Dramática Latinoamericana de Teatro/CELCIT N° 15

LA TERCERA PARTE DEL MAR
Alejandro Tantanian
Esta obra fue estrenada en el mes de abril de 1999 en la sala Babilonia de la ciudad de Buenos Aires. 1 El mar, a la izquierda. La noche es cerrada. Una palma de la mano puesta delante de los ojos se convierte en sombra. El terreno parece ser de barro. Y el volante no responde, las ruedas se atascan en la superficie del fango. Rodrigo no acierta con las maniobras y el auto se estrella con violencia en el camino de pendiente. Las puertas se atascan por el golpe recibido.

Prisión aquel auto de puertas cerradas y vidrios fracturados. Rodrigo violenta el vidrio con el codo. Alcanza la puerta del lado de la noche. Intenta abrir la celda. Tras esfuerzos que la oscuridad prolonga, lo consigue. Con forzosa lentitud se fuga de aquel amasijo de hierros: las piernas largas primero, enfundadas en pantalones oscuros; el torso luego, oculto por una camisa de mangas cortas; finalmente la cara joven, aterida de espanto, de ojos profundos, nariz afilada, labios gruesos (quizás más grueso el superior que el inferior: extraña variación que aporta a su cara un rasgo feminoide). Una vez fuera del auto intenta reconocer su cuerpo con las manos. La noche es cerrada. Nada puede verse. Ni la palma de la mano puesta delante de los ojos, ya que ésta se convierte en sombra. RODRIGO Me avisaron. Camina unos pasos y se pierde en la oscuridad. Oímos su voz, evaporada del cuerpo. Abra. Abra. ¿Hay alguien? Oímos el mar, a la izquierda. Tuve un accidente con mi auto y necesitaría un teléfono. ¿Me escucha? Una luz a la distancia. Se recorta la silueta de Rodrigo. Alguien lo enfrenta, del otro lado de la puerta, del otro lado de la luz. Disculpe... pero es que... VOZ DE MUJER

Soy tan miserable. Tan infeliz. Sí. No. Pase usted si quiere. Mi nombre es Victoria. Sí. Ese no es mi verdadero nombre. No. Claro. Pase usted si quiere. Pase. Sí. Usted cayó por la pendiente. Lo sé. Con su auto. ¿No? Claro que puede pasar. Mi nombre es Victoria. Recuérdelo. Pase. Sí. Pase usted si quiere. Sabía que vendría. Yo lo sabía. Rodrigo se adelanta y entra en la luz. La puerta se cierra tras él y la oscuridad reina nuevamente. El mar, a la izquierda.

2 El respaldo del sillón oculta la figura de Victoria. Sólo su brazo desnudo descansa a un costado, tal vez sus cabellos. Frente a ella está Rodrigo. VICTORIA Puede usted quedarse. Si quiere. RODRIGO Necesito un teléfono. VICTORIA Teléfono. ¿Para qué? RODRIGO Debo avisar que llego mañana. VICTORIA Mañana. ¿Y cómo lo sabe? RODRIGO ¿Cómo sé qué? VICTORIA Que llegará mañana. RODRIGO ¿Qué clase de pregunta es ésa? VICTORIA Llámeme Victoria. Cuando me hable. Llámeme Victoria. RODRIGO Dígame dónde puedo encontrar un teléfono. VICTORIA

¿Puede alcanzarme ese espejo? Allí. No sé. Tan frágiles. Claro que ahora soy otra porque ella es Victoria. Es Victoria. Blancos. . Eso es: nómbreme. ¿Es Victoria? RODRIGO Sí.. Esa que está enfrente es ahora Victoria. No creo que encuentre un teléfono. Victoria. Tan bellos. Se rompe el collar. VICTORIA Perdón. Ay. Usted debe pensar. VICTORIA Claro. Victoria? VICTORIA Así está bien. Pero si se quedara hoy tal vez. Vemos la imagen reflejada de Victoria en el espejo. Rodrigo lo hace. Ella es la culpable de toda esta oscuridad. Y yo ahora no soy Victoria. Aquí cerca. RODRIGO Perdón. RODRIGO ¿Por qué insiste en que me quede. Mañana. Oscuro.. RODRIGO Perdón. No. Y yo soy la del cuarto cerrado. Una pausa.Victoria. VICTORIA Esa que se ve ahí es. La que hunde los cuerpos en el mar. Dígame. El del rincón. Pueda encontrar uno. La memoria. Tal vez sea otra persona. Victoria. Ella limpia los cuerpos y los tira en el bote para llevarlos al mar. Ella quiere robarme las perlas de mi collar. VICTORIA Teléfono.

no puedo decir más nada de todo esto. No. no. Tuvieron que enseñarle todo. No lo supe nunca. Nunca más. no. Durante mucho tiempo usé anteojos oscuros. decía yo. Y hubo oscuridad. Un hospital. da. Ella comía con sus manos. Unas pocas palabras. Eso no fue malo. Los lagos de pis. da: decía ella. Ellos dijeron un día: mamá murió. Rodrigo. Perdón. Su boca no andaba bien. Soy a veces muy graciosa. “Gracias. Esa que está allí: Victoria en el espejo comía con sus manos oscuras. No recuerdo qué sucedió cuando abrieron la puerta de ese cuarto cerrado. bum. ba. Un cuarto oscuro. Hasta los nueve años. ba. Ba. Negros. y luego no. Hubo una vez en la que había madre y padre. no. Pero era difícil enseñarle las palabras. Yo tengo. Tomó años. Nunca más. Perdón. da. Cómo comer. Pobre Victoria. Desde el vientre de mi madre. Y luego no más palabras. Comida en la oscuridad. Perdón. Paso a paso allí me enseñaron a ser Victoria. ¿Quiénes fueron ellos? No lo sé. Era una pequeña niña. Les pegaba. Perdón. Y ella también. Las montañas de caca.Tal vez sea difícil entender. Victoria era un bebé. Victoria sos un ser humano. bum. Cómo hacer caca y pis en el baño. No más madre. Cómo caminar. Rodrigo se lleva el espejo. entonces. Me decían: “Vos sos Victoria. Cuando nací mi padre me encerró en un cuarto oscuro. Retire usted esa mujer de mi vista. Mi padre. Y claro. Victoria era una buena chica. A veces soy muy graciosa. usted sabe. Gracias. por supuesto: no había mucho en su cabeza. Pero es lo que dijeron. El agujero de la comida. ¿O sólo yo? Viví en un lugar lleno de luz después. Mi nombre es Victoria. Y gua gua gua. no. . Y la luz entró. Nueve años. Yo lo hacía. Victoria oculta su cara entre las manos. Una pausa. Y no es mi verdadero nombre. Gracias y gracias y gracias. decía yo. bum.

Así. A la izquierda. Sabía que vendría. Derecho. La luz.Debe estar cansado. Rodrigo se queda observándola un tiempo. RODRIGO ¿Cómo? VICTORIA ¿Perdón? RODRIGO ¿Cómo sabía que vendría? VICTORIA ¿Me habla a mí? RODRIGO Sí. Una cama. VICTORIA Por ahí. Victoria. Como en los buenos tiempos. . ¿Se olvidó ya de mi pedido? RODRIGO ¿Cómo sabía que vendría. Así. Por favor. VICTORIA Entonces. Encontrará una habitación. ¿Por qué no se acuesta? RODRIGO Gracias. Antes de salir del cuarto. 3 El sillón frente a nosotros. el mar. Sale. Victoria? VICTORIA Así es. Victoria cierra los ojos. Oscuridad. Ahora descanse. Mucho mejor. Rodrigo lo hace. Fuera. Apague la luz. a la izquierda. Está preparada.

arrastra mi cadáver hasta su ermita. Y el líquido me mancha la remera y corre cuerpo abajo. Hago tres agujeros en una remera vieja. La otra persona.VICTORIA Me pongo talco en la cara para borrar toda huella de vida. Me restriego los ojos para que parezcan inyectados en sangre. Debo estar enamorada de mi cuerpo muerto. Ordeno la habitación. Retira de la cama mi cuerpo. Me pinto los labios de azul pálido. Me tapona la concha y el culo. y lo deposita en el suelo. Me pinto con carbón unas ojeras para acentuar una mirada sombría y vacía. Mezclo tintura roja y azafrán para la sangre. 4 . ahora desnudo. un viejo ermitaño que vive cerca del mar. Me lava. Él va vestido con harapos y decide que yo no tengo necesidad de ropas y empieza a desnudar mi cuerpo inerte. Formo espuma con mi saliva y babeo. Me habla como si todavía estuviese viva. Me fascino ante la visión de mi cuerpo agujereado a balazos en el espejo. Más tarde regresa. Me carga sobre sus hombros y me lleva cerca del mar donde me entierra. Ya está. Empapo de sangre los agujeros . me desentierra y me lleva a la ermita otra vez. coloco el espejo en su rincón y me doy un baño. Me masturba y yo puedo tener varios orgasmos. Oscuridad. Me tiro en la cama con los ojos fijos en el espejo. Me sienta en una silla.

Dolor. La luz se lo llevará. Luz. Y el mar. Parece poseído.El sillón frente a nosotros. Esa. Profundamente. Respira. Victoria. Victoria sabía que vendrías. La que yo siembro. No habrá sol. No habrá. Es. Su cara está rígida. 5 Rodrigo es vomitado al espacio. VICTORIA Si pudiera hacer eterna esta noche. Vaya a descansar. La belleza es terror domesticado. Un tiempo más. En la habitación oscura me enseñaron. nuevamente. El mar ocultará el sol. Debería estar durmiendo plácidamente. VICTORIA Tal vez pueda ser esta noche. Mi parte del mar. Y mi cuerpo su cuerpo. No. le alcanzaré un té. La que Victoria cuida. Tal vez. la luna es nueva. Aquí. ¿Algo lo perturbó? RODRIGO Es. Puedo manejar la luz y la sombra. Mueca de espanto. Una pausa. VICTORIA La habitación es tranquila. No. Debe quedarse. usted sabe. Enfrenta a Victoria. Silencio. Hasta que yo decida. Tal vez le pida al mar. . No amanecerá. Debe quedarse. Y él se quedará. No debe irse. Hasta que yo diga. Su sexo debe ser enorme y no cabrá en mi boca. No dejará al sol levantarse. Oscuridad.

formando . Recuerde. Como de.RODRIGO Debajo de la cama. Es un olor más penetrante. El viaje le habrá provocado esas sensaciones. RODRIGO Es que no era madera. VICTORIA No debe usted hacer caso a los ruidos. El accidente. es la humedad. Cuando me hable nómbreme. Y ese olor. Tengo temor de desaparecer. Sólo eso. Una pausa. VICTORIA Qué fértil imaginación la suya. No le preste atención. Y todos aquellos que me han visitado descansan. Se hincha y luego se estira. Nadie llama a esa puerta. Una. Rodó hasta mis pies. Me gustaría decir lo mismo de su memoria. RODRIGO Basta. La madera. RODRIGO No. Nadie se acerca a esta profunda pendiente. Debajo de la cama. Nadie acude a mi casa. Seguro que estuvieron por ahí. ¿Qué intenta? VICTORIA Sólo que me llame por mi nombre. RODRIGO ¿De qué está hablando? VICTORIA Es un miedo normal. A propósito. ¿Usted olvidó mi pedido? RODRIGO ¿Su pedido? VICTORIA Evidentemente lo olvidó. Es como si la casa buscase un espacio diferente. Y. RODRIGO No puedo recordar nada más que ese olor y esa masa de pelos que rodó desde la cama y fijó los ojos en mi cuerpo sentado. Recuéstese y haga descansar esa cabeza de una buena vez. Qué memoria frágil la suya. VICTORIA Como de carne en descomposición. VICTORIA Los gatos.

RODRIGO No insista. VICTORIA Tal vez no sea el momento para que usted entienda. Usted exagera. RODRIGO Victoria.un puente. RODRIGO Usted está loca. Enseguida le llevo un té. Lo olvida. RODRIGO Al contrario. . RODRIGO ¿Perdón? VICTORIA Nómbreme. VICTORIA Insiste en olvidar. Tal vez usted pueda devolverme. No dejo de pensar en lo que hay dentro de esa habitación. RODRIGO No entiendo. VICTORIA Me refiero a mi pedido. Tal vez usted pueda explicarme por qué todos se escapan y abandonan estas paredes. VICTORIA Así está mejor. RODRIGO Eso que está allí no me deja mentir. RODRIGO ¿Qué quiere decir? VICTORIA Victoria. ocupando la tercera parte del mar. Vaya y descanse. No voy a volver a esa habitación. Por lo demás no debe apurarse. VICTORIA ¿Cómo puede despreciarme de esa manera? RODRIGO ¿Despreciarla? ¿Acaso piensa que puedo estar tan loco como para querer hundirme en esa habitación? ¿Ahogarme en ese olor? VICTORIA No debe ser para tanto.

él se despertaría y me abandonaría. RODRIGO ¿De qué está hablando. sólo las mitades de nuestros cuerpos estaban cubiertas. Victoria? VICTORIA Usted está escapando. Victoria.Una pausa. 6 El sillón. RODRIGO ¿De qué está hablando? VICTORIA Nómbreme. el mar. RODRIGO ¿De qué está hablando. Mis ojos se clavaron en su corbata. Aparté la manta. Victoria? VICTORIA Eso es. Fuera. Frente a nosotros. a formar parte del puente. Recorrí el suyo con la mano. Empecé a sudar. Me acurruqué junto a él. me . Miré al suelo donde se encontraba nuestra ropa. tomé la corbata. Estaba profundamente dormido. VICTORIA La chimenea había estado encendida toda la noche así que la casa estaba bastante caliente. acariciándolo. Victoria. VICTORIA Yo sé quién es usted. a la izquierda. Recuerdo que pensé que como era de madrugada. Yo lo sé. Una pausa. Recuerdo que pensé que ojalá se quedase conmigo para Año Nuevo. Se había dormido repitiendo mi nombre. lo deseaba tanto si él quería como si no. Así. Victoria. Alargué el brazo. Me excité enormemente y sentí los latidos de mi corazón. Y yo lo sé. rodeándolo con el brazo. Se iría al mar. Él seguía durmiendo profundamente.

Como medio minuto después. Me senté allí. Le enjaboné la cabeza y el cuerpo con un líquido para lavar platos. Apreté más. y volví a la habitación. le levanté la cabeza y se la hundí en el balde. Amanecía. Agarrándolo por los muslos. No sabía qué hacer. tomándolo por el pelo. bajaban chorros de agua. sentí que sus fuerzas iban cediendo. Estábamos ya a unos tres metros de la cama. así que lo levanté y lo senté en el sillón. abrí las canillas de la bañadera y cuando estuvo casi llena. Acerqué el balde y. pero mantuve su cabeza dentro del balde sin que él ofreciese resistencia. La sala estaba hecha un desastre. con inspiraciones roncas. Me agaché hasta el borde de la bañadera y lo deslicé en el agua. Seguí mirándolo y una multitud de ideas me martilleaban la cabeza. Volví a la sala. Dando un impulso con los pies (conmigo encima de él) se arrastró por el piso.incorporé y la deslicé por debajo de su cuello. En medio del forcejeo nos caímos de la cama. intentando pensar con lucidez lo que acababa de hacer.” Lo agarré por las axilas y lo incorporé hasta doblarlo boca abajo apoyado en una silla del comedor. me levanté temblando por la tensión y el cansancio. después de haber tirado la mesita de café. Fui al baño. no pudo recordar mi nombre. para luego darme cuenta de que empezaba a respirar de nuevo. que no tenía cortina. Me senté frente al cadáver de aquel joven y me limité a clavar los ojos en él. Su cuerpo cobró vida de inmediato. temblando. Salpiqué todo el piso. castaño y enrulado. Seguía inconsciente. Una pausa. Corrí a la cocina y llené un balde con agua. dejaron de verse las burbujas. Después de unos cuantos minutos. Ya no lo recordaba. Sus brazos cayeron pesadamente sobre el piso. puse una toalla en la ventana. el cenicero y algunos vasos. De su cabello corto. echándolo sobre mi hombro derecho. Inmediatamente me senté sobre él a horcajadas y apreté con todas mis fuerzas. me levanté y lo llevé al baño. Me arrodillé frente al sillón y atraje el cuerpo hacia mí. ‘Victo’ dijo él. lo dejé en el suelo y pensé: “Será mejor que lo ahogue. Ahora tenía su cabeza levantada contra la pared. Estaba totalmente .

Lo di vuelta y recorrí su cuerpo con mis dedos. Puse su sexo en mi boca. Una pausa. viendo que él no volvía a la suya. me volví a la cama y me quedé dormida al instante. Además. me metí en la cama con él. Esperaba que después de unas horas alguien llamase a la puerta de mi casa. lo cubrí con una cortina vieja. donde lo estiré en la cama. No me fue fácil sacarlo de la bañadera porque la piel mojada no me dejaba agarrarlo bien. Se hundía. le puse al joven los calzoncillos. los ojos entornados. la cara ligeramente hinchada y los labios medio abiertos. Pero lo había olvidado. Lo saqué tirando de las muñecas y lo senté en el inodoro. Destapé el cuerpo del joven. Había perdido todo interés en que pasara conmigo Año Nuevo y mi mente se concentraba en cómo deshacerme de él. volví a cargármelo al hombro y lo llevé a mi habitación. El cabello mojado había dejado una mancha en la almohada. Pero nadie respondió. Lo tumbé en el suelo y manipulé sus extremidades hasta que estuvieron sueltas. estaba muerto. Me limpié y volví a mirarlo más detenidamente. Comencé a besarlo y deseaba fervientemente que pronunciara mi nombre. Se escapaba como los otros. Me senté a pensar qué podía hacer. la camiseta y las medias y volví a taparlo. Salí de casa y caminé por la playa. Una pausa. Examiné detenida y sistemáticamente todas y . entonces me di cuenta de que su cuerpo estaba frío y me levanté.fláccido y blando. lo acurruqué contra mí abrazándolo y empecé a sacarle los calzoncillos y a explorar su cuerpo por debajo de las sábanas. Lo sequé con una toalla. No tenía ni idea de qué hacer. Tenía el rostro algo descolorido. Fui al armario y saqué ropa interior y medias. Lo coloqué boca arriba y lo tapé hasta la pera. Empezaba a sentir los efectos del cansancio. lo estiré en el suelo. Al día siguiente el joven seguía allí. Todavía estaba caliente. Lo tomé entre mis brazos. Intentaba hallar una respuesta. Me bañé. Volví a mi casa.

RODRIGO Así es. Bajo la luz anaranjada del sol. y lo eché en el suelo. con ladrillos y arena de la playa. VICTORIA Está usted desnudo. Al día siguiente. Tenía las extremidades más fláccidas y relajadas que cuando lo maté. Tenía la piel muy sucia. pero me fue imposible hacer nada que estropeara aquel cuerpo maravilloso. Una semana más tarde. su cuerpo me excitó. Debajo de los tablones del suelo hacía mucho frío. Me desnudé y lo llevé al baño.cada una de las partes de su cuerpo de pies a cabeza. donde lavé el cuerpo. Desgarré su ropa y la tiré a la basura con sus botas. Decidí levantar algunas tablas del piso y enterrar el cuerpo allí. Llevé al joven todavía mojado a la sala y lo eché sobre el piso. Lo descolgué. lo colgué por los tobillos de la plataforma elevada de madera y así estuvo colgado toda la noche. Entró la gata y necesité diez minutos para conseguir que saliese. Lo saqué de la bañadera y me bañé yo. Casi no había perdido el color y era de un blanco pálido. Así lo hice. tocando apenas el piso con los dedos de las manos. húmeda. fría. VICTORIA . Antes de meterme en la cama. Me masturbé. Me senté a horcajadas y apoyé mi sexo sobre el suyo. estando todavía en esta posición. Lo desenterré y saqué de ahí al joven manchado de tierra. Volví a colocar las tablas. 7 Rodrigo frente a Victoria. me masturbé de nuevo de pie junto a él. Oscuridad. lo coloqué en el suelo de la cocina y decidí descuartizarlo. Me arrodillé junto a él y toqué su piel tensa. me preguntaba si su cuerpo habría cambiado o habría empezado a descomponerse.

Nómbreme. parece no terminar nunca. RODRIGO ¿Qué? VICTORIA Ay. Una pausa.Ay. La suya. VICTORIA Así está mucho mejor. Sabe que tenía que llegar. Mucho mejor. RODRIGO Victoria. Sólo que la noche parece no terminar nunca. Una pausa. el primer enemigo es el tiempo. Sabe que. RODRIGO ¿Qué quiere decir con que tengo que llegar cuanto antes. VICTORIA Y usted tiene que llegar cuanto antes. Abandonarse al tiempo. Victoria? VICTORIA Nada. Cuando uno huye. Victoria? ¿Adónde? VICTORIA ¿Acaso no lo sabe? Usted sabe perfectamente su punto de llegada. . Sabe que el tiempo estaba en su contra. RODRIGO Es verdad. Memoria leve. Fundido a negro. Por eso no hay que escapar. mi nombre. Sino quedarse. RODRIGO ¿Cómo dice. Tarda en despejarse. Su sexo es enorme y no cabrá en mi boca. Y sabe que esta estación no estaba prevista. Una pausa. Victoria.

Rodrigo. El padre de Victoria. Sí. Ella es Victoria. Silencio. Su cabeza asoma por arriba. La llevaron a un lugar oscuro. Gracias. por ejemplo. No sé si ése es su verdadero nombre. Nueve años en la oscuridad. ¿Y yo? No esté triste. El cuerpo de Rodrigo parece formar un extraño ser unido a la imagen de Victoria reflejada en el espejo. Y eso es algo. Sí. Y mi padre volverá. no. Vemos su imagen reflejada en él. Tal vez eso sea un largo tiempo. Rodrigo lo sostiene por detrás. tal vez una pierna. Está muy bien. Todos los días me siento en mi cuarto y escribo un poema. Pero no quiero eso para mí. Y tratará de matarme. Sí. Usted debe estar preguntándose muchas cosas.8 Victoria frente al espejo. Las noches son largas. No más. El padre. No todo anda bien en su cabeza. Tiene usted una bella cara. Nueve años en la oscuridad. VICTORIA Yo soy Victoria. su cuerpo desnudo velado por el espejo. Eso está mal. Invento las palabras. Lo sé. Y yo soy Victoria. Soy nueva cada día. No hay diferencia. La encerraron y la dejaron allí. No es mi culpa. Los puedo ver. Victoria está viva ahora. su brazo por el costado. ¿Es extraño. Gracias. Nada de preguntas. Soy a veces muy graciosa. Y yo puedo dormir el sol. crezco durante el día y muero por las noches cuando me voy a dormir. no? Que dos personas tengan el mismo nombre. Yo nazco cada mañana. No sé nada acerca del tiempo. Se lo dije. Ahora ella es Victoria. Nueve años dijeron. Las dos somos Victoria. El padre terrible que le hizo todas aquellas cosas al pobre cuerpo de Victoria. No. Ella. ¿no? Ahora soy casi una poeta. Perdón. Sus ojos me miran. Y ése no es mi nombre real. como . pero vive.

Por eso su boca no funcionaba bien. Es una palabra graciosa: Dios. Sí. Proceden de la oscuridad. Allí en la oscuridad y las palabras hacían ruido en su cabeza y le hacían compañía. Porque yo puedo armar esos poemas perdida en la oscuridad. Hay allí afuera un mar. Tarde o temprano me iré de las palabras. Con las palabras rechazadas. Por eso tanta noche. Mi padre quería saber si Dios tenía un lenguaje. Sí. ¿Pero qué bebé sería ése? Claro. Le contaba sobre mi padre. Ahora Victoria puede hablar como toda la gente. Gracias. Para escapar de las palabras. Salen de mí. Un idioma. Que guardó las palabras dentro suyo. Todos esos días esos meses esos años. Soy la única que comprende lo que esas palabras significan. Mi padre creía que un bebé podría hablar ese idioma si no veía gente. . Gracias. Que me abandonan. Mi padre hablaba de Dios. A veces soy tan orgullosa de mí misma. No. Pero tiene aún las otras palabras en su cabeza. Yo conozco las palabras. no me pregunte lo que quiero decir con esto.cuando vivía en la oscuridad. No pueden ser traducidas. da. da. Tan bellos que el mundo entero romperá en lamentos. aún cuando no la entienda. Acertó. Todos tenemos tantas palabras dentro. Como los cuerpos. Tanta oscuridad. Sí. Finalmente Victoria aprendió a decir nada. Pretendo estar de nuevo en la oscuridad. Comienzo a recordar cosas. ¿Ve? La niña que pudo crecer. Y la tercera parte de esa inmensidad me pertenece. sí. sí. Construyo un puente con los cuerpos olvidados. Estoy construyendo un puente. Bellos poemas. Y las palabras son como cuerpos. Cuerpos que flotan. Victoria guardó dentro suyo sus palabras. Sí. Pobre Victoria. ¿Para qué seguir engrosando las filas de todos aquellos que no pueden guardar silencio? Las palabras se irán de mí. Da. Perdón. sí. Gracias. Victoria sola. Así son sus lágrimas. Es una buena historia. Ellas pertenecen al idioma de Dios. Y se hizo poeta. Esos poemas me harán famosa. Y se ahogan en la luz.

Gracias. Como usted. pisar las palabras. Me hace bien. la luz también. porque usted está escapando. escapar como usted. Sí. A veces. Usted quiere escapar por el puente de Victoria. Aprendí a vivir dentro de él. Ay. Y observar debajo del agua todas aquellas palabras enterradas. VICTORIA Usted escapa. Para que yo alguna vez. RODRIGO No sé de qué habla. El aire y la luz. Para que Victoria pueda alguna vez escapar.Y nadie más que Victoria puede hablarlo. sobre el agua. Todavía me gusta estar en la oscuridad. La luz que brilla sobre todas las cosas y las devuelve a mis ojos para que yo las vea. Escapar pisando fuerte. Por eso Victoria vive tan cerca de Dios. Escapar como usted. Ahogados. No se enoje. Aquella enorme superficie mía. por el puente escapar. cuando el tiempo es bueno. RODRIGO . Las palabras que forman el puente. sí. Pero está en el aire. ¿No es verdad? Gracias. me gusta sentarme frente a la ventana abierta y ver el mar. El aire y la luz. Sí. Sí. Sí. los cuerpos de aquella parte mía del mar. Perdón. Victoria. Y quiere usar mi puente. En la oscuridad hablo la lengua de Dios y nadie puede oírme. Rodrigo.

RODRIGO Perdón. Deje ese espejo allí.Eso es cierto. . RODRIGO No podría. Y su sexo es enorme y no cabrá en mi boca. VICTORIA Eso es. Es usted una palabra. sí. y lo ayudaré. VICTORIA No olvide la promesa. Es usted muy hermoso. Su cuerpo es una palabra de Dios. Victoria. VICTORIA Escapa como Victoria escapa. VICTORIA Victoria. Sí. Nómbreme y penétreme. Es usted muy hermoso. cruzar el mar. Una pausa. Victoria. Bien. si quiere. en la oscuridad. Y quiere cruzar el mar. RODRIGO Victoria. Victoria. su cuerpo es una palabra. usted podrá. Sólo si usted lo quiere. Y puede usted cruzar el mar ahora. RODRIGO Sí. RODRIGO ¿Cómo Victoria? VICTORIA Yo puedo ayudarlo. No podría cruzar el mar. Sí. VICTORIA La noche será larga. Una palabra. Pero usted puede cruzarlo si quiere. Sí. Cuando salga el sol. VICTORIA ¿Por qué? RODRIGO Simplemente porque no tengo forma de cruzarlo. Parece una palabra del idioma aprendido en la oscuridad: una palabra de Dios. con mi ayuda. sólo tiene que pedirlo.

que escapaba. VICTORIA Sí. . Me abrí paso. Los cuerpos que ella amó forman un puente en el mar. Me hundía en su flujo. Bajo llave. RODRIGO La carne se desgarró ante mí. Rodrigo está desnudo. Y yo atravesé las cerraduras con mi sexo. entregada. Una parte de ese mar le pertenece y está llena de sangre. al sueño de Victoria. El espejo duplica su desnudez. en ese mar. Ella guarda celosamente sus trofeos en el mar. Sus piernas eran un puente. Y yo sobre ella desgarraba esa carne. Adentro está el secreto. Ella es una secreta maga oculta en estas paredes. Y arma un puente sobre el mar. Devuelve el cuerpo desnudo de Rodrigo al espacio. Es el único fragmento de su cuerpo que logramos ver. 9 Victoria en el sillón. Para cruzar el mar. ELLA HABLÓ DE MÍ. a un lado. dormido. La palma de la mano abierta: como si algo se hubiese desprendido de ella. Que yo escapaba como ella. Allí. de espaldas. Ella acomoda los cuerpos. Su brazo descansa. Construye un puente con los cuerpos. Cuerpos como palabras dice ella y yo sé que las palabras son las tablas de ese puente. Para escapar.RODRIGO Victoria. Y estaba húmeda y recibió mi sexo y abrió la boca y gimió de placer. Y ella intenta cruzar ese puente. Sus ojos reflejaban mi cuerpo desnudo montado sobre ella. Pero debe completar su obra. Intenta abrir un camino de hombres amados por ella. Supo que vendría. Su piel estaba mojada. El cuerpo de Rodrigo se aproxima al de Victoria cuando la oscuridad se apodera de ellos. Y yo soy. la vomita. dejándola allí. Una senda de cuerpos.

El baño de sangre. El puente sobre el mar. Mis manos tienen aún el olor de la sangre. Un puente de cuerpos amados. pero ella sabe acostumbrarse al dolor. Clavada con clavos a la pared. Ella arma un puente sobre el mar. Pareció desgarrarse de dolor. Y ella construye. encarnación del Verbo. atornillada en el ladrillo. De eso se trata: de construir. El semen corriéndose sobre los cuerpos. Lo que hay que saber. las palabras del idioma. Desgarrando la carne joven de esa nena. La madre en aquella pared. La mujer observa a su hija desde la pared. La sierra sobre la piel. Un puente de palabras aprendidas en la oscuridad de las habitaciones. Y cree ella que los hombres son encarnación de esas palabras divinas. Derrama cera sobre las heridas. Del dolor hace una religión: Prende velas sobre las llagas. Los cuerpos son los ladrillos. Clavada por mí con clavos a la pared. Dolor. Yo entré en ella y ahora sé. Y yo también escapo de la sangre que derramé. La nena pidiendo auxilio bajo el peso de mi cuerpo. Victoria para esta mujer que refleja su imagen sobre los espejos y habla con otras mujeres que no son ella. Dice ella saber el idioma de Dios. Clavada a la pared. La . Una pausa. Su fuga. Soy el autor de esos crímenes espantosos. La sangre que derramé.Una pausa. Las cicatrices son cosidas con un hilo grueso. Mi sexo entrando en la boca estrecha. Yo bebí esa sangre.

DA. Yo descubrí el secreto que la mujer dormida guarda en su interior. Con este puño yo estropeo aquella cara. Puertas vedadas. Después de desgarrar la carne me monté sobre ella. Mientras entro en la boca estrecha desfiguro aquella otra boca clavada con clavos a la pared. Saco algunas ropas de la valija y robo el auto. Un niño oscuro. Quizás. Desfiguro esas facciones. entonces. Entré en su cuerpo.madre observa desde la pared como yo violo sin descanso a la nena. Sus ojos. Un cuerpo en su puente. Yo cometí esos crímenes. Y la boca empapada. DA. Y yo entonces. Y me lavo las manos. Y desgarro su boca pequeña. Yo seré entonces. Una pausa. Hallé el secreto. intentan cerrarse. Y frente a este espejo. ahora. Y activo la sierra. ahora. Ella entonces no está fuera de aquí. Y ese idioma aprendido en la infancia es el idioma de Dios. Ella dice desaparecer si no es nombrada. El idioma de Dios. los de la madre. yo sea. Aviso que estaré de vuelta en casa en pocas horas. DA. Descerrajé. Yo no seré un cuerpo más. . Ahí me esperan. Ella sigue siendo Victoria y yo Rodrigo. Tal vez nombrándola pude haber. No sé si los actos que narra el secreto fueron cometidos por mí o por ella. pero yo golpeo con el puño esa cara cada vez que entorna los párpados. el poseedor del secreto. Ella despierta. Conocí los actos de Victoria. Y después riego con mi leche los cuerpos desnudos. Tal vez haya desaparecido por completo y ahora yo sea ella. Pero la pendiente se cruza en mi camino y el accidente y esta puerta y esta mujer que simula dormir a mi lado en el sillón. Él cometió esos crímenes. Soy. Un cuerpo más. Y los brazos. Y abrí puertas cerradas.

los brazos y las piernas le colgaban pesadamente y parecía dormido. entre los espejos: Rodrigo y Victoria. Yo sentí el calor de su piel en la mía. Aparté las mantas y las sábanas y tiré de sus tobillos hasta que quedó medio colgando de la plataforma. La cabeza. VICTORIA La noche parece no terminar nunca. Entre las dos superficies. RODRIGO Claro. Me levanté temblando y casi me caigo de la escalera. fláccido. con el cuerpo desnudo del chico en los brazos. Victoria despierta. Me subí a la silla y atraje mis brazos a su cuerpo caliente.Fija su mirada en el reflejo del espejo. No tuve la sensación de luchar. VICTORIA Desnudos y borrachos subimos a la plataforma de madera que sostenía la cama. Coloqué una silla junto a la escalera y me subí. mirándome. Bajé de la silla y me vi reflejada en un espejo de cuerpo entero. Lenta oscuridad. Me quedé allí. Luego. RODRIGO . Su brazo se mueve. RODRIGO ¿Perdón? VICTORIA Digo que la noche parece no terminar nunca. desnudo. Encendí las luces de la habitación. Le apretaba el cuello y recuerdo que quería ver mejor qué cara ponía. 10 Dos espejos enfrentados. lentamente. recuerdo que me subí encima de él. con mis rodillas a cada lado y la nuca contra el techo.

Me puse los jeans. Me metí en la cama y lo acerqué. en mis brazos. La cabeza cayó hacia atrás. encima de la cama. Lo senté delante de la tele. En la oficina no pensé para nada en ella. VICTORIA Con una mano le tocaba la pija y con la otra me masturbaba. Me puse a llorar. Le susurraba: “No te preocupés. Sequé su cuerpo cuidadosamente con una toalla y en el aire frío podía verse el vapor que emitía. en el sillón al lado mío. y aparentemente a mí también. La bañé. Recuerdo lo primero que pensé a la mañana: “Esto es ridículo” y aparté de mí su cuerpo frío. surgía un profundo suspiro de su garganta. cargándome al hombro a la joven sin vida.” RODRIGO Entonces exploré su cuerpo fingiendo seducirla. La llevé a la habitación y la senté mojada en la silla. dormí. lo subí por la escalera y lo tiré en la cama. Su pelo seguía mojado. Lo limpié. en una de las sillas del comedor. todo va bien. VICTORIA Cuando lo movía o lo agarraba en brazos. la senté desnuda en el armario y me fui a trabajar. RODRIGO La limpié con una servilleta de papel y me estiré con ella en mis brazos. la senté empapada en el inodoro y me bañé yo. RODRIGO Al levantarme. Le saqué la bombacha y aparté las sábanas. Lo vestí. desnuda. Volví a cargármelo al hombro. sólo cuando volvía a casa por la tarde. VICTORIA Lo guardé una semana entera antes de enterrarlo en el mar. que mi pija dura estaba entre sus muslos. Le puse sus medias y una camiseta y calzoncillos.Empecé a sentir una erección y mi corazón se puso a latir rápidamente. lo tomé de la . Abrí el armario. Lo tapé bien y me tiré junto a él. comí y encendí la tele. La tenía tan cerca. Fumé y me serví una copa bien llena. Apoyé sus piernas en el suelo y la agarré de otra forma. Era como para purificarla. VICTORIA Y saqué de ahí el cuerpo. me sudaban las axilas.

recorrí su cuerpo con mis dedos. Lo examiné detenidamente. comentando los programas de televisión. VICTORIA todas y cada una de las partes de su anatomía. maravillado por su suave belleza. VICTORIA En el suelo. VICTORIA Si él estaba vivo. Tan pequeña e insignificante parecía. Lo último que le sacaba siempre eran las medias. Lo sostuve de cara a mí. VICTORIA Lo puse sobre la mesa y empecé a desnudarlo lentamente. VICTORIA A menudo lo sostenía así.mano y le conté cómo había sido mi día. RODRIGO Le susurré al oído palabras creyendo que me oía. . y pensaba que en toda su vida no lo habían apreciado tanto. lo di vuelta y repetí la operación. RODRIGO Su cuerpo desnudo me fascinaba. RODRIGO Después de una semana lo metí bajo los tablones. de pie delante del espejo de cuerpo entero RODRIGO rodeándola con mis brazos. RODRIGO lentamente. RODRIGO Después senté el cuerpo en mi sillón y lo abracé para darle confianza. muy cerca. VICTORIA Recuerdo que me emocionaba tener el control y la posesión absoluta de aquel RODRIGO hermoso cuerpo. era indiscutible que su pija estaba irrevocablemente muerta. VICTORIA Le acaricié las nalgas y me pareció increíble que no hubiese reacción alguna de su parte. Tres días después.

estaba escrito.RODRIGO la volví a sacar. RODRIGO ¿Todo? ¿Y te explicó todo? VICTORIA Sí. ¿cómo sabías todo esto? VICTORIA Mi padre me lo explicó. Pero no me lo pidió. también debía construir el puente sobre el mar. Desde el día en que nací. Mi padre también habló de vos. La última palabra debe ser puesta bajo el mar. . Y sobre vos. Y ya es tiempo de terminar. Los planetas estaban ubicados así. Pero. VICTORIA Estaba escrito. Se besan largamente. Una tarde en el hospital. con encarnaciones del Verbo de Dios. VICTORIA Sólo una vez. todo lo que las estrellas dicen sobre mí. a la izquierda. Yo debía hacerlo. Oscuridad. Después del encierro. Así como debía vivir en aquella oscura habitación durante nueve años. En las estrellas. ¿Ves? RODRIGO Puedo ver. RODRIGO ¿Y fue él quien te dijo que construyeras el puente sobre el mar? VICTORIA Sí. Una tarde. 11 Rodrigo y Victoria. el mar. Afuera. Me sentó sobre sus rodillas y me dijo: “Victoria tenés que saberlo todo”. Con palabras. RODRIGO Quería que estuviese allá abajo VICTORIA en un lecho de rosas blancas. sí.

RODRIGO ¿Y qué es lo que hay que realizar? VICTORIA Apropiarse del último cuerpo. que decida poner fin a la Luz . Ser dueño de la última palabra. No necesito ser nombrada. La oscuridad de la infancia me enseñó varias cosas. El final de esta noche. Ya no me desvanezco. En el mar. Que no puedo revelarte. Y el idioma de Dios me permite dormir el sol. Alguien que no oiga las trompetas anunciando el Final. . Una pausa. VICTORIA No estoy tan segura. Habito un sueño. Alguien que se apodere de la sangre y de la carne. RODRIGO ¿Por qué? VICTORIA Para que actúes con libertad. Y hundirla. entonces. Pero hay otras cosas. podrás cruzar el mar. Habrá alguien sobre la Tierra. Alguien hay que podrá teñir en sangre la tercera parte del mar. El final de la construcción. RODRIGO ¿Acaso no está todo escrito? VICTORIA Sí. Para completar la obra. Y por eso sé que estamos cerca del final.RODRIGO Y podrás escapar. RODRIGO ¿También eso estaba escrito en las estrellas? VICTORIA También eso. Hubo un tiempo en que la Luz se hizo por vez primera. Puedo hacer dormir el sol.

Ya es tiempo. El último eslabón de la cadena.Alguien. Una pausa. RODRIGO ¿Sobre la tierra? ¿En este mundo? Eso pertenece al terreno de los cielos. La perla que completa el collar. Fundido a negro. La noche parece haber cedido. sobre el mar. La sangre. No cuando los cielos se han caído. La fuga. RODRIGO Ya es tiempo. . Atravesar el puente. Sobre el Verbo sobre los cuerpos. entonces. Victoria ha desaparecido. Preparé un cuenco pequeño de agua. inundará la Tierra y el autor del crimen escapará a la otra orilla a salvo. Futura. El puente. no cuando los cielos se han cerrado. El cuerpo sobre la tercera parte del mar. Llevé el cuerpo a la cocina arrastrándolo hasta colocarlo encima de un plástico. un cuchillo de cocina y unos cuantos pañuelos de papel y bolsas de plástico. VICTORIA No. dueño de la única verdad. 12 Una luz enceguecedora sobre Rodrigo.

Con el cuchillo corté la cabeza. Los lavé en la pileta y los sequé.Tuve que tomar un par de copas antes de poder empezar. Coloqué las mitades en bolsas de plástico grandes de color negro. la lavé y la metí en una bolsa de supermercado. corté las manos y los pies. ni instrumentos mecánicos. Algunas partes del cuerpo estaban cubiertas de gusanos. . Los envolví en papel de cocina y los metí en bolsas de plástico. Seguí cortando por el diafragma y saqué el corazón y los pulmones. Saltó muy poca sangre. Una pausa. ni sierras. el estómago. Para llevar a cabo esta disección utilicé únicamente un cuchillo de cocina. Una pausa. Llevé la cabeza a la pileta de la cocina. La desnudé. era duro. Les tiré sal y los separé con un cepillo. Luego separé la mitad superior del cuerpo de la mitad inferior. Después. Hice un corte desde el ombligo hasta el esternón. los riñones y el hígado. escuché música. Luego. Separé los brazos y luego las piernas desde debajo de la rodilla. Una pausa. El cuerpo estaba macilento. Metí todos los órganos en una bolsa de plástico. Me entraron unas violentas ganas de vomitar. Metí el tórax y las costillas en una bolsa grande y los muslos y las nalgas en otra. de todas formas. Era mi deber. Pero era duro. Extraje los intestinos.

OCTUBRE DE 1996. Correo electrónico: art@cvtci. Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral Director: Carlos Ianni Bolívar 825.org. NOVIEMBRE .DICIEMBRE DE 1994. La figura de Rodrigo se pierde en la inmensidad de la luz. Septiembre de 2000 ____________________________________________________________ _______________ CELCIT. Argentina Teléfono/fax: (5411) 4361-8348.ar .org. BUENOS AIRES. Y estaré a salvo en la otra orilla. La luz es enceguecedora. (1066) Buenos Aires. Ahora podré escapar.Llevé todas las bolsas hasta el mar. La última palabra. Argentina. e-mail: correo@celcit. El cuerpo de Victoria. El puente está terminado.com. En aquella tercera parte que pertenecía a Victoria.ar Todos los derechos reservados Buenos Aires.celcit.ar Internet: www. Alejandro Tantanian. Las hundí.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful