P. 1
Oraciones propias de la Virgen María

Oraciones propias de la Virgen María

|Views: 48|Likes:
Published by Francisco Martinez
Estas son las “Oraciones propias de Santa María Virgen del Misal Romano”
Estas son las “Oraciones propias de Santa María Virgen del Misal Romano”

More info:

Published by: Francisco Martinez on Oct 01, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PPT, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/11/2014

pdf

text

original

“Oraciones propias

de santa María Virgen
del Misal Romano”


Cristo Jesús, vencedor de
la muerte, que desde la
cruz nos dio a María por
madre, os haga participar
en la riqueza de su vida.

Francisco Martínez A.
Septiembre 2013
Fuente: Misal Romano; La madre de Dios, Misas de la Virgen María.Catholic.net y otros
Breve sinopsis
A partir del S. VI encontramos
ya otros desarrollos autónomos
concretados en fiestas
marianas como las de la
dormición y de la natividad de
María, surgidas en Oriente e
impuestas definitivamente en
Occidente por el papa Sergio a
finales del S. VIl. Un poco
posterior es la memoria
jerosolimitana de la
presentación de la Virgen en el
templo y la de la concepción de
María. En Occidente esta última
aparece en Inglaterra hacia el S.
XI como celebración teológica
de la Concepción Inmaculada
de María, pero no fue acogida
en todas partes.
Ya en las Catacumbas o antiquísimos subterráneos que están cavados
debajo de la ciudad de Roma y donde se reunían los primeros
cristianos para celebrar la Misa, en tiempos de las persecuciones, hay
pinturas con este nombre:
"María, Madre de Dios".
Cuando en el año 431 el hereje Nestorio se atrevió a decir que María no
era Madre de Dios, se reunieron los 200 obispos del mundo en Éfeso (la
ciudad donde la Santísima Virgen pasó sus últimos años) e iluminados
por el Espíritu Santo declararon:
Quien nos dio a su Madre
santísima como madre nuestra,
en la cruz al decir al discípulo
que nos representaba a
nosotros:
"He ahí a tu madre",
"La Virgen María sí es Madre de
Dios porque su Hijo, Cristo, es
Dios".

Y acompañados por todo el
gentío de la ciudad que los
rodeaba portando antorchas
encendidas, hicieron una gran
procesión cantando:

"Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros pecadores
ahora y en la hora de nuestra
muerte.
Amén".
Celebramos a María como Madre de Dios, siendo ella la
criatura que puso su cuerpo para que fuera engendrado
el Salvador.

Dios quiso que la Madre de su Hijo fuera llena de gracia.
Oremos para que haga partícipes de esta riqueza a la
Iglesia y a todos los hombres de buena voluntad.
Inmaculada
Concepción de María
¡Oh Dios!, que por la
Concepción
Inmaculada de la
Virgen María
preparaste a tu Hijo
una digna morada, y,
en previsión de la
muerte de tu Hijo, la
preservaste de todo
pecado, concédenos,
por su intercesión,
llegar a ti limpios de
todas nuestras culpas.
Por Jesucristo, nuestro
Señor. Amén.
ORACIÓN COLECTA
Dios todopoderoso, que
por la inmaculada
concepción de la Virgen
María preparaste una
morada digna para tu Hijo
y, en atención a los
méritos de la muerte
redentora de Cristo, la
preservaste de toda
mancha de pecado,
concédenos, por su
maternal intercesión, vivir
en tu presencia sin
pecado. Por nuestro
Señor Jesucristo por los
siglos de los siglos. Amén
ORACIÓN SOBRE
LAS OFRENDAS
Acepta, Señor, el
sacrificio de salvación
que vamos a ofrecerte
en esta festividad de
la santísima Virgen
María, a la que, desde
su concepción,
preservaste de todo
pecado y por su
intercesión,
concédenos el perdón
de todas nuestras
culpas. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Que el Cuerpo y la
Sangre de tu Hijo que
hemos recibido, nos
ayuden, Señor, a
superar la debilidad
que nos dejó el pecado
original, del cual, por
singular privilegio,
preservaste a la
santísima Virgen María
en su inmaculada
concepción. Por
Jesucristo, nuestro
Señor. Amén
Natividad de la
Virgen María
Concede, Señor, a tus
hijos el don de tu
gracia, para que,
cuantos hemos
recibido las primicias
de la salvación, por la
maternidad de la
Virgen María,
consigamos aumento
de paz en la fiesta de
su nacimiento.

El amor y la gracia de
tu Hijo, hecho hombre
por nosotros, sea
nuestro socorro,
Señor; y el que al
nacer de la Virgen no
menoscabó la
integridad de su
Madre, sino que la
santificó, nos libre del
peso de nuestros
pecados y vuelva así
aceptable nuestra
ofrenda delante de tus
ojos. Por Jesucristo,
nuestro Señor. Amén.
Oremos:
Que se alegre tu
Iglesia, Señor,
fortalecida con
estos sacramentos,
y se goce en el
nacimiento de la
Virgen María, que
fue para el mundo
esperanza y aurora
de salvación. Por
Jesucristo, nuestro
Señor. Amén
Santa María, Madre de Dios (1 de enero)
"La Virgen María sí es Madre de Dios porque su Hijo, Cristo,
es Dios".
Por cuantos celebramos esta festividad: para que, como
María Santísima, seamos perseverantes en la fe, fuertes en la
esperanza y solícitos en la caridad, roguemos al Señor.
Oh Dios, que
asociaste a la Virgen
María a la obra de
Cristo, tu Hijo:
escucha, por su
intercesión, la voz de
quienes, dóciles al
Espíritu Santo,
desean dar un
testimonio diario de
su fidelidad al
Evangelio.
Por Jesucristo,
nuestro Señor.

Maternidad divina de
María
Dios y Señor nuestro,
que por la maternidad
virginal de María
entregaste a los
hombres los bienes de
la salvación,
concédenos
experimentar la
intercesión de aquélla
de quien hemos
recibido a tu Hijo
Jesucristo, el autor de
la vida.

ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Padre, que nos has
alimentado con el pan
del cielo, Jesucristo,
nacido de la Virgen
María y resucitado
como primicia de la
nueva creación;
concédenos caminar
hacia ti en novedad de
vida y colaborar a la
llegada de tu reino. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
Inmaculado Corazón
de María
¡Oh Dios!, tú que has
preparado en el
corazón de la Virgen
María una digna
morada del Espíritu
Santo, haz que
nosotros, por
intercesión de la
Virgen, lleguemos a
ser templos dignos de
tu gloria. Amén
Oremos:
Dios nuestro, que
formaste en el corazón
de santa María una
digna morada al
Espíritu Santo,
ayúdanos, por su
maternal intercesión, a
que dispongamos
nuestro corazón, para
que tu Espíritu habite
en nosotros.
Por nuestro Señor
Jesucristo.
Oración sobre las
Ofrendas

Señor, que el
sacrificio que vamos
a ofrecerte en esta
festividad de
la santa María, sea
agradable a tus ojos
y nos alcance tu
redención.
Por Jesucristo,
nuestro Señor.
Prefacio:
Oremos:
Señor, al recibir el
sacramento
eucarístico en esta
festividad
(conmemoración) de
santa María, te
pedimos que nos
concedas
celebrar
dignamente, a
imitación suya, el
misterio de nuestra
redención. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
Oración después de
la Comunión
Oremos:
Señor, que nos has
hecho partícipes del
memorial de nuestra
redención,
concédenos, por
intercesión de santa
María, la Madre de
tu Hijo, participar más
profundamente de tu
vida y alegrarnos con
la abundancia de tus
bendiciones. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
Asunción de María
La liturgia romana conmemora
el anuncio del ángel no sólo en
la solemnidad del 25 de marzo,
sino que lo hace también al
acercarse la Navidad del
Señor, el día 20 de diciembre y,
sobre todo, el domingo IV de
Adviento del ciclo B. El
formulario, presente también
en otros días durante el año,
especialmente los sábados y
en los santuarios marianos,
representa una reevocación de
la encarnación e incrementa la
fe en el Verbo encarnado en el
seno de María, virgen madre
por obra del Espíritu Santo.
Isaías, 7:10-14; 8:10
En aquel tiempo, 7,10 el Señor
volvió a hablar a Acaz y le
dijo:11 –Pide al Señor, tu Dios,
una señal, en lo hondo del
abismo o en lo alto del cielo. 12
Respondió Acaz:–No la pido,
pues no quiero poner a prueba
al Señor.13 Isaías dijo: –
Escucha, heredero de David,
¿os parece poco cansar a los
hombres, que queréis también
cansar a mi Dios? 14 Pues el
Señor mismo os dará una
señal: Mirad, la joven está
encinta y da a luz un hijo, a
quien pone el nombre de
Emmanuel, 8,10 Dios-con-
nosotros.
Este hijo será también señal de la
presencia de Dios
con su pueblo, o sea, el
Emmanuel; «señal» que, en
lahistoria del linaje de David,
«señalará» algún tiempo
después la liberación de los reyes
temidos y que, en la
plenitud de los tiempos,
«señalará» la presencia de
aquel a quien la virgen concebirá,
dará a luz y llamará Jesús, porque
salvará a su pueblo de sus
pecados. Todo esto sucedió para
que se cumpliera lo que el Señor
había anunciado por el Profeta: La
Virgen concebirá y dará a luz un
hijo a quien pondrán el nombre de
Emanuel, que traducido significa:
"Dios con nosotros".
Mateo,1:21-22; Lucas, 1:31
Asunción de María
Dios todopoderoso y
eterno, que has
elevado en cuerpo y
alma a los cielos a la
inmaculada Virgen
María, Madre de tu
Hijo, concédenos, te
rogamos, que
aspirando siempre a
las realidades divinas
lleguemos a
participar con ella de
su misma gloria en el
cielo.

Santa María Reina
del Universo
22 de agosto

Antífona de
entrada Cf. Sal 44
(45), 10. 14

María, nuestra
Reina, está de pie,
a la derecha de
Cristo, enjoyada
con oro, vestida
de perlas y
brocado.

Oración colecta
Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y
como Reina a la Madre de tu Unigénito, concédenos que,
protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de
tus hijos en el reino de los cielos. Por nuestro Señor
Jesucristo.
Oración sobre las ofrendas
Te presentamos, Señor, nuestras ofrendas, en
conmemoración de la Virgen María Reina del
Universo, y te suplicamos la protección de
Jesucristo, tu Hijo, que se ofreció a ti en la cruz,
como hostia inmaculada. Por Jesucristo, nuestro
Señor.
Prefacio
La Bienaventurada Virgen,
esclava humilde, es ensalzada
como reina en los cielos.
En verdad es justo darte
gracias, y deber nuestro
glorificarte, Padre santo, por
Cristo, Señor nuestro. Porque,
con tu misericordia y tu justicia
dispersas a los soberbios y
enalteces a los humildes. A tu
Hijo, que voluntariamente se
rebajó hasta la muerte de cruz,
lo coronaste de gloria y lo
sentaste a tu derecha, como
Rey de reyes y Señor de
señores;
y a la Virgen, que
quiso llamarse tu
esclava y soportó
pacientemente la
ignominia de la
cruz del Hijo, la
exaltaste sobre los
coros de los
ángeles, para que
reine gloriosamente
con él,
intercediendo por
todos los hombres
como abogada de
la gracia y reina del
universo.
Oración después de la comunión
Después de recibir este sacramento celestial, te
suplicamos, Señor, que cuantos hemos celebrado la
memoria de la Santísima Virgen María lleguemos a
participar en el banquete del cielo. Por Jesucristo, nuestro
Señor.
Oración Colecta
Señor Jesucristo, que nos has dado por Madre, pronta
siempre a socorrernos, a tu Madre María, cuya imagen
insigne veneramos; te rogamos que, implorando sin cesar su
ayuda maternal, merezcamos experimentar perpetuamente
los frutos de tu redención. Tú que vives y reinas por los siglos
de los siglos Amén
SANTA MARÍA DEL PERPETUO SOCORRO
(27 de junio)
Junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su
madre, María la de Cleofás, y María la Magdalena. Jesús, al
ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su
madre: - Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo:
-Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la
recibió en su casa.
Juan, 19: 25-27
Oración de los Fieles
S: Acudamos llenos de
confianza a la Madre de
Señor pidiendo que
venga en nuestra ayuda.
R: Madre del amor, ven en
nuestro socorro.
-Madre del Perpetuo
Socorro, cuyo solo
nombre inspira confianza.
R: Madre del amor, ven en
nuestro socorro
-Si se oscurece nuestra
fe, si decae nuestra
esperanza, si se enfría
nuestro amor.
R: Madre del amor, ven en
nuestro socorro.
Oración
Signo grandioso de nuestra
esperanza, te invocamos
¡Oh Virgen del Perpetuo
Socorro! Santa Madre del
Redentor, socorre a tu
pueblo, que anhela resurgir.
Da a todos el gozo de
caminar hacia el tercer
milenio en consciente y
activa solidaridad con los
más pobres anunciando de
un modo nuevo y valiente el
Evangelio de tu Hijo,
fundamento y cima de toda
humana convivencia, que
aspira a una paz verdadera,
justa y duradera.
Como el Niño Jesús,
que admiramos en este
venerado Icono, también
nosotros queremos
estrechar tu mano
derecha.
No te falta a ti ni poder ni
bondad para socorrernos
en cualquier necesidad y
situación.
¡La hora actual es tu
hora!
Ven, pues, en nuestra
ayuda
y sé para todos el refugio
y la esperanza. Amen
Dios quiso que la Madre de su Hijo fuera llena de gracia.
Oremos para que haga partícipes de esta riqueza a la Iglesia
y a todos los hombres de buena voluntad.
Oh Dios, que asociaste
a la Virgen María a la
obra de Cristo, tu Hijo:
escucha, por su
intercesión, la voz de
quienes, dóciles al
Espíritu Santo, desean
dar un testimonio diario
de su fidelidad al
Evangelio. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
María Auxiliadora
Señor, Dios nuestro, que
hiciste a la Virgen María
Madre y Auxiliadora de
los cristianos; concede,
por su intercesión, a la
Iglesia la fuerza de tu
Espíritu para superar
con paciencia y amor
todas las pruebas y
participar ya desde
ahora en la victoria de
Cristo, tu Hijo. Él, que
vive y reina contigo por
los siglos de los siglos
Amén
Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Te alabamos, te
bendecimos y te glorificamos en la solemnidad de la Virgen
María, Auxiliadora de los cristianos. Porque ella, humilde
esclava y modelo de toda virtud, respondió plenamente a tu
designio de amor cooperando, por la obediencia de la fe y el
ardor de la caridad, a la obra de Cristo, nuestro salvador.
Antífona de entrada
Bendita eres, Virgen María, de Dios, el Altísimo,
más que todas las mujeres de la tierra; Él ha engrandecido
tanto tu nombre, que tu alabanza estará siempre en la boca
de todos los que recuerden la hazaña de Dios.
ORACIÓN COLECTA
Señor, Dios nuestro,
que hiciste a la Virgen
María Madre y
Auxiliadora de los
cristianos; concede, por
su intercesión, a la
Iglesia la fuerza de tu
Espíritu para superar
con paciencia y amor
todas las pruebas y
participar ya desde
ahora en la victoria de
Cristo, tu Hijo. Él, que
vive y reina contigo por
los siglos de los siglos.
Amén
OFRENDAS
Acepta, Padre, las
súplicas y ofrendas de tu
pueblo en la solemnidad
de María, Auxiliadora de
los cristianos;
concédenos, por su
intercesión, progresar en
la fe, en la esperanza y en
la caridad, para que
seamos cada vez más
conformes a Cristo Señor,
que se entregó a sí mismo
por la vida del mundo. El,
que vive y reina por los
siglos de los siglos.
PREFACIO
En verdad es justo darte
gracias, es bueno
bendecir tu nombre,
Padre santo, Dios
todopoderoso y eterno.
Te alabamos, te
bendecimos y te
glorificamos en la
solemnidad de la Virgen
María, Auxiliadora de
los cristianos. Porque
ella, humilde esclava y
modelo de toda virtud,
respondió plenamente a
tu designio de amor
cooperando,
por la obediencia
de la fe y el ardor
de la caridad, a la
obra de Cristo,
nuestro salvador.
Y, unida a Él en la
gloria, continúa su
misión para con la
Iglesia: con
cuidado materno
ayuda y asiste a
sus hijos en las
luchas y en los
peligros, mientras
caminan hacia la
Jerusalén del
cielo.
ANTÍFONA DE
COMUNIÓN
Juan, 2: 1- 5
Hubo una boda en Caná
de Galilea. María dijo a
los sirvientes: Haced lo
que él diga. [T.P. Aleluya.]

Lucas, 1: 48-38
Desde ahora me
felicitarán todas las
generaciones, porque el
Poderoso ha hecho
grandes obras por mí.
Aquí está la esclava del
Señor, hágase en mí
según tu palabra. [T.P.
Aleluya.]
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Padre, que nos has alimentado con el pan del cielo,
Jesucristo, nacido de la Virgen María y resucitado como
primicia de la nueva creación; concédenos caminar
hacia ti en novedad de vida y colaborar a la llegada de tu
reino. Por Jesucristo, nuestro Señor.
BENDICIÓN SOLEMNE
Dios Padre, que quiso que María fuese
Auxiliadora del pueblo cristiano,
derrame sobre vosotros la abundancia
de su amor. Amén.
Cristo Jesús, vencedor de la muerte,
que desde la cruz nos dio a María por
madre, os haga participar en la riqueza
de su vida. Amén
El Espíritu Santo, que descendió sobre
los apóstoles reunidos en el cenáculo
con la Virgen María, os haga en el
mundo testigos de la resurrección.
Amén.
SANTA MARÍA
DOLOROSA
(15 de septiembre)
Dios nuestro, que
quisiste que la Madre de
tu Hijo compartiera con
Él, de pie junto a la cruz,
sus sufrimientos, haz
que todos nosotros,
asociados con santa
María a la pasión de
Cristo, participemos
también en la gloria de
la resurrección. Por
nuestro Señor
Jesucristo. Amén
Antífona de entrada
Lc 2, 34-35
Simeón dijo a María:
«Mira, este niño está
puesto para que
muchos en Israel
caigan y se
levanten; será como
una bandera
discutida; así
quedará clara la
actitud de muchos
corazones. Y a ti una
espada te atravesará
el alma».
Oración colecta
Señor, tú que has
querido que la
Madre compartiera
los dolores de tu
Hijo al pie de la
cruz; haz que la
Iglesia,
asociándose con
María a la pasión
de Cristo, merezca
participar de su
resurrección. Por
nuestro Señor
Jesucristo.
SECUENCIA
La Madre piadosa estaba junto a la
cruz y lloraba mientras el Hijo pendía;
cuya alma, triste y llorosa, traspasada
y dolorosa, fiero cuchillo tenía.
¡Oh cuán triste y cuán aflicta se vio la
Madre bendita, de tantos tormentos
llena! Cuando triste contemplaba y
dolorosa miraba del Hijo amado la
pena.
Y ¿cuál hombre no llorara, si a la
Madre contemplara de Cristo, en tanto
dolor? ¿Y quién no se entristeciera,
Madre piadosa, si os viera sujeta a
tanto rigor?
Por los pecados del mundo, vio a
Jesús en tan profundo tormento la
dulce Madre. Vio morir al Hijo amado,
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre.

¡Oh dulce fuente de amor!,
hazme sentir tu dolor para que
llore contigo. Y que, por mi
Cristo amado, mi corazón
abrasado más viva en él que
conmigo.
Y, porque a amarle me anime,
en mi corazón imprime las
llagas que tuvo en sí. Y de tu
Hijo, Señora, divide conmigo
ahora las que padeció por mí.
Hazme contigo llorar y de
veras lastimar de sus penas
mientras vivo; porque
acompañar deseo en la cruz,
donde le veo, tu corazón
compasivo.
¡Virgen de vírgenes santas!,
llore ya con ansias tantas,
que el llanto dulce me sea;
porque su pasión y muerte
tenga en mi alma, de suerte
que siempre sus penas vea.
Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;
porque me inflame y encienda,
y contigo me defienda
en el día del juicio.
Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén;
porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria. Amén.
Oración sobre las
Ofrendas

Acepta, Señor, los
dones que te
presentamos en esta
festividad de
santa María de los
Dolores, a la que tu Hijo
nos dio como madre,
cuando celebró en la
cruz el mismo sacrificio
que vamos a
ofrecerte. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
COMÚN
DE SANTA MARIA II
Oración Colecta
Oremos:
Fortalece, Dios
misericordioso, nuestra
debilidad, para que todos
los que ahora recordamos
con veneración a la santa
Madre de Dios, podamos,
por su intercesión y ayuda,
participar de la vida nueva
de tu Reino.
Por nuestro Señor
Jesucristo.
Oración sobre las
Ofrendas
Al venerar la memoria
de la Madre de tu
Hijo, te rogamos,
Señor,que la ofrenda
que te presentamos
nos transforme, por tu
gracia,en oblación
viva y continua a Ti.
Por Jesucristo,
nuestro Señor.
Oración después de la
Comunión
Oremos:
Ya que participamos de la
redención eterna, te pedimos,
Señor, que
al venerar la memoria de la
Madre de tu Hijo, nos
gloriemos de la
plenitud de tu gracia y
sintamos los efectos de tu
obra redentora.
Por Jesucristo, nuestro
Señor.
LA VIRGEN MARÍA DE LA
MERCED
Oración colecta
Padre misericordioso, que
enviaste al mundo a tu Hijo
Jesucristo, Redentor de los
hombres, con la maternal
cooperación de la Virgen
María, concede a cuantos la
invocamos con el título de la
Merced mantenemos en la
verdadera libertad de hijos
que Cristo Señor nos mereció
con su sacrificio, y ofrecerla
incansablemente a todos los
hombres. Por nuestro Señor
Jesucristo.
Oración sobre las
ofrendas
Recibe, Señor, las
ofrendas de tu
pueblo, que
celebra la obra de
la inmensa
caridad de Cristo,
y confírmanos en
el amor a ti y al
prójimo, con el
ejemplo de la
gloriosa Virgen
María. Por
Jesucristo,
nuestro Señor.

Oración sobre las
ofrendas
Recibe, Señor, las
ofrendas de tu
pueblo, que celebra
la obra de la
inmensa caridad de
Cristo, y
confírmanos en el
amor a ti y al
prójimo, con el
ejemplo de la
gloriosa Virgen
María. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
Oración después de la
comunión
Recibido el sacramento
de la redención y de la
vida, te pedimos, Señor,
por intercesión de la
Virgen María de la
Merced, nuestra Madre
amantísima y celestial
Patrona, que nos
concedas cooperar más
intensamente al misterio
de la salvación de los
hombres, y ser admitidos
en la gloria de tu Reino.
Por Jesucristo, nuestro
Señor.
NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN
16 DE JULIO
Antífona de entrada
Con gran alegría en el Señor,
celebramos todos la solemnidad de Nuestra Señora del
Carmen, Madre y Reina de Chile, en la que se alegran
también los Ángeles, alabando al Hijo de Dios.
Oración colecta

Te suplicamos,
Señor, que la
poderosa
intercesión de la
Virgen María, en su
advocación del
Monte Carmelo, nos
ayude y nos haga
llegar hasta Cristo,
monte de salvación.
Por nuestro Señor
Jesucristo.

ORACIÓN SOBRE LAS
OFRENDAS

Recibe, Señor, los frutos de
nuestra tierra y del trabajo
de este pueblo que se
acoge a la protección de la
Madre de tu Hijo, la Virgen
del Carmen; haz que la
ofrenda de estos dones,
por la intercesión de
nuestra Protectora, nos una
más y más en el ministerio
de Cristo, tu Hijo y nuestro
Redentor, que vive y reina
contigo por los siglos de
los siglos.
ANTÍFONA DE COMUNIÓN
Santísima Virgen María, Reina del mundo, tú que diste a
luz a Cristo, Señor y Salvador de todos, intercede por
nuestra paz y nuestra salvación.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA
COMUNIÓN
Hemos recibido, Señor, en
esta celebración de la
Virgen del Carmen, la
Palabra y el Cuerpo de tu
Hijo, concédenos, con estos
auxilios y con la protección
de María, alcanzar en la
gloria de tu Reino la alegría
de la perfecta unidad.
Por Jesucristo nuestro
Señor.
NUESTRA SEÑORA DE
FÁTIMA
13 de mayo
ORACIÓN COLECTA
Dios y Padre nuestro, que
quisiste que la Madre de tu
Hijo fuera también nuestra
Madre, concédenos que,
perseverando en la
penitencia y en la oración
en favor de la salvación
del mundo, podamos
promover cada vez con
más eficacia el reinado de
Cristo, Hijo tuyo y Señor
nuestro, que vive y reina
contigo por los siglos de
los siglos. Amén
ORACIÓN SOBRE
LAS OFRENDAS
Al celebrar esta
festividad de la
santísima Virgen
María Nuestra Señora
de Fátima, te
presentamos, Señor,
nuestras ofrendas y te
pedimos que tu Hijo,
Jesucristo, que se
ofreció a ti en la cruz
como ofrenda
inmaculada, venga
siempre en nuestra
ayuda. Por Jesucristo,
nuestro Señor. Amén
ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Confírmanos, Señor,
en la fe de estos
misterios que hemos
celebrado, para que
quienes confesamos
como verdadero Dios y
verdadero hombre al
Hijo de la Virgen María,
merezcamos llegar a
las alegrías eternas en
virtud de su
resurrección
salvadora. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
NUESTRA SEÑORA DE LOURDES
11 de febrero
Antífona de Entrada
Te aclamamos, santa Madre de Dios, porque has dado a
luz al Rey que gobierna cielo y tierra por los siglos de los
siglos.
Oración Colecta
Padre misericordioso,
ven en ayuda de
nuestra debilidad y, por
intercesión de María,
Madre inmaculada de
tu Hijo, haz que
podamos resurgir del
pecado a una vida
nueva. Por nuestro
Señor Jesucristo.
Oración sobre las
Ofrendas
Padre lleno de bondad,
que nos socorra el
inmenso amor de tu Hijo
unigénito para que,
quien al nacer de la
Virgen María, no
menoscabó la
integridad de la Madre,
sino que la consagró,
nos libre de nuestras
culpas y haga acepta a
ti nuestra oblación. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
Antífona de la Comunión (cfr. lc 11, 27)

Dichosa la Virgen María, que llevó en su seno al Hijo del
eterno Padre.
ORACIÓN DESPUÉS DE
LA COMUNIÓN
Señor, al recibir el
sacramento celestial en
esta conmemoración de
la santísima Virgen
María, te pedimos que
nos concedas celebrar
dignamente, a imitación
suya, el misterio de
nuestra redención. Por
Jesucristo, nuestro
Señor.
NUESTRA SEÑORA
DE GUADALUPE

Antífona de
Entrada (ap 12, 1)
Una gran señal
apareció en el cielo:
una mujer, vestida
del sol, con la luna
bajo sus pies y una
corona de doce
estrellas sobre su
cabeza.
Oración Colecta
Padre de misericordia,
que has puesto a este
pueblo tuyo bajo la
especial protección de
la siempre Virgen María
de Guadalupe, Madre
de tu Hijo, concédenos,
por su intercesión,
profundizar en nuestra
fe y buscar el progreso
de nuestra patria por
caminos de justicia y de
paz. Por nuestro Señor
Jesucristo que vive y
reina por los siglos de
los siglos. Amén
Oración sobre las
Ofrendas

Acepta, Señor, los
dones que te
presentamos en esta
solemnidad de
Nuestra Señora de
Guadalupe, y haz que
este sacrificio nos dé
fuerza para cumplir
tus mandamientos,
como verdaderos
hijos de la Virgen
María. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
ORACIÓN DESPUÉS
DE LA COMUNIÓN
Que el Cuerpo y la
Sangre de tu Hijo, que
hemos recibido en
este sacramento, nos
ayuden, Señor, por
intercesión de nuestra
santísima Madre de
Guadalupe, a
reconocernos y a
amarnos todos como
verdaderos hermanos.
Por Jesucristo,
nuestro Señor.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->