Universidad Nacional de San Juan Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes Departamento de Lengua y Literatura Castellana Cátedra: Literatura Argentina

I

Vicente Rossi en “De la pulpería al olimpo”

Alumna: Cardin, Gisela Vanina DNI: 29.249.869

las compara con la construcción del “gaucho-músico” construido. nos expresa su “franca disidencia” de convertir la versada en poema. escenario y auditorio en tiempos de Fierro. Hermano de José. el autor marca la construcción de la identidad literaria y social de estos “hombres sabios” a partir del “poema épico”. Aquí termina de enfatizar el “cantar” y desestima la idea de los académicos de considerar esta parte como una payada entre cantores. y. es decir. Vicente Rossi expresa la validez de lo popular y considera que el vocablo “canto” define género. en esta estrofa. los nativos que postulan la influencia dantesca y shakesperiana de Hernández. la construcción laudatoria que hacen estos hombres. Aquí el autor sostiene el principal equívoco en el que se basan los académicos. los íberos que sostienen la influencia de Cervantes sobre aquel. Cantar es. contar. El autor nombra a dos grupos de “hombres sabios”. Esta frase nos remite al inicio de un cuento.Vicente Rossi sostiene que las instituciones canónicas literarias. quien explica que a José Hernández no le gustaba la música. Para reforzar esta idea. Por un lado. En la tercera parte. La segunda parte se titula “Cantos. Sin embargo. lo será” “De la pulpería al olimpo” es una crítica que consta de cuatro partes. contrapone las palabras de Rafael Hernández. con citas de autoridad. Vicente comienza esta parte con la frase “hubo una ves”. El soberano chasco del panejirismo”. cantar. . entonces. la lectura que hacen los extranjeros de esta identidad y el desencanto de enterarnos como pueblo. En la primera parte titulada “¡Somos tremendos!”. por ejemplo. “contar” y no una expresión musical para el autor. pero si a los iluminantes se les antoja. el otro cantor que acompaña al protagonista. en especial. En este momento del texto. a su vez. Y marca. El autor mantiene la idea de que “Martín Fierro” es una versada. Y por otro lado. el autor nos propone una mirada crítica sobre la construcción hecha por los “iluminantes” de la época y. de esta construcción. la academia y la biblioteca nacional de Buenos Aires transformaron al “Martín Fierro” en un poema épico nacional: “Fierro no es un poema ni cosa que lo parezca. “Se burla la buena fe del pueblo”. Los hombres doctos consideran que el “Martín Fierro” pertenece al género lírico porque Hernández separa el libro en cantos. En la siguiente estrofa: “Que cante todo viviente Otorga el Eterno Padre Cante todo el que le cuadre Como lo hacemos los dos” El autor marca que Hernández se considera. en “El payador” de Leopoldo Lugones. No existe otro cantor en la narración. Rossi define al concepto “canto” en la acepción vulgar de la época de Hernández: “recitar” o “relatar”.

analizar e interpretar el “Martín Fierro” y desde ahí. hay una ideología. detrás de esta canonización. . De esta forma. Vicente Rossi expresa el lugar físico de canonización del “Martín Fierro”: el teatro Odeón de Buenos Aires.En la cuarta y última parte titulada “De la pulpería al olimpo pasando por el Odeón”. el espacio donde en 1913. es decir. según Rossi. Leopoldo Lugones da una serie de conferencias para construir este mito nacional y avalarlo desde lo académico. una imposición sobre la forma “correcta” de leer. el autor cierra el texto marcando la necesidad de visualizar que. también imponer una forma de “ser nacional”.

Vicente. José. “De la pulpería al olimpo” en Isaacson. Buenos Aires. 1972. Testimonios”. Ediciones Culturales Argentinas. “Martín Fierro. . Centenario.Bibliografía: Rossi.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful