DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO

DEL PROLOGO DEL TRADUCTOR A LA PRIMERA EDICION ESPAÑOLA

En cuanto a la traducción, solo queremos indicar que uno de sus lados más complejos era el de la referencia a las fuentes. En lo que toca a la Carta. de la O.N.U., se cita siempre según el texto español oficial. Lo mismo ocurre con los convenios y tratados entre países americanos, siempre que ha sido posible. Cuando hay colecciones de fuentes españolas nos remitimos a ellas, incluso para los casos en que no hay texto castellano oficial, apoyándonos en las traducciones ya existentes y satisfactorias, al objeto de facilitar la tarea del lector y, al propio tiempo, conservar la mayor uniformidad terminológica. Teniendo en cuenta que esta edición se dirige en primer término a los lectores de habla castellana, hemos añadido en cada caso a la bibliografía del original referencias a la bibliografía española e hispanoamericana. Por otra parte, no pocas de las obras extranjeras citadas existen en traducción castellana, por lo que era conveniente así mismo el señalarlo. En este sentido, el profesor VERDROSS nos dio absoluta libertad de apreciación, y la hemos hecho extensiva incluso a aspectos de la bibliografía extranjera en que nos pareció indicado, por uno u otro motivo. En cada caso, nuestras adiciones, así en el texto como en las notas y en la bibliografía, van entre corchetes, sin más indicaciones. También hemos numerado como capítulos las distintas secciones de la obra. No quisiéramos terminar sin dar las gracias a nuestro antiguo alumno y Ayudante en la Universidad de Murcia Dr. J. MORENO SANDOVAL, que nos ha ayudado en la traducción de algunos capítulos; a cuantos nos alentaron a lo largo de nuestra labor, y a la EDITORIAL AGUILAR, por las facilidades concedidas para el reajuste del texto definitivo. Superada finalmente una empresa acometida en su día con una ilusión que ha sido su móvil esencial, hallamos su compensación más valiosa en la satisfacción del servicio con ella prestado a los estudiosos del derecho internacional entre nosotros. Ojalá encuentre esta versión castellana en tierras hispánicas la misma acogida que tuvo en otros ámbitos la original. De las dificultades que hasta llegar a buen fin acechan en un intento como este, solo podrán percatarse debidamente quienes a su vez se hayan visto sumidos en ellas. Como Mignon en GOETHE, cabría afirmar también aquí que únicamente sabe de nuestro padecer el que las mismas ansias conociera: NOTA DEL AUTOR A LA PRIMERA EDICION ESPAÑOLA Con gran satisfacción veo salir esta traducción de mi libro en el idioma del país al que tanto debo, por cuanto los fundamentos filosóficos en que se apoya echan sus raíces en la doctrina española del derecho de gentes de los siglos XVI y XVII, de irradiación universal. Por ello doy las gracias a mi distinguido colega el Prof. ANTONIO TRUYOL, que ha asumido la compleja tarea de la traducción, procediendo al propio tiempo a añadir

referencias a la bibliografía española e introducir notas complementarias de especial interés para los lectores de esta edición; y así mismo a la EDITORIAL AGUILAR, que ha hecho así asequible mi Derecho internacional al público español e hispanoamericano. EL PROLOGO DEL TRADUCTOR A LA CUARTA EDICION ESPAÑOLA El Derecho internacional público de ALFRED VERDROSS se presenta a los lectores de habla castellana en su cuarta edición. La primera (1955), iniciada a base de la segunda edición alemana (1950), había podido tener ya en cuenta las innovaciones más importantes de la tercera (1955). En la segunda nuestra (1957) adaptamos íntegramente las Partes II y III a la tercera edición alemana; pero en la Parte I, que por razones de espacio había sido reducida por el autor, conservábamos el texto, más amplio, de la segunda edición original, aunque incorporando al mismo las adiciones que en la tercera compensaban en parte dichas reducciones. Agotada nuestra segunda edición, y luego la tercera (que por razones ajenas a la voluntad del traductor hubo de limitarse a una reimpresión con ligeras correcciones), se ha hecho necesario una vez más poner manos a la obra. Una tarea ingrata nos esperaba, pues, entre tanto, se había publicado la cuarta edición alemana (1959), que, como es natural en libros de esta índole, salió revisada y puesta al día, pero además notablemente aumentada en la última parte, relativa a la comunidad internacional organizada. A ella hemos adaptado del todo la presente edición. La importancia de las refundiciones, que el propio autor señala más adelante, ya no permitía conservar la Parte I en su amplitud anterior (que, como hemos dicho, unía los textos de las dos anteriores ediciones alemanas), por lo que hemos tenido que introducir en ella los cortes que el autor había llevado a cabo ya mucho antes. De todos modos, la primitiva versión de esta magistral introducción general al derecho internacional público puede seguir viéndose en castellano, gracias a la decisión que en tiempos habíamos adoptado, en nuestra segunda y tercera edición. Ahora bien: el precio que la presente edición ha tenido finalmente que pagar, en aras de las adiciones introducidas en la Parte II, y sobre todo en la III, parecerá menos oneroso si tenemos en cuenta el sustancial enriquecimiento experimentado en lo concerniente al campo de la organización internacional, de importancia creciente en la actual evolución del derecho internacional público. También remitimos al prólogo del autor para medir su alcance, y así mismo para apreciar la eficaz colaboración del Pro/. KARL ZEMANEX, ya consagrado en esta materia por su libro sobre el derecho convencional de las organizaciones internacionales (Das Vertragsrecht der intemationalen Organisationen, Viena, 1956). Como ya hicimos en las dos primeras ediciones españolas, hemos revisado el texto y actualizado la obra en lo posible, siguiendo los mismos principios en lo que se refiere a la bibliografía adicional y al uso de corchetes sin más, para señalar lo que por nuestra parte añadimos al original. Dicha tarea se nos ha hecho más compleja por el hecho de que, terminado y entregado el manuscrito de esta cuarta edición española en febrero de 1962, ha transcurrido cerca de un año hasta el comienzo de la impresión. Ello nos ha obligado a introducir otras nuevas adiciones con ocasión de la corrección de las primeras pruebas, lo cual ha limitado en algunos aspectos el margen de nuestras posibilidades.

El índice alfabético de materias ha sido así mismo revisado y enriquecido como consecuencia de las referidas adiciones. Todavía nos ha sido posible, con ocasión de la corrección de las segundas pruebas, incorporar a la obra ideas de la encíclica Pacem in terris, que completan las referencias del autor al pensamiento pontificio anterior. No es este el lugar para destacar debidamente la significación de este documento en el campo del derecho político y del derecho internacional. Baste señalar sin más la conexión esencial que entre ambos ordenamientos establece, dentro de lo que constituye un verdadero monismo universalista. No deja de ser relevante, por otra parte, la convergencia en profundidad del orden ecuménico que perfila, con la progresiva inserción del derecho internacional en un conjunto normativo más amplio, que un sector de la doctrina viene configurando ya como (derecho transnacional) (JESSUP) o (derecho común de la humanidad) (JENKS). También la insistencia de JUAN XXIII en la necesidad de instituciones jurídico-positivas que garanticen en la realidad vivida las exigencias éticas (fáciles de admitir, naturalmente, en pura teoría), y la importancia que en todo momento confiere al respeto efectivo de la persona humana y sus derechos inalienables como base de una convivencia ordenada y legítima, son manifestaciones de la misma concepción fundamental, en la línea a que el presente libro se adscribe. Lo que en estos esfuerzos creadores de la doctrina busca una expresión consciente y sistemática no es otra cosa, en definitiva, que el ordenamiento adecuado a una sociedad mundial, de la que en otros lugares hemos descrito las raíces históricas y los rasgos actuales, y que si durante siglos fue remota visión del espíritu profetice o postulado de la razón práctica a la manera de KANT, es hoy, como realidad en rápida gestación, bajo él signo de una solidaridad impuesta por la naturaleza de las cosas, un dato sociológico. En la poco lucida, pero a nuestro juicio indeclinable función que antes hemos evocado, y que el profesor VERDROSS dejó expresamente encomendada a nuestra iniciativa, hemos podido contar con la decidida y entusiasta cooperación de nuestro antiguo Ayudante de cátedra Dr. MANUEL MEDINA ORTEGA, actualmente Encargado de cátedra en la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales de la Universidad de Madrid. También la señorita MARIA TERESA RAMIREZ DE ARELLANO, Ayudante de nuestra cátedra, ha prestado su concurso en la tarea de actualizar la bibliografía y el índice alfabético. A ambos queremos expresar aquí nuestro agradecimiento. Un agradecimiento que hacemos extensivo a quienes han compuesto tipográficamente el libro a base de un manuscrito que, por su complicadísima trama, tenía que poner no pocas veces a prueba su paciencia y habilidad. PROLOGO DEL AUTOR A LA QUINTA EDICION ALEMANA Antes de lo que yo esperara, se agotaron las existencias de la cuarta edición de esta obra. De ahí que se hiciera necesaria una nueva edición. Esta se atiene en lo fundamental a la sistemática anterior, pero no solo ha puesto a contribución, en todas las ramificaciones del libro, los últimos resultados de la práctica de los Estados, de la jurisprudencia y de la doctrina, sino también introducido algunas secciones nuevas o esencialmente ampliadas,

que han sido elaboradas en parte por mí, en parte por mi sucesor en la cátedra de Derecho internacional público y Filosofía del Derecho, Prof. Dr. STEPHAN VEROSTA, y por el Prof. Dr. KARL ZEMANEX. Vayan a ambos aquí las gracias más afectuosas por su valiosa colaboración. VEROSTA ha redactado la sección relativa a la historia del derecho internacional público, esencialmente ampliada, y que constituye un anticipo comprimido de una amplia exposición de este tema que tiene proyectada. Como en la edición anterior, ZEMANEK ha tratado las siguientes subsecciones, claramente señaladas en el texto: Uniones de Estados de carácter supranacional, la responsabilidad por una organización internacional, la responsabilidad de organizaciones internacionales, los organismos especializados, los acuerdos regionales, la esclavitud y el trabajo forzoso, los apatridas y otros refugiados, la solución de conflictos entre Estados e individuos y organizaciones internacionales, la administración supranacional, y, dentro de la sección (La administración indirecta), las secciones parciales siguientes: la organización, el régimen de las comunicaciones ferroviarias, el régimen de automóviles y circulación por carretera, el régimen de la navegación marítima, el régimen de los puertos marítimos, el régimen de la navegación aérea, la telecomunicación, la economía, la cooperación intelectual, la cooperación técnica y la higiene. Además, ha llevado a cabo la nueva sección relativa al espacio ultraterrestre. Todas las demás partes de esta obra son de mi pluma, así como las secciones nuevas o reelaboradas que siguen: la costumbre internacional, las reservas en los tratados, el estatuto jurídico de la Antártida, la protección de los derechos humanos y la autodeterminación de los pueblos. Este libro no constituye, pues, un trabajo en comunidad, sino que cada uno de nosotros solo responde de las secciones que ha elaborado, cosa que no debiera pasarse por alto en las citas. La exposición del derecho internacional público se ha hecho cada vez más difícil de una edición a otra. Y ello sobre todo porque tanto la materia jurídica como la literatura relativa a la misma han crecido hasta el punto de que ya es casi imposible dominarlas. Si a pesar de ello insistimos en desarrollar la ingente materia en un solo tomo, lo hicimos con el deseo de que este libro no se utilizase solo como obra de consulta, sino también para que pudiese ser leído. La exposición también se vio dificultada además por el hecho de que en el derecho internacional público del presente aparecen distintas direcciones, que en parte apuntan al derecho internacional individualista que tiene a la vista preferentemente los intereses de los Estados particulares, pero en parte a un derecho internacional social. De ahí que me haya esforzado por no limitarme a exponer solo el derecho internacional vigente, y mostrar también las tendencias que en él se orientan hacia una ordenación jurídica de la humanidad organizada. Hace todavía pocos decenios el derecho internacional público era una materia que en lo esencial interesaba únicamente a los departamentos de Asuntos Exteriores y a los diplomáticos, ya que era cometido suyo meramente la delimitación de los ámbitos de poder

de los Estados y la regulación de sus relaciones recíprocas. Pero, desde entonces, el rápido crecimiento de la población y el progreso de la técnica han dado lugar a una red tan tupida de relaciones de diversa índole entre los hombres y los pueblos, que el derecho internacional público penetra en casi todas las situaciones vitales, cuya regulación y dirección compete a las muchas organizaciones internacionales existentes. El necesario contrapolo de esta evolución lo constituye la protección internacional de los derechos humanos, que por desgracia solo se da todavía de un modo incipiente, destinada a preservar la dignidad y libertad de la persona humana frente al colectivo estatal; y así mismo el principio de la autodeterminación de los pueblos, llamado a asegurar su vida propia en el marco de la comunidad internacional. El derecho internacional público del presente ofrece de esta suerte un doble carácter: ha seguido siendo en lo esencial un derecho interestatal, pero a la vez va convirtiéndose en un derecho de la humanidad, que tiene en cuenta tanto la naturaleza social cuanto la naturaleza individual del hombre. Ahora bien: el ladrillo más importante del nuevo derecho internacional lo constituye sin duda la prohibición de la amenaza o uso de la fuerza para la solución de conflictos interestatales, anclado en la Carta de las Naciones Unidas. Pero al no estar este principio asociado a un sistema suficiente de protección jurídica, ha sido repetidamente violado tanto por Estados antiguos como por otros nuevos. Para hacer efectiva la prohibición de la fuerza haría falta, pues, ante todo, desenvolver el procedimiento de solución pacífica de las controversias, al objeto de asegurar el respeto del derecho internacional. Ojalá contribuya este libro a difundir el conocimiento del derecho internacional y fomentar su desarrollo. Doy, por último, las gracias a los señores Dr. PETER FISCHER y Dr. KONRAD GINTHER, Asistentes de la Universidad, por su ayuda en la corrección de pruebas, y al Dr. GINTHER así mismo por la composición del índice de sentencias.

PROLOGO DEL TRADUCTOR A LA PRESENTE EDICION

Agotada hace tiempo la 4a edición de mi traducción castellana del Derecho internacional público de ALFRED VERDROSS, de 1963, se calificó por inadvertencia de (5a edición) una reimpresión de aquella, que desde entonces ha sido varias veces reimpresa con correcta indicación del hecho. La edición que hoy ofrezco aparece como la 6a, pero en realidad (por la circunstancia mencionada) es propiamente la 5a; por eso preferimos denominarla (nueva edición). Por otra parte, está basada en la 5a alemana. Y estamos cabalmente ante una felix culpa, por cuanto esta edición castellana, como la original, merece plenamente su calificativo, según fácilmente comprobará el lector. El propio autor, en el prólogo a la 5a edición alemana que aquí se reproduce, señala las modificaciones introducidas.

Dejando aparte las que resultaban de una puesta al día, especialmente en las partes redactadas por el Prof. KARL ZEMANEX, hay que indicar, junto a nuevas denominaciones significativas de epígrafes en las secciones del capítulo 8, la refundición de la materia del antiguo capítulo 23, parte del cual constituye ahora el actual capítulo que lleva este número, bajo el título «Las innovaciones más importantes del derecho internacional público desde la organización de la comunidad internacional) (que incluye (La prohibición de la autotutela violenta), (La protección de la persona humana) y (El derecho de autodeterminación de los pueblos). El resto del antiguo capítulo 23 es el actual 24, con el título que aquel llevara (Las funciones de la comunidad internacional organizada). No hay duda de que ello supone una sistemática más satisfactoria, y refleja, por otra parte, el carácter evolutivo de un importante sector del derecho internacional de nuestros días. Hay que subrayar así mismo la nueva redacción y gran extensión dada al capítulo 5 (La historia del derecho internacional), redactado por el Prof. STEPHAN VEROS TA. Salida a un año de distancia de la 4a edición española, la 5a edición alemana me colocó ante una tarea más ardua que cualquiera de las anteriores a la hora de actualizar la que ahora, por fin, después de tanto tiempo, ve la luz. No solo ha habido que incorporar las referidas modificaciones y adiciones de la 5a edición alemana, numerosísimas a lo largo de la obra, sino también incluir los incesantes datos nuevos a tener en cuenta. El transcurso de los años de unos años de extraordinario desarrollo y a la vez de puesta en discusión de las normas del derecho internacional positivo obligaba en efecto a adiciones y retoques cada vez más complejos. Todo ello, prescindiendo de la cuestión planteada por el nuevo y amplísimo capítulo 5. En estas condiciones, cuando ya había revisado y reelaborado buena parte del texto, tras un período en el que por una serie de razones hube de interrumpir mi labor, se asoció a la empresa de actualización del texto, a partir del capítulo 12, el Dr. D. MANUEL MEDINA ORTEGA, entonces Profesor Agregado de Derecho y Relaciones internacionales en la Universidad Complutense de Madrid y ahora Catedrático de Derecho internacional público y privado de la de La Laguna, que ya me había ayudado, siendo Profesor Adjunto de mi cátedra, en la edición anterior. En esta ocasión, su intervención ha sido de mucho mayor alcance, especialmente en los últimos capítulos de la segunda parte y en la tercera parte (salvo en la sección relativa a la protección de la persona humana). Ha redactado sectores nuevos (como el que tiene por objeto la Organización de la Unidad Africana), o reelaborado otros (como el del espacio ultraterrestre, inicialmente redactado por el Prof. ZEMANEK), según se indica expresamente en cada caso. Nada podía satisfacerme más que poder contar ahora con esta valiosa colaboración de quien fuera sucesivamente Ayudante y Profesor Adjunto en mi cátedra antes de conseguir los puestos superiores de la docencia universitaria, y me complazco en dejar constancia aquí de mi agradecimiento. En cuanto al capítulo 5, y contando con el acuerdo de los profesores VERDROSS Y VEROSTA, he procedido a resumirlo, pues de todos modos las ampliaciones introducidas en las Partes II y III imponían cortes. He tratado de conservar en lo posible la propia redacción del autor, confiando en haber recogido lo esencial de su riqueza de datos y de la amplitud de su perspectiva. Como en las ediciones españolas anteriores, las adiciones debidas a mi pluma y a la de

MANUEL MEDINA figuran entre corchetes. Por todo lo dicho se comprenderá lo ingrato y complicado que resultaba elaborar el nuevo índice alfabético de materias, tan necesario en una obra de esta índole. Aquí he podido contar con la ayuda eficaz y realmente abnegada del Licenciado don CARLOS DE VEGA, antiguo alumno y actualmente Ayudante en mi cátedra. Su concurso, en lo que para ambos han sido verdaderas (horas extraordinarias) ya al borde de las vacaciones y en días de un calor agobiante en locales cuya incomodidad y falta de infraestructura administrativa son impropias de un centro superior de enseñanza, si se comparan al nivel alcanzado por el país en otras actividades, merece ser destacado. También a él doy aquí las gracias. En cuanto al índice onomástico, propio y exclusivo de esta nueva edición castellana, y preparado por iniciativa y por personal de la EDITORIAL AGUILAR, se ha limitado, en aras de la necesaria manejabilidad, a los nombres de los personajes históricos evocados en el libro y a los autores mencionados en el texto o que, cuando figuran en las notas, guardan conexión doctrinal directa con el texto, prescindiendo de los que integran el contexto bibliográfico (más fácilmente localizables, por lo demás, en los correspondientes lugares al frente de los capítulos y secciones y en las notas mismas). No siempre me ha sido fácil la distinción. Esperemos que el esfuerzo que ha supuesto establecerla se vea compensado por lo menos por la utilidad que para el lector pueda tener también dicho índice. En este caso, el traductor y los que le han prestado su concurso han llevado a cabo (teniendo en cuenta la práctica inexistencia de un incentivo material), si no «por amor al arte» (la afirmación podría parecer a algunos en exceso suficiente), con toda certeza por amor al lector, en una común entrega al cultivo de la ciencia de una materia cuya creciente significación para todos nosotros, en el mundo cambiante en que nos ha correspondido vivir, caracteriza certeramente el autor en su prólogo. Por mi parte, la mayor compensación, a la altura de esta edición del libro que una vez más entregamos, renovado, a la consideración de cuantos hablan o leen el castellano, habrá sido (y los que en la empresa han colaborado compartirán sin duda mi sentimiento) quedar asociado de este modo al destino histórico de una de las grandes exposiciones de conjunto del derecho internacional público de nuestro siglo, en la señera línea de los clásicos contemporáneos de nuestra disciplina desde JORGE FEDERICODE MERTENS y JOSE LUIS KLUEBER, línea que en el caso de VERDROSS entronca doctrinalmente con la obra de los teólogos-juristas que constituyen la mayor aportación española al pensamiento jurídico y político universal. PROLOGO DEL AUTOR PARA LA NUEVA EDICION ESPAÑOLA Es para mí motivo de gran satisfacción el que pueda publicarse también en traducción castellano la 5°. Y a la vez última edición de mi obra Volkerrecht aperecida en 1964, y que todavía abarca todas las ramas de la disciplina. Y doy las más expresivas gracias a mi muy estimado colega el Prof. ANTONIO TRUTOL por el hecho de que no solo haya asumido la dura tarea de la traducción, sino también llevara a cabo todas las adiciones necesarias para poner el libro al día. Ojalá contribuya este a profundizar el conocimiento del derecho internacional y, en consecuencia, a promover el mejor entendimiento entre los pueblos.

PARTE PRIMERA FUNDAMENTOS Y EVOLUCION HISTORICA DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO

CAPITULO 1 CONCEPTO DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO

a) (La disciplina jurídica, objeto de esta obra, se designa indistintamente, en castellano, con las expresiones derecho internacional (público) o (derecho de gentes), siendo la más antigua esta última. De estas expresiones, la de (derecho de gentes), que equivale a la alemana (Volkerrecht), es la traducción del (ius gentium) romano. Este concepto abarcó en un principio el derecho común de los pueblos de la Antigüedad clásica, por lo que incluía también el derecho internacional en el actual sentido. Ha sido la doctrina moderna la que ha sacado de este concepto amplio el del ius inter gentes (véase Pág. 80). Ahora bien: como la palabra (gentes) solo se aplicaba a los pueblos organizados políticamente, propuso KANT que aquella expresión no se tradujera por derecho de gentes (Volkerrecht), sino por (derecho de los Estados) (Staatenrecht, jus publicum civitatum). Por análogas consideraciones se fue imponiendo la expresión derecho internacional o interestatal droit international, (international law), «diritto internaziona-le, (zwischenstaatliches Recht). Esta nueva denominación no ha logrado, sin embargo, desplazar a la anterior, derecho de gentes (droit des gens, law of nations, diritto delle genti, Volkerrecht). Ello obedece, en primer término, a que esta se hallaba muy arraigada y, en segundo lugar, a que es más rica de resonancias emocionales que la nueva, de índole técnica. Pero, además, aboga en favor de su mantenimiento la circunstancia de que el concepto de derecho internacional o interestatal resulta demasiado estrecho para poder abarcar también aquellas normas que regulan las relaciones entre los Estados y oirás comunidades jurídicas soberanas (Iglesia católica. Orden de Malta, organizaciones internacionales, insurrectos, etc.). Por el contrario, el Barón de TAUBE quiso hacer de las normas que regulan las relaciones entre los Estados y otras comunidades jurídicas soberanas un grupo aparte, que habría de denominarse jus ínter potestates, en vez de ampliar el concepto tradicional del D.I.P. de manera que también las incluya. A su vez, KELSEN Y SCELLE rechazan en principio todas estas definiciones, por considerar que el D.I.P. no concede derechos ni impone obligaciones solo a los Estados y otras comunidades jurídicas soberanas, sino también a los individuos. Esta concepción implica que la definición del D.I.P. no se establezca ya partiendo de determinados sujetos (a saber, las comunidades jurídicas soberanas) y sus relaciones recíprocas, sino del procedimiento de creación de las normas del D.I.P. positivo. Vistas las cosas desde este ángulo, constituirán el (derecho internacional) todas aquellas normas establecidas, no por Estados particulares, sino por la costumbre internacional o los tratados, independientemente de los sujetos a que se dirijan. Estas definiciones del D.I. tienen, sin embargo, algo en común, pues presuponen la

existencia de colectividades humanas que se organizaron como comunidades soberanas. Tales colectividades fueron creando el D.I. positivo con ocasión de su cooperación, pero al propio tiempo se convirtieron en sujetos jurídico-internacionales por obra de sus normas, al recibir de estas derechos y obligaciones recíprocos. Ahora bien: las normas en cuestión pueden establecer también derechos y obligaciones para otros sujetos que no intervienen en su creación. De un modo muy general cabe observar que la clasificación de las normas jurídicas positivas puede realizarse desde distintos puntos de vista. Los criterios distintivos más importantes son los siguientes: 1° Por la comunidad de que las normas dimanan. Este criterio nos da los conceptos de derecho estatal o político, derecho eclesiástico, derecho nacional, derecho municipal, derecho de las Naciones Unidas, etc. 2° Por la esfera vital, objeto de regulación. Este camino nos conduce a los conceptos de derecho constitucional, derecho administrativo, derecho de obligaciones, derechos reales, etc. 3° Por la índole de los sujetos de las normas. Según ella, tenemos los conceptos de derecho privado, derecho internacional (que regula relaciones internacionales), jus inter potestates, etc. 4° Por la índole de la sanción aneja a las normas. Este criterio diferencial arroja dos grupos principales: por un lado, normas cuya infracción implica consecuencias para los individuos culpables (ejecución, pena, coacción administrativa, medida disciplinaria); por otro, normas que prevén sanciones colectivas contra comunidades humanas (represalias, guerra, medidas coercitivas de un Estado federal o de la O.N.U. contra sus miembros). Pero es de observar que los tres últimos criterios diferenciales implican meras abstracciones de las más diversas ordenaciones jurídicas, y que únicamente el primero tiene por objeto ordenaciones jurídicas concretas. De ahí que, para no desgarrar la materia jurídica dada en la experiencia, tengamos que partir de una comunidad concreta y conceder valor secundario a los demás criterios diferenciales. Por la misma razón, la definición del D.I.P. no puede hacerse sobre la base de características abstractas, sino partiendo de una comunidad concreta. Y esta no es otra que la comunidad de los Estados, que en el curso de la historia ha ido adquiriendo unidad sociológica y normativa. b) Sin embargo, el D.I.P. conecta a otras comunidades más con la comunidad de los Estados. Figuran entre ellas, en primer término, aquellas comunidades cuyos fines son análogos a los del Estado, como los insurrectos y los territorios bajo tutela. Hay también unas comunidades que solo parcialmente guardan relación con la comunidad de los Estados, por lo que quedan sometidas al ordenamiento de esta comunidad en la medida que estrictamente impone el ámbito en cuestión. Así, p. eje., entre los Estados, de una parte, la Santa Sede y la Orden de Malta, por otra, rigen únicamente las normas del derecho diplomático y del que atañe a los tratados; en todos los demás ámbitos estas comunidades no están sometidas al D.I.P., sino a su propio ordenamiento jurídico soberano.

como las normas de cualquier Estado relativas a sus funcionarios.U. este se ha limitado a las relaciones entre los Estados y otras comunidades. bajo la forma de un acuerdo internacional (inter pares). a saber: la O. d) Pero en la comunidad internacional encontramos así mismo normas particulares que regulan directamente la conducta de individuos. También las normas que obligan a los funcionarios de la O. derecho penal. medida coercitiva de la Administración).. las referidas normas jurídico-internacionales no se aplican a las relaciones entre los Estados y las demás Iglesias. y las organizaciones especializadas. Dada la circunstancia de que tales acuerdos se establecen entre un sujeto del D. Pero hay también. y una entidad que no lo es ínter pares. droit interne creé par un organe in-ternational). ni tampoco a las relaciones de las comunidades eclesiásticas entre sí.N.. U. derecho administrativo y derecho procesal. una pena o una medida coercitiva de la Administración. Teniendo en cuenta que emanan siempre de una comunidad de Estados organizados. pasar por alto que las dos conjuntamente constituyen el ordenamiento jurídico de la comunidad internacional. sociedades anónimas).En cambio. confiando a los propios Estados la regulación de las .. encontramos tratados concertados entre organizaciones internacionales intergubernamentales y privadas. Verdad es que. que vienen a ser el derecho constitucional de la comunidad respectiva. sería erróneo.N. Si la O. Estas normas ofrecen la misma estructura que el derecho estatal interno.I. asumiera la tutela de determinado territorio.U. N. que tanto en sus relaciones recíprocas como en las que sostienen con los Estados aparecen como sujetos del D. El primer grupo se distingue fundamentalmente de las normas que regulan las relaciones entre las comunidades soberanas por el hecho de que estas suelen implicar sanciones colectivas (represalias. hasta la fecha. c) Por otra parte.N. Por eso creemos conveniente constituir con estas normas un grupo nuevo. normas particulares de D. hay una serie de uniones de Estados. medidas coercitivas de la O. sin embargo. las normas que promulgase para los habitantes de este territorio tendrían el mismo carácter que las de cualquier Estado. Entiendo por ello las normas de derecho privado. consuetudinario y tratados internacionales particulares que directamente confieren derechos o imponen obligaciones a personas individuales.P.U. sancionando su infracción con una ejecución forzosa.I. p. se dirigirían a los individuos como tales. yo las llamo derecho interno de un órgano internacional (internes Staatengemeinschaftsrecht. fuera de las organizaciones internacionales. e) Por último. pena. mientras que las normas emanadas de organizaciones internacionales que obligan a individuos implican sanciones individuales (ejecución.I.P. dotándolo de un nombre propio. Comparten ciertamente con el antiguo concepto del D.I. o entre Estados y personas privadas extranjeras (por regla general. el rasgo común de haber sido creadas según un procedimiento interestatal. los llamaremos tratados o acuerdos cuasi-internacionales. f) Si se impone esta distinción entre ambos grupos de normas. implican medidas disciplinarias contra los que incurrieren en responsabilidad.). Tales normas se dan en parte dentro y en parte fuera de organizaciones internacionales. eje. establecidas por una comunidad de Estados organizada para aquellos individuos que le están directamente sometidos: conjunto de normas que no debe confundirse con las que regulan el comportamiento de los Estados en cuestión entre sí. pero coinciden con el derecho estatal en cuanto implican las mismas sanciones.

I. Por eso.I. pues. la doctrina jurídico-internacional tiene que percatarse del hecho de que la comunidad interestatal ha ido paulatinamente regulando ella misma algunas de estas actividades. en principio. Este solo pudo aparecer donde coexistieran varios Estados independientes. los súbditos de un Estado soberano. en sentido estricto y el D. tiene el cometido de aprehender este material en su integridad.I. surgido en el tiempo. alguno si existiese un único Estado mundial. De ahí que tengamos que partir siempre del D. sino que han de establecerse nuevas categorías que permitan abarcarlo también sistemáticamente. Pero de esta anterior limitación del D. por cuanto los miembros de un Estado federal no pueden tener gobierno propio pleno. el D. El D. no es lícito descartarlo. el segundo abarca también las otras realidades jurídicas ya mencionadas.I. es. hay que delimitar el concepto del D. y como tales. con algunas restricciones. ni en el del carolingio.I. en sentido amplio. hubo un D. CAPITULO 2 LAS BASES SOCIOLOGICAS DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO I.I.I. no es la ordenación jurídica del mundo. positivo surge y se desarrolla preferentemente por obra de la cooperación de los Estados.P.P. aquel sigue siendo el núcleo en torno al cual giran los restantes grupos de normas jurídico-internacionales. solo dependen. presupone una pluralidad de Estados independientes. y sí tan solo parcial.P. El D. por el contrario.P. Por eso los súbditos de los Estados miembros son al mismo tiempo súbditos del Estado federal. De lo cual se desprende que es necesario distinguir el D. h) Por último. a las relaciones interestatales no cabe deducir apriorísticamente que la regulación de las actividades individuales no compete de suyo a la comunidad de los Estados. y que podría desaparecer para dar lugar a otra distinta ordenación jurídica del mundo. Una pluralidad de Estados Como quiera que el D. Ni en el seno del Imperio romano.I. en sentido amplio.I. g) A pesar de esta paulatina conversión del D.I. están sometidos también directamente a su ordenamiento jurídico.I. simplemente.I. frente al concepto del derecho público universal. presupone una pluralidad de Estados.P. surge un material jurídico nuevo que no pueda ser aprehendido con las categorías recibidas. Antes bien. No podría darse D.actividades individuales. del ordenamiento jurídico de su Estado nacional y. Mientras el D.I.P. Si. el derecho público universal presupone un Estado mundial. El primero regula las relaciones entre los Estados y otras comunidades soberanas. del Estado de residencia. es un fenómeno histórico.P. se distingue también del derecho federal universal.I. en sentido estricto en un D. sin más. Y aunque la ciencia jurídica es libre en la división y denominación del material jurídico. una de las posibles ordenaciones jurídicas del mundo. en sentido estricto. .

pero a BODINO correspondería el designar la índole de los Estados independientes con el término. Pero bodino admitió expresamente que el poder soberano está vinculado por el derecho divino. independiente de las leyes positivas (summa in cives ac súbditos legibusque soluta potestas). que no reconocieron ya ningún poder terrenal superior. P. restaurado en el año 800.I. o sea. como comunidad independiente. por el hecho de que el D. por cuyo motivo se llamaron civitates superiorem in terris non recognoscentes. Expresamente. por consiguiente. escribe VATELL: (Toute nation qui se gouverne elle-meme sous quelque forme que ce soit. positivo. La idea de que el Estado es el ordenamiento supremo y no puede. Pero esta tesis falla. Ya BARTOLO. o sea. El sistema jurídico feudal de la alta Edad Media consistía en una abigarrada trama de vínculos de vasallaje. Hasta el siglo XIX no se opuso a este concepto tradicional de la soberanía estatal meramente relativa. nunca pretendió que el Estado sea el ordenamiento jurídico supremo. es preciso recordar brevemente cómo se formaron estas entidades en Europa. . Para explicar este concepto. Este concepto de la soberanía estatal fue desenvuelto más tarde por VATTELL. de soberanía estatal (summa potestas). 91). coronado por el Papa.II. cuya existencia presupone el D. y la independencia el aspecto externo. después comúnmente aceptado.I. plenamente compatible con la existencia de un D. a partir del siglo XIII. a mediados del siglo XIV. la instancia temporal suprema con respecto a sus súbditos y ciudadanos. pues.P. Pero a raíz de la crisis del poderío imperial en Italia. de la soberanía estatal. reconocer ordenamiento jurídico alguno superior. fueron constituyéndose también en la Europa central distintos reinos.I. su subordinación con respecto a las normas de la moral y del D. se llaman Estados independientes o soberanos. pues la independencia de los Estados implica su independencia con respecto a un ordenamiento jurídico estatal extraño. pura y simplemente. Con ello hemos llegado al concepto moderno del Estado soberano como comunidad que se gobierna plenamente a sí misma. positivo. Pero el gobierno propio de los Estados no excluye. natural y de gentes. El concepto de la soberanía relativa es. cuya cúspide temporal era el Emperador. positivo. se funda en una auto obligación de los Estados. viéndose conducidos sus partidarios a sostener que el D. limitándose a decir que el Estado constituye la (potestas) suprema. y de quien recibían su autoridad todos los demás poderes temporales del Imperio Romano (Sacrum Imperium). que lo asoció a las notas de «gobierno propio» e (independencia). lejos de basarse en la voluntad de los Estados particulares. est un Etat souve-rain). según el propio VATELL.I. La soberanía estatal a) Los Estados. Define BODINO la soberanía estatal como el poder supremo sobre los ciudadanos y súbditos. no con respecto a las normas de la moral y del D. el de la soberanía absoluta. De ahí resulta que el gobierno propio es el aspecto interno.. el vincular principalmente a Estados independientes. principados y repúblicas independientes. Más aún: es propio del D. es producto de la comunidad de los Estados.I.I.I. creció preferentemente a la sombra de la filosofía de HEGEL (Pág. dio cuenta de esta génesis de Estados independientes. sans dépendance d aucun étranger.

sino que de suyo lo están por el derecho estatal. concediéndoles además un derecho de petición ante dicho organismo. que el D. 544 ss. el D. 334 ss. Y no se objete que tal estado de cosas pudiera alterarse en cualquier momento por vía convencional. Por otra parte.). eje. págs. presupone la soberanía bien entendida. no lo es menos que este se limita a regular la actividad de las comunidades jurídicas independientes entre sí y de determinados individuos. Pero desde el instante mismo en que la comunidad de los Estados regulase en principio directamente el comportamiento de los ciudadanos y les concediese el derecho de recurrir regularmente ante un órgano jurídicointernacional contra las decisiones del Estado a que pertenecen. a saber. dejarían automáticamente de existir los Estados como comunidades jurídicas con plenitud de autonomía.I. regional (particular).. Y con estas comunidades jurídicas desaparecería también el D. que según la práctica internacional un Estado se considera soberano mientras no se haya disuelto en el seno de otro Estado o convertido en miembro de un Estado federal. Cabe. Otro es el caso del Estado. Es de advertir que también el concepto clásico de la soberanía relativa ha sido impugnado. el trato inferido a determinados grupos de súbditos. el derecho de las minorías nacionales establecido después de la primera guerra mundial (págs. dando lugar a un derecho político universal más o menos desarrollado: ya hemos comprobado. los miembros del municipio tienen abierto en principio un recurso jurídico contra las decisiones municipales ante un órgano estatal superior.) venía a ser una excepción del tipo primero. Pero esta argumentación pasa por alto el hecho de que las actividades de los miembros del municipio no están reguladas únicamente por el derecho municipal. 537 ss. tal posibilidad.I.P. al D. formas intermedias que se acerquen más a uno u otro tipo. entre estas dos fórmulas extremas de la ordenación social del mundo. Pero tanto la (comunidad de los Estados) como el (Estado mundial) no son entidades rígidas.I. Pero estas excepciones del principio fundamental solo se han dado en el D. en determinados asuntos de escasa importancia. Dos autores tan destacados como KELSEN Y SCELLE coinciden. superior al municipio. contra cuyas decisiones no pueden recurrir ante un órgano superior supra-estatal. que surjan. eje.I. naturalmente.. sometidos directamente a la comunidad de los Estados en determinados asuntos. la suprema autoridad temporal. págs. confiando en principio a los Estados particulares la regulación de la situación jurídica de los individuos.constituyendo con ellos una comunidad jurídica. y el Estado. en efecto. la vía jurídica termine en el propio municipio. Y hay que tener en cuenta. relativa. aunque pueda ocurrir que. sino determinados tipos de organización social. El Estado es para estos. Lo mismo hay que decir de la creación de uniones de Estados con órganos supranacionales (cf. p.D.I. de los Estados. p. es decir. además.. Si es cierto que el Estado mismo está sometido a un ordenamiento jurídico superior. y por ello no han alterado por ahora la estructura del D. Esta es la razón por la que la exigencia de que se elimine el concepto de soberanía no es un . pues ambos están sometidos a un ordenamiento superior: el municipio. por cuanto sometió a un control de la S. al Estado.N. Constituye otra excepción el recurso individual ante la Comisión Europea de Derechos Humanos previsto por el Convenio Europeo para la Salvaguarda de los Derechos Humanos (cf. naturalmente. y cabe.P.P. Así.I.). común. de suyo. en afirmar que no hay diferencia esencial alguna entre un Estado y un municipio..

positivo: el hecho de que los Estados no vivan aisladamente unos junto a otros. de un Estado que depende política o económicamente de otro. de fundamento jurídico-positivo. De igual manera surgieron de la práctica bélica reglas sobre la limitación del empleo de la fuerza en la guerra. que el D. por tender. eje.I. mientras los restantes Estados del mundo no se muestran dispuestos en modo alguno a renunciar a su soberanía. Señalemos a este respecto que sobre la base del D. De ahí la necesidad de establecer una distinción clara y tajante entre la soberanía efectivamente dada. Más adelante habremos de indagar cuál sea la índole de esta comunidad y cómo ha surgido. . sino que formen una comunidad. solo es posible si sus miembros se relacionan entre sí. van constituyéndose las correspondientes normas por obra de la costumbre o de convenios.P.I. También la exigencia de no limitar la autonomía estatal sería un postulado político. eje. toda vez que los esfuerzos hacia una integración se limitan a la Europa occidental y a una parte de los Estados árabes.I. dice normas que lo disciplinen. Ahora bien: quien dice comercio regular. por otra parte. las cuales determinan también su desenvolvimiento. sea la que fuere.. Este comercio se limitó en un principio a los poderes públicos. 225). b) Ahora bien: la palabra «soberanía» se emplea frecuentemente en un sentido puramente político. ibi jus). p. Vemos. que ha perdido su soberanía.I. por otra parte. Y dondequiera que tal necesidad se presenta.. sino de la política del derecho.P. los Estados invocan así mismo su (soberanía) para sustraerse a una obligación jurídico-internacional. Pero cabe preguntarse si es certero dicho pronóstico. d) Una nueva doctrina sostiene que el D. Pero mientras se gobierne a sí mismo y no esté sometido al poder de mando de otro Estado. 575) la primera piedra de un nuevo D. un Estado puede en principio asumir cualquier obligación. como quiera que tal dependencia puede presentar diversos grados y que. que mediatiza los Estados particulares y los reúne en bloques llamados a recibir de ellos los derechos más importantes de la soberanía. Modificando algo una expresión bien conocida. dio lugar a las normas que regulan la situación de los enviados y embajadores. y ello.postulado del conocimiento jurídico. cabe afirmar: (ubi commercium. mediante el ocasional envío de embajadores o heraldos en la paz y en la guerra. se encuentra en una fase de transición: ve en la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (Pág. positivo tiene su origen en las necesidades de la vida. y el postulado de mantenerla o eliminarla. p. existe entre los Estados una dependencia recíproca (interdependencia). seguirá siendo jurídicamente soberano e independiente. pues. El comercio internacional A los supuestos sociológicos que acabamos de mencionar ha de añadirse otro para que pueda surgir un D. como la anterior.P. Se dice. pero es preciso que señalemos ya que una comunidad humana. III. Mas. incluso renunciar a su independencia e incorporarse a otro Estado (Pág. a influir sobre la evolución de la realidad social. c) A veces. este concepto es sumamente impreciso.I. pues tiende a eliminar una realidad sociológica dada.

por consiguiente. no se funda solo en las relaciones oficiales entre los gobiernos.. El D. positivo no consiste en ideas jurídicas carentes de todo arraigo. ya conocida en el mundo griego y el mundo mediterráneo. A esta clase de comercio internacional deben su origen muchas normas del D. sino que ha sido preparada por un largo proceso económico y espiritual motivado por necesidades permanentes de la humanidad. conocer el D. y en mayor medida. ya SCELLE ha señalado que el D. que la nueva constitución mundial no tiene su raíz en una necesidad de paz de índole pasajera.I. hacia finales del siglo XVIII. Pero lo corriente es llamar (relaciones internacionales) (international relations) a las relaciones y asociaciones efectivas que existen en la esfera internacional. al subrayar que el bien común universal exige (unos poderes públicos que se hallen en condiciones de actuar con eficacia en el plano mundial). Y desde entonces la idea permaneció viva.P. y así mismo una corriente pacifista que poco a poco se amplifica. Vemos. en el curso de aquella. sino que constituye el orden concreto de una comunidad determinada que se levanta sobre fundamentos sociológicos cada vez más firmes. Las crecientes necesidades del comercio pacífico dieron nueva vida y amplitud. Además de las relaciones económicas hay también entre los pueblos relaciones culturales.I. La totalidad de estas relaciones la designa SCELLE con la expresión (milieu intersocial). Quien quiera. al que aseguran efectividad en la vida de los pueblos. de 11 de abril de 1963. pues. no terminada aún la Segunda Guerra Mundial.Pero junto al comercio oficial de Estado a Estado fue desarrollándose poco a poco un tráfico mercantil regular entre mercaderes y hombres de negocios privados. . lo que permitió. habiendo ejercido ambas gran influencia sobre la conciencia comunitaria de la humanidad. con la Sociedad de Naciones ginebrina. puesto que su objeto es en gran parte la situación jurídica de la propiedad privada neutral en el mar. a la institución del arbitraje. Pág. lo cual trajo consigo con el tiempo un entrelazamiento internacional más o menos intenso de las economías nacionales.I. que al terminar las hostilidades conduciría a la primera experiencia en este campo. que en nuestra época han conducido a la celebración de verdaderos tratados culturales (cf. en el hecho de las múltiples relaciones privadas que se dan entre los propios pueblos. la idea de la organización internacional.P.I. y así mismo las que atañen a la neutralidad en la guerra marítima.I. 623). Se refiere también a ello la Encíclica Pacem in Terris. En este sentido. Estas conexiones internacionales y los sufrimientos acarreados ya por la Primera Guerra Mundial llevaron al primer plano de las preocupaciones.. habrá de tener presentes ante todo sus múltiples y complejos fundamentos sociológicos.. sino también.P.P. sobre todo las relativas al estatuto de los extranjeros. Desde mediados del siglo XIX existe un movimiento laboral internacional. Estos fundamentos sociológicos son el subsuelo del D. poner las bases de un nuevo intento de organización mundial.P. a pesar del fracaso de dicho organismo.

fundamentar convencionalmente una obligación inequívoca.U.I. Esta conciencia normativa. Una política realista del D. . A.P. Y deberá. 38 del Estatuto del T. las partes darán sentidos distintos a las mismas palabras. Esta comunidad provoca su propio aislamiento y hace imposible todo comercio permanente con ella. por último. la (libido dominandi). Principios jurídicos coincidentes Finalmente. el imperialismo. por el contrario.I. si estos no fuesen ya admitidos. El hecho de esta coincidencia es señal de que las diferencias psicológicas que separan a los pueblos se dan sobre la base de una naturaleza humana común y general. porque a consecuencia de la naturaleza humana común subsistirá siempre un mínimum de valores comunes. tener presente en todo momento que ninguna ordenación humana es definitiva. Mas esta hipótesis no pasa de ser un caso-límite teórico. 1°. estando actualmente recogidos expresamente en el art. (IX.N. por otra parte. III). presentan una naturaleza dual. positivo. aprobada por la Asamblea General de la O. Incluso los tratados que suscribe tienen una existencia efímera. La comunidad internacional es. ya que.P.P. Se descompondría. pues los Estados. no hay que pasar por alto los factores negativos y perturbadores. se advierte también de manera negativa por la grave conmoción que la comunidad internacional sufre cuando un gran pueblo o un grupo de pueblos intentan desligarse del acervo jurídico común de la humanidad. para poder introducir en sus cálculos las necesarias precauciones. con lo que no podrá llegarse a un auténtico acuerdo de las voluntades. B).I. La significación de estos principios generales del derecho para el D. estando todos dotados de razón y conciencia. pues. por otra parte.I. constituye la base cognoscitiva del derecho natural.Pero. Si falta esta base común. de raíz unitaria. como el nacionalismo exacerbado. que KANT llamó la (sociabilidad insociable) (ungesellige Ge-selligkeit): reconocen ciertamente la necesidad de un orden. según el cual todos los seres humanos nacen libres e iguales en orden a la dignidad y a sus derechos. etc.J. el D. lo mismo que los individuos.P. por cierto. Una positivización del derecho natural son los principios jurídicos coincidentes de los distintos pueblos. que han influido poderosamente en la formación y evolución del D.I. no pudo desarrollarse sino sobre la base de ciertas convicciones jurídicas coincidentes de los distintos pueblos. a la que se refiere. IV. la Declaración universal de derechos humanos. por lo que ha de precaverse y protegerse permanentemente contra las fuerzas subversivas. el 10 de diciembre de 1948.. Es imposible. si no hay detrás de las palabras determinados valores comunes a las partes. como fuente del D.P. del que más adelante nos ocuparemos (III. ha de tomar también en consideración las fuerzas asociales y destructivas. en ausencia de un fundamento normativo por todos reconocido. en su art. tanto más fuerte cuanto mayor sea el número de valores comunes universalmente reconocidos. son incapaces de ofrecer seguridad alguna.I. pero al propio tiempo se le resisten a consecuencia de su egoísmo.

exige del que ejerce el poder social que haga reinar la tranquilidad. La idea del derecho ha sido impugnada por TUNKIN fundándose en que todas las ideas se limitan a reflejar determinados hechos sociales. Así. pero deja a su discreción la adopción de aquellas medidas que sean necesarias para conseguir dicho fin. por un doble camino. La idea del derecho conduce en primer lugar a la formación de pequeños grupos humanos. el orden y la seguridad. Ello pone de manifiesto que el derecho natural está radicalmente unido a la idea del derecho. por ejemplo. La segunda manera de producirse el derecho positivo es por determinación próxima de un principio de derecho natural (determinatío principiorum). anclado en la naturaleza social y teleológica del hombre. verbigracia. De un lado.CAPITULO 3 LA IDEA DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO I. fundador de la filosofía jurídica occidental. antes bien. por lo que no es posible una idea del derecho que sea neutral. sirve a la paz. aquella realidad es una encarnación de esta idea. Recoge esta. TUNKIN rechaza también la idea del. Este fin. Esta indisoluble conexión entre el derecho (ordo) y la paz (pax) . como tercer estrato jurídico. Del derecho natural brota finalmente el derecho positivo. considerada por SAN AGUSTIN como expresión de la sabiduría ordenadora de Dios. que el derecho natural tiene que ser completado por el derecho positivo. los hombres deducen del derecho natural determinadas conclusiones (conclusio ex principiis). tiene también un fundamento normativo. especialmente por CICERON. Vemos. del principio de que no es lícito hacer daño a nadie se sigue la conclusión de que el homicidio. Esta nos mueve a vivir en un orden de paz. es lo que llamamos la idea del derecho. cuyo reflejo en la conciencia humana constituye la lex naturalis (lex aeterna nobis impressa est). El derecho natural. Ahora bien: la idea de un orden jurídico universal resplandece ya en HESIODO. De esta doctrina arranca la filosofía jurídica cristiana. por tanto. Ahora bien: al contribuir tan eminentemente el derecho positivo a ordenar la convivencia humana. sobre todo. Esta idea fue desarrollada luego por la filosofía estoica. porque solo así pueden los hombres alcanzar el pleno desarrollo de su esencia. el robo y otras acciones análogas están prohibidos. el concepto de la lex aeterna. 89). en cuyas obras se expresa claramente la noción de un orden jurídico universal enraizado en la ley eterna (lex aeterna). No es la economía socializada la que ha engendrado la idea del socialismo. pág. y finalmente engendra una comunidad que abarca a todos los hombres. Pero pasa por alto que toda realidad social ha sido configurada por determinadas ideas. que delimitó el derecho en cuanto orden humano general frente al orden de la naturaleza irracional. al que nos induce nuestra naturaleza social. derecho alegando que todo derecho está vinculado a una clase. luego a la de Estados e imperios. La idea del derecho El derecho positivo no tiene solo un subsuelo sociológico. Más adelante volveremos sobre tal aseveración (infra.

estos. observa que la humanidad viviría feliz si en lugar del imperio universal de Roma hubiera en el mundo muchos reinos («regna gentium») viviendo en paz y concordia con sus vecinos. por faltar una instancia supraestatal ante la cual pudieran hacer valer su derecho los Estados perjudicados. solo podrán hacerlo por sí mismos mientras tal instancia falte. (Véase pág. y la justicia distributiva. Pero luego esta idea se amplifica. únicamente es lícita. De ello resulta que la guerra se admite como un simple medio de restablecer el orden perturbado por la injuria. no limitándose a un círculo reducido. universal que en ella se apoya. ARISTOTELES y SANTO TOMAS DE AQUINO establecen una distinción entre la justicia conmutativa.U. En otras palabras. según establece expresamente en su preámbulo la Declaración universal de los derechos del hombre. llega a su pleno florecimiento en el siglo xvi en la escuela española del derecho de gentes. aprobada por la A. En este sentido considera SAN AGUSTIN a toda la humanidad como una unidad ordenada. están absolutamente prohibidas todas las guerras de conquista y las que se emprendan para apoderarse de bienes a que no se tiene derecho. que en este punto entronca con el jus fetiale de los romanos. Pero el orden de paz solo es completo si. En cambio. También se inserta armónicamente en esta concepción la doctrina agustiniana de la guerra. ya que de lo contrario estos habrán de recurrir a la resistencia frente a la tiranía. Esta incipiente doctrina cristiana del derecho de gentes. según esta doctrina. Así. Sostiene esta doctrina que solo está permitida la guerra cuando va dirigida contra un Estado que previamente infringió el derecho. sino que lo trasciende. al perfilar más de cerca la idea de la comunidad internacional universal y del D. desarrollada por SANTO TOMAS DE AQUINO. de la O. También la guerra justa. se extiende a toda la humanidad. es fácil descubrir la esencia de la idea del derecho.N. la guerra solo se admite como reacción a una injuria. Esta idea se funda en la consideración de que la mera prohibición del uso de la fuerza no puede asegurar una paz duradera. En unas consideraciones acerca de las causas que produjeron el Imperio romano. convirtiéndose en la idea de una comunidad ética en general. por consiguiente. que impone una compensación por la injuria. ya que el orden engendra la paz.G. admitiéndolo tan solo como reacción a una injuria y ejercido por la comunidad contra el culpable. pues.I. Pero incluso una guerra de suyo justa (bellum justum) por su causa. que asigna a cada miembro de la comunidad una parte adecuada de los quehaceres y bienes comunes.) Por lo que acabamos de decir. desenvuelta por la filosofía jurídica cristiana. antes expuesto. 80. Por eso el orden de paz de la comunidad internacional exige también algo más que un . y de que es preciso además que el orden comunitario reconozca y garantice los derechos humanos fundamentales de todos los miembros de la comunidad. La paz es la concordia en el orden y por el orden. está al servicio de la paz. que no solo desenvuelve el concepto del moderno derecho internacional. SAN AGUSTIN exige que la unidad tenga una estructura orgánica. para dar razón de la multiplicidad de los pueblos.conduce a SAN AGUSTIN a la célebre definición pax est ordinata concordia. así como hay en una ciudad muchas familias. Ahora bien: en oposición a la concepción cosmopolita del Pórtico. La idea del derecho se nos presenta desde un principio como idea de un orden de paz que prohíbe el uso de la fuerza de hombre a hombre.

N. El Tribunal Constitucional de Baviera. el destinatario de la orden tiene el deber de oponerle una resistencia pasiva. que hay principios jurídicos que obligan al propio poder constituyente. Claro está que esto no le impide a nadie construir un concepto puramente formal del derecho y definirlo como ordenamiento coercitivo de un comportamiento humano. la judicatura de la República Federal de Alemania.simple silencio de las armas. Con magistral claridad expresó SAN AGUSTIN esta convicción en su famosa frase: (Justitia remota quid sunt regna nisi magna latrocinia). por ser convicción común que el derecho está de alguna manera asociado a la idea de justicia. en su sentencia de 10 de junio de 1950. sino tan solo la no obligatoriedad de disposiciones aisladas de quien ocupa el poder. aun cuando se apliquen con carácter regular.I. Esto vale también en D. como certeramente ha subrayado la Court of Claims de los EE. como propugna el preámbulo de la Carta de la O. el Tribunal Constitucional Federal dice. por su parte. o sea. para de esta manera extraer las notas puramente técnicas comunes a todos los ordenamientos coercitivos. incluye dicho Tribunal ante todo los valores éticos de la dignidad humana y de la igualdad jurídica que de la dignidad de la persona se desprende.. por consiguiente. reconoce igualmente. y que. La consecuencia de esta concepción jurídica de los pueblos civilizados es que carece de fuerza obligatoria no ya solo una disposición estatal contraria al derecho de la guerra. ya que imputa a los reos como delitos actos inhumanos que estaban autorizados. como «derecho». pero añade que son nulas. sino cualquier disposición inhumana de un Estado. Ahora bien: lo corriente no es la no obligatoriedad de todo un ordenamiento coercitivo. incluso. en general. sino también en los movimientos de resistencia de la Segunda Guerra Mundial. grandes y pequeñas. es un sistema de normas fundadas en . aquellas leyes que «contradicen con tal evidencia los principios de justicia inherentes a todo derecho formal. en su sentencia de 17 de diciembre de 1953 en el caso del recurso de los funcionarios del antiguo Reich no readmitidos. Llegamos a la conclusión de que la idea del derecho es la base de toda comunidad jurídica. Un orden coercitivo que no se guíe en nada por esta idea no es un orden jurídico. Esta concepción se apoya no solo en la antigua doctrina de la resistencia a las leyes injustas.UU. Pero dentro de este concepto formal del derecho hay que distinguir las meras reglas de poder (STAMMLER) de aquellas otras encaminadas a realizar la idea de una comunidad racional y ética. inexistentes jurídicamente. Entre estos principios jurídicos elementales que vienen a ser para toda constitución un límite infranqueable. o que. pues también él según se especifica en la sentencia de 14 de marzo de 1951 queda vinculado por la idea del derecho.U. Por eso los ordenamientos coercitivos de las cuadrillas de malhechores no se consideran. haría injusticia en vez de justicia». sino una dominación arbitraria. así mismo. en el caso Galbana and Com-pany (1905): «El D.I. que el juez que pretendiese aplicarlas. Es de advertir que el lenguaje vulgar solo llama derecho a esta segunda categoría de normas. Exige una cooperación positiva de los Estados encaminada a realizar un orden que garantice los derechos vitales de todos los pueblos sobre la base de la igualdad de derechos de las naciones. Y ello confirma nuestra tesis de que las órdenes de quien ejerce el poder solo han de considerarse obligatorias en tanto en cuanto no rebasen los límites impuestos por la idea de una comunidad racional y ética. que no todas las leyes nacionalsocialistas pueden ser consideradas ex post como nulas. En esta idea se funda también el tratado de Londres de 8 de agosto de 1945 sobre castigo de los criminales de guerra. Así. les fueron impuestos por el derecho de su país Concuerda plenamente con esta concepción jurídica.

costumbres tradicionalmente observadas. derecho natural o moral social. El problema de la norma fundamental del derecho internacional público a) Contrariamente a cuanto acabamos de decir. Ahora bien: mientras el iusnaturalismo aprehende la plenitud de los valores enraizados en . regulativa. II. no son (puestos) por él. siendo así que únicamente este es capaz de garantizar la tranquilidad y el orden en la convivencia humana. ya que el contenido de su norma fundamental no prescribe obedecer a individuos cualesquiera. y ver en la comunidad concreta la (realidad de la idea ética) (págs. por cuanto todo ordenamiento jurídico es imperfecto. como orden social de paz. Mas. que todo derecho se reduce al derecho positivo. jamás puede adaptarse del todo al (círculo de las realidades). que el derecho positivo constituye un ordenamiento plenamente autónomo y hermético. pero no dependen de ningún ordenamiento superior. Estas manifestaciones de voluntad están ciertamente subordinadas. Con estas pocas palabras descoyuntaba GRILLPARZER de raíz la filosofía de su contemporáneo HEGEL.). nunca del todo previsibles. Ahora bien: surge inmediatamente la cuestión (que el positivismo jurídico ingenuo deja sin resolver) de saber por qué razón las manifestaciones de voluntad de los hombres que aparecen como legisladores y jueces pueden resultar obligatorias para otros. 91 ss. sino a aquellos cuyos imperativos se imponen con regularidad. sin embargo. fundado por KELSEN. se ve precisado a introducir una norma fundamental suprapositiva que prescribe obedecer a lo que mandan determinados individuos. advertimos que el positivismo jurídico no parte menos que el iusnaturalismo de determinados valores suprapositivos. por consiguiente. según él. cuando en el cuarto acto le hace decir al emperador Rodolfo que toda ley humana (incluye necesariamente cierta medida de disparate). y por ello el positivismo jurídico crítico. La mejor con firmación nos la da el gran dramaturgo austriaco GRILLPARZER. pues. Es evidente que no cabe un orden de paz fuera de un orden efectivo. sino (supuestos) suyos. en el sentido de la teoría tradicional. ya que se establece para hechos futuros. el positivismo jurídico dogmático niega la validez de normas suprapositivas. por consiguiente. unas a otras con arreglo a una jerarquía. El positivismo jurídico dogmático sustenta. además. Pero la idea del derecho no es únicamente constitutiva: es. en su obra maestra Hermanos en discordia en la casa de Habsburgo (Ein Bruderzwist in Habsburg). por cuanto los imperativos dimanantes de determinados individuos solo pueden ser considerados como normas obligatorias sí se parte del supuesto de que tales imperativos deben ser acatados. siendo indiferente que lo designemos como idea del derecho. el cual es puesto por determinados hombres (legisladores y jueces). Pero esto no es la última palabra de KELSEN. por qué la norma fundamental kelseniana establece precisamente como autoridad jurídica el ordenamiento efectivo (y no otro): encontraremos la clave en el hecho de que también KELSEN considera el derecho. y que. KELSEN designa también esta norma fundamental como hipótesis fundamental. actos de los Estados y acuerdos internacionales que no se opongan a los principios de la justicia natural que los Estados cristianos y civilizados reconocen como obligatorios». Afirma. Preguntemos. como quiera que la tranquilidad y el orden son valores que si bien por lo general realiza el derecho positivo. cuyo yerro básico consiste en pasar por alto esta inevitable tensión entre la idea del derecho y el derecho positivo.

No se objete a esta afirmación que no cabe deducir del ser un deber ser. Esta afirmación aminora la distancia que antes separaba la teoría del derecho de KELSEN y el iusnaturalismo clásico (antiguo y cristiano). una regulación adecuada de las relaciones sociales favorece la paz. a esta concepción. desde luego. Con ello hemos encontrado una pauta objetiva por la que el derecho positivo de cualquier comunidad puede ser enjuiciado y medido: una pauta tanto más justa. por lo demás. el que viva en sociedad. no puede hacerlo partiendo de los deseos y afanes de los respectivos autores. mantenerse con un mínimo de coacción.la naturaleza del hombre. junto a muchos factores variables. Y una indagación de esta clase nos revela que algunos rasgos de la naturaleza humana permanecen constantes. cuanto mejor conduce a una paz en la concordia. cuanto más alejada esté de dicho fin. al tomar como punto de partida exclusivamente los valores de la tranquilidad y el orden externos. en efecto. la elaboración de un sistema de derecho natural inmutable y completo. Si. sino sumamente compleja. incluyendo. sino apoyándose en una antropología filosófica que indague la naturaleza del hombre en todas las direcciones. derruido. no es de naturaleza sencilla. Porque no es suficiente. Ello excluye. como ya enseñó ARISTOTELES. el iusnaturalismo quiere aprehender la índole del derecho natural. porque la naturaleza humana no es un ser neutral. Con esta comprobación queda ya superado el positivismo jurídico dogmático: el hermético edificio del derecho positivo se ve. Y una sociedad solo puede . tal como vive en este mundo real. la comunidad se hallará en constante inquietud. y así lo ha reconocido la propia axiología empírica. para instaurar un estado de paz en una comunidad. Porque este no ve en modo alguno en el derecho natural un derecho ideal paradisíaco capaz de satisfacer todas las necesidades humanas. de sus miembros. abriéndose una puerta hacia el iusnaturalismo. En cambio. se advierte que el valor de la paz. Responde a la naturaleza del hombre ante todo. otros valores. Y una vez pasada esta puerta. y tanto más imperfecta. La nuda coacción podrá conservar a lo sumo una paz aparente y transitoria. supuesto del derecho positivo. lograr que impere una tranquilidad y un orden externos. ya que por lo general es acatada libremente y puede. es preciso además que las relaciones de los sujetos jurídicos entre sí y con la comunidad se ordenen de tal manera. además de la tranquilidad. cuando destaca que solo logra asegurar la paz social aquella ordenación que reduce los roces sociales al mínimo. pero de los fines existenciales de la naturaleza humana pueden deducirse determinados principios generales de validez universal. seguridad y orden externos. en consecuencia. ya PLATON señaló que es el mejor Estado el que más alejado está de la subversión. La naturaleza humana está dotada de una conciencia axiológica que orienta al hombre hacia determinados fines. El propio KELSEN se acerca. pues. pasiva o activa. que resulte posible una convivencia armónica: de otra suerte. el positivismo jurídico se basa en una axiología artificialmente recortada. corriendo el peligro de verse destruida por la resistencia. En este sentido. sino un derecho que corresponde a la naturaleza ética del hombre. como parece suponer KELSEN.

sosteniendo que incluso un derecho de . si la norma fundamental ha de serlo de un orden de paz y no de una dominación arbitraria. contiene los principios que determinan cuáles son los medios que conducen a dicho fin. sea la que fuere. Y por eso exige ARISTOTELES. de un titular social del poder. Porque en lugar de indagar primero si el derecho positivo es un ordenamiento herméticamente cerrado. no puede conformarse con erigir a determinados hombres en autoridad creadora de normas. los sujetos jurídicos habrán de contribuir a los cometidos de la comunidad tomando parte en ellos y poniendo a su disposición los medios necesarios. De lo cual resulta que preceden al derecho positivo no solo los hombres y sus relaciones (lo que el positivismo jurídico reconoce). ello se debe a que considera el derecho positivo como una ordenación autónoma. el propio derecho positivo solo puede obligar en tanto en cuanto se apoya en valores. Pero los hombres. con razón. Únicamente dentro de este marco puede el legislador promulgar normas obligatorias. sino que ha de delimitar la competencia de dicha autoridad con la referencia a determinados valores que debe realizar. en cambio. que gozan de una dignidad privativa de ellos. De esta suerte. lejos de ser entes meramente sociales. Esto implica el deber de la comunidad de fomentar a su vez el desenvolvimiento de las disposiciones intelectuales y morales de sus miembros y concederles aquellos derechos de libertad que requiere necesariamente una vida humana digna de tal nombre. supra. el lugar y el pueblo. Ahora bien: constituyendo todo deber ser la formulación normativa de un valor. Ello pone de manifiesto la relación de la idea del derecho con el derecho natural. Este. Y si afirma la obligatoriedad de cualquier ordenación. Aquella nos muestra el fin al que toda vida social ha de tender (cf. sino también las valoraciones determinadas por la naturaleza humana común.subsistir si los miembros están obligados entre sí a respetar sus vidas y los bienes que les pertenecen. la organización humana general nos remite a determinadas valoraciones fundamentales que ya una axiología empírica pudo suministrar. y para que la comunidad esté en condiciones de cumplir este deber. i). habrán de tender igualmente a una convivencia armónica de la comunidad. Si el positivismo jurídico crítico admite por su parte una norma fundamental que establece una autoridad ilimitada. pues una norma fundamental que prescriba un deber de obediencia con respecto a disposiciones arbitrarias se opone a las valoraciones humanas fundamentales. que la constitución haya de determinar también el telos de la respectiva comunidad. Pero esta suposición es un pre-juicio del positivismo jurídico. En consecuencia. la sociedad tiene que establecer un orden que proteja a los consortes jurídicos y sus bienes. habría que demostrar que toda ordenación realiza un valor. afirma dogmáticamente sin más que lo es. la ulterior realización. Pero tampoco estas ordenaciones pueden configurarse de un modo arbitrario. son también seres autónomos y autorresponsables. Por el contrario. Mas. para descartar toda lucha interna. GUSTAVO RAD-BRUCH trató efectivamente de suministrar dicha prueba. aplicación y configuración de los principios directivos depende del tiempo. así como del nivel de cultura de la comunidad en cuestión. y si ha de alcanzarse un orden de paz.

por el contrario. No pretendemos con ello discutir el mérito del positivismo jurídico de haber distinguido claramente el derecho de las demás normas sociales.I. se verá que el D.P. por regla general. los cuales han traído tradicionalmente a colación los principios generales del derecho para la resolución de litigios que el D. de entonces tiene como base los principios jurídicos comunes del mundo cristiano. no ha establecido normas propias. por último. los convenios en . toda vez que lo mismo ahora que antes constituyen en parte el fundamento del D. posibilidad alguna de recurso. al pretender extraer los hilos jurídicos de la urdimbre normativa en la que el derecho. págs. pues frente a injusticias tales no pesa ya la seguridad jurídica. si después de una anarquía o una dictadura mundial transitorias hubiera de producirse un nuevo D. (cf. b) Hechas estas consideraciones sobre la norma fundamental en general. Objeta GUGGENHEIM ciertamente que la competencia de los tribunales de arbitraje para aplicar dichos principios se basa en el convenio de arbitraje. que brotó del sus gentium de la Antigüedad. Ahora bien: admitida la existencia de los Estados como supuestos previamente dados del D.J. puesto que sin ellos no puede haber tratados ni usos interestatales. positivo dejara sin regular. olvida que este principio solo puede valer dentro de un procedimiento jurídico. y en virtud de lo que antes dijimos. Según KELSEN y GUGGENHNIM. Ejemplo claro de ello es el viejo D. dicha norma consiste en el principio (pacta sunt servanda). Una positivización jurídico-internacional general de los principios generales del derecho es lo que en definitiva ha traído consigo el artículo 38 del Estatuto del T. la norma fundamental prescribe que los Estados se comporten con arreglo al uso establecido. Pero este punto de vista queda refutado por el simple hecho de que.I.I. podemos pasar a la consideración de la norma fundamental del D. Y si el positivismo jurídico.I. y en parte intervienen directamente en aquellos puntos en que el D. sino que carecen de toda obligatoriedad. estamos ante una norma fundamental que puede ser rellenada con cualquier contenido: por cuya razón.. En ambos casos. Pero esta positivización no ha hecho perder a los principios generales del derecho su rango originario. infra.). El mismo proceso se repite en la Edad Media: también el D.I. Y un proceso análogo volvería a darse en el futuro. Añádase que disposiciones arbitrarias del titular social del poder pueden verse privadas de eficacia por la resistencia pasiva y activa de los consortes jurídicos. Pero esta distinción no ha de llevar a romper el nexo que entre ellas existe. afirma que todos los actos jurídico-positivos son obligatorios mientras no sean anulados por un órgano competente. y sí únicamente integrado en un medio social determinado.contenido erróneo sirve al valor de la seguridad jurídica. por lo que no es aplicable ya cuando el procedimiento jurídico ha concluido y no queda. A esto hay que añadir que estas normas fundamentales presuponen ya la existencia de los Estados.P.I. Lo cual nos muestra que no cabe una aprehensión plena del derecho positivo aisladamente considerado.I. juntamente con las restantes normas sociales. Nos lo muestra ante todo la jurisprudencia constante de los tribunales de arbitraje. pues.I. positivo: este no podría entroncar con principios jurídicos que no fueran los reconocidos en común por las comunidades sometidas a la nueva ordenación. está entretejido.I.I. no es aceptable. positivo se ha ido constituyendo sobre la base de la conciencia jurídica común de los pueblos. por consiguiente. Según ANZILOTTI. Pero más tarde reconoció radbruch que las ordenaciones que tienen por contenido violaciones flagrantes de los derechos humanos no solo son un mero derecho injusto. que los vincula.. El positivismo jurídico rebasa de esta suerte su objetivo. de la cultura mediterránea. 132 ss.

Si. señala que la legítima defensa es un derecho natural de todo Estado soberano. con la frase de que los deberes jurídico-internacionales de los Estados no se desprenden únicamente del D. Así. positivo viene así mismo reconocida en el preámbulo del Reglamento de La Haya sobre la guerra terrestre y por los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949. revelan.J. con la disposición según la cual los beligerantes y su población siguen bajo el amparo de tales principios (restent sous la sauvegarde et sous l empire des principes).I. expresan con ello que el D. quedando sometidos. por otra parte. En este sentido habla Lord PHILLIMORE. en ausencia de disposiciones contrarias de los convenios de arbitraje.. califique la legítima defensa (right of self-defence) de (derecho inmanente) (inherent right. evidentemente. sino principios que han sido ya previamente positivizados por los ordenamientos jurídicos coincidentes de los pueblos civilizados. en efecto.J.P. el D. consuetudinario.N. positivo no constituye un sistema jurídico hermético. droit naturel). Ni estamos tampoco ante una discrecionalidad de los tribunales de arbitraje: estos. sino que tienen por misión resolver el litigio sobre la base del respeto del derecho (sur la base du respect du droit). positivo. La vigencia de principios jurídicos que están por encima del D. para decidir la cuestión litigiosa de si existe un derecho natural.U. sin embargo. a los principios resultantes de la costumbre internacional. por el contrario.I.I. des lois de l humanité et des exigences de la conscience publique). el T.. dedujo el deber de reparación de un daño directamente de la naturaleza de la infracción jurídica. lo que indica que su validez es independiente del derecho positivo.P. Así se explica que el artículo 51 de la Carta de la O. por consiguiente. sino que estos los presuponen: de un lado. estos principios jurídicos no son principios de derecho natural inmediatamente aplicables. no pueden proceder discrecionalmente.I. en el cambio de notas que precedió la firma del pacto que lleva su nombre.I. En el litigio sobre la . que dichos principios no valen como una fuente del derecho recogida por el Reglamento de La Haya o los Convenios de Ginebra. donde se estipula que los casos no previstos no quedan entregados al arbitrio de los beligerantes. Pero por excepción se aplican también principios jurídicos directamente obtenidos de la naturaleza del derecho. Esta formulación pone claramente de manifiesto. Aunque las disposiciones de referencia no bastan. sino que apunta más allá de sí mismo hacia principios jurídicos cuya validez presupone. los tribunales de arbitraje aplican principios generales del derecho que todavía no han sido recogidos por el D. que en cualquier tratado tiene que darse por supuesto. positivo no es hermético y ha de ser completado por los principios generales del derecho.I. Por lo general.cuestión no suelen señalar las fuentes de derecho aplicables.I. También el secretario de Estado norteamericano KELLOGG. en su calidad de miembro de la comisión que hubo de elaborar el Estatuto del T. y en doble versión. teis qu'ils résultent des usages établis entre nations civilisées. y. de principios de derecho que han sido reconocidos primero ira foro domestico. Y los demás Estados no se opusieron a esta concepción. sino también de las leyes de la humanidad y de las exigencias de la conciencia pública (principes du droit des gens. las leyes de la humanidad y las exigencias de la conciencia pública. que según la concepción jurídica de los tribunales de arbitraje y la práctica de los Estados. en el asunto Chorzów.

14. sino de una trama de normas fundamentales. El monarca de DANTE no es.J. que con el estoicismo se abriera paso. en el que se subraya que los principios que le sirven de base (principies underiying the conven-tion) son válidos aun en ausencia de una obligación contractual.I. pues. bajo la forma de un imperio unitario. no concibe ya la organización mundial.I.P. señor absoluto. ha de formularse la norma fundamental del D. tiene que decir que los sujetos del D. Falto de tal fundamento. y que les sirve de base. pero se nos escaparía el vínculo espiritual. Y como quiera que el T. no propiamente de una norma fundamental.I. 134). el D. sin intentar siquiera demostrar un fundamento jurídico-positivo de dichos principios. positivo se reduciría de hecho a una infinita multitud de notas diplomáticas. En realidad. DANTE. esta formulación no hace sino expresar de manera compendiada que el D. en efecto. pues. va más allá. impresa en ella por el Creador. Si. y las normas del derecho convencional y consuetudinario que sobre la base de aquellos se establezcan. Pero fue DANTE quien primero se la representó como una comunidad organizada de Estados. señalando la vigencia absoluta de los principios en cuestión. es meramente el defensor del derecho y de la paz. en efecto. pág. De ahí que sea más exacto hablar. a los que ya presupone. plasmó ya en la alta Edad Media en la idea de la organización del mundo. sino de tal manera que los distintos reinos y repúblicas conserven su independencia y sus leyes propias.I. Sin ellos. llega NIETZSCHE. Esta trama constituye el fundamento normativo que da unidad a las relaciones entre los Estados. positivo depende de determinados principios jurídicos. La idea de la organización interestatal La idea de la unidad jurídica del mundo.. como se hiciera antes. ha deducido así mismo directamente de los principios de humanidad el deber de los Estados ribereños de llamar la atención de los buques en tránsito por las aguas jurisdiccionales sobre los peligros que corren. Pero incluso los principios jurídicos que han sido positivizados comúnmente por los ordenamientos jurídicos estatales. la comunidad de los Estados se disolvería en una serie de complejos de poder en lucha unos con otros. Tendríamos en la mano las partes. deben comportarse según lo que prescriben los principios generales del derecho que dimanan de la naturaleza social de las colectividades humanas (véase supra. tratados internacionales y decisiones arbitrales.P. infra. el T. A tal conclusión. Mas no transcurrieron muchos años sin que el problema de la organización internacional se planteara en términos radicalmente nuevos.I. SCHMIDT Y KOPPERS. consecuentemente. hay que admitir que también él reconoce la existencia de principios de derecho natural. relativo al Convenio sobre el genocidio de 28 de mayo de 1951. apuntan a una conciencia jurídica unitaria de la humanidad. aunque sometiéndose a la dirección y la jurisdicción del monarca universal.navegación por el Estrecho de Corfú entre Gran Bretaña y Albania. El cambio de perspectiva se debe al legista . por negar la existencia de la humanidad y de un orden ético del mundo. y confirmada por las investigaciones etnológicas más recientes. Esta concepción se ve confirmada por el dictamen del T.J. pág.I.I. III.J. cuya existencia ha sido probada por W.

a ponerse bajo el signo de una política de poder. antes bien. no en un monarca universal. La competencia de esta asamblea no habría de limitarse a regular todos los asuntos comunes. estas instituciones alcanzan un desarrollo mayor. JORGE DE PODYE-BRAD (1461). concertar la paz y desencadenar una acción común contra los perturbadores de la paz. Vemos. la funda. A la misma finalidad tiende el proyecto de federación europea que redactó el abogado francés MARINI e hizo suyo el rey de Bohemia. la inspira hacia afuera una finalidad bélica. ya que. Inglaterra y España. del solitario pensador que fue EMERICO CRUCE (1590-1648). Tampoco se trata de una organización que solo tienda a la paz. que el proyecto de sully tiende a la instauración de una . por consiguiente. vuelve. Como los anteriores. Pero el primer proyecto de organización pacífica universal sobre una base federativa no surge hasta la publicación. para resolver cuantos litigios surgieren. lo que hubiera traído consigo un equilibrio de fuerzas. sino también los turcos y los principados asiáticos y africanos. en cambio. el cual. ministro del rey Enrique IV de Francia. fue estudiado por las cancillerías de la época. en 1623. la dirección debía corresponder a un Consejo General cuyos miembros serían nombrados exclusivamente por el Papa. tiene como objetivo una guerra contra los turcos. El Grana Dessein que SULLY. Radica así mismo la novedad de este proyecto en que la federación europea había de estructurarse en grupos regionales. sino en la institución de una asamblea permanente de Estados. Como en dubois. El proyecto prevé ya sanciones contra aquellos Estados que agredieren a un miembro de la confederación. Su proyecto está inspirado en un pacifismo absoluto. De todos modos. sino en una confederación europeas. con su propuesta de dividir Europa en varias zonas de una potencia poco más o menos igual. con sede en una ciudad determinada. del libro Le nouveau Cynée ou Discours des occasions et moyens d établir une paix genérale et la liberté du commerce par tout le monde. compuso entre 1611 y 1638. Pero dubois no pensaba en una confederación universal. Por otra parte. A la federación que concibe crucé no pertenecerían ya solo los Estados cristianos. El título de la obra lo indica claramente: De recuperatione Terrae Sanctae (hacia 1305). En resumidas cuentas. aquel proyecto. puesto que su cometido principal había de ser la reconquista de Tierra Santa de manos del Infiel. este proyecto exige la creación de una conferencia de los Estados en sesión permanente. Era de competencia de la asamblea federal todo lo relativo al ingreso de nuevos miembros. debiera extenderse así mismo al establecimiento de un tribunal de arbitraje llamado a resolver los litigios interestatales. por el contrario. un tribunal federal e incluso funcionarios propios de la federación. y sobre todo le correspondía declarar la guerra. Pero mientras estas no pasaron de ser obra privada. encontramos aquí una asamblea federal. el presupuesto de la federación. Se imponía a cada miembro la aportación de determinados contingentes al ejército de la federación. Pero además recomienda CRUCE que se intensifique el comercio internacional y se introduzcan una moneda universal y un sistema común de pesas y medidas. como los proyectos de DUBOIS y de MARINI. este proyecto de organización internacional tiene ya las características esenciales de todos los que han de seguirle.francés pedro dubois (1250-1323). y las correspondientes contribuciones financieras. si recoge la idea de la organización internacional. Pero sully tendía además a destruir el poderío de la casa de Habsburgo. De ahí que en la organización se inspire en las ideas de DUBOIS. el emperador y los reyes de Francia.

Pero esta federación europea. Según él. había de ser punto de partida para lograr una federación mundial. La política viene a ser. la federación está informada por el espíritu de tolerancia religiosa. p. más importancia a los factores morales que a las medidas coercitivas. Pro jet pour la paix perpétuelle en Europe (1713-1716). una unificación de las pesas y medidas. A este fin. En la misma línea se mueven el proyecto del Abbé de SAINT-PIERRE. por lo cual habrían de concertarse alianzas defensivas con los Estados vecinos. universal y permanente (1789). La idea del pacifismo organizador es recogida más tarde por WILLIAM PENN (16441718) en su Proyecto para una paz presente y futura en Europa. Mémoire pour rendre la paix perpétuelle en Europe (1712) y su obra en tres tomos. SAINT-PIERRE reclama así mismo la libertad de comercio. por sí solos. se constituiría un ejército federal. y no puede dar un paso sin quedar sometida a la moral. Distinguese el proyecto kantiano del de BENTHAM. pide la paulatina codificación del D. habría de decidir el pleno de la Asamblea. no bastan para mantener la paz. en su Proyecto de paz.I. una de las cuales tendría como función la elaboración de propuestas para la solución de los litigios. la libertad de prensa en todas partes. en calidad de tribunal de arbitraje. con una Asamblea que tuviera competencia para resolver todos los litigios internacionales por mayoría de las tres cuartas partes. KANT parte del postulado de la razón práctica. porque mientras este postula la paz por motivos utilitarios.. compuesto por contingentes de los distintos miembros. Por otra parte. tiene hacia afuera intenciones pacíficas. también prevé el proyecto sanciones contra aquellos Estados que no ejecuten una sentencia arbitral o recurran a la guerra. Expresamente subraya SAINT-PIERRE que los tratados internacionales. A diferencia de dubois. El Senado consta de una asamblea plenaria y varias comisiones. el imperativo categórico. ej. lejos de oponerse a las potencias no europeas. dio JEREMIAS BENTHAM. Así. con un aparato burocrático internacional.. para KANT. publicado en 1693. Finalmente. Lo que hace falta es unir a los Estados en una organización permanente. había de crearse una federación europea sobre la base de una completa igualdad de derechos y la inclusión de Rusia y Turquía.hegemonía europea. Debía constituir el órgano supremo un Senado compuesto por los delegados de los Estados miembros y cuya presidencia pasaría cada semana de un Estado a otro. e incluso la supresión de las aduanas. Otro de los órganos es una Secretaría permanente. Mas no por ello abandona la idea de un ejército federal que asegure la aplicación de los acuerdos recaídos cuando no resulten suficientes las medidas morales. en primer término. De no lograrse el acuerdo por este camino. Ahora bien: la moral prescribe a los Estados que se asocien en una organización pacífica . el desarme general y una jurisdicción obligatoria. El pacifismo organizador culmina con la doctrina de KANT en Sobre la paz perpetua. Para sede de la organización se proponía una ciudad de Holanda. proponiendo principalmente para tales casos la proscripción de los miembros culpables. MARINI y SULLY. el cual constituye una ley racional de validez universal y. una simple aplicación de la ley moral. por tanto. bajo un alto mando federal. Y aunque la federación que propone incluya solo a los Estados europeos. «el más pacífico de los pueblos». obligatoria también para los Estados.

una sociedad de naciones con un congreso permanente de Estados. Sobre estas bases. sin que por ello dejara de beber en otras fuentes. no del propio poder o de alguna apreciación jurídica propia. un postulado de la razón. Por eso. como quiera que los Estados se resisten a la implantación de una república universal. «el mayor problema planteado a la especie humana.I. el Presidente de los Estados Unidos de América. consiste en (la creación de una sociedad civil que administre universalmente el derecho). tarea perfectamente realizable el deber de acercarse paso a paso a esta meta.. cuya tarea ha de consistir en la resolución pacífica de todos los litigios internacionales. De esta suerte. ya que en él convergen motivos religiosos. pero se distinguen . morales. a saber: salir del estado de barbarie anárquica e ingresar en una sociedad de naciones. En el siglo XX. del 11 de abril de 1963. como solución supletoria. CAPITULO 4 DERECHO INTERNACIONAL. se funda en valores suprapositivos. desde luego. Si entendemos correctamente a KANT. como todo derecho positivo obligatorio. pudieran esperar su seguridad y sus derechos. hemos de distinguir.bajo leyes racionales. Pero le sirve de norte la idea de la sociedad de las naciones. incluso los Estados más pequeños.P. y sí únicamente una (corporación) de Estados. W. y a cuya solución la constriñe la naturaleza». nos ha ofrecido a la vez un desarrollo y la culminación de estas ideas. CORTESIA INTERNACIONAL Aun cuando el D. la Encíclica Pacem in terris del Papa JUAN XXIII. Más recientemente. MORAL INTERNACIONAL. ello significa que la paz perpetua no puede asegurarse de una vez con la creación de una sociedad de naciones. incluso contra la voluntad de los hombres. ya que la miseria general y el agotamiento que las guerras traen consigo constriñen finalmente a los hombres a hacer aquello que la razón les pudiera haber dictado sin tan tristes experiencias. como consecuencia de una evolución paulatina. propone KANT. Pero la tendencia a la paz universal no es solo. el pacifismo organizador del siglo XIX ha proseguido la labor emprendida. Ambos sectores normativos integran. WILSON. por el contrario. y no una asociación fundada (como la de los Estados americanos) en una constitución estatal que le dé carácter indisoluble. toda vez que no constituye un (poder soberano) (como en una constitución civil). tal como se fue desenvolviendo de DUBOIS a KANT. entre moral y derecho. utilitarios y económicos. es. sino por la cooperación permanente y decidida de sus miembros: porque dicha asociación es una reunión de Estados distintos que puede disolverse en todo momento. KANT se da perfecta cuenta de que una asociación de esta índole estaría constantemente amenazada del peligro de su disolución. y el Papa Pío XII. la idea de la organización internacional ha sido apoyada y desarrollada especialmente por el Papa BENEDICTO XV. sino única y exclusivamente de esta gran sociedad de naciones (Foedus Amphicíyonum). para KANT. si bien la paz perpetua (finalidad última de todo el derecho de gentes) es una idea irrealizable. Mas. prescindiendo de distintas organizaciones privadas. por igual el orden ético del mundo. sin embargo. formando una unidad. El acercamiento a ella se viene realizando. en la cual todos.

p. consiste. los hombres aparecen siempre formando grupos (parentelas. si bien el derecho internacional es el más importante. CAPITULO 5 LA HISTORIA DEL DERECHO INTERNACIONAL En el período de la historia que se apoya en documentos. el deber del saludo para los buques que se cruzan en alta mar. La misma idea se expresa en la ya citada encíclica Pacem in terrís. tribus). ej. Pero una norma de cortesía internacional puede transformarse en norma de D. ya fuesen nómadas o sedentarios. este primitivo D. como ya señaló VATTEL. y así mismo el uso de tributar determinados honores a un jefe de misión diplomática que haya presentado sus cartas credenciales. estirpes. dice: (Diplo-matic immunity of an ambassador is based on international comity).I. En una norma de cortesía internacional se funda.I. De ahí que solo a los deberes jurídicos se contrapongan facultades (derechos subjetivos) de otras personas. si los Estados llegan a la convicción de que el comportamiento por ella establecido se ha hecho necesario para el comercio internacional (opinio iuris) (cf.P. y que constituyen el primitivo D. hay un tercer grupo de normas reguladoras de la conducta humana. Y estas pueden hacer valer sus derechos con todos los medios lícitos. En el círculo jurídico anglo-norteamericano la expresión comity of nations se equipara con frecuencia al D. convencionalismos sociales).I. ej. Estas comunidades han de calificarse de soberanas.por el hecho de que la moral abarca las normas que obligan a los hombres en cuanto personalidades éticas. Pero cabe pensar que esta norma está ya en trance de convertirse en una norma de D. en el deber de auxiliar a otros pueblos en caso de escasez. a saber: los usos sociales o reglas del trato social o de la cortesía (normas convencionales.. p.I.I. general abarca cierta protección . se desarrollan ciertas normas necesarias para el tráfico y los intercambios. gr. ya que su ordenamiento jurídico no deriva de otro alguno. v. Un ejemplo más antiguo de norma moral internacional. En la medida en que cabe reconstituirlo. general o común. 124). El juez PECORA... mientras que el derecho regula el comportamiento de los hombres como seres sociales (justitia est ad alterum). pág. y en cuanto entran en relaciones recíprocas —acaso después de encuentros inicialmente hostiles—. Además de la moral y del derecho. celebrada del 6 al 11 de septiembre de 1948. También en la vida internacional encontramos estos tres grupos de normas. La obligatoriedad de la moral para los Estados fue expresamente reconocida por la resolución de la 37 Conferencia Interparlamentaria. cuyo artículo 1° establece que las relaciones entre los Estados se rigen por los mismos principios de moral que las relaciones entre los individuos. organizados según un ordenamiento jurídico en un principio no escrito.

1-18). en la India surgen las Upanichads y el budismo. y en la segunda mitad del siglo XX todos los ordenamientos jurídico-internacionales anteriores parecen desembocar en un D. C. Una historia del D. con PLATÓN y ARISTOTELES. de alcance regional. universal de ámbito mundial. sacerdotes) o árbitros respetados.I. y en Grecia aparecen los poemas homéricos y las tragedias y. formalidades (a menudo religiosas) para la conclusión de tratados. en un proceso de adaptación en el tiempo y el espacio. hasta que esta quede abarcada en un orden jurídico-internacional universal de nivel más alto como cima de un desarrollo histórico. elementos de un derecho de extranjería. pacífica o violenta. que por lo general se produce al hacerse sedentarias. por los no europeos. decidiéndose y declarándose la guerra. en Palestina lanzan su mensaje los profetas de Israel. originando. un D. Egipto sostuvo ya hacia 2700 a. y sanciones en caso de violación de las reglas en cuestión. el eje de la historia es la encarnación del Logos (Juan.I. De ahí que no quepa separar la historia del D. universal primitivo.I.I. Relaciones comerciales con Estados de Palestina. general acompaña así la historia de la humanidad.de los heraldos. I. con inclusión de los principios de la fidelidad a lo prometido y la buena fe. a partir del primitivo D. C. legados e intérpretes. KARL JASPERS ha llamado época axial de la historia universal esta coincidencia extraordinaria. todos los Estados quedan incluidos en el tráfico mundial. da lugar a los Estados-ciudades y Estados. particular. El Imperio babilónico crea el primer . Entre estos grupos organizados en Estados se restablece así el D. ya que debido a la expansión de los europeos a partir del siglo XIV en dirección Oeste (América en sus dos mitades. El Estado más organizado no trata a las otras comunidades soberanas como a iguales. ha de tener en cuenta. irrumpe el espíritu en cinco puntos del planeta.I. la filosofía. Entre los años 800 y 200 a. y las fechas de la historia se calculan con referencia a este momento por los europeos y también. a la que solo se sustraen las comunidades que logran adaptarse a las mismas formas más desarrolladas de organización y cultura. en proporción creciente. 1. que al intensificarse los contactos se enriquece con nuevas normas. y las (relaciones internacionales) se establecen sobre la base de la desigualdad. Africa. la solución de litigios por instancias sagradas (oráculos. La reunión. en forma solemne o incluso religiosa. En Mesopotamia emerge de una serie de Estados-ciudades la cultura de los sumerios y la de los acadios procedentes de Arabia. política y económica. Australia) y en dirección Este (Asia central y Siberia hasta China y Japón). en el Irán enseña ZARATUSTRA. general. un D. particular. espiritual. este D.I. de la historia religiosa. En torno a estos centros encontramos en los tiempos históricos amplias redes de relaciones internacionales. de varias tribus. Asia occidental En el Asia occidental. como hostilidad global. En China viven y enseñan CONFUCIO y LAOTSE. El primitivo D.I. para cuya regulación se fue constituyendo. que con Egipto y el Mediterráneo oriental suele denominarse Antiguo Oriente. particular.I. aunque solo sea rozándolo. Para los cristianos de todos los tiempos.I.

Una migración de pueblos trae al Irán. Además de la concesión del derecho de ciudadanía a extranjeros en particular. asiría y babilónica y otros de equilibrio. Para proteger los intereses de los extranjeros. Los Estados-ciudades son los sujetos del D. tribus indoeuropeas.código conocido. En este contexto político-internacional abigarrado se desenvuelve también Israel. respectivamente. Consiguen. griego particular. así como en lo que atañe a la cultura espiritual y material. Se suele designar este período con el nombre de Antigüedad. se establece la extradición de fugitivos y desertores. y también frente a súbditos rebeldes. de las cuales los hititas se insertan en el mundo interestatal del Asia Menor. C. sobre todo por parte de los asirios. El tráfico creciente entre las ciudades hacía necesaria una regulación jurídico-internacional del derecho de extranjería. se acordaba también por vía convencional la igualdad de derechos (isopolitia. hacia el año 2000. La guerra se lleva a cabo con extremada dureza. una paz y amistad eterna.). a semejanza del actual cónsul honorario. Los Estados-ciudades griegos y el Imperio persa La polis. el Estado-ciudad. Con lo cual este documento jurídico-internacional. y el Asia Menor se divide en zonas de influencia. En el destierro de Asiría y de Babilonia ven los grandes profetas a la humanidad unida en un reino de paz del Mesías. C. la neutralidad de esta. extensivo a toda la humanidad. Son órganos de las relaciones jurídico-internacionales unos enviados extraordinarios. se les encomendaba a un ciudadano de la ciudad receptora (proxenos) que gozaba de general consideración. el Código de Hammurabí (1675 a. 1. II. pues no había representantes diplomáticos permanentes. El mundo internacional del Asia occidental. Los prisioneros de guerra son sacrificados a los dioses o.I. cuyo imperio se yergue como el gran vecino del mundo internacional helénico. juntamente con la población civil.I.C. gran importancia en lo político. es la comunidad política y sacra en tomo al templo de sus dioses. Sus dos reinos (Israel y Judá) caen víctimas del afán hegemónico de Asiría (722) y del Imperio neobabilónico (586). bajo la advocación de los dioses. reducidos a esclavitud o deportados. es unificado políticamente por los iranios indoeuropeos. el pequeño Israel ha aportado contribuciones decisivas para los fundamentos morales de un D. Con la Ley (Decálogo) y los Profetas de la Antigua Alianza (justicia y paz para todos los pueblos). al Asia Menor y a Grecia. tiene un sabor sumamente moderno. gracias a un tratado de alianza con Babilonia. simpolitia) de . y firman con Egipto en 1308 a. matados. un tratado llamado a sellar. Ambos Estados se comprometen a apoyarse con las armas frente a enemigos de fuera. C. La zona mediterránea El área del Mediterráneo tiene en el período entre el año 800 a. el más antiguo de la humanidad por ahora. centrada en la Hélade y en Roma. Sus relaciones recíprocas se regulan sobre la base de una igualdad de principio. y aproximadamente el 650 d. después de períodos de hegemonía egipcia. pero dejándolos libres de castigo.

hubo relaciones entre estas y el Imperio persa. Macedonia siguió imperando sobre Grecia. La fragmentación política no pudo verse superada con alianzas (amficcionías. consuetudinario griego. Todo un sistema de tratados desarrolló el D.I. El arbitraje internacional existió aislado y como institución. aliado a Cartago.todos los ciudadanos de pleno derecho bilateralmente. mediante la conclusión de tratados de comercio y de alianza. los Estados del Mediterráneo occidental (Cartago. Las tribus itálicas de los indoeuropeos. Pueblo con especiales dotes jurídicas. cuyas ciudades y ligas de ciudades gozaban en parte de amplia autonomía. las alianzas y arreglos de paz. así como a bordo de las naves. Los macedonios. las tres monarquías de los Diádocos trataban celosamente de mantener entre sí un equilibrio. pero el de ALEJANDRO no sobrevivió a la muerte temprana de su fundador. En lo político. como los griegos. pues las alianzas se convirtieron más bien en instrumento de hegemonía por parte de Esparta y de Atenas. erigirse en caudillos de la amficcionía griega. Y a este afán se debe el que fuesen insertados en este sistema de Estados. regía el derecho de la ciudad de origen. después de su inmigración en la península de los Apeninos. La ciudad de Roma consiguió afirmarse frente a los etruscos y aliarse con otras tribus itálicas o sometérselas. Además de este D. Estados-ciudades. que lucharon entre sí hasta aniquilarse. El reino de los Seiéucidas no logró impedir pérdidas territoriales importantes. pueblo situado en las márgenes de la cultura griega. simmaquias). La campaña de ALEJANDRO provocó el rápido derrumbamiento del debilitado Imperio (333-323). las ciudades griegas del sur de Italia y de Sicilia y. y luego la república mercantil de Rhodas. en cambio. El derecho marítimo incluía disposiciones sobre aguas territoriales. el derecho de extranjería. el derecho marítimo. En las numerosas colonias fundadas por doquier en el Mediterráneo. el arbitraje. 2. los romanos ordenaron conceptualmente sus relaciones exteriores de un modo tajante. hicieron de Egipto el primer Estado comercial y marítimo de este sistema en el Mediterráneo oriental. Las relaciones entre estos reinos helenísticos fueron reguladas por la costumbre jurídicointernacional y por tratados. se había incorporado todo el Asia Menor y Tracia. la (policía marítima). según estuviesen reguladas en base a la igualdad jurídica o a la desigualdad. Los Ptolomeos. finalmente. Alejandría. en un momento de crisis interna del Imperio persa. Frente a la piratería ejerció Atenas. particular de las ciudades griegas. disgregándose inmediatamente en los Estados de los Diádocos. lograron. que. el comercio. utilización de puertos (cláusula del buque único) y derecho de paso.I. convirtiéndose la capital. y tratados que instituían una relación de séquito y de clientela (foedus iniquum) y . Los Estados helenísticos y la Roma republicana Así se llegó a lo que ya MOMMSEN llamó el establecimiento de un sistema de Estados helénico-asiático. Se firmaron tratados de amistad y neutralidad (amicitia) y alianzas defensivas (foedus aequum) con copartícipes que los romanos consideraban iguales. en el centro de la cultura griega. habían fundado. la República de Roma). Los tratados regulaban cuestiones de límites.

La ejecución de los prisioneros y las personas civiles. También la expresión sus gentium. (el derecho popular más moderno. el Imperio persa y los bárbaros La multiplicidad de los pueblos ensamblados en el Imperium Romanum y la magnitud del espacio mediterráneo hicieron. a la vez que política y jurídica. de la época.C. Siria y Egipto. En el transcurso del tiempo. El Imperio romano. con su administración. después de una debellatio. y en este punto Roma. Las hostilidades iban precedidas del envío de un miembro del colegio sacerdotal de los feciales (de ahí el jus fetiale) y. tan importante para el derecho internacional y que dio su nombre al derecho de gentes clásico a comienzos de los tiempos modernos. de la historia política muestra que la República romana. constituía el jus gentium. la rendición incondicional se transformó ocasionalmente en una deditio in fidem: se respetaba y se sometía a Roma a la población enemiga. Frente a las pesadas fórmulas del jus civile de los primeros siglos de Roma. la conducción de la guerra no estaba regulada ni limitada. que alcanzaba también a ciudadanos romanos con plenitud de derechos— y la deportación se estimaban también lícitas según el D. en su principado un (haz de poderes). con la capitulación incondicional (deditio). efectividad y duración. La guerra terminaba con un armisticio (indutiae). procede de Roma. Entonces. Pero mientras las tres grandes monarquías helenísticas del Este mantenían entre sí el equilibrio. por breve que sea. la república era en Roma una comunidad religiosa. finalmente. mantuvo con las grandes potencias establecidas —los reinos helenísticos. generalmente concluido por un tiempo determinado. repetitio rerum). Un análisis jurídico-internacional. Fue sobre todo el derecho romano el que. que formulaba una queja en el Estado extranjero y pedía satisfacción (clarígatio. que brotó en la comunidad del populus Romanus cuando empezó a . con copartícipes sin igualdad de derechos o enemigos vencidos. las ciudades griegas y Cartago— relaciones basadas en la igualdad jurídica. abatió Roma a Cartago. Como entre los griegos. el estado de guerra se iniciaba. que sobre la base de una delegación de competencias. y más libre. la reducción a esclavitud de la población enemiga —análogamente a la institución de la servidumbre por deudas. Se trataba ahora de afirmar lo alcanzado. La piedad de los romanos (pietas) exigía que los tratados se respetasen y la guerra se librase únicamente para defender el propio derecho a castigar una injusticia del adversario (bellum justum). luego. Si se rechazaba la petición. él transformó en una monarquía que se daba por legítima. su derecho y su ejército. al término de un plazo de treinta y tres días después de esta belli indictio. 3. o. no decretado. se convirtió en base de todo derecho posterior en Europa y más allá de Europa. en doscientos cincuenta años. llevó a cabo una hazaña única en la historia por su amplitud. y que sirvió durante siglos de ejemplo en el Oeste y en el Este. El Imperio romano alcanzó su máxima extensión tal vez hacia el año 100 d. con lo que se instauraba el status de un foedus iniquum. Macedonia. de un legado. junto a la organización administrativa. en un principio. según frase de ERNST SCHONBAUER.tratados de sumisión (deditio). bajo las formas de la República romana. Como en Asia occidental y en Grecia. necesaria la erección de un poder central fuerte. OCTAVIO reunió. pudo establecer Roma su predominio en el Mediterráneo occidental.I.

de CONSTANTINO a HERACLIO. y la equidad (aequitas) un papel de equilibrio. moral y jurídico. C. siempre que se abstuviesen de todo proselitismo. III. Ya CICERON entiende por jus gentium el ordenamiento fundamental. Entre tanto. Bajo la influencia dominante del estoicismo. y este. resurgido. se concedió libertad de culto a los cristianos persas. y el Este y el Sur. sobre la base de una plena igualdad jurídica. En el tratado de paz de 422. fides un papel esencial. adquirió rasgos humanos y sociales. I. hacia el 160 d. el Imperio de los persas. respectivamente. si bien la Iglesia cristiana de Persia hubo de hacerse autocéfala en el 424. basada en la . encontraron cabida numerosos elementos de derechos extranjeros. cuando mercaderes itálicos comenzaron a insertarse en el floreciente comercio del Mediterráneo y mercaderes extranjeros e intelectuales griegos vinieron a Roma. sobre la base de tratados desiguales. hasta que. en convergencia con las disquisiciones de la filosofía griega. Esta conciencia de un derecho natural o racional (naturalis ratio) común a todos los hombres —los esclavos siguieron siendo considerados como cosas (res)— se vio reforzada por el cristianismo ascendente. que era en Roma el jus gentium. se alteraron los términos de la relación. PARADISI ha mostrado de manera convincente que en este derecho civil de Roma. y. 1. Pero la influencia romana. C. 1. dado a los hombres por la naturaleza y la verdad (De officiis. sobre el particular. COSROES I (531-79) concedió asilo a los filósofos griegos después del cierre de la Academia platónica en Atenas. incluidos los esclavos y los bárbaros.. para administrar justicia entre los extranjeros y los romanos. Y GAYO. siendo conservada por todos los Estados que le sucedieron en el Oeste y en el Este.. La mayoría de los emperadores.. llegaba mucho más allá de sus fronteras: una corona de Estados clientes rodeaba el Imperio. En la paz de 562 con JUSTINIANO I (527-65) se estipuló especialmente la solución arbitral de los litigios de los súbditos de una y otra parte y de los litigios fronterizos. creció en Roma la conciencia de la unidad fundamental del mundo civilizado en el marco del Imperio romano. C. El derecho privado positivo. la división (800) y la desaparición (1453) del Imperio romano. finalmente. a partir del siglo I a. su igual en poderío.. 41.constituir el centro del mundo). por los árabes en el siglo VII. 1).. concluyeron numerosos tratados con el Imperio persa. El Oeste fue arrollado por los germanos en los siglos V y VI. Y dicha conciencia de la unidad moral y jurídica del conjunto de la humanidad sobrevivió luego a la debilitación (650). 69). desde luego. Esto ocurrió a partir de mediados del siglo ni a. y se creó el praetor peregrinas en 242 a. que fueron asimilados y sistematizados por el pretor en la jurisprudencia y la práctica jurídica. el jus gentium. ambas partes se comprometieron a permitir a sus súbditos la práctica del culto cristiano y zoroástrico. libre de formalismos. Pues bien. señala que todos los pueblos que se rigen por leyes y costumbres usan en parte un derecho propio y en parte uno común a todos los hombres: aquel constituye el jus civile. Proclamaba este la filiación divina de todos los hombres. C. En este proceso desempeñó la bono. El asalto árabe puso fin a esta coexistencia romano-persa de varios siglos. que la razón natural estableció entre todos los hombres (Inst. por medio del protectorado. en una religión del amor de Dios y del prójimo. Dig. en su flanco oriental se le había enfrentado.

pero aprehender los hechos producidos en todo el territorio del Imperio romano de Occidente entre el 540 y el 800 con las categorías del derecho imperial romano. que subsistía. han sido determinantes con respecto al pluralismo político de la Europa occidental (y de más allá de esta). y abrazaron el cristianismo. El hecho de que Occidente —el Papa y el rey de los francos— volviese a esta ficción el año 800 —por lo menos para el ámbito del reino franco y de Italia—. ejemplar y elegida. sin que lograra superarlo la renovación nominal (si bien cargada de virtualidad histórica) de la idea del . de esta suerte. La Volkerwanderung germánica y la Romanía de Occidente Un análisis jurídico-internacional de los acontecimientos históricos que se sucedieron entre el 450 y la coronación imperial de CARLOMAGNO por el Papa LEON III en el 800 tiene que limitarse a comprobar que en dicho período se dieron las más variadas relaciones entre las más variadas comunidades soberanas. los príncipes y reyes germánicos mantuvieron amplias relaciones entre sí. El Imperio romano de Oriente. que derriban el Imperio persa y arrebatan al Imperio romano las costas oriental y meridional del Mediterráneo.igualdad de derechos. 1. brotaba de motivos políticos concretos: Occidente —el Papa y el rey de los francos— quería conseguir de nuevo la igualdad jurídica con el Imperio de Oriente. Diversamente amalgamadas con la población sedentaria. Y tales relaciones eran evidentemente (internacionales). el cual deja de ser hacia el 700 un mare nostrum de la Roma antigua para convertirse en un mar dividido entre Europa y Asia occidental. convirtiendo la ficción jurídica en una fuerza de impulsión política (así como religiosa y cultural). mantuvo sus derechos sobre los territorios de la Roma occidental. con los reinos célticos e irlandeses (Irlanda. junto a ellos. Tal pretensión pudo mantenerse mucho tiempo sobre la base del derecho imperial romano. La Comunidad internacional cristiana de Europa Las investigaciones de PIRENNE. Es cierto que los Estados germánicos instalados en el antiguo Imperio cayeron bajo el hechizo de la cultura de Roma. que desde la interrupción de la serie occidental de los Césares con ROMULO AUGUSTO [depuesto por ODOA-CRO] (476) se consideraba como el Imperio romano único y total. Bretaña). para tal vez volver a dominar algún día efectivamente todo el orbe cristiano. los hunos y los avaros. DOPSCH y DAWSON han puesto de manifiesto que la baja Antigüedad en Occidente no termina de un modo brusco en el año 476. en continuidad. Las tribus germánicas de la época de la Volkerwanderung fueron. Con total independencia de Roma. los eslavos occidentales entre el Elba y el Vístula. los Papas y el grueso de la clase dirigente germánica siguieron apegados al Imperio romano. el califato y los Estados árabes que le sucedieron en España y en Oriente. Dicho pluralismo se vio fortalecido todavía por el advenimiento del feudalismo. formas de dominación y estructuración estatal. instrumento del destino para la configuración política y jurídica de los territorios del Imperio de Occidente. III. superior a la suya. sino como consecuencia de la irrupción de los árabes mahometanos. y además la monarquía cristiana. bajo múltiples. era una ficción. Así mismo.

que presionaban sobre ellos. por su parte. compuesta por gran número de sujetos de derecho de gentes. vencieron a los bizantinos y arrebataron el mismo año (1071) Jerusalén a los árabes. cuyo emperador fue por lo general el rey alemán. El sistema feudal condujo a ingerencias del poder temporal en la organización de la Iglesia. Génova y Pisa). con los territorios lotaringios entre ambos. p. La propiedad de la tierra se convirtió en la base del poder de los feudatarios intermedios. que con frecuencia se hicieron más poderosos que el señor feudal supremo. Esta debilidad aquejó precisamente el Imperio de Occidente. la igualdad jurídicointernacional. en la Roma oriental. los turcos Seidjúcidas arrollaron el califato en Persia y Mesopotamia. la relación de subordinación inmediata del súbdito con respecto al Estado y al rey quedó sustituida por múltiples grados de dependencia. 2. en un principio. los campesinos. Al propio tiempo. ej. carecían por lo general de libertad y de derechos. así como Dinamarca. El Imperio de Occidente no abarcó nunca todo el territorio que había pertenecido al Imperio romano en esta área. obtenía CARLOS el reconocimiento de su título de emperador y. Y tuvieron sus propios ejércitos y escuadras (así. en el que. En todo el Occidente románico-germánico se había desarrollado el sistema feudal. según cuyo modelo empezaron los señores feudales poderosos a organizar sus señoríos territoriales como Estados. fueron totalmente independientes los principados españoles. El Imperio romano de Occidente no era un Estado en el sentido romano. Escandinavia y los eslavos occidentales. Los emperadores sajones lograrían luego restablecer la autoridad de los Papas frente a los ducados italianos. las ciudades vinieron a significar mucho. un Estado en el sentido romano lo hubo tan solo. que articuló la sociedad europea occidental en un orden escalonado de relaciones de fidelidad personal. los que se sucedieron en Bretaña. que se había separado del Imperio romano de Oriente. En la Europa occidental y central. por consiguiente. y finalmente sancionada por el tratado de paz del año 812. a cambio de la retrocesión de algunos territorios. ya que una organización administrativa central permitía la seguridad jurídica. Irlanda e Inglaterra. dando lugar a la querella de las investiduras. En ellas volvieron a constituirse capitales. En el siglo XI (1054) se llegó también a la separación de las Iglesias (Gran Cisma). En el tratado de Verdun (843) se dividió el imperio de CARLO-MAGNO.. sino una asociación feudal laxa (Estado feudal). el cristianismo se articuló muy pronto en un pluralismo político. De esta suerte. Como no había ejecutivo estatal. Dada esta inseguridad jurídica general de la sociedad feudal de la Europa occidental y central. Ya en el tiempo que media entre los años 450 y 800 se pusieron los cimientos de la Res Publica Christiana católica. la Fehde. cada cual tenía que imponer su derecho por sí mismo mediante el procedimiento de la autotutela particular o (fuerza privada). poniéndose así los cimientos del Estado francés y del Estado alemán. Venecia. En particular. Los dos Imperios romanos de la Cristiandad La Renovatio Imperii de Occidente fue considerada por la Roma oriental como secesión definitiva del Imperio romano.Imperio romano en Occidente. y no en un Imperio cristiano monolítico. . el rey.

mientras que en el Estado feudal de la realeza alemana los duques de las diversas estirpes. los Estados que por algún tiempo establecieron los cruzados fueron plenamente independientes. sin embargo. príncipes electores y príncipes territoriales fueron irguiéndose —cubiertos por el lazo feudal. .I. ej. queda abarcado en una unidad espiritual y religiosa. firmando tratados entre sí y con las potencias islámicas. p.. También los reinos y Estados latinosa creados en el Imperio de Oriente con ocasión de la IV cruzada fueron. p. y URBANO II predicó la cruzada (1096). los titulares propios de un derecho entre poderes —TAUBE propuso también para este período la expresión jus ínter potestates— que. los Estados-ciudades y confederaciones de ciudades. de la Volkerwanderung. los Estados-ciudades y los señoríos territoriales que empezaron a concentrarse bajo formas feudales dejaron cada vez más de reconocer la supremacía del Emperador de Occidente. Junto a las comunidades políticas ya independientes antes del año 800. 3. que en 1082 obtuvo de Bizancio grandes privilegios comerciales en todas las partes del Imperio. Venecia se había erigido en potencia marítima. Entre tanto. La Roma oriental pidió ayuda al Papa. Es el D. La Res publica Christiana occidental La comunidad de los Estados cristianos se desarrolló sobre la base del pluralismo de las tribus y estirpes germánicas y eslavo-occidentales desde la época de las grandes migraciones. que significa «que está sobre todos».Mientras que entre la Roma oriental y el califato árabe se había establecido pronto una coexistencia jurídico-internacional. los Seidjúcidas impidieron a los peregrinos el acceso a Tierra Santa. en Francia. finalmente. de una multiplicidad de sujetos de D. La propia palabra «soberano» procede de la del latín medieval superanus. mientras dedica su espejo de príncipes (el De regimine príncipum) al rey de Chipre. Y TOMAS DE AQUINO apenas si menciona el Imperio en su obra maestra. y la ideología del Imperio romano— en señores en verdad soberanos. si se prescinde de formas feudales. Los príncipes son.I. flamencos y normandos. cuyo pluralismo. bajo la cual. bajo el señorío de la corona.. ej. Juntamente con las ciudades.. acudiendo a su llamada caballeros franceses. Análogo fue el curso de la evolución en Inglaterra y en España. en una organización política se había revelado imposible. la unión de los occidentales. pasando por las uniones feudales y a partir de ellas. mientras subsistieron. se permitía a todos los cristianos ir a Jerusalén. Había además los Estados-ciudades y las confederaciones de ciudades en Italia. ello dio lugar a una gran multiplicidad de Estados soberanos y semisoberanos. miembros independientes de la Res publica Christiana. con las ciudades. los Capetos. viene a ser un D. sumamente precario. Flandes y Alemania. habían colocado paulatinamente a todos los demás señores feudales de Francia bajo su supremacía feudal y. de la Res publica Christiana de Occidente. Aunque prestaron el juramento feudal al Emperador de Oriente. Así. El propio DANTE ve en el Emperador poco más que a un arbitro temporal de los príncipes.I. pletóricos de energía. En Occidente mismo.

en la Iglesia católica una. volvieron a dar al Imperio. La lengua de la Iglesia era el latín.I. Junto a él. algunos Papas poderosos. Cúspide y símbolo de este Corpus Christianum era el Papa. Llevados de la reforma eclesiástica de Cluny y del entusiasmo religioso de la primera cruzada y sus éxitos sobre los mahometanos. Como derecho subsidiario. derecho marítimo y derecho de la neutralidad. venció al reino de Dinamarca. por su parte.. Pero desde el cisma y las cruzadas. fueron sobre todo las ciudades sus artífices. descansaban en su mayoría en el derecho consuetudinario. un resplandor tardío. Parecieron ocupar el lugar de un poder central en la Res publica Christiana. después de la toma de Wisby. ej.I. Amaifi. sustentado por una convicción jurídica general. El derecho de la Iglesia se apoyaba estrechamente en el derecho romano. hasta la guerra)—. sin embargo. y la familia de Estados oriental. Gracias al desarrollo del derecho de legación y del arbitraje internacional. pese a todas sus tensiones. la flamenca. dentro de la variadísima articulación de esta. y el latín continuó siendo hasta el siglo XVIII la lengua de los teólogos e investigadores. después de su victoria sobre el Emperador en la querella de las investiduras. griego-ortodoxa.I. Venecia. junto al derecho canónico. La Res publica Christiana de la Europa occidental y central era católico-romana. el Emperador de Occidente. fue ensamblado en una unidad espiritual por la fe católica común. Pisa. La recepción del derecho romano tuvo lugar en todos los miembros de la Res publica Christiana. p. una renovación del estudio del derecho romano. el Papado contribuyó mucho a la formación de normas de D. los Estados islámicos y los de los Cruzados. la bajoalemana y la cantábrica (castellana) tuvieron importancia para la formación del derecho internacional privado. en numerosos tratados con Bizancio. . en tanto que centros del capital. con escasas excepciones regionales. la antigua línea de las fronteras de misión de la Iglesia romana y de la griega se había convertido en una divisoria político-confesional. afirmaron la primacía jurisdiccional. el derecho romano se convirtió en una expresión más de la comunidad de Estados católica. Los ordenamientos jurídicos de los Estados particulares. ya en tanto que árbitros en asuntos políticos. tras el derecho de la ciudad y el derecho territorial.A pesar de esta multiplicidad y variedad de sujetos de D. sobre la base del poder patrimonial de Austria. apoyados en el reino unido de España. entre 1490 y 1550. Hacia 1100 se produce. El Corpus Christianum de Occidente.. desde Bolonia. de los bancos. que le hacían concurrencia (en ocasiones. desarrolló una tupida red de derecho diplomático. Después de la querella de las investiduras. las demás repúblicas mercantiles —Genova.P. insignificante desde el punto de vista del poder). del comercio. Entre las confederaciones medievales de ciudades. derecho de extranjería. no resueltas en el plano de la política de poder. salvo algunas excepciones. tuvo escaso poder. pues había crecido en el Imperio romano. a la vez que la de los documentos jurídicointernacionales y de la diplomacia. al frente de las mismas. de la economía. pero también para la del D. Unicamente los Habsburgos. ya fuese en las formas del derecho feudal (el cual no estaba vinculado a su dominio temporal en el Patrimonium Petri. cuyo órgano supremo era el Papa. puede seguir hablándose de una comunidad de Estados cristiana. La Hansa bajoalemana.

el (Consulado del Mar) (en la versión italiana: Consolato del Mare) (Llibre del Consolat de Mar}. por otra parte. y con el Estado de la Orden Teutónica en Prusia. En los documentos de la época.I. Esta. es del siglo XII La compilación de derecho marítimo de Wisby codificó hacia 1410 el derecho marítimo de la Hansa. el Black Book of the Admirality inglés (siglos XII y XIII). No podían recurrir a la autotutela los campesinos. carecían ampliamente de derechos. de la Res publica Christiana. con los que se llevaron a cabo largas negociaciones y se firmaron tratados (compactado de Praga. . y el adversario. en cuanto siervos.obteniendo de él en la paz de Stralsund (1367) grandes privilegios mercantiles. que muy a menudo tenían carácter internacional. Pero fue determinante. ejerció mucho tiempo en el Mediterráneo la policía naval contra la piratería. que era —aunque nos parezca difícil de imaginar— una institución jurídica. p. El derecho marítimo fue una vez más fomentado y desarrollado por Venecia. Ahora bien. hacia el año 1350. a partir del siglo xi se abren paso esfuerzos para limitar las acciones de autotutela. reciben a menudo el nombre de bella.. por razón del tiempo y de la materia (paces territoriales). tuvo que ser regulado con mayor esmero. y ocasionalmente por príncipes seculares. Dado el creciente tráfico comercial. el movimiento hussita adquiere ya alcance internacional: los sublevados obtuvieron tales éxitos militares sobre los ejércitos señoriales. las acciones de autotutela. ej. basarse en un título jurídico válido. es decir. las Fehden. si el que era condenado no acataba libremente la sentencia. se llama «enemigo». Las dificultades se vieron incrementadas todavía por la estructura jurídicofeudal. El arbitraje fue ejercido sobre todo por el Papa. Que un bellum de esta índole tenía que ser también justo (justum). cuya parte más antigua. sobre todo Novgorod. que siempre volvía a reaparecer. en el procedimiento de ejecución del derecho. que —al igual que los campesinos suizos— tuvieron que ser reconocidos como beligerantes. A partir del siglo XII el descontento de los campesinos ante esta situación se expresó con agitaciones. que en parte tenían un carácter religioso y místico. compilación de derecho marítimo que se aplicó a la navegación internacional en el Mediterráneo y la Europa occidental. Incluso para simples reclamaciones de derecho privado tenía que recurrirse. era ciertamente una convicción jurídica común. Como ocurre en el plano jurídico-constitucional y jurídico-internacional de todas las épocas. las costumbres de derecho marítimo fueron reunidas en los Roles d Oléron. y eran además las principales víctimas de las medidas tomadas. Entre ellas. En el Norte. de la Fehde. junto al derecho internacional privado. En los tratados de Venecia con los Estados islámicos está ya prefigurado el régimen ulterior de las capitulaciones con el Imperio otomano. En distintos territorios se constituyeron tribunales de arbitraje de derecho público. La Hansa concluyó así mismo una serie de tratados con Polonia y los Estados rusos. En Cataluña surgió. de origen normando. para la evolución del derecho marítimo general. que también en la Edad Media occidental. la ejecución del derecho fue también el punto vulnerable del D. como. en la confederación de los cantones suizos. el derecho internacional de extranjería. de Fehde. al procedimiento de la autotutela.

que habían sometido a China y la gobernaban (dinastía Yuan). la ciencia occidental (invento de las armas de fuego). Los polacos habían conseguido convertir a los poderosos lituanos al cristianismo. La escolástica tardía. Se sostuvo incluso a veces que los Estados cristianos no podían siquiera concluir tratados con los de los mahometanos y paganos. 1241) e invitar a los mongoles a convertirse al cristianismo. Por lo que se refiere a las relaciones con los países no-cristianos. La Res publica Christiana se transformaba cada vez más en un sistema de Estados europeos. Ello culminó ocasionalmente en la alternativa (conversión o destrucción) (así. convocadas para cada caso.1435). en monarquías absolutas. . a imitación del Estado romano o bizantino. que se apoderó también del sudeste europeo. El misionero franciscano MONTECORVINO fue el primer arzobispo católico de Pekín (1308-30). era tan legítima como la de los cristianos. Y como el (Oriente) (Asia occidental) estaba cerrado debido al renacimiento del Islam en el Imperio otomano. había sido alcanzado. no cabe negar que la llamarada religiosa de los siglos XI y XII condujo a cierto fanatismo y a intolerancias y durezas con respecto a los que profesaban otro credo. el principio político de ordenación fue la idea del equilibrio europeo. como consecuencia de lo que se llamó su (cautiverio babilónico) en Francia (Avignon. En este sistema de Estados europeo. pero estos hicieron valer que Dios les había encomendado la misión de asumir el gobierno del mundo. En algunos concilios se trataron y regularon también cuestiones políticas y jurídico-internacionales. La imposibilidad de mantener el feudalismo caballeresco frente a la burguesía ansiosa de participar en el poder condujo a la concentración del poder en manos de algunas dinastías europeas. Los mongoles. Pero el prestigio de los Papas. 1305-71 y del cisma papal (1378-1417). mantuvo que el dominio de los paganos. la Orden Teutónica en Prusia). como ocurriría más tarde en conferencias internacionales. el humanismo y el Renacimiento anuncian los tiempos modernos. Apoyándose en el iusnaturalismo escolástico. que transformaron poco a poco sus Estados territoriales. lo mismo que las repúblicas mercantiles del Norte y del Sur. estuviesen constantemente en relaciones jurídicas con el mundo internacional no-cristiano. las guerras y las situaciones de tensión fuera seguidas de conferencias de Estados. su representante en el Concilio de Constanza. los Estados marítimos de Europa se dirigieron hacia el Oeste y fundaron los Imperios romanos de los europeos en ultramar. aunque todos los Estados marginales de la Res publica Christiana.I. como el Islam en sus comienzos. elevando a su príncipe JAGELLON a rey de Polonia. llamado PETRUS VLADIMIRI. cuyo papel resultó determinante para la paz y el desarrollo del D. se mostraron luego relativamente tolerantes. en virtud de la doctrina de la filiación divina de todos los hombres. pronto formulada también teóricamente En la práctica de los Estados. fundamental en el cristianismo. PABLO VLODKOVIC. La invasión mongólica movió al Papa y al rey de Francia (no al Emperador) a enviar embajadas a la corte del Gran Jan para quejarse de la devastación de Hungría y Polonia (batalla de Liegnitz.

ESTEBAN DUCHAN (1331-53). como tal. El rey de los servios. los enviados extranjeros eran recibidos con gran ceremonial dentro de una jerarquía cuidadosamente elaborada (protocolo). que a partir de JUSTINIANO (565) se produjo. mientras los ucranianos y rusos cayeron bajo la supremacía de los mongoles. que los foedera iniqua eran un privilegio romano. La construcción de las relaciones internacionales y sus formas eran de derecho imperial romano. y otras. pragmatika). por lo menos en la forma. y constituyeron Estados superpuestos a las poblaciones autóctonas. estableciéndose unas veces sobre la base de la desigualdad (análogas al protectorado). y a pesar de la creciente grecización del mismo. En la corte de Constantinopla hubo las primeras embajadas permanentes. Los emperadores romanos de Oriente proveían a sus enviados de cartas credenciales (prokuratikon). Para continuar fingiendo. Solo en los siglos IX y X pudieron ser colocados bajo el control del Imperio (BASILIO II. e incluso esta quedó sustituida por la autocefalia de las distintas Iglesias estatales. Pero Bosnia y Servia recobraron ya su independencia en 1180. sobre la base de una completa igualdad. Las relaciones entre los Estados de esta familia bizantino-eslava y griego-ortodoxa fueron reguladas por un derecho internacional de cuño bizantino. los apocrisiarios del Papa y los representantes de las repúblicas mercantiles italianas (bailo). . hasta llegó a adoptar el título de (Emperador (Zar) de los Servios y los Griegos). comportándose hasta su caída. Las tribus eslavas de los Balcanes —desde la desembocadura del Danubio hasta el Adriático— permanecieron largo tiempo independientes. Numerosos tratados reglamentaron las relaciones comerciales y el derecho de extranjería. debido a la presión de los árabes sobre Bizancio. Bizancio contribuyó muchísimo al desarrollo de las formas del tráfico jurídico-internacional de hoy. se extendieron a menudo tratados como crisobulas (documentos con sello de oro). La Comunidad internacional romana de Oriente y los Estados ortodoxos sucesores de Bizancio El Imperio romano de Oriente tuvo el convencimiento de ser la única Roma que seguía subsistiendo. Las alianzas iban a menudo reforzadas con matrimonios político-dinásticos o eran pagadas por Bizancio mediante tributos. y Bulgaria en 1186. Búlgaros. convertidos al cristianismo por Bizancio. los bizantinos se llamaron Romaioi (los Romanos). 9761025). Las relaciones de Bizancio con el califato árabe y los Estados islámicos que le sucedieron se desarrollaron pronto. según el modelo del Imperio romano y del Imperio persa.4. En el siglo XIII surgieron los principados rumanos de Moldavia y Valaquia. rusos y servios concluyeron alianzas y otros tratados con el Imperio romano de Occidente y libraron guerras contra Bizancio. El intercambio diplomático se llevaba a cabo mediante notas (sacra. constituían una familia de Estados greco-bizantina y (desde el cisma de 1054) ortodoxa. Estos pueblos. Por de pronto. reclamando para ello Bizancio con frecuencia rehenes de origen distinguido. La sumisión a Bizancio fue pronto tan solo de carácter religioso. fijada en las listas de invitaciones (kletero-logion). de una plena igualdad. en 1453.

ej. Unicamente los principados rusos permanecieron independientes del Islam y de los otomanos y fueron agrupados por el Gran Ducado de Moscú. C. hasta mediado el siglo XIX. su alianza. así como el norte de Africa hasta el sur del Sahara y. el Imperio de los osmanlíes lindó con la monarquía danubiana austriaca. la sumisión sin . adquirió en la enseñanza de MAHOMA (el Corán) un gran impulso promotor de fe. El derecho de la guerra no estaba regulado jurídicamente. en las guerras entre Bizancio y el Estado de los búlgaros se incurrió por ambas partes en terribles atrocidades. pues. con Polonia y con el Imperio ruso de los zares. Había llegado a su fin la “guerra santa” (jihad). desertores y autores de crímenes contra el Estado. en este caso. En la lucha de los Valois y los Borbones contra el cerco de los Habsburgos. sino también Emperador de Roma (Kaisar-i-Rum). y su Sultán no se llamaba tan solo Baja (Padichá.. El zarismo ruso se insertó a partir del siglo XVI en el sistema de Estados europeo como copartícipe. Durante cuatro siglos. se convirtió para siglos en constante aliado de Francia y. que buscaron. en un miembro esencial del sistema de Estados europeo. al rango de provincias del Imperio otomano. que preveía la aceptación del Islam por parte de los paganos. y que se conectaba con la tradición judeo-cristiana. con carácter pasajero. que quedaron reducidos. y para siglos —hasta hoy—. por consiguiente. y para la “gente del Libro” (judíos y cristianos). tuvo además otro sucesor. cuya función política y social recogió. Tratados regulaban la extradición de refugiados. como copartícipes iguales jurídicamente. IV. los bizantinos y los árabes. los vecinos meridionales del Imperio romano y del Imperio persa. En menos de un siglo. El Imperio otomano había adquirido. El Califato árabe. Con arreglo a la reciprocidad. y asumió la sucesión espiritual y política de la Segunda Roma. de un lado. adquirido al contacto con Roma y Persia. el Asia occidental y central hasta la India e Indonesia. que se consideraba como el último refugio de la libre ortodoxia. sino también en lo político. No se desarrolló forma alguna de arbitraje. España y el sudeste europeo. la Roma de Oriente. con Constantinopla. en persa: “Rey-Protector”). el califato árabe (“califa” significa “sucesor”. la parte mayor del territorio imperial bizantino. tuvieron los mercaderes árabes una mezquita en Constantinopla y el derecho a la práctica de su religión. no querían someter sus litigios a una tercera instancia. así como el intercambio de prisioneros. sino que sumergió también a los Estados eslavo-ortodoxos. y configuró no solo en lo religioso. ambos. y por otro. la familia islámica de Estados y el Imperio otomano Tribus y principados árabes eran desde el siglo I a.incluyendo la concesión recíproca del derecho de emigración. El asalto otomano (osmanlí) no solo puso un término al califato árabe y a sus Estados sucesores. p. con igualdad de derechos. del Profeta) rebasó la extensión máxima del Imperio persa. El monoteísmo. Así. en tanto que Tercera Roma bajo la forma de la monarquía absoluta bizantina. Pero Bizancio. era demasiado fuerte el sentimiento de superioridad de los emperadores romanos de Oriente con respecto a los joederati eslavos y turcos.

El territorio se reveló pronto demasiado dilatado para ser administrado desde un centro (la capital fue Damasco hasta el 750. los niños. . se concedió a los comerciantes árabes en Constantinopla una mezquita. y a través de las escuelas superiores árabes de España volvieron a la Europa occidental traducciones de los filósofos griegos. En atención a la actitud tolerante de los árabes respecto de los cristianos. Acerca de este existen fuentes. Los seidjúcidas y mamelucos. islámico. relaciones pacíficas. árabes y bereberes. El Emperador y el Califa se comunicaban mutuamente —incluso en tiempos de tensión— su acceso al gobierno. A fines del siglo ix había una comunidad islámica de Estados de gran diversidad. sobre todo Venecia. a llamarse “Emperador de los hombres de las dos religiones”. rompieron. que se habían convertido al Islam —como más tarde los mongoles (TIMUR y los timuridas en Persia y en la India)—. Ya en el tratado . que abarcaba también la práctica del culto. que desarrolló en su seno un D. Pero no cabía prolongar innecesariamente la guerra. Con estos Estados sucesores del califato islámico trabaron entonces las repúblicas mercantiles italianas. Y se comprueba. que el califato alcanzó pronto con el Imperio romano de Oriente una coexistencia jurídico-internacional como la que había existido entre Roma y Persia. solo interrumpida por la segunda invasión mongólica hacia 1400. La decadencia del mundo de Estados arábigo-islámico fue acelerada por los mercenarios y pretorianos —procedentes generalmente de pueblos turcos— en la corte de los distintos soberanos. que había sojuzgado a Navarra y Aragón. Un análisis jurídico-internacional de los hechos tiene que investigar una vez más. todo el territorio del antiguo califato.cambio de creencia y la inserción en una relación de protectorado (dhimma). ni matar a los que negociaban la paz ni a los rehenes. las realidades internacionales. conquistando en asombrosa carrera triunfal. El derecho de la guerra estaba fijado: las mujeres. pues sus jefes eran muchas veces los que tenían en realidad el poder. pero se consideraban como botín y podían ser vendidos como esclavos.de paz del año 688 se repartieron los impuestos de Armenia. a cambio de la percepción de un impuesto personal (capitación). Las peregrinaciones de los cristianos a Palestina. También en España se desarrollaron. dementes y esclavos no podían ser ejecutados. que a menudo duraban medio siglo. y los Estados de los Cruzados —a pesar de nuevas y nuevas hostilidades— intensas relaciones jurídico-internacionales. El derecho de botín no tenía límites. fueron pronto autorizadas y tuvieron lugar durante siglos sin dificultades. Pero siempre siguió habiendo Estados islámicos —de otros pueblos turcos. ALFONSO V de Castilla (1065-1109). y luego Bagdad). Los otomanos llevaron adelante con fanatismo religioso la guerra santa. Georgia y Chipre entre los dos Imperios (una especie de coimperio). lo mismo que los Estados latinos de los Cruzados. almohades).I. El tratado de 987 reguló la situación jurídica de los respectivos súbditos. a excepción de España. después de la conquista de territorios árabes (el Cid). Ya en el 750 se hicieron independientes en España los Omeyas. almorávides. procedentes de toda Europa. pero su elaboración apenas si se ha iniciado. entre los Estados cristianos del norte y los Estados que sucedieron al califato (taifas. tras la pretensión subjetiva a la dominación mundial del Islam. desde luego. la tolerancia y el equilibrio político en el Mediterráneo oriental. de los persas. así como en la India—fuera de la entidad imperial gran-otomana. llegó incluso.

sometidos a trabajos forzosos. Los indígenas fueron explotados despiadadamente en las encomiendas. y el meridiano. V. quedó incluido en el sistema de Estados europeo. como la Rusia zarista. dividen el océano Atlántico. En esta ocasión. hasta Polonia y Rusia. que irá siendo aceptada poco a poco de un modo general. y en el Norte. la Sublime Puerta se adentró en 1530 hasta Austria. Si se resistían o. en el tratado de Alcacovas (1479). sumándose a ellos también la protesta de los teólogos moralistas. Las potencias marítimas inician una verdadera carrera en torno a las tierras de ultramar y sus riquezas. se conjuga con un avance de la ciencia que permite no solo la reforma del calendario por el Papa GREGORIO XIII (1582). se empezaba leyendo a los indígenas. el requerimiento invitándoles a que se sometiesen libremente y se hiciesen bautizar. Contra estos abusos levantaron su voz los misioneros. y después de la caída de Constantinopla asumieron la sucesión del Imperio romano de Oriente. tomando posesión de los territorios centro y sudamericanos y africanos que desde 1492 se habían descubierto en rápida sucesión. el dominico VITORIA refutó las pretensiones de dominación universal de Papas y . sino también la navegación por el Océano. el mar Negro llegó a ser algún tiempo un mar interior otomano. que legitimaría la guerra de misión y la sumisión de los paganos (SEPULVEDA). viéndose con frecuencia envueltas por dicha causa en conflictos armados. El sistema de Estados europeo y el derecho internacional clásico El desarrollo del individuo a partir del siglo XV. los portugueses y los españoles expulsan de la Península los restos de los Estados moros en la Reconquista. mientras fluían a Europa grandes riquezas. convirtiéndose la Iglesia ortodoxa en la Iglesia imperial cristiana de los Sultanes. y una vez contenido el ámbito de dominación de la Horda de Oro. y una quinta parte del producto debía ir a parar a la Corona. tras el descubrimiento de sus tierras. Mientras el Papa y los príncipes pedían una cruzada contra los turcos. mediante líneas de demarcación —la latitud. se sublevaban. En tratados internacionales. Como títulos jurídicos para la toma de aquellas tierras. con posterioridad. en el de Tordesillas (1494)—. Así. Francia concertó en 1535 una alianza con el Imperio otomano.Los otomanos pasaron pronto a la península balcánica —la república de monjes de Athos se puso bajo su protección (1429)—. De esta suerte el Imperio otomano. Más allá del territorio del antiguo Imperio romano de Oriente. los reyes portugueses y españoles esgrimieron primero la concesión pontificia. que a partir de entonces se inspiró de lleno y abiertamente en el principio del equilibrio político. en una concurrencia a menudo bélica. y a partir de 1415 (toma de Ceuta por los portugueses) pasan al África occidental e islas adyacentes. siendo vendidos los prisioneros en los mercados de esclavos de Europa. especialmente LAS CASAS. que conduce al humanismo y hace del hombre europeo. invocando luego la empresa misionera cristiana. en zonas de influencia para la conquista. los indios eran dominados con toda la dureza del derecho de la guerra medieval. el centro de la historia. y luego del hombre sin más. Cerrado el camino de Oriente por la segunda oleada del Islam en el Imperio otomano.

A continuación prosiguió la guerra. se fue imponiendo paulatinamente en la práctica de los Estados.I. pero suscribieron numerosos tratados con Estados europeos. hasta que los ingleses les arrebataron la base en 1664.Emperadores. y España tuvo que concluir en 1609 con los Países Bajos. y cesó cuando el adversario principal de Inglaterra fue Francia. en tanto que Estados berberiscos. En aquel tiempo sufrió mucho la navegación. llamándola Nueva York. que se insertó en la de los Treinta Años. que fueron reunidos en reducciones. El largo estado de guerra entre España y el Imperio otomano hizo que la Puerta incitase a sus lugartenientes del norte de Africa a que se dedicasen al corso contra la navegación española y la de los aliados de España. los transportes de mercancías tuvieron que hacerse en convoyes. gozando de autonomía administrativa Los ingleses ignoraron las líneas hispano-portuguesas de demarcación y vieron el título jurídico de la adquisición de territorios en el mero descubrimiento y. Las constantes intervenciones del partido misionero dieron como fruto. Entre tanto se había llegado a la división confesional de Occidente. que relajó la cohesión religiosa y política de Europa. que a la manera romana tendía al absolutismo. La guerra contra España. en la toma de posesión simbólica. La victoria naval de los ingleses sobre la Armada española en 1588 supuso un alivio para los insurrectos. se vio reforzado al convertirse el príncipe respectivo en cabeza de la Iglesia territorial y regirse por la confesión que él profesaba. Los Países Bajos protestantes se separaron de España en la guerra de la independencia a partir de 1581 (Unión de Utrecht). en la ocupación con dominación efectiva. en la segunda mitad del siglo XVI. al igual que el principio de la libertad de los mares. se ejerció contra España por aventureros franceses e ingleses —los filibusteros o bucaneros—. Los neerlandeses. El pluralismo europeo. el primer conato del derecho de libertad religiosa del individuo. practicaron muy eficazmente el corso contra España. que GROCIO defendió en un principio en interés de la colonización neerlandesa. La piratería a partir del espacio del Caribe. a partir de 1502. El poder central de los príncipes territoriales. y por último. en cuanto parte beligerante. y practicaron la piratería en gran escala. con centro en Haití. una legislación protectora de los indios. con la tolerancia y apoyo de sus gobiernos. las “paces religiosas” trajeron una limitada tolerancia y la suavización del principio cujus regio ejus et religio por el hecho de que se garantizase convencionalmente el derecho de emigración por motivos de conciencia: la primera opción jurídico-internacional. Dentro de los Estados se produjeron guerras civiles y matanzas. anglicanismo) y una secuela de muchas sectas. Los potentados locales en Marruecos. una tregua de doce años que significaba un reconocimiento “de ipso” del nuevo Estado de los Países Bajos. Iglesias reformadas. más tarde. En medio de las guerras y los conflictos se fueron constituyendo de esta suerte las distintas instituciones del D. se libró principalmente en el mar. En alta mar. Argel. . la potencia hegemónica. apoyados especialmente en Nueva Amsterdam. Esta concepción jurídica. y sostuvo la legitimidad de los Estados y dominios de los paganos en el marco de un derecho que abarca a todos los pueblos del orbe (jus ínter gentes). y en la paz de 1648 España reconoció a los Países Bajos también de jure. cargado de energías. notificada a las demás potencias. clásico. Entre alianzas de Estados católicos y protestantes estallaron guerras. Túnez y Libia se hicieron pronto independientes de la Puerta. produjo en el protestantismo nuevas divisiones (LUTERO.

hace tiempo iniciada.Sin embargo. se lucha ya con frecuencia en común contra la piratería. la confederación católico-reformada de Suiza y aproximadamente los trescientos señoríos existentes en el territorio de Alemania. V. La época de la tendencia a la hegemonía de Francia (1648-1815) se mueve. ahora abiertamente operante.A pesar de la condena y ejecución de CARLOS I (1649). Hungría solo pudo ser reconquistada una vez desbaratado el segundo cerco de Viena (1683). aunque el odio confesional tuviese aún muchas secuelas. por consiguiente. que había pedido en vano ayuda a los príncipes del extranjero. Pero dado el comercio cada vez más intenso.I. 30). se convierte en la potencia rectora del mundo de Estados indio. A raíz de los esfuerzos de PEDRO I para modernizar el país y de su contención de la política de poder desmedida de Suecia. un tratado de amistad y alianza (1655). sino también para el ulterior desarrollo del D. después de ciento cuarenta años de dominación otomana. que duró finalmente hasta el siglo XIX.I. contribuyó en cierta medida a la implantación de la idea de tolerancia. con inclusión de los Países Bajos puritanos. la anexión de Aisacia (reunión) y de Silesia y los repartos de Polonia. Paralelamente a las guerras que se libran en Europa.I. bajo el signo de la política de Gabinete. quedando así unidas Austria.P. se fijó nuevamente el ya mencionado derecho de emigración de los súbditos de confesión diferente (art. La tercera guerra de Silesia le cuesta a Francia la mayor parte de sus colonias en América y la India. El período de la preponderancia española llegó a su fin con la Paz de los Pirineos de 1659. Bohemia y Hungría. el rey de Francia concluyó con el Lord Protector de la República inglesa. Quedó así establecido en el D. tienen lugar otras en los imperios ultramarinos de los Estados europeos. Europa no se dividió en una liga de los Estados católicos y otra de los Estados protestantes. la teocracia calvinista de Ginebra. quedó anclada en adelante en un instrumento jurídico-internacional amplio. en una multiplicidad de relaciones coloniales y de protectorado. No obstante. Inglaterra se encuentra siempre en alianza con los adversarios de Francia en el continente. donde Inglaterra.P. En las guerras llevadas a cabo bajo este signo tuvieron lugar. con la advocación de títulos jurídicos más o menos problemáticos. y que lo decisivo es la efectividad . Francia trató de liberarse del cerco completo por territorios controlados por los Habsburgos gracias a alianzas con Estados protestantes y con el Imperio otomano. siguieron respetándose los privilegios diplomáticos. Además de un arbitraje. La Paz de Westfalia. se volvió contra España. hasta las revoluciones americana y francesa. CROMWELL. De acuerdo con la razón de Estado. El peligro otomano condujo a la creación de la monarquía danubiana por los Habsburgos austríacos después de la batalla de Mohacs (1526). que se afanó por la preponderancia entre 1492 y 1648-59. La Paz de Westfalia de 1648 formuló la coexistencia jurídico-internacional de Estados católicos y protestantes. El D. El principio del equilibrio europeo. La revolución inglesa del siglo XVII no tuvo solo importancia para la evolución política interna de los Estados de la Europa continental. cuya transformación en una laxa confederación de Estados. los Habsburgos católicos concertaron con la Rusia ortodoxa una alianza. occidental el principio de que la forma de la constitución y del Estado no es un asunto interno de los Estados soberanos. consuetudinario sufrió mermas como consecuencia de las guerras de religión (expropiaciones sin indemnización e infracciones al derecho de la guerra). Rusia se erigió en gran potencia europea.

hasta que la guerra civil impuso la abolición de la esclavitud en todos los Estados federados. Para la progresiva colonización del interior del país se formaron “territorios”. Se adhirieron a la Declaración los Países Bajos. Reconoció la independencia de los Estados Unidos en la Paz de Versalles de 1783. merced a las victorias marítimas sobre España. En Francia. la Declaration of Rights (1689) influirá sobre el desarrollo de los derechos del hombre en D. a lo que se consideraba el “Nuevo Mundo mejor”. procedente de casi todos los Estados europeos. Portugal y Sicilia. sobre la base de la igualdad. o agrupaciones de tribus. Las ideas de la madre patria. En consonancia con su concepción iusnaturalista. Frente al corso ilimitado de los ingleses. seguida de la francesa. Durante un siglo. en una situación de dependencia respecto de la metrópoli inglesa. dieron a Francia . el Congreso de los trece Estados de Nueva Inglaterra declaró su independencia de Gran Bretaña en una célebre Declaración que invocaba el derecho natural de la Ilustración —los derechos innatos del hombre—. el predominio naval de Inglaterra. En 1776. los Países Bajos y Francia. la Unión (que con la constitución de 1787. Por otra parte. todavía en vigor con ligeras variaciones.I. En el siglo xix se inició una enorme inmigración. Los tratados con las distintas tribus. El derecho internacional público después de las revoluciones francesa y norteamericana y de la revolución industrial Las colonias de Nueva Inglaterra gozaban de una amplia autonomía. pero sus tropas fueron derrotadas (Saratoga). Francia reconoció a los Estados Unidos en 1778 y concertó con ellos un tratado de amistad y de comercio y una alianza. Gran Bretaña decretó el bloqueo de las costas de los insurrectos. en el que Inglaterra se separa completamente del Continente y nacionaliza todo el comercio (Acta de navegación. la república instaurada tras la condena y ejecución de Luis XVI no fue reconocida por las potencias conservadoras. denominadas “naciones”. En cambio. configuran luego las colonias inglesas de Norteamérica. la trata de negros continuó hasta 1861. dirigidas tanto contra las ideas revolucionarias como contra el afán de hegemonía francés. como consecuencia de lo cual Gran Bretaña declaró la guerra a Francia y luego a España. conduciendo a la revolución americana. eran otorgados. Pero las guerras de coalición. por el Congreso. Prusia. lo que hizo que Inglaterra desistiera del corso. como tratados con Estados europeos. 1651). especialmente el iusnaturalismo deísta y la teoría contractualista de LOCKE. que podían ser elevados a la categoría de Estados miembros de la Unión por el Congreso cuando el número de los colonos blancos era suficiente. promulgó Rusia en 1780 una Declaración relativa a la neutralidad en el mar y firmó una alianza (Neutralidad marítima armada) con Suecia y Dinamarca. ratificados por el Presidente y publicados en la colección oficial de tratados.del señorío y no la legitimidad. VI. que había seguido siendo inglés. sin embargo. y el oeste de la Unión. se había convertido en república federal) se esforzó en regular sus relaciones con las tribus indias nómadas situadas entre Canadá. quedando. y de la que surgiría el amalgama de la nación [norte] americana. Austria. se funda.

se revelaron transitorias. algo aumentado. Inglaterra se retiró ya de la alianza en 1823. y TOUSSAINT-LOUVERTURE. y en virtud de la mediatización y la secularización. quedó resuelto por los tratados de paz de París. y Francia en 1830. Pero esta alianza de las grandes potencias europeas ya no estuvo en condiciones. que a partir de 1833 fue autónoma bajo un control militar de Austria. Inglaterra transformó (20 de noviembre de 1815) esta triple alianza en cuádruple alianza. de mantener el status quo en Latinoamérica.. Austria y Prusia.éxitos asombrosos. y Haití fue a partir de 1804 un sujeto de D. que ahora quedaron agrupados en la Confederación Germánica. las modificaciones territoriales. bajo la presión de Francia. Prusia y Rusia (protectorado colectivo). Ello era un germen de organización supranacional. reconocido. finalmente.I. Entre 1811 y 1823 se declaren independientes los territorios sometidos a España y a Portugal. a la que se sumó Francia en 1818 (Pentarquía). en tanto que reino de Polonia (la llamada Polonia del Congreso). La “Conclusión principal” de la Diputación del Imperio (Reichsdeputationshauptschiuss) de 1803. que capitular ante los negros. entre otras cosas. El Congreso de Viena restauró por doquier en Europa el status quo territorial y dinástico anterior a 1790.I. fue unido a Rusia en una unión personal.I. en favor de los príncipes adquirentes.P. en cambio. Aquel largo estado de imprecisión del D. que los gobiernos y los pueblos habían de considerarse como miembros de una nación cristiana única y prestarse ayuda. sin plebiscito ni indemnización. había reducido el número de los Estados territoriales alemanes de unos trescientos a treinta y nueve. de Francia en España en 1823). los caballeros imperiales y las ciudades) se mantuvieron. ej. En la práctica. declaró Haití independiente en 1801. erigido por NAPOLEON en 1807. tuviesen que concluir con NAPOLEON (que desde 1804 se llamaba Emperador de los franceses) tratados de amistad y alianza por puro instinto de conservación. la alianza trajo consigo el que se mantuviera el status quo en lo territorial y lo político-interno merced a la colaboración de las policías estatales y a intervenciones militares (de Austria en Napóles y Piamonte en 1821. Estos cambios de soberanía y desposeimientos (de los príncipes eclesiásticos. que conservaron también sus títulos. los Reglamentos sobre la jerarquía de los representantes diplomáticos y sobre la libre navegación fluvial elaborados por comisiones del Congreso de Viena. que de manera realista destacaba también en lo jurídico-internacional la posición privilegiada de las grandes potencias. La llamada Santa Alianza. así como la Declaración relativa a la supresión de la trata de negros. nombrado generalísimo. el de rey de Baviera). desde un principio. la formación de nuevos Estados y la concesión de constituciones. concluida en París (14-26 de septiembre de 1815) (como documento personal de los monarcas) entre Rusia.P. concedidos por NAPOLEON (p. mientras Cracovia. aunque todos los Estados. que se sucedieron a lo largo de veinte años de guerras y agitaciones. El Gran Ducado de Varsovia. con amplia autonomía. a excepción de Gran Bretaña. Ahora bien. Un cuerpo expedicionario enviado por NAPOLEON tuvo. En Haití (Santo Domingo) se habían sublevado los esclavos negros en la colonia francesa al conocerse las leyes de la Convención sobre su libertad. Son importantes para el desarrollo del D. con dos excepciones. de mayor rango. quedó convertida en Repúblicaciudad libre. Los propósitos intervencionistas de la Santa . decía.

en Italia y en Alemania. la burguesía latinoamericana pudo constituirse en repúblicas (solo Brasil fue un imperio hasta 1889) según el modelo norteamericano. en plena guerra franco-alemana. para crear una industria propia. mientras los Estados que habían permanecido retrasados industrialmente se cerraban mediante aranceles protectores. la progresiva democratización de Europa encontró su expresión en las relaciones internacionales: tratados consulares y de establecimiento aseguraron al extranjero los derechos fundamentales en el país de residencia.Alianza se encontraron con la tajante Declaración del Presidente de los Estados Unidos. Tampoco en Europa logró mantenerse el Antiguo Régimen. que iba a acelerar toda la evolución anterior: la revolución industrial. en el que BISMARCK fue el invitante. BISMARCK. la base territorial suficiente para la administración de la Iglesia católica (la Ciudad del Vaticano). MONROE. El liberalismo tomó como consigna el libre cambio.I. a partir de 1833. También en el D. Italia consiguió su unidad nacional bajo los reyes de Piamonte. en el plano jurídico-internacional. que fueron reconocidos por las demás potencias. con el Congreso de Berlín (1878). La tendencia marcadamente actuante hacia el Estado nacional se volvió. hasta que en 1929 se convino con Italia. después de las anexiones de Estados alemanes a raíz de la guerra de 1866 contra Austria. Después de las revoluciones de 1848. Desde el punto de vista jurídico-internacional. en parte las gravó. Como quiera que desde Trafalgar (1805) Inglaterra era la potencia que dominaba el mar. en los tratados de Letrán.) con subsiguientes plebiscitos.I. que recurrió al mercantilismo orientado por el Estado. en tanto que Estado federal de príncipes y ciudades libres de Alemania. esto solo podía conseguirse con capital extranjero. procedente de la Revolución francesa y del romanticismo. Solo el Papa persistió en la protesta del “cautiverio vaticano”. Frente al principio de legitimidad de las dinastías se alzó la idea nacional. que si en parte favoreció las relaciones internacionales. contra los Estados territoriales dinásticos. de la casa de Saboya. el Imperio Alemán (das Deutsche Reich) en Versalles. a la unificación nacional. la Unión aduanera alemana. se había iniciado a partir de 1750 otro proceso histórico. Bélgica se separó en 1830 de los Países Bajos. Muchas veces. habían reconocido la desaparición de los Estados nortealemanes anexionados a Prusia y la absorción de la subjetividad jurídico-internacional de todos los Estados particulares alemanes en el Estado nacional alemán único.P. Por otra parte. lo cual condujo a un entresijo de relaciones económicas y políticas por encima de las fronteras estatales. Estas uniones administrativas funcionan incluso sin quebranto en medio de las grandes tensiones políticas. a los que la había unido el Congreso de Viena. el Zollverein alemán. había preludiado bien económicamente. mercancías y noticias por encima de las fronteras de los distintos Estados. Esta evolución se vio favorecida por el despotismo ilustrado. puesto que todas las grandes potencias europeas. que dominó en los tratados de comercio de la segunda mitad del siglo XIX. En lo internacional. El fin de los . hizo proclamar. incluida Turquía. las infracciones del derecho por parte de Prusia y de Alemania han de considerarse subsanadas. se refleja la revolución industrial: desde la Unión Postal Universal de 1863 se concluyen en número creciente convenciones internacionales destinadas a facilitar en la era técnica la circulación masiva de hombres. como fecha tope. legitimando las anexiones llevadas a cabo de 1860 a 1870 (en contradicción con el D. En la Confederación Germánica.

Se rechazó la intervención de potencias europeas (asunto del Alabamd) e impidió la instalación de potencias europeas en América -Francia y el emperador MAXIMILIANO— apoyando a Méjico. Bulgaria se hizo principado tributario en 1878 y obtuvo en 1885 la provincia de Rumelia oriental. llamado Tratado TAY por el nombre del secretario de Estado que obtuvo su conclusión. El Imperio Otomano se reveló como el más débil de ellos. resultó disolvente para los Imperios multinacionales. en el tratado de Nerchinsk. El zar NICOLAS II (1894-1917) dio el impulso a la convocatoria de las dos Conferencias de la Paz de La Haya de 1899 y 1907.I. . En 1822. franceses e ingleses. En 1871 obtuvieron todos los indios plenos derechos civiles. dirigida hacia el Este. redondeándose el territorio de la Unión con adquisiciones a costa de Méjico hasta el Pacífico (1845-48). Mientras las potencias europeas estaban envueltas en la guerra de Crimea. Los Estados Unidos se habían declarado neutrales en las guerras de coalición europeas (1792-1806). delimitó sus posesiones de Alaska con respecto al Canadá. cuyo movimiento de liberación tenía motivaciones religiosas además de las nacionales y sociales. Rusia había ocupado Siberia y concertado ya en 1689. En una colonización tenaz. que anexionó. consuetudinario de la guerra y la neutralidad y crearon el Tribunal de Arbitraje de La Haya. Gran Bretaña. Ya a fines del siglo XVIII había cedido a Rusia la costa septentrional del mar Negro. apegados a la agricultura basada en la esclavitud. en 1908. convirtiéndose en 1908 en reino independiente. los Estados Unidos abrieron el Japón al comercio mundial y a la modernización en 1854.I. Cuando Rusia reclamó de la Puerta el paso de los Dardanelos y la protección de los cristianos en el Imperio otomano. Austria ocupó en 1878 Bosnia y Herzegovina. Un litigio con Gran Bretaña acerca de la práctica del derecho de presa condujo al tratado de arbitraje de 1794. Francia. si bien las adquirió por compra de la Puerta al año siguiente. Austria. en tanto que reino de Rumania (1878-82). en pro de la integridad e independencia del Imperio otomano. con infracción del D. La cuestión de Oriente (debida al “hombre enfermo del Bósforo”) ocupó una y otra vez a las potencias europeas. por otra parte. En 1867. organizándose en reino. Egipto llegó a serlo de hecho en 1841. una frontera con China. Rusia vendió a los Estados Unidos Alaska y las islas Aleutianas. Prusia y Cerdeña intervinieron. dando lugar a una expansión en el plano mundial. sometiendo a los principados caucásicos y estableciendo protectorados sobre principados centroasiáticos. En un impulso sin par. Se denegó al Sur el derecho de “autodeterminación” en nombre del derecho superior y del bien común de toda la Unión. en la guerra de Crimea (1853-56). con la ayuda de rusos. se cruzó el continente hacia el Oeste. En 1878 accedió a la independencia Servia. que desde 1815 era un principado solo tributario de la Puerta (se transformó en reino en 1882)..microestados alemanes se reveló muy favorable en lo económico. así como los principados de Valaquia y Moldavia. En 1821-30 consiguió la independencia Grecia. En la Guerra de Secesión de 1861-65 triunfó el Norte industrializado sobre los Estados del Sur. La Conferencia de la Paz de París de 1856 desarrolló el derecho marítimo internacional con la Declaración relativa al derecho marítimo. A comienzos del XIX comenzaron también a moverse los pueblos bizantino-ortodoxos del Imperio. que en una serie de convenciones codificaron y desarrollaron el D. La idea del Estado nacional. En 1912-13 surgió Albania como principado autónomo.

Los Estados Unidos y Francia reconocieron inmediatamente el nuevo Estado. y el socialismo democrático en la mayoría de los países occidentales. el socialismo democrático impuso en los demás países una amplia legislación laboral. (1886-1901). por lo demás. Panamá se separó de Colombia en 1903.T. A raíz de la guerra hispano-(norte) americana. La guerra se presentó en un principio como una de tantas guerras de coalición contra la potencia que en Europa tendía a la hegemonía.. formando una república independiente. inspirado en la doctrina pontificia a partir de LEON XIII (encíclica Rerum novarum. en cambio. Egipto fue protectorado británico (1882). para cuyo fomento se crearía en 1919 la Organización Internacional del Trabajo (O.I. anexionadas en 1897. el movimiento social-cristiano. De ahí el movimiento socialista iniciado por MARX y ENGELS. de la clase trabajadora. esta había dado lugar al nacimiento del cuarto estado. Italia se estableció en Eritrea y en Libia. Japón declaró la guerra a Alemania. Ya en 1914. En todos los países donde se produjo la revolución industrial. Túnez y Marruecos. Después de la construcción del canal de Suez. a la Corona británica (1876). Las Potencias Aliadas y Asociadas. que fue reclamando una mejora de sus condiciones de vida. en 1917. por medio de la obtención del derecho de sufragio universal). y esta era Alemania. pero acordándose que los partidos socialdemócratas no estaban obligados incondicionalmente a oponerse a una guerra defensiva.En 1893 se estableció el protectorado sobre las Hawaii. y en el Tratado HAY-BUNAU VARILLA obtuvieron aquellos la supremacía territorial sobre la zona del canal con el control de la explotación del canal. dada la inferioridad alemana en el mar. China y Liberia. cuya concurrencia en el interior del continente fue regulada por conferencias y acuerdos internacionales (p. a menudo inhumanas. Cuando estalló en 1914 la Primera Guerra Mundial. las colonias alemanas fueron pronto ocupadas por Gran Bretaña y Francia. Mientras que en Rusia tomaron el poder los bolcheviques. una definición de esta. contraria al D. Es la época del imperialismo. a entrar en guerra al lado de los aliados. y luego también una participación en el poder político (esto último. Francia obtuvo la costa del norte de África merced a tratados de protectorado con Argelia. Los Países Bajos penetraron en el archipiélago de Indonesia. 1891). Veamos las . ya que Austria-Hungría. la vieron como guerra ofensiva.I. había pasado a ser una potencia de segundo orden. sin que se diera. discípulos de HEGEL. La “Internacional” se ocupó también del problema de la guerra justa: en Stuttgart se repudió la guerra en sí. que fue unida. lo que aceptaron también los partidos socialdemócratas. instalándose en sus territorios de arriendo en China y en sus islas del Pacífico. el Acta relativa al Congo [de 1885]). Francia concluyó también tratados de protectorado con los distintos príncipes de Indochina. los Estados Unidos se instalaron en las Filipinas y provocaron la independencia de Cuba. La idea de una comunicación por tierra entre El Cabo y El Cairo condujo a la anexión de las Repúblicas Boers. en tanto que Imperio.). estableciéndose en Argelia una importante población metropolitana. Bélgica y Alemania adquirieron colonias en África y en el Pacífico. La guerra submarina a ultranza a la que Alemania recurrió por esta causa movió a los Estados Unidos. La revolución industrial hizo posible la penetración de África por las potencias coloniales europeas. fue calificada por las Potencias Centrales como guerra defensiva. así como a una serie de Estados latinoamericanos. desde 1866. ej. radicales. Gran Bretaña redondeó su dominación en la India.

En el Tratado de Brest-Litovsk reconocieron estas (Alemania. Fracasadas. exigió. tenían que ser suficientemente fortalecidos para formar. Danzig se convirtió en Ciudad Libre. la República checoeslovaca y el Estado de los servios. y aunque en algunos territorios se celebrasen plebiscitos. los nuevos Estados. a modo de ultimátum. amenazaba con propagarse a la población de las Potencias Centrales. mediaciones de paz (entre ellas las del Papa BENEDICTO XV y del Presidente WILSON). En esta situación. para Alemania. en 1918-19. la situación económica y militar obligó finalmente al gobierno alemán a solicitar de los Estados Unidos un armisticio en el plazo más breve posible. un cinturón destinado a separar a Rusia de la parte occidental de la Europa central. pero sin reserva. lo cual dio al Presidente WILSON en las negociaciones de paz de París una posición fuerte. para Austria. las primeras. una potencia no-europea se veía atribuir el papel de arbitro entre potencias europeas. con el apoyo de suministros soviéticos de armas. sus fronteras orientales se fijaron mucho más allá de la línea Curzon (Nie-men-Bug). las hostilidades en el Asia Menor. tras rechazar al Ejército Rojo. y en Hungría con la intervención de tropas rumanas y checas. se colocaron bajo mandato. Mientras las Potencias Centrales ratificaron los tratados de las afueras de París bajo protesta. estuvieron bajo el signo del rechazo del comunismo. y después de un simple cambio de notas sobre las condiciones de paz. los bolcheviques. en Trianon (4 de junio de 1920). Esta tuvo lugar (una vez aceptadas por la Asamblea Nacional de Weimar). Dominados los movimientos revolucionarios en Alemania por la República que acababa de instaurarse. en Versalles el 28 de junio de 1919. la firma de las mismas. dándose el caso de que. que había . Polonia resurgió aproximadamente en la extensión que tenía antes del Primer Reparto (1772). en Neuilly (19 de septiembre de 1919). que con su lema de la dictadura del proletariado —con la expropiación sin indemnización de la propiedad interna y extranjera— y sus repetidos llamamientos a la revolución mundial. La monarquía danubiana se desmembró en los Estados sucesores de Austria. juntos. en Sévres (10 de agosto de 1920). considerada políticamente vulnerable (doctrina del cordón sanitaire). Hungría. En cambio. de jure el gobierno soviético. concertaron inmediatamente un armisticio con las Potencias Centrales. Austria-Hungría. en el Oeste. también los nuevos Estados del cinturón de seguridad incluían fuertes minorías nacionales. siguió con éxito. asegurando querer convivir con él en paz y amistad.consecuencias de dicha contienda en el aspecto jurídico-internacional. En cuanto a las colonias alemanas. La mixtura de las nacionalidades en la parte oriental de la Europa central hacía muy difícil un trazado de fronteras político-administrativamente idóneo. para Hungría. con ello. En Rusia. para Bulgaria. Bulgaria y Turquía). la Conferencia de la Paz de París aceleró sus trabajos. tras el colapso de la monarquía de los Habsburgos. llegado al poder con la revolución de febrero de 1917. quiso proseguir la guerra. Había llegado la hora del fin de los imperios multinacionales de los Habsburgos y los Otomanos. el gobierno liberal-burgués de Miliukov y Kerensky. Turquía rechazó el tratado de paz de Sévres. Las discusiones de París entre los aliados en torno a la paz. después de la Gran Revolución de octubre (7 de noviembre de 1917). y para Turquía. croatas y eslovenos (que más tarde se llamaría Yugoeslavid). en Saint-Germain (10 de septiembre de 1919).

El timurida BABUR fundó en 1526 el Imperio del Gran Moghuí (Gran Mogol). Después vino la dinastía turca de los Gasnavidas. sastras). superponiéndose a ellas. en el Ramayana). pero el derecho antiguo conocía ya la protección de los legados (p. cuyo D. carecían de protección o huían. El budismo fue fomentado por ASOKA. Tomando la sucesión del Imperio persa. en el sistema de Estados de la India representantes diplomáticos permanentes.) se desprende que la guerra ha de llevarse a cabo respetando a la población no combatiente. El problema de las minorías grecoturcas se resolvió con un cambio de poblaciones de millones de personas. cada vez más manifiesto.I. La moderación del derecho de la guerra de los indios fue destacado ya por los antiguos griegos. Gran Bretaña y Francia. C. ej. del estadista y filósofo KAUTILYA (sobrenombre que significa “El Tortuoso”) (hacia el 300 a.sido dividida en esferas de influencia por los aliados. y a la agricultura. Siria. se dio en la Conferencia de la Paz de París una primera organización política con la Sociedad de Naciones. C. Las potencias mandatarias. VII. en la India y en Asia Oriental. unir en un imperio a casi toda la India. la célebre obra sobre arte de la política.I.. El sistema mundial de Estados. Ejerció una gran influencia sobre la moralidad ¡ la vida jurídica de los indios la doctrina salvadora de BUDA (fallecido hacia el 480 a. donde constituyeron Estados musulmanes independientes del Califato. el noroeste de la India. los árabes ocuparon a partir del 712 d. constituyeron un sistema de Estados (Aryavarta). especialmente a los campesinos. Líbano y Jordania tratados de protectorado. tiene que ser extraído de epopeyas (Rig-Veda.). lo cual produjo una intensa inmigración de judíos de todo el mundo. Del Código (sacro y religioso) de MANU (hacia 100 a. AtharvaVeda) y escritos posteriores sobre el Estado y el derecho (puranas. pero del cual se separaron pronto e hicieron independientes los principados.P. sin embargo. siquiera a grandes rasgos. Los Ghoridas afganos fundaron en 1206 el sultanato de Delhi. Se apoderaron luego del noroeste de la India los persas y los griegos (Estados helénico-bactrianos). firmaron pronto con Irak (Mesopotamia). y estaba prohibido dar muerte a quienes no llevaban armas. C. En la Paz de Lausana (1923) aceptó Turquía que todas las provincias árabes del Imperio otomano pasasen bajo el régimen de mandato. Arthasastra.I. El sistema de Estados de la India Las tribus arias que a partir del 1500 a. Pero antes de que podamos ocuparnos de ella es preciso esbozar.). de CHANDRAGUPTA a ASOKA. que volvió a abarcar casi toda la India. sino también la de agresión y destrucción (con utilización de agentes secretos y propaganda desmoralizadora) y el principio del equilibrio político. pero también por la dinastía indoescita de los Cúchanos (200-500 d. C. bajo el cual muchos indios pasaron al Islam. Ambos imperios. C. C. En Palestina se previo la creación de un hogar para el pueblo judío. se descompusieron pronto. toda vez que Japón. conoce no solo la guerra justa. China y la India fueron incluidos en el sistema universal de Estados como sujetos de pleno derecho del D.P. La . penetraron en la India y se metieron a su dominio la cultura del Indo y la de los drávidas. Única mente la dinastía Maurya pudo. que luego condujeron a la plena soberanía de estos Estados árabes. la historia del D.). En cambio. desde luego. No había.

p. LAOTSE (c. que en la Segunda Guerra Mundial hizo culminar en el lema “Dejad la India” (1942). recibiendo en 1909 y en 1919 una constitución propia.). (En el Pakistán la discontinuidad territorial y las fuerzas centrífugas se revelarían. y el Estado se escindiría en 1971.N. apoyado por la India.pretensión islámica básica de una dominación universal colocó al mundo de Estados indio ante los mismos problemas que la comunidad de los Estados cristianos de Europa. y conquistaron en guerras sangrientas partes importantes del país hasta la frontera de Afganistán. La mayoría de los príncipes indios reconocieron a Gran Bretaña. Así fueron proclamados. Ceylán e Indonesia (holandeses). A partir de 1498 los europeos se instalaron en Goa (portugueses). Los británicos expulsaron de la India a los franceses en 1763. que vino a ser espina dorsal de la sociedad china. logrando resistir a las mayores crisis políticas y económicas y sobrevivir a numerosas dominaciones extranjeras o asimilarlas. cipayos) en 1857-58. como. Asia oriental En China. una sociedad feudal (1050-771 a. dirigió GANDHI la resistencia pacífica (non-cooperation) contra la dominación británica. con Parlamento y administración propia. En ambos países la lengua de la comunicación es el inglés. El confucianismo suscitó un cuerpo de funcionarios bien formado (aristocracia del espíritu frente a la nobleza hereditaria). Ejerció especial impacto sobre la moralidad y la vida jurídica de China la ética racionalista de CONFUCIO (551-479 a. en tratados de protectorado. que conoció tanto el D. finalmente. Otros pensadores chinos subrayan el principio de la fidelidad contractual y la humanización de la guerra. el 15 de agosto de 1947.) VIII..I. los nuevos Estados de la India y el Pakistán (integrado este por el noroeste de la península y la mayor parte de Bengala). dirigida por JINNAH. Pondichéry (Compañía Francesa de las Indias Orientales). así como en Madras. La India participó en las dos guerras mundiales y fue miembro fundador de la S.N. La Liga musulmana. constituyendo hoy esta región el nuevo Estado de Bangla-Desh. por lo que la reina VICTORIA adoptó en 1876 el título de Emperatriz de la India (Kaisar-i-Hind). C. tras una guerra de secesión en el Pakistán oriental. de más peso que el factor integrador de la religión. que ha dado su sello a China hasta hoy. Reprimido el alzamiento de las tropas indo-británicas (sepoys. cuyo resultado fue el desarrollo y la aplicación de una serie de normas jurídico-internacionales en las relaciones de los Estados. como señor (paramount Power). El fin internacional que se persigue es una “Gran Federación de los Pueblos”. .) dio lugar a un sistema de Estados muy complejo. ej. C.U. El Gran Mogol AKBAR (1556-1605) buscó una reconciliación entre el Islam y el hinduismo y autorizó las misiones cristianas (S. La India estuvo representada por vez primera en la Conferencia imperial británica de 1907. había pedido a su vez desde 1940 un Estado musulmán propio. Bengala y Bombay (Compañía Británica de las Indias Orientales). 400 a. cuanto el principio del equilibrio político. ya que en el sub-continente índico se hablan más de diecisiete lenguas diferentes.D.A partir de 1921. fue depuesto también el último Gran Mogol. Ahora bien: la presión de la situación real condujo también en la India a una coexistencia de los Estados índicos y mahometanos.). que fueron anexionadas y administradas como colonia. FRANCISCO JAVIER). y de la O. C.

en la Paz de Nankín. y suscribir tratados de arriendo de ciertas zonas a Alemania. Gran Bretaña y Francia obtuvieron. solo tengo un objetivo a la vista. Bajo KIEN-LUNG (1736-96) alcanzó China su extensión mayor. fracasó. a Francia y a Gran Bretaña de territorios propios o periféricos. ofendido. China hubo de hacer cesiones a Rusia. el cristianismo (por los nestorianos persas) y el Islam. en cambio. en los Tratados de Tien-Tsin. las dinastías Tsin y Han (221 a. Gran Bretaña y Francia. Pero el Vaticano rechazó el “rito chino” elaborado por los jesuítas. Persia y el este del Imperio romano. Cuando la unión de los “Boxers” se volvió contra los extranjeros y sus embajadas. entró en Pekín un cuerpo . Los mongoles sumergieron toda China y la dominaron bajo su dinastía Yuan de 1278 a 1368. de allí vinieron también a China el budismo. los Estados europeos trataron también reiteradamente de entablar relaciones. quedando incorporados a la misma Annam y Nepal. pasando a su vez el budismo a Corea y al Japón. mientras Corea pagaba tributo. el maniqueísmo. a saber: llevar a cabo un gobierno perfecto y cumplir los deberes de Estado. así como la admisión de representaciones diplomáticas.).) volvieron a unir a China (dándole la primera su nombre].Después de la llamada época “de los Estados combatientes” (472-221 a. Una misión británica de JORGE III (1760-1821) recibió de KIEN-LUNG la siguiente respuesta. esta solicitud está en contradicción con todos los usos de mi dinastía y no puede en modo alguno ser tomada en consideración. Los pueblos marginales fueron contenidos por guardias fronterizas (Gran Muralla) o asentados en concepto de federados. C. prohibió toda ulterior actividad misionera. Nuestras formas de trato y nuestro código se diferencian tanto de los Vuestros. la apertura de otros puertos y del Yang-tse. después de lo cual el monarca. al Japón. El emperador KUBILAI conquistó la India posterior. Después de una segunda guerra (1856-60). que aun en el supuesto de que Vuestro enviado pudiese adoptar los rudimentos de nuestra cultura. característica de la concepción china de ser un pueblo elegido: “Por lo que se refiere a Vuestra petición de enviar a uno de Vuestros súbditos para que esté acreditado en mi Celeste Corte y vele por el comercio entre Vuestro país y mi Imperio del Centro. la apertura de cinco puertos y la admisión de cónsules. la doble tentativa de ocupación del Japón. Durante la “época de los Tres Imperios” (220-580). China entró en contacto más estrecho con Europa. nunca lograría trasplantar nuestras costumbres y usanzas a Vuestro suelo extranjero. En los decenios siguientes. No doy la menor importancia a objetos extraños o inventados por el ingenio. mongol y tibetano (“época de los dieciséis Estados”). la cesión de HongKong. Bajo los Ming (1368-1643) llegaron los portugueses a Macao y los jesuítas iniciaron una misión fructífera. por poco tiempo. el Norte estuvo bajo dinastías extranjeras de origen turco. C. China mantenía relaciones comerciales con la India. C. Siam. Pero las potencias europeas insistieron en establecer relaciones con China. e incluso. En todo caso. Rusia. ni tengo necesidad de los productos de Vuestro país. El emperador KANG-HI (1662-1722) delimitó su imperio con respecto a Rusia en el Tratado de Nerchinsk (1689) y permitió un comercio restringido de mercaderes rusos en China. Ofreció a los jesuítas la adopción del cristianismo con tal de que el culto de los antepasados y el recuerdo de CONFUCIO se incorporasen al culto cristiano. Como quiera que los rusos tenían desde 1727 a un agente permanente en Pekín. Java. Birmania. como en Roma. Por cuanto Yo mando sobre el ancho mundo. Bajo la dinastía manchú (1644-1911). La llamada Guerra del Opio (1839-42) dio a Gran Bretaña.-220 d.

Las peticiones de las potencias europeas para comerciar fueron rechazadas. el “Meiji-Tenno”. La victoria del budismo supuso una gran influencia del clero. Se venció a China en 1894-95. los miembros de la Commonwealth británica que se encaminaban hacia la independencia (como Canadá.D. se vieron atribuir un papel importante. anexionó a Corea en 1910.000 personas). IX. fueron totalmente destruidos (unas 200. la escritura y la administración chinas (Estado centralizado de funcionarios). Excesos cometidos contra extranjeros fueron castigados con bombardeos por Gran Bretaña en 1863 y por una escuadra aliada en 1864. pero como quiera que los cristianos japoneses perseguían reformas rurales. El Imperio Yamato abarcó Corea. Los Estados Unidos. imponiendo un tratado de amistad y comercio. Sudáfrica. Hedjaz y Japón (siendo. A raíz de su tratado de alianza con Gran Bretaña en 1902. hacia el año 400. En cuanto al Japón. misioneros cristianos. A partir de 1868 tuvo lugar la asombrosa modernización e industrialización del Japón bajo el emperador MUTSUHITO. dando lugar a príncipes territoriales independientes (daimios). alcanzando éxitos asombrosos en la población. el Emperador “del gobierno ilustrado”. A partir del 1200 surgió el feudalismo. y así mismo China.expedicionario de potencias europeas y del Japón. por cierto. y dividió con Rusia a Manchuria en esferas de intereses. con infracción del D. a partir de 1549.D. y Rusia lo reconoció en un tratado angloruso de 1907.I. las relaciones entre los distintos señores feudales eran un jus ínter potestates. y China. En cambio. En 1890 se convocó un Parlamento. hasta que en 1853 los Estados Unidos enviaron al Japón una escuadra al mando de PERRY. un tratado anglo-chino de 1904 estableció que el Tibet pertenecía a China. Siam. la emperatriz TSEHI se decidió a emprender reformas. la India. el Japón obtuvo plena igualdad jurídico-internacional con los demás sujetos del D.N. seguido de otros muchos con una serie de potencias europeas. gozando de igualdad de derechos en el orden jurídico-internacional. solo hay referencias históricas en el siglo IV d. Pero en 1911 comenzó. Japón tomó parte como Alta Parte Aliada y Asociada en la Primera Guerra Mundial. El sistema mundial de Estados y el derecho internacional universal En la Conferencia de la Paz de París (1919) potencias extraeuropeas volvieron a intervenir en la discusión y decisión sobre asuntos europeos por vez primera desde hace varios milenios: los Estados americanos independientes. Como en la época feudal europea..I. llamados a actuar de mediadores para la paz. con la proclamación de la República por SUN-YAT-SEN. Desde 1637 el Japón quedó totalmente aislado del mundo exterior: únicamente se mantuvieron las relaciones oficiales con China. Con los portugueses habían llegado al Japón. La participación de China en la Primera Guerra Mundial trajo consigo la supresión de los tratados de arriendo.N. una revolución que dura todavía. este una de las principales Potencias Aliadas y Asociadas). firmó en 1919 los tratados de paz europeos y fue miembro fundador de la S. de donde vinieron. C. internacional feudal. Bajo la impresión de las victorias japonesas sobre Rusia. Venció a Rusia en 1904-05. agobiada por las luchas feudales. Según el . comerciantes chinos y holandeses podían ejercer el comercio en Nagasaki. Australia y Nueva Zelanda). que fue desplazado por la nobleza cortesana. fue miembro fundador de la S.

quedó excluida. experimentó su primer fallo cuando los propios Estados Unidos. reconocidas de aquí en adelante como regla de conducta efectiva de los Gobiernos”. pero nada se emprendió contra la expansión de Japón en China y la creación de un Manchukuo bajo la dependencia de este.D. “observar rigurosamente las prescripciones del D. entre ellos el Pacto de renuncia a la guerra suscrito por iniciativa del secretario norteamericano de Estado.I. Pero el pluralismo de las concepciones del mundo en los distintos Estados se transfirió al conjunto de la política mundial. La S. Antiguas ideas relativas a la organización internacional. y la ciencia del D. con la eventual supresión de la diplomacia secreta de los Gabinetes. A diferencia de las Potencias Centrales.I. KELLOGG (1928). con respecto a la justicialización del D. salvo los Estados Unidos (hasta 1936). cuya aplicación a las relaciones internacionales. y que como consecuencia de las ganancias de la Segunda Guerra Mundial es hoy de quince)— fue reconocida por todas las potencias. y “hacer que reine la justicia y respetar escrupulosamente todas las obligaciones de los tratados en las relaciones mutuas de los pueblos organizados”. la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas —como se llamó el Estado federal integrado por los pueblos enmarcados en repúblicas federadas del antiguo Imperio zarista (proclamada el 30 de diciembre de 1922 a base de cuatro repúblicas federadas. Pero la autoridad de la recién nacida S. En este pasaje del preámbulo. a Polonia. plasmaron en la Sociedad de Naciones. no ratificaron el Pacto firmado por WILSON. el mundo tenía que convertirse a la forma occidental de la democracia. Una serie de importantes acuerdos. Rusia. que en la Paz de Riga (1921) obtuvo partes de Ucrania y de Bielorrusia. si bien tendía a la universalidad. vueltos a un aislacionismo continental. el D. Ello despertó grandes esperanzas. Letanía y Estonia.. vieron la luz al margen de la Sociedad. los aliados no reconocieron por de pronto al Gobierno soviético.I. Alemania firmó con la Rusia soviética en 1922 el tratado de Rapallo. . y después de una breve guerra.D.I. a la evolución efectiva. pudo resolver ciertamente algunos conflictos menores. habría de permitir por fin dominar satisfactoriamente los problemas mundiales. cuyo número iría creciendo hasta once en 1936. La Rusia soviética reconoció en tratados de paz a Finlandia. fuese una confederación de Estados de carácter particular bajo predominio preferentemente británico y francés. Hasta comienzos de 1925.D. “aceptar ciertos compromisos de no recurrir a la guerra”. se anticipó en mucho. En la Europa central. que se remontaban hasta la Edad Media.N. De ahí que la S. a veces para ejercer presión sobre un Estado vecino o provocar una revisión de las fronteras. Por otra parte. se concibe ya como universal y válido para todos los Estados. Lituania. Las mismas palabras tenían un contenido y una amplitud diferentes para los diferentes sistemas mentales y políticos. El lema occidental de la libertad y la autodeterminación se volvió primero contra la práctica autoritaria del gobierno de las Potencias Centrales y del zarismo. El Pacto fundacional de la misma establecía una confederación política de Estados para garantizar la paz y la seguridad. el llamado derecho de autodeterminación se entendió como derecho particular de los grupos étnicos en los numerosos nuevos Estados multinacionales.Presidente WILSON. en un primer momento.N.N.

en los que se definió la guerra de agresión (1932-33). llevar a cabo varios cambios territoriales y arrastrar a la guerra como satélites a Hungría. en 1934.. y cuyo ideario dictatorial totalitario era a la vez hostil al cristianismo y racista. que había llevado la guerra al norte de África. Italia se separó de la alianza con Alemania el 8 .N. de Alemania e Italia en Etiopía. fueron convertidas en repúblicas soviéticas. que ha coadyuvado esencialmente a mejorar la legislación laboral de muchos países y llevarla a un standard internacional. hizo mucho para la coordinación e intensificación de la cooperación económica. entre ellos al del general DE GAULLE. La Unión Soviética.I. técnica y cultural de los Estados. de la derrota militar de 1918. la S. por su parte. fundada así mismo en 1919. La aparatosa salida de la S. Por lo demás.D. en tanto que organización internacional. al que los conservadores alemanes habían ayudado a tomar el poder en 1933. trató de protegerse mediante un pacto de amistad con Alemania.En 1936 la Sociedad hizo un débil intento para impedir la conquista colonial de Abisinia. después del rápido derrumbamiento de Francia (1940).N. ingresando en la S. Pronto se hizo sentir el predominio de las grandes potencias frente al Eje. Alemania pudo someter casi toda Europa. Austria. miembro de la Organización. asaltó la escuadra norteamericana en Peari Harbour. y en diciembre del mismo año el Japón. Lo que Gran Bretaña y Francia habían negado a la República de Weimar en cuanto a la suavización de la paz de Versalles. Alemania concluyó con esta un pacto de amistad y no agresión (22 de agosto de 1939) e invadió Polonia. Mientras negociaban con la Unión Soviética. Las potencias occidentales no pudieron decidirse a ninguna acción colectiva ante las infracciones del D. las tropas rusas penetraron en la Polonia oriental. como miembros mayores de la S. que había ratificado el Pacto KELLOGG en 1928. Gran Bretaña y Francia. se lo concedieron a HITLER.D. También la Organización Internacional del Trabajo. concluyó pactos de amistad y no agresión con todos sus vecinos y otros Estados más. del Japón y de Alemania en 1933 dio de nuevo lugar a una de esas situaciones de tensión en las que los cambios territoriales y de soberanía siguen en el aire hasta el término de la conflagración que producen. que se había aliado al Eje. Sin embargo. ocupándola hasta aproximadamente la línea CURZON. por Italia. el partido nacionalsocialista unió la exigencia de la revisión del Tratado de Versalles a la lucha contra la democracia. que en Alemania había nacido. ni siquiera en la Europa central. Checoslovaquia y Albania. Entonces resistió solo Gran Bretaña.D. por así decirlo. y Estonia. Tras la derrota de Polonia.N. bajo pilsudski.D. La Italia fascista de MUSSOLINI se alió a Alemania en el eje Berlín-Roma.N.. mostraron no estar en condiciones de mantener en la postguerra el orden de cosas establecido en 1919. Tampoco en la guerra civil española pudo impedirse la intervención de potencias extranjeras. declarando Alemania a su vez la guerra a los Estados Unidos. que ofreció asilo a numerosos gobiernos en el exilio. En Alemania. como consecuencia de lo cual Gran Bretaña y Francia le declararon la guerra. Polonia. En junio de 1941 invadió Alemania la Unión Soviética. Letonia y Lituania. Rumania y Bulgaria.

Se firmaron tratados de paz con los Estados satélites del Eje —Hungría. A partir de 1941. con puesto y voto en la Asamblea General. Declaración de Moscú de 1 de noviembre de 1943 (relativa a Austria. en reuniones y acuerdos. Acuerdo sobre el establecimiento de un Tribunal internacional para juzgar a los principales criminales de guerra (8 de agosto de 1945). . en una serie de declaraciones programáticas e instrumentos jurídico-internacionales: conferencia de Moscú (octubre de 1941). en cambio. entre otras cosas. Unión Soviética. la configuración del sistema mundial de Estados tal y como lo proyectaban para la postguerra. el 14 de agosto de 1945. prisioneros de guerra y millones de personas tachadas de inferioridad racial (judíos. que se dio el 7-8 de mayo de 1945. El principio democrático está representado por la igualdad de derechos de todos los miembros. conferencia de Berlín (17 de julio a 2 de agosto de 1945) con los acuerdos de Potsdam (relativos. tras éxitos asombrosos en todo el este de Asia. los aliados exigieron de Alemania la capitulación incondicional. las grandes potencias aliadas —Estados Unidos. pues las grandes potencias. Finalmente. a la administración aliada de Alemania y la transferencia de la población alemana de los territorios del Este). un Putsch de oficiales alemanes intentó acabar con la dictadura de HITLER (20 de julio de 1944).P. conferencia de Dumbarton Oaks relativa a una nueva organización de la seguridad. cíngaros). y a sus territorios. Para evitar cualquier duda sobre la realidad de la victoria y su carácter total. conferencia de Yaita (febrero de 1945) sobre las esferas de influencia y zonas de ocupación en Europa y el derecho de veto de las grandes potencias en las Naciones Unidas. capituló a su vez sin condiciones. que en el frente oriental quebrantó las normas del derecho de la guerra y realizó la eliminación industrial de adversarios políticos. Italia y los crímenes de guerra). el papel directivo de las grandes potencias en el hecho de que ocupen un puesto permanente y tengan derecho de veto en el Consejo de Seguridad. conferencia de Teherán (diciembre de 1943). se reunió en San Francisco (abril-junio de 1945) una conferencia internacional para el establecimiento de una organización internacional adaptada al sistema de Estados mundial. 1 de enero de 1942). como ha ocurrido desde siempre. hasta que. El Japón. Gran Bretaña. Declaración relativa a la derrota de Alemania (5 de junio de 1945). pero que no aprueban políticamente. Declaración de las Naciones Unidas (Washington. Demasiado tarde. expresándose. hubo de replegarse ante la reconquista anglo-norteamericana “de isla en isla” en el Pacífico. Alemania y el Japón estuvieron en guerra con 51 Estados (las Naciones Unidas). lanzada la primera bomba atómica por los Estados Unidos sobre Hiroshima y Nagasaki.de septiembre de 1943. En lo que atañe a los sujetos del D. no se avienen a verse constreñidas por acuerdos mayoritarios de pequeños y medianos Estados a adoptar medidas que solo ellas están en condiciones de llevar a cabo en lo económico y lo militar. Carta del Atlántico (14 de agosto de 1941).I. Mientras todavía se llevaban a cabo las últimas operaciones de guerra. y sin éxito. pero se le concedió que el Emperador permaneciese como Jefe del Estado. Declaración interaliada de Londres contra las medidas de expropiación de las potencias enemigas (3 de enero de 1943). China. la directriz general de la ordenación de la paz después de la Segunda Guerra Mundial fue el restablecimiento del status quo. y también (cada vez más a partir de 1943) la Francia de DE GAULLE— fueron estableciendo.

sin embargo. el de Varsovia de normalización de relaciones diplomáticas (7 de diciembre del mismo año) con Polonia. y el Tratado fundamental (Grundvertrag) interalemán de 8 de noviembre de 1972. especialmente en la forma del plan MARSHALL. dentro del comunismo .) En Asia oriental. ha experimentado una enorme ampliación con el triunfo de la revolución de MAO TSE-TUNG en China. el 18 de septiembre de 1973.N. en el que no tomó parte la Unión Soviética. destrozados por la guerra. y con Polonia y Checoslovaquia. a partir de 1948-49. La Unión Soviética ha superado con sus propias fuerzas los grandes destrozos que ocasionó la Segunda Guerra Mundial en sus territorios europeos. que desde 1948 inició una “vía propia hacia el socialismo” fueron transformados en 1948 en Repúblicas populares dirigidas por los respectivos partidos comunistas. (Finalmente. en tratados bilaterales (1945-46). conservándolo a pesar de que el gobierno del Kuomintang hubo de trasladarse a Formosa cuando la revolución de MAO TSE-TUNG controló toda la China continental. en el Tratado de Moscú de renuncia a la fuerza y de cooperación (12 de agosto de 1970) con la Unión Soviética.) La guerra de Corea motivó el que se firmara en 1951 un tratado de paz con el Japón.U. que van del Consejo de Europa a la Comunidad Económica Europea. unida al esfuerzo del Viejo Continente. como consecuencia del reconocimiento de la situación creada por parte de la República Federal de Alemania. los Estados Unidos). ya manifiestas en el último año de la guerra. Los Estados europeos. En cambio. la China de CHANG KAI-SHEK obtuvo un puesto permanente en el Consejo de Seguridad. La guerra de Corea y la influencia de la China roja sobre Corea del Norte. con exclusión del de Formosa (Taiwán). Japón. el Gobierno de Pekín fue admitido en la O. Bajo la protección de las potencias de ocupación occidentales. Las dos Alemanias fueron admitidas en la O. sus respectivas zonas se convirtieron en la República Federal de Alemania. y es miembro de la O. Bulgaria y Finlandia— y con la propia Italia (1947). (La situación se alteró posteriormente. y en bloque comercial en el COMECON (Consejo de Ayuda Económica Mutua). la incorporación de los Estados bálticos no ha sido reconocida por ciertos Estados (entre ellos. resultado de la Osfpolitik del Gobierno de coalición socialdemócrataliberal BRANDT-SCHEEL.Rumania. recibieron de los Estados Unidos. mientras la zona soviética de ocupación fue reconocida como República Democrática Alemana por los Estados del “campo socialista”. no se ha llegado hasta la fecha a un tratado semejante con Alemania. Sus nuevas fronteras con Rumania y Finlandia se basan en los respectivos tratados de paz. Los Estados de la Europa centro -oriental— a excepción de Yugoslavia. La seguridad de los Estados de la Europa occidental parece garantizada por la alianza del Tratado del Atlántico Norte. en la noche del 25 al 26 de octubre de 1971. antes agrupado en torno a la Unión Soviética como centro.N. reanudó relaciones diplomáticas con el bloque oriental. Están unidas en sistema defensivo en el Pacto de Varsovia (1955).U. El “campo socialista”.U. laten interesantes conatos de una federación europea. En una serie de uniones. dio lugar a una recuperación sin precedentes. como único representante de China.N. Vietnam del Norte y luego sobre Albania hacen que pueda hablarse. Debido a las divergencias entre las grandes potencias occidentales y la Unión Soviética. una generosa ayuda que.

y Gran Bretaña. adaptándolo a sus tradiciones sociales. La Declaración soviética de 30 de octubre de 1956 sobre las relaciones entre Estados socialistas revela la recepción de viejos principios en la práctica jurídico-internacional de esta familia de Estados: soberanía. Por lo general. no podía detenerse.). las fronteras de las antiguas colonias se convirtieron en fronteras de los nuevos Estados. ha ido aumentando con la emancipación de toda una serie de Estados asiáticos y africanos. y en esta tarea no podrán prescindir totalmente del modelo europeo. La base de esta coexistencia pacífica no puede ser otra que el D. Este proceso de emancipación de los pueblos coloniales se ha visto acelerado muy especialmente por la Segunda Guerra Mundial.mundial. El proceso de emancipación. que habían combatido con ellos contra la agresión japonesa. de alcance universal. (En la misma época. Con el acceso a la independencia de Argelia en 1962 llegó a su fin la secesión de casi todos los pueblos de los imperios de los europeos en ultramar. pese a la diversidad de los sistemas sociales”. Siguió luego la mayoría de las colonias africanas. Los Estados Unidos concedieron la independencia a las Filipinas. de un centro de gravedad político al que no le falta una connotación ideológica propia. tanto más cuanto vieron a sus dominadores europeos envueltos en dos terribles guerras mundiales que . al Pakistán y a Ceylán. en una posición difícil.N. no intervención en los asuntos internos y ventajas mutuas en las relaciones económicas. y la transformación del Imperio británico en una Comunidad (Commonwealth) de naciones. El restablecimiento de la dominación colonial de los Estados europeos. y hasta fines de 1972.D. Indochina. El marxismo se volvió contra la explotación económica de los países coloniales por los Estados europeos. después de la Primera Guerra Mundial. (Esta tendencia se ha acentuado posteriormente con la ruptura ideológica entre Pekín y Moscú y la creciente influencia de China en Africa. Al llegar a su fin el mandato británico sobre Palestina.) Desde que la Unión Soviética y las repúblicas populares europeas propugnaron la “coexistencia pacífica. a Birmania. con motivo de la guerra del Vietnam y de los bombardeos masivos de la aviación norteamericana. que por lo demás no ha sido reconocido todavía por los Estados árabes. sobre territorios de Asia fue de corta duración. al término de sendas contiendas.) Durante la “guerra fría” las potencias occidentales se opusieron decididamente a acciones antijurídicas del “bloque oriental” (bloqueo de Berlín occidental.. Los Países Bajos tuvieron que abandonar Indonesia. Ambas series de argumentos fortalecieron en estos pueblos el deseo natural de independencia. “no alineados”. en sentido contrario. poco después. por lo que en el transcurso del tiempo habrían de producirse rectificaciones de las mismas. se la dio a la India. después de la Segunda Guerra Mundial. se han visto. guerra de Corea). tanto más cuanto el número de los Estados al margen de los bloques.I. se produjo la fundación del Estado de Israel. Estos pueblos asiáticos y africanos están organizando sus propios Estados. en cambio. y Francia. y representantes de los Estados del “campo socialista” colaboran en la codificación del mismo. tuvo lugar una distensión entre los bloques. La tendencia iusnaturalista liberal de los Estados Unidos favoreció la emancipación para despejar el camino de una familia de pueblos que se autogobernasen. igualdad de derechos. que se había iniciado con el régimen de mandatos (bajo la S.

sin que sea una excepción la República Popular de China antes de su ingreso en la Organización mundial. en tanto que miembros fundadores de la misma. ni consiguieron impedir el ataque de la República Popular China a la India en 1962.I. que ponían al descubierto el afán de dominación y de lucro.. En este punto es preciso señalar en primer término que toda una serie de Estados asiáticos y africanos contribuyeron a la elaboración de la Carta de la O. En su preámbulo se encuentran los cinco principios conocidos como los “cinco puntos” (“pantcha sila”) de NEH-RU para asegurar la coexistencia pacífica: soberanía. la conferencia de Bandung (1955). sobre una base de desigualdad. proclamó diez principios importantes por lo que se refiere a su posición ante el D. que los jóvenes Estados de Asia y de Africa consideren ciertas normas del D.I. hasta el siglo xx. sin embargo. Esta es la razón por la cual el tratado que la China Popular concluyó con la India en 1953 ofrece especial interés. común. pueblos de Asia y de Africa.I.N.I. igualdad de derechos y ventajas recíprocas (en los intercambios comerciales). tradicional. (También se han revelado inoperantes en la crisis de la secesión de Bangla-Desh respecto del Pakistán. por consiguiente.I. y hacían de nuevo hincapié en la doctrina cristiana. relegada a un segundo plano. pues..U. De ahí que la posición y la colaboración de los Estados afroasiáticos sea muy importante para el mantenimiento y el desarrollo del D.U. Es comprensible también. y las relaciones internacionales.U. y a partir de 1600 sus misioneros solo pudieron tener éxitos limitados en la difusión del mensaje del amor de Dios y del prójimo. Como tal autocrítica entendieron los pueblos de Asia y de África la Ilustración y el marxismo...) En la misma línea. Estos principios. También el cristianismo hubo de sufrir por el violento expansionismo de las potencias coloniales europeas. Es comprensible. profesando los principios en ella inscritos relativos al mantenimiento de la paz y de la seguridad a escala mundial.N. en 1971. introducido y practicado por europeos y americanos de una manera muy crítica y en ocasiones con gafas marxistas. no han logrado llevar a la India y al Pakistán a una solución del problema de Cachemira. El hecho es. La mayor parte de los Estados y pueblos de Asia y de África solo han tomado parte en el D. a no ser que ante la debilitación de los europeos parecía acercarse la hora de la propia liberación. aceptando así los nuevos miembros el D. Hay que señalar así mismo que todos los nuevos Estados surgidos después de 1945 han solicitado su ingreso en la O. no intromisión en los asuntos internos de otros Estados.I. en la que participaron más de treinta Estados asiáticos y africanos. que oyesen con la mayor atención toda palabra de crítica y autocrítica de Europa. que estos principios asiáticos auténticos de D.I. cuando no son idénticos a principios y normas del D. obligación de no agresión.N. .I. que afirmaba la unidad del género humano y la dignidad de todos los hombres. reiteran normas y principios inscritos en la Carta de la O.I. Los primeros cuatro puntos son viejos principios del D. y concluyendo sus tratados sobre la base del D.nada significaban para ellos. el último subraya la igualdad de derechos en lo económico frente a la desigualdad y las preferencias económicas de la época colonial.P.

) Los dirigentes de perspectiva más profunda de los países en vías de desarrollo. las oposiciones entre Estados industriales —p. del ego. o también al oriental.A. la exigencia de los países “pobres”. sino como órgano de la Asamblea general.U. a la que la Asamblea General está obligada por la Carta..N. pues. Los Estados industriales pertenecen a la clase alta y rica de la familia de los Estados. se dan ya cuenta. de todo ser . ej. en cuya inauguración caracterizó certeramente el estado de la cuestión el Presidente de la Confederación Helvética. A los ojos de los nuevos Estados. que fácilmente se descubren también en la doctrina y la praxis de la Ilustración atea y del marxismo materialista: la dignidad y el valor de la persona humana. más allá de las diferencias políticas. p..S. universal por todos los Estados. Las conferencias codificadoras convocadas por la O. reunida por vez primera en Ginebra (marzo a junio de 1964). de los que desconfían (no alineación). como. spühler: “La formación de una verdadera comunidad con los países en desarrollo constituye actualmente la tarea más importante de la humanidad. desde luego.I. A un neocolonialismo occidental de corte económico.T.” (De esta preocupación ha surgido la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (United Nations Con-ference on Trade and Development.. se contrapone la petición o. y a pesar de todas las dificultades lingüísticas y terminológicas..A. y más allá de una ayuda económica y técnica.U. el de no participar en pactos de autodefensa colectiva que sirvan a una gran potencia. En esta labor codificadora se vuelve no pocas veces a conceptos y normas del derecho romano (así.. convocó una conferencia de expertos para la ayuda científica (U. aunque no como organismo especializado. y que los países en vías de desarrollo lograron que se institucionalizara en el marco de la O. de corte ideológico. ej.N.N. en la inauguración de la conferencia de solidaridad afro-asiática en Moschi (febrero de 1963). pasando por la Europa occidental— no son tan solo los descubridores de la técnica y los que han llevado a cabo la revolución industrial hasta los terribles medios de destrucción masiva de la guerra atómica y bacteriológica.I. siendo así que ahora este se basa en el libre consentimiento de todos los Estados y todos los pueblos.N. hasta la fecha han demostrado que.C. febrero de 1963). sino que extraen su fuerza —de la que. y de otro la Unión Soviética— son solo relativos. de una ayuda económica despolitizada. La O.C.U.Existe. incluso partiendo de la propia posición y convicción —libre de influencias ajenas— de los Estados asiáticos y africanos. mejor dicho. los conceptos de res nullius y res communis en relación con el derecho del espacio ultraterrestre).N. Uno de los principios adoptados en la conferencia de Bandung. de que los Estados altamente industrializados —desde las dos Américas hasta la Unión Soviética. el Presidente de Senegal. SENGHOR. incluida la Unión Soviética. una base para la codificación del D. puede formularse un D. NYERERE. muestra la preocupación de los Estados asiáticos y africanos de permanecer al margen de las disputas de los países industrializados. el conflicto entre el Este y el Oeste.D. observa e investiga desde hace tiempo esta cuestión. sin embargo. sociales y de concepción del mundo. como dijo el Presidente de Tangañyka. entre los Estados Unidos y la Europa occidental de un lado. U. mientras que los Estados no industrializados se ven relegados a un papel que recuerda el de la clase obrera oprimida por el capitalismo temprano. han abusado con frecuencia— de un acervo de ideas y representaciones greco-romano-cristianas. Ginebra.).

capaz de sustentar el D. Una oposición irreducible solo se da entre el positivismo jurídico radical.. que se asigna el cometido de elaborar los conceptos formales fundamentales o categorías susceptibles de aprehender la materia del D. A este humanismo que han desarrollado los países ahora industrializados.I. en una palabra.I. de un humanismo. encaminadas a alterar o desenvolver el D. CAPITULO 6 LA DOCTRINA I. no le será difícil encontrarse con la sabiduría humana de las grandes religiones y concepciones del mundo universales de Asia y Africa. de color de la piel. Siguen luego disquisiciones acerca de los fundamentos axiológicos (iusnaturalistas) del D. de las armas nucleares de destrucción masiva. en primer término. llámese cristiano. En lo que a lo último respecta. Nos ofrece las grandes direcciones siguientes: La primera investigación jurídico-internacional se ocupa —como veremos inmediatamente— del origen del D. por cuanto persiguen fines distintos. de la igualdad de derechos del hombre y la mujer. positivo. constituyendo. de momento. la responsabilidad. de lengua y de grado de desarrollo. numerosos sistemas iusnaturalistas de D. hasta la fecha poco cultivada. En cambio. Se conectan con ellas. en el marco de la moderna teoría del derecho. Pero junto a la mera descripción del derecho existente encontramos también consideraciones de política jurídica.humano sin distinción de origen. pues. el positivismo jurídico moderado. pretenda . universal como fundamento de los derechos humanos de todos los individuos en todos los países. yendo más allá. Después de la Primera Guerra Mundial se desarrolla finalmente. llevándolo consigo adelante a pesar de repetidas recaídas en la barbarie de épocas consideradas como superadas. si no ya la prohibición.I. positivo.I. el control. y las diversas doctrinas iusnaturalistas.. de la obligación de trabajar y de su dignidad.I. por lo menos. es exclusiva de las grandes potencias industriales de la actualidad. un punto de partida para la historia del D. positivo y reducirla a unidad sistemática.I. para crear una base moral común para toda la humanidad. de la necesidad de la educación. una teoría del derecho internacional. positivo en la Edad Media. que niega el derecho natural. es plenamente compatible con aquella teoría que. es mucho más joven que el D. que la filosofía de los valores ha vuelto a tomar en consideración. que se limita a exponer el derecho internacional positivo.I.I. Ya por este esbozo se advierte que la mayoría de dichas perspectivas pueden coexistir. y luego. Debería ser posible suministrar sin condicionamientos políticos la ayuda al desarrollo y resolver el problema más candente de la humanidad: el desarme y. también de D.I. liberal o socialista.I. Las distintas corrientes La ciencia del D.

en efecto. es también la dogmática jurídica (doctrina). pues supieron formular los principios jurídicos latentes. De ello se deduce que entre la política del derecho y la dogmática del derecho hay una simple diferencia de grado: se distinguen tan solo por cuanto la primera persigue conscientemente la formulación de nuevas normas. implica una elaboración intelectual de su contenido y la selección de determinadas soluciones entre las muchas posibles. 9). que en su apogeo había sido también custodio del derecho de gentes. que.I. Bártolo y los precursores medievales Ya LUPOLDO DE BEBENBURGO (1297-1363) señaló que la idea medieval del Imperio venía siendo paulatinamente sustituida por la costumbre (consuetudo) internacional. en realidad. en realidad. desenvuelve el objeto de su conocimiento. consuetudinario. y ello equivale a una alteración del objeto. que nació en Urbino en 1314 y murió en Perugia en 1357. Pero a BARTOLO no se le escapó el reverso de esta innovación: se dio cuenta de que la repulsa del poder imperial implicaba la pérdida de la instancia central de la comunidad internacional. puesto que pretende ser una “ciencia”. lo cual no tendría sentido si solo repitiera lo que ya en todo caso está en los documentos jurídicos. Y por eso precisamente cabe considerar a la dogmática jurídica (doctrina) como fuente jurídica auxiliar. recogidos por la práctica de los Estados. del que se dice que solo se le quería conocer. Por otra parte. Pero fue el postglosador BARTOLO DE SAXOFERRATO. desaparecida esta . II. con tal de no perder de vista que no se propusieron dar a conocer el derecho positivo de su época. habiendo sido catedrático en Bolonia. pero.I. se incorporaron paulatinamente al D. Se trata de la pujante y paulatina transformación del orden jerárquico de la alta Edad Media en la nueva comunidad de Estados basada en el principio de igualdad.suministrar los fundamentos suprapositivos del D.I. convenios. A estos sistemas iusnaturalistas se opone la doctrina positivista del D. positivo. Esto explica el que haya entre ellas una amplia coincidencia en los puntos fundamentales. Es evidente que la dogmática jurídica tiene una cabeza de Jano: solo pretende “conocer”.P. De hecho. consciente o inconscientemente. positivo. sino deducir de los principios del derecho natural normas que los Estados deben observar entre sí. en cuanto deje de limitarse a la mera colección y ordenación de los documentos jurídicos (leyes. siendo así que. afirmando que solo ella ofrece un conocimiento objetivo del derecho. el primero en descubrir el magno proceso histórico del que surgiera el moderno D. Ahora. reglamentos. las rebasa. También los sistemas iusnaturalistas de los siglos XVII y XVIII. pág. mientras que la segunda cree “deducir” las normas que formula de normas dadas. a saber: de la naturaleza del hombre. Pero suele pasar por alto que también las doctrinas iusnaturalistas parten de un dato objetivo. sentencias): toda interpretación de estos documentos. hace también política jurídica. (supra.I. estos sistemas ejercieron una influencia sobre el desenvolvimiento del derecho internacional positivo. superados hace tiempo en muchos aspectos. frente a cuestiones jurídicas particulares no es solo el iusnaturalismo el que tiene un sello subjetivo. mientras aquellos expresan únicamente las opiniones jurídicas subjetivas de sus autores.. pueden subsistir junto a las exposiciones del D. por cuanto.I.

Por eso ve BARTOLO en la represalia una modalidad de la guerra6. en cuyo caso puede recurrirse a la represalia. Distingue ya BARTOLO dos momentos en la autotutela. en la escuela de la teología moral española. subrayando. 16-17). especialmente en Francia (JUAN QUIDORT. que se había producido “por nuestros pecados”. págs. por fundarse en el derecho natural. para constituirse. derecho de autoejecución. a su vez. abarca a toda la humanidad. BARTOLO advirtió. positivo. al que no se ha prestado todavía la atención que merece.I. positivamente. de París. Pero el D.I. la conexión necesaria que existe entre la autotutela y el D. Parte de la filosofía social aristotélica y tomista. moderno. de la que BARTOLO dio la primera exposición en su Tractatus represaliarum (1354).instancia central a la que los litigantes pudieran dirigirse. a este. 1250-1323). como el derecho de gentes medieval. PEDRO DUBOIS. i. A aquel acto de autotutela lo llamó derecho de autodecisión. (Convergen con LUPOLDO DE BEBENBURGO y con BARTOLO en este punto. III. según VITORIA. por el cotrario. interpretada por ellos. que viera en el hombre un ser racional y social (“animal rationale et sociale”) por naturale. por su raíz. sino que tiene fuerza de ley. Y comprendemos por qué no vería con agrado esa transformación de la sociedad internacional. Su tesis de que el rey era jurídicamente independiente frente al Imperio (“el rey es emperador en su reino”) y al papado favorecía la evolución hacia el pluralismo de las soberanías. no rige solo entre las partes. al Occidente. Ahora bien: el derecho de gentes así concebido no puede derivarse íntegramente de la naturaleza: el derecho natural solo da los principios fundamentales de la conducta humana. Mas este derecho no se limita ya. los Estados particulares tenían que asumir ellos mismos la defensa de sus derechos. y su desarrollo se encomienda al uso (consuetudo) y al convenio (pactum). desde una perspectiva radicalmente opuesta. y el ejercicio de la represalia misma. La comunidad de los Estados no requiere. Las concepciones de VITORIA se hallan recogidas en su Relectio de Indis (1532).I. se funda en el derecho natural. sino que. La fundamentación del derecho de gentes positivo por la teología moral española Nos encontramos con una consideración totalmente nueva del D. de esta suerte. En ella sustituye VITORIA la antigua expresión de jus gentium por el término nuevo de jus ínter gentes. no es otra cosa que un impacto de la aeterna en nuestra conciencia (supra. Y este. muerto en 1306. inorganizado. También la guerra es un sustitutivo de la falta de una jurisdicción y un poder ejecutivo supraestatal. los primeros teóricos del regnum y los legistas reales. en sentido contrario al de BARTOLO y los teóricos del Imperio. a saber: la decisión del Estado ofendido acerca de si el adversario ha cometido realmente una injuria. una declaración de voluntad. Su método es puramente filosófico. deduciendo de ello la escuela española que también los Estados son por naturaleza seres sociales que se necesitan unos a otros y todos juntos constituyen una comunidad universal. pues. pues todo el orbe constituye una comunidad con capacidad . Así se desarrolló la institución de las represalias. que forma parte de sus Relecciones teológicas. Los dos principales representantes de esta escuela son el dominico FRANCISCO DE VITORIA (1480-1546) y el jesuíta FRANCISCO SUAREZ (1548-1617).

obligatorio para todos. pues. por tanto. anticipándose así a la transformación (que por entonces precisamente.I. Pues así como en alguna ciudad o provincia la costumbre introdujo ley. Vemos. y pone de manifiesto al mismo tiempo la clarividencia. que no procede de un legislador central. que indica el precepto natural del mutuo amor y la misericordia. que se extiende a todos. cualquiera de ellas es también miembro de algún modo de este universo. pudiendo instituir una instancia supraestatal de decisión con poder coercitivo. está tan cerca del derecho natural que fácilmente pudiera confundirse con él.I. Por esta razón. y el D. que el método iusnaturalista no parte en modo alguno de construcción . sino también cuasi-política y moral. universal. los fundamentos iusnaturalistas del D. para bien del universo. siempre tiene alguna unidad. aunque cada ciudad perfecta. pues nunca aquellas comunidades son aisladamente de tal modo suficientes para sí que no necesiten de alguna mutua ayuda y sociedad y comunicación. por dichas palabras. en cuanto pertenece al género humano.para promulgar normas de obligatoriedad universal. y a tal fin han de observar aquel derecho que se llama derecho de gentes. SUAREZ es también el primero entre los tratadistas del derecho de gentes que haya señalado la posibilidad de una organización de la comunidad internacional. El propio SUAREZ resume su teoría del derecho internacional en estos términos: “el género humano. a veces para mejor ser y mejor utilidad. como consta del mismo uso.I. Más adelante. es decir. al que considera como derecho positivo. pues. al observar que los Estados son libres de renunciar a la guerra como medio de conseguir su derecho. Por lo cual. El bien común de la humanidad es. el realismo y la fecundidad de aquel método iusnaturalista enraizado en la filosofía social de ARISTOTELES. no solo específica. En realidad. sin embargo. aunque dividido en varios pueblos y reinos. la pauta fundamental del D. sea en sí comunidad perfecta y compuesta de sus miembros. Ahora bien —añade SUAREZ—: el derecho de gentes. tienen. y a veces también por moral necesidad e indigencia. Y aun cuando en gran parte se haga esto por la razón natural. o por lo menos de su mayor parte. común. en otro pasaje de la misma obra. que ayudarse mutuamente y vivir en paz y justicia. mismo. así en el universo género humano pudieron los derechos ser introducidos por las costumbres de las gentes”. aun a los extraños y de cualquier nación.I. finalmente. desenvuelve SUAREZ estas ideas diciendo que aun cuando los Estados no constituyen un cuerpo político.. necesitan de algún derecho por el cual sean dirigidas y ordenadas rectamente en este género de comunicación y sociedad.I. Este texto suareciano es tenido por la mejor formulación del problema fundamental del D. en su obra De legibus ac Deo legislatore (1612).I. variar si varía paulatinamente la costumbre. se iniciaba) del D. no lo es suficiente e inmediatamente en cuanto a todo. europeo en D. Por este camino llega VITORIA al concepto del D. en la época de los grandes descubrimientos. Con mayor claridad todavía distingue SUAREZ. sino del consentimiento de la humanidad. no obstante. por consiguiente. Estas palabras son tan claras y convincentes que no necesitan comentario alguno. pudieron ser introducidos por el uso de las mismas gentes algunos especiales derechos. en SUAREZ. y puede.I. solo se estableció bajo el impulso de la naturaleza racional (instigante natura). y. república o reino.

sino que se a ya en una consideración de la realidad social y sus valores. 15).. Como SUAREZ. Ahora bien: si SUAREZ deducía el derecho de gentes positivo de la práctica generalizada de la comunidad internacional. Así recogió GROCIO la magna herencia de la teología moral española. de los mares). 1583-1642). y el derecho de gentes positivo. Pero mientras la doctrina española del derecho de gentes tiene como tela de fondo la lex aeterna. Entre los demás representantes de la escuela española cabe destacar a EGO DE COVARRUBIAS Y LEIVA (1512-1577). acentuando MOLINA el papel del derecho de gentes positivo. ambos. IV. pero le ha inmortalizado su celebérrima obra De jure belli ac pacis (1625). dos fuentes distintas: el derecho de gentes natural tiene como fuente la razón. mueven en la línea general de la escuela. I. Por eso distingue el derecho natural del “ius gentium voluntarium”. puesto que un derecho de gentes positivo común solo podría surgir de un acuerdo de voluntades estatales absolutamente general. en GROCIO el derecho natural se funda únicamente en la naturaleza humana. (Junto a ellos. Este dualismo conducirá más tarde a una división doctrinal en dos direcciones opuestas. merece figurar aquí así mismo Luis DE MOLINA (1535-1600). positivo. GROCIO lo hace brotar de un acuerdo de los distintos Estados (Proleg. Este dualismo se manifiesta ya en la propia doctrina de grocio. cuando dice que no cabe prácticamente un derecho de gentes positivo común fuera del derecho natural. sin embargo. SOTO y MOLINA. lejos de ser para él un simple conocimiento teorético. por cuanto el derecho natural impone respetar los tratados (Proleg. cap.I. 1563) y ejerció una profunda influencia sobre GROCIO. Con mayor claridad todavía. Pero este dato. que cultivó magistralmente el derecho civil (Controversiae illustres. de las que una admitirá solo el derecho natural. 23). y la otra. en cuanto a su contenido. Si bien subsiste entre ambos un puente. como pretende el positivismo jurídico filosófico. hizo especial hincapié en el principio de la libertad. solo el positivo. respectivamente). XIII). autores. establece GROCIO una distinción entre el derecho natural y el D. 17). afirma GROCIO más adelante que el derecho de gentes positivo “tiene su origen en la voluntad (I. Grocio y su escuela La doctrina jurídico-internacional de la escuela española es desarrollada y sistematizada por el gran holandés HUGO GROCIO (HUIG DE GROOT.apriorísticas.. e imprimiéndola en la conciencia moderna. la voluntad de los Estados. También GROCIO parte del hecho de que los Estados constituyen una comunidad universal ya en virtud del derecho natural {Prolegómenos. VAZQUEZ DE MENCHACA. El derecho de gentes tiene. de tratados De justitia et jure (1555 y 1593. GROCIO fue también político y diplomático (embajador de Suecia en París a partir de 1635). se le convierte en incentivo para promoverlo valiente e incansablemente. pues. ambos difieren. . DOMINGO DE SOTO (1494-1560 y FERNANDO VAZQUEZ DE MENCHACA (1512-1569). preservándola en medio de la disidencia religiosa.

se divide en dos ramas: la doctrina iusnatur alista pura y el positivismo jurídico puro. Aun los pueblos más poderosos no pueden sentirse seguros si no es en una comunidad jurídica: “todo vacila en cuanto nos apartamos del derecho” (Proleg. que colocara la razón de Estado por encima del derecho.I. poetas y oradores. ya que es de parecer que un principio sostenido en distintas épocas por autores distintos tiene que ser verdadero (Proleg.I. A la doctrina sintética pertenecen también: IEAN DUMONT (1666-1727). sino que abarca también sus conclusiones más remotas (supra. restableciendo la doctrina sintética del derecho de gentes. son aplicadas mediante el derecho de gentes positivo. fundadas en el derecho natural. la doctrina del D.. El que lo infringe por un interés pasajero destruye para el futuro el amparo de su propia seguridad (De jure belli ac pacis. al concebir la comunidad internacional como una civitas máxima.. que ya en su tiempo causó gran impresión. que en su De jure naturae et gentium dissertationes duae (1676) se opuso al iusnaturalismo unilateral de PUFENDORF. El sistema de grocio no se limita. al derecho natural primario y las consecuencias que de él se desprenden inmediatamente en el orden internacional. no limitándose a reconocer en el derecho natural el fundamento del D. pág. como se .. Le droit des gens ou principes de la loi naturelle appliqués á la conduite et aux affaires des nations et des souverains (1758). acentuó la perspectiva universalista.. 18). habiendo inspirado su pensamiento a numerosos escritores y estadistas. Pero VATTEL sustituyó el concepto de civitas máxima por el de la “société des Nations”. cuyo capítulo XII contiene su célebre teoría de la libertad de los mares (Mare liberum). Después de GROCIO. tanto en el Viejo Mundo como en el Nuevo. Proleg. Estas palabras nos muestran que la doctrina de GROCIO no tiene mero interés histórico: es eminentemente actual. alcanzó la mayor difusión y ejerció gran influencia sobre la práctica internacional. historiadores. 40). Mayor aún ha sido su influencia sobre la posteridad.I. 17). Defiende al D. GROCIO había escrito un tratado sobre el derecho de presas (De jure praedae commentarius).I. Con anterioridad a su obra maestra. elabora todo un sistema de “derecho de gentes natural” (completado y modificado por normas positivas).I. 22).. en cambio. y CHRISTIAN WOLFF (1679-1754). Su obra. Siguen precisamente las huellas de GROCIO en esta actitud sintética: SAMUEL RACHEL (1628-1691). La doctrina de los fundadores de la ciencia del D. contra el maquiavelismo. catedrático de Kiel.GROCIO se diferencia también de la escuela española por el hecho de que. A esta peligrosa tendencia replica GROCIO recordando a los estadistas que el derecho sirve el interés permanente de todos los miembros de la comunidad. pues. Así formuló GROCIO el primer sistema de derecho internacional. se caracterizaba por la síntesis del derecho natural y el derecho de gentes positivo en la unidad del derecho. Y el tan encomiado GROCIO merece volver a ser leído. y para ello se apoya en citas de filósofos. cuyas normas. La doctrina de WOLFF fue desenvuelta por su discípulo EMER DE VATTEL (1714-1767). También este tratado pone de manifiesto que era preocupación primordial de grocio la defensa del D. fus gentium (1749) e Institutiones juris naturae et gentium (1750). que en sus tres obras: fus naturae methodo scientifica pertractatum (1740-1748).

desprende de su célebre Corps universel diplomatique du droit des gens (1726), y LEIBNIZ (1646-1716), que antes ya publicara otra colección de fuentes, el conocido Codex juris gentium diplomaticus (1693). La tercera gran recopilación de esta índole, que se ha proseguido hasta hoy, el Recueil des traites d lliance, de paix depuis 1761, se debe así mismo a un representante de la escuela sintética, GEORG FRIEDRICH VON MARTENS (1756-1822). Su obra maestra, el Précis du droit des gens moderno de l urope (1788), se ocupa ampliamente de la práctica internacional, pero se funda en el derecho natural. DUMONT, LEIBNIZ Y MARTENS son la mejor prueba de que el punto de partida iusnaturalista no excluye una amplia consideración y exposición del D.I. positivo.

V. El puro iusnaturalismo El iusnaturalismo racionalista (puro) se remonta al filósofo inglés THOMAS HOBBES (1588-1679). HOBBES rechaza la teoría aristotélica de la sociedad, estableciendo una distinción tajante entre el estado de naturaleza y el estado de sociedad. En el estado de naturaleza reina, en principio, la guerra de todos contra todos (“bellum omnium contra omnes”), pues cada cual piensa solo en su propio bienestar y su conservación. Cierto es que rigen en él reglas de comportamiento recíproco, postuladas por la razón", como, p. ej.: mantener la paz, cumplir los pactos, no ser juez en causa propia. Pero solo el temor induce a los hombres a respetarlas; por ello, son necesarias reglas de derecho positivo, cuya existencia supone la de Estados. Los Estados, por su parte, no tienen sobre ellos un super Estado, viven en estado de naturaleza. De ahí que el derecho internacional no sea para HOBBES un derecho positivo y se reduzca a meras máximas de la razón. Esta doctrina es recogida por SAMUEL PUFENDORF (1632-1694), catedrático en Heidelberg. También PUFENDORF se opone a la imagen orgánica del mundo de ARISTOTELES y a su teoría de la sociedad, y pretende formular el derecho natural fundándose en la sola razón (“ope solius rationis”). Como además PUFENDORF admite, con HOBBES, que los Estados viven en estado de naturaleza, rechaza expresamente el derecho internacional positivo. No reconoce ni a los tratados ni a la costumbre el valor de fuentes jurídicas. Pero a diferencia del de HOBBES, el estado de naturaleza de PUFENDORF es pacífico, en lo cual se acerca, a pesar de todo, a ARISTOTELES. Así pudo PUFENDORF hacer de la socialitas un principio de derecho natural, que obliga a todos a asegurar el bien de la comunidad humana, deduciéndose de este principio todos los medios que sean necesarios para la consecución de este fin.

VI. El positivismo jurídico Si el iusnaturalismo puro, racionalista, ve en la razón la fuente única del derecho, el positivismo jurídico considera al derecho como mero producto de una voluntad. Este cambio de punto de vista venía ya preparado, en el seno del iusnaturalismo puro, con la separación tajante por él establecida entre el derecho natural y el positivo. En hobbes, pero

también en PUPENDORF y en THOMASIUS, media un abismo entre el derecho natural, que brota de la razón, y el positivo, que mana de la voluntad de un superior (“impositio superioris”). El derecho positivo no es ya, como en los fundadores de la ciencia del derecho internacional, un eslabón jurídico inferior, subordinado al derecho natural dentro de la trabazón unitaria del derecho, sino más bien algo totalmente distinto del derecho natural: si este se supone válido en el estado de naturaleza, aquel lo es en el estado de sociedad. El derecho natural conserva la función de fundamentar la institución de una autoridad social, pero una vez establecida esta, tiene que esfumarse, dejando el campo libre al derecho positivo. Ahora bien: si el derecho natural y el positivo son esencialmente diferentes y no se les considera como una unidad jurídica, es lógico llegar a la conclusión de que no cabe calificar de “derecho” a ambos por igual. Esta conclusión se halla ya formulada por CHRISTIAN THOMASIUS ((TOMASIO), 1655-1728), en quien el iusnaturalismo puro se transforma en puro positivismo. El derecho natural es para él un mero consejo (consilium), y únicamente la ley constituye derecho: “lex est jussus imperantes obligans subjectos”. Otros precursores del positivismo en derecho internacional son: el italiano ALBERICO GENTILI (1552-1608), que emigró a Oxford y tuvo el mérito de promover la consideración histórica del derecho de gentes; RICHARD ZOU-CHE (1590-1660), que al recoger en el título de su obra la expresión jus inter gentes hizo que se impusiera; el abuelo de GOETHE, WOLFGANG TEXTOR (1638-1701), que hace surgir el derecho internacional “mediante gentium exercitio”; pero, sobre todo, CORNELIUS VAN BYNKERSHOEK (1673-1743), que extrajo el derecho internacional de los tratados y la costumbre de los Estados de su tiempo. El derecho natural sigue, pues, como correctivo del D.I. positivo. Hay que llegar a IOHANN JAKOB MOSER (1701-1785) para encontrar un cambio radical de método. MOSER, el primero, proyectó una teoría de la experiencia pura en derecho internacional. Según MOSER, la ciencia del derecho internacional no tiene que preguntar cómo deben comportarse entre sí los Estados, sino decirnos qué reglas observan de hecho en sus relaciones. Para ello, la ciencia jurídico-internacional tiene que dejar hablar “a los propios soberanos y sus escritos”. Su material es dado a posterior! en los documentos diplomáticos, y su único cometido consiste en extraer de ellos las reglas que en la práctica de los Estados se observan efectivamente. Solo esta labor, que se nutre de la experiencia de la práctica internacional, puede, según MOSER, darnos a conocer el derecho internacional “real”: la consideración filosófica de este da lugar tan solo a una utopía. Tenemos ya aquí claramente el programa del positivismo jurídico que la ciencia del derecho profesó predominantemente en el siglo XIX y al que en parte sigue aún hoy adscrita. Pero nuestra exposición no sería del todo exacta si no distinguiéramos dentro de esta escuela dos grupos de autores. Uno de ellos se limita a exponer el derecho internacional positivo, sin negar la validez moral del derecho natural. Esta corriente pretende, como se ve, reservar el término “derecho” para el derecho positivo, admitiendo la validez del derecho natural como moral. Entre ella y las doctrinas iusnaturalistas la discrepancia es solo terminológica, ya que también estas reconocen que el derecho natural es una parte de la

ética (moral en sentido amplio) y que hay que distinguirlo del derecho positivo. El segundo grupo de autores, por el contrario, al que yo llamo positivismo jurídico radical (pág. 20), niega el derecho natural incluso como parte de la moral. Según él, el derecho puede tener cualquier contenido.

VII. Las direcciones recientes a) En la doctrina occidental En tiempos de relativa estabilidad el derecho positivo suele bastar para resolver adecuadamente las cuestiones jurídicas que se suscitan. Mas cuando las estructuras sociales se están transformando, el derecho positivo no da respuesta a muchas de ellas, por no haber previsto los nuevos supuestos de hecho y no haber podido, por tanto, resolverlos. De ahí que en tales casos sea necesario trascender el derecho positivo para lograr decisiones racionales y llevaderas. Así se explica que el positivismo jurídico saliera conmovido de las tormentas de la Primera Guerra Mundial. Pero no se ha impuesto todavía una dirección unitaria. Antes bien, cabe señalar varias direcciones principales. Anuda la primera con el iusnaturalismo racionalista, siendo su objetivo interpretar y desenvolver el D.I.P. positivo a la luz de una lex ferenda racional. La representan, ante todo, Sir H. LAUTERPACHT, WEHBERG y ALVAREZ. Otros, en cambio, como DUGUIT, SCELLE, BLUHDORN, SCHWARZENBERGER y OTAKA, se entregan a una consideración sociológica del D.I.P.; mientras la tercera corriente, a la que también se adscribe esta obra, parte del iusnaturalismo de la escuela española. Pertenecen a ella igualmente DE LOS, LE FUR, VON DER HEYDTE, TRUYOL Y SERRA y VEROSTA. Pero encontramos también puntos de vista iusnaturalistas en MAX HUBER, D. SCHINDLER, LAUN y SCHEUNER. Por último, CH. DE VISSCHER y QUINCY WRIGHT hacen hincapié en la dependencia del D.I. con respecto a la política, que pone límites estrictos al desenvolvimiento del D.I., señalando el peligro de deducir por abstracción principios generales a partir de casos particulares. Incluso en el campo del positivismo jurídico se ha producido un cambio, pues como consecuencia de la teoría de la norma fundamental (supra, pág. 20), se ha abandonado el puro empirismo. Ahora bien: como el contenido de la norma fundamental no tiene base axiológica, y se da simplemente por supuesta, la norma en cuestión no pasa de ser una hipótesis gratuita. De ahí que un desenvolvimiento consecuente de esta doctrina haya de desembocar en una nueva indagación de las bases filosóficas del D.I.P., las únicas que permiten comprender y desenvolver el D.I. positivo. Señalemos, por último, que AGO no establece la distinción entre el derecho natural y el D.I. positivo, sino que lo hace entre el D.I.P. “surgido espontáneamente” y el producido mediante un procedimiento regulado. Al primero pertenece, pues, no solo el D.I. consuetudinario, sino también el derecho natural ínsito en la conciencia jurídica de los Estados. b) En los países socialistas

También en los países socialistas se ha desarrollado una teoría del D.I. Su primer representante en Rusia fue KOROVIN, que se encontró ante el difícil cometido de conciliar el D.I., que abarca sistemas económicos diferentes, con la doctrina según la cual el derecho no es sino una superestructura de una determinada forma económica. En un principio intentó construir el D.I. como mero derecho de transición. Pero al no producirse la esperada revolución mundial, sostuvo más tarde que el D.I. no constituye un orden normativo unitario, sino normas coincidentes de diferentes sistemas normativos, o sea, un derecho estatal externo coincidente. Pero en esto se quedó solo. Podemos considerar como concepción dominante la doctrina de TUNKIN, que caracteriza las normas jurídicointernacionales como expresión de la voluntad coordinada y recíprocamente condicionada (“expressing the co-ordinated and inter-conditioned wills”) de las clases dominantes de Estados con sistemas económicos diferentes. TUNKIN ve la peculiaridad del D.I. de la actualidad en que regula no solo la coexistencia de Estados en general, sino la coexistencia pacífica de Estados con sistemas económicos antagónicos. Por eso las normas del D.I. reflejan intereses contrapuestos además de intereses comunes, lucha además de cooperación; no son en modo alguno expresión de una ideología común. A este respecto cabe observar que ya el D.I. clásico ofrece, junto a la regulación de intereses estatales coincidentes, una conciliación entre intereses antagónicos. Ahora bien: la vinculación recíproca de los Estados a las normas por ellos establecidas de común acuerdo no podrá alcanzarse nunca por las voluntades estatales coordinadas y recíprocamente condicionadas: es necesario para ello que admitan previamente una norma que obligue a los Estados en cuestión a cumplir su promesa. Subraya, pues, muy certeramente Sir GERALO FITZMAURICE que hay que establecer una distinción clara y tajante entre el consenso y la norma por virtud de la cual el consenso obliga. Y pues todos los hombres que hacen contratos presuponen tal norma, es preciso considerarla como una norma fundada en la esencia del hombre, o sea, de derecho natural. Si se quiere llamar ideología a una norma de esta índole, entonces no cabe duda de que existe un mínimo de ideología común a toda la humanidad. También en Yugoslavia se ha desarrollado una nueva doctrina del D.I. Sus principales representantes son IURAI ANDRASSY, MILAN BARTOS y MILOS RODOIKOVIC. Estos autores consideran la Carta de la O.N.U. como la constitución de la comunidad interestatal y reclaman un desenvolvimiento progresivo del D.I. en el sentido de sus principios directivos a través de una discusión crítica de los residuos del D.I. clásico. La mejor visión de conjunto de esta doctrina nos es dada por la antes mencionada serie de conferencias de internacionalistas yugoeslavos, publicada por el Instituto de Política y Economía internacionales de Belgrado. En Checoslovaquia se ha granjeado méritos IAROSLAV ZUREK (ZOUREK) como ponente en la Comisión de D.I. de la O.N.U., con ocasión del proyecto relativo a las relaciones consulares, adoptado el 24 de abril de 196 (infra, págs. 323). Con respecto a Polonia, hay que mencionar especialmente a LUDW. ETU LICH y MANFRED LACHS, que se han ocupado principalmente del estudio el desenvolvimiento del derecho convencional. LACHS, por su parte, ha prestado así mismo atención al problema de la coexistencia pacífica.

VIII. Los negadores del derecho internacional Finalmente, hemos de referirnos todavía a aquellos autores que se agrupan bajo la rúbrica de “negadores del D.I.”. Esta expresión designa a quienes, sin negar la existencia del D.I., no reconocen su carácter jurídico. Suelen fundamentar su tesis alegando que el conjunto de normas llamado “derecho internacional” carece de legislador permanente, de un tribunal propiamente dicho y de un poder coercitivo central. Ahora bien: siendo libre cada cual de establecer un concepto del derecho más o menos amplio, parece a primera vista como si estuviéramos ante una simple disputa terminológica y pudiéramos desecharla, pasando a la orden del día. En realidad, un estudio más detenido de la cuestión nos muestra que en la entraña de esta discusión hay una oposición de fondo: los autores de referencia parten de la idea de que la ordenación de una comunidad solo puede realizarse por un poder superior a los miembros de la misma. No reconocen, pues, otro tipo de derecho que el conocido bajo el nombre de derecho de subordinación. Jefe de fila es aquí el ya antes mencionado filósofo THOMAS HOBBES (supra, pág. 85). Afirma HOBBES, en su Leviatán (II, caps. XVII y XXVI), que los Estados viven todavía en “estado de naturaleza”, no hallándose sometidos a una civitas máxima superior. Y como el derecho positivo solo puede establecerlo una autoridad superior, no hay D.I. positivo. Lo que por D.I. entendemos son meras palabras, que por falta de un poder coercitivo supraestatal no pueden dar seguridad alguna (“all covenants, without the sword, are but words, and of no strength to secure a man at all”). De ahí que los Estados estén siempre “en posición de gladiadores” (“in the state and posture of Gladiators”), o sea en estado de guerra potencial o actual (Leviatán, I, capítulo XIII). Análoga es la concepción de ESPINOSA (SPINOZA), cuya doctrina jurídica culmina en el principio de que cada cual tiene tanto derecho cuanto sea su poder. Y siendo los Estados particulares los únicos que disponen de poder coercitivo, carece el D.I. de una base propia de poder. ESPINOSA admite, sin embargo, que los Estados pueden unirse en una federación, lo cual implica el reconocimiento de la posibilidad de fundamentar un D.I. Alrededor de estos dos astros giran otros autores que expresan lo mismo en una terminología jurídica. Figura entre ellos, en primer término, el fundador de la “Analytical School of Jurisprudence”, JOHN AUSTIN. AUSTIN concibe el derecho como mandato de un superior a un súbdito, viendo la nota de “superiority” en la superioridad del poder. Por eso el D.I. no es para él una “ley en sentido propio”, un “derecho propiamente tal”, “law properly so called”, sino una parte de la “moral positiva”. Esta doctrina ha sido agudamente recogida por el jurista húngaro FELIX SOMLO en su obra furistische Grundiehre (1917), en la que niega el carácter jurídico del D.I. fundándose en que el poder que le sirve de base, es decir, el concierto de las grandes potencias, es demasiado inestable para que pueda sustentar un ordenamiento jurídico: “en cuanto las grandes potencias están seriamente desunidas, la comunidad internacional deja casi de existir”. Una nueva variante de la teoría del poder es la de LUNDSTEDT (Superstition or Rationality in the Action for Peace?, 1925). Sustenta LUNDSTEDT la tesis de que un ordenamiento jurídico es imposible sin la existencia de un poder penal que funcione regularmente (“the very idea of a Community implies the existence of a criminal law”). La

falta de un aparato de esta índole hace del D.I. un mero producto de la imaginación o una fraseología vacua, destinada a ocultar designios de dominación. (En la misma línea de pensamiento se sitúa el llamado “neorrealismo” norteamericano, representado especialmente por P. E. CORBETT y H. J. MORGENTHAU; por acentuar el papel del poder, monopolio del Estado, en la sociedad internacional, el “derecho” internacional se les presenta como simple “derecho acaso en gestación” o compromiso diplomático.) La negación más radical del D.I. se encuentra en los neohegelianos (ante todo en ADOLF LAS SON y JULIUS BINDER), por cuanto consideran al Estado como la suprema organización humana, rechazando incluso la conversión futura del D.I. en ordenamiento jurídico normal. También hemos de incluir en esta corriente a HOLDFERNECK, que ve así mismo en el Estado la “ordenación” suprema y rechaza el concepto de comunidad jurídica internacional. El propio HEGEL era de otro calibre que los neohegelianos. HEGEL considera al D.I. como derecho, por lo que no figura entre los negadores del D.I.A pesar de ello, hemos de ocuparnos de su doctrina en este orden de ideas, porque su D.I. se reduce, por falta de un poder supraestatal, a un mero “derecho estatal externo”. La doctrina hegeliana del D.I. coincide con la de HOBES y DE ESPINOSA en afirmar que un auténtico D.I. solo sería posible sobre la base de un poder supraestatal. Ahora bien: HEGEL niega la existencia de un poder supraestatal, por considerar que el Estado es la “realidad de la idea moral” y el “verdadero Dio en la tierra; que es un “fin en sí absoluto e incólume”, y que, en consecuencia, “posee el derecho supremo frente a los individuos” (Filos, del Derecho, 258). Esto se refiere no solo al Estado ideal, como con frecuencia afirma, sino a todo Estado, ya que incluso el Estado corrupto posee “los momentos esenciales de su existencia” (adición al 258). Mas si el Estado es un fin en sí absoluto, su bien constituirá su ley suprema (278). En HEGE a diferencia de lo que ocurre en BODINO, la soberanía del Estado es absoluta: su Estado no reconoce sobre sí ningún ordenamiento jurídico superior capaz de limitar el suyo. Por eso, el D.I. de HEGEL no descansa en una voluntad supraestatal, sin en “voluntades soberanas diversificadas” (530). Los Estados entre sí se hallan “en estado de naturaleza y sus derechos no tienen su realidad en un voluntad general constituida en poder superior a ellos, sino en su volunta particular” (335). La relación de los Estados entre sí es, pues, la “de independencias (Selbstandigkeiten) que estipulan entre sí, pero están al propio tiempo por encima de estas estipulaciones” (adición al 330). Una disputa entre ellos, “de no encontrar las voluntades particulares un acuerdo, solo podrá decidirse por la guerra” (334). Pero esto no es la última palabra de HEGEL. HEGEL subraya, ante todo que las naciones europeas constituyen una familia “por virtud del principio general de su legislación, sus costumbres, su educación”, lo cual “modifica” el comportamiento que entre sí observan con respecto al estado general (adición al 339). Así, el propio HEGEL alude a la existencia de un fundamento sociológico, trascendente con respecto al Estado particular, y aun susceptible de ulterior desarrollo, capaz de sustentar un auténtico D.I.

A ello hemos de añadir que para HEGEL el Estado no es, a pesar de las cualidades divinas que le reconoce, un producto último de la evolución; es, a su vez, un mero “momento” perecedero del Espíritu del mundo (Weltgeist), que utiliza a los Estados como instrumentos para preparar su acceso “al próximo eslabón superior” (344). Los espíritus nacionales sirven así, en verdad, al espíritu del mundo, “en torno a cuyo trono están como los artífices de su realización y los testigos y adornos de su magnificencia}” (352). Pero esto pone de manifiesto que la teoría hegeliana del D.I., antes esbozada, es una simple descripción de la situación de entonces, que en modo alguno pretende anticiparse al ulterior despliegue del “Espíritu del mundo”. Confirma esta interpretación el hecho de que HEGEL no asigna a la filosofía, de una manera muy general, otro cometido que el de concebir intelectualmente el curso del acaecer mundial, “cuando la realidad ha cumplido ya su proceso de formación y ha concluido” (prólogo a la Filos, del Derecho). Por consiguiente, una crítica de la doctrina hegeliana del D.I. solo ha de versar sobre aquella parte cuyo objeto es el D.I. de su tiempo. En este orden de ideas, hemos apuntado ya que HEGEL sigue fiel a la tesis de HOBBES de que los Estados se hallan entre sí en “estado de naturaleza”, por no estar sometidos a un poder superior. Ello nos muestra que el argumento del poder es común a los negadores del D.I. y a HEGEL. Por eso podemos ocuparnos conjuntamente de sus doctrinas. Frente a todos ellos hay que hacer valer que una comunidad puede crearse no solo por una autoridad central, sino también por la cooperación de los sujetos jurídicos, sobre la base de convicciones jurídicas comunes, y quedar asegurada mediante cierto equilibrio de fuerzas. Este tipo de estructura jurídica se denomina, a diferencia del antes mencionado derecho de subordinación o fundado en el señorío, derecho de coordinación o derecho corporativo. Se ha alegado, contra esta distinción, la imprecisión reinante entre ambos campos. Esta objeción, indudablemente exacta, nada dice, sin embargo, contra nuestra clasificación, y solo muestra que caben transiciones de un tipo a otro. No hay que olvidar, por otra parte, que también el derecho de coordinación está “sobre” los sujetos jurídicos, puesto que las normas establecidas de común acuerdo son para ellos tan obligatorias como las normas del derecho de subordinación. Ambos tipos jurídicos solo se diferencian por cuanto el derecho de subordinación posee órganos centrales de creación y ejecución del derecho, mientras que en el derecho de coordinación el proceso de creación del derecho exige en todos sus grados una cooperación de los sujetos jurídicos. De ahí que estas comunidades no puedan funcionar si todos los miembros no están animados de buena voluntad. Solo pueden surgir y prosperar en un ambiente ético adecuado. El derecho corporativo es más sensible que el derecho fundado en el señorío: este dispone de medios coercitivos centrales, mientras que aquel es del todo impotente sin la buena voluntad de los consortes jurídicos. Los negadores del D.I. olvidan, finalmente, que el D.I. no es un sistema jurídico independiente y hermético, porque solo puede ser cumplido y realizado por el derecho estatal, como a continuación hemos de ver. Por eso, la naturaleza del D.I. no puede determinarse aisladamente: ha de aprehenderse en el marco del derecho positivo en su conjunto, cuya corona es el D.I.

CAPITULO 7 DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO Y DERECHO INTERNO

a) Acerca de la relación entre el D.I.P. y el derecho estatal existen varias teorías, a saber: la teoría dualista o pluralista, y las teorías monistas, que arrancan, unas, del derecho estatal, y otras, del D.I. La teoría mencionada en último lugar se presenta a su vez en dos variantes: el monismo radical y el monismo moderado. La teoría dualista o pluralista, fundada por TRIEPEL y ANZILOTTI y representada todavía hoy por la doctrina italiana, afirma que el D.I. y el derecho interno son dos ordenamientos jurídicos absolutamente separados, por tener fundamentos de validez y destinatarios distintos. Mientras las normas del D.I. son producidas según un procedimiento internacional y obligan tan solo a comunidades soberanas, el derecho estatal, con arreglo a esta concepción, arraiga en su constitución, la única que puede originar derechos y deberes para individuos. Se llega así a la conclusión de que la total independencia de ambos ordenamientos resulta así mismo del hecho de que las normas estatales opuestas al D.I. gozan de obligatoriedad jurídica. Las dos primeras afirmaciones pueden refutarse fácilmente. Hoy no cabe ya realmente poner en duda que un tratado internacional, lejos de ser exclusivamente una fuente del D.I., puede obligar también en el ámbito interno del Estado. Incluso determinadas normas del D.I. consuetudinario son directamente obligatorias para los individuos (págs. 199 ); de lo que se desprende que también los individuos pueden estar directamente conectados con el D.I. Es lo que no advierte Sir GERALD FITZMAURICE cuando, en su curso de La Haya de 1957, afirma que el D.I. y el derecho interno no tienen un campo común (“common field”). Tal afirmación queda desmentida por el hecho de que el derecho interno puede prescribir a una persona un comportamiento distinto del que propugne el D.I., como a continuación vamos a ver. En cambio, es cierto que una norma estatal opuesta al D.I. común o a un tratado internacional no carece de suyo de fuerza obligatoria, ya que los tribunales estatales tienen en principio el deber de aplicar las leyes, aun las que infringen el D.I. Tal principio resulta del hecho de que los tribunales estatales son órganos de un determinado ordenamiento jurídico estatal, y como tales, han de aplicar las normas que el derecho propio les prescribe. Ahora bien: como no cabe presumir que un Estado quiera violar conscientemente el D.I., rige con carácter general en la interpretación de las leyes la regla de que en lo posible han de aplicarse a la luz del D.I. Solo cuando una ley contiene clara e inequívocamente una norma contraria al D.I., habrá de ser aplicada tal cual por los tribunales estatales, mientras el propio derecho estatal no determine otra cosa. Pero hemos de matizar esta comprobación, añadiendo que la evolución jurídica más reciente se inclina a considerar que los órganos estatales quedan directamente obligados por el D.I. a negarse a obedecer excepcionalmente a una ley de su propio Estado, si el órgano en cuestión, al aplicarla, incurriera en un delito internacional (págs. 201). En un supuesto de esta índole, el órgano estatal tendría, pues, que considerar como nula, a título excepcional, la ley contraria al D.I. Estas observaciones nos muestran que la teoría del monismo radical, opuesta a la teoría dualista, y que afirma que toda norma estatal contraria al D.I. es nula, no resulta sostenible. Pero tampoco puede mantenerse la teoría dualista de la completa separación del D.I. y el

derecho estatal, ya que olvida que la obligatoriedad de una ley opuesta al D.I. solo es a efectos internos y provisional: el Estado perjudicado está autorizado por el D.I. común a exigir la derogación, o por lo menos la no aplicación, de tal ley, y el otro Estado está obligado a satisfacer dicha demanda. Ello prueba que el procedimiento legislativo estatal puede quedar sometido a un control jurídico-internacional. También el principio, al que más adelante nos referiremos, según el cual en caso de una violación del D.I. en la persona o los bienes de un extranjero la reclamación jurídico-internacional solo es viable cuando se han agotado las instancias internas (v. pág. 385), revela que el procedimiento jurídicointernacional está por encima del interno. Si, pues, un litigio de esta índole se resuelve con arreglo a principios jurídicos, es en definitiva el D.I. el que siempre y sin excepción triunfa sobre el derecho interno que a él se oponga. La consecuencia de ello es que el derecho estatal solo puede moverse con entera libertad dentro de los límites fijados por el D.I.A esto objeta BALLADORE PALLIERI que la limitación del derecho interno por el D.I. es un mero hecho, si bien admite que el D.I. puede conceder derechos e imponer obligaciones a individuos, puesto que tanto el D.I. como el derecho estatal pueden regular cualesquiera relaciones jurídicas. Pero ello es ignorar que este “hecho” es una expresión del principio de efectividad (págs. 115-16), de lo que se desprende también la primacía jurídica del D.I, sobre el derecho estatal. Por todas estas razones, solo puede dar cuenta de la realidad jurídica una teoría que, reconociendo, desde luego, la posibilidad de conflictos entre el D.I. y el derecho interno, advierta que tales conflictos no tienen carácter definitivo y encuentran su solución en la unidad del sistema jurídico. Doy a esta teoría el nombre de monismo moderado o estructurado sobre la base de la primacía del D.I. porque mantiene la distinción entre el D.I. y el derecho estatal, pero subraya al propio tiempo su conexión dentro de un sistema jurídico unitario basado en la constitución de la comunidad jurídica internacional. La diferencia que separa el D.I. del derecho interno dentro del sistema jurídico unitario se pone claramente de manifiesto si consideramos la relación entre ambos sucesivamente desde el punto de vista de un tribunal estatal y de un tribunal internacional de arbitraje o de justicia. Si, en efecto, los tribunales estatales, en cuanto órganos del derecho estatal, han de aplicar incluso leyes contrarias al D.I., los tribunales internacionales de arbitraje y de justicia, como órganos del D.I., tienen que aplicar las normas de este. Para ellos las leyes estatales, como las decisiones judiciales y actos administrativos de un Estado, son meros hechos, susceptibles de ser medidos a la luz del D.I., y por consiguiente, de verse calificados según su concordancia u oposición al D.I. Esto vale incluso para las leyes constitucionales de un Estado opuestas al D.I. Ningún Estado puede sustraerse a una obligación jurídico-internacional invocando su derecho interno. De ahí que los órganos internacionales competentes puedan imponer al Estado que promulgó una ley opuesta al D.I. que proceda a su derogación, o por lo menos a su no aplicación. En el asunto relativo a Groenlandia, el T.P.J.I. llegó incluso a declarar inválido un acto de Estado contrario al D.I. Pero antes es preciso que el tribunal de arbitraje compruebe si existe o no realmente la pretendida norma de D.I., y si efectivamente ha sido infringida. Como por lo regular la existencia de una infracción solo es patente cuando la ley opuesta al D.I. se aplica, una reclamación diplomática únicamente podrá formularse al producirse tal aplicación: con anterioridad a esta, no hay la certeza de si la incompatibilidad potencial con el D.I. llegará a actualizarse. Si, por consiguiente, una ley autoriza al gobierno a incautarse sin

sino que invocan la ley y se someten a su autoridad.P. ya que pueden dar.I.. puesto que los Estados tienen la obligación jurídico-internacional de modificar o derogar las normas por ellos promulgadas en oposición al D. la sensación de que la validez internacional del D. se halla en el artículo 10 de la nueva constitución italiana de 1 de febrero de 1948.I. Así.I.. De ahí la necesidad de someter las disposiciones en cuestión a una consideración más detenida. Este precepto. Cuando. las disposiciones del Pacto que la regula”. en efecto. a petición del Estado perjudicado. KELSEN que el artículo 9° de la constitución federal austría.P. la propia ley dispone una injerencia de este tipo. Pero cabe también entenderlas en el sentido de que reconocen la primacía del D. sobre el derecho interno parece hallarse en contradicción con las nuevas constituciones de distintos Estados que hacen del D.P. sino también que hay sumisión de una a otra. que establece que las reglas universalmente reconocidas del D.I. mientras que para los órganos internacionales rige el principio de que el D. b) Ahora bien: la primacía del D. modificado de la siguiente manera en primera lectura de la comisión respectiva: “Para las relaciones del Reich alemán con los Estados extranjeros rigen los tratados y convenios internacionales. solo cabrá una reclamación diplomática cuando se haga uso de dicha ley. Para el juez estatal rige. el principio de que el derecho estatal precede al internacional. de acuerdo con su tradición. Análogo tributo al D.. Una innovación de esta índole del D. Sabido es que la primera norma constitucional de esta índole vino formulada en el artículo 4° de la constitución de Weimar. por consiguiente.I. según el cual el ordenamiento jurídico .I.I. pues tales disposiciones pueden inducir a pensar que el derecho estatal constituye la base del sistema jurídico y que el D. es. p. Dice. y el derecho interno se resuelve en favor del D. que dice en su preámbulo que la República. que considera las reglas generalmente admitidas del D.I. fue. es tan solo de carácter provisional. se funda en la primacía del derecho estatal. que se nos presenta por vez primera en el proyecto gubernamental de la constitución de Weimar. Pero la precedencia interna de la ley sobre el D. la que encontramos en la nueva constitución francesa de 27 de octubre de 1946. por el contrario. Mediante este procedimiento el conflicto originario entre el D. Tales fórmulas son sumamente desafortunadas. sin embargo. ello puede significar también que se remite al D. y.I. una constitución reconoce el D.I.I.indemnización de determinados sectores de propiedad privada. ej..I. solo regiría para aquellos Estados que hayan reconocido sus normas.I..P. común parte integrante del derecho estatal. con respecto a los demás Estados depende de las constituciones estatales.I. pues también ellas establecen que dichos Estados reconocen los principios universalmente admitidos del D. como normas de comportamiento en sus relaciones con otros Estados.I. la reclamación podrá formularse inmediatamente. solo tiene relevancia en cuanto ordenamiento jurídico delegado del ordenamiento jurídico estatal. pues. como parte integrante del derecho federal. precede al estatal. “se conforme aux regles du droit publico internacional”. el reconocimiento de una ley por un reglamento o una sentencia judicial no significa una delegación respecto de la ley. en cambio. por ejemplo.I.I. Si.I. al someterse a su ordenación. si el Reich ingresa en la Sociedad de Naciones. Coinciden con este precepto la constitución de Irlanda de 1 de julio de 1937 y la de Birmania de 27 de octubre de 1946. sometiéndose a él. valen como parte integrante y obligatoria del derecho alemán. las reglas universalmente reconocidas del D. porque el reconocimiento de una norma por otra puede significar no solo que hay una delegación de esta en aquella. por lo que el D.I.

resultan jurídicamente superfluas.I. Esta ejecución del D. para no dejarlo al arbitrio de cada tribunal o autoridad administrativa en particular. las constituciones estatales pueden contener normas acerca de la validez interna del D.. Uno de estos sistemas consiste en que toda norma jurídico-internacional en particular tiene que ser puesta en práctica por una ley o un reglamento en cada caso. el Tribunal Supremo del Reich ha aplicado directamente muchos principios del D.P. ej.. solo obliga a Estados.I. que reconoció la independencia de los tribunales. se abrió paso un segundo sistema de ejecución interna del D. A ello hay que añadir que el contenido de muchas normas jurídicointernacionales es sumamente impreciso. Pero la verdad es que no se trata de la transformación de una norma jurídico-internacional en norma jurídico-interna.I. su puesta en práctica interna. y sí de que constituye también una parte de ese derecho.I. and is held to be a part of the law of the land”). . por los tribunales: tal aplicación tiene lugar también en el continente europeo. común. Ya BLACKSTONE dio a este principio la conocida fórmula según la cual el derecho de gentes era adoptado en toda su amplitud por el derecho común.P. es preciso que el derecho estatal determine previamente qué órganos se encargarán de su ejecución.I. es decir. por cuanto la validez internacional del D. a su apreciación la modalidad del cumplimiento. by the common law.P. p.P. en cambio.P. en defecto de la validez internacional del D. se dio principalmente en la época del absolutismo. para poder ser aplicada por los tribunales y autoridades administrativas. el cual consiste en que los tribunales puedan aplicar una norma del D.. dejando.P. que nunca fueron previamente vertidos en una ley alemana. pudieron ir surgiendo en este aspecto diversos sistemas.P. sino que confían su ejecución a los respectivos Estados.P. común sin tener que esperar su ejecución mediante una ley del Estado. En cambio. Pero no es solo en los países del círculo jurídico anglosajón donde encontramos una aplicación inmediata del D.I.I.. en derecho interno. soto constituye una parte del derecho del país. Este sistema.I.P.P. Pero dicho principio no debe entenderse en el sentido de que el D. y volvemos a encontrar un fenómeno análogo en las modernas dictaduras. Pero aun en el supuesto de que las disposiciones constitucionales en cuestión se interpreten en este sentido. porque el D.P. que vamos a llamar el sistema de la ejecución interna individual del D. siendo considerado como parte del derecho del país (“The law of nations s here adopted. solo obliga a los Estados a cumplir sus normas. sino de la ejecución de una norma superior por una norma inferior. Este proceso se denomina también transformación del D. En cambio.P por medio del derecho interno es necesaria por el hecho de que la mayor parte de las normas jurídico-internacionales no instituyen un órgano propio para su aplicación. a saber: el sistema de la ejecución interna general de las normas jurídico-internacionales universalmente reconocidas. ya en la época de la monarquía constitucional.P. in its full extent. De ahí que las constituciones estatales puedan regular. en la comunidad de los Estados depende exclusivamente de la constitución de dicha comunidad y no de la constitución de este o aquel Estado.I.I. Y como la modalidad de esta regulación queda encomendada al arbitrio de los distintos Estados.I.I. Así.I.italiano se atiene a las normas universalmente admitidas del D.I. de la ejecución de las normas jurídico-internacionales dentro de la comunidad estatal.P. De ahí que un Estado pueda reservar a su poder central el cometido de proceder a su determinación más precisa por medio de una disposición interna. Y como en principio el D.

Y ello es así incluso en los países del derecho anglonorteamericano. y sí una simple codificación de un principio que ya se había elaborado en la práctica de los tribunales independientes.P.P. Todo lo cual pone claramente de manifiesto que el artículo 4° de la Constitución de Weimar no implica en modo alguno el punto de vista de la primacía del derecho interno. sino que declaró por boca de su presidente.P. no constituyen.P. puesto que las disposiciones constitucionales que acabamos de mencionar no pueden tener más fuerza que la propia constitución.P. una innovación. común.Tampoco han vacilado los demás tribunales de la Europa Central y Occidental en traer a colación directamente las normas del D. y no su validez interna. D. Sin embargo. PREUSS. pues. quiso recoger en la Constitución de Weimar la disposición antes mencionada. al objeto de asegurar mediante esta cláusula general la aplicación directa del D.I. los tribunales estatales habrán de aplicar entonces.I.P. en oposición a esta práctica. común en la esfera interna. preceden a las leyes federales. Es cierto que los tribunales estatales tienen.I.I. Por otra parte. este principio tiene una excepción en el artículo 25 de la Ley Fundamental de Bonn (y en el 67 de la Constitución de Hessen).I. puesto que el principio según el cual el D.P. apartado 2°. donde se dice que las normas generales del D.P. en caso de duda. común en la esfera interna. pues tampoco conceden al D.I. el deber de interpretar todos los preceptos jurídico-internos a la luz del D.P. que deseaba la simultánea vinculación del D.I. en principio. y por ello acordó en primera lectura la fórmula a que antes hicimos referencia. Pero advertida por mí la Comisión de su error. Dicha norma constitucional. la ley propia. sino que se propone tan solo hacer posible la aplicación inmediata del D. incluso la que se opone al D. Con todo. HAUSSMANN.P. se había venido desarrollando hasta su plenitud en la Europa Central. preferencia alguna sobre las demás leyes.I. que en ella se inspira.I. común que en un litigio se aduce existe o no. pero si una interpretación de esta índole no logra descartar la contradicción. Mas como quiera que. en cambio. por lo que una norma jurídico-internacional puede verse privada de eficacia interna por una norma legal posterior. para el ámbito jurídico interno. Una vez más rige aquí el principio lex posterior derogat priori. Prof.I.P. de la Ley Fundamental de Bonn establece que. Lo mismo vale en relación con el artículo 4° de la Constitución de Weimar y el 9° de la Constitución federal austriaca.I. el artículo 100. que solo tiene en cuenta la validez internacional del D. el Tribunal Federal decidirá si la norma de D. la teoría de la separación tajante entre el D. el primer ministro del Interior de la Alemania republicana..I. También en este caso se trata simplemente de la aplicación interna del D.I. común.P. afirmar .I.P. es parte integrante del derecho del país se limita a decir que las normas del D.P. y no de su validez internacional. En un principio la Comisión constitucional interpretó mal esta idea. a partir de finales del siglo XIX.I. como el artículo 9° de la Constitución federal austriaca. no solo aceptó la propuesta gubernamental. A ello se añade que el Tribunal Federal puede negar la existencia de una norma jurídicointernacional. según vimos ya.I.P. y el derecho interno. común aun en el supuesto de que se oponga a una norma estatal. común quedan equiparadas a las demás normas del derecho interno. común por los tribunales estatales no significa que estos puedan aplicar una norma del D. “hacia dentro y hacia fuera”. y el Estado afectado por la sentencia del Tribunal Federal.P. el principio de la aplicabilidad inmediata del D.

d) Contra esta teoría del monismo moderado cabe alegar. donde la celebración de tratados es todavía un privilegio de la Corona. Ello nos muestra que el derecho estatal no puede por sí solo llevar a cabo la primacía del D. p. común no conoce una jurisdicción obligatoria.. es decir. y en la Novela constitucional neerlandesa de 22 de mayo de 1953. permaneciendo inalterado en el ámbito internacional la primacía de los tratados. y viceversa. puesto que los tribunales internacionales de arbitraje y de justicia solo tienen competencia para decidir aquellos casos con respecto a los cuales les reconocieron su competencia las partes en litigio. de esta suerte.P.I. Estos sistemas confirman. Pero induce a confusión hablar en este caso de un reconocimiento de la teoría dualista.que tal norma existe. dándose a la vez la posibilidad de su resolución en un procedimiento jurídico-internacional. que obligue a ambas partes. En tal caso. por consiguiente. la teoría del monismo moderado. equiparan estos tratados a las leyes. en Alemania.I.P.. si el litigio ha de ser solventado jurídicamente. como. De ello deduce PAPALIGOURAS que todo Estado puede decidir por sí lo que in .I.. pues los tribunales ingleses no ponen en duda la primacía de los tratados internacionales sobre las leyes inglesas. o por lo menos de los que tengan carácter político y los que impliquen cambio en la legislación. Según un tercer sistema.. Pero también aquí rige el principio de que toda ley ha de interpretarse en lo posible a la luz de los tratados internacionales. Claro está que esta equiparación de los tratados a las leyes vale tan solo para el ámbito interno.. tendrá que ser encomendado a un procedimiento jurídico-internacional. que ha encontrado su expresión en la Constitución francesa de 1946 (y la de 1958). los tratados prevalecen sobre las leyes también en la esfera interna. Son también varios los sistemas existentes.P. rige el principio de que un tratado internacional solo tiene eficacia interna cuando es ejecutado por una ley o un reglamento. Otras constituciones. Pero también en este supuesto son posibles e inevitables colisiones entre los tribunales estatales y Estados extranjeros. c) Una vez considerados los distintos sistemas que se han aplicado para la ejecución del D.I.I. En Inglaterra.P. por el contrario. Austria y los Estados Unidos de Norteamérica. podemos pasar a la ejecución en la esfera interna de los tratados internacionales. modificar un tratado anterior. de un tratado cuyo contenido no haga necesaria una ley ejecutoria. de la nueva Constitución de los Países Bajos dice expresamente que no se aplicará ningún precepto legal si no está de acuerdo con un tratado internacional debidamente publicado. ej. que pueda comprobar la existencia de un acto ilícito internacional y disponer la abolición de una ley opuesta al D. que ya exigen una aprobación parlamentaria para la celebración de los tratados.P. que el D. siempre que se trate de un selfexecuting treaty. p. En defecto de dicha sumisión no hay un órgano unitario del D. e). común en la esfera interna. ya que sigue la posibilidad de conflictos entre el derecho estatal y el D. sin embargo. sino que hacen depender simplemente la aplicabilidad jurídico-interna de los tratada de una norma estatal de ejecución.I. por no poder descartar la posibilidad de conflictos entre los Tribunales Supremos de los Estados y las instancias de decisión internacionales. ej. El artículo 60. Una ley posterior puede.P. por último. por cuanto los tribunales y los Estados afectados por las sentencias pueden interpretar de distinta manera los tratados en cuestión.

I. 14 modificado) y por la Ley Orgánica del Estado de 10 de enero de 1967 (art.I. no puede suplirla ninguna disposición constitucional. (f) Por lo que se refiere a España. Y no pueden alterar esta circunstancia aquellas disposiciones constitucionales que determinan que las normas jurídicointernacionales dan lugar a derechos y deberes directamente para los individuos toda vez que dichas disposiciones constitucionales solo son aplicables si hay efectivamente normas jurídico-internacionales que por su contenido quieran dar lugar a tales derechos y obligaciones. dependiendo la solución del contenido y el fin de las respectivas normas jurídico-internacionales. al propio tiempo.I. el cual solo necesita una ley o autorización de las Cortes para los tratados “que afecten a la plena soberanía o a la integridad territorial española”. solo podría alcanzarse dando a los Estados la posibilidad de hacer valer y ejecutar sus facultades jurídico-internacionales mediante un procedimiento arbitral o judicial.” parece disolverse en una multiplicidad de derechos estatales externos. Con lo cual.” (art. De lo cual resulta que. 7° de la Constitución de 1931) o los convenios internacional ratificados por España e inscritos en la Organización mundial (entonces Sociedad de Naciones). puesto que estas no pueden tener lugar sin mutuo acuerdo o sin un tribunal arbitral reconocido por ambas partes en litigio. debiendo ser oídas las Cortes para los demás que afecten a materias de su competencia. Ahora bien: estos juicios propios acerca de un deber jurídico-internacional no son decisiones jurídico-internacionales. según es sabido. e) En cambio. pero están.P. del nuevo Título preliminar del Código civil estipula que “las normas jurídicas contenidas en los tratados internacionales no serán de aplicación directa en España en tanto no hayan pasado a formar parte del ordenamiento interno mediante su publicación íntegra en el Boletín Oficial del Estado”. ha declarado en algunas sentencias que los tratados internacionales tienen fuerza de ley. al juzgar cualquier hecho jurídico-internacional. y no arbitrariamente. en segundo lugar.P. que todo Estado. en lo esencial con HEGEL. Estas agudas objeciones pasan por alto dos cosas: en primer lugar. el conjunto de normas llamado “D. Porque a esta cuestión no cabe siquiera una respuesta general. desde luego. Faltando esta voluntad. El Tribunal Supremo. ha de distinguirse tajantemente de otra cuestión. por encima de sus estipulaciones. que los Estados suscriben entre sí convenios. PAPALIGOURAS coincide. La ratificación corresponde al Jefe del Estado. a los que había de acomodarse la legislación española (art.P.concreto se ajusta al D. teniendo que decidir cada uno de ellos por sí acerca de su aplicación e interpretación. Es evidente que cada Estado ha de decidir primeramente por sí el contenido de sus obligaciones jurídicointernacionales y la manera de cumplirlas. 9°).I.P. que enseñó. 65 de la misma).) .I.I.P. debe proceder de buena fe. el problema de la primacía del D. el D. por bienintencionada que sea. precede normativamente al derecho estatal. no hay en las actuales Leyes Fundamentales preceptos que incorporen al derecho positivo “las normas universales del D. La relación entre los tratados y el derecho interno español está regulada esencialmente en la Ley de Cortes de 17 de julio de 1942 (art. pues. con la que frecuentemente se le involucra: nos referimos a la de si una norma jurídico-internacional se aplica también directamente a individuos. pero que la plena eficacia de la primacía del D. El artículo 1°. que ningún Estado puede decidir él solo una cuestión jurídico-internacional con efectos obligatorios para otros Estados. por su parte. 5.

por cuanto sustrae a los Estados toda facultad de autotutela militar (prescindiendo del supuesto de legítima defensa contra un ataque no provocado) y concede al Consejo de Seguridad un poder coercitivo (págs. I).I. cuyo desarrollo pudiera traer en el actual D. Ni siquiera la Carta de la O. Las normas correspondientes solo se distinguen de las estatales por su mayor jerarquía. desde el establecimiento de la S. introduce una gran innovación. Responsabilidad colectiva y responsabilidad individual parcial a) Ya indicamos antes que la comunidad internacional puede regula también directamente el comportamiento de los individuos (cap.D. faltaba un poder coercitivo central.CAPITULO 8 NOTAS CARACTERISTICAS DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO I.I.. según el D. La relativa falta de órganos centrales A diferencia de los ordenamientos jurídicos internos. puesto que la competencia del T.N.N. 500-501).U. se . En nada se ha alterado este hecho (prescindiendo de algunos indicios) con el establecimiento de la comunidad de Estados que es la O.I. antes de la O. el mutuo acuerdo de las partes.N. las reglas jurídico-internacionales normales (que podemos llamar el D.) limitado. carece el D.D. no se funda sino en la sumisión de ambas partes (pág. en cambio.I. 561). Pero en este orden de cosas.I. ya porque estas se entiendan sobre el fondo. la Carta de la O. ya antes evocado.I. y ello autorizaba a los Estados a hacer valer sus derechos por medio de la autotutela. del D. 502 s. II.U.U. que antes fue el Consejo de la S. Por el contrario.. e incluso en ciertos casos para intervenir de oficio (págs. capacitados ambos para ser invocados por una sola de las partes. Lo cual pone de manifiesto el carácter corporativo. un órgano mediador de carácter permanente. Existe. Constituye esta disposición un germen de gobierno mundial. común.U.N. y es ahora el Consejo de Seguridad de la O. Por último.U. de órgano legislativo central. Ello pone de manifiesto la fuerza que conservan los factores centrífugos y la relativa debilidad de la comunidad internacional. Sus normas generales solo pueden surgir de una cooperación de los Estados.N.I. un cambio de estructura en el sentido de un derecho mundial.). introduce una jurisdicción obligatoria. ya porque concierten un compromiso por el cual sometan el conflicto a un tribunal arbitral. 559 s. Esta peculiaridad del D. Pero esta tendencia se ve contrarrestada por el derecho de veto de los miembros permanentes en el Consejo de Seguridad (págs.N. en sentido estricto) difieren del derecho interno por su contenido. También la pacífica solución de los conflictos tiene como único camino.P. pero su estructura es la misma.N.J.

U. lo que ocurre es que el D. por ello están obligados todos los bienes corporales e incorporales de aquellos que están sometidos a tal sociedad o cabeza”. el de la responsabilidad individual. . ya por haberse obligado por deuda ajena. Pero es verdad que ciertos tratados designan expresamente el órgano llamado a actuar. Rige. pues. que pueden ser órganos del Estado o particulares (SCELLE. obliga directamente a los titulares concretos de estas funciones públicas. el Convenio de La Haya sobre la guerra terrestre confiere a los altos jefes militares la facultad de concertar armisticios (art. al obligar a aquellas personas que el derecho interno llama a desempeñar estos cometidos (KELSEN). Por ejemplo. sacrificarse y pagar directa o indirectamente por los órganos culpables. ej. además del principio de la responsabilidad colectiva. Resulta. al escribir “que por lo que debe pagar algo alguna sociedad civil o su cabeza. Pero que ambos pueden coexistir lo advertía ya grocio. ¿Qué quiere decir esto? Autores hay que contestan diciendo que el “Estado” no es más que la suma de sus miembros y que el D. Decir que el “Estado” tiene un deber internacional significa. Solo cabe. o juzgar de cierta manera.I.. Dejamos para más adelante (cap. según el derecho interno. el órgano estatal competente no está sujeto a una obligación jurídico-internacional. pone de manifiesto que sus preceptos y prohibiciones se dirigen de suyo a la organización del Estado. STOWELL). la organización estatal deberá promulgar una ley en ejecución de un tratado internacional. que la responsabilidad colectiva del conjunto no excluye en modo alguno la responsabilidad individual de los órganos culpables. hay que entregar a un delincuente en cumplimiento de un tratado de extradición. Por ejemplo. lo único que el tratado pide es la entrega en sí del delincuente. Dichas consecuencias (represalias. sanciones de la O.N. Ahora bien: un análisis más detenido del D. en D.I.I. GUGGENHEIM).N. por lo que todos tendrán que sufrir. 10) el averiguar hasta qué punto rige también excepcionalmente. decir que en general la organización estatal como tal está obligada por el D. que la organización estatal está sujeta a un determinado comportamiento. b) Ahora bien: esta organización estatal obligada en primer término no coincide con aquellos que sufren las consecuencias jurídicas por infracción del D. pues. administración o jurisdicción. sin obligar a un órgano determinado. solo obliga a individuos. pues. p. También el artículo 12 del Convenio de Ginebra sobre el trato a los prisioneros de guerra de 12 de agosto de 1949 establece. el principio de la responsabilidad colectiva (KELSEN. Si. solo exige que se dé un determinado resultado.I.I. sigue adherida al principio de la responsabilidad colectiva. verbigracia.U.I. que el Estado respectivo responderá independientemente de eventuales responsabilidades personales. a provocar un resultado determinado. sin preocuparse de que la haga un órgano competente o incompetente. ante todo. ya por sí directamente. De ello no se deduce que el D.) se dirigen potencialmente contra la totalidad de los ciudadanos del Estado en cuestión. intervenir en defensa de los extranjeros o abstenerse de actos de suyo lícitos (extraterritorialidad).I.expresa en el hecho de que obliga a los Estados (y otras comunidades jurídicas soberanas). c) También la Carta de la O. guerra. prescribiendo la acción u omisión de determinados actos orgánicos de legislación. puesto que autoriza al Consejo de Seguridad a adoptar medidas coercitivas contra determinados Estados (infra. págs. 36). en su apartado 1°. Antes bien. 640).

sino que sirve para subrayar que la Carta de la O. o incluso ser dominado transitoriamente por un poder extranjero.I.I. y tanto GROCIO (II. El artículo 1° del Anejo al tratado de fideicomiso para Somalia estatuye por su parte: “La soberanía del territorio pertenece a la población de este”. 7).U. Por otra parte. sin. es más que su organización.I. IX) como BYNKERSHOEK. III. f) Lo que hemos dicho en los apartados d) y e) se ve confirmado algunos tratados en los que se establece que la soberanía sobre un territorio corresponde al pueblo. Un “pueblo” podrá cambiar también de organización. puesto que no puede elevarse libremente. que mantiene el principio de la responsabilidad colectiva en los artículos 39 y siguientes.I. pero no debe en modo alguno ser confundido con el concepto fundamental del pueblo organizado en Estado. con un general en jefe. o sea un pueblo organizado en Estado. necesitando apoyarse en una base firme cuyas columnas son los Estados. p. su preámbulo se inicia con las palabras: “Nosotros. Ahora bien: solo es “pueblo” en este sentido aquella comunidad que ha llegado a gobernarse plenamente a sí misma. sino el pueblo (populus) organizado en Estado. o también “potencia”. e) Este concepto fundamental ha sido recogido por la Carta de la O. Carácter incompleto del derecho internacional Como ya dijimos antes (cap. cap. BYNKERSHOEK resume esta idea en las siguientes palabras: “Forma autem regiminis mutata. no es el Estado como organización. Podemos comparar también el D. los pueblos de las Naciones Unidas. El concepto étnico del pueblo no carece de significación jurídico-internacional. consuetudinario y tratados). Mas para excluir equívocos.I. ya lo subrayan. capítulo XXV/I). no tiene una significación meramente ideológica. non mutatur ipse populus.I. Por eso el pueblo sigue con la responsabilidad incluso mucho después que murieron los órganos que incurrieron en ella. el D. como atestiguan el derecho de las minorías (pág.. digamos que este concepto del pueblo no coincide con su concepto étnico. que necesitan ser concretadas por normas estatales de ejecución.N. Consecuencia importante de ello: el sujeto responsable en D. Los Estados no se limitan a crear el D.I. da derechos e impone obligaciones a los pueblos. nunc alio modo regatur” (II.U.d) El principio de la responsabilidad colectiva nos hace ver que el Estado en el sentido del D. propio del D. cuyas órdenes solo pueden ejecutarse si los subordinados las transmiten y los soldados las traducen en la realidad. quamvis nunc hoc.N.. Eadem utique Respublica est. antes usuales. 554). y no a los gobiernos. aunque surjan obstáculos pasajeros para su organización propia. desaparecer como “pueblo”. ya que. por regla general. con un tejado o una bóveda. Por eso compara TRIEPEL el D. hemos decidido aunar nuestros esfuerzos” Esta aplicación consciente de la expresión “pueblo” en lugar del término “Estado”. ej. con su . reconocen en el tratado de paz con el Japón “la plena soberanía del pueblo japonés sobre el Japón” (artículo 1°). solo comprende normas abstractas (D. El tratado anglo-egipcio de 12 de febrero de 1953 dice en el artículo 2° que hasta la realización del plebiscito en el Sudán “la soberanía del Sudán quedará reservada a los sudaneses”. Los aliados.I. es incompleto. cometiendo la infracción. 537) y el principio de autodeterminación de los pueblos (pág. Puede mantenerse por mucho que cambie su organización.

I. sino que solo tienen el deber de observar cierto comportamiento con respecto a los Estados particulares.I. sin que un tercer Estado pueda oponerse a ello. y la O. ya que ambas organizaciones reconocen deberes para con la comunidad. Ahora bien: la consecuencia de este hecho es que en principio el hombre no es considerado por el D. común. La mediatización del hombre y su paulatina atenuación a) El principio de la responsabilidad colectiva.N. de que antes nos hemos ocupado. 39 de la Carta). sin embargo. Mas.P.I. Pero esta. la colaboración de los Estados en la creación y ejecución del D. cuya violación obliga al Consejo de Seguridad a intervenir (art. que afectan directamente los intereses de todos los Estados.I.N. suelen estar constituidos por órganos estatales. Esto prueba que los deberes jurídico-internacionales solo se dan en principio en la relación de los Estados interesados entre sí.cooperación: lo realizan también ejecutándolo. organizado de la S. con arreglo al D. El T.. En cambio. Responde en calidad de súbdito de un Estado por el delito de su comunidad. con las siguientes palabras: “En prenant faifet cause . De ahí que si se produce una infracción del D. Ello quiere decir que los Estados no están obligados sin más a un determinado comportamiento. en el D. ante todo.I. ni un Estado cualquiera.I.I. y a la que SCELLE llama “le dédoublement fonctionnel”. siendo los Estados comunidades jurídicas. Figura entre estas. la prohibición del recurso a la fuerza. el Consejo de Seguridad no tiene facultad para dictar una sanción contra un Estado que haya violado otra norma del D. como individuo. 326) que hay además órganos internacionales especiales.U. V. sin embargo.. y el derecho interno. Gestiones y reclamaciones colectivas únicamente se admiten cuando se trata de violaciones fundamentales del D. que domina la relación entre el D. b) Otra cosa ocurre. sino como simple miembro y súbdito de dicha comunidad.I. ha puesto de manifiesto que los sujetos más importantes del D. a consecuencia de lo cual funcionan a la vez también como órganos internacionales. solo existen deberes entre Estados particulares. dio a esta idea una formulación clásica en su fallo de 30 de agosto de 1924 (asunto Mavrommatis). no son personas individuales. no es concebible sin esta colaboración constante y activa de los Estados.I. los cuales. a su vez. protegidos por sanciones colectivas. tiene la mayor importancia para la comprensión del D. IV. se hace confiando este cometido a órganos determinados. La fundamental relatividad de los deberes jurídico-internacionales y la aparición de deberes comunitarios a) La relativa debilidad de la comunidad internacional se advierte también en el hecho de que. Y este puede renunciar a su derecho. instituidos por los ordenamientos jurídicos estatales. individualmente o en común.J.I. sino los pueblos organizados en Estados. Un D. puede defenderle frente a otros Estados como súbdito suyo.D. sino únicamente el Estado lesionado. no pueda en principio protestar un órgano central de la comunidad de los Estados.I. Esta doble función de los órganos estatales.I. Pero veremos más adelante (pág.

Cualquier Estado. hacer valer por sí mismos un derecho ante un órgano internacional y tengan que reservar este recurso a la apreciación de su Estado. Ello se advierte sobre todo en el hecho de que el actual D. violan los derechos humanos más elementales de sus propios súbditos. aprobada por la Asamblea General de la O. según el D.I. cet Etat fait. á vrai diré. según el D. Un paso en esta dirección fue el procedimiento de demanda introducido por el Convenio europeo de derechos humanos (1950).I. tiene derecho a llevar una política económica perjudicial a . con menor alcance.I. I'action diplomatique ou I'action judiciaire inter-nationale. 542-44). común. a la vez súbditos de la comunidad superior que es su Estado. y de derechos civiles y políticos. aunque por su parte esté sometido al ordenamiento jurídico internacional. que paulatinamente fue abriéndose paso en el siglo XIX: lo informa. a) La idea de comunidad está todavía poco desarrollada en el D. El carácter individualista del derecho internacional y los primeros conatos de un derecho internacional social. de derecho y protección (infra. común.U. común. b) Ahora bien: la evolución jurídica más reciente nos muestra ya algunas grietas en este principio.U. Este hecho se nos aparecerá con mayor claridad si comparamos la situación del súbdito de un Estado con la del súbdito de un municipio o el de una provincia. son además de súbditos de un municipio o de una provincia.pour l'un des siens. implicaba que tuviesen un derecho individual de acceso a un órgano internacional contra el Estado culpable.N. De mucha mayor relevancia es ya el principio de la intervención por razón de humanidad. los súbditos de un Estado no son a la vez ciudadanos del mundo: su Estado constituye para ellos la comunidad suprema. y sí súbditos de un Estado. en sa faveur. Si estos. en efecto. valoir son propre droit. de 1966). el apátrida carece. en mettant en mouvement. VI. el 10 de diciembre de 1948 (y por los Pactos internacionales de derechos económicos. En cambio. Una elevación de principio de los individuos a la categoría de sujetos del D. Ello prueba que en principio los individuos no son sujetos inmediatos del D. Este principio del respeto de los derechos humanos fue erigido en un principio general por la carta de la O. por ejemplo. 549). La mediatización de los hombres por los Estados a que pertenecen tiene también como consecuencia el que los individuos no puedan. le droit quil a de faire respecter en la personne de ses ressortissants le droit international”. págs.I. aunque sí atenuada. si bien proceden de un Estado.I.I. Pero la situación anterior no quedaba superada. en efecto. en el que los individuos afectados actúan como partes (y. el recurso previsto por el Protocolo facultativo del mencionado Pacto internacional de derechos civiles y políticos. no prohíbe a los Estados atender a sus intereses políticos y económicos de una manera que perjudique gravemente a otros Estados. y desarrollado y explicitado en la Declaración sobre los derechos humanos. de la misma fecha que este) (págs. la gran idea de que la comunidad de los Estados tiene derecho a intervenir contra medidas que.N. Relativamente poca importancia tienen en este orden de cosas algunas normas convencionales que conceden a determinados individuos el acceso a un tribunal internacional de arbitraje. cesando sus posibilidades jurídicas individuales en las instancias supremas de un Estado.. sociales y culturales.

Reino Unido. mientras que una comunidad de consortes. Es ello buena prueba de que en D. Esta diferencia repercute naturalmente sobre el contenido de las normas. También pueden los Estados —prescindiendo de determinadas limitaciones convencionales— determinar libremente la amplitud de sus armamentos.I.I. Unión Soviética). pero un orden que siempre está amenazado por un desorden en lo grande”. significa orden en lo pequeño. Esta idea encuentra en la actualidad su expresión más clara en la ayuda a los países en vías de desarrollo. y que está abierto a todos los Estados. incluso disponiendo de suficiente espacio. Al Consejo Económico y Social. (En esta línea se sitúa muy especialmente la importante Declaración sobre los principios de D. especialmente. son comunidades individualmente determinadas. Hace así su aparición un D. los acuerdos políticos de varias potencias entre sí o los tratados que fijan las fronteras. independientemente de las diferencias en sus sistemas políticos. Estos postulados encuentran ahora a su vez un poderoso apoyo en la encíclica Pacem in terris de 11 de abril de 1963. en las diversas esferas de las relaciones internacionales”.I. los sujetos normales del D. uno de los cuales consiste en el deber de los Estados “de cooperar entre sí. pues. regula además hechos típicos como la jerarquía y los .I. se hace tanto más perentoria a medida que crecen los peligros que amenazan a la humanidad.I.I. aunque puede ser denunciado. con excepción de las subterráneas. aprobada por la Resolución 2625 (XXV) de la Asamblea General el 24 de octubre de 1970. jurídicos individualmente determinados ha de tener más en cuenta las situaciones concretas. p. puede prohibir la inmigración.) También la exigencia de una limitación de los armamentos bajo un control internacional. El D. la exigencia de un desarme total. como. compete el fomento de un paulatino fortalecimiento de la solidaridad internacional. obligando así a otros Estados a asumir a su vez duras cargas. ej.N. social. VII La relativa escasez de sujetos Si los sujetos del derecho interno son una masa de individuos anónimos. de que imperen la paz y el orden. El primer paso positivo en esta dirección ha sido dado con el tratado tripartito (Estados Unidos. HOLD-FERNECK: “el D.. prohibiendo las experiencias de armas nucleares.U. solo contiene regulaciones concretas. Pero es erróneo afirmar que el D. más aún. en la que el Papa JUAN XXIII pide insistentemente a los hombres investidos de responsabilidades públicas “que no escatimen esfuerzos para imprimir a las cosas un curso razonable y humano”. Certeramente observa. puesto que una comunidad de sujetos jurídicos anónimos solo puede ser regida mediante regulaciones típicas. los intereses individuales de los Estados se tienen todavía mucho más en cuenta que el interés general de la comunidad.otros pueblos.I. b) Unicamente en la comunidad organizada de Estados que es la O. Puede ejercer un dumping de exportaciones. económicos y sociales. empieza a manifestarse un cambio de perspectiva en este punto. referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. firmado en Moscú el 5 de agosto de 1963.

I. simples actos típicos. . Cabe. Marco amplísimo por lo demás. son dispositivas. particular. Pero junto a estas normas hay otras que los Estados tampoco pueden modificar inter se. incluso. su juscogens.U. y en primer término los principios de este relativos a la celebración y abrogación de tratados. entendiéndose por tal “una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario y que solo puede ser modificada por una norma ulterior de D. pudiendo desenvolverse únicamente dentro del marco que ellos fijan.N. como el derecho interno.U. y así mismo los que se oponen a la prohibición del uso de la fuerza del artículo 2°. común en la medida en que no afecte los derechos de terceros Estados. que he venido sosteniendo desde 1937. Este punto de vista..privilegios de los representantes diplomáticos.). consuetudinario. fue reconocido por la Comisión de D. 157 s. finalmente.I. en su sesión de 1963 (y ha plasmado. eran nulos los tratados que se opusiesen a las buenas costumbres (contra bonos mores) (cf.I..U. regula así mismo. en el artículo 53 de la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados de 23 de mayo de 1969. Se trata.I. Derecho internacional común y derecho internacional particular Las normas que solo obligan a dos o más Estados constituyen el llamado D. págs. Cuanto más se organice la comunidad internacional. la celebración de tratados. En aquellos casos en que sus normas tienen por objeto el comportamiento de individuos. ya con anterioridad a la Carta de la O. como ocurre con el estatuto de los funcionarios de la O.N. tanto mayor se hará este sector del D. VIII. la situación de los prisioneros de guerra. Así. común o universal. pero hay también unas pocas normas particulares de D. generales. por lo general. figuran entre estos todos los tratados que violan los derechos humanos fundamentales. común contiene muy pocas normas taxativas. decir que también en D. apartado 4°. hay que observar que en principio hay en todo ordenamiento jurídico principios que pertenecen al ordre public y constituyen.I.N. prevalecen las normas.P. Desde la entrada en vigor de la Carta. el procedimiento de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de la O.I.I. Normas taxativas y dispositivas en derecho internacional Afirman algunos autores que en principio todas las normas del D.I. IX. el D.I. de normas convencionales.I.I. Ahora bien: el D. ya que el D. a tenor del cual es nulo todo tratado que al celebrarse esté en oposición con “una norma imperativa de derecho internacional general". En efecto. general que tenga el mismo carácter”). Lo único cierto en esta afirmación es que en principio dos Estados pueden acordar entre sí una regulación que se aparte del D.I. pues. particular presupone el D. etcétera.

puesto que descansa en la cooperación y el común acuerdo de los Estados.S. Con lo cual. (Por su parte. desarrolla. las que se refieren a la elección de los miembros del C. todo el D. sin embargo.S.. ha traído consigo un cambio.N. a intervenir en tales supuestos carece de sanción.U.I. Es también una exigencia de la buena fe que ningún Estado pueda exigir de otro una determinada conducta. de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. de buena fe. En otros términos: si hacemos abstracción del principio de la buena fe. Esta idea se manifiesta. el 24 de octubre de 1970. las obligaciones contraídas. la antes mencionada Declaración sobre los principios de D. Ahora bien: la norma del artículo 39 que obliga al C. si se lo ha impedido culposamente (“venire contra factum proprium”). cuando escribió: “Pacta privatorum tuetur ius gentium.N. Y por ello entiende la comisión competente de la Conferencia de San Francisco que los tratados no han de interpretarse y aplicarse a la letra.S. en la Carta de la O. de buena fe.. Hanc si tollis. “el principio de que los Estados cumplirán de buena fe las obligaciones contraídas por ellos de conformidad con la Carta”. de la comunidad internacional organizada depende del valor de la buena fe. si deja de hacer o decidir.I. La organización de la comunidad interestatal. entre otros. 39 de la Carta). cae por su base.) b) En conexión con la buena fe está la prohibición del abuso de derecho. o sea. Fides. ej.N.S. es decir. Ya BYNKERSHOEK hizo referencia a ello. por cuanto el artículo 2º. sino según su espíritu. tiene ahora facultad para tomar medidas coercitivas contra cualquier Estado que ponga en peligro la paz mundial. pacta principum bono.I.I.I. el cual tiene lugar cuando un derecho se usa de mala fe.U. y de los jueces del T.X. de la O. de una manera que se oponga al espíritu del . “hará recomendaciones o decidirá qué medidas serán tomadas”. por cuanto el C. no cooperan de buena fe. así mismo. o las relativas a la protección de los derechos humanos (art. Esta disposición implica. no significa que. tollis inter principes commercia quin et tollis ipsum illus gentium”. El principio de la buena fe y el abuso de derecho a) No siendo la comunidad jurídico-internacional una entidad de supra-ordinación. p. Únicamente bajo esta condición puede tener eficacia esta disposición fundamental. Lo cual prueba que también el D.U. lleve a cabo una agresión o cometa algún acto de hostilidad (art. El C. la amenaza de aplicar sanciones comunitarias contra determinadas violaciones graves del D. Lo mismo cabe decir de todas las demás disposiciones de la Carta. punto 2°. pues. él o sus miembros se verán amenazados por una sanción: quiere decir que ha de proceder así por respeto al derecho.G. adoptada por la Resolución 2625 (XXV) de la A. obliga a todos los miembros a cumplir “de buena fe” los compromisos por ellos contraídos de conformidad con la Carta.J. referentes a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los Estados. 56 de la Carta): todas ellas no podrán cumplirse si los miembros de la O. el cumplimiento de las respectivas obligaciones no depende ya exclusivamente de la buena fe de los distintos Estados. sus normas solo serán eficaces si los Estados cumplen.

I. Ahora bien: el principio de efectividad no carece de límites jurídico-internacionales: solo rige en el marco que el propio D. desempeña el principio de efectividad.P. si su ordenamiento ha logrado imponerse efectivamente. uniendo a estos hechos consecuencias jurídicas positivas o sanciones. El mismo principio se aplica al reconocimiento de nuevos gobiernos o de insurrectos como beligerantes.J. el elemento de conservación está en él especialmente acentuado. rige el principio: “sic utere tuo (jure) ut alienum non laedas”. Esto equivale a refutar la teoría según la cual el D.I.I. mantiene el derecho de la soberanía territorial incluso cuando su ejercicio se hace imposible como consecuencia de . apartado 1°. quedaría disuelto todo D.N.I. pues trata de oponerse cada vez más a una capitulación ante hechos ilícitamente consumados. establece.. estableció que hay abuso de derecho cuando un Estado utiliza un cordón policíaco en su frontera para levantar una barrera aduanera prohibida en virtud de un tratado.ordenamiento jurídico. La minoría de dicho alto tribunal consideró también como abuso de derecho el que el derecho de voto no se ejercite en el sentido de los fines de la Carta. ha sostenido que se da un abuso de derecho si un miembro de la A. 267). el T. Por el contrario. Ello es decir que tal actitud implica una desviación de poder (détournement de pouvoir).I. Si antes una doctrina ampliamente extendida consideraba extinguido un Estado que al término de unas hostilidades hubiera sido incorporado al Estado vencedor. El principio de efectividad y sus límites Todas las ordenaciones sociales arrancan de determinados hechos.G. Incluso la ocupación de un territorio extranjero en la guerra lleva consigo determinadas consecuencias jurídicas positivas.P. XI. actualmente en vigor solo reconoce eficacia jurídica a una anexión de esta índole en cuanto venga subsanada por un título jurídico (cf.P. un principio que está anclado en el de la buena vecindad (cf. En el dictamen sobre la admisión de un Estado como miembro de la O. págs. Así. Por ejemplo. 273 y 484). se adapte a los hechos.I. De ello resulta que el D. Mas como el D.I. págs.I. nos lo muestra con toda claridad. de la Carta. o del C. un gobierno o una organización rebelde perecen si pierden de una manera duradera su efectividad. El T. no reconoce el abuso de derecho.I.. vota contra la admisión de un Estado que haya llenado los requisitos para su ingreso a tenor del artículo 4°. ha sostenido el mismo punto de vista en el litigio de las pesquerías noruegas. con ocasión del litigio sobre las zonas francas de Ginebra. que el hecho de que un Estado abuse de su libertad para perjudicar a otros contradice el espíritu del D.U. Un territorio sin dueño se tiene por adquirido si el ocupante lo domina efectivamente animo domini. Si el principio de efectividad valiera sin restricciones.I.I.I. Dicha teoría desconoce. También en el D.J.I. un Estado.S. un nuevo Estado existe ante el D. por otra parte. sino que descansa en la cooperación y el común acuerdo de los sujetos jurídicos. respectivamente. infra. De ahí el importante papel que en el D. que unas veces quieren proteger y otras modificar o eliminar.J. el T. no es un ordenamiento fundado en un poder central superior. ha de subsistir siempre cierta tensión entre él y los hechos que está llamado a regular.I. Por mucho que el D.I. el D. La reciente evolución del D.

expresándose especialmente en la protección a los heridos. aunque no esté ya en condiciones de ejercer poder alguno en territorio ocupado (pág. A este sector de normas jurídico-internacionales se refiere el T. y. la situación nueva. según afirmó el T. todos y cada uno. El principio de humanidad ha llegado.P. hablar en tales convenios de ventajas o desventajas individuales de los Estados. el artículo 56 de la Carta de la O. subsisten a pesar de que su titular haya sido privado de su ejercicio de una manera antijurídica. obliga a los miembros a tomar medidas conjunta o separadamente. en virtud de la voluntad común de las partes. en cooperación con la Organización. en consecuencia. por otra. Los elevados ideales que inspiraron la convención suministran. Pero el mismo principio vale para el derecho de la paz. La primera norma jurídico-internacional de esta clase es la prohibición de principio de la trata de esclavos por el Congreso de Viena de 1815. El principio de humanidad Junto a las normas interestatales normales que delimitan las esferas de poder de los Estados o tienen por objeto armonizar sus intereses recíprocos.I. Más pronto o más tarde tiene que restablecerse la situación anterior o reconocerse. habla CANSACCHI de una ficción jurídico-internacional. En una convención de esta índole los Estados no tienen intereses propios. diciendo: “La convención fue manifiestamente adoptada para una finalidad puramente humanitaria y civilizadora. XII. El principio de humanidad desempeña también un importante papel en la humanización del derecho de la guerra. Refiriéndose a estos casos. En realidad. a penetrar en el ámbito de actuación generalmente reservado a los Estados: así. Y resulta difícil imaginar una convención que pudiera tener este carácter dual en mayor grado. sigue así mismo considerando al gobierno en el exilio de un Estado ocupado como gobierno de esta comunidad.una anexión antijurídica. no se trata de una suposición opuesta a la verdad. plus absolues encoré en temps de paix qu en temps de guerre”.J. tels que des considérations élémentaires d hu-manité. en su dictamen sobre el Convenio relativo al genocidio. un interés común. pero que no fue desarrollada hasta después de la Primera Guerra Mundial. náufragos y prisioneros de guerra. en el litigio sobre el paso por el Estrecho de Corfú: “certains principes genéraux et bien connus. No cabe. enfermos. el fundamento y la medida de todas sus disposiciones”. como en la ficción. Y en el Convenio europeo sobre derechos humanos encontramos un verdadero procedimiento . salvaguardar la propia existencia de determinados grupos humanos y.J. 304).U. De ahí que todas las normas dudosas del derecho de la guerra deban interpretarse en el sentido de este principio.I. sino simplemente del hecho de que los derechos existentes al amparo del D.I. o del mantenimiento de un equilibrio contractual perfecto entre derechos y deberes. puesto que su objeto es. Claro está que tal estado de cosas no puede perdurar indefinidamente. así como en la cláusula MARTENS. pues iría en detrimento de la seguridad jurídica. por ende.I. finalmente. existen otras que protegen exclusivamente la persona humana. tienen tan solo. subsanarse.N. confirmar y hacer suyos los más elementales principios de moralidad. para convertir en realidad el respeto de los derechos humanos. a saber: el cumplimiento de los altos fines que constituyen la raison d etre de la misma.P. por una parte. El D.

preexistente en la medida en que no haya sido por ella modificado (preámbulo de la Carta y artículo 38 del Estatuto del T. no es un Estado sino la comunidad de los Estados. Algunos autores admiten además un estado intermedio entre la guerra y la paz. como.P. Por eso. las normas que constituyen esta comunidad pueden considerarse como la constitución de la comunidad de los Estados.. su Carta tiene tendencia a convertirse en constitución de la comunidad universal de los Estados. que distingue entre derecho de la paz y derecho de la guerra.). Ahora bien: la Carta presupone el D. o sea.I. a su vez. un estado de paz en el que el comercio pacífico se limita a un mínimo y se infringen por lo regular. en el sentido material de la palabra. En el derecho de las personas se estudian los sujetos del D.I.N. adaptándola al sistema del derecho privado. sin embargo. Como quiera que la O. los tratados internacionales. Otro motivo para hacerlo es que un Estado puede salir o ser expulsado de la O. derechos reales y obligaciones.I.I.I. b) La doctrina más reciente ha ido. p. de la comunidad interestatal no organizada.I. La constitución de la comunidad internacional La constitución de la comunidad internacional universal descansa en aquellas normas que los Estados han dado por supuestas al elaborar el D.N. y esto no puede demostrarse.N.. y que luego han sido desarrolladas por la costumbre internacional y una serie de tratados colectivos. la comunidad de que arranca el D. que se llama “guerra fría”. en obligaciones contractuales y obligaciones derivadas de delito. normas aisladas del D. de la paz.J. los derechos territoriales. eventualmente. en derecho de las personas. sustituyendo la sistemática iusprivatística por una sistemática iuspublicística. la sucesión de los Estados se concebía como una especie de derecho sucesorio.U.I. Esto por sí solo obliga a que empecemos por ocuparnos del D. en el derecho de obligaciones contractuales.U.petitorio en el que los individuos tienen la calidad de partes. el delito internacional y sus consecuencias. XIII. Pero esta distinción solo tendría relevancia jurídica si resultase que en dicha situación rigen principios jurídicos especiales. Desde la creación de la S. abarca a casi todos los Estados y que los que todavía no son miembros han reconocido sus principios directivos.I.N.U. una constitución en sentido formal. se toma como punto de partida una comunidad. XIV.I. Por otra parte. ej. Pero esta división de la materia interfiere con otra. y en el de las obligaciones derivadas de delitos. dividiéndose estas. los principios del respecto del honor y el orden interno. El sistema del derecho internacional público a) La antigua doctrina dividía la materia del D. en los derechos reales.. y de la O. es preciso recurrir al D. a los que viene a sumarse el derecho de la neutralidad.D. Por otra parte. Como ocurre en derecho político. Ahora bien.. .P. La llamada guerra fría es. en realidad. la comunidad de los Estados posee también un documento constitucional.

Consuetudinario.N.I. LA COSTUMBRE INTERNACIONAL a) La doctrina La costumbre internacional constituye la fuente más antigua del D. ya que no todas las normas del D.U. pero en parte quieren también desarrollar los principios de la Carta. considera que la costumbre jurídico-internacional surge mediante un pacto tácito.común. que en parte conservan ciertos ingredientes del antiguo D. sin ser objeto de un mayor desenvolvimiento. por cuanto suele decirse que solo alcanzan relevancia jurídica aquellos usos que se apoyan en la conciencia jurídica (opinio juris). por último. SEGUNDA PARTE EL DERECHO INTERNACIONAL COMUN CAPITULO 9 LAS FUENTES DEL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO A) Las normas generales del derecho internacional I.I. afirman que. que hace poco ha vuelto a manifestarse. se revelan ineficaces.U. clásico. que una serie de principios de la Carta solo fueron apuntados. por el contrario. Solo en los últimos tiempos se ha visto relegada a un segundo plano. que con frecuencia se califica de clásico. el uso inicial de la respectiva norma se considera como un ofrecimiento. y que siempre que las codificaciones no contengan nuevas disposiciones hay que remitirse al D. viéndose en los correspondientes usos de los demás Estados una aceptación de tal oferta.. Una antigua doctrina.N. a diferencia de lo que ocurre en el derecho convencional. están codificadas. Semejante pacto solo se diferenciaría de un pacto o tratado formal por la circunstancia de llevarse a cabo a través de actos concluyentes expresando la voluntad de los respectivos Estados de quedar vinculados por una norma determinada.P.I.I. cuando determinadas normas de la Carta de la O.I. como consecuencia de la creciente codificación del D. Otros autores. de la O. Se admite comúnmente que es preciso distinguir entre costumbre (usos) y costumbre jurídica o derecho consuetudinario.P.I. Las normas del D. Según esta doctrina. Son muy pocos los autores según los cuales el mero uso es suficiente para engendrar una costumbre jurídico-internacional. pues. De ahí que existan en la actualidad diversas tendencias en la política del D.I. común. Ello no obsta a que siga teniendo una gran importancia.I. . falta en la costumbre internacional la voluntad creadora. no es comprensible sin el D. por lo que pueden ser interpretados en sentido restrictivo o en sentido amplio.I. Señalemos. ni mucho menos. Y esta es una razón más por la que el nuevo D.

Con más exactitud. el T. que luego se convierte en norma consuetudinaria internacional mediante una práctica general. positivo. tener el convencimiento de estar vinculado a una norma jurídica ya vigente. o tiene que actuar con el convencimiento de que aplica una norma extrajuridica o de que pone una norma que resulte necesaria para las relaciones interestatales.J. consuetudinario que hacen positivos tales principios. del Estatuto del T. es esta práctica la prueba de que existe una costumbre internacional. distingue clara y tajantemente la costumbre internacional del D. para así sacarle de toda duda. al contraponer las normas de la costumbre internacional a las normas creadas mediante tratados. la creación de la norma en la costumbre jurídico-internacional comienza al ponerse unilateralmente por uno o más Estados una norma que luego se convierte en norma consuetudinaria internacional por el acuerdo expreso o tácito de los demás Estados. De hecho. De esta suerte puede crearse una nueva norma o convertirse en positivo a través de la costumbre un principio general del derecho (art. considera el uso constitutivo de la costumbre jurídicointernacional como una modalidad determinada de creación jurídica. es cierto que en ambos casos las normas se fundan en un consenso interestatal. Se trataría siempre de la creación de una norma nueva. tales como. las que son prueba “de una práctica generalmente aceptada como derecho”. que vamos a llamar teoría del consentimiento y teoría de la sumisión. pero si en el derecho convencional un determinado comportamiento interestatal solo queda regulado por el consenso entre. 38. c).I.I. que una norma de D. de “usages acceptés genéralement comme consacrant des principes de droit”. en el texto inglés) de una práctica generalmente aceptada como derecho. Se trata en verdad de una fórmula poco feliz. ya que no es la costumbre internacional la prueba (“evidence”. por otra parte. hay normas del D.I. de la buena fe. por el contrario.J. a tenor del artículo 38. dos Estados.I. p.P. sino que muchas veces aparecen mezcladas. llevándose a cabo (según ellos) con la convicción de que son Jurídicamente obligatorias.I. Se pretende así. del enriquecimiento sin causa y de legítima defensa. pero también. de una parte. convencional. según este punto de vista.I. por lo que el Estado que funda el uso. b).consuetudinario surgen muy paulatinamente y más o menos inconscientemente. indicadas en el apartado a). por lo menos. ej. normas que fueron creadas primeramente por el uso. Son normas consuetudinarias. el principio de fidelidad a los pactos.. consuetudinario surge mediante un pacto tácito.). habla. b). Una tercera teoría.J. verbigracia. por último. distinta de la creación de tratados internacionales. Según esta doctrina. como. el Estado que inicia este proceso no puede nunca. del Estatuto del T. Pero estas dos teorías. Ahora bien: con anterioridad a la primera realización de una norma no cabe hablar todavía de u norma del D. . las normas relativas al mar territorial y los privilegios diplomático y consulares. De ahí que se hable de una opinio necessitatis. Por consiguiente. si se desprende del comportamiento de los Estados que estos aplican una norma con la convicción de estar jurídicamente obligados a hacerlo. no suelen por lo general presentarse en su forma pura. b) La práctica internacional El artículo 38. sino que. la práctica internacional nos muestra que. idéntica e indiscutida de los Estados. a veces. en el caso del Lotus.I.

b). Pero incluso en el supuesto de existir esa norma general —sigue diciendo el Tribunal—. Tampoco la judicatura. una práctica general reconocida como derecho.J. por cuanto aquellas tienen que ser aceptadas expresamente por las partes del litigio. el tribunal lo deduce del hecho de que el Estado demandante o acusador. consuetudinario de una norma de la comitas gentium El T. consuetudinario cuando la abstención del ejercicio de la jurisdicción penal iba unida a la conciencia de que se estaba obligado a tal abstención Que en aquel caso no existía dicha conciencia. si precisamente las partes del litigio reconocieron la norma de referencia. pues. se ha opuesto a ella. que un uso determinado no puede ser alegado ante un Estado que se haya negado a ratificar un acuerdo destinado a codificar este uso.Ahora bien: ¿en qué se diferencia una norma de D. en el asunto del asilo diplomático. creencia cuya necesidad “está implícita en el propio concepto de opinio juris sive necessitatis”. además de la práctica constante. que un Estado que invoca una supuesta norma de la costumbre jurídica internacional tiene que demostrar que se trata de una práctica constante y uniforme.I. universal. cuando dice que la norma relativa a la territorialidad de las bahías cuya apertura no sobrepasa las diez millas marítimas no es una norma de D.I. (Este punto de vista se ha reiterado.. por regla general. ya .J. lo ha confirmado en el litigio británico-noruego sobre pesquerías. una significación general.J. el mencionado Tribunal. para que se dé una norma de D. el principio expresado tiene. cuando se ha traído a colación una norma consuetudinaria jurídico-internacional. exige. También en el asunto del asilo diplomático y en el de la jurisdicción consular norteamericana en Marruecos ha subrayado el T. lugar por sí sola a un deber jurídico-internacional de abstenerse. Y el T. del Estatuto del T. por lo general. Pero un análisis de la jurisprudencia del T.I. no sería oponible a Noruega. La mera circunstancia de que los Estados no ejerciten en determinados casos la jurisdicción penal no da. Dice. resulta que entre las normas convencionales y las normas dimanantes de la costumbre hay que establecer una diferencia. “la creencia de que dicha práctica se estima obligatoria en virtud de una norma jurídica que la prescribe”.I. en la sentencia de 20 de febrero de 1969. ¿Qué hemos de entender por ello? Si comparamos esta disposición con la del artículo 38. Pero tal reconocimiento se da tan solo cuando una norma se considera necesaria para la vida de relación internacional (opimo necessitatis). lo único que ha preguntado ha sido si la practicaron los Estados que hasta entonces estuvieron en el trance de aplicarla. ha preguntado. sin embargo. p. contesta a esta pregunta en el asunto del Lotus diciendo que solo cabe hablar de una norma de D. ej. nos revela que ha sido doctrina constante suya la de que una norma surgida de la costumbre no puede obligar a un Estado que.I.I.P. a). donde se insiste en que la costumbre jurídica requiere. en el asunto de la Plataforma continental del Mar del Norte.J.J. no protestó contra el ejercicio de la jurisdicción penal por tribunales belgas e italianos. consuetudinaria general. Si bien se trata aquí simplemente de un caso de costumbre particular. toda vez que no ha sido reconocida por varios Estados. reconocida como derecho por los Estados actuantes. De ello concluyen algunos autores que ya existe una norma consuetudinaria internacional cuando un número grande e importante de Estados han practicado la norma en cuestión. mientras que estas son engendradas por una práctica general reconocida como derecho.I.I. el artículo 38. Francia.I.) c) Costumbre universal y particular a) Como ya señalamos.

b). b). Ahora bien: ¿cuál es la situación de aquellos Estados que no existían todavía cuando surgió determinada norma consuetudinaria internacional? ¿Están vinculados a las normas que aparecieron antes de existir ellos? La doctrina dominante contesta afirmativamente. Y estas otras fuentes son la costumbre internacional y los principios generales del derecho (art. el simple hecho de una serie de tratados internacionales coincidentes no basta para engendrar una costumbre internacional. Estaremos entonces ante tratados en los que predomina un sentido meramente declarativo. pero es obvio c) La costumbre internacional no es únicamente el vehículo mediante el cual puede crearse . “si ha de conducir a la creación de una costumbre jurídico-internacional”. formulen determinadas reservas frente al D.I. consuetudinario común puede desarrollarse un que este solo vale para los Estados que participaron en dicha práctica.I. no cabe duda de que también puede contribuir a la creación del D.J. Por consiguiente. del Estatuto del T.I. o sea. preexistente.I. 38.I. por lo que una norma consuetudinaria internacional puede constituirse también con relativa rapidez. no cabrá impedir a los nuevos que con ocasión de su reconocimiento o de su admisión en la O. especialmente de los tribunales. el actual desarrollo de las organizaciones internacionales hace que también los órganos de estas intervengan en el proceso de su aparición. b) En el marco del D.N.). se inspiraban en los mismos principios jurídicos que los anteriores. Tampoco incluye el artículo 38.I.I. D. en el caso de la Bahía de Lubeck.I. evidentemente. con su práctica. alegando que todo Estado que ingrese en la comunidad internacional queda vinculado al ordenamiento jurídico de esta comunidad. tradicional. en el ámbito de la comunidad internacional cristiana. ha de interpretarse en este sentido restrictivo.J. y. El Staatsgerichtshof alemán. normas jurídico-internacionales consuetudinarias. pues el preámbulo de la Carta de la O. se refiere no solo al deber de cumplir los tratados. entiende que la práctica. por los órganos de las relaciones exteriores. Esta concepción fue formulada en una época en que los nuevos Estados surgieron o por secesión del seno de antiguos Estados o por unión de tales Estados. en la medida en que han de aplicar D.que dicho Estado se ha negado siempre a aceptarla. disposición alguna que indique cuáles son los órganos cuya práctica puede crear normas jurídico-internacionales consuetudinarias. consuetudinario particular. sino también al de respetar las obligaciones derivadas de otras fuentes del D. quedan también ellos vinculados al D. limitado a un círculo cultural.I.U. la expresión “práctica generalmente aceptada” del artículo 38. Si. Por el contrario.I. esta disposición no requiere una práctica de larga duración. Pero desde que la comunidad internacional se ha convertido en global. consuetudinario el comportamiento de otros órganos. y 38. consuetudinario puede ser desarrollado así mismo por tratados internacionales en tanto en cuanto expresen normas latentes de D.) El D.U. por el reserva alguna. c). Por otra parte. (Mientras hasta nuestros días eran los órganos estatales los llamados a crear. del Estatuto del T. tiene que ser “confirmada” por los “órganos del Estado llamados a aplicarla”.N. por consiguiente.I. b). En cambio.

I.una nueva norma: sirve también. sin embargo. arreglos. II. mientras que estos regulan asuntos concretos (p.. Se ha introducido. en general.) diremos sobre este particular. la fijación de la cuantía de una indemnización). Pero tal suspensión no resulta simplemente del hecho de que los Estados dejen de realizar determinados actos. si en esta no se expresa una nueva idea del derecho. protocolos. Pero esta diversidad terminológica es jurídicamente irrelevante. acuerdos. para suspender o modificar una norma existente. ej.I. De igual manera. parece aconsejable denominar tales convenios convenios cuasi-legislativos o normativos (conventions normativos). la Declaración de Londres de 1909 sobre derecho marítimo). el principio del derecho de la guerra que solo autoriza disparar sobre formaciones armadas y objetivos militares no dejó de ser válido como consecuencia de los bombardeos por zonas de la Segunda Guerra Mundial. law-making treaties) por oposición a los tratados-contratos (tratados internacionales en sentido estricto.P. Ven. Ahora bien: puesto que los convenios y los negocios jurídicos adoptan la misma forma contractual. contrarios al D. un mismo tratado podrá contener simultáneamente disposiciones de una y otra índole. Por ejemplo. es preciso que hayan dejado de realizar estos actos por consideraciones jurídicas. según se dijo expresamente en el asunto del Lotus. los convenios se llaman también tratados-leyes (traitéslois.. Los convenios se llaman también declaraciones (p. Puede ocurrir también que los convenios internacionales contengan simplemente normas relativas al comportamiento de dos o más Estados entre sí. Podemos. pueden concertar entre sí las reglas de su comportamiento futuro. una norma de D. Como en uno y otro caso el acuerdo se realiza bajo la forma de un tratado. la luz por la cooperación de los órganos que en cada uno de los Estados respectivos tienen como función la negociación de tratados. Si. traites-contrats). b) Su celebración y abrogación Los convenios nacen y se extinguen generalmente según el procedimiento que ha ido desarrollándose para la conclusión y extinción de los tratados en sentido estricto o tratadoscontratos. 144. remitirnos a lo que más adelante (págs. Ahora bien: puesto que los convenios que aprueban conferencias internacionales presentan un carácter cuasi-legislatico. la cesión de un territorio. un procedimiento especial para aquellos convenios que tienen por objeto la política social internacional. etc. la delimitación de una frontera. convenios o convenciones se distinguen de los negocios jurídicos por el hecho de que establecen normas de conducta generales y abstractas. pues.I. por lo que una norma general y abstracta no es necesariamente obligatoria para todos. consuetudinario no puede verse derogada por su reiterada violación. ej. Los tratados. la Declaración de París de 1856. pues. el contenido del tratado . LOS TRATADOS a) Su concepto y naturaleza Los sujetos del D. en cuanto costumbre derogatoria (desuetudo).

sino también de los patronos y los obreros (págs. Por otra parte.U. el artículo 105/3 de la Carta de la O.N.N. sin embargo. en el plazo de un año. 395). aun sin su adhesión a los mismos.. Lo que en esta clase de acuerdos permanece. en pauta de su comportamiento. sin embargo. sin embargo. organizado para el establecimiento de normas jurídico-internacionales. pueden de esta suerte ser objeto de un reconocimiento consuetudinario. Esta autorización dio pie para que el acuerdo de la Asamblea General de 13 de febrero de 1946 (pág. Si no existe. en la Organización Internacional del Trabajo lo fija la conferencia general. fracasaron prácticamente entre las dos guerras mundiales los intentos de codificar el derecho de la paz. 515). Señalemos. por lo general.N. solo fue suscrita por el presidente de la Asamblea y el secretario general. rebasando finalmente el círculo de los Estados firmantes. que el Acta General de 1928 (pág. a la inversa. conferencias de Estados. ya que estos órganos comprenden exclusivamente representantes de los gobiernos y constituyen. llamados también tratados colectivos. Ahora bien: cada uno de los Estados participantes está obligado a presentar estos proyectos de convenio. pues. ya que tanto la Conferencia de París sobre extranjería (1929) como la Conferencia codificadora de La Haya (1930) . que no consta solo de representantes de los gobiernos. Los acuerdos son válidos si han sido aceptados por la asamblea general por una mayoría de los dos tercios. inalterado es la segunda fase del procedimiento en cuestión. 553.D.N.D. c) El ámbito de validez personal de los convenios o tratados-leyes 1. lo que también suponía la instauración de un órgano legislativo parcial. aprobada por la Asamblea de la S.I. los distintos convenios de La Haya sobre la guerra y la neutralidad (1899. Estos convenios. no obstante. Distinto es el caso de los proyectos de convenio elaborados por la Asamblea de la S. un desenvolvimiento del D. En cambio. pueden convertirse para terceros Estados.U. ante el órgano estatal competente. para la creación de estas normas un órgano legislativo interestatal completo.. por esta su composición. un órgano parcial.U. 583). gracias a ellas. Pero. con las recomendaciones de la conferencia general.P. puede ocurrir que una norma consuetudinaria se codifique.. hay. Ahora bien: aunque las codificaciones se atengan.(texto del tratado) lo establecen negociadores que representan a sus respectivos Estados. 515) se presentara a los miembros únicamente para que se adhiriesen a él (“for accession”). se persigue. p. por ser acogida en un convenio. al derecho consuetudinario preexistente. o la Asamblea General de la O. pues. autoriza a la Asamblea General a que proponga a sus miembros proyectos de tratado acerca de los privilegios de la O. codificaciones del D. Pero si tales convenios contienen reglas razonables y adecuadas. la Declaración de derecho marítimo de París (1856).I. (pág. ej. y en la mayoría de los casos. 1907).REGLAS GENERALES Incluso los convenios o tratados-leyes que establecen normas jurídico-internacionales de validez general solo obligan en principio a los Estados que las suscribieron o que más tarde se hubieren adherido a ellas. o sea la ratificación.N. Son. y únicamente suscriben el correspondiente convenio el presidente de la asamblea y el secretario general de la Organización laboral. para su examen.

tales normas siguen en vigor para todas las cuestiones que no hayan sido reguladas de nuevo expresamente..I. Constituye un tratado en favor de terceros (infra. Como se ve. 169). Con ello.I. promovida por la O. convencional o consuetudinario. Fracasaron ante el hecho de que el acuerdo solo pudo haberse alcanzado si las potencias más desarrolladas hubieran decidido hacer suyas las concepciones jurídicas de los países más atrasados. consuetudinario surgido en la comunidad internacional occidental se adapta paulatinamente a las necesidades de la comunidad internacional global. cap. la aplicación supletoria de “los principios generales del derecho reconocidos por las naciones civilizadas”. De ahí que aquellas prefiriesen renunciar a la codificación. 9. el D. Hemos de distinguir cuidadosamente estos principios generales del derecho de los principios del D. Y una codificación al nivel de estos “Estados-límite” no solo hubiese dificultado el desenvolvimiento del D.I. Esta cláusula se llama cláusula de adhesión o accesión. un convenio sobre el derecho de los tratados (cap.I. que antiguamente se adscribieron al jus gentium. y en las de Viena de 1961 y 1963. un convenio sobre relaciones diplomáticas y uno sobre relaciones consulares (capítulo 13.N. 2. B)). Estos principios. no introduce . 12. sino también en principios jurídicos que no habían sido recogidos en tratados ni tampoco expresados por costumbres. Pero mientras el ofrecimiento no haya sido aceptado. pág. ha tenido más éxito: en la conferencia de Ginebra de 1958 se firmaron cuatro convenios de derecho marítimo (cf. convencional va predominando poco a poco sobre el consuetudinario.sobre el mar territorial. confiando en que dicho desenvolvimiento sea obra de la costumbre. CONVENIOS ABIERTOS Un tratado internacional puede estipular que determinados Estados o todos ellos tendrán facultad para adherirse al mismo o a algunas de sus disposiciones por una simple declaración. Esta práctica constante ha sido codificada por el artículo 38 del Estatuto del T. respectivamente (y al término de la conferencia de Viena de 1968 y 1969.I.P. se llaman hoy los “principios generales del derecho”. C). pues estos se encuentran directamente recogidos por el D. sino que hubiese implicado un retroceso. Impone al tribunal este artículo. Ahora bien: cestas codificaciones no han derogado sin más las normas consuetudinarias en su conjunto. A). lo mismo que para cualquier otra cláusula del tratado.I.I.J. en su apartado c).U. Pero esta evolución pone de manifiesto que el D. LOS PRINCIPIOS GENERALES DEL DERECHO a) Su naturaleza La historia del arbitraje internacional nos revela que los tribunales arbitrales han fundado siempre sus sentencias no solo en normas de derecho convencional y consuetudinario. quedan los Estados firmantes en libertad para suspenderla o alterarla de común acuerdo. lograron tan solo escasos éxitos parciales. III. mientras que aquellos no necesitan haberlo sido.P. en sentido estricto. pues según el preámbulo de los convenios codificadores. La codificación del D. la nacionalidad y la responsabilidad de los Estados.

Secretario general de la S.I..J. de lo cual resulta que no se refiere a cualesquiera preceptos jurídicos de los distintos Estados que casualmente coincidan entre sí. Entre tales principios. apartado c). menciona la referida comisión: el principio de la buena fe y de la prohibición del abuso de derecho. De igual manera que antes los tribunales de arbitraje.P.) El juez ANZILOTTI ha mencionado en dos votos particulares el principio de la cosa juzgada y el principio “inadimplenti non est adimplendum”. han aplicado reiteradamente principios generales del derecho sin invocar formalmente el artículo 38. De ahí que pueda tratarse. el principio pacta sunt servanda. sino que se limita a codificar una situación jurídica preexistente.N. En el asunto del Templo de Préah Vihéar el T. sino única y exclusivamente a aquellos principios fundados en ideas jurídicas generales. apartado c). y el T. obligan con carácter general. p.N. La consecuencia inequívoca es que todas las fuentes enumeradas en el artículo 38. ej. (Y en el dictamen sobre el asunto de Namibia. Hoy la cuestión queda resuelta como consecuencia de la nueva redacción del artículo 38 del Estatuto. el T. Pero ha de tenerse en cuenta que el artículo 38 habla solo de “principios de derecho” y no de “reglas de derecho”. con inclusión. aplicó los principios generales del derecho relativos al error a las relaciones internacionales. el Tribunal administrativo de la S.J. por cuanto se derivan de la naturaleza social del hombre. el principio de que toda violación de una obligación da lugar al deber de indemnizar.D. se refirió al principio general de que la violación de un tratado es causa de su extinción. expresamente. en general.. pues no se quería conceder al tribunal plena libertad en la determinación del derecho y sí vincularle. o si estos principios rigen. aplicables a las relaciones entre Estados. Este fue también el parecer de la comisión encargada de elaborar el estatuto (anterior). De la génesis del artículo 38 se desprende que la comisión encargada de la redacción del primer estatuto entendía por “principios generales del derecho” los que ya han sido reconocidos in foro domestico por los pueblos civilizados. en el asunto Schumann c. Ahora bien: nada preciso se dice acerca de esta objetivación. ya sea de principios concordantes que se encuentran en los ordenamientos jurídicos de los pueblos civilizados. se trajo a colación varias veces el principio de la prohibición del abuso de derecho. Por su parte. como principios generales del derecho a tenor del artículo 38. en cambio. por tanto..I.esta disposición novedad alguna. como afirmara ANZILOTTI.P. . como. el de la cosa juzgada y el principio “lex specialis derogat Generali”..I. Idéntico punto de vista sostuvo la comisión encargada de dictaminar sobre la responsabilidad de los Estados en la Conferencia de Codificación de La Haya de 1930. el principio de la prueba indirecta y el principio de humanidad (págs.I. de los principios generales del derecho.J. puesto que la introducción al mismo estipula que es cometido del Tribunal decidir los litigios con arreglo al D.I. Se discutía antes si los principios generales del derecho eran simplemente una fuente de decisión para el T. como principios generales del derecho.D. Así. a principios jurídicos que han alcanzado ya una objetivación. 116-117). aplicó el principio del enriquecimiento sin causa y el de que la parte que pierde ha de llevar las costas.J. ya sea de aquellos que les sirven de fundamento. para las relaciones internacionales.

su significación sería casi nula para el D. Por eso está en lo cierto GUGGENHEIM (I. presupone.I. en su apartado c). convencional y consuetudinario. El artículo 38. que el artículo 38.Puesto que todos los miembros de la O.J. Este parecer. invocando el estado de necesidad. Tal interpretación se ve confirmada por el artículo 9° del Estatuto. bástenos el ejemplo siguiente: un Estado pretende justificar un comportamiento indebido. Pero es de esperar que con la creciente intensificación de las relaciones internacionales se produzca una progresiva equiparación jurídica. ej. pues. compartido por la comisión de juristas encargada de la elaboración del Estatuto del T. ya que no hay sobre el particular .I. Para mejor ilustrar el problema. 140) cuando subraya que los principios generales del derecho preceden a la norma que establece la libertad de los Estados.I. y si ello no es así. c). han reconocido el artículo 38 de dicho Estatuto. nos parece insostenible. a admitir una demanda que habría de ser rechazada si se aplicase única y exclusivamente el D. hay una tercera fuente del D. Solo cabe ya considerar como “principio general del derecho” un principio que sea reconocido en los principales sistemas jurídicos del mundo. no pueden negar que. Si. tendría que averiguar si el estado de necesidad puede ser admitido como eximente en virtud de los principios generales del derecho. los Estados son libres mientras no tengan obligaciones expresas. b) Su papel en la jurisprudencia internacional a) Es muy extendida la opinión de que los principios generales del derecho tienen por misión impedir un non liquet. Lo que hace es indicar al Tribunal que examine.J. indagar si tiene algún fundamento en la costumbre internacional.I. Ahora bien: en la comunidad internacional global esta fuente se ha encogido mucho. pues tendría que rechazarse pura y simplemente toda demanda que no se fundara en algún tratado o en la costumbre internacional. Esto ocurriría.P. si la demanda se apoya en algún tratado suscrito por las partes en litigio. si un tratado de arbitraje exigiera de un tribunal arbitral una empresa imposible. con el argumento de que en D. ante todo. Pero el artículo 38 no alude para nada a un non liquet. autoriza.I. todo litigio podría ser resuelto jurídicamente aunque no hubiera principios generales del derecho. y vuelva así a aumentar el número de los principios jurídicos coincidentes. p.I. pues. aun cuando no los hubiera o no contuvieran dato alguno acerca del territorio en litigio. consuetudinario y convencional.. Solo muy excepcionalmente cabe una imposibilidad de juzgar (“non liquet”).N. y los Estados que solo aceptaron el Estatuto del T.I. según el cual los jueces han de representar “las grandes civilizaciones y los principales sistemas jurídicos del mundo”.I.J.I. y si tampoco una norma de esta índole ampara la queja. al T. Pero fuera de supuestos como este. por las razones que a continuación se exponen. al quedar caduca la distinción entre los pueblos “civilizados” y los demás. como la de decidir un pleito fronterizo fundándose exclusivamente en tratados de delimitación de fronteras.U. averiguar todavía si no cabe admitirla acaso sobre la base de un principio general del derecho. ya que la parte demandada solo es libre en tanto en cuanto la demanda tampoco pueda fundarse en un principio general del derecho. más artificiales que prácticos. En la duda se presume siempre la libertad de los Estados. en tal caso. además del D.J. el T. los principios generales del derecho no pudiesen intervenir más que en dichos casos.. Esta certera opinión fue ya defendida en la mencionada comisión de juristas por RICCI-BUSATTI.

Los principios generales del derecho iluminan de esta suerte todo el ordenamiento jurídicointernacional.N.I. IV. habrá que recurrir entonces a la costumbre jurídico-internacional. El D. y estos infunden sangre nueva al D. de . positivo. apartado d). ya que una decisión judicial que solo en ella se apoyara adolecería de la mácula de incompetencia.D. pues. Ahora bien: el orden de prelación de las fuentes a aplicar. del Estatuto del T.I.I. pues. los principios generales del derecho sirven para interpretar preceptos jurídico-internacionales dudosos. fue suprimida por la comisión competente de la S. Mas como quiera que la validez de un tratado depende de la costumbre internacional y de los principios generales del derecho. Si. El orden de prelación en cuestión se limita a expresar que la lex specialis precede a la lex generalis.. contrariamente a este punto de vista. consideran la doctrina como fuente independiente.. este ha de recurrir a las “decisiones judiciales” y a “la doctrina de los publicistas más calificados” como medio auxiliar “de determinación de las reglas de derecho”. Y solo en ausencia de cualquier norma de esta índole puede el litigio resolverse sobre la base de los principios generales del derecho. no excluye el recurso simultáneo a distintas fuentes en el mismo litigio. b) Pero además de este papel supletorio.. sería. cuya existencia no conste con suficiente claridad. hay un tratado internacional aplicable al caso.I. hay internacionalistas que han ejercido gran influencia sobre la elaboración del D. Efectivamente.P. relativamente conservador. Pero no por ello puede su doctrina figurar entre las fuentes propiamente dichas. Si una vez agotados los demás medios de interpretación sigue oscuro el contenido de una norma convencional o consuetudinaria. hay que tenerlo en cuenta en primer lugar.I. costumbre internacional. sino que ambos encuentran su complemento en los principios generales del derecho.norma alguna de D. habrá circunstancias en que estas fuentes se traerán a colación para decidir la cuestión previa de si se está o no en presencia de un tratado válido. Porque ni la jurisprudencia ni la doctrina son fuentes independientes del D. Una sentencia no podrá. De lo cual resulta que el derecho convencional y el consuetudinario no agotan el D. como BLÜHDORN y BALLADORE PALLIERI.. aunque pueden tenerse en cuenta como fuentes auxiliares para aclarar preceptos jurídicos dudosos. Por tal motivo la disposición contenida en la primitiva formulación del artículo 38. habrá de interpretarse en el sentido de los principios generales del derecho. Solo podrá utilizarlas para suministrar una norma de D. esencialmente un “derecho doctrinal”. principios generales del derecho). convencional o consuetudinario.I. según la cual las fuentes allí mencionadas habían de aplicarse en ordre successif. por cuanto hay frecuentes referencias a la misma en la correspondencia diplomática y la jurisprudencia arbitral.I. JURISPRUDENCIA Y DOCTRINA Según el artículo 38. No faltan quienes. que señala el artículo 38 (tratados internacionales. Si no lo hay. a su juicio.I.P.J. nunca apoyarse única y exclusivamente en un precedente jurisprudencial o en la doctrina como tal.

I. p. Aun en el caso de que fuese exacta aquella afirmación. Es.. VI. vigente. y sus organismos especializados. en efecto. . puesto que tales acuerdos no suelen tener como fin determinar cuál sea el D. su única consecuencia sería que las normas consuetudinarias internacionales relativas a la conclusión de tratados internacionales están por encima del D. ej. dado que el procedimiento de elaboración de los tratados está regulado por la costumbre internacional. El artículo 30 del Estatuto del T.I. el Tribunal adoptó uno que no solo regula el procedimiento a seguir ante él.no establecer otra cosa un acuerdo especial de arbitraje (pág. Pero es de advertir que esta legislación internacional no goza de igual jerarquía que los convenios. al primero pertenecen las órdenes del día aprobadas por los principales órganos de la O. sin embargo. convencional. En su aplicación. Pero se opone a este parecer el hecho de que ya existieron tratados internacionales en una época en la que todavía no había costumbre internacional. autoriza también al Tribunal a que establezca un reglamento.N. Estos acuerdos suyos no requieren ratificación alguna para su validez. V. sino que también es obligatorio para los Estados que sean parte en un litigio. sino favorecer su desenvolvimiento. Estas normas pueden obligar tanto a los Estados como a los particulares.I. normas generales de esta índole. 399). International Law Association).I. JERARQUIA DE LAS FUENTES DEL DERECHO INTERNACIONAL a) Derecho internacional convencional y consuetudinario Afirman ciertos autores que la costumbre internacional es de rango superior al D. De estos ejemplos se desprende que con respecto a objetos determinados se ha ido formando una auténtica legislación internacional. no otra cosa son. pues. LA LEGISLACION INTERNACIONAL Hay órganos interestatales con facultad para promulgar directamente normas obligatorias de carácter general. los acuerdos de asociaciones científicas (Institut de Droit International. Del segundo grupo eran. Menos aún podemos seguir a BLUHDORN cuando afirma que han de considerarse como fuente del D. el eslabón que sigue al de los convenios. las disposiciones dictadas por la antigua Comisión Europea del Danubio.I.J. convencional. establecidas por un órgano legislativo internacional permanente y organizado.U. en la pirámide del ordenamiento jurídico internacional. ocupa. puesto que solo puede establecerse en virtud de un convenio internacional. indudable que también estas normas pueden ser modificadas por un tratado multilateral amplio.

U. De ello resulta que.De todo lo cual se deduce que una norma convencional posterior deroga una costumbre anterior. Otra cosa ocurre si se contrapone a un tratado colectivo otro posterior. y una norma consuetudinaria posterior deroga una norma convencional anterior. y 103 de la Carta de la O. 108-109). Según la letra del artículo.N. esta cláusula vale también para los tratados que un miembro haya firmado o vaya a firmar con un no-miembro.I. Se imponía así mismo. suscrito por uno de ellos con un tercero. el que se avengan o no al nuevo tratado. Ni un tratado de alcance universal puede ser derogado por una costumbre particular. pero sin que tal forma pueda alterar los derechos de los demás participantes de la norma más amplia. facultad para exigir de los que se hallan obligados por la norma más estrecha el cumplimiento de sus deberes fundados en la más amplia.I. De estas depende. por el contrario. jueces del T. prevalecerán las de la Carta. expuesto en sus votos particulares del caso Chinn. siempre que sean las mismas las partes contratantes. El artículo 20 del Pacto derogaba (“le présent Pacte abroge”) todos los tratados suscritos por los Estados miembros con anterioridad al mismo e incompatibles con sus prescripciones.P. suscrito por un grupo más reducido de Estados.I.U. dispone que en caso de conflicto entre las obligaciones de la Carta y otras obligaciones convencionales. para el futuro. antes expuesto. pues. puesto que el ámbito personal de su validez es distinto. el T.P. Pero este principio solo rige si ambas normas tienen el mismo ámbito de validez. En el primer supuesto. pero el Estado que haya firmado los dos está obligado frente al primero a poner en acción todos los medios lícitos para restablecer el estado de cosas inicial.I. en consecuencia. dos Estados suscriben un tratado que esté en contradicción con otro anterior. ni una costumbre de D. El artículo 103 de la Carta de la O.. tales tratados no pueden ser automáticamente nulos.N. Pero aun en este caso hay que distinguir si el tratado colectivo contiene preceptos de jus cogens o si permite a un círculo menor de Estados firmantes establecer modificaciones de común acuerdo. solo tienen los miembros el deber de dar los pasos .D. serán obligatorios ambos tratados. Pero mueve a la opinión contraria el principio. el segundo tratado es nulo si en virtud del primero se limitó la capacidad de obrar de una de las partes del segundo para la conclusión de tales tratados. pues. y obligaba a los miembros a dar los pasos necesarios para liberarse de tales obligaciones con respecto a Estados no miembros. del cual se desprende que incluso un tratado contrario al D. de jus cogens.J. tendría que decretar de oficio esta nulidad. Si. la prohibición de suscribir tales tratados. de la mera relatividad de los deberes jurídico-internacionales (págs. Colisiones de esta índole han sido expresamente reguladas por los artículos 20 del Pacto de la S. Sin embargo. Estos tendrán.N. común puede serlo por el derecho convencional particular. y. Si la norma más amplia no contiene preceptos taxativos.J. puede la más estrecha fundamentar para los interesados deberes suplementarios. según el parecer de VAN EYSINGA y SCHUCKING. es obligatorio mientras no haya sido suspendido a instancia de las demás partes contratantes. b) Tratados entre sí También entre los tratados rige el principio “lex posterior derogat priori”. el nuevo tratado que se opone a alguna norma taxativa del tratado colectivo es nulo.

Pero esta teoría presupone que el juez tiene un deber incondicional de fallar.I. pues. por consiguiente. los principios de la indemnización de perjuicios y del estado de necesidad. dos clases de principios generales del derecho: los que constituyen el supuesto del D. solo había un paso.. que han dado algunos autores (BERGBOHM. infringir principios generales de carácter taxativo. . y los que se desprenden del contenido de los derechos concordantes de los pueblos civilizados. d) ¿Tiene lagunas el derecho internacional? La expresión “laguna del derecho” se emplea en varios sentidos.I. tiene orden de consultar al legislador (sistema del refere législatif). págs. pudiera darse el caso de que un tribunal arbitral tuviera facultad para fallar un litigio solo en el supuesto de que hubiese normas claras aplicables al mismo o una norma convencional. Hemos de distinguir. c) Lugar que ocupan los principios generales del derecho Ya indicamos antes que los principios generales del derecho solo se aplican subsidiariamente cuando no pueda darse una solución a base de los tratados internacionales o de la costumbre internacional (supra. por cuanto tiene facultad para completar normas poco claras o incompletas. ej. GUGGENHEIM). 135-36). De ahí a afirmar que el derecho no puede tener lagunas. p. Análogamente. KELSEN. una “laguna” en el sentido de un non liquet. No por ser de aplicación subsidiaria tienen los principios generales del derecho menos importancia. si el juez. concediéndole en consecuencia las facultades necesarias. Claro está que la voluntad de las partes en este sentido puede también desprenderse del hecho de que no hayan limitado las fuentes de la decisión del tribunal de arbitraje. en cambio. Pero tales lagunas son prácticamente irrelevantes. como. no pudiendo. no considera esta falta como una laguna. En el lenguaje popular se entiende por “laguna” del derecho la falta de una norma por nosotros deseada o esperada. su carácter subsidiario pon cabalmente de manifiesto que sirven de pauta siempre que no haya norma convencionales o consuetudinarias especiales. consuetudinario y convencional. Añádase a ello que estas fuentes se enraízan en determinados principia generales del derecho. el que no se dé la norma esperada solo significa que la pretensión de referencia no tiene fundamento jurídico y ha de desecharse. Antes bien. No cabe. una colisión directa entre estas normas y los principios generales del derecho. en caso de duda. pues. ya que el juez siempre estará en condiciones de admitir o rechazar la demanda. mientras que en los demás casos habría de devolver el litigio a las partes o confiarlo a una instancia mediadora. por el contrario. porque los Estados que establecen un tribunal arbitral suelen querer un fallo a toda costa. Otra cosa ocurre.necesarios para que sean derogados. El jurista. para él. Esto implica que es posible en D.

Para descartar esta consecuencia jurídica no es suficiente por lo general. a terceros Estados. la notificación del estado de guerra. pág. . si es necesario. Declaraciones (assurances) de esta índole. del ofrecimiento de una solución pacífica. Implica. de obligarse a un determinado comportamiento. Mas como quiera que el silencio puro y simple no significa reconocimiento alguno. NEGOCIOS JURÍDICOS UNILATERALES El D. Sus efectos jurídicos duran hasta que la respectiva realidad desaparezca. que el Estado que lo hace no pueda ya negar la legitimidad del estado de cosas o de la pretensión en cuestión. Antes bien... Como ha subrayado reiteradamente el T. Tales declaraciones han de distinguirse claramente de las simples comunicaciones. la formulación de una protesta solo es necesaria cuando.I. la protesta. cabe esperar una toma de posición. pues. ej. Por el reconocimiento se admite como legítimo un determinado estado de cosas o una determinada pretensión. p. esta tiene que ir acompañada. hecha a uno o más Estados. La protesta consiste en la declaración que niega la legitimidad de una determinada situación. Por notificación se entiende la comunicación que un sujeto del D. hace a otro de un hecho al que van unidas determinadas consecuencias jurídicas. siendo este el caso. dadas con la intención de obligarse.I.I. la omisión de la protesta da lugar al silencio (estoppel) en virtud del principio “qui tacet consentire videtur dum loqui potuit ac debuit”. el reconocimiento puede producirse también mediante acciones concluyentes. una protesta meramente formal. puede acaecer también que dependan de otros negocios jurídicos. el reconocimiento. en el litigio sobre Groenlandia y por el tratado de Londres de 8 de agosto de 1945 sobre castigo de criminales de guerra (infra. El reconocimiento trae consigo. Negocios jurídicos unilaterales independientes son la notificación. la extinción de un derecho subjetivo del Estado que la formula. la notificación de la ocupación.J.I.J. 212). pues. la renuncia y la promesa.B) Negocios jurídicos internacionales I. La notificación puede ser preceptiva (obligatoria) o libre (facultativa).P. Mas. La renuncia es la declaración por la cual se abandona determinada pretensión. La promesa es una declaración. según la situación correspondiente. 1. común permite que una declaración de voluntad de un Estado particular produzca un efecto jurídico por él desado. han sido consideradas como obligatorias por el T. Estas declaraciones de voluntad se llaman negocios jurídicos unilaterales. Si a veces son independientes.

al término de sus dos sesiones (1968 y 1969). Pero el D. Sobre la base del proyecto de la Comisión de D. pues el D.I. todos los negocios jurídicos unilaterales quedarán sometidos a los principios generales del derecho. el Estado que hizo la declaración la retira antes de que haya alcanzado al destinatario.N.. Pueden. conoce también negocios jurídicos asociados a determinadas actuaciones (negocios jurídicos mixtos). puesto que la consecuencia jurídica se produce en el instante mismo de llegar la declaración a su destinatario. también sometidos a las reglas del D. A ellos pertenecen las distintas clases de ocupación. admitirse en principio que sobre el . 2°. Los negocios jurídicos unilaterales requieren recepción. pero también pueden las partes valerse en determinados casos de ciertas señales. NEGOCIOS JURIDICOS MULTILATERALES (La materia de tratados internacionales. (La Convención de Viena entiende por tratado únicamente el concertado por escrito (art. dada su importancia creciente. con arreglo al artículo 36. Es más: una remisión de esta índole ha de presumirse en principio en lo que atañe a la designación de dichos órganos. REGLAS GENERALES Dado el carácter jurídico-internacional de los tratados.I.I. pues. 1/a). Si. pues. o entre esos otros sujetos (art. De no haber normas de D. y en su caso a las de la propia Convención (art.I. Esta convención solo contempla los tratados concertados entre Estados (art. por cuanto su eficacia depende de otras declaraciones. 3°)) a) La forma de los tratados internacionales No prescribiendo el D. la Convención sobre el derecho de los tratados de 23 de mayo de 1969. o de la propia Convención en su caso a los acuerdos entre Estados y otros sujetos de D.J. no tiene por qué designar directamente estos órganos. ha sido objeto de amplia codificación en el marco de la O.I.I. por consiguiente. Pero admite la posibilidad de acuerdos no escritos. 561).I. Pero ello no afecta al valor jurídico ni a la aplicación de los principios del D. particular relativas al caso. forma determinada alguna para la conclusión de tratados internacionales.I. la reserva y la sumisión a la jurisdicción del T. pudiendo remitirse para ello al derecho interno. pero no aceptación.2. 3. compete en última instancia al D. la declaración se considera como no dada. Negocios jurídicos internacionales dependientes son el ofrecimiento y la aceptación.I. la conferencia de Viena dio como resultado.U. el determinar quiénes están llamados a celebrarlos.I. 1°).I. queda a discreción de las partes elegirla de común acuerdo. apartado 2°. 3°). concertar un tratado65 por escrito u oralmente. suele confiar a los propios Estados el cometido de fijar los órganos que expresen su voluntad. II.. Podrá. de su Estatuto (págs. el D. Además de los negocios jurídicos puros..) b) Organos competentes 1. la derrelicción y la negotiorum gestio.

aunque. 2. La Gran Bretaña. por último. contra la letra de las constituciones. la práctica de que celebren acuerdos internacionales no solo los órganos mencionados en la constitución. Pero este principio general sufre tres importantes excepciones.UU. confían la conclusión de tratados exclusivamente al jefe del Estado. en algunos Estados que. Hay que señalar.. asumen también deberes jurídicointernacionales el gobierno y ciertos ministros. Por ej. que ante el D. suscribe solo convenios llamados executive agreements. los altos mandos militares. tienen facultad para celebrar acuerdos en materias militares (armisticios y capitulaciones) en virtud de una antigua costumbre internacional. lo que para el D. sino en bloque. Pero independientemente de estos preceptos jurídico-internacionales particulares. ciertos preceptos jurídico-internacionales generales o comunes y particulares que declaran obligatorios en la esfera internacional los compromisos asumidos por determinados órganos estatales. o incluso. independientemente de que estén o no autorizados para ello por el ordenamiento interno correspondiente. si se ha desarrollado. y acuerdos interministeriales (interdepartamental agreements). 2°.. Hay. INTERVENCION DE LA REPRESENTACION POPULAR En la época del absolutismo celebraban tratados los jefes de Estado sotos. La primera alteración de esta situación jurídica se debe a la constitución estadounidense de 1787. al asentimiento de la representación popular (o de una cámara). según la letra de su constitución. o de alguna categoría de tratados. Esta práctica dio lugar al principio de que corresponde al jefe del Estado el jus repraesentationis omnimodae ante los demás Estados. tiene valor es la nueva ordenación que de hecho se impone y no ya la constitución escrita. Sobre sus huellas. determinados órganos estatales podrán ser llamados a concluir tratados. todos los tratados necesitan el asentimiento del Senado. la mayoría de las constituciones del siglo XIX subordinaron la facultad del jefe del Estado en la celebración de tratados. la constitución escrita se opone al ordenamiento estatal efectivo. Si. p.I. De ahí que también en esta materia haya que partir de la constitución real y efectiva para determinar qué órgano entra en consideración para celebrar tratados internacionales. si lo fueron por algún ministro. dispone que el Presidente solo tiene facultad para concertar tratados si cuenta con el asentimiento de los dos tercios del Senado. si lo fueron por el gobierno. cuyo artículo II. a tenor de la constitución federal. a un plebiscito favorable. ha permanecido fiel a la norma del common law. en primer lugar. Los tratados que así se concluyen se llaman acuerdos intergubernamentales (intergovernmental agreements). no ya en alguna de sus disposiciones. el derecho de vincular por sí solo al Estado hacia fuera en todos los asuntos.particular el D.I. ej. sino también otros. que . entrega al derecho interno un cheque en blanco.I. una constitución escrita solo tiene relevancia mientras constituye una ordenación regularmente efectiva. en determinados casos. sección II. es decir. por el contrario. pues. Así. También el presidente de los EE. en tiempo de guerra.

de que el D. consuetudinario en gestación de carácter democrático. Se le objetó ante todo que no podía exigirse a ningún Estado el conocimiento de las constituciones extranjeras. exigiéndose la aceptación parlamentaria de determinados tratados únicamente para su ejecución intraestatal. Ahora bien: la segunda teoría queda también jurídicamente conmovida por el hecho de que en muchos Estados se haya establecido la práctica. confiando la celebración de los demás a los gobiernos. pues el D. 5. se consideran obligatorios en D. no ya en la forma solemne de antes. al que ya nos hemos referido. único órgano competente para hacer declaraciones hacia fuera. sino.. 1. Así las cosas.atribuye al Rey el treaty-making power. antes mencionada.I.I. Ahora bien: no hace falta una nueva norma de esta índole para dar fundamento jurídicointernacional a la práctica en cuestión. de concluir determinadas categorías de tratados. según un procedimiento simplificado. Difieren las concepciones acerca de cuál sea la significación de las limitaciones parlamentarias del treaty-making power del jefe del Estado. y que hace depender de la conformidad parlamentaria los tratados más importantes. Téngase en cuenta. . sino al orden estatal efectivo. De ahí que las limitaciones constitucionales del derecho de concertar tratados tengan. todavía vigente. Idéntica es la situación jurídica en Bélgica según la constitución de 7 de noviembre de 1831. 2. 4. además. 3. admitiendo un nuevo D. Por otra parte. Aunque la mayoría de las constituciones desconozcan estos tratados y no confieran a los ministros competencia en la materia. remitiéndose para ello al ordenamiento jurídico de los respectivos Estados. cualquier Estado podría ver en la averiguación de las atribuciones de su jefe de Estado por la otra parte una intervención en sus asuntos internos. no remite a las constituciones escritas. Ello resulta del principio. que para la interpretación de una cláusula litigiosa de la constitución de otro Estado. toda vez que el cambio de las constituciones estatales no ha afectado al D. pues.I. Estas consideraciones de carácter político han movido a ciertos autores (SZASZY. BASDEVANT) a reducir el alcance de la segunda doctrina en el sentido de que solo son relevantes ante el D. Opinan algunos autores (entre ellos ANZILOTTI Y BITTNER) que subsiste el supuesto jus repraesentationis omnimodae del jefe del Estado. las limitaciones constitucionales notorias. para TRIEPEL. se comprende que se intentara fundamentar la práctica en su conjunto.I. MCNAIR.I. o sea las que menguan directa y notoriamente la con potencia del jefe del Estado (pero no otras normas constitucionales prohibitivas). Tampoco esta doctrina se vio libre de críticas. anterior).I. Pero ya TRIEPEL impugnó esta tesis diciendo que nunca existió un jus repraesentationis omnimodae del jefe del Estado de carácter internacional. no determina directamente la competencia de los jefes de Estado. Las limitaciones constitucionales de los jefes de Estado solo tendrían. un gobierno tendrá que dirigirse necesariamente al ministro de asuntos exteriores. pág. alcance jurídico-internacional. mediante un mero cambio de notas entre ministerios de asuntos exteriores o de los respectivos ramos (cf. relevancia interna.

P.. así como los representantes ante una conferencia internacional o una organización internacional con respecto de un tratado en la misma). en el litigio de las zonas francas entre Francia y Suiza. Parecen. A pesar de ello. sucinta y sencillamente. Pero se puede admitir que también estas disposiciones solo se refieren a constituciones efectivas. que la declaración hecha por un órgano de la parte contraria no surtía efectos en D. vale no es esta. jefes de Gobierne y ministros de Asuntos exteriores no necesitan poder o autorización para obligar a sus Estados (y lo mismo establece la Convención de Viena en su artículo 7°. Si.J. en su sentencia de 7 de junio de 1932. 3°. los jefes de Estado. lo que en D. sino aquel. el T.. 108. LA SITUACION ACTUAL Según la práctica de la O. oponerse a ello aquellas disposiciones de la Carta de la O. dice que la autorización parlamentaria prescrita por el derecho interno es irrelevante en D. Así. p. sin embargo. Con mayor claridad todavía observa ANZILOTTI en su voto particular que. De ahí que un Estado pueda considerar competentes para celebrar tratados a aquellos órganos que efectivamente cumplen esta función. en el litigio sobre Groenlandia oriental.N.P.que a diario se renueva y desarrolla en la práctica de los Estados.P. limitándose a averiguar si la competencia en cuestión se fundaba en la práctica existente.U. En dos ocasiones se alegó ante el T. los jefes de misión diplomática en tratados entre el Estado acreditante y el Estado ante el cual están acreditados. pues.I. 3.I. ej. en virtud de una “práctica general y constante”. 2°). 109. Es la prueba de que también el T.I. el orden estatal efectivo está en contradicción con la constitución escrita. y el tribunal no aceptó la alegación. un ministro de asuntos exteriores tiene facultad para hacer declaraciones sobre “asuntos corrientes” con eficacia jurídica. Por lo que cabe afirmar . la del presidente CLEVELAND de 24 de diciembre de 1886 afirma que las limitaciones estatales del treaty-making power han de tenerse en cuenta también en D.I. añadiendo. que una declaración hecha por el ministro noruego de asuntos exteriores. sin averiguar siquiera la competencia jurídicointerna del órgano que se discute. Pero añade que cabe subsanar posteriormente los vicios que en la celebración del tratado se hayan producido.J. se inclina a juzgar la competencia de un órgano según la práctica existente y no según la letra de la constitución del órgano. El fallo del Tribunal arbitral franco-suizo de 3 de agosto de 1912 en el caso de la interpretación del tratado de comercio franco-suizo de 20 de octubre de 1906. por una de las partes.N. establece que una propuesta de tratado hecha ante tribunal por el representante de un Estado a la otra parte es obligatoria. La judicatura internacional ha tenido hasta ahora pocas ocasiones de ocuparse de la cuestión de la relevancia jurídico-internacional de las limitaciones que las constituciones imponen a los jefes de Estado. y en su sentencia de 5 de abril de 1933. que prescriben la observancia de las formalidades constitucionales correspondientes (arts. apart.J.U.I. IHLEN. apart.I. Por el contrario. por no atenerse a las prescripciones de su derecho interno. dice.I. en nombre de su gobierno en asuntos de su competencia (“dans une affaire qui est de son ressort”) comprometió al Estado. no nos ofrece una posición uniforme. 2. El mismo parecer encontramos en la sentencia arbitral de MAX HUBER de 1 de mayo de 1925 en el caso Río Martín.. 43. 6.

pues. por el órgano competente para su celebración. p. Pero no existe un deber de ratificar. y ha de distinguirse de la conformidad parlamentaria en materia de tratados. Un tratado puede. a no ser que los Estados se hayan comprometido previamente a concertar un contenido determinado. el artículo 8° de la Convención de Viena) o no la contradijeron al tener conocimiento de ella.I. por su parte. jurídico-internacionalmente obligatoria si los órganos competentes para la formación de la voluntad contractual la subsanaron posteriormente (así. Ahora bien: este supuesto cae si la otra parte sabe o tema que saber que la declaración no responde a los hechos. En cambio. GECK lo niega. que compete al jefe del Estado. Esta conformidad se llama ratificación (confirmación). De ahí que la otra parte pueda confiar en su declaración. Si los negociadores no tienen poderes para la celebración definitiva. después de lo cual viene el visto bueno del proyecto de tratado. es nulo un tratado celebrado por un órgano incompetente. Cabe. Pero cabe argüir contra su parecer que el mencionado principio presupone evidentemente que los órganos competentes para la declaración de la voluntad contractual poseen la necesaria autorización jurídicointerna. el tratado solo llegará a ser tal mediante la ratificación.. que en ciertas circunstancias las partes estén obligadas a abstenerse. Un tratado militar. (El artículo 18 de la Convención. a tenor del D. que los negociadores estén facultados para la celebración definitiva del tratado.. se lleva a cabo así mismo por la mera conformidad de los mandos militares. establecerse directamente merced a un acuerdo entre monarcas absolutos. Consiste dicho procedimiento en que el contenido del tratado se fija y firma primero por negociadores.) . mientras se negocia el tratado. hay que distinguir entre la formación intraestatal de la voluntad contractual o convencional del Estado y su declaración frente a otros sujetos del D.que.I. finalmente. Si el texto del tratado necesita ser aprobado por otro órgano. se habla de una excepción. Una declaración deficiente de esta índole solo es. c) Los procedimientos de celebración de los tratados 1. ej. en tiempo de guerra. o a un cambio de notas entre el gobierno y un representante diplomático extranjero. Cabe. Es simple cuando un tratado se celebra con carácter definitivo por los órganos que han convenido su contenido (texto del tratado). Pero lo corriente es que los tratados se establezcan según un procedimiento compuesto. o a un cambio de notas entre ambos gobiernos. consuetudinario vigente. establece la obligación de no frustrar el objeto y el fin de un tratado antes de su entrada en vigor. sin embargo. independientemente de que se hayan respetado o no las disposiciones internas relativas a la formación de la voluntad contractual. Se discute. SEGUN EL DERECHO INTERNACIONAL COMUN El procedimiento de elaboración de los tratados puede ser simple. compuesto o mixto. y así mismo que en principio solo las declaraciones procedentes de aquellos o de otros órganos especialmente autorizados para ello son relevantes en el ámbito jurídico-internacional. de todos los actos susceptibles de malograr la ejecución del tratado después de su ratificación. ya firmado. sin embargo. si este principio admite excepciones.

10). ratificación. Se autentica mediante el procedimiento que se prescriba en él o convengan los Estados participantes. los instrumentos de ratificación. Un tratado no es válido hasta la perfección de este procedimiento. y a falta de tal procedimiento. la obligación surge con la declaración de adhesión. o. En tal caso el proyecto de tratado solo necesitará ser ratificado por este Estado.Pero el procedimiento puede también ser simple por un lado y compuesto por otro si un órgano competente para su celebración definitiva fija el texto de acuerdo con un simple negociador. Pero los Estados que han depositado el documento de ratificación quedan vinculados a él un tiempo prudencial. a través de negociadores se reservaron proceder a su ratificación. aceptación o aprobación).). por mayoría de dos tercios de los Estados presentes y votantes. la adopción del texto se efectuará por consentimiento de todos los Estados participantes.N. la mera comunicación.) (En España. “salvo que el tratado disponga otra cosa. aprobación o adhesión harán constar el consentimiento de un Estado en obligarse por un tratado al efectuarse: a) su canje entre los Estados contratantes. la materia de tratados internacionales está regulada por una serie de normas de diverso rango. el artículo 45. en algunos tratados que ciertos Estados concertaron con la S.N. mientras que esta no era necesaria por parte de la S. 9°). Así. en los tratados colectivos. cerca del poder presidencial o en la Secretaría de la O.N.D. p. y si se adopta en una conferencia internacional. de 24 de marzo.N. pág. o el depósito de los mismos ante una instancia predeterminada (por regla general. 13 (canje de instrumentos que constituyen un tratado). El cambio de instrumentos de ratificación suele darse en los tratados bilaterales. la Ley Orgánica del Estado. sobre ordenación de la actividad de la Administración del Estado en materia de tratados . mediante la firma. Las distintas modalidades de consentimiento de los Estados en obligarse se contemplan en los artículos 12 (firma).N. ej. puesto que tal depósito implica una promesa (cf. sino por la notificación de la misma. 142) de celebrar un tratado de contenido determinado cuando los demás firmantes hayan depositado a su vez sus documentos de ratificación.D. 14 (ratificación. 15 (adhesión).) Después de la ratificación tiene lugar.U. 16) establece que. la mera comunicación de que la ratificación se llevó a cabo. finalmente. si así se ha convenido”. abarca las distintas modalidades de adopción de un tratado (declaración.U. por haber acordado el tratado el propio Consejo.U. la firma ad referéndum o la rúbrica de los representantes de los Estados en cuestión (art. o el cambio de los documentos de ratificación (“instrumentos de ratificación”). (Según la Convención de Viena. cuando el envío de los instrumentos de ratificación resulte demasiado complicado o requiera excesivo tiempo. especialmente la Ley Constitutiva de las Cortes. En caso de adhesión a un tratado ya existente. puesto que con anterioridad a ella no puede hablarse de acuerdo de voluntades. a menos que estos decidan otra cosa por igual mayoría (art. (A este respecto la Convención de Viena (art.. La O. De igual manera. b) su depósito en poder del depositario. apartado 3°. y el Decreto 801/1972. el depósito. adhesión) bajo el término de aceptación (“acceptance”). de 10 de enero de 1967. de 17 de julio de 1942. De lo cual se deduce que un tratado no se perfecciona con la ratificación como tal. especifica que los acuerdos entre el Consejo de Seguridad y los Estados miembros solo habrán de ser ratificados por estos. o c) su notificación a los Estados contratantes o al depositario. de la Carta de la O. aceptación.

el Estado que había formulado una reserva solo llegaba a ser parte en el tratado si la reserva era aceptada por todas las demás partes.I. 21). común. que son válidas las reservas no prohibidas en el tratado si no están en contradicción con la finalidad de este. Pero este principio. salvo que el tratado disponga otra cosa. Pero solo son obligatorias frente a las partes que hayan aceptado dichas reservas expresa o . b).. (La Convención de Viena establece que “se entiende por reserva una declaración unilateral. o aceptarlas únicamente según determinada interpretación. del Código civil exige la publicación íntegra de los tratados en el Boletín Oficial del Estado para la aplicación directa en España de sus normas jurídicas (supra. 9°. que no requieren ratificación. que pretende ordenar y sistematizar todo el complejo proceso de la celebración de un tratado internacional. El Decreto de 1972 admite la conclusión de tratados en forma simplificada. Lo único indiscutible es que ha de atenderse a la norma convencional que excluya reservas o solo admita determinadas reservas (artículo 19 de la Convención de Viena).I. 2°. Las reservas pueden formularse. no se ha convertido en norma del D.) No hay unanimidad de criterios acerca de cuáles sean los efectos jurídicos de las reservas.J. pero cuando los tratados afecten a la “plena soberanía o a la integridad del territorio español” será necesaria una ley aprobada por el pleno de las Cortes (art. En esta última hipótesis se habla también de una “declaración interpretativa”. Ha afirmado además el T. Si faltan disposiciones convencionales de esta clase. 23 y 24 del Decreto). Consiste una reserva en que el Estado declara no aceptar una o varias estipulaciones del tratado.N. cualquiera que sea su enunciado o denominación. El nuevo artículo 1°. o en el momento de la ratificación (aceptación). con objeto de excluir o modificar los efectos jurídicos de ciertas disposiciones del tratado en su aplicación a ese Estado” (art. Por otra parte. de la Ley Orgánica del Estado). bastando para la adhesión de España la autorización del Consejo de Ministros. es objeto de discusión la cuestión de saber bajo qué supuestos tiene una reserva efectos jurídicos. pág. una reserva podrá ser retirada en cualquier momento (art. ratificar o aprobar un tratado o al adherirse a él. según dijo la mayoría del T. 14 de la Ley de Cortes). hecha por un Estado al firmar. un Estado puede en todo momento retirar una reserva. RESERVAS En los tratados multilaterales cabe también que la ratificación se haga con reservas.J. 104). teniendo en cuenta la adopción de la Convención de Viena de 23 de mayo de 1969. o en el acto de la firma del texto del tratado. en su dictamen sobre el Convenio relativo al genocidio. 1/d.I. 5. previo dictamen de las Cortes en las materias de su competencia (arts.internacionales. La ratificación corresponde al jefe del Estado. Se oirá a las Cortes para la ratificación de todos los otros tratados que atañan a materias de su competencia (art.D. Por otra parte. Pero si una reserva expresada en el acto de la firma no se repite en el momento de la ratificación (aceptación).) 2. En tiempos de la S. se considera que ha sido retirada.

alegando que no habían sido registrados.N. p.. que en los tratados relativos a la constitución de una organización internacional la decisión acerca de la admisión de reservas se confía a los órganos competentes de la organización.N. o sea. dejando a su libre apreciación extraer las consecuencias pertinentes.D. Ahora bien: como no solo los Estados latinoamericanos. que la consecuencia jurídica del artículo 18 ha de . El artículo 18 del Pacto de la S. consideran obligatoria la reserva anunciada frente a los Estados que no la han impugnado. sino de su inscripción en su registro y su publicación. a la Secretaría General.D. común. la concepción jurídica del T. Según ANZILOTTI. La Comisión hizo a la antigua teoría.U. Añadía dicho artículo que ninguno de estos tratados era obligatorio antes de su inscripción en el registro. comunicase las reservas anunciadas a todos los Estados firmantes. A tenor de tal disposición. a no ser que el respectivo tratado disponga otra cosa. la obligatoriedad del tratado no surgía. obligaba a los Estados miembros a comunicar todos los tratados internacionales que concertasen (“tout traite ou engagement international”). [La Convención confirmó ambos puntos de vista (arts.) 3. el artículo 18 implica únicamente que con respecto a la S.N. es evidente.N. Análogamente. y sí únicamente según el D. a juicio de ANZILOTTI. Ahora bien: siendo la consecuencia del artículo 18 (la no obligatoriedad) la misma para todos los tratados. solo dos pequeñas concesiones.I. pero que los tratados eran obligatorios desde la notificación. sino la mayoría de los Estados. en un sentido que permita aplicarla a tratados entre miembros y nomiembros.U.N. También la mayoría de la Comisión de D.D. 20/2 y 20/3). y además.I. la regla en cuestión habrá de entenderse. Como en ella estuvieron divididas las opiniones acerca de los efectos jurídicos de las reservas..D.J. con la restricción de que no cabe formular reservas que sean incompatibles con el objeto o la finalidad del tratado (siguiendo este criterio la Convención (artículo 19. incluso los tratados con Estados no-miembros.I. Y como la validez de tratados entre miembros y no-miembros no puede ser juzgada con arreglo al Pacto de la S.N. c)). el Congreso de El Salvador declaró nulos los acuerdos de paz centroamericanos de 1923. solicitó del Consejo de Seguridad que con respecto a los tratados comunicados a la O. como certeramente hizo valer VAN KARNEBEEK. ej. pues. de la notificación de la ratificación.N. en su sesión de 1962. que acabamos de mencionar se impuso prácticamente.D. Y LA CARTA DE LA O.N. que a su vez tenía que inscribirlos en un registro especial y publicarlos. Alega ANZILOTTI en favor de su tesis la circunstancia de que el artículo 18 se refiere también a los tratados entre miembros de la S. y Estados no-miembros. Pero como esta interpretación conduce a consecuencias prácticas insoportables. son muchos los autores que han tratado de atenuar el alcance de la disposición en cuestión.U. concluye el internacionalista italiano.tácitamente. llamada teoría de la integridad. delegado holandés en la primera Asamblea. no cabía hacer hincapié en un tratado aún no registrado y publicado. SEGUN EL PACTO DE LA S. También se ocupó de esta cuestión la VI Asamblea General de la O. al decir que en los tratados que abarcan un número limitado de Estados. compartió este punto de vista. una reserva es obligatoria únicamente si ha sido aceptada por todas las partes.

el error y la coacción (amenaza). Recordemos a título de ejemplo la utilización de un mapa falso en la conclusión de un tratado de delimitación de . de obligatoriedad de una manera absoluta.N. anotándose en ella también las adhesiones. eran comúnmente admitidos (y están regulados en los artículos 49 y 48 del Convenio de Viena). a instancia de parte. Este punto de vista ha sido desde entonces adoptado por el artículo 102. todos los tratados y acuerdos internacionales “concertados por cualesquiera miembros de las Naciones Unidas”. Como vicios del consentimiento hemos de considerar el dolo.I.N.interpretarse limitadamente y no en sentido literal”. dando los textos en el apéndice. por el que se dispone que ningún Estado podrá invocar ante un órgano de la O. finalmente. utilizado en su favor) por la otra parte. han de ser registrados. En otras varias organizaciones internacionales existe un procedimiento especial de registro: así.U. así mismo.N. 2. El primero enumera los tratados cronológicamente. puesto que entonces se da una contradicción entre la voluntad declarada y la voluntad real de una de las partes.N. Los tratados entre no-miembros son admitidos a registro en ciertas condiciones. A tenor del artículo 102 de la Carta. los tratados internacionales presuponen un consentimiento de las partes con respecto a un objeto determinado. sino de una manera relativa. No puede hablarse. d) El consentimiento y sus vicios Como los convenios en general. pues. El segundo contiene una página especial para cada tratado.J. Pero un tratado es también impugnable si el consentimiento adolece de vicios jurídicamente relevantes. es parte o depositario se registran de oficio. los demás. La publicación tenía lugar antes en el Recueil des traités et des engagements internationaux enregistrés par le Secrétariat. como vicios del consentimiento. de su Estatuto. denuncias y otros datos de relevancia jurídica.U. un tratado que no haya sido previamente registrado. como las que reconocen la jurisdicción del T. apartado 2°. si es común a ambas partes o fue provocado (por lo menos. de tratado válido si no hay acuerdo de voluntades acerca de su contenido o si el contenido del acuerdo es demasiado indeterminado para que pueda desprenderse de él lo que quisieron las partes. pues. aunque no los acuerdos con organizaciones internacionales privadas. El dolo y el error. Un tratado en estas condiciones no carece. Para la inscripción de los tratados internacionales hay dos registros. Los tratados en los que la O. si afecta a un elemento esencial del mismo (artículo 48) y. de la Carta de la O. ahora es en el Recueil des traites (Treaty Series) de la O.U..U. Es práctica del Secretario general registrar también declaraciones unilaterales. en la Organización Internacional de Aviación Civil y la Comisión Internacional de la Energía Atómica. Ahora bien: un convenio solo es impugnable por causa de error si este guarda una conexión causal con él. a tenor del artículo 36.

pues de lo contrario ningún tratado de paz sería obligatorio (así todavía NIEMEYER). ej.fronteras. Mas ello es ignorar que un órgano puede ser amenazado ya en su persona o en la de sus familiares. ya grocio enseñaba que si bien los tratados de paz son en principio obligatorios. son acaloradamente discutidas. HOLDFERNECK. 50). HEFFTER) siguen las huellas de grocio en este punto.J. presenta tantos votos particulares de los que se desprende que muchas cuestiones de D. LAUTERPACHT. Otros autores antiguos (VATTEL.D. Esta distinción entre una coacción legítima y una coacción ilegítima recobró vigencia después de la primera guerra mundial.D. Por el contrario. que califica de “crimen contra la paz” la coacción ejercida . puesto que solo cabe imposición sobre individuos o grupos de individuos. KUNZ. PASCHING) la coacción normal resultante de una guerra y la que se ejerce o esgrime en violación de un tratado. El que sea también relevante un error jurídico es objeto de controversia. Un paso más dio la Asamblea de la S. (Lo mismo ocurre si medió corrupción directa o indirecta del representante (art. Pero no puede tal error quedar excluido. 51) si se ejerció coacción o se amenazó con ella a la persona del órgano de uno de los Estados firmantes para moverla a la conclusión del tratado.N. o al pacto Kellogg. Este principio se ha visto confirmado por la sentencia del Tribunal Militar de Nuremberg. de un tratado preliminar de paz o un tratado por el que se renuncia a la violencia. Una doctrina muy extendida sostiene que una coacción de esta clase no tiene relevancia jurídica. p. expuesta en la nota dirigida a China y al Japón por el entonces secretario de Estado norteamericano. que en relación con la declaración de STIMSON estableció que los miembros estaban obligados (“sont tenus”) a no reconocer tratados o convenios a los que se hubiera llegado con medios contrarios al Pacto de la S. soberanía).I. Si es verdad que la amenaza se dirige siempre a un órgano del Estado. Así mismo.N. ya por la advertencia de que en el supuesto de no aceptar el tratado se invadirá el territorio de su país o se alcanzará de alguna otra manera injusta el patrimonio de su Estado. Otro autor pretende negar la distinción entre la coacción sobre un órgano y la coacción sobre el Estado. Esta objeción desconoce que este supuesto se da realmente cuando la comunidad estatal se ve amenazada en uno de sus bienes jurídicos (independencia. No ha faltado quien objetara (WEINSCHEL) que la “coacción contra el Estado” no es en verdad concebible. ZITELMANN. difieren los pareceres acerca de la relevancia de la coacción ejercida sobre el otro Estado. un tratado es impugnable (art. al distinguir también la doctrina contemporánea (LAUN. DE VISSCHER). fundándose en que una amenaza solo puede ir dirigida a un órgano (F.) En cambio. puesto que la jurisprudencia del T.. la coacción esgrimida puede alcanzar la esfera privada del órgano o un bien del patrimonio estatal. autonomía. en la resolución de 11 de marzo de 1932. Esta doctrina ha sido ampliamente aceptada merced a la doctrina Stimson. STIMSON. nadie está obligado a cumplir un tratado impuesto por una amenaza injusta o una violencia que atente a la fidelidad concertada. el 7 de enero de 1932. tratados o convenios que se produjeran por medios contrarios al Pacto y a las obligaciones del tratado de París.I. y por la cual los Estados Unidos declaraban no tener intención de reconocer situaciones. no sobre todo un Estado.

un tratado por el que dos Estados miembros de la O. sin embargo. se daría. política o económica en la celebración de tratados. Si en principio los Estados son libres de celebrar tratados con otros Estados sobre cualquier objeto.. 4. común. en su sesión de 1963. positivo) figuraría. si un Estado se obligase a entregar a una persona que nunca vivió o que hubiere fallecido antes . sino que se le pronosticó el bombardeo de Praga en caso de negativa.N. y si la petición de anulación no es aceptada. según la cual la coacción ejercida contra un Estado como tal para moverle a la conclusión de un tratado es jurídicamente irrelevante.. e) El contenido de los tratados Se admite comúnmente que los tratados internacionales. la Declaración sobre la prohibición de la coacción militar. sino tan solo total o parcialmente impugnables (anulables). incorporados a la Carta de las O. p. como en general cualquier contrato. Así lo reconoció también la Comisión de D. (Y la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados. ej.I.N. por un Estado.I. de imposibilidad natural de ejecutar un tratado. Es. un tratado carece de fuerza obligatoria por su contenido si se opone a una norma del D. Por eso constituye este caso un ejemplo clásico de coacción jurídicointernacional contra un Estado. 530 ). y según este. El segundo supuesto. cuya conclusión 1a ”condena solemnemente el recurso a la amenaza o al uso de la presión en todas sus formas. pues. han de atenerse a los principios del D. ) Ahora bien: los tratados cuya celebración adoleciera de un vicio de consentimiento no son de suyo inválidos (nulos). aunque el Tribunal haya comprobado que hacha no fue amenazado de un daño personal. HACHA.U. tanto en su artículo 52 (“Es nulo todo tratado cuya celebración se haya obtenido por la amenaza o el uso de la fuerza en violación de los principios de D.N. la ha socavado (págs. En el primer grupo de impedimentos (infracción de una norma del D. a la vez que una confirmación de la teoría de la relevancia de una coacción antijurídica contra un Estado en cuanto tal. positivo o si es naturalmente imposible o está moralmente prohibido.I.I. Pero este supuesto solo se da cuando el tratado en cuestión viola una norma de derecho taxativo. solo obligan jurídicamente si su contenido es lícito. de la Carta de la O.I. ya sea militar. se obligasen a apoyarse para infringir la Carta.”) cuanto en su primer anexo. exigencia esencial de su validez una causa lícita. solo podía tener aceptación en una época en que la coacción de Estado a Estado estaba en principio permitida. las partes disponen de los medios generales de solución de los conflictos para resolver la disputa. La impugnación habrá de intentarse primero por la vía diplomática.U. La anterior doctrina. para la firma del tratado germano-checo de 15 de marzo de 1939. política o económica. tales acuerdos. ej. Por eso la prohibición fundamental del recurso a la fuerza del artículo 2°. con el fin de coaccionar a otro Estado para que realice un acto relativo a la celebración de un tratado en violación de los principios de la igualdad soberana de los Estados y de la libertad del consentimiento”.en su día contra el presidente de Checoslovaquia. p.U.

f) Interpretación de los tratados También en D. además. mucha jurisprudencia.I. 202). (Así. sobre la que hay. Solo la interpretación auténtica de las disposiciones autónomas que constituyen la legislación internacional incipiente (pág. Por consiguiente. Solo podría dejar de lado los límites necesarios del contenido de los tratados quien olvidara que el D. en el momento de su celebración.I. Encontramos su mejor formulación en HEFFTER. En conjunto cabe formular los siguientes principios fundamentales: 1° Punto de partida ineludible es que ha de averiguarse la auténtica voluntad de las partes.I. defender su territorio contra ataques de fuera o cumplir otros fines esenciales del Estado. entendiéndose por tal norma una norma aceptada y reconocida por la comunidad internacional de Estados en su conjunto como norma que no admite acuerdo en contrario. Pero ello sería también el caso de un tratado que limitara las facultades de una de las partes hasta el punto de no poder asegurar ya el orden público. positivo (el único susceptible de interpretación) consiste en principio en tratados. la Convención de Viena sobre el derecho de los tratados establece en su artículo 53 la nulidad de todo tratado que.I. En este sentido arguyó el tribunal del proceso contra KRUPP. la regla general de interpretación de la Convención de Viena reza: . y del T. hay que distinguir la interpretación auténtica y la judicial (arbitral).. esté en oposición con una norma imperativa de D. por oponerse a las buenas costumbres. tal como se expresa en el texto mismo del tratado. que califica la realización de actos inhumanos como contraria al D.I.J. declarando que un tratado entre Alemania y el Gobierno de Vichy por el que se destinaban a la industria alemana de armamentos prisioneros de guerra franceses es inválido. (Como ya se indicó (pág. Ya la doctrina antigua se ocupó de la cuestión de la interpretación judicial. y que solo puede ser modificada por una norma ulterior que tenga el mismo carácter. que considera inadmisible toda obligación jurídico-internacional que se oponga al orden moral del mundo.I.) El más difícil de circunscribir es el tercer supuesto (inmoralidad del contenido).J. (infra. general. destacándose la del T. 112). por cuanto todos los Estados civilizados declaran no obligatorios los acuerdos inmorales (contra bonos mores). Mas como quiera que el D. no puede ser obligatorio un tratado por el que las partes se comprometieran a llevar a cabo una acción inhumana.. que reiteradamente se enfrentaron con el problema.I. 137) puede ser emprendida directamente por los órganos a quienes compete la promulgación de estas normas.P. Esta concepción se ve confirmada por los principios generales del derecho. como todo derecho. no puede tener otro objeto que una convivencia racional y honesta de sus miembros.de la firma del tratado. Constituye una confirmación del mismo el tratado de Londres de 8 de agosto de 1945 sobre el castigo de los principales criminales de guerra. Idéntico punto de vista hallamos en un voto particular de SCHUCKING. pág. solo son competentes para dar una interpretación auténtica los Estados firmantes.

una interpretación extensiva o una interpretación restrictiva de algunos de sus términos. habrá que traer a colación. diversas reglas auxiliares. (Y Convención de Viena. en caso de duda. pág. Análogamente. 8° Puede también servir a la interpretación del convenio el comportamiento concordante de las partes después de su celebración.) 4° Las limitaciones impuestas a la libertad de los Estados tienen que interpretarse en sentido estricto. 8. no pudiendo nunca sustituirla.“Un tratado deberá interpretarse de buena fe conforme al sentido corriente que haya de atribuirse a los términos del tratado en el contexto de estos y teniendo en cuenta su objetivo y fin” (art. Si a pesar de todo hubiere una contradicción entre los distintos textos. cuando la comparación de los textos auténticos revele una diferencia de sentido que no pueda resolverse por los medios normales de la interpretación (señalados en los artículos 31 y 32). 32). solo será lícito alejarse de la letra cuando hubiere de conducir a resultados absurdos. se interpretará en caso de duda contra él. Recueil.I. “se adoptará el sentido que mejor concilie esos textos. prevalezca un texto determinado. pueda hacer que quede sin efecto una limitación prevista en el convenio. sin que tal interpretación.N. Ahora bien. y salvo en el caso en que. el T.. (Como dice el artículo 33 de la Convención de Viena. Pero en los tratados colectivos este recurso es lícito únicamente cuando todas las partes intervinieron en la elaboración del texto o si los materiales les fueron accesibles antes de su adhesión al mismo. común y en el de aquellos principios que Informan la materia a que el convenio se refiera. a tenor del tratado. habida cuenta del objeto y del fin del tratado”.U. 31. Si esta interpretación no conduce a un resultado claro e inequívoco. 2° Las normas convencionales dudosas han de interpretarse en el sentido del D. habría que recurrir al texto original (principio de la lengua principal). .I.J. 7° Si un Estado propuso una cláusula poco clara. 5° En un convenio plurilingüe que declare igualmente auténticos todos los textos se elegirá aquella interpretación que sea compatible con todos ellos. “se presumirá que los términos del tratado tienen en cada texto auténtico igual sentido”. art. en su dictamen sobre Ingreso de nuevos miembros en la O. por otra parte. para alcanzar la voluntad de las partes.. 3° Debe rechazarse toda interpretación susceptible de despojar el convenio o parte del mismo de su plena eficacia. 9° Para contribuir al esclarecimiento de la voluntad de las partes en un convenio cabrá. 32.) Si del texto de un convenio se desprende un sentido claro e inequívoco. 1). estos solo deben servir para aclarar una voluntad deficientemente expresada. según los casos. 1950.) 6° En la duda cabe así mismo el recurso a los trabajos preparatorios del convenio (art.

autoriza incluso una aplicación analógica de principios generales de derecho interno (págs. autoriza a un Estado a que se desligue de un tratado bilateral si la otra parte lo infringe o si puede invocar con fundamento la cláusula “rebussic stantibus”. el transcurso del tiempo (por ejemplo. A tenor de la misma. por una norma de derecho consuetudinario opuesta (y también por desuso). de denuncia o retiro si su posibilidad fue admitida o es presumible. el estallido de una guerra). 64 de la Convención de Viena) y. por el cumplimiento íntegro del mismo. por consiguiente. REGLAS GENERALES Un tratado puede extinguirse por motivos que el propio tratado indique o por motivos de D. así mismo. Si.I. por la aparición de una nueva norma taxativa del D. Un tratado multilateral no terminará por el hecho de que el número de partes llegue a ser inferior al necesario para su entrada en vigor. 11. por imposibilidad de cumplir. c). por renuncia. común. Motivos del primer tipo son: la rescisión.I. sin más. 55). 59). 422). con preaviso de por lo menos doce meses (art.I. Según el D.I. Algunos de estos motivos merecen ser tratados con mayor detenimiento.10.. de no disponer otra cosa el tratado (art. del Estatuto del T. la analogía del D.I. 54). común. un tratado caduca por la conclusión de uno nuevo entre las mismas partes sobre el mismo objeto.) El D. de celebración de un tratado posterior sobre la misma materia (art. En cambio. EL CUMPLIMIENTO IMPOSIBLE . de los poderes implícitos).I.J.: el artículo 38. común que esté en contradicción con el tratado (art. 56). g) La extinción de los tratados 1. la consumación del plazo de un tratado de arbitraje) o el hecho de una condición extintiva (v. en el caso de tratados bilaterales (y con excepciones). 2. 129). por la extinción de una de las partes (en los tratados bilaterales). Una aplicación analógica de normas convencionales a casos parecidos solo es posible en tratados que contengan normas generales (pág. 134-35). puesto que los tratados-contratos valen únicamente para las situaciones particulares que los motivaron. no hay motivo alguno para excluir. los tratados pueden terminar en virtud de sus propias disposiciones o por consentimiento de las partes (art. gr. (La mayor parte de estos motivos han pasado a la Convención de Viena. Los tratados colectivos mediante los cuales se fundan organizaciones internacionales han de interpretarse funcionalmente. se reconocen con ello también todos los medios no expresamente mencionados y que sean necesarios para la consecución de este fin (principio de los implied powers. un tratado de esta clase afirma un determinado fin. por el estallido de una guerra (pág.

DENUNCIA POR INCUMPLIMIENTO Es principio comúnmente admitido el que en los tratados bilaterales puede una parte denunciar el tratado si hubiere sido violado por la otra. p. La imposibilidad de cumplimiento no podrá alegarse si resulta de una violación de una obligación por la parte que la alega. por sentencia de 10 de febrero de 1928. si el cumplimiento de una cualquiera de las cláusulas da a la otra parte el derecho de denuncia y si el incumplimiento de una de las normas del tratado da pie para la extinción de todo el tratado. a la que también hiciera referencia la decisión del Tribunal Supremo alemán de 29 de junio de 1925. de 17 de febrero de 1882. la alegación de la fuerza mayor si el cumplimiento del tratado por el respectivo Estado ha de poner en juego su existencia o hacer dificilísima su situación exterior o interior. en la que se dice que está fundada en D. o para retirarse del tratado en virtud del principio “inadimplenti non est adimplendum”. al poder del Estado en cuestión. deja de serlo. Si..I. Y esta sentencia podía apoyarse en otra del mismo Tribunal en el litigio de Lucerna contra Argovia. aunque su ejecución quede en suspenso.) 3. en cambio. sino en el supuesto de que el Estado perjudicado se retire del mismo. huyendo. Se trata aquí de casos en los que la prestación no sería en rigor imposible. pero pondría en peligro la subsistencia del Estado o haría imposible el cumplimiento de sus cometidos esenciales. Entonces el tratado no se extingue automáticamente. En este caso. puede un Estado librarse de un tratado si la permanencia de este se hiciere incompatible con las condiciones de vida de la parte respectiva como Estado independiente. además de la imposibilidad absoluta o física. El Tribunal Federal suizo decidió también. Este queda. en el litigio del cantón de Turgovia contra el de San Gallen. Pero puede ocurrir también que el cumplimiento de un tratado se haga imposible después de su firma. . en cambio. la imposibilidad moral o carga excesiva. A su juicio. Así. pues. Ya GROCIO hizo referencia a un caso de esta índole. y “si la imposibilidad es temporal. en libertad para mantener el tratado y pedir su cumplimiento. un Estado que prometió ayuda a otro queda libre de este deber si él mismo está en peligro hasta el punto de que necesite sus tropas para reprimir la sedición. (El artículo 61 de la Convención de Viena ha codificado estos principios: la alegación de imposibilidad de cumplir un tratado supone “la desaparición o destrucción definitivas de un objeto indispensable para el cumplimiento del tratado”. Se ha discutido. el tratado sigue en vigor. la prestación solo es imposible transitoriamente. el tratado. antes válido.Ya antes indicamos que no llega a tener validez un tratado encaminado a una prestación que sea de antemano imposible. Encontramos una formulación general de la idea subyacente a este ejemplo en el fallo del Tribunal de Arbitraje de La Haya de 11 de noviembre de 1912 en el litigio ruso-turco. podrá alegarse únicamente como causa para suspender la aplicación del tratado”. que a tenor del D. un tratado por el que un Estado se comprometa a castigar a determinados órganos se extinguirá si estos hombres murieron antes de su castigo o se sustrajeron. La práctica internacional admite. ej.I.

La cláusula se ha invocado también repetidas veces ante el T. o si todas las demás partes han violado el tratado frente a una parte. pues.I. (El supuesto en cuestión está contemplado ahora por el artículo 60 de la Convención de Viena. una violación grave por una de las partes faculta a las demás para lo mismo. invocando la cláusula “rebus sic stantibus”.P. como “importantes”. LA CLAUSULA “REBUS SIC STANTIBUS” Muchos ejemplos de la práctica internacional nos muestran que los Estados se han desligado con frecuencia de obligaciones contractuales. pues las constituciones de estas organizaciones contienen normas relativas a las consecuencias jurídicas de una violación de las mismas. hay que admitir que todas las normas del tratado descansan en el principio “do ut des” y han de considerarse. la expresión cláusula “rebus sic stantibus” atañe a tres problemas distintos.. Como ya advirtió WACKERNAGEL. jurisprudencia internacional sobre el particular. graduándose los efectos según el impacto que la violación tenga para la situación de unas y otras. puesto que todas ellas son suficientemente importantes para que deban ser observadas. por el contrario. Esta circunstancia nos impone una búsqueda independiente de la solución del problema. que las partes que hayan infringido el tratado sufren las consecuencias a los efectos de la responsabilidad jurídico-internacional. según se indica oportunamente. ya sea entre todas ellas. Según él.J. existe. una violación grave de un tratado bilateral por una parte permite a la otra darlo por terminado o suspender su aplicación. En los tratados colectivos. Para los tratados colectivos que creen organizaciones internacionales rigen principios especiales. ya sea entre ellas y el autor de la violación. Tratándose de. a no ser que el propio tratado determine otra cosa.Esta cuestión fue ya suscitada por GROCIO y resuelta por él en el sentido de que no cabe establecer diferencias entre las disposiciones principales y las secundarias. al suscribir el tratado. También VATTEL. y por ello cualquier infracción da derecho a la denuncia. Pero siendo así que en los tratados bilaterales no caben reservas. la posibilidad de distinguir entre normas importantes y menos importantes. señala que todas las cláusulas de un tratado constituyen un todo.) 4. Es obvio. por su parte. Pero incluso entonces el derecho a la denuncia se dará únicamente en dos casos: si una parte ha infringido el tratado frente a todas las demás. hasta la fecha. y estas pueden traer consigo el que con respecto a ellos queden en suspenso como represalia las prestaciones que del tratado dimanan. un tratado multilateral. de una violación que haga malograrse el fin perseguido por el tratado. Se entiende primeramente por ella que los Estados contratantes. . que admiten reservas. es decir. Ahora bien: del antes mencionado laudo arbitral en el caso Tacna Arica parece desprenderse que solo se reconoce un derecho de denuncia de un tratado en el supuesto de la violación de una cláusula importante. desde luego. pero sin que haya.

hicieron de la existencia de determinadas circunstancias el supuesto expreso o tácito del mismo. Si estas circunstancias dejan de darse, pierde entonces el tratado su validez, puesto que en la intención de las partes solo había de valer mientras subsistieran. En este sentido contesta GROCIO a la pregunta de si las promesas llevan consigo la condición tácita de que las cosas permanezcan tal como estaban cuando se hicieron: esta condición solo vale si el actual estado de cosas fue evidentemente el motivo del tratado. También VATTEL afirma que la validez del tratado depende de la permanencia de un determinado estado de cosas si resulta claro y evidente que el promitente lo tuvo en consideración e hizo su promesa única y exclusivamente en atención a él. ANZILOTTI y BURCKHARDT, por su parte, piensan que se trata de la cuestión de la interpretación de las declaraciones de voluntad, de las que ha de desprenderse si las partes consideraron determinadas circunstancias como supuesto de ciertos deberes. Si las partes arrancan de esta base, el tratado dejará de ser válido en cuanto las condiciones que él presupone dejen de darse, toda vez que la voluntad que dio lugar al tratado no quería extenderse a la nueva situación. La exactitud de estas consideraciones no puede en verdad desconocerse, y es seguro que el término de validez de cualquier tratado ha de deducirse primeramente del tratado mismo. Mas ello no agota en modo alguno nuestro problema. El problema comienza más bien cuando no puede obtenerse respuesta alguna de la voluntad de las partes, por producirse circunstancias en las que no pensaron las partes al firmar el tratado. Según otra concepción (y este es el segundo aspecto del problema de la cláusula “rebus sic stantíbus”), los tratados valen solo en tanto en cuanto la situación en la que surgieron no se haya alterado de forma que el cumplimiento de una de sus disposiciones sea incompatible con la autoconservación de una de las partes (ERICH KAUFMANN). Pero ello equivale a reducir la cláusula al único caso de necesidad, el cual no necesita una cláusula especial, ya que entonces se da el supuesto de la imposibilidad moral o gravamen excesivo, equiparado, como hemos visto en esta misma sección, al cumplimiento imposible. Solo se da debida cuenta de la autonomía de la cláusula si se parte del supuesto de que después de la firma del tratado las circunstancias pueden modificarse tan esencialmente que no quepa ya pedir a las partes el cumplimiento del tratado bona fide, pues la naturaleza del asunto impone la suposición de que las partes no se habrían obligado de haber tenido en cuenta una alteración de las circunstancias como la producida. En la cláusula “rebus sic stantibus” no se trata, pues, en verdad de una cláusula convencional efectiva o sobreentendida, sino de un principio jurídico-internacional objetivo, por lo cual lo que se pregunta no es lo que las partes efectivamente quisieron cuando firmaron el tratado, ya que en tal caso no hace falta cláusula alguna: se pregunta más bien si las partes se hubiesen obligado también para el caso de producirse estas circunstancias, si hubiesen previsto dicha alteración en el momento de firmar el tratado. De ello resulta que nuestra cláusula no puede, por regla general, invocarse en el caso de tratados rescindibles, toda vez que al insertar dicha disposición las partes mismas tuvieron en cuenta la posibilidad de que se alterasen las circunstancias, cuidando de que pudiera entonces rescindirse el tratado. Si se quiere penetrar en la esencia de la cláusula “rebus sic stantibus”, hay que contraponer,

pues, a la teoría subjetiva que antes hemos considerado una teoría objetiva. Y, efectivamente, una formulación objetiva de la cláusula en el sentido que aquí postulamos se va abriendo paso en la jurisprudencia. La sentencia del Tribunal Supremo alemán de 29 de junio de 1925 en el litigio entre Bremen y Prusia declaró posible, con referencia al D.I., la extinción de un tratado como consecuencia de una alteración profunda de las circunstancias de hecho que sirvieron de base al mismo. El Tribunal de Cuentas del Reich formuló así mismo, en su sentencia de 9 de marzo de 1927, la pregunta de si los tratados internacionales no pueden resultar superados por los acontecimientos y, por ende, quedar sin objeto. En este sentido declaró también la Cámara de Diputados francesa, el 13 de diciembre de 1932, que ya no era aplicable el tratado sobre deudas concertado con Estados Unidos, por haberse concebido sobre el supuesto del cobro de las reparaciones alemanas. De igual manera, Francia y Gran Bretaña se desentendieron a comienzos de la Segunda Guerra Mundial de la obligación asumida en virtud del artículo 36, apartado 2°, del Estatuto del T.P.J.I., fundándose en la alteración de las circunstancias. Los Estados Unidos, por su parte, hicieron uso de la cláusula el 9 de agosto de 1941 para liberarse de un tratado. Es también la teoría objetiva la que sirve de base al Secretario General de la O.N.U. en su informe sobre la continuación de las obligaciones relativas a la protección de minorías. Habla también en favor de la teoría objetiva la encíclica Summi Pontificatus de 20 de octubre de 1939, en la que Pío XII escribe: “Hay que afirmar, es cierto, que con el transcurso del tiempo y el cambio sustancial de las circunstancias —no previstas y tal vez imprevisibles al tiempo de la estipulación—, un tratado entero o alguna de sus cláusulas pueden resultar o pueden parecer injustas, o demasiado gravosas, o incluso inaplicables para alguna de las partes contratantes. Si esto llega a suceder, es necesario recurrir a tiempo a una leal discusión para modificar en lo que sea conveniente o sustituir por completo el pacto establecido”. Pero ningún Estado puede invocar la cláusula si ha sido él mismo el que ha provocado la alteración de las circunstancias, p. ej., modificando su sistema político. Contra la existencia de la cláusula suele alegarse, sin embargo, el conocido protocolo estipulado en la Conferencia de Londres el 17 de enero de 1871, según el cual un Estado, a tenor del D.I., solo puede desligarse de un tratado de acuerdo con la otra parte. Pero esta declaración de las grandes potencias, a la que se remitió el Consejo de la S.D.N. en su resolución de 17 de abril de 1935, no ha dado lugar a un cambio en la práctica internacional, como se desprende de los casos a que hemos aludido. A ello hay que añadir lo siguiente: si la Declaración de Londres dijese realmente que los tratados pueden extinguirse única y exclusivamente por el común acuerdo de las partes, quedarían entonces eliminados todos los demás motivos de extinción unilateral, lo cual es inadmisible. El sentido del protocolo parece, pues, ser que un Estado no tiene derecho a dar por extinguido un tratado en atención al cambio de las circunstancias sin antes haberse puesto en comunicación con las otras partes y haber procurado su asentimiento. Pero no estamos en presencia de una nueva norma jurídico-internacional. De lo que aquí se trata es de que la cuestión de si cambió efectivamente la situación que dio lugar al tratado puede ser objeto de controversia entre las partes, y esta controversia, como cualquiera otra de índole jurídico-internacional, tiene que someterse a los medios normales de la solución pacífica de

los conflictos. No faltan impugnaciones de la cláusula “rebus sic stantibus” basadas en el argumento de que puede dar fácilmente lugar a abusos si no hay un tribunal que esté en condiciones de decidir si cabe o no invocarla. Este argumento, sin embargo, carece de fuerza, ya que la falta de una jurisdicción obligatoria constituye una debilidad general del D.I.P. Y no es lícito deducir del posible abuso de un derecho la inexistencia de este derecho. (La Convención de Viena admite y condiciona la cláusula rebus sic stantibus en su artículo 62. “Un cambio fundamental en las circunstancias ocurrido con respecto a las existentes en el momento de la celebración de un tratado y que no fue previsto por las partese no podrá alegarse como causa para dar por terminado el tratado o retirarse de él, a menos que: a) la existencia de estas circunstancias constituyera una base esencial del consentimiento de las partes en obligarse por el tratado, y b) ese cambio tenga por efecto modificar radicalmente el alcance de las obligaciones que todavía deban cumplirse en virtud del tratado” (62, 1). Pero un cambio fundamental no podrá alegarse en los tratados que fijan una frontera o si el cambio resulta de una violación, por la parte que lo alega, de una obligación (62, 2). La cláusula puede también tener por efecto la simple suspensión del tratado (62, 3).) h) La revisión de los tratados Hay que distinguir la extinción de los tratados y su revisión, la cual consiste en que el antiguo tratado da lugar a uno nuevo que corresponda a las nuevas circunstancias. Según el D.I. común, la revisión solo puede realizarse de común acuerdo de las partes. Pero estas pueden comprometerse de antemano a iniciar nuevas negociaciones, pasado determinado tiempo, si una de las partes lo pidiere. Constituye también una cláusula convencional de revisión el muy discutido artículo 19 del Pacto de la S.D.N., que daba a la Asamblea la facultad de exigir de vez en vez de sus miembros que revisaran los tratados que se hubieran vuelto inaplicables y las situaciones internacionales susceptibles de poner en peligro la paz del mundo. Una versión mejorada de esta disposición es el artículo 14 de la Carta de la O.N.U., ya que basta, para este acuerdo, la mayoría simple, mientras que el artículo 19 del Pacto requería la unanimidad. (El Convenio de Viena regula la enmienda y modificación de los tratados en su parte IV (arts. 39 a 41), partiendo de la norma general según la cual “un tratado podrá ser enmendado por acuerdo entre sus partes”.) i) Tratados a favor y a cargo de terceros a) La doctrina jurídico-internacional reconoce, en términos generales, el principio “pacta tertiis nec nocent nec prosunt”. El T.P.J.I. lo ha invocado también en su sentencia número 7, de 25 de mayo de 1926. Esta regla es consecuencia del principio de fidelidad contractual, por cuya virtud solo las partes entre sí están vinculadas por lo que ellas acordaron. Sobre esta base no cabe, pues, que de un tratado surjan derechos o deberes para terceros Estados. Sería posible, en cambio, que oíros preceptos del D.I. asociasen a un tratado consecuencias

para terceros. Efectivamente, la práctica internacional nos muestra tratados en los que se conceden derechos a terceros Estados. Cláusulas de esta índole son, en primer término, las cláusulas de adhesión en los convenios abiertos, puesto que confieren a los Estados invitados el derecho de unirse al tratado. Un tratado puede también otorgar un derecho a un tercer Estado, sin darle facultad para que se adhiera al mismo. Pero saber si un tratado da efectivamente lugar a derechos de terceros es una cuestión de interpretación. Y hay que distinguir entre la facultad y el mero favor que puede resultar para terceros de un convenio internacional. Un auténtico derecho de terceros contenían, p. ej., los convenios relativos a los mandatos, que dejaban la puerta abierta a todos los miembros de la S.D.N. También el T.P.J.I., en su sentencia de 7 de junio de 1932 sobre las zonas francas de la Alta Saboya y el distrito de Gex, reconoció que las potencias quisieron crear en favor de Suiza el derecho a hacer retroceder la frontera aduanera francesa detrás de la frontera política del distrito de Gex, o sea un derecho a esta zona franca que Suiza podía invocar. (La Convención de Viena parte del principio de que “un tratado no crea obligaciones ni derechos para un tercer Estado sin su consentimiento” (art. 34). Pero una disposición de un tratado dará origen a un derecho para un tercer Estado si está en el ánimo de las partes conferírselo y el tercer Estado asiente a ello (art. 36).) b) Más difícil aún es contestar a la pregunta de si los tratados pueden obligar también a terceros Estados. La doctrina niega, en general, esta posibilidad. Tratados de esta clase parecen ser a primera vista los que dan lugar a derechos territoriales. Pero en realidad solo rigen con respecto a todos los terceros los derechos territoriales ya objetivados. Los convenios que establecen estos derechos, en cambio, valen únicamente entre las partes. Lo mismo cabe decir de los tratados que limitan la capacidad jurídica o la capacidad de obrar de un Estado. Un tratado de protectorado, p. ej., no crea derechos y obligaciones más que entre las partes. Pero la efectiva limitación de la capacidad de obrar del Estado protegido, en cambio, tiene eficacia erga omnes. En cambio, las normas relativas a la sucesión de Estados nos muestran que un tratado suscrito por el predecesor territorial puede vincular también bajo ciertos supuestos al sucesor, o sea, a un tercero (págs. 236). Señala KELSEN, por su parte, que ciertos tratados han creado nuevos Estados, imponiéndoles deberes. Ejemplo de ello es el artículo 6° del Acta del Congreso de Viena de 9 de junio de 1815, por el que se creó el Estado neutralizado de Cracovia, bajo el protectorado colectivo de Austria, Prusia y Rusia; otro es la serie de disposiciones del

tratado de Berlín de 13 de julio de 1878, que imponían cargas a los Estados de Montenegro, Servia y Rumania, que no eran partes en él. Esos Estados solo podían conseguir su independencia dentro de los límites jurídico-internacionales fijados por un tratado entre terceros Estados. Lo mismo cabe decir de la creación de la Ciudad libre de Dantzig en 1919 y, posteriormente, de la del Territorio libre de Trieste. También el Estado de la Ciudad del Vaticano surgió en el marco de determinados límites convencionados (.infra, págs. 186-87). Pero no ha de perderse de vista que la carga impuesta a estos Estados por un convenio ínter olios solo fue posible porque su territorio estaba sometido al poder de decisión de las partes. Y, en general, toda obligación de un Estado nacida de un tratado entre terceros presupone que estos podían legítimamente establecer dichas obligaciones. Por ejemplo, un Estado puede obligarse a aceptar una reglamentación estipulada por terceros Estados entre sí. Coincido, pues, con KELSEN cuando afirma que los autores y los destinatarios de una norma convencional no tienen por qué coincidir. Pero una norma convencional que impone deberes a terceros Estados solo es obligatoria si las partes tenían una competencia excepcional para concertar una norma de esta índole para terceros. (Según el artículo 35 de la Convención de Viena, “una disposición de un tratado dará origen a una obligación para un tercer Estado si las partes en un tratado tienen la intención de que tal disposición sea el medio de crear la obligación y si el tercer Estado acepta expresamente por escrito esa obligación”.) c) Otra es la situación, naturalmente, en la comunidad internacional organizada, pues en ella pueden tener fuerza obligatoria acuerdos tomados por simple mayoría. Más aún: la O.N.U. se presenta con la pretensión de obligar también a los no-miembros (págs. 509). Ahora bien: la vinculación de terceros Estados prevista por el artículo 2°, apartado 6°, de la Carta solo es concebible en el supuesto de que se considere a la O.N.U. competente para asegurar el mantenimiento de la paz mundial. k) Los concordatos Los concordatos son tratados internacionales, puesto que son acuerdos entre poderes jurídicamente iguales sobre la base del D.I. Verdad es que la igualdad jurídico-internacional del Estado y la Iglesia fue en tiempos pasados negada tanto por la teoría curialista como por la regalista, sosteniendo aquella la superioridad de la Iglesia sobre el Estado, y esta, la superioridad del Estado sobre la Iglesia. Desde la encíclica Immortale Dei, de LEON XIII, de 1 de noviembre de 1885, es incuestionable que la Iglesia reconoce al Estado como comunidad perfecta y autónoma (“utraque potestas est in suo genere máxima”). Y también entre los Estados ha ido imponiéndose la idea de que la Iglesia católica es independiente de los Estados. El carácter jurídico-internacional de los concordatos no queda desmentido por el hecho de que, por regla general, no se registraban en la S.D.N., a tenor de lo prescrito por el artículo 18 del Pacto. Esta obligación de registrar los convenios solo regía para los miembros de la Sociedad, y, por otra parte, varios concordatos fueron comunicados a la S.D.N., precediéndose a su inscripción por el Secretario General. Ahora bien: aunque los concordatos son tratados internacionales de índole peculiar, en

términos generales les son aplicables los principios fundamentales acerca de la conclusión y extinción de los tratados, en la medida en que la interconexión entre los concordatos y los ordenamientos intraestatales no dé lugar a modificaciones.
C) La ejecución de las normas del derecho internacional

I. LA EJECUCION MEDIATA Con la fijación de las normas generales del D.I. queda en principio concluido el procedimiento jurídico-internacional de elaboración de las normas, toda vez que el D.I. no suele preocuparse directamente de la ejecución de estas, encomendándola a los Estados interesados. Los Estados sobre los que pesa una obligación jurídico-internacional tienen que asegurar la ejecución de las normas en cuestión, dictando las correspondientes prescripciones de derecho interno. Y los Estados acatan el D.I. en cuanto lo aplican mediante sus órganos. Lo corriente es, pues, que el D.I. no se ejecute inmediatamente, a través de disposiciones jurídico-internacionales, sino mediatamente, a través de disposiciones jurídico-internas, gracias a la promulgación de leyes y reglamentos estatales y a las instrucciones dadas a los órganos estatales de ejecución para que lo apliquen. Pero los Estados quedan en libertad para promulgar la correspondiente orden de ejecución en cada caso particular o encargar de una vez para siempre a sus órganos, en la constitución, que apliquen las normas del D.I. como si fueran parte integrante de una ley o un reglamento (págs. 98).

II. LA EJECUCION INMEDIATA Fuera de la ejecución normal del D.I. por leyes y reglamentos internos, cabe excepcionalmente una ejecución jurídico-internacional inmediata por órganos de comunidades internacionales (págs. 326). En tales casos, el procedimiento jurídicointernacional de creación de las normas no se limita a fijar las normas del D.I., sino que también atiende a su ejecución mediante los órganos internacionales correspondientes.

III. EL CONTROL INTERNACIONAL Finalmente, cabe que la ejecución estatal de normas jurídico-internacionales quede bajo el control de órganos internacionales. En esta dirección actúan, p. ej., la mayoría de las comisiones fluviales (infra, pág, 331). Así mismo, la Organización Internacional del Trabajo (infra, pág. 552) tiene el cometido de vigilar la ejecución del derecho internacional del trabajo por los Estados (cf. infra, pág. 553). Así, el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo acordó, el 3 de junio de 1961, nombrar una comisión

compuesta de tres personas para examinar la queja de Ghana relativa a la ejecución por Portugal del Convenio para la abolición del trabajo forzado de 1957. El control de la protección a los refugiados corresponde al Alto Comisario de refugiados (cf. infra, págs. 550), como el de la administración de los territorios bajo tutela compete al Consejo de Administración Fiduciaria (págs. 504). La aplicación de los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 sobre la protección de las víctimas de la guerra está sometida al control de la potencia protectora o del Comité Internacional de la Cruz Roja (págs. 424).
CAPITULO 10 EL AMBITO DE VALIDEZ DEL ORDENAMIENTO JURIDICO INTERNACIONAL

A) El ámbito de validez personal (Los sujetos del derecho internacional público)

I. LOS SUJETOS DEL DERECHO INTERNACIONAL CONCEPTO Y CLASES Sujetos del D.I. son aquellas personas cuyo comportamiento regula directamente el orden jurídico internacional. Estos sujetos difieren mucho entre sí Las distinciones más importantes que entre ellos cabe establecer son las siguientes: a) Sujetos de deberes y sujetos de derechos.- El D.I. puede conferir a una persona derechos e imponerle deberes, pero puede limitarse a conferirle solo derechos o imponerle solo deberes. Por regla general, en D.I. los sujetos de deberes son, a la vez, sujetos de derechos, como ocurre con las comunidades jurídicas soberanas. En cambio, aquellos individuos a los que un tratado concede un derecho de acción ante un tribunal internacional (tribunal arbitral) son meros sujetos de derechos (págs. 203). Por el contrario, los individuos que responden personalmente por las infracciones del D.I. son, predominantemente, sujetos de deberes jurídico-internacionales (págs. 201). b) Sujetos activos y sujetos pasivos.- Entre los sujetos del D.I. se destacan aquellos que no solo reciben de él derechos y asumen ante él deberes, sino que además poseen la facultad de cooperar directamente a la creación del D.I. En principio, solo desempeñan este papel activo los Estados soberanos, algunas uniones de Estados y, en parte, también la Santa Sede. Los demás sujetos del D.I. son meros destinatarios pasivos de las normas establecidas por los miembros activos de la comunidad internacional. Así, por ejemplo, ciertas disposiciones de los tratados internacionales, por virtud de los cuales se crean determinadas organizaciones internacionales, obligan no solo a los Estados firmantes, sino también a los órganos y funcionarios de dichas organizaciones (págs. 557). Por su parte, los convenios de Ginebra para la protección de las víctimas de la guerra obligan también a los insurrectos y rebeldes (pág. 194). c) Sujetos permanentes y sujetos transitorios.- La comunidad internacional comprende, en primer término, miembros permanentes, a saber: los Estados y la Santa Sede. Pero hay además sujetos del D.I. que solo tienen una existencia pasajera, como los rebeldes e

insurrectos. Ocupan un lugar intermedio los sujetos del D.I. creados por un tratado internacional y que se extinguen con este, como, p. ej., la Sociedad de Naciones ginebrina o determinados grupos de individuos (págs. 199). d) Sujetos originarios y sujetos admitidos posteriormente.- Originariamente, los únicos sujetos del D.I. fueron los Estados de la comunidad occidental y la Santa Sede. En cambio, los demás sujetos del D.I. deben su estatuto jurídico a un tratado internacional o a negocios jurídicos unilaterales. Por ejemplo, la subjetividad jurídico-internacional de las uniones de Estados se basa en el tratado fundacional; la de los rebeldes e insurrectos, o la de algún Estado miembro, en un reconocimiento que, como veremos (infra, páginas 192, 181), tiene carácter constitutivo. e) Sujetos con autogobierno y sin él.- Los principales sujetos del D.I. son los Estados soberanos y la Santa Sede, que poseen pleno autogobierno. Pero hay junto a ellos también sujetos cuyo autogobierno es parcial (pág. 180), y algunos incluso que, como los territorios bajo fiducia (págs. 572), están gobernados por otro sujeto del D.I. Las comunidades con autonomía constitucional (que gozan de plena autodeterminación) no son, pues, los únicos sujetos del D.I.; pueden serlo también comunidades con heteronomía constitucional (gobernadas por otras), si alguna norma del D.I. les confiere esta calidad. Tal es el caso de los antiguos países bajo mandato (págs. 194) y los que actualmente se hallan bajo tutela (ídem, id.). Entre estos dos polos la subjetividad jurídico-internacional adopta múltiples formas intermedias. Por ejemplo, algunos mandatos del tipo A gozaban de cierta autodeterminación bajo el control de la S.D.N.; el tratado de paz con Italia, en 1947, preveía la misma situación, bajo el control de la O.N.U., para el “Territorio libre Trieste”. f) Diferencias en la capacidad jurídica y la capacidad de obrar.- Si los Estados soberanos tienen, por regla general, plena capacidad jurídica y de obrar, hay sujetos del D.I. que solo tienen capacidad jurídica, pero no capacidad de obrar (como los países antiguamente sometidos a los mandatos B y C y los actuales territorios bajo fiducia), y sujetos con capacidad de obrar, limitada. Limitada es la capacidad de obrar de las uniones de Estados, de los Estados protegidos (pág. 337), de los Estados vasallos o Estados miembros de un Estado federal, reconocidos como sujetos parciales del D.I. (págs. 180). Pero veremos más adelante que esta limitación tiene una base distinta según los casos. Puede darse también una limitación o suspensión pasajera de la capacidad de obrar de un Estado vencido, cuando no es anexionado por las potencias ocupantes, que se limitan a administrarlo. En tal caso, cabe hablar de un Estado (transitoriamente) incapacitado. Es la réplica del territorio bajo fiducia, que aún es incapaz, y por eso necesita una tutela. En ambos supuestos hay una comunidad que, si bien tiene capacidad jurídica, no tiene capacidad de obrar, por lo que solo puede ser representada por otros Estados. g) Sujetos de D.I. común y de D.I. particular.- Además de los sujetos que lo son de D.I. común, los hay que solo son reconocidos por algunos Estados, como, p. ej., la Orden de Malta (pág. 197) y la mayoría de los rebeldes e insurrectos. h) Sujetos de derecho internacional público y de derecho internacional privado. Los Estados no son solo sujetos del D.I.P.; tienen también la facultad de figurar en Estados extranjeros como sujetos de derecho privado. Lo mismo cabe decir de la O.N.U. y los

organismos especializados, cuyas constituciones les confieren el derecho de realizar cuantos actos jurídicos sean necesarios para el cumplimiento de sus funciones (pág. 515). Su subjetividad jurídico-internacional pública y privada está, pues, limitada por el fin de su organización. Pero hemos de distinguir entre los sujetos del D.I.P. y los sujetos de derecho privado creados por un tratado internacional. Estos sujetos de derecho privado creados por tratados interestatales se llaman personas jurídicas internacionales. Un sujeto de derecho privado de esta índole (sin subjetividad jurídico-internacional) era, p. ej., el Instituto Internacional de Agricultura de Roma. En cambio, la Cruz Roja Internacional es una organización creada sobre una base iusprivatística, pero que luego, por virtud de disposiciones del D.I.P. convencional, ha sido reconocida por la comunidad de los Estados como sujeto limitado del D.I.P., en calidad de institución humanitaria. Despréndese de todo ello que, si es verdad que los Estados soberanos son los sujetos más importantes del D.I.P., hay a su lado otras comunidades territoriales con subjetividad jurídico-internacional, y, finalmente, organizaciones religiosas y humanitarias, que la comunidad internacional reconoce también como sujetos suyos. En estas condiciones es perfectamente factible considerar a los Estados como únicos sujetos del D.I. propiamente dichos, y a los demás sujetos, como “personas jurídicas” de D.I.

II. LOS ESTADOS a) Los Estados soberanos Un Estado soberano (en el sentido del D.I.P.) es una comunidad humana perfecta y permanente que se gobierna plenamente a sí misma, no tiene sobre ella ninguna autoridad terrenal que no sea la del D.I.P., está unida por un ordenamiento jurídico efectivo y se halla organizada de tal manera que puede participar en las relaciones internacionales. De ello resulta que el Estado soberano tiene las siguientes notas: 1a No es una simple asociación de hombres para fines particulares, como, p. ej., una asociación o una alianza, sino que constituye una civitas perfecta de sus miembros. Por eso ejerce el Estado un señorío personal sobre ellos (págs. 295). 2a Otra nota del Estado es su carácter permanente. La permanencia del Estado halla expresión en el hecho de que subsiste en la sucesión de las generaciones. Estado en el sentido del D.I. no es, pues, el mero aparato estatal, sino el pueblo organizado en Estado (pág. 107). Por eso, un Estado en el sentido del D.I. puede sobrevivir también a golpes de Estado, revoluciones y violaciones de su constitución (págs. 232). Un Estado, por consiguiente, solo puede definirse, única y exclusivamente, por el pueblo concreto y organizado que lo constituye. Así, las potencias aliadas reconocen, en el artículo 1° del tratado de paz con el Japón, “la plena soberanía del pueblo japonés sobre el Japón y sus aguas territoriales”.

Pero entonces hay que distinguir dos posibilidades: o el nuevo Estado tiene la facultad de modificar ulteriormente la constitución que le fuera impuesta. los gobiernos establecidos y apoyados por las potencias ocupantes son meros órganos de dichas potencias mientras solo dependan de ellos. los Estados soberanos se llaman también independientes.J. lo es con respecto a la voluntad de otros Estados. sino también de aquellos sujetos del D.I. prescribe a los Estados que administran territorios sometidos a tutela de la O. regula relaciones entre Estados independientes (“independent States”). habiendo abandonado o perdido su gobierno propio en favor de otro Estado. ya que este regula no solo el comportamiento de Estados soberanos.I.I. su política interior y exterior. 169). de 4 de julio de 1946.U.U. regular independiente y libremente su forma de Estado y de gobierno. 4a Pero los Estados con pleno autogobierno solo son Estados soberanos si son jurídicamente independientes de otros Estados y están únicamente subordinados al D. En cambio. Es la capacidad de determinarse el Estado a sí mismo en todos sus asuntos. En el primer supuesto. “promover su desarrollo progresivo hacia el gobierno propio o la independencia”. que el D. dejan de ser sujetos del D. también la autonomía constitucional. en el segundo. pues.UU. sino que fueron erigidas por otro Estado y luego mantenidas solo por él. por el contrario. ej.. y Filipinas. Esta nota característica es la que distingue a los Estados soberanos de los “dominios y colonias que se gobiernan plenamente a sí mismos”. 194). Aquellos Estados que. Por eso.N. sino también el de otros sujetos determinados.P. y por eso también Estados de muerte solo aparente. pues tales vínculos no suprimen en principio la autodeterminación de esos Estados. “la independencia de la República de Filipinas como nación separada con gobierno propio” (“sepárate self-governing natíon”).I. El artículo 76 de la Carta de la O. dada en el asunto del vapor Lotus.. Si esta situación dura.. en su sentencia de 7 de septiembre de 1927.N. cuyo gobierno está en manos de una comunidad extranjera (pág. De soberanía aparente son también aquellas comunidades que nunca alcanzaron gobierno propio. p. Por autogobierno pleno se entiende que el Estado puede. Al autogobierno pleno corresponde.3a Por la nota de pleno autogobierno el Estado se distingue no solo de aquellas comunidades que únicamente en parte gozan de autogobierno (página 180). un Estado soberano no deja de serlo por el hecho de que ingrese en una federación de Estados o una unión aduanera. p. a que se refiere el artículo 1/2 del Pacto de la S. Pero tales comunidades pueden ser también sujetos del D. siguen subsistiendo formalmente se llaman Estados de soberanía aparente.I.D. p. Ahora bien: esta independencia no es tal con respecto al D. reconoce el tratado entre EE. Ahora bien: la historia nos muestra algunos casos en que la constitución de un Estado por crear fue establecida por un tratado internacional entre terceros Estados e impuesta al nuevo Estado (págs. Pero la historia nos revela que después de una pasajera debilidad puede producirse un restablecimiento.N. En este sentido.I.I. . ej. se ha convertido en Estado con autogobierno pleno.. afirma. El T. Así mismo. como. su organización interior y el comportamiento de sus miembros. o queda sometido a esta incluso en contra de su voluntad. sin estar sometido a las directrices de otro Estado. la antigua entidad llamada Manchú-kuo. constituye una forma intermedia entre una comunidad que se gobierna a sí misma y una comunidad sometida a un gobierno extraño.. ej. en principio.

la que reconoce subjetividad jurídicointernacional propia a un Estado miembro o a un Estado vasallo.I. solo el conjunto estatal es.P.I. Por consiguiente. puesto que esta vinculación directa es la que sirve de base a la calidad de sujeto.I.). sino que existe inmediata y directamente en virtud del D. Es evidente que nos encontramos entonces ante una subjetividad jurídico-internacional meramente parcial.I.. La entidad en cuestión. Esto es también. sujeto del D.a Un Estado (en el sentido del D. este reconocimiento solo será posible contando con el asentimiento del Estado federal.I. es necesario también que sea normalmente acatado y se imponga frente a los que infrinjan sus normas. Un sujeto del D. no es suficiente que se promulgue un nuevo ordenamiento estatal.. págs. sino todos los sujetos del mismo.. en principio. puesto que normalmente es este el que puede determinar el margen de autonomía de sus .I.I.I. tiene que poseer órganos para las relaciones exteriores y tener capacidad para observar las normas del D. o a una parte autónoma cualquiera de un sujeto suyo. está sometida al ordenamiento jurídico del conjunto estatal a que pertenece.I. no solo los Estados. cf. deja en libertad a los Estados para descentralizar su organización. Otra cosa ocurre cuando es una norma de D.I. Una concesión de esta índole puede llevarse a cabo por un tratado internacional o por negocios jurídicos unilaterales. estarán en una relación inmediata con este en dicho ámbito. Pero si en el marco de su autonomía se les reconoce como sujetos parciales del D. en general. pero se convierte en sujeto parcial del D.I. puesto que el D. 8.) ha de estar organizado de tal manera que se halle en condiciones de vivir según las normas del D. 7a Un Estado tiene que poseer un territorio propio. Por faltarles este requisito de la vinculación inmediata al D. lo que ocurre cuando la constitución federal o central concede a unos Estados miembros una competencia en materia internacional. 5a Pero la simple vinculación inmediata al D.I. basta con que haya un núcleo territorial indiscutido. Por regla general. ya que están sometidos inmediata y directamente al D. no constituye una nota distintiva de los Estados con respecto a los demás sujetos del D.El ordenamiento de los Estados soberanos no puede hacerse derivar de otro ordenamiento estatal. los Estados vasallos y otras agrupaciones autónomas dentro de un Estado. ya que solo en esta esfera puede actuar libremente. ya que solo el ordenamiento jurídico efectivo de los Estados tiene relevancia jurídico-internacional (principio de efectividad. para que surja un Estado. 115 s. para los terceros Estados que la reconocieron. Por eso comparten esta nota los Estados con todos los demás sujetos del D. pero solo puede extenderse a aquellos asuntos que caen en la esfera de acción autónoma del titular. no vinculado directamente a este es impensable.I. en su relación con el Estado central y las restantes partes del mismo. 6a Mas. carecen de personalidad jurídico-internacional los Estados miembros de un Estado federal. Pero no es necesaria una delimitación exacta del territorio.I.I. b) Estados con subjetividad jurídico-internacional parcial En los Estados compuestos.

siendo reconocido dentro de estos límites por terceros Estados como sujeto parcial del D. son Estados soberanos.I. antiguos Estados vasallos de Turquía.. cuando afirma que todos los Estados miembros de un Estado compuesto y todos los Estados vasallos son sujetos del D. siempre derogable. parte. por cuanto en el primer supuesto tenemos una relación de señorío que autoriza al Estado superior a modificar unilateralmente el círculo de deberes del Estado inferior. en general. a pesar de que haya cesado la autodeterminación del Estado protegido. de “Estados semisoberanos”. en principio. ej. Y ello es así necesariamente: el D. c) Clasificación de los Estados soberanos Los Estados con subjetividad jurídico-internacional parcial no deben confundirse con los Estados soberanos cuya capacidad de obrar está limitada en lo internacional. en el marco de sus atribuciones autónomas. en cambio. en efecto. Es lo que ocurrió. Los Estados soberanos pueden. mientras que en el segundo hay frente a frente dos sujetos del D. 227). y nunca sobre la base “de una delegación. Son muchos los Estados miembros de un Estado federal que no ofrecen el menor indicio de una subjetividad jurídico-internacional propia. como cualquier otra. podemos afirmar que la subjetividad jurídico-internacional parcial de los Estados miembros y los Estados vasallos es la excepción.I. cuya capacidad de obrar en materia internacional quedó limitada en favor del Estado protector. del derecho interno”.I. cabe que una parte del Estado amplíe su competencia incluso en contra de la voluntad del conjunto.I. Antes bien. En el segundo grupo figuran los Estados protegidos. tiene siempre carácter constitutivo: este su estatuto como tal es una creación del reconocimiento (págs.I. Pero. aunque sea frecuente oír hablar. en consecuencia. del supuesto de los Estados soberanos. sometidos al Estado central y solo excepcionalmente se relacionan con terceros Estados bajo la regulación inmediata del D. en el caso de Túnez y Egipto. o simplemente reducida de hecho y en oposición al D. Ello explica que no podamos adherirnos al parecer de ALF ROSS. La distinción entre un Estado con subjetividad jurídico-internacional parcial y un Estado soberano con capacidad de obrar limitada es necesaria. excepcionalmente.I.I. en este último caso. gozar de plena capacidad de obrar. ver esta limitada por un tratado internacional. Claro está que una relación Jurídico-internacional puede con el tiempo transformarse en una relación de señorío sin que desaparezca la apariencia de una dependencia meramente jurídico-internacional.. Solo se da cuando hay un título jurídico-internacional especial (tratado internacional o reconocimiento constitutivo) que la instituya. p. . están. común y que los demás no pueden alcanzar esta calidad si no es en virtud de una regulación jurídicointernacional concreta. por lo que la subjetividad jurídico-internacional de estos no tiene otra base que una regulación concreta del D. Esto es lo que ocurre cuando subsiste exteriormente el protectorado jurídico-internacional.I.I. cuyos derechos y deberes recíprocos solo pueden modificarse según un procedimiento jurídico-internacional.I. estos.. Recordemos aquí tan solo los casos del Brasil y de Austria. solo es posible sobre la base del D.miembros. cuyo comportamiento ha de enjuiciarse exclusivamente según el D. De ahí se deduce que el reconocimiento de un Estado miembro y un Estado vasallo como sujeto parcial del D.I. Y vemos que esta subjetividad jurídicointernacional. pero no de los demás sujetos suyos. Aquellos.. toda vez que únicamente los Estados soberanos y la Santa Sede son sujetos del D.

. Nigeria (1960).U.D. Esto ocurre cuando el tratado de protectorado confiere al protector derechos tales que equivalen a una renuncia a la autodeterminación por parte del Estado protegido. Trinidad-Tobago. Australia. que poco a poco fueron recibiendo una administración autónoma limitada. no es miembro.I. en sujetos del D. Irlanda (1949) y África del Sur (1961). Si. con igualdad de estatuto. mientras que el Imperio. Ceylán (Sri Lanka) (1948). salieron de la misma Birmania (al conseguir la independencia] (1948). en cuanto tal. Bahamas (1973) y Granada (1974)]. Nueva Zelanda y la India.) como un apéndice del Imperio Británico. Después de la Segunda Guerra Mundial han alcanzado así mismo la plenitud de autogobierno la India y Pakistán (1947). Sudáfrica.). Jamaica. ingresando. Esta plena autonomía de los dominions se refleja. Pero incluso en sus relaciones con la Gran Bretaña y entre sí se han ido transformando los dominions en comunidades británicas soberanas. Entonces el protectorado no es. en cambio.N. puesto que la entidad jurídico-internacional “Imperio Británico” se ha convertido en una asociación de Estados sin subjetividad jurídico-internacional propia.N. siendo admitida también en la S. Durante la Primera Guerra Mundial su autonomía llegó a ser tal. por lo demás. Por el contrario. no subordinadas en modo alguno entre sí en cualquier aspecto de sus asuntos internos o externos. aunque unidas por una común fidelidad a la Corona y libremente asociadas como miembros de la Comunidad Británica de Naciones. Mauricio y Swazilandia (l968}. d) Las naciones de la Comunidad británica (British Commonwealth) Los dominions eran antiguas colonias británicas. que la S. Sierra Leona y Tangañyka (1961).I. los reconoció como miembros independientes y originarios del nuevo organismo internacional (figurando como tales. se convirtieron frente a terceros Estados. un protectorado de D. pues. en la Carta de la O. sino un protectorado meramente colonial (de derecho político y constitucional). La Conferencia imperial de 1926 precisó luego su situación jurídica en los siguientes términos: los dominions son comunidades autónomas dentro del Imperio británico. (A raíz de la secesión de Bangla-Desh. Ghana (la antigua Costa del Oro) y Malaya (1957). siendo esta subjetividad jurídico-internacional parcial de un alcance incomparablemente superior a cualquier otra..D. en realidad. pero han seguido siendo miembros de la Commonwealth. en ella el nuevo Estado (1971).Pero puede darse el caso opuesto. donde ya no figuran (como ocurría en el anejo al Pacto de la S. islas Fidji (1970). bajo la rúbrica común de (Imperio Británico): Canadá. Guayana. islas Samoa occidentales y Uganda (1962).D. los dominions seguían siendo miembros del Imperio Británico. Gambia y Singapur (1965). Zanzíbar y Kenia (1963). Poco después (1921) obtuvo Irlanda (Eire) la condición de “Estado libre y Dominio”.N. Lesotho (antes Basutolandia) y Barbados (1966).. Malawi (antes Niassalandia). Botswana (antes Betchuanalandia). sino incluidos en la enumeración general de miembros por orden alfabético. para no herir la susceptibilidad del Estado sometido o tranquilizar a terceros Estados. Pakistán se retiró de la Commonwealth. [Chipre (1959). Malta y Zambia (antes Rhodesia del Norte) (1964). y en todos los ámbitos.) e) Estados permanentemente neutrales y neutralizados . de que una relación de señorío se oculte de antemano bajo la máscara de una relación jurídico-internacional.N.

el cumplimiento de las normas del derecho de la neutralidad. Hasta el Tratado de Versalles.D. Suiza solo tenía la obligación de cooperar en las medidas coercitivas de índole económica y financiera (art. Sin embargo.. del Pacto.I. Todos los demás Estados de Europa fueron invitados a adherirse a dicha Declaración. el 14 de mayo de 1938. del Pacto) modificó transitoriamente su situación. Debe abstenerse. apart. puesto que los artículos 10. la Declaración de las Potencias del Congreso..N. y a la que dio su visto bueno.D.N. el Estado de la Ciudad del Vaticano.Un Estado que se haya comprometido convencionalmente a una neutralidad perpetua sigue poseyendo plena capacidad de obrar en D. en una guerra. el Consejo de la S. 16 y 17 del Pacto obligaban a todos los miembros a participar en determinadas circunstancias en las medidas colectivas decretadas por la Sociedad. Ahora bien: durante la guerra entre Italia y Etiopía prohibió Suiza la exportación de material de guerra a ambas partes. pero está obligado a no tomar parte en las guerras de otros Estados y a no concertar en tiempo de paz vínculos que pudieran conducirle a la guerra o hacerle imposible. Son actualmente Estados con neutralidad perpetua: Suiza. era compatible con los deberes de un Estado perpetuamente neutral. Tanto Suiza como el Consejo de la S. p. apartado 3°. En su consecuencia. Como en su caso la neutralidad perpetua había sido impuesta por las grandes potencias..D. Además de los deberes jurídico-internacionales concretos de la neutralidad. La neutralidad perpetua de Suiza se remonta a una vieja máxima de política interior. que en su artículo 435 la reafirmaba. la República de Austria y Laos. 1°. hay también una política general de la neutralidad. de 13 de febrero de 1920. quedando colocada bajo la garantía colectiva de dichas potencias. el mismo año aún. (a tenor del art. a tenor de lo estipulado en el artículo 16. Pero conserva no solo el derecho del uso de represalias y el de legítima defensa. de todo tratado de alianza o de garantía. lo fueron también Bélgica y Luxemburgo. del 20 de noviembre. 1°. la adhesión de la Confederación Helvética de 27 de mayo siguiente y. La neutralización de Bélgica fue obra del tratado de las grandes potencias. ej. 1°). que dispensaba a Suiza de tomar parte en cualesquiera acciones militares. obtuvo una declaración del Consejo. por lo que tendrá que procurar servir a la paz general y promoverla. De aquella situación sacó Suiza la consecuencia de volver a la neutralidad integral.N.N. estimaban que la participación en estas eventuales medidas de la S. y por los demás firmantes del Tratado de Versalles. de 15 de . alegando que no podía asociarse a medidas que pudieran considerarse como “hostiles”. de 1919. 11. Esta situación fue reconocida también por Italia y los Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial. e incluso de dejar pasar tropas por su territorio. sin abandonar su posición neutral.D.D. estos deberes no afectaban del todo a Suiza.N. El ingreso de Suiza en la S. 16. apart. que obtuvo alcance jurídico-internacional con la Declaración de las Potencias del Congreso de Viena de 20 de marzo de 1815. se les llamaba Estados “neutralizados”. porque al ingresar en la S. pero también de todo tratado que en caso de guerra le impusiere prohibiciones unilaterales de exportar. Tiene esta política por misión asegurar su neutralidad permanente y acreditarla. sino que está obligado a recurrir a la legítima defensa contra ataques del exterior. que el Estado permanentemente neutral puede configurar a su arbitrio. decisión de que tomó nota.

suscritos ambos el 19 de abril de 1839. es susceptible de ser alterada unilateralmente en cualquier momento. f) El Estado de la Ciudad del Vaticano . y se comprometieron a reconocer los tratados que las Principales Potencias concertasen con Bélgica y Holanda para sustituirlos.N. y se puso bajo la garantía colectiva de los Estados firmantes. que se basa tan solo en una máxima política de los respectivos Estados. p. Tampoco estos tratados vieron la luz.. Por otra parte. son permanentemente neutrales Suecia y la India. Alemania se declaró conforme con la supresión de la neutralización de Luxemburgo. estamos ante una neutralización. puso fin a su neutralización. Es preciso establecer una distinción entre la neutralidad permanente. sustituido luego por el de las grandes potencias con Bélgica y el de Bélgica con Holanda. los Estados que habían sido vencidos en la Primera Guerra Mundial reconocieron que los tratados de 1839 no respondían ya a las circunstancias presentes. Ahora bien: los tratados en cuestión no llegaron a cuajar. Bélgica y Holanda. de 11 de mayo de 1867. el ingreso de Bélgica en la S. de 3 de abril de 1925. otros tomaron conocimiento de ella sin formular objeciones. Idéntica cláusula comprende el artículo 1° del Tratado entre Italia y la República de San Marino. Por el artículo 40 del Tratado de Versalles. como a Suiza. Su garantía fue asumida simultáneamente por las grandes potencias. y se comprometió a reconocer los tratados que las Principales Potencias suscribiesen sobre el particular. reconocida por el D. Como esta situación se basa en un acuerdo de las potencias garantes. Ello excluye. ni a permitir que se establezcan en su territorio bases militares extranjeras. Esta ley fue notificada a los demás Estados para que la reconocieran..noviembre de 1831. y. Después de la Primera Guerra Mundial fue neutralizado el Estado de la Ciudad del Vaticano por el artículo 24 del Tratado de Letrán entre Italia y la Santa Sede. La neutralización de Luxemburgo fue concertada en el Tratado de Londres con las grandes potencias. un tratado de garantía de la Ciudad del Vaticano con terceros Estados. Por los tratados de paz de 1919. comprometiéndose a mantenerla y defenderla con todos los medios a su alcance y a no formar parte en el futuro de ninguna alianza militar. de 31 de marzo de 1939.I. la República de Austria ha proclamado su “neutralidad perpetua”. ej. En su Ley constitucional de 26 de octubre de 1955. El tratado colectivo de 23 de julio de 1962 reconoció y garantizó la declaración de neutralidad perpetua de Laos. Solo en el supuesto de una violación del Tratado de Letrán por Italia podría la Sede Apostólica denunciar esta norma convencional. y la neutralidad permanente meramente fáctica. por consiguiente. En este sentido. sin embargo. ya que un proyecto de acuerdo entre Holanda y Bélgica. menos Bélgica. fue rechazado por la Cámara holandesa. puesto que San Marino se compromete a no concertar alianzas con otros Estados. Unos lo hicieron expresamente. ya que no se le concedió un estatuto de excepción.D.

También el fin de la Ciudad del Vaticano difiere completamente del de los demás Estados. Otros. Ciertos autores (entre ellos ANZILOTTI) quieren ver en ella un Estado independiente. llamado Estado de la Ciudad del Vaticano (Stato della Citta del Vaticano). la Ciudad del Vaticano tiene. De ahí que la ciudadanía vaticana de dichas personas se extinga en cuanto trasladen su domicilio a otra parte con carácter permanente. considerándola como un territorio sobre el que impera la Iglesia (p.Los antiguos Estados Pontificios fueron ocupados por Italia el 20 de septiembre de 1870. pero puede ejercitarse en esta. A la Ciudad del Vaticano pertenece también la plaza de San Pedro. ya que el Estado del Vaticano no surgió hasta la promulgación de las Leyes fundamentales de 7 de junio de 1929. una cláusula por la que Italia hacía retrocesión a la Santa Sede del pequeño territorio en el que se encuentra el Vaticano. a que solo puso fin el Tratado de Letrán. No posee súbditos permanentes. Lo que ocurre es que dicho Estado no es un Estado soberano. sino que se deriva del ordenamiento eclesiástico. Este territorio se ha convertido desde entonces en el del nuevo Estado Pontificio. en cambio. Una y otra posturas van demasiado lejos. de 11 de febrero de 1929.. la soberanía policial italiana. en los que interviene como representante de la Ciudad del Vaticano. Solo son súbditos suyos los cardenales que residen en su territorio o en Roma y aquellas personas que en él tienen su domicilio. No obstante. Pero la Ciudad del Vaticano ofrece aún otras peculiaridades. para con ello garantizar su completa independencia de todo poder temporal. La policía tiene que retirarse cuando el Papa sustrae transitoriamente la plaza al libre tráfico. entre otras. y solo en segundo término es finalidad suya velar por el bien común de sus miembros. llevada a cabo por el Papa en su calidad de jefe de la Iglesia. asociado a la Iglesia católica por una mera unión personal o real. e incorporados al reino. como primer cometido. La naturaleza jurídica de esta nueva entidad ha dado lugar a discusiones. teniendo facultad para actuar hacia fuera. Este tratado contiene. . ofrecer al jefe supremo de la Iglesia una base independiente de gobierno. sino derivada de la ordenación eclesiástica. deben distinguirse de aquellos otros de carácter secular. Porque si un Estado normal está única y exclusivamente al servicio del bien común de sus miembros. en términos generales. administración y jurisdicción que difieren completamente de las funciones sacerdotales de la Iglesia. En todo caso. la Ciudad del Vaticano es un Estado. produciéndose como consecuencia de ello una situación de tirantez entre Italia y la Santa Sede. Según el artículo 3° de su ley fundamental. Desconoce la primera que la constitución de la Ciudad del Vaticano no consiste en una ordenación autónoma. en su calidad de Cabeza Suprema de la Iglesia (concordatos). compete su representación al Sumo Pontífice. Pero los tratados y acuerdos que el Papa suscribe sobre asuntos eclesiásticos. niegan que constituya siquiera un Estado. BALDASSARI). ej. puesto que está llamada a realizar actos de legislación. el Estado Vaticano posee personalidad jurídico-internacional propia.

Es también un nuevo sujeto del D. se rigen directamente por el D. en el artículo 2°. de 5 de julio de 1933. y puede celebrar con los Estados tratados relativos a asuntos eclesiásticos o mixtos (concordatos) en pie de igualdad. y.III. el clero y demás miembros suyos (art. Adúcese en prueba que las relaciones entre los Estados y la Iglesia universal. (El concordato con España de 27 de agosto de 1953. La Sede Apostólica goza del derecho de legación activo y pasivo. en la medida en que sus constituciones les permitan realizar actos de alcance jurídico-internacional..I. por su parte. de 13 de mayo de 1871.A. se reconoce hoy comúnmente que la Santa Sede (a diferencia de las Iglesias nacionales o territoriales) es sujeto del D. por último. estableciendo que cualquier divergencia en la interpretación o aplicación de sus cláusulas habrá de resolverse de común acuerdo. como así mismo la O. luego.T. tuvo solemne confirmación en el Tratado de Letrán entre la Santa Sede e Italia.I. Reconoce también el concordato la plena libertad de la Iglesia en sus relaciones y correspondencia con los obispos. puede también la asociación misma ser sujeto del D. la O.I. en el preámbulo. son sujetos del D. cuando dice que el nuevo Estado Pontificio (la Ciudad del Vaticano) se creó para asegurar a la Santa Sede una soberanía indiscutible en lo internacional y en lo interno. en el artículo 24. IV. Así.).O. de 11 de febrero de 1929. De ahí que la pérdida de los Estados Pontificios no trajera consigo la interrupción de las relaciones entre la Sede Apostólica y los demás Estados. UNIONES DE ESTADOS Junto a los Estados que se han unido para constituir una asociación. En tres ocasiones se refiere el tratado a la soberanía de la Sede Apostólica en el ámbito jurídico-internacional: primeramente. la mayoría de las uniones administrativas. representada por el Papa.N. por su parte. (N. El concordato con Austria. Y lo será cuando el tratado fundacional le confiera calidad de tal.A. por cuanto puede concertar con las partes convenios adicionales. al conceder al Papa la posición de un soberano extranjero. Este reconocimiento de la Iglesia católica como sujeto de D. reconoce a la Iglesia católica “el carácter de sociedad perfecta y le garantiza el libre y pleno ejercicio de su poder .I. Mas ello pone de manifiesto que la subjetividad jurídico-internacional de la Iglesia es independiente de la existencia del Estado Pontificio. 2°). que vuelve a afirmar esta soberanía. y sus organizaciones especializadas.T. p. En el artículo 12. La subjetividad jurídico-internacional de la Santa Sede fue así mismo reconocida por la Ley italiana de garantías. 4°). admite el derecho de la Iglesia católica “de promulgar leyes y otras disposiciones en el ámbito de su competencia y obligatorias para sus miembros” (art.I. ej. LA SANTA SEDE Si en el siglo XIX la subjetividad jurídico-internacional de la Santa Sede fue objeto de controversia. por el que Italia reconoce la soberanía de la Santa Sede en el campo internacional. destaca expresamente que las relaciones diplomáticas con la Santa Sede se regirán por las reglas generales del derecho internacional (“secondo le regole generali del diritto internazionale”). La soberanía de la Santa Sede se reconoce también en distintos concordatos.I.N.U.

que no tienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede no pueden desconocer que el órgano central de la Iglesia católica es independiente de todo poder temporal (a quavis humana auctoritate independens). su cooperación en algunas de sus actividades: p.) y en varias otras. la sedición se considera entonces como una guerra en el sentido del D. tiene el alto cometido de “ser el nexo vivo entre la idea ética que está detrás y más allá del D. el que los rebeldes se propongan separar del Estado una parte de su territorio o. convocadas por la O. siendo posible. reducidos en número. REBELDES E INSURRECTOS a) La rebelión ante el derecho internacional Hay sedición o rebelión en D. 323). puede ser reconocido como beligerante. El gobierno rebelde.N. También se procederá de común acuerdo “en la resolución de las dudas o dificultades que pudieran surgir en la interpretación o aplicación” de cualquiera de las cláusulas del concordato. en cuanto “conciencia de la comunidad internacional”. escribe VON DER HEYDTE que la Sede Apostólica. 35/1). Queda. y de las leyes de la humanidad. págs. y “la personalidad jurídica internacional de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano” (art. en todo caso. a no ser que las partes contendientes. es un gobierno de carácter local.espiritual y de su jurisdicción” (artículo 2°/1). relativas a las relaciones diplomáticas y consulares (págs. Es irrelevante. siéndole aplicables las reglas del derecho de la guerra y la neutralidad.) Incluso aquellos Estados. recurran a su misión pacificadora. conquistar el Estado en su totalidad. así como en la conferencia de la Cruz Roja de 1949 (págs.I. el Estado propio que lo hace queda libre de toda responsabilidad por los actos que se cometan en la zona dominada por los rebeldes. asume la calidad de neutral. de 11 de febrero de 1929. en cambio. como las de Viena (1961 y 1963).I.U. 3°/2). En ambos casos. 424 s. de común acuerdo.U. según la fórmula del Código canónico. el hacer valer su autoridad.I.D. En el artículo 24 del Tratado de Letrán. Los últimos Papas precisamente han hecho frecuente uso del mismo en favor de los derechos fundamentales de la persona humana y de los pueblos.. en cambio. Al reconocer un tercer Estado a los rebeldes como beligerantes.N. Por su parte. pues. la Santa Sede declara su voluntad de permanecer alejada de los conflictos temporales entre los demás Estados y de las conferencias que con ocasión de ellos se convoquen.N. descartado el ingreso de la Santa Sede en la O. ya por terceros Estados. positivo y la práctica internacional”. cuando en un Estado una organización rebelde domina de hecho una parte apreciable del territorio y logra afirmarse en su lucha contra el gobierno central. un representante del Papa tomó parte en las discusiones de la S. . acerca de la reforma del calendario.. que.. pues. En el derecho que el Papa se reserva de hacer valer en lo internacional “su autoridad moral y espiritual” pervive la vieja función que el Papado ejerció desde los orígenes de la Cristiandad (cf. por el contrario. ya por el gobierno central del propio Estado.. V. pero se reserva. debiendo inspirarse para ello las partes “en los principios que lo informan” (art. 43). moral y espiritual. a diferencia del gobierno general de hecho. 305. Con razón. ej.

Lo es también la de saber si hay el deber de reconocer a los insurrectos en cuanto se den las notas antes mencionadas (dominio efectivo y exclusivo de una importante zona del territorio nacional por parte de los sublevados. Para fundamentar el deber de los terceros Estados de permanecer neutrales en una guerra civil podría alegarse también que el sujeto del D.D. y reconocer a los insurrectos como beligerantes en cuanto se den los supuestos antes mencionados.I. en la Convención panamericana de 20 de febrero de 1928 sobre los derechos y deberes de los Estados ante una guerra civil y en otras muchas declaraciones oficiales. sino el pueblo organizado en Estado (pág. durante la guerra civil española. en mayo de 1939. del que trata de deducir dos deberes de los terceros Estados: mantenerse neutrales ya antes del reconocimiento de los insurrectos. en uno u otro sentido. Solo algunas voces se han pronunciado en este sentido. no puede el antiguo gobierno representar ya en su totalidad a este sujeto del D. 107). el trato exclusivo de los terceros Estados con el gobierno reconocido significa. según ella.b) Los rebeldes antes y después del reconocimiento Es objeto de no pocas discusiones la cuestión de cuál sea la situación de los rebeldes antes de su reconocimiento como beligerantes. Cuando surge en un Estado una lucha acerca de la forma de gobierno —añadía Lord HALIFAX—. Ahora bien: esta declaración no pasará de ser un simple postulado mientras los Estados solo . una intervención en los asuntos internos del Estado en cuestión. deducía el principio de no intervención en una guerra civil del derecho que tiene todo Estado de determinar su propia forma de gobierno (“to determine for itself its own form of government”). Por eso.N. en realidad. y ello por la razón de que solo el gobierno reconocido representa al Estado. único reconocido.I. Este punto de vista. Se llega incluso a afirmar que antes del reconocimiento de los insurrectos los terceros Estados están obligados a no ayudarlos en modo alguno. y tienen derecho a seguir tratando de manera exclusiva con el gobierno central. estado análogo al de guerra entre estos y el gobierno central). en qué se distingue técnicamente ante el D. entonces.I. Mas a ello cabe objetar que el estallido de una guerra civil es prueba de que el gobierno reconocido no expresa ya la voluntad de todo el Estado y sí solo de una parte. es para los demás Estados un deber el abstenerse de ejercer presión alguna sobre el pueblo de este Estado. la declaración de Lord HALIFAX ante el Consejo de la S. a reconocer a los insurrectos como beligerantes. Esta doctrina ha plasmado en los acuerdos del Instituto de Derecho Internacional de 1900. ha sido desarrollado posteriormente por SCELLE y WEHBERG. no es el gobierno reconocido de un Estado. Pero la práctica de los Estados nos enseña que no se inclinan a sacar del principio de no intervención estas consecuencias. apuntado ya por WIESSE. la insurrección o sedición de una simple sublevación. y. sobre todo suministrándoles armas. La doctrina dominante resuelve negativamente la cuestión relativa al deber del reconocimiento: los terceros Estados no están obligados. Así. Y como quiera que en caso de guerra civil el pueblo está dividido. También LAUTER-PACHT se remite al principio de no intervención.

Por tal motivo. prematuro un reconocimiento de los rebeldes si se produce antes de que haya la certeza de que lograrán afirmarse frente al gobierno reconocido. con una simple prohibición. c) La forma del reconocimiento de beligerancia Por regla general. ha sostenido que el gobierno legal no puede impedir la importación de mercancías de otros Estados en el territorio rebelde. no obstante. También el reconocimiento de los rebeldes por el gobierno central puede llevarse a cabo mediante actos concluyentes (p. a que antes nos hemos referido. ej. un reconocimiento de esta índole constituye una violación del D. Es de observar que incluso los autores que consideran el reconocimiento de los Estados como un acto declarativo suelen sostener que la subjetividad jurídico-internacional de los rebeldes surge con el reconocimiento. p. pues.. Lo adopta así mismo LAUTER-PACHT. los terceros Estados no pueden proceder al reconocimiento de los rebeldes mientras no se produzca efectivamente un levantamiento en el sentido del D. De todos modos. p. siendo necesario que lleve a cabo un bloqueo efectivo.I. mediante el reconocimiento de su gobierno en el exilio o el ejercicio del derecho de presa contra barcos que conducen contrabando a los rebeldes). Relacionada con esta cuestión está la de si el reconocimiento de rebeldes es constitutivo o meramente declarativo.consideren actos de gobierno los actos de aquellos rebeldes que hayan sido reconocidos como beligerantes. ej.. este reconocimiento tiene lugar mediante la entrega de una declaración de neutralidad. hablar de una equiparación de los rebeldes no reconocidos con el gobierno legal. ej. Faltando alguno de los requisitos en cuestión. Pero hay cierta tendencia a tener en cuenta. El Gobierno de los Estados Unidos. No cabe. a los rebeldes aunque no estén reconocidos. Los otros se convierten en gobierno central cuando se hayan impuesto en todo el territorio y logren afirmarse por sus propias fuerzas. Por eso no puede hablarse de un dominio definitivo de la situación mientras estén envueltas en la lucha potencias extranjeras. la práctica internacional admite el . ya que los Estados solo proceden a tal reconocimiento cuando lo imponen sus propios intereses. d) Insurrectos y rebeldes con derechos limitados Además del reconocimiento de beligerancia. a saber: de los rebeldes. o sea que este es constitutivo. o la exportación de mercancías de esta zona. y solo excepcionalmente se recurre a un reconocimiento directo.I. aunque aún no lo haya reconocido. Tampoco puede inducirse de la práctica de los Estados un deber de reconocer a los rebeldes. Es. Una organización rebelde con ánimo de secesión se transforma en un nuevo Estado en cuanto el Estado patrio abandone sus esfuerzos para someter a los rebeldes y ponga definitivamente fin a la lucha. Pero esta declaración de neutralidad se distingue de la que tiene lugar en una guerra por el hecho de que funda la objetividad jurídico-internacional (relativa) de una de las partes. esta excepción no ha invalidado el principio general.. Se adhiere a este punto de vista la ya citada Convención panamericana. Pero el reconocimiento va vinculado a la comprobación (declarativa) de que se dan efectivamente los supuestos de hecho de la beligerancia.

por lo demás. Pero la determinación de la amplitud de derechos depende totalmente del arbitrio del Estado que los reconoce. que. pues. durante la guerra civil española no se concedió al Gobierno del general Franco el derecho de presa en alta mar. Son grupos estos de personas que se sublevaron contra el gobierno reconocido. inserto en la Carta de la O. tratadas con humanidad. Este reconocimiento significa que sus actos oficiales se considerarán. que solo surte efectos frente al Estado que procede al reconocimiento. y sí solo como “insurrectos”. en todas circunstancias. en cualquier tiempo y lugar. b) la toma de rehenes.U. que el reconocimiento de beligerancia se desarrolló en una época en que la guerra era aún admitida como medio de resolver litigios. por ende. Así. siendo. ej. herida. relativo. solo corresponde al Estado. respecto a las personas arriba mencionadas: a) los atentados a la vida y a la integridad corporal. en caso de conflicto armado sin carácter internacional habrán de aplicarse por lo menos las disposiciones siguientes: 1) Las personas que no participen directamente en las hostilidades. XXI y). torturas y suplicios.reconocimiento de simples insurrectos. a los que no se considera. los tratos crueles. de algunos buques de guerra. Pero este problema requiere ser tratado en el marco del derecho internacional organizado (caps. especialmente el homicidio en todas sus formas. el sexo. las mutilaciones. reconocidos sus actos de soberanía en su zona'611. Ello nos muestra que este reconocimiento es puramente constitutivo. están y quedan prohibidos. pero solo controlan algunas plazas y disponen también. y en este último supuesto. 530). pues la amplitud de los derechos de los rebeldes reconocidos depende de que lo sean como beligerantes o solo como insurrectos. serán. o cualquier otro criterio análogo. en principio. (págs. o sea beligerantes con derechos limitados. como tales. como actos de gobierno (y no de pillaje o piratería). en cambio. el color. el nacimiento o la fortuna. preguntarse qué efectos tendrá sobre esta institución la prohibición del recurso a la fuerza. incluso los miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas que hayan quedado fuera de combate por enfermedad. de derecho. detención. de los derechos que concretamente les son concedidos. Cabe. Afín al reconocimiento de insurrectos es el reconocimiento de beligerantes de hecho. o por cualquiera otra causa. la religión o las creencias. para terminar. También esta práctica nos prueba que el reconocimiento de beligerancia es constitutivo y. e) Los límites de las hostilidades en una guerra civil Según el artículo 3° de los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 relativos a la protección de las víctimas de la guerra. p. Le fue reconocida así mismo por los tribunales británicos la extraterritorialidad. . sin distinción alguna de carácter desfavorable basada en la raza. especialmente los tratos humillantes y degradantes.N.. c) los atentados a la dignidad personal. eventualmente. A tal efecto. Digamos. es decir.

N.D. Los principios del artículo 22 fueron desarrollados en una serie de tratados que.N. Un organismo humanitario imparcial. en su Relectio de Indis. en los artículos 16 y 132 del Tratado de Lausana. en principio. pero en los mandatos B había de establecer una administración propia. en cambio. tal como el Comité Internacional de la Cruz Roja. para que los dirigieran como “mandatarios de la S. que lo sometía al Consejo de la S. administrarse a sí mismos bajo el control del mandatario. provisto de garantías judiciales reconocidas como indispensables por los pueblos civilizados. La amplitud de las atribuciones de los mandatarios no era objeto de regulación uniforme. las obligaba. a transferir al organismo internacional los territorios “todavía incapaces de dirigirse a sí mismos en las condiciones particularmente difíciles del mundo actual”..N. Esta cesión a las Principales Potencias tenía carácter provisional: el artículo 22 del Pacto de la S.D. Los países bajo mandato A debían.d) las condenas dictadas y las ejecuciones efectuadas sin previo juicio. renunció en favor de las “Principales Potencias”. por otra parte.D. un informe anual sobre la administración de todos los territorios bajo su mandato. El mandatario tenía que enviar a la S.N.N. concertaron las Principales Potencias con los distintos . 2) Los heridos y enfermos serán recogidos y cuidados. que comúnmente se llamaron mandatos A. El artículo 22 del Pacto distinguía tres grandes clases de mandatos. y en su nombre”. podrá ofrecer sus servicios a las Partes contendientes.N. con el beneplácito de la S. el cual pasaba a dictamen de un organismo competente (la Comisión de Mandatos). En los mandatos B y C.N. VI. B y C. que no habían de ser necesariamente miembros suyos. emitido por un tribunal regularmente constituido. pero podían presentar peticiones a la S. a su vez. PAISES BAJO MANDATO Y TUTELA a) Aun cuando ya FRANCISCO DE VITORIA. Fueron sometidas al régimen de mandato las antiguas colonias alemanas y aquellos territorios asiáticos a los que Turquía. formuló la pregunta de si aquellos pueblos que no han alcanzado la madurez pueden ser colocados bajo la tutela de Estados cristianos. el proyecto concreto del sistema de mandatos se debe al estadista sudafricano general SMUTS.D.D. La S. tenía que ponerlos bajo la tutela de Estados “progresivos”.. Los miembros de los países bajo mandato no gozaban del derecho de acción judicial contra el mandatario. La aplicación de las disposiciones precedentes no tendrá efecto sobre el estatuto jurídico de las partes contendientes. el mandatario asumía solo la administración.D.D. en efecto. Las Partes contendientes se esforzarán. mientras que los mandatos C podían administrarse “con arreglo a las leyes del mandatario y como parte integrante de su territorio”. para poner en vigor por vía de acuerdos especiales todas o parte de las demás disposiciones del presente Convenio.

el 9 de septiembre de 1936. de capacidad de obrar.D. ej. A pesar de la disolución de la S. p. distinto del patrimonio del mandatario. 2° Los súbditos de los países bajo mandato no son súbditos del mandatario. pero carecen. 5° Los países bajo mandato tienen. Gran Bretaña firmó otro tratado de protectorado con el Irak el 10 de octubre de 1922. Todos estos tratados fueron firmados antes de la supresión del mandato. 4° Los tratados suscritos por el mandatario no valen para el país bajo mandato. sino que gozan de un estatuto jurídico-internacional propio. en particular.D. Tienen capacidad jurídica. Ahora bien: no son “Estados” (como afirma GUGGENHEIM. párr. Así. En los mandatos B este principio se establecía ya en el Pacto (art. cada uno de ellos tiene su territorio propio.mandatarios. del Pacto). Así.N. 213) por faltarles la nota de la autodeterminación plena.N. ya que solo el mandatario puede obrar jurídicamente por ellos. y los derechos y obligaciones a que den lugar subsistirán aunque se suprima el mandato. firmándose entre aquel nuevo territorio y la Gran Bretaña un tratado de protectorado (20 de febrero de 1928). 6° Los mandatarios no administrarán en provecho propio. de alcohol) y asegurar la libertad de culto y de conciencia. Por lo que toca. falta análoga disposición para los mandatos C. 3° Los países bajo mandato tienen un patrimonio propio.D. puesto que pueden adquirir derechos. Francia firmó un tratado de protectorado con Siria y Líbano. fundado en los tratados sobre mandatos. sino en provecho de la población indígena. tienen facultad para recorrer el país y establecerse en él en el ejercicio de su alta función. El mandatario habrá de suprimir abusos (trata de esclavos. La aplicación práctica del artículo 22 del Pacto no se ajustó siempre al esquema que acabamos de esbozar. se separó a Transjordania de Palestina. de armas. 5°). Los misioneros de países miembros de la S.N. una personalidad jurídico-internacional propia. Solo cabe una preparación militar de los indígenas a los fines de la defensa del país (art. los tratados de mandato concertados entre las . La síntesis de sus resoluciones puede resumirse en los principios siguientes: 1° Los países bajo mandato no son parte del territorio del mandatario. en principio. pues. 22. pág. habiendo sido suprimido el mandato en 1932 y admitido el Irak en la S. Antes bien.. 5° y 6°. Pero el mandatario puede hacerse cargo de su protección ante terceros Estados. En cambio. por consiguiente. ha habido países bajo mandato que excepcionalmente tuvieron capacidad limitada de obrar en D. 22. Pero el mandatario puede negociar tratados para el país bajo mandato.I. I. en París. como Estado independiente. le fue posible también proteger a los países bajo mandato contra todo intento de anexión. 7° En los mandatos A rige el principio de la igualdad económica (puerta abierta) para todos los miembros de la Sociedad.. Pero la verdadera naturaleza de los mandatos la fue precisando la Comisión de Mandatos. a los mandatos A. párrs. pero su mandato sobre ambos países solo tuvo fin durante la Segunda Guerra Mundial. no plasmaron en un tipo unitario.

La opinión consultiva de la C. San Marino y Haití están. Francia. c) La negativa de Sudáfrica de atenerse a las reglas del mandato motivó un dictamen del T. De 1530 a 1798 gobernó la Orden en Malta.I. la Orden de un derecho de legación activo y pasivo. La posición internacional de la Orden Soberana de Malta fue confirmada por el Tribunal de Casación de Roma el 13 de marzo de 1935. antes y después de este dictamen.I. independiente de los demás sujetos del D. De ahí su actual denominación. LA SOBERANA ORDEN DE MALTA De las tres grandes órdenes militares. en 1946. España.U.I.D. de 18 de julio de 1966). en el ejercicio de funciones fiscalizadoras y que era conforme a derecho la terminación del mandato. han carecido de efectos prácticos. a su vez. Austria.). por la que daba por terminado el mandato y quiso asumir la administración del territorio. b) Una situación jurídica idéntica a la de los países bajo mandato tienen ahora los territorios bajo tutela (id. administración y jurisdicción). Goza. fundada a comienzos del siglo XXI. no ejerce ya dominio alguno. página 15) declara que la Asamblea General había sucedido a la S. la más antigua es la de San Juan de Jerusalén (ordo militiae S. de 21 de junio de 1971 (Recueil.N. Está así mismo representada ante instituciones benéficas internacionales (Cruz Roja. si no lo hacía. pasando a la Asamblea General las facultades de supervisión de la Sociedad. pero. (páginas 572). continuaría obligada por las disposiciones del mandato. representados ante el Gran Maestre. 1971. concluyendo que Sudáfrica estaba obligada a retirarse de Namibia. VIII. Desde entonces la Orden de Malta. Joannis Baptistae hospitalis Hierosolymitani).N. De ahí que haya sido reconocida como sujeto de D.N. VII.D. pero Sudáfrica sostiene que la supervisión internacional terminó con la disolución de la S. que tiene su sede en Roma. Al perderse Akka (San Juan de Acre). de 11 de julio de 1950 y una demanda de Etiopía y Liberia ante el mismo. trasladó su sede a Chipre (1291) y más tarde a Rodas (1310). la Unión Sudafricana no estaba obligada a colocar el sudoeste africano bajo el nuevo régimen de administración fiduciaria. pues. cuyo nombre se cambió por el de Namibia.principales potencias y los mandatarios han seguido en vigor en tanto en cuanto los antiguos países bajo mandato no hayan obtenido la independencia o quedado sometidos al régimen de tutela de la O. I. en Roma. En 1966 la Asamblea General adoptó la resolución 2145 (XXI).I. EL COMITE INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA . Portugal.). Estos representantes forman parte del Cuerpo Diplomático.O. Pero ha seguido siendo soberana.J. de donde fue expulsada por el sultán SOLIMAN II. Según la alta corte. ya que posee un ordenamiento jurídico propio (con legislación. que fue desechada (sent. y tenga representantes acreditados ante la Santa Sede. la República Federal de Alemania y algunos Estados latinoamericanos.J.R. España. Las sucesivas resoluciones del Consejo de Seguridad.

Los artículos 77 (apartado 3°). EL INDIVIDUO ANTE EL DERECHO INTERNACIONAL PUBLICO a) Las múltiples discusiones que acerca de la situación del individuo ante el D. la Liga de Sociedades de la Cruz Roja y la Conferencia Internacional de la Cruz Roja.. sino del derecho de cada país.. fundada en 1863.N.I. y sí a los Estados a que pertenecen.. Tiene. por su parte. un sujeto de D. apartado 3°. de dicha Convención. de índole peculiar. por excepción. Para llegar a una solución nítida de las mismas se impone. pueden hacer uso de la insignia de la Cruz Roja en toda su “actividad humanitaria”.P. Son pocos los autores (BAUMGARTEN. especial relevancia el hecho de que en las conferencias internacionales de la Cruz Roja estén representados no solo las sociedades nacionales. al confiarle en determinadas circunstancias las tareas de las potencias protectoras (págs.D. convencional o consuetudinario? 2° ¿Son los individuos. por último. SCELLE. Consta de secciones nacionales y los siguientes órganos centrales: el Comité Internacional. Pero el artículo 10 de la segunda Convención de Ginebra de 1906.I. 87 y 88 del Convenio relativo a prisioneros de guerra. por ende. pues los Estados que hacen valer derechos de resarcimiento de daños inferidos a súbditos suyos.P. 424). pues. protege los intereses de individuos (p. delimitar previamente con toda claridad los distintos problemas que hay que resolver. ej. reconocieron al Comité Internacional de la Cruz Roja en todo lo que atañe a su labor humanitaria. de 1929. Tres son los principales: 1° ¿Son los individuos sujetos normales del D. El Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 para la protección de las víctimas de la guerra confiere también al Comité Internacional de la Cruz Roja un estatuto jurídicointernacional. las cuales. STOWELL) que sostienen que los Estados actúan como simples representantes (agentes) de sus nacionales y que estos son los verdaderos sujetos del D. de 27 de julio de 1929.I. También se refiere a estas sociedades el artículo 25 del Pacto de la S. de los extranjeros o de los prisioneros de guerra). reconocen las “sociedades de socorros voluntarios debidamente reconocidas y autorizadas por sus gobiernos”. reconociendo así que la Cruz Roja Internacional cumple un cometido de la comunidad de los Estados y es. se suscitan no se deben tanto a oposiciones de fondo cuanto a imprecisión en los conceptos. según el artículo 24.La obra asistencial de la Cruz Roja. Pero esta concepción queda refutada por la práctica internacional. que se reúne cada cuatro años. sino también los Estados adheridos a la Convención de Ginebra. sujetos del D. Estos órganos no existen en virtud de tratados internacionales.I. los individuos no son. IX. en principio. se extiende hoy al mundo entero. no concede derechos ni impone obligaciones a los individuos directamente.I.I. 79. que puede relacionarse directamente con los Estados en el marco de su actividad. cuando . imponiendo a sus miembros el deber de promoverlas. Si el D. sujetos del mismo? 3° ¿Son los individuos sujetos de normas establecidas por órganos de la comunidad internacional sobre la base de algún tratado? 6) Según la doctrina dominante. sino objetos suyos. y de la tercera. el Comité Internacional y la Liga.

KELSEN estima que aquellos actos que los Estados tienen que castigar por imperativo del D. Por otra parte. en el artículo 15. como sujeto de hechos antijurídicos directamente regulados por el D.I. Por lo que atañe a las obligaciones. los bienes en cuestión no pueden ser sustraídos.. comúnmente llamados “delitos contra el D.I. Y no cabe. común.I. sobre el régimen del alta mar. no son delitos jurídicointernos. si el ordenamiento jurídico del buque que lo capturase admite tal castigo. quedan estos supuestos regulados jurídico-internacionalmente. prevalece la opinión de que el D. sobre la base de su ordenamiento jurídico. Por consiguiente. en los casos de la violación de bloqueo y del contrabando el D.I. Solo con el Convenio de Ginebra de 29 de abril de 1958. positivo da pie para que consideremos también al individuo.I. 630). según el cual el D. c) Discútese también si por excepción pueden los individuos como tales ser sujetos de derechos y obligaciones internacionales.reclaman. (como las agresiones a ministros y embajadores o los daños a los cables submarinos).I.I. y no solo al Estado. La imposición de esta sanción supone. (represalias. recoge KELSEN una teoría ya sostenida antiguamente por REHM.I. En cambio.I.I. Oponiéndose a ella. Estos deberes se extinguen. común no las impone a individuos como tales.I. lo único que hace es facultarlos para ello. faculta a los beligerantes para que amenacen a los buques neutrales que llevan contrabando a un beligerante o tocan puertos o zonas costeras bloqueados con la confiscación del buque y de la carga.. ya por el D. Frente a esto hay que decir lo siguiente: el D.I. por último. aquí también. sino también contra individuos. un pirata podría ser castigado directamente sobre la base del D.” (delicia juris gentium). En ausencia de tales prohibiciones. pueden proceder según su arbitrio y han de tener en cuenta también el interés público. Pero es problemático que esta norma rija también para el contrabando absoluto. sino jurídico-internacionales. e) De todo ello se desprende que solo estaremos ante un deber jurídico-internacional de un . que los Estados hagan uso de la facultad que el D. común no obliga en modo alguno a los Estados a perseguir a los piratas. d) Por el contrario. Aduce KELSEN el ejemplo de la piratería y el de la violación de un bloqueo por buques neutrales. por consiguiente.”. han promulgado las correspondientes normas penales. por cuanto los Estados. a perseguir determinados delitos establecidos. por lo que las sanciones reguladas por este pueden dirigirse no solo contra los Estados. autorizándolos excepcionalmente a proceder contra ellos en alta mar. la menor duda de que las sanciones del D. los particulares solo tienen deberes. en cumplimiento de sus obligaciones jurídico-internacionales. ya por convenios internacionales (cf. los Estados están obligados ante el D. Pero también en el caso de estos delitos. aun infringiendo el D. y a que obren en consecuencia.I. quedando las partes obligadas por el artículo 14 a perseguir la piratería. ejecución colectiva) se dirigen contra la colectividad y no contra el individuo culpable como tal. derogan estas normas. cuando los Estados. comúnmente llamados “delitos contra el D.I. infra. les concede y hayan promulgado previamente las correspondientes prohibiciones. págs.

but may be considered in mitigation of punishment” En su sentencia reconoce el Tribunal que pueden darse casos en los que le sea imposible de hecho al ejecutante oponerse a la orden recibida. los saqueos y malos tratos a los heridos) y aquellos otros actos delictivos que llevaron a cabo por encargo de sus superiores. pero lo fue en sentido negativo a partir de 1944.individuo cuando el propio D. los US-Rules of Land Warfare (art. en este caso. pero podrá considerarse como circunstancia atenuante: “The fací that the defendant acted pursuant to order of his Government or of a superior shall not free him from responsibility. de tal manera que estas normas puedan aplicarse directamente (y no a través de una disposición legal que las recoja). Representan esta concepción también distintos códigos penales para aquellos hechos cuyo carácter delictivo podía conocer el ejecutante. el hecho de que haya una orden superior. Verdad es que el artículo 8° del Estatuto del Tribunal Militar Interaliado es parco en la materia.. se discute si la obediencia debida exime de culpa al ejecutante. 443) y las reglas adoptadas por los EE.I. Confirma esta concepción el artículo 99 del Convenio de Ginebra de 12 de agosto de 1949 sobre el trato a los prisioneros de guerra.I. común. Lo decisivo no será. única y exclusivamente. pues solo dice que la obediencia debida no eximirá al ejecutante de su responsabilidad. Este punto de vista fue el adoptado por el Tratado de Londres de 8 de agosto de 1945. ante auténticos delitos internacionales. 366). la exterminación sin cuartel o la puesta en práctica de represalias antijurídicas. asocie a un supuesto de hecho (Tatbestand) una sanción contra un individuo. se da. sino la posibilidad o imposibilidad de la elección moral: “whether moral choice was in fact posible”. Pero en general se admite que el ejecutante puede quedar exento de pena si obró bajo el peso de una coacción irresistible (“under duress”). que solo permite al Estado respectivo el castigo de un prisionero por un acto que en el momento de cometerse estuviera prohibido por una ley de ese Estado o por el D. Esta cuestión fue resuelta en sentido afirmativo por el antiguo Military Manual británico (art. ya que en virtud de una vieja tradición los Estados están facultados para castigar a los prisioneros que caigan en sus manos incluso por violaciones del derecho de la guerra perpetradas antes de su captura.I. fundada en el D. sino también los crímenes contra la paz . para la conducción de la guerra. por cuanto abarca no solo delitos contra el derecho de la guerra (crímenes de guerra. Su persecución es lícita en virtud de los usos de la guerra. para criminales de guerra. pues. o sea inmediatamente sobre la base del D. Ello prueba que estamos. UU. “war crimes”) y delitos contra la humanidad (“crimes against humanity”). Ahora bien: el Tratado de Londres rebasa los límites del D. Estos delitos abarcan los crímenes de guerra comunes que los soldados cometieron por propio impulso (p. Una responsabilidad individual inmediata. 6 b).I. Estas violaciones se llaman crímenes de guerra. relativo al castigo de los principales criminales de guerra de las potencias del Eje. que ya eran punibles anteriormente con arreglo a las leyes de todos los Estados (art. En lo que atañe a este segundo grupo. común. ej. pudiendo el grado de la pena quedar al arbitrio del Estado. como el uso de armas prohibidas.I. De ahí que las personas en cuestión puedan ser castigadas también por infracciones del derecho de la guerra que no figuren en el código penal del lugar de su perpetración o del país que hizo la detención. y en primer término para los delitos contra la humanidad.

Estas figuras delictivas eran ignoradas tanto por el D. se promulgaron varias leyes de la misma índole.I. preparación. común.I. o sea. Por otra parte.(“crimes against peace”) (art. por cuanto sus sentencias entran en consideración como fuente de derecho a tenor del artículo 38. Pero el proyecto elaborado por ancha comisión.I. sin embargo. encomendó a la Comisión de Derecho Internacional que formulase los principios de Nuremberg y preparase un código penal internacional relativo a los delitos que amenazan la paz y seguridad de la humanidad y que habría de juzgar un tribunal internacional.U. f) Discútese también si a los individuos les corresponden excepcionalmente derechos fundados en el ordenamiento jurídico-internacional. que solo podría justificarse como una disposición de las fuerzas de ocupación. apartados c) y d).N. del Estatuto del T. Cuando la sentencia en cuestión afirma. y en particular por el jefe supremo de las fuerzas de ocupación en el Japón para el castigo de los criminales de guerra japoneses.G. la A. de La Haya. p. ello podrá ser cierto de lege ferenda. siendo así que hasta ahora regía el principio de que el derecho estatal obliga jurídicamente a los órganos del Estado mientras no quede derogado o alterado por un procedimiento jurídico-internacional. que el cumplimiento de los deberes jurídicointernacionales solo queda asegurado con el castigo de los estadistas culpables y sus auxiliares. a tenor del artículo 42 de la C. En consecuencia. toda vez que la Carta de la O. sigue siendo todavía así. con lo que se incluyen los actos que el reo llevó a cabo sobre la base de su ordenamiento jurídico estatal.N. sino también los realizados por encargo del gobierno. que trata de definir con mayor precisión los crímenes contra la paz (y contra la humanidad).I.G. es indiscutible que el Tratado de Londres de las Cuatro Potencias constituye una ley penal retroactiva. Este derecho figura. desde luego. en principio. por otra parte. la jurisprudencia de los tribunales de Nuremberg y del tribunal de Tokio podrá ser para él de gran importancia. ej. Es. iniciación y ejecución de guerras de agresión y la participación en dichos proyectos. de la O. Ahora bien: cuando un tribunal penal de esta índole haya sido instituido. Otra innovación del Tratado de Londres consiste en que declara punibles no solo actos cometidos por orden de los superiores militares. Por tales entiende el tratado la planeación.. como por el derecho interno. prevé exclusivamente sanciones colectivas contra las guerras de agresión y otras formas de quebrantar o amenazar la paz (arts. y no hay en él ni rastro de una sanción penal impuesta a individuos. Con posterioridad a este acuerdo.U. puesto que. en el Convenio sobre creación de un Tribunal Internacional de Presas (1907). Habrá tales derechos cuando haya preceptos jurídico-internacionales que concedan directa e inmediatamente a individuos la facultad de exigir de un Estado un determinado comportamiento. puesto que este implicaba únicamente sanciones colectivas y no sanciones individuales. 39 y). . innegable que ciertos tratados conceden a determinados grupos humanos el derecho de llevar a Estados extranjeros ante una instancia internacional. por lo menos después del Pacto Kellogg. Tampoco prevé el pacto nuevas sanciones. pero está en contradicción con todo el anterior D.T. Y esto. limitándose a decir que un Estado que lo infrinja pierde los beneficios del mismo. no ha sido aceptado todavía. igualmente previsto al efecto. la guerra de agresión constituía un delito.T.P. 6 a). Pero con ello se olvidaba que el Pacto Kellogg impone obligaciones a los Estados. mas no a los individuos. puede ser atacado legítimamente por todos los demás Estados firmantes.. El Tribunal Militar Interaliado de Nuremberg trató ciertamente de probar que los crímenes contra la paz estaban ya sancionados por el D.

de que hasta ahora hemos hablado. aunque de alcance limitado. 546). se diferencia de la situación de aquellos individuos a los que conceden derechos o imponen obligaciones normas que dictan órganos de la comunidad internacional. 558 s. está obligada. con arreglo al artículo 101 de la Carta. y a los prisioneros de guerra. Un derecho de esta índole fue reconocido así mismo a los miembros de minorías en el Tratado germano-polaco de 15 de mayo de 1922 sobre la Alta Silesia.que quedó sin ratificar. el individuo que ha recurrido a la instancia internacional no puede imponer por sus propios medios la ejecución de la sentencia. promulgado por la Asamblea General de la O.U. erigidos después de la Primera Guerra Mundial. los derechos internacionales de los individuos solo tienen plena efectividad si se apoyan en normas del derecho interestatal. pues si bien la Comisión no tiene que decidir acerca de la demanda individual.. pueden suprimirse por acuerdo de estos y sin el consentimiento de los interesados. las prescripciones del reglamento del T. las disposiciones de la antigua Comisión Europea del Danubio obligaban a cuantas personas navegasen por la zona en cuestión. que la situación de los individuos ante el D. obligan a los magistrados del mismo y a su secretario. en el antiguo tratado relativo al Tribunal Centro-Americano (19071917). y las reglas del Estatuto de funcionarios de la O. y en algunas disposiciones acerca de los tribunales arbitrales mixtos. en distintas comunidades internacionales. que proceden de órganos internacionales y conceden derechos e imponen obligaciones directa e inmediatamente a individuos. Así.J. que el Convenio europeo de derechos humanos concede a todas las personas físicas y a sus agrupaciones contra los Estados que ratificaron el convenio y se sometieron a la competencia de la Comisión de derechos humanos. de no producirse un arreglo amigable.N. en su artículo 147. p. Por otra parte.U. a someter el asunto al Comité de Ministros. ya que tales personas no pueden pretender jurídicamente una decisión.I. tales derechos única y exclusivamente en un tratado suscrito por Estados.I. como se fundan. Y ello es así incluso si los Estados se comprometieron a hacer ejecutar la sentencia arbitral en su procedimiento interno. Por consiguiente. ya que si infringen esta obligación no queda otro recurso que el procedimiento interestatal. B) El ámbito de validez en el tiempo .). Encontramos normas de esta índole. Así mismo. Estos tribunales reconocieron efectivamente que se había concedido a un determinado grupo de individuos una capacidad jurídica y de obrar. ej. sobre la base de tratados internacionales (derecho interno de comunidades internacionales). por último. Ahora bien: fundándose. obligan a sus funcionarios (págs.N. el cual tendrá que decidir la cuestión si no es competente para ello el Tribunal europeo de derechos humanos (págs. Ocupa un lugar intermedio entre el derecho de petición y el derecho de acción el derecho de demanda. h) Hay que destacar.. consuetudinario y convencional. g) Muy distinto del derecho de acudir a instancias internacionales es el derecho de petición que corresponde a los súbditos de los países bajo fiducia y que antes poseían los miembros de las minorías que gozaban de protección jurídico-internacional.

estipula que la renuncia de Turquía a sus derechos sobre Egipto y el Sudán y la anexión de Chipre por Gran Bretaña se retrotraen hasta el 5 de noviembre de 1914. en el asunto Mavrommatis. Afirma la primera que el ámbito de validez material del ordenamiento jurídico internacional no tiene límites. de 24 de julio de 1923. C) El ámbito de validez material a) Todo ordenamiento jurídico tiene también un ámbito de validez material. Ahora bien: hay que distinguir este supuesto del de que exista duda acerca de la existencia de dicha norma. .a) Todo tratado internacional adquiere efectividad jurídica en el momento en que queda definitivamente constituido. la instancia respectiva podrá aplicarla también a los hechos que son objeto del litigio. Por el contrario. admitió. puede en cualquier momento hacerse cargo de esta regulación. que los asuntos domésticos (internos) de los sujetos del D. un convenio colectivo podrá disponer que ya entrará en vigor con el depósito de cierto número de ratificaciones entre los Estados firmantes. pero estima que el D. la retroactividad del XII protocolo anejo a dicho tratado y por el que se protegían las concesiones otorgadas con anterioridad.J. El T.. La otra sostiene. en cambio. Un tratado internacional puede contener también normas retroactivas. la de los objetos que le están sometidos. BALLADORE PALLIERI). b) Para determinar si existe un derecho adquirido —en ausencia de un tratado retroactivo— hay que atenerse a las normas que estaban en vigor cuando se estableció. toda vez que el ámbito de su validez no está limitado por una ordenación superior. Así. Así.N. si la norma en cuestión es reconocida como tal. pues. ej. el Tratado de paz de Lausanne. La cuestión del ámbito de validez material del D. la cuestión de si al cambiar aquellas normas subsistió determinado derecho ha de resolverse con arreglo a la nueva situación jurídica.I. vigente abandona de una manera general la regulación de determinadas materias a los propios Estados.I. p. La respuesta dada a esta pregunta no es unívoca. escapan de suyo a la regulación de este. enfrentándose al respecto dos corrientes principales.I. así mismo. por cuanto regula determinados objetos (situaciones vitales). Así.I.I. Porque entonces. que el D. es.P. a no ser que en él se disponga otra cosa.I. regular cualquier materia y sustraerla a la regulación jurídico-estatal (KELSEN. desde luego. pudiendo el D. estipula que la Carta entrará en vigor tan pronto como hayan sido depositadas las ratificaciones de los miembros permanentes y de la mayoría de los demás Estados signatarios. el artículo 110 de la Carta de la O.U. La primera doctrina reconoce.

2°. Ahora bien: las restricciones del autogobierno estatal no pueden llegar nunca.).U. nos revela que esta doctrina no es sostenible. el espacio jurídicointernacional se articula en cinco variedades principales: territorio estatal. c) A esta concepción se ha adherido la Carta de la O. territorio bajo tutela. en territorios fuera del dominio de un Estado. b) Esta cuestión volvió a ser planteada por el artículo 16. pues. en el subsuelo.I.D.N. el ámbito en cuestión abarca aquellas materias que en principio no están reguladas por el D. relativo a los decretos sobre nacionalidad en Túnez y Marruecos.I.I. 544). sin más.N..I. sino tan solo de aquellas que el D. administrados en nombre de la O..Pero un análisis de la estructura del D.I. Tratados de esta índole son.P. interviniese de manera general en la vida del Estado hasta el punto de hacer imposible el autogobierno de este. Y no hay que olvidar. no regula en principio y entrega a la regulación estatal. 234). sino que abarca todo espacio en el que puedan darse actos de Estado. Como el espacio aéreo comparte en principio la situación jurídica del territorio y el subsuelo queda sometido a las mismas normas que la superficie. hasta el punto de suprimir el autogobierno de todos los Estados.I.I. de todas las materias todavía no reguladas por el D. en el espacio aéreo.I. mientras el D. conoce. según el cual hay asuntos que el D. espacio ultraterrestre y .U. Según dictamen del T. el territorio de los países bajo tutela. 9). 537) y el Convenio de Roma relativo a la protección de los derechos humanos (pág.. regula. 7°).J. también los actos públicos en alta mar.I. del Pacto de la S. territorio de las comunidades internacionales. 486. Si tenemos en cuenta que el ordenamiento jurídico-internacional presupone la existencia de comunidades jurídicas que se autogobiernan (pág. sino a la de varios Estados conjuntamente.N. pues. p. apartado 8. por considerar adecuada tal regulación. alta mar.I. Un tratado internacional puede también decretar la extinción de Estados particulares (pág. siga en vigor. no puede contener norma alguna susceptible de suprimir la existencia de tales comunidades o destruir su autonomía. quedaría suprimido el propio D. D) El ámbito de validez en el espacio El ámbito de validez espacial del ordenamiento jurídico internacional no coincide con la suma de los territorios de sus sujetos.I. finalmente. Llamamos territorio internacional este tipo de espacio. espacios no sometidos a la soberanía de Estados particulares. El D.P. se verá claramente que el D. El D. además. los tratados para protección de minerías (pág. Este círculo de acción reservado a los Estados se llama también “domaine reservé” o “domestic jurisdiction”. que también habla de los “asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados” (art. Pero cabe que el autogobierno de un Estado quede limitado por un tratado internacional. Si. Con mayor claridad aún. De la interpretación de dicha disposición nos ocuparemos más adelante (págs. apart.I. ej. dice STRISOWER que no se trata. abandona a la competencia exclusiva de los distintos Estados. el D.

derechos fundamentales de los Estados. CAPITULO 11 LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LOS ESTADOS A) Concepto y fundamento de los derechos fundamentales de los Estados Hay en D. De lo que se desprende que no habrá auténticos derechos fundamentales sino cuando haya frente a ellos deberes fundamentales correlativos. Muchas veces.. que falta en la esfera internacional. ni tampoco de derechos de libertad. Ahora bien: siendo la finalidad principal del D.. Por ejemplo.I.I. La doctrina tradicional solía admitir cinco derechos fundamentales. les permite usar para su conservación todos los medios no prohibidos. constituyendo entonces el derecho una exención excepcional de los Estados con respecto a deberes preexistentes (pág. a la igualdad.I. 386).I. Por el contrario.I. la existencia de determinadas relaciones espaciales. p. vemos inmediatamente que el supuesto derecho de autoconservación no constituye un auténtico derecho fundamental. según el D. Pero más adelante habremos de comprobar que dentro de estas cinco clases de espacio hay ulteriores distinciones. a saber: derecho a la independencia. En este sentido cabe hablar. una serie de derechos llamados fundamentales. “derecho” quiere decir tan solo que determinada conducta no está prohibida. pasando por alto la circunstancias de que tiene una triple acepción. porque el D. por no existir un deber universal de los . al honor y al comercio. el derecho de la guerra. hay. a la propia conservación. si por ellos se entienden los derechos que a los Estados corresponden inmediatamente por su calidad de sujetos del D. el derecho diplomático presupone la designación de agentes diplomáticos. se entiende por “derecho” en sentido estricto la facultad de una persona de exigir de otra un determinado comportamiento. el derecho relativo al territorio. los Estados poseen sus derechos fundamentales “simply as international persons”. Pero no se trata de derechos cuya modificación sea más difícil. ej. Sin embargo. la existencia de la guerra. Esta clasificación adolece esencialmente del defecto de emplear la palabra “derecho” sin sentido crítico.P. asegurar la coexistencia pacífica de los Estados. puesto que estos presuponen la existencia de un poder legislativo central. Solo los derechos a los que corresponde un deber en los demás son plenos derechos en sentido jurídico. También se entiende por “derecho” la excepción de un deber. Solo en una comunidad internacional organizada serían posibles tales derechos fundamentales. ya que sin ellos sería imposible una convivencia internacional pacífica. Desde este ángulo. siendo así que todos los demás derechos dependerán de la existencia de otros supuestos.I. En cambio. común. de un “derecho de autoconservación” de los Estados. la supresión de los derechos equivaldría a la supresión del propio D.territorio sin dueño.

I. Por independencia política se entiende la facultad de los Estados de decidir con autonomía acerca de sus asuntos internos y externos en el marco del D.I. las meras intercesiones. en cambio. dice el T. solo les obliga a respetar determinados bienes.I.I. De ello se desprende que si el D. por el que los miembros se comprometían también “á respecter l indépendance politique” de todos los demás.. común no conoce un derecho fundamental del Estado a la autoconservación.I.J. no un facere. una interpretación del tratado obligatoria para ambas partes no puede resultar de la voluntad de una de las partes. es decir.Estados de garantizar la subsistencia de los demás. permitiendo. Claro está que en concreto la delimitación no será siempre fácil. pues todo Estado ha de decidir en primer término y con independencia qué disposiciones se desprenden para él de un tratado. independencia con respecto al D. b) La independencia política de los Estados abarca tanto su política interior como su política exterior.I. EL RESPETO DE LA INDEPENDENCIA POLITICA a) Fundamento de este principio a) Según el D. El D. En este aspecto. obliga a los Estados a respetar por igual ambas esferas.D. Lo que el D. común impone a los Estados un simple non facere. realmente prohíbe a los Estados son intervenciones de autoridad. ya que las recomendaciones de los poderosos van muchas veces acompañadas de . Ahora bien: si surge sobre el particular una controversia. sino de que se llegue a un acuerdo de las partes o se confíe la resolución del litigio a una instancia internacional de decisión. Ello confirma nuestra tesis inicial de que los derechos fundamentales de los Estados se hallan en conexión inmediata con la situación de los Estados en cuanto sujetos del D. el D.P. a no intervenir en su esfera de acción.I.N. porque todos los Estados tienen la obligación de no violar estos ámbitos en los demás. admite. en su dictamen sobre el proyecto de unión aduanera entre Alemania y Austria que un Estado es independiente mientras siga siendo dueño de sus decisiones (“restant seul maítre de ses décisions”). Y ello es así en el caso de todos los tratados normales. expresándose en todos ellos la idea de que los Estados tienen el deber de respetarse unos a otros como miembros de la comunidad internacional. El D. Independencia política no significa. En este sentido. Encontramos una formulación expresa de este principio en el artículo 10 del Pacto de la S. sino independencia con respecto al poder de mando de otro Estado. o sea las que van acompañadas de la tuerza o de la amenaza de uso de la fuerza. de la supremacía territorial y del honor de los demás Estados. un derecho fundamental al respeto de la independencia.I. B) Los derechos fundamentales en particular I. en cambio.. los Estados tienen el deber recíproco de respetar su independencia política y su ordenación interna. Pero estos derechos guardan íntima conexión entre sí. a saber: la independencia política.I. la supremacía territorial y el honor de los demás Estados. pues. común.I.

g) Hay que establecer una distinción entre la intervención prohibida por el D. Y si su independencia política llega a suprimirse del todo. dejan los Estados de existir como sujetos del D. convencionalmente concedido al protector o cuasi-protector. prohíbe. Tampoco significa que todos los Estados tengan derechos iguales: quiere decir tan solo que ningún Estado soberano está subordinado a otro.N.U. un Estado perturba una emisión extranjera innocua. las emisiones que alteren el orden interno o la seguridad de los Estados firmantes.I. sobre el uso de la radiodifusión en interés de la paz. contraviniendo así el principio del respeto del orden interno de dichos Estados. las personas que hayan recibido asilo no podrán dedicarse a “actividades contrarias a los propósitos y principios de las Naciones Unidas”. por lo que el principio de la igualdad de los Estados no es un derecho fundamental autónomo. el 25 de julio de 1960 (y por la Asamblea General el 14 de diciembre de 1967). En aplicación de este principio. (infra. 234).I. Si. es él quien interviene en la supremacía radiofónica del Estado emisor y en el derecho de los terceros Estados de recibir emisiones extranjeras. que a veces recibe también el nombre de “intervención” en el lenguaje de las cancillerías. Dichos tratados no están prohibidos por el D. de la prensa o de la radio. por el contrario. De todos modos.EL ESTADO COMO TITULAR DE DERECHOS DE SUPREMACIA Y DE DERECHOS PRIVADOS . Se da también una intervención ilícita cuando un Estado desencadena o fomenta disturbios en otro Estado por medio de agentes. Y por eso el Estado afectado tiene el derecho de prohibir la escucha de tales emisiones y perturbarla con interferencias. de intervenir en la política exterior o interior del Estado protegido o cuasi-protegido. y el derecho. pues el derecho fundamental de que aquí nos ocupamos solo prohíbe a los Estados intervenir en la independencia política de otros Estados contra la voluntad de estos. e) De la independencia política de los Estados se sigue que son jurídicamente iguales entre sí". pág. el ofrecimiento de un Estado de prestar a otros buenos servicios o de mediar entre ellos en una controversia no podrá nunca ser considerado como acción no amistosa. En cambio. o cuando tolera en el ámbito de su soberanía una propaganda de esta índole. el Convenio de 2 de abril de 1938. la aceptación de obligaciones tales limita en mayor o menor medida la independencia política de los Estados de referencia. Según el artículo 4° de la Declaración sobre el asilo territorial. aprobada por el Consejo Económico y Social de la O. Dependerá de las circunstancias concretas el que estemos ante una intervención ilegítima o ante una intercesión que no rebasa el límite de lo lícito. en su artículo 1°.I. si los deberes en cuestión son libremente asumidos por los respectivos Estados. b) La inmunidad de los Estados 1. y) De la intervención en sentido propio hay que distinguir el ejercicio del derecho de protección diplomática de un Estado en favor de sus súbditos residentes en el extranjero.coacción oculta.

en cuanto sujeto del D. pero que constituyen personas jurídicas autónomas. (1918): “Every sovereign State is bound to respect the independence of every other sovereign State. (También España se sitúa en esta línea tradicional.I. la de que ninguno de ellos. Solo hay una excepción para reconvenciones concretas.UU. el Tribunal Supremo de los EE. 271). pues en esta materia la decisión corresponde exclusivamente a su derecho propio. También los EE. En este sentido. que también se limitan a excluir de la jurisdicción los actos que los Estados realizan jure imperii y no los que llevan a cabo iure gestionis. Principio confirmado por el Tribunal de Distrito de Amsterdam el 14 de enero de 1941 en el litigio Poortendsdijk c. Es el viejo principio: Par in parem non habet imperium. que un Estado extranjero en calidad de titular de derechos privados puede ser llevado ante los tribunales como cualquier otra persona privada. Central Leather Comp.a) La independencia de los Estados unos frente a otros tiene. esté sometido al ordenamiento jurídico de otro. UU.I.. debiendo resolverse según la lex fori la cuestión de si se trata de un acto jure gestionis. Redress of grievances by reason of such acts must be obtained through the means open to be availed of by sovereign powers as between themselves”. and the courts of one country will not sit in judgment on the acts of the government of another done within its own territory. la Convención de Bruselas sobre inmunidad de los navíos públicos. quedando excluidas del mismo únicamente las reclamaciones contra sociedades mercantiles en las que participa un gobierno extranjero. de 10 de abril de 1926. se acercan a esta concepción. así como la República Federal de Alemania. Pero es un hecho que la judicatura italiana viene estimando desde 1886. y la belga desde 1903.) Por su parte. siguen adheridos al principio de la inmunidad general de los Estados extranjeros. abandona parcialmente el antiguo principio al equiparar los buques mercantes públicos a los privados en atención a las reclamaciones relativas al envío de los . págs. Únicamente los Estados socialistas y el Japón. a no ser que se hubiesen sometido a aquella libremente. así como los países del common law británico.I. no dice en modo alguno que un Estado tiene el deber jurídico-internacional de aplicar leyes contrarias al D. b) Otra cosa es cuando un Estado aparece como sujeto de derechos privados en el extranjero. Latvia. concepción a la que se han adherido paulatinamente otros Estados de la Europa continental. con la indicación expresa de que abarca también actos ilícitos de un Estado. adujo en el litigio Oetjen c. entre otras consecuencias. cuando la vía diplomática no obtenga resultado alguno. Es verdad que la antigua práctica judicial eximía de la jurisdicción extranjera a los Estados incluso como sujetos de derechos privados (fisci). pues en la medida en que un Estado aparece como titular del poder público no está sometido a la legislación de otro Estado ni a su administración. Esta inmunidad es absoluta (infra.I. Un no-reconocimiento de esta índole será principalmente la única protección frente a expropiaciones contrarias al D. sino única y exclusivamente al D. Ahora bien: aquel principio solo dice que un Estado no puede ser demandado ante tribunales extranjeros por tales actos de Estado. de Estados extranjeros.

. en su sentencia de 22 de mayo de 1909. a los litigios sobre propiedad o posesión). contra un buque de guerra extranjero.) 2. el Tribunal de Arbitraje de La Haya llegó incluso a afirmar. que la jurisdicción militar sobre los miembros de las tropas de ocupación se antepone a la jurisdicción consular sobre los súbditos propios. conectando la relación jurídica al país del fuero en el que está implicado el Estado en litigio. de 3 de marzo de 1925. pero prevé un procedimiento para el supuesto de que un Estado eluda la ejecución de la sentencia. S. BUQUES DE GUERRA Y TROPAS a) Todos los actos del poder de mando y las medidas relativas a la organización interna del ejército o del buque de guerra. En el litigio relativo a los desertores alemanes de la Legión Extranjera francesa refugiados en el Consulado General de Alemania en Casablanca (Marruecos). Queda descartado cualquier acto de jurisdicción u otra medida coercitiva. el 20 de julio de 1873. entregándolas luego a las italianas. ej. Hasta cuando un buque de guerra viola la reglamentación de un puerto o del mar territorial. lo único que cabe es pedirle que abandone el territorio del Estado. exigieron que fuesen previamente devueltas al barco. en el asunto The Schooner Exchange c. p. La inmunidad de los buques de guerra extranjeros con respecto a la jurisdicción del Estado a que el puerto pertenece fue ya reconocida en la célebre sentencia del Tribunal Supremo de los EE. Por las mismas razones tienen carácter extraterritorial en asuntos de derecho público las dependencias militares de la Comunidad Atlántica. a la jurisdicción extranjera.mismos o al transporte de los cargamentos (pero no en lo que atañe a otros litigios. y desde entonces en varios casos más.UU. y abierto a la firma de los Estados. Se excluye la ejecución forzosa en el territorio de un Estado parte en el convenio para la ejecución de la sentencia. enumera los casos en que la excepción de jurisdicción no puede ser invocada. quedan sometidos de manera exclusiva al ordenamiento jurídico del Estado del pabellón. de la índole que fuere. perteneciente al Estado francés. y a bordo del cual las autoridades italianas detuvieron algunos delincuentes comunes que en él se habían refugiado. UU. Es muy aleccionador en este orden de ideas el caso del buque Aunis. Aunque las autoridades francesas habían reconocido la competencia de Italia para castigar a estas personas. (El Convenio sobre la inmunidad de los Estados adoptado por la Asamblea Consultiva del Consejo de Europa en mayo de 1972. con inclusión de la disciplina a bordo. Pero incluso los Estados que no conceden inmunidad judicial a los fisci extranjeros les confieren una exención de la ejecución. una vez que ya la U. sin enunciar el principio de la inmunidad. McFaddon (1812). encomendándolo a un tribunal compuesto por miembros del Tribunal Europeo de derechos humanos. hubo reconocido la sumisión de los buques mercantes de carácter público de los EE. con inclusión de los preceptos de carácter sanitario. . fundándose en el principio de la independencia del Estado. Public Vessel Act. De ahí que ningún órgano administrativo o judicial del Estado territorial pueda intervenir del modo que sea contra un ejército o un buque de guerra extranjeros.

que rechazó dicha eximente.. por encargo de su gobierno.N. admite una inmunidad general de los soldados extranjeros con respecto a la jurisdicción local. fuese absuelto". En cambio. los soldados extranjeros solo quedan sometidos a la jurisdicción exclusiva de su Estado propio para la infracción de las ordenanzas de servicio. Pero en ausencia de normas convencionales particulares.. Este punto de vista es el que desde entonces se ha generalizado. declarando al propio tiempo que una “public transaction” o un “act of State” no puede ser imputado al autor si ha sido ordenada por el Estado del que es súbdito. 404). en un nuevo proceso. 4. Solo el Estado del que depende el órgano culpable puede ser demandado por vía procesal jurídico-internacional. la del Tribunal Supremo del Brasil de 22 de noviembre de 1944 in re Gilberf — invocando el artículo 299 del Código Bustamante. en el asunto Panamá c.b) También los soldados de un ejército de ocupación en particular y los marinos en tierra gozan de determinadas inmunidades mientras dure la relación con su unidad. p.T.. que el 29 de diciembre de 1817. Schwartzfiger. a pesar de lo cual fue aquel condenado por la Supreme Court de Nueva York. el Brasil. toda vez que los actos oficiales de un Estado. Esta inmunidad absoluta de los actos de un Estado extranjero fue confirmada por la Convención de las Naciones Unidas sobre los privilegios e u inmunidades de la O. quedando sometidos también a la del Estado que los acoge en lo demás. 22 del Convenio aéreo de París de 13 de octubre de 1919). Pero la amplitud de esta inmunidad es objeto de discusión.U. ej.. OTROS ORGANOS DEL estado EN EL EXTRANJERO La primera aplicación conocida de este principio lo constituye el caso del súbdito británico Alexander McLeod. Para justificar su proceder. si bien están sometidos al D. tanto McLeod como el gobierno británico invocaron el “right of self-defence”. y fue regulada en este ámbito por el Convenio de Londres de 19 de junio de 1951.N.I. Esta cuestión ha adquirido especial importancia en el seno de la O. pasó la frontera entre el Canadá y Estados Unidos y destruyó en territorio norteamericano el vapor Caroline (causando con este motivo la muerte de un hombre) porque este barco había transportado repetidas veces municiones a los rebeldes del Canadá. Mientras la sentencia del Tribunal Supremo de Panamá de 14 de agosto de 1925. no procedió contra los órganos culpables de haber llevado a cabo en un puerto brasileño actos de Estado (detención de desertores). 3. sino que trató la cosa por vía diplomática.I. reconoció el “derecho de autodefensa” en determinadas condiciones (infra. rebasando incluso las instrucciones de su gobierno. aunque dichos órganos hubiesen actuado en contradicción con el D. AERONAVES MILITARES Han de ser tratadas como buques de guerra (art. . págs. el gobierno norteamericano. lo que motivó que McLeod. Tampoco hay inmunidad con respecto a delitos de esta índole cometidos en las aguas jurisdiccionales. no lo están a un ordenamiento jurídico-interno extranjero. Así.A. en los asuntos Panther y Mohican. con ocasión de un cambio de notas con Inglaterra. adoptado por la Conferencia Panamericana el 20 de febrero de 1928— admite una jurisdicción penal del Estado territorial por hechos delictivos no conectados legalmente con el ejército en cuestión. sin que las autoridades estadounidenses hubieran intervenido.

(págs. extendiendo su ámbito de validez a los jefes de Estados republicanos.UU. En primer término. 515). de 13 de mayo de 1871. Por otra parte. sin embargo.. e incluso.N. Como entonces tampoco había una distinción rigurosa entre la esfera pública y la esfera privada del monarca. Estos privilegios corresponden también a los jefes de Estados protegidos. que en su artículo V. Pero esta regla ha sobrevivido a la época del absolutismo. Esta excepción se funda evidentemente en el hecho de que en tiempo de paz el Estado cuyo órgano ha violado el D. puede ser demandado para que repare el daño causado.T. este castigo por el Estado propio es imposible si el órgano culpable ha caído en manos del enemigo. eran neutrales con respecto a Alemania. puesto que entonces los EE. Encontramos una regulación análoga en el Tratado de Ottawa de 20 de septiembre de 1951 para la organización de la O. . mientras que las personas que actúan bajo un pretexto falso. apartado 12 estipula expresamente que los representantes de los Estados miembros en los órganos principales y accesorios de la O. Mitchell.UU. gozan de la inmunidad procesal en orden a todos los actos y expresiones formuladas oralmente o por escrito en cumplimiento de sus deberes. el derecho de la guerra autoriza al Estado a proceder también contra órganos de Estados extranjeros por los actos contrarios al D. conoce dos excepciones. Ello explica por qué las prerrogativas de los monarcas se desarrollaron con anterioridad a las prerrogativas de los Estados extranjeros en cuanto tales. para que castigue al órgano culpable. sin plantearse siquiera la cuestión de si acaso habían actuado por encargo de su gobierno. La Ley de Garantías italiana. vestidas de paisano. que hayan revestido forma de actos de Estado. pueden ser objeto de un juicio criminal por parte del enemigo. aunque por encargo secreto de su gobierno. Este principio. en ciertas circunstancias. LOS JEFES DE ESTADO En la época del absolutismo el Estado se personificaba en el monarca. Verdad es que la condena de dichas personas fue en tiempo de guerra. que expresamente consideran como actos de guerra legítimos las observaciones que se hacen de uniforme o abiertamente. También la célebre sentencia dada en el asunto Ex parte Quirin persiguió criminalmente a las personas que. pero no cabe la menor duda de que semejantes actos pueden también perseguirse en tiempos de paz.I. De ahí que durante la Primera y la Segunda Guerras Mundiales todos los jefes de Estado refugiados en países amigos hayan gozado de extraterritorialidad plena en los Estados que los acogían. y por eso parece plenamente adecuado el dejar por excepción el castigo del órgano culpable al Estado víctima del acto.I.A. los concedió también al Papa como Cabeza de la Iglesia (después de la pérdida de los Estados Pontificios). incluso después del término de sumisión. como se desprende de la sentencia en el caso Horn c. 5. habían cruzado la frontera norteamericana para llevar a cabo actos de sabotaje en los EE.N. Ahora bien. Esa concepción viene confirmada por los artículos 29-31 de los Convenios de La Haya sobre la guerra continental. en todos los actos cometidos por encargo secreto de un j gobierno el agente puede ser inculpado directamente.U. los monarcas en el extranjero (en tiempo de paz) eran tratados como extraterritoriales en todos los asuntos.

la realización de actos preparatorios y el ejercicio simbólico del poder del Estado en el extranjero. y el T. Pero desde fines de la Segunda Guerra Mundial. desde luego.I. el principio del respeto debido exige ante todo que no intervengan en los espacios reservados a los demás. c) Los Estados no solo están obligados a respetar ellos mismos la supremacía territorial de los demás: lo están también a cuidar de que su territorio no sirva de punto de partida para la penetración de personas privadas (nacionales o extranjeras) en un ámbito de supremacía extranjera. d) En cambio.I. la compra de bienes o la celebración de contratos de derecho privado). ej. en cambio ha de velar con el cuidado de un Estado debidamente organizado y que funciona debidamente para que su territorio no se utilice como punto de apoyo (base de operaciones) contra otro Estado. p. p. EL RESPETO DE LA SUPREMACIA TERRITORIAL a) Siendo los Estados corporaciones territoriales. si se constituyera en el país un grupo destinado a invadir un país extranjero. o si se establecieran centros de reclutamiento en ayuda de revolucionarios extranjeros.Dichas prerrogativas valen así mismo para el representante del jefe del Estado.I. Van contra este principio. El principio del respeto de la supremacía territorial ha sido reconocido por el T. a los miembros de los gobiernos en exilio refugiados en Gran Bretaña. p.. y como consecuencia del aumento de la actividad diplomática por parte de los jefes de gobierno y de los ministros de asuntos exteriores.I.P. privilegios diplomáticos. la firma de un tratado.J. común establece que si un Estado no está obligado a impedir que personas privadas crucen sus fronteras para adherirse a un grupo rebelde o revolucionario de otro Estado.I.J. b) Pero el D.I. El Diplomatic Prívileges (Extensión) Act británico de 6 de marzo de 1941 extendió estos privilegios excepcionalmente.. lo impusiera. p. el uso de uniformes. Un acto de esta índole es. Tampoco se ven afectados por ella los actos que un Estado realiza en el extranjero sometiéndose al derecho extranjero (p. pero no para los antiguos jefes de Estado. O sea. ni para los jefes de gobierno y demás ministros que viajen solos. ej. la detención y secuestro de una persona por agentes secretos que obran por encargo de un Estado extranjero 5S. en general. las prohíbe también en la supremacía territorial ejercida sobre un territorio estatal ajeno. no prohíbe tan solo injerencias en la supremacía territorial del soberano territorial. ej. se conceden a estos. como. obligados fundamentalmente a abstenerse de realizar actos de carácter oficial en espacios de supremacía extranjera sin permiso del Estado territorial. Este sería el caso. Pero no caen bajo esta prohibición los actos que no son actos coercitivos ni tienden a ello. Sobre el alcance de este deber el D. protege la mera posesión. y sin que el D. y así mismo los actos de carácter público encubiertos en territorio extranjero. común no impone el deber de proteger la supremacía territorial de .. su séquito y los miembros de su familia que viajen con él..I. ej. II.. que el D. Están. pues. el D. ej.

por el contrario. La práctica internacional nos revela que los Estados son particularmente sensibles a cuanto atañe a su honor. banderas y uniformes.I. La respuesta a esta pregunta diferirá según la situación de la prensa en el Estado. Mas la intensidad de la comunicación interestatal depende del D. Ningún Estado puede lícitamente tolerar que sus órganos traten a un gobierno o un pueblo extranjeros de una manera despreciativa o despectiva. Una norma convencional era también el artículo 10 del Pacto de la S. Ahora bien: este derecho no experimenta un desarrollo concreto sino en la comunidad internacional organizada. en ciertas circunstancias. EL RESPETO DEL HONOR a) El D. obliga también a los Estados y demás sujetos suyos a que se abstengan de toda afrenta al honor ajeno. el Estado responsable de semejante acción debe satisfacción al que fuere víctima de ella. IV. EL DERECHO FUNDAMENTAL DE COMUNICACION La comunidad jurídico-internacional. el aislamiento completo de un Estado no es compatible con la comunidad jurídico-internacional. Un deber de garantía de esta índole solo se da en el marco de tratados particulares.I. suspendió un acuerdo de la Cámara de Comercio de Presburgo que autorizaba la inscripción en el Registro de un licor con la marca “Dios castigue a Inglaterra”. como toda comunidad. si los Estados tienen. sino que además han de considerar como delito. naturalmente. el ministro húngaro de Comercio. Contra las ofensas a emblemas extranjeros cabe incluso. no es concebible sin un mínimo de comunicación entre los consocios. positivo. Si. y castigar a instancia del gobierno ofendido. Por eso. cuando estas ofensas se hacen por medio de la prensa.D. Si existe verdadera libertad de prensa.N. como escudos. sino que les imponía también mantenerla frente a ataques de fuera. la legítima defensa del honor. común. Se discute. tratándose de la prensa oficiosa.I. alegando que ello infringiría los principios fundamentales del D. tendrá que preocuparse también de que no incurra en ataques de esta índole a Estados extranjeros. b) Pero los Estados no solo tienen la obligación de abstenerse de ofender a otros Estados y pueblos. El deber de vigilancia aumenta. que no solo obligaba a los miembros de la Sociedad a respetar la integridad territorial y la independencia política de los demás. en cambio. Y este derecho fundamental no queda suspendido sin más en tiempo de guerra. el gobierno ejerce un control sobre la prensa. La afrenta al honor ajeno puede consistir en denigrar símbolos públicos de la soberanía estatal. III. los ataques desconsiderados a Estados y gobiernos extranjeros que en su territorio formulen personas privadas (nacionales o extranjeras). o iniciar de oficio una acusación. que obliga a los Estados a una cooperación encaminada a la . basados en el respeto mutuo. Según el D.. durante la Primera Guerra Mundial. por otra parte. no habrá motivo alguno para considerar las ofensas inferidas por la prensa de otra manera que las demás. el deber de proceder por vía administrativa. Por eso..otros Estados contra ataques de terceros Estados.I.

los principios que atañen a la delimitación personal y material. Francia alegó que por haberse producido el choque en alta mar. pero no es forzoso que coincidan: el orden jurídico puede establecer.I. p. El capitán francés Demons. Turquía no era competente para juzgarle.obtención de determinados fines (cf. en cambio. Las normas relativas a la competencia de los Estados en el tiempo determinan en qué momento un ordenamiento estatal tiene eficacia jurídico-internacional y en qué momento deja de valer. De ahí la necesidad de mantener entre ellos una rigurosa distinción.I. mientras que el antiguo D. Por ámbito de competencia de un ordenamiento en el espacio cabe entender dos cosas: o el espacio en que pueden darse los supuestos de hecho típicos. como unidades volentes y actuantes.I. Pero el T. Estos ámbitos de validez se llaman también ámbitos de competencia.I. regula la convivencia de los Estados. Ambos pueden coincidir. Y es que el espacio en que el hecho punible se perpetrara (alta mar) no tiene por qué confundirse con el de la legítima represión estatal (territorio del Estado). ej. 485 y 652 ). el reconocimiento y la extinción de los Estados. y no permitiendo esta penuria soluciones nítidas. CAPITULO 12 LA DELIMITACION JURIDICO-INTERNACIONAL DE LOS AMBITOS DE VALIDEZ ESTATALES A) Los distintos ámbitos de validez estatales Puesto que el D.I. fue detenido en un puerto turco. En el verano de 1926 el buque francés Lotus abordó en alta mar al mercante turco Boz Court. que los Estados puedan perseguir en su territorio los hechos acaecidos en alta mar. actos administrativos. la consecuencia es que se suelen pasar por alto. llevados a cabo en el espacio A B. sanción penal. solo tendrán consecuencias coercitivas en el espacio A. Un ejemplo práctico ilustrará esta necesidad. en principio. tendrá que delimitar en primer término los ámbitos de validez de sus respectivos ordenamientos.J. Ahora bien: el concepto de competencia se deriva del concepto de ámbito de validez. acusado de negligencia. El D.P. págs. ejecución). actos punibles). no impide. que hubo de entender del asunto hizo valer. un no entremeterse en los ámbitos de otros Estados.. solo exige. Pero si las normas que establecen la delimitación temporal y espacial son relativamente claras. de los Estados un non facere. o el espacio en el que pueden aplicarse las consecuencias jurídicas (sentencias judiciales. . sobre las personas y sobre las cosas. En efecto: la competencia de un órgano se extiende hasta donde llega el ámbito de validez de las normas jurídicas que tiene que aplicar. certeramente. que si el principio de la libertad de los mares prohíbe a los Estados tomar medidas coercitivas contra buques de otra nacionalidad en alta mar. del origen. escasean. Tratan. que determinados supuestos de hecho previstos por la ley. por cuanto los Estados aparecen ante el D. delimita el ámbito de validez de los Estados entre sí en el tiempo y en el espacio. en cambio. regulados por un ordenamiento jurídico (negocios de derecho civil. pues.

El principio de la libertad de los mares no hubiera permitido a Turquía proceder contra el capitán francés en alta mar. Pero el ámbito de competencia material puede verse determinado por notas espaciales (ámbito de competencia material espacialmente determinado). territorio sin dueño). Así es cuando solo abarca supuestos de hecho típicos que se dan en determinado espacio: una norma. GENERALIDADES Así como los ordenamientos jurídicos estatales contienen normas acerca del momento en que el hombre o una comunidad intra-estatal se convierte en sujeto jurídico. sencillamente. teniendo facultad para excluir a los demás (ante todo en su propio territorio). Si llamamos precepto primario al que se dirige a los sujetos jurídicos y precepto sancionador al que establece la consecuencia coercitiva.I. Es concurrente cuando en un mismo espacio pueden legítimamente llevar a cabo actos de señorío todos los Estados o algunos de ellos (alta mar. Y como quiera que estas consecuencias dependen de determinados supuestos de hecho. finalmente. Es exclusivo cuando en el espacio en cuestión solo un Estado puede ejercer el señorío. así también determina el D. Las normas acerca de la competencia estatal en orden a las personas determinan qué personas están sometidas a la supremacía personal de un Estado. Este puede ser exclusivo o concurrente. Pero este hecho indiscutible no contradice menos nuestra afirmación inicial que la circunstancia de que el nacimiento del hombre sea un proceso biológico. Objetan muchos. reconocimiento y extinción de los Estados) I.. Lo que en ambos casos ocurre es. pero no excluía la persecución del hecho punible en territorio turco. que el nacimiento de un Estado es un proceso histórico y sociológico. B) El ámbito de la validez estatal en el tiempo (Nacimiento. Otra conclusión será que solo el segundo concepto del ámbito espacial de validez tiene relevancia para la delimitación de los ámbitos estatales. qué objetos (materias) pueden ser regulados por el ordenamiento jurídico-estatal. resultará que hay que distinguir el ámbito espacial de validez de los preceptos jurídicos primarios y el de los preceptos sancionadores. que el ordenamiento jurídico asigna al dato biológico o social ciertas consecuencias. puede disponer que un Estado solo podrá perseguir aquellos hechos punibles que se perpetren en un determinado espacio. ej. los supuestos que han de darse para que surja un Estado soberano. p. y lo llamaremos el ámbito espacial del señorío. el ordenamiento jurídico tendrá que precisar qué . El ámbito de competencia material de los Estados nos dice. ciertamente.

presupone la realidad social del Estado.UU. De igual manera. la práctica internacional nos muestra que solo se tiene por Estados en el sentido del D. y con ocasión de una demanda irlandesa de pago de dinero obtenido mediante colecta para el establecimiento de una república irlandesa independiente. que primeramente tiene entidad social.I. o por la creación de un nuevo Estado en un territorio antes carente de él (p. La realidad “Estado”.I. relacionándolas entre sí de tal manera que se les pueda atribuir una consecuencia jurídica. p. ej. podría verse en la situación de tener que pronunciarse sobre una cuestión previa semejante si un Estado que ratificó la cláusula facultativa se presentara como demandante sin haber sido aún reconocido por la otra parte. 180). grupos humanos sedentarios y estirpes nómadas. SITUACION DE LOS ESTADOS ANTES DEL RECONOCIMIENTO En muchas decisiones de tribunales nacionales se expresa la convicción jurídica de que los actos internos de un Estado no reconocido (regulación de la ciudadanía. Mientras que el concepto social del Estado. pues el tribunal tendría entonces que averiguar si el demandante es en realidad un Estado en el sentido del D. puede abarcar comunidades jurídicas permanentes y pasajeras. las repúblicas de los boers en Africa del Sur).. el Tribunal Supremo de Nueva York. se transforma así en entidad jurídico-internacional. expropiación de la propiedad privada. y prescindir por completo de la subordinación al D. no ha de extrañarnos que el concepto social y el concepto jurídico-internacional del Estado coincidan ampliamente.). legalización de documentos. 234). necesario extraer del flujo del acontecer facticio ciertas notas. a aquellas comunidades humanas completas y duraderas que poseen pleno y efectivo autogobierno y están subordinadas exclusivamente al D. También el Tribunal Civil de Marsella tuvo que averiguar.I. etc.. Se hace. Si el D. hubo de resolver la cuestión previa de si la “República irlandesa” proclamada en 1919 era un Estado en el sentido del D. Así.I. Afín a esta modalidad es la formación de nuevos Estados sobre el territorio de un Estado extinguido por desmembración (pág. en efecto. en el asunto de los Irish Republic Fuñas.condiciones han de concurrir en ellos. por asociación de varios Estados soberanos en un nuevo Estado (el Imperio alemán de 1871). Estas condiciones de hecho han ido precisándose principalmente en los cambios de notas diplomáticas acerca del nacimiento de Estados por secesión violenta de la madre patria. el último se delimita mucho más nítidamente que el primero.I. ej. . Pero la entidad jurídico-internacional “Estado” ha sido también examinada y delimitada en la forma antedicha por distintas decisiones judiciales. el T. otorgamiento de concesiones. en otras conexiones de ideas. pues. actos del registro civil. como cuestión previa en relación con la extraterritorialidad del Estado de Marruecos con respecto a la jurisdicción francesa si dicho Estado podía ser considerado todavía como Estado soberano.I. La entidad jurídico-internacional “Estado” puede venir dada de varias maneras: por secesión o separación de la madre patria (EE. II..) han de equipararse a los de un Estado reconocido. porque en tales casos surge siempre la pregunta de en qué momento puede la nueva comunidad jurídica ser considerada como Estado.J. pudiendo aquellos Estados seguir como Estados-miembros con subjetividad jurídico-internacional parcial (pág. Pero de ambos.I.

Así. Hay que señalar. el reconocimiento mismo. Últimamente vino sosteniendo KELSEN. el acuerdo de . la comprobación. de que se ha impuesto un nuevo ordenamiento independiente con perspectivas de duración.I. sin embargo. el reconocimiento tiene carácter constitutivo. a la concepción jurídica universal. 2°. el segundo. los pareceres en cuanto a saber si los antiguos Estados solo están obligados entre sí a respetar estos derechos fundamentales (CAVAGLIERI) o si el D. enseña que el nuevo Estado es ya sujeto del D. se aplica también a las relaciones entre los antiguos Estados y el Estado no reconocido (SALVIOLI). DIENA. HEILBORN. desde que nace. ciertamente. KUNZ). El primero de estos actos. ni formular quejas en el extranjero. como LAUTERPACHT (véase bibliogr. la iniciación de relaciones oficiales con el nuevo Estado. KELSEN) llegaban incluso a considerar el reconocimiento como una formalidad sin importancia. Pero la significación de esta actitud ha sido muy discutida. el reconocimiento de un Estado surte retroactivamente efectos desde el momento de su nacimiento efectivo. ni mantener relaciones diplomáticas. por parte del Estado que reconoce. Varían. Pero esta subjetividad jurídico-internacional es limitada. Con especial energía subraya sir GERALD FITZMAURICE que en virtud de una norma de derecho natural. que como la subjetividad jurídico-internacional del nuevo Estado depende de su reconocimiento. Habla en favor de esta doctrina. ANZILOTTI. según la práctica internacional. además. el hecho de que en ausencia de un deber de respetar la soberanía territorial de dichos Estados. tiene carácter declarativo. PEDOZZI. STRUPP HOLDFERNECK) afirma que un nuevo Estado se convierte en sujeto del DI por obra del reconocimiento. en cambio. más reciente (STRISO-WER. lo cual significa que se le considera como sujeto del derecho internacional ab initio. la teoría constitutiva (TRIEPEL. en concepto de terra nullius. que. finalmente. que son: 1°. Un análisis de la práctica internacional nos revela que en realidad este proceso consta de dos momentos. lo cual se opone.I. Algunos representantes de esta dirección (antes. de 26 de diciembre de 1933. por cuanto un Estado en esta situación no puede firmar tratados. no deja en libertad a los antiguos Estados con respecto a los Estados no reconocidos.). III. cada Estado tendría derecho a ocupar el territorio de un Estado no reconocido por él. puesto que en él se dice que los Estados tienen también el deber de respetar los derechos fundamentales de los Estados no reconocidos. todo Estado en el momento de su nacimiento se convierte ipso facto en miembro de la comunidad jurídica internacional. si bien no puede ejercitar ciertos derechos hasta que haya sido reconocido. Este punto de vista recibió un fuerte apoyo del artículo 3° de la Convención panamericana sobre derechos y deberes de los Estados.Toman pie en ello varios autores para sostener que el D. mientras la teoría declarativa.I. iniciando el trato con él en cuanto su existencia pueda darse por asegurada. sino que los obliga a tener en cuenta sus prerrogativas territoriales y personales. EL RECONOCIMIENTO DE ESTADOS a) La práctica internacional nos muestra que los Estados suelen reconocer al Estado recién surgido.

obligatorio desde el momento de la recepción de la declaración por el Estado reconocido. sobre todo. sin que el reconocimiento hubiera producido.I. ponderan con todo cuidado su reconocimiento o no-reconocimiento. al darles apariencia de unidad. por los Estados que no le reconocieron. sino que tiene una gran significación práctica. la práctica de los Estados desde la Segunda Guerra Mundial ha puesto de manifiesto el impacto de las motivaciones políticas en el reconocimiento de Estados no menos que de gobiernos y de beligerantes en guerras civiles o de secesión) Y por eso el reconocimiento de un Estado puede afianzar y asegurar la existencia de una comunidad. lo tiene constitutivo. a su vez. Pero en esta “comprobación” pueden intervenir evidentemente motivos políticos. a su vez.I. La teoría constitutiva es incapaz de explicar este hecho. por regla . puesto que un tratado solo puede concertarse con un Estado ya considerado como tal “Estado” por la otra parte. ej. (De ahí la relevancia que los nuevos Estados atribuyen a su reconocimiento formal por los demás o por las organizaciones internacionales. en el sentido de la teoría declarativa. Si. este no es una simple formalidad. que el reconocimiento no significa otra cosa que el poner fuera de discusión la realidad de los supuestos de un “nuevo Estado”.. Mas como quiera que los supuestos de hecho que dan lugar al “nuevo Estado” solo resultan evidentes a través del reconocimiento. un nuevo Estado. ej. se admite. De lo dicho se desprende que el reconocimiento no es un tratado. a lo que podríamos llamar su “lucha por el reconocimiento”. ello equivaldría a una intervención. una región aún no separada del Estado patrio fuese reconocida como Estado. cuando todavía no resulta claro si se dan o no algunas de las notas características del Estado. Si..) El reconocimiento adquiere especial importancia. No invalida esta conclusión el hecho de que a veces la declaración de reconocimiento se recoja en un tratado. sino un negocio jurídico unilateral. por cuanto comprueba que se dan los supuestos de hecho de un nuevo Estado. por sí solo. siendo para los demás un poder al margen del D. Por eso solo es eficaz si estos supuestos de hecho son efectivos. La circunstancia de que generalmente ambos actos sean simultáneos. El primer acto es declarativo. los terceros Estados. complica irremisiblemente la teoría del reconocimiento. El carácter declarativo del reconocimiento resulta también del hecho de que un Estado reconocido por sus vecinos y por los Estados más importantes es considerado también como sujeto del D. la negativa a reconocerle puede debilitar su existencia e incluso ocasionar su extinción.iniciar las relaciones. mientras que. Por lo mismo. A la comprobación de que se dan los supuestos de un “nuevo Estado” se asocia. bien podrán los demás Estados ahorrarse el reconocimiento si dicha realidad ha sido ya claramente comprobada por los que en ella están más directamente interesados. p. p. (De hecho. por el contrario. puesto que según ella el nuevo Estado solo tendría personalidad jurídico-internacional para los que le reconocieron. la independencia o la permanencia. o sea.

general, la voluntad de establecer con él relaciones oficiales (no necesariamente diplomáticas). Este negocio jurídico surge de la voluntad concordante del Estado que reconoce y del que es reconocido y es, por tanto, bilateral. Cabría, desde luego, reconocer un nuevo Estado sin entrar con él en una relación estrecha. Este puede ser el caso en el supuesto de su ingreso en la O.N.U. (v. infra, pág. 231). b) No hay ni un deber de reconocer ni un derecho a ser reconocido. Pero si una parte del Estado se separa de este, no puede lícitamente ser reconocida como Estado hasta que el Estado al que pertenecía haya abandonado efectivamente el intento de someter a los insurrectos, cesando en la lucha. Mientras duren las hostilidades, los insurrectos solo pueden ser reconocidos como beligerantes (págs. 192). Su prematuro reconocimiento como Estado implicaría una intervención en los asuntos internos del Estado en cuestión, contraria al D.I. En cambio, los demás Estados no tienen por qué esperar, para reconocer al nuevo Estado, a que previamente lo reconozca el Estado del que se separó. c) El reconocimiento de un nuevo Estado puede hacerse de manera expresa o por medio de actos concluyentes. Pero esta forma del reconocimiento tiene que distinguirse de su contenido. Porque este contenido puede tender a un reconocimiento definitivo o simplemente provisional. El primero se llama reconocimiento de jure; el segundo, reconocimiento de jacto, aunque es evidente que no tiene menos carácter jurídico que el anterior. Es frecuente que el reconocimiento provisional preceda al definitivo cuando el nuevo Estado no pueda aún considerarse como plenamente consolidado. d) La admisión de un Estado en la O.N.U. trae consigo su reconocimiento por aquellos Estados que no le hubiesen reconocido anteriormente, porque la admisión en la O.N.U. indica que se trata de un Estado en el sentido del D.I.P. Pero esta cuestión es controvertida. En cambio, el establecimiento de relaciones diplomáticas dependerá de la libre voluntad de los Estados en cuestión. e) Hay que distinguir el reconocimiento de un nuevo Estado del reconocimiento de un gobierno (pág. 302). Sin embargo, el reconocimiento de un Estado coincide con el de su primer gobierno.

IV. LA CONTINUIDAD DE LOS ESTADOS a) Ya hemos indicado antes que un Estado en el sentido del D.I. no se reduce al aparato estatal, sino que consiste en el pueblo estatalmente organizado (supra, pág. 107). De ahí que un Estado no desaparezca a consecuencia de una revolución o de un golpe de Estado. Es este un principio que la doctrina y la práctica internacional admiten unánimemente. Cuando Inglaterra, en la guerra de coalición contra la Francia revolucionaria, se quejó de que Dinamarca siguiera aplicando las reglas de la neutralidad en favor de un Estado sumido en la anarquía, contestó Dinamarca, en nota de 28 de julio de 1793, que la nación francesa subsistía (“la ñafian (francaise) existe”). En idéntico sentido se expresó el ministro francés de asuntos exteriores en su discurso de 31 de marzo de 1834 ante la Cámara, oponiéndose a los que pretendían que la Francia de la Restauración no tenía responsabilidades por la

actuación de la Francia de la Revolución: “II faut le diré á ITionneur de la Restauration, jamáis cet argument n'a été sérieusement employé nous en aurions rougi”. Las grandes potencias pudieron proclamar con unanimidad en Londres, el 19 de febrero de 1831, la irrelevancia de los cambios internos sobre la validez de los tratados: “Les traites ne perdent pas leur puissance, queis que soient les changements qui interviennent dans l organisation intérieure des peuples.” Principio reafirmado por las potencias occidentales el 28 de marzo de 1918: “Aucun principe n est mieux établi que celui d aprés lequel une nation est responsable de son gouvernement, sans qu'un changement d au-torité affecte les obligations encourues”. También los EE.UU. han expresado repetidas veces la misma concepción jurídica. La jurisprudencia internacional ha confirmado este principio: sobre todo, la sentencia del tribunal arbitral franco-chileno de 5 de julio de 1901 en el asunto Dreyfus; la del Tribunal de Arbitraje de La Haya de 11 de octubre de 1921 en el asunto Piérola, entre Francia y Perú, y la del arbitro TAPT de 18 de octubre de 1823 entre Gran Bretaña y Costa Rica acerca del Gobierno Tinoco, según la cual un Estado es responsable incluso por los actos de sus gobiernos de fado y no reconocidos; por lo que tampoco estos interrumpen la continuidad estatal. La misma concepción jurídica se manifiesta en la jurisprudencia interna, p. ej., en la sentencia del Tribunal Federal suizo de 2 de febrero de 1923 y la del Tribunal Mixto de El Cairo de 11 de enero de 1923. b) Un Estado en el sentido del D.I. subsiste aunque carezca transitoriamente de poder central: un Estado no radica solo en su gobierno central, sino que lo representan todos sus órganos (pág. 301). Puede ocurrir que con ocasión de una lucha por el poder central falte todo gobierno generalmente reconocido, mientras sigan funcionando con normalidad los organismos judiciales y administrativos. En tal caso responde el Estado de los actos de estos órganos opuestos al D.I. c) La misma situación puede darse si, como consecuencia de una guerra perdida, el poder estatal del Estado ocupado queda destruido (debellatio), pero sin que el territorio sea incorporado al del vencedor, por faltarle la intención de hacerlo. Un Estado puede incluso sobrevivir a una ocupación extranjera total transitoria con ánimo de apropiación, como se desprende del restablecimiento automático de Albania, Austria, Checoslovaquia y Etiopía a raíz de la expulsión de las potencias ocupantes. Que una anexión llevada a cabo según el derecho público del ocupante durante una occupatio bellico es inoperante en D.I. no ofrece duda. Por analogía con este principio han de enjuiciarse las anexiones realizadas durante una occupatio quasi-bellica. En este sentido, la Declaración de Moscú de 30 de octubre de 1943, recogida en el preámbulo del tratado de Estado con Austria de 15 de mayo de 1955, proclama “la anexión de Austria por Alemania nula e inexistente”.

V. LA EXTINCION DE LOS ESTADOS Un Estado soberano deja de existir si se convierte en miembro de otro Estado o si es anexionado por otro Estado o dividido entre varios o se une a otro para constituir un nuevo Estado. También los casos (más bien teóricos, pero siempre posibles) de extinción de la

población o desaparición del territorio (p. ej., la desaparición de una isla) han de incluirse aquí. Pero si un Estado soberano se somete a otro de tal manera que conserve algunas atribuciones jurídico-internacionales, solo tendremos extinción parcial del Estado: el Estado hasta entonces soberano pasa a ser sujeto parcial del D.I. Por el contrario, un Estado no deja de existir a consecuencia de un golpe de Estado o de una revolución. Tampoco la mera debellatio da lugar a que cese el Estado debelado mientras sigan defendiéndole sus aliados o su gobierno en el exilio sea reconocido. Más aún: la incorporación de un Estado debelado a otro solo se considera definitiva si es subsanada por un título jurídico ulterior (infra, págs. 267-68).

VI. LA SUCESION DE ESTADOS a) El problema de la sucesión entre Estados Cuando un sujeto de D.I. se extingue o cuando parte de su territorio pasa a otro Estado, surge la cuestión de si el sucesor o los sucesores territoriales adquieren ipso facto los derechos y obligaciones del anterior. Por tratarse, en general, de Estados, se habla de una sucesión entre Estados. Pero puede ocurrir que adquiera o pierda un territorio una asociación de Estados con subjetividad jurídico-internacional. Ahora bien: estos casos están sujetos a los mismos principios que la sucesión de Estados propiamente dicha, por lo que no hace falta tratarlos aparte. En cambio, es posible una aplicación meramente analógica de los principios sobre sucesión de Estados, a los casos de recuperación del poder estatal por el Estado territorial después de una ocupación militar extranjera de su territorio. Problema especial es el de en qué medida cabe considerar a la O.N.U. sucesora de la S.D.N. Esta cuestión no puede ser resuelta, sin embargo, sobre la base de los principios generales de sucesión de Estados, sino de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas. Siendo, como es, la sucesión de Estados un problema jurídico-internacional, los consiguientes derechos y obligaciones se darán entre el sucesor territorial y otros sujetos del D.I. Mas un Estado no puede hacer valer un derecho frente a otro Estado hasta que haya sido violado directamente o en la persona de uno de sus súbditos, y por ello el D.I. común solo impone al sucesor, con respecto a otros Estados, la obligación de tratar a sus súbditos de cierta manera, sin que (siempre con arreglo al D.I. común) tenga por qué tratar según los principios jurídico-internacionales en cuestión a los que se convirtieron en súbditos suyos a consecuencia del cambio territorial. El D.I., en efecto, deja a los Estados en libertad para regular a su manera la situación de sus propios súbditos. Aunque ya lo entendió así VATTEL (el cual solo transfiere al sucesor las deudas contraídas en el extranjero), este hecho no se tuvo siempre en cuenta, lo que trajo consigo el que la teoría de la sucesión entre Estados se hinchara indebidamente. Un deber jurídico-internacional del sucesor territorial con respecto a los individuos que por

consecuencia del cambio territorial se han convertido en súbditos suyos solo puede fundamentarse en un tratado internacional por el que se conceda tal pretensión, ya sea al predecesor territorial, ya sea a cualquier otro sujeto del D.I. Pero tampoco en el ámbito jurídico-internacional hay una sucesión plena del Estado sucesor en los derechos y obligaciones del predecesor. Y habrá que averiguar para cada cuestión en particular si existe o no sucesión jurídica en virtud del D.I. Cierto que la sucesión jurídica plena fue afirmada por GROCIO y reconocida así mismo por la sentencia arbitral de 17 de agosto de 1865 en el asunto Méchame, que aplicó al hecho del cambio territorial, por analogía, el principio de la permanencia de las obligaciones jurídico-internacionales, a pesar de un cambio revolucionario de la constitución. Mas esta analogía es errónea, y hay que distinguir tajantemente entre el supuesto de un cambio territorial y el de un cambio revolucionario en la constitución (pág. 232). Por cuanto un cambio revolucionario de la constitución interrumpe la continuidad jurídica interna entre la vieja y la nueva constitución, MERKL Y KEL-SEN lo consideran como extinción de un Estado pero admiten que en dicha “extinción” todos los derechos y obligaciones del Estado prerrevolucionario pasan al Estado posrevolucionario, llegando así, por otro camino, al mismo resultado que la doctrina dominante. En verdad, la auténtica sucesión entre Estados no es sucesión completa, sino limitada a distintos sectores. Por eso hay que investigar sucesivamente las siguientes cuestiones: la sucesión en los tratados suscritos por el Estado anterior, la sucesión en orden a los nacionales y al patrimonio del Estado anterior, la sucesión en sus deudas, la sucesión en el derecho de resarcimiento, y, finalmente, la cuestión del respeto por el sucesor de los derechos privados adquiridos al amparo del ordenamiento jurídico del Estado anterior. b) Sucesión en los tratados del antecesor a) A este respecto deben distinguirse los siguientes casos: 1. Un Estado cede una parte de su territorio a otro Estado. 2. Un Estado cesa de existir y su territorio es anexionado por otro Estado o dividido en un cierto número de nuevos Estados. 3. Se separa una parte de un Estado o el Estado metropolitano concede la independencia a sus antiguas colonias. 4. Varios Estados se unen para formar un nuevo Estado. En el primer caso subsisten los tratados firmados por cedente y cesionario, los cuales no vinculan más que a los Estados que los suscribieron, independientemente de que el territorio del antecesor se haya reducido, y acrecido el del sucesor. Este principio se llama el principio de los límites movedizos de los tratados. Si, por el contrario, sucumbe el antecesor, se extinguirán entonces los tratados bilaterales por él suscritos, por lo que en ambos casos el sucesor no quedará vinculado, en principio, a los tratados del antecesor. Ahora bien: la práctica internacional nos revela que los tratados son muchas veces objeto de una renovación tácita por parte del Estado sucesor. Así, el artículo 8° del tratado de comercio entre la monarquía austro-húngara y Alemania, relativo a los edificios comunes de aduanas, siguió aplicándose por Alemania y Checoslovaquia, una vez desaparecida la

monarquía austro-húngara. También el Convenio de La Haya sobre procedimiento civil, de 17 de julio de 1905, fue renovado tácitamente por Suiza y Checoslovaquia. Tampoco existe sucesión en los tratados del Estado principal en el caso de secesión, al menos en principio. Sin embargo, los nuevos Estados asiáticos y africanos se han subrogado automáticamente en los tratados de contenido político-social concluidos por las antiguas potencias coloniales. Algunos de aquellos han aceptado igualmente obligaciones convencionales del Estado metropolitano contraídas en tratados bilaterales de este con terceros Estados mediante un acuerdo especial entre el nuevo Estado y la antigua metrópolis. Como este acuerdo no vincula a terceros Estados, la continuidad de tales tratados para las ex-colonias dependerá de una aceptación expresa o tácita del Estado tercero. Pero un nuevo Estado puede verse así mismo constreñido a asumir determinados tratados del predecesor para alcanzar el deseado reconocimiento. Por último, en cuanto a la fusión de varios Estados en un nuevo Estado, habrá de presumirse, por lo general, la extinción de los tratados de los antiguos Estados cuando estos hayan perdido su autogobierno. De lo contrario, se presumirá su continua validez. P) El D.I. común solo impone en tres casos el deber de cumplir las obligaciones que resulten de tratados de su antecesor. En primer término, se suele admitir que los tratados que afectan al territorio adquirido, como los relativos a fronteras, ríos y vías de comunicación, obligan también al Estado sucesor. Por otra parte, valen también para el sucesor los convenios que, rebasando el círculo de los firmantes, hayan sido objeto de un reconocimiento consuetudinario. Es el caso de los Convenios de La Haya sobre leyes y costumbres de la guerra terrestre, en relación con los Estados surgidos después de las dos últimas guerras mundiales. Finalmente, puede un tratado colectivo crear reglas que engendran determinada ordenación para un grupo de Estados. Estas normas siguen en vigor aunque se produzcan cambios territoriales en el grupo en cuestión, obligando, por tanto, al sucesor. y) Debe tenerse en cuenta que los tratados concluidos por el Estado protector para el Estado protegido o por la Potencia administradora para el territorio fideicomitido, siguen en vigor después de la independencia, pues los territorios administrados estaban vinculados ab initio por tales acuerdos. También subsisten los acuerdos anteriores en el caso de disolución de una unión personal o real, pues habían sido contraídos por los Estados anteriormente asociados a través de un órgano común. En este caso, al igual que en los dos anteriores, no se trata, por tanto, de una cuestión de sucesión de Estados. (El Convenio de Viena de 23 de mayo de 1969 sobre Derecho de los tratados deja

expresamente fuera de su ámbito la cuestión de la sucesión de Estados en los tratados (art. 73). La Comisión de Derecho internacional de las Naciones Unidas estudia actualmente esta materia, habiendo sido designado relator especial el Prof. WALDOCK.) c) Los súbditos y el patrimonio público del antecesor Dicen muchos autores que los súbditos del Estado antecesor que residen en el territorio cedido adquieren ipso facto la nacionalidad del sucesor. Sin embargo, no hay ningún precepto de D.I. así concebido, pues el D.I. reserva a los Estados el fijar las condiciones de adquisición de su nacionalidad en la medida en que no haya regulado esta materia un tratado internacional51. Solo podría tratarse, a lo sumo, de un deber jurídico-internacional del nuevo Estado de conceder su nacionalidad a las personas en cuestión. Pero tampoco la existencia de una norma de este tipo puede demostrarse. En realidad, solo sería concebible para el caso de una cesión territorial, y no ya para el de la desaparición del Estado anterior, puesto que únicamente en aquel hay un sujeto de D.I. frente al cual pudiera darse semejante deber, mientras que en el supuesto de la extinción del antecesor solo sería pensable un deber con respecto a la comunidad internacional. Pero si no cabe afirmar la existencia de un deber de D.I. común de acoger a los súbditos del Estado anterior, es indiscutible que el sucesor puede imponer a estas personas su nacionalidad, siempre que haya una conexión interna suficiente (infra, pág. 286). Tampoco se da una sucesión jurídico-internacional inmediata en el patrimonio público del Estado anterior en el territorio transferido, toda vez que el D.I. confía la regulación de las cuestiones de propiedad al derecho interno. Despréndase de ello que el Estado sucesor puede apropiarse el patrimonio público-estatal del predecesor, sito en el territorio adquirido, a no ser que haya asumido otras obligaciones frente al predecesor. En esta dirección lo corriente es estipular que el patrimonio administrativo (dómame public) del antecesor, sito en el territorio cedido, pase sin compensación al sucesor. Forman parte de este patrimonio los edificios públicos, fortificaciones, caminos e instalaciones sometidos al derecho público. Este dominio se distingue del sometido a la regulación del derecho privado (dómame privé). De este principio resulta, además, que el patrimonio del Estado antecesor situado en el territorio de terceros Estados sigue perteneciéndole. Si, por el contrario, dicho Estado perece, el tercer Estado está obligado a transferir el patrimonio en cuestión al sucesor. Y si los sucesores son varios, el Estado en cuyo territorio se hallan los bienes puede esperar a que se pongan de acuerdo. De no llegarse a un acuerdo, él mismo podrá entonces llevar a cabo una división equitativa. El patrimonio de un Estado que ha dejado de existir, situado en el territorio de terceros Estados, queda así sometido al principio de liquidación, y el situado en el del Estado sucesor, al principio territorial. d) La sucesión en las deudas públicas 1.EN EL ORDEN FINANCIERO

La cuestión más importante, y la más estudiada, de las que en este campo se suscitan es la de cómo tratar los empréstitos suscritos por el Estado anterior, pues ofrece la mayor relevancia para el crédito estatal. Hemos de recalcar, por de pronto, que el D.I. común solo puede referirse a deudas contraídas con acreedores extranjeros: el D.I. común, en efecto, no impone a ningún Estado deberes para con sus propios súbditos. Para obligar jurídicointernacionalmente a un Estado a tratar de determinada manera a sus súbditos harían falta, pues, normas convencionales. Cuando en las páginas que siguen hablemos de un deber de asumir deudas, ha de entenderse que nos referimos a deudas contraídas con otros Estados o acreedores extranjeros. Si el Estado de referencia subsiste, sigue siendo, en principio, deudor de todas las deudas públicas contraídas antes de la cesión. Después de esta, como antes, responde, en principio, ante los acreedores el Estado cedente. Pero es corriente que en los tratados de cesión se acuerde la transferencia de una parte proporcional de la deuda pública general, sin que pueda probarse, por lo demás, la existencia de un deber en este sentido, impuesto por el D.I. común al Estado sucesor. Quedan excluidas de esta regla las deudas locales, o sea las contraídas por una parte del Estado (región, provincia, colonia) en el marco de su autonomía financiera (deudas especiales, dettes spéciales), o las que, contraídas por la administración central, lo fueron en interés exclusivo de una de sus partes (deudas hipotecadas). Si se previo una garantía (p. ej., hipotecas sobre bienes inmuebles o ingresos tributarios), se habla de deudas hipotecarias. En el caso de un cambio de Estado estas deudas pesan sobre el territorio cedido, en virtud del principio res transit cum suo onere. Pero es de advertir que, por faltar una norma expresa de D.I. en este sentido, el sucesor no tiene obligación alguna de hacerse cargo él mismo de las deudas locales: basta con que respete los derechos de los acreedores. Más amplios son los deberes que incumben al sucesor, según el derecho internacional, en el supuesto de que el antecesor desaparezca. Tampoco entonces hay una sucesión universal en las deudas públicas: el D.I. común, que, desde luego, no protege a los acreedores internos, protege solo a los de fuera en tanto en cuanto las deudas no hubieren sido contraídas para fines militares o políticos. En cuanto a las demás deudas que el Estado extinguido tuviera con extranjeros, el D.I. obliga al sucesor a asumirlas. Si el sucesor es único, responderá de la totalidad de las deudas. Si hay varios sucesores, cada uno de ellos estará obligado a hacerse cargo de una parte proporcional de la deuda general, mientras que las deudas hipotecadas pesarán sobre el Estado que se haya quedado con el territorio afectado. Pero en el primer supuesto la responsabilidad de los sucesores no es solidaria. Por eso la sentencia arbitral de 1 de octubre de 1869, en el asunto de los súbditos británicos S. Campel y W. Ackers Cage, no impuso a Venezuela sino una parte adecuada de la deuda pública de Colombia, que en 1830 se había dividido en los Estados del Ecuador, Nueva Granada y Venezuela. Claro está que una división de esta índole, hecha por un tribunal de arbitraje, solo puede fundarse en el tratado de arbitraje; por lo demás, los Estados sucesores tienen que resolver la sucesión en las deudas públicas de común acuerdo. 2. DEUDAS ADMINISTRATIVAS A diferencia de las deudas de índole financiera, que surgen de empréstitos, las deudas administrativas son obligaciones monetarias del Estado fundadas en otras bases. Puede

tratarse de obligaciones creadas por una disposición unilateral del Estado (ley, reglamento), como pensiones, subvenciones y subsidios de gracia, o de obligaciones derivadas de contratos administrativos, p. ej., contratos de suministro, concertados por la administración central o por instancias locales. Acerca de las deudas del primer grupo, hay varias sentencias judiciales que afirman que el D.I. obliga al Estado sucesor a cumplirlas. El Tribunal Supremo de Danzig dice al respecto que “iría contra los principios del D.I. el que las deudas administrativas no tuvieran que pagarse como consecuencia de la cesión de una parte del territorio que hasta entonces constituyera un! solo Estado, perdiendo, en su consecuencia, todos sus derechos los funcionarios jubilados”. Esta sentencia es testimonio de la elevada concepción jurídica del tribunal, porque es indudable que la extinción de tales obligaciones como consecuencia de un cambio territorial iría contra el sentimiento jurídico general. Pero no es menos cierto que el considerando es insostenible en el plano jurídico-internacional, por cuanto los interesados son generalmente individuos que se han transformado en súbditos del Estado sucesor. Tampoco cabe hablar, y por la misma razón, de un deber de D.I. común del Estado sucesor para que deje subsistir una relación jurídico-pública de servicio fundada por el antecesor. Solo pueden fundamentar tales deberes tratados internacionales o el derecho interno del Estado sucesor. Por el contrario, las deudas procedentes de contratos administrativos con extranjeros están sometidas a los mismos principios que las deudas de orden financiero, quedando en este caso las obligaciones de las entidades locales equiparadas a las deudas hipotecadas. e) Sucesión en materia de indemnizaciones y resarcimientos Se admite comúnmente que el Estado sucesor no es responsable por infracciones del D.I. cometidas por el antecesor, incluso si se incorporó la totalidad de su territorio. Confirman este principio las sentencias del American and British Claims Arbitration Tribunal de 13 de noviembre de 1923 y 10 de noviembre de 1925, fundándose en que las reclamaciones por actos delictivos son de índole tan sumamente personal, que no se transfieren a los herederos (según el principio “actio personalis moritur cum persona”). En realidad, sobraba este considerando, toda vez que en D.I. no existe la sucesión universal, transfiriéndose únicamente aquellos deberes para los cuales se dieron reglas propias. Ahora bien: faltando, como faltan, en la cuestión que nos ocupa, tales normas, no cabe hablar de sucesión en dichas obligaciones del Estado antecesor. No cabe hacer valer en contra la sentencia arbitral en el litigio franco-griego sobre faros (24 a 27 de julio de 1956), porque en esa ocasión la responsabilidad de Grecia por actos de Creta (antes de la atribución de la isla a dicho Estado por el Tratado de Londres de 1913) solo fue admitida porque Grecia había asumido la culpa motu propio. Ahora bien: la ausencia de responsabilidad del sucesor territorial por los daños que causara el antecesor no excluye una pretensión de terceros Estados fundada en enriquecimiento sin

causa (pág. 134) del sucesor. Análogamente, tampoco hay sucesión en los derechos de indemnización o resarcimiento que tuviera el Estado antecesor. Y ello incluso en el caso de perjuicios causados a una persona con infracción del D.I. El Estado sucesor, del que dicha persona se ha hecho súbdito, solo tiene facultad, por D.I. común, para ejercer el derecho de protección si el delito internacional no se había consumado al producirse el cambio territorial: solo entonces, en efecto, puede el Estado sucesor considerarse herido en la persona de uno de sus súbditos. f) El respeto de los derechos privados adquiridos antes del cambio territorial Es indiscutible que los derechos privados adquiridos al amparo del ordenamiento jurídico del Estado no se extinguen ipso facto con el cambio de Estado y, en principio, subsisten. Esta regla resulta del principio de que en términos generales el D.I. obliga a los Estados a respetar los derechos privados de los extranjeros, adquiridos fuera de su país. Pero con frecuencia se involucra con esta otra cuestión: la de si el ordenamiento jurídico privado del Estado anterior sigue rigiendo para negocios jurídicos celebrados después del cambio de Estado. Cuestión es esta cuya resolución no compete al D.I., el cual confía a los propios Estados la promulgación de las normas del derecho civil, y de su voluntad exclusiva depende el que el ordenamiento jurídico-privado del Estado anterior se adopte sin o con alteraciones. A esta cuestión se suma otra: ¿autoriza el D.I. al Estado sucesor a suprimir o modificar los derechos privados de los extranjeros adquiridos al amparo del ordenamiento jurídico del antecesor? Tampoco a esta pregunta cabe contestar sin una referencia a los principios de los derechos de extranjería, que obligan al sucesor a respetar los derechos privados legalmente adquiridos por los extranjeros al amparo del ordenamiento jurídico anterior, mientras su ejercicio no sea contrario a su orden público (infra, pág. 345). Estos principios se aplican tanto a los derechos existentes entre personas privadas como a los derivados de contrato con la administración del Estado anterior, V. gr., de contratos de arrendamiento o concesiones mineras o de navegación. El deber de respetar en principio los derechos privados adquiridos antes del cambio territorial era ya reconocido en la práctica internacional del siglo pasado y ha sido confirmado por la jurisprudencia reciente. Así, el T.P.J.I. dictaminó que los contratos sobre rentas concertados con Prusia seguían siendo obligatorios, a tenor del D.I. común, para Polonia, en calidad de sucesor suyo, por lo que parecía superfina una garantía convencional de estos derechos. El mismo tribunal subrayó en su sentencia número 7, con especial vigor, el principio del respeto de los derechos adquiridos. Ofrece también mucho interés la sentencia arbitral de 18 de junio de 1929 en el asunto del ferrocarril vecinal SopronKoszeg, dictada en relación con el artículo 320 del Tratado de Paz de Saint-Germain, según la cual los derechos fundados en una concesión ferroviaria del Estado anterior no quedan suprimidos por el cambio de Estado, aunque en principio el Estado sucesor no está obligado a reconocer los contratos celebrados con el antecesor acerca de la gestión, por lo cual podrá

I. una vez terminadas las negociaciones relativas a la cesión. o puede intervenir también el cedente. La práctica internacional suele incluir entre los derechos adquiridos los que resulten de sentencia firme. En sentencias de 30 de agosto de 1924 y 26 de marzo de 1925 reconoció el T. por ende. común no impone deber alguno de ejecutar dichas sentencias.I. Suscitase una última pregunta: la de si solo puede intervenir un tercer Estado. Una excepción a dicha regla solo se justificaría si el cedente hubiese conferido tales derechos mala fide. ej. se hayan convertido en súbditos del cesionario. firmar contratos corrientes sobre bienes públicos. La respuesta a tal cuestión ha de ser en principio afirmativa: todo Estado está autorizado por el D. en el supuesto de un cambio esencial en la situación general. Estos derechos se llaman derechos territoriales. a consecuencia del cambio territorial. Mientras los derechos de los extranjeros. LOS DERECHOS TERRITORIALES SEGUN EL ORDEN JURIDICO INTERNACIONAL Los Estados son comunidades humanas que ejercen su señorío en un espacio determinado..I. para sustraerlos al pleno señorío del Estado sucesor. común. Los derechos territoriales que el D.exigir las modificaciones del contrato impuestas por la nueva situación. pues también en este caso tiene el mandatario la obligación de respetar las concesiones hechas anteriormente. que estos tienen el derecho de disponer de cierto modo acerca de ellos.D. efectivos frente a todos los demás sujetos del D. Pero el D. C) El ámbito del señorío estatal en el espacio I. pues en ausencia de normas particulares específicas les son aplicables las reglas generales sobre sentencias extranjeras..I. Se equiparan a las sentencias firmes las actas notariales ejecutivas.I. confiere se parecen a los derechos reales del derecho privado. de extranjería. están protegidos por el D. por cuanto son.N. e incluso. . si este se comprometió mediante un tratado a respetar los derechos adquiridos de sus nuevos súbditos. para exigir que sus súbditos sean tratados según los principios del D. que los principios en cuestión rigen también cuando un territorio se pone bajo el mandato de la S. p. Pero el espacio no es solo un supuesto del ejercicio del señorío.I. solo compete al cedente un derecho de protección internacional de sus anteriores súbditos que. a que aquí nos referimos.J.P.I. readquirir la concesión. Mas es de advertir que el antecesor puede seguir atendiendo en esta fecha los asuntos corrientes y. derechos absolutos. en favor de sus súbditos que hayan adquirido derechos en el territorio transferido con anterioridad a la cesión y conserven su anterior nacionalidad. Determinados espacios están ordenados de tal manera a los distintos Estados. como estos.

II. o proceder al control de pasaportes y aduana en una estación fronteriza en territorio extraño. que un Estado posea la soberanía territorial sobre un territorio en el que otro Estado ejerza simultáneamente la supremacía. sino que son propiedad .I. No han de incluirse bajo esta denominación. SOBERANIA TERRITORIAL Y SUPREMACIA TERRITORIAL La soberanía territorial se suele equiparar a la supremacía territorial. como a continuación precisaremos.UU. que pueden presentar grados diversos. derechos territoriales limitados. un aeródromo u otra base militar. Cualquier Estado puede ejercer la plenitud de su poder en sus naves y aeronaves de guerra. O sea. Cabe.. Pero puede ocurrir que un Estado tenga solo el derecho de ejercer algunas prerrogativas de su jurisdicción y poder coercitivo en ciertos sectores de otro Estado. y el de Estados Unidos sobre la zona del canal de Panamá (págs. reduciéndose la jurisdicción y poder coercitivo del ocupante a sus propios súbditos. 247). no están bajo la “soberanía territorial” del Estado. pues su efectividad no se limita a las partes. que en tal caso el derecho de ejercer la soberanía territorial normal sigue correspondiendo al Estado territorial. de D. Así. Los derechos territoriales limitados permanentes. pero esta es irreprochable con tal que se admita que también estos derechos valen erga omnes. además. También estos derechos son derechos absolutos. se llaman también servidumbres estatales activas. Esta distinción entre soberanía territorial y supremacía territorial es. aquellas actividades de un Estado en el extranjero que no son actos de señorío. aunque el Estado en cuestión ejerza su poder estatal y no el del Estado territorial. o sea. en cambio. el que solo consiste en establecer en el extranjero un punto de apoyo naval. Un derecho territorial más limitado todavía es. y. concedidos a distintas potencias europeas. Algunos autores rechazan la expresión. ej. y sus barcos y aviones privados en alta mar y en el espacio aéreo correspondiente. desde luego. p.. entre otros. Ejemplo de ello son los antiguos territorios chinos “arrendados”. El grado más alto lo representa el derecho de ocupar un territorio extraño o parte del mismo y ejercer en él la soberanía territorial plena. y los demás Estados han de admitir que sus súbditos en el extranjero sean castigados por la potencia ocupante o que en una estación fronteriza sean sometidos al control de un Estado distinto del territorial. común. EE. mientras la soberanía territorial sigue correspondiendo a la república de Panamá. como la celebración de un tratado o el derecho de los cónsules a realizar determinados actos de jurisdicción voluntaria. el señorío común de Austria y Hungría sobre las entonces provincias turcas de Bosnia y Herzegovina (18781908). La verdad es que estos dos conceptos no son idénticos.I. ejercen la supremacía territorial sobre la zona del canal de Panamá. y eventualmente también a las personas que cometen delitos contra la potencia ocupante. Pero hay. que solo se extienden a sectores de territorios extraños. el derecho de disposición plena sobre un territorio en virtud del D. sin embargo.El más amplio de los derechos territoriales es la soberanía territorial.

I. de otro Estado. Dicho ejercicio puede ser jurídico o antijurídico. El soberano territorial puede desplegar en su territorio la integridad de su señorío. sino también el derecho de ejercer la supremacía territorial (derivado de la soberanía territorial) y la supremacía misma. a su vez. sin adquirir por ello la soberanía territorial sobre el territorio ocupado. El concepto de soberanía territorial se ha elaborado a partir del concepto romano de propiedad.I. sin aquella. no siendo otra cosa que el señorío que ejerce un Estado en determinado espacio. La supremacía territorial. pero que excepcionalmente puede extenderse también a territorios extraños. su soberanía territorial. De ahí la necesidad de distinguir no solo la soberanía territorial y la supremacía territorial. quedando demostrada con ello la absoluta necesidad de distinguir ambos conceptos. Pero la soberanía territorial y la propiedad se diferencian por el hecho de que aquella es un derecho de disposición en virtud del D.. es afín a la posesión de derecho privado. no lo es menos que ejercen única y plenamente su supremacía territorial.). Sería absurdo pretender que los EE. lo cual implica. y esta. pues. cederlo a otro Estado o .UU. no obstante. de derechos absolutos. Ante el D. jurídicamente fundada. ignora. un derecho de disposición fundado en el derecho interno. la supremacía territorial. Ahora bien: solo suele ser jurídico a base de una autorización del Estado territorial. limitada por los Convenios de La Haya sobre la guerra terrestre. naturalmente.I. fundado en el D. Este conserva allí. quedando por ello sometida a muchas limitaciones que el D. una supresión o una limitación de la del soberano territorial. el territorio sigue siendo su territorio y puede derrelinquirlo. por lo que hay entre ambos cierta analogía.suya o de sus súbditos. puede impedir a otros que lo utilicen (e incluso impedir que se vuele sobre él o que entren y circulen por él noticias del extranjero).I. Si es cierto que en esta zona imperan sobre un territorio extranjero. en cambio.I. Por eso puede el Estado disponer acerca de estos objetos según las normas de su propio derecho (no del D. ejercen en la zona del canal de Panamá la supremacía territorial panameña.. señorío que por lo regular se extiende al territorio del propio Estado y sus naves y aeronaves. Estos ejemplos ponen de manifiesto que la soberanía territorial puede darse sin la supremacía territorial. La soberanía territorial es de esta suerte el derecho de disposición de un Estado sobre determinado territorio. pero puede también transferir el territorio a otra comunidad (cesión) o conferir a esta simplemente el derecho de administrarlo en parte (la llamada cesión administrativa) o de realizar ciertos actos de señorío en determinada parte del mismo. Un Estado al que el Estado territorial haya conferido el derecho de ejercer allí su supremacía territorial actúa en nombre propio y no en nombre del Estado territorial. Una y otra consisten en que le corresponde a una persona un derecho de disposición en principio ilimitado sobre un objeto: se trata. que valen frente a todos. en cambio. regulada por su ordenamiento jurídico propio. y esta. No cabe negar que un Estado que en tiempo de guerra ocupa un territorio extranjero puede ejercer en él legítimamente su supremacía territorial.

haciendo del señor efectivo el soberano territorial. pudiendo desde entonces el soberano territorial. o sea. Este ejemplo tiene especial significación. separable de la supremacía territorial y con un valor propio. excluir de su territorio a terceros Estados. administración y jurisdicción. en virtud del D. puesto que el señorío de un Estado sobre los habitantes de su territorio consiste en actos de legislación. por consiguiente. puesto que —según dijimos antes— aquella constituye una facultad jurídico-internacional frente a otros Estados. que para fundamentar la soberanía territorial el D. Solo el que equipara erróneamente la soberanía territorial con la supremacía territorial no puede comprender cómo cabe una cesión de esta índole por parte de un Estado que nunca poseyera la supremacía territorial sobre el territorio que le fue cedido. y no un señorío efectivo sobre el mismo. han de distinguirse ambos conceptos. 265). el Imperio austriaco cedió Venecia (1866) a Francia. Vemos. Así. por cuanto pone de manifiesto que la soberanía territorial constituye un derecho autónomo. Todos estos hechos encuentran fácil explicación si nos percatamos de que la soberanía territorial constituye una determinada facultad jurídico-internacional de disposición sobre un territorio. que en el Congreso de Berlín (1878) había obtenido la administración de las provincias turcas de Bosnia y Hertzegovina y ejerció en ellas la supremacía territorial plena a lo largo de tres décadas. De ahí que el Estado que adquirió este derecho pueda ulteriormente transferirlo sin tener que haber asumido la supremacía sobre el territorio en cuestión. Pero incluso cuando el soberano territorial ejerce también la supremacía territorial.I. originariamente solo puede surgir sobre la base de esta. Así se transforma el mero hecho de la supremacía territorial en un derecho a ejercer la supremacía territorial. como normalmente ocurre. al reino de Saboya y de Italia sin antes hacerse cargo de ella. Austria-Hungría. concede también al soberano territorial la facultad de disponer de su territorio de otra manera que con el ejercicio de la supremacía territorial: puede no solo derrelinquirlo y cederlo.I. no pudo adquirir la soberanía territorial sobre este territorio sino a base de un tratado con Turquía de 26 de febrero de 1909 y mediante el pago de 54 millones de coronas oro. toma originariamente como punto de partida el hecho de la supremacía territorial. un ejercicio cualificado de la supremacía territorial sobre este territorio (pág. Pero el D. a base de su ordenamiento jurídico interno.I..UU. a su vez.fusionarlo con otros territorios en un nuevo Estado. Por eso puede un Estado adquirir la soberanía territorial sobre una región por cesión y disponer de ella aun sin asumir la supremacía territorial. La autonomía de la soberanía territorial se desprende también del hecho de que puede ser objeto de un negocio jurídico entre el soberano y el que de hecho impera sobre el territorio. mientras que la supremacía territorial es un señorío que un Estado ejerce en un determinado territorio sobre los hombres que en él viven. sino también conceder a un tercer Estado el pleno ejercicio . sin el consentimiento de los EE. que la cedió. ya que la soberanía sobre un determinado territorio no puede adquirirse sino mediante una ocupación permanente animo domini de un territorio sin dueño. Mas aun cuando la soberanía territorial puede existir sin supremacía territorial. los cuales se rigen por su ordenamiento jurídico interno.

reservándose simplemente la soberanía territorial. 1. El territorio en sentido amplio abarca la tierra firme sobre la que se asienta el Estado. reconoce a un Estado la soberanía territorial. Y este Estado se llama Estado territorial. que los Estados ejerzan su señorío sobre su territorio. ya la línea . Pero aun en una soberanía territorial así reducida a un nudum jus subsiste el germen de una supremacía territorial. ni siquiera el ámbito principal del señorío del Estado. el fondo del mar y el subsuelo marítimo permanentemente ocupados (territorio en sentido estricto) y. además. pues. Con ello la soberanía territorial se separa de su base histórica —la supremacía territorial-. pero nunca determina la frontera el límite natural como tal. alcanzando vida propia y convirtiéndose en un derecho del que también se puede disponer independientemente.I.del señorío en parte de su territorio. En las montañas se elige. pero este no pierde su carácter de tal por el hecho de que el Estado en cuestión deje de ejercer sobre él su señorío. Cabe decir en verdad que incluso un soberano territorial que ya no pueda ejercer en acto la supremacía sobre un determinado territorio sigue en posesión de una supremacía territorial potencial.. ej. HENRICH). Por eso puede tener el territorio fronteras relativamente fijas. quedando delimitadas luego en sus detalles sobre la base de los mismos por las correspondientes comisiones. como afirman los partidarios de la teoría de la competencia (RADNITZKY. lo que resultaría imposible si coincidiera con el ámbito del señorío efectivo de un Estado. Si tales tratados no existen (p. a) Los límites jurídico-internacionales del territorio en sentido estricto Siendo el territorio del Estado un espacio tridimensional. en el caso de un territorio sin dueño) o son deficientes. Las fronteras terrestres pueden seguir un límite natural. una cordillera o un río. Las fronteras terrestres entre Estados suelen establecerse hoy mediante tratados especiales. III. sin duda. Lo normal es. toda vez que volverá a ser actual en cuanto desaparezca la extraña. El territorio estatal es más bien el territorio sobre el cual el D. pues esta resurge automáticamente en cuanto cesa la supremacía territorial del ocupante. ej. las fronteras se fijan entonces con arreglo a la situación de hecho indiscutible (principio de efectividad). el mar territorial. el cual es variable. como el ámbito efectivo. con sus aguas interiores.. sus límites han de perfilarse frente a los territorios vecinos y el alta mar. en el aire y bajo tierra. El territorio estatal no puede definirse. EL TERRITORIO De lo dicho en la sección I se desprende que el territorio de un Estado no se confunde con el ámbito de su señorío. KELSEN. p.

“de manera que encierre la mayor superficie de agua que sea posible encerrar con una línea de esa longitud”. además de los ríos y los lagos sitos en él. la línea media. y en ausencia de normas convencionales o consuetudinarias especiales. mares interiores. En los cambios paulatinos la frontera sigue en cada caso el talweg o el centro de la corriente. en caso de duda. de no haber talweg. la frontera estará en el centro. de no existir normas especiales en sentido opuesto. Francia y el Japón. Su línea exterior señala el límite que las separa del mar territorial. Los límites entre los puertos de mar y las aguas territoriales son las instalaciones portuarias fijas más adelantadas. Con respecto a los ríos navegables. Las bahías cuyas costas pertenecen a un solo Estado son aguas interiores si la anchura de su boca no sobrepasa una longitud determinada. trazar una línea de base recta de veinticuatro millas dentro de la bahía si la anchura de la boca es superior. La frontera puede también pasar por un lago o por un mar interior. ya la divisoria de aguas. 2.de las cumbres más altas. y entonces seguirá. radas y bahías. y en los que no son navegables. al objeto de lograr un acuerdo sobre el mar territorial. Estos límites son variables porque pueden desplazarse por aluvión o avulsión. El párrafo 5° permite. pero esta regla tampoco logró convertirse en norma del D. mientras que Italia se inclinaba por las veinte. la frontera sigue la línea de navegación más profunda (el llamado talweg o down way). Las radas son partes del mar a lo largo de la costa.) Ello prueba que cada bahía constituye una individualidad jurídico-internacional. Alemania y la Gran Bretaña se pronunciaron en favor de las seis millas marítimas. Lo corriente es que no haya condominio y sí una división entre los Estados limítrofes. Al territorio en sentido estricto pertenecen. se hallan situadas más lejos y se utilizan solo ocasionalmente forman parte del mar territorial. Tratándose de puentes. además.N. Esta teoría no logró imponerse. párrafo 4°. La práctica internacional no era unánime con respecto a la determinación de esta anchura. por diez. las aguas marítimas interiores (puertos de mar. que sirven para el anclaje de buques en la carga o descarga. En las respuestas de los gobiernos a las preguntas que les dirigiera la S. y protegidas. la antigua frontera subsistirá hasta que un nuevo convenio la rectifique. en la Conferencia de La Haya de 1930.°). sea o no el río navegable. común. por el contrario.D. fija en su artículo 7°. el centro de la corriente. y nos referimos aquí solo a algunas de las grandes potencias de entonces que asistieron a la Conferencia. zonas de desembocadura de los ríos). mar adentro. Por el contrario. pero esta disposición es solo de carácter facultativo y se excluyen expresamente las llamadas bahías históricas (párrafo 6. en los casos de cambio repentino e importante del cauce. En la práctica prevalecía la anchura de las diez millas marítimas como límite máximo. Las radas que. pues solo en este supuesto podía ser dominada desde la costa. una anchura de boca de veinticuatro millas “entre las líneas de bajamar de los puntos naturales de entrada de una bahía”. (El Convenio de Ginebra de 29 de abril de 1958. Pero habrá que averiguar siempre si no viene rigiendo una reglamentación especial. De ahí que . sobre el mar territorial.I. Una antigua concepción estimaba que esta no debía exceder el doble de la del mar territorial.

Cuando ello es así desde tiempos remotos. Chesapeake. Este principio. 4. El principio de la soberanía estatal sobre el espacio aéreo no puede aplicarse analógicamente al espacio exterior. se impuso plenamente durante la Primera Guerra Mundial y fue reconocido luego por el Convenio de derecho aéreo de París (1919) y los que le siguieron. Estados miembros de la Unión norteamericana. Las regulaciones relativas a las bahías valen así mismo para las zonas marítimas unidas al mar libre por un estrecho navegable (mares interiores o cerrados). 280). en cambio. ej. Ahora bien: es preciso admitir que existe. En profundidad. Los estrechos que relacionan un mar interior o cerrado con el mar libre se consideran como si fuesen entradas de bahías muy calificadas. 5. pero cada uno de los tres Estados posee el señorío exclusivo en la zona de tres millas a lo largo de su costa. pues. está bajo el condominio del Salvador. en cambio. el espacio estatal llega hasta donde el poder del Estado territorial pueda ejercerse bajo tierra. ej.siempre haya que consultar primero la legislación del Estado ribereño y comprobar si ha sido admitida por los demás. 6. o. Honduras y Nicaragua. La equiparación entre “espacio etéreo” y espacio aéreo conduciría a continuas y recíprocas interferencias en las emisiones y a la consiguiente supresión de la soberanía radiofónica de todos los Estados. se halla dividida entre Delaware y Nueva Jersey. p. fuera de la acción de las mareas. p. Una perturbación de las mismas no queda limitada al territorio del Estado que la provoca. Lo único que se presta a discusión es si hay un límite al espacio aéreo estatal. Y una intromisión de esta índole en una ordenación ajena va contra el principio del respeto mutuo de la independencia de los Estados. Del territorio estatal en sentido estricto forma parte también la columna de espacio aéreo que sobre la superficie se eleva. las ondas electromagnéticas no pueden ser dominadas. El espacio estatal está. puesto que el ámbito del señorío exclusivo de un Estado no puede ir más allá de lo que permite su capacidad real (principio de efectividad). 3. o estar bajo el condominio de los Estados ribereños. . puesto que. siguiendo la frontera el talweg (“by the middle of the main channel”). a diferencia del espacio aéreo. dichas bahías se llaman bahías históricas (tales son. La bahía de Fonseca. Fonseca). La bahía de Delaware. ya que fue establecido únicamente para garantizar el tráfico de aeronaves (pág. por último. Las reglas relativas a las bahías rigen. afectando necesariamente a otros. no pertenece al espacio estatal el llamado espacio etéreo. por lo que la columna de espacio aéreo susceptible de dominio regular sobre la superficie del Estado es parte del espacio estatal. repartirse entre estos. antes objeto de controversia. sometido a una constante modificación hacia abajo.. lo mismo que hacia arriba. El convenio en cuestión no señala tal límite. las de Delaware. para las zonas de desembocadura de los ríos en el mar. Las bahías con varios Estados ribereños pueden pertenecer al mar territorial o al mar libre. En cambio.. Por la misma razón cabe que se considere incluida en el territorio del Estado una bahía cuya entrada rebase la medida corriente. Pero dicho límite se desplaza con el desarrollo de la técnica. finalmente.

con arreglo a la práctica internacional dominante. (Art.I. El límite del mar territorial con la tierra firme (su límite interior) se fija. . (El artículo 3° del Convenio de Ginebra de 1958 sobre el Mar territorial y la Zona contigua establece como línea de base normal la de “bajamar a lo largo de la costa. que entró en vigor el 1 de enero de 1961. En cambio. pero solo será jurídicointernacionalmente eficaz si sigue la dirección general de la costa. regula la materia en el mismo sentido (pág. tal como aparece marcada en las cartas a gran escala reconocidas oficialmente por el Estado ribereño”.) Tratándose de radas y estuarios. Al mar territorial pertenece también la columna de aire que sobre él se levanta.) Si la costa ofrece sinuosidades y salientes. esta regla es ya una norma de D. por la razón de que es fácil de comprobar y las tierras que la marea baja deja al descubierto pueden ser utilizadas por el país respectivo como territorio suyo. La delimitación corre a cargo del propio Estado ribereño. Ginebra cit. que todas las emisoras habrán de instalarse y utilizarse de tal manera que no ocasionen interferencias en las emisiones de otros Estados. común. de modo que se garantice a cada Estado una adecuada actividad emisora mediante la asignación de determinadas frecuencias. (Art. antiguamente adoptada. 607). 10). pues cabe que siga la línea de la costa o vaya de cabo a cabo. en su artículo 44. 1. si bien los grupos de islas pertenecientes al mismo Estado están rodeadas de un mar territorial común. el mar territorial linda entonces con los bordes extremos del saliente respectivo. pero al propio tiempo establece. y las aguas que se extienden entre las islas y el continente (mar insular) se consideran como aguas nacionales.Ahora bien: se requiere una reglamentación convencional para garantizar la libertad fundamental de radiodifusión. Según el T. El artículo 2° de la ley española de 8 de abril de 1967 se refiere a la “línea de bajamar escorada”. 9°) Si delante de la costa hay islas o bancos de arena.I. el límite interior del mar territorial puede fijarse de distinta manera. El Convenio de Ginebra de 1959. b) El mar territorial Hay que distinguir las aguas nacionales interiores y el mar territorial: se entiende por tal la zona marítima contigua a la tierra firme o a las aguas nacionales. siguiendo el límite normal de la marea baja.) Las demás islas que están permanentemente fuera del agua tienen un mar territorial propio (Art.. que en su preámbulo reconoce el derecho soberano de cada Estado a regular sus servicios radiofónicos. Este principio fue confirmado por el Convenio de Atlantic City de 2 de octubre de 1947. 11. el mar territorial empieza en el límite extremo de estas aguas nacionales. el mar territorial contiguo a un puerto comienza a partir de las instalaciones portuarias exteriores. Esta línea se ha impuesto frente a la de pleamar. (Art. 8° Conv.J.

frente a una protesta norteamericana. El proyecto de compromiso. desde tiempos inmemoriales. La sentencia arbitral de 25 de febrero de 1897 en el asunto Costa RicaPacket y varias decisiones jurisprudenciales italianas recientes siguen reconociendo el alcance del cañón como límite máximo del mar territorial. en el hecho de que este límite correspondía al alcance del cañón. Este fue especialmente el punto de vista de Gran Bretaña. Incluso los Estados que. Tampoco la Conferencia de derecho marítimo de Ginebra (febrero-abril de 1958) consiguió llegar a un acuerdo sobre la extensión del mar territorial. no logró común aceptación. Como este principio fue sostenido por las potencias marítimas más importantes y adoptado también por otros muchos Estados en tratados y leyes. Idea a la que BYNKERSHOEK daría la formulación clásica: “Potestas terrae finitur. por otra parte. por el Brasil. estipula en todo caso que el mar territorial. ej. que siguieron apegados al antiguo principio del alcance del cañón. se basaron en la distancia visible y luego en la del alcance de los cañones. ubi finitur armorum vis”. común. reconocido por el D. sin embargo.556 kilómetros). y sí. consistente en conceder a los Estados. durante la guerra anglo-francesa de 1793 sustituyó (a los efectos de la neutralidad) este principio por el de la zona de tres millas. reivindicando zonas distintas según los respectivos fines (pesca. la Rusia zarista introdujo la zona de doce millas en materia aduanera. Pero investigaciones recientes han revelado que los Estados escandinavos no invocaron nunca la distancia igual al alcance de los cañones. neutralidad). la zona de cuatro millas. la zona de doce millas fue adoptada también por la Unión Soviética para el ejercicio de la pesca (decreto de 1 de junio de 1921). una zona de influencia (mar contiguo) de nueve millas para el ejercicio de distintos derechos. frente a Cuba (1908). se postuló. Hubert. la de cuatro (por los Estados escandinavos) y seis millas (entre otros. formulando el principio de que el mar territorial se extiende hasta donde “desde la tierra pueden ser forzados los que se hallen en paraje próximo del mar. como Francia y Holanda. que entonces la rebasaba notablemente. Hubo Estados. policía de Aduanas y sanitaria. Fue GROCIO quien recogió esta práctica. Acerca del límite exterior del mar territorial (el límite con el alta mar) hay diversas regulaciones. Yugoslavia). mientras muchos Estados renunciaban a delimitar un mar territorial uniforme.I. p. La Declaración de neutralidad de los EE. a la Unión Soviética (1921) y a Honduras (1936). Italia. En la Conferencia codificadora de La Haya (1930). no menos que si se hallasen en la misma tierra”. lo que motivó la incautación del pesquero inglés St. Así..I. incluyendo la .2.UU. que a lo largo del siglo XIX fue generalizándose y desligándose de toda referencia al alcance de los cañones. Más tarde. equivalentes al alcance máximo de los cañones de la época. de 29 de abril de 1958. que en ella se encontraba (1922). fuera de la zona de tres millas. El mismo principio inspira la sentencia del Tribunal Supremo de Presas alemán de 18 de mayo de 1915 en el asunto Elida. además de la zona de tres millas. solo midieron así en un principio las zonas marítimas contiguas a sus puertos fortificados. Admitíase hasta hace poco que antes de finales del siglo XVIII tenía vigencia común el principio del alcance del tiro de cañón y que hacia 1800 la distancia se había fijado en tres millas marítimas (5. se ha afirmado con frecuencia que se convirtió en principio de D. que se remontaba al siglo XIV. fundando su decisión. El artículo 24/2 del Convenio sobre el mar territorial.

la cual no puede rebasar la zona de señorío efectivo que el respectivo Estado sea capaz de ejercer constante y regularmente desde la costa. Con razón. aunque con ciertas particularidades. La ley española de 8 de abril de 1967 recoge en sustancia las disposiciones de este Convenio. Pero mientras esta no llegue. este no puede servir ya para medir la extensión del mar territorial. Una consecuencia de ello es que la anchura del mar territorial aumentará cuando el mar que más allá se extiende se hiele transitoriamente. pues con ello violaría el derecho de los demás Estados a utilizar libremente el alta mar. excluido del mismo. aunque los Estados Unidos denunciaron tal extensión de las aguas jurisdiccionales. dice el T. desde el enorme aumento del alcance de la artillería. La mayor parte de los Estados se han otorgado desde remotos tiempos el derecho de ejercer una fiscalización aduanera y sanitaria fuera del mar territorial. Los límites laterales del mar territorial suelen coincidir con las perpendiculares . en su sentencia en el asunto de las pesquerías noruegas que si bien es verdad que el acto de delimitación es necesariamente un acto unilateral. Pero al hacerlo no le es lícito interferir en los derechos adquiridos de los demás Estados. por lo que el mar territorial quedó. De ahí que ningún Estado pueda ampliar arbitrariamente su mar territorial.I.zona contigua. hay que atenerse al hecho de que desde tiempos remotos el mar territorial se ha venido considerando como formando parte del territorio del país. Colombia. no podrá rebasar las doce millas marítimas. aunque con ciertas concesiones a otros países en la zona comprendida entre las seis y las doce millas. pues. 3. Pero ni el Convenio ni la ley afirman taxativamente la extensión del mar territorial a doce millas. De todo ello se desprende que la cuestión de la extensión del mar territorial necesita una nueva regulación. debido a lo cual el señorío del Estado ribereño sobre su mar territorial no va más allá de la zona susceptible de ser dominada desde la costó. cada Estado ribereño puede regular directamente la extensión de su mar territorial. Así se llegó originariamente a medir la extensión del mar territorial por el alcance del tiro de cañón. ya que únicamente el Estado ribereño tiene competencia para emprenderlo. hablándose en el preámbulo de una extensión de “su jurisdicción marítima.) El Convenio Europeo de Pesquerías. firmado en Londres el 9 de marzo de 1964. con distintos Estados para combatir el contrabando de alcohol (y que perdieron su razón de ser al derogarse la “ley seca”).J. Constituyen un reconocimiento convencional de tal derecho los tratados suscritos desde 1924 por los EE. Buen ejemplo de ello son los Hovering-Acts británicos de 1739 o el Anti-Smuggling-Act estadounidense de 5 de agosto de 1935. en materia de pesca. hasta el límite de doce millas”. Este principio alcanzó vigencia con anterioridad al principio de la libertad de los mares. Dentro de este límite. Mas. (Convocada una nueva Conferencia en Ginebra en 1960. no tuvo mayor éxito. porque entonces el Estado ribereño puede ejercer también la plenitud de su poder fuera del límite normal del mar territorial. Perú.UU. Un grupo de países de América del Sur reclaman un mar territorial de doscientas millas (Chile. Ecuador. la validez de la delimitación con respecto a otros Estados depende del D. Argentina). que consideraban excesiva. establece derechos exclusivos de pesca en una zona de doce millas.I. desde un principio.

Comúnmente admitido. (El Convenio de Ginebra sobre el mar territorial. p. salvo en caso de necesidad. 1°). En este aspecto. distinguir el mar territorial del territorio estatal en sentido estricto: el señorío que el Estado ribereño ejerce en él se halla limitado. Es preciso.. pero que no confiere el de detenerse en el mar territorial. que no quería reconocer al Estado ribereño. es el principio según el cual les está permitido . Esta cuestión era antiguamente muy discutida. no existe el derecho general de volar por la columna de aire que se eleva sobre el mar territorial: el derecho de paso es un derecho de excepción que excluye una interpretación analógica. si sus orillas pertenecen a un solo Estado. de modo que “ninguno de dichos Estados tendrá derecho. en el mar territorial. un acto ejecutivo o detener una persona que viaje a bordo y que anteriormente haya incurrido en algún acto punible en el Estado en cuestión.levantadas sobre la línea de la costa. dicho espacio aéreo se equipara al que corresponde al territorio estatal en sentido estricto. ej. que esta segunda hipótesis no es admitida por todos. En la línea de una decisión del Consejo de Estado francés de 20 de noviembre de 1806 se suele admitir también que. En cambio. La sentencia arbitral de la Claims Commission estadounidense-panameña de 29 de junio de 1933 la rechazó expresamente. ej. que incluso suele concederse a los buques de guerra. sin embargo. En los estrechos con varios Estados limítrofes corresponde a cada uno un mar territorial de anchura corriente. se admite de manera general que el mar territorial está bajo la soberanía territorial del Estado ribereño (art. p.. 12-1). a extender su mar territorial más allá de una línea media determinada de forma tal que todos sus puntos sean equidistantes de los puntos más próximos de las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial de cada uno de esos Estados” (art. según esta concepción. en cambio. Es de advertir. pues. por cuanto se oponía a la teoría de la soberanía la llamada teoría de las servidumbres. De ahí surge el jus passagii innoxii. el Estado ribereño solo puede intervenir coercitivamente por los actos delictivos cuyas consecuencias trascienden del buque. por cuanto no le es lícito prohibir en tiempo de paz el paso inocuo (pacífico) por sus aguas a los buques mercantes extranjeros. Una vez delimitado el mar territorial. por último. en orden a los buques mercantes de paso por sus aguas territoriales. y no con una línea que corresponda a una prolongación de las fronteras terrestres de los respectivos Estados ribereños.) Del mar territorial forman parte también los estrechos que unen entre sí dos mares libres. 4. establece como regla general el llamado principio de equidistancia. no puede el Estado ribereño. en efecto. aunque da preferencia al acuerdo entre Estados para la delimitación lateral. en el caso de abordaje. podemos pasar a considerar la posición jurídica que el Estado ribereño ocupa en él. detener un buque en tránsito para llevar a cabo. Por eso puede el Estado reservar para sus súbditos la pesca y la navegación en dichas aguas. Hoy. sino unos cuantos derechos particulares (LA PRA-DELLE). salvo mutuo acuerdo en contrario. Por el contrario. 5. por otra parte.

2. Y en este supuesto. reconoce. sin embargo. común de la paz ha introducido cuatro excepciones al principio del señorío exclusivo del Estado sobre las naves que arbolan su pabellón: 1° Los buques de guerra pueden detener y registrar buques mercantes extranjeros sospechosos de dedicarse a la piratería.J. la condena se fundaba en las leyes de dicho Estado. que los Estados costeros poseen “derechos soberanos” sobre la plataforma para la exploración y explotación de sus riquezas naturales. indistintamente.N. Según el laudo arbitral de Lord ASQUITH de 28 de mayo de 1951. ni la colocación de cables submarinos por otros Estados.I. Pero el . Es comúnmente admitido que los Estados pueden ocupar con carácter permanente partes del fondo del mar y de su subsuelo.también a los buques de guerra el paso pacífico por estrechos que unen dos espacios marítimos o un mar territorial y el alta mar y tienen importancia para el tráfico marítimo internacional. El D. Después de la Segunda Guerra Mundial. de jurisdicción.. se trata de pretensiones que no se han convertido todavía en D. están sometidos al señorío exclusivo del Estado en cuestión. Tal ocupación convierte dichas zonas en partes del territorio de los respectivos Estados. V. levantar instalaciones permanentes sobre el fondo del mar o construir y dominar un túnel submarino que una dos sectores de su propio territorio separados por el mar. c) El fondo del mar y su subsuelo 1. ni el espacio submarino correspondiente. Los piratas caen bajo la jurisdicción del Estado que los detuvo. dependen del señorío exclusivo del Estado cuyo pabellón arbolan. por el contrario. positivo. Hasta ahora.I. Si.U. gr.. independientemente de todo señorío efectivo o de toda proclamación.) IV. ni las aguas que la rodean. confirmó en 1969 el “derecho inherente y exclusivo” que tiene un Estado sobre su plataforma continental sin necesidad de declaración o ejercicio efectivo. ciertos Estados han pretendido para sí todo el fondo del mar lindante con sus aguas territoriales (llamado shelf o plataforma continental). aunque hay que advertir que esta denominación es excesiva. al servicio de fines públicos o privados. hará falta su consentimiento. de policía). En tiempo de guerra. En dichos espacios solo este Estado puede ejercer la autoridad (poder de mando. el Estado que hubiese construido el túnel sin el acuerdo expreso correspondiente solo podrá ejercer su señorío en el trecho que esté bajo sus aguas jurisdiccionales y la alta mar. el Estado ribereño podrá lícitamente imponer restricciones al tráfico en aras a su seguridad. El artículo 2° del Convenio de Ginebra de 29 de abril de 1958. el túnel ha de pasar bajo las aguas jurisdiccionales de otro Estado. Un Estado podrá.I. y por eso se llaman también territorio flotante. de la O. porque ni la columna de aire sobre la nave. con la Comisión de D. Pero ello no puede impedir la navegación o la pesca.I. sobre la plataforma continental. NAVES Y AERONAVES a) Los buques en alta mar. (El T.

Todos ellos quedan sometidos tan solo a los reglamentos del tráfico (reglamentos portuarios) del Estado ribereño. AEROPUERTOS EN ALTA MAR Por aeropuerto en alta mar se entiende un punto de apoyo artificial en el océano. por lo cual única y exclusivamente el Estado de su pabellón puede ejercer en ellos el poder público. encaminado a que las aeronaves puedan aterrizar en el mar. Por eso no puede un buque mercante conceder asilo en un puerto extranjero. la autoridad del Estado ribereño se extiende a los buques mercantes extranjeros que se encuentren en sus aguas. de guerra o mercantes. detenido en alta mar y conducido a uno de sus puertos para ser allí castigado (derecho de persecución). En cambio. La construcción de bases flotantes de esta índole se considera en general permitida. 468).artículo 15 del Convenio de Ginebra sobre el régimen de la alta mar de 29 de abril de 1958 dio a esta materia una reglamentación jurídico-internacional. permite ahora también la detención de un buque mercante en alta mar si hay sospecha de que se dedica al tráfico de esclavos. por cuanto no limita la libertad . reservando tan solo al derecho estatal la fijación del grado de la pena. procedentes del derecho relativo a la guerra y la neutralidad: visita. V. c) A los buques en alta mar se equiparan las aeronaves. Por otra parte. cuasicontrabando o violación de bloqueo (pág. quedan sometidos al señorío exclusivo del Estado cuya bandera arbolan. 6) Si en alta mar los buques. Todo esclavo que se refugie en un buque queda ipso facto en libertad (artículo 13). y a los buques oficiales en aguas extranjeras. haya huido a alta mar podrá ser perseguido por el respectivo Estado. El artículo 22-1/6) del Convenio de Ginebra sobre la alta mar. 2° Un buque mercante que. de 29 de abril de 1958. etc. por cuanto el Estado del pabellón tiene derecho a regular los asuntos internos del barco también en aguas extranjeras.). en las aguas jurisdiccionales (aguas propias y mar territorial) quedan excluidos del señorío de principio del Estado ribereño únicamente los buques de guerra y otros buques públicos extranjeros dedicados a fines relativos al señorío estatal (barcos de la policía. Pero esta autoridad no es completa. del servicio de aduanas. Existen además otras tres excepciones. hay tratados que permiten a los buques de guerra detener los buques mercantes de las partes. 4° Un buque de guerra puede detener en alta mar un mercante extranjero para impedirle realizar una acción hostil contra su Estado (derecho de autodefensa). detención y captura de buques por actos de contrabando. 3° Un buque mercante que no arbola el pabellón de un Estado no goza de protección alguna. del servicio de aduanas. las aeronaves oficiales (aviones militares. gozando en lo demás de completa extraterritorialidad. proceder en el acto a una investigación provisional y entregar los buques culpables al Estado de quien dependan para su castigo. al objeto de mantener a bordo el orden y la tranquilidad. sorprendido en aguas jurisdiccionales extranjeras con ocasión de algún delito. de la policía).

una utilización ordenada del cable solo quedará asegurada previo acuerdo entre ellos. aunque el territorio sea evacuado temporalmente. los pareceres cuando se trata de saber si el punto de apoyo aéreo ha de regularse por analogía con las naves o con las islas. pág. Aboga también en favor de esta regulación la consideración de que deja incólume el principio de la libertad del mar. es decir. este medio de adquisición territorial ha perdido valor. Ahora bien: la práctica internacional trata a los faros flotantes como buques. excluir a otros de su utilización. La isla flotante se distingue de una isla por ser artificial y no natural. Una vez consumado el reparto del mundo. que también está permanentemente anclado. La isla flotante se parece en este aspecto al faro flotante. De equipararse la isla flotante con una isla natural. con la intención de conservar el territorio con carácter permanente. por esta razón. como esta. VII. habrá que someterla a las normas relativas a los buques en alta mar. Con la plenitud de la ocupación adquiere el ocupante la soberanía territorial. mientras este es móvil. mientras no haya derelictio (infra. un ámbito de señorío por encima y por debajo de la isla artificial. Pero en realidad estos cables solo están bajo el poder de disposición del Estado ribereño. las costas pertenecen a Estados distintos. VI. 270). pero las normas que lo regularon siguen desempeñando cierto papel en la resolución de los litigios motivados por adquisiciones anteriores y para enjuiciar la adquisición de partes del fondo del mar. LA ADQUISICION DE LA SOBERANIA TERRITORIAL a) La ocupación adquisitiva 1. La construcción y el mantenimiento de una isla flotante dependen del derecho del Estado constructor. y esta subsiste.de comunicación en alta mar. y se distingue de un barco por estar sólidamente inmovilizada. lo cual limitaría esencialmente la libertad de los mares. suelen considerarse como “territorio” del Estado ribereño. Tal ocupación ofrece las características siguientes: el ocupante ha de ser un Estado soberano. CABLES SUBMARINOS Como quiera que los cables submarinos solo pueden utilizarse y controlarse desde tierra. Como quiera que la isla flotante posee la misma propiedad. el territorio ha de haber sido siempre territorio sin dueño (terra nullius) o haberlo vuelto a ser y el ocupante tiene que instaurar en él un señorío efectivo (principio de la efectividad) y ejercerlo animo domini. por cuanto. habría que atribuirle un mar territorial. el cual puede. pueden cambiar de sitio. en este supuesto. del subsuelo marítimo (fuera del mar territorial) y de los . También le correspondería. Discrepan. Si. si ambas costas pertenecen al mismo Estado. en cambio. Desde tiempos inmemoriales es notorio que un territorio sin dueño (con su correspondiente mar territorial) puede adquirirse como consecuencia de una ocupación permanente. en cambio. levantando el ancla.

izando una bandera. que el ocupante no tiene el deber de hacer ninguna notificación.P. por sentencia arbitral en el asunto Palmas.UU. el mero descubrimiento seguido de una declaración de anexión (sin consiguiente ocupación) no da lugar a adquisición de la soberanía territorial. Hay que señalar. . por infundada. p. Sobre las tierras polares. incorporaron a su territorio todo el fondo y el subsuelo del mar contiguo a sus costas sin una ocupación efectiva.territorios polares. por de pronto. por la que los EE. pág. Lo mismo hace la proclamación argentina de 9 de octubre de 1946. infra. constituye la base jurídica de la proclamación de 28 de septiembre de 1945. ej. supra. Cabe preguntarse si es posible la ocupación de las zonas polares que. y antes valía solo para la costa africana. que fue rechazada. que preveía tal deber. En cambio. vid. como ha subrayado el T. Las condiciones de la ocupación. si la lleva a cabo dentro de un plazo adecuado.. o si han surgido con respecto a ella reglas especiales. 260.I. por su parte. no pasan de ser masas de hielo. que afirma que el ocupante también adquiere aquellos territorios (e islas) que guardan una conexión natural con los territorios ocupados. obliga al ocupante a respetar los derechos privados de súbditos extranjeros consolidados antes de la ocupación. pág. Lo que sí tiene el Estado descubridor es un título preferente a la ocupación. que pretende dividir el territorio polar entre los Estados limítrofes según los sectores donde esté situado.) 2. aceptación común. Una variante de la teoría de la contigüidad es la de los sectores. Solo en el caso de islas deshabitadas será suficiente una apropiación simbólica.J. Es incuestionable. Esta “teoría”. pero hará falta siempre. fue derogado por el de Saint-Germain de 10 de septiembre de 1919. vid. la ocupación viene a ser el único título adquisitivo indiscutible de un territorio sin dueño. 278. Pero en estos casos se desplazan igualmente los límites interior y exterior del mar territorial o de la frontera fluvial. Una extensión de la teoría de la ocupación es la teoría de la contigüidad. Mas no habiendo encontrado la teoría de la contigüidad. Cabe preguntarse también si son realmente aplicables a la adquisición de territorios polares las normas usuales. además. 3. han dado lugar a distintas reglas. Se reconoce. que este señorío sea de algún modo efectivo en el territorio ocupado. Pronto hemos de volver sobre el particular. 4. como el polo norte. debiendo considerarse la posesión de hecho como propiedad. pues el acuerdo sobre el Congo de 26 de febrero de 1885. finalmente. ni la de los sectores. pues la soberanía territorial sobre las partes aluvionadas y avulsionadas se adquiere por extensión del señorío del Estado costero o ribereño sobre estos terrenos. que el D. [Sobre el fondo del mar y su subsuelo. que la medida del ejercicio del señorío depende de la densidad de la población y de otras circunstancias..I. Bajo la ocupación se incluyen también el aluvión y la avulsión de tierra en la costa del mar o en la orilla de un río fronterizo.

I. para delimitar territorios sin violencia.I. Lo cual pone de manifiesto el error de quienes creen que todo señorío efectivo ejercido animo domini da lugar a la soberanía territorial sobre el territorio ocupado. sin embargo. c) La cesión . ininterrumpido e indiscutido del señorío. carecían de eficacia jurídico-internacional. El principio. fundado en el D. La adquisición de un territorio por prescripción requiere también una ocupación duradera y efectiva animo domini. El hecho de un señorío efectivo solo engendra derechos en la medida en que el ordenamiento jurídico internacional le atribuye consecuencias jurídicas. En realidad se requiere. La doctrina STIMSON (supra. La prohibición de las anexiones por medio de la fuerza se ha convertido entre tanto en un principio del D. Por ello. Solo cuando han cesado las hostilidades puede el territorio ocupado ser adquirido por el ocupante. común (pág. incluso sin que medie tratado alguno (cesión). Este principio ha sido confirmado por la sentencia del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg de 1 de octubre de 1946. se producirá con el tiempo prescripción. (pág. 2. 156) declara inoperantes las anexiones llevadas a cabo por actos de violencia contrarios al D.b) La prescripción 1. Así. Este principio fue desenvuelto posteriormente por el tratado de Río de Janeiro de 10 de octubre de 1933 y la Conferencia Interamericana de Buenos Aires en 1936. pág. antes desarrollado. 484). pero se distingue de esta por cuanto atañe a un territorio que en el momento de la ocupación era aún de otro Estado o cuya pertenencia a uno u otro Estado estaba en litigio. confundiendo evidentemente el ejercicio efectivo de la supremacía territorial. si una anexión violenta no encuentra oposición y la situación creada es tolerada por los demás Estados. Viejo ejemplo de ello es el principio sudamericano uti possidetis.N. la declaración británica de incorporación del Estado bóer y las de Italia que anexionaban a Tripolitania y Abisinia aun antes de la terminación de las hostilidades. 233). de una adquisición territorial por posesión pacífica e inalterada vale también. fundada en el ordenamiento jurídico del ocupante. que fija las fronteras según las líneas de demarcación de las anteriores posesiones coloniales. y el derecho a la soberanía territorial.I. No obstante. acaba por legalizar la posesión permanente y tranquila. una atribución de este tipo presupone siempre un ejercicio inalterado.U. salvo norma convencional contraria. sí el anterior soberano renuncia a él o se resigna de hecho a no recuperarlo. Y en la ocupación de un territorio ajeno o disputado sin título contractual. y confirmado por la prohibición del recurso a la fuerza del artículo 2°/4 de la Carta de la O. como ocurre en la adquisición por ocupación. la tolerancia duradera de un determinado estado de cosas. Tales ocupaciones no suelen fundamentar una adquisición territorial inmediata.I. puesto que el D. varios autores que rechazan a la prescripción como título jurídico fundamentan tal tipo de adquisición territorial en el consentimiento tácito del anterior soberano168.

común no exige el consentimiento de la población respectiva para la transferencia de la soberanía territorial. 484). Hay que distinguir de la cesión propiamente dicha la llamada cesión administrativa. un supuesto de la cesión. exigiendo que todas las regulaciones territoriales se basaran en el interés de las poblaciones afectadas y no en un regateo entre pretensiones de Estados rivales. la cesión de la entrega y la recepción efectivas del territorio. sino su perfeccionamiento. El D. tiene el derecho de ejercer la supremacía territorial. puesto que el tratado de cesión le ha convertido en soberano territorial. Únicamente se exige un reconocimiento de la cesión por terceros Estados si la cesión afecta a sus derechos. Hay que distinguir. sino simplemente el derecho de ejercer allí su señorío.U. Sin embargo. Pero puede también seguir ejerciendo su supremacía territorial en el territorio cedido hasta su evacuación. pues. Pero también este derecho se funda solo en tratados y no todavía en el D. El Presidente norteamericano WILSON quiso elevar esta regla a la categoría de principio general. Así mismo.N. pág.I. 246). por la que el soberano concede a otro Estado la facultad de ocupar una parte de su territorio y ejercer en ella su poder (supra. En su discurso de 4 de julio de 1918 en Mount Vemon insistió en que todas las cuestiones territoriales se resolvieran contando con la libre aceptación por parte de las poblaciones directamente interesadas.Se entiende por cesión la transferencia por vía convencional de la soberanía territorial sobre determinado territorio de un Estado a otro. (pág. por tanto. pues solo el señor efectivo es capaz de velar por el orden y la tranquilidad. En su mensaje al Congreso de 11 de febrero de 1918 dijo que no habrían de trocarse pueblos y provincias como si fueran meras mercancías o peones de un juego. El cedente podrá en tal caso regular los asuntos pendientes según apreciación suya. Pero el cesionario tiene derecho a la entrega del territorio. La entrega no es. La “cesión administrativa” no es realmente una cesión. y. en consecuencia. extinguiéndose entonces el derecho del cedente a disponer del territorio. Este principio del derecho de autodeterminación de los pueblos ha sido erigido en un principio directivo fundamental de la comunidad internacional por el artículo 1°/2 de la Carta de la O. En los modernos tratados de paz suelen encontrarse disposiciones concediendo a la población del territorio cedido un derecho de opción más o menos amplio en favor de uno u otro Estado.I. El Estado que lo cede puede perder la soberanía sobre el territorio en cuestión antes de la entrega porque la transferencia de la soberanía se produce en un momento que señala el tratado de cesión. común. los habitantes del territorio cedido permanecen bajo el señorío del cedente hasta la transferencia efectiva. hay tratados de cesión que hacen depender esta del consentimiento de la población (plebiscito). El concepto de “cesión administrativa” descansa en el fondo en la confusión entre soberanía territorial y supremacía territorial. . siempre que con ello no invada los derechos del nuevo soberano. puesto que el cedente conserva la soberanía territorial: lo que transfiere al otro Estado no es la supremacía territorial (pues cada Estado se atiene en su actuación a su propio ordenamiento jurídico).

246). En cambio. Pero una decisión de esta índole puede ser. ya un simple juicio declarativo que exprese que la soberanía territorial corresponde a determinado Estado en virtud de un título jurídico reconocido (ocupación. o la renuncia unilateral a la soberanía territorial sobre un determinado territorio. por la evacuación del territorio con la intención inmediata. Esta. mientras subsista el animus domini. 393). pág. conservándose la mera supremacía territorial. que. adjudicación). como reconoció expresamente la sentencia en el asunto de la isla de Palmas.. ambas . ya un juicio constitutivo. reconoce a todo Estado el derecho de ejercer en su ámbito espacial la supremacía territorial. pág. 2° Por cesión. el abandono meramente transitorio de una parte del territorio no supone pérdida de la soberanía territorial. LIMITACIONES DE LA SOBERANIA TERRITORIAL Como ya dijimos antes (pág. Ahora bien: un juicio de esta índole solo es posible sobre la base de un tratado de arbitraje que confiera a la instancia decisoria la facultad de resolver el litigio fronterizo según la equidad o como amigable componedor (infra.En el mismo error incurre la teoría que afirma que la adquisición territorial es también originaria en el caso de la cesión. apoyándose en el tratado de paz de Lausana. cesión. Quienes así piensan pasan por alto el hecho de que con la cesión no se transfiere la supremacía territorial (intransferible por esencia). 3° Por derelictio. IX.D. y sí la soberanía territorial (supra. el fallo del Consejo de la S. Una adjudicación así fue. De ahí que el cesionario no pueda ejercer más derechos que los que poseía el cedente. atribuyó al Irak el territorio de Mosul. p. VIII. es lo que se adquiere de manera derivada mediante la cesión. o sea.I. Sin embargo. o ulterior. por cuanto solo sería deber del cedente retirarse del territorio cedido para hacer posible así la extensión de la supremacía territorial del cesionario a este territorio. de abandonarlo definitivamente. ej. 247). LA PERDIDA DE LA SOBERANIA TERRITORIAL La soberanía sobre un determinado territorio se extingue: 1° Por desaparición del Estado territorial. el D. es decir. d) La adjudicación Se entiende por adjudicación la adquisición de la soberanía sobre determinado territorio por sentencia de un tribunal arbitral u otro órgano decisorio internacional. y así mismo el derecho de disponer de cualquier otra manera de este espacio. el señorío pleno y exclusivo. que atribuya (adjudique) a un Estado la soberanía sobre determinado territorio según su libre apreciación.N. y no la supremacía territorial.

Estos principios. 247) y que este tiene que tolerar. ningún Estado está obligado a intervenir en favor del Estado vecino con ocasión de producirse pérdidas naturales del caudal. dichas servidumbres se fundan también en principio en el D. unidades militares y buques de guerra extranjeros. común. sin embargo. pág.I. son ya de D. etc. con la salvedad de que por D.facultades están sujetas a varias excepciones: a) Ya el D. Algunas. si no se produce una disminución de la índole señalada.I. Prusia acerca del desnivel de las aguas del Danubio. Expresión de ella es el Convenio de Ginebra de 9 de diciembre de 1923 sobre el aprovechamiento de fuerzas hidráulicas.— Consisten en que el Estado territorial está obligado a abstenerse del ejercicio de su supremacía territorial en todo o en parte. Ciertas sentencias de tribunales estatales sostienen la opinión de que los Estados deben abstenerse de toda intervención susceptible de alterar esencialmente el curso natural de un río o un lago que baña varios Estados o de deteriorar la calidad de sus aguas.. magistrados del T. que para toda modificación del curso natural del agua en un caudal que se sale exige el consentimiento de los Estados afectados. A esta “teoría” se opone otra. de las que unas son activas y otras pasivas: a) Servidumbres internacionales positivas. así como los jefes de Estado. como según el arbitraje de 16 de noviembre de 1957 en el asunto del Lago Lanós.I. tales facultades se fundan solo en tratados internacionales. común. . más antigua. 1. común impone las siguientes limitaciones: 1a Los Estados extranjeros. la utilización de tales fuerzas hidráulicas no depende de un tratado preexistente con el Estado de la parte baja. La tendencia más reciente trata. b) Servidumbres internacionales negativas. Únicamente el derecho de tránsito pacífico por aguas de un mar territorial extranjero (supra.I.I. En principio. 2a Otras categorías de personas (agentes diplomáticos. 5a Hay también por D. fueron admitidos expresamente por la sentencia del Tribunal de Estado alemán de 18 de julio de 1927 en el litigio de Wurttemberg c. procedentes del derecho romano. Pero según este convenio. Como las anteriores. llamada teoría territorial. convencional.I.) gozan de extraterritorialidad limitada. incluso los particulares. pág. común distintas servidumbres estatales. Este y otros casos de la práctica internacional han dado origen a la llamada teoría de la integridad. según la cual los Estados pueden disponer libremente de las aguas en su territorio. 259) existe en virtud del D. de conciliar estas teorías extremas mediante la teoría de la solidaridad. 3a Otras limitaciones existen en favor de los buques mercantes extranjeros.— Consisten en que un Estado puede ejercer ciertos derechos territoriales sobre el territorio de otro Estado (supra.J. escapan a la supremacía territorial del Estado territorial (extraterritorialidad plena).I. por el que se obliga a los Estados firmantes a emprender negociaciones cuando la proyectada utilización de las aguas en cuestión pueda perjudicar sensiblemente los intereses del Estado por donde pasa el curso inferior. 4a Las normas del Estado territorial que presuponen una relación de fidelidad no rigen para los extranjeros. sin embargo.

que ningún Estado está autorizado por el D. concentración de tropas. por otro Estado.: principio que aun cuando no ha sido hasta ahora precisado. en el asunto Trail Smelter. De ahí la necesidad de perfilar nítidamente las distintas clases de ocupación: Ocupación De un territorio sin dueño (ocupación originaria) De un territorio de otro Estado Con el consentimiento del Estado territorial (ocupación consentida) Sin el consentimiento del Estado territorial En guerra (ocupación bélica) En tiempo de paz Sobre la base de un título jurídico.I. adoptar cerca de la frontera medidas que pueden repercutir en el territorio vecino y ocasionar en él perjuicios. no solo de derecho. Los Estados están así mismo obligados a tolerar emisiones radiofónicas extranjeras. de ejercer plenamente su supremacía territorial. (De la existencia de una buena vecindad depende así mismo el uso normal del derecho de paso cuando un Estado posee algún enclave en el territorio de otro. que poco a poco va abriéndose paso y figura ya expresamente en el preámbulo de la Carta de la O. mediante una prohibición de cederlo en parte o en todo.J. según los cuales los Estados quedan obligados a abstenerse de determinados actos de señorío (como la construcción de fortificaciones. Todas estas normas no son sino aplicaciones particulares del principio de buena vecindad. por ejemplo. afirma también que ningún Estado debe “to allow knowingly its territory to be used for acts contrary to the rights of other States”. si su territorio fue ocupado en todo o en parte. En aplicación analógica de este principio. etc. c) Cabe también que el Estado esté en la imposibilidad.) en determinada parte de su territorio.. a levantar o tolerar en su territorio una instalación cuyas emanaciones puedan perjudicar seriamente la vida o los bienes de los habitantes de un Estado vecino. En términos muy generales. un tribunal arbitral estadounidense-canadiense estableció. ej. como represalia Sin título jurídico .U.) b) Van todavía más lejos las limitaciones previstas en algunos tratados.I.2. También el derecho del Estado a disponer de su territorio puede quedar limitado por un tratado. p. en la guerra o en la paz. sino de hecho. La práctica internacional transfiere estas cargas al Estado sucesor cuando la regulación del territorio en cuestión pretende imponerlas independientemente de quien ejerza la soberanía sobre él. sin embargo.N. siempre que no impliquen una limitación de su propio ordenamiento o no estén destinadas únicamente al Estado perjudicado. La primera de estas limitaciones se desprende del principio de que cualquier Estado tiene derecho a defenderse de injerencias en su orden interno. de que la perturbación en cuestión no invade los derechos de terceros Estados. prohíbe. 3. el T. sin título jurídico alguno. y la segunda.

encontramos ahora una regulación detallada de los derechos y deberes de los Estados en alta mar. Prohíbe este a los Estados ocupar partes del mar libre e impedir así su uso (navegación. XI. una ocupación bélica puede transformarse en ocupación pacífica si se prolonga de común acuerdo después del término de la guerra. Otro Convenio de igual fecha sobre pesca y conservación de las demás riquezas del mar obliga a las partes a adoptar determinadas medidas al objeto de preservar dichas riquezas en bien de la humanidad (infra. viene a ser el deber de las partes de procurar que sus buques no ensucien el agua (arts. sin embargo. sino más bien un espacio igualmente accesible a todos los Estados. algunas excepciones (supra. Pero hay que añadir lo siguiente: una ocupación realizada con la conformidad del Estado territorial puede transformarse en ocupación antijurídica si se prosigue más allá del término fijado. que en lo esencial codifica el D. luego Inglaterra y Rusia). a no ser que existan reglas especiales de sentido opuesto. en cambio. de la situación de las naves. pesca. X. Finalmente. excepcional. De ello se desprende que no hay en alta mar una autoridad jurídica unitaria: en principio. pág. págs. Por lo que no cabe prohibir el uso del mar libre a Estados sin costas marítimas. colocación de cables submarinos) a otros Estados. una ocupación antijurídica puede subsanarse si interviene posteriormente la conformidad del Estado territorial. LAS TIERRAS NO OCUPADAS . Para facilitar el acceso al mar de los Estados sin litoral fue concluido un acuerdo el 8 de julio de 1965.I. En cambio. que les reconoce derecho de tránsito comercial sin discriminación. 263 s. LA ALTA MAR Si aun a comienzos de los tiempos modernos hubo Estados que intentaron someter a su señorío exclusivo partes del alta mar (primeramente España (y Portugal). relativo a la alta mar. En el Convenio de Ginebra de 29 de abril de 1958. 24 y 25). del derecho de persecución y del derecho. de detención de buques extranjeros.(ocupación injustificada). los Estados pueden ejercer funciones de policía y jurisdicción en los buques y aeronaves de su propio pabellón. cualquier Estado puede ejercer plena y exclusiva autoridad sobre sus buques de guerra y mercantes en alta mar y sus aeronaves en vuelo sobre esta. La alta mar no es propiamente un espacio libre de dominio estatal. Esta regla conoce. el hecho es que desde comienzos del siglo XIX se ha impuesto el principio de la libertad de los mares. 620). consuetudinario acerca de la libertad de los mares.). Por su parte. Nuevo.

266). por cuanto Francia es designada ahora con España como cosoberano. eran terra nullius no solo los territorios no habitados. pág. en todo caso. Discutida es la situación jurídica de Andorra. Según la judicatura francesa es un condominio. mientras que en el mero coimperio se limitan a ejercer la supremacía territorial sobre el territorio de otro Estado. Es también un condominio el señorío que desde 1906 vienen ejerciendo Francia y la Gran Bretaña sobre las Nuevas Hébridas. En el primer caso surge un señorío común sobre territorio propio (condominio). El régimen internacional de Tánger. hay que distinguirlos. por ejemplo. en la obligación de respetar los derechos privados ya existentes (supra. sino también los habitados por poblaciones aborígenes que no formaban parte de un Estado reconocido como sujeto del derecho internacional. un señorío común sobre territorio ajeno (coimperio). no hay motivo.. como se le suele llamar. Como quiera que un territorio no ocupado no está sometido a la soberanía territorial de Estado alguno. para proteger una expedición científica o de caza. en principio. No siendo posible demostrar la existencia de una norma jurídico-internacional que la limite a sus nacionales. Un territorio de esta índole puede ser ocupado con carácter permanente por cualquier Estado. y lo único que ocurre es que no están sometidas exclusivamente a un Estado. porque en el condominio los Estados asociados poseen la soberanía territorial sobre el territorio. Este señorío común resulta de que dos o más Estados hayan ocupado conjuntamente un mismo territorio o de que este les fuera cedido conjuntamente. El Estado ocupante estará. Y en el último supuesto hay que distinguir a su vez entre una cesión auténtica y lo que se llama una cesión administrativa. XII. transformándose entonces en territorio de este. Lo único discutible es si. abolido por el Tratado de 29 de octubre . ej. residuo feudal.Tampoco las tierras que ningún Estado ocupa con carácter permanente están al margen de todo dominio estatal. pueda ejercer actos de señorío de toda índole. Era un condominio. en el caso de referencia. en el segundo. De ahí que cualquier Estado que en ellas se establezca provisionalmente. sino tierra de todos. por su parte. para impedir que el Estado intervenga contra extranjeros para proteger a sus nacionales y sus empresas. Para el derecho internacional clásico. que desde 1278 está bajo el común señorío (“co-suzeraineté”) del obispo español de Urgel y del conde francés de Foix (sustituido desde 1589 por la corona francesa y luego por el presidente de la República). El territorio en cuestión no es tierra de nadie (terra nullius). p. el señorío de Austria y Prusia sobre el Schleswig-Holstein (1864-66). Aunque es frecuente la confusión entre ambos conceptos. sin embargo. TERRITORIOS COMUNES A VARIOS ESTADOS Cabe también que un territorio esté sometido al señorío colectivo de dos o más Estados. la autoridad del Estado se limita a sus nacionales o si se extiende también a súbditos extranjeros. los sectores marítimos lindantes con la costa no lo están tampoco a las reglas relativas al mar territorial y sí a las relativas al mar libre.

incluidos los experimentos nucleares. Es posible la accesión de los restantes miembros de la O.. Noruega y el Reino Unido) han formulado pretensiones sobre determinados sectores de este territorio.. A este fin.de 1956. se prohíben en este espacio las instalaciones y maniobras militares. Francia. Por el contrario. p.U. Australia. un condominio sobre la Bahía de Fonseca y la Bahía de San Juan de Norte. La concepción fundamental de este tratado es que la Antártida solo puede ser utilizada para fines pacíficos en interés de la humanidad en su conjunto. Cabe también un condominio o un coimperio sobre una bahía. De este modo los Estados firmantes han constituido una especie de “club”. El convenio regula igualmente la colaboración de las partes en la exploración de la Antártida. era un mero coimperio porque el territorio permanecía bajo la soberanía de Marruecos. Se mantiene una libertad general para la investigación científica en la totalidad del territorio. ej. y que no debe convertirse en objeto de conflictos internacionales. pues de dividirse íntegramente el territorio de señorío común. Nueva Zelanda. dejaría de ser tal. Apoyan tales pretensiones en el descubrimiento y exploración de partes de estas tierras. ej. así como los ensayos de armas de todas clases. pero estos solo serán admitidos a las consultas periódicas de los . XIII. dando lugar a territorios estatales distintos. EL ESTATUTO JURIDICO INTERNACIONAL DE LA ANTARTIDA Mientras el casquete polar septentrional (Artico) carece de una tierra firme continental. mar y aire. a cuyo término. los doce Estados interesados concertaron un acuerdo sobre el estatuto de la Antártida. queda reconocido el principio de la libertad de tránsito por tierra. el 1 de diciembre del mismo año. los Estados Unidos y la Unión Soviética se han manifestado opuestos al reconocimiento de esos presuntos derechos. Pero incluso en este caso ha de subsistir un residió de señorío común. ocupa la Antártida.N. En consecuencia. p. Chile. A iniciativa de los Estados Unidos se celebró una conferencia internacional en Washington en 1959. la disposición en común del territorio. sino también para terceros Estados. dividiendo espacialmente la administración entre sí. todo un continente. Ahora bien: las cláusulas del convenio son obligatorias no solo para los Estados signatarios. Los Estados asociados pueden ejercer el señorío mediante órganos comunes o. aún poco estudiado. Este convenio entró en vigor el 23 de junio de 1961. Hay. ya que las partes se comprometen a adoptar las medidas necesarias para impedir el desarrollo de actividades contrarias a los principios y objetivos del acuerdo. por el contrario. en conexión con los organismos especializados de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales. así como en el desempeño de actividades administrativas y la instalación de bases en ellas. Varios Estados (Argentina.. al objeto de asegurar la vigilancia de la Antártida.

ya que el artículo 4° declara expresamente que ninguna de sus cláusulas podrá ser interpretada en el sentido de que las partes hayan renunciado a las pretensiones de soberanía ya formuladas sobre partes del territorio o que se puedan formular como consecuencia de anteriores actividades de los Estados o de sus súbditos. algunos autores han sostenido que la soberanía estatal se extiende. instalación o buque en la totalidad del territorio de la Antártida podrá ser inspeccionado en cualquier momento por todos los Estados signatarios. las actividades que se desarrollen en la Antártida no pueden servir de base a ninguna pretensión de soberanía sobre partes del territorio. que tal principio nunca fue incorporado al derecho internacional. sino solo suspendidas o “congeladas”. Podemos sacar en conclusión que la Antártida constituye hoy una zona desmilitarizada bajo el control de los doce Estados signatarios.J. Por otro lado. un procedimiento litigioso en sentido estricto. sin embargo. El tratado tampoco afecta a la facultad de los otros Estados de reconocer o dejar de reconocer tales pretensiones.primeros firmantes si contribuyen con una aportación destacada a la exploración de la Antártida. y se señala cómo. y este último principio quedó plasmado en el Convenio de París de Navegación Aérea de 1919 (supra. Se mantienen las unidades administrativas ya establecidas. Las pretensiones ya existentes no quedan así canceladas. pero su valor queda reducido al disponer el artículo 7° que toda estación.I. En defensa de la soberanía estatal se invoca igualmente el interés de los Estados en su propia seguridad. Frente a este precedente cabe invocar el ejemplo del alta mar (pág. sin embargo. e infra. Toda disputa resultante del acuerdo quedará sometida obligatoriamente a procedimientos de arreglo pacífico. XIV. No se prevé. Apoyándose en el adagio romano de que la propiedad se extiende hasta las estrellas (cuius est solum. a pesar de la actitud del Instituí de Droit International en favor de la absoluta libertad del espacio aéreo. Pero tal teoría . permitiéndose también su sobrevuelo. COOPER demostró. el tratado no establece un condominio ni un co-imperio de los Estados signatarios sobre la Antártida. Con este acontecimiento se inauguró la era espacial y comenzó a plantearse el problema del estatuto jurídico del espacio ultraterrestre. en forma análoga. Durante el término de vigencia del tratado. al espacio situado por encima del territorio del Estado. 603). primer satélite artificial. 253. pero todo Estado en desacuerdo con la revisión podrá separarse del acuerdo. Ni siquiera el T. ilimitadamente. El convenio puede ser modificado en cualquier momento por el acuerdo de todos los Estados signatarios. Pasados treinta años podrá ser revisado por mayoría simple. puede entender de estas disputas sin el consentimiento de todas las partes en litigio. del mismo modo. Los inspectores e investigadores quedarán sometidos únicamente a la soberanía personal de sus respectivos Estados. pág. EL ESPACIO ULTRATERRESTRE a) El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética colocaba en órbita el Sputnik I. eius est usque ad coelum). 275). pág. los Estados afirmaron la plena soberanía sobre dicho espacio después de la experiencia de la Primera Guerra Mundial.

Parece. pág. De conformidad con su artículo 1°.500. con lo que se mantiene abierta la discusión sobre la frontera entre el espacio sometido a la soberanía nacional y el no sometido a ella. las aeronaves son definidas como aquellos aparatos que se sostienen en la atmósfera por la fuerza de reacción del aire. por tanto. el Tratado de 27 de enero de 1967 sobre los “Principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre. ningún objeto volante que tenga que sostenerse mediante la fuerza centrífuga (efecto de Kepler) podría respetar esas fronteras. de 13 de diciembre de 1963). y cabría definirlo como aquel espacio que puede ser utilizado por aeronaves. incluso la Luna y otros cuerpos celestes. la fuerza gravitatoria de la Tierra llega a distancias entre los 256. ni de ninguna otra manera”. por tanto. Aunque es posible teóricamente la determinación de los límites laterales del territorio estatal en el espacio.resulta además absurda si tomamos en cuenta ciertos datos naturales básicos. 254. por lo que no proporcionan un límite definido. el espacio aéreo queda sometido a la soberanía nacional. Además. ya que solo puede moverse en órbitas circulares o elípticas. se han elaborado otras muchas que tratan de solucionar este problema pendiente.).000 kilómetros de altitud.000 y 1. Durante la década de los sesenta el desarrollo de la investigación espacial ha hecho necesaria la formulación de normas explícitas sobre el alcance de la soberanía estatal más allá del espacio aéreo. págs. De este modo parece quedar bien establecido el principio de limitación de la soberanía vertical hasta el espacio “ultraterrestre”. 1721/XVI). El 20 de diciembre de 1961 la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó a los Estados la libre exploración y utilización del espacio exterior. no podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía. Ahora bien: los datos sobre los que se apoyan estas teorías están sometidos a discusión científica.000 kilómetros. 603 s. Por otro lado. sin producir este hecho la menor protesta. debido a los movimientos de la Tierra sobre su propio eje y alrededor del Sol. lo que constituiría una contradicción básica con el principio de soberanía territorial. Mientras que la capa superior de la atmósfera terrestre se sitúa hoy a unos 100. Por último. MEYER y ZARGES han sostenido que tal límite se extiende hasta la capa superior de la atmósfera terrestre. HALEY y el Príncipe de HANNOVER han sostenido que el espacio exterior empieza en el punto en el que termina la reacción del aire (fuerza . no se ha llegado a ninguna definición de lo que se entienda por tal. los cuerpos celestes se verían sometidos a una mutación continua de soberanos. y los mismos argumentos que fueron utilizados contra estas pueden ser dirigidos contra las otras. razonable limitar el ámbito de la soberanía estatal en cuanto a la altitud. satélites soviéticos y norteamericanos sobrevolaron los espacios aéreos de los restantes Estados. Ha recibido mucha aceptación la que se apoya en el Convenio de Chicago de 1944 de aviación civil internacional (supra. En Anejo al Convenio. Finalmente. Además de las teorías ya mencionadas sobre la atmósfera terrestre y la fuerza gravitatoria de la Tierra. Ambas teorías pueden. incluso la Luna y otros cuerpos celestes” establece taxativamente que “(e)l espacio ultraterrestre. que no podría “ser objeto de apropiación nacional” (Resol. KNAUTH y RINCK lo colocan en el límite de la fuerza gravitatoria de la Tierra. e infra. desde un principio. En 1963 la Asamblea “declaró solemnemente” que el espacio ultraterrestre y los cuerpos celestes no están sujetos a apropiación nacional mediante pretensiones de soberanía (Resolución 1802/XVIII. uso u ocupación. asimilarse a aquellas que no asignan límite de altura a la soberanía estatal.

por estimar que ello perjudicaría a la utilización generalizada del espacio exterior. deberá hacerse “en provecho y en interés de todos los países. 275).aerodinámica). de 20 de diciembre de 1961. espacio accesible y utilizable por todo el mundo. basado en las resoluciones de la Asamblea General y recientes convenios internacionales sobre el espacio. Las recientes exploraciones en la Luna y obtención de fotografías y otras referencias por objetos espaciales no tripulados de Venus y Marte parecen dar como resultado la casi total imposibilidad de una apropiación permanente de cuerpos celestes dentro del sistema solar.). sino como consecuencia de “intereses particularistas. sea cual fuere su grado de desarrollo económico y social” (art. Como es posible que estos límites no satisfagan el interés de seguridad de los Estados. necesitaría una reglamentación internacional expresa para su aceptación. está destinado a tener un largo período de duración ante la imposibilidad real de consolidación de soberanía sobre cuerpos celestes. en tanto que la exploración de cuerpos celestes fuera del sistema parece escapar totalmente a las posibilidades actuales de nuestro desarrollo tecnológico. tanto por su esencial utilización en beneficio de toda la humanidad como por la imposibilidad técnica de apropiación. entre los 80 y los 100 kilómetros de altitud. pero al carecer de base positiva. transitorios y a corto plazo. el tratado de 1967 extiende a “la Luna y otros cuerpos celestes” el principio de no apropiabilidad nacional “por reivindicación de soberanía. que. como res communis omnium. Solo con carácter transitorio sería admisible tal frontera rígida. MCDOUGAL. 257 s. LASSWELL y VLASIC no creen conveniente la fijación de una frontera definida y permanente entre las dos clases de espacio. que no expresan las verdaderas necesidades de la era del espacio. 279 s. y sobre la cual el Estado subyacente podría ejercitar ciertas facultades de control. ha encontrado buena acogida política. I). queda así perfectamente definido su régimen jurídico. Con respecto a los restantes cuerpos celestes pueden plantearse dudas sobre su posible apropiabilidad en el futuro. ni de ninguna otra manera”. no como terra nullius.). los límites quedan fijados. El mismo convenio insiste en el carácter abierto del espacio exterior. con cierta precisión. es decir. A diferencia del Tratado de la Antártida (págs. En consecuencia. sino que aun cuando se haga por Estados determinados. c) La resolución de la Asamblea General 1721 A/XVI. sino que constituyen más bien una reliquia del pasado”. deben ser considerados como res extra commercium en todo caso. el actual sistema de derecho positivo. a la manera del alta mar (págs. uso u ocupación. b) Como hemos visto. posteriormente flexibilizada. a la manera del Derecho marítimo. págs. donde el vuelo solo es posible en virtud de la fuerza centrifuga (efecto de Kepler). Su propuesta. cuya utilización y exploración no solo corresponde a todos los Estados. podría ser llamada zona contigua (supra. Según ambas teorías. sino. COOPER ha tratado de precisar aún más la delimitación proponiendo la inclusión de una zona intermedia entre el espacio aéreo y el espacio ultraterrestre. El Sol y otras estrellas fijas. pero no en razón de intereses comunitarios generales a largo plazo. A resultados parecidos llega JASTROW. susceptibles de apropiación. declaró . para el cual el espacio ultraterrestre comienza donde los objetos volantes pueden circunvalar la tierra en virtud de la fuerza centrífuga sin llegar a incendiarse.

Esta ha constituido una Subcomisión de asuntos jurídicos para ayudarle en la . que. Este catálogo de principios ha sido desarrollado en algunos documentos posteriores. la Comisión sobre utilización del espacio ultraterrestre con fines pacíficos. 9° Los astronautas tienen la consideración de «enviados de la humanidad”. al espacio ultraterrestre y los cuerpos celestes. 1472/XIV). de las Naciones Unidas. y hay obligación de ayudar al salvamento de astronautas y devolución a sus Estados respectivos por todos los demás Estados. con inclusión de la Carta de las Naciones Unidas. 4° Las actividades de los Estados deben realizarse de conformidad con el derecho internacional. prohíbe colocar armas nucleares en el espacio. impone la obligación de todos los Estados de cooperar en el salvamento y devolución de astronautas y objetos espaciales. fue establecida por resolución de la Asamblea de 12 de diciembre de 1959 (Resol. disponiendo un derecho de visita mutuo en sus instalaciones ultraterrestres. El 22 de abril de 1968 se firmó un nuevo convenio espacial en Washington. conforme hemos visto. no siendo admisible. y obligación por parte de los demás Estados de devolver tales objetos al Estado con jurisdicción sobre él. además. aunque desarrolla especialmente algunos de sus puntos. Los principios generales son los siguientes: 1° La exploración y utilización del espacio debe hacerse en provecho y en interés de toda la humanidad. Así. 8° Responsabilidad del Estado por daños causados por objetos lanzados al espacio en otro Estado. 6° Prohibición de actividades incompatibles con la libre utilización y exploración por otros Estados. como su mismo nombre indica. d) La Comisión sobre utilización del espacio ultraterrestre. En 1963 la Asamblea General formuló en una nueva resolución (1962/XVIII) los principios por los cuales los Estados deberían guiarse en la exploración y utilización del espacio. 3° No apropiabilidad. incluida la Carta de las Naciones Unidas. 7° Jurisdicción y control de los objetos lanzados al espacio por el Estado en que estén registrados. 2° Libertad de exploración y utilización del espacio por todos los Estados en condiciones de igualdad y de conformidad con el derecho internacional. el establecimiento de bases o fortificaciones militares en los cuerpos celestes ni realizar maniobras militares en los mismos. El convenio también auspicia una íntima colaboración entre todos los Estados en la investigación espacial. Este tratado reproduce sustancialmente los principios de la resolución 1962/XVIII.aplicable el derecho internacional. 5° Responsabilidad de los Estados por actividades nacionales en materia espacial. En la actualidad. mencionada en el párrafo anterior. Londres y Moscú sobre Salvamento de astronautas y devolución de astronautas y de objetos lanzados al espacio. El más importante de estos es el tratado ya mencionado sobre principios que han de regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre de 27 de enero de 1967. prepara un proyecto de convenio sobre responsabilidad por actividades espaciales. en interés del mantenimiento de la paz y de la seguridad internacionales y del fomento de la comprensión y la cooperación.

en efecto: “II appartient á chaqué Etat de déterminer par sa législation queis sont ses nationaux. con plenitud de derechos políticos. de carácter jurídico-internacional.I. dichos Estados y Australia habían creado una Organización para la construcción de rampas de lanzamiento (E.I. Establece el artículo I. 588). TRIEPEL. están bajo la protección jurídico-internacional de este. Fundándose en ello. al igual que los ciudadanos del Estado patrio.R. mientras que el derecho interno establece una distinción entre los ciudadanos propiamente dichos. e) El 14 de julio de 1962 los Estados europeos firmaron el Convenio constitutivo de la Organización Europea de Investigación Espacial (E. el D. sin embargo.I. por consiguiente. lo importante es únicamente la pertenencia permanente y pasiva de una persona a un determinado Estado. Con anterioridad. estos últimos son también súbditos del Estado al que la colonia pertenece.O. cualquier Estado podría reivindicar como suyos a todos los hombres y. Ante el D. no significa en modo alguno que este distribuya a los hombres entre los distintos Estados.). “citizenship”). La doctrina en cuestión es así mismo la base del Convenio relativo a conflictos de leyes sobre nacionalidad. establecido en la Conferencia de codificación de La Haya (1930). para la exploración común del espacio ultraterrestre. y por eso. a) Adquisición de la nacionalidad La regulación de la nacionalidad por parte del D. no imponía limitación alguna en este punto.S. no lo es menos que solo les es lícito hacerlo sobre la base de puntos de conexión reconocidos con carácter general. Cette . de extranjería.L. y los súbditos de las colonias. de 12 de abril de 1930. para el D.O.. de faltar todo límite jurídico-internacional en la materia. sobre todo en la forma de proyectos de convenio. Muy al contrario. “nationality”). D) Ambito de validez personal de los Estados I.I.) (infra. no coincide con el de ciudadanía (“Staatsbürgerschaft”. los antiguos tratadistas llegaron a la conclusión de que el D.I. Pero dicha afirmación fue ya impugnada poco después de la Primera Guerra Mundial. suprimir unilateralmente en su territorio todo el D. pero que solo entró en vigor en 1937. sobre todo. DELIMITACION JURIDICO-INTERNACIONAL DE LA NACIONALIDAD No puede iniciarse un estudio de este problema sin antes subrayar que el concepto de nacionalidad (“Staatsangehorigkeit”.I. ha puesto de manifiesto que.formulación de los principios legales por los que se deben regir las actividades espaciales. A esta tesis se adhirió el conocido proyecto de regulación de la nacionalidad de la Law School de Harvard (1929).D. que es de carácter jurídico-interno. confía en principio a los propios Estados la libre promulgación de normas acerca de la adquisición y pérdida de su nacionalidad. Lo absurdo de estas consecuencias ha movido a distintos autores a la conclusión de que si es verdad que los Estados pueden elegir entre varios principios en orden a la determinación de la nacionalidad. pág.

común.I.légis-lation doit étre admise par les autres Etats. así como la nueva naturalización de una persona antes privada de la nacionalidad.I. Podrá surtir efectos internos a base del ordenamiento jurídico del Estado que la concedió.I. 2° La naturalización de un extranjero jurídicamente capaz. y .UU. mientras no la impugne otro Estado y a petición suya sea revocada. no podrá darse si no concurre además su consentimiento. la filiación o el nacimiento en el territorio estatal.J. Tienen la consideración de relaciones de esta índole. de la costumbre internacional y de los principios generales del derecho universalmente reconocidos a tenor del artículo 38 del Estatuto del T. el desempeño de un cargo público o el domicilio permanente en el país dan lugar a vinculaciones suficientes para la adquisición de la respectiva nacionalidad. entre otras.° Ningún Estado puede determinar las condiciones de adquisición y pérdida de una nacionalidad extranjera. de una u otra de ambas relaciones. De la práctica internacional y la jurisprudencia de los tribunales de arbitraje cabe extraer los principios que a continuación se exponen: 1° Los Estados solo pueden conferir su nacionalidad a personas que con ellos tengan una relación real y estrecha. Por eso pueden los Estados decidir si harán depender la adquisición de su nacionalidad. 3° La apreciación estatal en la determinación de estas materias queda limitada por el D. confía en principio a la apreciación de cada Estado la determinación de cómo se adquiere y se pierde su nacionalidad. no tiene por qué ser reconocida por los demás Estados ni por ningún órgano internacional. 4° Dichas limitaciones jurídico-internacionales resultan de los convenios internacionales por ellos suscritos. por el contrario.I. 5° Una declaración de nacionalidad hecha por un Estado dentro de su competencia jurídicointernacional tiene efectos jurídicos con respecto a los demás Estados. pourvu qu'elle soit en accord avec les conventions intemationales. la coutume intemationale et les principes de droit généralement reconnus en matiére de nationalité. 6° Si. Se admite así mismo que el matrimonio de una extranjera con un nacional.” Estos principios generalmente reconocidos son los siguientes: 1° El D. se adquirió una nacionalidad en transgresión de los límites impuestos al Estado por el D. Pero no pueden imponer su nacionalidad a un hijo de un extranjero nacido en el extranjero. se admite comúnmente que el mero hecho de poseer bienes inmuebles o tomar ocupación revocable o transitoria en el país no es suficiente para una adquisición de la nacionalidad con eficacia jurídico-internacional. o si han de combinar ambos principios.I. Este principio fue formulado por vez primera con ocasión de un litigio entre los EE. en el momento del nacimiento. 2. Ya no resulta tan claro precisar cuáles son las limitaciones impuestas en esta materia a la libre apreciación de los Estados por el D. En cambio..

I. 7° (El derecho internacional prohíbe la aplicación del ius soli a los hijos nacidos en el Estado receptor de padres que gozan de extraterritorialidad. careciendo. sino que puede incluso exigirle sacar las consecuencias de la nueva situación de hecho y solicitar su nacionalidad. sin que medie su consentimiento. Esta declaración confirma el punto de vista de que a los ojos del D. 4° Es lícito así mismo conferir la nacionalidad. como los funcionarios diplomáticos y consulares. Si. a no ser que declarasen conservar su nacionalidad anterior. en principio. una persona ha roto toda relación permanente con su país de origen. este no solo tiene el derecho de otorgarle su nacionalidad a requerimiento suyo. la Comisión de reclamaciones germano-mejicana en el asunto Enrique Rau y la italo-estadounidense en el caso Flegenheimer establecieron así mismo que. a mediados del siglo pasado. Esta decidió en todos los casos que los norteamericanos afectados no habían adquirido la nacionalidad mejicana porque en principio la naturalización de una persona capaz no puede tener lugar sin su asentimiento.I. La Comisión de reclamaciones franco-mejicana en el asunto Pinson. creando una relación de hecho permanente con un nuevo Estado. por consiguiente. a no ser que haya disposiciones convencionales en sentido opuesto. por cuanto solo se aplica expresamente a las personas que no residen permanentemente en Méjico (“not permanently resident or domiciled within her jurisdiction”). la de que aquellas disposiciones que hacen depender la pérdida de la nacionalidad de una exclusión formal de la agrupación estatal son ineficaces ante el D. 3° Una naturalización que no exija el consentimiento de los interesados es posible en el caso de una cesión territorial. por lo que los litigios a que ya nos referimos antes fueron sometidos a una comisión mixta de arbitraje. colocar a un extranjero instalado permanentemente en el país ante la disyuntiva de solicitar su naturalización o abandonar su territorio. 5° Es legítimo.Méjico. cuando aquellos tienen su domicilio ordinario en el territorio cedido. entre otras consecuencias. En sendos protocolos facultativos. El motivo fue una disposición de la Constitución mejicana de 1857. Los Estados Unidos volvieron a invocar con éxito este principio en otro litigio con Méjico. la mera transferencia del domicilio a un país extranjero no justifica la pérdida automática de la anterior nacionalidad. si la persona en cuestión. adoptados en Viena en 1961 y 1963. a la esposa y los hijos menores de edad del que la solicite. por las conferencias de las Naciones Unidas sobre relaciones diplomáticas y consulares se establece la no adquisición de la nacionalidad del Estado receptor por los . toda vez que la ley mejicana de 28 de mayo de 1886 contenía las mismas cláusulas de la anterior constitución. la naturalización de un extranjero mayor de edad solo es lícita si media su consentimiento. reconoció que una disposición que exija la exclusión de una comunidad estatal como condición previa necesaria para la pérdida de la nacionalidad solo tiene vigencia jurídico-interna. según la cual todos los extranjeros que poseyeran bienes inmuebles o tuvieran hijos nacidos en Méjico adquirirían automáticamente la nacionalidad mejicana. establecida permanentemente en un país extranjero. por otra parte. Contra esta decisión protestaron los Estados Unidos. En cambio. en cambio. la nacionalidad tiene que estar fundada en una relación efectiva y permanente con el Estado correspondiente. En este sentido. de eficacia jurídico-internacional. en sentencia de 23 de mayo de 1928. Lo reconoce la primera declaración norteamericana citada. 6° El principio de que la nacionalidad implica una relación efectiva y permanente con el Estado del que se es súbdito tiene. hubiere adquirido la nacionalidad de este sin haber sido excluida de la agrupación estatal anterior. el Tribunal Arbitral Mixto franco-turco. bajo la alternativa de tener que marcharse.

la posibilidad de una múltiple nacionalidad.) . solo una de las dos nacionalidades surte plenos efectos: la del domicilio o la nueva nacionalidad —según los diferentes tratados—. f orbes y Compañía. 4° del Convenio de La Haya sobre conflictos de nacionalidad de 12 de abril de 1930). Ahora bien: de conformidad con lo que se acaba de decir. contenido en el artículo 5° del Convenio que acabamos de mencionar. sobre conflictos de nacionalidad. 9° Por último. Dice el segundo principio que el que posee varias nacionalidades solo podrá ser protegido en un tercer Estado por aquel Estado en cuyo territorio resida o con el que tenga. los tratados de paz y de cesión de territorios contienen a menudo disposiciones relativas a la adquisición y la pérdida de la nacionalidad. pudiéndose establecer conexiones especiales en materia de trabajo y seguridad social: lugar en donde se realiza el trabajo o donde se desempeña el cargo o empleo.I. (En una serie de tratados bilaterales firmados por España con países hispanoamericanos se establece la posibilidad de adquirir la nacionalidad de uno de los países signatarios de tales acuerdos sin perder la nacionalidad de origen. el D.I. Para evitar conflictos de este tipo. ej. había equiparado los hijos de cónsules de carrera y de otros funcionarios de Estados extranjeros a los hijos de diplomáticos a este respecto. El principio de la nacionalidad efectiva ha sido desarrollado por una serie de tratados que limitan el deber del servicio militar de las personas con múltiple nacionalidad en favor del Estado en el que están domiciliadas. cuando dice que es imposible una nacionalidad múltiple con eficacia plena. ha sido confirmado también por la jurisprudencia. Por lo que antecede hay que dar la razón al arbitro lieber en el asunto Borrón. ha formulado dos principios.. p. jure solí la del Estado en donde nace. otorgamiento de pasaportes y ejercicio de derechos civiles y políticos dependen de la nacionalidad “efectiva” a que acabamos de hacer referencia. cuando el Hijo de un extranjero adquiere jure sanguinis la nacionalidad del padre y. Con anterioridad. llamado principio de la nacionalidad efectiva (“nationalité effective ou active”). Un conflicto de nacionalidad se da. Este principio. en general.) 8° Además de las limitaciones impuestas por el D. Los principios que acabamos de formular no excluyen. el artículo 12 del Convenio de La Haya de 12 de abril de 1930. con todo. La protección diplomática. o cuando una extranjera adquiere la nacionalidad de su marido sin perder la suya anterior. Establece el primero que la persona que tenga varias nacionalidades solo puede ser considerada como súbdito suyo por cada uno de los respectivos Estados. las naturalizaciones impuestas por la potencia ocupante a los súbditos del país ocupado carecen de valor ante el D. una relación efectiva más estrecha. Y estas disposiciones limitan también la libertad de los Estados en la promulgación de las respectivas normas. en la misma medida en que el tratado tiene validez jurídico-internacional.I. al mismo tiempo.miembros de la misión “que no sean nacionales del Estado receptor y los miembros de sus familias que formen parte de su casa por el solo efecto de su legislación”. por lo que no puede ser protegida por ninguno de ellos frente al otro (art.. común. 10. ya que el ocupante solo ejerce en el territorio ocupado la supremacía territorial.

el 10 de diciembre de 1948.I.I. no obstante. Los demás Estados no solo tienen derecho a examinar la autenticidad del documento. 2.I. Este derecho. En esta dirección. Muchas de sus decisiones en ese sentido se han fundado en la circunstancia de que las personas en cuestión no se habían domiciliado en el Estado que los naturalizara o que lo habían hecho solo en apariencia.U. sin que se hayan formulado protestas o emprendido acciones diplomáticas. en primer lugar. 54). c) Pérdida de la nacionalidad 1. declarando ineficaces en D. en cambio. cabe en D. pues. Y aunque dicha Declaración no constituya otra cosa que una recomendación (infra. vinculado por este acto administrativo de otro. se acredita. A ello hay que añadir el principio. por constituir en realidad una simple aplicación de la prohibición general del abuso de derecho (págs. Otra cuestión es. según dijimos antes. En principio también la pérdida de la nacionalidad ha de apreciarse con arreglo al ordenamiento jurídico interno.b) Prueba de la nacionalidad Como quiera que en ausencia de una regulación convencional de esta materia la nacionalidad solo puede apreciarse sobre la base del ordenamiento jurídico del Estado que la confiere.N. Ahora bien: este certificado es un medio de prueba que puede ser impugnado. quedan vinculados por dicho certificado. Un Estado no queda. los tribunales arbitrales han sometido a examen repetidas veces certificados de nacionalidad. a no ser que existan sobre el caso normas convencionales. la disposición del artículo de referencia no deja de tener importancia. Tampoco los tribunales arbitrales ni el T. habiéndose dado una anexión sin efectos jurídico-internacionales. pág. De hecho. Ahora bien: esta práctica viene desaprobada por el artículo 15/2 de la Declaración de derechos humanos adoptada por la Asamblea General de la O. pues el referido artículo 15/2 solo prohíbe una privación arbitraria de la nacionalidad. recogido en el Protocolo de La Haya sobre apátrida de . se haya restablecido la situación anterior. la de saber si toda privación de la nacionalidad tiene eficacia jurídico-internacional. 113). ya que. no tiene un alcance absoluto.J. las naturalizaciones qué en ellos constaban. o de que. la pérdida de la nacionalidad aun en el caso de que no se haya producido la exclusión prevista por el derecho interno. sino que pueden también pronunciarse sobre si está de acuerdo con el ordenamiento jurídico del Estado que lo expidiera y con el D. con la presentación de un certificado oficial de nacionalidad. Pero incluso en ausencia de tales normas no goza el ordenamiento jurídico interno de libertad absoluta.I. la práctica internacional a partir de la Primera Guerra Mundial nos muestra que medidas generales de desnaturalización han creado una gran masa de apátridas. que reconoce a todos los hombres un derecho a su nacionalidad.

tiene que volver a ser recogida por el Estado de su anterior nacionalidad a petición del de su residencia. sino que propiamente los crea. sociedades colectivas. con independencia de arreglos contractuales. según la cual una sociedad pertenece al Estado a tenor de cuyas leyes fue establecida (law of incorporation).I. como fuente de su propio ordenamiento jurídico (V. Las disposiciones de dichos Estados en materia de nacionalidad tendrán que interpretarse a la luz de estos principios y. Observemos. sin embargo. En ningún caso pueden las personas jurídicas carecer de nacionalidad. sino que también la ejercen a favor de personas jurídicas que poseen su nacionalidad.I. no es patrimonio exclusivo de las personas jurídicas de derecho privado. completarse con el recurso a los mismos. Junto a este principio hay la concepción anglo-norteamericana. pues los accionistas solo se convierten en copropietarios del patrimonio social después de la disolución de la sociedad. cap. Pero el Protocolo en cuestión limita este principio a los casos de falta de medios y de condena a una pena de privación de libertad. LA NACIONALIDAD DE LAS PERSONAS JURIDICAS a) La práctica internacional muestra que los Estados no extienden solo su protección diplomática a los individuos. El primer grupo de doctrinas considera como internas a las personas jurídicas con sede en el país. sobre todo mediante medidas de confiscación o anulación de sus acciones. en todo caso. asumiere los gastos de su estancia. intervenir a favor de accionistas que posean su nacionalidad si solo han sido lesionados los derechos de una persona jurídica. y libera al Estado a que antes perteneciera dicha persona del deber de readmitirla si. sino que corresponde también a las corporaciones de derecho público. que para los Estados que reconocen los principios del D. a no ser que esta se encuentre en liquidación. II. 7). careciendo de medios el emigrante. etc. El Convenio de Nueva York de 28 de agosto de 1961 sobre eliminación de ciertos casos de apatridia trata de limitar en lo posible los supuestos de privación unilateral de nacionalidad por los Estados. Este principio fue admitido por algunos tribunales arbitrales mixtos después de la Primera Guerra Mundial. a diferencia de lo que ocurre con los individuos.12 de abril de 1930. al derecho de protección a favor de los accionistas en la medida en que hayan sido lesionados en derechos propios. los principios aquí expuestos tendrán también eficacia jurídico-interna. Por otro lado. para terminar.). por lo que también estas gozan de la protección diplomática del Estado a que . puesto que. un Estado no puede. de que una persona que después de su entrada en un Estado extranjero haya perdido su anterior nacionalidad sin adquirir otra. según el cual una sociedad tiene la nacionalidad del Estado cuyos súbditos ejercen en ella influencia preponderante. La situación es diferente en el caso de sociedades en que los socios respondan con todo su patrimonio de las deudas sociales (partnership. b) La nacionalidad en el sentido del D. Tampoco hay una conexión unitaria y comúnmente admitida en lo que respecta a la nacionalidad de las personas jurídicas. y el principio del control. Esto no afecta. el ordenamiento jurídico no se limita a concederles derechos e imponerles obligaciones.

Como quiera que los súbditos protegidos conservan su nacionalidad de origen. b) Estos súbditos de jacto o protegidos han de distinguirse de aquellas personas que en nombre de su Estado patrio se hallan protegidas por una potencia amiga frente al Estado en el que residen (infra. Ello significa que entre ellos y su Estado existe una relación jurídica personal que obliga a los súbditos no solo a la obediencia. en sentencia de 8 de agosto de 1905. y por cuya virtud se les puede imponer deberes especiales y.pertenecen. los súbditos se hallan sometidos a la supremacía personal de su Estado patrio. c) Los buques mercantes poseen la nacionalidad del Estado de su registro. Por este procedimiento. los miembros de sus familias y todas aquellas personas que antes hubieran desempeñado cargos de esta índole. ANTIGUOS SÚBDITOS DE PACTO (PROTEGIDOS) a) En algunos Estados en los que existía jurisdicción consular fue estableciéndose el uso de que los intérpretes y otros funcionarios inferiores de las embajadas y consulados. 326). También cuando permanecen en el extranjero siguen los súbditos sometidos a la supremacía personal de su Estado. El 30 de julio de 1880 se firmó en Madrid un convenio por el que las partes renunciaban a crear súbditos de facto en número ilimitado. y sí únicamente por el Estado al que pertenecen. sin dejar de ser súbditos del Estado de residencia. aunque esta haya pasado a ocupar el primer plano. IV. Turquía se enfrentó con esta anomalía al promulgar el reglamento de 9 de agosto de 1863. el servicio militar. LA SUPREMACIA PERSONAL Como ya dijimos antes. quedaban colocadas bajo la protección del Estado que ejercía la jurisdicción consular. La cuestión se reguló también en tratados suscritos por diversas potencias con Turquía y Marruecos. es decir. una “relación auténtica”. sin embargo. La supremacía personal de los Estados sobre sus súbditos existía ya con anterioridad a la formación de la supremacía territorial. de su protección diplomática y consular. . con el transcurso del tiempo muchas personas quedaban sustraídas a la autoridad del Estado a que pertenecían. pág. El Tribunal de Arbitraje de La Haya aplicó por vía de analogía los principios que allí se establecieron al sultanato de Máscate. y así mismo los proveedores permanentes de los organismos en cuestión. sino también a la fidelidad a su Estado. a pesar de no haber salido de su territorio. El artículo 5° del Convenio de Ginebra de 1958 sobre la Alta Mar exige. a cambio. en primer término. una conexión efectiva entre el Estado y el buque. III. gozando. que delimitaba estrictamente el círculo de dichas personas. Pero la supremacía personal ha sobrevivido a la instauración de la supremacía territorial. no pueden ser protegidos frente a terceros Estados por el cónsul de su jurisdicción.

El admitir esto no excluye la facultad que los Estados tienen de sancionar civil o penalmente hechos delictivos realizados por extranjeros en el extranjero. Quienes no admiten estos deberes objetan que un nacional solo puede ser constreñido a ellos si se encuentra en el país. En efecto: el extranjero está también sometido a la supremacía territorial del Estado de su residencia. solo le prohíbe imponerles la violación de las normas del Estado de residencia fundadas en la supremacía personal. es. El Estado puede. En virtud de la supremacía personal. en principio. igualmente. un gobierno en el exilio puede seguir ejercitando la protección diplomática y consular de sus súbditos. Por eso.N. sin que ya ejerza la supremacía territorial.U.I. porque el Estado cuya nacionalidad ostenta puede. ej. por consiguiente. En cambio. siendo así que carecería de fundamento jurídico-internacional el castigo de extranjeros por hechos de esta índole. y al imponer semejante cosa. 142). con el consentimiento del Estado territorial. un Estado puede. Más aún: un Estado puede requisar en puertos extranjeros los buques pertenecientes a sus súbditos. p. el 10 de diciembre de 1948. 13 de la Declaración de derechos humanos aprobada por la A. si bien existe una tendencia a reconocer entre los derechos humanos un derecho a la emigración (art. art. cuando el gobierno huye al extranjero con parte de sus súbditos. G. y en concepto de pena. El D. apoderarse del patrimonio sito en el país. que la supremacía territorial preceda a la personal. pues subsiste aun cuando esta se pierda transitoriamente. sin embargo. fundada en la supremacía personal. por cuanto el gobierno en el exilio puede seguir ejerciendo desde allí —con el consentimiento del Estado que le ofreciera hospitalidad— la supremacía personal sobre sus súbditos. puesto que le corresponde la supremacía personal sobre ellos. de 16 de septiembre de 1963). naturalmente. un Estado tiene también derecho a reclamar a sus súbditos residentes en el extranjero (jus evocandi). con los súbditos suyos huidos al extranjero. No puede.y tiene raíces más profundas que la territorial. Un gobierno en el exilio. puesto que uno y otro poseen una mera supremacía personal. 2° del Protocolo adicional número 4 al Convenio europeo de Derechos del hombre. y art.. renunciar a las pretensiones de sus ciudadanos frente a otros Estados (pág. Pero mientras esta facultad es muy limitada. a los Estados el que puedan lícitamente quitarles su nacionalidad a las personas que han roto toda relación efectiva con su patria de origen. en cierto modo. 12 del Pacto internacional de Derechos civiles y políticos de 1966. prohibirles seguir una orden de movilización de este. Ello no impide. en caso de una infracción de los mismos. Ello se ve con toda claridad en el caso de la ocupación total del territorio de un Estado por una potencia enemiga. De lo cual se desprende que la supremacía personal puede darse independientemente de la territorial. análogo a un Estado nómada. el Estado a que el súbdito pertenece se haría reo de una intervención en el orden interno del Estado en que este reside. puesto que es imposible esgrimir una sanción contra alguien que se encuentre en el extranjero. el Estado de residencia no está obligado a expulsar a . La verdad es que pueden imponerse dichos deberes a un súbdito aun cuando esté en el extranjero. Lo que ocurre es que ambas se limitan mutuamente: tampoco el Estado de residencia puede lícitamente imponer a los extranjeros deberes opuestos a la supremacía personal a que pertenecen. Ello no significa. de la O. imponer a sus súbditos domiciliados en el extranjero toda clase de obligaciones.

pág. 213). E) El ámbito de validez material de los Estados a) Tampoco los ámbitos de validez material de los Estados están claramente delimitados entre sí por el D. La circunstancia. que un Estado solo está facultado para regular situaciones de hecho que. de que un Estado tenga competencia para regular una materia de derecho privado. pudiendo cada Estado asociar consecuencias jurídicas a cualquier hecho que se le antoje. b) Ahora bien: el D. Es decir.dichos extranjeros o a apoyar de alguna otra manera al Estado a que pertenecen. Ello no implica. Y. penal o administrativo no excluye en modo alguno la posibilidad de una distinta regulación de la misma materia por otro Estado. sancionar. desde luego. sin embargo. Un Estado puede. en el asunto del Lotus entre Francia y Turquía. y las más diversas situaciones de hecho pueden ser diversamente reguladas por los distintos Estados. quedan también sustraídos a su regulación aquellos supuestos de hecho que no ofrecen ninguna conexión real con el Estado en cuestión.. LA NACIONALIDAD DE LAS NAVES Y AERONAVES También las naves y aeronaves tienen una nacionalidad. o que lastiman a un súbdito o un bien jurídico nacional. el D.I. pues. pero es también preciso que haya una relación efectiva de orden interno entre ellas y el Estado en el que están registradas. Sobre todo.J. V. no deja completa libertad a los Estados en la regulación de su competencia. que a los ojos del D. al . por consiguiente. el derecho penal internacional y el derecho administrativo internacional. puesto que en todos los ordenamientos jurídicos internos hay normas que delimitan el ámbito de validez del derecho privado. o allí se desarrollaron. por otra parte. toda situación de hecho pueda ser regulada por un solo y único ordenamiento jurídico.P. prohíbe a los Estados someter a su regulación los actos de supremacía de otros Estados (supra. penal y administrativo interno e indican a los órganos del propio Estado que en determinados casos no habrán de aplicar el derecho interno. independientemente del lugar donde acaeciera. Antes bien. Las reglas acerca de la adquisición de la nacionalidad de las naves y aeronaves forman parte del derecho interno. Se admite. no los limitara. penal y administrativo. De ello resultaría una competencia ilimitada y concurrente de todos los Estados en orden a la regulación de las situaciones de derecho privado.I. como si el D. e incluso parece. el ámbito de validez material de los Estados es en gran medida concurrente. Pero el Estado solo puede regular aquellas materias que guarden relación con su esfera interna.I.I.I. sino un derecho extranjero. a primera vista. las cuales.I. pertenecen en su mayor parte al derecho interno. por lo demás. o se originaron en su territorio. o en las que tuvo participación activa un súbdito suyo. Este principio fue también admitido por el T. Se trata de las normas del derecho internacional privado. por lo general que los Estados no hacen pleno uso de esta competencia jurídico-internacional ilimitada.

la residencia por lo que toca a la contribución sobre la renta.N. También en la cuestión de si cabe atribuir a un extranjero una situación de derecho público en el extranjero habrá que atenerse al derecho del Estado que solicitara sus servicios. No existe la vinculación en cuestión. en principio. Dicha comisión elaboró cuatro proyectos. obligado a apreciar la validez de los derechos adquiridos por extranjeros en el extranjero. sin embargo. nombró. Pero a su vez se sigue del principio fundamental enunciado que el D. punible según la ley del lugar donde se cometiera. teniendo en cuenta el derecho privado extranjero. Ofrece dudas.D. entre otras. Ahora bien: estos principios del D.amparo del D. una sanción en nombre del principio del derecho universal solo podrá tener carácter subsidiario. tal represión solo podría justificarse aduciendo que constituye un bien jurídico universal el castigar personas que hayan cometido un delito común. que fueron . para disminuir los gravámenes que de la supremacía financiera concurrente de los Estados se originan. atañe a la piratería y a otros delitos de derecho de gentes (supra. ampliada en 1926. un Estado puede hacer tributar a un extranjero por situaciones de hecho que ofrezcan alguna característica jurídico-interna (como una relación económica inmediata con respecto al país). infringiría el D.P.I. Estos tratados determinan qué Estado tendrá derecho a percibir tributos que afecten a un objeto tributario económicamente dependiente de ambos Estados. Así se comprende que se celebren muchos tratados. En todo caso. derecho penal internacional y derecho administrativo internacional).I. impide a los Estados regular situaciones que no tengan ni una sola característica de índole interna. Características de este tipo son. en 1920.I.I. si van contra el Estado mismo o un bien jurídico suyo (principio de protección). especialmente de doble imposición. (principio del derecho universal).I. porque en tales casos falta toda conexión jurídico-interna para esta tributación. Llegamos así a la conclusión de que el ámbito de validez material de los ordenamientos jurídicos estatales no está limitado solo por el derecho interno que podemos llamar “delimitador” (derecho internacional privado. Mas. el Estado que reclamase una contribución sobre la renta o sobre la propiedad a un extranjero que tenga su domicilio habitual o bienes inmuebles en el extranjero. la S.I. puede ser reprimida en dicho Estado con anuencia del D. Un Estado está. dándose la violación de ese bien jurídico únicamente en el caso de que el Estado interesado en primer término no intervenga directamente. sin que por ello tenga que tolerar que tales vínculos jurídicos sigan adelante en su territorio. y ello explica por qué dentro de los límites jurídicointernacionales se da una competencia material concurrente de los Estados. la propiedad de bienes inmuebles o de locales destinados a industrias por lo que toca a la contribución territorial e industrial. pág. son todavía muy tenues. acciones llevadas a cabo por un extranjero.. Finalmente. Para esclarecer el conjunto de estas cuestiones. 262). la cuestión de si la acción de un extranjero en el extranjero.I. una comisión de cuatro técnicos. cuando un Estado ha traído a un extranjero a su territorio contra su voluntad. En cambio. en cambio.P. La única excepción a este principio en D. la simple estancia tratándose de los impuestos sobre el consumo. Tampoco puede un Estado perseguir por bigamia a un extranjero que haya contraído legalmente varios matrimonios en el extranjero. sino también por el D.

el gobierno constitucional es derribado por una revolución o un golpe de Estado y sustituido por otro. estos órganos solo están llamados a representar el Estado hacia afuera.I. si bien los últimos son en la materia los más importantes. solo pueden actuar valiéndose de órganos. Si. mientras sea efectiva la constitución sobre cuya base actúan. generalmente. los órganos de que se valen suelen llamarse órganos nacionales o estatales.sometidos a todos los Estados. Mas como los Estados se presentan hacia afuera como unidades de voluntad y acción. interesa. llegando a la conclusión de que aún no podía pensarse en un convenio colectivo sobre la materia. Y como los más importantes de dichos sujetos son los Estados. el D. sino este el que al D. Determinar qué órganos hayan de consagrarse a los asuntos exteriores compete a la constitución de cada Estado en particular. Ante el D. Todos los órganos de un Estado. por consiguiente. pero de actuación efectiva. llegado al poder por vía anticonstitucional. desde el momento en que haya logrado imponerse en todo el territorio nacional. existe en todos ellos. a diferencia del mero gobierno local “de facto”.I. Por consiguiente. considera órgano supremo de un Estado a la persona o grupo que ejerce el señorío efectivo en el Estado. que resulta de un alzamiento en una parte del territorio. el jefe del Gobierno y el ministro de Asuntos Exteriores. CAPITULO 13 LOS ORGANOS DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL A) Órganos estatales I. a diferencia del gobierno en sentido estricto. comunidades jurídicas. Este órgano central consta. un órgano central para las relaciones exteriores. pueden realizar actos con relevancia jurídico-internacional. del jefe del Estado. este poder es el que habrá de ser considerado como cabeza del . Sin embargo.I. se elaboraron varios modelos de tratados bilaterales para impedir la doble tributación.I. que no abarca al jefe del Estado. se llama gobierno general “de ipso”. En 1928 se reunió una conferencia para examinarlos. a los que pueden asociarse otros ministros cuando vayan a negociarse tratados que afectan a su departamento. y no solo los dedicados a las relaciones con otros Estados. Si el gobierno oficial se halla sometido a un poder que actúa tras los bastidores. cuando menos. ORGANOS CENTRALES a) Siendo la mayoría de los sujetos del D. llegado al poder por vía anticonstitucional. Un gobierno de esta índole. no es ya aquel (el gobierno “legal” o de jure). El conjunto de estos órganos constituye el gobierno en sentido amplio.

es constitutiva. c) En esta materia regían en Centroamérica ciertas normas de derecho particular. Y en tales casos se imputan al Estado aquellos actos que este poder realice por sí o por personas distintas de los órganos oficiales. Siguen así mismo en vigor los tratados anteriormente suscritos.gobierno en el aspecto jurídico-internacional. La práctica internacional expresa esta idea diciendo que el reconocimiento de un gobierno tiene efectos retroactivos hasta el momento de su constitución. y rechaza todo reconocimiento de gobiernos por considerar que esta práctica “insultante” constituye una intervención en los asuntos internos de otro Estado. Sirvió también de pauta a Estados Unidos en sus relaciones con Centroamérica hasta 1931. Guatemala. suele llamarse doctrina Tobar. En efecto. por cuanto el no reconocimiento de un gobierno de jacto trae consigo la interrupción de las relaciones diplomáticas normales. es corriente en la práctica internacional reconocer al nuevo gobierno. Honduras. Esta declaración. y reforzada aún más por el Tratado de 7 de febrero de 1923. Consecuencia de ello es que un Estado responde también de los actos de un gobierno no reconocido. Por otra parte. no podrán concertarse con tal Estado nuevos convenios mientras no haya sido reconocido el nuevo gobierno. el reconocimiento de jure solo interviene cuando el nuevo gobierno tiene la capacidad y la voluntad de cumplir las obligaciones jurídico-internacionales del Estado al que representa. Lo que sí cabe es que un Estado cuyo gobierno fuera reconocido por ciertos Estados y no por otros. b) Al producirse un cambio de gobierno irregular. aunque en determinadas circunstancias quepa interrumpir su aplicación. incluso bajo el régimen de la doctrina Tobar. por el contrario. (La doctrina Estrada se impuso en la IX Conferencia . siendo así que la atribución del carácter de facto o de jure. En 1932. en las cinco repúblicas. de lo que se deduce que el reconocimiento de gobiernos es puramente declarativo. Desde 1930 se contrapone a la doctrina de TOBAR la que lleva el nombre del Dr. ministro de Asuntos Exteriores de Méjico. Dr. Costa Rica y El Salvador) firmaron en Washington. los Estados centroamericanos (Nicaragua. no puede un gobierno no reconocido presentar reclamaciones en el extranjero. antes de la renovación constitucional del país a base de una elección popular. el 20 de febrero de 1907. mediante un golpe de Estado o una revolución. Pero muchas veces se le reconoce primero como simple gobierno de facto. en tanto en cuanto no estuviera todavía reconocido el anterior gobierno en el momento de proceder al reconocimiento del nuevo. Ahora bien: los actos de un gobierno general de facto se atribuyen ya al Estado antes de su reconocimiento. coopere en un tratado colectivo del que son parte también Estados del segundo grupo5. un tratado por el que se comprometían a no reconocer los gobiernos llegados al poder. basada en una sugerencia del ministro de Asuntos Exteriores del Ecuador. TOBAR. es preciso también distinguir aquí el reconocimiento de un nuevo gobierno y el establecimiento de relaciones diplomáticas. Lo mismo que en el reconocimiento de nuevos Estados. sin embargo. En cambio. Este puede así mismo hacerse depender del cumplimiento de determinadas condiciones. hasta que su dominio sea indiscutible. el Estado es responsable de los actos de su gobierno de facto frente a los Estados que no hayan reconocido a este. lo que contribuyó a que Estados Unidos modificasen a su vez su actitud. Es de advertir que. por lo general. Y. el tratado en cuestión fue denunciado por Costa Rica y El Salvador. ESTRADA.

pág.I. parece abandonada por el Presidente CALDERA.I. sin embargo. propugnada por el Presidente de Venezuela. Los asuntos exteriores pueden ser atendidos también por agentes y comisarios con poderes . Además de los enviados permanentes. el delito de reconocimiento prematuro. 326) o relacionarse con los demás simplemente por escrito. Pero las lagunas del nuevo derecho codificado habrán de ser suplidas por el derecho consuetudinario general (págs. II. sigue teniendo la consideración de gobierno legal del país ocupado hasta que. el 18 de abril de 1961. el gobierno insurrecto solo puede ser reconocido como gobierno local. según la cual “debía negarse reconocimiento diplomático a las Juntas o jefes de Estado autoelectos. se haya impuesto un nuevo gobierno autónomo o que. refugiado en el extranjero a raíz de una guerra. pero a partir de 1959 se empieza a hablar de una “doctrina Betancourt”. a mantener embajadas permanentes. haya desaparecido el Estado en cuestión. LEONI. AGENTES DIPLOMATICOS El derecho diplomático estaba constituido por normas consuetudinarias —exceptuado el Reglamento de Viena de 1815 sobre rango de agentes diplomáticos— hasta la adopción. terminada la guerra. del Convenio de Viena sobre Relaciones diplomáticas. aplicada por este Presidente venezolano y su sucesor. (El Convenio de Viena de 24 de abril de 1963 sobre Relaciones consulares y el Convenio sobre Misiones especiales. infra. El D. Su anticipado reconocimiento como gobierno central del Estado viene a constituir. e) Un gobierno en el exilio. y un Estado puede hacerse representar por un tercer Estado (cf. Rómulo BETANCOURT. por lo que este deberá a ser expuesto conjuntamente con aquel. han completado casi totalmente esta codificación del derecho diplomático). Pero cabe también considerar en tiempo de paz a un gobierno exiliado como gobierno legal mientras pueda esperarse que logre recuperar el dominio perdido. moderno no obliga. Mientras el antiguo gobierno central conserve parte del territorio.Interamericana de Bogotá. a) Las relaciones diplomáticas Ya en el antiguo D. después de haber sido abatido por la fuerza un orden de cosas político de origen comicial”. Pero desde fines de la Edad Media se ha establecido la costumbre de erigir embajadas (misiones) permanentes. puede haber enviados ad hoc (o misiones especiales). 123).) d) El reconocimiento de un gobierno insurrecto como gobierno central del Estado no puede llevarse a cabo mientras no se haya impuesto en todo o casi todo el territorio nacional. Esta doctrina. era corriente enviar representantes a otro Estado para regular asuntos concretos. por el contrario. de esta suerte. abierto a la firma en Nueva York el 16 de diciembre de 1969.

(La evolución reciente de la comunidad internacional. Este derecho de protección debe distinguirse del derecho de protección diplomática en sentido estricto. los agentes diplomáticos de un Estado son órganos nacionales y. los jefes de misión están facultados para la adopción del texto de un tratado entre el Estado acreditante y el Estado receptor. para la manifestación del consentimiento en obligarse pueden ser necesarios plenos poderes (cf. pág. los nombra únicamente el Estado que los envía. por cuanto un Estado puede.I. contando siempre. no es un deber jurídicointernacional el recibir como representante diplomático de otro Estado a cualquier persona.. en uno y otro caso. Según el artículo 3c) del Convenio diplomático de Viena. Esta ofrece un doble aspecto. Según el artículo 3b) del Convenio diplomático. encargados de representar al primero en todos los asuntos comentes. y por el contrario. pueden también “negociar” con el gobierno del Estado receptor (y según el artículo 7-2c) del Convenio de 1969 sobre Derecho de los tratados.) b) Funciones diplomáticas Los funcionarios diplomáticos son órganos del Estado acreditante en el Estado receptor. varios Estados pueden acreditar a la misma persona como jefe de misión de otro Estado (artículo 6°). la misión diplomática tiene como función.limitados y sin carácter diplomático cuando no existen relaciones diplomáticas normales con un sujeto de D. acreditar a un jefe de misión o destinar a un miembro del personal diplomático ante varios Estados o ante una organización internacional (art. c) Designación de los agentes diplomáticos Aunque según el D. g)). Cabe también confiar la representación de un Estado a los cónsules. sin necesidad de presentar plenos poderes.I. caracterizada por la aparición de muchos nuevos Estados independientes y la dificultad que tienen para acreditar representaciones diplomáticas en todas partes. con el consentimiento del Estado de residencia. art. igualmente. p.. El artículo 3-2 permite el ejercicio de funciona consulares por una misión diplomática. por consiguiente. la protección de los intereses del Estado acreditante y sus nacionales en el Estado receptor. previa notificación a los respectivos Estados. y el artículo 3° del Convenio consular establece aun con mayor claridad que las funciones consulares pueden ser ejercidas por las misiones diplomáticas de conformidad con este último Convenio. un Estado puede rechazar a uno de sus súbditos como agente diplomático de . otorgándoles el carácter de cónsules encargados de negocios. De aquí se deduce que los funcionarios diplomáticos tan solo pueden ejercitar el derecho de protección consular ante las autoridades locales previa concesión de exequátur (infra. como se expondrá mis adelante (infra. 11 y de este último Convenio). 382). ej. 5°). Ante todo. sin embargo. ha conducido al fenómeno de la posible pluralidad de junciones en determinados agentes diplomáticos. previsto en el Convenio de Viena de 1961 sobre relaciones diplomáticas. con un gobierno de facto o una organización rebelde reconocida como beligerante. dentro de los límites permitidos por el derecho Internacional.

sea como funcionario adscrito a ella. que la habían impugnado en 1885. impidiendo su inclusión en la lista de diplomáticos. Un Estado tampoco está obligado a aceptar como funcionario subordinado de una embajada a cualquier extranjero. La respuesta afirmativa se llama la comunicación del agrément. lo cual pondría en peligro de una manera general las relaciones diplomáticas. para ocupar su cargo. Por este motivo. (En virtud del mismo principio. que el envío de funcionarios de embajada subordinados ha de ser independiente de la voluntad del Estado que los acoge. en las que se fijan sus poderes (art. la negación de ese derecho traería consigo consecuencias mucho más graves.I. ya con la comunicación oficial de la llegada del jefe de misión en el Estado donde está acreditado y la entrega al Ministerio de Asuntos Exteriores de una copia de las credenciales (lettres de créance). A esta práctica se han adherido finalmente los Estados Unidos. Pero los privilegios diplomáticos comienzan a ser efectivos desde que el agente diplomático entra en el territorio del Estado que le recibe. ya sea con la entrega y aceptación oficial de las cartas credenciales. Contra esta concepción alegan ciertos autores. En principio no se pide para tales funcionarios un acuerdo previo del Estado que ha de recibirlos.. Pero tampoco tiene por qué aceptar el envío de un extranjero cualquiera. . se pregunta al Estado que ha de recibirle si la persona prevista es grata. La actividad de los demás funcionarios diplomáticos comienza con su toma de posesión. Tampoco tiene un Estado por qué tolerar que se adscriban formalmente a una embajada personas a las que no está encomendada función diplomática alguna. A ello hay que objetar que no cabe negar la existencia de un derecho por razón de un posible abuso. al enviar como embajador en Roma. sea como jefe de la misión.) d) Comienzo y término de la misión diplomática La actividad diplomática del jefe de misión comienza. como GIESE y HEYLAND. puede también el Estado impedir que sea excesivo el número de agentes diplomáticos propiamente dichos en las misiones que acoge (artículo 11). y con su consentimiento. Ello permite impedir que el círculo de personas protegidas por la extraterritorialidad alcance una extensión indebida. pues reiteradas negativas por parte de este podrían paralizar la actividad de la embajada. a no ser que el Estado acreditante haya tenido noticia de que determinada persona no es grata al que ha de recibirla. el artículo 9-1 de la “Convención de Viena sobre Relaciones diplomáticas” de 18 de abril de 1961 faculta al Estado receptor a declarar a toda persona “non grata o no aceptable antes de su llegada al territorio del Estado receptor”. 13 del Conv. ya que en tal supuesto el Estado se vería obligado a tolerar la presencia de personas protegidas por la extraterritorialidad y que le son perjudiciales. Diplomático). placet o “asentimiento”. que presuponen vínculos de confianza entre los funcionarios diplomáticos y el gobierno del Estado que los acoge.otro sujeto de D. pero este tiene derecho a no admitir a determinadas personas por determinados motivos. a Keiley. De ahí que haya surgido en la práctica internacional una institución en virtud de la cual. antes de designar a un jefe de misión. y más tarde en Viena. además. Pero.

2. nuncios. sino que siguen rigiendo durante un plazo razonable. ante el ministro de Asuntos Exteriores. Los privilegios e inmunidades diplomáticos no se extinguen en el momento mismo de tocar a su fin la misión diplomática. en vez de cuatro: 1a Embajadores o nuncios acreditados ante los jefes de Estado y otros jefes de misión de . 3a Los ministros residentes (incluidos en 1818). 2a Enviados extraordinarios y ministros plenipotenciarios. diplomático). 4a Los encargados de negocios permanentes. Los tres primeros grupos estaban acreditados ante el jefe del Estado. La misma regla se aplica a los funcionarios subalternos. el último.La actividad diplomática del jefe de misión termina por cese en el cargo o fallecimiento. y a los representantes pontificios no permanentes. los cuales representan eventualmente a su jefe. necesario para que el agente diplomático tenga la posibilidad de abandonar el territorio. recogiendo solo tres. El mismo principio se aplica a los miembros de su familia en caso del fallecimiento del jefe de misión. y. 9°. y aunque lo corriente sea dar los motivos. (En consecuencia. o legados. Si el Estado del jefe de misión no atiende esta petición en un plazo razonable. el Estado ante el que está acreditado puede dar por concluida su función diplomática (art. Se los equipara a los representantes de la Sede Apostólica. no es necesario hacerlo. por otro lado. e) El rango de los agentes diplomáticos Sobre la base del Protocolo de Viena de 19 de marzo de 1815. completado por el Protocolo de Aquisgrán de 21 de noviembre de 1818. los agentes diplomáticos (diplomáticos en sentido amplio) se clasificaban según las cuatro categorías siguientes: 1a Embajadores. el Convenio diplomático de 1961 simplifica las categorías diplomáticas. y que por eso gozan de honores especiales. El Estado en el que está acreditado el jefe de misión puede pedir que sea retirado si ha dejado de ser persona grata. del Conv. por extinción del Estado al que representa o del Estado en el que está acreditado. 14-la)). El Convenio diplomático de Viena no los menciona. considerados también como representantes personales de su jefe de Estado. los ministros residentes han desaparecido. naturalmente. que hay que distinguirlos de los no permanentes. En los cuatro últimos casos termina también. equipara a los embajadores los jefes de misión de los miembros de la Commonwealth (High Commissioners) y de la Communauté francesa (art. Como desde fines de la Segunda Guerra Mundial la mayoría de los Estados nombran a un embajador como jefe de misión. mientras que. esta clasificación ha perdido su primitiva significación. pura y simplemente. la misión diplomática. por una simple ruptura de relaciones diplomáticas o una declaración de guerra. Es más. simultáneamente. a los que quedan equiparados los internuncios.

) Dentro de una misma categoría. contra una conducta punible. sin embargo. privilegio mantenido en su anterior alcance por el Protocolo de Viena y confirmado por el Tratado de Letrán de 11 de febrero de 1929 y el Concordato con Alemania con respecto a los nuncios acreditados en Roma y Berlín. Al cesar los protectorados sobre Marruecos y Túnez. pág. pues incluso se permite la introducción de la prioridad del nuncio en Estados en los que no existía si lo acepta el Estado receptor. de 27 de agosto de 1953. una vis injusta. constituye el consejo permanente de administración del Tribunal de Arbitraje de La Haya (infra. según la fecha de la acreditación ante el Estado respectivo. la aprobación de terceros Estados. Mientras la inmunidad tiene por objeto una abstención (non facere) del Estado ante el cual el diplomático está acreditado. es decir. pág. como certeramente viera BELING. (Cláusulas análogas aparecen en una serie de acuerdos entre un Estado recientemente independizado y la antigua metrópoli. a cuya cabeza está el miembro más antiguo o el nuncio en concepto de decano. Una antigua tradición reconocía. y la inmunidad (extraterritorialidad). protege al diplomático contra un proceder de órganos estatales por lo demás lícito. así. (El Concordato con España. es decir. en los términos del derecho consuetudinario. o sea contra una vis justa sive judicialis. entre Francia y los Estados africanos surgidos en el marco de su anterior dominio colonial. No ha perdido hoy toda . el embajador de Francia en dichos Estados quedó convertido en decano del cuerpo diplomático. la inviolabilidad. en las cortes católicas el primer lugar al nuncio apostólico. La inmunidad.) El artículo 16-3 del Convenio diplomático de Viena confirma esta práctica. El derecho diplomático a la inviolabilidad tuvo el mayor alcance en una época en que estaba poco desarrollado el derecho de extranjería (infra. 2a Enviados. LA INVIOLABILIDAD Hay que distinguir con rigor entre el derecho del diplomático a la inviolabilidad. El derecho internacional se remite en este sentido a la voluntad acorde de la Sede Apostólica y del Estado receptor. ministros o internuncios acreditados ante los jefes de Estado. a saber: una protección especial contra ataques ilícitos. 329). f) Las prerrogativas e inmunidades diplomáticas 1. por la antigüedad local. A tenor del artículo 49 del Convenio de La Haya sobre la solución pacífica de litigios internacionales. estipula por su parte que el nuncio apostólico en Madrid será el decano del Cuerpo Diplomático. 3a Encargados de negocio acreditados ante los ministros de Relaciones exteriores. 340). No es necesaria. por otro. la jerarquía se determina. El Cuerpo Diplomático actúa como unidad con ocasión de determinadas ceremonias o en intervenciones colectivas.) Los diplomáticos ordinarios acreditados en un Estado constituyen el Cuerpo Diplomático. por un lado. en principio. por consiguiente. la “inviolabilidad” impone a dicho Estado una acción (facere).rango equivalente.

D. A ello se debe el que muchos códigos penales impongan una pena de mayor cuantía a la agresión a un diplomático. los repetidos secuestros de agentes diplomáticos han replanteado la cuestión de la inviolabilidad. evidentemente. Este privilegio se denomina inmunidad o extraterritorialidad.N. su libertad o su dignidad”. Ello significa. por la razón sencilla de que se trata de una ejecución coercitiva de derechos. cuando se refiere a ella algún tratado.D. a que más adelante nos referiremos. LA INMUNIDAD (EXTRATERRITORIALIDAD) a) Se admite hoy con carácter general que también los agentes diplomáticos están sometidos. El artículo 29 del Convenio diplomático de Viena establece que “la persona del agente diplomático es inviolable”. que no podían intervenir en ellos funcionarios suizos contra la voluntad de la Sociedad. Tampoco pueden ser citados como testigos bajo pena de alguna sanción. y por eso no pueden dictarse contra ellos. porque el Estado que lo recibe puede exigir del que lo envía que imponga a sus funcionarios diplomáticos la observancia . pero atribuye a esta expresión un sentido doble: por un lado. “el Estado receptor le tratará con el debido respeto y adoptará todas las medidas adecuadas para impedir cualquier atentado contra su persona. en principio. que las personas extraterritoriales no han de ser tratadas como si se encontraran fuera del territorio del Estado. Ni cabe imponerles penas disciplinarias o análogas.N. en primer término. con excepción de la legítima defensa. Por ej.significación. (Recientemente. el artículo 7°. apartado 5°. De ahí la necesidad de averiguar en cada caso el sentido de la expresión “inviolabilidad”. Pero esta protección de un diplomático se refiere solo a ataques prohibidos. por cuanto el Estado territorial tiene la obligación de proteger al diplomático en una proporción mayor. “no puede ser objeto de detención o arresto”. De lo dicho se desprende. en principio. La Organización de Estados Americanos adoptó en julio de 1970 una resolución pidiendo al Comité Jurídico Interamericano que preparara un proyecto de convenio al respecto.) 2. El problema ha sido también discutido en el seno del Consejo de Europa y de la Unión Europea Occidental. por lo que no excluye la legítima defensa. del Pacto de la S. Pero se hallan exceptuados de su jurisdicción y poder coercitivo. a las normas generales (leyes y reglamentos) del Estado ante el que están acreditados. Así mismo está prohibido llevar a cabo contra ellos actos de auto-tutela privada.. Sobre este particular hay que observar que la expresión “inviolabilidad” se emplea también a menudo en otro sentido. La expresión equívoca de “territorio” significa más bien aquí la jurisdicción. que en la Edad Media se llamaba así mismo “territorium”. de suyo lícitos. por otro. establece que son “inviolables” los edificios y propiedades de la S. actos de jurisdicción civil o penal ni actos administrativos. El hecho de que el agente diplomático no esté exceptuado de las normas generales del Estado en el que está acreditado y solo de la ejecución ordinaria por los tribunales y autoridades administrativas se prueba. sin embargo.

En contra de esta concepción. no son imputados por el D. lo cual implica que el agente. contra la voluntad de la representación diplomática. a todas las acciones privadas de las personas que la disfrutan. Por otra parte. una exención especial de los agentes diplomáticos.I. b) La inmunidad diplomática se extiende a todo el personal diplomático de la misión. y consiguió que el Tribunal de Roma confirmara el principio en cuestión en sentencia de 26 de enero de 1927. al no quedar exentos por sus actos privados de las jurisdicciones civiles y administrativas del Estado receptor.. siempre que no posean la nacionalidad del Estado receptor. Además. sino a los Estados que ellos representan (supra. Lo único que ocurre es que no cabe penetrar en ellos. de prensa y comercial. es forzoso que se extienda esta también a sus actividades privadas. Pero cualquier medida coercitiva contra él no debe perturbar la actividad diplomática. Tampoco estos edificios se consideran fuera del Estado en cuyo territorio se encuentran. por un hecho cometido en el Estado donde estaba acreditada mientras gozaba de extraterritorialidad. como los de otros órganos de Estados extranjeros. págs. una persona extraterritorial puede verse acusada. naval. siempre que no sean nacionales del Estado receptor ni tengan en él residencia permanente. al cometerlos. y por eso se hallarían excluidos de la jurisdicción extranjera aun en el caso de que no existiera inmunidad diplomática alguna. no existe una reglamentación unitaria. el Gobierno checoslovaco dispuso la suspensión de una ejecución decretada el 26 de abril de 1928 contra el edificio de la Embajada de Hungría en Praga. los miembros del personal auxiliar administrativo y técnico (con inclusión de los miembros de sus familias que formen parte de sus respectivas casas). a los agentes. Habiendo. En cuanto al personal del servicio privado de los miembros de la misión. como hay. en principio. sino territorio nacional. solo gozan de los privilegios diplomáticos en forma limitada.de las normas del Estado ante el cual están acreditados. y a los familiares que con ellos convivan. al concluir la relación diplomática. 217). De ahí que. Ahora bien: solo puede infringir este ordenamiento jurídico si está sometido a él. en principio. ciertas sentencias de tribunales italianos han sostenido que la inmunidad solo cubre los actos que los diplomáticos realizan en el cumplimiento de sus funciones oficiales. se admite comúnmente que es lícita la legítima defensa contra ataques injustificados del agente diplomático. no sean lícitas actuaciones oficiales del Estado en cuyo territorio están. Por eso. viola el ordenamiento jurídico del Estado en el que está acreditado. Las sentencias a que nos referimos yerran ya por la simple razón de que los actos públicos de los agentes diplomáticos. En cambio. con inclusión de los agregados militar. c) Existe también una extraterritorialidad derivada por lo que respecta al edificio de la representación diplomática y las viviendas de los agentes diplomáticos (franchise de l'hotel). No son tierra extranjera. Ahora bien: este principio se aplica únicamente a los edificios que las personas extraterritoriales utilizan . Pero el decano del Cuerpo Diplomático de Roma elevó una protesta contra dichas sentencias. De lo cual resulta que la extraterritorialidad se limita a detener la ejecución ordinaria de las normas. en principio. sin excluir de suyo su validez. La inmunidad diplomática se extiende también.

incluido el derecho de la guerra (supra.I. y no a los representantes de la economía estatificada.I. prevenir o rechazar con el recurso de la fuerza las agresiones delictivas que realicen. cuando era absolutamente necesario para salvar vidas humanas o para preservar al Estado territorial de un daño grave. sin embargo. Se extiende también la extraterritorialidad a los bienes muebles usados por los agentes diplomáticos. Por el contrario. páginas 116). Según una concepción tradicional. d) En cambio. EXCEPCIONES DE LA INMUNIDAD a) Medidas administrativas Aun cuando en principio los agentes diplomáticos están exceptuados de actos de ejecución. la concesión del asilo diplomático se justifica. . sin embargo. por motivos de humanidad. En ningún caso es lícito penetrar en un edificio de la misión para sacar a un refugiado político. los representantes comerciales en el extranjero de Estados con monopolio del comercio exterior no gozan de la extraterritorialidad según el D. los papeles diplomáticos que no se hallen en poder de la misión o de uno de sus agentes no gozan de privilegio. común. Y gozan finalmente de su protección los archivos diplomáticos. sin que una interrupción temporal del uso suspenda la extraterritorialidad. era lícito penetrar en un edificio extraterritorial en circunstancias excepcionales. 3. a los delincuentes comunes que en el edificio de la misión se hubiesen refugiado. el artículo 22 del Convenio diplomático de Viena soto permite la entrada en el edificio de la misión con el consentimiento del jefe de la misma. moderno. Ciertos tratados han concedido.efectivamente. cabe. la mera adquisición de un edificio para uso de una embajada no da lugar a su extraterritorialidad mientras no haya sido puesto efectivamente al servicio de la embajada.I. Ahora bien: siendo el principio de humanidad un principio que informa todo el D. aun faltando una base convencional. De ahí que sea lícito impedir con el uso de la fuerza que agentes diplomáticos cometan un acto delictivo. Solo por excepción se reconoce tal derecho. pues estas inmunidades corresponden solo a los agentes diplomáticos que representan al Estado como titular del poder público. Por eso. En cambio. a requerimiento del Estado en el que está acreditado. Ello es así porque el D. También se extingue la inmunidad si tal edificio deja de cumplir su fin de un modo duradero. aun en el caso de que no se encuentren en el edificio de la misión o en la vivienda de un diplomático. y a este fin puede precederse a una detención provisional del agente. en favor de refugiados políticos. Este derecho de legítima defensa corresponde tanto a los particulares como a los órganos del Estado en el que están acreditados. Ahora bien: el jefe de misión está obligado a entregar a las autoridades locales. la extraterritorialidad al jefe y a algunos miembros de las representaciones comerciales de la Unión Soviética. si sirve para proteger al refugiado político de un peligro grave e inmediato. no admite un derecho de asilo general en edificios de misiones diplomáticas. dentro de límites estrictos.

La práctica internacional reciente parece más bien dar una respuesta negativa. no gozan de extraterritorialidad para sus actividades privadas. A este punto de vista se opone a menudo el argumento de que un Estado que recibe como jefe de misión a un súbdito suyo sin formular reservas tiene que concederle todos los derechos inherentes a su posición diplomática. en cambio. Pero esta alegación no es concluyente porque lo cuestionable precisamente es si el principio de extraterritorialidad se aplica en toda su amplitud a los propios súbditos. el artículo 42 prohíbe al agente diplomático toda “actividad profesional o comercial en provecho propio”. legatario o administrador testamentario (art.) b) Una excepción clara de la extraterritorialidad existe con respecto a todas las acciones reales (petitorias y posesorias) contra agentes diplomáticos acerca de bienes inmuebles sitos en el territorio del Estado en el que están acreditados. si un agente diplomático que. (El artículo 38-1 del Convenio diplomático de Viena dispone que el agente diplomático que sea nacional del Estado receptor o tenga en él su residencia permanente solo gozará de inmunidad de jurisdicción por los actos oficiales realizados en el desempeño de sus funciones. Varias sentencias inglesas y francesas habían resuelto la cuestión negativamente. La respuesta afirmativa se apoya en el argumento de que la presentación de una demanda implica el sometimiento a una eventual . Esta cuestión fue resuelta afirmativamente en el célebre asunto Hellfeld por el Tribunal Consular alemán en Shanghai por sentencia de 9 de abril de 1907. d) Cabe también la duda acerca de si es lícito proceder a alguna medida judicial provisional contra un agente diplomático. de Viena). pues los magistrados holandeses del T. 3-16) del Conv. y el artículo 31-1c) del Convenio de Viena priva de inmunidad civil y administrativa a los diplomáticos por dicho tipo de actividad.b) Actos de jurisdicción También el principio de la exención de los agentes diplomáticos con respecto a la jurisdicción del Estado receptor conoce algunas excepciones: a) Una excepción de esta índole se admite con frecuencia para las actividades privadas de los agentes diplomáticos que posean la nacionalidad del Estado en el que están acreditados (agents diplomatiques regnicoles). pero otros tribunales la han resuelto en sentido contrario. c) Era objeto de controversia. habremos de resolver la cuestión afirmativamente cuando se trate de prevenir una agresión ilegítima. f) También la cuestión de si cabe reconvención contra una persona extraterritorial es discutida. junto a su función oficial. Por ejemplo.J. Por otro lado. e) Se reconoce también una sumisión a la jurisdicción en procesos sobre herencias si un agente diplomático es heredero. un juez del Estado en el que está acreditado el agente podrá decretar para su esposa amenazada un domicilio separado o un interdicto.I. desempeñara una actividad profesional o mercantil independiente podía ser demandado por tales actividades privadas. Si tenemos en cuenta que cabe la legítima defensa pública y privada contra personas extraterritoriales.

cabe renunciar a la extraterritorialidad en casos concretos. En la jurisprudencia reciente viene abriéndose paso un punto de vista intermedio que.N.) j) El artículo 47 del Convenio de 1961 prohíbe toda discriminación entre los Estados en la aplicación de sus disposiciones. el artículo 32-2 del Convenio diplomático de Viena dispone que “la renuncia ha de ser siempre expresa”. (La “Diplomatic Privileges Act” de 1964 reproduce esta disposición al incorporar al derecho inglés las principales normas del Convenio diplomático de Viena. por consiguiente. la renuncia solo es efectiva cuando la hace el Estado acreditante directamente o la formula en su nombre el jefe de la misión. i) La “Diplomatic Immunities Restriction Act” británica de 21 de diciembre de 1955 autorizó al gobierno a limitar las inmunidades diplomáticas con respecto a los Estados que no conceden reciprocidad. pero por otro admite. y que una persona privada demandada por un agente diplomático.reconvención. g) Razones de equidad han conducido así mismo a admitir que un agente diplomático que haya perdido un proceso civil incoado contra él pueda ser condenado a las costas. reconvenciones contra agentes diplomáticos que están en conexión directa con la demanda. Aunque se sostenía tradicionalmente que la sumisión de un representante diplomático a un proceso civil en el Estado receptor suponía la renuncia del Estado acreditante a la inmunidad. mientras que la opinión opuesta afirma que el principio de extraterritorialidad vale también en este supuesto. el Tribunal de Cuentas del Reich (Reichsfinanzhof). Idéntico parecer sostuvo el Gobierno Federal suizo en respuesta a una consulta de la S. pueda recurrir. pero no con respecto a otros objetos de su patrimonio. estipuló que en materia de apremio en el cobro de contribuciones la extraterritorialidad solo es impedimento en cuanto una ejecución forzosa ponga en peligro el normal cumplimiento por una persona extraterritorial de sus funciones propias. fundándose en la naturaleza misma de la cosa. Mientras ciertas sentencias afirman que está prohibida toda ejecución contra estas personas. pero sin considerar discriminatorios el trato recíproco más favorable entre los Estados. en sentencia de 28 de mayo de 1927. a la intervención por parte de la Hacienda pública. h) Por último. y no como personas particulares. y) Ejecución forzosa Se discute si una sentencia judicial legítimamente dictada contra una persona extraterritorial puede hacerse ejecutiva.D. por un lado. y condenada en primera instancia. Pero como los privilegios solo se confieren a los diplomáticos para el desempeño de su función. que nada tienen que ver con su función y están sometidos. ni la aplicación restrictiva del Convenio frente a aquellos que lo apliquen por su parte en forma restrictiva. En este sentido va también el artículo 32 del Convenio de Viena de 1961. Con lo cual seguía la doctrina de BYNKERSHOEK: . rechaza aquella concepción como una mera ficción. Por eso quedan excluidas las medidas de ejecución forzosa contra la persona cubierta por la extraterritorialidad y con respecto a los objetos necesarios para su actividad diplomática.

Según el artículo 33 del Convenio diplomático de Viena. en efecto. estarán los diplomáticos también exentos de la legislación sobre seguridad social del Estado receptor. el agente diplomático ejerce una profesión.) y tributos directos sobre objetos usados por el agente diplomático en su calidad de tal. por cuanto no y ciertas normas de dicho Estado que no rigen para ellos. Esta excepción plena del diplomático con respecto a la supremacía del Estado en el que está acreditado se da.“Cui jurisdictionem damus ea quoque damus sine quibus jurisdictio explicar non potest” Ahora bien: añade este autor que la ejecución coactiva no cabe “si quid per eam impediatur legatio”. Los agentes diplomáticos gozan también de exención arancelaria para los objetos destinados a la misión o a su uso o consumo personal. por el contrario. Sin embargo. en cambio. exime además a los agentes diplomáticos de las disposiciones generales sobre servicios personales y retención de objetos en interés público. 4. aunque sería lícito. etc.I. su exención va más lejos en determinados sectores. El D. está sujeto a las contribuciones generales a este respecto. pero solo si esta se extiende también a la ejecución (art. bajo el derecho internacional. en primer término. y otras cuya aplicación limitaría la libertad de su actuación oficial. Si. El artículo 31-3 del Convenio diplomático de Viena autoriza la ejecución por acciones reales. Tampoco se les aplican las normas sobre notificación de vecindad.. 32-4). sin embargo. si están protegidos por las disposiciones sobre seguridad social vigentes en el Estado acreditante o en un tercer Estado. en ciertas materias financieras. ej. a tal legislación en cuanto a empleados que sean de la nacionalidad del Estado receptor o que . p.I. Por cortesía se exime también a las personas extraterritoriales de determinadas tasas. Esta exención también se aplica a los criados particulares que se hallen al servicio exclusivo del agente diplomático que no sean nacionales del Estado receptor ni tengan en él residencia permanente. EXENCION CON RESPECTO A CIERTOS GRUPOS DE NORMAS DEL ESTADO RECEPTOR Si los agentes diplomáticos están sometidos en principio a las normas generales (leyes y reglamentos) del Estado de su residencia. sucesorias y relativas a una actividad profesional libre o comercial en caso de renuncia a la inmunidad. En ningún caso deberá la ejecución. Los diplomáticos están sometidos. a las disposiciones relativas al alojamiento de tropa y requisa de objetos de uso para fines militares. libera a los agentes diplomáticos de todas las contribuciones personales (contribuciones sobre la renta. no están sometidos. exigirles las relativas a la utilización de instituciones públicas. porque tienen preferencia las normas especiales de la extraterritorialidad. impedir o perturbar a la misión diplomática. es práctica común exceptuar de la contribución territorial rústica y urbana a los edificios que sean de la propiedad del Estado acreditante.. posee bienes inmuebles o cuenta con ingresos procedentes de otras fuentes. El D. sobre el patrimonio.

El correo diplomático que transporte la valija goza también del derecho de libre tránsito (art. con ocasión de trasladarse del Estado que los acredita al Estado en el que están acreditados. Por el contrario. cabe admitir que la conciencia jurídica de los Estados justifica una limitación transitoria de dichas normas en circunstancias extraordinarias (infra. que en el siglo XIX solo conservaba su importancia en las relaciones con ciertos Estados orientales. es evidente que no se les podrá exigir prestaciones con posterioridad al término de la extraterritorialidad. telégrafo y teléfono. o viceversa. 7. Durante la Segunda Guerra Mundial el Gobierno británico suspendió las normas relativas a despachos antes de las operaciones de desembarco en Francia. pág. de singular importancia antes de la instauración de la libertad religiosa. puede utilizarse una cifra. EL DERECHO DE CAPILLA El derecho de capilla o de culto (droit de chapelle. Por hallarse excluidas las personas extraterritoriales de determinadas categorías de normas del Estado que las recibe. según el artículo 27-1 del Convenio de Viena. Este derecho. Los bultos que la constituyan deberán ir provistos de signos exteriores visibles indicadores de su carácter y solo podrán contener documentos diplomáticos u objetos de uso oficial. y al que pueden asistir los miembros de la misión diplomática. 387). 6. 27-3 a 5). pero que no se oponga a las buenas costumbres. en ciertos Estados.tengan en él su residencia permanente. ha vuelto a cobrar actualidad a consecuencia de la persecución oficial de que han sido víctimas algunas religiones. LA SITUACION DE LOS AGENTES DIPLOMATICOS EN TERCEROS ESTADOS Se admite en general que los agentes diplomáticos gozan de determinadas prerrogativas a su paso por terceros Estados. puesto que da facultad a este para tener a un clérigo adscrito a la embajada y organizar en una capilla sita en su residencia algún culto no autorizado por las leyes del país. constituye una excepción de la supremacía eclesiástica del Estado que recibe al agente diplomático. Como nadie protestó contra esta medida. Este principio se aplica tanto a la transmisión de noticias por correos diplomáticos como a la que tiene lugar por correo. REGIMEN DE CARTAS Y DESPACHOS Es opinión común que el Estado receptor está obligado a permitir a la misión diplomática una comunicación libre y sin control con el Estado al que representa. Aunque el Convenio diplomático de Viena no menciona este derecho expresamente. La valija diplomática no podrá ser abierta ni retenida. sus familiares y personas a su servicio. La Convención Panamericana de 20 de . solo es permisible la instalación y utilización de una emisora de radio con el consentimiento del Estado receptor. se deduce de la inmunidad del edificio de la misión. Siendo esta comunicación absolutamente libre. droit de culte). 5. o todas ellas.

del Tratado de Letrán entre Italia y la Santa Sede. y si estas gestiones no tienen éxito. 8) nombrar y vigilar tutores. que concede a los agentes diplomáticos extranjeros acreditados ante la Sede Apostólica. 4) traducir y legalizar actas y documentos de autoridades de su país. En cambio. les corresponden. 11) cuidar las relaciones oficiales entre el Estado acreditante y sus connacionales. pueden dirigirse a las autoridades locales (tribunales y entidades) de su distrito. Idéntico punto de vista encontramos en el artículo 12. También en otros Estados hallamos sentencias judiciales que exceptúan de la jurisdicción del respectivo Estado a los agentes diplomáticos que por él transitan. 3) legalizar sus firmas. Los tratados bilaterales suelen conceder a los cónsules las siguientes atribuciones: 1) recoger y legalizar disposiciones de última voluntad de sus connacionales. los visados de entrada para su país. según el D. 9) asegurar las herencias. igualmente. apartado 2°. el artículo 40 del Convenio diplomático de Viena solo concede a los diplomáticos en tránsito la inviolabilidad personal (en el sentido del artículo 29 del mismo Convenio) y las inmunidades que sean necesarias para el tránsito. Tan solo en ausencia de tal representante pueden los cónsules dirigirse directamente al gobierno del país en el que están acreditados. 2) recoger y legalizar negocios jurídicos unilaterales de sus connacionales y contratos que entre sí concierten. llega incluso a reconocerles la misma situación jurídica que en el Estado que los recibe. Los cónsules son órganos que un Estado envía y otro recibe para ejercer ciertas atribuciones de la soberanía y proteger los intereses de los miembro del Estado que lo envía en el que lo recibe. por regla general.I. en general. En el ejercicio de sus atribuciones oficiales los cónsules.I. g) Los cónsules 1. relativa a inmunidades diplomáticas. solo les cabe. todos los privilegios e inmunidades que según el D. resolver los litigios que en sus buques se produzcan y cuidar de que reinen a bordo el orden y la paz. Es este el último vestigio de la antigua jurisdicción consular. que define la . 5) expedir a sus connacionales pasaportes y. 7) certificar el nacimiento y la defunción de los mismos. común. y da la autorización para el desempeño de su cargo el Estado receptor mediante el exequátur. 6) proceder a la celebración de matrimonios entre connacionales. único capacitado para tratar con la administración central del respectivo Estado. a su paso por Italia. para decidir sobre los litigios que se produzcan en un buque de su bandera dentro del puerto. de 11 de febrero de 1929. dirigirse a su propio representante diplomático. 13) los cónsules en cuya circunscripción exista un puerto de mar están generalmente facultados. 2. El nombramiento de los cónsules lo hace el Estado que los envía.febrero de 1928. 10) proteger la navegación mercantil de sus connacionales. 12) en varios tratados recientes se les confiere también la función de velar por los intereses económicos y culturales del Estado que envía.

etc. De ahí que no se les pueda obligar a dar testimonio sobre hechos de su ámbito de actividad oficial. por el cese o la retirada del exequátur. Los funcionarios consulares. por la extinción del Estado que lo envía o del Estado receptor. Los cónsules honorarios. sin que. . En cambio. la jurisdicción consular austriaca fue temporalmente restablecida en Abisinia y Egipto. Estos tratados fueron denunciados unilateralmente por Turquía durante la Primera Guerra Mundial. la concedió en el ápice de su poderío. Turquía. La función consular concluye con la muerte del cónsul o por su dimisión del cargo. Se trataba de aquellos Estados que reconocían a los cónsules extranjeros la jurisdicción sobre sus conciudadanos en el extranjero. por pasar de un Estado a otro su circunscripción consular. Esta jurisdicción era un residuo de la época en que regía fundamentalmente el principio personal según el cual todo ciudadano llevaba consigo su derecho. viera nada deshonroso en el hecho de que los litigios entre “infieles” se resolvieran ante los jueces de estos. en efecto. son hoy nombrados por el Estado que los acredita. Las Potencias centrales renunciaron al ejercicio de la jurisdicción consular en Turquía durante la guerra. impusieron la jurisdicción consular en Extremo Oriente contra la voluntad de aquellos Estados. y por eso quedaba sometido a sus leyes patrias. Mucho más amplias eran las atribuciones de los cónsules en los países que reconocían la jurisdicción consular (cónsules jurisdiccionales). En lo que concierne a sus actividades privadas. por no ofrecer su administración de justicia garantías suficientes. registro. finalmente. El Japón logró liberarse de esta jurisdicción poco después de su reorganización. en cambio. En los países del Islam la jurisdicción consular se reguló en antiguos tratados (capitulaciones). por informar el derecho islámico la idea de la personalidad de las leyes. pero generalmente entre los habitantes del país en el que están acreditados. que se dividen en cónsules generales. Pero sus supuestos jurídicos fueron allí muy distintos de los que habían tenido en Turquía. llamados también cónsules elegidos porque en un principio eran elegidos por las representaciones comerciales en el extranjero (cosules electi). incluso en el extranjero. las potencias europeas.competencia material y espacial del cónsul y da a conocer su nombramiento a las autoridades locales.). los actos realizados en el ejercicio de su función oficial no están sometidos a la jurisdicción del Estado ante el cual están acreditados. la jurisdicción consular fue atenuándose después de la Primera Guerra Mundial. La jurisdicción consular fue introducida en el Extremo Oriente en la segunda mitad del siglo xix. Ni cabe perturbar su actividad oficial en ningún otro aspecto. y. de los que el prototipo fue el que concertaron el rey de Francia Francisco I y el sultán Solimán II (1535). En China. los cónsules están sometidos en principio a la jurisdicción civil y penal del Estado que los acoge. También sus archivos y papeles oficiales están excluidos de toda interferencia oficial por parte del Estado de residencia (incautación. y las demás por el artículo 28 del tratado de paz de Lausana. Después de la Primera Guerra Mundial. cónsules y vicecónsules. 3. pueden ser de carrera u honorarios. habiendo sido suprimida completamente después de la segunda. 4. por consiguiente.

ni por daños resultantes de un accidente de tráfico. por otra parte. Además de las funciones que antes fueron enumeradas. el de su vivienda y los vehículos que con carácter oficial utilizan. una excepción parcial de la jurisdicción penal. 35). se mantienen vigentes los anteriores convenios consulares. común otorga. 6. es este el caso de las disposiciones siguientes: ejercicio de funciones consulares por cuenta de un tercer Estado (art. sobre relaciones consulares. Ahora bien: de conformidad con el artículo 41. las lagunas del Convenio habrán de ser completadas por el derecho internacional general. una exención de contribuciones directas y cargas militares y. Por lo demás. libertad de comunicación (art. así mismo. las disposiciones del Convenio consular de Viena han sido redactadas sobre la base del Convenio diplomático de 1961. El D. autorizados para enarbolar el escudo y la bandera de su Estado sobre el edificio consular. en virtud de la cual el consentimiento para el establecimiento de relaciones diplomáticas implica el consentimiento para relaciones consulares. culturales y científicas entre ambos países". se mantiene sustancialmente el actual régimen de inmunidades consulares. mientras que. se les encomienda la misión de velar por los intereses del Estado que envía en el Estado receptor. así mismo. limitación del número de miembros de la oficina consular (art. además. a no ser que el nacional detenido se oponga expresamente a tal visita. Con ello. Sin embargo. aunque sin privilegios para los agentes consulares de la Santa Sede). no podrán ser detenidos sino a consecuencia de un delito y por decisión de la autoridad judicial competente. 20). protección e inviolabilidad de los locales consulares (arts. 23). 22). 16. El Convenio de Viena de 24 de abril de 1963. Están. a los cónsules una protección especial contra agresiones delictivas. Por otro lado. las funciones de los cónsules se aproximan a las de los agentes diplomáticos. 27 y 31) y de los archivos consulares (arts. Específicamente. ha completado de modo significativo el derecho consular general existente con anterioridad. ipso jacto. 27 y 33). ya que en distintas embajadas y legaciones hay secciones consulares. 8°). ya que soto se les concede inmunidad jurisdiccional “por los actos ejecutados en el ejercicio de las funciones consulares”. La diferencia fundamental con respecto al anterior derecho consular reside en la ampliación de las funciones consulares. 5. precedencias (art. fomentando especialmente las relaciones económicas. autorizando al cónsul para visitar incluso a las personas que se encuentran detenidas provisionalmente o en prisión. Además. También es nueva la norma del artículo 2°-2. la ruptura de las relaciones consulares. Incluso para estas actuaciones están sometidos a la jurisdicción civil en cuanto a contratos no concertados como agentes del Estado que envía. nacionalidad de los funcionarios consulares (art. Se amplía la función protectora del cónsul hacia los nacionales del Estado que envía.Muchos tratados consulares conceden.I. en cuanto el artículo 36 asegura una libre comunicación mutua. declaración de “persona non grata” (art. por el contrario. la ruptura de relaciones diplomáticas no entraña. La antigua separación estricta entre diplomáticos y cónsules ya no subsiste. protección de los .

Normas de esta índole son. establece que los mandos militares en tiempo de guerra son competentes para concertar acuerdos militares (armisticios. prohibición de actividades lucrativas de los cónsules de carrera (art. 52). que desarrolla el régimen del Convenio de Viena y amplía las funciones consulares entre los países europeos.funcionarios consulares (art. 40). encontramos.I. exención de prestaciones personales (art. por excepción. 72). privilegios aduaneros (art. 53). cierto número de normas que contienen preceptos para la materia que nos ocupa. principio y fin de los privilegios (art. exenciones fiscales (art. LA REPRESENTACION JURIDICO-INTERNACIONAL Un sujeto de D. El 11 de diciembre de 1967 el Comité de Ministros del Consejo de Europa aprobó y abrió a la firma un “Convenio europeo sobre funciones consulares”. las fuerzas armadas en el extranjero están sometidas exclusivamente a su propio ordenamiento jurídico. preceptos relativos a las atribuciones de las personas que en tiempo de guerra se utilizan para llevar a cabo negociaciones de ejército a ejército (parlamentarios) (infra. por lo que no es necesaria una ratificación de estos convenios por el jefe del Estado (supra. 424). 50). pág. exención parcial de la seguridad social (art.N. Contrariamente. 106). aunque ningún Estado está obligado a aceptarlos.I. 54).I. Es necesaria cuando el sujeto representado no tiene capacidad de obrar. sino también mediante los de otro sujeto. Esta representación puede ser necesaria o voluntaria. derechos de tránsito (art. pág. 45). Su régimen se construye sobre el de los funcionarios de carrera. Pero. Se dedica un capítulo aparte a los cónsules honorarios. común. 49). 423). las reglas que delimitan el círculo de las personas con capacidad de actuar militarmente (combatientes legítimos) (infra. el propio D. pág. hay un tratado especial de 19 de junio de 1951 sobre el estatuto de las fuerzas de la O. ante todo. entrega de fortificaciones). 57) y prohibición de discriminaciones (art. no da en principio normas acerca de la esfera de acción de los órganos estatales. b) Según el D. remitiéndose en este punto al derecho interno. Por otra parte.T. 48).A. Incluye también el D. como los Estados protegidos y los territorios bajo . puede realizar actos jurídicamente relevantes no solo mediante órganos suyos. al igual que los cónsules de la nacionalidad del Estado receptor o que tienen en él su residencia permanente. treguas.I. III. solo gozan de inmunidad jurisdiccional “por los actos oficiales realizados en el ejercicio de sus funciones” (art.) h) Las fuerzas armadas a) Si el D. 71). renuncia a los privilegios (art. (7.I.

Una comunidad de Estados como la que aquí consideramos se diferencia de una unión personal. que a consecuencia de su neutralidad permanente ha actuado reiteradamente como potencia protectora. Una representación ex lege solo se da en los territorios bajo tutela. puesto que al declararse esta se interrumpen las relaciones entre los beligerantes. solo puede hacer valer los derechos que al Estado representado corresponden. Pero es también posible una representación voluntaria en tiempo de paz entre Estados normales. solicita siempre. Como la potencia protectora actúa en nombre de otro Estado. en el sentido de órganos de una comunidad de Estados.N. y ocurre a veces que se establece por vía convencional. . lo es de una pluralidad de Estados asociados en unidad jurídica y no de Estados distintos. Por eso un órgano internacional ejerce una función orgánica unitaria. conoce también órganos establecidos conjuntamente por dos o más Estados. Por eso los súbditos de un beligerante que se encuentran en el territorio de otro solo pueden ser protegidos por un tercer Estado. en efecto. un placel del Estado ante el cual haya de asumir la protección. el D. GENERALIDADES Además de los órganos estatales (nacionales) establecidos por los distintos Estados.tutela. careciendo. Antes de la S. pues el tutor actúa en nombre del territorio por él administrado. asociándose.U. ya como órgano del otro. constituyen una comunidad. En caso de guerra se limitará a poder exigir que los súbditos del Estado representado sean tratados a tenor de lo que dispone el derecho de la guerra. aunque no por encargo suyo. pues la antigua comunidad internacional no estaba organizada. Estos órganos suelen llamarse órganos colectivos o comunes. El Estado que así interviene en nombre de otro se llama potencia protectora. Toda vez que cualquier Estado puede oponerse a que la representación de otro se ejerza por un Estado determinado. Suiza. se precisa para el ejercicio de dicha representación el asentimiento del Estado en el cual ha de actuar el representante. La representación descansa fundamentalmente en un acuerdo entre el Estado representado y el representante. por surgir de la cooperación de Estados que. y de la O.D. por tanto. El órgano de una comunidad de Estados. no había órganos internacionales universales. Por esta razón. en cambio. cuando una misma persona es titular de funciones de órganos distintos.I.N. Hay unión personal. También es indispensable una representación en caso de una guerra entre Estados soberanos. por lo que actúa ya como órgano de un ordenamiento jurídico. antes de asumir la protección que se le pide. B) Organos internacionales I. Nosotros los llamaremos órganos internacionales. de órganos centrales.

. También la Asamblea de la S.N.N. ej.D.. ej. Los órganos principales de la O. Para estos litigios. y el Instituto Internacional de Agricultura crearon un tribunal administrativo propio. con sede en Roma. la intervención de un órgano internacional ya existente y con poderes para ello. y compuestos si lo están por varias personas. Mas como la Asamblea de la S.N.N. p. en materias de política social internacional (supra.. tienen además una auténtica facultad legislativa internacional.D. y de sus organizaciones especializadas. a su vez. Estas. pág. El nombramiento de estos funcionarios no se basa en un derecho nacional.). el secretario general). En cambio. El legislador solo surge para cumplir una tarea determinada y luego deja de serlo. los representantes de los miembros en la Asamblea General o el Consejo de Seguridad de la O.U.J. Cuando hay que atender a cometidos permanentes de las comunidades internacionales. adoptó convenios internacionales que requerían ratificación. El mismo derecho tiene una serie de organismos especializados de la O. con un órgano internacional compuesto de órganos parciales nacionales.N. Por eso. Este órgano está. el primer secretario general de la S. y en la S. con sesiones periódicas. pues. ej. sino a los órganos competentes de la comunidad de Estados a cuyo servicio están. (infra.N.I. Unicamente la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo constituye un órgano parcial de legislación internacional. simplemente.D. págs. 6). no tenía en este aspecto otra situación que la de una conferencia interestatal corriente.U. En este caso nos encontramos. por el Anexo al Pacto) o según el procedimiento convenido entre los Estados.. estaba compuesta exclusivamente por representantes de los gobiernos y los proyectos de convención de este tipo requerían unanimidad. Los órganos en cuestión pueden ser simples o compuestos. lo mismo que el T.. Había ya funcionarios de esta índole en el Instituto Internacional de Agricultura. DRUMMOND. Son simples si están constituidos por un titular único (p. Sir E.N. pueden ser personas privadas (los árbitros de un tribunal arbitral) u órganos estatales (p.U. II.D. en los litigios suscitados en tomo a su situación de funcionarios no pueden dirigirse a los tribunales del lugar de su destino. ya la S. 583). ORGANOS DE LEGISLACION INTERNACIONAL El orden jurídico internacional no conoce en principio órganos legislativos especiales y permanentes. constituido por todos los órganos estatales que cooperan en la celebración de un tratado. encomendando a los Estados el crear dichos órganos de común acuerdo en cada caso particular. el Acta General de 1928. En un caso así. pues son . 130). sino en el de la comunidad internacional (pág.N.U.D. ej. pues. que había de fallar ateniéndose al derecho de la comunidad internacional correspondiente. pueden asociarse a los órganos internacionales funcionarios internacionales en concepto de órganos auxiliares.Un órgano internacional puede ser establecido directamente por vía convencional (p.. puede adoptar proyectos de convenio por mayoría de dos tercios y recomendarlos a la ratificación de los miembros. el nombramiento supondrá la cooperación de los Estados firmantes o.N. la Asamblea General de la O.

Si el órgano. cf. También aquí se impone la distinción entre órganos de mediación esporádicos e institucionales.D. Los órganos de esta índole pueden establecerse para decidir litigios aislados y luego dejar de ser (órganos de decisión esporádicos). ya por solicitarlo los interesados.competentes para regular con autonomía el orden de sus asuntos. y que inició sus actividades el 30 de enero de 1922. pues el órgano encargado de fallar se designaba de común acuerdo entre las partes. También fue un tribunal de arbitraje el Tribunal Centroamericano. El primer órgano jurisdiccional permanente fue el Tribunal Permanente de Arbitraje (Cour Permanente d'Arbitraje).D.N. lo que puede dar lugar a normas procésales obligatorias también para los Estados que actúan en o ante dichos órganos. en cambio. Por este motivo. J. sustituido ahora en esta función por el Consejo de Seguridad de la . El Tribunal de Arbitraje de La Haya es tribunal de arbitraje por confiarse la decisión del litigio a personalidades designadas de común acuerdo entre las partes. creado en 1899 y subsistente en la actualidad.. III. ya por haberles ofrecido sus servicios.I. pero pueden también crearse como institución permanente (órganos de decisión institucionales). ORGANOS DE DECISION Por órgano de decisión internacional entendemos aquel órgano de una comunidad de Estados que tiene competencia para decidir por sentencia firme litigios internacionales. el (antiguo) Tribunal Permanente de Justicia Internacional. Cf. tendremos un simple órgano de investigación (comisión de encuesta). Después de la Primera Guerra Mundial fue creado un órgano permanente de mediación con el Consejo de la S. se limita a esclarecer los hechos. era un tribunal porque la designación del colegio de jueces no se hace en principio por las partes en litigio. 54 (1960). págs. al respecto la nota circular de la Secretaría general de este Tribunal arbitral de 3 de marzo de 1960 (A. Institución permanente de mediación era en la Edad Media el Papado. mira. Pero lo permanente en él se reduce a la oficina y a una lista de árbitros propuestos por los distintos Estados. puede tomar en cuenta la situación material en disputa de una forma más directa que el Tribunal Internacional de Justicia.. mientras que el órgano llamado a fallar tiene que constituirse para cada caso. instituido en 1907 y que subsistió hasta 1917. 933-41).J.. págs. En los tiempos modernos encontramos con frecuencia jefes de Estado actuando como órganos de mediación. Lo mismo ocurre con el Tribunal Internacional de Justicia (T.N. 505).. IV. En cambio. creado por el Protocolo de 16 de diciembre de 1920 sobre la base del artículo 14 del Pacto de la S. sino por la comunidad internacional organizada. ORGANOS DE INVESTIGACION Y MEDIACION Un órgano de mediación tiene como misión averiguar los hechos en caso de litigio y hacer a las partes propuestas en vistas a su solución.

en que se .N.N. desde junio de 1933 hasta junio de 1934.O. Esta rama de la administración quedaba. ORGANOS ADMINISTRATIVOS DE CARACTER POLITICO Organos internacionales de carácter político solo existen desde la fundación de la S. por el contrario. c) Pero cabe también el que se haya confiado a un órgano internacional la administración de un determinado país en todos los aspectos. En cambio. Y en este último supuesto habrá que distinguir. la mayor parte de las comisiones fluviales (Comisión Internacional del Danubio. desde que se intentó organizar la comunidad internacional sobre una base universal (infra. los artículos 49 y siguientes del Tratado de Versalles encargaron la administración plena del territorio del Sarre.. junto al Amazonas. gr. la navegación fluvial.D. Desde entonces. págs. V. realizar (hasta 1938) actos administrativos firmes con respecto a particulares porque tenía facultad para promulgar reglamentos de navegación y llevar a cabo obras de mejora en el Danubio marítimo. la moneda. reunir todas las noticias de interés en relación con ellas y tratar de reconciliar a las partes. En cuanto a las funciones. por un período de quince años. Comisión del Rhin). pesas y medidas. Aquellas materias pueden abarcar todas las ramas de la vida social.. p. la higiene. ej. págs. actos administrativos firmes. invadido por las tropas peruanas. b) La Comisión Europea del Danubio pudo. solo tienen en principio una administración mediata (fiscalizadora). la protección de plantas y animales.D. a una comisión nombrada por el Consejo de la S.U. p. ej. VI. fuera de la competencia del Estado territorial y confiada a un órgano internacional. etc..N. dándoles un plazo para su consideración.N.. muchos convenios de arbitraje y amigable composición han establecido también comisiones de buenos oficios (llamadas también comisiones de conciliación). pueden consistir en que los órganos realicen tareas administrativas meramente preparatorias o. postales. v. págs. es decir.D. el caso de que estos actos vinculen a los Estados o a individuos. con la misión de esclarecer las cuestiones en litigio. 500 y 559). a su vez. Pueden así mismo presentar a las partes un proyecto de arreglo. (infra. así como los órganos de las uniones administrativas (infra. 481). 579). telegráficas y telefónicas. y una comisión de la S. Así. ORGANOS ADMINISTRATIVOS DE CARACTER APOLITICO a) Los órganos administrativos de las comunidades internacionales pueden clasificarse con arreglo a las materias que les competen o a la índole de la función jurídica que han de realizar. las comunicaciones ferroviarias. de esta suerte. la protección a la mujer y a la infancia.. administró también el territorio de Leticia.

pero cabe también (cosa que a veces se pasa por alto) que lo sean por actos unilaterales. el protectorado. la Comisión de los Estrechos. pues. pueden también realizar actos administrativos firmes con respecto a Estados las comisiones de límites. Hay. Ahora bien: estos grupos constituyen tan solo los tipos principales de las uniones de . común. Tales asociaciones suelen ser creadas por tratados internacionales. regular con autonomía su estructura interna. a las que los tratados de paz o de cualquier otra índole encargan la delimitación de las fronteras. p. instaurado por el Tratado de Lausana el 24 de julio de 1923 sobre la base de los artículos 10 y siguientes. que a su vez puede estar organizada o no. e infra. pues. Unión de Estados organizada de carácter apolítico sobre la base de la igualdad es la unión administrativa.. ej. es preciso admitir otra nota característica para llegar al concepto técnico de unión de Estados. establece un vínculo entre los Estados a los que confiere derechos e impone obligaciones (uniones de Estados en sentido amplio). Las organizaciones supranacionales constituyen un nuevo tipo de uniones de Estados. 333). Como quiera que toda norma de D. Por último. Esta nota característica puede consistir en que los Estados asociados establezcan órganos colectivos para atender a los asuntos comunes (uniones de Estados organizadas) o en que ingresen en una asociación político-exterior más estrecha (uniones políticas de Estados). como a continuación vamos a ver.devolvió a Colombia. organizadas y no organizadas.I. uniones de Estados organizadas de carácter político y apolítico y uniones de Estados políticas.I. la protección y el cuasi-protectorado. Unión de Estados no organizada de carácter político sobre la base de la igualdad es la alianza. Uniones de Estados de carácter político organizadas sobre la base de la igualdad son la confederación. a las uniones o asociaciones de Estados que se apoyan en normas del D.I.). Por regla general. Solo nos referiremos aquí. págs. el condominio y el coimperio (supra págs. y sobre la base de la desigualdad. y encargada de vigilar la navegación del Bósforo y los Dardanelos. d) Un órgano internacional con facultad para realizar actos administrativos firmes con respecto a Estados era. quedan al margen de nuestra consideración las uniones o asociaciones de Estados fundadas meramente en el derecho interno (uniones de Estados de derecho político). (uniones de Estados de D. según el D. Esta comisión fue disuelta por la Convención de Montreux de 20 de julio de 1936.I. 277 s. las uniones de Estados pueden fundarse en el principio de la igualdad de los miembros o en el de su desigualdad. CAPITULO 14 LAS UNIONES DE ESTADOS DE DERECHO INTERNACIONAL A) Su concepto y clases Puesto que los Estados soberanos pueden..

I. por lo que recobran su capacidad de obrar plena en cuanto caduque el tratado en cuestión. cargas excesivas). cuya capacidad jurídico-internacional de obrar solo queda limitada por las normas de D. pero como el contenido de este tratado se orienta a la creación de un Estado total. el Estado federal es una unión de Estados de derecho interno porque en él la unión entre Estados miembros descansa exclusivamente en el derecho del Estado total. B) Uniones de Estados organizadas de carácter apolítico Se entiende por unión o comunidad administrativa una unión de Estados soberanos organizada para atender funciones administrativas apolíticas y paralelas a las de los Estados asociados. de manera inmediata. 579). o se conservan meramente como Estados con subjetividad jurídico-internacional . C) Uniones de Estados de carácter político organizadas sobre la base de la igualdad a) La confederación de Estados es una unión de Estados soberanos fundada en un tratado internacional y en la que por lo menos ciertos asuntos políticos están regulados por órganos comunes.I. porque la política exterior común se encomienda a órganos centrales. será el D. en principio. los Estados miembros son Estados soberanos de D. Con ellas empieza la organización de la comunidad internacional universal. rigen entre ellos. en tratados colectivos.I. La confederación de Estados es. por regla general. una unión de Estados política y organizada. Mientras el tratado confederal esté vigente. porque también en este caso puede el tratado confederal ser derogado por alguno de los motivos admitidos en D.I.Estados existentes. Pero mientras que la subjetividad jurídico-internacional de la confederación nace y muere con el tratado de confederación. particular del tratado confederal. Ello vale también en la hipótesis de que el Estado federal haya surgido de la unión de Estados soberanos. Son numerosas las uniones de este tipo que han surgido desde mediados del siglo XIX. en cambio. De esta suerte. Se fundan.I. están abiertas a todos los Estados y se calculan para mucho tiempo. mientras sus relaciones con terceros Estados están sometidas a las normas ordinarias del D. págs. si bien los Estados miembros de una confederación son exclusivamente comunidades jurídicas vinculadas al D. Cierto es que esta unión suele traducirse en un tratado.I.infra. las normas jurídicointernacionales particulares del tratado confederal. común el que regule dichas relaciones. denuncia por incumplimiento por parte de otros. En las demás materias. b) A diferencia de la confederación de Estados. las relaciones entre los Estados miembros en todas las materias que regula quedan sometidas a sus normas. Por eso su estudio habrá de llevarse a cabo en el marco de la constitución de dicha comunidad (. común.I. Esto ocurre incluso cuando el tratado se hizo “para siempre” y no contiene cláusulas de denuncia. al perfeccionarse el tratado los Estados antes soberanos desaparecen como sujetos del D. Suele tener subjetividad jurídico-internacional juntamente con los Estados miembros. pues. ya que los Estados pueden establecer entre si las uniones que quieran. común (cláusula “rebus sic stantibus”.

En el caso del Estado federal. c) De las confederaciones limitadas a Estados determinados hay que distinguir aquellas otras que pretenden organizar toda la comunidad internacional. en cambio. 182). el proceso de formación de voluntad es al menos compartido por órganos compuestos por personas independientes de los Estados miembros. D) Uniones de Estados de carácter supranacional Las comunidades supranacionales constituyen un tipo especial de unión de Estados organizada. Por consiguiente. por faltarle. La segunda característica de este tipo de uniones de Estados reside en que sus órganos (con inclusión de los que se componen de personas independientes) pueden dictar reglamentaciones directamente obligatorias. el proceso de formación de voluntad tiene lugar en estas a través de órganos comunes. y como todo tratado que se ha cumplido. el tratado fundacional subsiste como documento jurídico-internacional aun después de la instauración de la confederación. porque las relaciones entre Estados miembros siguen teniendo carácter jurídicointernacional. el tratado fundacional se perfecciona con el establecimiento del Estado federal. Por lo general. mientras que aquel regula solo una parte de las relaciones entre Estados miembros. ej. Según las actas federales. En el caso de la confederación. 21 y siguientes). pero incluso en las instituciones más desarrolladas la Secretaría solo ejerce funciones preparatorias o de proposición y ejecución. fuera de la Corona. era esta una asociación jurídicointernacional de los príncipes y soberanos alemanes para el mantenimiento de la paz exterior e interior de Alemania y de los Estados alemanes. . pero dichas confederaciones universales de Estados solo podrán ser objeto de nuestra consideración más adelante (caps. De ahí que no posea subjetividad jurídico-internacional propia (págs. También cuentan con una Secretaría. la Confederación de los Estados Unidos de Norteamérica (1778 a 1789). En estas uniones de Estados. p. de carácter general o con contenido concreto. Pero como también participan en dicho proceso órganos compuestos por representantes estatales.parcial. la Confederación Helvética (1815-1848) y la Confederación Germánica (1815-1866). por cuanto este somete a la nueva constitución todas las relaciones de los Estados miembros entre sí. sin embargo. pierde su vigencia. la intensidad de su carácter supranacional depende de las relaciones mutuas entre ambos tipos de órganos y de la importancia de su respectiva participación en las competencias generales de la organización. el tratado que establece una confederación se diferencia del que establece un Estado federal. Por el contrario. compuestos por representantes estatales. integrada por personas independientes de los Estados. Confederaciones de Estados fueron. órganos comunes. la Comunidad Británica de Naciones (Commonwealth) no es una confederación en el sentido técnico..

Pero ocurre también que una auténtica relación jurídico-internacional de protectorado vaya transformándose paulatinamente en una relación jurídico-interna de señorío si el protector logra desplazar el gobierno propio que en principio tiene el Estado protegido. Su competencia se apoya. son incompatibles con el principio de la igualdad de . en una nueva atribución de competencias en el marco del derecho internacional mediante la creación de competencias de la organización. mientras no logre afirmarse frente al protector como una comunidad que se gobierna a sí misma.no solo para los Estados miembros.I. la protección y el cuasi-protectorado. aunque la apariencia de una relación jurídico-internacional se mantenga acaso algún tiempo. sino. a saber: el protectorado. o sea de un acto de alcance jurídico-internacional. desaparece también el Estado protegido como sujeto del D. el Estado protegido deja de ser un Estado jurídico-internacionalmente dependiente. sino también para sus súbditos. por un lado. Pero ya tuvimos ocasión de señalar que bajo la máscara de un tratado de protectorado. subsistir como sujeto de D.. 234). para quedar reducido a una comunidad jurídicoestatalmente dependiente (el llamado protectorado colonial). Con la pérdida del auto-gobierno. a falta de otros preceptos generales o particulares (págs. GENERALIDADES La práctica internacional ha consagrado tres formas distintas de uniones de Estados fundadas en la desigualdad de los miembros asociados. Si este gobierno propio se pierde.I. Por eso las relaciones entre ambos Estados tienen carácter jurídico-internacional. mientras que la protección y los otros dos tipos se excluyen mutuamente. por tanto. El Estado protegido no puede. en determinadas materias y sobre la base del ordenamiento jurídico establecido por los tratados constitutivos (pág.I. Todas estas uniones de Estados tienen como nota común el que un Estado débil se pone bajo la protección de uno más fuerte sin perder su calidad de sujeto del D. E) Uniones de Estados en relación de desigualdad I. que consiste en ciertos casos en la omisión de actos de soberanía. y en otros en permitir que la organización adopte tales actos sobre la base de las competencias que le han sido atribuidas ex novo Las uniones de Estados supranacionales no son. 161 y 168). surgidas en la época del imperialismo euro-americano. ni Estados parcialmente federados ni uniones reales. de este modo. 575). no en una transferencia de derechos soberanos por parte de los Estados miembros. puede ocultarse un tratado de sumisión (pág. Las uniones de Estados sobre la base de la desigualdad. en la obligación jurídico-internacional de los Estados integrados en ella de atenerse a un determinado comportamiento. por consiguiente. y por otro. sino uniones de Estados sometidas al derecho internacional que se basan en un tratado que puede ser modificado o derogado por las normas del derecho internacional. Pero es también posible que el protectorado vaya unido a un cuasi-protectorado.

según el D. establecido por el tratado de 14 de febrero de 1960. Si queda suprimida. concedía al gobierno de las Maldivas la administración de sus relaciones exteriores en los campos económico y cultural..I. aunque tenga un origen antijurídico. II.derechos de todos los Estados. según el tratado de 26 de agosto de 1958. dichos acuerdos han desaparecido casi totalmente después de la emancipación de los pueblos de color. pues el artículo 2. al no ser estos capaces de sostenerse por sí solos y haber concluido dichos acuerdos voluntariamente. los Estados truciales. En cambio. Pero ciertos protectorados. los protectorados británicos sobre Bahrein. un protectorado mitigado. como. p. son prueba de que un protectorado puede fundarse también en un acto unilateral. Qatar. y si solo limitada. el protectorado colectivo sobre Cracovia (pág. por regla general.. Solo se han mantenido los que habían sido establecidos en interés de los Estados protegidos. de tal manera que su capacidad externa de obrar con respecto a terceros Estados quede suprimida o limitada. Dichas situaciones se fundan. de 1 de agosto de 1914. Brunei y Zanzíbar (antes de la independencia de los respectivos territorios) y el protectorado indio sobre Sikkim solo fueron configurados bajo la apariencia de protectorado internacional. el protectorado británico sobre las islas Jónicas y el primitivo protectorado de Gran Bretaña sobre Egipto. ej. Como además la mayor parte de los tratados de protectorado fueron impuestos por la fuerza a los Estados protegidos. tiene eficacia erga omnos.° del mismo no permite a Mónaco celebrar tratados internacionales sin previo acuerdo (entente préalable) con Francia. Características similares ofrece el protectorado británico sobre Tonga. EL PROTECTORADO Existe un protectorado jurídico-internacional cuando un Estado está bajo la protección de uno o más Estados. ya que los protectores también estaban facultados para regular una parte de los asuntos internos de los territorios protegidos. 58). El protectorado británico sobre las islas Maldivas (que terminó al acceder a la independencia este país en 1965).. No subsiste en el momento actual ningún protectorado pleno. ej. . También constituye un supuesto de protectorado mitigado el establecido a favor de la India sobre Bhután por el tratado de 8 de agosto de 1949. la limitación efectiva de la capacidad de obrar de un Estado. en un tratado suscrito por el Estado protector y el protegido. Protectorado mitigado es. Protectorados plenos fueron el protectorado de Francia sobre Túnez y el protectorado de Francia y de España sobre Marruecos. p. Y ello es así porque. el que ejerce Francia sobre Mónaco en virtud del tratado de 17 de junio de 1918a. tendremos un protectorado perfecto.

cede a esta gratuitamente las instalaciones de la base del Canal. Como consecuencia de la intervención armada franco-inglesa en Egipto del 31 de octubre al 6 de noviembre de 1956. un ataque por parte de un Estado no perteneciente a la Liga Arabe. en caso de un ataque exterior (es decir. de volver a ocupar el punto de apoyo en el canal de Suez (artículos 4° y 5°). por iniciativa del senador PLATT. y Cuba el 22 de mayo de 1903. LA PROTECCION Se habla de protección cuando un Estado se halla bajo la protección de otro o de una comunidad de Estados. en unión de las tropas egipcias.UU. . y consiste en que ciertos tratados concedían a Estados Unidos el derecho de intervenir en los asuntos internos de estos Estados en caso de que el orden interno se viera alterado. 4°). 8°). La Gran Bretaña conservaba únicamente para un plazo de siete años (art. la defensa del canal” (art. Ahora bien: esta relación de protección se transformó luego en una alianza desigual en virtud del tratado angloegipcio de 26 de agosto de 1936 (art. EL CUASI-PROTECTORADO El cuasi-protectorado ha venido surgiendo de las relaciones entre Estados Unidos y algunos Estados pequeños de Centroamérica.U. En el convenio firmado el 28 de febrero de 1959 entre Gran Bretaña y la República Arabe Unida. También la primitiva relación entre Gran Bretaña y Egipto correspondía a la categoría de la protección.III. pues en él se preveía (art. ni que Italia tenga derecho de intervención alguno. a cambio de la renuncia por parte de la R. IV. El prototipo de dichos tratados es el que. mientras Egipto podía llevar a cabo con independencia su política exterior con respecto a terceros Estados. aquella. sino de una simple protección. pero sin tener limitada su capacidad de obrar. por cuanto Gran Bretaña. No se trataba. San Marino está bajo la amistad protectora (“amicizia pro-tettrice”) de Italia. a ulteriores reclamaciones por la intervención armada. 12) el derecho. reconociendo en su declaración de 27 de febrero de 1922 la independencia de Egipto. y que daba a Estados Unidos un derecho de intervención “para el mantenimiento de un gobierno adecuado a la protección de las vidas. así como el derecho de utilizar el territorio egipcio en caso de guerra. se concertó entre EE. Estos derechos de la Gran Bretaña fueron restringidos todavía por el tratado anglo-egipcio de 19 de octubre de 1954. Por ejemplo. para restablecerlo. aparte Turquía e Israel) a un miembro de la Liga Arabe o a Turquía. las propiedades y la libertad individual”. 1°) la evacuación de la zona del canal por las fuerzas inglesas para el verano de 1956. por consiguiente. Egipto declaró (decreto de 1 de enero de 1957) caducado el tratado de 1954 a partir del día del ataque británico. porque se reconocía a Gran Bretaña el derecho unilateral a mantener tropas en el territorio egipcio junto al canal de Suez “para asegurar. se había reservado su defensa contra terceros Estados y la protección de los extranjeros en Egipto.A. de un protectorado. sin que su capacidad de obrar esté limitada.

Panamá. que obligan a los Estados entre sí. es necesario establecer una distinción tajante entre el derecho de extranjería internacional y el interno.I. Haití. Este es el caso cuando los Estados confieren a los extranjeros mayores derechos que los que impone el D. que en la antigua doctrina francesa fue con él muchas veces involucrado. por lo que no les corresponden derechos subjetivos internacionales ni frente al propio Estado ni frente a un Estado extranjero.I. El derecho internacional privado solo contiene normas de colisión que determinan qué derecho habrá de aplicarse a una relación de derecho privado con elementos extranjeros. por el D.ya que las potencias ocupantes podían intervenir en su ordenamiento interno. a su vez. Este derecho internacional de extranjería (droit international . 376 s. Estas normas constituyen lo que se ha denominado el derecho de extranjería. El derecho de extranjería.I. Mas como quiera que el estatuto de los extranjeros no está regulado exclusivamente por las normas del D. común obliga a los Estados entre sí a que traten de determinada manera a sus respectivos súbditos. sino únicamente de deberes para con los extranjeros que son súbditos de otro Estado.I. existen principios de D. por el contrario. Tales normas serán válidas en el orden jurídicointerno. 199). La mayor parte de las normas del D. internacional o interno. . La expresión es imprecisa porque no se trata de suyo de deberes para con los extranjeros en general. el D. Pero el tratado de 29 de mayo de 1934 entre Estados Unidos y Cuba suprimió el derecho de intervención otorgado por el de 22 de mayo de 1903. consiste. El derecho interno de extranjería no ha de ser nunca inferior al mínimo prescrito por el D. que conceden determinados derechos e imponen determinados deberes a los extranjeros de una manera inmediata. común (págs. las personas privadas no son consideradas como sujetos del D. de extranjería son de carácter meramente particular y se hallan generalmente en tratados bilaterales de comercio y establecimiento. El derecho interno de extranjería puede rebasar el ámbito del derecho de extranjería internacional. En cambio. ofrece (págs. Un cuasi-protectorado colectivo (transitorio) existió también de 1945 a 1955 sobre Austria. Derogado.I. Ahora bien: aparte el derecho de extranjería. concurriendo con ellas normas de derecho interno de los distintos Estados. han concluido los cuasiprotectorados americanos. Honduras y Nicaragua. CAPITULO 15 EL DERECHO INTERNACIONAL DE EXTRANJERIA A) Reglas generales Como ya dijimos antes.Tratados análogos fueron concluidos con la República Dominicana.I. También fue retirada la guarnición norteamericana que había en Haití.I.I. el derecho de intervención en Panamá por el Tratado de 2 de marzo de 1936. en normas materiales que regulan las correspondientes situaciones vitales.).I. común cuya existencia dan por supuesta distintos tratados. pero los Estados perjudicados tendrán derecho a reclamar su derogación o modificación con arreglo a los procedimientos que el D. Hay que distinguir también el derecho de extranjería del derecho internacional privado.

enmendar o suplementar sus disposiciones y. impidiendo a ciertos extranjeros o grupos de extranjeros el acceso a su territorio por motivos razonables. 271). 442). solo nos ocuparemos en esta parte de la situación jurídica de los extranjeros corrientes en tiempo de paz. puesto que ya consideramos antes la de los grupos de personas privilegiadas (pág. común establece que un Estado no puede cerrarse arbitrariamente hacia el exterior. Distinta de la cuestión de la entrada es la cuestión de la residencia de los extranjeros. El derecho de extranjería internacional se divide en tres secciones: la admisión de los extranjeros. Pero los Estados pueden someter la entrada a determinadas condiciones. A idénticos resultados llegó el Instituto de Derecho Internacional. FRANCISCO DE VITORIA pretendió deducir este derecho del derecho fundamental de comunicación.. ej. Otras disposiciones sobre la materia se encuentran así mismo en los proyectos de la Conferencia de Codificación de La Haya (1930) relativos a la responsabilidad de los Estados. C) La situación jurídica de los extranjeros I. y que. Del 5 de noviembre al 5 de diciembre de 1929 se reunió en París una Conferencia cuyo objeto era la codificación del derecho de extranjería en materia económica. el D. en ciertas circunstancias. B) La admisión de los extranjeros Con respecto a la admisión de los extranjeros. positivo no conoce un deber general de los Estados de admitir a los extranjeros a una residencia permanente.commun des étrangers) ha sido reconocido también por el T.P. La Convención panamericana de La Habana (1928) trata de codificar en nueve artículos la condición de los extranjeros.I. la situación de los extranjeros en el país y la expulsión de los mismos. 113) cuando.I. Sin embargo. EL PRINCIPIO FUNDAMENTAL . Sin embargo.I. Pero cabrá admitir un abuso de derecho (págs. En todo caso. será libre de excluir a grupos de extranjeros que le parezcan peligrosos. p. un Estado poco poblado prohíba sin más la inmigración. El 13 de diciembre de 1965 fue concluido en París un convenio de establecimiento que regula la situación de las personas físicas de los Estados miembros del Consejo de Europa en el territorio de las partes contratantes y establece un Comité permanente para supervisar la aplicación del convenio. solucionar diferencias de opinión que puedan surgir entre las partes sobre la aplicación del mismo. pero no alcanzó resultado alguno. por otra parte. el D. la situación jurídica de los extranjeros en tiempo de guerra solo podrá ser examinada en el marco del derecho de la guerra (págs.J.

Con la pérdida del auto-gobierno.I. Pero ya tuvimos ocasión de señalar que bajo la máscara de un tratado de protectorado.I. el protectorado británico sobre las islas Jónicas y el primitivo protectorado de Gran Bretaña sobre Egipto. subsistir como sujeto de D. según el D. el protectorado colectivo sobre Cracovia (pág. y si solo limitada. . Si este gobierno propio se pierde.La práctica internacional ha consagrado tres formas distintas de uniones de Estados fundadas en la desigualdad de los miembros asociados. Las uniones de Estados sobre la base de la desigualdad. de tal manera que su capacidad externa de obrar con respecto a terceros Estados quede suprimida o limitada. como. por regla general. a saber: el protectorado. 58). aunque tenga un origen antijurídico. Pero ocurre también que una auténtica relación jurídico-internacional de protectorado vaya transformándose paulatinamente en una relación jurídico-interna de señorío si el protector logra desplazar el gobierno propio que en principio tiene el Estado protegido. Todas estas uniones de Estados tienen como nota común el que un Estado débil se pone bajo la protección de uno más fuerte sin perder su calidad de sujeto del D. tiene eficacia erga omnos. LA CAPACIDAD JURIDICA DE LOS EXTRANJEROS Existe un protectorado jurídico-internacional cuando un Estado está bajo la protección de uno o más Estados.I. tendremos un protectorado perfecto. ej. en un tratado suscrito por el Estado protector y el protegido. mientras que la protección y los otros dos tipos se excluyen mutuamente. surgidas en la época del imperialismo euro-americano. Solo se han mantenido los que habían sido establecidos en interés de los Estados protegidos. Si queda suprimida. por consiguiente.. Pero ciertos protectorados. desaparece también el Estado protegido como sujeto del D. El Estado protegido no puede. II. son incompatibles con el principio de la igualdad de derechos de todos los Estados. el Estado protegido deja de ser un Estado jurídico-internacionalmente dependiente. la limitación efectiva de la capacidad de obrar de un Estado. p. de 1 de agosto de 1914. la protección y el cuasi-protectorado. para quedar reducido a una comunidad jurídicoestatalmente dependiente (el llamado protectorado colonial). Y ello es así porque. Dichas situaciones se fundan. aunque la apariencia de una relación jurídico-internacional se mantenga acaso algún tiempo. mientras no logre afirmarse frente al protector como una comunidad que se gobierna a sí misma.. un protectorado mitigado. Pero es también posible que el protectorado vaya unido a un cuasi-protectorado. Como además la mayor parte de los tratados de protectorado fueron impuestos por la fuerza a los Estados protegidos. o sea de un acto de alcance jurídico-internacional.. 234). dichos acuerdos han desaparecido casi totalmente después de la emancipación de los pueblos de color. son prueba de que un protectorado puede fundarse también en un acto unilateral.I. Por eso las relaciones entre ambos Estados tienen carácter jurídico-internacional. al no ser estos capaces de sostenerse por sí solos y haber concluido dichos acuerdos voluntariamente. puede ocultarse un tratado de sumisión (pág.

en unión de las tropas egipcias. reconociendo en su declaración de 27 de febrero de 1922 la independencia de Egipto. El protectorado británico sobre las islas Maldivas (que terminó al acceder a la independencia este país en 1965). También la primitiva relación entre Gran Bretaña y Egipto correspondía a la categoría de la protección. III.. de un protectorado. la defensa del canal” (art. EL RESPETO A LOS DERECHOS ADQUIRIDOS Se habla de protección cuando un Estado se halla bajo la protección de otro o de una comunidad de Estados. pues en él se preveía (art. ej. San Marino está bajo la amistad protectora (“amicizia pro-tettrice”) de Italia. los Estados truciales.Protectorado mitigado es. pues el artículo 2. Características similares ofrece el protectorado británico sobre Tonga. 8°). establecido por el tratado de 14 de febrero de 1960. Estos derechos de la Gran Bretaña fueron restringidos todavía por el tratado anglo-egipcio de 19 de octubre de 1954. Ahora bien: esta relación de protección se transformó luego en una alianza desigual en virtud del tratado angloegipcio de 26 de agosto de 1936 (art. En cambio. por cuanto Gran Bretaña. Por ejemplo. pero sin tener limitada su capacidad de obrar.° del mismo no permite a Mónaco celebrar tratados internacionales sin previo acuerdo (entente préalable) con Francia. sin que su capacidad de obrar esté limitada. También constituye un supuesto de protectorado mitigado el establecido a favor de la India sobre Bhután por el tratado de 8 de agosto de 1949. Brunei y Zanzíbar (antes de la independencia de los respectivos territorios) y el protectorado indio sobre Sikkim solo fueron configurados bajo la apariencia de protectorado internacional. se había reservado su defensa contra terceros Estados y la protección de los extranjeros en Egipto. los protectorados británicos sobre Bahrein. sino de una simple protección. mientras Egipto podía llevar a cabo con independencia su política exterior con respecto a terceros Estados. Qatar. Protectorados plenos fueron el protectorado de Francia sobre Túnez y el protectorado de Francia y de España sobre Marruecos. No se trataba. ni que Italia tenga derecho de intervención alguno. No subsiste en el momento actual ningún protectorado pleno. 4°). concedía al gobierno de las Maldivas la administración de sus relaciones exteriores en los campos económico y cultural. así como el derecho de utilizar el territorio egipcio en caso de guerra. p. ya que los protectores también estaban facultados para regular una parte de los asuntos internos de los territorios protegidos. según el tratado de 26 de agosto de 1958. por consiguiente. 1°) la evacuación de la zona del canal por las fuerzas inglesas para el verano . porque se reconocía a Gran Bretaña el derecho unilateral a mantener tropas en el territorio egipcio junto al canal de Suez “para asegurar. el que ejerce Francia sobre Mónaco en virtud del tratado de 17 de junio de 1918a.

común (págs. Derogado. En cambio.A. LOS DERECHOS DE LIBERTAD El cuasi-protectorado ha venido surgiendo de las relaciones entre Estados Unidos y algunos Estados pequeños de Centroamérica. V. Pero el tratado de 29 de mayo de 1934 entre Estados Unidos y Cuba suprimió el derecho de intervención otorgado por el de 22 de mayo de 1903.I. las personas privadas no son consideradas como sujetos del D.U. Un cuasi-protectorado colectivo (transitorio) existió también de 1945 a 1955 sobre Austria. La Gran Bretaña conservaba únicamente para un plazo de siete años (art. El prototipo de dichos tratados es el que. LA VIA JUDICIAL Como ya dijimos antes. y que daba a Estados Unidos un derecho de intervención “para el mantenimiento de un gobierno adecuado a la protección de las vidas.ya que las potencias ocupantes podían intervenir en su ordenamiento interno. También fue retirada la guarnición norteamericana que había en Haití. Panamá. el derecho de intervención en Panamá por el Tratado de 2 de marzo de 1936. las propiedades y la libertad individual”. Egipto declaró (decreto de 1 de enero de 1957) caducado el tratado de 1954 a partir del día del ataque británico. han concluido los cuasiprotectorados americanos. 12) el derecho. común obliga a los Estados entre sí a que traten de determinada manera a sus respectivos súbditos. . por iniciativa del senador PLATT.UU.I. Honduras y Nicaragua. 199). a su vez. cede a esta gratuitamente las instalaciones de la base del Canal. para restablecerlo. por el D. . Mas como quiera que el estatuto de los extranjeros no está regulado exclusivamente por las normas del D. y Cuba el 22 de mayo de 1903. a cambio de la renuncia por parte de la R. Haití. sino únicamente de deberes para con los extranjeros que son súbditos de otro Estado. aquella. se concertó entre EE. Estas normas constituyen lo que se ha denominado el derecho de extranjería. y consiste en que ciertos tratados concedían a Estados Unidos el derecho de intervenir en los asuntos internos de estos Estados en caso de que el orden interno se viera alterado. un ataque por parte de un Estado no perteneciente a la Liga Arabe. En el convenio firmado el 28 de febrero de 1959 entre Gran Bretaña y la República Arabe Unida.de 1956. por lo que no les corresponden derechos subjetivos internacionales ni frente al propio Estado ni frente a un Estado extranjero.I. La expresión es imprecisa porque no se trata de suyo de deberes para con los extranjeros en general. en caso de un ataque exterior (es decir. el D. de volver a ocupar el punto de apoyo en el canal de Suez (artículos 4° y 5°). aparte Turquía e Israel) a un miembro de la Liga Arabe o a Turquía. Como consecuencia de la intervención armada franco-inglesa en Egipto del 31 de octubre al 6 de noviembre de 1956. a ulteriores reclamaciones por la intervención armada. IV.I. Tratados análogos fueron concluidos con la República Dominicana. que obligan a los Estados entre sí.

Tales normas serán válidas en el orden jurídicointerno. por otra parte. Hay que distinguir también el derecho de extranjería del derecho internacional privado. en ciertas circunstancias. internacional o interno. pero los Estados perjudicados tendrán derecho a reclamar su derogación o modificación con arreglo a los procedimientos que el D. Este es el caso cuando los Estados confieren a los extranjeros mayores derechos que los que impone el D. consiste.I. 271).concurriendo con ellas normas de derecho interno de los distintos Estados. Otras disposiciones sobre la materia se encuentran así mismo en los proyectos de la Conferencia de Codificación de La Haya (1930) relativos a la responsabilidad de los Estados.I. común cuya existencia dan por supuesta distintos tratados.). solucionar diferencias de opinión que puedan surgir entre las partes sobre la aplicación del mismo. ofrece (págs. La Convención panamericana de La Habana (1928) trata de codificar en nueve artículos la condición de los extranjeros. El derecho de extranjería. 442).I. DEBERES DE PROTECCION . Sin embargo. es necesario establecer una distinción tajante entre el derecho de extranjería internacional y el interno. pero no alcanzó resultado alguno. enmendar o suplementar sus disposiciones y. que conceden determinados derechos e imponen determinados deberes a los extranjeros de una manera inmediata. y que.I.I. La mayor parte de las normas del D.P. la situación de los extranjeros en el país y la expulsión de los mismos. VI. Del 5 de noviembre al 5 de diciembre de 1929 se reunió en París una Conferencia cuyo objeto era la codificación del derecho de extranjería en materia económica.J. Ahora bien: aparte el derecho de extranjería. El derecho internacional privado solo contiene normas de colisión que determinan qué derecho habrá de aplicarse a una relación de derecho privado con elementos extranjeros. Este derecho internacional de extranjería (droit international commun des étrangers) ha sido reconocido también por el T. puesto que ya consideramos antes la de los grupos de personas privilegiadas (pág. la situación jurídica de los extranjeros en tiempo de guerra solo podrá ser examinada en el marco del derecho de la guerra (págs. por el contrario. 376 s. El 13 de diciembre de 1965 fue concluido en París un convenio de establecimiento que regula la situación de las personas físicas de los Estados miembros del Consejo de Europa en el territorio de las partes contratantes y establece un Comité permanente para supervisar la aplicación del convenio. El derecho de extranjería internacional se divide en tres secciones: la admisión de los extranjeros.I. que en la antigua doctrina francesa fue con él muchas veces involucrado. El derecho interno de extranjería no ha de ser nunca inferior al mínimo prescrito por el D. solo nos ocuparemos en esta parte de la situación jurídica de los extranjeros corrientes en tiempo de paz. El derecho interno de extranjería puede rebasar el ámbito del derecho de extranjería internacional. existen principios de D. de extranjería son de carácter meramente particular y se hallan generalmente en tratados bilaterales de comercio y establecimiento. en normas materiales que regulan las correspondientes situaciones vitales.

En los tratados recientes encontramos. reglas relativas a la situación del trabajador extranjero. Estas normas no pueden ser aquí objeto de exposición. p. vid supra. EL DERECHO DE EXTRANJERIA EN MATERIA ECONOMICA Si el derecho común de extranjería no impone el deber de autorizar a los extranjeros el ejercicio de una profesión. (Sobre el Convenio europeo de establecimiento. la expulsión depende de condiciones más estrictas que la exclusión. Por consiguiente.. Antes bien. del Pacto de la S.Con respecto a la admisión de los extranjeros. no se consiguió. En todo caso.I. la mayor parte de los tratados de comercio y establecimiento contienen normas acerca de la situación del comerciante extranjero. impidiendo a ciertos extranjeros o grupos de extranjeros el acceso a su territorio por motivos razonables. el D. pues no tienen otro fundamento que convenios bilaterales. del 5 de noviembre al 5 de diciembre de 1929. codificación que. Pero cabrá admitir un abuso de derecho (págs. pág. positivo no conoce un deber general de los Estados de admitir a los extranjeros a una residencia permanente. ej. Para dar efectividad a esta disposición se reunió en París. apartado e).I. el D. Por el artículo 23. Los motivos de expulsión admitidos por la práctica internacional pueden reducirse a las categorías siguientes: 1) Peligro para la seguridad y el orden del Estado de residencia (p.. mediante la . un Estado poco poblado prohíba sin más la inmigración. la expulsión de un extranjero solo es lícita en D. como ya indicamos.. los motivos de la expulsión no coinciden con los de la exclusión.D. prohíbe a los Estados disponer y llevar a cabo a su arbitrio la expulsión de extranjeros. será libre de excluir a grupos de extranjeros que le parezcan peligrosos. Distinta de la cuestión de la entrada es la cuestión de la residencia de los extranjeros. Presuponen estos límites jurídico-internacionales varios tratados" y así mismo la jurisprudencia internacional.) D) La expulsión de los extranjeros Aunque se admite comúnmente que los extranjeros no tienen un derecho incondicional a la residencia. el D. A idénticos resultados llegó el Instituto de Derecho Internacional. ej.N. Sin embargo. Pero los Estados pueden someter la entrada a determinadas condiciones. los Estados miembros se comprometían a tomar las disposiciones necesarias para asegurar un “trato equitativo al comercio de todos los miembros de la Sociedad”.I. FRANCISCO DE VITORIA pretendió deducir este derecho del derecho fundamental de comunicación. una conferencia internacional para la codificación de los derechos de los extranjeros en materia económica. además. común establece que un Estado no puede cerrarse arbitrariamente hacia el exterior. Sin embargo. VII. 341. 113) cuando. si hay motivos suficientes para ella.I.

5) Perjuicios económicos ocasionados al Estado de residencia (p.I. . El Convenio europeo de establecimiento de 13 de febrero de 1955 solo autoriza la expulsión de extranjeros por razones de moral.agitación política. ej. 4) Delitos cometidos dentro o fuera del país.. común o particular. o incluso simple falta de medios). y establece restricciones aún más importantes para los residentes en el país. hechos de los que se desprenda que el comportamiento o la condición de extranjero constituye una perturbación o un peligro serios para el Estado de residencia. En cambio. 3) Amenaza u ofensa a otros Estados.I. de la prohibición de someter a juicio penal a un jefe de misión).I.I. Una violación del D. CAPITULO 16 EL ACTO ILICITO INTERNACIONAL Y SUS CONSECUENCIAS A) Responsabilidad de los Estados por falta propia I.I. generadora de una responsabilidad del Estado puede consistir en una acción o en una omisión. ej. DEDUCCION DEL PRINCIPIO Según el D. si así lo requiere. por consiguiente. para ponerle en condiciones de poder eventualmente formular una reclamación fundada. un sujeto de D. que infringe una norma jurídico-internacional. mendicidad. Este principio se reconoce de una manera general en la práctica internacional. En el primer caso se trata de la infracción de una prohibición jurídico-internacional (p. 6) Residencia en el país sin autorización. la legalidad de la expulsión podrá ser sometida a un tribunal arbitral. vagabundeo. puesto que el no admitir la responsabilidad consiguiente a un entuerto suprimiría el deber de los Estados de comportarse según el D. 2) Ofensa inferida al Estado de residencia. si se infringen los imperativos de humanidad e higiene. En la Conferencia codificadora de La Haya (1930) nadie lo puso en duda.. Tiene que haber. es responsable con respecto al sujeto perjudicado. seguridad u orden público. ej. el D. Una expulsión decretada legítimamente se transformará en expulsión ilegal por la manera de ejecutarse. del no cumplimiento de un imperativo jurídico-internacional (p.I. la legalidad de la expulsión podrá quedar ventilada según el procedimiento jurídico-internacional corriente. común no impone la concesión al extranjero expulsado de un recurso jurídico contra la expulsión.. Si entre ambas partes rige un tratado de arbitraje.. Pero aun cuando falte un tratado de esta índole. Su negación implicaría la destrucción del D. Los motivos de expulsión han de comunicarse al Estado a que el extranjero pertenece. común. en el segundo. enfermedades infecciosas o actividades inmorales).

P. sin embargo. II. por su parte. si se causa un daño a un extranjero. Ello no excluye. se desprende.I. SUJETOS Y OBJETOS DEL ACTO ILICITO INTERNACIONAL a) Según la opinión dominante. no es él.D. de proteger a los extranjeros. Así mismo.I.I.J. Esto vale sobre todo con respecto a las ofensas al honor del Estado.. Por consiguiente. en su sentencia de 9 de abril de 1949 en el asunto del Estrecho de Corfú. Por eso el Gobierno francés. el mero hecho de producir un daño no da lugar a responsabilidad jurídico-internacional: esta solo se da cuando el daño resulte de una infracción del D. Y aunque el alto tribunal no concedió una indemnización patrimonial propia por estos perjuicios ideales. es adecuada para disminuir el prestigio del Estado ofendido. El mismo punto de vista adoptan las observaciones formuladas por otros Estados. común. El T. ya que no son aquellos. con motivo de la detención de los buques mercantes franceses Carthage y Manouba por Italia. el Gobierno alemán. una responsabilidad individual. comunidades directamente sometidas al D. común y de los tratados vigentes entre las partes.. entregado a los Estados para preparar la Conferencia codificadora de La Haya (1930). no solo el resarcimiento del perjuicio patrimonial producido a los súbditos franceses. mas no los individuos.J.N. de la que no había resultado daño material alguno. sin embargo. los que tienen facultad para exigir una reparación. quien tiene derecho a una reclamación jurídico-internacional. en su respuesta al cuestionario de la S. exigió ante el Tribunal de Arbitraje de La Haya. Pero incluso en tales supuestos la situación de los individuos con derecho a reclamación es . sino además una reparación por la ofensa inferida a la bandera francesa y por la violación del D.I. En estos casos excepcionales no son..el deber de promulgar determinadas disposiciones.I.I. el que un tratado internacional no pueda conceder a particulares el derecho de acudir ante una instancia internacional contra un Estado que haya infringido determinado deber.I. sino determinados individuos. hizo hincapié en que las infracciones del D.I. de entregar a un delincuente). a quien el asunto se sometiera. De igual manera. solo pueden ser sujetos de acto ilícito internacional los Estados y otras comunidades directamente sometidas al D. de los resultados que toda infracción. ha reconocido reiteradamente este principio.I. sino el Estado del que es súbdito. El T. puesto que puede producirse perjuicio a un Estado aun en el caso de que no sufra mengua alguna en su patrimonio. pueden motivar una responsabilidad jurídico-internacional aun cuando no se haya producido un perjuicio patrimonial. como tal. objeto del delito internacional. Pero incluso cuando no existe una interferencia de esa índole. Solo por excepción surge. según el D.I. el que se haya producido un daño económico. sino estos. además. aunque haciendo notar que esta comprobación constituía por sí misma una consecuencia jurídica adecuada del acto ilícito. da lugar a la responsabilidad del Estado causante. solo son objeto del acto ilícito internacional. ya la simple tolerancia de una violación del D. los Estados. del D. durante la guerra de Tripolitania. naturalmente. La responsabilidad jurídico-internacional no implica. En cambio. comprobó la existencia de una violación del D. pues.I.

por consiguiente. En tal caso no estaremos en presencia de una intervención directa. Si tenemos en cuenta que un Estado simplemente amenazado por un acto ilícito no ha sufrido todavía ningún perjuicio. del D. b) En principio. Sin embargo. pone algunos ejemplos: intento de establecer un dominio universal. perturbación del tráfico común en vías abiertas. . únicamente el Estado del que es súbdito el individuo ofendido podrá intervenir contra el Estado ofensor. este perderá su razón de ser si el Estado ofendido no hace la reclamación o más tarde renuncia a ella. es la de si por excepción el D. El mero interés ideal de los demás Estados de que se respete el ordenamiento jurídico-internacional no basta.. resultará claro que tal Estado no puede tener derecho a pedir una reparación. Porque este “derecho” tiene como única y exclusiva consecuencia el que el Estado de referencia no pueda considerar tal ofrecimiento como acto inamistoso. HEFFTER. Otra cuestión. VATTEL afirma la existencia de tal excepción cuando un Estado no se limita a realizar delitos singulares y se salta de una manera general el D. Pero es libre. la responsabilidad jurídico-internacional solo se da con respecto a los Estados afectados de manera inmediata por el comportamiento antijurídico. por consiguiente. Por eso. violación de los derechos diplomáticos en general. por ende. en cambio. aisladamente o en unión de otros Estados tampoco afectados directamente. que se adhiere a ese punto de vista. Si.I.I. a actuar. mientras que frente a auténticos derechos hay el deber de satisfacer la reclamación. contra el Estado ofensor. Solo en la comunidad de Estados organizada ha sido posible transferir el derecho a reaccionar contra determinadas violaciones graves a la propia comunidad. aun en la violación de una norma consuetudinaria o de un tratado colectivo solo pueden intervenir en principio los Estados inmediatamente perjudicados. y de apoyar al Estado ofendido en la satisfacción de sus reclamaciones. Un apoyo de esta naturaleza puede adoptar también la forma de una gestión colectiva del Cuerpo Diplomático acreditado en un Estado. antes que infrinja el derecho.UU. porque la imposición de la sanción queda siempre reservada a los Estados. para fundamentar una reclamación de esta índole. con independencia del derecho del Estado directamente afectado. en un caso para justificar su proceder.I. en general. hay que establecer una distinción entre este principio y la facultad —invocada por los EE.más débil que la de los Estados. y. o si no se llega siquiera a una decisión. de dirigir una advertencia al Estado de referencia. la cuestión adopta la formulación extrema de si un Estado puede lícitamente intervenir contra amenazas de infracciones jurídicas y no solo contra las infracciones consumadas. en cambio. Como quiera que en todos estos casos son todos los Estados los que han de temer verse lesionados también en sus derechos por un Estado que se ríe. común autoriza a un Estado no directamente afectado por una violación del D. establecimiento de principios antijurídicos contra todos y ejecución de los mismos contra un Estado. la sentencia arbitral no se cumple. sino del simple auxilio a un Estado ofendido.I. y prevista en el artículo 5° del Convenio de La Haya sobre solución pacífica de conflictos (1907)— que todo Estado tiene de ofrecer sus buenos oficios o su mediación cuando surja un litigio entre terceros Estados.

el problema consistirá siempre en determinar si el comportamiento del órgano únicamente puede ser imputado al Estado cuando ha incurrido en el supuesto ilícito de modo culposo (intencionada o negligentemente) o si. Portavoces de la primera son ANZILOTTI y GUG-GENHEIM. el principio de la responsabilidad por culpa o subjetiva. pues según ella un Estado no es. señalemos la sentencia del Tribunal Arbitral británico-panameño de 6 de julio de 1933. en realidad. Parece ir contra la opinión que aquí sustentamos la sentencia arbitral de 7 de junio de 1929 en el asunto Jean-Baptiste Caire. la simple violación objetiva del D. declaró lícita la expulsión de uno de sus miembros por falta de pago de sus cuotas cuando fuere intencionada. ej. KELSEN parece adherirse a esta doctrina. También ha hecho suya esta concepción el T. El Consejo de la S. Así.III. que pretenden excluir por definición toda referencia a una culpa.I. y más recientemente. voluntary and consequently culpable”). También la sentencia arbitral de 3 de septiembre de 1935 sobre el incidente de Ual-Ual arranca del punto de vista jurídico de que solo se da una responsabilidad estatal cuando los órganos actuantes procedieron con culpa. por el contrario. Tres son aquí las direcciones principales. Pero esta negligencia puede ser una mera culpa levissima. sosteniendo que el oficial portugués había creído que actuaba en legítima defensa. difieren hoy los pareceres acerca de la relevancia jurídicointernacional de una circunstancia subjetiva de este tipo. ya que para él. Pero también la teoría más antigua. La práctica internacional confirma esta concepción. por un órgano del Estado hacer incurrir a este en responsabilidad..J. En cambio.I. el Tribunal de Arbitraje de La Haya. RESPONSABILIDAD SUBJETIVA U OBJETIVA EN DERECHO INTERNACIONAL Mientras la doctrina antigua admitía comúnmente que una violación del D. la negligencia no constituye una forma de culpa. en la que el arbitro VERZIIL se pronunció por la “teoría .D. en oposición a la concepción dominante. A primera vista. cuya concepción se impuso en el Instituto de Derecho Internacional".I. p. responsable si la infracción objetiva del D. pero. confirmando con ello el principio de la responsabilidad por culpa. reconociendo que en el último supuesto no hay imputación al Estado. tuvo lugar sin que pesara sobre el órgano estatal correspondiente por lo menos una negligencia (falta de previsión o de atención). motivada por el asunto Casa-blanca. SCHOEN y STRUPP sostienen que. que expresamente no califica de delito internacional la muerte casual y no intencionada de un extranjero por un policía (“their actions were not malicious. en el asunto del Estrecho de Corfú. en principio. Ahora bien: como el Estado solo puede actuar mediante sus órganos. representada ya por GROCIO. por otra parte. en AGO y DAHM. en el asunto James Pugh. y en las omisiones. negligentes y sin culpa.. rige en las acciones el principio de la responsabilidad objetiva o por el resultado. solo se opone a la nota del dolo.I. El tribunal arbitral germano-lusitano rechazó la responsabilidad de Portugal por homicidio en el caso Naulilaa (1928). estableció una distinción entre infracciones dolosas. Por último.N. encontró cálidos defensores en HEILBORN y especialmente en STRISOWER. por regla general. en la sentencia de 22 de mayo de 1909. solo hace responsable al Estado cuando haya habido por parte del órgano estatal infractor una acción o una omisión culpable.

para fundamentar su responsabilidad. la responsabilidad objetiva solo es admitida excepcionalmente para ciertas clases de daños. del Convenio de La Haya de 18 de octubre de 1907. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR SUS ORGANOS COMPETENTES a) Como los Estados solo pueden actuar a través de los individuos. exime de responsabilidad por “los daños involuntarios” que se puedan ocasionar (pág. ya que el mismo VERZIJL distingue con claridad entre culpa del “Estado” (con lo que se quiere decir el gobierno) y culpa de sus órganos ejecutivos. sobre bombardeo por fuerzas navales. y solo raramente como consecuencia de actos judiciales. A ello se añade que cuando la situación jurídica sea dudosa. se pregunta qué comportamiento humano se atribuye al Estado. La cuestión de la culpa (dolosa o negligente) suele presentarse frecuentemente en relación con actos de órganos administrativos. ej.I. se advierte que el arbitro no declaró que no fuese necesaria una culpa de las autoridades. sino también en las acciones. solo entra en consideración como sujeto de supremacía. por error disculpable. para atribuir el acto antijurídico a su Estado. p. Algunos laudos arbitrales reconocen una responsabilidad por el resultado. Como quiera que un Estado. 446). párrafo 2°. Este principio tiene que ser matizado en dos direcciones. En tal supuesto. si hubiesen detenido a un diplomático ebrio al que no podían conocer como tal. observaremos que el arbitro solo sostuvo que no era necesaria la culpa del “Estado” para fundamentar su responsabilidad por los actos ilícitos de sus autoridades. los Estados solo responden en principio del comportamiento de sus órganos.objetiva de la responsabilidad”. el artículo 2°. 132 ss. ya que en caso de contradicción entre su interpretación de dicha norma y la que adopte una instancia decisora internacional.. cabe únicamente imputarle el . IV.). y no de los actos de sus súbditos o miembros. habrá que acudir como fuente jurídica a los principios generales del derecho reconocidos por los Estados civilizados (págs. y por otro lado. Estos ejemplos hacen ver suficientemente que tiene que haber culpa de un órgano no solo en las omisiones. Es de presumir que VERZIJL no hubiese admitido tal responsabilidad si las autoridades. dicha instancia solo puede exigir una modificación de la ley que produzca efectos en el futuro. Mas mirando la cosa de cerca. En este sentido. hubiesen dado lugar a un hecho ilícito objetivo. no puede esta condenar al Estado a una indemnización por daños si el legislador ha interpretado la norma internacional de buena fe. quedará establecida su responsabilidad culposa cuando cualquiera de sus órganos ha actuado culposamente. sino la del “Estado”.I. según los principios generales del derecho. Puede también plantearse con motivo de la aplicación de una norma internacional por el legislador nacional. pero son demasiado escasos para anular el principio general en la materia.. en cuanto sujeto del D. que no surge responsabilidad internacional de violaciones objetivas del Derecho de gentes que procedan de un error excusable. mientras que en principio solo se admite una responsabilidad cuando el daño causado lo fue premeditadamente o por negligencia. Ahora bien: como el Estado es responsable por todos sus órganos. Y no hay duda de que. A esta pregunta suele contestarse diciendo que ante el D. Pero si examinamos esta decisión con más detenimiento. aunque de modo diverso a la instancia internacional.

Mas como el Estado solo puede actuar mediante órganos. porque según el D. por otra parte. por lo que si excepcionalmente el señorío es ejercido por individuos distintos de los que la constitución escrita tiene en cuenta.I. el establecido en 1849 entre Estados Unidos y Méjico dice. Siendo. puede ocurrir que el propio D.. Por consiguiente. verbigracia. 423). y lo es siempre el Estado. imputa entonces al Estado la conducta de los titulares efectivos del poder. De ahí que si el órgano de un Estado asume además cometidos de otro Estado. puede tomarse esta situación normal como punto de partida. deja que los ordenamientos jurídicos internos determinen las personas que han de considerarse como órganos del Estado.I. cuando a continuación hablemos de actos del Estado. Concepción es esta que encontramos también en la jurisprudencia de los Tribunales de Arbitraje americanos. determine las personas que han de considerarse como órganos de un Estado. En primer término.comportamiento de sus órganos competentes para realizar actos de supremacía. Así. Sin embargo. solo entra en consideración aquel comportamiento de los órganos que realizan los hombres encargados de este cometido en calidad de órganos de su Estado. b) Ahora bien: ¿a base de qué ordenamiento jurídico tendrá lugar la imputación de una conducta humana al Estado La respuesta es la siguiente: por regla general. Algunos autores admiten una excepción de esta regla para el caso de que el acto ilícito haya sido cometido por órganos subordinados. un Estado es responsable directamente por un buque mercante sometido a su autoridad. en el asunto Bensley. Por otra parte.I. mientras que los actos de los órganos de las empresas económicas dirigidas por el Estado. A su entender. no es nunca responsable el gobierno. el Estado solo debe responder de estos actos cuando los haya ordenado o haya dejado culpablemente de impedirlos o castigarlos. entenderemos por ellos exclusivamente los de órganos que están al servicio de la supremacía del Estado. han de considerarse como acciones privadas. el artículo 2° del Reglamento sobre la guerra terrestre establece que la población de un Estado que se levanta contra el enemigo que se acerca se incluye en determinadas circunstancias entre los combatientes legítimos (pág.I. c) Un Estado es también responsable de la conducta de sus órganos desplegada en el marco de su competencia cuando el órgano actuó contra sus directrices o contra la orden de su superior. que el “gobierno” no puede ser considerado responsable de todos los actos ilícitos de sus órganos inferiores. que. indiferente que el derecho interno considere a su vez a estas personas como órganos del Estado.. Lo decisivo es que se trate o no de actos que puedan imputarse al Estado mismo. Esta distinción tiene especial importancia para el caso de que una embajada o un consulado tenga a su cargo la representación de un tercer Estado. Pero esta concepción descansa en un error. incluso cuando no haya sido transformado en barco de guerra a tenor del VII Convenio de La Haya de 1907. Por ej. el Estado a que pertenece no sea responsable de ellos. el D. la de ferrocarriles o el monopolio del tabaco. tienen que atribuirse al Estado todos los actos realizados por sus órganos en el . el derecho interno solo es decisivo cuando se trata de una ordenación regularmente efectiva. Es. el D. Hay que recordar. Pero este principio experimenta una doble excepción. pues. por lo demás. generalmente efectiva la constitución escrita de un Estado. por regla general. Por ej. un Estado puede incurrir en responsabilidad por el comportamiento de un particular si este actuó en un caso determinado por encargo suyo.

RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR ACTOS DE SU ORGANO LEGISLATIVO Los Estados son también responsables de la promulgación de leyes opuestas al D.I. según ya señalamos. En todos estos casos el D. Pero solo será contraria al D. y no cuando se limite a hacer posible la realización de un acto futuro internacionalmente ilícito. que un Estado soberano responde por los Estados miembros y todas las demás corporaciones territoriales a él incorporadas. porque este ámbito se deriva también de la constitución federal. el Estado central no sea responsable.I. La responsabilidad de un Estado federal no queda descartada por el hecho de que su Constitución no le permita intervenir contra el Estado miembro. una ley cuando encierre directamente alguna disposición contraria. e) El principio de la responsabilidad de los Estados que acabamos de desarrollar vale para toda clase de actividad estatal. porque se trata de un comportamiento imputable al Estado en virtud de su ordenamiento jurídico. sin relevancia jurídico-internacional alguna. un acto ilícito internacional únicamente puede ser producido por un acto de supremacía del Estado miembro. como sujetos de supremacía. Claro está que en este caso ha de tratarse de la actividad de un Estado miembro que deba ser considerada como ilícita en D. 1. hace al Estado responsable de su propio comportamiento. Para fundamentar una excepción del principio general en lo concerniente a los actos de los órganos inferiores tendría que aducirse un principio de D. Mas siendo en principio los Estados. en principio. p. sino también cuando lo haya hecho en el de su actividad autónoma (inmediata). . Esta responsabilidad no solo se da cuando el Estado miembro haya actuado en el círculo de la actividad transferida (mediata). capaces de tales actos. además. toda vez que la distribución de competencias entre el Estado central y los Estados miembros es un asunto interno del Estado federal. d) Del principio general se desprende.. Menos aún encuentra apoyo en la práctica internacional la afirmación de ciertos autores. Antes bien. pues también los órganos de estas han de considerarse como órganos del Estado central. en responsabilidad si la legislación del Estado miembro anulara arbitrariamente la deuda.I. De ahí que. la gran mayoría de sentencias arbitrales confirma el principio general. administrativo o judicial.I. De ahí que sea irrelevante el que el hecho ilícito provenga de un órgano legislativo.. Incurriría. y no por el Estado miembro en cuanto fisco. los únicos. particular que prevea una regulación especial para determinados actos de dichos órganos. sin embargo. Un precepto excepcional de esta índole no ha podido ser comprobado en la práctica internacional. según la cual el Estado solo es responsable por los órganos dotados de funciones representativas hacia afuera. dándose incluso esta responsabilidad en el caso de una ley constitucional. por el mero incumplimiento de un contrato de derecho privado por un Estado miembro.I.marco de su competencia. ej.

una vez más. en un acto de guerra antijurídico. en el caso de que la policía no haya tomado las disposiciones necesarias para proteger la vida. Pero. ej. Tendremos un acto ilícito internacional realizado por tribunales. si en la persecución de este fin hubiera infringido el principio del standard internacional. la irrupción de la policía en el edificio de una legación. p. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR ACTOS DE SUS TRIBUNALES Todo Estado es responsable de los actos de sus tribunales opuestos al D.I. ej. No se ha impuesto en la práctica internacional precepto jurídico alguno de excepción que vaya más allá y quebrante el principio general. pero no del Estado mismo.I. reconoce a todo Estado no solo el derecho. la detención ilícita de un extranjero. un tratado internacional debidamente promulgado. puesto que el D. p. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR ACTOS DE SUS ORGANOS ADMINISTRATIVOS Desempeña el mayor papel en la práctica internacional la responsabilidad de los Estados por sus órganos administrativos.. cuando estos infrinjan el D. Pero un tribunal puede obrar también .I. el Estado no es responsable por el simple hecho de que un órgano administrativo cause algún perjuicio a un Estado extranjero o a un extraño. del Gobierno. al propio tiempo. la libertad y los bienes de los extranjeros. ej... o en la promulgación por el jefe del Estado de una amnistía contraria al D. porque son estos los que con mayor frecuencia se ven en el trance de llevar a cabo actos contrarios al D.Así mismo es responsable un Estado cuando su legislador no promulga una ley impuesta por el D. o cuando las leyes promulgadas son tan deficientes que las autoridades administrativas y los tribunales que a ellas han de atenerse no estén en condiciones de proceder según el D. sobre todo. o infringen una costumbre internacional reconocida también en el orden interno. rebasando notoriamente los límites reconocidos por los países civilizados con respecto a los extranjeros. p.I. Un Estado será responsable si su legislador no crea las instituciones necesarias al cumplimiento de sus deberes jurídico-internacionales. puesto que también ellos son órganos de la comunidad estatal. Solo por excepción sería en tal caso responsable el Estado. p. ej. Si. Los tribunales pueden. la legislación no ha proveído a que los órganos judiciales y policíacos existan en número suficiente y estén en condiciones de actuar oficialmente en forma regular. sino que es preciso que el perjuicio se haya producido por un acto ilícito ante el D. el Estado no será responsable en principio. en efecto.I. Tendremos una carencia de este tipo si.. infringiendo.I.. 2. sino incluso el deber de adoptar cuantas medidas sean adecuadas para reprimir desórdenes.. o dejar de realizar actos impuestos por este.. con ocasión de la represión de una sedición se perjudica a súbditos extranjeros. no aplican.I. Pensemos.I. o aplican mal. ser independientes de otros órganos del Estado. en la persecución de un delincuente en territorio extranjero. 3. sin que modifique este principio la independencia que los tribunales suelen tener en el orden interno. pues. el derecho interno: si.

nos damos cuenta de que consideran decisiones judiciales que bajo la apariencia de aplicar la ley ocultan. mismo sancione violaciones cualificadas del derecho interno por parte de los tribunales. como tal. que.I. no logra producir la responsabilidad del Estado. La práctica internacional se mueve en la línea de esta doctrina. no fluyen materialmente de las normas invocadas. expresa esta idea diciendo que hay que averiguar si el proceder de los tribunales respondió al standard internacional. en principio. Si pesamos estas fórmulas. wilful neglect of duty”). pretende limitar la responsabilidad del Estado a aquellas sentencias que infringen la ley conscientemente y de mala fe (“show-ing outrage. obliga al Estado a asegurar una administración de justicia ordenada a los extranjeros. de 23 de julio de 1927. toda vez que dichos actos no constituyen actos de aplicación del derecho. En ese sentido. en realidad. las sentencias notoriamente ilegales y las violaciones evidentes de las formas prescritas. En esta dirección tiene especial relevancia la sentencia arbitral de 21 de octubre de 1861 en el asunto Yuille Shortridge & Co. En cambio. siguiendo a VATTEL. la sentencia arbitral de la General Claims Commission estadounidense-mejicana en el asunto B. no hace falta norma jurídico-internacional alguna para fundamentar la responsabilidad del Estado por actos judiciales de esta índole. Del principio de que el Estado tiene que asegurar a los extranjeros una administración de justicia ordenada se desprende también que resulta responsable si el procedimiento judicial infringe los principios procesales esenciales. motivada por el asunto Chattin. Chattin c. En cambio.I. una intervención jurídico-internacional del Estado perjudicado. sin infringir su ordenamiento jurídico. reconoce una responsabilidad por injusticias “manifiestas”. Pero dicha responsabilidad solo se admite cuando la forma jurídica se limita a encubrir una arbitrariedad (“simulacre de formes pour masquer la violence”). Invocando preceptos jurídicos. Ello no excluye el que el D. ya VATTEL subrayó que si bien las sentencias de la instancia interna suprema son. y cuando una sentencia se haya dictado con evidente malquerencia hacia el extranjero en general o los súbditos de un determinado Estado. los Estados Unidos Mejicanos. este acto. cabe. Análogamente.contra el D. el D.I. no considera nunca responsable al Estado por una simple violación de su derecho interno. La sentencia arbitral ya mencionada. Incluye entre ellas VATTEL la denegación de justicia... Si.I. C. bad faith. reconociendo que un acto judicial ilegal da lugar a la responsabilidad del Estado cuando se haya cerrado al extranjero la vía judicial o se la haya demorado indebidamente (denegación de justicia). una arbitrariedad. siempre que se hayan producido anomalías graves. un tribunal aplica desacertadamente el derecho interno a un extranjero. por excepción. Y si no perdemos de vista que el D. no resulta claro bajo qué condiciones tiene lugar la responsabilidad de un Estado por el contenido antijurídico de una sentencia o los vicios de procedimiento.I. intangibles en D. por consiguiente. sin embargo. . El Estado responde de igual manera en uno y otro caso. juntamente con los actos judiciales discriminatorios en orden a los extranjeros en general o a los súbditos de un determinado Estado. infringiendo una norma jurídico-internacional.

la sentencia dada en el asunto Chattin. A tenor de dicha sentencia. Y ello es así porque. según el principio general.I. A esta extensión del concepto se opone. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR UN GOBIERNO “DE FACTO” DE CARACTER GENERAL Según el D. un Estado es responsable de los vicios anormales de su justicia. se suele pasar por alto que los órganos administrativos y judiciales instituidos por el gobierno constitucional pueden seguir subsistiendo aun cuando haya sido desplazado. que pueden ser evitados si el Estado está organizado como debe estarlo según el D. sin que pueda demostrarse la existencia de una norma jurídico-internacional limitativa que excluya los actos de un gobierno de facto no reconocido. sin que se interrumpa por ello la actividad de los tribunales y órganos administrativos. por lo general. Podrá darse el caso de que durante algún tiempo no haya siquiera una instancia política central. siempre que se trate de un dominio que se haya impuesto en todo el territorio del Estado (gobierno general de facto). En un caso así. internacionalmente irrelevantes. un Estado es responsable del comportamiento de todos sus órganos. internacionalmente relevantes. y los extraordinarios. Es frecuente agrupar estas faltas graves de los tribunales bajo la rúbrica general de “denegación de justicia”. ya que implica la mezcolanza de supuestos de hecho distintos. sin embargo. También la jurisprudencia confirma esta regla.I. tiene su razón de ser. pues el Estado sigue funcionando en ellos aunque no se haya impuesto todavía una nueva instancia central susceptible de obligar jurídico-internacionalmente a todo el Estado. El principio de la responsabilidad del Estado por un gobierno de jacto de carácter general ha sido reconocido por la práctica internacional. B) Responsabilidad de los Estados por falta ajena . solo se da una denegación de justicia en sentido técnico cuando. un Estado responde también de los actos de aquellos órganos que alcanzaron el poder gracias a un golpe de Estado o a una revolución. habiéndose producido un acto ilícito por obra de un particular o un órgano subordinado.Esta distinción entre los vicios ordinarios de la justicia. un tribunal se haya negado a atender como corresponde una demanda de reparación del daño por el perjudicado. En cambio. la responsabilidad del Estado únicamente podrá resultar del comportamiento de estos órganos.. La responsabilidad jurídico-internacional de un Estado no se ve afectada por el hecho de que el gobierno de facto de carácter general no haya sido reconocido por el Estado perjudicado. Mas como. por cuanto la inevitable imperfección humana obliga a contar con aquella fuente de errores. la mirada se centra meramente en el gobierno de hecho. V.

Ahora bien: el propio GROCIO vio con claridad que el D. ej. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR OTROS SUJETOS DEL DERECHO INTERNACIONAL a) Responsabilidad por un Estado dependiente Si un Estado federal responde en principio internacionalmente por los actos de sus Estados . Solo hay una excepción. Por la misma razón. responde. de los actos de un grupo revolucionario realizados antes de que se haya impuesto como gobierno general de jacto. GROCIO. Por otra parte. un Estado solo es representado por su gobierno. si bien se discute el ámbito de la misma. el Estado responde por determinados actos de sus órganos fuera de su competencia. el acto en cuestión ha de presentarse externamente bajo la forma de un acto de Estado. en virtud de una norma consuetudinaria. la jurisprudencia de los tribunales de arbitraje tiende a excluir una responsabilidad del Estado cuando fuera notoria la incompetencia del órgano para los actos en cuestión. pues de su victoria se desprende que ya entonces representaba al pueblo.I. según el D. conoce también una responsabilidad de los Estados por actos que no pueden serles imputados a base del ordenamiento jurídico propio. sin embargo.I.I. Por eso no se responde en principio de un acto ilícito realizado por un órgano del Estado. Por eso el Estado responde de los actos realizados por este grupo desde el comienzo de la sublevación. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR ACTOS DE UN GRUPO REVOLUCIONARIO TRIUNFANTE Aunque según el D. II. pero no por actos “de sus servidores” realizados sin mandato suyo.I.I. positivo podía introducir una responsabilidad de este tipo. positivo ha introducido dicha responsabilidad en aras de la seguridad del tráfico. Lo cierto es que tiene que tratarse ante todo de un acto realizado por una persona llamada de suyo a actuar en nombre del Estado. según el cual un Estado en guerra es responsable de todos los actos de sus fuerzas armadas. La doctrina antigua ignoraba esta responsabilidad.. estima que un rey solo es responsable por una culpa propia. el D. p. fundada en la norma positiva del artículo 3° del Convenio sobre la guerra terrestre. RESPONSABILIDAD DE LOS ESTADOS POR SUS ORGANOS INCOMPETENTES Además de la responsabilidad de los Estados por sus propios actos. pero que no se presenta como acto del órgano. positivo. III.I. Mas incluso cuando se dan los dos supuestos enunciados. En efecto. como si hubiese constituido desde un principio el gobierno del nuevo Estado. Efectivamente. un Estado surgido por secesión del Estado responde también de los actos del partido de los sublevados. de igual manera que de los actos de un gobierno legal. es notorio que el D.

Por idénticas consideraciones. por cuanto las sanciones dirigidas contra el Estado miembro no pueden imponerse. cabe una responsabilidad autónoma en aquellos Estados miembros que en un ámbito determinado son directamente sujetos del D.. sin alcanzar también al Estado federal. la facultad de mantener relaciones con terceros Estados.I. y la responsabilidad del protector quedará limitada a la esfera de sus facultades de control. por regla general. siendo de excluir. Pero el protector no responde tan solo cuando el protectorado se funda en un tratado internacional. el protector responde de los actos ilícitos cometidos por el Estado protegido en la medida en que lo representa frente a terceros Estados. habrá de responder en principio el Estado que con su . un Estado neutral resultará responsable si no aplica todos los medios de que dispone para impedir que en sus aguas jurisdiccionales un buque de un beligerante sea atacado por otros Estados. sus actos han de considerarse como si dimanaran de un órgano del protector. y por eso tiene el protector que cubrir los actos del Estado protegido. la responsabilidad del Estado autor de la infracción si se vio constreñido a ceder a la presión. por lo menos en parte. según los principios generales del derecho. se trata de un protectorado atenuado (pág. También incurre en responsabilidad un Estado si no se preocupa de quitar o inutilizar las minas que otro Estado haya colocado en su mar territorial. 337). considerados jurídico-internacionalmente. a costa de un tercer Estado. Solo excepcionalmente es responsable el Estado territorial si sus órganos dejaron de adoptar las medidas posibles dentro de lo que la situación exigía. responde también cuando la relación jurídico-internacional de dependencia se ha ido imponiendo meramente de hecho. entonces el Estado protegido será directamente responsable en este ámbito. un Estado no responde por los daños que en su ámbito espacial de validez haya causado otro Estado a súbditos de terceros Estados o directamente a estos. Un Estado es responsable así mismo por actos propios si ha obligado a otro Estado a cometer infracción del D. pero que se halle en relación de dependencia jurídico-internacional con él. el ocupante de un territorio como consecuencia de una guerra responde de los actos de los órganos del Estado ocupado en la medida en que se hallan sometidos al poder de mando del ocupante (art. 43 del Reglamento de La Haya sobre la guerra terrestre). Si. por ser estos. que deja al Estado protegido. Así. Por ej. Pero si los daños sufridos por súbditos de terceros Estados fueron solo consecuencia de que el Estado causante interviniera en uso de legítima autotutela contra el Estado en cuyo territorio se produjeron los daños. Y si la independencia jurídico-internacional del Estado dependiente ha comenzado a dejar de existir. Pero en estos casos se añade a la responsabilidad del Estado miembro la responsabilidad del Estado federal por los actos de este Estado miembro. Un Estado puede responder también por otro que no esté incorporado a él. b) Responsabilidad por los actos de un Estado normal En principio. órganos suyos.I. Esta norma resulta del hecho de que hacia afuera solo aparece el protector.miembros. por el contrario.

N.D. si sus órganos dejaron de adoptar las medidas que la situación imponía y permitía. sin embargo. 6). 514). Pero se satisface suficientemente a este deber si el Estado emprende las medidas que el propio D. expulsiones). Queda excluida. SEIDL-HOHENVELDERN considera. por consiguiente. instalada en Ginebra y exceptuada de la soberanía suiza. autoriza aun frente a personas extraterritoriales. también del Estado donde la organización tiene su sede. siendo excluidas las medidas de represión. Si un Estado permite en su territorio la actividad de una organización internacional. en cuanto que la relación de estos con la organización está regulada por disposiciones del derecho interno de la respectiva organización internacional (pág. emisora de la S. partiendo de él. responde por los daños que esta infiera en su ámbito de validez espacial o. Finalmente.I.D.de sede en el caso de que el agente sea nacional de un Estado no-miembro que no haya sido reconocido por la Organización. Suiza cedió ante estas pretensiones por razones de política de neutralidad y consiguió que la S.comportamiento antijurídico provocara el acto coercitivo en cuestión. la responsabilidad del Estado por tales actos es menor que en el caso de que no impida actos delictivos de particulares. mientras que el Estado que intervino solo responderá si rebasó los límites de la autotutela legítima. El Estado solo es responsable de sus propios actos. acogiéndose en ellos con premeditación o por negligencia disposiciones que rebasasen el marco de lo que por lo general se concede a tales organizaciones y que hicieron posible la ulterior actuación dañosa de la organización internacional. Como quiera que frente a las personas extraterritoriales caben medidas de prevención (admoniciones policíacas. No existe ninguna norma de D. sin embargo. toda responsabilidad del Estado de la sede frente a otro Estado por daños que la organización infiera a sus funcionarios que tengan la nacionalidad del tercer Estado. a los súbditos de otros Estados o a estos directamente.N. en cuanto a su contenido y su ejecución. que le obligue a responder por todo lo que ocurra sobre su .I. Pero estos acuerdos no podrán invocarse como disculpa si en el momento de concertarse había incurrido ya en falta el Estado. a la influencia de todo Estado particular y. responsable al Estado. 2. pues este es un ordenamiento jurídico-internacional establecido por la propia organización y escapa. un Estado solo responde de los daños causados en su territorio por personas extraterritoriales si sus órganos no se preocuparon de la necesaria protección de terceros Estados o súbditos suyos. No cabe oponer a este respecto el intento de Alemania e Italia en 1939 de responsabilizar a Suiza por las emisiones de Radio Nations. cesara sus emisiones. c) Responsabilidad por una organización internacional 1. detenciones provisionales. Hay que objetar al respecto que la situación no es muy diferente a la de responsabilidad de un Estado receptor por los actos internacionalmente ilícitos de una misión diplomática extranjera frente a un súbdito de un tercer Estado que no haya sido reconocido por el Estado acreditante. La cuestión de saber qué medidas son posibles ha de determinarse en cada caso sobre la base de los acuerdos de inmunidades o de sede (págs. pero ni la organización internacional ni la Confederación Helvética reconocieron base jurídica a aquellas pretensiones.

Hay que observar. no son las mismas en cualquier circunstancia. sino que difieren según los casos.I. solo es responsable por los actos perpetrados en la zona ocupada por los rebeldes si dejó de actuar con la debida diligencia contra estos. obteniendo satisfacción. La situación jurídica solo cambiará cuando hubiese podido evitar los daños si sus órganos se hubiesen comportado en la forma obligada. sin embargo. incluso frente a los Estados nomiembros. habrán de adoptarse otras medidas que en las poco pobladas o desérticas. Esta matización de la doctrina dominante es de gran importancia para medir la cuantía de la reparación. siendo preciso que a ella se añada el acto ilícito de un particular. nacionales o extranjeros. por regla general. No es menos cierto. las medidas impuestas por la situación. que un Estado queda libre de toda responsabilidad por los actos realizados en los territorios ocupados por rebeldes si ha reconocido a estos como beligerantes o si lo ha hecho el Estado cuyos súbditos sufrieron daños. Por otra parte. La pauta será siempre el principio de que un Estado obra con arreglo al D. Según la práctica constante y la jurisprudencia. Bien es verdad que en tales casos los Estados perjudicados presentaron muchas veces reclamaciones. Ahora bien: el Estado no responde sin más de dicha omisión. no obliga a los Estados a impedir todo daño a extranjeros. sino tan solo a dedicar la atención y cuidado necesarios para prevenir tales daños o en la persecución de los responsables.I. sublevación. Este principio vale también cuando el daño haya sido producido por un grupo de personas (tumulto. sin embargo..I. Pero. un Estado no es responsable por la mera omisión de sus órganos. Es evidente.territorio. a tenor del principio general. no en cumplimiento de un deber jurídico. IV. habrá que asegurar una protección especial a los órganos extranjeros que se encuentren en el país con carácter oficial. pues. Pero incluso si no se llega a dicho reconocimiento. boicot). el Estado. p.I. y de posible realización. ej. entonces no incurrirá en responsabilidad jurídicointernacional. responde tan solo en el supuesto de que un daño cometido por un particular a un Estado o súbdito extranjero se haya producido efectivamente. Si adoptó. Por consiguiente. En zonas densamente pobladas. revolución. que las medidas de prevención impuestas por el D. que un Estado es responsable si sus órganos omitieron tomar las medidas de prevención o represión que el D. La incompetencia material internacional de las autoridades del Estado de sede para juzgar de los actos jurídicos de la organización le exime de responsabilidad internacional.I. solo hay un deber jurídicointernacional de resarcimiento cuando el Estado en cuyo territorio haya sufrido daños un extranjero dejó de tomar las medidas de protección impuestas por el D. prescribe para la protección de Estados o súbditos extranjeros. El D. a título gracioso (“á titre gracieux”). RESPONSABILIDAD POR ACTOS ILICITOS DE PERSONAS PRIVADAS a) Comúnmente se admite que un Estado no responde por hechos ilícitos de los particulares. aunque sin éxito. lo que se hizo fue destacar que la reparación se fundaba en motivos de equidad y humanidad. cuando provee a lo que en un caso análogo suele hacer un .

sí. hay un caso auténtico de responsabilidad de los Estados por faltas de personas privadas. en el caso del asesinato del comisario italiano de fronteras Tellini en Janina (acuerdo de 13 de marzo de 1924). El artículo 3° del Convenio de La Haya sobre la guerra terrestre prescribe. dar lugar a su . se enfrentan dos pareceres: una doctrina procedente del derecho anglonorteamericano.I. adquirir derechos y obligaciones. que un Estado es responsable por iodos los actos cometidos por miembros de sus fuerzas armadas en guerra. Y. por consiguiente. son responsables directamente por sus actuaciones jurídico-internacionales. no consiguen fundamentar un precepto jurídico excepcional de este tipo. b) La responsabilidad de una organización internacional se da frente a otros sujetos de D. los casos aducidos en apoyo de esta tesis y tomados de la práctica internacional. Claro está que se acrecentará su responsabilidad si deja de adoptar las medidas que se imponen. pero no le dieron satisfacción. Que las organizaciones internacionales responden por sus órganos competentes es algo que no se discute. en efecto. según la cual los actos que se salen del marco de los estatutos (ultra vires acts) no pueden ser atribuidos a la organización y. sin embargo. es decir.N.D. su sentimiento a la Unión Soviética. A ello hay que añadir que nuestro principio fundamental solo podría ser ampliado por una práctica internacional regular. Estas medidas el Estado ha de tomarlas de oficio. por cuanto los Estados en cuyo territorio tuvo lugar el hecho expresaron. Mas como las organizaciones internacionales dependen. b) Además de esta responsabilidad de los Estados por sus órganos.Estado civilizado (principio del standard internacional). si afectaron al representante de un Estado extranjero. que antes hemos expuesto. en cuanto a sus finanzas. C) La responsabilidad de las organizaciones internacionales a) En la medida en que las organizaciones internacionales pueden. Y la expresión de un sentimiento o pesar no puede considerarse como sanción.. o sea. estos responden indirectamente en todos aquellos casos que puedan dar lugar a un deber de reparación financiera de la organización. no únicamente por los actos que están notoriamente fuera de su competencia y no adoptan en modo alguno la forma de actos de Estado (p. que los bienes jurídicos internacionales asignados a la organización pueden ser objeto de represalia. 327 y 508). y los delitos cometidos por militares en tiempos de paz se rigen por los principios aplicables a todos los órganos del Estado. o sea. ej. Esta regulación no rige en tiempos de paz. no por casos aislados. según sus estatutos. puesto que queda excluida una aplicación analógica de preceptos de excepción. y —con arreglo al derecho interno de la organización (págs. sin esperar a que los extranjeros en peligro invoquen su protección. En lo que concierne a la responsabilidad por órganos incompetentes. afirma HEILBORN UNA responsabilidad excepcional de los Estados por simples actos de particulares. 5)— frente a sus funcionarios (págs. a pesar de haber sido solicitadas. de los Estados miembros. el pillaje o la violación). Sin embargo. Y esta extensión del principio fundamental fue cabalmente rechazada de manera expresa por la Comisión de juristas instituida por el Consejo de la S. a saber: el asesinato del delegado ruso WOROWSKY en Suiza en 1923 y la muerte del cónsul ruso en Konigsberg en 1927.

puesto que no . Y si el contenido de la reparación no puede originarse sino por un tratado internacional. c) Pero una organización internacional responde también en determinadas circunstancias por hechos ilícitos provocados por personas privadas. A este punto de vista se ha opuesto KELSEN con la afirmación de que no puede encontrarse en el D. existe únicamente a base de un tratado entre el Estado ofendido y el ofensor. Esta solo podrá fijarse por un tratado entre el Estado ofensor y el ofendido. Pero en ausencia de normas que establezcan lo contrario. d) SEIDL-HOHENVELDERN sostiene que los Estados no pueden liberarse del cumplimiento de sus obligaciones internacionales hacia otros Estados por el simple procedimiento de transferir sus competencias.P.responsabilidad. Pero también encuentra aquí aplicación el principio de la relatividad de las obligaciones internacionales.J. es para KELSEN un verdadero deber. La organización sigue siendo sujeto de la responsabilidad. por consiguiente. formular sus pretensiones frente a los Estados miembros a los que considera responsables de las actuaciones de la organización. con la que viene a coincidir la segunda de estas posiciones. o incluso excluido.I. de acción u omisión. 514). aunque también pueda surgir responsabilidad para uno o varios de los Estados miembros cuando estos hayan violado una obligación internacional con su transferencia de competencias a la organización. y la que procede del círculo jurídico europeo continental. el propio deber de reparar. sostuvo que por D. en sentencia de 26 de julio de 1927. reconocido por el T. el ejercicio de la supremacía territorial de dicho Estado. al que se imputa un acto internacionalmente ilícito está obligado a reparar el daño causado.I. entonces la organización responde por los hechos ilícitos allí provocados por particulares cuando no se hayan adoptado para impedirlo las medidas que según las circunstancias se imponían y eran posibles.P. Tampoco el deber de reparación “adecuada”. Si en efecto se le concede. el cual. El Estado no miembro que no haya reconocido a la organización expresa ni tácitamente podría. en un acuerdo con el Estado donde tiene su sede. D) Reparación I.. común la violación de un deber jurídico-internacional trae consigo para el Estado infractor la obligación de reparar adecuadamente el perjuicio ocasionado. Pero esta tesis efectúa una mescolanza de los problemas en cuestión.J. a una organización internacional. común nada dispone sobre el contenido de la reparación.I.I. a su vez.. páginas 365). quedando en él limitado. PRINCIPIO FUNDAMENTAL Es opinión común la de que un sujeto de D. sino un mero intento “ideológico” de escamotear el hecho de que el D.I. tendrán que aplicarse también a las organizaciones internacionales analógicamente las normas desarrolladas en la práctica de los Estados (supra.I. que admite una responsabilidad cuando la incompetencia no es notoria. común ninguna norma acerca de la índole y el alcance de la reparación. un determinado ámbito para sede oficial (págs. Confirma esta concepción el T.

donde se dice que la reparación ha de borrar. Ello no excluye. como certeramente subrayara el T. hasta donde sea posible. litigios relativos a la aplicación de una norma jurídico-internacional. en el asunto Chorzów. pero no carece. según KELSEN. puesto que los Estados que someten un litigio a dichas instancias quieren. todo dependerá de si efectivamente el principio fundamental enunciado carece de contenido. en principio. “no es una consecuencia del acto ilícito. posiblemente acordado por D. han de traerse a colación los principios generales del derecho sobre indemnización y reparación de daños. la presunción de que las partes en litigio concedieron. en principio.I. un tratado de arbitraje. pues. Este principio jurídico-internacional viene formulado con toda claridad en la sentencia final del T. todas las consecuencias del acto ilícito.. ya que por virtud del mismo la instancia llamada a fallar adquiere facultad para determinar la reparación según su libre apreciación. por consiguiente. Más difícil de resolver es la cuestión de la reparación de daños inmateriales. No existe.I. establecida con carácter de necesidad por el D. Una sentencia arbitral que. Siendo estas disquisiciones consecuencia lógica del punto de partida adoptado. común consuetudinario. a falta de la costumbre internacional. La reparación.I. Si. porque en este aspecto el traslado de principios jurídico-internos al tráfico interestatal solo es posible en una proporción limitada. la práctica internacional ofrece puntos de apoyo suficientes para establecer qué reparaciones se consideran adecuadas por los países civilizados. reconocidos universalmente por los países civilizados y que los tribunales arbitrales han venido aplicando desde tiempo inmemorial en esta cuestión. A un tratado de esta índole ha de equipararse. En caso de duda.J.I. y caso de ser imposible. hallará aplicación una vez más el principio del standard internacional.I. Por consiguiente. Por otra parte. añade KELSEN. común sobre reparación del daño causado. y a ello hay que añadir que.I. hay que restablecer. en ausencia de normas convencionales particulares. convencional y particular”. naturalmente. de no ser esto ya posible. por lo regular. que el litigio se decida con arreglo al D. ha de intervenir en su lugar una reparación subsidiaria que guarde proporción adecuada con el daño. a falta de normas convencionales . Pero también en este campo rige el principio jurídicointernacional antes expuesto de que el Estado que infringe una norma está obligado a restablecer la situación anterior o. y no a consideraciones de equidad. según afirma KELSEN. por negar uno u otro Estado su conformidad. por el contrario. pues. Los litigios relativos a la índole y la cuantía de la reparación son. Si no hubiera una norma de D. este principio no es del todo determinado. sino un simple deber sustitutivo.P. el estado anterior (restitución natural). como surgen acerca de la aplicación de cualquier otra norma del D. Evidentemente. el Estado ofendido podrá entonces recurrir directamente a sanciones coercitivas.J. la posibilidad de que surjan divergencias entre las partes acerca de la aplicación del principio. desde luego.puede concebirse un deber sin contenido. a hacer una prestación correspondiente al daño.I. Y es evidente que la afirmación no resiste a la crítica. de contenido. Un análisis detenido de la práctica internacional pone más bien de manifiesto que el Estado infractor está obligado a reparar en su totalidad el daño por él causado.P. no se llega entre el Estado ofensor y el ofendido a un acuerdo sobre la naturaleza y cuantía de la reparación. un litigio de este tipo no podría ser resuelto por un tribunal internacional de arbitraje o de justicia en ausencia de normas convencionales particulares. a las instancias en cuestión una libre apreciación en la determinación de la índole y la cuantía de la reparación.

.particulares. el Estado culpable está entonces obligado a una indemnización. Sin embargo.I. El D.I. hay que aplicar el principio general ya señalado. Por ej. Pero se impone también la indemnización. ej. en principio. la puesta en libertad de un extranjero inmotivadamente detenido no puede subsanar retroactivamente el perjuicio que la detención le ocasionara. son muchos los tratados de arbitraje en los que los Estados renuncian a este derecho y se conforman con una indemnización. ordenara una reparación notoriamente desproporcionada con respecto al acto ilícito (p. la práctica internacional se ha limitado. en la medida en que el D. Según los principios generales del derecho universalmente reconocidos por los países civilizados. el deber jurídico-internacional de restablecer la situación anterior no queda. Prescindiendo de tratados particulares. a revocar la detención inmotivada de un extranjero o a evacuar un territorio ilegalmente ocupado. por haberse causado un daño que no pueda subsanarse. el envío de una misión de desagravio por la detención inmotivada de un ciudadano) sería impugnable por exceso de poder (pág. en esta cuestión. cuando no se pueda subsanar el daño en su totalidad. hay el deber de volver a ella (restitución natural). II. no haya dado origen a preceptos particulares.. por tratarse de una obligación indispensable. además de la restitución natural. el deber de indemnización consistirá en que se indemnice el perjuicio. Este es el caso cuando se pide la restitución natural. distinguiendo.. el Estado culpable estará obligado a derogar o modificar una ley opuesta al D. 115).I. MODALIDADES DE LA REPARACION a) Restablecimiento de la situación anterior Cuando sea posible el restablecimiento de la situación anterior al acto ilícito.. entre daños y perjuicios directos e . autoriza también a reclamar la derogación de una sentencia contraria al D. b) Indemnización de danos y perjuicios Si no es posible la vuelta a la situación primitiva. p.. La cuantía de la indemnización se rige por los principios generales de derecho comúnmente reconocidos por los países civilizados. que el Estado culpable tiene la facultad de negarse a la restitución natural y suplirla con una indemnización de igual valor si la demanda de que se restablezca la situación anterior constituye un abuso de derecho (pág. sin embargo. ej. a trasladar aquellos principios a la esfera interestatal. en consecuencia. a pesar de que se haya ofrecido una indemnización equivalente y que la vuelta al estado anterior haya de ocasionar gastos desproporcionados. De ahí que en su caso el Estado esté obligado a procurarse el objeto mediante expropiación. aunque goce de fuerza jurídica en lo interno. Tratándose de un daño o perjuicio que pueda medirse en dinero. cabe admitir. 399). Pero cuando no es posible tal sustitución.I. descartado por el hecho de que terceras personas hayan adquirido derechos privados sobre el objeto. Sin embargo.

En el supuesto de la responsabilidad de un Estado por los daños inferidos a un extranjero. sin fundamentar. sino ante daños ajenos a toda culpa. No tendrá que reparar. Algunas sentencias arbitrales rechazan un deber jurídico-internacional de esta índole. Tampoco se puede invocar contra el principio del deber de indemnización por auténticos daños y perjuicios indirectos la Conferencia de Derecho Marítimo de Londres (1908-1909). Mientras la primera distinción no desempeña prácticamente papel alguno. tal deber se desprende del principio general según el cual el Estado culpable ha de reparar la totalidad del perjuicio por él causado. En efecto. si por una parte entiende por daños directos los provocados de modo directo por el acto ilícito e indirectos los que constituyen consecuencia solo mediata del acto. únicamente habrá de reparar.I. Estos principios han sido confirmados por la jurisprudencia de los tribunales arbitrales. este deber. puesto que el D. Y en el daño causado entra el beneficio que se dejara de percibir y el Estado perjudicado ha sufrido por el hecho de que la indemnización no le fuera . impone la reparación de todos los daños y perjuicios en los que puede demostrarse una relación de causalidad entre el acto ilícito y el daño ocasionado. 370). pero suele constituir una pauta para medirlo si el Estado de referencia es responsable por la totalidad del daño del individuo afectado. y su validez no ha sido refutada por la sentencia dada en el asunto Alabama. aquella parte del daño causado que pueda atribuirse a la omisión de sus órganos. pues. el daño sufrido por este individuo no coincide ciertamente con el del Estado a que pertenece (supra. no guardan con él una conexión segura. porque en ella la cuestión fue ciertamente planteada. según el principio fundamental que rige en esta materia. El deber de indemnizar abarca también el beneficio perdido (lucrum cessans). la cual solo excluyó del deber de indemnizar los daño y perjuicios del segundo tipo. pero no resuelta. Sin embargo. la totalidad del daño que hubiere causado la persona privada. que según la jurisprudencia internacional corriente ha de indemnizarse siempre que se trate de la pérdida de un beneficio que hubiera sido de esperar según el curso ordinario de las cosas. En tal caso no estamos realmente ante daños indirectos auténticos. competir safio lucri cum damno). c) Intereses Se discute si un Estado que tiene que indemnizar está obligado a pagar intereses por el importe de su deuda. aunque no use siempre tal distinción en idéntico sentido.indirectos. Con estas normas viene coformulado el principio de que la indemnización por daños y perjuicios se reduce proporcionalmente cuando el perjudicado lleva parte de la culpa (compensación de la culpa) o cuando del acto ilícito hayan resultado para él ciertas ventajas (compensación por el lucro. no existe deber de indemnizar por daños y perjuicios en los que falta esta relación causal. por otra parte. en la mayoría de los casos la jurisprudencia internacional ha concedido intereses. págs. en los casos en que un Estado incurre tan solo en responsabilidad por haber omitido sus órganos las necesarias medidas de prevención y represión. Por el contrario. Desde luego. por otra parte se designan como indirectos los daños que si bien aparecieron después del acto.

posee validez jurídico-internacional común. La satisfacción en forma pecuniaria solo puede darse en caso de perjuicios inmateriales a súbditos extranjeros. dentro de determinados límites. Cuál de estos días haya que preferir dependerá de la manera de calcularse la indemnización. consuetudinario. castigo adecuado de la persona privada culpable. no es ni un principio jurídico universalmente admitido ni un principio de D. disculpas más o menos solemnes. según el cual solo pueden reclamarse intereses hasta la cuantía del capital (prohibición del alterum tantum) —principio fundado. aunque haya sido aceptado por algunas sentencias arbitrales. Consiste esta en actos destinados a satisfacer el sentimiento jurídico herido del Estado afectado. puesto que por lo regular la ganancia que se deja de obtener por perderse el interés depende de ella. a pesar de que lo invoquen ciertas sentencias arbitrales. tomada del derecho romano e introducida por motivos de equidad. Del principio general resulta. El cómputo del interés comienza a partir del día en que se ocasionó el daño o desde el momento de dictarse sentencia. La práctica internacional nos revela las siguientes clases: castigo (o destitución) del órgano culpable. Por el contrario. d) Satisfacción Tratándose de un perjuicio ideal. Y dependerá de él. Tampoco el principio de derecho común. si se tuvo en cuenta el beneficio dejado de percibir. por cuanto la institución de la puesta en mora. Son muy pocos los casos en los que se reclama el pago de una cantidad como satisfacción por actos ilícitos que hieren directamente a un gobierno. finalmente. entonces los intereses se deberán solo a partir del fallo. común un castigo impuesto a Estados. que la cuantía de los intereses se regirá en principio por el tipo medio en cada momento.entregada a raíz del acto. Ello pone de manifiesto que la satisfacción —a diferencia de la indemnización por daños y perjuicios— tiene un ingrediente penal. por lo que el Estado perjudicado no podrá exigir nada que rebase notoriamente la medida que en idénticas circunstancias observan los países . no cabe deducir del principio fundamental aludido que el deber de pagar intereses surja ya con la presentación de la reclamación. el precisar la clase de reparación que estime equivalente al acto como satisfacción. los intereses habrán de comenzar a correr desde el momento en que se produjo el daño.I. Si solo se concedió el daño sufrido (damnum emergens). por lo que el Estado ofendido goza de un amplio margen de libre apreciación en la aplicación del principio fundamental.I. en la equidad—. el Estado culpable está obligado a dar una satisfacción. no existen normas precisas sobre la forma de la satisfacción. así mismo. a diferencia de lo que ocurre en la indemnización por daños y perjuicios. Lo cual no excluye la posibilidad de reclamar por un daño que manifiestamente rebase dicha cuantía. Mas. Pero esta libertad se ve limitada por el principio del standard internacional. garantías para el futuro. tributo rendido a la bandera o a otro emblema del Estado ofendido. aunque no sea concebible en D. pago de una cantidad en concepto de reparación. Las formas de la satisfacción son muy diversas.

Así. ya un órgano.UU. empero.I. pues solo entonces constituye el perjuicio ocasionado a dicha persona privada un daño para la comunidad a que pertenece.I. p. los EE. En consecuencia. determinado comportamiento en favor de sus súbditos por parte de otros Estados. NACIONALIDAD DE LAS PERSONAS PRIVADAS PERJUDICADAS a) Puesto que todo acto ilícito internacional implica que un sujeto de D. Conviene distinguir esta figura del derecho de protección que corresponde a los diplomáticos y cónsules. e) Reparaciones de guerra Las reparaciones de guerra (con inclusión de las indemnizaciones de guerra) constituyen una modalidad especial (mixta) de la reparación.I. p. carente de capacidad de obrar. una persona privada puede incluso ser protegida contra su propio Estado si este contrajo obligaciones convencionales particulares con respecto al Estado que interviene. por ende. de un sujeto de D.. de conformidad con el D. el perjuicio causado a una persona privada (física o jurídica) solo puede dar lugar a un delito internacional si en dicha persona se lastimó a un sujeto de D. Este es el caso. cuando en una extradición el delincuente solo fue entregado al Estado patrio con la condición de que no le castigara por determinados actos. ha cometido contra otro algo prohibido por este ordenamiento jurídico. Por excepción. y pueden ser exigidas por el Estado que ha sido atacado con infracción del D.I Una ofensa de este tipo.I.civilizados. U. han reivindicado la protección de sus marinos de otra nacionalidad.. únicamente cabe cuando la persona perjudicada es ya un súbdito. b) De las disquisiciones que anteceden se desprende. o a tratar de cierta manera a los nuevos súbditos incorporados a él a raíz de un tratado de paz.I.I. que un sujeto de D. Pueden imponerse juntamente con la responsabilidad individual de los criminales de guerra (págs. Pero una pretensión de esta índole fue rechazada por el tribunal arbitral germano-estadounidense en el caso Hilson (1925). El derecho de protección diplomática corresponde. ej. puesto que actúan en nombre de otro sujeto de D. Cabe también que el Estado patrio se haya comprometido convencionalmente a amnistiar a los súbditos que durante una ocupación militar hubieren actuado contra él. N. Pero por excepción una persona puede ser protegida también por un Estado extranjero con el que tiene especial relación. y que les permite intervenir cerca del Estado receptor para proteger los derechos individuales de los súbditos del Estado acreditante que resulten del derecho interno del Estado receptor o a consecuencia de determinados acuerdos. siempre que no pueda invocar una obligación convencional de la otra parte que vaya más . 200). ej. III.. el derecho de protección diplomática se funda en el principio de que los Estados están facultados para exigir.. si dicha persona era súbdito suyo en el momento de producirse el daño. en principio exclusivamente al Estado nacional del perjudicado o a los fideicomisarios de la O. además. y los Estados protectores. solo puede exigir una reparación por daños y perjuicios causados a una persona privada en violación del D.I..

).. Los pocos casos prácticos que pueden ser invocados no parecen base suficiente para justificar una excepción tan fundamental del principio en cuestión. se deduce de los principios generales que en el caso de un perjuicio al . e) Por el contrario. c) Caso de cambiar la nacionalidad del perjudicado. naturalmente. esta concepción solo podría justificarse si se demostrara la existencia de un principio de excepción. d) De todos modos se manifiesta en dichos esfuerzos la tendencia a reconocer a la persona privada perjudicada una pretensión jurídico-internacional autónoma distinta de la del Estado. Pero la realización efectiva de esta idea solo sería posible a base de conceder a la persona perjudicada un derecho propio en la esfera internacional o de dar al Estado a que en cualquier momento pertenezca la persona privada facultad para actuar en su nombre.. p. redactado sobre la base de las consideraciones de numerosos gobiernos con ocasión de la Conferencia de Codificación de La Haya.allá. va todavía más lejos al reclamar que el perjudicado. ni el segundo porque nunca fue perjudicado.N. No podrá hacerlo el primero porque su perjuicio no subsiste. sino que llega a facultar a las personas privadas perjudicadas a acudir a dicho órgano en la medida en que el Estado demandado haya reconocido la competencia de la Comisión (págs. sino la propia persona privada perjudicada como objeto del acto ilícito internacional. ej. o si el Estado puede llevar adelante la reclamación cuando los herederos tengan otra nacionalidad. Esta idea ha encontrado acogida en el Convenio europeo de derechos humanos. El proyecto de la S. si el difunto. caso de que se llegue a un procedimiento arbitral. Mas no habiendo sido dicho Estado nunca perjudicado. Esta tendencia se ve reforzada por los esfuerzos de la O. para asegurar a los individuos un estatuto jurídico-internacional. que por lo demás defienden el principio general. La falta de equidad de esta regulación salta especialmente a la vista cuando el perjudicado haya perdido su primitiva nacionalidad a consecuencia de una cesión territorial. que no solo autoriza a los Estados parte a formular un recurso ante la Comisión de derechos humanos por violación de los derechos protegidos por el Convenio. dicho Estado está facultado por el principio fundamental a exigir también una indemnización. tiene que haber conservado la nacionalidad del Estado perjudicado hasta el momento de dictarse sentencia. Pero como el perjuicio ocasionado a un Estado en la persona de uno de sus súbditos no perdura cuando la persona privada cambia de nacionalidad después del hecho en cuestión. Se discute. En tal caso. estaba obligado a proveer a su manutención. Pero cabe también que el Estado perjudicado mantenga la reclamación en favor del sucesor jurídico del particular perjudicado. Por eso algunos autores. además del Estado nacional del fallecido.U. si una reclamación de este tipo solo puede formularse cuando los herederos posean la misma nacionalidad que el causante. sufrió también un daño patrimonial en la persona de uno de sus súbditos.D. Una innovación de esta índole desplazaría completamente la base en que hasta ahora se ha apoyado nuestro problema. 544 ss.N. puesto que no entraría ya en consideración el Estado del que el perjudicado es súbdito. ninguno de los dos Estados a que sucesivamente perteneciera podrá formular una reclamación. no obstante. si por haberse causado muerte a una persona otro Estado. la práctica internacional estima que el perjudicado tiene que haber conservado su nacionalidad de una manera ininterrumpida hasta que hizo valer su reclamación. Distinta es la situación. pretenden transferir en este supuesto el derecho de protección al nuevo Estado a que pertenece el perjudicado.

. que en el momento de producirse el hecho estuviera representado por otro Estado. al D. ej. no se opone. 1. cuya función ejerciera el órgano. La razón es que fue objeto de un perjuicio desde un principio en la persona de uno de sus súbditos. carece de eficacia jurídico-internacional. Una renuncia al derecho de protección por parte del perjudicado es también jurídico-internacionalmente irrelevante si adopta la forma de que el extranjero se obligue a dejarse tratar como nacional. ello puede entenderse únicamente en el sentido de que el Estado de residencia podrá rechazar más fácilmente una intervención diplomática . la reclamación solo podrá formularse si el perjudicado hubiere agotado previamente los recursos jurídicos en todas las instancias. que en el caso de un perjuicio causado a un órgano estatal o internacional. 293 s. en la medida en que la cláusula Calvo se limita a pretender excluir el derecho de protección mientras la vía jurisdiccional interna no haya agotado sus posibilidades. p. que. cuando la General Claims Commission estadounidense-mejicana. la cuestión de la nacionalidad no desempeña papel alguno. véase lo dicho al tratar de la nacionalidad de estas (págs.I. pero entonces resulta superfina. Por eso la llamada cláusula Calvo. ya que el daño en todo caso lo es del sujeto de D. h) Por lo que atañe al derecho de protección diplomática en favor de personas jurídicas. y ello es así porque el protector no hace valer entonces una reclamación suya. g) En los casos de actos ilícitos internacionales a costa de una persona privada. DISPONIBILIDAD DEL DERECHO A UNA REPARACION a) Del hecho de que la reparación jurídico-internacional del daño sufrido no corresponde en principio a la persona privada perjudicada y sí al Estado perjudicado en uno de sus súbditos se sigue que la persona privada no puede renunciar a su derecho a la reparación. En cambio. según el D. aunque no pudiera hacer valer antes su derecho. en sentencia de 31 de marzo de 1926 dada en el asunto de la North American Dredging Company of Texas. de un Estado protegido que recupera su plena capacidad de obrar. Por el contrario. sino una reclamación del Estado protegido.I. según el ordenamiento jurídico-internacional. en tanto en cuanto el perjudicado tiene a su disposición medios jurídicos eficaces y no cuando el daño producido no pueda ser ya subsanado por procedimientos jurídico-internos. corresponde al Estado con respecto a sus súbditos.). por el nombre del estadista hispanoamericano CALVO. pero que más tarde haya recuperado su capacidad jurídicointernacional de obrar. el derecho de protección pasa al protector cuando un Estado independiente se convierte en protegido con posterioridad al hecho. y lo mismo cabe decir de un territorio antes sometido a fideicomiso. Este es el punto de vista que se ha impuesto en la práctica internacional. Es el caso. pretende hallar la significación de la cláusula Calvo en el hecho de que es adecuada para encauzar abusos del derecho internacional de la protección. puesto que el Estado del que es súbdito el perjudicado solo puede reclamar la reparación.. IV. pues tampoco una cláusula de esta índole puede suprimir el derecho de protección. ciertamente. por último. al quedar agotadas aquellas posibilidades. que consiste en que un extranjero se comprometa ante el Estado de su residencia a renunciar a la protección diplomática de su Estado nacional. común. el derecho a la reclamación se transfiere a este sujeto de D. f) Hay que destacar.I. Por consiguiente.súbdito de un sujeto de D.I.

estaremos ante la pretensión de una persona privada y no la de un Estado.J. ej.. porque en tal caso se convierten en sujetos de D. podrá rechazar una reclamación de esta índole aun sin la cláusula de referencia. Esta razón sirve también para justificar la limitación transitoria del derecho relativo a la valija diplomática por parte de la Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. en concreto. Ante la Comisión mixta que hubo de reunirse. que alegó. Pero junto a estas causas justificativas especiales (de que habremos de ocuparnos en otro lugar) de un acto por lo demás prohibido hay otras de carácter general que excluyen la antijuricidad e informan todo el D.P. b) De todos modos. b) Hay que distinguir el mero incumplimiento pasivo de un deber jurídico-internacional por motivos de autoconservación y el caso de que un Estado intervenga activamente en la esfera de un Estado inocente para salvarse de un estado de necesidad confiscando. no habrá lugar a una intervención del Estado nacional. sometido al T. y pueden. porque entonces no habrá perjuicio del Estado en la persona de uno de sus súbditos. en abril de 1795.I.I. p. que fue detenido en alta mar. Un Estado no es responsable por un perjuicio causado a otro Estado como consecuencia de una represalia legítima o una operación militar conforme al D. pero ante el D. Figura entre ellas en primer término el principio de que los deberes jurídico-internacionales no llegan hasta la propia destrucción. Si. cereales a bordo de buques extranjeros en alta mar para salvar del hambre a su población. Por otra parte. el daño causado se repara ya en el procedimiento interno o se llega a una composición jurídico-internacionalmente intachable con el perjudicado. De ahí que haya que reconocer a la persona privada el derecho de disponer acerca de la reclamación en la medida en que no interfiere en un derecho autónomo del Estado a que pertenece. por consiguiente. señaló en su voto particular que la necesidad puede justificar el incumplimiento de una obligación cuando no quede otra salida. . la necesidad de llevar a Gran Bretaña el cargamento. un caso de esta índole se presentó alguna vez a la consideración de la jurisprudencia arbitral internacional. Se trata del caso del buque norteamericano Neptune.. por hallarse Inglaterra amenazada por el hambre. el juez ANZILOTTI en el asunto Chinn. no lo es. Puede también ocurrir que el convenio arbitral conceda al Estado nacional únicamente el derecho de intervenir en nombre de sus súbditos perjudicados. compuesto de víveres.I. por ende.I. la cláusula Calvo consigue una significación jurídico-internacional -lo que suele pasarse por alto— cuando un tratado internacional concede a las propias personas privadas perjudicadas el derecho de recurrir a un tribunal internacional de arbitraje. V. CAUSAS QUE SUPRIMEN LA ANTIJURICIDAD a) Puesto que el deber de reparación presupone un daño originado por un acto ilícito internacional. Una vez más. para justificarse. De hecho.I.prematura cuando el perjudicado mismo haya renunciado al derecho de protección. disponer acerca de sus pretensiones. por tanto. es evidente que un Estado no deberá reparación cuando haya cometido un acto que si por regla general fuera internacionalmente antijurídico. por un crucero británico. Este principio de auto-conservación halló expresión muy especialmente en la sentencia del Tribunal de Arbitraje de La Haya de 11 de noviembre de 1912 en el litigio rusoturco. sin embargo.

Mas no habiéndose fijado consuetudinariamente un plazo de prescripción determinado ni pudiendo este deducirse de los principios generales del derecho.UU. y Perú rechazó una demanda por considerar que habían transcurrido veintiséis años desde el hecho sin que el perjudicado hubiese formulado reclamación alguna. pues.. una vez formulada la reclamación. VI. también en D. aun cuando no se hubiera ido constituyendo hasta entonces.. p. puede disculparse por el estado de necesidad cuando esta es no culpable. ej. por lo que el principio fundamental de la prescripción ha de considerarse como un principio de derecho universalmente reconocido (págs. Pero el Estado está entonces obligado a resarcir a la víctima lo antes posible. Idéntico punto de vista sostuvo el Tribunal Arbitral Mixto greco-búlgaro en sentencia de 14 de febrero de 1927 en el asunto Sarropoulos c. inocente.). el llamado Jay-treaty. un elemento penal.UU. Inglaterra invocó el estado de necesidad. su fijación en D. En favor de la vigencia de los principios relativos a la prescripción en D. Ahora bien: un análisis más detenido de la jurisprudencia arbitral nos revela que. no se hubiere insistido en ella. una vez presentada la demanda. Brand entre los EE. 404 ss. habrá de encomendarse en cada caso concreto a la actividad jurídica complementaria de la instancia convenida entre las partes en litigio. reconoció que la intervención de un Estado en la esfera de otro.I. ni quepa desentrañar hoy. el acto cometido a impulso del estado de necesidad constituye un acto ilícito que obliga a la indemnización. para oponerse a la recepción de esta institución en el campo del D. con la que muchas veces se le confunde. Pero el estado de necesidad jurídico-interno solo excluye la pena y no la antijuricidad. Estado búlgaro. la Comisión mixta en el asunto L. Y aun cuando la Comisión rechazó dicha alegación. como sabemos. Vemos.I. la cual encierra. 133 ss. Puede apoyarse también en algunas sentencias arbitrales que han rechazado la alegación de prescripción. está la circunstancia de tratarse de una institución admitida por los ordenamientos jurídicos de todos los países civilizados. que no es admisible por la sencilla razón de que no se ha fijado un plazo de prescripción jurídico-internacional.I. una costumbre internacional en este sentido. c) Hay que distinguir entre el estado de necesidad y la autotutela jurídico-internacional (págs. comúnmente reconocido por los países civilizados. apremiante e inmediata y que no puede salvarse por otros medios118. de 19 de noviembre de 1794.a tenor del tratado entre la Gran Bretaña y EE. pero no a la satisfacción.I. los tribunales de arbitraje han rechazado demandas de reparación cuando la reclamación fuera presentada muchos años (de veinte a treinta) después de haberse producido el acto ilícito o cuando. no ha sido proseguida durante algún tiempo. por regla general. Los que niegan la prescripción jurídico-internacional alegan.). que el tribunal de arbitraje no vaciló en estimar aplicable a una situación interestatal el principio del estado de necesidad. PRESCRIPCION DE LAS RECLAMACIONES DE REPARACION Se discute si el derecho de un Estado a exigir una reparación prescribe cuando no se ha hecho valer dentro de un plazo determinado o si. .

CONFLICTOS ENTRE ESTADOS Puesto que en D.N.I. común no existe ningún órgano competente para la resolución de los conflictos entre sujetos de D. esta solo puede llevarse a efecto mediante negociaciones entabladas por las partes litigantes mismas. común la solución de un conflicto es únicamente posible mediante un convenio entre las partes. Estas negociaciones se llevan a cabo entre los órganos diplomáticos de las partes.I.U. Este principio resulta de que en tales casos no surge una responsabilidad jurídicointernacional hasta que la vía jurisdiccional interna que el Estado responsable pone a disposición del interesado haya sido agotada sin éxito para la reparación del perjuicio (supra. Este procedimiento no ha sido descartado por los acuerdos de arbitraje existentes ni por la Carta de la O. Algunos tratados políticos imponen a las partes el deber de consulta previa con el fin de . ya que por medio de negociaciones directas entre las partes es posible alcanzar más rápidamente un entendimiento duradero. previo acuerdo mutuo. común no hay un procedimiento propio y especial de resolución de conflictos. si la reclamación estatal de una reparación tiene como supuesto un daño causado a una persona privada. toda vez que las instancias resolutorias de conflictos allí previstas solo pueden actuar cuando la controversia no haya podido ser dirimida «por vía diplomática. y constituyen la llamada vía diplomática. una conferencia internacional con el fin de resolver el conflicto. de palabra o por escrito. omitiendo presentar su reclamación jurídico-interna dentro del plazo fijado por el derecho interno.. por lo que en D. pág. De ello resulta que un litigio sobre la interpretación de un tratado se prolongará hasta que las partes lo eliminen mediante un nuevo tratado. 385).I. Este fenómeno nos muestra con absoluta claridad la naturaleza estrictamente corporativa y autónoma de la sociedad internacional universal. Cuando una cuestión afecta a varias potencias es frecuente convocar. Es decir.I. La vía diplomática es el mejor medio de resolución de conflictos. CAPITULO 17 LA SOLUCION PACIFICA DE CONFLICTOS A) La vía diplomática I. Ahora bien: en todos estos casos el conflicto solo puede terminar por un acuerdo de las partes en litigio.Sin embargo.. entonces la reclamación jurídico-internacional no podrá formularse ya si la persona privada perjudicada hubiese tenido la posibilidad de obtener una indemnización sobre la base del derecho interno del Estado responsable. que en D.

la mediación. de común acuerdo. pues en ella las terceras potencias hacen ya propuestas concretas de solución a las partes en litigio. [Y en el Concordato con España de 27 de agosto de 1953. renovado en la segunda Conferencia de La Haya (1907). 20). La mediación. abierto a la firma el 18 de marzo de 1965. Se excluye. Este Convenio. p. La actuación de estas terceras potencias puede ser a requerimiento de las partes o por propia iniciativa. B) Buenos oficios. establece un Centro Internacional para la solución de este tipo de conflictos. Cuando los esfuerzos no se encaminan más que a decidir a las partes a reanudar las negociaciones. mientras los otros tres sirven únicamente para facilitar el acuerdo de las partes. CONFLICTOS ENTRE LOS ESTADOS Y PERSONAS PRIVADAS EXTRANJERAS RESULTANTES DE INVERSIONES El Convenio sobre arreglo de diferencias relativas a inversiones entre Estados y nacionales de otros Estados. sin embargo. inspirándose para ello en los principios que lo informan]. la Santa Sede y el Reich buscarán. con una Comisión de Conciliación y un Tribunal de Arbitraje.llegar a una actitud común. una solución satisfactoria. va más lejos. ya que el Convenio de La Haya para la resolución pacífica de los conflictos internacionales (1907) .. en la medida en que este fuere aplicable. tal procedimiento para aquellos litigios cuya regulación envuelva el jus divinum. 22). mediación. A falta de acuerdo expreso. II. por su parte. Análoga disposición encontramos en el Concordato con Austria de 5 de junio de 1933 (art. cuyo artículo 35 establece que la Santa Sede y el Gobierno español procederán de común acuerdo en la resolución de las dudas o dificultades que pudieran surgir en la interpretación o aplicación de cualquier cláusula del presente Concordato. apartado 2°. ej. Así. la encuesta y la jurisdicción arbitral. De todos estos procedimientos. porque la interpretación de este derecho no puede quedar a la consideración de ninguna instancia arbitral. sin que esta última hipótesis implique una intervención ilícita. estos órganos habrán de resolver las disputas de conformidad con el derecho del Estado contratante y con el derecho internacional. CONFLICTOS ENTRE LOS ESTADOS Y LA IGLESIA CATOLICA En principio. el artículo 33. del Concordato con Alemania de 20 de julio de 1933 estipula que si en el futuro surgieren divergencias sobre la interpretación o aplicación de este Concordato. encuesta y conciliación De la primera Conferencia de La Haya (1899) data el primer tratado colectivo para la solución pacífica de conflictos internacionales. regula los buenos oficios. se habla de buenos oficios. tales conflictos solo pueden resolverse mediante negociaciones directas entre las partes. III. Solo el Concordato con Polonia de 10 de febrero de 1925 prevé también la posibilidad de una solución arbitral en materias de carácter político (art. solo el último tiene por objeto resolver el litigio.

suscritos a partir de 1913 entre Estados Unidos y otras potencias por iniciativa del secretario de Estado norteamericano BRYAN. 12 del Pacto). los miembros de la Sociedad no podían apelar sin más a la acción bélica. careciendo de fuerza obligatoria (artículo 6°). no existe en D. pero el convenio añade: en cuanto las circunstancias lo permitan. común el deber de recurrir a la intervención amistosa de terceros Estados ni el de acceder a una mediación.D. con lo que prácticamente anula el alcance de la disposición. sino que debían esperar el dictamen del Consejo o la resolución de la Asamblea.) del procedimiento de mediación en la O. y cuyo único cometido es fijar el supuesto de hecho del caso controvertido.I. Por el contrario. De todos modos. Nos ocuparemos más adelante (págs. 559 ss. regulado en el mismo Convenio. En tales casos. los llamados tratados Bryan. Estas disposiciones no impedían en absoluto a los miembros de la Sociedad firmar sus propios tratados de conciliación y. De la mediación debe distinguirse a su vez el procedimiento de encuesta o investigación. C) Disputas jurídicas y conflictos de intereses El tratado germano-suizo de arbitraje y conciliación del 3 de diciembre de 1921 y los cuatro tratados de arbitraje y conciliación firmados en Locarno en 1925 entre Alemania. en su consecuencia. distinguen los conflictos jurídicos de los restantes (conflictos de intereses). Un deber de servirse de estos procedimientos parece desprenderse del artículo 2° del citado Convenio de La Haya. las comisiones de conciliación particulares constituían órganos conciliatorios de primera instancia. de otra.U.I. El Pacto de la S. Todos los demás litigios en los que se pretende abiertamente una modificación del derecho o en los que la cuestión de derecho no se plantea son conflictos de intereses. vigente. Polonia y Checoslovaquia. El primer grupo comprende todos aquellos litigios en los que se ventila lo que sea lícito a tenor del D. obligan a las partes a someter a una comisión de conciliación todas las diferencias no susceptibles de solución por acuerdo mutuo y no encomendadas a una jurisdicción arbitral y a no romper las hostilidades hasta conocer el informe de dicha comisión. Por esta razón.aclara expresamente que las partes litigantes no considerarán nunca el ejercicio de este derecho como un acto poco amistoso (art. también llamados . pues. Pero si este procedimiento era infructuoso. apart. y Francia. de carácter bilateral. entronca con esta institución al obligar a sus miembros a no recurrir a la guerra en ningún caso antes de que transcurra un plazo de tres meses después del dictamen del Consejo o de la Asamblea (art. dichos tratados se han llamado también tratados de enfriamiento (cooling off treaties). sin deducir de él consecuencias jurídicas. Bélgica. Aunque en la baja Edad Media la mediación desempeñó un importante papel en la práctica internacional.N. que prescribe a las partes recurrir a los buenos oficios o a la mediación de una potencia amiga antes de tomar las armas. también los buenos oficios y la mediación tienen exclusivamente el carácter de un consejo.N. establecer instancias conciliatorias (comisiones de conciliación) particulares. 3°). mientras que el Consejo (o la Asamblea) actuaba como segunda instancia. 3°. de una parte.

J. sin embargo. en general. compuesta de cinco miembros. mientras que para los demás cabe un procedimiento conciliatorio. por el contrario. que designan como aquellas disputas (au sujet desquelles les Parties se contesteraient réciproquement droit). la demanda de creación de un cementerio propio para prisioneros de guerra. y los tres restantes. ej. El tratado italo-suizo de arbitraje y conciliación de 20 de septiembre de 1924 prevé. positivo.D.N. Si fracasan las soluciones amistosas. la interpretación de un tratado.I. el artículo 13 del Pacto de la S. entonces la comisión ha de proponer a las partes la solución que le parezca conveniente. b) Los tratados de conciliación que no se inspiran en los de Locarno someten también los conflictos de intereses. como. que el punto 2° abarca igualmente a los otros tres..J..I.. La Comisión de conciliación (y en su tiempo también el Consejo de la S. por tanto. Esta distinción entre conflictos jurídicos y otros conflictos tiene en los tratados anteriormente citados la consecuencia de que solo los litigios jurídicos son susceptibles de un procedimiento arbitral o judicial. sin embargo. enumera cuatro tipos de controversias de orden jurídico: 1°. cualquier punto de D. de común acuerdo entre súbditos de terceros Estados. p.I. recoger al efecto todo el material necesario y esforzarse por conciliar a las partes. D) El arreglo de conflictos de intereses a) Los aludidos tratados (en los que se inspiran la mayor parte de los más recientes tratados de arbitraje y conciliación) crean una comisión permanente de conciliación. a abstenerse de tomar cualquier medida susceptible de tener una repercusión perjudicial para la ejecución de la resolución propuesta y. en primera instancia. a una comisión de conciliación. Las partes están obligadas a conformarse a ellas. y del T. en segunda instancia) puede adoptar además medidas provisionales. mientras la otra niega la validez de tal pretensión. El mandato de los miembros de la comisión dura tres años y se permite su reelección.D. Ello no impide que los conflictos jurídicos no puedan previamente someterse a este procedimiento de. Debe producirse.frecuentemente conflictos políticos. conciliación. dos de los cuales son designados por cada una de las partes entre sus nacionales. en el que se inspira el artículo 36-2 del Estatuto del T. pueden darse conflictos de intereses sin ninguna dimensión política. ha de rechazarse porque pueden existir conflictos jurídicos de naturaleza política y. la determinación de las consecuencias del acto ilícito. Las comisiones de conciliación tienen el cometido de dilucidar las cuestiones en litigio.I. Esta última denominación. 4°. una situación en la que una parte afirme la existencia de una pretensión basada en el D.N. el conflicto podrá someterse . la existencia de un supuesto antijurídico. 3°. a no realizar ningún acto que pueda agravar o extender el conflicto.P. Los tratados de Locarno son los primeros que incluyen una definición del concepto de controversias de orden jurídico.. Por su parte. que si una de las partes no acepta la propuesta de la comisión. Resulta claro. sin embargo. 2°.

y. lo cual trae consigo que en la práctica internacional los dos primeros procedimientos tengan poca importancia. Ahora bien: ello implica que lo que empezó siendo conflicto de intereses se ha transformado en conflicto jurídico. de 26 de septiembre de 1928. En el primer caso es obvio que la resolución del conflicto no podrá efectuarse nunca aplicando el D. los Estados prefieren no dejar de la mano sus conflictos de intereses. solo tiene sentido cuando las partes entran en la cuestión de derecho por lo menos en la segunda instancia. El tratado hispano-belga de conciliación.I. porque por definición solo surgen conflictos de intereses cuando se pretende una modificación del derecho vigente o no se entra en la cuestión de derecho. se ha concertado el Convenio europeo para la solución pacífica de los litigios de 29 de abril de 1957.. LOS CONVENIOS DE ARBITRAJE . semejante resolución es solo una solución aparente. las obligaciones convencionales asumidas y las decisiones definitivas de tribunales internacionales que las vinculen. 19) que. E) La vía jurídica I. positivo. Resulta. porque el auténtico conflicto de intereses. Si la conciliación no logra el acuerdo de las partes.I. lejos de ser eliminado. que en principio ha de decidir según el D. por consiguiente. subsiste en toda su gravedad. puesto que la demanda tiende precisamente a su modificación. que en tales casos está facultado para fallar equitativamente (ex aequo et bono).I. aplicables al caso. Esta regulación ha sido justamente criticada. además de algunos tratados bilaterales. por último.J. Por regla general. confiándola tan solo a una comisión de conciliación. y recurrir a la equidad (ex aequo et bono) solo cuando no existan normas de D.I. juzgará ex aequo et bono y -salvo disposición en contra del compromiso— tendrá en cuenta los principios generales del D. prevé en primer lugar que los conflictos de intereses sean decididos por una comisión de conciliación.I.I. que en realidad no hay más que tres soluciones posibles a los conflictos de intereses: o se admite una decisión de equidad o se renuncia pura y simplemente a la resolución del caso por un tribunal arbitral o judicial. o.P. en estos casos el tribunal arbitral habría de rechazar siempre tal pretensión. pues. se le resuelve por medio de negociaciones directas. arreglo judicial y arbitraje de 19 de julio de 1927 faculta expresamente. d) Después de la Segunda Guerra Mundial. en su artículo 19.entonces al T. En la esfera normativa. cualquiera de las partes puede someter el litigio a un tribunal arbitral especial. según el cual es obligatorio el procedimiento de conciliación para los litigios de intereses. el litigio se someterá a un tribunal de arbitraje (art.. Si la tentativa de conciliación fracasa. Pero también en el segundo caso una decisión con arreglo al D. al tribunal arbitral a dictar un laudo obligatorio en los conflictos de intereses entre las partes. c) El Acta General de Ginebra. según el artículo 26.

La misma regulación se encuentra en los tratados de arbitraje concluidos por los EE. que afecten al mantenimiento de la doctrina de Monroe. se excluyen también de una solución arbitral los siguientes conflictos: 1. El Convenio no encierra. pues. Tal cláusula se llama cláusula de arbitraje o cláusula compromisoria. Aunque ya en la Edad Media encontramos convenios de arbitraje. Los tratados de arbitraje del tipo antiguo solían contener además la cláusula del honor y los intereses vitales. por lo general. la base de la competencia de los tribunales de arbitraje y de justicia internacional reside única y exclusivamente en la sumisión de los Estados en conflicto.N. después de la Primera Guerra Mundial. la sumisión de este litigio a un tribunal arbitral (compromiso arbitral).. el desenvolvimiento de la institución en los tiempos modernos comienza con los tratados Jay (1794). si no se llegaba a un acuerdo sobre el compromiso. Casos cuya regulación sea competencia exclusiva de una de las partes. cuando surja un conflicto. en un convenio de arbitraje. l indépendance ou l honneur des Etats contractants) están excluidos de la jurisdicción arbitral. 4. que afecten los intereses de otros Estados. p. 3. según la cual todas aquellas controversias que afecten al honor. 2. Los tratados de arbitraje anteriores a la Primera Guerra Mundial no otorgan a las partes un derecho inmediato de acción procesal: las obligan simplemente. así llamados por el nombre del secretario de Estado norteamericano JAY.UU. ej. la independencia o los intereses vitales de los Estados (les intérets vitaux. abarcar litigios que puedan surgir en el futuro (tratados de arbitraje). y. la .UU. Para que tal deber exista es necesaria una especial declaración de voluntad. en consecuencia. las partes reconocen el arbitraje como el medio más eficaz y adecuado para resolver los conflictos jurídicos interestatales que no hayan podido solucionarse por vía diplomática y formulan el deseo de que los Estados se sirvan de este procedimiento cuando las circunstancias lo permitan. o.D. Así como la competencia de todas las instancias de mediación se funda en el consentimiento de las partes. que tengan por objeto los deberes de la otra parte derivados de la S. designar el tribunal arbitral y regular su procedimiento.En el artículo 39 del Convenio de La Haya sobre el arreglo pacífico de los conflictos internacionales (1907). En los tratados concluidos por los EE. Por consiguiente. También en otros tratados de arbitraje se encuentran con frecuencia reservas. Un acuerdo arbitral puede constituir un tratado especial o consistir en una cláusula incluida en un tratado que tiene otro objeto y relativa a divergencias de interpretación y aplicación del mismo. así como en el tratado interamericano de arbitraje de 5 de enero de 1929. a pesar del tratado de arbitraje. a realizar un compromiso arbitral para deslindar los puntos litigiosos. el caso no podía ser resuelto. Un convenio de arbitraje puede tener como objeto un conflicto ya declarado. por el contrario. expresada. todavía un deber jurídico-internacional de recurrir al arbitraje.

La primera causa de nulidad surge cuando entre las partes no existe ningún acuerdo arbitral válido o si el plazo de su validez ha caducado en el momento de la decisión arbitral. sin embargo. en un plazo determinado. o el T. que. se presupone que existe una sumisión tácita. si la parte demandada entra en el procedimiento sin oponer la excepción de incompetencia. o bien ante un tribunal arbitral acordado por las partes. En febrero de 1962 la Oficina del Tribunal Permanente de Arbitraje de La Haya publicó un reglamento de arbitraje y conciliación para el caso de disputas entre un Estado y partes no estatales. Conceden además a la parte lesionada un inmediato derecho de acción ante el T. cualquiera de ellas tiene entonces facultad para someter unilateralmente el litigio al T. no se pongan de acuerdo. el soborno de un arbitro judicialmente comprobado.I.J. La cuarta causa de nulidad se da si desde un principio el tribunal de arbitraje no estuvo regularmente . En el caso de que las partes.I. En el procedimiento arbitral rige el principio de la libre apreciación de las pruebas. el tribunal haya decidido sobre materias no incluidas en el acuerdo. una extralimitación en orden a la competencia (excés de pouvoir). aun existiendo un acuerdo arbitral válido.I. De todas maneras. se admite comúnmente que en ciertas condiciones una sentencia es nula.P.reserva de la competencia exclusiva de los Estados. Son causas de nulidad las siguientes: la falta de un tratado o compromiso de arbitraje válido (nulidad del compromiso). la mayor parte de los nuevos tratados europeos de arbitraje someten a este procedimiento todos los conflictos jurídicos sin excepción. pues también en este casó se ha excedido en sus competencias.J. Lo mismo ocurre cuando un tribunal arbitral no autorizado por el acuerdo de arbitraje a resolver ex aequo et bono. o al T. Por el contrario.J. vicios de procedimiento esenciales. No hay recurso ordinario ni segunda instancia.J. ha fallado el caso según equidad. II. según su artículo 51.I. si bien la práctica ha ido elaborando algunas reglas al respecto. las sentencias arbitrales tienen carácter de definitivas.P. en el Convenio de La Haya de 18 de octubre de 1907 encontramos ya reglas generales. III. Sin embargo. habrán de aplicarse en cuanto las partes no hayan acordado otras. La segunda causa se produce cuando. la composición irregular del tribunal. LA NULIDAD DE LAS SENTENCIAS ARBITRALES Y LA REVISION DEL PROCESO Según el Convenio de La Haya de 18 de octubre de 1907. EL PROCEDIMIENTO ARBITRAL Si en una primera fase del desarrollo de la institución el procedimiento arbitral tenía que fijarse por el compromiso de arbitraje y para cada caso particular.

De ahí que la retorsión pueda considerarse como una sanción del D. Consiste. común. En cambio. faltan en ella órganos de ejecución. puesto que tal conflicto es de orden jurídico.I. además. La situación es completamente diferente en D. después de cerrado el caso. ya que teniendo la comunidad internacional un carácter inorgánico. Así. LA RETORSION La retorsión es la forma más moderada de autotutela.constituido. derecho de asistencia y deber de asistencia En toda comunidad jurídica organizada son determinados órganos de la comunidad los que en principio están llamados a reprimir las transgresiones jurídicas. aun siendo poco amistosa. Y. primeramente.. la represión. B) Modalidades de la autotutela I. se mantiene dentro de los límites del D. Una nulidad puede hacerse valer por los procedimientos generales de resolución de conflictos: o sea. en general. en que a un acto lícito. Si esta definición fuese exhaustiva. el derecho de asistencia que compete a todos los Estados puede transformarse para determinados Estados en un deber de asistencia como consecuencia de un tratado de alianza.I. por vía diplomática. El ya citado Convenio de La Haya permite una revisión del proceso ante el mismo tribunal si. pero poco amistoso. Pero en la realidad los Estados contestan muchas veces a un acto ilícito de su adversario con una acción que. pero lícito. Pero este derecho de autotutela puede reforzarse por el hecho de que otros Estados ayuden al Estado atacado o amenazado. y una reacción de esta índole es también una retorsión. . la ulterior revocación de alguno de los jueces por una parte no trae consigo la nulidad del fallo. CAPITULO 18 LAS SANCIONES DEL DERECHO INTERNACIONAL COMUN A) Autotutela. Las personas lesionadas o amenazadas en sus intereses solo pueden recurrir excepcionalmente a la autotutela. surgieren nuevos hechos que de haber sido conocidos hubieran tenido una influencia decisiva en la sentencia. se contesta con otro acto también poco amistoso. siempre que entre las partes exista un acuerdo de arbitraje. la retorsión no podría considerarse como represión de un acto ilícito. de hechos ilícitos solo es posible en forma de autotutela. y si esta no conduce a un acuerdo. entonces en procedimiento arbitral.I.

I. 3. por el contrario. Veamos los principios que rigen en cuanto a las represalias pacíficas. Y en este punto hemos de distinguir entre las represalias pacíficas y las represalias bélicas. Como medio interestatal de tutela del derecho. las represalias deben ir precedidas de una conminación a reparar el daño causado. la primera finalidad las represalias pacíficas. 433). una represalia puede dirigirse discrecionalmente contra cualquier bien jurídico del adversario.I. y la segunda. vigente las represalias solo pueden ser emprendidas por órganos del Estado. 2° No debe haber una desproporción manifiesta entre la represalia y el hecho que la motiva (principio de la proporcionalidad de las represalias). El D.Ejemplos de retorsión los tenemos en la publicidad del hecho ilícito para movilizar la opinión pública o en la retirada del exequátur a uno o a todos los cónsules del adversario. (p. 1° Una represalia solo se justifica cuando consta que el adversario se niega a una reparación del acto ilícito. por lo que deben valer para ellas todas las prohibiciones existentes para aquella. porque entonces no existe ya acto ilícito contra el que se pueda reaccionar. las represalias vienen siendo reconocidas desde los orígenes mismos del moderno D. II. o sea alcanzar bienes jurídicos protegidos por aquel. aunque este haya desempeñado un papel no carente de importancia en la práctica internacional del siglo XIX. Esta limitación resulta del hecho de que las represalias pacíficas son un medio menos violento que la guerra. las represalias bélicas (págs. es indiscutible que en el D. No existe. la ruptura de relaciones diplomáticas. b) En principio. Ahora bien: si con arreglo al antiguo D. la llamada del jefe de misión acreditado en dicho Estado. Las represalias pueden consistir. en la práctica de algún acto que en otro caso sería antijurídico. Por eso.I. De ahí que en D. etc. etc. sin embargo. lesionado en sus derechos.° Las represalias pacíficas no pueden. como una prohibición de exportar dictada en contradicción con un tratado vigente. común no excluye siquiera la ocupación de un territorio o el bloqueo pacífico de un puerto o de una costa del adversario. traspasar los límites del derecho de la guerra. contra bienes jurídicos particulares del Estado culpable para inducirle a que repare el acto ilícito o a que desista en el futuro de tales acciones. ya. por último. común el bloqueo pacífico solo esté permitido cuando se presenta como . una incautación de buques (embargo). en general. LAS REPRESALIAS a) Se entiende por represalia una injerencia jurídica de un Estado. de las que se hablará más adelante. la imposición de restricciones en visados de entrada. en negarse a pagar una deuda vencida).I. el Estado podía autorizar la práctica de represalias por sus súbditos. Pero esta acción conoce ciertos límites. y habrán de interrumpirse inmediatamente si mientras se practican la otra parte accede a la reparación. una institución propia del bloqueo pacífico. ya en la omisión de algo impuesto por el D.I. Persiguen..I. ej.

c) Cualquier transgresión del derecho que rige en materia de represalias constituye un exceso en la represalia.I. También en el cambio de notas que precedió a la firma del Pacto KELLOGG se reconoce la legítima defensa como institución de D.I. siendo solo procedente su retención provisional. ni siquiera los buques enemigos podrán ser confiscados. en principio. Algunos autores (STRUPP y KELSEN) creen. Y el caso es que a esta institución se refieren algunos tratados. que hay que considerar como un acto ilícito al que es legítimo oponer una contrarrepresalia (siendo. prohíbe un recours á la forcé armée —es decir. infra. III. sus buques.. Pero ello no obsta para establecer una distinción entre la legítima defensa y las represalias. el bloqueo pacífico no podrá incluir los buques de terceras potencias. a saber: un acto ilícito del enemigo. y en consecuencia no podrá tomarse antes de que se haya conminado sin éxito al adversario a que proceda a una reparación. ej. sobre cualquier bien jurídico. porque tal medida.represalia.I. común. entre otros supuestos. relativo a la limitación del empleo de la fuerza para el cobro de deudas contractuales (acuerdo DRAGO-PORTER). De todas maneras. sin embargo. porque es indiscutible que el D. a represalias militares— por falta de pago de deudas contractuales en determinadas circunstancias. inadmisible esta frente a represalias legítimas). que la legítima defensa internacional no es un concepto autónomo. común autoriza al Estado a rechazar con la fuerza una agresión antijurídica contra su territorio. el artículo 1° del Convenio de La Haya de 18 de octubre de 1907.I. Aunque según el D. p. Ambas tienen efectivamente un supuesto común. está sometida a los principios que regulan las represalias.. puede impedirse acudiendo a la legítima defensa. LA LEGITIMA DEFENSA a) Si por legítima defensa se entiende la resistencia por la fuerza a una injerencia jurídica actual o inminente. Así. en cambio. puesto que las represalias tienen que cesar en cuanto se obtenga una reparación. y como las represalias pueden dirigirse únicamente contra el Estado que haya cometido una ofensa. ya que la primera comprende simples medidas de defensa. sino que queda comprendida dentro de las represalias. un exceso en la represalia. el artículo 10 del V Convenio de La Haya y el 25 del XIII (ambos de 1907) obligan a los Estados neutrales a rechazar con todos los medios a su alcance cualquier ataque a su territorio o espacio marítimo. d) Sobre las limitaciones al derecho de represalia por la Carta de las Naciones Unidas. a su vez. como cualquier otra agresión injustificada. este concepto tendrá también relevancia para el D. 531. pág. mientras que el . Ni siquiera es admisible inmediatamente una contramedida frente a un exceso en la represalia. su aviación o sus fuerzas armadas. Así. Además. común las represalias pueden ejercerse. los tratados pueden imponer mayores limitaciones.

En este sentido el D. sino que. por el que un Estado se limita a rechazar por la fuerza un ataque violento y antijurídico contra su territorio.Estado que ejerce una represalia lleva a cabo propiamente una intromisión en un bien jurídico del adversario. b) Hay que distinguir la auténtica legítima defensa de la “defensa de derechos”. no susceptible de ser evitado de otra manera. reconocieron al propio tiempo que tal medida hubiera sido perfectamente justificada de haberse tratado de vencer un peligro inminente y grave.I. Con ello pasa por alto KELSEN que también en un sistema jurídico que reconozca en principio la autotutela. con la que viene entremezclada en la práctica internacional. común porque. mientras que en otros supuestos ilícitos lo que en un principio se persigue es una reparación. Afirma también KELSEN que la legítima defensa no tiene cabida en el D. Esta es la razón por la que (a diferencia de lo que ocurre en la legítima defensa) las represalias solo pueden ordenarse cuando no se haya podido conseguir una reparación de los daños.UU. una represalia. Así. solo cabe en un ordenamiento jurídico que transfiera de una manera general la vindicación de los actos ilícitos a un órgano comunitario.. y solo en caso de negativa puede precederse a una represalia. permite una reacción violenta e inmediata contra agresiones antijurídicas actuales o inminentes (legítima defensa). El principio de que cada Estado es el único competente para velar por el mantenimiento del orden en su territorio sufre así una derogación cuando se rehúsa a otros Estados o a súbditos extranjeros la debida protección. mientras que otros solo lo están mediatamente. El derecho de los Estados de protegerse excepcionalmente a sí mismos en territorio extranjero es admitido por la práctica internacional. por el contrario. él mismo Estado perjudicado puede intervenir y realizar lo que el Estado territorial haya omitido hacer (p. IV. un Estado cuyos derechos han sido violados se interpone en un bien jurídico del adversario para procurarse una reparación o conseguir una pretensión legítima. sin que los EE. LA AUTOPROTECCION a) En D. emprende una intromisión jurídica ofensiva para conseguirlo. en realidad. El caso es de una importancia mayor porque. por el contrario. el buque norteamericano Caroline fue destruido por fuerzas británicas en aguas norteamericanas porque ayudaba regularmente a los rebeldes del Canadá. y siempre que no se traspasaran los límites absolutamente necesarios. como modalidad excepcional que es de autotutela. ej. disolver una banda armada que intenta invadir su territorio o ejercer los poderes de policía para proteger a sus nacionales). Más . y excepcionalmente. entonces. ej. no puede decirse que “defiende” su derecho. La auténtica defensa es un medio de autotutela defensivo. Si. presentándose de esta suerte las represalias como un medio de autotutela de carácter ofensivo.I. común todo Estado viene obligado a proteger a los Estados y los súbditos extranjeros contra cualquier agresión violenta. determinados hechos antijurídicos pueden estar inmediatamente provistos de consecuencias coercitivas.. Si un Estado no quiere o no está en condiciones de asegurar la protección debida. sus buques o cualquier otro órgano estatal. Tal “defensa de derechos” es. hiciesen nada para impedirlo.I. si bien los Estados Unidos protestaron. p.

. Del mismo modo. Francia. para proteger de un inminente ataque el consulado alemán en Lourenco Marques. conde de PFEIL. o no pueda. También el Gobierno británico. Alemania. el derecho alemán autorizaba antes a los mandos navales a intervenir militarmente en aguas extranjeras. la libertad o la propiedad de súbditos alemanes o de personas colocadas bajo la protección de Alemania. en todo caso en favor de los beligerantes. y de ninguna manera obtener la reparación de un acto ilícito ya perpetrado. ve en el caso Caroline y otros una prueba del reconocimiento por el D. Durante la guerra civil española. mientras que en el estado de necesidad se produce una irrupción en el ámbito de un Estado no culpable. Así. llamó en su ayuda al navío de guerra alemán Cóndor. por cuanto en la autoprotección se reacciona contra la amenaza de un hecho ilícito objetivo. b) Aunque la autoprotección tiene un apoyo en la costumbre internacional. Por . aquellos casos se distinguen del estado de necesidad. siempre que el Estado en que la intervención militar deba tener lugar no quiera expresa o tácitamente. porque el Estado que interviene actúa en lugar del que está obligado internacionalmente a mantener el orden. Italia y los EE. Gran Bretaña. En resumen. Así. para proteger las vidas de ciudadanos estadounidenses. a los súbditos británicos. que no podría evitarse de otra manera. STRUPP. el 24 de mayo de 1927. o también cuando se hubiere cometido una ofensa a la bandera y no pudiera obtenerse satisfacción de otro modo”.I. armas y provisiones a los rebeldes cubanos. resolver el caso normalmente. p. Por esto. Pero. Este derecho de protección está reconocido. puede también el Estado hacer uso de ella contra buques extranjeros en alta mar. Por las mismas razones que por excepción justifican la autoprotección de un Estado en territorio extranjero. en realidad. Pero este derecho puede ejercerse tan solo cuando el Estado bajo cuya bandera navega el buque no haya intervenido a tiempo y tiene que mantenerse dentro de los límites estrictos de lo absolutamente indispensable. por su parte. si de ellos procede algún peligro. el cónsul. no todos están de acuerdo sobre el lugar sistemático de esta institución. Así. durante la insurrección de Cuba contra España. enviaron buques de guerra a aguas españolas para proteger a sus nacionales. dado el caso. ej. ordenó a un buque de guerra que remontara el Yangthe-kiang y fondeara en Nanking para defender. en mayo de 1931. Encontramos además numerosos casos en los cuales un Estado ha intervenido con sus propios medios coactivos para proteger sus instituciones o sus nacionales en el extranjero. este principio ha sido confirmado por el Tribunal Militar de Nuremberg.UU. se desprende de todo lo dicho que en D. de un estado de necesidad". “cuando hubiere que impedir un peligro real para la vida. la autoprotección tiene que limitarse a impedir cualquier agresión contra Estados extranjeros o súbditos suyos. los buques norteamericanos Noa y Prestan intervinieron en Nanking.I. la autoprotección tiene tan solo la misión de impedir violaciones inminentes del derecho. en 1896. A diferencia de las represalias. el buque norteamericano Virginius fue capturado en alta mar por un buque de guerra español cuando se disponía a suministrar hombres.recientemente. en varias disposiciones de carácter interno. la acción subsidiaria que en representación suya toma tiene que limitarse a aquellas medidas que el Estado territorial tendría que haber tomado.

pues. Pero como también las represalias pueden consistir en acciones militares. que. Muchos autores piensan que una guerra existe cuando la intención de hacerla resulta. 356). finalmente. incluso cuando la protección debida no se dio objetivamente. pasa por alto que una represalia puede . frente a las cuales un Estado solo puede tomar medidas de legítima defensa en su propia esfera. por el contrario. sino otra medida de protección que en lugar del Estado territorial adopta el Estado perjudicado c) Veremos más adelante si el derecho de autoprotección subsiste en el marco de la O. pues. del Estado en cuyo territorio ha de producirse la intervención. Pero tampoco esta distinción conduce a la exacta delimitación que en esta materia se impone. Esta teoría.).U. porque de la guerra se derivan unas consecuencias jurídicas completamente diferentes de las que producen las represalias. REITZER. págs. a lo sumo. legítima defensa internacional (solo posible frente a sujetos del D.eso el estado de necesidad no es una reacción contra un hecho ilícito. admitir un derecho de protección internacional con carácter autónomo. Se impone. sin que ello sea obstáculo para que el Estado amenazado pueda intervenir directamente. un Estado en cuyo territorio se haya realizado o se prepare una agresión contra Estados extranjeros o súbditos suyos no será culpable si no estuvo en condiciones de impedir el acto ilícito. En realidad. KELSEN. 400). Esta teoría es una consecuencia de haber rechazado KELSEN la responsabilidad culposa en D. ya de una declaración expresa. además. ya de las circunstancias mismas. aunque el Estado territorial haya hecho todo lo posible para impedir el acto ilícito. se impone delimitar entre sí a ambas instituciones en virtud de otros caracteres. Pero pasa por alto que en nuestro caso no se trata del ataque de un Estado y sí de personas privadas. sino.I.N. La reacción frente a tales ataques no es. la guerra es una situación de lucha entre Estados (status per vim certantium). mientras las represalias afectan solo a bienes jurídicos particulares del adversario. al no hacer efectiva la protección jurídica que este prescribe. cree que la autoprotección es propiamente una represalia porque se dirige contra un Estado que ha violado el D.I. Si. Mas si no ha cometido acto ilícito alguno. 640).. Otros tratadistas afirman que la guerra es una injerencia jurídica. presupone un hecho ilícito objetivo. se admite la responsabilidad por culpa. V. estima que las medidas que un Estado toma para proteger a sus nacionales en el extranjero constituyen un caso de legítima defensa (pág. por cuanto admite un acto ilícito internacional. LA GUERRA a) El concepto de guerra a) Según GROCIO. no cabe hablar de represalias contra él. una excusa absolutoria. (pág. por el contrario.I. aunque no subjetivo. en principio general. a diferencia de las represalias. (infra. incurren en un círculo vicioso porque se presupone ya el concepto de guerra.

y) Siendo la guerra un medio de autotutela. común. En efecto. y la guerra. y hay que definir los conceptos de ataque y defensa sin relación a su licitud o ilicitud. que el concepto jurídico-internacional y el concepto militar del ataque y la defensa no se identifican. desempeñó el mismo papel que la revolución en el Estado. como ocurrió en el caso de la guerra rumano-búlgara de 1913. Tal confusión debe evitarse porque ha habido guerras ofensivas y permitidas no solo por el D. si el Estado atacado no ofrece resistencia. y restableciera la paz.consistir en numerosas injerencias jurídicas. porque puede haber guerra en el caso de que un Estado. no coincide siempre con el concepto de guerra en el sentido de determinadas normas estatales. ej. La simple ruptura de relaciones diplomáticas no implica una guerra. Por último. pues. La guerra es. viceversa. una vez declarada. Es preciso tener en cuenta.. una situación de violencia entre dos o más Estados. aunque no se lleve a cabo ningún acto de carácter militar. fue considerada preferentemente como un medio lícito de resolución de conflictos internacionales. dentro de los límites establecidos por el derecho de la guerra. era un estado de guerra. Además. desde fines del siglo XVIII hasta la Primera Guerra Mundial. desde el punto de vista militar el . durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial varios Estados centroamericanos se encontraron en estado de guerra con Alemania. Así.I. además. como. aunque incruento. por lo que aun después de esta ruptura pueden llevarse a cabo represalias pacíficas. acompañada de la ruptura de las relaciones pacíficas. confisque los bienes muebles de carácter público del enemigo con arreglo al derecho de la guerra.. p.D.I. o intervenga en la situación jurídica de los súbditos enemigos. la realización de actos coactivos de carácter militar no ha de incorporarse a la definición de la guerra. que. Por el contrario. sin que por ello se produjera ningún choque armado entre ellos. b) En otros tiempos. b) Guerras de agresión y guerras defensivas Los conceptos de guerra ofensiva y guerra defensiva se involucran frecuentemente con los de guerra prohibida y guerra permitida. la legislación sobre los seguros. es preciso distinguirla de las medidas coercitivas de las Naciones Unidas. en injerencias jurídicas particulares. la guerra hubo de cumplir funciones diversas. la clave de la cuestión no es tanto la amplitud de las medidas coactivas cuanto el hecho de que al producirse se mantenga en principio el comercio pacífico entre las partes o se interrumpa simultáneamente toda relación pacífica. En realidad. sino también por el Pacto de la S. Ante todo era un medio de realización del derecho.N. a saber: la implantación de un orden nuevo por el camino de la violencia. Y por eso fue preciso un tratado que pusiera fin a dicho estado. o) El concepto de guerra en el sentido del D.

Invasión de un territorio. 642). La guerra defensiva en el sentido del D. firmado entre la Unión Soviética y Estonia. porque no se libra ante un peligro inminente. el cual establece cinco supuestos de hecho que entre las partes constituirán casos de agresión: 1. aun sin previa declaración de guerra. c) Guerras permitidas y guerras prohibidas (jus ad bellum) . con arreglo al D. pues. esté a punto de hacerlo. Rumania. Por el contrario. una definición de la agresión (infra. común tiene la consideración de atacante el Estado que exige de otro la modificación de un estado de cosas y está en vías de realizar su pretensión (fundada o no fundada en derecho) recurriendo a la fuerza. etc..N. Y si la guerra defensiva se hace ante un ataque injusto.I.) En 1974 la Asamblea General adoptó. entraña responsabilidad”. (La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró en 1970 que la amenaza o el uso de la fuerza viola el derecho internacional y que la “guerra de agresión constituye un crimen contra la paz que.I. 3. Persia y Afganistán. la guerra que emprende es una guerra defensiva en el sentido del D. Ataque al territorio. Polonia. después de que el Estado amenazado lo hubiere pedido.I. 5. En el marco de la O. Una definición más detallada de la guerra de agresión fue intentada en el Tratado de Londres de 3 de julio de 1933 sobre definición de la agresión (Convention de définition de l agresseur). tenemos entonces una guerra de legítima defensa. Aunque en su declaración no da la Asamblea una definición de la agresión. sino ante un ataque futuro probable. la guerra preventiva es una guerra ofensiva en el sentido del D. La protección otorgada a una banda armada que intente la invasión de otro Estado.I. Y si el Estado amenazado se adelanta a tal ataque militar inminente.U. de establecer una definición legal de la misma. al menos. navales o aéreas de otro. presupone. para hacer valer una pretensión. queda prohibido todo recurso a la fuerza entre los Estados que no haya sido autorizado por la propia organización o tenga el carácter de una autodefensa individual o colectiva contra un ataque armado. represalias que impliquen el uso de la fuerza. siempre que el enemigo. 2.U. Bloqueo de los puertos o costas. mientras que en D. haya comenzado ya las hostilidades o. la represión de los movimientos de liberación nacional.atacante es el Estado que abre primero las hostilidades. así como la negativa a retirar a esta banda toda ayuda o protección. la organización de bandas armadas para efectuar incursiones en otros países. 4. finalmente. Letonia. Turquía. pág. la marina o la aviación de un Estado por las fuerzas terrestres. ya iniciado o inminente. enumera una serie de supuestos que pueden ser considerados como actos de agresión: violación de las fronteras o líneas de demarcación existentes. Declaración de guerra. Pero faltaba todavía una definición de la agresión de validez general.I.N. por haber fracasado hasta hace poco todos los intentos de la O.

Algunos autores. Según ella. exigen además que la reparación de la injuria no pueda conseguirse por medios pacíficos y que la injusticia del enemigo sea grave. p. colocándola en el centro de su sistema del derecho de gentes. en un principio. puesto que para sus representantes solo es lícita la guerra como reacción contra una transgresión del D. entre otros. del Pacto de la S. una injuria del adversario. que permitía el recurso a la guerra. una guerra solo es lícita cuando tiene una “justa causa”. Con ello anticipó MOSER una teoría que ha venido extendiéndose a partir de fines del siglo XVIII y que solo acoge la teoría de la guerra justa como una doctrina moral. mientras que en los clásicos del D. JUAN JACOBO MOSER. que se estimaba lícito para resolver conflictos de poder entre los Estados. era amplia la coincidencia acerca de las condiciones de la licitud del recurso a la fuerza en el orden internacional. VATTEL. Portavoz de este renacimiento fue LEO STRISOWER.I. de BYNKERSHOEK A HEFFTER. GROCIO recogió esta teoría. ya que las consecuencias han de guardar una relación adecuada con el hecho antijurídico que las motiva. justificaba también la guerra una violación del derecho natural. Esta doctrina se fundaba en la teoría del bellum justum.. sobre todo. como PUFENDORF. que. Porque si antiguamente la guerra era considerada como un medio de realización del derecho. con la alegación de que un ordenamiento jurídico solo puede admitir la coacción como “reacción contra un hecho ilícito”. positivo. de obligaciones convencionales particulares. como VITORIA y SUAREZ. TEXTOR.D. Es esta doctrina clásica la que parece informar la disposición del artículo 15. HASTA EL PACTO DE LA SOCIEDAD DE NACIONES a) En la doctrina clásica del D. después . fuera profundizada por SAN AGUSTIN y alcanzara su madurez en el sistema del tomismo. común positivo ningún precepto que prohíba la guerra. pues. En este punto siguen a GROCIO los más importantes autores de la escuela del derecho natural y de gentes..I. remontándose hasta el derecho fecial romano. RACHEL. Prescindiendo. apartado 7°. define la guerra como el estado en que se persigue la obtención de un derecho por la fuerza. y hay justa causa cuando la guerra se hace para reparar una injusticia. una violación del derecho. Por eso la guerra justa fue concebida desde un principio como reacción contra una “injuria”.I. En este caso puede tratarse de la reacción contra un ataque injustificado (guerra defensiva) o de la imposición de una pretensión fundada en derecho (reparación de la injusticia. Pero esta nueva teoría no coincide con la doctrina clásica.I. pasó a constituir luego una especie de duelo.. restitución de un territorio ocupado ilícitamente) contra un Estado que se niega a acatarla libremente (guerra de ejecución). el cual no admite la teoría del bellum justum sino en tanto en cuanto “se estipula por medio de tratados que esto o aquello no debe considerarse como causa regular de guerra”.I. tan buen conocedor de la práctica internacional de su época. Esta teoría es una consecuencia de la transformación del concepto de la guerra. ej. Constituye solamente una excepción. tan fuertemente arraigado. este principio.N. por KELSEN y GUGGENHEIM. b) Desde el fin de la Primera Guerra Mundial la teoría del bellum justum ha renacido a nueva vida. en general.1. por estimar que no se encuentra en D. la guerra estaba permitida incluso para la satisfacción de meros intereses. Aun la escuela positivista del D. WOLFF y VATTEL. conservó. seguido.

no se conforme con la sentencia dictada. resulta un absurdo sostener que la guerra es un medio apto para resarcir el derecho violado”. pueda ser absolutamente prohibida cualquier guerra” (punto 82). habiéndola aceptado. el segundo Convenio de La Haya de 1907. una vez agotados todos los recursos pacíficos de la diplomacia.D. hay que destacar el principio que prohíbe en cualquier circunstancia todas las guerras. 125) que “en nuestra edad. pues “la potencia bélica no legitima cualquier uso militar o político de ella”. que se jacta de poseer la fuerza atómica. La Constitución pastoral Gaudium et spes. La Constitución rechaza el recurso a la fuerza militar “para someter a otras naciones”.de un procedimiento infructuoso del Consejo y el transcurso del plazo fijado de tres meses. 2. quedando equiparado a este el informe de la Asamblea . En este sentido. estableció nuevas prohibiciones con respecto a la guerra. antes de la realización de un procedimiento ante el Consejo de la Sociedad (art. la guerra ha dejado de ser un medio adecuado para la consecución de derechos. Además. sino también gravemente a las poblaciones civiles. por acuerdo de las naciones. declaró superada la guerra de agresión.N. EN EL PACTO DE LA SOCIEDAD DE NACIONES El Pacto de la S. al afirmar (núm. el Papa Pío XII. había las siguientes prohibiciones jurídico-positivas de la guerra: El tercer Convenio de La Haya sobre ruptura de hostilidades (1907) obliga a las potencias signatarias a no abrir las hostilidades sin un aviso previo e inequívoco.) d) Ya antes del Pacto de la S. 12 del Pacto). no se podrá negar el derecho de legítima defensa a los gobiernos” (punto 79). adoptada por el Concilio Vaticano II en 1965 y promulgada por el Papa PABLO VI el 7 de diciembre de dicho año. prohíbe a los Estados recurrir a la fuerza armada para obligar a un Estado a hacer efectivas las deudas contractuales debidas a sus acreedores extranjeros. Ante todo. (Con peculiar contundencia reafirmó esta idea JUAN XXIII en su encíclica Pacem in tenis de 11 de abril de 1963. c) Como las armas modernas no alcanzan solo a las fuerzas armadas enemigas. en su mensaje navideño de 24 de diciembre de 1944. mientras que lo admite para “defenderse con justicia”. “para el mantenimiento del derecho y la justicia” (“pour le maintien du droit et de la justice”).N. relativo a la limitación del empleo de la fuerza para el cobro de deudas contractuales (acuerdo DRAGO-PORTER). la antigua teoría del bellum justum solo es aplicable ya a la guerra defensiva. Con ello. por cuanto los ingentes medios de lucha de que hoy se dispone hacen evidente la inmoralidad de toda guerra ofensiva. aun como reacción contra un acto ilícito. declara que “debemos procurar con todas nuestras fuerzas preparar una época en que. pero reconoce que “mientras exista el riesgo de guerra y falte una autoridad internacional competente y provista de medios eficaces. excepto en el caso de que el Estado deudor rehúse o deje sin respuesta una proposición de arbitraje o. También quedaba prohibido incondicionalmente a los miembros de la Sociedad hacer la guerra a otro miembro que hubiese aceptado la decisión arbitral o se hubiese conformado al dictamen unánime del Consejo.D.

Esta interpretación se apoya también en la circunstancia de que la nota de 23 de junio de 1928 consideraba este derecho como “derecho natural”. se desprende que en todo caso las medidas colectivas de la comunidad internacional organizada no quedan comprendidas en el concepto de guerra prohibida. 3. corresponde sencillamente a la legítima defensa en sentido técnico. sin tener en cuenta los votos de las partes. el Pacto fue ratificado por la mayor parte de los Estados del mundo: de aquí su alcance general. Francia se reservó el . y los demás Estados no se opusieron a ella. EN EL PACTO BRIAND-KELLOGG En el artículo 1° del tratado. Finalmente. Con excepción de algunos países sudamericanos. que el “derecho de autodefensa”. porque no constituyen un instrumento de “política nacional”. sino solo la guerra “como instrumento de política nacional”. Pero. objeto de reserva. Por otra parte. Al mismo resultado llega KELSEN con la afirmación de que una guerra llevada a cabo para hacer valer un derecho no es un medio de “política nacional”.UU. condenan la guerra como medio de resolución de los conflictos internacionales y que renuncian a ella como instrumento de política nacional en sus relaciones recíprocas. mientras la teoría del bellum justum admite la fuerza como medio de imponer derechos. La misma fórmula fue utilizada por otras potencias. el Pacto BRIAND-KELLOGG no sería entonces sino una repetición de la doctrina clásica de la guerra justa. Puesto que el Pacto no prohíbe toda guerra. Esta ingeniosa interpretación está lejos de corresponder a la voluntad de los Estados firmantes. De todo lo cual cabe concluir que esta autodefensa no es otra cosa que el derecho de protegerse a sí mismo. las partes declaran solemnemente que. y el secretario de Estado norteamericano. el artículo 10 del Pacto prohíbe la guerra emprendida con el fin de arrebatar a un miembro una parte de su territorio (guerra de conquista) o reducirle a la condición de Estado dependiente. que dio origen al Pacto. reconocido por todos los ordenamientos jurídicos. En la nota del día 23 de junio de 1928 se aclara que todo Estado puede defender su territorio contra un ataque o una incursión. Parece. de ser ello así. sino de “política internacional”. Del cambio de notas entre el ministro francés de Asuntos Exteriores. Ciertos Estados formularon reservas al Pacto BRIAND-KELLOGG. los cuales prohíben toda autotutela ofensiva y solo quieren autorizar la guerra de legítima defensa. por lo que se declaró innecesaria su recepción expresa en el Pacto. pues. se formula expresamente una reserva en cuanto al “derecho de autodefensa”. firmado en París el 27 de agosto de 1928. ante todo. KELLOGG.I. la aclaración de KELLOGG ante el Senado de los EE. es preciso. ya que equivaldría a declarar que solo cabe recurrir a la guerra para realizar una pretensión basada en derecho. Contra esta interpretación está. concretar este concepto. sino un medio de ejecución del D. sino que se rechaza una definición de esta índole como peligrosa. Pero en el cambio de notas este concepto no solo no se define. en nombre de sus pueblos respectivos.adoptado con la aprobación de todos los miembros del Consejo y la mayoría de los demás miembros. BRIAND. Se añade sobre el particular la observación de que cada Estado es libre de juzgar si las circunstancias permiten una guerra defensiva. de que el “right of selfdefence” debía comprender también la “defensa de derechos”. sin embargo.

Según el preámbulo del Pacto BRIAND-KELLOGG.derecho de ayudar a sus aliados en el caso de una agresión. 1°) y declaran que no reconocerán cambio territorial alguno impuesto por la fuerza (art. contra injerencias violentas y antijurídicas. d) El estado de guerra persiste mientras rija un tratado de armisticio. a no ser que este se propusiera el término definitivo de las hostilidades. Sin embargo. Aunque en este caso se pone fin al . el III Convenio de La Haya de 18 de octubre de 1907 sobre apertura de hostilidades obliga a las partes a no iniciarlas “sin un aviso previo e inequívoco (avertissement préalable et non equivoque). común. en cambio. obligatorios para ambos beligerantes. ya que dice que Gran Bretaña protegerá “ciertos” territorios. pero aun así. fin a la guerra. habrá guerra en el sentido del D. o sea contra una intervención prohibida. 2°). CAPITULO 19 EL DERECHO DE LA GUERRA ("JUS IN BELLO") A) Doctrina general I.I. c) La simple interrupción de la lucha por una sola de las partes no pone. otra función que la de regular las futuras relaciones entre los antiguos adversarios. plazo alguno entre la notificación y el comienzo efectivo de las hostilidades. que no se especifican. En tal caso el tratado de paz no tiene. El Pacto BRIAND-KELLOGG tuvo una continuación en el Pacto Sudamericano de no agresión y mediación. una guerra puede empezar con una declaración de guerra o con el comienzo efectivo de las hostilidades. un Estado que haya violado el Pacto pierde el derecho a invocar sus beneficios. Los demás Estados ya no se encuentran ligados al Pacto con relación a él. Pero una guerra puede acabar también con la extinción de uno de los beligerantes o el cese efectivo y duradero de las hostilidades y la reanudación de las relaciones diplomáticas entre los antiguos enemigos. por el contrario. por lo que será suficiente que estas se abran después de la declaración. COMIENZO Y TERMINO DE LA GUERRA a) Según el D. por el que las partes renuncian a la “guerra de agresión” (art. b) La guerra suele terminar con un tratado de paz. La potencia signataria que recurra a la guerra sin respetar estas normas incurrirá en responsabilidad internacional. ya que el restablecimiento del estado de paz requiere la voluntad de ambas partes. pues. el cual puede ir precedido de unos preliminares de paz. bajo la forma de una declaración de guerra motivada o de un ultimátum con declaración de guerra condicional”. de 10 de octubre de 1933 (Pacto SAAVEDRA LAMAS). La reserva británica es poco clara.I. No se prescribe. El Pacto no prevé ninguna otra sanción.

Tanto estos principios como las normas prohibitivas concretas que por su índole no sean solo aplicables a un sector determinado de la conducción de la guerra. por desgracia. mientras no excluya su aplicación el tratado de armisticio u otra circunstancia. e) Por regla general. el tratado de paz no se limita a poner fin al estado de guerra. 3° Están prohibidos los medios de lucha pérfidos. la de humanizar la guerra en lo que sea posible. es decir. o sea que atenten al honor militar. Pero una presa hecha durante la guerra puede ser confirmada por sentencia firme aun después de terminada aquella. De ahí que sea el tratado de armisticio el que determine si entre tanto dejará de aplicarse el derecho de presa. de la paz. Lo que pretenden es. rigen sin distinción . sino que también suele regular las futuras relaciones pacíficas entre los antiguos beligerantes. de averiguar cuáles sean los límites del derecho de causar daños en la guerra (derecho de la guerra en sentido estricto). Y entre las de esta índole figuran no solo las prohibiciones concretas de la guerra. Antes. con dar cuenta de las normas relativas a los límites de la fuerza bélica. según las palabras del Reglamento relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre. pues. mitigar los dolores de la guerra en la medida en que los intereses militares lo permitan. lejos de agotar el derecho de la guerra.estado de guerra. esta práctica tradicional fue abandonada a raíz de la Primera Guerra Mundial. seguirán en vigor las normas del derecho de la guerra. Ello es desconocer que estas reglas. Para liquidar todo litigio. su idea fundamental. conducentes a la derrota del adversario. sino también los principios generales del derecho de la guerra. LA IDEA DIRECTRIZ DEL DERECHO DE LA GUERRA Y EL DERECHO DE LA GUERRA EN SENTIDO ESTRICTO a) Las exposiciones del derecho de la guerra se conforman. El derecho de la guerra en sentido estricto está dominado por los tres principios siguientes: 1° Las acciones militares soto pueden dirigirse directamente contra combatientes y objetivos militares. De ahí que estas dependan en gran parte de la sabiduría y moderación de los vencedores. es decir. no se oponen a una prohibición jurídico-internacional. hemos de formular la idea directriz del derecho de la guerra. Esta idea es que en la guerra son lícitos todos aquellos medios que. el propio derecho de causar daños militarmente.I. pero. II. por lo general. que no sean necesarios para la derrota del enemigo. presuponen una norma sobre el derecho a causar daños en la guerra. los tratados de paz contenían antes una cláusula general de amnistía. 2° Están prohibidos todos los medios de lucha que causen sufrimientos o daños superfinos. b) El conjunto de estas normas prohibitivas es el derecho de la guerra en sentido estricto. ello no quiere decir que se garantice la aplicación plena del D. Fuera de este supuesto.

I. LAS PUENTES DEL DERECHO DE LA GUERRA a) La fuente más antigua del derecho de la guerra es la costumbre internacional. Aun cuando este protocolo pretende constatar una prohibición ya existente. p. de 16 de abril de 1856. y sobre el empleo de medios de la guerra bacteriológica. materias y procedimientos de igual naturaleza (guerra química). la víctima de una guerra prohibida puede tomar medidas de represalia. marítima y aérea. renovado por el Convenio de Ginebra de 6 de julio de 1906 (Convenio para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña).. La Declaración de San Petersburgo de 29 de noviembre/11 de diciembre de 1868. (En diciembre de 1970 la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó cinco resoluciones sobre el respeto de los derechos del hombre en caso de conflicto armado. c) El derecho de la guerra se aplica también en las guerras que fueron iniciadas en violación del D. El Convenio de Ginebra de 22 de agosto de 1864. dirigidas a conseguir la aplicación del derecho de la guerra a los conflictos internos. hay que señalar que varios Estados.) III. al ratificarlo. e) Los Convenios de Ginebra de 12 de agosto de 1949 han declarado obligatorias para las guerras civiles y las guerras coloniales algunas disposiciones relativas a los prisioneros y a la protección de personas civiles (art. pero se expone a que la otra parte adopte contrarrepresalias. Así. La Declaración de derecho marítimo de París. Normas prohibitivas concretas de carácter general son.. d) La cuestión de si el derecho de la guerra es aplicable a las medidas coercitivas de las Naciones Unidas será objeto de consideración más adelante (pág. La sentencia del Tribunal Militar Internacional de Nuremberg de 1 de octubre de 1946. Los convenios en cuestión son los siguientes. las que encierran los artículos 23a. 2. rebasando el círculo de los Estados firmantes. En todo caso. 23g y 27 del R. 23e. 3°). al no existir una prohibición absoluta de las represalias. . tóxicos y análogos y líquidos. alcanzaron aceptación consuetudinaria.T. También contiene normas prohibitivas generales el Protocolo de Ginebra de 17 de junio de 1925 sobre el empleo de gases asfixiantes. ej.G. formularon la reserva de obligarse únicamente con respecto a los Estados que asumieron las mismas obligaciones y de que su vinculación se extinguirá si tales prohibiciones no son respetadas por el adversario o sus aliados. A ella hay que añadir distintos convenios que.para la guerra terrestre. 3. 646). tanto el Tribunal militar de Nuremberg como el de Tokio aplicaron los convenios de La Haya relativos a la guerra terrestre. p. ej. 1. siendo consideradas como declaratorias de las leyes y costumbres de la guerra. dice a este respecto que las reglas de la guerra terrestre recogidas en el Convenio fueron reconocidas por todas las naciones civilizadas.

“en la medida de lo posible”. 18. El Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos. de 17 de junio de 1925 (Protocole concemant la prohibition d emploi á la guerre de gaz asphyxiants. El Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña. toxiques ou similaires et de moyens bactériologiques). de 18 de octubre de 1907. 8. El Acta final de la II Conferencia de la Paz de La Haya (1907). El Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y enfermos en campaña. 13. El X Convenio de La Haya para aplicar a la guerra marítima los principios del Convenio de Ginebra. 9. de 27 de julio de 1929. 5. 17. con el Reglamento sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre (R. en Estocolmo.T. positivo: 1. firmados en Ginebra el 12 de agosto de 1949 y elaborados según proyectos preparados por la XVII Conferencia Internacional de la Cruz Roja. El Protocolo de Ginebra sobre prohibición de la guerra química y bacteriológica. enfermos y náufragos de las fuerzas armadas en el mar. de 6 de noviembre de 1936. El Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra.4. Los dos Convenios de La Haya relativos a las leyes y usos de la guerra terrestre. los .G. 14. de 18 de octubre de 1907.). que expresa el deseo de que las potencias aplicarán en la guerra marítima. El Protocolo de Londres. de 29 de julio de 1899 y 18 de octubre de 1907. El VI Convenio de La Haya relativo al régimen de los buques mercantes enemigos al empezar las hostilidades. de 18 de octubre de 1907. El Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra. A ellos hay que añadir los siguientes. sobre la guerra submarina. Conviene mencionar así mismo algunas resoluciones que no han llegado a convertirse en D. y b) sobre la prohibición de proyectiles que se dilatan fácilmente en el cuerpo humano (balas dum-dum). 7. 19.I. 10. el 14 de mayo de 1954 se adoptó: 20. 12. El XI Convenio de La Haya relativo a ciertas restricciones al ejercicio del derecho de captura en la guerra marítima. La Declaración de La Haya de 29 de julio de 1899: a) sobre la prohibición de emplear proyectiles con gases asfixiantes o tóxicos. El IX Convenio de La Haya relativo al bombardeo por fuerzas navales en tiempo de guerra. 11. de 18 de octubre de 1907. El Convenio de La Haya sobre protección de bienes culturales en tiempo de guerra. también de 27 de julio de 1929 15. de 18 de octubre de 1907. 6. en agosto de 1948: 16. de 18 de octubre de 1907. El VIH Convenio de La Haya sobre la colocación de minas submarinas automáticas de contacto. El VII Convenio de La Haya relativo a la transformación de buques mercantes en buques de guerra. Finalmente. El Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra.

un Estado que no es parte en el tratado entra en guerra juntamente con Estados que son parte en él. aludiendo a esta deficiencia. a las leyes de la humanidad y a los “imperativos de la conciencia pública”. ha ejercido una influencia saludable en la codificación del derecho de la guerra. promulgaron nuevas instrucciones a la escuadra para la guerra marítima (Law of naval warfare) en el otoño de 1955. Lauterpacht. e) El derecho de la guerra no se limita a regular las situaciones de la guerra terrestre y marítima. que constituyen la base del Reglamento de La Haya sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre. Las normas correspondientes constituyen lo que se llama “guerra económica”. Especial importancia para la evolución del D.I. elaborado por el Instituto de Derecho Internacional en 1880. Dice esta cláusula que un acuerdo no será aplicable en una guerra si no han ratificado el tratado en cuestión todos los beligerantes. También el Manuel des lois de la guerre. los Convenios en cuestión no se aplicarán ni siquiera entre estos Estados. c) Hay normas del derecho de la guerra que. Las Reglas de La Haya sobre la guerra aérea (1923). 2. dice que tos casos no regulados por el derecho escrito no quedan abandonados al arbitrio de los beligerantes.principios de las Leyes y costumbres de la guerra terrestre. La Declaración de Londres relativa a la guerra marítima. mientras no se proceda a una codificación del derecho de la guerra marítima. y nuevas instrucciones para la guerra terrestre (Law of lana warfare) en el verano de 1956. de la guerra tuvieron las instrucciones norteamericanas para el ejército en campaña (las llamadas Instrucciones de LIEBER) de 1863 y las resoluciones de la Conferencia de Bruselas de 1874. A ellas hay que añadir ahora el Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo . los EE. según declaración expresa. El relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre de 1907. En 1958 publicó el Ministerio británico de la Guerra (War Office) una nueva edición de The Law of War on Lana. sino que se hallan sometidos a la costumbre internacional. De ahí que estos principios hayan de aplicarse como complemento de las normas escritas. no rigen incondicionalmente. de 26 de febrero de 1909. pues. Todas las demás son prohibiciones absolutas. dirigida por H. sino que abarca también la situación de las personas privadas enemigas. y los preámbulos de distintos Convenios de La Haya lo señalan expresamente.UU. Si. Pero estas cláusulas pierden toda significación si las normas de un Convenio han sido objeto de un reconocimiento consuetudinario común o general. El 8 de julio de 1938 promulgó Italia una ley de guerra y neutralidad. 3. Después de la Segunda Guerra Mundial. sino tan solo en la medida en que lo permitan las necesidades de la guerra. como tercera parte del Manual of Military Law. d) El alcance de la aplicación de los Convenios de La Haya queda reducido por la cláusula de la común participación (cláusula sí omnes) en ellos formulada. b) Ahora bien: las codificaciones a que nos hemos referido no son completas. En tal supuesto habrá que remitirse a los tratados anteriores reconocidos por todos los beligerantes o. al derecho común consuetudinario. elaboradas por una comisión de juristas instituida en la Conferencia del Desarme de Washington (1922) para que formulase normas sobre la guerra aérea. en su defecto.

son todavía escasas las normas del D. por regla general. pues. de la paz dejan de aplicarse entre ellos mientras dure la guerra. También la protección de los edificios y archivos diplomáticos suele confiarse a un tercer Estado. IV.de guerra. así como todos los tratados que tienen por objeto una regulación permanente. mientras se aplican en la guerra aquellos convenios que regulan hechos y situaciones de la misma o se concertaron durante la guerra (tratados de guerra).I. Estos sujetos y objetos de actos bélicos quedan comprendidos bajo la denominación de beligerantes o combatientes legítimos. no han sido aceptadas todavía por ningún Estado. resultará necesario. un súbdito de ellas en territorio enemigo solo puede ser protegido por la potencia protectora.. Pero. positivo sobre la guerra aérea.I. La guerra suspende. además. LA CONDICION DE COMBATIENTES LEGITIMOS a) El derecho de la guerra autoriza solo a determinados grupos de personas a llevar a cabo acciones bélicas. puesto que las Reglas de La Haya relativas a la guerra aérea de 1923. siguen en principio vigentes las normas constitucionales de la comunidad internacional acerca de los sujetos y las fuentes del D. LAS CONSECUENCIAS IURIDICAS GENERALES DEL ESTADO DE GUERRA a) El estallido de la guerra interrumpe todas las relaciones pacíficas entre los beligerantes. los tratados bilaterales existentes entre los beligerantes y que regulan sus relaciones pacíficas. y los tratados colectivos concertados antes de la guerra. V. solo podrán aplicarse a esta los principios generales del derecho de la guerra. pues. Por el contrario. b) Como quiera que el desarrollo de la guerra interrumpe las relaciones diplomáticas y consulares entre las partes en guerra. incluir en el tratado de paz disposiciones que indiquen si los tratados colectivos anteriores a la guerra subsistirán sin cambio alguno o con algún cambio. Por el contrario. son beligerantes: . Según los artículos 1° y 2° del Reglamento de las leyes y costumbres de la guerra terrestre. a regular las hostilidades. a que antes aludimos. de 12 de agosto de 1949. sino que abarca todas las relaciones entre las comunidades estatales empeñadas en la guerra y las de sus respectivos súbditos. estos actos solo pueden dirigirse contra grupos de personas también determinados. si bien las prestaciones entre los beligerantes quedan suspendidas mientras dure la guerra. Ello no obsta a que los restantes súbditos de las partes contendientes estén sujetos así mismo al derecho de guerra. Mientras no surja un derecho especial de la guerra aérea. quedando sustituidas única y exclusivamente por las del derecho de la guerra. Este no se limita.I. por lo que las normas del D. Dada la nueva situación creada por la guerra. pero se les aplicarán exclusivamente las normas de la guerra económica (páginas 442) porque las acciones bélicas como tales solo pueden realizarse contra el enemigo armado.

5. La tripulación de un buque mercante transformado en navío de guerra se asimila a la dotación de estos últimos. exacta. Estas pueden ser. Ninguna otra persona puede entregarse a actividades de combate ni ser objetivo directo de estas. Según el artículo 32 del R. El levantamiento en masa (levée en masse). a no ser que les sean aplicables normas especiales más favorables. el jefe militar al que vayan a ver no está obligado a recibirlos. 3°). Las milicias y los cuerpos de voluntarios. Y las fuerzas armadas regulares de un gobierno o una autoridad no reconocidos por la potencia en cuyo poder han caído (art. Son inviolables. lleven armas abiertamente y se sujeten a las leyes y costumbres de la guerra. lleven francamente las armas y se conformen a las leyes y costumbres de la guerra (art. clarín. lleven un signo distintivo fijo y fácil de reconocer a distancia. Los movimientos de resistencia organizados. b) De una beligerancia simplemente pasiva gozan las personas que acompañan a las fuerzas armadas en posesión de una tarjeta de identidad.1. c) Una consideración jurídica especial tienen los parlamentarios. De lo cual se desprende que tampoco las personas ocupadas en las industrias de guerra pueden ser atacadas. serán tratados como prisioneros de guerra. son personas que han sido autorizadas por uno de los beligerantes para entrar en negociaciones con el otro y se presentan con bandera blanca.T. Por otra parte. siempre que figure a la cabeza de ellos una persona responsable. No están autorizadas a participar en acciones bélicas. son también beligerantes: 4. Si cayesen prisioneros.G. Recíprocamente. tambor. siempre que haya al frente de ellos una persona responsable. los buques que utilizan los parlamentarios no solo no pueden ser objeto de presa. no pueden ser objeto de acciones bélicas. las dotaciones de la marina de guerra y las tripulaciones de los aviones militares (con inclusión de los servicios auxiliares). como el trompeta. por consiguiente. Sin embargo. aunque actúen en territorio ya ocupado. víctimas indirectas de acciones de guerra. pero pueden llevar y utilizar armas para su propia defensa. de 12 de agosto de 1949. (Reglamento de la Guerra Terrestre). 34 . lleven un signo distintivo que pueda reconocerse a distancia. Los miembros del ejército. Será considerado como “beligerante” cuando sus componentes lleven armas abiertamente y observen el derecho de guerra. abanderado o intérprete que les acompañen. 3. 4°. sino que además están exentos del derecho de visita. claro está. apart. 4°. La afirmación de que ya no existe una diferenciación clara entre combatientes y población civil no es. Estas personas pierden su inviolabilidad cuando aprovechan su situación para cometer o preparar una traición (art. 2. 2°). Según el Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra. ya que las fábricas de armamentos pueden ser bombardeadas. apart. por lo que se entiende la población de un territorio no ocupado que al aproximarse el enemigo toma espontáneamente las armas para combatir a las tropas invasoras.

ya al final de los mismos. luego en 1929 y finalmente en 1949 con el Convenio para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de las fuerzas armadas en campaña (que en adelante designaremos como I Convenio de Ginebra de 1949). que pueden hallarse ya al comienzo.T. Las más importantes son las siguientes: 1a Los convenios en cuestión habrán de respetarse “en toda circunstancia”. por iniciativa de Gustavo MOYNIER. Estos cuatro convenios. el cual consta de 64 artículos y dos anejos. debiendo ser . el Consejo Federal suizo convocó. También este fue renovado por el Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos. que regula la condición de las personas civiles tanto en el territorio de los beligerantes como en territorio ocupado y en territorio neutral. Ofrecen dichos convenios muchas disposiciones comunes.G. el cual comprende 63 artículos y un anejo. En el Reglamento de La Haya sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre (R. Convenio que fue mejorado y ampliado por vez primera en 1906. LA PROTECCION A LAS VICTIMAS DE LA GUERRA a) Principios generales La protección jurídico-internacional de las víctimas de la guerra se remonta a ideas del médico ginebrino Henri DUNANT. Este Convenio está integrado por 159 artículos y tres anejos. de 22 de agosto de 1864. Desde entonces han sido ya ratificados por gran número de Estados. A estos tres convenios (que en 1949 solo fueron renovados) vino a sumarse el nuevo Convenio de Ginebra relativo a la protección de personas civiles en tiempo de guerra.). VI. El X Convenio de La Haya de 1907 extendió a la guerra en el mar los principios de los Convenios de Ginebra de 1864 y 1906.G.T. entre ellos todas las grandes potencias. y lo llamaremos en adelante IV Convenio de Ginebra de 1949. que abarca 143 artículos y cinco anejos (en adelante lo llamaremos III Convenio de Ginebra de 1949). Al objeto de que se tradujeran en realidad. Les fueron adjuntadas once resoluciones de la conferencia. que elaboró el I Convenio de Ginebra para mejorar la suerte de los heridos y enfermos de los ejércitos en campaña. en la que estuvieron representados 58 Estados. fueron concluidos el 12 de agosto de 1949 por una conferencia internacional convocada por iniciativa del Comité Internacional de la Cruz Roja y celebrada en Ginebra. que sobre la base de sus experiencias en el campo de batalla de Solferino (1859) desarrolló en su libro Un souvenir de Solferino. enfermos y náufragos de las fuerzas armadas en el mar (que en adelante designaremos como II Convenio de Ginebra de 1949). una conferencia internacional.) de 1899 y 1907 encontramos una sección dedicada a la condición de los prisioneros de guerra.del R. designados en conjunto como Convenios de Ginebra para la protección de las víctimas de la guerra. Estas normas fueron desarrolladas primeramente en 1929 y luego en 1949 por el Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra.

En cambio.I. 421). sino también en cualquier otro conflicto armado. como el Comité Internacional de la Cruz Roja. Ni cabe apartarse de esta disposición mediante acuerdo con un Estado que en virtud de los acontecimientos militares vea limitada su capacidad de negociación. mientras las operaciones de liberación y repatriación de las personas protegidas no hayan terminado. . en todo caso. el signo heráldico de la cruz roja en fondo blanco. se iniciará una investigación para comprobar las supuestas violaciones de un convenio. pág. A petición de una de las partes. 4a La aplicación de los convenios se hará en cooperación y bajo la vigilancia de la potencia protectora o de la organización humanitaria que la supla. Hay que añadir a ello que ciertas disposiciones de carácter humanitario tienen aplicación también a la guerra civil (supra. Podrán proponer una reunión de representantes de las partes contendientes y habrá de aceptarse dicha propuesta. 10. en tanto que estas acepten y apliquen sus disposiciones. la potencia protectora o la organización humanitaria que haga sus veces ofrecerá a las partes sus buenos oficios. respecto a los países que ya emplean como signo distintivo. 194 y 418). formado por inversión de los colores federales. en vez de la cruz roja. las partes contendientes designarán un arbitro que decida sobre el particular. y en los casos de ocupación de la totalidad o parte del territorio de una de las partes. la media luna roja o el león y el sol rojos en fondo blanco. y si no la hubiere. Y si no se lograre acuerdo sobre el procedimiento de la investigación.J. de las leyes de humanidad y de las exigencias de la conciencia pública (supra. Se establecen sanciones para los casos de abuso del distintivo. Por otra parte. págs. Es más: las partes contratantes estarán obligadas por los convenios incluso respecto a potencias contendientes que no sean partes en ellos. 2a Dichos convenios no son de aplicación únicamente en caso de guerra declarada. págs. la denuncia no tendrá efecto alguno sobre las obligaciones que las partes contendientes habrán de cumplir en virtud de los principios del derecho de gentes. Mas si la denuncia se notifica durante un conflicto armado. 3a Estos convenios conceden a las personas protegidas derechos a los que no pueden renunciar. 5a En caso de discrepancia acerca de la interpretación y aplicación de los convenios. 433). 6a Todos los casos no regulados por los convenios habrán de enjuiciarse según los principios generales que los inspiran.castigadas las violaciones graves de sus preceptos. 9a Como homenaje a Suiza. Pero la conferencia recomendó a los Estados llevar dichos litigios al T. estos emblemas quedan igualmente admitidos. aunque el estado de guerra no haya sido reconocido por alguno de los beligerantes. no producirá efecto alguno mientras no se haya concertado la paz y. También tienen la facultad de apelar a la potencia protectora. 8a Las potencias neutrales que acojan a personas protegidas aplicarán por analogía las disposiciones de estos convenios. aun cuando la ocupación no encuentre resistencia. Sin embargo. 7a Se prohíben las medidas de represalia contra las personas y objetos protegidos (infra. queda mantenido como emblema y signo distintivo del servicio sanitario de los ejércitos. tales y como resultan de los usos establecidos entre naciones civilizadas. Las partes contratantes tienen la facultad de denunciar los convenios. hará sus veces una organización humanitaria. falta una disposición que establezca lo que deba hacerse cuando no se llegue a un acuerdo entre las partes contendientes acerca del procedimiento o del arbitro.

así como todo capellán castrense adscrito a las fuerzas armadas. Las mujeres serán tratadas con miramientos especiales. En cambio. Mas. Ni los buques-hospitales militares ni . nacionalidad o ideología política. dadas las especiales condiciones de la guerra marítima. no pueden ser retenidas. el transporte o el cuidado de los heridos y enfermos o para la prevención de enfermedades y el personal consagrado exclusivamente a la administración de las formaciones e instituciones sanitarias. Pero no podrán ser destinados a otros fines mientras sean necesarios para los enfermos y heridos. el personal sanitario empleado exclusivamente para la búsqueda. los edificios. Al objeto de asegurar la situación de estas personas privilegiadas.b) Los heridos. los heridos y enfermos serán hechos prisioneros de guerra. encontramos también disposiciones especiales sobre los buques-hospitales. De todos modos. sin tener en cuenta su religión. enfermos y náufragos Las personas de los beligerantes. han de ser respetadas y protegidas en toda circunstancia y tratadas con humanidad por las partes contendientes en cuyo poder se encuentren. El II Convenio de Ginebra de 1949 aplica los principios del I Convenio a la guerra en el mar. cuya conclusión se recomienda a los Estados signatarios. En cambio. la custodia. Las formaciones sanitarias móviles que cayeren en poder de la parte adversaria habrán de seguir utilizándose para el cuidado de heridos y enfermos. Las aeronaves sanitarias utilizadas exclusivamente para la evacuación de heridos y enfermos y el transporte de personal y material sanitario no pueden ser atacados por los beligerantes en vuelos que hayan sido convenidos. será preciso antes haber hecho una advertencia sin efecto. Se adjuntó al Convenio un proyecto de convenio relativo & zonas y localidades sanitarias. Las formaciones sanitarias móviles de los ejércitos en campaña y los establecimientos fijos del servicio de sanidad serán respetados y protegidos en todo momento. Quedan equiparados a estas personas los miembros de las sociedades de auxilio reconocidas por su gobierno y sometidos a las leyes militares. habrán de ser respetados y protegidos también en cualquier caso. enfermas o heridas. Si aterrizasen casualmente en territorio enemigo u ocupado por el enemigo. Esta protección solo podrá cesar en el caso de que se haga uso de ellos para realizar actos bélicos contra el enemigo al margen de los cometidos humanitarios. así como las tripulaciones de la marina mercante y de la aviación civil. Los heridos y enfermos allí depositados serán retenidos por el Estado neutral. Si las personas que la integran caen en manos del adversario. solo podrán ser retenidas en cuanto lo exija su estado de salud. Una sociedad de auxilio reconocida de un Estado neutral no podrá prestar ayuda a un beligerante más que si este accede a ello. juntamente con la tripulación. Los medios de transporte de heridos y enfermos o de material sanitario se equiparan a las formaciones sanitarias móviles. sus necesidades espirituales y el número de los prisioneros. el material y los almacenes de los establecimientos sanitarios fijos quedan sometidos a las leyes de la guerra. en los demás casos les está prohibido volar sobre territorio enemigo. las aeronaves sanitarias podrán volar sobre territorio neutral y aterrizar en él en caso de necesidad o en tránsito. Si tales personas caen en manos de la parte contraria.

46). 423 s. Los prisioneros de guerra están sujetos. La protección debida a los buques-hospitales y hospitales flotantes solo podrá cesar. pilotos y grumetes. 3°). He aquí los grandes principios del Convenio de Ginebra relativo al trato de los prisioneros de guerra de 27 de julio de 1929: 1. 49). Ahora bien: las partes en conflicto tienen un derecho de control y de visita en relación con estos buques y embarcaciones. por último. 11).) que caen en poder del enemigo. 2°). el encierro en locales no iluminados por la luz natural y cualquier otra forma de crueldad (art. 16). Tienen derecho al respeto de su persona y de su honor y conservan su plena capacidad civil (art. Los prisioneros que intentaren la fuga solo podrán ser castigados con medidas . a la ración de las tropas auxiliares (art. y. además. También los botes salvavidas han de ser respetados y protegidos. La potencia detentadora (“la puissance detén trice”) estará obligada a su manutención (art. Podrán practicar libremente su religión (art. 4°). como tripulantes civiles de aeronaves militares. aunque su posición sea más favorable. que concuerdan con las del I Convenio de Ginebra de 1949. Los prisioneros serán tratados con humanidad y protegidos contra actos de violencia. c) Los prisioneros de guerra Todas las personas con cualidad de beligerante (págs. 45). si la potencia ocupante estima necesario internarlas. Los prisioneros de guerra se hallan en poder de la potencia enemiga. Pero quedan prohibidas las penas corporales. En los campos de prisioneros se tomarán todas las medidas de higiene posibles (art. Gozan también de la condición de prisioneros de guerra las personas que pertenecen o pertenecieron a las fuerzas armadas del país ocupado. si. Pueden también llevar observadores neutrales a bordo de sus buques-hospitales para que comprueben la exacta observación de las disposiciones en cuestión. pero no de los cuerpos de tropa que los hayan capturado. se emplean para causar daños al enemigo. corresponsales de guerra. gozará de protección hasta que su estatuto haya sido determinado por un tribunal competente. incluidos los capitanes. en tanto estén autorizados a ejercer sus actividades por las fuerzas armadas y vayan provistos de una tarjeta de identidad. La alimentación será idéntica. insultos y la curiosidad pública (art.I. Estos principios valen también para extranjeros que hayan servido en las fuerzas de uno de los beligerantes. Lo mismo se aplica al jefe del Estado enemigo y sus ministros. en cantidad y calidad. 2. son prisioneros de guerra. fuera del ámbito de sus cometidos humanitarios. abastecedores y cantineros. y así mismo las tripulaciones de la marina mercante. sanas. miembros de unidades de trabajo o de organizaciones de ayuda al soldado. tienen que ser internadas. a las leyes y autoridades del Estado detentador (art. después de una advertencia. Ningún prisionero de guerra puede ser despojado de su graduación militar por la potencia detentadora (art. en este Convenio disposiciones sobre los transportes sanitarios. y las tripulaciones de la aviación civil de las partes contendientes.los de las sociedades de auxilio oficialmente reconocidas podrán ser atacados o capturados. enfermas o heridas. 13). así como a las personas que siguen a su ejército. y sobre los aviones-hospitales. Si existen dudas acerca de la pertenencia de una persona a cualquiera de estos grupos. Encontramos. las personas de las mencionadas categorías que fueron acogidas por Estados neutrales o no beligerantes y que con arreglo al D. en principio.

disciplinarias. Si la evasión tiene éxito no podrán ser castigados, en el caso de que vuelvan a ser hechos prisioneros (art. 50). Los prisioneros acusados de algún delito tienen derecho a un defensor (art. 61). Sí el prisionero no lo designase, la potencia protectora podrá nombrar uno (art. 62). Las sentencias penales pronunciadas contra prisioneros de guerra serán inmediatamente comunicadas a la potencia protectora (art. 65). 3. Los prisioneros de guerra, con excepción de los oficiales y asimilados, pueden ser empleados como trabajadores. Tales trabajos, sin embargo, no tendrán “ninguna relación directa con las operaciones de guerra” (art. 31). Los suboficiales no podrán ser obligados más que a trabajos de supervisión (artículo 27). Cada prisionero de guerra disfrutará semanalmente de por lo menos veinticuatro horas ininterrumpidas de reposo (art. 30). 4. Los prisioneros de guerra están autorizados a comunicar con los representantes de las potencias protectoras y presentarles sus quejas (art. 42). Además, tienen derecho a designar hombres de confianza para que actúen como representantes ante las autoridades militares y la potencia protectora (artículo 43). 5. Los beligerantes están obligados a devolver a su país, sin tener en cuenta su número y graduación, los prisioneros de guerra gravemente enfermos o heridos, una vez que estén en condiciones de ser transportados (art. 68). Se crearán comisiones médicas mixtas para sentar las bases de esta devolución (art. 69); Además, los beligerantes, por motivos de humanidad, pueden concluir acuerdos para la repatriación directa de prisioneros sanos que hayan sufrido una larga cautividad o para su acomodo (hospitalización) en país neutral (art. 72). A este fin, el Convenio contiene un tratado-tipo de esta clase. 6. Tras la cesación de las hostilidades, la repatriación de los prisioneros se efectuará lo más pronto posible. Sin embargo, los prisioneros de guerra condenados o procesados por crímenes o delitos de derecho común podrán ser retenidos hasta la expiación de la pena (art. 75). 7. Desde el comienzo de las hostilidades, cada una de las potencias beligerantes constituirá una agencia oficial de informaciones sobre los prisioneros de guerra que se encuentren en su territorio (art. 77). Además se creará una agencia central en país neutral (art. 79). El Convenio relativo al trato de los prisioneros de guerra de 1949 contiene las siguientes nuevas disposiciones fundamentales: 1. La protección de los prisioneros se regula más detenidamente (alojamiento, alimentación y vestuario, higiene y asistencia médica, religión, actividades intelectuales y físicas, relaciones con el exterior y trabajo de los prisioneros). Ningún prisionero podrá ser utilizado contra su voluntad en trabajos dañinos para la salud y peligrosos (incluyendo entre ellos el quitar minas u otros análogos). 2. A ningún prisionero de guerra podrá incoársele procedimiento judicial o condenársele por un acto que no se halle expresamente reprimido por la legislación de la potencia en cuyo poder esté o por el D.I. vigente en la fecha en que se haya cometido dicho acto (art. 99). Los acusados podrán escoger a un defensor, la potencia protectora tendrá conocimiento de la fecha del proceso y la sentencia habrá de serle entregada. Ninguna pena de muerte será ejecutada antes de la expiración de un plazo de por lo menos seis meses, a contar desde la notificación de la sentencia a la potencia protectora. 3. Especial importancia reviste el artículo 126, ya que autoriza a la potencia protectora, o a la organización humanitaria que haga sus veces, a trasladarse a todos los lugares donde haya prisioneros de guerra, tener acceso a todos los locales ocupados por prisioneros y

conversar sin testigos con los prisioneros, y en particular con su hombre de confianza. 4. Los prisioneros de guerra serán puestos en libertad y repatriados sin demora después del fin de las hostilidades (art. 118, apart. 1°). Se discute si puede precederse a su repatriación contra su voluntad. Pero los principios humanitarios que informan el Convenio mueven a la negativa. 5. Los prisioneros de guerra solo podrán ser entregados por el Estado en cuyo poder están a una parte contratante que esté en condiciones y se halle dispuesta a aplicar el Convenio. Y si no se atiene a sus disposiciones, tendrá que volver a hacerse cargo de los prisioneros el Estado que los entregó. d) Las personas civiles El IV Convenio de Ginebra de 1949 comprende varios grupos de normas. El más amplio está constituido por el título II, que se aplica no solo a los extranjeros enemigos y a los apátridas neutrales, sino también a los propios nacionales (arts. 13-26). Dichas disposiciones regulan la protección de los hospitales civiles, el auxilio a la infancia, el socorro a heridos y enfermos, así como el deber de los Estados contratantes de conceder libre tránsito a todos los envíos de medicamentos y material sanitario y objetos necesarios para el culto, exclusivamente destinados a la población civil, lo mismo que a todos los envíos de víveres imprescindibles, prendas de vestir y tónicos, reservados a los niños menores de quince años y mujeres encintas o parturientas. El grupo siguiente de normas se refiere a todos los extranjeros, incluidos los apátridas (a excepción de los súbditos de un Estado que no cumpla el Convenio), que se encuentren en el territorio propio o en territorio ocupado en poder de una de las partes, así como a los súbditos neutrales y súbditos de un Estado cobeligerante, cuando estos Estados no mantienen una representación diplomática normal en el Estado bajo cuyo control se encuentran. El estatuto de dichas personas se regula en la sección I del título III (artículos 27-34). Todas las personas en cuestión tienen en cualquier circunstancia derecho al respeto a su persona, su honor, sus derechos familiares, sus convicciones y prácticas religiosas, sus hábitos y sus costumbres. Deberán ser tratadas con humanidad y especialmente protegidas contra cualquier acto de violencia o intimidación, contra los insultos y la curiosidad pública (art. 27). No podrá ejercerse coacción alguna de orden físico o moral respecto a las personas protegidas, en especial para obtener de ellas, o de terceros, informaciones de ninguna clase (art. 31). Quedan prohibidas las penas colectivas, así como toda medida de intimidación o terrorismo (art. 33), y la toma de rehenes (artículo 34). En cambio, los artículos 35-46 (tít. III, sec. II) contienen disposiciones especiales para los extranjeros en el territorio de una parte contendiente, y los artículos 47-78 (tít. III, sec. III), disposiciones especiales para las personas protegidas en territorios ocupados. Los súbditos neutrales gozan aquí de protección aun en el caso de que el Estado a que pertenecen no tenga representación diplomática normal ante la potencia ocupante. Por último, los artículos 79-118 (sección IV de este título III) regulan el trato a los internados, tanto en territorio propio como en territorio ocupado. Expondremos la situación de estas personas en parte al tratar de la ocupación bélica, y en

parte cuando nos ocupemos del derecho de extranjería en tiempo de guerra.

VII. EL TEATRO DE LAS HOSTILIDADES Teatro de las hostilidades puede ser cualquier zona terrestre, marítima o aérea que no pertenezca al ámbito de soberanía espacial de un Estado neutral ni esté neutralizada". Pero si un Estado neutral no quiere o no está en condiciones de proteger su neutralidad contra uno de sus beligerantes, el otro podrá entonces tratar este territorio, a su vez, como teatro de hostilidades. Tras la Primera Guerra Mundial, este antiguo principio fue reconocido expresamente por el Tribunal Arbitral Mixto griego-alemán, en sentencia de 1 de diciembre de 1927. Hay que distinguir entre el teatro de hostilidades como posible ámbito de acciones bélicas y el teatro de operaciones, donde las hostilidades tienen efectivamente lugar. Un significado práctico tiene la delimitación entre el ámbito de validez espacial del derecho de la guerra terrestre y de la guerra marítima, porque solo en este último es lícito el ejercicio del derecho de presa. De aquí la necesidad de esclarecer si el ámbito de validez del derecho de la guerra marítima comprende además los ríos navegables y los lagos asequibles desde el mar. Con arreglo a la práctica internacional, la cuestión ha de resolverse en sentido afirmativo. En favor de esta solución tenemos también el artículo 53, apartado 2°, del R.G.T., que exceptúa del derecho de confiscación en territorio ocupado “los casos reglamentados por el derecho de la guerra marítima”, con lo que reconoce que también puede ejercerse el derecho de presa en territorio ocupado. De ahí que haya que adherirse al fallo del Tribunal Supremo de Presas alemán en el caso Prímula (18 de junio de 1915), cuando dice que “la práctica del derecho de presa no está limitada a la alta mar, sino que puede tener lugar en cualesquiera otras aguas”. En opinión del mencionado tribunal, también las tropas y las autoridades portuarias pueden ejercer el derecho de presa.

VIII. LAS SANCIONES DEL DERECHO DE LA GUERRA a) Responsabilidad individual a) Ciertas normas del derecho de la guerra obligan expresamente a los Estados a castigar a aquellas personas bajo su autoridad responsables de acciones ilícitas. Así, según el artículo 41 del R.G.T., los Estados tienen que castigar a los militares que violen las cláusulas del armisticio. Además, la potencia ocupante está obligada, a tenor del artículo 56, apartado 2°, del R.G.T., a sancionar en el territorio ocupado toda destrucción o deterioro intencionados de instituciones destinadas al culto, la beneficencia, la enseñanza, el arte y la ciencia, así como de monumentos históricos, obras científicas y de arte. El artículo 28 de la Convención de Ginebra de 1906 y el 21 del X Convenio de La Haya sobre la aplicación de la Convención de Ginebra a la guerra marítima obligan a los Estados contratantes “a reprimir penalmente, en tiempo de guerra, los actos individuales de pillaje y los malos

tratos a los heridos o enfermos de los ejércitos beligerantes”, así como “el uso indebido de la bandera o insignias de la Cruz Roja”. Estas normas no tienen, sin embargo, carácter excepcional; no son sino la aplicación del principio general que obliga a los Estados a promulgar y aplicar las normas penales necesarias para asegurar el cumplimiento del D.I. en su ámbito de soberanía. b) Un Estado puede además castigar a los nacionales enemigos que hayan caído en su poder cuando antes de su cautivida