El arte de perdonar. A menudo nos olvidamos que el primer beneficiado por el acto de perdonar es el mismo que perdona.

Los sentimientos de resentimiento y rencor engendran inevitablemente la secreción de "hormonas del estrés" (cortisol, adrenalina, acthec), las cuales, a la larga, se transforman en auténticos venenos para el organismo. Por otra parte, el acto de perdonar estimula la producción de hormonas de la calma y el bienestar, que refuerzan las defensas inmunológicas. Perdonar y... pedir perdón –“¿Qué le perdoné? ¡Nunca! ¡Después de todo lo que esa persona me ha hecho! ¿Cómo habrá podido esa persona hacerme algo semejante? ¿Por qué no valora mis sentimientos?”¡Cuánto nos cuesta perdonar! Como si por hacerlo, admitiéramos que la otra persona es más fuerte que nosotros, que nos ha vencido. Tenemos miedo de "rebajarnos"... Y por otra parte ¿Acaso no es completamente injusto, cuando somos nosotros los que tenemos derecho a esperar excusas? Frente a quienes nos han engañado, traicionado o abandonado, continuamos sufriendo, esperando sin duda culpar, estropearle su despreocupación. ¿Tu sufrimiento no demuestra, ante los ojos de los demás, que esa innoble y cruel persona es tu enemiga? La familia, los hijos o los amigos nos sumamos, reprobamos al egoísta o al infiel. Éste quizá llegue a molestarse un poco por ello, pero por lo general, continua actuando como mejor le parezca. Muchas veces ya ha olvidado -o ignora- por completo el motivo de tu resentimiento hacia él. Conservando ese fardo de agravios, ¿a quién estas castigando, sino a ti mism@? ¿Quién se pone enferm@ por ello? ¿Quién pierde la alegría de vivir? Tú y sólo tú. Y esto también afecta a tu familia. Perdonar es hacer una buena obra de la que tú serás la/el primer@ beneficiari@. Lo contrario llegará a dañarte: si te pasas la vida dándole vueltas a la misma historia, dejaras que

pues. que acabará cobrándose un precio muy alto en nuestras defensas físicas y psíquicas. y como siempre tendrá que ver con las enfermedades psicosomáticas. pero que sí es. Deseo. sirvas de ejemplo a otros. sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente. ¿No crees que es injusto castigarte de ese modo? Aunque los demás nos hayan hecho sufrir mucho. te deseo que seas tolerante.tu adversario se filtre en tu espíritu. que lo controle y torture. Es un veneno que nos inyectamos a nosotros mismos en el organismo. Igualmente. y que ya maduro. sepas ser sin desesperar. esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie. haya por lo menos uno que sea justo. en la medida exacta. no guardes rencores. Porque cada edad tiene su placer . y que siendo viejo no te dediques al desespero. no insistas en rejuvenecer. Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa. te deseo también que tengas enemigos. no con los que se equivocan poco. ¿por qué alimentar ese dolor con el resentimiento? ¡No vale la pena vivir con el peso del resentimiento en nuestro corazón! Te deseo Te deseo primero que ames. más no insustituible. Y que entre ellos. Y que en los momentos malos. y que haciendo buen uso de esa tolerancia. y que por lo menos haya uno en quien confiar sin dudar. Y porque la vida es así. de no ser así. incluso malos e inconsecuentes sean valientes y fieles. cuando no quede más nada. te cuestiones tus propias certezas. y que amando. Te deseo también que tengas amigos. para que no te sientas demasiado seguro. que no sea así. Y que. seas breve en olvidar y que después de olvidar. y que. Te deseo además que seas útil. Ni muchos ni pocos. algunas veces. también seas amado. no perdonar significa dejar el cuerpo y el espíritu inmersos en una tensión permanente. porque eso es fácil. para que.

tratados con injusticia y personas infelices. Te deseo de paso que seas triste. pero que si muere alguno. alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal. Te deseo por fin que. además. tengas un buen hombre. con urgencia máxima. Deseo también que plantes una semilla. siendo hombre. Te deseo que acaricies un perro. Si todas estas cosas llegaran a pasar. no tengo más nada que desearte. Te deseo también que ninguno de tus afectos muera. y que te rodean. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: "Esto es mío” sólo para que quede claro quién es el dueño de quién. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena. Te deseo. porque de esta manera. sino apenas un día. por encima y a pesar de todo. para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol. porque es necesario ser práctico. sentirás bien por nada. seres oprimidos. que tengas dinero. Fin. que existen. Te deseo que descubras. que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana. puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable. y la acompañes en su crecimiento. . por más minúscula que sea. No todo el año. tengas una buena mujer. y que siendo mujer.y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros. mañana y al día siguiente. y que cuando estén exhaustos y sonrientes. hablen sobre amor para recomenzar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful