Argumento la mujer

Todo se desarrolla en una comunidad campesina muy pobre y aislada donde la tierra es árida y poco productiva, lo que agravaba la producción económica de los moradores de esa comarca. El marido de la mujer de nombre Chepe, sale de su casa para la loma donde tenía conucos. Al despedirse dice a su mujer, con la cual tenía un hijo, que venda la leche de cabra y le guarde el dinero para cuando regrese. Por la precariedad y la carencia de alimento para el niño, la mujer decide dar la leche como alimento al niño para no dejarlo morir de hambre. Cuando regresa chepe a los tres o cuatro días, pide a su mujer el dinero de la venta de la leche. Ésta le contestó que no lo tenía porque la leche se había cortado. Inmediatamente le entró a golpes de una manera violentísima, al extremo de golpearla con tanta rudeza y la tiró al borde de la carretera dejándola casi muerta y sangrando por boca y nariz. En esos momentos se acercaba un hombre llamado Quico, y auxilio a la mujer al verla en el estado que estaba; la llevó a la casa, y allí trató de ayudarla. Pero Chepe su marido, volvió, y al encontrarla en la casa, volvió a golpearla y a echarla de la casa. Como fue en presencia de Quico, se abalanzó contra Chepe, y tomándolo por el cuello lo asfixiaba con una fiereza tal que ya casi se moría Chepe. La mujer al ver a su marido casi muerto tomó una piedra y golpeo bruscamente a Quico en la cabeza, cayendo de rodillas y luego bruscamente al suelo donde dejaba un charco de sangre y no se movió más. Así la mujer pagó a Quico, a quien la defendió para que Chepe, su marido no la matara.

Argumento dos pesos de agua
"Dos Pesos de Agua", trata de la sequía o "mal de ojo" como ellos decían, que se vivía en Paso Hondo, al tener varias semanas que no llovía, tanto así que ya el maíz se habia consumido en sus tallos, se oían crujir los palos, se veían enflaquecer los caños de agua y la tierra de la pocilga se estaba endureciendo. Al ver esto las personas estaban abandonando el pueblo, menos la vieja Remigia, quien siempre estba esperanzada en que lloviera y les daba dinero a las personas que se iban para que les prendieran velas a las ánimas. La vieja Remigia le seguía prendiendo velas a las ánimas, y una tarde su nieto ardía en fiebre, entonces Remigia lo tomó y salió por las calles llamando a los vecinos, para hacer un rosario a San Isidro, pero no llovió. Un día las ánimas estaban repasando cuentas y una barbuda se dió cuenta de que la vieja Remigia, de Paso Hondo, había quemado ya dos pesos de velas pidiendo agua. Entonces, las otras se alarmaron al ver tal cantidad de dinero, ya que servían una noche de lluvia por dos centavos de velas. A la mañana siguiente amaneció el cielo nublado, después de varias horas estalló un trueno, Remigia corrió a la puerta, vió que ya estaba lloviendo y se tiró afuera, radiosa. Luego tomó al nieto y lo mostró a la lluvia. Ya dentro de la casa, empezó a pensar cómo iba a empezar de nuevo. Pero, pasaron varias semanas y no paraba de llover. Una tarde pasó un hombre montado en un mulo y Remigia lo invitó a pasar para que se calentara, pasar un rato empezaron a hablar sobre la niega que estaba pasando y la sequía que ya habían vivido. Entonces, el señor le dijo

todavía falta! !Son dos pesos. empujó la puerta como pudo y se echó afuera. pero no sabía donde iba. Remigia empezó a clamar a la Virgen Santísima. sino de las ánimas. Comenzó a caminar. Entonces el bohío empezó a torcerse. Tuvo razón el hombre. empezó a llover !Agua y agua! más fuerte.a Remigia que porqué ella no dejaba ese sitio y se iba para las lomas. Mientras las ánimas gritaban: -!Todavía falta. pero no era negocio de ella.Peor que esto fué la seca. por todas partes y por primera vez Remigia dudó. El agua seguía creciendo y Remigia gritaba: -!Virgen Santísima!. pero el agua ahoga. pero se acostó. doña. don. Y el señor le respondió: -La seca no mata. a lo que ella contestó: -Jum. . !Virgen Santísima! Pero seguía soñando que encuanto esto pasara iba a sembrar batata. se lo pegó al pecho y empezó a luchar con el agua. Remigia levantó a nieto... dos pesos de agua! !Son dos pesos de agua!. Al anochecer el señor se fué y Remigia se fué a atender al nieto. A media noche se levanto y sintió agua hasta casi las rodillas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful