Argumento: En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión.

Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.4 Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento. En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas. Se designa con el término de argumento a aquel razonamiento, generalmente parte de un discurso oral o escrito, a través del cual, la persona que lo expresa, intentará convencer, persuadir, hacerle entender o resumirle a un interlocutor o a un público más amplio, sobre determinada cuestión. Los dos elementos fundamentales que jamás deberán faltar en un argumento para que el mismo logre su objetivo, serán la consistencia y la coherencia, que es lo mismo a decir que los argumentos de un discurso ostenten algún sentido o significación para el público al cual van dirigidos. Argumento: En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión. Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.4 Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento. En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas. Se designa con el término de argumento a aquel razonamiento, generalmente parte de un discurso oral o escrito, a través del cual, la persona que lo expresa, intentará convencer, persuadir, hacerle entender o resumirle a un interlocutor o a un público más amplio, sobre determinada cuestión. Los dos elementos fundamentales que jamás deberán faltar en un argumento para que el mismo logre su objetivo, serán la consistencia y la coherencia, que es lo mismo a decir que los argumentos de un discurso ostenten algún sentido o significación para el público al cual van dirigidos.

Argumento: En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión. Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.4 Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento. En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas. Se designa con el término de argumento a aquel razonamiento, generalmente parte de un discurso oral o escrito, a través del cual, la persona que lo expresa, intentará convencer, persuadir, hacerle entender o resumirle a un interlocutor o a un público más amplio, sobre determinada cuestión. Los dos elementos fundamentales que jamás deberán faltar en un argumento para que el mismo logre su objetivo, serán la consistencia y la coherencia, que es lo mismo a decir que los argumentos de un discurso ostenten algún sentido o significación para el público al cual van dirigidos. Argumento: En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión. Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.4 Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento. En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas. Se designa con el término de argumento a aquel razonamiento, generalmente parte de un discurso oral o escrito, a través del cual, la persona que lo expresa, intentará convencer, persuadir, hacerle entender o resumirle a un interlocutor o a un público más amplio, sobre determinada cuestión. Los dos elementos fundamentales que jamás deberán faltar en un argumento para que el mismo logre su objetivo, serán la consistencia y la coherencia, que es lo mismo a decir que los argumentos de un discurso ostenten algún sentido o significación para el público al cual van dirigidos. Argumento: En lógica, un argumento se define como un conjunto de premisas seguidas por una conclusión. Un argumento puede ser sólido (valido y con premisas verdaderas) o ser persuasivo de alguna otra manera.4 Sin embargo, un argumento no necesita ser sólido o persuasivo para ser un argumento. En un lenguaje formal, un argumento se define como un conjunto ordenado de fórmulas, donde la última es designada como la conclusión, y las demás como las premisas. Se designa con el término de argumento a aquel razonamiento, generalmente parte de un discurso oral o escrito, a través del cual, la persona que lo expresa, intentará convencer, persuadir, hacerle entender o resumirle a un interlocutor o a un público más amplio, sobre determinada cuestión. Los dos elementos fundamentales que jamás deberán faltar en un argumento para que el mismo logre su objetivo, serán la consistencia y la coherencia, que es lo mismo a decir que los argumentos de un discurso ostenten algún sentido o significación para el público al cual van dirigidos.