You are on page 1of 2

MURCIÉLAGOS

http://www.biodiversityreporting.org/article.sub?docId=19205&c=Peru&cRef=Peru&ye
ar=2006&date=September%202005

En el Perú, existen alrededor de 170 especies de murciélagos que juegan un rol
muy importante en los ecosistemas. Mas allá de ser criaturas de mitos y leyendas
macabras, los murciélagos son controladores de plagas de insectos, son
excelentes dispersores de semillas, son polinizadores de frutos de importancia
económica y son el alimento de algunas aves rapaces y serpientes. En algunos
lugares del mundo, todavía utilizan sus excrementos como abono natural para
cultivos. Cuando van en busca de alimento, salen de sus cuevas en tales
cantidades que forman un espectáculo impresionante.

De estos casi 1000 tipos de murciélagos, solo tres se alimentan de sangre: los
vampiros, y de estos tres, solo uno se ha especializado en alimentarse de sangre
de mamíferos (incluyendo al hombre), pudiendo transmitir la rabia si es que éstos
están contaminados. Las medidas de prevención reducirían significativamente la
incidencia de rabia.

Los murciélagos no tienen una excelente visión, pero pueden "ver" gracias a su
sistema de ecolocación, que les da un excelente sentido de orientación. La
ecolocación consiste en la emisión de ultrasonidos cuyo retorno hace que el
animal calcule la distancia de los objetos y evitar su colisión. Asimismo, a través
de estas ondas, los murciélagos pueden seleccionar sus presas y saber, por
ejemplo, qué contextura tiene un insecto (suave o dura). Los murciélagos
pescadores pueden detectar las ondas que producen los peces al nadar, además
de "calcular" la distancia del pez a la superficie, para que el ataque, con las
garras de las patas, sea efectivo. Otros murciélagos, los cazadores de ranas, han
desarrollado pequeñas papilas alrededor de la boca que les permite saber si
cierta rana es venenosa o no. Lógicamente, esta detección se hace en vuelo,
muy cerca de la presa y en fracciones de segundo.

Cuando uno camina en la noche por los bosques tropicales, puede sentir el viento
del aleteo de los murciélagos que pasan muy cerca, pero es casi imposible que
se estrellen contra uno. Hay que caminar de noche, provistos de linternas, botas,
guantes de cuero y mucho ánimo para el encuentro con estos seres nocturnos.
Utilizando redes de neblina, podemos capturarlos y examinarlos. Son
cuidadosamente retirados de la red. Sus chillidos pueden atraer a otros
murciélagos que parecen acudir en su defensa y vuelan sobre nuestras cabezas.

El "falso vampiro" (Vampyrum spectrum), es el murciélago depredador más
grande del neotrópico. Puede llegar a tener casi un metro de envergadura y se
encuentra en los bosques lluviosos del Perú (incluyendo Camisea). Es un animal
carnívoro que se alimenta principalmente de aves y mamíferos pequeños, su
ocurrencia es muy rara y solo se tienen cuatro registros en el Perú. Cuando
colectamos a este hermoso ejemplar, fue necesario la presencia de cuatro
personas para retirarlo de las redes, debido a la fuerza que hacía al tratar de
escapar y a sus poderosas mandíbulas cuyos dientes perforaban fácilmente los
guantes de cuero de los investigadores. Colectar un ejemplar de esta especie es
de mucha utilidad para investigaciones futuras, ya que podremos saber más de
su alimentación, reproducción, anatomía, etc.

El "murciélago de visera" (Sphaeronycteris toxophyllum) es una especie rara y se
tienen pocos datos de sus hábitos alimenticios y reproductivos. Sabemos que se
alimenta de frutos y habita los bosques tropicales. Sin embargo, Camisea, es la
región del Perú donde más ejemplares se han registrado, lo que contituye una
valiosa información, pues nos permite conocer su rango de distribución y los tipos
de bosque de su preferencia.

El "murciélago de ventosas" (Thyroptera lavali), llamado así por los pequeños
discos o ventosas en los dedos pulgares y rodillas, que le sirven para fijarse
dentro de grandes hojas en- rrolladas, utilizadas como refugios, son endémicos
del Perú. Se alimenta de insectos que captura al vuelo con la ayuda de la
membrana que tiene entre sus piernas, a manera de bolsa. Al igual que las
especies anteriores, éste es uno de los pocos registros que tiene el país.

Estas extrañas criaturas habitan los bosques tropicales de Camisea, una región
extremadamente rica en diversidad biológica que merece la atención de la
comunidad internacional para su cuidado y buen manejo de las actividades de
exploración, explotación y distribución de hidrocarburos.

Pagoreni, ubicado en territorios de la comunidad Shivankoreni es un sitio poco
explorado biológicamente, debido talvez a su difícil acceso y a la espesura de sus
bosques. Los trabajos en Camisea nos han permitido descubrir nuevas especies,
y es un hecho que otras, aun sin descubrir, permanecen en esos lugares.

Los peruanos debemos actuar como celosos guardianes de estos bosques y la
megadiversidad que ellos albergan. Más aún, si en esta zona se llevan a cabo
actividades de explotación de recursos. Un adecuado y eficiente mecanismo de
supervisión de dichas actividades, así como un efectivo sistema de monitoreo
permitirían usar de manera sostenible y amigable con el ambiente, los recursos
naturales.

Related Interests