NO PUEDO ELEGIR No puedo elegir entre el Mar y la Tierra. Vivo feliz en la linea que las une.

En esta cinta negra que mueve el viento. En este largo cabello de un gigante desorientado. Del Mar me gusta sobre todo su corazón de niño grande. A veces rabioso, a veces capaz de dibujar paisajes imposibles. De la Tierra, sus manos. No puedo elegir entre el Mar y la Tierra. Sé que mi lugar es un hilo fino, pero en el Mar me perdería y en la Tierra me ahogo. No puedo elegir. Me quedo aquí. Entre olas verdes y montañas azules

Kirmen Uribe

EZ EMAN HAUTATZEKO Ez eman hautatzeko Itsasoa eta Lehorraren artean. Gustura bizi naiz itsaslabarrean, Haizeak mugitzen duen zinta beltz honetan, Gizandi erratu bati eroritako ile luze honetan. Itsasoarena maite dut batez ere bihotza. Inozoa, haur handi batena bezain. Orain temoso, orain ezinezko paisaiak marrazten. Lehorrarena berriz esku handi horiek ditut gogokoen. Ez eman hautatzeko Itsasoa eta Lehorraren artean. Badakit hari fin bat dela nire bizilekua, baina Itsasoarekin bakarrik galduko nintzateke, Lehorrarekin ito. Ez eman hautatzeko. Hemen geratuko naiz. Olatu berde eta mendi urdinen artean.

Pepi zujilafiñ Pepi zulijafiñ Bafkeh egu mapu Kiñeñma logkomen mew ayiwkvlen Hegvmkvley kvrvf mew tvfa ci kurv fvw. Bafkeh ayiñ mafiñ ñi fvxa piwke Kiñeke mew ijkulekey kiñe mew niyekey azentun Rafal no ci lelfvn mapu ñi kuwv. Pepi zujilafiñ Mapu egu bafkeh Kim niyen tañi pici rume fuw reke tañi mvlen Welo bafkeh mew ñampelayafun mvten Mapu mew aftukuafun tañi heyeh Pepi zujilafiñ. Faw mvlean Pu karv rew ka kajfv wigkvy mew.

NUESTRAS RAICES (1996) Para Rafa y Joxe Mari

Hablan con cierta envidia de nuestras gentes, nuestras palabras, nuestras raíces, Usando el término folklore, riendo e intentando Ocultar su desprecio hacia nosotros. Nuestras raíces, las arrancan a la fuerza De la tierra, para expandir sus rutas y gaseoductos con carterpillers gigantes y amarillos, Nuestras voces, las aprisionan bajo llave, en voluminosos diccionarios Las ahogan, las olvidan, las dejan oxidarse Para que no nos salten en los labios, A nuestras gentes, después de haberlas educado Hasta el odio de sus propios hijos, Las entierran al fondo de fríos cementerios Murmurando un rápido « Descanse en paz ». Han hecho de nosotros sombras Sin raíces, sin palabras, sin gente. Itxaro Borda

GURE ERROEZ (1996) Josemari eta Rafarentzat Gure erroez, gure eleez, gure jendeez sasi-bekaizki mintzatzen dira folklore solasa irriz erabiliz, gureganako apaleste ageria gordetzen saiatuz. Gure erroak lurretik bortxaz bereizten dituzte, bideak eta hodiak zilatzean haranen sardeskatzeko balio duten katerpillar horail erraldoiek, gure eleak hiztegi marduletan giltzarrapoz hersten dizkigute, itotzen, ahanzten, herdoiltzera uzten ezpainetara jauki ez dakizkigun, gure jendeak beren haurrak ez onartzerainoko ahalgeaz hazi ondoan repose en paix lasterra marmarikatuz hilerri hotzetan ehortzirik dauzkate. Eta errorik, eta elerik, eta jenderik gabeko itzalkiak bilakatu gaituzte.

Fixuntun fotvm

Iñche mvlen Vasco wiriñenmapu mvlen kiñe pichi xokiñ ayiuniechi zugunu mew fey mu weñankvlen pichi wentru nielu iñche. kom rewentru mvlekey nomawun mogen mew molelu ka famgechi ñom kvlekefuygvn hamuntupuketufuygvn ñi ruka mew, takulekeygvn kiñetakvgun mew makun reke, gitatukeiñ mew taiñ vy tayíñ kvgv ñi wirintukuwun mew mvlefuy ñi walpay alegvn taiñ gunezuam nigeal inchiñ. Une amukefvygvn cew taíñ mvlekefel kisuke taiñ mvlepeyem kisuke inchiñ, elkefvgvn ñi arma, nulakefuygvn koron fey mew amukefuy nvtramkawvn. Pukem mew, unentulekefuy kvzen, ka ta ñi ñuke elukefeyew kolv eñumko wurwurkvlelu, failan zugvgen mew, ulkefuy kiñeke kochilo. Ewvn, arekvyen mew mañelkefujiñ ñiezual ipeje anvmkan mew mvlelu, ñochikechi amuley mvmche antv mew welu vjufkakefuy feyentun tukuluwun mew rvgelu. Iñche ayikefuiñ peyafiel pu weñe fvn anvmka pelu. Amuke fuyiñ failan zugu mew mvlenu chipichi xokin une pegelen ñi weñankvn. chem nvmutun tukukan wazkvn afvlelu. Re wezakeayekawe yafvltukuki gojikawal, welu fey rvme turpurvmekvmelafuy amkkvmkefuy mejfuwvn. Xengiñ, goymalayafiñ fey chi fey chi pvrvm mvlekefulu amvn puh puken mew. Purakefuyiñ chilkatuwemew pelontulekefuyiñ zugulekefuy taiñ kvme amuleal kvzetuwe mew pu wezakezugugekefulwu. Ta ñi chaw pei, ejkalelu kvñe xonkon kachu mew, newe mvfv posillo kvme nemuh gechi zeuman mew jikay palxiafilu rume azvnmew. Kagentukefuyiñ pu wezake zugugelu ka fagiechi pu juftulelu wezake zugu kom kimiekefuygvn yamwunkechi , elkefuygvn puh nvwe mew mvlepujetulelu fenxen ruka mew . Kiñeke liwen gvnezuamfiñ mvxvlwe mew wixapvralechi zevman mew . Weche ejawechemogen mew, ayiungechi Blas de Otero ka César Vallejo azvnkan zugu mew azgen chilkawinrintukun mew Karl Marx. Pegelen ejkalechi chijka wirintukun pu azkalelu mew fey egun eñumalkefuygvn ipeye liwen mew. Chumgechi manelkelafuygvn feychi pu wenxu mew rume ankvlelu ka mvlefemkefuy rume kume nvxam . Welu ka mulerputuy welu amuleturlay nvte . Ayivnagluegvn amuh zugu mew fvtake zugulugvn mew regle mogen amun xipantu mew, kiñeke pu jikafe fey pi gvn iñchiñ zewmayafiyiñ kom mogen, fey chi zugu mew mvten newentuygvn ka kishu egvn ayigvn welu lafiel azafielegvn. Fey pigvn nojamwunkechi pu azkalelu. Welu tvfa egvn xepel wigvn weza jazkunkechi. Gvruftukugen weza ramtukagen.Mojiloegvn, ganfilpienewegvn fey ka ayekaweygvn. Fey chi zugu mu mvten xekan ka famiegi kagentulen ta ñi ejankayatew egv ka tañi uzeatevgvn

Tvafa chi chilka wirintukuwe pu wentru wefwefgelu. Francisco Javier Irazoki

HIJOS AHUMADOS Soy de esos vascos a los que, en su infancia, el cuartel de la Guardia Civil no les infundía miedo sino pena. Estaba lleno de hombres adustos y domésticos que llegaban a pie a los caseríos y, envueltos en sus capas, nos pedían una firma que probaba el cumplimiento de la ronda de vigilancia. Se adentraban confiados en nuestras viviendas, depositaban los pistolones, desceñían correas e iniciábamos la charla. En invierno, delante de la lumbre, mi madre les ofrecía café humeante y, si era fiesta, algún dulce. En verano, los invitábamos a arrancar los frutos de los árboles. Avanzaban lentamente bajo un sol que castigaba la sumisión al uniforme grueso. A mí me gustaba imaginarlos ladrones de cerezas. Asistíamos a la fiesta anual del cuartel y estrené mi tristeza en el patio de lajas sombrías. Qué olor a coliflores hervidas en lejía. Sólo la música mala anima a emborracharse, pero aquella era de tan pésimo gusto que paralizaba los labios sedientos. Crecimos, y no olvidaré la oscuridad veloz de los inviernos. Subíamos del colegio guiados por el lenguaje de las linternas de los contrabandistas. Mi padre halló, escondidos en un almiar de helecho, varios frascos de perfume francés y ni se atrevió a tocarlos por miedo al lujo excesivo. Sospechábamos que los matuteros y guardias compartían, por turnos caballerosamente respetados, el uso nocturno de una borda cercana al caserío. Algunas mañanas examiné el camastro de heno e intenté separar las huellas fragantes del contrabandista de café y los rastros severos del perseguidor. En la adolescencia, los poemas de Blas de Otero y César Vallejo me condujeron a los textos de Karl Marx. Mostré aquellos libros secretos a los guardias que calentaban el desayuno en la cocina de mi casa. Cómo desconfiar de unos hombres cuyo deje andaluz o sequedad extremeña añadía acentos tan gratos al diálogo. Después el ambiente se enturbió. En el entusiasmo de la transición política de los años setenta, unos cobardes dijeron que íbamos a transformar el mundo, y para ello únicamente hicieron el esfuerzo íntimo de cambiar la orientación de sus zarpas. Señalaron con inquina a los guardias. Éstos reaccionaron con zafiedad. Fui retenido en un control ordinario. Borrachos, me amenazaron y se rieron de mí. Desde entonces, caminé con el presentimiento de ser odiado por los árboles anochecidos. Francisco Javier Irazoki (Del libro Los hombres intermitentes. Hiperión, 2006)

VOZ ANCIANA

No te alejes de la tierra, seguridad tienes en su entraña. No voltees a los ruidos extranjeros, señal abrupta de fronteras. Lo que existe tus ojos van tallando: el orden perenne de sus bestias y tragedias. Como cualquier animal caza su comida, eres el hombre que aún juega en estos bosques.

Wenuan Escalona

AHOTS AINTZINA Ez zaitez lurrarengandik urrundu, bere baitan ziurtasuna daukazu. Ez zaitez estraineko zaratei bueltatu, mugen seinale garratza. Zure begiek den guztia moldatzen doazte: bere pizti eta tragedien ordena amaiezina, Edozein animalia bere elikadura bilatzen duen gisa, baso hauetan oraindik jokatzen duen gizona zara.

En paz Te pido paciencia por esta poca comprensión de los días Por esta absoluta falta de distancia con los acontecimientosacaecidos (Nada extraordinario en mi caso, en todo caso) Doy fe que quise transitar por la casa a oscuras sin enamorarme Pero quien puede tomar en serio a un grupo de palabras apatotadas Tratando de hacerse oír a gritos o en sordina Por cómo han sucedido las cosas te pido perdón Te juro que intenté dejar de correr al abrazo de todo Pero mis brazos se hacían dos remos en el agua o dos ramas en el viento Y mi cara se llenaba de estrellas junto al cielo de tu cara Todo mi corazón poblado de molinos de viento Todo bien lleno de cien o mil ojos tuyos observando el amor en los míos Dejo mis naves a la deriva y me marcho sin mirar por última vez el puerto Mis naves: metáfora acuática de la derrota El puerto: una noche de amor bajo la lluvia tropical Tropos, casi angustia, felicidad casi La forma en que deformamos las palabras Tratando de cincelar lo que el viento borra Dos hojas, dos labios que formaron una ola Casi la espuma Ricardo Herrera Alarcón.

MUJERES Me preguntan ¿Quién eres? Digo: soy la que soy La que nunca buscó Y siempre tuvo. Soy ella La de los labios partidos De sal, de sol La de los sollozos ocultos La de la risa fácil La que parió a sus wawas La que no tuvo hijos Porque no pudo Porque no quiso Soy la que abortó Con culpas Atávicas Soy yo y soy todas Las que luchan En la trinchera que se encuentren Ah, pero también soy La que se bañaba en un canal De la región de Atacama La que recolectaba los higos En el valle del Elqui. La que salió a rallar murallas Por todas partes La que se organizó Tratando de cambiar Lo que no creyó justo. La que amó y se dio entera Hasta que entendió Que tenía que amarse ella Y desde ahí Intima, política Salió de nuevo Con la risa fácil El sollozo afuera El abrazo dispuesto. Preguntas, ¿quién eres? Bueno, soy yo, y soy todas. Teo Olivares

Champurria crucificada No sé si es invierno o es verano Aunque el cielo por las tardes se tiña de morado Y una copa de vino se derrame desde el sol Impregnando de sangre la Tierra de Ciudad Sur Frontera inhóspita donde tu cabello liso largo Negros ojos y piel de greda Mezclada con sangre blanca y arena Es trago amargo Y hacen de ti una estrella manchada Que cruzara Wallmapu con la cruz champurria Crucificada, Champurria crucificada Dime por qué cierras los ojos Y coses con plástica música yanki tus oídos Para silenciar los latidos del kultrung? Dime, por qué Champurria Crucificada Olvidas y escondes tu pasado Del vientre premiado por espermio Hijo del opresor, acaso no te sientes culpable de haber manchado Con tu nacimiento la noble sangre ancestral Y cierras tus ojos ante los titulares del diario austral? Dime, por qué Champurria Crucificada Celebras con tiquitiquití cada cumpleaños de la patria La misma que tiene a tus raíces ahogadas De eucaliptos, raundoup y pino pino pino Que no sabes ya qué es un canelo? Dime Champurria crucificada Qué se siente guardar las palabras del silencio Y encender el quitralpillan por las mañanas Quemando tu kimun Porque no es moda que se paga con 100 pesos Es ser lo que tu abuela fue Y tu abuelo no compró Porque de ellos lo que nació Fue eclipse de Kuyen Y que a esta ñuke mapu te ofreció.

Sico DelicA