You are on page 1of 5

LA HISTORIA PRIMITIVA

La prehistoria estudia al hombre desde su aparición en la Tierra hasta el


comienzo de la utilización de la escritura. Para estudiar la prehistoria, el
historiador se vale de todos los elementos que se encuentran correspondientes
a esa época. Estos comprenden fósiles, armas, utensilios y obras de arte. A
partir de estudios antropológicos, se supone que los seres vivos habitan la
superficie terrestre desde hace aproximadamente 3000 millones de años.
Después de una larga evolución de los seres vivos desde formas de vida
simples hacia otras más complejas, habrían aparecido, los homínidos hace 20
millones de años. Al parecer la evolución de los monos asiáticos y africanos
dieron lugar a especies que presentaron rasgos similares al hombre actual, que
se denominaron homínidos A partir de allí, la prehistoria puede clasificarse en
varias etapas, de acuerdo a los cambios de comportamiento individual y
grupal:

Evolución de los seres vivos


La evolución de los seres vivos hasta la aparición del hombre, puede
dividirse en diferentes etapas de acuerdo a las formas de vida características
de cada etapa:
El último período de la era terciaria y el comienzo de la era cuaternaria
forman la prehistoria.
Cada día se logran nuevos descubrimientos que permiten conocer más
cabalmente tan lejanas épocas.

Paleolítico Inferior
Esta etapa forma la primera época de la llamada Edad de Piedra, que
recibe su nombre debido al material utilizado por el hombre para fabricar sus
armas y utensilios. A su vez se pueden diferenciar varios escalones de
evolución por los que pasó el hombre:
Australopitecus: Aparecieron hace aproximadamente 4 millones de
años. Tenían posición erecta y su marcha era bípeda, permitiendo el uso de las
manos para el manejo de distintos elementos. Su cerebro medía 500
centímetros cúbicos.
Homo habilis: Aparecieron hace cerca de 2 millones de años. Vivió
formando pequeños grupos en zonas de clima cálido. Su alimentación habría
sido omnívora formada por carroña y frutos. Eran nómades y habitaban en
cuevas naturales o chozas. Junto a sus restos se encontraron utensilios muy
rudimentarios que le habrían servido para trozar sus alimentos. Poseía un
cerebro de 750 centímetros cúbicos.
Homo erectus: Aparecieron hace aproximadamente un millón y medio
de años. Caminaban en forma erecta y trabajaba con habilidad la piedra. Vivió
en Asia, África y Europa, en zonas cálidas y frías debido a que conocía el uso
del fuego. Su alimentación era omnívora y ya cazaban animales de gran
tamaño. Su capacidad cerebral llegaba a 1.200 centímetros cúbicos.
Homo sapiens: También llamado hombre de Neanderthal, debido a los
restos encontrados en esa localidad alemana, apareció hace aproximadamente
100.000 años. Usaba gran cantidad de utensilios de piedra y hueso. La
dominación del fuego y la preparación del cuero y las pieles de animales que
usaba como vestimenta le permitió vivir en zonas cercanas a los glaciares en la
época de la glaciación. Aunque era nómade, sepultaban los cadáveres bajo
tierra, lo que indica cierta forma de culto a los muertos. Distintos hallazgos
permiten afirmar que habitó los continentes asiático, africano y europeo. Su
altura no supera los 1,60 metros, su capacidad craneana llega a 1.600
centímetros cúbicos y sus rasgos ya son muy parecidos a los del hombre
actual.

Paleolítico Medio
En el siglo XIX y comienzos del XX, apoyándose en los yacimientos
europeos, se uniformó el período alrededor de la compleja industria
musteriense y de la técnica Levallois. Sin embargo, los estudios realizados en
los últimos decenios del siglo XX han mostrado una gran variación de industrias
propias del paleolítico medio, ya que la realidad paleolítica europea no es la
misma que la africana o la asiática.
Así, en general, se puede concluir que el Paleolítico Medio (entre los
230.000 y 40.000 años), situado en el período geológico Pleistoceno Medio y
Superior, se articuló a un conjunto de tipos de instrumentos, tales como lascas,
lascas levallois, raspadores, puntas, hachas de mano, etc. En su mayoría
predominan los instrumentos de lascas, aunque no faltan los de núcleos y de
láminas.

Paleolítico superior
El paleolítico superior comenzó hace aproximadamente 40.000 años y
se caracteriza por grandes avances en el desarrollo de las actividades
humanas. La especie humana que habitó la Tierra en esta época recibe el
nombre de hombre de Cromagnón, localidad francesa donde se hallaron los
primeros restos.
Su alimentación era omnívora ya que se dedicaba a la caza, la pesca y
la recolección de vegetales. Una característica importante respecto a la caza
es que sabía aprovechar el animal en forma completa: su carne, sus huesos y
su piel o cuero. La técnica del raspado de los huesos con piedra le permitió
crear nuevos utensilios como los anzuelos y arpones. Más tarde inventaría el
arco y la flecha. Su vestimenta era fabricada con pieles y cuero cosidas con
tientos gracias a la fabricación de agujas de hueso. En esta era aparecen las
primeras expresiones artísticas en el arte rupestre y mobiliario, relacionadas
con la caza principalmente.

El Mesolítico
Este corto período cultural se sitúa cronológicamente en Europa entre el
10.000 y el 5.000 a.C.. En cambio, en el Cercano Oriente las fechas retroceden
(10.000 a 7.000 a.C.), puesto que en diferentes sitios hay pruebas de la
formación de complejas aldeas de agricultores mucho antes del 5.000 a.C.
Este es el primer desarrollo cultural del período posglacial u Holoceno
(nuestro tiempo geológico). En general, el mesolítico se caracteriza por sus
instrumentos microlíticos, por su aproximación a una economía de
recolectores de mariscos y de pescadores. Muchos de sus sitios arqueológicos
se caracterizan por la presencia de grandes restos de conchas (conchales).
Pero también eran cazadores de fauna moderna, usaban el arco y la flecha y
trabajaban la madera con sus hachas y azuelas, construyendo piraguas
(canoas), esquíes, remos, etc. En varias partes de Europa y África se han
encontrado huellas de un arte rupestre, en donde hay escenas naturalistas de
caza junto a otras de estilo geométrico y pinturas esquemáticas (bandas,
líneas, superficies punteadas, etc.).
Las culturas mesolíticas europeas son la aziliense, la asturiense, la
tardenoisiense y la maglemosiense.

Neolítico
Período cultural situado en el Cercano Oriente entre el 7.000 y el 3.000 a.C., aunque en
muchas regiones y continentes continúa más allá de esta última fecha. Este período se
caracteriza por la vida aldeana sustentada en la agricultura y el uso de diferentes tecnologías,
incluyendo el empleo de tiestos alfareros, artefactos de piedra, cobre y de otros metales.
Igualmente, se incrementa la domesticación de animales iniciada en el Mesolítico.
En el sector de las construcciones se conocen las tumbas megalíticas, y en general, se
observa una creciente monumentalidad en algunas estructuras. Otro desarrollo importante fue
el comercio y las posibilidades de almacenar excedentes alimenticios.
Hacia el 3.000 a.C. se pone el acento en la aparición de una compleja realidad socio-
cultural y política que se denomina civilización (o período de altas culturas). Esta nueva
organización cultural y política se caracteriza por la existencia de un gobierno centralizado
(Estado), que controla y dirige todas las formas de organización sociales y económicas. En
Mesopotamia, en Egipto, en la India, etc., surgieron distintas civilizaciones, en siglos diferentes,
entre el 3.000 y el 1.000 a.C. Lo común de todas estas complejas expresiones culturales fueron
la presencia de edificios monumentales (templos, palacios, tumbas, etc.) que, junto a las
viviendas de los diferentes componentes de la sociedad, constituyeron las ciudades.
Al término de la última glaciación, hace aproximadamente 10.000 años,
los hombres tienen más espacio para habitar y comienzan a vivir formando
poblados semipermanentes. Ya entrado el período neolítico, el aumento de la
población hace que los alimentos provenientes de la caza y la recolección
sean insuficientes. Esto lo impulsa a cultivar las plantas que ya conocía y a
mantener animales cerca de ellos de modo de contar con mayor cantidad de
alimento. De esta forma comienza la práctica de la agricultura y la ganadería.
Al aumentar las superficies cultivadas, el hombre se ve obligado a volverse
sedentario y vive formando grupos estables. Las distintas técnicas para
preservar y conservar sus alimentos le permitieron obtener un excedente y
comenzar a intercambiar productos. También comienza a tener mayor cantidad
de tiempo para desarrollar otras actividades ya que no debe dedicarse
permanentemente a conseguir alimentos: fabrica vasijas y desarrolla técnicas
de tejido de fibras vegetales y lana. Surge también la construcción de
pequeñas embarcaciones y el descubrimiento de la rueda.
Los hombres comienzan también a organizarse comunitariamente y a
dividirse el trabajo: ganaderos, agricultores, artesanos y guerreros. Algunos
grupos llegaron a tener una organización de tipo tribal.
El hombre consideraba que el oro y la plata tenían propiedades
mágicas. La búsqueda de los mismos le permitió encontrar otros metales como
el cobre y el hierro que le permitieron fabricar, con más facilidad y mejores
resultados, aquellos artículos que antes realizaba con la piedra. Así habría
comenzado a desarrollarse la minería. Para realizar las actividades mineras y
especialmente el transporte de los minerales, comenzó a utilizar animales de
carga, descubrió los rudimentos de la navegación a vela y perfeccionó la
utilización del transporte de ruedas.

La Edad del cobre o calcolítico


Si bien el hombre había perfeccionado cada vez más las técnicas para labrar la piedra,
sus instrumentos seguían siendo toscos y su uso era limitado, ya que se quebraban y gastaban
con facilidad. Se necesitaba un material más resistente y fácil de trabajar. Fue entonces cuando
En una primera etapa, le daban forma golpeándolo con un
descubrieron el cobre.
martillo, de acuerdo a la herramienta que necesitaban. Más adelante,
aprendieron a fundirlo; vaciándolo en moldes podían hacer instrumentos de
cualquier tamaño y forma.La fundición del cobre coincidió además con el
desarrollo de la metalurgia del oro, la plata, el estaño y el plomo.

Edad del bronce


Con posterioridad, en el 3.000 a.C., descubrieron que era más resistente
la mezcla de cobre con estaño, y crearon el bronce, que fue la aleación más
usada durante unos dos mil años.En esta época el hombre hizo otra importante
invención, el arado tirado por animales, que reemplazó al simple hoyo hecho
con un palo aguzado. Esto les permitió aumentar el área de cultivo.
Junto con lo anterior, descubrieron que era importante guiar el agua y
proteger los terrenos de las inundaciones, para lo cual construyeron canales de
regadío y diques.
Otro invento clave fue la rueda, que facilitó enormemente el transporte
de cargas pesadas. Al unir dos ruedas mediante un eje, se crearon los primeros
carruajes.El antiguo bote fue perfeccionado, al agregarle velas, lo que facilitó la
navegación de ríos y costas marítimas.
Los nuevos medios de transporte facilitaron el intercambio de productos,
tanto de materias primas como de productos elaborados, que se realizaba
fundamentalmente en los centros urbanos. Nació el comercio.
Las nuevas actividades e inventos hicieron más compleja la estructura
social, debido a la especialización del trabajo. Los hombres no solo eran
cazadores, pastores o agricultores; también había comerciantes, marineros y
artesanos especializados en la fabricación de armas, cerámicas o
herramientas.

La Edad del Hierro


El descubrimiento del hierro en el Cercano Oriente fue parte del fin de la
prehistoria -marcado por la invención de la escritura-. Aunque este metal ya se
empleaba en bruto en la ciudad mesopotámica de Ur, su fundición no se logró
hasta el segundo milenio, ya que hacía falta una temperatura superior a los
1.500° Celsius.
El origen de la metalurgia del hierro parece estar en Armenia, con los
pueblos mitani e hititas, que gracias a dicho material pudieron crear poderosos
imperios militares.
El uso generalizado del hierro hacia el 1.200 a.C. no supuso la
desaparición de las culturas del bronce, ya que convivieron por mucho tiempo.
Como la evolución cultural fue dispareja, los pueblos se fueron
diferenciando. Mientras algunos seguían en la edad de piedra y mantenían una
vida nómada, los pueblos del Cercano Oriente tenían un rico comercio y
grandes ciudades -en Egipto y Mesopotamia-. En tanto, en lo que es hoy el
actual Japón se saltaron la edad del bronce, al pasar de la piedra a la Edad del
Hierro.
Estos avances y el aumento en cantidad y variedad de las actividades
que practicaban los grupos humanos, dan como consecuencia la formación de
las primeras sociedades organizadas política y económicamente.

Los primeros habitantes americanos


El continente americano se encontró deshabitado hasta
aproximadamente la época en que los restantes continentes ya se hallaban en
el período paleolítico superior. Las investigaciones han demostrado que los
primeros pobladores llegaron probablemente hace 30.000 años provenientes
de dos zonas distintas:
Asia: Antes de los últimos deshielos, el nivel del mar se encontraba a
unos 100 metros por debajo del nivel actual. Los hombres asiáticos podrían
haber llegado a América atravesando el Estrecho de Bering para luego ir
desplazándose hacia el sur.
Oceanía: Existe una teoría que indica que algunos habitantes de
las islas de Oceanía habrían llegado a través del mar a la parte sur del
continente americano. Esta probabilidad surge de la similitud de diversos
elementos hallados en varias zonas de ambos continentes.
Se han encontrado restos en todas las áreas del continente americano,
desde Alaska en el extremo norte, hasta Tierra del Fuego en el extremo sur de
América.
La evolución de los pobladores americanos fue más lenta que la de los
europeos y asiáticos, aunque llegaron a desarrollar la agricultura, ganadería
y la metalurgia. Algunos pueblos vivieron formado tribus nómadas y
rudimentarias hasta la llegada de los europeos en el siglo XV, y otros llegaron a
organizarse en forma de complejos estados.