EL LI5RO

DE LOS AYOLOQOS
LQ.5 LO'EZ DE ME.5A

*

EL LI5RO DE LOS ~VOLOQOS

rOK

L'lIS LOVEZ bE MESA

PRIMER VOLUMEN DE LA BIBLIOTECA DE ·CUL TURA.

BOGOTA " MCMXVIll
OASA EDrrORIAL DE ARBOLEDA & VALENOIA

~ANCG L:E 11\ r.~~:'_0~I-:':A
~lBU()ifC/\ LUI~. - ,'.~'C':' A~J\NGO

Cf;;; ALOGACr~N

A MIS

COMPAÑEROS DE -CULTURA. Agustín Alber(o Alberfo Alfonso Carlos Ciro Guslavo Manue] Melifón Rafael Nielo Caballero.

EN LA REDACCION

Aparicio, Coradine, Pa]áu, Arfuro Torres Garcés, Pinzón,

Molina

Sanlos, A. Carvajal, Escobar Escallón, Rivlls. ptlgInas haLarrazábal, Valencia,

Migue] Sanfiago Raímundo De vosotros que lleven que conforla

hube la ilusión de que eslas y a vosolros el patrocinio y lo eslimu]a

llarían general benevolencia, por el mundo mi espíritu

]as dedico para de una al bién, asimismo ]as amistad

y

a vosotros

que en mí patria

lucháis por el idealismo

lan gallarda ofrezco

y lan generosa

y tenazmente,

como un tributo

que me honra. LUIS EDUARDO

EL SEN[)EKO [)E LA SAI!U[)QRIA .

~ . . la una investiga. de vida con le dio la vida. Y a este problema cointerrogación la síntesis la lacónica y sabiduría de la sabiduría. versados hombres profundamente en uno o varios ramos de la ciencia que son como niños aún respecto fundamentales relación menores del mundo. AY un hondo resolver ínterprclación de problema -no que necesita humano en la el espíritu de los misterios los mistede cuál uníde de la naturalezaturaleza... y armo- niza. ciencia y los restantes seres del mundo. de los problemas La ciencia dice posible de porla verdadera reLa a la mayor cantidad resp~cto busca de una cosa en sí. rresponde Ciencia rios.I-f vacas. mienpropia con- tras que la sabiduría lación de esta cosa con nuestra una tiende al análisis. por decirlo es el sendero sino del arcano de la nade todos así. ~ ' . la olra encadena la otra a la síntesis. no son términos dentro corresponden Ni siquiera la mente al ejercicio Conocemos de una misma facultad. mientrala de ver su modarelación a la vida uni- L •. Ante un sér vivo la ciencia anola cuantas formas y funciones tras que la sabiduría lidad versa.

la periodicidad de la vida. las diastasas. y asociando todos los seres. disLa respecto del suieto fundamentales ciencia loma una planta y halla el movimienaprisionado por la membrana analilico h<1sta de y sigue su proceso hallar la fórmula química de la celulosa esa membrana: cula química.B - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Análisis y sínlesis respecto cernimiento y asociación son las diferencias to intracelular exterior. y elevándode cique del universo como y concentraciones se más aún hacia una concatenación clos propone la concepción modalidades aclúa periódicas por degradaciones de una energía . del objeto: quizá. la periodicidad de los pueblos. funciones de los cuerpos simples. la rotación del mundo. cidad. datos de la eledriformula la ley sólo por accide las de las se eleva desde de que la vída es una misma a través difer~nciada dentes como la formaciÓn de una membrana inextensible: funciones sorprende la similitud la periodicidad bioquímicas. estudia los coloides. va hasta la hipótesis sigue el análisis de la moléinvestiga de los este code yones y entra en los campos La sabiduría nocimiento.

EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . . a través del microscopio guna vez sabe cómo absorben taña loides. de cada una de estas orienLa vocación campos de obayudada de un cienlifica y el hábito de investigar conducen la mente a más y más reducidos servación. fórmulas subjelivas de aqueDesde este punto de vista. la misteriosa estrudura espacio ínfinito se ve remoto la aparición desaparece. plementan. conducida a través del microscopio ca fracciones que ha mirado de milímetro apenas abarY el alcuadrado. como era lógico presuponerlo. amplios y lejanos horizontes.9 sucesivas y parciales que dan lugar a la insistemas del según la potencidi- dividualización de los varios mundo: y se diferencia dad de cada porción. sutil de una baderia. taciones en el desarrollo ciencia y sabiduría se comaparecen Pero cuán dislanciadas del espíritu humano. Es como la vista que sola alcanza anteojo se reduce a un pequeño circuito.~r. de los co- allá dentro del . dando llas relaciones. así lugar al es- pacio y al tiempo. El mundo circundante estas inveslila pesde el gaciones: horas enleras sorprendiendo un cristal.

mental. Es ésta una diferencia cación antigua tífica ilustración. y solo.10 . sombras peces frases referentes nuas que nos hacen sonreír. {as fueran agujas de acero al misterio chisque se imantaran como si sus pupilas quie- . la bacteria diminuta o de las fasetas del cristal.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS funcionamiento interés. los antiguos espíritu. el ir y venir de antigua. compensaciones habitantes privilegiada de la vida que dota a los de los abismos fosforescencia! y protectora de esos hombres lización se paraba geniales de la antigua civien un pórtico o se meiía entre un tonel y con los ojos fijos en la ro{ación de la vida arrancaba pazos de sabiduría. pero la mente genial de los antiguos vio en el mundo misteriosas relaciones que nos abisman todavia. Distinto sendero tomó la sabiduría Cualquier rapazuelo bachiller villaria a Laocio de hoy mara- o a Platón. tienen no obstante al mundo y al en las ¡Misteriosas del mar de Uno que son como del arcano relámpagos universal. capital entre la educonceptan ingefilosófica y la moderna cienLlenos de ingenuas ciones respecto de los fenómenos. palpipante de actual y emocionante.

Escandinavia. y Calderón que hoy brilla con Ibsen y T olstoy. como brilló ayer cap. no. Los pueblos del norte sobre Rusia y . descripciones que copiadas análisis del espíritu de la naturaleza. do.En los tiempos modernos ta capacidad de Europa.11 en la meditación las leyendas de los arcanos. de la .y la naturaleza ante una evocación dora por excelencia privilegiada misma palpitase mágica. que temerosa descendió to y tilnto meditó.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . llegan al fondo del alma y del paisaje con una precisión que nos maravilla y enloquece de entusiasmo. hallamos aún en ejemplares de estocasos maravillosos vidente. como si la consciencia de los seres se tornara . . Shakespearc Barca. de pronto evoca- tase a nuestros ojos. fijos sus ojos de faquir en de ser desposeída a suplicarle el pensamiento . que parece Literatura ser la dote de la juventud de los pueblos. humaque mcjor parecen una realidad que broluminosa y visible . Tal así en que oró tilnla divinidad que maravillosas de la India encon- tramos el relato de aquel asceta el inmenso desviar6 algunos azul.

. surge la poesía asociaciones gen también las maravillosas con mirada al espíritu que contempla investigadora. La visión del alma popular tiene mucho de estas maravillosas capacidades. las relaciones que así sea. porque ambas a su modo tratan del espíritu y de la naturaleza. tos ideales no cambiaría reproducirlos a generación como un sedativo ciertamente de sus ocullibros de ineuno si- venido quién sabe de dónde. conmueven niverso les y fecundas de la naturaleza vienen a nuescomo surel uni- y de ese yo misterioso. e inmensa dosis de poesía hay en toda concepción filosófica del mundo. En mi memoen el ria hay relatos de esa literatura oral ingenua que pasa de generación bajo pueblo. y entre una y otra las distinciones serían escolásticas.EL UBRO DE LOS APOLOGOS y es necesario unir la Iilcratura con la filosofía al estudiar estas materias. que' por muchos aroma Soy incapaz de de literatura contemporánea. Filósofo es el poeta Y está bien más reade que genial. Quizá tro yo inconsciente.12 . ese microcosmos. pero intentaré mostrar quiera como ejemplo. claridad diferenciaciones para la de los textos. con su castizo fable sencillez.

Erase un rey que tenía una hija muy Todos los príncipes y señores de su mano. su señor. he de irme por el mundo y amar con mucho dmor al primero que me encuentre aunque sea el mismo Satanás. cuando que le ofreció vio un caballero muy galante Y esle caballero pero ella se Y entonces sin era otro que el mismo Satanás. hermosa. de la vista de los hombres porque recluida miraba a los came iluminados por en el ánimo y no hallaba nada digno de su belleza y su virtud.. hasta que años después nació su hijo que trajo grabadas estas palabres en la espalda: . mucho trecho no todavía... ansiosos la comarca se disputflban de casarse la guardó con ella. . En el palacio pos cubiertos deseos de jardines el sol y sentía mucha tristeza de ser amada. de su padre y señor andado fuese por No había amarla. Pero el rey. dio a él según había prometido. Y anduvo y se fue de puetambién mucho blo en pueblo y de comarca en comarca tiempo errando por las selvas sola y muy triste.1:. Y aprovechando una ausencia el mundo.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . Un día se dijo para sí. sintió un hijo en sus enlrañas amparo ninguno.

y fuese por el mundo hasta que llegó a una comarca za. dijo: ánda por el mundo que en toda dificultad yo te asistiré. Mas un día se llegó a él un anciano caminante mientras tomaba el último bocado de alimento daba. Pero el hijo del diablo invocó al anciano caminante. que tenía.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Hijo del Diablo. y el anciano le pidió pan que era Dios. Y por esto mismo CUtlnnifacon regresu letrero do creció no podía juntarse con los otros ños. dición y precio y para evitarlo y ocurrió que este rey no quería que su puso por conde su mano el que le segasus campos de trigo. que era Dios. y el anciano vino a él y . ran en tres días todos y no había hombre capaz de segar en 'tres días todos los campos de trigo del rey. donde vivía un rey muy extrabelleño que tenía una hija de imponderable hija se casara. le y él le dio el último bocado de pan que le queEntonces el anciano. pues apenas tal le befaban descubrían y dejaban solo. Anduvo su madre de uno a otro lugar hasta lló abandonado sar a las selvas donde ella murió y él se hade toda ayuda y protección.14 .

aquella misma lo de las leyendas grie- gas. ¿Cuánlos símbolos encontráis acaso logo? La madre del Hijo del Diablo. de que lo fuera. hijo de Dios? ¿No es la caridad de Cristo la que palpita en la anécdota del caminante. y que bien lo habia merecido. y todos lices. uniendo asi la me~te popular el Evangelio contráis un símbolo también con Hesíodo? ¿Y no enpor el del de la redención dd eterno trabajo en esa conquista un símbolo del reino? ¿Y no es imperio ¿Y un simbolo amor la fuga de la princesa? de la instabilidad comparablemente fatal? de la dicha esa muerte in- . Y a la lercera rar a su esposa eslaban cuando viéndolo blo se fue a sus aposentos muy contenlos mano de su hija en premio y galardón. menle feliz. le dio la Hubo fe- Por lo cual e! rey muy complacido días de mucha fiesta.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 15 segó por él todos los campos en tres días. estuvieron noche e! hijo de! diaprivados a espey todos para ser casados. porMás hé aqui que complelamuerlo. enconlró llegó su esposa a hacerla que estaba vio que lenia un letrero en la espalen este Apó¿no es da que decia: Hijo de Dios. abuela de Hércules.

en la madre líerra y brota a trade nuestro vés del alma humana conmovida ciones fundamentales tos de Selma de la Europa que en distintas Lagerlof.. Yo no podría reproducir del apólogo pueblo. Aun nosotros mismos nos llegamos cantos ti veQue y ces a este rico venero de inspiración. se elevan como un incienso simbólico de la hoguera interior.. cuentos del norte. la miniatura de Isaacs ex- de P.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS y estad seguros de que os he engañado. muel Velásquez inmortal. escuchado ese sabor oriental al como lo oí una vez en boca del que senlía que la misma emoción cuando Yo de mi sé deciros en la ledura niño experimenté y una noches.16 . san!. místicas o lIIosóllcas. Helgeland que arraiga de Las mil de que cuando más tarde lei el Rey Lear de Shakespeare de Ibsen . cuentos prodigiosos de Clarín. lo digan si no algunos su misma novela con ellítulo celsa que Francisco de -Sol·. y Los guerreros Toda esa literatura por las emosér: cuende Maupascuentos de Oriente.. Rendón escribió -Madre •. con que Sa- se superó a si mismo en una . ya pasionales. cuentos modulaciones.

pinceladas geniaSilva con el alma de emoy per- citar en un ejemplo. golpea por los jardines de la a la vez o Gra- fervoroso y meditabundo como un cantor morisco de Córdoba Las creaciones de Guillermo Valcncia busca más pertenecen a cualquier tiempo y lugar. y la factura parnasiana de sus estrofas bien el sentimiento do arcano de la belleza ideal. nada. sobre lodo... LOS APOLOGOS . directa con el alma de las cosas: fue.EL LIBRO DF. en otros de vez en cuando comunión les de esta universal.. pasa anhelante enlre sedas fumes: un Eros que se retuerce atormentado los misterios y en su insatisfacción de la vida y ronda naturaleza. Nieto y Carlos y muchas más que seria prolijo Quiénes campos hay que aun su inspiración. con un vago riímo de muerte.17 maravillosa y profundas llafañe . buscando trazan realización. de Ricardo evocaciones endechas palpitanmelodiosas Vi- tes de Eustasio Rivera. un genial evocador ciones en las que Eros. de aquel mundo interior que según . pcro donde palpide la emoción a veces también se iluminan con aquel fonde lo subconsciente las corrientes tan en nosotros somática.

el lirismo y romanel realismo de la ju- . Nada Y es que todos tributo sencilla de la naturaleza antigua. y engendra a esta y dd los evoespíy una creó los milos de las razas de la adolescencia. Al medio ambiente ración pedía Taine expresiones el fador El individuo con tánto brío y bellas individual y racial. La crítica descubre cen desmayar todos los días más que debe resolver de la posesión ta virtud. del niño. ni está Ello no mis gustos en mis capaciy que nos hade su auguscuya conside- dades. nidas que parecen reproducir pas de la humanidad. más o menos pagamos ritu según la manera reveladora. sin embargo. emociorlante signi~ca de esto.EL LIBRO DE LOS ADOLOGOS la ciencia sueños cación moderna. literarias defide las mismas clay filoel cuen- hay que añadir el medio interior. de justipreciar la producción provoca problemas literaria de Colombia. es decir. pasa por etapas época espiritual.18 . la supuesta correlacion algo a la manera ontogenélica gen ética que comentan los biólogos: to de nodriza ticismo del adolescenle. intención de criticar. al decir de Abraham.

nos parecen despotismo otras etapas también. re- tendenciosa producen.] 9 ventud media. para ejercer Daréceme vive apenas las dos supremas la especie e interpretar y la vida según sus capacidades dio ambiente.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . nación. las etapas de la lien cada siempre mismos otras Dar eso aquellas de y de hasque las ingenuas de un lirismo pueril edad. producciones su público. lo indispensable y para una vigorosa y que a los pueblos nacionalidad para dejarnos su interpretapuntos a mundo y de la vida según su geiluminar aquellos . sensualidad. y filosófica y hay algo más según se me alcanza en la evolución literaria individuo continuar humano de los pueque el de lo suficiente funciones el mundo y su meocurre dura blos y de los individuos. talvez por el que ejerce la madurez sobre del espíritu. al Un las mejores. y así sucesivamente finalidad y comedimiento ta la seriedad. teratura conservan nosotros aquellas de las edades maduras. otro tanto: ción dd nialidad. egrosso modo> . el criticismo y la producción ete . compuesto al llegar a cierta o más enfermas crueles..

Pero haber en la cual los mencioa su vez con las en su que fermentan el mundo espiritual regresado la sabiduría aún no parece de las sinteoriental. no seguirá su proindefinido. una clapa de pronlosófica prodigiosamente intuitiva. verbi- De esta manera podemos pronosticar de Europa. psíquica. y los pueblos sin esfuerzo alguno que los pueblos eslavos y latinos de en eslc hemisferio extrañas ducción Pues campo nados occidental desempeñarán el futuro. si fraccionamientos o absorciones no lo perturban. la moral y la jurisla mística del indo. La esla tética y filosofía griegas. de investigación cienlillcos para una nueva con- del mundo. mística y la sensualidad del israelita. esta éra de industrialismo a otra modalidad pueblos descollarán un progreso bablemente misteriosas seno. Aún a ese período sis que informó necesitamos fundamentos cepción de largos años de discernimienprolija que nos dé los to. Hélce tan poco que ini- .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS que su índole espíritual prudencia gracia. nórdicos romanas. capacidades sino que dejará de evolución. la conduce.20 .

cursos donde lo abrieron dea. Porque aplebeya renta siglos los sabios del Egipto y de Cala interrogar za en busca de su arcano. de' la técnica que esta agitación. el que brota por los labios del magnífico poeta. Volveremos esos días. la se multiplican realidad-. Después de este período de análisis el cicerrarse con prodigiosos hace más de cuaa la naturaley connos acaen su la clo humano podrá re. Serán muy bellos esta vida ordenada T agore forlable de la civilización contemporánea un poco. -Todo esto hace al verdadero hombre invisible para sí mismo y para los demás-. consigo mismo va disminuyenEs el grito de do en su estricta toda una raza y de toda una época. este afán y del comercio nos ocultan verdadera vida espiritual. Rabindranath ba de decir a los pueblos del Oriente visita al Japón.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 21 ciámos la tarea analítica que no es tiempo todavía de que se renueven las disposiciones del espíritu. comunicación comunicación -Mientras los medios de rápidamente. la raza oriental y el mundo antiguo. Ese tambíén mi anhelo allá humildemente 2 .

lo cierto es que el grito fecunda del Universo.22 . Porque davía vivimos dentro preceptos diera decir verdad nuestro apacible o siquiera lo cierlo es que topu- de los veinte siglos de escuchar otra nueva que sea y la de que se quejó Taine. Guién mas cualquiera fundamenlal. marca que reclama el sendero la introspección de la sabiduria. contemplación .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS esbozado en el fondo de mi alma. infortunio. Pero aún. ni está pronta ni el liempo ha llegado 10va- davía la raza que ha de realizar nuevos lores filosóficos.

~BrY:A l31BlIOTECA LUIS • ti: e =: ~ I ~/>. p."30 .JlYOLOQO DEL REt\lERDO 1 eANCC U¡: U-.":(" .

-Hijo.. me contestó para siempre: con la manecila enju- en lo interior. me atiendes? Y ella volviendo sonrió meditación. Triste fue su vida: de la lejana Albión llegó a nuestras rar las represadas más vio a los suyos. jugaba yo mis juegos permane- nocí. amigo mío: a los arcanos los sucesos de nuesti tro sér van llegando de la vida en ciclo que misteriosamente se repite y . quizá mitigó las inquietudes ro ello' es sin embargo cogía en nostálgica Un día a su lado por jugar. y con mucha en si de lejaestaY ella aquí pena en la voz le dije: mamá.A UNOUE mi abuelita tenia ya sus cablancos. -¿Y mundo?señalando ta y blanca futuro a su pecho Le pregunté desconcerlado. dónde está ese otro dos de lágrimas. más porque ella me viese quizá que la dulce viejecita cia quieta y muda en prolongada Mi vanidad infantil se ofendió. ba en otro mundo . sus ojos bellos niveamente eran de un limpio azul cuando la comontañas niña aún.. y nunca ni de nuevo pudo mide su alma.. ¿por qué no nos pensamientos con los ojos nublarespondióme. pese reondas del T ámesis. El amor que a menudo meditación. Pero infantiles.

futuro . Para mí equivale a la Eternidad lleva ta espiritualizacíón psiquis amigo del universo.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS un mismo tiempo se renueva. hor~ nuestra interior? miga de lo infinito. arcana El mundo exEs es~ mientras un mundo inque verifica la vida del terior se ilumina más y más y se dilata. Y si no. ¿a dónde este mundo mío. Piénsa en mí si hallas otra solución. terior va palideciendo una mutación hombre.26 .

S 11 .ArOLOQO bE LAS MQLTITQbE.

a la ciudad hizo reunir a la para signillcarle: hacer el sacrificio constante el mUildo inte- muchedumbre suprema debéis Si queréis hallar los caminos de la verdad de muchas cosas adjelivas de vuestra existencia.is en lo justo. muchedumbre. ba la caída de la tarde Tengo algo que decir y descendiendo él tario consultó su hora y adivinó su destino. túnlas la verdad en los pliepara interpretar el significado de esla zón más íntima de la belleza del mundo dehondamente La belleza es sólo armonía. y nunca alejar de vuestros ojos la misconexión que hay entre la naturaleza gritó la el Pensola rade la Pero él y nuestro humilde sér. pensó. son las maneras armonía. los hombres. respondió doro El Ark sorprende gues de una emoción: béis analizar armonía.. -Basta: no querrmos filosofías. exaltar teriosb prodigiosamente rior. ... Sólo así.L A naturaleza un instante adormecida jo el sol meridiano poco a poco su agitación. ¡No nos diviertes! -Está. ba- fue recobrando Pero en el y en tinte azulado de las lejanas cordilleras el vaivén de todos los seres vivientes ~abía Se iniciasoliy el pensador un dejo de lasitud y apagamiento.

. esperanza y compensación. que os diga personalies ambicionable mismo de nuestra educir cuanto en el mundo. La muchedumbre nuevo. lu- ¡No nos diviertesl pues.. fe.I Apóstol lipendio no pudo continuar: enfurecida la muchedumbre y dolor. Que de nosotros emana . apetito que es necesario de la verdad para predicada dolor con bené~co resultado.. -Nos -Es verdad: nático insufrible. miró al ponienle to como el simbolo escasamente iluminado ya.. . ces . E.)() ..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS veces recóndita. de su amiga nael Pensador sino verdades crear primero el después en y que había tardíamemte no reciben le arrojo lejos de si con vi- De nuevo en la soledad turaleza comprendió que los hombres apetecidas. la sombra emergía lentamente de los valles. cometido Luégo. descifró el significado del azul infini- de Iodos los misterios. sí mismo. vio con apacible la última necedad mientras. que del fondo dad podemos dinámica airada e invisible a vede le interrumpió estás trastornando dejadme. el seso.. meditando de su vida.

31 vio en la luz que lo penetra ciencia humana. queridas verdades el símil de 111 y en la paz augusla de sus murió serenamente.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . bles quimeras verdad en innumeraque no le . y yen- Algún tiempo más tarde la muchedumbre presintió el significado de sus palabras do hasta permitió su tumba simbolizó la sencilla decir.

ArOLOQO DE LOS TRES REINOS QQE I1EREDARON LOS 110116RES 11I .

en una llanura dilatada de su hogar simulaba una surgenle de cuándo apareció. escudriñará mo de las edades. y luégo con apagado acentu nura r('plicóles: -V osotros mismos debéis De vosotros misterio el mayor dominará ti en miránde ter- interpreiarme. ya creuna vez diciéndole: lu au- tres. . la interrogaron cavilaciones lo sabia. esta llanura el de vosoel abis- hasta los confines del espacio. El terce- ro de vosotros poseerá el reino interior. y nadie pudo adivinar de ella de dónde vino ni siquiera Rodeada de sus hijos y por imponía en lomo de su sér misleriosas lla y poderosa -Los cidos. y hemos venido a busca de una explicación. Largo espacio de tiempo se quedó dolos. Ellos. por lo be- la tierra misma. El segundo tros dominará el tiempo. loh madre! conocemos no acaba gusta majestad.E cázar N el decurso princesa locado de las edades vivió una Coel al- de mislerioso origen. y hallará mi fin. mas hé aqui que nuestra pobre imaginación de tejer suposiciones respeclo de tu origen y de tu fin y de la esencia misma de tu sér. donde verá el por qué de mi origen y mi fin. y descifrará de mi origen.

Más allá. de los prados de estivales doró muchas y perfumó lél la tierra con el suave aroma enhiesta perci- A la riba de los arroyos bió el hálito tibio de los vientos lejanos. Vio a través de su espíritu des y las edades edtldes. fuéra de la tierra. sajeros sin fatiga ni desmayo. Sus pasos presurosos ron tierra y más tierra. El conquistador habló asi: En el confin del horizonte hallé sólo un erial. mende apartadas regiones. El segundo recorrió el tiempo. inmensas bosques milenarios.36 . bajo un ponien- . Envejecidos y melancólicos se abrazaron del espacio en silencio. sol de los mediodías veces las espigas vegetación. y sus ojos alen el pálido azul del tivos se fijaron siempre horizonte. El tercero se quedó meditando. día centenares dilatado las primeras edadel medio y el fin de las siglos y en un En una hora recorria de siglos. Un día los juntó de nuevo el acaso. recorriepraderus y El a su madre y se marcharon Hacia los confines del espacio fuese el mayor de ellos.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Los tres hijos abrazaron silenciosamente luégo.

En la conquista pude ver que cada maba en el olvido al engendrar El tercero. mas hé aquí que cuando lacio vieron estupefaclos bía desaparecido ya. otra etapa. vi una ribera misteriosa El conquistador comienzo edades po sólo he visto de la luz vesde que me se- paró el vacío: Vengo a con su llar a mi madre. el espacio y 3 . que habéis madre creó la ilusión del espasomos el comienzo y el fin. Nosotros Nosotros somos el tiempo. fuéronse entonces en busca sa. del tiemsiempre de las edades igualdad monótona. de su de la princellegaron al pa- que su madre hael meditabundo: matado voso- dijo el tercero. Entonces -Nuestra tros.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . cio y del tiempo nuestra madre. el conquistador guardó silencio.37 te que iluminaba la policromía peral. del tiempo refirió: en el y en el final de las el dominio etapa de la se esfualma.

~rOLO~O bE L~ Vlb~ ~K.MONlt~ K.~tION~L

IV

M
Médices

AS allá de los umbrales de la muerte se encontraron una vez las sombras del viejo Salda Muni y de LoY como aquél reclamaadelante. el de veces domi-

renzo e( Magnífico.

se para sí el honor de pasar risa benévola - Te dejaría manda -Soy -En se dilata de quien muchas pasar.

lo miró de hito en hito con la son-

nó a los hombres y recibió caricias de mujer. le replicó. si tu demayor categoría. no presupusiera en verdad insistió

mayor que tú. y viví más Gotama. sin sucesiones. que

noblemente.

este reino no hay espacio y e/tiempo en un presente

a no ser así ya verías quién es mayor. Vé. no obstante. de tus méritos do de la sombra miera su pleito. -Es si te place. y elíge un árbitro que sepa también del mío. de Salomón para que diri-

y el viejo Gotama volvió a poco precedi-

señor. dijo el monje de (a India. que a 1 mí que nacimis tres palaabandoné

se me niega la precedencia do en la nobleza. cios. mi esposa ta meditación. ra del Neranjara. nación y comprendí

joven y mi hijo por la san-

A mí que. al pie de la higueg0cé de la suprema ilumimejor que ningún mortal

42 - EL LIBRO

DE L05J ADOLOCOS de la vida hum ana en los senli·· años

la insuperable

desilusión

en el amor y en las riquezas. mí espíritu depurado sedad. dores hambre

dos y en la mente. y rendí a los ochenta

de toda ambición y faly

Que dejé enjutar mi cuerpo a los ar~ del sol del trópico lo lastimé con de Jdasacrosanto. basy con Caligas en el bosque

vana y a las orillas del Canges

A mí a quien no rindió mujer y para quien este manto raído de amarillez simbólica tó siempre. El Rey semita sonrió bajo los rizos de su barba manda. -¿No babilónica.
y vuelto hacia el arrogan-

te florentino

inquirió

con los ojos su

de-

me conoces. pues? dijo aquél entonla estría ¡ónica mocanté a estudié la sabidumis labios de mis palacios.

ces. Soy de tu especie: deló las columnas la juventud ría antigua cuando himno audaz.

y amé la religión y el arte. Y con viejos vinos de Tú. florenlino

la fiebre del amor resecó

los toqué imperturbable

T oscana y Chipre. -Bien eslá. dijo Salomón: audaz. que comprendiste

la vida como un ar-

.. de una idea. obstinado Y tú. pues que despreciasdel al- te la belleza del mundo y la alegría ma.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . . sufrirás muy poco por marchar después!. Gotama. primero. .43 monioso pása conjunto y la ensalzaste en la relien gión y en la sabiduría. el recodo en el amor y el arte.

AYOLO~O bE LA YERfEttlOIt v .

Angel para que dirimiese mejor a la perfección nuestras vidas. le dijecomo una se dilata sabia y justa cuál de ellos haderrotero Conocéis ron. y obras distaba infi- en vuestra sensatez está evidente todavía. y en el apacible donde estamos . que la perfección nitamente ñó vuestra aún de la perfección hoy ninguna ideal que somundo vanitentación mente. y la obra nuestra vivas: ¿Queréis que trazámos -Glorias decimos al espíritu semilla fértil en el alma de las generaciones cuál de los senderos humano lo enaltece ideal? contes- más. y más de cerca tocó la perfección de ese espíritu humano.A NTE el espíritu del gran Marco Aureuna vez las somde Aristó- lio se presentaron bras de Buda. tóles el gran Marco Aurelio: cuatro sentimientos como cuatro columnas gigantescas integran la vida ideal del hombre: la religión. Vosotros de su perfección confesasteis de vuestras en el mundo. resolver El contestar vuestra cuál de esos sentillegó vuestra mientos es más noble y úlil. la lógica y el arte. la moral. Y hasta dónde en el camino obra. que justamente representáis pregunta sería vosotros. teles y de Miguel a su manera bía trazado humana. de Jesús.

-Noble y útil.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS dosa os podría dar el que permanezcan ínsuperables. y si entendiste que tu envanglio no era pa. perfección los hombres.48 . como tú di. y la un ideal exclamaron nada tiene que ver con tu obra. más noble y útil al espíritu humano. ces. los otros.. oh Jesús.. otros insiste en que su obra fue. . y donde se te alzan (emplos de prodigiosa nificencia se pasearían las fieras del bosque. enunívoco. Oh Buda. y relio. Continuó de meditación a la segunda Marco Au. de toda tu anhelo de mo. si los hombres guido el evangelio de castidad habrían discípulo predilecto. ral perfecta. .y tu obra. ra ser cumplido por todos tonces -Así no realizaste es verdad. desaparecido que recomendaste hubieran seascética generación maga Ananda tu del haz de la (ierra.. entraña la renunciación lucha y el vivir como los lirios del campo. aún y los cuatro conductores mano tocados cias exclamaron dad que perfección él del espíritu hu- en lo íntimo de sus concienun mis.uo fiempo: es verpara alcanzar cada la Pero uno de nos- nos faltó mucho soñada.

que pa. ni la elación Con tus categorías? belleza moral. Y si el ¿dónde quemadres de los hombres. exclamaron los olros. otros . justo homenaje y la riqueza. ni la el hombre -y tú. saste por la vida idealizando hermosos del corazón diste acaso los sueños más dishumano.49 que envidiaría Salomón. sin provisión Pues bien. yo te pregunto: siones del arte. y el arte habrían no le rendirían darían podían entonces perfección -Así haz de la Herra: San reino de los humildes la sabiduría pertenecer la ciencia fecunda y del arte? Y si todos no al reino de los humildes. oh Arislóteles. escuchado. todos ir en el mundo sin afán como las aves del camle hubiesen la industria lambién de la y el Vaticano hoy. y la nada tiene que ver con tu obra. Tu evangelio ordede ali- nó a lus discípulos mento ni ves lid os. prodigioso Miguel Angel. sin las efumíslica. es verdad. ¿no compren- que bajo de tu nivel. ¿qué puede hacer -y tú. por el díe! de mañana. si los hombres desaparecido Pedro llegara. po. no realizaste un ideal unívoco.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . que pareces más cierto de tu obra.

se subentienden hombre virtudes en armónica mutuamente. " das las modalidades la naturaleza del espíritu armonía adecuación los cuatro.50 . mas no aun de realizar/a. y es dentro con el destino Vuestras Armonía y adecuación nos cupo en suerte. sea sólo relaliva como la unidad que sois en la tendencias.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS frutaron de más cerca las atracciones toria Colonna. espacio . tiene que satisfacer universal. pero que de su persona del vida humana símbolos de hondas podríais enseñar a los hombres que la perfección suprema les es inasequible. cuatro la per- tendencia dotarían a un de entrever Ella. unidad.. dola aplicar a cada conjunto de cosas: y sólo pudiéndola ladamente también. como pudiénde las ais- de la capacidad fección. la aplicamos aplicar a cada es función de lo infinito. a la armonía infinitas relaciones. La perfección . como la cosa. ¿dónAurelio? tode que Es dentro oh Marco posibles.. y las uvas jugosas de Vicdel Amo? Pero entonces exclamaron de está la perfección. ella pueden ti participar adecuando sus destinos dentro de las relalividades y del tiempo. la unidad. Vosotras De ahí que tomada sombras.

•• -'. f~ .AYOLOQO DE LA ILQSION y DEL ENSQERO VI _ •.

providente gozaba Dios de )a vida y de la luz. amistad criaturas. . emblemas de su raza. otro si. de la perfecta de todas de existir y sus de Dios y del amor sin sombras en la conciencia que enlutaran primavera el mun- do ni dolor tar y vivía la humade bienes4 nidad una indeficíente de amor. fundadores tes de apoderarse siempre sus leyendas: soñadores. De sus múltiples ramas fueron los persas talvez los que más puro conservaron el símbolo ario de la Divinidad. del mundo quiso apode- y tal parece que esta cepa privilegiada an· rarse del espíritu y soñó desde entonces para los mejores sueños de la humanidad. y gozaba. Consciente del bién inefable de entender. los germanos rreros. tradiciones los siglos egida pura cuenta Pues que así como de otros bien. los futuros artistas de la Galia de epónimas nacionalidades. una de sus de bajo )a el buen y en el comienzo vivía feliz la humanidad de Ahuramazda.A ORILLAS del Yaxarles y del Oxus y en la dilatada meseta del Irán vivió sus primeros siglos la cepa racial de al munlos ingueotros y y los grandes pueblos que enriquecieron do con su civilización dios y pelasgos más.

y tomando al hombre de mis criaturas: está hecha ya.angustia infinila de vivir.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Mas hé aquí que Ahrimán acercóse a la criatura do por el mundo embriagado ciones arrojó celoso y cruel y extendien- humana la noche y el dolor des- hizo en un instante toda su felicidad. fermedad y de la muerte.54 . Y atediado de la di su los ínfortunios final que calmara y la muerte. Y como por su obra sobre misma de destrucde la enAhuramazde espísólo los seres vivos la mal- dición irreparable de la senectud. le habló perfección por un instante así: cAhrimán en su sabiduquiso destruir la su obra ría infinita. en busca para decaído y dolor.có al buen Ahuramazda siempre . Cuando llegó de nuevo el buen aquel mundo en primavera ya tristes sucesiones el sér humano por todos solución da Ilenóse su alma de infinita desolación: y de aquel ritu humano en perenne aurora quedaban de sombras y enfermo. jnvo- . Mas lleno tu corazón . y el buen Dios de la vida y de la luz herido en la bondad de su obra predilecta de la mafatal desde reconcentróse no.

imaginaY todos cuantos can acaben ahi en el ensueño y en las ilusiones de tu despierta devolverle ción: V é con ellos y vuélve a ser feliz. que en ellos suque la muerte te ha de males te acaezde tus noches.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . y las somdesde ahora que en ellos tu mente de tan gratos ensueños plas el bién querido vivir lo que te falte. ya que no me es dado nito ni la eternidad. puedas arrebatar.55 ahora para siempre de insaciables el infortunio y pueblo ilusiones para que combatas bras que te asedien. el bién inG- .

ArOLOQO rAQANO DEL AMOR VII .

A do t'JOS después de cumplida la destrucción de T roya. razones para busJuno contra y muchos que guarVenus por Helena. Ileza máxima? el astuto cierto do merecida el talento. el i1rbitro? ¿Cuál dir la preferencia Minerva. y un si cs no es por que le había creaseductor su comedido pensamiento prestigio la sorprendente fidelidad de su esposa. Porque habiendo caíen desgracia la buena opinión de esle Miárbilro después de su cobarde nerva hallóse con nuevas conducta. Ninguno héroes había entre de deci. el pleito podía el que car alguna revisión de su juicio. La decísión pareció feliz a las tres divinique desde el comienzo de los siglos dades . Juno. 105 campos de que cn ella suscitóse desempeñaron nuevo entre las diosas rivales la misma disputa que Paris resolvió. y ya en eliseos todos alguna aquellos misión. ya por sus hazañas. más autorizado rey de !taca. Mas ¿cuál de tántos ilustres ser ahora deber. Y como de su parte estuviesen también héroes de la compañia la conducta prontamente lachable daban aún cierta esquivez aviniéronse de Menelao de la hermosa a someter a nueva decisión. la be· y Venus.

óO -

EL LIBRO DE LOS APOLOGOS

se disputaban
y los hombres.

la preferencia motivos

ante los dioses cada una

Quizá interiormente Minerva

de ellas hallaba parcial

para considerarlo que lo conoJuno favorapensamientos; impresión

en su favor:

cía tan devoto de sabios que confiaba bría debido ble que el deber ba aún ciertos cumplido incidentes

en la honda causarle.

de su esposa haque recorda. por Hocon callados

y Venus

rnero en la narración Calipso. de su magnificencia

de su encuentro

y las tres se presentaron
al sagaz

en la plenitud Ulises: ¿Cuál

de nosotras -le dijeronconquista más firmemente el amor masculino? -No es preciso pensar mucho. replicó UIi. ses -y las tres diosas lcmblaron de cmoción,puesta Desde no es preciso que merece pensar mucho la rescuestión. a una sombra me lo preen turno tan interesante

luégo se lo preguntáis

impasible. guntara riguroso:

que si estuviese en la tierra y cada loh Divinidadesl os preferiria a riesgo de cambiar

una de vosotras

por separado.
y si las

tres veces de opinión

tres a un tiempo mismo,

EL LIBRO DE LOS ADOLOGOS - 61

¡pobre Paris! me solicitasen opinión. creedme. os habría preferido a las tres sin contradicción ninguna .... -Vemos. exclamó un poco infiel. ••Eso impaciente estaría ya Miner-

Vél. que asumes tu antigua

manerél evasiva y bien allá entre un crilcrio Ulisesy

los hombres. ¿pero es ese acaso paré! 105 dioses? --Precisamente mundo de cio acaso.
105

no -continuó

eso queríél añadir: Que en tratándose dioses y las sombras ha de ser muy diferente.

de este mi jui-

si lo permitís expresado iracundas ¡Ingratol para pues y peliemélna el amorl

Mi juicio será muy corlo ofensa las diosas

así: ¡De ninguna de vosotras Ante tamaña exclamaron

a la vez: ¡Blasfemo! Y en su penairadas hasta el trono de Júapóstrofes Debía ofensiva el astu-

samiento oculto quisieron significar:

y lanzándose

piler le díjeron to rey padecer su audacia grosa. Entonces

con crueles venganza. menos

Ulises que pedían no era

otro tanto que Promeleo.

el ya viejo Júpiter

llamó aparte

él Ulises y le preguntó

sus razones.

62 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS

-Es

Señor.

dijo éste. que el amor sc-gún no emana de ellas. Es virsurge nebuloso en En nosotros

mis conocimientos tud personal.

la niñez. soñador y pudibundo en la adolescencia. deGnido y audaz en plena juventud. Es función de nuestro cundo. biduría Es potencialidad
y su virtud.

organismo íntima

sano y fenuestra. de

que ellas participan
y el arte

según su belleza. su saLa inteligencia. y agigantan. siempre inslante. la moral pero si aun-

lo enaltecen

nada de eso encuentra. que sea por un codo yo combustible como el objclo brillante El viejo Júpiter

surge.

Es fuego cuEllas son

está en el. corazón.

que recibe la luz y
y di-

la refleja luégo como si fuese propia. sonrióse amablemente jo: Lo sé por experiencia .... Mas es prudente no aclarar tales cosas.

y hé aquí que también PenéIope había escuchado el juicio. y un poco amargada que en nosotras liernamenle: querida complementó la explicación al oído de Ulises: ahora recuerdo es lo mismo .... el sabio no tomes a mal Mas interrumpiéndola Ulises le dijo mis palabras. de pronlo

esposa: los ¡omorlales

De ahí en adelante emociones y pensamientos rán uno para dos. son. y los dos se sentirán uno mismo en las luchas de la existencia humana y en las fruiciones del corazón.63 no saben badora todavía el verdadero misterio del amor. den su personalidad ción de la persona existe una conturdado fun- Los seres que se han queen un momento en tal manera que de dos una integrahumana. En la vida humana soledad. El hombre y la dotes de lo hunada más rfsulta un sér moral.etración Es una integración indisoluble los liga para siempre. . al cruzar al enlazar los brazos. fragmentos de un solo sér que el amor conjuga para la armonía de los valores morales. sin embargo. golpea corazones En un insde de las miradas que se al cuidar a un tiemy una com- un hij9. de la personalidad incomse- pleta de los sexos la que hace el amor. tante dado. para el complemento de la felicidad y el consuelo de cierta soledad interior que percibimos. buscan. rido con ternura. Es como mujer con las fundamentales mano.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . _ ráfaga misteriosa po mismo en ambos pen.

AFOLO~O ~RISTIANO I)EL AMOR VIII .

poblaron y sed. que en medio de sus grandes infortunios y del desamparo de la más enemiga bre sonreia naturaleza feliz. ESPUES de la maldición del Paraíso su vivir emprendieron atormentado los hombres de luchas y contratiemcar- y a medida que crecia la especie fuehacia los cuatro puntos ron avanzando ¿inales en busca de más pan y de mejor abrigo. La maldición div:na parecía obrar su efeelo en todas feras de la humana consciencia y de la hu- mana adividad. Mas hé aquí.D pos. más aún: padecieron de la infidel Edén y del pavor inenarralas es- ble de su propio arcano fin. Llegaron a las llanuras ardientes de los rios tropicales. Padecieron de los elementos Padecieron nita nostalgia ascendieron las lindes de hambre traidores por la falda hirla sel105 suta de los más altos montes. sin embargo. de rara curiosidad: braba más y más bríos y entusiasmo. va y tocaron tos. áridos desierinclemencias airados y ataques o furlivos de todas las fieras de la pampa. y mostrábase cruel el hombre coel hom- y el Dios Padre concibió entonces por primera vez un sentimiento Desconcertante fue para la misma Sabiduría .

68 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS

Infinita aquella inescrutable tan labios piadosos sentimientos cación

felicidad del homY cuenen los explipara

bre en medio de la eterna maldición. do estuvo entre los hombres de su humanidad a esa antinomia buscaba alguna

de aeda que Crislo cuan-

desconcertante de su Sér.

la misma omnisciencia lo después tarde
y de sed,

Y que sóde fatigas y de infini-

de haber vivido treinta años, una de una jornada de crueles asechanzas espiritual.

al terminar

ta desolación

lIegóse a un hogar lo miraba inlos de su

amigo y vio que una hermosa mujer acerclÍbase hasta sus plantas doloridas, al fondo de sus pesares quietos bálsamo enjugaba abundante de ternura, intimos con el clasus pies con

ro mirar de unos ojos negros y grandes, y regando finísimo, sedante y perfumado,

luégo con la seda ondulada

cabellera: y asi de hinojos, radiana su lacual una cervalilla perseguida fervor. Y dice la leyenda que de dulsus cabellera destrenzacla,

te de belleza y de ternura, estábase do temblorosa, por incógnito

Cristo la miró, vio sus ojos cdrgados zura, su hermosa

labios trémulos y la blanca mano suave y ca-

EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 69

riciosa,

que a un mismo fiempo lo ungía y
y que pensando

lo aliviaba;

en los hombres enallccida. Señor. di. aunde su

con el fervor de su humanidad jo a su Padre. agitado que sepan corazón: -Perdónalos. lo que hagan.

allá en lo más hondo

DEsrQES ArOLOQO

DEL AMO~

IX

-: - - .. ."

,

~ \
-. )

hermana y no: Quizá no son memorias ventud como juvenlud entusiasmo el despertar .. la rei- con su her. mana recibiendo eslaba Oido.. tú nada allá dentro Es como un vacío: la ya encender fervien- tes enlusiasmos.. mía. de no poder solamente.¿Mi leyenda? ... contesfó la reina volviéndose robusto Yarbas· . joven ante Hermadel co- de una sangre de la vida . es eso propiamente. En plena juventud somos lIa- . y almas con resmía . dijo al fin la reina: ¿En Se me ocurre nos ha hecho meditar lan ya la vida. Prefiero la hisal foria.Tampoco na: ¿no sientes razón? -¡Ohl consciencia ciertamente.. cobija nuestras plandor -La -Sí -El crepuscular . C IERT A tarde caliginosa. de JU- Huye de nosotras el sol de otros tiempos. juventud. meditar luminoso y el mar.... que un Las dos parecian -Hermana pasada ante el crepúsculo qué estás pensando? mismo pensamíento hondamente. na de Cartago. la brisa del mar en a solas su vida la magnífica terrélza de su palacio. como el sol que ahora se oculta...

hermana viene a mi consciencia distantes de las arpas allá en el mar. Es el vacío de una ción. Ahora.. El apagamiento. Veo que tu sanco- gre híerve aún. tonces. es vagamente melancólico mo una melodía lejana. vor... guslíosa -Ardiente Mi pensamiento hermana friald6d en torno nuestro .74 . con él. ¿Recuerdas en mi barco. ¿sabes. no agites mi alma Con esas . sin saberlo quizá. Y esa parte de señó a amar... -Sí. distanciada mis oídos lejano -IGhl morias . mía. Ahora somos apenas vago simbolo. sotras hermana mía: El hombre que nos enparte de su espíritu. sin ferresignada declinaUna anEl desamor. con afeclo. No es eso lo que yo siento.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS ma devastadora ciende el corazón o tibiamente pura que eny da co- de los hombres lorido a la existencia.. dejó en nonuestros ena goces juveniles? Muchas veces iba por el mar. con el que amaba por las olas del mar llegaba y la música cadenciosa de las arpas como un eco lejano de mi feliz mía? Ese amor como el eco me- amor. Se nos quiere como a antiguos retratos de familia.

estímulo de todo nuevo amor. loh Oidol ¿AcaParte de nuestro de total? .. mas siempre dominadora. La virginidad renace ante el y tímido... felicidades nuevas.75 espíritu pués es el patrón de medida con que desEl sér ama- medimos a los demás hombres . todo. que integradas samos como él nos tánto con el alma que le en el futuro son una soqueremos y pen¡Ayl hermana aún. Vuelve el corazón a ser adolescente hervir la sangre.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . pero la somlatir apresurado silenciosas el de bra de aquel que por primera vez besó nuestros labios. esa sombra vaga eternamente en nuestro espíritu. fresca capacidad amores. nuevo enseñó.. hará más estrecho y hálito vuelve a nuevo de felicidad aún si se quiere el nue- . mía: hasta el olvido es posible amor. renovar sér conservaréÍ siempre Mas sí definitiva. ¿quieres que te diga francamente? do se compenetra amó. oyó de cerca corazón y alcanzó promesas nuestra sangre juvenil. so es una impregnación -Nó. y. ¿No lo sientes tú quizá? -Me haces estremecer.•. y al pensar y al querer. la. visible o invisible.

con esposa inefable mía? son- . Pero y apagado palpilante nador. de que sea más vigoroso aún tu pensamieninicial da el rumbo. Es función de la vida: porque penhoy de pensar. o eternamente al fin?.ls...Yarbl. interrumpiendo risa: -Lamentábamos -Justamente. vagando ellos adivinan en nues- que ahí vienen ya tu rey y mi hablabais. puede dormir ¿Pela domien el misterio de la conciencia sigue .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS va abrazo. ¿Por cierta ausencia. -Pero -Es el pensamiento todavía. riñoso...76 . En nosotras tú que como una suave melancolía indescifrada.. -Cuídate señor..l. y pue- saste ayer no dejarás to..-¿Oué Annl. ¿y qué imporla verdad.. ro no comprendes sombra del amor primero tros ojos? . añadió Dido con acento callegado tan tarde? qué habéis ..

AP'OLO~O bE LA AMISTAb x .

ante el sol maHnal y el hombre aHArcana. Y tocada maravillosa tualidad sentirse el hálito indefinible y grahermana. de la to de una consciencia gratitud a su vez de gralilud.C partia. fervientemente co de su devoción a la Divinidad Entonces la Divinidad ñas de su sabiduria pura. a la vista de tan exótica apaal lugar de donde ternura a un posus estelaque buscaba rición Ilegóse quedamente y vio con inefable bre sér desvalido y soñador res: Arrodillado de una elevada zaba huellas en el silencio de los mundos sobre el césped humedo aún colina. difundió tante su emoción bre sér desvalido la invocaba. el primer fuego simbólisintió en las entraevocadora y en la soledad de la naturaleza. IERTO dia de la Naturaleza la Divini- dad divagaba ensimismada y sola por el arcano de los mundos. y soñador y creó el instinto de sociabilidad que redimió al hom- . de ver al fin su espiridefinida y amada. de no de su Infinique en ese inssiempre por el alma del poasí para consciente ya más en la soledad to. De un punto perdido en los espacios vio elevarse una leve columna y conmovida de fuego misterioso que se- guia su estela por el pálido éter del infinito.

80 . tora y de infinita consolación ..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS bre de perecer res de su vida .. más tarde el hombre protegido ya y vencedor ddúvose a contemplar a la hora de su por última vez a la masobre la maamor dre Tierra que en ese instante había de abanY de sus ojos cayeron dre Tierra lágrimas de tan imponderable que ésta conmovióse piritualizando idealidad: ciabilidad el arcano de infinita ternura y esde su sér vertió en una nueva y rara acá el instinto de sosimpalia protec- el alma de su hijo humano De entonces defensiva llegó a ser un sentimienDe enton- to de ternura. existe en el alma de los . en la inclemencia de los aza- •• • Una dapa ocaso donar.. de inteligente ces acá la Amistad hombres.

AYOLOQO De LA (ARIDAD XI .

.Voy cantando ma de mis ensueños fui correspondido. El sanpiedad lavó y le hallaron a un pobre caminante las heridas. cuando la la filoso- sintió más fervientes anhejuntos un trovador preguntóle replicó: los de ideal en la mistica. y un santo. ajenos: voy herido y tú. y éste en los palacios feudales. Podemos su y los dos camino. Amé y no mi dolor en las cortes regias y ante la multilud el poey para calmar busco el aplauso de mis canciones .. herido.... amorosos. voy en el mundo herido por el dode caal prójimo . amistosamente continuaron Al caer de la tarde. colocó vendajes to se acercó a él y con exquisila tomó consigo Maravillado tro del asceta hasta la próxima protedores ciudad. el poeta siguió detrás semejaba pensala tivo y observador. ¿qué haces? -Yo lor de los dolores ridad consolando ir juntos. en un lugar desierto. Y pudo ver que el rospor tal manera . -¿Qué haces por el mundo? errante.E Nla penumbrosa humanidad Edad Media.. halláronse fía y el amor. el mistico al poeta .

que por momenlos parecía samente lIarle pensando.84 . salisfadoria pensando herido él lambién. analizaba esa rara simpalía explicación. el bardo del palacio. Silencio· sin ha. bajo el raso de los veslidos si a las evocaciones nuevo rudas pasiones y encontrados mienlos.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS expresión dolorida del caminanle. más y más. santo. Mas ellos a solas y las mullitudes laurearon caron en vida al prodigioso alejándose -Por al poeta y bealil\· de las multitudes hablaron un inslanle al escuchar y se dijeron: tus versos al. finamente como senlivivieran de ló con dulce acenlo alma. fueron a la Gesta Y conlinuó Esa noche en la ciudad lín. Y después de las danzas del [esenfermo de un amor lejano canlodas las quejas de su que el ros· de las don. Y vio el sanlo observador lro de los magna les y el roslro cellas palidecía rubor. creí loh bardol que las multiludes habían . Que sus nervios a veces. Al día siguiente la gloria del santo y la fama del poeta se extendieron por el mundo. a veces se leñía de lemblaban del poeta lujosos.

Temblaban ondular en sus Corazones. la caricia de tu voz. tenazmente Si cantabas tu sueño fijos. He comprendila de sus do. tu y tan solo como A estas palabras. vieron el dolor que mancebos pupilas con que su corazón te produjo enardecidos bajo el impulso femenina. que ellos no aplaudieron belleza de tus cantos sino el anhelo propios corazones. Tus discursos me reve. y si la belleza de tu amada. vibraba extasiados Mas hé de al halago de tu voz. temblaba suavemente el pecho de las vírgenes. lan el fondo del corazón humano y la razón 6 . amigo bardo. replicó el poeta después de meditar un momento: -Así es verdad.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS _ 85 canzado ya el sentimiento especial absoluta parecía aquí puro de la belleza. soñaban la esquivez brillantes y el labio aridecido tus cantos halagaban de amor. sedientas de ternura. recibiendo como propia. al fin y al cabo. incomprendido y que. Que en sus almas habíase formado un femplo para el cuila de lo que es bello con belleza ideal. distintas emociones. y el ritmo de tus cantos que mis ojos. dolor quedó antes.

mérito abstrado -No bardo. y yo curo mi dolor cuando Desgraciados otros. para aliviar este mediante la cual Tu virtud es efedo de una tú te crees enfermo del dolor que ves y sólo para curarte a ti mismo. añadió En este instante he tenido una revey si tu se- lación saludable: mueve emocionada alma enferma mo humano. creando si el alma de ellos se conal oír mi canto. la sande nosde todo el Dios mío. servar es herido de caridad. revelando así que entre los seres se van espirituales . es verdad. y lo aliviaste tu propio trasposición lo curas -¡Oh dolor. de tristeza guimos. ante el dolor. así es verdad! dijo el sanrestaño to. te tú no sentiste Yo también pude obtu espíritu cuando Rara sugesliAl recoger al caminancon el dolor lo que experimenta sus dolores.86 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS de todas sus simpalías. de personalidad. las mismas leyes del egoísPero tú tiemblas y ellos palidecaminos de corazón a cen. vidad de tu sér te hizo senlirle que él sentía. noble te apenes. cuyas obras están desprovistas y propio. si evocas sus anhelos. amigo. Ellos te aplauden gre de la herida ajena.

mi anhelo de belleza y tu anhelo de caridad. dormidas. Es siempre el egoísmo del sér el emociones milagroso de emoción. porque se despertaron Pero ya es un progreso como una virtud pasar de unos a otros corrientes Si no queda alfruísta nos dé mérito propio. milagrosamente desarrollado de la cepa misma del egoísmo. mediante la simpatía de las emociones. formando sí es virtud social. que que surge. .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . una solidaridad nando individual de emociones poco a poco las barreras para constituir que irá elimidel egoismo com- un sér más prensivo y capaz. de unión. lazo que va transal en de los hombres. el sér social del futuro. llave de senlimientos las relaciones principio de mera e inslinliva conveniencia.87 Corazón.

ArOLOQO I)E LA VIRQINII)AI) XII .

con qué cubrir mejor mi pobre cuerpo. y los mercaderes colocaron sobre sus hombros regio manto de terciopelo presentó al jefe de la comitiva. y así se . y entonces.L . el amor de dicon la música y el vino. azul. exclamó. Quiso bres. en busca confesar recorría leguas de distancia penitente a quien de le vez los pecados del anacoreta de un anciano por centésima su vida. Magdalena vivía ya en el de de el recuerdo A veces en el descanso sus rudas penitencias los festines volvía a su memoria: los hombres. de sus formas escullurales fíciles de Oriente. A hermosa desiedo. En una de estas ocasiones fue sorprendida en su camino por los conductores caravana. la melancolía del pensamiento reprimido su renunciación eterna. el triunfo en las danzas agravando como un cuadro aparecían de nuevo en su imaginación. mas en balde. insatisfecha de su santidad. porque de una a huír de la vista de los homfue obligada retroceder. La voz autorizada devolvía la paz a su espíritu y con nuevo fervor conlinuaba su vivir penitente. -Dad me entonces.

mis ojos contemde Siria y del lejano joven hierve a tu prey vivirás feliz. y sus ojos azules reverberaron de la caravana presa. Serás lodo las doncellas del Egipto y de la Aramas nunca esos mis ojos vieron otra sé mi esposa bia.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Su cuerpo irguióse. le dijo. vivo en los desiertos por renunciación del mundo. La mano del mancebo. la miró sobrecogido El jefe de sor- mujer. ave enferma de recóndiTén piedad de mí y détos dolores. -Señor. y su esbelfez conlurbadora hizo bajar los ojos de la hermosa Magdalena. -Hermosa plaron Ponto. la rubia cabellera destrenzada bañó de oro el manto. ¡ame mi soledad. Mi sangre amada y rica.92 . Los ojos negros árabe brillaban y tenaces de admiración del mercader y de lernura. sencia: juveniles y candorosos y limpios como el cenit en los desiertos. misa replicóle: Y con voz su- . trémula ya. asió la mano de la divina pecadora. tendrás en mis palacios honor y mi amor eternamente. le dijo. las bellas mujeres como lú.

quide oro o con Mírame: volvesi te place. diluirse bajo el brillo de las un poco sus labios y el azul de dijo. míra mis riquezas. y desconcertada terciopelo.. busY al anacoreta.. el como un rayo. " y si acaso se da la muerte . Cuando amor que has encendido zá con el rayo de tus cabellos el manso azul de tu mirada. y sin saber por qué besó el manto azul de Al contacto de la suave felpa leya. hayan brillado veré. -Señor.. de su vista con el árabe. sus ojos pareció y confesó de nuevo sus pecados.. ré a ti y te tomaré por esposa y si no. Pero él volverá . resuelva tres lunas volmi destino. en el desierto Que tu corazón se alejó. a tu lado dejaré una vida en adelante inútil sin el amor de la tuya . y La hermosa Magdalena fuese lentamente a su morada. no tengo piedad de mi. có el camino del confesor llegar al recuerdo palidecieron lágrimas.LLIBRO DE LOS APOLOGOS . vantóse estremecida. Agobiada de incertidumbre echó su cabeza entre los brazos.E.93 -No Mírame. es fuerza la que vengo a imponerte. cerró los ojos. mi juventud.

coel desierto. nueva tentación de Sa- píritu del demonio la bondad.EL LIBRO DE LOS APOLOG05 porque rá sobre yo le haya rechazado mi vida? es una cual cumple ti mis votos. fingir tan perfectamente mujer. Señor. es piedad de herotra vez de morada y renúncia -Obedezco. y fuese más lejos aún la hermosa dalena. que has vuelto a amar! es amor. Y caminó por el desierlo reflejando la como una vaga aparición. Señor. -No mana. -No mo una vaga aparición iré y lo disuadiré recorrió Mag- Pero al llegar de la tercera luna. -IOh! diaba no: sus ojos y su voz estaban llesu espíritu Nunca. lo atraeré quedará tran- a mi religión y mi conciencia luz en su blancura quila.94 . es amor. . -Cámbia al mundo. -¡Veo. bondadoso irranunca puede el esnos de dulzura. ¿no creéis que esa muerle pesa-Mujer: tanás. decía: es piedad de hermana: de su intento. protección.

llorar. fin. borrar- los de mi pobre lo me oprime. decía.. hay un doble mis volos y. abismo: el deber vivir solilaria y penilenle.. -Déjame los dos Mas erguida y acu- exclamó. sin poderse desasir que la hacían sintió el fuego el suyo fuerza al Enlre de calor de olro cuerpo sadora su conciencia que paralizaba la devolvió en invencible hipnolización. no puedo más. Magdalena impregnados de inefable dulzura: . déjame que llore lo irremediable de mi vida. y lloró amargamenle a la vista del joven mercader -Déjame solverán estupefaclo. y deleniéndole. halló al man enary la bella lemblar y el ccbo mercader.. levanló con timidez los ojos La luna iluminaba suavemente nos.. Mis lágrimas y así podré mis recuerdos corazón.95 Bajo una tienda improvisada decido. A su visla deslumbrado. penilente de unos la lomó en sus labios brazos.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . quisiera Un raro senlimienvez en mi vida los conlor- por primera nacer de nuevo .. Lloró con amargura dique nunca jamás había experimenlado..

...EL LIBRO DE LOS ADOLOGOS -No me mires. blo de rara timidez... mires mis pies .96 . No me toques. déja que me cuque tiem- bra mejor.. Déja que me oculte: ¿no Mis manos perseñor.. no Mis pies . le dijo. aguárda ves mi cabellera destrenzada? dieron su blancura.

AYOLOQO bE LA INO~EN~IA XIII .

a estas . del corazón humano. del razonamiento rancia. Mas en su hermoso como creo sinceramente dignificadora parado -¿Pero pobres en su valor como belleza espirilual. replicó en torno de los viehumano. o cumple a ciegas sus ados a veces adulto retrasado. Guyau Schopenhauer para hacia el amable -¿Acaso decirle: tú crees también en la virlud de discursos que so- la inocencia? Por tu modo de mirar adivino uno de aquellos platónicos lías hacer tan a menudo -No tengo. En los dominios de la voluntad esto es sencillamente del ejercicio en la religión se eleva al con- cepto de fe y en la moral al de virlud. se le llama inocente: obran el niño.. Nada . jos ídolos del sentimentalismo guno fabricado tenido. que ¿La inocencia? un filósofo aún preste valor alguno palabras-ídolo? quien no sabe lo que dice. dentro es torpeza. en favor de la inocencia. raramente uno que otro igno- así.D ESPUES de haber hablado en todas despedisus mose volvió vamenie del honor dalidades. oh amable Guyau. A denigrante que le hayas pre- el razonamiento en tu incurable es posible. discurso alconoír Guyau. déjame misantropía. la mujer.

habéis contraposición hecho virtud No sin emes a algunas deficiencias. La virtud Pero por las revesa cuando de ferias? No arrugues las cosas pesar de tus entusiasmos aún. ¿ Verdad. permanece lIamarla deficiencia unos casos. Escúchame: se acuerdan de fuerza también bargo.100 . hermano de varón. la llamáis virtud. según su valor inicial. desinteresadamente. meritorio de la fe. o a la mujer virgen porque el mislcrio de Afrodila los declaráis puros. y sólo el hombre con su propósito y congénere estúpida es algo activo. La voluntad . igual: en la sustancia qué que se predica. entonces. el hecho mismo. ¿no es de ficticio valor? Ante la razón pual sentimiento. que afirma tenazmente lo declaráis que suple la Y al y ignoran en absoluto. son. A eres demasiado joven son por sí lo que no fin. coronada ro hé aquí una incongruencia Pero vosotros verdad? cosas apeláis Al labriego que ignora y en otros imperdonable.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS cambia ¿por sino la aplicación. defeclo despreciable. que es ésta una lógica de el ceño. Bella palabra párvulo suprema dignidad de un convencimiento. a su ignorancia querido charlatán Guyau.

Y es de seny real. del sexo de un valor juslo no sólo es lrasmutación de esclavitud sino lambién alenlado menle de vuestras delanle ¿Acaso Déja. ¿Y la inocencia? el orgullo mera. mi joven filósofo. un nuevo factor. conlestó el problema 7 de mí. pero si el prójimo pasivamente. propia virlud. mera utilidad. Así ocude posesión rre con la fe. que me burle ciernapreciadas has agolado ido la Irías. -No Guyau. y orgullo de primera hé ahí. a voel cuya abrir. y aun de prueba exlraña Os reserváis de un mundo de emociones podáis como falta de dominael ser los maeslros. pues. esa resignación tuosa y lrasponéis el conceplo deseo de dominación. renuncia la llamáis por egoísmo. válvula de escape sólo vosotros Egoísmo concupiscenle posesión: ha transform6do más lodavía: tido en palabras masculino. trasmular la pureza sotros.El LIBRO DE lOS APOLOGOS virtud. disfrular 101 se pliega a ella a su vir- lo que es decir. lo que en virlud una negaciÓn. . Aquí entra priviene a reales? pureza. ¿No ves cómo la sensualidad los valores hipócritamen!e concebida La inocencia significa para vosolros ción exlraña. ciertamenle.

que mira el mal como una corriente perque no hallará su bondad es intención de bienes. cuyo nivel está muy alto. No es sólo .102 . es virtud. ritu. Y si nos habló de la virtud eficienmirado el mundo por también. de nuestro cauce también la esposa que hace guardia amor eonyuen su espíporque toque no un gal. tu vida más feliz huque no ha podiEs adiva como yo. que el cieno y principio además. Es virtud de acción.EL LIBRO DE LOS ADOLOGOS aún? Ciega misoginia te ha hecho destructor. de la virtud capacidad cual hice yo hubieras sus aspedos biera La inocencia do apreciar ideales. párvulo cente pecaminosa de pureza turbadora concibe corazón porque tribución La virgen adolescente que nos miran con ojos limpios de intención en :torno son inocentes. y entendiendo no entiende. y te. pureza y el E ino- sido y otras tus enseñanzas tiene valores tu ceguera moral. Aguárda un poco. loh Schopenhauerl tu discurso Lo que tiene de bueno ya Sócrates no le pertenece: inteledual. es rehay y es virtud porque por consiguiente: si bondad en ser fiel y pensar dignamente. si la entiendes de intenciones.

único tributo. Hay que escudriñar tiva de los conceptos. .103 la ingenua más vasto como pureza ignorancia del niño. pero tributo suficiente de la vida. si la miramos haciéndola fuerza moral. de poseer también adivina garse con lo más eficiente para el vigor de la raza. sea que se nos escape mejor la parte posino loh SchopenhauerJ el sendero de la ver- dad y la percepción de la belleza. refribución sa válida de robustas encima quizá del orgullo el hombre de amor y promeque por el conjulo incólume generaciones.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . Concepto así y eficaz encierra de intenciones.

~'OLO~O bEL ~RTE XIV .

audaz. las selvas. en- aún y descolorida. los abruptos Iodos las criaturas montes. cisne arrullador. y siempre rayo de luz. lluvia de al fin. palmo a palmo brumosa los senderos y visitar a todas de la tierra. RA imposible ya para los dioses vir: el Amor enemistaba nas relaciones de exlraño a causa enredando anhelo vez habia de otras obligado convi- las más digy e iba de una a otra sentimientos Iodos los coreñido Zeus tantas mea recurrir siempre en mil se esfera del Olimpo enfermando razones. Toro manso. . conocer tonces imperturbable por de su instinto.E oro. destierro. y todos en contra intemperancia. Llegó cantando en la sabia su por hasta y lIegóse a nuestro mundo el Pequeñuelo de las eternas inquietudes. Por décima con su esposa a que habíale Pequeñuelo: descubierto su dignidad. todos Afrodita había sido herida también. apuros se veía para dispensar su protección Y como él. ligereza Y melióse por los prados. suya al En adelante inmortal alguno dispensó acogida al Pequeñuelo dispusieron que fuese arrojado del Olimpo azar de su irrefrenable por su esencia ya que divina no se le podía destruir. tamorfosis el astuto resullaba y salvar quejaban.

de contento vinieron la al fuese de flor en flor Entonces y otras más.108 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS A la riba de un arroyo en la pradera si- lenciosa sentóse al fin a descansar. hecha mariposa. una oruga trepaba difícilmente añoso de un árbol. fuese por el monte y no sé ahora dónde está. y un ave apesarada -¿Qué haces? llegó luégo hasta el Amor. y tomando en sus manos el sedoso capullo en que vivía le hizo unas alas de tan maravilloso azul que embrigada oruga. -No de su extrema lentitud. replicó el ave. Le preguntó -Mi compañera. divino Pequeñuelo? . aleteando Amor otras locamente. sufras más. -¿Qué Amor. ¿Quisierais ayudarme. él. y a cada alas para que an- una vistió de maravillosas duviesen por el aire y por las flores buscando temblorosas su amor. orugas. como ayudasteis a la oruga. -Busco a mi compañera buscas? Preguntóle Y vio que por el tronco ' el inquieto perdida en el re- boscaje a causa plicó la oruga. le dijo entonces el Amor.

melodioso arrogancia lleo ligereza. pañera. que todo fue en la {¡erra ale- . Y todas de su forma o gorjeo seducde sus trinos. cantos. bello y feliz. arrullo tor. dola consigo la besó en el pecho. rredores. y tomiiny en ese tan com- el avecilla fuese por la falda y por los valles trinando a todas hallar su extraviada que atrajo hasta las aves de y todas las especies taron entonces.EL L15RO DE LOS APOLOGOS - 109 -Cierlamente. II de las aves se junhasta el Amor en y yendo romería le pidieron gracia. mismo instante de los montes dulcemente su especie. grácil silueta hasta gre y ágil. con la alegría felices volaron en bandadas. y él les dio a unas otras bellisimo plumaje. y llegaron después todos los vivientes en interminable tando caravana. y el Amor los fue doy siempre eficaces de siempre nuevos atradivos: rubias melenas a los leones. inefable de su renovado sér. crespas crines y enarcado cuello a los potros salvajes. vigor en la armada ti testa a los {oros los ciervos co- de la pampa. le dijo el Amor. nando la tierra con la alegría y sus colores.

¿qué le dais? su amor.110 . y el Amor en tanto que le escuchaba tronchó frágiles en melodioso expresado fuese -Señor.V é a tu amada y que oiga ella tu amor en cadencia el mancebo feliz: he triunfado: está ausente: y todos más de vos. .si os place? dibuje su imagen sobre el lienzo en su memoria . y muy luéquieren caramillo . dijo entonces el agraciado: la muerte arrebató la amada de mi hermano.. un mancebo en la magia dolorido lle- el mundo con su di- aves trinan por todo el mundo la efi- cacia de vuestra obra. ni siquiera quiere oírme hablar . -Las gó hasta su presencia. tan bella como la guarda ...... Este es mi hermano. afortunado. -¿Cómo -Que le ayudáis. aprender cuya amada go regresó cañas de la orilla y alándolas le respondió: musical. divino Pequeñuelo: ¿quisierais ayudarme a mi también? Mi amada no me atiende. renovando vina potencialidad.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS y cuando el Amor gozábase de su obra. le dio el dón de la poe- y el Pequeñuelo sía lírica para que cantara -Señor.

se lanzaron contra en los espacíos del Olimpo. docomo en su entre los Mas la esencia de su divina . los dioses que la humanidad de su influjo deslruirlo. y como universal.diluyóse los confines del universo.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . de armonía conocieron temerosas él ansiando personalidad hasta musical. do a las esferas de la divina inspiración. a su vez se apresuraron hasta que llenando el munperfectos. y superando enlre los mundos elación artíslica en poder a todos los dioses minó para siempre atracción predilecta seres vivos. bajo la inagotable invención del Pequcñuelo. estatuas y pórticos do con sus poemas.111 y así fue dispensando lo todos los cuales el divino Pequeñuea repebellísimas del Olimpo íbase elevany los dones del Arle a los hombres. sus cuadros. como simpalia la humanidad. . e inundándolo tir sus enseñanzas.

ArOLOQO xv .EL ALtAZAK bE LA FELltlbAI).

hapor todos los sueños del Sultán. iba su imaginación la imagen real con las imágede la legendaria y con ojos cargados de fe escuchaba: firme allá en su cima un alcázar como de mármol.. esbelto como de niebla.. muchas veces. Y en una azul se de colores juvenien todo su esplentomó el estival en que el inmenso les y la tierra cuajada de rocío su verdura. Todo y armonía.oyó de labios de su madre. maravillosamente apareció en balde. vado. allí es luz. y así fue creciendo el presunto Sultán arrullado con el ensueño de la lejana Colina. A su alrededor todo es dey renomaravillosos puras de aguu eternamente satisfecho jardines están divididos por corrientes que pasa bulliciosa en madejas cristalinas . que lántos otros ya buscaron alborada arrebo\ó dor. Entonces confundiendo nes surgidas -Hay bitado bañada toda en tenue luz se divisaba apenas la y allá en los confines L A leyenda fue pasando a generación. . perfume sear eterno.. en noches de plenilunio en que la vasta llanura aparecía silueta borrosa cidad. de generación Sultán la El presunto de la Sacra Colina de la feliarrebatada narración.

día . y en noches Los pasos se tras él. Pasaron los años. su labio en mediodías de escarcha anduvo. sangraron Sus pies desnudos veces se secó rosas. careció anduvo.. . haY cia la Sacra Colina.. hada el hogar de sus macielo en repudo ya.. Su cabehiciéronse turbios y sombríos. les enigmas tras de día. llera tornóse gris. naba feliz. Pero sumaron de su obra. Mas al llegar a la cumbre de la tarde ilumiarreboles un vio que el sol enrojecido en medio de carmíneos con su alcázar reanudar infinito más allá y en ese infinito a la Colina verdadera. El infinito y la tierra Volvió los pasos yores y tampoco se obscureció lentamente dedor fue una quieta negrura silenciosa. anduvo.. Quiso seductor. su marcha y ya no pudo. abrigo. Desmayó de crue- Pero anduvo.116 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS cayado y fuese en busca de su anhelo placidez. Sus ojos cargados Al fin llegó: y por su flanco do bajo la opresión extasiado. fue subiende todos sus ensueños. ¿Qué . de pronto. firme y esbelto como de niebla y como de mármol. muchas calu. Quería morar en su augusta anduvo dia tras de día..

.>s. fue elevánde las los con]a dose un sentimiento de inefable bienestar. Abrió de nuevo los ojos y a ]a luz pálida constelacion<. que esbozaba tornos misteriosa apenas del mundo. Comprenindeficienni en el en las la del espíritu.117 hacer'? Los ojos del SuHán turbados pavoroso enigma se cerraron tálgicos ante las sombras ]a nada . como un de ocultas revelaciones.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . siempre.. despertar por el llorosos y nos- de la noche y de Mas del fondo mismo de su sér. sinfió por vez primera iluminación de su alma. sino creación particular inagotables Con el cincel de la sabiduría de la vida humana. y feliz con su verdad reposó su alma para 8 . del borrosa cual apenas fue una proyección leyenda de tántas generaciones. en el espacio dió que el Alcázar de la felicidad te no fue edificado labrada canteras tiempo..

ArOLOQO bE LA VERbAb XVI .

dando consumirse ahí en el e iride su existencia. como si en verdad Dar la mente del discípulo. quizá. o más quiso asistir a sus últimos momentos. sadas espuma. iban y venían Desnuda ancladas lerminada superficie diy después sobre por aún indeciso del Atica en una de esas en el puerto. del rumor del vienlo y de las algo vivo informa- olas. latada ignorado Sentóse emprendió del Direo sin saber a punto fijo qué meditabundo Itl bre una roca que dominaba de las ondas marinas. o si. no el sode algo más importante vicción que les dejaba los otros aún como era la conmás sensible que timorato Uno de ellos. y este discípulo camino haría en adelante. Era la hora del ocaso. y purpurinas las olas cargadas y cavernosa la playa ve- cina poblábase se su agitación. pasaban las enseñanzas poblaron su cerebro religiosas que de niño. medrosa y dubitaliva. sin embargo.D ESDUES todos liguarle de la sentencia sus discípulos con la gratitud de ideas de Sócra!es quisieron atesde su alma superiores. y en el juego . talvez. largo pensar permanecía si debía alejarse naves mar.

y la mudo.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS de la luz que se exlinguía que se alzaban vago aldear y de las ondas un rumorOSélS creyó percibir Y pugnaban de ninfas alegres y el sordo resen su menSentía penosa pirar de Poseidón. la lucha conturbado entre sus sueños un Dios universal infantiles y esa fría idea de y solitario: entre el coro los bosque poblaban de inmortales dichosos ques y las fuenles. temió por sí: del Olimpo y Quirón. do y solo delante vivifican te. Como verdad Y ante la verdad hermosa del maestro lo y entristecía. dijo a las divinas som- . y sin saber dilatados de espanto ribereñas ron de entre las rocas nas destronado bolo profundo Arrepenlido apagada el viejo C rahumana. de la substancia el discípulo En un instante de sus nuevas ideas y con voz por el miedo. inanimay único y de un universo de un inmutable anligua. surgieel sím- un desvarío invocó a Zeus universal y a Pade la Urbe. la pálida desconcertaba las protectora ante sus ojos el cielo y el mar. imaginación Dios. las enseñanzas en su espíritu te estas vividas imágenes de la fe popular con austeras del Maestro.] 22 . presa de cómo.

yo que he estado en ia los imperios y he visto las de todos los hombresl de todos de amargura existieron ¿Cómo vas a creer que me ofenden tus ideas? ya sobre la tierra y fueron pervertidas también una y más veces . -No te apenes.... dicen que fui destronado. loh Dios incomprensiblel ¿Son ellas verdaderas.123 bras: . le replicó graveme!lte el viejo Cronos. de la muercomo inútil es tu mievuestras leyendas ¡Destrolos como tú del presentimiento te. el credo por ellas? son siquiera popular? más sensatas que ¿Vale la pena de morir . nado yo que asistí a la cuna de todos ticé los primeros luégo hasta la ambición aurora horas Ellas dioses yo que en Egipto y en Asiria bauy los vi degenerar convertirse en vagos símbolos de humana. presa A esta hora vuestro astuto maestro rinde homenaje de sumisión a Esculapio.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS .Perdonad te. tan inútil homenaje do. Yo soy Cronos: populares olimpos. pues en nada nos han ofendido las nuevas ideas. -Pero. y os ofrendaré mi extravío mientras de un instanviva gratos sa- crificios.

hasta que agotada de llevar el ropaje humano se convierta en un simbolo de lo ig. -Cronos omnisciente: ¿y esa unidad divina que anuncia nuestra idea. Ouirón. noto suprasensible y atractivo en que repose el Corazón del hombre sus dolores. en tanto que se alejaba con la som. En vuestra idea hay alimento para muchas generaciones: Ella crecerá hasta dominar el mundo.124 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Sonrió 1I0blemente el viejo Cronos a la pregunta sugestiva del discípulo de Sócrates y respondió: -Todo lo que existe tiene un [ando de verdad. lo miró fijamente. dijo brevemente. Cronos no replicó. represenla acaso toda la realidad de lados los misterios? A esta pregunta del discípulo de Sócrates. bra del divino Cronos: -Piénsa y vive. y constituya para su mente una etapa de descanso. zas. . será vestida por la imaginación de todas las ra. La verdad en el cerebro humano es como la luz. y lemblando bajo el látigo de 10das las ambiciones humanas. de todas las pasiones y del fervor de la vida. el aslulo. penetra mejor cuanlo más diá. encarnación de los mislerios eleusinos. fano sea el cuerpo que la recibe.

AI'OLOQO DE LAS KELIQIONES XVII .

la llama pastor semejaba rítualizaba en el sol. y húmeda de rocío De la tierra verdecida ofrenda blancas moles de neblina se elevaban misleriosa de la naturaleza del pastor de anlemano esperaba el primer El alma agradecida como y al sol. la vieja estirpe aria que adodrinó la aurora. mienlras taba las guedejas sus mayores una hoguera propicialoria rosa de la llama palidecía lo de la aurora. De tupida barba y larga cabellera al aire libre y puro de las sierras. el viejo pastor era el símbolo de la noble raza que en las mesetas del Irán concibió a la Divinidad bajo el símbolo inmorlal del sol. esencia lodas las divinidades! icáslica de E N su viaje de conquistas Mahoma tañas donde un pastor las hordas de ti llegaron un día y soñaba las moncuidade su en- persa ba ~us ganados canecidas los sueños raza. De pie sobre la colina verde al tiempo de sus ojos limpios aún y penelranla brisa agiA sus pies la fe de temblode del de su barba. confiada deslello . y la lengua y la lengua anle el rojo quictemblorosa la acfilud expcdante ante el rojo quieto de la aurora. de Zaralhuslra. les miraban al oriente.¡Oh Padre Sol.

queréis que haga? mañana él indefectible. símbolo de luengas edades. el canto de y en su las aves. -¿Qué surge. y los ríos que fertilizan la tierra hi- . abandonar tu fe es el Profela? que recibió de Dios unción suprema Las pupilas fulguranles del pastor miraron en torno. .Tú debes. distantes A su luz lodo lo fecunda: se embellece el azul de las sierras suyo es. y su luz tras mañana. le dijeron. sorprendieron un día las huestes de Khalid . y creer en el Profeta. como buen El todo Replicóles.128 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS del astro para darse emana parece y cómo toda a sus labores. al río que serpentea por los valles y al sol. el fuego que se eleva tembloroso el hombre que a su amparo trabaja luz se re·gocija. -¿Quién -El y única. manifestación y mien- tras tanto medílaba cómo lada vida de aquél de vida y rendirle cuIla: la niebla. cara a cara. hijo de las cumbres. A este viejo pastor.• Espada de Allah •. Miraron a las cimas azules de las cordilleras lejanas.

¿Que En el decurso ¿Qué de las generaciomás vio el Profereverdece torna rubias a la las en el nes de mi raza nunca falló un día de brillar protector. colora en mil maneras el plumaje de las aves y da tonalidades cambiantes jardines. arriba y más arriba aún. ta? El trigo de mis campos luz de mi sol y su fuego espigas de mis campos. Se concentra leño que arde en el hogar. Su luz brilla en el zenit hasta zan y de allí hacia mis ojos alcanhasta donde pu- dieran ver otros ojos. la enerno de los espacios. . [a que palpita. ¿Qué más vio el Profeta? Del seno missurge el fuego donde arriba de los volcanes con fuerza que él les dio. En el fondo de la tierra. a la frágil mariposa de los Las flores todas de la cumbre y de fragancia y sus ma- los valles le deben su mo de la tierra tices.. adore el vellón de mis ovejas y dora de mis campos . en el seen cada cosa y dentro de De él emanan es él. mi espíritu gía de su sér. y otros más que mirasen desde el limite de su poder. su fuego y su luz.129 jos son de las nubes El blanquea las espigas al Profeta? y sernos que arrebata el mar..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . .

en la mañana vida y espírilu. se regocija. el fueque de él me devuel. lumbró mi cerebro.130 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS desde el comienzo de las edades. indefectisurge cuando y ble e igual. Al choque ruel viejo pastor por un ins- tante quedó desvanecido. Tomadle y sepultadlo grietas de la roca. Mas recobrándose luégo exclamó heroicamente: Al reventar mis ojos un globo luminoso des. Que si él ha- . pastor golpeó y en la griela oSCura de la roca el viejo la sílice con sílice y un haz les dijo. Mirad. Enardecidas do de la herida vo y le arrancaron las hordas le tomaron de nuelos ojos. Decid al Profela recibo la prisión y que la prisión ve mi luz. de mi espí- Si fado lo alienta los seres siguen el rilmo de su curso. mi alma Cuando se aleja en la tarde la tristeza ritu le rinde homenaje. Decid sol está también al Profeta que mi dentro de mí.-¿qué más vio el Profeta? -Las huestes del Profeta no vienen a esen las cuchar razones. en las entrañas go de mi sol. de las cosas palpila de chispas hirió sus ojos.

yo hallé en el universo espíritu...('j. la ley del univerla norma de mi Mis ojos no verán ya más..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . como [i/~NCC DE U~ r r"O 1... pero oique haga cantar las arecantan al halago de go el canto lejano de las arenas del desierlo: decid al Profela nas del desierto mi sol.131 lió en su alma enardecida so..1l6UOjf.. lio~ ¡ . .

llltA XVIII 9 .A'OLO~O DE LA ~Qe.

él. ro entrar reino. le dijeron. que hasta de los olvidacomo ya es citas por el nade de Europa. de su pueblo. entrando en vuestro al IIn. tomó el nomnombre a vuestro Mi raza es fuerte: yo quie. apacible en nuestro disfrutaban influencia. y a su vista se volmal habéis hecho.E L adusto condujo Odín. Fe. Las virtudes teologales. tocó a la puerta con ademán imperativo. hecho sus parientes Pero llegó un poco tarde. embargo Juan al hombro invocaron el Evangelista su clava gigantesentonces a todos sin vi- ca. El. buscó de la Grecia refugio en el cielo del Cristianismo. dios de la guerra a los descendientes del mundo. llevarlos a la dominación do al IIn por la ingratitud lo habían antigua. a quien recibisteis ya. Esperanza de poderosa -¡Bastante vieron esquivas contra y Caridad. para osar entrometeros mundol -Yo. con mi propio como Marte. y echándose Las virtudes apoyo. griego astuto bre de Santiago. solicito también perdurar reino. los que les eran gratos y les pidieron eficaz las contuvo y las amonestó así: misteriosas .

1 X> - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS siones tuve sobre para nosotros las puedas él podrá a Odin. que él guarda de las relaciones entre la divinidad a él: se llama Lagos. Yo oleaje . llama a nuestras puertas queriendo habitar en- El impulsa la cólera de los homarroyos bres para que unos a olros se ultrajen y destruyan.hay ¿sabéis vosolras arcano lo que cuya de sabio Yo Desel sey enigmas mudos aún. tuve de él una inspiración de entonces creto el hombre. cobrando comprendo Consultad fugaz. toSeñor de los arcanos: Odin mó la palabra. fuerzas de su magnífica misión. Misterioso mandro y a Plafón vez de los confines y profundamente inspiró a Laocio en el lejano Oriente. -Misterioso tre nosotros. A su paso por la tierra corren de sangre y el alma ingenua de los hombres tórnase aridecida y brutal. La Caridad. Yo sé que. y Lagos apareció entonces. Mi hermana la Fe y mi hermana la Esperanza en medio del furioso claman inútilmenle del dolor. Si cerráis Hay un Ente voz me llegó alguna la {¡erra. hacer? la tierra. y ante su sabiduría tembló mi corazón despavorido. a Anaxien la Grecia clásica.

el mundo con pero erais aún en el corazón Odin azotaba devuelto hombres cuando el golpe jamás cuando abismos. .. hasta los y sa- mutuamente que pa- recen estallar en frutos de beneficencia Pero el pasado. corazón y yo en la mente. a veces con los siglos.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 137 misma. nuevos sentimientos e ideas que crecen con los años. y vi en la luz del Creador mi palabra. ellos enardecen como un centinela. ¿Será ju~to que el feroz Odin participe V Lagos -Niñas Arcano de nuestro reino? de los respondió. mi voz airada iba a hundido en los Eterno iluminó Su sér repulrevelación: al punto. él de su clava. transformóse Odin y paralizó sivo y audaz el fondo de ese sér Ulla misteriosa Odin es vuestro -¡Imposible! hermano . irradian iluminan y atraen biduría. señor. desfallezco ya. T amquise detenede.. como vosotras. Entonces de unos a otros.. la sangre y con un los ahoga. -·¡V es mi hermano vosotras también! Poco sabéis de modo e" el vosotras del hombre y sus destinos: muy lento vamos acumulando. los interioriza y retiene infecundos. bién yo.

¡Pero Dios guerrero. eslratificadas mutación guerras.. y como los anhelos talla en violentas acciones en el momento propicio. vuestra no sea que la humanidad impotencia! luchar. dijo. y como los sueños. que ha sido verdad cuanto Arcano Lagos. Como llama agitada por el viento. Dejad si queréis tambíén una mayor inentrar compensadora? y anule . exteriorizan cadas esa sangre eslalla en torrentes riegan por el muny fecundan las ideas estanCada idea y los nuevos sentimientos. yesos do. ¿no percibis con el raudal que antiguas oponen a la un espaciade las al se en la línea gráfica . torrentes. a medida entraña un principio que va creciendo descifrables de acción y de emoción que se ilumina esesconde anhelos in- más. temblando de emoción: -Yo decís. Si acaso del hombre.. pero la sangre de los . irguióse la fe.138 . a veces. Toda gran revolución de emoción que rompen ideas... sé. tensidad estanque probad mienlo se percibe es un estallido en formas de la de energías lentamente acumuladas sangre los diques de contención ya e inertes.El LIBRO DE LOS APOLOGOS motivo a veces baladí..

otras. ..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS .. como Lagos Arcano . que un día ha de llegar cuando los hombres cumplan sus destinos y adquieran sus verdades en el seno cariñoso de la paz.. {¡ende a derramarse se espacian más y más tar- sus crueles conmocio- -y todo anuncia. con el adusto cido. nes . interrumpió la Esperanza. sus propios problemas. dijo Logos ya desapareciendo: cuando los problemas interés o cuando que le agitan carezcan de él carezca de emoción ante Entonces también voshabréis desapareOdin.1)9 hombres díamente. -Sí....

RANtIA XIX .MA bl: LA TOLf.ArOLOQO S\lrRf.

seres conira Habíale cha lenaz de unos de el hombre que daña a su prójimo y destruye los bruios y las plan las. Aguardaba la naturaleza la . hasla se hieren y devoran. ya había despreciado das sus manifestaciones.muerte con desdén. eran un y nada más. ni el fervor de bondadosamenle ya la pueslo que le habían lraído aquella paz in- terior que hace interpretar fe en una Providencia desesperación En su espíritu flaqueaba personal. Ni sus graves sus plegarias la exislencia. de guerra La vida no se le apaque inunda. mientras le llegaba su hora de liberación definitiva. amargamenie olros. . el recía sino como un combate desesperado: el agua viento que lala. penitencias. el fuego que devora. elementos símbolo mismos. inclemente se mostraba porque Para él en 10)05 los más humildes seres que se amenazan unos a otros. Su alma piadosa buscó en la soledad de una gruta silvestre refugio con ira la viste de una inmisericordia lan universal. el mundo aparecía siempre como un caos de y de muerte. la exisiencia.E NOJADO bosque con los hombres habíase y la vida a un la ludes- un anacoreta impresionado relirado lejano hacía largo tiempo ya.

Muy cerca de él cruzó despavorido un ciervo. entibiando el ilmbiente que la selva perfumaba el Ermitaño de modo acre y deleitoso. despejados la vida inquieta los insectos.:zón. Pero juguelón mismo se deslizacomo si al Anacoidea pul' entre guijarros y presuroso nada de esto entusiasmó aridecido relll: su cor. por aquella dominad ora. como si fuede un próximo . henchia las canblan- cudidos a la suave y sus sentidos de sensaciones. tuviese vida. se revelaba en el geslo adusto de su rostro y en la mirada esquivos. ávidos plantas. En su derredor agitaba salió de a la riba de un arropor la infcmpecaricia de la se tornaban y prestos. inspiraba tos a las aves. En su hermosa vaba enredadas sen la corona ramas florecidas. la selva. Sus miembros rie desperezábllnse luz y dd calor. De pronto fría de sus OJos toda lleSu un gran ruido conmovió cornamenta madirio.144 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS Una mañana luminosa en que el sol brillaba diManamente en el cielo azul. su grufa y se recostó yo. El arroyo ba limpio y sonoro cos y pulidos.

: . certero y feroz. con sus garras como puñales rela piel y arrancó ne humeante: y luégo. Entonces el Ermitaño se acercó al ciervo destrozado y vio con piedad que en sus ojos abiertos aún había una indecible expresión de anhelo. escondió los restos de su presa y desapareció. cayó sobre él un jaguar to de sangre anacoreta libia: y a la vista fruición del desgarró con ávida premura el cueindecible de las rola carpurpurinos 1\0 de su víctima." . Mas hé aquí que cuando alegre de su (lbra el Ermitaño se acercó al felino ya muerto. fuese. y con bebió en los chorros sortados desgarró tas arterias. el Anacoreta lo mató. Pero en menos de un instan le. y calculando el retorno del jaguar estuvo en acecho hasta que el felino con paso y mirar cautelosos ma. algo como el ansia de vivir exteriorizada en un ridus de deseo supremo.' .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 145 cuerpo tembloroso se detuvo un instante mientras sus ojos dilatados de pavura inquirían sedienmudo refugio. r::r:. saciado ya.•. y mientras se aproximó a su víctientusiasta lamía ávidame"i1te los despojos. desconcierto vio en sus ojos con profundo .

EL LIBRO DE LOS APOLOGOS la misma expresión de deseo de vivir. al árbol y vio el vigor de sus raíces. comprendió que en la ordenación del mundo la subordise acercó lucha no es maldad prendió só II sino obligada nación de fuerzas: se acercó al arroyo y como el empuje de sus ondas. y que en su mirar apagado por la muerte quedaba aún adormecida una ingenua impresión de anhelos inocenles. que supera . se pensí mismo y conoció del valor de la vida los pequeños inen una bondad forlunios. el ansia suprema de la existencia.146 . y volviendo entonces sobre sí mismo.

ArOLOQO l)EL rROQRESO xx .

su suerte y de la incomprensión bres y de la corledad de la vida. Al declinar al parecer declive que hace más cortos f-Jgaces aún las emociones. Mas de pronto cobrando lusiasmósc samiento original y puso en actividad y toda su volunlad. aguardaba apenas el vere- dicto de los hombres para dar de sí todos ahora con de la un sus felices resullados. el a su labor. quede su vida buen genio reliróse de la suerte ya.SPUES de haber sufrido una fría re- cepción de parle de los hombres. Pero el liempo parecía sumarse paso más acelerado existencia humana se realiza aún. adelante nuevas múlliple aplicación. todavía comprender pl'Otector los años.D joso E. y la idea benéIIca que concibió su mente y que su voluntad :. cuanto graban decido pasa en rededor. El sueño estaba realizado a su entender. más vago e incierlo no loenmuel alcance de su declinaba Los hombres idea. inspiraciones.~lpOen lucha heroica conducir a una rea- lización definitiva. aplicóse a . y el genio al parecer en la fija contemplación nuevo alienlo entodo su penQuería seguir de dar a la idea y olvidándose de los hom10 de su obra.

sin cuidarse genio protector. V tomándola go. Vas a para tu idea con grave quebranto ¡Delénlel Sólo queremos la idea oria la fuerza lIeváronla considel ginal.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS trabajar con todas V halló nuevos imprevistas. réis más felices aún. He reformado T omadla y ved cubnlo ria aparece así: -¡Horror! trastornar nosotros. En la gran la energía universal aclúa armó· su propero en la ordenación de los sis- temas parciales cada cual conserva .nlonces él meditó por un instan le y comel significado de su obra. proclamando V ya para triunfar nuevamente hombres en afanosa tuvo para decirles: -Tomad mis nuevas excels¡{ud de su idea origi ••al. de la incesante prolesla E. llegaron los la romería. y embriagado de fl' concentró con la virtud de un santo y la tede los héroes. Mas él los deorientaciones y semi idea. prendió naturaleza nicamente. gritaron más bella y promisolos hombres.150 . resultantes su rumbos. nacidad las potencias entrevió de su alma. existencia.

mientras a sus propias la satisfacción sus propias cuidarse de acción. mo. en su alma de su obra en el ejercicio de continuó su tarea sin feliz de sí mis- del tiempo en que los hombres qui- sieran venir a aprovecharla. velocidad necesidades.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - \5\ pía capacidad tencia mas de distinta los. en su obra y en su fe. . y hallando facultades. con marcha y po- peculiares. La interferencia acción de sistesatisface al en- tendería a destruirRenunció que su natural sueño de sus triunfos.

ArOLOQO DE LA HISTORIA XXI .

con el halago indeficiente bruma de sus renovaciones. las quietas su barba mirando en actitud mur con las pupi- al cielo y al mar. La ciencia que había abandonado la necesidad de una rclribución actividades tificación compensadora en el insél tante mismo en que se reveló a su conciencia personal las efectivas de su sér. Ur. quedad ¡Imposible ya! Un [rio de su podel essu desaliento... y en el cuenco de la mano colocó de larga meditación. La ciencia . Leve de tristeza envolviÓ su alma con un . sus antiguas meditaciones.a como un sig- sombra de indecisión pasó por el alma del dodor fausto.M ARGARITA había muerto ya.. EI. real y palpitan- dora de una finalidad te. e invencible mente volvió a no de cansancio... Apoyó su codo sobre el alféizar de la ventana. al inquieto del hombre y al quieto azul del infinito mar. . El amor quizá. una instintiva persuasión ante los afanes y ambiciones píritu humano paralizaron instantáneamente pensamiento. Quizá él. como brazos que enlazan amorosOS nues- tro cuello y labios rosados de amor que besan con estremecimientos de suprema felicidad. de una grade afanes y realizapropia.

156 - EL L!!)RO DE LOS APOLOGOS recuerdo de inevitables infortunios. Nada Ahora com- ya quién eres tú. sipóse el hechizo de tu presencia. líbrame de esta indeterminación y vaguedad desoladoras! y Mefistófeles. cisión de las ciencias. ¿No habría nada al fin fundamenlal e imperecedero en la existencia humana'? -IOh fuerza de mi espíritu. chitez y desolación inevitables. replicóle: acaso. selior? -¡Apártate el dador prendo de mi. ¿Tú la condenación de las saciedades? ¿Tú Me y el des- ¿ Tú el déspota que incita y desilusiona? la ambición puedes contra mi ahora. exclamó. elevé mi alma por encima de mi propia personalidad. Vaya mirar a lo de infinito ya. encanto? el placer. final? ¿Tú el cansancio el pecado. has dejado solo un instante y en ese leve instante de mi vida. pobre entre las som¿Quieres mentecato! más. con amargo desprecio. cara a cara. sin la minúscula presin la instabilidad . dijo Di- Fausto. de mar- Por un instante el espíritu desolado del doctor Fausto vagó en el vacío de la desorientación. apareciendo bras de su estancia.

bre mediterráneo pensar cial. y aleján- tosco que labró la entrada de voraz acecon pade los camapenas en a fric- con sílice. era ruda bajo e! gesto inmóvil de una indeterminación de funciones fisonómicas. no fuese que enemigo su hembra y su prole. los cuade la historia humana. ilumíname el pasado del hombre! y sus ojos abiertos ante el cielo y el mar vieron delinearse dros s:Jcesivos allá en el horizonte. una liebre descuidada chó. Sus ojos diminutos en el báculo inquirían en torno la vista de una dose. soasó pos y un ciervo cuyo lugar de siesta sospeel rescoldo de un fuego desentrañado . laciones. el hominterglanera de los espejismos De la gruta pleistocena.EL L1BI<O DE LOS APOLOGOS - 157 los emociones. apoyado fácil presa. mo un ídolo salvaje. vigilaba a hurtadillas chara su caverna. e! espíritu y e! arcano frente repitió. ciente ardid. Y vuelto a su morada. Cazó. Su faz cuadrada se subordinaba macizo y duro co- fue surgiendo de! último período en que la frente de! aún a los maxilares vigorosos del apetito. a frente en la simplicidod inefoble de sus re- ¡Oh fuerza de mi espíritu. a la madel desierlo.

allá en el horizonte.155 . y luégo de saciar bujo de un reno que trazaba cas uno de sus hijos. tra el pecho de las huestes Ordenados el escudo escuadrones protector. los muros de Atenas aparecieron no horizonte. y dormidas su apetito las roya risa ante el disobre adormecido praderas entornó sus ojos y vio con una mágica visión y ríos. retornó entre afectuoso sería la delicada gando lentamente. ciervos exterior caminó que ya construía. lanza en ristre y conen busca enemigas de la urbe. hermosos liebres. chaban con paso altivo. huraño. a su caverna de besar. y un leLeve ruido jano. se fue apay el dador Fausto excla- mo emocionado: ¡Quiero ver más aúnl en el lejamar- y cual una visión de externas realidades. en . quieto y misterioso azul. Medio espirilual. ensayó a sonreír con tosca la carne fresf:o de su victima. hasta que..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS ción de los pinos resinosos. y con mirar estremeció toda su recia contextura. . y rudo. esq-uivo y certero se ende su hacha en ronda milide estar libre de y ensayó armado tar. lo que con el tiempo caricia El espejismo.. convencido acechanzas. Allá.

tierra y fuego tan propios eran como su sangre lor Fausto. y sus leyes. y la belleza. raciones el relrato y la tribu se compenetraban y el advenimiento de remotas del alma de la raza. La absolugene- por venir sería iluminado por el misdel pasado.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . o su espíritu. expresaban de los dioses la fisonomía lízada del tipo racial. hallóse anSobre el lejano hori- . inmortal. los jardines particulares. cuyos dioses. la ingenuiAnte ese cuadro sonrió amablemente el doccomo quien perdona dad en pago de la gracia Pero queriendo te un mundo diferente. y enardecía invocaban recontaba todos colina sacrillcios el auxilio las glorias de proAlena. mirar de nuevo. Bajo la protección a unos por la conserva- mo fuego que iluminó la faz de las remotas generaciones de unos mismos dioses alimentarían mismos manes y proveerían ción sin mezcla ni desdoro de una misma eterna tribu.159 lo alto de la sagrada picialorios proleclora móstenes mentos. su filosofía y los poemas de su gloriosa literalura también ciudad tamente. y en la plaza pública Dede la patria Los monulas estatuas ideaerém los corazones.

se delimitaban y el hommosla cien- las fronteras de las nacionalidades. de entusiasmo 1. en la fórmula al parecer las nacionalidades. preocupación inteleduales y igualitario y albvo. las artes dejaron orgullecer de ser patrimonio entera. palpitaba aún el viejo sentimentalismo de la tribu arcaica. universalizado privadas dustria de Dios se había ya. Era un mundo de sutilezas de refinamiento con poquísima mas supremos resolver to cotidiano.160 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS zonle dilatábanse los imperios. de los probledel apeti- y una máxima habilidad para aspiraciones Pero en el fondo de ese mun- las menudas do. al parecer despreocupado. y de rutina heredada en generación hízose factoría las ciencias y de una de generación inml:nsa de comercio mundial. región y gloria de una tribu para servir y ena la humanidad sensual. aún los unos a los otros y tra- . tróse bre cullo de los tiempos contemporáneos feliz en medio de la industria. gesto despectivo de excluirse más amplia ya de f~usto miró con El dador el afán de trazar fronteras. y las religiones se vieron conquistador. El concepto cia y el placer.1 in- pasó del hogar.

aisde la familia. derrumbamiento Cuando sentaba primera humana etapa. que se ostentaba Fausto eran el trípode dela humanidad. y apartó de él la mirada. iluminado. ni en defensa. ra {cnía algo de todo aquello: Pero no en defensa de la tri- bu. en la aurora de la mentalidad había sido un mundo doméstico. En su segunda la defensa de la trila raza buscó domus. Era un mundo nuevo de cooperación universal para la protección del espíri- . En su etapa. En su tercera fensa en la nacionalidad. y nacionalídad. de pánico al de asistir a un apa- bajo el brillo de los barnices sobre ufanamente se estremeció temeroso ver el inminente fracaso de ese mundo. reció suavemente irreparable. el horizonte una inexplicable combin6ción. inúlil ya. Raza y nacionalidad.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 161 tarse por lo bajo como en el mundo anterior de inferiores e impuros. asi fuesen hermanas uno con que se retribus ayer no más. de la familia. la urbe simbolizó etapa. que otro hábito teriorado El dador diferenciado vestían idénticas pasiones. ni de la raza. deurbe Este mundo de aho- lado defensor bu. El mundo pre- volvió a mirar.

con todas las virtudes y paCon una moral que se basaba en de la libertad con respedo a infinito. acatamiento la higiene con respedo jimo. amparo lizadas Con la ciencia. siones encadenadas inútilmente.162 . eficientes al de la naturaleza de las fuerzas de manera Fausto más eficaz aún. -V la mano crispada oy a él. gorosa. de 11IlIdividad mllna. via servirle sin deteriorarla a si mismo y en el al próel de utiardiente. de orgullo de ser hombre. no se saciaba de mirar El dador a ese mundo porvenir. Deslino -¡Háse siempre yal Pero de gozar mejor aún. sublimado de contento. se dijo con violenta agitación. Con una religión individual directamente de corazón dominación. La vida individual era el nodo de esa Hacerla feliz. contuvo y quiso levan- del Destino lo en ese instante y la voz solemne del exclamó. terminado tu tarea.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS {u. angustiosos arte y la industria sin gritos de combate airado. repósa para . extasiado. Domus. de esperanzas tarse. urbe y nacionalidad 5ervÍém sólo hu- 1I la lIrmónica distribución civilización. larga si posible.

replicó: Devuélveme ahora a los arcanos: tendió cuanto go Conductor! es dable.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 163 y el dodor fausto volviendo a él los ojos mi espíritu enloh Cie- sin espanto ni vacilación siquiera. . y te sonríe.

~YOLO~O De LA M\lERTE XXII .

y recordando triunfos. con gran sorpresa sencia un desconocido. y su inmenso poderío. sintióse cerca de lo infinito y tuvo un loco deseo de la dernidad.. sus amores y sus alegría de muy grande vivir y un orgullo inmenso de su vida. gloria de su nombre sintió una sus hazañas.. '(ierra del C UENTAN rador que una vez. con el recio andar de su fornida e irradiando 11 ojos y sonriendo su pasado. . sin saludar Emperador cuansuya. te su grandeza. Emperador corpulencia.¡Oh Lalmos olvido·! . misfcriosll. se paseaba a solas el Empe- V en uno de sus casla tillos de Alemania. Así meditaba el vigoroso do. avanzada Carlos ya la noche. medias con sus labios de pensaba con altivez en sensualidad. marcada ria en carrera nidad. se gozaba en su presente fervor que detuviese y que- el tiempo su para disfrutarlo así por toda una der- siquiera. Y que viendo interiormenla gloria de sus armas. ción. lIegóse a su preSin previa introduclo miró con enigSll El muy grande y muy noble paseábase de un extremo a otro entusiasmo de sus del recinto.

ni de sér alguno. Há siglos que me agito en la existencia y sólo lograré dejarla cuando alos llamáis siquiera. eternidad? -¿Cómo sídor? -Longevo -¿Y -¡Ahl es mi nombre.m- mundo en busca de la muerte. de mí. respondió de nuevo ese mis!crioso y sólo pudo replicarlc: le dijo: la eternidad. exclamó quisiera. ni de mí. -¿ Es cierro que deseáis la eternidad? qué os mueve a inquirir con tánto Señor. exfraño inquisois? yo lo sé? Vago hace siglos por el burláis de mí. V. -¿Quién -¿Acaso -¿Os Carlos -Bien personaje. dijo entusiasmándose el exempeño mi oculto pensamiento? traño visitante. oh Grande E. el más grande Emperador? el misterioso no burlarme de vos. y tomando parte de su oculto pensamiento -¿Deseáis perador? Mudo de sorpresa. Carlos V no sabía cómo adivinaba su pensamiento peregrino.168 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS má!ica mirada. -¿ Pero es cierto que deseáis la .

en la inmensa desolación Felices vosolros mal de vueslra ¿queréis vida. de la existencia hudeseáis dolor. es el nn. más que con y ademán con gesfo doloriJo. de loco ha- bló así al estupefado Emperador: sonordiera sé cuándo nací: yo sólo sé que hace de mi alma. ya a punto mágica del extraño más a fondo aún mana? morir? 5:1 peregrino.Y cuál quiso conocer te. inenarrable -No de un extremo cinlo con inquietud angustia a otro del recon mirada de febricitémte. 05 siglos vago por el mundo en la inmensa ledad. Emperador. ¿ Por qué tan ansiosamente y Longevo se agitó con verdadero y paseándose palabras. -Grande que vivís la duración No sé qué mi dernidad? a cambio de morir. . y luégo. del aclo que nos concibe al ado que nos reproduce. le dijo entonces. cuando al¡<uien a no morir. La exislcncia humana es el lrámite de una ~eneración a otra.EL LIBRO Df: LOS APOLOGOS - 169 guien la acepte en mi lugar. pensamiento. -¿ Es se resigne en mi nombre El astuto Emperador cierto que desetÍis la eternidad? vaciló por un inslande aceptar la oferta -¿.

Es. el Universo. torboso. sin ilusión personal. tro mundo. cadena humana son sus el sér hu- lo copia y espirituapalidece la viadjetivo y esY cumplida la para su espicomo un liza con tanta lucidez como potentes De ahí en adelante Cumplido el ciclo generador. fisiológica de la especie.170 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS y nada más. mis queridas y mis hábitos aún. ritu. el alma que animal. no me reconocen. nada liene ya Emperador!. Pero en ese corlo instante limita la existencia misteriosa aprehende facuHades. verdades. Los hijos de mi sangre. novedad jugo saturado. Los que fueron mis afectos. pertenecen ya. ni encanto espirilualización del Universo. ¿queréis mi eternidad? . da. todo desapareció nuevo entra a mi espíritu ahora. diluidas ni mis obras me haber. en el común IGhl Señor Emperador. mano tórnase ente inexpresivo. ioh Grande al cual ya no se compenetra las benéde es el estancamiento nada. en el cual pararon !lcas fermentaciones: monotonía. por vuesy ya nada entiendo. ya todas I1licientc. hace siglos que murió. lo inerte con la consciencia de su atediante Mi mundo mi fe misma y nada Yo vago por el mundo.

el repensamiento que surgió meditación: en mí tras allá de donindes- Yo no sé más. noche por he consulta- en el misterio de los camposantos. Haya una consciencia universal en ese arcano mundo o sea la nuestra el devenir de esa consciencia u!liversa!. Del arcano de los mununa vez la vida y al arcano Mas escuchad mundos nos conduce otra vez la muerte. los que dejaron velan el destino He vagado el misterio señor? Muchas en la angustia de mi vida inextinguible en los ojos nublados el cuerpo he tocado de vivir. símbolo cifrable de lo divino arcano y quizá su mudo hemos de volver. dos surgió ]05 y nada sé. del de reino de ]a muerte. vamos a la muerte. a poseerla o a . Señor. Longevo veces he IIjade los inerte de humana. peregrino? -¿Lo sé yo acaso. mensajero. cóndito siglos de angustiada de nos viene la consciencia. do mis pupilas agonizantes. Señor.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 171 _¿Y qué buscáis en la muerte. ?o los rotos pergaminos de la historia antigua y he invocado las fantasías presagiosas de los nigromantes. por ver si me rede la consciencia de le.

lir a Longevo atormentado. y a poco más dispuso renunció a las empresas lago de amor Lo dejó parfjr~ al impeal hay de Iodos sus haberes. enigmálico la muerte. Emperador inlerés Carlos V nada el Oyó con alenlo oído el lic lae de vio con inexlinguible y dejó par- paso del agua en las c1epsidras. V. sér individual. la anguslia Longevo'? y el Grande respondió. sus relojes. . La consal puede ser el por individual es un fenómeno superior del sér universal. de sus rubias misterioso en la hisloria vetuslo a esperar cortesanas. vio con inuinlerés el paso del agua en las c1epenamorado Carlos de la muerle.172 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS conlribuir ciencia a su augusla evolución. Grande Emperador. hazañosas. silado Y ahí en el Yusle siguió con alen- lo oído el lic lac de sus relojes. Grande el fenómeno A él nos conahora de la vidll de duce la llluerle. el muy sidras. ¿Comprendéis qué de mi afán. exlrañamenle y lemeroso de Longevo. de los reyes. tocado fuese al c1auslro la epifanía de de la angustia de Longevo. rio sin noche de sus vaslos dominios. Emperador.

AYOLOQO DE LA SQYRf:MA SERENIDAD XXIII .

-Doranotaba sonque lo soy de mis flaquezas- sobre todas las cosas y los pro- del mundo. Hablámos blemas que aceptó agradecido. de aquella Había él formado sus jui- cios ya. según de descansar api:!- rición en mi vida. del deseo un poco. Un dia de esos a la aldea en sus palabras. espíritu. prematuras tos años tuviera entonces. ul close of some Granl fierce. porque me parecía que hablara y obrara PAque hasta sus más fugaces penrehuía el comentario pareciéndome. primeros instantes impresionó RA SIEMPRE: mi imaginación. To laugh M samientos ARCO fue como una misteriosa llegó silenciosamente llevado. siempre sensato y alerta.Al ¡usI. con relación él tenían un no sé qué deGnilivo ya dr ese su que a punto fijo no sé cuánsus canas Con tal delicadeza su vida pasada. lhis crowning a\ dcnlh. ¡oy of life mc fhis lasl. y fue la única alabanza riendo. y me era instructivo le opinar y deleitoso oírreposada y a mi sin cm- su manera PARA SIEMPRE. Desde 105 que le conocí. Y me escuchaba . Maestro le llamaba yo a veces. sí. bloody slrife ¡Gh God above! when painful comcs Ihe brearh.

176 - F. a veces tuve la ilusión d~ que fuese un míslíco de la naturaleza. quedábase mirándome con la mirada quieta escruladora de quien olea la apagada le¡ania. seduclora. alenciÓn de que tengo yo exParecía buscar en los discon una me atraia. tenía una tan suave de adjetivar la luz y los colores. Y ya fuese en su favor o en contra suya escuchaba mis palabras con la más hermosa cursos armonia. cuIlo evocador. de un modo gnl' no podré olvidar ya nunca: así dijese yo una gran verd~. que. Hablámos un sflcerdote de un nuevo de un cuila de la vida arun día y me dilos hombres que para formar- de la Historia -Como jo sentenciosamenlc: vivimos apenas lo indispensable nos un juicio de la vida. según la idea nada más. cana universal. la de la fuerza y esbcllez de los seres animados y de ltl vida en general.:fo~n~' tontería. periencia personal. o la emoción. asi las raZllS viven . o la las círcunslanciéls.LL1m~o DE LOS APOLOC05 bargo. que me desconcertaba m1lravillosa serenidad ~. rlamflban mailera urmonía y no eran las ideas solamente las que resu afcnciÓn. a un mismo tiempo.

mas no sé có. exclamó entonces: Vine a estos lugares serenidad suprema.no indefinible mi [in se por morir anhelo de lo que dejaba traña sonrisa. apacible mio. Serenidad. según su c1aroviden- y luégo. o siquiera y de la vida.ín una intercomunicación De ahí paen e! y e! fin de! de definir el principio sér universal. y olvidado. la vida y avanzan. para que formen su crIte- mundo. -Amigo acerca ya. me dijo del porvenir: -Por que la humanidad ra interpretar eso creo :)adurará lo indispensable el arcano universal. Una de aquellas expresaba su silencio. y quizÚ del por qué de su obra y de su esencia. emocional. Paindustrial vendrá aun de de el arcano de la consciencia sado este ciclo de progreso uno de progreso los hombres una comunicación sarán sendero a descifrar el sentido espiritual: entonces hallarán embrionario sin símbolos ni palabra. también veces me recibió con exfue. desconocido te.EL LIBRO DE LOS ADOLOGOS - 177 lo que es preciso rio acerca dd cia y sensibilidad. por morir serenamen- . como lógica extensión de su pensamiento.

¿Aca- so no serlÍ ]0 mismo que mañana? mío. serenidad de Atenas Vén. le debo una suprema lección: lÍme la vida tan bella. prema serenidad. pero vénza sobre lodo los gritos muerte . ataca rir tan pronto. te y de un solo golpe. como malan mi alma la aceptó retó. pues. pensadora. pensadores. del hombre! hé ahí la verdadera le dije yo a mi vez. vén a mi pecho.. paso a paso. tan lleno todavía mal se ha acercado fe: Yo le he visto socavar a plena consciencia cuando a mí lentamenmi vida paso y anle la sevicia de la muerte que me de su acecho. de dolor y sonría parafraseando exclamó Ataraxia sereno una ante la de y luégo. Nielzsche. estrofa dulzura: con apagada supremo. Seren idad.178 - EL LIBRO DE LOS APOLOGOS los griegos eulanasia -Señor. . consciente y creadora como quepa en su alma. pafulminanlos feyo ]a deseaba so a paso.. Amigo Voy a morir ahora. y la en una su.. arrogante concentrada linos del desierto y el rayo de las tempestades. y muda... ¿cómo prede que ha de mode vigor? él tende usted convencerme -Mi paso.

ArOLOQO b~ LA QLOKIA XXIV .

varrosas te con aromosos elegantes de la India. mar tontamente es acaso en la hoguera de Arpine. Suyo era y lo amaba . malerguidas ababol es y verbenas. y mientras él permanecía silencioso contemplándolo. De pronto me dijo él interrumpiéndome. jazmines y palmas de nosotros. es verdad que los hombres no han aún el significado mirando de la Gloria? hacia un nardo en y enfrente juntamenentre entendido florecido el jardín. volviendo a poco más de Samosata a que tenia yo entre mis manos.. la silla. descansaba medio cerrar -Verdad.. correr Marco y yo deen leclas horas meridianas turas de grata amenidad. no al famoso tem- el reverso mismo de Eróstato ea que prendió fuego sacrílego . el libro de Luciano sobre repitió.. Luégo se quedó muy cerca de níveas flores que se alzaba del surtidor Habíale él sembrado.M jábamos -¿No UELLEMENTE recostados en un par de sillas de mimbre que adornaban el amplio corredor. en sí. ¿verdad todavía -¿Ese que los hombres nada saben de quien tánto se se dejó quee11012 de la gloria? pobre Peregrino porque burla el cruel Luciano.

. . sin que sepamos ya de él ni el nombre siquiertl? Remotas citas hacen pensar como lántos símbolo divino acaso? en su obra. los dos que nada engendraron preciso. ¿fue pero un na. sus carnes para enseñar a los halló gloria en sus hechos: la y la carcajada que el fuego delcrmina fama del templo de lIIilia divulga aún el nomde LuCÍano pero pudiéramos el nombre de Peregrino.... ya.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS plo de Diana? sus nombres: mármoles hombres que chamuscó sis. Hasta los grandes conquistadores De Sesostris quedan por el mundo. y ninguno bre de Eróslato repite todavía conceptuar -Es Ambos buscaron el loco audaz y el pobre la gloria de los visionario la apoteo- que arrasó de Delfos.. añadió Marco lenlamente: ¿Recuerda usted cuando leimos una vez que en Egipto hubo un sabio cuya obra adoctrinó a las generaciones futuras. glorioso . -y sin embargo. que el hombre realice una obra grande para alcanzar la gloria.182 . repliqué yo. d¡sperotros desapareció La obra de los hom- bres se va sumando al fin con los hechos turales..

. añadió Marco. se deriva de la obra más grande gloria. aspiración ria ni imagen personal. llamar gloria subjetivo de ser más por dije a mi vez. cialidad mo acción. como por el tiempo. quizá no sea una energia y en en el espacio misma de esa potenser como ente y coiguala a la y ninguna satisfacción aspiraciones. dije entonces: es engañosa también. de cumplir nuestras pios destinos. de la primor- el fin de nuestra existencia. ¿Qué potencial el tiempo.. lógicamente y mayor placer y eficaz. a la de nuestros proes.183 sas ya y rotas. pues.. sin memola fa- es. que a ape- vaga Nada queda veces de los hombres lativo transformado -Verdad -Mas sando así. y ésta ¿No ve usted? Este es el fundamento también su retribución de serio. la gloria verdadera sino un incierto . columnas. quizá no es así. penmás y más lentamente: quiere usted? Somos individualizada La esencia Ninguna es superior Obrar es manifestarse. dial: el fundamento la íntima satisfacción -Pero dríamos satisfacción? señor..EL LIBRO DE LOS APOLOGOS . ma.. ¿acaso po- a esa oculta e intima . son apenas unas cuantas evocaClon.

de egoísmo añade guna cosa a las ideas? Se me aparece todavía: de las asociaciones más sugestivo la Naturaleza noblemente allá en lo nebuloso un concepto a Crear es devolver noblemente imprecisas la energía que nos prestó. aún: De ahí que le dijera antes que los hombres nada sabemos piraciones nos causa Oiga usted: Toda realización que se efectúa admiración.. aunque por un elemento sólo objetivo todavía de la gloria . ria humantl? ted un poco egoísta su concepto insinué yo ahora: ¿No cree us- y él.184 .EL LIBRO DE LOS APOLOGOS -Ciertamente.. gloria entendemos replicó Marco. y que es como su sombra -Maestro. sonriendo en apacible meditación. me respondió: -Déjeme usted pensar: ¿Es que reftlmeno quita alusted penDéjeme te el concepto sar ... Al ver coronada otro una obra que nos entusiasma pia inclinación aplaudimos elemento a realizarla nosotros con fervor: de aquí procede ese objetivo de la gloria que llamamos nada más. de la glo- fama. Crear es devolver a la Na- . de nuestras aspor fuéra de nosotros por promismos...

EL LIBRO DE LOS ADOLOCOS . limpio a esa hora y luminoso.. Marco continuó mirando hacia el nardo florecido. La quietud maravillosa del medio día se hermanaba con el infinito azul. Una ráfaga de viento agitó las hojas del jardín y trajo a nosotros el hálito tibio de la asoleada vegetBción. Es objetivar la energía interior imprimiendn modificaciones definitivas en nuestro mundo ambiente. y su compensación objetiva. e] agua del surtidor se hizo perceptible a nuestro oído y desapareció luégo con e! viento.. . La gloria humana es la complacencia íntima que da el crear.185 turaleza las capacidades conscientes de que nos ha dotado.. y se quedó mirando al cielo.. Marco y yo nos mirámos sorprendidos de! encanto de esa hora. si así lo quiere usted. y crear es la máxima de las donaciones. y él expresó su pensamiento: -Grande es el misterio de esta vida universal.. y la fama que determina una creación es su compañera: accidental sola:mente . Como una sugestión del misterio universal. largamente. como si hubiera adivinado entonces que esa era la última vez que le veía. pero más grande aún e! de la consciencia humana .. Dar es lo contrario de egoísmo.

ArOLOQO ~f. LA S\lrREMA EVOCAtlON xxv .

solo por la vidal Esta soledad emociones sentí punzante algunas veces. y los ciervos arbolada cornamenta medido erguían cuello sobre que habían los altos riscos. mansa mente su Pero sus oios en- el infinito.E L indomable cabeza qué de Marco irguió levemente su y con no sé ojos morieste seres Así lo en pasar Id extraño en los en la almohada.. -Ya me d¡io: pronto callará definitivamente pobre pensamiento de mi sangre que tfinto divagó. esta hora que se acerca desconocido IPasar tlrrebatadas Temí la cobardía y solo por la vida. bre de la tierra vivía solitario A su paso derrdíase vegetación modelando fue que vi o que soñé: sobre la más alla cumla nieve y surgían arroplácidas colinas. No quemi partida. y de la roca se alzaba la verdura de la vista el águila real bajaba de los cielos oteando con su mirar de plano. ya. anhelaba dan en torno mío en mi hora suprema que lloren temía y lo anhelaba . aun en medio de de ómor y de amisen mi alma y Yo no sé si el último dios... 1Pasar solo por la vidal . bundos. tad. vagaban . a su de yuelos... y quise que fuese cierta en mi mundo.

. todas las formas de ya. que su mende novedad. los espacios agotada eslelares. Agobiada consolaciones: sf-r maravilloso fe. las cimas lejanas. vida en incesanle las praderas tono. enmudecía. buscó en sí una fuente de a sí misma por siglos de siglos. de la fuente crislalina. el impasible en el munni dios. y su mente. Iodo le era cansado.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS trislecidos lo absolulo mirando y eterno. sin aliciente ya. bre de la tierra el último dios vivió sin ideas Era el Nirvana que se apoderaba de él y le rendía poco a poco. no hallaba do nada capaz un ensueño. el azul misterioso de los el azul tembloroso invariable: mares y el quieto azul del cielo. fue apagándose y sobre la más alta cum- en un largo sopor: ni deseos. desprovista de sugcrirle una emoción de faslidio la sabiduría se contempló infinita del último dios. que describe el sol sovisto repetirse parecíale por de la lierra no le emocioEl bullir de la monóde después de haberla rolación milenios y siglos de edades. el suave rodar inmensas. Mas hé aquí que un día su se conoció tlinto. que abarcara La curva majestuosa bre la envoltura naba. inexpresivo.190 .

por esto puse amor lo fugaz. . dió las lindes del universo. indestrudible. . Así desapareció. cubrió todos los espacios. nostálgico el con úliimo dios que habitó sobre la tierra. y suicida. Pero. más aún.EL LIBRO DE LOS APOLOGOS - 191 Entonces la esencia luntad imperativa... y de entonces acá cada uno tomó un valor por sí mismo a la vez universal. toda y midiendo forma y todo y ensanchándose.. misma de su divinidad restos de su vod pensadifuntrascende nuevo se rebeló con los úliimos infinilo. la esencia divina penetró todos la solución de su personalidad de esos seres y un significado los se- res del mundo. en los la- Los ojos de Marco se hundieron y con un vago rictus de dulzura bios moribundos.. diéndose.. aun lo más pequeño. lo que todo y en cada una de sus partes. añadió. en el universo se apaga. de las regiones latóse hasta esfumarse creció más allá de lo arcano y sin cesar ditotalmente . desechó miento particulares.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful