CALENDARIOS DEL MUNDO

Pedro Urbina Jordi Gomila Mireia Triay Orquidea Fraile 1 batchillerato grupo: C Asignatura: Ciencias del Mundo Contemporáneo

INDICE Introducion…………………………………………………….……………………………………………………….Pag 1,2,3,4,5

Calendario Romano…………………………………………………………………………………………………Pag 6,7,8,9,10

Calendario Juliano…………………………………………………………………………………………………Pag 11,12,13,14,15

Calendario Maya……………….........................................................................................Pag 16,17,18,19,20

Calendario Chino………………………………………………………………………………………………….…Pag 21,22,23,24,25

Conclusión……………………………………………………………………………………………………………….Pag 26

Bibliografía………………………………………………………………………………………………………….…Pag 27

INTRODUCION En este trabajo hablaremos de cuatro calendarios del mundo, estos serán el romano, juliano, maya y chino. Trataremos de explicar de cada uno de ellos lo necesario para que quede claro las diferentes formas de contar y medir el tiempo según su cultura. Explicaremos el funcionamiento, los orígenes sus signos y finalmente las festividades y datas importantes. Ilustraremos el trabajo con algunas fotografías pertenecientes a la cultura de que hablemos. Seguidamente pondremos nuestra conclusión sobre el trabajo o una bibliografía donde se reflectara de donde hemos sacado la información. Ahora vamos a definir el significado de calendario para entender mejor su significado:

Sistema de división del tiempo basado en fenómenos astronómicos. Sistema de división del tiempo por días, semanas, meses y años.

Calendario romano
Según la tradición romana, el origen mítico del antiguo sistema para dividir el tiempo se debió al primero de los reyes, Rómulo. Se utilizó en la Antigua Roma hasta el 46 a. C. con la implementación del calendario juliano Historia Originalmente, muchas culturas antiguas utilizaban el calendario lunar para contar el tiempo. Los pueblos romanos primitivos tenían diferentes calendarios lunares, cada uno con su propio número de meses, su propia duración del año y de los meses, por ejemplo, los habitantes de Alba Longa tenían un calendario de 10 meses, de 18 a 36 días cada mes; los de Labinia tenían otro de 374 días distribuido en 13 meses; los etruscos tenían meses basados en la luna llena. Características El calendario romano fue creado durante el reinado de Rómulo, fundador de Roma. Comprendía diez meses lunares, de marzo a diciembre. Entre diciembre y el comienzo del año siguiente había un período de tiempo que no correspondía a ningún mes. Posteriormente se realizó una reforma atribuida por los historiadores al rey Numa Pompilio, segundo rey de Roma. Entre diciembre y marzo se añadieron dos nuevos meses: enero y febrero. Desde mediados del siglo II a. C., el año, que hasta entonces había empezado en el mes de marzo, pasó a comenzar en enero. Así el año pasó a durar 355 días: febrero tenía 28 días, marzo, mayo, julio y octubre 31, y el resto 29. Como tras la reforma de Numa Pompilio las cosas no se arreglaron, ya que seguía el calendario lunar oficial desfasado con el curso estacional, basado en el ciclo solar, se optó por añadir cada cuatro años dos meses, uno de 22 y otro de 23 días, denominados Mercedonios o Intercalares Denominaciones Denominación de los años Para indicar los años, o fechar, los romanos utilizaban tres procedimientos distintos: • Tomaban como referencia el año de la Fundación de Roma el 753 a. C. Ponían la palabra año en ablativo seguido del numeral ordinal correspondiente, también en ablativo, y de la expresión ab urbe conditia (desde la fundación de la ciudad). Por ejemplo: Anno trecentesimo quarto ab urbe conditia, era el año 340 después de la fundación de Roma (en notación actual 340 AUC), o sea el 413 a. C. En la época republicana Ponían en ablativo los cónsules que gobernaron en el año que querían fechar. Por ejemplo: L. Domitio Ap. Claudio consulibus, significa en el consulado de L. Domicio y de Ap. Claudio, o sea, el 54 a. C. También utilizaron como referencia para indicar los años el 509 a. C., fecha de la expulsión de los reyes (Post reges exactos).

Denominación de los meses La denominación de los meses, por orden, era: (Nótese que la uve se lee como u en las palabras latinas.) • • • Martivs: en honor a Marte, padre de los fundadores de Roma, Rómulo y Remo, y al que se dedicó el primer mes del año. Aprilis: posiblemente consagrado a Venus, Apru en etrusco. Otra teoría se refiere a la llegada de la primavera, estación en que se abren (aperire) las flores. Maivs: titularidad discutida, ya que algunos afirman que estaba dedicado a la madre de Mercurio, la diosa Maya, que se encargaba del desarrollo de los vegetales, mientras otros se lo adjudican a venerar a los antepasados, los Maiores. Ivnivs: consagrado a Juno (Ivno). También existe otra posible dedicación a los descendientes, los Ivniores. Qvintilis: llamado así por ser el quinto mes (qvinqve-cinco). A la muerte de Julio César pasó a llamarse Ivlivs en su honor, por ser el mes de su nacimiento. Sextilis: mes sexto (sex-seis). Se dedicó posteriormente a Octavio Augusto y recibió el nombre de Avgvstvs. September: mes séptimo (septem-siete) October: mes octavo (octo-ocho) November: mes noveno (novem-nueve) December: mes décimo (decem-diez)

• • • • • • •

La siguiente intervención para intentar adecuar el calendario con el discurrir de las estaciones la realizó el rey Numa Pompilio, añadiendo, a continuación de la decena ya existente, dos meses nuevos: • • Ianvarivs: en honor a Jano. Febrvarivs: dedicado a Februo (más conocido por el nombre de Plutón), dios de las ceremonias de purificación que se llevaban a cabo en este mes, para expiar las culpas y faltas cometidas a lo largo del año que acababa, y para comenzar el nuevo con buenos augurios.

Denominación de los días

Pintura de la muerte de Julio Cesar. Fue asesinado en los Idus de Marzo, o sea el 15 de marzo.

Para indicar los días del mes, los romanos tomaban como referencia tres fechas únicas, de las que dos de ellas se atrasaban o adelantaban en el día que caían, según el mes de que se tratara: las calendas, las nonas y los idus. • • • Las calendas, (Kalendae, -arum). Las calendas eran el primer día de cada mes. De esta palabra deriva calendario. Las nonas, (nonae, -arum). Las nonas eran el día cinco de cada mes, excepto en marzo, mayo, julio y octubre en los cuales las nonas eran el día siete. Los idus, (idus, -uum). Los idus eran el día trece de cada mes, excepto en marzo, mayo, julio y octubre, en los que eran el día quince.

Si querían indicar una de estas tres fechas fijas, la ponían en ablativo junto con el adjetivo del mes correspondiente: Kalendis Ianuariis, en las calendas de enero (1 de enero), Nonis Octobris, en las nonas de octubre (7 de octubre). Si se trataba de indicar el día anterior o posterior de las tres fechas anteriores, se ponía el adverbio pridie o postridie seguido de la fecha y del adjetivo correspondiente del mes en acusativo. Por ejemplo: Pridie Nonas Iaunuarias, la víspera de las nonas de enero. Postridie Idibus Octobribus, el día siguiente a los idus de octubre (16 de octubre). Si se trataba de cualquier otra fecha, se contaban los días que faltaban para llegar hasta el más próximo de las tres fechas fijas y se colocaba la expresión ante diem, seguida del número del día correspondiente (expresado en numeral ordinal), del nombre de la fecha fija con la que se relacionaba, y del adjetivo del mes de esta última, todos ellos en acusativo. Para hacer la cuenta también se sumaba el día de la fecha fija. Por ejemplo: Ante diem sextum Kalendas Martias, el sexto día antes de las calendas de marzo (24 de febrero). Denominación de las horas Los romanos no dividían el día en 24 horas o en 24 partes iguales durante todo el año. Ellos repartían el tiempo de luz (el día) en doce horas. De esta manera, en verano, las horas resultaban más largas que en invierno. Para medir las horas, utilizaban relojes de sol, y más raramente de agua. Las horas se expresaban con números ordinales: hora prima, hora secunda, hora tertia, etc. La hora prima era la primera del día, la del amanecer. La hora que marcaba el final del día, la puesta de sol, era la hora duodecima. De la hora sexta, que marcaba el mediodía, procede la palabra siesta. La noche se dividía en cuatro partes denominadas vigilia: prima vigilia, seconda vigilia, etc. También tenían una duración diferente según fuera la época del año.

Esta distribución en cuatro partes y el propio nombre guardaban relación con los turnos de vigilancia de los campamentos militares.

Fragmento de un calendario romano.

Lápida romana.

Tablilla romana.

Calendario juliano
El calendario juliano es el antecesor del calendario gregoriano y se basa en el movimiento del sol para medir el tiempo. Desde su implantación en el 46 a. C., se adoptó gradualmente en los países europeos y sus colonias hasta la implantación de la reforma gregoriana, del Papa Gregorio XIII, en 1582. Sin embargo, en los países de religión ortodoxa se mantuvo hasta principios del siglo XX: en Bulgaria hasta 1917, en Rusia hasta 1918, en Rumania hasta 1919 y en Grecia hasta 1923. A pesar de que en sus países el calendario gregoriano es el oficial, hoy en día las iglesias ortodoxas (excepto la de Finlandia) siguen utilizando el calendario juliano (o modificaciones de él diferentes al calendario gregoriano) para el cálculo de la fecha de Pascua. Historia Originalmente, en muchas culturas antiguas se utilizaba el calendario lunar para contar el tiempo. Las evidencias históricas más antiguas indican que el primer calendario solar fue creado en el Antiguo Egipto, a principios del tercer milenio a.C.; surgió de la necesidad de predecir con exactitud el momento del inicio de la crecida del río Nilo, que tiene una periodicidad anual, acontecimiento fundamental en una sociedad que vivía de la agricultura. Este calendario tenía un año de 365 días, dividido en tres estaciones, meses de 30 días y decanos de diez días. Los pueblos romanos primitivos tenían diferentes calendarios lunares, cada uno con su propio número de meses, su propia duración del año y de los meses, por ejemplo, los habitantes de Alba Longa tenían un calendario de 10 meses, de 18 a 36 días cada mes; los de Labinia tenían otro de 374 días distribuido en 13 meses; los etruscos tenían meses basados en la luna llena. Ningún calendario romano contaba las semanas. Calendario romano Finalmente se acordó usar un calendario común de 304 días distribuidos en 10 meses (6 meses de 30 días y 4 de 31 días). Pero éste tenía desfases de tiempo y los pontífices paganos lo reajustaban anualmente en el último mes. Los reajustes se hacían con criterios políticos, pero no astronómicos, como determinar el día de pagar a la servidumbre, y se hacía mal uso del reajuste, para prorrogar cargo de un funcionario, adelantar o retrasar votaciones. El año empezaba a finales de marzo (martius), del dios de la guerra, Marte, que era el primer mes de primavera, cuando se decidían las campañas militares del año. Los meses iban desde martius hasta februarius en este orden: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. Martius: mes del dios Marte Aprilis: de origen desconocido Maius: mes del dios de la abundancia Iunius: mes de la diosa Juno Iulius: en honor a Julio César Augustus: en honor al emperador Octavio Augusto Septembris: mes séptimo

8. 9. 10. 11. 12.

Octobris: mes octavo Novembris: mes noveno Decembris: décimo Januarius: mes del dios Jano Februaris: mes de las purificaciones (februa)

Los reajustes no evitaron el desfase de tiempo y sucedió que el invierno fuera fechado en el otoño astronómico. Julio César terminó con el desfase ordenando una reforma en el calendario romano. Elaboración del calendario juliano Sosígenes de Alejandría tenía conocimiento de la fallida reforma de Cánope, sucedida dos siglos atrás, y colaboró con Julio César para adoptar esa vieja reforma al calendario romano e implantarla como un nuevo calendario. Esta adaptación fechaba las estaciones y sus fiestas romanas correspondientes concordando con el momento astronómico en el que sucedían. El nuevo calendario se implantó en el año 46 a. C. con el nombre de Julius y mucho después de juliano, en honor a Julio César. Únicamente en ese año, se contaron 445 días, en vez de los 365 normales, para corregir los desfases del calendario anterior, y se le llamó año de la confusión. Para ello, se agregaron dos meses, entre noviembre y diciembre, uno de 33 días y otro de 34, además del mes intercalado en febrero. Desde 44 a. C. se acordó que todos los años constaran de 365 días, y cada cuatro años se contarían 366 y se llamaran años bisiestos, porque se fechaban dos días consecutivos como 23 de febrero (último día del calendario romano en ese momento). En aquella época ese 23 de febrero se llamaba sexto calendas martii y cuando era año bisiesto, el día adicional (366), se le llamaba bis-sexto calendas, de allí el nombre de bisiesto. Ese mismo año tuvo 445 días para compensar el desfase.[1] Por lo anterior, el calendario juliano consideraba que el año trópico estaba constituido por 365,25 días, mientras que la cifra correcta es de 365,242189, es decir, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Esos más de 11 minutos contados adicionalmente a cada año habían supuesto en los 1257 años que mediaban entre 325 y 1582, un error acumulado de aproximadamente 10 días, por lo cual se instauró el calendario gregoriano. Pero en el año 44 a. C. los pontífices paganos decidieron considerar años bisiestos cada tres años ordinarios, en vez de cada cuatro. Tiempo después, se dieron cuenta del desfase provocado hasta el año 10 a. C., y se corrigió en el 8dC, por orden de César Augusto, quién ordenó excluir el día adicional de cada año bisiesto, durante 36 años (o sea, hasta el año 44dC). Desarrollo del calendario juliano El año 153 a. C. se toma como inicio del año el 1 de enero, en lugar del tradicional 1 de marzo, para poder planear las campañas del año con tiempo. Consta de 365 días divididos en 12 meses, excepto los años bisiestos que tienen 366 días, y añaden un día adicional al mes de febrero. El calendario juliano cuenta como bisiestos uno de cada cuatro años, incluso los seculares. Con este calendario se comete un error de 7,5 días cada 1.000 años.

El orden de los meses y la distribución de los días era así: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. januarius (31 días) februarius (28) (ó 29 los años bisiestos) martius (31) aprilis (30) maius (31) junius (30) julius (31) (anteriormente quintilis) augustus (31) (anteriormente sextilis) septembris (30) octobris (31) novembris (30) decembris (31)

La manera de contar los días siguió la tradición romana hasta que los visigodos introdujeron la costumbre de numerar los días, que no sería oficial hasta que la adoptó Carlomagno. No obstante, hasta bien entrada la Edad Moderna, la manera de referirse a un día concreto era aludiendo al santo que se conmemoraba. Así, por ejemplo, era muy común encontrar expresiones como "llegamos el día de san Froilán". Origen del nombre del calendario juliano El nombre de calendario juliano procede de Julio César, en honor al cual se adoptó el nombre de Julio, primero, y juliano, después, para designar el calendario establecido bajo su consulado. Origen de julio y agosto El mes de quintilis se consagró en honor a Julio César en el año 44 a. C. y se le nombró Julio, por iniciativa de Marco Antonio. El mes de sextilis se consagró a Octavio Augusto, por incitativa del Senado en el 23 a. C., y se le llamó Augusto que, en castellano, es hoy agosto. Para satisfacer la vanidad de Octavio Augusto, el mes consagrado en su honor empezó a durar 31 días en vez de los 30 habituales en esa época. Como consecuencia, se le descontó un día a febrero (que tenía 30 días habituales y después tuvo 29), y para que no hubiese tres meses seguidos con 31 días, septiembre pasó a tener 30 días, octubre 31, noviembre 30 y diciembre 31. Implantación de la semana En el año 321 dC, el emperador Constantino I el Grande implantó la semana de siete días, copiada del calendario lunar judío: domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado. Además, decretó que el domingo (dies solis) fuese día de descanso para adorar a Dios, en detrimento del sábado, tradicional no sólo entre los judíos sino también entre los gentiles. Y es que si Jesucristo había muerto el quinto día de la semana judía, había resucitado en domingo. Por otro lado, se satisfacía a otra religión muy popular a la que pertenecía el

propio Constantino: el culto a Mitra, cuya representación era el sol. La semana de siete días se hallaba también presente en el antiguo calendario egipcio. Modificaciones fracasadas en los nombres de los meses Unos emperadores romanos bastante importantes modificaron los nombres de algunos meses durante su mandato: • • • Calígula llamó germánicus al mes de septiembre. Nerón llamó claudius a mayo y germánicus a junio Domiciano también llamó germánicus a septiembre y domitianus a octubre.

Pero las modificaciones no perduraron y se restablecieron sus nombres anteriores. Incluso Carlomagno trató de dar nuevos nombres a los meses, aunque tampoco tuvo éxito. Los meses propuestos eran, desde enero a diciembre respectivamente: Wintarmanoth, Hornung, Lentzinmanoth, Ostarmanoth, Winemanoth, Brachmanoth, Heuvimanoth, Aranmanoth, Witumanoth, Windumemanoth, Herbistmanoth y Heilagmanoth.

Tabla en rúnico con las fechas de las Pascuas de los años 1140 al 1671, usando el calendario juliano.

Calendario maya La base de este calendario según algunos está en culturas más antiguas como la olmeca, para otros el origen es propio de la Civilización maya. El calendario maya consiste de dos diferentes cuentas de tiempo que transcurren simultáneamente: el Sagrado,Tzolkin o Bucxok de 260 días, el Civil, Haab de 365 días y la Cuenta Larga. El calendario maya es cíclico, porque se repite cada 52 años mayas. En la cuenta larga, el tiempo de cómputo comienza el 0.0.0.0.0 4 ahau 8 cumkú 13 de agosto del 3114 a.c., y según las supuestas profecías mayas y particularmente la séptima indica que la fecha 13.0.0.0.0 4 ahau 3 kankin, es decir, el 21 de diciembre de 2012 d.C dará lugar a un ciclo nuevo. Descripción. Un calendario de 260 días tzolkin, que tiene 20 días (kines) combinados con trece numerales (guarismos). El Tzolkín se combinaba con el calendario Haab de 365 días (kines) de 18 meses (uinales) de 20 días (kines) cada uno y cinco días adicionales Uayeb, para formar un ciclo sincronizado que duraba 52 tunes o Haabs, 18,980 kines (días).

Algunas inscripciones mayas de la cuenta larga están suplementadas por lo que se llama Serie Lunar, otra forma del calendario que provee información de la fase lunar. Otra forma de medir los tiempos era medir ciclos solares como equinoccios y solsticios, ciclos venusianos que dan seguimiento a las apariciones y conjunciones de Venus al inicio de la mañana y la noche. Muchos eventos en este ciclo eran considerados adversos y malignos, y ocasionalmente se coordinaban las guerras para que coincidieran con fases de este ciclo. El Tzolkin El tzolkin ("la cuenta de los días"), de 260 días es único en el mundo. Si bien se ha sugerido que esta relacionado con la duración de la gestación humana otros lo relacionan con Venus, y era usado para celebrar ceremonias religiosas, pronosticar la llegada y duración del período de lluvias, además de períodos de cacería y pesca, y también para pronosticar el destino de las personas. Cuenta el tiempo en ciclos de trece meses de veinte días cada uno. Llamaban a sus días y meses con los nombres de varias deidades. Ordenados sucesivamente, los nombres de los días solares y los meses en maya yucateco son:

Número 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Días solares (kin) Imix Ik Ak’bal K’an Chikchan Kimi Manik Lamat Muluk Ok Chuen Eb Ben Ix Men Kib Kaban Etz’nab Kawak

meses (Uinal) Pop Uo Zip Zotz Tzecos Xul Yax Kin Mol Chen Yax Zac Ceh Mac Kan/Kin Moan Pax Kayan Cumkú Uayeb

Nombres de los días y sus grifos asociados N ombr e del dia 2 Imix ' Ik' Ak'b 'al Nombre Ejempl Nombre Maya o Yucatec Clásico de o 4 reconstruid glifo 3 o5 Imix Nombre Nombr Ejempl Nombre Maya e o Yucatec Clásico del dia de o 4 reconstruid 2 glifo 3 o5 Chuen (desconocid o) (desconocid o) (desconocid o)

N
o. 1

N

o. 1

01

Imix (¿?) / 11 Chuwen Ha' (¿?) Ik' 12 Eb'

02

Ik

Eb

03

Akbal

Ak'b'al (¿?) 13 B'en

Ben

04

K'an Chikc han Kimi Mani k' Lama t Mulu k Ok

Kan

K'an (¿?)

14 Ix

Ix

Hix (¿?) (desconocid o) (desconocid o) Chab' (¿?) (desconocid o) (desconocid o) Ajaw

05

Chiccha (desconocid 15 Men n o) Cimi Cham (¿?) Manich' (¿?) Ek' (¿?) 16 K'ib'

Men

06

Cib

07

Manik

17 Kab'an Etz'na b'

Caban

08

Lamat

18

Etznab

09

Muluc

(desconocid 19 Kawak o) (desconocid 2 o) 0 Ajaw

Cauac

10

Oc

Ahau

El Haab El Haab mide el año solar dividiéndolo en 18 meses de 20 días cada uno, pero los últimos 5 días del año, llamados "Uayeb", no tienen nombre, se consideraban nefastos, vacacionales y excluidos de los registros cronológicos, aunque eran fechados. El primer día de cada mes se representaba con el signo cero, debido a que era el momento inicial en que comenzaba a regir ese mes. El haab, marcaba los ritmos comunitarios y muchas veces señalaba las ceremonias en las que particpaban los diferentes especialistas.

El Uayeb no es considerado un mes como tal pero así es nombrado al ciclo de tiempo considerado nefasto, vacacional y excluido de los registros cronológicos, aunque era fechado. La cuenta larga o serie inicial

Para los mayas era vital fijar con precisión absoluta los hechos en el tiempo y su localización en un ciclo que se repetía cada 52 tunes no era suficiente; en consecuencia, era necesario concederle una designación única dentro de una concepción cíclica. El Katun era usado para registrar hechos históricos importantes y para profetizar el futuro distante. Cada Ulinal (mes) tiene 20 kines, un tun 18 uinales (meses), 360 kines y para aproximarse a los 365 días que tiene un año, ajustaban 5 días Uayeb. Después de esta excepción, se regresaba al sistema vigésimal, utilizando nuevamente el factor 20, entonces un Katun tenía 7200 días, veinte tunes. El siguiente paso era un Baktun formado de veinte katunes para un total de 144,000 Kines. de 400 tunes. Los términos de mayor duración siguientes que muy raras veces eran utilizados por los mayas eran Piktún, Kalabtún, Kinchinltún, y Alautún, entonces veinte Baktunes formarían un Piktún de aproximadamente 7,890 años. Y veinte Piktunes generan un Kalabtun de 57,600,000 Kines, aproximadamente 157,810 años. Una forma sencilla de interpretar la notación de los años mayas, la podemos realizar con números arábigos separados por puntos, con el siguiente ejemplo: 5.10.4.3.9 Esta notación indica que han transcurrido 5 baktunes, 10 katunes, 4 tunes, 3 uinales y 9 kines, desde el incio de nuestra era. Actualmente estamos viviendo en el baktún 12 y katún 19. La rueda calendárica Los mayas fusionaron el Haab o calendario solar, con el Tzolkin o calendario sagrado, en un ciclo superior llamado "Rueda Calendárica", la conformación de esta rueda que se compone de tres círculos da por resultado cíclos de 18,980 días, uno de los 260 días del Tzolkin coincide con otro de los 365 días del Haab. Cada 52 vueltas del Haab se celebraba la ceremonia del fuego nuevo, analógicamente era un "siglo maya". Algunas fechas importantes de los mayas En el período proclásico: 10.9.0.0.0 | (2 Ahau 13 Mac), equivale al 15 de agosto de 1007, es fundada Uxmal por Ah Suytok Tutul Xiu. 10.10.0.0.0 | (13 Ahau 13 Mol), equivale al 2 de mayo de 1027, comienza la Liga de Mayapán. 10.18.10.0.0 | (9 Ahau 13 Uo), equivale al 22 de noviembre de 1194. el complot de Huna Ceel, los Cocomes arrojan a los Itzáes de Chicén Itzá termina la Liga de Mayapán. 10.19.0.0.0 | (8 Ahau 8 Cumhú), equivale al 30 de septriembre de 1204 comienza la hegemonía de Mayapán ayudados por los Ah canul. 11.12.0.0.0 | (8 Ahau 3 Mol), equivale al 6 de enero de 1461, es destruida la ciudad de Mayapán por los Tutul xiués, se abandonan también todas las grandes ciudades. 11.17.0.0.0 | (11 Ahau 8 Pop), equivale al 1 de agosto de,1559 Francisco de Montejo, su hijo y sobrino han conquistado la península de yucatán y han fundado Mérida y Valladolid.

EL CALENDARIO CHINO

Origen Su origen se asocia con el Emperador Amarillo (Huang Ti,Huang Di), alrededor del año 2637 a. C., cuando introdujo 5 ciclos de doce años regidos por animales distintos: Rata, Búfalo, Tigre, Liebre, Dragón, Serpiente, Caballo, Oveja, Mono, Gallo, Perro y Cerdo.

Emperador Huang Ti,Huang Di Las casas lunares o shǔ son cada una de las 28 constelaciones del zodiaco lunar. Dependiendo del día y hora de nacimiento de la persona, la luna estará en alguno de las casas lunares, que, según la astrología china, determina a cada persona.

Algunos atribuyen el origen del calendario chino tradicional a la civilización Xia, que ocupaba la región durante el siglo XXII a. C., mientras que otros lo atribuyen directamente al mítico Huangdi, unificador y primer emperador de la China, que vivió en el siglo III a. C.. Los historiadores sitúan sus orígenes hacia la mitad de la dinastía Shang (1300 a. C.), cuando se tiene primera constancia documental de la utilización de las cuentas de los ciclos de los días.

El problema para los sabios astrónomos chinos fue el mismo que para el resto de los pueblos antiguos: intentar combinar los movimientos de la luna y del sol, ciclos siempre difíciles de congeniar. El calendario chino tradicional era lunar, pero ello causaba graves problemas a los agricultores porque no había forma de fijar las estaciones en él.

Como para el resto de culturas, la búsqueda de un calendario que reflejara correctamente las estaciones era fundamental para la agricultura, por lo cual los pueblos buscaron maneras de observar el movimiento de los astros (Tomando a la tierra como referente) y reflejarlo en un sistema cronológico de días completos.

Pasó el tiempo y hacia el año 104 a. C., por medio de sistemas de observación y de medición de las sombras proyectadas por un palo vertical (gnomon), los antiguos astrónomos chinos llegaron a estimar la duración del año en 365,2502 días, una aproximación excelente para la época. Ya sobre el año 480 de nuestra Era, el gran sabio Ju Chongzchi lo estableció en 365,2428 días, con un exceso de tan sólo 52 segundos sobre el valor vigente (365,2422).

Gnomo Principios del calendario chino : El calendario chino es lunisolar. El año chino ordinario consta de 12 lunaciones (doce meses lunares) lo que supone entre 353 y 355 días. Cada cierto tiempo (más o menos, cada tres años) se intercala un año embolismal (un año con 13 meses lunares) de entre 383 y 385 días.

Como conocían con gran exactitud la duración de los ciclos lunares y solares, llegaron a la misma conclusión matemática, descubriendo el ciclo de 19 años (ciclo metónico) y considerando años embolismales los años 3º, 6º, 9º, 11º, 17º y 19º del ciclo, pues la norma básica es que el solsticio de invierno debe suceder siempre en el 11º mes del año. Los chinos medían el año por el retorno del solsticio de invierno, y para ello se valían del gnomon, con el que calibraban la longitud de las sombras a mediodía. Se considera un ciclo de 60 años, dividido en otro menor de 12 años. También hay un ciclo mensual meteorológico, con 24 puntos señalados. Desde la introducción del budismo en china cada año, además de su número, tiene el nombre de un signo del zodiaco, alternativamente. Los signos del zodiaco chino son: Shu (Rata), Niu (Búfalo), Hu (Tigre), Tu (Conejo), Long (Dragón), She (Serpiente), Ma (Caballo), Yang (Cabra), Hou (Mono), Ji (Gallo), Gou (Perro) y Zhu (Cerdo). El año comienza cuando el sol entra en Piscis, con la primera luna nueva.

Cada mes el sol entra en una constelación del zodiaco diferente. Si en un mes el sol no entra en una constelación, ese acaba siendo el mes a intercalar. Se llama con el nombre del mes anterior antecedido del prefijo "shun-". Los meses se agrupan en tres grupos: meng (primero), Zhong (medio) y Ji (último); y en cuatro estaciones, Chun (primavera), Xia (verano), Qiu (otoño) y Dong (invierno). El nombre de los meses se forma combinado sendos conceptos, por ejemplo "ki-tsin" es el último mes del otoño. Los meses también se pueden denominar como los años. Los meses chinos están compuestos por tres semanas de 10 días cada una. El grupo de los primeros 10 días del mes recibe el nombre de tschu. Los días del mes se cuentan por sus ordinales. El día comienza a media noche y se divide en 12 schis. Cada schi consta de dos horas, la primera hora se llama schi-kjao y la segunda

schi-tssching. Cada schi se divide en ocho ke (cuartos de hora), el ke tiene 15 fen, por lo que un fen equivale a un minuto. Una hora se llama tschuco, un jike es un cuarto de hora. Ajustes Para ajustar el ciclo lunar de 354 días al ciclo solar de 365 se debe intercalar un mes cada 2 ó 3 años, a diferencia del calendario gregoriano solar que añade un día cada cuatro años.

Conclusión: Este trabajo nos ha permitido conocer los orígenes de algunos de los calendarios mundiales de diferentes culturas y gracias a su historia nos ha dado la posibilidad de comprender y entender su funcionamiento, ajuste y su simbolización. Alguno que otro calendario, la información ha estado difícil de hallar, incluso en algunos calendarios la información al principio era confusa y difícil de entender, ya que era la primera vez que nos encontrábamos delante de un calendario muy distinto al que nosotros estamos acostumbrados normalmente. Aun así hemos podido completar la información para finalizar el trabajo y a de mas conocer diferentes tipos de calendarios

Bibliografía: -Nueva enciclopedia Universal 2008 -wikipedia.com -google.es - Libro de Latín( Calendario Romano)

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful