Talampaya:  la  otra  historia  de  Erks,  es  propiedad  intelectual  de  su   autor,  Ricardo  González  Corpancho.     Obra  protegida  de  acuerdo  a  la  ley    11.723     Esta  es  una  versión  digital  del  libro  impreso,  creada  para  su  libre   difusión  y  sin  ánimos  de  lucro.  

                                         

2  

 

Ricardo  González  
             

TALAMPAYA  
                         

LA  OTRA  HISTORIA  DE  ERKS  

      3  

                             
TALAMPAYA:  LA  OTRA  HISTORIA  DE  ERKS     Ricardo  González   Primera  Edición,  Buenos  Aires,  octubre  de  2013   ECIS  Publicaciones     Idea  de  tapa:  Ricardo  González   Diseño  final:  www.woohustudio.com  
Fotografía  original  de  Cristian  Belluco:  petroglifos  de  Talampaya  y   avistamiento  de  una  nave  de  plasma,  registrado  durante  el  encuentro   internacional  celebrado  el  7-­‐9  de  septiembre  de  2013.  

  Sitio  web  de  Ricardo  González:   www.legadocosmico.com    
Ninguna  parte  de  esta  publicación,  incluido  el  diseño  de  cubierta,  puede  ser   reproducida,  almacenada  o  transmitida  en  manera  alguna  ni  por  ningún   medio  sin  previa  autorización  escrita  del  autor.  

  Versión  PDF  del  original  impreso  /  Buenos  Aires,  Argentina  

   

4  

           

  "ʺ...  Me  aclararon  que  esta  ciudad  azul,  tiene  jurisdicción  bajo  su  de-­‐‑ pendencia,  las  ciudades  intraterrenas  que  están  en  el  lugar  conoci-­‐‑ do  como  Talampaya,  en  La  Rioja…."ʺ         Ángel  Cristo  Acoglanis   De  “Los  Diarios  de  Erks”.  

   

   

5  

  A  Paola  Miniccelli,  Joaquín  Drugueri  y  Flor  Giménez,  y  a  todos  los   caminantes  que  se  congregaron  en  Talampaya  para  el  Concilio  del   Nuevo  Tiempo.   7-­‐‑9  de  septiembre,  2013     Y  a  Sol,  mi  bendición,  mi  compañera  de  ruta…  

   

6  

 

Agradecimientos    

Mi  especial  agradecimiento  a  los  grupos  de  contacto  de  la  Argenti-­‐‑ na,   porque   ellos   sostuvieron   esta   tarea   de   “activar”   el   Retiro   Inte-­‐‑ rior,  que  hoy  abre  sus  puertas  para  que  su  mensaje  se  difunda.  Un   mensaje   que   va   más   allá   del   “fenómeno   ovni”,   y   que   procura   en-­‐‑ cender  en  nosotros  el  real  sentido  de  nuestras  vidas.  Ése,  y  no  otro,   es  el  objetivo  de  los  encuentros  cercanos:  ver  adentro.     A   los   guardaparque   y   autoridades   del   Parque   Nacional   Talampa-­‐‑ ya,  porque  fueron  valientes  para  contarnos  sus  extraordinarias  vi-­‐‑ vencias  en  el  lugar,  y  por  todas  las  facilidades  que  nos  entregaron,   en   estos   años   de   tantos   viajes,   para   desarrollar   nuestra   investiga-­‐‑ ción.  La  Talampaya  “invisible”  se  da  a  conocer  hoy  al  mundo.    

 

   
 

         
    7  

Índice  

Prólogo:  una  búsqueda  de  20  años    

                           9       I:  Bases  extraterrestres  en  la  Tierra                              12   II:  Los  intraterrestres  y  sus  centros  de  iniciación                          25   III:  Irdin:  la  lengua  cósmica                                34     IV:  El  Portal  de  Talampaya                                43   V:  El  Concilio  del  Nuevo  Tiempo                              52   VI:    La  masa  crítica  después  del  2012                              83   VII:  La  conexión  con  Erks                                92     VIII:  La  invitación  al  Belukha                                                                            110   IX:  El  renacimiento  de  Shambhala                          118         Epílogo:  Creer  es  crear                                                    131     Nota  del  autor:                              139     Apéndice:  Las  Leyes  de  Erks:                            140 Sobre el autor: 154

 

 
    8  

Prólogo     Una  búsqueda  de  20  años  

 

Lo  recuerdo  muy  bien.  Corría  el  mes  de  noviembre  de  1993.   Me  encontraba  en  la  oficina  de  una  conocida  empresa  argen-­‐‑ tina  que  abría  operaciones  en  la  ciudad  de  Lima.  Me  habían   llamado   para   una   entrevista   de   trabajo.   En   ese   entonces   era   estudiante  de  Mercadotecnia  y  tenía  19  años.     En  la  sala  de  espera,  me  entretuve  con  libros  turísticos  sobre   la  Argentina.  Nunca  había  visitado  el  país.  Pero  sí  mi  padre,   que  siguió  estudios  de  medicina  en  la  Universidad  de  La  Pla-­‐‑ ta  y  quedó  enamorado  de  esas  tierras.  Mientras  revisaba  fo-­‐‑ tografías  de  las  cataratas  de  Iguazú  o  los  glaciares  patagóni-­‐‑ cos,  no  me  imaginaba  que  terminaría  años  más  tarde  vivien-­‐‑ do  en  Buenos  Aires.  Cosas  del  destino…     De  pronto,  una  imagen  capturó  toda  mi  atención…  Me  que-­‐‑ dé  casi  congelado  con  el  libro  de  fotografías,  abierto  en  la  mi-­‐‑ tad,  mostrando  un  lugar  que  sentía  conocer…  ¿Cómo  era  po-­‐‑ sible?     Un  enorme  cañón  de  rocas  rojizas  me  había  hipnotizado.  Y  la   sensación  de  estar  siendo  “hechizado”  por  ese  paisaje  se  in-­‐‑

   

9  

crementó   cuando   vi  los   desconcertantes   petroglifos   que   ate-­‐‑ sora:   seres   ataviados   de   ropajes   extraños   parecían   saludar,   indicando,  tal  vez,  que  venían  de  lejos…     Desde   un   primer   momento   “supe”   que   no   eran   representa-­‐‑ ciones  rituales  de  chamanes  o  curanderos…     “Sabía”  que  aquello  había  llegado  del  cielo…       Apurado,   busqué   el   nombre   del   lugar   en   el   libro   y   nunca   más  lo  olvidé:  Talampaya.     Siendo   un   muchacho   que   llevaba   poco   tiempo   investigando   el  enigma  de  los  no-­‐‑identificados,  mi  interés  por  ese  lugar  de   poder   en   la   Argentina   era   comparable   con   las   pirámides   de   Egipto,  la  muralla  china  o  los  viejos  templos  mayas  de  Méxi-­‐‑ co.  Hoy,  20  años  más  tarde   ⎯y  luego  de  haber  visitado  mu-­‐‑ chos  santuarios  de  poder  en  todo  el  mundo⎯,  sigo  pensando   que  Talampaya  es  un  lugar  único  y  especial.     Tuvieron  que  pasar  varios  años  desde  que  aquel  libro  de  fo-­‐‑ tografías  “activara”  mi  conexión  con  Talampaya  para  visitar   la  Argentina.  Desde  el  año  2000,  insistí  a  los  grupos  de  con-­‐‑ tacto  de  ese  país  para  hacer  un  viaje  al  lugar  e  investigarlo  en   profundidad.   Mi   recordada   amiga   Silvia   Verlengia,   de   Bue-­‐‑ nos  Aires,  me  escuchó,  y  gracias  a  su  grupo  del  barrio  de  11,   concretamos  la  primera  incursión  en  octubre  de  2002.  Luego   se  “desencadenarían”  otras  aproximaciones  y  contactos,  has-­‐‑

   

10  

ta  que  hallé  un  vínculo  poco  conocido  entre  Talampaya  y  los   misterios  de  Erks:  el  centro  intraterreno  del  Cerro  Uritorco.       Este  pequeño  libro  es  una  síntesis  de  la  información  reunida   en  tantos  años  de  trabajo.  Sé  que  ayudará  a  aclarar  el  panora-­‐‑ ma   sobre   Talampaya,   ya   que   han   circulado   distintos   artícu-­‐‑ los  y  reportes  en  internet,  inspirados  en  nuestros  viajes  y  ex-­‐‑ periencias,   pero   no   siempre   fieles   a   la   información   original   recibida.     Esta   iniciativa   ha   sido   orientada   por   los   hermanos   mayores   del   cosmos,   que   se   hicieron   presentes   en   el   encuentro   inter-­‐‑ nacional   que   desarrollamos   en   el   mismísimo   Parque   Nacio-­‐‑ nal  Talampaya.  Nunca  antes  había  ocurrido  algo  así.  Este  en-­‐‑ cuentro  marcó  el  momento  para  dar  a  conocer  la  otra  historia   de   Erks,   que   se   inicia   hace   millones   de   años   con   una   visita   extraterrestre  en  Talampaya…     Hoy   comprendo,   que   la   “certeza   interior”   que   experimenté   cuando   ví   por   primera   vez   esa   fotografía   de   los   petroglifos,   no  sólo  era  correcta,  sino  la  “punta  del  iceberg”…     Es  momento  de  desvelar  el  enigma,  y  que  su  mensaje,  llegue   a  todos.              

   

11  

Capítulo  I     Bases  extraterrestres  en  la  Tierra  

Nuestro   planeta   tiene   alrededor   de   4.500   millones   de   años.   Obedeciendo  a  las  “cifras  oficiales”,  el  ser  humano,  como  un   ser  bípedo  primitivo   ⎯el  llamado   Australopithecus,  que  vivió   en   las   sabanas   arboladas   del   este   de   África⎯,   tiene   apenas   unos   4   millones   de   años   de   antigüedad.   En   otras   palabras,   llevamos  muy  poco  tiempo  aquí…     Talampaya  tiene  250  millones  de  años.  De  hecho,  fue  testigo   de  la  división  del  supercontinente  Pangea.  Su  emplazamien-­‐‑ to   comprende   la   cuenca   geográfica   Triásica,   que  es   conside-­‐‑ rada   por   científicos   de   todo   el   mundo   como   uno   de   los   pa-­‐‑ raísos  más  importantes  en  “material  geológico”.  Como  es  de   suponer,   Talampaya   cuenta   con   rocas   que   documentan   la   evolución   del   planeta   a   lo   largo   de   millones   de   años.   Ade-­‐‑ más,   es   un   importante   yacimiento   paleontológico.   Entre   los   fósiles  descubiertos  se  encuentra  el  Lagosuchus  Talampayensis,   uno   de   los   primeros   dinosaurios   que   habitó   la   Tierra   en   los   inicios   del   triásico;   también,   se   encontraron   fósiles   de   tortu-­‐‑ gas  con  una  antigüedad  de  210  millones  de  años,  como  la  Pa-­‐‑ laeocheris  Talampayens.  

   

12  

Gracias  al  hallazgo  de  todos  estos  animales  desconocidos  pa-­‐‑ ra  la  ciencia,  se  está  permitiendo  completar  uno  de  los  estu-­‐‑ dios   más   interesantes   de   la   Paleontología:   cómo   y   cuándo   surgieron   los   primeros   dinosaurios.   Y   ampliar   los   conoci-­‐‑ mientos  sobre  los  “reptiles  mamiferoides”,  de  cuyo  tronco   básico  aparecieron,  posteriormente,  los  mamíferos.     Incluso,   en   la   entrada   del   Parque   Nacional   Talampaya,   hay   un  Museo  con  información  sobre  los  dinosaurios  que  allí  ha-­‐‑ bitaron  1.  Esa  región  fue  un  crisol  de  criaturas  impensables…     Si  nuestro  planeta  recibió  en  el  pasado  visitas  de  otros  mun-­‐‑ dos,  y  si  aquellos  seres  de  las  estrellas  venían  con  propósitos   científicos,   Talampaya   pudo   haber   sido   un   lugar   ideal   para   estudios   geológicos   y   biológicos,   en   una   época   en   que   los   seres  humanos,  sencillamente,  no  existíamos…     De  acuerdo  a  los  mensajes  que  recibimos  en  la  experiencia  de   contacto,   nuestro   Sistema   Solar   ya   fue   visitado   por   seres   de   Orión  hace  unos  65  millones  de  años.  Curiosamente,  en  el  fi-­‐‑ nal  de  la  “Era  de  los  Dinosaurios”   2.  Pero  luego  descubrimos   que  hubo  otras  misiones  extraterrestres  más  antiguas…     ¿Por  qué  le  interesaba  a  los  extraterrestres  una  zona  en  don-­‐‑ de  vivían  los  dinosaurios?  ¿Y  por  qué  la  expedición  de  Orión  

                                                                                                               
www.lariojaesnoticia.com.ar/share_noticia.asp?id=7309&acc=Imprimir     Charlie   Paz   Wells,   co-­‐‑fundador   con   su   hermano   Sixto   del   hoy   disuelto   Grupo   Rama,   lo   explica   así   en   su   libro   “Os   Semeadores   de   Vida”,   Capítulo   VII,  pág  148  (Icone  Editora,  Sao  Paulo,  1988).  
1 2

   

13  

parecía  coincidir  con  la  caída  del  “cuerpo  celeste”  que  puso   en  jaque  a  los  reptiles  gigantes  en  la  Tierra?     Desde   nuestra   primera   expedición   a   Talampaya,   en   el   año   2002,   empezamos   a   confirmar   nuestras   informaciones   pre-­‐‑ vias  y  los  entretelones  de  esta  historia.  Una  historia  “imposi-­‐‑ ble”,   que   pude   “hilar”   con   más   detalle   luego   de   un   nuevo   viaje  que  realicé  a  las  pirámides  de  Egipto  y  el  Monte  Horeb   en  la  Península  del  Sinaí  en  marzo  de  2003.     En   el   interior   de   la   Gran   Pirámide,   en   la   llamada   “Cámara   del  Rey”,  viví  una  experiencia  extraordinaria  que  me  permi-­‐‑ tió   ser   “proyectado”   espiritualmente   hacia   las   estrellas   de   Orión.   Fue   un   contacto   programado   para   que   pudiera   acce-­‐‑ der   a   información   de   origen   extraterrestre.   En   esa   inolvida-­‐‑ ble  vivencia  ⎯que  nos  aportó  datos  importantísimos  sobre  el   Plan   Cósmico⎯,   se   me   habló   de   viejas   bases   extraterrestres   en  la  Tierra.  Además  de  Egipto,  los  seres  que  me  “guiaban”   en  ese  contacto,  me  hablaron  de  Talampaya3.     De  acuerdo  a  todo  esto,  Talampaya  habría  sido  en  el  pasado   una   importante   “instalación   subterránea”   de   origen   extrate-­‐‑ rrestre.   Con   el   tiempo,   el   inmenso   “bunker”   pasaría   a   estar   bajo   la   supervisión   de   la   Hermandad   Blanca,   ya   que   en   él   quedaron  herramientas  de  poder  y  tecnología  que  debían  ser   custodiados.   Eran   los   tiempos   de   “Ankar”,   el   antiguo   nom-­‐‑
3

                                                                                                                  El  relato  de  esta  experiencia  fue  publicado  en  2003  con  el  nombre  “Infor-­‐‑

me  Mintaka”,  y  luego  ampliado  en  mi  libro  “Nuestros  Lazos  Extraterrestres”   (Ecis  Publicaciones,  Buenos  Aires,  2004).  

   

14  

bre  de  esa  región  que  más  tarde  se  transformará  en  un  Retiro   Interior.  Tenía  sentido  ir  allí…     El  30  de  septiembre  del  2000,  en  Buenos  Aires,  los  Guías  ex-­‐‑ traterrestres   ya   me   adelantaban   en   una   comunicación   que   debíamos  conectar  con  los  puntos  aún  no  “activos”  de  la  Ar-­‐‑ gentina  para  acceder  a  su  información  y  enlazar  los  procesos.       El  mensaje  decía:    
“La  misión  requiere  que  diversos  puntos  de  poder  en  la  Ar-­‐‑ gentina   sean   activados   y   enlazados.   Ello   lo   irán   recibiendo   en   la   medida   que   vuestro   trabajo   sea   constante   y   estén   dis-­‐‑ puestos  a  asumir  nuevas  responsabilidades  y  compromisos.     Vuestra  misión  es  en  cada  lugar  donde  se  encuentren,  por  lo   tanto  estén  atentos  a  las  claves  que  podrían  llegar  y  que  mu-­‐‑ chas  veces  dejan  pasar  sin  darle  la  debida  importancia.     …Procuren   integrarse   más   como   grupo   para   ir   compren-­‐‑ diendo  y  sintiendo  la  parte  que  les  toca.  Entonces,  cuando  se   encuentren  listos,  serán  convocados  para  conectar  con  aque-­‐‑ llos  lugares  de  los  que  les  hablamos.   Recorrerán   Argentina,   y   se   llevarán   más   de   una   sorpresa   al   encontrar  aquello  que  creían  no  existía.     Hay   muchos   puntos   que   los   aguardan,   existen   conocimien-­‐‑ tos   que   los   esperan,   y   más   importante   aún,   un   proceso   que   está  en  marcha  y  que  depende  de  cada  esfuerzo”.(Oxalc).    

   

15  

Al   año   siguiente,   en   el   2001,   ante   nuestras   consultas   los   ex-­‐‑ traterrestres   empezaron   a   hablar   de   Talampaya   en   comuni-­‐‑ caciones   recibidas   por   distintos   miembros   de   los   grupos   de   contacto.  Todo  ello  precipitará  la  expedición  de  2002,  que  ya   mencioné,   y   que   fue   muy   importante   por   haber   sido   la   pri-­‐‑ mera   aproximación   “consciente”   a   esa   antigua   base   extrate-­‐‑ rrestre.     En  ese  viaje,  además  de  un  importante  archivo  fotográfico  de   los   petroglifos   y   testimonios   de   los   guardaparque   sobre   he-­‐‑ chos  “sobrenaturales”,  recibimos  los  primeros  datos  sobre  la   historia  de  Ankar  ⎯los  extraterrestres  llamaron  a  ese  archivo   “La  Esfera  del  Conocimiento”⎯,  un  primer  peldaño  de  com-­‐‑ prensión   para   redescubrir   por   qué   Talampaya   y   la   cercana   “Ciudad  Perdida”  eran  tan  importantes.     Esa   expedición   fue   conformada   por   María   Esther   Yrigoyen   de  Bariloche,  Amalia  Michel  de  Entre  Ríos,  Silvia  Verlengia  y   Cristián  Sánchez  Barros  de  la  ciudad  de  Buenos  Aires.  Yo  fui   el  único  extranjero.  Estuvimos  en  la  zona  cinco  días,  del  9  al   13  de  octubre4.     Recuerdo   ese   viaje   con   mucho   cariño.   Ha   transcurrido   más   de   una   década   desde   que   acampamos   en   medio   de   la   nada     ⎯no   existían   las   modernas   instalaciones   que   hoy   ofrece   el   Parque   Nacional⎯,   con   una   vista   de   los   murallones   de   Ta-­‐‑

                                                                                                               
 Curiosamente,  luego  de  haber  visitado  Talampaya,  viajamos  hacia  Capi-­‐‑ lla  del  Monte,  y  allí  continuamos  nuestras  investigaciones.  Desde  un  prin-­‐‑ cipio  intuimos  la  conexión  con  Erks.  
4

   

16  

lampaya   y   un   cielo   estrellado   que   nos   permitió   constatar   la   presencia  de  los  Guías  del  cosmos.       Ahora  bien:  ¿Por  qué  se  estableció  esa  base  extraterrestre  en   Talampaya?   ¿Qué   conexión   existe   con   los   dinosaurios   y   el   arribo  de  la  misión  científica  de  Orión?  ¿Por  qué  en  mi  expe-­‐‑ riencia  de  contacto  en  Egipto  surgió  Talampaya  como  un  lu-­‐‑ gar  “clave”  para  comprender  nuestro  pasado  extraterrestre?       Experimentos  genéticos     De  acuerdo  a  los  seres  del  cosmos,  fuimos  visitados  desde  la   noche  de  los  tiempos.  Nuestro  planeta,  en  una  época  tempra-­‐‑ na  de  formación,  habría  recibido  a  distintas  misiones  científi-­‐‑ cas  de  la  llamada  “Confederación  de  Mundos  de  la  Galaxia”.   El  objetivo  era  ayudar  al  planeta  para  crear  las  mejores  con-­‐‑ diciones  de  vida.     Cuando   estas   “condiciones”   fueron   auspiciosas,   los   extrate-­‐‑ rrestres   sembraron   patrones   de   vida   de   sus   mundos   de   ori-­‐‑ gen.  La  Tierra,  cual  “laboratorio  natural”  predestinado,  cobi-­‐‑ jó  a  esas  moléculas  auto-­‐‑replicantes  que  se  mezclaron  con  las   primeras  formas  de  vida  que  surgieron  en  el  planeta.  Es  de-­‐‑ cir:  nuestro  mundo  permitió  que  tanto  formas  de  vida  de  ori-­‐‑ gen   extraterrestre   como   manifestaciones   propias   que   se   en-­‐‑ gendraron  en  su  seno,  coexistieran.    

   

17  

Los  extraterrestres  estaban  interesados  en  ver  material  orgá-­‐‑ nico  de  sus  mundos  de  origen  adaptarse  y  crecer  en  la  Tierra   bajo  “reglas  distintas”.  Desde  luego,  la  agenda  apuntaba  a  la   posterior  aparición  del  ser  humano.     Según  ellos,  el  hombre  debía  ser  una  “síntesis”  del  Universo,   y   desarrollarse   en   un   “mundo   escuela”   como   la   Tierra   para   hallar  el  equilibrio  interrumpido  en  la  evolución.  Los  extrate-­‐‑ rrestres   sólo   ejecutaban   la   parte   física   de   este   proyecto.   Los   designios  provenían  de  planos  superiores.  Por  esta  razón,  la   presencia  de  seres  de  otros  mundos  en  la  Tierra,  colaborando   en   nuestro   surgimiento   como   especie,   no   contradice   la   exis-­‐‑ tencia  de  lo  divino.     Pero  antes  de  que  surgiera  el  hombre,  una  especie  se  adueñó   del   planeta,   poniendo   en   riesgo   nuestra   aparición:   los   dino-­‐‑ saurios.     Aquellas  criaturas   ⎯muchas  de  ellas  gigantescas⎯,  domina-­‐‑ ron   los   ecosistemas   terrestres   de   la   Era   Secundaria   durante   unos  160  millones  de  años…  Curiosamente,  una  de  las  prin-­‐‑ cipales   características   de   los   dinosaurios   es   la   propiedad   de   tener   las   patas   situadas   en   posición   vertical   por   debajo   del   cuerpo,  como  los  mamíferos,  y  no  hacia  los  costados,  como  la   mayor   parte   de   los   reptiles.   Los   dinosaurios   eran   reptiles   originariamente  bípedos  e  iban  en  camino  a  la  evolución.   ¿Y   si   esas   criaturas   no   se   hubiesen   extinguido   luego   de   su   largo  reinado  en  la  Tierra?  ¿El  ser  humano  habría  aparecido?  

   

18  

¿Los   dinosaurios   habrían   dado   el   “salto”   hacia   una   especie   “reptil-­‐‑humanoide”?     Hay  diversos  estudios  que  ponen  en  relieve  esa  posibilidad:   si  no  hubiesen  desaparecido  los  dinosaurios,  nosotros  no  es-­‐‑ taríamos  aquí5.     La  información  que  manejamos,  es  que  expediciones  científi-­‐‑ cas  extraterrestres  vinieron  a  la  Tierra  interesadas  en  realizar   estudios  en  los  dinosaurios.  Pero  la  expedición  de  los  oriones   no  estaba  en  los  planes  de  la  Confederación.   Entrando  y  saliendo  de  nuestro  tiempo,  los  científicos  estela-­‐‑ res   que   seguían   a   los   dinosaurios   fueron   controlando   y   ob-­‐‑

                                                                                                               
  A   comienzos   de   la   década   de   1980,   el   paleontólogo   Dale   Russell,   con-­‐‑ servador  de  la  colección  de  fósiles  de  vertebrados  del  Museo  Nacional  de   Canadá  en  Ottawa,  exploró  la  posibilidad  de  que  los  dinosaurios,  de  haber   sobrevivido,   y   de   haberse   hecho   más   inteligentes   ⎯como   se   supone   em-­‐‑ pezó   a   ocurrir   con   el   Troodon⎯,   finalmente   habrían   tenido   que   erguirse   para   contrarrestar   el   equilibrio   de   su   pesada   cabeza,   y   se   habrían   trans-­‐‑ formado   en   “reptiles   humanoides”.   Así,   se   habría   dado   la   aparición   de   una   estructura   similar   a   la   de   los   hombros,   para   permitir   que   el   “dino-­‐‑ sauroide”  arrojara  objetos.         Haciendo  una  proyección  sobre  la  posible  evolución  de  otras  característi-­‐‑ cas  de  esta  especie,  Russell  llegó  a  un  modelo  de  bípedo  reptil  con  un  ce-­‐‑ rebro   grande   y   ojos   enormes,   manos   de   tres   dedos,   ausencia   de   genitales   externos  (típico  de  los  reptiles)  y  ombligo  (ya  que  algunos  reptiles  moder-­‐‑ nos  presentan  placenta,  y  esto  último  habría  sido  necesario  para  permitir   el  nacimiento  de  jóvenes  con  grandes  cavidades  craneales).  ¿Los  dinosau-­‐‑ rios  eran  el  recuerdo  de  viejas  civilizaciones  extraterrestres  de  Rigel?    
5

   

19  

servando   su   evolución,   hasta   que   los   oriones   decidieron   in-­‐‑ tervenir,   directamente,   en   la   genética   de   aquellas   criaturas,   con   la   intención   de   hacerlas   “a   su   semejanza”.   Buena   parte   de   esos   científicos   provenían   del   sistema   de   Rigel,   a   unos   700-­‐‑900   años   luz   de   la   Tierra.   La   apariencia   de   esa   civiliza-­‐‑ ción   extraterrestre   es   reptiloide.   Los   dinosaurios   terrestres,   por  lo  tanto,  les  recordaba  sus  orígenes  primitivos.     Debo  aclarar   ⎯por  la  literatura  ufológica  que  inunda  actual-­‐‑ mente  internet⎯,  que  un  ser  del  cosmos  con  apariencia  reptil   no  necesariamente  tiene  que  ser  una  entidad  violenta  y  ma-­‐‑ ligna.   Hay   de   todo   en   el   Universo,   pero   la   misión   de   Rigel   sólo   tenía   un   interés   científico   en   una   especie   que   les   recor-­‐‑ daba,  como  dije,  su  génesis  biológica.  Talampaya  fue  uno  de   los  principales  escenarios  de  sus  estudios.     La  conflagración  vino  después.  Y  fue  precipitada,  aunque  re-­‐‑ sulte   increíble,   por   la   propia   Confederación…   Una   decisión   estratégica   para   “eliminar”   a   los   dinosaurios   y   asegurar   la   posterior  aparición  del  hombre  ⎯el  “proyecto  lemuriano”  en   África6⎯,  sería  el  eje  de  un  enfrentamiento  de  posturas  entre   distintas   civilizaciones   extraterrestres.   Iremos   comprendien-­‐‑ do  la  trama  más  adelante…   Instalaciones  extraterrestres  ayer:  centros  de  la  Hermandad   Blanca  hoy.  
6  He  publicado  información  sobre  ese  episodio  en  África  que  involucra  la  

                                                                                                               

aparición  del  ser  humano  y  su  posterior  historia  en  Atlántida  y  Mu  en  mi   libro:  “Kayona  y  los  Dioses  de  Mu”,  ECIS  Publicaciones,  Buenos  Aires,  junio   2013.  

   

20  

  Benjamín   Solari   Parravicini,   el   célebre   sensitivo   argentino,   recibió  esta  intrigante  psicografía  en  1959:    

  “Razas  extraterrestres  regresarán  a  la  Tierra.  Ellas  ocuparán  ciudades  sub-­‐‑ terráneas  que  de  ellas  fueron,  y  aún  habitadas  por  sus  naturales  aclimata-­‐‑ dos.  Bajarán  para  restablecer  costumbres  que  fueron  superiores  a  las  nues-­‐‑ tras,  hoy  desaparecidas.  Las  manifestarán  en  forma  telepática…  Será  en  el   2000”.  

 

Suelo   citar   el   contenido   de   está   psicografía   porque   cuenta   una   historia   no   muy   conocida   dentro   del   contacto   extrate-­‐‑ rrestre:   muchas   de   las   “instalaciones   intraterrenas”   que   hoy  

   

21  

ocupa   la   Hermandad   Blanca,   fueron,   originalmente,   cons-­‐‑ truidas  por  viejas  misiones  extraterrestres  en  el  planeta.     Y  Talampaya,  no  es  la  excepción…     Parravicini   canaliza   en   esta   psicografía   el   retorno   de   seres   del   cosmos   que   “ocuparán   ciudades   subterráneas   que   de   ellos  fueron”.  Recuerda,  inevitablemente,  la  historia  de  Erks   y  su  origen  celeste.  Una  historia  que,  como  veremos  a  lo  lar-­‐‑ go  de  este  libro,  está  unida  al  misterio  de  Talampaya.     Pero  la  psicografía  añade  que  esas  ciudades  subterráneas  de   origen  extraterrestre  aún  están  habitadas  por  sus  “naturales   aclimatados”.   Es   muy   probable   que   se   refiera   a   la   Herman-­‐‑ dad  Blanca:  descendientes  de  aquellos  que  sobrevivieron  a  la   última   catástrofe   planetaria   que   hundió   Atlántida   y   otros   mundos  olvidados.     La   Hermandad   Blanca,   aunque   también   de   origen   cósmico,   en  su  etapa  más  reciente  en  la  Tierra  ha  sido  conformada  por   los  remanentes  de  Atlántida,  Mu  y  Lemuria  (ambos  se  suelen   confundir:  Mu  estaba  en  el  océano  Pacífico,  y  Lemuria  se  ha-­‐‑ llaba   emplazada   en   África   y   Madagascar),   quienes   han   res-­‐‑ guardado   en   el   mundo   intraterreno   los   Anales   Sagrados   de   su   cultura.   Un   valioso   compendio   de   conocimiento   “ante-­‐‑ diluviano”  que  será  entregado  al  hombre  de  superficie  cuan-­‐‑ do   éste   recupere   la   memoria   y   se   encuentre   listo   para   em-­‐‑ prender   la   Magna   Obra:   crear   un   futuro   distinto   planetario   en  armonía  con  las  leyes  superiores.  

   

22  

  Tal  vez  a  ello  se  refiera  el  mensaje  de  Parravicini  cuando  afir-­‐‑ ma  que  se  restablecerán  “costumbres  superiores”,  hoy  desa-­‐‑ parecidas…  Por  lo  que  se  interpreta  de  esta  psicografía,  men-­‐‑ sajes   telepáticos   de   estos   seres   anunciarían   el   advenimiento   de  esa  nueva  etapa.  Y  por  alguna  razón  se  marca  el  año  2000.   Curiosamente,  esta  última  década,  la  peregrinación  a  lugares   de  poder,  vinculados  con  la  Hermandad  Blanca,  se  ha  incre-­‐‑ mentado  visiblemente.  Hay  que  decir  que  en  buena  medida   por  el  fenómeno  2012  y  su  pésima  interpretación  de  “fin  del   mundo”  o,  en  su  contraparte,  de  la  “ascensión”  del  planeta  a   una  cuarta  o  quinta  dimensión.  Como  fuese,  ninguna  de  esas   cosas  sucedieron.  Al  margen  de  que  estamos  en  tránsito,  gra-­‐‑ dualmente,   hacia   esferas   superiores   de   consciencia,   fue   un   grave   error   afirmar   que   algo   extraordinario   iba   a   ocurrir   el   21   de   diciembre   del   2012.   Nosotros   lo   advertimos   en   años   previos:  era  solo  el  cierre  de  una  etapa  y  el  inicio  de  otra7.     Independientemente  de  los  viajes  que  se  han  hecho  por  todo   el   planeta,   movidos   por   lo   que   “podía   pasar”   en   2012   ⎯sin   contar  los  “refugios”  que  algunos  construyeron  esperando  lo   peor⎯,   hubo   expediciones   y   trabajos   impulsados   por   una   energía   genuina   de   servicio.   Viajes   que   conectaron   con   san-­‐‑
7   En  mi  libro,  “Después  de  2012”,  editado  por  Ecis  Publicaciones  en  2008  y  

                                                                                                               

reeditado  por  Ediciones  Luciérnaga  del  Grupo  Planeta  en  España  en  2010,   ya  habíamos  hecho  un  análisis  profundo  de  lo  que  significaba,  en  realidad,   la  fecha  clave  de  la  Cuenta  Larga  de  los  mayas:  el  tránsito  hacia  una  nueva   era  de  luz.  Hoy  sabemos  que  ese  período  “post  2012”   ⎯conocido  también   como  Baktún  14,  un  ciclo  de  144.000  días⎯,  nos  tomará  unos  400  años…  

   

23  

tuarios  de  poder  de  la  Hermandad  Blanca  como  parte  de  una   tarea  encomendada  por  la  propia  Confederación.     Uno   de   esos   trabajos   fue   la   conexión   con   los   lugares   de   po-­‐‑ der  que  resguardan  los  discos  solares.       En  gran  medida,  a  esta  tarea,  se  debió  nuestros  primeros  via-­‐‑ jes  a  Talampaya  y  Ciudad  Perdida.     A  pesar  de  que  he  tratado  el  asunto  de  los  discos  solares  en   mis   anteriores   libros,   considero   importante   hacer   un   breve   repaso  de  esta  información  y  explicar  cómo  conecta  con  Ta-­‐‑ lampaya  y  los  “naturales  aclimatados”…     Parravicini,  una  vez  más,  tenía  razón…          

               
    24  

Capítulo  II     Los  Intraterrestres  y  sus  Centros  de  Iniciación  

La  Hermandad  Blanca  es  una  organización  cósmica.  Llegó  a   nuestro   planeta   hace   más   de   10.000   años,   luego   de   la   des-­‐‑ trucción   de   la   Atlántida.   Su   primera   “base”   fue   establecida   en   el   desierto   de   Gobi,   Mongolia,   en   donde   depositaron   la   misteriosa   “Piedra   de   Orión”   o   Chintamani:   un   cristal   oc-­‐‑ taédrico   de   color   verde   capaz   de   registrar   toda   la   informa-­‐‑ ción   de   la   Tierra   y,   al   mismo   tiempo,   brindar   una   poderosa   energía  de  vida.  Esa  radiación,  también  de  color  verde,  será   llamada  “Vril”  por  la  literatura  esotérica.  El  brillo  de  esa  luz   anima  a  los  seres  y  los  conduce  a  la  suprema  iniciación.  Las   leyendas   cuentan   que   el   cristal   cósmico   de   la   Hermandad   Blanca  del  Gobi  era  esa  Luz  Maxim  que  guiaba  a  los  caminan-­‐‑ tes  en  su  peregrinación  hacia  el  Belukha,  la  montaña  sagrada   del   Altai,   en   Siberia.   Dentro   de   ese   macizo,   por   un   tiempo,   estuvo   oculta   la   nave   blanca   en   la   que   llegaron   los   32   Men-­‐‑ tores  de  la  Luz,  tal  y  como  los  describe  el  texto  esotérico  “Las   Tablas  Esmeralda”  de  Thot1:    

                                                                                                               
1  Tabla  III:  “Los  Salones  de  Amenti”.  

   

25  

“…Después  para  un  lugar  donde  habitar,  muy  debajo  de  la   corteza   terrestre,   explotaron   ellos   grandes   espacios   con   su   poder,  espacios  lejos  de  los  hijos  de  los  hombres.  Rodeados   por  fuerzas  y  poder,  escudaron  del  daño  a  los  Salones  de  los   Muertos.     De   lado   a   lado   entonces,   colocaron   ellos   otros   espacios,   lle-­‐‑ nos   con   Vida   y   con   Luz   de   arriba.   Construyeron   así   los   Sa-­‐‑ lones   de   Amenti,   que   pueden   habitar   eternamente   ahí,   vi-­‐‑ viendo  con  vida  hasta  el  fin  de  la  eternidad.     Treinta   y   dos   estaban   ahí   de   los   hijos,   hijos   de   la   Luz   que   habían  venido  entre  los  hombres,  buscando  liberar  de  la  es-­‐‑ clavitud  de  la  oscuridad  a  aquellos  que  estaban  atados  por  la   fuerza  del  más  allá.     En  lo  profundo  de  los  Salones  de  la  Vida  creció  una  flor,  ar-­‐‑ diendo,  expandiéndose,  manejando  la  noche  hacia  atrás.     Colocaron  en  el  centro,  un  rayo  de  gran  potencia,  dador  de   Vida,   dador   de   Luz,   llenando   con   poder   a   todo   el   que   se   acercara.  Colocaron  a  su  alrededor  tronos,  dos  y  treinta,  lu-­‐‑ gares   para   cada   uno   de   los   Hijos   de   la   Luz,   para   que   ellos   fueran  bañados  en  el  resplandor,  llenados  con  la  Vida  de  la   Luz  eterna”.      

El  “rayo  de  gran  potencia”  que  colocaron  los  32  fundadores   de   Shambhala   en   el   desierto   de   Gobi,   no   es   otra   cosa   que   Chintamani,  la  piedra  de  poder  que  trajeron  del  cosmos  con   una  misión…  Ese  inmenso  cristal  tiene  la  facultad  de  liberar  

   

26  

tres   objetos   pequeños,   para   que   se   mezclen   entre   los   hom-­‐‑ bres  de  superficie  y  capte  de  ellos  sus  hazañas  y  aprendiza-­‐‑ jes.  Entre  los  “fragmentos”  más  conocidos  de  Chintamani  se   halla  la  piedra  sagrada  de  los  lamas  tibetanos   ⎯también  lla-­‐‑ mada  Chintamani⎯,  el  Caliz  de  Buda,  el  Santo  Grial  de  Cris-­‐‑ to   ⎯cuya   leyenda   original   lo   describe,   también,   como   una   piedra  verde  “caída  del  cielo”⎯,  o  la  Diosa  Umiña  de  los  in-­‐‑ cas   ⎯curiosamente,   Umiña   en   quechua   significa   “esmeral-­‐‑ da”⎯.   Actualmente,   el   cristal   principal   del   Gobi   se   encuen-­‐‑ tra   emplazado   en   el   Monte   Sajama,   la   montaña   más   alta   de   los  Andes  bolivianos.  Y  mientras  escribo  estas  líneas,  los  tres   fragmentos  se  hallan  en  el  templo  subterráneo  de  Kayona,  en   Antártida;   en   el   cráter   Rano   Raraku,   en   isla   de   Pascua   ⎯el   “mana”  o  energía  verde  de  los  rapanui⎯;  y  el  tercero  en  cus-­‐‑ todia  de  Alcir,  el  guardián  intraterreno  del  Gran  Disco  Solar   del  Paititi2.     Ese   disco   dorado   que   la   Hermandad   Blanca   del   Paititi   pro-­‐‑ tege,  fue  construido  por  los  32  Mentores  de  la  Luz  en  el  de-­‐‑ sierto  de  Gobi.  El  objetivo  de  esa  tarea  era  “activar”  otros  do-­‐‑ ce  discos  ocultos  en  el  mundo,  fragmentos  de  un  “espejo  in-­‐‑ terdimensional”   que   fue   creado   por   los   sacerdotes   de   la   ol-­‐‑ vidada  Lemuria.    

                                                                                                               
2   En  mi  primer  libro,  “Los  Maestros  del  Paititi”,  publicado  luego  de  nuestra  

expedición  al  Manú  de  1996  (actualmente  reeditado  por  Ediciones  Luciér-­‐‑ naga  del  Grupo  Planeta  de  España),  narro  la  historia  de  la  ciudad  perdida   de   los   incas   y   la   conexión   con   ese   Disco   Solar,   que   se   hallaba  en  tiempos   anteriores  a  la  conquista  en  el  Koricancha  o  Templo  del  Sol  de  Cusco.  

   

27  

En   aquellos   lejanos   tiempos,   el   gran   espejo   de   Lemuria   era   peligroso,   ya   que   podía   desencadenar,   prematuramente,   to-­‐‑ da  clase  de  eventos  interdimensionales  en  el  planeta.  Por  ello   fue  “desactivado”,  separándolo  en  doce  fragmentos.     Con  el  arribo  de  la  misión  extraterrestre  en  el  desierto  de  Go-­‐‑ bi,   se   decidió   reactivar   el   proyecto   lemuriano   enlazando   los   doce  fragmentos  con  la  construcción  de  un  disco  número  tre-­‐‑ ce:  un  elemento  que  pudiese  reunir,  energéticamente,  el  “Es-­‐‑ pejo  del  Tiempo”  de  los  lemurianos.     A  partir  de  todo  esto  se  le  llamará  la  “Red  del  Tiempo”,  una   disposición  estratégica  de  estos  trece  discos  dorados  en  la  zo-­‐‑ na  más  activa  energéticamente  del  planeta   ⎯el  sector  orien-­‐‑ tal  del  Anillo  de  Fuego,  desde  Mount  Shasta  hasta  la  Antárti-­‐‑ da⎯,  con  miras  a  colaborar  en  la  ascención  del  planeta  hacia   otra  esfera  de  consciencia  o  “realidad”.     Los  discos  están  construidos  con  una  aleación  de  piedras  de   poder   y   vibraciones   (tonos   o   sonidos).   En   algún   punto   esta   información  recuerda  historias  de  la  Atlántida  y  su  legenda-­‐‑ rio  Orichalcum,  citado  por  Platón3.  

                                                                                                               
3   Platón  lo  menciona  en  su  libro  “Critias”,  aunque  no  queda  claro  de  que  

sea   una   “aleación”,   tal   y   como   sostienen   distintas   fuentes   esotéricas.   El   también   llamado   “Oricalco”,   para   el   investigador   británico   James   Allen,   podría   ser   una   mezcla   de   oro   y   cobre,   para   conducir   grandes   cantidades   de  energía.  Según  Allen,  halló  pruebas  de  esto  en  las  minas  de  Urukilia,  en   Bolivia.  Según  los  extraterrestres,  los  discos  solares  tienen  siete  elementos   en  su  aleación.  

   

28  

¿En  dónde  se  enlaza  todo  esto  con  Talampaya?  De  acuerdo  a   los  seres  que  nos  contactan,  uno  de  estos  trece  discos  se  halla   emplazado  bajo  el  “Mogote  Negro”  de  Ciudad  Perdida,  en  el   Parque   Nacional   Talampaya:   un   cerro   piramidal   que   no   es   otra  cosa  que  el  núcleo  de  un  antiguo  volcán…     Aunque  su  última  erupción  fue  hace  18  millones  de  años,  la   zona  está  activa  energéticamente.  Recorriendo  su  cráter  de    3   kilómetros  de  diámetro,  en  medio  de  laberintos  de  roca  for-­‐‑ mados  por  antiguos  cursos  de  agua  y  lava,  el  caminante  sien-­‐‑ te  que  está  entrando  en  otra  realidad.     Desde  que  empecé  a  trabajar  con  el  misterio  del  Disco  Solar   del  Paititi   ⎯a  raíz  del  contacto  físico  con  Alcir,  en  la  expedi-­‐‑ ción   al   Manú   de   1996⎯,   y   la   información   que   los   Guías   ex-­‐‑ traterrestres  me  entregaron  en  Celea,  en  2001,  sobre  los  trece   discos4,  muchos  viajes  se  han  realizado  para  lograr  la  defini-­‐‑ tiva  activación  de  esta  red,  hoy  despierta  y  operativa.     Debo  decir  que  en  aquellos  años  nadie  hablaba  de  los  discos   solares.  Hoy  es  un  tema  muy  difundido  que  ha  sido  adopta-­‐‑ do  por  diversos  grupos  místicos  y  de  contacto.  El  mensaje  es   de  todos  y  la  luz  debe  difundirse.  Pero  debo  aclarar  que  no   tengo  vínculo  alguno  con  aquellos  grupos  que  citan  la  infor-­‐‑ mación  que  recibimos  en  un  contexto  religioso  y,  me  atreve-­‐‑
4   El  informe  de  ese  contacto  físico,  ocurrido  en  el  desierto  de  Chilca,  Perú,  

                                                                                                               

el   24   de   febrero   de   2001,   circuló   en   internet   como   “Informe   Celea”.   Más   tarde   fue   publicado   en   detalle   en   mi   libro   “Al  interior  de  una  nave  extrate-­‐‑ rrestre”,  ECIS  Publicaciones,  Buenos  Aires,  2012.  

   

29  

ría   a   decir,   sectario.   Tampoco   he   organizado   ⎯ni   lo   haré⎯,   viajes  de  “activación  de  los  discos  solares”  con  fines  de  lucro.   Toda  esta  tarea,  ya  concluida,  se  hizo  como  una  labor  de  ser-­‐‑ vicio  y  con  nuestro  propio  esfuerzo.     Uno   de   los   aportes   que   compartimos   para   conectar   con   esa   red   de   herramientas   de   poder   de   la   Hermandad   Blanca,   ha   sido  el  mantra  de  los  discos  solares.  Recibimos  los  nombres  y   sus   “tonos”   en   la   expedición   a   las   Sierras   del   Roncador,   en   Brasil,   en   agosto   de   2004,   y   luego   en   la   experiencia   que   me   llevó   a   Kayona,   la   ciudad   perdida   bajo   los   hielos   de   la   An-­‐‑ tártida,   en   diciembre   de   ese   mismo   año.   Luego   de   ello,   gra-­‐‑ cias  a  la  importante  colaboración  de  Jaqueline  Illica  Magnani   de  Buenos  Aires,  e  Ignacio  González  Trejo  de  México,  confir-­‐‑ mamos  la  base  de  la  melodía  de  un  mantra  que  hoy  es  canta-­‐‑ do  por  miles  de  personas  en  todo  el  mundo5.     Ese  “canto  antiguo”,  que  se  remonta  a  los  tiempos  de  Lemu-­‐‑ ria,   reune   trece   vibraciones   o   “códigos   de   luz”   en   un   solo   mantra   que   ayuda   a   envolver   al   planeta   en   un   campo   de   fuerza  de  ascensión.  Permite,  además,  conectar  con  los  trece   santuarios  intraterrenos  que  protegen  esos  discos  y,  por  con-­‐‑ secuencia,  con  la  información  allí  resguardada.    

                                                                                                               
5   Con  mi  pareja,  Sol  Sanfelice,  creamos  el  proyecto  musical  Mintaka,  con  el  

cual  grabamos  distintos  mantras.  Entre  ellos,  el  de  los  Discos  Solares,  Zin-­‐‑ Uru,  o  los  sonidos  de  Erks  (Irdin).  www.mintakaofficial.com  

   

30  

El  mantra  o  nombre  cósmico  del  disco  solar  de  Talampaya  es   “Mitakunah”.  A  continuación,  un  esquema  de  la  ubicación  de   los  discos  solares.  Parece  seguir  un  orden  geográfico,  de  nor-­‐‑ te   a   sur.   Empero,   en   realidad,   su   emplazamiento   sigue   un   “mapa  energético”,  dispuesto  por  la  Jerarquía:    
  1.  Monte  Shasta,  Estados  Unidos:   2.  Valle  Siete  Luminarias,  México:   3.  Ciudad  Blanca,  Honduras:     4.  Guatavita,  Colombia:       5.  Roraima,  Venezuela:       6.  Cueva  de  los  Tayos,  Ecuador:     7.  Paititi,  Perú:         8.  Lago  Titicaca,  Bolivia:       9.  Licancabur,  Chile:       10.  Talampaya,  Argentina:     11.  Sierra  del  Roncador,  Brasil:     12.  Aurora,  Uruguay:       13.  Antártida:                                   Emanashi   Sipenbó   Aromane   Xemancó   Urinam   Jasintah   Ilumana   Demayón   Ramayah   Mitakunah   Omsarah   Ulimen   Ion  

    Esta  es  la  información  original  de  los  discos  solares,  entrega-­‐‑ da  y  confirmada  por  los  Guías  extraterrestres  y  los  guardia-­‐‑ nes  de  la  Hermandad  Blanca.     Hemos  visitado  todos  esos  santuarios.  Una  tarea  que  hicimos   hace   ya   varios   años   y   que   ha   inspirado   a   otros   caminantes   para  acudir  a  los  centros  de  iniciación  de  los  Maestros.    

   

31  

En   el   caso   de   Talampaya,   por   haber   sido   en   el   pasado   una   vieja   instalación   extraterrestre   ⎯que   albergaba   laboratorios   genéticos  orientados  a  la  “evolución  rápida”  de  los  dinosau-­‐‑ rios⎯,   era  un  Retiro  Interior  en  estado  de  “cuarentena”.  Es   decir,   aun   no   se   hallaba   totalmente   activo   como   centro   de   iniciación,  ni  conectado  con  otros  santuarios  intraterrenos  de   la  Argentina.  Mas  esa  situación  empezó  a  cambiar  en  el  equi-­‐‑ noccio  de  septiembre  de  2012,  y  fue  consolidada,  después,  el   9  de  septiembre  de  2013  con  el  Concilio  del  Nuevo  Tiempo.     Los   “naturales   aclimatados”   de   Parravicini   ⎯los   Maestros   intraterrenos⎯,  protegen  actualmente  las  tres  entradas  inter-­‐‑ dimensionales   de   Talampaya.   Lo   explicaré   en   las   próximas   páginas.     Al   igual   que   los   mantras   de   Erks,   que   permitían   entrar   en   contacto  con  las  “luces”  del  Uritorco  o  Los  Terrones,  Talam-­‐‑ paya  posee  sus  claves.  Palabras  de  poder,  como  los  nombres   de  los  discos  solares,  que  por  alguna  razón  desconocida  nos   une  a  lo  “invisible”.     Los  centros  de  la  Hermandad  Blanca,  más  allá  de  su  función   de   ser   grandes   dispensas   de   conocimiento,   y   “agujas”   de   acupuntura  planetarias   ⎯ya  que  se  asientan  sobre  líneas  de   fuerza  naturales⎯,  funcionan  como  templos  iniciáticos.  Esos   lugares   mágicos   de   los   Maestros   ⎯que   están   en   comunica-­‐‑ ción  con  los  visitantes  del  cosmos⎯,  siguiendo  la  misión  de   Shambhala  en  el  desierto  de  Gobi,  procuran  activar  el  recuer-­‐‑ do   en   el   peregrino   dormido   a   través   de   experiencias   que   le  

   

32  

devuelvan   la   memoria.   Recuperar   el   conocimiento   nos   con-­‐‑ duce   hacia   la   consciencia   (Ciencia=Conocer=Uno   mismo):   Y   de  la  consciencia  a  la  acción.       Desde   luego,   no   es   imperante   que   el   sincero   buscador   de  la   verdad  busque  su  iluminación  en  Talampaya,  el  desierto  de   Gobi  o  cualquier  otro  santuario  de  la  Hermandad  Blanca.  El   contacto  empieza  en  lo  más  íntimo  del  ser.  En  el  silencio  y  la   auto-­‐‑observación.     No  obstante,  los  centros  de  iniciación  de  la  Hermandad  Blan-­‐‑ ca  cumplen  una  función  complementaria  de  aprendizaje.     Los  mantras  y  las  ceremonias  de  luz  en  estos  centros  sagra-­‐‑ dos,  forman  parte  de  ese  proceso  dispuesto  por  la  Jerarquía.     Es   necesario   analizar   todo   esto   para   comprender   el   vínculo   entre  Talampaya  y  Erks.                          

   

33  

Capítulo  III     Irdin:  la  lengua  cósmica  

“Luego  de  recitar  esas  palabras  en  Los  Terrones,  las  luces  de   Erks   aparecían.   Todos   lo   vimos   y   fue   así   que   tomé   las   foto-­‐‑ grafías   que   más   tarde   entregué   a   Trigueirinho”,   afirmaba   a   voz  en  cuello  Roberto  Villamil,  periodista  y  fotógrafo  militar,   mientras  llevaba  la  camioneta  a  gran  velocidad  hacia  Capilla   del  Monte.  Yo  le  escuchaba  en  el  asiento  de  copiloto  con  su-­‐‑ ma  atención:  Villamil  fue  amigo  íntimo  de  Ángel  Cristo  Aco-­‐‑ glanis,   el   testigo   clave   de   los   contactos   en   el   Uritorco   en   los   años  80.     ¿Dónde   aprendió   Acoglanis   esas   palabras   para   “contactar”   con  las  luces  de  Erks?     Ni  siquiera  Roberto  lo  sabe.  Se  supone  que  Acoglanis  apren-­‐‑ dió  esos  mantras  en  un  viaje  a  la  India  y  Tíbet.  Un  viaje  míti-­‐‑ co  que  nunca  pudimos  constatar.  Como  fuese,  el  hecho  obje-­‐‑ tivo   es   que   esas   palabras   de   poder,   al   ser   evocadas   en   cere-­‐‑ monias   nocturnas   en   Los   Terrones,   “activaban”   la   aparición   de  las  luces.    

   

34  

De  lo  que  no  hay  duda  es  que  esos  mantras,  cantados  en  una   presunta   lengua   cósmica   llamada   “Irdin”,   no   surgieron   en   los  contactos  del  Uritorco.  Hemos  hallado  referencias  a  esas   palabras  en  los  años  70.  Por  ejemplo,  en  el  grupo  del  contro-­‐‑ vertido  contactado  italiano  Eugenio  Siragusa,  y  en  el  hoy  di-­‐‑ suelto  Grupo  Rama,  de  los  hermanos  peruanos  Carlos  y  Six-­‐‑ to  Paz  Wells.     Yendo   más   lejos,   en   los   años   50,   hay   referencias   a   esas   pa-­‐‑ labras   “extrañas”   en   el   Registro   Thedra,   el   compendio   de   in-­‐‑ formación  que  publicara  “Sister  Thedra1”  luego  de  sus  viajes   e  investigaciones  en  los  Andes  peruanos  y  bolivianos.     Thedra   ⎯en   realidad,   la   estadounidense   Marion   Dorothy   Martin,  fallecida  en  1992⎯,  fue  la  precursora  de  Marcahuasi,   los  símbolos  de  Pusharo  en  Paititi,  el  disco  solar  de  los  incas,   y  la  “Abadía  de  la  Hermandad  de  los  Siete  Rayos”  en  Puno,   como   enigmas   iniciáticos   de   la   Hermandad   Blanca.   Publicó   todo  ello  en  1955.  Más  tarde,  como  ya  es  conocido,  estas  in-­‐‑ formaciones   fueron   plagiadas   y   adulteradas   en   el   libro   “El   Secreto  de  los  Andes”2,  escrito  por  uno  de  sus  discípulos,  “Bro-­‐‑ ther  Philip”.  
1   Quedan  pocos  manuscritos  del  “Registro  Thedra”.  Era  una  publicación  

                                                                                                               

libre  que  circulaba  en  aquellos  años.  Llegó  a  los  grupos  de  contacto  del  Pe-­‐‑ rú  en  los  años  70,  generando  una  gran  influencia  en  los  grupos  de  Tacna,   Arequipa  y  Bolivia.  Gracias  a  mi  recordado  amigo,  Guillermo  “Willy”  Ló-­‐‑ pez,  atesoro  una  de  estas  copias  que  explican  las  creencias  esotéricas  que   hoy  se  han  cimentado.  
2  “El  Secreto  de  los  Andes”,  Editorial  Kier,  Buenos  Aires,  1972.  

   

35  

No  me  sorprendería  si  Acoglanis  leyó  el  Registro  Thedra.  El   lenguaje,   la   forma   de   enfocar   el   misterio   de   la   Hermandad   Blanca,  con  la  peculiar  prosa  mística  de  Martin,  es  sospecho-­‐‑ samente  similar  al  que  hallamos  en  los  “Diarios  de  Erks”.  No   estoy   diciendo   que   los   textos   de   los   contactos   en   Los   Terro-­‐‑ nes  sean  una  copia.  Estoy  sugiriendo  una  posible  influencia.     Mientras  escribo  estas  líneas,  veo  ambos  textos  sobre  el  sofá.   Si  los  abro  al  azar  para  su  lectura,  parecen  haber  sido  escritos   por  el  mismo  autor…     El   tema,   es   enrevesado.   Pues   Martin   ⎯o   Thedra,   es   lo   mis-­‐‑ mo⎯,   tuvo   sus   propias   influencias,   especialmente   prove-­‐‑ nientes   de   la   Teosofía.   Así,   las   experiencias   de   contacto   con   los  guardianes  intraterrenos  se  mezclaron  con  el  concepto  de   “maestros   ascendidos”,   ángeles,   y   por   si   ello   fuera   poco,   la   persona  de  Sananda   ⎯el  presunto  real  ser  de  Cristo⎯,  nom-­‐‑ bre  que  el  propio  Acoglanis  también  citaba.     Fue   así   como   los   términos   “Kumara”,   “Logos   Solar”,   “Ra-­‐‑ yos”,  “Libro  de  la  Vida”,  fueron  ganando  terreno  en  los  gru-­‐‑ pos  de  contacto  en  la  actualidad.     A   continuación,   como   un   ejemplo,   comparto   un   fragmento   del  Registro  Thedra  que  involucra  a  Sudamérica.  Es  notable   la  influencia  de  la  Teosofía  en  el  texto:    
“La   Tierra   tiene   dos   grandes   fuentes   de   luz   que   se   encuen-­‐‑ tran   en   el   centro   del   planeta.   Estas   fuentes   cósmicas   de   co-­‐‑

   

36  

rrientes   espirituales   sostienen   su   luz   y   sus   vibraciones.   El   Rayo  Masculino  está  localizado  en  los  Himalayas,  presidido   por  el  Gran  Dios  Himalayo  que  ha  estado  activo  por  muchos   años.  Ahora,  sin  embargo  que  se  aproxima  el  milenio,  el  Ra-­‐‑ yo  Femenino  rosa  y  dorado,  está  a  punto  de  convertirse  en  el   predominante.   Está   localizado   en   el   corazón   de   una   de   las   más  majestuosas  montañas  de  los  Andes  de  América.  Hasta   ahora  ha  sido  el  retiro  espiritual  del  dios  Aramu-­‐‑Muru  (Me-­‐‑ ru),  Señor  Manú  de  la  Sexta  Raza  Raíz,  cuya  expresión  final   de   perfección   se   puede   encontrar   en   Sudamérica.   Ahora,   el   Dios  y  la  Diosa  Aramu-­‐‑Muru  han  completado  sus  misiones   en  la  Tierra,  pero  fuera  de  su  amor  por  la  Tierra,  continuarán   asistiendo  en  su  evolución”.      

El  texto,  como  dije,  fue  publicado  en  1955.  Hoy  el  nombre  de   “Aramu-­‐‑Muru”  es  más  popular  gracias  a  la  enigmática  Puer-­‐‑ ta   de   Hayumarca   en   Perú:   un   umbral   de   roca   frente   al   lago   Titicaca,   que   se   lo   asocia   al   nombre   del   presunto   guardián   que   cita   Thedra.   El   término   “Dios”,   usado   en   el   texto   para   describir  a  esos  seres,  suena  fuerte.  Pero  no  se  debe  leer  tex-­‐‑ tualmente:   es   un   lenguaje   esotérico   que   alude   a   un   hombre   que  superó  las  ataduras  del  plano  material.     Estos   términos   místicos,   a   veces   crípticos,   y   otras   ocasiones   confusos,  son  típicos  de  hallar  en  los  “Diarios  de  Erks”:    
“Esotéricamente,   poco   o   nada   se   sabe   del   centro   espiritual   de   los   Hijos   de   la   Luz.   Solamente   tienen   acceso   a   ese   lugar   los  contactados  como  remanentes  auto-­‐‑convocados,  los  aspi-­‐‑

   

37  

    De  estos  textos  surgen  palabras  extrañas,  nómbres  cósmicos   que   al   ser   evocados   como   un   mantra,   permiten   entrar   en   contacto  con  los  guardianes  de  luz  de  esos  Retiros  Interiores.   Más   allá   del   contexto   esotérico   que   pudo   haber   influenciado   en   los   escritos   de   Thedra   y   Acoglanis,   lo   cierto   es   que   esas   palabras   ⎯como   el   Zin-­‐‑Uru   de   Thot⎯,   existen,   y   funcionan   como  un  “ábrete  sésamo”  hacia  los  misterios.     Investigando  ese  tipo  de  “lenguaje”   ⎯como  dije,  llamado  Ir-­‐‑ din   en   los   actuales   círculos   de   contacto⎯,   hallé   semejanzas   en  prácticamente  toda  la  historia  del  fenómeno  ovni.     Los   nombres   Orthon   ⎯el   ser   que   contactó   al   polaco   George   Adamsky,   en   California,   en   los   años   50⎯,   Ashtar   Sheran   ⎯originalmente   en   comunicación   con   Siragusa⎯,   Cromacán   ⎯con   el   recordado   contactado   Enrique   Castillo   Rincón⎯,   o   Godar   y   Oxalc   ⎯en   enlace   con   los   hermanos   Carlos   y   Sixto   Paz  Wells⎯,  serían  palabras  Irdin.  No  se  trataría  de  los  nom-­‐‑ bres   verdaderos   de   esos   seres,   sino   una   vibración   o   código  

rantes,   que   llegan   desde   los   más   lejanos   lugares   del   mun-­‐‑ do…”     “…Erks   es,   para   estos   tiempos,   el   oasis   de   luz,   tan   secreto   como  Agartha,  pero   [se  encuentra]  dentro  del  campo  de  co-­‐‑ nocimiento  de  los  iniciados  auto-­‐‑convocados,  que  responden   a  la  contactación”.     Diario  II,  “El  Despertar  Místico  de  Erks”  

   

38  

de   luz   “hecho   palabra”,   como   una   suerte   de   onomatopeya.   Entonces,   Antarel,   o   Alcir,   seres   que   se   han   comunicado   con   nosotros,   y   que   incluso   hemos   visto   físicamente,   no   se   lla-­‐‑ man,  realmente,  así.  Son  “aproximaciones”  para  establecer  el   contacto.  Dicho  de  otro  modo:  una  “identificación  cósmica”.     El  Irdin,  aunque  en  algunas  de  sus  palabras  hallamos  ciertas   semejanzas  con  el  quechua,  el  aimara,  e  incluso  con  viejos  có-­‐‑ digos   sumerios,   no   es   un   “idioma   estructurado”   como   los   que  conocemos  en  la  Tierra3.  Como  dije,  se  trata  de  vibracio-­‐‑ nes  “traducidas”  a  palabras.  Pero  al  ser  así,  no  significa  que   no  tengan  un  mensaje.  Existen  varios  mantras  recibidos  en  el   Grupo  Rama  en  los  años  70,  y  en  las  ceremonias  de  Los  Te-­‐‑ rrones   con   Acoglanis   en   los   años   80,   que   han   sido   canaliza-­‐‑ dos  con  sus  “traducciones”  aproximadas.     Yo  mismo  afronté  una  de  esas  experiencias  en  Talampaya…     Taan,  Serea,  Bórnica  o  Balmura  ⎯algunos  de  los  seres  que  con-­‐‑ tactaron  a  Thedra⎯,  también  serían  nombres  en  Irdin.  De  la   misma  forma  Sarumah,  Tokor  o  Maia,  en  el  caso  de  Erks.     ¿Acoglanis   llamaba   “Irdin”   a   los   mantras   que   usaba   en   Los   Terrones?   ⎯le   pregunté   a   Villamil,   mientras   estacionaba   el   auto  en  mi  hotel,  en  el  centro  de  Capilla  del  Monte⎯.  
3   A  pesar  de  que  no  hay  ninguna  prueba  concluyente,  muchos  creen  que  

                                                                                                               

el  Irdin  sí  es  un  lenguaje,  como  el  arameo  o  el  sánscrito.  Incluso,  en  inter-­‐‑ net,  se  pueden  hallar  “diccionarios”  de  Irdin:   http://es.anrrompedia.wikia.com/wiki/Irdin  

   

39  

⎯Sí,  le  llamaba  Irdin  a  los  mantras  que  cantaba…  Luego  Tri-­‐‑ gueirinho  adoptó  ése  término  una  vez  que  le  entregamos  los   manuscritos   de   Erks   y   las   fotografías   en   1988   ⎯precisó   Ro-­‐‑ berto⎯.     Estas  conversaciones  con  Roberto  eran  muy  frecuentes.  Y  las   mantuvimos   con   intensidad   en   nuestros   viajes   a   Capilla   del   Monte,  en  medio  de  la  redacción  de  “Las  Luces  de  Erks”4,  un   libro  que  cuenta  los  verdaderos  inicios  de  los  contactos  en  el   Uritorco,  el  auge  de  los  avistamientos  de  esas  “luces”  en  Los   Terrones,   y   el   abrupto   “paréntesis”   luego   de   la   muerte   de   Acoglanis  en  1989.    

  Arriba:  ideogramas  que  pertenecerían  a  la  “lengua  cósmica”  Irdin.  

                                                                                                               
 “Las  Luces  de  Erks”,  de  Ricardo  González  y  Roberto  Villamil,  ECIS  Publi-­‐‑ caciones,  Buenos  Aires,  2012.    
4

   

40  

Está  claro  que  el  Irdin  es,  por  encima  de  todo,  una  vibración.   Una   colección   de   tonos   hechos   palabras,   que   distintos   con-­‐‑ tactados,   como   Acoglanis,   supieron   aplicar   en   experiencias   verificables.     Mi  primer  acercamiento  consciente  con  este  tipo  de  mantras   fue  con  los  discos  solares.  En  aquel  entonces  nunca  se  me  hu-­‐‑ biese  ocurrido  asociar  sus  nombres  o  “vibraciones”  con  el  Ir-­‐‑ din…     Desde   que   empezó   mi   experiencia   de   contacto   ⎯siendo   yo   un  adolescente⎯,  procuré  alejarme  de  los  rituales  y  posturas   “religiosas”  que  tanta  confusión  ha  creado  en  los  círculos  del   fenómeno  ovni.  Y  traté  de  no  quedarme  sólo  en  mi  testimo-­‐‑ nio.   En   no   quedarme   “encasillado”   en   contar   mi   historia   en   distintos  medios  de  comunicación  de  todo  el  mundo.  Quería   entender  lo  que  me  pasaba.  Necesitaba  ir  más  allá.  Me  volví,   en  definitiva,  un  investigador  de  mí  mismo  y  de  los  eventos   sobrenaturales  que  me  rodeaban.     Por  ello  me  interesé  en  otros  casos  de  contacto…     Erks,  tenía  distintos  ingredientes  particulares  que  me  llama-­‐‑ ban  la  atención   ⎯tal  vez,  por  ser  distintos  a  mi  propia  expe-­‐‑ riencia⎯,   como   el   sentido   de   hacer   “ceremonias”   con   man-­‐‑ tras  en  “Irdin”  previamente  a  la  aparición  de  las  luces...      

   

41  

Luces   que,   en   algunas   ocasiones,   eran   naves   no-­‐‑humanas,   y   en   otras   oportunidades   ⎯la   mayoría   de   veces⎯,   entidades   en  estado  de  proyección.     Desde  luego,  los  Guías  extraterrestres  y  los  Maestros  intrate-­‐‑ rrenos   no   aparecen,   necesariamente,   por   la   evocación   de   al-­‐‑ gún   mantra   específico.   Hay   algo   más…   Un   acuerdo   previo   que  el  caminante  no  siempre  recuerda,   y   que   sin   embargo,   está  allí.  Esa  parte  la  conocía  bien,  pues  la  vivimos  en  grupo   en  el  desierto  de  Chilca  en  Perú.  Hubo  casos  en  que  un  colec-­‐‑ tivo   de   personas   pasó   horas   en   ayuno,   mantralizando   y   ob-­‐‑ servando  el  cielo,  y  nunca  ocurrió  nada.  Y  en  contraparte,  las   experiencias  de  otras  personas,  en  el  mismo  lugar,  al  cual  lle-­‐‑ garon   sin   expectativa,   sin   esperar   algún   contacto   ⎯sencilla-­‐‑ mente   se   la   pasaron   riendo   y   compartiendo⎯,   y   de   pronto,   “ellos”  aparecían…     Entonces,  ¿cómo  funciona?     Más   allá   de   que   la   alegría   ⎯en   grupos   de   afinidad   y   sinto-­‐‑ nía⎯,   constituye   una   buena   “tasa   vibratoria”   para   crear   las   condiciones  de  acercamientos,  el  asunto,  pasa  por  otro  lado.     Mi   proceso   de   contacto,   iniciado   en   Perú,   se   tocó   en   algún   punto  con  los  guardianes  del  Uritorco  y  Talampaya.  La  clave   que   une   todo   esto   son   las   puertas   dimensionales   que   con-­‐‑ ducen   a   los   Retiros   Interiores   de   la   Hermandad   Blanca.   En   ese  contexto,  los  mantras  en  “Irdin”,  tienen  otra  lectura…  

 
    42  

Capítulo  IV     El  Portal  de  Talampaya  

“Hermanos,  grande  ha  sido  el  paso  que  han  dado  en  repre-­‐‑ sentación  de  muchos  al  activar,  con  la  chispa  divina  que  mo-­‐‑ ra  en  vuestros  corazones,  el  disco  de  poder  de  Ankar.  Estuvi-­‐‑ mos  protegiéndoles  en  todo  momento.  Ello  ya  lo  comproba-­‐‑ ron.   También   comprendieron   que   nuevas   tareas   les   traerá   a   Talampaya   como   consecuencia   de   esta   etapa   que   supieron   afrontar   y   cerrar   con   creces.   En   un   futuro   próximo,   Talam-­‐‑ paya  será  el  escenario  de  un  importante  encuentro  interna-­‐‑ cional;  aprovechando  la  energía  del  disco,  y  que  pueden  lle-­‐‑ gar  al  lugar,  este  punto  se  convertirá  en  un  poderoso  centro   de  irradiación  que  complementará  la  función  de  los  encuen-­‐‑ tros  al  pie  de  Monte  Shasta  en  Norteamérica.  En  el  cono  sur,   Talampaya  será  uno  de  los  lugares  que  enviará  su  amor  y  su   luz  a  todo  el  mundo,  con  la  suma  del  aporte  humano,  com-­‐‑ prometido  y  sincero”.  Antarel,  9  de  agosto  de  2005.     Cuando  recibí  ese  mensaje  ⎯hace  ocho  años⎯,  no  me  imagi-­‐‑ naba  que,  efectivamente,  Talampaya  sería  un  centro  de  irra-­‐‑ diación  que  podría  afectar  eventos  mundiales.  Lo  vivimos  en   septiembre   de   2013   con   la   crisis   en   Siria…   Tampoco   se   me   hubiese  ocurrido  una  relación  entre  Shasta  y  el  centro  intra-­‐‑

   

43  

terreno  de  La  Rioja…  Sin  embargo,  fue  así:  luego  de  un  im-­‐‑ portante  encuentro  programado  en  Shasta,  viajé  a  la  Argenti-­‐‑ na   para   llevar   a   cabo   el   Concilio   del   Nuevo   Tiempo   en   Ta-­‐‑ lampaya.  Hoy  entiendo  todo…     Sobre  la  ejecución  de  un  encuentro  internacional  en  el  lugar,   estaba,  digamos,  “más  avisado”:  ya  en  el  primer  viaje  que  hi-­‐‑ cimos   a   Talampaya   había   tenido   visiones   de   un   grupo   muy   grande,  de  distintos  países,  acampando  y  haciendo  todo  tipo   de  trabajos  energéticos.  Desde  2002  que  lo  “sabía”.  Empero,   a  pesar  del  mensaje  de  Antarel,  sólo  tres  años  más  tarde,  me   seguía   pareciendo   distante.   ¿Un   encuentro   internacional   en   medio  de  un  Parque  Nacional  que  es  Patrimonio  Cultural  de   la  Humanidad?     Pronto   ⎯sin   que   yo   influyera   en   los   grupos   de   contacto   de   Buenos   Aires⎯,   se   empezaron   a   recibir   otras   comunicacio-­‐‑ nes  hablando  del  encuentro  internacional.  Luego,  llegó  el  si-­‐‑ lencio.  Y  Antarel  no  nos  volvió  a  hablar  sobre  ese  tema  hasta   enero  de  2013,  en  que  nos  “recordó”  la  tarea   ⎯faltando  ocho   meses  para  realizarla⎯,  durante  un  avistamiento  programa-­‐‑ do  en  Sierra  de  la  Ventana  (Provincia  de  Buenos  Aires).     El   mensaje   de   2005   se   refiere   a   la   definitiva   activación   del   disco  solar  de  Talampaya,  un  trabajo  que  un  grupo  interna-­‐‑ cional   (Chile,   Perú   y   Argentina)   llevamos   a   cabo   al   pie   del   Mogote  Negro  de  Ciudad  Perdida.  Según  los  extraterrestres,   los  discos  estaban  “dormidos”.  Pero  se  podían  “activar”  ante   la  presencia  humana  que  conectara,  en  intención  de  luz,  con  

   

44  

estas  herramientas  de  poder  de  la  Hermandad  Blanca.  La  ve-­‐‑ rificación   de   estas   activaciones   siempre   se   dio   a   través   de   avistamientos   y   otros   fenómenos   concretos.   Fue   un   trabajo   sostenido   de   varios   años,   en   donde   participaron   distintos   grupos  de  contacto  de  todo  el  mundo.  Y  en  el  caso  de  Talam-­‐‑ paya,  la  activación  se  hizo  con  el  objetivo  de  preparar  la  zona   para   su   actual   situación   como   centro   de   luz.   En   este   punto   debo  destacar  el  trabajo  del  grupo  de  Ezeiza  y  el  de  Buenos   Aires.     Como   dije   páginas   atrás,   actualmente   todos   los   discos   sola-­‐‑ res   están   activos.   Los   centros   intraterrenos   que   los   albergan   están   enviando   su   luz   al   mundo,   como   grandes   espejos   di-­‐‑ mensionales  que  todo  lo  amplifica.  Talampaya,  de  todos  esos   centros,  era  uno  de  los  más  especiales  por  su  historia  extrate-­‐‑ rrestre…  Y  por  ese  vínculo  con  Erks  que,  desde  un  principio,   intuimos.     Se  nos  dijo  que  cuando  el  Retiro  Interior  de  Talampaya  estu-­‐‑ viese  “listo”,  sus  puertas  se  abrirían  para  el  caminante.  Y  no   sólo  las  puertas  simbólicas,  sino  las  entradas  al  santuario  in-­‐‑ traterreno.  Accesos  físicos  y  “puertas  de  luz”,  cuya  ubicación   se  nos  empezó  a  revelar  desde  el  año  2002.  Lo  explicaré.       Una  entrada  física,  y  tres  interdimensionales     El   primer   acceso   que   conocimos   en   estos   viajes   se   halla   en   “Los  Cajones”,  un  cañón  moldeado  por  el  tiempo  y  el  agua,  

   

45  

de  solo  seis  metros  de  ancho  y  paredes  de  80  metros  de  altu-­‐‑ ra.  No  siempre  se  conduce  al  visitante  a  este  lugar  (por  el  es-­‐‑ tado   del   clima   y   su   influencia   en   el   terreno).   Una   de   las   en-­‐‑ tradas  interdimensionales,  se  halla  allí.  Pero  ésta  sólo  se  abre   después   del   atardecer,   un   horario   prohibido   para   cualquier   visitante  en  el  Parque  Nacional.  Nosotros  logramos  estar  de   noche   allí.   Pero   eran   otros   tiempos.   Hoy,   los   guardaparque   tienen  instrucciones  concretas  de  no  dejar  pernoctar  a  nadie   en   esas   zonas...   Igual   ocurre   con   los   “Cajones   de   Shimpa”,   abierto   al   visitante   hace   pocos   años.   Allí   se   encuentra   la   se-­‐‑ gunda  entrada.  Y  el  tercer  acceso  se  halla  en  Ciudad  Perdida,   en  donde  se  alza  la  figura  del  cerro  piramidal  o  Mogote  Ne-­‐‑ gro.   Estas   puertas   se   despiertan   con   ciertas   palabras   en   “Ir-­‐‑ din”.   Si  el  convocado  está  en  la  vibración  correcta  y  conoce   las  palabras,  esas  puertas  sutiles  se  podrían  “mostrar”.     La   entrada   física   es   una   cueva:   un   hoyo   con   una   gran   pro-­‐‑ fundidad  que  no  ha  sido  correctamente  explorado.  Si  bien  es   cierto,   los   antiguos   habitantes   de   Talampaya   utilizaron   cue-­‐‑ vas  y  aleros  como  viviendas,  depósitos  y  hasta  enterratorios,   el   “hoyo”   en   mención,   es   otra   cosa:   una   entrada   al   mundo   subterráneo.  Incluso,  algunos  guardaparque  han  oído  hablar   de  ese  ingreso.  Pero  no  saben  dónde  ubicarlo.  Nuestras  fuen-­‐‑ tes  sostienen  que  la  entrada  está  oculta  1…  

                                                                                                               
1   Esta  historia  me  recuerda  lo  que  he  investigado  sobre  el  túnel  de  Marca-­‐‑

huasi,   en   los   Andes   peruanos   (hoy   tapado   por   los   moradores   del   pueblo   San  Pedro  de  Casta),  o  cómo  Juan  Moricz  llegó  a  dar  con  la  entrada  secreta   de   la   Cueva   de   los   Tayos,   en   Ecuador.   Yo   mismo   estuve   tres   días   dentro   de  ese  “mundo  perdido”  que  también  fue  explorado  por  Neil  Armstrong.  

   

46  

Los  petroglifos  imposibles     Antarel  supo  orientarme:  la  clave  de  los  misterios  de  Talam-­‐‑ paya  se  encuentra  en  sus  petroglifos…     ¿Quiénes   los   grabaron?   ¿Qué   nos   querían   describir?   ¿Reve-­‐‑ lan  la  ubicación  del  túnel  secreto?  ¿Desde  cuándo  se  conoce   Talampaya?     Por  lo  que  sabemos,  fue  el  geólogo  Alfrid  Stasmed  quien  ha-­‐‑ lló  estos  territorios  en  1893.  Pero  fue  en  los  años  40  cuando  el   Dr.   Joaquín   Frenguelli   dio   a   conocer   este   olvidado   paisaje   a   todo  el  mundo.  Y  no  era  para  menos:  el  hallazgo  de  curiosos   fósiles  animales,  flora,  así  como  los  antiguos  estratos  geológi-­‐‑ cos  que  se  remontan  a  más  de  200  millones  de  años,  conver-­‐‑ tían  a  Talampaya  en  un  lugar  único.  Como  ya  vimos,  en  esos   tiempos   perdidos,   los   dinosaurios   eran   los   dueños   de   estas   tierras,  repartidas  actualmente  entre  La  Rioja  y  San  Juan  (Va-­‐‑ lle  de  la  Luna).     El   término   “Talampaya”   tiene   muchas   acepciones,   pero   la   mayoría  de  los  autores  coincide  en  que  significa  “río  seco  del   tala”.     En  el  pasado,  según  estiman  los  arqueólogos,  entre  los  años   120   y   1180   después   de   Cristo,   Talampaya   fue   recorrida   por   diversos   grupos   humanos,   algunos   de   ellos   con   claras   in-­‐‑ fluencias   incas,   como   los   Condor   Huasi.   Pero   hoy   en   día   los   guardaparque   prefieren   agrupar   a   esos   antiguos   habitantes  

   

47  

del  lugar  bajo  la  denominación  “Diaguita”.  ¿Fueron  ellos  los   autores   de   los   desconcertantes   petroglifos?   ¿Sabían   de   An-­‐‑ kar,  como  los  comechingones  de  Córdoba  de  Erks?     La   historia   de   los   diaguitas,   en   el   actual   territorio   del   noro-­‐‑ este  de  la  Argentina,  puede  cifrarse  a  partir  del  siglo  V,  cuan-­‐‑ do  se  ubicaron  los  primeros  grupos  del  tipo  agricultor  y  alfa-­‐‑ rero.  Se  cree  que  hacia  el  año  1480  los  diaguitas  sufrieron  el   avance  del  Imperio  Inca,  quien  gobernado  por  el  inca  Túpac   Yupanqui,   los   conquistó.   Desde   ese   momento   los   diaguitas   quedaron  incorporados  al  distrito  o   suyo  más  austral  del  im-­‐‑ perio,  denominado  Collasuyo,  formándose  en  sus  antiguos  te-­‐‑ rritorios   provincias   o   wamanis   incaicas   para   su   mejor   admi-­‐‑ nistración.  De  hecho,  la  palabra  “diaguita”  es  quechua   ⎯pe-­‐‑ ro  de  etimología  aimara⎯,  y  significa  “hombre  de  la  sierra”.     Como   un   detalle   por   demás   curioso,   Don   Ramón   Verón,   el   dueño  de  Los  Terrones  en  tiempos  de  Acoglanis   ⎯eran  ínti-­‐‑ mos  amigos⎯,  había  nacido  en  La  Rioja  y  tenía  ascendencia   diaguita…     Es   difícil   precisar   quiénes,   realmente,   fueron   los   autores   de   los  petroglifos  de  Talampaya.  Incluso,  algunas  teorías  apun-­‐‑ tan   directamente   a   los   incas.   No   sería   descabellado:   en   uno   de   los   petroglifos   “prohibidos”   de   Talampaya,   aparece   una   posible   Chakana,   el   símbolo   sagrado   inca,   “flotando”   sobre   una  pirámide  (ver  galería  de  imágenes).    

   

48  

Esa   pirámide   es   uno   de   los   grabados   más   desconcertantes.   En  un  principio,  cuando  la  vi  y  fotografié  en  la  expedición  de   2002,  pensé  que  era  una  referencia  al  cerro  piramidal  de  Ciu-­‐‑ dad   Perdida,   un   lugar   importante   por   marcar   la   ubicación   del  disco  solar  Mitakunah.  Hoy,  no  lo  interpreto  así:  estudian-­‐‑ do  detenidamente  el  petroglifo,  es  clara  su  intención  de  plas-­‐‑ mar  una  construcción  humana,  una  pirámide  en  todas  las  le-­‐‑ tras.  ¿Dónde  está?  ¿Se  trata  del  templo  interior  de  Talampa-­‐‑ ya,   bajo   protección   de   la   Hermandad   Blanca?   ¿Los   portales   de  luz,  o  la  entrada  física,  conducen  hacia  ese  lugar?     También  se  podría  interpretar  que  la  pirámide  se  halla,  ocul-­‐‑ ta,  en  la  superficie,  pues  el  grabado  muestra  algunos  fenóme-­‐‑ nos   celestes   a   cielo   abierto.   Como   fuese,   es   tan   sólo   una   de   las   imágenes   “imposibles”   que   se   pueden   ver   en   la   entrada   del  cañón  de  Talampaya.     Hoy  en  día,  los  guardaparque,  por  instrucciones  expresas  de   Parques  Nacionales,  solo  pueden  mostrar  al  visitante  los  pe-­‐‑ troglifos  que  se  observan  desde  el  camino  de  madera  que  re-­‐‑ corre,  parcialmente,  esa  zona.  Este  circuito  no  permite  ver  la   pirámide,   ni   una   inmensa   “huella”   de   seis   dedos   ⎯seis   de-­‐‑ dos,   como   el   hijo   del   gran   Rey   Maya   Pacal   Votán,   “malfor-­‐‑ mación”  presente,  también,  en  otras  tribus  sagradas⎯,  y  has-­‐‑ ta   un   ser   que   parece   tener   tres   brazos   al   lado   de   un   animal   imposible…¿Por  qué?     Aún  así,  en  el  recorrido  “oficial”,  se  pueden  ver  algunos  pe-­‐‑ troglifos  incómodos,  como  los  famosos  “astronautas”   ⎯para  

   

49  

los   guardaparque,   animales   con   carga   en   el   lomo⎯,   y   otros   extraños  seres  en  lo  alto  de  una  roca.  Estos  fueron  los  petro-­‐‑ glifos  que  vi  en  el  libro  de  fotografías  en  1993.  Dos  décadas   después,  sé  de  qué  se  trata…     Estos  grabados  narran  la  historia  de  una  visita  extraterrestre.   El   lugar   de   “aterrizaje”   habría   sido   Talampaya.   Como   dije   páginas   atrás,   estas   visitas   tenían   propósitos   científicos.   Las   primeras  incursiones  se  realizaron  hace  millones  de  años,  en   tiempos   de   los   dinosaurios.   Luego,   aquellas   bases   subterrá-­‐‑ neas   fueron   abandonadas,   hasta   su   posterior   ocupación   por   los  “naturales  aclimatados”:  los  guardianes  intraterrenos.     ¿Cómo  supieron  los  diaguitas   ⎯o  los  incas⎯,  esta  vieja  his-­‐‑ toria  para  plasmarla  en  los  petroglifos?  ¿Será  posible  que  es-­‐‑ tos  grabados  sean  más  antiguos  de  lo  que  se  supone?     Debo  resaltar  que  en  el  petroglifo  del  ser  de  “tres  brazos”  se   muestra   un   posible   cinodonte:   un   “reptil   mamiferoide”   que   reinó  en  el  Triásico,  exactamente  la  época  perdida  de  Talam-­‐‑ paya.   No   es   un   dato   menor:   estamos   hablando   de   200   mi-­‐‑ llones  de  años2…  (ver  galería  de  imágenes).  Y  no  somos  los  pri-­‐‑ meros  en  observar  esto.  Ya  en  1994,  el  investigador  y  epigra-­‐‑ fista  argentino,  Jorge  Raúl  Vera,  publicó  estas  mismas  “ano-­‐‑ malías”  en  diversos  trabajos  3.  

                                                                                                               
2   No  hay  ninguna  duda  de  que  el  Cinodonte  vivió  en  Talampaya  hace  mi-­‐‑

llones  de  años:  http://www.lariojaesnoticia.com.ar/noticia.asp?id=6395  
3  http://webs.satlink.com/usuarios/j/jorgerv/comentarios.htm  

   

50  

¿Por  qué  nadie  toma  nota  de  esto?  ¿Qué  pensar,  por  ejemplo,   de  seres  con  tres  dedos  y  grandes  pies  guiando  a  cámelidos?   (ver  galería  de  imágenes)  ¿Nativos  con  trajes  extraños?  ¿O  seres   de  otros  mundos  que  hacían  sus  experimentos  biológicos?     Ciertamente,  Talampaya  pasó  de  ser  un  gigantesco  laborato-­‐‑ rio  extraterrestre,  a  un  santuario  de  luz  protegido  por  la  Her-­‐‑ mandad  Blanca.  La  activación  del  disco  solar  de  Ciudad  Per-­‐‑ dida   fue   el   inicio   de   un   proceso   que   fue   consolidado   en   el   Concilio  del  Nuevo  Tiempo.     Hoy,  Talampaya  es  un  Portal  de  Luz.  Un  centro  de  iniciación   activo.     Aquí  empezó  la  historia  de  Erks.     Es  momento  de  comprender  todo  esto…                          

   

51  

Capítulo  V     El  Concilio  del  Nuevo  Tiempo  

Todos  los  años  llevo  a  grupos  de  personas  para  vivir  la  expe-­‐‑ riencia  de  los  “avistamientos  programados”.  No  es  algo  que   yo  decida  completamente.  Es  un  “acuerdo”  con  los  seres  que   nos  contactan.  Una  forma  de  verificar  que  el  enlace  se  man-­‐‑ tiene,   y   una   ventana   para   mostrar  el   contacto   a   otras   perso-­‐‑ nas  que  sienten  el  llamado.     En   los   mensajes   telepáticos,   los   extraterrestres   anuncian   el   lugar,  día  y  hora  en  que  dejarán  ver  sus  naves.  Para  mí,  estas   “verificaciones”,   son   muy   importantes.   Más   aún   cuando   de   estas  experiencias  se  desprenden  grandes  tareas,  mensajes  e   informaciones.   La   confirmación   de   nuestro   contacto   ha   sido   una  constante  en  el  camino.     En  algunas  ocasiones,  los  grupos  que  me  han  acompañado  a   esos  avistamientos  programados  no  formaban  parte  de  nues-­‐‑ tra  dinámica  de  preparación.  Así  ocurrió  en  enero  de  2013  en   Sierra  de  la  Ventana,  un  lugar  encantador  de  serranías  al  su-­‐‑ deste  de  la  Provincia  de  Buenos  Aires.    

   

52  

Hacía   muchos   años   que   no   llevaba,   en   la   Argentina,   a   un   grupo  abierto  para  participar  de  un  taller  de  contacto  que  in-­‐‑ volucraba   un   avistamiento   programado…   Pero   debo   decir   que  el  grupo  que  participó   ⎯alrededor  de  20  personas⎯,  no   sólo  estuvo  a  la  altura  de  la  experiencia,  sino  que  se  compro-­‐‑ metió  aún  más  con  el  camino.  De  hecho,  varios  de  ellos  serán   más  tarde  importantes  colaboradores  del  encuentro  interna-­‐‑ cional  en  Talampaya.     Así,  en  Sierra  de  la  Ventana,  en  un  paraje  muy  cerca  del  Ce-­‐‑ rro   Tres   Picos,   los   hermanos   mayores   mayores   se   hicieron   presentes  a  través  de  varios  avistamientos.  Uno  de  ellos  fue   hermoso:   los   muchachos   del   grupo   le   hicieron   señales   con   una   linterna,   y   la   nave   “respondió”,   encendiendo   sus   luces   en   perfecta   sincronía.   Lo   repetimos   y   el   objeto   lo   volvió   a   realizar  ante  la  vista  de  todos.     En   medio   de   todo   ello,   recibí   el   siguiente   mensaje   psicográ-­‐‑ fico:    
“Este  año  2013  será  muy  importante  para  la  Argentina.  Acti-­‐‑ varán   lugares   que   se   hallaban   dormidos,   y   darán   a   conocer   cosas  que  estaban  reservadas  para  este  tiempo.  Acercarán  a   más  hermanos  al  contacto  con  nosotros.  Siempre  estamos.  Y   los  seguiremos  acompañando  en  este  proceso  que  han  inicia-­‐‑ do   hasta   alcanzar   la   total   integración   a   nuestra   comunidad   cósmica.     Más  adelante  te  daremos  los  detalles  para  organizar  un  en-­‐‑ cuentro   internacional   en   Talampaya.   Pronto,   vivirán   nue-­‐‑

   

53  

En   ese   momento,   mentalmente,   Antarel   me   repetía   tres   fra-­‐‑ ses  que  no  llegué  a  psicografiar,  pero  que  sí  pude  compartir   con  el  grupo:     “Del  7  al  9  de  septiembre”.     “Tormentas  solares”.     “Acontecimiento  mundial  en  esas  fechas”.     Esta  experiencia,  que  vivimos  el  12  de  enero  de  2013  en  Sie-­‐‑ rra   de   la   Ventana,   anticipaba   el   panorama   mundial   que   en-­‐‑ frentaríamos  en  septiembre  durante  el  encuentro  internacio-­‐‑ nal  en  Talampaya…     Dos   meses   más   tarde,   los   Guías   extraterrestres   me   hicieron   llegar  el  siguiente  mensaje:      
Atlantes  de  Tula,  México   17  de  marzo  de  2013     “Ciertamente,  el  momento  actual  que  viven,  luego  de  iniciar   el  tránsito  de  no-­‐‑retorno  hacia  dimensiones  superiores,  es  la   energía  que  los  convoca  para  Talampaya.    

vas  experiencias  de  contacto  que  les  llevará  al  instante  final   de  vuestro  redimensionamiento”.  (Antarel).        

   

54  

Luego  de  ese  mensaje,  tuvimos  un  avistamiento  confirmato-­‐‑ rio  que  pude  registrar  en  el  cielo  azul  de  los  Atlantes  de  Tu-­‐‑ la  (ver  galería  de  imágenes),  ese  mágico  yacimiento  arqueológi-­‐‑ co  de  la  cultura  tolteca  en  Hidalgo,  México.  
 

Talampaya  es  la  nueva  entrada  al  mundo  interno  de  la  ciu-­‐‑ dad  que  ustedes  conocen  como  Erks.  La  Hermandad  Blanca   ha   decidido   activar,   definitivamente,   este   lugar   como   un   principal  portal  de  experiencias  y  conocimientos.  Talampaya   cumple  con  los  requisitos  energéticos.  Es  un  paraje  puro,  ale-­‐‑ jado  y  protegido.     Se  reunirán  allí  a  partir  de  la  tarde  del  día  7  de  septiembre.   Permanecerán  hasta  el  día  9.  Convoquen  a  escala  mundial  a   todos  los  que  sientan  venir,  libremente.  Llegarán  los  que  ten-­‐‑ gan  que  llegar.  Serán  álmas  que  reconocerán  esta  invitación.   No   pretendemos   una   gran   cantidad   de   personas,   sino   a   los   comprometidos  de  siempre.     La  energía  del  disco  solar  activo  de  Talampaya  los  acompa-­‐‑ ñará,  y  desde  allí  irradiarán  al  mundo  la  luz  que  representa   el  ser  humano  cuando  camina  unido  con  sus  semejantes”.       (Antarel).      

Los   extraterrestres   empezaban   a   precisar   más   información:   confirmaban  las  fechas  que  “escuché”  en  Sierra  de  la  Venta-­‐‑ na,   asociaban   a   Talampaya   con   Erks,   e   insistían   que   utiliza-­‐‑ ríamos   “la   energía   del   disco   solar”   de   Ciudad   Perdida   para   “irradiar  al  mundo”.  ¿Por  qué?  ¿Qué  iba  a  ocurrir  entre  el  7  y  

   

55  

9  de  septiembre?  Nosotros,  no  lo  sabíamos  con  exactitud.  Só-­‐‑ lo  podíamos  inferir,  por  la  experiencia  en  Sierra  de  la  Venta-­‐‑ na,   que   se   trataba   de   un   momento   de   tensión   mundial.   Ob-­‐‑ viamente,  los  seres  del  cosmos  habían  calculado  todo…     En   marzo,   volvimos   a   Talampaya   con   un   grupo   de   unas   30   personas.   Allí   tuvimos   un   nuevo   avistamiento   programado.   En  el  contacto,  Antarel  entregó  más  información:    
  “Una  vez  más  han  verificado  que  el  contacto  con  nosotros  es   real.   Pero   deben   orientar   vuestras   expectativas   a   la   propia   activación  de  vuestra  misión  de  aprendizaje.  No  debe  ser  un   camino   inconsciente.   Debe   ser   un   peregrinaje   vivo,   lúcido,   en  servicio  a  los  demás.  Les  hablamos  del  contacto  interior  y   la  revelación  del  ser.       El  encuentro  sugerido  por  nosotros  en  Talampaya,  y  regido   por  la  Hermandad  Blanca  de  la  Tierra,  procura  vibrar  en  esa   unidad   en   representación   de   todos.   Ello   les   permitirá   abrir   una  puerta  simbólica,  pero  poderosa,  hacia  momentos  de  luz   y  acción  que  se  definirán  desde  el  sur  del  mundo  y  abraza-­‐‑ rán  a  todo  el  planeta.     Intuyen  bien:  además  de  la  conexión  definitiva  entre  este  lu-­‐‑ gar  y  otros  centros  intraterrenos  de  la  Hermandad  Blanca  en   la  Argentina  (en  referencia  a  Catamarca,  San  Juan,  Mendoza   y   Córdoba)   para   que   integren   una   sola   energía,   fluirá   a   us-­‐‑ tedes,  luego  de  septiembre,  una  mayor  comprensión,  que  les   permitirá  hacer  grandes  cosas.  Esperen  que  lo  verán.  Tienen   la  información  suficiente  y  la  confirmación  que  nos  solicita-­‐‑

   

56  

Luego   de   este   viaje   a   Talampaya,   me   puse   en   contacto   con   autoridades  de  Parques  Nacionales.  Les  expliqué  que  haría-­‐‑ mos   un   encuentro   internacional   de   meditación,   sin   fines   de   lucro,  en  el  camping  habilitado  por  los  guardaparque.     “En   esas   fechas,   en   que   tenemos   menos   personal,   no   pode-­‐‑ mos  permitir  más  de  200  personas…  Y  sólo  100  de  ellas  esta-­‐‑ rán  habilitadas  para  hacer  camping  dentro  del  Parque  Nacio-­‐‑ nal…”,  me  explicaron  desde  las  oficinas  centrales  de  Córdo-­‐‑ ba.  
 

ron  para  seguir  adelante  y  convocar  a  este  Concilio  del  Nue-­‐‑ vo  Tiempo.  Como  ya  les  dijimos,  llegarán  los  que  tengan  que   llegar”.        

Si  bien  es  cierto,  los  Guías  extraterrestres  habían  sugerido  un   grupo  no  masivo  para  Talampaya,  hablar  de  sólo  100  perso-­‐‑ nas   para   el   camping,   nos   ponía   de   cabeza   la   organización...   ¿Cómo  explicarle  a  la  gente?     Fuimos   correctos   con   las   autoridades   del   Parque   Nacional   Talampaya   y   seguimos   todas   sus   reglas.   Mi   website   estalló:   más  de  4.000  personas   ⎯y  créanme,  no  exagero⎯,  nos  escri-­‐‑ bieron   para   participar,   desde   distintos   lugares   del   mundo...   Hicimos  lo  posible  por  ayudar,  ofreciendo  hospedaje  en  pue-­‐‑ blos   cercanos   a   Talampaya,   como   Villa   Unión   y   Pagancillo   ⎯pronto   fueron   copados   de   reservas⎯.   Nunca   me   imaginé   tanta  respuesta  por  la  convocatoria.  

   

57  

Pero   los   hermanos   mayores   tenían   razón:   un   encuentro   con   miles   de   personas   hubiese   sido   difícil   de   manejar…   No   era   una   conferencia   multitudinaria.   Se   trataba   de   un   trabajo   de   irradiación  al  planeta,  que  involucraba  tres  días  de  conviven-­‐‑ cia  en  un  desierto.  Mas  la  invitación  tenía  que  llegar  a  todos.     Los  grupos  de  Buenos  Aires   ⎯que  se  reúnen  en  Palermo,  en   la  casa  de  nuestra  querida  amiga  Silvia  Rocher⎯,  habían  he-­‐‑ cho  consultas  en  comunicación  que  respaldaban  la  forma  co-­‐‑ mo   debíamos   encarar   este   encuentro   en   Talampaya.   Un   en-­‐‑ cuentro  que  los  propios  extraterrestres  llamaron  “Concilio  del   Nuevo  Tiempo”:  la  llave  a  una  nueva  etapa.  Debíamos  confiar.       La  conexión  con  Monte  Shasta     El   3   de   agosto,   a   un   mes   de   nuestra   reunión   en   Talampaya,   convoqué  a  un  nuevo  avistamiento  programado  en  las  faldas   de  Monte  Shasta,  en  Estados  Unidos.  Debo  decir,  que  en  ese   instante,  no  era  consciente  de  que  estaba  cumpliendo  el  men-­‐‑ saje   de   2005   ⎯aquel   que   advertía   un   enlace   entre   Shasta   y   Talampaya⎯.  Realmente  impresionante…     El  contacto  programado  en  Shasta  fue  especial,  porque  preci-­‐‑ samente,  desde  el  año  2005,  no  llevaba  a  investigadores  o  pe-­‐‑ riodistas  a  un  avistamiento  “previa  cita”.  Ante  un  pedido  del   ufólogo  peruano  Giorgio  Piacenza,  para  invitar  al  experto  en   ciencias  políticas,  el  Dr.  Michael  E  Salla,   a  un  contacto,  eva-­‐‑ lué  la  situación,  y  Antarel  aprobó  el  encuentro.  

   

58  

El  gigante  extraterrestre  de  Alfa  Centauro  ⎯un  ser  de  aspec-­‐‑ to   nórdico,   de   casi   tres   metros   de   altura⎯,   me   dijo   en   un   mensaje   telepático,   durante   un   taller   que   impartía   en   Asun-­‐‑ ción  de  Paraguay:  “No  dudes,  invita  a  Salla  a  Monte  Shasta,  que   allí   estaremos.   Es   importante.   La   coordenada   es   el   sábado   3   de   agosto,  entre  las  9  y  10  pm”.     Más  tarde,  en  el  programa  de  la  televisión  chilena,  “Mentiras   Verdaderas”,   expuse   públicamente   el   contacto   programado   que  tendríamos  con  Salla.     Esta  experiencia  fue  muy  importante  para  mí  antes  de  llevar   a  cabo  el  encuentro  internacional  en  Talampaya.     El  Dr.  Michael  Salla  es  un  pionero  en  el  desarrollo  de  la   Exo-­‐‑ política,   que   es   el   estudio   de   los   actores   clave,   las   institucio-­‐‑ nes  y  los  procesos  asociados  con  la  vida  extraterrestre.  Su  in-­‐‑ terés  en  la  exopolítica  evolucionó  a  partir  de  su  investigación   de   los   conflictos   internacionales,   y   su   relación   con   una   pre-­‐‑ sencia  extraterrestre  que  no  ha  sido  reconocida  al  público,  ni   a  funcionarios  elegidos,  ni  siquiera  a  oficiales  militares  de  al-­‐‑ to  rango.     Salla   es   internacionalmente   reconocido   como   un   erudito   en   materia  de  política  internacional,  en  resolución  de  conflictos   y  en  política  exterior;  es  autor  de  varios  libros  sobre  ese  tema   y   también   ha   firmado   más   de   setenta   artículos,   capítulos,   y   críticas  de  libros  sobre  paz,  conflictos  étnicos  y  resolución  de   conflictos.  Por  ello  fue  asesor  del  presidente  Ronald  Reagan.  

   

59  

Doctorado   en   la   University   of   Queensland   de   Australia,   y   con  un  máster  en  Filosofía  de  la  University  of  Melbourne,  ha   llevado   a   cabo   investigaciones   y   trabajos   de   campo   sobre   conflictos   étnicos   en   Timor   Oriental,   Kosovo,   Macedonia   y   Sri  Lanka;  y  ha  organizado  iniciativas  de  paz  involucrando  a   los  participantes  de  medio  y  alto  nivel  de  esos  conflictos.     Hoy  convertido  en  un  investigador  a  tiempo  completo  del  fe-­‐‑ nómeno  ovni,  contar  con  Salla  como  testigo  de  un  contacto,  a   sólo  un  mes  de  la  tarea  encomendada  en  Talampaya,  era  un   reto  importante…     Sabía  que  Antarel  y  los  hermanos  de  las  estrellas  no  nos  iban   a   fallar.   Y   así   fue:   en   la   hora   señalada,   las   naves   se   hicieron   presentes.  Tuvimos  cuatro  avistamientos  muy  claros  de  obje-­‐‑ tos  que  se  desplazaron  a  baja  altura,  y  que  interactuaron  con   los   más   de   50   testigos   ⎯entre   ellos   Salla   y   Piacenza⎯.   Los   extraterrestres  fueron  puntuales  y  contundentes1.     En  medio  de  esta  extraordinaria  experiencia,  Antarel  me  di-­‐‑ jo,  mentalmente:  

                                                                                                               
1   He  aquí  un  vídeo  que  resume  el  avistamiento  concertado  con  el  Dr.Salla:  

http://www.youtube.com/watch?v=BEVlW3GoDhA&feature=c4-­‐‑ overview&list=UUWv53sAvhVVTnkxEvSKXKcg     En   este   otro   vídeo,  se  puede  escuchar  su  testimonio   en  una   entrevista  de   radio,   que   concedió   después   del   exitoso   contacto   programado   en   Shasta:   http://www.youtube.com/watch?v=AEQWBfjCs7o&feature=c4-­‐‑ overview&list=UUWv53sAvhVVTnkxEvSKXKcg  

   

60  

“No  están  solos.  Les  apoyamos.  Y  hacemos  esto  por  lo  que  se  espera   de  ustedes  luego  de  Talampaya.  Allí  también  estaremos…”     Le   comenté   el   mensaje   a   Sol,   mi   compañera,   que   observaba   con   emoción   las   naves   de   los   Guías   en   esa   noche   estrellada   de  Monte  Shasta.     Luego   de   todo   esto,   Salla   ha   compartido   su   testimonio   del   contacto   con   nosotros   en   diferentes   medios.   En   mi   caso,   fui   entrevistado  por  distintos  canales  de  televisión  y  programas   radiales.   Entre   ellos   resalto   la   cadena   norteamericana   NBC-­‐‑ TELEMUNDO,  que  nos  permitió  hablar,  vía  satélite,  a  nivel   nacional  en  los  Estados  Unidos  y  llegar  a  otros  27  países.     El  23  de  agosto,  en  Napa  Valley,  California,  Antarel  se  comu-­‐‑ nicó  nuevamente  y  respondió  todas  las  preguntas  del  grupo   allí  reunido:    
Sí  hermano,  soy  Antarel:     Hemos  estado  muy  cerca  vuestro  desde  el  encuentro  progra-­‐‑ mado  en  Mt.  Shasta.  Nos  hicimos  presentes  en  la  cita  acorda-­‐‑ da   para   fortalecer   el   mensaje   del   contacto   que   están   difun-­‐‑ diendo,  y  para  afectar  a  Michael  Salla.  En  un  futuro  tendrán   un  mejor  panorama,  y  entonces  verán  lo  que  viene.  Estamos   sembrando  cambios  en  los  paradigmas  que  todavía  algunos   tienen  sobre  nosotros  y  nuestras  intenciones.    

   

61  

Les   reiteramos   nuestra   amistad,   y   también   guía   y   orienta-­‐‑ ción   para   ayudarles   a   recordar   quiénes   son   y   hacia   adónde   se  dirigen.     En   el   encuentro   físico   que   sostuvimos   el   26   de   agosto   de   2012,  te  explicamos  que  vuestro  tránsito  hacia  esferas  supe-­‐‑ riores  es  real.  Ese  camino  fue  asegurado  gracias  al  trabajo  y   esfuerzo  de  todos  los  caminantes  de  la  luz,  permitiendo  que   la  Tierra  entre  en  una  fase  de  “no-­‐‑retorno”.  Sin  embargo,  no   deja   de   ser   un   camino,   un   proceso   gradual   de   transforma-­‐‑ ción.  Solo  viendo  a  vuestro  alrededor  lo  pueden  comprobar.   Por  ello  les  decimos  que  como  humanidad  aún  no  se  hallan   en   la   “cuarta   dimensión”,   sino   mutando   paso   a   paso   hacia   otra   realidad,   nueva   y   con   horizontes   de   crecimiento   antes   impensados.       Tengan   paciencia:   es   cuestión   de   tiempo   que   puedan   inte-­‐‑-­‐‑ grar  esta  información  de  vuestro  paso  hacia  otra  “realidad”,   las  puertas  que  van  abriendo  y  cruzando,  y  cómo  vuestra  vi-­‐‑ da  y  consciencia  se  proyecta  en  todas  direcciones.  No  procu-­‐‑ ren   entender   todo   esto   sin   cumplir   previamente   ciertas   eta-­‐‑ pas.   Va   más   allá   del   intelecto.   La   respuesta   se   halla   dentro   de  ustedes  cuando  “sienten”  en  perfecto  balance.     Nos   agradaría   explayarnos   más   con   ustedes   sobre   estos   te-­‐‑ mas.   En   definitiva,   ser   más   concretos   con   estas   informacio-­‐‑ nes.  ¿Pero  cómo  un  ser  que  vive  en  medio  de  las  hojas  de  los   árboles,  le  puede  describir  su  percepción  del  viento  y  los  ra-­‐‑ yos  del  Sol  a  una  criatura  que  siempre  vivió  bajo  el  agua?     Bajo  esta  perspectiva,  comprenderán  que  es  importante  que   transiten   a   través   de   diversas   existencias   para   completar   la  

   

62  

preparación   evolutiva.   Más   allá   de   la   interacción   con   dife-­‐‑ rentes  posibilidades  durante  vuestro  camino  álmico,  la  reen-­‐‑ carnación  existe  y  es  necesaria  para  el  crecimiento.  Sólo  cam-­‐‑ bian  de  cuerpo.  Lo  que  prevalece  es  la  consciencia.     Aprendieron   bien   en   Mongolia   (en   referencia   al   viaje   al   de-­‐‑ sierto  de  Gobi  en  2007)  que  gracias  a  ese  camino  podrán  re-­‐‑ cordar   y   activar   viejos   conocimientos   olvidados.   Luego   de   las   experiencias   que   afrontaron   allí,   los   orientamos   en   sue-­‐‑ ños  y  en  otras  vías  sutiles  para  que  puedan  organizar  la  in-­‐‑ formación   que   redescubrieron.   Desde   entonces   los   hemos   guiado  para  difundir  herramientas  que  conduzcan  a  la  acti-­‐‑ vación  de  la  Glándula  Pineal  y  la  comprensión  de  la  Partícu-­‐‑ la  Divina.  Ahora  que  lo  ven  con  mayor  claridad,  y  que  han   logrado  resultados  concretos  y  positivos,  unan  ambas  técni-­‐‑ cas  para  el  desarrollo  integral  del  ser  en  esta  nueva  etapa:  el   denominado  “despertar  del  Tercer  Ojo”  se  basa  en  el  asiento   de  vuestro  núcleo  de  fuerza  en  el  plexo  cardíaco  y  en  las  me-­‐‑ morias  del  alma.     Sabrán  ordenar  y  aplicar  esta  información.  Los  asistiremos.     En   Talampaya   estaremos   presentes.   Nuestro   mensaje   es   que   deben   ir   con   el   principal   objetivo   de   irradiar   luz   al   mundo   desde   ese   punto   de   poder   que   amplifica   vuestras   intenciones.   Por   ello   la   importancia   de   vibrar   alto   y   gene-­‐‑ rar   las   condiciones   para   que   se   abra   una   puerta   de   recep-­‐‑ ción  de  lo  que  viene.     Las  pautas  ya  han  sido  dadas.  Se  les  espera.     Desde  cerca,  Antarel.  

   

63  

El   contenido   de   este   mensaje   tomaría   forma   en   Talampaya.   Antarel   había   anticipado   en   gran   medida   todo   lo   que   suce-­‐‑ dería  en  este  “Concilio  del  Nuevo  Tiempo”…     Nueve  días  después  de  haber  recibido  este  mensaje,  el  Papa   Francisco  decretará  una  jornada  mundial  de  ayuno  y  oración   para  el  7  de  septiembre:  el  mismo  día  en  que  los  extraterres-­‐‑ tres  nos  habían  citado  en  Talampaya  para  envolver  en  luz  al   mundo…     El   punto   de   tensión   que   nos   habían   antipado   los   hermanos   mayores  se  revelaba:  era  Siria…     El  encuentro  en  Talampaya  se  desarrollaría  en  las  mismas  fe-­‐‑ chas   en   que   los   ojos   del   mundo   observaban   Oriente   Medio,   situación  que  avivó  el  miedo  de  un  nuevo  conflicto  armado   internacional  que  pudiese  precipitar  algo  peor…     ¿Sería   suficiente   que   distintas   personas,   en   todo   el   mundo,   meditaran  en  esas  fechas  para  evitar  la  guerra?      
               

   

64  

  Arriba:  nave  captada  por  Ricardo  González  en  “Los  Atlantes  de  Tula”,  Mé-­‐‑ xico  (17  de  marzo  de  2013).  La  aparición  de  los  extraterrestres  fue  una  con-­‐‑ firmación  solicitada  luego  de  un  mensaje  psicográfico  que  se  refería  a  Ta-­‐‑ lampaya.  Abajo:  una  imagen  de  Sierra  de  la  Ventana,  y  la  fotografía  noc-­‐‑ turna  de  un  objeto  con  forma  de  “boomerang”,  lograda  allí  por  el  autor.    

 

 
    65  

  Arriba:  una  imagen  del  Dr.  Michael  Salla,  quien  fue  invitado  por  el  autor  a   un  avistamiento  programado  al  pie  de  Monte  Shasta,  en  Estados  Unidos.   Abajo:  una  captura  de  vídeo  de  una  de  las  naves  que  se  presentó  en  el  con-­‐‑ tacto  acordado  (3  de  agosto  de  2013).    

 

 
    66  

Arriba:   una   psicografía   que   recrea   la   apariencia   de   los   Guías   extraterres-­‐‑ tres.  Antarel  es  un  gigante  nórdico,  de  unos  2.70  m  de  estatura.  Lleva  el  ca-­‐‑ bello   largo,   de   un   color   blanco-­‐‑platinado.   Sus   ojos,   grandes,   son   de   color   miel.  Aparenta  unos  35  años.  Pero,  sin  duda,  su  edad  es  mucho  mayor.  

 

   

67  

  Arriba:  en  la  entrada  al  cañón  de  Talampaya,  se  hallan  estos  desconcertan-­‐‑ tes  petroglifos.  ¿Seres  con  escafandra  descienden  a  la  Tierra?  Notar  que  es-­‐‑ tán  posicionados  por  encima  del  vuelo  de  un  ave.  

 

   

68  

  Arriba:  una  ampliación  de  los  “astronautas”  de  Talampaya.  ¿Animales  con   carga  en  el  lomo,  como  asegura  la  versión  oficial?  Abajo,  el  ave  en  detalle   (para  algunos,  un  cóndor),  que  se  encuentra  por  debajo  de  los  seres  con  es-­‐‑ cafandra.  Sin  duda,  allí  hay  un  mensaje:  venían  del  cielo.  

 

                   
    69  

    ¿Qué   significan   esas   figuras?   ¿Nativos   en   una   danza   ritual?   ¿O   seres   de   otros  mundos  “saludando”?  (cañón  de  Talampaya).    

 
    70  

  Arriba:  un  ser  con  una  gran  cabeza  y  pies  enormes  parece  llevarse  un  ani-­‐‑ mal.  Abajo:  el  petroglifo  de  un  pie  humanoide,  con  seis  dedos  (?).  La  hue-­‐‑ lla  también  está  fuera  del  recorrido  oficial  en  el  Parque.    

 

 

 
    71  

  Arriba:  el  autor  señalando  uno  de  los  petroglifos  “prohibidos”  de  Talam-­‐‑ paya.  ¿Existe  esa  pirámide?  ¿Dónde  está?  Abajo,  una  ampliación:    

 

 

   

72  

  Arriba:   detrás   de   la   roca   que   contiene   el   petroglifo   de   la   “Pirámide”,   ca-­‐‑ minando  unos  metros,  se  halla  una  pared  que  muestra  otras  figuras,  aún   más  sorprendentes.  Un  extraño  ser,  permanece  de  pie,  como  observando,   mientras  un  animal,  desconocido,  da  la  impresión  de  estar  conectado  a  un   objeto  alargado.  Algunos  estudios  identifican  a  ese  animal  con  el   cinodonte   (ver   abajo),   un   “reptil-­‐‑mamífero”   que   convivió   con   los   dinosaurios   hace   200  millones  de  años.  En  Talampaya  se  han  hallado  fósiles  de  esta  especie.   ¿Cómo  es  posible  que  aparezca  en  el  petroglifo?  ¿Era  un  experimento  ex-­‐‑ traterrestre?  ¿Por  qué  le  interesaba  a  esos  científicos  de  otros  mundos  este   tipo  de  animales,  que  se  sabe  fueron  una  transición  evolutiva  entre  los  rep-­‐‑ tiles  y  los  mamíferos?    

 

 
    73  

 

  Más  de  250  personas  de  16  países  se  congregaron  en  Talampaya.    

 

 
    74  

  Las   noches   en   Talampaya   fueron   de   ensueño.   En   ese   marco   cósmico,   los   Guías  extraterrestres  se  hicieron  presentes.  Fotógrafos  profesionales,  como   Cristian  Belluco  y  Matías  Zubrzycki,  pudieron  captar  las  naves.    

 

 
    75  

  Apostados  en  el  terreno  con  sus  cámaras  sensibles  a  la  luz  (en  trípode),  los   fotógrafos   registraban   el   desplazamiento   de   las   naves   mientras   todo   el   campamento  observaba.  Se  empleó  un  láser  para  “apuntar”  a  esos  objetos.   Estas  extraordinarias  imágenes  se  lograron  con  5  a  7  segundos  exposición.    

 

 
    76  

  La  noche  del  9  de  septiembre,  cuando  Ricardo  González  compartía  su  ex-­‐‑ periencia  con   Emuriel,  uno  de  los  guardianes  de  luz  del  desierto  de  Gobi  y   las   montañas   del   Altai,   aparecieron   unos   objetos   que   fueron   registrados   por  Cristian  Belluco.  Notar  en  el  análisis  cómo  se  revela  mejor  la  nave,  que   va  acompañada  de  una  sonda  o  “canepla”.  Habitualmente  las  naves  tripu-­‐‑ ladas  viajan  en  compañía  de  estos  “ojos  electrónicos”.    

 

 
    77  

 

  Arriba:  una  nave  de  Erks,  es  fotografiada  por  Roberto  Villamil  en  Los  Te-­‐‑ rrones,  al  lado  de  Ángel  Cristo  Acoglanis  (1988).  Abajo:  una  nave  similar   de   plasma,   se   manifiesta   en   Talampaya   al   cierre   de   los   trabajos,   la   noche   del  9  de  septiembre  (fotografía  de  Cristian  Belluco).  La  conexión  con  Erks   fue  establecida.    

 

 
    78  

 

 

Arriba:  Ciudad  Perdida  alberga  el  disco  solar  de  Talampaya.  Abajo:  un  di-­‐‑ bujo  de  Alejandra  Aranda  que  “canalizó”  en  el  encuentro.  ¿La  “unión”  del   disco  solar  Mitakunah  con  el  cristal  azul  de  Erks?  (Foto:  A.  Aranda).    

 

   

79  

  Arriba:   “Los   Terrones”,   uno   de   los   enclaves   más   famosos   de   Capilla   del   Monte  que  se  asocia  a  la  ciudad  de  Erks.  La  erosión  ha  tallado  esas  magní-­‐‑ ficas  formas  pétreas,  muy  similares  a  las  que  se  pueden  ver  en  Talampaya   y  Ciudad  Perdida.  Abajo:  las  misteriosas  piedras  del  Valle  de  la  Luna  (San   Juan)  marcan  un  vórtice  conectado  a  Talampaya  y  una  base  extraterrestre.    

 

 
    80  

 

  El  Monte  Belukha,  en  el  Altai,  y  una  vista  desde  el  lago  Akkem.  

 

   

81  

  Las  pinturas  de  Nicolás  Roerich  muestran,  inequívocamente,  que  el  artista   ruso  se  inspiró  en  la  leyenda  de  la  “Piedra  de  Chintamani”  para  diseñar  la   hoy  famosa  bandera  de  la  paz.  En  realidad,  su  significado  es  otro:  un  obje-­‐‑ to   de   poder   que   llegó   desde   Orión   en   el   lomo   del   caballo   “Lung-­‐‑Ta”,   de   acuerdo  a  la  leyenda  tibetana.  Ese  “Grial  cósmico”  se  divide  en  tres  frag-­‐‑ mentos  que  recorren  el  mundo  para  registrar  el  aprendizaje  humano.    

 

 
    82  

 

Capítulo  VI     La  masa  crítica  después  de  2012  

Nuestro  avión  abandonó  los  Estados  Unidos  rumbo  a  la  Ar-­‐‑ gentina.   Durante   el   viaje,   le   comentaba   a   Sol   lo   curioso   de   haber  invitado  al  Dr.  Michael  Salla  a  un  contacto  programa-­‐‑ do,  siendo  él  un  experto  en  relaciones  internacionales  ⎯y  re-­‐‑ solución  de  conflictos  en  la  época  de  Reagan⎯,  precisamente   cuando  el  encuentro  internacional  en  Talampaya  se  desarro-­‐‑ llaba  en  el  momento  de  mayor  tensión  con  Siria.  ¿Había  allí   un  mensaje?     El   asunto   de   las   armas   químicas   del   regimen   de   Bashar   al-­‐‑ Assad   encendió   una   alarma   en   el   Gobierno   de   Barack   Oba-­‐‑ ma,   quien   dispuso   un   ataque   con   misiles   a   blancos   tácticos   como   un   “castigo”   a   Damasco   por   haber   usado   esas   armas   en  población  civil.  Más  allá  de  cómo  habrían  sido,  realmente,   los   acontecimientos,   el   conflicto   se   complicó   cuando   China,   Rusia   e   Irán,   plantearon   su   discrepancia   con   el   ataque   mili-­‐‑ tar.  Entretanto,  Barack  Obama  llevó  el  tema  al  Congreso  y  el   9  de  septiembre  se  tenía  que  tomar  la  “decisión  final”  sobre   la  operación  bélica  en  Oriente  Medio…    

   

83  

“Impresionante   cómo   los   Guías   extraterrestres   anticiparon   todo…”   ⎯reflexionaba   con   la   vista   perdida   en   la   ventanilla   del   avión.   El   9   de   septiembre,   el   día   clave   del   encuentro   en   Talampaya   ⎯de  acuerdo  a  mensajes  telepáticos  previamente   recibidos⎯,   podría   estar   conectado   a   la   decisión   final   del   Presidente  Obama…     Ya  en  Buenos  Aires,  a  pesar  de  que  miles  de  personas  nos  es-­‐‑ cribieron  para  sumarse  al  encuentro  de  Talampaya,  y  queda-­‐‑ ron  fuera  por  exigencias  de  Parques  Nacionales  ⎯no  querían   un  grupo  masivo  en  el  camping⎯,  la  actitud  de  la  gente  que   no  pudo  participar,  fue  comprensiva  y  sin  sobresaltos.  Debo   remarcar  esto  por  su  extraordinaria  enseñanza.  Incluso,  mu-­‐‑ chos   se   contactaron   con   nosotros   para   coordinar   meditacio-­‐‑ nes   por   el   planeta   desde   el   lugar   donde   pudieran   reunirse.   De   esta   forma,   distintos   países   se   sumaron   en   “espíritu”   al   Concilio  del  Nuevo  Tiempo  en  Talampaya.     Cuando   Parques   Nacionales   me   habló   del   límite   de   gente,   pensé   en   no   hacer   la   convocatoria   a   través   de   internet   para   evitar   que   todo   se   desbordara…   Pero   los   Guías   extraterres-­‐‑ tres  insistieron  en  que  se  debía  convocar  a  todos,  y  que  quien   debía  llegar,  llegaría.  Esto  se  cumplió,  y  superó  cualquier  de-­‐‑ cisión  nuestra  o  del  propio  Parque  Nacional.  Hubo  personas   confirmadas  que  a  último  minuto  no  pudieron  viajar  a  la  Ar-­‐‑ gentina,   y   otras   que   no   esperábamos   y   acudieron   haciendo   un  gran  esfuerzo.  Así,  finalmente,  nos  reunimos  en  Talampa-­‐‑ ya  más  de  250  personas  de  16  países  (que  llegaron  desde  Eu-­‐‑

   

84  

ropa,  Canadá,  Estados  Unidos,  México,  el  Caribe,  y  distintos   puntos  de  Sudamérica).     Talampaya,   a   pesar   de   que   los   Guías   extraterrestres   habían   dicho   en   comunicación   que   se   harían   presentes,   no   era   un   “encuentro   programado”   como   el   que   concertamos   con   el   Dr.  Salla  en  Monte  Shasta.  El  objetivo  principal,  era  otro…     Como  una  reflexión,  debo  decir  que  al  margen  del  hermoso   espíritu  que  generó  la  convocatoria  de  los  hermanos  del  cos-­‐‑ mos  para  Talampaya,  algunas  personas  me  escribieron  para   manifestarme   que   este   encuentro   no   tenía   sentido.   Que   las   reuniones  con  grupos  grandes  ya  no  tienen  su  razón  de  ser.   Que  iríamos  a  Talampaya  y  que  no  “veríamos  nada”.  Y,  peor   aún,  que  el  “romántico  deseo”  de  colaborar  con  nuestras  me-­‐‑ ditaciones   para   aliviar   la   mencionada   crisis   en   Oriente   Me-­‐‑ dio,  fracasaría,  y  que  Estados  Unidos  atacaría  Siria  mientras   nosotros  estábamos  “buscando  extraterrestres”.     Personalmente,   sigo   pensando,   que   no   tiene   sentido   buscar   “afuera”  lo  que  antes  debemos  hallar  dentro  de  nosotros  mis-­‐‑ mos.   Sería   ridículo   suponer   que   los   encuentros   de   irradia-­‐‑ ción  al  planeta  o  de  contacto  procuran  reemplazar  ese  proce-­‐‑ so  de  auto-­‐‑conocimiento.  Desde  un  principio  los  propios  se-­‐‑ res   que   nos   contactan   afirmaron   que   el   verdadero   enlace   es   con  nosotros  mismos,  y  que  nuestro  primer  grupo  de  trabajo   es   nuestra   familia.   Por   ello   siempre   hemos   sugerido   que   la   base  está  allí,  y  que  no  hay  que  descuidarla  para  luego  echar-­‐‑ le  la  culpa  a  los  extraterrestres  o  a  quien  convenga.  

   

85  

Digo  todo  esto  porque  si  hay  algo  que  no  nos  permite  avan-­‐‑ zar  en  consciencia,  son  las  justificaciones  y  el  pesimismo.     Uno  de  los  principales  objetivos  de  Talampaya  fue  encontrar   lo  que  nos  une  en  medio  de  la  diversidad.  Por  esta  razón  fue   un  encuentro  abierto,  libre.  Una  especie  de  síntesis  de  lo  que   es   la   sociedad   humana:   no   todos   pensamos   igual,   pero   po-­‐‑ dríamos  pensar  juntos.     En  mis  recientes  viajes  de  difusión  por  todo  el  mundo,  he  no-­‐‑ tado   en   algunos   grupos   espirituales   cierta   “decepción”   por   lo  que  no  ocurrió  el  21  de  diciembre  de  2012.  No  porque  es-­‐‑ peraban   un   “fin   del   mundo”,   sino   porque   aguardaban   algo   extraordinario,   tal   vez   el   acceso   definitivo   de   la   humanidad   hacia  la  cuarta  o  quinta  dimensión,  o  cualquier  cosa  que  re-­‐‑ forzara  su  fe  en  esa  nueva  “era  dorada”.     Lo   he   mencionado   páginas   atrás,   pero   siento   que   es   impor-­‐‑ tante  hacer  hincapié  en  esto:     Creo   en   esa   transformación,   y   trabajamos   por   ella,   pero   fue   un  gran  error  afirmar  eventos  dimensionales  o  espirituales  a   toda  escala  en  una  fecha  que  los  mayas  sólo  la  marcaron  pa-­‐‑ ra  señalar  el  fin  de  una  etapa  y  el  inicio  gradual  de  otra.     Advertí  de  todo  esto  años  antes  del  cierre  del  calendario  ma-­‐‑ ya   ⎯la   “Cuenta  Larga”⎯.   Hoy,   algunos   líderes   místicos   tra-­‐‑ tan   de   explicar   a   sus   seguidores   en   qué   fallaron,   y   otros,   a   pesar  de  haber  quedado  “en  evidencia”,  defienden  a  capa  y  

   

86  

espada  que  ya  nos  encontramos  en  otra  dimensión   ⎯retrac-­‐‑ tarse,   piensan,   sería   peor⎯.   Supuestamente,   para   ellos,   la   mayoría  de  los  seres  humanos  no  hemos  tomado  consciencia   y  por  esa  razón  no  vemos  el  cambio  que  se  produjo  el  21  de   diciembre  de  2012…     Reitero  que  creo  en  el  cambio,  y  sé  que  nos  hallamos  en  inte-­‐‑ gración   como   humanidad   y   planeta   a   otra   realidad.   Pero  es   un  proceso  gradual,  y  no  súbito1.  Los  Guías  ya  se  han  referi-­‐‑ do  al  tema.  Y  pienso,  como  ellos,  que  los  verdaderos  cambios   los  generaremos  nosotros.     Todo  lo  que  venga  de  afuera  (experiencias  con  civilizaciones   extraterrestres,  radiaciones  del  centro  galáctico,  o  cambios  en   el  Sol  en  conjunción  con  la  “mutación  magnética”  de  la  Tie-­‐‑ rra),   son   sólo   oportunidades   de   crecimiento   y   comprensión   que  sabremos  utilizar  si  antes  nosotros  somos  ése  cambio.     En  ese  mensaje  vibró  el  encuentro  en  Talampaya.     Y  lo  tomamos  como  un  reto  para  ofrecer  un  mensaje  de  opti-­‐‑ mismo  y  esperanza.      

                                                                                                               
  El   26   de   agosto   de   2012,   en   un   encuentro   físico   con   Antarel   en   Monte   Shasta,  los  extraterrestres  nos  entregaron  su  visión  sobre  el  21  de  diciem-­‐‑ bre  de  2012.  Remarcaron  que  no  era  un  evento  definitivo,  sino  el  inicio  de   un  largo  proceso  de  cambio.  El  reporte  completo  de  esta  experiencia  pue-­‐‑ de  leerse  aquí:  
1

www.legadocosmico.com/articulos_detalle.php?id=213&tipo=Fenómeno_Ovni  

   

87  

La  vibración  colectiva     El   concepto   de   “masa   crítica”   se   refiere,   en   términos   senci-­‐‑ llos,  al  grupo  mínimo  de  personas  para  generar  un  cambio.     Se   origina   en   el   concurso   de   pensamientos   que   deben   estar   orientados   hacia   un   mismo   propósito.   Una   energía   mental   que   no   solo   debe   ser   “mental”,   sino   cargada   de   emociones   auténticas  de  amor  y  servicio.  Estas  vibraciones,  de  acuerdo   a   los   extraterrestres,   pueden   ser   “amplificadas”   en   lugares   de  poder  y  santuarios  de  la  Hermandad  Blanca.     Talampaya   cumple   esos   requerimientos.   Además,   como   vi-­‐‑ mos  anteriormente,  la  presencia  de  uno  de  los  discos  solares   fortalece   los   trabajos   de   irradiación.   El   disco   y   su   influencia   energética  actúan  como  un  “espejo”  de  nuestras  intenciones.   Un  espejo  que  no  solo  refleja  nuestras  iniciativas  de  luz  por   el  planeta.  También  las  “potencia”.     Antarel  me  explicó  en  el  contacto  fìsico  de  Monte  Shasta  que   esta  etapa  “después  del  2012”  requiere  de  nosotros  algo  más   que  ser  co-­‐‑creadores.    El  término  que  empleó  el  extraterrestre   de   Alfa   Centauro   fue:   ingenieros   de   co-­‐‑creación.   Es   decir,   ma-­‐‑ yor   consciencia   y   dirección   en   nuestro   papel   como   servido-­‐‑ res  del  Universo.     No   obstante,   ¿si   no   creemos   en   nosotros   mismos,   cómo   va-­‐‑ mos  a  crear  realidades  distintas?    

   

88  

Siempre  he  pensado  que  la  acción,  en  lo  práctico  y  cotidiano,   es  lo  más  importante.  ¿Mas  de  qué  sirve,  si  estamos  separa-­‐‑ dos  en  espíritu?  ¿Funcionará  igual  la  masa  crítica?     Como   sabemos,   diversos   estudios   científicos   han   demostra-­‐‑ do   que   la   meditación,   a   nivel   grupal   ⎯cuando   dos   o   más   personas   meditan   juntas⎯,   “une”   a   los   prácticantes   en   un   solo  campo  de  fuerza2.  Y  ese  domo  de  energía  puede  crecer   en  dimension  e  influencia  si  el  grupo  mantiene  una  coheren-­‐‑ cia   espiritual   entre   sí:   aquello   de   vibrar   juntos   en   el   mismo   propósito.       En   ese   momento,   las   ondas   beta,   emitidas  durante   la   vigilia,   desaparecen.  Entonces  los  practicantes  ingresan  en  onda   alfa,   que  es  la  propicia  para  los  ejercicios  de  co-­‐‑creación.     Ese  estado  refiere  niveles  de  paz  interior  que  alejan  al  ser  hu-­‐‑ mano  de  los  altibajos  de  la  mente  común,  y  ello  sin  perder  la   consciencia  del  “aquí  y  ahora”.     Como  sabemos,  habitualmente  “vivimos”  en  stress  y  en  exi-­‐‑ gencia.  Pocos  saben  que  los  pensamientos,  en  estado  de  rela-­‐‑ jación  y  concentración,  podrían  afectar  la  propia  realidad.  La   clave   es   aquietarse,   y   dirigir   correctamente   nuestra   energía  

2   La   Universidad   de   Princeton,   en   New   Jersey,   ha   realizado   importantes  

                                                                                                               

investigaciones   sobre   la   influencia   de   la   mente   humana   en   los   aconteci-­‐‑ mientos.   Asimismo,   el   Instituto   de   Ciencias   Noéticas,   del   ex-­‐‑astronauta   Edgar  Mitchel,  hizo  otros  estudios.  Ver:  http://noosphere.princeton.edu  

   

89  

en   armonía   e   intención.   Solo   entonces   se   puede   generar   un   verdadero  foco  de  irradiación  o  “comunidad  mental”.     Empero,   no   necesariamente   es   recomendable   una   cantidad   masiva   de   meditadores   para   afectar   los   acontecimientos.   Es   preferible   un   grupo   más   pequeño,   pero   integrado   vibracio-­‐‑ nalmente.  Así  se  logra  la  “masa  crítica”:  el  número  base  que   pueda  afectar,  por  efecto  “dominó”,  todo.  Los  indios  hopi  y   los   descendientes   de   los   mayas   hablan   de   esto   al   citar   a   los   144.000  guerreros  de  la  “Danza  del  Sol”.  La  Biblia,  también,   menciona  esa  cifra  en  el  Apocalipsis.  Como  fuese,  suena  in-­‐‑ creíble  que  144.000  personas  afecten  el  rumbo  de  los  aconte-­‐‑ cimientos  en  un  planeta  donde  viven  más  de  7.000  millones   de  álmas.  Pero  ése  es  el  mensaje.  Un  cambio  aparentemente   pequeño,  puede  iniciar  otro  a  gran  escala…     Ahora  bien,  como  dije,  pienso  que  el   equilibrio  entre  la  acción   y  lo  que  sentimos  es  la  base  de  todo  esto.     Por  ejemplo,  existen  personas  con  un  gran  deseo  de  ayudar,   que  meditan  mucho,  pero  no  hacen  nada  en  el  diario  vivir  y   en   lo   práctico.   Y,   también,   hay   personas   que   llevan   a   cabo   hermosas  obras  de  caridad,  de  servicio,  pero  a  pesar  de  ello,   viven  enfadadas  y  les  molesta  todo.       El  balance  y  la  coherencia  es  lo  que  sostiene  a  la  “masa  críti-­‐‑ ca”  y  a  cualquier  grupo  que  procure  trabajar  por  la  luz.    

   

90  

El  encuentro  abierto  en  Talampaya,  a  pocos  días  del  exitoso   contacto  programado  en  Monte  Shasta,  sería  un  gran  “expe-­‐‑ rimento”.     Y,   entretanto,   la   otra   “frase”   de   Antarel   para   septiembre,   empezaba  a  tomar  sentido:  las  tormentas  solares…  

                                   
    91  

Capítulo  VII     La  conexión  con  Erks  

Llegamos   a   Talampaya   la   tarde   del   7   de   septiembre.   Venía-­‐‑ mos  en  caravana  desde  Capilla  del  Monte,  ciudad  en  donde   previamente   realicé   una   conferencia   sobre   el   contacto   intra-­‐‑ terrestre.  Aprovechamos  esa  breve  visita  para  ir  a  meditar  a   las   grutas   de   Ongamira,   el   famoso   refugio   de   los   indios   co-­‐‑ mechingones.  Es  un  lugar  mágico  que  disfrutamos.     Ya  en  el  camping  habilitado  por  los  guardaparque  de  Talam-­‐‑ paya,   armamos   en   tiempo   récord   las   tiendas   de   campaña,   mientras  los  participantes  del  encuentro  se  aglomeraban  pa-­‐‑ ra   iniciar   las   primeras   meditaciones.   Había   una   linda   ener-­‐‑ gía.  Una  atmósfera  de  unidad  extraordinaria.     Los  rayos  del  Sol  en  Talampaya  pegaban  muy  fuerte.  De  he-­‐‑ cho,  en  la  Argentina,  se  registraron  importantes  incendios  fo-­‐‑ restales,  como  el  caso  de  Córdoba  y  San  Luis.  Luego  nos  en-­‐‑ teramos  que  la  ola  de  calor  se  dio  en  varios  países.     Es   tema   de   discusión   si   todo   esto   podría   estar   ligado   a   las   tormentas   solares.   De   hecho,   hay   opiniones   científicas   en-­‐‑ frentadas.  

   

92  

Pero  lo  cierto  es  que  la  NASA  reconoció  que  nuestra  estrella   está  teniendo  un  comportamiento  alarmante.     Aunque   tratan   de   calmar   a   la   población,   afirmando   que   el   Sol  se  encuentra  en  su  “ciclo  estimado  de  actividad”,  varios   científicos   alzaron   su   voz:   nuestra   estrella   está   despertando   de  un  sueño  y  las  tormentas  solares  forman  parte  de  esa  “ad-­‐‑ vertencia”1.     De  acuerdo  a  los  Guías  extraterrestres,  las  tormentas  solares   no   sólo   afectan   nuestra   tecnología   ⎯como   los   satélites   y   las   redes  de  comunicación⎯;  por  encima  de  todo  tienen  un  im-­‐‑ pacto  en  la  “estructura  energética”  de  los  seres  vivos:  desde   una  bacteria  a  un  ser  humano.  De  hecho,  hoy  se  sabe  que  las   tormentas  solares  repercuten  en  la  magnetosfera.  Y  nosotros   estamos  ligados  al  campo  magnético  de  la  Tierra…     Esta   coyuntura   energética   acompañaba   el   encuentro   en   Ta-­‐‑ lampaya.   Antarel,   en   su   momento,   nos   ha   explicado   que   la   energía  sutil  del  Sol   ⎯llamada  por  ellos  “radiación   Cilial”⎯,   en   períodos   de   actividad   en   nuestra   estrella,   puede   ser   una   importante   fuente   de   poder   para   abrir   puertas   dimensiona-­‐‑ les.  O  para  la  ejecución  de  trabajos  de  irradiación  con  un  alto   componente  de  respaldo  energético.  No  sólo  cuando  las  tor-­‐‑

                                                                                                               
1Desde  fines  de  agosto,  NASA  advirtió  de  las  tormentas  solares  calculadas  

para  septiembre:   http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013-­‐‑08-­‐‑22/los-­‐‑sistemas-­‐‑de-­‐‑ telecomunicaciones-­‐‑amenazados-­‐‑por-­‐‑una-­‐‑tormenta-­‐‑solar_20264/  

   

93  

mentas  están  arrojando  plasma  a  la  Tierra,  sino  cuando  éstas   se  están  empezando  a  gestar  en  el  Sol.     Los  extraterrestres  han  venido  monitoreando  la  actividad  so-­‐‑ lar  desde  hace  mucho…  Y  concuerdan  con  los  científicos  de   nuestro  mundo  en  que  estamos  a  puertas  de  un  ciclo  intenso.     Lo  explicaré  brevemente:     El  “máximo  solar”,  o  la  máxima  actividad  del  Sol,  se  rige  por   ciclos  naturales  de  alrededor  de  11  años,  que  están  marcados   por  el  aumento  del  número  de  manchas  solares  (la  disminu-­‐‑ ción  de  éstas,  a  su  vez,  indica  el  período  de  “mínimo  solar”).     Estas  manchas  son  las  que  se  observan  de  color  oscuro  en  la   superficie  del  Sol  o  fotosfera.     Los   científicos   de   NASA   están   pendientes   de   estas   regiones   activas  del  Sol,  ya  que  son  el  origen  de  las  erupciones  y  tor-­‐‑ mentas   solares   que   expulsan   “eyecciones   de   masa   coronal”   (CME).   A   veces,   esas   eyecciones   van   dirigidas   directamente   hacia  la  Tierra.     Cuando  las  CME  chocan  con  el  campo  magnético  de  la  Tie-­‐‑ rra  ⎯dependiendo  de  la  intensidad  y  velocidad⎯,  potencial-­‐‑ mente  puede  colapsar  las  fuentes  de  energía  y  afectar  las  re-­‐‑ des  de  electricidad.  También  podría  tener  impacto  en  las  co-­‐‑ municaciones   de   alta   y   baja   frecuencia,   sistemas   GPS   y   sa-­‐‑ telitales.  El  Sol  impacta  en  la  magnetosfera.  

   

94  

Como   un   ejemplo,   la   llegada   de   las   partículas   solares   a   los   polos   terrestres   produce   ⎯por   un   cambio   de   ionización⎯,   las  coloridas  auroras  australes  y  boreales  que  disfrutamos  en   los   cielos   nocturnos.   Nuestro   campo   magnético   acciona   de   acuerdo  al  Sol.     La   NASA,   como   dije,   reconoce   que   estamos   iniciando   este   nuevo   ciclo   solar   de   gran   actividad.   Y   esta   actividad   podría   durar  años,  no  meses.       Mientras   levantábamos   el   campamento   en   Talampaya,   el   7   de  septiembre,  todo  lucía  en  calma  en  el  Sol.  Pero  esto  empe-­‐‑ zó  a  cambiar  días  después:  en  septiembre  hubo  importantes   tormentas  solares  y  hasta  una  erupción  magnética.     Por  si  todo  ello  fuera  poco,  el  día  8,  se  iba  a  producir  el  paso   de  Venus  por  detrás  de  la  Luna,  espectáculo  que  todos  pudi-­‐‑ mos  disfrutar  en  un  cielo  diáfano  y  estrellado.     Desde  luego,  también  allí  había  un  mensaje…       La  aparición  de  los  Guías       Alrededor   de   las   4:00   pm.   iniciamos   nuestras   meditaciones.   Desde   un   primer   momento   pusimos   especial   énfasis   en   en-­‐‑ volver  en  luz  la  zona  de  Oriente  Medio  y  a  los  actores  impli-­‐‑ cados  en  el  conflicto.    

   

95  

Había  de  todo  en  el  inmenso  grupo  que  acudió  a  Talampaya:   personas  ajenas  a  estos  temas  que  llegaron  al  encuentro  por   un  “llamado  interior”,  grupos  espirituales,  místicos,  investi-­‐‑ gadores,   estudiosos   del   tema   ovni   ⎯como   el   grupo   del   re-­‐‑ cordado  amigo  Don  Pedro  Romaniuk⎯,  entre  otros.     Ante   tanta   diversidad,   uno   podría   suponer   que   la   cohesión   sería  tarea  difícil.  Pero  no  fue  así.  Pronto,  nos  transformamos   en  un  solo  grupo,  con  la  intención  puesta  en  el  objetivo  prin-­‐‑ cipal   de   esta   convocatoria:   afectar   positivamente   la   crisis   de   Siria.     En  el  peor  de  los  casos,  si  sólo  se  postergaba  la  guerra,  no  de-­‐‑ jaba   de   ser   importante,   ya   que   permitía   la   evacuación   de   la   población   civil,   que   es   la   más   castigada   en   medio   de   las   lu-­‐‑ chas  de  poder.     Compartí   con   la   gente   el   mensaje   de   nuestra   experiencia   de   contacto.  Y  les  recordé  por  qué  estábamos  allí.     Debo   resaltar   que   el   grupo   de   Buenos   Aires   me   apoyó   mu-­‐‑ cho  durante  el  desarrollo  de  este  encuentro.  Entre  ellos  debo   mencionar   a   Sol   Sanfelice   y   Pablo   Cascone,   así   como   a   Ja-­‐‑ queline  Illica,  Alejandro  Mancilla,  Nicolás  Segovia  y  los  gru-­‐‑ pos  de  Palermo.     Fue  una  experiencia  hermosa.  Y  confieso  que  mientras  narro   todo  lo  que  vivimos  en  Talampaya,  me  invade  una  sensación  

   

96  

de   alegría,   y   unas   inmensas   ganas   de   volver   a   ese   lugar   in-­‐‑ creíble.     La  atmósfera  de  Talampaya  es,  hoy,  la  de  un  Retiro  Interior   activo  de  la  Hermandad  Blanca.     Esa  misma  noche  del  7  de  septiembre,  los  Guías  se  hicieron   presentes  a  través  de  varios  avistamientos.  Uno  de  ellos  muy   bajo  y  brillante,  que  encendió  la  algarabía  en  todo  el  campa-­‐‑ mento.     Fue   una   gran   motivación   para   todos   los   que   llegaron   desde   otros   países   ⎯recuerdo   en   este   momento   a   Mily   Yupanqui,   que  viajó  desde  Canadá⎯,  o  procedentes  de  distintas  regio-­‐‑ nes  de  la  Argentina   ⎯desde  Jujuy  a  la  Patagonia⎯,  compro-­‐‑ bar  la  presencia  de  nuestros  hermanos  mayores  del  cosmos.     “Ellos”,  estaban  allí,  con  nosotros.     Algunas  de  esas  apariciones  fueron  registradas  por  dos  fotó-­‐‑ grafos   profesionales,   Cristian   Belluco   y   Matías   Zubrzycki,   ambos   equipados   con   cámaras   sensibles   a   la   luz.   Gracias   a   ellos,  obtuvimos  registros  extraordinarios,  en  donde  se  pue-­‐‑ de   ver   la   trayectoria   de   los   luminosos   objetos   surcando   el   manto  de  estrellas  de  Talampaya  (ver  galería  de  imágenes).     También,   Omar   Matías   de   México,   que   se   define   como   un   “cazador   de   ovnis”,   logró   captar   en   vídeo   la   aparición   de   otro  objeto  el  domingo  8,  el  día  del  eclipse.  

   

97  

Lo   interesante   del   material   es   que   se   escuchan   los   comenta-­‐‑ rios  de  los  testigos.  Además  del  propio  Omar,  se  puede  oír  a   Wilson  Arboleda  de  Colombia,  Alejandro  Simo  de  Uruguay,   George   Kazakos   de   Perú,   Mauri   Gulino   de   Paraguay,   Pablo   Cascone  de  Buenos  Aires,  entre  otros2.  En  el  vídeo  se  puede   ver,  también,  al  grupo  observando  al  cielo  como  referencia.     Cuando  ese  objeto  se  mostró  en  los  cielos  de  Talampaya,  por   su  intensa  luz  y  trayectoria,  sabíamos  lo  que  observábamos.   Pero  con  Raymundo  Collazo  de  Estados  Unidos  y  Rubén  As-­‐‑ tacio   de   República   Dominicana   “intentamos”   hallar   otra   ex-­‐‑ plicación  más  humana.  Y  no  la  encontramos.     A   pesar   de   que   la   presencia   de   los   Guías   extraterrestres   era   contundente,   le   explicamos   a   la   gente   cómo   diferenciar   un   meteoro,  un  satélite  o  un  Iridium3  de  genuinos  avistamientos   ovni.   En   el   encuentro,   además,   había   más   de   un   astrónomo   aficionado.  Todos  nos  manejamos  con  prudencia  y  responsa-­‐‑ bilidad.  Y  no  quedaba  duda  de  la  manifestación  de  las  naves.    

                                                                                                               
2  Se  puede  ver  el  clip  de  vídeo  aquí:  

http://www.youtube.com/watch?v=c_6pMnUkiwQ  
3   Los  Iridium  son  satélites  de  comunicaciones  relativamente  pequeños  (4  

metros   de   envergadura   y   con   forma   de   prisma   triangular)   que   orbitan   la   Tierra  a  baja  altura  (unos  780  km).  Son  parte  de  una  red  mundial  de  comu-­‐‑ nicaciones  para  teléfonos  móviles  operados  por  la   Iridium  LLC  Corporation   para  asegurar  una  cobertura  planetaria  mediante  un  mínimo  de  66  apara-­‐‑ tos.  El  reflejo  del  Sol  en  sus  grandes  paneles,  produce  un  efecto  de  resplan-­‐‑ dor   en   el   observador.   Algunos   avistamientos   de   satélites   Iridium   se   han   confundido  con  ovnis.  

   

98  

En  mensajes  telepáticos,  los  Guías  me  habían  orientado  para   hacer   un   trabajo   de   conexión   con   Erks   en   Ciudad   Perdida.   Sería  el  lunes  9  de  septiembre.     Durante   los   avistamientos,   Antarel   me   recordaba   la   impor-­‐‑ tancia  de  esta  tarea  para  unir,  definitivamente,  el  Retiro  Inte-­‐‑ rior  de  Talampaya  con  el  santuario  del  Uritorco.     Alejandro  Szabo,  un  médico  cardiólogo  de  origen  uruguayo,   que   llegó   desde   Chile   en   avión   para   sortear   el   cierre   de   la   frontera  terrestre  con  la  Argentina  (por  inclemencia  del  tiem-­‐‑ po),   acudió   específicamente   a   Talampaya   porque   los   Guías   extraterrestres  le  habían  hablado  del  9  de  septiembre.       Alejandro  es  un  viejo  amigo  que  no  veía  hacía  muchos  años.   Juntos  estuvimos  en  la  expedición  al  Paititi  de  1998.  Al  verle,   tenía  claro  que  nada  obra  por  casualidad…     La   noche   del   domingo   8   reflexionaba   en   todo   esto   mientras   contemplaba  el  paso  de  Venus  por  detrás  de  la  Luna.  Lo  vi-­‐‑ mos  con  muchísima  claridad.     Por  un  momento,  esa  imagen  nos  recordó  el  símbolo  que  se   aprecia  en  algunas  banderas  de  países  árabes.  No  podía  tra-­‐‑ tarse   de   un   hecho   fortuito,   en   medio   de   la   crisis   en   Oriente   Medio….     Ciertamente,   la   Luna   y   una   “estrella”   se   asocia   a   esa   región   del   mundo.   Pero   se   afirma   que   esta   imagen   surgió   mucho  

   

99  

antes  que  la  religión  musulmana  como  elemento  esotérico  de   cultos  primitivos  en  Asia  Central.  También,  hay  datos  sobre   su  empleo  en  Cartago,  donde  era  símbolo  de  la  diosa  Tanit,   deidad  que  representa  la  fertilidad  y  que  también  era  adora-­‐‑ da  por  la  misteriosa  cultura  bereber…     Pero  tenía  que  esperar  un  poco  más  para  “hilar”  todo  esto…     La   noche   del   día   9,   empecé   a   comprender   el   “mensaje”   del   eclipse…    

Arriba:  el  símbolo  musulmán,  y  a  la  derecha,  la  Luna  y  Venus.    

 

  Ciudad  Perdida     Los  dos  primeros  días  del  encuentro  transcurrieron  con  mu-­‐‑ cho  entusiasmo.  El  avistamiento  de  las  naves  fue  un  gran  ali-­‐‑ ciente,   pero   al   margen   de   ello   teníamos   la   mente   puesta   en   nuestras  meditaciones  y  cadenas  de  irradiación  planetarias.  

   

100  

Por  las  mañanas,  dimos  tiempo  libre  para  recorrer  el  impre-­‐‑ sionante  cañón  de  Talampaya  y  visitar  sus  intrigantes  petro-­‐‑ glifos   ⎯como   adelanté   páginas   atrás,   los   que   el   Parque   Na-­‐‑ cional  permite  observar  al  visitante⎯.     El  día  lunes,  9  de  septiembre,  la  mayoría  de  los  participantes   se   retiraron   del   encuentro.   Casi   todos   ellos   eran   argentinos   que  tenían  que  volver  por  motivos  de  trabajo.     Así,  entre  los  extranjeros  y  los  argentinos  que  permanecieron   en  Talampaya,  nos  quedamos  unas  120  personas.     De  las  casi  300  que  llegamos  a  ser,  120  era  más  “manejable”   para  ir  a  Ciudad  Perdida  y  cumplir  con  la  tarea  encomenda-­‐‑ da  por  Antarel.     Pero  algo  surgió…     Las  camionetas  del  Parque  Nacional  estaban  siendo  requeri-­‐‑ das  por  un  evento  en  la  localidad  de  Villa  Unión,  y  por  ello   solo  disponían  de  tres  minibuses  para  llevarnos  al  cerro  pira-­‐‑ midal  de  Ciudad  Perdida.  Es  decir,  tenían  capacidad  para  so-­‐‑ lo  60  personas.     Estaba  claro  que  el  trabajo  de  conexión  con  Erks   ⎯que  sugi-­‐‑ rieron  los  Guías,  y  uno  de  los  objetivos  de  este  encuentro⎯,   se  tenía  que  hacer  en  Ciudad  Perdida.  Y  por  motivos  ajenos  a   nosotros   no   podíamos   ir   todos   en   los   minibuses   del   Parque   Nacional.  

   

101  

En  un  acto  que  valoro  muchísimo,  el  grupo  de  Buenos  Aires,   con  Alejandro  Mancilla  y  Jaqueline  Illica  a  la  cabeza,  decidió   entonces   ceder   su   lugar   en   los   minibuses   para   darle   priori-­‐‑ dad   a   los   extranjeros,   que   habían   venido   desde   otros   países   con  la  intención  de  conocer  Ciudad  Perdida  y  trabajar  en  ese   lugar  de  poder.     Así,   Alejandro   coordinó   el   grupo   que   quedó   en   el   campa-­‐‑ mento  base  para  trabajar  a  distancia  con  nosotros.     He  participado  en  un  sinfín  de  encuentros,  y  debo  decir  que   casi   siempre   hay   problemas   cuando   el   colectivo   se   separa,   por  las  razones  que  fuesen.  Por  ello  valoro  mucho  el  compro-­‐‑ miso  del  grupo  de  Buenos  Aires.  La  única  forma  de  integrar   es  siendo  ejemplo.     Los  tres  minibuses  tomaron  cerca  de  una  hora  en  dejarnos  en   Ciudad  Perdida.  No  lo  dije  antes:  debe  su  nombre  al  espejis-­‐‑ mo   que   crea   de   una   “ciudad   en   ruinas”.   En   realidad,   como   también  mencioné,  son  formaciones  rocosas  de  origen  volcá-­‐‑ nico,  erosionadas,  además,  por  viejos  cursos  de  agua  (ver  foto   en  galería  de  imágenes).     No   obstante,   los   guardaparque   de   Ciudad   Perdida   nos   afir-­‐‑ maron  que,  de  noche,  a  veces  esa  zona  se  ilumina,  y  que  sus   abuelos   la   llamaban   “Ciudad   Perdida”   por   la   aglomeración   de  luces  en  el  lugar  que  dibujaban  una  construcción  imposi-­‐‑ ble.  Un  historia  muy  similar  a  la  de  Erks…  Pero  con  la  dife-­‐‑ rencia   que   aquí   no   hay   luces   de   ruta,   o   reflejos   de   pueblos  

   

102  

cercanos   que   puedan   confundir.   Yo   mismo   he   visto   a   gente   llamar   “ciudad   de   Erks”   a   efectos   reflejo   en   Cuchi   Corral   o   Puerta   del   Cielo.   Esto   no   quiere   decir   que   Erks   no   se   haya   “mostrado”  en  alguna  ocasión.  Estoy  hablando  de  las  posibi-­‐‑ lidades  de  confusión.  Y  en  el  caso  de  Ciudad  Perdida,  por  su   ubicación  y  aislamiento,  es  completamente  distinto.     Como   fuere,   en   compañía   de   los   guardaparque   de   Ciudad   Perdida  he  visto  el  desplazamiento  de  las  naves  a  baja  altura.   Fue  en  la  expedición  de  2005.  Entonces  allí  nos  empezaron  a   contar  la  otra  historia  del  cerro  piramidal…     Aunque   no   comprenden   por   qué,   los   guardaparque   saben   que  ese  cerro,  el  antiguo  núcleo  de  un  volcán  como  expliqué   anteriormente,  es  el  “centro  de  los  fenómenos”.     Luego  de  una  larga  caminata  por  el  hechizante  laberinto  pé-­‐‑ treo  de  Ciudad  Perdida,  llegamos  a  la  falda  del  cerro  pirami-­‐‑ dal   o   “Mogote   Negro”.   La   energía   que   se   siente   allí,   es   im-­‐‑ presionante…     Hicimos  entonces  los  trabajos  mentales  de  conexión,  visuali-­‐‑ zando   cómo   el   cristal   azul   de   Erks   se   unía   a   la   energía   del   disco  solar  activo  de  Talampaya,  emplazado  bajo  el  cerro  pi-­‐‑ ramidal.  La  experiencia  fue  clara  e  intensa.     De  pronto,  llegó  un  aroma  a  flores,  que  todos  pudimos  perci-­‐‑ bir…    

   

103  

Y  sentimos  la  presencia  de  otras  personas  con  nosotros,  que   pudimos  visualizar  como  seres  de  luz  o  ancianos  con  túnicas   blancas.       Incluso,   algunos   sintieron   a   estas   presencias   colocarse   por   detrás  del  círculo  que  habíamos  formado.  Más  de  uno  sintió   cómo  le  tocaban  el  hombro  o  le  apoyaban  una  “mano  invisi-­‐‑ ble”,  con  ternura,  sobre  la  espalda.     Personalmente,   lo   que   más   me   emocionó,   fue   escuchar   un   canto,  extraño,  que  acompañaba  nuestro  trabajo  de  conexión   con  Erks…     Eran  las  11:00  am.     Luego  de  todo  esto,  recibí  el  siguiente  mensaje  psicográfico:    
Soy  Witaikón.  Me  acompaña  Maia  y  Sikhuma.     Estamos   proyectados   con   ustedes   desde   nuestro   santuario,   el  centro  maestro  de  los  espejos  o  cristales  cósmicos.     Ankar  ha  sido  elevada  a  una  instancia  de  unidad  e  integra-­‐‑ ción   con   los   centros   intraterrenos   que   custodiamos   y   proté-­‐‑ gémos.  Sea  la  luz  de  estos  santuarios  la  que  envuelva  al  pla-­‐‑ neta,  y  que  se  funda  en  su  hermosa  aura  e  inspire,  también,   vuestras  misiones.     En  los  próximos  tiempos  volverán  al  Cerro  Uritorco,  Terro-­‐‑ nes,   Ongamira,   Talampaya   y   Ciudad   Perdida.   Entonces   la  

   

104  

información  que  fue  reunida  desde  lejanos  tiempos  empeza-­‐‑ rá  a  liberarse.     TUMINI  EMA  KAIA   USUMI  NIPEREMANCO   ORUMA  MANA  JUSUN   ARAMI  KUMANA  KANTU     ISUMA  HUIMOL  SIKUN   EPANTIMANA  KUSUMI  IPANKU     He  allí  la  llave  para  el  acceso  al  Retiro  Interior.  Las  puertas   han  sido  abiertas  por  los  corazones  unidos.     En  luz,  desde  el  Templo  de  la  Esfera  de  la  ciudad  azul.     Witaikón,  Maia  y  Sikhuma     Sí,  soy  Antarel:     Hemos   apoyado,   tal   y   como   lo   prometimos,   vuestra   impor-­‐‑ tante   reunión   en   Talampaya.   Lo   que   han   logrado   es   muy   grande.     Esta  noche,  sensibilicen  vuestra  mente  para  ver  e  interpretar.   La  coordenada:  9:00  pm.     Varios   de   los   que   están   reunidos   aquí   estarán   en   la   expedi-­‐‑ ción   al   Altai.   Es   así   porque   forman   parte,   también,   de   esa   historia.    

   

105  

Era   la   primera   ocasión   en   que   recibía   un   mensaje   psicográ-­‐‑ fico  que  involucrara  a  los  guardianes  de  Erks…     ¿Nuestro  trabajo  en  Talampaya  había  activado  este  enlace?  Y   aquel  mantra,  ¿qué  teníamos  que  hacer  con  él?  ¿Qué  signifi-­‐‑ caba?  Luego  lo  sabríamos4.     Antarel  apareció  después,  e  indicó  las  9:00  pm.  como  “coor-­‐‑ denada”  de  una  experiencia.  Sabía  que  esa  experiencia  esta-­‐‑ ba  relacionada  a  una  recepción  de  cristales  de  luz.  ¿Pero,  por   qué  y  para  qué?     Otras   personas   allí   presentes,   como   Nicolás   Segovia,   Pablo   Cascone,  Marta  Silveira,  entre  otros,  recibieron  mensajes  que   hablaban,  también,  de  las  9:00  pm.  para  la  recepción  de  cris-­‐‑ tales  de  luz.     La   comunicación   recibida   por   Alejandro   Szabo   dio   más   in-­‐‑ formación  sobre  todo  esto  y  el  trabajo  realizado  en  Talampa-­‐‑ ya:  

Luego  de  la  coordenada,  recibirás  los  detalles  para  la  prepa-­‐‑ ración.     Con  amor,  Antarel      

                                                                                                               
4   El  mantra  fue  grabado  más  tarde  por  Mintaka.  Acompaña  un  vídeo  so-­‐‑

bre  el  encuentro  en  Talampaya  que  se  puede  ver  aquí:   http://www.youtube.com/watch?v=vQ_kroLOqXc  

   

106  

 

“El   espejo   de   Talampaya   pasa   a   ser   un   nuevo   faro   con   los   Retiros  Interiores  del  planeta.  Ese  espejo  amplifica  la  imagen   de  cada  uno  de  ellos.  Como  bien  intuyes,  se  puede  acceder  a   otros   Retiros   a   través   de   él.   En   este   caso,   Talampaya   [como   trabajo]   representa   el   inicio   de   la   unión   con   Altai.   A   través   de  este  trabajo  marcarán  los  viajes  del  siguiente  año.     Los  que  concurran  a  Altai,  ya  se  han  contactado.  Más  fuimos   nosotros,   por   encargo   de   la   Hermandad   Blanca,   que   les   he-­‐‑ mos  dado  pautas.  El  grupo  no  debe  de  ser  numeroso:  se  afi-­‐‑ narán  en  sintonía  para  que  con  el  cristal  del  Belukha  puedan   sellar  el  inicio  definitivo  de  la  entrega  de  la  posta  a  los  cami-­‐‑ nantes.  Ishtacar  personalmente  está  coordinando  las  fechas.     El  9  es  un  símbolo  que  estará  en  este  viaje.   Pronto,  recibirán  más  pautas  de  las  que  ya  les  hemos  acerca-­‐‑ do.  El  viaje  al  Altai  simboliza  el  compromiso  de  entrega  con   la  Hermandad  Blanca”.  

    Luego,   el   mensaje   amplía   la   información   sobre   los   cristales   de  luz,  indicando  que,  en  esta  ocasión,  el  elemento  etérico  se   alojaría  en  la  Glándula  Pineal.  La  comunicación,  textualmen-­‐‑ te,  dice:    
“Este  cristal  actúa  como  receptor  de  información,  tanto  lo  re-­‐‑ lacionado  con  la  verdadera  historia  como  lo  que  está  por  ve-­‐‑ nir.  Tiene  conexión  con  Erks  y  los  Retiros  Interiores…”.    

   

107  

“…Deben   de   trabajarlo.   Esta   herramienta   es   la   clave   de   la   comprensión   del   cambio   de   ciclo   y   se   activó   con   el   mismo.   La  energía  multidimensional  reside  en  él,  y  ustedes  son  con-­‐‑ densadores  de  esa  energía.  Erks  y  Talampaya  son  uno  solo,   por  lo  que  iniciaciones  en  este  lugar  se  darán  por  parte  de  la   Hermandad  Blanca,  y  éstas  tienen  que  ver  con  la  entrega  de   este  cristal”.    

  El   mensaje   recibido   por   Szabo   fue   confirmado   por   otras   re-­‐‑ cepciones  que  hablaban  de  un  cristal  de  luz  integrándose  en   la   frente,   con   el   objetivo   de   potenciar   las   habilidades   psí-­‐‑ quicas  de  la  Glándula  Pineal.  Entre  esos  mensajes  debo  des-­‐‑ tacar   el   recibido   por   María   Lucía   Ayala,   de   San   Luis,   quien   no  vino  con  nosotros  a  Ciudad  Perdida   ⎯quedó  con  el  gru-­‐‑ po  de  apoyo  en  el  campamento⎯,  y  sin  embargo  canalizó  un   mensaje  que  hablaba  de  la  recepción  de  un  “gematrón”  que   “abría  el  ojo”.     Para   mí,   todo   esto   era   una   gran   confirmación   de   un   trabajo   sostenido   que   hemos   venido   haciendo   con   la   Glándula   Pi-­‐‑ neal  y  la  Partícula  Divina  desde  nuestra  expedición  al  desier-­‐‑ to   de   Gobi   (2007).   También,   le   daba   sentido   al   mensaje   de   Antarel,  que  recibimos  en  Napa  Valley,  California,  en  el  mes   de  agosto,  en  donde  se  nos  recomendaba  compartir  la  técnica   aprendida  para  “activar”  las  facultades  dormidas  de  la  Glán-­‐‑ dula  Pineal.     Desde  luego,  el  verdadero  “cristal  de  luz”,  es  la  propia  Glán-­‐‑ dula  Pineal,  el  llamado  “Tercer  Ojo”  del  budismo.  El  elemen-­‐‑

   

108  

to  que  entregarían  los  Guías  extraterrestres  sería  entonces  un   “potenciador  temporal”  para  tomar  consciencia  de  lo  que  na-­‐‑ turalmente   podemos   hacer   si   nos   entrenamos.   Así   lo   enten-­‐‑ dimos,  y  más  tarde  los  seres  del  cosmos  lo  ratificarían  en  co-­‐‑ municación.     Pero  había  algo  más  en  los  mensajes  de  los  Guías  extraterres-­‐‑ tres:   se   nos   invitaba   a   una   expedición   al   Monte   Belukha,   en   el  macizo  del  Altai.  Todo  indicaba  que  el  viaje  se  realizaría  el   próximo  año…  Una  fecha  que  no  me  sorprende,  pues  desde   que   los   extraterrestres   me   hablaron,   abiertamente,   sobre   el   misterio  del  Belukha  ⎯en  el  contacto  físico  de  Monte  Shasta,   en  agosto  de  2012⎯,  varias  personas  me  dijeron  que  sentían   el  viaje  entre  agosto  y  septiembre  de  2014.     En   Ciudad   Perdida   decidí   olvidarme   de   este   viaje…   Me   re-­‐‑ mecía  completamente  de  sólo  pensarlo…     Metido  en  mis  propios  pensamientos,  trataba  de  concentrar-­‐‑ me  en  asistir  al  grupo  para  la  posible  recepción  de  esos  cris-­‐‑ tales  de  luz  por  la  noche.  Y  procuraba  entender  la  importan-­‐‑ cia  del  mantra  que  había  recibido  en  “Irdin”  de  los  mismísi-­‐‑ mos  guardianes  de  Erks…     Talampaya  y  el  santuario  del  Uritorco,  ya  estaban  unidos:  la   definitiva  conexión  con  Erks,  se  había  establecido.        

   

109  

Capítulo  VIII     La  Invitación  al  Belukha  

Ya  en  el  campamento  base  de  Talampaya,  Alejandro  y  Jaque-­‐‑ line   nos   compartieron   las   experiencias   del   grupo   de   apoyo   durante   las   meditaciones   de   conexión   con   Ciudad   Perdida.   Todo  encajaba  a  la  perfección.     Ahora  sólo  teníamos  que  prepararnos  para  las  9:00  pm.     En  otros  encuentros  de  contacto,  los  Guías  extraterrestres  ya   habían   entregado   este   tipo   de   “cristales   de   energía”.   La   in-­‐‑ tención   fue   acelerar   nuestra   comprensión   de   nuestro   enlace   con  radiaciones  transformadoras  del  Universo,  y  la  posibili-­‐‑ dad  de  conducir  esa  energía  de  forma  consciente.  Es  el  caso   de   los   llamados   Cristales  de  Cesio,   una   experiencia   en   donde   los  extraterrestres  entregan  una  concentración  de  Cesio  alte-­‐‑ rado,  en  estado  “etérico”  o  sutil,  que  en  muchas  ocasiones  se   puede  ver.  El  testigo,  mientras  permanece  con  las  palmas  de   las   manos   hacia   arriba,   en   actitud   de   recepción,   observa   un   destello  blanco  y  brillante  depositarse  en  sus  manos.  Se  llega   incluso  a  sentir  el  “peso”  y  el  calor  de  esa  energía.    

   

110  

Y  lo  más  sorprendente,  en  algunas  oportunidades  se  aprecia   la  “forma”  de  esa  energía:  un  tetraedro.     Aquellas  dos  pirámides  de  luz  de  base  triangular,  deposita-­‐‑ das   por   los   extraterrestres   en   nuestras   manos,   al   ser   éstas   “unidas”  en  nuestro  pecho   ⎯al  cruzar  los  brazos⎯,  forman   una  estrella  de  seis  puntas,  en  tres  dimensiones.  Una  estrella   perfectamente  simétrica,  al  ser  compuesta  por  dos  pirámides   de   base   triangular   (no   ocurriría   si   fuesen   pirámides   de   base   cuadrada).  Es  decir,  estamos  hablando  de  una  estrella  tetraé-­‐‑ drica.  Estas  experiencias  se  vivían  en  los  grupos  de  contacto   del  Perú  en  los  años  70,  mucho  tiempo  antes  de  la  amplia  di-­‐‑ fusión  de  las  técnicas  de  “Merkaba”.     La  experiencia  con  los  Cristales  de  Cesio  fue  muy  difundida   por  el  Grupo  Rama  en  aquellos  años.  De  acuerdo  a  Oxalc,  un   ser  extraterrestre  procedente  de  Ganímedes,  una  de  las  lunas   de  Júpiter,  esos  cristales  funcionaban  como  un  antenaje  extra   de  las  energías  que  llegarían  del  centro  de  la  galaxia:  la  ener-­‐‑ gía  de  la  radiación  “violeta”.     El  tiempo  confirmó  el  mensaje  de  Oxalc:  décadas  más  tarde,   NASA  difundió  que  el  núcleo  de  nuestra  galaxia  ⎯un  aguje-­‐‑ ro   negro   súper   masivo⎯,   está   emitiendo   una   gran   cantidad   de  radiación  que  alcanza  la  Tierra.  Parte  de  esa  radiación  es-­‐‑ tá  compuesta  de  rayos  gamma,  capaces  de  afectar  el  ADN  y   ejercer   alguna   modificación   en   el   tejido   orgánico.   En   el   es-­‐‑ pectro   electromagnético,   los   rayos   Gamma   corresponden   al   color  violeta…  

   

111  

Hay   discusión   sobre   la   influencia   de   los   rayos   gamma   en   el   planeta.   De   hecho,   los   científicos   más   conservadores,   argu-­‐‑ mentan  que  esta  radiación  se  pierde  en  su  mayor  parte  en  la   alta  atmósfera.  Pero  todos  están  de  acuerdo  en  que  los  rayos   gamma   se   pueden   generar   por   “fenómenos   astrofísicos   de   gran  violencia”,  como  la  erupción  del  centro  galáctico,  exac-­‐‑ tamente  lo  que  describían  los  extraterrestres  hace  40  años1…     Naturalmente,  los  seres  humanos  tenemos  un  centro  nuclear   que  procesa  la  energía  cósmica.  Se  encuentra  en  el  plexo  car-­‐‑ díaco.   Es   conocido   en   el   esoterismo   como   “Átomo   Nous”   o   “La  Semilla  de  Luz”.  Los  extraterrestres  le  llaman  “Partícula   Divina”,  la  principal  responsable  de  nuestro  campo  magnéti-­‐‑ co   personal.   Ese   centro   nuclear   humano   se   conecta   con   la   energía  del  centro  de  la  Tierra,  el  Sol,  y  el  corazón  de  la  Vía   Láctea.   Es   uno   de   los   principios   fundamentales   en   los   que   fluyen  las  civilizaciones  extraterrestres:  la  conexión  criatura-­‐‑ planeta-­‐‑estrella-­‐‑galaxia.     Los  Cristales  de  Cesio  serían  una  suerte  de  ropaje  “extra”  de   esa  Partícula  Divina,  que  está  conectada,  energéticamente,  a   la  Glándula  Pineal.    
1   La  radiación  no  es  violeta  por  un  sentido  metafísico.  Es  la  corresponden-­‐‑

                                                                                                               

cia   en   el   espectro   magnético   de   los   rayos   gamma.   En   2010,   la   NASA   re-­‐‑ creó,   en   una   imagen   de   computación,   los   datos   suministrados   del   centro   galáctico  por  el  telescopio  espacial  Fermi:   http://www.rtve.es/noticias/20101111/dos-­‐‑burbujas-­‐‑colosales-­‐‑ galaxia/369967.shtml  

   

112  

He  allí  la  clave  del  “cristal  de  luz”  que  algunos  recibirían  la   noche  del  9  de  septiembre  en  Talampaya.       La  proyección  al  Altai     Le  había  pedido  a  los  Guías  extraterrestres,  delante  de  todo   el  grupo  allí  reunido   ⎯más  de  100  personas⎯,  que  se  mos-­‐‑ traran  poco  antes  de  las  9:00  pm.  para  proceder  con  la  expe-­‐‑ riencia  anunciada.     Y  ellos  cumplieron.  En  el  horario  acordado,  se  dejaron  ver  al-­‐‑ gunos  objetos  luminosos.  Especialmente  una  nave,  que  cruzó   el   cielo   estrellado,   sobre   la   vertical   del   grupo,   encendiendo   con  intensidad  sus  luces  en  varias  ocasiones.     Nos  dispusimos  entonces  a  trabajar.     Visualizamos  que  el  Gran  Cristal  del  Gobi,  que  trajeron  ori-­‐‑ ginalmente   los   fundadores   de   Shambhala   ⎯hoy   emplazado   en  el  Monte  Sajama,  en  los  Andes  bolivianos⎯,  se  manifesta-­‐‑ ba  en  medio  de  nosotros.  Y  fue  aquí  que  un  viento  “sobrena-­‐‑ tural”  nos  abrazó…     Y  me  atrevo  a  decir,  que  muchos,  escucharon  “voces”  en  ese   viento.  Se  podía  sentir  presencias  en  esa  manifestación…     No  era  la  primera  vez  que  vivíamos  algo  así…    

   

113  

El  grupo  se  mantuvo  concentrado  con  las  palmas  hacia  arri-­‐‑ ba.  Entonces,  varios  de  los  allí  presentes  empezaron  a  sentir   un   peso   inusual   en   las   manos.   Y   algunos   llegaron   a   ver   un   destello  depositarse  sobre  sus  palmas.     Esa   noche,   estimamos   que   unas   60   personas   recibieron   los   Cristales  de  Cesio  y,  algunas  de  ellas,  ese  “amplificador”  de   la  Glándula  Pineal   ⎯fue  el  caso  de  quienes  sintieron  cruzar   las   manos   en   la   frente⎯.   Aunque   hay   precedentes   de   otras   experiencias   en   donde   “cristales   de   luz”   se   integran   en   la   frente,   lo   vivido   en   Talampaya   era   algo   nuevo   y   distinto   a   todo  lo  que  yo  había  visto  en  20  años.     Si   estos   cristales   temporales   eran   un   amplificador   temporal   de  nuestras  facultades  naturales  psíquicas  de  co-­‐‑creación,  sa-­‐‑ nación   e   irradiación,   ¿en   qué   momento   podríamos   corrobo-­‐‑ rar   su   acción?   ¿Qué   mensaje   querían   dejarnos   los   hermanos   del  cosmos  con  todo  esto?     No  tuve  mucho  tiempo  para  pensarlo.  Sentado  en  la  silla  de   camping,   mientras   todo   el   grupo   meditaba   luego   de   la   ex-­‐‑ periencia  de  recepción,  algo  me  pasó…     Me  quedé  de  pronto  dormido…     Estaba  “soñando”  con  el  Gran  Cristal  del  Gobi,  que  es  un  oc-­‐‑ taedro  de  color  blanco-­‐‑azulado   ⎯originalmente,  cuando  fue   traído  a  la  Tierra,  era  verde⎯.  

   

114  

Me  veía  caminando,  en  medio  del  círculo  que  había  formado   el   grupo.   Pero,   al   mismo   tiempo,   me   veía   desparramado   en   mi  silla,  “durmiendo”…     En  el  centro  del  círculo,  distinguía  al  Gran  Cristal,  aparecer  y   desaparecer  por  momentos.  ¿Qué  estaba  sucediendo?     Así,  tal  y  como  me  ocurriera  en  la  expedición  al  desierto  de   Gobi   seis   años   atrás,   el   “cristal   maestro”   de   la   Hermandad   Blanca,  me  “absorvió”.     Sólo  recuerdo  que  aparecí,  una  vez  más,  en  una  inmensa  ca-­‐‑ verna  que  sabía  se  hallaba  al  interior  del  Belukha.  Y  la  apa-­‐‑ rición  luminosa  de  un  ser  humanoide,  muy  alto  y  con  aspec-­‐‑ to  de  anciano,  que  se  dirigía  a  mí  en  medio  del  desconcierto     ⎯Sellaron  lo  esperado  en  Talampaya.  A  partir  de  ahora  flui-­‐‑ rá  la  información  que  necesitan  saber,  y  podrán  organizar  lo   que  ya  les  fue  revelado.     ⎯Emuriel  ⎯le  dije,  reconociéndole⎯,  sigues  en  la  Tierra…     ⎯Ya  no  nos  encontramos  físicamente  aquí…  Pero,  como  les   anunciamos,  estaremos  presentes  en  consciencia  para  asistir-­‐‑ les.  Te  hablo  ahora  porque  descubrirán  una  conexión  impor-­‐‑ tante  entre  Talampaya  y  el  Altai.  Entonces  entenderán.     No  recuerdo  exactamente  cómo  sucedió,  pero  de  súbito  veía   una  cadena  de  imágenes  que  sentía  correspondían  al  Altai  y  

   

115  

la  expedición  al  Belukha.  Pude  reconocer  algunas  cosas  que   el   propio   Emuriel,   en   el   contacto   de   Monte   Shasta   de   2012,   me   había   mostrado.   Interpreté   que   el   hoy   guardián   de   luz   del  Belukha  quería  darle  énfasis  a  esas  imágenes  porque  eran   importantes…     Con  los  años,  descubrí  que  estas  revelaciones  serían  de  suma   importancia   para   un   colectivo   de   personas   que   debían   acti-­‐‑ var  un  recuerdo  dormido.  No  porque  esas  informaciones  de   naturaleza   cósmica   fuesen   el   mensaje,   sino   por   lo   que   po-­‐‑ drían  generar  para  tomar  consciencia.  Y  para  la  ejecución  de   ciertas  tareas  específicas…     ⎯Lo  que  descubrirán  en  Belukha  les  ayudará  a  completar  to-­‐‑ do  lo  que  han  reunido  ⎯puntualizó  Emuriel.     Y   entonces   observé   las   últimas   imágenes.   Vi   la   Luna   y   una   estrella,  que  me  recordó  el  ocultamiento  de  Venus  que  vimos   en   Talampaya   la   noche   del   8   de   septiembre.   Y   luego   unos   petroglifos,   que   por   un   momento,   pensé,   eran   unos   que   no   conocía   en   Talampaya,   pero   luego   sentí   que   se   trataba   del   Altai…     Luego  vi  la  imagen  de  un  lago,  y  en  él  me  quedé,  hasta  que-­‐‑ darme  “dormido”  dentro  de  la  propia  experiencia,  mientras   la  “voz”  de  Emuriel  me  decía  que  la  clave  del  viaje  al  Belu-­‐‑ kha  se  hallaba  en  la  Luna  y  lo  último  que  había  visto…    

   

116  

Desperté  aturdido  en  mi  silla.  Y  ni  bien  abrí  los  ojos,  miré  al   cielo  ⎯como  buscando  una  confirmación  de  lo  que  me  había   sucedido⎯.   Acto   seguido   una   nave   se   iluminó   muy   fuerte   sobre  mi  ubicación.     Compartí   con   todos,   brevemente,   lo   que   recordaba   de   esta   experiencia,  y  cuando  narré  la  parte  en  que  Emuriel  me  ha-­‐‑ blaba  de  una  señal  en  cierta  fase  de  la  Luna,  le  pedí  al  grupo   que   la   mirara   en   ese   momento   como   referencia,   y   entonces   un   objeto   apareció   de   pronto   con   un   gran   destello,   exacta-­‐‑ mente  por  debajo  de  la  Luna.  ¿Por  qué  esa  señal  allí?     Mientras  pasaba  todo  esto,  Cristian  Belluco  logró  captar  con   su   cámara   otras   dos   naves   (ver   galería   de   imágenes).   Una   de   ellas  muy  similar  a  los  vehículos  de  plasma  que  se  han  foto-­‐‑ grafiado  en  Los  Terrones…     Una   presunta   nave   de   Erks   era   fotografiada   en   Talampaya   cuando  compartía  la  experiencia  con  Emuriel.     Entonces  entendí…     Esta  experiencia  me  permitió  enlazar  los  cabos  sueltos,  y  re-­‐‑ construir  la  historia  de  Erks  y  Talampaya.     Y  también  por  qué  éramos  convocados  al  Altai…        

   

117  

Capítulo  IX     El  Renacimiento  de  Shambhala  

Las  primeras  visitas  extraterrestres  a  nuestro  mundo  fueron   llevadas  a  cabo  por  equipos  científicos.     Con  su  avanzada  tecnología,  afectaron  la  química  del  plane-­‐‑ ta  para  que  éste  pudiese  albergar  distintas  formas  de  vida.  Y,   más   tarde,   asistieron   a   las   primeras   especies   a   través   de   in-­‐‑ tervenciones   genéticas   con   el   objetivo   de   acelerar   su   evolu-­‐‑ ción.  El  caso  más  claro  fue  el  del  hombre  en  Lemuria.     Pero,  como  vimos  anteriormente,  antes  de  que  apareciera  el   hombre,   los   dinosaurios   dominaban   el   planeta.   Reinaron   en   nuestro   mundo   mucho   tiempo.   Hasta   que   desaparecieron   a   raíz  del  impacto  de  un  cuerpo  celeste  al  norte  de  la  actual  Pe-­‐‑ nínsula   del   Yucatán.   Este   espantoso   incidente,   como   dije,   ocurrió  hace  65  millones  años.     Hace  unos  200  millones  de  años,  antes  de  ese  impacto,  los  di-­‐‑ nosaurios  se  hallaban  en  pleno  desarrollo  y  expansión  en  Ta-­‐‑ lampaya.   Las   primeras   expediciones   científicas   de   los   extra-­‐‑ terrestres  se  habrían  realizado  en  ese  entonces…    

   

118  

Sus  laboratorios  no  fueron  bases  que  ocuparon  permanente-­‐‑ mente.  Entraban  y  salían  de  nuestro  tiempo,  por  lo  que,  cada   vez  que  volvían,  habían  transcurrido  millones  de  años  en  la   Tierra.   Esto   les   permitía   ver   pronto   sus   “resultados   científi-­‐‑ cos”   sin   necesidad   de   estar   aguardando   en   nuestra   ilusoria   línea  de  tiempo.     La  expedición  de  los  científicos  del  sistema  de  Rigel  (Orión),   hace  unos  65  millones  de  años,  fue  la  que  puso  en  aprietos  la   “agenda”  del  Plan  Cósmico.     Llevaron   los   estudios   en   los   dinosaurios   y   mamíferos   a   un   experimento  que  buscaba  “acelerar”  a  los  reptiles  hacia  una   especie  bípeda  e  inteligente.  De  haber  prosperado  esta  inicia-­‐‑ tiva,  como  explicamos  al  inicio  de  este  libro,  los  seres  huma-­‐‑ nos  no  habríamos  surgido.     Por   ello   el   impacto   del   “cuerpo   celeste”   que   dictó   sentencia   de  muerte  a  los  dinosaurios:  fue  un  ataque  táctico,  encubier-­‐‑ to,  realizado  por  la  propia  Confederación  Galáctica.     En  un  principio,  los  rigelianos  no  detectaron  que  se  trató  de   una  “operación”  para  interrumpir  sus  experimentos.  Sin  em-­‐‑ bargo,   cuando   más   tarde   lo   supieron,   se   desencadenó   un   conflicto   en   Orión.   Una   conflagración   cuyos   ecos,   aún   hoy,   resuenan  en  la  historia  humana.     Como  ya  dije,  la  conexión  entre  los  dinosaurios  y  experimen-­‐‑ tos   extraterrestres   era   algo   que   ya   “sabía”   incluso   antes   del  

   

119  

primer   viaje   que   hicimos   a   Talampaya   (2002).   Pero   sólo   en   las   expediciones   que   se   sucedieron,   pudimos   corroborar   to-­‐‑ do  esto.     Fue   así,   que   los   hermanos   mayores   del   cosmos,   nos   revela-­‐‑ ron  que  en  tiempos  más  recientes  los  viejos  laboratorios  sub-­‐‑ terráneos  de  los  científicos  de  Rigel  pretendieron  ser  utiliza-­‐‑ dos  por  grupos  de  extraterrestres  que  no  estaban  de  acuerdo   con   el   rol   del   ser   humano   en   el   Plan   Cósmico.   En   este   caso,   los   Guardianes   y   Vigilantes   que   protegen   nuestro   planeta,   intervinieron  para  anular  la  posible  activación  de  la  tecnolo-­‐‑ gía  de  esos  laboratorios.  Esto  habría  ocurrido  en  tiempos  an-­‐‑ teriores  a  la  última  destrucción  planetaria  (10.500  a.  C.,  tam-­‐‑ bién  llamada  “Diluvio  Universal”  o  “la  caída  de  Atlántida”).   Desde  entonces  Talampaya  estuvo  en  “cuarentena”  y  se  de-­‐‑ cidió  concentrar  las  actividades  de  los  visitantes  extraterres-­‐‑ tres  de  la  Confederación  en  la  zona  en  donde  hoy  se  levanta   el  cerro  Uritorco.  Talampaya,  a  pesar  de  haber  sido  el  primer   lugar  de  “aterrizaje”,  pasó  a  estar  bajo  la  jurisdicción  del  cen-­‐‑ tro  de  la  Flama  Azul,  emplazado  en  otra  antigua  instalación   subterránea   que   involucra,   actualmente,   distintas   zonas   cer-­‐‑ canas  a  Capilla  del  Monte.     Esta  ciudad  de  la  Flama  Azul  ⎯cuyo  nombre  está  asociado  a   la  energía  azul  de  la  Tierra  y  a  la  radiación  de  los  espejos  o   cristales  del  santuario  intraterreno⎯,  será  conocida  más  tar-­‐‑ de  con  el  nombre  simbólico  de  Erks.  Una  denominación  que   significa:  Encuentros  de  Remanentes  del  Kosmos  Sideral.  Es  

   

120  

decir:   la   reunión   de   distintas   civilizaciones   de   la   galaxia   en   un  punto  de  poder.     La  historia  secreta  de  Erks     Esa   instalación,   de   acuerdo   a   los   mensajes   recibidos   por   los   primeros  testigos  de  contacto  con  Erks,  es  una  ciudad  “esfé-­‐‑ rica”  que  fue  construida  hace  unos  21.000  años…  Una  fecha   que   encaja   con   las   informaciones   que   nosotros   manejamos   sobre  nuevos  arribos  de  grupos  extraterrestres  a  la  Tierra.     Más  que  ser  construida  “de  cero”,  Erks  fue  adaptada  a  viejas   instalaciones  subterráneas,  también  de  origen  extraterrestre.    

 

 

Arriba:   una   imagen   satelital   obtenida   con   el   software   Google   Earth,   que   muestra   la   ubicación   de   Ciudad   Perdida   en   Talampaya,   y   en   el   círculo   blanco,  la  zona  del  cerro  Uritorco.  La  distancia  entre  Capilla  del  Monte  y   Talampaya  es  de  aproximadamente  350  km.    

   

121  

No  obstante,  Erks  y  Ankar   ⎯el  nombre  ancestral  de  la  zona   que   hoy   comprende   Talampaya⎯,   mantuvieron   sus   misio-­‐‑ nes  sin  estar  conectadas  como  un  solo  centro  intraterreno.     Su  origen  e  historia  las  unía,  pero  Talampaya  fue  mantenida   en  aislamiento.       En  el  equinoccio  de  septiembre  de  2012,  la  Hermandad  Blan-­‐‑ ca  de  la  Tierra  decretó  la  elevación  de  Talampaya  a  un  nuevo   estadio  de  luz  e  irradiación.  Lo  pudimos  corroborar  cuando   visitamos  en  aquella  fecha  el  cerro  piramidal  de  Ciudad  Per-­‐‑ dida,   el   lugar   donde   se   halla   el   disco   solar   Mitakunah1.   La   energía  de  todo  el  lugar  se  había  transformado.  Ya  no  se  sen-­‐‑ tía   como   un   enclave   lleno   de   misterios   que   había   sido   “en-­‐‑ capsulado”,   sino   como   un   verdadero   foco   de   irradiación   de   luz,  un  santuario,  un  templo  de  los  Maestros.  

1   Desde  que  recibimos  la  información  de  la  red  de  los  discos  solares  (como  

                                                                                                               

dije,  en  un  contacto  físico  en  Perú,  el  24  de  febrero  de  2001),  hemos  venido   difundiendo   la   existencia   de   estas   herramientas   de   poder   de   la   Herman-­‐‑ dad  Blanca  por  todo  el  mundo.  Debo  reiterar  que  algunos  grupos  místicos   tomaron   estas   informaciones   y   las   difundieron   de   forma   confusa,   cam-­‐‑ biando   las   ubicaciones   de   los   discos,   o   atribuyendo   alguna   cualidad   a   la   zona  donde  éstos  se  hallan.  En  el  caso  de  Talampaya,  se  dijo  que  el  disco   no  estaba  en  Ciudad  Perdida,  sino  en  el  llamado  “jardín  botánico”.  Esto  es   erróneo,  y  hay  que  aclararlo.  Penosamente  existen  grupos  que  han  tomado   las   informaciones   que   recibimos   de   los   Guías   extraterrestres   para   organi-­‐‑ zar  viajes  “místicos”  sin  ningún  tipo  de  corroboración,  y,  por  si  ello  fuera   poco,   con   fines   de   lucro.   Nuestro   trabajo   para   conectar   con   estos   lugares   siempre  fue  por  servicio.  Como  explicamos  anteriormente,  los  discos  ya  se   encuentran  activos  y  conectados  desde  antes  del  21  de  diciembre  de  2012.  

   

122  

El  Concilio  del  Nuevo  Tiempo,  como  llamaron  los  hermanos   del  cosmos  al  encuentro  internacional  en  Talampaya,  selló  la   elevación  y  transformación  de  Ankar.  Y,  además,  se  concretó   la   unión   de   este   centro   con   el   “Templo   de   la   Esfera”   de   la   ciudad  de  Erks.     El  aporte  humano  fue  indispensable  para  que  esto  sucediese.   Por  ello  el  título  “Concilio”,  palabra  que  se  origina  del  latín  y   que  describe  una  reunión  o  asamblea,  en  este  caso,  de  carác-­‐‑ ter   espiritual.   Y   del   “Nuevo   Tiempo”,   porque   involucra   el   despertar   de   los   centros   intraterrenos   de   esta   región   de   la   Argentina  como  un  solo  Retiro  Interior.     Los   “Diarios   de   Erks”,   además   de   mencionar   a   Talampaya   vinculada   al   santuario   del   Uritorco,   afirma   que   otras   ciuda-­‐‑ des  intraterrenas  del  norte  argentino  están  enlazadas.     Sabemos  que  hay  túneles  que  parten  desde  el  Cusco,  el  otro-­‐‑ ra   “ombligo   del   mundo”,   hacia   el   lago   Titicaca   y   los   Andes   bolivianos.   Esos   túneles   se   adentran   en   el   norte   argentino,   conectando  lugares  secretos  de  Jujuy,  Salta,  Tucumán,  Cata-­‐‑ marca,   San   Juan,   Mendoza,   La   Rioja   y   Córdoba.   Todo   este   sector,  como  se  sabe,  es  el  de  mayor  influencia  inca  en  la  Ar-­‐‑ gentina.     Los   “Diarios   de   Erks”   confirman   que   los   centros   intraterre-­‐‑ nos  de  la  Argentina  están  conectados  a  la  Hermandad  Blanca   de  los  andes  peruanos  y  bolivianos,  cuyos  santuarios  vibran   en  la  energía  de  la  “Llama  Dorada”:  

   

123  

    Como  peruano,  estas  informaciones  no  me  resultaban  desco-­‐‑ nocidas.  Crecí  con  la  historia  de  los  incas  y  los  misterios  del   Cusco.   Además,   viajé   muchas   veces   al   lago   Titicaca   y   a   los   centros  de  poder  de  los  Andes.  En  esos  viajes  descubrí  que  la   historia  de  los  túneles,  y  de  una  humanidad  desconocida  vi-­‐‑ viendo  en  ese  fabuloso  reino  subterráneo,  era  verdad.     Luego  de  haber  tenido  un  encuentro  físico  con  un  ser  intrate-­‐‑ rreno   ⎯en  la  expedición  al  Paititi,  en  1996⎯,  y  de  haber  vis-­‐‑ to,   con   mis   propios   ojos,   construcciones   subterráneas   aban-­‐‑ donadas   ⎯en  los  tres  días  que  estuve  dentro  de  la  Cueva  de   los  Tayos,  en  2002⎯,  no  albergo  duda  alguna  de  que  los  “Pa-­‐‑

“Los   de   las   llama   dorada,   está   situada   bajo   el   lago   Titicaca,   con  jurisdicción  en  tierras  bolivianas,  peruanas  y  argentinas;   y   que   la   ciudad   de   Tiahuanaco   fue   el   centro   mayor   de   los   viajeros   que   atravesaban   la   ruta   hasta   el   Cusco.   La   ciudad   dorada  está  construida  en  el  interior  de  la  cordillera  central   y   oriental   de   Perú   y   Bolivia,   hecha   con   un   material   trans-­‐‑ parente  que  emite  luz  dorada”2.  

                                                                                                               
2   Hay  distintos  sitios  en  internet  que  comparten  el  contenido  de  los  “Dia-­‐‑

rios  de  Erks”,  aunque  muchas  veces  adulterados.  En  el  libro  “Las  Luces  de   Erks”,  que  cité  anteriormente,  incluimos  los  extractos  más  importantes  de   todo   ese   compendio   de   información.   Como   he   citado   en   varias   ocasiones   ese  texto,  comparto  un  link  del  sitio  de  mi  amiga,  la  investigadora  Débora   Goldstern,  en  donde  figuran  buena  parte  de  los  manuscritos:     http://cronicasubterranea.blogspot.com.ar/2008/12/diario-­‐‑de-­‐‑erks.html  

   

124  

co  Pacuris”  de  los  sacerdotes  incas  ⎯los  “Guardianes  Prime-­‐‑ ros”⎯,  existen.     Los  centros  intraterrenos  del  Uritorco  y  Talampaya  están  re-­‐‑ lacionados  a  todo  esto…     Aquellos  Retiros  Interiores  de  la  Hermandad  Blanca  son  lu-­‐‑ gares  de  luz  y  conocimiento.  Centros  de  iniciación  y  prepara-­‐‑ ción   espiritual.   Sin   embargo,   su   mensaje   no   es   ir   en   pos   de   misterios  “fuera  de  nosotros”.     Sencillamente,  esos  santuarios  son  un  espejo.  Y  los  caminan-­‐‑ tes  y  sinceros  buscadores  son  convocados  por  su  energía  pa-­‐‑ ra  activar  lo  que  los  hermanos  del  cosmos  denominan  “la  cla-­‐‑ ve  del  recuerdo”.  Como  dije  antes:   saber  quienes  somos  y  por   qué  estamos  aquí.     Confieso  que  en  un  principio  no  pude  ver,  en  toda  su  dimen-­‐‑ sión,  lo  que  significaba  el  contacto  con  la  Hermandad  Blanca   y  la  conexión  con  sus  lugares  sagrados.  No  terminaba  de  ha-­‐‑ llarle  sentido.     Pero  hoy  lo  entiendo…     De  hecho,  nuestras  aproximaciones  a  esos  centros,  como  Ta-­‐‑ lampaya,  se  transformaron  con  el  tiempo  en  algo  mucho  más   sencillo  y  profundo.  Y  ése  fue  el  espíritu  que  reinó  en  el  en-­‐‑ cuentro  más  allá  de  las  extraordinarias  experiencias.    

   

125  

Por  alguna  razón,  al  haber  sellado  la  unión  definitiva  de  Ta-­‐‑ lampaya   y   el   Uritorco,   los   Guías   extraterrestres   nos   confir-­‐‑ maron  la  expedición  al  Altai…     El  nombre  que  enlaza  y  explica  Uritorco,  Talampaya,  los  An-­‐‑ des  del  Cusco  o  la  cordillera  del  Altai,  es  Shambhala.       La  misión  en  el  Altai     Nicolas  Roerich,  luego  de  su  largo  e  histórico  viaje  por  Asia   Central,  resume  así  la  importancia  de  Shambhala:    
“El   que   escuche   incidentalmente   esta   noticia   [Shambhala]   podrá,  sin  duda,  tenerla  por  metafísica  y  abstracta  o  falta  de   importancia.   Al   observador   superficial   podrán   parecerle   ta-­‐‑ les   noticias,   ahogadas   entre   la   información   diaria   política   y   comercial,  una  nueva  semilla  de  superstición,  desprovista  de   realidad;   pero   el   observador   perspicaz,   que   ha   atravesado   las   profundidades   de   Asia,   sentirá   de   muy   distinto   modo.   Para  él,  esas  nuevas  tendrán  alta  importancia  y  estarán  pre-­‐‑ ñadas  de  significado  para  el  futuro.  Ante  esa  breve  informa-­‐‑ ción,   la   persona   sentirá   de   nuevo   cuán   vitales   son   para   ese   continente  las  llamadas  profecías  o  leyendas,  procedentes  de   los   más   antiguos   orígenes.   Los   antiguos   Vedas,   los   Puranas   más   modernos   y   toda   la   literatura   de   variadísimas   fuentes,   afirman  el  extraordinario  significado  de  la  palabra  misterio-­‐‑ sa  Shambhala  para  el  Asia.     Así,  tanto  en  los  grandes  centros  populosos,  donde  las  pala-­‐‑ bras   sagradas   se   pronuncian   con   una   mirada   cautelosa,   co-­‐‑

   

126  

mo   en   los   desiertos   ilimitados   del   mongólico   Gobi,   la   pala-­‐‑ bra   Shambhala,   la   misteriosa   Kalapa   de   los   hindúes,   suena   como  el  símbolo  más  realista  del  gran  futuro”3.  

  La  nave  que  trajo  a  los  32  fundadores  de  Shambhala  en  Gobi,   fue  ubicada  por  un  tiempo  al  interior  del  Monte  Belukha,  en   el  Altai,  otro  lugar  de  poder  que  Roerich  inmortalizó  en  sus   lienzos,  y  que  el  dios  griego  Apolo,  visitó4.       En   esa   región   de   Siberia,   de   acuerdo   a   las   tradiciones   más   antiguas,  surgieron  los  primeros  adeptos  al  conocimiento  en   tiempos  post  diluvianos.  De  hecho,  del  Altai  proviene  la  pa-­‐‑ labra  “chamán”  (xaman  o   schaman,  del  verbo  “scha”,  que  sig-­‐‑ nifica  “saber”),  denominación  que  algunos  creen  es  del  Perú   o  México.  Pero  todo  empezó,  en  realidad,  en  Asia  Central.     Investigando   algunas   informaciones   sobre   el   Belukha   luego   del   encuentro   en   Talampaya,   hallé   que   el   símbolo   esotérico   de   los   primeros   “chamanes”   del   Altai   era   la   media   Luna   y   una  estrella…  Este  conocimiento  se  difundirá  más  tarde  por  

                                                                                                               
3   “Corazón   de   Asia”,   Nicolás   Roerich.   Publicado   originalmente   en   1930,   y  

reeditado  por  editorial  Kier  de  Buenos  Aires  en  1988.  

4   Investigué   el   “Apolo   oculto”   en   nuestra   visita   al   Oráculo   de   Delfos   en  

Grecia.  Se  sabe  que  el  “dios”  era  un  extranjero  que  luego  fue  incorporado   al   panteón   local.   Es   un   asunto   complejo   porque   las   historias   de   Apolo,   a   mi   entender,   narran   una   misión   extraterrestre.   Para   el   estudioso   W.   K.   C   Guthrie,  Apolo   ⎯nombre  que  significa  “dios  de  la  asamblea”⎯,  se  inició   en  las  montañas  del  Altai.  

   

127  

toda   Asia   y   será   adoptado   como   emblema   por   algunos   paí-­‐‑ ses  árabes,  aunque  con  una  interpretación  diferente.     Como  ocurre  con  casi  todos  los  símbolos  sagrados,  su  signifi-­‐‑ cado  varía  a  través  del  tiempo.  A  veces,  se  tergiversa,  y  se  le   da  una  interpretación  completamente  distinta,  como  ocurrió   con  la  esvástica,  un  antiguo  símbolo  de  equilibrio  que  se  ha   repetido  a  lo  largo  de  la  iconografía  humana,  pero  que  tuvo   mala  fama  al  ser  la  bandera  de  los  ejércitos  de  Hitler   ⎯se  le   cambió,   incluso,   el   giro   o   “movimiento”   del   símbolo   origi-­‐‑ nal⎯.     La  media  Luna  representa  el  tránsito  y  los  cambios.  Y  la  es-­‐‑ trella   ⎯Venus,   en   el   eclipse   que   disfrutamos   en   Talampa-­‐‑ ya⎯,  la  esperanza.     La  misión  de  los  seres  que  llegaron  a  Gobi  fue  sembrar  cono-­‐‑ cimiento  para  la  esperanza  de  un  futuro.  Por  ello  Shambhala   significa  “el  lugar  de  la  paz,  de  la  tranquilidad”.     Los  fundadores  de  Shambhala  representaban  a  distintas  civi-­‐‑ lizaciones   extraterrestres.   Pero   su   nave,   el   caballo   blanco   de   la  leyenda  tibetana,  “Lung-­‐‑Ta”,  llegó  a  la  Tierra  desde  Orión.     Roerich  sabía  que  el  desierto  de  Gobi  y  el  Altai  estaban  rela-­‐‑ cionados.  De  hecho,  el  Monte  Belukha,  el  pico  principal  de  la  

   

128  

cordillera  del  Altai,  tiene  un  nombre  que  significa:  “Orión,  el   lugar  donde  viven  los  dioses”5.     Pero  esos  seres  ya  no  están  físicamente  allí.  Y  como  dije,  tam-­‐‑ poco  su  nave  en  la  cual  llegaron.  ¿Entonces,  por  qué  ir  al  Al-­‐‑ tai?   Lo   que   hay   allí   es   parte   del   proceso   para   recuperar   la   memoria.  Una  historia  de  cómo  se  inició  todo.  Una  llave  pa-­‐‑ ra  comprender  nuestra  misión  en  los  intensos  tiempos  actua-­‐‑ les.     Según   los   Guías   extraterrestres,   en   el   Altai   accederíamos   a   una  información  que  nos  permitiría  hilar  ciertos  episodios  de   nuestra  memoria  cósmica.     Los   petroglifos   del   Altai   son   similares   a   los   de   Talampaya.   He   estado   estudiando   archivos   fotográficos   de   expediciones   rusas  y  me  he  quedado  sorprendido.  ¿Fue  por  eso  que  en  Ta-­‐‑ lampaya  se  nos  confirmó  el  viaje  al  Belukha?  ¿Acaso  “algo”   une  esto  centros  de  poder,  tan  distantes  el  uno  del  otro?     Sinceramente,  no  lo  sé…     Puedo  inferir  cosas,  por  lo  que  Emuriel  me  hizo  “ver”  y  sen-­‐‑ tir  en  la  experiencia.  Por  qué  éramos  convocados.  Por  qué  se   necesitaba  ese  viaje.  Pero  nada  más.    

                                                                                                               
5   “El  Enigma  de  Shambhala”,  Capítulo  IV,  “La  Montaña  Sagrada”,  de  Victo-­‐‑

ria  Le  Page.  Ediciones  Abraxas,  Madrid,  España,  1996.  

   

129  

Como  fuese,  tendremos  que  esperar  a  2014  para  develar  todo   esto.       La  sola  presencia  de  Emuriel  en  Talampaya  confirmaba  que   el   centro   de   poder   se   había   enlazado   a   la   energía   de   Sham-­‐‑ bhala.  Y  la  presencia  de  esa  nave  de  plasma,  que  pudo  ser  re-­‐‑ gistrada  la  noche  del  9  de  septiembre  ⎯imagen  que  ilustra  la   tapa   de   este   libro⎯   al   final   de   nuestros   trabajos   y   cuando   compartía  la  “invitación  al  Belukha”,  nos  remitía  a  las  “luces   de  Erks”.  Una  clara  confirmación  de  que  la  energía  del  Uri-­‐‑ torco,  Los  Terrones  u  Ongamira,  vibraba  en  un  solo  “cuerpo   místico”  con  el  santuario  de  Talampaya.     La  misión  del  encuentro,  había  sido  cumplida.  Y  nuestra  ale-­‐‑ gría  fue  aún  más  grande  cuando  confirmamos  en  las  noticias   que  la  guerra  en  Siria  no  ocurrió.     El   mensaje   del   “renacimiento   de   Shambhala”   es   trabajar   y   vivir  por  la  paz,  como  lo  creía  Roerich.     “Creer  para  crear”…     Ésa  fue  la  principal  enseñanza  de  Talampaya…     Pero  habría  más…        
 

   

130  

Epílogo     Creer  es  crear  

 

Las  despedidas  siempre  son  difìciles.  En  el  encuentro  de  Ta-­‐‑ lampaya   hicimos   grandes   amigos.   Pero   aprendí,   en   tantos   años  de  encuentros,  que  el  espíritu,  más  allá  de  las  distancias   físicas,  permanece.     Trato   de   fortalecerme   en   ese   espíritu,   porque   debido   a   mis   constantes  viajes  me  veo  muy  poco  con  la  gente  maravillosa   que  conocí.  Sé  que  a  algunos  les  resulta  difícil  comprender  el   tipo  de  vida  que  llevo  y  el  trabajo  que  hago.  Pero  puedo  ase-­‐‑ gurar  que  soy  inmensamente  feliz  con  esta  tarea.  Una  misión   en  la  que  me  acompaña  Sol,  “codo  a  codo”,  haciendo  juntos   este  camino.     Me   siento   muy   agradecido   con   la   vida   por   haber   conocido   tanta  gente  especial  en  distintos  lugares  del  mundo.     En  la  mañana  del  día  10,  dejamos  el  Parque  Nacional  Talam-­‐‑ paya  con  un  sentimiento  de  alegría  por  lo  vivido,  pero  tam-­‐‑ bién  de  nostalgia:  extrañaríamos  a  mucha  gente,  el  lugar,  su   magia.    

   

131  

Nuestro   minibus   se   dirigía   a   Capilla   del   Monte.   El   trayecto   estaba   cargado   de   bromas   y   comentarios   con   nuestros   ami-­‐‑ gos   Marcelo   González,   Miguel   Ángel   Romeo,   Andrea   Mai-­‐‑ centi,  o  el  siempre  ocurrente  Alejandro  Mancilla.  Entre  otros,   en   el   vehículo   también   venía   Fernando   López   de   México,   Andrea  Braga  de  Italia,  Raymundo  Collazo  de  Estados  Uni-­‐‑ dos   y   Rubén   Astacio   de   República   Dominicana.   Todos   está-­‐‑ bamos  contentos.     Pero  algo  nos  impactó…     En  la  ruta,  nuestro  chofer  del  minibus  nos  advirtió  de  un  vio-­‐‑ lento  accidente.  Se  veía  un  auto  destrozado;  al  parecer,  había   perdido   el   control.   Esa   ruta   es   muy   peligrosa   y   tiene   varios   antecedentes  de  autos  que  se  salieron  del  camino  (velocidad,   animales  que  se  cruzan,  etc).     Luego  nos  enteramos  que  cuatro  participantes  del  encuentro   se  hallaban  en  ese  coche…     Nos   informamos   y   supimos   que   dos   de   ellos   estaban   bien,   pero  los  otros  dos  ocupantes  del  vehículo  habían  sufrido  se-­‐‑ rios  golpes.  Estaban  en  grave  estado  y  por  ello  fueron  trasla-­‐‑ dos  de  urgencia  al  hospital  regional  Enrique  Vera  Barros,  en   donde  se  les  iba  a  operar.  Se  trataba  de  un  muchacho  de  19   años,   con   fractura   en   el   esternón   que   podía   comprometer   el   corazón,   y   de   una   mujer   de   36   años   ⎯la   conductora⎯,   con   hemorragia  interna  por  órganos  dañados  en  el  impacto.    

   

132  

Debo  confesar  que  esta  noticia  nos  golpeó  muy  duro.  Duran-­‐‑ te  todo  el  encuentro  hubo  mucha  paz  y  una  energía  lumino-­‐‑ sa.   ¿Por   qué   este   accidente   después   de   tan   maravillosas   ex-­‐‑ periencias?     Decidimos   entonces   no   sacar   conjeturas   y   poner   en   práctica   las   técnicas   de   sanación   que   hemos   aprendido,   y   solicitar   la   ayuda  de  los  guardianes  de  luz  de  Talampaya.     Ya  reunidos  en  Capilla  del  Monte,  más  de  30  personas  hici-­‐‑ mos   un   trabajo   de   proyección   al   hospital   en   donde   estaban   internados  nuestros  hermanos.     En   la   experiencia,   me   llamó   la   atención   verles   a   ambos   en   una   misma   habitación.   Nos   dirigimos   a   ellos   y   los   envolvi-­‐‑ mos  en  luz.  Me  dirigí  a  cada  uno  por  sus  nombres,  mientras   todo  el  grupo  participaba  intensamente  en  el  trabajo  de  sana-­‐‑ ción.     Luego,  sentiría  la  presencia  de  Antarel,  quien  me  dijo:  “no  se   preocupen,  todo  estará  bien”.     Más  tarde,  recibimos  una  llamada:  nuestros  hermanos  se  ha-­‐‑ bían   recuperado.   Los   médicos   no   lo   podían   creer…   ¡Tenían   heridas  internas  muy  graves,  y  éstas  se  sanaron!     Desconcertados,  los  médicos  no  hicieron  la  cirugía  y  les  die-­‐‑ ron  de  alta…    

   

133  

Tenemos   las   pruebas   previas   y   toda   la   documentación   que   acredita  esto.     Luego  supimos  que  nuestros  amigos  accidentados  trabajaron   también   consigo   mismos   ⎯y,   efectivamente,   ambos   fueron   colocados  en  la  misma  habitación⎯,  poniendo  en  práctica  to-­‐‑ do   lo   aprendido   y   recibido;   sintieron   nuestro   apoyo   y   hasta   escucharon  voces  que  les  llamaban  por  su  nombre.     Además,  un  “enviado”  de  Talampaya  se  comunicó  con  ellos   y  les  brindó  apoyo…     Se  presentó  con  el  nombre  de  “Shamat”…     Posteriormente,  en  una  comunicación  psicográfica,  que  reci-­‐‑ bí  el  13  de  septiembre  en  Buenos  Aires,  los  Guías  extraterres-­‐‑ tres  identificaron  a  ese  ser  y  nos  entregaron  el  significado  del   mantra  canalizado  en  Ciudad  Perdida:      
Sí,  soy  Antarel:     Talampaya  está  unida  al  centro  de  luz  del  Uritorco.  Lo  han   podido   vivenciar   y   les   entregamos   las   confirmaciones   nece-­‐‑ sarias  de  nuestra  presencia  y  apoyo.     Zorumel,   Shamat   y   Ham-­‐‑Rell   constituyen   actualmente   la   triple  regencia  del  Retiro  Interior  de  Talampaya.  En  su  etapa   anterior   fue   conocido   como   Ankar.   Ahora   es   un   centro   de  

   

134  

iniciación   de   la   Hermandad   Blanca   que   está   activo.   Ello   se   logró  gracias  al  compromiso  y  dedicación  de  cada  uno.     Sobre   vuestra   consulta,   ya   constataron   que   pueden   afectar   los  acontecimientos  (en  referencia  a  la  guerra  que  se  evitó  en   Siria  y  la  extraordinaria  sanación).   Sólo  tienen  que  terminar   de   creer   en   ustedes   mismos.   Recuerden   que   ante   un   gran   paso  de  luz  y  servicio,  podrían  sobrevenir  pruebas  que  sólo   demuestran  la  importancia  de  lo  que  emprendieron,  que  van   por  el  camino  correcto.  Esas  pruebas  se  deben  enfrentar  con   madurez,  responsabilidad  y  entereza  espiritual.  No  están  so-­‐‑ los  y  saben  que  los  asistimos  en  la  curación.  Pero  les  reitera-­‐‑ mos   que   ustedes   fueron   los   protagonistas:   pueden   sanar,   transformar  y  ofrecer  esperanza  si  así  lo  disponen.     Ciertamente   entregamos   los   Cristales   de   Cesio,   como   un   “antenaje   extra”   de   la   energía   que   sigue   llegando   a   vuestro   Sistema  Solar,  procedente  del  núcleo  galáctico.  Los  Cristales   de   Cesio,   como   ya   aprendieron,   les   ayudará   a   canalizar   las   radiaciones   del   nuevo   tiempo.   En   relación   al   cristal   de   luz   que  afecta  vuestra  glándula  pineal,  tal  y  como  les  adelanta-­‐‑ mos,   es   una   herramienta   temporal   para   potenciar   vuestras   facultades  y  así  verificar,  como  ya  lo  hicieron,  lo  que  pueden   hacer.     La  activación  permanente  de  esas  facultades  depende  exclu-­‐‑ sivamente  de  ustedes.  Tiene  que  ser  así.  Si  no:  ¿Dónde  esta-­‐‑ ría   el   mérito?   ¿Cómo   podrían   unir   los   universos   si   no   se   transforman  antes,  por  vuestro  propio  esfuerzo,  en  portales   de  esperanza?    

   

135  

Sobre   tu   pregunta   del   viaje   al   Altai,   Emuriel   te   mostró   (en   referencia   a   la   experiencia   astral   que   viví   en   Talampaya)   lo   necesario   para   organizar   la   expedición   al   Belukha   en   2014.   Integra   la   información   que   recibiste   y   luego   compártela.   Ya   tienes   las   coordenadas   del   viaje   y   su   razón   de   ser.   En   gran   medida  este  paso  que  reservamos  para  este  tiempo  brindará   episodios   clave   del   Plan   Cósmico   que   necesitan   conocer.   Nueve  irán  en  representación  del  proceso  cumplido.  Ellos  se   conectarán   contigo   y   te   estamos   orientando   desde   ya   para   que  hagas  el  llamado.     En   Belukha   comprenderán   que   la   información   de   vuestra   historia   cósmica   es   importante   para   recuperar   la   memoria.   Esa  información  ayudará  a  despertar  a  quienes  aún  se  hallan   dormidos   para   que   se   activen   y   cumplan   las   tareas   progra-­‐‑ madas  para  este  tiempo.     Siempre  estamos  con  ustedes.     Celebramos  lo  que  alcanzaron  en  Talampaya.     Que  la  luz  del  compromiso  por  la  alianza  cósmica  en  la  evo-­‐‑ lución  de  todos  los  seres,  siga  vibrando  en  vuestros  pasos.     Se  han  transformado  en  nuestra  inspiración  y  futuro.     Con  amor,     Antarel    

   

136  

Soy  Zorumel:  Les  entregamos  en  Ciudad  Perdida  el  mantra   de  contacto  y  acceso.  Son  códigos  de  luz  que  los  hermana  a   nosotros.  Sean  en  paz.     “Que  la  luz  del  centro  se  expanda.   Que  los  caminantes  se  integren  a  ella.   La  flama  de  la  Verdad  vibra  en  mí.     La  puerta  se  abre  en  balance  con  mis  pasos.   He  aquí,  he  acudido  al  llamado”.      

Los  extraterrestres  confirmaban  todo.  ¡Los  cristales  de  luz  re-­‐‑ cibidos  en  Talampaya  habían  potenciado  nuestras  capacida-­‐‑ des  de  sanación!    Tuvimos  una  prueba  contundente  de  todo   esto…   Una   experiencia   que   brinda   esperanza,   y   que   nos   re-­‐‑ cuerda  que  el  verdadero  “cristal  de  sanación”  y  transforma-­‐‑ ción,  somos  nosotros  mismos.  Los  hermanos  del  cosmos  solo   quisieron  brindar  en  Talampaya  una  “muestra”  de  lo  que  so-­‐‑ mos  capaces  si  nos  preparamos.     El   mensaje,   además,   citaba   nuevamente   el   viaje   al   Altai,   co-­‐‑ rroborando   lo   recibido   desde   el   encuentro   en   Talampaya.   Fue  una  recepción  simultánea  en  donde  otros  miembros  del   grupo   de   contacto   de   Buenos   Aires   también   recibieron   im-­‐‑ portantes  comunicaciones,  como  Miguel  Ángel  Romeo,  Ale-­‐‑ jandro   Mancilla,   Pablo   Cascone   o   Marcelo   González.   En   to-­‐‑ das  las  psicografías  prevalecía  la  alegría  de  los  hermanos  del   cosmos  por  la  tarea  realizada.    

   

137  

En   medio   del   pesimismo   que   muchas   veces   aprisiona   al   ser   humano,  el  mensaje  de  la  Hermandad  Blanca  de  Talampaya   se  alza  como  un  viento  fresco  que  nos  pide  despertar,  creer,   y  accionar.     Deseo,   de   corazón,   que   el   poderoso   mensaje   de   estas   expe-­‐‑ riencias  llegue  a  los  más  íntimo  de  cada  uno.     Talampaya  ha  despertado  como  un  grandioso  centro  de  luz.             Ricardo  González   Buenos  Aires,  12  de  octubre  de  2013        
                     

   

138  

Nota  del  autor  
          El  20  de  septiembre,  11  días  después  del  encuentro  en  Talampaya,   una   amable   mujer,   que   participó   en   los   grupos   originales   de   con-­‐‑ tacto   en   Los   Terrones,   me   entregó   en   Capilla   del   Monte   un   mate-­‐‑ rial   vinculado   a   las   enseñanzas   del   Retiro   Interior.   Se   llama   “Las   Leyes  de  Erks”.  Hasta  ese  momento  sólo  tenía  fragmentos  de  esa  in-­‐‑ formación,   que   se   complementa   con   los   ya   conocidos   “Diarios   de   Erks”.  Es  una  mezcla  de  canalizaciones  y  apuntes  del  primer  grupo   de  contacto  con  Erks.  Es  decir,  las  enseñanzas  en  la  que  se  cimentó   todo.     Por  tratarse  de  un  texto  inédito,  en  el  marco  de  los  contactos  y  co-­‐‑ nocimientos   recibidos   de   los   invisibles   guardianes   del   Uritorco,   comparto  a  continuación  buena  parte  de  esos  mensajes,  que  los  he-­‐‑ mos  vuelto  a  redactar   ⎯respetando  su  contenido⎯,  para  una  me-­‐‑ jor   lectura   y   comprensión.   Nuestra   experiencia   en   Talampaya   fue   clave   para   entender   los   alcances   de   este   texto   esotérico,   y   poder   “reconstruirlo”   de   la   manera   más   clara   posible.   No   fue   fruto   del   azar,  pues,  que  esta  información  nos  haya  sido  entregada  para  es-­‐‑ tudiarla,   organizarla   y   darla   a   conocer,   después   del   Concilio   del   Nuevo  Tiempo.  A  cada  uno  le  corresponderá  analizar  y  discernir  el   contenido  de  esos  mensajes.        

 
   

139  

Apéndice     Las  Leyes  de  Erks  

  ¿Qué   es   el   hombre?   Se   preguntan   continuamente,   tratando   de   analizar   y   definir   la   incógnita   humana   con   respecto   a   la   creación.     El  hombre  no  es  más  que  un  átomo  pequeño,  perteneciente  a   un   sistema   planetario,   un   microcosmo   dentro   de   las   leyes   que  responden  al  gran  cosmos.     Cada   hombre   posee   las   características   que   responden   al   sis-­‐‑ tema  solar;  a  la  densidad  del  tercer  espacio  o  dimensión.     El   hombre   está   sujeto   a   las   leyes   de   esa   tercera   dimensión,   pero,   su   origen   cósmico,   responderá   a   la   cuarta,   quinta   y   otras  realidades  superiores,  hasta  llegar  a  una  octava  dimen-­‐‑ sión.  Y  es  que  el  ser  humano  posee  las  características  propias   que   lo   definen   y   distinguen   entre   las   otras   civilizaciones   de   otros  sistemas  solares,  aún  aquellos  más  allá  de   nuestro  sis-­‐‑ tema   solar,   con   diferencias   también   entre   los   mismos   seres   humanos,  como  son  las  distintas  razas  conocidas  en  el  mun-­‐‑ do.    

   

140  

Además,  el  ser  humano  responde  físicamente  a  una  serie  de   leyes  físicas  y  químicas  que  lo  constituyen  y  lo  rigen.  Pero  es   la  ley  cósmica,  la  ley  de  origen  divino,  la  inexorable  e  inalte-­‐‑ rable.   Todo   responde   a   una   perfecta   armonía   legislada   y   ejecutada  por  un  centro  directivo,  más  allá  de  las  fronteras   terrestres.     Los   seres,   como   las   estrellas,   tienen   su   propio   mundo,   sus   propias   leyes:   movimientos   de   evolución,   e   “involución”,   transformaciones  y  creaciones.     La   nueva   doctrina   a   despertar,   responderá   con   el   despertar   del   “consciente   derecho”,   hemisferio   que   estaba   reservado   para   estos   tiempos.   Esta   doctrina   será   nueva   para   aquellos   que   se   preparan   para   recibirla,   pero   su   conocimiento   es   tan   anciano  como  el  universo.  Enseña  y  quiere  dejar  bien  en  cla-­‐‑ ro   los   principios   básicos   de   las   leyes   que   determinan   al   ser   humano.   Pero,   para   esto,   es   necesario   un   severo   y   estricto   estudio  de  sí  mismo.     Cada  individuo,  al  igual  que  los  planetas,  pertenece  a  un  sis-­‐‑ tema,   y   responde   a   él   de   acuerdo   a   las   leyes   físicas   y   leyes   cósmicas.  Cada  uno  registra  su  despertar  y  características  tí-­‐‑ picas  de  ese  sistema,  como  cada  planeta  conserva  su  propia  e   individual  ley.     Es  así  como  podemos  considerar  al  ser  humano  un  “sistema   planetario”,   con   sus   leyes   físicas-­‐‑químicas   que   responden   a   sí  mismo,  y  a  leyes  físico-­‐‑químicas  del  mundo  terreno  al  cual  

   

141  

pertenece.  De  allí  que  su  origen  cósmico  responde  a  su  esla-­‐‑ bon  perdido:  rescatar  la  esencia  que  está  en  los   mundos   su-­‐‑ periores.       Qué  es  el  hombre  -­‐‑  distintos  mundos  o  planos     Sí,   busquen   el   origen,   el   eslabon   perdido.   Empiecen   por   co-­‐‑ nocer   el   propio   mundo   interior,   el   propio   génesis,   y   recién   entonces  intenten  penetrar  y  conocer  el  origen  divino.     Siguiendo   la   trayectoria   de   los   cuerpos   etéricos   a   través   de   las   edades,   podrán   observar   una   línea   fisionómica   que   res-­‐‑ ponde   a   la   ley   del   origen,   perteneciente   a   su   propia   forma.   Cada   uno   de   estos   cuerpos   sutiles,   va   desprendiéndose   de   los   contornos   más   densos   que   los   envuelven;   se   producen   mutaciones,   primero,   y   luego   uno   o   más   “cuadros   mutan-­‐‑ tes”,  adquiriendo  progresivamente  mayor  sutilidad.     Estos   cuerpos   propios   a   cada   ley   mutante   (espíritu),   poseen   mayor  identidad  con  su  origen  cósmico  a  medida  que  logran   mayor  evolución  en  el  plano  en  que  deben  operar.     Comienza  esta  demarcación  fisonómica  en  el  cuerpo  más  in-­‐‑ mediato  al  espíritu,  diluyéndose  en  la  misma  medida  en  que   se  acerca  al  cuerpo  físico.  Cada  uno  de  ellos  reviste  su  forma   propia,   pero   conservando   siempre   su   rasgo   común   a   todos,   que  los  identifica  como  una  sola  entidad.    

   

142  

Cuando   más   evoluciona,   más   se   integra   a   la   hermandad   de   Erks.   Entre   las   características   comunes   o   generales   a   todos   los   cuerpos   etéricos,   se   observa,   un   conjunto   de   vibraciones   en   las   naves,   vehículos,   y   seres   cuyo   cuerpo   iridiscente   nos   identifica   con   nuestra   propia   entidad;   es   decir,   con   nuestro   representante  al  plano  logrado  y  al  mundo  que  conecta  nues-­‐‑ tro  origen.     Un  ser  iniciado  en  Erks  posee  este  cuerpo  en  constante  vibra-­‐‑ ción  magnética,  y  su  color,  en  este  caso,  responde  a  la  llama   azul-­‐‑violeta.   Pero   primero   hay   que   lograr   el   celeste   cristali-­‐‑ no.     En  los  seres  de  escasa  evolución,  su  plano  es  azul  oscuro.     Si   las   vibraciones   que   constituyen   los   cuerpos   etéricos,   son   impulsadas  por  la  “palanca”   voluntad  del  hemisferio  derecho   y   la   acción   del   ser,   están   adquiriendo   mayor   sutilidad,   fre-­‐‑ cuencia  o  sintonía.       Plano  de  energía     No  se  puede  adquirir  en  uno  solo  de  los  cuerpos  un  aumento   de   capacidad   vibratoria,   ya   que   todos   responden   entre   sí,   formando   un   complejo   circuito.   Así   operamos   en   Erks:   nos   integramos  a  un  circuito  controlado  por  la  entidad  inteligen-­‐‑ te  que  opera  en  nosotros.  De  esta  forma  respondemos  al  plan   que  ordenan  las  jerarquías  solares:   Asthar  Ashgra,   Sikhuma,  y  

   

143  

la  regente  gobernante  de  los  espejos:   Taykhuma-­‐‑Witaikon.  Pe-­‐‑ ro   son   los   logos   solares   a   los   que   realmente   servimos,   a   su   vez  a  los  “Ángeles  Solares”,  que  se  integran  al  campo  vibra-­‐‑ cional   que   integra   el   programa   de   los   “auto-­‐‑convocados”   o   auto-­‐‑contactados.       Fuerzas  del  universo     Nuestras  hermandades  cósmicas  presentes,  son  seres  de  evo-­‐‑ lución   avanzada,   que   han   logrado   penetrar   en   el   mundo   de   las   fuerzas   y   poseerlas.   Trabajan,   incansablemente,   para   la   realización  de  nuestro  proceso  evolutivo  y  de  los  mundos  en   general.   Estos   seres,   dotados   de   un   grado   elevado   de   cons-­‐‑ ciencia,   hoy   se   han   puesto   al   servicio   de   los   terrestres   para   ayudarlos  a  salir  de  la  ignorancia  en  la  que  han  vivido,  y  pa-­‐‑ ra   que   puedan   alcanzar   la   evolución   que   los   conducirá   a   planos  superiores.     Aquellos  seres  son  como  técnicos  especializados  en  controlar   y  registrar  la  “fuerza”,  para  que  se  cumplan  estrictamente  las   leyes.     Todo   esto   es   un   perfecto   engranaje   de   sutilísimas   leyes   que   dan  lugar  a  los  cambios  naturales.     En  el  conjunto  de  las  leyes  del  conocimiento,  impartido  hasta   entonces,   no   se   ha   podido   encontrar   la   verdadera   fuente   de   esa   energía   que   alimenta   constantemente   a   las   fuerzas   regi-­‐‑

   

144  

das,  que  son  controladas  por  los  ángeles  y  logos  solares  en-­‐‑ cargados  de  su  mecanismo  y  efectos.     En  este  mundo,  los  habitantes  de  Erks,  “seres  técnicos  de  las   leyes”,  se  ocupan  para  que  nadie  ni  nada  en  el  plano  terrenal   pueda  transgredirlas.     Estas   fuerzas   que   describimos,   que   responden   a   la   “fuerza   madre”,  reflejan  y  penetran  en  cada  uno  de  los  planos:  desde   el   gran   Todo   hacia   “abajo”;   es   decir,   en   una   escala   descen-­‐‑ dente.     En   cada   plano   que   recorren,   esas   fuerzas   dejan   impregnada   su  energía,  que  fluye  a  través  de  los  campos  vibracionales  en   cada   encuentro,   o   en   las   ondas   que   penetran   vuestro   mun-­‐‑ do.       Leyes  en  el  trabajo  grupal     Esto  sólo  se  explicará,  en  gran  medida,  para  los  contactados,   y  empleando  términos  cósmicos.  Dejamos  la  información  en   el  estudiante,  que  intuitivamente,  por  la  sintonía  de  los  siete   canales   abiertos,   aplicará   esta   enseñanza   en   formas   de   vida   más   materiales.   Será   cuando   se   produzca   un   despertar   del   “hemisferio   derecho”,   que   los   ubicará   dentro   de   las   leyes   a   contactar.      

   

145  

1.  La  ley  del  sacrificio     Implica   la   ley   de   inmolación   y   sacrificio  “de   aquello   que   ha   sido   realzado   para   el   logro”.   Es   la   crucifixión   mística,   o   ley   de  los  fundamentos  cósmicos  de  Erks  en  todo  trabajo  grupal,   principio  de  los  regentes  que  transforma  a  cada  ser  humano,   hasta  lograr  la  ley  que  lo  convierta  en  un  salvador:  este  es  el   principal  despertar  del  “auto-­‐‑convocado”  ya  contactado.         2.  La  ley  del  despertar  del  campo  magnetocosmos     Esto   implica   en   el   auto-­‐‑contactado   “la   primera   percepción   que   tiene   el   átomo   de   sus   intra   o   extrahumanos”;   es   decir,   “vivitantes   logoicos”   o   “Ángeles   Solares”   de   civilizaciones   superiores   como   las   que   nos   visitan.   Establecer   la   conexión   por  los  canales  de  las  siete  leyes,  o  físicas,  en  el  lugar  en  que   la  orden  de  Erks  la  tiene  reservada,  hasta  que  oportunamen-­‐‑ te  se  establezca  la  relación  entre  lo  que  se  percibe  como  parte   del  trabajo  grupal,  y  el  ente  solar.     Esto  no  significa  establecer  contactos  sensibles,  pues  la  rela-­‐‑ ción  se  establece  en  otra  dimensión  para  aquellos  que  en  re-­‐‑ petidos  contactos  se  ambienten,  sin  percibirlo,  con  los  distin-­‐‑ tos  campos  de  energía.  Estos  campos,  a  saber,  son:    
1.  La  luz  del  vehículo  viajero  (frecuencia  electromagnética).   2.  Los  pasos,  voces  y  cantos  (mantras  de  contacto).   3.  Las  sensaciones  energéticas  a  recibir  (percepción).  

   

146  

  Esta   ley   se   la   denomina   el   primer   paso   hacia   el   “matrimo-­‐‑ nio”;  porque  da  como  resultado  la  “unión  final”  entre  el  ser   terrenal   y   el   átomo,   y   el   grupo   que   establece   relaciones   ar-­‐‑ moniosas.  En  otras  palabras:  al  ser,  o  logo  solar,  con  el  ser  te-­‐‑ rrenal.       3.  Ley  de  servicio     Denominada  así  a  falta  de  un  léxico  apropiado.  Esta  ley  con-­‐‑ cierne  a  la  identificación  de  un  átomo  con  los  asuntos  grupa-­‐‑ les   del   encuentro   planetario,   y   la   constante   indiferencia   del   átomo  hacia  sus  propios  intereses  materiales.  Se  trata,  en  rea-­‐‑ lidad,   del   proceso   o   método   por   el   cual   un   átomo   (positivo   en  su  propia  vida  centralizada)  responderá  en  forma  gradual   como  receptor  de  la  vida  positiva  del  grupo.       4.  La  ley  de  repulsión     Se  refiere  a  la  capacidad  de  un  átomo  para  arrojar  de  sí  o  ne-­‐‑ garse  a  hacer  contacto  con  la  energía  que  se  considere  hostil   (intrusa)  a  la  actividad  grupal.  

4.  Los  sonidos  musicales  (vibraciones).   5.  Las  leyes  y  claves  de  los  vehículos  o  naves  (símbolos).   6.  Los  perfumes  y  contactación  por  mensajes  (telepatía).   7.  Encuentros  y  viajes  intra  o  extraterrenos  (contacto  físico).    

   

147  

Se  considera  literalmente  una  ley  de  servicio,  pero  sólo  entra   en  actividad  consciente  cuando  el  átomo  se  ha  logrado  esta-­‐‑ blecer,   discriminando   fundamentos   y   orientando   sus   activi-­‐‑ dades  a  través  del  consciente  derecho  que  responde  a  la  ley   de  su  “generador  cósmico”,  de  su  propio  ser.     No   es   la   misma   ley   que   la   “Ley   de   repulsión   aplicada”⎯en   conexión  con  la  “Ley  del  llamado”  o  atracción⎯,  o  a  las  for-­‐‑ mas   que   tienen   relación   con   lo   material.   Las   leyes   que   esta-­‐‑ mos   considerando   tienen   relación   con   la   psiquis   o   aspecto   cósmico.   Un   grupo   de   leyes   concierne   a   las   energías   que   emanan  del  Sol  físico.  La  repulsión  de  la  que  hablamos  aquí   produce   ⎯cuando  se  la  aplica  concientemente,  por  ejemplo,   a  través  de  la  energía  desarrollada  por  el  corazón  de  un  áto-­‐‑ mo  humano⎯,  el  “acrecentamiento  de  los  intereses  del  inte-­‐‑ resado”,  impeliendo  a  éste  acercarse  a  su  propio  centro.     Esta  fuerza  de  repulsión  impele  hacia  siete  direcciones,  obli-­‐‑ gando  a  todo  con  lo  que  entre  en  contacto,  a  regresar  al  seno   de   los   siete   padres   espirituales;   en   éste   caso,   al   Consejo   de   Erks,  que  responde  por  su  constitución  de  siete  sacerdotes,  a   los  siete  padres  espirituales.     Por  la  Ley  de  repulsión  o  la  corriente  de  energía,  las  unida-­‐‑ des   vuelven   al   hogar,   y   los   seres   inconcientes   y   extraviados   son  forzados  a  ir  a  su  propio  centro.  La  Ley  de  repulsión,  o  la   corriente   de   energía,   puede   actuar   desde   cualquier   centro,   pero   tal   como   se   la   considera   aquí,   debe   emanar   del   cora-­‐‑

   

148  

zón,  para  llevar  a  cabo  la  necesidad  que  exige  el  trabajo  gru-­‐‑ pal.       5.  Ley  del  progreso  grupal     Esta  es  “la  ley  de  elevación  cósmica”,  porque  concierne  a  los   misterios  de  la  comprensión  grupal  y  a  las  “expansiones  del   consciente   derecho”,   que   responden   a   las   claves   cósmicas   y   al  papel  que  cada  ente  representa  en  el  trabajo  de  grupo  para   el  progreso  general.     En  relación  con  la  familia  humana,  siempre  se  recordará,  por   ejemplo,   que   ningún   átomo   llega   a   la   “plenitud   de   vida”   sin  haber  aportado  mucho  a  la  naturaleza  de  su  propio  gru-­‐‑ po.     -­‐‑La  elevación  de  un  ente  produce  la  elevación  del  grupo.     -­‐‑La  comprensión  de  un  ente  produce  la  elevación  del  grupo.     -­‐‑La  iniciación  del  ente  conduce  finalmente  a  la  iniciación  pla-­‐‑ netaria:  el  logro  de  la  meta.       Y  esta  meta  se  alcanza  por  el  generador  del  átomo  humano.   La  consecución  de  su  objetivo  produce,  firme  e  incesante,  la   realización   grupal.   Ninguno   vive   para   sí   mismo:   la   crucifi-­‐‑ xión  de  los  entes  durante  eones,  y  la  comprensión  de  su  na-­‐‑ turaleza   esencial   ⎯a   fin   de   ofrendar,   para   los   intereses   del  

   

149  

grupo,   lo   mejor   que   tiene   y   comprende⎯,   son   los   métodos   por   los   cuales   se   lleva   adelante   el   trabajo   de   liberación   y   luego  el  de  contactación  e  integración  a  las  leyes  del  ente.     Sacrificio,   servicio,   “magnetocosmos”   (“si   yo   soy   ascendido,   atraeré”),   progreso   grupal,   repulsión   divina,   son   términos   inadecuados  por  los  cuales  tratamos  de  expresar  la  “verdad   divina”   de   que   toda   vida,   y   hasta   la   manifestación   de   los   Logos   Solares,   será   únicamente   posible   y   se   nos   revelará,   si   antes   se   cumple   el   propósito   de   la   unidad   atómica   y   auto-­‐‑ realización.     Entonces,  Él  conducirá  hasta  el  sacro-­‐‑oficio  de  ese   yo  realiza-­‐‑ do,  a  fin  de  que  el  propósito  y  la  voluntad  divinos  sean  con-­‐‑ sumados,   y   la   vida   y   la   gloria   divina   brillen   en   perfecta   ar-­‐‑ monía  y  fulgor  cósmico.     Esto  podría  expresarse  en  términos  más  materiales  diciendo   que   cuando   se   dominan   las   leyes   del   alma,   el   cuerpo   físico   logoico   llegará   a   convertirse   en   una   activa   expresión   de   su   propósito  de  contactado  auto-­‐‑realizado.     Las   dos   últimas   leyes,   concernientes   a   la   actividad   grupal,   pueden  solo  tratarse  en  forma  breve,  pues  su  verdadero  sig-­‐‑ nificado  está  reservado  para  los  discípulos  juramentados  (ca-­‐‑ minantes  realmente  comprometidos  con  la  luz  y  el  servicio).     Tratan  principalmente  del  plano  astral  y  del  consciente  dere-­‐‑ cho   (mental)   en   evolución   para   estos   tiempos.   De   la   misma  

   

150  

manera   que   un   cuerpo   físico   ha   empleado   en   su   estructura   un   número   mayor   de   unidades   del   generador   atómico,   un   grupo   ⎯considerando  esto  astralmente⎯,  contiene  más  uni-­‐‑ dades  en  otros  planos  que  en  el  mundo  físico.  Las  leyes  que   estamos   observando   se   refieren   a   la   relación   de   los   “entes   grupales”  con  la  reunión  grupal  física.  Estamos  hablando  de   una   ley   grupal   que   agrupa   la   energía   de   los   individuos   en   otros  planos.  La  misma  idea  debe  ser  aplicada  a  las  unidades   del  vehículo  físico,  que  forman  parte  componente  del  campo   mental  del  grupo.     Así,  las  últimas  dos  leyes  que  tratan  todo  esto  son:     6.  La  Ley  de  respuesta  expansiva     7.  La  Ley  de  los  cuatro  inferiores     Dichas   leyes   sólo   rigen   para   los   entes   grupales   del   plano   fí-­‐‑ sico,  que  responden  conscientemente  a  los  grupos  integrados   que   “aceptan   la   formación   cósmica   dentro   de   las   leyes   uni-­‐‑ versales”.     Es   de   considerarse   que   todas   estas   leyes,   desde   el   punto   de   vista  del  auto-­‐‑convocado  que  ha  pasado  por  los  conocimien-­‐‑ tos  del  auto-­‐‑contactado,  sólo  rigen  en  los  tres  mundos;  es  de-­‐‑ cir,  el  mundo  físico,  astral  y  etérico.  Consideramos  que  no  es   necesario   señalar   que   la   analogía   se   encuentra   en   los   tres   planos  de  la  tercera  dimensión.    

   

151  

Estas  siete  leyes  son  conocidas  y  estudiadas  conscientemente   en  todos  los  grupos  que  trabajan  bajo  la  dirección  de  los  Lo-­‐‑ gos  Solares  de  Erks.     Para  cada  una  de  ellas,  existe  una  fórmula  definida  y  un  sím-­‐‑ bolo.  En  nuestro  caso,  somos  integrados  a  la  llama  azul-­‐‑vio-­‐‑ leta.     En  esta  etapa  de  la  enseñanza   ⎯o  en  este  tratado  cósmico⎯,   no  es  posible  revelar,  por  ahora,  o  impartir,  las  fórmulas  del   despertar   total   del   consciente   derecho   (hemisferio   cerebral   derecho).     El   símbolo   puede   ser   descrito,   y   si   el   auto-­‐‑contactado   refle-­‐‑ xiona  detenidamente  sobre  la  nomenclatura  o  clave  de  la  ley,   su  nombre  oculto  y  su  símbolo,  se  puede  reunir  mucho  co-­‐‑ nocimiento   referente   a   las   conexiones   grupales.   Estas   leyes   serán  enunciadas  cuando  el  despertar  de  los  hijos  de  la  llama   azul-­‐‑violeta  hayan  alcanzado  el  ciclo  de  la  regeneración.  En-­‐‑ tonces,  el  Gran  Señor  del  cosmos,  las  mostrará  cuando  se  ha-­‐‑ ga  presente,  y  estas  enseñanzas  de  luz,  gradualmente,  serán   aplicadas  a  los  métodos  de  trabajo  de  todas  las  organizacio-­‐‑ nes  hermanas  integradas  al  gran  plan  de  los  símbolos.       Las   sietes   claves   esotéricas   de   estas   leyes   y   símbolos,   de   acuerdo  a  Erks,  son:        

   

152  

Leyes  y  símbolos     1.  Ley  de  entrega:  Ley  del  pasado  cósmico.  Llama  azul-­‐‑violeta.   También  conocida  como  el  cuarto  rayo  unificador.     2.   Ley  del  impulso  magnético:  Ley  de  unión  cósmica.  El  templo   de  la  esfera-­‐‑energía  radiante  en  cada  encuentro.  Segundo  ra-­‐‑ yo  unificador.     3.   Ley  de  servicio:  Ley  del  geranio  y  de  los  soles.  La  fuerza  so-­‐‑ lar  de  Maihuma.  Sexto  rayo  de  energía  del  “factor  vivifican-­‐‑ te”  al  auto-­‐‑convocado.     4.   Ley   de   repulsión:   Ley   de   los   ángeles   destructores.   El   ángel   de  la  espada  flamígera  del  Vril:  Energía  repelente  del  primer   rayo,  factor  dispersador.     5.  Ley  de  integración  grupal  galáctica:  Ley  de  elevación  cósmica.   La   montaña   y   el   encuentro.   Energía   progresiva   del   séptimo   rayo,  factor  de  adaptación.     6.   Ley   de   respuesta   a   la   integración   expansiva:   Innominada.   El   llameante  Sol  rosado.  Energía  expansiva  del  tercer  rayo,  fac-­‐‑ tor  de  adaptación.     7.   Ley  de  los  cuatro  inferiores:  Ley  de  la  unión  etérica.  Taykhu-­‐‑ ma,  de  espaldas  con  Sikhuma.  Energía  ignea  del  quinto  rayo,   factor  vitalizado.    

   

153  

                                                         

   

154  

 

   

155  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful