P. 1
manual acción directa noviolenta

manual acción directa noviolenta

|Views: 2,081|Likes:
Un manual práctico para entrenar acciones directas noviolentas y desarrollar campañas de lucha basadas en los principios noviolentos. Enseña diversas técnicas habituales de la acción directa noviolenta
Un manual práctico para entrenar acciones directas noviolentas y desarrollar campañas de lucha basadas en los principios noviolentos. Enseña diversas técnicas habituales de la acción directa noviolenta

More info:

Published by: Colectivo Utopía Contagiosa on Jun 18, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/24/2014

pdf

text

original

Ya sabemos, a estas alturas, qué acción vamos a llevar adelante y cuáles son
los recursos de los que disponemos para ello. Ante nosotr@s se abre un panorama
muy complejo y rico de trabajos a realizar, porque, una vez que sabemos qué
queremos hacer, tendremos que dar los pasos precisos para prepararlo y realizarlo.
Por eso, una vez que tenemos delimitada la acción que vamos a realizar, el
siguiente paso de la preparación de ésta será la definición de la metodología de
preparación de la misma.
Por metodología entendemos tanto los procedimientos con que vamos a
organizarnos para sacar adelante los trabajos necesarios para llevar adelante la
acción, como los medios de que nos valdremos para comunicarnos, organizarnos
internamente y verificar el grado de cumplimiento de estos compromisos.
La metodología de la preparación, si se explicita y es acertada, nos permitirá
desarrollar un trabajo coherente, ordenado, eficaz y adecuado. Si no se explicita,
no por ello faltará una metodología, pues ésta será entonces tácita, pero
probablemente podrá ser una metodología manipuladora, asimétrica, caótica y
bastante más ineficaz. Uno de los graves problemas de los grupos políticos que
hacen acción directa no es que no sepan qué quieren hacer, sino, sobre todo, la falta
de práctica metodológica, que lleva a callejones sin salida, a confusiones y a
retraso en el trabajo. La desidia en la metodología de preparación es uno de los
grandes déficits de los movimientos de base y una de las fuentes de mayores
calentones en l@s militantes.
No es cierto que la falta de una metodología ordenada y estructurada sea más
alternativa. Al contrario, la falta de ésta propicia el abuso de l@s que más saben,
mejor hablan o tienen intereses más ocultos en salirse con la suya, incluso en
contra del grupo.

Aspectos importantes a tener en cuenta en relación a los procedimientos son,

por ejemplo:

• Contar con protocolos de actuación. Por protocolos de actuación nos referimos
a documentos (fichas de trabajo, guiones, etc.) que especifiquen, de forma
ordenada, los pasos que iremos dando para la realización de cada trabajo con-
creto y a los consensos que hayamos obtenido para determinar los procesos,
pasos a dar y decisiones a adoptar de forma asamblearia. Lógicamente los pro-
tocolos deben ser suficientemente flexibles y no complejos, para facilitar su uti-
lización.

• Creemos que, al menos, tiene que existir un protocolo de actuación para:
— El trabajo del grupo encargado de recabar la información precisa sobre
el lugar donde realizar la acción.
— El trabajo del grupo encargado de contacto con la prensa.

95

DESCRIPCIÓNDELAA.D.N.

— El trabajo del grupo encargado de la elaboración de materiales.
— El entrenamiento de la acción concreta.
— La circulación de la información entre los grupos.
— La toma de decisiones en asamblea.
Conviene tener claramente diseñados en cada protocolo los itinerarios que se
seguirán para completar las diversas actividades que habremos de desarrollar
para llevar adelante cada tarea y objetivo de grupo, así como una concreción de
quién ha de realizar cada tarea, cuándo ha de hacerlo, cómo, cómo se consigna
y documenta lo realizado, cómo se pasa la información, cómo se toman decisiones,
etc.

Contar con estos protocolos nos facilitará el trabajo de cara al futuro y permitirá
mejorar la calidad de nuestras actividades, incorporando el aprendizaje que iremos
realizando en cada acción (incorporando nuevos itinerarios, suprimiendo las
innecesarias, etc.).

• Contar con memorias de trabajo que nos orienten para las nuevas acciones.
Con ello nos referimos a la necesidad de contar con instrumentos de trabajo
que nos permitan refrescar la memoria del grupo, aprender de los errores y éxi-
tos pasados, no tener que repetir cosas ya realizadas antes, no solapar o/y olvi-
dar trabajos, etc.
• Calendarizar el trabajo y someterlo a plazos. Con ello nos obligamos a tra-
bajar en plazos determinados y a no tener que improvisar o chapucear. Si
tod@s sabemos qué hay que hacer, quién ha de hacerlo y en qué plazo, las
posibilidades de revisión grupal crecen. Sin embargo, si el trabajo queda en
el aire, nadie se compromete a realizarlo o no tenemos plazos para desarro-
llarlo, nos podemos encontrar con que el trabajo se queda sin hacer.
• Dividirse el trabajo de forma justa. Es imprescindible primar el trabajo gru-
pal, pero ello exige que nadie se “escaquee” o que nadie “acapare” el traba-
jo. Debemos hacer lo posible para que tod@s tengan funciones que cumplir
y sepan cómo hacerlo. Lo contrario nos llevará a perversiones (grupos vagos
o grupos de liderzago).
• Contar con unos mínimos de preparación y organización de las reuniones:
— Debemos cuidar la puntualidad de las reuniones y concretar el tiempo
que durarán. Por ejemplo, nadie tiene derecho a maltratar a las perso-
nas responsables que acuden a las reuniones con los temas trabajados
y a su hora. Por ejemplo, nadie tiene derecho a hacernos “acampar” en
el local hasta que se resuelven problemas irrelevantes, personales o
similares.
— Se deben tomar notas de las reuniones, donde se han de concretar tanto
las decisiones que se adopten, como las personas responsables de realizar
las diversas tareas y el plazo para desarrollarlas.

96

COLECTIVOUTOPÍACONTAGIOSA

— Se debe dinamizar cada reunión, ordenando los debates, dando la pala-
bra o quitándola para evitar que hablen siempre l@s mism@s y que hagan
pesar su opinión por su insistencia, que se pierda el tiempo, que se reto-
men debates ya zanjados, que se manipule a l@s demás, que l@s que tie-
nen menos poder en el grupo se queden sin opinar o no se les respete, que
se imponga una opinión frente a reparos importantes de la minoría, etc.
— Se debe definir claramente quién o quiénes han de realizar cada tarea.
— Se deben establecer plazos concretos para desarrollarlas y llevarlas al

grupo.

— Se debe definir el modo en que se va a comunicar el trabajo de los gru-
pos y personas.
— Se debe hacer un calendario coordinado de trabajo
Existen múltiples trabajos que desarrollan el trabajo en grupo, como por
ejemplo, los dossieres de “Funcionamiento en grupo” del Colectivo Noviolencia y
Educación.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->