P. 1
Alerta de violencia, nueva violencia contra las mujeres.

Alerta de violencia, nueva violencia contra las mujeres.

|Views: 17|Likes:
Published by Ana Lara Vargas
De cómo una herramienta legal se ha convertido en otra forma de violencia contra las mujeres.
De cómo una herramienta legal se ha convertido en otra forma de violencia contra las mujeres.

More info:

Published by: Ana Lara Vargas on Sep 03, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/29/2016

pdf

text

original

¿Es la alerta de violencia y el contenido de la Ley general de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia, una nueva

violencia contra las mujeres? La igualdad de la mujer, especificada en las leyes de manera formal, no ha sido un elemento suficientemente efectivo para garantizar el acceso a sus derechos, ya que de facto se sigue padeciendo violencia estructural, directa y discriminación que repercuten en el desarrollo del plan de vida de las mujeres. El Estado mexicano al firmar las Convenciones Internacionales: CEDAW y Belém Do Pará, ha reconocido que en el país existe violencia contra las mujeres y se ha comprometido específicamente a “actuar con la debida diligencia para prevenir, investigar y sancionar la violencia contra la mujer”, y también, a “establecer los mecanismos judiciales y administrativos necesarios para que la mujer víctima de violencia tenga acceso a la justicia, resarcimiento y reparación del daño”. Lo anterior genera para las instancias judiciales obligaciones erga omnes, es decir, otorgan la facultad a las mujeres de exigir esos derechos frente a cualquiera, incluidas las que forman la estructura del Estado. Sin embargo, paralelo a esto, un orden social patriarcal está tan profundamente arraigado que se impone, incluso por sobre la ley, o tal vez sigue siendo parte de, porque quienes aplican la ley siguen haciéndolo desde la construcción basada en sistemas de significado y representaciones culturales y es considerado adecuado por las estructuras estatales y federales. El artículo 18 de la LGAMAVLV define el concepto de violencia institucional como: “los actos u omisiones de las y los servidores públicos de cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los derechos humanos de las mujeres así como su acceso al disfrute de políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia.” La negativa en la emisión de la alerta de violencia entonces se convierte en violencia institucional. Jhon Galtum nos define violencia, en general como: la afrenta evitable a las necesidades humanas. El dotar a las mujeres de una herramienta en la ley como lo es la alerta de género y volverla técnicamente inaplicable, dado el establecimiento de que deben cumplirse todas y cada una de las condiciones establecidas en la misma y que además, deberán ser ampliamente demostradas por las asociaciones civiles. ¿Resulta esto en una afrenta evitable de las necesidades de las mujeres?

El hecho de tener el instrumento legal y que este sea inaplicable convierte a la LGAMVLV en otra forma de violencia estructural (violencia intrínseca a los sistemas sociales, políticos y económicos que gobiernan las sociedades y los estados) y directa hacia las mujeres. Se crea una ilusión de que se tiene el mecanismo de protección y se genera la frustración de la imposibilidad de su uso. Haciendo analogía de la teoría psicológica del apego que consiste en el estado de seguridad, ansiedad o temor de un ser humano indefenso, que es determinado en gran medida por la accesibilidad y capacidad de respuesta de su principal figura de afecto. Si consideramos el grupo de las mujeres como vulnerable a la violencia feminicida, como el ser indefenso, la ley y quien la ejerce como su vínculo de seguridad y la accesibilidad como la respuesta de esta figura a su necesidad de seguridad y protección legal definitivamente, el utilizar el recurso dado y la negativa respuesta de protección por quien legalmente está facultado para ello, se convierte además de violencia estructural en violencia directa. Siguiendo con la teoría del apego, esta plantea que se debe establecer con el ser indefenso: sintonía, equilibrio y coherencia para que el resultado del proceso sea adecuado y positivo. Exactamente de la misma manera, se requiere que las normas y quienes tienen la responsabilidad de aplicarla estén en sintonía, entendida como el compartir objetivos de seguridad y protección. Proveer el equilibrio como un estado necesario para la reconstrucción, reconciliación y resolución de los estados de violencia y la coherencia entre los contenidos de las leyes y la actuación de quienes las aplican. Mientras no tengamos estas condiciones de sintonía y coherencia en los instrumentos, los operadores jurídicos y los procesos jurídicos, la ley que garantiza a las mujeres una vida libre de violencia, es otra manifestación de lo que se pretende erradicar.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->