DIÓGENES De los nombres divinos

1) El hombre no puede contemplar la divinidad más que en enigma y a través de un velo. 2) El conocimiento de Dios nos viene dado por las criaturas que son un reflejo de la perfección infinita. 3) El conocimiento de Dios nos viene dado por las escrituras que nos enseñan a pensar y hablar convenientemente del Creador. 4) Los nombres que le damos a Dios encierran enseñanzas elevadas; los nombres son el signo, la representación de las realidades, y lo que tiene nombre se concibe y existe. 5) Los múltiples nombres que Dios recibe expresan ya sea las buenas acciones de la providencia, ya las formas bajo las cuales se ha dignado aparecer. 6) Los objetos que ha creado se le parecen en algo. 7) Dios es el principio de todas las cosas y es su arquetipo. 8) Como las cosas difieren infinitamente de Dios, resulta que se le puede aplicar todos sus nombres y no aplicarle ninguno; se puede hablar de él por afirmación y por negación; pues según se quiera entender, es todo lo que es y no es nada de lo que es. 9) La fuente de la que provienen todos conviene a Dios cuando significan cualidades o maneras de ser que Dios posee por anticipación y eternamente por derecho de naturaleza inmutable, por necesidad de esencia. 10) Todo existía en Dios antes de existir fuera de él; todo le pertenece, y el préstamo que hace hacia sus creaturas ni lo empobrece ni lo enriquece. 11) Todas las cosas tienen una existencia positiva como sustancia o como modo; tienen en él su fin ulterior y su causa, su modelo y regla; fin supremo que cada ser busca a su manera, y encuentra o puede encontrar en los límites asignados a su naturaleza propia. 12) Nada está totalmente desprovisto de bien y el mal es una privación de ser, no una existencia positiva. 13) Si el mal vislumbrado por los seres acabados se convierte en el objeto de su ardiente perseguimiento, no es como mal sino como apariencia de bien que seduce. ARGUMENTO 1 1) Hay que sacar de las Escrituras la ciencia de Dios; las cosas sensibles nos hacen conocer mal las cosas espirituales y peor todavía la divinidad. 2) No se debe hablar de Dios más que según las Escrituras, donde se ha revelado tanto como lo implicaba nuestra naturaleza.

vida o esencia: sino que la presentará como superando de una forma incomparable todo lo que es habitual. 6) Dios es la causa de todo lo que es. Tanto su ser prevalece sobre todo ser. 4) Todo proviene de Dios y es justo decir que los nombres de sus obras diversas le convienen y no le convienen. todo lo que es invariable y fijo todo lo que es unión. 10) De los actos y los objetos sacan los teólogos de la providencia general los nombres divinos. 5) Las buenas acciones providenciales de Dios y sus obras diversas sirven para calificarlo.3) Recibiendo lo que se enseña. no hay que interrogar la majestad divina de una manera temeraria. infinidad. fortaleza. razonamiento. movimiento. y todos los nombres le pueden ser aplicados. así confesamos que posee un imperio absoluto sobre la creación. imaginación. conjetura. 8) Dios es todo lo que es. todas las cosas. pero no es nada de lo que es. denominación. 9) Lo que hay de realidad en todo puede ser afirmado de él. 7) No lo nombrará razón. se puede afirmar todo y negar todo de él. . límite. intuición. entendimiento. pero no es nada de lo que es. por eso conviene no aplicar ninguna denominación y aplicarlas todas al autor supremo de todo lo que existe. palabra. no la conocemos en este bajo mundo más que de una manera enigmática y por sus obras misteriosas. ningún nombre los designa bien.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful