You are on page 1of 61

MI VOZ, NUESTRA HISTORIA

Concurso de Narrativa en Educación Intercultural Bilingüe


© Ministerio de Educación.
Programa de Educación Intercultural Bilingüe

www.peib.cl
Atención ciudadana, 600 MINEDUC (600 600 26 26)

© Pehuén Editores
María Luisa Santander 537, Providencia, Santiago
Fonos: (56-2) 225 62 64 - 204 93 99
E-mail: epehuén@entelchile.net
www.pehuen.cl

Inscripción N°
ISBN 956-16-

Primera edición, septiembre de 2005

Producción Editorial
Pehuén Editores

Traducciones
Mapudungun: Rosendo Huisca
Aymara: Felino García
Rapa Nui: Natalia Mejía Riroroko

Ilustraciones
Raquel Echeñique

Diseño y Diagramación
Olaya Fernández A.

Impreso en los talleres de


Salesianos S.A.

IMPRESO EN CHILE / PRINTED IN CHILE


MI VOZ, NUESTRA HISTORIA
Concurso de Narrativa en Educación Intercultural Bilingüe

CATEGORÍA ADULTO
ÍNDICE

Presentación .................................................................................................................................................................... 6
Uñt’ayaña / Haka angi angi / Chalintukun

Manqueán y la mujer del mar ...................................................................................................................................... 8


Mañkeantü ka tachi lhafkenh zomo (Cuento Mapuche)

Wüñelfe ............................................................................................................................................................................. 16
Wüñelfe (Cuento Mapuche)

La odisea de vizcachita ................................................................................................................................................. 22


Wisk’achana sarnaqatapa (Cuento Aymara)

Un día de pesca en kainga .......................................................................................................................................... 30


E tahi mahana hi ika o kainga (Cuento Rapa Nui)

Un kamarikun en el cielo.............................................................................................................................................. 36
Kamarikun wenumapumew (Cuento Mapuche)

La llegada de Bartolo .................................................................................................................................................... 40


Bartolo puritapa (Cuento Aymara)

Tatasamaña y su destino .............................................................................................................................................. 46


Tatasamañana sarapa (Cuento Aymara)

El baile del chopón ........................................................................................................................................................ 50


Chi chopon ñi purun (Cuento Mapuche)

El capricho del hombre ................................................................................................................................................. 56


Chachana sapa amtapa (Cuento Aymara)
Uñt’ayaña Haka angi angi

Aka qilqatan arupa Programa de Educación Intercultural Te mataki hanga o te nga a’amu nei,he me’e ra’e,mo
Bilingüe/Orígenes uka munatapa aptiriwa, ukhamaray haka tike’a atu he aha te ha’aura’a mau o te hakatere
wawanaja suma yatintañapatayna, ukata wakisiwa taki inga o te Hapi Intercultural Bilingue e ki ena a roto i te
mana layra markanakana yatitapa qilqasana uñacht’ayaña. re’o tire/Poreko inga haka ite atu,haka titika i te hapi o
Ukhamaray aka qilqata uñachayjawi, taqpacha layra te nga pokivahine, te nga poki tane o te nga hare hapi
markanajana yatiñapa sumapacha patxaru aptjtana, hakatere ena a roto i te re’o e rua ha’amata mai te
ukhamaray taqpachani yatintapxañani kunamati suma “Contextualizacion” o te me’e ma’u hapi. E tako’a he anga
qamañajtana akapachana. i te puka peira’ a te me’e mo haka puai o te hapi mo te nga
Aka aruskipasiña qilqatanaja apnaxañasti, taqpacha poki a roto i te hakatere inga o raua mau a a roto i te raua
wawanajatayna Aymara, Rapa nui, Mapuche, “Sociocultura”.
muspa wakisiriwa suma yatintañpatayna, ukhamaray Peira’a, a roto i te haka e’a mai o te nga a’amu nei, a
yatichirinajana lurañapa chamacht’iwa, kunamati wawanaja tatou e ha’u’u a ki te haka ite mo te tangata ta’ato’a. Pe hé
sumapacha parlarasiñapatayna masinajapanti ukhamaray te nuna’a “Indigena” o Tire e take’a ena i te ‘Ao, tako’a
yaqha marka jaqinajapanti. Aka amtatanaja yanapt’iwa he take’a e tatou te hakapiri hanga o te ta’ato’a a roto i te
kunamati akapachana wawanaka yatintañapxi puriri anga hanga o te nga a’amu nei e he ma’u tako’a a roto i te
maranajatayna suma Jaqichasiña, Markachasiña, Suma mana’u.
Sarnaqaña, jani jayrañatayna, juk’anti yatiñani jaqi. Mo anga i roto i te piha hapi o te “fábulas, epew,
Ukhamawa aka aruskipasiña qilqatanaja layra piam, nütxam, mapuche, aruskipasiña, aymara, a’amu o te
markanajana yatiñanakapa, yatichaña utaru apanti, ukaru hakatere Rapa-Nui e te tahi huru o te a’amu he va’ai mai te
jichha taqpacha yatiqañani kunamati munji aka Educación rau huru o te me’e riva-riva “cognitivos” huru, Sociales ki te
Intercultural Bilingüe. oho hanga o te hapi-ite hapi, he ai o te hora mo hakapiri e
tako’a mo piri riva riva o te nga poki a roto ia raua a.
I tu hora a te me’e nei he ha’u’u mo to’o mai te
me’e riva-riva o te nuna’a o te hapi mo tano mo anga te
ha’aura’a hapi ata tano, ata riva-riva mo ma’u e te nga poki
vahine, nga poki tane, a te ara o te raua via ka oho ena pe
mu’a ka nui nui ena,nui nui hanga titika.
Te mau mau á ma’u a runga tatou te hakatere hanga
o te nuna’a “Indigena” e i roto á te hare hapi ta’e nó he
ha’aputu hanga a’amu o he kori nó.Te anga nei he riro
he me’e mana, me’e púai mo haka take’a riva riva ki te
ta’ato’a te ha’aura’a e mo te aha tako’a te anga nei e
hakatere nei he “Educación Intercultural Bilingüe”

6
Chalintukun Presentación

Pegelgeam tüfachi “zullin-zugu” ta tañi konkülenmew La publicación de esta Antología se enmarca dentro del
ñi doy unepuaelmew chi Rakizuamel chi Kimeltugen principal objetivo del Programa de Educación Intercultural
Kakemogen epurume dugungelu/origen ta kimael, ñi doy Bilingüe/Orígenes, a saber, mejorar el nivel de aprendizaje
küme kimam püchüke domo ka püchüke wentru tachi de las niñas y niños de las escuelas focalizadas, a partir de
dulliyeel Eskuelamew, tuwi chew tañi mülenmew ta chi la contextualización de los contenidos de enseñanza y de la
dugu ñi kimeltugen ka ta ñi dewmageam ta küdawam ka creación de materiales y textos didácticos pertinentes a la
chillkan dewam püneael doy azkonküley tañi mogenmew realidad sociocultural de los educandos.
tachi pu kimeltupeyel. Asimismo, a través de la edición de estos cuentos y
Ka femgechi, ta tüfachi dewmagenmew tüfachi epewtun relatos no sólo estamos contribuyendo a difundir la rica
ka gütram ta kimgenuam müten chumgechi ñi güneduam visión de mundo de los pueblos indígenas de Chile, sino
mapuken ta chi kuyfi mogen ta pu mapunche ta Chile también, estamos reconociendo el encuentro colectivo a
mapumew, petu ta wenuntufiyiñ tañi trawün ta komche tañi través de la creación y práctica de la memoria cultural.
rakiduam ka tañi chumken ta chi kuyfi kupal kimün. La utilización en el aula de fábulas, epew, piam,
Duamyegele tachi kimün eskuelamew, epew, piamdugu, nütxam mapuche; aruskipasiña aymara; cuentos de
mapunche gütram aruskipasiña aymara, epewtun tañi tradición Rapa-Nui y otras manifestaciones narrativas,
wimtun tapu Rapa-Nui ka kake kimün gütrammew, wülkey otorga múltiples beneficios cognitivos, estéticos y
ta fentren kümeke güneduamün, ñi doy adken ta mogen sociales al proceso de enseñanza-aprendizaje, tanto
ta kimeltun-kimkimtun, ka petu ñi feleken kimtukuwün, por los momentos comunicativos, como por las
ka petu ñi konduamüwael tañi wülken yeñpüramgenmew. relaciones interpersonales que se generan con su uso.
Tüfa tachi rakiduammew ta feley, ka ñi femken, tañi Estas argumentaciones avalan, al mismo tiempo, la
dayelüwünmew chew tañi mülen tañi mogen ta pu lofche preocupación por aprovechar el contexto cultural de las
tachi kimün ñi müleam, tañi pürayam tañi femkeam ta chi comunidades en la educación, a fin de construir prácticas
doy küme kimeltun ka tañi doy kümeam tañi pepilüwün ta pedagógicas más significativas y eficaces respecto de las
püchüke domo ka püchüke wentru tañi ñieael tañi rupümew habilidades que las niñas y los niños deben adquirir en su
kom dugu ñi kimael. camino de formación integral.
Kom, tüfachi dugu wenuntuael tañi chumgen tañi En suma, relevar las tradiciones socioculturales y
mogen ka tañi gütramtun tachi lofmew pu mapunche, discursivas de las comunidades indígenas, en las que están
chew ta konküleyey tachi eskuelaküfmew, doyürpuy tañi ka insertas las escuelas, supera la mera finalidad recopilatoria
trapümtugen kam retugen müten, fey ta doy fütra newen o lúdica, transformándose en una poderosa herramienta
küdauwe kimeltuam ta felen dugu ta ñi rakiduamgen tachi pedagógica que representa fielmente los propósitos de la
Kimeltun Kakemogen Epurume dugun pigelu. Educación Intercultural Bilingüe.

Carolina Huenchullán Arrué


Coordinadora Nacional
Programa de Educación Intercultural Bilingüe
Ministerio de Educación

7
MANQUEÁN Y
LA MUJER DEL MAR
MAÑKEANTÜ KA TACHI LHAFKENH ZOMO

CUENTO MAPUCHE
Graciela Alvear Muñoz
Primer Lugar.
Concepción. Región del Bío Bío.

ENTULELÜWAYIÑ kiñe gütxam OY A NARRARLE una historia


tañi chaw ñi nentupefel”, que contaba mi papá”, me dijo la
feypienew chi zomo Illermiña señora Guillermina Quintupil, una
Küntxemil, kiñe naqün antü tukulpay tañi tarde en que hacía recuerdos de su infancia en
püchüchegen tañi eñum Küme rukamew. la cálida y acogedora cocina familiar. Aunque
Feypikay tañi kimnun ñi rüfzugugen chi gütxam, reconoció que no sabía si el relato era verdadero,
Welu kimñiey tañi mapumew Txoltxen ta chi pu estaba segura de que, por sus tierras de Toltén,
che tachi che gütxamyepeyel mülewmagey fentxe afirmaban que el personaje de esta historia existió
txipantu zewma rupay. hace muchísimos años.
“Welu fey ke ta rüf zugu tañi pegengelen, “Lo que sí es cierto es que aún puede vérsele,
tañi rupalen ta mogen, chumpirutuñiey desafiando el tiempo, sombrerito al ojo, tal como
ñi nge, chumgechi pekefui tañi chaw lo veía mi padre cuando recorría a caballo esos
müyawkefulu kawellutu feychi mapupüle, ta lugares, en su lejana juventud”, aseguró la señora.
wechegewmagenmew”, feypi tachi zomo. Eran tres alegres muchachos indígenas.
Küla ayekan wecheke mapunche wentxu. Deseosos de pasar un lindo día, se fueron a
Ayülu ni rülpayael kiñe kümeantü, Amuygün pescar. La mañana estaba luminosa, el paisaje era
challwayael, rume pelogey. Chi liwen, chi mapu bellísimo y el ánimo, mejor. Entre bromas y risas,
rume ashüñgey ka ta ñi rume kümezuam. Ñi llegaron hasta donde iniciarían la faena de aquel

8
ayekantun, puyegün chew tani tuwülael ñi zuam día, que invitaba al solaz. Un mar espléndido
feychi antü, wichay reke ta noymazuamam, lamía plácidamente el roquerío de la costa.
chi lhafkenh rume ellalkaley. Ñochikechi Los jóvenes tomaron sus aparejos y ya se
küllmatumekefilufilu reke tachi lil mülelu ta disponían a iniciar la faena cuando uno de
iñalhafkenh. ellos, Manqueán, el más bullicioso y jovial, gritó
Chi pu wechekewentxu nüy tañi weshakelu señalando hacia una roca: “¡Miren allá!”. Los
ka elüwigün tañi tuwülael ñi küzaw fey kiñe, otros así lo hicieron. La piedra, horadada en el
Mañkeantü, zoy ayekan weche wirarüy leliñiefi ta centro, permitía que el agua marina, impulsada
chi kura “¡Tufey pefimün !”. Kakelu leliwüliyegün. por la fuerza del oleaje, se introdujera por el
Chi kura, txololgelu ragiñmew, feymew chi orificio y lanzara intermitentemente un poderoso
lhafkenhko, ta chi awnanko, ñi rupayael tachi chorro que brincaba en el aire.
txololmew ka amulael kiñekentu kiñe fütxa —¿Saben qué es eso? —preguntó Manqueán a
chifkay ta fütxa alüwenu. sus amigos, con intencionada actitud.
—¿Kimfimün tüfey? —ramturkey Mañkeantü No hubo respuesta.
tañi pu wenüy, ñi rakizuamkülenmew. —¡Es una mujer con el traste pa’ arriba y
Llowzugugelay. meando! —gritó el pícaro muchacho.
—¡Kiñe zomo ta witxanpüramñiey tañi küchiw Con espontáneas y ruidosas carcajadas, los
ka wüllümake! —wirarüy chi wezwez weche tres amigos celebraron la divertida ocurrencia,
wentxu. tan propia del carácter chispeante de Manqueán.
Fütxa newentu wirarüy ñi ayen. kom chi pu Estimulado por las muestras de reconocimiento
küla wenüywen rüme ayekawünmew, ñi femgen a su genio, el impulsivo joven extremó las cosas.
ñi az chi ayekan Mañkeantü. Rume pürumüwi Desafiante, gritó:
ñi yeñpüramgenmew tañi fillazgen, tachi —¿Quién le tapa el hoyo pa’ que no mee
Tügkülekenuchi weche wentxu, rumey ñi femün. más?
Ramtun kechi, wirarüy: No esperó respuesta. Saltando como un
—¿Enüy nürüfüñmayefi tañi wechoz ñi zoy joven gamo hacia la roca, sin siquiera sacarse
wüllüwenuam? el sombrerito que jamás abandonaba, cubrió el
Llowmegechi pilay, rigkükünuwi kiñe we orificio con toda la planta de su pie. Así estuvo
püchü pagküllreke tachi kuramew, nentulay un rato, haciendo ostentación de su gracia y
rume tañi püchü chumpiru chum kawnurume atrevimiento. Pero, cuando quiso salir de allí, una
elkünukelafuy, ñi nhamunh mew guzkutufi tachi fuerza extraña y poderosa que emergía de la roca
txololkura. Fey felewmagey kiñe püchüñma, rume misma, se lo impidió.

9
10
11
püramüwi ñi femgechi ayekantun. Zoy, ayüfulu ñi Primero fue impaciencia, incredulidad, pero
txipatuael, kiñe fütxa newen ta mülelu tachi chi tras inútiles y reiterados empeños, comprendió
kuramew, pepi nelkümwelaeyew. que algo invisible lo había atrapado. Sintiéndose
Unelumew ta kümelewelay, feyentulay, welu ñi perdido y un tanto humillado, no tuvo más
mekefel ka ñi wiño nentuwtuafel, feyta ka kimüwi alternativa que recurrir a sus amigos.
kiñe pegengekenulu ñi nüetew. Zew nüel txokiulu —Ayúdenme, no puedo sacar el pie —gritó,
ka ñi yewelkagen. Gewenulu ñi chumael feley tañi intentando disimular su preocupación.
pu wenüy tañi retufiel. Fuertes carcajadas celebraron la nueva
—Kellumuchi, pepiñentulan ñi nhamunh humorada, pero Manqueán, que seguía
—würarüy, txipazuamkülenulu reke forcejeando inútilmente, sentía que el miedo y la
Fütxake ayeñegey ñi ka femtun, welu angustia se iban apoderando de él.
Mañkeantü, mekey ñi nentupüramekefel, zewma —No es broma... ¡Por favor, ayúdenme a salir
llikay ka ñi afzuamün ka fey. de aquí! —rogó el muchacho.
—Ayekantulan… ¡Frenemuchi, kellumuchi Sólo entonces sus compañeros tomaron
ñi txipayafum tüfa mew! —llellipuy tachi weche conciencia de la grave situación y se dispusie-ron
wentxu. a prestarle auxilio. Por mucho que se empeñaron,
Feyula tañi pu kompañ ta günezuameyew tañi nada pudo hacer la fuerza humana contra aquella
weza felen ka elüwiegün tañi kelluafiel. Welu, otra que, defendiendo su presa, parecía emerger
rume newentufuygün, pepil-lay ta che tañi newen de lo más profundo del mar.
ta tüfey chi ka newenmew, ta petu ni igkañpen Corrieron entonces hacia la comunidad para
tañi nüel, ta futxa punwi chi lhafkenhmew dar aviso y traer refuerzos. Acudió la gente y
txipapalureke. se reanudaron los tirones y forcejeos. Tres días
Lefiegün ta amuygün tañi lofmewe ñi kimelael estuvo la machi1 con la comunidad, concentrada
ka tañi küpalael ta zoy newen. Txawüy ta che ka en aquel lugar, haciendo rogativas para que la mar
witxagetufuy ka newentugefuy. Küla antüy chi devolviera al cautivo. Lamentablemente, las aguas
machi kom tañi lofegün txawüleygün fey mew, oceánicas, inconmovibles, no soltaban su presa.

12
gillatumekeygün tachi lhafkenh ñi wiñoltuam Peor aún. A medida que transcurrían las
tañi nüel. Llazküngelleymay, tachi lhafkenhko, horas, el joven indígena se iba convirtiendo en
zuamkülelay, nelkümlay tañi nüñiel. una estatua de piedra.
Zoyelüy, Petu tañi rupalen ta antü, chi mapun Hacia el cuarto día, Manqueán estaba
weche wentxu amuley tañi kurawün. petrificado hasta la cintura. Esa noche, la machi
Meli antü mew, Mañkeantü ragiñpuy ñi soñó: “Manqueán jamás saldría de allí. Lo tenía
kurawkülen ñi txatuwemew fentepuy, feychi atrapado la Mujer del Mar, de cuyos genitales el
punh, pewmay chi machi: “Mañkeantü tañi irreverente joven se había burlado. Ahora sería su
txipapawenuael. Nünieyewta lhafkenhmew marido por el resto de los tiempos”. Nada más se
mülechi zomo, ti ñi ayetufiealmew tañi podía hacer.
wülluwemw chi wezwez weche wentxu. Fewla Agobiados, amigos y parientes vieron cómo
ñi fütayeafiel ñi chuntepun ta mogenmew”. Zoy Manqueán terminaba de convertirse en estatua
chumüngewelay. de piedra, sombrerito al ojo, y se entregaba sin
Weñagkünmew, pu wenüy ka tañi pu che más resistencia al dominio de aquella poderosa
pentukuniegün ta Mañkeantü tani che kuragewün, mujer.
tañi püchü chumpiru gemew ta naqi, fey wüluwi Al quinto día, Manqueán habló a su gente
fey ñi newenmanun ta tukuluwi ta feychi zomo ñi a través de un nuevo sueño de la machi: “Yo
newenmew. estoy casado y ya no saldré de aquí. Mi mujer
Kechu antü mew, Mañkeantü zuguy tañi Lof le entregará a la comunidá el pago que a ésta le
che ñi kapewmatunmew ta chi Machi: “Iñche ta corresponde por haberle dao un marío. Habrá
kuregen zoy txipawenualu tüfamew ta iñche. Ñi una gran varazón pa’ que todos estén alegres y
zomo eluafilu tañi pu lof kullialu tañi femünmew celebren nuestro matrimonio. Traigan carretas pa
tañi elugenmew ta kiñe füta. Müleay ta txipan cargar, porque será inmensa la abundancia...”.
ta lhafkenh ta kom tañi ayiwküleam ka ñi Efectivamente, así fue. La Mujer de Mar pagó
kawiñtuam tayu kureyewünmew. Küpalaymün muy generosamente a la comunidad el hombre
kareta ta yewüntuwam rume fentxen monhgen del que se había apropiado.

13
mülealu...”. Feley ta zugu. Chi lhafkenh zomo Muchos años transcurrieron desde entonces,
rume küme kullifi tachi lof tañi nüuntukuel tañi pero algunos hechos ocurridos en aquel lugar
wentxu. permitieron mantener vivo el recuerdo de
Fentxen txipantu rupay tañi rupan, welu kiñe Manqueán. Se construyó un camino que bordea
zugu tañi rupan mew feychi mapumew feymew la costa. Transitando por allí se disfruta del
ta upentugelay ta Mañkeantü. Zoumagey ta kiñe hermoso paisaje marino y puede verse también,
rüpü ta iñaltu lhafkenh. Amulenmew fey püle ta la figura pétrea de Manqueán, de pie sobre la
pegengekey tachi lhafkenh mapu ka pegengey, roca, tal como quedó hace siglos, cuando se
ta Mañkeantü ñi kurawkülen, Utxapüraley ta convirtió en el marido de la Mujer del Mar.
wntekura, ñi felewepun ta futxakuyfimew, tañi Pero algo extraño empezó a inquietar a
futayeetew tachi lhafkenh zomo. la gente de la zona: muchos de los vehículos
Welu kiñe zugu ta tügkülewelay ta chi pu que viajaban utilizando esa vía desaparecieron
che ta mülelu tachi lofmew: fentxen tachi awtu misteriosamente, sin dejar rastro alguno, como
müyawkelu feychi rüpümew ñamrumemekeygün, si el mar se los hubiera tragado. Esto ocurrió
el-lay ta chem pünonnurume, lhafkenh ta lüymülu una y otra vez, siempre en la misma forma y,
reke. Fey tüfa ta kiñe epuchi ñi femün, ñi femken poco a poco, los habitantes del lugar pasaron
ñi ñamrumeken ka, püchüke püchüke, ta chi pu del estupor inicial a la sospecha pues, de algún
che lofmew müleyelu tañi perimontun ka tañi modo, Manqueán algo tenía que ver.
günezuamün, tañi felepefel, Mankeantü tañi En las comunidades mapuche se conservan
zugugepen. ritos y antiguas costumbres. Por eso, a pesar
Tachi lof mew pu mapunche müleyey ta kuyfi de haber transcurrido tanto tiempo desde el
küpal zugu. Feymew, ta fütxa kuyfi ta rupafuy origen de los hechos, el pueblo y su nueva machi
chi zugu tañi mülewmagen ñi femün, tachi pu recurrieron, una vez más, a las rogativas.
mapunche ka tañi we machi wenuntutuygün, ka Tal como lo hiciera antaño, Manqueán volvió a
kiñechi tañi gillañmawün. comunicarse a través del sueño de la sabia mujer.
Chumgechi tañi femün kuyfimew. Mañkeantü “No soy el culpable de lo que está sucediendo.
ka wiño kimgewtuy tañi pewmanmew tachi Son mis hijos”, le dijo a la machi. “Ellos salieron
kim zomo. “Iñche ta femun tañi femfemgen. degenerados y tienen malos instintos. Disfrutan
Iñche tañi pu fotüm”, pifi tachi machi. “Feyegün haciendo daño y, como ya crecieron y son
añkegeygün ka weza rakizuamgeyegün. adultos, no puedo controlarlos”.

14
Iñaygün weza mogen zewtxemluegün ka fütake Y así debió ser, porque los vehículos siguieron
chegeyegün, pepi günewelafiñegün”. desapareciendo sin que nadie pudiera impedirlo.
Felepelay zugu, chi pu awtu amuley ñi Dicen los que viven por allá que en las noches
namkonün eniynurume pepi. Katxütulay chi estrelladas pueden verse miles de luces que
zugu. Fey pikey tachi pu ayiw mülelu apo se deslizan presurosas sobre el mar. Son los
wagülenkülechi punhmew pefalgekey fentxen vehículos desaparecidos que, gobernados por los
küze ta lefmawkeygün wente lhafkenh. Fey numerosos hijos de Manqueán, corren veloces
tachi ñamkonyelu chi awtu ta, güneyawülkey ta sobre las olas, como si se tratara de la más
Mañkeantü tañi fentxen pu fotüm, kuzekeygün moderna autopista, ante la impotencia de su
wente lhafkenh, ta rumel küme fütxa rüpüreke, padre que los mira desde la roca, sombrerito al
weñagkünkechi (llazkünkechi) tañi chaw ojo, tal como quedara, cuando siendo un alegre
pukintuñiekeyew ñi wentekuramew, Tañi püchü mozo, se convirtió en propiedad de la Mujer del
chumpiru puy tañi gemew, tañi felewenmew, tañi Mar, que lo quiso para marido.
we ayekan konhagen, ta nüeyew tachi lhafkenh
zomo, ta ayüy tañi fütayeaetew.

15
WÜÑELFE
WÜÑELFE

CUENTO MAPUCHE
Sergio Treuquil Catalán
Primer Lugar.
Osorno. Región de Los Lagos.

ÜLEFUY TA WÜÑELFE, müna ta STABA WÜÑELFE a la orilla de


txayenkomew femgechi tüfa mülen la cascada. La misma cascada que
koyam, antü fücha elugekefuy füta hoy existe, junto al mismo roble
kull kull pigelu. donde el viejo sol le había dado el gran kullkull1.
Futa kuyfi, rume füta kuyfi, llegí kiñe Hace mucho, pero mucho tiempo, nació una
Wagülen Wüñelfe pigefuy: wünelpüle estrella llamada Wüñelfe. El viejo sol le entregó
Wün, wün ta mapu, welu tüfachi fücha el kullkull para cuidar por siempre todas las
Antü tüfachi mapu elufi ta kull kull pigelu estrellas, para ser despertadas todos los días.
küñultunierpuafilu kom tochi Wagülen, ñi fillke Así pasaron cientos de años, tiempo de
antü ñi txepelmekeafiel ta antü fücha. estrellas, tiempos de sol, tiempos de luna. Pero
Femgechi rupayey, rupayey, patakake un día, Wüñelfe se olvidó de su mandato.
txipantu. Wagülen mogen, antügen mogen, Un día apareció Wangülen, otra estrella, muy
küyegen mogen, welu Wüñelfe kiñe antümew vanidosa. Ella intentó convencer a Wüñelfe de
upentuy chem zugunmew ñi elgen ka. que la invitara al purun2, al cual iría adornada
Ayayay enüy pegewi fey egu, kagelu ka
Wagülen, welu tüfachi ütxir wagülen. ¡Fey!
1
Mageleyew purunmew txipayael, fey llellipufi Instrumento de viento fabricado con un cuerno de vacuno, que lleva
un corte en el extremo, como embocadura. Su uso es puramente
ta Wüñelfe tañi amuael purunmew, feymew ta social, y especialmente de llamada.
ashkiñmaleaiñ ta relmumew. Lican kura kom 2
Baile.

16
müleyeay ta Wagülen, Wüñelfe ta pilan pikafuy, con un relmu3, pues todas las estrellas iban a
ñienmew ta zugu, kuñiutunieael ta mapu. estar. Pero Wüñelfe le dijo que no, porque tenía
Ayayayay, wezay anay ta Wagülen, Wüñelfe un mandato: tenía que cuidar su mundo.
amuy müten ta chi wagülen ta chi purrunmew Finalmente, Wüñelfe aceptó, cautivada por
wenu mapamew. la vanidosa Wangülen. Juntas partieron hacia
Femgechimew ta Wüñelfe amuy ta chi el baile en el wenumapu4. Pero la inexperta
purunmew. Wüñelfe cometió el error de abandonar su
Ayayayay, kuñultuafulu ta wenu mapu ka mandato de despertar al viejo sol por la mañana.
pelolafiel ta antü fucha, chum, chum Llegó la hora del amanecer, el kullkull no
Chem zugu ñi rupayael ka, upentuy ka, sonó, el viejo sol no despertó y Ñuke-mapu,
upentuy Wüñelfe tañi antü fücha. la madre tierra, se quedó dormida, a oscuras.
Feymew; ¿chem zugumew ta amuymi?, Wüñelfe, al darse cuenta de su falta, lloró y lloró,
umagnaqí ta ñuke mapu, taiñ ñuke mapu pero ya era tarde. Muy tarde.
txumiñkülewey ka, tañi zugu tañi elugeafel. Ta Los cuatro cielos, Kallfüwenu5, Ligwenu6,
Wüñelfe, fentxen pu antü; gümay, gümay, gümay Kelüwen7 y Kurüwenu8, enviaron un cóndor
ta Wüñelfe ka, rakizuamlu tañi femün, zew rupa mensajero donde estaba la apesadumbrada
chi zugumew rupayzugu, feychi meliwenu mapu: Wüñelfe, que cantaba su lamento:
kallfüwenu, ligwenu, kurüwenu kachi kelü wenu,
elufeyewegün kiñe zugu ka, fey ta werküñmagey
wenu mapu ka, gütxamkayael ta Wüñelfe, kiñe
werken, werken pigelu fey tüfa ta amuy ta
gütxamkayafiel ta Wüñelfe, chi wenu mapu füta
mañke, chi wenu mapu füta mañke.
Rume weñagküley ta chi Wüñelfe fey
feypikefuy, ülkantukefuy tañi llazkülüwafum:

3
Arcoiris.
4
Dimensión de vida ultraterrena, cielo.
5
Cielo azul, amanecer.
6
Cielo blanco, mediodía.
7
Cielo rojo, atardecer.
8
Cielo negro, medianoche.

17
Kutxani iñche Duele mi
kutxani iñche tañi piuke Duele mi corazón
kutxani iñche tañi piuke Duele mi corazón
femunelwe, Por no haber cumplido
tiye tiye tiye inche Allá, allá, allá yo
tiye tiye tiye ta antü Allá, allá, allá el sol
tiye tiye tiye ta antü Allá, allá, allá el sol
tañi ñuke mapumew. En mi madre tierra
Weñagkülen, Weñagkülen triste estoy, triste estoy,
Weñankülen, weñanküley tañi piuke triste estoy, triste está mi corazón,
Weñanküley tañi piuke triste está mi corazón
Chaw antü, ñuke mapu padre sol, madre tierra
Tañi welulkan tañi zugunmew por haber faltado a mi mandato.

18
Feymew chi werken mañke feypifi ta Wüñelfe, Entonces, el cóndor mensajero dijo: “Wüñelfe,
Wüñelfe, Wüñelfe: Welulkaymi tami zugu, Wüñelfe. Faltaste a tu mandato. Te quedaste
umagnaqimi, Welu tachi meli wen feley tami dormida. Para pagarle a los cuatro cielos, tienes
kulliafiel, Feley tami nentual kiñe fütxa zugu, que hacer algo grande. Tienes que despertar la
pieyew. Pelolafiel ta mapu, txumiñnaqküley, welu. tierra, ya que está oscura”.
Chem zugu tañi nentual, pi ta Wüñelfe, chem “¿Pero qué será lo que tengo que hacer?”,
zugu tañi nentual, piürkefi ta chi füta mañke wenu preguntó Wüñelfe al gran cóndor. “Tendrás un
mapu tuulu. gran sueño, un gran pewma9”, respondió el
Wüñelfe, ñieaymi kiñe futxa Pewma feyegün cóndor, “y ellos te dirán lo que tienes que hacer
feypiaeymewegün tamí chumael; tañi peloam taiñ para despertar a nuestro padre sol y a nuestra
antü chaw ka taiñ ñuke mapu. madre tierra”.
9
Sueño premonitorio que pone en comunicación con el mundo
sobrenatural.

19
Ayayayayay Wüñelfe, gütxamkalen tami pewma. Wüñelfe pedía y pedía el sueño. Rogaba a los
Gillatuy, gillatuy ta ni pewmayael chem tañi cuatro cielos. Un día, ellos le dijeron que para
pigeael, fey pikefuy tüfachi Wüñelfe ka. despertar al gran sol y a la Ñuke-mapu, debía
Fütxa komantüy gillatuay, gillatuy Wüñelfe, hacer una gran rogativa, un ngillatun10.
gillatuy eluenew kiñe fücha piuke pi gillatuy tañi A la rogativa asistieron todas las estrellas:
günen, ayayayayay. Chaw Günechen, el ordenador de la gente;
Chi pewma ta Wüñelfe ñi gillatuel, ta meli Chaw Txokiñ, el juez; Chaw Wenumapu Ñuke,
wenu ñi gillatufiel ka ta chi pu alwe tañi txepelafiel la madre, y todas las demás. Juntas, rogaron para
ta antü fücha ka ta mapu ñuke, tañi pelogetuam, que la mamita tierra se aclarara y el viejísimo sol
felefuy ñi nentuael kiñe fütxa gillatun ka, gillatu,
despertara.
gillatu, pikefuy, gillatu.

10
Oración; rogativa comunitaria solemne que se realiza cada
dos, cuatro o seis años.

20
Femgey ka: Entonces Wüñelfe despertó al Chaw Antü y
Meli wenumapumew kiñe fütxa recuperó su kullkull, el mandato.
kamarikun Desde entonces, todos los días Wüñelfe
Kom chipu wagülen koní es la primera estrella que se asoma al
chi gillatunmew, ayayayay, anochecer y es la última que se va al
gran gillatun ta chaw amanecer. Por eso los niños la llamaron
Günechenmew, günepefilu Wüñelfe, que con el tiempo fue conocida
ta che, Chaw txokiñ, kuez, como Venus, la boca de la mañana.
ta wenu mapu chaw, Wenu
Esto sucedió cuando se estaba
mapu ñuke, la ñuketu ka kom
formando la ñuke-mapu. Desde entonces se
pu wagülen gillatuyegün ta ñuke
hace el ngillatun.
mapumew ñi pelogetuam ka ta
tüfachi antü fücha ñi pelotuam.
Ayayayayay, Wüñelfe tañi femünmew wiño
pelotuy ta antü chaw fey ka wiño ñietuy ñi kull
kull, ñi günekeam, feymew ta fillke antü pekefiyiñ
ñi kawiñtun wenu mapumew. Ta wenu mapu ta
punmew Wüñelfe chi wagülen ta wüne pegewkey
ka wünhaelmew iñagechi ka amuketuy ka tachi
püchükeche Wüñelfe pikeeyew, tüfa tachi üytun
“fenu” pigelu wünhmakey wünmew pu liwen.
Ayayay, rume fütxa kuyfi rupay chi zugu
inchiñ tain wizümekefil ta ñuke mapu feychimew,
feychimew tañi müleken ta gillatun.

21
LA ODISEA
DE VIZCACHITA
WISK’ACHANA SARNAQATAPA

CUENTO AYMARA
Luis Milanés Mondaca
Segundo Lugar.
Camarones. Región de Tarapacá.

I I
Ä JAYAPACHA uruna llapu ch’ajiri L SOL YA SE HABÍA ocultado y
jaqinaja lurañanajapa tukuyasana los campesinos, hacía ya mucho
utanajparu sarxapxi, ukhamaray rato, se habían recogido a sus
aramt’aru mä suma wisk’acha jalaxanisana hogares. Era el preciso momento que un joven
llaputa llapu xalnajjawi sanawuria jiqhatasana ejemplar de Vizcacha había esperado para salir
muspa kusisxatanwa maya, paya maq’antasana a buscar su preciado alimento. Sigilosa, con
ikiri sarxanha sasa, aka tamata kayupa sipitataru paso prudente, y con sus orejitas muy atentas,
jaqranti jani juk’anti jalnaxañama ukaru llakisita bajó desde los cerros hasta el pueblo. Recorrió
jachanhachjawi utjana. todas las calles del lugar hasta que, por fin,
Uka urasana mä maq’ata jiwata lari jalipjatana halló el tesoro tan ansiado: ¡La huerta de las
uka chaqa maq’a thaqjawi, wisk’acha uñjasana zanahorias!
chimapa muspa kusisi, wisk’achasti mulla Fue todo un festín. ¡Cómo estaba dejando la
apjtasana jink’anti arustatana akhama sasa. huerta del Hombre! “Una más, una más y me
—Lari jilalla, wali urasana puritajta tatituwa iré a dormir”, pensaba el goloso roedor. Sin
apantama. embargo, al saltar sobre una robusta y apetitosa
—Kuna, sasa lari uñattatayna. zanahoria... ¡Plafff! Quedó colgado de una pata
—Jisa, juma jichha jink’a maq’antxita desde un frondoso árbol.

22
ukhamawa naya janiwa uka jaqina munatapa La pobre Vizcacha no sabía qué hacer. Se
naya lurjanhasa. dio cuenta que, por descuidada, había caído
—Kuna, kunsa uka jaqi munji sasa chhikxatasi en una trampa que el Hombre había tendido.
lari. Desconsolada, ya sin esperanzas, se puso a
—Uka jaqi imillapanti kasarayaña munjitu gimotear los últimos momentos de su agitada vida
ukata naya muspa maq’a churama situwa, nayasti silvestre.
janiwa munjsa, juma janiti munjasma. En ese momento pasó por allí el Zorro, que
—Jisa siwa lari, muspa maq’aña layku. también había bajado al pueblo en busca de
Ukhamawa wisk’acha jupha apsuyasxi ukata alimento. Cuando éste se aprestaba a asaltar un
lari katuntayasana riskapxatayna. gallinero, oyó el lloriqueo de la Vizcacha. “¡Qué
Qharipana, llapuni jaqi lari jiqhatatayna. suerte tengo!”, pensó el Zorro. “Alguien me ha
—Ukhama, jumawata llapunha maq’irtata, dejado preparada la cena... y con el hambre que
jichhapi uñt’itanta, sasa mä lawa q’achiñanti tengo...”.
xawq’antatay. El Zorro abrió su fiero hocico, mostrando sus
Laristi, mullapanti thuqtasana wiska afilados dientes. La Vizcacha abrió sus ojos, y sin
kuchuttayatana, ukhamawa muspa mullapata perder un segundo más, dijo al Zorro:
qullu chhankhanajaru riskapxtayna wisk’acha —Zorro, hermano Zorro, gracias a Dios que
uñnaxawi. has llegado. Tú eres mi salvación.
—¿Eh? —exclamó el Zorro.
—Sí, tú eres mi salvación —prosiguió la
Vizcachita. —Cómeme luego, porque así ya no
tendré que hacer lo que el Hombre quiere.
El Zorro, intrigado, preguntó:
—¿Cómo es eso? ¿Qué te ha pedido el
Hombre?
—Te lo explicaré. El Hombre me tiene
castigado así porque yo no quiero casarme con su
hija. Dice que si me caso con ella me dará mucha
comida.
—Qué generoso es el Hombre —argumentó el
Zorro.
23
—¡Sí, es muy generoso! ¿A ti te gustaría estar
en mi lugar?
—¡Claro! —respondió el Zorro, pensando en
toda la comida que podría tener sin esforzarse.
—Entonces sácame de aquí y cuélgate tú.
El Zorro soltó a la Vizcacha y se colgó en
su lugar. La Vizcacha aprovechó la ocasión y
emprendió la fuga.
Al otro día, muy temprano, el Hombre fue a la
huerta y encontró al Zorro colgado.
—¿Así que tú eres el que me destroza la
huerta? ¡Toma! —y con el machete lanzó un
golpe, pero el ágil Zorro lo esquivó. El filo
del arma cortó la soga de la trampa, lo que
aprovechó el Zorro para escapar.
Asustado y casi sin aliento, el Zorro corrió,
abrumado, entre las frías rocas de los cerros,
jurándose asestar la más dulce de las venganzas
sobre la Vizcacha.

24
II II
Uka uruna tata inti muspa aqattasa wisk’acha El Sol, caluroso, sofocante, traía a la Vizcacha
qariyatawa sarayatana, jayapachata jiqhati mä muy fatigada en su loca fuga del Zorro, y para
jach’a qala uka ch’ijuparu lat’jatasana ikjipatana. colmo no se presentaba por allí ningún indicio
Má urasanpachata watt’sasana larinti de sombra para descansar. Pero quiso la suerte
jiqhatayastana, wisk’achasti mullapanti que, al pasar por entre unos grandes peñascos,
t’ukt’asana uka jach’a qala amparanti katutayna. viera uno ligeramente inclinado que ofrecía una
—Lari, sumapacha ist’ita, jani taqpacha agradable y reparadora sombra, justo para su
uywanajanti jiwaña munasta uka sasa wisk’acha pequeño cuerpecito pomposo.
arustatayna. Allí se detuvo el ágil roedor saltarín, y se
—Jichha janiwa juma llulluña atjitasmasa, entregó dulcemente a un corto descanso. No se
sasawa lari muspa tiputa uñjatayna. dio cuenta de la presencia del Zorro sino hasta
—Sum,apacha ist’ita lari, kunamasa naya cuando ya estaba muy cerca su eterno perseguidor.
akhama inapiniy uthasjirijta janiti qaritajirijti, La Vizcacha se paró, pero no alcanzó a
aka jach’a qala kalliptiri mayawa, jumasti maq’a arrancar, y como por instinto, para protegerse
jakaña layku akapacha chhaqayanta. alzó sus patitas delanteras diciendo:
—Kunasa kamichañaji aka jach’a qalanti, sasa —Alto, alto si no quieres morir junto conmigo
chhikt’i lari. y todos los animales del mundo.
—Aka qala tinkuri mayajiwa, jaquptanini —¿Cómo, otra vez me quieres engañar? ¡Ah,
ukasti akapacha taqpacha uywanajawa jiwarani. pero ahora sí que no te creeré! ¡Ya verás! —gritó,
Khistiti marattu yanapt’irijitu aka qala katuña malhumorado, el Zorro.
naya yanapiri thaqtiri saririjta. —¡Detente, que ya no aguanto más! ¿Por qué
Ukhamawa lari muyunti uka jach’a qala crees que estoy con mis brazos alzados, afirmando
sumapacha uñaqjawi, chiqati wisk’acha arusji sasa. esta roca? ¿No ves que está por caerse? ¿Por saciar
—Walijiwa ukhama naya aka qala katuqanha, tu hambre vas a destruir el mundo?
jumasti yanapiri jaqi thaqiri sarama aka —¿Qué es lo que pasa con esta roca?
pachamamana uywanajpa jakayaña wakisiwa, —preguntó el Zorro.
sasa lari wisk’acha khitarpayi —Si no sujeto esta roca, se caerá. ¿Ves? Está
—Jisa lari jillalla, taqpacha nayanakawa inclinada. Y si cae, golpeará tan fuerte la tierra
muspa kusisita juma amtapxapinimawa kunamati que destruirá todo el mundo. ¡Ah, si alguien
aka uruna jiwañata jakayjapxista. Janipiwa pudiera reemplazarme, yo podría ir rápidamente
antutjatantasa sasa wisk’acha jalaxasana sarxi. por las pampas y cerros a buscar ayuda! Entre

25
Ukhamawa uka uru tukusxi, uka arama, todos podríamos sostener la piedra en su lugar,
wisk’achasti jani kawkita yatisinxisa, laristi pero... ¿quién podrá ayudarme?
qarita ch’uñthapita ajutispacha jaqukiptatayna El Zorro dio varias vueltas a la roca. La estudiaba
jiwanhachaña thurita, qharipana inti jalsuta atento, temeroso de que todo lo que había dicho la
urasana watsatayna, qalasti ukanpacha pachasti Vizcacha fuera verdad.
ukhampachayri uthasjapxi. —Está bien —repuso, al fin, el Zorro. —Yo
afirmaré la roca y tú irás en busca de ayuda. Pero que
conste que nada más lo hago por salvar al mundo...
—¡Sí, Zorrito! Todos estaremos muy
agradecidos. ¡Serás nuestro héroe!

26
Y el Zorro, aún desconfiado de la Vizcacha, se
puso a sostener la roca inclinada.
—No se te vaya ocurrir soltar la roca. No te
muevas de ahí, recuerda que el mundo está en tus
manos —decía la Vizcacha, mientras se alejaba
rápidamente del lugar.
Pasó la tarde. Luego, la noche, y la Vizcacha
no aparecía por ningún lado con la ayuda.
Al amanecer, el Zorro ya no soportaba más
la incómoda situación en la que se hallaba.
27
III Finalmente sus fuerzas se agotaron y, asustado,
Wisk’acha uru tuqujtaypacharu qarita dando un gran grito, cayó pesadamente,
tanjaspacha uma phut’unkuru jakrantatayna desmayado, al suelo.
kayupasti t’ula t’ularu pijalt’ata, ukhama utjipana Al salir el Sol, el Zorro despertó y, aterrado, se
lari manti jiqhatayri, kunatsa ukhama imantasta dio cuenta de que la roca aún permanecía en su
sasa, wisk’achasti siwa, jani naya imantastajsa uka lugar... y el mundo también.
uma manqhana mä kisu iranta uthasji uka apsuña
thurisjta. III
—Kisu uthasji sasa uñatti lari. La noche había caído nuevamente como un
—Jisa, janiti juma apsuña atjasma. gran manto oscuro sobre la faz de la tierra y todo
—Lart’asisa layra kisu maq’antanha ukata el mundo se preparaba para su descanso. También
jumray maq’antanha. pensaban en ello el Zorro... y la Vizcacha. Esta
Ukhama lari thuqtasana uma phut’unkuru última iba tan de prisa por el camino a la vertiente,
jaqranti kisu katthapinha sasa, uka uraspacha que no advirtió que delante de ella había un pozo.
wisk’acha thaqhina mistusana qala qalaru Cansada como iba, sin darse cuenta, cayó en él.
chhaqrantxi. Laristi uma phut’anata mistusana El pequeño pozo estaba hasta la mitad con
muspa llanch’u araxpacha uñjatasana ajutiwa, agua. Gracias al cielo, al resbalar, la Vizcachita
Wisk’acha kutjayitantawa sasa. quedó prendida de sus patas en unos arbustos
que orillaban el pozo. Así quedó por largo rato.
Miraba hacia abajo y le daba un miedo terrible de
caer y ahogarse. Parecía que todo estaba en contra
del pobre animal, ya que en el cielo, orgullosa,
redonda y luminosa estaba la pálida Luna,
alumbrándolo todo.

28
“¡Qué mala mi suerte!”, pensaba la Vizcacha, sin
poder zafarse de las firmes ramas. “Ahora sólo falta
que me encuentre el Zorro en esta comprometida
situación”.
Y, justamente, como lo pensaba la Vizcacha, el
Zorro se asomó al pozo.
—¡Ah, al fin te encuentro! ¡Qué buen banquete me
daré antes de ir a dormir... y con el hambre que tengo!
—exclamó el Zorro, con aires de venganza.
—Dime... ¿cómo se te ocurrió esconderte aquí?
—agregó el Zorro, con tono burlesco.
—No me estoy escondiendo —dijo la Vizcacha,
mirando hacia el fondo. —Sólo estoy tratando de
sacar... ¡Sí... de sacar ese sabroso queso que está en
el fondo del pozo, para comerlo! —afirmó, apuntando
con una de sus patitas el reflejo que daba la luna en las
quietas aguas del pozo.
—¿Queso? —repuso el Zorro, goloso.
—¡Sí, mira hacia el fondo! —dijo la Vizcacha,
viendo que el rapaz perdía el interés por ella.
—¡Ah, pero no creas que te dejaré! Como tú no
puedes escaparte, primero bajaré a comerme el queso
y luego vendré por ti... ¡Ja, ja, ja!
Y el Zorro, entusiasmado por su apetitosa idea, dio
un salto y cayó sobre el blanquecino queso, pero...
¡Sssschuuuuuuaaaffff! Cayó cuan largo era en las frías
y cristalinas aguas del pozo.
La Vizcacha, sacando fuerza de sus flaquezas,
logró salir, presurosa, de entre los matorrales que la
aprisionaban, y emprendió su loca carrera por entre las
piedras. Luego de un rato, el Zorro salió al borde del
pozo, se afirmó en sus cuatro patas y, alzando su hocico
hacia la Luna, aulló largo y sonoro: “¡Me las pagarás!”

29
UN DÍA DE PESCA
EN KAINGA
E TAHI MAHANA HI IKA O KAINGA

CUENTO RAPA NUI


Lenky Atan Hito
Tercer Lugar.

AHE MAHANA ta’ato’a, i e’a OMO TODOS los días, cuando


era au mai te hare hapi, hipa au salí de la escuela pasé por la casa
a te hare o koa to’oku paparuau de mis abuelos, para saludarlos.
era, mo aroha ia raua, he ki mai to’oku nga Ellos me invitaron a pescar, al otro lado de la
koro era mo hokorua ia raua mo hi i te ika, a isla, para esperar con un tunu ahi1 a mi tía
te rua paenga o Rapa Nui, mo tiaki hai tunuahi Kototi, que llegaría al día siguiente en avión desde
ki to’oku mamatia Kototi, he tu’u mai i te Santiago, con mis primos y mi tío. Era costumbre
rua mahaní, i runga i te manureva mai a tire, de mis abuelos esperar a todos los de la familia,
ananake ko ta’ana nga-poki he taina o’oku, e cuando llegamos a la isla después de un viaje al
ko to’oku papatio era. He me’e haka tere o koa extranjero.
to’oku paparuau era he oho he tiaki ki te ta’ato’a Mi abuelo me fue a dejar a mi casa, en Apina,
tangata o to’oku nu’u hua’ai e tu’u mai ena ki para pedir permiso a mi nua hine2 y, además,
Rapa Nui mai te henua roa. preparar mis implementos de pesca y comer
A paparuau, au i ma’u ki te kona hare era, i antes de irnos.
Apina, mo nono’i ki to’oku nua hine mo ha’atia
mai e, tako’a mo haka titika i ta’aku me’e hi ika, 1
Asado.
e mo kai tako’a he ra’e ki te oho. 2
Cuñada anciana.

30
A’aku i haka titika ta’aku me’e hi ika, he kimi Tuve que preparar todas mis cosas. Busqué
i te me’e pvc mo ha’i ta’aku hau hi ika, rara ro’a un trozo de PVC para enrollar mi lienza de
ki te ra’a. pesca, que tenía estirando al sol, método que me
A to’oku koro i hapi mai peira, o hihi hihi te enseño mi koro3 para que la lienza de pesca no
hau hora ena e hi ro’a i te ika. Tako’a ko anga a se enrede cuando uno esté pescando. Además,
au i te haraoa mata, koia ko vai, mo mama ki te preparé un poco de masa, con harina, agua y
ika, te tahi hau hi rou hi ika, huru ke te nui nui, e aceite, como carnada; varias lienzas más, por
to’oku miro hi ika, anga mai era e to’oku koro hai si acaso; anzuelos de diferentes medidas, mi
ohe,e avahata o’oku ko ia ko te tahi me’e pahe caña de pescar, que mi koro había hecho con
hoe, me’e mo ranga ranga i runga i te vaikava, ohe4, y mi caja con otros implementos, como
he ngu, he me’e kahu apa mahana ko ite e takeo cortaplumas, flotadores y plomos, más algo de
ro i te po. I kampo, matou e ki era ki tahataha tai ropa un poco más gruesa, por si hacía frío en el
o te rua paenga era o Rapa Nui. Ko rito a au mo “campo”, como llamamos a toda la costa del otro
oho mo hi. lado de la Isla. Por fin estaba listo para irme.
He rangi au ki to’oku koro he ’ui ana ai ko Llamé a mi koro y le pregunté si estaba listo,
rito a ai, ta’ato’a hora nge’i ro’a mo haka rito ia ya que siempre se demora en prepararse. En
ia. Au pa’i me’e horou, me’e hanga hi ika au. cambio, yo me demoro poco en arreglar mis
He ki mai to’oku koro na ia he hipa mai kia cosas porque me encanta ir a pescar.
au, ka noho-no au ka tiaki ki a ia, e tahi apa hora Mi abuelo dijo que enseguida me pasaba a
he vari a runga i ta’ana pereo’a, ko ia ko to’oku buscar, así que lo esperara en la casa. Media
nua, ri e he taina o’oku ko kihi. He koa o’oku hora después llegó en la camioneta. Venían con
he aroha ki to’oku taina tane iti iti, ko Te Pou, él mi nua5 Ri y mi prima Kihi. Me puse muy
e to’oku tao’kete vahine ko Maka he oho ro’ai contento, me despedí de mi hermanito Te Pú y
matou ki vaihu. I te rahi o te pari, he ki e to’oku mi cuñada Maka y nos fuimos rumbo a Vaihú.
nua ki a koro, mo oho o matou ki te rua paenga, Como estaba con mucho pari pari6, mi nua le
a te paenga e ro Pua Pau, i ra kona he peti etahi dijo a mi koro que fuéramos a la costa norte, por
mo hi i te ika. el sector de Pua Pau, donde estaban muy buenas
I’ira matou i topa ai koa tahi ro’a matou mo las condiciones para pescar.
hi i te ika, ko koro ko Kihi, e ko au, he oho ki te 3
Abuelo.
kona maea, i runga i noho ai matou i hi ai, e ko 4
Bambú.
nua ri i noho i kimi ta’ana pipi ko ia ko pure, mo 5
Abuela.
6
tui te korone mo ho’o ki te turita. Oleaje.

31
A koro i rava’a ra’e te ika, he kotea e tahi nui Ahí nos bajamos todos contentos a pescar.
nui toru’ ahuru cm. E ’ai ro’a te peni ritomata Con mi koro y Kihi nos fuimos a unas rocas,
anoi hai mea mea toumamari, e he moana. He sobre las que estuvimos pescando, mientras mi
tau no ra ika. Ko koa tahi a matou, he ata pohe nua Ri se puso a buscar pipi7 y pure8 para hacer
mo rava’a i te ika, he kata mai a koro o te ta’e sus collares que vende a los turistas.
rava’a matou i te ika. Ata ka vari ro mai e tahi Mi koro fue el primero en pescar: sacó un
haka rorio te pisi, nanue, puoko moni, e he rahi pez llamado “koeta”, muy grande, como de 30
o te maito. centímetros, con matices verdes, rojos, amarillos
y azules. Era hermosísimo. Todos estábamos
contentos y poníamos más empeño, porque mi
koro nos hacía burla por no sacar nada aún,

7
Conchitas.
8
Lapa.

32
Ira hora he ngau e tahi pisi ki a Kihi he koa a hasta que llegó un haka rori9 de pisi, nanue,
ia he haro i to’ona hau mo to’o i ta’ana ika rava’a puoko moni y hartos ma’itos10.
era, au ko aroha a ia au o to’oku ta’e riva’a e En ese momento, Kihi pescó un pisi y, muy
tahi, he mana’u ki a’amu e tahi ki mai era e koro contenta, recogió su lienza hasta sacarlo. Yo
e tahi mahana, mo ta’e rava’a au e tahi ika, e oho estaba algo triste porque no lograba pescar. Me
au e to’o mai e tahi hatuke, ha roto i te pu maea, acordé de algo que mi koro una vez me dijo,
ai ka tignitigni ro, e ai ka hakarari ro, te mama ha que cuando no pudiera pescar fuera a una poza
ira hatuke, me hanga pa’i o te ika. y sacara un hatuke11, lo machacara, y que la
He oho au ki roto i te pu maea he kimi e tahi carnada la empapara en el jugo que quedaba,
hatuke, i hoki haka’ou mai era au he hoa i to’oku pues esto atraía a los peces.
hau hi, i ra hora au i rava’a ai e tahi nanue ko
tetu. Anga rahi, au i anga ai mo to’o i tu ika era,
9
he vari mai a koro he ha’u’u mai. I to’o mai era Cardumen.
10
Peces.
mai roto i te vai, he koa a koro i te rahi o te nui 11
Erizo.
nui o tu’u ika era he’ ui mai he mo ai au ka va’ai
era i tu’u ika era, he ki e au, mo ha’ata’a mo
to’oku mamatia era ko Kototi.

33
Mai ra hora mato u i rava’a ai te rahi o te ika, Fui a una poza más atrás de las rocas donde
piti ahuru ma toru nanue, raua ko te pisi, a nua i nosotros estábamos y me puse a buscar un
ra hora ko haka hu a i te ahí, penei raua e ki era, hatuke. Cuando regresé, lancé nuevamente mi
mo oho o’ou mo hi i te ika e haka hu te ahí, mo lienza y, en ese instante, me picó un gran nanue.
te varua, mo ha’u’u mai, i te hi, ki mai e koro, Me costaba mucho para recogerlo y mi koro me
ko tano’a te rahi o te ika mo te tunuahi, apo. He ayudó. Cuando lo sacamos del agua, mi abuelo,
ha’aputu a koro i te ika he varu varu, to’o i te sorprendido por el tamaño, me preguntó qué iba
kokoma. hacer con ese nanue. Muy contento, le dije que
A Kihi, ko te hi inga a i te ika, he rava’a e rua ése iba a ser especialmente para mi tía Kototi.
nanue haka’ou, to’oku nua ri he unga mai mo A partir de ese momento, empezamos a
rangi o’oku ki a Kihi, mo tunu ra nga ika, i kai sacar mucho pescado. Sacamos veintitrés entre
era i makona era matou, hoki haka’ou matou ki nanues y pisis. Mientras nosotros estábamos
hanga roa, a te ara o vaenga, vari matou a ovahe, pescando, mi nua había hecho fuego. Ellos dicen
e ko anakena. Ki tu’u matou ki te kona pikano que siempre cuando uno va a pescar debe hacer
era o vaitea, he topa matou ki te huka huka to’o fuego para que los varua12 nos ayuden en la
mai mo te tunuahi o te rua mahana. Ha’i matou pesca. Mi koro dijo que era suficiente para el
te huka huka ki tu’a o te pere’oa, he turu he hoki tunu ahi de mañana, así que juntó los pescados y
matou ki te kona hare era. los limpiamos, les sacamos los kokoma13.
Kihi, entusiasmada, seguía pescando y sacó
dos nanue más. Mi nua Ri me mandó a llamarla
para que cocináramos en fuego esos pescados,
y así se hizo en el fuego. Ya satisfechos, nos
regresamos a Hanga Roa por el camino del
interior de la isla, pasando por las playas de
Ovahe y Anakena. Cuando llegamos a los
bosques de eucaliptos de vaitea, mi koro y
nosotros nos bajamos a sacar leña para el tunu
ahi del día siguiente. Llenamos la parte de atrás

12
Espíritus.
13
Tripas.

34
I te rua mahana he oho matou ko koa nua de la camioneta con leña y seguimos el camino
Maka to’oku taina Te Pou ki te hare o koro, mo de regreso a casa.
ha’u’u e mo haka titika te me’e mo te umu ka Al día siguiente nos fuimos con mi nuahine
topa mai era mai a tire. Maka y mi hermanito Te Pú a la casa de mi koro
He ha’u’u au ki a koro he ta’o i te umu, hai para ayudar en la preparación del recibimiento
nanue, taro, kumara, po’e e hai me’e kiko. Tako’a de mis primos y tíos. Yo ayudé a mi abuelo a
he haka hu i te ahí mo te tunuahi, e a nua raua preparar un umu’tao con los nanues, taros,
ko Kihi te tui atu i te korone tiare tipanie e he kumaras, po’e y algo de carne. También
buganvilia. I’ oti tahi era te anga, he iri tahi matou preparamos el fuego para el tuni ahi14, mientras
ki te kona topa o te manu reva, mo tiaki ki te Kihi y mi nua Ri hacían los collares de flores de
hua’ai mo ma’u mo oho ki te hare, hoki haka’ou tipanie y buganvile. Cuando estaba todo listo, nos
era matou ko rito a te kai, he kai matou ka fuimos todos al aeropuerto a buscar a la familia
makona ro, e ki oti he oho tahi matou ki anakena y regresamos. Comimos y después nos fuimos a
he ho-hopu ka ahí ahí ro. Ko po a te mahana Anakena a bañarnos toda la tarde y regresamos
matou i hoki haka’ou ai ki te kona hare era. de noche.

14
Curanto.

35
UN KAMARIKUN
EN EL CIELO
KAMARIKUN WENUMAPUMEW

CUENTO MAPUCHE
Adela Curaqueo
Mención Honrosa

AKIÑ MAGELGEÜRKEY wenu N DÍA INVITARON a la bandurria


mapu fey rakizuamürkey; iney al cielo, a un kamarikun1.
iñchiu chi amuafuyu, magelgen Entonces ella pensó: “¿Con quién
kamarikunmew, wenu mapu, fey kintuürkefi ta podría ir?”. Buscó al zorro y le preguntó si la
gürü, amuayu gürü wenu mapu, kompañaen acompañaría; en ese momento, el sapo, que
magelgen, ta tüfa, fey allkütuleürkey pakarwa estaba escuchando la conversación, dijo de
iñche ka amuan pifemürkey. inmediato: “Yo también voy”.
Rakizuammew, fey gürü feypiürkey ¿Iñche En su pensamiento, el zorro dijo: “¿Y cómo
kay chumgechi amuafun? Iñche kizu kimnien podré ir? Yo sólo sé cómo llegar, pero no puedo
chumgechi tami yeafiel, fey amuürkeyegu wenu volar”. Finalmente, la bandurria llevó al sapo y al
mapu. zorro hasta el cielo.
Puuluegu wenu mapu mülechi Cuando llegaron al cielo, donde se realizaba el
kamarikunmew, fey gürü rume weshayawi kamarikun, el zorro estaba intranquilo. Entraba
kümelepuürkelay, chew topiantukumekeürkey y salía corriendo, empujando a los demás. Esto le
ñi kawellu, lefkonkiawürkey, fey yeweürkey ta dio vergüenza a la bandurria, quien lo sacó para
rakiñ, kiñeñpüle nentugeürkey ta gürü, müna un lado, mientras le decía: “Andas muy mal”. El
wezalkayawkaymi, anay. Yewegentukumekepaen,
ta tüfa, piürkey. 1
Rogativa comunitaria solemne.

36
37
Tüfachi pakarwa anta ka ¿chumgechi küpay ta sapo, cínicamente, susurraba: “¿Cómo vino éste,
latxafkiawpay?, piürkey tati yewegen. y está saltando aquí? Todo esto es vergonzoso”.
Fey gürü weñagkürkey fey ¿Chumgechi El zorro sintió mucha pena, y preguntó:
amutuafun kay naq mapumew?; amutuaymi “¿Cómo vuelvo a la tierra, allá abajo?”. La
pienew rakiñ. bandurria contestó: “Te diré. Para bajarte, añadiré
Iñche kizu kimnien tami chumgechi tami enredaderas, por las cuales bajarás, y cuando
yetuafiel tami chumgechi tami naqtuael; llegues a la tierra, me avisarás para soltarlas”.
püñamkayan ta foki, fey ta naqümtuaeyu, Y así comenzaron a bajar al zorro.
puwülmi ta naq mapu, puwün ta piaen, Lo estaban bajando de a poco, cuando de
fey naqümgerpaürkey gürü neyniegeürkey, repente la bandurria preguntó: “¿Llegaste?”. “No,
neyniegeürkey ¿puwimi gürü?, puulan, pi, ka no he llegado”, le contestó el zorro. Sin embargo,
neygeürkey, ¿puwimi gürü? Puulan, pi, ka cuando el ave no escuchó más al zorro, pensó
neypigeürkey, neypigeürkey. que había llegado al suelo y soltó las enredaderas.
Allküwenulu rakiñ, puupeürkelay ñi wenüy, Entonces, en plena caída, el zorro gritó: “¡Todavía
pi, fey gürü piam agkawenu wirarküleürpay: estoy bajando...!”.
txapümelmuchi, kalh, txülke, naqkülepan, El zorro cayó estrepitosamente sobre unas
tüfa, ka neygey, neygey kay. Fey allkünulu piedras.
rakiñ, fey neyümkünugey, fey akuy kuramew, Al día siguiente, una vieja machi2 lo encontró.
txapümelkünugey kura, feymew fey umañmew Ella pensó que el zorro estaba muerto, y se
txanalelu gürü peürkeyew kiñe kuze kuyza propuso revivirlo. “Estas manos de machi tienen
ufishapelu, machiürke. el remedio”, se dijo.
Malügeürkey müna küme pichi weche La anciana llevó al animalito a su casa,
wentxuürke ta tüfa, iñchega epuwentu lhalu, mientras reunía toda clase de remedios, fríos y
külawentu lhalu mogelkenga, lhawenhmew, calientes. Apenas lo recostó, empezó a tocar
lhawenhgeygañi küwü, piürkeygati kuze. el kultrung3, diciendo: “Enfermo, enfermo,
Mageürkey rukamew, fey txapümelelaen enfermo; aunque hace tres días que hayas
lhawenh kom lhawenh, fey eñumlhawenhmew,
fey kultxugüñmageürkey epuwentu lhalu
mogelken piürkey tati kuze, kutxan, kutxan,
kutxan külawentu lhalu mogelketun, kutxan, 2
Persona elegida por un espíritu superior para asumir el papel de
médico, tanto en lo físico como psicológico y social.
kutxan, kutxan; gillatuñmaniegeürkey ta gürü. 3
Instrumento de percusión.

38
Ñochigeürkey tañi mogen ta gürü mogelu fey ta muerto, te haré revivir”. El machitun4 había
ñimitueyew ta tüfa chaw, fütageñmuan, pin. feymu empezado.
ta mogeltueyu. Eymi femgechi weza kuze amta nialu Lentamente revivió el zorro. Cuando
ta iñche, niean pikelan; piürkey ta gürü. finalmente el animal abrió sus ojos, la feliz machi
Lefmawtuürkey ta gürü fey amutuürkey ka le dijo: “Yo te he recogido, padre, para casarme
mapu, fey gümawtunmew ta mületuürkey tati kuze. contigo. Por eso te hice revivir”.
Fentepuy. “¿Una vieja como tú, voy a tener yo? ¡Nunca
lo había pensado!”, gritó el zorro, mientras huía
rápidamente.
La vieja machi se quedó sola, con sus
remedios y una enorme tristeza.

4
Ceremonia de sanación, diagnóstico o tratamiento de una
enfermedad.

39
LA LLEGADA
DE BARTOLO
BARTOLO PURITAPA

CUENTO AYMARA
Jasmina Huanca
Mención Honrosa.
Iquique. Región de Tarapacá.

ACH’A TATANAJA parlirina UENTAN LOS ABUELOS que


kunamati jayapacha maranajana hace mucho tiempo, en el pueblo
Panina Quta markaru mä uruna de Parinacota, ubicado al interior
puri mä punchuni wayna thantha wiskhuni, de Arica, a unos 4.200 metros sobre el nivel
kawkitti puri janiwa khistisa yatjanti, ukhamawa del mar, apareció un joven vestido con un
marka anqanajana muyusirina jani jaqinti parliri. poncho, pantalón y ojotas viejas. Nadie sabía
Mä uruna muspa qhalt’ita ma tawaxu uywapa de dónde era. Caminaba solo por el pueblo y
anxarusita sarajjasa uka wayna uñjasana sutipa nadie se atrevía a hablarle, hasta que un día,
chhikt’atayna juphasti manqha allintatpacha muy temprano, una joven que estaba llevando el
Bartolo kunatxa sasa arustanitana mayja malq’anti. ganado al campo vio al joven caminando por el
Kunatsa juma muspa qalt’ita sapama sarnaqta pueblo, se le acercó.
siwa tawaxu, naya janiwa sapanha sarnaqjsa —¿Cómo te llamas? —preguntó la mujer.
sasawa Bartolo arusti manqha manqha uñnajawi, —Bartolo. ¿Por qué? —respondió el joven,
ukatsti khistintirayjta sasa chhikhijayriwa. con voz ronca y sin mirarla a la cara. —Es que es
Sutima kunamaray sasa Bartolo chhikt’i, muy temprano para que estés dando vueltas solo
nayana sutinha Matilde satawa. Wasaruti sarjta, cerca del pueblo.

40
jisa siwa Matilde uywa maq’ayiri apañaji, ukata —¿Quién te dijo que yo estaba solo?
naya sarxanha inti jalantjaray sasa Bartolo —inquirió el muchacho.
manqha uñantatpacha chhaqharpayxiwa. —¿Y con quién estás? —dijo ella.
Ukhamawa Matilde uywapa uyuru Bartolo, cambiando el tema de la
anatawasana utaparu sarxana, aka tamatay conversación, le preguntó su nombre.
mayanti Bartolo parlxayt’ani. —Yo me llamo Matilde —respondió ella.
Sapamayti sarnaxajsta sasa chhikt’i Matilde —¿Estás yendo al campo?
Naya janipiniwa sapanha sarnaqaña yatsa, —Sí, hay que alimentar a los animales. Y ya
jumasti urupacha uywa jist’anxta, ancha sumallasa me voy, porque se me está haciendo tarde —dijo.
qawramasa allpachumasa siwa Bartolo. El joven, con la cabeza agachada, empezó
Ukhamawa, larinaka muspa qarwa qallu a caminar. Cuando caía el atardecer, Matilde
maq’aña munasjapxi. regresó con el ganado, lo echó al corral que
Qhara janiti juk’anti chhapt’ataru quedaba en las afueras del pueblo y comenzó a
uywama jist’antjasma, ukata naya utamaru caminar hacia su casa. Volvió a encontrarse con
kumpañt’irijsama. el joven y de nuevo le habló.
Tata mamanharu chhiqt’asinha. —¿Todavía estás solo?
Naya qhara uñasjama. —¡Yo nunca estoy solo! —le respondió
Ukhamawa Matilde awkiparu yatiyasana Bartolo. —Tan temprano que entras el ganado, y
ancha llakisiyatayna kuntinaruchi uka janiwa tantos llamos y alpacas tan bonitos...
juphanti sarnaqaña walijaspacha sasa, —Sí, es que los zorros andan cerca porque
tawaqusti suma jaqiwa sasa thurt’asitayna. ya están empezando a parir las alpacas y no
Ukata tatapa siwa suma yatiñatayna qhara quiero que se coman a ninguna. Harto que me ha
uruttatpacha sarnaqayama jawiraru irpxatayasana costado tenerlas así como están —dijo la joven.
qhult’untayama, jani umaru mantaña —Mañana podrías entrar el ganado más tarde
munani ukasti kuntinaruniwa, ukata jumasti y yo te acompañaría —propuso Bartolo.
khitarpayxanta utjañmaru sarxama sasa. —Tendría que preguntarles a mi mamá y a mi
Ukhamawa qhara urupana qhat’ita saltasana papá.
uywa ansuri sarxi ukaru Bartolo jiqhatasana —Te voy a esperar mañana.
sarxapxi jach’a jawira chaqaru, ukaru uywa Matilde aceptó y se fue caminando hacia su
anjatasana Matilde jawira khajatita qasarpayatana casa. Ella vivía en una casa con paredes de barro,

41
42
Bartolo makhatanxama walisjiwa sasa, Bartolo techo de paja y una ventanita por la que apenas
janiwa munxataysa. entraba la luz del “Tata Inti”.
Ukata Matilde awkipana iwxapa amtasana Cuando la joven llegó a su casa, le contó a
q’asarpatayna Bartolo utjañmaru sarxama, janiwa su papá que un joven llamado Bartolo le había
juk’anti marka jaqinaja ulxayiri purintasa sasana ofrecido acompañarla al día siguiente al campo.
jani qhipha manqa uñarpasana sarxatayna. El anciano, muy angustiado, le respondió:
Ukhamawa Bartolo uka uruta aksaru janiwa —Tú no vas a ir con él, porque dicen en el
juk’anti marka anqanajana irnaqjiri uñjajisa. pueblo que es un condenado.
—Yo lo he visto muy bien y no creo que
sea un condenado —le respondió la hija, muy
molesta.
—Para saber si no es un condenado, lo
deberás hacer caminar hasta que el “Tata Inti”
esté en alto. Llegando hasta el río, debe cruzar
sin problemas, pero si no llega a cruzar, tú le dirás
que se vaya y que no moleste en el pueblo. En
voz baja, dirás “vete a tu lugar de descanso”, y te
vas sin mirar para atrás.
Al día siguiente, ella se levantó temprano, salió
de su ruta en busca del ganado y, en el camino,
encontró a Bartolo, quien le preguntó:
—¿Qué te han dicho tus padres? ¿Te puedo
acompañar?
—Mis padres no han dicho nada, así que
vamos nomás —respondió la joven, muy
nerviosa.
—¿Dónde llevas a pastar a tu ganado? —le
preguntó el joven.
—Los vamos a llevar adonde haya harto pasto
y agua, para que se puedan alimentar.
—Bueno, vamos a buscar al ganado
—respondió Bartolo.

43
44
Después de sacar a los animales, ambos
jóvenes caminaron y caminaron, hasta que el
“Tata Inti” estaba en lo alto. Llegando al cruce
del río, la joven hizo cruzar a todos los animales,
después cruzó ella y del otro lado le gritó a
Bartolo: “El río no está alto. Puedes cruzar sin
problemas”. El joven, sin embargo, no quiso
cruzar.
—¿Por qué no cruzas? ¿Acaso no puedes?
—insistió la mujer.
—¡No puedo! —gritó el joven, desde la otra
ribera.
Matilde, acordándose de lo que le había dicho
su padre, le dijo:
—Bartolo, ándate y no molestes en el pueblo.
Luego, y en voz baja, agregó: “Vete a tu lugar
de descaso”. La joven se volteó y se fue junto
con el ganado, sin mirar para atrás, y el joven
Bartolo, que deambulaba por el pueblo, ya no se
vio más.

45
TATASAMAÑA
Y SU DESTINO
TATASAMAÑANA SARAPA

CUENTO AYMARA
Toyita Challapa
Mención Honrosa.
Iquique. Región de Tarapacá.

Ä URUNA UTJANA mä warmi ABÍA UNA VEZ una señora


Paula Challapa sata, juphasti llamada Paula Challapa. Ella vivía
Karikima markaru qamirinwa sapa en el pueblo de Cariquima, con
uru uywapa awatisjawi. Mä uruna chachapanti su marido, pastoreando los animales. Un día,
tipurayassana pä wawapa antassana sarxatayna en una discusión con su marido por motivos de
Ch’usmisa marka chaqaru. celos que siempre le ocasionaba éste, ella decidió
Uka qhirwa patxana sapa uru jiliri yuqallapanti marcharse con sus dos hijos y animales a un lugar
Juan sata awatiri sarapxirina, sulkirillawkasti de muchos cerros rocosos, cerca de Chusmiza.
kimsa marallani Qhantati sata utararu Una vez instala en su vivienda, salía todas las
jaytawañanwa. mañanas, muy temprano, a pastorear con su hijo
Mä uruna inti manta kutinisana janiwa jisk’a mayor de seis años, llamado Juan, mientras que
wawapa jiqhatatansa, ukata muspa llakisita el pequeño Khantaty (Amanecer), de tres años,
jachasjawi thaqjawi paqalqu uru irjatatayna se quedaba encerrado en la choza. Ésta era de
taqpacha marka jaqinajanti. Ukhamawa jiqhatayna piedra y con un miserable techo, que parecía que
wawapa jiwanhachjirpacha qullu larrana. se iba a derrumbar.

46
Ukhamawa Paula wawapa uñxatassana muspa Una tarde, al regresar Paula a su chusca, no
jachatayna, ukata utaparu apasana wakita maq’a encontró a su hijo. Entonces empezó a buscarlo
maq’ayjawi jakattayatayna. desesperadamente, rastreando los pasos del niño
Uka uruta aksaru pä tunka mara pasarpayi, mä por los cerros y corrales, pero no encontró nada.
uruna Qhantati sapapa llapu satjaspacha ist’atay Así pasó una semana, buscando por todas partes,
sutipata jawsanjiri, taqi chaqaru añanaxtasana mä sin tener rastros de él. Debido a los resultados,
qulluru uñjati ukasti lakani nayraniray mullapanti ella pidió ayuda al pueblo y la gente le cooperó
liwkhana antutjasan arusiri qullu amparapata en buscar a Khantaty, pero grande fue la sorpresa
katjasana satayna “saraña urasa purintxiwa”, al encontrar al niño, casi moribundo, en las faldas
ukhamawa qullu patxaru Qhantati apasxi. de los cerros.
Paula, al ver a su hijo moribundo, lloró
desconsoladamente, lo tomó y se lo llevó a su
choza, donde lo alimentó en abundancia.

47
Jach’a tatanaja sirinwa, Qhantati Pasaron veinte años. Un día, él sembraba la
chhaqhatajipana qullu mallkuwa jakayatana tierra, cuando escuchó una voz que lo llamaba.
ukata maq’antasana qullukiptayañatayna. Khantaty no sabía de dónde provenía aquélla.
Ukhamawa jichha Karikima markana utji mä qullu Miró hacia atrás y sólo vio un cerro con dos ojos
Tatasamaña sata. y una boca. Al ver tan espantosa escena, quedó
paralizado, soltando la herramienta que sostenía
en sus manos. Entonces, el cerro lo tomó de
la mano, susurrando: “Ha llegado tu hora, ha
llegado tu hora”. Así, el cerro se llevó a Khantaty
hacia las cumbres más altas.

48
Cuentan los abuelos que, al perderse
Khantaty, los Mallkus lo protegieron y cuidaron,
para luego llevárselo y transformarlo en uno de
ellos. Dicen que ahora se encuentra enfrente del
pueblo de Cariquima, llamado cerro Tatasamaña,
que significa “el padre de la respiración”.

49
EL BAILE
DEL CHOPÓN
CHI CHOPON ÑI PURUN

CUENTO MAPUCHE
Georgina Becker Guaiquil
Mención Honrosa.

HUCHU KÜLARISA, rüf tañi A ABUELITA Clarisa, en realidad,


epuchi chuchu. Tañi rüf tañi era mi bisabuela. A mi abuela
chuchu tushpu kimlafiñ Lhay verdadera nunca la conocí. Murió
iñche ñi ñuke ta chegelu, feymew Ta Külarisa cuando nació mi mamá, así que Clarisa se
ta txemümeyew. Feychi zugumew ta rumel encargó de criarla. Por eso estuvimos siempre
fülkonkeyiñ tachi püchü kushemew, welu muy cercanas a esa viejecita diminuta, pero fuerte
newegey ta perasreke. como un peral.
Rume kurüfuy ka ñoñchagefuy, ka kiñe kürü Era negrita y arrugada, y se envolvía en
üküllaniey ta iwüzüwkefuy, ta chumgechi ñi un pañolón negro, a la usanza chilota de esa
feleken ta pu chilote feychimew. Sapatu rume época. No resistía los zapatos: jamás los había
üzefui, tushpu tukukelafuy. Chuchi kimnuelimew usado. Quien no la conocía podría encontrarle
Kalku txokipelayafeyew, tañi pakush aspecto de bruja, por sus pómulos salientes, su
agegefelmew, rumel txarilogkolekefuy, tañi cabeza siempre amarrada, sus dientes largos y su
futxake foro ka tañi newen kintun, lloftupelu chi mirada penetrante, como de pájaro al acecho.
üñumreke. Rume kimchegefuy Ka rumel kimfuy Era muy sabia y tenía un remedio para cada
lhawenh chem kutxanmewrume. Iñche ta püchün dolencia. Con mis cortos años, resultaba un
txipantu ñi ñienmew, rume rakizuamelkefeenew misterio para mí y hasta me producía un poco
ka püchüke llikakekafum. de temor.

50
Eskuelatulu ta iñche ta kimün tañi kagen Cuando ingresé a la escuela me di cuenta
ñi reywiñ ta aleman ka willicheyegu ka de que yo era una mezcla rara de alemán con
epumogengefun rume kakewmen: Tañi rukamew, huilliche y que vivía dos mundos muy distintos: el
ta ñi rume txipangenun ta chipu txipangefun, ka de mi hogar, con la rigidez característica de los
tañi yom chuchu Külarisa, apochi kuyfi kimünñielu. anglosajones, y el de mi abuela Clarisa, lleno de
Fillke txipantu magelkefeiñmew tañi sabiduría milenaria.
“reytoriomew”, rume ayüwün kawiñtun ta ilogekefuy Todos los años nos invitaba a su “reitorio”,
tachi shañwe ta füta alüñma motxilñieel —ta chi, fiesta muy entretenida en que se carneaba a
iwiñ ñi echelngeam, chi ñagal ka tachi fütxuntun ilo los chanchos —que habían cebado durante
tachi wütxe ka ta chi mawünh antügennew. largo tiempo— para guardar la manteca, los
Tañi yomchuchu zewmakefuy müllkaw, ñi pu chicharrones y la carne ahumada para los días
ñukentu iwiñ kofke ka ta kochülu, fürigekefuy más fríos y lluviosos.
kiñe apole chi challa wazkün iwiñmew, feymew Mi abuelita hacía los milcaos; mis tías, las
ta lluwümgemum tachi chicharon ta ñi iael ta chi sopaipillas y las roscas, que se freían en un caldero
puwichayegel. Tañi pu Münha ka iñche yekefuiñ lleno de manteca hirviente, en el cual se habían
taiñ elmeael tachi yoko (rali apolechi reytoriomew) derretido los chicharrones que luego servían a
tachi pu karukatumew, feyegün, ka femkeyegün, los felices invitados. A mis primos y a mí nos
lhagüm shanchunmew wiñolketuyegün. mandaban siempre a dejar los “yocos” (fuentes
Fey chi punh mew umapukefuiñ tañi llenas de reitorio) a las casas vecinas, las que, a su
Chuchumew ka allkütufefuiñ tañi kimñieyel zugu vez, los devolvían cuando mataban a sus chanchos.
ta chi pu kalku tachi wapi mew, tachi kamawetu, Esa noche nos quedábamos a dormir donde
chi ifunche, chi furia ka kake piamzugu ta la abuela y escuchábamos sus historias sobre los
purukefuyegün reke tañi gemew, rume llikakefuiñ. brujos de la isla, el Camahueto, el Imbunche,
Welu zoy ayükefuiñ nentulelgeael gütxam, la Furia y otros seres mitológicos que danzaban
umaqnaqkefuiñ ta chi txatxakün kütxal ta chi ante mis ojos, llenándolos de terror. Pero
kütxalwemew tachi llakogechi chilote ruka mew. pedíamos más y más historias, hasta que caíamos
Kimñiefuiñ tachi ka kawiñ ta Sankuanmew dormidos junto al fuego crepitante del fogón de la
tañi müleael, ta llitugekey ta tüfachi mogenmew acogedora cocina chilota.
epu mari küla kunio küyen chi punhmew, kom Sabíamos que la próxima fiesta sería para
ta chi pu ruka mew tachi wapimew, lliwatukefuiñ San Juan, que se celebra tradicionalmente la
tachi antü, iñche ta ka taiñ pu peñi, Zew ta noche del 23 de junio, en todos los hogares de

51
52
kimüwkfuiñ taiñ rume küme feleael. taiñ chuchu la isla. Esperábamos ese día, tanto yo como mis
tañi rukamew. hermanos, pues sabíamos que viviríamos intensas
Tüfachi antümew, wiyareke, tachi “Chopon emociones en la casa de la abuela.
Purun” kam “Txapon” ta ka pigekey kiñeke Hoy recuerdo, como si fuera ayer, el “baile
lof mew ta chi wapi mew tachi txükon tachi del chopón” o “tropón”, como le llaman en
chuñu ta wente kuyul ta tukugekey ñi afüam ka algunos lugares isleños a esa bola de chuño que
nentuniegekey tañi txülef petu ñi afüleürpunmew, ponen a cocer sobre las brasas, y de la cual se
tañi chuchu zewmakefuy kiñe fütxañma ta van desprendiendo sus capas a medida que se
shallanmew, epe, epu almor poñü. va cociendo. La abuela hacía unos gigantescos
Pepi ikefuiñ ta michi kam chicharonegu. después de rallar, al menos, dos almudes de papas.
Iñche mügel, zoyümkefuiñ iñagechi pepil. Podíamos comerlo con miel o chicharrones
Femgechimew, feychi San Kuan punh, calientes. Personalmente, prefería esta última
chi waragka ayllapataka kechu mari kiñe opción. Así fue como, esa noche de San Juan,
txipantumew, kümentufiñ tüfachi küme iñ willi de 1951, degusté este rico plato sureño que
mapumew pepi nentuwelafiñ tañi rakizuam mew. nunca más he podido sacar de mi memoria.
Kom txawülefuiñ kütxalwemew tañi mülean Estábamos todos junto al fogón, esperando
tachi zugu, taiñ chuchu amuyiñ ta wimameafüñ el mágico momento, cuando a la abuela se le
ta mansana, silwela ka peras, tañi fünham ka ocurrió que la acompañáramos a huasquear
txipantu. Tuy kiñe wima ta amuyiñ pieyiñmew. los manzanos, ciruelos y perales, para que
Tuwüli ta ñi wimakafiel tachi püchüke tuviéramos mucha fruta el próximo año. Tomó un
aliwen. Iñche ñi txokiwün chi wiman iñche látigo y nos hizo seguirla.
llowfilutxokiwün konpüllülutxokifiñ tañi Comenzó dando latigazos a cada arbolito. Me
chuchu, tañi kurü tukuluwün, re chi ale sentí como si cada golpe lo hubiera recibido yo.
müten pelomtunieeyew wimamekefi tachi Vi a mi abuela alucinada, con su ropaje negro,
püchüke anumka. Naqtuzuammekelureke tañi sólo alumbrada por la luna, castigando a esos
mogenmew. Tañi lof ñi mülenmew, kishu tachi indefensos árboles. Como desquitándose en
fütxa pukemmew ta chiloe. Ramtukelan tañi ellos de su vida dura y sacrificada de mujer de
fütagewmagen kiñechi rume, femnulu txokifiñ: campo, sola bajo el crudo invierno chilote. Nunca
Rume kishu mogengefuy. pregunté si estuvo casada alguna vez, creo que
Rupan wimakalu tañi pu aliwen, wñotuiñ ruka no: era demasiado autosuficiente.
mew. Petu taiñ puunun, utxanakümeyiñmew ta Después de la tremenda tanda de latigazos que
iña lhewfü taiñ apolam kiñe fotella “fishkü ka les dio a sus árboles, regresamos a la casa. Antes

53
mogen ko” tañi ñien mogen. Ta fey, tañi piñmew, de llegar, nos hizo detenernos junto al río para
lhewfümew ñi fawtisafielmew San Kuan ta Kristu. llenar una botella con “agua fresca y milagrosa”.
Feyta ñi zuamyeürpuael tañi lhawenhtunmew. Lo de milagrosa era porque, según ella, con agua
Wiñotuiñ chew taiñ mulen mew reitorio, del río San Juan se bautizó a Jesucristo. Ella la
wütxeleyiñ ka rume güñüleyiñ, fey tañi ocuparía después para sus remedios caseros.
chuchu Külarisa tukuy tañi wente aypel kütxal Regresamos al sitio del reitorio, friolentos y
ñi fütxa txegko chuñu. Tuwi ta allkügen ta con mucha hambre, y entonces la abuelita Clarisa
zugun txalkareke, ta chi txükon afmatufali ñi depositó sobre las brasas del fogón su gran bola
rigküwmeken. Kom ta zuguwelaiñ taiñ llikanmew. de chuño. Empezaron a sentirse sonidos como
“Mülealu zugu feley. Chi Chopon purumekey ñi balazos, y la bola saltaba en forma increíble. Todos
femkenufel” pi tañi chuchu. estábamos mudos de asombro. “Algo va a ocurrir.
Chi txükon chuñu txülef txipayey zewma El chopón está bailando como nunca”, dijo la
afüyelu. Elugeyeyiñ eñumküleyechi püchüke waf, abuela.
chicharonreke ifiyiñ rumekümey ka goshgoshüy, La bola de chuño empezó a desprender sus
chizoy püchükeche zoyümigün ñi tukulelafiel miel. capas cocidas. Nos entregó trozos calientitos,
Wazaluwüla fente iñ ka ta chi, txükon txitxale que comíamos como chicharrones sabrosos y
wentumew, ka tuwültuy ñi purun tañi pütafün tachi crujientes, aunque los más pequeños los preferían
kuyul chi Kütxalwe. Ñi chuchu rume ayiwküley con miel.
ka ülhkantuy kiñe kuyfi ülh tañi ñuke ka tañi pu Comí hasta hartarme y la bola, al quedar
ñukentu iñayeülhigün, rakizuamün ta ñi chaw ka nuevamente desnuda, comenzó su danza sobre
tañi Lhaku, amukelafuygu ta magelgenmew. Ruka las chisporroteantes brasas del fogón. La abuela
mew müleweyegu: ayuntuwkelafuyegu tüfachi estaba contenta y entonó una antigua canción
ellagechi küme rupan. Feygun illamtunreke “iñzio que mamá y mis tías ayudaron a corear. Pensé
ñi femgen” pikefuyegu. en papá y en el abuelo, que nunca aceptaban las
Ñi püchü munha zomo eyütuy ñi kutxan invitaciones y se quedaban en casa: no disfrutaban
logkonmew ñi chuchu Külarisa, tukuleleyew eñum de estos momentos maravillosos, pues los llamaban
tapülh awash ni tolhmew. Maqiamewreke rupay despectivamente “cosas de indios”.
chi kutxan. Mi prima chica se quejó de dolor de cabeza y la
Kimeleyiñmew ta “sankan pewtuwün”, rume abuela Clarisa le colocó hojas de habas calientes
ayenkatuiñ, ka ütantumew tukueyiñmew. Amuley en la sien. Como por arte de magia, el dolor
taíñ kawiñtun pewmafiyiñ müpügechi priñsipe desapareció.

54
taiñ yepaetew; llümllmkülechi milla karetamew, Nos enseñó a hacer unas “pruebas de San
rume kümeke kawell witxatuy, ka tachi fütxake Juan”, que disfrutamos mucho, y luego nos echó
txükon chuñu purukantuyegün kuyfike purun a la cama. Continuamos la fiesta soñando con
wentechi kelülechi kuyul kütxalwemew. príncipes alados que venían a buscarnos; con
Ñi chuchu Külarisa feychi punh ka mapugetuy. carruajes de oro, tirados por hermosos caballos,
Tushpu txepewelay. y bolas inmensas de chuño que bailaban ritmos
ancestrales sobre brasas rojizas de un fogón.
La abuela Clarisa se nos fue esa mágica
noche. No despertó nunca más.

55
EL CAPRICHO
DEL HOMBRE
CHACHANA SAPA AMTAPA

CUENTO AYMARA
Gabriela Moscoso
Mención Honrosa.
Iquique. Región de Tarapacá.

AYAPACHANA UTJIRINA mä N UN LUGAR muy lejano vivía un


sapa wayna uywapa awatisjawi solitario joven que se dedicaba al
ukhamaray llapunaja ch’ajasjawi, pastoreo de ganado y la agricultura.
sapa uruwa uma waytasiri saririna mä utata Todos los días, por la tarde, este personaje iba en
jayapacha saraña phujuta. Mä uruna uma wayuri busca de agua a una vertiente que quedaba lejos
sarjasa jiqhatasitayna ma warmi isi, aptassana de la casa.
phujuru jiqhatatayna mä suma tawaqulla umana Un día cualquiera, como de costumbre, este
sut’untata, ukhamawa isipa imantaña amtatayna. joven fue en busca de agua. Antes de llegar a la
Jayapachata jiqhatasana tawaqu chhikt’asitana vertiente, encontró sobre un arbusto un vestido
isipata, juphasti janiwa uñjsa sasana utaparu muy brillante y hermoso. Lo tomó y continuó
irpatayna nayawa yanapama sasa, ukhamawa caminando. Al llegar vio a una bella mujer que se
sumapacha maq’antayasana, isintayasana bañaba y pensó “este vestido debe ser de ella, lo
qhipha urunajata munasipxatayna, ukata esconderé”. Luego se acercó y decidió hablarle.
jikhisiña amtapxatayna, ukhamawa kimsa wawa —Buenas tardes, señorita —le dijo.
jilarayapxatayna. —Buenas tardes, joven. ¿Vio usted un vestido
Wawanaja jilarayasana mä uruna awkipa jiliri que dejé allí? —respondió la mujer, señalando con
yuqallallparu parlt’asitana kunamati uñt’asipxi un dedo.

56
warmipanti ukhamaray kawkinti isipa imantata —No lo he visto, pero puedo ayudarla. Tome
uthayasji. este manto, cúbrase. Iremos a mi casa, para que
Mä jayapacha uruna awkipa jani utanjipana se abrigue y coma algo.
jiliri yuqallapa mamaparu uñast’ayatana kawkinti La mujer aceptó el ofrecimiento y se fue con
isipa imantata uthasji ukhama thatt’assana el joven. Pasaron los días, pronto se enamoraron
wara wara kiptasana araxpacharu sarxatayna, y decidieron formar una familia.
yuqallallasti mulla apata utaru kutinisana Al pasar el tiempo, nacieron tres hijos.
awkiparu awist’atayna, juphasti muspa llakisitaray Cuando el mayor ya tenía cierta edad, el padre le
jachjawiray qullu mallkuru kijasiri saratayna. contó en qué circunstancias había conocido a su
Ukhama qullu patxana jachasjipana mä madre y le enseñó el lugar donde había ocultado
kunturi mallku tumantanisana chukjatatayna el vestido.
kunatsa llakista sasa, ukaru chacha ukhampacha Un día, en ausencia del padre, el hijo le
awist’asitayna, ukata kunturisti naya yanapt’ama reveló a su madre dónde estaba el vestido. La
sasa jikhinaparu chukxatayasisana araqpacharu madre se lo colocó y se convirtió en una estrella,
jaljatatayna, ukaru jichha uñjatama taqpacha que ascendió hacia el cielo. Desesperado, el

57
58
wara wara tawaqunaja kawkchhapiriti larjayt’anini niño corrió hacia la casa. Cuando encontró
ukawa warmimani satayna. a su papá, le contó lo sucedido, y éste lloró
Ukhamawa mä wara wara laruttanitayna ukata desconsoladamente. Subió al cerro y les pidió a
chacha jawsanisjipana tata inti jalsurpani uka los mallkus1 que lo ayudaran.
uraspacha jink’anti kunturi mallku kutixanitana Después de un momento llegó un cóndor, que
ukhama jalajanjipana Tata inti t’ullupata chhiqha le habló con voz ronca y fuerte.
lakharayatana. —¿Qué te ha pasado, hombre?
Uka uruta aksaru kunturi mallku t’ullu —Mi esposa se ha ido para siempre. Estoy
q’arapiniwa, chachana amtapa yanapaña layku. solo —le respondió.
—Tu esposa era una estrella, y decidió volver
a su lugar de origen. Pero yo te ayudaré. Sube
a mi espalda e iremos en su búsqueda. Cuando
estemos entre las estrellas, una de ellas te
sonreirá y aquella será tu esposa. Eso sí, tienes
que ser breve en hablar con ella y convencerla
de que vuelva contigo. Si te demoras mucho no
podrás volver a la tierra —le explicó el cóndor.
El hombre le agradeció y emprendieron
vuelo. Cuando llegaron a las estrellas el hombre
miró para todos los lados y el cóndor le dijo
“apresúrate, que está aclarando y el sol no debe
encontrarnos aquí arriba”. El hombre vio a una
estrella que le sonrió y la llamó: “¡Esposa mía,
vuelve conmigo!”.
En ese momento, el sol empezó a aparecer.
El cóndor descendió rápidamente, pero el sol
alcanzó a quemarle el cogote y las puntas de
las alas. Desde entonces, los cóndores tienen la
apariencia que les conocemos: el cogote pelado y
las puntas de las alas quemadas. Todo por apoyar
el capricho del hombre.
1
Autoridad superior entre las deidades.

59

Related Interests