You are on page 1of 26

AÑO II NÚMERO XIII EDICIÓN DE JUNIO DEL 2009

/ DANIEL ROJAS PACHAS / JOSÉ MARTÍNEZ FERNÁNDEZ / ROLANDO GABRIELLI /


VÍCTOR SAMPAYO / ARTURO RUIZ / JUAN CARLOS GÓMEZ /
REVISTA CINOSARGO 1

Editado en Arica- Chile 2009


Diseño: Daniel Rojas Pachas
Cinosargo
Contacto: carrollera@gmail.com
Web: www.cinosargo.cl.kz

Editorial Cinosargo by Daniel Rojas Pachas


Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras
derivadas 2.0 Chile
REVISTA CINOSARGO 2

Director:
Daniel Rojas Pachas
Coordinadores.
Milvia Alata y Daniel Rojas.

Redactores:

• Daniel Rojas P.
• Milvia Alata
• Arturo Volantines
• Violeta Fernández
• Oliver Beltrán
• Rolando Gabrielli
• José Martínez F.
• Victor Sampayo.
• Wilfredo Carrizales
• Dios Pérez.
• Soledad Díaz E.
• Juan Carlos Gómez

Colaboradores externos:

• Grupo MAL.
• Comics Engranaje.

La Revista Cinosargo esta en línea desde el día 17


de mayo del presente año, alojada en la
plataforma social Bligoo. Todos los derechos de los
artículos y la responsabilidad de su contenido,
pertenece a sus respectivos autores.

www.cinosargo.cl.kz
Revista Cinosargo
Copyright © Daniel Rojas 2008 - 2009
REVISTA CINOSARGO 3
REVISTA CINOSARGO 4

EDITORIAL.

CINOSARGO TIENE LA PALABRA!!!!!!!!!

Daniel Rojas Pachas


Director de Revista Cinosargo.
18/07/09
REVISTA CINOSARGO 5

Los dichos de Ribeyro:


Por Daniel Rojas Pachas

Santiago el pajarero, obra teatral ganadora en 1959 de un premio otorgado por el ministerio
de educación del Perú, es parte de una veta poco practicada mas no por ello ajena al genio
de Ribeyro, al cual conocemos como uno de los grandes de la narrativa breve peruana y
porque no latinoamericana.
Este drama corto dividido en seis cuadros, está inspirado en una tradición de Ricardo
Palma, se ambienta en el siglo XVIII y se refiere a hechos verídicos; la vida de Santiago
Cárdenas. A través de ella, Ribeyro desarrolla una de sus inquietudes primordiales, el
estoicismo humano y la voz de los oprimidos y relegados. El personaje, un alucinado limeño
que nace en 1726 al interior de una familia humilde se desarrolla como un niño inquieto que
a la edad de 10 años, ya cumplía labores de grumete en la marina. Durante su juventud
Santiago, obsesionado por el vuelo de las aves y el estudio de su anatomía, se dedica a la
construcción de un aparato volador y a la elaboración de una memoria que ilustra sus
complejos estudios acerca de la posibilidad que tendrá el hombre para dominar el cielo. Ese
trabajo Cárdenas lo desarrolla con muchas peripecias bajo el virreinato de Manuel Amat,
llegando a ser vetado por los expertos de la época. El trabajo de Cárdenas, finalmente es
rescatado del anonimato de manera póstuma y en una primera instancia por Ricardo Palma,
luego aparecerá como referencia en obras sobre aeronáutica, al punto de ser considerado
hoy, uno de los primeros hombres en dedicar estudios a la tarea de surcar el aire
artificialmente.
El espíritu aventurero y el sentido de fracaso inminente que envuelve la empresa de
Cárdenas, cala profundamente en la sensibilidad de Julio Ramón, al punto de que busca
con ella, explorar el proceder de un medio agreste y hostil, la Lima de ayer, hoy y siempre,
incapaz de tolerar en su exceso racional e institucionalizado la aparición de soñadores o
seres extraordinarios que en su particular obsesión y extrañeza, sin intención o ánimo de
convertirse en mártires de una idea o proclama, y por el simple hecho de existir y perseguir
con consecuencia y muchas veces con delirio obstinado sus anhelos, evidencian las
falencias y fisuras de un sistema agotado, tributario de valores eversivos, contradictorios e
inconsecuentes ante los propósitos de sus propias proclamas.
En definitiva, el universo Riberiano encuentra en la figura de Santiago, un significante
privilegiado que sirve como sustituto y cuerpo, de uno de los fetiches del autor. Santiago tal
como Silvio y otros personajes entrañables del peruano, revela el fracaso del hombre al ser
aplastado bajo los cánones del prototipo exitista y adecuado socialmente, en este caso, son
antagonistas el duque, el oportunista barbero, el cerrado catedrático Cosme Bueno y desde
luego el Virrey.
De modo que la imagen, que como modelo instituye el discurso de la época dota por
contraste a Santiago de la cualidad actancial de alegoría del fracaso y dolor, gestor de una
generosa utopía que se ve irremediablemente abortada. Santiago, signo/personaje revela
una estética de la marginación y el desamparo; tema usual en la prosa creativa del peruano.
REVISTA CINOSARGO 6

: Santiago el pajarero
Como noción y tipo humano, Cárdenas al igual que sus pares del relato breve o novela, comparten
el gravamen de ser excepciones ante una codificación unilateral y rígida del orden social, mundo
oportunista, mercantilizado y sustentado en la doxa u opinión pública que aprueba la supremacía
de un cargo o título por sobre la capacidad o el talento (el conocido argumento de autoridad) o el
rechazo y silencio que de forma indignante Ribeyro presenta en un gran despliegue literario,
episodio titulado el informe de Cosme Bueno, suerte de juicio inquisitorio que se realiza de modo
público en las dependencias de la Universidad San Marcos. Los argumentos arremeten no sólo
contra la memoria y proyecto de Santiago, sino que alcanzan a la persona, humillando su genio.
Esto reafirma que en un mundo, como el que verosímilmente funda la voz de Ribeyro, el valor
individual poco cuenta ante esteriotipos que condenan a empresas progresistas y espíritus a ser
calificados de antemano como acciones y existencias inútiles e irracionales. Santiago es empujado
a cargar hasta las últimas y trágicas consecuencias al igual que una cicatriz, una serie de apodos,
Santiago el volador, Santiago el loco, que representan su divergencia frente al mundo que no
tolera el actuar ajeno a la norma, a los giros de la tradición. Las palabras de Cosme Bueno, que
transcribo a continuación son lapidantes y demostrativas del pensar general:
(…) Toda nuestra ciencia está contenida en los filósofos de la antigüedad, nosotros no somos más
que humildes glosadores dedicados a comentar e interpretar los textos inmortales. Quien intente
salirse de ese sendero se precipitará de las nubes de sus quimeras en el abismo del error.
(..)Hay cosas señor, que no deben ser investigadas porque sus premisas son falsas y contrarían
las leyes de la naturaleza.
Por ende, el destino de este espejo que en su proceder derrumba los entimemas de su época,
presupuestos que son tomados por la generalidad como verdades inamovibles, encuentra como
principal traba la arbitrariedad e inaccesibilidad de los poderes máximos (la negativa e indiferencia
del Virrey), la indolencia e incomprensión de sus cercanos (el abandono de su novia Rosaluz), la
malicia y arribismo de los que detentan un pequeño poder o aspiran a lucrar, accediendo a un
escaño superior en la organización socioeconómica (El duque y el barbero) y finalmente el pueblo,
masa voluble cuya ignorancia y temor degenera en violencia y focos absurdos de venganza ante
la represión; dirigiendo usualmente su rabia hacia los más débiles o lo que no comprenden.
En contraparte, la única tolerancia y apoyo que puede recibir Santiago, es por parte de quienes
comparten su condición periférica, los esclavos representados por María, la joven que trabaja para
Rosaluz y sus amigos más queridos, Baltazar Gavilán y Basilio el coplero, ambos bohemios y
bandidos artistas, uno escultor el otro poeta.
De modo que la intelectualidad y el arte, junto al oprimido esclavo o masa social sin acceso a
privilegios conforman un sector b de la sociedad, lo cual prefigura sus roles ante el canon
estructural del universo social completo. El intelectual y artista conforman la consciencia, mente e
ingenio de los grupos disidentes; mientras que los otros, las masas incultas son aplacadas, pues
en potencia son la otra mente, la mano, la fuerza del cuerpo que pudiese en una revuelta echar
abajo un régimen totalitario.
REVISTA CINOSARGO 7

Por ende unos son censurados y vetados mientras que los otros, con trabajo y entretención
burda, son objetivados, e instrumentalizados, pues el peligro radica en la combinación de
ideas y cuerpo. Una amalgama y equilibro entre estos dos sectores, destruiría el
establishment. Allí radica la primordial amenaza de los delirios de Santiago, las fechorías y
actos poéticos de Gavilán así como los paródicos cantos de Basilio. Revelador en este
campo resulta el decir de María la esclava, acerca del invento de Santiago.

Yo no entiendo de estas cosas pero dicen por allí que es usted capaz de hacer volar a los
hombres (…) Si es así, maese Santiago ¿por qué no nos da unas alas a mi y a todos mis
hermanos negros? (…) Nos iríamos volando y no volveríamos jamás ¡Debe ser hermoso
no tener dueño, como los pájaros y volar libremente por toda la tierra!
Las alas de Santiago permitirían al hombre salir de su ámbito de dominación temporal, de
aspirar a la libertad a la emigración por tanto, actancialmente Santiago es un token o
significante de cambio ante la libertad el ingenio y el progreso social que logra la movilidad
de los grupos, por tanto se opone al status quo de su época, y a la corrupción de quienes
detentan y lucran con el poder. Sus únicos ayudantes, son otros disidentes, soñadores o
voces relegadas sin derecho que guardan una sutil esperanza ante un bello sueño como el
que generoso, Cárdenas remite y destina no para sí, sino para la humanidad entera y en
específico, pensando en su amado Perú. El anhelo implica, la superación de las barreras
terrenales y temporales de su tiempo y desde luego la emancipación de quienes marcan el
compás de las vidas a través de sus draconianas normas.
En conclusión esta obra como muchas otras de Ribeyro, sobre todo las más aplaudidas del
autor, sostienen el peso de su riqueza textual en la diégesis y los diálogos, en la
elaboración de mundos convincentes y seres que revelan en su devenir, la crisis universal
de nuestras sociedades metálicas e industrializadas. Lo que hace de este texto
retaguardista en la técnica, sumamente vigente en su mensaje y cosmovisión
Daniel Rojas Pachas.
Publicado en Cinosargo.
REVISTA CINOSARGO 8

DALEKO U NAMA 3, (DISTANCIA ENTRE NOSOTROS 3),


DEL POETA SERBIO VASKO POPA

Distancia entre nosotros 3


Inquieta caminas
por la orilla de mis ojos
Sobre el invisible enrejado
antes de tus labios
mis palabras desnudas tiemblan
Nos robamos los momentos
de serruchos ignorados
Tus manos discurren
tristemente en mis manos
El aire es intransitable

Traducción de Sonja Stojicic, con apoyo de Víctor Sampayo

Daleko u nama 3
Uznemirena šetaš
Podočnjacima mojim
Na nevidljivoj rešeci
Pred usnama tvojim
Nage reči me zebu
Otimamo trenutke
Od bezobzirnih testera
Ruke se tvoje tu?no
U moje ulivaju
Vazduh je neprohodan
REVISTA CINOSARGO 9

VICTIMARIO DE CALAMA: “ANIMITA”


JOSÉ MARTÍNEZ FERNÁNDEZ
Gabriel Hernández Anderson fue fusilado en 1982. Está
sepultado en Arica. Primero permaneció en un nicho de
un cuartel colectivo, hoy está en el mausoleo familiar.
Allí hay varias inscripciones que lo catapultan como
“animita”.

En 1983 investigué bastante para mi libro “Calama: el


crimen del siglo”, el que sólo pude publicar ocho años
más tarde, debido a diversos hostigamientos de los
aparatos de seguridad de la dictadura.

En efecto el original “Calama: el crimen del siglo” fue un


rehén más en manos de agentes de los aparatos de
inteligencia, sufriendo sustracciones de fotografías,
cartas y otros documentos importantes; algunos de los
cuales, por suerte, tenían copias, que se integraron al
libro.
Entre quienes entrevisté para el mismo estuvo el padre de Hernández, abogado de igual nombre que su hijo.
Él fue quien luchó en tribunales por Gabriel y sus cómplices. Lucha inútil porque, perdido el caso, Hernández
y su mano derecha, Villanueva, fueron fusilados en Calama el 22 de octubre de 1982.

¿Razones de la condena? Secuestro y asesinato de dos bancarios, luego de sustraer una cantidad
de dinero que superaba el millón de dólares de Banco del Estado de Chuquicamata, hechos
ocurridos a comienzos de 1981.

Hoy, cuando recorro el cementerio municipal de Arica, encuentro allí el mausoleo de los Hernández
Anderson y en el mismo placas pequeñas que agradecen a Gabriel algún hecho milagroso.
Antes Gabriel Hernández Anderson estuvo sepultado en un nicho de un cuartel del mismo
cementerio, al igual como su cómplice Villanueva.

Muchos favores ha concedido el brutal victimario de los bancarios, según el mito popular.

“Gracias Gabrielito por favor concedido”, “Gracias por salvar a mi hijo Manuel” son inscripciones de
dos de varias placas, algunas que ya son ilegibles.

Peculiar comportamiento de nuestro pueblo –y de todos los pueblos- el victimizar al victimario…Un


comportamiento, obviamente, que no es genérico.
También las víctimas –Martínez y Yáñez- son “animitas” para mucha gente.

Contrapuntos de personas que buscan el propio o cercano bien a través de ciertas solicitudes,
razones que este articulista no entiende, pero que mucho respeta.
REVISTA CINOSARGO 10

V
I
S
I
T
E
C
I
N
O
S
A
R WWW.CINOSARGOMULTIMEDIA.BLIGOO.COM
G
O
M U LT I M E D I A
BIENVENIDOS A CINOSARGO MULTIMEDIA, ESTE ESPACIO ESTÁ DESTINADO A
COMPLEMENTAR, LA LABOR QUE REALIZAMOS CON LA REVISTA Y DE UNA FORMA
MÁS EXPEDITA, DAR CUENTA Y MUESTRA A NUESTRO PÚBLICO DE LOS DISTINTOS
ARCHIVOS EN MÚLTIPLES FORMATOS Y SITIOS DE ALOJAMIENTO COMO YOU TUBE,
GOEAR, SCRIBD, ISSUU Y FACEBOOK, ENTRE OTRAS CUENTAS QUE MANTENEMOS
COMO PROYECTO LITERARIO VINCULADO A LOS MEDIOS DIGITALES Y SU ENORME
P O S IB IL ID A D D E P R O Y E C C IÓ N .

CINOSARGO TIENE LA PALABRA... EL SONIDO Y LA IMAGEN...


REVISTA CINOSARGO 11

El mundo de los hombres de letras es muy variado pero circular, igual que una calesita. El Vate Marxista, uno
de nuestros más pronunciados gombrowiczidas, se sube a la calesita y busca alegorías entre Gombrowicz y
Kafka.
“Gombrowicz era un completo desconocido en aquel entonces. Vivía, pobremente, en oscuras piezas de
pensión. Había llegado a la Argentina casi por casualidad, en 1939, y lo sorprendió la guerra y ya no se fue
(...)”
“En verdad, los años de Gombrowicz en la Argentina son una alegoría del artista tan extraña como la alegoría
de los manuscritos salvados de Kafka. Luego de unos primeros meses dificilísimos, de los que casi no se
sabe nada, Gombrowicz va entrando de a poco en circulación en Buenos Aires”

“Su centro de operaciones es la confitería Rex, en lo alto de un cine, en la calle Corrientes, donde juega al
ajedrez y va ganando un grupo de iniciados y de adeptos, entre ellos al poeta Carlos Mastronardi y al gran
Virgilio Piñera. Ha empezado a anunciar a quienes puedan oírlo que es un escritor del nivel de Kafka, pero,
por supuesto, todo el mundo piensa que es un farsante: nadie lo conoce, nadie lo leyó. Además sostiene que
es un conde, que su familia es aristocrática, aunque vive en la indigencia” Gombrowicz tenía algunos
problemas para leer directamente a Kafka porque lo aburría, pero conocía su mundo, especialmente a través
de Schulz. Schulz fue el artista más eximio de todos los que Gombrowicz conoció en Varsovia.

GOMBROWICZIDAS
WITOLD GOMBROWICZ Y FRANZ KAFKA
POR JUAN CARLOS GÓMEZ

Era digno de contarse en el círculo de la más alta aristocracia intelectual y artística de Europa, pero su talante de
maestro amilanado y provinciano malogró hasta cierto punto su aceptación universal y se quedó en lo que siempre fue:
un príncipe de incógnito. Nadie le demostró a Gombrowicz una amistad tan generosa como la de Bruno ni lo apoyó con
tanto fervor.
Desde el mismo comienzo de la relación empezó a prodigarle alabanzas extraordinarias, un poco porque prefería
admirar a ser admirado, y otro poco porque en su alma provinciana vivía el deseo del lujo y de la gloria. Esa actitud de
segundo violín no podía ocultar, sin embargo, una concentración apasionada, trágica y ardorosa que lo identificaba con
su destino.

Sus afirmaciones modestas adquirían grandes dimensiones, y esto se veía con mucha claridad en las frases
majestuosas y espléndidas de su escritura poética desbordante de metáforas y de una forma irónicamente barroca.
Pero en la medida que Gombrowicz lo conoció fue descubriendo que su prosa era demasiado metafórica y que no
podía hacerse cargo del mundo pues no era capaz de asimilarlo.

Elaboró una forma profunda pero estrecha y no pudo salir de esa problemática limitada porque su estilo y sus
concepciones no eran originales, seguía las huellas de Kafka a quien lo unía la sangre semita. Si bien se mostraba
creativo en más de un punto, la visión del mundo de Kafka fecundó su universo, y esto le puso límites a su alcance en
el mundo a pesar de que era admirado en Francia e Inglaterra.

La cuestión central para Gombrowicz era la forma, pero trataba de destruirla y de ensanchar el campo de acción de su
literatura para poder abarcar cada vez más fenómenos, mientras que Schulz se cerraba en su forma como si fuera una
fortaleza o una prisión.
REVISTA CINOSARGO 12

“He aprovechado la ocasión para ponerme a hojear de nuevo ‘El proceso’ y compararlo con la versión escénica de Gide.
Pero tampoco esta vez he logrado leer debidamente este libro; me deslumbra el sol de la metáfora genial que atraviesa
las nubes del Talmud, pero leerlo página a página, no, eso supera mis fuerzas. Algún día se sabrá por qué tanto grandes
artistas han escrito en nuestro siglo tantas obras ilegibles. Y por qué arte de magia esos libros ilegibles y no leídos han
pesado sobre nuestro siglo y son famosos (...)”

“A veces tengo la sensación de que entre nosotros los escritores existe un absurdo que distorsiona toda nuestra
actividad, y del cual no sabemos defendernos, pues es siempre anónimo (...)”

Milan Kundera intenta mediar entre Gombrowicz y Kafka tratando de persuadir al lector de que la novela es un arte que
nos permite comprender en su totalidad la naturaleza humana, pero el intento no da resultado. Ninguno de los dos
escritores llegó a formar una escuela o un movimiento pues eran solitarios.
Sin embargo, su obra expresa, según Kundera, una teoría estética similar: los dos eran poetas de la novela,
apasionados por la forma y por su novedad; cuidadosos de la intensidad de cada palabra de cada frase; seducidos por
la imaginación.

Pero a la vez, tanto Gombrowicz como Kafka, eran impermeables a toda seducción lírica: hostiles a la transformación de
la novela, alérgicos a todo ornato de la prosa; concentrados por entero en el mundo real, concibieron toda la novela
como una gran poesía analítica. Gombrowicz piensa de una manera un tanto diferente, se aleja de la idea totalizadora
sobre la novela que tiene Kundera, y poner una pica en Flandes.
“El escritor no existe, todo el mundo es escritor, todo el mundo sabe escribir. Si se escribe una carta a la novia, se hace
literatura; incluso diré más: cuando se habla o se cuenta una anécdota, se hace literatura, siempre es lo mismo. Por lo
tanto, pensar que la literatura es una especialidad o una profesión, es una inexactitud. Todos somos escritores (...)”

“Hay personas que no han escrito en toda su vida y, de golpe, hacen su obra maestra. Los otros son profesionales, que
escriben cuatro libros al año y publican cosas horribles. (...) Pero no entiendo qué quiere decir artista o escritor de
profesión. El hombre se expresa y lo hace por todos los medios, baila o canta, o pinta o hace literatura. Lo que importa
es ser alguien, para expresar lo que uno es, ¿no creen? Pero la profesión de escritor, no, no existe...”
Jean Paul Sartre creó lugares más o menos amplios para la conciencia, la culpa, y hasta el pecado, a pesar de su
ateísmo declarado.
“Estamos arrojados en el mundo, cara a cara con la otra persona; nuestra manera de surgir es una libre limitación de su
libertad (...)”
REVISTA CINOSARGO 13

“La noción de culpa y de pecado se origina en esta extraña situación. Soy culpable frente a la otra persona”
Pero el campeonato de la culpa lo gana Kafka por varios cuerpos cuando escribe “El proceso”
“Yo era culpable, abominable e intolerablemente culpable, sin causa y sin motivo... Yo no sabía en realidad en qué
consistía mi pecado, pero la ignorancia no impedía que fuera presa de un intenso sentimiento de culpa... Un día
escribí una carta de súplica al desconocido autor de mis sufrimientos, al Acusador, para pedirle que me dijera qué
crimen había cometido, pero no supe adónde enviarla y la destruí”
Sartre intenta arrebatarle el primer puesto a Kafka en este concurso de esquizofrenia, pero no puede.

“El conflicto es el sentido original del ser-para-otros, porque cada uno de nuestros proyectos limita la libertad del otro.
De esto surge el concepto de culpa. Por mi mera existencia en un mundo donde existen otras personas, soy culpable
hacia el otro... El pecado original es mi aparición en un mundo donde existe el otro, y cualesquiera que lleguen a ser
mis relaciones con él, no serán sino variantes del tema original de mi culpa”
Y cuando todos empezamos a decir por mi culpa, por mi grandísma culpa, entra Gombrowicz cazando mariposas.
Gombrowicz ya nos había explicado cómo funciona la forma en los casos de Hitler y de la creación literaria, ahora
agregamos otro caso más: Raskólnikov, para hablar de la culpa.

¿Raskólnikov se entrega a la policía porque tiene remordimientos de conciencia y siente culpa? Gombrowicz piensa
que no. Él se sentía culpable de que el crimen no le hubiera salido bien y no del crimen mismo, ¿por qué? Si no fue
por la conciencia, ¿qué fuerza lo obligó a. entregarse a la policía? Raskólnikov no está solo, se encuentra en medio
de un grupo de gente: Sonia, el juez de instrucción, la hermana, el amigo, la madre, un pequeño mundo.
La conciencia de los otros se le aparece como una representación cuyo contenido es la condena. Su propia
conciencia, en cambio, es una nebulosa, de ella no nace ninguna culpa. Pero, por el movimiento de la forma, los otros
empiezan a actuar sobre esa nebulosa, de a poco le van definiendo una naturaleza y una función a su conciencia
caótica.

Los otros le ponen como naturaleza la de criminal y como función la culpa. Se ve con los ojos de los otros. Cuando su
conciencia caótica se le va transformando por la intervención del grupo en una conciencia culpable, recién entonces
se empieza a comportar como culpable.
Raskólnikov siente que esa conciencia no es suya, pero la modificación de su comportamiento es para los otros
miembros una representación cuyo contenido es la criminalidad. En este juego de espejos, en este ida y vuelta, las
imágenes de las representaciones son cada vez más intensas y la función de culpabilidad se le hace irresistible.
“Pero, repito, no es el juicio de su conciencia, es un juicio surgido de un reflejo, un juicio de espejo (...)”

“En cuanto a mí, me inclinaría a considerar que la conciencia de Raskólnikov se manifiesta sólo en una cosa: cuando
se somete a esa conciencia artificial, interhumana, de espejo, como si fuera su propia conciencia legítima. Y en ello se
encierra toda la moraleja: porque el que ha matado a un hombre ahora cumple una orden nacida de la convivencia
humana. Y sin preguntar si es justa”
Encontrarle parecidos a Gombrowicz no es una tarea fácil pues no tiene un estilo que se pueda ubicar recurriendo a
los antecedentes, es más fácil encontrárselos a Kafka. La forma estilística de Kafka a la que podríamos clasificar
como la forma de la postergación infinita ha alimentado la imaginación de muchos escritores, entre otros a la de
nuestro Pato Criollo.
REVISTA CINOSARGO 14

A pesar de la desenvoltura con la que escribe y la facilidad con la que consigue que le publiquen lo que escribe, el
Pato Criollo conoce perfectamente bien las contrariedades que padecen muchos de sus colegas. En una de sus
novelas narra las desventuras de un joven escritor cuyo destino queda ligado a la conducta contradictoria de un
editor.
El editor recibe con entusiasmo la primera novela del autor, una historia que le parece genial, y le promete la firma
del contrato en no más de dos semanas, pero las cosas no suceden así. Los contactos entre el escritor y el editor se
van haciendo cada vez menos frecuentes, de semanas pasan a meses y de meses pasan a años, sin embargo, el
entusiasmo y la delicadeza con los que el editor trata al autor aumentan con el transcurso del tiempo.

Pero es justamente el transcurso del tiempo el que hace pasar al escritor de la condición de joven promesa a la de
autor entrado en años y, como si fuera poco, malogrado, una historia con un marcado aire kafkiano que me trajo a la
memoria “Un artista del hambre”. Kafka narra en este cuento los infortunios de un hombre que ayuna por falta de
apetito y que es exhibido en público como una rareza llamativa. Al final del relato ya nadie se interesaba por él, y lo
barren junto a la basura, un final que surgiere un cierto parentesco entre este faquir y los escritores malogrados.
La desesperación y el absurdo de los que la obra de Kafka parecen estar impregnados se consideran emblemáticos
del existencialismo. El anarquismo, del que durante un tiempo fue militante, tuvo influencia en su inspiración
individualista y antiburocrática.

Una parte importante de la crítica ha interpretado su obra bajo el prisma del judaísmo; otros han intentado darle una
interpretación a través del freudismo debido a sus conflictos familiares, y otros más como alegorías de una búsqueda
metafísica de Dios como propuso Thomas Mann.

Se pone énfasis repetidamente en el tema de la alienación y de la manía persecutoria en Kafka, sin embargo Kafka
representa mucho más que el estereotipo de figura solitaria que escribe movida por la angustia, su trabajo es mucho
más deliberado, subversivo y aun alegre de lo que parecía ser. Los biógrafos han comentado que Kafka, como otros
grandes escritores, tenía costumbre de leer capítulos del libro en el que estaba trabajando a sus amigos más
íntimos, y que la situación llegaba a ser cómica y concluía casi siempre en las risas de todos.
REVISTA CINOSARGO 15

De izquierda a derecha: Xuanxo Bardibia Garçelya, [Cónsul de Andalucía], Luis Arias Manzo [Sec. General Poetas del Mundo] Leticia Reyes
[consejala cultura Ayuntamiento de Moguer] y Olivier Herrera Marín [Embajador en España de Poetas del Mundo]

I ENCUENTRO EN ESPAÑA (MOGUER, HUELVA) DEL MOVIMIENTO “POETAS


DEL MUNDO”
Carlos Benítez Villodres - Cónsul de “Poetas del Mundo” de Málaga

Durante los días 18 al 21 de junio del presente año la bellísima, noble y laboriosa villa de Moguer
(Huelva), cuna de Juan Ramón Jiménez, acogió el I ENCUENTRO EN ESPAÑA DEL MOVIMIENTO
“POETAS DEL MUNDO”. A dicho Movimiento, fundado por su Secretario General, Luis Arias Manzo,
poeta y escritor chileno, pertenecen más de 5.000 poetas de más de 100 países de 5 continentes. El
jueves 18, en la Casa de Colón de Huelva, Luis Arias presentó, en rueda de presa, este I Encuentro
junto a Leticia Reyes, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Moguer, y Olivier Herrera Marín, poeta
y embajador en España del POETAS DEL MUNDO. “La palabra es una fuerza real, manifestó, Arias
Manzo, que influye en el destino del mundo y en el equilibrio del planeta (…) Además, ante un conflicto,
en el que los más débiles siempre son las víctimas, hay dos formas de actuar, con la razón y el diálogo
o con la fuerza, y el diálogo se construye con la palabra, materia prima del arte poético (…) El poeta no
se puede quedar aislado, en su rincón, observando cómo el proyecto humano se desmorona por el
abuso desmedido del hombre para encontrar siempre el beneficio, la ganancia y el lucro…”.

El día siguiente, se llevó a cabo la inscripción de los poetas asistentes a este I Encuentro en el Hall del
Teatro Felipe Godínez de Moguer, reconocido dramaturgo del Siglo de Oro español, compositor de
obras teatrales que se representaron en la Corte y en América. Cervantes destacó su “florido ingenio” al
hablar de su obra. Seguidamente se procedió, en una de las dependencias de dicho teatro, a la
presentación del programa oficial del Encuentro. Presidieron el acto Leticia Reyes, en representación
del alcalde de Moguer, Juan José Volante Padilla, Luis Arias, Olivier Herrera y el poeta Xuanxo Bardibia
Garçelya, cónsul de POETAS DEL MUNDO de Andalucía. Asistió al evento, además de los poetas
participantes, Ana Parrales, concejala de Turismo del ayuntamiento de Moguer.
Posteriormente a la comida de hermandad, y ya por la tarde, los poetas visitamos la “Casa-Museo
“Zenobia y Juan Ramón Jiménez”, guiados por María José, quien hizo su labor con suma ilusión,
simpatía y profesionalidad. Tras esta visita, los poetas admiramos el exterior y los interiores de la
Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Granada. Acto seguido, los asistentes al evento merendamos
dulces típicos del municipio de Moguer en la cafetería “Zaratán” de dicha localidad.
REVISTA CINOSARGO 16

Al anochecer, los poetas fuimos invitados a cenar en la Peña de Cante Jondo de la villa onubense,
fundada en 1975. Tras la misma, presenciamos un Festival de cante flamenco. Presidieron el acto
Álvaro Burgos, primer teniente alcalde del Ayuntamiento de Moguer, y Laura Rodríguez, cantaora y
presidenta de la Peña. Actuaron los cantaores Juan Hernández “Tragachinas”, Joaquín “Pipón” y Laura
Rodríguez, acompañados a la guitarra por Antonio Rodríguez, vicepresidente de la Peña. Ésta
celebrará, con motivo de las fiestas del pueblo, su XXXV Festival en la segunda quincena de julio del
año en curso.

Durante la mañana del sábado día 20 se realizó una lectura poética, por parte de todos los poetas
asistentes a este I Encuentro, en Fuentepiña, casa de verano de la familia de Juan Ramón Jiménez, al
lado del célebre pino centenario, junto al cual Juan Ramón enterró a Platero tras la muerte de éste.
Abrió el acto Luis Manuel de la Prada, abogado y ex presidente de la “Casa-Museo “Zenobia y Juan
Ramón Jiménez”, leyendo varios capítulos de “Platero y yo”. Presidió el acto Aurora Ruiz, concejala de
Recursos Humanos y Juventud del Ayuntamiento de Moguer y diputada provincial por Huelva.
Antes de la comida de confraternización, visitamos al poeta y escritor moguereño Francisco Garfias
López, Premio Nacional de Poesía en 1971 con su poemario “La Duda”. Es reconocido también como
investigador y editor de la obra de Juan Ramón Jiménez y Rabindranath Tagore. Tiene escrito más de
30 libros (poemarios, ensayos, biografías, novelas). Es miembro de instituciones literarias españolas y
extranjeras, como las “Academie Belge-espagnole de l"Histoire”, “Gran Duque de Alba”, “Academia de
Buenas Letras, Bellas Artes y Ciencias San Leandro” y “Sociedad Mexicana de Geografía”, entre otras.
Además, posee numerosos premios nacionales e internacionales.

Durante la tarde del día 20 visitamos el Monasterio de Santa Clara y el claustro manierista del
Convento de San Francisco, en donde se llevó a cabo una lectura poética por parte de todos los poetas
asistentes a este I Encuentro. Durante este acto Luis Arias Manzo nombró embajador de POETAS DEL
MUNDO en España a Olivier Herrera Marín. Asimismo, se incorporó al grupo de POETAS DEL
MUNDO, en el transcurso de este acontecimiento, Rafael Moreno, poeta y cantautor moguereño, quien
dio la bienvenida a los poetas asistentes.

El último día hubo, por la mañana, dos lecturas poéticas a cargo de los POETAS DEL MUNDO en su
visita a Moguer. Una en la Plaza del Cabildo, frente a la estatua de Juan Ramón Jiménez, y otra en la
Plaza del Marqués, frente al monumento a Zenobia Camprubí. Al finalizar ambas lectura y la comida de
hermandad, presidida por José Antonio Morales, teniente de alcalde y concejal de Sanidad y Medio
Ambiente del Ayuntamiento de Moguer, se procedió a la Clausura de este I ENCUENTRO EN ESPAÑA
DEL MOVIMIENTO “POETAS DEL MUNDO”.

Antes de finalizar esta crónica, quiero agradecer al Ayuntamiento de Moguer, en nombre de todos los
poetas asistentes a este Encuentro y en el mío propio, su entrega y apoyo totales, tanto logístico como
técnico, para lograr un éxito pleno en este I ENCUENTRO EN ESPAÑA DEL MOVIMIENTO “POETAS
DEL MUNDO”. Asimismo, nuestro agradecimiento por los obsequios recibidos, procedentes del mar y
de la tierra (sierra de Aracena) onubenses. Por siempre llevaremos dentro de nuestro corazón y de
nuestra mente a la villa de Moguer, a sus gentes, a sus autoridades y a aquellos moguereños que, de
una forma u otra, colaboraron en la celebración de este Encuentro.

Autor: Carlos Benítez Villodres


Más información en:
http://www.carlosbenitezvillodres.es/
REVISTA CINOSARGO 17

CARLOS LARRAÍN (o una serie de declaraciones


desafortunadas)
Cada cierto tiempo aflora en algún conservador ese pequeño cerdo fascista que todos llevamos
dentro. Esta vez, ha sido Carlos Larraín, presidente de Renovación Nacional quien ha mostrado su
hilacha autoritaria en una carta escrita a El Mercurio del 27 de mayo. En ella básicamente afirma
que las vejaciones sufridas por Michelle Bachelet no se comparan con las sufridas por Ana Frank
básicamente porque:

"Ana Frank era una niña y fue perseguida sólo por haber nacido judía, tremendo pecado. Michelle
Bachelet era mayor de edad y ya manifestaba opciones políticas antes de 1974. Su prisión fue
abusiva, pero sobrevivió y prosperó..."

O sea se desprende que: es lícito torturar a mayores de edad, de hecho los mayores de edad
deben sufrir menos que los menores, según la doctrina Larraín. Es lícito torturar a alguien por
manifestar opciones políticas, además de que si se sobrevive no vale como tortura. Esta es la
profunda ética de quienes prohíben la píldora del día después, condenan a la cárcel a las mujeres
que abortan, se niegan a repartir condones y que no quieren que se casen los homosexuales...

El gran escándalo provocado por Larraín se debe básicamente a que se atrevió a publicar su carta
en un diario de gran circulación, pero estas opiniones son emitidas y toleradas a diario en cafés,
tés, almuerzos, cenas familiares y conversaciones con la abuelita. Tras ellas operan misteriosos
mecanismos a parte del autoritarismo evidente y la absoluta falta de civilización que demuestran
estas opiniones. Sí, señor Larraín, usted es un bárbaro pre moderno, un filisteo, como diría mi
maestro.

Existe en la derecha -crecí en un hogar de derecha -una especie de pasmo ante la magnitud de
las violaciones a los derechos humanos. La gran mayoría de los derechistas vivió -yo también -los
setenta y ochenta como una era dorada guiada por un general heroico que nos libró de las garras
del comunismo. Las violaciones a los derechos humanos no eran sino propaganda del marxismo y
esto, aunque para muchos suene grotesco, lo creían muchos señores y señoras honestas, como
acaso el propio Carlos Larraín, quien pese, o tal vez precisamente debido a su barbarie, es un
señor honesto.
REVISTA CINOSARGO 18

Una vez entrada la democracia y a medida de que poco a poco se fue revelando la verdad, los
partidarios del dictador pasaron por las etapas que se han vuelto clásicas como la negación, la
rabia -no sé que otras más hay, que alguien más versado que yo en psicología me ayude -y
mientras que algunos llegaron a la aceptación, otros, como el señor Larraín, aterrizan
cómodamente en la justificación y entonces sus mentes racionalizan diciendo: "sí, pero no es lo
mismo"...

Pero es lo mismo. La tortura nunca tiene justificación, tal vez si dejaran de emplear el silicio Opus
Dei y de golpearse el pecho en sus capillas fashion con los curitas de moda, se darían cuenta de
que nada justifica torturar a otro ser humano y que el hecho de que lo haga el Estado es
especialmente reprobable en un gobierno moderno. Ellos quieren pensar que actuaron movidos
por un ideal superior, como por ejemplo el lucro capitalista de las transnacionales de las que son
accionistas o la mantención de sus privilegios latifundistas de derecho divino y quieren pensar que
todo está justificado por estos "ideales superiores".

Pero no. Estos ideales superiores no autorizan al secuestro de las personas, al secuestro de la
palabra ni el secuestro de la verdad. Entiendo perfectamente al pinochetista ignorante de los
ochenta, pero a estas alturas no tiene perdón de la hipótesis poco funcional -dios -seguir
manteniendo ciertas opiniones. Tampoco tiene perdón ante tribunales más funcionales como la
Razón o ese supuesto Derecho Natural al que el señor Larraín dijo adscribir en Tolerancia Cero.

Tal vez el problema está en quienes no eran ignorantes, en quienes sí sabían, pero que guiados
por esos complejos mecanismos que ni la Psicología ni las neurociencias acaban de descifrar, lo
justificaron o simplemente miraron para otro lado. La estrategia más inteligente que puede tener la
derecha es la de su candidato presidencial: hacerse el tonto con estos problemas, haber votado
que no y no discutir un asunto que es indefendible lisa y llanamente. Después de todo, el tema
pierde vigencia, las víctimas y sus familias también quieren olvidar o simplemente se han muerto,
la sociedad no resiste algo tan duro por tanto tiempo y parece que el gobierno ya encontró todas
las fosas comunes, porque ya no aparecen más -corríjanme si me equivoco, dejé de ver las
noticias hace mucho.

Sería mucho más fácil dejar que el tema se vaya solo al olvido; el Gobierno ha cometido sus
propios pecados y componendas, tiene literalmente alguna del año que le pidan y ha cometido
bastantes errores como para nutrir a una oposición inteligente... pero no es fácil encontrar
inteligencia en muchos píos personeros de la oposición. No falta el derechista que saca a relucir el
tema de los derechos humanos y que siempre, como no es imposible de predecir, pierde. Parece
que más que una estupidez, se trata de un acto fallido, de esos de los que hablan los
psicoanalistas, de una pulsión incontrolable ocasionada por esos mecanismos insondables del
inconsciente... ¿culpa tal vez?

Autor: Arturo Ruiz


REVISTA CINOSARGO 19

Escrito por Rolando Gabrielli

Rolando Gabrielli
Hace mucho frío
cuando
es
artaud
el muerto
que
sopla.
A.A.
La poesía, a partir de un cierto nivel, se burla de la salud mental del poeta, decía Andrés
Breton. Para la poesía, los únicos escollos serán la banalidad y el consentimiento universal,
contestaba Breton un cuestionario, que partía de una pregunta si Antonin Artaud "había pasado
del otro lado". Seguramente si había entrado en la locura, traspasado los límites reconocidos
por una autopista. ¿Exceso de velocidad? Los límites de la poesía, para Breton están más allá
de la razón humana. Los más bellos cantos, advertía en ese entonces el padre del
Surrealismo, son a menudo "los más extraviados". Rimbaud, Holderlin, Van Gogh,
Lautreamont, cita y ejemplifica lo más próximo al delirio.
(Mientras leo lo que dice Breton, ve el rostro de Artaud, no el del actor, sino el del poeta que
arrastraba como una llama inagotable de fuego y dolor) Breton considera que si pasó del otro
lado cuando venía en el barco de Irlanda en 1937 de regreso a casa.
La fotografía que cierra esta muerta arbitraria muestra los estragos del electroshocks a que fue
sometido Artaud y a ello se refiere Breton, su salvador de que no lo mataran, según cuenta
Antonin Artaud, en Cartas de Rodez, a su mamá. Se queja de los malos tratos de la policía
francesa que lo mantuvo recluido con camisa de fuerza y lo trataba de envenenar. Cuenta que
esos malos tratos los recibió y sufrió otras desgracias, donde señala también a la policía
inglesa, por su búsqueda espiritual en Dublín, donde reconoció la existencia del Santo Grial.
REVISTA CINOSARGO 20
REVISTA CINOSARGO 21

(La Pizarnik llegó a confesar que odiaba la poesía. "Es para mí una condena a la
abstracción".Y además me recuerda esa condena. Y además me recuerda que no puedo
«hincar el diente» en lo concreto. Si pudiera hacer orden en mis papeles algo se salvaría.
Y en mis lecturas y en mis miserables escritos») ...(esta lúgubre manía de vivir /esta
recóndita humorada de vivir/ te arrastra Alejandra no lo niegues...te remuerden los días /te
culpan las noches/ te duele la vida tanto tanto desesperada ¿adónde vas? desesperada
¡nada más!)
Alejandra Pizarnik considera que la obra de Artaud, comparable a la de Van Gogh, es real
en cuanto implica los "temibles caminos de la pureza, de la lucidez, del sufrimiento, de la
paciencia..." En su escrito, que es más que un canto de admiración, casi una oración sin
padre nuestro, Pizarnik recurre a un viejo amigo de Artaud, Andre Gide, quien describe un
encuentro que tuvo el 13 de enero de 1947 después de abandonar el hospicio de Rodez..
"Hacía mucho que yo conocía a Artaud, y también su desamparo y su genio. nunca hasta
entonces me había parecido más admirable. Su alta silueta desgarbada, su rostro
consumido por la llama interior, sus manos de quien se ahoga, ya tendidas hacia un
inasible socorro, ya retorciéndose en la angustia, ya, sobre todo, cubriendo estrechamente
su cara, ocultándola y mostrándola alternativamente, todo en el narraba la abominable
miseria humana, una especie de condenación inapelable, sun otra escapatoria posible que
un lirismo arrebatado del que llegaban al público sólo fulgores obscenos, imprecatorios y
blasfemos. Y ciertamente, aquí se reencontraba el actor maravilloso en el cual podía
convertirse este artista: pero era su propio personaje lo que ofrecía al público, en una
suerte de farsa desvergonzada donde se transparentaba una autenticidad total.
En una página impecable de Gide, autor de Los monederos falsos y gran viajero,
especialmente al África dice que al concluir la sesión, el público callaba, pero se interroga:
¿Qué se hubiera podido decir? Se acaba de ver, describe, a un hombre miserable,
atrozmente acudido por un dios, como en el umbral de una gruta profunda...
¿Quién soy?
¿De dónde vengo?
Soy Antonin Artaud
y a penas yo lo digo
como se decirlo
inmediatamente
verán mi cuerpo actual
estallar
y recogerse
bajo diez mil aspectos notorios
un cuerpo nuevo
en el que ustedes no podrán
nunca jamás
olvidarme.
A.A.
REVISTA CINOSARGO 22

VISITE LAS BITÁCORAS DE CINOSARGO


VISITE LA SANTÍSIMA TRINIDA
AD DE LAS CUATRO ESQUINAS
EDITORIAL CINOSARGO ©