Memorizar-conocimientos-habilidadesMOD.doc

EVALUACIÓN DE CONOCIMIENTOS Y HABILIDADES ¿APRENDER O MEMORIZAR?

De acuerdo con los objetivos de un curso, la evaluación se puede enfocar en el aprendizaje de conocimientos, habilidades, actitudes y/o en valores. Los conocimientos son los saberes: conceptos, leyes, principios, teorías, que nuestros alumnos aprenden en los libros de texto, en materiales de consulta, a través de nuestras exposiciones en la clase, entre otros medios. Cuando adoptamos el papel de facilitadores ellos son capaces de construir el conocimiento sobre todo por la observación y el análisis de la realidad que ponemos a su alcance. Así mismo, las habilidades se desarrollan a través del aprendizaje de métodos, técnicas, procedimientos, procesos, etc. Por ejemplo, la redacción es un aprendizaje de este tipo, al igual que la lectura. El pensamiento cuantitativo se nutre con el estudio de las matemáticas; el pensamiento crítico se estimula a través del aprendizaje de la historia, la literatura; y el pensamiento humano se fortalece en el campo de las humanidades. Las habilidades intelectuales en particular se pueden evaluar junto con, incluso en lugar del, aprendizaje de conocimientos. Esto quiere decir que la evaluación examina al alumno sobre los conocimientos del programa a través de la aplicación, el análisis, la síntesis, la crítica, la conexión con otras disciplinas o en el contexto de fenómenos, situaciones o casos. Por otro lado, evaluar sólo y/o directamente los conocimientos “aprendidos” significa recurrir esencialmente a la memorización. En este caso lo más que llegamos a demostrar es que los conocimientos se han fijado en el pensamiento (por aquello de que “lo que bien se aprende nunca se olvida”), pero no sabremos si el alumno es capaz de aplicar, analizar, transferir, en pocas palabras, de hacer algo con el conocimiento. En la actualidad, los sistemas de conocimiento, las bases de datos, los archivos electrónicos, por mencionar algunos receptáculos de información, no están ahí para ser memorizados. Nada más alejado de las posibilidades del cerebro humano. Están ahí para que las personas se acerquen a trabajar con ellos de las maneras más versátiles que los medios teleinformáticos permiten, de acuerdo con las necesidades del mundo moderno. Entonces, ¿qué sentido tiene que la escuela se ocupe de demostrar la memorización del conocimiento a través de la evaluación? ¿Cuándo terminarían de aprenderlo nuestros alumnos? De qué les serviría almacenarlo en el pensamiento?

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful