La esfera pública

La Real Academia de la Lengua Española define el concepto “público” como lo notorio, patente, manifiesto, visto o sabido por todos. (citar rae) Del mismo modo Hanna Arendt en La Condición Humana establece que todo lo que aparece en público puede ser visto y oído por todo el mundo, por ende tiene la más amplia publicidad posible. Esta característica constitutiva de la esfera pública conlleva en consecuencia que únicamente sea tolerado aquí lo que es considerado apropiado, digno de verse u oírse por el resto de las personas, de modo que lo inapropiado se convierte automáticamente en asunto privado (citar arendt) Sobre la base de lo anteriormente mencionado podemos concluir que en la Grecia clásica la esfera pública tendrá lugar en la polis, por ser el lugar común a todos los ciudadanos libres que la consideraban como un espacio de aparición, debate, actividad política y encuentro. La vida pública tiene lugar entonces, en plazas y asambleas donde los ciudadanos se encontraban para discutir en plena libertad cuestiones de interés general, asuntos que por afectarlos a todos, pasaba a ser también y bajo esta misma lógica, un asunto público.

El sentido de trascendencia es una constante en la vida humana, pues la búsqueda de esta es en parte una interrogante recurrente en el actuar del hombre en la tierra. ¿Es posible la trascendencia? Las respuestas que se han dado han sido diversas y distintas a lo largo de distintas épocas históricas. Así encontramos por ejemplo la trascendencia por medio de la fama que suponían las acciones heroicas en la conformación del mundo antiguo o la trascendencia a través de la vida eterna a la cual se accedía luego de una vida terrena dedicada a su cultivo bajo el paradigma cristiano imperante durante la edad media. Durante mucho tiempo el sentido de la existencia se basó justamente en que los hombres hacían ingreso a la esfera pública guiados por un deseo de que algo propio pasara a ser más permanente que su vida terrenal y eso lo lograban con su ingreso a la esfera pública. No resulta extraño en este sentido, considerar que el hombre logra vencer la barrera terrenal, superar el olvido y trascender en su vida cuando logra dejar una huella que, como elemento construido por sí mismo se posiciona como elemento común dentro de un espacio de libertad. Nos damos cuenta entonces que nada sabríamos de Aristóteles o el nombre de Platón o Hesiodo serían para nosotros igualmente desconocidos si dichos hombres hubiesen conservado su vida a una estadía completa en su espera privada, pero fue justamente su ingreso a lo público y la huella que ahí dejaron, lo que nos permite incluso siglos después conocer su obra.

La esfera pública, espacio que permite la permanencia del hombre en tanto encuentra aquí su sentido de trascendencia, no se configura para una generación en particular, sino que resulta un espacio de potencial inmortalidad en tanto existe desde antes y existirá igualmente, después de nuestro tiempo vital. Lo que se traduce finalmente en un mundo que existe y existirá independientemente de la existencia individual de los seres que lo conforman, de este modo para la existencia de una real esfera pública no solo debe ser común a todos los hombres, sino a todos los tiempos.

donde la violencia no tiene cabida. no se puede establecerlo para una generación y planearlo solo para los vivos. tal como lo entendía el cristianismo -salvación de la propia alma como interés común a todos. siempre por medio del discurso y la persuasión. Trasciende a nuestro tiempo vital tanto hacia el pasado como hacia el futuro.De este modo.el mundo común es algo en que nos adentramos al nacer y dejamos al morir. Hannah Arendt (1958) explica: “Si el mundo ha de incluir un espacio público. sino que debe superar el tiempo vital de los hombres mortales. hablaremos de lo público como un espacio de libertad donde se han superado las limitaciones y privaciones de los actos prepolíticos y se ha establecido el actuar del hombre basado en la síntesis de acción (praxis) y discurso (lexis) es así como el hombre en tanto ser eminentemente político basará su actividad en la polis. estaba allí antes de que llegáramos y sobrevivirá a nuestra breve estancia” Finalmente. (…) porque. a diferencia del bien común. además del sentido de trascendencia propio de la esfera pública. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful