You are on page 1of 12

http://familiapesoa.blogspot.com/2009/06/la-increible-y-triste-historia-de-la.

html

06 JUNIO 2009

La increíble y triste historia de la cándida Telefonía y su


Microonda desalmada

¡Qué bárbaro ¿no?! Según lo que Montenegro dijo en Familia Pesoa (y festejaste
Quique), todos los profesionales de telecomunicaciones somos culpables aunque se
pruebe lo contrario y no exista prueba del delito; ni siquiera delito.

¡Pensar que millones de especialistas alrededor del mundo (porque salvo que
Montenegro diga lo contrario los efectos de las microondas en el primer mundo son
de igual característica que acá en el culo) están ignorando o encubriendo los
crímenes potenciales de la telefonía celular!
¡Y la guita que se tira en mediciones permanentes de las emisiones radioeléctricas y
formación de profesionales!
¡Y lo que va a ser en unos años cuando solo haya comunicaciones inalámbricas!
(por lo inmantenible de los cableados de cobre y la línea de proyectos de los
fabricantes de tecnología de redes -ver http://www.ericsson.com/ericsson/2020-
081217/-).

Supongo que das crédito de la idoneidad del sujeto al que facilitaste micrófono,
pero ante semejante acusación habría que conocer la opinión de un consejo
profesional (COPITEC ), aunque ya la desestimara Montenegro (debe ser abogado o
médico, ya que son los que siempre saben de una especialidad mas que el
especialista).

Voy a hacer un esfuerzo por ser "bien-pensado", y trataré de identificar "píldoras"


de certezas tangibles en el discurso coloquiado que mantuvieron.

• Primero, física elemental (Fernandez y Galloni si aún recordás esos libros que la
vieja rastreaba entre parientes y conocidos antes de ir a comprarlos usados), el
calentamiento de las sustancias por fricción (dejando "manuela" de lado), porque
esa es la razón por la cual la microonda calienta la molécula de agua: la agita y por
rozamiento de unas contra otras se calientan (una verdadera orgía molecular). Vale
aclararlo porque el orador solo mencionó "calentamiento del agua por microondas".

Pero... ¿por qué en particular con la molécula de agua? (ver hornos


http://www.cyelect.com/index.php?folder=conceptos&page=7-1): 1) por ser más
de 2/3 partes de todo ser vivo en este planeta; 2) por la distancia entre moléculas
que a temperatura ambiente se manifiesta en estado líquido; 3) por la dimensión
de la molécula de agua y sus propiedades polares (y esto es sumamente
condicionante).

La capacidad de la molécula de agua de absorber energía electromagnética es


fuertemente dependiente de que la longitud de onda sea similar a su tamaño.
Prueba 1: todos los microondas operan a 2450 MHz, y si están en buenas
condiciones, una tasa Pirex mediana con agua a 600W tarda 2.5 minutos en llegar
a hervor. CONSEJO: no consumir nada salido del microondas por 1 o 2 minutos,
hasta que las moléculas se calmen.
La molécula no tiene grandes cambios con la temperatura. Prueba 2: lleno el termo
a tope, lo vacío en la pava, la pongo casi a hervir, devuelvo el agua caliente al
termo hasta el tope, con lo que quedó en la pava (ni el 1%) no cebo ni un mate.
Si quisiera reemplazar el generador del horno por un teléfono celular, no me
alcanzaría el volumen del horno (ni siquiera el de toda la cocina) para hacer que la
taza aumente 10° C. Prueba 3 : vuelvo a llenar la tasa Pirex mediana con agua
natural y le mando el termómetro (indicó unos 20° C), la meto en el horno sin
termómetro pero con el celular atado a ella; desenchufo el microondas (no sea cosa
que alguno me toque el timbre y justo venga alguna de mis brujas a calentarse una
medialuna y aproveche el agua para un te); llamo desde el fijo al celu ...¡ y me
recibió!; después de 2.5 minutos corto , saco la tasa y mido la temperatura y no
cambió ni medio grado, pero el celu parecía un poco mas tibio .
Conclusiones : 1) las aislaciones del microondas están optimizadas para su
frecuencia de operación (la mejor para la molécula de agua) , por eso el celu recibe
y emite ahí adentro ; 2) la tibieza del celu se originó en el consumo continuo de la
energía de su batería (cuando abrí el celu era lo de mayor temperatura) ; 3) la
cocción de huevos o pochoclo como se ve en Youtube es un verso cazabobos; 4) si
bien podría originarse alguna distracción para la neurona en tanto hueco, ni que
hables un año seguido con un celu en cada oreja podrías cocinar tu cabeza (aunque
ni el manual del celu o el microondas hace referencia a recipientes de madera) ; 5)
que no te vean haciendo la última prueba porque el brujerío ya está convencido que
es solo otra manifestación de tu locura.

• Segundo, podríamos remitirnos a algún tratado de seguridad industrial (ver


http://books.google.com.ar/books?id=W8Ensq2_q0cC&pg=PA530&lpg=PA530&dq=
gsm+%22potencia+emitida%22&source=bl&ots=PhDODxkfDD&sig=2ousroccbyVfD
aute1tvLA6XPdw&hl=es&ei=lbkiSqmaGI3CtweUyt3IBg&sa=X&oi=book_result&ct=r
esult&resnum=1); algún estudio universitario
(http://www.bpm.uasd.edu.do/Members/delanoy/radiacion-por-radiofrecuencia), y
finalmente alguna conclusión de un profesional local ( .
http://radiotekno.blogspot.com/2005/09/rni-radiaciones-no-ionizantes_01.html).
Esto se encuentra con cualquier buscador de internet poniendo: "radiaciones no
ionizantes", "telefonía móvil".

Los países (organizados en la ANSI) con mayor tolerancia a los límites de


exposición de RF y Microondas sobre el público en general, establecen márgenes de
hasta 0.2 mw/cm2. La exposición máxima típica de la población resultó en 0.01
mW/cm2.

Un límite razonable de exposición poblacional para la densidad de potencia de una


onda plana incidente es el que produce un SAR (Tasa de la energía absorbida por
Kg) promediado para la masa corporal total de aproximadamente 0.08 w/Kg
(80mW/Kg).

O sea, para tus 100 Kg deberían radiarte con mas de 8W dedicados con
exclusividad, y si estuvieras sin ropas tus 8000 cm2 expuestos (1 lado, sin
considerar desbordes de cinturón) recibirían apenas 0.08W (el 1% de lo que recién
deberías empezar a considerar). Para suegras resulta algo similar.

• Tercero, debería haber algún criterio de calidad de la información que emite un


medio público y masivo como la radio; algo así como "si no sabe que decir, no diga
nada", o si no sabe de lo que se habla mejor aclárelo y salga a preguntar a gente
que sepa, y evite dejar una imagen distorsionaba de lo que ignora, como si fuera
toda una realidad y desentendiéndose de la responsabilidad de semejante
desinformación. Si no, la libertad de expresión no es más que libertad de
ignorancia, sin humildad y maliciosa.

Esa media hora de programa que me llevó la peregrinación debida a un curso que
hace la menor de mis brujas, me traía imágenes cotidianas de la idiosincrasia
sanatera de este país, pasando por una realidad "producida" por noticias fabricadas
por personajes de medios que solo asignan importancia a lo que venda o
entretenga (por favor ... ¡ley de contenidos audiovisuales ya!), el estrangulamiento
del negocio inmobiliario que eran las primeras instalaciones celulares (hasta el
2000), y el descrédito a las telecomunicaciones como fuente de trabajo.

Así que revisemos el origen de la nota.

Cualquiera que sepa algo de radiocomunicaciones, se habría percatado que la


misma señal que emitía esa información estaba sujeta a las mismas
consideraciones que la de telefonía móvil (de menor potencia a igual distancia de la
antena), salvo que las frecuencias de los celulares por ser mas altas se aproximan
mas a las del horno (aunque no tengan mucho que ver cualquier aventurero
dialéctico las trasviste, siempre con alguna aviesa intención). El festejado logro de
los vecinos rechazando la instalación de una "antena" (que en realidad no se trata
mas que de el mástil o construcción civil que soporta los elementos irradiantes del
tamaño de 3 bolsas de carbón), hace que deba aumentarse la potencia en otra
estación para poder dar cobertura a esos vecinos (que usan el celular),
perjudicando a los vecinos de la otra estación, y a ellos mismos porque sus
celulares deben operar a mayor potencia para que una antena mas lejana los
"escuche" , y con peor calidad de servicio.

Es como si estuviera pasando unos días en tu hostería y me invitás a cenar, pero


me diste una habitación alejada del comedor. A la hora de comer me empezás a
gritar para que me arrime (aunque algunos comentarios hacen pensar que por
compromiso apenas susurrarías), y yo te grito para que sepas que te escuché,
entonces te enojás y me decís que no grite en tu casa, y yo me voy a lo de un
vecino y te grito desde allá, pero ahora tenemos que gritar mas fuerte para
escucharnos y terminamos despertando al cura a 5 cuadras que viene corriendo a
exorcizarnos.

Es un hecho que las celulares aquí mueven casi un 10% del PBI, y eso debe dejar
importantes ganancias que se reparten bastante parejamente entre las principales
operadoras, y que las que se vinculan con las incumbentes fijas desde el 2003 son
la fuente principal de ingresos de las respectivas (hoy con mas de un celular por
habitante). ¿Quién conoce un militante del “serás lo que debas ser o serás
abogado” (así como todos los peldaños de la función pública, porteros, etc.) que no
quisiera sacar provecho de esto? (como si nos faltaran avivados).

También es un hecho que en la crisis de fin del 2001 estas compañías dejaron en la
calle a 1700 profesionales y 2000 especialistas porque se suponía que todo el
mundo abandonaría sus celulares, y sin embargo se cancelaron más líneas fijas que
móviles. Las empresas siguen usando eso para mantener los salarios muy por
debajo de la prestación que reciben y grado de especialización que se requiere.

Encima pululan sofistas como Montenegro al que le dan micrófono (sin réplica) para
endilgar culpabilidad a una tecnología de telecomunicaciones (con todos sus
profesionales y especialistas) en tanto y en cuanto no muestre su inocencia, sin
especificar ningún delito.

Estas situaciones llevan a una importante caída de la matrícula de la especialidad,


hoy por hoy muy sensiblemente en la tecnicatura de escuela media cuyo
mecanismo de motivación mas importante es algún ejemplo próximo (como
cualquier “saber hacer”), y nos va a convertir en un mercado casi exclusivamente
consumidor para nuevas tecnologías, sin generar empleo.
Y sin embargo, me acabo de enterar de algo que me representa un hito de
realización personal: en el vocabulario Mapuche ya acuñaron palabra para los
celulares (porque lo usan, y no como el teléfono fijo); algo como PICHICULCUL
(cuernito de hablar), que deja en claro la vigencia de esta cultura y la importancia
de esta tecnología.

Un cordial saludo.

Luis Nacucchio
P U B L I C A D O P O R FA M I L I A P E S O A E N 3 : 2 9 P M

E T I Q U E TA S : O Y E N T E S
______________________________________________________________

06 JUNIO 2009

Respuesta a la carta enviada por el Sr. Luis Alberto Nacucchio

Córdoba, Argentina, junio 4 de 2009.

Escribo esta carta no solamente para responderle al ignoto Señor N, sino por
respeto (profundo respeto) hacia Radio del Plata, su director de contenidos y el
programa Familia Pesoa. La sola y dificultosa lectura de la carta del Señor N
justificaría, como mejor destino, su fragmentación minuciosa y posterior reciclaje
para hacer canastitas de papel maché. Como profesor universitario de la UBA, la
Universidad Nacional de Córdoba y otras universidades, de Argentina y de otros
países, me sentí agredido por esa carta. Pero no porque el Señor N opinara
diferente a lo que yo fundadamente pienso, sino por su ignorancia supina de los
procesos biológicos, su lenguaje poco técnico y sobre todo por su desprecio hacia
quienes piensan diferente.

Soy el primero que aplaudiría un micrófono para el Señor N, porque le respondería


con ese mismo micrófono, y con la misma energía. Cuando recibí el premio Nobel
Alternativo en el Parlamento Sueco, en el 2004, hice mi discurso de aceptación
inspirado en la necesidad de que no haya silencio para el disenso, sobre todo
cuando lo que se opina va contra los intereses de las corporaciones y la mala
ciencia. Cartas como la escrita por el Señor N demuestra que la inquisición no
desapareció, y que todo vale, incluso las agresiones poco inteligentes, la mala
ciencia, la protesta desmedida hacia una radio y su gente, la intolerancia y sobre
todo la pequeñez. Solamente los seres muy pequeños pueden silenciar las
opiniones porque son diferentes.

1. Primer tema, "el disenso". Creo que se puede disentir –aliento el disenso- pero
las palabras encadenadas del Señor N repiten los argumentos de la inquisición.
Quemen en la hoguera a quienes opinan distinto (aunque tengan formación
profesional y argumentos para hacerlo). Borren sus palabras diabólicas (porque son
peligrosas para los intereses de las poderosas compañías de comunicación y sus
profesionales asociados). Silencien a ese biólogo hereje (porque es biólogo y no
ingeniero, y porque además de publicar el capítulo de un libro donde revisa
técnicamente los efectos térmicos, atérmicos y no térmicos de las microondas
adhiere, cruz diablo, al Principio de Precaución que establece la Ley Nacional del
Ambiente n° 25675). Quítenle el micrófono a quienes saben de células, tejidos,
órganos, individuos, especies y ecosistemas (porque ponen en ridículo a quienes
ven el mundo desde la física elemental, la ingeniería abiótica y el 10% del PBI que
mueven las empresas de teléfonos celulares). Finalmente, envíen cartas de protesta
con ristras de ajo y agua bendita a quienes organizan los contenidos de las radios y
a quienes tienen la temeridad de hacer conocer otras opiniones que no sean las
bendecidas por las empresas multinacionales de telefonía y sus agradecidos
adherentes N, M o P.

2. Segundo tema, "la idoneidad". El Señor N carece de título profesional habilitante


para conocer, entender y evaluar los efectos dañinos sobre la salud y el ambiente
de las bajas dosis de densidad de potencia que provocan las antenas de telefonía
celular y los teléfonos celulares. Es un ingeniero, no es biólogo ni médico. Habría
que explicarle las diferencias entre células procariotas y eucariotas, la estructura de
las membranas y el citoplasma, las organizaciones moleculares tabuladas por el
ADN, la tremenda sensibilidad de células, tejidos y órganos a la radiación no
ionizante, y sobre todo, que ningún organismo recibe solamente un tipo de energía
residual (como las microondas) sino otras formas de energía además de materiales.
Le sugiero que además de usar Google en Internet también utilice las bibliotecas y
las actas de reuniones. Allí podrá encontrar, en los trabajos que presenté en la
Universidad de Londres, cómo interactúan los cócteles de energía y materiales con
sistemas vivos, y la nueva generación de criterios LOAEL y NOAEL.

3. Tercer tema, los efectos biológicos de la radiación no ionizante, en particular


microondas. Aunque le duela al Señor N, no está demostrada la inocuidad de la
radiación no ionizante que distribuyen en lóbulos las antenas de telefonía celular y
los aparatos celulares. Así de simple. Por razones de practicidad y exceso de codicia
sobre prevención la telefonía celular disparó un experimento abierto con antenas y
aparatos emisores, y personas y biodiversidad receptoras.

Es imposible resumir en una nota los efectos térmicos, atérmicos y no térmicos de


las microondas, pero el Señor N puede leer el Capítulo 3 "Efectos de la radiación de
microondas sobre la salud y el ambiente" que escribí como parte del libro
Contaminación por antenas de telefonía celular (Ed. Del país, Buenos Aires,
pp. 85-182). Es necesario, claro está, tener una mínima formación en biología,
fisiología y química biológica para comprender las interacciones entre energías
residuales y distintos niveles de complejidad de los sistemas vivos.

3.1. Primeramente le recuerdo al Señor N que los conceptos actuales sobre


radiación "no ionizante" han cambiado sustancialmente. El daño a moléculas
biológicas y muy especialmente ácidos nucleicos (ADNn, ADNm, ARN) también
puede ser producido por radiación no ionizante. Este tipo de radiación puede
romper enlaces químicos covalentes a valores tan bajos de energía como 0,01 eV,
una cantidad tres veces menor a la energía requerida para ionizar (Kane, 2003).
Fotones con energías de esta magnitud se encontrarían en microondas de ultra alta
frecuencia (UHF)(>1012 Hz). Pero claro, el Señor N tendría antes que ir a Google
para conocer cómo están organizadas las bases púricas y pirimidínicas de los ácidos
nucleicos, sus azúcares y sus enlaces.

3.2. Los factores que condicionan los efectos de las radiofrecuencias y microondas
no son tan puerilmente simples como los ejemplos de mal gusto que coloca el
Señor N (ni siquiera los peores alumnos que he tenido en la UBA o la Universidad
Nacional de Córdoba hubieran construido sus "Pruebas 1, 2 y 3"). Estos factores
son el modelo de operación de la fuente, la potencia de la fuente, la frecuencia y
longitud de onda, la modulación de campo, la geometría de la emisión, la distancia
desde la fuente, la resonancia, la reflexión, la refracción y absorción, la
multiplicidad de fuentes y agentes energéticos, la concurrencia de agentes
energéticos y materiales, y la naturaleza de los receptores (bióticos, abióticos y sus
combinaciones).

3.3. Efectos térmicos. Son los mejores conocidos. Me limitaré a describirlos


brevemente porque están analizados en mi libro. Se han publicado efectos sobre
sistema óptico (por ejemplo la superficie de la córnea en animales de laboratorio se
incrementa en 3° C cuando se exponen a una radiación de 2450 MHz durante 160-
240 minutos, con un SAR de 26,5 W/Kg); sobre testículos; sobre el desarrollo;
sobre el comportamiento y sobre otros sistemas. Quienes tienen formación
exclusivamente tecnológica y conocen poco de seres vivos, como el Señor N, solo
pueden acudir a ejemplos tipo Pirex, huevos y disquisiciones sobre el calor.

3.4. Efectos atérmicos. Ocurren cuando las ondas absorbidas transfieren suficiente
energía para aumentar la temperatura de las células y tejidos, pero dicho
incremento no se produce debido a mecanismos de refrigeración interna, externa o
una combinación de ambos.

3.5. Efectos no térmicos. Es el universo que más efectos dañinos agrupa. La


literatura registra efectos biológicos a niveles SAR muy por debajo de los 0,08 W/kg
que adoptaron muchos países (y que el disciplinado Señor N acepta como "límite
razonable"), y a densidades de potencia tan pequeñas como 0,0004 µW/cm2. Le
recordamos al Señor N que la mayor parte de los estándares desarrollados por
ICNIRP/WHO/EU se basaron mayoritariamente en efectos térmicos de naturaleza
irreversible para exposiciones a corto plazo (la carta del Señor N muestra
precisamente, que el también solo se mueve en el campo de los efectos térmicos
pero sin haber leído demasiado la literatura científica). Entre los no térmicos
destacan efectos sobre la proliferación celular, cambios en las membranas celulares
y el flujo de iones, cambios en la barrera hematoencefálica, cambios en la
concentración de la enzima ornitina decarboxilasa (ODC), cambios en la
concentración de hormona melatonina; efectos sobre el sistema nervioso central
(SNC); efectos sobre la conducta; daño genético; efectos sobre el desarrollo;
cáncer (efectos sobre los genes reguladores de la división celular) y efectos
sistémicos.

3.6. Algo que el Señor N no menciona son los efectos de bajas dosis de
radiofrecuencias y microondas sobre seres humanos y animales de laboratorio. La
literatura incluye numerosos efectos biológicos a valores bajos de densidad de
potencia y de absorción específica (SAR).

Por ejemplo: aumento de stress molecular (SAR de 0,001 W/kg); incremento en


eflujo de calcio (0,005 W/kg); incremento en la permeabilidad de la barrera
hematoencefálica (0,0004 y 0,008 W/kg); cambios en funciones del sistema
inmune (0,001 mW/cm2); disminución en funciones reproductivas (0,000168 a
0,001053 mW/cm2); daño en ADN de células expuestas (0,000021 a 0,0021
W/kg); daño sobre sistema nervioso humano (0,0054 µW/cm2); daño sobre
sistema nervioso de animales de laboratorio (10 µW/cm2), efecto sobre el sistema
cardiovascular en seres humanos y en animales de laboratorio (0,6 µW/cm2);
cáncer en seres humanos y animales de laboratorio (1,3-5,7 µW/cm2); efectos
sobre la reproducción en seres humanos (0,17 µW/cm2); efectos genéticos en
seres humanos y animales de laboratorio (1-2 µW/cm2); efectos sobre el desarrollo
en animales de laboratorio (100 µW/cm2); efectos sobre tejido sanguíneo y sistema
inmune en seres humanos (100 µW/cm2); efectos sobre tejido sanguíneo y sistema
inmune en animales de laboratorio (1 µW/cm2); efectos sobre órganos visuales en
seres humanos (20-60 µW/cm2), etc. Solo he incluido valores mínimos (en cada
caso analizo varios trabajos). También se registraron efectos sobre plantas verdes
(0,0000000026 µW/cm2).

4. En su carta inquisidora el Señor N menciona que el COPITEC debería "dar crédito


de mi idoneidad". No puedo dejar de sonreír. Los ingenieros especializados que
integran este colectivo, y el colectivo mismo, carecen de idoneidad para opinar
sobre mi ámbito profesional (soy biólogo) y sobre los efectos biológicos de la
radiación no ionizante porque los alcances de título y formaciones involucradas no
los habilita para hacerlo. Los ingenieros pueden tomar la literatura científica y estar
a favor o en contra de lo publicado por otros profesionales del campo biológico y
médico e incluso difundir públicamente esos resultados. Pero no deben asumir la
temeraria e improcedente conducta del Señor N, cuya carta demuestra, además de
autoritarismo, que olvidó las clases de biología que alguna vez recibió en el
secundario.

Además, y para sorpresa del Señor N, he sido convocado por el COPITEC para
actuar como experto en una causa de inquisición corporativa en que se cuestionan
las declaraciones públicas de un profesional, miembro de la COPITEC, que a
diferencia del Señor N, si leyó la literatura científica, respeta el Principio de
Precaución (mandatorio por Ley Nacional) y mantiene una posición justificadamente
crítica sobre la presunta inocuidad de la radiación no ionizante.

5. A mí me tienen sin cuidado los negocios que hacen las corporaciones de telefonía
celular y los profesionales que las defienden. Si me preocupa, y mucho, que
distribuyan productos y procesos que pueden ser dañinos para el ser humano y
para otros seres vivos, y que basen su defensa en acallar a los que piensan
diferente.

Argentina no se merece una nueva inquisición cada vez que se afectan intereses de
grandes corporaciones.

Ya ocurrió con las investigaciones de Andrés Carrasco, de la UBA, quien demostró


alteraciones de la embriogénesis provocada por el herbicida Glifosato. Personas y
empresas sin mayor aval académico se erigieron en jueces autonombrados para
derrumbar sus resultados. Imagino sus argumentos: "¿cómo puede Carrasco
criticar la inocuidad [sic] del herbicida Glifosato originalmente desarrollado por
Monsanto?". Las grandes corporaciones, en su pequeñez humana, ni siquiera
leyeron en el trabajo de Carrasco que otros investigadores ya habían demostrado y
publicado resultados similares. El problema no era la "verdad" sino que alguien se
animara a decirla públicamente, y lo que es peor, con antecedentes académicos
intachables.

Ya está ocurriendo con el Ing. Ariel Garbarz, un prestigioso profesional


comprometido con el Principio de Precaución, y crítico de los valores de emisión
adoptados en la normativa de Argentina para antenas de telefonía celular (la
Resolución n° 202/1995 del Ministerio de Salud de la Nación). Sus prudentes y
fundadas reflexiones sobre los efectos de bajas dosis de radiación no ionizante,
reflejadas en un artículo publicado por el diario Los Andes en Mendoza,
desencadenó una presentación de la Cámara de Informática y Comunicaciones de la
Argentina (CICOMRA) ante el Consejo Profesional de Ingeniería de
telecomunicaciones, Electrónica y Computación (COPITEC) por presunta violación a
normas éticas de ese Consejo. Basta leer el artículo periodístico que desencadenó la
inquisidora reacción de las corporaciones y la Resolución n° 1/2009 de la COPITEC
para advertir que se repite la misma reacción desmedida que provocó el trabajo de
Andrés Carrasco sobre el Glifosato.

Ahora se entiende porqué decidí responder la nota del ignoto Señor N. Cada uno de
sus comentarios y observaciones se inscribe en la más grosera práctica de la
inquisición. No hay que conocer la verdad, sino silenciar a quienes las presentan
públicamente.
Desde FUNAM y desde mis Cátedra en distintas universidades estamos siguiendo
cuidadosamente este proceso, donde las corporaciones presionan de distintas
formas a quienes defienden fundadamente la salud de las personas y la integridad
de los ecosistemas. Ha llegado el momento de desplegar un abanico de reacciones
nacionales e internacionales, y de denunciar pública, administrativa y judicialmente
esta nueva inquisición corporativa.

Hace un par de semanas estuve exponiendo ante la Corte Suprema de Justicia de la


Nación junto al Constitucionalista Daniel Sabsay (fundamenté técnicamente porqué
el combustible nuclear gastado de Australia que pretende ingresarse a la Argentina,
procedente del reactor OPAL, es residuo radiactivo de alta actividad, HLW). Después
de analizar las virulentas reacciones de las cámaras empresarias a quienes
simplemente dicen la verdad, creo que ha llegado el momento no solo de acciones
en instancias comunes, sino de acciones extraordinarias ante la Corte Suprema de
Justicia.

Dr. Raúl A. Montenegro, Biólogo


Presidente de FUNAM
Profesor Titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba
Profesor de Postgrado en Maestrías y Especializaciones de la Universidad de Buenos
Aires(UBA), Universidad del Comahue, Universidad Nacional de Rosario, Universidad
Nacional de Catamarca, Universidad Nacional de Córdoba, Universidad Nacional de
Mar del Plata, otras.
Guest Speaker, Universidad de Harvard, Universidad de Berkeley y Universidad de
Georgetown (USA), Universidad de Estocolmo (Suecia), Universidad de Jena y
Universidad de Ilmenau (Alemania), Universidad de Salzburgo (Austria),
Universidad de Queen's (Canadá)
Profesor Invitado, University of Helsinki, Finlandia.
Fellow, Universiti Sains Malaysia, Right Livelihood College.
Ex Director de la Maestría en Gestión Ambiental (UN del Nordeste).
Ex Director de la Maestría en Gestión Ambiental (UN San Luis).
Ex presidente de la Asociación Argentina de Ecología.
Ex vicepresidente de Greenpeace Argentina.
Premio Nóbel Alternativo 2004 (RLA-Estocolmo, Suecia)
Premio Global 500 de Naciones Unidas (UNEP-Bruselas, Bélgica)
Premio Nuclear Free-Future (Salzburgo, Austria)
Premio a la Investigación Científica (Facultad de Farmacia y Bioquímica, UBA)
Miembro del Consejo Asesor de la Delegación Córdoba del INADI
Miembro Directivo del Consejo del Instituto Superior del Ambiente (ISEA) de la
Universidad Nacional de Córdoba (Argentina).
P U B L I C A D O P O R FA M I L I A P E S O A E N 3 : 4 5 P M

E T I Q U E TA S : O Y E N T E S

_________________________________________________________________________________
Celulares réplica 090608

Celulares : "Enfocar el problema" o "Enfocar la solución"

Cuando la NASA inició la carrera espacial y el lanzamiento de astronautas al espacio,


descubrieron que las biromes no funcionaban con gravedad cero.
Para resolver este enorme problema la NASA contrato a la Andersen Consulting
(hoy Accenture). Emplearon 12 millones de dólares y una década para resolver
este problema, consiguieron desarrollar una Birome que escribe con gravedad
cero,
de cabeza para bajo, debajo del agua,
en prácticamente cualquier superficie incluyendo cristal,
y en variaciones de 0 a 100 grados Celsius...
.
Los Rusos utilizaron un lápiz.
_________________________________
La foto de antenas que pusieron en http://familiapesoa.blogspot.com/, no tiene ni una sola celular. Sería menos
malintencionado algo como la de mi página, que es la instalación de colonia aborigen Yacuy y que posibilitó las
comunicaciones cuando se cayó el puente ferroviario de Tartagal (que soportaba la Fibra óptica) :
http://ar.geocities.com/al_nacu/Luis_Alberto_Nacucchio.htm (no confundir con publicidad por favor).

Sobre la diatriba de MONTENEGRO :

El increíble señor M no expresa los resultados obtenidos en el uplink y


downlink de las bandas de 850MHZ y 1900MHZ, con portadoras
moduladas con patrón digital 4PSK (2G GSM: segunda generación) o
64QAM (3G HSPA) , a niveles de potencia equivalentes a los medidos en
la práctica. No hace falta tanta chapa para darse cuenta de eso, y que habla de
peligros potenciales de algo en particular que no midió o no obtuvo los
resultados que esperaba.

Como educador, hay claro un problema de ontología dimensional, y no


tratándose de un foro de especialistas, deberían mantenerse las exposiciones a
un nivel de comprensión acorde al público de la publicación.
(pueden ver mas referencias en http://www.somece.org.mx/virtual2003/ponencias/gestion/nuevastec/nuevastec.htm )

Primera ley ontológica.


Segunda ley de la ontología dimensional.
Partiendo de un modelo de representación de los aspectos humanos "biológico - psicológico -
social - espiritual" , ningún análisis permite contemplar todas las dimensiones simultáneamente
, con lo cual cada punto de vista es una descripción "subhumana" del sujeto .

Ya que el increíble señor M (esto me complica porque esa M la tenía reservada


pare el innombrable) sigue expresando resultados de pruebas en el ojo (aunque
en otras frecuencias y usos de portadora continua propias de una radio AM o
FM), me voy a remitir a un ejemplo del comportamiento del mismo (pueden ver mas
referencias en http://ar.geocities.com/raggio_tv/01TV-sintesis_Ex1.htm).

El espectro de visibilidad humana va desde longitudes de onda de 400nm hasta


700nm, con distinta sensibilidad según la línea espectral considerada :
(pueden ver mas referencias en http://www.monografias.com/trabajos5/coltele/coltele.shtml).

La intensidad de una luz blanca (y todas las escalas grises) , neutro


colorimétrico, en el caso de la TV está compuesta por un 59% de verde , un 30%
de rojo y un 11% de azul (con lo cual la TV puede representar algo así como el
90% de los matices que puede discriminar el ojo humano).

La calidad de las imágenes que percibe el ojo está por encima de las que pueda
emitir cualquier TV , fundamentalmente porque los “convertidores” de
intensidad lumínica en información para el cerebro están “ ESPECIALIZADOS” :
hay células convertidoras que procesan mejor los contenidos de verde, otras
para la familia del rojo, otras para el azul, o sea que tienen distinto
comportamiento para distintas frecuencias y son tremendamente selectivas
(limpian lo que no les compete : ruido). Esto dio explicación al problema de los
daltónicos.

Así , la respuesta a radiación electromagnética de una célula es fuertemente


dependiente de su función , de la frecuencia, del ancho de banda y de la
intensidad. Las células del ojo de una rana no tienen igual comportamiento que
el de una persona. Las pruebas que me indica el increíble señor M no se
circunscriben a los valores prácticos operados por la telefonía celular y es como
si evaluara la visibilidad de un azul iluminando con un ultravioleta (cerquita pero
fuera de rango).

Hay comisiones multidisciplinarias que están evaluando permanentemente la


situación de las redes inalámbricas (aquí las coordina el INTI -o lo hacía- que
además homologa –ensaya- cada modelo de teléfono).

Las mediciones de laboratorio en espectro de celulares que han expuesto alguna


afectación (sin poder definir cual y en que grado) se realizaron en el campo de la
NEUROBIOLOGÍA (pueden remitirse al instituto FLENI), y están asociadas a
procesos energéticos en la adquisición de conocimientos.

El contenido mas nocivo de la tecnología siguen siendo las baterías (el público
local aún no se adapta a los procesos de reciclado), después de sus sistemas de
atención al público.

Se puede reducir la energía de los sistemas de telefonía celular tanto como sea
necesario, en función de reducir la distancia a una radiobase. Eso aumenta el
número de radioestaciones (trabajo para mano de obra local en distintos rubros)
y permite reducir la potencia de los móviles (los mayores responsables de lo que
absorbe la persona).

Le digo siempre a mis alumnos: Hay que tenerle un poco de fe al conocimiento.


Cada pasito de progreso tecnológico en realidad se ha comido vidas (a lo largo
de generaciones) de gente dedicada a superar las limitaciones a las que nos
somete la ignorancia.

Lamentablemente, es común que muchos especialistas no terminen de hacer el


pasaje "del MITO al LOGOS", dando lugar a especulaciones, y eso es un perjuicio
para toda la comunidad.

La falta de un pronunciamiento determinante en este tema, recurrentemente da lugar a observadores


parciales que movilizan a los ingenuos hacia objetivos que en general le representan un daño mas que una
mejora.

Por eso, Quique, no por un derecho a réplica, si por una responsabilidad social, deberías dejar públicamente
en claro cuales son las observaciones concretas basadas en el uso de la telefonía celular.

Y no me parece válida la expresión de desentendimiento para “dejarlo ahí” (mas allá de ser una excusa propia
del dinosaurio Bernardo, también fue sustento del criterio de “obediencia debida”, y “algo habrá hecho”).

Cordialmente,
________________________________
ing. y prof. Luis Alberto Nacucchio
Notas :
1) No soy biólogo, pero tengo los conocimientos suficientes para validar los ensayos de
Montenegro si los quiere expresar en términos de validación alguna tecnología de
telecomunicaciones, y la experiencia suficiente para darme cuenta cuando se quiere justificar un
novel. No creo en pergaminos (aunque los tengamos), sí en resultados de mediciones (método
científico), que deben ser específicas sobre el tema que se habla. Durante 9hs diarias soy
empleado de las telecomunicaciones, mas no les debo pleitesía (en el 2001 me quedó
clarísimo). Sobre todo soy un educador (esa manga de vagos mantenidos según Macri), pero
además soy un investigador independiente (no mantenido).

2) Cuando uno que desde los 17 labura al menos 10hs diaria, así y todo termina estudios
universitarios (ya con una familia a cargo) y posgrados, y llegando a los 50 sigue estudiando y
enseñando, se pone quisquilloso frente a improvisaciones e imprecisiones (y en mi caso
empeora si detecto que se termina jorobando a los mas desfavorecidos o desinformados).

3) Como mi neurona no está "haciendo la plancha" mientras la del ilustrísimo sufre los embates
de inquisidores y salva a la humanidad, de madrugada se me ocurrió algún proyecto de ensayo
que lo pueda asistir en la cruzada. Si no le afecta agacharse tanto y asume que los resultados
pueden validar o invalidar cualquiera de las posiciones, podemos avanzar en mediciones
concretas.

Colorarios :
1) http://radiotekno.blogspot.com/2009/06/rni-radiaciones-no-ionizantes-ii.html
y ahora... la contaminación visual
2) Por el año 2005 o 2006, viendo la polémica que se había generado por este
tema, la CICOMRA ordenó la más grande medición que se haya realizado en el
país, a cargo del CITEFA y con participación de funcionarios del Gobierno de la
Ciudad de Buenos Aires. Se midieron, si mal no recuerdo, cerca de 200
radiobases de telefonía celular de todas las compañías, en la capital y el
conurbano bonaerense. Ninguna medición superó los valores establecidos en la
reglamentación vigente.

A partir de aquel momento, el tema debió haberse cerrado definitivamente, al


menos hasta que la OMS evalúe nuevos estudios biológicos, como los que
seguramente ya aportó el Dr. M, y decida modificar los valores mínimos permitidos.
Pero no fue así. Los agoreros de siempre siguen promoviendo dudas y opiniones
infundadas.

Funcionarios del más alto rango de la CNC, y después de una enorme cantidad de
mediciones que se hicieron en todo el país, llegaron a la conclusión de que existen
solamente dos “puntos calientes” en todo el territorio nacional. Puntos calientes, se
les llama a aquellos sitios en donde se han realizado mediciones y los valores de las
mismas han superado los permitidos por la legislación. Los dos puntos calientes,
corresponden, uno en la Capital Federal, en la terraza del edificio de Obras Públicas
y el otro al complejo del Cerro San Bernardo, en la ciudad de Salta. Se da la
casualidad de que ninguno de los dos puntos hay radiobases de telefonía celular,
sino que se trata de los llamados multisitios, donde se combinan diferentes servicios
de radiodifusión, telecomunicaciones y demás servicios, y que por la cantidad de
antenas que existe, las densidades de potencia se acumulan.

La legislación establece que en esos casos de multisitio, se debe medir la inmisión


de todo el sitio, lo que significa en palabras sencillas, que hay que medir en banda
ancha, es decir en todo el espectro de frecuencias, considerando todas las potencias
juntas, que es la radiación que recibiría una persona, si pasa por allí.

Esos dos puntos calientes, están bajo control de la CNC, y obviamente se ha


restringido el acceso de las personas, a la zona que puede resultar perjudicial para
la salud.

Está demostrado que todos los servicios de comunicaciones radioeléctricas, son


generadores de RNI, incluyendo los medios de comunicación (Radio y TV), los radio-
enlaces de los carrier de Internet, servicios de WiFi, radio-taxis, microondas en
general y todo tipo comunicaciones inalámbricas. Entonces cabría preguntarse
porqué el Dr. M pone tanto énfasis en las compañías de telefonía celular.

Referencias :
1. http://www.cnc.gov.ar/espectro/Informe%20RNI-Final.pdf

2. http://www.copitec.org.ar/novedades/105-radiaciones-no-ionizantes-rni
3. http://www.buenosaires.gov.ar/areas/med_ambiente/pol_ambiental/antenas.
php?menu_id=22498

4. http://www.copitec.org.ar/comunicados/Gacetilla_Monitoreo_RNI.pdf

5. http://www.citefa.gov.ar/soluciones_tecno/Antenas/Informe_sobre_Radiacio
n_de_Telefonia_Movil_Celular.pdf