Así como la noche canta Por Daniel Maldonado Así como la noche canta la trashumante irrigación del lino

así con despiadado desatino se contrita idílica la voz mercante. En el azur vago de la noche yerta como un espejo álgido de vino la posesión discreta marca su destino en el lúbrico pudor de lo ambulante. El ardor amerita párvulas pendencias: ir al llamado, al animal esquivo desliar la brida y supurar el vicio que labra nuestra incruenta descendencia o en el ocaso de la incandescencia ayuntar a la razón el gozo sometido.