Carta de un hijo a su padre No me des todo lo que te pida.

A veces sólo te pido para ver hasta cuánto puedo tomar. No me grites. Te respeto menos cuando lo haces, me enseñas a gritar a mí también y no quiero hacerlo.No me des siempre órdenes, yo haría las cosas más rápido y con más gusto. Cumple tus promesas, buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo, pero también si es un castigo. No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana, si me haces lucir mejor que los demás alguien va a sufrir y si me haces lucir peor, seré yo quien sufra. No cambies tu opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer, decídete y mantén esa decisión. Déjame valerme por mí mismo. Si tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender. No digas mentiras delante de mí, ni siquiera para evitarme un castigo, me enseñas a mentir. No me pidas que mienta por ti, aunque fuere para sacarte de un apuro, me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices. Cuando hago algo malo, no me exijas que te diga el "por qué lo hice", a veces ni yo mismo lo sé. Cuando estés equivocado en algo, admítelo, crecerá la opinión que tengo de ti y me enseñarás a reconocer mis equivocaciones. Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos, ya que porque somos familia, no quiere decir que no podamos ser amigos. No me pidas que haga una cosa si tú no la haces. Yo aprenderé y siempre haré lo que tú hagas, aunque no lo digas, pero nunca haré lo que tú digas y no hagas. Cuando te cuente un problema mío, trata de comprenderme y ayudarme, y no digas "no tengo tiempo para tonterías" o "eso no tiene importancia". Quiéreme y dímelo. A mí me gusta oírtelo decir, aunque tú no lo creas necesario. ¡Abrázame!, necesito sentirte mi amigo y compañero a toda hora. Hemos transcripto con algunas modificaciones del texto, esta carta escrita por un drogadicto a su padre, porque consideramos que las peticiones

para valorar las palabras con que cierra la carta: "Quiéreme y dímelo. si no van acompañados por una constante. es lo que el joven drogadicto pide en las líneas anteriores. porque lo hace débil de carácter. Pensamos que muchas veces un padre muy afectivo con su hijo lo está dañando. entendemos que las normas educativas generales -especialmente aquellas que se dirigen al corazón. "date cuenta de que yo existo". con hijos poco sensibles. va a experimentar un rechazo.y el dar afecto como la necesidad de recibirlo dependen de la sensibilidad y psicología de los unos y de los otros. Ésa es la mejor forma de expresar el cariño y respeto por los hijos. "sé un ejemplo para mí" . amorosa y prudente preocupación de los padres por sus hijos. El cariño no debe darse tanto para satisfacción de quien da.". aunque tú no lo creas necesario.". Lo que un padre debe hacer por su hijo.. Debemos tener en cuenta la condición del hijo. etc. rechazado por todos. de ser un drogadicto arrepentido y comprender los momentos de angustia y desesperación que ha sufrido y sufre. abrazos. Esas peticiones pueden resumirse en "dame importancia". que puede variar en cada momento de su vida. y en otros. Y especialmente la última: "¡Abrázame! Necesito sentirte mi amigo y compañero a toda hora. . De nada valen los besuqueos. sintetizan la actitud que un padre debe tener con su hijo. Ese muchacho. a mí me gusta oírtelo decir. Sin embargo.hay que aplicarlas con discreción y prudencia. Todos los hombres no son iguales -padres o hijos.que le formula en forma dramática y recriminatoria. necesita urgentemente el afecto que tal vez nunca ha tenido. cuanto para del que lo recibe y debe darse acorde con la necesidad de afecto.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful