P. 1
Vrij Nederland - La procedencia del carbón sigue siendo un secreto bien guardado

Vrij Nederland - La procedencia del carbón sigue siendo un secreto bien guardado

|Views: 79|Likes:
Published by lasillavacia

More info:

Published by: lasillavacia on Oct 04, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/15/2014

pdf

text

original

Revista holandesa, ‘Vrij Nederland’, 18 de agosto de 2013

La procedencia del carbón sigue siendo un secreto bien guardado
Las empresas de energía holandesas aún se niegan a dar a conocer la procedencia de su carbón mineral. ¿Va a intervenir la ministra Ploumen?
Por Jaco Alberts Si usted no compra energía verde, tiene una gran posibilidad de que su energía provenga del carbón mineral de minas con una dudosa reputación. Minas de carbón en África y Colombia, en las que las condiciones laborales son malas, los sindicatos son intimidados, la población local es expulsada de su tierra y el medio ambiente es destruido. Las empresas de energía aún se niegan a dar a conocer el lugar exacto de donde sacan su carbón mineral; se trata de información comercial sensible, dicen. Es la gran decepción de muchos de los participantes en el Diálogo sobre el Carbón Mineral, celebrado en los Países Bajos. Durante tres años, organizaciones sociales como IKV Pax Christi, FNV, Cordaid y ActionAid, estuvieron sentadas en la mesa con el gran sector energético holandés y algunas empresas mineras – casi cada mes tuvo lugar una ronda. Esperaban que empresas como Nuon, Essent, GDF Suez y E.ON estarían dispuestas a mostrar sinceramente sus asuntos. Esto no fue el caso. Las empresas de energía no quieren dar a conocer separadamente en cuáles minas compran carbón, por lo cual no se les pueden pedir cuentas individualmente. El sector energético solamente quería dar a conocer de cuáles minas grandes extrae conjuntamente su carbón mineral. Y de esto se desprende la gran dimensión del problema: la mitad del volumen de carbón mineral consumido en los Países Bajos se compone de carbón mineral proveniente de Colombia y la participación en esto de las dos grandes minas de dudosa reputación, sobre las que hay una gran documentación, aumenta. Con ello, el Diálogo sobre el Carbón Mineral en los Países Bajos fracasó en el fondo, opinan los representantes de las organizaciones sociales que en los últimos años participaron en las conversaciones, por invitación de las empresas de energía. Sí se desarrolló una herramienta para las empresas de energía para poder calificar a las minas, pero no se logró realizar una prueba, ya que las minas no quisieron participar. Esta semana se presentó el informe final a la ministra Ploumen y la semana próxima la ministra se sentará a hablar con diferentes organizaciones para discutir el resultado. Y, efectivamente, el informe Dutch Coal Dialogue, final report no brilla por sus respuestas claras. Algunos participantes en el Diálogo hablan de un 'desacuerdo infinito' en lo referente al texto conjunto. Finalmente resultó un documento en el que las diferentes partes interesadas exponen sus visiones opuestas.

Transparencia
La frustración de IKV Pax Christi y de sus colegas sobre la falta de transparencia de las empresas de energía, es grande. Pero, ¿cómo ven en retrospectiva los mismos proveedores de energía el Diálogo? Buscamos contacto con Floske Kusse, 'gerente de compromiso externo & posicionamiento' en la empresa Nuon/Vattenval y participante en el Diálogo. No contesta personalmente el teléfono y un contestador automático sólo permite dejar mensajes cortos. Media hora después llamamos a otra participante: Alienke Ramaker, que se sentó a la mesa de conversaciones en nombre de GDF Suez. Ramaker es responsable de la 'gerencia de partes interesadas y asuntos públicos' y fue destacada a comienzos de este año como 'líder futuro' por la emisora BNR Nieuwsradio. En aquella ocasión dijo toda clase de palabras encomiables sobre 'una manera nueva y sostenible de hacer negocios', para la cual sería necesaria 'una manera completamente nueva de pensar'. De esto ahora se nota poco. 'Ya había entendido que ustedes

estaban entrando en contacto con las empresas de energía,' dice Ramaker. 'Me acaba de llamar Floske Kusse.' Ambas acordaron no emitir ningún comentario sobre el resultado del Diálogo sobre el Carbón Mineral. Nos remiten para ello a Energie Nederland, la organización gremial. No resulta un ejemplo de transparencia, observamos. Las empresas de energía tienen su propia responsabilidad, ¿no? 'Hemos decidido hacerlo de esta manera,' dice Ramaker. Poco después esa misma tarde llamó Sjoerd Marbus, portavoz de Energie Nederland. Según él, Pax Christi hizo público el informe 'en contra de lo acordado' y Energie Nederland solamente quiere responder sobre el contenido cuando la ministra Ploumen haya emitido un comentario.

Guerrillas
Marianne Moor está sentada en una de las mesas de un café de La Haya. Participó casi desde el comienzo en el Diálogo sobre el Carbón Mineral, en nombre de IKV Pax Christi, pero su compromiso va mucho más allá. Durante el pasado año y medio realizó una investigación sobre la situación de los derechos humanos en las minas colombianas, sobre la cual escribirá un informe dentro de los próximos dos meses. Recogió entre otras cosas seis testimonios de paramilitares. De allí se desprende que las empresas mineras Drummond y Glencore les pagaron a los paramilitares desde mediados de los años noventa en Colombia para que limpiaran la zona en que desarrollaban sus operaciones, de la guerrilla rebelde de las FARC. 'Según los paramilitares, con ello las minas intentaban contrarrestar los atentados a las vías férreas y los secuestros de empleados. Pero los paramilitares intimidaron y asesinaron también a miles de ciudadanos y a miembros activos del sindicato minero. Las huelgas cuestan dinero, eso es algo que, según los paramilitares, las minas no se pueden permitir. Los paras se han entre tanto desmovilizado, pero la violencia no ha desaparecido. Aún en mayo de este año se cometió un atentado dirigido contra uno de los líderes sindicales.' Había naturalmente sospechas, dice Moor, pero nunca antes hubo declaraciones bajo juramento que confirmaran la participación de las empresas mineras en la financiación de la violencia. Y que se ocuparan de tal manera de la dirección de esta. Esas declaraciones de los paramilitares – Moor habló con algunos de ellos en la cárcel – juegan un papel importante en el proceso que se adelanta en la ciudad norteamericana de Alabama contra Drummond, que está establecida allí, y que fue iniciado por las familias de 142 víctimas. Por ello, para Moor y sus colegas no resultó comprensible que durante el Diálogo sobre el Carbón Mineral en los Países Bajos, las empresas de energía holandesas siguieran comprandole masivamente carbón a Drummond. En 2011, la participación en la importación de carbón proveniente de la empresa 'contaminada' aumentó incluso del 7,2 por ciento al 12,3 por ciento. Fulco van Deventer, de Cordaid: 'Naturalmente, también pusimos eso sobre la mesa. ¿Cómo es posible que estemos participando juntos en un diálogo y que ustedes vayan entre tanto a comprarle más carbón mineral a Drummond?, les preguntamos.' Los organizaciones de ayuda se preguntaron si las empresas de energía querían verdaderamente tratar de manera seria los problemas. 'La empresa de energía danesa Dong paró simplemente las compras de carbón mineral a Drummond hasta que se pronuncie una sentencia judicial en Alabama,' dice Moor. 'O sea que esto entonces es posible.' Además, a los interesados les irrita el hecho de que los productores de energía llegaran en medio del Diálogo con una iniciativa internacional propia, denominada Mejor Carbón [Bettercoal], en la que las organizaciones de ayuda no pueden participar completamente. Moor: 'Eso también ha minado el diálogo.'

Impartir justicia por cuenta propia
De todas las empresas de energía holandesas, RWE/Essent parece la más sincera sobre el 'carbón ensangrentado'. Durante una sesión en 2010 en el Parlamento, Peter Terium, uno de sus directivos, reconoció que su empresa, a pesar de la situación en las minas, le sigue comprando carbón a Drummond, algo sobre lo que sus competidores no quieren dar declaraciones. También es Ingrid Pouw, que participó en nombre de Essent, la primera que sí quiere hacer un comentario sobre el contenido del resultado final del Diálogo. 'En torno a Drummond hay un montón de especulaciones.

Hay que tener algo en concreto, si quieres poner término a un contrato. Drummond no ha sido condenada hasta el momento, entonces para nosotros es una parte con la que podemos hacer negocios.' Pouw acepta posteriormente que la palabra especulaciones quizás haya sido expresada de manera algo 'desafortunada', teniendo en cuenta la acumulación de acusaciones, efectuadas durante años, pero sigue sosteniendo que estas resultan insuficientes para cambiar la política de compras de la empresa. 'No vamos a impartir justicia por cuenta propia.' Essent tampoco ve la necesidad de tener mayor transparencia. 'Es un mercado muy competitivo', dice Pouw. 'No queremos compartir con otros la información sobre las minas con las que firmamos contratos. Para nosotros esto es algo sensible a nivel de competitividad.' Además, existe en las empresas de energía el temor, según declaran, de que lleguen reclamos y conflictos jurídicos por la formación de carteles. Por ello, cuatro empresas de energía decidieron enviar la información a una parte independiente, que la recoge y seguidamente la suma en conjunto y la dá a conocer, o sea sin que se pueda identificar individualmente al proveedor de energía. Pero no todas las empresas de energía pudieron ponerse de acuerdo sobre esto. Para Nuon, este sistema contenía aún pocas garantías y no concordaba con las políticas internacionales, de manera que esta empresa no participa con los otros y publica solamente datos de mercadeo globales. Según los expertos en energía, en el transfondo juega un rol el hecho de que las empresas de energía obtienen una gran parte de sus ingresos del mercado intermediario de carbón, por lo cual resulta cada vez más complicado identificar la procedencia. 'Todo consumidor debe poder saber por cuál mina es calentada su tacita de té.' Son las palabras de Frank Heemskerk, antiguo Secretario de Estado por el partido PvdA, que actuó inicialmente como presidente independiente del Diálogo sobre el Carbón Mineral. Estas palabras son traidas de nuevo a cuento por Fulco van Deventer, de Cordaid. La organización gremial Energie Nederland dice ahora que las empresas de energía holandesas ya se muestran más abiertas que sus colegas en el extranjero, pero Van Deventer señala que las empresas de energía justamente muestran un enorme atraso en comparación con otros sectores. Así, la información sobre la procedencia del estaño en productos comerciales es mucho más amplia y Unilever, por ejemplo, debe hacer grandes esfuerzos para comprar solamente aceite de palma producido de manera sostenible. Jan Ernst de Groot, que sucedió a Heemskerk como presidente del Diálogo, es 'director ejecutivo' de TNT y dirigió el Diálogo sobre el Carbón Mineral en su fase final. No le parece que el Diálogo haya fracasado. 'Las metas acordadas fueron alcanzadas. Pero las expectativas eran demasiado grandes y por ello puedo imaginarme la decepción. Yo también tengo la sensación de que no se sacó lo máximo. Para ello faltó más ambición. Un consumidor en el año 2013 quiere saber más.'

Récord
La información fiable sobre la procedencia del carbón mineral también podría darle un impulso a la dinámica del mercado. En 2012, el 12,7 por ciento de los consumidores se pasó a otro proveedor de energía – un récord, pero esta es una participación que sigue siendo considerada como baja. El precio es el motivo principal para cambiar de proveedor. Pero naturalmente surge el interrogante si la procedencia del carbón mineral también puede ser una razón para los consumidores para elegir a otro proveedor. El mismo Van Deventer llega con la relativización: 'Es difícil hacer del carbón algo bueno. Los consumidores conscientes prefieren de todas formas la energía verde. Ninguna empresa se perfila con carbón bien producido. Resulta imposible elaborar un modelo comercial sobre esto.' Sin embargo, las organizaciones sociales siguen luchando para lograr mayor transparencia, para estimular al sector energético a comprar críticamente. Habían esperado que las autoridades sometieran a mayor presión a las empresas de energía. Funcionarios de 'comercio exterior' estuvieron presentes en el Diálogo en calidad de espectadores. 'Nos hubiera gustado ver que las autoridades hubieran examinado el grado de veracidad de los argumentos de las empresas de energía para no ser más transparentes. Esto hubiera ayudado más al Diálogo,' dice Gijs Verbraak, de ActionAid. 'Pero esto no ocurrió.' El Parlamento aprobó en abril de 2012 una moción, en la que le pide al Gobierno desempeñar un papel más activo. 'Esto solamente llevó entonces a una ronda adicional de consultas,' afirma Verbraak. El presidente De Groot también ve este problema. 'En

tiempos de la discusión había otro gabinete de gobierno. Tengo la impresión de que había entonces menos interés por el tema del que hay ahora. Por ello también hay necesidad de que la acción continúe.'

Análisis de riesgos
La posibilidad de que la presión sobre las empresas de energía sea aumentada, después del fracaso del Diálogo, no resulta imaginaria. Como antiguo parlamentario por el partido PvdA, el actual ministro de Relaciones Exteriores, Frans Timmermans, ya hizo preguntas críticas sobre el transcurso del Diálogo sobre el Carbón Mineral. Y la ministra Ploumen, de Cooperación para el Desarrollo y Comercio Exterior, se muestra sensible a las circunstancias en las que son producidos los bienes de importación, como testimonió la atención dada a la manera humillante como se produce mucha ropa en Bangladesh. Hace un par de semanas le envió una carta al Parlamento sobre el tema del Empresariado con Responsabilidad Social (ERS), en la que dio a conocer que hará 'análisis de riesgos' para inventariar sectores vulnerables. El Gobierno holandés tendrá una actitud más activa y quiere llegar a acuerdos con los interesados en esos sectores. Esto ocurrirá en todo caso con el sector textil, pero 'los resultados del Diálogo sobre el Carbón Mineral' pueden 'ser un motivo para ir a hablar también con las empresas de energía sobre un convenio en el marco del ERS', escribe la ministra. En una reacción hecha a través de un portavoz, Ploumen hace saber que con base en los medios ha comprendido que 'no hay un informe con un soporte amplio'. 'Algo que ella lamenta.'

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->