You are on page 1of 1

Analisis del video: ¿En que momento se jodio el Perú?

Como fue visto y comentado en el mismo video. El Perú es un país de posibilidades que bien puede encaminarse hacia un desarrollo inclusivo y de responsabilidad social, pero es su fuerte racismo, la falta de información, de comprensión de la responsabilidad de cada uno y la corrupción ya casi normalizada quienes serian los mayores obstáculos. El mejor material que tiene el país es su misma gente, sin embargo, la criollada y el amiguismo esta imperante en el colectivo imaginario. Sea en la familia, la calle o una empresa, la ley del vivo siempre esta, si bien no como el determinante total de la personalidad o actitudes de los peruanos, influye mucho en ellos. El problema empieza por la falta de resolución de una identidad única. Una cuestión difícil de llegar debió por la misma característica multicultural del Perú. Se piensa que es un país totalmente occidentalizado cuando no es así. Se sigue alabando a los mismo dioses del pasado, las mismas tierras y festejando igual como hace siglos. Si queremos un cambio debemos reconocer en primer lugar el racismo imperante que hay en el país por querer formar una población en base a estereotipos externos, sin querer disminuir a estos,cuando ni siquiera comprende bien lo positivo de los modelos nacionales. Reconocer nuestra propia cultura, las variedades de la misma, no como algo uniforme. Comprender totalmente que somos seremos políticos y que aplicamos la violencia para poder existir. Una violencia que no necesariamente se ejerce en marchas o mítines, si no en qué acto de indiferencia por el otro, cada aval por un acto corrupto, cada piropo y así un largo etc. de lo que permitimos que puede lastimar a otra persona con tal que quedar “mejor parado”. Tanto como existe una violencia pasiva, también esta nuestra decisión política de ser pasivos y que, aunque no queramos reconocerlos, el ser “indiferente” a la dinámica del país y no informarse es nuestra decisión y no habrá lugar a queja. El primer paso para todo es reconocer nuestra responsabilidad antes de exigir derechos. Porqué mientras yo sea responsable para el bienestar mío y de los demás, los derechos afloraran por si solos.