You are on page 1of 7

Desarrollo de las habilidades relacionales-comunicativas del lactante (del nacimiento a los 18 meses

)
P. Pérez-Olarte
Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz (CDIAP) de St. Feliu, Molins y St. Vicenç dels Horts (Barcelona). CDIAP Apinas de Igualada (Barcelona). CDIAP Rella de Barcelona

Resumen

Palabras clave

Describimos el desarrollo de las habilidades relacionales-comunicativas (R/C) del lactante desde el nacimiento a los 18 meses de edad, dado que es un tema complejo, poco conocido por los pediatras y que está relacionado con muchas de las consultas que recibe. Hemos escogido un método descriptivo (fenomenológico) del desarrollo, pero también hacemos referencia al proceso que sustenta la adquisición de estas habilidades. El pediatra de primaria es un soporte importante para los padres y su conocimiento del desarrollo R/C le puede ayudar en esta función e indirectamente favorecer la relación entre padres y niño. Hemos intentado hacer una reflexión para entender mejor este proceso y posteriormente lo hemos descrito en tres etapas de la vida del niño. Este artículo sirve de base a otro de este mismo número sobre la detección y manejo en atención primaria de las alteraciones en la R/C del lactante. Desarrollo psicomotor; Relación; Comunicación; Lactante; Autismo.

Abstract

Key words

DEVELOPMENT OF THE RELATIONSHIP-COMMUNICATION SKILLS OF THE INFANT (FROM BIRTH TO 18 MONTHS) We describe the development of the relationship-communication skills (R/C) of the infant from birth to 18 months of age given that it is a complex subject that is not well known by the pediatricians and that is related with many of the visits they receive. We have chosen a descriptive method (phenomenological) of the development but we also refer to the process that supports acquisition of these skills. Primary health care pediatricians is an important support for the parents and their knowledge of R/C development may help them in this function and indirectly favor the parent-child relationship. We have tried to reflect on this in order to understand this process better and then we have described the life of the child in three stages. This article serves as a base for another one in this same issue on the detection and management of R/C alterations of the infant in primary health care. Psychomotor development; Relationship; Communication; Infant; Autism.

Pediatr Integral 2007;XI(8):651-657

INTRODUCCIÓN

Las dificultades en la relación y comunicación del lactante son frecuentes y de diagnóstico tardío. El pediatra debe tener un conocimiento profundo del desarrollo relacional normal del lactante.
En los Centros de desarrollo infantil y atención precoz (CDIAP) de Catalunya, hemos apreciado en los últimos años un incremento notable de las consultas en niños con dificultades en su relación/comunicación (R/C) con el entorno. A menudo, el motivo de consulta inicial es un retraso de lenguaje. Una detección y diagnóstico precoz de estas dificultades permite una intervención especializada que

puede modificar notablemente la evolución de estos niños. Actualmente, recibimos la mayoría de consultas cuando el niño está en su tercer año de vida, momento en que se sospecha al no realizar la eclosión esperada en su lenguaje. No es infrecuente que el pequeño ya haya cumplido los tres años. Es habitual que en la anamnesis encontremos datos que sugieren la posibilidad de una orientación o diagnóstico bastante anterior a su derivación al CDIAP. La revisión de vídeos familiares del pequeño también refuerza esta posibilidad. Los motivos de esta demora son múltiples y serán analizados en otro artículo de este mismo número. El pediatra de Atención Primaria está en una si-

tuación clave para realizar la detección y orientación terapéutica de este trastorno. Consideramos que el proceso R/C del lactante forma parte del desarrollo psicomotor del niño, insertado principalmente en las áreas adaptativo-social y de lenguaje. El grado de conocimiento y recursos para su exploración por parte del pediatra es inferior al que posee para la motricidad global y manipulativa. Con el objetivo de mejorar el conocimiento del lector sobre el desarrollo de las capacidades de relación y comunicación del lactante, haremos una descripción de las mismas desde el nacimiento hasta los 18 meses de edad, intentando profundizar en los mecanismos subyacentes.

651

cómo va organizando su mente en relación al mundo externo y al interno. sueño superficial. . Las habilidades de relación y comunicación son especialmente importantes para el futuro del niño. Vemos aquí la interacción entre aspectos madurativos y ambientales. El pediatra. la base del mismo está en la acción y adaptación de las personas que cuidan al niño. Cantavella). Para entender la maduración emocional del niño podemos hacer un ejercicio de observación del lactante en distintas situaciones. Veremos cómo el niño pasa. Nos cuesta asumir que aspectos ambientales. Debemos reconocer una insuficiencia de nuestros conocimientos médicos (neurológicos. El desarrollo psicomotor es un proceso dinámico que es también la expresión del mismo niño. Si a ello añade un interés y formación en entender los mecanismos subyacentes del mismo.).. al igual que hemos visto cuando hablábamos del desarrollo en general. mentales. la maduración emocional o afectiva es un factor fundamental en la adquisición de las capacidades de R/C. A principios del siglo XXI. El deterioro de su desarrollo puede ser importante y quizás con secuelas irreparables. sociales. el recién nacido ya dispone de un bagaje importante para conseguir que lo cuiden. posiblemente sus valoraciones e intervenciones terapéuticas serán más eficientes. Su intervención también influirá en aspectos relacionales entre padres y niño. posiblemente dejará de hacerlo después de un tiempo. El pediatra debe tener una función principalmente centrada en la fenomenología o descripción del desarrollo psicomotor del niño. pero debe saber y asumir que detrás de lo observado hay procesos biológicos. que lo sustentan y posibilitan. etc. sin abandonar esta comprensión integrada. etc.ENTENDER EL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES RELACIONALES Y COMUNICATIVAS DEL LACTANTE El desarrollo de la R/C del lactante es complejo y dinámico. de su capacidad para regularse. puede poner su esfuerzo en “observar” el desarrollo del niño desde una 652 perspectiva fenomenológica (descriptiva). y c) la acción del propio niño como promotor de su propio desarrollo y actuando sobre los dos factores anteriores. apreciaríamos una mejora cualitativa importante. Las disciplinas que estudian la mente o la psique y las relaciones humanas podrán ayudarnos en este conocimiento integrado. Como veremos. etc. de su personalidad. Los tres se van influenciando de manera interactiva. La complejidad del desarrollo psicomotor conlleva la necesidad de admitir que ninguna disciplina puede abarcarlo en su totalidad. Desarrollo y crecimiento u organización mental del niño son dos procesos paralelos e inseparables. vigilia tranquila. Posiblemente. Esta concepción integrada de diferentes aspectos nos conduce a posicionarnos delante del desarrollo con una actitud de humildad y prudencia. Lo primero que necesitan los pa- dres es ser escuchados y en segundo lugar atender sus dificultades para valorarse a sí mismos y valorar al niño como persona (Dr. de su inteligencia. Observando el desarrollo podemos deducir cómo va evolucionando el niño como persona “en construcción”. Un lactante que llora insistentemente y no encuentra respuesta. puedan ser importantes o decisivos para el desarrollo del niño. El pediatra también forma parte del entorno del niño. Si observásemos la interacción entre una madre y su hijo antes y después de la consulta pediátrica veríamos diferencias notables. b) ambiental. expresada principalmente en el lenguaje verbal. sinaptogénesis. por distintos estados de conciencia (sueño profundo. pediátricos. Es posiblemente este aspecto relacional el que humaniza más al niño. semialerta. etc. valoramos especialmente el factor constitucional. EL RECIÉN NACIDO (DEL NACIMIENTO A LOS 2 MESES) Ya en los primeros meses del recién nacido. Los padres ven al pediatra como protector de la salud del hijo y quien puede curarle las enfermedades que se puedan presentar. Una comprensión integrada nos lleva a reconocer que la familia o cuidadores principales de un niño tienen un papel fundamental para su desarrollo. Pero. Es posible observar la respuesta de un recién nacido a la voz de la madre. Es posible que si esta experiencia se va repitiendo deje de llorar para expresar necesidades. Se desarrolla el vínculo afectivo con sus padres. de su manera de ser. fundamentalmente como soporte y ayuda de los padres.) condiciona el desarrollo del niño y a su vez es sensible a las experiencias vitales del pequeño. podremos observar cómo el niño evoluciona a un conocimiento complejo del mundo en que vive y de él mismo. El pediatra debe asumir que tiene una responsabilidad importante en la prevención de salud mental. En esta respuesta diferenciada hay mecanismos neurológicos implicados que irán evolucionando con la relación madre-hijo. pero. de sus estados emocionales. Podemos destacar tres factores primordiales: a) factor constitucional. de manera más o menos brusca. podemos apreciar sus competencias para adaptarse al mundo y conseguir ser cuidado. que prefiere siempre a la de un desconocido. como puede ser una depresión puerperal de la madre. por diversos motivos. Como veremos. Una de las características humanas es el desarrollo y extraordinaria riqueza de estas capacidades. Una posición reduccionista que niegue esta realidad originará una parcialización de la comprensión del desarrollo. pero también para conocerse a sí mismo como persona.. la madre está más tranquila y así puede atender más adecuadamente las necesidades de su hijo. la evolución favorable de las habilidades de R/C depende de varios factores y en ellas es más sencillo admitir la importancia del entorno humano del niño. La maduración del sistema nervioso (mielinización. Adquirirá unas habilidades para relacionarse con su entorno. vigilia activa y llanto). estamos iniciando el camino de conocimiento profundo de todo este complejo proceso interactivo que es el desarrollo psicomotor de los niños. Desde el nacimiento. basado en la integridad biológica y en el que destaca la maduración del sistema nervioso central. Es habitual que los pediatras aceptemos la visión global o integrada. Estos estados “observables” y que podemos relacionar con experiencias o sensaciones provenientes del exterior o propioceptivas son reflejo o expresión de una situación emocional interna y se van organizando con el desarrollo del niño. En él intervienen factores neurológicos y ambientales que se interrelacionan. tanto a nivel físico como a nivel relacional.

va sintiendo al niño más próximo a ella y se ve más capaz para cuidarle. que por un lado le hace percibir al niño como persona sensible y por otro refuerza su sentimiento de lo importante que es para el pequeño. Es otra vía para conseguir ser cuidado a nivel físico y mental. si la alimentación se demora un poco. En esta etapa delante de una expresión de malestar del niño. La alimentación juega un papel central en las primeras relaciones entre madre y niño. El llanto es la forma habitual inicial que utiliza el niño para comunicarse con el entorno y asegurarse la atención y protección. La madre pronto descubre que alimentando al niño consigue que se tranquilice y retorne a una situación de bienestar. Así. Estos recursos se aparejan con los deseos de los padres de cuidarlo y favorecer su crecimiento físico y mental. El hecho de estar juntos. sin alarmarles. Pero los padres también deberán adaptarse a la nueva situación llenos de preocupaciones. Podemos admitir que será el principal proceso adaptativo de su vida y para el que cuenta con recursos más inexpertos. ¿Podemos considerar una capacidad relacional del niño esta influencia en su entorno? Pensamos que sí. será capaz de esperar un poco más. Si la madre. especialmente si los forzamos. El llanto del recién nacido provoca una respuesta muy rápida de su entorno. dolor. sin grandes angustias. después del proceso del parto. para que puedan ser sensibles a esta característica del niño y adaptarse a la misma. Su cuerpo. en medio de sentimientos ambivalentes o confusos. ofrece sus palabras junto a su rostro el niño puede mostrar una mejor respuesta con más interés y viveza en su fijación. En los primeros meses. Con ella no logra únicamente ser atendido a nivel físico. sueño. la respuesta del entorno es rápida: debe tranquilizarlo y lo antes posible. sino que consigue ser atendido como persona que “pide” y estimula la consolidación de un vínculo afectivo con sus padres. principalmente la madre. Pensamos que es una capacidad innata que produce una gratificación importante en el adulto. Entonces el niño llega a evitar activamente nuestra mirada. Asumir el rol de padres dependerá de la madurez de la pareja y también de las tensiones a las que les someta el hijo. Las primeras relaciones se basan en el cuidado físico del recién nacido. R. Hay niños muy sensibles a las propuestas de relación que reaccionan más fácilmente con evitación. miedos e incógnitas. no tiene matices. ¿O no? Al igual que dispone de unas condiciones innatas para adaptarse al nuevo mundo físico. La adaptación postural entre madre y niño al ser cogido es posiblemente la primera experiencia de intercambio relacional. como serán: la entrada en funcionamiento de sus pulmones o la nueva situación en la alimentación o en la información sensorial. En el recién nacido sano. y que intensifica la consolidación del 653 .). irá descubriendo esta respuesta y progresivamente el hambre será mejor tolerado. Veremos que el niño va pasando por distintos estados de vigilia durante el día y los momentos en que está en una situación de tranquilidad mayor y predisposición al contacto visual (estado de alerta en quietud) van aumentando y alargándose. Progresivamente. la madre. pero paulatinamente la madre irá aprecian- do que hay llantos distintos según la necesidad del pequeño (hambre. porque va percibiendo que su alimentación es regular y estable. Ellos también están en una situación de vulnerabilidad emocional. en los primeros momentos. podemos observar momentos de cansancio. sufrirá grandes cambios o transformaciones. Debemos vigilar más de cerca el desarrollo R/C de estos pequeños más sensibles. El pediatra puede comentar esta situación y así favorecerá la toma de conciencia en la madre de las capacidades del niño. se inicia la respuesta de sonrisa a la propuesta de interacción del adulto. podemos apreciar unos recursos para hacerlo al entorno humano y conseguir que le cuiden. que se adapten a él. Es conveniente comentarlo con los padres.Incluso el recién nacido a término y sin problemas neonatales que obliguen a una hospitalización debe vivir un complejo proceso de adaptación a las nuevas condiciones. Se convierte así en actor de su propio desarrollo. preferirá las zonas de contraste facial. En esos momentos. dominan la variabilidad y la ductilidad posturales que responden de forma armoniosa a las actitudes y a los cuidados maternos (Dra. se va convirtiendo en un recurso más efectivo. Su dependencia del exterior es total. Pero también de manera instintiva la madre va aprovechando esta capacidad del bebé para calmarlo cuando está intranquilo. pero en pocas semanas su preferencia es clara por los ojos de su pareja. a los pocos días. El recién nacido va mejorando en esos meses su capacidad de visión y pronto. La alimentación y la atención en situaciones de malestar constituyen dos pilares fundamentales iniciales de la relación del niño con su entorno. madre e hijo. etc. intensifica el vínculo. Inicialmente. como instintivamente hace. habitualmente. Los padres intuyen la importancia de calmarle y retornarle al bienestar emocional. Negri). puede hacer pequeñas fijaciones visuales que muestran una preferencia por el rostro humano. El niño descubre que algo sucede cuando siente un malestar importante (hambre) y llora. fiere el rostro de su madre al de otras personas. Inicialmente. También. En el segundo mes de vida. algo que consigue rescatarlo de aquella desazón y le permite volver a sentirse bien. Se ha demostrado que ya a los pocos días pre- FIGURA 1. El contacto sensorial entre madre y niño es un elemento básico en el establecimiento y desarrollo del vínculo emocional. La madre también irá percibiendo esta capacidad de espera creciente. El cuerpo materno tiene un función tranquilizadora. FIGURA 2.

Va conociendo el mundo gracias a ese alguien que le cuida. Sus actos van adquiriendo intencionalidad. o su displacer si los interrumpimos. va posibilitando que al final de esta etapa vaya apareciendo la atención conjunta o compartida con el adulto mientras se observa un objeto. La asociación rostro-voz-caricias tiene efectos importantes en el niño. por ejemplo. Es un lenguaje simple y repetitivo. ya que le calman y le gustan. En este período. su preferencia por las caras y voces habituales es clara. que le permite orientar su mirada en distintas direcciones y podemos apreciar como el entorno. Va mostrando que las apariciones humanas en su campo de visión le son especialmente estimulantes y puede iniciar un lenguaje recíproco vocálico si le damos un tiempo después de nuestra producción verbal. Siendo holísticos. expresado con la atención. La relación entre los objetos también va adquiriendo importancia y llegarán a ser una representación de las relaciones del niño. Busca y reclama con mucha intensidad el juego “cara a cara” . influye y determina su interés visual. La intencionalidad del niño se hace evidente y ya no puede haber dudas sobre un interés personal para tocar o coger cosas del mundo. EL LACTANTE DE 2 A 8 MESES En esta etapa se afianza su desarrollo relacional con una progresiva mejora cuantitativa y cualitativa que muestra su potencial genético/neurológico y de adaptación al entorno. Los padres pueden ofrecerle objetos que le interesan. Sus respuestas a las propuestas de relación visual. Podemos hablar de una situación de integración sensorial que produce bienestar en el niño. En el lactante. de “estar lleno”. especialmente el humano. Sin despreciar el olor conocido de su madre o el mecido que asocia a sus palabras. y a su vez modifica la misma maduración.vínculo afectivo. La alimentación continúa ocupando un papel importante en la relación pero va dejando paso a otros modos y situaciones. también podemos decir que. También. le alimenta y lo calma cuando se siente mal. Dar un sentido a las producciones verbales o conductas del niño es habitual y señal de la consideración de la subjetividad del niño por parte de los padres. La madre va adquiriendo seguridad en el manejo del niño y no únicamente en el apartado de la nutrición. Se acompaña de gesticulación relacionada con su contenido. Su mirada va afianzándose en su función relacional y comunicativa. permite no utilizar siempre el contacto físico para tranquilizarle. Todos estos intercambios relacionales permiten que el niño vaya entendiendo su entorno y principalmente que no está solo. la sonrisa. Una característica importante de la relación del niño en esta etapa es que muchos de los contactos que establece con su entorno humano le llegan de manera contingente a través de varios canales sensoriales. en el entorno humano también hay una red de soporte a los padres y que el pediatra forma parte de la misma. Estos intercambios “verbales” le producen un bienestar notable. Es el inicio del protolenguaje. Ya hemos visto la asociación mirada-voz. Las manos van también adquiriendo protagonismo y su uso se va perfeccionando. Esta forma de relación va adquiriendo protagonismo en esta etapa. Cabe añadir frecuentemente el contacto físico con el cuerpo de la madre y sus caricias. ya que parece capaz de transferir una correspondencia entre modalidades sensoriales distintas. girarse hacia atrás. Destaca el control cefálico. aparece la capacidad para la prensión de objetos. poco a poco. Cada vez va mostrando más interés en la relación y muchas veces es él quien la inicia y los ciclos comunicativos se van alargando. Pero hay momentos en que sí lo está. esta integración es transmodal. Pero cuando sucede esto. especialmente si es de sus padres o del cuidador habitual. con frases cortas de gramática y fonética correctas. Se podría utilizar el término de maduración bio-psicosocial. 654 En esta etapa. Esta actividad compartida y sintonizada se va enriqueciendo. mirada-voz-piel-olor-movimentobienestar emocional son recibidos como un todo. su actividad motriz armoniosa y tranquila o excitada. El niño va percibiendo que hay “algo” que busca y favorece su bienestar entendido como una sensación profunda de que no necesita nada en aquel momento. El control cefálico también le permite orientarse según los sonidos que recibe. De alguna manera. La respuesta a la voz es consistente y con conducta de espera a su continuación. que no está aban- . Esto permite que en la relación entre padres y niño el objeto tenga un lugar. que puede observar y explorar. Los padres pueden comprender esta situación y respetar al niño. Asimismo. Vemos que la situación emocional (bienestar/malestar) del niño juega un papel estructurante. ya que va organizando su conocimiento y relación con el mundo y es un elemento determinante de la respuesta del entorno en su cuidado. auditiva o de otro tipo son más seguras y rápidas. Hacia la mitad de esta etapa. podrá dirigir claramente su visión hacia la fuente de sonido como. También. Así. son habituales les canciones de cuna que hipnotizan al niño y durante las que podremos apreciar un baile de sus miembros como siguiendo el ritmo. Alrededor de los 5 meses. Éste es un elemento fundamental para fa- vorecer su desarrollo psíquico. Aprovechemos para mencionar que los progresos relacionales también influyen en el desarrollo motor. pronunciación clara con un significado generalmente relacionado con una conducta o situación emocional presente del niño y realizadas con un tono y prosodia especiales. se va afianzando su conocimiento y adaptación al entorno. Esta integración tiene un sustrato neurológico todavía poco conocido y es lógico suponer cómo distintas zonas cerebrales impulsan el proceso y van estableciéndose redes neuronales funcionales que lo consolidan. Esta respuesta será cada vez mejor si la voz le es familiar. Esta capacidad no pasa desapercibida a los padres y así irán utilizando cada vez más su voz a distancia para conseguir su atención o calmarle. va percibiendo. Tampoco debemos descuidar que el niño puede cansarse de estas interacciones y rechazarlas de manera activa si sobrepasan su nivel de tolerancia. que podemos considerar como otra sensación más. todo este proceso viene inducido por la maduración del sistema nervioso y de otras estructuras biológicas. Cabe señalar la manera especial cómo los adultos se relacionan con los lactantes. Los progresos motrices le permiten mejorar su conocimiento del entorno.

él sonríe. En esta etapa. éstos se preocupan por esta señal de angustia y la pérdida de la “sociabilidad” anterior del niño. Es un aspecto del trabajo del pediatra no siempre reconocido por él mismo. También dentro de esta etapa. destaca la reacción de ansiedad delante del extraño.) se realizan con actitudes relacionales que le son placenteras. con consonantes en sus producciones verbales. Es importante apreciar estas miradas directas intermitentes entre los dos partenaires. Todas las actividades del cuidado del pequeño (alimentarle. ¿Será un niño esquivo o poco sociable? Es bueno tranquilizarles y darle un valor positivo. puede aparecer en aquel momento un desinterés del niño por su entorno inmediato. A veces. como el inicio de guardería. A su inicio. Una buena maduración posterior le permitirá tolerar la separación. excesivamente tranquilo y poco expresivo. como escuchándole o pidiéndole continúe en sus comentarios o modificaciones del objeto. etc. Al final de este período. mantiene un vínculo especial con la madre y se siente. ya que muestra con su sonrisa. Puede expresar un sentimiento de malestar porque no ve a la madre. Podemos apreciar cómo el lactante puede diferenciar expresiones faciales o estados emocionales del adulto. aunque puede haber esbozos en la etapa anterior. La preocupación de los padres por la salud del niño puede enturbiar su capacidad para atenderle y los aspectos relacionales pueden ser los más vulnerables en esa situación. es propia de este período. en el sentido de ir comprendiendo que es una persona única y diferente. Incluso podremos observar cómo. El niño observa la actividad del adulto. mientras le mira para proseguir o iniciar la atención conjunta (conducta protodeclarativa). El niño se interesa por las propuestas del adulto en relación a un objeto al que mira y dirige su vista también y de manera alternante hacia la persona. Es una respuesta que muestra su conocimiento y diferenciación entre conocidos y extraños. como si lo rechazara activamente. ya que. EL LACTANTE DE 8 A 18 MESES Etapa de profundos progresos relacionales. Son juegos que van afianzando y mostrando su interés por el entorno humano. Lo podemos ver en juegos como el “tat” o el “ralet. Éste es un buen ejemplo de cómo la intervención del pediatra o enfermera puede favorecer la comprensión del niño por parte de los padres e indirectamente el desarrollo del pequeño. Explorar esta capacidad en la consulta entre los 12 y 15 meses nos puede dar una información valiosa de la situación del desarrollo R/C del pequeño. Si pudiésemos monitorizar algunas constantes vitales. comprenderá que son dos personas distintas y que la madre regresará. Niño y adulto comparten la observación y manipulación del objeto. Así. limpiarlo. se consolida la atención conjunta. Un aspecto importante en esta etapa es el disfrute que apreciamos en el niño cuando los padres se dirigen a él. No son conductas puramente imitativas. Y no nos olvidemos que detrás de la relación-comunicación hay todo un proceso de organización emocional y de maduración neurológica en el niño. que con una pausa podrá ver cómo el niño espera que continúe. Progresivamente. principalmente si los padres están presentes. Aunque realmente exista un problema de salud. a momentos. Debemos valorar como preocupante al lactante pasivo. En esta etapa. Incluso. Entramos en una etapa de grandes progresos. porque al final de esta etapa puede iniciar su diferenciación. El niño puede señalar un objeto o un animal con su mano mientras llama la atención del adul- 655 . aparece el llanto cuando un desconocido lo coge o le habla. Esta habilidad debe ser completa y clara a los 18 meses. Incluso puede suceder que le den un sentido negativo. pañía de los padres o de su cuidador habitual. una manifestación del vínculo afectivo con sus padres. Las demandas de atención conjunta por parte del niño van apareciendo y perfeccionándose durante esta etapa. ya que podemos apreciar que tienen un trasfondo emocional en el niño y pueden persistir durante un tiempo a pesar de los esfuerzos del adulto para revertirlas. la reacción al extraño se va suavizando. es el niño quien muestra o señala el objeto al adulto. Es un elemento fundamental en el progreso del lenguaje que se va desarrollando como fruto de los intercambios relacionales y de la maduración del sistema nervioso. De todas maneras. es posible que podamos apreciarla ya un poco antes. podríamos apreciar cambios neurovegetativos sugestivos de estrés. el soporte del pediatra ayudará con su intervención terapéutica. bañarle. etc. el lactante continuará necesitando a menudo la com- FIGURA 3. a su vez. Es una respuesta que nos informa sobre la expresividad emocional del niño. aparece la reacción de llanto cuando la madre se ausenta o delante de extraños. Al final.donado y su madre volverá. Si el adulto muestra alegría. de alguna manera. no son aconsejables separaciones largas. sonidos.. Incluso podemos llegar a ver imitaciones verbales y así los padres tienden a repetir sílabas para ver si él. ralet”. Delante de situaciones o propuestas habituales. Los hay con una expresividad más sutil y en vez de llanto simplemente cambian su sonrisa por una expresión seria o vemos cómo evita el contacto visual directo con el extraño. también las repite. La conducta anticipatoria del niño. que le gusta la nueva situación y quiere mantenerla. Esto es importante. el pequeño se adelanta con alguna actividad o actitud que muestra que tiene presente lo que va a suceder. objetividad y escucha a que la situación sea más tolerable para los padres. aún fusionado con ella. Vemos signos de un cambio importante en su situación emocional. el pequeño tiene un papel más activo en el inicio de la relación. Si somos observadores. va apareciendo el balbuceo o laleo. Al final de esta etapa. el niño cambia su expresión facial y puede llegar a llorar también. entre los que destacan: la aparición del lenguaje verbal con significado y la diferenciación de las personas extrañas. risa. un elemento fundamental en su bienestar. aunque con menor intensidad de manera progresiva. actitud corporal. Si llora.

Va apareciendo la capacidad de imitación gestual como despedirse con la mano. apreciamos cómo pide al adulto con su mirada y señalamiento para que le alcance un objeto (conducta protoimperativa). Las producciones verbales del niño se hacen más frecuentes y están más claramente al servicio de la interacción. Lo hace de maneras distintas (chillando. en que muestra intranquilidad si está solo. El niño aprende el sentido de las palabras o frases a través del sentido que le dan los padres. Si el proceso de diferenciación es inmaduro. En esta época. que paulatinamente son actividades iniciadas por el propio niño. es que podemos intuir ciertas representaciones mentales en el mismo. Generalmente. Es importante que encuentre un interlocutor que sepa entenderlo y así se sienta comprendido. Hemos analizado el proceso en tres etapas de la vida del lactante. Pero el adulto continúa siendo la parte más apreciada en sus juegos. aunque aún puede haber ciertas confusiones. y él le espera por el lugar que se fue (conducta anticipatoria). ¿dónde está el papa? Lo manifiesta dirigiendo su mirada en dirección al padre y esbozando una sonrisa cuando lo encuentra. se debe comprender su pensamiento (Vigotsky). Estimula a su vez que le vayan diciendo más cosas y más complejas. La repetición del sentido de las palabras es importante en el desarrollo del lenguaje. entenderá de manera bastante sólida que los padres son personas distintas a él. inicia el juego con objetos. veremos que trae objetos al adulto para mostrárselos como forma elaborada de la conducta protodeclarativa ya comentada. que generalmente son las denominaciones de los padres. es para reclamar la presencia de alguno de los padres. “poner y sacar” y “construir y tirar”. entienda más de lo que deducimos por su conducta. en momentos de soledad. le serán de gran ayuda en momentos difíciles como puede ser la entrada en la guardería. Al final de este período. etc. también va siendo representado en su mente y así. No es infrecuente que en tiem- po de caídas juegue a dejar caer objetos. llorando. Cuando es para mostrarlo. En poco tiempo va ampliando su vocabulario y su capacidad para repetir palabras. en el sentido de disfrutar haciendo cosas con los mismos. El objetivo es mejorar su conocimiento para poder incidir en la familia para que lo entiendan. podrá tranquilizarse al “recordarla”. Con el lenguaje. Utiliza el juego como ayuda en sus malestares emocionales y para organizarse mentalmente. tranquilizarles si es posible en momentos de dudas y así puedan atender más adecuadamente a sus hijos. la madre si es la cuidadora habitual. se conoce como conducta protodeclarativa. Las manipulaciones en el mundo físico parecen relacionarse con su situación interna. En este período. que expresan su toma de conciencia como persona distinta. verbalizando. La imitación de acciones del adulto es frecuente en la segunda mitad de esta etapa. También. Otro objetivo es tener elementos para detectar dificultades en este desarrollo y poder iniciar una ayuda a las mismas. señalando con la mano hacia el objeto. suelen aparecer los primeros bisílabos con significado o propositivos. irá asociando lenguaje a estas actividades conjuntas. La interiorización de las relaciones con los padres. lo más importante. extendiendo los brazos. Hemos visto cómo el papel de los padres tiene una importancia capital en este desarrollo que también se sustenta y se relaciona con la maduración del sistema nervioso y otras estructuras biológicas. alrededor de los 12 meses. así como la experiencia de su ausencia y reencuentro. El niño es cada vez más activo en sus demandas de relación y objetos. en el sentido de que el niño repite la acción del adulto. podrá reconocerse en el espejo y aparecerán palabras como “no” “nene”. Al final de esta etapa. Al inicio de este período. del soporte y placer que le han proporcionado. Al final de este período. Juegos como: “dar y tomar”. El lenguaje ocupa un papel central en el desarrollo de las habilidades de R/C del niño. Esto nos sirve para entender lo importante que son para él. El mundo exterior se va interiorizando y esto permite progresos tanto cognitivos (de pensamiento) como emocionales. El impacto del lenguaje es muy grande en los padres y ayuda a disipar miedos sobre posibles deficiencias. la evolución del lenguaje verbal será más lenta. Vemos cómo la seriedad de la ausencia da paso a la sonrisa franca del reencuentro. el niño podrá ir expresando sus necesidades y deseos y ésto le ayudará a organizar su pensamiento y emociones. El lenguaje verbal también es fruto de la progresiva diferenciación que va estableciendo entre él y sus padres. tienen una función relacional importante en este período. También. Para comprender lo que dice el otro no es suficiente entender sus palabras. La capacidad para recordar puede verse también por la noción de la permanencia del objeto (puede buscar un objeto escondido o desaparecido de su campo de visión) que aparece al principio de este período. CONCLUSIONES Hemos revisado en este artículo algunos aspectos importantes del desarrollo de las habilidades de relación y comunicación del lactante hasta los 18 meses de edad. Esto se hace dentro de un contexto emocional que es conveniente sea tranquilo y paciente. Al inicio de esta etapa. El adulto. disfruta con el juego del “tat” en que el adulto aparece y desaparece. su nivel de comprensión será muy importante y algunos niños ya serán capaces de señalar alguna parte de su cuerpo al nombrarla. progresivamente. hacer palmas o los “cinco lobitos”. con la mirada.) que deben irse modificando dentro de este período. El uso inicial del lenguaje está al servicio de la situación emocional del pequeño. intentando aportar los mecanismos estructurales subyacentes que lo sustentan y que nos indican que la organización emocional del niño pequeño . Entre los 12 y 15 meses. Podrá ir regulando mejor sus estados emocionales y progresivamente hacerlo sin la necesidad de la intervención del entorno humano. podemos observar cómo el niño ya entiende su nombre y un poco más allá va comprendiendo algunas construcciones verbales del tipo: ¿y el papá?.656 to con su mirada y algún sonido. Pero quizás. ya que no necesita comunicarse con alguien aún fusionado con él. El lenguaje verbal sólo es posible si previamente ha habido el desarrollo de otras capacidades comunicativas preverbales como las que hemos ido men- cionando. Posiblemente. Estos aspectos dan pie a otro artículo de este mismo número. El juego se vuelve recíproco.

y abordaremos en otro artículo la detección de sus alteraciones. Es una recopilación de las ponencias y artículos de este pediatra. Buen texto de consulta. 1990. 1997. El valor de l’atenció en la primera infància. Fernández-Álvarez E. 1. Clasificación diagnóstica de la salud mental y los desórdenes en el desarrollo de la infancia y la niñez temprana. Fuentes J. Permite profundizar en la comprensión diagnóstica de esta etapa tan dinámica. Escala Haizea-Llevant. Siempre defendió el papel del pediatra de Atención Primaria en la prevención en salud mental.es fundamental en este desarrollo y viceversa.** Gassier J. Clasificación diagnóstica: 0-3. 3.** Fejerman N. Da una visión amplia e integral del desarrollo infantil. Esperemos que pronto se traduzca al castellano. Es una clasificación diagnóstica de los trastornos del desarrollo y salud mental en los primeros años. Muy práctico y quizás el más utilizado en Atención Primaria en nuestro país.*** Cantavella Cerdá F. Barcelona: Masson SA. 2. 1998. 2006. Muy interesante para quienes deseen profundizar en esta línea. que aportó una visión integrada del niño. Es un test de cribado en desarrollo psicomotor confeccionado en población española. Manual del desarrollo psicomotor del niño. Buenos Aires: Ed. para diferenciarla de posteriores más estables. ya fallecido. Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana SA. Hemos evitado intencionadamente hacer un calendario en la aparición de estas habilidades. Manual de neurología infantil que incluye una parte de desarrollo psicomotor normal y patológico. Rueda J. Paidós. 1991. BIBLIOGRAFÍA Los asteriscos reflejan el interés del artículo a juicio del autor. También. la variabilidad interindividual es grande. Neurología Pediátrica. De lectura amena. nos ayuda a entender el desarrollo normal de la R/C.*** Fernández-Matamoros I. Vitoria: Departamento de Publicaciones del Gobierno Vasco.*** National Center for Clinical Infant Programs. Barcelona: Publicacions i Edicions de la Universitat de Barcelona. médico de niños co- mo él decía. 657 . 4. 5. ya que. Desenvolupament i salut mental.