CASA DE LA MUSICA DE OPORTO Antes de diseñar este proyecto me plantee una serie de cuestionamientos ¿Un nuevo edificio en una

plaza monumental? ¿Cómo hacer un edificio creíble en la época de los iconos? ¿Se puede reinventar una tipología tradicional como la de la sala de conciertos? ¿Cómo hacer un edificio público en la época de los mercados? La primera de estas preguntas la intente solucionar gracias a la negación del contexto, a la que llegue tras hacer un estudio de la evolución histórica de la ciudad. Se mantiene el tejido histórico original y por tanto el nuevo edificio destaca como excepción. Como es un objeto aislado y retranqueado respecto a la curva de la plaza parece una pieza escultórica a escala urbana. Tome el procedimiento Poché de la corriente Beaux Arts que consiste en, a pesar de tener un contexto retranqueado, querer crear unos espacios interiores regulares y disimular este contexto. Así mismo, hice igualmente unos espacios regulares pero potencia la irregularidad del contorno de forma que parece que el edificio haya quedado visto al haber sido derruidas las construcciones colindantes. Para hacer un edificio creíble en la época de iconos, y de paso, responder a la segunda pregunta, decidí tomar la idea de reciclaje. En el momento de proyectar este edificio, yo estaba diseñando una casa unifamiliar en Rotterdam. El cliente era un obsesivo del orden y exigía para vivir un área pura totalmente despejada. Así que diseñe un bloque de hormigón con un vacío saliendo del núcleo central. En este espacio central era donde se juntaba toda la familia y las partes circundantes eran las habitaciones propias de cada miembro de la familia. Pero el cliente dejó de lado el proyecto justo cuando entre al concurso de diseño de la sala de conciertos. En vez de abandonar el diseño considere que este edificio debería comportarse como un organismo viviente dentro de la ciudad, así que lo amplié a escala y lo adapte: el centro pasó a ser la sala principal de conciertos, con los foyers, las salas de ensayos y las oficinas agrupadas en el espacio restante a su alrededor. “La casa de la música tiene una cierta ambigüedad de tamaño porque es la transcripción de una casa unifamiliar a un auditorio”. Por otro lado, el tercer problema a la que me enfrente es el de conseguir reinventar una tipología tradicional para la sala de conciertos. Para ello, me base en el concepto del edificio excavado. Crear un espacio vaciado al eliminar de una masa sólida las dos salas de conciertos y todos los servicios públicos.

Uno de los primeros planteamientos que me hice. que me ayude a crear un edificio público en época de mercados. fue que la casa de la música fuera un espacio abierto y no sólo se abriese con motivo de espectáculos esporádicos. Un segundo planteamiento era lograr una mayor conexión entre el público y el artista. llegue a la conclusión que la mejor forma era la caja de zapatos.En un principio no sabía que forma darle a la sala de conciertos pero después de consultarlo con expertos y partiendo del criterio convencional según el cual las mejores salas de concierto del mundo están construidas en forma de caja de zapato. Y optimice esto creando en el interior unos espacios principales regulares y unas conexiones entre ellos que sorprenderán al usuario. busque crear un espacio para los ciudadanos que solucionen mi cuarta y última pregunta. . Esto lo conseguí primero con una gran plaza y con visuales desde el interior al exterior y viceversa. Por último. rompiendo las barreras que suelen generarse y que dividen a unos de otros.