You are on page 1of 32

LOS PRECURSORES DEL

IMPRESIONISMO EN ESPAÑA

© Prof. Alfredo García.


IES “Dionisio Aguado”,
Fuenlabrada, Madrid
PRECURSORES DEL IMPRESIONISMO

 Paisajistas.
 Jenaro Pérez Villaamil (1807-1854).
 Carlos de Haes (1829-1899).

 Martín Rico Ortega (1833-1908).

 Jóvenes pintores preimpresionistas.


 Eduardo Rosales (1836-1873).
 Mariano Fortuny (1838-1874).
EL PAISAJISMO ROMÁNTICO
Jenaro Pérez Villaamil. Paisaje, 1848.

Luces doradas y
atmósferas vaporosas.
Jenaro Pérez Villaamil. La Torre del Oro, Sevilla. 1837.

Viaje por España tomando nota


de paisajes, monumentos y
tipos populares.

Al comienzo empieza imitando al dibujante David Roberts, pero luego le supera.


Jenaro Pérez Villaamil. San Juan de los Reyes, Toledo, 1839

Recoge apuntes del natural


pero luego los recrea
fantasiosamente en el taller.
Jenaro Pérez Villaamil. Castillo de Gaucín, 1849
El cielo como gran
protagonista en los paisajes.

El pintor tomando notas


Jenaro Pérez Villaamil.
Castillo, 1850

Naturaleza sentimental.
Ruinas.
Pincelada nerviosa.
EL PAISAJISMO REALISTA
Carlos Haes. Picos de Europa, 1876

Rompe con el paisaje


subjetivo romántico.

“El fin del arte es la verdad que se


encuentra en la imitación de la
naturaleza, fuente de toda belleza por lo
que el pintor debe imitar lo más
fielmente posible la naturaleza, debe
conocer la naturaleza y no dejarse llevar
por la imaginación. “

Estudió pintura y el paisajismo en


su tierra natal, Bélgica.
Carlos Haes. Vista de Madrid. 1855

En 1857 obtiene la cátedra de paisaje de la escuela de Bellas Artes de Madrid.


Carlos Haes. Costa del Mediterráneo, junto a Torremolinos. 1860

Sus obras de su primera época resultan algo oscuras o de tonalidades doradas


Carlos de Haes. Valle en la sierra de Guadarrama, 1870

Hacia los años 70 empieza a clararse su paleta


Carlos Haes. Un corral, 1872. Su plena madurez entre las
décadas de los 70 y de los 80

La belleza puede encontrarse en cualquier


motivo, por simple o burdo que sea.
Carlos de Haes. Cercanías de Madrid 1873

Una roca, un árbol, un sendero también


puede ser el motivo central del cuadro.
Carlos Haes. Picos de Europa, 1876

La captación luminosa y de la atmósfera real, uno de sus objetivos


Carlos Haes, Marinas. 1882

Monet, Etretat, playa y


acantilado de Aval

Su forma de captar el instante


lumínico difiere del impresionismo
EL PAISAJISMO REALISTA.
Paisaje urbano y humano.

Martin Rico Ortega.


La Torre de Damas en la Alhambra,
Granada, 1871

- Formación en la Escuela de Bellas


Artes de Madrid y en París (1858-70).

-Al regresar a España se contagia del


luminismo de Fortuny en su etapa
granadina.

- Cuando descubre Italia y, sobre todo,


Venecia ya no abandonará el tema de su
luz y de sus canales.
Martin Rico Ortega. La Ça d´Oro, Venecia

perfecto ejercicio de claros y oscuros


Martin Rico Ortega. A lo largo del Canal, Venecia.
Tomaba apuntes del natural en verano
y completaba los cuadros en su taller
de París en invierno.
Acabado preciosista.
Martin Rico Ortega. Desembocadura del Bidasoa.

En algunos cuadros se aprecia preocupaciones impresionistas:


- Efectos atmosféricos.
- Captación del instante.
PINTORES PREIMPRESIONISTAS QUE MURIERON JÓVENES
Eduardo Rosales. Testamento de Isabel la Católica, 1864.
Eduardo Rosales. Testamento de Isabel la Católica, 1864.
 Inspiración en la
luz y en el
modelado de
Velázquez.
 Técnica
abocetada.
 Toque temático
alejado de la
tetralidad.
Eduardo Rosales. Muerte de Lucrecia, 1871.
PINTORES PREIMPRESIONISTAS QUE
MURIERON JÓVENES
Mariano Fortuny. Tipos marroquíes

Roma y Marruecos le
dieron la impronta a su
estilo:

- Luminosidad.
- Exotismo.
- Costumbrismo.
- Interés por la figura
humana.

Acuarela, 1869
Mariano Fortuny. Tipos marroquíes, 1872-74

En 1860 participa como pintor en la Guerra de África.


Desde ese momento se enamorará del tipismo marroquí
Mariano Fortuny. La vicaría, 1870

Hace fortuna con pequeños cuadritos costumbristas


como éste ambientados en el siglo XVIII.
Mariano Fortuny.
Viejo Tomando el Sol, 1873

A partir de 1872 la
independencia económica le
permite dedicarse a pintar como
quiere.

La captación de la luz sobre


los objetos y sobre los
cuerpos humanos.
Mariano Fortuny.
Jardín de la casa de Fortuny,
1874.

- Pinta a pleno sol, “sin escamotear


un rayo”.
- Pincelada lumínica.
- Reflejar la cotidianeidad.
Mariano Fortuny. Los hijos del artista en el salón japonés, 1874

Influencia de la cultura y de la estampa


japonesa como muchos impresionistas.
Mariano Fortuny. Desnudo en la playa de Portici. 1874.

Atrevimiento con el color, pinceladas azules y verdes no objetivas