LA LUZ ETERNA

Profesor: francisco Jiménez Díaz Autor La casa estaba llena de silencio Y en la cama postrado estaba un niño, Si, aquel niño que veía a su madre Con ojos moribundos pero bellos. Ela estaba vestida de dolor Y acariciaba los cabellos de su hijo Como queriendo transmitirle vida Mientras sus lágrimas bañaban a su alma. De vez en cuando miraba al cristo Que iluminaba la paz de aquel recinto Y una voz le volvió ala realidad. No llores mamacita no estés triste, No quiero ver tu rostro padecer Tu me diste la vida lo mas bello Y se que para mi mal ya no hay remedio, Esta leucemia me llena de dolor Pero me siento renacer al verte No llores mamacita ponte alegre. Y tomando con sus manos las de ella Las beso, como un beso alas estrellas Era un cuadro de amor y de dolor que tan solo al verlo desgarraba el alma. Hijito de mi vida estoy muerta sin ti Si yo pudiera te daría mi vida Que haré sola sin tu padre que se fue Sin mas hijos que tu que voy a hacer. Ya son tres años de luchar De verte dormido en hospitales De morir cada noche pensando en tu destino Porque señor porque te llevas a mi niño. El niño con su carita triste y angustiado Buscaba mil respuestas los ruegos da aquella madre que por el pedía, mas no entendía porque a sus quince años como flor de primavera sus pétalos se iban marchitando.

Yo se que mi final se acerca Pero quiero que sepas una cosa Cuando mi padre venga y yo este muerto Júntate otra vez con el dile que fue mi voluntad decirlo Pues tú lo viste cuando tenia sus fotos en mi cama. mi niño. Por ayudarme a conocer el mundo. será mi llanto que vuelva a florecer. Angelito. El niño abrazado de su madre Dejo que sus ultimas palabras Llegaran como flores en el aire. Mama.La luna entraba por entre los cristales Y su rostro brillaba como el de un ángel Era la comunión del cielo con la tierra El camino que antecede ala partida Era un calido amor de despedida. la luz eterna sin dolor ni sufrimiento. La madre se inclino ante su hijo y llorando lo cubrió de besos. mi bonito no te vallas mi amor quédate con migo mira tu ropa. El niño alzo su brazo hacia el espacio Como queriendo alcanzar la luz del cielo Y sus ojitos tan bellos se cerraron . tus juguetes y tus libros mira como en llanto ahogo mi martirio. Ya no llores mama no tengo miedo Una luz tan hermosa ya me llama Y yo siento una paz aquí en mi alma No llores mamacita yo estoy con tigo. Por enseñarme la fe que quita el miedo Y porque con tus besos me siento confortado. Y cuando estén juntos mama Traigan a este mundo a otro hermanito el llenara el espacio que te dejo. será mi rostro que pida por tus besos. mama gracias por lo que me has dado. y cundo nazca el niño tu me veras en el serán mis ojos.

Mientras la luz de la luna lo bañaba Conduciendo su alma hacia lo eterno. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful