You are on page 1of 16

Trastorno de ansiedad

generalizada
En esta ocasión hablaremos del trastorno de ansiedad
generalizada, ya que en el centro psicológico, ha habido
un gran número de casos relacionados a este trastorno y
por eso es importante conocer las bases neuroanatómicas
y los síntomas del trastorno de la ansiedad generalizada.

s e
nt
de
esposo

ci
ac
hijos

jo
b a
tra casa
Los trastornos por ansiedad afectan del 5 al 10%
de la población general y tienden a
incrementarse debido a los factores estresantes
ambientales y a los problemas socioeconómicos
actuales.

La ansiedad desempeña un papel importante en


la adaptación y defensa ante situaciones de
tensión o amenaza.

Existe un nivel de ansiedad que se considera


normal e incluso útil, se le denomina umbral
emocional
Los trastornos por ansiedad, dependiendo
de la intensidad y duración de su
sintomatología, se clasifican en agorafobia,
fobia específica, fobia social, trastorno
obsesivo-compulsivo, trastorno por estrés
postraumático, trastorno por estrés agudo y
trastorno de ansiedad generalizada.
La ansiedad generalizada, se caracteriza por una preocupación
de carácter excesivo y persistente durante al menos seis
meses.

Componente Descripción Características


Motor Respuesta motora que Temblores,
ocurre como tartamudeos,
consecuencia de un tensión,
incremento de la fatigabilidad.
activación o como Inhibición motriz,
miedo de escape ante parálisis.
un estimulo.
Cognitivo Lo que el individuo Temor, malestar,
piensa o siente en aprehensión, dificultad
relación con la situación para concentrarse,
que causa estrés. Irritabilidad, inquietud,
Pensamientos de
catástrofe.
Fisiológico Respuestas fisiológicas Conductancia de la piel,
que se presentan en taquicardia, presión
respuesta de la sanguínea, boca seca,
activación del SNA mareo, sudoración,
disminución de la
temperatura, insomnio.
Cuando llega al cerebro la información
sensorial, es procesada a nivel del tálamo y
luego transmitida a los núcleos basales y
basolaterales de la amígdala. Ésta recibe
múltiples aferencias y y transmiten los
estímulos al núcleo central, de donde parten
la mayor parte de sus eferencias, produciendo
las respuestas de ansiedad y miedo.
Las eferencias al hipotálamo lateral activan al
sistema simpático produciendo taquicardia,
dilatación pupilar, palidez y elevación de la
tensión arterial.

Las vías eferentes directas hacia el área


tegmental ventral, en la que actúa la vía
dopaminérgica mesocortical, hacia el Locus
Coeruleus (LC), centro más importante de
neuronas noradrenérgicas están implicadas en
la hipervigilancia de los estados de ansiedad.
La formación reticular también participa en la
ansiedad ya que esta es la encargada de
mantener el estado de alerta, cuando hay una
alteración o inhibición se producen conductas
como: insomnio, falta de atención y
concentración.

En la ansiedad también intervienen


neurotrasmisores como:

La noradrenalina, serotonina y ácido


gammaamino-butírico (GABA).
Las neuronas serotoninérgicas se encuentra en
los núcleos del rafe; éstos, ejercen un efecto
inhibidor en el locus coeruleus y atenúa la
respuesta de activación adrenérgica.

La activación de los sistemas adrenérgicos es el


origen de numerosos síntomas, como
taquicardia, sudoración, temblor o piloerección.
El GABA es el
neurotransmisor inhibidor y
ayuda a reducir la ansiedad .
Se han propuesto dos tipos
de receptores para el GABA:
los GABAA y los GABAB; los
primeros asociados con
receptores a
benzodiazepinas y canales
de membrana para el ión
cloro. En el contexto de la
ansiedad, se ha demostrado
que las benzodiazepinas y
otras drogas ansiolíticas
ejercen sus acciones por la
estimulación de los
receptores GABA
Las benzodiazepina producen efectos
como: el alargamiento del tiempo de
reacción, la disminución de la atención, la
amnesia anterógrada, fatiga pasajera,
mareo, sequedad de boca, taquicardia,
ataxia, etc.

El neuropéptido Y tiene acción ansiolítica.


La mayor concentración se encuentra a
nivel del hipocampo. Se le atribuye alguna
intervención en el control de la actividad
endocrina del hipotálamo y la hipófisis. El
Y1 parece estar implicado en el control de
la ansiedad.
Vías de recorren los neurotransmisores
Conclusión

Generalmente se atribuye que la


ansiedad se deriva principalmente de
factores ambientales, sin embargo,
para que pueda expresarse una
conducta, se requiere de procesos
internos en el organismo.

Numerosos estudios han demostrado


que una falta o exceso de los
neurotransmisores pueden provocar
ansiedad, de igual forma se han
encontrado las estructuras cerebrales
implicadas en la ansiedad.
Es importante tener un conocimiento
amplio de los padecimientos, ya que esto
nos ayuda a dar un mejor diagnostico
como psicólogos, conocer la
neuroanatomía de la ansiedad, nos da
herramientas necesarias para tener una
visión mas amplia de la forma en como
nuestro cuerpo y cerebro reacciona y del
porque no todos reaccionamos igual ante
el mismo estimulo.
Bibliografia

Bobes, G. J. (2002). Trastorno de ansiedad


generalizada.Barcelona : Psiquiatria : Ars Medica.

Cascardo, E. (2005).Trastorno de ansiedad generalizada:


bases para el diagnostico y tratamiento del paciente con
preocupacion excesiva. Argentina: Polemos.

Hollander, E.; Simeon, D. (2004). Guía de trastornos de


ansiedad. Madrid: Elsevier

Ochoa, E.; De la Puente, M. (2000). Psicologia medica,


psicopatologia, y psiquiatría.