P. 1
Exilios, Benedetti.

Exilios, Benedetti.

|Views: 1|Likes:
Published by Núñez Ámbar

More info:

Published by: Núñez Ámbar on Sep 04, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2015

pdf

text

original

Exilios

(Adiós y bienvenida)
Holweide es un barrio de Colonia, en la República Federal de Alemania. Mejor llamémosla Köln, para que no se la confunda con la del Sacramento. En Holweide, pues, se afincó (con un carácter provisional que ya acumula siete años) una familia uruguaya, es decir Olga y sus tres hijos, que en 1974 eran sólo niños y ahora son adolescentes. Familia incompleta, ya que el padre, David Cámpora, estaba preso en Uruguay desde 1971. En el logro de su libertad obtenida en 1980, fue decisivo el papel desempeñado por la escuela en que estudian los tres muchachos: Ariel, Silvia, Pablo. Según los Cámpora, «Holweide es un barrio proleta, un trozo de pueblo alemán. Hay de todo: gente trabajadora y marginados sociales, plazas de deportes, negocios pequeños, viejas simpáticas y viejas chismosas, varias iglesias, un par de bancos, una escuela piloto sumamente progresista, gente sencilla en fin». «La escuela se inauguró», me cuenta Olga, «justo cuando los gurises empezaron a ir Ahora tiene unos mil doscientos alumnos. En la actividad desplegada por la libertad de David participaron padres, maestros, alumnos, la directora de la escuela y hasta el propio Ministro de Educación, quien reconoció que para esa escuela los derechos humanos eran algo más que una clase teórica. Se creó una Comisión Cámpora y nos reuníamos quincenalmente para cranear qué nuevas cosas hacer. A veces pensábamos que ya no se podía hacer nada más, pero siempre surgía una idea nueva». Se llevaron a cabo varios actos por Uruguay. En el primero de ellos la escuela convocó una asamblea de padres para informarles sobre la situación de David y consultarlos acerca de qué se podría hacer. «Esperábamos que asistieran unos treinta», dice Olga, «pero, ante nuestra sorpresa, concurrieron quinientos, y de ahí surgió la idea de hacer una demostración frente a la Embajada uruguaya. Contrataron autobuses, hicieron colectas y hasta hubo que pagar seguro por los niños, ya que la manifestación implicaba sacarlos de Köln y trasladarlos a Bonn. Hubo niños que contribuyeron a la financiación con parte de

Aquí eso representa mucho. será por algo'. ignoraba la magnitud de lo realizado. que era su logro. Luego.000 marcos y participaron más de 800 personas. en cierto modo. sobre todo si se tiene en cuenta que los niños más pequeños debían ir acompañados por sus padres o traer una autorización escrita. Me adelanté hasta Frankfurt para prevenir a David. Aquella solidaria comunidad vivió con la familia todas las alternativas. así «todos iban a poder ver y tocar a David. Se publicaron artículos en la prensa y el caso Cámpora se fue conociendo y a la vez encarando como cosa propia. nos enteramos de que su libertad era inminente. Eso estaba claro: quienes tanto habían hecho por su libertad tenían todo el derecho de compartir nuestra alegría. «es nuestra madrina Exilios (Adiós y bienvenida) . antes hubo que recauchutarlo».000 cartas. y también muchas lágrimas. con otras tantas firmas. La fiesta tuvo su parte oratoria.su asignación mensual. el resultado de su trabajo solidario. de la guardia vieja de la socialdemocracia. El costo total fue de 4. tanto las esperanzas de salida como las negativas tajantes de la dictadura. y antes que el propio David. por razones obvias. ya que muchos padres querían ir a esperarlo al aeropuerto. ahora juntaban firmas en la calle y explicaban lo que ocurría en Uruguay. Fueron enviadas al gobierno uruguayo 20. «En realidad». y se logró la participación de trece escuelas de la ciudad. 65 años. Así se inició una nutrida serie de actividades. Hubo unas pocas que decían 'Si está preso. flores y manzanas de regalo. ya que él.» Se resolvió entonces hacer una gran fiesta en la escuela. y la directora de la escuela nos consultó para ver qué podíamos hacer cuando llegara. dice Olga. Buenas madres de familia que nunca habían repartido un volante. «Por fin. en el aeropuerto de Köln. ella es algo así como la garantía moral de David en Alemania. lo esperaban 300 personas. Habló la doctora Focke. niños con dibujos. su conquista. pero más bien constituían una excepción». Por supuesto.

Silvia. la directora de la escuela y hasta el propio Ministro de Educación. Fueron enviadas al gobierno uruguayo 20. un trozo de pueblo alemán. Se publicaron artículos en la prensa y el caso Cámpora se fue conociendo y a la vez encarando como cosa propia. «justo cuando los gurises empezaron a ir Ahora tiene unos mil doscientos alumnos. será por algo'. Me adelanté hasta Frankfurt para . En el logro de su libertad obtenida en 1980. plazas de deportes. gente sencilla en fin». estaba preso en Uruguay desde 1971. «Por fin. Pablo. concurrieron quinientos. A veces pensábamos que ya no se podía hacer nada más. varias iglesias. y la directora de la escuela nos consultó para ver qué podíamos hacer cuando llegara. ya que la manifestación implicaba sacarlos de Köln y trasladarlos a Bonn. ahora juntaban firmas en la calle y explicaban lo que ocurría en Uruguay. pero siempre surgía una idea nueva». Hubo niños que contribuyeron a la financiación con parte de su asignación mensual. Aquí eso representa mucho. ante nuestra sorpresa. con otras tantas firmas. fue decisivo el papel desempeñado por la escuela en que estudian los tres muchachos: Ariel. Hay de todo: gente trabajadora y marginados sociales. y antes que el propio David. Familia incompleta. hicieron colectas y hasta hubo que pagar seguro por los niños. tanto las esperanzas de salida como las negativas tajantes de la dictadura. Buenas madres de familia que nunca habían repartido un volante. ya que el padre. «Holweide es un barrio proleta. «La escuela se inauguró». en la República Federal de Alemania. Eso estaba claro: quienes tanto habían hecho por su libertad tenían todo el derecho de compartir nuestra alegría.000 marcos y participaron más de 800 personas. ya que muchos padres querían ir a esperarlo al aeropuerto. En la actividad desplegada por la libertad de David participaron padres. «Esperábamos que asistieran unos treinta». David Cámpora. que en 1974 eran sólo niños y ahora son adolescentes. para que no se la confunda con la del Sacramento. y de ahí surgió la idea de hacer una demostración frente a la Embajada uruguaya. maestros. pero más bien constituían una excepción». sobre todo si se tiene en cuenta que los niños más pequeños debían ir acompañados por sus padres o traer una autorización escrita. Mejor llamémosla Köln. Así se inició una nutrida serie de actividades. se afincó (con un carácter provisional que ya acumula siete años) una familia uruguaya. Según los Cámpora. «pero. y se logró la participación de trece escuelas de la ciudad. una escuela piloto sumamente progresista. quien reconoció que para esa escuela los derechos humanos eran algo más que una clase teórica. un par de bancos. pues. dice Olga. alumnos.Holweide es un barrio de Colonia. En Holweide.000 cartas. Hubo unas pocas que decían 'Si está preso. viejas simpáticas y viejas chismosas. negocios pequeños. En el primero de ellos la escuela convocó una asamblea de padres para informarles sobre la situación de David y consultarlos acerca de qué se podría hacer. nos enteramos de que su libertad era inminente. es decir Olga y sus tres hijos. Se llevaron a cabo varios actos por Uruguay. Se creó una Comisión Cámpora y nos reuníamos quincenalmente para cranear qué nuevas cosas hacer. me cuenta Olga. Aquella solidaria comunidad vivió con la familia todas las alternativas. El costo total fue de 4. Contrataron autobuses.

Porque ustedes pudieron. Necesidad que brota de lo logrado. dice Olga.» Se resolvió entonces hacer una gran fiesta en la escuela. de la guardia vieja de la socialdemocracia. un poco larga. Me . niños con dibujos. Ustedes pudieron y yo estoy aquí como prueba del poder de ustedes.» Estas son las palabras que pronunció David Cámpora ese 20 de marzo de 1981: «Esta noche tiene una especial significación. pero no medida. dolor e injusticia. En fin. por razones obvias. sin olvido. gran canyengue. pero con la traducción (hecha por Silvia. un alumno («que se ha convertido en un brillante político») y una delegada de los maestros. etc. «Y ahí nomás empezó el baile con una orquesta integrada por trabajadores italianos. que se siente en su propia casa. Por supuesto. Nunca un hombre está más seguro de lo que hace. Todo preso político debe agradecer a sus carceleros que le confirmen. La fiesta tuvo su parte oratoria. con comida. ignoraba la magnitud de lo realizado. como siempre resulta la calidez de la gente volcada hacia afuera. su hija) se fue a ocho. pero enormemente valiosa. que era su logro. Nos estamos despidiendo. lo esperaban 300 personas. quieren mostrarme la excelencia que anida en los seres humanos. Luego David debía agradecer en sólo cinco minutos. «En realidad». También hablaron la directora de la escuela. «es nuestra madrina protectora». 65 años. de una experiencia muy dura. ya que él. el resultado de su trabajo solidario. Habló la doctora Focke. en cierto modo. pero conservaremos de ella prolija memoria. la razón de sus pasos. un delegado de los padres («obrero de la construcción y uno de los mejores amigos que tenemos aquí»). más que la pereza y la comodidad de la vida para sí mismos. Tan pero tan nuevo. Prueba. Es un padre emocionado. bebida. De alguna querida y extraña manera hemos venido a despedirnos y también a darnos la bienvenida. que cuando un dolor prolongado no logra quitarle el aliento y derrotarlo. Pudieron más que la brutalidad de una dictadura. llantos. Siento dentro mío que esta fiesta es algo especial. el burgomaestre de la ciudad y (como también habían sido invitados los distintos grupos que trabajan por América Latina) una delegada del FDR salvadoreño. flores y manzanas de regalo. en los hechos y sobre su persona. Y finalmente hablaron un diputado. de seguir pudiendo. Hoy también damos la bienvenida a un padre en esta escuela. que no soy capaz de decir las palabras exactas que debiera. Hay la necesidad imperiosa de seguir haciendo. Porque no hay medida que pueda abarcar todo lo que se vuelve posible para la gente que se ha puesto a poder. y también muchas lágrimas. Tan pero tan importante. Nos estamos despidiendo de una situación. Luego. de la gente que se ha puesto a querer a los otros. de un hombre que estuvo preso nueve años. su conquista. en el aeropuerto de Köln. el que hoy puede decirles 'hola' y preguntarles dónde vamos juntos. más que el empecinamiento y el odio de los carceleros. También hay aquí grandeza esta noche. Tres hijos y una esposa me han traído de la mano. Hombres y mujeres del pueblo capaces de entregar y entregarse. así «todos iban a poder ver y tocar a David. ella es algo así como la garantía moral de David en Alemania.prevenir a David. muy distinto a todo. la validez de sus convicciones. algo nuevo e importante. Nos estamos despidiendo. Que estuvo preso por negarse a cruzar los brazos cuando su pueblo tuvo hambre. sin tristeza. antes hubo que recauchutarlo».

Precisamente a ustedes. Y soy yo quien los aplaude y los abraza». para decirles: muchas gracias por no dejarnos solos. continente que está comprando con sangre su derecho a ser libre. Lo que ustedes me han dado.atrevo hoy a tomar las voces de mis tantos hermanos presos. y los latinoamericanos ni qué decir. la muchacha tenía razón. Para pedirles que empecinen su solidaridad hacia América Latina. porque nuestra fiesta es la del esfuerzo combatiente. Porque nuestra alegría es la del triunfo militante. Los alemanes lloraron. el sueño y los libros. . Podemos esta noche hablar de prisión y muerte sin perder la alegría. que acaban de realizar lo imposible. y la luz. A ustedes debo el aire libre. empecinada gente buena. agradeciéndole lo mucho que le había dado. no hay forma adecuada de agradecerlo. Sin saberlo ni proponérselo. Según cuenta Olga (porque David es muy discreto) «una muchacha se le abrazó y le acarició la espalda durante un largo rato. a representarlos cabalmente. Ustedes que saben y pueden. mi permanente ternura. Es para ustedes la fiesta. David había brindado a esa colectividad la excepcional ocasión de expresar lo mejor de sí misma. Ustedes me han devuelto mis hijos y mi esposa: mi lugar de cariño. muchas gracias por querernos tanto. Me avergüenza estarles hablando. para ustedes el agasajo.» Después de todo. las calles y las voces. Lo único que tengo para trasmitirles es mi fe en el hombre y mi opaca sabiduría de preso. Estamos felices porque sabemos asumir el dolor de los demás. diciéndoles cosas. No era para menos.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->