P. 1
Villoro. Historia ¿para qué_

Villoro. Historia ¿para qué_

|Views: 8|Likes:
Published by Macarena Ferrera

More info:

Published by: Macarena Ferrera on Sep 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/31/2014

pdf

text

original

Villoro, Luis Sentido de la historia Historia ¿para qué?

La  historia  apunta  a  satisfacer  el  interés  general  en  el  conocimiento,  como  es común  a todas las ciencias. La  historia,  además  responde  al  interés  en   conocer  nuestra  situación  presente, comprenderla.  Reemplaza  la  función  que  el  mito  tenía  en  civilizaciones  anteriores,  como  una manera  de  conocer nuestra situación presente, que sólo cobra sentido –o resulta comprensible­ al remitirnos a un pasado con el cual conectarlo. Al  hallar  los  antecedentes  temporales  –el  principio­inicio­   de  un  proceso  se  descubren también los principios ­fundamentos que lo explican. Pero  ese  pasado  sólo puede  ser  descubierto por el historiador a partir de aquello que explica:  el presente,  una realidad  actual.  Ese  presente  plantea los  interrogantes  que incitan a buscar en el pasado;  es  la  coyuntura  histórica  concreta  la  que  motiva al historiador a indagar en ese pasado para  comprender  el presente, lo que le permitirá orientar la  vida en la realización de un propósito concreto. El interés en comprender el presente, basado en el interés mismo en el presente. Es  muy  difícil  separar  en la historia lo que tiene de  ciencia de lo que tiene de ideología: la motivación personal­particular­coyuntural del historiador puede dirigir su investigación. Los  requerimientos  de  la  vida  presente  que  nos  llevan  a  hacer  historia  rebasan  al individuo,  plantean  necesidades  sociales  en  las  que  participa  una  colectividad.   Esos  lazos comunitarios  ­reglas  y  propósitos­ permiten  su  convivencia.  Cada  grupo mantiene  su  cohesión mediante  las  reglas  compartidas  y  los  propósitos  comunes  que  ligan  entre  sí  a  todos  sus miembros,  la historia, al explicar su origen hace comprensible esos  lazos, y promueve actitudes positivas hacia las reglas y propósitos, ayudando a consolidarlos. La  historia  nacional  tiene una doble función  social: por un lado favorece la cohesión en el interior  del  grupo;  y  por  el  otro  refuerza  actitudes  de  defensa  y  lucha  frente  a  los  grupos externos. El  acto  de  comprender  los  orígenes  de  los  vínculos  suele  colaborar  a  mantener  el sistema  de  poder  establecido y  justificar  la  estructura  de  dominación  imperante.  También sirve a  las   minorías  oprimidas  para  reforzar  la  perduración  e  identificación  y  mantener  vivos  su anhelos   de  liberación.  Revelar  el  origen  de  las   creencias  e  instituciones  puede  ser  el  primer paso   para   dejar  de  acatarlas:  esas  estructuras  pretendidamente  inmutables,  aparecen  como voluntad  de  hombres  concretos  y  pueden  por  tanto,  ser  modificados. La historia no sirve sólo  a la cohesión de la comunidad, sino que puede también ser crítica y disruptiva. La  historia  responde  también  al  interés  por  la  condición  y  el  destino  de  la  especie humana.  La  historia  muestra una  “idea  del hombre” al  tratar  de revivir pedazos de vida humana. Intenta comprender la condición del hombre a través de sus posibilidades concretas de vida. El  interés  en  explicar  nuestro  presente  expresa   una   voluntad  de  encontrar  a  la  vida actual  un sentido al ponerla en relación con la comunidad, nos reconocemos como parte  de una colectividad. La  historia  es  una  lucha  contra  el  olvido:  le  ofrece  al  individuo un sentido y una forma de perdurar en un colectivo que lo trasciende.

1

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->