

poseer todos los
actividad bioquímica

5. Las palabras gozan de un cierto grado de vida individual. En el seno de una
lengua natural existen dos niveles de individualidad: el de las palabras y el de la
lengua misma
Las células gozan de un cierto grado de vida individual. En el
seno de un organismo existen dos niveles de individualidad: el
de las células y el del organismo
6. Cada palabra, al formar parte de la composición de una lengua pluriléxica,
corresponde en cierta medida a una lengua completa, de un sentido único y
monoléxico (de una sola palabra)
Cada célula, al formar parte de la composición de un
organismo pluricelular, corresponde, en cierta medida, al
organismo entero de un ser monocelular

7. Los sentidos pluriléxicos, tales como los sentidos de los colores y de los
sentimientos, derivan socialmente de la acumulación de productos lingüísticos de
la combinación de sentidos monoléxicos
Los organismos pluricelulares, tales como los animales y las
plantas, derivan, históricamente, de la acumulación de
productos la división de organismos unicelulares

152

8. En todas las lenguas, el flujo semántico va acompañado de la formación y de la
combinación de enlaces vocálicos
En todos los sistemas biológicos, el flujo de energía va acompañado de la
formación y de la hidrólisis de enlaces de fosfato
9. La información semántica es estructural
La información biológica es estructural (Morowitz)
10. En todos los sistemas lingüísticos las combinaciones semánticas están facilitadas
por afijos
En todos los sistemas biológicos, las reacciones químicas están catalizadas por
enzimas

11. Las expresiones silábicas que forman parte de la composición de las palabras
poseen propiedades particulares dependientes de su estructura semántica
Las especies moleculares que forman parte de la composición
de las células poseen propiedades particulares dependientes
de su estructura electrónica
12. En todo sistema lingüístico el léxico está esencialmente determinado por la
presencia de verbos, de sustantivos, de adjetivos y de pronombres
En todo sistema biológico, el peso seco está esencialmente
determinado por la presencia de proteínas, de lípidos, de
glúcidos y de ácidos nucléicos
13. El número de palabras básicas que forman parte de la composición del sentido se
calcula en diez grupos consonánticos, resultados de la combinación de las cinco
consonantes fundamentales M, B, L, G, D :
MB, ML, MG, MD, BL, BG, BL, LG, LD, GD
El número de moléculas básicas que forman parte de la
composición de los organismos se calcula en treinta

153

14. En todos los sistemas lingüísticos los sonidos que intervienen en las combinaciones
binarias son A, B, G, L, D, M, I, y H
En todos los sistemas biológicos, los átomos que intervienen en los
enlaces covalentes son C, H, N, O, P y S

15. La comunicación de las lenguas naturales es una comunicación
que se desarrolla en un aspecto individual o en una intersuperficie
socializada
La química de los organismos es una química que se desarrolla en
fase acuosa o en una intersuperficie acuosa
16. Una lengua viva debe ser producto de las combinaciones
zoemáticas modulares del código lingüístico (CGL- Código General
de las Lenguas)
Un sistema vivo debe ser macroscópico
La bioquímica del organismo es reflejo de las operaciones semánticas, fonéticas y
sintácticas del lenguaje y viceversa, las operaciones del lenguaje, tanto las semánticas como
las fonéticas y las sintácticas son reflejo de la bioquímica del organismo. El lenguaje se
traduce en la bioquímica de los organismos y la bioquímica de los organismos se proyecta
en el lenguaje.
Últimas palabras, pero no las del fin
El gran público, hoy día versado en cuestiones genéticas y de filosofía de la ciencia,
pide una respuesta. Es costumbre decir, al estudiar una lengua nueva, que lo mejor para su
dominio y competencia es tratar de pensar "con" ella y "con" sus términos, palabras y
expresiones. Detesto ese tipo de consejos puesto que se implantan en la memoria del público
y luego surgen como leyes inexorables de una lógica extraña, infantil, inmadura y por tanto,
dependiente de sus propias causas. Para los científicos es irrelevante que alguien, sea él
uno de los investigadores más cautos, tenga sentimientos de aceptación o rechazo sobre el
tema investigado.
Es pues irrelevante la actitud sentimental del investigador para con el objeto y materias
investigadas. No obstante, es un dato precioso el saber con qué actitud se dirige el científico
hacia el campo de sus búsquedas. Hay cosas, es decir seres, hechos y objetos, que existen en
el lenguaje pero no están, aún, nombradas en la lengua, digamos "en nuestra lengua" Es
posible que tales "cosas" hayan sido nombradas en una lengua que ha desaparecido ya.

154

También es posible que en "nuestra" lengua existan palabras que nombren "cosas"
(seres, hechos, objetos) QUE NO EXISTEN en el lenguaje. Para entender tales
aseveraciones tenemos que considerar que la imaginación y la fantasía son dos esferas,
campos o mundos muy distintos y por ende, diferentes. Por otra parte, la inteligencia no es
un mundo aparte, sino una capacidad, la capacidad de "entender" las cosas, esa misma
capacidad que en el instante presente permite al lector de este texto la comprensión y el
entendimiento de lo que yo estoy declarando.
Otro elemento del juego que estamos jugando a través y por medio de las palabras
es la creatividad, un don, el don de la poesía. La invención no pertenece a la imaginación,
esfera a la cual se accede con la visión, sino a la fantasía, mundo mental de las ilusiones.
Por una parte, la creatividad opera en el individuo humano a través del ingenio, la clave y
el motor de todas las
creaciones posibles.
De modo que la imaginación, la fantasía, la inteligencia y la creatividad son
términos importantes, tanto para la ciencia, como para la filosofía. Un tercer campo, el
arte, no puede entrar en este binomio ya que representa, a la vez una ciencia como una
filosofía.
Todas las nociones que se ventilan en los libros y en los anfiteatros universitarios, en la
familia o en la política, pertenecen a estos dos ámbitos de la naturaleza humana: el ámbito
científico y el ámbito filosófico.
En algún momento de la evolución del pensamiento individual, la ciencia se
convierte en filosofía y la filosofía en ciencia. Existe hoy día un capítulo de la aventura
intelectual de la cultura que ha sido definido como FILOSOFÍA de la CIENCIA. Sus ideas y
categorías son declaraciones que se acercan cada vez más al objetivo de la actividad
humana: el que toda ciencia tenga una filosofía para no escindir una visión - que se supone
completa, global, universal - en asuntos de naturaleza científica y asuntos de naturaleza
filosófica. La sabiduría "es toda una", como nos recuerda Heráclito, y es obvio que los
sabios, los que "saben", siempre "saben" lo mismo, aunque lo digan de distintas maneras.
Ningún sabio puede "saber" más que otro: los dos o todos se encuentran en el centro de las
"cosas" (seres, hechos, objetos) como flechas en el centro de la diana, unas encajadas en
las otras formando un fantástico plano llamada "sagital". Este escrito es un escrito de
filosofía de la ciencia y por lo tanto requiere ser leído y entendido en el marco de las
preguntas filosóficas que nos hemos planteado al principio, preguntas que son otras tantas
dudas científicas que solicitan atención y respuestas explicativas, no descriptivas de la
realidad.
¿Qué es la verdad? ¿Qué es la veracidad? La verdad no es mía o tuya. No puede ser
diferente, no puede ser arbitraria y casual. No es, tan sólo una hipótesis, es única,
imprescindible, continua, esencial, una certidumbre absoluta. Es como el número siete de
un dado de seis caras: cada una de las caras opuestas "tiene" que ser "siete" o sea "sumar
siete" y no obstante, el número siete, siempre presente en las operaciones, por oposición de
las caras, no está pintado en ninguna de las seis caras. Este símil nos ayuda entender algo
de la sutileza de la verdad. Tanto la filosofía como la ciencia poseen en sus metas la
búsqueda de la verdad de las cosas, es decir de los seres, de los hechos y de los objetos.

155

Es entonces una meta común. No debe avergonzarnos esta palabra. La verdad de
una cosa es patente, sencilla, clara y resplandeciente.
No puede ser opacada con ironías, ni ignorada por los expertos u especialistas ni
rechazada por razones de límites temporales.
Barbara McClintock declaraba en Science 81 (octubre) que, a la luz de las nuevas
investigaciones " . . . entenderemos de manera absolutamante distinta la relación entre el
ADN, la célula y el organismo, en su conjunto."
Han pasado más de veinte años y las informaciones sobre el tema sólo han
aumentado cuantitativamente y no de manera cualitativa:
seguimos con los datos más curiosos sobre detalles en los genes pero no se puede
"leer" el genoma: sólo se "interpreta". Estamos en una situación parecida a los tiempos de
Athanasius Kircher cuando se "interpretaban" los jeroglíficos egipcios, lo que no era, de
hecho una "lectura" sino una interpretación.
En esta situación, el Zoéma, (El Código General de las Lenguas), es equivalente a
una Piedra de Rosetta para el Genóma. Existe la posibilidad de "leer" lo que está escrito en
el libro de la vida del genoma, a través de la homologación de los sonidos de las lenguas
naturales - considerados operadores potenciales de lectura genética - con los elementos
bioquímicos de la célula.
La verdad es una figura infantil presente y palpable, cuya naturaleza brota en forma
de árbol frondoso, lugar de un sinnúmero de nociones relacionadas con ella y haciendo
referencia a ella. Hasta aquí hemos llegado y así hemos respondido a esas dos preguntas
retóricas del comienzo de este escrito:
¿Cómo presentar un descubrimiento científico?
¿Cuál es la forma más elegante de mostrar sus puntos esenciales?
*
Aplicación del código General de las Lenguas
La Historia del Autómata que construyó mi padre
¿Qué tengo en mi mano?
Esta simple pregunta, que para cualquier niño de tres años no representa superar
grandes obstáculos de la comprensión para responderla, es para un robot un problema muy
difícil de resolver.
Supongamos que el robot se llama Adán. Luego de muchos años de trabajo e investigación
he llegado a construir un humanoide mecánico, cuyos rasgos son muy parecidos a un joven
de unos treinta años. Adán dirigió su mirada de mini-cámaras oculares hacia mi mano y
como yo tenía el puño cerrado, analizó el espacio prohibido a la vista normal de todo
humano, con su casco interno de ondas electromagnéticas. Los rayos X revelaron al
androide que en mi mano no había nada.

156

Su cámara de rayos Röetgen es parecida a las que utiliza la policía en los
aeropuertos.
Nada.- dijo el autómata, escuetamente. Luego agregó:
¿Es una pregunta?
Sí - contesté.
Era la única manera del saber mecánico para diferenciar una afirmación declarativa
de una interrogación, ya que el tono de una pregunta puede variar mucho de un usuario a
otro y en distintas lenguas la prosodia interrogativa es en extremo compleja. Para un robot es
imposible diferenciar una afirmación o declaración, de una situación interrogativa.
Ya informado de que se trataba de una pregunta, Adán prosiguió con sus operaciones
lógicas y lingüísticas. Me sorprendió su modo decisivo y patente para responder a una
pregunta de esa naturaleza. La lógica óntica que Adán usa para resolver situaciones y
circunstancias elementales, lo ayuda a percibir en un instante de qué se trata. Agarro una
botella de agua mineral - la botella es de plástico - y le vuelvo a preguntar:
¿Y ahora?
¿Qué tipo de “ahora”? - me pregunta Adán, a su vez.
¿Qué tengo ahora en mi mano? - le digo.
En el complicado sistema de interpretación del autómata, la pregunta es analizada
rápidamente, del siguiente modo: Primero pasea su mirada cibernética a lo largo de la
superficie de mi mano, escanéa los detalles de los dedos y decide, luego de comparar en su
memoria las distintas opciones de la perspectiva de una mano que, en realidad no son más de
ocho, situadas en tablas sinópticas y morfológicas, decide que yo tenía en mi mano ALGO.
En tu mano tienes ALGO. - dijo Adán.
Me pregunto cómo podía saber que le hablo en español. Claro que se trata de una
pregunta retórica ya que yo mismo lo programé para entender las siete mil lenguas naturales
que actualmente hablan los humanos y cualquier otra lengua creada artificialmente. A través
de su sensor de sonido y reconocimiento del habla, la oración QUÉ TENGO EN MI MANO
fue primero grabada linealmente, como en el ladino de los judíos de Maimonides:
KE TENGO EN MI MANO.
Luego, el Sematrón, programa que analiza el sentido de las palabras en una lengua
específica, hizo variantes de separación como
KETEN GO EN MIMANO
KET EN GO ENMIM ANO
KET ENGO ENMIMA NO
y así por el estilo, hasta que por lógica lexical y semasiológica decidió que en la única
lengua en que la expresión KE TENGO EN MI MANO, tenía sentido referencial, separada
de esa forma y pronunciada de esa manera, era el castellano.
La operación siguiente consistió en desplazar la oración KE TENGO EN MI MANO hacia
el registro ALMATERIA, el código general de las lenguas.

157

Ello se realiza a través de un paso intermedio que procura reducir las variantes fonéticas de
los rasgos distintivos a los rasgos unitivos y luego a los operadores zoemáticos, en número
de sesenta y cuatro, separando la oración en sílabas y luego en logemas dobles: KE TEN
GO EN MI MA NO,
KE TE N GO EN MI MA NO.
Allí donde, por la separación en sílabas queda un solo sonido-letra, se le agrega un sonidoletra A, como aquí en el caso de N.
La oración codificada en ALMATERIA suena así:
GA DAMAGA AM MI MAMA. Luego, el separador zoemático ordena los grupos
dobles en parejas codificadas, sin separaciones de palabras:
GA DA MA GA AM MI MA MA.
Estos logemas dobles se encuentran en una zona circular del cerebro electrónico de
Adán, en un chip GRAFOMÉTRICO, que permite comparar en la memoria del autómata el
grafo generado por la oración, con un grafo ya almacenado en la base de grafos del
castellano y decidir su aspecto formal de semejanza para actualizar el sentido de la
expresión. Un grafo es un dibujo lineal que ostenta ángulos o borlas recurrentes, regido por
una categoría de trazos llamados invariantes.
Todas estas operaciones toman sólo fracciones de fracciones de segundo. El grafo de la
oración interrogativa QUE TENGO EN MI MANO tiene aproximadamente la siguiente
forma:
AM

DA

GA
MA (final duplicado MA)
(punto de partida)

IM

y su dibujo sigue una polarización y una vectorialidad, vale decir que tiene una dirección
precisa, tanto en la deflexión (retorno) como en la angulación. El grafo original de la
memoria general coincide con el nuevo grafo de la oración desconocida.
En realidad, el análisis de los grafos se usa en los autómatas para definir la sintaxis y
compaginar el sentido. El grafo es un operador sintáctico. Pero con todo eso, el proceso no
ha finalizado.

158

Sigue lo más fascinante de la operación. Los operadores zoemáticos del código tienen
analogía binaria y a través de la apertura de un registro se pasa directamente al código
binario, sin usar el retrógrada código ASCEE.

GA

DA

MA

GA

AM

MI

MA

MA

100111 001111 000111 100111 111000 000010 000111 000111
Los sesenta y cuatro operadores zoemáticos o logemas dobles del Zoéma son:
AA
AB
AG
AD
AL
AM
AI
AH

BB
BA
BG
BD
BL
BM
BI
BH

GG
GB
GA
GD
GL
GM
GI
GH

DD
DG
DB
DA
DL
DM
DI
DH

LL
LD
LG
LB
LA
LM
LI
LH

MM
ML
MD
MG
MB
MA
MI
MH

II
IM
IL
ID
IG
IB
IA
IH

HH
HI
HM
HL
HD
HG
HB
HA

La correspondencia de los operadores zoemáticos y los números binarios es la
siguiente:
AA- 111111
LL- 101101
AB- 111110
LD- 101001
AG- 111100
LG- 101100
AD- 111001
LB- 101110
AL- 111101
LA- 101111
AM- 111000
LM- 101000
AI- 111010
LI- 101010
AH-111011
LH- 101011

BB- 110110
MM- 000000
BA- 110111
ML- 000101
BG- 110100
MD- 000001
BD- 110001
MG- 000100
BL- 001101
MB- 000110
BM- 110000
MA- 000111
BI- 110010
MI- 000010
BH- 110011
MH- 000011

GG- 100100 DD- 001001
II- 010010
HH- 011011
GB- 100110 DG- 001100
IM- 010000 HI- 011010
GA- 100111 DB- 001110
IL- 010101 HM- 011000
GD- 100001 DA- 001111
ID- 010001
HL- 011101
GL- 100101 DL- 001101
IG- 010100
HD- 011001
GM- 100000 DM- 001000
IB- 010110
HG- 011100
GI- 100010 DI- 001010
IA- 010111 HB- 011110
GH- 100011 DH- 001011
IH- 010011
HA- 011111

159

Ahora la sentencia ¿Qué tengo en mi mano? descansa en números binarios: 100111
001111 000111 100111 111000 000010 000111 000111.
Para el autómata, el sentido de lo que nosotros, los humanos decimos y manejamos
en la vida diaria es algo remoto y perdido entre algoritmos.Qué puede significar la pregunta
oracional ¿Qué tengo yo en mi mano? Primero, el QUÉ es analizado por el programa como
partícula interrogativa, en español y, a pesar de existir también como artículo demostrativo y
declarativo, el registro semántico del programa elige el QUÉ entre otros (el CÓMO, el
CUÁNDO, el DÓNDE, el QUIÉN o el ¿A? - interrogante espasmódica, que puede estar
antes y después de todas las preguntas.
También está el POR QUÉ, el DE QUÉ, el CUÁNTO, el PARA QUÉ, el A QUÉ, el
QUIÉN y todas las otras posibles variantes combinadas, como por ejemplo en la expresión
POR DÓNDE o DE DÓNDE y otras algunas más, cuyo número es, sin embargo, limitado).
La lengua es un aspecto externo del lenguaje, una suerte de vestimenta que posee
escasos elementos lógicos, pero no por ello insuficientes. Bastan algunas veinte partículas
para preguntar cualquier cosa en cualquier lengua natural o artificial. La respuesta semántica
de Adán fue: ALGO.
Me pregunto cómo llegó a saber el autómata que yo tenía en la mano ALGO y no
VACÍO. Muy sencillo: no podía más que elegir entre la posibilidad ALGO en las dos
alternativas posibles, ya almacenadas es su memoria, el ALGO y el VACÍO. Para Adán,
como para el lenguaje, la NADA no existe, es un contra-principio.
El modelo lógico teórico de este arquetipo o Principio Universal posee un valor
filosófico inestimable. ¿Qué es un ARQUETIPO? Es pues, un principio universal, un ente
original y originario, una idea cardinal y trascendente, un ARJÉ, dicen los griegos. Este
principio sin principio es la categoría llamada, en español, TODO. En la memoria intelectiva
del autómata, el modelo teórico posee la siguiente forma:

160

El TODO

ESO
ALGO

El VACÍO

La COSA
En el modelo, EL VACÍO es símbolo o complemento de ALGO, junto con el cual
hacen TODO. ALGO plus el VACÍO sigue siendo ALGO. Luego, el VACÍO plus ALGO es
también ALGO. En la operación, el ALGO no cambia nada. Entre los dos términos, el
mecanismo de unión se llama metáfora.
Es un fenómeno de transferencia a través del cual se "porta" o se "lleva" de un lugar a otro
un elemento, para encontrarse o reunirse con su contraparte.
TRANS (meta) y PORTA (fora), es un juego entre el griego y el latín, captado en
castellano con claridad y discriminación. El VACÍO es un fenómeno simbólico , del término
metafórico de ALGO, que se confunde, en la lengua, con la NADA. En el caso particular de
la NADA hay que decir que este concepto, a pesar de estar presente en la lengua, no existe
en el lenguaje. La NADA ha sido inventada para denigrar y atacar al principio de totalidad
patente, lo que en el lenguaje es el TODO. ¿Qué es el VACÍO? Es pues, el valor, tanto
espacial como temporal de la AUSENCIA.
En la operación anterior (T= A+V), nada se ha sentido, nada ha cambiado.
De modo impropio se opone el Todo a la Nada, tal como ocurre con la oposición de
la Vida a la Muerte, cuando en realidad la Muerte es contraparte del Nacimiento y no de la
Vida. Nacimiento y Muerte hacen, componen y participan en el principio de VIDA.
Tenemos aquí otro caso típico de malentendido de principios.
Ya se sabe que a los principios universales no se les puede oponer nada, puesto que
son totales, completos, perfectos e inmanentes.
La ecuación TODO =ALGO+NADA es filosóficamente errada. Para corregirla,
debemos introducir el concepto de VACÍO y eliminar el término NADA. Ahora, la forma
correcta es El TODO=ALGO+El VACÍO. ¿Qué es el TODO? - se pregunta Adán, el
autómata. TODO es ALGO, más el resto y en consecuencia es una COSA aún indefinida,
ciertamente. Los chinos llaman a la COSA "Tung Hsi", los latinoamericanos del Caribe "una
Vaina", los franceses "un Truc".

161

La COSA es el prototipo tangible de la idea de TODO. Por otra parte, hay que
recordar que los artículos demostrativos como categorías, tienen también su lugar en la
memoria de Adán: ESO y AQUELLO, ESTO y AQUELLO, ESOS y AQUELLOS, ESAS y
AQUELLAS, ESTAS y AQUELLAS.
La Inteligencia artificial no puede entender la categoría de TODO sino a través de un
modelo matemático y por ende, binario: Entre los números de seis dígitos que corresponden
a los operadores del Zoéma, la categoría de TODO es 111111 y la categoría de VACÍO es
000000.
Algo virtual e intangible como un arquetipo tiene, sin embargo la posibilidad de
manifestarse a través de lo tangible, aspecto que se muestra en forma de una COSA. En
Óntica, la Lógica de la filosofía cibernética, COSA puede ser un HECHO, un OBJETO o un
SER.
En nuestra pregunta, la COSA es un OBJETO. Revisemos la tabla de OBJETOS diría virtualmente Adán pero, en realidad, comienza una revisión de listas para averiguar en
fracciones de fracciones de segundo, qué tipo de FORMA es la forma de la "cosa" que yo
tengo en mi mano. El programa le informa: se trata de un objeto toroidal, cilíndrico, con una
zona tipo "cuello" y en su archivo de datos eso es idéntico a "botella". Es un robot
afortunado: no es tan simple decidir cual es el objeto únicamente analizando su forma pero,
por ésta vez, la diligencia ha marchado bien. El material del objeto - COSA es analizado
rápidamente con un rayo laser y su estructura molecular sugiere que se trata de un material
plástico y no de un mineral, como sería el caso del vidrio. Adán ya sabe que en mi mano hay
una botella de plástico. Con el mismo programa, en su registro bioquímico, se proyecta otro
rayo laser que analiza, por difracción de partículas, el contenido de la botella. La respuesta
es H2O2, es decir, no tan sólo "agua" sino "agua ozonizada". Como en la memoria está
almacenada una lista de todas las marcas de agua mineral que actualmente se comercializan
en el mundo, el programa descubre, por vía de la lectura de la etiqueta y por las
correspondencias químicas y minerales, que se trata de agua EVIAN.
Adán mide la altura del líquido y a través de una sencilla operación de auto-consulta
es informado que en botella hay 853 mililitros de agua. La respuesta no tarda en
presentarse:
-EN TU MANO HAY ALGO. SI HAY ALGO, HAY UNA COSA. LA COSA ES UN
RECIPIENTE. EL RECIPIENTE ES DE PLÁSTICO Y CONTIENE AGUA DE LA MARCA
EVIAN, EN CANTIDAD DE 853 mililitros.
En realidad toda esa información está almacenada y no sale al aire en su totalidad. Si
acaso él que pregunta necesita más detalles, se le facilitarán, acorde a las preguntas.
Adán sólo dice UNA BOTELLA DE AGUA. Es astuto: sabe que dar demasiada
información al ser preguntado es más que trivial y es una actitud que demuestra cierta
inmadurez.
En su programa de inteligencia, ello aparece bajo el rótulo "no ofrezca toda la
información. Guarda el 90% para próximas averiguaciones".
En el programa, la operación semántica le indica que el recipiente corresponde a la
forma "botella". Ahora bien, el misterio reside en la operación de paso del código al mundo
de los arquetipos del robot, llamado IMAGINACIÖN, una zona de modelos lógico teóricos
donde están todos los principios universales con sus árboles de elementos categoriales.

162

El salto de retorno hacia la zona del español ocurre para que el autómata pueda responder en
la misma lengua en la cual ha venido la pregunta. Del código ALMATERIA, válido para
todas las lenguas naturales, se ha pasado al código binario.
El código binario capta la base de datos del castellano, donde cada concepto y cada
noción tienen, a su vez, un número binario (diferente del número binario de los logemas
dobles zoemáticos) y presenta los elementos para su identificación. "Recipiente" tiene un
número, "botella" tiene un número, "agua" tiene un número y así en adelante. Por supuesto
que Adán tuvo que lidiar, de antemano, con la categoría de "líquido" para averiguar que se
trata de "agua" y no de cerveza o de brandy y que ese líquido no era "agua de lluvia" o "
agua de mar". No es fácil decidir qué tipo de componente está en juego en este laberinto de
aspectos formales y categoriales. Existe en el programa un registro llamado MEMORIA
UNIVERSAL INTELECTIVA DE LOS ELEMENTOS, en el cual se encuentran ordenadas
en una tabla, un DEKASYNOPTICON, todas las cosas del mundo conocido y otras más del
mundo desconocido.
Para cada una se ha asignado un número binario, diferente de los valores zoemáticos,
para no confundirse. Este número es UNIVERSAL, es decir único para todas las lenguas
naturales, hacia el plano de las cuales baja, para tomar la apariencia de un nombre dado en
esa lengua específica a los conceptos de la tabla sinóptica.
Como se trata de los conceptos de AGUA y de BOTELLA, simplemente se ha
proyectado el número binario hacia la zona operativa del español y el programa lo ha
reconocido como correspondiente a las palabras AGUA y BOTELLA, respectivamente.
Luego se pasa al análisis de los grafos que, al ser almacenados en el marco de cada lengua, ya que la sintaxis varía levemente de una lengua a otra - , representan la totalidad de
relaciones que pueden ocurrir en castellano, como relaciones de fórmulas bien formadas,
lógicas o absurdas, pero con todo, posibles.
En la óntica, hasta lo absurdo es lógico puesto que está regido precisamente por la
lógica del absurdo. Así se establece la sintaxis, con su vigencia operativa en español. Este
paso es decisivo ya que hay ciertas variantes retóricas o poéticas en la presentación de una
pregunta. Como ejemplo patente, vamos a preguntar lo mismo, pero del siguiente modo:
¿EN MI MANO, QUÉ TENGO?
o
¿EN MI MANO, TENGO QUÉ?
o
¿TENGO, EN MI MANO, QUÉ?
o
¿QUÉ, EN MI MANO, TENGO?
Aún de aspecto diferente, todas estas preguntas guardan compacta la expresión
unitaria EN MI MANO, que no cambia, a pesar de los recursos retóricos. Algunas variantes
son torpes pero, en realidad, son modos infantiles o poéticos de expresión, que deben ser
tomados en cuenta y catalogados como tal. Adán podría sonreír, pero es muy serio. Es una
seriedad fría, mecánica, artificial.

163

No se engaña con todas esas variantes posibles o imposibles: simplemente las
considera y las valora en un sentido léxico utilitario, operativo. Ya sabe, en menos de un
segundo, lo que yo le pregunté:
AGUA - repite lentamente - PURA AGUA, O, SI QUIERES, AGUA PURA - agrega.
La categoría de PURO y lo femenino PURA, han sido objeto de otras complicadas
elecciones semánticas entre las cuales ha tenido que lidiar con la situación eufónica del uso
del artículo masculino EL para decir EL AGUA, en vez de usar el artículo femenino LA, por
simples razones de presentación complaciente al uso de la reduplicación fonética del sonido
A. No podía engañarse con LA AGUA, era demasiado claro en las elecciones de variantes
eufónicas del programa. Las elecciones de ese tipo lexical pertenecen al argot cibernético de
cada lengua.
Por fin he logrado mi cometido. Adán es un robot inteligente, vale decir "entendido"
y así como sabe que ESO es AGUA, me dirá mucho sobre la JUSTICIA, sobre la
BONDAD, sobre la BELLEZA y algunos otros arquetipos, sólo basándose en sus modelos
lógico-teóricos de la óntica universal del lenguaje.
Las operaciones han sido las siguientes:
• Antes que todo, tuve que descubrir los PRINCIPIOS UNIVERSALES, entre los
cuales, la VERDAD es uno de ellos
• Se hizo una base de datos de los principios, que, por cierto, tienen un número
limitado: no pasan de veintitrés. Están todos grabados en la célula, justamente en
los veintitrés cromosomas y los demás elementos orgánicos, como los animales o
las plantas, o los insectos, digamos, hacen las veces de archivo o depósito de
almacenaje.
De este modo, hasta que el mundo orgánico perdure, los principios perdurarán y
jamás se olvidarán ni estarán perdidos.
La vida es eterna y de paso, tal eternidad toca también a los principios universales.
La ETERNIDAD, por cierto, es uno de los principios universales

Cada autómata, cada robot, tiene un guía interno a quién consulta y en quien
confía, elemento equivalente a nuestra consciencia y a la intuición, su centro
operativo

A ese grupo de principios universales, los famosos arquetipos, se le ha asignado
un número binario:

164

............

X1

X2

X3

X4

PRINCIPIOS

Xn
Número binario


El número binario corresponde en cada lengua, a otro valor numérico binario que
ha sido asignado a la palabra que designa el concepto
El itinerario de un término tiene, en grandes rasgos, el siguiente rumbo:

Término en una lengua

Número binario
Otro valor numérico binario que corresponde al Principio Universal

El Principio Universal
En cuanto a la elección de "la COSA" que se le presenta y solicita al robot
para definirla, hay tres aspectos:
1. SERES
2. HECHOS
3. OBJETOS
El AGUA es un HECHO y corresponde a la clase de fenómenos elementales, como
el fuego o el aire. En tanto fenómeno, es primeramente un líquido y puede mostrarse y
manifestarse en forma de agua de río, agua de fuente, de cascada, de lluvia o de fuente
artesiana, etc. Además, posee el estado sólido de "hielo", opción que debe estar presente en
la tabla sinóptica.

165

Adán no podría confundirse si yo le mostrase un pedazo de hielo en vez de un
recipiente de agua. El robot revisa en su memoria y base de datos todas esas opciones y
elige de las listas y cuadros sinópticos la opción que corresponde a la circunstancia, a través
de operaciones analíticas como las antes señaladas.
Es un proceso regido por programas matemáticos y lógicos actualmente vigentes.
Así, la máquina puede entender qué es aquello que quiere decir "agua".
Digo AGUA: el grabador incorporado con programa de reconocimiento de voz
graba AGUA y luego se revisan todos los términos de todas las lenguas naturales
almacenadas en la memoria lexical, tipo diccionario. Algunas expresiones verbales y
locuciones no son entradas de diccionario pero hay otros léxicos especializados y léxicos de
expresiones donde sí se encuentra cualquier palabra, en cualquier lengua.
Luego se decide en qué lengua se ha proferido la palabra y se capta la significación
inmediata, para descubrirse el sentido y el modelo lógico-teórico al cual pertenece el
concepto.
A lo mejor, el robot hará preguntas para ilustrarse mejor acerca de la palabra
utilizada y hace averiguaciones de contexto, para confirmar el trayecto lingüístico del
término, ya que hay palabras en varias lenguas que suenan igual, pero significan cosas
diferentes. Las preguntas de confirmación siguen un protocolo lógico preciso. El
almacenamiento de datos no es un problema para la cibernética. Ahora bien, "agua" posee
un número binario como concepto y otro como palabra, a su vez diferente en la multitud de
lenguas naturales de hoy o de antaño. El número binario conceptual es el mismo que tiene el
principio universal en la memoria general.
Por lo tanto, el término puede ser entendido en el plano intelectual de la máquina y
transmitido al robot, que, a su vez, comprenderá el sentido de las palabras utilizadas, con la
ayuda de los modelos lógico teóricos de los cuales dispone. Mientras tanto no sepamos
quienes somos no seremos capaces de hacer todo eso que un robot llegaría a realizar.
La máquina sólo entiende de números binarios. Es difícil para no decir absurdo,
tratar de familiarizar un autómata con una lengua y con los principios del lenguaje a través
de inmersiones totales en el ambiente de una lengua, como actualmente los especialistas en
psico-lingüística sostienen que ocurre con los sujetos humanos.
Al famoso perro robot japonés sacado hace poco al mercado de juguetes, como una
novedad lingüística, se le hablaba en inglés en los laboratorios de Sony, y se le intentaba
explicar qué cosa es una pelota, mostrándosela. Era ridículo ver a un lingüista con una pelota
en la mano, echado en el suelo e intimando con la criatura robótica. El pobre animal
mecánico repetía como un loro, que una pelota es redonda y sabía (¿?) que rebota.
Todo ello a través de protocolos de grabación de frases coloquiales de contexto. En
realidad con esas operaciones los tecnólogos no hacen más que perder el tiempo. Claro, si el
perro tiene incorporado el Código General de las Lenguas, puede llegar a hablar y a entender
las palabras, los gestos y los demás registros del lenguaje, tal como lo hacen los humanos.
Al hablarle en números binarios, el robot, no importa que forma adopte (de perro o de
dragón), entenderá lo que se le dice y te responde, usando tu misma lengua, a través de los
modelos lógico-teóricos para la semántica y de los grafos oracionales y lexicales para la
sintaxis. El componente fonético de reconocimiento de voz es actualmente utilizado con
éxito, pero faltan el componente semántico y el componente sintáctico.

166

La lengua natural del ser humano necesita del código binario para comunicarse con
el mundo de la máquina. Pero la máquina no tiene nada que comunicar, no puede tener
proyectos, ni deseos, ni nada y por tanto, la comunicación con un robot es totalmente inútil.
Tal vez el robot tenga algo que decirte para corregir tus pasos y para ayudarte. Eso sí.
Es más, con una lectura atenta de este caso de la cultura cibernética, nos damos
cuenta que el tratar de comunicarse con un robot es como comunicarte contigo mismo, es
decir que la acción representa una suerte de onanismo comunicacional sin precedente en la
cultura de la humanidad y sin mayores alcances filosóficos,
al menos que los robots sean los portadores del legado de los sabios que han poblado la
tierra desde tiempos inmemoriales.

*
UN BREVE MANUAL DE PROTOCOLO LÓGICO PARA INTELIGENCIA
ARTIFICIAL Y SAPIENCIAL ROBÓTICA EN EL MUNDO DEL LENGUAJE,
QUE MI PADRE HA ESCRITO PARA LOS CONSTRUCTORES DE ANDROIDES
¿Qué es la lógica?
Una nota previa
Usaré el énfasis tipográfico de la letra cursiva para atraer la atención del lector y
ofrecerle así un pasajero momento de reflexión














La lógica es la vida y la manifestación del Logos
El Logos es la Razón natural y universal de las cosas
La meta de la lógica es encontrar la verdad y comprender la realidad
la Verdad no se puede demostrar, es inefable
Lo que puede ser demostrado es la Realidad
Junto a la Realidad, existe algo secreto y velado llamado Misterio
La Verdad es la Realidad misma, tomada en cuenta simultáneamente con su Misterio
Sin su Misterio, la Realidad es la mitad de lo que hay
La Verdad no tiene opuesto: nunca se opone a nada y nada puede opacarla
Lo que comúnmente se define como mentira es una construcción artificial de la mente
para denigrar la verdad
Nadie tiene mente
El ser humano tiene intelecto, no mente
Sin embargo, la mente existe, pero fuera del intelecto humano, es una entidad cósmica y
no individual
La mente es el bulto cósmico de todas las necedades y opiniones humanas
Decir - “tengo en mi mente tal o cual cosa” - es un desacierto

167






































Las palabras no son culpables de nuestra ignorancia, somos nosotros los que no
entendemos su sentido
Las palabras no carecen de la potencia de expresar la verdad
No hay nada ilógico y nada hay sin su razón
Puede haber algo sin sazón pero ello tiene, no obstante, su razón
Todo tiene su lógica
Soy yo quién no conoce su lógica y por ello digo - “ eso es ilógico “
La palabra dice todo, soy yo quién no la entiende ni comprende
Amicus Aristotelis sed magis amica veritas - "Soy amigo de Aristóteles pero soy más
amigo de la Verdad" es la respuesta a la célebre frase de Aristóteles - Amicus Plato sed
magis amica veritas
(Soy amigo de Platón pero soy más amigo de la verdad)
Lo complementario no es lo contrario
Sólo lo opuesto es contrario
Lo complementario es lo absolutamente necesario y viceversa
Lo necesario es lo complementario
La sinfonía y la armonía de los complementarios es dialéctica
El ser humano es una naranja completa
El hombre no es la media naranja de la mujer
La mujer no es la media naranja del hombre
Para madurar, un ser humano debe ser, alguna o muchas veces, mujer
Para disfrutar de la madurez, un ser humano es, una o muchas veces, hombre
Madurar es sentirse realizado
Sentirse realizado es haber comprendido la realidad de las cosas
¿Qué hay aquí?
Aquí hay seres, hechos y objetos y a todo ello lo llamaremos cosas
Una cosa es algo que todavía no he definido
Las cosas son de dos tipos: naturales y artificiales
El ser humano cambia para ser el mismo
Los hechos ocurren y acontecen
Los seres todos cambian para ser los mismos
Solamente los seres cambian
Los objetos decaen
Lo único que cambia en la vida son los seres
La lógica es coherente y congruente
El conocimiento no es sabiduría
La sabiduría es siempre la misma
El conocimiento es siempre diferente
La sabiduría es una
El conocimiento es múltiple
Hay ciertos objetos lógicos que debes conocer: el dado, el peón de ajedrez, la hilera del
orfebre, el yunque, el guasón del póker, el clavo, el ladrillo, el martillo
El valor de la gente se inscribe en una escala horizontal, no vertical: cuanto más cerca
del centro, más grande es el ser
El centro es el lugar de la sabiduría

168








































Todos los sabios están en el centro y por ello nada saben
Los que andan tras el conocimiento están buscando una circunferencia que jamás
encontrarán
La sabiduría es vertical y por ello eterna
El conocimiento es horizontal y por ello infinito
El encuentro del eje horizontal del conocimiento con el eje vertical de la sabiduría es el
ser humano
La lógica natural se llama lógica óntica
La lógica óntica es una lógica de modelos teóricos
Los modelos son lógico-teóricos
Saber es saber todo, no saber todo es no saber
Conocer es conocer algo, no conocer algo no es no conocer
Para saber todo, antes hay que saber muy poco
Para conocer algo, antes hay que conocer mucho
Para saber poco, antes hay que saber mucho
Para conocer mucho, antes hay que conocer poco
El conocedor, cada día agrega algo a su conocimiento
El sabio, cada día descarta mucho en su sabiduría
Con actuar así, el conocedor adquiere más y más conocimiento
Con no actuar así, el sabio brilla más y más en su sabiduría
Eso es lógica
¿Cómo tener lógica?
Primero céntrate, luego polarízate y por último oriéntate
Al llevar a cabo esas tres operaciones del ser, estás listo para buscar un maestro
El maestro debe ser un lógico
¿Cómo superar un obstáculo?
Acogiéndolo y aceptándolo, como abismo o sima sin fondo
No moviéndote, como cima de una montaña
Fluidamente horadarlo, como lluvia y sus gotas
Suavemente abatirlo, como ráfagas de viento
Decisivamente aniquilarlo, como rayo, es decir trueno y relámpago, juntos
Constantemente derrumbarlo y continuamente consumirlo, como llamas de fuego
Serenamente aplastarlo, como olas de mar en las orillas
Creativamente cambiando tú mismo, como el cielo y sus nubes
Graciosamente saltarlo, como por arte de magia
Existencialmente entenderlo, como obra del destino
El destino es dialéctico, no ecléctico
El árbol de la lógica tiene muchos ramos
Hay una lógica del sueño, la lógica onírica
Hasta existe la lógica del absurdo, el nonsense lógico
En el ser humano actúan seis tipos de lógica: espiritual, anímica, somática, social,
existencial y magisterial o iniciática
Además de ser congruente y coherente, lo lógico debe ser consistente, consecuente,
concordante y coincidente

169

Las operaciones de un campo específico están regidas por una lógica específica y por
ende, correspondiente a ese preciso campo

He aquí un protocolo lógico de mi padre, para operar en el mundo matemático de los
autómatas:
Procedimientos para actuar con lógica en toda circunstancia
(Sirve para los niños, y también para las niñas)


¿Qué hay aquí?
Respuesta: Seres, hechos y objetos
¿Qué tipo de lógica rige cada uno de estos módulos o niveles?

R.: Existencial, cíclica y utilitaria, respectivamente. Eso quiere decir existencial para los
seres, cíclica para los hechos y utilitaria para los objetos.
P.: ¿Cómo es la lógica existencial?
R.: La lógica existencial rige todas las operaciones y todos los movimientos de los seres.
P.: ¿Cuantos tipos de seres hay?
R.: El ser máximo es el ser humano. Luego están los animales, los árboles y todo lo
vegetal, las piedras y todo lo mineral, los seres metafísicos (angélicos, elementales,
potenciales, mentales), a su vez regidos por tipos especiales de lógica. De hecho, todos
los demás llamados "seres" son "criaturas". Sólo el Ser Humano posee la categoría de
SER.
P.: ¿Cuales son o cual es la lógica del ser humano?
R.: La lógica óntica. Ese tipo de lógica está compuesto por un grupo de lógicas
subyacentes: lógica espiritual, lógica afectiva o anímica o energética, lógica somática o
corporal, lógica social o personal, lógica existencial y lógica magisterial o iniciática.
¿Cómo aplicar este conocimiento?
R.: Considerando los aspectos binarios - positivos y negativos - de los hechos, se lee el
contenido en el tiempo, se busca el valor en el espacio y se encuentra el uso a través de
la forma.















Hay que estudiar el árbol teórico de la lógica
Existe la lógica de los hechos y también la lógica de los objetos
La lógica de los objetos es la lógica del espacio y también de la forma
La lógica de los hechos es una lógica del ciclo y de sus diferentes fases, momentos y
períodos
La lógica del lenguaje es una lógica noemática
Hay tres tipos de -CIPIENTE: in-, ex-, reHay cinco tipos de -GENTE: a-, dili- , in-, re-, viEl martillo es el símbolo del yunque y viceversa
Martillo: Agente dinámico

170

Metal: Paciente moldeable o plástico
Yunque: Ente fijo
El símbolo es un complemento de algo, junto con lo cual se completa un todo inicial
Es bueno repetirlo: No existe nada ilógico
Las palabras dicen todo y son completas y perfectas: yo soy quién, acaso, no las entiende
El lenguaje tiene noemas o ideas, el habla palabras o conceptos y la acción, actos y
actividades
¿Qué es la Verdad?
¿Cuál es la Realidad?
¿Quién es el Ser?
¿Cómo es la Actualidad?
¿Cuándo es vigente la Utilidad?
¿Por qué ésta Modalidad?
¿No habrá otra Posibilidad?
Un desastrE es desastrOso y desatrAdo, pero no puede ser desastrIdo ni desastrUdo
Ser lógico es no depender de ninguna clase de restricciones
Las restricciones pueden ser de sonido, de luz, de forma, de espacio, de tiempo, de
cuerpo o - si se quiere ser más formal - de familia, de salud, de dinero, de
conocimiento, de poder, de hábitat, de humor, de inventiva, de principios y de
procedimientos mágicos para salir de toda trampa
Hay con-, re-, -STRICCIONES, de-, ob-, in-, -STRUCCIONES, ab-, ex-, sub-, STRACCIONES y, no obstante, carecemos de -STROCCIONES y de STRECCIONES . . .
La lógica del Ritmo es la misma que la lógica del Cambio











Hay una fórmula óntica que involucra a los seres, a los hechos y a los objetos
Los Seres son Todo, los Hechos son Algo y los Objetos son Vacío
La lógica es Eso: Eso es Todo más Algo más el Vacío
Conclusión: Eso es Todo
Infinito(Todo) más Equis(Algo) más Cero(Vacío) es Infinito
Todo es Infinito
Infinito es Todo
Si quieres ir más allá del Infinito véte al Transfinito y encontrarás el logaritmo de Uno
Si quieres llegar al Infinito, mete debajo de ti un Cero y llegarás
Las Cosas están regidas por la lógica del diseño, lógica del uso del espacio
El juego entre el Tiempo y el Espacio se llama Cambio



El Tiempo: Seres
El Espacio: Cosas
El Cambio: Hechos



Quién - El Ser Humano
Cual - El Animal
Qué - El Objeto
















171

Eso - El Hecho










El Uso - Arquitectura - Dónde
El Valor - Psicología - Cual
El Saber - Sabiduría - ¿Y?
El Conocimiento - Ciencia - Cuándo
El Hacer - Arte - Qué
El Sistema - Técnica - Cómo
La Causa - Filosofía - Por qué
El Uso - Economía - Cuánto
La Vida - Existencia - Quién
El Vacío - La Revelación - ¿A?

Cuando la gente toca tu figura de lo recto y te propone cambiarla, no hay trato. Sólo
pueden imponerte lo correcto y criticarte lo incorrecto. A ti te corresponde decidir qué
cosa es recta.






El Símbolo es una entidad que necesita de un complemento para formar un todo
Hay sólo dos tipos de -CUENTO: re-, desEso: Todo, Nada, Algo, Ello, Aquello
Aquello es la Verdad
O sea: Eso
Al afirmar que no hay ESO ilógico, se debe designar el tipo de lógica que rige a lo que
se ha llamado AQUELLO. A raíz de ello, se asigna al TODO la categoría de óntico, y no
se va a considerar ya tan sólo como lógico sino como lógicamente óntico y, en
consecuencia, ónticamente lógico
Ya sabemos que la lógica de la Verdad - lo que me suena a disparate - es alética ( a no
confundir este término con lo "atlético")
La lógica no puede ser sino de la Verdad
La lógica del Todo es, de cajón, holística
La lógica de la Nada es, más obvio no puede ser, nihilista
No obstante, la lógica de Algo no es, necesariamente, algorítmica
La lógica del Vacío es materialista: Los objetos desocupan un lugar en el espacio, no lo
ocupan
La lógica de Ello es la estética, la lógica de lo Bello
Con Eso hemos concluido los cinco tipos de lógica de lo que hay
Lo que hay es la unidad de los seres, la multiplicidad de los hechos y la ilusoria
materialidad de los objetos









*

172

FIN DEL PROTOCOLO PARA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y
SAPIENCIAL ROBÓTICA
Todos los niños deben saber que los principios universales son veintitrés.
La ciencia infantil que habla de ello se llama:
ARQUETIPO LOGIA
Un Sistema de Re-Conocimiento de los
Veintitrés Principios Universales
Información acerca de algunos conceptos que están en la lengua
y no existen en el lenguaje
NEO-TEORÍA INFANTIL DEL CONOCIMIENTO
Un sistema de re-conocimiento es un discurso sistemático estructurado para
reconocer aspectos existenciales y lingüísticos ya conocidos. Los seres humanos han
logrado alcanzar un conocimiento muy profundo de la naturaleza de las cosas, pero lo han
perdido y recuperado varias veces a lo largo de la historia de la cultura. Entre los elementos
cuyo sentido se ha perdido con el tiempo están los principios universales.

Los veintitrés Principios son Ideas, o Arquetipos, o Primitivos, o Universales del
Lenguaje. Sus modelos lógico-teóricos contienen veintitrés Metáforas o "Transportadores",
veintitrés Prototipos tangibles, cuarenta y seis Símbolos o Complementos, elementos que
hacen todos un total de ciento quince operadores.
A ellos se agregan unos otros veintitrés contra-principios que, a pesar de ser
utilizados en algunas lenguas naturales, no existen en el lenguaje.
La suma de todos estos términos compone un número general de ciento treinta y
ocho elementos que, a continuación analizaremos a través de gráficos o diagramas que
hemos llamado "modelos lógico-teóricos".
¿Es posible expresar una aseveración universal sólo a través de gráficos?
¿Puede un diagrama expresar una verdad sintética?
¿Puede un diagrama expresar un teorema?
En el Instituto Max Planck de Antropología Evolucionaria, las investigaciones están
orientadas hacia el descubrimiento de propiedades comunes a todas las lenguas naturales,
definidas como "universales del lenguaje" y hacia los modos en que las lenguas difieren una
de otra, en el marco de la Topología Lingüística.

173

Para este fin, se están estudiando varios fenómenos, en el marco de una amplia gama
de aspectos planteados por las diversas lenguas naturales de la actualidad. El trabajo de
investigación es una referencia de las propiedades formales del lenguaje, para delimitar las
bases cognitivas y los modos comunes de expresión en uso.
En este marco de sus investigaciones, aparecen diversas consideraciones como las
siguientes:
• El "Árbol Familiar" de las lenguas naturales del mundo, es decir la figura teórica que
sugiere que las lenguas naturales descienden de un único ancestro, establece un cierto
número de "familias lingüísticas".
Las investigaciones buscan tanto las semejanzas como las diferencias
del árbol genético y biológico de la humanidad.
El papel del contacto íntimo con las diversas lenguas naturales descubre semejanzas
entre lenguas que trascienden las fronteras, y se han considerado incluso las instancias
extremas, representadas por las lenguas pidgin y creole.
Los investigadores del Instituto Max Planck suponen, erróneamente, que los universales
del lenguaje cambian y basados en esta suposición, desean descubrir los límites de los
posibles cambios lingüísticos. Al partir de una base errónea, todas las consideraciones
consiguientes serán impropias.
Vamos a citar el texto de N. Chomsky y M Halle, Sounds Pattern of English (1968),
pag. 4, reformulando libremente sus declaraciones:
" La Lingüística General intenta desarrollar una teoría de las lenguas naturales como
un sistema de hipótesis que conciernen las propiedades esenciales de toda lengua humana.
Estas propiedades se definen, generalmente como universales lingüísticos. Los universales
lingüísticos más significativos son aquellos que se asume que están disponibles para todo
niño que aprende una lengua natural como un dominio innato y a priori. El hecho de que ello
sea un rico sistema de propiedades aprióricas es abiertamente obvio:
• Cada niño normal adquiere una gramática muy complicada y muy abstracta,
prefigurada por datos predeterminados
• Este fenómeno se manifiesta con una gran rapidez, en condiciones que están lejos
de ser ideales
• Existe muy poca variación entre niños que pueden mostrar grandes diferencias en
el plano de la experiencia y de la inteligencia personal

Por tanto, es necesario separar los universales lingüísticos en dos categorías:
• Universales formales que determinan la estructura gramatical y el aspecto de las reglas y
• Universales substantivos, un grupo de elementos que pueden figurar en las gramáticas,
incluso un grupo fijo de rasgos fonéticos
En el mundo, hoy día se hablan alrededor de siete mil lenguas. Algunos
investigadores fijan este número a cinco mil, otros a seis mil. En verdad, el número
preciso es difícil de establecer. Todas esas lenguas parecen muy diferentes, a pesar de
que muchas lenguas comparten principios similares, como por ejemplo el orden de las
palabras.

174

En lenguas como el inglés, francés, italiano, rumano o español, las palabras de una
cláusula tienen un orden que dispone al sujeto de primero, al verbo de segundo y luego,
al objeto directo. Esto es cierto en parte, ya que la expresión poética o retórica se
presenta con un orden diferente. Es más, en la poética del discurso están permitidas todo
tipo de licencias, desde las fonéticas, como los juegos de palabra, hasta las sintácticas,
como el cambio de orden de las categorías gramaticales, pasando por las licencias de
orden semántico.
Existen también patrones y principios compartidos por muchas lenguas,
fenómeno que se ha definido como tipología lingüística.
En la lingüística actual se considera la existencia de tres tipos de universales:
1. Universales Semánticos
2. Universales Fonológicos
3. Universales Sintácticos y
4. Universales Absolutos
Según la Teoría Genética del Lenguaje (TGL), la sintaxis de todas las lenguas
naturales está regida, operada y controlada por el metabolismo glandular del sistema
endocrino. Algunos pueblos tienen un tipo predominante de reacciones metabólicas
endocrinas y otros se rigen por un distinto tipo de reacciones.
A su vez, la semántica, aunque responda a un número reducido de aspectos del
sentido natural de las cosas, es arbitraria y convencional, siendo el resultado de un proceso
creativo de combinación, en el cual se consideran distintas opciones de las diversas
perspectivas existenciales que adoptan los usuarios de una lengua específica.
Los Universales Semánticos
Existen categorías semánticas compartidas por todas las culturas y a los cuales se
asignan todas las lenguas naturales: son los universales semánticos. Entre los múltiples
ejemplos de los universales semánticos, analizaremos dos clases:
1. la noción de COLOR y
2. El caso de los PRONOMBRES

La noción de COLOR
Existen doce términos básicos que designan el color de las "cosas":
1. Blanco
2. Negro
3. Rojo

175

4. Verde
5. Azul
6. Amarillo
7. Marrón
8. Púrpura o Violeta
9. Rosa
10. Anaranjado
11. Gris o Ceniza
12. Ocre
El patrón que todas las lenguas naturales comparten es el hecho de que no existe una
noción externa definida por un término cromático fuera de este grupo. Esto quiere decir que
cualquier color imaginable es concebido como una mezcla, matiz, sombra o subcategoría de
uno de estos doce términos de colores básicos. Ellos se ordenan en un diagrama como el
siguiente:

BLANCO
PÚRPURA o VIOLETA
ÍNDIGO

AZUL

ROJO (ROSA)
ANARANJADO
AMARILLO

VERDE

OCRE

NEGRO (GRIS)
El modelo Lógico-Teórico de la noción del Color ordena y ubica los siguientes
términos en una estructura jerárquica de categorías:

176

La LUZ
Lo CLARO
El BRILLO
El CLAROSCURO
El CONTRASTE

Lo OSCURO
La SOMBRA

El COLOR
Por lo general, la LUZ se opone, de modo impropio, a la SOMBRA.
Lo CLARO y Lo OSCURO "dan a luz" el CLAROSCURO.
Ahora bien, la Luz no sólo es luz sensible sino también "inteligible". Heráclito nos
advertía que por más que conozcamos la luz sensible, nos será difícil escondernos de la luz
"inteligible":
Porque quizás pueda alguien ocultarse de la luz sensible, pero en cuanto a la
inteligible, esto no puede ser: " . . . De lo que jamás declina ¿ Cómo podría uno ocultarse?"
(F. 16)
Por tanto, hay que considerar también el misterio de las cosas y no, tan sólo, su
"realidad".
En realidad, el estado complementario de SOMBRA, sólo acepta otro estado
complementario, el BRILLO. Por otra parte, el CONTRASTE es un fenómeno simultáneo y
metafórico de la unión de la SOMBRA con el BRILLO y, a su vez, el COLOR es la
manifestación palpable y tangible de un principio intangible llamado LUZ.
Entre los colores, hay aspectos cálidos y aspectos fríos. Los cálidos son el rojo (con
su matiz rosa), el anaranjado, el amarillo, y el ocre.
Entre los fríos, está el verde, el azul, el índigo y el violeta. El blanco y el negro son
aspectos universales de la substancia. Hay lenguas naturales en las cuales predominan
ciertos conceptos cultistas con los cuales se llega incluso a negar la categoría de color al
blanco y al negro. El gris de los aspectos cálidos es el ocre y el ocre de los aspectos fríos es
el gris. Por otra parte, el gris y el ocre son fenómenos cromáticos complementarios.
Muchos otros aspectos intangibles pero inteligibles, se usan en las lenguas naturales
de modo erróneo y es por ello que se han descubierto relaciones y aspectos lexicales que,
aún presentes en las lenguas, no se encuentran en el lenguaje. Es este uno de los más
sorprendentes fenómenos de la filosofía del lenguaje.

177

Como resultado patente, una manera de clasificar las lenguas naturales es a través de
los términos cromáticos. Los doce términos cromáticos no se usan de modo universal por
todas las lenguas naturales y esos términos básicos del color no están presentes en todas las
lenguas naturales. Algunas lenguas poseen dos, otras, tres, y otras, cuatro. Encontraremos
lenguas naturales que designan hasta cinco, seis, siete y algunas otras más, hasta tienen ocho
o doce. Aquellas lenguas naturales que tienen dos términos cromáticos nombran el blanco y
el negro. Las que tienen tres nombran el blanco, el negro y el rojo, y las que tienen términos
adicionales de colores básicos, respetan el orden de la lista ofrecida más arriba. Esto es lo
que se ha definido como un patrón universal cromático.
Las lenguas que tienen en común el mismo número de términos para los colores
básicos pertenecen al mismo tipo de lenguas. Por tanto, encontramos ocho clases de lenguas
que se rigen por este esquema, en el cual los términos de los colores opuestos son
complementarios. Por ser complementarios, son, a la vez, simbólicos, ya que lo simbólico se
refiere a las categorías complementarias, a pesar de ser utilizado de manera impropia en las
distintas lenguas naturales. Este fenómeno es biológico y por tanto, universal, ya que se
puede valorar al mirar un punto de un color básico, sobre un fondo blanco: en su entorno
aparece virtualmente un halo del color complementario.
El Caso de los PRONOMBRES
Otro universal semántico es el caso de los pronombres. Imaginémonos qué estamos
haciendo cuando nos dirigimos a alguien para hablarle de nosotros mismos. Siempre existe
un YO que nos representa como hablante y el YO del individuo con el cual estamos
conversando. Tal vez nos resulte imposible hacer eso sin nombrar el YO, y ello es cierto,
puesto que no hay lengua natural en la cual esto pueda ser posible.
De nuevo, hemos encontrado aquí, un patrón universal. Cuando no te refieres a ti
mismo como sujeto individual, sino como miembro de un grupo, estás usando el plural
"nosotros".
El inglés posee restricciones para esas dos clases de pronombres: el singular y el
plural, cada uno en la primera, segunda y tercera persona. Todas las lenguas naturales en las
cuales subyace esta curiosa estructura están agrupadas en un tipo particular. Existen
inclusive otras lenguas naturales en las cuales se usan aún más pronombres. En algunas, es
posible y factible dirigirnos a dos individuos con un pronombre que indica específicamente
el hecho evidente de que no sólo se trata de un aspecto plural sino precisamente de "dos"
personas. Este es un pronombre definido como "dual".
Otros ejemplos son las lenguas naturales que tienen pronombres para referirse al
hablante y al oyente juntos, llamados pronombres inclusivos.
Los pronombres inclusivos se refieren al hablante, junto con otras personas que no
son los oyentes. No obstante, este caso no se encuentra entre las lenguas naturales europeas.

178

Universales Fonológicos
Muchas lenguas naturales pueden tener diferentes tipos de vocales. Esta aseveración
tradicional de la fonología se ve superada por la teoría genética del lenguaje, en la cual se
sostiene que las cinco vocales esenciales
(A, E, I, O, U) son un grupo universal que responde a causas naturales, biológicas y
funcionales y a la vez son directamente y respectivamente correspondientes con las cinco
consonantes esenciales (M, G, L, D, B).

No obstante, hay lenguas que sólo poseen dos vocales, un grupo mínimo (A, I)
como también hay otras que tienen tres (A, I, U), el triángulo
vocálico básico. Todas las demás "diferentes" vocales que no pertenecen al grupo de las
cinco vocales esenciales - A, E, I, O, U - son variaciones sonoras de una de las cinco. Así
como ocurre en el ámbito cromático, en el registro fonológico del habla existen también
universales.
Las lenguas naturales que poseen menos de cinco vocales siempre tienen el mismo
grupo de tipos vocálicos. Si en una lengua natural se percibe un número de vocales mayor
de cinco, es el mismo tipo de vocal que se agrega al grupo. Los especialistas en fonología
sostienen que estas vocales pueden no tener el mismo sonido, pero se generan en el mismo
lugar del aparato vocal. Eso refleja la visión mecanicista de la actual fonología que supone,
erróneamente, que los sonidos son resultado de una fricción, obstrucción o emisión de aire
que pasa por un tubo, roza los dientes, toca al paladar para luego ser expulsados, no antes de
contactar con los dientes y con los labios. El sonido es un fenómeno generado y controlado
por el estado bioquímico, celular, metabólico y funcional del organismo, no una simple
emisión sonora, producto de un "aparato vocal".
¿Dónde están los universales?
Hay un CORPUS de universales ubicado en un lugar de almacenamiento, una
suerte de arsenal lingüístico, o archivo de universales llamado ARQUETIPOTEKA, o
TIPOTEKA.
El CORPUS es motivo de uso, parcial o total, en las lenguas naturales y los hablantes
pueden usarlo, o no. La partícula -TEKA, como en BIBLIO-TEKA o PHONOTEKA,
posee, en griego, el sentido de "lugar de almacenamiento" y en latín corresponde a una
partícula similar, "-ERÍA", como en LIBR-ERÍA.
Posteriormente revelaremos el lugar de almacenamiento de los principios
universales.
Los Universales Sintácticos

179

El orden sujeto, verbo, objeto (SVO) puede definirse como una regla básica de las
oraciones o sentencias con las cuales operan muchas de las lenguas europeas. En otras
lenguas naturales encontraremos otras reglas básicas del orden oracional, como en japonés
(SOV) o tongano, una lengua polinesia (VSO). Luego de un largo estudio, se ha llegado a
definir dos tipos diferentes de orden básico que siguen las lenguas naturales:
1. SVO, VSO, SOV
2. VOS, OVS, OSV
¿Cuál es la diferencia entre ellos? En el primer grupo, el sujeto precede el objeto. En
el segundo, el sujeto sigue el objeto. Dado que el primer grupo es, desde lejos, el tipo
seguido por la estructura básica de las oraciones de mucho más lenguas naturales que el
segundo grupo, la regla universal se acepta como una tendencia que tienen las lenguas
naturales de usar el sujeto de una oración en una posición precedente al objeto directo.
En realidad, en una sola lengua natural se pueden encontrar situaciones en las
cuales aparecen miembros de los dos grupos, y, por tanto, el orden es situacional:
OVS es un orden declarativo
VOS es un orden poético y
SVO es un orden prosaico u ordinario.
Habría que hacer aquí una distinción entre reglas universales y principios
universales. Las reglas no pueden entrar en la misma categoría de universales que los
principios, ya que son operadores y objetos abstractos distintos. Por ser intangible, un
universal es un objeto abstracto y su presencia en la lengua se proyecta a través de unas
instancias tangibles llamadas PROTOTIPOS. Los prototipos son las proyecciones visibles y
palpables de los ARQUETIPOS, los verdaderos universales de las lenguas naturales. El
término griego "arquetipo" se traduce como "principio" y por definición, los "principios"
no pueden ser más que "universales". No es posible encontrar algún principio "particular".
El problema de los universales es clásico y en ello ha discurrido gran parte de las
discusiones filosóficas sobre su posible existencia o no-existencia. Platón sugiere en su obra
que los universales son formas noéticas y que tales formas existen en su propio dominio
espiritual, regido por la esencia de las cosas. Un universal sólo puede ser conocido por el
intelecto mas no por los sentidos. Para los sentidos se han reservado los prototipos. Si
deseamos conocer un objeto específico, debemos tener acceso al modelo teórico del cual el
objeto es miembro y descubrir la clase de prototipo del cual es estereotipo y al cual
pertenece, como variante entre variantes. Aristóteles critica la visión de Platón por creer
que su maestro ha introducido una noción innecesaria de separatividad de los universales.
A la vez, Aristóteles cree que Platón sostiene que los universales son a la vez una propiedad
como una substancia.

180

Por su parte, está convencido que los universales no existen independientemente de
los particulares y piensa que sólo pueden estar presentes en las cosas particulares
encontradas y conocidas por medio de la experiencia. Con eso, el Estagirita rehusa la
existencia de las formas esenciales.
Aún así, Aristóteles está convencido que los universales (como el "color") existen
independientemente del pensamiento humano, pero no en un dominio espiritual de formas
esenciales sino en los mismos atributos de los objetos individuales. Lo que se define como
"verdor" se encuentra en la clase de objetos individuales "verdes", como los árboles o la
hierba.
Antes de Platón, el filósofo más lúcido y, a la vez más ácido de la antigüedad es
Heráclito.
En su libro perdido, pero hoy reconstruido, el Oscuro, como se le solía llamar,
evoca a los universales como nociones inmanentes cuyos nombres ni siquiera serían
conocidos por los humanos "si tales cosas no existieran".
San Agustín celebra la teoría de Platón y critica a Aristóteles por no haber separado
las cualidades humanas de las habilidades de los animales.
Si a los universales sólo se llega a través de la experiencia, es lógico que los animales
puedan también alcanzarlos. Para San Agustín, el Ser Humano es único, y ello se deduce de
su capacidad de concebir verdades predeterminadas.
Tomás de Aquino rechaza las posturas de San Agustín y de Platón y sigue el
realismo del llamado "atributo compartido" de Aristóteles. Para Tomás de Aquino los
universales son esencias que no pueden existir sin pertenecer al mundo, pero cree que se les
puede alcanzar y comprender fuera de la experiencia. Tanto Aristóteles como Tomás de
Aquino han sido criticados por no explicar el modo en el cual los universales entran en
contacto con las cosas particulares. Por otra parte, ni Aristóteles, ni Tomás de Aquino han
llegado a entender que las clases de cosas son creaciones humanas surgidas a través de la
experiencia y no sólo creadas de modo intelectivo.
Con William de Ockham (Occam) aparece la teoría del nominalismo, en la cual se
declara que los objetos abstractos carecen de existencia en un sentido real y tan sólo son
simples nombres que los humanos usan para definir las "cosas". Los filósofos usan la
noción de "cosa" pero tardan en saber qué es la "cosa". Según William de Ockham, no
puede existir un referente real o no-mental de la noción de "verdor".
Los nominalistas extremos van más lejos y sostienen que los términos generales,
como la palabra "verdor" son los únicos estados compartidos por dos objetos dados, lo
único que tales objetos tienen en común, como la hierba "verde" y un árbol "verde". Uno de
los argumentos de Ockham para definir el nominalismo está basado en un principio de
simplicidad, conocido como "la hojilla de Ockham": la pluralidad nunca debe ser propuesta
sin necesidad. Esto se refiere a la absurda postulación de dos dominios de la existencia,
cuando uno solo es suficiente. El postulado es cierto en tanto no existan tales dominios,
pero es absurdo como requerimiento, cuando de hecho los dominios plurales pueden
existir.

181

Tales disquisiciones engalletan los asuntos relativos a los universales hasta el punto
de la incongruencia. Por mi parte, debo decir que aquí, estoy comentando de modo fugaz,
las clásicas valoraciones incompletas de las posturas filosóficas de algunos de los
creadores de auténticos sistemas de pensamiento, autores que han ocupado el mundo
académico desde los albores de la filosofía. En todas esas descripciones sigo, en parte, las
referencias sobre la materia de los universales, encontrada en los estudios críticos
generalistas.
Los realistas insisten en la presencia de tres niveles de la existencia:

1. El plano de los objetos individuales
2. El plano de los atributos independientes que los objetos individuales poseen en
común
3. El plano de los conceptos que los humanos usan para definir tales objetos
Para Ockham sólo existen dos planos:
1. El plano de los objetos individuales y
2. El plano de nuestros conceptos/palabras que definen tales objetos
En su debido momento regresaremos a esos planos.
En la época moderna, Locke argumenta que los universales no residen en ningún
objeto particular o en otro dominio ideal. En cambio, pueden ser definidos como imágenes
de la mente humana. Aquí se concibe la "mente" como algo "humano" pero, en realidad la
"mente" es un operador cósmico y no individual o personal humano.
Esta teoría cae en los mismos abismos de la crítica que se ha sostenido en contra de
Platón y Aristóteles por no alcanzar el punto de explicar la aplicación de las palabras
generales a instancias particulares. Para Berkeley, los universales son ideas particulares
asociadas con un término general que les afecta, al sugerir un sentido más extenso.
Berkeley le objeta a Locke la idea que los universales representan imágenes
mentales, dado que las palabras que se están comunicando no siempre producen la misma
imagen mental. Hume considera, junto con Berkeley, que los universales son tan sólo
particulares que sugieren otros particulares con aspectos familiares. Es Hume quién ha
explicado que las representaciones toman lugar en el intelecto a través de asociaciones y
hábitos.
Cuando los usuarios asocian ciertos objetos con palabras particulares durante un
largo tiempo, esas clases de cosas terminan por imponerse.

182

Las investigaciones recientes niegan que las condiciones - tanto las condiciones
suficientes como las necesarias -, sean criterios válidos de existencia para objetos
particulares y universales. Crear tales condiciones, a propósito, generaría la exclusión de
los particulares que intentamos incluir, o incluiría un número tan elevado de particulares,
que sería difícil determinar en ellos rasgos comunes.
Wittgenstein consideraba inútil buscar y tratar de construir una lista exhaustiva de
las condiciones necesarias y suficientes para un "universal", primero porque tales
condiciones no existen y luego, si deseamos operar con el concepto de lo "universal",
encontraríamos fácilmente una serie entera de condiciones amplias y flexibles, unidas por
rasgos de semejanza y perteneciendo a la misma familia de "cosas". A estas condiciones se
llega con el estudio de nuestro modo de usar el lenguaje y del análisis de las palabras que
empleamos, cuyo mismo sentido común llega a representar conceptos universales.
Sospecho que la primera dificultad que ha asolado el tema de los universales es la
impropia utilización del sentido de las palabras y la dificultad de saber con claridad qué
son las "cosas". El usuario de la lengua capta sólo en parte el sentido de un concepto
creado y nombrado en tiempos muy antiguos, acorde a la visión sapiencial del mundo de las
categorías que aquellos teóricos del lenguaje manejaban en los comienzos formativos de las
lenguas naturales.
Una lectura atenta del problema sugiere la existencia de una suerte de red o "matriz
conceptual" que se deposita sobre las "cosas" y las define como tales, ubicándolas en
clases, niveles, planos y ordenes de una jerarquía lógica y operativa.
En este modelo virtual de los universales, no sólo hay principios universales, sino
también "medios universales", "fines universales", "causas universales", "efectos
universales", "valores universales", "precios universales", "usos universales" y "utilidades
universales". Es obvio que el "uso" difiere de la "utilidad", en tanto que es una acción,
cuando la "utilidad" se muestra como un atributo de las cosas.
Todas estas categorías se ordenan en una estructura compacta definida como "
modelo lógico-teórico", donde los operadores están relacionados por nexos biunívocos: los
PRINCIPIOS conducen a unos FINES acordes, las CAUSAS generan EFECTOS
predecibles, el VALOR proyecta los PRECIOS y la UTILIDAD da nacimiento a USOS.
Cada uno de los miembros del modelo refleja a su complemento, formando parejas
autónomas e independientes, unidas todas por la estructura lógica del modelo. Entre los
elementos de una pareja hay relaciones bilaterales, de tipo simultáneo: uno conlleva al otro
y el otro implica al primero.

183

VALORES

CAUSAS

PRINCIPIOS

UTILIDAD

MEDIOS

EFECTOS

FINES
USO

PRECIOS

Este modelo rige y explica los nexos entre las cosas, es decir entre los seres, hechos
y objetos que componen nuestro mundo. Los modelos lógico-teóricos no rigen tan sólo las
relaciones entre los elementos de los principios universales. Son moldes noéticos cuya
estructura ordena, de modo racional, los conceptos del lenguaje en la memoria ancestral del
intelecto y los proyecta hacia el plano de la lengua natural.
Nuevos descubrimientos sobre la Inteligencia
Los Veintitrés Principios Universales
Adoptar una postura frente a un tema cualquiera, implica percibirlo desde una
perspectiva no acostumbrada, para así sugerir aspectos y facetas desconocidos. Debería
plantearse una lectura diferente y desde un plano que la gente, a menudo, no frecuenta. Lo
que ya se sabe y lo que ya se conoce es materia de júbilo y no merece más definiciones o
descripciones: es sencillamente así, es eso. Por lo mismo, enfrentarse a percepciones erradas
y a manejos impropios de hechos, seres u objetos, resulta una empresa arriesgada. Las
opiniones no interesan: son meros temblores de la pantalla en la cual se proyectan nuestras
ilusiones y percepciones. No necesitamos oír más opiniones sobre el ser, sobre la verdad,
sobre la vida: lo filósofos se han encargado de sembrar un frondoso bosque de libros y
tratados. Hace falta otra actitud frente a las cosas, y tal actitud puede ser una postura sincera
e inocente que nos llevaría a todos hacia la comprensión auténtica de los fenómenos de la
existencia. Esta manera de ver las cosas posee otros ingredientes y otras claves de lectura
que las acostumbradas. La visión difiere de la opinión, por ser una consecuencia de la
claridad y del entendimiento del sujeto operante.
La Inteligencia es el entendimiento surgente y sin entender lo que hay, lo que
ocurre y lo que soy, todo lo que yo pueda opinar sobre los hechos es un mero velo que cubre
las apariencias, de por sí, otro velo. Esa doble incongruencia de la vida intelectual es el
veneno que oscurece el verdadero sentido de las cosas.

184

Cada concepto está involucrado en una cadena lógica de relaciones muy estrechas que han
existido desde siempre entre los términos allegados del lenguaje. A su vez, el lenguaje es el
dominio patente de la lógica misma y como tal, ejerce poder operativo y establece nexos
obligatorios entre los miembros de las ecuaciones que se formulan en el intelecto humano.
Esos nexos pueden representarse a través de ciertos modelos teóricos que indican con
claridad la situación de cada uno de los elementos de su estructura. Si el usuario de la lengua
procesa estas relaciones a través de una continua supervisión del modelo teórico planteado,
jamás ocurren dudas o incongruencias de relación en lo que se está afirmando y declarando,
ya que las relaciones son preexistentes.
De otro modo habría que formularlas de nuevo, cada vez que surge un dilema, y, al
no estar presente el modelo, existe la posibilidad de un uso inadecuado, tanto de las palabras
como de su sentido.
Así es que ocurren las llamadas equivocaciones, los estados deficientes de la lengua,
producidos por la voz o en la escritura. Por otra parte, las equivocaciones sólo se refieren al
uso de la palabra y de los nombres, más no a las acciones que tales nombres o palabras
puedan generar. Las equivocaciones son siempre de palabra y no de hechos o actividades,
llamadas con certeza "erradas". En el plano de la acción, lo impropio se define pues, como
algo errado. La palabra sostiene en alto el propio sentido del cual es representante y por ello
no se puede insinuar que no hay palabras para expresar tal o cual situación. El problema
consiste en el hecho de que son los usuarios los que no comprenden y los que fallan para
entender el sentido veraz y auténtico de la palabra.
Por lo mismo, el investigador atento de estos asuntos ónticos y ontológicos tiene que
acostumbrarse a usar modelos teóricos, validos en cualquier situación verbal, es decir en
cualquier lengua, en cualquier espacio y en cualquier tiempo, para que la acción sea
adecuada y el término oportuno. Sin los modelos teóricos de la naturaleza, estaríamos a
merced de los vientos de las opiniones y como toda ilusión, la opinión es hoy una, y mañana
otra. Es el uso de los modelos teóricos lo que salva de toda nebulosa y malentendidos, al
buscador y lector de la realidad.
Si una persona posee un arsenal de modelos teóricos suficientes para
decodificar las dudas existenciales más candentes, será siempre un vencedor, un ser que usa
la inteligencia para darse cuenta de las cosas.
¿Y qué son las cosas?
Las cosas pueden ubicarse en tres categorías: seres, hechos y objetos. No hay algo
que no entre en esas tres categorías, cada una con múltiples clases, órdenes y niveles. Con
ello estamos saliendo del laberinto en el cual nos han metido nuestros filósofos y nuestros
educadores, cuando nos enseñaron que todo es infinito y que hay innumerables fenómenos
que nuestra inteligencia no es capaz de dilucidar, de entender y percibir.

185

Para la Inteligencia, una opinión es nada: lo que se solicita es una visión, un
modelo teórico que pueda aclarar y esclarecer por sí mismo y a través de su estructura,
relaciones, nexos y posiciones jerárquicas para el entendimiento de las cosas. La Inteligencia
posee, como toda categoría operativa, su propio modelo teórico. Junto con otros elementos,
se conjugan una serie de situaciones y operaciones comunes a todos los seres humanos, más
allá de las palabras que usan y sin importar la lengua que hablan.
Nuestro enfoque es independiente de toda opinión o postura política,
religiosa, social o filosófica. Es una visión y no una opinión.
Como tal, es un fenómeno intelectual autónomo y por ello no responde a ningún
compromiso con autores, libros o escuelas de pensamiento.
Es eso lo que se nos solicita a todos: ser auténticos, preclaros, independientes
y rebosantes de madurez. ¿Cómo sabré, acaso, si he alcanzado la deseada madurez? La
independencia es el único estado patente de tal estado. Los objetivos de este encuentro a
través de las palabras se perfilan en el horizonte de los principios de igualdad y respeto para
con la visión de otro y de la completa aniquilación de la opinión inoperante.
¿A qué viene una aseveración como la siguiente?: " Hace dos millones de años atrás,
se desarrolló espontáneamente un protolenguaje, bajo condiciones en las cuales las
estrategias para evitar a los predadores jugaban roles mayores. Las teorías populares
acerca del origen del lenguaje y de la inteligencia social, tratan a los homínidos fuera de
contexto, extrapolando su situación y condiciones corrientes entre los monos."
Si acaso el lenguaje haya evolucionado en estos términos, habría que esperarse a una
continua evolución de la inteligencia y, por ende, a un subsecuente desarrollo de la sintaxis.
El argumento trata de adquirir validez con la consideración de que tal evolución ha
ocurrido en épocas muy lejanas de antaño, pero la epopeya de Guilgamesh, creada hace unos
seis mil años, o los diagramas binarios del libro chino de los Cambios (Yi), evocan las
mismas sutilezas gráficas o intelectuales del lenguaje, que ocupan el interés de los usuarios
de la inteligencia en nuestros días. Es cierto que los universales, considerados como
principios inmanentes de la lógica de las cosas, son partes de la realidad ordinaria en la cual
estamos sumergidos en la vida diaria.
He aquí algunos aspectos clásicos acerca de la sublime realidad del Ser y, por ende,
acerca de lo que se ha llamado la "realidad" de las cosas:
Los materialistas sostienen que sólo existe la materia. En ello no se avanza
mucho, ya que no se hace una distinción entre materia y substancia, entre la
materia inerte de los objetos y la substancia viva de la naturaleza cósmica
• Los dualistas creen que existen tanto la materia como la no-materia (definida
por ellos como espíritu) El espíritu no es otra cualidad que la misma esencia de
las cosas y es imposible la existencia de algo sin que ese algo tenga una esencia,
más allá de la cualidad que pueda ostentar esta esencia
• Los idealistas, por su parte, declaran que sólo existe la no-materia, es decir el
espíritu. La estrechez de sus miras se golpea con las paredes de la realidad
patente: está claro que la esencia existe, pero manifestada en la existencia
• Los científicos de hoy tienen una postura energetista: para ellos, sólo
la energía existe y no están lejos de la verdad natural de las
cosas

186

Los existencialistas proponen la única existencia del Ser y a nadie se le ocurre
negarles tal visión. Lo que pasa es que el Ser está rodeado por una realidad
existente y sumergido en sus eventos naturales, difícilmente puede salir sin
contemplar la vigencia de tal realidad

La naturaleza de los universales sigue la senda de estas posturas:

Los nominalistas declaran que los universales son simplemente palabras. Su
utilidad lingüística les hace aparecer como entidades operativas del lenguaje y de
su eficacia comunicacional. Si así fuera, cualquier lengua y cualquier operario
sería capaz de producir los universales que más le convengan

Los conceptualistas creen que los universales son conceptos mentales ¿Puede,
acaso, un concepto ser más que "mental"?
Según esa postura, el intelecto humano desarrolló la noción
de lo universal y le asignó cualquier realidad. Estamos, de
nuevo, frente a una acción arbitraria y convencional y por
tanto, la lógica inmanente de las cosas carecería de toda
validez universal
• Los Realistas sostienen que los universales existen y tienen una base real, aparte
del intelecto humano
• Tanto los energetistas como los substancialistas y los Existencialistas, son
ónticos: sus posturas se unifican en la visión de la existencia única de la energía,
que se transmuta y transforma, para crear el Ser y la Substancia,
respectivamente

De ese modo, la energía aparece como un elemento óntico y generador, cuya
presencia se propaga por todos los sectores de la realidad, creando seres, que a su vez crean
objetos, con los cuales actúan tanto sobre la materia como sobre la sustancia y son actores,
agentes y pacientes de hechos naturales, cósmicos y existenciales. La energía crea también
la substancia, moldeada en la naturaleza en incontables figuras palpables de la realidad. Con
ello establecemos las bases ontológicas de nuestra epistemología.
Los Principios Universales y sus Modelos Lógico-Teóricos
(En griego "Archetypos" y "Paradeigmas", respectivamente)
Presentación
Puede sorprender a muchos lo que, a continuación, se declara: Existen veintitrés
principios universales inscritos en los cromosomas. Estos veintitrés principios universales
poseen un modelo lógico-teórico en el cual están estructurados y a través del cual se
manifiestan en la naturaleza del pensamiento y por el habla, en la lengua. Estos modelos son
únicos.

187

Hoy día, a la categoría de símbolo se le asigna un sentido distorsionado.
En veracidad, "símbolo" quiere decir "complemento" y sólo este sentido es operativo
en el lenguaje. También se confunde la "lengua" con el "lenguaje", el "alma" con el
"espíritu" y muchos otros términos categoriales.
Puedes hablar como quieras pero de allí a que se entienda y comprenda lo que deseas
expresar y comunicar hay un camino extenso. Por otra parte, el concepto de "metáfora" ha
sido también distorsionado. Su sentido original, como lo es todo sentido, declara que existe
en la metáfora una noción de "transporte", la idea de "transportar". Una metáfora es un
tropo, vale decir un giro o figura de estilo que implica un transporte. No es por nada, pero
aún hoy en día existe en Grecia el Ministerio de la Metáfora, que no es otro que el
Ministerio de Transporte y Comunicaciones. Al mismo tiempo, la idea es un concepto del
lenguaje que se refiere a un estado germinal de una noción. Se puede y se debe traducir la
idea como "noción".

He aquí una expresión corriente y reveladora: decir que "no tienes idea de lo que
estoy diciendo y escribiendo" es lo mismo que decir que "no tienes la menor noción de lo
que estoy diciendo y escribiendo". En la primera expresión has utilizado el término griego y
en la segunda el término latino. El español posee los dos términos y de allí la creencia que
son dos conceptos diferentes.
Hablar, decir y escribir forman una acción triple, que genera, en distintos planos y
distintos registros de la expresión, un preciso sentido que yo comprendo y en consecuencia,
utilizo para hacerme entender. Muchos sujetos usan las mismas palabras que yo uso y no
obstante, no entendemos lo que ellos desean expresar. En el lenguaje sólo está inscrito y
registrado uno.
Es muy posible que los mismos usuarios no entiendan lo que están diciendo, lo que
no es poco frecuente en el habla de los humanos. Con hablar no basta: necesitas primero
"entender", luego "comprender" y por último "declarar" y "afirmar" lo que has captado. Para
que ello tenga algo de razón, deberías también "saber" lo que estás declarando.
En la esfera del lenguaje, donde se encuentran todos los principios universales, no
existen ciertos conceptos que sólo tienen vigencia en la lengua. He aquí tres ejemplos: Lo
"malo", lo "feo" y la "mentira". Los tres no existen, como tales, en el lenguaje. Sólo han sido
inventados para denigrar y atacar ciertos principios universales con los cuales co-existen,
como unos parásitos.
En los tres casos antes mencionados, los principios correspondientes son lo "Bueno",
lo "Bello" y la "Verdad", respectivamente. Esos principios se proyectan en la lengua a través
de dos entidades simbólicas y por ende, complementarias, a saber: lo "positivo" y lo
"negativo" para el primero, lo "burdo" y lo "fino", para el segundo (con su variante artificial
para lo "refinado") y la "realidad" junto a su "misterio", para el tercero.

188

Por tanto, el lenguaje no puede o no debe confundirse con la lengua, ni la "visión"
con la "opinión". Una opinión es una suerte de logorréa personal que manifiesta un ángulo
estrecho de tu perspectiva. En cambio, la visión es la perspectiva esférica, total, completa, de
las nociones y la comprensión cabal del sentido de las cosas. Soy optimista en lo que
concierne la capacidad de entender y de comprender las cosas, tal como ellas son y no como
ellas "aparentan". Todos pueden alcanzar el entendimiento y el saber y a todos les es dado el
regalo natural del conocimiento. Pero la mayoría de la gente desconoce a las cosas sutiles a
causa de su incredulidad y por ello mismo presentan en el escenario de las ideas, opiniones
personalistas que no llegan a ser más que abortos de la inteligencia. El que sabe, sabe
también si tu sabes, o no sabes. Bastaría con poco para darse cuenta de tu saber o de tu
necedad. Una palabra bastaría, hasta un gesto y ¡ qué decir de una mirada!
En tu mirada está anclado tu saber y por lo mismo, cuando los seres humanos
dejaron de comprender la mirada del prójimo, se inventó la palabra, que luego empezó a
usarse para comunicar algo, en un registro que tal vez alcance, con más facilidad la
posibilidad de ser entendido, y puedas así comprender el estado de las cosas. Las cosas no
son tan sólo simples objetos.
Pueden ser también seres, criaturas y en la mayoría de los casos, son hechos,
fenómenos, manifestaciones de la verdad, en una realidad campante.
De cuando en cuando, necesitamos oír y leer tales "cosas" para recordar lo que
hemos olvidado y perdido en el polvo de la cháchara diaria. En cada instante, el observador
atento puede presenciar la manifestación de los principios universales. Desde lo trivial hasta
lo sutil, los principios universales hacen de la lengua el mercado de sus negociaciones y el
comerciante de las palabras actúa con sabiduría o descuido en ese trato diario de la
comunicación.
Analizaremos uno por uno los veintitrés principios universales, inscritos en los
veintitrés pares de cromosomas del ser humano. ¿Por qué sólo veintitrés? A nadie se le
ocurre preguntar lo mismo acerca de la causa de la existencia de sólo veintitrés cromosomas
dobles para la generación de los seres humanos. Otros dirán que los monos, que poseen
cuarenta y ocho cromosomas (veinticuatro dobles), tienen entonces, más principios
universales que los humanos. Hay un principio universal que los seres humanos asimilan por
imitación. Este principio que los monos, en verdad, poseen, además de los otros veintitrés,
es el Juego. La idea de "jugar" se proyecta en el plano de los símbolos en dos acciones - el
ganar con su ganancia y el perder con su pérdida. La acción metafórica que reúne los dos
símbolos, o los transporta, el uno hacia el otro, es el disfrutar. Como prototipo tangible del
juego, el juguete se manifiesta en el mundo humano bajo la forma de las herramientas o
instrumentos del trabajo. El argumento contrario a la teoría de los veintitrés principios
universales suscita la presencia de más o de menos principios y cromosomas. Se trata de
casos particulares de las criaturas inscritas en la memoria universal de la vida orgánica,
donde los principios tienen un lugar privilegiado.
Los veinte aminoácidos y las cinco bases de la naturaleza orgánica se manifiestan en
las veinte variantes consonánticas y en las cinco vocales esenciales de habla, presentes, en
totalidad o en parte, en todas las lenguas del hombre. Las cuatro letras del código genético
no poseen el valor natural de lectura, en el actual concierto genético del "genoma" humano.

189

Este infeliz término (en español), con el cual se designa el libro de la vida, está
denigrando desde su misma pronunciación castellana, el valor positivo y salutario de la vida.
Ha sido traducido así del inglés, por inexpertos y luego fue aceptado por el gran público de
la lengua española. Es tiempo de hacer una lectura crítica de su aspecto.
Tal vez las personas que no hayan estudiado medicina no sepan que la partícula OMA, un afijo, sólo designa (en griego) una anomalía, una degeneración, un salto fallido,
una ruptura en el ritmo natural de las cosas y sería el último en elegirse y utilizarse para
designar la terminación del libro de la vida: el GEN-OMA.

Con sólo recordar algunos de los términos en los cuales se encuentra y opera como
sufijo, haríamos temblar al más acérrimo de los genetistas: CARCIN-OMA, SARC-OMA,
MI-OMA, ANGI-OMA. Hay que cambiar el final del término y re-emplazarlo con -OMO,
como es preciso en la traducción de la palabra inglesa GENOME.
No tardaré en más explicaciones acerca de la bondad de ese cambio y me limitaré a
describir uno por uno, los modelos lógico-teóricos de los veintitrés principios universales del
lenguaje.
El tema no es nuevo, pero, a pesar de haberse catalogado múltiples comentarios de
autores, tanto antiguos, como también modernos y contemporáneos que lo han tratado, no he
percibido grandes avances en el ámbito del estudio de los universales. Ya hemos visto que
hay nociones que existen en la lengua pero no están en el lenguaje. Sus designaciones son
como cheques sin fondo, en blanco, al portador. También hay nociones que existen en el
lenguaje y no son aún conocidas como palabras, o han sido olvidadas, en las lenguas. El
lenguaje es el mundo de los arquetipos y la lengua es la zona donde estos arquetipos se
manifiestan, para formar tipos, prototipos y estereotipos. Los principios universales no son
otros que los mismos arquetipos y como términos absolutos, pertenecen al lenguaje y se
consideran proto-temas.
Un concepto es una categoría. Son palabras idénticas, la primera en latín y la otra en
griego. A su vez, la noción es una IDEA, también en latín y en griego, respectivamente.
Utilizar estos términos como si fuesen distintos y darles un valor casual e indiscriminado
genera en la lengua mil ambigüedades y pronto, lo que se está afirmando roza el plano del
disparate. El lenguaje no evoluciona puesto que es perfecto y la perfección no tiene
necesidad de ser alcanzada ya que no es un estado sino un valor trascendente. Por tanto, la
llamada visión "diacrónica" es una categoría inútil en el marco del lenguaje. Puede dejarse
de lado, puesto que más tarde la necesitaremos en el plano de la lengua y del habla, dos
aspectos muy diferentes.

190

El símil del equipo de fútbol
Los veintitrés pares de cromosomas y los principios universales son dos equipos de
fútbol, con la célula como árbitro y el ADN y ARN, como árbitros laterales. La pelota es la
vida misma, a la cual pateamos desde todas partes. Los dos guardametas, o porteros, son el
cromosoma masculino y el cromosoma femenino. Se trata de un símil, o semejanza casual:
no la tomes en serio, lector gracioso.

El Rosario de los Arquetipos
(En griego "Kombologhion")
El orden de aparición de los principios en una lista es irrelevante. Entre ellos no hay
jerarquías de valores o niveles de importancia. Los veintitrés principios universales son
nociones impalpables, intocables, inefables e intangibles. No es posible definirlos. Por lo
mismo, su expresión y manifestación en la lengua necesita de un soporte palpable, tangible y
consistente, para hacer las veces de puente entre lo intangible y lo palpable y de embajador
de lo inefable. En cuanto a su definición, este elemento debe ser expresable en términos de
la lengua y tangible en hechos naturales. El elemento que, de hecho, es la proyección misma
de la idea en el mundo de las formas, se define como PROTOTIPO, un TIPO primigenio
desde el cual van a partir una serie de diversos "tipos", para generar el grupo de los
"estereotipos", las incontables variantes de la noción original.
Antes de manifestarse en el PROTOTIPO, la IDEA se divide en dos componentes
complementarios, llamados "símbolos", complementos naturales de la idea original. Están
opuestos virtualmente pero no son contradictorios: encajan uno en el otro y se necesitan uno
al otro. No se trata de dos figuras contrarias sino de aspectos complementarios de la misma
noción. La primera ley de la ARQUEOTIPOLOGÍA es la siguiente:

En el plano de los principios universales lo CONTRARIO no es
COMPLEMENTARIO.

Para que los dos términos simbólicos se encuentren y para que sus aspectos formen
un todo y así fundirse y con-fundirse uno en el otro y uno con el otro, es necesaria una figura
de estilo, o un tropo, un giro operativo, llamado METÁFORA, o "transporte".

191

¿A qué tipo de "transporte" se refiere la palabra METÁFORA?
Es un transporte transitivo, como todos los "transportes" pero al mismo tiempo
"vital", óntico, un desplazamiento unificador y unificante. La metáfora es un FUNTOR,
elemento "unionista" que no sólo une, sino también re-une algo escindido, desplaza una
parte hacia su contra-parte, empuja al uno hacia el otro y prepara el encuentro ideal de dos
estados complementarios o "simbólicos" para el regocijo de la IDEA, que aunque intangible,
es observadora y cercana a este proceso de unificación. Cada principio posee cinco
elementos fundamentales:





Una IDEA-Semilla
Dos SÍMBOLOS-Ramos
Una METÁFORA-Flor
Un PROTOTIPO-Fruto
Un tronco común que se asimila al SENTIDO

Este símil del árbol es una semejanza óntica que nos descubre la existencia de una
estructura arborífera invertida: las raíces, con su semilla, están en lo alto y la corona con su
fruto y sus infinitas SIGNIFICACIONES-Hojas, en lo bajo, en el mundo de la lengua,
reflejo del plano del lenguaje. Esto dibuja un modelo lógico-teórico virtual, al cual
responden todos los veintitrés principios universales.

Dado que el Código General de las Lenguas ostenta, propone y dispone del
material para los vestidos del lenguaje, que son las innumerables lenguas naturales y por el
hecho de que este código posee sesenta y cuatro operadores, la cantidad de variantes con las
cuales puede expresarse, en una sola lengua, un concepto y una noción responde al número
de 46 por 64, es decir 2944, número que representa la cantidad de las lenguas posibles, que
actualmente y tal vez siempre, - no lo sabemos pero lo intuimos - han sido habladas por el
hombre social.
Es el número cuarenta y seis, ya que los veintitrés principios son dobles y operan en
pareja, veintitrés para el hombre y los otros veintitrés para la mujer.
Los veintitrés Principios Universales son los siguientes:
1.
2.
3.
4.

La VERDAD
El BIEN
Lo BELLO
El SER

192

5. La JUSTICIA
6. La LIBERTAD
7. La SABIDURÍA
8. El CONOCIMIENTO
9. La PAZ
10. La VIDA
11. La ETERNIDAD
12. El INFINITO
13. Lo SUBLIME
14. El AMOR
15. La IMAGINACIÓN
16. La INTELIGENCIA
17. La SALUD
18. El CAMBIO
19. La MENTE
20. La ENERGÍA
21. La TRADICIÓN
22. La FAMILIA
23. La COMBATIVIDAD
Construiremos la lista por orden alfabético:
1. El AMOR
2. Lo BELLO
3. El BIEN
4. El CAMBIO
5. La COMBATIVIDAD
6. El CONOCIMIENTO
7. La ENERGÍA
8. La ETERNIDAD
9. La FAMILIA
10. La IMAGINACIÓN
11. El INFINITO
12. La INTELIGENCIA
13. La JUSTICIA
14. La LIBERTAD
15. La MENTE
16. La PAZ
17. La SABIDURÍA
18. La SALUD
19. El SER
20. Lo SUBLIME
21. La TRADICIÓN
22. La VERDAD
23. La VIDA

193

En español, la Vida está en el último lugar y el Amor en el primero, como, de hecho ocurre:
¡Entre el Amor y la Vida está todo!
Cada principio ha adquirido, a lo largo del tiempo de uso de la lengua, un contraprincipio creado por los usuarios. Es un elemento curioso, ya que sólo está presente en la
lengua y no existe en el lenguaje. Las relaciones que se establecen entre principios y contraprincipios (o anti-arquetipos) son las siguientes:
1. La VERDAD
2. El BIEN
3. Lo BELLO
4. El SER
5. La JUSTICIA
6. La LIBERTAD
7. La SABIDURÍA
8. El CONOCIMIENTO
9. La PAZ
10. La VIDA
11. La ETERNIDAD
12. El INFINITO
13. Lo SUBLIME (DIÓS)
14. El AMOR
15. La IMAGINACIÓN
16. La INTELIGENCIA
17. La SALUD
18. El CAMBIO
19. La MENTE
20. La ENERGÍA
21. La TRADICIÓN
22. La FAMILIA
23. La COMBATIVIDAD

-

La MENTIRA
El MAL
Lo FEO
La HOMOSEXUALIDAD
La INJUSTICIA
La COACCIÓN
La NECEDAD
La IGNORANCIA
La GUERRA
El SUICIDIO
La CADUCIDAD
Lo FINITO
- El DIABLO(El ENEMIGO)
El ODIO
La FICCIÓN
La ESTUPIDEZ
La ENFERMEDAD
El ESTANCAMIENTO
La LOCURA
-La ANTI-ENERGÍA
La SUPERSTICIÓN
El CELIBATO
La COBARDÍA
-

Ninguno de los veintitrés contra-principios o anti-arquetipos existe en el
lenguaje y por tanto no existen, a pesar de estar presentes en la lengua y con la
lengua, en las expresiones de cada día.

194

Es sorprendente afirmar que
La MENTIRA
El MAL
Lo FEO
La HOMOSEXUALIDAD
La INJUSTICIA
La COACCIÓN
La NECEDAD
La IGNORANCIA
La GUERRA
El SUICIDIO
La CADUCIDAD
Lo FINITO
El DIABLO(El ENEMIGO)
El ODIO
La FICCIÓN
La ESTUPIDEZ
La ENFERMEDAD
El ESTANCAMIENTO
La LOCURA
La ANTI-ENERGÍA
La SUPERSTICIÓN
El CELIBATO
La COBARDÍA
no poseen existencia y que solamente
La VERDAD, el BIEN, lo BELLO, el SER, la JUSTICIA, la LIBERTAD, la SABIDURÍA,
el CONOCIMIENTO, la PAZ, la VIDA, la ETERNIDAD, el INFINITO, lo SUBLIME, el
AMOR, la IMAGINACIÓN, la INTELIGENCIA, la SALUD, el CAMBIO, la MENTE, la
ENERGÍA, la TRADICIÓN, la FAMILIA y la COMBATIVIDAD poseen valores de
principios universales.
*
El Principio de VERDAD
(en griego " Alethéia")
Su raíz, idea o semilla es la verdad misma. Se divide en dos aspectos simbólicos que
se necesitan recíprocamente, la Realidad y el Misterio de esa Realidad, que, por lo general,
es ignorado, obviado, descuidado, pasado por alto y relegado a la categoría de término
extravagante. No obstante la REALIDAD necesita de su MISTERIO, tanto, como el
Misterio necesita de su Realidad.

195

El DADO es un objeto genial y prototípico que sugiere la existencia de una Verdad
"extralimitada" y potencial, presente de modo virtual, "en potencia", por la unión de dos
caras opuestas y por definición, "simbólicas":
1 c0n 6, 2 con 5, y 3 con 4. El número 7 está presente de modo virtual en la unión de dos
caras pero, a la vez, está ausente, ya que no está representado gráficamente en ninguna de las
seis caras.
Por otra parte, la Realidad es siempre la cara superior, la que, de hecho es operativa y
la que "gana", siendo la cara que se percibe desde lo alto. Por más que alguien contemple el
dado desde una perspectiva lateral, resulta irrelevante el número que este sujeto percibe, ya
que lo que interesa es la cara horizontal superior. Su "misterio" es la cara opuesta, que no se
ve desde ningún lado, pero, al conocerse la suma que hace con su cara opuesta, se puede
fácilmente deducir, por ser complementaria a, o simbólica de, su realidad. Con esta simple
semejanza se percibe cuan importante es "considerar" el misterio. Como término, la palabra
griega "misterio" se encuentra en nuestra lengua (español) bajo la forma latina del término
"secreto"
El "secreto" es "misterioso" y el "misterio" es "secreto". El español los acoge a los
dos y por ello existe la tendencia de creer que son aspectos distintos de la realidad, cuando
son palabras diferentes para designar la misma figura simbólica. Una de las leyes
maravillosas de los principios universales es la siguiente:
TODA REALIDAD TIENE SU MISTERIO Y TODO MISTERIO SU REALIDAD.
Como bien percibe el observador atento, estas afirmaciones no pueden ser atacadas,
negadas o rechazadas sino, tan sólo confirmadas y aceptadas como tales.
El aspecto gráfico del modelo teórico general de los ARQUETIPOS o Principios
Universales se presenta en la siguiente forma romboidal:
1

2

3
4

5


5

El 1 es la IDEA
El 2 es uno de los dos términos simbólicos, o la Realidad
El 3 es su Misterio, o aspecto secreto

196


El 4 es la Metáfora, o "funtor", el elemento unificador que completa la entidad,
instancia total, inicial u original desde la cual han partido, salido o separado, los dos
símbolos
El 5 es el Prototipo, o elemento tangible en la lengua y en la naturaleza

Verdadero o Falso: he aquí una impropiedad de lenguaje. La mayoría de los lógicos
usan esa expresión y con ello construyen un despropósito. No se imaginan siquiera que estos
términos son símbolos de otro principio, y no del principio de Verdad. Obsérvese que uso
sólo la partícula "de" y no "de la".
La expresión auténtica sería Cierto o Falso, puesto que la partícula "o" es una cópula
de elección de entidades, más que semejantes, idénticas.
La Verdad (y lo "verdadero") es un principio que incluye y proyecta en la lengua,
otros símbolos (la realidad y el misterio) y, en cuanto a lo "falso" y a lo "cierto", como dos
instancias simbólicas, habría que percatarse que pertenecen a otro principio universal o
arquetipo, en este caso la JUSTICIA. Lo "cierto" y lo "falso" no es que no sean
"verdaderas": simplemente no pertenecen al principio de la verdad y, por tanto no pueden
ser categorizadas en el marco de ese principio. El principio al cual pertenecen los operadores
simbólicos de "cierto" y de "falso" es el principio de JUSTICIA, que posteriormente
analizaremos.
La metáfora de la verdad es el acto de considerar, con su correspondiente
"consideración". La consideración es un tomar en cuenta.
En la operación de unificar los dos símbolos, considerar el misterio junto con la realidad de
las cosas y la realidad junto con el misterio de las cosas, vale decir en "conjunto" con su
misterio, es "metaforizar" o "transportar" el uno hacia el otro y al otro hacia el primero, para
trascender el plano de la actualidad doble y así llegar al plano de la existencia única de la
idea. Como nos damos cuenta, los símbolos no pueden ser más que dos, una alternativa,
cada uno representando al otro bajo la forma de "complemento".
Hemos llegado así a otra ley de los principios universales:
EL ASPECTO SIMBÓLICO DE LOS PRINCIPIOS UNIVERSALES ES DOBLE.
El PROTOTIPO de la Verdad es la COSA, palabra curiosa pero muy familiar en
todas las lenguas naturales. Hemos visto que una "cosa" puede ser un "hecho", un "ser" o un
"objeto".

Todos estos aspectos merecen ser llamados "cosas" y, de hecho, son así llamados.

Cuando utilizamos la expresión "en principio . . . tal o cual cosa es así" o " eso debe
ser así, en principio . . .", nos referimos precisamente a ese modelo lógico-teórico del cual no
puede escaparse ninguna aseveración veraz, original y auténtica. Además de las
aseveraciones, en la lengua usamos:

197


















Declaraciones
Postulados
Proposiciones
Afirmaciones
Consideraciones
Inferencias
Enunciados
Observaciones
Aclaraciones
Representaciones
Deducciones
Conceptos
Categorías
Nociones
Ideas
Distinciones
Expresiones
Criterios

Con ello tenemos y tomamos "en cuenta" las posibles contradicciones.
Algunos de estos términos son redundantes: un "concepto" es una "categoría",
aunque ello no se sepa, una "idea" es una "noción" etc. Esto ocurre debido al hecho de ser
aceptadas, en el seno de una misma lengua, palabras que designan el mismo principio, en
una lengua diferente, como tenemos aquí el caso de los términos propiciados por el griego y
el latín, presentes en español.

Lo "original" se refleja en lo "auténtico" y tanto lo "falso" como lo "cierto"
pertenecen a otro principio universal o arquetipo, la JUSTICIA y en consecuencia no entran
en el modelo teórico del principio de veracidad o de Verdad.
Cada uno de los cinco elementos del principio tiene múltiples variantes, todas
presentes en la lengua. En el caso que nos ocupa, lo "original" y lo "auténtico" no son más
que aspectos particulares de la IDEA (lo original, el origen, la raíz, etc.) y de la COSA (lo
auténtico, lo preciso, lo conforme, etc.), respectivamente. En última instancia, la piedra de
toque de todas las aseveraciones es el modelo lógico-teórico y su patrón gráfico o
diagramático. Este sello o patrón expresa una verdad universal. El principio de veracidad
tiene, pues, el siguiente modelo:

198

La VERDAD

La CONSIDERACIÓN
La REALIDAD

El MISTERIO

La COSA

Como variante de la acción metafórica de la "consideración", tenemos la palabra
tradicional "mito", cuyo sentido en griego es "hilo" o "hebra". El MITO es el único proceso
intelectual y tradicional que "toma en cuenta" a la realidad de las cosas junto con su
misterio, lo que representa, en sí misma, una definición muy precisa del mito como lugar de
unificación del misterio y de la realidad. No obstante, el mito es una variante léxica de otro
principio universal llamado TRADICIÓN y a su debido tiempo lo analizaremos con
atención.
Llegamos ahora a discurrir sobre uno de los aspectos más curiosos del lenguaje. La
contra-figura o el anti-arquetipo de la verdad es la MENTIRA.
Su aparición en la lengua está anclada en la necesidad infantil y por ello producto de
una obvia inmadurez de los usuarios de aniquilar o denigrar el principio universal al cual se
le enfrenta y su efecto operativo en la lengua. El contra-principio NO EXISTE en el
lenguaje, es decir que no tiene ningún lugar en la memoria óntica de los principios
universales. Por lo tanto, tampoco se encuentra en la célula, o en los cromosomas, o en el
ADN. Se trata de un VIRUS que ejerce una MUTACIÓN intelectiva y, en consecuencia
debe ser aniquilado, como contrapartida de su proyección hacia su meta destructiva. Este
virus de la lengua y del intelecto humano ha hecho mucho daño en el habla y en las
operaciones sociales de la humanidad. ¿Cuántas veces, cuando niños, no hemos invocado a
la mentira para definir algo que suponíamos "no-verdadero"? Ya adultos, hemos seguido en
la misma senda, lo que ya no es, precisamente, un acto de inteligencia y madurez.
Decir que la "mentira" no existe resuelve mucho, aunque su presencia es marcada
como palabra, desde el mismo momento en el cual se invoca el principio universal de la
veracidad.
La gente ya está domada para creer que la "mentira" se opone a la "verdad" y, por
ende, todo el mundo separa las "cosas" en dos planos: verdad y mentira. Al principio no se
le puede simplemente aniquilar con nombrar su "contra-principio", aunque se le estanca de
modo ratero e inicuo poniéndole como pareja una palabra parásito. He aquí otra ley de los
principios universales:

199

NADA PUEDE ANULAR UN PRINCIPIO UNIVERSAL YA QUE ESTE
PRINCIPIO NO TIENE PARANGÓN EN EL MUNDO DE LAS PALABRAS
El contra-principio, tan sólo daña y opaca la claridad solar del principio, como una
nube pasajera, como un virus que debe atacarse por una vacuna, y su efecto es efímero,
momentáneo y pasajero. Es un fenómeno nebuloso, oscurecedor y oscurantista.
Asimismo, existen tanto contra-principios como principios, pero su presencia en la
lengua no arrastra otros elementos, ya que no poseen ningún modelo lógico-teórico.
Son meros parásitos de la lengua, y ni siquiera llegan a compararse con los zánganos
de una colmena, por ser estos últimos, criaturas necesarias para el fin de la comunidad
apícola: son los amantes de la reina y sin ellos ¡no hay miel!
Los contra-principios son elementos apéndices que se cuelgan a las ideas para
intentar denigrarlas y opacarlas. Lo consiguen en parte, puesto que el objetivo es estancar la
dinámica del lenguaje. El estudio y la búsqueda vuelven a iluminar y desenredar la raíz de
las cosas de toda esa cizaña, tal como debe ocurrir en el movimiento inmanente del lenguaje
hacia su propia expresión.
Según Gadamer, la revolución más importante de la época moderna ha sido el
descubrimiento de la consciencia histórica.
Este filósofo sostiene que la verdad es "histórica" dado que todo es histórico.
Algunos operarios del lenguaje aceptan, aunque resignados, la historia y, por otra parte
renuncian a considerar el principio de verdad. Otros, aceptan la verdad y rechazan la
historia. La historia es un mero sistema arbitrario y convencional para contar y memorizar
hechos ocurridos antaño. Gadamer sugiere que la expresión " la verdad es histórica" no
significa la negación de la verdad sino un límite que a la verdad se le impone, una mezcla de
ingenuidad y prepotencia para implantar la verdad de la opinión humana en los anales de la
memoria. Algunos otros creen que ello afirma la existencia de la historia como también la
presencia de la verdad. De hecho, Gadamer sólo expone una opinión que, lamentablemente
está lejos de ser una visión. Nos quedamos con Heráclito, cuya visión trasciende la historia
cuando escribía lo siguiente, hace más de dos mil años:
" Es preciso comprender que la contienda es algo común, que la justicia es discordia
y que todas las cosas se producen según la discordia y la necesidad" (Fragmnto 80)
Una de las variantes del principio de Verdad es la idea de TODO. Se opone el TODO
a la NADA, por un malentendido de principios, como también la VIDA se opone a la
Muerte. De hecho La NADA es un contra-principio, el anti-arquetipo del TODO, principio
al cual se le opone para denigrarlo y opacarlo.
P. ¿Qué hay?
R.TODO.
P. ¿Cómo se manifiesta el TODO?
R.En las COSAS
P¿Qué son las COSAS?

200

R.Son SERES, HECHOS y OBJETOS. Junto con las criaturas, las entidades
conocidas y desconocidas, los Seres forman el grupo óntico de las "existencias".
El Modelo lógico-teórico resuelve este dilema:

El TODO

ESO
ALGO
El VACÍO

La COSA
El VACÍO, complemento de ALGO, es continente y contenido vibrante, una
extensión energética de la verdad: al aceptar la presencia de una "cosa", permitirá que se le
"desocupe" el lugar que la "cosa" va a ocupar y a la vez desocupar, y se transforma así en
"algo". En ESO encontramos la figura metafórica de la unión de los dos símbolos, el ALGO
y el VACÍO. La COSA es el prototipo del TODO, el único modo palpable de entender la
noción trascendente de la totalidad. La NADA, por su parte, hace las veces de anti-arquetipo
o contra-principio.
Debemos acostumbrarnos al uso de estos operadores, para salir de las impropias
asociaciones que hacemos cada día cuando oponemos el Todo a la Nada.
En el marco del sistema jurídico de Estados Unidos, los testigos, con la mano
derecha elevada y la izquierda depositada sobre la Biblia (el libro está cerrado y no abierto,
como en las ceremonias religiosas, o masónicas), juran decir la Verdad, toda la Verdad y
nada más que la Verdad, una invocación requerida para considerar sus declaraciones. La
expresión es un truísmo de inútil referencia, puesto que cualquier cosa que el testigo diga,
(difícilmente dirá "toda" la verdad) puede considerarse como "cierta" o como "falsa", para
establecer, luego de averiguaciones y contemplaciones, el veredicto del caso. En cuanto a la
verdad, hemos visto que es un principio universal que opera con elementos diferentes de la
certeza y de la falsedad. La "verdad" que en ese acto declarativo se solicita, no puede ser
otra que la verdad única y está claro que la declaración siempre estará regida por el principio
de veracidad, por más que el testigo lo diga, o lo deje de decir. No es el testigo quien debe
reflexionar en la veracidad de sus declaraciones, sino el jurado y el juez.

201

El testigo sólo se limita a afirmar y declarar lo que supone y estima conveniente y
hasta puede manipular los datos, en compañía de los abogados. Por otra parte, el acusado,
puesto entre la espada y la pared, (nunca ha sido más oportuna esa expresión folclórica),
diga lo que diga, debe saber que todo lo que está diciendo se utilizará "en su contra" y se le
advierte de ello, en el momento de su arresto. Pareciera que lo que dice el acusado no se
usará nunca "a su favor", sino que los aspectos que acaso lo favorecerían, serán, tal vez,
callados y/o pasados por alto. La meta de la justicia no es el castigo sino la enmienda o el
enderezar de los entuertos, como decía Cervantes y la resolución de los casos se fundamenta
en certezas, rechazando falsedades.
La finta, el truco, el gámbito o el engaño, no forman un rango de la mentira, ya que
son mañas y artimañas permitidas en el Juego, no en la Justicia, hasta tanto los linderos de
la actividad lúdica puedan permitirlo. Con eso quiero decir que hay un cierto límite, hasta en
el juego, para los engaños y para los trucos.
Todas estas informaciones sobre los principios universales son de gran utilidad en el
marco jurídico. Un abogado inteligente podría alcanzar el éxito de sus casos si se ilustrara,
en estos otros casos de los principios universales y de sus operadores.
Por otra parte, un abogado debería aceptar como exitoso un caso, cuando su cliente
comprenda y acepta el veredicto, no sólo cuando el acusado queda libre, por ser absuelto, o
considerado inocente.
Lo que más desea el culpable es ser castigado, para con ello lavar la culpa que le
pesa en los hombros, como piedra de molino. Dulce es la carga del castigo en la espalda del
culpable, dicen los poetas. En realidad, los "hombros" son aquí la consciencia, memoria
punzante de nuestros errores e inadvertencias.
El Principio de BONDAD
(En griego "Agathos")
Génesis: " ... Y Dios vio que aquello era bueno. . ."
Se acostumbra asociar, formando pareja, el Bien con el Mal, como si el Mal fuera el
complemento del Bien. Esto es grave. Una vez más se desconoce el principio, como raíz
única e inconfundible del lenguaje. Nada puede anular un principio universal y no existe
nada que al principio le haga falta. Lo menos que puede ocurrirle es quedar oculto bajo una
opacidad pasajera, temporal: son las nubes de los contra-principios. Pero pronto, como el
Sol sale de las nubes, el principio emerge prístino e inmaculado para iluminar las plazas de
las lenguas. Los principios son los inmortales de los mitos.
El Mal no existe en el lenguaje universal de los principios. Fue inventado para
denigrar y para atacar al Bien, lo que, a ratos, logra, a cuesta de nosotros, con lamentables
consecuencias de malentendidos y confluencias de términos, igual de inútiles. El Bien es un
principio universal, el principio de la BONDAD y de lo Bueno. Su modelo teórico es el
siguiente:

202

El BIEN

LA DIFERENCIA DE POTENCIAL
Lo POSITIVO

Lo NEGATIVO

La ACCIÓN
El Potencial es un Poder, y como poder ejerce Fuerza. El Prototipo del Bien es la
ACCIÓN.
Si alguien dijera que la calma es entonces un estado que no puede participar de la
influencia de ese principio, se le puede responder que la calma es también una acción, "la
acción de la no-acción" y los chinos ya la han nombrado hace miles de años en el TAO TE
CHING, como el WEI WU WEI - "la Acción de la NO-Acción". La Acción es lo único
tangible y palpable en este plano de los elementos substanciales, concretos y perceptibles,
para concebir el Bien. Los motivos de la acción pueden ser tanto positivos como negativos,
estados en los cuales se manifiestan los dos atributos simbólicos, vale decir los símbolos del
principio de la Bondad, del Bien y de lo Bueno.
El propósito del Bien es revelarse en una acción y a través de la acción, las cosas se
transforman unas en otras para llegar al equilibrio y al balance entre lo negativo y lo
positivo. Por otra parte, la acción se puede asimilar a todo tipo de trabajo y del trabajo
emerge el concepto de "obra".
Como metáfora de la unión entre lo positivo y lo negativo, la diferencia de potencial,
no el potencial simple, que sólo sugiere la posibilidad virtual de la manifestación de un
poder y de una fuerza, es el operador surgido de la unión y el coloquio de lo positivo y lo
negativo. Sin ejercer acción alguna (dinámica o estática, en calma o en movimiento), nada es
"bueno".
El Mal y "lo Malo" no puede aniquilar al Bien y "lo Bueno", por más que lo intente.
Los usuarios no se percatan de esa realidad y aplican indiscriminadamente la falsa ecuación
BUENO-MALO a todas las cosas, obviamente, tanto a hechos como a objetos y también a
seres.
" Esto es malo", "esto es bueno" - dos aseveraciones que representan un verdadero
espectáculo en el escenario de la lengua. Llegará un día cuando nadie recordará la
existencia ilusoria del Mal. Y este día "está cerca" - decían los optimistas milenaristas.

203

¿Por qué se dice en la Biblia que Dios, luego de crear todas las cosas, vio que "... aquello..."
era "bueno"...?
Porque era "positivo" y "negativo".

El Principio de lo Bello
(En griego "kállos")
Como noción y como concepto, o categoría - (¿observan la manera aliterativa - "o" de afirmar su similitud?) - el principio de lo Bello y de la Belleza usa unas palabras famosas.
Los griegos lo llamaban EUMÓRPHOS, la "buena forma". La Belleza tiene que ver con la
Luz, y su prototipo, el Arte, se relaciona con la construcción de estructuras armónicas, sean
ellas visibles o invisibles, musicales o arquitecturales. La armonía es una idea abstracta pero,
de modo sorprendente, es algo tangible. En el origen de la palabra griega ARQUITECTURA
se encuentra el término primitivo ARQUI, cuyo sentido está relacionado con el origen y con
lo "original".
El otro elemento, - TECTURA, es también una palabra griega que evoca la construcción de
estructuras, naturales o artificiales. De allí la "tectónica de las placas" de la famosa teoría de
Wegener, en la geografía.
Pero el ARTE se considera, impropiamente, una noción diferente de la TÉCNICA,
cuando las dos palabras son idénticas, ya que ARTE designa en latín el término griego
TECNE. ¿Cuántas veces no hemos oído que tal o cual artista posee técnica y también arte?
La ARQUITECTURA es, tal vez, la única ciencia y técnica que posee en sus inicios
unos postulados basados en los principios universales.
La BELLEZA puede ser percibida a través de su prototipo, el ARTE.
Es cierto que la ARMONÍA, más que un estado abstracto, es algo concreto y no tiene
que ver con las opiniones de los usuarios. Por la armonía, las cosas se sostienen, no caen, ni
"decaen", perduran, continúan en el tiempo y en el espacio. No se trata de un aspecto
subjetivo, como pretenden los filósofos.
Lo que yo digo que es "bello" y "armónico" no puede ser negado por ti, al menos que
introduzcas en la discusión el contra-principio de la Belleza, lo "feo". Pero como los contraprincipios no poseen existencia óntica en el lenguaje, aquella "existencia" que hemos
llamado "perpetua", cósmica y arquetipal, queda relegada al plano de los opuestos y de los
"opositores" o "contradictores" de la evidencia natural de las cosas.
Heráclito describía la armonía de todas estas relaciones entre los elementos del
modelo teórico a través de la figura simbólica del instrumento tocado con un arco:

204

“No entienden cómo lo discordante consigo mismo concuerda: armonía que hacia
atrás se tiende, como la del arco y la lira" (F. 51). Lo que "hacia atrás se tiende" significa "
lo que hacia la raíz del principio" se dirige, lo que recuerda la fuente de su nacer. Antes, la
lira se tocaba con un arco, como el violín. El principio de lo Bello y de la Belleza tiene el
siguiente modelo lógico-teórico:
Lo BELLO

Lo BURDO
La ARMONÍA
Lo NATURAL
El ACORDE
Lo TOSCO
Lo ESPONTÁNEO
MAYOR

Lo FINO
Lo ARTIFICIAL
Lo SUTIL
Lo AUTOMÁTICO
MENOR

El ARTE
Lo NATURAL es el complemento simbólico de lo ARTIFICIAL, lo creado por la
mano del hombre, así como lo BURDO es el complemento de lo FINO. La ARMONÍA de
los estados complementarios y su ACORDE, ese proceso redondo, por ser completo, circular
y esférico, es regido por el número de ORO y reúne metafóricamente, tanto a lo FINO, como
a lo BURDO. A la vez, lo NATURAL está "en acorde" con lo ARTIFICIAL, como lo
espontáneo con lo automático. Hay belleza en todos estos estados y nada es FEO en sí
mismo, puesto que lo "feo" es inexistente y por ello irrelevante.
Habrá un tiempo en el cual nadie osará utilizar el término parásito de "feo" para
designar "seres", "hechos" y "objetos", es decir "cosas".
Pero antes, hay que comprender, darse cuenta, realizar, aprehender, buscar. El que
busca encontrará, o, al menos será "encontrado".
El número de ORO, el famoso número "fi" de los griegos, es un caso particular del
prototipo de la Belleza, una clave para abrir el candado de la armonía. En la música, los
estados "mayores" y "menores" de los acordes, cuadros gráficos y estructurales en los
cuales los sonidos musicales están entrelazados, ordenados y construidos en la secuencia
rítmica, se funden en la armonía, que evoca el número de "oro" en sus secuencias rítmicas.
Parece que la armonía es un fenómeno que puede expresarse a través de los números.
En realidad se trata de un caso particular de la expresión y ello atañe al ritmo: en
griego el término "número" se define con la palabra "arhytmos".
Todos estos comentarios tienden a expresar la idea principal de que tanto lo burdo
como lo sutil se consideran, y de hecho son, algo "bello".

205

¿Y la estética? En la palabra "anestesia", la partícula "a-" es una negación y el cuerpo
radical relacionado con el proceso de "aestesis" sugiere lo que los griegos entendían por
"sentido". La ESTÉTICA es un saber, el saber del "sentido". Es obvio que el ARTE implica
entonces, la existencia de la "estética" y, por tanto, este campo conceptual pertenece al
prototipo de la Belleza y de lo Bello.
Los principios universales y sus modelos lógico-teóricos son generadores de
múltiples términos relacionados con uno de sus cinco operadores, la IDEA, los dos
SÍMBOLOS, la METÁFORA y el PROTOTIPO.
Estos términos forman árboles de significados semejantes y tablas sinópticas, escalas
de valores y tipologías, relacionadas todas, con cada uno de ellos. Así se llega a construir
una lengua natural, partiendo de los veintitrés principios universales del lenguaje inscritos
en los cromosomas.
¿Cómo sabes tú eso? - preguntarán los incrédulos. Vamos a aceptarlo, al menos
como una hipótesis de trabajo y a causa de la belleza misma de la aseveración.
Hemos visto que un modelo lógico-teórico no sólo protege la estructura de los
principios universales. Cualquier concepto está involucrado en unos nexos de un modelo.
La dificultad consiste en conocer los demás elementos de la estructura y tener claro
el lugar y, obviamente, la ubicación espacial de los noémas en la estructura general. Con
esto se responde afirmativamente a las tres preguntas con las cuales hemos empezado este
escrito:
¿Es posible expresar una aseveración universal sólo a través de gráficos?
¿Puede un diagrama expresar una verdad sintética?
¿Puede un diagrama expresar un teorema?
Dibuja qué es la Verdad para ti. Dibuja qué es la libertad para ti. Dibuja qué es lo
Bello para ti. Dibuja que es el Ser para ti.
Sólo con los modelos lógico teóricos podemos realizar tales peticiones.

El Principio del SER
(En griego "On")
El Ser es único. A la vez, es múltiple. Todos nosotros somos el SER y el Ser está presente en
todos nosotros. El Ser no se encuentra en los animales.
Nada tiene que hacer el Ser en el mundo animal. Pero, entonces, ¿Qué son los
animales? Los animales son "criaturas" no "seres". Otra de las leyes de los principios
universales es la siguiente:

206

LOS SERES HUMANOS SON ENTIDADES VITALES QUE ALBERGAN LA
ETERNIDAD DEL SER Y LOS ANIMALES SÓLO SON CRIATURAS. NO POSEEN EL
SER Y EN CONSECUENCIA, EL SER NO EXISTE EN LOS ANIMALES.
Si pretendemos que el ser humano es animal, también tenemos que aceptar que es
una planta, un árbol, un vegetal.
Luego, no podemos aceptar que es tan sólo animal y vegetal, sino también mineral,
acuático, lumínico.
Tal vez la categoría que más coincide con la naturaleza del Ser es el estado
fosfónico de la luz. El Ser es LUZ y SONIDO, y en su brillo, el Verbo, el mismo Verbo que
estaba "cabe Dios" (al lado de Dios), como está escrito en el comienzo del Evangelio de
Juan, es la imagen del sonido y de la Palabra.
Todos los reinos tienen derecho de estar representados en el ser humano, no
solamente el reino animal.
El modelo teórico del Ser desata el nudo que reúne una larga serie de incógnitas y
muestra sus aspectos más relevantes: la simultaneidad simbólica de lo masculino y de lo
femenino, variantes imprescindibles de la vida, tema en el cual el Hombre y la Mujer
quieren oír algo que aún no se ha dicho, el EROS como metáfora de unión de los
complementarios, actualizado en el "acercamiento" (en griego, Heráclito - F.122, nombró el
"acercamiento" con la palabra "akea", término que se aplicaba a la "erección de los falos".
Véase Agustín García Calvo, RAZÓN COMÚN, Edición crítica, ordenación, traducción y
comentarios de los restos del libro de HERÁCLITO, Lecturas presocráticas II, Edit.
LUCINA, Madrid, pag. 351) y el prototipo del Cuerpo Humano, como imagen y semejanza
del Ser en el plano de lo visible, bajo el aspecto de la Persona.
El modelo lógico-teórico del principio universal del Ser es el siguiente:
El SER

Lo MASCULINO
El HOMBRE

EROS

Lo FEMENINO
La MUJER

El CUERPO HUMANO
La PERSONA

207

Contemplando la perfección cósmica del cuerpo humano podemos percibir un atisbo
de la perfección del Ser. Cada cuerpo corresponde, obviamente, a una persona y por ello el
término aparece en el plano del prototipo. El sentido antiguo de la palabra etrusca "persona"
se refiere al concepto de "máscara de teatro." La Persona es, ciertamente, la "máscara" del
Ser.
El Homosexualismo, una ambigüedad erótica de los sexos, no es más que la
manifestación pasajera de lo Anti-arquetipal y en el intento de opacar y denigrar la esencia
del principio, no alcanza adquirir el estatus de miembro léxico del lenguaje.
Es fuerte decir que el estado "homosexual" es un anti-principio de la idea del Ser.
Hoy día se desconoce cualquier argumento biológico o filosófico, -digamos natural
- en contra de la homosexualidad y se pregona este estado como un derecho social a la vida
de la pareja unisexual.
La erótica homosexual no sólo es contra-natura, es también una actitud enfermiza y un
estado denigrante de la presencia del Ser en la vida.
No usar el plano erótico en la homosexualidad es una opción digna y vigente. Nadie
se opone al amor platónico entre los seres de sexos diferentes, o del mismo sexo. Es más,
debería ser así, deberíamos amarnos todos, sin menoscabo del sexo al cual pertenecemos.
Pero el principio universal del AMOR responde a otras entidades del lenguaje, y eso lo
veremos pronto.
La misma palabra HOMOSEXUALIDAD está equivocada y enferma, ya que reúne
dos términos incongruentes, el HOMO griego y la SEXUALIDAD latina, el prefijo, de una
lengua y la raíz, de otra.
Esto hace que los usuarios de la lengua perciban una cierta incomodidad lingüística
y léxica en su uso. Empecemos con nombrar este estado según las leyes naturales del
lenguaje: la palabra precisa para ello es HOMO-GÉNEO. ¿Eres HOMOGÉNEO? De
acuerdo, pero séalo platónicamente y nadie te criticará. El "eros" es la metáfora de los sexos:
lo corporal masculino es "erotizado" por lo corporal femenino, y el pensamiento femenino se
siente "erotizado" por el pensamiento masculino o viceversa. ¿Puede acaso haber un
"pensamiento" sexualizado? La respuesta es afirmativa y no obstante hay hombres que
ostentan muchas veces un modo de pensar femenino y mujeres que proyectan un
pensamiento masculino.
El Ser posee los dos estados de lo masculino y de lo femenino y, a ratos, evoca con
sus pensamientos, palabras, miradas, gestos, o posturas, uno de los dos estados. No es más
que estrategia y táctica, una preparación de un campo de batalla del comportamiento y su
aplicación en la vida del diario convivir.
Se nos criticará por no haber situado lo erótico en el plano metafórico del modelo
lógico-teórico del principio universal del AMOR, pero los modelos teóricos nos pueden
salvar de las más acérrimas criticas: su estructura revela relaciones y posturas que
trascienden nuestras opiniones subjetivas acerca de las palabras.
Hay un fragmento de Heráclito en el cual el sabio describe con claridad la categoría
inmortal del Ser:

208

"Inmortal lo que muere, aunque muera lo inmortal, viviendo la muerte aquello, en la
vida muriendo, ello" (F. 62) Estas palabras sugieren que el Ser, aunque esté muriendo con la
persona, es inmortal, y, al revés, aún inmortal, está muriendo en la vida, para vivir después
de la muerte.
En cuanto al ALMA, Heráclito decía que " . . . andando, no encontrarás sus límites,
aunque recorras todos los caminos: tan profundo es su Logos . . ." (F. 45). ¿Qué tipo de
"camino" es ese? Pues, no importa, ya que " . . . el camino hacia arriba y hacia abajo es uno
y el mismo . . . "(F. 60)
En tiempos muy antiguos se suponía que los seres que nacían bajaban por la escalera
de la vida y los que morían, subían por la misma escalera hacia la luz su futuro. Visto desde
el plano de los principios universales, "bajar" o "subir" es, en la realidad del Ser, lo mismo.
Pero el ALMA " . . . tiene un LOGOS que a sí mismo se acrece . . . "(F. 115) Eso tiene su
sentido: El Alma puede "auto-generarse" y "auto-re-generarse, es decir "reconquistarse a sí
misma.
El Principio de JUSTICIA
(En griego " Dikaiosyne")

Mucho material en el cual los filósofos nombran aspectos relacionados con el
término "arquetipo" no es más que un bulto de impropiedades y equivocaciones.
Como principio universal, un "arquetipo" debe responder a un modelo estructural
específico. Algunos sicólogos modernos tan sólo juegan a las palabras cuando nombran a
diestra y a siniestra los arquetipos.
Los principios universales deben ser "principios" y también tienen que ser
"universales" para responder a ese nombre. Un principio es un "principio": hace miles de
años, esta noción ha sido designada en griego con el término "arquetypos".
El caso del principio de Justicia es patente: desde el lenguaje, su estructura modular
se impone a la memoria y proyecta sus elementos hacia la zona de la lengua. En su figura
romboidal encontramos en los laterales dos aspectos complementarios, la Certeza y la
Falsedad, o lo "Cierto" y lo "Falso".
De modo impropio e inadvertido, estos dos aspectos han sido asignados a otro
principio universal, el arquetipo de la Verdad, que, de hecho posee otros operadores
simbólicos.. No obstante, tanto lo cierto como lo falso son "justos". Son "justos" porque se
reflejan y se necesitan recíprocamente en una mutua convivencia operativa, para conformar
y reflejar el principio de Justicia. Entre ellos, en el medio y marcando el papel de unificador
metafórico, el CASO hace las veces de metáfora. El CASO es un hecho analizado a través
del "juicio" como "cierto" o "falso" y luego una decisión produce el VEREDICTO, bajo
cuyo imperio queda plasmado el sentido inapelable de la Justicia. No obstante, el contraprincipio de la "in-justicia" surge en la lengua ordinaria de todos los días para atacar, como
un lobo desde las espesuras del bosque de las palabras, el principio universal que todos lo
humanos han considerado lapidario, ineludible y, a la vez, digno de respeto.
"No conocieran el nombre de la Justicia, si tales cosas no existieran"

209

Son palabras de Heráclito, en un famoso fragmento 23, de su libro desaparecido y
hoy resucitado de las cenizas de los siglos. "Tales cosas" no son otras que los mismos
principios universales de los cuales nos ocupamos en este escrito.
El vocabulario de Heráclito es en extremo simplista y directo: sus declaraciones son
válidas en el marco de todas las lenguas, no solamente en griego.
Es el sentido de las palabras que usa lo que le ha merecido el epíteto de "oscuro".
"Tales cosas" son "todos" los principios universales, no sólo el principio de Justicia.
El modelo lógico-teórico de la Justicia es el siguiente:
La JUSTICIA

Lo CIERTO

El CASO

Lo FALSO

El VEREDICTO
Es obvio que el PROTOTIPO de la Justicia es un término anclado en la Verdad de
los hechos y desde está perspectiva de veracidad tiene que decidirse en un juicio.
El principio de Justicia implica el fundamento de veracidad y está hermanado con el
principio de Verdad, como las cuentas de un rosario. Esta relación existe, de hecho entre
todos principios universales y fundamentales y no obstante, su orden y existencia no supone
una jerarquía. He aquí otra ley fundamental de los arquetipos:
TODOS LOS PRINCIPIOS UNIVERSALES SON AUTÓNOMOS Y A LA VEZ
INTERDEPENDIENTES. AUNQUE NO SE NECESITAN UNO AL OTRO PARA
EXISTIR, RESPETAN LA LEY DE CONTIGÜIDAD.
La Ley es la Justicia socializada, y como "ley" debería ser, "en principio", "justa".
Aún así, la injusticia se asoma siempre para opacar a la justicia. La partícula "in-" es un
operador de los contra-principios.
En tiempos muy antiguos, todavía no se habían inventado las palabras antiarquetipales, como "odio", "feo", "malo", etc. Los contra-principios sólo designaban los
términos primitivos de los arquetipos a los cuales se agregaba la partícula "no" que luego, a
través de la especialización léxica, se transformó en un elemento cultista, el "in-": el "odio"
era "no-amor", lo "malo" era "no-bueno", lo "feo" era "no-bello" y así en adelante. Es
curioso observar que en el caso de la justicia, el contra-principio, todavía hoy, usa este
elemento de negación.

210

Tal vez nuestra lengua carezca aún de una palabra anti-arquetipal de la justicia, un
término cuya forma no se haya inventado todavía, pero es posible que otras lenguas
naturales la tengan ya en su arsenal de contra-principios.
Lo "recto" se opone a lo "torcido": no sólo las líneas pueden ser torcidas sino
también los pensamientos. En medio de lo "correcto" y de lo "incorrecto", pareja típica del
léxico que se usa en el diario hablar de la gente, la categoría de lo "recto" rige el trinomio
CORRECTO-RECTO-INCORRECTO.
Para no confundirse con el término que designa el último tramo del intestino grueso,
lo "recto" adquiere una ortográfica letra "erre" y lo encontramos, a ratos, escrito así
("rrecto") en castellano. No es por nada, pero este comentario nos recuerda la folclórica frase
de los antiguos que asignaba a la escritura de Dios líneas no muy "rectas": "La Justicia de
Dios está escrita con letras torcidas".
Si aceptamos la existencia de lo "recto" en la esfera de los grafismos, tenemos que
aceptar también lo circular y lo ondulante.
Ya sabemos, gracias a Einstein que la distancia más corta entre dos puntos no es la
línea recta sino la curva. Por más que yo quiera llegar "directo" a una destinación tal, la
trayectoria de mi curso será curva.
La Justicia y su veredicto no son, ni tienen que ser, "correctos": son nociones que
respetan la categoría de lo "recto" y con ello les basta. Lo "incorrecto" viene a completar el
lugar de los antónimos formados por los primitivos, más la partícula nihilista "in-".
En la lengua se define lo "recto" como "justo", "imparcial", "íntegro", "probo",
"honrado", "entero", "equitativo", "razonable", "severo", "derecho".
Cada una de estas acepciones tiene algo que decir. Por otra parte, lo "justo" designa
estados y hechos que adoptan diversos otros atributos, entre los cuales encontramos algunos
de los anteriores: "exacto", "cabal", "ecuánime", "imparcial", "austero", "íntegro",
"legítimo", " legal", "recto", "razonable", "racional", "correcto", " ajustado", "honesto", etc.
Los radicales -JUST-, y -RECT-, son primitivos semánticos, y como tales, son
motivo de una generosa creación léxica con la ayuda de los afijos (prefijos, infijos, sufijos,
etc.):

211

RECT
A
O(correcto)

JUST
AR
A
A
DES-A

IN

E
ICIA
ICIERO
O

ILÍNEO
IFICAR

CO
DI
IN-DI

AL
E

RE-A
RE

OR
(corrector)
IFICAR
IN-SU
PRO
IFICACIÓN (insurrecto,

O

insurrección)
Este es uno de los modos en los cuales se crean las lenguas naturales.
Heráclito fue justo con la justicia, y planteó su visión de la lucha social:
"Es preciso que el pueblo luche por la ley como por las murallas" (F. 44)
A pesar de que la "ley" es algo intangible, ya que puede ser interpretada de tan
diversas maneras, las murallas están ahí para golpearnos con ellas, a ver, si acaso de esta
forma, entenderemos . . . Y nadie se escapa de la Justicia de los principios universales, por
más que la ignore: " . . . El más honrado conoce lo que parece ser verdad, y lo guarda. Y la
justicia se encargará, por cierto, de los inventores y testigos de engaños . . ."(F.28)
Esos inventores "inventaron" los contra-principios y los anti-arquetipos y de ellos se
encargará la Justicia de los orígenes.
El Principio de LIBERTAD
(En griego Eleuthería)
Todos los principios son bellos pero algunos nos sorprenden y ejercen
sobre nosotros una auténtica fascinación. En honor a lo subjetivo, para mí ocurre lo anterior
cuando reflexiono sobre el principio universal de Libertad.

212

La misma palabra, en español, en griego, chino o en cualquier otra lengua, me
llamaría con una resonancia poética inolvidable.
Es indudable que todos nosotros estamos atraídos personalmente por alguno de los
veintitrés principios universales. Pero este es un hecho irrelevante y como tal, no le
prestaremos ni la más mínima atención.
Todas estas palabras con las cuales se nombran los principios universales suenan
poéticas y evocadoras. Logran, sin proponérselo, producir estados de embeleso léxico y
estupefacción callada.
El Principio de Libertad posee, como todos los demás principios, un modelo teórico
cuya forma romboidal es respetada por la estructura lógica de todos los principios
universales:
La LIBERTAD

PARTIR
La SOLTURA
El NUDO

LLEGAR
REGRESAR
El DESTINO
La PROHIBICIÓN
APRETAR

SOLTAR

El VIAJE
El CAMINO
El Camino es una ruta arquetipal. Necesario para emprender el viaje, el camino es
una de las imágenes sensoriales de la Libertad y pertenece a la zona tangible de los
prototipos. Cuando el Camino muerde su cola, uno y el mismo es el lugar de partida y de
retorno, en su trayecto. Así hablaba Heráclito en el fragmento 103: "Común es el Principio y
el Fin en la Circunferencia."
Lo mismo es el partir y el llegar en el camino que se muerde la cola en el retorno.
El principio de Libertad se traduce en la autonomía simbólica de la elección para
partir, en la independencia de regresar, en el don ineludible de llegar a la meta y en el
privilegio de viajar. Con todo eso en la mochila de su destino, el Ser se siente libre. La
ESCLAVITUD, invento humano de triste recuerdo, ataca el principio de libertad y horada el
sentido de emancipación de los humanos, provocando graves consecuencias en la memoria
anímica e intelectual de la persona. Estas heridas son, no obstante, pasajeras. La sensación
de esclavitud prohibe partir, impide llegar, limita los movimientos del Ser y lo acosa,
interdice el viaje y rechaza la posibilidad del retorno.

213

La Esclavitud es el contra-principio del arquetipo de la Libertad, principio universal de la
madurez del Ser que se refleja en la independencia y en la autonomía de los tres "MIENTOS: los movi-mientos, los senti-mientos y los pensa-mientos.
El Ser Humano no es sólo libre-pensador, sino también libre-sentidor y libre-hacedor.
Como un caso particular de la esclavitud, he aquí la censura: su efecto nocivo para la
libertad de visión y de acción es visible sólo a largo plazo. Por ésta razón hay que eliminarla,
tanto del vocabulario como del repertorio social de los políticos.
El viajero es el Ser. Como Odiseo, el Ser no tiene nombre y si acaso exista alguno que lo
defina, este es el nombre de nadie. Partiendo en su viaje desde Ithaca, la tierra original de los
principios universales, el Ser visita islas y parajes solitarios desde donde anhela siempre
regresar. Muchos lo ayudan en su empresa de retorno, llamado en griego NOSTOS. Los
NOSTOI, los "retornos", son motivos míticos en los cuales se percibe la presencia del
principio de Libertad. Algunos héroes olvidan retornar, embriagados y distraídos por la
bonanza. Otras veces, a este NADIE que es el Ser, se le prohibe retornar. La prohibición se
asocia al impedimento de seguir "viajando", una vez alcanzado el objetivo del viaje.
El prohibir es el estado simbólico de la acción de soltar.
La metáfora de estos dos estados simbólicos es el hecho crucial de la llegada. Por
supuesto que el llegar a su destino es una acción unificadora de la partida y del retorno. La
pareja simbólica de la prohibición y de la soltura se unifica en el nudo del destino personal.
Nuestro destino es como un nudo que a ratos sentimos apretado, para luego descubrir
que estamos sueltos, en la máxima libertad de elección del camino, el libre albedrío del Ser.
Recordemos que Dante encuentra a Odiseo en el Infierno, consumido por una llama
bicorne, indómita y eterna, como castigo de haber salido de nuevo a buscar aventuras, luego
de retornar a Ithaca. En este preciso caso la prohibición de salir "de nuevo" es benigna y
operativa.
Otros rehusan salir otra vez, como el Quijote, por haberse vuelto cuerdos. En ese
estado de cordura, buscar de nuevo las aventuras del viaje es para el héroe un acto de
inmadurez. El drama de Odiseo, en veracidad, un drama del Ser, es el hecho de que, después
del retorno a su tierra original, desee de nuevo viajar, como si no hubiera llegado, como si
no hubiera retornado.
Por ello, Dante, con su estatus de viajero existencial, pregunta con razón a Odiseo
sobre el motivo de su castigo. Las palabras de Odiseo fueron lapidarias: "A causa de mí sed
de viajar después de haber retornado".
Una variante del contra-principio de la Libertad es hoy, como ayer, la Coacción. Más
aún que la esclavitud, la coacción es una manipulación del entendimiento y de la consciencia
y por ello sus heridas de libertad son más graves que la esclavitud misma.
Otras dos leyes de los principios universales son las siguientes:
1. NO BASTA CON LLEGAR: FALTA REGRESAR
2. DESPUÉS DE RETORNAR NO DEBEN HACERSE MÁS
AVERIGUACIONES Y PREPARATIVOS PARA UN NUEVO VIAJE

214

3. EL NUDO ES LA METÁFORA DE LA LIBERTAD Y REÚNE EN SU
CUERPO VACÍO, LA PROHIBICIÓN Y LA SOLTURA
Los pescadores expresan con sabiduría esa verdad simbólica de los nudos: "suéltalo
para que apriete, apriétalo para que suelte".
La Esclavitud no puede anular la sensación de libertad del Ser. Por otra parte, el Ser
no puede estar esclavizado eternamente, puesto que es libre, autónomo e independiente y el
viaje es el prototipo de su libertad.
Le conté a mi niña, un cuento folclórico almaterial, de Transilvania, en el cual
aparece la contrafigura simbólica del retorno a las tierras de origen. En esa historia ejemplar,
el héroe es libre de regresar pero todos los personajes que lo acompañan, incluso el caballo,
le advierten que la realización de su deseo no es propicia. Dejo al lector a juzgar el valor
trascendente de estos acontecimientos míticos.
La historia mítica de la fórmula de la eternidad aclara muchos aspectos de los
principios universales. Su originalidad evoca frases oídas en nuestra infancia y hoy,
entendemos todas aquellas palabras bajo otra luz y con otro sentido.
Los principios universales del lenguaje son eternos y el tiempo no toca sus modelos.
Por su parte, el espacio tampoco modifica su sentido. En cualquier lengua, los principios se
revelan como piedras de toque de nuestras palabras y a través de ellos logramos comprender
el vuelo eterno de la poesía.

Los poetas son los verdaderos héroes de los tiempos modernos.
Abrir nuestro corazón a las palabras aladas de la poesía es la meta de la existencia. El poeta
espera en las esquinas de la ciudad como una prostituta.
Eso decía en una reciente entrevista, Francisco Pino, uno de los más grandes poetas
de la lengua española. Hoy tiene noventa años, pero sus poesía no ha envejecido. El se
quedó en el palacio de las tres hadas y jamás retornó a las tierras de sus padres. Allí lo
encontrarán, si emprenden el viaje de la Juventud sin Vejez y de la Vida sin Muerte. ¡Hóla
Caballo! - dicen los poetas, cuando se encuentran en la calle con los entrañables amigos de
sus versos.
Un texto sobre los principio universales del lenguaje debe ser un texto poético. No es
posible abrigar entre sus líneas la aridez de las declaraciones "científicas" con las cuales se
han llenado páginas miles. Por lo tanto, al que espera encontrar aquí demostraciones de
laboratorio y experiencias que prueben las palabras de la poesía, lo remitiremos a los libros
pertinentes.
La naturaleza de la felicidad esencial es ser libre
(Liu I-Ming, Siglo XVIII)

215

Así como hay una fórmula de la Relatividad, también hay una fórmula de la
Eternidad. La fórmula de la Eternidad, sin Relatividad es, como ya hemos visto, ( J –V ) + (
V- M ), Juventud sin Vejez y Vida sin Muerte.

Heráclito decía, en el FRAGMENTO 110, lo siguiente:
" No es mejor para los hombres que se les cumpla cuanto desean."
Con la fórmula de la Juventud sin Vejez y de la Vida sin Muerte,
(J-V) + (V-M), entendemos con claridad estas palabras.

*
El Principio de SABIDURÍA
(En griego "Sophia")

Uno de los grandes sabios del siglo XX, Gurdieff, decía que el Saber es saber todo y
no saber todo es no saber. Luego aconsejaba cómo alcanzar el saber: Para SABER, antes hay
que saber poco y para saber poco, antes hay que saber mucho.
En realidad, el Saber no posee atributos y tampoco medidas: no hay "mucho" o
"poco" en el saber. Se sabe y basta.
El resto son juegos de palabras. El Saber y la Sabiduría son redondos, esféricos. Su modelo
lógico-teórico es el siguiente:
La SABIDURÍA

La INGENUIDAD

La MADUREZ
La CIENCIA

La EDUCACIÓN

216

El mismo Heráclito estimaba que si no se espera lo inesperado, no se lo hallará,
pues es inhallable e inaccesible.(Fragmento 18). El que no busca al sabio, jamás lo
encontrará. Por lo pronto, habría que buscar la sabiduría.
Si el sabio es distante no quiere decir que está lejos. Su distancia no es presunción o
misantropía, es soledad acrisolada en el silencio, la Crisoledad.
El prototipo de la Sabiduría es la Educación. Sin sabiduría no puede haber
"educación". Este último término se confunde de modo impropio, con el Estudio, cuando de
hecho, son dos cosas diferentes.
¿ Dónde vas a "conducir"(-DUC-) al educando, si no sabes dónde lleva el camino?
Tal vez no hayas transitado la vía que enseñas . . . ¿ Cómo vas a ser, entonces, guía de
seres?.
" Hay que acordarse también de aquel que olvida a dónde conduce el camino"
(Heráclito, Fragmento 71) Detrás de estas bellas palabras está el prototipo de la Sabiduría,
la Educación.
El Sabio es un ductor de olvidadizos, un guía de extraviados y un baquiano de los
perdidos en el bosque de la vida.
El modelo lógico-teórico de la sabiduría muestra en su estructura, dos estados
simbólicos complementarios: la "ingenuidad" y la "madurez". El tránsito de uno a otro lo
opera la metáfora de la Ciencia. El "científico" aparece, a nuestros ojos, a la vez maduro
como ingenuo.
Es tiempo de referirnos también al contra-principio de la sabiduría: la "necedad". Ser
"necio" no es natural, aunque aparece como un estado
"normal" de la mayoría de los seres humanos. Muchos de los que se oponen a los sabios
profesan la categoría de "necio" y por la necedad o "estulticia" humana, muchos sabios han
sido y son, todavía, vejados por la sociedad.
He aquí otra ley de los principios universales:
LA SABIDURÍA ES SABER TODO Y TODO ES UNO.
A pesar de eso, habría que recordar que una de las más caras declaraciones
filosóficas de los antiguos pitagóricos era PANTA OKTO, es decir "Todo es Ocho". No hay
ninguna incongruencia: si todo es uno y, a la vez, es ocho, entonces uno es ocho y ocho es
uno. En el principio universal del INFINITO discutiremos estas ecuaciones.
Heráclito es aún más claro y afirma: "De todos aquellos cuyas palabras he
escuchado, ninguno llegó a esto: a comprender que la sabiduría es separarse de todas las
cosas." (Fragmento 108)
Lo que quiere decir Heráclito es que el sabio está siempre distante de las cosas: de
seres, de hechos y de objetos. Algunos traductores interpretan de modo errado el fragmento
anterior, cuando sostienen que su forma es:
" De todos aquellos cuyas palabras he escuchado, ninguno llegó a eso: a
comprender que la sabiduría está de todas las cosas separada (¿?)".
¿Cómo puede ser posible que la sabiduría esté "separada" de las cosas, cuando,
precisamente, estando "en" las cosas y "con" las cosas, puede la sabiduría brillar y ser

217

comprendida y descubierta. En realidad, cuando el intérprete traduce el texto griego de esta
manera, no entiende lo que Heráclito está declarando.
Luego, en otro fragmento (112), el Oscuro Efésio decía que " el entender es la virtud
suprema y la sabiduría consiste en decir la verdad y en obrar según la Naturaleza,
conformándose a ella". Así percibimos cómo los principios están dependiendo uno del otro:
de la Verdad depende la Sabiduría y de la Inteligencia, con su "entender" depende el
Conocimiento.
No es que el "entender" sea un estado privilegiado del Ser: "Común es a todos el
entender", sigue Heráclito, en el próximo fragmento (113) y remata con el fragmento 116: "
A todos los hombres les es dado conocerse a si mismo y ser sabios".
¿Y en qué consiste la Sabiduría? - preguntaría un incrédulo.
Responde Heráclito: " En una sola cosa consiste la Sabiduría: en conocer el designio por el
cual todo mediante todo se rige."(Fragmento 41)
Los contra-principios son inventos del intelecto humano para dotar el ejército de la
duda con las armas de la contradicción.
El mismo sabio griego sugiere la existencia de los contra-principios en las
siguientes palabras:
" . . . para Dios todas las cosas son bellas, buenas y justas. Pero los hombres, a
algunas las consideran justas y a otras, injustas " (Fragmento 102).
Aquí se observa claramente como Heráclito invoca la presencia de los principios
universales de la Belleza, del Bien y de la Justicia.
Lo Sublime es otro de los principios universales y en la lengua, esa categoría recibió
el nombre de Dios. En una obra del sabio jesuita Athanasius Kircher (Oedipus Aegyptiacus
II, p. 287) aparece una tabla con algunos nombres que recibe Dios en setenta y dos lenguas.
Los interesados pueden consultarla en Ignacio Gómez de Liano, Athanasius Kircher,
Itinerario del éxtasis o las imágenes de un saber universal, Ed. Siruela, Madrid, 2001.
En las lenguas de los hombres, los contra-principios están junto a los principios
universales, gozando irónicamente de los giros que puede tomar una conversación en su
presencia. No es difícil deslindarlos de los términos arquetipales y descartarlos para siempre.

Si ello no es aún posible, por representar instantes tan familiares de la aventura
lingüística en el diario convivir, sería ideal, mientras tanto, ubicarlos en una suerte de
logoteka en cuarentena, por ser auténticos virus de las lenguas. He afirmado que tales
palabras, aún presentes en la lengua, no se encuentran en el lenguaje.
¿Cómo es posible hacer una declaración como ésta?
Tal seguridad sólo se alcanza con el saber. No es que yo crea que esto es así,
simplemente se que esto es así y trato por todos los medios de violentar las puertas de la
incredulidad de mis lectores para que ellos también alcancen el saber de esa verdad.

218

Me remito de nuevo a Heráclito, que nos increpaba con advertencias lapidares sobre
la posibilidad de equivocarnos y así errar en el camino de las declaraciones tajantes: " No
hagamos conjeturas a la ligera sobre las cosas más importantes" (Fragmento 47). Cómo
quisiera que mis palabras no sean "conjeturas a la ligera" pero sólo el lector atento puede
decidir en este dilema.
Por otra parte, me queda el remedio de saber con certeza que los principios
universales, al menos, respetan la categoría de " las cosas más importantes" que Heráclito
nombraba. " No a mí mismo, sino al LOGOS escuchando, es sabio confesar que todo es
uno" (en griego En to Pan)
(Fragmento 50).
En el texto de unos comentarios al Principio Universal de la Sabiduría es, tal vez, el
único espacio intelectual donde todos estas sugerencias tienen digno lugar.
Acerca del prototipo de la Sabiduría, Heráclito afirmaba algo espectacular (F.134):
La Educación es otro sol para los educados.(¡!)
Interpretar esas palabras es una empresa difícil: ¿Cómo entender la existencia de
"otro sol"? Los educados deben ver la "educación" como una luminaria que aclara el camino
del estudio y de la transformación. A pesar de no verlo, como se ve el sol en el cielo, el sol
de la educación debería guiar los pasos de los educados, de noche y de día.
El prototipo es lo que se ve, lo que se puede percibir y lo que puede palparse, para
luego, "ver" también, por medio de su forma, aquello que no puede verse ni palparse: la
idea intangible del árbol del sentido.
El Principio de CONOCIMIENTO
(En griego "Gnosis")
El comentario de este principio universal podría haber comenzado con el
fragmento 116 de Heráclito. Pero ahorramos al lector las palabras del sabio griego y nos
remitimos a las palabras de otro sabio, esta vez chino, LAO TSE.
Lao Tse decía que el Saber es eliminar, cortar y botar cada día algo, como podando
el árbol del intelecto de sus frondosas ramas de la información.
En cambio, el Conocer sería agregar cada día algo, como adornar inútilmente los
ramos del árbol del conocimiento.
El principio universal del Conocimiento tiene el siguiente modelo lógico-teórico:

219

El CONOCIMIENTO

BUSCAR

La INVESTIGACIÓN

ENCONTRAR

El ESTUDIO
El CRITERIO
El Criterio es un caso particular del prototipo del Estudio.
Digamos que representa la consecuencia misma del acto de estudiar y de su materia.
En griego, este bello término se designaba con la palabra MATHESIS, el acto de aprender y
de instruirse en el conocimiento, la aptitud misma de aprender.
Los dos aspectos simbólicos y complementarios del Conocimiento son el "buscar" y
el "encontrar". Estos dos aspectos se reúnen y son reunidos en la metáfora unificadora de la
"investigación".
Como contra-principio del Conocimiento he aquí la Ignorancia. Por más que la
Ignorancia ataque y asalte a la ciudad del conocimiento, jamás logrará derribar sus muros.
Según Heráclito (Fragmento 95), la Ignorancia es mejor ocultarla y de modo ácido,
afirmaba que ello resulta difícil en la orgía y el vino. De todas formas, "ocultar la
ignorancia es mejor que sacarla a relucir" (Ibid.)
A diferencia de la Sabiduría, que es redonda , el Conocimiento trabaja en sectores.
Cuando el conocimiento se vuelve circular, en ese mismo instante el principio del
Conocimiento se transmuta en el principio del Saber.
El conocimiento es un proceso abierto y de forma angular: cuanto más se conoce,
más se abre la dimensión de sus cuerdas y el ángulo de lo desconocido tal vez no modifica el
tamaño de su apertura:

220

El conocimiento no debe confundirse con la erudición, un caso particular del estudio.
¿Por qué? Porque la erudición no enseña a tener entendimiento (Heráclito, Fragmento 40)
La Investigación es el motor de la figura simbólica búsqueda - encuentro y el estudio
viene a materializar en lo tangible algo que difícilmente podría comprenderse. El que busca,
encontrará y al encontrar, con investigación y estudio, conocerá.
El más arduo conocimiento es, sin embargo, el conocimiento de sí mismo: el
GNÔTHI SEAUTON griego y el NOSCETE IPSUM latino. Para tal propósito hay que
investigarse a si mismo.
Heráclito ya lo hizo y su testimonio queda plasmado en unas famosas palabras cuyo
sabor agrio y amargo recuerda el sentido del término japonés SHIBUMI, uno de los más
sorprendentes descubrimientos de la naturaleza secreta del Ser: "Me investigué a mi mismo"
(Fragmento 101 )
Con humildad y modestia, el sabio de Eféso no afirmó que se había "conocido". Son
sus palabras y su vida lo que demuestra su estado de "Shibumi". Este hombre austero dejó
un legado que se puede resumir en sus propias palabras : "La mayor parte de las cosas
divinas escapan al conocimiento por incredulidad."(Fragmento 86)
Esa Incredulidad de la cual habla Heráclito es tan sólo un caso particular del contraprincipio de la Ignorancia.
A la vez, Heráclito afirmó de modo tajante que " . . . la condición humana no posee
conocimientos, y, en cambio, la divina, sí . . . "(F.78)
¿Cómo lograr entender eso, hoy día?
La condición divina no nos dice mucho: ¿Sería la visión científica?
¿Tal vez nos esté hablando de la visión de los filósofos?
¿O será que la condición divina es precisamente la visión de la sabiduría?
Mientras dilucidamos este dilema, sus palabras quedan como legado de un ser que ha
alcanzado el conocimiento de sí mismo y con ello ha podido percibir un atisbo de lo
sublime.
Lo más importante es ser capaz de observar y practicar. ¿Qué es la investigación? Es
la observación. Observación significa investigar las cosas y llegar a conocerlas.
Observación significa realizar un estudio muy profundo y detallado.
Observación significa un conocimiento intelectual y una comprensión espiritual,
comprensión de la esencia de las cosas. Observación significa volver la atención hacia
adentro para ver qué hay detrás del estado consciente. Observación significa no esconder
nada a uno mismo ni engañarse uno mismo. ¿Y qué es practicar? Practicar significa
concentrar la Mente y enfocar la Voluntad, la fuerza que une los pensamientos, con los
sentimientos y los movimientos.
Practicar significa no ir demasiado lejos ni demasiado cerca. Practicar significa
esforzarse en la acción personal. Practicar significa volverse fuerte con la perseverancia.
Practicar significa coherencia desde el comienzo hasta el final. (Palabras de Liu I-Ming,
Siglo XVIII, traducidas por T. Cleary, en "Vitalidad, Energía y Espíritu", La Liebre de
Marzo, Barcelona, 2000, p.251)
Practica . . .

221

El Principio de PAZ
(En griego "Eirene")
La naturaleza de la Paz esencial es ser puro (Liu I-Ming, siglo XVIII)
La PAZ es un principio Universal. A la Paz se le opone en la lengua, algo que los
filósofos han traducido erróneamente en la obra de Heráclito: la GUERRA. Heráclito habla
del Combate, de la Combatividad y de la Contienda, otro de los principios universales del
lenguaje y no de la Guerra.
La Guerra es un invento humano y representa tan sólo un contra-principio, un antiarquetipo que ataca a la Paz, para aniquilarla y denigrar su sentido trascendente. El modelo
lógico-teórico de la Paz es el siguiente:

La PAZ

La CALMA
La TRANQUILIDAD

El MOVIMIENTO

La TEMPESTAD
La VORÁGINE

El SILENCIO

Los dos aspectos simbólicos y complementarios de la Paz son el estado de Calma,
Sosiego y Serenidad y el estado de Tempestad, la Vorágine, reunidos en la metáfora del
Movimiento. Cuando en calma, cuando en tempestad: este es el dinamismo del mar y como
figura natural, el Mar viene a representar un caso particular del prototipo de la Paz. No
obstante, el Silencio (en griego "Siopé") es lo más tangible y palpable en el plano de lo
concreto, para sugerir y evocar la idea intangible de "paz". Escuchando el Silencio de las
olas del mar, realizamos la paz de los orígenes.
Hay varios niveles existenciales en los cuales opera la paz: los pensamientos, los
sentimientos y los movimientos. Ser "pacífico" no implica estar siempre "en calma": a veces
hay "tempestad".

222

"Después de la tempestad viene la calma". En esa oración, los dos estados
simbólicos se proyectan en las ocurrencias naturales con su valor alternante, como las
elevaciones y las depresiones de una curva de movimiento, llamada en trigonometría
"sinus", o "seno".
En la Odisea, la vacuidad y la oquedad eran atributos excelsos de las cosas que
ayudaban a los hombres en sus aventuras de la mar: el "hueco" barco, el "hueco" golfo, la
"hueca" nave.
CIMA o Acmé
(máxima elevación)

SIMA o "depresión"
El movimiento es un fenómeno dinámico y por ende, cinético, y se manifiesta a
través de trayectorias ondulantes de cimas, o "gibas", y depresiones. Si a la frase citada
anteriormente se le agrega el resto de los operadores del modelo teórico, su sentido no
cambia: "Después de la tempestad, viene la calma y el movimiento sigue en silencio: todo
está en paz."



PAZ (Idea)
MOVIMIENTO (Metáfora)
CALMA y TEMPESTAD (Símbolos)
SILENCIO (Prototipo)

La expresión sigue el modelo de los principios universales y se puede categorizar
como "arquetipal". Pocas oraciones de la lengua diaria poseen tal cualidad. La mayoría de
nuestras aseveraciones manejan aspectos y casos particulares de contra-principios: "eso está
"mal", aquello es "peor" y lo que viene, es "aún peor", esto me parece muy "feo" y lo otro es
"horrible", etc.
El Principio de la VIDA
(En griego "Zoe")
Uno de los graves problemas que suscita el desconocimiento de los modelos teóricos
de los principios universales es confundir los aspectos complementarios con el propio
principio y adjudicar a un símbolo el valor de "principio". He aquí el insólito caso del
principio de VIDA.

223

Por desconocimiento flagrante, el gran público y los propios filósofos, incurren en el mismo
error y en la equivocación - dos aspectos distintos- de situar a la Vida frente a la Muerte.
Este elemento tiene otro "opuesto" en el modelo teórico. En otras palabras, la " Vida" no se
opone a nada, ni puede ser equivalente de nada. El único caso en el cual la Vida sufre una
vejación de principio es el caso del "suicidio". El Suicidio es una acción "contra", que se
perfila en el horizonte de las ideas como un anti-arquetipo, un elemento perturbador que
intenta aniquilar, destruir y denigrar el principio universal de la Vida, el principio "de Vida".
Lo que sorprende es el hecho de que, dentro del mismo seno lógico del modelo
teórico, ocurra una confusión de estatus y de valores operativos que, a la larga, termina por
crear una pareja de aspectos inconsolables: la Vida y la Muerte no son nociones antinómicas
ni equivalentes, vale decir que no pertenecen al mismo nivel operativo del lenguaje. A la
Vida, como raíz e idea fundamental del principio, no hay nada que se le pueda oponer y ello
puede comprenderse a través del modelo teórico.
Por otra parte, es obvio que la "muerte" es una categoría similar y especular del
"Nacimiento" y sólo con su pareja, el "Nacer", tiene el "morir" sentido y configuración. Sin
"nacimiento" no puede haber "muerte" y sin "muerte" no hay "nacimiento".
La Vida es un principio fundamental que se separa en dos aspectos: el nacimiento y
la muerte, reunidos por la metáfora del "crecimiento". Como prototipo de la Vida, el
LATIDO es el único elemento formal, palpable, tangible y concreto para conseguir un
acercamiento práctico y sensible al principio intangible y abstracto de "Vida". Equivocarse
aquí, es decir tomar en cuenta y usar como operador simbólico a la palabra y término
impropio, conlleva hacia el grave error de la acción de genocidio, el asesinato en masa.
El juez que firma una sentencia de muerte a un acusado incurre en un error de
principios y se vuelve culpable de la misma culpa que inculpa. El asunto es serio ya que en
la actual justicia internacional no hay indicios cercanos de cambio de miras.
Algunos analistas están en contra de la pena de muerte con la cual se manipula en el
ámbito político, pero no esgriman argumentos convincentes para atacar el error. Proponen
razones religiosas y humanitarias, meten en la discusión a Dios, que nada tiene que ver con
la pena de muerte y lamentan la falta de "sensibilidad" de la justicia. A su vez la justicia es
un principio universal que tampoco tiene relación con la pena de muerte o con Dios. La
"muerte" se debe considerar un operador simbólico del principio de Vida y por tanto, hay
que resolver sus incógnitas y sus ecuaciones dentro del marco del mismo principio. Por su
parte, Dios es el nombre casual que se usa para designar otro principio universal, lo
"Sublime" y como entre los principios no puede haber uno "más" universal que otro, es Dios
equivalente en valor y proyección, a los demás veintidós principios que forman el rosario de
los arquetipos. Lo mismo ocurre con los veintitrés cromosomas dobles, entre los cuales no
hay uno, en particular, que se sobreponga al valor de los demás veintidós.
Hay un cromosoma que, seguramente, proyecta en la lengua el principio de "lo sublime",
pero ello no implica que la noción de Dios se refiera a un "dios" específico.

224

Por lo tanto, es urgente que los jueces se pongan al día con estas investigaciones de
lenguaje y percibir así, a través de los modelos lógico-teóricos, el engaño y el despropósito
que han alimentado desde tiempos remotos, en la acción de emparejar a la Vida con la
Muerte.
El modelo lógico-teórico del principio universal de "Vida" es el siguiente:
La VIDA

NACIMIENTO

CRECIMIENTO

MUERTE

El LATIDO
Este principio universal se desdobla en el caso de la Mujer, en la cual hay un
"misterio" dentro de otro "misterio", como recuerda el Tao Te Ching en su primer capítulo:
Vida dentro de Vida, puerta de toda maravilla.
Este "otro misterio" es el célebre cromosoma X que asegura la existencia de la
placenta.
El Latido, hay que afirmarlo y declararlo con vehemencia, no sólo incumbe al
corazón animal.
Las piedras también laten, pulsan, no sólo los "pulsares" de la astronomía moderna,
aunque su sístole y su diástole tengan un lapso de vibración más alargado en el tiempo.
También late el árbol vivo, la mar viva, el agua viva y el viento vivo. Todo lo "vivo" late y
propugna la ley de la Vida. De aquí, otra ley de los principios universales:
TODO LO VIVO POSEE LATIDO Y TODO LO QUE LATE ESTÁ VIVO
El que no nos percatemos de ello y el que no percibamos el latido en los otros niveles
más sutiles de la existencia es, en sí, irrelevante para la vida misma.
La vida sigue latiendo, en las piedras vivas, en el fuego vivo, en los árboles y por doquier, en
este cosmos que Heráclito describe como "un Fuego Viviente que según medidas se prende y
según medidas se apaga". (Fragmento 30 )
Desde cuando Heráclito increpaba a los humanos a no hacer conjeturas a la ligera
sobre las cosas más importantes (F.47), se han asomado muchas conjeturas sobre la vida.
También a los suicidas tiene Heráclito (F. 47), algo que decirles:
"Aguárdenles a los hombres, al morir, cosas que ni esperan ni creen".
Dificulto creer que pueda existir alguno que, al leer estas declaraciones,
persista en la idea de suicidarse. Habría que considerar estas palabras con premura y actuar
en consecuencia, es decir conformándonos a lo natural, como es debido, y aguantar sin
miramientos la vida, con lo que nos otorga y ofrece. Me bastarían los fragmentos de

225

Heráclito para poner en claro todas las dudas sobre los principios universales. Resucitar el
libro de Heráclito ha sido un verdadero milagro de la filología moderna. Este hecho
trascendente ha sido como resucitar a Lázaro, dar vida a un libro muerto, no tanto por haber
desaparecido sino por haberlo entendido y explicarlo de manera errónea.
Pero las palabras del sabio son tan claras que difícilmente pueda alguien
"explicarlas" en un sentido que no poseen. Mostrar su auténtico sentido es un milagro digno
de cualquier intérprete que, bajo ese manto del entendimiento, alcanza sin darse cuenta la
categoría de héroe cultural, un Cristo que resucita a los libros muertos y malentendidos.
El Principio de ETERNIDAD
(En griego "Aia")
La Eternidad es anterior, posterior y simultánea al la categoría prototípica de
"tiempo". Como estado de manifestación de la idea original, el "tiempo" representa el
Prototipo de la Eternidad. Sólo a causa y a través del "tiempo" podemos concebir qué cosa
es la eternidad, el AIA griego. Su modelo lógico-teórico es el siguiente:
La ETERNIDAD

El PASADO

El PRESENTE

El FUTURO

El TIEMPO
Los aspectos simbólicos de "Pasado" y de "Futuro" se unifican y encuentran en el
"Presente" donde están atraídos por el funtor metafórico del alcance eterno. El "Presente" es
la Metáfora de la Eternidad.
La CADUCIDAD se manifiesta en la lengua como contra-principio de la Eternidad y
ataca a las cosas, o sea a los seres, a los hechos y a los objetos, con el velo de la
impermanencia, para, en principio, (!¡), denigrarlos.
Ni siquiera los objetos, tal vez los más cercanos al concepto de caducidad, sufren de
impermanncia: tal vez duren en lo visible mucho más que las personas. Pero el tiempo se
encarga de dilucidar el timo y el engaño de los anti-arquetipos y lucha a través de su pasado
y de su futuro, volcados los dos en el presente, para que los seres humanos comprendan que
hay "algo" eterno que jamás se acabará, que no tiene fin y por tanto, no ostenta comienzo.

226

Y en la taza vacía
En este bello lugar
Ya vendrá el Té caliente
Del cual vas a disfrutar
Luego puedes dar a otros
El Té no acabará
La Ciencia jamás termina
El Arte sin fin será
Sin final y sin frontera
Como el amor de madre
No comienza ni termina
Como el amor de padre
Veo que el tiempo pasa
Ya no puedo continuar
Nos encontraremos luego
Yo acabo de pasar
Estos versos intentan expresar con poesía lo que ya hemos dicho, en prosa. El lector
decidirá cual es la forma más sencilla de decir algo trascendente, en lo cual se esconde un
principio de eternidad que requiere de lo tangible para ser comprendido.
El Principio de INFINITO
(En griego "Apéiron")
El Infinito como palabra puede parecer un término que ha sufrido una composición
progresiva de la lengua, ya que sugiere la existencia de un aspecto antónimo: lo "finito".
No obstante, la "infinitud" es una idea compacta, una noción primitiva que define lo
que jamás puede "limitarse" o "recortarse" entre linderos.
Su contra-principio es lo "finito" y su variante de la ENCLAUSTRACIÓN, una
ubicación del principio no liminal entre las paredes finitas de la incomprensión de su sentido
primordial.

227

Esta acción no tiene éxito, a pesar de todos los intentos de "fronterizar" lo que no
posee límites.
El modelo lógico-teórico del principio universal del Infinito es el que sigue:
INFINITO

Lo CERCANO

AQUÍ

Lo LEJANO

El ESPACIO
Como elementos simbólicos complementarios, lo Cercano y lo Lejano se encuentran
en la metáfora del "Aquí".
El Espacio es el prototipo del Infinito y sólo a través del Espacio puede el Infinito
comprenderse y palparse. Lo Finito trata por todos los medios de Enclaustrar a lo Infinito
pero no existe límite para lo que no posee límite. Sólo su éxito es, paradójicamente,
"limitado". Lo Finito, con su caso particular de la "Enclaustración", aparece como contraprincipio del arquetipo de lo Infinito. Nunca podrás "enclaustrar" lo que no tiene límite. He
aquí otra ley de los principios universales:
LOS LÍMITES DE LO ILIMITADO,
SON LO ILIMITADO DE SUS LÍMITES
En la expresión "aquí y ahora", tan familiar a los latinos, en su "Hic et Nunc", se dan
encuentro la eternidad y el infinito. Si analizamos con atención la serie de los principios
universales, descubrimos que el Principio de lo Sublime separa al espacio y al tiempo,
prototipos de la Eternidad y del Infinito, y representa el Ombligo del rosario de los
arquetipos.
Hay en el lenguaje una noción que se manifiesta en la lengua a través de una palabra
cuyo sentido toca tanto al tiempo como al espacio: la Distancia.
Una "cosa" puede tener cierta "distancia" de "algo", tanto de tiempo, como en espacio. Por
lo mismo, los principios de Eternidad y de Infinito se siguen y se auto-reflejan en el rosario
de los arquetipos: son interdependientes. No puede haber espacio sin tiempo, ni tiempo sin
espacio. Sospechamos que este requisito toca también a las ideas-raíz, no sólo a sus
prototipos. Por tanto, es posible que la eternidad no pueda operar sin infinito, ni el infinito
sin eternidad.

228

En lo referente a la expresión griega PANTA OKTO ("Todo es Ocho"), cuyo
comentario ha quedado pendiente, recordaremos que el número ocho rige el plano atómico
de los elementos de la naturaleza y, actualmente, la expresión griega no queda fuera de
lugar. El espacio de la Rosa de los Vientos, diagrama universal utilizado para la orientación,
es un espacio óctuple y octonario y expresa el sentido de "orientación", el estado de
"polarización" y la operación de "establecer un centro". Estos tres procesos (centralizar,
orientar y polarizar), son imperiosamente necesarios para que un espacio quede
"consagrado", es decir "dedicado" formalmente a una actividad específica. Sin "consagrar"
el espacio no es posible "acceder" a sus privilegios de libertad de movimiento, ni "intimar"
con las potencias energéticas que frecuentan sus direcciones ("adelante", "atrás", "arriba",
"abajo", muy arriba, en el "cenit" y muy abajo, en el "nadir" - en total, ocho).
Para comprender el sentido del principio de "infinito", habría que familiarizarse,
primero, con los aspectos antes mencionados. De por sí, el "cenit" y el "nadir", cuyo sentido
en árabe es "camino de la cabeza" y "camino de los pies", respectivamente, son categorías
espaciales de naturaleza "infinita". Después, aplica el método de utilizar el Espacio como el
lugar para guardar la Mente, usando el silencio oscuro como la morada para descansar el
Ser. Clarifícalos una y otra vez, hasta que de repente, el Ser y la respiración se hayan
olvidado, cuando el Ser y la Energía se hayan fundido. Entonces, de forma inesperada, la
Energía celestial surgirá en un éxtasis y estarás como embriagado. Generalmente, uno
encuentra en las enseñanzas alquímicas las palabras "primordial", "auténtico" y "original".
Todas ellas emergen del crisol de los complementarios: todas se producen después
del profundo silencio místico. Al lograr esto, como la primera vez que se descubre la unidad
primordial, todos los sabios y las personas auténticas son similares. Después de esto, uno
puede comprender los principios universales y cargar el rosario de los arquetipos. (Ver T.
Cleary, Ibid., "V.E. y E", p. 234)
El Principio de lo SUBLIME
(En griego " YPSELON")
A Dios, como a todo principio, no se le puede agregar nada y nada puede aniquilar su
sentido trascendente de idea y arquetipo universal.
Dado que lo Sublime es el Principio de los Principios, como un cantar puede ser
Cantar de los Cantares (El Asma Asmathon griego, El Canticum Canticorum latino, o El
Shiyr Ha Shiyrym hebreo), es también Primus inter Pares, un Primero entre Iguales,
aunque aquí aparezca en el duodécimo, o decimotercer lugar de los veintitrés principios. He
renunciado a numerar los principios, para no provocar la sospecha de que alguno de ellos
pueda ser más importante, o anterior a otro. Su lugar en la serie es irrelevante. Al principio
de lo Sublime podemos ubicarlo, si deseamos hacerlo, en el centro mismo del rosario de los
arquetipos. Si se observa con atención la totalidad de los principios universales, se percibirá
que el decimotercer lugar es, en realidad, el centro de la fila de los principios, el ombligo del
mundo de los arquetipos.
Su esencia se manifiesta en la existencia a través de la presencia palpable y tangible
de la Naturaleza.

229

En términos de ciencia moderna, el "Alma" es el SONIDO y el
"Espíritu" es la LUZ.
La onda electromagnética de los espectros, tanto los audibles, como los no-audibles,
los visibles y los no-visibles, aparece aquí como la metáfora de la unión de los dos estados
simbólicos, la LUZ y el SONIDO, es decir el ESPÍRITU y el ALMA, la "esencia" y la
"existencia".
Pero no hay diferencia alguna entre Espíritu y Esencia: los dos términos designan la
misma categoría, en griego llamada OUSIA. La traducción del fenómeno de la
transfiguración, llamado en griego METOUSIOSIS es errónea. La Metousiosis no es una
TRANSSUBSTANCIACIÓN, como de hecho aparece en los textos cristianos, sino una
TRANS- (meta) ESENCIALIZACIÓN (-ousiosis). Como todo proceso místico, la
Transesencialización tiene su secreto que aquí, no revelaremos.
Es gracioso pensar que la esencia y la existencia de Dios puedan ser demostradas a
través de un modelo lógico-teórico. No obstante, es así:
Lo SUBLIME
DIOS

ESPÍRITU
LUZ

La CONSCIENCIA
ONDA
ELECTROMAGNÉTICA

ALMA
SONIDO

La NATURALEZA
La SUBSTANCIA
Entre el Cuerpo-Sôma y el Alma-Psique ocurre una interferencia existencial cuyo
centro se ha definido como la Intuición, el Guía Interno de los seres humanos, el Tutor y
Maestro Interior que enseña sin palabras.

230

La Consciencia es el lugar de la operación unificadora de los dos estados simbólicos
llamados Espíritu (Esencia) y Alma (Existencia). Se acostumbra oponer a Dios al Diablo,
pero su presencia folclórica jamás ha opacado la idea de lo Sublime. El Espíritu y el Alma se
reflejan y necesitan uno al otro y su encuentro en el Ser Humano propicia una boda mística,
unos esponsales de sabiduría que el Ser celebra en el Silencio, para mostrarnos la figura de
la semejanza e imagen de Dios.
LA NATURALEZA ES LO SUBLIME
Y LO SUBLIME ES LA NATURALEZA.
Esa otra ley de los principios universales ha sido conocida por muchos sabios, entre
los cuales destaca Baruch Spinoza, el pulidor de lentes de Amsterdam, Benedictus
Espinoza. Heráclitus decía que la Naturaleza gusta de ocultarse (F.123). Por tanto, habría
que callarse.
El Principio de AMOR
(En griego "Agape")
El AMOR es otra palabra poética que abre en la memoria un mar de recuerdos y una
montaña de sentimientos. Como principio universal, el Amor tiene el siguiente modelo
lógico-teórico:

EL AMOR
La ATRACCIÓN

El DESEO

El RECHAZO

El CARIÑO
QUERER
Así como para comprender el sentido trascendente de la Verdad habíamos utilizado
un símil instrumental (el Dado), para el mismo propósito usaremos aquí el símil del IMÁN.
El imán es un objeto extraordinario: su polaridad ostenta en ciertas ocasiones un fenómeno
de "atracción" y en otras de "rechazo". El "deseo" es la metáfora del Amor y, como el imán,
unifica tanto la "atracción" como el "rechazo". El deseo del Amor no es el deseo sexual sino
un deseo genuino para acercarse, o distanciarse de la "cosa" amada, una acción metafórica
de unión de dos símbolos complementarios.

231

Como Prototipo, el "cariño" y el "querer", representan el fenómeno más cercano y
palpable para alcanzar un atisbo de la intangible esencia del Amor. El ODIO, contraprincipio o anti-arquetipo, ataca "lingüísticamente" y trata de denigrar ese estado
trascendente.
Como estado anímico, el llamado "odio" no es un fenómeno natural: no se encuentra,
ni se manifiesta, en el mundo animal, vegetal o mineral. Heráclito recordaba cuan difícil es
luchar contra el deseo, " . . . porque lo que quiere lo compra al precio del alma . . ." (F. 85)
No sabemos "qué" ni "cuanto" vendemos, o qué dejamos de percibir de la tómbola
de nuestra vida, cuando se nos cumple el más mínimo de nuestros deseos.
Por lo tanto, hay que tener cautela y tratar en lo posible, de reducir la cantidad de
nuestro "querer". Lo que se "quiere" son siempre "cosas" y ya hemos visto que todas las
cosas tienen su misterio.
He aquí otra ley universal de los principios:
LOS CONTRA-PRINCIPIOS NO EXISTEN EN EL LENGUAJE Y POR ENDE,
NO POSEEN LUGAR ALGUNO EN LA MEMORIA ANCESTRAL DE LAS LENGUAS
Tanto el "rechazo" como la "atracción" son Amor. De ello deja noticia el Deseo.
El Cariño, por su parte, representa un estado momentáneo y pasajero. Cuando un
desconocido te pisa los callos a la bajada del autobús, o en
otras situaciones sociales, en el idioma español latinoamericano oímos, a ratos, una
expresión muy familiar y sin ningún dejo de ironía: " No se preocupe, el cariño es el
mismo".
El "cariño" siempre es "el mismo" y aún más, lo es el "Amor": no pueden cambiar de
persona a persona, de sitio a sitio, o de tiempo en tiempo.
No podemos ofrecer una definición del AMOR. El AMOR debe sentirse y
experimentarse: es necesaria la experiencia personal e individual del Amor.
Por otra parte, más allá de las palabras con las cuales se nombra en las lenguas
naturales, el principio de AMOR es idéntico a sí mismo y no cambia su sentido de lengua a
lengua. El problema es comprender el sentido de la palabra con la cual se nombra el Amor y
en ello consiste la dificultad de definirlo.
La pareja AMOR-ODIO es una construcción errónea, ya que nada puede oponerse al
principio universal que designa el estado intangible del Amor. "Agapi mû khrisí" dicen las
madres griegas a sus niños, cuando desean expresar sus sentimientos de cariño insondable,
para con sus hijos.
Este "khrisí", que se encuentra al lado de la palabra que designa al "amor", posee en griego,
un sentido curioso: quiere decir "oro" y "tesoro" y la referencia popular no está exenta de
una profunda filosofía.
Nos guardaremos ya de seguir comentando inútilmente el principio universal de
AMOR, para no entorpecer la profunda comprensión que el lector seguramente tiene y
profesa en el ámbito intelectual y sentimental de este arquetipo. Wang Che, el sabio de la
escuela de la Realidad Completa dijo: "Cuando el Intelecto olvida los pensamientos,
trasciende el dominio de Deseo. Cuando el Intelecto olvida los objetos, trasciende el
dominio de la Forma.

232

Cuando el Intelecto no se aferra al Vacío, trasciende el dominio de la No-Forma.
Despegado de estos tres dominios, el Ser mora en la tierra de los inmortales y de los sabios,
en el dominio de la pura apertura" (Ibid., T. Cleary, "V.E. y E.", p.232).
El Principio de IMAGINACIÓN
(En griego "Epinoia")
Hay que saber, antes que todo, que la IMAGINACIÓN es un "principio universal" y
no una zona ambigua del intelecto, en la cual "los creadores" pescan imágenes insólitas y
sorprendentes.
Es cierto, por otra parte, que la IMAGEN es el Prototipo de la Imaginación, pero la
Imaginación misma es un ARQUETIPO, un principio universal.
Lo mismo hay que decir de los demás principios: considerar los términos con los
cuales se nombran y adjudicarles a cada uno la categoría de "principio universal". Estos
principios, sin principio, no son sólo "palabras", son "potencias" operativas de la memoria y
joyas del lenguaje, tesoros que fructifican por doquier en las lenguas naturales, para el
regocijo de los hablantes.
He aquí el deseado modelo lógico-teórico de la Imaginación:
La IMAGINACIÓN

La FORMA

La MEMORIA

El CONTENIDO

La IMAGEN
A los interesados en el mundo secreto de las palabras, les regalamos un aspecto
poético sorprendente de la palabra IMAGEN: sus letras mezcladas forman otra palabra
especial - el ENIGMA. Este hecho ofrece un sentido casual a la palabra IMAGEN cuando se
le considera, con razón, un verdadero ENIGMA.

233

Ya en el modelo teórico tenemos a mano, cinco de los aspectos más importantes de
este arquetipo: la IDEA, raíz y semilla o, mucho mejor, semilla y raíz del Principio, los dos
aspectos simbólicos de la "forma" y del "contenido", la metáfora de la Memoria, en la cual
se unifican las cosas, con sus "continentes" y "contenidos" y el prototipo palpable y tangible
de la Representación. La palabra latina IMAGO no es más que una forma del término
griego ICÔNE, "icono", a pesar de que en español, las dos palabras se usan de modo distinto
y poseen significaciones diferentes.
El contra-principio de la Imaginación es la ILUSIÓN FICTICIA: no todo lo que tú
crees que esta "imaginando" pertenece al mundo de la Imaginación. Como, de hecho,
sugiere el término griego, la Imaginación esta "por encima (EPI) del Intelecto (NOIA) y no
puede asignarse, por tanto, a una actividad intelectual. Los inventos son ilusiones ficticias
que atacan a la Imaginación y tratan de anular, opacar y denigrar su alcance poético. Es
impropio llamar "Inventos" a las creaciones científicas, pero la lengua popular hace de las
suyas en el habla de todos los días. "Inventar" es un verbo empleado impropiamente en la
lengua, puesto que pretende, con su uso, invocar cierta potencialidad creativa y creadora.
Un "invento" no existe en el plano del lenguaje y por ello mismo se llama IN-VENTO,
"palabra en el viento". Los llamados "inventos científicos" son en realidad, y en veracidad,
"creaciones científicas". No por ello habría que confundirlos con los "descubrimientos
científicos".
El DESCUBRIMIENTO y la VISIÓN son procesos relacionados estrechamente con
el arquetipo y vinculados a la Imaginación.
A la Imaginación se accede con la Visión y, a la vez, con la VISIÓN se intima con el
fragor del principio. Otra de las leyes fundamentales de los principios universales reza lo
siguiente:
TODO LO QUE SE DESCUBRE EXISTE PREVIAMENTE EN LA IMAGINACIÓN
A su vez, la CREATIVIDAD es la POESÍA misma y la Forma necesita de la poesía
y de la poética para rimar con sus congéneres, el Color, el Aspecto, o la Representación.
La dificultad de comprender los principios universales consiste en el
desconocimiento de un hecho crucial: la existencia de modelos lógico-teóricos que hacen las
veces de CLAVES y PIEDRAS DE TOQUE para averiguar el estatus de "arquetipo" que
tienen ciertas palabras.
Es insólito leer en la traducción de las primeras páginas de la Biblia la palabra
"Creación", supuestamente idéntica al término griego "Génesis".
El "génesis" es un "nacimiento" no una "creación" y como "nacimiento" implica un
período de "gestación" o de "formación" de las "formas". Estas "formas" saldrán a luz,
proyectadas desde el lugar dónde estaban virtualmente, o "en potencia". El mismo termino
hebreo, el famoso BERESCHIT, sugiere un "nacimiento", no una "creación". Los mundos
han salido de la IMAGINACIÓN de Dios, no han sido "creadas" de la "nada" o, como se
acostumbra decir en los ámbitos teológicos, "Ex nihil".
La Imaginación se divide en dos aspectos simultáneos y complementarios: la Forma
y el Contenido, reunidos a través de la metáfora de la Memoria. Por su parte, la Memoria
guarda tanto al "contenido" como a la "forma", que juntos, confluyen en la Imagen,
prototipo de la Imaginación.
¡ Imagínate!

234

Esta expresión diaria solicita un viaje obligatorio a los campos elíseos de la
Imaginación.
Como principio fundamental, la Imaginación difiere de la Creatividad y de la
Fantasía. A su vez, la Forma implica un Contenido y he aquí otra ley de los principios
universales:
TODA FORMA TIENE UN CONTENIDO, AUNQUE SEA VACÍO, Y EL
CONTENIDO NO PUEDE EXISTIR FUERA DE LA FORMA
La Ilusión es "ficticia", en cuanto que no posee una realidad patente: Sólo es una
nube que oscurece el principio de Imaginación.
El Principio de
INTELIGENCIA
(En griego "Noesis")
Algunos se extrañarán al saber que la INTELIGENCIA es un arquetipo. No es que
a alguien se le ocurre decidir qué cosa es o no arquetipo, o principio universal, sino que el
mismo concepto adquiere vigencia operativa en el rosario de los arquetipos al responder de
modo estricto al modelo lógico-teórico y natural de todos los arquetipos. He aquí el modelo
de la Inteligencia:
La INTELIGENCIA

CREAR

El INTELECTO
La RAZÓN
El INGENIO

DESTRUIR

El ENTENDIMIENTO

Resulta curioso observar que el prototipo de la Inteligencia sea el
ENTENDIMIENTO. A través del ENTENDER puedo saber que existe la Inteligencia y el
INGENIO es el operador noético que permite el acceso a sus ecuaciones y la intimación con
sus procesos lógicos. A su vez, el CREAR y el DESTRUIR son dos aspectos simbólicos que
se completan uno al otro por medio de la metáfora de la Razón. En estos días de
efervescencia política, la vigencia del término "destrucción", con su verbo "destruir",
adquiere una lectura sorprendente: "eliminar" las armas de "destrucción masiva" es un acto
de inteligencia.

235

La Razón es el centro mismo del Intelecto, esfera casual de la interferencia
que ocurre entre el Ser y su Alma, o su "vitalidad". Hermana de la INTUICIÓN, a su vez
centro de la Consciencia, la RAZÓN representa uno de los operadores ónticos del Ser.
Tanto la Consciencia como el Intelecto, dado que son productos de la interferencia
de zonas ónticas, pueden manifestarse o no-manifestarse, estar presentes o no-presentes,
aunque "existentes".
¿Cómo puede estar "ausente " la Consciencia y la Intuición?
Simplemente a través de la anestesia: si no se trata de una anestesia general, sabes
quién eres, pero no "sientes". "La Consciencia es más que eso" - diría algún lector atento. Es
cierto, la Consciencia es más que eso. Es ética y cuidado personal de las acciones, de los
pensamientos y de los sentimientos.
Es la voz interior que nos consuele y nos prueba, el saber profundo que nos guía y
advierte a cada paso, de la existencia de los principios universales.
Pero, a veces, su apoyo es desoído y ciertamente, puede faltar, por no haberse
operado la interferencia entre el "alma- vitalidad" y el "cuerpo-sôma".
¿Cómo puede estar ausente el Intelecto y la Razón?
Simplemente por las bebidas alcohólicas, o a causa de las drogas: Te mueves pero no
sabes quién eres.
Sin embargo, el estado de alejamiento de la consciencia y del intelecto se esfuma al
desaparecer el efecto de la anestesia, o el efecto soporífero de la droga y, de nuevo, la esfera
del Ser interfiere con la esfera del Alma-Vitalidad y se manifiesta el INTELECTO, cuyo
centro es la Razón. A su vez, la esfera del Alma-Vitalidad interfiere de nuevo con la esfera
del cuerpo físico, el Sôma, y aparece el espacio donde se manifiesta la Consciencia, con la
intuición como centro. Ya sabemos que la Consciencia es un proceso metafórico del
arquetipo de lo Sublime, principio que se comunica con el Ser a través de la Intuición.
El Intelecto es un espacio de interferencia entre el Ser y el Alma-Vitalidad, pero
existe a causa de la Razón, centro y motor de todo lo "entendible". La Razón pertenece al
principio de Inteligencia y su presencia implica la existencia de su espacio topológico - el
Intelecto. Tanto el Intelecto como la Consciencia, junto con la Razón y la Intuición,
respectivamente, son operadores del mapa del Ser, principio universal del arsenal y
repertorio natural de las cosas.
El mapa del Ser tiene la siguiente forma:

236

PERSONA
Esfera del SER
Esfera del ALMA
El Sexo

La Epífisis
El INTELECTO
(Con la Razón)
El Corazón
La CONSCIENCIA
(Con la Intuición)
El Sexo

Esfera del SÔMA

Este modelo se presenta bajo la figura triple y circular de tres esferas virtuales que
interfieren hasta alcanzar un estado de CONCENTRICIDAD, llamado DESPERTAR a la
TOTALIDAD, o la realización de la CUADRATURA del CÍRCULO.
La PERSONA está representada aquí por la forma cuadrangular que reúne a
las tres esferas del Ser, del Alma-Vitalidad y del Cuerpo-Sôma. El Espíritu no es otra cosa
que la "esencia" luminosa de la naturaleza humana y por tanto impregna todos los niveles
donde el Ser está presente. El "espíritu" no es una entidad aparte, sino una "cualidad"
intrínseca, idéntica a sí misma en todos los sitios y en todos los seres humanos, durante
todos los instantes de la vida. En realidad, este modelo teórico es un mapa de la Persona.
Cuando la Consciencia interfiere, a su vez, con el Intelecto, surge el espacio virtual
de la Sabiduría y se alcanza acceder a la Imaginación, esfera arquetípica y universal, a través
de la Visión:

SABIDURÍA
(Con la Visión)

Nos podemos dar cuenta, con la lectura de estos procesos, cómo el Ser y en sí, la
Persona, llega a INTIMAR y a ACCEDER a los abalorios del Rosario de los Arquetipos.
Llega un momento en el cual las tres esferas del Ser, del Alma-Vitalidad y del Cuerpo-Sôma
se "confunden" en el mismo centro. Ese fenómeno de unificación abre el telón de todos los
misterios y revela la forma de todos los principios:

237

En el centro coinciden todos los centros y la esfera resultante es, toda ella,
CONSCIENCIA, toda ella, INTELECTO. Es el estado del "despertar" al plano sublime de
los principios universales y desde este instante son aniquilados todos los contra-principios.
La VISIÓN es también "centro", y coincide con la Razón y con la Intuición.
Por su parte, la PERSONA, que en este estado luminoso renuncia a creer en el
nombre que se le ha asignado por el bautizo, adquiere el apelativo de NADIE y es, como
Odiseo, un Ser Poliédrico, Polimecánico, Politrópico y Polidrómico. Este proceso es la
meta y el objetivo de la vida del Ser Humano.
ACCEDER AL PLANO DE LO SUBLIME, E INTIMAR CON LOS PRINCIPIOS
UNIVERSALES ES LA RAZÓN DE LA VIDA HUMANA.
Esta es otra ley de los Arquetipos del Lenguaje.
Como contra-principio de la Inteligencia existe la llamada BRUTALIDAD, o
"estupidez" humana. La "estupidez" existe y no existe. Sin embargo, no creo que algo
"inexistente" pueda "existir". Todo contra-principio es un "invento". En el caso que nos
ocupa, el principio de la Inteligencia, el término contradictorio es la "brutalidad". Se supone
que aquel que "no entiende" es un "bruto".
¡Qué fácil denigramos la excelsa naturaleza humana del Ser!
Este mismo atributo vejatorio no existe en la memoria del lenguaje: es inventado
para rebajar el valor universal de la inteligencia. Pero la "vida" del contra-principio es tan
efímera que desde el mismo instante fulgurante del entendimiento, desde el mismo
momento en el cual alguien,- calificado de "bruto"-, "entiende", este sujeto deja,
ciertamente, de ser "bruto" y con ello se esfuma la misma brutalidad y la estúpida torpeza. El
problema es "entender": no importa si la gente entiende rápido o lento. El entendimiento es
el mismo.
El Principio de SALUD
(En griego "Ygieía")
Cuando alguien estornudaba, los antiguos griegos respondían:
"¡Yguieía"!
Los pitagóricos eran más escuetos: en vez de nombrar la palabra que designaba a la
salud, dibujaban en el suelo la letra Y. El sentido era el mismo.
Todos estamos acostumbrados a compaginar la salud con la enfermedad. Se da el
caso que la "enfermedad" es un contra-principio y como tal, no existe en el lenguaje, a pesar
de estar presente en la lengua. Tampoco existen en el lenguaje la "tristeza", el "malestar", el
"pesimismo" o el "sufrimiento".

238

Aún así, los humanos siguen estando tristes, tienen un sinnúmero de "malestares", siguen
"enfermándose", "sufren" y muchos padecen de "pesimismo".
En plano arquetípico de los principios universales, la Salud es un arquetipo y su
estructura es regida por un modelo lógico-teórico. Este modelo no es una "forma", sino una
"fórmula":

La SALUD

El PLACER

AGUANTAR
El DOLOR
SOPORTAR

El OPTIMISMO
El CONTENTAMIENTO
El BIENESTAR
El Optimismo es un estado de "contentura" y "contentamiento" intelectual, anímico y
corporal que se traduce en la posibilidad de operar en ocho estratos de la vida social
humana(OPTO es "ocho" en latín): el ámbito educativo y la familia, el ámbito corporal y la
salud, el ámbito comercial y el dinero. El ámbito del estudio y de la investigación, el ámbito
social de la conquista, tanto la conquista política como la amorosa, el ámbito laboral de la
construcción, el ámbito lúdico del juego y de la recreación y el ámbito de la creación o de la
poesía. Una persona que posee "salud" en todos estos planos, registros o niveles del diario
convivir, es optimista, es decir "total" y "plena", si recordamos que "ocho es todo". El
optimismo es un estado de plenitud salutífera.

239

Tanto el Placer como el Dolor deben ser aguantados y soportados. Charli García, el
genial cantautor argentino, sugería en una de sus canciones, ("El Aguante"), que en el
"aguantar" se debe "aguantar" diez veces:
AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE,
AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE, AGUANTE . . .
Desde los principios parten y se ramifican una cantidad innumerable de variantes.
Con todo, siempre se retorna al origen y en la idea seminal descansa toda variante léxica y
conceptual.
A veces, el Placer y el Dolor se manifiestan, a menudo simultáneamente, como en el
caso de los golpes casuales en los codos, o en las rodillas.
Como metáfora de unión de los dos aspectos simbólicos del Dolor y del Placer, tanto
el Soportar como el Aguantar conllevan hacia el prototipo de la Salud, el OPTIMISMO.
En el Optimismo y en el Bienestar, dos estados del Ser, se percibe el principio
intangible de la SALUD. La Salud es un estado natural del Ser. Todo Ser es "saludable", a
pesar de que sufra dolor o goce del placer.
Se dice que el tigre no se permite jamás mostrar el dolor y, aún padeciéndolo, se
presenta delante de sus observadores como si no lo tuviera.
Sería "ideal", es decir "arquetipal" el que el Ser Humano aprenda esto del tigre.
Otra ley de los principios universales es la siguiente:
TODA VARIANTE, TODO CONCEPTO, O TODA CATEGORÍA, POR MÁS
AMBIGUA QUE PAREZCA, TIENE SU ORIGEN EN UNO DE LOS PRINCIPIOS
UNIVERSALES Y SUS OPERADORES
Aún en el caso de los contra-principios, el proceso de retorno a las raíces arquetipales
sigue el mismo camino., hasta encontrarse con el modelo teórico. Al reconstruir su
estructura, el usuario descubre uno por uno, los aspectos simbólicos, la metáfora, el
prototipo y , por último la idea.
El contra-principio queda así aislado y se percibe con claridad meridiana su aspecto
antagónico, al compararse con los cinco elementos del modelo teórico. Como nos hemos
dado cuenta, todo lo que estamos afirmando, "tiene" y "no tiene" valor universal.
En la medida en que usamos operadores arquetípicos, nuestras palabras
tendrán un insospechado potencial natural de convicción. Pero, al mismo tiempo, es muy
posible que nuestras palabras sean meras variantes de los contra-principios y, en
consecuencia, el valor energético y trascendente de aquello que estamos diciendo es mínimo
e improcedente.

240

A ello se refiere Heráclito, en las primeras palabras de su fantástico libro resucitado:
"De este LOGOS, que siempre existe, los hombres permanecen ignorantes, antes de
haberlo escuchado y aun después que por primera vez lo escuchan; porque, aunque todas
las cosas según este LOGOS se originan, aseméjanse aquéllos, sin embargo, a los
insipientes, pues tantean por medio de palabras y de obras semejantes a las que yo empleo,
cuando separo cada cosa según la Naturaleza y explico en qué consiste. Mas a los otros
hombres se les oculta cuanto hacen despiertos, del mismo modo que olvidan cuanto hacen
dormidos"
Es ácido el Oscuro. No cabe la menor duda que sus palabras se refieren a un estado
general de los humanos: hablan cosas que no entienden y operan con términos que designan
de modo erróneo, aspectos arquetípicos de la naturaleza. Los necios usan las mismas
palabras que los sabios: no existe una ley que prohiba eso.
El LOGOS que Heráclito nombra aquí es la misma "razón" y "medida" de las cosas.
El que bebe de la fuente del lenguaje no padecerá de la enfermedad de las palabras y podrá
dilucidar de inmediato entre lo real y lo ficticio. No basta con saber hablar: hay que
escaparse de toda una sarta de despropósitos cuando usamos las palabras.
Este fenómeno ocurre en cualquier lengua natural, ya que el lenguaje es la fuente
universal de todos los ríos de las lenguas. El mar de las palabras recibe las miles y millones
de términos creados por el Ser Humano y cada uno nada en este espacio sonoro como
auténticos peces callados en las ondas del océano. En ese mar "océana" están nadando todas
las palabras de todas las lenguas. Los navegantes son poetas y los barcos representan los
libros escritos por los seres humanos, acuarios y piscinas de palabras que, a ratos, dicen
todo, y otras veces, están huecas de cualquier sentido. ¿Cuantos no han naufragado en el mar
de las palabras?
El puerto de esas orillas representa el modelo lógico-teórico de los principios
universales.
A todas esas, algunos preguntarán dónde está la medicina. He considerado a la
medicina como un arte de aguantar y una ciencia de soportar, un caso particular de la
metáfora de la salud.
Cuando Heráclito afirmaba, en el fragmento 111, que la Enfermedad hace dulce la
Salud y el hambre la hartura, como la fatiga el descanso, se refería al único principio de
Salud, cuya presencia hace desaparecer todos los estados antagónicos de su modelo.
En cuanto al "placer", tenemos que saber que diferente es el placer del caballo y el
del perro y el del hombre, conforme a lo que Heráclito dice (F. 9), pues los asnos preferirían
la paja al oro, ya que la comida es para los asnos más agradable que el oro.
El médico siente un inmenso placer al lograr la mejora de los enfermos, aunque el
bien y el mal sean una sola cosa - escribe Heráclito (F. 58).
Pues los médicos, que cortan, queman y torturan ferozmente a los enfermos, en todas
partes, pretenden, aun sin merecerlo, recibir su paga de los enfermos, habiendo producido
por igual la mejoría y los dolores.(Ibid.)

241

Al equiparar al bien con el mal, el sabio sugiere que lo que la gente llama "mal" no
es otra cosa que el propio "bien" y, por tanto, el contra-principio se anula.
El Principio de CAMBIO
(En griego "Allagué")
El Cambio es lo único que las "cosas" tienen en común. Otra palabra griega que
define el estado cambiante de las cosas es METABOLÉ, el "metabolismo". Todas las cosas
están involucradas en ciclos de cambios sutiles, que a su vez poseen otros ciclos internos,
llamados "epicíclos". La escala de los cambios es infinita. Cada ciclo tiene distintas fases
operativas entre las cuales se encuentran los siguientes aspectos: la "gestación" de los
hechos, la manifestación en lo visible, el aumento pasivo, el desarrollo, la crisis, el paso por
el centro, el retorno a una fase activa, la maduración, la eclosíón y, de nuevo la caída hacia
una nueva generación de hechos similares.
El Cambio es un principio universal. Su modelo teórico involucra cinco términos,
entre los cuales, el cambio mismo representa la Idea seminal. Este principio es un fenómeno
extremadamente complejo. Para percibir lo intangible de su esencia, tenemos que
familiarizarnos con el concepto de Ciclo, el prototipo ineludible de la idea de "cambio". Su
modelo teórico es el siguiente:

El CAMBIO

Lo ACTIVO

CRISIS

Lo PASIVO

El CICLO
El Ciclo promueve "mudanzas", "transformaciones" y "transfiguraciones".
Otra ley de los principios universales es la siguiente:
TODO CAMBIO TIENE UN CICLO Y
TODO CICLO PRODUCE UN CAMBIO

242

El Cambio se divide en dos aspectos simbólicos, lo "pasivo" y lo "activo", fases
complementarias del ciclo, cada una complemento de la otra y activadas por el funtor
metafórico de la Crisis. La Crisis es un agente unificador de lo pasivo y de lo activo y se
muestra como un "proceso" de intercesión, un salto, un puente entre las dos zonas cíclicas de
la transformación. Esas dos zonas, reunidas bajo la égida metafórica de la crisis, existen en
todo fenómeno cíclico. Por su parte, la crisis es un instante máximo sin duración, en el cual
se produce o efectúa el tránsito de la fase pasiva a la fase activa del ciclo. En la fase pasiva,
el sujeto, en cierto momento de su desarrollo, debe volcarse hacia sí mismo, lo que le
permite conocerse y analizarse. Esto ocurre en los ciclos de cambio óntico y espiritual del
Ser.
El itinerario del conocimiento de sí mismo pasa, obligatoriamente, por el centro del Ser. Allí
ocurre necesariamente una transformación y una transfiguración: el sujeto ya no es el
mismo. Solemos llamar a este centro virtual del Ser con el nombre de YO.
EL YO ES EL CENTRO DEL SER Y EL SER ES EL YO
Esta es una de las leyes de los principios universales, y uno de los tantos "misterios"
encontrados entre los abalorios del rosario de los arquetipos.
Como anti-arquetipo o contra-principio del cambio, existe en las lenguas el término
ESTANCAMIENTO. El "estancamiento" es una anti-categoría que no existe en el
lenguaje. Podría definirse como un fenómeno retrógrado de "retrogresión", un "regreso del
progreso". Así llamaba Heráclito a la "presunción", en el fragmento 131. Si las cosas
cambian perpetuamente, es una presunción antagonista el creer que un dique léxico como lo
es el estancamiento, pueda tener alguna existencia operativa en la naturaleza de las cosas.
La intención del estancamiento es proceder en contra del cambio, para que no
ocurran las fases antes descritas, del ciclo de transformaciones. Sin embargo, la oposición no
puede durar mucho: el cambio es un fenómeno inexorable y común a los seres, a los hechos
y a los objetos.
Obviamente, cada elemento de los anteriores cambia "a su aire": los seres cambian
"en sí-mismos", los hechos cambian "de por sí" y los objetos "de suyo", perdiendo la forma
inicial y adquiriendo perfiles decadentes que los arrastra hacia los linderos del mundo de las
formas.
En el cambio de los hechos y de los objetos, los instantes agentes del ciclo
promueven movimientos radicales en la estructura y en el aspecto de su forma.
Se puede entender la Crisis como un punto de inflexión en la onda del ciclo y, a la
vez un plexo de unión del desarrollo y de la madurez. La "floración" de los hechos, llamada
en latín "eclosión" y en griego, con la bella palabra ANTHESIS, es un momento crucial del
ciclo, el efecto mismo de la crisis. Pero antes de llegar allí, al instante de la eclosión, hay que
pasar por el centro. Los contra-principios son los únicos elementos de la lengua que no
cambian, ya que no están anclados en movimiento cíclico alguno.
El cambio es una categoría óntica y como tal ejerce su poder en todo lo vivo.

243

Una excepción de esa regla es el caso de los objetos: siendo "cosas", aunque sean
cosas "inertes", están también involucradas en el proceso de transformación y cambian, se
transforman, decaen, sin posibilidad de retorno.
En cambio (¡Felíz expresión!), los "hechos" y los "seres" tienen a su favor el
privilegio existencial del "retorno" a los orígenes, para empezar de nuevo. . .
Todas las cosas dan vuelta sobre sí mismas, ruedan y giran para mostrar sus caras
ocultas al observador, (con excepción de la Luna), que atiende sus rotaciones y revoluciones.
A propósito de esa palabra, es bueno recordar que el Cambio representa la idea
subyacente de toda "revolución".
Si se desea conocer a fondo una "cosa", habría que percibirla en todos sus giros,
vueltas y facetas, durante un ciclo entero. Sin conocer su desarrollo, crisis y maduración, no
se puede llegar a saber mucho de su gestación y "anthesis". Esos períodos, dice Heráclito,
(F.100) " . . . de los cuales es el Sol guardian e intendente, definiendo, juzgando,
consagrando, estableciendo las transmutaciones y las horas que todo lo arrastran . . .",
estructuran el Ciclo, con medidas y duraciones precisas, de las cuales sólo el contemplador
atento puede recibir enseñanza y rectificación.
Hablando de la TRANSFORMACIÓN, Heráclito dice algo sorprendente (F.88): Lo
mismo y uno solo es lo "vivo y lo "muerto", despierto y dormido, joven y viejo, pues, estas
cosas, transformándose, son aquellas y aquellas, de nuevo transformándose, son éstas. Aquí
se percibe el juego de
los complementarios y de sus vueltas de sentido e interpretación.
El Principio de MENTE
(En griego "Noia")
Tal vez sea éste uno de los más incomprendidos y a la vez los más utilizados en la
lengua diaria de los principios que componen el grupo de veintitrés arquetipos. La MENTE
es un espacio donde se depositan todos los pensamientos pensados por los humanos en
todos los tiempos, el almacén de las opiniones de la gente. Es, a la vez, un generador de
pensamientos que opera a través de las palabras. Como principio universal, se divide en dos
aspectos simbólicos, el PENSAR y el HABLAR, complementarios y necesarios, uno para el
otro. Otra ley de los principios universales es la que sigue:
LO COMPLEMENTARIO ES NECESARIO Y
LO NECESARIO ES COMPLEMENTARIO
La unión del "pensar" con el "hablar" es la metáfora de la Mente, el CALLAR, un
estado de unificación, tanto de las palabras como de los "pensamientos". El Mundo y sus
formas sociales y culturales es el PROTOTIPO de la Mente, un atisbo de lo inexpresable
que resulta ser, en su intangible presencia.
El modelo lógico-teórico del Principio Universal de MENTE posee los siguientes
operadores:

244

La MENTE

El PENSAR

El CALLAR

El HABLAR

El MUNDO

"Callar" no es sólo "no hablar", sino también "no pensar". Lo curioso del origen de
las palabras es encontrar que sus orígenes se atan al mismo radical o etimón. ETHYMOS es
un término griego que designa la verdad del origen de las palabras. En el caso que nos
ocupa, MENTE y MUNDO son dos palabras de origen latino que poseen el mismo "etimón"
en la lengua española.
Por otra parte, en griego, el término MUNDO posee otra forma: KÓSMOS.
Philolaos, un discípulo de Pitágoras lo ha traducido en latín con la palabra errónea
MUNDUS. El cosmos no es el "mundo". No puede ser el "mundo", ya que es un orden
natural de las cosas y no un arreglo "artificial", aspecto que si lo posee lo que nosotros
llamamos "mundo". Hay muchas inadvertencias en la traducción de conceptos y nociones de
una lengua a otra. En los tiempos actuales, ocurre que las palabras vertidas por las diversas
traducciones en una lengua específica, terminan por aceptar en el mismo seno del discurso,
las propias palabras traducidas, junto con sus términos análogos, como si fuesen sinónimos.
La categoría de "sinónimo" sólo se aplica a términos de lenguas distintas y no a palabras de
la misma lengua. Para los griegos, el mundo habitado se definía con la palabra OIKUMENE,
que ha generado el atributo de "ecuménico", hoy día una palabra de ecos religiosos.
Heráclito afirma en el fragmento 89 que para los despiertos existe un mundo único y
común, pero que cada uno de los dormidos se aparta hacia el suyo particular." Así nacen las
opiniones de la gente. Para el mismo sabio de Eféso, las opiniones son una suerte de
"epilepsia" mental, manifestada en las palabras de nuestro discurso. A los que se confían en
aquello que puede verse, les manda a decir que la vista engaña. (F. 46) Cuanto más
acertadamente juzgó pues, Heráclito que la opiniones humanas son juegos de niños! (F. 70)
La vida de las palabras es un teatro de máscaras contado por un idiota y temo que yo
mismo pueda entrar en esa clase de sujetos, pero no dejo de recordar aquí a Shakespeare,
cuya visión ha cambiado la historia de las lenguas.
Amante de la locura, Shakespeare, tal vez no sabía que en sus libros, hacía honor a
un contra-principio, o anti-arquetipo de la Mente.

245

¿Existe, acaso, la Locura?
Si Hamlet responde negativamente, algunos lo tildarían de "loco".
Si la respuesta es afirmativa, Hamlet estaría equivocado y errado, tal vez muy lejos
de lo que la gente llama "cordura".
La LOCURA ha sido inventada para denigrar a la MENTE. L o ha conseguido en
parte, y a ello se debe el actual desprestigio de este principio universal. Como depósito y
almacén de pensamiento y palabras, La Mente concibe el diálogo interior a través de las
Palabras. Solamente la MEDITACIÓN, un proceso doble de concentración y
contemplación, logra reunir y unificar, en el tronco del sentido, el discurso imparable de la
Mente.
En cuanto a la locura, hay que saber que tanto el "callar" como el "hablar" aparecen
en este estado inventado, mezclados y atados con muchos nudos, difíciles de desatar.
Si el Ser se vuelve hacia la Mente, descubre el abismo de su gran depósito de
COSAS, - seres, hechos y nombres de objetos, palabras y opiniones.
Hay un objeto extraordinario que sugiere la dimensión y la factura de la Mente: es el
Espejo. Así como el DADO representa un objeto emblemático del SER, y el IMÁN, el
objeto metafórico del AMOR, el ESPEJO, con su forma y aspecto misterioso, es el objeto
que más se acerca a la factura y a la dimensión intangible de la Mente. Un modelo teórico
particular del arquetipo de la Mente es la variante llamada TODO.
La TOTALIDAD es otra manera de definir a la Mente:
La Mente es TODO.
Dios, o el Principio Universal de lo Sublime, es TODO LO VIVO y por tanto, no
entra en ese juego de atributos, ya que Dios no puede ser, ni puede incluir en su categoría, a
los objetos , las cosas "que no tienen vida".
No obstante, la Mente alcanza con ello, el insólito atributo de ser TOTAL.
Recordemos que este modelo-variante posee la siguiente forma:
TODO

ALGO

ESO

VACÍO

La COSA

246

Como el mimo modelo es aplicable, también, al Arquetipo de la VERDAD, estamos
frente a un patrón de enlace.
En un famoso relato, "Charlas de Wang Che", el sabio chino Chang Sang Feng, que
vivió en la época de Dante, tal vez entre 960 y 1278, y según otros documentos, entre los
años 1278 y 1368, nos advierte del carácter pendenciero de la Mente, firmemente arraigado
por los viejos hábitos de la inútil charla interior. (Véase "Vitalidad, Energía y Espíritu",
Edición de Thomas Cleary, La Liebre de Marzo, P.229, Barcelona, 2000)
Es muy difícil detener a la Mente mediante la concentración. Uno puede ser incapaz
de detenerla, o tal vez aquietarla temporalmente para perder después la quietud.
Si nos enfrentamos a ella, a veces fracasando, otras veces triunfando, el trabajo
mental tendrá sus resultados. Manteniendo la práctica durante largo tiempo, finalmente es
posible "amaestrar" a la mente. No debes tratar de "domarla": los caballos rebeldes se
"amaestran", como los halcones. Están libres, pero sutilmente "atados". No renuncies a ese
trabajo de trascendentes consecuencias sólo porque seas temporalmente incapaz de serenar
tu Mente, la Mente. Una vez hayas alcanzado un poco de calma y tranquilidad, tienes que
estabilizarla conscientemente en todo momento, y, sea lo que sea lo que estés haciendo,
incluso en medio de actividad y en el tumulto del diario convivir. Ya sea en medio de la
quietud o en medio del alboroto mercantil de nuestros días, mantén íntegra tu voluntad de
amaestrar la Mente. Si intentas controlar la Mente con demasiada intensidad, esto puede
ocasionar problemas de enfermedad, un síntoma de la cual son los ataques de locura.
Aunque la "locura" no exista en el lenguaje, hace estragos entre los buscadores de la
tranquilidad. Si la Mente se mueve, déjala tranquila, de modo que la suavidad y la
concentración intensa encuentren un equilibrio armónico.
En esa armonía constante, controlada, pero sin fijación, libre, pero no complaciente,
puedes estar en medio del alboroto sin sentir aversión por tus congéneres, puedes manejar
los asuntos triviales sin sentir enojo. Esta es la verdadera estabilidad.
El que el discernimiento surja lenta o rápidamente, no depende de la persona,
depende del Ser. No tengas prisa en buscar el discernimiento mediante la concentración. Si
buscas el discernimiento, dañarás tu vitalidad. Si dañas la vitalidad, no alcanzarás el
discernimiento. Cuando el discernimiento surge espontáneamente, sin buscarlo, sabrás lo
que es la verdadera sabiduría. Siendo sabio pero no ejerciendo como tal, el verdadero
conocimiento parece ignorancia y de este modo se alimenta cada vez más la estabilidad y la
sabiduría y ambas se perfeccionan sin cesar.
Si piensas e imaginas, en medio de la concentración, experimentarás mucha
distracción y confusión, que aparecen según el estado de tu intelecto, sobre el cual se ha
depositado la Mente como un águila. Simplemente haz que exista una apertura sin límites
por encima de la Mente concentrada y una enorme confianza por debajo de la Mente
enjaulada. Entonces, los problemas del pasado se desvanecerán día a día, y no se formarán
nuevos hábitos, de manera que no existirán obstrucciones que constriñan tu acción. Te
despojarás de la red de objetos de los sentidos.
Practica eso durante mucho tiempo y de forma natural alcanzarás la Verdad. (Ibid., p.
230)
Estas palabras de sabiduría están vigentes, hoy, mañana y siempre.

247

El Principio de ENERGÍA
{En griego, "Energeia"(¡!)}
Todas las cosas están en perpetuo movimiento, a causa de la Energía, que las
impulsa, mantiene, detiene y contiene. Heráclito nos dejó noticia de ello y su saber está muy
por encima del saber moderno acerca de este principio universal:
"No es posible penetrar dos veces en el mismo río, ni tocar dos veces una sustancia
perecedera en un mismo estado, más ésta, por la fuerza y la velocidad del cambio, se
dispersa y de nuevo se concentra o, mejor dicho, no de nuevo ni otra vez, sino al mismo
tiempo, se concreta y fluye, se avecina y se aleja" (F. 91)
El arquetipo de la ENERGÍA es un principio que parece palabra de laboratorio pero
su antigüedad niega la anterior aseveración. La energía es lo único que existe, antes y
después de las cosas.
Como idea fenoménica y dinámica, manifestad en los dos aspectos simbólicos de la
ENTROPÍA y de la NEGUENTROPÍA. Así como el relámpago y el trueno unen su luz y su
sonido en la única manifestación brontofosfónica del RAYO, en un solo estallido brillante,
la metáfora del TROPO reúne con su potencia, a la Entropía y Neguentropía. La categoría de
TROPO se refiere a la cualidad de "girar" pero este "giro" es también interno, no sólo
externo. El Tropo es un fenómeno metafórico que unifica dos estados complementarios y los
grafiza, diseña y estructura en la Entropía y en la Neguentropía. El Cosmos es el prototipo
de la Energía, el lugar dónde su dinámica y su presencia se puede percibir en todo momento.
Sólo a través del "Bello Cosmos", en palabras nuestro Heráclito, puede el Ser Humano
realizar el extraordinario alcance de la Energía.
El modelo lógico-teórico del principio de Energía tiene, como todos los modelos de
los principios universales, una figura romboidal. Pero antes, debemos definir, aunque sea de
paso, los dos aspectos complementarios de la Entropía y de la Neguentropía. ¿Qué es la
Entropía? Podemos acaso entender su sentido fuera de las conquistas científicas de la época
moderna? ¿Y la Neguentropía? ¿No es acaso una palabra aún más complicada que la
entropía misma? Nada más fácil: La Entropía es . . . ¡Qué fantástico sería expresar un
sentido a través de simples puntos de suspensión! Pero los puntos, por más que pertenezcan
al alfabeto Morse o a la escritura numérica maya, necesitan, al menos de unas rayas para
completar el código.
Dispongámonos con todas las armas y con todos los diccionarios del mundo a
ofrecerle al curioso lector una definición de estos estados de la energía. Debe ser sencilla,
óptima, directa, sin rodeos terminológicos y terminográficos especializados. He aquí lo que
es la ENTROPÍA:

248

MAGNITUD DE ESTADO EN UN SISTEMA TERMODINÁMICO, CUYA
VARIACIÓN EN UN PROCESO DIFERENCIAL REVERSIBLE ES IGUAL AL CALOR
ABSORBIDO DEL ENTORNO, DIVIDIDO POR LA TEMPERATURA ABSOLUTA, T,
DEL SISTEMA. SI EL PROCESO ES IRREVERSIBLE, EL CAMBIO DE ENTROPÍA ES
MAYOR QUE dQ/T. EN UN SISTEMA AISLADO, NO HAY CAMBIO DE CALOR EN
EL EXTERIOR (dQ== 0) Y SI LAS TRANSFORMACIONES SON REVERSIBLES, LA
ENTROPÍA PERMANECE INVARIABLE. EN LAS TRANSFORMACIONES REALES
(PROCESOS IRREVERSIBLES), LA ENTROPÍA AUMENTA CONSTANTEMENTE.
EXPRESA, EN CIERTO MODO, EL GRADO DE DESORDEN DEL SISTEMA.
En realidad, la Entropía es el nombre de una cantidad en termodinámica, mecánica
estadística y teoría de la información. En todos estos campos de estudio, la entropía
representa, de modo variopinto, el grado de desorden en un sistema físico, y la extensión en
la cual la energía de un sistema pueda estar actuando en las transformaciones que allí
ocurren.
También representa la distribución de la energía de un sistema en diferentes modos
de manifestación, o el grado de no-certeza en un sistema de conocimiento. El aumento de
la entropía en un sistema representa la energía que ya no es disponible para ser utilizada en
ningún movimiento en este sistema. A la luz de todas estas informaciones enciclopédicas,
yo definiría la entropía simple y sencillamente, como una pérdida de energía. Al contrario,
la NEGUENTROPÍA es la no-consumación de la energía y su presencia perpetua, sin
escapes debidos a su acción sobre los elementos, ni pérdidas en el sistema. Si el sistema
ocurre ser un "sistema de conocimiento", la NEGUENTROPÍA aparece como un fenómeno
de continua y perpetua sabiduría, sin pérdidas de sentido ni de significación.
El término NEGUENTROPÍA es híbrido: posee la partícula latina NEG-, de
"negativo", y la palabra griega ENTROPÍA, que a su vez está conformada por un prefijo
EN-, de "EN- ergeia" y el radical TROP, de donde TROPO, TROPÍA, etc.

¿Recuerdan al HELIOTROPO?
¡Es el GIRASOL!
Esta curiosa e impropia palabra, posee la cualidad de sugerir algo "positivo" a través
de una designación "negativa": el aspecto "negativo" de la entropía es, en realidad una
bendición para el sistema, ya que no hay pérdida de energía.
Hay un caso famoso de la historia de las ideas en el marco del cual el valor de la
entropía es CERO. Se trata del PERPETUUM MOBILE, aquel mecanismo de movimiento
eterno, que existe en el mundo de las ideas, pero aun no ha sido logrado en la realidad
mecánica y tecnológica actual.
La Neguentropía es la Entropía Negativa, la medida del grado de orden que
posee un sistema. El término ENTROPÍA entró en la lengua en el año 1925 y es una
formación culta sobre el griego TROPÊ - "mutación", "desplazamiento", "giro" y las dos
primeras letras del término griego ENERGÍA. En cibernética la entropía es una magnitud
que mide el grado de información " no-aprovechable" que emite una fuente, según el
número de respuestas posibles.

249

Ya basta de datos. Datos, datos y más datos. A todas esas, el sentido de las cosas
queda relegado en el baúl de los recuerdos: ahora se usan palabras como "significancia" o
"significación" y se cree que se está hablando del "sentido". El "sentido" es una dirección y
como dirección, su vectorialidad es única, no puede ser "ambigua", ni "anfísbena" o
"anfibológica".
El modelo lógico-teórico del principio universal de ENERGÍA es el siguiente:
La ENERGÍA

ENTROPÍA

TROPÍA

NEGUENTROPÍA

El COSMOS

Hay un contra-principio de la energía, que ataca y trata de aniquilar y aminorar sus
efectos benéficos. Es un anti-arquetipo, conocido desde la antigüedad bajo en nombre de
CAOS, en griego "desorden". En realidad el CAOS no existe, a pesar de haber sido un
miembro de la ecuación COSMOS-CAOS o CAOS-COSMOS. La energía no puede ser
tocada o neutralizada por ninguna fuerza o potencial desconocido y por más que la ANTIENERGÍA del CAOS intente disminuir su influencia, no alcanza siquiera acercarse a la
Energía.
Para comprender la energía en términos modernos, reflexionemos en la cantidad de
espectros visibles e invisibles, audibles e in-audibles que tiene la única onda
electromagnética que frecuenta el Cosmos, desde la zona espectral de los rayos Laser, ondas
de radio, T.V., teléfono, etc., hasta los rayos gamma y los rayos cósmicos. ¿Qué es lo que
mueve y controla todo eso?
Es la ENERGÍA.
La Energía no es simplemente "la capacidad para realizar trabajo": es la fuerza
trascendente que mueve y arrastra las cosas hacia el ciclo de los cambios, para que todo
trasmute, se transforme, se transfigure y mude su piel, adoptando caras miles en la
metamorfosis secreta de la vida.

250

Todas las cosas están en un agite perpetuo y la energía no deja de agitarlas ni un
instante. Heráclito decía que " . . . hasta el brebaje se corrompe al no ser agitado" (F. 125)
Cuanto más los seres, los hechos y los objetos . . .
Todos los términos operativos de este principio universal son griegos: ENERGÍA,
ENTROPÍA, TROPÍA, NEGUENTROPÍA, COSMOS. Claro, con la excepción del prefijo
latino "NEG-" y del infijo "-U-" de la
NEG-U-ENTROPÍA. Hasta el mismo CAOS, anti-arquetipo o contra-principio de la
ENERGÍA, es griego. Para el que desea ver "desorden" en el cielo, las estrellas está ahí
tiradas ". . . como basura arrojada al azar . . ." - ironiza Heráclito en el fragmento 124. Pero
el sentido del término COSMOS el prototipo de la ENERGÍA es "orden". Por más que el
observador tarde en percibir el orden de las cosas, tal orden no dejaría de existir.
Los antiguos sabios de la India decían que el Cosmos es un "juego" de lo sublime. Tal vez
en ello consiste la naturaleza de la energía: en el juego insondable de las partículas.

El Principio de TRADICIÓN
(En griego "Parádosis")
La Tradición está relacionada con el Mito, ya que los mitos transmiten lo que se ha
definido como "tradición". Como principio universal o Arquetipo, la Tradición no es un
concepto inventado. Es la consistencia de la transmisión de los modelos teóricos de los
arquetipos del lenguaje, a través de las épocas históricas. Su modelo teórico es el siguiente:
La TRADICIÓN

El MAESTRO

La INICIACIÓN

El DISCÍPULO

El MITO
Entre todos los principios universales hay un hilo conductor, el hilo del Rosario. Este
hilo se nombra en griego con la palabra MYTHOS, lo que enlaza y entrelaza las "cuentascuentos" del rosario. Separada en dos aspectos simbólicos, operativos y categoriales - el
Maestro y el Discípulo -, la Tradición se refleja en el Mito, prototipo de una idea intangible
que, de otra forma, no podría ser comprendida ni concebida.

251

Lo que une al Maestro con el Discípulo, como fenómenos simbólicos o complementarios,
es la ceremonia de INICIACIÓN, un proceso energético a través del cual se transmite el
legado de la tradición de una generación a otra. A través de la INICIACIÓN, no sólo se
transmiten, sino también se "comunican" los arquetipos. Por esta vía, el "iniciado" accede e
"intima" de modo instantáneo con el rosario de los principios universales.
La SUPERSTICIÓN es el contra-principio de la Tradición y su aspecto antagonista
proyecta una luz sombría sobre la idea de TRANSMISIÓN del saber. En nuestros días, la
superstición es un concepto despreciable. A la vez, la superstición está muy presente en
distintas capas de la sociedad, y su origen folclórico es motivo de sendas confusiones. Lo
que ocurre es que realmente las acciones que la superstición propone son, en su mayoría,
impropias y contraproducente. " El sentido de la palabra "superstición", de origen latino, se
refiere a "lo que ha quedado (STITIO), en la superficie (SUPER) de las cosas". En griego, la
superstición es DEISIDAIMONÍA, término relacionado con la idea de los "daimones" o
entidades particulares.
Pero la superstición y su fama denigrante no alcanza destruír el valor sapiencial de la
tradición de los sabios, que, a la larga, termina por imponerse.
¿Qué es lo que el Maestro "transmite" por la Iniciación, al discípulo?
Lo que se transmite es un legado ético y energético de la Verdad, de la Belleza, del
Bien, de la Justicia, de la Eternidad y de todos los demás principios universales presentes en
el Mito. Como acto consagrado por la tradición, La Iniciación es una suerte de bautizo en la
Energía y para ello es necesario que el buscador reconozca al Maestro.
Por otra parte, ser Maestro no es alcanzar un estado superior o una categoría excelsa
de la naturaleza humana: es un mero trabajo, una labor educativa y de tutoría de adultos.
En el camino del conocimiento, los arquetipos se encargan luego, de triturar y
engullir todo antagonismo.
Heráclito criticaba la superstición e ironizaba sarcásticamente el culto a las
imágenes: " . . . invocan a estas imágenes de la misma manera que si alguien conversase
con los edificios, sin entender nada sobre lo que son los dioses y los héroes." (F. 5)
Hoy día, somos testigos de muchas incongruencias y malentendidos "tradicionales",
pero no es éste el lugar para citar tantos disparates y despropósitos.

252

El Principio de FAMILIA
{En griego, "Familía"(¡!)}
También se extrañarán algunos al oír que la FAMILIA es un principio universal, un
Arquetipo. Su modelo teórico es uno de los más sencillos del rosario de los arquetipos:
La FAMILIA

La MADRE

La UNIÓN

El PADRE

El HIJO
La idea de "familia" se divide en dos aspectos simbólicos y complementarios, ésta
vez tan claros y prístinos, que nadie se atrevería a negar su lógica y sentido: La Madre y el
Padre. Son aspectos muy "familiares" y nos encontramos con tales palabras muchas veces,
en la lengua de cada día.
El Padre y la Madre, unidos y reunidos por el "matrimonio", forman un
"patrimonio" y el compromiso nupcial es, en principio, "eterno". En este caso el ritual no es
irrelevante: es cierto que solo el hecho importa, pero importan también las palabras
pronunciadas en el ritual, más allá de su forma y aspecto ceremonial. La "intención" es lo
que mueve la ceremonia y los testigos pueden ser las montañas y los árboles, las estrellas o
el viento, y no necesariamente los amigos o los conocidos.
El Hijo es el prototipo de la Familia y su imagen se presenta en el plano
tangible, como un elemento básico y palpable que evoca lo intangible del arquetipo. El
principio de FAMILIA se ve repetido en el cromosoma X, que al duplicarse, genera la
naturaleza femenina. La mujer posee el don de FAMILIA "dos veces" y es por ello que la
Placenta sólo puede aparecer en el vientre materno.
El contra-principio del arquetipo de la Familia es el CELIBATO.
Muchos hombres y muchas mujeres argumentarán que la Familia es una institución
caduca y antinatural. En consecuencia, viven denigrando de toda unión y rechazan la
posibilidad de compartir su vida con una contra-parte simbólica, a través de la metáfora de
la unión.
Esa es la forma sutil en la cual ataca el contra-principio. No obstante, la gente, los
hombres y las mujeres del mundo entero, siguen "uniéndose" y "unificándose", para traer a
la vida, los hijos prototípicos de lo inefable.

253

Mientras tanto, los celibatarios siguen con su filosofía y pregonan, con hechos y
palabras, su aprecio para con la singularidad árida de la vida solitaria. Ahí se acaba algo:
¿Será tal vez la vida lo que puede acabar?
En todo caso, tanto la "ascendencia" como la "descendencia" sufren, obviamente las
consecuencias de tales decisiones.
Los miembros de una familia tienen compromisos, obligaciones, deberes, premios y
castigos regidos por una misteriosa cadena de hechos que construyen e hilan su vida diaria
durante toda la vida. Es el "misterio" de la familia, plano al cual se nos prohibe acceder.
Los que se dedican a la vida monástica tienen sus pesos y sus razones y nadie tiene
derecho de criticar su decisión. Sus argumentos para aceptar los votos de castidad y de
pobreza, están marcados por el deseo de soledad y de "limpieza" o "purificación". Los que
consideran la vida del monje como un "auto-castigo", no entienden la sutileza de tal estado y
desconocen el misterio de la realización.
La Familia es un "plexo", una colmena y el núcleo natural en el cual ocurren mil
cosas. Allí se purifica el Ser a través de las obligaciones y los deberes que implican las tres
categorías de "madre", "padre" e "hijo".
Cuando encontramos en la lengua el atributo de hijo "bastardo", realizamos cuan
errados pueden estar los humanos.
Por otra parte, si alguna mujer o algún hombre llega a la vejez sin haber encontrado a
su "pareja", aún deseando la vida de familia, no es que haya respetado el contra-principio del
celibato. Es por algo que no se ha realizado su deseo. Tal vez así aprenderemos unos de
otros cuan valiosos son los principios universales, en su sentido y manifestación.

El Principio de COMBATIVIDAD
(En griego, "Pollemo")
La Polémica es un combate. Este principio universal está inscrito en el célebre
cromosoma masculino Y. No es que la mujer no posea sentido de "combatividad", sino que
es el hombre quién se muestra como el epítome de la Combatividad, razón y causa del
cambio y de la transformación. Heráclito viene a declarar la certeza de esta afirmación "Es
preciso comprender que la combatividad es algo común, que la justicia es discordia y que
todas las cosas se producen según la discordia y la necesidad". (F. 80)
En la misma "coincidencia de los complementarios"(COINCIDENTIA
OPPOSITORUM) es donde "lo semejante es discordant" (DISCORDIA CONCORS) y "lo
discordante es semejante" (CONCORDIA DISCORS).

254

¿Cómo entender esta paradoja? El mismo Heráclito nos conduce de la mano por el
laberinto: " . . . Lo mismo ( y uno solo): vivo y muerto, despierto y dormido, joven y viejo;
pues estas cosas, transformándose, son aquellas, y aquellas, de nuevo transformándose, son
éstas . . ." (F. 88)
Como principio universal, la COMBATIVIDAD se divide en dos aspectos
simbólicos, el ATAQUE y la DEFENSA, reunidos y unificados a través del fenómeno
metafórico de la ESTRATEGIA. El prototipo de la COMBATIVIDAD es la TÁCTICA, y
sólo a través de la táctica podemos vislumbrar el alcance intangible del COMBATE.
Hay también un contra-principio: la llamada COBARDÍA.
La Cobardía no existe en el lenguaje y su presencia en la lengua es sólo un invento
para aniquilar y denigrar el principio de combatividad que, de por sí, es la muestra patente
de una valentía natural del Ser.
El modelo teórico del principio de Combatividad es el siguiente:
La COMBATIVIDAD
El ATAQUE

La ESTRATEGIA

La DEFENSA

La TÁCTICA
La ESTRATEGIA es PLANIFICAR la unión de los ATAQUES y de la DEFENSA.
Por su parte, la TÁCTICA es la APLICACIÓN de la ESTRATEGIA y el reflejo genuino
del COMBATE que nos llevará hacia la victoria y, tal vez hacia la derrota: no siempre se es
el "vencedor".
En la vida, esa alternativa de los hechos hay que aceptarla con serenidad y con
dignidad. Lo que es importante es que nuestras acciones sean óptimas e impecables y del
resto se encargará la fortuna. Eso es una manera de hablar, ya que lo que nosotros llamamos
"fortuna" no es otra cosa que la "razón" misma de las cosas. Lo que es seguro es que la
victoria es del vencedor y la derrota es del vencido.
Aquí termina el rosario de los arquetipos. Parece extraño que tan sólo veintitrés
ideas son capaces de cambiar el turno de los hechos y la misma faz del mundo.
Pero al analizar con atención sus variantes, nos percatamos que los principios
universales son generadores de un sinnúmero de conceptos y categorías, presentes en todas
las lenguas naturales.

255

Algunos últimos descubrimientos sobre el Ser
Tal vez, la Naturaleza se inclina a los aspectos complementarios, y por medio de
ellos, no de lo semejante, produce lo acorde, de la misma manera que reúne al macho con la
hembra y no a cada uno de éstos con los de su mismo sexo. La Naturaleza, dispuso por
medio de los instantes complementarios, la armonía primordial, que está oculta, en la
mayoría de los hechos que nos salen al paso en la vida diaria. El Arte, (el griego TECNE), al
intentar imitar a la naturaleza, hace lo mismo. La pintura, por ejemplo, al mezclar los
elementos de los colores, blancos y negros, amarillos y rojos, logra que las imágenes estén
en armonía con sus modelos. La música, al fundir las notas agudas y graves, los modos
mayores con los menores, consigue a través de los diversos sonidos una única armonía. La
gramática, por su parte, al juntar las vocales y las consonantes, estructura con ellas todo su
discurso. Esto es lo mismo que decía el tenebroso Heráclito: Articulaciones: entero y no
entero, concorde, discorde; consonante, disonante; y de todas las cosas, lo uno. Y de lo uno,
todas las cosas.
Estas palabras del llamado Pseudo Aristóteles, aparecen en el escrito Sobre el Mundo
(5, 396 b 7, citado por Lorimer, p. 75).
Heráclito nos advierte que la mayoría de los que frente a tales cosas se encuentran, ".
. . no las entienden ni, habiéndoles sido enseñadas, las comprenden, aunque ellos creen que
sí . . ." (F.17)
Para alcanzar un poco de entendimiento, tenemos que remover muchos libros y
derrumbar muchas montañas, porque " . . . los buscadores de oro remueven mucha tierra y
encuentran poco . . ." (F. 22)
Este "poco" es lo que yo he encontrado, luego de muchas horas de silencio e
indagación acerca del oro de los principios universales.
¿Qué deben hacer los "varones" y las "hembras" que desean alcanzar la filosofía?
Deben estar " . . . bien enterados de muchas cosas . . . " (F. 35)
Heráclito sabía que el hombre, " . . . parece un niño frente al genio, igual que el
niño frente al hombre . . ." (F. 79) Y, comparado con el genio,
" . . . , el más sabio de los hombres parece un mono, en sabiduría, en belleza y en todo lo
demás . . ." (F. 83)
El mono, aún el más bello de los monos, " . . . es asqueroso cuando se le compara
son el género humano. . . " (F. 82)
¿Tiene Darwin algo que decir en contra de todas esas palabras?
Breve descripción morfológica del Modelo Teórico
Mis queridos niños y niñas: No se asusten de las palabras. ¿Por qué deberían
extrañarse por la existencia de la palabra "modelo"? Y en cuanto a lo "teórico", tampoco es
de gran relevancia, una palabra y nada más. Lo que debería importarles es el sentido de las
palabras, el contenido y no el continente, o el contenedor.

256

Los niños deben ser eruditos y callar con sus miradas a los adultos que tratan de
corregirlos en sus pensamientos, sentimientos y movimientos. Un adulto no es más que un
niño que se cree grande.
El plano de los principios universales entra en contacto con la esfera del Código
General de las Lenguas y desde allí, se forman todas las lenguas naturales habladas por los
humanos. Los principios universales son figuras matemáticas grabadas en la memoria
celular del Genoma, bajo la forma de modelos lógico-teóricos. El árbol virtual de los
arquetipos es una suerte de árbol invertido: el famoso árbol del lenguaje. Sus raíces se
hunden en el suelo de los principios universales, para luego crecer hacia las lenguas. Sus
frutos maduran en forma de palabras y caen al suelo celeste de la lengua de cada día.
El Código General de las Lenguas se encuentra en el tronco del árbol: es, en realidad,
el mismo tronco. Una sección transversal imaginaria muestra el Zoéma Humano y sus
sesenta y cuatro módulos dobles, los logemas.
Extrañarse de que sólo hay veintitrés principios universales es como dudar
que sólo existen veintitrés cromosomas dobles para el género humano. La misma
complejidad bioquímica de las operaciones celulares del ADN y del Código genético refleja
la complejidad de las operaciones del lenguaje.
La equivalencia de todos los fenómenos bioquímicos con los procesos lingüísticos es
sorprendente: CROMOSOMAS, AMINOÁCIDOS, CÉLULAS, ENZIMAS, BASES,
CODONES, GENES, ÁCIDOS NUCLÉICOS (ADN, ARN), actúan como operadores de
lenguaje. Esto unifica y justifica las teorías científicas con las investigaciones filológicas y
lingüísticas. Todo encaja en el ajedrez de la vida y cada pieza-trebejo tiene su escaque en el
tablero bioquímico del cuerpo.
El modelo lógico-teórico tiene tres planos horizontales relacionados con el
pensamiento, con la palabra y con la acción:

257

PENSAMIENTO

Plano de la INMANENCIA,
A
o de la ESENCIA y de la
ASCENDENCIA:
El Origen

PALABRA

Plano de la TRASCENDENCIA,
B
un INTERMUNDO, donde
operan los elementos
complementarios

ACCIÓN

Plano de la DESCENDENCIA,
C
de las variantes, o
ESTEREOTIPOS, un estrato
"objetual", material, "skeumorfo"

Todos estos planos están unidos y frecuentados por el SENTIDO.
El primer plano, A, es la esfera ideal de los principios universales.
El segundo plano, B, es la zona metafórica de los símbolos, unos elementos
complementarios.
El tercer plano, C, es el lugar tangible de los PROTOTIPOS.
El modelo teórico es como una suerte de MOLDE, un PATRÓN o FÓRMULA que
debe ser aplicada a todo fenómeno para observar cómo responde a los requerimientos de su
estructura. Si un concepto tal posee variantes simbólicas complementarias, sin que en ello
esté involucrada su forma, como palabra, es decir, sin que sea nombrado, utilizándose su
propia dimensión léxica ( como , por ejemplo, CONOCER, DES-CONOCER), entonces, el
término respectivo es un arquetipo. Si no responde a la fórmula, el término representa
algún caso particular de otro principio y para descubrir su pertenencia y procedencia,
habría que remontarse hasta los orígenes.

258

El plano A es la esfera de lo ABSTRACTO, reflejada en el plano C, la esfera de lo
CONCRETO. Entre lo ABSTRACTO y lo CONCRETO existe el plano de lo NATURAL. He
aquí una ubicación cardinal (Este, Oeste, Sur, Norte), de los planos:
SUR
Lo ABSTRACTO
Lo NATURAL
Centro
ESTE
Positivo (+)

OESTE
Negativo ( -)
Lo

CONCRETO
NORTE

El Sur (S) y el Norte (N) son zonas POLARES y muestran la trayectoria de la
POLARIZACIÓN. El Este (E) y el Oeste (O) son zonas de ORIENTACIÓN.
El Centro es el plexo o la unión de lo polar con la zona de la orientación. El modelo
lógico-teórico del arquetipo es un modelo orientado en el espacio y polarizado en el tiempo.
Queda claro que la orientación es horizontal, derecha-izquierda, estribor-babor, y la
polarización es vertical, adelante-atrás, arriba-abajo, proa-popa.
La zona central es un NUDO, o un PLEXO, una reunión de todas las vías del
Sentido, como una encrucijada de caminos, un CRUCE.
Toda construcción lógica tiene un modelo teórico que la refleja. El modelo no es un
mero esquema, es un MOLDE, un SELLO, una MATRIZ que imprime orden y razón en el
laberinto de las variantes léxicas y hace las veces de PIEDRA DE TOQUE para averiguar
si "algo" es o no es de la categoría que se está investigando o manejando. El pensamiento
humano opera a través de modelos lógico-teóricos y su naturaleza es matemática, es decir
valorada y convalidada por medio de MEDIDAS y RITMOS precisos que se comportan y
ordenan según operaciones complejas de interferencia, reflejo, logarítmia y otras muchas
figuras que operan en el plano de los giros de lenguaje, los TROPOS, para manifestarse con
cabalidad en el estrato léxico de las palabras, en todas las lenguas naturales que habla el
ser humano. Los principios universales del lenguaje dan nacimiento a todas las palabras de
una lengua. Por su parte, la lengua responde a leyes bioquímicas de formación y origen y
todas sus relaciones y operaciones tienen valor funcional, metabólico y genético.

259

Esta visión está actualmente perfilándose en las investigaciones lingüísticas y los
genetistas no tienen la menor idea de la importancia que muestra el lenguaje en sus
investigaciones celulares.
Abrir el campo de estudio del lenguaje grabado en la célula es un hito en el avance
de la ciencia y un paso crucial para entender el mecanismo del pensamiento humano y del
habla. Las investigaciones genéticas ya no pueden ignorar los valores lingüísticos de la
vida y el alcance del lenguaje en el perpetuo flujo de las ideas a través del tiempo y del
espacio.
Un modelo teórico tipo COMODÍN es el modelo teórico de la idea de TOTALIDAD:
el TODO:
TODO
ALGO

ESO

VACÍO

La COSA

Es frecuente la tendencia de oponer al TODO la NADA, cuando la NADA es, en
realidad, el contra-principio de la totalidad, un elemento antagónico que intenta por todos
los medios de rebajar la condición original y única del principio, provocando unas
relaciones ficticias de complementariedad y antonímia. Siendo éste un modelo-comodín,
puede ser sobrepuesto sobre cualquiera de lo veintitrés principios. No obstante, este modelo
no es un elemento aparte y por ello no entra en el cómputo de los principios universales. Si
se aplica, por ejemplo, al principio de MENTE, aparecen las siguientes analogías:
• La MENTE es equivalente al TODO
• El PENSAR es equivalente a ALGO
• El HABLAR es equivalente al VACÍO
• El CALLAR es equivalente a ESO
• El MUNDO es equivalente a la COSA, a las COSAS
Ese tipo de equivalencias dicen algo en cada uno de los veintitrés modelos teóricos.
Los tres planos del modelo contienen distintos elementos operativos:

260

Plano ORIGINAL

Plano INTERMEDIO

Plano de las
MANIFESTACIONES

Las IDEAS, la IMAGINACIÓN
Los CONTRA-PRINCIPIOS
La INTELIGENCIA

Lo ARTIFICIAL, las LENGUAS,
Las PLABRAS, la CREATIVIDAD

Los OBJETOS, la MATERIA,
la SUSTANCIA, la ACCIÓN

Los principios no son tan sólo ideas fundamentales sino también clases de cosas,
grupos de conceptos relacionados por nexos lógicos y metalógicos, vale decir paradoxales y
extraños, cuyo sentido aparece claro en el instante de la reconstrucción de la estructura
modelizadora. Tanto el hombre como la mujer, los dos aspectos ónticos del Ser, poseen, los
dos, todos los veintitrés principios universales, inscritos en los cromosomas por duplicado.
No hay ninguna diferencia fundamental entre el hombre y la mujer, ni siquiera por el hecho
de que el cromosoma Y aparezca en el plano masculino, o que el cromosoma X se encuentre
dos veces en el plano femenino de la persona.
El Ser es único y trasciende a la persona: si una mujer se expresa como si en su Ser
fuera también, únicamente e inexorablemente, "mujer", su comprensión de su naturaleza
existencial sería, evidentemente, impropia.
No es conveniente considerar los atributos del Ser como exclusivamente femeninos
o exclusivamente masculinos: " me siento "vejada" es una expresión que sólo proyecta la
"vejación" sufrida hacia el plano de la persona y por tanto, no alcanza el Ser. Pero hay
algunas vejaciones que pueden tocar también el plano del Ser. Pasar a femenino los
adjetivos existenciales en el caso de un sujeto que posee el sexo femenino es, muchas veces
un despropósito. Es difícil, no obstante corregir este error. Sólo con una comprensión honda
de los misterios de la existencia pueden los hombres y las mujeres convivir con los
principios universales del lenguaje y utilizar sus categorías con sabiduría y denuedo. "Yo",
quiere "decir "el Ser", " y "Yo soy" también: sólo cuando digo "Yo soy fulano" o "Yo soy

261

fulana", aparece el registro individual de la persona, femenina o masculina, como se dé el
caso.
Belleza, Amor, Verdad, Eternidad, Infinito, Justicia y lo demás, no son únicamente
palabras: son fuerzas cósmicas que mueven los mundos del hombre y de la mujer, para que
en su unión creadora, comprendan el alcance de los principios universales y actúen en
consecuencia, con dignidad óntica, con serenidad y con la alegría de vivir en un tiempo y en
un espacio regidos por leyes naturales que no imponen las cosas sino evocan, sugieren y
proponen una armonía natural, bajo el manto de la libertad de albedrío.
Podemos hacer lo que queramos. Somos libres en nuestras decisiones y actuaciones.
Pero los efectos tienen causas y los fines tienen principios. Los usos responden a una
secreta utilidad y los precios esconden valores no siempre conocidos y apreciados. ¿Y los
medios? Tenemos a mano todos los medios, habidos y por haber, pero los fines sólo
justifican los principios, no los medios.
SOMOS SERES SOLOS
SÓLOS SERES SOMOS
Aplicación de los Principios Universales
AMAR A LAS PERSONAS
Los humanos son más inteligentes que todas criaturas. Son Seres. Debido a que son
inteligentes, deberían amar su vida.
• NO TE CONFABULES PARA PROVOCAR LA RUÍNA DE LAS PERSONAS, NO
HIERAS A LAS PERSONAS CON LAS ARMAS, NO ENVENENES A LAS
PERSONAS CON PRODUCTOS QUÍMICOS
• NO OPRIMAS A LAS PERSONAS CON LA AUTORIDAD Y EL PODER


LAS ACCIONES QUE SON DAÑINAS PARA LAS PERSONAS, FINALMENTE
SON CASTIGADAS DE ALGUNA MANERA, EXTERNA O INTERNAMENTE. Al
final es imposible escapar a las consecuencias de las acciones
A las personas les gustan los pájaros parlantes, les gustan las plantas bellas y olorosas,
les gustan los animales dóciles, les gustan los peces de compañía. ¿NO SON LOS
DEMÁS TAN IMPORTANTES COMO ESTAS CRIATURAS?
Simplemente observa la manera en que las personas se desprecian unas a otras y se
tratan con crueldad, a pesar de que se multiplican y se congregan. Sea lo que sea lo que
hagas, deberías pensar en cuidar y en fomentar la reputación de las personas, en cuidar y
en fomentar sus méritos, en cuidar y en fomentar su trabajo, en cuidar y en fomentar sus
beneficios
Fomentar el buen nombre de otros es la manera de fomentar tu propio buen nombre.
Fomentar los méritos de otros es la manera de fomentar tu propio mérito. Fomentar el
trabajo de otro es la manera de fomentar tu propio trabajo. Fomentar el beneficio de
otros es la manera de fomentar tu beneficio.
TODO ESTO ES AMOR

262











Al fomentar la reputación y el mérito, el trabajo y el beneficio de la gente, no ocultes la
lealtad de las personas leales, no restes los logros de las personas meritorias. No difames
a los virtuosos, no arrojes calumnias sobre la castidad de las mujeres.
No envidies a los que son capaces, ni tampoco te apropies de la capacidad de los demás.
No seas resentido con los que tienen talento, ni tampoco seas ciego a los talentos de las
personas
No ocultes la bondad y no te adueñes de la bondad de los demás. No elogies lo negativo,
no imites las acciones negativas de los demás
No impidas en secreto el avance de los demás, no destruyas sus actividades florecientes,
no frustres sus buenas acciones, no destruyas sus buenos planes
No reduzcas la vida ni las riquezas de los demás, no juegues con sus bienes
No ayudes a las personas negativas a usurpar la posición de las buenas personas, no
colabores con las personas miserables a seducir a los hijos de las buenas familias
No difames a las personas respetables. No defraudes a los necesitados. No separes a los
padres de los hijos, no enfrentes a los parientes. No destruyas los matrimonios de los
demás. No menosprecies a los minusválidos
Socorre a las personas en las dificultades, ayúdalas en los momentos de necesidad.
Compadécete de aquellos que están solos. Olvida las faltas de los demás. Ayuda a las
personas cuando están enfermas o sufran, dales de comer y vístelas cuando tengan
hambre y frío
Apoya a los parientes y ayuda a los vecinos. Ten compasión por los huérfanos y las
viudas, respeta a los ancianos y cuida de los pobres. TODO ESTO ES AMOR A LAS
PERSONAS
El Cielo da lugar a que nazcan millones como base para que las personas amantes
puedan ejercer su amor, como un lugar para que las buenas personas puedan acumular
bondades y así ampliar su Ser para proteger y cuidar de un gran número de otros Seres
Si los que son ricos y gozan de una posición social alta aman a las personas, seguro que
enriquecerán a sus descendientes. Si los pobres que poseen una posición social baja
aman a las personas, seguro que serán capaces de triunfar
Porque el Cielo ayuda al Bien, lo Sublime enriquece a las personas. Por tanto, para
aquellos que quieren saber la manera de relacionarse con el Mundo, yo les sugiero:
AMAD A LAS PERSONAS

TEXTO ESCRITO EN EL SIGLO X
Por CHANG SAN-FENG (Traducido por Thomas Cleary,"Vitalidad, Energía y Espíritu,",
p.236, IBID.)
Todo eso lo he escrito yo, pero, en realidad, son cosas de mi padre, como las plantas
paralelas, un mundo en el cual los niños conviven con el misterio. Me he paseado por los
bosques de la botánica paralela agarrado de las manos de mi padre y el silencio parecía de
cristal. Me contaba sobre los nombres de las plantas paralelas y nuestra conversación parecía
ser escuchada por seres visinvisibles. Pregunta niña, pregunta, decía mi padre. . . Pero yo
estaba callada, escuchando el viento entre las hojas. ¿Quieres saber algo sobre este mundo?
Pues, he aquí las informaciones necesarias.

263

Botánica Paralela
La Botánica Paralela ha sido explicada por Leo Leonni en un famoso libro con el mismo
título. He aquí algunos datos sobre los últimos descubrimientos en este ámbito desconocido.
40 PLANTAS PARALELAS
PARA LOS NIÑOS INTERESADOS EN EL MUNDO VISINVISIBLE
Las plantas que pertenecen a la botánica paralela son plantas paralelas. No sufren cambios
con el tiempo no tienen “adentro”, es decir que muestran una única superficie, son
visinvisibles y no se pueden tocar. Su apariencia puede, a veces, tomar aspectos minerales.
Apenas se vislumbran su mundo y sus formas. No son verdes puesto que no se basan en los
procesos clorofílicos. Aman la sombra y el silencio, a pesar de que algunas especies emiten
sonidos. En algunos parajes se han visto ciertos ejemplares fosforescentes, percibidos sólo
en la luz ceniza de la luna. He aquí cuarenta plantas paralelas desconocidas por la gente.
Son las que te introducirán en el mundo de la botánica oculta y son 40 porque este es el
número de las semanas que todo niño espera en la placenta, junto a su madre, el día de su
nacer. No cabe duda que ello te ayudará a entender un mundo nuevo y tan real como los
dulces que están sobre la mesa o como los frutos de los árboles. ¡Existe!...
¿Qué es la ARDENTÍA?
Sobre la playa, el explorador encontró tendida en la arena, una curiosa palabra: A-R-D-E-NT-I-A. Su sentido la acompañaba a unos pocos pasos. Era una luminiscencia natural, de
pequeñas algas del plancton, con su luz fría y fosforescente que aparece en las noches de luz
cinérea, el primer día de la luna, cuando su cuerpo redondo se percibe gris, azulado, en el
contraste del cielo casi negro y el hilo de luz del cuerno celeste. La ARDENTÍA es luz de
luciérnagas, de cocuyos, de almateria. Recuerdo que en la noche de las hamacas, en la
ciudad de las amazonas, los cuerpos de aquellas mujeres brillaban con la luz tenue de la
ardentía.
Comprendo que esa luz no es terrestre, es angelical, viene de mundos paralelos. Es luz de
plantas paralelas. En definitiva, la ardentía brilla discretamente, no es ostentosa, sugiere la
luz, la evoca y la proyecta con discreción hacia el Ser, para alimentarlo. En Cariaco, golfo de
Cumana, en Guacarapo, estaba tendido en la playa al lado de esta bella palabra. El silencio
era luminoso y la música de las olas era callada, como un brillo de insectos. ¿Quién puede
entender la Ardentía sin jamás haberla visto? Me han dicho que aparece en el libro 4 de
Virgilio; es posible. Lo que se es que ahora, justo a mi lado, la palabra Ardentía está
despertándose, y su brillo secreto ilumina mi cara.
El Vigía es aquel que, montado en la alta silla de palos, vislumbra los bancos de peces, y
advierte a los pescadores la distancia de su andar. Yo soy el Vigía de las palabras.

264

¿Qué es lo VISINVISIBLE ?
La gente sabe qué es lo visible y también supone la existencia de lo invisible. Pero
desconoce lo "visinvisible". Lo VISINVISIBLE es lo sutil: es a la vez VISIBLE como
INVISIBLE. Es VISIBLE para los que saben ver y al mismo tiempo, es INVISIBLE para los
que no saben ver. Todas las cosas son VISINVISIBLES: seres, hechos, objetos. Todos los
seres tienen su "realidad" y también su "misterio". Si tan sólo percibes su realidad y te
escapa su misterio, pierdes la mitad de lo que los seres son. Lo mismo ocurre con los hechos
y con los objetos. Todos esos se llaman "cosas". Si no logras ver el misterio de las cosas,
pues trata de "considerar" su existencia y, por ende, su "presencia", que viene junto con su
"realidad". Debes dar por sentado que hay "algo" que viene junto con la realidad, en el
mismo paquete y ello es intrínseco a las cosas. Lo sutil junto con la realidad compone la
"verdad" de todo lo que hay. Por lo tanto, lo VISINVISIBLE es el misterio de la Verdad de
las cosas. Reflexiona . . .
Preguntas
Preguntar es un modo de saber. A veces, el que sabe, pregunta, como si no supiera. Otras
veces, el que no sabe, también pregunta. Los necios no preguntan: creen que saben. La
respuesta es un diamante no labrado, una piedra preciosa que resbala en tus manos y muchas
veces, tú mismo no sabes qué hacer con ella. Lo que hay que hacer es contemplarla, para que
algún día tú también sepas. Saber es saber todo.
No saber todo es no saber. Para saber todo, antes hay que saber poco y para saber
poco, antes hay que saber mucho. Es lo que dicen todos los sabios al ser preguntados sobre
el saber. El saber no se alcanza con el estudio y con la investigación: se logra con el silencio
y la contemplación de las cosas, con la renuncia al propio saber y con la discreción. El que
sabe es discreto y, a menudo, parece burdo, sencillo, simple. No importa quien pregunta:
importa quien responde. No tiene importancia qué se responde, importa qué se pregunta.
Cuando todas las preguntas han sido respondidas, acaece un gran silencio en el cual se oye
la música del saber y la quietud motora del no-hacer.
Este "no hacer" es ver la acción en la no-acción y la no-acción en la acción. No hay que
preguntar a cualquiera: sólo el sabio sabe responder. A la vez, sólo el sabio sabe preguntar.
Preguntar y responder son las dos alas del saber. El misterio del vuelo es el pájaro andando
en el suelo . . .El misterio del suelo es el cielo y el pájaro volando, luego de andar, en
libertad, en el suelo . . .
CATÁLOGO DE PLANTAS PARALELAS
1. CALMÁRIA RHEA 2. MIRA MIRABILIS 3. PROTONOMA ZEA 4. AMARIA
TRÍVIA 5. VIRIDIA ALTA 6. TAÍSIA PRIMA 7. CYNTHIÁRA ELBA 8. PANÚRGIA
DOCTA 9. DELÍBALA MURA 10. ARTÚRIA BRANA 11. ULÍSIA MARGA 12.
ALTÁRIA DELFI 13. CALÁDRIA PIRI 14. ALMATERIA DICTA 15. ARDENTÍA
CLARA 16. SÍRIA FANTA 17. ORIONÁRIA VERA 18. OSÁRIA GRATA 19.
LUCINÉRIA PINTA 20. CINÉREA DORA 21. CRAIA MERA 22. CRISTÁLIA SUTRA

265

23. ARGONÁRIA URAOR 24. KRHÍSIA TANAT 25. PLACENTARIA ARTI 26.
ARGÍNTIA ROA 27. LUGIA GALBA 28. OGLÍNDIA SATA 29. MERCURIA VIVA
30. ARAVÍRIA MICA 31. LICURÍCIA VÍA 32. ASTÉRIA SÓLITA 33. SÓRIA STRANA
34. DÁRIA VANA 35. FERÁLIA KUNTA 36. CÚMBRIA SANA 37. ARÍNIA PRÍSTINA
38. SERENIA RECTA 39. MENTÁLIA PROA 40. SUMARIA POPA
1. CALMÁRIA RHEA
Esta planta paralela es muy útil para aquellos que la contemplan. Un solo minuto de atención
hacia su figura y de repente, un fluido visible es instilado en tu corazón, por una suerte de
tubo transparente que dirige el líquido por todo tu cuerpo. El que no está advertido se asusta
y la planta no está preparada para comprender ese desaire. En su mundo no se represa nada
que venga de modo natural y espontáneo. El nombre de la planta significa "El Río De La
Serenidad". La Calmária es especialista en saludos ceremoniales y reverencias que pueden
parecer meras coincidencias con el soplar de los vientos.

2. MIRA MIRABILIS
Esta planta paralela es un ejemplar muy difícil de ver. En el crepúsculo, sus bulbos emiten
una luz tenue, amarilla y sólo en cierto ángulo puede ser captada su imagen. Sin embargo se
puede tropezar con ella y, al palparla, su cuerpo se estremece ya que tiene algo así como
cosquillas. La razón de ello es un componente desfibrilador que reacciona con la piel
humana y manda la información de regreso a la corteza de mira. Su nombre quiere decir
"Maravilla De Las Maravillas" y su aspecto mismo es casi como un signo. De cada uno de
sus ángulos sale una luz fosforescente, como en la mayoría de las plantas paralelas.
3. PROTONOMA ZEA
Esta planta paralela es gigante. Su cuerpo, invisible en el día pero perceptible durante las
noches de luna llena, es tan alto como una catedral. El nombre se refiere a la primera ley de
la vida, es decir, al nacimiento y la gestación. La forma de la planta es muy parecida a los
huesos ilíacos de la madre. El tallo es separado en pequeños nódulos pero no tiene interior
sino tan sólo una superficie externa. Esta planta tiene la capacidad de regenerar toda cosa
rota o destruida. Su cohesión celular es tan poderosa que impregna a todo objeto o ser vivo
con su magnetismo celular que ayuda a la reformulación del tejido. Es la planta de los
alquimistas.
4. AMARIA TRÍVIA
Es una planta paralela que tiene cierta semejanza con la Palma del Viajero pero es mucho
más alta y más ancha que aquella. Se dirige hacia el eje norte-sur y desde la zona superior se
destacan unas antenas vegetales que poseen la capacidad de captar a los que se acercan
demasiado y a generar unas pequeñas explosiones de las cápsulas laterales que están llenas
de otros tantos pequeños dardos alucinógenos. Su nombre quiere decir "que ama las cosas
simples" y se refiere al hecho de que se puede encontrar cerca de las cosas de la gente pobre
y sencilla.

266

5. VIRIDIA ALTA
Esta planta paralela posee unos destellos de jade que brillan como hojas de espadas. De allí
le viene su nombre. La imagen de la planta es cuando visible cuando invisible y su
apariencia parece latir. Tal palpitación se intensifica en la cercanía del día de San Juan.
Cuando una persona camina por la ciudad y bruscamente se encuentra frente a frente con
esta planta, ocurre una sensación de miedo intenso, tal vez por su semejanza con un dragón
enroscado. Dado que la planta desaparece en el mismo instante, el sujeto cree que sólo es
una ilusión cuando de hecho se trata de algo muy real y palpable. Es una planta muy alta.
6. TAÍSIA PRIMA
Es una planta paralela que se parece a un gran libro abierto en estado de levitación. El viento
no la mueve y el tallo produce una vibración continua como una estructura metálica. El
nombre significa "La Primera Más Grande Del Mundo De Abajo". Cuando llueve se cierra
hacia arriba y al terminar la lluvia se sacude las gotas acumuladas en el tallo y en las
extremidades. Puede abrigar de la luz del sol y hace sombra por una distancia de veinticinco
metros. Antiguamente, ciertos habitantes usaban la Taísia Prima para hacer el techo de sus
casas. Dado que la zona interna tiene una réplica del cielo estrellado con fosforescencia y
todo lo demás, el techo natural resultaba un encanto para los que allí debajo dormían.
Actualmente es muy escasa.
7. CYNTHIÁRA ELBA
Esta planta paralela tiene una apariencia muy torpe si algo así puede decirse de un vegetal.
No obstante lo de la torpeza se refiere a su lenta manera de elevar y bajar los tallos al ser
golpeados por algún animal o movidos por el viento. El nombre quiere decir "Centella
Escondida" y se refiere al curioso hecho de que esa planta emite centellas cuando alguien en
su cercanía dice alguna palabra especialmente poética. Su aspecto es burdo pero la planta
posee un pronunciado gusto por la poesía.
Cada vez que un poeta se le acerca, la Cynthiára estira sus componentes y se vuelve recta y
enjuta, en una forma casi eréctil. Sólo con una frase poética retorna a su estado inicial. Es la
planta de los poetas.
8. PANÚRGIA DOCTA
Esta planta paralela posee unos órganos rudimentarios de visión a través de los cuales es
capaz de percibir sombras. Por ello su nombre se refiere a una cierta potencialidad del
conocimiento interno y significa "La Todopoderosa Del Conocimiento". Es una planta muy
pequeña pero extremadamente dura y afilada. Es imposible salir ileso si se camina descalzo
por su campo que tiene Panúrgias Doctas. Por lo mismo no está en las gracias de los
pastores y peregrinos, a pesar de que los cazadores dicen que su presencia les indica una
veta de oro en profundidad, a la misma altura que su primer ramo.

267

9. DELÍBALA MURA
Considerada casi un hongo, esta planta paralela sin forma posee la cualidad de desplazarse
varios kilómetros a la redonda dibujando una suerte de laberinto. Su nombre quiere decir
"La Planta Del Laberinto". Una vez llegado en el centro del laberinto construido por ella
misma, la Delíbala se queda quieta hasta que alguien viene a reemplazarlo. Es obvio que se
trata de laberintos que no se pueden percibir a simple vista. Al salir del laberinto, la Delíbala
trata de marcar el camino de regreso con una raíz larga como de enredadera, que ella
deposita con esmero a una cierta altura del muro derecho. Es la planta de los encarcelados.

10. ARTÚRIA BRANA
Esta planta paralela está relacionada con el misterio del Grial. Cada uno de sus gladíolos
capullos posee una suerte de esfera vegetal que abriga una pequeña copa. Si alguien trata de
sacar ese elemento de la florescencia, la planta muerde suavemente al intruso. No pasa más
de allí la amenaza. El nombre de la planta se refiere al Rey Arturo, pero ARTÚRIA quiere
decir "Osa Mayor". Por su lado, BRANA es "Piedra", En la lengua pelasga en la cual damos
todos los nombres de las 40 plantas paralelas que nosotros aún conocemos.
11. ULÍSIA MARGA
Esta planta paralela posee un nombre que quiere decir "El Camino De Nadie". Se encuentra
de noche en las encrucijadas y por lo general alumbra el camino a los que se han extraviado.
Es una planta muy amistosa dado que puede hasta acariciar al que se le acerca. Esta planta
posee una suerte de bolsas donde la gente que desea viajar lejos, puede encontrar varios
objetos minerales como unos anillos muy vitales para la orientación, ya que son unas piedras
vivas que saltan hacia el camino que debes tomar.
12. ALTÁRIA DELFI
Esta planta paralela es invisible a la mirada ordinaria. Sólo aparece como un espejismo en el
crepúsculo y por ello los conocedores la llaman "Lupercana", con el nombre de la luz del
LUBRICAN, El momento de la tarde en el cual las cosas se ven muy tenues y casi
invisibles. En realidad el reino del cual pertenece la ALTÁRIA DELFI es el reino
VISINVISIBLE, ese espacio que se encuentra entre lo visible y lo invisible. La partícula
DELFI significa "Matriz".
Al observar con atención los elementos que la conforman, se descubre algo así como una
suerte de zumbido de abejas, dormidos en sacos personales. La planta ama crecer al lado de
los árboles de Yagrumo.
13. CALÁDRIA PIRI
Es una planta paralela con elementos esféricos, sin interior, sin florescencias, ni pétalos. Es
posible que sea originaria de épocas remotas. No envejece y tampoco se seca pero se vuelve
polvo si un animal la toca. Por lo mismo emite ciertos silbidos que son audibles a grandes
distancias y cuando un sujeto se acerca, todo sonido cesa bruscamente para luego estallar
con estrepitosas vibraciones.

268

Su nombre significa "La Alegría Del Fuego" y proviene del hecho de que se oyen
frecuentemente risas parecidas al sonido que hacen las llamas de un madero en combustión.
Los niños la espían pero no se le acercan.
14. ALMATERIA DICTA
Esta fascinante planta paralela sólo se percibe en el primer día de la luna iluminada,
momento que se llama en latín LUX CINEREUM o Luz Ceniza. Su color es gris brillante
con opacidades que poseen un latido imperceptible. Parece viva y por lo mismo se le llama
ALMATERIA, o sea, "Materia Viviente". DICTA quiere decir "Contada", "Transmitida",
"Legado", "Tradición". Dentro de las esferas hay un vacío que se manifiesta al tocarlas, a
través de un despliegue matemático de conos y facetas interminables. El texto que tienen en
la superficie las esferas es imposible de descifrar.

15. ARDENTÍA CLARA
Esta planta paralela es fosforescente. Su luz es cinérea, como de luciérnaga y por ello se le
llama ARDENTÍA. A su brillo se pueden ver las líneas de la palma de la mano y las venas,
como si miráramos el cuerpo en una luz ultravioleta. Es una planta espectacular puesto que
vibra con todos sus elementos l mismo tiempo y deja la impresión de ver un
macroorganismo palpitante. Ningún pájaro se posa en sus ramas y los animales le huyen. En
su base hay siempre rocío y su uso es maravilloso para los dolores de los recuerdos. Se bebe
con sólo tocarlo con el dedo y luego hay que pasarlo por la lengua.
16. SÍRIA FANTA
Esta planta paralela parece un faro en las noches de luna. No obstante, su luz palidece
cuando alguien habla en su cercanía. No resiste la palabra humana. Se llama SÍRIA por ser
brillante y FANTA porque a veces fenece en la sombra desapareciendo por completo. Los
cazadores la buscan porque alrededor se reúnen las liebres para sus orgías mensuales. Con
los ojos llenos de lágrimas, estos pequeños animalitos la contemplan mientras fornican, sin
ruido y con una discreción gestual que produciría un estado de pena al humano más cauto.

17. ORIONÁRIA VERA
Como planta paralela, la ORONÁRIA tiene en el panteón de la botánica oculta su lugar
especial. En su presencia, el individuo humano siente la necesidad de orinar. Cuando mira
con atención lo que orina, descubre el humano que su orina posee un fulgor de amatista y
todo tipo de dolor escondido es drenado y eliminado.
Hay que tener cautela y no orinar hacia la mata sino de espaldas a ella, ya que sólo así ocurre
el efecto antes descrito. Es VERA por ser "Verdadera". La planta fue conocida por Rebeláis
y Paracelso. También la conoció Nostradamus; los tres eran contemporáneos.

269

18. OSÁRIA GRATA
Esta planta posee muchos movimientos muy lentos que asemejan los ejercicios de Tai Chi
Chuan. La totalidad de las posturas dinámicas adoptadas pueden alcanzar el número de 384.
De cuando en cuando, los tallos se estremecen y emiten un germen luminoso en forma de
calabaza, que gira por el suelo y se consume a sí mismo en menos de 8 minutos. Los
animales quedan embelesados con ese elemento y a veces los felinos juegan con él como
con un ratoncito o como si fuera aceituna que vuelve locos a los gatos. Es GRATA por ser
"Agradable" y es OSÁRIA porque las pequeñas calabazas tienen huesos de luz muy
brillantes que se pueden ver en el cuerpo por transparencia si el animal los engulle.
19. LUCINÉRIA PINTA
Esta mata curiosa tiene ese nombre por ser capaz de pintar con luz ceniza y al moverse en el
aire deja franjas largas como si fueran colas de estrellas fugaces. No se desplaza del sitio
donde se encuentra pero su luz viaja a grandes distancias. Es una mata que gusta mucho a
los topos y a los castores. Cada año, en el día de San Juan, grandes grupos de estos animales
se reúnen alrededor de ella y la contemplan en silencio.
20. CINÉREA DORA
Esta planta paralela se llama así por ser enteramente gris. Pero ese gris es brillante y a veces
toma un matiz dorado. No envejece y no tiene interior como todas las plantas paralelas. Si
uno de los elementos de su cuerpo se guarda en un cuaderno, las hojas se vuelven vegetales
y adquieren nervaduras.
Las guardas del cuaderno se transforman en alas y al lomo del cuaderno comienza a crecerle
pelos.
21. CRAIA MERA
La CRAIA es una planta paralela que se considera la primera (CRAIA) del ombligo del
mundo. "Crece" o mejor dicho "Vive" sólo en el ombligo del mundo y su presencia es
descubierta por el vapor que emana del sitio, hasta grandes distancias. CRAIA MERA es
una planta muy ceremoniosa. Cada vez que alguien pasa frente a ella, se inclina y emana una
fragancia sutil que es como un regalo para el visitante casual.
22. CRISTALIA SUTRA
La botánica paralela es un mundo aparte pero inmerso en este nuestro mundo visible y
casual. Los individuos que se definen como plantas paralelas conviven con las demás plantas
sin interferencias, sin clorofila, sin tiempo, sin semillas o flores. Parecen de cristal o de
piedra pero son del reino vegetal. SUTRA quiere decir "Hilo" y por ello CRISTÁLIA
SUTRA es como un hilo de cristal entreverado. Es una planta transparente y posee una
fragancia como de espejo.

270

23. ARGONARIA URAOR
La planta paralela es un ser antiguo. Proviene de un sentimiento ancestral que se ha
transformado en substancia vegetal y dura muchos años, siglos y siglos. Los seres humanos
son los creadores de todo ese reino insólito, a pesar de que ellos no lo saben. No es que la
planta ha evolucionado. No es que evolucionará. Es perfecta. Así como es, posee una
permanencia de cristal. No posee adentro, como una botella de Klein. Si deseas mirarla por
dentro te perderás en un abismo negro.
La ARGONÁRIA se llama así porque es un rayo de la luz humana manifestado en lo
visible. URAOR quiere decir luz de oro primordial.
24. KHRISIA TANAT
La KHRÍSIA TANAT se llama así por un fenómeno muy curioso que ocurre cuando alguien
la toca. En el instante en el cual es tocada, la planta expulsa un fino polvo aurífero que
envuelve el cuerpo del sujeto y lo ilumina durante un leve instante. Si la persona o el animal
no se aleja, queda embalsamado y no se puede mover por varios días.
No es peligroso pero produce un cierto miedo de la muerte, que es valioso para convocar
esta sensación que alguna vez todos vamos a tener, al coloquio del crecimiento.
25. PLACENTARIA ARTI
La planta paralela llamada así posee una apariencia espectacular. Parece suspendida a una
pequeña distancia del suelo y bruscamente se eleva en línea recta para luego descender de
nuevo en el mismo sitio.
Si te pones debajo de ella, al bajar, la planta penetra en tu cuerpo y por un instante tienes la
curiosa sensación de ser tú también elevado a unos metros del suelo. Después de esa
experiencia debes desplazarte rápidamente en los laterales hacia la derecha o hacia la
izquierda o adelante o atrás. No es conveniente continuar en el mismo sitio por más que sea
placentero.
26. ARGÍNTIA ROA
La ARGÍNTIA ROA es muy pequeña, como una gota de Rocío (ROA) Plateada. Por más
que la pisen, la ARGÍNTIA no pierde su forma. Si bajas tu mirada hacia el microcosmos, te
vuelves —por unos instantes — muy pequeño y puedes caminar por el bosque de
ARGÍNTIAS como si fueran altos eucaliptos. Para retornar a la altura inicial hay que cerrar
los ojos y tocarse la cima de la cabeza y el entrecejo. En ese mismo instante recobrarás tus
dimensiones. Luego aléjate, sin mirar atrás.
27. LUGIA GALBA
La LUGIA se llama así por ser muy amarilla. Debes mirarla con los ojos cerrados. Sólo así
se ve con claridad. Ella penetra la cortina de los párpados tuyos y se te presenta delante de
los ojos, pura y prístina como una fuente. Tiene, por cierto, un sonido parecido al ruido que
emite el agua de un manantial de la montaña. Los niños tienen la intención de beberla pero
ella los aleja suavemente con un empujón. Es una mata muy maternal.

271

28. OGLÍNDIA SATA
Esta mata es un espejo como lo dice su nombre. Un espejo de dos caras ya que no tiene
atrás. No obstante, Si te miras en ella te vas a ver al contrario de cómo eres y ello te puede
desconcertar. Es decir, que vas a verte viejo si eres niño y niño si eres viejo.
Sólo aquellos que tienen 33 años cumplidos en el mismo año de su contacto con la planta,
se ven tal como son. El ser tiene esa edad. Es una mata que refleja el ser, pero debes buscarla
a los 33 años.
29. MERCURIA VIVA
Esta mata parece que se separa en mil pedazos si la tocas y luego se reúne rápidamente para
conformarse de nuevo en la figura inicial. Si la cargas en el bolsillo multiplica el dinero que
tienes en forma de monedas, pero quema los billetes de papel. Es conveniente no cargarla.
La MERCURIA VIVA es la planta de los ladrones. Abre todo candado y cerradura. No
obstante, hay que dejarla tranquila porque puede vengarse con los excrementos y entonces
puedes orinar sin cesar y dejar excrementos por doquier. Cuidado...
30. ARAVÍRIA MICA
Esta mata necesita de un cuidado especial. No quiere ser vista. Si te encuentras con ella por
casualidad debes tornar la cabeza y taparte los ojos con las manos. Así ella entiende que "no
la quieres ver ni mirar". Si haces ese gesto, ella se te acerca y te introduce en uno de sus
bolsillos como pequeña semilla que parece de jadeíta.
Con esta semilla te puedes quedar sin comer una semana entera. Se llama ARAVIRIA
porque es muy penosa.
31. LICURÍCIA VÍA
Esta planta está conformada por numerosas partículas luminosas que se elevan hacia el cielo
y se confunden con las estrellas. Su nombre quiere decir "Luciérnaga Que Ilumina El
Camino". Si estás caminando de noche, cosa que no debe ocurrir, ella puede ayudarte,
mandándote mensajeros luminosos que te iluminan los pasos. La manera de agradecerle es
arrojarle unas pestañas de tus párpados en la dirección de su sitio. Te lo agradecerá toda la
noche.
32. ASTÉRIA SÓLITA
Esta planta paralela parece una estrella, a pesar de ser esférica. Su brillo es tenue pero
aumenta con la luna nueva. Le gusta la compañía humana pero debe ser silenciosa. Puedes
acariciarla y sacudirla suavemente. En los puntos que se vuelven luminosos puedes y
deberías hacerle un masaje suave con los dedos. No hay cosa que le guste más. Luego
puedes irte sin despedirte.

272

33. SÓRIA STRANA
Esta mata parece una estela. Es muy alta como de 16 metros. Al lado de ella te vuelves
gigante por una hora. Cuando sientes que comienzas a crecer, debes elevar los brazos como
si tocaras el cielo y girar en sentido horario sobre tus puntas. Abrázala. Estás a la misma
altura que ella. Al quedarte abrazado, bruscamente te volverás pequeño y así te puedes
deslizar sobre su tallo hasta abajo como los bomberos por el tubo de entrenamiento. Luego
vete sin despedirte. Es así como se saludan en silencio las plantas paralelas. El nombre de
esta mata quiere decir "El Sol Oculto".
34. DÁRIA VANA
La DARIA VANA es sencilla y muy cariñosa. Necesita de tu amor. El amor es un cariño de
mirada y a veces un gesto. Frente a ella, repite todo lo que ves: se inclina hacia ti —
inclínate. Se vuelve a un lado — vuélvete a un lado. Salta — salta... Se abre como una flor
en eclosión — abre tus brazos como si fueras una flor. Te toca — tócala. Te salta en el
regazo — salta tu también y abrázala. Así sabe ella que tú entiendes. Su nombre significa:
La Que Da Amor Por Nada".
35. FERÁLIA KUNTA
Esta planta capital y pueblo es muy buscada por los animales feroces. En su provincia se
vuelven cálidos y agradables y eso le dura por un mes. KUNTI es el "Viento" y FERALIA
quiere decir "De Los Animales" La planta posee el conocimiento de la lengua de los pájaros
y es la única que entra en conversación con sus trinos. Si te ve creerá que eres un pájaro, y
por ello no te asustes si emite sonoridades extrañas.
El niño o la niña que lee eso o la persona adulta que cae sobre estas hojas tiene que tomarlas
muy en serio. ¿Por qué? Por que hay muchas cosas que no se ven y otras tantas que no se
conocen.
36. CÚMBRIA SANA
La CUMBRIA SANA se llama así porque te lleva la Cima del entendimiento de las cosas
VISINVISIBLES sin mover un dedo. Con tan sólo contemplarla por un segundo, basta:
ENTENDERÁS Y COMPRENDERÁS TODO.
37. ARÍNIA PRÍSTINA
La ARÍNIA es una planta normal. Parece algo así como una albóndiga pero su consistencia
es de piedra. Puedes apretarla, puedes tocarla. No ocurre como con otras matas paralelas que
se vuelven polvo al más leve toque. Se llama ARÍNIA PRÍSTINA porque se deja ver por
casi todos los seres, sean animales angélicos o humanos. No te asustes cuando te va a decir
¡Bu! Es su modo de saludar.

273

38. SERENIA RECTA
Es una planta paralela muy sofisticada. Cuando la encuentres no te dejará pasar. Entonces
siéntate y medita un rato con los ojos abiertos. Ella te presentará un espectáculo nunca visto.
De sus globos saldrán pequeños hilos semitransparentes que tejerán rápidamente una
alfombra de rayos frente a ti- No digas nada. Sólo observa con una sonrisa. Cuando todo
termine, la Serenia se aleja y te deja pasar. De nuevo no te despidas. Levántate y vete, con la
contentura del espectador secreto que ha visto cosas que pocos pueden presenciar.
39. MENTÁLIA PROA
La MENTÁLIA posee un cuerpo muy alto. Parece un mástil. Si la encuentras vas a viajar
por los aires alrededor del lugar y de nuevo te posará en el sitio de donde te ha llevado. Para
despedirte debes besarle las tres hojas como si fueran manos. Va a considerarlo. ¿Cómo?
Pues te elevará de nuevo, esta vez más allá de la luna y verás por un instante a la Tierra
rodeada por una luz azul. Te puedes despedir con esa frase LUZ AZUL SOY YO, YO SOY
LUZ AZUL. No mires hacia atrás, como de costumbre...
40. SUMARIA POPA
Por fin llegamos al final de este catálogo. La SUMÁRIA es una planta que cumple con
despedirte del mundo de la botánica paralela. Te abrazará fuertemente como a un pequeño
recién nacido y te tendrá así durante una hora. No te muevas. No grites. Nada pasará. Tus
huesos se volverán más fuertes y más luminosos. Al final de esa hora, abrázate a ti mismo y
despídete caminando hacia atrás sin VOLTEAR LA CARA. Quiero decir que debes seguir
mirándola así, caminando hacia atrás como si volvieras de una iglesia, hasta que ella decide
desaparecer en una niebla luminosa...
El ÍNDICE DE PLANTAS
1.
CALMÁRIA RHEA
2.
MIRA MIRABILIS
3.
PROTONOMA ZEA
4.
AMÁRIA TRIVIA
5.
VIRIDIA ALTA
6.
TAÍSIA PRIMA
7.
CYNTHÍARA ELBA
8.
PANÚRGIA DOCTA
9.
DELÍBALA MURA
10. ARTÚRIA BRANA
11. ULÍSIA MARGA
12. ALTÁRIA DELFI
13. CALÁDRIA PIRI
14. ALMATERIA DICTA
15. ARDENTÍA CLARA
16. SÍRIA FANTA

274

17. ORIONÁRIA VERA
18. OSÁRIA GRATA
19. LUCINÉRIA PINTA
20. CINÉREA DORA
21. CRAIA MERA
22. CRISTÁLIA SUTRA
23. 22 ARGONÁRIA URAOR
24. 23 KHRÍSIA TANAT
25. PLACENTÁRIA ARTI
26. ARGÍNTIA ROA
27. LUGIA GALBA
28. OGLÍNDIA SATA
29. MERCURIA VIVA
30. ARAVÍRIA MICA
31. LICURÍCIA VÍA
32. ASTÉRIA SÓLITA
33. SÓRIA STRANA
34. DÁRIA VANA
35. FERÁLIA KUNTA
36. CÚMBRIA SANA
37. ARÍNIA PRÍSTINA
38. SERENIA RECTA
39. MENTÁLIA PROA
40. SUMARIA POPA

El Hijo de las Flores
Esta noche, antes de acostarme, le pregunté a mi padre cien cosas. Una por una, me
las respondió, no antes de decirme lo siguiente: Abre tu cuaderno y escribe nuestra
conversación. Luego, puedes dormirte sin más averiguaciones. Abrí mi cuaderno de dudas,
el "dudario", y escribí todo lo que hablamos aquella noche. Mañana, voy temprano al cole.
1
¿ Qué es el Hombre?
El hombre es la fotografía viva de la perfección. En él hay luz, sonido y sustancia. Todo
lo que hay en el hombre lo puedo encontrar en el cosmos y todo lo que hay en el cosmos
sólo puedo encontrarlo en el hombre. Eso que yo llamo ” todo “, no está en los animales y
en ninguna otra “criatura” cósmica. Es maravilloso decir en pocas palabras cosas tan
complejas que salten a la memoria, con solamente leer tu pregunta. Las palabras, sí pueden
expresar la sutileza de las cosas, somos nosotros los que no entendemos el sentido profundo
de las palabras. A tu pregunta puedo responder con una sola palabra, pero ¿ Sé yo acaso si tú
entiendes esa breve y solitaria palabra? El hombre es Díos, es una gota de Dios, una gota del
gran mar.

275

2

¿ Qué soy yo?

Tú eres un ser que busca la perfección. Eres sustancia vibrante que se ha manifestado,
luego que un sonido y una luz decidieron estar juntos. No sólo eres vida latente, eres
diamante puro sin labrar, luz brillante escondida, música eterna inaudible para la oreja
ordinaria, sinfonía callada del silencio, eres. También eres una cálida y áspera luz latente, un
sol opacado por una nube pasajera, brillo eterno, infinito eco de la perfección que se
materializa en tus preguntas, tan frágiles y tan cristalinas que me producen un cierto temor,
al responderlas. Escribo al lado de ellas, para no romperlas, ni ahuyentarlas.
3

¿ Quién soy yo?

Tú eres yo, no “igual que yo”, porque sería una mera comparación. Eres un yo
entero, completo, pleno, sublime, es decir, más allá de los limites comprensibles por la
visión ordinaria. Eres luz y cada vez que miras, de tus ojos brota luz candente. Se ha dicho y
demostrado geométricamente que tú eres luz. Alrededor de la luz que eres, hay un sonido
que la envuelve. A través del sonido, el yo se mueve, es como un cojo cargado por un ciego.
El alma es ciega, se enamora sin ver, sólo se mueve por el sonido y por ello, callo.
4

¿ Qué es la vida?

La vida es un latido, una vibración sin fin, algo que todo penetra y aquello que jamás
termina, ni se consume, ni se pierde, ni desaparece.
Si deseo atraparla, se me escapa por entre los dedos, si me olvido de ella, me llena de alegría
el ser. Precisamente porque me he olvidado de ella, es que me atiende, sino, ¿para qué
tomarme en cuenta? El que presta demasiado interés a la vida, la pierde y aquél a quien se le
olvida . . . oye (¡) ol – vida (!), la vida lo acoge en su regazo y le brinda rocío y energía.
5

¿ Cómo es la vida?

Desglosada, la vida entra dentro del segundo y dentro de las fracciones de segundo,
como si fueran horas inversas, semanas inversas, días inversos, meses inversos, años
inversos, lustros y generaciones inversas. Hasta se puede hablar de edades inversas y de
eternidades inversas - todo eso ocurre dentro de un segundo.
La vida es simple, densa, brillante, extravagante, sorprendente, graciosa, deleite de
labios y miradas, armonía de gestos y de palabras, plena, auténtica, bella, sencilla, hermosa y
ninguno de todos estos atributos es lo mismo.

276

6

¿ Cuánto estaré aquí?

Lo mismo le preguntó el instante a Fausto. Luego Fausto le dijo: “ ¡ quédate, eres tan
hermoso!...” Yo también digo: “ ¡quédate eres tan hermoso !...”
Siempre estaré aquí - le respondió el instante a Fausto - no tengas miedo. Aún furtivo e
instantáneo como un trueno, aquí estaré siempre, naciendo desde mí mismo, sin perderme,
sin terminarme, sin acabarme. Tú eres un instante: cuando te vas, ya te fuiste, parece que ya
no eres, que tal vez no estás aquí, y sin embargo, siempre me sorprendes, pues no te has ido
y, no obstante, vuelves, retornas en tu nostalgia, en tu alegría, en un retorno sin dolor. Si te
vas, vuelves, ya que no puedes estar lejos de la vida.
7

¿ Por qué estoy aquí?

Hay una bella razón por la cual estás aquí: debes adornar el mundo con tu sonrisa,
elevarlo con tu trabajo, educarlo con tu ejemplo, curarlo con tu alegría, edificarlo con tu
plenitud. En todo eso, tú eres una pieza importante.
¿Sabías que sin ti el mundo no podría seguir adelante?
Eres necesaria para que el mundo gire. Sin ti no hay días, sin tu seriedad no puede haber
futuro, sin tus movimientos internos y sin tus preguntas, las ruedas del universo estarían
atascadas y llenas de orín. Tú debes estar aquí: sin ti nadie puede hacer nada.
8

¿Para qué estoy aquí?

¿Has mirado alguna vez el cielo, cuando en la mañana sales de tu casa? ¿Te diste cuenta
cómo se alegra? Es tu presencia que lo hace tan azul, no exagero. Si te encuentras, si
descubres quién eres y para qué estás aquí, el juego comienza de nuevo, desde el principio.
Es decir que ni siquiera cuando por fin entenderás para qué estás aquí, ni siquiera en aquel
momento, se acaba el juego. Debes volver a jugar y con tu juego disfrutarán otros, que aún
no saben para qué están aquí.
Tú estás aquí para descubrir que todo esto es un juego. Un juego para que tú goces.
9

¿Cuánto debo esperar?

No presiones, no te apures, todo alcanzará su cauce. Hay que aprender a esperar. Esperar
no tiene tamaño. No puede ser medido. Si de verdad alcanzas esperar, tan solo por un
instante, sin apuro y desesperación, es decir, si logras ESPERAR plenamente... ¡ya! ¡No
tienes que esperar más...! En tanto logres esperar de verdad, allí mismo se acabará la espera.
Estamos aquí para aprender a esperar. En calma, en quietud motora, o sea haciendo tus
cosas, espera, espera. Y no serás engañada..

277

10

¿Cómo debo esperar?

Eres sutil y penetrante en tus preguntas. Me sorprendes. Pues, debes esperar, en tu
persona. Entre tu Ser y los “esperadores” de profesión, hay una diferencia: Ellos esperan
atentos, un poco amargados, demasiado serios.
Tú tienes tu estilo: esperas con gracia, alegre, contento, pleno, tolerante, abierto a todo
brillo, suave, firme, flexible, fluido, atento, contemplando, observando, sin hacer juicio
alguno.
11

¿Qué debo esperar?

Debes esperar la plenitud. Cuando ya sientes que estás pleno, completo, sin nada que
falte, alegre, sereno y lleno de gracia, sin nombre, en este instante mismo sabrás que es
precisamente ese estado lo que tú estabas esperando. Estabas esperando la plenitud. Pero
para ello necesitas dar un poco de tu tiempo. Tienes que estar un poco en calma, cada vez
que puedas, y de cuando en cuando, robar unos minutos a los apremios diarios. Trata de
hacer eso...
12

¿Qué estoy buscando?

Lo que estás buscando es algo que has perdido. Si no lo hubieras extraviado, no lo
buscarías, te aseguro.
Eso que todos hemos perdido, no sólo tú, es un estado de plenitud, de contentura, de gracia,
de luz y alegría serena, de moderación y de fuerza, y lo estamos buscando...
Cuando ello nos rodea y nos cubre de alegría, en ese mismo instante tenemos la sensación
que ya hemos encontrado lo que estábamos buscando...

278

13

¿Qué es la felicidad?

La felicidad existe: es la plenitud.
Cuando te sientes pleno, es decir completo, brillante, desconocido, grande, inmenso,
como el cosmos entero y radiante, opaco y sutil, misterioso, sin que nadie lo sepa, de
repente, comprendes qué es la felicidad.
La felicidad no viene de fuera, lo han dicho todos los sabios, pero yo necesito saber de
dónde viene y qué es la felicidad. La felicidad es cuando estoy sintiendo plenitud y si aún no
lo siento, quiere decir que estoy vació, o en vía de plenarme...
14 ¿Cómo es la felicidad?
¡Qué bueno que puedo seguir
“plasmando” en esta hoja, palabras referentes a la
felicidad! Cuando estás feliz, todo está como debe estar. Todo es como debe ser. Nada te
parece fuera de lugar. La felicidad es un estado a través del cual el ser humano puede ver la
armonía del cosmos. Todo parece encajar en su lugar y no hay nada que no fuera bien
ubicado, bien pensado y manifestado. Es la felicidad una suerte de fuerza y un poder que
desearías compartir con el otro, es sentir que eres una fuente inagotable de la cual los demás
puedan beber, sin el temor de ser sorprendidos por los tigres de la selva.
15 ¿Dónde está la felicidad?
La felicidad está en el entrecejo. Si quiero sentirla, debo tan solo sonreír y cerrar los
ojos. En ese preciso instante se puede sentir la felicidad. En realidad, decir que se encuentra
en el entrecejo es solo un modo de hablar.
Cuando miramos allí, nos concentramos y al estar concentrados, sentimos algo que
puede llamarse plenitud. Cada vez que quiero saber dónde está la felicidad, cierro los ojos,
sonrió y me quedo mirando en ese lugar imaginario. Deseo que tú hagas lo mismo...
16 ¿Cuánto dura la felicidad?
Una vez tocada y bebida, la felicidad es eterna. No se pierde al morir ni se le escapa a
uno por entre los dedos.
Pero necesito algo, al menos unos segundos de felicidad, para saber qué cosa es la
“felicidad”. Debo gustarla yo mismo. Nadie me puede ayudar al hablarme de ella. Hay que
practicar...

279

17 ¿Por qué busco la felicidad?
Porque la has perdido: siempre buscamos algo que se nos ha perdido. Todos los seres
humanos buscan la felicidad, con la excepción de aquellos que ya la han encontrado.
Busca, eres un buscador encontrado. Mientras la buscas, de repente, la felicidad te
encuentra. Así ocurre: nos encuentran, porque estamos buscando... Tú buscas la felicidad
por otras razones también. Has llegado al momento en el cual tienes que buscar la felicidad.
Tal vez hace un tiempo atrás, no la buscabas. Pero ahora, ya es el momento.

18 ¿Para qué busco la felicidad?
Sabemos que la felicidad es la consecuencia de un estado de plenitud. Muchos piensan al
revés, que debo primero encontrar la felicidad para luego sentirme pleno como ser humano.
Pues, es precisamente por la plenitud que me siento feliz. No hay que decirlo: estás feliz y
ya. Por ello, cuando la gente dice: ¡estoy feliz! - ¡ya no lo está! La felicidad es el estado
natural del ser humano. Busco la felicidad para retornar a mi estado original, es decir
natural.
19 ¿Cuánto cuesta la felicidad?
La felicidad cuesta no pensar, también cuesta no desear, cuesta también no ser tan necio
y malcriado para con las cosas que la vida nos ha dado, como por ejemplo con el agua, con
la luz, con el aire, con la tierra. Esas bellas cosas son olvidadas por los necios y los
malcriados. La felicidad cuesta renunciar a muchas cosas muy queridas, renunciar al fruto de
las acciones, contentarse con lo que se tiene, no protestar por las injusticias para con tu
persona o dirigidas a tu persona, no tener necesidad de ser amado y otras pocas cosas más...
20 ¿Yo soy feliz?
Nadie puede saber si somos felices o infelices. La mera manifestación externa de la
felicidad no significa nada. Puede ser pura pose, o casual afectación, alegría o falsa gratitud
monetaria generada por algún premio, ganancia o cumplido. Por ello es imposible saber si
otro está o no feliz, es o no feliz. Según mi lectura y percepción, alguien alcanza la felicidad
cuando llega a conocerse a sí mismo, no importa si es hombre o mujer ¿sabes quién eres?
Eres una niña.

280

21 ¿Qué me hace feliz?
Te hace feliz el conocimiento de ti mismo. Si se trata de una mujer, el sí mismo guarda
su naturaleza masculina: sigue siendo un” si mismo”. Cuando sé quién soy, en ese preciso
momento, la felicidad invade el ser. Es al Ser al que llamamos el “sí mismo”.
El verdadero yo, el espíritu luminoso que generó toda la humanidad, ya que no hay ser
humano sin luz espiritual, esto es lo que se llama el uno mismo.
No importa si eres mujer, ¡¡¡ También eres un ser humano!!!
Eso es una broma. No la tomes en serio. Lo dije para molestarte.
22 ¿Qué es el amor?
El amor es una fuente borbotante de energía que impregna los seres, los hechos y hasta
las cosas. Cuando amas, sabes qué es el amor. Cuando te aman, no puedes saber qué es el
amor.
Necesitas amar para saber qué es el amor. Para amar, se necesita estar conectado a la gran
fuente del amor, la fuente de la energía. La energía misma es el amor ¿cómo conectarse con
esa maravillosa fuente? La fuente del amor está en cada ser humano. Hay ejercicios para
descubrirla. Está más cerca que el mismo corazón.
23 ¿Cómo es el amor?
Él, no pide nada, acepta todo, todo lo cree, todo lo tolera. Hay modestia y claridad en el
amor, pero es una claridad escondida, como el primer día de la luna creciente. Cuando hay
amor, todo anda como debe andar, es decir, que hay comprensión total de los hechos, de los
seres y de las cosas. Tanto los seres como los hechos, todos aguantan y esperan momentos
propicios. El amor es gracioso y alegre. Puede ser serio y sereno. No hay necesidad de
palabras o de gestos ¡el amor envuelve todo como una nube!
24 ¿Quién es amor?
El maestro y la madre son dos seres que son amor: ellos emanan amor, por serlo ellos
mismos. Por ellos brota la fuente del amor, a través de ellos se llena el mundo de olas y olas
de amor. La madre no tiene interés alguno para continuar cada segundo averiguando si ama
o no ama, si el niño siente o no, su amor. Simplemente es, existe, se manifiesta como amor.
El maestro, a su vez, no tiene necesidad de averiguar si la gente cercana a él, o lejana, siente
o no su amor. Sencillamente es amor. Cerca o lejos, el amor se siente igual. Para el amor no
hay distancia, ni tiempo: es perenne como la hierba...

281

25 ¿A quién debo amar?
No hay necesidad de amar a nadie. Los demás buscan y necesitan del amor. Si tú eres
todo amor, de manera natural, los seres van a querer y necesitar y desear el amor que tú eres.
El que no es amor no puede amar. Y todos somos amor pero no queremos verlo, lo
escondemos cada momento, para que no se burlen de nosotros.
Para que no nos aprovechen. Para que no nos engañen.
Para el SER, todas estas precauciones no tienen valor alguno, porque el amor no se
consume, ni se gasta. Sólo sea amor y no busques a quien amar.
26 ¿Cuánto debo amar?
No hay mucho, ni hay poco. Solo hay. La cantidad es de los objetos. El amor es como la
luz: o hay o no hay.
Si acaso dicen que hay “poca luz” es una expresión impropia. El
amor es tal cual, intocable en la cantidad y en la cualidad. Todo amor es idéntico a otro.
No hay niveles o escala de valores. El amor es uno y por ello es único. Yo amo y mi amor es
lo único que hay en el mundo. Es más, quiero amar, deseo querer amar, vivo para buscar,
desear, querer y amar. Porque amar es, de por sí, mucho, todo, completo.
27 ¿Cómo amar?
Sin necesidad de ser amado, sin buscar algo detrás de este maravilloso estado, sin querer
enderezar lo amado, sin necesidad de recibir lo mismo, sin desmayo, sin cuidado, sin
estrategias, sin tácticas, sin hora, sin miedo, sin apuro, sin ostentación, sin temor de perder,
sin fines, sin desear nada, sin exaltación, sin tristeza, sin melancolía, sin celos, con
seguridad, con todo el alma, con todos los motores, con sinceridad, con calma, con máxima
atención, con concentración, con gracia y afecto, con austeridad, con decencia, con
condescendencia, con silencio y paz en el corazón.
28 ¿Necesito amar?
Si eres un ser pleno, por más que te amen, no te darás cuenta. Es como desear llenar un
recipiente ya lleno, ya pleno. Nadie puede entrar allí.
¿Cómo sentir que “necesito amor?”.
Cuando aún no estoy en plenitud ¿quién puede llenar mi vació? Nadie, nadie, al menos que
alguien sea pleno, para verlo y sentirlo, cada vez que me siento vacío.
Nosotros, por naturaleza, somos amor. Es decir que no necesitamos amor. Siempre necesito
algo que me falta. Quiero y deseo lo que me falta. Si tengo bastante, hasta puedo dar a otros
lo que me sobra. Pero el amor nunca sobra, siempre es preciso, tanto de tamaño como de
cantidad.

282

29 ¿Cómo encuentro el amor?
La esperanza es un barco. Debes subir y esperar allí, esperar. Mientras esperas, el viento
llena las velas y comienza el gran y bello viaje para encontrar al amor. No mires para atrás.
Nada en el pasado sirve para el encuentro con el amor. El amor es puro presente. Aquí, ya,
ahora, yo, eso, así. Bruscamente, sentirás como te invade un sentimiento de alegría interna,
moderada, que te lleva al cielo, te hace volar. El amor une nuestros cuerpos en un solo
cuerpo, el cuerpo original.
La gente ordinaria, es decir, la gente normal, los de la calle, -como se les suele llamar-,
tienen el cuerpo del amor lejos, lejos de su cuerpo físico. Los buscadores y los adeptos
buscan encajar el cuerpo del amor con su cuerpo físico. El encuentro es sorprendente.
30 ¿Amor y felicidad es lo mismo?
No es lo mismo, no puede ser “lo mismo”. El amor es “amor” y la felicidad es la
“felicidad”
¡Qué bueno que son dos cosas diferentes!
El amor es eterno, la felicidad es momentánea
¡La felicidad es una gota del mar del amor!
Con una gota nos basta, pero es tan efímero. Desearía muchas gotas, más y más y ¿qué
ocurre? Siempre hay más.
La felicidad es una mínima parte del amor. La felicidad existe para enseñarnos cómo es el
amor. Si descubro el amor, yo mismo soy el amor. Si descubro un momento de felicidad yo
mismo soy la felicidad. No recibo “felicidad”, doy, emano felicidad. El amor está hecho,
compuesto y manifestado por breves instantes de felicidad.
31 ¿Qué me haría falta para ser feliz?
Falta algo: darte cuenta que estás feliz. Si nos damos cuenta que ya estamos “felices”,
que nosotros somos la gota de amor del gran mar de la vida, desde ese momento hay que
tratar de estar consciente de ello, todo el tiempo. Me falta darme cuenta que yo soy una gota
de amor y que el amor es la mar. Entonces, con sólo saberlo y “realizarlo” es decir,
“practicarlo” en cada instante, con sólo eso, me basta para ser feliz. Me falta también
aguantar y trabajar en pos de ello. Debo tomar pastillas. Hay unas pastillas muy buenas que
se venden en la farmacia de la esquina y se llaman DARSEC.
Toma DARSEC con agua y ajo.
Y DARSEC es darse cuenta
Y Agua es aguantar los pesos de las obligaciones
Y el Ajo es trabajo y más trab-ajo conmigo mismo y para mí mismo: silencio y más
silencio.

283

32 ¿Cuánto me falta para ser feliz?
Falta poco. Al preguntarse eso, que para los demás suena como a tontería y a necedad,
una persona se ha acercado con un salto a la orilla de la felicidad. Puedes ser feliz, pero
recuerda: la felicidad es solo una gota del mar del amor.
Te voy a contar un cuento para que recuerdes siempre cómo llegar al mar del amor, al maramor. Había una vez una niña de pelo corto que tenía la extraña virtud de ser seguida por el
mar: donde iba la niña, el mar iba detrás. Detrás de ella, el mar rompía sus olas sin que la
niña se diera cuenta. Es más, la niña no sabía que el mar la seguía y así caminaba, caminaba
por ciudades y pueblos y el mar la seguía siempre. Un día, la niña llegó a las orillas de la
MAR OCEANA, la gran mar. Caminó un poco en el agua y el mar la siguió. Era el mar del
amor.
33 ¿Qué es mi vida?
Tu vida es como el número de esa interrogante: 33. Es un rosario. Un rosario de
misterios mayores y menores. Cada día, cada minuto, cada segundo, cada semana, mes o
año, entra en la sarta del rosario para formar una serie de hechos que serán tu futuro. Ahora
estás viviendo en la construcción de tu pasado, es decir, en lo que has pensado, dicho y
hecho hace un tiempo, en una vida anterior. Luego vivirás en la casa sumida por los hechos,
palabras y pensamientos que hoy estás haciendo, diciendo y pensando. Tu vida es una casa
construida en el pasado. Dependió de ti. Ahora estás preparando tu próxima vida. Todo lo
que comprendiste te lo llevarás contigo; lo demás se olvidará y se esfumará.
34¿Cuánto dura la vida?
La vida es eterna. Como siempre es, no tiene duración. La salida momentánea que la
gente llama muerte, es como pasar de un vagón a otro, en un tren. Cada quien tiene un
periodo especifico para madurar. La cantidad de energía vital que la persona tiene, se
traduce en un número de respiraciones (cada día respiramos 25.920 veces), un otro número
de parpadeos y otras cosas más.
Cuando todo ello se consume, salimos de este vagón, para subirnos en otro. La vida es el
lapso entre el nacer y el morir. Por ello, la vida no tiene opuesto, no tiene antónimos, y no
puede oponerse a la muerte.
La vida dura tanto, cuanto le corresponde a cada quién para madurar. La meta de la vida es
alcanzar la madurez.

284

34 ¿Quiénes comparten mi vida?
Por más curioso que parezca, tu vida no la comparten los seres más cercanos a ti, sino
los árboles, las montañas, los pájaros, los peces, en una palabra, toda la naturaleza. Los seres
humanos han tratado por todos los medios de individualizarse, de separarse de los demás.
Por ello, casi nadie comparte la vida del otro y no se sabe qué es compartir y cómo
compartir. Es imposible enseñar a la gente a compartir la vida.
Los que te aman comparten tu vida. En realidad los que te aman, en el verdadero sentido
de la palabra, son tu ser, el verdadero yo, tu alma, tu maestro interior y tu persona. La gente
externa a nosotros, incluyendo a nuestras madres, aman algo que no somos nosotros: a su
hijo o hija, a su esposo o esposa, a su hermano o hermana, a su amigo o amiga.
35 ¿Por qué vivo?
Vives para cumplir con el destino de la existencia.
Eres la existencia misma. La vida es eterna. La existencia es momentánea. Todos nosotros
somos vivos eternamente y existimos de cuando en cuando, para cumplir con pautas
anteriores, personales, individuales. Es decir que ahora existimos por haber querido
manifestarnos en el plano de lo visible, en una circunstancia anterior. Aún si no se
manifiesta, el ser, que somos nosotros, vive. El ser puede manifestarse como hombre o como
mujer.
Estos misterios deben ser conocidos, para saber por qué “vivo”.
36 ¿Cómo es mi vida?
La vida de todos nosotros es plena. Algunos lo saben, otros no. Hay que estar
convencido de ello para disfrutarlo. Para cierta gente, su vida se muestra vacía, pero no hay
ni siquiera una sola vida inútil.
La luz, el sonido, el sabor, la fragancia del aire, el caminar, el tocar las cosas, todo ello
es la vida.
No hay vidas más bellas que las vidas simples, sencillas, naturales. Pero lo sencillo no se
puede buscar a propósito. Debe salir de modo natural, del corazón de la gente.
37 ¿Para qué hay vida?
Hay vida porque es lo único que puede haber. No hay otra cosa más que vida. Y no
hubo, no existió nada fuera de la vida. Nada habrá en el futuro que no sea la vida misma.
Se acostumbra oponer a la vida, la muerte, y viceversa, a la muerte, la vida. Nada más
impropio. Como el nacimiento, la muerte es tan solo un momento de la vida, no es su
contrario. Pero el nacimiento surge luego de una gestación y asimismo, después de la muerte
hay un periodo de “acomodamiento” – una “ anti-gestación".

285

38 ¿Qué es la muerte?
La muerte es un breve instante. Un momento huidizo, una corta oportunidad para
realizarse a través de la renuncia y de la modestia. Pasa rápido y luego, durante un cierto
lapso, no mayor de un año, de nuevo entramos en el ciclo del tiempo.
Gestar es acomodarse a las nuevas circunstancias.
A la muerte hay que mirarla de frente, sin miedo, ni desesperación. Todo ello se logra con
tan sólo conocer su origen y naturaleza. Los que no saben eso, están embargados por el
miedo y la tristeza. No temas, mi niña. A veces, hay que morir.

39 ¿Cómo es la muerte?
Si la persona está muy apegada a sí misma, a sus pertenencias, a su prestigio, a sus
planes e ilusiones, la muerte duele. Es el dolor de la ignorancia existencial, la “ inocencia”.
Por ello hay que estar preparado y, como dicen algunos sabios, siempre reflexionar tomando
como consejera a la muerte.
Tomando a la muerte como consejera es una tarea difícil, pero útil. A raíz de esa decisión, el
que estudia, siempre comprenderá. Hay una muerte en vida, es decir, una manera de morir
aún viviendo. El que ha muerto ya, no puede morir.
40 ¿Cuándo vendrá a la muerte?
La muerte ocurre cuando ya se han cumplido los designios. Es como un bombillo que se
ha encendido y apagado muchas veces y, de pronto, no prende más, no se enciende más. Hay
que saber que todo esto está calculado hasta los más íntimos detalles. Lo único que no está
escrito es el suicidio. Si alguien quiere suicidarse, puede, ya lo sabemos. Pero esa persona no
sabe que al suicidarse, NO MUERE. Se queda así, deambulando por los paisajes de la vida,
pero sin cuerpo. Sólo muere cuando se cumple el designio de su muerte. Este es un cálculo
cósmico.

41 ¿Tengo miedo de morir?
Si, pero ese miedo puede ser dominado. Ya sabes que “morir” no es más que un salto, un
paso en el camino. Poco a poco, al realizar esa verdad, empezarás a dominar el miedo de
morir.
Todos tenemos miedo de morir, pero algunos saben, otros no. Cuando ya sabes, no te puede
embargar el miedo. Es como abrir una puerta. Al otro lado de la puerta, otras diligencias te
esperan. Es como salir de una película y caminar un rato en la realidad.

286

42 ¿Dónde voy a morir?
El lugar, el sitio, el espacio, no tienen tanta importancia, cómo lo tiene el tiempo.
Podemos morir en cualquier lugar. Seis meses antes de morir y tres semanas antes, algún
sueño, algún presentimiento nos informará de manera muy sutil, que tenemos que
prepararnos para dejar las cosas. Es obvio que no voy a entender el mensaje si no estoy
atento, concentrado, simple, sin grandes ilusiones, ni planes. Estar atento no sólo me ayuda
a vivir, sino también a morir, pero morimos para vivir.
43 ¿Por qué voy a morir?
Tenemos que morir para cumplir un orden futuro. Morimos para vivir de nuevo y todo lo
que ocurre ahora es para que el futuro sea armónico y ordenado. El universo y el cosmos se
ordenan a sí mismos, sin la intervención del hombre. La muerte ocurre para que el futuro sea
luminoso, perfecto, armónico.
Debo ver las razones de nuestra salida de aquí; tenemos la sensación de que algo termina
para siempre, de que algo se acaba. Nada termina. Nada acaba. Algo nuevo comienza...
Empieza todo, de nuevo.
44 ¿Es doloroso morir?
Es muy doloroso si estamos muy apegados a nuestros cuerpos, a nuestras cosas, a
nuestra gente. No quiero decir con eso que debes olvidarte de todo.
Lo que no hay que hacer es apegarse a las cosas, ello es - a los seres, a los hechos, a los
objetos.
Pero ¿cómo desapegarse? ¿Cómo alcanzar el desapego?
A través de la filosofía. Por medio de la sabiduría. La sabiduría es aprender con el ver y
comprender con el escuchar. El sentido de la vida y de la muerte se encuentra en el silencio.
45 ¿Qué hay después de la vida?
No hay más que vida aquí. No hay espacios vacíos, no hay espacios huecos, entre la vida
y la muerte. Hasta el momento, o lapso que pasamos después de morir, se llama “vida”, y la
“anti-gestación” es vida también. Sólo hay vida. Ni antes ni después de la vida hay nada: la
vida llena todo el espacio. Por ello, la vida es eterna. De cuando en cuando, la gente muere,
es decir cambia. Antes y después de la vida, hay vida.

287

46 ¿Cuántas vidas hay?
Durante cada 25.920 años, cada ser humano puede vivir muchas vidas. El número de
vidas de cada quién, difiere, ya que puede ser posible que un ser humano comience a vivir
más tarde, mientras que otros seres, puede que hayan empezado a vivir desde el principio del
ciclo. Hay infinitos ciclos de 25.920 años. Pero algunos seres humanos entran en la vida más
tarde. El que algunos sean más “antiguos” que otros, no tiene la menor importancia. Todos
somos iguales.

47 ¿Tengo mi propia vida?
En realidad, todos nosotros “estamos” en la vida. No tenemos vida propia. La salida y la
entrada en la vida están preconcebidas.
La vida es como el mar: uno entra y sale de sus aguas pero, mientras estamos en el mar, todo
el mar es nuestro.
Asimismo, en la vida, toda la vida es nuestra.
Entonces, ¡qué bello!, tu vida es mi vida, mi vida es tu vida, nuestra vida es la vida de todos
los que nos aman y de todos los que nos odian. Estamos navegando en el mar de la vida.
48 ¿Qué es el dolor?
El dolor sólo es una sensación corporal. No hay dolor del alma, por más que la gente
lo diga, ni otro tipo de dolor. En realidad, si sufrimos dolores, diferentes de los
corporales, es a causa de nuestra ignorancia. El dolor físico es un estancamiento breve de
la vida, del flujo mismo de la vida. El dolor es un maestro.
El maestro-dolor. Nos enseña como debemos ser y como no debemos ser. Si nos duele
algo que no sea el cuerpo, si el dolor no es físico, hay que saber que aquello no se llama
“dolor”.
49 ¿Por qué siento dolor?
Si el dolor que sientes no es físico, no es dolor. A ratos, sentimos algo que llamamos
impropiamente “dolor”, pero eso no es otra cosa que nuestra ignorancia.
Nos duele que no nos aprecian, que nos traicionen, nos duele que la gente hace esto o lo
otro, pero tal sensación no es dolor, sino franca ignorancia.
El dolor es un límite. Al pasar esa frontera, el cuerpo corta el nexo con el Ser y la persona se
desmaya. Ese nexo es la relación que el cuerpo físico guarda entre el alma y el ser.
Necesitamos del dolor para conocer nuestros límites y para sentir que estamos vivos.

288

50 ¿Cómo evito el dolor?
El dolor físico no se puede evitar. Hay que estudiar para identificarse con él, para
dominarlo y para aguantarlo.
Los otros tipos de dolores hay que ignorarlos y con sólo ignorarlos, disminuyen su peso y
pierden potencia. Hay un modo de dominar el dolor, pero requiere de un guía. A través de la
meditación, de la concentración, el dolor físico puede ser mitigado. Para evitar el dolor no
existe ninguna ciencia, ni arte, ni técnica. Al dolor hay que enfrentarlo, hay que amaestrarlo.
Uno mismo debe llegar a ser el dolor.
51 ¿Qué es el mundo?
El mundo visible posee su misterio. Lo construido por el hombre, no tiene valor eterno,
es caduco, pasajero, ilusorio. Todo lo que está vivo se define como “naturaleza”, pero es
pura “sustancia”, sustancia pura. Todo está vivo: las montañas, las flores y los árboles. Los
objetos no tienen vida, son “materia”. Lo que es el “mundo” en si, podría traducirse como la
“materia”. El mundo es entonces igual de caduco, pasajero e ilusorio que los objetos. Los
latinos tradujeron la palabra griega Cosmos en “mundus” y nosotros adoptamos los dos
términos como si fueran dos cosas diferentes. El mundo es esto: cosas, cosas, cosas, materia,
objetos... nada más... el mundo es NADA...
52 ¿Cuál es mi mundo?
Tu mundo es nada. Igual que el gran mundo, nuestro mundo es NADA. Nada de lo que
llamamos “nuestro”, es nuestro de verdad. Digamos mejor “mi universo”, en vez de “mi
mundo”. Tu “universo” es todo lo eterno y todo lo que tiene valor eterno alrededor tuyo. En
el centro de tu universo, tu “yo” es tuyo porque tú eres su centro y cada circunferencia
pertenece a un centro. Alrededor tuyo gira tu universo... es perfecto, armónico, único,
extraordinario. Debes darte cuenta de ello porque, si no, pierdes algo grande, maravilloso. Es
más, no hay otro universo que éste, tú universo...
53 ¿Qué deseo aprender?
Esta muchacha que pregunta - no tiene nada que aprender.
Quizá pueda “desear” aprender un “no sé qué” pero, en realidad no hay nada que
aprender: simplemente somos perfectos, pero hemos caído en una cantidad de trampas de
las cuales hay que salir. Estas trampas son las ideas de “progreso”, de “evolución” y de
“perfeccionamiento”. Somos perfectos.
Desear aprender cuando sabes todo es como llover sobre lo mojado. Entonces, puede decirse
que lo que deseas aprender, es nada. Es una pregunta retórica que todos nos la hacemos.
Pero pocos, o casi nadie nos responde así, como lo hace éste, que escribe...

289

54 ¿Cuánto debo aprender?
La cantidad (¿cuánto?), es una medida de cosas, de objetos. No tiene nada que ver con el
aprender. Claro que la educación y la enseñanza están marcadas y pesadas en términos de
“cuanto.”
Todo es “cuanto”: si la cantidad es un asunto de aprendizaje ¿qué seria entonces de la
cualidad? ¿Para qué esfera o renglón social la dejaríamos?
Por más que aprendas, la cualidad es siempre lo más importante. Pues “cuanto” no tiene
nada que ver con el “aprender”. A raíz de este comentario, puedes darte cuenta que, a veces,
preguntamos y nos preguntamos, tonterías.
55 ¿Por qué necesito aprender?
Necesitas aprender para llevarte algo útil al salir de esta estación, para una próxima.
Solamente nos llevamos lo que hemos aprendido a fondo. APRENDER es como pescar un
pez, cocinarlo y luego comerlo. Si el pescado está mal, lo difícil es comerlo con gana. Por
ello, aprender algo que no huele bien es puro tiempo perdido. Necesitas aprender para saber
algún día quién eres, qué haces tú aquí, adónde vas y de dónde vienes. Eso es todo...
56 ¿Qué debo aprender?
Debes aprender a lavarte bien la cara en la mañana...
Debes aprender a dormir como debe ser...
Debes aprender a despertarte como debe ser...
Debes aprender a oír como debe oír un ser humano verdadero, es decir, completo...
Debes aprender cómo se debe comer...
Debes aprender a callar como se calla...
Debes aprender a ver como se debe ver...
Debes aprender a amar como se debe amar...
Debes aprender a DES - aprender y por ultimo
Debes aprender a aprender... (No son juegos de palabras)

290

58 ¿Qué debo ignorar?
Debes ignorar lo que los demás no ignoran...
Debes ignorar a los aduladores...
Debes ignorar los premios, es decir no darles importancia...
Debes ignorar lo que los demás opinan de ti...
Debes ignorar los pensamientos que a veces te pasan por la cabeza, pero que no los has
pensado tú...
Debes ignorar a los que te insultan...
Debes ignorar el futuro...
Debes ignorar el pasado...
Debes ignorar tus ilusiones...
Debes ignorar tus miedos profundos...
Debes ignorar lo que los demás no ignoran...
Debes no ignorar lo que los demás ignoran...

59 ¿Cómo debo ignorar?
¿Has oído alguna vez el sonido del metro cuando se aleja de la estación: Do, Sol, Do,
Sóol.?
Así es la mejor forma de ignorar...
Emitir el mismo sonido.
Hay una técnica para ignorar. Esa técnica consiste en preguntarse para qué sirve el no
ignorar aquello, es decir reflexionar y considerar el valor de aquello que, por lo general, no
podemos ignorar. Lo más difícil es ignorar la propia persona, pero por allí se comienza...
60

¿Qué debo observar?

Debes observar como cambian las cosas: los seres, los hechos y los objetos... Es mejor hacer
eso, en vez de tratar de cambiar las cosas. . .
Debes observar qué día de la luna es hoy, o en qué ciclo, o en qué parte del ciclo está la
luna...
Debes observar cómo se levanta el sol...
Debes observar cómo se pone el sol...
Debes observar tu propia postura...
Debes observarte a ti misma, a ti mismo...
Debes observar lo que los demás no observan...
Debes observar tus manos, tus uñas...
Debes observar todo...nada debería escapar a tu observación...
Hasta los excrementos merecen ser observados con diligencia y esmerada atención. .

291

61¿Cómo debo observar?
La manera de observar del observador debe ser como la de un observador observado.
El observador observado observa y es, a su vez, observado... El diario convivir es una eterna
observación. Esa palabra traduce el termino griego TEORÍA, cuyo sentido es más complejo:
quiere decir CONTEMPLACIÓN.
Pero aprovechamos las dos palabras y decimos entonces que hay que observar
contemplando. Eso quiere decir que nuestra observación debe tener criterio.
62¿Qué es el conocimiento?
El conocimiento es infinito. Es un mar eterno de datos e informaciones, que
crece y crece sin medida, sin limitación. El conocimiento nunca termina. Si quiero tener
todo el conocimiento estoy perdido, ya que jamás obtendré tal cosa. El conocimiento es una
trampa. Atractivo y denso, el conocimiento puede conquistar nuestro deseo fáustico y
volvernos locos... Ese anhelo fáustico es la ilusión de tener todas las informaciones relativas
al misterio de las cosas.

63 ¿Cuánto debo conocer?
Lo poco que conoces es suficiente. De todos modos, el conocimiento no
sirve. No sirve en el sentido de que no lo llevamos en el camino de nuestra eternidad. De
modo natural, cada uno de nosotros conoce lo que puede... y por lo tanto, no debería darle
mucha importancia al conocimiento.
Todo lo que nos ocurre, nos llena de conocimiento. No obstante, hay un conocimiento que
puede servirnos: es el conocimiento natural.
64 ¿Cómo obtengo conocimiento?
El conocimiento se obtiene observando minuciosamente las cosas, es decir los
hechos, los objetos y los seres que los demás, por regla general, desdeñan. El conocimiento
es infinito, es redondo e inagotable.
Es como una fuente, como el mar, como el cielo, inalcanzable. El conocimiento es asunto de
estudio incansable, de sacrificio y atención. Mientras todos están durmiendo, el que desea
obtener el conocimiento, estudia. El conocimiento se obtiene de manera paulatina, no de
repente. Luego de mucho estudio y sacrificio, te das cuenta que algo has avanzado en este
camino. Pero el conocimiento no es todo. Debo tener amor porque el que tiene conocimiento
pero no tiene amor, está seco y árido.

292

65 ¿Qué es genial?
Genial es lo que parece difícil y alguien lo hace fácil. Es algo que parece
imposible y alguien lo hace posible. No necesito “lo genial” sino el “genio”. Solo el genio
puede producir, hacer, generar y crear cosas “geniales”. Y lo”genial” es aquello que surge
desde las misma fuentes de la vida, desde el mismo lugar de donde nace la luz y el sonido.
Es genial lo simple, lo sencillo, lo modesto, lo austero, lo frugal.
Es genial un gesto, una palabra, una idea, una acción, un hecho; el que hace y emite cosas
geniales es un genio. Solo el genio puede hacer “lo genial”.
66 ¿Qué es el genio?
El “genio” no es una parte de nosotros. No
es “algo” que tenemos todos. Es un ser que ha venido aquí en el mundo real de la sustancia,
desde las esferas de la luz, o desde la sombra. El genio puede ser luminoso u oscuro. Hay
genios negativos, no cabe duda. Siguen siendo seres especiales, atractivos, llenos de poder.
Este poder no implica siempre bondad y sabiduría: es posible conocer un genio sin
sabiduría. Son músicos, matemáticos, constructores, ingenieros, etc.
Pero siempre es un ser especial, una de las más certeras definiciones – un ser especial.
67¿Cómo alcanzo la genialidad?
La genialidad no es para alcanzarse. Es un tormento. El genio es un atormentado
cósmico cuya búsqueda se extiende fuera del universo conocido.
Por ello no puede ser una meta. Lo que debemos desear es alcanzar nuestra propia realidad.
Los genios son, tal vez, seres egoístas y malcriados que, a su vez, deben alcanzar la
moderación y la discreción. Por lo general son extravagantes y necios. No es necesario
alcanzar la genialidad. Son los genios quienes deberían alcanzar la normal humanidad...

68¿Qué es el arte?
El arte es un juego materializado. Es jugar con la luz, con el fuego, con la tierra,
con la madera, con el metal, con el sonido, con el agua, jugar con todo. Desde nuestra
infancia tocamos el arte profundamente, cuando jugamos. Cuando el adulto sigue jugando,
lo llaman “artista”. El arte es un rito, un ritual, y tiene sus reglas, las cuales habría que
aprenderlas. Cada cosa, ser, hecho u objeto, tiene su arte y esta puede ser leída, sentida y
percibida. El que percibe el arte se llama CRÍTICO, un sujeto que posee CRITERIO. Y
debes saber que el arte, por más que se escriba con artículo masculino, por razones de
eufonía, es femenino, es una categoría genética y generadora, en el seno de la cual el artista
no es más que un niño.

293

69 ¿Cómo es un artista?
Un artista es un ser que toma todo como un juego. Todo lo aprovecha, todo lo
disfruta, todo lo cambia y a todo le impone su sello, desde las cosas más triviales hasta las
más curiosas, las cosas especiales.
Todo alrededor del artista tiene su sello. El auténtico artista no puede pasar por alto que algo
de su alrededor no mejore y por ello toca todo y modifica todo con su arte. Su arte le nace
por los poros, el llora su arte, sus huellas son arte puro. Por ello se dice: “por aquí pasó un
artista...”
70 ¿Qué es la ciencia?
La ciencia es el saber, el saber cósmico único, preciso, perfecto, natural.
Cuando alguien “ sabe”, todo lo que no está acorde con el saber le parece infantil, mediocre,
falso. La ciencia es única y no tiene tiempo ni lugar.
Si el conocimiento es agregar cada día más y más información sobre algo, la ciencia es
eliminar, cortar, depurar cada día algo equivocado, algo errado, algo que no era así, en los
orígenes, “algo erróneo”, algo que no cumple con la verdad de las cosas.
La ciencia es la manifestación de la verdad. A veces se llama “ciencia” algo que nada tiene
de “ciencia”.
71 ¿Qué es la sabiduría?
La sabiduría es poseer ciencia, es Sofía. Es aprender viendo y comprender
escuchando. La sabiduría es eterna, es la misma hoy de cómo lo era milenios atrás. Todos
los seres humanos tienen acceso a la sabiduría. En cada uno de nosotros está sembrada la
semilla de la sabiduría.
La sabiduría es silencio sonoro en los pensamientos, armonía alegre en los sentimientos y
paz en el movimiento. Serena paz en el cuerpo.
72 ¿Cómo alcanzo el saber?
Buscando el silencio, la armonía y la paz. En mi cabeza, silencio. En mi corazón,
armonía. En mi cuerpo entero, paz.
Cada una de esas tres cosas se puede conseguir a través del ejercicio y por el estudio. Si
deseo silencio en mi intelecto, busco la concentración. Cuando tengo los ojos cerrados,
me puedo concentrar.
Con los ojos abiertos, puedo contemplar. Concentración y contemplación, este es el
gran secreto de la meditación. Si deseo armonía y alegría, me ayudo con la respiración.
Y si deseo paz, realizo los ejercicios corporales que todas las tradiciones han apreciado
y evocado.

294

73 ¿Cuándo alcanzaré la sabiduría?
La sabiduría se alcanza con la paz, con el silencio y con la armonía. Luego de ello, tengo
ilimitado acceso a la memoria universal, al mundo de los arquetipos, al plano de la verdad.
Al entrar en este mundo de la verdad, puedo tocar y alcanzar cualquier cima, realizar
cualquier cosa. La sabiduría se alcanza a través de la renuncia, pero la renuncia es un acto
difícil. Casi nadie sabe renunciar. Tiene que ver con la modestia, con el poder, con la riqueza
y con la inteligencia.
74 ¿Tengo sabiduría?
Tienes la semilla de la sabiduría. De ti depende cuidarla, regarla, llevarla,
podarla. La sabiduría comienza a brotar con el silencio.
En el silencio se puede oír cómo crece la sabiduría.
La sabiduría es un cielo en el que vuelan los sabios. Los que no tienen sabiduría es por que
se han quedado en el suelo.
No quieren volar. Si deseas tener sabiduría debes aprender a volar en el cielo de la sabiduría.
Hay que empezar a regar con silencio la semilla de la sabiduría. Pero hay un misterio: el
pájaro que puede volar, caminando en el suelo. . .
75 ¿Qué es la técnica?
La técnica es una operación mecánica que reúne al arte con la ciencia.
Para que el arte conozca a la ciencia y viceversa, se inventó la técnica.
Un científico desea ser artista: nada más sencillo. Busca la técnica, la emplea, la usa.
Un artista desea ser científico. Para algunos, eso es imposible.
¿Qué tiene de raro si un artista desea conocer la ciencia? A través de la técnica, el artista
alcanza la ciencia. La técnica es un puente entre el arte y la ciencia...
76 ¿Conozco la técnica?
Para conocer la técnica necesitas de un maestro. Necesitas conocer un maestro que
te pueda instruir en la técnica secreta del paso del arte hacia la ciencia o de la ciencia hacia
el arte. Todos aquí, somos científicos, artistas, pero necesitamos conocer el lado que nos
falta. Y ello puede ocurrir sólo con la instrucción del maestro. Debo buscar al que me puede
enseñar la técnica.

295

77¿Qué es la poesía?
La poesía es crear, es acceder a las fuentes de la creación misma. Todo aquí es
poesía. Es ritmo, fluidez y alternancia. La poesía es proveniente del mundo de los
arquetipos. Este mundo no es el mundo de la FANTASIA, ni el mundo de la
IMAGINACIÓN. La poesía es un crecer brotando, un florecer, un dar a luz, un tener frutos,
una gestación, un nacimiento. El creador es siempre un poeta y el poeta es un creador. Pero
debe crear de la nada con los instrumentos de su ingenio.
78 ¿Podré sentir la poesía?
Si logras sentir cómo florecen las cosas, cómo nacen los seres, cómo crecen los
árboles y cómo surge la hierba, cómo nacen las lágrimas o las gotas de la lluvia en las nubes,
o las raíces invisibles, entonces, es seguro, sientes la poesía. Hay una poesía secreta que
nadie conoce.
Es la poesía de los gestos y de las miradas, de los movimientos y de la música silenciosa
¿podrás sentir esa poesía?
79 ¿ Qué es filosofía?
La filosofía es el cariño, es el amor a la sabiduría. Siempre hay un “por qué” en la
filosofía. El filósofo se pregunta por las causas, de las cosas, de los hechos, de los seres.
Siempre ha existido y siempre existirá la filosofía.
Este cuaderno de preguntas es filosofía. El simple o el complicado hecho de haber creado
este pequeño cuaderno, es poesía y filosofía.
¿Sabes cómo se llama aquello que nace de la poesía y de la filosofía?

80

¿Cómo puedo alcanzar al filósofo?

Al filósofo se le puede alcanzar con aquello a lo que nadie le conoce las
causas. Lo opuesto a la filosofía es la poesía.
Con la poesía alcanzamos al filosofo y le producimos un estado al cual el no tiene acceso y
al cual él desconoce. La poesía deja al filósofo totalmente sorprendido y casi estupefacto:
¿Cómo puede existir algo a lo cual yo no le conozca las causas? – se pregunta el filósofo.
Entre la filosofía y la poesía hay un puente.....

296

81¿Cómo alcanzo al poeta?
Al poeta se le alcanza con el vació. Si quieres alcanzar su intimidad, tiéndele una
mesa vacía. Un cuarto vació, un encuentro vació de toda imitación...
El vació es la felicidad del poeta. Si quieres alcanzar el estado de poeta mas no al poeta
mismo, trata de buscar el vacío.
El vació es muy parecido a la plenitud. Un intelecto vació de pensamiento es generador de
un bello estado de plenitud. Al poeta se le alcanza con el vacío.
82 ¿Quién es mi maestro?
Tu maestro es tu guía, el tutor, el instructor, el director espiritual. Su nombre
está escrito en el libro del destino. Cada uno de nosotros tenemos un maestro: pueden,
también, ser varios; en realidad todos son uno, el mismo maestro es como un clavo bien
clavado en el cual colgamos nuestros pesos, sin miedo de que van a caer. Tu maestro es un
ser que ha alcanzado ese estado de nadie. Es bello tener un maestro así. Cada quien tiene el
maestro que le corresponde.

83¿Cómo es ese maestro?
Tu maestro debe ser parecido a ti. Debe ser como tú. Debe ser tú. Ese maestro no
puede ser muy diferente de lo que tú eres. Conócete a ti mismo y así conocerás a tu maestro.
Yo busco al maestro que me corresponde y siempre hay maestros para todos. Si eres sutil, tu
maestro te puede mostrar más sutileza. Si eres amoroso, el maestro te puede enseñar ser así,
más amoroso, aún. Si eres discreto, hay aún más discreción por aprender.

84 ¿Cómo enfrentaré a mi maestro?
Hay un maestro interior que guía nuestros pasos. Para entrar en contacto con el
maestro interior, necesitamos del maestro exterior. Hay que intimar con el maestro. Eso
no quiere decir que todos necesitamos del maestro: a miles y miles de seres humanos ni
siquiera les pasa por la cabeza buscar un maestro.
El maestro no necesita ser “enfrentado”: jamás te “enfrentarás” a tu maestro. Ahora bien,
estar “frente a frente” es ya otra cosa. Comer sentados los dos, a una mesa, eso mismo
puede ser. Es más, tu maestro exterior puede ser también una mujer, una maestra. . .
¿quién puede saberlo?

297

85 ¿Dónde está mi maestro?
Tu maestro está cerca. Puedes sentir su respiración. Para que ese sujeto sea tu maestro,
debes reconocerlo como tal. Luego de reconocerlo, hace falta que él mismo te reconozca.
Cuando el maestro nos reconoce, fija una fecha para la ceremonia de iniciación, un bautizo,
a través del cual, frente a testigos, el que es bautizado y, de hecho, iniciado, alcanza el
destino de ADEPTO. Desde ese momento, la energía te lleva hacia el encuentro con tu
maestro interior.
86 ¿Cuándo llegará?
Desde el mismo momento de solicitarlo, de buscarlo, ha llegado. Todo concurre para
encontrarlo. Muchas coincidencias, ocurrencias, hechos inauditos. El maestro llega, pero no
te busca. Es algo que tiene que ver con la discreción espiritual, una ley natural. Hay que
buscar al maestro como a una novia, como a un novio: es alguien quien no te buscará.
Habría que considerar estos hechos. El que busca será encontrado. El que no busca, no
quiere encontrar nada y no será hallado.
87 ¿Qué es el tiempo?
El tiempo es nuestro cuerpo, un día es pequeño, otro día es grande. Un día es, otro día
no es. Casi nadie mira su cuerpo en su totalidad. Creo que nadie ha dicho hasta ahora que el
tiempo es nuestro cuerpo. Si acaso alguien lo hubiera dicho, es como si no lo hubiera dicho,
o ha dicho lo mismo que yo.
El tiempo necesita de nosotros, necesita de ser percibido, captado, desglosado, descubierto.
Hay que descubrir el tiempo y comprenderlo.
88 ¿Cómo no pensar en el tiempo?
Al saber que el tiempo es una vestimenta, comprendo que siempre habrá un
vestirse y un desvestirse. Es bueno pensar en el tiempo.
Cuanto más pensamos en el tiempo, más lo conocemos, más lo comprendemos. No hay que
tener miedo del pensar en el tiempo.
Hay que verlo de frente, de tú a tú...
No hay que dejarlo solo, hay que acompañarlo, acariciarlo. El tiempo necesita de nuestra
compañía. Hay que pensar en el tiempo.

298

89 ¿Cómo enfrentaré el tiempo?
Cada día que pasa nos hemos enfrentado, sin saberlo, al tiempo. En este mundo hay
cosas muy bellas pero los días pasan y la gente no las observa, no las comprende, no las
toma en cuenta.
Hay demasiados detalles sociales, monetarios o personales que alejan a la gente ordinaria de
las maravillas del mundo.
El tiempo no debe ser enfrentado. El tiempo debe ser amado, conocido, respetado. Hay que
aprender a intimar con el tiempo. El tiempo no es un enemigo. Es nuestro más querido
regalo, una posesión que no tiene precio...
90 ¿Quién maneja el tiempo?
La mente es algo así como una nube que nos rodea y nos induce ilusiones que, en la
mayoría de los casos, no son nuestras. Es lo que nosotros llamamos “mente”: aquello que
maneja y manipula nuestro tiempo. Preocupación, desesperaciones, diálogos interiores,
horas y horas perdidas en pensamientos inútiles. Ese es el mundo interno de la mayoría de
los seres humanos.
¿Cómo no permitir más a la mente que maneje nuestro tiempo? Pues, no permitirle, bajo
ninguna razón, que entre en nuestro ser. Sólo con las palabras que nos faltan, pero que están
en manos del maestro, podemos lograrlo. Con esas palabras, la mente ya no puede manejar
nuestro tiempo. Así, dejaremos de estar manipulados por la mente.
91¿Espero algo de mi misma?
Es más que seguro. Lo sabemos. Esperas comportarte a la altura. Esperas encontrarte a
ti mismo. Esperas REALIZARTE. Esperas encontrarte con tu maestro interior. Esperas algo
que aún no puedes definir. Ese algo es la verdad. Estamos tan cerca de ello que, de un
segundo a otro, la realidad puede manifestarse y hacerse patente. Eso es lo que esperas.
También esperas madurar y ver los frutos de esa madurez. Una persona que hace tales
preguntas, ha comenzado a madurar.
92 ¿Cómo soy realmente?
Eres luz y sonido. En realidad sólo eres luz. En veracidad, sólo eres música. Una
música celeste, inaudible. Si pudieras verte a ti mismo, lo único que vieras, fuera una luz
perenne. La luz es un brillo, un esplendor, un resplandor tenue.
A veces, cuando cerramos los ojos, vemos destellos de luz. Esa luz eres, realmente. Todos
somos así: lo bello es ver eso por dentro...
Ver a tu Ser. . . ver tu Ser.

299

93 ¿Cómo llegar a mi yo?
Esto se logra a través de la meditación. La meditación es un estado, no una práctica. Es
la consecuencia de la renuncia.
Es el resultado de la práctica de la concentración (con los ojos cerrados) y de la
contemplación (con los ojos abiertos), de la fonación o de la oración y de la audición.
Hay que oír el sonido interior de nuestra vida, de nuestra alma. Así llegas al yo, tu ser. Pero
necesitamos entrar en contacto con la energía, a través de la iniciación del maestro exterior.
94 ¿Cuándo tardaré en conocerme?
Este tipo de conocimiento puede tardar, pero es instantáneo. En menos de un
segundo puedes llegar a conocerte.
Cuanto tiempo, nadie lo puede saber. Está relacionado con nuestras obligaciones,
compromisos, deudas, premios y castigos.

Cuanto más rápido comiences a conocerte, más factible es que te conozcas, es más, desde el
mismo momento en que te des cuenta que lo único por lo cual hemos venido aquí es para
conocernos, desde este mismo instante, empezaste a conocerte. Falta ese bello momento: La
Iluminación.
95 ¿Deseo conocerme?
Sí: llegaste al momento de interesarte por esas cosas tan profundas, tu silencio se hace
notar. Por fin llegaste a la cabecera de la pista pero ahora, debes esperar el permiso para
despegar. Este permiso se llama la Iniciación en el camino de conocerse a sí mismo. Para
ello, hay que buscar el modo que te facilitará la clave... del conocimiento ¡es bueno desear
“conocerse”! ¡Eso es todo, “conocerse”!. Hay que investigarse a sí mismo, buscarse, andar
por uno mismo, en el bosque oscuro de los pensamientos.
96 ¿Cuál es mi momento?
Tu momento es ahora. Ya. No necesitas esperar un “no sé qué”, algún augurio o un
indicio que aclare tu búsqueda. El momento tuyo es aquel en el cual empiezas a preguntarte
cosas como las anteriores. Este es tu momento y te digo que debes aprovecharlo. Si no
subimos, el autobús se va. Hay que subir y luego sabrás qué cosas hay que hacer.
El momento es ya. Inclusive ahora, es ya tarde.

300

97 Mi momento pasó. Tengo cinco años ¿Cómo lo recupero?
No. Tu momento no pasó. Tu momento te está esperando como un tigre en las
espesuras. No necesitas recuperar nada. Cada día es el momento. Cada vida es el momento.
Cada instante es el momento. Siempre tenemos 33 años, la edad del momento, el instante sin
duración. Si deseas aprovechar el presente, olvídate de recuperar lo perdido. No has perdido
el tiempo. Sólo que antes, no era el momento.
98 ¿De qué estoy rodeado?
Estás rodeada - (Al Ser, que es tanto masculino como femenino, no le importa cómo
lo diga)) - de maravillas: cosas maravillosas, seres maravillosos, objetos maravillosos. Estás
rodeado por el mundo de la poesía: cada paso que das, cada gesto que haces, cada palabra
que viertes en el aire, entra en contacto con esa sustancia viva, con la luz viva, con el
mundo vivo, que se llama Díos. Estás rodeado por Díos. Díos te abraza, te cubre, te rodea
con sus manos invisibles y cada poro de tu cuerpo, respira Dios, puesto que tú eres el cuerpo
de Dios, tal como lo son todos los seres vivos, todo lo vivo.
99 ¿Cómo alcanzo un nivel superior?
No hay niveles superiores. Solo hay lugares más cercanos al centro, o más lejanos del
centro. En realidad lo que nosotros
“superior”, significa “ más cerca del centro”.
¿Cómo llegar a estar más cerca del centro?
¿Dónde está el centro?
El centro está en el entrecejo.
Allí está el centro del mundo, el ombligo del mundo.
Busca el centro del mundo y cada vez que cierres los ojos y guardes tu mirada en ese punto
crucial, te acercarás más al centro. Es como alcanzar un nivel superior.

Díos
Dios es tú. Digo es tú, no eres tú. Todo es Díos. Pero todo lo vivo. Díos es luz.
Díos es música, viento y sonido. Díos es la sustancia viva del universo del cosmos. Es el
cosmos vivo de las cosas. Los objetos no son Díos. Es como si no existieran. Las cosas sin
vida son ilusorias. Por ello se dice que “ no existen”.
El único ser que es completo y es imagen perfecta de Díos es el ser humano. A los animales
les falta luz, pero no por ello dejan de ser Díos. Son criaturas, no seres. Gotas, agua, peces,
mar, seres humanos, vida, animales. . . Díos. Díos es todo lo vivo. . .

301

¿Cuántas cosas deben saber los niños?
Esas cien, que mi padre me ha descrito antes de dormir:
Primero, saber que el juego es el juguete y el jugar.
Luego, saber que el jugar son los juguetes y los juegos
Tercero, leer algunos libros, unos 100 Libros Fundamentales, pero esos son para leer
cuando sean grandes
Mi padre dice que eso lo sabe y lo dice el médico japonés



Yo-no-Cura
Tutor de Lectura
Leer implica estudiar una cantidad apreciable de lenguas: Chino, Ruso, Maya, Inglés,
Francés, Árabe, Persa, Latín, Griego, Sánscrito, Japonés, Italiano, Portugués, Español,
Catalán. Alguna lengua de las citadas ya la sabes y puedes aprender otras: ese método se
llama POLIGLOSIS – Muchas lenguas. No es imprescindible hablarlas todas: puedes estar
familiarizado con ellas, con sus alfabetos y sistemas de escritura, con sus expresiones más
comunes. El chino puedes estudiarlo en sus ideogramas, por ejemplo. Todas estas lenguas
tienen algo en común, un código, llamado Código Universal de las Lenguas, muy semejante
al Código Genético y al Genoma Humano. Los distintos alfabetos no son muchos: el ruso, el
árabe, el sánscrito, el silabario japonés que describe las sílabas. Pero son los mismos sonidos
que allí se representan, los mismos sonidos de toda la humanidad. El Código General de las
Lenguas posee sesenta y cuatro ZOEMAS, o grupos dobles de sonidos, que están inscritos
en nuestros genes. Este código puede decodificar cualquier lengua y actualmente hay
alrededor de siete mil. Más de 80.000 lenguas han desaparecido a lo largo del tiempo. Pero
no temas, nuestra lengua, mientras tú estás aquí, no desaparecerá.
La lengua es como una vestimenta: vestimos con ella nuestras ideas y pensamientos,
que no pensamos con palabras, sino con luz, con ritmo y armonía de números binarios.
Nuestra “pensadora”, el cerebro y con él, el Intelecto, sabe de matemática, pero sus
números pertenecen a un sistema de sólo dos elementos, el sistema binario. Es una manera
de operar con sólo dos alternativas, un Sí y un No, un Plus y un Menos, un Cero y un Uno.
Con ello puedes pensar lo que deseas: no necesitas otras cosas. Un ábaco chino puede
enseñarte cómo hacerlo. Pero, volvamos a los libros. ¿Sabías que los Libros están vivos?
Son seres vivientes, criaturas de la cultura de la humanidad, con lomo y escamas como los
dragones, árboles con hojas y flores con pétalos de distintos colores y formas. Tienen
“guardas” como escudos y armaduras, colas enroscadas y cuernos espiralados que no hacen
daño, ya que son blandos como el cuerno del Unicornio. Los libros son pájaros que vuelan
abiertos, hacia los espacios de tu memoria, con el color de tu corazón. Muchos autores de
estos libros ya no están aquí.

302

Pero siguen con nosotros y entre las portadas de sus escritos, moran entre líneas y
letras, se esconden con sigilo detrás de las palabras.
Puedes hablar con ellos y ellos, eso es seguro, hablan contigo desde allí, desde las
hojas. ¿Sabes que el Libro te ofrece LIBERTAD? Con el Libro eres LIBRE para pensar lo
que deseas y para viajar en la imaginación, donde tú quieras. Pero hay que acceder al Libro
y tratar de intimar con sus palabras. Un Libro no es lo mismo que la pantalla del ordenador.
Es diferente, aunque el ordenador quiera parecerse a un Libro. El Ordenador es una
máquina, no tiene Alma, pero el Libro posee algo del Alma misma del autor que lo ha
escrito. Desde allí, desde sus letras, el Libro te acompaña en tus viajes de la Inteligencia, de
la creatividad, de la fantasía y de la imaginación.
Estas cuatro cosas no son lo mismo: cada una es un mundo aparte, una esfera
diferente y todas esas esferas están alojadas en tu Ser, el verdadero lector secreto de los
libros. Cuando dices: YO LEO, es el Ser quien lo está diciendo y es el Ser quien está
leyendo la escritura. Te voy a regalar cinco palabras para pronunciarlas cada vez que te
dispones a leer un libro: YO, YA, ESO, ASÍ, AQUÍ. Estas palabras te ayudarán a
concentrarte para entender y comprender con certeza lo que estás leyendo. ¿Tienes, acaso, la
suerte de entender el libro que tienes en tus manos?
Un Libro, 100 Libros
El nombre de las Mil y Una Noches es , en árabe, ALF LAILA, , WA LAILA. En
realidad, su sentido no es “mil y unas noches” sino “una noche, como mil noches”.
Asimismo, un libro es como mil libros y , al revés, mil libros son como un solo libro.
El libro es, ciertamente, un espacio de libertad. Por ser un lugar privilegiado y
consagrado a la lectura, tiene que ver con la construcción y la arquitectura. Sin importar su
forma, el Libro ha traído a la gente un sitio para descansar, una superficie donde el
pensamiento puede asentarse y reflejarse a sí mismo. El Libro puede estar presente en
forma de rollo, o como estela de piedra, o como pergamino, o tal como hoy todos lo
conocemos. Hasta puede presentarse en forma electrónica: seguirá siendo “libro”.
La forma, el aspecto, la figura del libro, son todos ellos elementos que cubren un
contenido.
A su vez, el contenido, virtual y amorfo, noético, es una materialización de un estado
metamórfico, un estado que se encuentra más allá de la forma. El Libro ha sido, es y será
un objeto fantástico de la civilización.
A través de ese objeto, las ideas, la visión del mundo, los conceptos y las categorías,
cobran forma y cuerpo y pueden ser transmitidos a otros, sin importar la distancia que
separa los individuos.

303

En el Apocalipsis, San Juan llega hasta a comer el libro que el ángel le presenta y
por su gesto recibe la siguiente información: ”Te amargará la boca pero será dulce en tus
entrañas”. Hacer un libro es más que plantar un árbol. No basta con tener la semilla para
verlo crecer y luego recoger sus frutos. Hay que construirlo, diseñarlo, acabarlo,
corregirlo, intervenir en cada uno de los procesos que hacen elevar su cuerpo
inconfundible. Tiene lomo de animal, hojas de árbol, guardas de castillo y carátulas como
puertas de entrada en un majestuoso edificio de la inteligencia.
Las letras, las ilustraciones y los espacios blancos generan en el elector un estado
intelectual comparable a la felicidad. El diseño de un libro
Comienza con su tamaño. En ese instante mismo, entra en escena un personaje llamado
ARMONÍA. Debe haber Armonía entre sus elementos, debe considerarse la razón
ergonométrica de su manipulación. ¿Es un libro de bolsillo? ¿Es un libro de mesa? ¿Es un
libro de viaje? ¿Es acaso un libro de cocina? ¿Dónde estará ubicado este objeto en la casa
y qué cosas lo acompañarán? En si mismo, el libro es una CRIATURA, una poética viviente
que entrará en contacto, como el dinero, con miles y miles de manos, antes de ser abierto y
devorado, o, tal vez olvidado entre otros tantos objetos, en los anaqueles.
El libro es la semilla de un árbol que, a posteriori, se llamará BIBLIOTEKA, o ”bosque de
libros“. En ese bosque de libros te puedes perder, eres la Caperucita Roja que visita a su
Abuela, la Sabiduría. Y el Lobo existe en forma de una idea perniciosa y peligrosa que
encontrarás en el camino.
Diseñar un libro es elegir una forma armónica que está en consonancia con el
objetivo mismo de esa acción.
El contenido como tal, está fuera de la manipulación de la forma. El grosor del
libro tampoco es modificado por el contenido y el mismo contenido no sufre a causa del
grosor. No obstante, el tiempo entra a dirigir la composición de la página y las
ilustraciones. Ahí está el pasado, en lo que se encuentra antes de las páginas abiertas, y el
futuro, lo que está “después” de la apertura. El libro cerrado es la imagen de la eternidad
misma, metida entre dos guardas. Sólo el presente tiene valor objetivo.
Abra un libro en cualquier página y estarás viviendo el presente continuo de la lectura.
Hay un estilo moderno de los hacedores de libros que considera vigente sólo la apertura a
una página específica. Allí, en la página de la derecha y en la página de la izquierda está
todo: un solo tema se explaya y desglosa en la mera apertura de un volumen escrito. Es este
instante cuando el lector se percata que el libro es una cadena y que el eslabón que tienes
delante, no es más que un ladrillo del gran edificio de la memoria que sugiere el texto
escrito. No cabe duda que desde este lugar se proyectan una serie de ángulos y la
perspectiva depende mucho del estado de la visión y del punto de lectura del visitante. El
lector es eso: un turista, un viajero del mundo de las palabras. Luego, todo puede ser
introducido en un “grano de mostaza” y llevado consigo en la memoria, donde no ocupará
más espacio que un grano de arena en el desierto.

304

No hay que olvidarse del mar de las palabras y de los oasis de sabiduría que el viajero
encuentra en sus peregrinaciones eremíticas por el laberinto de la escritura. En ciertos
libros, uno puede perderse si no tiene el hilo salvador del ovillo de Ariadna. No podemos
quedarnos en el libro: Hay que salir, luego de encontrar su centro y de allí, desde el castillo
o Torre del Minotauro, regresar de nuevo a la entrada. No basta con cerrar el libro.
Hay que vencer el monstruo, que, entre sus guardas, está vigilando. Es entonces el
libro un auténtico Laberinto, a veces con muros inexpugnables, otras veces sin paredes,
como el desierto, en el cual, no obstante, también te puedes perder.
El que diseña un libro es un constructor, un urbanista de las ideas y en ello tiene
que volcar sus capacidades para que la escala de tales construcciones tenga un valor
humano, una” escala humana”, como sugiere esta feliz expresión. La tarea del arquitecto
se parece mucho a la labor del diseñador y del creador de libros. Este es el punto más
importante en el cual el escritor tiene que reflexionar.
He aquí unos cien libros maravillosos que han sido creados en un lapso de
aproximadamente 6.000 años. Lo fascinante de su lectura es el hecho de que todos parecen
un solo libro que cuenta la misma historia. Adelante, niños y niñas: ¡de ustedes es el
mundo!
100 LIBROS, y algunos más:
1. EL DON QUIJOTE en español
2. EL CONDE LUCANOR en español
3. LA DIVINA COMEDIA en italiano
4. LOS FRAGMENTOS DE HERÁCLITO en griego
5. EL CRATYLO DE PLATÓN en griego
6. GARGANTUA Y PANTAGRUEL en francés
7. LA ILÍADA en griego
8. LA ODISEA en griego
9. EL I CHING en chino
10. EL TAO TE CHING en chino
11. CHUANG TZU en chino
12. EL POPOL VUH en maya-quiché
13. EL CHILAM BALAM DE CHUMAYEL en maya
14. ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS en inglés
15. EL SEÑOR DE LOS ANILLOS en inglés
16. EL PRINCIPITO en francés
17. LOS CUENTOS DE ANDERSEN en danés
18. LOS CUENTOS DE GRIMM en alemán
19. LOS CUENTOS DE PERRAULT en francés
20. EL BUSTAN DE SAADI en persa
21. EL GULISTAN DE SAADI en persa
22. MASNAVI DE RUMI en árabe
23. FUTUHAT DE ABEN ARABI en árabe

305

24. EL SUTRA DEL DIAMANTE en sánscrito
25. EL EXPLORADOR INDIO en inglés
26. EL LIBRO DE LA SABIDURÍA DE RAMÓN LLUL en catalán
27. LA LEYENDA DEL REY ARTURO en inglés
28. LAVENGRO DE BORROW en inglés
29. LOS CUARTETOS DE NOSTRADAMUS en francés
30. LOS VERSOS DE ORO DE PITAGORAS en griego
31. VIAJE HACIA EL OESTE DE WU CHENG EN, en chino
32. EL APOCALIPSIS en griego
33. EL LIBRO DE JOB en hebreo
34. EL GENESIS en hebreo
35. EL EVANGELIO DE JUAN en griego
36. EL LIBRO DE DANIEL en hebreo y griego
37. EL CANTAR DE LOS CANTARES en hebreo
38. EL CORAN en árabe
39. EL BAHIR en hebreo
40. EL ZOHAR en español
41. PARAMIRUM DE PARACELSO en latín
42. CUADERNO DE NOTAS DE LEONARDO en italiano
43. EL TEATRO DE LA MEMORIA DE BRUNO en latín
44. MUNDUS SUBTERRANEUS DE KIRCHER en latín
45. DE LUMINE DE FICINO en latín
46. EL SUEÑO DE POLÍFILO DE COLONNA en latín
47. EL MUNDO DE LAS HORMIGAS DE MAETERLINK en francés
48. EL PÁJARO AZUL DE MAETERLINK en francés
49. VIAJE A LOS IMPERIOS DEL SOL Y DE LA LUNA DE CYRANO, en francés
50. EL TRATADO DE NAVEGACIÓN PARA NIÑOS MEDIEVALES en español
51. (J-V) + (V-M) : JUVENTUD SIN VEJEZ Y VIDA SIN MUERTE en rumano
52. PINOCHO en italiano
53. HUCKLEBERY FINN en inglés
54. EL KALEVALA en finés
55. EL LIBRO DE LOS SIGNOS DE KOCH en inglés
56. SHIBUMI DE TREVANIAN en inglés
57. FLORENTINO Y EL DIABLO en español
58. DUNCTON WOOD O EL IMPERIO DE LOS TOPOS en inglés
59. EL ORO DE CENDRARS en francés
60. EL JARDÍN AMURALLADO DE LA VERDAD DE HAKIM SANAI en persa
61. LO FANTÁSTICO Y LO COTIDIANO DE QALYUBI en árabe
62. LAS MIL Y UNA NOCHES en árabe
63. MIORITZA en rumano
64. HARAP ALB en rumano
65. BHAGAVAD GITA en sánscrito
66. MAHABHARATA en sánscrito
67. EL LIBRO DE LAS CINCO RUEDAS DE MUSASHI en japonés
68. EL DIARIO DE SUN YUN en chino

306

69. LOS 13 PRINCIPIOS DEL BUEN GUERRERO DE SUN TZU en chino
70. EL LIBRO NEI CHING DE HUANG TI en chino
71. EL LIBRO DEL NONSENSE DE EDWARD LEAR en inglés
72. RECUERDOS DE SÓCRATES DE JENOFONTE en griego
73. LA EPOPEYA DE GUILGAMESH en asirio
74. GULLIVER en inglés
75. EL SUEÑO DE BERNAT METGE en catalán
76. EL ELEGIDO DE THOMAS MANN en alemán
77. AFORISMOS DE LICHTENBERG en alemán
78. LA FILOCALIA en ruso
79. EL COLOQUIO DE LOS PÁJAROS DE UDDIN ATTAR en persa
80. EL LIBRO DE MIRDAD en inglés
81. EL LIBRO DE HAFIZ en persa
82. THINKING & DESTINY DE PERCIVAL en inglés
83. ROBINSON CRUSOE en inglés
84. JUEGOS Y PASATIEMPOS DE LA INFANCIA DE STELLA en francés
85. EL DESPERTAR DEL TAO DE LIU I MING en chino
86. EL LIBRO DE LA NADA DE OSHO en inglés
87. DACIA PREHISTORICA DE DENSUSIANU en rumano
88. CUENTOS DE UNA VIDA FUGITIVA DE CHEN FU en chino
89. EL ENAMORADO DE LA OSA MAYOR en polaco
90. EL HOMBRE SILVESTRE FRENTE A LA NATURALEZA en español
91. LA OTRA MEDICINA DE TYMOWSKY en francés
92. EL JAINISMO DE PANNIKER en español
93. ESA LLANURA TEMBLOROSA DE BRISEÑO-GUERRERO en español
94. OÍR A DARÍO DE DARÍO LANCINI en español
95. BABELIA DE MARIUS SERRA en catalán
96. BOTÁNICA PARALELA DE LEO LEONI en inglés
97. LA DESIDERATA en inglés
98. EL PEREGRINO QUERUBÍNICO DE SILESIUS en alemán
99. LAS ENSEÑANZAS DE DON JUAN DE CASTANEDA en inglés
100. LABYRINTH DE HERMANN KERN en inglés
101. EL DIARIO DE VIAJE HACIA EL PROFUNDO NORTE DE BASHO en japonés
102. YOGASUTRA DE PATANJALI en sánscrito
103. ARCHITECTURE NATURELLE DE TELEMARIANUS en francés
104. GUIA PARA DESCUBRIR LOS FALSOS MAESTROS en español
105. EL ORIGEN SIMBÓLICO DE LOS ANIMALES Y LOS
INSTRUMENTOS MUSICALES en español
106. VIAJES E INCIDENTES EN CENTRO AMERICA DE STEPHENS en inglés
107. LA PUERTA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY en latín
108. SEPHER YETSIRAH en hebreo
109. LA BUSQUEDA DE LA LENGUA PERFECTA DE ECO en italiano
110. ARS MAGNA DE RAMÓN LLUL en catalán
111. TAO Y LONGEVIDAD DE NAN HUAI CHIN en chino
112. DICCIONARIO DE VOCES NATURALES DE GARCÍA DE DIEGO en español

307

113.
114.
115.
116.
117.
118.
119.
120.
121.
122.

LALITA SAHASRANAMA en sánscrito
EL LIBRO DE LOS SECRETOS DE OSHO en inglés
TRACTATUS LOGICO-PHILOSOPHICUS DE WITTGENSTEIN en alemán
LEYES DE MANO en sánscrito
TANKAS DE HOKUSAI en japonés
EL SUEÑO DE ESCIPION DE CICERÓN en latín
ALTAZOR DE HUIDOBRO en español
80.000 LEGUAS SOBRE EL MAR DE VERNE en francés
EL LIBRO DE LA SABIDURÍA INMOVIL DE TAKUAN en japonés
POIMANDRÉS DE HERMES TRISMEGISTOS en griego

La lista puede seguir, no cabe duda. Todos estos libros cambian la vida del niño y
luego de leerlos, otras son las cosas y otro es el mundo que percibimos. Traten de buscarlos,
niños y niñas, son tesoros de sabiduría.
*

Las niñas deben enseñar a los niños que el juego es una actividad del
Intelecto, del Habla o del Cuerpo. Ya sabemos que los animales también
juegan. El Ser Humano ha creado el Juguete, a través del cual, la actividad
del Juego se transmite de una generación a otra. Hay un sector de la vida
social que corresponde a la Recreación, al Arte, al Deporte y, por lo tanto, al
Juego. Las diversas teorías del juego sugieren que el sujeto que juega se
debate entre dos aspectos cruciales de esta actividad: ganar y perder y, por
ende, disfrutar, aún perdiendo. El modelo lógico teórico del principio o
arquetipo que sugiere la existencia del juego, de la poesía o la Creatividad,
se dispone espacialmente, de la siguiente forma:
La Poesía (Creatividad)

Disfrutar
Hacer (Construir)
GANAR

Destruir (Derrumbar)
PERDER
El Juego

308

Crear, Hacer, Destruir, Disfrutar, Jugar – estos son los cinco verbos, o las cinco
acciones de la Poesía. En la Biblia, el Génesis no se debería haber traducido como
”creación” (POIESIS), sino como “generación”.
Los dos aspectos implican diferentes modos de actuar: una creación ocurre de la
“nada” pero una “generación” es un proceso(-SIS) genesíaco que sugiere la existencia
previa de lo que se va a “generar”, lo que va a “nacer, y por ello hay de por medio una
“incubación”, una “gestación”. Los juegos y los juguetes se crean, se hacen, se deshacen,
se destruyen y en todo ello de “disfruta” de un acto poético.
Ver los frutos de la acción y sacar provecho de ello es el “dis-frutar” de tal o
cual acción.
No obstante, para ver los frutos, antes hay que buscar las semillas, sembrarlas,
cuidar de su desarrollo y crecimiento, observar su eclosión y esperar la aparición de las
flores que, luego, darán a luz los frutos, que van madurar a su debido tiempo.
Todo ello es “el juego del cambio”. En el cambio hay un juego y en el juego está
presente el cambio.
El juego puede existir sin el juguete. Ciertamente, el juguete también puede
existir sin el juego pero, a diferencia de este, posee grabado en su forma, el contenido de
una multitud de juegos que pueden ocurrir y desarrollarse, a través de su cuerpo lúdico.
El hecho de que los usuarios, niños, jóvenes o adultos, lleven, o no, a cabo, los juegos
que en el juguete están contenidos, no anula esta curiosa capacidad.
En un solo juguete pueden estar memorizados cientos de juegos: depende de los
jugadores y de su capacidad de acceder a los campos de la imaginación y de intimar con
los bosques de la fantasía, si estos juegos serán o no, jugados.
Por otra parte, un juguete es un objeto lúdico al cual se le asigna una cualidad
poética. Cualquier objeto puede ser un juguete: ello depende del “jugador” Por lo tanto,
la cualidad poética o creativa debe ser descubierta en uno mísmo y desde allí proyectar
hacia todas las cosas del mundo y de la mente, la perspectiva del juego. El cerebro es,
como dicen los niños, la “pensadora”. No hay que abusar de su uso y tratar por todos los
medios, de familiarizarse con el silencio, el bello mar de la contemplación.
El juego es erróneamente considerado como generador de un estado tildado por
los adultos como “no-serio”. “Esto no es un juego” – dicen los mayores. Y, si no es un
juego, entonces ¿Qué es? – preguntan los niños. “Es algo serio” – responde el adulto.
”Esto va en serio”. La seriedad adolece de la risa, del humor, de la alegría y por
ello es una actitud fría, que introduce en la acción infantil el hielo de los prejuicios y de
las prefiguraciones. Recuerdo a mi maestro que decía que algo demasiado serio, ya no
es serio. El juego no es un privilegio del mundo infantil. Es privilegio de todo ser que, a
través de su acción creadora, disfruta de la poesía y concede vitalidad a lo inanimado.
He creado aquí cien juegos nuevos, con sus nombres y actividades. A veces,
el juego tiene como objetivo, crear un juguete y otras veces, el juguete mismo,
previamente creado, genera la actividad lúdica. El límite entre el juego y el juguete lo
establece el propio acto de jugar. La profunda contemplación del juego o del objeto
lúdico es una forma de hacer poesía. El filósofo griego Heráclito asignaba a los niños el
entero mundo: de ellos es el cosmos, todo. Uno de los más antiguos juguetes de los niños
es el DADO.

309

Con sus puntos aritméticos, el dado puede ser comprendido por todos los niños
del mundo, ya que no se utiliza en su marcaje un alfabeto específico. Cualquier niño, de
cualquier cultura, o etnia, puede comprender el valor numérico que está dibujado en las
seis caras del dado. No obstante, estos puntos no están situados de manera aleatoria.
Parece un juego pero es así: ALEA es DADO en latín y el AZAR tiene su nombre del
término que designa al DADO en árabe y en persa: ZAR. Por lo tanto, el AZAR tiene
sus caras y cada una posee su valor aritmético y arritmológico.
Lo primero que deben estudiar los niños es la aritmética, la ciencia de los
números y de sus operaciones. Estas operaciones matemáticas están en la base de toda
actividad lógica del intelecto. El niño debe comprender cabalmente qué cosa es
RESTAR o SUMAR, DIVIDIR o MULTIPLICAR. Miradas con atención, estas
operaciones son de naturaleza filosófica.
Ello quiere decir que abren las puertas del SABER y enseñan la VERDAD y lo
que está incluido en ello, la REALIDAD. La REALIDAD es parte de la VERDAD y
para ser total, la REALIDAD de las Cosas debe ser tomada en cuenta junto con su
MISTERIO, es decir con lo secreto que está detrás de toda cosa. El modelo lógico
teórico de la VERDAD posee la siguiente forma romboidal:
La VERDAD

La REALIDAD

El MISTERIO
El MITO

La COSA
Hay que saber que lo que nosotros llamamos “cosa” representa una triple
realidad: una “cosa” puede ser un objeto, pero también un “hecho” y, a la vez, un “ser”.
Hasta que no se comprenda la “cosa”, careceremos de un entendimiento claro relativo a
la Verdad.

310

La acostumbrada dicotomía entre “verdadero” y “falso” es una impropiedad del
habla. En el Lenguaje, lo “falso” se opone a lo “cierto”, así como la “falsedad” se opone
a la “certeza”. Tanto “lo cierto”, como “lo falso”, son “verdaderos”: hay que descubrir su
naturaleza íntima. Estas dos nociones pertenecen al principio universal de JUSTICIA,
por el cual, a través de un JUICIO, se decide qué “cosa” es “falsa” y cual “cosa” es
“cierta”.
Todo ello está codificado y declarado a través de un VEREDICTO, el dictamen
de la JUSTICIA.

El que declara que algo es “cierto” o “falso” se rige por la JUSTICIA, a su vez,
una proyección de la VERDAD, operación en la cual, ya se ha considerado la
REALIDAD de las COSAS, junto con su MISTERIO insondable.
El fenómeno que ha provocado el personaje y las historias de Harry Potter, en el
mundo infantil, es saludable: de esta forma los niños llegan a reflexionar, aunque de
manera fragmentaria, sobre el misterio de la REALIDAD.
*

El Señor NADIE
Maestro de Cien Juegos
Mi padre escribió las siguientes recomendaciones y consideraciones acerca de
cuantas cosas deben saber los niños:
ALMATERIA
Algunas Recomendaciones y
Con – sidera – cione
Desde que nací, he tenido que hablar y decir cosas en diferentes lenguas, cuyo
número es nada frente a las siete mil que hoy existen y se hablan en el mundo y a los
setenta mil, que ya han desaparecido. ¿Qué son quince o veinte lenguas frente a los miles
de lenguas del hombre? Y aún así, me ha impresionado el hecho que lo que yo decía y
quería decir, era lo mismo, sea ello en rumano, chino, maya, catalán o castellano.
Bellas palabras, bellos sonidos, bellos acentos y extrañas entonaciones. Todas las
palabras, no importa en qué lengua se digan, son para la poesía y el entendimiento. Pero
no fue sino hace poco, tal vez hace unos diez años atrás, cuando comencé a entender y a
comprender, lo que en todas esas lenguas, yo , en realidad, decía. Cuando hablaba de la
VERDAD, sabía qué cosa era la verdad y sonreía, al oír la misma palabra en boca de
mis congéneres.

311

¡No era un asunto de arrogancia! Sólo me daba cuenta que, tal vez, los que
usaban las mismas palabras que yo usaba, no las entendían y no comprendían, quizás, el
sentido profundo de estas nociones.

No obstante, todo el mundo se comunicaba con facilidad y lo sigue haciendo, sin
muchas averiguaciones del origen o sentido veraz de las palabras y sin ningún
remordimiento de consciencia. Nadie mostraba incomodidad alguna y hoy, tras años en
la misma situación, todo el mundo se comunica e informa lo que desea, con la misma
naturalidad y sin problemas. A ratos me dispongo a observar este hecho y salgo
sorprendido: ¡es un fenómeno fascinante! ¿Acaso se puede entender enteramente lo que
se está diciendo? Pues, no importa, es más, no tiene relevancia operativa. Por lo mismo,
el que comprende algo más o todo aquello que se está diciendo, no difiere en modo
alguno, en sus palabras y comportamiento, de quienes no entienden, ni se preocupan por
comprender lo que ellos mismos están diciendo. Observando todo esto, se produjo en mi
un fenómeno gracioso: Todo lo que oía y leía me parecía claro, espléndido y lapidario, y
ello sin restar valor al más mínimo de los hechos. Pero la fascinación del sentido de las
palabras era inmensa y aún ignoro si los demás disfrutan de ello, como me ocurre a mí
en todo momento.
No hay nada que rescatar del lenguaje, tarde o temprano cada cual y cada quién,
va a llegar a entender y/o a comprender todo lo que está diciendo y declarando.
Mientras tanto, como usuario, seguirá disfrutando de la cualidad excepcional del
lenguaje y de su poder de manifestarse con prístina claridad, en el habla, gestos o
acciones de los sujetos que aún siguen sin percatarse de la existencia autónoma del
sentido de las cosas. El lenguaje es una potencia reveladora independiente, que se
deposita sobre las cosas, en cada lengua natural del hombre, como se asienta un águila
sobre los huevos de su nido. Luego, los polluelos van a gritar, van a cacarear y van a
chillar, y con ello basta: siempre tendrán, para comer, algo en sus bocas, porque la madre
o el padre les traerá en el pico lo necesario y así serán alimentados.
Desde la madurez y con la sobriedad sustancial del hombre despierto, las
palabras adquieren una luz que brilla con cada sonido. Los niños tienen derecho y
necesidad de jugar y así también el hombre infantil invoca para sí, los mismos derechos
y necesidades: juega con las palabras, juega con su vida, juega con las drogas, juega con
sus responsabilidades y con sus deberes, con sus compromisos y sus obligaciones.
En algún momento crucial de su existencia, el ser humano alcanza la madurez y
desde esta perspectiva todo se ve bajo otra luz.
La diferencia consiste en el estado interno de la consciencia.
El ser humano se encuentra más cerca o más lejos de sí mismo y esta es la única
diferencia entre un individuo y otro. No hay privilegiados en la altura de una escala de
valores y otros arrastrándose en niveles inferiores.
Estar cerca de si mismo y ser uno mismo es saber quién eres, qué haces aquí
y adónde irás después de la muerte.

312

Todas estas dudas parecen sencillas pero son y representan para el hombre de
hoy, el mapa mismo de reconocimiento de su propio Ser. Este re-conocimiento ocurre,
no se adquiere de los libros o de los demás: es necesario un sacrificio y una búsqueda.
Sin buscar, no serás encontrado por el saber. Por lo mismo, los buscadores tienen la
sensación que son ellos quienes encuentran, cuando, de hecho, ellos son los encontrados.
Esto hace que dejemos que las cosas ocurran y cambien por sí mismas, sin la pretensión
de intervenir nosotros para cambiarlas. No es necesario preocuparnos por conocernos a
nosotros mismos como seres: el propio Ser, cuya existencia es un eterno fluir entre el
saber y el conocimiento, llevará a cabo esta tarea, sin que nos percatemos. Vamos a
considerar lo siguiente: cuando niños, hemos jugado todos, el juego de girar hasta
quedarnos mareados. Al tirarnos en el suelo, con los ojos abiertos, hemos presenciado
como el mundo visible seguía girando. ¿Cómo era eso posible?
¿Cómo era posible que el mundo gire, cuando el cuerpo estaba parado, tirado y
acostado en el suelo?
Lo que giraba era el Cuerpo Invisible del Ser y nosotros no nos dábamos cuenta
de ello. Es el Ser quien siente y quien piensa y cuando dices YO, este YO es tú Ser. Si
sabes quién eres no te asustarás en situaciones de peligro. Llegará un tiempo cuando tu
Ser madure. En este mismo momento, te sentirás independiente, libre y autónomo.
Tendrás la sensación de estar realizado, es decir, contento con lo que haces, con lo que
tienes y con lo que eres. Luego, tu visión se tornará clara y, en consecuencia,
despertarás, y te darás cuenta que ya no estás dormido, sino despierto, lúcido y pleno de
la sobriedad esclarecedora de la verdad.
Aún despierto, es posible que no sepas todo, pero cierto es que comprenderás a cabalidad
lo que ocurre contigo, en todo momento y situación.
Desde este instante comienza la espera de algo que todos los humanos
alcanzarán: la Iluminación. Tales pasos pueden durar largo tiempo, pero el que no espera
lo inesperado, jamás lo alcanzará, pues es inalcanzable e inconcebible. El que aguanta
las incomodidades de la vida diaria, recibirá el pago de su esfuerzo.
La búsqueda del silencio interior, la verdadera piedra filosofal que transforma
todo vil momento en oro, es uno de los objetivos del buscador. Desde este silencio se
puede escuchar una música ignota, una armonía fina y aguda que es el sonido mismo de
la vida. En verdad, todos lo estamos escuchando, pero algunos no nos damos cuenta de
su presencia. En este sonido hay una suerte de melodía secreta que sostiene todo lo
viviente. El Ser debe buscar el sonido de la soledad sonora, oírlo, percibirlo. No es difícil
llegar a su propio centro. Sólo es necesario un intento prolongado, una intención sobria
para alcanzar, aunque sea por un momento, el estado de silencio interior desde el cual se
puede oír esta voz que posee el extraordinario poder de cambio y transformación. Su
nombre es ALMATERIA. Desde este mismo instante serás tú mismo y todas las
cortinas caerán, así como todas tus máscaras. Contemplarás en calma la diosa desnuda,
sin ser castigado como los voyeurs de los mitos, aquellos mirones espontáneos y
escondidos que fisgonean detrás de los árboles o detrás de los bastidores. Eres el
Príncipe Azul, te lo aseguro. Quien quiere azul celeste, que le cueste.
Esta es una orientación y una polarización: tienes un estribor y un babor, como
los barcos y, a la vez, sabes dónde está el norte.

313

Eres la niña que lleva el barco . . .eres la princesa azul. . .

El Alfil, loco por la Reina

De regalo, he aquí 100 Temas para Niños
Primero, doce:
1. Caer, Saltar, Girar: Métodos para confiar en Si Mismo
2. Poliglosis: Aprender y Estudiar 10 Lenguas, al mismo tiempo:
Inglés, Francés, Chino, Ruso, Griego,
Latín, Italiano, Portugués, Rumano y Maya
3. Cómo Crear Juguetes y Juegos
4. 100 Libros Fundamentales de la Humanidad
5. Pintar Animales
6. La Inteligencia y el Entender
7. La Imaginación y la Visión
8. La Creatividad y el Ingenio
9. La Fantasía y la Inventiva
10. La Postura Corporal: Camina, y te diré Quién eres
11. Lógica Óntica: Cómo no Pensar
12. Caligrafía de la Firma Personal y la Libertad
Ahora, cien:
1. La Forma
2. El Color
3. El Número
4. La Mano
5. El Caminar
6. El Cuerpo Humano
7. La Oreja
8. La Frente
9. Los Ojos
10. Caer
11. Saltar
12. Girar
13. La Superstición
14. Los Mitos
15. El Diario de Viaje

314

16. Los Sueños
17. La Firma Personal
18. La Caligrafía
19. Las Estrellas
20. La Luna
21. Heráclito
22. El Ajedrez
23. La Imaginación
24. La Inteligencia
25. La Lógica Óntica
26. Dibujar Animales
27. Pintura Zen
28. La Creatividad
29. Los Libros
30. El Quijote
31. El Lenguaje
32. El Origen de las Palabras
33. Correr
34. Respirar
35. Dibujar
36. Anatomía Humana
37. Medicina Personal
38. El Trato y la Negociación
39. El Estudio y la Investigación
40. Artes Marciales
41. El Espacio
42. El Juego
43. La Poesía
44. Dios
45. La Ética
46. La Energía
47. La Verdad
48. El Dado
49. El Código Binario y el Ábaco
50. El Código Genético y el Genoma
51. El Té
52. La Comida y el Comer
53. Cocinar
54. El Arte, la Ciencia y la Técnica del Diagnóstico
55. Puntos Secretos del Cuerpo
56. Las Palabras de Oro
57. Defensa
58. Ataque
59. El Combate
60. La Meditación y el Silencio

315

61. Escribir Libros
62. La Cultura y los Niños
63. Los Signos
64. El Sexo
65. La Menstruación
66. El Amor
67. La Muerte
68. El Nacer
69. La Vida
70. El Tiempo
71. El Cambio
72. El Humor y los Chistes
73. El Deporte y la Recreación
74. La Vejez
75. La Madurez
76. La Libertad
77. Odiseo
78. Alicia en el País de las Maravillas
79. Harry Potter
80. El Señor de los Anillos
81. La Moda
82. La Corvata
83. El Gusto
84. El Estilo
85. La Armonía y el Número de Oro
86. La Arquitectura y Gaudí
87. La Memoria
88. El Conocimiento
89. El Saber y la Sabiduría
90. El Maestro
91. El Pupú y el Pipí: Cómo saber si estás enfermo
92. El Agua
93. La Naturaleza
94. La Ciudad
95. El Dolor
96. Los Mayas
97. El Destino
98. La Homosexualidad
99. La Droga
100. El Ser
Tengo mucho sueño. Creo que voy a olvidarme de todo eso y me acostaré tranquila.
Hasta mañana . . . Para dormirme, mi padre me recita un poema llamado Aire Infantil de
Ani-males y Ani-bienes, que ni son Males, ni son Bienes. Lo transcribo, para los interesados:

316

Había una vez
Un PEZ
Y como todos los PECES,
No tenía cuello.
Estaba muy preocupado,
Y casi desmayado,
Por creer que eso no era tan bello.
A causa de ello
Solicitó al Creador del Universo,
Así, de una sola vez
La forma y el contenido
De una gran botella de Jerez
Había otra vez
En Barcelona,
Un hombre como nadie en la palabra
Mujeres fascinadas le pedían
Al menos una noche de su grata conversación
Pero el hombre estaba enamorado
De una gran y muy sofisticada Mona.
Había, de nuevo, digamos otra vez, un OSO
Que convivía con un SAPO, en un pozo
Tenían de vecino a un LOBO
Que se había alojado en un tobo
El GATO,
Que por allí pasaba,
Siempre solicitaba,
Que la comida se le sirva en un plato.
La GIRAFA,
Vivía metida hasta el largo cuello
En una garrafa que tenía en la base,
Un famoso sello.
En el cafetín,
Bebiendo un poco de cerveza,
Estaba el DELFIN.
Y el temido TIGRE,
A su vez,
Estaba libre.
La SERPIENTE,
Vivía en un agujero de un sólo ambiente.
Y la ZEBRA,
Trataba de meter
Por el ojo de una agujita,
Una hebra.
Unos SAPOS

317

Muy guapos,
Estaban vestidos de harapos.
Y el JABALÍ,
Decía que es negro lucumí,
Negro mandinga
Y carabalí.
La TORTUGA,
Jugaba aquél juego que los niños llaman “la semana”
O “la Vieja”,
O “el Avión”,
Con una gran ORUGA alemana.
La ABEJA Maya,
En su país multicolor,
Está libando flores amarillas,
En un balcón de la ciudad del TIBURÓN
Todos ellos,
Incluso el ORNITORINCO,
Seguro que al ver ese extraño nombre
Pegaste un brinco,
Pues todos,
Habían ya comido antes,
Menos los ELEFANTES.
El ÁGUILA
Volaba con las GAVIOTAS
En fila
Pasando velozmente por Charibdis
Y por Scyla
El CUERVO no tenía,
A nadie a su lado,
Pero perseguía,
Una PALOMA que había
Acertado en adivinar
El número del Dado.
Por lo general,
Las AVES juegan siempre a los dados.
No se maravillen,
Aun si los HALCONES están muy enfadados.
Pero, acaso, ¿Es algo que importa?
Lo importante
Es comerse la Gran Torta,
Soplar las velas
Cortar los pedacitos,
Gustar el Chocolate,
Y aguardar un poco en el camino
Montados en el mástil de las Carabelas.

318

La BALLENA,
Comparte los caminos con la HIENA.
Me estaba refiriendo,
A los caminos de la Mar,
Porque, aunque este Animal
Es del Desierto,
A veces salta en las olas,
Es muy cierto,
Y nada hasta el estrecho Dardanele,
Comiendo peces gordos
Y tocando un instrumento llamado Ukulele.
Decía que el TIBURÓN
Estaba encerrado en el balcón
Ya que lo habían condenado.
La MOSCA,
Muy tosca,
Chupaba miel
Junto a la ABEJA,
Sin levantar siquiera una ceja.
El ÁGUILA
Volaba con las GAVIOTAS
Llevando en el pico una penca
De Sábila.
Y el CUERVO no tenía
A nadie a su lado
Sólo perseguía
Una PALOMA que había tragado aquél dado
Sobre el cual ya les había informado
Con la URRACA,
Flaca,
Y el GORRIÓN,
Un gordinflón.
A todas esas, el RATÓN
Estaba almorzando una ropa
En la tienda Benetton.
El LORO,
Sentado en el INODORO,
Al lado del ERIZO,
Yo no sé qué se hizo
Cuando le ofrecieron
Un cierto líquido en forma de un bebedizo
Seguro que se lo dio al GATO
Y eso sin ningún aviso.
El GATO se atragantó
Y el CANARIO

319

De la jaula, voló.
Por su parte, el CHACAL,
De pronto se cayó
En un depósito de cal
Pero el CABALLO,
Saltó varias rejas
Sin un solo fallo.
Y todos hablaban el Lenguaje
De Pájaros y bellos animales
Aquella lengua de ritmos y sonoridades
Que sólo llegan a entender los niños
Y algunos seres muy especiales.
El FÉNIX,
El DRAGÓN
Y el UNICORNIO
Están los tres, metidos y ocultos
Entre las teclas del bello clavicordio
Son animales de pura fantasía
Que viven en los sueños del Vigía
Aquél que mira lejos
Para ver
La Ardentía
De los bancos de peces en la Mar
Para mandar los pescadores a pescar.
Así deseo yo hacer
Con cuentos e historias infantiles
Mandar los niños a leer
En Alta Mar pescar,
Los Libros, miles
Miles de Libros, animar
Con todos los secretos escondidos,
Entre las líneas que allí suelen grabar
Para que todos lleguen a saber
Lo que los TIGRES y los ELEFANTES saben:
Correr,
Jugar,
Saltar.
Y ensoñar . . .
Había un extraño Animal
Que no tenía garras
Ni Orejas,
Ni siquiera Dientes,
Ni Garganta
Ni Escamas,
¿Cómo lo llamarían?

320

Se preguntan los turistas. . .
Es NÁDITON,
El Gnomo de la Nada
Aquél que vive en la Isla Ningunaria
Vestido de Vacío
Y Gobernador de Barataria
Así deseo yo vivir
Sin Nada que jorobe mi paciencia
Estudiando el secreto de la Ciencia
Y descubriendo el valor de la No-Nada.
Este poema gracioso,
De animales,
Lo escribí para el gozo
De los Niños Medievales.
Para mandarles a través de versos,
Un aliño
Que endereza los manjares,
Un poco tosco mi cariño,
Es verdad,
Pero detrás de todas estas criaturas
Hay capacidad,
Para trescientos más,
Para historias de más calidad.
Para las niñas tengo reservado,
Un otro cuento
MARA-VIGLI-OSO . . .
Se trata de la vida de un OSO,
Metido,
Por una vil y clara injusticia
En un oscuro calabozo.
Si quieren saber más
Acerca de lo que pasó,
Hay que solicitar
Pre-vía-mente
Una entrevista con el Comedor de Gente
El hombre que se llama Elidan
Abominable e Inestimable
Apodo que recibe en Turquía
Cuando publica alguna teoría.
Mandarle cartas,
O llamarlo,
Es irrelevante,
Porque él sabe
Adivinar y percibir
Cualquier deseo de los niños para verlo

321

Aunque sea desde algún sitio muy distante.
Sin más tardanza él acude,
A la pequeña puerta del niño sabedor
Y deja un volumen empastado,
Escrito por su propia mano.
Es un borrador,
El libro que publica
Poco a poco
A causa del presupuesto loco
Que editores y villanos vendedores
Le propusieron en previo contrato
Argumentando que todo el relato
No tiene gran valor
Ni trascendencia.
Un pobre alegato
Que pronto rechazó.
A su debido tiempo
El mismo publicó
El Libro editó
Portadas preparó
A mano escribió
Esta historia,
Sacando del baúl a muchos animales graciosos
Directo, desde las raíces de su gran memoria,
Con una suerte de extraño aparato
Llamado entre campesinos – “noria”.
A todos los menores de edad
Este relato está muy dedicado
Para leerse en la soledad
Comiendo chocolate y helado
El chocolate cura el dislate
Y el mantecado
Te contenta
Si estás muy enfadado.
Recuerden niños míos
Que yo soy
Aquél que piensa Antes de hablar
Y sabe, por demás
Que todo lo que hay
Es siempre un momento que se llama “hoy”.
¿Y el LEÓN? ¿Qué es lo que sucede y no pasa?
¿Por qué no ha aparecido?
¿Está callado, acaso, en la espesura?
Prefiere no rugir,
No dice nada.

322

Pero atrás,
Detrás de su guarida casual,
Mirando al vacío como en un espejo,
Está alerta
Con sus orejas muy atento,
Cuidando su vida elemental,
Un animal que yo jamás he visto
Y por ello debo aceptar,
Que yo no lo CONEJO.
Este extraño animal
Me enseño un gran poema casual
En donde todo lo que hay
Es eso, lo que dicen que no hay.
Así cantaba mi niña de dos años
Cuando me percaté
De ese profundo sentido de antaño
Acerca de la Naturaleza de los Niños
Naturaleza que no tiene un específico tamaño.
No sé de donde ha sacado todo eso
Pero cierto es,
Que me lo cuenta cada vez
Que pasa por la Calle Penedés.
Todo Siempre Es
Nada Nunca Es
Algo Siempre Hay
Todo lo que Hay
Es lo que no Hay
Yo soy todo ello
No soy nada Yo
Dicen Ya algunos
Nadie como Yo
Yo soy nadie más
No soy nada más
Todo más que Nada
Todo menos Nada
Yo soy casi Nada
Nada soy de Eso
No salí de Nada
Yo salí del Todo
Y, saliente Todo
No sobresaliente
Sí sobreviviente
Y eternamente
Todo Infinito
Todo bien y puro

323

Luz eterna, juro
Y lo aseguro
En miles de vidas
Mil y un paseos
Una la Palabra
Para que entiendas
De lo que se habla
Todo y no más
Acabó jamás
Nunca el Yo perece
Siempre amanece,
Yo crepuscular
Yo sí sé amar
Con amor solar
Para todos dar
Nunca reclamar
Nunca horadar
Yo seré el mismo
Yo soy un Abismo
No me mires mucho
Que desmayarás
Tú siempre serás
Este mismo Yo
Que ignoras hoy
A lo mismo voy
Atrás, adelante
Yo he sido antes
Antes y después
Antes de Moisés,
Antes de Ramsés
Y después de Ser
Soy el Ser de Hoy
Soy y siempre voy
Al futuro más
Al pasado más
Al presente más
Más, cada vez más
Menos mal que sé
Lo que soy yo hoy
Lo que yo seré
Lo mismo veré
La Naturaleza
La bella Belleza
La Verdad Total
La Verdad Entera

324

La Verdad Verdad
Todo Soledad
Sonora o no
Siempre verdadera
Siempre al origen Nunca terminando
Jamás eligiendo
Siempre esperando
Que tú me comprendas
Que tú lo aprendas
Que tú lo percibas
Que tú lo contemples
Que tú lo descubras
Que tú lo entiendas
Y así lo lleves
Para otro Ser
Al amanecer
Cuando hay Lucero
Elíxir del Alba
Luz Medicinal
Aire de Oro
Para Meditar
Para Contemplar
La Luz de adentro
La negrura alba
La blanca vereda
Del Real Camino
Regado de flores
Y de animales
Lleno de verdura
Vacío de piedras
Laberinto visto
Desde las alturas
Para no perderte
Ni errar en vano
El Centro se ve
Sin mirar, si quieres
Quédate en calma
No te muevas, pido
Congela tu cuerpo
Sé tú mismo ya
Eso es así,
Eso es aquí,
Una ma-ra-vi-lla.
Todo, Algo, Nada,
Eso, es Así,

325

Cinco elementos
Algo crucial
Y elemental.
¿Qué es Todo?
Todo no es eso
Pero sí que es
Eso es así
Algo no es Todo
Pero sí es Eso
Eso no es Todo
Todo no es Nada
Nada no es Todo
Ni es Algo, Nada
Ni es Nada Algo
Algo dice Todo
Nada también dice
Nada dice Algo
Algo no es Nada.
¿Ya lo dije antes?
Algo dice Algo
Eso no lo dije
Pero dije Todo
Sobre ese Algo
Algo quedará
Todo pasará.

El Padre-Buitre
Lleno de Salitre
La Dani,
La niña casual de un padre elemental
Que escribió una pequeña historia
fenomenal.
Su título:
ACEITUNA, UNA
Palabras graciosas de mi padre,
acerca de un fruto negro que quiso ser rojo
Un día, mi niña de cinco años, (esa soy yo) me preguntó: ¿Qué es una aceituna?
La ACEITUNA es el punto que Dios pone al final de todas las cosas.- dije.
Es el punto sobre la I de su nombre: en un principio, cuando Dios vio que su I mayúscula no
tenía punto, al instante creó la aceituna.

326

Si deseas poner punto final a una cosa, cómete una aceituna.
Ese punto, se lo ha regalado a los humanos en la pupila de los ojos y los gatos se
vuelven locos por esas frutas, las aceitunas, o como se llamen. Ella, la aceituna, fue creada
al comienzo de los tiempos y su nombre secreto es "luna nueva". La luna nueva es como una
aceituna, toda negra, presente, aunque ausente, allí, en el cielo, durante unos días, o noches,
entre estrellas y galaxias. La aceituna es el centro invisible del arco-iris, es tinta china,
atramentum, de calígrafos y escritores. Adentro tiene una semilla, un hueso, y entre la carne
y el mundo externo hay una película negra, fina, muy fina, cuyo brillo refleja ese mundo.
Esa palabra es de origen arameo, la lengua de Cristo: zaytuna, un diminutivo de
zayta. El sabio Mohhyddin Ibn Arabi de Murcia, escribe, por los años 1200, es decir hace
unos 800 años atrás, lo siguiente, jugando con las palabras "pupila" y "hombre": (Fusus ,
pág. 13/49-50): " Este ser [el "ser comprehensivo"] se llama Hombre y también
"lugarteniente" (vicario), jalifa. Se llama Hombre debido a la naturaleza comprehensiva de
su constitución, que abarca todas las realidades. Además,[merece ser llamado Hombre,
insan, porque] es a Dios lo que la pupila (insan) es al ojo como instrumento de visión o
vista. Recibe pues el nombre de insan porque Dios ve a todas Sus criaturas a través del
hombre y es Misericordioso con ellas ".
Para la tradición islámica, el olivo es el árbol del Centro, el eje del mundo, imagen
del Hombre Universal, el Profeta. Entre los pueblos mediterráneos, sólo el aceite virgen de
oliva podía usarse en los ritos religiosos, en medicina, en la iluminación y en los usos
domésticos.
En rumano, la aceituna se llama MASLINA y en griego ELAIA, nombre de la
aceituna y, a la vez, del olivo silvestre. Tengo que averiguar cómo se dice aceituna en chino:
ya está. Su nombre es KAN LAN y el aceite de oliva se llama KAN LAN YOU.
El aceite de oliva es el santo olio. Alivia las quemaduras y tomado en el alba trae
energía y salud a los débiles.
Avicenna decía, en el siglo X, que tomarlo así, un poco en la mañana, en ayunas,
elimina las lombrices, combate males hepáticos y evita la caída de los cabellos.
Que el aceite y el romero frito sea bálsamo bendito, lo sabía también Cervantes,
cuando escribía eso: . . "Procura que se me dé un poco de aceite, vino, sal y romero para
hacer el salutífero balsamo". . .
En el famoso cuento árabe de 1251, Calila y Dimna, de la colección de fábulas que
mandó traducir Alfonso el Sabio, aparece el término árabe záit, aceite.
Alonso de Herrera, en su Obra de Agricultura de 1513, escribe lo siguiente:
Son tantas las excelencias deste árbol, que antes es cierto que para las poder decir
me faltarán palabras. ¿Qué despensa hay buena sin aceite?
¿Cuántas medicinas se hacen dél? ¿Cuál ungüento no lo lleva?; ¿En cuantas
maneras de guisados entra? ¿Cual TRÍACA es más provechosa contra las ponzoñas? El
aceite alumbra las iglesias; toma de la noche, día; lanza las tinieblas. Árbol es de mucha
vida. Aunque muchos años lo dexen sin labrar, no peresce. Era antiguamente en tanto
tenido que por honrarle, los capitanes hacían coronas dellos en señal de victoria y al que
mejor había peleado, coronaban con corona de oliva; y aún también tienen o dan señal de
paz, como vemos en el Génesis.

327

Consagrado por los romanos a Jupiter y a Minerva, el olivo y su verdor perpetuo era
entre los griegos el árbol de Atenea. Se preguntarán qué palabra más rara es la tríaca: se
trata de un famoso compuesto medieval de tres o más plantas, confección farmacéutica
usada en tiempos antiguos, formada por muchos ingredientes, principalmente de opio y
empleado contra las mordeduras de animales venenosos. Hoy día, esa palabra que proviene
del árabe tiryaq y este del griego theriake, derivado de therion- fiera, animal feroz, bestia, es
nombre de un remedio de todo mal, prevenido con prudencia o sacado del mismo daño,
como bien observa el Diccionario de la Real Academia.
De su nombre griego, elaya, proviene el nombre de Eleusis, ciudad del santuario de
Demeter, diosa de la abundancia y de la vida eterna. La maza de Hércules era de madera de
olivo.
Ese árbol es para los griegos una metáfora de la sabiduría y de la fecundidad: en las
lámparas de los templos ardía aceite de oliva y en la Odisea, héroes y dioses se frotaban el
cuerpo con aceite de oliva para proteger su belleza mortal, e inmortal. El árbol del olivo era
emblema de la victoria en los Juegos Olímpicos: una corona de olivo ceñía la frente de los
vencedores, imagen de la Paz, pero un olivo tocado por el rayo era un augurio de guerra.
En Japón, el olivo es asociado con la amabilidad y con el éxito en los estudios y en
las empresas guerreras.
En la India, es el árbol de la Paz. Si hay peleas en la familia, los amigos vienen de
visita con un plato de olivas para apaciguar los ánimos y asimismo se apacigua la furia de la
naturaleza, ofreciéndose ramas de olivo a un río que se está desbordando, para retornarlo a
su cauce, a un huracán, para desviarlo de una región, o a un terremoto, para ser más suave.
Un hombre airado se apacigua con una rama de olivo y comiendo una aceituna. ¿Puedes
hacer eso cuando tienes ganas de destrozar lo que te caiga en manos?
El olivo y la aceituna poseen un poder increíble para apaciguar y aminorar todo tipo
de problemas que perturban el curso sereno y natural de nuestra existencia.
¿Recuerdas que la cruz de Cristo era de madera de olivo? Ello se debe al sentido de
pureza, inmortalidad y resurrección que tiene el olivo para los cristianos. Es la imagen de la
Paz: después del diluvio, la paloma le trae a Noé un ramo de olivo, para evocar el fin de la
ira divina. Se dice que ese ramo provenía del árbol que creció encima de la tumba de Adán.
En Italia, las hojas de olivo benditas el domingo de Ramos y esparcidas en el fuego,
protegen los campos de granizo. En Venecia, el olivo aleja el rayo y en España se cuelgan
ramos de olivo en el pórtico de las casas para cuidarlas de todo mal. En el sur de España y
en Africa del Norte, las aceitunas y el olivo tienen el poder de favorecer la fecundidad y el
poder sexual de los hombres.
En Alger se cree que las ramas de olivo aumentan la fertilidad de las mujeres y por
ello ponen sobre cada vestido doblado, una rama de olivo. En Corsega, si una persona desea
saber si se va a casar en el año en curso, arroja hojas de olivo en el fuego: si las hojas se
retuercen y saltan, la boda es segura pero, si se queman rápidamente, sin moverse, el
presagio es negativo.

328

Las mujeres italianas entienden lo mismo en el comportamiento de una rama de olivo
que han recogido desnudas, y luego, han humedecido con su saliva, antes de arrojarla al
fuego.
Virgilio dice que el olivo es el Árbol de la Paz: tiene efectos benignos para la
serenidad y la calma que deben reinar en los matrimonios. Si eres mujer y tienes un hombre
amargado, o si eres hombre y tu mujer es una bruja mandona, mete debajo de su almohada
algunas hojas de olivo y entonces, disfrutarás en tu vida conyugal de una amabilidad y
dulzura inconcebibles. Las virtudes medicinales del olivo sugieren utilizar sus hojas en casos
de fiebre: si el niño está sumido en el calor, debe portar en el cuello una hoja de olivo
recogida antes del alba, llevando las siguientes palabras, escritas con atramentum, tinta
china: CA, REY, A. También se puede hundir un cuchillo en un sembradío de olivos: así
bajará la fiebre.
Las verrugas desaparecerán si se arrojan al viento tantas hojas de olivo como
verrugas, tiene, pobre aquél que las tiene.
O, si te place, frota cada excrescencia con una aceituna que proviene de un árbol
distinto, para luego enterrarlas una al lado de la otra, en un lugar lejano.
Si muerdes tres veces una aceituna madura y luego la botas en las aguas de un río, se
te quitará el dolor de muelas.

Si te duele la cabeza, ponte sobre la frente una hoja de olivo sobre la cual escribirás
con tinta china, atramentum, la palabra ATENA. Algunos sueñan que están comiendo
aceitunas maduras: es signo de alegría en la familia.
Ahora bien, si las aceitunas están verdes aún, no verdes de color, sino simplemente
inmaduras, es un augurio de adversidades por venir. Si el que sueña con una aceituna es
varón, pues le espera un hecho afortunado y si es mujer joven, un buen matrimonio. Si es
una mujer casada, vendrán más hijos, quiéralos o no. Parece que en los años bisiestos, las
hojas del olivo se muestran al revés, y por ello son años aciagos, pero los hombres han usado
este dato para convencer a sus amantes que "al revés", también es bueno(!):

Como es año bisiesto
Morena, ¿lo ves?
Las hojas del olivo
Vueltas al revés.
El árbol de olivo no debe estar plantado y cultivado sino por una persona
casta, o por un niño o niña, o por Laetitia Casta, dirían los fotógrafos: ese árbol odia la
lujuria, tanto que, si una prostituta lo planta con sus propias manos, el árbol, se dice, nunca
tendrá aceitunas. Lo dice Alonso López de Corella, en sus Secretos de Philosophia de 1546.
Yo digo, al contrario, que si tal mujer lo planta, deja en el instante, de ser puta. Además,

329

¿Quién tiene derecho de decir que tal o cual mujer es una ramera? El olivo es asociado a los
signos de Virgo y Gemini.
Cuando leo y releo todas esas cosas, me pregunto ¿cómo podría explicarle a
mi niña de cinco años las virtudes maravillosas de la aceituna?
Con ocasión de haber escrito este texto, he compuesto el siguiente poema, en honor a
la aceituna:
UNA, UNA,
ACEITUNA,
Eres PAZ,
Eres la Luna,
Eres SOL,
Eres la CUNA
Del sabor,
De la FORTUNA
Y ninguna
Que reúna
En su cuerpo
Tanta tinta
Puede arreglar problemas
Atramentum
Del que pinta
Ya comí la veintiuna
¿Es así que se ayuna?
En el punto negro mate
Del árbol de la pupila
Los niños encuentran TATE
TATE, TATE,
TATE, TATE,
En calma y quieto-estate
A decir del gran Cervantes,
El que se la come antes
Va a encontrar un hueso,
El perro de Rabelais
Lo esconde con dulzura
Para días más oscuros
Para cuando no hay duros
Hoy yo como sólo Una,
Aceituna,
Paz-eituna.
Pero Gonzalo de Berceo sabe mejor, y en su Vida de Santa Oria, a principios del
siglo XIII, escribe:

330

Vido redor el monte una bella anchura,
En ella de olivos una gran espesura,
Cargados de olivas mucho sobre mesura
Podrie vivir so ellos omne a grant folgura.
Cuidado con las cabras, que su saliva parece que puede secar al olivo.
En el principio, Dios creó aceitunas negras y también rojas. Las negras, al ver a las
rojas, dijeron: Nosotros queremos ser esas. ¿CEREZAS? - preguntó Dios. Pues las rojas se
llamarán así y ustedes quedarán negras, que bien les queda ese no-color. Para no sentirse
huérfanas, crearé también aceitunas verdes, el color de la verdad.
Contempla una aceituna, elévala entre tus dedos a la altura de los ojos, concentra la
mente en ese punto negro y luego podrás oír la música de las esferas, la música del Monte de
los Olivos.
¿Saben que hay un tipo de aceituna que se llama Aceituna de la Reina, la de mayor
tamaño y superior calidad, que se cría en Andalucía?
Hay otras, las de verdeo, las aceitunas-dulzal, manzanilla, picudilla, tetuda (esa
remata en un pequeño pezón que se te queda entre los dientes), la zapatera, la zorzalera,
todas una.
Si quieren llegar a las aceitunas, llegarán tarde, como se dice cuando se llega de
último a algún convite o función. Yo me conformo con ser un viejo gruñón y aceitón,
nombre que se le da a las impurezas que en el fondo de las vasijas va dejando el aceite, en
los diferentes trasiegos a que se le somete para purificarlo. ¡Vaya alquimia, ésa!
He vivido en la montaña un año entero, sólo con aceitunas negras guardadas en
aceite, higos secos, queso duro, uvas y ciruelas pasas, pan ázimo ("pita", sin levadura, seco y
duro), te verde, maní y agua. Las aceitunas son fundamentales para la supervivencia y el
ayuno. No obstante, el auténtico ayuno es el de no pensar, y esa tarea es más difícil que el no
comer.
Mientrás escribía este texto, recordé que la cama de Odiseo había sido labrada por el
propio héroe que dejó el tronco de un bello árbol para formar una de las cuatro patas. ¿Será
posible que aquél árbol fuera un olivo? Me dirigí con emoción a mi querido libro y lo abrí al
capítulo XXIII, el lugar donde se describe en detalle el encuentro entre Penélope y su
esposo, después de largos años de espera: nada menos que veinte. Pero dejemos al poeta que
nos deleite con la más bella imagen que la alcoba ha recibido en la literatura.
Penélope prueba con astucia a Odiseo, tendiéndole una trampa: le dice a la esclava
Euriclea que arregle la cama "que él mismo ha labrado", indicándole que la saque al pasillo:
" Vamos, Euriclea, prepara el labrado lecho fuera del sólido tálamo, el que
construyó él mismo. Y una vez puesto fuera el labrado lecho, disponed la cama - pieles,
mantas y resplandecientes colchas". Así dijo poniendo a prueba a su esposo. Entonces
Odiseo se dirigió irritado a su fiel esposa: "Mujer, esta palabra que has dicho es dolorosa
para mi corazón.
¿Quién me ha puesto la cama en otro sitio?

331

Sería difícil incluso para uno muy hábil, si no viniera un dios en persona y lo
pusiera fácilmente en otro lugar, que de los hombres, ningún mortal viviente, ni aun en la
flor de la edad, lo cambiaría fácilmente, pues hay una señal en el labrado lecho, y lo
construí yo y nadie más. Había crecido dentro del patio un tronco de OLIVO de extensas
hojas, robusto y floreciente, ancho como una columna.
Edifiqué el dormitorio en torno a él, hasta acabarlo con piedras espesas, y lo cubrí
bien con un techo y le añadí puertas bien ajustadas, habilidosamente trabadas. Fue
entonces cuando corté el follaje del OLIVO de extensas hojas, empecé a podar el tronco
desde la raíz, lo pulí bien con el bronce y lo igualé habilidosamente con la plomada,
convirtiéndolo en pie de la cama, y luego lo taladré todo con el berbiquí. Comenzando por
aquí lo pulimenté, hasta acabarlo, lo adorné con oro, plata y marfil y tensé dentro unas
correas de piel de buey que brillaban de púrpura. Ésta es la señal que te manifiesto, aunque
no sé si mi lecho está todavía intacto, mujer, o si ya lo ha puesto algún hombre en otro sitio,
cortando la base del olivo." Así dijo y a ella se le aflojaron las rodillas y el corazón al
reconocer las señales que le había manifestado claramente Odiseo. Corrió llorando hacia él
y echo sus brazos alrededor del cuello de Odiseo, besó su cabeza y dijo:
"No te enojes conmigo, Odiseo, que en lo demás eres más sensato que el resto de los
hombres. Los dioses nos han enviado el infortunio, ellos, que envidiaban que gozáramos de
la juventud y llegáramos al umbral de la vejez uno al lado de otro. Por esto no te irrites
ahora conmigo ni te enojes porque al principio, nada más verte, no te acogiera con amor.
Pues continuamente mi corazón se estremecía dentro del pecho por temor a que alguno de
los mortales se acercase a mí y me engañara con sus palabras, pues muchos conciben
proyectos malvados para su provecho. [...]

Pero ahora que que me has manifestado claramente las señales de nuestro lecho,
que ningún otro mortal había visto sino sólo tú y yo - y una sola sierva, Actorís, la que me
dio mi padre al venir yo aquí, la que nos vigilaba las puertas del labrado dormitorio- ya
tienes convencido mi corazón, por muy inflexible que sea." Así habló, y a él se le levantó
todavía más el deseo de llorar y lloraba abrazado a su deseada, a su fiel esposa. "
Sigue ahora una de las más bellas comparaciones homéricas acerca del encuentro de
los amados:
"Como cuando la tierra aparece deseable a los ojos de los que nadan (a los que
Poseidón ha destruido la bien construida nave en el ponto, impulsada por el viento y el
recio oleaje, pocos han conseguido escapar del canoso mar nadando hacia el litoral y cuajada su piel de costras de sal- consiguen llegar a tierra bienvenidos, después de huir de
la desgracia), así de bienvenido era el esposo para Penélope, quien no dejaba de mirarlo y
no acababa de soltar del todo sus blancos brazos del cuello."
(Homero, La Odisea, XXIII, 178-240, en la bella traducción de José Luis Calvo,
Editora Nacional, Madrid, 1976)
Estoy contento. El árbol de la cama de Odiseo era un OLIVO.

332

El sentido de este curioso pasaje de la Odisea es ya otro tema, que hoy me lo reservo, al
menos que algunos que lean esas palabras me solicite aclararlo.

El Hombre enamorado sólo de UNA,
Mujer de nombre
ACEITUNA.
Para buscarla,
Estoy dispuesto a ir hasta a
la Luna.
ADIVINANZA FÁCIL PARA LOS
NIÑOS Y NIÑAS
Soy Negra,
Soy Verde,
Soy grande,
Menuda,
Una ,
Yo soy.
Toda me quieren comer
Pero yo hueso les doy.
¿Qué soy?

Hablemos un poco de la ODISEA
Bien les valdría a todos, americanos, judíos, árabes, europeos, chinos y demás, a
emular este libro y todos aquellos varones, niños, mujeres y ancianos de los textos
homéricos, para poner punto final al odio, a la guerra sin alma, a vergonzosas acciones y
traiciones. Pero los dioses están contemplando, y temo que mucho tardaremos hasta ver la
paz y el respeto entre los seres humanos, aquí, en esta tierra del comienzo del tercer milenio.
¿Qué más quieren hacer? ¿Cuántas desgracias mundiales se acercan?
Desde la sabiduría, riega esos campos e infunde sin temor, plena confianza en la
veracidad a todos aquellos que luchan en contra de esos locos de atar. Ojalá reflexionen en
que el "ojo por ojo" no es la medida de la sabiduría. Dementes y díscolos hacen papeles

333

indignos de líderes y los discretos están retirados, como yo, modestia aparte, en ese lejano
balcón de Barcelona. . .
Como un fumador de puros, al acabarse todos los cigarros, busca en la noche, entre
los cabos que había guardado en el cenicero, uno digno de ser prendido de nuevo y lo
encuentra escondido entre cenizas y astillas de madera de cerillas, así busco yo entre
recuerdos y rememoro esta historia ejemplar de la Odisea, dándole vida una vez más, para el
encanto de los fumadores que leen al borde de la noche. Mi vida es un libro abierto que aun
escribo. Me mueve el deseo de legar a mis amigos el testimonio de las andanzas que he
realizado durante medio siglo, desde una otra Troya, hasta mi regreso a Ithaca, semejante a
la de Odiseo, lugar salvaje y agreste donde los caballeros no pueden correr a placer, ya que
no hay planicies ni campos, sino roca escarpada a la orilla del mar. Mi país se parece a ese
lugar del capítulo ochenta del Tao Te Ching y allí retorno, luego de largos años de ausencia
y peregrinajes en busca de los seres realizados. Todavía me esperan, y mi silla tachonada de
bronce nadie la ocupa. Mi hijo, TeleMarcos, ya es un hombre y mi niña de cinco años
pregunta cosas difíciles de responder. Estamos en el 2003, año que se escribe con un pez en
la cola.
Con la ayuda del buen Dios, en el cual ya nadie confía, y muchos se avergüenzan
hasta nombrarlo, terminaré mi labor y lo sellaré con el sello del rey, entregado por uno de
mis maestros, Liu, "El Pequeño Rey Rebelde", Xiao Pa Wang, Príncipe de las Artes
Marciales.
Desde que nací, supe que mi vida iba a ser entregada al estudio y a la
búsqueda. La educación, que por fuerza me trataron de imponer, no se pegó a mis plumas,
como no se pega el agua de las alas de un cisne negro que surca las olas de un portentoso
río. No sé qué tanto pretendían todos esos profesores y maestros de escuela.
Yo encajaba en los grupos escolares como un ladrillo entre piedras no labradas, o, tal
vez, al revés, como una piedra no labrada entre los ladrillos de un muro. El lenguaje, las
lenguas, el cuerpo, las artes, el juego, la meditación, esto es lo que me ha llevado a
frecuentar las casas de mis maestros. Si en algo he sido privilegiado es en el encuentro con
seres especiales, que, a lo largo de toda mi vida, han traído alegría y humor a mis días y
silencio para mi Ser, por fin encontrado, luego de largos días de búsqueda, añoranza e
investigación, al lado de Guilgamesh y Zalmoxis, junto con Sócrates y Dante, caminando
con Paracelso y Rabelais, detrás de Miyamoto Musahi y su maestro Takuan, andando con
Cyranó en la Luna y paseando por las arenas de oro del Sol con Heráclito, el Oscuro.
"La Odisea, que cambia como el mar. Algo hay distinto cada vez que la abrimos . . ."
- decía Jorge Luis Borges. Ya la estamos abriendo de nuevo: ¿Por cuanta vez? Cada vez que
abrimos la Odisea para leerla, abrimos pues un libro nuevo, recién salido de la imprenta.
¡Qué agradable fragancia tienen las guardas, el lomo y las hojas verjuradas de la linda
Odisea! Estoy en ITHACATA-LUNYA, fumo mi puro y ofrezco su ceniza a todos aquellos
que alguna vez han leído hoy, este libro sin precio. Odiseo es el Ser, y su peregrinaje es la
misma aventura del Ser, a través de los mares de sus múltiples existencias, como islas
mágicas que aparecen al horizonte del nacimiento. . .

334

Cóncavas grutas, cóncavas naves de veinte remeros, veinte dedos. ¿A qué bueno
saber los nombres de las estrellas y las formas de las constelaciones cuando aun careces de
la capacidad de comprender la existencia de esas luces en el cielo nocturno?
He observado como los eruditos y los que no lo son, tratan siempre de preguntarte
acerca de las estrellas, indagando si acaso sabes sus nombres o las formas de las
constelaciones.
Yo me reía: eso no sirve para nada. Habría que nombrar por si mismo las estrellas y
crear la forma de tus propias constelaciones. Este será tú cielo y bajo su luz fosforescente de
ARDENTÍA, elevarás tus cargas hasta el fin de la noche. Habría que recordar que las
estrellas siguen estando allí, en el cielo, durante el día, aunque nadie sea capaz de
percibirlas. Este hecho tan sencillo, es, a veces, pasado por alto. En el I Ching, hay una línea
que nos informa el modo de verlas a plena luz del día: ¡Escondido entre grandes biombos,
mira hacia arriba y verás las estrellas en pleno mediodía!
Odisea:
• Geografía del mundo invisible
• Lucha del Ser en contra de los más agudos defectos
• Memoria: ama de llaves
• Luchas internas, en el cuerpo
• Anatomía secreta
• Teorías del sueño y de sus dos puertas
• Homero, rico en ardides y varón ingeniosos: polimekhanos
• Islas como vidas
• Amistad
• El Ser que se da a conocer a su propia persona
• Camuflaje místico y guerrero (C.XIII, 430-440)
• El secreto de la botánica paralela y la planta MOLY
• La imagen del Aborto: La desgracia del naufragio que acaece en el mar a todos
los compañeros de Odiseo, al meter la nariz en el odre de los vientos
• Polifemo, el Deseo
• La inteligencia artificial de las naves de los feacios: la placenta
• La infancia del Ser y la vida en la isla OGIGIA
"Como un hombre en remota heredad, sin vecinos en torno,
Escondiendo un tizón en los negros rescoldos, reserva,
La simiente del fuego y excusa el pedirlo a otra parte,
Tal allí se cubrió con las hojas Ulises; Y Atena,
En sus ojos el sueño vertió, que los párpados luego
Le cerrase y calmara sin más su penosa fatiga . . ."
(Final del Canto V, 488-493, Traducción de José Manuel Pabón, Gredos, Madrid, 2000)
Para que ese regalo sea completo, vamos a leerlo en otra versión:
( la de José Luis Calvo, Editora Nacional, Madrid, 1976)

335

" . . . Y se acostó el divino Odiseo en medio y se echó encima un montón de hojas, como el
que, sin vecinos cercanos, esconde un tizón en negra ceniza en un campo apartado, para
conservar un germen de fuego y no tener que ir a buscarlo a otra parte, para encenderlo.
Así se cubrió Odiseo con las hojas y Atenea vertió sobre sus ojos el sueño para que se le
calmara rápidamente el penoso cansancio, cerrándole los párpados. "
MI LECTURA
Esconde, mi querida niña, tus bellos recuerdos en las cenizas del silencio, para no ir
en busca del fuego, a otra parte . . .

100 razones para leer hoy, la Ilíada
¿Quién va?
Como en una panadería nocturna está la gente esperando un último encargo de pan y la
muchacha de la tienda abre el horno y comienza a repartirlo caliente, averiguando el turno
de cada quién, con ese grito suave del ¿Quién va?, así esperaban mis dedos las ideas, que en
mi ser, estaban aguardando el tiempo para presentarse y ser repartidas a cada uno de los
cinco, para escribirlas.
Había terminado de leer, justo ayer, la Ilíada del eléuta Homero y me suscitó un gran dilema
el hecho de no encontrar entre las mil páginas, la famosa historia del Caballo de Troya.
Pues, ¿No tendría que aparecer allí? ¿O será que su lugar es en la Odisea, que ya había leído
tres veces, de cabo a rabo? Tal vez no lo recuerda. . . En fin, como es normal en el mundo de
los lectores, estaba yo muy asombrado de las comparaciones del aedo y del hecho de que en
sus versos, reunía tantos aspectos triviales del diario convivir. Sólo un loco genial, que
anduviera sin descanso detrás de los más delicados gestos y de las más sutiles tesituras, sólo
un loco precipitado desde el cielo puede captar tantos detalles y relacionarlos con los
espantosos momentos de la guerra cruel entre aqueos y troyanos.
Yo sabía que se trataba de una historia con sentido y acariciaba el libro como se acaricia el
lomo de un leopardo - que aún es cachorro y lo tienes en tu casa, a sabiendas que pronto,
sólo tú podrás hacer ese gesto fugaz, ya que, al crecer, su ferocidad no permitiría a nadie
más acercársele para tocarlo y, a la larga, tendrás que regalarlo al más próximo zoológico, o
llevarlo a África y soltarlo en un extenso parque de la selva, donde los animales se pasean
sin miedo de ser sometidos al rifle de los cazadores furtivos, - así tocaba yo el lomo de la
Iliada, seguro y convencido que pronto, este maravilloso libro me produciría gran asombro,
al abrir sus páginas para emular sus palabras, para el deleite de nuevos lectores.
Había tratado durante años de publicar diversos libros y así lo hice, como el fumador
empedernido que guarda en una caja de madera, los cabos de puro y cuando se acaban los
espléndidos cigarros de la recién comprada cosecha, prende en las mañanas estos pedazos
preciosos, disfrutando de un efímero momento . . .

336

El fumador enciende, de cuando en cuando, de nuevo, el fuego que en la breve punta se
apaga de modo tan frecuente, pues así retornaba yo a mis figuras guardadas en la memoria,
una y otra vez, con ígneo deseo, depositándolas sobre el papel, para completar mi novela.
Es difícil prender un fósforo sin que se apague su llama, en el balcón del décimo piso, donde
los vientos lo atacan enfurecidos.
Al menos que saques de la caja tres palitos y al mismo tiempo los enciendas para disfrutar
de su llama, a pesar de las ráfagas del Noto, del Céfiro o de la Tramontana, o de cualquiera
de los ocho vientos de la Rosa y de sus combinaciones, que disminuyen su poder cada vez
que se mezclan para formar tenues brisas. Estaba en Barcelona, al borde del Mediterráneo,
pero no percibía la fragancia del mar desde mi ventana, rodeado de las construcciones
inútiles de la gran ciudad.
Sé que no es bueno escribir tanto de un lado como del otro de las páginas, puesto que bueno
es dejar el dorso blanco y sólo hay que llenar la cara, pero el papel es escaso y yo
transgredía, a sabiendas y ferozmente, esa ley de la escritura, convencido que ya nadie
respetaba hoy día, el discreto valor de las prohibiciones de los mitos de antaño.
Al depositar mi café turco, directo en la candela, café griego, o árabe, según la geografía,
hecho con zipo, miraba con asombro como se eleva en fantástica espuma y estaba atento
para que no hirviera. Parezco un tigre acechando un venado desde las espesuras.
Hay que sacarlo así, con diligencia y estilo, exactamente en el instante previo de la
ebullición, en aquel preciso momento en el cual su cuerpo negro y volátil se eleva en
borbotones, justo antes de hervir.
Ese era un punto sin retorno, como la carrera endiablada de un avión, que al recibir
de la torre, el permiso de despegue, se lanza a la pista para elevarse y ya pasado el momento
crítico, después del cual todo aborto sería imposible, suelta el suelo en un lance que nadie
podría parar en ese correr indómito hacia el vuelo. Tantas veces, al dejar el café sobre el
fuego en la cocina, tan sólo por un momento sin presenciar su gesta latente, tantas veces lo
he encontrado hervir irremediablemente. Hay que botar el café hervido.
Depositaba de nuevo las medidas en el ibríc de Estambul y me quedaba clavado a su lado,
decidido, esta vez, a cuidarlo, a observarlo con esmero.
Nos pasa lo mismo cuando descuidamos nuestros deberes, tan sólo por un instante, y luego,
al retornar, descubres que aunque te hayas ausentado por un breve momento, todo está
engalletado y ya nadie puede remediar el absurdo juego que el destino nos reserva. Ocurre
entonces un sonido familiar, un ruido único: cuando el café ya está listo, lo elevo de la llama
o apago el fuego, lo que parece lo mismo, aunque las dos acciones difieren mucho en
profundidad.
En este instante preciso, introduzco en el negro líquido de los dioses asiáticos, en la negra
nave homérica del recipiente de café, un pedazo de hielo que chilla sorprendido y empieza a
flotar en la superficie llena de espuma varonil, obligado a derretirse, poco a poco. Con su
presencia gélida, el hielo hace que las partículas más pesadas se depositen, de una vez por
todas, al fondo del recipiente y deja suave, como vino antiguo, este líquido de la mañana,
compañero de humo y cavilaciones.

337

Como un joven que deshoja una margarita para averiguar un sí o un no de su amor secreto,
así arranco yo en las mañanas, las hojas del calendario, leyendo con atención la frase que
Paulo Coelho depositó con su sabiduría tropical, en ese pequeño libro de hojas blancas. El
último día del año, todo calendario tiene su fin ineluctable, incluso el mal llamado
calendario “perpetuo”.
Esa declaración posee una elevada certeza, al menos que yo deje de quitarle las
hojas, por alguna razón trivial, como por ejemplo, a causa de un imposible olvido, o quizás
debido a un largo viaje fuera de la casa.
La Ilíada y la Odisea son dos libros como dos manos de un altivo guerrero, en las cuales
están escritas las historias de su destino.
Hoy, la entrega semanal, en el quiosco de mi calle, me trae también la Odisea, libro
correspondiente a la larga fila de obras clásicas que la Editorial Gredos decidió sacar a la
venta casual en las esquinas, ya que en las librerías, a nadie se le ocurre pedir así, sin más,
sin mercadeo y triquiñuelas publicitarias, ningún libro antiguo, como los homéricos. Me
place todo eso y lo celebro. Vendrá un día en cual andarán los jóvenes como lobos
hambrientos detrás de estos tesoros de sabiduría.
Las primicias del café, como en una invocación a dioses paganos, a quienes los aqueos
llamaban por su nombre cuando elevaban el rojo vino al cielo, no antes de verter unas gotas
a la sediente tierra, así deposito yo el primer café en la taza de mi esposa, aún dormida, en el
sueño de la mañana, y me sirvo, de segundo, en un vaso transparente, como debe ser, para
contemplar la negrura. Me dispongo a prender el último cabo de puro que aún guarda la caja
de salvación del pobre fumador. Mi niña de cuatro años se despierta diligente y me solicita
leche, junto con su cassette de vídeo de los Rugrats y Cindarella, películas que una y otra
vez, observa con presteza, cada mañana. ¿Por qué no somos como ellos, como los niños? No
nos contentamos con leer, una y otra vez, los mismos libros, las mismas obras que alguna
vez nos han gustado tanto. No, las depositamos en el mundo sagital de los anaqueles y nunca
más volvemos a ellos. Yo diría como Hokusai, que he leído muchos libros en mi vida, desde
una temprana edad hasta los ochenta años y nada he comprendido.
Tanto es así que ni vale la pena mencionar sus títulos.
Pero desde los ochenta años hasta los cien, los libros que leeré, en parte entenderé y
en parte quedarán oscuros. Ahora bien, cuando tendré ciento diez años, y ruego que
averigüen eso los que pueden ser entonces mis testigos, por la gracia de su destino, cada
libro que entrará en mis manos será un libro vivo y desde sus páginas haré saltar todos los
dragones y las princesas que aún no han volado. Soy, como Hokusai lo era por el dibujo, el
anciano loco por los libros.
La Ilíada es un voluminoso libro que infunde miedo literario al lector más valiente. ¿Cuándo
lo terminaré? – se pregunta el diligente.
¿Cuándo lo empezaré? – dice el insensato y lo mira desde lejos, como si tuviera miedo de
ser mordido por un perro encadenado. Mientras tanto, la Ilíada crepita entre sus hojas como
las brasas tapadas en un ingenioso nido para cocer tiernas mazorcas, cavado en la tierra por
niños viajeros por un campo sembrado de maíz.

338

Abro el extenso libro y deposito allí, en la primera página, el día, la hora y el lugar donde lo
estoy empezando a leer. Es en Barcelona, un lunes 27 de Agosto del 2001, a las siete de la
tarde, mientras el crepúsculo enrojece el cielo y las guardas de color granada de este texto
sagrado, parecen sangrando. Me advierte el traductor que la Ilíada tiene 15.690 versos y que
sólo retrata y relata la cólera de Aquiles y los eventos de unos pocos días del décimo año del
asalto a Troya, la de los altos muros. Ilion es un hueso en la cadera, ya lo sabe el lector, pero
es, a la vez, el nombre secreto de Troya, en la cual se acobija Paris y su Helena, el primero
llamado Alejandro, a lo largo de casi todo el poema.
¿Cómo es que son”aladas” las palabras? Me interesa este hecho sobremanera. ¿Son aladas
porque vuelan o vuelan porque son aladas? No me extraña la existencia de epítetos
repetitivos o de fórmulas poéticas que acompañan el texto, en el mismo orden, en tantas
ocasiones y acontecimientos. Es necesario para la memoria de cantor o cantautor, como hoy
lo llamarían, y representan el arsenal de la creación poética.
Lo mismo ocurre con el Kalévala y con el Guilgamesh ¿Por qué extrañarse? Lo que
sí es motivo de asombro es la cantidad de sutilezas que afloran del texto como hierba
sembrada en una zona verde municipal, hierba que brota días después de que los labradores,
en uniforme azul, han arrojado a su antojo por el suelo, en la tierra traída en camiones, las
semillas compradas en el mercado de Japón. Es grama japonesa, digamos, briznas viajeras
que en otra vida habrán llenado de verde los campos chinos o coreanos. La gente del barrio,
no obstante, la pisa con sus botas y la caga con sus perros de apartamento, en la noche,
cuando ya los trabajadores que la han sembrado duermen su dulce sueño después de una
agotadora jornada en la calle.
Esa hierba no acaba de brotar que sus frágiles puntas son de nuevo atascadas y pisoteadas en
el polvo, machacadas por las patas y los zapatos de los peatones nocturnos que pasan al otro
lado de la calle, sin respetar los avisos de no pisar la grama. Como en Barcelona, así he visto
en muchas ciudades del mundo.
El contenido de la Ilíada no pertenece al pasado heroico de los aqueos: me habla de cosas
que hoy acontecen delante de nuestras narices y me las describen desnudas de misterio y de
modo franco, para considerarlas y aprender de ello, en cada momento de la lectura. ¿Es que
los “dioses” ya no intervienen hoy, de manera ostentativa en la vida humana? ¿O es que
acaso nosotros ya no tenemos ojos para verlos y oídos para escucharlos?
Los hombres de antaño eran como nosotros, pero nosotros ya no somos como aquellos
hombres . . .No es la desgracia el común destino de hombres y dioses, sino la sabiduría y el
conocimiento de si mismo. Hasta que el ser humano no comprenda que antes de ser
“humano” es un Ser de Luz, formado y creado con polvo estelar no terrestre, con polvo
galáctico, no arreglaremos este desbarajuste de problemas y dolores.
En la Ilíada aprendemos a lavar heridas y a elevar agradecimientos al cielo y a la
naturaleza por nuestros bocados, aprendemos a ser valientes y osados en la lucha y a respetar
el trato hecho de palabra, para que los acontecimientos no se abalancen en nuestra vida para
desbocarnos y arrastrarnos en el polvo. Las palabras doradas son las palabras aladas, las
promesas hechas a nuestros hijos y a nuestros semejantes.
¡Ea! – dicen los personajes homéricos . . . ¡Vale!- decimos nosotros y recordamos esa última
palabra como el despido del Quijote, hace cientos de años, el saludo de Cervantes en la
última página de su ingenioso Ulíses. Me dicen que aquellos griegos no tenían, tal vez aún,
la escritura . . .

339

Así como las palabras se crearon cuando la gente no comprendió más la mirada de sus
congéneres, las letras se inventaron cuando ya nadie comprendía las palabras . . .Hoy día
todos son rapsodas que, a pesar de usar las mismas aladas palabras de antaño, han olvidado
su sentido y repiten expresiones y metáforas desconocidas, en las oquedad de sus bocas.
Sacamos de nuestros labios palabras como aguijones y la conversación inútil llena las
páginas de los libros y las calles de las ciudades hasta que alguno, más feliz que desgraciado,
descubre que la vida tiene su sentido y que todo ruido tiene su habitación, como la
incomodidad tiene su asiento, como nos enseña Cervantes – Homero, disfrazado de Dante o
de Rabelais, esta vez en el prólogo del Quijote.
Hay una ética que no se ha horadado con los siglos. En la Ilíada, todas las acciones tienen
sus principios y comparadas con las acciones nuestras de hoy, se descubren solitarias y
espléndidas, dejándonos a nosotros con nuestros medios y con nuestros fines, en
justificaciones absurdas y en fórmulas estériles y retóricas que jamás reciben el eco de la
actividad justa del hombre de antaño y no tienen más valor que los huecos términos
mercantilistas de la cultura publicitaria.
No me quejo que ya es tarde. Hay que enderezar el barco y dejar las líneas curvas de
la escritura de Dios a girar como quieren, moldeándonos acorde con sus redondos valles y
con las combas elevaciones del diario convivir.
Ya sabemos que según la Odisea, los malvados no triunfan y Heráclito enseña que los
hombres malvados son enemigos de los veraces. No sé cuantos enemigos tengo pero tal vez
sean muchos. . .
MENIS – la Cólera – he aquí la primera palabra de la Ilíada, la cólera del Pélida Aquíles,
hijo de Peleas y Tétis, la Diosa. Las últimas palabras hablan de los funerales de Hector,
domador de caballos. Entre ellas 15.000 versos hacen la trama de este rosario que el discreto
lector sabrá llevar en sus manos para rezar curiosas enseñanzas. Agarra este texto con
cautela, suavemente, como se agarra la ceniza caída de un tabaco, todavía entera, en el suelo,
sin aún desparramarse. Entre tus dedos, el cilindro cinéreo quedará intacto, si acaso posees
la suavidad maestra de la presión graciosa de los dedos. Deposítalo así en el cenicero y
reflexiona: con nuestro cuerpo físico pasa lo mismo – cae al suelo guardando su forma
humana por un tiempo, y lo depositan en el cenicero de la tierra, para siempre, sin
estropearlo, entero, como el mismo cilindro de ceniza del puro, que ha caído sobre las
mesas.
Mientras tanto, el Ser sigue ardiendo en su secreto cuerpo óntico, que es parecido al humo, a
su cuerpo eterno y trascendental.
El País de la Osa Mayor
Cuando le pregunté a mi padre dónde desearía él, vivir, me contó la siguiente
historia:
-¡Desde luego que no!- dijo el rey cuando el pueblo le preguntó si desea ser pobre.
- Lo que deseo es ser el rey de aquel país del capítulo ochenta del Tao Te Ching...

340

El país ideal
Un pequeño país, con poca gente.
Son grandes guerreros pero no usan su poder.
Son gente que respeta la muerte
Y por ello no viajan de su sitio
Por más que tengan carros y barcos
Los dejan ahí olvidados.
Por más que tengan todo tipo de armas no las exhiben
Atan las cosas con nudos y cordeles
Encuentran sabrosa su magra comida
Y cómodos sus rústicos vestidos
Tranquilas sus casas
Simples y alegres sus sencillas costumbres
De este país al vecino
Se escucha el canto del gallo y el ladrido del perro
Y con todo ello la gente encuentra de viejos, la muerte
Y no van allá de visita.
- Su alteza puede hacer lo que le plazca- dijo el representante del pueblo... pero lamento
decirle que tal pueblo no puede existir en alguna parte en este mundo hasta que la
humanidad no alcance el estado de conciencia llamado Almateria...
- ¿Almateria? ¿Es acaso éste el estado que yo haya, tal vez, alcanzado?- dijo el rey.
-Es, usted, majestad, tan sólo un aspirante al bendito mundo de la simplicidad sin adornos,
de la erudición callada, de la ciencia no utilizada y del poder que aguarda sin imponerse a
los débiles.
-Un aspirante al viaje hacia sí mismo, en la solitaria choza del país de los gallos que no
anuncian la salida del sol y tan sólo se contentan con escuchar a sus colegas que sí lo hacen,
el país vecino...
Un país donde los habitantes atan las cosas con cuerdas y las cargan así, en sus espaldas...
Donde la comida es magra y no obstante agradable...
Donde la gente viste ropa de tela burda pero tan cómoda que jamás la cambiarían por trajes a
la medida...
Donde los caballos de pura sangre son usados para cargar fuera de la ciudad montones de
basura, es decir puros excrementos que es lo único que allí se bota...
En un lugar así, nadie necesita de un rey.
-¿Qué puede hacer un rey en este lugar?- Pues, tocaría a los enfermos, escucharía a los necesitados, tomaría las riendas de los
asuntos más urgentes.
-¿Qué enfermos, su Majestad? En un lugar de esa índole no hay enfermos y tampoco asuntos
para resolver.
- Entonces andaría por las calles en un caballo blanco saludando a los fieles....-¿Caballo blanco? Nunca el rey....
-¿Nunca el rey qué?-

341

- El rey nunca debería montar un caballo blanco... sólo así puede quedar desconocido. Allí,
todos los pobladores son reyes y sólo el rey es el pueblo.
- Entonces, abdicaré a favor de cualquiera que desee tomar mi lugar- dijo el rey.
- Majestad, ninguno que sea rey, verdaderamente, aceptaría el trono de un rey que abdica.
Lo que su majestad puede hacer es guardar su corona y dejar de pregonar su estatus entre los
habitantes.
- Es que yo nunca fui otra cosa que rey; no se cómo ser otra cosa.
- Ellos tampoco saben. Siendo reyes no puedes ser otra cosa, más que aquello que por la
gracia de Dios son, realmente.
- Los llamaría, entonces, “colegas”.
- Imposible, Majestad. Ningún rey acepta igualdades retóricas de esa índole. Vuelvo a
decirle que lo único que puede hacer es guardarse de pregonar su categoría y olvidarse del
manto sagrado de púrpura.
-¿Y cómo puedo vivir así, sin súbditos ni una corte que los adule?- Esto es lo más sorprendente de un país así.
-¿Qué me dices de la reina, o las “reinas”?- Las reinas siembran plantas medicinales en huertos pequeños detrás de las pequeñas casas
y enseña a los niños los puntos secretos del cuerpo humano.
- ¿Y los ancianos? – preguntó el rey.
- Los ancianos hace tiempo que se han ido...
- ¿Dónde? ¿Dónde se han ido?- Se han ido a la Osa Mayor, caminando la Vía Láctea.
- ¿Es un país?- Si, es el país Almateria y en ese país mismo estás ahí ahora, Majestad, porque eres uno de
los ancianos que se han ido...
Eres el rey de la Osa Mayor y te recuerdo que aquí todos somos reyes...
El país ideal
"Un pequeño país, con poca gente.
Son grandes guerreros pero no usan su poder.
Son gente que respeta la muerte
Y por ello no viajan de su sitio
Por más que tengan carros y barcos
Los dejan ahí olvidados
Por más que tengan todo tipo de armas no las exhiben
Atan las cosas con nudos y cordeles
Encuentran sabrosa su magra comida
Y cómodos sus rústicos vestidos
Tranquilas sus casas
Simples y alegres sus sencillas costumbres
De este país al vecino
Se escucha el canto del gallo y el ladrido del perro
Y con todo ello la gente encuentra de viejos, la muerte
Y no van allá de visita. "

342

El Capítulo ochenta del Tao Te Ching.
Yo también quiero vivir allí . . .
Para ello, he recibido unas palabras de plomo, para transformarlas en oro. Fue un proceso
natural. Alquímia y Zen Latino. Entre tantas cuentas del rosario, he seleccionado
exactamente aquellas que encontré en el crisol, luego de moldear los lingotes. A
continuación, he aquí la red invisible de sus mallas:

Zen Latino
Palabras de Plomo
para transformarlas en Oro
Conversaciones entre una hija criolla y un padre zen latino
El Amor no tiene complemento. Es total. Se le ha inventado el vil odio, que no es más que
un mosquito para el elefante.
Penetrar el sentido de las cosas no es fácil, ni difícil. ¡Es así! Basta con que haya Amor,
porque al Amor nada puede opacarlo... El Amor es como un puro cuya ceniza nunca se
separa...
El espíritu no puede ensuciarse: es puro, no necesita de limpieza. Es el Ser el que tiene que
alcanzar la pureza.
Basta que haya Amor para que la luz brille clara y negra, como el día y la noche. Sólo hay
días en el año.
El odio es un invento vil para opacar al Amor.
Ábrete caverna a la luz del día
Ábrete noche a la luz de las estrellas.
En lo natural, lo espontáneo. En lo artificial, lo automático
Intuición y conciencia
Sistema y método
Razón e intelecto
Cosmos y universo.
Si en el Ser se crean dos singularidades por grandes que sean el cielo y la tierra, están
destruidos.
¿Por qué las brujas cabalgan una escoba? Porque la escoba es la imagen de un manojo de
pensamientos unidos en un sólo palo de la concentración.
La Justicia no tiene complemento, pero se creó un vil invento: la injusticia.
La felicidad es la exaltación de la alegría, la desgracia es la exageración de la tristeza. La
lucha entre lo cierto y lo falso, nos eleva hacia la verdad. La verdad te está buscando ¿Dónde
te has perdido? ¿Dónde te has escondido? Si no penetramos en el origen de las cosas,
nuestro Ser no conocerá la verdad.
La vía y la vida, el amo y el amor, el ansia y la dist-ancia, son todos lo mismo.
Ayudamos al pez, comiéndolo. Es lo que más desea el pez: ser comido, no nadar.
Libres somos, no es que la razón tenga la razón.

343

Rechazar o atraer, es sólo querer.
El dojo soy yo, el doyo soy jo.
Nuestro Ser se expande espontáneamente y puede llegar a ser tan grande como el cosmos
mismo.
El hombre de sal es perturbado y turbado cuando llega a la orilla del mar.
Tranquila está la mar adentro y movida en mil olas afuera. Si quieres silencio y paz, penetra
en el mar, adentro, y mira tan sólo a la montaña... Tranquila está la montaña afuera y
moviéndose en mil hojas adentro.
La cola del dragón no puede ser atrapada por la puerta del establo que se cierra, puesto que
es pura nube.
El que bebe de la fuente, sentirá el gusto del agua.
Al bien y a lo bueno, en nada se les complementa. El mal es un vil invento para opacar el
bien.
No llegaremos juntos al final si no me amas. Tal vez tenga yo que amar la parte que a ti te
corresponde.
Abraza la esencia y conocerás la existencia. Abraza la existencia y beberás la esencia.
Salvaje, natural, hombre artificial...
Las palabras dicen todo, pero los que escuchan no entienden las palabras. Por ello, el todo
queda desconocido.
El monasterio no es necesario en el magisterio y no encuentras el misterio en el finisterio. Es
eso el misterio, espíritu en el vacío, lo absoluto en las cosas que tocas.
Retornando a la raíz, no encontrarás la semilla. Eres semilla. Subiendo a la flor, no
encontrarás la flor. Eres el fruto. Cabeza, corazón, vientre y pies. Corona, semilla, tronco y
raíz.
Todos los círculos son redondos y todos los cuadrados son cuadrados. Pero hay un círculo
cuadrado que antes fue triángulo. Al abrirse las ocho puertas somos uno.
Dentro de nosotros no hay nada. Todo está fuera porque nosotros mismos somos redondos,
somos el centro cuyo círculo está alrededor. Alrededor de la nada hay un círculo: es el vacío.
“Apóyame, ayúdame, me estoy ahogando”- grita el nadador cansado. Sí, pero antes te daré
un golpe para desmayarte, para no ahogarme contigo. Así, los dos nos salvaremos.
El rocío viene desde dentro de la hoja, no cae del cielo. Busca la verdad y la verdad te
encontrará.
El prejuicio anula el juicio.
El fiel de la balanza, piensa: Sin los dos platillos, yo sería nada. Sin el fiel, ¿qué pudiéramos
nosotros pesar? A su vez, las pesas piensan, lo siguiente: Sin el fiel y los platillos nuestro
peso sería inútil.
El pesador, sin embargo, pesa, y no piensa nada.
El Zen son tres letras escritas con luz en el este, en el sur, en el norte y en el oeste.
Todas las existencias son vida, pero la vida no siempre se manifiesta en la existencia. A
ratos guarda su Ser en la esencia.
¿Por qué el sol no se moja cuando llueve? Porque el Ser es el ojo del cielo y los ojos no se
mojan jamás en la lluvia sino en el llanto.
Eso no es bueno ni malo, es así. Digo lo que debo decir y no lo que no debo decir.

344

Fusión no confusión. Misión no sumisión. Visión no previsión. Pero sí compasión y no
pasión.
Mientras tanto canto y paso por encima de todo desencanto.
Apégate al uno mientras el dos desaparece.
El espejo desea reflejar y el reflejo añora el espejo.
El tabaco desea ser humo y el humo quiere nacer de nuevo como puro tabaco. Mientras
tanto, yo fumo.
Las hormigas son la imagen de los pensamientos, nunca descansan. En cambio, la tortuga es
el signo del Ser: siempre cargando su cuerpo.
¡Si el Ser no se manifestara, jamás conocerías la luz!
Sin error no hay ensayo y sin ensayo no hay creación: Crea, créame... erra y serás.
El águila no mueve las alas mientras las termas revolotean.
El “suj” quiere el “obj” y los dos desean el “eto”. Pero el “eto” anhela la erre para ser un
reto.
Tantas montañas
Tantos ríos
El Sol,
uno.
Los monos inventaron la armonía al saltar de rama en rama y por ello, Rama respeta a
Hanuman.
Con ser Dios, basta...- dijo Dios. Y él sabe mejor...
Objeto y sujeto son las dos comidas del Ser.
El Ser es y de cuando en cuando, existe.
La esencia es como la sal, que impregna toda el agua del mar.
Olores, colores, sabores, humores, rumores, todos son ilusión; no llores.
El son y el sonido son uno, porque el otro se ha ido.
Cara al muro, una puerta en el muro. Ojos perciben lejos la montaña. Hay que pasar el
umbral.
Debajo de la tela está lo sutil (sub-tela). Debajo de la risa se halla la sutil sonrisa (sub-risa).
La verdad es el siete del dado de seis caras, mientras revolotea en mi puño antes de lanzarlo
sobre las mesas.
Comer y conocer es lo mismo: Todo se transforma, en parte, en puro excremento, después
del saber y del sabor. Lo que ocurre en el cuerpo, nadie lo sabe.
La Gran Vía es Real. Un Camino por donde pasar. Único y tortuoso. Reyes y mendigos
caminan juntos. Pero el Rey viaja en la Osa Mayor, mientras que los mendigos viajan en “El
Carro”.
El lápiz está romo por haber escrito tanto. El lápiz está afilado por no escribir nada. En la
punta del cálamo duermen todos los poemas.
El Zen es un círculo que aún no ha sido trazado, pero sigue redondo en el mundo del no
existir.
La puerta sin llave tiene un ojo por donde se ve la llave.
El espíritu es la esencia luminosa del Ser, como la sal es la esencia salada del agua del mar.
Y, no obstante, hay agua no salada en las fuentes y manantiales.
Los pinos reverdecen cada primavera sin perder jamás su verdor en el invierno. Los sabios
rejuvenecen en la vejez sin haber perdido jamás su juventud.

345

El mundo, por fuera, mundo. En el centro, armonía.
Si nos aferramos al balcón, nunca veremos la montaña.
Lo que más desean las flechas es volar, no estar en el carcaj.
Lo que más desea la diana es ser visitada por las flechas, sólo piensan en el centro del
mundo, volar a porfía, sin diana, sin meta, sin cuerda, sin arco. A todas estas, el arco no
piensa nada, sólo se curva y se relaja acorde al arquero.
Hay un lugar adonde ir. Es ningunaria, la isla de los bienaventurados.
El té era virtud en China y llegó a ser bebida en castellano. El sin era una negación en
castellano y llegó a ser el corazón en China.
La naturaleza, la armonía y la vía son las tres, lo mismo. Es de día.
En nuestro cuerpo no hay algún lugar adonde ir o permanecer. Cuando digo que hay que
permanecer en el entrecejo es un modo de hablar. Lo que deseo expresar es: estar en calma y
vivir en el país del Capítulo 80 del Tao TeChing.
Mañana soleada bajo los cedros del bosque, crepúsculo sutil bajo los edificios. No hay gran
diferencia.
Si deseo, tener
Si meta, llegar
Sin buscar nada, encontrar
Sin pensamiento, saber
Sin obtener, recibir
Sin rechazar, ahuyentar
Sin atrapar, alcanzar
Sin abandonar, ir
Sin callar, estar en silencio
Se redondo y por ello,
Libre.
Nada puede opacar a la verdad, pero la mentira se le opone como una cortina de telaraña.
Una mosca sobre la piel del elefante.
Nada escapa a la verdad
Ni los escapistas
Ni los tubos de escape
Ni los escaparates
Ni las capas
Sólo los copos de nieve, que
Ya son y ya no son.
Sentarse
Tu intelecto: siéntalo
Tu cuerpo: siéntalo
Tu alma: siéntala
De todos modos,
Tu Ser está parado
Ya que jamás se sienta.
Si deseas viajar en la Osa Mayor, cuenta las ocho estrellas, en cada una de las estrellas de la
Osa Mayor y quédate en Alcor, el entrecejo.

346

“Fulano es Dios”, dicen de un Santo. Yo digo, todo lo vivo es Dios y no me oyen. Tampoco
oyen la voz de Dios.
Los ojos son luz
Las orejas son sonido
La nariz es viento
La lengua es palabra
El cuerpo es mar
La mano es rayo
El pie es montaña
La boca es tierra
Las lágrimas son rocío
Flor de azahar en una rama, a su vez rama en pico de un pájaro que se dirige hacia las tierras
de la primavera.
El vehículo supremo es la Osa Mayor, Osa quiere decir luz y Mayor supongo que es grande.
Aún así hay luces pequeñas y siguen siendo luz.
No odies las manchas
Huellas, son el recuerdo
de lo que ha pasado ya.
Aquí, en este círculo de la mesa,
ha bebido una taza de té el maestro,
hace muchos años.
Un pez dijo: PO..
Un tigre dijo: MO...
Un pájaro dijo: AAA
Un lagarto dijo: LAA...
Una salamandra dijo: LO...
Un cóndor dijo: HO...
Un hombre dijo: YO.
El sabio ama
El sabio quiere
El erudito conoce
El niño juega
Tal vez sea necio,
El sabio.
En la ceremonia del té
El té no sólo es bebido
Sino también gustado,
Palpado, olido, entendido, escuchado, comprendido
En la ceremonia del café, lo mismo.
Una vez, llovía
La lluvia escampó
El sol apareció,
La luz brilló
¡Qué lástima que sólo pasa eso, una vez!
Espinas en la cáscara de la castaña, tras la cual, el sabor dulce del corazón de la nuez.

347

En el camino no hay ninguna piedra, pero el hombre se tropieza consigo mismo.
Un meditador meditaba al borde de un lago pero los peces, saltando, lo molestaban. El
meditador los pescó y los comió. De nuevo, meditando, descubrió que el canto de los
pájaros le molestaba muchísimo. Los atrapó con lazos y se los comió fritos. De nuevo,
meditando, su cuerpo sentía peces saltando y pájaros trinando. A la naturaleza, nadie puede
callarla.
La percepción justa parece ignorancia
El pensamiento recto parece torcido y absurdo
La palabra precisa parece balbuceo
La acción justa parece torpeza
La vida justa parece un castigo
El esfuerzo justo parece inútil
La concentración precisa parece apatía
Y la consciencia, parece un sueño
A todas esas, el Ser
Comprende algún día
Es más que seguro.
El Ser es todo y parece nada
La persona es nada y parece todo
Cuando mi ser comprende
Todos los seres comprenden al mismo tiempo
Porque el que comprende
Es el Ser y sólo hay un Ser
Y una sola comprensión.
La duda es nada y la fe es todo. Si le agregas la nada al todo, nada cambia. Si le agregas la
duda a la fe, la duda cambia más no la fe.
Educación no es estudio y estudio no es educación. Aquí y ahora es como un remolino:
debes estar quieto para que el remolino te expulse.
Consideramos demasiados hechos elementales y de todos los aspectos sólo vemos lo que
está cerca. ¿Por qué, acaso la gente bota la gran semilla del mango que han comido? Musgo
recubriendo la piedra que quieres tirar en las apacibles aguas del lago.
Como el sol, el mar, un fuego crepitante así es nuestra vida. ¿Por qué no intentar disfrutar de
todas esas pequeñas maravillas?
Ven más acá, no vayas más allá. Retorna y llegarás al Ser. El Ser eres tú y tu nombre es
nadie.
He recibido la iluminación al ver como la sombra del avión que despegó, quedó en tierra y
siguió acompañándolo en el suelo mientras el aparato sin sombra volaba.
El hombre es el Ser eterno que vuela, a veces con sombra, otras veces alejado de su sombra.
Pero su nombre siempre le acompañará en el mundo, otras veces fuera del mundo.
Los animales sólo son moradas de la vida, sombras pasajeras, sin futuro ni eternidad. Más
que saber otras cosas lo único que hay que saber es que eres el Ser eterno.
Se llena la luna bajo la montaña. No es necesario ser un monje para ver esto.
El monje citadino percibe la niebla que cubre la ciudad.
Se desvanecen los sueños nuestros cuando todos duermen. Entonces, el sueño del que está
despierto se hace realidad.

348

Demasiado claro, demasiado oscuro. Lo único igual es demasiado.
Me contó mi maestro que un hombre necesitaba dinero, le pidió a Dios que le concediera lo
que deseaba. Un día, hacía mucho frío en la ciudad, al volver a su casa vio en un charco una
bolsa transparente llena de monedas de oro. Decidió que esa bolsa era el deseo concedido
por Dios. Orinó sobre el hielo para fundirlo con el calor de la orina y así poder coger la
bolsa. La agarró con las dos manos. En ese momento se despertó en su cama mojada,
agarrado fuertemente de sus testículos, tirando con fuerza. Nuestra vida es así.
Juego misterioso es el pájaro
Belleza profunda es el elefante
Grandioso deseo es la ballena
Eres un punto
Eres una línea
Eres un triángulo
Eres una cruz
Eres una estrella
Eres un dado
Eres un sueño
Eres ocho cosas
Eres un niño
Que acaba de nacer.
La unidad muestra el cosmos que existe en todo.
Las diferencias someten al Ser y lo atan a mil sueños.
Cuando las palabras dicen lo mismo de atrás y hacia delante están en la verdad.
Las relaciones todas podemos cortar, pero hay que dejarlas así y seguir sin ataduras como
los caballos amaestrados. Es mejor amaestrar que domar.
Quien mira es el Ser. Al origen es el retorno, considéralo. En el origen está el Ser.
El silencio habla, las palabras dicen. Cállate, los dos modos de actuar son iguales.
Compara el Ser con la nada y verás que es todo.
En ese examen di “si”, también puedes decir “no” y estarás en lo cierto. El examen jamás
termina. Siempre serás interrogado. Alerta, sólo se te pide una respuesta, cualquiera que sea
tu palabra.
Lotos en un estanque, en la orilla un pato salvaje. Hojas caídas en un charco en la ciudad. Y
yo, mirando mi reflejo en el agua estancada.
A la inmovilidad hay que dejarla inmóvil. La inmovilidad se mueve cuando hay
movimiento. Hay que dejar también el movimiento y moverse sin movimiento.
Uno también es dos y es mucho. Es imposible no serlo.
En calma o en movimiento, el Ser sigue siendo dinámico y, a la vez, tranquilo.
Por cierto, no hay reglas para llegar a saber. Sólo sigue adelante y retrocede al Ser.
Granos de uva en un racimo, hijos de hombre debajo del árbol en el parque. Un grupo está
hablando con un cisne.
Desaparecen las acciones en los hechos. Por las huellas del origen, el Ser retorna a su fuente.
¿Cuándo llegarás tú también? ¡Puedes hacerlo, ya!.
Fe, así aparecen de repente los obstáculos y en el juego de ajedrez nadie gana: sólo se
contempla la posición de las piezas,

349

Así saltamos en la existencia en el viejo mundo ¡Plop! El Ser parece una rana que salta en el
estanque viejo. ¡Plop! y círculos nacen con un único centro.
En la memoria hay una huella que ha quedado desde la última vez que en este mundo he
bebido una taza de café. La mancha que ha quedado en la madera me recuerda el sabor de
este líquido espiritual: Todavía veo el humo de mi último puro, fumado en épocas de antaño.
Sólo el fuego conoce sus propias cenizas. Sólo la leña recuerda la llama del fuego. La ceniza
no sabe qué son las cenizas.
Considerar el hacer no es difícil, es la iluminación lo que impone respeto.
En el Ser hay un poder que usa y que requiere del vacío de la luz interior para saber.
La iluminación se ilumina a sí misma. Fuego en círculo. Luna redonda.
En la cocina vacía me he dormido y soñé que estaba comiendo. Mientras comía me desperté
y estaba en la cocina vacía.
La diferencia es otra y ninguna. En la persona hay y no hay realidad, sólo hay mundos. Pero
para los despiertos sólo hay un mundo.
El río corre y sigue para escapar de las olas.
El pájaro es el Ser que se mueve sobre las aguas hacia el mar... mientras tanto, percibe las
montañas y las ciudades de la orilla y descubre que es el mar que ha llegado al río, no es el
río el que alcanza al mar.
Esto es esto
Esto es eso
Eso es eso
Eso es esto
Esto es todo
Eso es nada
Dos no es posible en la soledad. El uno sabe eso. En la soledad sólo es posible todos.
Pino debajo de la luna. Poste de luz debajo de su propia iluminación nocturna. De día ¡qué
cosa! ¡El bombillo ha quedado encendido!
En el silencio está el sí al comienzo. En la palabra está el no al final y en el sino está todo.
No es necesario usar palabras. Para decir sí, basta; con el no, sobra. Tolera las
contradicciones ya que parecen idénticas y las cosas todas están en el Ser, que no es dos sino
uno.
Las ocurrencias y lo brusco no deben sorprendernos –me lo dijo el Maestro. Ni los
obstáculos y dificultades. Ni los peligros deben asustarnos. Yo repito eso para que tú
también lo repitas.
El ruido no debe molestarnos ni hacernos huir. Nuestro Ser puede volverse amplio y así, nos
hacemos fuertes.
Podemos meter en la misma bolsa del Ser todas las cosas y, mirando de frente, sin miedo, ni
sorpresa, vamos hacia lo desconocido para descubrirlo y morar en el silencio lleno de
música callada.
El origen de la fuente es la enseñanza y hacia ella vamos.
La entera humanidad está toda llena de sabios. No te sorprendas al saber que tu eres uno de
ellos, una de ellos.
Para descansar es mejor cuando se es, lo peor es cuando no se es.

350

Veneno lleva el “pero”. Pero, ¡qué bello es hablar y usar palabras triviales!
En el año dos mil dos yo tendré la edad de la eternidad y me voy a morder la cola para
chupar la miel de los días.
La montaña está encima de otra vieja montaña. Su silencio es un silencio salvaje. El maestro
mora en la sabiduría de otro viejo maestro y su silencio es civilizado. Es un caballero.
En los ojos todo es existencia y la no existencia no es, ni es ni está.
Es importante lo manual en el trabajo y la meditación en el templo, es comer.
Sin un día, el trabajo languidece y el campesino que soy yo ve al sombrero de paja como
simple paja.
De una sola mirada podemos ver el cosmos entero. En un solo sonido, oírlo. De un solo
bocado saborearlo y con nuestra mano tocarlo.
Baila y se levanta la piedra en la mujer, canta la madera en el hombre.
En lugares diferentes, las fronteras se borran y debemos ver lo máximo dentro de lo mínimo
y lo mínimo dentro de todo.
La flor exhala perfume, y sus pétalos ordenan la fragancia. El Ser emite palabras y los labios
ordenan su sentido.
Los lugares ilimitados pueden verse. El infinito en lo pequeño es señal de grandeza que hay
que leer.
La cruz quiere decir “aquí” y “ahora”.
El bosque en el río, en realidad sólo troncos flotando. La gente en la calle, en realidad sólo
seres andando.
La existencia misma es y no es existencia. Yo mismo soy y no soy yo. La existencia no es la
misma existencia. Yo no soy yo mismo y, a la vez, soy el mismo de antaño.
Clara es, no blanca, la luz. Brilla la noche en la mitad del día. Como una envoltura el cuerpo
oscurece la luz del Ser, que prosigue su brillo por la mirada. Hay un príncipe en cada uno de
nosotros.
La montaña es como una ciudad lejana en el paisaje. La ciudad es como una montaña lejana
en el paisaje.
Hay que proteger el estado de contentura con una cara de ogro.
El viejo maestro no sabe que es viejo, es viejo porque sabe.
Sigue la señora el llamado del marido. Son dos cigüeñas volando hacia su nido.
Libertad, no hay libertad sin ataduras
Ni esclavitud, sin mochila
Sin alas, sin garras
Sólo hay libertad eterna.
Llena la luna bajo el bambú la ermita, le muestra la entrada el monje. Llena la luna, y abajo,
la ciudad, la reja de la entrada está cerrada y la luz de la luna no puede abrirla.
En la ciudad o en el bosque la luz de la luna es la misma, y el Ser es el mismo en el eremita,
como en el borracho o mendigo.
Uno lo son las cosas todas
Todo es uno y lo mismo
Sólo yo soy diferente
Puesto que aún no he despertado.
La montaña en la nieve tiene frío y siente que puede no tenerlo. El mendigo tiene frío en la
plaza y siente que puede no tenerlo.

351

La mujer del dragón es la draga, no la dragona. Los animales no son seres, son almas puras
pero pasajeras.
Lo finito no se puede considerar y es necesario que esto sea así. Sólo puedes considerar el
infinito.
Una rata muerta, se había muerto por haber engullido una piedra preciosa. Todos huyen de
la rata muerta. Sólo un gato ciego al tropezar con la rata muerta maulló en señal de victoria.
La agarró entre los dientes y se la llevó como regalo a su amo que era joyero. El amo la
acarició, sacó la piedra preciosa de la garganta de la rata muerta y le dio la rata al gato. El
gato llevó la rata al desierto y la cambió por un pescado recién caído del cielo, fresco y
trémulo, delante de una hiena que agradeció sobremanera el cadáver de la rata, al gato ciego
del joyero. Ha veces, hay que actuar así. Llevar las cosas a quien conoce su valor. Manjar
del cielo es el cadáver para la hiena, sólo el joyero conoce el valor de la piedra preciosa. Un
gato ciego puede encontrar el tesoro anhelado por todos los joyeros.
Cotidiana vida
Verdad auténtica
Contentura
No felicidad
El agua que hierve mucho se vuelve turbia y el té será amargo. No dejes hervir el agua, sólo
hay que llegar al punto de verla sonreír.
Limitados estamos al dejar el futuro, el presente y el pasado. Todo se resquebraja y el habla
nuestra arguye hasta el final. Mientras tanto el lenguaje contempla callado, puesto que el
lenguaje no habla.
Muchos no han visto aun la nieve y por ello no hablo aun de ella.
La vía que viajé la traigo aquí en la mochila. La mochila que llevé la dejé allí, en la vía.
Morir viviendo, vivir muriendo. Esa es la vida verdadera.
Saber es saber, no importa si sabes mucho o sabes poco. Lo que hay que saber es todo, nada
más. Un círculo pequeño es redondo, igual de redondo como un círculo grande.
La poesía no tiene versos, sólo tiene luz. El poeta no sabe que es poeta. La luz, tal vez, no
sepa que es luz.
Ninguno de nosotros cambiará en este estado en el cual, todos, nos encontramos. Hemos
llegado así y, por esta vez, así partiremos. Pero ello no debe ser motivo de tristeza.
El Ser que todos somos es idéntico en todos nosotros, perfecto y sabio, y no necesita
cambiar. Tal vez no nos contenta el actual estado de cosas, en cuanto a nosotros nos
concierne. Pues es así, no hay nada que hacer.
Sólo podemos restaurar lo perdido, no construir un nuevo mundo o llegar a ser lo que no
somos. Al estar contento con lo que eres, con lo que tienes y con lo que haces, puedes
llamarte un Ser realizado. Has madurado. Ahora, lo que tienes que esperar es el despertar.
¿Sabes? El alba es anunciada por la estrella de la mañana. Hay gente que todavía no ha visto
la estrella del amanecer, por quedarse dormidos hasta el mediodía. No te desanimes. Pasa
algo maravilloso: la misma estrella de la mañana aparece a veces al atardecer, después del
crepúsculo. Si no la has visto en la mañana de tu juventud, espera la noche de la vejez y
luego del atardecer verás a hyperion, el astro de la tarde. Los dos son la misma estrella.
Siempre hay una oportunidad para volver a mirar la vía láctea. Para ello es necesaria la
oscuridad perfecta, la sombra de la noche sin luna.

352

La vía láctea es un camino de polvo estelar que atraviesa la bóveda de la noche de lado a
lado. No obstante, lo más sorprendente del cielo sigue siendo la presencia del sol, un regalo
para cada uno de los seres. Aun así, nadie se sorprende y cada uno toma este hecho como
una presencia trivial, algo que está allí iluminando los mundos. Tal vez eso es bueno. Es
bueno que lo más grande sea tan sencillo y natural que nadie se percate de su presencia.
Pero nosotros, los buscadores de lo que no se ha perdido, hemos sido encontrados.
De cuando en cuando, retrocedamos al Ser y desde allí miremos las cosas bajo la auténtica
luz de los acontecimientos.
Yo
Ya
Eso
Así
Aquí
Cinco palabras de oro para escapar de las trampas diarias y cuyo poder te puede recordar
que: Yo soy yo, que ya es ya, que eso es eso, que así es así, y que aquí es aquí. En ellas está
grabada la verdad de todos los milenios de sabiduría y la medicina de todos los
padecimientos. Repítelas sin perder su sentido y descubrirás que todo eso es bello, bueno y
justo.
Saludos a todos, presentes o ausentes.

*

353

Cuando yo era una niña de cinco años, quería saber cuatro cosas:
Cómo nació el mundo;
Cómo nació la gente;
Cómo nacieron las palabras y
Cómo nacieron los árboles;
Pregunté a mi abuela y ella no pudo responderme. Mi padre estaba trabajando en su
Gabinete Fantástico: era el Señor Nadie, el tutor del hijo del Rey. Nadie me dijo que
me va a escribir un pequeño libro con las respuestas. Tres días después me lo entregó.
El libro decía lo siguiente:
¿Cómo nació el mundo?
¿Cómo nacieron las palabras?
¿Cómo nacieron los árboles?
¿Cómo nació la gente?
Este libro tiene cuatro páginas. En cada una de ellas una historia está escrita en la
lengua de los niños, llamada "lenguaje de los pájaros". Todos entienden sus palabras
y sus sonidos.
¿Cómo nació el mundo?
El mundo no nació. Siempre existía en la memoria de Dios bajo la forma que hoy
vemos. Si el mundo fue desde siempre, jamás será destruido. Algo que no necesitó de
ser creado no va a necesitar de ser destruido.
Cuando digo "el mundo" me refiero a las cosas naturales. El resto de cosas que el
hombre inventó y construyó son cosas artificiales.
Las casas, las mesas y las sillas desaparecerán algún día pero las montañas, los ríos,
el viento, el mar, los barrancos, los árboles, el fuego o el cielo jamás desaparecerán.
Ni las estrellas, ni el sol, ellos jamás desaparecerán. Entonces, si el mundo ha existido
desde siempre, te preguntarás:
¿Cómo?
Mi respuesta es la siguiente: El mundo de las cosas vivas, el mundo natural, es Dios
mismo y, siendo Dios, no necesitó de crearse a sí mismo. Dios era, es y será siempre.
DIOS es el MUNDO y el MUNDO es DIOS. Tú eres parte del mundo y parte de
Dios. Dios eres tú y como Dios, tú también has existido desde siempre y nunca
morirás.
Esa es mi respuesta a la pregunta:

504

¿Cómo nació el mundo?
¿Cómo nacieron las palabras?
Para entender a otro niño tú no necesitas de palabras. Con sólo mirar su cara, sus
ojos, sus manos ya es suficiente. Ya sabes lo que él "quiere decir". Por ello la gente
no necesita de las palabras cuando SABE. Si no sabe tiene que emplear sonidos y
sentencias, palabras y oraciones. Pero las palabras tardan mucho para decirse.
Más sencillo es VER los ojos de quien te quiere hablar. Cuando la gente NO puede
entender los ojos de quien quería algo, entonces necesita de palabra.
Poco a poco, las vocales A, E, I, O, U recibieron unas hermanas, las consonantes.
Cada vocal corresponde a una consonante.
¿Qué es una vocal? Es un SON. ¿Y qué es una consonante? Es un sonido.
A y M
E y G
I y L
O y D
U y B
Luego, la vocal-consonante H unió en sí misma los dos, son y sonido. Es lo que tú
emites en la respiración: H. Después "H" dio a luz a N. "G" dio a luz a C, J, K, Q, S,
X, Z. "L" dio a luz a R. "D" dio a luz a T y "B" dio a luz a P, V y F.
Todas las palabras se encuentran entre el primer SON, "A", que los recién nacidos
pronuncian al entrar en el cuerpo y el sonido "M" que la gente pronuncia con la boca
cerrada. Entre A y M están todas las lenguas del mundo y todas las palabras. Así
nacieron las palabras: cuando la gente ya dejó de entender el silencio de sus
compañeros.

¿Cómo nacieron los árboles?
Esta historia es muy linda. Los árboles son un REGALO. Dios vio que los pájaros no
tenían donde dormir de noche, donde poner sus nidos y donde descansar después de
sus vuelos. Entonces chasqueó sus dedos —las montañas que se baten cabeza con
cabeza: THE CLASHING ROCKS y ya!—los árboles existieron. Raíces, troncos,
ramas, coronas, flores, semillas, bosques. Este es el mundo de los árboles —un regalo
para los pájaros.

505

¿Cómo nació la gente?
Antes de responder esta pregunta te voy a contar como nació la TIERRA. Con la
gente pasó lo mismo que ocurrió con los pájaros. Antes, en tiempos muy antiguos
Dios vio que los seres humanos no tenían donde poner su cabeza después de trabajar,
y chasqueó de nuevo Sus dedos, son las montañas batientes. Inmediatamente la
TIERRA existió. Y la gente, en vez de VOLAR por los aires, empezó a pisar los
campos llenos de flores y hierba y así nacieron los CAMINOS, la TIERRA es un
regalo de Dios para que la gente tenga como poner sus pies y sus cabezas cuando
están cansados.
Ahora bien, en vez de decirte cómo nació la gente, cosa que ya sabes puesto que te
dije que la gente es DIOS y DIOS no necesitó de CREARSE a sí mismo, te voy a
decir para qué NOSOTROS VIVIMOS. Nosotros estamos aquí para jugar, para
DISFRUTAR de este maravilloso cielo. Si alguien te dice otra cosa no lo creas. Lo
que no es jugar y disfrutar se llama MENTIRA. Por eso tenemos que ESTUDIAR
para eliminar del mundo las mentiras y TRABAJAR para quemar del mundo todas
las falsedades en el FUEGO DE LA VERDAD.
Y cuando todas las mentiras del mundo sean quemadas, enterradas y así desterradas,
nadie tendrá que estudiar o trabajar.
Nadie SUFRIRÁ y el DOLOR será eliminado. Y todos nosotros vamos a jugar para
SIEMPRE. Hasta tanto, hay que estudiar y luego trabajar para destruir la mentira.
Aquí termina el libro de las cuatro preguntas escrito a petición de mi alumno de
ajedrez que deseaba saber como nació el mundo, la gente, las palabras y los árboles.
Así ES
No
Así SEA.
Así es que es que es. AMES. YES.
¡Ah! Debo decirte algo más: ¿Cómo sé yo todo eso? Dios me lo dijo. Si tienes otras
preguntas, tú mucho puedes preguntar a Dios y Él te responderá. Dios habla contigo
pero tú no lo oyes.
Hay que escucharlo. Cierra los ojos por un rato. Siéntate o acuéstate pero NO TE
MUEVAS ni siquiera un milímetro, ni siquiera un segundo. Dios necesita de
completo silencio y de completo reposo para hablar contigo. Entre los dos ojos hay
un sitio especial donde Dios habla. Allí te puedes quedar un rato. Debes practicar
cada día en silencio. Te quedas un rato quieto y Dios hablará en tu entrecejo

506

. Allí vas a encontrar todas las respuestas a tus preguntas. No necesitas preguntar a
nadie. Hay que estar un rato en SILENCIO, TRANQUILO, sin movimiento y sin
hablar.
Te aseguro que así vas a poder hablar con DIOS y DIOS no necesita de palabras para
hablar contigo. Así como nacieron la Tierra y los árboles con un simple chasquido de
Sus dedos, así mismo tú vas a saber. Con un solo chasquido de Sus dedos Dios te va a
infundir todo el SABER y todo el CONOCIMIENTO.
Y entonces tú, vas a poder decir a otros niños qué deben hacer para hablar con DIOS.
Ahora me despido para quedarme un rato en silencio.
ASÍ ES
ASÍ ES
ASÍ ES
Todavía cargo en mi bolsillo el pequeño libro del Señor Hassan. Ahora no necesito
LEERLO. Tan sólo lo saco y lo miro. Al verlo, sé.
Ya no necesito repasar sus palabras, letra por letra y sonido por sonido. Algún
día ni siquiera necesitaré verlo para saber. Seré el LIBRITO mismo.
Un Símil: El Puro
Al otro lado de este inmenso tabaco, estoy yo, quemándome en cenizas. Mi Ser eleva
bocanadas de humo: me está fumando... En realidad, Yo soy el Ser que está
disfrutando de un puro – mi cuerpo físico y natural. Y el Ser no es otro que el mismo
Dios fumando. . . ¡Qué grande es la distancia desde la boca del Ser, hasta la brasa de
este Tabaco!

Y no obstante, hay una perfecta circulación de aire desde el principio hasta la punta
del puro, una suerte de “succión” de latidos que se traduce en lo que nosotros
sentimos como la vida de cada día. Mi persona no es más que la marca del tabaco,
etiqueta que arranco y la boto al suelo al prender el puro, al nacer en este cuerpo. El
atributo de puro le conviene, ¡Es espléndido ¡ ¿Para quién escribo todo eso? Para ti,
lector secreto, que ahora disfrutas de un momento de reposo. Aunque fueras uno sólo,
me bastaría.

507

Me basta para estar contento de haber sido capaz de expresar a través de las palabras,
las misteriosas ideas luminosas que revolotean por doquier, como enjambres de
abejas obreras, libando las flores de la primavera eterna de la lectura.
Es que al leer mis escritos, tú, el que ahora deposita la mirada sobre estas letras, eres
ya otro. Estás viendo cosas que otros ni siquiera se dignan en mirar. A lo mejor eres
una niña, una futura mujer, una princesa, quien sabe . . .Toda niña es una princesa y
debe saber que su príncipe la espera, oculto, secreto, lejano todavía, pero presente y
real. Algún día vendrá, bajará de su blanco caballo y te ofrecerá su brazo para
caminar juntos, y hasta siempre, entre los árboles del bosque florido de tu destino.
Confía, que ello ocurrirá. . . Mientras tanto, para los niños, también tengo unas
palabras: Busquen al caballo alado que come fuego, el caballo comedor de brasa, el
que sabe volar al País de la Juventud sin Vejez y de la Vida sin Muerte. Eso es todo .
. .eso no es todo . . .

ZEN Latino en la Ciudad
Vivo en Barcelona. Sus calles son para mi, senderos de montaña. Las fuentes
artificiales tienen un sonido que me trae a la memoria el ruido denso de grandes
cascadas. Los carros en la Diagonal, en su pasar incesante, producen ráfagas de
viento que me cubre la cara como una brisa marina. Si deseo ver mar, voy a la mar,
en Barcelona. Los humanos que encuentro, son para mi, como bestias salvajes. Andan
apurados detrás de un no se qué y un no se cuanto. Alguno que otro se molesta, por
mil causas, y comienza a ladrar, como los perros que ladran a quienes desconocen.
Los altos edificios son, para mi, montañas entre las cuales paso, inmutable. El viaje
del poeta Basho, hace unos cuatrocientos años, es un continuo motivo de reflexión:
"el profundo norte", dice el poeta. "El profundo norte" repito, tratando de imitarlo.
Cada momento especial de la ciudad provoca la aparición de la poesía.

Diría que en la ciudad, como en la montaña, cada momento es especial: esa
cara, esa esquina, ese árbol, esa hoja en el suelo de cristal, esas cosas tiradas a la
basura, esos niños gritando, ese pájaro en el poste, esa lluvia que no cesa, el Sol, la
Luna, esa gente que está buscando comida en los contenedores de los desperdicios
diarios, ese pan de las mañanas.

508

Todo es igual que en la montaña. Oigo voces a las cuales no presto atención:
sólo me importa su tesitura, su eco, su timbre inconfundible. Son voces de la ciudad.
En la noche, nada es distinto de la noche en la montaña.
Los borrachos gritan y sus ruidos descontrolados parecen cantos de buhos y voces de
animales nocturnos. Considero que la montaña es una ciudad. No distingo entre los
animales y los hombres.
A la vez, para mí, la ciudad es una montaña. No veo diferencia alguna entre sus
plazas y los claros de bosque. Pero hay una sorprendente diferencia: a cierta hora, en
el crepúsculo, el bosque y la montaña entera CALLAN . . . Es sólo un momento, un
instante sin duración<. Todo parece congelado en el callar y la calma. Ese es un
momento crucial para todo aquel que vive en los bosques y montañas. Y ese instante
silencioso no ocurre en la ciudad. ¿Por qué? Porque lo natural tiene un fluir que no se
percibe en el ritmo del movimiento de las cosas artificiales. Es cierto: dentro de lo
natural y lo espontáneo, se encuentra algo de artificial y programado. Lo artificial es
sistemático y controlado, pero lo natural lo supera con lo sorprendente y lo
energético. El ZEN es un estado de contemplación y a través del Zen se puede
vislumbrar tanto lo natural, como lo artificial. Por eso, un sujeto solitario puede
deambular en la ciudad como en una montaña y en la montaña, como en una ciudad.
La diferencia consiste en la poesía. El que vive sin la poesía no puede subsistir en la
ciudad y tampoco aguanta en la montaña.
Hay que ser una montaña en el medio de la ciudad. Para subsistir en la
montaña, no obstante, tienes que ser la poesía misma, debes ser el poema. He
encontrado una vez, una ciudad en la montaña. Era un sueño, nada más.
En la montaña, o en la ciudad, el Zen Latino percibe el flujo del
devenir pasando a través de las cosas, seres, criaturas, hechos y objetos. El Ser que
contempla todo eso no está tocado por la impermanencia. Se queda callado tras el
escenario del mundo, inmerso en el mundo y, a la vez, fuera de él. ¿Cómo puede
ocurrir ese doble estado?
A través del RETORNO, un retorno hacia la perspectiva del Ser. Retrocede
lentamente hasta el Ser. Desde allí, contempla lo que ocurre alrededor y, sin hacer
juicio alguno, permanece en la calma motora, el movimiento del Ser. Es Zen Latino.
A propósito de ello, escribí el siguiente poema:
Con el Zen Latino,
Adivino,
El presente.
Vino,
De los poetas, vino,

509

Embriaga mi Ser.
Soy Nadie,
Un sujeto anodino . . .
Algunos de los que te escuchan te llaman"Maestro". Otros se dirigen a ti con
tu propio nombre. El Maestro quiere y no quiere que lo llamen "maestro". A los que
así lo llaman, les responde y también responde a los que no lo consideran como tal.
Recuerdo que una vez pregunté a uno de mis maestros, médico Zen, por qué
algunos pacientes sentían dolor cuando los punturaba, en las sesiones de acupuntura,
y otros, en el mismo día, no sentían ningún dolor. Él me respondió así: los que
sienten dolor, me llaman "Su". Los que no sienten dolor, me llaman "Maestro Su".
Era ácido Su. Pasa también lo siguiente: Los que te llaman "maestro", tal vez piensan
que no eres su maestro y los que te llaman simplemente por tu nombre, consideran
internamente que eres su maestro. Por ello el maestro quiere y no quiere que lo
llamen "maestro". El Maestro no se llama a sí mismo "maestro": son los demás
quienes lo consideran "maestro".
Dado que no todos lo consideran de este modo, diremos que son "otros" los que
consideran que merece ese nombre. Al Ser le importa poco la consideración de los
demás. En definitiva, el Ser sabe quien es, no necesita oírlo de sus congéneres. Dicho
esto, vamos a abrir la tienda de las palabras, y como todo comerciante, regalaremos
al primer cliente, la mercancía solicitada. Los demás visitantes de la tienda
ALMAZEN, pagarán el precio escrito en el papel.
Comienza El Libro de la Nada, HSIN HSIN MING, escrito hace muchos años:
El Gran Camino no es difícil
Para aquellos que no tienen preferencias
Cuando ambos, amor y odio, están ausentes,
Todo se vuelve claro y diáfano.
Sin embargo, haz la más mínima distinción
Y el cielo y la tierra se distancian infinitamente.
Si quieres la verdad,
No mantengas ninguna opinión a favor o en contra.
La lucha entre lo que a uno le gusta
Y lo que le disgusta
Es la enfermedad de la mente.

510

Entre los principios y los fines hay un gran camino que pasa por el centro de
las cosas. Es el mismo camino de los sabios, llamado en términos filosóficos, "el
sentido". Algunos viajeros, aunque viajen hacia el fin, toman a la derecha, otros a la
izquierda, otros, cuando a la derecha, cuando a la izquierda, retardándose de este
modo a la llegada. Ese camino siempre llega. Tanto el camino como el caminante,
llegan. ¿Cómo se llama ese punto de llegada? ¿Es acaso el final?
El Fin no es lo mismo que el Final. A cada cual que llegue al FIN se le pedirá el NIF.
Este NIF es un Número de Identificación Fiscal que todo viajero posee en el camino.
El AMOR es un "principio" y por tanto, se encuentra, como todo "principio",
en el comienzo del camino. No se puede considerar como un complemento del odio,
estado anímico que no existe en el plano del lenguaje.
El odio es un término creado e inventado por los seres humanos, para oponerlo al
amor y tratar así, por todos los medios de opacarlo. Hacia los laterales del camino del
AMOR se encuentran dos zonas, la zona de la ATRACCIÓN y la del RECHAZO.
Tanto la atracción como el rechazo tienen un punto de encuentro en el camino centra:
la "aceptación", una unión de estados complementarios. A través del cariño, la
atracción y el rechazo se encuentran. Hay que andar por el camino del sentido, desde
el principio hasta el fin. La atracción y el rechazo están presentes en este camino, no
se trata de eliminarlos. Se aceptan tal como son y con ello basta.
Hacer distinciones entre lo que me atrae y entre lo que me produce rechazo
me aleja del centro, no del principio. El principio siempre estará allí, en el comienzo,
luciendo su aura plena y generando luz para los que andan perdidos.
El problema es el RETARDO, la tardanza en los laterales y ello me aleja del fin y del
centro. Me agrada la palabra DELFIN, es precisa: el mamífero que los griegos
llamaron de ese modo es guía de navegantes y ocurre que también ayuda a los que
están en la orilla del mar, no sólo a aquellos que están nadando en las olas.
En cuanto a la verdad, diremos que ocurre lo mismo.
No se trata de "mantener" una opinión u otra: de por sí, nos encontramos todos en
plena "realidad". Ahora bien, si dejo de considerar el misterio de esa realidad que me
otorga el vivir en el mundo, estaré cojeando por una zona lateral del camino. No se
debe eliminar la lucha entre lo que a uno le gusta y, por ende, le atrae, y lo que a uno
le disgusta y por tanto, sea digno de rechazo. Eso no debe ocurrir. Es precisamente
esa lucha lo que nos mantiene en el camino central del sentido. Que ello sea una
"enfermedad de la mente" es discutible. Quien se enfrenta a los estados
complementarios es el Ser, no la "mente". La "mente" no pertenece al Ser, es una
nube de incongruencias que se deposita en el intelecto para opacar el camino del
sentido.

511

Escribiremos de nuevo el poema:
El Gran Camino es fácil y difícil
Para aquellos que ven las diferencias.
Cuando ambos, rechazo y atracción están presentes,
Todo se vuelve ambiguo y oscuro.
Sin embargo, haz un mínimo intento de ir así, hacia delante,
Considerándolos,
Y el cielo y la tierra se acercarán a tus pies.
Si quieres ver la verdad,
Mira hacia el principio
Y sin mantener opinión alguna,
Acepta la visión del Ser.
La lucha es andar
No tardar en los lados,
Para aceptar o rechazar las cosas.
La salud del Ser es ir adelante
Y delante de ti encontrarás el fin que buscas.
El fin es YA,
Es ESO,
Es ASÏ, Es AQUÍ.
Es YO, el Ser.
Esta versión no agrega nada a la anterior: sólo la aclara. De cuando en cuando, los
poetas proponen nuevas versiones de la realidad. La verdad no puede tener distintas
versiones pero la realidad acepta toda visión. Son distintas perspectivas del mismo
principio y acercamientos al camino central del sentido. No digo que todo eso no sea
sorprendente. Sorprende la sencillez y la claridad. La boca abierta profiere un sonido:
¡A! Luego se cierra y emite otro son: ¡M!
El eco del valle responde: ¡OR!¡OR!¡OR! Es el AM-OR, principio indisoluble
de los seres, comienzo y fin del camino.
ZEN LATINO
HILAR FINO
TELA DE LINO
BEBIENDO AGUA y VINO
EN ESA COPA DEL ALTO PINO

512

El ZEN es una palabra que evoca el verdadero nombre del Ser: el mismo Ser
se llama ZEN, aunque los griegos lo llamaron ODISEO, es decir "nadie".
Curiosamente, la palabra ZEN existe en el griego y todos los diccionarios lo
confirman: quiere decir "vida". Yo soy ZEN, tú eres ZEN, también. El es Zen, igual
que yo y tú. Todos los seres humanos somos ZEN, pero algunos lo saben y otros, no.
El que yo lo sepa no me hace distinto del que no lo sabe.
El ZEN es un regalo para el siglo XXI, una visión cuya elegancia evoca la frescura y
la sutileza de las noches de luna llena. A la luna llegaremos. Hay una diferencia entre
la NASA y el ZEN: con la NASA no se llega a ninguna parte, pero con el ZEN se
alcanzan los más lejanos mundos y las más distantes galaxias.
El ZEN es una nave con la cual el nauta viaja hacia el mundo galáctico del Ser y lo
que allí encuentra no es distinto de lo que siempre se ha sospechado: existen otros
mundos y en ellos vive un solo ser, el mismo Ser de todos nosotros.
Algún día, no muy lejano, la gente dejará de viajar al espacio extraterrestre.
Descubrirán que todo ello no es más que una ingenuidad existencial. El auténtico
viaje es la meditación, palabra y acción que adquiere con cada día que pasa, un
sentido operativo digno de ser enseñado a todos los niños. Yo enseño meditación, es
decir que no enseño nada, nada enseño. Así me salvo, como Odiseo, de las garras de
Polifemo, el ogro que desea comerme frito, de último, como regalo a mi simpatía.
SILENCIO: otra palabra que merece estar en las plazas, como un monumento del
lenguaje. ¿Haz oído alguna vez el silencio? ¿Sabes que hay una música de lo callado?
Esta música es una comida sabrosa que inunda e invade nuestro Ser en todo
momento. Al silencio le llaman ARDENTÍA y CATADUPA, nombres curiosos de
América y Africa.
No me extenderé aquí sobre su sentido. Basta con oírlo para entenderlo. Basta
con comerlo para saberlo. ¡Qué bello es oír a los niños diciendo ¡Yo sabo! Yo
también "sabo" y por ello callo..
La gente prepotente no aceptará la existencia de los maestros. ¿Cómo puede
existir alguien que me abra los ojos? En arameo "abrir los ojos a la luz de la verdad"
se dice ¡EPHATÁ! A propósito del arameo, recuerdo, hace poco, una clase de
lingüística en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, en la cual yo era alumno,
por esos avatares de la ciencia. El profesor, un erudito, hablaba de los antiguos árabes
y al escribir en el pizarrón IBN, ABEN, BIN, BEN, BAR, decía: todas estas palabras
significan en árabe "hijo".
"-Con una excepción - agregaba yo - BAR es "hijo", pero en arameo.
"-Tal vez, tal vez" - replicó el profesor.

513

¿Qué significa, acaso, "tal vez, tal vez"? Es una bella expresión, pero se vuelve
inoportuna en situaciones como estas. Si yo hubiese sido "el profesor" y no "el
alumno", hubiera dicho: ¿Si? ¡Qué bien! ¡Qué bien! ¡BAR es "hijo" en arameo! - y
hubiera agregado: ". . . y BAR NASHÁ es "Hijo del Hombre"!
No debe dolernos la necedad de los demás. Con el saber nos basta. Hay que
saber. Para saber, antes hay que "saborear" la poesía de las cosas. Toda cosa tiene su
poesía, sépalo. Una vez, andaba por allí, una cosa sin su poesía. El poeta la encontró,
la bautizó, la vistió, la alimentó, le regaló alas y la elevó. Desde entonces, la cosa
ostenta siempre su poesía. Me encanta lo que dice OSHO acerca del silencio: El
Silencio es un profundo entendimiento.
¿Puedo, acaso, agregar algo?
No, no puedo. Debo crear una nueva visión para osar decir palabras sobre el
silencio. Solicito ayuda al mismo silencio, para salir de esta prueba. El silencio me
dice: "Adelante, no temas. Lo que dirás será utilizado a tu favor por los jueces de la
música". Tomando en cuenta mi propia experiencia, diría que el silencio es un diluvio
del saber: llueve, llueve, llueve y todo está lleno de agua.
Otra bella palabra del ZEN es el vacío. El vacío es un fenómeno de
desocupación.
Crear vacío en tu vida implica aclarar tus compromisos y eliminar, toda vez
que puedas, las obligaciones adquiridas a causa de la ignorancia. En el vacío, cada
vez menos es cada vez más. En el ZEN, cada vez más es cada vez menos. Toda cosa
tiene su vacío. El vacío del Ser es el Silencio. Crea vacío y oirás el silencio. ¿Cómo
crear vacío? Andando, andando.
Anda sin mirar hacia atrás. Hay un dicho sufí sobre la elección de las cosas.
Me gustaría compartirlo contigo. Me lo recordó mi amigo Hamid, Saadi, Hakim
Sanai:
Elige no elegir
Y de esa elección
Haz tu elección
Yo digo:
Camino sin caminar
Y con ese caminar
Hago mi camino
Digo sin hablar
Y de ese decir

514

Hago mi hablar
Hago sin hacer
Y con ese no-hacer
Hago mi hacer
A veces estoy
Otras veces no estoy
Y con ese estar y no- estar
Soy
Es todo. Tal vez . . .
El Nadí, (El que habla de lo que yo ví y oí . . .)
Dante Carbonela, apellido de letras mezcladas, en Barcelona.
Juan de OsaMayor.
Hay que volver a Almateri@, el país de las frutas.
Para volver, debes hacer la siguiente tarea:
Observa lo siguiente y reflexiona:
1. El Sol en las plazas de la ciudad ilumina igual que en un claro de bosque, o en una
planicie de la montaña
2. La fuerte corriente artificial de los pasillos del metro, en las salidas, parece viento
de los bosques
3. Al pasar al lado de un colegio, las voces cristalinas de los niños jugando, parecen
gorjeo de pájaros en las mañanas
4. El olor del pan, al pasar al lado de las panaderías, es como fragancia de flores, en
los campos
5. Los colores de las frutas y de las verduras en los mercados son como los colores
de la naturaleza salvaje
6. El sonido de la campana del reloj de la plaza es como la música interior del
silencio
7. El ruido de la fuente artificial en la ciudad es como el rumor de las aguas en las
grandes cascadas. Sólo hay que cerrar los ojos . . .
8. Ese largo pasillo subterráneo del metro, por el cual caminan diligentes, miles de
personas, es como la ida y la venida de los seres en este mundo
9. Lo visible y lo invisible se encuentran en lo VISINVISIBLE
10. La soledad del alquimista en la ciudad es CRISOLEDAD
11. La materia prima para el hombre realizado es ALMATERIA PRIMA

515

12. Los sueños del adepto es vigilia del guardia nocturno, a quien no le es posible
dormir en su puesto
13. Los números de la ciudad son acuerdos y presagios del gran cambio invisible
14. El cielo azul entre los grandes edificios es parecido a la salida luminosa de una
gran caverna por la cual hemos viajado toda la noche
15. El crepúsculo es la calma serena después de una tempestad, en el mar
16. La fragancia del aire en la madrugada es el elixir de los buscadores
17. La estrella de la mañana es la luz encontrada dentro de su propia oscuridad
18. La estrella de la tarde, la misma estrella de la mañana, es, a la vez, la misma luz
que otros pueden ver al cerrar los ojos
19. El arco-iris es el sello secreto de la puerta invisible de la existencia
20. La luna llena en el cielo y en el reflejo de este charco en la calle, es la misma
luna de los poetas que viven solos en la montaña
21. La lluvia lavando tu cara, en la ciudad
22. Una mujer embarazada pasando por delante de ti
23. Hojas y flores caídas, sobre las cuales pisas, con cada paso, a cada paso
24. Perros ladrando
25. Gritos de los borrachos, en la noche
26. Las siluetas de los edificios, proyectados en el cielo del crepúsculo
27. Palabras desconocidas de los extranjeros, en el metro
28. El callado barrendero de la calle
29. Las canciones de los músicos ambulantes, en las esquinas de la ciudad
30. La calle solitaria, en la noche
31. La plaza solitaria y sucia de botellas y vasos de plástico, en la mañana
32. Los niños saliendo de sus escuelas, al lado de sus abuelos
33. Las tiendas y sus vitrinas
34. Los mendigos ambulantes y su palabrería
35. Los mendigos sentados en su lugar de siempre, y su silencio
36. Los elegantes, tomando un paseo nocturno para estirarse
37. Los pobres buscando comida en los basureros
38. Los niños de la calle comiendo un pan fresco en la esquina
39. Las mujeres regresando de sus trabajos
40. Los hombres en los bares
41. Los ancianos en los bancos
42. Los turistas perdidos, mirando sus mapas
43. Las frentes de la gente y sus arrugas
44. Las orejas de las personas, al lado tuyo, en el metro
45. Idiomas, lenguas, jergas y discursos, mientras esperas en el semáforo
46. Rostros, de todos los calibres
47. Manos, de todos los tamaños

516

48. Zapatos, de todos los modelos
49. Bufandas, cargadas de todas las maneras
50. Las tiendas cerradas para siempre
51. Avisos, de un sinnúmero de eventos
52. Pintas y firmas secretas de los jóvenes que protestan en los muros de la ciudad
53. Anuncios y publicidad, colgados por doquier, en los muros y en las esquinas
54. Carros estacionados desde hace años en el mismo lugar
55. Carros andando lentamente en las colas y la gente toreándolos en las avenidas
56. Esa pareja de ancianos que andan por la calle, desde hace años, a la misma hora
57. Ese joven que ostenta su tatuaje
58. Esas ventanas iluminadas en la alta noche
59. Ese papel tirado en la calle
Saludos a todos, presentes o ausentes.
Zen Latino
Polvo en el Torbellino
Son casi las ocho. Me llevo la mochila, me despido de mi madre, y mi padre me
pregunta: ¿Qué vas a hacer hoy al cole?
-Bueno, unas canciones, unos ejercicios, tareas, tonterías . . . Pero a las doce, vamos
a salir al "pati", y jugaremos . . . Hasta luego.
¿Qué puedo decir de mi padre?
Con bondadosa indulgencia y afecto, mira todos los seres . . .
¿Cuántas cosas deben saber los niños? El Baúl Mágico de los Juegos Almateriales
que mi padre ha construido para los niños medievales tiene la respuesta a esa
pregunta. Estaba impresionada. ¿De dónde sabes tu todo eso? Con una sonrisa en
los labios me dijo:
Mi maestro de juegos, Marc de Civrieux, me mostró como el hombre de hoy
está cada día más alejado de las estrellas, a pesar de sus pretensiones de alcanzar
mundos galácticos y universos lejanos.
Ya no sabe nada de fauna, de piedras, de flores, ni de meteoros. Esas cosas no le
sirven de nada en su sociedad de consumo. Su experiencia de la naturaleza se limita a
las frutas y a las legumbres del supermercado, enlatadas o no, al ganado del matadero
o a los peritos falderos de los desfiles caninos. ¿Y el niño?

517

De vez en cuando, el niño se siente hastiado de tanta comodidad, de tanto lujo.
Entonces decide, no sabe por qué, perderse en lo que queda de campo y tomar allí un
descanso de fin de semana. Eso sí: los padres deben estar de acuerdo porque sin su
compañía el niño se siente un sujeto inútil. Su audacia puede llegar incluso a
solicitarle a su papa y/o a su mama que vayan a la propia selva. Una vez allí, no sólo
el niño sino el mismo padre siente angustia: le molesta el olor a tierra fresca, la luz de
lo desconocido, le teme desconsoladamente al peligro, mira con desconfianza las
inquietantes malezas y anhela las calles y las autopistas cuya perspectiva y horizonte
lo amparan con su cemento, su plástico o su pintura acrílica.
Tanto el niño como el adulto de ciudad, se sienten indefensos, desnudos,
intentan dar un paso y creen que van a saltar sapos desde la espesura, que van a pisar
espinas y erizos, hormigas y otras quimeras sacadas del libro de Marco Polo. “¡Qué
bonito es esto!” - murmuran, tratando de calmarse, pero sus voces tiemblan y la
inquietud invade tanto al padre como al hijo.
Ahora tienen sed, pero dejaron la nevera en la ciudad... Tienen calor y el
ventilador está lejos, ni qué hablar del aire acondicionado. La familia no puede
ambientarse y todos se devuelven. El padre murmura:” Ya me siento cansado...Ya
basta...”- pero todo ello es sólo para disfrazar su pánico e incomodidad...
”...Ya no puedo más...”- dice la madre, sin esconder su ansia de regresar a la
ciudad matriz, al apartamento, a la piscina, al sitio vigilado por el vigilante privado. A
todas esas, el niño no sabe qué decir. Para el niño la ciudad es como una selva y la
selva es como una ciudad.
En cambio, para el adulto, la ciudad es la ciudad y la selva es la selva. La
ciudad crece cada día a expensas del campo. En menos de diez años, tal vez, toda la
tierra firme quede totalmente asfaltada, cementada, pintada, plastificada, para que no
haya tanta alimaña, tantas hormigas que pican, tantas serpientes, ni peces, ni pájaros.
Por fin el hombre se va a liberar del miedo ancestral que la naturaleza le provocaba.
La ciudad y el cemento le dan seguridad, no lo estremece.
Entonces los niños, de repente, preguntan: “... Papá, ¿Cómo era la naturaleza?
¿Cómo eran antes los niños? ¿Cómo jugaban? “
Para contestar a preguntas del mismo corte, he creado estos juegos y he
construido el Baúl ALMATERIA.
FIN
Daniel Medvedov
Barcelona, 2003
Madrid
2016

518

Epílogo

CRISOLEDAD
Esta palabra es nueva. Acaba de nacer. Ha sido gestada en el vientre de
ALMATERIA, otra palabra creada por mi padre, ElNadí.
¿Qué es la Crisoledad? Es el encuentro con el Sol interior.
Cuando el Ser se encuentra solo, pero luminoso, y la luz proyecta sombras
transparentes sobre las cosas, aparece una embarcación en la cual subirá el
contemplador de la ardentía. En esa embarcación, como en todas las embarcaciones,
el más importante elemento náutico es el ancla. El ancla es el maestro, digamos que
es el padre mismo. Arrojada al fondo del mar o soltada en las aguas de tempestad,
puesto que también hay anclas flotantes, este objeto especial permite al barco estar
"anclado", tener una base en el agua movediza. Sin ancla no se puede salir a navegar.
El hombre de crisoledad es un nauta que viaja "a porfía", una expresión que usan los
navegantes para describir el viaje regido por la confianza en sí mismo.
El Ser se encuentra en estado de crisoledad. En el fuego de la actividad diaria,
mientras toda comodidad lleva en su seno la semilla de una adversidad igual o peor,
toda adversidad esconde en su centro, la semilla de un beneficio igual, o mayor. Este
modo de ver es la lógica óntica, la lógica de la existencia del Ser. El proceso
alquímico de entretener el fuego en el crisol, en un estado de alerta máxima que sólo
los marineros conocen, se traduce en la observación de la concentración de los
movimientos intelectuales de los pensamientos.
Hay pensamientos que vienen desde lo externo y otros que surgen desde el
ser. Los externos deben ser controlados y observados con indiferencia y los internos
se deben contemplar con el criterio de la piedra filosofal, piedra de toque de los
alquimistas.
El estado de crisoledad da nacimiento a la apertura de las puertas de la
imaginación y desde allí, desde el umbral, el ser es capaz de percibir las formas
primordiales de la existencia. La creatividad es un potencial generador de formas.

519

Las formas para jugar y para estudiar, son formas lógicas y paradójicas que
sugieren operaciones alquímicas de transformación intensa. El practicante se
encuentra en un auténtico laboratorio de los arquetipos, los principios universales que
procrean estados simbólicos unidos por la necesidad de la complementariedad. Desde
este punto de unión metafórica se produce un prototipo o molde inicial que luego será
motivo de réplica en serie. La gente reconocerá los tipos a través de los estereotipos.
Pero el ser está anclado: Desde los principios universales, observa con atención los
movimientos de las formas y procede con indulgencia a la duplicación de estas
formas, para el gozo de sus congéneres. En ese instante, el ser es considerado un
creador, un artista. En el juguete está dormido el juego.
Todo es un juego, de mayores o menores consecuencias para la humanidad.
Por tanto, habría que contemplar toda acción como un juego de la creatividad y
prefigurar los efectos que estarán acordes con las causas. La lectura de tales
situaciones existenciales debe basarse en los principios universales, a su vez
generadores de fines propicios e inexorables. Ver la acción en la calma y la calma en
la no-acción es una premisa fundamental, una hipótesis axiomática que no necesita de
ninguna demostración. Puedes usar todos los medios a tu alcance, con tal de sembrar
las semillas de los principios universales.
Desde el plano abstracto de los arquetipos, se proyectan en el mundo de la
forma nociones como valores, precios, utilidades y aplicaciones. Este esquema es el
modelo lógico de todos los principios universales. Estar en crisoledad y desde allí
percibir el mundo, es un modo de vivir anclado en la confianza que sus propios actos
son actos cósmicos, trascendentes, decisivos.
Beber agua, mirar, caminar, estar sentado, en una palabra - "vivir".
Y escribir, para que los niños y las niñas beban agua fresca de manantial.
*

520