l.

INTRODUCCIÓN A LA ESTÉTICA
Eltérmino tstüica
La palabra tstbi'a (del griego oto&r¡tuti'¡), fue acuñada por A.O.
Baumgarten, filósofo de la escuela de Christian Wolff, y maestro
-a travts de sus escrit os- de varias generaciones de estudiantes
1

Incluso el mismo Kant ut iliz.arfa en sus clases la Mttaphysica de Baum·
garten romo tex10 base de comentario filosófico. El término estbicfl
aparece ya en ta tesis doctoral de Baumgarten, publicada en 1735 bajo
el titulo de Mt ditationts de nonnullis ad Pot ma ptnintntibui2. Años
mh tarde (1750-1758) publicó su Aesthttica', en dos volúme·.
nes, que puso en circulación el 1érmino estltica y en que dio también a
conocer los nuevos presupuestos de esta disciplina'. La obra, escrita en
l . i'lonndo< O. ª"""'""•" (1714-1162) B<<lla, fue prO/ooor de filooolia en full<fotl
d<lOder(>JemaniaOri<nttl).iniclcl'"s<S!l>d;oil ""H"llobojolodi....,;,s,,deOiristianWoUf,qoin


1>0l>r<lui>nen<Ofl>e1•iramplia ... p10ÓÓ<lenlosdrculosfilosdí...,.akJMMS.$uAu<litN<•1>0lu.
• • • •
....

2.
i.poai.,...,.,i1at,M..i.ic!l9".
l.Eal'X>l.<ni'ltmaflia,Mputlli<iO,cn""oolo-...... ec!ióOio ·lototlpicode<S11pri ... ro
edi<óóoo(Hiw..heiml961).
4. """'l""l•rel'luloMsaléri<udeJ.8,Vk:ohaopuad<>bucan1edeoopua"bidasenlobistoria
delo ..
nln1"1>0d<los<los!uYÍe1aoonooimient<>d<SUlrtsp«li-tt1bajoa.En&poilo,cl1tnninoudtia>l\le
utilizaóoporprimerove•portlob11e Marchena. ·Muche,..troelpri.,.roq11C:pronunrioba ••
eastoll1t>0lapalabtaEl1lriu,oll>i•oparai•juriul1,á,<0m010doaloovnl!eri...,.re .. pdoa,en
falsamentedUien ... i'.Shakop.,.rcl<ll•n1akxU••l4tJ.,,.¿,,.l"'INJ>lkt-l>o.U;o8yronniaunM
di.,..l>Ombmle;deGoetl>< no«>nno<onoquie"'"""°""'"'"'quttl Wmh<t>(M. Meno!ndny

21
Introducción a la
un latln de estilo euclidiano, denso y dificil, con1emplaba un ambicioso
programa temático: heuristica, metodología y semiótica; sin embargo,
sólo llegó a desarrollar la primera parte. Su mérito, dice Plaz.aola, «es
haber intentado sistemati:z.ar la estética como ciencia especial, definien·
do su objeto propio e integrándola en Ja filosofía de la época. Baumgar-
ten logró parcialmente su intento al hacer de la estética una esfera
teorética anterior idealmente a la lógica. En este sentido, tuvo el gran •
acierto de concebir la poesfa no como algo que sigue a la lógica, como
un adorno añadido al discurso intelectual, sino como a!go que Je pre-
• cede»5.
11( Baumgarten es importante para la estética no sólo por haber
do el nombre con el que, a partir de entonces, se conocerla a esta
disciplina, sino también por haber intentado enmarcar lo bello dentro
· de los horizontes de lo sensible. Leibniz, en su Discours de métaphysiqut ,
escrito en 1685, habla hablado de un «no sé qué» que caracteri:z.a el
conociiniento confuso cuando éste se aplica a un poema o a una pintura,
esto es, a la.obra de arte, que podemos conocer clara aunqué no distin-
tamente6, según !a ya conocida clasificación cartesiana. Conocer de ·
manera clara, pero confusa, es «reconocer una cosa eñtre otras, aunque
sin poder decir en qué consisten las diferencias y las propiedades». Si un
poema o una pintura, continúa Leibniz, están bien o mal hechos sólo lo
podemos decir porque en ellos encontramos un «no sé qué» que nos
agrada o nos desagrada. En Leibniz, hace notar F. Mirabent, ese «no sé
..
.,1t1Q. era""1 ""<ii/adclas o<r1"dis.:iplinasfilorM.ea<;da.deel s.x"'ues autónoma.sinqueeslo
qui<r1 deOrqueseh.a .. po. mlo dcla filosofia.EotaprccW<ncioque f!.aump <t<nconoode • l•cstética
conr<lación alalóP<:a. 1Pl1CO:tácon<ien1frccueociaenlosestewpos<eriorcs. Pan H<s<l.k>
ut4:>"co -ampo de la reflnión tstéti.-, aunque sigue a la """''a/tui, preo:de sin emb>•c<> a lo
"lifi<no y a lofil"'6f""· Para !UJ. Collinf"")Od. lo an!stico. en tanto qn octi..,.1d expresi•• de la

• .. 1tticacomoladiocipl;namis idón.,para .. rvirde•intro<lu<ciónypónico> a la
6. El siguienlet .. todeL.tibni>tsmoyf<•<laoko?desupos;ci6naobf<•loclaroylodi1tin10>y
r.ambótnsobreol•nooéqut• delo anlstic<>:•Estor1o <01njtioV<lob>aln..velclo"'· otdara nrrsos•el
confu>a V<I disrúo<l4;e1 diuincu .,..1 in•&aequata. •ti od•tq"'114; item •el symbohea velúor.,;n...,; «
quó6emsisimul odaequa10, etintui1i••Jit.prrfocti1>irna eot ... C/a,.•r¡<>co¡;nitio.,1.otrmhabeoullde
rem rcprae .. nr.ar.am o¡nosoc•c possim. <1que nrtoum est -.1 confos1. -.1 diSlinota. Con/,,.,,, otrm
• ... l ta cok>f<s,
od01 ... sapore1 ali.aquepecoliaria .. nouumobie<t1utt1t1.arequidomaposam\Uet a seinvi .. m
discemimuo ... d•impl;Q,.n<uumte'1i"'°"ionon-.ronoti•enun1iabihbus:id<onoc0>oo:r .. plieare
p<>uwnu>.quidsi1rubnim.nec alii>de<lu at<'t• lio pouumos.ni>ioosinrempru .. ntcmdu«rwlo. u1
idemvidcan1 ... SirnHitervidemuspiao,u aliosqueonlf.a;probeco¡noso::re.quiducte.quidvi1iooe
fac1umoit,adiudi<iisui ra1ionomrodderesaepencnposu. •lquae rentidkere, .. inf<quaedisplicet
(G. W. Leibni>:. Mtd;,,.i;,,,,., dt cot niricnt. tl Ultis. !68-1; ed. de
22
El ttnnino u1ltiu
qut. licnc un riguroso sentido intelcctualista, que dcsconfia de Ja irre-
gularidad y de la imprecisión de todos los fenómenos de la vida afectiva,
como lo demuestran sus observaciones sobre el gusto: oc Vemos pintores
y otros anistas, bien conocedores de lo que es exacto y de lo que «
defectuoso, pero que a menudo son incapaces de damos razón ninguna
de su propio gusto. Si les preguntamos, responden que si una obra no
les · agrada es porque le falta un "no $é qué" (se in re displicit
duiduarc nucio quiá).» Tal es para Leibniz la causa de esa cognitio
confusa o, mb concretamente, cognición clara pero confusa, según
explica en su tratado De cognitionc, vcri1atc et üfcis. La falta de una
tercera facultad psfquica autónoma, ya que la época no habla discrimi-
nado el sentimiento, reduce el problema a términos de mc;ro coooci-
V miento
7

En la concepción filosófica de Baumganen lo bello cae dentro de la
estética, es decir, ocde la ciencia del conocimiento sensible o gnoseologfi.
inferior». A rafz de sus estudios sobre la poesfa y el aneen general,
Baumgarten se percató de un ti po de conocimiento, ligado á la sensa-
- ción y a la percepción, que se mostraba irreductible a lo puramente
intelectual, y que, al mismo tiempo, parcela tener su propia factJ\tad.
1f En su tesis doctoral sobre la poesla, asf lo expresa:
·Y1loslilótofosiricgosyloshdrqdelalglesi1dislinguieronsiempn:cuidldosa-

que con la dcDOminlci6n de"""' podb/Ms (otoOi)Td,) no h.adaa equivalentes WI IOlo
1 luoosasKnsiblcs,sinoquc1...,bi<!nbonnblnconael)Oftlbre1lNeousKpan.dude
losKntidoo,comoporcjcmplo lq lmt¡cncs.
'°"por una faailtad lafósjcl, en


Esta distinción, evi dentemente, se inspira en la interpretación wolf-
fiana -no siempre correcta- del pensamiento de Leibniz. La oposi·
1, F. Mirobe.,,, E.J1"4ó» u"ti<»t 1 °""' an.Ji.>J flk>l6fl<*, CS!C. Imticuto •Lui> y,_. tk
filcoof!J. Dckpdóo de B•rcclou., 19S7, t. l. p. 192. •&te <ritcriobltt.lc<Notista Joeuierart Woltf
..... .. intcraa-.,poto•
lnoiolcWcnrclocioufl•bolkzayb.pcrfcai6<1•bAKd<b.sid.t .. .... (ibld.,
)1, •
dilictc. &Fdjoo1<,...ta.S.-.....,..aaoaiha, mdc5ailolo,'1""•srod>,'l""--._.,que•........,..,

... a111i ... b;c!Mdad..,úd<ocuudoeo<1"""1ibradiopooirióadcltiU...p..ac;dn,Aa ..... iAóftDinp,..
• •
"qoicrcdecir<¡oc""seacambitnu""alo<..U.itoof"""··'9ll.
l.
23
lntrodueción a la es1é1ica
, ción radical, establecida por Wolff, entre el conocimiento sensible y el
conocimiento intelectual se hacia depender de una pars inferior -la de
- los sentidos, ideas innatas y percepciones confusas-, y una pars su.pe·
rior o racional -con la que se identificaba el conocimiento claro y
t! distinto de la lógica-. También para Baumgarten la gnoseologúi, o
doctrina del saber, comprendía dos partes: la tslttica, o gnoseología
inferior, que tiehe en Jo sensible su esfera, y la lógica, o gnoseología
superior, que tiene en el conocimiento intelectual su campo propio.
>I( - Baumgarten conceOe cierta nota de daritkld al conocimiento estéti-
co; pero no es tsta la claridad que distingue al conocimiento intelectual,
sino que se trata de Ja nitidez con la que a veces se muestra la imagen
sensible. Por otro lado, al carecer la imagen sensible de distinción ló&i·
ca, el conocimiento que proporciona es ron/uso. El conocimiento esté- •
tiro es inferior al lógico en tan10 que es una «percepción oscura. del
conocimiento intelectual: un aM/ogon susceptible de un orden sui gene-
ris captado por el sentimiento
9
. Este analogon lleva a Baumgarten a
suponer que también al nivel de lo estético se dan unas leyo;s que son
correlativ..as a las leyes de la lógica, es decir, del nivel cognoscitivo
superior. Con esto, y por primera vCz en la histor1a de la estt"tica,
quedaba planteada la cuestión de unas /eyts reguladoras de lo sensible
x artrstico.
Serla tarea inútil inientar haltar en Baumgarten una doctrina cohe-
rente de lo sensible y de lo inu/ectutú. Su 1rgumen1ación es a veces
vacilante y, en ocasiones, contradictoria; ello se debe, sin duda, a su
estricta fonnación racionalista. Por eso parece a veces como si qui siera
desposeer a la gnoseologfa inferior de los atributos cognoscitivos pre-
viamente concedidos, con lo cual sus originales intuiciones innovadoras
;; se ven enormemente empobrecidasJO. "\
:lo; • •
1'ftal(..,..ro!ocidft onunaf-.iconl"'"1'1"<·.......W<tr..,.juftl0.fonn.aalo"""'°""'..-.U..
• •
... 1a!Wcodo.,..ft1al.1,.,.pa1-o.auM<Ofl<Opc;ónalaqu<w.i-..lo
• • •
... (8. Boaor-.q""t, la .. 11t1u, N-1 Visión. Buonos Alr ..
1970.p.211).
/
t
, .. ,o,-. ... 1e.•Alaperfe<eóclndcl-ion1ol<miblo,adocir.dd-timiontoooemoei6<1.I<
<lld"°"'bK<lol><JJt:oalitub&....,,¡fai.ci6oen .. nli.U...to-t.11u1iotldo701adexplicariond
24
El término athi,(11
Desde Descartes a Wolff, pasando por Spinou. y Leibniz, los senti·
mien1os y las percepciones se describen en términos de la raz.ón lógica
y, en consecuencia, nt:gativamt:ntt:, es decir, por aquello en que difieren
de una idea abs1racta. Para Spinou, tanto la percepción sensorial como
el sentimiento son «pt:nsamientos confusos•. Baumgarten no pretendra
una transformación de este • nivel confuso de pensamiento» -pues de
hecho supondrfa su desaparición-, sino su aceptación como realidad
cognoscitiva que se da a un nivel inferior. La mera aceptación de este
nivel inferior serla sumamente posi1iva para la estética: harfa del senli·
j. mien10 y de las percepciones sensibles rt:afidadu
- Con anterioridad a Baumgarten el tema cs1étioo no habla entrado
de lleno en la cuestión epistemológica y psicológica. Hallamos, cierta·
mente, observaciones de carácter psicológico en algunos es1oicos segui·
dores de Aristóteles y Diógenes de Babilonia, y más tarde en s.an Agus·
tln, Alhacén y Vi1elio; pero estas observaciones no fueron ricogidas
por Jos teóricos posteriores de lo bt:flo, ni tan siquiera por los renacen·
tistas. La atención de los 1ratadistas del renacimiento n,o pai:ccla dis-
cien1rnca en de l;.
dimensión

• Sin embargo, a partir del siglo XVII, y sobre todo
en se percibe un cambio hacia lo epistemológico y lo psicoló-
gico en las cuestiones de estética. En Inglaterra; comenta eHt''
alto vuelo poé1ioo de los siglos XVII y XVIII condujo a más penetrantes
estudios sobre las condiciones esenciales subjetivas de Ja experiencia
estética. «De todos lados van llegando nuevos elementos para reunir el
ma1erial necesario a los análisis de la simpatfa, del gusto, del sen1imien·
to y de Ja finalidad moral de lo estético. Qbsérvt:se que es en lngla1erra-'11'
donde se emplea por primera vez el término sentitmntal,
(1713-1768); vocablo que adquiere en seguida extra·
ordinaria difusión, aunque !antas veces origine confusiones; vocablo
- que Lcs.sing acepta traduciéndolo por emptind!am donde aducsuenan

... u....,_""4,_uuµa.4o8R>AO<U.W""'W.k<fwl. Lo
11mooq...raoikodillóldt-..p...tcrao6oaopoodo lb....... atttbul irlierptfl.ci•ol•""""-
1"""'<l p< ... t,,..ll<""<innpre • •
{B.S.O..Onq,..t,H/MrilJd<k""'ricd,llS).
• •
...-0Kpon::ibclabcllczo. S.."°"ticor .. •
25
Introducción a la esiética
los antecedentes sensoriales y hedónjcos del conocimiento confuso,.
12

F. Hutchcson (1694-1746) sustituye el intuicionismo me1afisico en la
estética por el inluicionismo psicológico: ningún objeto podrfa ser con-
siderado bello si no existiera un suje10 dotado de un sentido dt fa btlft-
za capaz de percibirlo; el ser humano posee un :rtntido interno que capta
la belleza de iodos aquellos objetos en cuya apariencia se observa «una
unidad en Ja variedad ... E. Burke 0729-1TI9l tarde la
en la
cualidad de
humano a ·través de los .sentidos
13
.
'}k.,
A partir de

La estética tradicional, centrada en el tema de Ja l¡elleza, elaboraba
sus conceptos en torno a una ejemplaridad modélica. A partir de
Baumgarten, la atención preferente se dirigirá a las e¡¡celencias aparit11-
cialts de los objetos y a las reacciones de todo tipo que éstas provocan .
en el espectador. Ya no es la palabra mágica "belleza,., dice Mirabent,
la que sirve de manto esplendoroso para cubrir con una sola envoltura
la innumerable diseminación de los objetos que en ella se cobijan. Más
modestamente es el vocablo «esté1ioo" el que pugna por una satisfacto-
ria fijación de ta cuantiosa pluralidad de


..;¿ Hace notar también Mirabent que, desde hace inás de doscientos
años,lasdefinicionesdclabellezahandejadopasoa\asdefinicioncsde
lo bello, y «aunque parece que se diga lo mismo, la diferencia es, sin
embargo, profunda• . Al hablar de lo bello la cuestión se contrae a
dominios claramente asequibles, porque lo belfo equivale a cosas bel!as,
26
'
'
'
.,


Loestlticoantcsde B1umgartc11
y su nivel se acomoda a la escala humana, que maneja objetos múlti-
ples, diversos, incluso contingentes, donde lo bello -que es, pues,
polifacético y multiforme- nos es dado como una cualidad sensible,
perceptible, 'real, a la que sólo le falta la justificación de un criterio
valorativo
1
'. QJ:n Bau_l!!garten la estética desciende de las_!ll.w:as..ae....kL
abstracto y se hace concreta. Ha ocurrido que, desde un punto de viHa
estrictamente antropológic;o, los problemas superiores del verum, del
bonum y del pulchrum se han desplazado desde su entidad abstracta
hada la concreta realidad de las cosas verdaderas, de las cosas buenas y
de las cosas bellas, entre las cuales se mueve nuestra existencia. •Si
aquellas esencias eran consideradas como necesario soporte ideal de
toda valoración mc1afisica, estas realidades hic et nunc nos imponen
aprcmiantcsexigcndasvitalCS>o
16

Lo estético, en cuanto que bello sensible, en contraste con belleza
modtlk4, no significa en realidad una novedad radical co el campo de la
especulación estética
17
• Ya hemos visto cómo el mismo Baumgartcn
rcconocfa el hecho al afirmar que los filósofos griegos y los Padres de la
Iglesia hablan distinguido entre cosas srnsibles (alailt¡tá) y cosas intrli·
Íibles (vorrtá). Efectivamente, ya desde Platón el aspecto sensible de lo
estético no pasa desapercibido, pero pronto queda eclipsado por el
interés mctaffsico que se otorg.a al tema de Ja belleza. LA
ci6n de lo t.stltir;,o u de ratees La búsqueda de la belleza
parece exigir una constante percibida
$1J.!k12', En los diálogos de Platón encontramos !res tipos jcrarguita-
dos de belleza: la belleza de los cucrpos--0 belleia
se refiere casi exclusivamente el Ripias Maror la belleza de las almas
-<1 belleza myy especialmente en el frdro;
la belleza en st--0 belleza !!..quctfpica-,
U. M-_11.
16. lbld .. 9.
\

m<-de1tasis!oo,lapt<>blcm.llia .. 1tti<a,sino111ba:¡o,ndctol<ct'"uyonáiu-.•A .. tbotic
:Í. 10.,..,;¡a1iooobo1aninE.l"'P"'.,...,twolhooo.oNl)'UnbofoftatpOcill.....,._!ouftdfoflc.A1toody
..


lntroducciónalaestitica
:_; absoluta muy por encima_

Al situarla en U..!!_
f i
Aristóteles repara
m<is- en la dimensión Jo __ esté.ti.f!:?!..
Precisamente en este punto reside Ja distinción entre lo buen() y_ lO'
"'*'" -;.. Jo el
muy pronto sus consideraciones positivas sobre lo bello sensible se ven
supeditadas a las exigencias de los esquemas racionales. Aristóteles,
afirma Bayer, «todo Jo reduce al análisis conceptual de las cuatro cáu-
5al¡; incluso cuando lo bello se presenta en ámbitos no estrictamente
- matim.áticos, el Estagirita insiste en su aspecto mattmático y. en su
conformidad con las leyes abstractas, lógicas y


En los estoicos, la belleza -muy vinculada a
con
silJO
muestra a trav.és_de_un proce;so de observaci.Qn l!l. naturalezi in-

universal en todo su orden y_ fin¡ilidad. f;videntemen1e, tam-

?e .. tr¡ispasar e ir más.allá _lo. in.E1.e9iat(! _sci:isible.
f
· Hay (c. 46-119 d.C.) cierto interés por los aspectos
scnsiblesdelarte,einclu.soobscrvacionesdecarácter psicológicoensus
referencias sobre Ja belleza. La fruición de la belleza m;i.ruicuúl, /

l El arte, termina diciéndonos, es esencial-
1 menteconocimiónto.«ei!.únulsensusjuiciossobrelamifficarechY-2._
1
"ejerciciol!L!lSicalcon.el comog_ufa
a la filosofia, ella puede P.rop;grcionar'a
y '
28
r
1
J
belleza oor la esfera del alma y_J_
esplri1u, es interior. El arte es representación cnerior de una idea espi-
ritual; es un salir insinuante y velado de la idea, que nos invita a ntor-
nar a la interioridad, para asf, sin sombras, contemplarla en toda su
irradiación esplendorosa. La esencia de la belleza es espiritual y mora 1

.j
Plotino est! interesado por la belleza supra.sensible y, si bien
l
conoede que lo bello ue halla, ante todo, en Ja vista, en el oído, en la
combinación de las palabras y en todos los tipos de


,9.Yierc una convcrsjón. iLa. lhcoria la contemplación, separa de golpe .
mundo para devenirsl {enómcnolntimodc uoaintu.ición

Einfahl1U1g mctaffsica: una imitación, toda una. atmósfera de reveo
lación•zz.
Para los autores cristianos que de algún modo llegaron a plantearse
cuestiones esté1icas, lo sensible aparece revestido de una profunda signi-
( ficación espiritual. El mundo es bello oorgue en todo descubre finalidad
\
1 «Saminamos por la tierra el taller en el que un
¡
crcadorrartis-

como instrumento didktico de las verdades de la
bles vienen a scrsfuíbOtos de las verdades reveladas.
\ uazo con el se representan los personajes bíblicos en Dura-Euro-

21. lbld.,1.6.I.
22. R. BaJ<r,o.e..,ll.
U. H""""4;.. Htu1,,._V,lrlV,3J<(mpeeti.-anoca1eP029.ool.llJyool.80).
29
lntroduccióna lae5t4!1ica
años 245 bizanti-
figuras de los 1Im1ta1105;_deja catedxal .de..Yt;tj¡i..x_

Pero no siempre se observará la actitud equilibrada de san Bui!jp y

?S _ y • . 1.ª-..iIDP.OE!!t..
cia de la belleia sensible.
- o.tro lado la belleza sensi ble, en cuanto que reveiiición de lo
quedada pronto ccliosada por un ideal de belkz11 moral. Y.
no es de e:ii:trañar que asf sucediese. Los espectáculos crueles y san-
grientos del circo las remesentacioncs teatrales de gusto obsceno y
sensualidad desatada, los banquetes y festi nes de desenfrenada volup=


ane una
·- - s;;-AQstiñ7Js°4430) escribió vari os 1ratados sobtt. lo bello y lo 1
...convCni'Cntc que se han ocrdido. En los escritos que han llegado a Ja
Posterioridad se e ncuen1ran consideraciones importantes de "carácter

La bell_cz.a scnsi· \ • .;(
ble, nos dirá es !
nalidad y de im resioncs sensitivas dond rmo ecisiva. AlL,
nuestra mirada y
arrebata el inimo hacia sí, «in se animum ra it»; la dulzura
proporciona
Ser bellos los movimientos de la danza, la acusara desagrado
(;;oéuli PUiChrt·mciVcretun.)2'.--- ·-·--:-
/ en
La belleza sensibl e la única que aprehendemos di-
rectamente, no es valorada de
que se le_Ol?,_rg_a. el sol
! _ha
\
\ •. reflejo de
2'. SanA1utún.Dc0<J.,ll.l1.3'I.
30
Lo u1t1ico antes de Baumgarten
mismo:u. La belleza
1
fos_CllllJIU'es,_no ha.de. scr. in1erpretada_scgi1q_
- ) una. id ad una si&!lJfica . ción mfstica, metafórica y __
l .,p;rim•L mon°' •

• • •
1
un concepto extremo de belleza abstracta en la estética cristiana. Con la )
belleza se identifican ahora la perfección y los demb atributos metaffsi-
cos de

ydeexpcrienciayscconvjene
culación 1otalmente inmerso en la esfera d misterioit.
• -7 Quienrec
de aceptar que el hombre está compues10 de materia y de esplritu; el
arte, en consecuencia, responde a esta dualidad de composición. Las

ya que lo espiritual está velado y Mediante
la palabra orda se capta el sentido inmaterial de los conceptos. hL
medio de la contemplación de las obras artísticas sensibles ascendemos
a Ja owµ(rmri'¡o;; 6E11>eCw;; bd TI'[v JtVt\l-
µcrmd]v 6twe(Q.v)
29
. Asf, pues, la función propia de la jmagcn sensjblc
es la de hacer visible Jo invisible (JtQOo;; q>o.vtQ<»O¡V'tliJV KE"ltQVµµ.év(l)'Y)'°.
2S. •
...uno;kn<"""'O.,.,q.of<Cili.-,bomq.......,nldt,...,lpoo .. -..._.... ... O-..
lmiumerUüio,•&riiaottibllsclopifw;lio.inoatiblls,cakc&11><11tis,YUil,tt<uimccmodifobrieo....,._
bw,p;c.11Ne1loto<liV<roioq\ICÍIJ1Mn1;.otq\IChil...,mft«lCSl.IJium1tq\ICn>Odtt1t""'e1pl1mslp.ift.
<01ion<m Ion&< lronsp«litnribw, """""""'l llornlr>a od ill«<bru OC\llonun ... pulchn Hoi«n por
.. ;,,...¡.,... • .,..,.;r....,...,ot.UloJ"'ldiritudin<vcoiun1,qu1<ouperMl,.....,.C>li"""""''oni"'"
• ... ..,, .. ctoec1a"" .. iDd<""""•lodptObo..cli
-..,,-M11<"'iDdoln!MoM111eDdi"'°"'""(eo../..-_X.3').
26.DttltHll.,ll3;Dtcit>.IM.. XVll,16.
%1.1'1J),2;5S,l0;6"1.S;l2.l;Ul:J,\.
211. O'.W. Tamkiowic:<,o.c.,11,31.
29.""""""'"'-,13J6.P0.9"1.
Xl.Jl>ld.,J.)6(1,
31
Introducción a la

las
no, aligeradas del peso de la materia y purificadas de todo.contorno
- -
como en este caso una forma

.,¡;
.
y simplicidad de su melodfa tranSP.Qrta la
y_


- Con et-siglo xn, la iníluyente orden del Oster revaloriu. aUri mb, si

!!J.terior es superior a todo ( ocPulchrom interi us specio-
sius est omni ornatu extrinseco• ),
2
• La belleu. fisica es
engendra s,ensualidad y_ orgullo,-!: deci r, frotos de
En el siglo xm las refe"rem::ias que encontramos en los escri ·
tos escolls1icos acentúan de un modo muy especial el car:icier matem:i·
tico de ta belleza, su identificación con la fu: mttaftsica y su adecuación
·¡
tate proport1onab1at1s•)
3
, de los ¡
los
i
mientosyntmosmusicales;}I. -'
To-
m:is son 11_'1UY. Yaliosas>j . .x;wwe
31. W. TM&rticwic:t.ok •• 11.72-73.
)2. s,,_ ¡.. Gwi<. -*·•XXV, 6. •NO<I coonpor>bi!•t (J><¡lctui!udini imcriori) q ....... bbel
pukhritodoamis.non<11t;.•,;q,..ni1idoe•arrur>.nonfKia<Olor>10.;Qn1pult'C!udinl.,_vutis
pretio&aobno>.io ,..,.,...ti,"°" ••ri 1p«:i<stpl<ndor .. 1emmal\lm ... q•1eq1>t Wia sunt
l<IO>.,,.p!Mlftem.(ibld.).
:n.c-....1. ow.-.(MSErfun.811.2).
3"--SoLN••Uio¡ .. proponic>narepe,. .. • .,,,,.tis: ......... ,""°.lrill·•"'-·
1poanh1t.....,pOoi6ooli<1-diK1t1bilicnti-compooin10t. Ol>lprop1u;.ueoo1Kquinq11<
propO<tic>na-swt1ltl .......... n>odWatioftbooo ..... ieul•tionóbm••rhytb.ma.te"'POflbul.-
#. ....
32
Locst.!;tiooantcsdc B•umgartcn
· que es quod
visum placet»)l6 .
concesión a lostmibU agradan.o.desagradan -
\ • •
t
segll n santo más que sensible, es de
nuuralcz.a intelectual. La belleza reside en la fomui· mas no c1JJ.!!9_f"I!!!...
u1erior, sino e" la forma interior decir en ontológico
*
formo q• rnby><e bojo dkh• oporioocio. A"'º 'P"'" "mb;,, loº'" J
definición de belleza como spltndor fonnot, es decir, «el esplendor



se experimenta __
pr.opia.de_
aprehensión de la belleza. Si la bellezadelc;i!.!...al.irude:® .....
9ue hay en las cosas ciert!l_cxcelencia adecuada al.intelCClo:...bay_en la _
belleza la nota de
la nota el
place en el orden y.en la unidad· y por llltimo la nota de apltndor o
claridad. por la que el intelecto se complace en la luz. aue emanaru::lo. d.e.
Mpara representar Lo bello conaeme (,)
las cosas, determina que el 1ntelcctº-.!'."-" La clam!ad cúinto.s es la \
Vlsta en su se nudo mtelCClual por excelencia aue ebm1na toda seIISlbili-
4[
- ..... q ..... •
,.bootdebiteptOJIO<UoGatioAcul;,,oibialm1b""' • ...,ct .. ....,.,.tio..-.,.cuct....-..,,,.
....,.....ti ... El '1"11 oopmo lit per wlrniotioo<m, Mlimilltudo ••ten> rup;c;t formam, p.lctinl.,

37. Jaoq,.....M.orit.U., L..P"<'i41tlont. Em«t, B.....,. Aira 19", p. IK.
bc!kta c1>m1u""""" fe'-,. onaocntra on cl 1nbajc> D< plll<lvott """°· otribuldo primor<>• wtlo
T°"""· por<> obon • ...., b&swlto w....,.¡mldod 1 Albono Mlpo.
ll...Adpul<Nitlodioc,.tría<"'PiNnnar:primoqoiidrnoilotcpitu,.mpcrr«6o;qo.wulmdift.
............ 11oc:1poo ... .pa ..... 1.Eld<bitol'f"PO'ÚO ....... _ ..... ..... c11ri ......... q-
hlbcntcokw10oritid""',pulcllro .... cüauit .... (S-di<ol.,l,q.Jll,o..I) .
.. !i ..
to)•(ibld.,9S).
33
Introducción a la
Ejemplo elocuente y continuado de marginación..dcJa.btllaa...sensj,.
en las múítiples.y.varia-
das intelectua\izaciones_simb:ólicas..qú.e..duranteJa.edasl media -y.aún
dcsputs- se hicieron del Cantar de La interpretación ale-
górica del canto, de origen judfo, fue introducida en el cristianismo por
Hipólito de Roma, a principios del siglo 111 , y tuvo en Orígenes a su más
entusiasta e;11:positor. La famosa versión King James, o Authorized ver-
sion (1611), durante más de tres siglos la Biblia del protestantismo de
habla inglesa, prologa cada uno de los capítulos del Caniar según ta
interpretación de Origenes. En conformidad con estt..R!l.i9n...eLcan.t_oJ
es.una alego da del amor mutuo En e[ !ñ9.
el a I eodoro.de.Mopsu.e_s-
in-
,retación literaJ que 6ste p.LQpJ:!griaba al decir que era en realidad,
escrito para celebrnJas.nupcias
la hija del Faraón. .
O La belleza del poema en su djmensión estética, con su fin u Ta eró Ji.ca j
y su profundo contenido de amor humano desa2arece
pechoS_de la_sunª-'!l.i!!>.

'
na'soy, pero codiciable· morena oorque .•
,!!!sque, según tosalegoristas, el bronceado

pecado'
1

En la alta edad media djcr; Dtarkjewjc; de tal modo llegaron a
intelectualjzarse las nociones sobre el arte que su estudjo vino a ser
temadelascieneiasespeculativas·eleonceptodearteseasociaestre-

.O. El\ld;10<mod<m0<,<0m0Heptenbe11yKei1,montienenbúiumentelorniunoin1..-pretoción.
NoulE.J.Yoong.paroqu;.nelpocmaesuomonvilloto<an1001omorenm<1esposo
1
1aespoi.o:
•lnmyop;n;,,,,.weoren.,....,mn1edin .. yint;1hatthebookisa1ypeolO.rist.Tho1doesl>Ol•ppt>t
1obeexe1eti<:oU1tenob!e.Butlhebookdoe>1umor>e'aeyestoO.rin.Thisisccruinlysl>ownbytl>e
htnoryolintel)>ftlt1ionin11>eCltristi .. O.urdl.Theboot""ybere1arded .. a1aeitpanb!e.n..
•)'<of!ai1h-i1belto!dslhispictureolual1e<lhumanlove-"'llberemindedoltheoneLo><lha1
isabo .. aUeanhlyondhumonoffeC1;.,.,1e .. nlhe1ov<ol111<SonolGodforloslhu""nit)"'(A.n
in1,,,,Jwrion1olhtOldTtJ10,.,.,,,,Eer.$omus.GrondRopi<b;[Mioeh.Jl9Sol,p.l21)

Son, of Son1•, •Th< Joumol ol S1udies• :l8 (1937) Jl7.365.
34
Lo e5tttia:J ante5 de Baumganen
1
l
(1404-1472), es contemplada
qu_e un
una prooorción y una annonfa de fonnas El
hace posible el arte


Para Leonardo 0452-1519) el anees inseparable de la
Según Nicolh de Oisa í1401-1464l en el ane la mente es la medida
las cosas (mtiu omnil:I ttrminat), su señorío es
estética de Marsílio Ficino (1433-1499) y la de la Academia Florentina
una estética metafislca, que hace
z.a como el arte de una annonfa cósmica. La belleza es don
- que atrae únicamente a los cognosccntcs•s. Para que la belleza pueda_
iluminar un cuerno es necesaria una preoaración


1
;l( (
colores y .• -tjno que es resultado de una
iluminación
lCrecmos que esta breve rcsctla histórica ha sido ara
poner de relieve la escasa o nula significación gue el numiento esté ti-
• •
consim;., .. pero-bo>ono<pelfct100rdir><odtl!1roe'°"Ji"'""'";mic,...lir><•ed •,,,oli.onclelo
botiodtn"tdiliáooloom¡>«ndoellilorml ... Tlan11o1onn.ad'aaoedif\dobtuddhe¡nidripo&l.Nt
hoild*poin.triltintodisepircla ... 1erio .•• Sarlper11ftioildioc,,.....,.fnma•1•Jliu'da
• ................. ;.,,.JllO-
(L.8.A.lbnti,O. .... ........ lrldo<toiltl ...... l'lonllliaa ... C.B.....ti.V...ui.I

.... . oOinnes001tlipt11ÓOflel.ti..,h>....,•11>11>&ria . .r.cpiclorio,lli>clobriU1bsque.,.,,1er><rl
_... ... ,.K<1..,. ..
p.1$1) ,
4,. •0.-itm pukhri1..io ln10Jlcel.,.le ••H"" .. isti!. idto......, allicil COpOo<CGI<>• (C-m. io
Ploi. C,,,,.•d •• 1,6; Op. !S61.p.
'6."°"id11 ....
i<lipaorcf-olJtN..hlprlnl..,.....,d;IMla1eril_pri .. qamtptiooim<sitpncp.on11
0
dttccndit. Hi1
...
rnod"'qo1ftri!11<1n.lp<tialiM1111Cnlacolofllnq10tsipillel1.l•primioulmoport<t,u1 .... .,.M
qul<que oorp<>ri> oaturokm situin babunt: NO 1uro1 loco siftl. oco.Jiqut <t aara <1 cac:ler .. (Comm.
ioC...Y., V.6;0p. IS61.p. 1"7),
35
Introdueciónala estl!tica
co anterior a Baumganen habla concedido a las cosas perup;ibla (ato-
Eh'¡tó:) ,
0
esfera del conocimiento infei:ior, como punto de panida para
la reflexión cs1ttica. Las anticipaciones estttieas de Baumgarten mar-
can un hito importante en la nueva dirección que iba a tomlr la discipli·
na , a la par que dcscubrfan Ja insuficienci a de Jos antiguos ml!rodos. Los
temas de la imaginación y del sentimiento ahora especial
significación. Baumgarten comprendió que no era 50!amente el conocj. j
miento daro y distinto el •
tiiñbitn el *"
Habla una posibilidad de

dad estttigi. Esta perfección del conocimiento sensible es la "'
(Aul., 14), o "PUlchritudo cognitionin. que representa la __ ;i;,

- constituye el objeti- >JÍ..
vo concu:io de la estfijca (Aut., 14). Con estas palabras quedaba abier- ·
. .
El conocimiento sensible no porque sea s.cnsible deja de ser conoci-
miento; y, en cuanto tal conocimiento, puede alcaniar su máxima digni-
_J
,¡ hay en ellos una autonomla latente que conviene poner"de relieve. Lo
urt1ico no debe ser 1raducido a esquemas de conocimiento lógico, sino
que ha de ser analizado en su entidad propia e indepcndien1e. Se trata
de dos tipos dis1intos de conocimiento. La descripción que del eclipse ·
,¡ hace el astrónomo es muy distinta a la manera como el pastor habla de
,!\a la amada (Aes1., 425, 429) . ..:Paso a paso-dice Mirabcnt- Baum-
garten se encamina a formas de conocimiento que se emancipan de la
rígida legislación racional o intelcctual10'
1
.
Cree Baumgarten que Ja dilucidación de la problemática estl!tica .
;
Y iodo con miras a centrar Ja_cues.tión co_un punto_clave;_ ¿Qµf__CL
Alpunos piensan djcc Mirabcnt,
que a Baumgarten • k..debcmos..solamente. eLnombre_de.!L CJ!éJ [9'..:.
__ setja
• 7. F. M;rabt.n1,EJ"'41M wtlkos,l . 19"1.
'8.lbld., 197.
36
DefinieiónyC()lllenidosdelacstttica
l?_S_ de
No todos los estetas han encontfado satisfactorio el término «estéti- \ -
ca,.; en algunas ocasiones se Jo ha considerado demasiado restringido en /
su significación, y en otras, demasiado amplio; Kant oor ejemplQ.,J!I: j
.. //

pesar de las muchas

r¡f zado del mismo, decide incorporarlÓ ·
Sobre la delinidón y los contenidos de la estética
Uno de los cometidos grandes e importantes de la estética contem-
poránea debería ser la clarificación y actualización de la rica y variada
terminología heredada del pasado, muy especialmente de la antigua
Grecia. En esta falta de precis.ión terminológica radica wia·de las mayo-
res dificultades del estudio histórico de nuestra disciplina, y, también,
desudefinición.Segúnlaantiguayclásicadefinición la estética es la l
aestadefinicióo._
antigüedad más que un ./
el hecho de que el término bril<za encierra
:--aga y general.; o
término estético, era un término ético l,q

za•, con las de «sime-
.JrliW.c.uri..tmia,, !legó a
'
A fin de superar las ambigüedades que se asocian al concepto deJ
belleza ..... y en un intento de
/
especifico de la ... Pero tampoco haciendo de la es1é1ic.a..wia-
. ·ciencia def
1
49.lb!d .• 204
50.Cf.Cl.W.f.Hogd./ntTotiU<ci(Hiala<>l<lriu.Penfnoub,B*""'k><lll973,p.20.
37
Jntroducciónalaestttica
los dos grandes temas de la estt1ic.a con ello no hemos agotado e
su tambitn el-tema d...U.Q..!ublimf y

otro lado en cuanto
desarrollan dentro del marco Dfil!HYl.L .!!_
estttic.a •.

.de.la. bcll.cza,JUP.h!lmidad y la
Jea\da.fl ... La estttic.a del
<t . . . . .
es una f!:f!Ei4_n_ os6fJ.ca ¡
/ .;\ \ -¡'
'.J v ¡· en elmarcodeunosun1imitnJOS ; \. ·
ill
ropios y artísticos.y natura-
1
es, asf como y_scntimientos.a.que-éstos dan lugar,..eonslilU-
y_en _el de la estttica· y el tema .de.su.reflexión. ª"1;-1! ..
La reflexión estttica vendrla a ser una respuesta filosÓfica -y den·
tro de unos !Imites- a la experiencia sui gcncris que en nosotros ha
obrado el •objeto• estttieo -anlstico o na1ural- . La investigación
estttic.a empieza con • queJUSci'ia
Cñ nOSOtfoS .Y de belleza, o feal·
La respuesta a esta problematica será el tema de estudio de_la
38
&u!ticayltle
hemos.intitulado_«Lanaturaleza de

de la bclleza,Ja.sublimidad .y la.

'J. Estitlcayarte
"'-1•-b<UO.!'.M>-
1
,/
objetiva que Je es propia,
miento rayanas en la pura fictj(ln. ·

9"!!ci2!!CS_artfsticas. Kant
..
.. 4c_

•.
... ttioo .... aaamo...,.4'<lo-.1t..._y.., _ _....,.1ao11<odeonc
rcoliiadopordMaibrc.M:utlMliteallpuu:M:.-de<Slclibro.
n. - Elf<tqtKl<u•hoaiP"Jl>1•p<-ntprolmomt..,dip<obi<..,..del"cotl6ca ...... ,pct6.
IC>lir upcrih><i• <k la aucbu on!Miq,... -per 1111!"*'1'íliw ck <OM<mplil·la YÍ'riM oa 1 -
.-IYi>-. uplio:o ,...r.o.niment q .... 1·cs1túea no b lo c:ilncio de ron. Pt<11..t ho a<Í<m oiid,.,,."""'
p<Ohibildcsddprimer,,_•••ot••J.l .. .. P<••ladaredl!de
ll l>Oltnor¡wnanxióho cs1ot if>diipcn10bkde1eferir·1>01• d"on,hollem let S11m.llri1men1,
M:flMpKl<ndro onl'"'cn el tor<cnydels l<Oritzl<lon i delcñlko. l no ool11Mnt pcrq..t roc¡,..r<t.
..
diferefl1So(F.Miraber11,0..lol></lae,[...,¡t1>td'E>tudi>Co10l ... ,hloudelaGentra!i10C.BN<oeloda,
p. 3y,).

39
Incroducciónalaestttica
l
hubiera tenido acceso directo a imponantes obras
!<ltive sin embargQJ_Lqi.tt...'t'..8.lit.ndosc.deJáminas_y graba.d.01,..huP.im_
podido adquirir ciena
.. pobres -un traje, la vaca de
J -::::::.;:;::::;
Kant un mayor conocimiento de obras de ane su
visto menos condicionada Q2r Jos .filOSRfia,

Ji.dad en sus planteamientos.
Insistimos en que el punto de
"objeto» estét ico
el <10bjeto» de
- sino qU.e lo encuentra Jo Y por esta
una ciencia del «debe ser,., \

_

\
{Por no haber respetado la autonomla del arte, la
/
una deducción lógjca de los conceptos tanto...;

.- TambitnSCiielliñg-;-OOñSU"Opfió-;,:S;o- estético, intentó construir la
historia del ane conforme a sus propias
págmas de Ja misma historia pusieran continuamente en entredicho su.s
- -- - - ----- ... -- ... ··--- - - --- -·--
Desde el campo artístico se han levantado voces contra las prerro-
• •

- ·MOiU"acrcucnqucl'a1éti<aYOltsscrunalo<jadcrc¡lnino:ot1tf<Wer1iblap<1mitjldcle<
quallhompu¡uiarril»la..,,i.oassoki<idcfüUr<>b)c<ti,..,...ntlabcH .... 01"atribueixiambpc1ul.ln-
cia unai1cri de JU'I infal·lible: d"allrn. diucn que vol •ao:ionalitur cl q..,. to pcr """"'lesa
imt<óonal. to adir,"'""''' "· inMliu. upornani. Pcrbtot i alun rc<r<IS queso U fan. notlain<l
i'"°"'reb1<nnesptc<:isosquc..,.n)"knl"obasld"unaestéticafoloobfie.o•(Min.bcn1.D<lal></l<U1.
18).
40
Esttticayarte
gatiYas de Yaloración anEstica asumidas por la cstética. _l;..!!. .QPin_ión.dt;
9_. los arqujtectos y teóricos más

bastante frecuente ent re los artistas del sigloXIXj4,esexpresión de un
exclusiYismo injustificado. El artista posee, ciertamente, una capacidad
creadora y unos dones de plasmación artfstica que le distinguen de sus
contempor:lneos; pero en la mayorfa de los casos estas diferencias son
"')
dotado de maxor prontitud de /

1
misma que las
" qiJ!!.e_mpJ_;¡dor foi:ina
( !!_facultad creadora, como lo es, 1ambién, la capacidad valoratin de lo .


omomensowitico como
lo llama Berenson «es ese jnsyi..rus...fug!!cZ.,,il!!!..!!reve sip.,

/
nosotr(l1 __ J
der intelectualmente la experie1!9J1_,_De alguna manera dice l\™1,
las obras de .cTan prontQ.(;J'.)mo sentí,
me impac;:;••




Sol . •
• •
.. u..ptVotipim«l
-.FCE.Mtll<ol960).
"· .. id •• •

llH>ll&hu0ftdf .. linponlht1•11trol'"""°""o»dthol>¡huondlcclinpol,...,..(Lyriuolb4/Ja<b,
Mtllu1U1.Londml971,p.261).
$6. B. kte.....,, E41'du1JoU'°""'"""ana ,.;,....ta, FCE, 1978, p. 71.

Oqod.,,,,,,,,,,,.,<efbt,t/Uliiwr.tw .. 197$,p.6").
41
lntrodua:ión ala esttlica
esto .sea P.C;>Siblc, la identidad dcjQ artrstico tanto en sus obfa.ti.:
VoS ·· -- _ .. -- ___ .... , - -· -
En su an1Uisis de Jo artfstj_@.Jlcga_ji!l ·"'
/\
hombre proyecta su
1
mismo . ..Estc .. descuh.tjmicnto .. ai:tc. f 7
una de las facetas más •
Es entonces cuando Jo artístico se alz.a vi®fi9":.
mente par encima
gusto y se muestra con la significación percnn"cs
riun a todo lo csencialmcnttl\!Jl)JJl_Q,_
Mássobreeldalumde laestttica
En un sentido ampl io, el dotum de la estttica comprende la entera
palaridad estética en sus elementos objetivos y subjeiivos. Lo bello, Jo
sublime y lo feo, asf como los juicios y sentimientos que comportan,
vienen incluidos en los elementos de Ja palaridad. ·
En su aspecto objttivo, el darum de la estt1ici comprende lo que
hemos dado en llamar •Objeto• estttico, es decir , la obr¡i.,de arte y las
obras de lanaturalcu:
1) Las obrDJ dt artt, o sea, aquellos objetos creados par el hombre
que, por sus características intrínsecas y por los efectos que producen,
muestran una identidad propia que Jos distingue de todos los demás
objetos hechos tambiél1 par el hombre. Son los objetos de las llamadas
bdlDJ artu. En tomo a estos objttos, la cstttica fonnula cuestiones tan
importantes como las de su origen, tcnninación, fonna, expresividad y
simbolismo.
2) Las obras dt la naturaleza, es decir, aquellos objetos no hechos
par el hombre, a los que nos referi mos como btlftzas naturales, y que
suscitan sentimientos y valoraciones muy afines a las provocadas por las
fonnas artfsticas. Podrlamos también llamarlas formas encontradas, en
contraste con las formas htchas por el hombre. Hemos de notar que las
btfftzas naturales no parecen tener demasiada cabida en Ja estttica de
nuestro tiempa. Desde Hegel, y por la importancia que ha adquirido Ja
llamada filoso/fa del arlt, las formas belfas naturales han sido margina·
das de la estttica. Este constituye la gran laguna de la estttica
contem¡>Qrinea,._ - - -- · -·· ---- - --
42
Elpantstetismob'aU$ísl1
En su aspecto la.totali- .
y_.c;;spjri1ual del hombrc.an1e las fonnas
con1enido;
.
.V!!• __ i@lj!jyas_y_d_el .. inC$?nsciente .. En el grado en que los diferentes
sentidos y facultades se vean afectadas por las fonnas artísticas y natu-
rales, o contribuyan por sf mismos a Ja actualización de la uperiencia
anfstica, Ja estética hará de todo ello lema especifico de investigación.
Estudiará la a1X>nación de lo instilllivo a la exoeriencia
de los m1tidos en el proceso de ªP.3h00ón de la
fruieióndeloanlstico
eión con la vida consciente- asumo de primordiaJ
analizar el contenido subjetivo, la estética acti-
vidad de un intelecto, que • no es la razón discursiva, lógi ;a •.
ni sino la razón inruitiva,
l_as y elevadas regiones próximas al centro del
Apéndiec:Elp8.llestetismokrausista
Dentro de este contexto general dcldo1um.cnttico y oor la influen-
cia que ejerció en detenninados círculos universitarios espaiioles.._C! .
al .
.Q._7.!J.:1832). pensador .
mis medianos
sgn_@.ras anisticas el bien moral la ver.dad,.elderecho.,..Jas..series.nu- -
méricas del análisis matemátjoo y 1ambiéc.J.a.JnedicinaJ*. iiI1lJJ.ástica_.
lac;osmtfjra
qiltura la Como hace
critico santanderjno es evidente que en tMa obra y hábito bumanQI_
cabe un elemento ru!!:tii::o;-pero..esto-no-nos.auio:iza.a..edaru.eutliQ
la que puede existir, yde hecho existe las más
p;Csencia de cal elemento, que, al fin y al cabO, ..

cstfrica: •Ll indiMdóftK1..:J .. df\o>dam•""ºdel<:>dooloo-to1calamujer-(L..olHU0 7lo
nJ>IMiot,Pomla,Mrnc:ol973.p. UO).

43
Introducción 1 11
existe,pucdcrcducil"$C .. .. ..
se llaman btllos .. •Arte es tambitn
realiu.rsc en J¡.Jo..rma.más.cstt1ica posiblc;_pero_a_nadic.se .. Jt. .. ocurrira _
_ hombre que cumple bien, Y
losdcbcrcsdesucstado
Goethe o Miguel Ángel. El .. tan.conYencida.."como..yo. dc_
guc para Krautjtl{a.a...cs .. cualquicc..cosa, pot..lo_cu_,alrrié...Ad.!!lir.Q..ID!!..i:..h9.
tres libros de
44