Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians

1
Lock and Key
Sarah Dessen










Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
2
Sinopsis


¿Qué sucede cuando tu pasado no es sólo pasado, sino que lo han borrado por completo?
¿Cómo se puede averiguar a dónde se dirige cuando ni siquiera puede decir dónde ha
estado? Estas eran las preguntas que inspiraron a Lock and Key. Es la historia de una niña
llamada Ruby que es abandonada por su madre y decidida a vivir por su cuenta, incluso y
especialmente --- --- cuando es enviada a vivir con su hermana perdida en un mundo
completamente nuevo de privilegio, la familia y las relaciones. Como Ruby aprende, hay
una gran diferencia entre ser ayudado y ser capaz de aceptarlo. Y a veces, se necesita llegar
a alguien más para salvarse.

































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
3
Capitulo Uno

Traducido por Maka.mayi y Annae
Corregido por Mónica y Moshalutz


"Y, finalmente," dijo J amie mientras empujaba la puerta abriéndola, "llegamos al evento
principal. Tu habitación."

Yo estaba preparada para el rosa. Volantes o acolchado, o tal vez incluso apliques. Lo cual
era probablemente injusto, pero entonces otra vez, yo no sabía nada de mi hermana, y
mucho menos de su estilo de decoración. Con totalmente desconocidos, mi política siempre
había sido esperar lo peor. Ellos por lo general, y esos a los que tú conoces mejor para el
caso, no te defraudaban.

En su lugar, lo primero que vi fue verde. Una ventana grande y alta, al otro lado de la cual
había árboles altos separando el enorme patio de la casa. Todo era grande en donde mi
hermana y su marido, J amie, vivían— desde las casas hasta los coches que iban por la valla
de piedra, lo que primero veías cuando llegabas al barrio mismo, compuesto por rocas que
parecían demasiado grandes para ser removidas. Era como Stonehenge
1

1
Stonehenge es un monumento megalítico, tipo crómlech, de la Edad del Bronce situado cerca de Amesbury,
en el condado de Wiltshire, Inglaterra, a unos trece kilómetros al norte de Salisbury.
, pero suburbano.
Tan extraño.

Sólo hasta que pensé en esto me di cuenta de que todos estábamos todavía allí en el pasillo,
como atascados en el tráfico. En algún momento, J amie, quien había estado al frente de este
pequeño tour, se hizo a un lado, dejándome en la puerta. Claramente querían que yo pasara
primero. Así que lo hice.

La habitación era, sí, grande, con paredes de color crema. Había tres otras ventanas debajo
de la grande que había visto por primera vez, aunque cada una de ellas estaban cubiertas
con delgadas persianas venecianas. A la derecha, vi una cama doble con un edredón y
almohadas de color amarillo a juego, una manta blanca doblada sobre el pie. Había un
pequeño escritorio, también, una silla escondida debajo de éste. El techo se inclinaba a cada
lado, encontrándose en una franja plana en el centro, donde había una claraboya cuadrada,
cubierta con una cortina, un pequeño cuadro, claramente hecho a medida para adaptarse.
Era tan armonizado y extraño que por un momento, me encontré con la mirada fija hacia lo
alto, como si esto fuera realmente lo más extraño de ese día.

"Así que, tienes tu propio cuarto de baño," dijo J amie, dando un paso a mi alrededor, con
los pies haciendo golpes suaves en la alfombra, que estaba por supuesto inmaculada. De
hecho, toda la habitación olía a pintura y alfombra nueva, al igual que el resto de la casa.
Me pregunté hace cuanto tiempo se habían mudado —¿un mes, seis meses? "Derecho a
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
4
través de esta puerta. Y el armario esta ahí, también. Raro, ¿verdad? el nuestro está de la
misma manera. Cuando estábamos construyendo, Cora afirmó que ella estaría lista más
rápido. Una teoría que aún no se ha demostrado, debo añadir."

Entonces él me sonrió, y otra vez traté de forzar una sonrisa. ¿Quién era esta extraña
criatura, mi cuñado —el término parecía extrañamente apropiado, considerando las
circunstancias— en su camiseta mountain-bike
2
, pantalones vaqueros y caras zapatillas de
deporte funky
3
, haciendo chistes en un evidente esfuerzo por aliviar la tensión de una
situación increíblemente difícil? No tenía ni idea, él era la última persona que hubiera
esperado terminaría con mi hermana; quien estaba tan tensa y ni siquiera estaba fingiendo
sonreír a sus intentos. Al menos yo lo estaba intentando.

No Cora. Estaba de pie en la puerta, apenas a través del umbral, los brazos cruzados sobre
el pecho. Llevaba un suéter sin mangas—a pesar de que era mediados de octubre, la casa
estaba más allá de lo acogedor, casi caluroso— y pude ver la definición de sus bíceps y
tríceps, cada músculo aparentemente tenso, del mismo modo en que había estado cuando
entró en la sala de reunión en Poplar House
4

2
Camiseta con dibujo de bicicletas de montañas (mountain-bike =bicicleta de montaña)
dos horas antes. Entonces, también, parecía
que J amie había hecho todo el hablar, tanto para Shayna, la consejera, y para mí, mientras
que Cora permanecía silenciosa. Sin embargo, de vez en cuando, podía sentir sus ojos en
mí, firmes, como si ella estuviera estudiando mis características, sometiéndome a la
memoria, o tal vez sólo tratando de averiguar si había alguna parte de mí que ella
reconociera en absoluto.

Así que Cora tenía un marido, yo había pensado, observando cómo se habían sentado uno
frente al otro, arrastrando los documentos de Shayna entre nosotros. Me pregunté si había
tenido una boda de fantasía con ella en un gran vestido blanco, o si acababan de fugarse
después de que ella le dijera que no tenía familia de la que hablar. Dejada a su propia
suerte, esta era la historia que estaba segura que ella hubiera preferido; que ella apenas
había surgido, todo por su cuenta, ni conectada ni endeudada con nadie en absoluto.

"El termostato está afuera en el pasillo si necesitas ajustarlo," estaba J amie diciendo ahora.
"Personalmente, me gusta un poco de frío en el aire, pero tu hermana prefiere que sea
sofocante. Así que incluso si lo giras hacia abajo, lo más probable es que ella lo arregle en
unos instantes."

Una vez más sonrió, y yo hice lo mismo. Dios, esto era agotador. Sentía a Cora moverse en
la puerta, pero de nuevo no dijo nada.

"¡Oh!" dijo J amie, batiendo palmas. "Casi lo olvido. La mejor parte." Se acercó a la ventana
en el centro de la pared, que llegaba hasta por debajo de las persianas. No fue hasta que dio
un paso atrás y la abrió cuando me di cuenta de que era, de hecho, una puerta. En unos
momentos, olí el aire frío. "Ven a ver esto."

3
Funky es algo diferente o poco convencional, pero genial.
4
Casa del Álamo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
5
Luché contra el impulso de mirar hacia atrás a Cora de nuevo mientras daba un paso, luego
otro más, sintiendo mis pies hundirse en la alfombra, siguiéndolo a través del umbral a un
pequeño balcón. Estaba de pie junto a la barandilla, y me uní a él, los dos mirando hacia
abajo al patio trasero. Cuando yo lo había visto por primera vez desde la cocina, me había
dado cuenta de lo básico: la hierba, un cobertizo, el patio grande con una parrilla en un
extremo. Ahora, sin embargo, pude ver que existían rocas expuestas en la hierba en una
forma oval, obviamente, de forma deliberada, y otra vez, pensé en la era de piedra. ¿Qué
había con esta gente rica, una fijación druida
5

?

"Va a ser un estanque," J amie me dijo como si hubiera dicho esto en voz alta.

"¿Un estanque?” dije.

"Ecosistema total," dijo. "Treinta por veinte y surcado, todo natural, con una cascada. Y
peces. Genial, ¿no?"

Una vez más, sentí que me miraba, expectante. “Sí,” dije, porque yo era una invitada aquí.
"Suena muy bien."

Se echó a reír. "¿Escuchaste eso Cora?, ella no piensa que estoy loco."

Bajé la vista hacia el círculo de nuevo, y luego otra vez a mi hermana. Había entrado en la
habitación, aunque no tan lejos, y todavía tenía los brazos cruzados sobre el pecho mientras
permanecía allí, observándonos. Por un momento, nuestras miradas se cruzaron, y me
pregunté cómo diablos había llegado aquí, el último lugar donde sabía que ninguna de las
dos quería que yo estuviera. Luego abrió la boca para hablar por primera vez desde que
habíamos llegado al camino de entrada y todo esto, fuera lo que fuera, comenzó.

"Hace frío," dijo. "Deberían entrar."
Antes de la una esa tarde, cuando llegó por mi custodia, yo no había visto a mi hermana en
diez años. No sabía dónde vivía, qué hacía, ni siquiera quién era. No me importaba,
tampoco. Había habido un tiempo en que Cora fue parte de mi vida, pero aquel tiempo
había terminado, así de simple. O eso había pensado, hasta que aparecieron los Honeycutts
un martes al azar y todo cambió.

Los Honeycutts eran dueños de la granja amarilla, donde mi mamá y yo habíamos estado
viviendo durante casi un año. Antes de eso, teníamos un apartamento en los chalets de
Lakeview, el destartalado complejo justo detrás del centro comercial. Allí, habíamos
compartido un dormitorio, nuestra única ventana daba hacia la entrada trasera a la Cafetería
J & K, donde siempre había al menos un empleado con una redecilla afuera en la sección de
fumar, sentado en un cajón de leche. Corriendo junto al complejo había un arroyo que tu ni
siquiera notabas hasta que había una gran lluvia y lo hacía subir, desbordando sus orillas
inexistentes e inundando todo, lo que pasaba al menos dos o tres veces al año. Como

5
Los druidas eran una clase social elevada en la sociedad celta, los relacionan con el círculo de piedras
de Stonehenge, aunque esta relación no está comprobada.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
6
estábamos en la planta superior, nos salvábamos del agua en sí, pero el olor del moho de las
habitaciones inferiores lo impregnaba todo, y sólo Dios sabía qué tipo de moho había en las
paredes. Basta decir que tuve un resfriado durante dos años consecutivos. Eso fue lo
primero que me llamó la atención de la casa amarilla: podía respirar allí.

Era diferente en otras maneras, también. Como el hecho de que era una casa, y no un
apartamento en un complejo o sobre el garaje de alguien. Me había acostumbrado al sonido
de los vecinos del otro lado de una pared, pero la casa amarilla se asentaba en el centro de
un campo grande, construida entre dos árboles de roble. Había otra casa a la izquierda, pero
sólo era visible por los destellos de techo que vislumbrabas a través de los árboles; para
todos los intentos y propósitos, estábamos solos. Que era justo la forma en que nos gustaba.

Mi mamá no era por mucho una persona de gente. En ciertas situaciones—digo por
ejemplo, si estabas comprando, podía ser muy agradable. Y si la ponías entre quinientos
pies de un hombre que la trataría como mierda, ella lo encontraría y se estaría haciendo la
agradable antes de que pudieras detenerla, y lo sabía, porque lo había intentado. Pero
interactuando con la mayoría de la población (cajeros, administradores de escuelas, jefes,
ex-novios), no era algo que emplearía al menos que fuese absolutamente necesario, y
entonces, con gran renuencia.

Razón por la cual era una suerte que me tuviera. Desde que tengo memoria, he sido el
sistema de amortiguación. La intermediaria, la embajadora de mi madre en el mundo. Cada
vez que nos deteníamos en la tienda y que necesitaba una coca de dieta, pero tenía
demasiada resaca para ir por sí misma, o veía a un vecino que querría quejarse de ella por
dar golpes tarde en la noche, o Testigos de J ehová llegando a la puerta, era siempre lo
mismo. "Ruby," me decía con su voz cansada, ya sea presionando el vaso o la mano a su
frente. "Habla con la gente, ¿puedes?"

Y lo hacía. Charlaba con la chica detrás del mostrador mientras esperaba mi cambio,
moviendo la cabeza cuando el vecino volvía a amenazar con llamar al supervisor,
ignorando la literatura ofrecida cerrando bien la puerta en la cara de los Testigos de J ehová.
Yo era la primera línea de defensa, siempre a punto con una explicación o inventando un
poco. “Está en el banco en este momento," había que decirle al propietario, incluso
mientras ella roncaba en el sofá al otro lado de la puerta entornada. "Está afuera, hablando
con un distribuidor," le había asegurado a su jefe así él descargaba sus bolsas para el día
conmigo, mientras ella fumaba un cigarrillo muy necesario en la zona de carga y trataba de
calmar sus manos temblorosas. Y, por último, la mentira más grande de todas: "Por
supuesto que todavía vive aquí. Sólo está trabajando mucho," que es lo que había dicho al
sheriff aquel día en que había sido llamada en el cuarto periodo y lo encontré esperándome.
Esa vez, sin embargo, todas las invenciones en el mundo no habían funcionado. Hablé con
la gente, como ella siempre había pedido, pero no me escucharon.

Ese primer día, sin embargo, cuando mi mamá y yo nos detuvimos delante de la casa
amarilla, las cosas estaban bien. Claro, habíamos dejado nuestro apartamento con el usual
drama—debiendo el alquiler, el super mirón alrededor observándonos con tanto cuidado
que habíamos tenido que empacar en el coche en una serie de días, añadiendo un par de
cosas cada vez que íbamos a la tienda o a trabajar. Me había acostumbrado a esto, sin
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
7
embargo, del mismo modo que me había ajustado a que nosotras casi nunca tuviéramos un
teléfono, y si lo teníamos, tenerlo figurando con otro nombre. Lo mismo ocurría con mis
papeles de la escuela, mi mamá con frecuencia los llenaba con una dirección falsa, ya que
estaba convencida de que los acreedores y los propietarios de edad nos rastrearían de esa
manera. Durante mucho tiempo, pensé que esta era la manera en que todos vivían. Cuando
llegué a la edad suficiente para darme cuenta de lo contrario, era ya un hábito, y cualquier
otra cosa se hubiera sentido extraño.

En el interior, la casa amarilla era algo extraña. La cocina era la habitación más grande, y
todo estaba alineado contra una pared: muebles, electrodomésticos, estantes. Contra otra
pared había un calentador de propano enorme, que en clima frío trabajaba duro para
calentar toda la casa, saliendo a presión a la vida con un profundo suspiro. El único baño
estaba fuera de la cocina, asomando con paredes sin aislamiento—mi mamá dijo que debía
haber sido añadido; probablemente habría estado fuera de la casa en un principio—lo que
hacía algunas mañanas muy frías hasta que conseguía el chorro de agua caliente y el vapor
calentaba la casa. La sala era pequeña, las paredes cubiertas con paneles de falsa madera
oscura. Incluso al mediodía, se necesitaba una luz encendida para ver tu mano delante de tu
cara. A mi madre, por supuesto, le encantaba la oscuridad y por lo general cerraba las
cortinas. Yo volvía a casa para encontrarla en el sofá, con un cigarrillo colgando de la
mano, el resplandor del televisor parpadeando en su cara en estallidos. Afuera, el sol podía
ser brillante, todo el mundo era brillante, pero en nuestra casa siempre era de noche, la hora
del día preferida de mi madre.

En el antiguo apartamento de un dormitorio, yo estaba acostumbrada a veces a ser
despertada de un sueño muerto, sus labios cerca de mi oído mientras me pedía que me
mudara al sofá, por favor, cariño. Mientras yo me iba, atontada y confusa, hacía lo mejor
para no darme cuenta de quien se deslizaba de nuevo por la puerta tras ella. Sin embargo,
en la casa amarilla, tenía mi propia habitación. Era pequeña, con un armario pequeño y una
única ventana, así como una alfombra de color naranja y las mismas paredes oscuras, pero
tenía una puerta que cerrar, y era toda mía. Me hizo sentir como si nos quedáramos más que
un par de meses, que las cosas serían mejor aquí. Al final, sin embargo, sólo una de estas
cosas resultó ser cierta.

Conocí a los Honeycutts tres días después de que nos mudamos ahí. Era tarde y nos
estábamos preparando para ir a trabajar cuando una camioneta de color verde llegó por el
camino. Un hombre conducía, una mujer en el asiento del pasajero a su lado.

"Mamá," grité a mi madre, que estaba vistiéndose en el dormitorio. "Alguien está aquí."
Ella suspiró, sonando irritada. Mi madre estaba en su peor momento justo antes de ir a
trabajar, petulante como un niño.

"¿Quién es?"

"No sé,” dije, observando cuando la pareja, que llevaba pantalones vaqueros de mezclilla y
camisas de trabajo y una impresión de primera, comenzó a hacer su camino hacia la casa.
"Pero están a punto de llamar a la puerta."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
8
"Oh, Ruby." Suspiró otra vez. "Sólo habla con ellos, ¿lo harías?"

Lo primero que me llamó la atención de los Honeycutts era que eran instantáneamente
amistosos, el tipo de gente que mi madre no podía soportar. Los dos estaban radiantes
cuando abrí la puerta, y cuando me vieron, sonrieron aún más ampliamente.

“¡Bueno, mírese!" Dijo la mujer como si hubiera hecho algo precioso sólo por existir. Ella
se parecía a un duende, con sus facciones pequeñas y halo de rizos blancos, como algo
hecho para poner en un estante. "¡Hola!"

Asentí con la cabeza, mi respuesta estándar para todas los golpeadores de puertas.
Verbalizar innecesariamente sólo los animaba, o así había aprendido. "¿Puedo ayudarle?"

El hombre parpadeó. "Ronnie Honeycutt," dijo, extendiendo su mano. "Esta es mi esposa,
Alice. ¿Y usted?"

Miré en la dirección de la habitación de mi madre. Aunque por lo general ella hacía mucho
ruido alrededor mientras se preparaba—cerrando cajones, refunfuñando para sí misma—
ahora, por supuesto, estaba en silencio. Mirando de vuelta a la pareja, decidí que
probablemente no eran Testigos de J ehová, pero definitivamente vendían algo.

“Lo siento,” le dije, comenzando mi patentado cierre de puerta resuelto, "pero no
estamos…”

“¡Oh, cariño, está bien!" dijo Alice. Miró a su marido. "Extraño peligroso," explicó. "Lo
enseñan en la escuela."

"Extraños, ¿qué?" dijo Ronnie.

"Somos los propietarios," me dijo. "Nos acabamos de dejar caer por aquí para saludar y
asegúrenos de que se mudaron bien."

Los propietarios, pensé. Eso era aún peor que los testigos. Instintivamente, solté la puerta
cerrándola un poco más, manteniendo mi pie contra ésta. "Estamos bien," les dije.

"¿Está tu mamá por ahí?" preguntó Ronnie mientras Alice cambiaba de postura, tratando de
ver dentro la cocina detrás de mí.

Me moví en consecuencia, bloqueando su visión, antes de decir: "En realidad, ella está…"

"Aquí mismo," oí decir a mi madre, y entonces ella estaba cruzando la sala de estar hacia
nosotros, tirando su cabello hacia atrás con una mano. Llevaba pantalones vaqueros, botas
y una camiseta blanca, a pesar de que había despertado unos veinte minutos antes, tuve que
admitir que lucía bastante bien. Una vez mi madre había sido una gran belleza, y de vez en
cuando uno podría darse una idea de la muchacha que había sido—si la luz era directa, o si
había tenido una noche de sueño decente, o, como yo, eras sólo lo suficientemente
pensativa para buscarla.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
9

Ella me sonrió, poniendo una mano fácilmente sobre mi hombro mientras se acercaba a la
puerta y les ofrecía su otra mano. "Ruby Cooper," dijo. "Y esta es mi hija. Su nombre es
Ruby, también."

“Bueno, ¡eso no es cualquier cosa!” dijo Alice Honeycutt. "Y ella se parece a usted."

"Eso es lo que dicen," contestó mi mamá, y sentí que su mano se movía hacia la parte
posterior de mi cabeza, alisando mi cabello rojo, el cual teníamos en común, aunque el
suyo estaba veteado de un gris prematuro. También compartíamos nuestra piel pálida—la
maldición o regalo pelirrojo, dependiendo de cómo lo vieras, así como nuestra alta y
nervuda figura. Me habían dicho más de una vez que desde lejos, casi podríamos ser
idénticas, y aunque yo sabía que eso se entendía como un cumplido, yo no siempre lo
tomaba de esa manera.

Sabía que la repentina llegada de mi madre era sólo un acto, haciéndose la agradable a los
dueños, con el fin de ganar tiempo de negociación o de aprovechamiento más tarde. Aún
así, sin embargo, me di cuenta de lo fácil que era para mí, pegarme a su cadera,
descansando mi cabeza contra la suya. Al igual que una parte de mí que estaba fuera de
control había estado esperando esta oportunidad desde el principio y ni siquiera lo había
sabido.

"Es nuestra práctica habitual venir y ver como anda la gente," estaba Ronnie diciendo
ahora, con mi madre torciendo ociosamente un mechón de mi pelo entre sus dedos. "Sé que
la agencia de alquiler maneja el papeleo, pero nos gusta saludar cara a cara."

"Bueno, eso es muy amable de su parte,” dijo mi mamá. Soltó mi cabello, dejando caer la
mano sobre el pomo de la puerta tan casualmente que casi podrías pensar que no era
consciente de ello, o la pulgada o así que cerró poco después, estrechando aún más el
espacio entre nosotras y ellos. "Pero como Ruby estaba diciendo, en realidad voy a trabajar
ahora mismo. Así que..."

"Oh, ¡por supuesto!" dijo Alice. “Bueno, ustedes sólo déjenos saber si hay algo que
necesiten. Ronnie, dale nuestro número a Ruby."

Todos observamos mientras él sacaba un trozo de papel y un bolígrafo del bolsillo de su
camiseta, anotando los dígitos lentamente. "Aquí tiene," dijo, entregándosela. "No dude en
llamarnos."

"Oh, no lo haré," dijo mi mamá. "Muchísimas gracias."

Después de un poco más de bromas, los Honeycutts finalmente salieron del pórtico, el
brazo de Ronnie trabado alrededor de los hombros de su esposa. La introdujo en la
camioneta, cerrando la puerta detrás de ella con seguridad, antes de ir alrededor a ponerse
al volante. Luego salió marcha atrás de la calzada con la máxima precaución, haciendo lo
que conté al menos como un giro de ocho puntos para evitar conducir por la hierba.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
10

Para entonces, sin embargo, mi madre se había ido hacia la puerta y regresaba a su
habitación, desechando su número en un cenicero en el camino. "‘Saludar cara a cara’ mi
culo," dijo mientras golpeaba un cajón. "Comprobar es lo que más les gusta.
Entrometidos.”

Tenía razón, por supuesto. Los Honeycutts siempre estuvieron dejándose caer
inesperadamente con algunos pequeños y aparentemente innecesarios proyectos
domésticos: reemplazar la manguera de jardín que nunca usábamos, recortar los mirtos de
crepé
6

6
Lagerstroemia comúnmente conocida como mirtos de crepé es un género con 100 especies de plantas de
flores, perteneciente a la familia Lythraceae. Son árboles y arbustos que se encuentran en las zonas tropicales
de Asia.
en el otoño, o instalar una fuente para pájaros en el patio delantero. Eran demasiado,
llegué a reconocer el distintivo ruido de traqueteo del silenciador de su camioneta cuando
venía por el camino. En cuanto a mi mamá, su sutileza había terminado claramente con ese
primer día. A partir de entonces, si venían a la puerta, ella ignoraba sus golpes, ni siquiera
pestañeaba cuando la cara de Alice aparecía en la pequeña grieta de la ventana de la sala
que la persiana no cubría, blanca y fantasmal con la luz brillante detrás de ésta, mirando
hacia dentro.

Fue por los Honeycutts que vi a mi madre tan rara que le tomó casi dos meses darse cuenta
de que ella se había ido. De hecho, si la secadora no se hubiera roto, creí que nunca lo
hubieran averiguado, podría haberme quedado en la casa amarilla hasta el final. Claro, que
tenía la renta retrasada y la energía estaba a punto ser cortada. Pero lo hubiera manejado de
una u otra manera, al igual que todo lo demás. El hecho era, que estaba haciendo un buen
trabajo por mi cuenta, o por lo menos tan bien como no lo había hecho nunca con mi
mamá. Lo cual no era decir mucho, lo sé. Sin embargo, de una manera extraña, estaba
orgullosa de mí misma. Así como haber demostrado finalmente que no la necesitaba,
tampoco.

Así fue, sin embargo, la secadora murió con un pop y un olor a quemado, una tarde noche
de octubre, mientras yo hacía macarrones con queso en el microondas. No tenía más
remedio que extender un tendedero en la cocina frente a la estufa que había estado usando
desde que el propano se acabó, colgando todo—jeans, camisas y calcetines—y esperar lo
mejor. A la mañana siguiente, mis cosas apenas se habían secado así que me puse lo menos
húmedo y dejé el resto, pensando que tenía que lidiar con ello esa noche cuando llegara a
casa del trabajo. Pero Ronnie y Alice se presentaron supuestamente para sustituir algunas
tablillas rotas en el porche delantero. Cuando vieron el tendedero, entraron, y luego se
encontraron con todo lo demás.

No fue sino hasta el día en que me llevaron a Poplar House que realmente vi el informe que
la persona de los servicios sociales había presentado ese día. Cuando Shayna, la directora,
lo leyó en voz alta, era claro para mí que quien había escrito lo había adornado, por alguna
razón necesitando hacer que sonara peor de lo que realmente era.

Niña menor de edad aparentemente vive sin agua corriente o calefacción en la casa de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
11
alquiler abandonada por la madre. El área de cocina fue encontrada sucia e invadida por
parásitos. El calentador no funciona. Fue descubierta evidencia de consumo de drogas y
alcohol. Niña menor de edad parece haber estado viviendo sola durante algún tiempo.

En primer lugar, yo tenía agua corriente. Pero no en la cocina, donde las tuberías habían
reventado. Por esta razón, los platos tendían a acumularse, ya que era difícil acarrear el
agua del baño sólo para lavar unos platos. En cuanto a los ‘parásitos’, siempre tuvimos
cucarachas; sólo crecieron un poco más en número con la falta de agua, aunque había
estado rociándolas regularmente. Y tenía un calentador, sólo que simplemente no estaba
encendido. La cosa de droga y alcohol— asumo que se refería a las botellas en la mesa de
café y la colilla en uno de los ceniceros—no podía negarlas exactamente, pero difícilmente
parecía un motivo de desarraigo de una persona de toda su vida sin previo aviso.

Durante todo el tiempo que Shayna estuvo leyendo el informe en voz alta, con voz plana y
monótona, seguí pensando que podía hablar de mi salida de ahí. Que si me explicaba
correctamente, con el detalle y el énfasis adecuado, acabarían por dejarme ir a casa.
Después de todo, yo tenía sólo siete meses antes de cumplir los dieciocho años, cuando
todo esto sería un punto discutible de todos modos. Pero en el momento en que abrí la boca
para comenzar del tema uno, lo del agua, ella me detuvo.

"Ruby," dijo, "¿dónde está tu madre?"

Fue entonces que comencé a darme cuenta de lo más evidente. No importaba lo que dijera,
lo cuidadosamente elaborado que mis argumentos fueran, incluso si utilizaba todas las
herramientas de evasión y persuasión que había dominado en los últimos años. Sólo había
una cosa que realmente importaba, ahora y siempre, y era ésta. "No lo sé,” dije. "Ella sólo
se ha ido."


Después del recorrido, la revelación del estanque, y algunos momentos más difíciles, J amie
y Cora finalmente me dejaron sola y bajaron las escaleras para comenzar la cena. Eran
apenas las cinco y media, pero ya se estaba poniendo oscuro afuera, lo último de la luz se
hundía tras los árboles. Imaginé el teléfono sonando en la vacía casa amarilla mientras
Richard, el jefe de mi madre en el Commercial Courier, se daba cuenta de que no
estábamos simplemente atrasadas, sino que habíamos decidido abandonar nuestro equipo.
Más tarde, el teléfono probablemente sonaría de nuevo, seguido por un coche apareciendo
por el camino, deteniéndose junto a la ventana frontal. Esperarían un momento hasta que yo
saliera, tal vez incluso enviarían a alguien a golpear la puerta. Cuando no respondiera,
darían la vuelta precipitadamente, escupiendo la hierba limpia de los Honeycutts y el barro
bajo ésta por detrás de sus ruedas traseras.

¿Y luego qué? La noche pasará, sin mí ahí, la casa asentándose en sí misma en la oscuridad
y silencio. Me pregunté si los Honeycutts ya habrían limpiado las cosas, o si mi ropa aún
estaba extendida a través de la cocina, fantasmal. Sentada allí, en este lugar extraño, era
como si pudiera sentir la casa arrastrándome de vuelta a ella, un tirón visceral en mi
corazón, del mismo modo que, en los primeros días del otoño, tenía la esperanza de que se
lo hiciera a mi mamá. Pero ella no había vuelto, tampoco. Y ahora, si lo hacía, yo no estaría
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
12
allí.

Pensando esto, sentí un nudo en el estómago, un pánico repentino se posó sobre mí, y me
puse de pie, caminando hacia la puerta del balcón y empujándola, luego di un paso afuera
en el aire frío. Estaba casi totalmente oscuro, las luces se encendían en las casas cercanas
mientras la gente llegaba a casa y se arrellanaba por la noche en los lugares que llamaban
hogar. Pero allí de pie, con la enorme casa de Cora elevándose detrás de mí y ese gran patio
abajo, me sentí tan pequeña, como si alguien me mirara hacia arriba, me encontraría
irreconocible, perdida.

De vuelta adentro, abrí la bolsa que me habían entregado en Poplar House; J amie la había
sacado del coche. Era una bolsa barata, alguna oferta que mi mamá había conseguido a
través del trabajo, lo último que hubiera utilizado para embalar mis posesiones terrenales,
no que esto fuera lo que había en ella, de todas formas. En cambio, era sobre todo ropa que
no usaba—las cosas buenas habían estado en el tendedero—así como algunos libros de
texto, un cepillo para el cabello, y dos paquetes de ropa interior de algodón que nunca había
visto en mi vida, por cortesía del Estado. Intenté imaginar a alguna persona que nunca
había conocido antes, pasando por mi habitación, recogiendo estas cosas por mí. Cuantas
agallas podía tener para simplemente asumir que podía saber, con una mirada, las cosas sin
las que otra persona no podría vivir. Como si fuera lo mismo para todos, así de simple.

Sólo había una cosa que realmente necesitaba, y sabía lo suficiente para mantenerla cerca
en todo momento. Extendí la mano, pasando mis dedos por la fina cadena de plata
alrededor de mi cuello hasta que mis dedos tocaron la forma familiar que estaba en el
centro. Todo el día había estado presionándola contra mi pecho, mientras seguía el esquema
que sabía de memoria: la parte superior redondeada, el borde liso por un lado, la serie de
protuberancias irregulares en el otro. La noche anterior, cuando estaba en el baño de Poplar
House, ésta había sido todo lo que era familiar, lo único en lo que centré cuando me
enfrenté al espejo. No podía mirar los huecos oscuros bajo mis ojos, o el extraño entorno y
cómo me sentía extraña en él. En su lugar, como ahora, simplemente la levanté con
suavidad, tranquilizándome al ver que el contorno de esa llave se mantenía en mi piel, la
única que abría la puerta a todo lo que había dejado atrás. Para el momento en que J amie
gritó desde las escaleras que la cena estaba lista, yo había decidido irme esa noche.
Simplemente tenía sentido—no había necesidad de contaminar su prístino hogar aún más, o
la bella cama en mi cuarto. Una vez que todos estuvieran dormidos, sólo agarraría mis
cosas, me deslizaría por la puerta trasera, y estaría en la calle principal dentro de unos
pocos minutos. En el primer teléfono público que encontrara, llamaría a uno de mis amigos
para que veniera por mí. Sabía que no podía quedarme en la casa amarilla—sería el lugar
más obvio para ir a buscarme—pero al menos si llego allí, podría escoger entre mis cosas lo
que necesitaba. No era estúpida. Sabía que las cosas ya habían cambiado de manera
irrevocable y total. Pero al menos podría caminar por las habitaciones y decir adiós, así
como tratar de dejar algún mensaje atrás, en caso de que alguien viniera a buscarme.

Entonces era sólo una cuestión de presentarme de la peor forma. Después de unos días de
búsqueda y papeleo, Cora y J amie me describirán como insalvable, apuntándose unos
tantos por intentarlo y escapando relativamente indemnes. Eso era lo que la mayoría de la
gente quería de todos modos.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
13

Ahora, entré al cuarto de baño, con mi cepillo para el cabello en la mano. Sabía que me
veía despeinada, el resultado de más o menos dos noches sin dormir y luego este largo día;
pero la iluminación en el baño, claramente destinada a ser halagadora, me hacía ver mejor
de lo que yo sabía que realmente me veía, lo cual era inquietante. Espejos, si nada más, se
supone que son honestos. Apagué las luces y cepillé mi cabello en la oscuridad.

J usto antes de salir de mi cuarto, miré mi reloj, viendo la hora: 5:45. Si Cora y J amie
estaban dormidos para, digamos, más tardar a medianoche, eso significa que sólo tenía que
soportar seis horas y quince minutos más. Saber esto me dio una sensación de calma, de
control, así como la fortaleza que necesitaba para ir abajo a la cena y lo que fuera que me
esperaba.

Incluso con esta actitud cautelosa, sin embargo, nunca podría haber estado preparada para
lo que encontré en la parte inferior de la escalera. Allí, en la oscura entrada y justo antes del
arco que conducía a la cocina, pisé algo húmedo. Y, a juzgar por el chapoteo en contra de
mi tobillo, frío.

"Whoa," dije, tirando mi pie hacia atrás y mirando a mi alrededor. Cualquier cosa que fuera
el líquido se había extendido ahora, impulsado por mi zapato, y me congelé, de manera de
que no podía enviarlo más lejos. Apenas una media hora en él, y ya me las había arreglado
para violar el palacio perfecto de Cora. Estaba mirando a mí alrededor, preguntándome qué
podría encontrar para limpiarlo—¿el tapiz de la pared cercana? ¿Algo en el paragüero?—
cuando la luz hizo clic sobre mi cabeza.

"Oye," dijo J amie, limpiándose las manos en un paño de cocina. "Me pareció oír algo.
Adelante, estamos a punto…” De repente, dejó de hablar, viendo el charco y mi proximidad
a éste. "Oh, mierda," dijo.

"Lo siento," le dije.

"Rápido," dijo, cortándome y tirándome el paño de cocina. "Sécalo, ¿podrías? Antes de que
ella…"

Cogí el paño y estaba a punto de agacharme cuando me di cuenta de que era demasiado
tarde. Cora estaba de pie en el arco tras él, mirando en torno a su hombro. "J amie," dijo, y
él saltó, asustado. “¿Es eso…?"

"No,” dijo él rotundamente. "No lo es."

Mi hermana, claramente no convencida, dio un paso alrededor de él y se acercó para ver
mejor. "Lo es,” dijo, volviéndose para mirar a su marido, quien se había escabullido de
vuelta a la cocina. "Es pis."

"Cor…"

"Es pis, otra vez," dijo ella, girando para enfrentarlo. "¿No es por eso que pusimos esa
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
14
puerta de perro?"

¿Perro? Pensé, a pesar de que supuestamente esto era un alivio, considerando que había
estado preocupada a punto de descubrir algo muy inquietante de mi cuñado. "¿Tienes un
perro?" pregunté. Cora suspiró como respuesta.

"Amaestrar al perro en el uso de la puerta toma tiempo,” le dijo J amie, agarrando un rollo
de toallas de papel de un mostrador cercano caminando hacia nosotras. Cora se hizo a un
lado cuando él arrancó algunas hojas y luego se puso en cuclillas, lanzándolos sobre el
charco y salpicaduras adyacentes. "Conoces esa expresión. No se puede enseñar nuevos
trucos a un perro viejo."

Cora sacudió la cabeza, luego regresó andando a la cocina sin más comentarios. J amie,
todavía en el suelo, arrancó algunas toallas de papel más y luego secó mi zapato, mirando
hacia mí. "Lo siento," dijo. "Es un problema."

Asentí, sin saber qué decir a esto. Así que sólo doblé el paño de cocina y lo seguí a la
cocina, donde lanzó las toallas de papel en un bote de basura de acero inoxidable. Cora
estaba cerca de las ventanas que daban por sobre el piso, poniendo la amplia y blanca mesa
allí. La observé mientras doblaba unas servilletas de tela, poniendo una para cada uno de
los tres platos, antes de poner los cubiertos: tenedor, cuchillo, cuchara. También había
mantenles, vasos de agua, y una gran jarra con limones en rodajas flotando en ésta. Al igual
que el resto de la casa, parecía como algo salido de una revista, demasiado perfecto para
siquiera ser real.

J usto mientras pensaba esto, oí un sonido fuerte y de traqueteo. Era como un ruido que tu
abuelo haría, una vez que se hubiera desmayado en su sillón reclinable después de la cena,
pero éste venía de detrás de mí, en el lavadero. Cuando me di la vuelta, vi al perro.

En realidad, en primer lugar, vi todo lo demás: la gran cama, cubierta de lo que parecía
como piel de cordero, el montón de juguetes—anillos de plástico, diarios falsos, huesos de
cuerda—y, lo más notable de todo, un pollo de peluche de color naranja, sentado erguido.
Sólo una vez que procesé todos estos pertrechos vi realmente al perro en sí, que era
pequeño, blanco y negro, acostado sobre su espalda, los ojos cerrados y los pies en el aire,
roncando. Ruidosamente.

"Ese es Roscoe," me dijo J amie abriendo la nevera. "Normalmente, estaría sobre ti
saludándote. Pero nuestra paseadora de perros vino por primera vez hoy, y creo que lo
noqueó. De hecho, eso es probablemente por qué tuvo ese accidente en el vestíbulo. Está
agotado."

"Lo que estaría fuera de lo común," dijo Cora, "si en realidad saliera."

Desde el cuarto de lavado, oí que Roscoe soltó otro ronquido. Sonó como si sus fosas
nasales hubieran explotado.

"Vamos a comer," dijo Cora. Luego sacó una silla y se sentó.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
15

Esperé a que J amie tomara su lugar en la cabecera de la mesa reclamando la otra silla. No
fue hasta que estuve sentada y obtuve un olorcillo de la olla de salsa de espagueti a mi
izquierda que me di cuenta de que estaba muerta de hambre. J amie recogió el plato de Cora,
poniéndolo sobre el suyo propio, y luego le sirvió algunos espaguetis, salsa, y ensalada
antes de pasárselo de nuevo a ella. Luego hizo un gesto hacia el mío, e hizo lo mismo antes
de llenar su propio plato. Todo era tan formal y normal, que me sentí extrañamente
nerviosa, tanto es así que me encontré mirando a mi hermana, recogiendo mi tenedor sólo
cuando ella lo hacía. Era tan extraño, considerando cuanto tiempo hacía desde que no había
recibido ninguna señal de Cora. Sin embargo, había habido un tiempo en que ella me había
enseñado todo, así que tal vez, como tantas otras cosas, esto era sólo instinto.

"Así que mañana," dijo J amie, su voz fuerte y alegre, "vamos a inscribirte en la escuela.
Cora tiene una reunión, así que estaré llevándote a mi vieja tierra."

Levanté la vista. "¿No voy a J ackson?"

"Fuera de distrito," dijo Cora, agarrando un pepino con el tenedor. "E incluso si tenemos
una excepción, el viaje es demasiado largo.”

"Pero es mediados de semestre," le dije. Vi un destello de mi casillero, el proyecto de
biología que acababa de dejar la semana anterior, todo ello, al igual que mis cosas en la
casa amarilla, acaba de abandonarlas. Tragué, tomando un respiro. "No puedo dejarlo
todo."

"Está bien," dijo J amie. "Vamos a conseguir que todo se resuelva mañana."

"No me importa un largo viaje en autobús," dije yo, avergonzada por cuan tensa sonaba mi
voz, traicionando el nudo que se había levantado en mi garganta. Era tan ridículo que
después de todo lo que había sucedido, estuviera llorando por la escuela. "Puedo
levantarme temprano, estoy acostumbrada a ello."

"Ruby." Cora dirigió sus ojos hacia mí. "Esto es lo mejor. Perkins Day es una excelente
escuela."

"¿Perkins Day?” dije. "¿Hablas en serio?"

"¿Qué hay de malo con Day?" preguntó J amie.

"Todo," le dije. Me miró sorprendido, luego herido. Genial. Ahora estaba apartando a la
única persona que realmente tenía a mi lado en esta casa. "No es una mala escuela," le dije.
"Es sólo… no voy a encajar con nadie ahí."

Esta era una subestimación masiva. Durante los últimos dos años, yo había ido a J ackson
High, la escuela más grande en el condado. Atestada, insuficientemente financiada, y con la
mitad de tus clases en casas rodantes, sólo sobreviviendo un año, era considerado un
símbolo de honor, sobre todo si eran como yo y no corrían exactamente con la mayoría de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
16
la multitud de académicos.

Después de de habernos mudado tanto con mi mamá, J ackson fue el primer lugar en el que
había pasado años consecutivos en mucho tiempo, así que incluso si era un hoyo total de
mierda, seguía siendo familiar. A diferencia de Perkins Day, la escuela privada de élite
conocida por su equipo de lacrosse, estelares calificaciones de SAT, y el hecho de que el
aparcamiento de los estudiantes presentaba más lujo en automóviles que un concesionario
de automóviles europeos. El único contacto que hemos tenido con los chicos de Perkins
Day era cuando se sentían como en las fiestas de los barrios bajos. Incluso entonces, a
menudo sus chicas se quedaban en el coche, el motor en marcha y la radio encendida, los
cigarrillos colgando por la ventana, demasiado buenas para venir incluso al interior.

J usto mientras pensaba esto, J amie de repente empujó su silla hacia atrás, saltando a sus
pies. "¡Roscoe!" dijo. "¡Espera! ¡La puerta para perros!"

Pero ya era demasiado tarde. Roscoe, después de haber despertado en algún momento en su
cama, ya estaba levantando la pierna contra el lavavajillas. Traté de tener una mejor visión
de él, pero sólo capté una visión fugaz antes de que J amie se moviera a través del piso,
tomándolo a mitad de camino, y luego llevándolo, goteando todavía, y arrojándolo fuera
por la pequeña solapa en la parte inferior de las puertas francesas de enfrente.

Luego miró a Cora, y al ver su expresión pétrea, salió, la puerta se cerró con un clic a sus
espaldas.

Cora se puso una mano en la cabeza, cerrando los ojos, y me pregunté si debería decir algo.
Sin embargo, antes de que pudiera, ella empujó su silla y caminó a recoger el rollo de
toallas de papel, luego desapareció detrás de la isla de la cocina, donde podía oír su
limpieza de lo que Roscoe había dejado atrás.

Sabía que probablemente debía ofrecer mi ayuda. Sin embargo, sentada sola en la mesa,
todavía estaba fuera de forma con la idea de estar en el Perkins Day. Como si todo lo que
hiciera estuviera lanzándome a una casa de lujo y a una escuela de lujo y de alguna manera
sólo se arreglaría, de la misma manera en que Cora claramente se había arreglado cuando
ella me dejó a mí y a mi mamá detrás todos esos años. Pero no éramos las mismas, no en
ese entonces, y especialmente no ahora.

Sentí que se me hacía un nudo en el estómago, y extendí la mano, apretando los dedos
sobre la llave alrededor de mi cuello. Cuando lo hice, alcance a ver mi reloj, la luz de arriba
brilló en la superficie, y me sentí relajar. Cinco horas, quince minutos, pensé. Entonces cogí
mi tenedor y terminé mi cena.

Seis horas y cincuenta largos minutos más tarde, estaba empezando a preocuparme de que
mi cuñado—El Mejor Hombre en el Mundo y Amante de las Criaturas Incontinentes—
también fuera un insomne. Calculando que eran de los tipos de ir temprano a la cama, me
había ido a mi cuarto a "dormir" a las nueve y media. Efectivamente, habia oído a Cora
subir unos cuarenta minutos más tarde, por el relleno más allá de mi habitación a la suya
propia, que se encontraba en el extremo opuesto del piso. Su luz se apagó a las once, en el
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
17
punto en que empecé la cuenta regresiva, esperando a que J amie se reuniera con ella. No lo
hizo. De hecho, en todo caso, había más luces en la planta baja ahora de lo que había
habido antes, a través del patio trasero, aún cuando las casas que nos rodeaban se
oscurecían, una por una.

Ahora había estado sentada allí durante casi cuatro horas. No quería encender una luz, ya
que se suponía que era tiempo de estar dormida, por lo que había pasado el tiempo tumbada
en el cama, mis manos cruzadas sobre mi estómago, mirando al techo y preguntándome
¿qué diablos estaba haciendo J amie? La verdad sea dicha, no se diferencia tanto de las
noches hace unas semanas, cuando la energía había sido cortada temporalmente en la casa
amarilla. Por lo menos allí, sin embargo, me podía fumar un cuenco
7
Agachándome, agarré mi bolso, abrí lentamente la puerta, dando un paso al pasillo y
pegándome a la pared hasta que llegué a la escalera.

Abajo, en el pasillo de la entrada conseguí mi primer golpe de suerte en días: la alarma no
estaba activada. Gracias a Dios.

Cogí la perilla, a continuación, abrí la puerta, deslizando la mano con la bolsa primero.
Estaba a punto de traspasar el umbral cuando oí el silbido.

Era alegre, y una melodía que reconocí—de algunos versos de un comerciales. Detergente,
tal vez. Miré a mí alrededor, preguntándome qué clase de compañía tendría en una calle de
la subdivisión a la una y media de la mañana. Pronto, obtuve mi respuesta.

"¡Buen chico, Roscoe! ¡Buen chico!"

Me quedé helada. Era J amie. Ahora lo veía, venía del otro lado de la calle con Roscoe, que
acababa de levantar la pierna en un buzón, caminaba delante de él con una correa. Mierda,
pensé, preguntándome si estaba lo suficientemente lejos para no ver si me volteaba en la
dirección contraria, esquivando las farolas.
o tomar unas pocas
cervezas para mantener las cosas interesantes. Aquí, no había más que la oscuridad, el calor
apagado y encendido—después de cronometrarlos—decidí que fuera a intervalos aleatorios,
y surgiendo con posibles explicaciones para la extraña luz brillante que era visible en el
otro extremo del patio. J usto las había reducido a extraterrestres o algún tipo de fenómeno
celestial neo-suburbano, cuando de repente, la ventana de la planta baja quedó a oscuras.
Por fin, J amie se iba a la cama.

Me senté, cepillando mi pelo con los dedos, y escuché. A diferencia de la casa amarilla, que
era tan pequeña y de paredes delgadas que se podía oír a alguien voltearse en la cama a dos
habitaciones más allá, el palacio de Cora era difícil de controlar en términos de actividad y
movimiento. Me acerqué a mi puerta, abriéndola lenta y ligeramente. A lo lejos, escuché
pisadas y una puerta cerrándose. Perfecto. Él estaba adentro.


7
En el original smoke a bowl; bowl o cuenco vendría a ser el espacio que hay en una pipa donde se inserta la
marihuana.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
18
Después de un cálculo rápido, me decidí a ir alrededor de la casa en su lugar.

Lo podía oír silbar otra vez mientras saltaba frente a la escalinata y corría por la hierba,
esquivando un grifo de riego y yendo hacia el patio trasero.

Allí, me dirigí a esa luz que había estado estudiando antes, ahora esperando que fueran
extraterrestres, o algún tipo de agujero negro, cualquier cosa que me llevara lejos.

En su lugar, encontré una valla. Arrojé mi bolsa sobre ella y me preguntaba cuales eran mis
posibilidades para seguir, por no hablar de qué encontraría allí, cuando oí un ruido
estrellarse detrás de mí. Cuando me volví, vi a Roscoe salir de su puerta para perros.

Al principio, sólo estaba olfateando el patio, con la nariz pegada al suelo, yendo en
círculos. Pero luego se detuvo de pronto, con la nariz en el aire. Uh-oh, pensé. Yo ya estaba
llegando arriba, agarrando la parte superior de la valla y esforzándome por tratar y tirar de
mí otra vez, cuando empezó a ladrar y salió disparado como una bala derecho hacia mí.

Di lo que quieras sobre perros pequeños, pero pueden moverse. En cuestión de segundos,
había cubierto el gran patio entre nosotros y fue hasta mis pies, ladrándome mientras
colgaba de la cerca, mi tríceps y bíceps ya quemaban.

“Shhh,” le siseé, pero por supuesto esto sólo lo hacía ladrar más. Detrás de nosotros, en la
casa, una luz se encendió, y pude ver a J amie en la ventana de la cocina, mirando hacia
afuera.

Traté de subirme más, trabajando para conseguir un mejor agarre. Me las arreglé para poner
un codo encima, izándome lo suficiente como para ver que la fuente de luz que había
estado viendo no era en absoluto de otro mundo, sino de una piscina. Era grande e
iluminada y, me di cuenta, ocupada por una figura cortando a través del agua haciendo
vueltas.

Mientras tanto, Roscoe seguía ladrando, y mi maleta estaba ya en el patio de esta extraña
persona, lo que significa que no había más remedio que unirme a él o arriesgarme a ser
atrapada por J amie. Forzándome, me tiré hacia arriba así que estaba colgada encima de la
valla, y traté de lanzar una pierna al otro lado. No hubo suerte.

"¿Roscoe?” Oí a J amie gritar desde el patio. "¿Qué tienes allí, muchacho?”

Volví la cabeza, mirándolo hacia atrás, preguntándome si podía verme. Supuse que tenía
unos cinco segundos, si Roscoe no se callaba, antes de que se dirigiera a ver lo que su perro
había ahuyentado. O encontrado. Otros quince, mientras que él cruzara el patio, entonces
tal vez un minuto antes de que él lo pusiera todo junto.

"¿Hola?"

Estaba tan ocupada haciendo todos estos cálculos que no había notado que la persona que
había estado nadando, en algún momento, se detuvo. No sólo eso, sino que ahora estaba en
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
19
el borde de la piscina, mirándome. Era difícil distinguir sus facciones, pero quien quiera
que fuera, era claramente masculino y sonaba muy amigable, teniendo en cuenta las
circunstancias.

“Hola,” murmuré de regreso.

"¿Roscoe?" gritó J amie otra vez, y esta vez, sin siquiera voltear alrededor, pude oír que él
se estaba moviendo, acercándose. A menos que tuviera una explosión de fuerza
sobrehumana o un agujero negro se abriera y me tragara completamente, necesitaba un plan
B, y rápido.

"¿Tú…?" dijo el chico en la piscina, alzando la voz para hacerse oír sobre Roscoe, que
seguía ladrando.

“No,” le dije mientras relajaba mi apretón. Su rostro desapareció cuando me deslicé por mi
lado de la cerca, cayendo sobre mis pies con unos pocos segundos de sobra antes de que
J amie apareciera debajo de la fila de pequeños árboles en el borde del patio y me viera.

"¿Ruby?" dijo. "¿Qué estás haciendo aquí?"

Se veía tan afectado que por un momento, sentí una punzada de culpabilidad. Como si lo
hubiera defraudado o algo así. Lo cual era ridículo; ni siquiera nos conocíamos el uno al
otro. “Nada,” le dije.

"¿Está todo bien?" Levantó la vista hacia la valla, luego de nuevo a mí, mientras Roscoe,
quien finalmente se había callado, olfateaba alrededor de sus pies, produciendo ruidos de
resoplidos.

“Sí,” dije. Estaba haciendo un punto para hablar despacio. Con calma. El tono lo es todo.
“Yo justo estaba...”

La verdad era que en ese momento, no sabía lo que tenía previsto decir. Sólo esperaba que
un pretexto plausible saliera de mi boca, lo cual, teniendo en cuenta mi suerte hasta ahora,
era ciertamente una remota posibilidad. No obstante, iba a ir a por ello. Pero antes de que
pudiera abrir la boca, se produjo un ruido desde el otro lado de la valla, y un rostro apareció
por encima de nosotros. Era el chico de la piscina, quien, con esta mejor luz, ahora pude ver
era de mi edad. Tenía el pelo rubio y mojado, y había una toalla alrededor de su cuello.

"J amie," dijo. "Hey. ¿Qué sucede?"

J amie lo miró. “Hey,” respondió. Para mí, dijo, "Así que... ¿conociste a Nate?”

Lancé una mirada al chico. Oh, bueno, pensé. Es mejor de lo que había previsto. "Sí."
Asentí. "Yo justo estaba…"

"Ella vino a decirme que mi música estaba demasiado alta," el chico— ¿Nate? —le dijo a
J amie.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
20

A diferencia de mí, él no parecía estar esforzándose en lo más mínimo, sosteniéndose sobre
la parte superior de la valla. Me pregunté si él estaba de pie sobre algo. Para mí él agregó:
"Lo siento. La subí para poder oírla bajo el agua."

“De acuerdo,” dije. "Yo sólo... no podía dormir." A mis pies, Roscoe de pronto tosió,
expulsando algo. Todos lo miramos, y luego dijo J amie lentamente: "Bueno... Es tarde.
Tenemos un largo día mañana, así que..."

“Sí. Debo ir a la cama, también," dijo Nate, alcanzando un borde de la toalla levantándolo y
limpiando su rostro. Tenía que estar en una silla o algo así, pensé. Nadie tiene ese tipo de
fuerza en la parte superior del cuerpo. "Gusto en conocerte, Ruby."

“Igualmente,” le respondí.

Saludó a J amie, y luego se perdió de vista. J amie me miró por un momento, como si
todavía tratara de descifrar lo que había sucedido. Traté de no flaquear mientras continuaba
estudiando mi cara, sólo relajándome una vez que había deslizado sus manos en los
bolsillos y comenzó cruzar a través del césped, Roscoe caminando alrededor de sus talones.

Había llegado a la línea de árboles, tras él, cuando oí un “¡Pssst!" detrás de mí. Cuando me
di la vuelta, Nate había empujado parte de la valla abriéndola y pasado a través de ella mi
bolsa. "Puede ser que necesites esto," dijo.

Como si supusiera que debía estar agradecida. Increíble, pensé mientras me acercaba,
recogiendo la bolsa.

"Entonces, ¿para qué es?"

Miré hacia él. Tenía la mano en la puerta y se había puesto una camiseta oscura, y su
cabello estaba empezando a secarse ahora, sobresaliendo ligeramente. En la vacilante luz de
la piscina cercana al fin pude distinguir su rostro lo suficiente para ver que era algo así
como lindo, pero de una manera de chico rico, y todo atlético y de bordes lisos, no mi tipo
en absoluto. "¿Qué?" Le dije.

"La llave.” Señaló a mi cuello. "¿Para qué es?"

J amie iba entrando a la casa ahora, dejando la puerta abierta para mí detrás de él. Extendí la
mano, entrelazando los dedos alrededor de la cadena colgando.

“Nada,” le dije.

Moví mi bolso detrás de mí, manteniéndolo en mi sombra mientras me dirigía a través del
césped a la puerta de atrás. Tan cerca, pensé. Una valla más corta, un perro más gordo y
todo sería distinto. Pero no siempre era así. Nunca es algo muy grande lo que cambia todo,
sino los pequeños detalles, ajustando irrevocablemente el balance del universo, mientras
que estás ocupado concentrándote en la gran imagen.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
21

Cuando llegué a la casa, no había señales de J amie o Roscoe. Aún así, me imaginé que no
valía la pena correr el riesgo de traer mi bolsa al interior, y desde que el balcón estaba
demasiado alto para tirarlo, decidí simplemente guardarlo en alguna parte y volver a bajar
por ella en un par de horas cuando la costa estuviera despejada. Así que la metí al lado de la
parrilla, luego me deslicé en el interior cuando las luces brillantes de la piscina de Nate se
apagaron, dejando a oscuras todo entre su casa y la nuestra.

No vi otra vez a J amie cuando subí las escaleras hasta mi cuarto. Si lo hubiera hecho, no
estaba segura de lo que le hubiera dicho. Tal vez había caído en mi endeble excusa,
ayudada e instigada por un chico de alberca que se encontraba en el perfecto lugar en lo
que, para mí de todos modos, resultó ser un mal momento. Era posible que él fuera ése
crédulo. A diferencia de mi hermana, que sabía de desapariciones y podría detectar una
mentira, incluso una buena, a una milla de distancia. Ella también probablemente habría
provisto el impulso feliz que necesitaba sobre esa valla, o al menos señalado el camino
hacia la puerta, aunque sólo fuera para librarse de mí de una vez por todas.

Esperé una hora completa para bajar las escaleras. Cuando abrí lentamente mi puerta, sin
embargo, allí estaba mi bolsa, asentada justo a mis pies. Parecía imposible que yo no
hubiera oído a J amie dejarla allí, pero lo había hecho. Por alguna razón, me hizo sentir peor
de lo que me había sentido durante todo el día, avergonzada de una manera que no podía
incluso explicar cuando me agaché, tirando de ella dentro conmigo.





















Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
22
Capítulo Dos

Traducido por Maka.mayi y Annae
Corregido por Moshalutz


Mi madre odiaba trabajar. Lejos de ser una empleada modelo, nunca había tenido un
empleo, al menos en mis recuerdos, que realmente disfrutara. En cambio, en nuestra casa,
el trabajo era una palabra de siete letras, el fin oficial de los buenos tiempos, algo para ser
temido y maldecido y, cuando fuera posible, evitado.

Las cosas podrían haber sido diferentes si ella estuviera calificada para tener una glamorosa
ocupación como agente de viajes o diseñadora de modas. En su lugar, debido a las
elecciones que había hecho, como también algunas circunstancias ajenas a su voluntad,
siempre había estado en bajo nivel, con un salario mínimo, beneficio sólo-si-eras-muy-
afortunada, esa clase de trabajo: camarera, vendedora al por menor, tele operadora,
trabajadora temporal. Fue por eso, que cuando la contrataron en el Commercial Courier,
pareció una cosa buena. Claro, no era glamoroso. Pero al menos era diferente.

El Commercial Courier
8

8
Mensajero Comercial.
se llamaba a sí mismo un “servicio de entrega de todo propósito",
pero su negocio principal venia del equipaje perdido. Tenían una pequeña oficina en el
aeropuerto, donde las bolsas que habían sido encaminadas a la ciudad equivocada o puestas
en el avión equivocado, eventualmente terminarían, momento en el que uno de los
mensajeros los entregará a su destino apropiado, ya sea un hotel o a la casa del propietario
de la bolsa.

Antes de Commercial, mi mamá había estado trabajando como recepcionista en una oficina
de seguros, un trabajo que odiaba, ya que requería las dos cosas que odiaba por encima de
todo: levantarse temprano y tratar con gente. Cuando sus jefes la dejaron ir después de seis
meses, había pasado un par de semanas durmiendo y refunfuñando hasta que finalmente se
acercó a los clasificados, donde vio el anuncio de Commercial. SE NECESITAN
CONDUCTORES DE ENTREGAS, decía. TRABAJ O INDEPENDIENTE, DIAS O
NOCHES. Ella nunca hubiera llamado a cualquier trabajo perfecto, pero sólo a primera
vista, parecía muy cerca. Así que llamó y fijó una entrevista. Dos días más tarde, tenía un
trabajo.

O, lo teníamos. La verdad era, que mi mamá no era una muy buena navegadora.
Sospechaba que era un poco disléxica, ya que siempre estaba mezclando su derecha e
izquierda, algo que sin duda habría sido un problema para un trabajo que se basa casi
exclusivamente en seguir direcciones de manejo por escrito. Sin embargo,
afortunadamente, su turno no se iniciaba hasta las cinco de la tarde, lo que significaba que
yo podía ir junto con ella, un arreglo que yo había supuesto en un principio sólo iba a durar
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
23
los primeros días, hasta que lograra que las cosas se inclinaran. Por el contrario, nos
convertimos en compañeras de trabajo, ocho horas al día, cinco días a la semana, sólo ella y
yo en su destartalado Subaru, reuniendo a las personas con sus posesiones.

Nuestras noches siempre comenzaban en el aeropuerto. Una vez que las bolsas eran
apiladas e introducidas en el coche, ella echaba mano sobre la hoja de direcciones, y
partíamos, llegando primero a los hoteles en las inmediaciones, antes de aventurarnos más a
barrios y casas individuales.

La gente tenía una de dos reacciones cuando llegábamos con su equipaje perdido.

O estaban muy contentos y agradecidos, o escogían echarle la culpa, literalmente, al
mensajero, sacando su ira de toda la industria aeronáutica hacia nosotros. La mejor táctica,
aprendimos, era la empatía. "No lo sé," decía mi mamá: sosteniendo su portapapeles para la
firma de la persona, mientras despotricaba acerca de tener que comprar artículos de tocador
o ropa nueva en una ciudad extraña. "Es una atrocidad."

Por lo general, esto era suficiente, ya que era a menudo más de lo que las líneas aéreas
habían ofrecido, pero de vez en cuando alguien se iba por encima y más allá, siendo un
cabrón total, momento en que mi mamá sólo dejaba caer la bolsa a sus pies, se volteaba y
caminaba de regreso al coche, haciendo caso omiso de lo que le gritaban. "Es el karma," me
decía mientras nos alejábamos. "Mira. Apuesto a que estaremos aquí de nuevo antes de
darnos cuenta."

Los hoteles eran mejores, ya que sólo teníamos que hacer frente a los botones o
recepcionistas del personal. Nos ofrecían algún tipo de gratificación por proveerlos a
principios de nuestra ruta, y nos convertimos en clientes regulares de todos los bares de los
hoteles, cogiendo una hamburguesa rápida entre entregas.

Al final del turno, por lo general las carreteras se habían despejado, y éramos a menudo el
único coche atravesando las crestas de las colinas silenciosas en las subdivisiones oscuras.
Así de tarde, la gente a menudo no quiere ser molestada por nosotras tocando el timbre, por
lo que dejaban una nota sobre la puerta de su casa que nos pedía que dejáramos caer la
bolsa en el porche, o nos decían, cuando llamábamos para confirmar la entrega, que sólo
abriéramos el maletero de su coche y lo dejáramos allí. Estos eran siempre los más extraños
viajes para mí, cuando era medianoche o incluso más tarde, y llegábamos hasta una casa
oscura, tratando de no hacer ruido. Como un robo a la inversa, arrastrándonos alrededor
para dejar algo en lugar de tomarlo.

Con todo, también había algo tranquilizador acerca de trabajar para Commercial, casi
esperanzador. Como el que las cosas que estaban perdidas pudieran ser encontradas de
nuevo.

Mientras nos alejábamos, siempre intenté imaginar lo que sería abrir tu puerta para
encontrar algo que habías dado por perdido. Tal vez había visto lugares que tu nunca habías
visto, sido desviado y pasado a través de tantas manos extrañas, pero aún así, de alguna
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
24
manera, había encontrado el camino de regreso a ti, todo incluso antes de que el día
comenzara.

Esperaba dormir de la misma manera en que lo había hecho en Poplar House—apenas y
mal—pero en cambio me desperté con un sobresalto cuando J aime llamó a mi puerta a la
mañana siguiente, diciendo que estaríamos saliendo en una hora. Había estado tan fuera de
ello que en un principio ni siquiera estaba segura de donde estaba. Sin embargo, una vez
que distinguí la claraboya sobre mi cabeza, con sus pequeñas persianas, todo volvió a mí:
Cora. Mi casi escapada.

Y ahora, Perkins Day. Sólo tres días antes, había estado manejándome como mejor podía
en la casa amarilla, trabajando para Commercial, y yendo a J ackson. Ahora, aquí, todo
había cambiado de nuevo. Pero estaba comenzando a acostumbrarme a eso ahora.

Cuando mi mamá se largó por primera vez, no creí que fuera para bien. Supuse que ella
acababa de salir en una de sus aventuras, las cuales sólo duraban lo que le tomaba quedarse
sin dinero o sin acogida, unos pocos días como máximo. El primer par de veces que había
hecho esto, yo había estado muy preocupada, luego abrumadoramente aliviada cuando
regresaba, acribillándola a preguntas sobre dónde había estado, lo cual la irritaba sin fin.
"Sólo necesitaba un poco de espacio, ¿de acuerdo?" Ella me decía, molesta, antes de irse a
su cuarto para dormir—algo que, por su mirada, no había hecho demasiado durante el
tiempo que había estado fuera.

Me tomó otro par de sus desapariciones—cada una unos días más tarde que la última—
antes de darme cuenta que esta era exactamente la forma en como no debía reaccionar,
haciendo una gran cosa de ello. En su lugar, adopté una actitud más indiferente, como si no
me hubiera realmente dado cuenta de que ella había estado fuera. Mi madre había sido
siempre independiente—suya, mía, y nuestra. Era un montón de cosas, pero pegajosa
9

9
Se refiere a esas madres que andan pegadas a sus hijos y son sobreprotectoras.

nunca había sido ninguna de ellas. Por descontado, decidí, ella me estaba enseñando acerca
de cuidarme a mí misma. Sólo una persona débil necesitaba a alguien todo el tiempo. Con
cada desaparición, se probaba más fuerte a sí misma; esto era para mí, en cómo me
comportaba, al hacer lo mismo.

Después de dos semanas sin noticias de ella, finalmente me obligué a ir a su habitación y
mirar a través de sus cosas. Efectivamente, su alijo de emergencia—trescientos dólares en
efectivo, la última vez que había comprobado—no estaban, al igual que los certificados de
sus bonos de ahorro, su maquillaje, y, más elocuente, su traje de baño y su traje de verano
preferido. Donde quiera que se dirigiera, hacía calor.

No tenía ni idea de cuándo se había ido de verdad, ya que no habíamos estado viéndonos
exactamente. No habíamos estado exactamente juntas, tampoco. Pero ese otoño, el enfoque
de no intervención que habíamos cultivado tanto se había desbordado de tan sólo unos días
aquí y allí para todo el tiempo. Además, ella había dejado de ir a trabajar—dormía cuando
me iba para la escuela en la mañana, dormía cuando volvía y me dirigía a Commercial, y
salía por lo general una vez que regresaba después de que todas las reparticiones fueran
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
25
hechas—no era como sí tuviéramos muchas oportunidades para hablar. Además, las raras
ocasiones en que ella estaba en casa y despierta, no estaba sola.

La mayoría de las veces, cuando veia el viejo Cadillac destartalado de su novio Warner en
el camino de entrada, aparcaba y luego caminaba en torno a la ventana de mi habitación, la
cual mantenía sin seguro, y me iba por ese camino. Eso significaba que tenía que lavarme
los dientes con agua embotellada, y lavar mi rostro estaba fuera de cuestión, pero estos eran
precios bajos que pagar para evitar a Warner, que llenaba la casa con su humo de pipa y
siempre parecía estar sudando todo lo que había bebido el día antes. Se echaba en el sofá,
cerveza en mano, sus ojos silenciosamente siguiéndome cada vez que tenía que cruzar
frente a él. Nunca había hecho nada para que lo pudiera señalar específicamente, pero creía
que esto no era por inocencia, sino por falta de oportunidades. No tenía la intención de
proporcionarle una.

Sin embargo, mi madre amaba a Warner, o al menos eso decía. Se habían conocido en
Halloran, el pequeño bar en la misma calle de la casa amarilla donde iba a veces para beber
cerveza y cantar karaoke. A diferencia de los otros novios de mi madre, Warner no era del
tipo carnoso y tosco-alrededor-de-los-bordes. En cambio, en su conjunto estándar de
pantalón oscuro, camisa barata, zapatos de cubierta, sombrero con insignia de capitán,
parecía que acababa de bajar de un barco, aunque no necesariamente uno bueno. No estaba
segura de si tenía un pasado náutico y estaba suspirando por él, o si estaba esperando uno
más adelante. De cualquier manera, le gustaba beber y parecía tener algo de dinero de
alguna parte, así que para mi mamá era perfecto.

En estos días, cuando pensaba en mi mamá, a veces me la imaginaba en el agua. Tal vez
ella y Warner habían llevado al viejo Cadillac todo el camino hacia Florida, como habían
hablado siempre de hacer, y ahora estaban en la cubierta de algún barco, flotando en el mar
abierto. Esta era al menos una imagen más bonita que la que en realidad sospechaba, lo
poco de negación que me permitía mi misma. No era como si tuviera un montón de tiempo
para las fantasías de todos modos.

Cuando ella se fue, era mediados de agosto, y yo todavía tenía nueve meses antes de
cumplir los dieciocho años y poder vivir sola legalmente. Sabía que tenía un reto por
delante.

Pero yo era una chica inteligente, y pensé que podía manejarlo. Mi plan era mantener el
trabajo en Commercial hasta que Robert, el propietario, captara la ausencia de mi mamá, y
en ese momento tendría que buscar otra cosa. En cuanto a pasar las facturas, ya que
nuestros nombres eran idénticos podía acceder a la cuenta de mi mamá por cualquier
cheque de pago—los cuales eran directamente depositados—y era capaz de obtenerlos.
Pensé que estaba bien, al menos por el momento. Mientras me mantuviera fuera de
problemas en la escuela, lo único que sabía a ciencia cierta volaría cubierta, nadie tenía que
saber que cualquier cosa era diferente.

Y ¿quién sabe? Incluso podría haber funcionado si la secadora no se hubiera roto. Pero
mientras mis planes a corto plazo pudieron haber cambiado, la meta a largo plazo seguía
siendo la misma que había sido por cuanto podía recordar: ser libre. No más dependiente o
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
26
ser un dependiente, sujeta a los capricho o antojos de mi madre, el sistema, o cualquier otra
persona, los albatros
10

10
Los albatros son aves en peligro de extinción. Creo que a eso se refiere, que los albatros dependen de los
demás para poder sobrevivir.
siempre pesando sobre el cuello de alguien. En realidad no importa
si cumplo el tiempo en la casa amarilla o en el mundo de Cora. Una vez que cumpla los
dieciocho años, me podría desconectar de todos y, finalmente, obtener lo que quería, que
era estar por mi cuenta, de una vez por todas.

Ahora hice lo mejor que pude con mi aspecto, teniendo en cuenta que estaba pegada con el
mismo par de pantalones vaqueros que había tenido durante dos días y un jersey que no me
había puesto en años. Aun así, pensé, tirando hacia abajo el borde del suéter, que era dos
tallas más pequeño, no era como que me importara impresionar a la gente de Perkins Day.
Incluso mi mejor material sería el peor de ellos.

Agarré mi mochila de la cama, y luego comencé a bajar por el pasillo. La puerta de la
habitación de Cora y J amie estaba entreabierta, y mientras me acercaba, pude oír un pitido
suave, metálico, demasiado silencioso para ser una alarma de reloj, pero similar en sonido y
en tono. Al pasar, miré dentro y vi a mi hermana acostada de espaldas, un termómetro
sobresaliendo de su boca. Después de un momento, lo sacó, entrecerrando los ojos hacia él
cuando el pitido paró. Me pregunté si estaba enferma. Cora siempre había sido como el
canario en la mina de carbón, el primero en coger cualquier cosa. Mi madre dijo que era
porque se preocupaba demasiado, que la ansiedad afectaba el sistema inmunológico. Ella
misma, clamó, no haber “tenido un resfriado en quince años," aunque me atreví a pensar
que esto era porque su propio sistema era de vinagre en lugar de calmado. De todos modos,
mis recuerdos de crecer con Cora eran del mismo color, ella siempre con varias
enfermedades: infecciones del oído, alergias, amigdalitis, erupciones cutáneas y fiebres
inexplicables. Si mi madre tenía razón y estaba el estrés relacionado con ello, yo estaba
segura de que podía culparme fuera lo que fuera por esta última enfermedad.


Abajo, en la cocina, encontré a J amie sentado en la isla, una laptop abierta por delante de
él, un teléfono celular pegado al oído. Cuando me vio, sonrió, y luego lo cubrió con una
mano. "Oye," dijo. "Cortaré en un segundo. Hay cereales y otras cosas sobre la mesa…
sírvete tu misma.”

Miré por encima, esperando ver una sola caja y un poco de leche. En cambio, había
diferentes tipos de cajas, la mayoría de ellas sin abrir, así como un plato de magdalenas,
una jarra de jugo de naranja y un tazón de vidrio grande de ensalada de frutas.

"¿Café?" Pregunté, y él asintió, señalando hacia el mostrador de enfrente, donde vi un pote
y algunas tazas puestas en frente de éste.

"... sí, pero eso es sólo el punto," J amie estaba diciendo mientras ladeaba la cabeza a un
lado, escribiendo algo en el teclado. "Si estamos hablando en serio acerca de considerar la
oferta, necesitamos al menos establecer ciertos parámetros para las negociaciones. Es
importante."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
27

Me acerqué a la cafetera, cogiendo una jarra y llenándola. En el portátil J amie, pude ver la
familiar portada de UMe.com, el sitio de redes que parecía como que todos, desde tu banda
favorita hasta tu abuela, lo habían conseguido en el último año más o menos. Yo tenia una
página, aunque debido al hecho de que no tenía acceso regular a una computadora, no la
había comprobado en un tiempo.

"Pero eso es sólo el punto," dijo J amie, haciendo clic en otra página. "Ellos dicen que
quieren preservar la integridad y la intención básica, pero tienen mentalidad corporativa.
Mira, sólo habla con Glen, ve lo que él dice. No, no esta mañana, tengo que ir a hacer algo.
Aunque voy a estar al mediodía. Está bien. Más tarde."

Hubo un pitido, y colgó el teléfono, recogiendo un bollo junto a él y tomando un bocado
justo cuando hubo un ping! en la pantalla, el sonido familiar de un nuevo mensaje en el
buzón de entrada de UMe. "¿Tienes una página UMe?" Le pregunté mientras me sentaba a
la mesa con mi café. Mi suéter se enrolló de nuevo, y le di otro tirón.

Me miró por un segundo. "Uh... sí. Lo tengo." Asintió con la cabeza hacia mi taza. "¿No
estás comiendo?"

"No me gusta desayunar," le dije.

“Ese chisme es una locura." Empujó la silla hacia atrás, acercándose a agarrar dos cuencos
de un gabinete cercano, luego se detuvo en la nevera, abriéndola y sacando un poco de
leche. "Cuando yo era un niño," dijo, acercándose y soltando todo sobre la mesa a mi lado,
"mi mamá nos hacía huevos o panqueques todas las mañanas. Con chorizo o tocino, y pan
tostado. Tienes que tener lo mismo. Es alimento para el cerebro."

Lo miré por encima de mi taza de café al tiempo que cogía una de las cajas de cereales,
rasgándolo para abrirla y llenar un recipiente. Luego añadió la leche, llenando
prácticamente hasta la parte superior, y lo dejó caer en un plato antes de añadir un bollo y
una colmada porción de ensalada de frutas. Estaba a punto de decir algo acerca de estar
impresionada con su apetito cuando empujó todo el asunto a través de la mesa para mí.
"Oh, no,” dije. “No puedo…"

"No tienes que comerlo todo," dijo, sacudiendo cereal en su propio tazón. "Sólo algo. Lo
necesitarás, confía en mí."

Le lancé una mirada cautelosa, luego bajé mi taza, recogí la cuchara y tomé un bocado. Al
otro lado de la mesa, con la boca llena de bollo, me sonrió. "Bueno, ¿no?"

Asentí justo cuando sonaba otro ping! de la computadora portátil, seguido inmediatamente
por uno más. J amie no pareció darse cuenta, en su lugar tomó un pedazo de piña con el
tenedor. “Entonces,” dijo, “gran día el de hoy."

“Supongo,” dije, tomando otro bocado de cereal. Odiaba admitirlo, pero ahora estaba
muriendo de hambre y tuve que trabajar para no tragar la comida sin parar. No podía
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
28
recordar la última vez que había tenido desayuno.

"Sé que una nueva escuela es difícil," me dijo mientras sonaban tres pings más en rápida
sucesión. Dios, era popular. "Mi papá estaba en el ejército. Ocho escuelas en doce años.
Apestaba. Siempre era el chico nuevo."

"¿Cuánto tiempo fuiste a Perkins Day?" Le pregunté, pensando que tal vez un breve
período explicaría lo que realmente le gustaba.

Ping. Ping. "Empecé como junior. Los mejores dos años de mi vida.

"En serio."

Levantó una ceja hacia mí, cogiendo un vaso y sirviéndose a sí mismo algo de jugo de
naranja. "Tú sabes," dijo, "Entiendo que no es a lo que estas acostumbrada. Pero tampoco
es tan malo como piensas."

Me retuve un comentario cuando cuatro mensajes más llegaron a la página, seguido de un
ruido detrás de mí. Me di la vuelta justo a tiempo para ver a Roscoe que serpenteaba a
través de la puerta para perros.

"Oye, amigo," dijo J amie cuando el animal se alejó trotando por delante de nosotros a su
cuenco de agua, "¿Cómo está el mundo exterior?"

La única respuesta de Roscoe fue un prolongado período de sorber, su cola golpeando en
contra del plato. Ahora que por fin tuve una oportunidad real para estudiarlo, vi que era
algo lindo, si te gustan los perros pequeños, lo que no me gustaba. Tenía que pesar bajo
veinte libras
11
, y era robusto, negro con el vientre y las patas blancas, las orejas empujando
hacia arriba. Además tenía una de esas narices respingonas, toda aplastada y deformada
hacia arriba, lo que supuse explicaba el sonido adenoideo
12

11
Aproximadamente nueve kilos.
que ya había llegado a ver
como su marca registrada. Una vez que hubo terminado de beber, eructó y luego se dirigió
hacia nosotros, deteniéndose en el camino a lamer un poco de migajas que cayeron de los
bollos.

Mientras miraba a Roscoe, el ordenador portátil de J amie se mantuvo sonando: tenían que
haber llegado por lo menos veinte mensajes en los últimos cinco minutos. "¿Deberías...
comprobar eso o algo así?" le pregunté.

"¿Comprobar qué?"

"La página,” dije, asintiendo con la cabeza hacia el portátil. "Sigues recibiendo mensajes."

"Nah, eso puede esperar." Su rostro se iluminó de repente. “Eh, ¡dormilona! Vas a llegar
tarde."
12
Se refiere a su ronquido.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
29

"Alguien le pegaba a la barra de repetición," mi hermana se quejó mientras entró, el pelo
mojado y vestida con pantalón negro y una blusa blanca, sus pies descalzos.

"La misma persona," dijo J amie, poniéndose de pie y reuniéndose con ella en la isla, "que
estuvo aquí una media hora por delante que tú."

Cora puso los ojos en blanco, lo besó en la mejilla y se sirvió una taza de café. Luego se
agachó, con la taza en la mano, para acariciar a Roscoe, que estaba rodeando sus pies.
"Deberían ponerse en marcha pronto," dijo. "Habrá tráfico."

"Caminos secundarios," dijo J amie con confianza mientras apartaba mi silla, tirando hacia
abajo mi suéter de nuevo antes de llevar a mi tazón vacío y plato al fregadero. "Solía ser
capaz de llegar al Day en diez minutos justos, incluyendo cualquier semáforo necesario."

"Eso fue hace diez años," le dijo Cora. "Los tiempos han cambiado."

"No mucho," dijo.

Su computadora portátil sonó otra vez, pero Cora, como él, no pareció darse cuenta. En
cambio, me estaba mirando mientras me inclinaba, deslizando mi plato en el lavavajillas.

"¿Tú...?” Dijo ella, luego se detuvo. Cuando alcé la mirada hacia ella, dijo, “Tal vez
deberías tomar prestado algo mío para usar."

“Estoy bien,” le dije.

Se mordió los labios, mirando directamente la franja de estómago expuesto entre dobladillo
de mi suéter y la hebilla en mis pantalones vaqueros que había estado intentando cubrir
toda la mañana. "Sólo vamos," dijo.

Subimos las escaleras en silencio, ella guiándome en el camino hacia su cuarto, el cual era
enorme, las paredes de un color azul claro y fresco. No me sorprendió ver que era ordenado
como un alfiler, la cama hecha con almohadas dispuestas de manera tan precisa que sólo
sabías que había un diagrama en un cajón de algún lugar cercano. Al igual que mi
habitación, había también un montón de ventanas y un tragaluz, así como un gran balcón
que conducía a una serie de pisos más abajo.

Cora cruzó la habitación, tomando un sorbo de la taza en su mano mientras se dirigía al
cuarto de baño. Fuimos más allá de la ducha, lavabos dobles, y un baño hundido en una
habitación más allá, que resultó no ser una habitación en absoluto, sino un armario. Un
armario enorme, con bastidores de ropa en dos paredes y estantes del techo al piso en la
otra. Por lo que pude decir, de las cosas de J amie—pantalones vaqueros, un par de trajes, y
un montón de camisetas y zapatillas de deporte—tomaba una fracción del espacio.
El resto era todo de Cora. Observé desde la puerta mientras ella se acercaba a un estante,
empujando a un lado algunas cosas.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
30
"Posiblemente necesites una camisa y un suéter, ¿verdad?" dijo, estudiando unas pocas
chaquetas de punto. "Tienes una chaqueta, estoy suponiendo."

"Cora."

Sacó un suéter, examinándolo. “¿Sí?”

"¿Por qué estoy aquí?"

Tal vez fue el espacio cerrado, o este período prolongado sin que J amie estuviera entre
nosotras. Pero cualquiera que fuera la razón, esta pregunta acababa de surgir de alguna
manera, tan inesperada para mí, como yo sabía que era para ella. Ahora que estaba fuera,
me sorprendió lo mucho que quería escuchar la respuesta.

Dejó caer su mano de la percha y luego se volvió hacia mí. "Porque eres una menor," dijo
ella, “y tu madre te abandonó."

"Estoy casi en los dieciocho años," le dije. "Y lo estaba haciendo bien por mi cuenta."

“Bien,” repitió ella, su expresión era plana. Al mirarla, me recordó lo muy diferentes que
éramos, yo pelirroja con la piel pálida y pecosa, como un contraste con su pelo negro y ojos
azules. Yo más era alta, con la figura delgada de mi madre, mientras ella era un par de
pulgadas más baja y más curvilínea. "¿Llamas a eso bien?"

“Tú no sabes,” dije. "No estabas allí."

"Sé lo que he leído en el informe," contestó ella. "Sé lo qué la trabajadora social me dijo.
¿Estás diciendo que esas cuentas no eran exactas?”

“Sí,” dije.

"Así que no estabas viviendo sin calefacción ni agua en una casa inmunda."

“Nop.”

Ella entrecerró los ojos hacia mí. “¿Dónde está mamá, Ruby?"

Tragué saliva y luego volví mi cabeza cuando alancé la llave presionándola en mi cuello
contra mi piel. "No me importa,” le dije.

“A mí tampoco,” respondió ella. "Pero el hecho es, ella se ha ido y tú no puedes estar por tu
cuenta. ¿Eso responde a tu pregunta?"

Yo no dije nada, y ella se volvió hacia la ropa, abriéndose paso entre ella. “Ya te dije, no
necesito tomar nada prestado," le dije. Mi voz sonaba alta y tirante.

"Ruby, vamos," dijo ella en tono cansado. Sacó un suéter negro de una percha, lo arrojó por
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
31
encima del hombro antes de moverse sobre el otro estante y coger una camiseta verde.
Entonces se acercó, empujando los dos hacia mí a su paso. "Y date prisa. Se necesitan al
menos quince minutos para llegar allí."

Luego regresó a través del cuarto de baño, dejándome atrás. Por un momento, me quedé
allí, estudiando en las ordenadas hileras de ropa, cómo sus camiseta estaban todas tan
dobladas, apiladas por color. Al mirar hacia abajo a la ropa que me había dado, me dije que
no me importaba lo que la gente en el Perkins Day pensara sobre mí o mi estúpido suéter.
Todo era sólo temporal de todos modos. Yo estando allí, o aquí. O en cualquier lugar, para
el caso.

Sin embargo, un momento después, cuando J amie gritó que llegó el momento de irnos, de
repente me encontré tirando de la camiseta de Cora, que era claramente cara y se ajustaba a
mí perfectamente, y luego su suéter, suave y cálido, sobre ésta. En mi camino a las
escaleras, con ropas que no eran mías, para ir a una escuela que nunca había pedido, me
detuve y me miré en el espejo del baño. No podías ver la llave alrededor de mi cuello:
colgaba demasiado abajo debajo de ambos cuellos. Pero si me inclinaba cerca, podía
distinguirla, enterrada en las profundidades. Fuera de la vista, difícil de reconocer, pero aún
capaz de ser encontrada, aunque si yo fuera la única que la buscaría alguna vez.

Cora estaba en lo cierto. Nos quedamos atascados en el tráfico. Después de toparnos todas
las luces rojas entre la casa y Perkins Day, logramos finalmente entrar en el
estacionamiento cuando la campana estaba sonando.

Todos los espacios de los visitantes estaban ocupados, por lo que J amie movió su pequeño
coche Audi- deportivo con todo el interior de cuero—a un puesto del lote de los
estudiantes. Miré a mi izquierda—suficientemente seguro, estacionado había un Mercedes
sedán que parecía nuevo. A nuestro otro lado había otro Audi, este un convertible de color
rojo brillante.

Mi estómago, que durante la mayor parte del viaje habia estado trabajando mucho en
rechazar el desayuno, ahora se convirtió en un apretón audible.

De acuerdo con el reloj del tablero, eran las 8:10, lo que significaba que en una decadente
clase a unas veinte millas
13

13
32 kilómetros aproximadamente.
de distancia, el Sr. Barrett-Hahn, el profesor del aula principal,
estaba comenzando su lenta lectura, en tono bajo de los anuncios del día. Esto sería
rotundamente ignorado por mis compañeros, que cinco minutos a partir de ahora saldrían
arrastrando los pies, voces elevándose, para abrirse paso a través de un corredor diseñado
para un cuerpo estudiantil de una fracción del tamaño de la actual hasta el primer periodo.
Me pregunté si mi profesora de inglés, la Sra. Valhalla—la de los pantalones vaqueros de
talle alto y sinfín de camisas polo de gran tamaño—sabía lo que me había pasado, o si sólo
asumió que había abandonado, como una buena cantidad de sus alumnos hizo durante el
curso del año. Habíamos estado a punto de empezar "Cumbres borrascosas", una novela
que había prometido sería una gran mejora con respecto a David Copperfield, a través de la
cual nos había arrastrado como una marcha fúnebre por las últimas semanas. Me estaba
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
32
preguntando si esto era sólo por hablar o la verdad. Ahora nunca lo sabría.

"¿Lista para hacer frente al pelotón de fusilamiento?”

Salté, sacudiéndome repentinamente de vuelta al presente y J amie, que había sacado las
llaves de encendido y ahora estaba allí sentado, expectante, con la mano en la manija de la
puerta.

"¡Ups. Mala elección de las palabras," dijo. "Lo siento." Empujó la puerta abriéndola y,
sintiendo un giro en mi estómago de nuevo, me obligué a hacer lo mismo. Tan pronto como
salí del coche, escuché otro sonido de campana.

"La oficina está ahí," dijo J amie cuando empezamos a caminar a lo largo de la línea de
coches. Señaló a un pasillo cubierto a nuestra derecha, más allá del cual había un gran
espacio verde, más visible en los edificios del otro lado. "Ese es el quad," dijo. "Las aulas
están a su alrededor. El auditorio y el gimnasio son los dos grandes edificios que ves allí. Y
la cafetería está aquí, la más cercana a nosotros. O al menos lo solía estar. Ha sido un
tiempo desde que tuve un sloppy joe
14

14
Sándwich hecho con carne de hamburguesa y salsa de tomate.
aquí."

Habíamos parado en un bordillo, en dirección a un edificio largo y plano, con un montón de
ventanas. Yo sólo lo seguía, agachándome bajo un alero, cuando escuché un sonido
familiar rat-a-tat-tat. Al principio, no pude localizarlo, pero luego me di la vuelta y vi un
viejo modelo Toyota golpeando en el estacionamiento, petardeo el motor. El coche de mi
madre hacía lo mismo, por lo general en los semáforos o cuando yo estaba intentando dejar
una bolsa en silencio en la casa de alguien a altas horas de la noche.

El Toyota, el cual era blanco con un hundido parachoques, zumbó más allá de nosotros, con
las luces de freno intermitentes, mientras entrababa en el aparcamiento de los estudiantes e
iba con prisa dentro de un espacio. Oí un portazo y luego pasos golpeando sobre el
pavimento. Un momento después, una chica negra con largas trenzas surgió, corriendo, con
una mochila sobre un hombro. Tenía un teléfono celular presionado en una oreja y parecía
estar llevando a cabo una animada conversación, incluso mientras saltaba de la acera,
yendo bajo la pasarela cubierta, y comenzaba a correr a toda velocidad a través del pasto.

"Ah, la tardanza. Me trae recuerdos," dijo J amie. "Pensé que podrías llegar en diez
minutos."

"Podría. Pero eran por lo general sólo cinco minutos hasta la campana."

Mientras alcanzábamos la entrada principal y él tiraba la puerta de vidrio abriéndola para
mí, no era consciente de la mezcla rancia de moho y desinfectante de J ackson, pero se me
hizo conocido por un olor limpio y fresco de pintura. En realidad, fue muy similar a la casa
de Cora, que era un poco inquietante.

"¡Sr. Hunter!" Un hombre con un traje estaba de pie justo en el interior. En cuanto nos vio,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
33
se dirigió hacia nosotros, extendiendo su mano. "El estudiante pródigo regresa a casa.
¿Cómo es la vida en las grandes ligas?"

"Grande," dijo J amie, sonriendo. Se estrecharon la mano. "Sr. Thackray, ella es mi cuñada,
Ruby Cooper. Ruby, este es el director Thackray."

"Mucho gusto," dijo Thackray. Su mano era grande y fría, envolviendo totalmente la mía.
"Bienvenida a Perkins Day."

Asentí con la cabeza, teniendo en cuenta que mi boca se había quedado completamente
seca. Mi experiencia con directores—profesores, terratenientes y policías—siendo como
era, no era tan sorprendente. Incluso sin una transgresión, el instinto mismo de lucha o
huída se imponía.

"Vamos a seguir adelante y conseguir que te instales, ¿de acuerdo?" dijo el Sr. Thackray,
liderando el camino por el pasillo y la vuelta de la esquina de una oficina grande. En el
interior, se sentó detrás de un escritorio de madera grande, mientras que J amie y yo nos
sentamos en las dos sillas en frente. A través de la ventana detrás de él, pude ver una gran
extensión de campos de fútbol llena de gradas. Había un hombre en un tractor cortacésped
conduciendo lentamente por un lado, su aliento visible en el aire frío.

El Sr. Thackray dio la vuelta, mirando por la ventana, también. "Se ve bien, ¿no? Todo lo
que nos falta es una placa en honor a nuestro generoso benefactor. "

"No hay necesidad de eso," dijo J amie, pasándose una mano por el pelo. Se echó hacia
atrás, cruzando una pierna sobre la otra. En sus zapatillas de deporte, pantalones vaqueros,
sudadera con capucha y cremallera, no parecía a diez años de la escuela secundaria. Dos o
tres, seguro. Sin embargo, no diez.

"¿Puedes creerlo?" dijo el Sr. Thackray a mí, moviendo la cabeza. "Dona un complejo de
fútbol completamente nuevo y ni siquiera nos deja darle crédito."

Miré a J amie. "Hiciste eso?"

"No es gran cosa," dijo, viéndose avergonzado.

"Sí, lo es," dijo el Sr. Thackray. "Por eso me gustaría que lo reconsiderara y nos dejaras
hacer pública su participación. Además, es una gran historia. Nuestros estudiantes pierden
más tiempo en UMe.com que en cualquier otro sitio, y su propietario dona parte de los
ingresos de nuevo a la educación. ¡No tiene precio!"

"El fútbol," dijo J amie, "no es precisamente la educación."

"El deporte es fundamental para el desarrollo del estudiante," dijo el Sr. Thackray.
"Cuenta."

Volví la cabeza, mirando a mi cuñado, recordando de pronto todos esos pings en su bandeja
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
34
de entrada de UMe.com. Podrías decir eso, había dicho él, cuando le pregunté si tenía una
página. Claramente, esto era un eufemismo.

"... toma unas pocas formas, y pondremos un horario establecido para usted," estaba
diciendo el Sr. Thackray. "¿Suena bien?" Me di cuenta, un tiempo demasiado tarde, de que
me había estado hablando a mí.

“Sí” dije. Entonces tragué. "Quiero decir, sí."

Él asintió, empujando hacia atrás su silla y poniéndose de pie. Al salir de la habitación,
J amie se echó hacia atrás, examinando la suela de una zapatilla de deporte. En el exterior,
el tipo de la segadora había terminado uno de los lados del campo y ahora se movía
lentamente por el otro.

"¿Tu...?" Le dije a J amie. Él miró hacia mí. "¿Eres el dueño de UMe?"

Dejó caer los pies. “Bueno... no exactamente. Soy yo y algunos otros chicos."

"Pero él dijo que eras el dueño,” señalé.

J amie suspiró. "Lo puse en marcha inicialmente," dijo. "Cuando estaba recién egresado de
la universidad. Pero ahora estoy más en una posición de supervisión."

Sólo lo miré.

"CEO
15

15
El que está a cargo de la compañía.
," admitió. “La cual es en realidad sólo una palabra grande, o un acrónimo muy
pequeño, en realidad, de supervisor".

"No puedo creer que Cora no me dijo," le dije.

"Ah, tu conoces a Cora." Sonrió. "A menos que trabajes ochenta horas a la semana en
salvar al mundo como lo hace, es difícil de impresionar."

Miré al tipo en la segadora de nuevo, viendo como él cortaba el pasto. "¿Cora salva al
mundo?"

"Lo intenta," dijo. "¿No te dijo acerca de su trabajo? ¿Abajo en la oficina del defensor
público?"

Negué con la cabeza. De hecho, ni siquiera sabía que Cora se había ido de la escuela Tolaw
hasta el día anterior, cuando el trabajador social de Poplar House le había preguntado qué
hacía para ganarse la vida. Lo último que sabía, era que estaba a punto de graduarse de la
universidad, y eso fue hace cinco años. Y sólo supimos eso porque, de alguna manera, un
anuncio de la ceremonia había hecho su camino hacia nosotras. Era en papel grueso, una
tarjeta con su nombre en él metido dentro. Me acordé de estudiar el sobre, preguntándome
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
35
por qué había aparecido después de tanto tiempo sin contacto. Cuando le pregunté a mi
mamá, ella se encogió de hombros, diciendo que la escuela las envía de forma automática.
Lo cual tenía sentido, puesto que para entonces, Cora había dejado claro que no quería
saber nada de nosotras en su nueva vida, y nosotras estábamos más que felices de
complacerla.

"Bueno," dijo J amie mientras una incomodidad palpable que se asentaba sobre nosotros, me
pregunté qué era exactamente lo que sabía acerca de nuestra familia, si tal vez mi existencia
había llegado como una sorpresa. Hable sobre el equipaje. "Supongo que ustedes dos tienen
mucho de que ponerse al día, ¿eh?"

Miré mis manos, sin decir nada. Un momento después, el Sr. Thackray volvió a entrar, con
un fajo de papeles en la mano, y empezó a hablar de las transcripciones y las horas de
crédito, este intercambio fue rápidamente olvidado. Sin embargo, más tarde, me lamenté de
no haber hablado, o al menos de intentar explicar que una vez había conocido Cora mejor
que nadie. Pero eso fue hace mucho tiempo, cuando ella no estaba tratando de salvar al
mundo entero. Sólo yo.

Cuando yo era niña, mi mamá solía cantar para mí. Siempre a la hora de acostarse, cuando
ella venia para decir buenas noches. Se sentaba en el borde de mi cama, cepillaba mi pelo
hacia atrás con los dedos, con un aliento de olor dulce (una "copa civilizada" o dos de vino
era su norma en ese entonces) mientras me besaba en la frente y me decía que iba a verme
por la mañana. Cuando ella trataba de salir, yo protestaba y pedía una canción. Por lo
general, si ella no estaba de muy mal humor, lo hacia.

En aquel entonces, yo pensaba que mi madre componía todas las canciones que cantaba
para mí, por lo que fue tan raro la primera vez que oí a una de ellas en la radio. Fue como
descubrir que una parte de ti no es tuya en absoluto, y me hizo preguntarme qué otra cosa
no podía reclamar. Pero eso fue después. En ese momento, sólo estaban las canciones, y
seguían siendo todas nuestras, de nadie más.

Las canciones de mi madre caían en tres categorías: canciones de amor, canciones tristes, o
canciones tristes de amor. Para ella no eran los finales edificantes. En cambio, yo me
quedaba dormida con "Frankie y J ohnny" y una historia de amor que ha ido muy mal,
"Don't Think Twice She's All Right" y una mala ruptura, y "Wasted Time" y alguien
mirando hacia atrás, llena de arrepentimiento. Pero fue "Angel from Montgomery", la
versión de Bonnie Raitt, la que más me hacía pensar en ella, entonces y ahora.

Tenía todo lo que a mi madre le gustaba en una canción—la angustia, la desilusión y la
muerte—toda relatada en la voz de una anciana, ahora sola, mirando hacia atrás sobre todas
las cosas que ella había tenido y perdido. No es que yo supiera esto; para mí eran sólo
palabras establecidas en una melodía bonita y cantada por una voz que me encantaba. Fue
sólo más tarde, cuando yacía en una cama diferente, oyéndola cantar hasta altas horas de la
noche a través de la pared, lo que me mantuvo preocupantemente despierta. Es curioso
cómo una canción hermosa podía contar una historia tan fea. Me pareció injusto, como un
truco.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
36
Si le preguntabas, mi madre diría que nada en su vida resultó de la forma en que lo había
planeado. Se suponía que debió ir a la universidad y luego casarse con su novio de
secundaria, Ronald Brown, el corredor del equipo de fútbol, pero sus padres decidieron que
se estaban poniendo demasiado serio y le hicieron romper con ella, justo antes de la
Navidad del año final. Con el corazón roto, había permitido que sus amigos la arrastraran a
una fiesta donde no conocía a absolutamente nadie y terminó atrapada y hablando con un
chico que estaba en su primer año en Middletown Tech, estudiando para ser ingeniero. En
una cocina repleta de botellas de cerveza, él le habló acerca de puentes colgantes y
rascacielos, "el milagro de las construcciones," todo lo que la aburría hasta las lágrimas. Lo
cual nunca explicó, al menos para mí, por qué terminó aceptando salir con él, luego de
dormir con él, lo que produjo a mi hermana, que nació nueve meses más tarde.

Así que a los dieciocho años, mientras que sus compañeros de clase se graduaban, mi
mamá estaba en casa con una hija pequeña y un nuevo marido. Sin embargo, si los álbumes
de fotos son una indicación, los primeros años no eran tan malos. Hay toneladas de fotos de
Cora: con un sunsuit
16

16
Prenda de vestir que consiste en pantalones cortos con un babero y correas en el hombro, usada por bebés y
niños pequeños.
, sosteniendo una pala, montado en un triciclo en un paseo. Mis
padres aparecen también, aunque no tan a menudo, y juntos en raras ocasiones. Sin
embargo de vez en cuando, hay una foto de ellos, mi mamá parece joven y hermosa con su
larga cabellera roja y la piel pálida, mi papá, de cabello oscuro con los brillantes ojos
azules, su brazo sobre el hombro o alrededor de su cintura.

Debido a que hay una brecha de diez años entre Cora y yo, siempre me pregunté si yo era
un error, o tal vez un último intento por salvar un matrimonio que iba ya cuesta abajo.
Cualquiera fuera la razón, mi papá se fue cuando yo tenía cinco y quince mi hermana.
Vivíamos en una casa real en un barrio real entonces, llegamos a casa de la piscina una
tarde para encontrar a mi madre sentada en el sofá, con una copa en mano. Por sí mismas,
ninguna de estas cosas eran sobresalientes. En aquel entonces, no tenía trabajo, y por lo
general mientras esperaba hasta que mi papá llegara a casa, ella misma se servía una copa,
comenzando a beber sin él. Sin embargo lo que notamos, de inmediato, era que había
música, y mi madre estaba cantando. Por primera vez, no fue muy relajante para mí. En
cambio, me sentía nerviosa, inquieta, como si el peso acumulado de todas esas canciones
tristes me estuvieran golpeando a la vez. A partir de entonces, su canto siempre fue una
mala señal.

Tenía vagos recuerdos de ver a mi padre después del divorcio. A veces nos llevaba a
desayunar los fines de semana o a una cena durante la semana. Nunca entró al interior de la
casa o fue hacia la puerta para llevarnos, en vez de eso simplemente se detenía en el buzón
y se sentaba ahí, tras el volante, mirando al frente. Como si no estuviera esperando por
nosotras, sino por cualquier persona, podría haber sido un extraño que se deslizaba a su
lado y hubiera estado bien. Tal vez fue debido a esta distancia, que siempre que intentaba
recordarlo ahora, era difícil imaginarlo. Hubo un par de recuerdos, como él leyéndome, y
observarlo asar carnes en el patio. Pero incluso con estas cosas, era como si incluso cuando
él estaba cerca, ya estaba lejos, una especie de fantasma.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
37
No recuerdo cómo ni por qué las visitas cesaron. No podía recordar una discusión o
incidente. Era como ellos pasaron y luego no lo hicieron. En sexto grado, debido a un
proyecto de árbol genealógico, pasé por un período del misterio donde su desaparición era
todo en lo que podía pensar, y finalmente me las arregle para saber por mi mamá que se
había mudado fuera del estado, a Illinois. Se había mantenido en contacto durante un rato,
pero después de volver a contraer matrimonio y un par de cambios de dirección había
desaparecido, dejándola sin ninguna manera de cobrar la manutención infantil, o apoyo
alguno. Más allá de eso, cada vez que la molestaba al respecto, dejaba en claro que no era
un tema que quería tratar. Con mi mamá, cuando alguien se iba, se había ido. Ella no perdía
ni un minuto pensando en ellos, y tú tampoco deberías.

Cuando mi papá se fue, mi madre lentamente comenzó a retirarse de mi rutina diaria—
despertarme por la mañana, alistarme para la escuela, caminar conmigo hasta la parada del
autobús, decirme que me lavara los dientes—y Cora intervino para tomar su lugar. Esto,
también, nunca se decidió o anuncio oficialmente. Sólo sucedió, de la misma manera en
que mi mamá sólo comenzó a dormir más, sonreír menos y cantar a altas horas de la noche,
su voz vacilante e inquietante y siempre encontrando una manera de llegar a mis oídos,
incluso cuando me apretaba contra la pared fuertemente e intenando pensar en algo,
cualquier otra cosa.

Cora se convirtió en mi constante, lo único con lo que podía contar que estuviera ahí y se
mantenía relativamente sin cambios, día tras día. Por la noche en nuestra habitación
compartida, a menudo tenía que estar despierta escuchando su respiración por un largo
tiempo antes de que pudiera conciliar el sueño yo misma.

"Shhh," la recordé diciendo mientras estábamos en camisones en nuestro dormitorio. Había
presionado la oreja contra la puerta, y yo había observado su rostro, prudente, mientras
escuchaba a mi madre moviéndose alrededor de la planta baja. De lo que ella escuchaba—
un encendedor abriéndose, luego cerrándose, cubos traqueteando en un vaso, el teléfono
siendo contestado o colgado—siempre indicaba si era seguro para nosotras aventurarnos a
cepillarnos los dientes o comer algo cuando mi mamá se había olvidado de la cena. Si mi
mamá estaba durmiendo, Cora tomaba mi mano y mientras pasábamos de puntillas junto a
ella a la cocina. Ahí sostendría una bandeja acrílica mientras ella rápidamente la apilaría
con leche y cereales, o mi favorito, pizzas de mollete inglés que ella hacía en el honor
tostador, moviéndose silenciosamente por la cocina mientras la respiración de mi madre se
elevaba y bajaba en la habitación de al lado. Cuando las cosas iban bien, volvíamos arroba
sin agitarla. Cuando no iban bien, se despertaba de una sacudida, sentándose con arrugas en
su rostro, su voz espesa mientras decía, “¿Qué están haciendo ustedes dos?”

"Está bien," decía Cora. "Sólo estamos buscando algo para comer."

A veces, si había estado lo suficientemente ida, eso era suficiente. Más a menudo, había
escuchado los resortes del sofá rechinar, sus pies golpeando el piso de madera, y era
entonces que Cora dejaba lo que estaba haciendo a la mitad—preparando un sándwich,
buscando a través del monedero de mamá por dinero para el almuerzo, empujando la
botella de vino, abierta y cubierta de sudor, más atrás en el mostrador—y hacía lo único
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
38
que asociaba más con ella que cualquier otra cosa.

Cuando mi madre se acercaba, molesta y por lo general estropeada para una pelea, mi
hermana siempre daba un paso frente a mí. En ese entonces, ella era por lo menos una
cabeza más alta, y recordé esto tan bien, el cambio repentino en mi perspectiva, de la vista
yendo de algo aterrador a algo que no lo era. Por supuesto, sabía que mi madre se acercaba
hacia mí, pero siempre mantuve mis ojos en Cora: el pelo oscuro, los ángulos agudos de sus
hombros, la forma, cuando las cosas estaban muy mal, ella extendía su mano hacia atrás
para encontrar la mía, cerrando los dedos alrededor de ella. Entonces ella sólo permanecía
ahí, lista para recibir el peso de loe fuera que viniera después, como la proa de un barco al
estrellarse directo a una ola enorme y dividirla en nada más que agua.

Debido a esto, Cora recibía la mayor parte de las bofetadas, las dos manos que la enviaban
a tropezar hacia atrás, los bruscos tirones en el brazo que dejaba rojas ronchas curvas, y,
más tarde, contusiones en forma de yemas de dedos. Las transgresiones siempre fueron
difíciles de entender, y por lo tanto aún más difíciles de evitar: porque estábamos
levantadas cuando no debíamos haberlo estado, que estábamos haciendo demasiado ruido,
dábamos las respuestas incorrectas a preguntas que parecían no ser las correctas. Cuando
todo terminaba, mi madre sacudía la cabeza y nos dejaba, volviendo a la cama o al
dormitorio, y yo siempre miraba a Cora, esperando a que ella decidiera lo que debía hacer a
continuación. Más a menudo que no, ella salía de la habitación, secándose los ojos, yo me
quedaba detrás de ella, sin hablar, pero pegada muy cerca, sintiéndome más segura, no solo
si ella estaba entre yo y mi mamá, sino entre yo y el mundo en general.

Más tarde, había desarrollado mi propio sistema para hacer frente a mi mamá, aprendiendo
a medir su estado de ánimo por el número de vasos o botellas que ya estaban en la mesa
cuando llegaba a casa, o la inflexión en su voz cuando decía las dos sílabas que componían
mi nombre. Me llevó algunos golpes también, aunque esto se hizo más raro, cuando llegué
a la escuela intermedia. Pero el mejor indicador siempre fue el canto, la única cosa que me
hizo dudar fuera de un marco de la puerta, colgado detrás de la luz. Tan hermosa como su
voz sonaba, abriéndose paso a lo largo de las melodías que me sabía de memoria, sabía que
había una fealdad potencial debajo.

Para entonces, Cora se había ido. Una gran estudiante, que había pasado la secundaria
trabajando en turnos en Taco Bell! para juntar dinero para la universidad y estudiando sin
parar, para mejorar sus posibilidades de recibir una de las varias becas que había solicitado.
Mi hermana no era nada si no dirigía y equilibrada siempre el caos que era nuestra vida con
un enfoque estricto y personal del orden y organización. Mientras que el resto de la casa
estaba constantemente polvorienta y desordenada, el lado de Cora es nuestra habitación
compartida estaba limpio como una patena, todo doblado y en su lugar. Sus libros estaban
alfabetizados, sus zapatos alineados en una fila, la cama siempre hecha, la almohada en un
ángulo perfectamente recto a la pared. A veces, sentada en mi cama, me gustaba mirar al
otro lado y sorprenderme por el contraste: era como una foto del antes y el después, o una
imagen de espejo inverso, lo mejor y lo peor, y viceversa.

Al final, recibió una beca parcial para la U, la universidad estatal de municipio más, y
aplicó a un préstamo estudiantil para cubrir al resto. Durante la primavera y el verano del
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
39
último año, después de que ella hubiera conseguido su aceptación, se produjo un cambio
extraño en la casa. Yo podía sentirlo. Mi hermana, que había pasado la mayor parte del año
pasado evitando por completo a mi madre—yendo de la escuela al trabajo a la cama y
viceversa—de repente pareció aflojar, volverse más ligera. La gente venía a recogerla en
las noches de fin de semana, sus voces se elevándose a través de las ventanas abiertas
cuando ella se metía en sus coches y se alejaban a toda velocidad. Chicas con voces
agradables y amigables llamado preguntando por Cora, quien contestaba el teléfono en el
baño, donde, incluso a través de la puerta, podía oír que su voz sonaba diferente al
contestarles.

Mientras tanto mi madre se volvió más tranquila, sin decir nada a Cora cuando traía a casa
las cajas para empacar para la escuela o limpiar su lado de la habitación. En cambio, se
sentaba en el porche durante esos largos crepúsculos de verano, fumando cigarrillos y con
la mirada perdida en el patio lateral. Nunca hablamos de que Cora se fuera, pero a medida
que se acercaba el día, ese cambio en el aire era cada vez más palpable, hasta que fue como
si pudiera ver a mi hermana yéndose de nosotras, retorciéndose, para soltarse y liberándose
minuto a minuto. A veces en la noche, me despertaba con un sobresalto, oteaba su forma
dormida a través la habitación y sólo fugazmente me sentía tranquila, sabiendo que el día
iba a llegar pronto, cuando no hubiera nada allí en absoluto.

El día que se fue, me desperté con dolor de garganta. Era un sábado por la mañana, y le
ayudé a llevar sus cajas y un par de maletas abajo. Mi madre se quedó en la cocina,
fumando un cigarrillo y en silencio, no miraba como acarreábamos las pocas pertenencias
de mi hermana, cargándolas en el maletero de un J etta que pertenecía a una chica llamada
Leslie a quien nunca había visto antes de ese día y nunca volví a ver.

"Bueno," había dicho Cora, mientras cerraba la puerta trasera, "supongo que eso es todo."

Miré hacia la casa, donde pude ver a mi mamá a través de la ventana del frente, pasando de
la cocina a la sala, luego de vuelta otra vez. Y aún con todo lo que había sucedido, recuerdo
que pensé que por supuesto ella no dejaría que Cora se fuera sin despedirse. Pero a medida
que pasaba el tiempo, no se acercó a la puerta o a nosotras, y después de un rato, incluso
cuando miraba fijamente, no pude verla en absoluto.

Cora, por su parte, estaba allí de pie, mirando hacia la casa, con las manos en los bolsillos,
me pregunté si ella estaba esperando, también. Pero luego dejó caer sus manos, dejando
escapar un suspiro. "Vuelvo en un segundo," dijo, y Leslie asintió con la cabeza. Entonces
las dos la observamos ir marchando lentamente y entrar a la casa.

No se quedó mucho tiempo, tal vez un minuto, o incluso dos. Y cuando ella salió, su cara
no parecía diferente. "Te llamaré esta noche," me dijo. Luego dio un paso adelante,
tirándome en un fuerte abrazo. Recordé pensar, mientras se alejaba, que mi garganta estaba
tan dolorida que seguramente estaría totalmente enferma en pocas horas. Pero no lo estaba.
A la mañana siguiente había desaparecido.

Cora llamó esa primera noche, como había prometido, y el siguiente fin de semana, ella
checaba y preguntaba cómo estaba. Ambas veces pude escuchar la charla de fondo, voces y
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
40
música, mientras me informaba que le gustaba su compañera de habitación y de sus clases,
que todo iba bien. Cuando me preguntó cómo estaba, yo quería decirle lo mucho que la
echaba de menos, y que mi mamá había estado bebiendo mucho desde que nos había
dejado. Ya que difícilmente hubiéramos discutido esto en voz alta cara a cara, sin embargo,
traerlo a colación por teléfono parecía imposible.

Nunca pidió hablar con mi madre, y mi mamá ni una sola vez contestó cuando llamó. Era
como si su relación hubiera sido un acuerdo comercial, vinculada por contrato, y ahora el
contrato había expirado. Al menos esa era la manera en que yo lo veía, hasta que nos
mudamos un par de semanas más tarde y mi hermana dejó de llamar por completo. Luego
me di cuenta de que en el fondo del fino impreso, también había estado mi nombre.

Durante mucho tiempo, me culpé de que Cora cortara los lazos con nosotras. Tal vez
porque no le había dicho que quería estar en contacto, ella no lo supo o algo así. Entonces
pensé que tal vez ella no pudo encontrar nuestro nuevo número. Pero cuando le pregunté a
mi madre acerca de esto, ella sólo suspiró, sacudiendo la cabeza. "Ella tiene su propia vida
ahora, no nos necesitan más," explicó ella, extendiéndose para agitar mi cabello. "Sólo
somos tú y yo ahora, nena. Sólo tú y yo." Mirando hacia atrás, parecía como si debiera
haber sido más duro perder a alguien, o hacer que se te pierdan, sobre todo cuando estaban
en el mismo estado, a sólo unas pocas ciudades. Hubiera sido tan fácil de conducir a la U y
encontrar su dormitorio, caminar hacia la puerta, y anunciarnos a nosotras mismas. En su
lugar, con el paso del tiempo se puso de manifiesto que Cora no quería tener nada que ver
conmigo y mi madre, lo que tenía sentido era lavarnos las manos de ella, también. Esto, al
igual que la alianza entre yo y mi hermana todos esos años atrás, nunca se decidió
oficialmente. Sólo sucedió.

No fue como si hubiera sido tan impactante, de todos modos. Mi hermana había hecho un
descanso, superado el muro y escapado. Esto era lo que ambas queríamos. Razón por la
cual había entendido e incluso apreciado, por qué ella no quería volver por un día o incluso
una hora. No valía la pena el riesgo.

Aunque hubo muchas veces durante esos años, cuando nos cambiábamos de una casa a
otra, que me encontraría pensando en mi hermana. Por lo general, era tarde en la noche,
cuando no podía dormir, y trataba de imaginarla en su dormitorio a cuarenta y tantas millas
y a un mundo de distancia. Me preguntaba si era feliz, como era estar ahí. Y si tal vez, sólo
tal vez, alguna vez pensó en mí.











Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
41


Capitulo Tres

Traducido por Selune y Helectra
Corregido por Majorera19 y Annae


“Ruby, bienvenida. Ven y únete a nosotros, hay un asiento libre aquí a la derecha."

Podía sentir a todos en la sala mirándome mientras seguía el dedo extendido de la
profesora, una mujer delgada, rubia, que parecía recién salida de la universidad, hasta el
final de una larga mesa donde había una silla vacía.

De acuerdo con mi nuevo horario, se trataba de Literatura en Práctica con M. Conyers. En
J ackson, todas las clases tenían nombres básicos: Inglés, Geometría, Historia del Mundo. Si
no eras una de las pocas niñas de oro, ungida a principios de la vía rápida AP-Ivy League,
hacías tus elecciones con la ayuda mínima y por lo general, desinteresada, de uno de los
tres consejeros asignados para toda la clase. Aquí, sin embargo, el Sr. Thackray había
pasado una hora consultando mi expediente, leyendo en voz alta las descripciones del
catálogo del curso, y dialogando conmigo sobre mis intereses y objetivos. Tal vez fue por
beneficio a J amie—el súper donante, después de todo—pero de alguna manera, lo dudaba.
Era evidente que hacían las cosas de manera diferente aquí.

Una vez que me senté, leí por encima mi lista de clases, separadas en cuidadosos bloques—
Introducción al Cálculo, Culturas y Prácticas Mundiales, Dibujo: Vida y Forma—dos
veces, pensando que daría a la gente el tiempo adecuado para mirarme antes de pasar a algo
más. Efectivamente, en el momento en que levanté la cabeza un par de minutos después
para dirigir mi mirada a la maestra, una comprobación rápida reveló que todos los demás
estaban más o menos haciendo lo mismo.

"Como ustedes saben," ella estaba diciendo, acercándose a una mesa frente a la gran pizarra
de borrado en seco y saltando sobre ésta, "vamos a estar haciendo varias tareas a lo largo
del resto del año. Tendrán su proyecto de investigación sobre una novela de su elección, y
vamos a leer una serie de memorias e historias orales."

Me tomé un minuto, ahora que me sentía un poco más cómoda, para mirar alrededor de la
clase. Era grande, con tres grandes ventanas en un lado que daba a la zona verde común,
algunos ordenadores de aspecto nuevo en el fondo de la sala, y en lugar de pupitres, una
serie de mesas, dispuestas en tres filas.

La clase en sí era pequeña, doce o catorce personas, como mucho. A mi izquierda, había
una chica con el pelo largo, rubio fresa, trenzado en uno de esos nudos perfectos sin
esfuerzo, con un lápiz clavado en él. Era bonita, de la clase de animadora/presidenta del
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
42
consejo de estudiantes/futura físico nuclear de paso. Y estaba con su postura erguida con
una taza J ump J ava centrada en la mesa delante de ella. A mi derecha, había una enorme
mochila con unos catorce llaveros colgando de ella, que bloqueaba mi punto de vista de
quien estaba al otro lado.

La Sra. Conyers saltó de su escritorio y caminó alrededor de él, abriendo un cajón. Con sus
pantalones vaqueros, una camisa oxford simple, y zuecos de color rojo, se veía de doce,
imaginé que tenía que hacerse la difícil para mantener el control de su clase. Por otra parte,
este no parecía un grupo especialmente difícil. Incluso la fila de chicos en la mesa del
fondo—tipos deportistas, hinchados, desplomándose o echándose hacia atrás en sus sillas—
parecían más dormidos que escandalosos.

"Así que hoy," dijo ella, cerrando el cajón del escritorio, "van a comenzar su propio
proyecto de historia oral. Aunque no es exactamente una historia, tanto como una
recopilación." Empezó a caminar por el pasillo entre las mesas, y vi que ahora tenía un
tazón pequeño de plástico en la mano, que ofreció a una joven corpulenta, con una cola de
caballo. La muchacha lo alcanzó, sacando un trozo de papel, y la Sra. Conyers le dijo que
leyera lo que estaba escrito en voz alta. La chica lo entrecerró los ojos. "Consejo," dijo.

"Consejo," repitió la Sra. Conyers, pasando a la siguiente persona, un tipo con gafas,
sosteniendo el cuenco ante él. "¿Qué es una consejo?"

Nadie dijo nada durante un momento, tiempo durante el cual mantuvo la distribución de
hojas de papel, una persona a la vez. Por último la rubia a mi izquierda, dijo, "Sabiduría.
Dada por otras personas."

"Bien, Heather," dijo la Sra. Conyers, sosteniendo el cuenco frente una chica flaca con un
cuello de tortuga. "¿Otra definición?"

Silencio. Más gente tenía su papelito ahora, y un murmullo se hizo audible cuando
empezaron a hablar de ellos. Por último, un chico a mi espalda, dijo con una voz plana, "La
última cosa que quieres conseguir de algunas personas."

"Bien," dijo la Sra. Conyers. Ahora, ella había llegado hasta mí, y sonrió cuando metí la
mano en la taza, agarrando la primera hoja que toqué. Lo aparté, sin abrirlo, mientras se
movía más allá de la gran mochila hacia quien estaba al otro lado. "¿Qué más?"

"A veces," dijo la chica que había escogido la palabra "uno mismo va a buscarlo cuando no
puede tomar una decisión por su cuenta."

"Exactamente," dijo la Sra. Conyers, moviéndose hacia la fila de chicos que estaban al
final. Al pasar a uno— un tipo de pelo hirsuto que estaba desplomado sobre sus libros, con
sus ojos cerrados—le dio un codazo y llamó su atención, él se quedó mirando a su
alrededor hasta que ella le señaló el cuenco y alcanzó un papelito. "Así, por ejemplo, si yo
diera a J ake algún consejo ahora, ¿cuál sería?”

"Córtate el pelo," dijo alguien, y todos rieron.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
43

"O," dijo la Sra.Conyers, "dormir bien por la noche, porque la siesta durante la clase no es
buena."

“Lo siento,” musitó J ake, y su amigo, sentado junto a él con una gorra de béisbol de
Galletas de Mantequilla, le dio un puñetazo en el brazo.

"El objetivo," continuó la Sra. Conyers, "es que ninguna palabra tiene una definición
específica. Tal vez en el diccionario, pero no en la vida real. Así que el propósito de este
ejercicio será la de tomar su palabra y averiguar lo que significa. No sólo para ustedes sino
para la gente que les rodea: sus amigos, su familia, compañeros de trabajo, compañeros de
equipo. Al final, mediante la recopilación de sus respuestas, tendrán su propia comprensión
de la palabra, en todos sus múltiples significados."

Ahora todo el mundo estaba hablando, así que miré mi papelito, desenrollándolo
lentamente. FAMILIA, decía, en letras muy simples. Genial, me dije. Lo último que tengo,
o me importa. Esto debe ser…

"Una especie de broma," oí a alguien decir. Miré por encima, justo cuando la mochila de
repente se deslizó hacia un lado. "¿Qué has conseguido?"

Parpadeé, sorprendida al ver a la chica de las trenzas del aparcamiento que había estado
corriendo mientras hablaba por su teléfono móvil. De cerca, pude ver que tenía los ojos
verdes profundos, y tenía la nariz perforada, un solo pendiente de diamante. Empujó la
mochila al piso, donde aterrizó con un fuerte golpe seco y luego volvió su atención hacia
mí. "¿Hola?" dijo. "¿Hablas?"

“Familia," le dije, luego empujé la hoja hacia ella, por la posibilidad de necesitar la
confirmación visual. Ella le echó un vistazo y suspiró. "¿Y tú?"

"Dinero," dijo, su voz era plana. Rodó sus ojos. "Por supuesto que la única persona en todo
este lugar que no tiene, tiene que escribir sobre él. Simplemente sería demasiado fácil para
los demás."

Lo dijo en voz lo suficiente alta para que la Sra. Conyers, que estaba regresando a su mesa,
mirara por encima. "¿Qué te pasa, Olivia? ¿No te gusta el término?"

"Oh, me gusta el término," dijo la muchacha. "Simplemente no la asignación."

La Sra. Conyers sonrió, apenas se molestó, y siguió adelante, mientras que Olivia arrugaba
su papel, metiéndolo en su bolsillo. "¿Quieres negociar?" Le pregunté.

Miró a mi FAMILIA otra vez. "No," dijo ella, sonando cansada. "Sé demasiado acerca de
eso."

¡Qué suerte!, pensé mientras la Sra. Conyers reasumía su posición sobre su escritorio, con
un delgado libro en las manos. "Pasando," dijo ella, "a nuestra selección de lectura para
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
44
hoy. ¿Quién quiere empezar con la lectura de anoche de David Copperfield?”


Treinta minutos más tarde, después de lo que sentí como algunos de los principales déjà-vu
literarios, la campana sonó por fin, todo el mundo de pronto empujó hacia atrás sus sillas,
recogiendo sus cosas, y hablando a la vez. Agachándome, agarrando mi propia mochila del
suelo, no pude dejar de notar que, como yo, parecía fuera de lugar aquí, toda raída y vieja,
todavía llena de cuadernos de lo que ahora, en esta situación, era sobre todo información
inútil. Ya había pensado por la mañana que probablemente debería tirar todo a la basura,
pero me había traído todo conmigo, a pesar de que significaba pasar interminables páginas
de notas sobre David Copperfield para tener incluso más de lo mismo. Ahora, deslicé la
hoja de FAMILIA dentro de mi cuaderno, y luego dejé caer la tapa para cerrarla.

"¿Fuiste a J ackson?"

Miré a Olivia, que ya estaba de pie junto a la mesa, con un móvil en la mano, acababa de
levantar su propia mochila sobre un hombro. Al principio, estaba confundida,
preguntándome si mi bolsa barata hizo que mi pasado fuera tan obvio, pero entonces me
acordé de la pegatina de ¡ESPÍRITU J ACKSON! en mi cuaderno, que había sido pegada
allí por algún miembro sobreexcitado del club de ánimo en la sala de estudio. "Uh, sí," le
dije. "Lo hago. Quiero decir. . . lo hacía."

"¿Hasta cuándo?"

"Hasta hace un par de días."

Ella inclinó la cabeza hacia un lado, estudiando mi cara al procesar esta información.
Mientras tanto, a través del extremo receptor de su móvil, oí otro tono de llamada, una
llamada que había hecho con claridad, pero no había completado aún. “Yo también,” dijo
ella, señalando a la capa que llevaba, que ahora que admiraba más de cerca, era una
chaqueta de cuero de J ackson.

“En serio,” dije.

Ella asintió con la cabeza. "Hasta el año pasado. Sin embargo, no me resultas familiar." A
lo lejos, oí un clic.
"¿Hola?" dijo alguien, y ella puso su teléfono a la oreja.

"Es un lugar muy grande."

"En serio." Ella me miró durante un minuto más, aún cuando el que estaba en el otro
extremo de la línea seguía diciendo hola. "Es muy diferente de aquí."

"Lo he notado." Empujé mi cuaderno en el bolso.

"Oh, no tienes idea. ¿Quieres un consejo?"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
45
Al final resultó que, se trataba de una pregunta retórica.

"No confíes en los nativos," dijo Olivia. Luego sonrió, como si se tratara de una broma, o
quizás no, antes de poner su teléfono en la oreja, nuestra conversación estaba claramente
terminada cuando empezó con la otra y se volvió hacia la puerta. "Laney. Hola. ¿Qué
sucede? Sólo entre las clases... Sí, no es broma. Bueno, obviamente no puedo sentarme a
esperar a que me llames..."

Me puse la mochila sobre el hombro, siguiéndola hasta el pasillo, que ahora estaba animado
y concurrido, aunque al mismo tiempo, casi lleno de gente, al menos en términos de lo que
estaba acostumbrada. Nadie me estaba golpeando, ya sea por accidente o a propósito, y si
alguien me agarraba el culo, sería bastante fácil de adivinar de quién se trataba. De acuerdo
con mi horario, a continuación tenía Español en Conversación, que era en el edificio C.
Pensé que ya que éste era mi único día que podía alegar ignorancia de todos los cargos, no
tenía sentido apresurarme, así que me tomé mi tiempo, mientras caminaba, siguiendo a la
multitud fuera.

Al pasar la puerta, en el borde del patio, había una enorme escultura en forma de U hecha
de algún tipo de cromo que captó la luz del sol parpadeando fuera de él en pequeñas
chispas y haciendo que todo pareciera realmente brillante. Debido a este efecto, era un poco
difícil al principio distinguir a la gente agrupada alrededor de él, unos sentados, unos de
pie, y por eso, cuando escuché por primera vez mi nombre, no tenía ni idea de dónde venía.

"¡Ruby!"

Me detuve, dándome la vuelta. Cuando mis ojos se acostumbraron, pude ver a la gente de la
escultura y de inmediato los identifiqué como el mismo tipo de público que, en J ackson,
pasaban el tiempo en la pared baja a las afueras de la oficina principal: los ver-y ser vistos,
la cima de la cadena alimentaria, el grupo al que no te unías sin una invitación expresa. No
era mi tipo de gente. Y aunque era un poco lamentable que la persona que yo conocía fuera
del Perkins Day era uno ellos, no fue del todo sorprendente, tampoco.

Nate estaba de pie en el borde del jardín, y cuando me vio admirándolo, levantó una mano,
sonriendo. “Bueno,” dijo, mientras un tipo bajito con un sombrero de béisbol se deslizaba
entre nosotros. "¿Algún intento de gran escapada últimamente?"

Me miró, luego a sus amigos—que incluía a la rubia muchacha J ump J ava de mi clase de
inglés, ahora me di cuenta—que hablaban entre sí unos metros detrás de él. J a, ja, pensé.
Hace instantes, había sido invisible, o tan invisible como puedes ser cuando eres la única
persona nueva en una escuela donde todo el mundo probablemente se ha conocido desde
que nacieron. Ahora, sin embargo, de repente era consciente de que la gente me miraba, y
no sólo a Nate y a sus amigos reunidos. Incluso la gente que pasaba nos estaban mirando
por encima, y me pregunté cuántas personas ya habían oído esta historia, o antes de que
terminara el día. “Gracioso,” dije, y me aparté de él.

"Sólo estoy bromeando,” dijo él. No le hice caso y continúe. Un momento después corría a
mi lado, plantándose en mi camino. "Oye," dijo. "Lo siento. Sólo estaba... era sólo una
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
46
broma. "

Sólo lo miré. A plena luz del día, se parecía aún más a un atleta que la noche anterior—con
vaqueros, una camiseta con camisa de cuello sobre ella, collar de cuerda alrededor de su
cuello, y gruesas sandalias en los pies, a pesar de que estaba muy pasada la temporada de
playa. Su pelo, como me había fijado ayer por la noche, era del tipo rubio blanco, como si
hubiera pasado el verano en el sol, los ojos de un azul brillante. Demasiado perfecto, pensé.
La verdad es que, si esta fuera la primera vez que lo viera, podría haberme sentido un poco
mal por él pues parecía un grueso atleta con una mente estrecha y un conjunto aún más
diminuto de CI. Como este era nuestro segundo encuentro, era un poco más fácil.

"Déjame hacer algo por ti," dijo, asintiendo con la cabeza a mi agenda, que todavía tenía en
la mano. "¿Necesitas direcciones?"

“Nop,” dije, tirando de mi bolsa más arriba en el hombro.

Esperaba una mirada sorprendida, no me le podía imaginar siendo rechazado por algo, pero
él sólo se encogió de hombros. "Está bien," dijo. "Supongo que nos veremos por ahí. O
mañana por la mañana, de todos modos."

Hubo un estallido de risas a mi lado cuando dos niñas compartiendo un par de audífonos
que iban conectados a un iPod pasaron rozando. "¿Que sucede mañana por la mañana?"

Nate enarcó las cejas. "El viaje compartido," dijo, como si supuestamente yo tuviera alguna
idea de qué estaba hablando. "J amie dijo que necesitaba que te llevara a la escuela."

"¿Contigo?"

Dió un paso atrás, poniendo una mano sobre el pecho. "Cuidado," dijo, todo serio. "Vas a
herir mis sentimientos."

Sólo lo miré. "No necesito dar una vuelta."

"J amie parece pensar que sí."

"No."

"Haz lo que quieras," dijo, encogiéndose de hombros de nuevo. El Sr. Fácil. "Voy a venir
en torno a las siete y media. Si no sales, voy a seguir adelante. No hay problema.”

No hay problema, pensé. ¿Quién habla así? Me brindó otra sonrisa del millón de dólares y
se volvió para irse, deslizando sus manos en los bolsillos mientras trotaba de espaldas,
casual como siempre, a su cosecha de amigos bien cuidados.

La campana del primer aviso sonó justo cuando me dirigía hacia lo que yo esperaba, pero
no estaba en absoluto segura, era el Edificio C. No te fíes de los nativos, me había dicho
Olivia, pero yo ya estaba un paso por delante de ella: yo no confiaba en nadie. No para las
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
47
direcciones, ni para los paseos, y para los consejos tampoco. Claro está, que aspiraba a estar
perdida, pero hace mucho tiempo me di cuenta de que prefería no depender de nadie más
para llevarme a donde tenía que ir. Así era lo de estar solo, en teoría o en principio.

Lo que pasara—bueno, malo, o cualquier punto intermedio—siempre era, sino otra cosa,
todo tuyo.

Después de la escuela, tenía que tomar un autobús a casa. En cambio, salí por las puertas de
piedra del Perkins Day y una media milla en el camino hacia el Quik Zip, donde me
compré una Coca-Cola Zip, luego me instalé dentro de la cabina telefónica. Sostuve el
receptor pegajoso lejos de mi oído, cuando metí unas pocas monedas, y luego marqué un
número que me sabía de memoria.

"¿Hola?"

"Hola, soy yo” dije. Entonces, demasiado tarde, añadí, "Ruby".

Escuché como Marshall tomó una respiración, y luego la dejó escapar. “Ah,” dijo
finalmente. "Misterio resuelto."

"¿Yo era un misterio?" Le pregunté.

"Eras algo," respondió. "¿Estás bien?"

Esto fue inesperado, lo mismo que el nudo que se levantó en mi garganta cuando le oí.

Tragué saliva y luego dije: “Sí. Estoy bien."

Marshall tenía dieciocho años y se había graduado en J ackson el año anterior, aunque no
nos conocimos hasta que se mudó con Rogerson, el hombre que vendió a todos mis amigos
su tarro. Al principio, Marshall no me causó una gran impresión, sólo un tipo alto y flaco
que siempre estaba de paso o en la cocina cuando íbamos allí para obtener bolsas. Yo nunca
había hablado con él hasta que un día fui por mi cuenta y Rogerson no estaba, por lo que
éramos apenas dos de nosotros.

Rogerson era todo negocio y poca conversación. Llamabas a la puerta, entrabas, cogías lo
que necesitabas, y te ibas. Yo esperaba más o menos lo mismo con Marshall, y al principio
no me defraudó, apenas hablaba cuando lo seguí hasta la sala y le vi midiendo la bolsa. Le
pagué y estaba a punto de ponerme de pie cuando llegó a un armario cercano, abriendo un
cajón y sacando una pequeña vasija de cerámica. "¿Quieres un poco?" Preguntó.

“Claro,” le respondí, y luego me lo entregó, junto con un encendedor. Podía sentir que me
observaba, sus ojos negros se redujeron, cuando yo lo encendí, metí algunas dentro, y se lo
devolví.

La hierba era buena, mejor que las cosas que habíamos comprado, y lo sentí casi al instante,
la habitación y mi cerebro adquiriendo poco a poco una pesada y ondulada niebla.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
48

De repente, todo parecía mucho más interesante, desde el patrón en el sofá debajo de mí, al
mismo Marshall, sentado en su silla, las manos cruzadas detrás de la cabeza. Después de
unos minutos, me di cuenta que había dejado pasar la taza de ida y vuelta y estaba sentado
en silencio, durante cuánto tiempo no tenía ni idea.

"Sabes lo que necesitamos," dijo de pronto, su voz baja y plana.

“¿Qué es eso?” Mi propia lengua se sentía espesa, la boca toda seca.

"Slurpees
17

17
Un Slurpee es un granizado vendido por 7-Eleven. En 1967, 7-Eleven vendio la licencia del producto a la
compañía ICEE, y comenzaron a venderlo como Slurpee.

," dijo. "Vamos".

Había tenido miedo de que me pidiera conducir, pues estaba completamente fuera de lugar,
en cambio, una vez fuera, emprendió la marcha por un camino que atravesaba un campo
cercano salpicado de líneas eléctricas, emergiendo una cuadra abajo de unas tiendas de
conveniencia. No hablamos durante todo el camino hasta allí, ni cuando estábamos en la
propia tienda. No fue hasta que nos íbamos cada uno de nosotros chupando nuestro
Slurpees—que eran fríos y dulces y perfectos—que por fin habló. "Esto está muy bien,"
dijo, mirando por encima de mí.

Asentí con la cabeza. "Es fantástico."

Al oír esto, sonrió, lo que fue desconcertante, simplemente porque era algo que nunca había
visto antes. Aún más extraño, ya que nosotros comenzamos a caminar de nuevo a través del
camino, extendió su mano hacia atrás, sujetando la mía, y después la mantuvo, caminando
un poco por delante, el camino entero a casa. Nunca me olvidaré de eso, mi frío Slurpee en
mis dientes y la palma cálida de Marshall contra la mía mientras caminábamos bajo el sol
del atardecer, las líneas de energía y el aumento de las largas sombras que nos rodeaban.

Cuando él dejó de caminar y me besó a los pocos minutos, era como si el tiempo se hubiera
detenido, con el aire, mi corazón, y el mundo todo tan quieto. Y era esto lo que recordaba
cada vez que yo estaba con Marshall. Tal vez fue el escenario, solos en ese campo, o
porque era la primera vez. Yo no sabía aún que todo esto era algo de lo que ninguno de los
dos era capaz: momentos juntos que eran grandes, pero también fugaces.

Marshall no era mi novio. Por otra parte, tampoco era sólo un amigo. Por el contrario,
nuestra relación era elástica, se extendía entre esos dos extremos, dependiendo de quién
más estaba alrededor, la cantidad que cualquiera de nosotros había tenido que beber, y otros
factores variables. Esto era exactamente lo que quería, mientras los compromisos nunca
habían sido realmente mi cosa. Y así no era difícil, tampoco. El único truco estaba en no
dar más de lo que estabas dispuesto a perder.

Con Marshall y yo, era como un juego llamado Podría Importar Menos. Hablé con un chico
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
49
en una fiesta, desapareció con una chica en la siguiente. Él no devolvía mis llamadas, yo
me quedaba fuera durante algún tiempo, lo que le hacía preguntarse qué me traía entre
manos. Y así sucesivamente.

Hemos estado haciendo esto durante tanto tiempo que realmente, era algo natural. Pero
ahora, yo estaba tan sorprendida por lo bonito que era escuchar su voz, algo familiar en
toda esta novedad que me encontré rompiendo mi propia regla, ofreciendo hasta más de lo
que había planeado.

“Sí, es así, he estado, ya sabes, haciendo frente a algunas cosas de la familia," le dije,
relajando la espalda contra la pared de la cabina detrás de mí. "Me mudé con mi hermana,
y…"

“Espera un segundo, ¿de acuerdo?" dijo, y entonces oí la mano cubriendo el receptor,
amortiguando la misma. Entonces él decía algo, sus palabras imposibles de distinguir antes
de que yo le volviera a oír. “Lo siento,” dijo, y tosió. "¿Qué estabas diciendo?"

Y así, todo había terminado. Incluso extrañarlo fue fugaz, como todo lo demás.

“Nada,” le dije. "Me debo ir. Me pondré al día contigo más tarde, ¿de acuerdo?"

“Sí. Hasta luego."

Colgué, dejando la mano en el receptor cuando metí la mano en el bolsillo, sacando algún
cambio más. Luego tomé un respiro y lo puse de nuevo en mi oído, dejando caer unas
pocas monedas, y llamé a alguien que sabía estaría más que feliz de hablar.

"¿Ruby?" dijo Peyton tan pronto como oyó mi voz. "Oh, Dios mío. ¿Qué te pasó?"

"Bueno,” dije. Pero ella seguía hablando, su voz saliendo como un chorro.

"Quiero decir, yo te esperaba en el patio, igual que siempre, ¡y nunca te presentaste! Así
que estoy como, ella debe estar enojada conmigo o algo así, pero Aaron dijo que la policía
te había sacado de la clase, y nadie sabía por qué. Y luego pasé por tu casa, y estaba todo
oscuro, y…"

"Todo está bien,” dije interrumpiéndola. Peyton siempre resumía, incluso cuando sabías la
historia tan bien como ella. "Es sólo una cuestión familiar. Me quedo con mi hermana por
un tiempo."

“Bueno,” dijo ella, "todo el mundo está hablando acerca de ello, para que lo sepas. Debes
oír los rumores."

"¿Sí?"

"¡Es terrible!” dijo, sonando realmente horrorizada. "Te tienen haciendo de todo, desde
cometer el asesinato hasta prostitución adolescente."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
50

"He estado fuera dos días," le dije.

"Por supuesto, he estado dando la cara por ti," añadió rápidamente. "Les dije que no había
manera de que alguna vez hubieras dormido con hombres por dinero. Quiero decir, vamos."

Esto era típico de Peyton. La defensa de mi honor con vigor, sin darse cuenta de que estaba
dando a entender que yo podría ser capaz de asesinar. “Bueno,” dije, “te lo agradezco. "

"No hay problema." Pude oír voces detrás de ella, que daban a entender que se encontraba
en el claro detrás de la escuela, donde nosotras siempre pasábamos el rato después de la
campana final. "Así que, ¿cuál es la verdadera historia? ¿Es tu madre?"

"Algo así," le dije. "Como dije, no es gran cosa."

Peyton fue mi mejor amiga de J ackson, pero como todo el mundo, no tenía ni idea de que
mi madre se había largado. Ella en realidad ni siquiera la había conocido, no fue un
accidente, por normal general, prefiero mantener mi vida privada sólo en eso, privada. Esto
era especialmente importante con alguien como Peyton, cuya familia era casi perfecta.
Ricos y funcionales, vivían en una casa grande en los Arbors, donde hasta el año anterior,
había sido la hija ideal, tirando recto e inscribiéndose en hockey sobre hierba. Sin embargo,
durante el verano, había empezado a salir con mi amigo Aaron, que era un porrero
inofensivo, pero dedicado. En el otoño, había llegado reventada con un porro en la escuela
y la pidieron que abandonara San Micheline, la escuela católica a la que había estado
asistiendo. Sus padres, por supuesto, no estaban muy contentos, y esperaban que la nueva
descubierta rebelión de Peyton fuera sólo una fase que terminara cuando ella y Aaron
rompieran. Después de unas semanas, lo hicieron, pero en ese momento, ella y yo ya
éramos realmente amigas.

Peyton era, en una palabra, linda. Pequeña y con curvas, también era increíblemente
ingenua, lo que era alternativamente molesto y entrañable. A veces me sentía más como
una hermana mayor para ella que una amiga—siempre tenía que rescatarla de chicos
extraños en las fiestas, sostenerle la cabeza mientras vomitaba, o explicarle una vez más
cómo trabajaba la electrónica de diversas cosas que sus padres siempre la estaban
comprando—pero era muy divertido pasar el rato con ella, tenía un coche, y nunca se
quejaba de tener que recorrer todo el camino para buscarme, a pesar de que estaba en
camino a ninguna parte. O de vuelta. "Así que la cosa es," la dije ahora, "necesito un
favor."

"Dime qué," contestó ella.

"Estoy aquí en el Perkins Day, y necesito un paseo," le dije. "¿Puedes venir a buscarme?"

"¿En el Perkins Day?

"Cerca de allí. Bajando la calle."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
51

Hubo una pausa, durante los cuales oí la risa a sus espaldas. " Dios, Ruby... Ojalá pudiera.
Pero se supone que debo estar en casa en una hora."

"No es tan lejos," dije.

"Lo sé. Pero ya sabes cómo mi madre ha estado últimamente." Desde la última vez que
Peyton había vuelto a casa oliendo a cerveza, sus padres instituyeron un estricto programa
de rendición de cuentas que involucraba seguimiento constante, realización de pruebas
olfativas, y búsquedas sorpresas en su habitación. "Oye, ¿has probado con Marshall?
Apuesto a que puede…"

“No,” dije, sacudiendo la cabeza. Peyton nunca había entendido el acuerdo entre Marshall y
yo; una romántica incurable, para ella, cada historia era una historia de amor.

"Está bien, no te preocupes por eso."

Hubo otra pausa, y otra vez, pude oír lo que estaba sucediendo a su alrededor: risas, alguien
jugando con la radio, un motor del coche puesto en marcha. Era cierto lo que había dicho:
no estaba lejos de donde me encontraba, a sólo quince millas
18

18
24 kilómetros aproximadamente.
. Pero en ese momento, de
repente parecía un largo camino.

"¿Estás segura?" preguntó ella. "Porque yo podría preguntarle a alguien aquí."

Tragué saliva, recostada contra la pared de la cabina. En el lado opuesto, por encima del
teléfono, alguien había escrito ¿CUÁL ES TU SUEÑO? con rotulador negro grueso.

Rayado por debajo, menos legible, había una respuesta: CON TU MADRE. Extendí la
mano, frotándome la cara con la mano. No era como si esperara que alguien viniera a
rescatarme, de todos modos. "Nah," dije. "Está bien. Voy a averiguar algo."

“Está bien,” dijo. Una bocina sonó en el fondo. "Sin embargo, dame el número de tu
hermana. Te llamaré esta noche, podemos ponernos al día".

"Todavía me estoy instalando,” le dije. "Te llamaré en unos días."

“Está bien,” dijo ella con facilidad. "Y oye, Ruby."

"¿Qué?"

"Me alegro de que no seas una prostituta o una asesina."

“Sí,” dije. "Yo también."

Colgué el teléfono y luego salí de la cabina para acabar con mi Coca-Cola y contemplar mi
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
52
próximo movimiento. El aparcamiento, que había estado en su mayoría vacío cuando llegué
por primera vez allí, se había llenado de estudiantes del Perkins Day. Claramente, esta era
una especie de lugar de reunión, con gente sentada en el capó y el parachoques de sus
coches caros, visitando los barrios bajos en el Quick Zip. Escaneando la multitud, vi a Nate
a la derecha, con los brazos cruzados sobre el pecho, apoyándose contra la puerta del lado
del conductor de un vehículo negro. Una chica de pelo oscuro recogido en una coleta y una
chaqueta azul recortada estaba con él, diciendo una historia y gesticulando frenéticamente,
agitando de un lado a otro una Zip Coca-Cola mientras hablaba. Nate, por supuesto, sonreía
mientras escuchaba, el epítome del Tipo más Agradable del Mundo.

Entonces se me ocurrió algo. Miré el reloj. Era justo antes de las cuatro, lo que significaba
que tenía un poco más de una hora antes de que fuera lo suficientemente tarde como para
que alguien lo notara. Era tiempo suficiente para hacer lo que tenía que hacer, si me iba
pronto. Todo lo que necesitaba era un poco de ayuda, y si había trabajado bien mis cartas,
tal vez ni siquiera tendría que pedirla.

Mientras me enganchaba la mochila al hombro y me dirigía hacia la calle, hice un amago
de no mirar al contingente del Perkins Day, incluso al pasar delante de ellos. En cambio,
sólo mantuve enfoque hacia adelante, en la gran intersección que tenía por delante. Era un
largo camino a casa, y aún más lejos a donde realmente necesitaba llegar, haciendo de esto
un juego serio, especialmente teniendo en cuenta cómo había actuado antes. Pero parte de
ser agradable era el perdón o eso habia oído, así que tiré los dados de todos modos.

A dos cuadras por la calle, escuché un claxon, y luego una desaceleración de un motor
detrás de mí. Esperé hasta el segundo pitido antes de cambiar mí cara a cara de sorpresa, y
me volví. Efectivamente, aquí estaba Nate.

"Déjame adivinar," dijo. Estaba inclinado a través del asiento del pasajero, una mano en el
volante, mirándome. "No necesitas dar una vuelta."

“No,” le dije. "Sin embargo, gracias."

"Este es un camino importante," señaló. "Ni siquiera hay una acera."

"¿Quién eres tú, el monitor de seguridad?"

Él hizo una mueca. "Así que prefieres caminar sola seis millas a casa."

"No son seis millas," dije.

“Tienes razón. Son seis punto dos," respondió él, cuando un Ford de color rojo furioso sonó
detrás de él, y luego pasó zumbando. "Corro con él todos los viernes. Así que lo conozco."

"¿Por qué estás tan obsesionado con llevarme a alguna parte?", Le pregunté.

"Déjame adivinar," dijo. Estaba recostado en el asiento del pasajero, una mano en el
volante, mirándome. "No necesitas dar una vuelta."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
53

“No” le dije. "Sin embargo, gracias."

"Este es una calle principal", señaló. "Ni siquiera hay una acera."

"¿Quién eres tú, el monitor de seguridad?"

Él hizo una mueca. "Así que prefieres caminar sola seis millas a casa."

"No son seis millas," dije.

“Tienes razón. Son seis punto dos
19
," respondió él, cuando un Ford de color rojo furioso
sonó detrás de él, y luego pasó zumbando. "Corro por él todos los viernes. Así que lo
conozco."

"¿Por qué estás tan obsesionado con llevarme a alguna parte?" le pregunté.

“Soy caballeroso,” dijo él.

Sí, correcto pensé. Esa es una palabra para él. “La caballerosidad está muerta."

"Y tú también lo estarás si sigues caminando por aquí." Suspiró. "Entra."

Y fue así de fácil.

Dentro, el coche de Nate estaba a oscuras, el interior inmaculado, y aún olía a nuevo.

Aun así, había un ambientador que colgaba del retrovisor. El logotipo en el, decía: REST
ASSURED
20

19
9 kilómetros, aproximadamente.
SERVICIO EJ ECUTIVO: NOS PREOCUPAMOS PARA QUE USTED NO
TENGA QUE HACERLO.

"Es la compañía de mi padre," explicó cuando me vio mirarlo."Trabajamos para hacer la
vida más sencilla en estos tiempos complicados."

Arqueé mis cejas. “Eso suena como algo que se pondría en un folleto."

"Porque lo está," dijo. "Pero tengo que decirlo por si alguien pregunta lo que hacemos."

"¿Y qué si quieren una respuesta real?"

“Entonces,” dijo, mirando hacia atrás mientras cambiaba de carril, "Les digo que hacemos
de todo, desde recoger el correo, a pasear perros o hacerle una limpieza en seco o azucarar
magdalenas para la fiesta de la escuela de su hijo."

20
Significa Quédese Tranquilo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
54
Consideré esto. "No suena tan bien."

“Ya lo sé. Por eso la pauta."

Me senté en mi asiento, observando por la ventana los edificios y los coches que pasaban
de manera borrosa. Bueno, está bien. Así que no era mala compañía. Aún así, no estaba
aquí para hacer amigos.

"Así que mira," él dijo, "acerca de antes, y la broma que hice."

"Está bien," le dije. "No te preocupes por eso."

Me miró. "¿Qué estabas haciendo, siquiera? Quiero decir, en la valla. Si no te importa que
pregunte."

Me importaba. También estaba prácticamente a su merced en este punto, así que le dije,
"¿No era obvio?"

“Sí, supongo que lo era," dijo. "Creo que sólo estaba, ya sabes, sorprendido."

"¿De qué?"

"No lo sé." Se encogió de hombros. "Sólo parece que la mayoría de las personas estaría
intentando entrar en esa casa, no huir de ella. Teniendo en cuenta lo geniales que son Cora
y J amie, quiero decir."

“Bueno,” dije. "Supongo que no soy la mayoría de las personas."

Sentí que me observaba cuando giré la cabeza, viendo por la ventana. Mi conocimiento de
esta parte de la ciudad era bastante limitada, pero por lo que podía decir, nos estábamos
acercando a Wildflower Ridge, el barrio de J amie y Cora, lo que significaba que era hora de
cambiar de tema. "Así que de todos modos," dije, de modo casual, "te agradezco el viaje."

"No hay problema," dijo. "No es como si no fuéramos al mismo lugar."

"En realidad...“ Hice una pausa, y luego esperé a que me mirara. Cuando lo hizo, dije, "Si
sólo me pudieras dejar en una parada de autobús, sería genial."

"¿Parada de autobús?" dijo. "¿A dónde vas?"

"Oh, sólo a la casa de un amiga. Tengo que recoger algo."

Estábamos llegando a una gran intersección. Nate desaceleró, quedándonos detrás de un
Volkswagen con un adorno de flores en el parachoques trasero. "Bueno,” dijo, ¿dónde
está?"

"Oh, está lejos," le dije rápidamente. "Créeme, no querrías tener que ir allí."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
55

La luz cambió, y el tráfico comenzó a moverse hacia adelante. Esto es, pensé. O bien toma
el cebo, o no lo hace. Eran las 4:15.

"Sí, pero en el autobús te tomará años llegar," dijo después de un momento.

"Mira, voy a estar bien," le dije, sacudiendo la cabeza. "Sólo dejame aquí, por el centro
comercial."

Lo que pasa con las negociaciones, sin mencionar la manipulación, es que no puedes ir
demasiado lejos en cualquier dirección. Negarse una vez es bueno, dos veces por lo general
también, pero una tercera es un riesgo. Nunca se sabe cuando la otra persona acaba de dejar
de jugar y terminas con nada.

Sentía su mirada sobre mí otra vez, hice esto de actuar como si no me diera cuenta, no
podía verlo titubear. Vamos, pensaba. Vamos.

"De verdad, está bien," dijo finalmente, cuando la entrada a la autopista apareció en la
próxima colina. "Sólo dime a dónde ir."


“Hombre," dijo Nate yendo a topetazos hasta la entrada de la casa amarilla, esquivando
hoyos y una considerable pila de periódicos. Más adelante, yo ya podía ver el Subaru de mi
madre, aparcado justo donde lo había dejado, y la aguja de gas vacía, ese último día Peyton
me había recogido de la escuela. "¿Otra vez, quién vive aquí?"

"Sólo esta chica que conozco," le dije.

Por lo que a mí respecta, todo este esfuerzo sería rápido e indoloro.

Entrar, obtener lo que necesitaba, y salir, con suerte con tan pocas explicaciones como
fuera necesario. Entonces Nate me llevaría de vuelta con Cora, y todo esto habría
terminado. Tan simple como eso.

Pero entonces, justo al pasar por la ventana del dormitorio, vi el movimiento de la cortina.

Fue muy rápido, tan rápido que me pregunté si en realidad no había visto nada de nada—
sólo un cambio de tela de una pulgada a la izquierda, luego de vuelta otra vez. La manera
exacta en que tendría alguien que asomarse para mirar y no ser visto.

No estaba segura acerca de lo que esperaba encontrar aquí. Tal vez a los Honeycutts, en
medio de algún proyecto. O la casa vacía, limpia, como si nunca hubiera estado aquí en
absoluto. Esta posibilidad, sin embargo, nunca había cruzado mi mente.

Lo que fue por qué Nate ni siquiera había terminado de estacionar cuando abrí mi puerta y
salí.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
56
“Hey. ¿Quieres…?” Lo escuché gritándome, pero no le hice caso, en lugar de eso, subí los
escalones de dos en dos para llegar a la parte delantera de la puerta, sin aliento, mis dedos
ya buscaban a tientas la llave alrededor de mi cuello.

Una vez que la puse en la cerradura, el picaporte, familiar en mi mano, giró con un suave
clic. Y entonces entré.

"¿Mamá?" Grité, mi voz rebotando en todas las superficies.

Entré en la cocina, donde pude ver en el tendedero colgando aún de una pared a otra, mis
jeans, y camisas ahora rígidas y mohosas. Pasé junto a ellos. "¿Hola?"

En la sala, había una fila de botellas de cerveza en la mesa de café, y la manta que
normalmente se mantenía doblada sobre un brazo del sofá estaba en una esquina. Sentí que
se me salía el corazón. Yo la había vuelto a doblar. ¿No es así?

Me mantuve en movimiento, abriendo la puerta de mi dormitorio y la bombilla sobre mi
cabeza. Esto se veía igual a como lo había dejado, a excepción de la puerta de mi armario
que quedó abierta, asumí que por cualquiera que haya empacado mis cosas que me habían
llevado a Poplar House. Me volví, cruzando de nuevo la sala de estar y caminé hacia la
puerta de la otra habitación, que estaba cerrada. Entonces puse la mano en la perilla y cerré
los ojos.

No era como si pedir un deseo o intentar soñar algo lo hiciera real. Pero en ese momento,
traté de recordar todas las veces que llegaba a casa y me dirigía a es misma puerta,
abriéndola lentamente y viendo a mi madre acurrucada en su cama, el pelo derramando
sobre la funda de su almohada, extendiendo una mano para protegerle los ojos de la luz
detrás de mí. Esta imagen había estado tan clara en mi mente que cuando empuje la puerta
dejándola abierta, estaba casi segura de que vi un atisbo de rojo, un poco de movimiento, y
mi corazón dio un salto hacia mi garganta, traicionando en un instante todas las emociones
que me habia negado a mí misma y a todos los demás en la última semana.

Luego, sin embargo, con la misma rapidez, algo cambió. Los objetos y la habitación misma
cayeron a su lugar: la cama, las paredes oscuras... y esa ventana, donde ahora recordé el
trozo de cristal roto, medio cerrada con cinta adhesiva, donde una brisa podría moverla
cortina. Me había equivocado. Pero aún así, me quedé donde estaba, como si haciendo eso,
la habitación al momento siguiente, estaría repentinamente de cualquier forma menos vacía.

"¿Ruby?" la voz de Nate fue baja, tentativa. Tragué saliva, pensando en lo estúpida que era,
pensando que mi mamá había vuelto, cuando sabía muy bien que todo lo que necesitaba ya
se lo había llevado.

"Voy, sólo dame un segundo," dije, odiando cómo estaba temblando mi voz.

"¿Estás. . .?” Hizo una pausa. "¿Estás bien?"

Asentí con la cabeza, toda negocios. “Sí. Sólo tengo que agarrar algo."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
57

Le oí cambiar su peso, dando un paso, aunque si hacia mí o lejos, no estaba segura, y no ser
fue suficiente para que me girara. Estaba de pie en la puerta de la cocina, la puerta frontal
estaba abierta detrás de él, volviendo la cabeza lentamente. Sentí una oleada de vergüenza,
había sido tan estúpida al traerlo aquí. Como yo, muchas personas, no saben que es mejor
no llevar a un completo desconocido directamente al punto en que puede hacerte más daño,
sabiendo lo fácil que les sería encontrar su camino de regreso.

"Este lugar," dijo Nate, mirando las botellas en la mesa, y una solitaria telaraña que se
extendía a través de la habitación entre nosotros, "es, como…"

De repente hubo una ráfaga de viento fuera, y algunas hojas volaron a través de la puerta,
deslizándose por todo el piso de la cocina. Me sentí tan sacudida, inestable, que mi voz fue
afilada cuando dije, "Espera en el coche. ¿Está bien?”

Me miró por un segundo. "Sí," dijo. "Claro que sí." Luego salió, cerrando la puerta detrás
de él.

Basta, me dije, sintiendo las lágrimas pinchando mis ojos, tan estúpida. Miré alrededor de
la habitación, tratando de aclarar mi mente y concentrándome en lo que debía llevar
conmigo, pero todo era confusión, y sentí un sollozo haciendo su camino por mi garganta.
Puse mi mano sobre mi boca, mis hombros se sacudieron, y obligué a mis pies a moverse.

Piensa, piensa, me repetía en mi cabeza mientras caminaba a la cocina y comenzaba a tirar
cosas fuera del tendedero. Todo estaba tieso y maloliente, y cuanto más tiraba más podía
ver el resto de la cocina: las ollas y sartenes apiladas en el fregadero, los cubos que solía
utilizar para recoger el agua del baño, el tendedero, ahora colgando flácido sobre mi
cabeza. Yo estaba haciendolo muy bien, le había dicho a Cora, y en ese momento, lo había
creído. Pero ahora, de pie allí con mi ropa rígida en mis brazos, el olor a comida podrida
llenando mi nariz, ya no estaba tan segura.

Extendí mis manos, secándome los ojos, y miré hacia atrás, a Nate, que estaba sentado al
volante de su coche, con un teléfono celular en su oído. Sólo Dios sabía lo que estaba
pensando. Miré mi ropa, sabiendo que no podía llevarla conmigo, incluso aunque éstas, las
pocas cosas en la habitación de al lado, y el Subaru averiado eran todo lo que realmente
tenía. Mientras las dejaba caer sobre la mesa, me dije que iba a volver por ellas y todo lo
demás, tan pronto como lo tuviera resuelto. Fue una promesa fácil de hacer. Tan fácil que
casi me podía imaginar a otra persona diciendo lo mismo mientras caminaba por esa puerta,
creyéndolo, también. Casi.

No estaba esperando la vuelta a casa, ya que sólo Dios sabía lo que Nate me diría, o cómo
iba a esquivar las preguntas que inevitablemente haría. Así que decidí, mientras cerraba la
puerta detrás de mí, ir por una ruta que conocía bien: la negación completa y total. Actuar
como si nada fuera de lo común hubiera sucedido, como si este viaje fuera exactamente lo
que yo esperaba que fuera. De ser lo suficientemente convincente, él no tendría más
remedio que verlo de la misma manera.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
58
Era toda casual mientras caminaba de regreso al coche, jugando mi parte. Cuando entré, sin
embargo, me di cuenta que no era siquiera necesario. Todavía tenía el teléfono sujeto a la
oreja y ni siquiera me miró cuando cambió a marcha atrás, alejándose de la casa.

Mientras él estaba distraído, di una última mirada a la ventana de la habitación de mi
mamá. Hablando de negación, incluso desde la distancia y en movimiento, podía decir que
no había nadie dentro. Hay algo simplemente obvio sobre el vacío, incluso cuando tratas de
convencerte a ti mismo de lo contrario.

"No es un problema," dijo Nate de repente, y lo miré. Tenía los ojos en la carretera, la boca
formaba una delgada línea mientras escuchaba a quien estaba hablando. "Mira, puedo estar
allí en diez minutos. Tal vez incluso menos que eso. Entonces lo cogeré para ella, y…"
quien quiera que fuera lo interrumpió, su voz se elevaba lo suficiente para que yo puediera
oír, aunque no distinguía las palabras específicas. Nate frotó una mano por su cara."Estaré
allí en diez minutos," dijo, golpeando el gas a medida que volvíamos a la carretera
principal. “No… " su voz se desvaneció. “Sólo tengo que hacer este recado para la escuela.
Si, si, está bien.”

Cerró el teléfono de un tirón, dejándolo caer con un ruido metálico en la consola, entre
nuestros asientos. "¿Problemas?” dije.

"Naaa," dijo. "Sólo mi padre. Él es un poco... controlador acerca del negocio."

"¿Te has olvidado de azucarar algunas magdalenas?"

Él me miró como si se hubiera sorprendido de que fuera capaz de tener sentido del humor.
"Algo así," dijo. "Tengo que hacer una parada en el camino a casa. Si no te importa."

"Es tú coche,” dije con un encogimiento de hombros.

Cuando nos unimos a la carretera, el teléfono volvió a sonar. Nate lo cogió, mirando a la
pantalla, y lo abrió. "¿Hola? Sí. Estoy en camino. En la carretera. Diez minutos. Claro. Muy
bien. Adiós."

Esta vez, no colgó el teléfono, simplemente lo sostuvo en su mano.

Después de un momento, dijo, "Sólo somos nosotros dos, ya sabes. Viviendo juntos,
trabajando juntos. Puedes lograr... cierta intensidad."

“Lo sé,” dije.

Tal vez fue porque mi madre estaba en mi mente, pero esto salió antes de que incluso me
diera cuenta, una reacción inconsciente, inmediata.

También era la última cosa de que la quería estar hablando, sobre todo con Nate, pero
luego, por supuesto, dijo, "¿Sí?"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
59
Me encogí de hombros. "Yo trabajaba con mi mamá. Quiero decir, por un tiempo de todos
modos."

"¿En serio?" Yo asentí. "¿Qué hiciste?"

"Entregaba equipajes perdidos de las aerolíneas."

Él arqueó las cejas, ya sea sorprendido o impresionado. "¿La gente realmente hace eso?"

"¿Qué, crees que sólo son teletransportados hacia ti o algo?"

“No,” dijo lentamente, me echó un vistazo. "Sólo quiero decir... es una de esas cosas que
sólo tú sabes que se hacen. No piensas en realidad en alguien haciéndolas."

"Bueno," le dije, "yo soy ese alguien. O lo fui, de todos modos. "

Estábamos tomando una salida ahora, dando vueltas alrededor de la línea de espera. En el
momento que se detuvo en ella, Nate dijo: "¿Y qué pasó?"

"¿Con qué?"

"La entrega del equipaje. ¿Por qué lo dejaste?"

Esta vez, sabía que no sería lo suficientemente fuerte como para responder, sólo lo evadí.
"Simplemente seguimos adelante," le dije. "Eso es todo."

Afortunadamente, no quiso continuar con esto, en su lugar simplemente puso su luz
intermitente y abordó la entrada principal del Centro Comercial Vista, un extenso complejo
de tiendas y restaurantes. El estacionamiento estaba lleno, mientras pasábamos una hilera
de coches, y luego otra antes de estacionar detrás de un viejo Chevy Tahoe verde. La puerta
trasera estaba abierta, revelando un asiento trasero muy desordenado con montones de cajas
y cajas de leche, que estaban a su vez llenas de distintas envolturas y materiales de
embalaje. Una mujer con el pelo rojo enroscado en un moño desordenado usando un suéter
de color rosa difuso y sosteniendo una taza de café en una mano se inclinó sobre ellos, de
espaldas a nosotros.

Nate bajó la ventanilla. "Harriet," gritó.

Ella no lo oyó mientras cogía una caja, empujándola lo más atrás posible. Una taza de café
vacía salió y empezó a rodar alejándose, pero ella la cogió, y la puso en otra caja.

"Harriet," repitió Nate. De nuevo, ninguna respuesta mientras se inclinaba más por otra
caja.

"Vas a tener que hablar más fuerte," le dije mientras apenas hablaba por encima de un tono
de voz normal.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
60
“Ya lo sé," dijo. Luego tomó un respiro, haciendo una mueca ligeramente, y puso su mano
en el claxon.

Sólo lo hizo una vez, y fue rápido: bip! Sin embargo, la mujer saltó literalmente en el aire.
Completamente vertical, los pies fuera de la tierra, el café derramándose fuera de la taza,
salpicando el suelo. Entonces ella se dio la vuelta, y llevó su mano libre a su pecho, y nos
miró con sus ojos desorbitados.

“Lo siento,” gritó Nate. "Pero tú no...”

"¿Qué estás haciendo?” Le preguntó. "¿Estás tratando de causarme un ataque de nervios?”

"No." Él empujó la puerta abriéndola rápidamente y caminpo hacia ella.

"Aquí, déjame sacar esas. ¿Son esas tres? ¿O las cajas también?"

"Todas ellas," la mujer, ¿Harriet? dijo, era evidente que aún estaba nerviosa mientras se
inclinaba contra el parachoques del Tahoe, agitando una mano delante de su cara. Cuando
Nate comenzó a cargar las cajas en la parte trasera de su coche, me di cuenta de que era
bonita, y llevaba un collar de plata gruesa con pendientes a juego, así como varios anillos.
"Él sabe que soy una persona nerviosa," me dijo, señalando a Nate con su taza. "Y aún así
toca el claxon. ¡Toca el claxon!"

"Fue un accidente," le dijo Nate, volviendo por la última caja. "Lo siento."

Harriet suspiró, reclinándose contra el parachoques de nuevo y cerrando los ojos.
“No,” dijo, “soy yo. Sólo estoy bajo este plazo masivo, y estoy muy por detrás, sabía que
no iba a llegar al lugar de envío antes de que lo cerraran…"

"… lo cual es para lo que nos tienes," dijo Nate terminado y cerrando la puerta del coche
con un golpe. "Las llevaré ahora mismo. No te preocupes."

"Todos necesitan ir al Ground, no al Next Day," le dijo. "No puedo permitirme el Next
Day. "

“Ya lo sé."

"Y asegúrate de conseguir la información del seguimiento, porque están prometidas para el
final de la semana, y ha habido mal tiempo en el Oeste... "

"Hecho," Nate le dijo, abriendo su puerta de un tirón. Harriet consideró esto mientras se
quedaba ahí, aferrada a su taza de café. "¿Separaste esas cosas en los limpiadores ayer?"

"Listo para el jueves," le dijo Nate.

"¿Qué pasa con el depósito bancario?" Preguntó.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
61
"Papá lo hizo esta mañana. Recibirás el sobre por correo."

"Recordó…"

"¿Bloquearla de nuevo? Sí. La llave está donde me dijiste que la dejara. ¿Algo más?"

Harriet tomó aliento, como si fuera a hacer otra pregunta, luego lentamente lo dejó salir.
“No,” dijo. "Al menos no en este momento."

Nate se sentó al volante. "Te enviaré por correo electrónico toda la información del
seguimiento tan pronto como llegue a casa. ¿De acuerdo?"

“Muy bien,” dijo, a pesar de que no sonaba muy segura mientras él encendía el motor.
"Gracias."

"No hay problema. Llama si nos necesitas."

Ella asintió pero siguió de pie junto a su parachoques, agarrando su taza y viéndose
insegura, mientras nos alejábamos. Esperé hasta que nos acercamos a la carretera principal
de nuevo antes de decir: "¿Eso es trabajo de Rest Assured?"

"No," dijo Nate, su voz cansada. "Eso es Harriet."

En el momento en que nos detuvimos en casa de Cora, eran las cinco y media. Sólo poco
más de una hora había pasado desde que él me recogió, y sin embargo se sentía como
mucho más tiempo.

Como ya habia recogido mis cosas, empujé la puerta abriéndola, su teléfono sonó de nuevo,
echó un vistazo a la pantalla, y luego a mí. "Papá está poniéndose nervioso," dijo. "Es
mejor que me vaya. ¿Nos vemos mañana por la mañana?"

Lo miré, de nuevo viendo su aspecto sólido y de buena apariencia y amistosa expresión.
Muy bien, así que era un buen tipo, y tal vez no del todo el atleta confuso que había
catalogado a primera vista. Además, él me había ayudado, no una sola vez sino dos veces, y
tal vez para él esto significaba que mis sentimientos anteriores acerca de un viaje
compartido ya no serían un problema. Pero no podía olvidar a Peyton tan fácilmente en el
otro extremo de la línea en ese teléfono público, con cuanta rapidez había rechazado en el
momento en que realmente la necesitaba.

"Gracias por el viaje,” le dije.

Nate asintió con la cabeza, abrió de un tirón su teléfono, y yo cerré la puerta entre nosotros.
No estaba segura si había notado que no respondí a su pregunta, o si siquiera le importaba.
De cualquier manera, en el momento en que estaba a medio camino, él ya había
desaparecido.

Esa mañana, después de que habíamos establecido mi horario, J amie se dirigió al trabajo y
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
62
el señor Thackray, empezó a caminar conmigo hacia mi clase de inglés. Nos paramos a
mitad del camino cuando de repente escuché a J amie llamándonos.

"¡Espera!"

Me di la vuelta, mirando hacia el pasillo, el cual estaba llenándose rápidamente con las
personas que salían de su primera clase, y lo vi moviéndose a través de la multitud. Cuando
nos alcanzó, un poco sin aliento, sonrió y extendió su mano hacia mí, haciendo un gesto
para que yo hiciera lo mismo.

Mi primer instinto fue dudar, preguntándome qué más podría ofrecerme. Pero cuando abrí
mi mano con la palma plana, y dejó caer una llave en ella, me pareció ridículo esperar otra
cosa.

"En caso de que nos ganaras en la llegada a casa," dijo. "Que tengas un buen día."

En ese momento, asentí con la cabeza, cerrando la mano alrededor de la llave y
deslizándola en mi bolsillo, del cual me había olvidado totalmente hasta ahora, mientras
caminaba hacia la puerta de la casa y la sacaba. Era pequeña y de plata, con las palabras
WILDFLOWER RIDGE grabadas en el otro lado.

Extraña la forma en que había estado allí todo el día, y yo ni siquiera la había sentido o
notado. La que tenía alrededor de mi cuello siempre la sentía, tanto por su peso y presencia,
pero tal vez era porque estaba más cerca de mí, donde no podía ser perdida.

La puerta de la casa de Cora se abrió casi sin hacer ruido, revelando el gran y espacioso
vestíbulo de entrada.

Al igual que en la casa amarilla, todo estaba quieto y en silencio, pero de otra manera. No
sin tocar u olvidada, sino más expectante. Como si incluso una casa supiera la diferencia
entre alguien que simplemente sale por un tiempo y quien se ha ido para siempre.

Cerré la puerta tras de mí. Desde el vestíbulo, pude ver dentro la sala de estar, donde el sol
ya empezaba a hundirse en el cielo, desapareciendo detrás de los árboles, emitiendo ese tipo
especial de luz cálida que sólo recibes justo antes de la puesta del sol.

Todavía estaba allí de pie observando esto, cuando oí un ruido que venía de mi izquierda.
Miré hacia allá, era Roscoe, caminando a través de la cocina. Cuando me vio, sus orejas se
levantaron en su cabeza. Luego se sentó y me miró.

Me quedé donde estaba, preguntándome si iba a empezar a ladrarme otra vez, lo cual
después de comenzar en una nueva escuela y luego de pasar la última hora en mi antigua
casa, sería la última cosa que podía soportar hoy. Afortunadamente, no lo hizo. En cambio,
sólo empezó a lamerme. Pensé que esto señalaba que era seguro continuar a la cocina, lo
que hice, dejándole un amplio espacio al pasar.

En la isleta, había una nota adhesiva, y a pesar de los años que habían pasado desde que la
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
63
había visto, reconocí de inmediato la súper limpia escritura a mano de mi hermana, cada
letra tan perfecta que había que preguntarse si había hecho un duro primer borrador. J ,
decía, la lasaña se encuentra en la nevera, hazla (350) tan pronto como llegues a casa. Nos
vemos a las siete a más tardar. Con amor, yo.

Tomé la nota del mostrador, leyendo de nuevo. Si nada más, esto dejaba claro que mi
hermana había, de hecho, finalmente conseguido todo lo que quería. No sólo las cosas que
componen la vida que sin duda había soñado—la casa, el trabajo, la seguridad—todas esas
noches en nuestra habitación compartida, con alguien para compartir. Para volver a casa y
cenar juntos, dejar una nota para él. Cosas tan simples, estúpidas, y sin embargo al final,
ellos eran la verdadera prueba de una vida real.

Razón por la cual, después de que ella había trabajado tan duro para llegar aquí, realmente
apestaba que de repente apareciera yo en el momento en que ella había empezado a pensar
que había dejado atrás la vieja vida para siempre. Oh, bueno, pensé. Lo menos que podía
hacer era poner la lasaña.

Me acerqué al horno precalentado y, a continuación, encontré la bandeja en la nevera y la
puse sobre el mostrador. Me estaba quitando el abrigo de Saran cuando sentí algo contra mi
pierna. Mirando hacia abajo, vi a Roscoe que en algún momento había cruzado la
habitación y ahora estaba sentado entre mis pies, mirándome.

Mi primer pensamiento fue que había hecho pis en el suelo y me estaba esperando para
gritarle. Pero luego me di cuenta que estaba temblando, rebotando entre mis tobillos.
"¿Qué?" Le pregunté, y en respuesta se echó más abajo, presionándose con más fuerza
contra mí. Al mismo tiempo, mantuvo sus grandes ojos en mí, como si estuviera
rogándome, pero por qué, no tenía ni idea.

Genial, pensé. J usto lo que necesitaba: el perro muere frente a mis ojos, con lo que
oficialmente se consolidaba mi condición como plaga completa en el hogar. Suspiré y di un
paso cuidadosamente alrededor de Roscoe hacia el teléfono, para recogerlo y marcar el
número de J amie de su teléfono celular, que estaba en la parte superior de una lista pegada.
Antes incluso de que lo hubiera hecho, Roscoe se había arrastrado por el suelo,
resituándose a sí mismo a mis pies, el temblor ahora estaba con toda su fuerza. Mantuve
mis ojos en él mientras el teléfono sonaba dos veces, y luego, por suerte, J amie respondió.

"Algo está mal con el perro," informé.

"¿Ruby?" Dijo. "¿Eres tú?"

"Sí." Tragué, mirando a Roscoe una vez más, quien a su vez se deslizó más cerca,
presionando su cara en mi pantorrilla. "Siento molestarte, pero es que está actuando
realmente… enfermo. O algo así. Yo no sabía qué hacer."

“¿Enfermo? ¿Está vomitando?"

"No."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
64

“¿Esta yendo y viniendo?”

Hice una mueca. “No,” dije. "Por lo menos, yo no lo creo. Acabo de llegar a casa y Cora
había dejado esta nota sobre la lasaña, así que lo puse en…”

"Oh," dijo lentamente. "Está bien. Está bien, puedes tranquilizarte. No está enfermo."

"¿No lo está?"

“No, no es más que miedo."

"¿De la lasaña?"

"Por el horno.” Suspiró. "Realmente no lo entiendo. Creo que puede tener algo que ver con
este incidente con algunos Tater Tots y el detector de humo."

Miré a Roscoe, que todavía estaba en modo trémuño. Tenías que preguntarte cómo tal cosa
puede afectar a un perro así—esto no podía ser bueno para su sistema nervioso. "Entonces,”
dije mientras miraba hacia mí, claramente aterrorizado, "¿Cómo hago que se detenga?"

"No puedes," dijo. "Él va a hacerlo durante todo el tiempo que el horno esté encendido. A
veces va y se esconde debajo de la cama o el sofá. Lo mejor es actuar simplemente normal.
Si él se pone demasiado loco, sólo enciérralo en el cuarto de lavado."

"Oh," dije, mientras el perro se mantenía entre mis zapatos y el mueble detrás de mí. "Está
bien."

"Mira, estoy terminando," dijo, "Pero voy a estar en casa pronto. Sólo…"

Hubo un murmullo, y luego se había ido, dejándome fuera por completo. Colgué, poniendo
el teléfono con cuidado sobre su base. No estaba segura de lo que "pronto" significaba, pero
esperaba que significara que estaba a sólo unas cuadras de distancia, ya que no era muy
amiga de los animales. Sin embargo, mirando a Roscoe temblar contra mi pierna, parecía
que sólo quedaba encerrarlo en un pequeño espacio, teniendo en cuenta el estado en el que
se encontraba.

"Relájate, ¿de acuerdo?" Le dije, desenredándome de su alrededor y caminando hacia el
vestíbulo. Por un momento se quedó donde estaba, pero luego empezó a seguirme. Lo
último que quería era cualquier clase de compañía, por lo que comencé a subir las escaleras
a un ritmo rápido, con la esperanza de que captara el mensaje y se quedara atrás.

Sorprendentemente, funcionó, y cuando llegué a la parte superior de las escaleras y miré
hacia abajo, aún estaba en el vestíbulo. Mirándome y viéndose de manera lamentable, pero
aún ahí.

En mi habitación, me lavé la cara, luego me saqué el suéter de Cora y me eché hacia atrás
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
65
sobre la cama. No sé cuánto tiempo estuve allí, mirando por las ventanas lo último de la
puesta de sol, antes de Roscoe entrara en la habitación. Se movía lentamente, casi de
costado, como un cangrejo. Cuando vio que me había fijado en él, sus orejas se pusieron
planas sobre su cabeza, como si estuviera esperando a ser expulsado, pero no pudiera evitar
echar una mirada de todos modos.

Por un momento, nos miramos el uno al otro. Entonces, tentativamente, llegó más cerca,
luego un poco más todavía, hasta que finalmente se encajó entre mis pies, con la cama
detrás de él. Cuando comenzó a temblar de nuevo, su collar sonando suavemente, puse los
ojos en blanco. Quería decirle que se detuviera, que todos teníamos nuestros problemas,
que yo era la última persona a quien debía acudir para buscar consuelo.

Pero sin embargo, me sorprendí no diciendo nada de esto, mientras me sentaba,
extendiendo una mano hacia su cabeza. En el momento en que lo toqué, se tranquilizó.































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
66
Capítulo Cuatro

Traducido por Dr. Clo
Corregido por Moshalutz


Al principio, fue sólo un ruido, puntuado por un ocasional chillido: la clase de cosa de la
que eres consciente a la distancia, y sin embargo no puedes llegar a ignorar. J usto cuando
mi reloj giró a las 8.00, comenzó el sonido real.

Me senté en la cama, alarmada, mientras de pronto el cuarto se llenaba con el chasquido del
metal golpeando las rocas. No fue hasta que me levanté, salí al balcón, y vi la
retroexcavadora, que todo empezó a tener sentido.

“¡J aime!”

Miré a mi derecha, donde pude ver a mi hermana, en pijama, de pie en su propio balcón.
Estaba agarrada a la barandilla, bajando la vista a su marido, quien estaba en el jardín
trasero luciendo demasiado y absolutamente despierto, con una taza de café en sus manos y
Roscoe a sus pies. Cuando levantó la vista y la vio, sonrió. “Genial, ¿no?” dijo él. “¡De
verdad puedes visualizarlo ahora!”

La mayor parte de la respuesta de Cora se perdió en el bochinche posterior mientras la
retroexcavadora cavaba una vez más en el césped, recogiendo más tierra del interior de las
rocas de J aime y balanceándose a un lado para tirarlo a la, ya considerable, pila allí. Al
moverse hacia atrás, con los engranajes rechinando, para ir de nuevo por mas, sólo capté el
final, cuando ella estaba diciendo, “…Sábado en la mañana, cuando algunas personas
pueden desear dormir.”

“Cariño, pero es el estanque,” respondió J aime, como si hubiera oído cada palabra.
“Hablamos de esto. ¿Recuerdas?”

Cora se limitó a mirarlo, pasándose una mano por el pelo, el cual estaba pegado a un lado.
Entonces, entró sin más comentarios. J aime la observó marcharse, su rostro intrigante.
“¡Hey!” gritó cuando me vio. La retroexcavadora cavando nuevamente, incluso con un
ruido más fuerte. “Bastante genial, ¿no crees? Si tenemos suerte, la tendremos revestida
para esta noche.”

Asentí, viendo como la maquina descargaba otra carga de tierra en la pila. J aime tenía
razón, realmente te lo podías imaginar ahora: había una gran diferencia entre un estanque
teórico y un enorme agujero en el suelo. Aun así, era difícil imaginar lo que él quería—un
completo ecosistema, una verdadera laguna, con peces y todo eso—aparentemente en casa,
en medio de tan cuadrado y liso patio. Incluso con el mejor paisaje, aun se vería como si
hubiera caído del cielo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
67

De regreso en el interior, me tiré de nuevo en la cama, aunque dormir evidentemente ya no
fuera una opción. Era difícil creer que el sábado anterior había estado en la casa amarilla,
despertando en el sofá con nuestro viejísimo afgano enrollado a mí alrededor. Una semana
adelante, y estoy aquí en la casa de Cora. Ciertamente contaba con mis necesidades
básicas—agua corriente, calefacción, comida—pero todavía era extraño estar aquí.

Todo se sentía tan temporal, incluyéndome, que ni siquiera había desempacado aun—mi
bolso estaba todavía junto a mi cama, de donde iba sacando mis cosas como si estuviera de
vacaciones, a punto de pagar y marcharme en cualquier momento. Claro, significaba que
las pocas cosas que tenía estuvieran mucho más arrugadas, pero mirar todas las mañanas y
ver todas mis posesiones terrenales justo allí, a mi lado, me hacían de alguna manera sentir
en control de mi situación. Lo que necesitaba, teniendo en cuenta que todo lo demás parecía
estar completamente fuera de mis manos.

“¿El autobús?” dijo J aime esa primera noche, cuando se refirió a Nate recogiéndome y le
dije que prefería el transporte alternativo. “¿Hablas en serio?”

“No hay un autobús a Perkins Day en las mañanas,” dijo Cora a través de la mesa. “Ellos
sólo funcionan en la tarde, para acomodar las actividades después de la escuela.”

“Entonces tomaré el autobús de la ciudad,” dije.

“¿Y pasar por todos esos problemas?” preguntó J aime. “Nate va a Perkins de todos modos.
Y él se ofreció.”

“Él sólo estaba siendo amable,” dije. “En realidad no quiere llevarme.”

“Por supuesto que quiere,” dijo J aime, tomando otro bollo de la cesta entre nosotros. “Él es
un príncipe. Y vamos a contribuir al gas. Está todo arreglado.”

“El autobús está bien,” dije nuevamente.

Cora, a través de la mesa, entornó los ojos hacia mí. “¿Qué está ocurriendo aquí
realmente?” preguntó. “No te gusta Nate o algo así.”

Recogí mi tenedor, pinchando un trozo de espárrago. “Mira,” dije, intentando mantener mi
voz tranquila, y calmada, “simplemente parece un gran fastidio. Si tomo el autobús, puedo
irme cuando quiera, y no estar a la merced de alguien más.”

“No, estarás a la merced del horario del autobús, lo que es mucho peor,” dijo J aime. Pensó
por un segundo. “Quizás deberíamos conseguirte un coche. Entonces podrías conducir por
ti misma.”

“No vamos a comprar otro coche,” dijo Cora rotundamente.

“Ella tiene diecisiete,” señaló J aime. “Necesitará ir a lugares.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
68

“Entonces viajará en autobús. O irá con Nate. O tomará prestado el tuyo.”

“¿El mío?”

Cora se limitó a mirarlo, luego volvió su atención hacia mí. “Si quieres el autobús, bien.
Pero si te hace llegar tarde, tendrás que hacer el viaje compartido. ¿Está bien?”

Asentí. Luego, después de la cena, entré a la web e imprimí cuatro horarios diferentes de
autobuses, haciéndole un círculo a los que podía tomar en la parada más cercana y aun así
llegar a la primera campana. Claro, significaba levantarme más temprano y caminar algunas
cuadras. Pero valdría la pena.

O eso pensé, hasta que por accidente golpeé la barra de repetición algunas veces extra la
mañana siguiente y no llegué a la planta baja hasta las 7:20. Tenía la intención de tomar un
panecillo y ponerme en camino, correr si era necesario, pero por supuesto Cora me estaba
esperando.

“La primera campana en treinta minutos,” dijo ella, sin levantar la vista del periódico, el
cual había extendido delante de ella. Se humedeció un dedo, dando vuelta a la página. “No
hay manera.”

Así que diez minutos más tarde, estaba afuera junto al buzón de correo maldiciéndome, con
el panecillo en la mano, cuando Nate se detuvo. “”Hey,” dijo él, estirándose para abrir la
puerta. “Cambiaste de opinión.”

Sin embargo, ése era justo el asunto. Yo no lo había hecho. En todo caso, estaba más
determinada que nunca a no hacer amigos, y esto sólo lo hacía más difícil. Aun así, no era
como si tuviera una opción, así que entré, cerrando la puerta con cuidado detrás de mí y
poniendo el panecillo en mi regazo.

“No se come en el coche.”

La voz fue plana, monótona, y provino de detrás de mí. Mientras giraba la cabeza
lentamente, vi la fuente: Un niño bajo vistiendo un chaquetón corto y una importante
ortodoncia, sentado en el asiento trasero con un libro abierto en el regazo.

“¿Qué?” dije.

Él se inclinó hacia delante, con sus aparatos—y tocado adjunto—capturando la luz del sol
que entraba por el parabrisas. Tenía el cabello hacia arriba. “No se come en el coche,”
repitió, como robot. Luego señaló mi panecillo. “Es una regla.”

Miré a Nate, luego de regreso al niño. “¿Quién eres tú?”

“¿Quién eres tú?”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
69
“Esta es Ruby,” dijo Nate.

“¿Ella es tu nueva novia?” preguntó el niño.

“No,” dijimos Nate y yo al unísono. Sentí que me ruborizaba.

El niño se sentó hacia atrás. “Entonces nada de comida. Las novias son las únicas
excepciones en los viajes compartidos.”

“Gervais, cierra la boca,” dijo Nate.

Gervais recogió su libro y pasó una página. Miré a Nate, quien ahora estaba saliendo del
camino principal, y dije, “Entonces… ¿a dónde lo llevas? ¿A la escuela media?”

“Error,” dijo Gervais. Su voz era muy nasal y molesta, como un ganso graznando.

“Él es un Senior,” me dijo Nate.

“¿Un Senior?”

“¿Qué eres, sorda?” preguntó Gervais. Nate le lanzó una mirada por el espejo retrovisor.
“Gervais está adelantado,” dijo, cambiando de carril. “Él asiste a Perkings por las mañanas,
y por las tardes toma clases en la U.”

“Oh,” dije. Me volví para mirar a Gervais nuevamente, pero él me ignoró, ahora inmerso en
su libro, el cual era grande y grueso, claramente un texto de algún tipo. “Entonces…
¿recoges a alguien más?”

“Solíamos recoger a Heather,” dijo Gervais, con sus ojos aun en el libro, “cuando ella y
Nate estaban juntos. Ella se ponía a comer en el coche. Por lo general tartas rellenas. Sabor
a arándano.”

J unto a mí, Nate se aclaró la garganta, mirando por la ventana.

“Pero entonces, hace un par de semanas,” continuó Gervais en el mismo tono monótono,
girando la página, “ella botó a Nate. Fue una gran noticia. Él ni siquiera lo vio venir.”

Miré a Nate, quien exhaló fuertemente. Seguimos avanzando por otra cuadra, y luego él
dijo, “No. No recogemos a nadie más.”

Afortunadamente, esto fue todo en cuanto a la conversación. Cuando aparcamos en el
estacionamiento cinco minutos más tarde, Gervais salió primero, desordenadamente,
levantando su enorme mochila sobre sus flacuchos hombros y largándose hacia el césped
sin una palabra a ninguno de nosotros.

Había pensado en seguirlo, también ir por mi propio camino, pero antes de poder hacerlo,
Nate se puso a caminar a mi lado. Claramente esto le salió con tanta facilidad, nuestra
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
70
continua compañía asumida sin cuestionamientos. No tenía idea de cómo debía de ser.

“Entonces, mira,” dijo, “a cerca de Gervais.”

“Es encantador,” le comenté.

“Esa es una palabra para ello. Sin embargo, en realidad, no es…”

Se calló de repente, mientras un BMW verde nos pasaba silbando, yendo por un par de filas
y entrando como látigo en un espacio. Un momento más tarde, se abrió la puerta del
acompañante, y la rubia de mi clase de inglés—en un suéter blanco a líneas y gafas de sol
posicionadas en la frente—apareció, tirando un sobrecargado bolso de compras detrás de
ella. Cerró la puerta con la cadera, luego se encaminó hacia el edificio principal,
esponjándose el cabello con los dedos mientras caminaba. Nate la observó por un
momento, luego se echó a toser, metiendo las manos en los bolsillos.

“En realidad ¿qué?” dije.

“¿Qué era?” preguntó.

Delante de nosotros, la rubia—que para este momento ya me había figurado que era la
infame comedora de tarta de arándanos, Heather—estaba cruzando hacia un casillero,
dejando caer el bolso a sus pies. “Nada,” dije. “Te veo por ahí.”

“Sip,” respondió, asintiendo, claramente distraído mientras yo apuraba el paso, finalmente
capaz de poner algo de espacio entre nosotros. “Nos vemos.”

Él todavía la observaba mientras yo me alejaba. Lo cual era un poco patético pero
asimismo no era mi problema, sobre todo porque de ahora en adelante sería fiel a mi plan
original y tomaría el autobús, y todo estaría bien.

O eso pensé hasta el día siguiente, cuando me quedé dormida de nuevo, perdiendo la
ventana de mi autobús por completo. Al principio, estaba totalmente molesta conmigo
misma, pero luego, en la ducha, decidí que tal vez no era tan malo. Después de todo, el
viaje era corto. Por lo menos una distancia prudente.

“¿Qué clase de shampoo es ese?” exigió Gervais desde el asiento trasero tan pronto como
entré en el coche, mi cabello todavía húmedo.

Me volví y lo miré. “No lo sé,” dije. “¿Por qué?”

“Apesta,” me dijo. “Hueles como los árboles.”

“¿Árboles?”

“Gervais,” dijo Nate. “Cuidado.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
71
“Sólo digo,” se quejó Gervais, dejándose caer de nuevo en el asiento. Me volví, fijando mi
mirada en él. Por un momento, me devolvió la mirada, insolente, sus ojos parecían enormes
detrás de sus gafas. Pero como yo la mantuve, constante, inquebrantable, él finalmente
cedió y se giró a mirar por la ventana. Doce años, pensé. Tan fácil de quebrar.

Cuando me volví para mirar hacia delante, Nate me estaba observando. “¿Qué?” Dije.

“Nada,” respondió. “Sólo admiraba tu técnica.”

En la escuela, Gervais hizo su normal acto de desorden-y-desaparición, y Nate caminó
nuevamente conmigo a través del estacionamiento. Esta vez, no sólo era consciente de él a
mi lado—lo que aun, francamente era tan extraño—sino también de las consiguientes
reacciones de las personas reunidas en torno a sus coches, o delante de nosotros en los
casilleros: miradas, cejas arqueadas, demasiada atención por completo. Era inquietante, por
no decir desconcertante.

Cuando había comenzado en Perkins, instintivamente me había manejado en Modo Nueva
Escuela, un sistema que había perfeccionado a lo largo de los años cuando mi mamá y yo
nos mudábamos constantemente. En pocas palabras, era esto: entra rápido, vuela debajo del
radar, consigue entrar y salir cada día con la menor interacción posible. Sin embargo, dado
que Perkins Day era tan pequeña, me estaba dando cuenta que era inevitable atraer alguna
atención, sólo por el hecho de ser nueva. Súmale el hecho que alguien se había dado cuenta
de mi conexión con J aime—“¡Oye UMe!” había gritado alguien mientras entraba al salón
un par de días atrás—entonces permanecer anónima fue mucho más difícil.

Sin embargo, la decisión de Nate de ser amigos, lo hizo casi imposible. Ya para mi segundo
día, me había dado cuenta que era uno de los chicos más populares en Perkins, razón por la
cual me volví interesante (por lo menos para esas personas, de todos modos) simplemente
parándome junto a él. Quizás a algunas chicas les hubiera gustado esto, pero yo no era una
de ellas.

Ahora, lo miraba molesta, mientras un grupo de porristas apiñadas junto a un brillante
Volkswagen reían con disimulo a nuestro paso. Él no lo notó, demasiado ocupado mirando
el mismo BMW verde, el cual estaba estacionado un par de filas adelante. Pude ver a
Heather detrás del volante, con su J ump J ava
21

21
Café.
en una mano. J ake Bristol, el dormilón de
mi clase de inglés, estaba inclinado para hablarle, con los brazos apoyados en la ventana
abierta de ella.

Este no era mi problema. Y aun así, como con Gervais, cuando veía un mal
comportamiento, no podía detenerme a mi misma. Además, si iba a insistir en caminar
conmigo, casi se lo merecía.

“Sabes,” le dije. “La nostalgia no es atractiva. En nadie.”

Él miró hacia mí. “¿Qué?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
72

Cabeceé hacia Heather y J ake, quien todavía estaba hablando. “Lo peor que puedes hacer si
extrañas o necesitas a alguien,” dije, “es dejárselos saber.”

“No la extraño,” dijo él.

Si, correcto. “Está bien,” respondí, encogiéndome de hombros. “Todo lo que digo es que
incluso si la quieres de regreso, deberías comportarte como que no. A nadie le gustan las
personas que son totalmente débiles, lastimosos, y necesitados. Es relaciones básicas 101.”

“Relaciones 101,” repitió, escéptico. “¿Y este es un curso que enseñas tú?”

“Es sólo un consejo,” le dije. “Ignóralo si lo deseas.”

En realidad, asumí que haría precisamente eso. Sin embargo, la mañana siguiente, mientras
se ponía de nuevo a caminar junto a mí—claramente esto era un hábito ahora—y
comenzábamos a cruzar el estacionamiento, una vez más el coche de Heather apareció a la
vista. Incluso yo lo noté, y la noté a ella, para este entonces. Pero Nate, observé, no lo hizo.
O por lo menos no se comportó como si lo hiciera. En cambio, miró en mi dirección y
simplemente siguió caminando.

Mientras transcurría la semana—y continuaban mis pérdidas a la barra de repetición—me
encontré a mi misma sucumbiendo al viaje compartido y, por consiguiente, a nuestro
caminar juntos dentro de la propia escuela, con público y todo eso. La resistencia era inútil,
y Nate y yo nos estábamos convirtiendo en amigos, o algo así. Al menos en lo que a él
concernía.

Lo cual era simplemente una locura, porque no teníamos absolutamente nada en común.
Aquí estaba yo, una solitaria hasta la médula, el agotamiento personificado, con una
colisión de trenes por vida hogareña. ¿Y en la otra esquina? Nate, el buen hijo, un chico
popular, y amable por todos lados, sano. Por no mencionar—como descubrí durante la
semana siguiente—vicepresidente del cuerpo de estudiantes, rey de la fiesta de fin de año,
enlace con la comunidad, campeón del voluntariado. Su nombre sólo seguía apareciendo,
en evento tras evento, listado en la monótona voz del tipo que entregaba los anuncios cada
mañana por el interfono. ¿Asistirás al viaje de clases Senior para recaudar fondos? Contacta
a Nate Cross. ¿Vas a colaborar con la limpieza anual del campus? Habla con Nate.
¿Necesitas un compañero de estudios para los próximos parciales? Nate Cross es tu
hombre.

Sin embargo, él no era mi hombre, a pesar que mientras la semana—por no decir la mirada
fija que había notado inicialmente en el estacionamiento—continuaba, estaba claro que
algunas personas querían pensar lo contrario. Era obvio que la separación de Heather y
Nate había sido una noticia enorme, al menos a juzgar por el hecho de que semanas más
tarde, seguía escuchando acerca de su relación: cómo habían estado saliendo desde que él
se había mudado desde el primer año de Arizona, habían sido rey y reina del baile junior de
graduación, habían tenido planes para ir juntos a la U por Universidad en el otoño. Por
todos estos hechos, sin embargo, la causa de su ruptura seguía sin estar clara. Sin siquiera
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
73
intentarlo, había oído tantas teorías diferentes—¡Él la engañó con una chica en la playa!
¡Ella quería salir con otros chicos!— era obvio que nadie sabía realmente la verdad.

Aun así, sí explicaba la razón por la cual estaban tan interesados en mí. El caliente chico
popular empezaba a aparecer con la chica nueva de la escuela, apenas tras romper con su
amor de toda la vida. Es el próximo capítulo, o así lo parece, así que por supuesto la gente
haría sus suposiciones. Y en la otra escuela, u otra ciudad, éste sería probablemente el caso.
Pero no aquí.

En cuanto al propio Perkins Day, era un cambio completo de cultura, con todo, desde los
profesores (quienes en realidad parecían felices de estar allí), la biblioteca (grande, con
todas las computadoras de última generación funcionando) hasta la cafetería (con barra de
ensaladas y batidos de estación) completamente diferente a lo que yo había estado
acostumbrada. Además, el tamaño pequeño de las clases hacía que holgazanear casi no
fuera una opción, y como resultado, estaba consiguiendo que me patearan el trasero
académicamente. Nunca había sido una estudiante perfecta por amplio margen, pero en
J ackson me las había arreglado para tirar una sólida licenciatura, incluso con noches de
trabajo y mis actividades casi extracurriculares. Ahora, sin transporte o amigos con los que
distraerme, tenía todo el tiempo del mundo para estudiar, y aun así seguía luchando, época
fenomenal. Me seguía diciendo a mi misma que no importaba, que probablemente sólo
estaría allí hasta que pudiera reunir el dinero para partir, entonces no tenía ningún motivo
real en matarme para mantener el ritmo. Pero entonces, me encontraba sentada en mi
dormitorio sin nada que hacer, y sacaba los libros y me ponía a trabajar, aunque sólo fuera
por distracción.

La mentalidad en Perkins también era diferente. Por ejemplo, a la hora del almuerzo en
J ackson, debido a la estrecha cafetería, y falta de las codiciadas mesas de picnic, y angustia
general, siempre había algún tipo de drama ocurriendo. Peleas de puño, gritos, pequeñas
riñas que comenzaban y terminaban con la misma rapidez, durando apenas lo suficiente
como para que voltees la cabeza y los notes. En Perkins, todos coexistían pacíficamente en
la cafetería y sobre el césped, y lo más caliente que se ponía algo era cuando alguien en la
mesa de AYUDA se enfadaba un poco a cerca de algún asunto y estallaba en un debate
hecho y derecho, pero incluso ésos, por lo general, eran civilizados.

La propia mesa de AYUDA era otra cosa que simplemente no entendía. Cada día a la hora
del almuerzo, justo cuando comenzaba el período, algún grupo establecía una tienda en una
de las mesas justo al lado de la entrada a la cafetería, colgando un letrero y disponiendo
folletos para concentraciones de apoyo a cualquiera que fuese la causa que estuvieran
promoviendo. Hasta ahora, en el tiempo en que había estado allí. Había visto de todo, desde
gente recogiendo firmas para el alivio del hambre hasta pedir monedas para comprar una
nueva TV de pantalla plana para los niños del hospital local. Todos los días había algo
nuevo, alguna otra causa que necesitaba de nuestra ayuda y atención J USTO AHORA así
que POR FAVOR FIRMA o DA o PRESTA UNA MANO —¡ES LO MENOS QUE
PUEDES HACER!

No era que fuera una persona cruel o sin corazón. Creía en la caridad tanto como cualquier
otra persona. Pero después de todo por lo que había pasado los últimos meses, simplemente
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
74
no podía envolver mi mente en llegar a los demás. Mi madre me había enseñado muy bien
a cuidarme a mi misma, y en este momento, en este mundo extraño, esto parecía lo más
inteligente que nunca. Aun así, cada vez que pasaba por la mesa de AYUDA, asimilando la
causa de ese día—¡próxima caminata por el SIDA! ¡Compra una galleta, beneficia la
alfabetización temprana! ¡Salva a los animales!—me sentía extrañamente perturbada por
toda esta necesidad, por no mencionar la asumida y constante efusión de ayuda a cambio, la
que parecía venirle a la gente de aquí tan instintivamente como a mí el aislamiento.

Una persona que evidentemente era una donante era Heather Wainwright, quien parecía
estar siempre en la mesa de AYUDA, independientemente de la causa. La había visto
dándole un discurso sobre la difícil situación de los tibetanos a un grupo de chicas con
batidos, vendiendo pastelitos para la investigación del cáncer, e inscribiendo voluntarios
para ayudar a limpiar el tramo de la carretera que patrocinaba Perkins Day, y parecía
igualmente apasionada por todos ellos. Esta era aun otra razón, al menos en mi mente, para
que cualquiera, fuese los rumores que estuvieran circulando sobre Nate y yo, no pudieran
haber estado más fuera de lugar. Evidentemente, yo no era su tipo, ni por asomo.

Por supuesto, si yo hubiera querido hacer amigos más parecidos a mí, podría haberlo hecho.
El contingente de estrés en Perkins era menos desalineado que sus homónimos de J ackson,
pero aun fácilmente reconocibles, frecuentaban el extremo más alejado del sector cerca del
edificio de arte, en un sitio que todos llamaban la Chimenea.

En J ackson, los fumetas y los fenómenos del arte eran dos grupos distintos, pero en
Perkins, se habían mezclado, ya sea debido a la reducida población o por el hecho de
encontrar seguridad en número. Por ello, junto a los chicos en arrugadas camisetas de
Phish
22
y los que hacían hackey-sacking
23

22
Phish es una banda estadounidense de rock conocida por sus improvisaciones musicales, largas jam
sessions, exploración entre géneros musicales, y sus fieles seguidores.

en sandalias, también tenías a las chicas en
vestidos de tiendas vintage y botas de combate, usando el cabello multicolor y tatuajes. La
población de la chimenea por lo general aparecía cerca de la mitad del almuerzo,
escabulléndose dentro por el camino que conducía al campo de fútbol inferior, el cual era el
más lejano del resto de la escuela. Una vez que llegaban, podían ser vistos intercambiando
furtivamente frascos de gotas oftalmológicas y engullendo comida de la máquina
expendedora. El comportamiento de los fumatas era tan clásico y obvio que me seguía
sorprendiendo que la administración no hiciera una redada y los arrestara en masa.

Hubiera sido tan fácil acercarse y unírseles, pero incluso después de algunos almuerzos con
la única compañía de mi sándwich, todavía no lo había hecho. Quizás porque de todos
modos no estaría allí por mucho tiempo—no era como si tuviera mucho sentido hacer
amigos. O tal vez era algo más. Como el hecho de que ahora tenía una segunda
oportunidad, una oportunidad, tanto si al principio le había dado la bienvenida o no, de
hacer las cosas de forma diferente. Parecía estúpido, al menos, no intentar tomarla. No era
23
Es un deporte que se puede jugar individualmente o con un grupo de personas pateando una bolsa con los
pies. Además de los pies, casi cualquier otra parte del cuerpo pueden ser utilizados como las manos o los
brazos.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
75
como si la manera antigua no hubiera funcionado bien para mí, de cualquier modo. Aun así,
había una persona en Perkins Day con quien, si presionaba, me podía imaginar pasando el
rato. Quizás porque ella era la única persona que estaba menos interesada que yo en hacer
amigos.

A estas alturas, había atado algunos cabos acerca de Olivia Davis, mi compañera de asiento
y socia sobreviviente de J ackson. Número uno: ella siempre estaba en el teléfono. En el
momento en que sonaba la campana, lo tenía afuera y abierto, rápida como un pistolero,
con un dedo ya marcando. Lo mantenía sujeto a la oreja mientras caminaba entre clases y
durante todo el almuerzo, el cual pasaba también sola, comiendo un sándwich, que había
traído de la casa, y hablando todo el tiempo. De los pocos fragmentos que escuché antes
que nuestra clase comenzara y justo después que terminara, en su mayoría hablaba con
amigos, aunque en ocasiones asumía un tono molesto, un tono plano que gritaba
‘conversación con los padres’. Sin embargo, por lo general, eran todas charlas ruidosas,
discutiendo las mismas cosas, de hecho, eso lo oía de todos los demás en los corredores y
en torno a mí en las clases—escuela, fiestas, estrés—excepto que sus conversaciones eran
de un solo lado, y su voz la única que podía oír.

También estaba claro que Olivia estaba en Perkins Day bajo protesta, y era una primera
vocalista en eso. Yo tenía opiniones fuertes de nuestros compañeros de clases y de sus
estilos de vida pero mantenía estos pensamientos para mí misma. Olivia no practicaba tal
discreción.

“Si, correcto,” había dicho por lo bajo mientras Heather Wainwright comenzaba un extenso
análisis del simbolismo de la pobreza en David Copperfield. “Cómo si supieras de pobreza.
En tu BMW y tu mansión de un millón de dólares.”

“Ah, si,” había murmurado mientras uno de los deportistas zagueros, empujado por la Sra.
Conyers a contribuir, había igualado su experiencia al no hacer su arranque una lucha de
personalidad, “dinos acerca de tu dolor. Estamos fascinados.”

A veces no decía nada, pero aun así marcaba su punto al suspirar alto, sacudir la cabeza, o
lanzar miradas de ‘¿por qué a mi Dios?’ al techo. En un principio, su tortuosa resistencia al
segundo período me era divertida, pero después de un rato, se volvió un tipo de molestia,
por no mencionar que me distraía. Finalmente, el viernes, después que lanzara literalmente
las manos en alto; mientras uno de nuestros compañeros de clases luchaba para definir
‘clase trabajadora’, no pude detenerme.

“Si tanto odias este lugar,” dije, “¿Por qué estás aquí?”

Ella volvió la cabeza lentamente, como si me viera por primera vez. “¿Perdón?” Dijo.

Me encogí de hombros. “No es como si fuera barato. Parece una pérdida de dinero, es todo
lo que digo.”

Olivia se acomodó en el asiento, como si quizás un cambio de posición la pudiera ayudar a
entender por qué diablos le estaba hablando. “Lo lamento,” dijo, “pero ¿nos conocemos?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
76

“Es sólo una pregunta,” dije.

La Sra. Conyers, parada al frente de la clase, estaba diciendo algo acerca del estado de las
cosas. Pasé algunas páginas en mi cuaderno, sintiendo que Olivia me observaba. Después
de un momento, levanté la mirada y encontré la suya, haciéndole saber que no me
intimidaba.

“¿Por qué estás aquí?” preguntó.

“No por elección,” le dije. “Yo tampoco,” respondió. Asentí. Era suficiente, en cuanto a mí
respectaba. Pero luego continuó. “Lo estaba pasando bien en J ackson. Fue mi papá quien
me quiso aquí y me hizo aplicar para una beca. Una mejor educación, mejores profesores.
Mejor clase de amigos, todo eso. ¿Contenta ahora?”

“Nunca dije que no lo estuviera,” le dije. “Eres tú la que refunfuñas y te quejas por allí.”

Olivia levantó las cejas. Evidentemente, la había sorprendido, y tenía el presentimiento que
esto, no era algo tan fácil de hacer. “¿Cuál es tu nombre, de nuevo?”

“Ruby,” le dije. “Ruby Cooper.”

“Huh,” dijo, como si esto también contestara algunas otras preguntas. Sin embargo, la
próxima vez que la vi, en el sector entre clases, no me rozó al pasar, ignorándome en favor
de quien estaba hablando en su oído. Tampoco me habló. Pero capté un momento de
contacto visual, un reconocimiento, de lo que sin embargo, no estaba segura, y aun no
podía decir.

Ahora, tumbada en la cama el sábado por la mañana, oí una colisión afuera, seguida por
más pitidos. Me levanté y caminé hacia la ventana, bajando la vista al patio. Ahora el
agujero estaba todavía más grande, la arcilla roja y las rocas expuestas eran un marcado
contraste con la pareja hierba verde a ambos lados del mismo. J aime todavía estaba en el
patio con el perro, aunque ahora tenía las manos en los bolsillos y se balanceaba sobre los
talones mientras observaba a la máquina excavar de nuevo. Era difícil recordar la forma en
que se había visto el patio hasta hace sólo doce horas, imperturbable y prístino. Como si se
necesitara tan poco, no sólo para cambiar algo, sino también para hacerte olvidar la forma
en la que alguna vez había sido.

Abajo, en la cocina, el sonido era aun más fuerte, las vibraciones sacudían los vidrios de las
puertas francesas. Pude ver que Cora, ahora vestida y con el cabello húmedo por la ducha,
se había unido a J aime en el exterior. Él le estaba explicando algo, haciendo gestos amplios
mientras ella asentía, luciendo menos que entusiasta.

Me preparé un poco de cereal, pensando que si no lo hacía, alguien me daría otro sermón de
desayuno, luego tomé una sección del periódico de la isleta. Estaba de camino a sentarme
cuando se oyó un bang detrás de mí y Roscoe apareció por la puerta de perros.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
77
Cuando me vio, alzó las orejas y dio vueltas golpeteando, husmeando en torno a mis pies.
Pasé por encima de él, encaminándome a la mesa, pero por supuesto me siguió, de la
manera en que se había acostumbrado desde la noche del trauma de la lasaña. A pesar de
todos mis esfuerzos por disuadirlo, yo le gustaba al perro.

“Sabes,” había dicho J aime el día anterior, observando la manera en que Roscoe, con sus
grandes ojos entusiastas, me miraba fijamente durante la cena, “Es bastante asombroso, en
realidad. Él no se vincula a cualquiera.”

“En realidad no soy una amante de los perros,” dije.

“Bueno, no es sólo un perro,” respondió J aime. “Es Roscoe.”

Esto, sin embargo, no era gran consuelo en momentos como este cuando simplemente
quería leer mi horóscopo en paz y en cambio tenía que lidiar con Roscoe asistiendo a su
baño diario—sorbiendo muy ruidosamente—a mis pies. “Hey,” dije, tocándolo con la punta
del zapato. “Ya basta.” Levantó la mirada hacia mí. Uno de sus grandes ojos se movía
rápido, lo que parecía ser una constante. Después de un momento, volvió a lo que estaba
haciendo.

“Estás levantada,” escuché decir a Cora detrás de mí, mientras entraba por la puerta del
patio. “Déjame adivinar. No podías dormir.”

“Algo así,” dije.

Se sirvió una taza de café, luego caminó hacia la mesa. “Yo,” dijo con un suspiro al
sentarse, bajando la mano para acariciar a Roscoe en la cabeza, “quería una piscina. Algo
en lo que pudiera nadar.”

La miré, luego miré afuera, hacia la retroexcavadora, la que se balanceaba hacia abajo en el
agujero. “Los estanques son agradables,” dije. “Tendrás peces.”

Suspiró. “Tan típico. Él ya te ha conquistado.”

Me encogí de hombros, dándole vuelta a una página. “No tomo partido.”

Al decir esto la sentí mirarme, sus ojos permaneciendo en mí mientras escaneaba el horario
de cine. Luego levantó su taza y tomó otro sorbo antes de decir, “Entonces. Creo que
necesitamos hablar de algunas cosas.”

J usto cuando dijo esto, la retroexcavadora se sacudió hasta detenerse, logrando que de
pronto todo pareciera muy tranquilo. Doblé el periódico, apartándolo. “Está bien,” dije.
“Adelante.”

Cora bajó la vista a sus manos, enroscando los dedos en el mango de la taza. Luego levantó
la mirada, asegurándose de mirarme a los ojos mientras decía, “Creo que es seguro decir
que esta…situación fue inesperada para ambas. Va a llevar un poco de adaptación.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
78

Tomé otro bocado de cereal, después miré a Roscoe, quien ahora estaba tirado a los pies de
Cora, con la cabeza apoyada sobre las patas y las piernas estiradas hacia atrás como una
rana. “Está claro,” dije.

“Lo más importante,” siguió, sentándose hacia atrás, “por lo menos para J aime y para mí,
es lograr que te establezcas aquí y en la escuela. La rutina es el primer paso a la
normalidad.”

“No soy una niñita,” le dije. “No necesito un horario.”

“Sólo digo que necesitamos lidiar con una cosa a la vez,” dijo. “Obviamente, no todo va a
funcionar sin problemas. Pero es importante reconocer que si bien podemos cometer
errores, a largo plazo, también podemos aprender de ellos.”

Levanté las cejas. Quizás todavía estaba en modo supervivencia, pero esto sonaba muy
sentimental para mí, como una cita directa de algún libro como Manejando A Tu
Adolescente Problemática. Resultó, que no estaba tan equivocada.

“También pienso,” siguió Cora, “que deberías ver a un terapeuta. Estás en un período de
transición, y hablar con alguien realmente puede…”

“No,” dije.

Me miró. “¿No?”

“No necesito hablar con nadie,” le dije. “Estoy bien.”

“Ruby,” dijo. “No es sólo mi idea. Shayna, en Poplar House realmente sintió que te
beneficiarías de una breve charla sobre tu adaptación.”

“Shayna, en Poplar House, me conoció por treinta y seis horas,” dije. “Difícilmente será
una experta. Y sentarme a hablar del pasado no va a cambiar nada. No tiene sentido.”

Cora levantó su taza de café y tomó un sorbo. “En realidad,” dijo con la voz rígida,
“algunas personas encuentran que la terapia es muy útil.”

Algunas personas, pensé, observándola tomar lentamente otro sorbo. Correcto.

“Todo lo que digo,” dije, “es que no necesitas tomarte tantas molestias. Especialmente dado
que esto es temporal, y todo eso.”

“¿Temporal?” preguntó. “¿Qué quieres decir?”

Me encogí de hombros. “Voy a tener dieciocho en algunos meses.”

“¿Lo que significa?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
79

“Lo que significa que seré legalmente un adulto,” le dije. “Puedo vivir por mi cuenta.”

Ella se sentó hacia atrás. “Ah, si,” dijo. “Porque eso te estaba funcionando tan bien antes.”

“Mira,” dije mientras la retroexcavadora afuera empezaba de nuevo, sobresaltando a
Roscoe, quien se había quedado dormido, “deberías alegrarte. Sólo me tendrás que aguantar
un poco y después estaré fuera de tu cabeza.”

Por un momento, apenas parpadeó ante mí. Luego dijo, “¿Para ir a dónde? ¿De regreso a
aquella casa? ¿O conseguirás tu propio apartamento, Ruby, con todo el dinero del que
dispones?”

Me sentí ruborizar. “Tú no…”

“O tal vez,” continuó, en voz alta y dramática, como si hubiera público para apreciarlo,
“simplemente irás y te mudarás de nuevo con mamá, donde quiera que esté. Porque
probablemente tendrá un lugar fantástico, con una linda habitación de huéspedes,
completamente preparada y esperándote. ¿Ese es tu plan?”

La retroexcavadora retumbó de nuevo, paleando, cavando más profundo.

“No sabes nada de mí,” le dije. “Ni una cosa.”

“¿Y de quién es la culpa?” preguntó.

Abrí la boca, lista para responder a eso, no se requería un genio, después de todo. ¿Quién se
había marchado para nunca regresar? ¿Dejando de llamar, dejando de preocuparse?
¿Arreglándoselas para olvidar, una vez que fue libre y pasó, de la vida que había dejado
atrás, la que yo aun seguía viviendo? Pero aun cuando las palabras se formaron en mis
labios, me encontré mirando fijamente a mi hermana, quien me miraba tan desafiante que
me hizo vacilar. Aquí, de cara a la verdad que sabía de memoria.

“Mira,” dije, dando un mordisco, “todo lo que digo es que no deberías poner toda tu vida
patas para arriba. Ni tampoco J aime. Sigue como estabas. No es que sea un bebé a quien de
pronto tengan que criar o algo así.”

Su expresión cambió, esa mirada plana y enojada dio paso a otra cosa, algo no exactamente
más suave, sino más distante. Como si estuviera dando marcha atrás, aun cuando estaba en
el mismo lugar. Bajó la mirada a su taza de café y se aclaró la garganta. “Correcto,” dijo
secamente. “Por supuesto que no.”

Empujó la silla y se puso de pie, y la observé caminar hacia la cafetera y servirse otra taza
de café. Un momento después, aun de espaldas a mí, dijo, “Sin embargo, vas a necesitar
ropa nueva. Por lo menos algunas cosas.”

“Oh,” dije, bajando la mirada a mis jeans, los que había lavado dos veces en tres días, y la
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
80
descolorida camiseta que me había puesto en mi último día en J ackson. “Estoy bien.”

Cora tomó su cartera. “Tengo una cita esta mañana, y J aime tiene que quedarse aquí,” dijo,
sacando algunos billetes y trayéndolos hasta mí. “Pero puedes caminar hasta el nuevo
centro comercial. Hay un camino de espacio verde. Él puede mostrarte dónde está.”

“No tienes que…”

“Ruby. Por favor.” Su voz sonaba cansada. “Sólo tómalo.”

Miré el dinero, después a ella. “Está bien,” dije. “Gracias.”

Asintió pero no dijo nada, en cambio, se dio la vuelta y salió del cuarto con la cartera
debajo del brazo. Roscoe levantó la cabeza, observándola marcharse, luego giró su atención
hacia mí, mirándome desenrollar el dinero. Eran doscientos dólares. No estaba mal, pensé.
Aun así, esperé otro rato, hasta estar segura de que había subido las escaleras, antes de
ponerlo en el bolsillo.

La puerta se sacudió a mi lado cuando entró J aime, con una taza de café vacía colgándole
de un dedo. “¡Buenos días!” dijo, claramente excitado por el estanque, al caminar hacia la
isleta, agarrando un panecillo de la caja sobre la mesa de camino. Roscoe saltó y lo siguió.
“Entonces, ¿ya tienen planeado todo su día de compras, chicas? Y para que lo sepas, con
ella no puedes simplemente echar un vistazo. Insiste en un plan de ataque.”

“No vamos a ir de compras,” dije.

“¿No?” se dio la vuelta. “Pensé que ése era el plan. Un día de chicas, almuerzo y todo eso.”

Me encogí de hombros. “Dijo que tenía una cita.”

“Oh.” Me miró por un momento. “Así que… ¿A dónde fue?”

“Arriba, creo.”

Asintió, luego volvió a mirar la retroexcavadora, la cual estaba retrocediendo—bip bip.
Luego me volvió a mirar antes de salir del cuarto, y un momento después, lo oí subir las
escaleras con constante golpeteo. Roscoe, quien lo había seguido hasta las escaleras, se
detuvo, volviéndose para mirarme.

“Adelante,” le dije. “No hay nada para ver aquí.”

Por supuesto, no estuvo de acuerdo con esto. En cambio, mientras las voces de Cora y
J aime venían desde arriba—discutiendo de mí, con seguridad—él se acercó, la pregunta en
suspenso, y se dejó caer a mis pies. Era curioso como en este lugar tan grande, era tan
difícil estar sola.

Una hora y media más tarde, vestida, lista y con el dinero de Cora en el bolsillo, me
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
81
encaminé hacia afuera para preguntarle a J aime las direcciones para el acceso directo al
centro comercial. Lo encontré al otro extremo del patio, más allá del ya considerable
agujero profundo, hablando con un hombre junto al cerco de Nate.

En un primer momento, supuse que era uno de los tipos de la empresa de excavación,
varios de los cuales habían estado rondando desde que la retroexcavadora había llegado. Al
acercarme, sin embargo, se hizo evidente que quien fuera que era este tipo, no manejaba
maquinaria para vivir.

Era alto, canoso y de piel bronceada, y tenía jeans descoloridos, mocasines de cuero, y lo
que con bastante seguridad era un suéter de cachemira y gafas de sol de aspecto caro
metidas en el cuello. Mientras hablaba con J aime, giraba las llaves del coche alrededor de
un dedo, luego las doblaba en la palma, una y otra vez. Giro, golpe, giro, golpe.

“…imaginé que estaban cavando hasta China,” estaba diciendo el hombre cuando alcancé a
oírlo. “O quizás por petróleo.”

“Nop, sólo poniendo un estanque,” dijo J aime.

“¿Un estanque?”

“Si.” J aime metió las manos en los bolsillos, mirando de nuevo hacia el agujero. “Orgánico
para el paisaje y el vecindario. Sin químicos, todo natural.”

“Suena caro,” dijo el hombre.

“No realmente. Quiero decir, la instalación inicial no es barata, pero es una inversión. Con
el tiempo, en realidad va a agregarle al patio.”

“Bueno,” dijo el hombre, agitando las llaves de nuevo, “si estás buscando una inversión,
deberíamos sentarnos y hablar. Tengo cocinándose algunas cosas que podrían interesarte,
idas realmente prometedoras. De hecho…”

“Ruby, hey,” dijo J aime, interrumpiéndolo cuando me vio. Deslizó una mano encima de mi
hombro, diciendo, “Blake, esta es Ruby, la hermana de Cora. Se está quedando con
nosotros por un tiempo. Ruby, este es Blake Cross. El papá de Nate.”

“Encantado de conocerte,” dijo el Sr. Cross, extendiendo la mano. Tenía un apretón firme,
de la clase que imagino deben enseñar en la escuela de negocios: dos sacudidas, con sólido
contacto visual todo el tiempo. “Estaba intentando convencer a tu cuñado que es mejor
poner el dinero en una buena idea que en el suelo. ¿No te parece?”

“Mmm,” dije mientras J aime me lanzaba una sonrisa compasiva. “No lo sé.”

“¡Por supuesto que sí! Es lógica básica,” dijo el Sr. Cross. Luego se echó a reír, agitando
las llaves de nuevo, y miró a J aime, quien estaba mirando nuevamente la retroexcavadora.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
82
“Entonces,” le dije a J aime, “¿Cora me dijo que podías indicarme cómo llegar al centro
comercial?”

“¿El centro comercial?” preguntó J aime. “Oh, el camino verde. Seguro. Está sólo calle
abajo, hacia la derecha. Piedras en la entrada.”

“No puedes perderte,” dijo el Sr. Cross. “Basta con buscar a toda la gente que no es de este
vecindario vagando a través.”

“Blake,” dijo J aime, “Es un camino verde de la comunidad. Está abierto a todos.”

“Entonces, ¿por qué ponerlo en un barrio privado cerrado?” preguntó el Sr. Cross. “Mira,
estoy tan orientado hacia la comunidad como la próxima persona. Pero hay una razón por la
que elegimos vivir aquí, ¿correcto? Porque es exclusivo. ¡Abre una parte de eso a
cualquiera y se pierde eso!”

“No necesariamente,” dijo J aime.

“Vamos,” dijo el Sr. Cross. “Quiero decir, ¿cuánto has gastado en este lugar?”

“Sabes,” dijo J aime, evidentemente incómodo, “eso no es realmente…”

“Un millón, o cerca, ¿verdad?” siguió el Sr. Cross, por encima de él. J aime suspiró,
mirando hacia la retroexcavadora nuevamente. “Y por el precio, deberías obtener lo que
quieres, ya sea una sensación de seguridad, vecinos con ideas afines, exclusividad…”

“O un estanque,” dije, justo cuando la retroexcavadora golpeaba de nuevo y luego
retrocedía con una serie de pitidos.

“¿Qué es eso?” preguntó el Sr. Cross, poniéndose una mano en el oído.

“Nada,” dije. J aime me miró, sonriendo. “Fue un placer conocerlo.”

Él asintió, luego volvió la atención a J amie mientras yo decía adiós y me encaminaba por el
patio. De camino, me detuve en el borde del agujero, mirando hacia abajo. Era profundo,
ancho y mucho más importante de lo que había imaginado basada en la descripción de
J amie. Muchas cosas pueden cambiar entre la planificación de algo y hacerlo realmente.
Pero quizás todo lo que en realidad importa es que nada es completamente diferente.








Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
83
Capitulo Cinco

Traducido por sray8
Corregido por J aNny


Tal vez fue mi charla con Cora, o sólo la semana de locos que había tenido. Cualquiera que
fuera la razón, una vez que llegué al centro comercial, me encontré dirigiéndome a la
parada de autobús. Dos transferencias y cuarenta minutos más tarde, yo estaba en Marshall.

El vivía en Sandpiper Arms, un complejo de apartamentos por los bosques de J ackson que
era mejor conocido por su alquiler barato y por el hecho de que los módulos estaban pre-
amueblados. Estaban pintados en una gama de colores pastel, rosa caramelo y azul cielo y
de un vivo amarillo brillante. El de Marshall era de color verde lima, que no era tan malo,
excepto que por alguna razón cada vez que iba a allí se me antojaba un Sprite.

La primera vez que llamé a la puerta, nadie respondió. Después de dos golpes más, yo
estuve a punto de sacar mi horario de autobuses para empezar a planear mi regreso a casa,
pero entonces la puerta se abrió, y Rogerson se asomó, viéndome.

“Hey”, le dije. Él parpadeó, y luego se pasó la mano por su espeso cabello que parecía un
espanto y entrecerró los ojos bajo el sol. "¿Está Marshall aquí?"

"En el cuarto", me respondió, tirando de la puerta y arrastrándose a su propia habitación.
Yo no sabía mucho sobre Rogerson, excepto lo de la olla y que él y Marshall trabajaron
juntos en la cocina de Sopas, un restaurante mexicano en la ciudad. Había oído rumores
acerca de él pasando algún tiempo en la cárcel- algo acerca de un asalto-, pero él no era una
persona muy habladora, él era reservado, de modo que quién sabe cual era la verdad.

Entré, cerrando la puerta detrás de mí. Me tomó un minuto para que mis ojos se
acostumbraran: Marshall y Rogerson, como mi madre, preferían la oscuridad. Tal vez era
una cosa de finales de turno, aversión general a la luz del día, y a la mañana
específicamente. La habitación olía a humo rancio mientras avanzaba por el estrecho
pasillo, pasando por la pequeña cocina, donde las cajas de pizza y las abandonadas botellas
de refresco se amontonaban en la isla. En la sala de estar, un tipo se extendía por todo el
sofá, una almohada reposaba sobre su rostro: pude ver una franja de su vientre pálido y
fantasmal, que salía debajo de su camiseta, que se había subido ligeramente. Al otro lado, el
televisor estaba encendido mostrando la pesca lubina en mute.

La puerta de Marshall estaba cerrada, pero no durante todo el camino. “Sí”, dijo él, después
de que toqué la puerta.

“Soy yo”, le respondí. Luego tosió, y lo tomé como un permiso para entrar y abrí la puerta.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
84
Estaba sentado en el pre-fabricado escritorio, sin camisa, la ventana rota abierta a un lado
de él, fumando un cigarrillo. Su piel, pecosa y palida, parecía casi brillar con la leve luz que
la ventana le proporcionaba, y siendo Marshall, podrías claramente distinguir su clavícula y
sus costillas. El chico era flaco, pero por desgracia para mí, me gustaban los chicos flacos.

“Ahí estás”, dijo, volviéndose hacia mí. "Tanto tiempo sin verte."

Sonreí, entonces hice un espacio para mí en la cama sin hacer frente de él y me senté. La
habitación era un lío de ropa, zapatos y revistas, cosas esparcidas por todo el lugar. Una
cosa que sobresalía era una caja de dulces, una de esas muestras, en la parte superior del
escritorio, aún envuelto en plástico. "¿Qué es eso? ", le pregunté. "¿Tú San Valentín?

Tomó el cigarrillo, introduciéndolo en su boca, y al instante me lamenté de preguntarle eso.
No era como si me importara a quien mas veía el, a quien sea. "Es octubre. "

"Podría ser retrasado", dije con un encogimiento de hombros.

"Mi madre lo envió. ¿Quieres abrirlo?” Sacudí la cabeza, luego vi como él se echó hacia
atrás, exhalando humo en el aire. "Entonces, ¿Qué está pasando?"

Me encogí de hombros. “No mucho. En realidad estoy en busca de Peyton. ¿La has visto?"

"No últimamente." Sonó un teléfono en la otra habitación, y luego se detuvo abruptamente.
"Pero he estado trabajando mucho, no he salido. Estoy a punto de irme, tengo que trabajar
hoy en el almuerzo."

“De acuerdo”, dije, asintiendo con la cabeza. Me senté de nuevo, mirando a mí alrededor,
cuando un silencio cayó sobre nosotros. De repente me sentí estúpida por haber venido
aquí, incluso con mi pobre excusa. "Bueno, yo debería irme, también. Tengo un montón de
cosas que hacer."

“Sí”, dijo lentamente, inclinándose hacia delante, los codos en las rodillas, más cerca de mí.
"¿Cómo qué?"

Me encogí de hombros, comenzando a empujarme con mis pies. "Nada que podría
interesarte. "

"¿No?", preguntó, deteniéndome cuando se movió más cerca, sus rodillas tocando las mías.
"Pruébame".

"Compras", dije. El enarcó las cejas. "No me digas", dijo. "Una semana en Perkins Day y
ya estás preocupada por la moda."

"¿Cómo sabías que estaba en Perkins Day?" Le pregunté.

Marshall se encogió de hombros, tirando un poco hacia atrás. "Alguien estaba hablando de
ello”, dijo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
85

"¿En serio?".

"Sí". Me miró por un momento, luego deslizó sus manos, moviéndolas de mis muslos a mi
cintura. Luego inclinó la cabeza hacia abajo, descansando en mi regazo, lentamente pasé mi
mano por su cabello, pasándolo a través de mis dedos. Mientras sentía que él se relejaba, se
hizo otro silencio, pero esta vez estaba agradecida. Después de todo, conmigo y Marshall,
nunca había sido sobre las palabras o la conversación, donde había demasiado que arriesgar
o perder. Aquí, sin embargo, en la calma, uno junto al otro, se sentía familiar para mí. Y fue
bueno dejar que alguien se acercara de nuevo, aunque fuera sólo por un rato.

Fue sólo más tarde, cuando estaba acurrucada bajo las mantas, medio dormida, que recordé
todo lo que había pasado desde la ultima vez que estuve aquí. Marshall se preparaba para el
trabajo, excavando alrededor de su cinturón, cuando puso algo fresco en mi hombro.
Mirando arriba, encontré la llave de la casa de Cora, aún en la cadena de plata, que debió
haberse salido de mi bolsillo en algún momento. "Es mejor aferrarse a eso", dijo, dándome
la espalda mientras se inclinaba en sus zapatos. "Si quieres llegar a casa."

En cuanto me senté, la encerré en mi mano, yo quería decirle que la casa de Cora no era
una casa, que yo ni siquiera estaba segura de volver, alguna vez, a saber el significado de
esa palabra. Pero sabía que no le importaba, y de todos modos ya se estaba poniendo la
camiseta de Sopas y a punto de irse. Así que, empecé a recoger mi ropa, rápidamente, al
igual que él. No necesariamente tenía que salir primero, pero no me quería ir después de el.

Nunca había sido una compradora, sobre todo porque, como el paracaidismo o jugar polo,
en realidad no estaba dentro mi campo de posibilidades. Antes de que mi mamá me
necesitara para Comercial, había tenido unos cuantos trabajos por mi propia cuenta,-
trabajando en una grasienta tienda de comida rápida, ordenando champú y toallas de papel
en las rebajas de una farmacia-. Pero había tratado de guardar todo ese dinero. Incluso
entonces había tenido la sensación de que algún día lo necesitaría para algo más que
suéteres y lápiz labial. Efectivamente, una vez que mi mamá se deprimía, yo más o menos
limpiaba mis ahorros, y ahora estaba de vuelta en cero, justo cuando más lo necesitaba.

Razón por la cual se sentía tan estúpido incluso comprar ropa, especialmente con
doscientos dólares que había ganado por no hacer absolutamente nada. Por otro lado, sin
embargo, no podía seguir usando las mismas cuatro cosas por siempre. Además, Cora ya
estaba enojada conmigo, haciéndola pensar que le reembolsaría el dinero sólo empeorará
las cosas. Así que me vi forzada a atravesar los estrechos pasillos de tienda tras tienda, la
música sonaba baja mientras recorría los bastidores en busca de gangas.

No era como si pudiera encajar en Perkins con mi presupuesto, incluso si quisiera. Lo cual,
por supuesto, no hice. Sin embargo, en el momento en que estaba allí, me di cuenta de la
ironía de que lo que las chicas usaban eran básicamente ropas caras haciéndolas parecer
baratas. Doscientos dólares un jeans con roturas y parches, un suéter Lanoler de cachemira
atado descuidadamente alrededor de la cintura, camisetas de gama alta específicamente de
intemperie y haciéndolas parecer viejas y desgastadas. Mis viejas cosas de la casa amarilla,
el moho a un lado, habría sido perfecto, como era, estaba siendo forzada no sólo a comprar
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
86
cosas nuevas sino cosas nuevas baratas. Evidentemente, tienes que gastar mucho dinero
para verte apropiadamente como alguien de barrios bajos.

Sin embargo, después de una hora y media, incrementé enormemente mi guardarropa,
comprando dos nuevos pares de pantalones vaqueros, un jersey, una sudadera con capucha
y algunas camisetas baratas, afortunadamente, fueron cinco por veinte dólares. Sin
embargo, el ver mi dinero en efectivo disminuir me puso muy nerviosa. De hecho, me
sentía un poco enferma cuando comenzaba a bajar el centro aéreo de la alameda hacia la
salida, que fue probablemente la razón por la que me di cuenta del letrero de SE BUSCA
AYUDANTE de inmediato. Pegado al lado de uno de los muchos carros de mercancía de
manera que era inevitable, era como un faro, tirando de mí hacia él paso a paso.

Al acercarme, vi que era en un puesto de joyería, que parecía estar deshabitado, aunque
había indicios de alguien que recién se había ido: una taza de J umbo Smoothie estaba
puesto en el registro, y había una ramita de incienso quemándose, el humo flotando en
volutas hacia arriba hasta el techo de vidrio brillante como el atrio. La joyería en sí era
básica, pero bonita, con filas y filas de pendientes de plata y turquesa, una gran exhibición
de collares de cuentas, y varias cajas cuadradas llenas de anillos de todos los tamaños.
Extendí la mano, sacando una manta con una piedra roja, manteniéndolo delante de mí y
girándola a la luz.

"¡Oh! ¡Espera! ¡Hola!"

Salté, asustada, entonces de inmediato puse el anillo de vuelta mientras la mujer pelirroja a
la que Nate le había recogido las cajas ese día- Harriet- se acercó bulliciosamente, con un
vaso de J ump J ava en una mano, sin aliento, pero hablando de todos modos.

"¡Lo siento!" Exclamó ella, plantándose, al lado del Smoothie que habia dejando en el
registro. "He estado tratando de dejar el hábito de la cafeína," tomó una pausa, aspirando un
aire profundamente, y muy necesario, por el sonido de la misma, "cambiándolo por los
Smoothie. Saludable, ¿verdad? Pero luego el dolor de cabeza me golpea y siento como si
me rompiera y tengo que ir abajo para solucionarlo." Ella tomó otra gran respiración,
pasando una mano por su ya enrojecida cara. "Pero estoy aquí ahora. Por fin."

Yo sólo la miraba, no muy segura de qué decir, sobre todo teniendo en cuenta que la mujer
seguía hiperventilando. Ahora que la estaba viendo más de cerca, me imaginé que se
encontraba en mediados de los treinta, tal vez un poco mayor, a pesar de sus pecas, pelo, y
jeans bajos, zuecos de gamuza, y una camiseta de Namaste – se me hizo difícil determinar
su edad con exactitud.

“Espera” dijo ella, poniendo su café en el registro y apuntándome, con un montón de
pulseras deslizándose por su mano. "¿Te conozco? ¿Has comprado cosas aquí antes?"

Negué con la cabeza. "Yo estaba con Nate, el otro día”, le dije. "Cuando llegó a
recoger sus cosas" la señalé.

Ella chasqueó los dedos, los brazaletes titilando de nuevo. “Así es. Con el pitido. ¡Dios!
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
87
Todavía me estoy recuperando de eso."

Le sonreí, luego miré al mostrador de nuevo. "¿Haces todo esto tú misma?"

"Sí, soy una mujer operando. A mi perjuicio, a veces." Ella saltó hasta a un taburete por la
caja registradora, tomando el café otra vez. "Acabo de hacer los que tienen las piedras de
color rojo, en la segunda fila. La gente cree que las pelirrojas no pueden usar rojo, pero
están equivocados. Una de las primeras falacias de mi vida. Y yo creo que desde hace años.
Triste, ¿no?"

Miré por encima de ella, preguntándome si ella era capaz de ver desde esa distancia que ese
era el que estaba llamando mi atención. Asentí con la cabeza, mirando hacia abajo de
nuevo.

"Me encanta tu collar", dijo de pronto. Cuando la mire inclinándose hacia delante,
estudiándolo, instintivamente mi mano se elevó para tocarlo.

"Es sólo una llave”, le dije.

“Tal vez." Ella tomó otro sorbo de su café. "Pero es el contraste lo que es interesante. Dura
llave de cobre, junto con una delicada cadena. Pensarías que seria raro o abultada. Pero no
lo es. Funciona."

Miré a mi collar, recordando el día en que, harta de siempre perder mi llave de la casa en un
bolsillo o la mochila busqué una cadena lo suficientemente delgada para poder pasarla por
el orificio superior, pero aún lo suficientemente fuerte para mantenerla. En ese momento,
yo no había estado pensando en otra cosa que la gestión de mantenerla cerca de mí, aunque
ahora, mirándome en uno de los espejos opuestos, podía ver lo que estaba hablando. Era
algo lindo e inusual, después de todo.

"Disculpa", un tipo con barba y sandalias de pie detrás del quiosco de vitaminas cercana la
llamaba. "¿Pero es café lo que estás bebiendo?" Harriet abrió mucho los ojos frente a mí.
“No”, ella dijo alegremente por encima de su hombro. "Es té de hierbas."

"¿Estás mintiendo?

"¿Seria capaz de mentirte?"

"Sí," dijo.

Ella suspiró. "Bien, bien. Es café. Pero es café orgánico libre de comercio."

"La apuesta", dijo, "ibas a renunciar a la cafeína. Me debes diez dólares."

“Muy bien. Añádelo a mi cuenta", respondió ella. Dirigiendose a mi, ella agregó: "Dios,
siempre pierdo. Uno pensaría que iba a aprender a dejar de apostar".

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
88
No estaba segura de qué decir a esto, así que miré a los collares otro momento antes de
decir: "Entonces. . . ¿Sigues contratando?"

“No”, respondió ella. "Lo siento".

Eché un vistazo al letrero. "Pero…"

"Bueno, tal vez lo estoy", dijo. Detrás de ella, el tipo de las vitaminas tosió ruidosamente.
Ella lo miró y luego dijo a regañadientes: “Sí. Estoy contratando."

“Muy bien”, dije lentamente.

"Pero la cosa es”, dijo, cogiendo un lápiz de tinta cercano y pasándolo a través de las
muestras de pulseras, "Yo, difícilmente tengo horas para ofrecer. Y lo que puedo darte es
errático, ya que tendrías que trabajar alrededor de mi horario, que varía enormemente.
Algunas veces puedo necesitarte mucho, otros casi nada. "

"Eso está bien," dije Ella puso el lápiz abajo, entrecerrando los ojos al mirarme.

"Este es un trabajo aburrido", me advirtió. "Sentarse durante mucho tiempo mientras las
personas pasan. Es como confinamiento solitario."

"No lo es," El hombre de las vitaminas dijo. "Por Dios Santo."

"Puedo manejarlo", le dije mientras ella le lanzó una mirada.

"Es como he dicho, soy una mujer operando", añadió. "Acabo de poner ese letrero. . . No sé
por qué lo puse. Quiero decir, yo estoy haciéndolo bien por mí misma."

Ahí estuvo la mordaz tos que provenía del quiosco de las vitaminas. Se volvió, mirando al
hombre de allí. "¿Necesitas un poco de agua o algo así?"

"No," respondió. "Estoy bien."

Por un momento se quedaron mirando el uno al otro, conmigo entre ellos. Es evidente que,
algo estaba pasando aquí, y mi vida ya era lo bastante complicada. "Sabe, olvídelo”, le dije.
"Gracias de todos modos."

Di un paso atrás en el quiosco, montándome las bolsas en mis muñecas. Mientras
comenzaba a alejarme, sin embargo, oí otra tos, seguido por un suspiro aun más fuerte.

"¿Tienes experiencia en ventas?", ella gritó.

Me di la vuelta. "En una tienda", le dije. "Y he renunciado."

"¿Cuál fue tu último trabajo?"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
89
"Entregando el equipaje perdido de las líneas aéreas."

Había estado a punto de disparar otra pregunta, pero al oír esto, ella se detuvo,
abriendo los ojos. "¿De verdad?".

Asentí, y ella me miró un instante más, y durante ese tiempo de hecho, me pregunté si
quería trabajar para alguien que parecía tan reacia a contratarme. Sin embargo, antes de que
pudiera empezar a pensar en esto, ella dijo: "Mira, voy a ser honesta contigo. No soy buena
delegando. Así que esto podría no funcionar".

“De acuerdo”, dije.

Sin embargo, yo podía sentir su vaivén incierto. Como algo equilibrado sobre un borde, que
podría ir en cualquier dirección.

"J esús," El hombre de las vitaminas dijo finalmente. "¿Vas a decirle a la chica que sí, en
algún momento?"

“Bien” dijo, levantando las manos como si hubiera perdido otra apuesta, una grande.
"Vamos a darle una oportunidad. Pero sólo un intento."

"Suena bien", le dije. El hombre de las vitamina me sonrió.

Ella todavía parecía cautelosa, cuando levantó la mano. "Soy Harriet".

"Ruby", le dije. Y con eso, me contrataron.

Harriet no estaba mintiendo. Ella era un fenómeno controlador, algo que se volvió más
claro en las siguientes dos horas, ella me acompañó en una minuciosa orientación, seguido
por un complicado tutorial sobre la caja registradora. Sólo después de que aguantara ambas
cosas,-así como un examen sorpresa sobre lo que había aprendido- y la tenía como una
sombra mientras esperaba clientes en cuartos separados finalmente decidió a dejarme sola
mientras ella iba por otro café.

"Yo solo voy a estar por aquí", dijo ella, señalando a la estación J ump J ava, que estaba a
menos de quinientos metros de distancia. "Si gritas, te voy a escuchar."

"No voy a gritar," le aseguré.

Ella no parecía convencida mientras se alejaba, miro atrás chequeándome dos veces antes
de seguir.

Una vez que ella se había ido, intenté relajarme y recordar todo lo que acababa de aprender.
Yo estaba ocupada desempolvando el mostrador cuando el hombre vitamina se acercó.

“Entonces”, dijo. "¿Lista para dejarlo?”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
90
"Es un poco intenso", estuve de acuerdo. "¿Cómo los otros empleados tratan con ello?"

"No lo hacen", dijo. "Quiero decir, ella no tiene ningún otro. O ella no ha tenido. Tú eres la
primera.”

Esto, tuve que admitir, explicaba mucho. "¿En serio?".

Él asintió con la cabeza, solemne. "Siempre necesitaba ayuda, así que este es un gran paso
para ella. Enorme, de hecho," dijo. Entonces metió la mano en el bolsillo y sacó un puñado
de paquetes de píldoras pequeñas. "Soy Reggie, por cierto. ¿Quieres un poco de libre B-
complexes?”

Los miré y sacudí la cabeza. "Ruby. Y eh, no, gracias."

"Haz lo que quieras", dijo. "Hey, ¡Nate! ¿Cómo te están tratando esos cartílagos de tiburón?
¿No han cambiado tu vida aún?"

Me di la vuelta. Efectivamente, ahí estaba Nate, caminando hacia nosotros, llevando una
caja en sus manos. "Todavía no", dijo, chocando manos con Reggie. "Pero apenas los he
empezado."

"Tienes que mantenerlos, hombre", dijo Reggie. "Todos los días, dos veces al día. Aquellos
dolores y molestias se habrán ido. Es un milagro." Nate asintió con la cabeza y después me
miro. "Hey", dijo.

"Hola".

"Ella trabaja para Harriet", dijo Reggie, empujándolo.

"De ninguna manera", dijo Nate, incrédulo. "¿Harriet realmente contrató a alguien?"

"¿Por qué es eso tan sorprendente?" Le dije. "Ella tenía un letrero de SE BUSCA
AYUDA."

"Durante los últimos seis meses", dijo Nate, llevando la caja hacia abajo en el taburete
detrás mí.

"Y miles de personas han solicitado", agregó Reggie. "Por supuesto que había una razón
para rechazar a cada uno de ellos. Muy alegre, mal corte de pelo, posible alergia al
incienso. . . "

"Ella te ha contratado, sin embargo," le dije a Nate. "¿Verdad?"

"Sólo bajo coacción", respondió él, sacando unos papeles de la caja.

“Por eso," dijo Reggie, haciendo estallar un B-complex," es tan grande que ella haya
aceptado contratarte".
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
91

"No me digas", dijo Nate. "Es bastante sorprendente. ¿Tal vez es una cosa de pelirrojas? "

"Eso podría ser", coincidió Reggie. "O tal vez nuestra Harriet finalmente se ha dado cuenta
del gran estrés bajo el cual ha estado. Quiero decir, ¿Has visto la cantidad de café que ha
estado bebiendo?"

"Pensé que ella se había cambiado a los batidos. Ustedes hicieron una apuesta, ¿verdad?”
"Ya se derrumbó ", dijo Reggie. "Ella me debe, como, mil dólares ahora."

"¿Qué están haciendo?", Exigió Harriet cuando se acercaba, con otro café largo en la mano.
"Finalmente contraté a alguien ¿Y ya la están distrayendo?"

"Yo sólo estaba ofreciendo algunos B-complex," dijo Reggie. "Pensé que ella los
necesitaría. "

"Gracioso", se quejó, acercándose a tomar el papel que Nate le sostenía.

"Tú sabes", le dijo él a ella como explorando, "personalmente, creo que es un gran paso que
finalmente aceptaras que necesitas ayuda. Es el primer paso hacia la curación."

"Soy la dueña de un pequeño negocio", le dijo. "Trabajar mucho es parte del trabajo.
Pregúntale a tu papá. "

"Me gustaría", dijo Nate. "Pero yo nunca lo veo. Él siempre está trabajando."

Ella lo miró, y luego cogió una pluma de la caja, firmó la parte inferior de un papel y se lo
entregó a él. "¿Quieres que te de un cheque hoy, o me envías la cuenta?"

"Podemos enviarte la cuenta", dijo, doblando el papel y deslizándolo en el bolsillo.

"Aunque sabes el puje de mi padre es la nueva forma de auto-cheque en estos días"

“¿Qué es eso?”

"Nosotros sacamos la factura, luego lo tomamos directo de su cuenta. Hacemos un borrador
y nos olvidamos de ella, sin preocupaciones ", explicó Nate. "¿Quiere registrarte? Tengo las
formas en el coche. Va a hacer tu vida más fácil." "No", dijo Harriet con un
estremecimiento. "Ya estoy bastante nerviosa por enviarte cosas por correo.”

Nate me lanzó una mirada de te-lo-dije. "Bueno, simplemente tenlo en cuenta", le dijo.
"¿Necesitas algo mas en este momento?”

"Nada con lo que puedas ayudarme," dijo Harriet, suspirando. "Quiero decir, todavía tengo
muchas cosas que enseñarle a Ruby. Como organizar las muestras, la instalación y horario
de cierre, y la manera correcta de organizar en orden alfabético por tamaño y piedra. . ."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
92
"Bueno," dijo Nate, "estoy seguro de que es factible".

"Sin mencionar", continuó, "el proceso para el cambio semanal del código del candado de
la caja registradora, alternando el incienso para que no nos quedemos sin ningún tipo todo
el tiempo, y nuestro plan de respuesta de emergencia.”

"¿Tu qué?", Preguntó Reggie.

"Nuestro plan de respuesta de emergencia", dijo Harriet.

Él se limitó a mirarla.

"¿Qué, no tienes un sistema planeado para cómo reaccionar si hay un ataque terrorista
contra el centro comercial? ¿O un tornado? ¿Qué, si tienes que desalojar el puesto de forma
rápida y eficiente? “

Reggie, entornando los ojos movió lentamente la cabeza. "¿Tú duermes en la noche?", le
preguntó a ella.

“No”, dijo Harriet. "¿Por qué?"

Nate pasó junto a mí, su voz baja en mi oído. "Buena suerte", dijo. "La vas a necesitar."
Asentí con la cabeza, y luego él se fue, saludando a Harriet y Reggie a su paso. Me volví
hacia el mostrador, preparándome para el tutorial antiterrorista, pero en vez de eso ella
tomó su café, bebiendo otro sorbo de forma pensativa. “Y bien,”, dijo ella, ¿Tú y Nate son
amigos?"

"Vecinos", le dije. Ella arqueó las cejas, y añadí: "Me refiero a que lo acabo de conocer esta
semana. Vamos juntos a la escuela."

"Ah". Ella puso el café de nuevo en el registro. "Es un buen muchacho. Le gastamos
muchas bromas, pero realmente me gusta."

Yo sabía que se suponía que tenia que sonar una campana aquí, estar de acuerdo con ella en
lo de agradable, decir que él también me gustaba. Pero si alguien podía entender por qué no
hice eso, me imaginé tenía que ser Harriet. Ella no delegaba bien en su vida profesional,
tuve la misma desgana, aunque de forma más personal. Dejándolo a mis propios prejuicios;
yo sería, también, sólo una mujer operando. Desafortunadamente, sin embargo, con Nate el
daño ya estaba hecho. Si nunca hubiera tratado de apartarlo esa primera noche, si hubiera
tomado un paseo con alguien más, seguiríamos siendo solo vecinos, sin lazos entre
nosotros. Pero ahora aquí estaba yo, demasiado lejos de ser una extraña, no dispuesta a
hacer amigos, la pequeña gestión que habíamos tenido, de alguna manera, se mantenía
demasiado.

Cuando regresé a la casa de Cora más tarde esa noche, el camino de la entrada estaba lleno
de coches y la puerta principal estaba abierta, la luz brillante se derramaba en el camino y la
acera. Mientras me acercaba, pude ver gente que se arremolinaba en torno a la cocina, y
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
93
había música que venía del patio trasero.

Esperé hasta que la costa estuviera limpia antes de entrar en el pasillo de la entrada,
facilitando la puerta se cerró detrás de mí. Luego, con bolsas en la mano, subí rápidamente
las escaleras, deteniéndome sólo cuando estaba en la parte superior para mirar hacia abajo a
la escena que ahí se desarrollaba. La cocina estaba llena de personas reunidas alrededor de
la isla y la mesa, las puertas francesas se abrían cuando las personas entraban y salían del
jardín trasero. Había comida puesta sobre los mostradores, algo que olía muy bien -mi
estómago se quejó, recordándome que me había saltado el almuerzo. Varios refrigerios y
las bebidas, estaban alineados en el patio. Claramente, este no era un hecho improvisado,
algo que se decidió en el último minuto. Por otra parte, que yo esté aquí no había sido
precisamente una parte del plan de Cora y J amie, tampoco.

J usto cuando pensaba esto, oí voces a mi derecha. Mirando por encima, vi el dormitorio de
Cora con la puerta abierta. En el interior, dos mujeres, de espaldas a mí, se reunieron
alrededor de la entrada de su cuarto de baño. Una de ellas era menuda y rubia, llevaba jeans
y una sudadera, con el pelo recogido en una coleta. La otra era más alta, en un vestido
negro y botas, un vaso de vino tinto en una mano.

". . . bien, ¿sabes? " la rubia estaba diciendo. "Al minuto que dejes de pensar en ello,
sucederá."

"Denise", dijo la morena. Ella negó con la cabeza, tomando un sorbo de su vino. "Eso no es
útil. Estás haciendo que suene como si fuera su culpa o algo así."

"¡Eso no es lo que quise decir!", Dijo Denise. "Todo lo que estoy diciendo es que tienes un
montón de tiempo. Quiero decir, parece que fue ayer cuando estábamos todas aliviadas de
que nos llegara el periodo cuando se atrasaba. ¿Te acuerdas?" La morena le lanzó una
mirada. "La cuestión es” dijo, volviéndose hacia la persona con la que estaban hablando,
"que está haciendo todo bien: trazar su ciclo, tomando la temperatura, todo eso. Así que es
muy frustrante que no suceda cuando lo deseas. Pero tú sólo acabas de empezar todo el
proceso, y hay un montón de maneras de quedar embarazada en estos días. ¿Lo sabes? "

Me estaba alejando de la puerta, dándome cuenta que esta conversación era más que
privada, incluso antes de que las mujeres dieran un paso atrás y viera a mi hermana
saliendo de su cuarto de baño, asintiendo con la cabeza y secándose los ojos. Antes de que
ella me viera, me aplasté contra la pared por la escalera, conteniendo la respiración
mientras trataba de procesar esta información. ¿Cora quería un bebé? Es evidente que, su
trabajo y el estado civil no fueron las únicas cosas que han cambiado en los que años
habíamos estado separadas.

Yo las oía hablar todavía, sus voces cada vez más fuerte, mientras se acercaban a la puerta.
J usto antes de que me atraparan, me empujé en el rellano, como si sólo estuviera subiendo
la escalera, casi chocando con la rubia en el proceso.

"¡Oh!” J adeó ella, su mano volando hasta su pecho. "Me has asustado. . . No te había
visto."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
94

Miré pasando de ellas a Cora, que me observaba con una expresión de vigilancia, como si
se preguntara qué, en todo caso, yo había oído. Más de cerca, pude ver que sus ojos estaban
enrojecidos, a pesar del maquillaje que ella había recién aplicado en un esfuerzo por
ocultarlos. "Esta es Ruby", dijo. "Mi hermana. Ruby, estas son Denise y Charlotte."

“Hola” les dije. Las dos estaban estudiándome con atención, y me pregunté cuánta de
nuestra historia ella les había contado en realidad.

"¡Es muy bueno conocerte!", Dijo Denise, rompiendo en una gran sonrisa. "Puedo ver el
aire de familia, ¡Tengo que decir!"

Charlotte rodó los ojos. "Disculpa a Denise," me dijo. "Ella siente que siempre tiene que
decir algo, aun cuando sea completamente estúpido."

"¿Qué tiene eso de estúpido?" Denise preguntó.

"¿Debido a que no se ven igual?" Charlotte respondió.

Denise me miró de nuevo. "Tal vez no en el color del pelo", dijo. "O bien el cutis. Pero en
la cara, alrededor de los ojos. . . ¿No puedes verlo?"

"No," Charlotte le dijo, tomando otro sorbo de su vino. Después de beber, agregó: "Sin
ánimo de ofender, por supuesto."

"En lo absoluto", dijo Cora, direccionando a las dos fuera de la puerta y hacia abajo a las
escaleras. "Ahora, vayan a comer, muchachas. J amie compró suficiente barbacoa para
alimentar a un ejército, y se está enfriando."

"¿Vienes?" Charlotte le preguntó cuando Denise comenzaba a bajar al vestíbulo, su
cola de caballo flotando a cada paso.

"En un minuto".

Cora y yo estábamos allí, viendo como se abrían paso hacia abajo, ya discutiendo sobre otra
cosa, cuando desaparecieron en la cocina. "Eran mis compañeras de dormitorio en la
universidad," me dijo. "La primera semana pensé que se odiaban mutuamente. Resultó que
era todo lo contrario. Ellas han sido mejores amigas desde que tenían cinco años."

"¿En serio?” le dije, mirando hacia abajo a la cocina, donde todavía se veía a Charlotte y
Denise caminando a través de la multitud, saludando mientras se iban.

"Sabes lo que dicen. Los polos opuestos se atraen. "

Asentí con la cabeza, y por un momento ambas bajamos la vista a la fiesta. Podía ver a
J amie ahora, en el patio, de pie junto a un tramo de oscuridad que me suponía era el
estanque.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
95

"Entonces", dijo Cora repente, "¿Cómo estuvo el centro comercial? "

“Bien” dije. Entonces, como era evidente que estaba esperando por obtener más detalles,
añadí, "Conseguí algunas cosas buenas. Y un trabajo, de hecho."

"¿Un trabajo?"

Asentí con la cabeza. "En una joyería."

"Ruby, no lo sé." Ella cruzó los brazos sobre el pecho, echándose hacia atrás
contra el riel detrás de ella. "Creo que sólo deberías concentrarte en la escuela por el
momento."

"Es sólo quince horas a la semana, y en cualquier caso," le dije. “Yo estoy acostumbrada a
trabajar.”

"Estoy segura que sí", dijo. "Pero Perkins Day es más rigurosa, académicamente, de lo que
estas acostumbrada. Vi tus notas. Si quieres ir a la universidad, realmente necesitas subir
tus notas y las aplicaciones son tu prioridad numero uno".

¿La universidad? Pensé. "Puedo hacer las dos cosas", le dije.

"No tienes porqué, sin embargo. Ese es el punto." Ella sacudió la cabeza.

"Cuando estaba en la escuela secundaria, yo trabajaba treinta horas a la semana, no tenía
elección. Tú, sí."

"Esto no son treinta horas ", le dije.

Ella entornó los ojos hacia mí, dejando claro que no estaba entendiendo lo que estaba
diciendo. "Ruby, queremos hacer esto para ti, ¿De acuerdo? No tienes que hacer las cosas
más difíciles de lo que tienen que ser sólo para demostrar un punto."

Abrí la boca, dispuesta a decirle que yo nunca le pedí que se preocupara por mi futuro, o
que fuera su problema. Que, yo tenía prácticamente dieciocho años, así como era
completamente capaz de tomar mis propias decisiones sobre lo que podría y no podría
manejar. Que, porque estuviera en mi vida por menos de una semana no la hacía mi madre
o mi tutor, independientemente de lo que diga un pedazo de papel.

Pero así como tomé aliento para decir todo esto, volví a mirar a sus ojos rojos y me detuve.
Había sido un día largo para nosotras, y seguir adelante con esto sólo lo haría más largo.

“Muy bien” dije. "Vamos a hablar de ello. Más tarde, sin embargo. ¿De acuerdo?"

Cora me miró sorprendida. Ella claramente no había estado esperando que estuviera de
acuerdo, incluso con las disposiciones. “Bien” dijo ella. Tragó saliva y miró hacia abajo a
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
96
la fiesta. "Bien, hay comida abajo, por si no has comido. Lo siento, por no mencionar la
fiesta antes; todo ha sido una locura."

"Está bien” le dije.

Ella me miró por otro momento. “Bien” dijo lentamente, por último. "Bueno, debo volver a
la planta baja. Sólo. . . baja cuando quieras."

Asentí con la cabeza, y luego dio un paso más allá de mí y comenzó a bajar las escaleras. A
medio camino, volvió a mirar hacia mí, y yo sabía que ella estaba todavía preguntándose
qué exactamente había precipitado ese conocimiento. Yo no podía decirle, por supuesto, lo
que yo había oído. No era asunto mío, ni entonces ni ahora. Pero a medida que iba a mi
habitación, me quedé pensando en lo que Denise había dicho, y la semejanza que ella
aclamaba ver. Tal vez mi hermana y yo compartíamos más de lo que pensábamos. Los dos
estábamos esperando y deseando algo que no podíamos controlar completamente: yo quería
estar sola, y ella todo lo contrario. Fue extraño, realmente, tener algo tan contradictorio en
común. Pero por lo menos era algo.

**

". . . todo lo que puedo decir es, que la acupuntura funciona. ¿Qué? No, no duele. En
absoluto."

". . . entonces eso era. Decidí esa noche, no más citas a ciegas. No me importa si él es un
médico."

". . . sólo treinta mil millas y la garantía original. Quiero decir, ¡Es un robo"

Había estado caminando a través de la fiesta por un poco más de veinte minutos, asintiendo
con la cabeza a la gente que asentía con la cabeza hacia mí y recogiendo mi segundo plato
de barbacoa, ensalada de col, ensalada de papa. A pesar de que los amigos de J amie y Cora
parecían lo suficientemente buenos, yo estaba más que feliz de no tener que hablar con
nadie, hasta que escuché una voz que cortaba a través de todas los demás.

"¡Roscoe!"

J amie estaba de pie en la parte posterior del patio, más allá del extremo del estanque,
mirando a la oscuridad. Mientras caminaba hacia él, tuve mi primer vistazo de cerca al
estanque, lo que me sorprendió fue verla llena de agua, una manguera colgando de un lado.
En la oscuridad parecía aún más grande, y yo no podía decir cuán profunda era: parecía que
iba abajo infinitamente.

"¿Qué está pasando?", Le pregunté cuando lo alcance.

"Roscoe se perdió", dijo. "Tiende a hacer eso. Él no es aficionado a la multitud. No al nivel
del detector de humo, pero sigue siendo un problema."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
97
Miré en la oscuridad, y lentamente me volví hacia el estanque. "Él puede nadar, ¿no?"

Los ojos de J amie se abrieron. "Mierda", dijo. "Yo ni siquiera pensé en eso."

"Estoy segura de que no está ahí", le dije, sintiéndome mal, incluso por sugerirlo mientras
él se inclinaba en la orilla del estanque, mirando hacia abajo en el agua, con una mirada de
preocupación en su cara. "De hecho"

Luego, ambos lo escuchamos: un ladrido distinto, de tono alto y definitivamente no venia
por el agua. Venía de la valla. "Gracias a Dios", dijo J amie, volviéndose en esa dirección.
"¡Roscoe! ¡Aquí, muchacho!"

Hubo otra serie de ladridos, pero no de Roscoe. "Parece que podría haber sido traído por la
fuerza", dijo J amie con un suspiro. "Déjame-"

"Yo voy por el", le dije.

"¿Estás segura?"

“Sí. Vuelve a la fiesta."

Él me sonrió. “Muy bien. Gracias.” Asintió con la cabeza, a continuación, puso el plato
debajo de un árbol cercano mientras se alejaba. Detrás de mí, la fiesta estaba todavía fuerte,
pero las voces y la música disminuyeron a medida que caminaba hacia el final del patio,
hacia un grupo pequeño de árboles que bordeaban la cerca.

Ni siquiera una semana antes, donde había estado corriendo a través de este espacio, mis
pensamientos eran sólo de alejarme. Ahora, aquí estaba yo, trabajando para traer de vuelta
la única cosa que me había detenido. Estúpido perro.

"¡Roscoe!", grité mientras me agachaba bajo el primer árbol, las hojas cepillando a través
de mi cabeza. "¡Roscoe!"

Sin respuesta. Me detuve donde estaba, dejando que mis ojos se ajustaran a la repentina
oscuridad, luego me volví para mirar la casa. El estanque, que se extendía a través, parecía
aún más vasto desde aquí, las luces del patio brillaban tenuemente en su superficie. Más
cerca ahora, oí otro ladrido. En ese momento sonaba más como un aullido en realidad.

"Roscoe", le dije, con la esperanza de recibir una respuesta de nuevo, al estilo de Marco
Polo. Cuando no lo hubo, caminé un poco más hacia la valla, repitiendo su nombre. No fue
sino hasta que llegué a él que escuché algunos arañazos frenéticos desde el otro lado.
"¿Roscoe?"

Cuando le oí ladrar varias veces, apresuré el paso, moviéndome hacia abajo desde donde la
puerta estaba, corriendo con la mano por la valla. Por último, sentí una bisagra, y un par de
metros más adelante, un hueco. Muy pequeño, casi minúsculo. Pero aún lo suficientemente
grande para que un perro pequeño, si se esforzaba lo suficiente, pasara a través.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
98

Cuando me agaché, lo primero que vi fue al Sr. Cross, de pie con sus manos en las caderas
en la piscina. "Muy bien", dijo, mirando a su alrededor. "Yo sé que estás aquí, vi lo que le
hiciste a la basura. Sal de ahí y muéstrate."

Uh-oh, pensé. Efectivamente, vi a Roscoe acurrucado detrás de una maceta. El Sr. Cross
claramente todavía no lo había visto, sin embargo, cuando se volvió, él escaneó el patio de
nuevo. "Tendrás que salir en algún momento", dijo, inclinándose y mirando en una
tumbona cerca. "Y cuando lo hagas, lo lamentaras."

Como si respondiera, Roscoe aulló, y el Sr. Cross giró, viéndolo al instante. "Oye", dijo.
"¡Ven aquí!"

Roscoe, sin embargo, no era tan estúpido como yo pensaba. En lugar de obedecer a esa
orden, salió como un disparo por derecha hacia la valla y hacia mi. El Sr. Cross se apresuró
a agarrarlo al pasar, falló una vez, luego consiguió una pata trasera y poco a poco fue
tirando de él hacia atrás.

"No tan rápido", dijo, su voz baja, cuando Roscoe luchaba por liberarse, sus placas
haciendo un ruido metálico. El Sr. Cross le dio un tirón más de cerca, su mano cerrándose
herméticamente sobre el cuello estrecho del perro. "Tú y yo, tenemos algunas…"

"¡Roscoe!"

Grité tan fuerte, que me sorprendi. Pero no tanto como al Sr. Cross, que inmediatamente
puso en libertad al perro, luego se levantó y dio un paso atrás. Nuestros ojos se encontraron
cuando Roscoe se lanzó hacia mí, serpenteando a través de la valla y entre mis piernas, y
por un momento, nos miramos el uno al otro.

"Hola", gritó, con voz de vecino amistoso, ahora "Suena como a una gran fiesta por ahí.”
Yo no dije nada, sólo me retiré de la valla, poniendo más espacio entre nosotros.

"Él se mete en nuestra basura", gritó, encogiéndose de hombros como queriendo decir
¿Que-se le-puede-hacer?. "J amie y yo lo hemos discutido. Es un problema."

Sabía que debía responder de alguna manera, estaba allí de pie como un zombi. Pero todo
lo que pude ver en mi mente era su mano sobre el cuello de Roscoe, los dedos apretando.

"Simplemente dile a J amie y Cora que traten de mantenerlo en ese lado, ¿De acuerdo?" dijo
El Sr. Cross. Entonces, él me dedicó una sonrisa de dientes blancos. "Las buenas cercas
hacen buenos vecinos, y todo eso."

Ahora asentí, luego di un paso atrás, tirando la puerta al cerrarla. La última imagen que
tenia del Sr. Cross fue de él de pie junto a la piscina, con las manos en los bolsillos, me
sonreía, su cara ondulada con las luces de la piscina.

Me volví caminando de regreso a nuestro patio, tratando de procesar lo que acababa de ver
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
99
y exactamente por qué me había asustado tanto. Todavía no estaba segura, incluso cuando
me acerqué a Roscoe, que estaba olfateando a lo largo del borde del estanque. Pero yo lo
recogí en el marco de mi brazo y lo llevé el resto del camino, de todos modos.

A medida que me acercaba a la casa, oí la música. Al principio, era sólo una guitarra,
rasgueando, pero luego otro instrumento, más melódico. "Muy bien", alguien dijo por
encima del rasgueo. "Este es un clasico favorito."

Puse a Roscoe en el suelo, luego di un paso más cerca a la multitud reunida. Cuando un
hombre en una chaqueta de cuero de pie frente a mí pasó a la izquierda, vi que era J amie,
quien había hablado. Estaba sentado en una de las sillas de la cocina, tocando una guitarra,
una cerveza a sus pies, un tipo con un banjo asintiendo con la cabeza al lado de él, mientras
comenzaban a tocar una versión acústica de Led Zeppelin "Misty Mountain Hop". Su voz,
me di cuenta, no estaba mal, y su forma de tocar era realmente impresionante. Tan extraño
como mi cuñado seguía sorprendiéndome: su increíble carrera, su pasión por los estanques,
y ahora, esta música. Todas las cosas que nunca podría haber conocido las encontré en la
puerta esa primera noche.

"¿Divirtiéndote?"

Me di vuelta para ver a Denise, la amiga de Cora, de pie junto a mí. "Sí”, le dije.
"Es una gran fiesta."

"Siempre lo son", dijo alegremente, tomando un sorbo de la cerveza que tenia en su la
mano.

"Eso es lo que sucede cuando eres abrumadoramente social. Acumulas un montón de
gente."

"J amie parece magnético en esa manera."

"Oh, me refería a Cora", respondió ella, cuando la canción terminaba, la multitud rompio en
aplausos espontáneos. "Pero él también, tienes razón."

"¿Cora?" Le pregunté.

Ella me miró, claramente sorprendida. “Bueno. . . sí, "dijo. "Sabes como es. Totalmente del
tipo maternal, siempre teniendo a alguien bajo su ala. Arrójala en un cuarto lleno de
extraños, y ella conocerá a todos en diez minutos. O menos."

"¿En serio?” le dije. "Oh, sí” respondió ella. "Ella es realmente buena con la gente, ¿Sabes?
Empatía. Yo personalmente no podría haber sobrevivido a mi última ruptura sin ella. O
cualquiera de mis rupturas, en realidad."

Yo consideraba esto mientras Denise tomaba otro sorbo de su cerveza, asintiendo con la
cabeza a un chico con una gorra de béisbol cuando pasó junto a nosotras. "Creo que no
conocía muy bien ese lado de ella," le dije. "Quiero decir, hemos estado fuera de contacto
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
100
durante un tiempo."

“Ya lo sé ", dijo. Luego se apresuró a agregar: "Quiero decir, ella habló mucho sobre ti en
la universidad".

"¿Lo hizo?"

"Oh, sí. Casi, todo el tiempo ", dijo enfática. "Ella realmente…"

"Denise!", Gritó alguien, y ella se volvió, mirando por encima del hombro al hombre a
nuestro lado. "Tengo que conseguir ese número de ti, ¿recuerdas?”

“De acuerdo” dijo, y me sonrió disculpándose. "Un segundo. Voy a estar aquí mismo…"

Asentí con la cabeza mientras se alejaba, preguntándome lo que había estado a punto de
decir. Pensando en esto, escanee la multitud hasta que vi a Cora estando en la puerta de la
cocina con Charlotte. Ella sonreía, viéndose mucho más feliz que la última vez que la había
visto. En algún momento ella había echado su pelo hacia atrás, haciendo su mirada aún más
joven, y tenía un suéter de aspecto suave, un vaso de vino en la mano. Ya que estamos, yo
asumí que toda esta gente estaba aquí por J amie, pero por supuesto mi hermana podría
haber cambiado con los años que habíamos estado separadas. Ella tiene su propia vida, mi
mamá me había dicho una y otra vez.

Esto era, y me pregunté como debía ser, realmente empezar de nuevo, olvidar el mundo que
conocías y dejar todo atrás. Tal vez incluso había sido fácil.

Fácil. Tuve un instante de mí misma, justo una semana antes, volvía de una larga noche en
Comercial a la oscuridad de la casa amarilla. ¿Cuanto he pensado en ello,- mi casa o mi
escuela o cualquier cosa, de antes-, en los últimos días? No tanto como debería haberlo
hecho. Todo este tiempo, yo había estado tan enojada porque Cora se había olvidado de mí,
sólo limpió nuestra pizarra de tiempos compartidos, pero ahora yo estaba haciendo lo
mismo. ¿Dónde estaba mi madre? ¿Fue realmente así de fácil, una vez escapado, dejar de
importarle?

De pronto me sentí cansada, abrumada, todo lo que había sucedido en la última semana me
pegó de una vez. Di un paso atrás de la multitud, deslizándome dentro. Mientras subía las
escaleras, me alegré por el espacio cerrado de mi cuarto, incluso si, fuera temporal, al igual
que todo lo demás.

Sólo necesito dormir, me dije, quitándome los zapatos y hundiéndome sobre la cama. Cerré
los ojos, tratando de dejar fuera el canto, haciendo todo lo posible para zambullirme en la
oscuridad y permanecer allí hasta la mañana.

Cuando me desperté, no estaba segura de cuánto tiempo había estado dormida, horas o sólo
minutos. Tenía la boca seca, mi brazo acalambrado por haber estada tendida sobre el
mismo. Cuando me di la vuelta, lo extendí; mi único pensamiento era volver al sueño que
había tenido, aunque no recordaba nada, aparte de que había sido bueno, en la distante y
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
101
esperanzadora forma que las cosas irreales eran. Yo estaba cerrando los ojos, tratando de
volver a mí misma, cuando escuché algunas risas y aplausos desde el exterior. La fiesta aún
seguía. Cuando salí a mi balcón, vi que la multitud se había reducido a una veintena de
personas más o menos. El intérprete de banjo se había ido, y sólo quedaba J amie, tocando
unas notas mientras la gente charlaba a su alrededor.

"Se está haciendo tarde", dijo Charlotte, que se había puesto un jersey sobre su vestido. Ella
ahogó un bostezo con la mano. "Algunos de nosotros tenemos que estar muy temprano,
mañana."

"Es domingo", Denise, sentada a su lado, dijo. "¿Quién no duerme un domingo?"

"Una última canción," dijo J amie. Miró a su alrededor, mirando detrás de él a un
lugar al que no veía desde mi punto de visión. "¿Qué piensas?", Dijo. "¿Una canción?"

"Vamos", declaró Denise. "Sólo una."

J amie sonrió y comenzó a tocar. Afuera hacía frío, al menos para mí, y me volteé hacia mi
habitación, soltando un bostezo por mi propio despertar, lista para volver a la cama. Pero
luego me di cuenta que había algo familiar en lo que estaba tocando, era como si estuviera
tirando de una parte de mí, débil pero persistente, una melodía que pensé que era sólo mía.

"Yo soy una vieja mujer, nombrada después de mi madre....”

La voz era fuerte y clara, y también familiar, pero de una manera distante. Similar a la que
yo conocía, y sin embargo diferente, bonita y no, dura en los bordes.

"Mi viejo es otro niño que se está volviendo viejo....”

Era Cora. Cora, su voz pura y hermosa, mientras trabajaba a su manera alrededor de las
notas que ambas habíamos escuchado tantas veces, la canción más que cualquier otra me
hizo pensar en mi madre. Pensé en lo extraña que me había sentido antes, pensando como
las dos habíamos olvidado todo.

Pero esto era aterrador, también, estar conectada repentinamente, lo que provocó un
torrente de recuerdos,- en nuestros camisones, sus intentos por llegar a mí, escuchando su
respiración, constante y calmada, de toda una habitación a oscuras precipitándose
demasiado rápido como para detenerlo.

Sentí un nudo en la garganta, bruto y punzante, pero mientras las lágrimas venían no estaba
segura de por quien estaba llorando. Cora, mi mamá, o tal vez, sólo por mí.




Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
102
Capítulo Seis

Traducido por Maka.mayi y Annae
Corregido por Moshalutz y Danny_DD



No lo podía demostrar científicamente. Pero yo estaba bastante segura de que Gervais
Miller era la persona más molesta del planeta.

En primer lugar, era su voz. Plana y nasal, sin inflexión, que venía del asiento trasero,
ofreciendo declaraciones y observaciones. "Tu cabello esta enmarañado en la parte de
atrás," me había dicho, cuando yo no había tenido tiempo suficiente con el secador. O
cuando saque una camiseta a última hora de la ropa sucia: "Apestas como a sabanas de
secadora." Los intentos de ignorarlo pretendiendo únicamente estudiar, dio lugar a un
comentario sobre mi destreza académica, o falta de ella. "¿Introducción al Cálculo? ¿Qué
eres tú, estúpida?" O "¿Es esa una B en el papel?" Y así sucesivamente.

Quería golpearlo. Diario. Pero por supuesto no podía, por dos razones. En primer lugar, era
sólo un niño. En segundo lugar, entre sus frenos y su sombrero, realmente no había manera
de llegar hasta él y realmente de hacer un impacto. (El hecho de que yo realmente pensara
lo suficiente como para llegar a esta conclusión probablemente debería haberme
preocupado. Pero no lo hice.)

Cuando todo tendía a ser demasiado, yo sólo daba la vuelta y le disparaba la mirada
maligna, truco que solía hacer. Se quedaba en calma por el resto del trayecto, tal vez
incluso hasta el día siguiente, también. Sin embargo con el tiempo, su odiosidad volvía, a
menudo, incluso más fuerte que antes.

En mis momentos más racionales, traté de sentir empatía por Gervais. Tenía que ser difícil
ser un prodigio, superinteligente pero mucho más joven que todos los demás en la escuela.
Cada vez que lo veía en los pasillos, siempre estaba solo, con la mochila sobre ambos
hombros, caminando a su manera extraña, inclinándose hacia adelante, como si fuera para
darle de cabezazos a alguien en el pecho.

Sin embargo Gervais, siendo un niño, también carecía de madurez, lo que significa que
encontraba cosas como los eructos y pedos, aún más divertidas cuando eran de el mismo.
Poniéndolo en un espacio pequeño y cerrado con dos personas cada mañana, y no había fin
a la posibilidad de hilaridad. Basta decir, que siempre sabíamos lo que había comido en el
desayuno, y aunque estaba cerca de invierno, a menudo mantenia la ventana abierta, y Nate
hacia lo mismo.

El lunes después de la fiesta de Cora, cuando me metí en el coche a las siete y treinta, algo
se sentía diferente. Un momento después, me di cuenta el por que: el asiento trasero estaba
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
103
vacío.

"¿Dónde está Gervais?" Le pregunté.

"Cita con el médico," dijo Nate.

Asentí con la cabeza, luego me acomodé en mi asiento para disfrutar del paseo. Mi alivio
debe haber sido palpable, ya que un momento después, Nate dijo: "Sabes, él no es tan
malo".

"¿Estás bromeando?" Le pregunté.

"Quiero decir” dijo, “voy a admitir que no es la persona más fácil con quien estar."

"Por favor". Rodé mis ojos. "El es horrible".

"Vamos".

"Él apesta", dije, levantando un dedo. Entonces, adicione otro, y dije: "Y es maleducado. Y
sus eructos podrían despertar a los muertos. Y si él dice una cosa más sobre mis libros o
mis clases voy a-"

Fue aproximadamente en ese momento que me di cuenta de que Nate me miraba como si
yo estuviera loca. Así que me calle, y sólo condujimos en silencio.

"Sabes," dijo después de un momento, "es una pena que te sientas así. Porque creo que le
gustas".

Yo sólo lo mire. "¿No le oíste decirme que estaba gorda el otro día?"

"Él no dijo que estabas gorda", respondió Nate. "Él dijo que te veías un poco rotunda".

"¿Cómo es eso diferente?"

"Ya sabes," dijo, "creo que estás olvidando que Gervais tiene doce."

"Te aseguro que no."

"Y", continuó, "los niños a los doce años no son exactamente hábiles con las damas."

"'¿Hábiles con las damas?" le dije. "¿Tienes doce?"

A continuación, cambió de carril, entonces desaceleró por una luz. "Él se burla de ti," dijo
lentamente, como si yo fuera estúpida, "porque le gustas."

"A Gervais no le gusto", le dije, esta vez más fuerte.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
104
"Lo que sea." La luz cambió. "Pero él nunca le hablo a Heather cuando iba con nosotros."

"¿No lo hizo?"

“Nope. Él sólo se sentaba allí, dejandolo pasar, sin ningun comentario."

"Genial", dije. "Realmente lo es." Nate desaceleró a medida que nos acercamos a una luz
roja. "Solo estoy diciendo que tal vez sólo quiere ser tu amigo, pero no sabe exactamente
cómo hacerlo. Por eso dice que hueles como los árboles o te dice rotunda. Eso es lo que los
niños hacen."

Rodé los ojos, mirando por la ventana. "¿Por qué?", dije, "¿quiere Gervais ser mi amigo?"

"¿Por qué no habría de hacerlo?"

"¿Porque yo no soy una persona amigable?" Le dije.

"¿Tú no lo eres?"

"¿Estás diciendo que crees que lo soy?"

"Yo no diría que fueras antipática."

"Lo soy” le dije.

"De verdad".

Asentí con la cabeza.

"Huh. Interesante".

La luz cambió, y avanzamos.

"Interesante", dije, "¿en qué significado?"

Se encogió de hombros, cambiando de carril. "Sólo que yo no te veo de esa manera. Quiero
decir, que eres reservada, tal vez. Cautelosa, definitivamente. Pero no antipática."

"Tal vez tú sólo no me conoces", le dije.

"Tal vez," él estuvo de acuerdo. "Pero antipatico suele ser uno, como esas cosas que eliges
enseguida. Ya sabes, como apestoso. No puedes ocultarlo si está allí."

Yo consideraba eso cuando nos acercamos a otra luz. "Así que cuando nos conocimos
aquella primera noche", dije," por la valla, ¿pensaste que era amigable?"

"No pensé que no lo fueras", dijo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
105

"Yo no fui muy agradable contigo."

"Estabas saltando una valla. No lo tome como algo personal."

"Yo ni siquiera te di las gracias por cubrirme."

"¿Y?"

"Y debí hacerlo. O al menos no ser una perra contigo el día siguiente."

Nate se encogió de hombros, poniendo su luz intermitente. "No fue la gran cosa."

"Sin embargo, lo es," le dije. "Tú no tienes que ser tan amable con todos, lo sabes."

“Ah” dijo, “pero esa es la cosa. Lo hago. Soy compulsivamente amigable."

Por supuesto que lo era. Y me di cuenta de eso primero aquella noche en la vaya, porque,
también, era algo que no podías ocultar. Tal vez podría haber intentado explicarme a mí
misma más ante Nate, que había una razón por la que soy de esta manera, pero ya estaba
adelantándose, encendiendo la radio y moviéndola de un tirón a la WCOM, la estación de
la comunidad local que escuchaba en las mañanas. El DJ , una chica llamada Annabel,
estaba anunciando la hora y la temperatura. Luego ella puso una canción, algo lleno de vida
con saltos animados. Nate se volvió, y la dejamos sonar todo el camino a la escuela.

Cuando nos bajamos del auto, caminamos juntos hacia el camino, y luego me aleje hacia mi
casillero, como siempre, mientras él se dirigía al edificio académico. Después de que había
metido unos cuantos libros y tomado un par de los demás, cerré la puerta, llevando mi
bolso por encima de mi hombro. Al otro lado del camino, podía ver a Nate acercándose a su
clase del primer periodo. J ake Bristol y otros dos chicos estaban de pie en el exterior. A
medida que se acercaba, J ake extendió una mano para darle los cinco, mientras que los
otros dos dieron un paso atrás, moviéndose a través de él. Yo misma Llegaba tarde y, con
otras cosas en qué pensar. Pero me quedé allí y vi como Nate se echó a reír y entro por la
puerta, y todos ellos entraron, siguiendolo detrás de el, antes me voltee y aleje.

“Muy bien, gente", dijo la Sra. Conyers, batiendo palmas. "Vamos a ponernos serios.
Tienen quince minutos. Empiecen a hacer preguntas."

El salón se puso ruidoso, y luego más ruidoso, en cuanto las personas dejaron sus asientos y
comenzaron a moverse por la habitación, con los cuadernos en la mano. Después de hacer
una prueba extensa de David Copperfield (diez ID, dos ensayos), todo lo que quería hacer
era derrumbarme. En su lugar, conseguimos comenzar con la “definición oral" de los
proyectos, teníamos que entrevistar a nuestros compañeros de clase, obtener sus opiniones
sobre lo que nuestros términos significaban. Esto era bueno, me di cuenta que necesitaba
conseguir toda la ayuda que pudiera, teniendo en cuenta la forma en que la definición
propia de familia habia ido cambiando para mí.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
106
Hacía casi dos semanas desde que había llegado con Cora, y estaba lentamente
adaptándome. No era como si las cosas fueran perfectas, pero había caído en una rutina, así
como en la comprensión. Por mi parte, había aceptado aquella salida, por lo menos en este
momento, eso no estaba en mi mejor interés. Así que había desempacado mi bolsa,
finalmente descargando mis pocas pertenencias en los cajones grandes y vacíos del
armario. Yo no estaba dispuesta ir hacia mas allá de la propia casa –tomé mi mochila arriba
conmigo tan pronto como llegué a casa y me apoye en la secadora cuando mi ropa estuvo
terminada, entonces la doble de inmediato. Era un lugar grande. Dios sólo sabía cuánto
podría perderse allí.

Era extraño estar viviendo con tal generosidad repentinamente, especialmente después de la
casa amarilla. En lugar de estirar un paquete de pasta unos días y reunir a duras penas
cambio para comestibles, tuve acceso a una despensa totalmente embalada, así como a un
congelador repleto de casi todos los imaginables platos principales. Y eso sin contar el
"dinero de bolsillo" que J amie siempre estaba tratando de darme: veinte dólares para el
almuerzo aquí, otros cuarenta en caso de que necesitara suministros de la escuela allí. Tal
vez alguien hubiera aceptado todo esto con facilidad, pero yo era todavía muy cautelosa,
insegura de lo que estarían esperando de mí a cambio, esto al principio lo rechace. Sin
embargo, con el tiempo, él me llevaba hacia abajo y me di por vencida, aunque gastarlo era
harina de otro costal. Me sentía mejor guardadolo. Después de todo, nunca se sabía cuando
algo, o todo, podia cambiar.

Cora se había comprometido, también. Después de mucha discusión –y alguna ayuda
influyente de J amie –se decidió que podía trabajar para Harriet en los días de fiesta, en un
momento nosotros "discutíamos sobre el tema" y "evaluábamos su impacto en mis
calificaciones y el rendimiento escolar." Como parte del acuerdo, también tenia que
ponerme de acuerdo para asistir a por lo menos una sesión de terapia, una idea por la que
no estaba del todo loca por hacer. Yo necesitaba el dinero, aunque, por eso me había
mordido la lengua y consentido. Entonces nosotros nos habíamos encontrado a través de la
isla de la cocina, moviéndonos sobre ella, su pequeña mano fresca, su agarre fuerte me
sorprendió más de lo que probablemente debería haberlo hecho.

Yo había estado pensando mucho en mi madre, incluso más que cuando ella se había ido
primero, que era extraño. Al igual que me tomó un tiempo para realmente extrañarla, o
dejarme hacerlo así. A veces en la noche, soñaba con ella, después, siempre me despertaba
con la sensación de que había pasado a través de la sala, convencida de que podía oler el
humo persistente o su perfume en el aire. Otras veces, cuando yo estaba medio dormida,
estaba segura de que podía sentirla sentada al lado de mi cama, con una mano
acariciándome el pelo, de la forma en que lo había hecho a veces muy tarde en la noche o
temprano en la mañana. En aquel entonces, había estado siempre irritada, deseando que ella
se fuera a dormir o me dejara en paz. Ahora bien, aun cuando mi mente consciente me dijo
que era sólo un sueño, me quedé quieta, queriendo que durara.

Cuando me despertaba, siempre trataba de mantener esa imagen en mi cabeza, pero nunca
se quedaba. En cambio, sólo estaba cómo se veía la última vez que la había visto, el día
antes al que se había ido. Había vuelto a casa desde la escuela para encontrarla tanto
despierta como sola, por una vez. Para entonces, las cosas no habían sido buenas durante un
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
107
tiempo, y yo había esperado que pareciera turbia, la forma en que siempre se veía después
de unas cervezas, o triste o molesta. Pero en vez, cuando ella volvía la cabeza, su expresión
había sido de sorpresa, y me recordé pensando que tal vez se había olvidado de mí, o no
había estado esperando mi regreso. Como si fuera yo la que se iba, y yo simplemente no lo
sabía todavía.

Durante el día, yo estaba más despierta, preguntándome mayormente si estaba en Florida, o
si todavía estaba con Warner. Sin embargo, me pregunté si ella había tratado de llamar a la
casa amarilla, o hecho algún esfuerzo para tratar de localizarme. No estaba segura de que
incluso quisiera hablar con ella ni verla, ni sé si alguna vez lo haría. Pero era importante
para simplemente tratar de superarlo, aunque no quisiera volver a ser encontrada.

¿Qué es la familia? Yo había escrito en mi cuaderno el primer día, y cuando lo abrí hasta
ahora había visto que el resto de la página estaba en blanco, a excepción de la definición
que había obtenido del diccionario: un conjunto de relaciones, eso. Padres e hijos. Ocho
palabras, y una era una abreviatura. Si sólo fuera realmente así de fácil.

Ahora la Sra. Conyers gritó para que todos nos pusieramos a trabajar, así que me volví a
Olivia, pensando que la había golpeado primero. No parecía que estaba de humor para una
conversación, sin embargo, cayó sentada en su silla. Tenía los ojos rojos, con un pañuelo en
una mano mientras se ponía la chaqueta de cuero de J ackson High que siempre llevaba con
más fuerza a su alrededor.

"Recuerden", la Sra. Conyers estaba diciendo, "ustedes no están simplemente preguntando
lo que su término significa, literalmente, sino lo que significa para la persona a la que están
preguntando. No tengan miedo de hacerlo personal".

Teniendo en cuenta que Olivia era abierta apenas en un buen día, decidí que tal vez debería
tomar un rumbo diferente. Sin embargo, mi única otra opción, era Heather Wainwright, a
mi otro lado, que también estaba mirando a su alrededor a alguien con quien hablar, y yo no
estaba segura de querer estar allí.

"¿Y bien? ¿Vamos a hacer esto o no?"

Me volví hacia Olivia. Ella todavía estaba sentada mirando hacia adelante, como si no
hubiera hablado en absoluto. "Oh," dije, y luego lance una mirada al pañuelo en su mano.

En respuesta, ella lo arrugó haciéndolo más pequeño, metiéndolo más profundo entre sus
dedos. “Muy bien. ¿Qué significa para ti la familia?"

Ella suspiró, llegando a frotar su nariz. A nuestro alrededor, podía oír a la gente charlando,
pero ella se quedó en silencio. Por último, dijo, "¿Conoces a Micah Sullivan?"

"¿Quién?"

"Micah Sullivan", repitió. "¿Senior? ¿En el equipo de fútbol? ¿Sale con Rob Dufresne?”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
108
No fue sino hasta que había oído hablar de este apellido que me di cuenta de que estaba
hablando de J ackson. Rob Dufresne se había sentado frente a mí en segundo año de
biología. "Micah", le dije, tratando de pensar. Ya que mis compañeros de clase en J ackson
estaban algo borrosos, todos sus rostros corriendo juntos. "¿Él es realmente bajo?"

“No” espetó ella. Me encogí de hombros, recogiendo mi pluma. Y ella dijo: "Bueno, él no
es tan alto como algunas personas."

"¿Conduce una camioneta azul?"

Ahora ella me miró. “Sí” dijo lentamente. "Es él".

"Sé de él."

"¿Alguna vez lo viste con una chica? ¿En la escuela?"

Pensé por un momento, pero todo lo que pude ver fue a Rob Dufresne pálido como muerto
contemplando nuestra disección de rana. “No que yo recuerde," dije. "Pero como dijiste, es
un lugar muy grande."

Considero esto por un momento. Luego, volviéndose hacia mí, dijo, "Así que nunca lo viste
con un jugadora de hockey sobre el césped, una rubia con un tatuaje en su espalda. ¿Minda
o Marcy o algo así?"

Negué con la cabeza. Ella me miró durante un largo rato, como si no estuviera segura de si
debía confiar en mí, a continuación, miro hacia delante de nuevo, tirando de su chaqueta
más apretada en torno a ella. "La familia", anunció. "Son las personas en tu vida que no
puedes escoger. Los que son dados a ti, a diferencia de a los que quieras elegir."

Desde que mi mente estaba todavía en Micah y la jugadora de hockey sobre el césped, tuve
que apresurarme a escribir eso. “De acuerdo” dije. "¿Qué más?"

"Estás atado a ellos por la sangre", continuó, con voz plana. "Qué, tú sabes, te da mucho
más en común. Enfermedades, genética, el cabello y color de ojos. Es como si, fueran parte
de tú plan. Si algo esta mal contigo, por lo general lo puedes rastrear a través de ellos."

Asentí con la cabeza y seguí escribiendo.

"Pero", dijo, "a pesar de que estás atrapado con ellos, al mismo tiempo, también están
atascados contigo. Así que por eso siempre consiguen estar primero en la delantera en los
bautizos y funerales. Porque ellos son los que están allí, sabes, desde el principio hasta el
final. Nos guste o no."

Nos guste o no, yo escribí. Entonces miré a esas palabras y todas los demás que había
garabateado. No era mucho. Pero era un comienzo. “De acuerdo” dije. "Vamos a hacer el
tuyo."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
109
Sin embargo, en ese momento, sonó la campana, lo que provocó la algarabía habitual de las
sillas golpeando en todo, cerrando las cremalleras de las mochilas, y el aumento de voces.
La Sra. Conyers estaba diciendo algo acerca de tener por lo menos cuatro definiciones al
día siguiente, no que realmente pudiera oírla sobre todo el ruido. Olivia había agarrado ya
su teléfono, abriéndolo de un tirón y llamando a alguien en el dial de velocidad. Cuando yo
habia puesto mi cuaderno lejos, vi en sus cosas el pañuelo en su bolsillo, a continuación,
paso una mano sobre sus trenzas mientras ella se ponía de pie.

"Es Melissa", dije mientras se volvía para alejarse.

Ella se detuvo, me miró, lentamente bajando su teléfono de su oreja.

"¿Qué?"

"La rubia con el tatuaje en la espalda. Su nombre es Melissa West," le dije, recogiendo mi
bolsa. "Ella es una estudiante de segundo año, un zorra total. Y ella juega al fútbol, no
hockey sobre césped."

La gente se movía por delante de nosotras ahora, en camino a la puerta, pero Olivia se
quedó donde estaba, ni siquiera pareció darse cuenta de como Heather Wainwright pasaba,
mirando a sus ojos rojos antes de continuar.

"Melissa West", repitió.

Asentí con la cabeza.

"Gracias."

“De nada” le dije. Entonces ella puso su teléfono en la oreja lentamente, y se alejó.

Cuando salí de la escuela por la tarde después de la campana final, J amie me estaba
esperando.

Él estaba apoyado en su coche, que estaba aparcado justo delante de la entrada principal,
con los brazos cruzados sobre el pecho. Tan pronto como lo vi, deje de caminar, colgando
de nuevo mientras la gente pasaba por delante de mí a cada lado, hablando y riendo. Tal
vez estaba siendo paranoica, pero la última vez que alguien se había mostrado en esa forma
de manera inesperada en la escuela, no había sido para entregar buenas noticias.

De hecho, no fue sino hasta después de que había comenzado la lista mental de los diversos
delitos que podría haber realizado cuando me di cuenta que realmente no había ninguno.
Todo lo que había hecho últimamente era ir a la escuela, ir a trabajar y estudiar. Yo ni
siquiera había estado fuera en un fin de semana por la noche. Sin embargo, me quedé donde
estaba, dudando de la fuerza de la costumbre u otra cosa, hasta que la multitud se despejó y
él me vio.

"Hey", gritó, levantando la mano. Le devolví el saludo, y puse el bolso más por encima del
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
110
hombro mientras me dirigí hacia él. "¿Trabajaras hoy?"

Negué con la cabeza. "No"

"Bien. Necesito hablar contigo acerca de algo."

Se alejó del coche, tirando de la puerta abierta del acompañante para mí. Una vez dentro,
me obligué a tomar un respiro mientras lo miraba rodear el parachoques delantero, a
continuación, entro y se unió a mí. Sin embargo, no arranco el motor, sólo se sentó allí en
su lugar.

De repente, me di cuenta. Él iba a decirme que tenía que irme. Por supuesto. En el mismo
instante me permití relajarme, ellos decidieron que habían tenido suficiente de mí. Lo que
es peor, como yo pensaba esto, sentí que capturaba el aliento, de repente dándome cuenta
de lo mucho que yo no quería que sucediera.

"La cosa es...", Dijo J amie, y ahora yo podía escuchar a mi corazón en mis oídos. "Es sobre
la universidad."

Esta última palabra –Universidad –llegó a mis oídos con un ruido metálico. Era como si
hubiera dicho Minnesota o pollo frito, algo inesperado. "Universidad", repetí.

"Eres un estudiante de último año", dijo mientras estaba sentado allí, seguí parpadeando,
tratando de decidir si debia sentirme aliviada o más nerviosa. "Y aunque no haz tenido
exactamente el mejor semestre –no es culpa tuya, por supuesto –tomaste el SAT el año
pasado, y tus resultados no eran malos. Estuve hablando con la oficina de orientación.
Incluso aunque ya es noviembre, creen que si realmente nos damos prisa, todavía podemos
hacer los plazos de solicitud."

"¿Tú fuiste a la oficina de orientación?" Le pregunté.

"Sí," dijo. Debi tener cara de sorpresa, porque luego añadió: "Yo sé, yo sé. Esto es más un
asunto de Cora. Pero esta en la corte durante toda la semana, y además, hemos decidido que
a lo mejor…"

Lo mire cuando se calmó, dejando esto sin terminar. "¿Ustedes decidieron tal vez ¿qué?"

Parecía avergonzado. "Que era mejor para mí hablar de esto contigo. Sabes, desde el
principio Cora estaba un poco difícil contigo acerca de tu trabajo, y el asunto de la terapia.
Está cansada de ser la mala de la película."

Una imagen de un personaje de dibujos animados haciéndose girar un bigote mientras ataba
a alguien en las vías del tren de inmediato me vino a la cabeza. “Mira” le dije, “la escuela
no es realmente parte de mis planes."

"¿Por qué no?"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
111
Probablemente debería haber tenido una respuesta a esto, pero la verdad es que nunca me
habían preguntado antes. Todos los demás asumieron lo mismo que yo tenía desde el
primer día: las niñas como yo simplemente no iban más allá de la escuela secundaria, si
incluso llegaban tan lejos. "Es solo...” Le dije, estancándome. "No es realmente una
prioridad."

J amie asintió lentamente. "Sin embargo, no es demasiado tarde."

"Creo que lo es."

"¿Pero si no lo es?", preguntó. "Mira, Ruby. Entiendo que esta es tú elección. Pero la cosa
es, que la primavera está muy lejos. Mucho podría cambiar de aquí en adelante. Incluso tu
mente."

Yo no dije nada. El aparcamiento de los estudiantes estaba casi vacío ahora, con la
excepción de un par de niñas del hockey de césped con palos y bolsas de lona sentadas en
la acera.

"Cómo es esto", dijo. "Sólo llega a un acuerdo conmigo y acordemos aplicarlo. De esa
manera, no descartamos nada. Cuando llegue la primavera, aún decidirás qué ocurrirá a
continuación. Sólo tienes más opciones."

"Estás asumiendo que yo me meteré en alguna parte. Esa es una gran suposición."

"He visto tus transcripciones. No eres una mal estudiante".

"No soy un cerebro, tampoco."

"Ni yo," dijo. "De hecho, en interés de la divulgación completa, te digo que no tenia idea de
la educación superior, tampoco. Después de la secundaria, quería tomar mi guitarra y
mudarme a Nueva York para tocar en cafés y obtener un contrato de grabación."

"¿En serio?"

"Sí". Sonrió, pasándose la mano sobre el volante. "Sin embargo, mi padres no lo estaban
entendiendo. Yo iba a la universidad, me gustara o no. Así que acabé en la U, teniendo la
intención de salir tan pronto como pudiera. La primera clase que tomé fue codificación para
las computadoras."

"Y el resto es historia", le dije.

“Nah.” Negó con la cabeza. "El resto es ahora."

Retire mis manos de mi bolso, y permití que descansara sobre el piso entre mis pies. La
verdad era que me gustaba J amie. Tanto que habia querido tan sólo poder ser honesta con él
y decirle que la verdadera razón por la que incluso la aplicación me asustaba: era una
conexión más en un momento en que yo quería hacer todo lo contrario. Sí, había decidido
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
112
quedarme aquí todo el tiempo que tenia que hacerlo, pero sólo porque en realidad, no tenía
elección. Si fuera a la universidad –al menos de esta manera, con él y Cora apoyándome-
Me gustaría estar en deuda, tanto en sentido literal y figurado, a la vez cuando todo lo que
quería era ser libre y clara, sin deberle a nadie nada en absoluto.

Sin embargo, sentada allí, yo sabía que no podía decirle esto. Así que en vez, dije: "Así que
supongo que nunca te haz lamentado. Desear haber ido a Nueva York, como tú querías."

J amie se sentó, apoyando la cabeza en el asiento detrás de él. "A veces lo hago. Al igual
que en un día como hoy, cuando estoy tratando con esta nueva publicidad de campaña, que
me está volviendo loco. O cuando todos en la oficina están lloriqueando y creo que mi
cabeza va a explotar. Pero es sólo en momentos. Y de todos modos, si yo no hubiera ido a
la U, no hubiera conocido a tu hermana. Así que eso lo habría cambiado todo."

“De acuerdo” dije. "¿Cómo se conocieron ustedes, de todos modos?"

"Hablando de ser el malo de la película." Él se rió entre dientes, mirando hacia el volante, a
continuación, explicó, "Ella no fue exactamente la buena en esta historia".

Tuve que admitir que me intrigabaahora. "¿Por qué no?"

"Porque ella me gritó", dijo rotundamente. Levanté las cejas. "Bueno, ella dira que no grito,
que estaba más bien siendo asertiva. Pero su voz era elevada. Eso es indiscutible."

"¿Por qué te estaba gritando?"

"Porque yo estaba tocando la guitarra al aire libre fuera del dormitorio una noche. Cora no
es exactamente agradable cuando te entrepones entre ella y el sueño, ¿sabes?" Yo en
realidad no lo sabia, pero asentí con la cabeza, de todos modos. "Así que ahí estaba yo, la
primera semana de clases del primer año, tocando a la distancia en una noche de verano
agradable, y de repente esta chica sólo abre la ventana y ahi me tienes"

"En serio”.

"Oh, sí. Ella simplemente se puso loca. Decía que era tan desconsiderado, manteniendo a la
gente despierta con mi ruido. Eso es como ella le decía. Ruido. Quiero decir, ahí estaba yo,
pensando que era un artista, ¿sabes?" Él se rió de nuevo, agitando la cabeza.

Le dije: "Estás de muy buen humor al respecto, teniéndolo en cuenta."

“Sí, bueno," dijo. "Eso fue sólo la primera noche. No la conocía todavía."

Yo no dije nada, en vez de eso eche una ojeada hacia abajo a la correa del bolso,
corriéndolos a través de mis dedos.

"Mi punto es," continuó J amie "que no todo es perfecto, sobre todo al principio. Está bien
que de vez en cuando sientas un poco de remordimiento. Pero cuando uno siente eso todo el
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
113
tiempo no puedes hacer nada para cambiarlo... es ahí cuando te metes en problemas".

Las chicas jugaban con los palos de hockey y se reían de algo, estaban en el campo sobre la
acera, mi voz era ahogada por la ventana. "Como", dije, "le digo que no a la universidad y
luego ¿deseo ir?”

Él sonrió. "Está bien, está bien. La sutileza no es mi fuerte. ¿Tenemos un acuerdo o no?"

"Esto no es un acuerdo", señalé. "Es solo un acuerdo que tu quieres."

"No es cierto", respondió. "Tu obtienes algo a cambio."

“De acuerdo” dije. "Una oportunidad. De la cual no tengo alternativa.”

"Y algo más, también."

“¿Qué cosa?"

"Espera", dijo, apagando el motor. "Ya lo verás."

"¿Un pez?" Le dije. "¿Hablas en serio?"

"¡Por supuesto!" Sonrió J amie. "¿Qué más se puede pedir?"

Pensé que era mejor no contestar a eso, por lo que volví mi atención de nuevo hacia el
tanque entre nosotros, donde estaba lleno de peces koi blancos que iban y venían. Todo lo
que nos rodeaba eran filas de tanques, que también estaban llenos de peces de los que
nunca había oído hablar antes:. Cometas, buknit, peces mosquito, así como muchos otros
koi de diferentes colores, algunos sólidos, algunos pintados de negro o rojo "Voy a buscar a
alguien para que pruebe el agua, asegurandome de que todo este equilibrado ", dijo,
mientras sacaba un pequeño contenedor del bolsillo de su chaqueta. "Tómate tu tiempo, ¿de
acuerdo? Elije uno bueno."

Uno bueno, pensé, mirando hacia abajo a los peces en el tanque debajo de mí. Uno con una
mirada podía juzgar su resistencia o temperamento. Nunca había tenido un pez o cualquier
animal doméstico, pero el caso es que había oído que podían morir en una caída, aun
cuando se mantuvieran en un tanque limpio y seguro. ¿Quién sabía lo que podría ocurrir
fuera, en un estanque abierto con los elementos y todo lo demás.

"¿Necesitas ayuda con los peces?"

Me di la vuelta, dispuesta a decir que no, sólo que me sorprendí al ver a Heather
Wainwright de pie detrás de mí. Llevaba unos vaqueros y una camiseta de DONOVAN
LANDSCAPING, un suéter atado alrededor de su cintura, por la mirada que me dio, ella
estaba igual de sorprendida que yo.

"Oye", dijo. "Eres Ruby, ¿verdad?"
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
114

“Sí. Eh, solo estoy viendo”

“Súper" Ella dio un paso hasta el tanque, a mi lado, dejando caer una mano en el agua:
mientras lo hacía, el pez inmediatamente nadó hacia ella, haciendo círculos con sus dedos.
Levantó la vista hacia mí y dijo: "Se vuelven locos cuando piensan que van a darles de
comer. Son como perros de la mendicidad, en la práctica."

"¿De verdad?".

"Sí". Ella sacó su mano y la limpió en sus pantalones vaqueros. Tuve que admitir, me
sorprendí al ver que ella trabajaba en un lugar como este. Por alguna razón, yo la hubiera
catalogado más como la tipa de ventas, de un centro comercial. Me di cuenta un minuto
más tarde de que esa era yo. Curioso. "Los peces de colores no son tan agresivos. Pero los
koi son los más bonitos. Así que eso lo compensa."

"Mi cuñado acaba de construir un estanque” le dije mientras ella se inclinaba hacia abajo y
ajustaba una válvula en un lado del tanque. "Está obsesionado con el."

"Son bastante impresionantes", dijo. "¿Qué tan grande es?"

"Grande". Observe hacia los invernaderos, donde J amie se había dirigido. "Él va a regresar
pronto. Se supone que debo estar escogiendo un pez".

"¿Sólo uno?”


"Es mi pez personal", le dije, y ella se rió. Ni en un millón de años me había imaginado
aquí, en una pecera, junto a Heather Wainwright. Por otra parte, no se suponía que
estuviera aquí con nadie. De lo que me había dado cuenta, últimamente es que cada vez que
trataba de imaginar el lugar a donde correspondía, no podía. Al principio, había sido fácil
ponerme en mi vida anterior, sentada en un escritorio en J ackson, o en mi antiguo
dormitorio. Pero ahora era como si yo ya estuviera perdiendo mi antigua vida, sin
sentimientos verdaderos en la casa amarilla. Me había quedado atrapada en algún lugar sólo
en la mitad, de vagos e indefinidos lugares.

"Así que eres amiga de Nate," dijo Heather después de un momento, ajustando la válvula
de nuevo. "¿Cierto?"

Miré por encima de ella. Toda la escuela se había dado cuenta, o eso parecía. "Somos
vecinos," le dije. "Mi hermana vive detrás de él." Se movió y puso un poco de cabello
detrás de su oreja. "Creo que has oído, que solíamos salir juntos," dijo.

“¿Si?” dije.

Ella asintió con la cabeza. "Rompimos en el otoño. Fue una gran noticia por un tiempo."
Ella suspiró, metiendo su mano al agua otra vez. "Entonces Rachel Webster quedó
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
115
embarazada. Yo no estaba contenta, por supuesto. Pero así la gente dejaría de hablar de
nosotros, al menos por un tiempo."

"Perkins Day es una escuela pequeña" le dije.

"Dímelo a mí." Ella se echó hacia atrás, secándose las manos en sus pantalones vaqueros,
entonces me miró. "Así que. . . cómo ha estado él en estos días?”

"¿Nate?" Le pregunté.

Ella asintió con la cabeza.

"No lo sé” dije. "Bien, supongo. Como he dicho, no somos tan cercanos."

Ella considero esto cuando las dos vimos hacia los peces dando círculos, primero en una
dirección, luego en otra. “Sí” dijo ella finalmente. "Es muy difícil de conocer, tal vez.”

Eso no había sido a lo que me refería, en realidad, no había sido en absoluto a eso. En todo
caso, en mi mente, Nate era demasiado fácil de leer. Pero decir esto me pareció extraño en
ese momento, así que me quedé callada.

"De todos modos-” continuó Heather luego de un minuto," yo sólo. . . Me alegro de que
Nate y tú sean amigos. El es un tipo realmente bueno."

Tuve que admitir que esto no era lo que esperaba, que este no era exactamente un
comportamiento de una ex-novia. Por otra parte, ella era la reina de la compasión, si, su
tiempo en la mesa de AYUDA lo indicaba. Por supuesto, Nate se enamorará de una chica
bonita. ¿Qué más puedo esperar?

"Nate tiene un montón de amigos", le dije ahora. "Dudo que sea diferente al resto".

Heather estudió mi rostro por un momento. "Tal vez no," dijo ella finalmente. "Pero nunca
se sabe, ¿cierto?"

¿Qué? Pensé, pero entonces sentí una mano que me palmeaba mi hombro; J amie estaba
detrás de mí. "El agua es perfecta", dijo. "¿Encontraste ya al pez perfecto?"

"¿Cómo se puede elegir?" Le pregunté a Heather.

"Sólo tienes que usar tu instinto", respondió ella. "El que sea que te hable."

J amie asintió sabiamente. "Ahí lo tienes," dijo él a mí. “Deja que el pez hable."

"También está la cuestión de como corren hacia la red", añadió Heather. "Eso a menudo
hace que tomes una decisión."

Al final, fue una mezcla de ambas cosas, apunte un pez y Heather lo saco, después me
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
116
entrego mi pez. Me lleve a un pequeño koi blanco, que parecía presa del pánico mientras
estaba en su bolsa de plástico, dando vueltas una y otra vez, J amie había elegido un total de
veinte shubunkins y cometas. También obtuvo varios koi más, aunque no los blancos si no
otros, así que siempre encontraríamos al mió entre la multitud.

"¿Como lo vas a nombrar?” Me preguntó mientras Heather ponía unas bombas de oxígeno
de un tanque de gas en las bolsas para el viaje a casa. "Vamos a ver si sobrevive en primer
lugar," le dije.

"Por supuesto que lo hará", respondió como si no hubiera ninguna duda.

Heather nos llamó, y luego llevo las bolsas hasta el coche, donde cuidadosamente colocó
una serie de cajas de cartón en el asiento trasero.

"Tendrá que aclimatarlos poco a poco", explicó cuando el pez nadó de un lado a otro en su
bolsa, sus rostros aparecían, y luego desaparecían. "Ponga las bolsas en el agua durante
unos quince minutos para que puedan aclimatarse a la temperatura. A continuación, abra las
bolsas y deje pasar un poco de agua de su estanque para que mezcle con la que están dentro
y deje otros quince minutos más o menos, y entonces usted puede dejarlos ir."

"Así que la clave es que ellos se aclimaten", dijo J amie.

"Es un gran choque para sus ecosistemas, cuando salen del tanque", dijo Heather, cerrando
la puerta de atrás. "Pero por lo general les va bien al final. Son de las garzas y aves
acuáticas de las que realmente necesita preocuparse. Con que aparezcan una sola vez,
pueden hacer mucho daño."

"Gracias por toda la ayuda", J amie le dijo mientras se deslizaba dentro del auto.

"No hay problema", dijo. "Nos vemos en la escuela, Ruby."

“Sí, nos vemos" dije.

Cuando J amie empezó a retroceder, él me miró. "¿Una amiga tuya?"

“No” dije. "Sólo tenemos una clase juntas." Él asintió con la cabeza, sin decir nada más y
se metió en el tráfico. Era hora pico, y no hablamos mientras íbamos detrás de las luces
rojas en su mayoría en dirección a casa. Mi pez estaba solo, en una pequeña bolsa, que la
sostenía en mi regazo, y lo podía sentir lanzándose de un lado a otro. Es un gran choque
para sus ecosistemas, había dicho Heather. Levanté la bolsa hasta el nivel de mis ojos,
mirando a mi pez de nuevo. Quién sabía si iba o no a sobrevivir a la semana, o incluso a la
noche.

Sin embargo, cuando regresamos a casa de Cora, me fui con J amie al patio trasero, se
agachó junto al estanque, y puso las bolsas en el agua los quince minutos para que se
aclimatasen antes de dejar los peces en el agua. Cuando finalmente fui a liberar el koi,
afuera estaba totalmente oscuro, aún así, pude ver a mi pez, blanco y brillante, como a su
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
117
manera iba mas allá de la apertura de la bolsa hacia el vasto cuerpo de agua que había más
allá. Lo esperaba dudar, e incluso dar marcha atrás, pero no fue así. Simplemente estaba
nadando, lo suficientemente rápido como para difuminarse, antes de la inmersión hasta el
fondo, fuera de mi vista.

Cuando J amie me llamo desde la escalera, yo estaba segura que había escuchado mal.

"¡Ruby! ¡Uno de tus amigos está aquí para verte! "

Instintivamente, miré el reloj: era las 5:45, de un martes, observe hacia afuera a la ventana
en la casa de Nate. Las luces de la piscina estaban encendidas, y me pregunté si había
venido por alguna razón. Pero, sin duda, J amie lo habría llamado por su nombre.

“Está bien” le contesté, empujando mi silla hacia atrás y caminando hacia el pasillo. "Pero,
¿quién es-"

Para entonces, yo ya estaba entrando en el pasillo de la entrada y obteniendo la respuesta, vi
a Peyton, estaba allí de pie dando palmaditas a Roscoe cuando J amie me miró. Cuando ella
levantó la vista y me vio, su rostro se dibujó con una amplia sonrisa. "Hey!", Dijo ella, con
un marcado entusiasmo. "¡Te encontré!"

Asentí con la cabeza. Yo sabía que debería haber estado feliz de verla, a diferencia de Nate
o Heather, ella en realidad era mi amiga, pero me sentía extrañamente inquieta. Después de
todo, nunca la había invitado, ni siquiera a la casa amarilla, proporcionando siempre
excusas sobre mi madre, que necesitaba dormir o que era un mal momento, manteniendo lo
personal, así, personal. Pero ahora aquí estaba, ya dentro.

“Hey” le dije cuando llegué al vestíbulo. "¿Qué está pasando?"

"¿Estas sorprendida?", Preguntó ella, riéndose. "No creerías por lo que pasé para
encontrarte. ¡Yo era como Nancy Drew o algo así!"

J amie estaba junto a ella, el sonrió, y me obligué a hacer lo mismo, incluso cuando me di
cuenta de dos cosas: que ella olía a humo y que tenía los ojos muy rojos, con el rimel
agrupado debajo de ellos. Peyton había sido siempre inexperta con las gotas de los ojos, y
claramente esto no había cambiado. Además, a pesar de que estaba vestida muy linda,
como siempre con el pelo recogido en dos coletas bajas, vistiendo pantalones vaqueros y
una camisa roja con una manzana en él, un suéter atado flojamente alrededor de su cintura,
ella siempre había sido el tipo de persona, que apesar de dar su mejor esfuerzo, mas allá, de
lo que parecía. "¿Cómo me has encontrado?" Le pregunté.

“Bueno” dijo ella, alzando sus manos, con las palmas hacia afuera y hacia arriba para
establecer la escena ", era así. Me habías dicho que vivías en Wildflower Ridge, por lo que
- " "¿Lo hice?” Le pregunté, tratando de recordar.

“Claro. En el teléfono ese día, ¿recuerdas?” Dijo ella. "Así que me imagine, no puede ser
tan grande un barrio, ¿verdad? Pero entonces, llegue aquí y es realmente enorme".
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
118

Eché un vistazo a J amie, que estaba siguiendo esta historia, con una leve sonrisa en su
rostro. No tenia idea alguna sobre esto, o al menos eso esperaba.

"De todos modos” continuó Peyton " Yo estaba dando vueltas alrededor, totalmente
perdida, y luego finalmente sólo me detuve al un lado de la carretera, y me di por vencida.
Y en ese momento, luego vi, a un chico totalmente caliente caminando con un perro por la
acera. Así que baje mi ventana y le pregunte si te conocía."

Incluso antes de continuar, tuve la sensación de lo que venía después.

"¡Y te conocía!", Dijo, dando una palmada. "Así que él me señaló donde vivías. Muy buen
tipo, por cierto. Su nombre era"

"Nate", termine por ella.

"¡Sí!" Ella se rió de nuevo, demasiado fuerte, tuve otra bocanada de humo, aún más fuerte
esta vez. Como si yo no hubiera pasado años enseñándole respecto al enmascaramiento de
las mentas para el aliento. "Y aquí estoy. Con mucho trabajo pero llegue al fin."

"Es evidente” dije, al igual que oí cerrar la puerta que conducía al garaje desde la cocina.

"¿Hola?" Llamo Cora al rato. Las orejas de Roscoe, se animaron, trotó hacia el sonido de su
voz. "¿Dónde están todos?"

"Estamos aquí", respondió J aime. Un momento después, ella apareció en la entrada del
vestíbulo con la ropa de su trabajo, y el correo en una mano. "Ella es Peyton una amiga de
Ruby. Esta es Cora”.

"Tu eres la hermana de Ruby?", Preguntó Peyton. "¡Eso es genial!"

Me di cuenta que Cora le dio a la vez una sutil mirada, entonces le tendió la mano.
"Encantada de conocerte".

"Yo igual", respondió Peyton, bombeando con impaciencia. "Realmente encantada."

Mi hermana estaba sonriendo amablemente. Su expresión apenas había cambiado, sólo lo
suficiente para que estuviera claro para mí que había visto y probablemente olido, lo que
J amie no. Al igual que la mamá de Peyton, Cora no se perdía de mucho. “Bueno” dijo ella.
"¿Creo que debemos pensar en cenar?"

“Cierto” dijo J amie. "Peyton, ¿te quedaras?"

"Oh", dijo Peyton, "en realidad"

"No puede", termine por ella. "Así que, bueno, yo voy a acompañarla a la puerta y darle un
recorrido, si eso está bien."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
119

"Claro, claro", dijo J amie. A su lado, Cora estaba estudiando a Peyton, con los ojos
entrecerrados, cuando asentí con la cabeza para que me siguiera a la cocina. "¡Asegúrate de
mostrarle el estanque!"

"¿Estanque?", Dijo Peyton, pero para entonces yo ya estaba tirando de ella hacia afuera, la
puerta giratoria se cerró detrás de nosotras. Esperé hasta que estuvimos a unos pocos
metros de la casa antes de parar y dar vuelta a enfrentarla.

"¿Qué estás haciendo?" Le pregunté.

Ella arqueó las cejas. "¿Qué quieres decir?"

"Peyton, no estoy ciega. Y mi hermana tampoco podría decirlo también." “OH, ella no
podría saberlo", dijo con facilidad, agitando su mano. "Yo use gotas para los ojos".

Puse los ojos, sin molestarme siquiera en dirección a ella. "No deberías haber venido aquí."

Por un momento, parecía herida, a continuación, contesto. "Y tu debiste haber llamado,"
contestó ella. "Dijiste que ibas hacerlo. ¿Recuerdas?"

Cora y J amie estaban en la ventana de la cocina ahora, mirando hacia nosotras. "Todavía
me estoy instalado," le dije, pero se dio la vuelta, haciendo caso omiso de esto cuando se
acercó al estanque. De perfil y con su cola de caballo, parecía una niña pequeña. "Mira,
esto es complicado, ¿de acuerdo?"

"Para mí, también," dijo ella, mirando hacia el agua. Cuando me senté a su lado vi que
estaba demasiado oscuro para ver algo, pero se podía escuchar la bomba en marcha, y el
salto del agua a la distancia. "Quiero decir, ha pasado mucho desde que te fuiste, Ruby."

Eché un vistazo hacia el interior. J amie se había ido, pero Cora seguía ahí, y ella estaba
mirándome. "¿Cómo qué?"

Peyton me miró, se encogió de hombros. "Yo solo. . . ", Dijo ella en voz baja. "Quería
hablar contigo. Eso es todo. "

"¿Sobre qué?"

Ella tomó una respiración, y luego lo dejó escapar cuando Roscoe apareció por la puerta del
perro y comenzó a trotar hacia nosotros. “Nada” dijo, volviéndose hacia el agua. "Quiero
decir, te echo de menos. Solíamos pasar un rato todos los días, y luego desapareciste. Es
extraño." "Ya lo sé” dije. "Y créeme, me gustaría que las cosa pudieran ser como antes.
Pero no es sólo una opción. Esta es mi vida ahora. Al menos por ahora."

Lo considere, mientras veía el estanque y luego gire un poco, la casa se levantaba detrás de
nosotras. "Es diferente", dijo.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
120
“Sí” asentí. "lo es".

Al final, Peyton se quedó menos de una hora, el tiempo suficiente para tener un tour, me
entere de los últimos chismes de J ackson, y ella rechazó dos invitaciones más de J amie para
quedarse a la cena, el cual parecía fuera de sí por el hecho de que tenía un amigo de verdad.
Cora, sin embargo, tuvo una opinión diferente, o de eso me enteré más tarde, mientras
estaba doblando mi ropa levante la mirada y la vi de pie en la puerta de mi dormitorio.

"Así que," ella dijo, "háblame acerca de Peyton".

Me concentré en doblar mi ropa, hasta mis calcetines “No hay mucho que decir."

"Han sido amigas desde hace mucho tiempo?"

Me encogí de hombros. "Un año más o menos. ¿Por qué? "

"No hay ninguna razón en particular." Ella se apoyó contra la jamba de la puerta, viendo
como pasaba a doblar los pantalones vaqueros. "Ella parecía. . . algo distraída, supongo. No
es exactamente un modelo. "

Era tentador señalar que Cora no estaba exactamente en posición de reclamar, pues no me
conocía muy bien. Pero me mordí la lengua.

"De todos modos” continuó, "en el futuro, si pudieras dejarnos saber cuando vendrá gente,
lo agradecería."

Había venido apareciendo tanta gente, y solo uno de ellos se trataba de repente de un
problema. "Yo no sabía que iba a venir", le dije. "Me olvidé de ella, y ni siquiera sabía
donde me estaba quedando."

Ella asintió con la cabeza. "Bueno, simplemente tenlo en cuenta. Para la próxima vez. "

La próxima vez, pensé. Lo que sea. “Claro” dije en voz alta.

Seguí doblando, esperando que ella dijera algo más. Que siguiera insinuando cosas, tirando
de mí a una discusión que no merecía, y que mucho menos quería tener. Pero en vez de eso
ella dio un paso atrás de la puerta y comenzó andar por el pasillo hacia su habitación. Un
momento después, me llamo para darme las buenas noches, y respondí en una especie de
palabras agradables, como una idea de último momento para encontrar, en alguna parte, en
el espacio entre nosotras.




Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
121
Capítulo Siete

Traducido por Maka. mayi y Annae
Corregido por Helectra


Por lo general, trabajaba para Harriet de las tres y media hasta las siete, tiempo durante el
cual se suponía que iba a comer un almuerzo tardío y hacer mandados. Invariablemente, sin
embargo, terminó quedándose en torno a mí, la mayor parte de mi turno, con su bolso en
mano, preocupada y moviéndose sin rumbo, incapaz de marcharse en realidad.

"Lo siento", ella había dicho, pasando sobre mí para ajustar la exposición de un collar que
yo ya había enderezado dos veces. "Es sólo... Me gustan las cosas de cierta manera,
¿sabes?"

Lo sabía. Harriet había construido su negocio de la nada, justo después de salir de la
escuela de arte, y el proceso había sido difícil, involucrando lucha, compromiso ocasional
de la integridad artística, y un poco cerca de la quiebra. Sin embargo, ella siguió adelante,
sola contra el mundo. Por lo cual, pensé, era tan difícil para ella ajustarse al hecho de que
ahora habíamos dos de nosotras.

Sin embargo, a veces su neurosis era tan molesta –siguiendome, controlandome y haciendo
de nuevo cada cosa que hacia, asumiendo cada tarea, así que a veces pasaba turnos enteros
sin hacer nada en absoluto –por eso me pregunté por qué se había molestado en
contratarme. Un día, cuando no me había, literalmente, dejado hacer nada más que limpiar
el polvo por horas, finalmente le pregunté.

"¿De verdad?", Dijo. Asentí con la cabeza. "Estoy abrumada. Mis órdenes tienen una copia
de seguridad, estoy constantemente detrás de mis libros, y completamente agotada. Si no
fuera por la cafeína, estaría muerta ahora mismo."

“Entonces, deja que te ayude." "Estoy tratando." Ella tomó un sorbo de su siempre presente
taza de café. "Pero es difícil. Como he dicho, siempre he sido la única mujer al mando. De
esa manera, yo soy responsable de todo, bueno y malo. Y tengo miedo de que si renuncio a
cualquier control..."

Esperé a que terminara. Cuando no lo hizo, dije: "Vas a perder todo."

Sus ojos se abrieron. "¡Sí!", Dijo. "¿Cómo lo sabes?"

Al igual yo iba a ir allí. "Supongo que suerte", le dije en su lugar.

"Este negocio es la única cosa que he tenido que es todo mío", dijo. "Tengo un miedo de
muerte si algo pasa con él."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
122

“Sí” le dije mientras ella tomaba otro trago de café, "pero aceptar ayuda no tiene por qué
significar renunciar al control."

Se me ocurrió, diciendo esto, que debia de seguir mi propio consejo. Recordando las
últimas semanas, sin embargo –la estancia con Cora, mi asunto de la universidad con J amie
–me di cuenta de que tal vez ya tenía que hacerlo.

Harriet estaba tan obsesionada con su negocio que, por lo que puedo decir, no tenia vida
personal alguna. Durante el día, trabajaba en el kiosco, en la noche, se iba directamente a
casa, donde permanecía hasta entrada la madrugada haciendo más piezas. Tal vez así era
como ella lo quería. Pero había claramente otros que acogerían con agrado un cambio.

Al igual que Reggie de Vitamin Me por ejemplo. Cuando iba por la comida, siempre se
detenía para ver si necesitaba algo. Si las cosas eran lentas, iba a la deriva hacia el espacio
abierto entre nosotras dos puestos a darle a la lengua. Cuando Harriet decía que estaba
cansada, él inmediatamente ofrecía un Complejo B* (vitaminas); si ella estornudaba, era
como un dibujo rápido con la equinácea. Un día después le trajo un té de hierbas y algunos
ginkgo biloba –ella había estado quejándose de que no podía recordar nada más –dijo ella,
"Él es tan agradable. Yo no sé por qué se da tantos problemas."

"Porque le gustas", le dije.

Ella sacudió la cabeza, sorprendida, y me miró. "¿Qué?"

"Le gustas", repetí. Para mí, esto era una obviedad, tan evidente como la luz del día. "Tú lo
sabes."

"¿Reggie?" Ella dijo, su tono sorprendido por lo que era claro que ella no lo sabia. “No, no.
Sólo somos amigos".

"El hombre te dio ginkgo,” señalé. "Los amigos no hacen eso."

"Por supuesto que sí."

"Harriet, vamos."

"Ni siquiera sé de qué estás hablando. Quiero decir, somos amigos, pero la idea de algo más
que eso… sólo..." ella dijo, sin dejar de hojear los recibos. Entonces, de repente, ella me
miró, entonces, a Reggie, que estaba ayudando a una mujer con un poco de polvo de
proteínas. "Oh, Dios mío. ¿Realmente lo crees?"

"Sí", dije rotundamente, mirando el ginkgo, que había apilado cuidadosamente en el
registro con una nota. Firmado con una cara sonriente. "Lo creo".

"Bueno, eso es simplemente ridículo", dijo ella, con el rostro lavado.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
123
"¿Por qué? Reggie es bueno." "No tengo tiempo para una relación", dijo ella, recogiendo el
café y tomando un trago. Ahora miraba al ginkgo con recelo, como si fuera una bomba de
tiempo, no un suplemento. "Es casi Navidad. Esta es la época más ocupada del año."

"No tiene que ser uno o el otro."

"Simplemente no hay manera", dijo rotundamente, sacudiendo la cabeza.

"¿Por qué no?"

"Debido a que no va a funcionar." Ella abrió de golpe la caja registradora, metiendo los
recibos. "En este momento, sólo puedo centrarme en mí misma y en este negocio. Todo lo
demás es una distracción."

Estaba a punto de decirle que no tenía que ser verdad, necesariamente. Que ella y Reggie ya
tenían una relación: eran amigos, y ella podía ver solo cómo pasar de allí. Pero en realidad,
tenía que respetar de donde venía, ni siquiera si en este caso no estaba de acuerdo con ella.
Después de todo, me he determinado a ser una mujer de una sola operación, y, aunque
últimamente esto había sido más difícil de lo que parece. Yo descubrí esto de primera mano
unos días antes, cuando estaba en la cocina con Cora, pensando en mis cosas, y de repente
me encontré dentro de los planes festivos de J amie.

“Espera” dijo Cora, mirando la camisa en la mesa frente a ella. "¿Qué es esto otra vez?"

"¡Nuestra tarjeta de Navidad!", Dijo J amie, alcanzando la bolsa que llevaba sacando otra
camisa –también un botón de mezclilla, idéntica a la suya –y me la entrego a mí.
"¿Recuerdas que dije que quería hacer una foto este año?"

"¿Quieres que usemos camisas a juego?", preguntó Cora mientras él sacaba una más,
sosteniéndola contra su pecho. "¿En serio?"

“Sí” dijo J amie. "Va a estar genial. Ah, y espera. ¡He olvidado la mejor parte!"

Se volvió, corriendo de la sala al vestíbulo. Cora y yo nos miramos la una a la otra por
encima de la mesa.

"¿Camisas a juego?” Dije.

"No entres en pánico," dijo, aunque su propia expresión era apenas calmada. Ella miró la
camisa de nuevo. "Por lo menos, no todavía."

"Vean esto", dijo J amie, regresando a la habitación. Tenía algo detrás de su espalda, que
ahora nos presento, con broche de oro. "¡Para Roscoe!" Era –sí –una camisa de mezclilla.
De tamaño para perro. Con una pajarita roja cosida. Tal vez debería haber estado más
agradecida de no tener uno de esos, pero francamente, en ese momento, estaba demasiado
horrorizada.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
124
"J amie", dijo Cora cuando él se agachó debajo de la mesa. Oía golpes alrededor, junto con
algunos resoplidos, como supuse trató de disputarse con Roscoe, que había estado
profundamente dormido, en su conjunto. "Estoy a favor de una tarjeta de Navidad. ¿Pero
realmente crees que tenemos que estar a juego?"

"En mi familia, siempre llevábamos trajes a juego," dijo con voz apagada desde la parte
inferior de la mesa. "Mi mamá acostumbraba a hacer suéteres para todos nosotros con los
mismos colores. Luego posábamos, ya sabes, por las escaleras o la chimenea o lo que sea,
para nuestra tarjeta. Así que esta es una continuación de la tradición." Yo mire a Cora. "Haz
algo," susurré y ella asintió con la cabeza, sosteniendo su mano.

"Tú sabes," dijo mientras J amie finalmente salía de la mesa con Roscoe, que no parecía
muy feliz y ya estaba abriéndose paso por el lazo de la corbata, "¿Sólo me pregunto si tal
vez una foto ordinaria servirá. O tal vez sólo una de Roscoe?"

La cara de J amie se cayó. "¿No quieres hacer una tarjeta con todos nosotros?"

“Bueno” dijo, mirándome, "yo sólo... Supongo que no es algo a lo que estamos
acostumbradas. Ruby y yo, quiero decir. Las cosas eran diferentes en nuestra casa. Ya
sabes".

Esto, por supuesto, era el eufemismo del siglo. Tengo algunos recuerdos de Navidad,
cuando mis padres todavía estaban juntos, pero cuando mi papá se fue, él más o menos se
llevó el espíritu de navidad de mi mamá con él. Después de eso, yo había aprendido a temer
a las fiestas. Siempre había bebido demasiado, no había dinero suficiente, y con la escuela
cerrada yo estaba estancada con mi mamá, y sólo con mamá, por semanas. Nadie estaba
más feliz de ver el año nuevo venidero de lo que yo lo estaba.

"Pero", dijo J amie ahora, mirando hacia abajo a Roscoe, que había escupido y empapado
por completo la corbata de lazo y se había trasladado ahora a masticar la manga de la
camisa, "Esa es una razón por la que realmente quería hacer esto."

"¿Cual es?"

"Tú", dijo. "Para ti. Quiero decir, y Ruby también, por supuesto. Porque, sabes, lo que se
perdieron todos esos años."

Me volví a Cora de nuevo, esperando que bateara para nosotras de nuevo. En su lugar, ella
estaba mirando a su marido, y yo hubiera jurado que estaba desgarrada. Mierda.

"¿Sabes qué?", Dijo cuando Roscoe tosió un poco de pajarita. "Tienes toda la razón."

"¿Qué?" Le dije.

"Va a ser divertido", me dijo. "Y te ves bien en color azul."

Esto era un consuelo, sin embargo, una semana más tarde, cuando me encontré posando por
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
125
el estanque, Roscoe posado en mi regazo, con J amie jugueteando con su trípode y el
disparador automático.

Cora, a mi lado en su camisa, siguió dándome miradas de disculpa, que yo estaba
ignorando premeditadamente. "Tienes que entender", dijo bajo su respiración cuando
Roscoe intentó lamerme la cara. "Él es así. La casa y la seguridad, la vida entera... Él
siempre quiere darme lo que no tuve. Es muy dulce, en realidad."

"¡Aquí vamos!", Dijo J amie, corriendo a tomar su lugar en el otro lado de Cora.

"Prepárate. Uno, dos..."

A las tres, la cámara hizo clic, a continuación, hizo clic de nuevo. Ni en un millón de años
pensé, cuando vi las fotos más tarde, apiladas al lado de sus blancos sobres en la isla de la
mesa. ¡FELICES FIESTAS DE PARTE DE LOS HUNTERS! decía, y mirando la foto, casi
se podía pensar que yo era uno de ellos. Camisa azul y todo.

Yo no era la única en ser forzada fuera de la zona de confort. Alrededor de una semana más
tarde, yo estaba en mi casillero antes de la primera campana cuando sentí el paso de alguien
a mí lado. Me volví, suponiendo que era Nate –la única persona con la que realmente
siempre hablaba en la escuela de forma regular –pero me sorprendió ver de pie a Olivia
Davis en su lugar. "Tenías razón", dijo. Sin un hola o cómo estas. No tenía su teléfono a la
oreja, tampoco, así que tal vez se trataba de un progreso.

"¿Sobre qué?"

Se mordió el labio, mirando a un lado por un momento cuando una pareja de jugadores de
fútbol pasaban, hablando en voz alta. "Su nombre es Melissa. La chica con la que mi novio
me estaba engañando."

"Oh," dije. Cerré la puerta de mi locker lentamente. "Cierto".

"Ha estado ocurriendo por varias semanas, y nadie me dijo,” continuó, sonando asqueada.
"Todos los amigos que tengo allí, y todos con los que hablo con regularidad... pero de
alguna manera, simplemente no lo dijeron. Quiero decir, vamos."

No estaba segura de qué decir a esto. "Lo siento", le dije. "Eso apesta."

Olivia se encogió de hombros sin dejar de mirar a través del pasillo. "Está bien. Mejor
saberlo a no, ¿verdad?"

"Definitivamente," estuve de acuerdo.

"De todas formas," ella dijo, su tono enérgico de repente, toda entrada, "yo sólo quería
decir, ya sabes, gracias. Por el dato."

"No hay problema."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
126

Su teléfono sonó, aquel sonido ya familiar para mí, desde su bolsillo. Ella lo saco,
mirándolo, pero no lo abrió. "No me gusta deberle nada a la gente", me dijo. "Así que sólo
déjame saber cuando necesites algo, ¿De acuerdo?" "No me debes nada," dije, mientras su
teléfono volvió a sonar. "Sólo te di un nombre."

"Sin embargo. Cuenta." Su teléfono sonó una vez más, y ahora lo abrió, poniéndolo en su
oído. "Un segundo", dijo, luego cubrió el receptor. "De todos modos, tenlo en mente."

Asentí con la cabeza, y luego ella se fue volteando, caminando lejos, ya en su otra
conversación. Así que a Olivia no le gustaba deberle a la gente. Tampoco a mi. De hecho,
no me gusta el período de las personas, a menos que me dieran una razón para pensar lo
contrario. O por lo menos, esa es la manera en que yo había sido, no hace mucho tiempo.
Pero últimamente, estaba empezando a pensar que no era sólo mi entorno lo que ha
cambiado. Más tarde esa semana, Nate y yo estábamos saliendo del coche antes de entrar a
la escuela, Gervais ya había salido a su ritmo de vértigo habitual. En este punto, no
estábamos atrayendo tanta atención –había otra Rachel Webster, supuse, proporcionando
granos al molino de chismes –a pesar de eso todavía recibíamos algunas miradas. "Así que
de todos modos," él me decía, "entonces me dijo que yo pensé que tal vez, sólo tal vez,
podría contratarme a mi y mi padre para tener su casa en orden. Quiero decir, tienes que
verla. Hay cosas amontonadas por todas partes –correo, periódicos y la ropa. Dios.
Montones de ropa."

"¿Harriet?" Le dije. "¿En serio? Ella es tan organizada en el trabajo."

"Eso es en el trabajo, sin embargo," respondió. “Quiero decir-"

"¡Nate!"

Él se detuvo y se volvió para mirar por encima de una camioneta roja cercana, a un hombre
en una chaqueta de cuero y gafas de sol de pie junto a él. "Robbie", dijo. "¿Qué pasa?"

"Tú dímelo," llamó el hombre nuevo. "El entrenador dijo que haz dejado el equipo para el
bien por ahora. Y ya tenias esa beca de la U en la bolsa, hombre. ¿Qué pasa?"

Nate me miró, y puso su mochila más arriba del hombro. "Estoy demasiado ocupado", dijo
mientras el chico se acercó. "Ya sabes cómo es."

“Sí, pero vamos," respondió el chico. "¡Te necesitamos! ¿Dónde está tú lealtad superior?"

Oí a Nate decir algo, pero no podía entender ya que yo seguí caminando. Esto claramente
no tenía nada que ver conmigo. Yo estaba a mitad de camino en el pasto cuando eche un
vistazo detrás de mí. Ya, Nate estaba alejándose del tipo de la chaqueta de cuero, su
conversación había terminado.

Yo sólo tenía un corto por el camino de entrada. El mismo que habría tomado sola, todo
este tiempo, si se deja a mi suerte. Pero a medida que me acercaba a la acera, tuve un
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
127
destello de Olivia, su expresión reacia mientras ella estaba en mi locker. Era una sensación
extraña, saber que estabas en deuda. Aún más extraño, sin embargo, era ser consciente de
esto, sin gustarme, y aún así encontrarte a ti mismo cavando más profundo, al menos.
Como, por ejemplo, conscientemente frenando tus pasos por lo que aún parecía accidental
para que alguien llegara a tí por detrás, soltar un poco la respiración, y caminar contigo el
resto del camino.

La imagen era de un grupo de personas de pie en un ancho porche. Por su apariencia –
patillas y fuertes huellas en los hombres, vestidos flowy y el pelo largo en las mujeres –
Supuse que fue tomada en algún momento en los años setenta.

En la parte de atrás, la gente estaba de pie en filas al azar, en la parte delantera, los niños se
dejaban caer, con las piernas cruzadas. Un niño tenía la lengua sobresaliendo, mientras que
dos niñas al frente llevaban flores en el pelo. En el centro, había una chica en un vestido
blanco, sentada en una silla, con dos mujeres de edad avanzada a cada lado de ella.

Tenía que haber cincuenta personas en total, algunos pareciéndose entre sí, otros sin lucir
como nadie a su alrededor. Mientras que unos pocos estaban mirando a la derecha a la
cámara con sonrisas fijas en sus rostros, otros se reían, mirando hacia un lado o al otro o el
uno al otro, como si ni siquiera fueran conscientes de que una foto estaba siendo tomada.
Era fácil imaginar al fotógrafo renunciando a tratar de recibir la atención y en su lugar solo
chasqueando el obturador, esperando lo mejor.

Había encontrado la foto en la isla cuando baje las escaleras, y yo la recogí, llevándola a la
mesa para mirarla mientras comía mi desayuno. Para el momento en que J amie bajó veinte
minutos más tarde, yo desde hacía mucho tiempo me había trasladado al periódico y veía
mi horóscopo, todavía lo estaba estudiando.

“Ah” dijo, dirigiéndose directamente a la cafetera. "Has encontrado el anuncio. ¿Qué te
parece?"

"¿Este es un anuncio?" Le pregunté. "¿Para qué?"

Se acercó a la isla. "En realidad” dijo, buscando alrededor de algunos papeles, "ese no es el
anuncio. Este es."

Deslizó otra hoja de papel delante de mí. En la parte superior estaba la imagen que había
estado mirando, con las palabras SE TRATA DE FAMILIA en máquina de escribir al estilo
de espesor de bloque de impresión por debajo de él. Debajo de eso había otra foto, tomada
en el presente, de un grupo de veinteañeros que se reunieron en lo que parecía ser la zona
final de un campo de fútbol. Estaban en camisetas y jeans, algunos con los brazos alrededor
de los otros, otros con las manos levantadas en el aire, claramente celebrando algo. SE
TRATA DE AMIGOS, decía por debajo. Por último, una tercera imagen, que era de una
pantalla de computadora, llena de pequeñas fotos de caras sonrientes. Mirando más de
cerca, pude ver que eran las mismas que en las otras imágenes, recortadas y cultivadas
hacia abajo y en fila de extremo a extremo. Por debajo, decía, SE TRATA DE
CONEXIÓN: UME.COM.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
128

"La idea", explicó J amie encima de mi hombro, "es que mientras la vida se está haciendo
tan individualista –todos tenemos nuestros propios teléfonos, nuestras propias cuentas de
correo electrónico, nuestro propio todo –seguimos utilizando esas cosas para llegar a los
otros. Amigos, familia... todos son parte de las comunidades que hacemos y confiamos. Y
UME te ayuda a hacer eso."

"Wow," dije.

"He gastado miles en una agencia de publicidad", dijo, alcanzando la caja de cereal entre
nosotros, "horas perdidas en reuniones interminables, y una gran presión a punto de caer en
cualquier momento. ¿Y todo lo que puedes decir es 'wow'?"

"Es mejor que 'es una mierda'", dijo Cora, entrando en la cocina con Roscoe en sus talones.
"¿Correcto?" "A tu hermana", J amie me dijo en voz baja, "no le gusta la campaña".

"Yo nunca dije eso", le dijo Cora, tirando de la nevera para abrirla y sacar un envase de
galletas mientras Roscoe dirigía su cabeza en mi dirección, olfateando el suelo. "Sólo dije
que pienso que a tu familia no le gustara ser destacados, alrededor de 1976, en revistas y
marquesinas de autobuses en todo el país."

Miré hacia atrás a la foto superior, a continuación, a J amie. "¿Esta es tu familia?"

"Sí," dijo.

"Y eso ni siquiera son todos ellos", añadió Cora, poniendo unos waffles en el horno
tostador. "¿Puedes creer eso? No son una familia. Son un tribu."

"Mi abuela era una de seis hijos", explicó J amie.

“Ah” le dije.

"Debiste haberlos visto cuando nos casamos", dijo Cora. "Me sentí como si me hubiera
estrellado en mi propia boda. Yo no conocía a nadie."

Tome un latido para la torpeza que siguió esta declaración golpearme, pero cuando lo hizo,
todos lo sentimos. J amie miró hacia mí, pero me centre en terminar el poco cereal que
había tomado, masticando cuidadosamente cuando Cora se sonrojó y volvió la atención al
horno tostador. Tal vez hubiera sido más fácil en realidad reconocer las rarezas que eran
nuestro extrañamiento y el hecho de que mi mamá y yo ni siquiera sabíamos que Cora se
había casado, y mucho menos ser invitados a la boda. Pero, por supuesto, no lo hicimos. En
su lugar, nos sentamos allí, hasta que de pronto el detector de humo se encendió,
rompiendo el silencio.

"Mierda", dijo J amie, saltando mientras el pitido ensordecedor llenaba la habitación.
Inmediatamente miré a Roscoe, cuyos oídos se habían puesto planos sobre su cabeza.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
129
"¿Qué se está quemando?"

"Es este estúpido horno tostador ", dijo Cora, tirando de la puerta hasta abrirla y agitando la
mano de un lado al otro delante de él. "Siempre lo hace. Roscoe, cariño, está bien-"

Pero ya era demasiado tarde. El perro ya estaba saliendo como un rayo de la habitación, a
modo de pleno vuelo, el camino que había tomado la última semana más o menos. Por
alguna razón, la ansiedad de Roscoe por el aparato había ido en aumento, impulsado no
sólo por el horno, si no por lo que sea que en la cocina sonara o tuviera el potencial para
hacerlo.

El detector de humo, sin embargo, seguía siendo su mayor temor. El cual, me di cuenta,
significaba que en este momento probablemente estaba en el armario de mi baño, su
escondite favorito de los últimos tiempos, temblando entre mis zapatos y a la espera de que
el peligro pasara.

J amie agarró la escoba, hasta llegar a ella para golpear el botón de reinicio del detector, y,
finalmente, el pitido se detuvo. Cuando él se bajó y regresó a la mesa, Cora le siguió,
cayendo en una silla con su waffle, que luego mordisqueaba a medias.

"Puede ser el momento de llamar a un profesional", dijo después de un momento.

"Yo no voy a poner al perro bajo antidepresivos", J amie le dijo, levantando el periódico y
escaneando la primera página. "No me importa lo relajado que Denise Dachshund es
ahora."

"Lola es un maltés", dijo Cora, "y no necesariamente significa eso. Tal vez hay algún tipo
de entrenamiento que podemos probar, algo que le ayudará."

"No podemos seguir mimándolo, aunque," dijo J amie. "Sabes lo que los libros dicen. Cada
vez que lo recojas o lo calmes cuando está vuelto loco, que estás reforzando el
comportamiento."

"Así que prefieres que nos quedemos aquí y dejemos ¿que él sea traumatizado? "

"Por supuesto que no", dijo J amie.

Cora dejó el waffle, limpiándose la boca con una servilleta. "Entonces yo creo que tiene
que haber una manera de reconocer su miedo y al mismo tiempo-"

"Cora". J amie dejó el periódico. "Es un perro, no un niño. Esto no es un problema de
autoestima. Es fósil. ¿De acuerdo?"

Cora lo miró por un momento. Entonces empujó hacia atrás su silla, se puso de pie y se
dirigió a la isla, dejando caer el plato en el fregadero con un ruido metálico fuerte.

Al salir de la habitación, J amie suspiró, se pasó una mano por la cara y dejó la foto de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
130
familia de nuevo a mí lado. Una vez más, me encontré estudiando: los rostros variados,
algunos sonrientes, otros no, la piel suave de las mujeres de edad avanzada, que estaban
mirando a la derecha en la cámara. Al otro lado de la mesa, J amie estaba sentado allí,
mirando hacia el estanque.

"Me gusta el anuncio, ya sabes", le dije finalmente. "Es genial."

“Gracias” dijo, distraído.

"¿Estas en esta imagen?" Le pregunté.

Miró mientras empujaba su silla y se puso de pie. “No. Aún faltaba tiempo. Vendría en
unos cuantos años más. Esa es mi mamá, sin embargo, la del vestido blanco. Era el día de
su boda. "

Al salir de la habitación, observé de nuevo la foto, y a la niña en el centro, notando cuan
serena y feliz se veía rodeada de toda esa gente. No me podía imaginar lo que sería ser uno
de tantos, no sólo padres y hermanos, sino también primos y tías y tíos, una tribu entera
para reclamar como propia. Tal vez se sintiera uno perdido en la multitud. O protegidos por
ella. En cualquier caso, una cosa era segura: nos guste o no, nunca estaría sola.

Quince minutos más tarde estaba de pie en la calidez del vestíbulo, esperando a Nate en la
entrada de la casa, cuando sonó el teléfono.

"Cora?", Dijo la persona que llamaba, saltandose un hola.

“No” dije. "Soy-"

"Oh, Ruby, ¡hola!", Era la voz de una mujer, completamente alegre. "Es Denise, la vieja
compañera de habitacion de Cora, ¿de la fiesta?"

“Cierto. Hola," dije, volviendo la cabeza cuando Cora bajaba las escaleras, con un maletín
en la mano.

"Entonces, ¿cómo es la vida?", Preguntó Denise. "¿La escuela está bien? Tiene que ser un
gran ajuste, a partir de un nuevo lugar. Sin embargo, Cora dijo que no es la primera vez que
has cambiado de escuelas. Personalmente, yo vivía en el mismo lugar toda mi vida entera,
que en realidad no es mucho mejor, en realidad, porque" "Aquí está Cora ", le dije,
sosteniendo el teléfono a cabo mientras llegaba al último escalón.

"¿Hola?", Dijo Cora cuando ella me lo quitó. "Oh, eh. Sí. A las nueve." Llegó hasta ella,
metiendo un poco de su pelo detrás de la oreja. "Lo haré."

Me acerqué a la ventana junto a la puerta, en busca de Nate. Por lo general era puntual, y
cuando él no lo era, que era a menudo porque Gervais tenía problemas para levantarse por
la mañana y era arrastrado a menudo hacia el coche por su madre ayudándolo.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
131
"No, yo estoy bien", dijo Cora. Ella había ido por el pasillo, pero sólo a unos pocos pasos.
"Las cosas están sólo un poco tensas. Te llamo después, ¿de acuerdo? Gracias por
recordarlo. Sí. Adiós."

Hubo un sonido cuando ella colgó el teléfono. Cuando la mire, dijo: "Mira. Acerca de
antes, y lo que he dicho acerca de la boda. . . . No fue mi intención hacerte sentir
incómoda."

"Está bien", le dije al igual que el teléfono sonó de nuevo. Ella lo miró, y luego respondió.

"Hey Charlotte. ¿Te puedo llamar de vuelta? Estoy un poco en medio de-Sí. Nueve am
Bueno, esperemos." Ella asintió con la cabeza. “Ya lo sé. Positividad. Te dejaré saber cómo
va. Muy bien. Adiós. "

Esta vez, cuando colgó, suspiró, se sentó en el escalón inferior, con el teléfono a su lado.
Cuando ella me vio mirándola, dijo, "tengo una cita con el médico esta mañana."

"Oh," dije. "Esta todo, ¿estás bien?"

"No sé", respondió ella. Luego se apresuró a añadir: "Quiero decir, estoy bien, mi salud
quero decir. Yo no estoy enferma o algo así."

Asentí con la cabeza, sin saber qué decir.

"Es solo. . ." Ella se alisó la falda con ambas manos. "Hemos estado tratando que quede
embarazada por un tiempo, y simplemente no sucede. Así que estamos yendo con un
especialista. "

"Oh," dije otra vez.

"Está bien", dijo ella rápidamente. "Mucha gente tiene problemas de este tipo. Sólo pensé
que deberias saberlo, en caso de que alguna vez recibas un mensaje de la oficina de un
doctor o algo así. Yo no quiero que te preocupes."

Asentí con la cabeza, volviéndome hacia la ventana. Este sería un buen momento para que
Nate apareciera, pensé. Pero por supuesto no lo hizo. Gervais estúpido. Y entonces oí a
Cora soltando un suspiro.

"Y como iba diciendo, acerca de antes", dijo. "Acerca de la boda. Yo solo. . . Yo no quiero
que te sientas como yo. . . "

"Está bien", le dije otra vez.

". . . todavía enojada por eso. Porque no lo estoy.”

Me tome un momento para procesar esto, al igual que la frase se vino abajo entre nosotros
y yo tenía que decir las palabras de nuevo juntas. "¿Enojada?", Dije finalmente. "¿Sobre
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
132
qué?"

"Tú y mamá no vinieron", dijo. Ella suspiró. "Mira, no tenemos que hablar de esto. Es
historia antigua. Pero esta mañana, cuando dije lo de la boda, sólo te veía tan incómoda, y
yo sabía que probablemente te sentías mal. Así que pensé que tal vez seria mejor borrar
sólo el aire. Como he dicho, yo no estoy enojada."

"No nos invitaste a tu boda," le dije.

Ahora ella se sorprendió. “Sí” dijo lentamente. "Yo lo hice."

"Bueno, entonces la invitación se habra perdido en el correo, porque"

"Se la lleve a mamá, Ruby", dijo.

"No, no lo hiciste." Tragué, tomando un respiro. "Tu. . . tu no has visto a mamá en años."

"Eso no es cierto", dijo simplemente, como si yo le hubiera dicho todo en un mal momento,
alguna mentira. "Lleve la invitación personalmente, en el lugar en el que ella estaba
trabajando en ese momento. Yo te quería allí."

Coches pasaban por la entrada, y yo sabía que cualquier momento uno de ellos sería de
Nate, y que tendría que irme. Pero en ese momento, yo ni siquiera podía moverme. Yo
estaba pegada a la ventana, como si alguien hubiera golpeado el aire fuera de mí. "No," dije
otra vez. "Tu desapareciste. Fuiste a la universidad, y te fuiste. No habíamos oído de ti."

Ella bajó la vista hacia su falda. Luego, en voz baja, dijo, "Eso no es cierto."

"Así es. Yo estuve allí”. Pero incluso a mí, me parecía seguro, en el momento en el que yo
quería que todo fuera absolutamente verdad. "Si alguna vez hubieras intentado comunicarte
con nosotras-"

"Por supuesto que traté de localizarlas", dijo. "Quiero decir, un tiempo intente
encontrarte… estaba sola-"

De repente, dejó de hablar. A mitad de la frase, quedándose sin aliento. En el silencio que
siguió, un BMW rojo pasó por delante, a continuación, una camioneta azul. La gente
normal, frente a su vida normal. “Espera” dijo ella después de un momento. "Tú sabes todo
eso, ¿no? Tienes que saberlo. No hay manera de que ella pudiera haber "

"Tengo que irme” le dije, pero cuando me agache para tomar pomo de la puerta y lo retorci,
la oí levantarse y llegando detrás de mí.

"Ruby, mírame", dijo, pero yo me quedé donde estaba, frente a la pequeña grieta de la
puerta, sintiendo el aire frío que venía a través. "Lo único que quería era encontrarte. El
tiempo que estuve en la universidad, y después. . . . Yo estaba tratando de salir de allí."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
133
Ahora, por supuesto, Nate llego a la acera. Perfecta sincronización. "Te fuiste aquel día,
para la escuela", dije, dando vuelta a su cara. "Nunca regresaste. Nunca llamaste o
escribiste ni para las vacaciones."

"¿Es eso lo que realmente piensas?", Pregunto.

"Eso es lo que yo sé."

"Bueno, estás equivocada", dijo. "Piensa en ello. Todos esas mudanzas, todas esas casas.
Una escuela diferente cada vez. Los puestos de trabajo que nunca podrías tener, el teléfono
que estaba conectado rara vez, y luego nunca su nombre real. ¿Te has preguntado alguna
vez por qué ponía direcciones falsas en todas tus cosas de la escuela? ¿Crees que era algún
tipo de accidente? ¿Tienes alguna idea de lo difícil que fue para mí que te encontrara?”

"No trataste," dije, y ahora mi voz se resquebrajaba, fuerte y débil, se levantaba en el gran
espacio por encima de nosotros.

"Lo hice", dijo Cora. A distancia, desde fuera, escuché un sonido: Nate, perdiendo la
paciencia. "Durante años lo hice. Incluso cuando ella me dijo que lo dejara, que no quería
tener nada que ver conmigo. Incluso cuando ignoraba mis cartas y mensajes."

Mi garganta estaba seca y dura, mientras trataba de tragar.

"-todavía seguí yendo, buscándote, para que fueras a la boda. Ella juró que te daría la
invitación, te daría la opción de venir o no. En ese momento la había amenazado con llegar
a los tribunales involucrados para que yo pudiera verte, que era la última cosa que quería,
así que me prometió. Ella me prometió, Ruby. Pero no podía hacerlo. Se mudó de nuevo
hacia otro lugar. Ella tenía tanto miedo de estar sola, de que tú partieras, también, que ella
nunca te dio la oportunidad. Hasta este año, cuando sabía que estarías yéndote cuando
cumplieras los dieciocho años, y que podrías, y muy probablemente lo harías. Entonces,
¿qué hizo ella?"

"Ya basta", le dije.

"Ella te dejó," concluyó ella. "Te quedaste sola, en esa casa sucia, antes de que ella se
quedara sola."

Sentí el aumento en la garganta, un sollozo, un grito, y con la espalda hacia ella, con
lágrimas en mis ojos, y me odiaba por llorar, mostrar mi debilidad aquí. "Tú no sabes de lo
que estás hablando", le dije.

"Lo hago." Y ahora su voz era suave. Triste. Al igual que ella sentía lástima por mí, que era
la cosa más vergonzosa de todas. "Esa es la cosa. Que lo hago." Nate sonó de nuevo, más
fuerte y más largo esta vez. "Tengo que irme," dije, tirando la puerta abierta.

“Espera” dijo Cora. "No sólo-"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
134
Pero corrí hacia el exterior, cerrando la puerta detrás de mí. Yo no quería hablar más. Yo no
quería nada, salvo un momento de paz y tranquilidad para estar sola y tratar de entender
qué es exactamente lo que acababa de suceder. Todos esos años había muchas cosas que no
podía confiar, pero esto, la historia de lo que había sucedido a mi familia, siempre había
sido un hecho, que entendía. Ahora, sin embargo, no estaba tan segura. ¿Qué hacer cuando
tienes solamente dos personas en tu vida, ninguno de los cuales ha sido capaz confiar
plenamente, y sin embargo tienes que creer en uno de ellos?

Oí la puerta abierta de nuevo. "Ruby", llamo Cora. "Espera un segundo. No podemos
dejarlo así".

Pero esto, también, no era cierto. Dejarlo era fácil. Era todo lo que fue tan condenadamente
duro.

Yo sólo cerré la puerta del carro y me puse el cinturón de seguridad para que arrancara.

"¿Qué te pasa? Te ves como mierda."

No hice caso de Gervais, en lugar mantuve la mirada fija al frente. Sin embargo, yo podía
sentir a Nate que me miraba, preocupado, le dije: "Estoy bien. Vámonos." Le tomó un
momento, pero luego arranco y se alejó.

Las primeras cuadras, sólo traté de respirar. No es verdad, me quedé pensando, y sin
embargo al siguiente latido todo volvió: las mudanzas y nuevas escuelas, y el papeleo que
siempre amañaba -dirección, teléfono,- por los propietarios los acreedores. Los teléfonos
que nunca fueron conectados, el anuncio de la graduación que mamá había dicho que fue
enviado sólo de forma automática. Sólo tú y yo, nena. Sólo tú y yo.

Tragué saliva, manteniendo mis ojos en la parte posterior del autobús en frente de nosotros,
que estaba cubierto con un anuncio que decía ES UNA FIESTA DE ENSALADAS!
Estreche mi atención sólo a estas cinco palabras, manteniéndolos en el centro de mi visión,
aun cuando hubo un eructo fuerte, arrancando desde detrás de mí.

"Gervais." Golpeo Nate el botón de la ventana. Cuando se bajó, dijo, "¿Qué es lo que
acabamos de pasar una media hora hablando con mamá?"

"No sé", respondió Gervais, riendo.

“Entonces déjame refrescar la memoria," dijo Nate. "Los eructos y pedos y rudeza paran
justo ahora. O si no-".

"O si no ¿qué?"

Llegamos a un semáforo en rojo, y Nate se dio la vuelta, y luego se echó hacia atrás entre
nuestros asientos. De repente, estaba tan cerca de mí que ni siquiera en mi estado distraído
que no podía dejar de respirar el aroma de la sudadera que tenía en USWIM: una mezcla de
agua limpia y cloro, el olor del agua. "O si no," dijo, su voz sonaba muy poco-como Nate,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
135
severo y grave, "tu te regresaras con los McClellans".

"De ninguna manera!", Dijo Gervais. "Los McClellans son alumnos de primer grado.
Además, tendría que caminar desde la escuela elemental".

Nate se encogió de hombros. "Así que tendrás que levantarte más temprano." "No me gusta
levantarme temprano", chilló Gervais. "Ya es demasiado pronto!"

“Entonces, deja de ser un dolor en el culo," Nate le dijo, volviéndose en torno cuando la luz
cambio.

Un momento después sentí la mirada de Nate. Yo sabía que él probablemente esperaba un
agradecimiento, ya que había ido claramente con la señora Miller, por la mañana para
hablar de Gervais, por lo que había dicho, tratando de hacer las cosas mejor. Pero yo estaba
tan cansada, que de repente, de ser el caso de todo el mundo la caridad. Nunca le pregunté a
nadie que me ayudara. Si se sintió obligado de todos modos, era su problema, no el mío.

Cuando entró a los cinco minutos más tarde, por primera vez le gané a Gervais salir del
coche, empujando la puerta abierta antes de que estuviéramos en un punto. Yo ya estaba en
una fila de coches de distancia cuando Nate gritó detrás de mí. "Ruby", dijo. "Espérame."

Pero no lo hice, no esta vez. Me limité a seguir, a caminar más rápido. En el momento en
que llegué a la entrada, la primera campana no había sonado todavía, y la gente estaba en
todas partes, presionando en todos los lados. Cuando vi la puerta del baño, sólo me dirigí
directamente hacia él.

En el interior, había chicas comprobando en los lavabos su maquillaje y hablando por
teléfono, pero los puestos estaban vacíos, mientras caminaba junto a ellas, cayendo en el de
la pared y cerrando la puerta. Entonces me apoye en ella, cerrando los ojos.

Todos esos años había dado a Cora por pérdida, la odiaba por haberme dejado. ¿Qué pasa si
me había equivocado? ¿Qué pasa si, de alguna manera, mi madre había logrado mantener
distancia, con la única otra persona que había tenido alguna vez? Y si lo hubiera hecho,
¿por qué? Ella me dejo, Cora había dicho, y fueron estas tres palabras, entonces y ahora,
que había escuchado con mayor claridad todo, cortando a través de los ruidos en mi cabeza
como una persona hablando al oído. Yo no quería que esto tuviera sentido, que ella
estuviera en lo cierto de ninguna manera. Pero incluso yo no podía negar la lógica de la
misma. Mi madre había sido abandonada por un marido y una hija, que había tenido
bastante de ser dejada. Así que ella había hecho lo que tenía que hacer para asegurarse de
que no volviera a suceder. Y esto, por encima de todo, lo pude entender. Fue lo mismo que
yo había estado planeando hacer.

Sonó el timbre de arriba, y el cuarto de baño lentamente se vació, golpeando la puerta
abierta y cerrada cuando la gente se dirigía a la clase. Entonces, finalmente, se quedó en
silencio, los pasillos vacíos, el único sonido del aleteo de la bandera sobre la entrada, que
podía escuchar desde las altas ventanas entreabiertas que corría a lo largo de la pared
cercana.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
136

Cuando yo estaba segura de que estaba sola, salí del baño y me acerque a los lavabos,
dejando caer el bolso a mis pies. Sobre cargándome hacia el espejo, me di cuenta de que
Gervais tenía razón: me veía terrible, mi cara estaba roja y con manchas. Me agaché,
observando mis dedos, recogí la llave en mi cuello, y luego la encerré bien entre mis
manos.

"Te lo dije, tuve que conseguir un pase para salir", oí una voz que de pronto sonó desde el
exterior. "Debido a que este lugar es como una prisión, ¿de acuerdo? Mira, agárrate fuerte.
Estaré allí tan pronto como pueda."

Miré hacia afuera, justo a tiempo para ver qué pasaba, Olivia, con teléfono a la oreja,
caminando por el corredor hasta el estacionamiento. Tan pronto como la vi tomar las llaves
de su mochila, agarré mi mochila y la seguí. Me encontré con ella por una hilera de
armarios justo cuando estaba guardando su teléfono en su bolsillo trasero. "Oye", grité, mi
voz rebotando en el pasillo vacío a nuestro alrededor. "¿A dónde vas?"

Cuando se dio la vuelta y me vio, su expresión era cuidadosa, en el mejor de los casos. Por
otra parte, con la cara manchada, por no mencionar que estaba completamente sin aliento,
no exactamente podía culparla. "Tengo que ir a buscar a mi prima. ¿Por qué?"

Me acerqué, tomando un respiro. "Necesito un aventón."

"¿A dónde?"

"A cualquier lugar."

Ella arqueó las cejas. "Voy a J ackson, luego a casa. A ningún otro lugar. Tengo que estar de
vuelta aquí la tercera clase. "

"Eso está bien," le dije. "Perfecto, de hecho."

"¿Tienes un pase?"

Negué con la cabeza.

"¿Así que quieres que yo sólo te lleve fuera de la escuela de todos modos, arriesgando mi
culo, a pesar de que es totalmente en contra de las reglas?"

“Sí” dije.

Ella negó con la cabeza, "No hay trato."

"Pero vamos a ser cuidadosas", añadí. "No me debes nada más."

"Esto es mucho más que lo que te debo", dijo. Estudió mi rostro por un momento, y yo me
quedé allí, esperando su veredicto. Ella estaba en lo cierto, esto era probablemente estúpido
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
137
de mi parte. Pero yo estaba cansada de jugar a la inteligente. Cansada de todo.

"Muy bien", dijo ella finalmente. "Pero yo no te voy a llevar de aquí. Dirígete al Zip Quik,
ahí te recojo. "

"Hecho," le dije, tirando de mi bolsa por encima del hombro. "Nos vemos allí."









































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
138
Capítulo Ocho

Traducido por Dr. Clo
Corregido por Nyx.Alexa


Cuando me deslicé en el asiento delantero diez minutos después, mi pie inmediatamente
tocó algo, luego lo aplastó. Bajando la mirada, vi que era un cubo de palomitas de maíz, de
la clase que compras en el cine, y no estaba solo: había por lo menos cuatro más rodando
por el piso.

“Trabajo en el Vista Ten,” explicó ella, con el motor haciendo pt pt pt mientras lo ponía
marcha atrás. “La paga es mala, pero tenemos todas las palomitas de maíz gratis que
queramos.”

“Correcto,” dije. Ahora que lo pienso, eso explicaba el olor a mantequilla.

Salimos al camino principal, luego nos incorporamos en el tráfico y nos dirigimos a la
autopista. Había pasado tanto tiempo yendo con J aime y Nate que casi me había olvidado
lo que era ir en un coche común; es decir, uno que no fuera nuevo y acondicionado con
todos los posibles dispositivos extras. El Toyota de Olivia estaba maltratado, la rústica tela
de los asientos tenía varias manchas visibles, y había uno de esos prismas colgando de un
cordón en el espejo retrovisor. Me recordaba al Subaru de mi madre, el pensamiento me dio
una punzada que aparté con rapidez, enfocándome en cambio en la entrada a la autopista,
que se levantaba a la distancia.

“Entonces, ¿cuál es el problema?” preguntó Olivia mientras nos adentrábamos en el tráfico,
con su amortiguador matraqueando.

“¿Con qué?”

“Contigo.”

“No hay problema,” dije, inclinándome hacia atrás y apoyando los pies en el salpicadero.
Ella miró mis pies con intención. Los volví a bajar. “Así que sólo decidiste salirte de la
escuela por el placer de hacerlo,” dijo.

“Más o menos.”

Nos estábamos acercando, pasando otra salida. La de J ackson era la siguiente.

“Ya sabes,” dijo, “no puedes sólo aparecer y pasearte por el campus. No son tan
organizados como en Perkins, te echarán de una patada.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
139
“No voy a ir al campus,” le dije.

Cuando llegamos a la colina cinco minutos más tarde y J ackson apareció a la vista—
grande, desgarbado, con remolques alineados detrás—sentí relajarme. Después de tantas
semanas de estar fuera de lugar, era lindo finalmente ver algo familiar. Olivia aparcó en el
frente, donde había una fila de descoloridos bancos. Sentada en el último, había una niña
negra de cabello corto y gafas. Cuando nos vio, se paró lentamente y comenzó a arrastrar
los pies en nuestra dirección.

“Oh, mira esto,” dijo Olivia en voz alta, bajando la ventanilla. “Parece que alguien debería
haber escuchado a alguien que dijo que quizás correr una milla no era tan buena idea.”

“No es a causa de la carrera,” masculló la niña, abriendo la puerta trasera y deslizándose
con cuidado en el asiento. “Creo que tengo gripe.”

“Todos los libros dicen que debes empezar lento,” continuó Olivia. “Pero tú no. Tú tienes
que salir a la carrera el primer día.” “Sólo cállate y dame un poco de Advil, ¿por favor?”

Olivia revoleó los ojos, luego se inclinó sobre mí y abrió la guantera. Sacó un frasco de
píldoras, luego la tiró sobre el hombro. “Esta es Laney, por cierto,” dijo Olivia, golpeando
la guantera al cerrarla. “Ella cree que puede correr una maratón.”

“Es una carrera de 5 kilometros" dijo Laney. “Y un poco de apoyo sería agradable.”

“Soy de apoyo,” le dijo Olivia, volviéndose en el asiento. “Te apoyo tanto que soy la única
que te dice que esto no es una buena idea. Que tal vez, sólo tal vez, podrías lastimarte.”

Laney se limitó a mirarla mientras se tragaba dos Advils, luego le volvió a poner la tapa.
“El dolor es parte de correr,” dijo. “Es la razón por la cual es un deporte de resistencia.”

“¡No sabes nada de resistencia!” Olivia se volvió hacia mí. “Una noche ella ve a esa loca
Kiki Sparks en uno de esos comerciales, hablando de orugas, mariposas y potencial, y
estableciendo metas de aptitud. Lo próximo que sabes es que ella piensa que es Lance
Armstrong.”

“Lance Armstrong es una ciclista,” señaló Laney, haciendo una mueca mientras se
acomodaba. “Esa ni siquiera es una analogía válida.”

Olivia carraspeó pero se guardó los comentarios mientras arrancaba para volver. Mientras
ponía el intermitente para doblar hacia la izquierda, dije, “¿te importaría ir para el otro
lado? No es lejos.”

“No hay nada hacia allí, salvo bosque,” dijo.

“Sólo tomará un minuto.” La vi mirar a Laney por el espejo retrovisor, pero entonces,
estaba girando, lentamente, con el motor traqueteando mientras nos dirigíamos colina
arriba. El estacionamiento dio paso a dos estacionamientos más, que después se
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
140
convirtieron en matorrales. Cerca de media milla más adelante, le dije que redujera la
velocidad.

“Aquí está bien,” dije cuando aparecimos en el claro. Efectivamente, había dos coches
aparcados allí, y podía ver a Aaron, el ex de Peyton—un gordito con cara de bebé que
intentaba contrarrestarlo vistiéndose todo de negro y frunciendo mucho el ceño—sentado
en uno de ellos, fumando un cigarrillo. “Gracias por traerme.”

Olivia miró hacia allí, luego hacia mí. “¿Quieres ir allí?”

“Si,” dije.

Ella evidentemente estaba escéptica. “¿Cómo planeas volver?”

“Encontraré la manera,” dije. Salí del coche y recogí mi bolso. Ella aun me miraba, así que
agregué, “Mira, no te preocupes.”

“No estoy preocupada,” dijo. “Ni siquiera te conozco.”

Aún así, mantuvo sus ojos en mí mientras Laney abría la puerta trasera y salía lentamente,
tomándose su tiempo para abrirse camino hacia el asiento delantero. Cuando cerró la
puerta, Olivia dijo, “Sabes, puedo llevarte a casa, si quieres. Quiero decir, ya estoy
perdiendo mi tercer período para este momento, de cualquier manera, gracias a Laney.”

Sacudí la cabeza. “No, estoy bien. Te veré en la escuela, ¿de acuerdo?”

Asintió lentamente mientras yo palmeaba el techo del coche, luego me volví y me dirigí
hacia el claro. Aaron entornó los ojos hacia mí, luego se sentó más derecho. “Hey, Ruby,”
llamó mientras me acercaba. “Bienvenida de nuevo.”

“Gracias,” dije, saltando sobre la capota a su lado. Olivia se había quedado dónde la dejé,
observándome desde detrás del volante, pero ahora avanzaba, girando en el callejón, el
motor haciendo pt pt pt. El prisma que colgaba del espejo retrovisor captó la luz por un
momento, lanzando destellos, y entonces, nos estaba pasando, hacia la colina y fuera de la
vista. “Es bueno estar aquí.”

En realidad había venido buscando a Peyton, quien tenía un segundo periodo libre y por lo
general omitía el tercero para vomitar, paseando los dos en el claro. Pero Aaron, cuyo
horario era flexible debido a una reciente expulsión, afirmó que no la había visto, así que
me dispuse a esperar. Eso debe haber sido hace un par de horas.

“Hey.”

Sentí que algo me tocaba el pie. Luego otra vez, más fuerte. Cuando abrí los ojos, Aaron
estaba ofreciéndome un porro, la punta ardiendo. Intenté enfocarme en ello, pero seguía
borrándose, ligeramente hacia un lado y luego hacia el otro. “Estoy bien,” dije.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
141
“Oh, sí,” dijo rotundamente, llevándoselo a la boca y dando una calada profunda, En el
negro de su camiseta y jeans, la piel blanca parecía tan pálida, casi radiante. “Estás
simplemente bien.”

Me recliné, entonces sentí que mi cabeza golpeaba fuertemente contra algo detrás de mí.
Volviéndome apenas, vi huellas gruesas, pendientes de metal, y pude oler goma. Sin
embargo, me tomó otro minuto, darme cuenta que estaba sentada contra un coche. Había
césped debajo de mí y árboles a mí alrededor; levantando la mirada, puede ver un brillante
cielo azul. Todavía estaba en el claro, aunque no estaba exactamente segura de cómo había
llegado al suelo.

Esto era porque también estaba muy borracha, resultado de la pinta de vodka que habíamos
compartido poco después de mi llegada. Eso por lo menos lo recordaba al menos en parte—
a él sacando una botella de su bolsillo junto con un par de cajas de cartón de jugo de
naranja que alguien había robado de la cafetería durante el desayuno. Habíamos vertido un
poco de ambos en una taza vacía, luego lo sacudimos, estilo cóctel, y brindamos en el
asiento delantero, con la radio retumbando. Y lo repetimos hasta que se acabó el jugo de
naranja. Luego cambiamos a tragos directos, cada uno quemando un poco menos mientras
bajaban.

“Maldita sea,” había dicho él, limpiándose la boca al pasarme la botella. El viento había
estado soplando, todos los árboles balanceándose, y todo se sentía distante y cerca al
mismo tiempo, simplemente correcto. “¿Desde cuándo eres tan borrachina, Cooper?”

“Desde siempre,” recordé haberle dicho. “Está en mis genes.”

Ahora dio otra gran calada, chisporroteando un poco mientras la mantenía dentro. Sentía la
cabeza pesada, fluida, mientras él exhalaba el humo a través de mí. Cerré los ojos,
intentando perderme en ello. Aquella mañana, todo lo que había querido era abstraerme,
bloquear todo lo que había escuchado decir a Cora acerca de mi mamá. Y por un rato,
sentada con él y cantando junto a la radio, lo había conseguido. Ahora, sin embargo, podía
sentirlo cerniéndose de nuevo sobre mí, simplemente agazapado fuera de la vista.

“Hey,” dije, forzando mis ojos a abrirse y girando la cabeza. “Dame una calada de eso.”

Él lo tendió. Mientras lo intentaba tomar a tientas, cayó al suelo entre nosotros, y
desapareció en la hierba. “Mierda,” dije, excavando alrededor hasta que sentí calor –
pinchando de pronto—contra mi piel. Cuando lo levanté, tuve que concentrarme en guiarlo
lentamente hasta mi boca, y facilitar mis labios a su alrededor antes de poder finalmente dar
una gran calada.

El humo era denso, hundiéndose en mis pulmones, y sintiéndolo me recosté otra vez, la
cabeza golpeando el guardabarros detrás de mí. Dios, esto era bueno. Simplemente flotando
y distante, cada preocupación retrocediendo como una ola corriendo y luego retirándose,
dejando la arena limpia detrás. Tuve un flash de mi misma, caminando por estos mismos
bosques hace no tanto tiempo, sintiéndome de la misma manera: suelta y simple, todo
calmo por delante. En ese entonces, tampoco había estado sola. Había estado con Marshall.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
142

Marshall, abrí los ojos, entrecerrándolos sobre el reloj hasta que se enfocó. Eso es lo que
necesitaba justo ahora—sólo cualquier clase de cercanía, aun cuando fuera tan solo por un
rato. Sandpiper Arms estaba sólo a una corta caminata desde aquí, a través de un sendero
por el bosque; lo habíamos hecho un montón de veces.

“¿A dónde vas?” preguntó Aaron con voz pesada mientras me empujaba para ponerme de
pie, tropezando ligeramente antes de recobrar el equilibrio. “Pensé que estábamos pasando
el rato.”

“Volveré,” le dije, y me encaminé por el sendero.

Para el momento en que llegué al pie de las escaleras de Marshall, me sentía un poco más
coherente, aunque estaba sudando por la caminata, y podía sentir un dolor comenzando. Me
tomé un minuto para alisar mi cabello y ponerme un poco más presentable, luego me
empujé hasta la puerta y golpeé con fuerza. Un momento más tarde, la puerta se abrió, y
Rogerson se asomó hacia mí. “Hey,” dije. Mi voz sonaba baja, líquida. “¿Está Marshall en
casa?”

“Uh,” respondió, mirando por encima de su hombro. “No lo sé.”

“Está bien si no lo está,” le dije. “Puedo esperar en su dormitorio.”

Me miró por un buen rato, durante el cual me sentí apenas intimidada. Luego se hizo a un
lado.

El apartamento estaba oscuro, como siempre, al recorrer el pasillo hacia la sala de estar.
“Ya sabes,” dijo Rogerson a mis espaldas, con voz plana, “Probablemente no regrese por
un tiempo.”

Pero para ese momento, no me preocupaba. Todo lo que quería era colapsar en una cama,
jalar las sábanas a mí alrededor, dormir, y finalmente ser capaz de bloquear todo lo que me
había sucedido desde que me había despertado en mi propio dormitorio esa mañana. Sólo
estar en algún lugar seguro, algún lugar que conociera, con alguien, cualquier persona
familiar, cerca.

Cuando empujé la puerta para abrirla, lo primero que vi fue aquel muestrario de Whitman.
Me llamó la atención incluso antes de reconocer a Peyton, que estaba sentada a su lado, con
un chocolate en la mano. Observé, congelada, mientras se lo entregaba a Marshall, quien
estaba recostado junto a ella, con las manos cruzadas sobre el pecho, y lo dejaba caer en su
boca abierta. Este era un gesto de lo más simple, que tomó unos meros segundos, pero al
mismo tiempo había algo tan íntimo en él—la forma en que los labios de él se cerraban
sobre los dedos de ella, la manera en que ella reía, con las mejillas rosadas, antes de
retirarlos—me sentí enferma, aun antes de que Marshall girara la cabeza y me mirara.

No sé lo que esperaba que él hiciera ó dijera, si es que esperaba algo. Que estuviera
sorprendido, o apenado, o incluso triste. Al final, sin embargo, su expresión lo dijo todo:
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
143
Me importa un carajo.

“Oh, mierda,” jadeó Peyton. “Ruby, estoy tan—”

“Oh mi Dios,” dije, tropezándome hacia atrás a través del marco de la puerta. Me llevé la
mano a la boca mientras me volvía, chocando con la pared al correr por el pasillo hacia la
puerta principal. Vagamente, pude escucharla llamarme desde atrás, pero la ignoré mientras
irrumpía una vez más en la luz del día, aferrando la barandilla al correr hacia el
estacionamiento.

“Ruby, espera,” estaba gritando Peyton, sus propios pasos fuertes sobre la escalera al
seguirme. “¡J esús! ¡Sólo déjame explicar!”

“¿Explicar?” dije, girando a enfrentarla. “¿Cómo demonios explicas esto?”

Ella se detuvo junto a la barandilla, con la mano en el corazón, para recuperar el aliento.
“Intenté decírtelo,” jadeó. “Aquella noche, en tu casa. Pero era tan duro, y luego seguías
diciendo cómo habían cambiado las cosas, de todos modos, así que—”

De pronto, algo hizo clic en mi mente, y tuve un flash de ella aquella noche, en el pasillo de
la entrada con Roscoe y J amie, luego de Marshall devolviéndome mis llaves la última vez
que lo había visto. Tú me dijiste que vivías en Wildflower Ridge, había dicho ella, pero yo
estaba segura que no lo había hecho. Tenía razón. Lo había hecho él.

“¿Es por eso por lo que viniste?” pregunté. “¿Para decirme que estabas durmiendo con mi
novio?”

“¡Tú nunca lo llamaste de ese modo!” replicó ella, señalándome. “Ni siquiera una vez. Sólo
decías que tenías algo, un arreglo. Pensé que estaba siendo agradable, al querer decírtelo.”

“No necesito que seas agradable conmigo,” espeté.

“Por supuesto que no,” respondió. En la parte superior de la escalera puede ver a Rogerson
acabando de traspasar la puerta, mirándonos. Estábamos haciendo una escena, lo último
que él quería. “No necesitas nada. Ni un novio, ni una amiga. Siempre fuiste tan clara al
respecto. Y eso fue lo que conseguiste. Así que ¿por qué estás sorprendida ahora?”

Sólo que quedé parada allí, mirándola. Mi cabeza daba vueltas, mi boca estaba seca, y en
todo lo que podía pensar era en que quería ir a algún lugar seguro, algún lugar donde
pudiera estar sola y bien, y que esto era imposible. Mi vieja vida había cambiado y la nueva
estaba aun en progreso, alterándose a cada segundo. No había nada, nada en qué contar. ¿Y
por qué estaba sorprendida?

Me alejé de ella, de regreso al sendero, pero mientras entraba en el bosque se me dificultó
mantenerme en él, las raíces atrapaban mis pies, las ramas me arañaban por todos lados.
Estaba tan cansada—de este día, de todo—incluso mientras todo se precipitaba de regreso:
la cara de Cora en el vestíbulo esa mañana, la prima de Olivia brillando al sol, caminar
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
144
dentro de la familiar penumbra del apartamento, tan segura de la razón por la cual estaba
allí.

Al tropezarme de nuevo, comencé a recobrarme, luego me detuve, y en cambio
simplemente dejé mi cuerpo blando, golpeando primero las rodillas y luego los codos, en
las hojas. Adelante, podía ver el borde del claro, y a Aaron mirándome, pero de pronto estar
sola se sentía bien, incluso perfecto. Así que mientras yacía en el suelo, con el cielo ya
girando encima de mí, intenté enfocarme de nuevo en la idea de esa ola en la que había
pensado más temprano, limpiando todo, lo suficientemente azul, grande y amplia como
para chuparme dentro. Quizás era un deseo, ó un sueño. De cualquier manera, era tan real
que en algún momento, pude sentirla realmente. Como una presencia acercándose, con
brazos que se cerraban a mi alrededor, levantándome con un aroma que llenaba mis
sentidos: limpio y puro, un toque de cloro. El olor del agua.

Lo primero que vi cuando abrí los ojos fue a Roscoe.

Estaba sentado en el asiento vacío a mi lado, justo delante del volante, mirando hacia
adelante, jadeando. Mientras trataba de enfocar, de pronto olí aliento a perro—ugh—y se
me retorció el estómago. Mierda, pensé, lanzándome hacia adelante, mi mano buscando con
torpeza la manija de la puerta. Sin embargo, justo a tiempo, vi la bolsa de Hamburguesa
Doble posicionada entre mis pies. Apenas acababa de agarrarla y llevármela a los labios
antes de vomitar algo caliente y ardiente que pude sentir hasta llegar a mis oídos.

Me temblaban las manos al poner la bolsa en el suelo y luego echarme hacia atrás, con el
corazón golpeando en el pecho. Me estaba congelando, incluso auque ahora estuviera
llevando una sudadera NOSOTROS NADAMOS que se veía muy familiar. Mirando hacia
fuera, vi que estábamos aparcados en alguna clase de pequeño centro comercial—podía ver
una tintorería y una tienda de video—y no tenía ni idea de cómo había llegado hasta aquí.
De hecho, lo único familiar, aparte del perro, era el ambientador colgado del espejo
retrovisor, que decía: NOS PREOCUPAMOS PARA QUE NO TENGA QUE HACERLO
USTED.

Oh mi Dios, pensé mientras todo esto colisionaba de repente. Bajé la vista a la sudadera de
nuevo, inhalando ese aroma a agua, distante y cerca al mismo tiempo. Nate.

De pronto, Roscoe soltó un ladrido, el cual se amplificó por el espacio pequeño a nuestro
alrededor. Brincó a la ventana del asiento del conductor, golpeando con las uñas, su trozo
de cola retorciéndose alrededor violentamente. Cuando oí un chasquido y sentí una ráfaga
de aire fresco a mis espaldas me pregunté si iba a vomitar de nuevo.

Inmediatamente, Roscoe saltó al asiento trasero, su placa de identificación tintineando. Me
tomó mucho más tiempo darme vuelta—Dios, la cabeza me latía fuerte—y enfocar lo
suficiente para ver a Nate, en la parte trasera del coche, metiendo una pila de ropa seca.
Cuando levantó la mirada y me vio, dijo, “Hey, estás conciente. Bien.”

¿Bien? Pensé, pero entonces estaba azotando la puerta para cerrarla (ouch) antes de dar la
vuelta para abrir la puerta del conductor y entrar detrás del volante. Al deslizar las llaves en
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
145
el contacto, miró la bolsa a mis pies. “¿Cómo lo estás manejando allí? ¿Necesitas otra
todavía?”

“¿Otra?” dije. Mi voz sonaba seca, casi chasqueando las palabras. “Esta… ¿no es esta la
primera?”

Me lanzó una mirada compasiva. “No,” dijo. “No lo es.”

Como para puntualizar esto, mi estómago rodó amenazante mientras él comenzaba a
retroceder fuera del lugar. Intenté calmarlo, mientras Roscoe subía entre nuestros asientos,
sacando la cabeza hacia delante y cerrando los ojos mientras Nate bajaba la ventanilla,
permitiendo un poco de aire fresco.

“¿Qué hora es?” pregunté, tratando de mantener el nivel de voz, aunque sólo fuera para
controlar las náuseas.

“Casi las cinco,” respondió Nate.

“¿Hablas en serio?” “¿Qué hora pensabas que era?”

Honestamente, no lo sabía. Había perdido la noción del tiempo en el camino de regreso al
claro cuando todo se volvió fluido. “¿Qué—?” Dije, luego me detuve, dándome cuenta que
ni siquiera estaba segura de lo que estaba a punto de preguntar. Ó incluso dónde comenzar.
“¿Qué está haciendo Roscoe aquí?”

Nate volvió la vista al perro, quien seguía viento en popa, con las orejas volándose hacia
atrás por el viento. “Tiene una cita con el veterinario a las cuatro,” dijo él. “Tanto Cora
como J aime tienen que trabajar, así que me contrataron para llevarlo. Cuando fui a
recogerlo y tú no estabas en casa, me imaginé que mejor iba a buscarte.”

“Oh,” dije. Miré a Roscoe, quien de inmediato tomó esto como una invitación para empezar
a lamerme la cara. Lo aparté, acercándome a la ventana. “¿Pero cómo—?”

“Olivia,” dijo. Parpadeé, un flash de ella conduciendo lejos estalló en mi cabeza. “Ese es su
nombre, ¿correcto? ¿La chica de las trenzas?”

Asentí lentamente, aun intentando juntar las piezas de esto. “¿Conoces a Olivia?”

“No,” dijo. “Ella simplemente se acercó a mi antes del cuarto período y dijo que te había
dejado en el bosque—por pedido tuyo, fue muy clara al respecto—y que pensaba que yo
debería saberlo.”

“¿Por qué necesitarías saberlo?”

Él se encogió de hombros. “Supongo que ella pensó que necesitarías un amigo.”

Al escuchar esto, sentí ruborizarme, de repente avergonzada. Como si estuviera tan
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
146
desesperada y necesitada ser rescatada, que las personas—extraños—en realidad estaban
reuniéndose a discutirlo. Mi peor pesadilla. “Estaba con mis amigos,” dije. “De hecho.”

“¿Si?” preguntó, mirándome. “Bueno, entonces, deben ser del tipo invisibles. Porque
cuando llegué allí, estabas sola.”

“¿Qué?” pensé. Eso no podía ser verdad. Aaron había estado justo allí en el claro, y me
había visto acostar. Sin embargo, ahora que lo pienso, había sido el mediodía entonces;
ahora era el atardecer. Si Nate estaba diciendo la verdad, ¿por cuánto tiempo había estado
allí, sola y desmayada? ¿Te sorprende? Escuché decir una vez más a Peyton en mi cabeza,
me recorrió un escalofrío. Envolví los brazos a mí alrededor, mirando por la ventana. Los
edificios pasaban borrosos, pero traté de encontrar sólo uno que pudiera reconocer, como si
de alguna manera pudiera localizarme a mi misma de esa forma.

“Mira,” dijo Nate, “lo que ocurrió hoy se terminó. No importa, ¿está bien? Te llevaremos a
casa, y todo estará bien.”

Al escuchar esto, sentí que de mis ojos brotaban, de repente, lágrimas ardientes. Sentirme
apenada era malo y estar avergonzada era duro. ¿Pero que sintieran lástima? Eso era lo peor
de todo. Por supuesto que Nate pensaría que todo esto se podía resolver tan fácilmente. Así
sucedían las cosas en su mundo, donde era un chico amable que se preocupaba para que tú
no necesitaras hacerlo, mientras iba por la vida ayudando con las diligencias y buenas
acciones. A diferencia de mí, tan sucia, gastada y rota. Tuve un flash de Marshall
mirándome por encima del hombro y mi cabeza latió más fuerte.

“Hey,” dijo Nate ahora, como si pudiera escucharme pensar esto, deslizándose más y más
adelante por la ladera. “Está bien.”

“No lo estoy,” dije, manteniendo los ojos fijos en la ventana. “Ni siquiera puedes
entender.”

“Pruébame.”

“No.” Tragué saliva, apretando los brazos a mí alrededor. “No es tu problema.”

“Ruby, vamos. Somos amigos.”

“Deja de decir eso,” dije.

“¿Por qué?”

“Porque no es verdad,” dije, ahora girándome hacia él. “Ni siquiera nos conocemos. Tú
simplemente vives detrás de mí y me llevas al colegio. ¿Por qué piensas que de alguna
manera eso nos hace algo?”

“Bien,” dijo, levantando las manos. “No somos amigos.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
147
Y ahora era una perra. Fuimos en silencio por una cuadra, con Roscoe jadeando entre
nosotros. “Mira,” dije, “aprecio lo que hiciste. Lo que has hecho. Pero la cuestión es
que….mi vida no es como la tuya, ¿de acuerdo? Estoy jodida.”

“Todo el mundo está jodido,” dijo en voz baja.

“No como yo,” le dije. Pensé en Olivia en la clase de inglés, alzando las manos: Dinos
acerca de tu dolor. ¡Estamos fascinados! “¿Sabes siquiera porqué vine a vivir con Cora y
con J aime?”

Me miró. “No,” dijo.

“Porque mi madre me abandonó.” Sentía la voz tensa, pero tomé aliento y seguí. “Un par
de meses atrás, ella empacó y se fue mientras yo estaba en la escuela. Estuve viviendo sola
por semanas hasta que los propietarios irrumpieron y me entregaron a servicios sociales.
Quienes después llamaron a Cora, a quien no había visto por diez años, desde que ella se
había marchado a la escuela y nunca me contactó otra vez.”

“Lo lamento.” Su respuesta fue automática, tan fácil.

“No es por eso por lo que te lo cuento.” Suspiré, sacudiendo la cabeza. “¿Recuerdas esa
casa a la que te llevé aquél día? No era de un amigo. Era—”

“Tuya,” terminó por mí. “Lo sé.”

Lo miré, sorprendida. “¿Sabías?”

“Tenías la llave alrededor de tu cuello,” dijo en voz baja, mirándola. “Fue bastante obvio.”

Parpadeé, sintiéndome avergonzada de nuevo. Aquí por lo menos pensé que había sido
capaz de esconder algo de Nate aquel día, mantener una parte de mí en secreto, por lo
menos hasta estar lista para revelarla. Pero había sido totalmente transparente, expuesta,
todo el tiempo.

Ahora nos estábamos acercando a Wildflower River, Nate comenzó a disminuir la
velocidad, Roscoe saltó en mi asiento, trepando por encima mío para presionar su hocico
contra la ventana. Sin pensarlo, me estiré para depositarlo otra vez donde había venido,
pero en cuanto lo toqué se hundió hacia atrás, sentándose en mi regazo como si fuera lo
más natural del mundo. Para uno de nosotros, de todos modos.

Cuando Nate se detuvo delante de la casa de Cora, pude ver que las luces de la cocina
estaban encendidas y que tanto el coche de ella como el de J aime estaban en el camino de
entrada, a pesar de que era temprano para que cualquiera de ellos estuviera en casa, mucho
menos los dos. No era una buena señal. Levanté la mano, para alisarme el cabello fuera del
rostro y traté de prepararme antes de abrir la puerta.

“Puedes decirle que le dieron sus dosis y que la veterinaria dijo que todo está bien,” dijo
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
148
Nate, alcanzando la correa del asiento trasero. Viendo esto, el perro brincó de nuevo,
acercándose más, y él se la trabó en el collar. “Y si quieren seguir entrenamientos de
comportamiento para el asunto de la ansiedad, ella tiene un par de nombres para darles.”

“De acuerdo,” dije. Me entregó la correa y la tomé, levantando mi bolso con la otra mano
mientras salía lentamente del coche. Roscoe, por supuesto, siguió con completa ansiedad,
manteniendo la correa tirante mientras me empujaba hacia la casa. “Gracias.”

Nate asintió, si decir nada, y cerré la puerta. Sin embargo, justo cuando comenzaba a
caminar, oí el sonido de una ventana descendiendo. Cuando me volví, él dijo, “Hey, ¿y para
lo que valga? Los amigos no te dejan sola en el bosque. Amigos son los que vienen y te
sacan.”

Sólo lo miré. A mis pies, Roscoe estaba tensando la correa, queriendo ir a casa.

“Por lo menos,” dijo Nate, “esa ha sido mi experiencia. Nos vemos, ¿de acuerdo?”

Asentí, y entonces la ventana subía y se estaba alejando.

Mientras lo observaba marcharse, Roscoe seguía tirando, tratando de acercarme a la casa.
Mi instinto era hacer todo lo contrario, incluso cuando para este entonces me había ido y
había estado fuera las veces suficientes para saber que ninguna de ellas era bueno, o fácil, o
siquiera preferible. Aun así, no fue hasta que nos encaminamos hasta aquellas luces
expectantes que me di cuenta que esto—regresar—era la parte más difícil de todo.

“¿Dónde demonios has estado?” Era Cora para la que estaba preparada, esperaba que fuera
Cora quien estuviera esperando cuando abriera la puerta. En cambio, lo primero que vi fue
a J aime. Y estaba cabreado.

“J aime,” oí decir a Cora. Ella estaba al final del vestíbulo, parada en la puerta de entrada a
la cocina. Roscoe, que se había escapado ni bien solté la correa, ya estaba dando vueltas a
sus pies, resoplando salvajemente. “Por lo menos deja que entre.”

“¿Te das una idea de lo preocupados que hemos estado?” exigió J aime.

“Lo siento,” dije.

“¿Por lo menos te importa?” dijo él.

Miré por el vestíbulo a mi hermana, quien había levantado a Roscoe y ahora me estaba
mirando. Tenía los ojos rojos y un pañuelo de papel en la mano, y como me di cuenta, ella,
al igual que J aime, todavía estaba vestida como en la mañana. De pronto recordé la cita con
el doctor.

“¿Estás borracha?” dijo J aime. Miré hacia el espejo junto a las escaleras, finalmente
viéndome: lucía terrible—en la holgada sudadera de Nate—y claramente, apestaba a
alcohol y quien sabe qué más. Me veía cansada, pálida y tan familiar que de pronto, tuve
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
149
que volverme, hundiéndome en el último escalón detrás de mí. “¿Esto es lo que haces,
después que te acogimos, te pusimos en una gran escuela, te dimos todo lo que necesitabas?
¿Simplemente te escapas y te echas a perder?”

Sacudí la cabeza, un nudo formándose en mi garganta. Había sido un día tan largo y terrible
que se sentía como años atrás, una vida entera, desde que había estado en este mismo lugar
discutiendo con Cora esa mañana.

“Te dimos el beneficio de la duda,” estaba diciendo J aime. “Te dimos todo. ¿Y así es cómo
nos agradeces?”

“J aime,” dijo de nuevo Cora, en voz más alta esta vez. “Ya basta.”

“No necesitamos esto,” dijo él, acercándose. Me llevé las rodillas al pecho, intentando
hacerme más pequeña. Merecía esto. Lo sabía, y sólo quería que terminara. “Tu hermana,
que luchó para traerte aquí, ¿incluso cuando fuiste estúpida y te resististe? No necesita
esto.”

Sentía lágrimas en los ojos, borroneando todo de nuevo, y esta vez me alegré, agradecida
por ello. Pero aun así, me cubrí el rostro con la mano, sólo para estar segura.

“Quiero decir,” siguió J aime, con la voz rebotando en las paredes, levantándola hasta el
techo por encima de nosotros, “¿Qué clase de persona simplemente se marcha, desaparece,
sin llamadas telefónicas, sin ni siquiera preguntarse si alguien podría estar preguntándose
dónde está? ¿Quién hace eso?”

En el silencio que siguió a esto, nadie dijo ni una palabra. Pero yo sabía la respuesta.

Más que nadie en este cuarto, estaba exactamente conciente de la clase de persona que
hacía una cosa así. Lo que no me había dado cuenta hasta ese preciso momento, sin
embargo, era que mi madre no era la única culpable de todos estos delitos. Me había dicho
a mi misma que todo lo que había hecho en las semanas anteriores y desde que ella se había
ido era asegurarme que nunca sería como ella. Pero era demasiado tarde. Todo lo que tenía
que hacer era mirar la forma en que había reaccionado a lo que Cora me había contado esa
mañana— marcharme, arruinarme, permitir que me dejaran sola en un lugar extraño—para
saber que ya lo era.

Era casi un alivio, esta verdad específica. Quería decirlo en voz alta—a él, a Cora, a Nate, a
todo el mundo—para que no intentaran salvarme ó de alguna manera hacerme mejor. ¿Qué
objeto tenía, cuando el patrón ya se estaba repitiendo? Era demasiado tarde.

Pero cuando dejé caer la mano de mi ojos para decirle esto a J aime, me di cuenta que ya no
lo podía ver más. Mi vista estaba bloqueada por mi hermana, quien se había movido para
pararse entre nosotros, con una mano tendida a sus espaldas, hacia mí. Al verla, recordé las
miles de noches en otra casa: nosotras dos juntas, otra parte del patrón, una que pensé que
sólo se había roto hace mucho tiempo, para nunca repetirse.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
150
Tal vez, yo era justo como mi madre, pero levantando la vista a la mano de Cora, me tuve
que preguntar si era posible que esto no estuviera decidido aun para mí, y si quizás, sólo
quizás, esta era mi última oportunidad para tratar de probarlo. No había forma de saber.
Nunca la hay. Pero estiré la mano y la tomé de todos modos.








































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
151
Capítulo Nueve

Traducido por sray8
Corregido por Annae


Cuando bajé a la mañana siguiente, J amie estaba afuera junto al estanque. Desde la cocina,
pude ver su aliento saliendo a bocanadas cuando se puso en cuclillas en el borde, con su
taza de café en el suelo a sus pies. Es lo que hacia todas las mañanas, llueva o haga sol,
incluso si estaba congelado, y la hierba todavía estaba brillante con hielo alrededor de él.
Solo pasaba unos cuantos minutos comprobando el estado del pequeño mundo que había
creado, asegurándose de tener todo listo hasta el otro día.

Estaba haciendo mas frio ahora, y los peces se mantenían abajo. Muy pronto, habrían de
desaparecer por completo debajo de las hojas y las rocas en la parte inferior para soportar el
invierno. "¿No los ponen adentro?" Le pregunté, cuando el había mencionado esto por
primera vez.

J amie negó con la cabeza. "Es más natural así", explicó. "Cuando el agua se congela, van a
lo profundo, y permanecen allí hasta la primavera."

"¿Ellos no mueren?"

"Espero que no", dijo el, ajustando un ramo de lirios. "Lo ideal, es que solo estén. . . en
estado latente. Ellos no pueden manejar el frío, así que no lo intentan. Y luego, cuando se
calienta, ellos vuelven a estar activos de nuevo. "

En ese momento, me había parecido tan extraño para mí, así que es otra razón para no estar
pegada a mi pez. Ahora, sin embargo, podía ver lo atractivo de sólo desaparecer, entonces
ir a lo profundo y esperar hasta que el ambiente fuera más amigable para surgir. Si tan sólo
hubiera sido una opción para mí. "Él no va a venir a ti, ", dijo Cora ahora desde donde ella
estaba sentada, pasando de un tirón las paginas de una revista. La ropa que había estado
usando la noche anterior, ya lavada y doblada estaba en la isla junto a ella, algo fácil de
arreglar. "Si quieres hablar con él, tienes que dar el primer paso."

"No puedo", dije, recordando lo enfadado que había estado la noche anterior. "El me odia."

“No”, dijo, pasando una página. "El solo esta decepcionado de ti."

Miré hacia atrás a J amie, que ahora estaba inclinado sobre la cascada, examinando las
rocas. "Con él, eso parece aún peor."

Ella levantó la vista, dándome una sonrisa simpática. “Lo sé."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
152
Lo primero que había hecho cuando me desperté por la mañana-después de reconocer mi
pulsante, e implacable dolor de cabeza-fue tratar de reconstruir los hechos del día anterior.
Mi pelea con Cora, así como mí huida de la escuela a J ackson. Una vez que llegaba a
aclararme, se volvía sin embargo, difuso.

Ciertas cosas, no obstante, fueron tan claras como el cristal. Como lo extraño que era no
sólo ver a J amie enojado, sino verlo enojado conmigo. O la captura de esa mirada de la cara
de mi madre, distorsionada con la mía, con su mirada fija detrás del espejo. Y finalmente
como, después de que tome su mano, Cora me llevó en silencio por las escaleras a mi
habitación, donde me había despojado de mi ropa y se quedó fuera de la ducha mientras yo
aturdida me lave el pelo a mi misma, me ayudo a meterme en mi pijamas y en mi cama. Yo
quería decirle algo, pero cada vez que lo intentaba, ella se limitaba a sacudir la cabeza. Lo
último que recuerdo antes de caer dormida fue a ella sentada en el borde de mi colchón, en
una forma oscura en contra de la luz que provenía de la ventana detrás de ella. ¿Cuánto
tiempo se quedó?, no tenía ni idea, a pesar de que recordaba vagamente abrir los ojos más
de una vez y ser sorprendida al encontrarla todavía allí.

Ahora la puerta detrás de mí se abrió y J amie entró, Roscoe marcándole el paso a lo largo
de sus pies. Lo mire, pero él pasó rozando, no haciendo contacto visual, para poner la taza
en el fregadero. "Entonces", dijo Cora lentamente, "Creo que tal vez todos debe…"

"Tengo que ir a la oficina", dijo, agarrando el teléfono y las llaves del mostrador. "Le dije a
J ohn que tenia que reunirme con él para revisar los cambios en la campaña".

"J amie", ella dijo, mirando por encima de mí.

"Nos vemos más tarde", dijo, y luego besó la parte superior de su cabeza y salió de la
habitación, seguido por Roscoe. Un instante después, oí la puerta cerrarse detrás de él.

Tragué saliva, mirando hacia afuera de nuevo. Para alguien más, esto sería apenas un
insulto, ligeramente notable. Pero hasta yo conocía lo suficiente bien a J amie para entender
el grave rechazo que era.

Cora se acercó, se dejo caer en la silla frente a la mía. "Oye", dijo, manteniendo sus ojos
fijos en mí hasta que finalmente me volví hacia ella. "Está bien. Ustedes saldrán de esto. El
sólo está herido en este momento."

"No fue mi intención hacerle daño", le dije como si tuviera un nudo en mi garganta.
Avergonzada repentinamente, si era por el hecho de que estaba llorando, o porque estaba
llorando en frente de Cora, fue difícil de decir.

“Ya lo sé”. Ella se acerco más, deslizando su mano en la mía. "Pero tienes que entender,
todo esto es nuevo para él. En su familia, todos hablan sobre todo. La gente no se va, ellos
no vienen a casa borrachos. Él no es como nosotras”.

Como nosotras. Es curioso cómo hasta hace poco -como hasta la noche anterior- no estaba
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
153
convencida de que hubiera un nosotras aquí en absoluto. Así que tal vez las cosas pudieran
cambiar. "Lo siento", le dije. "En serio."

Ella asintió con la cabeza, y luego se echó hacia atrás, dejando caer la mano. "Agradezco
eso. Pero el hecho es, que confiamos en ti, y tú traicionaste esa confianza. Así que tiene que
haber algunas consecuencias."

Aquí viene, pensé. Me senté de nuevo, recogiendo mi botella de agua, y me abrace a mí
misma.

"En primer lugar," empezó a decir, "No salir en días de semana. Fines de semana, sólo para
trabajar, en un futuro previsible. Nosotros consideramos mucho que dejaras tu trabajo, pero
hemos decidido dejarlo pasar durante las fiestas, con la disposición de revisar la cuestión en
enero. Si nos damos cuenta que te has saltado la escuela de nuevo, el trabajo se va. No hay
discusión".

“Muy bien”, dije. No era como si estuviera en posición de discutir.

Cora trago saliva, a continuación, me miró durante un largo rato. "Sé que lo pasó ayer. Fue
emocional para nosotros. Pero si te estas drogando o bebiendo... Eso es inaceptable. Es una
violación del acuerdo que hicimos para que pudieras venir aquí, y si los tribunales se
enteran, tú tendrás que volver a Poplar House. No puede pasar otra vez."

Tuve un recuerdo de la noche que me había quedado ahí: con la pijama rayada, la cama
estrecha, la lectura de la directora de la casa sobre el informe del alguacil mientras yo
estaba sentada delante de ella, en silencio. Tragué saliva y luego dije: "Eso no pasara".

"Esto es grave, Ruby", dijo. "Quiero decir, cuando te vi entrar en ese estado ayer por la
noche, yo sólo..."

"Ya lo sé,” dije.

". . . Es demasiado familiar” concluyó ella. Entonces ella me miró, con fuerza. "Para ambas.
Eres mejor que eso. Tú lo sabes."

"Fue estúpido de mi parte", le dije. "Yo sólo. . . Cuando me dijiste eso sobre mamá, yo sólo
me asusté."

Ella bajó la mirada hacia el salero entre nosotras, deslizándolo de lado, entonces volvió
otra vez. "Mira, lo fundamental es, que nos mintió a las dos. Lo que no debería ser
realmente una sorpresa. Dicho esto, sin embargo, me gustaría haberlo hecho más fácil para
ti, Ruby. De verdad. Hay muchas cosas que haría diferente, dada la oportunidad".

Yo no quería preguntar. Por suerte, no tuve que hacerlo.

"He pensado mucho en eso desde que me fui, cómo podría haber intentado con mas fuerza
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
154
mantener el contacto ", dijo, alisando algunos bucles con la mano. "Tal vez podría haber
encontrado una manera de llevarte conmigo, alquilar un apartamento o algo."

"Cora. Sólo tenías dieciocho años."

“Ya lo sé. Pero también sabía que mamá era inestable, incluso entonces. Y las cosas sólo
empeoraron ", dijo. "No debería haber confiado en ella para que pudieras ponerte en
contacto conmigo, tampoco. Había pasos que podría haber seguido, las cosas que pude
haber hecho. Es decir, ahora, en el trabajo, me ocupo todos los días de estos chicos con
familias desastrosas, y yo estoy mucho mejor preparada para manejar la situación. Para
manejar el cuidado de ti, también. Pero si hubiera sabido que…"

"Detente," le dije. "Se acabó. Está hecho. No importa ahora."

Se mordió el labio. "Quiero creer eso", dijo. "Realmente lo quiero."

Miré a mi hermana, recordando que siempre la había seguido alrededor como una niña,
aferrada a ella más y más, mientras mi madre se apartaba. Qué extraña sensación de
encontrarme de nuevo aquí, dependiendo de ella otra vez. Considerándolo, se me ocurrió
algo. "¿Cora?"

"¿Sí?"

"¿Te acuerdas de aquel día que te fuiste a la escuela?"

Ella asintió con la cabeza.

"Antes de que te fueras, volviste y hablaste con mamá. ¿Qué le dijiste?"

Ella exhaló, sentándose en su silla. "Wow", dijo. "No había pensado en eso en años."

No estaba segura de porque le pregunte esto, o si era algo importante. "Ella nunca lo
menciono, " dije. "Siempre me lo he preguntado."

Cora estuvo en silencio por un momento, y me pregunté si ella siquiera iba a responderme.
Pero entonces dijo: "Yo le dije que si me enteraba que te había golpeado, aunque sea una
vez, yo llamaría a la policía. Y que yo iba a regresar por ti tan pronto como pudiera, para
sacarte de ahí." Levantó la mano, metiendo un mechón de pelo detrás de su oreja. "Yo creía
eso, Ruby. Realmente lo creía. Yo quería hacerme cargo de ti."

"Todo está bien", le dije. “No lo esta”, ella continuó, pasando de mi. "Pero ahora, aquí,
tengo la oportunidad de compensarlo. Tarde, si, pero lo hago. Ya sé que no quieres estar
aquí, y que estar lejos ha de ser ideal, pero... Quiero ayudarte. Pero tienes que dejarme.
¿Está bien?"

Eso sonaba tan pasivo, tan fácil, aunque yo sabía que no lo era. Mientras pensaba esto, sin
embargo, tuve un destello de Peyton de nuevo, de pie en la parte inferior de la escalera.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
155
¿Por qué te sorprendes? ella había dicho, y por todo lo equivocado de la situación, yo sabía
que tenía razón. Recibes lo que das, pero también lo que estás dispuesto a tomar. La noche
anterior, yo ofrecí mi mano. Ahora, si me aferro a ello, no estoy segura de lo que pueda
recibir a cambio.

Por un momento nos quedamos sentadas allí, con el silencio de la cocina a nuestro
alrededor Finalmente dije: "¿Crees que mamá este bien?"

"No lo sé", respondió ella. Y luego, en voz más baja, "Eso espero."

Tal vez para alguien más sus palabras parecerían extrañas. Sin embargo, para mí, tenía
mucho sentido, ya que era como una fuerza: en ese entonces, ahora, y siempre. A pesar de
la frialdad, su mala conducta, los desprecios y abusos descarados, estábamos atadas todavía
a ella. Era como esas canciones que había oído de niña, tan familiar y tan mía. Cuando me
hice mayor y me di cuenta de que las palabras eran tristes, las historias eran trágicas, no me
hiso amarlas menos. Para entonces, eran ya parte de mí, tejidas en mi conciencia y
memoria. Yo no podría deshacerme de ellas, como tampoco de mi madre. Y Cora tampoco
podría. Esto era lo que teníamos en común, lo que nos hiso como somos.

Después de destacar los últimos términos de mi castigo (Chequeo obligatorio después de la
escuela, acceder a la terapia, al menos por un corto tiempo), Cora apretó mi hombro, y
luego salió de la habitación, Roscoe se levanto de donde había estado plantado en la puerta
para seguir sus pasos. Me senté en la quietud de la cocina por un momento y luego me fui a
la laguna.

Los peces estaban en el fondo, pero después de estar en cuclillas sobre el agua por unos
pocos minutos, pude ver a mi pez blanco, dando vueltas por algunas rocas cubiertas de
musgo. Yo sólo empuje mis pies cuando oí el sonido de la puerta al cerrarse de golpe.
Cuando me volví, esperando ver a Cora, no había nadie, y me di cuenta de que el sonido
venía de la casa de Nate. Efectivamente, un momento más tarde vi pasando una cabeza
rubia en el otro lado de la valla, para luego desaparecer.

Al igual que la noche anterior, con Roscoe en la parte superior de la pared, mi primer
instinto fue ir a la casa. Evite, negué, al menos durante un instante esa opción. Pero Nate
me había sacado de los bosques. Por mis propias razones torcidas, yo no quería creer que
eso nos hiciera amigos. Pero ahora, sin nada más, éramos algo.

Entré, cogí la sudadera del mostrador, tome una respiración y atravesé la hierba hasta la
cerca. La puerta estaba entreabierta, y pude ver a Nate a través de la puerta abierta de la
casa de la piscina, inclinado sobre una mesa. Me deslicé a través de la puerta, y luego
camine alrededor de la piscina para ir detrás de él. Estaba abriendo una pila de bolsas
pequeñas, luego colocándolas una al lado de la otra.

"Déjame adivinar," dije. “Son para pastelillos."

Dio un salto, sorprendido, entonces se dio la vuelta. "No estas tan lejos, en realidad" él dijo
cuando me vio. "Son bolsas de regalo." Di un paso detrás de él, luego camine hacia el otro
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
156
lado de la mesa. La habitación en sí, parecía ser una especie de cabaña, estaba casi vacía y
claramente era usado para negocios; un bastidor con ruedas sostenía un grupo de
limpiadores en seco, y reconocí algunas de las cajas del sistema de almacenamiento de
Harriet apiladas contra la pared. Estaba lleno también de cajas de NOS PREOCUPAMOS
ASI QUE USTED NO TIENE PORQUE, y de ambientadores cerca de la puerta, dándole a
la habitación un olor a pino que rayaba en lo medicinal.

Observé en silencio mientras Nate continuaba abriendo las bolsas hasta que toda la tabla
estuvo cubierta. Luego metió la mano debajo de una caja y empezó a tirar objetos envueltos
en plástico, dejando una en cada bolsa. Clac, clac, clac.

“Bueno”, dije, mientras él se abrió camino por la línea, "lo de ayer."

"Luces como si te sintieras mejor."

"Define mejor".

“Bueno”, dijo, mirándome, "estas en posición vertical. Y consciente."

"Es un poco triste si dices que es una mejora," dije.

"Pero es una mejora", respondió. "¿Verdad?"

Hice una mueca. La positividad en cualquier momento se me hacia difícil de aceptar, pero
por la mañana con una resaca, era casi imposible. “Bueno”, dije, tendiéndole la sudadera,
"Yo quería traerte esto. Me imaginé que probablemente la extrañarías."

“Gracias”, dijo, tomándolo y dejándolo en una silla detrás de él. "Es mi favorita."

"Da esa sensación", le contesté. “Bueno desgastado y todo eso." "Cierto", dijo, volviéndose
a las bolsas. "Pero también refleja mi filosofía personal de la vida".

Observé la sudadera de nuevo. “¿‘Nadar’ es una filosofía?”

Se encogió de hombros. "Es mejor que ‘hundirse’, ¿No?”

Es difícil discutir con eso. "Supongo".

"Además está el hecho", dijo, "que el usar la sudadera es lo más cercano que estaré de la U
ahora”.

"Pensé que tenías una beca", dije, recordando al tipo que lo había llamado en el
estacionamiento.

“Sí”, dijo, arrojando otra vez cosas en las bolsas. "Pero eso fue antes de renunciar al
equipo de natación. Ahora tengo que conseguir entrar con mis notas, que francamente, no
son tan buenas como mi nado."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
157

Mientras consideraba esto, el se trasladó hasta la fila siguiente, aún añadiendo cosas a las
bolsas. "Así que, ¿Por qué lo dejaste?"

"No lo sé." Él se encogió de hombros. "Yo estaba muy metido en eso cuando vivía en
Arizona, pero aquí. . . Ya no era divertido. Además, mi padre me necesitaba para el
negocio”.

"Aún así, parece una gran decisión, renunciar a él por completo", le dije.

“En realidad no", respondió. Se agachó, recogiendo otra caja. "Entonces, ¿La cosa estuvo
mala cuando llegaste anoche?"

“Si”, dije, algo sorprendida por el repentino cambio de tema. "J amie estaba realmente
enojado."

"¿J amie estaba enojado?"

"Lo sé. Fue extraño.” Tragué saliva, tome una respiración. "De todos modos, quería decir
que… que agradezco lo que hiciste. Incluso si, ya sabes, no lo apreciara en ese momento. "

"No fuiste exactamente agradecida," él estuvo de acuerdo. Clac, clac, clac.

"Yo fui una perra. Y lo siento.” Lo dije muy rápido, probablemente demasiado rápido, y
sentí que me miraba de nuevo. Tan embarazoso, pensé, en reorientar la atención a la bolsa
delante de mí. "¿Qué estás poniendo ahí, de todos modos?"

"Pequeñas casas de chocolate", respondió.

"¿Qué?"

"Sí”, dijo, lanzándome una. "Mira por ti misma. Puedes quedártela, si quieres.”

Efectivamente, era una casa pequeña. Incluso había ventanas y una puerta. "Que cosa más
rara, ¿no?" Le dije.

"En realidad no. Este cliente es un constructor. Creo que son para la inauguración de una
casa o algo”.

Deslicé la casa en el bolsillo mientras el dejaba caer la caja, que estaba ya casi vacía, y sacó
otra, que estaba llena de folletos, una imagen del rostro sonriente de una mujer ocupaba la
mayor parte del frente. QUEEN HOMES, decía. ¡DEJ ENOS CONSTRUIR SU
CASTILLO! Nate empezó a deslizar uno en cada bolsa, trabajando a su manera abajo de la
línea. Después de verlo por un momento, llegué a el, tomando un puñado y comencé a
meter los mas cercanos a mi.

"Ya sabes”, dijo, después de que habíamos trabajado en silencio durante un momento, "yo
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
158
no estaba tratando de avergonzarte apareciendo ayer. Solo pensé que podrías necesitar
ayuda."
"Claramente, la necesite ", dije, contenta de tener bolsas en las que concentrarme. Había
algo relajante, ordenado, al dejar caer los folletos, cada uno en su lugar. "Si no hubieras
venido, quién sabe qué hubiera pasado".

Nate no hablo sobre eso, y tuve que admitir que lo agradecía. En su lugar, dijo: "¿Te puedo
preguntar algo?"

Lo miré, luego deslicé otro folleto. "Seguro."

"¿Cómo es, realmente, vivir por tu cuenta?"

Yo había supuesto que sería una cuestión de ayer, como que había hecho, o una solicitud de
una explicación más detallada de mis teorías retorcidas sobre la amistad. Esto, sin embargo,
fue completamente inesperado. Lo cual fue probablemente la razón por la que respondí
honestamente. "No fue mal al principio," le dije. "De hecho, era una especie de alivio. Vivir
con mi mamá nunca había sido fácil, sobre todo al final."

Él asintió con la cabeza, y luego dejó caer la caja sobre el piso y sacó otra, esta estaba llena
de imanes decorados con el logotipo de Queen Homes. Él me lo entrego y tome un puñado,
y luego comencé a trabajar en mi línea. "Pero entonces”, dije, “Se me hizo difícil. Yo
estaba teniendo problemas para mantenerme al día con las cuentas, y el poder seguía
apagándose..." Me pregunte si debería continuar, pero cuando miré para arriba, él me
miraba fijamente, así que continué. "Yo no lo se. Eran más cosas que hacer de las que
pensaba, supongo."

"Eso es cierto para muchas cosas," dijo.

Lo mire de nuevo. “Sí”, dije, mirando como el dejaba caer imanes, uno por uno.”Lo es."
"¡Nate!” Oí una voz llamando desde el exterior. Por encima de su hombro, pude ver a su
padre, de pie en la puerta de la casa principal, con su teléfono en la oreja. "¿Tienes esas
bolsas listas?"

“Sí”, dijo por encima del hombro, sacando una nueva caja. "Sólo un segundo."

"Ellos las necesitan ahora", el Sr. Cross dijo. "Les dijimos diez a más tardar. ¡Vamos a
movernos!"

Nate metió la mano en la nueva caja, que estaba lleno de porciones individuales de velas
con votivas de colores diferentes, y comenzó a distribuirlos a toda velocidad. Yo tome un
puñado, haciendo lo mismo. “Gracias”, dijo, mientras corríamos a través de las filas.
"Estamos debajo de una pistola se podría decir".

"No hay problema”, le dije. "Y de todos modos, te lo debo."

"No", dijo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
159

“Vamos. Me salvaste el trasero ayer. Literalmente”.

“Bueno”, dijo, dejando caer una última vela, “entonces, me lo regresaras.”

"¿Cómo?"

"De alguna manera," dijo, mirándome. "Tenemos tiempo, ¿Verdad?"

"Nate" llamo el Sr. Cross, su tono claramente enojado. "¿Qué demonios estás haciendo
ahí?"

"Me voy”, dijo Nate, recogiendo las cajas vacías y empezando a apilar las bolsas en ellas.
Iba a ayudar, pero él negó con la cabeza. "Está bien, lo tengo. Gracias, de todos modos. "
"¿Estás seguro?"

"¡Nate!"

Miró por encima del hombro a su padre, aún en pie en la puerta, luego a mí. “Sí. Estoy
bien. Gracias de nuevo por tu ayuda."

Asentí con la cabeza, y luego dio un paso atrás de la tabla mientras colocaba las últimas de
las bolsas en una caja, una sobre otra. Mientras se dirigía hacia la puerta, lo seguí desde
atrás. "Finalmente", dijo el Sr. Cross cuando salimos al patio. “Quiero decir, que tan difícil
es”- Se detuvo, de pronto, al verme. "Oh", dijo, su cara y su tono se ablandaron. "No me di
cuenta que tenias compañía."

"Ella es Ruby," dijo Nate, trayendo la caja con él.

"Por supuesto", dijo el Sr. Cross, sonriéndome. Traté de corresponder, a pesar de que de
repente me sentí incómoda, recordando aquella noche que lo había visto en este mismo
lugar con Roscoe. "¿Cómo le va a ese cuñado tuyo? Hay rumores de que se hará público
junto con su compaña. ¿Hay algo de cierto en eso?"

"Um", le dije. "No sé".

"Tenemos que irnos", Nate le dijo. "Si nos quieren allí para las diez."

“Así es.” Sin embargo, el Sr. Cross se quedó donde estaba, sonriéndome, cuando comencé
a caminar alrededor de la piscina hacia la puerta. Pude ver a Nate detrás de él en la casa. Él
también me miraba, pero cuando levanté la mano para despedirme, dio un paso hacia un
pasillo, perdiéndose de vista. "Cuidate", dijo el Sr. Cross, levantando la mano. Él pensó que
había estado despidiéndome de el. "No seas reservada."

Asentí con la cabeza, sintiéndome inquieta mientras me acercaba a la cerca y la abría.
Cruzando el patio, me acordé de la casa que Nate me había dado, y tire de ella hacia afuera,
para verla otra vez. Era tan perfecta, inmaculada, envuelta en plástico y atada con un lindo
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
160
lazo. Pero había algo espeluznante en ella, así que- a pesar de que no sabia porque- me
encontré guardándola otra vez.

“De acuerdo” dije, destapando mi pluma. "¿Qué significa la familia para ustedes?"

"No hablar", respondió Harriet al instante.

"¿No hablar?", Dijo Reggie.

"Sí."

El solo la miraba.

"¿Qué? ¿Qué ibas a decir?"

"No sé", dijo. "Comodidad, ¿Tal vez? ¿Historia? ¿El comienzo de la vida?”.

"Bueno, ese eres tú", le dijo. "Para mí, la familia quiere decir, es un tratamiento de silencio.
En un momento dado, siempre hay alguien que no le habla a alguien más."

"¿De verdad?” le dije.

"Somos gente pasiva-agresiva", explicó ella, tomando un sorbo de su café. "El silencio es
nuestra arma de elección. En este momento, por ejemplo, no les hablo a mis dos hermanas
ni a mi hermano."

"¿Cuántos niños hay en tú familia?" Le pregunté.

"Siete en total." "Eso", dijo Reggie, "es simplemente triste."

“Háblame de eso ", dijo Herriet. "Yo nunca tengo tiempo suficiente en el baño."

"Me refiero a la cosa del silencio", le dijo Reggie.

"Oh." Harriet salto el taburete de registro, cruzando las piernas. "Bueno, Tal vez sea así.
Pero sin duda reduce la factura del teléfono."

Él le lanzó una mirada de desaprobación. "Eso no es gracioso. La comunicación es crucial”.

"Tal vez en tu casa", respondió ella. "En la mía, el silencio es oro. Y común."

"Para mí," dijo Reggie, cogiendo una botella de vitamina A y moviéndolo pensativo de una
mano a la otra, "la familia es, como, la fuente de la energía humana. El lugar donde la vida
comienza”.

Harriet lo estudió por encima de su taza de café. "Otra vez, ¿Qué hacen tus padres?"
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
161

"Mi padre vende seguros. Mamá es maestra de primer grado."

"¡Tan suburbano!"
"¿Sin embargo, lo es?" Él sonrió. "Yo soy la oveja negra, créanlo o no."

“Yo también” dijo Harriet. "Se suponía que debía ir a la escuela de medicina. Mi papá es un
cirujano. Cuando lo dejé por la cosa del diseño de joyas, ellos enloquecieron. No me
hablaron por meses."

"Debe haber sido horrible," dijo él.

Ella lo considero. "En realidad no. Creo que era de cierta manera, una buena forma, en
realidad. Mi familia es tan grande, y todo el mundo tiene siempre una opinión, quieras oírla
o no. Yo nunca había hecho nada por mi cuenta antes, sin su ayuda o aportación. Fue
liberador."

Liberador, escribí. Reggie dijo: "Sabes, esto explica muchas cosas."

No es broma, pensé.

"¿Qué se supone que significa eso?", preguntó Harriet.

“Nada”, le dijo. "Entonces, ¿qué te hace dar el tratamiento de silencio? ¿Cuando decides
hablarles de nuevo?"

Harriet considero esto mientras daba un sorbo de café. "Huh," dijo. "Creo que cuando
alguien hace algo peor. Entonces necesitas a gente de tu lado, por lo que haces las paces
con una persona, pero solo mientras estés enojado con el otro."

"Así que es un ciclo sin fin” dije.

"Supongo". Dio otro sorbo. "Llegar juntos, destruyéndose. ¿No es eso de lo que se trata la
familia?"

"No," dice Reggie. "Sólo la tuya."

Ambos se echaron a reír, como si fuera la cosa más divertida del mundo. Miré abajo en mi
cuaderno, donde todo lo que había escrito fue no hablar, comodidad, fuente, y liberadora.
Este proyecto va a tomar un tiempo.

"Bienvenida", dijo Harriet de repente, asintiendo con la cabeza hacia un chico y una chica
de mi edad que se acercaban, en una profunda conversación.

"¿... malo una sudadera de gato persa?", dijo el chico, que era una especie de gordito, con lo
que parecía un corte de pelo hecho en casa. "Nada, si ella tiene ochenta y siete y su nombre
es Nana ", respondió la muchacha. Tenía el pelo largo y rizado, que le llegaba a la nuca de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
162
su cuello, y llevaba botas de vaquero, un vestido de color rojo brillante y una chaqueta
recortada inflada con guantes que colgaban de los puños. "Quiero decir, piensa en ello.
¿Qué clase de mensaje estás tratando de enviar aquí?"

"No lo sé", dijo el chico a medida que se acercaba. "Quiero decir, me gusta ella, así que..."

“Entonces, no le compres una sudadera", dijo la chica de plano. "Cómprale joyería.
Vamos."

Dejé el plumero que sostenía, poniéndome derecha, mientras se acercaban al carro, la chica
ya mirando a las filas de aros de plata fina en el mostrador. “Hola” le dije al chico, que de
cerca, parecía aún más joven y torpe. Su camiseta, -que decía ARMAGEDDON EXPO '06:
¿ESTÁS PREPARADO PARA EL FIN?- no ayudaba mucho. "¿Puedo ayudarles?"

"Necesitamos algo que grite romance", dijo la muchacha, arrancando un anillo y
examinándolo rápidamente antes de devolverlo. Mientras ella se inclinaba dentro de las
luces del techo, me di cuenta de que su cara estaba salpicada de débiles cicatrices. "Un
anillo es demasiado serio, creo. Sin embargo, los pendientes no dicen lo suficiente."

"Los pendientes no dicen nada," el hombre murmuró, oliendo el incienso. Él estornudó, y
luego agregó: "Son objetos inanimados."

"Y tu estas desesperado", le dijo, bajando a los collares. "¿Qué hay sobre el tuyo?,"
Sorprendida, observe a la chica, que me estaba viendo directamente. "¿Qué?"

Ella asintió la cabeza hacia mi cuello. "Tu collar. ¿Venden esos aquí?"

"Um", le dije, mi mano llego a el, "en realidad no. Pero tenemos algunas cadenas similares,
y dijes que pueden…"

"Me gusta la idea de la llave, sin embargo”, dijo la muchacha, caminado alrededor del
carro. "Es diferente. Y se puede leer de muchas maneras."

"¿Quieres que le de una llave?” Preguntó el chico.

"Quiero darle una posibilidad", le dijo, mirando mi collar otra vez. "Y eso es lo que
representa una llave. Una puerta abierta, una oportunidad. ¿Sabes?"

Nunca había pensado realmente en mi llave de esta manera. Sin embargo, con el interés de
una venta, dije: "Bueno, sí. Por supuesto. Quiero decir, podrían comprar una cadena de
aquí, y después, comprar una llave para ponérsela en él."

“¡Exactamente!”, dijo la chica, señalando con el dedo al cercano KEY-OSK, que vende
llaves y accesorios de llaves de todo tipo. "Es perfecto."

"Querrán una un tanto gruesa," le dije. "Pero no demasiado gruesa. Necesita una fuerte y
delicada al mismo tiempo."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
163

La chica asintió con la cabeza. "Eso es", dijo. "J usto lo que yo tenía en mente."

Diez minutos y quince dólares más tarde, los observe mientras se alejaban, con bolsa en la
mano, al carro de KEY-OSK, donde la chica explicó lo que ella quería. Vi la vendedora
mientras sacaba una pequeña colección de llaves, deslizándoselas para que ellos las
examinaran. "Buen trabajo", dijo Harriet, viniendo a mi lado. "Salvaste la venta, incluso
cuando no teníamos lo que estaban buscando."

"Fue su idea”, le dije. "Solo fui con eso."

"Sin embargo. Funcionó, ¿no?"

Miré otra vez a KEY-OSK, donde la chica de la chaqueta recortada escogió una pequeña
llave mientras su amigo y vendedora la miraban. La gente estaba pasando entre nosotros,
presionando y bulliciosa, pero aún así estiré el cuello, mirando con Harriet como cerraba el
cierre y la deslizaba, con cuidado, hacia abajo en la cadena. La dejo colgar allí por un
segundo, girando un poco, antes de cerrar mi mano alrededor, haciéndola desaparecer.

Acababa de parar en la vía, esa misma tarde, cuando vi el pájaro.

Al principio, era sólo una sombra, que pasaba por encima, ocultando temporalmente la luz.
Sólo cuando los árboles se despejaron y llegó a cielo abierto lo pude ver claramente. Era
enorme, largo y gris, con unas alas inmensas, tan grande que parecía imposible que
estuviera en el aire.

Por un momento, me quedé allí, observando el movimiento de su sombra por la calle. Fue
cuando empecé a caminar otra vez que me di cuenta.

Son de las garzas y aves acuáticas de las que realmente necesitas preocuparte, Heather
había dicho. Solo un descenso, y pueden causar serios daños.

De ninguna manera, pensé, pero al mismo tiempo, me encontré apresurando el paso
mientras la casa de Cora se acercaba a la vista, trotando un poco, y luego rompiendo a
correr. Hacía frío afuera- el aire escocía mis pulmones, y sabia que tenia que lucir algo
loca, pero seguí, mi respiración entrecortada en mi pecho mientras atravesaba el césped del
vecino, luego del garaje de Cora hasta el jardín lateral.

El ave era imposible de perder, estando en la parte menos profunda, sus alas ligeramente
levantadas, como si sólo hubiera acabado de aterrizar allí. A lo lejos, me di cuenta que era
hermosa, captado con la puesta del sol a lo lejos, su forma elegante reflejada en la
superficie del estanque. Pero entonces sumergió el pico profundamente en el agua.

"¡Alto!" Grité, mi voz apenas se oía. "¡Detente!"

El pájaro sacudió sus alas, extendiéndolas un poco más, parecía que iba a levantar vuelo.
Pero se quedó donde estaba.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
164

Durante un largo momento, no pasó nada. El pájaro se quedó allí, con las alas extendidas,
conmigo a sólo una corta distancia, mi corazón latiendo en mis orejas. Podía oír los coches
que pasaban en la calle, un portazo en algún lugar unos metros más atrás. Todo a nuestro
alrededor era nada, pero aun así.

En cualquier momento, yo sabía que el pájaro podía agacharse y arrancar un pez, tal vez
incluso mi pez. Pero todo lo que sabía es que era demasiado tarde para salvar algo.

"¡Fuera!" Grité, esta vez más fuerte, mientras me acercaba. "¡Ahora! ¡Lárgate!"

Al principio, no se movió. Pero luego, casi imperceptiblemente al principio, se comenzó a
levantar, luego un poco más, y más lejos aún. Estaba tan cerca de él mientras pasaba sobre
mí, sus enormes alas desplegadas, subiendo y subiendo más alto en el cielo nocturno, de
manera increíble y surrealista, como algo que sólo puedes imaginar.

Y tal vez yo habría pensado que era sólo un sueño, si J amie no lo hubiera visto, también.

Ni siquiera me había dado cuenta de que estaba justo detrás de mí, con las manos en sus
bolsillos, y su rostro vuelto hacia arriba, hasta que me volví a mirar como el ave se elevaba
sobre nosotros, seguía subiendo.

"Era una garza”, le dije, olvidando nuestro silencio. Yo jadeaba, mi respiración desigual.
"Estaba en el estanque."

Él asintió con la cabeza. "Lo sé."

Tragué saliva, cruzando mis brazos sobre mi pecho. Mi corazón seguía golpeando, por lo
que me pregunte si el podría escucharlo. "Lo siento por lo que hice", dije yo. "Estoy tan, tan
arrepentida."

Por un momento, él estaba tranquilo. “Está bien”, dijo finalmente. Luego tendió una mano
hacia arriba, y la apoyo en mi hombro, y juntos, vimos volar el ave más allá de la línea del
cielo.











Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
165
Capítulo Diez

Traducido por Mina
Corregido por Helectra


“¿Las quieres con mantequilla o no?”

“Como sea está bien” dije yo

Olivia me miró por encima del mostrador, luego camino al dispensador de mantequilla,
meneando la bolsa de palomitas que estaba sosteniendo y poniéndola debajo y dándole un
par de rápidos golpes con su mano. “Entonces tu eres oficialmente mi tipo de cliente
favorito” dijo ella. “a diferencia del noventa y nueve por ciento de la población cinéfila”

“¿De verdad?”

“La mayoría de la gente” dijo ella, volteando la bolsa y sacudiéndola ligeramente, y
después agregándole un poco mas de mantequilla, “tiene fuertes opiniones acerca de sus
preferencias de mantequilla. Algunos no quieren nada, las palomitas deben de estar secas o
se vuelven locos. Otros prefieren parar en el punto donde se siente a través de la bolsa.”

Torcí la cara “Yuck”

Ella se encogió de hombros “Yo no juzgo. A menos que tu seas una de esos totalmente
obsesivos compulsivos que lo quieren por capas. Lo que toma años, entonces si te odio”

Sonreí, tomando las palomitas de maíz que ella me pasaba “Gracias”, dije yo, buscando mi
cartera “¿Cuánto te…? “

“No te preocupes por eso.” me dijo, moviendo la mano.

“¿Estás segura?” “Si me hubieras pedido mantequilla por capas te hubiera cobrado, pero
eso fue fácil, vamos”

Ella salió del mostrador y yo la seguí a través de la recepción del “Vista 10”, la cual estaba
casi vacía a excepción de unos chicos jugando video juegos cerca de los baños, hacia la
puerta de la taquilla. Abrió la puerta y se escabulló dentro, luego cambió el letrero de la
ventana a ABIERTO antes de quitar un montón de papeles de un taburete cercano para que
yo me sentara. “¿Estás segura?” dije, mirando alrededor.”¿A tu jefe no le importa?”

“Mi papa es el administrador” dijo ella. “Además estoy trabajando un sábado por la
mañana, el turno infantil, en contra de mi voluntad. La chica que se suponía tenia que estar
aquí, falto, así que puedo hacer lo que quiera.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
166

“¿El turno in…?” empecé, pero me detuve cuando vi a una mujer aproximándose con cinco
niños en edad de primaria, unos corriendo delante de otros, empujándose en el camino. Un
chico tenía un video juego portátil y no estaba mirando por donde iba, sin embargo se las
ingenio para navegar por la acera sin tropezar, lo cual era algo impresionante. La mujer que
parecía estar a mediados de sus cuarentas vestía un largo suéter verde y traía una gran
bolsa, se paro en la ventanilla, entrecerrando los ojos.

“Mama,” uno de los chicos, una niña con colitas, dijo tocándole el brazo, “Yo quiero unos
Smarties”

“Dulces, no” murmuro la mujer, todavía mirando la lista de las películas.

“Pero tu lo prometiste.” Dijo la niña, gimiendo. Uno de los otros chicos, un niño, estaba
ahora del otro lado tirando de su brazo también. Vi a la mujer acariciarlo ausentemente en
la cabeza mientras él se enroscaba en su pierna.

“¡Siii!” el niño con el video juego portátil grito, saltando arriba y abajo, “¡Alcancé el nivel
cinco con las cerezas!”

Olivia me lanzó una mirada, luego apretó el botón de su micrófono acercándose a el
“¿Puedo ayudarle?” Preguntó.

“Si” dijo la mujer, todavía mirando hacia arriba, “Necesito…. Cinco niños y un adulto para
El Perro Pretzel dos”

Olivia procesó esto en su caja registradora.”Eso serian treinta y seis dolares”

“¿Treinta y seis?” dijo la mujer, finalmente mirándonos. La niña le estaba tocando el brazo
otra vez. “¿Cual es el precio de niños? ¿Estas segura?”

“Si”

“Bueno, eso es una locura. ¡Es sólo una película!”

“Si lo sabré yo.” Le dijo Olivia, apretando el botón de los boletos algunas veces, ella puso
los boletos en sus manos, mientras la mujer abría su gran bolsa y buscaba por algunos
minutos, hasta que finalmente sacó la mano con dos billetes de veinte. Luego Olivia le paso
los boletos junto con su cambio. “Disfruten la función.”

La mujer soltó un quejido, se subió el bolso al hombro, luego se encaminó a la sala con los
niños detrás de ella. Olivia suspiró, se echó para atrás en su silla y estiró los brazos sobre su
cabeza mientras dos minivans se paraban en el estacionamiento frente a nosotros en rápida
sucesión.

“Si lo sabré yo” dije, recordando a mi mama con su portapapeles, en varias ocasiones. “Mi
mama suele decir eso.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
167

“Palabras empáticas” Olivia replicó. “Y no es como si ella estuviera equivocada, quiero
decir, si es caro. Pero nosotros hacemos la mayor parte de nuestro dinero en concesiones y
ella esta metiendo comida a escondidas para todos esos mocosos. Así que todos estamos a
mano, realmente.”

Miré sobre mi hombro hacia la recepción, donde la mujer estaba ahora, guiando a sus crías
a la sala. “¿Tú crees?”

“¿Viste el tamaño de esa bolsa? por favor.” Ella se estiró, tomando palomitas de mi bolsa,
las cuales no había tocado. Aparentemente ella lo notó, diciéndome. “¿Qué? ¿Mucha
mantequilla?”

Negué con la cabeza, viendo hacia ella. “No. Están bien”

“Estaba a punto de decirte. No te pongas exigente ahora”

Estaban desabordando las minivans, gente vaciando las sillas especiales para coches y
deslizando las puertas traseras. Olivia suspiró, checando su reloj. “Realmente no vine aquí
por las palomitas” dije. “Solo quería… quería agradecerte.”

“Ya lo hiciste.” Ella dijo.

“No” la corregí. “Ya trate, dos veces, pero no me has dejado. Lo cual francamente no
entiendo.”

Ella tomo palomitas otra vez, llenando su mano. “Honestamente” dijo ella mientras otra
manada de padres y niños se acercaba, “No es tan complicado, Tu hiciste algo por mi, yo
hice algo por ti, estamos a mano, ya déjalo así.”

Era más fácil de decir que de hacer, algo que consideré mientras ella vendía otro tanto de
boletos, soportando mas quejas acerca de los precios, y dirigiendo a una mujer y su infeliz
niño al baño. Después de un tiempo las cosas se calmaron, habían pasado quince minutos y
me las había ingeniado para dejar mi bolsa de palomitas a la mitad.

“Mira.” Le dije. “Todo lo que digo es que yo solamente…. Quiero que sepas que yo no soy
así.”

“¿Así como?” dijo ella, acomodando algunos billetes en la caja registradora.

“Alguien que se escapa de la escuela, para emborracharse. Solamente estaba teniendo un
día malo, y…”

“Ruby”. Su voz era fuerte, demandando mi atención. “No tienes que explicarme nada, ¿está
bien? Lo entiendo.”

“¿Lo entiendes?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
168

“Cambiar de escuela realmente apesta para mi” dijo, estirándose en su silla. “Extrañaba
toda acerca de mi vida en J ackson. Todavía lo hago, mucho, incluso ahora, un año después,
ni siquiera me he molestado en establecerme en Perkins. Ni siquiera tengo amigos aquí.”

“Yo tampoco.” Dije

“Si, tú si” ella dijo. “Tienes a Nate Cross”

“No somos realmente amigos” le dije a ella.

Ella alzo sus cejas. “El chico manejo quince millas para sacarte del bosque.”

“Sólo porque tú le dijiste que lo hiciera.” Dije

“No” ella dijo enfáticamente. “Todo lo que hice fue dejarle saber donde estabas.”

“Es lo mismo.”

“En realidad, no” ella dijo, tomando otro puñado de palomitas. “Hay una gran diferencia
entre información y acción. Yo le di los hechos, en mayor parte por que me sentía
responsable por haberte dejado ahí con ese perdedor en primer lugar. ¿Pero ir ahí? Eso fue
toda idea suya. Así que espero que hayas sido lo suficientemente agradecida.”

“No lo fui.” Dije calladamente.

“¿No?” ella parecía genuinamente sorprendida. “Bueno…” dijo arrastrando la palabra.
“¿Por qué no?”

Miré hacia mis palomitas, sintiendo como me empezaba a pegar la resaca de la mantequilla
y la sal. “No soy muy buena aceptando ayuda,” dije. “Es un problema que tengo.”

“Puedo entender eso” ella dijo.

“¿Si?”

Ella se encogió de hombros. “No es la cosa mas fácil para mi también, especialmente
cuando pienso que no la necesito.”

“Exactamente”

“Pero,” ella continuo, no dejándome salir con la mía. “Tu estabas desmayada en el bosque.
Quiero decir, claramente necesitabas ayuda, así que tienes suerte que él se diera cuenta de
eso, incluso si tú no.”

Había una gran multitud de gente acercándose ahora, muchos padres e hijos. Los podíamos
ver venir hacia nosotros del otro lado del estacionamiento como una ancha y desorganizada
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
169
ola.

“Quiero tratar de compensárselo” le dije a Olivia. “¿De cambiar, ya sabes? Pero no es fácil
de hacer.”

“Si,” ella dijo. Tomando otro puñado de palomitas y lanzándolo a su boca mientras la
multitud se acercaba. “Si lo sabré yo.”

Todos tienen su punto débil. La única cosa, que a pesar de tu mejor esfuerzo, siempre te
dejará de rodillas, no importando que tan fuerte seas para otras cosas. Para alguna gente, es
amor. Otras, dinero o alcohol. La mía era aún peor: Cálculo.

Estaba convencida de que esa era la razón por la que no iba a la universidad. No mi fondo
de ahorros o que estaba metiendo mis solicitudes meses después que todos los demás, o
incluso el hecho de que hasta recientemente no estaba ni siquiera segura de que quería ir.
En cambio, en mi mente, todo se reducía a una clase con sus respectivas normas y
teoremas, arrastrando mi promedio y a mí con él.

Siempre empezaba estudiando con las mejores intenciones, diciéndome a mi misma que
quizá hoy fuera el día donde todo caería en su lugar, y todo sería diferente. Más seguido
que no, después de un par de paginas de practicar problemas, me encontraba a mi misma
hundiéndome en una espiral de depresión. Cuando era realmente malo ponía mi cabeza
abajo sobre mi libro y contemplaba todas las opciones alternas para mi futuro.

“¡Hey!” oí que decía una voz. Fue susurrado ligeramente sobre mi pelo y mi brazo, el cual
estaba alrededor de mi cabeza en un intento de mantener mi cerebro en su lugar. “¿Estás
Bien?”

Me levanté, esperando ver a J amie, en cambio era Nate. Parado en la puerta de cocina, con
una pila de ropa de la lavandería sobre su hombro. Roscoe estaba a sus pies, olisqueando
animadamente.

“No” le dije mientras él se viraba y salía hacia la entrada, abriendo el closet de ahí. Con
J aime trabajando duro en el nuevo anuncio de la campaña, y Cora atrasada en sus casos.
Habían estado posponiendo sus diligencias en Rest Assured. Aunque este sábado por la
mañana era la primera vez que Nate había aparecido mientras yo estaba en casa. Ahora oía
el sonido que hacia al acomodar y colgar la ropa limpia. “Solamente estaba pensando en mi
futuro.”

“¿Así de malo, eh?” dijo él. Agachándose para acariciar a Roscoe, quien saltó y le lamió la
cara.

“Solo si repruebo Calculo,” le dije. “Lo que parece cada vez más probable.”

“Tonterías,” se puso de pié, limpiándose las manos en sus pantalones y se acercó,
apoyándose contra el mostrador. “¿Cómo pudo pasar eso? Cuando tú personalmente
conoces al mejor tutor de calculo del pueblo.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
170

“¿Tú?” alcé las cejas. “¿De verdad?”

“Oh, Dios, no.” Él dijo estremeciéndose.” Soy bueno en muchas cosas, pero no en eso.
Apenas pasé yo mismo.”

“Pero pasaste”

“Si, pero sólo por Gervais.”

Inmediatamente, él apareció en mi mente, pequeño y mal oliente. “No gracias,” dije. “No
estoy tan desesperada.”

“No parecía así cuando llegue.” Él se acercó, jalando una silla y sentándose enfrente de mí,
luego agarró mi libro acercándolo a él, paso una hoja e hizo una mueca. “Dios, sólo mirar
estas cosas me asusta. Quiero decir, ¿qué tan básica es la regla de la potencia? Y sin
embargo, ¿por qué todavía no la entiendo?”

Sólo lo miré. “¿La qué?” él me disparo una mirada. “Necesitas a Gervais.” Dijo empujando
de regreso mi libro. “Y rápido.”

“Eso es justamente lo que no necesito.” Dije, poniendo mis piernas cerca de mi pecho.
“¿Puedes imaginarme pidiéndole un favor a Gervais? Sin mencionar que deberle un favor
haría de mi vida un infierno.”

“Oh, esta bien.” Dijo Nate asintiendo. “Lo olvide, tú tienes ese problema.”

“¿Qué problema?”

“El problema de endeudarte con alguien.” Dijo. “Tienes que ser auto suficiente, no puedes
soportar deberle nada a nadie, ¿correcto?”

“Bueno,” dije. Poniéndolo de esa manera, no suena como algo con lo que quisieras estar
necesariamente de acuerdo. “Si lo que quieres decir es que no me gusta depender de la
gente, entonces si, es cierto.”

“Pero.” Dijo, agachándose para acariciar a Roscoe, quien se había quedado a sus pies. “Tú
si me debes algo a mí.”

De nuevo, esto no era algo que querría secundar, al menos no inmediatamente. “¿Cual es tú
punto?”

Él se encogió de hombros. “Sólo que sepas, que tengo un montón de diligencias que hacer
hoy, un montón de pastelillos que glasear.”

“Y…”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
171
“Y que podría usar un poco de ayuda,” dijo. “Si te sientes, ya sabes, con ganas de
devolverme el favor.”

“¿Esas diligencias implican a Gervais?” pregunté.

“No.” Lo pensé por un segundo. “Está bien.” Dije tirando mi libro. “Estoy dentro.”

“Ahora,” él dijo, mientras lo seguía hasta los escalones delanteros de una casa de ladrillo,
que tenía una bandera con una sandia ondeando en el frente. “Antes de que entremos, debo
advertirte acerca del olor.”

“¿El olor?” Pregunté. Pero entonces él ya estaba abriendo la puerta y empujando para
entrar, transformando mi pregunta en toda una exclamación. Oh, mi Dios, pensé mientras el
olor me pegaba por todas partes. Era como una niebla; incluso aunque caminaras a través
de ella seguía viniendo.

“No te preocupes,” dijo Nate sobre su hombro, continuando hacia la sala, pasando un sofá
cubierto con una brillante y colorida colcha, hacia una soleada cocina mas allá. “Te
acostumbras después de un minuto o dos. Pronto, ni lo notarás.”

“¿Qué es?”

Luego, pensé, mientras esperaba en la entrada, Nate había desaparecido en la cocina,
obtuve la respuesta, empezó como una extraña sensación, que escalo hasta horrorizarme
cuando me di cuenta que estaba siendo observada.

Tan pronto como vi al gato en las escaleras, un gordo atigrado con ojos verdes,
observándome con una expresión aburrida, noté a uno gris debajo del perchero a mi
derecha, seguido de uno negro enrollado atrás del sofá y a uno de pelo blanco largo
estirado en la alfombra oriental enfrente a este. Estaban en todos lados.

Encontré a Nate en un patio cerrado donde cinco jaulas estaban alineadas en una mesa.
Cada una tenía una foto polaroid de un gato pegado a ella. Un nombre escrito en una limpia
hoja debajo: RAZZY, CESAR, BLU, MARGIE, LYLE.

“¿Entonces esto es un refugio, o algo parecido?”

“Sabrina toma a los gatos que no tienen un hogar.” Dijo, tomando dos de las jaulas y
llevándolas a la sala. “Ya sabes, los que están enfermos o viejos. Los indeseados o
abandonados, yo que se.” agarró una de las fotos polaroid de un flaco gato gris, RAZZY,
aparentemente, luego miro alrededor del cuarto. “¿Ves a este chico en alguna parte?”

Los dos miramos alrededor del cuarto, donde había varios gatos, pero no grises. “Mejor
checo arriba.” Dijo Nate. “¿Puedes buscar a los otros? sólo mira las fotos en las jaulas.”

Dejó la sala, trotando por las escaleras. Un momento después lo escuche silbando, en el
techo crujía mientras él se movía en el piso de arriba. Miré la fila de jaulas y las fotos
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
172
polaroid pegadas a ellas, y luego divise a uno de ellos, un gato negro con ojos amarillos,
LYLE, mirando desde una silla cercana. Mientras alzaba la jaula la fotografía se despegó,
dejando a la vista un Post-it que estaba pegado detrás.

Lyle va tener un chequeo y una extracción de sangre para saber como esta respondiendo a
las drogas contra el cáncer. Si el Dr. Loomis cree que no están haciendo ninguna diferencia,
por favor dígale que me llame a mi celular para discutir si hay alguna otra medida que
tomar o si debo enfocarme en mantenerlo cómodo.

“Pobre chico,” dije. Poniendo la jaula enfrente de él, la puerta abierta. “Entra, ¿está bien?”
Él no entro. Aun peor cuando fui a empujarlo para adelante, extendió su pata, arañándome,
sus garras raspando mi piel.

Deje caer la jaula, que pegó en el piso con la puerta abierta aporreándose. Viendo hacia mi
mano, podía ver los arañazos y gotas de sangre en algunas partes. “Tu pequeña porquería.”
Dije. Él solo me miró como si nunca se hubiera movido.

“Oh, hombre,” dijo Nate saliendo a la vuelta de la esquina con dos gatos uno debajo de
cada brazo. “¿Fuiste por Lyle?”

“Tú dijiste que los atrapara.”

“Dije que los buscaras,” me dijo. “No que te pelearas con ellos, especialmente con ese, el es
problemático, déjame ver.”

Él se acercó, tomó mi mano mirando hacia abajo para examinar los rasguños. Su palma era
calida contra la parte inferior de mi muñeca y mientras se inclinaba pude ver la gama de
colores en el cabello que le caía en la frente, que iba del rubio blanco al más amarillo, y
todo el camino hasta el casi café.

“Lo siento,” dijo. “debí haberte prevenido.”

“Estoy bien, solo es un pequeño rasguño.”

Miró hacia mi y sentí que mi cara se sonrojaba, de repente más consciente de lo cerca que
estábamos uno del otro. Sobre su hombro, Lyle nos estaba observando, Las pupilas de sus
ojos amarillos se ampliaron y luego volvieron a la normalidad.


Finalmente, le tomó a Nate veinte minutos el meter a Lyle a su jaula y al carro, donde yo
estaba esperando con los otros. Cuando él finalmente se deslizó detrás del volante, vi que
sus manos estaban cubiertas de arañazos.

“Espero que te paguen por ir a la guerra.” Le dije mientras encendía el motor.

“Al menos, no quedaran cicatrices,” replicó. “Y de todos modos no puedes culpar al chico.
No es como si alguna vez le dieran alguna razón para que le guste el Veterinario.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
173

Solo lo miré mientras nos alejábamos de la acera. Atrás de nosotros alguien ya había
empezado a maullar. “Tú sabes,” dije. “Yo simplemente no puedo conseguir tener esa
actitud.”

Nate alzo sus cejas, divertido. “¿No puedes, qué?”

“Todo el rollo positivo de, Oh, no es culpa del gato el haberme mutilado, quiero decir,
¿cómo lo haces?”

“¿Cuál es la alternativa?” preguntó. “¿Odiar a todas las criaturas?”

“No.” Dije, disparándole una mirada. “Pero no tienes por que darle a todos el beneficio de
la duda.”

“Tampoco tienes que asumir lo peor de todos. El mundo no está esperando para atraparte.”

“En tu opinión.” Agregué.

“Mira,” dijo. “El punto es que no puedes estar cien por ciento segura acerca de nada y de
nadie, así que lo que queda es una decisión, o esperar lo mejor o simplemente esperar lo
peor.”

“Si tú esperas lo peor, nadie te decepcionara.” Puntualicé.

“Si, pero ¿quién vive así?” me encogí de hombros. “Gente que no es mutilada por gatos
psicópatas.”

“Ah, pero tú si fuiste mutilada.” Dijo señalándome. “Así que claramente no eres ese tipo de
persona, aunque quieras serlo.”

Después de las citas con el veterinario del grupo, durante las cuales Lyle arañó al
veterinario y una pobre mujer que estaba en la sala de espera, regresamos a casa de Sabrina
y soltamos a los gatos de regreso a su hábitat natural. De ahí fuimos a la tintorería (donde
recolectamos cientos de trajes y camisas de vestir), a la farmacia (asombrándome de cuanta
gente toma antidepresivos, no es que yo las esté juzgando) y a One World, la tienda de
comestibles orgánicos, donde recogimos una orden especial de trigo, huevos, pastel libre de
gluten en donde se leía: FELICES CUARENTA, MARLA.

“¿Cuarenta años sin trigo, ni huevos?” dije mientras cargábamos las compras por las
escaleras de una casa con columnas en el frente. “Eso debe ser horrible.”

“Ella tampoco come carne,” me dijo, sacando un aro de llaves y buscando en él. Cuando
encontró la que estaba buscando, la metió en la cerradura, abriendo la puerta. “O cualquier
cosa procesada, incluso su shampoo es orgánico.”

“¿Tú le compras su shampoo?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
174

“Le compramos todo. Ella siempre esta viajando, la cocina está por aquí.”

Lo seguí a través de la casa. Que era enorme e inmensamente desordenada. Había correo
apilado en una mesa de centro, cosas para reciclar apiladas en una puerta, y la luz de la
máquina para contestar mensajes parpadeaba sin parar, de la forma que lo hace cuando la
memoria esta llena. “Sabes,” dije. “Para alguien tan estricto con su dieta, esperaba alguien
mas cuidadoso con su casa.”

“Solía serlo, antes de divorciarse.” Dijo Nate, tomando el pastel de mis manos y
deslizándolo dentro del refrigerador. “Desde entonces, ha ido cuesta abajo.”

“Eso explica el Xanax.” Dije, mientras tomaba la botella de dentro de la bolsa de la
farmacia, dejándola en el mostrador.


“¿Tú crees?”

Me viré hacia el refrigerador, el cual estaba parcialmente cubierto con imágenes de actrices
de Hollywood en Bikini. Y en un pedazo de papel encima de ellas con marcador negro
estaba escrito: ¡PIENSA ANTES DE MERENDAR! “Si,” dije. “Ella debe ser muy
intensa.”

“Probablemente lo es” dijo Nate, mirando hacia el refrigerador. “No la conozco.”

“¿En serio?”

“Seguro,” dijo. “Ese es el punto de nuestro negocio, no tienen que conocernos. Si estamos
haciendo nuestro trabajo bien, sus cosas quedan listas.”

“Aun así,” dije. “Tienes que admitir, que te enteras de mucho. Quiero decir, ve cuanto ya
sabemos de ella solo por su cocina.”

“Puede ser, pero no puedes conocer realmente a alguien solo por su casa o sus cosas, es
solo una pequeña parte de quien son.” agarró las llaves del mostrador. “Vamos, tenemos
cuatro lugares más a los que ir antes de terminar el día.”

Tengo que admitir que es trabajo duro. O al menos más difícil de lo que parece. De cierta
manera me gusta. Tal vez por que me recuerda un comercial, manejando diferentes casas y
dejando cosas, aunque en este caso tenemos que entrar a ellas, y seguido también recoger
cosas. Además hay algo interesante en tener esos pequeños vistazos en la vida de la gente:
El closet de los abrigos, su garage, que cajas tenían en el refrigerador. Como si no
importara cuan diferentes todos pareciéramos, siempre habrá cosas que todos tenemos en
común.

Nuestra última parada era un caro edificio de departamentos con un limpio y elegante
lobby. Mientras seguía a Nate a través de él con las últimas bolsas de la tintorería, podía
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
175
escuchar nuestros pasos amplificados alrededor de nosotros.

“Entonces, ¿cuál es la historia aquí?” Le pregunté mientras entrábamos al elevador. Puse la
etiqueta de la lavandería de modo que pudiera verla. “¿Quién es P. Collins?”

“Un misterio.” Dijo

“¿Si? ¿Cómo es eso?”

“Ya verás.”

En el séptimo piso, salimos a un largo pasillo alineado con puertas idénticas, Nate caminó
hasta casi llegar a la mitad, luego sacó sus llaves y abrió la puerta enfrente a él. “Pasa,”
dijo.

Cuando entré, lo primero de lo que me pude dar cuenta fue la calma. No era solo la
sensación de algo vació, si no de algo casi hueco. A pesar de que el apartamento estaba
completamente amueblado con muebles elegantes y contemporáneos. Incluso parecía algo
salido de una revista, así de perfecto. “Wow” dije mientras Nate tomaba la ropa de la
tintorería de mi mano, desapareciendo en un cuarto que estaba fuera de la vista a la derecha.
Me acerqué a una hilera de ventanas, que abarcaban todo el pueblo y muchas millas más,
era como estar en la cima del mundo. “Esto es asombroso.”

“Lo es,” dijo. Saliendo del cuarto. “Por eso es tan raro que a quien quiera que pertenezca,
nunca esté aquí.”

“Deben estar,” dije. “Tienen ropa de la tintorería.”

“Creo que eso es lo único,” dijo. “Y es un sobrecama nórdico, lo recogemos cada mes más
o menos.”

Entré a la cocina, mirando alrededor. El refrigerador estaba vació, los cajones inmaculados
excepto por una tapa de botella puesta al revés. “Aja,” dije. “Toman cerveza de raíz.”

“Esa es mía,”dijo Nate. “La deje la ultima vez como experimento, solo para ver si alguien
la movía o la tiraba.”

“¿Y aún sigue aquí?”

“Raro, verdad.” Caminó hacia los ventanales y deslizó una de las ventanas de cristal.
Enseguida pude oler el aire fresco entrando por ella. “Me imagino que ha de ser rentado o a
lo mejor alguna de alguna compañía, para visitas ejecutivas o algo así.

Fui a la sala y revisé un librero bajo junto al sofá. Había algunas novelas, una guía para
viajar en México, un par de libros de diseños arquitectónicos. “No se,” dije. “Apuesto que
alguien vive aquí.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
176
“Bueno, si lo hacen, lo siento por ellos,” dijo, apoyándose en la puerta abierta. “Ni siquiera
tienen unas fotografías colgadas.” “¿Fotografías?”

“Ya sabes, de familia o amigos. ¿Una prueba de que tengan una vida, ya sabes?”

Pensé en mi propio cuarto de regreso en Cora. Las paredes blancas, como cuando apenas
había desempacado. ¿Qué pensaría alguien, si viniera y viera mis cosas? Unas pocas ropas,
algunos libros. Y no había mucho donde seguir.

Nate había salido, estaba ahora en la pequeña terraza, viendo a la distancia. Cuando me
acerqué y me paré junto a él, miro hacia abajo hacia mi mano todavía cruzada por rasguños.
“Oh, lo había olvidado por completo,” dijo metiendo su mano en su bolsillo y sacando un
pequeño tubo. “Encontré algo en One Worl para eso.”

Decía Bálsamo Boyd en letras rojas. Mientras el lo destapaba, le pregunte, “¿Qué es
exactamente eso?”

“Es como un Neosporin natural,” me explicó. Cuando le di una mirada dudosa, él añadió,
“Marla me lo juró.”

“Oh, esta bien, eso lo dice todo.” Hizo gestos para que estirara mi mano, cuando lo hice,
exprimió un poco encima, luego empezó a frotarlo cuidadosamente. Quemaba un poco al
principio, luego se volvió frió, pero no de una forma mala. De nuevo con nosotros muy
cerca el uno del otro, mi primer instinto era echarme para atrás, como hice antes. Pero en
vez de eso me forcé a mi misma a quedarme donde estaba y a relajarme mientras su mano
se movía sobre la mía.

“Listo,” dijo después de un momento, cuando termino de frotarme. “Estarás curada para
mañana.”

“Eso es optimismo.”

“Bueno, puedes esperar mejor que se te caiga la mano, si quieres.” Dijo. “Pero
personalmente no me gusta mucho esa forma de pensar.”

Sonreí sin poderlo evitar. Mire hacia su cara, con el sol detrás de el, pensé en esa primera
noche, cuando se inclinó sobre la cerca. Entonces había sido imposible identificar sus
rasgos. Pero aquí, donde todo estaba claro, en la brillante luz del día. No era para nada lo
que había pensado o esperado, y me pregunté si el estaría igualmente sorprendido.

Después de que me dejó, me encontré a Cora en la estufa, mirando hacia una olla grande
mientras agitaba algo dentro. “Hey,” me llamo mientras Roscoe corría para recibirme
saltando. “ ¿No pensé que estuvieras trabajando hoy?”

“No lo estaba.” Dije

“¿Entonces, dónde estabas?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
177

“En todos lados,” dije bostezando. Ella me miro, enigmática, y me pregunte por que no
simplemente le dije la verdad. Pero había algo acerca de este día que quería conservar para
mi misma, cuando menos un poco más. “¿Necesitas ayuda con la cena?”

“No, estoy bien, estaremos comiendo como en media hora creo, ¿está bien?”

Asentí, luego me encaminé a mi cuarto. Después de tirar mi mochila en el piso, Salí a mi
balcón, mirando a través del patio y del estanque, hacia la casa de Nate. Bastante segura,
que un minuto después lo vi salir llevando algunas cosas hacia el cobertizo de la piscina,
todavía trabajando.

De vuelta adentro, me quité los zapatos y subí a mi cama cuando oí un tintineo de patitas
mire por encima de mí para ver a Roscoe en la entrada de mi cuarto. Cora debió haber
prendido la estufa pensé, esperando que pasara hacia mi closet donde normalmente se
acurrucaba hasta que el peligro hubiera pasado. En cambio vino hacia un lado de mi cama,
se sentó y me miro.

Lo mire por un segundo, luego asentí. “Esta bien,” dije dando palmaditas a la cama.
“Sube.”

Él no dudo, al instante se subió, luego dio un par de rápidos giros antes de asentarse junto a
mi, su cabeza descansando en mí estomago. Mientras empezaba a acariciarlo, me vi los
rasguños que me había hecho Lyle, empecé a alisarlos pasando mis dedos sintiendo las
ligeras elevaciones y recordando como Nate había hecho lo mismo. Seguí haciendo esto, de
hecho por el resto de la noche, durante la cena, antes de ir a la cama, trazándolos de la
misma manera que lo hice con la llave alrededor de mi cuello, como si necesitara
memorizarlos. Y quizá lo hice por que Nate estaba en lo correcto, para la mañana siguiente
se habían ido.















Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
178
Capítulo Once

Traducido por Maybe
Corregido por Grace


“Lo único que estoy diciendo,” dijo Olivia, cogiendo su smoothie y dando un sorbo, “es
que para un observador casual, parece que algo está pasando.”

“Bueno, pues el observador casual está equivocado,” dije. “Y de todas formas, aunque algo
pasara, no es asunto de nadie.”

“Oh, vale. Porque hay mucha gente interesada. Sobre todo yo.”

“Me lo estás preguntando, ¿no?”

Me puso mala cara, y entonces cogió su teléfono, abriéndolo y pulsando algunos botones.
La verdad era que, Olivia y yo nunca nos habíamos hecho oficialmente amigas. Pero
claramente, en algún momento entre el recorrido en coche y el día en la taquilla, había
pasado. No había otra forma de explicar por qué ahora se sentía tan completamente cómoda
metiéndose en mi vida personal.

“No hay nada entre Nate y yo,” le dije, por segunda vez desde que nos sentamos a comer.
Esto es algo que nunca me habría esperado, nosotras comiendo juntas—mucho menos estar
tan acostumbrada, que apenas noté que alargó la mano, sacando una patata de mi bolsa.
“Solo somos amigos.”

“Hace poco tiempo,” dijo, metiendo la patata en su boca, “ni siquiera estabas dispuesta a
admitir eso”.

“¿Y?”

“Y,” dijo ella mientras el teléfono sonó repentinamente, “¿quién sabe a lo que le harás
frente en una semana o dos? Quizás te comprometas con él antes de que quieras admitirlo.”

“No nos vamos,” dije firmemente, “a comprometer. J esús.”

“Nunca digas nunca,” dijo encogiéndose de hombros. Su teléfono sonó de nuevo.
“Cualquier cosa es posible.”

“¿Acaso le estás viendo aquí?”

“No,” dijo. “Pero sí que le veo allí en la escultura, mirando hacia aquí.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
179
Volteé mi cabeza. En efecto, Nate estaba detrás de nosotras hablando con J ake Bristol.
Cuando vio que le estábamos mirando, saludó con la mano. Yo hice lo mismo, y entonces
me giré de vuelta hacia Olivia, que estaba mirándome sin ninguna expresión, su teléfono
todavía sonando.

“¿Vas a responder?” Pregunté.

“¿Puedo hacerlo?”

“¿Me estás diciendo que ahora yo pongo las reglas?”

“No,” dijo rotundamente. “Pero ciertamente no quiero ser maleducada y desconsiderada,
teniendo dos conversaciones a la vez.” Eso era, de hecho, exactamente lo que yo había
dicho, cuando me cansé de que estuviera constantemente interrumpiéndome para responder
llamadas. Lo que, ahora que lo pensaba, era muy de amigas, en su propio modo. “A no ser,
por supuesto, que opines diferente ahora.”

“Sólo haz que pare de sonar, por favor,” dije.

Suspiró, como si fuera algo muy difícil, y entonces abrió su teléfono, poniéndolo en su
oreja.

“Hola. No, sólo estoy comiendo con Ruby. ¿Qué? Sí, ella dijo eso,” dijo, mirándome. “No
lo sé, es inconstante. Ni siquiera estoy intentando entenderlo.” Puse los ojos en blanco, y
miré por encima de mi hombro a Nate una vez más. Seguía hablando con J ake y no me vio
esa vez, pero mientras recorría con la mirada el resto del patio, localicé a alguien
mirándome directamente. Gervais.

Estaba solo, sentado al pie de un árbol, su mochila al lado de él, un cartón de leche en una
mano. También estaba mascando lentamente, mientras mantenía sus ojos en mí. Lo cual era
un poco espeluznante, debía admitir. Por otro lado, Gervais había estado actuando
últimamente de forma extraña. O como un extraño.

A estas alturas, ya me había acostumbrado a su molesto comportamiento en el coche que
raramente había notado antes. De hecho, desde que Nate y yo nos habíamos vuelto más
cercanos, Gervais casi había pasado a un segundo plano. Eso es por lo cual, por lo menos
al principio, no me había dado cuenta de cuando había empezado a cambiar
repentinamente. Pero Nate lo hizo.

“¿Cómo no te puedes haber dado cuenta de que ahora se cepilla el pelo?” Me preguntó un
par de mañanas antes, después de que Gervais se hubiera bajado, nosotros estábamos
andando por el estacionamiento. “¿Y que ha perdido su tocado?”

“¿Porque al contrario de otras personas,” dije, “no paso mucho tiempo observando a
Gervais”

“Aún así, es difícil no darse cuenta,” respondió. “Parece una persona completamente
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
180
distinta.”

“Parece es la palabra clave.”

“También huele mejor,” añadió Nate. “Ha reducido considerablemente las emisiones
tóxicas.”

“¿Por qué estamos hablando de esto otra vez?” le pregunté.

“No lo sé,” dijo, escondiéndose de hombros. “Cuando alguien empieza a cambiar, y es
obvio, es bastante natural preguntarse el porqué. ¿No?”

Aunque yo no me preguntaba nada sobre Gervais. De hecho, incluso aunque se hiciera un
cambio de imagen y repentinamente oliera a petunias, no podría haberme importado menos.
Aunque ahora, mientras le miraba a través del pasto, tenía que admitir que Nate tenía
razón—parecía diferente. Su pelo estaba cepillado, sin mencionar que estaba menos
grasoso, y sin los tocados, su cara se veía completamente cambiada. Cuando vio que le
estaba observando, se encogió, e inmediatamente agachó su cabeza, sorbiendo el resto de su
cartón de leche. Tan raro, pensé.

“... no, que no,” estaba diciendo Olivia mientras tomaba otro trago de su smoothie. “Porque
los zapatos no van a hacer que corras más rápido, Laney. Eso es todo un bombo
publicitario. ¿Qué? Bueno, por supuesto que te van a decir eso. ¡Les dan comisión!”

“¿A quiénes?” dijo Nate, deslizándose al lado mío en el banco. Olivia, escuchando a Laney,
me levantó las cejas.

“Ni idea,” le dije. “Como te podrás dar cuenta, no me está hablando a mí. Está hablando
por teléfono.”

“Ah, bueno,” dijo. “¿Sabes? Eso es verdaderamente maleducado.”

“¿A que sí?”

Olivia nos ignoró, cogiendo mi bolsa de patatas y sirviéndose otra vez. Entonces se la
ofreció a Nate, que sacó un puñado, metiéndolas en su boca.

“Son mías,” señalé.

“¿Sí?” dijo Nate. “Están buenas.” Sonrió y me golpeó con su rodilla. Al otro lado de la
mesa, Olivia seguía hablando con Laney sobre zapatos, su voz cambiando, dependiendo de
si estaba sermoneando o no. Estando sentada aquí con ellos, era casi difícil recordar cuando
llegué por primera vez a Perkins, tan decidida a actuar individualmente. Pero eso es lo que
pasa cuando ayudas y te ayudan, o eso estaba aprendiendo: no había ninguna manera de
quedarse imperturbable. En su lugar, esta conexión, una vez abierta, permanecía en marcha
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
181
con el tiempo.

Al mediodía del día de Acción de Gracias, estaba posicionada en el vestíbulo, lista para
realizar mi tarea asignada mientras la puerta se abría. Aunque justo cuando el primer
coche se acercó y empezó a aparcar enfrente de la casa, me di cuenta de que había un
agujero en mi jersey.

Tomé las escaleras de dos en dos hacia mi habitación, dirigiéndome al baño hacia mi
armario. Cuando abrí la puerta, salté, sorprendida. Cora estaba dentro, sentada en el suelo
con Roscoe en su regazo.

“No lo digas,” dijo, levantando una mano. “Sé que esto parece de locos.”

“¿Qué estás haciendo?”

Suspiró.

“Sólo necesitaba un descanso. Un poco de aliento. Un momento para mí misma.

“En mi armario,” dije, aclarando.

“Vine por Roscoe. Ya sabes cómo se pone cuando el horno está encendido.” Me lanzó una
mirada. “Pero, una vez que estaba aquí, empecé a entender porqué le gusta tanto. En
realidad es muy calmante.”

Por primera vez, Cora y J amie preparaban la cena de Acción de Gracias, lo que significaba
que en un momento, estaríamos invadidos por lo menos por quince Hunters.
Personalmente, tenía un poco de curiosidad por conocer su extendida tribu, pero Cora, al
igual que Roscoe, tenía los nervios destrozados.

“Tú fuiste la que lo sugirió,” J amie le había dicho la semana anterior, mientras ella estaba
sentada en la mesa en modo de estrés, rodeada por libros de cocina y copias de Cooking
Light. “Yo nunca te habría pedido que hicieras esto.”

“¡Solamente estaba siendo educada!” dijo. “No creía que tu madre me tomaría la palabra.”

“Quieren ver la casa.”

“Entonces deberían venir por unas bebidas. O por un aperitivo. O por un postre. Algo
simple. ¡No en unas fiestas tan importantes, cuando se espera que proporcione una comida
entera!”

“Lo único que tienes que hacer es cocinar el pavo y hacer los postres,” le dijo J amie. “El
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
182
resto lo están trayendo ellos.”

Cora le miró.

“El pavo,” dijo, su voz monótona, “es el centro de todo. Si la cago, toda la fiesta estará
arruinada.”

“Oh, eso no es verdad,” dijo J amie. Entonces me miró a mí, pero yo seguí callada,
sabiendo que no debía involucrarme en esto. “Es un pavo. ¿Cómo de difícil puede ser?”

Esa pregunta había sido respondida la noche anterior, cuando Cora fue a recoger el pájaro
que había encargado, que pesaba diez kilos. Tuvimos que cargarlo entre los tres, y luego
no cupo en la nevera.

“Un desastre,” anunció Cora una vez que pudimos ponerlo en la isla de la cocina. “Un
completo y total desastre.”

“Todo va a ir bien,” le dijo J amie, seguro de si mismo como siempre. “Sólo relájate.”

Finalmente, él había conseguido meterlo en el frigorífico, aunque eso significó tener que
quitar todo lo demás. Como resultado, en las encimeras había unas filas que tenían no sólo
las cosas que Cora había comprado para la comida, sino también todos los condimentos,
panes, y latas de refresco y agua embotellada—todo lo que no necesitara estar en frío.
Afortunadamente, pudimos usar el horno de Nate para poner lo que sobraba—él y su
padre iban a estar fuera todo el día, cobrando el tiempo a doble paga a los clientes que
necesitaban algo hecho para sus cenas—ya que nada más cabía en el nuestro mientras el
pavo se estaba cocinando. Todo esto había puesto a Cora más malhumorada, hasta el
punto en el que tuve que llevarme un trozo de pan, un poco de mantequilla de cacahuate, y
jalea al enorme comedor, dónde podría hacerme los sándwiches y comer en paz.

“¿Sabes?” Había dicho J amie la noche pasada, mientras Cora rondaba por la cocina más
allá de la puerta, “Creo que esto va a ser verdaderamente bueno para nosotros.”

Miré a mi hermana, que estaba de pie al lado del fogón, examinando una espumadera sin
estar muy segura de qué hacer con ella.

“¿Sí?”

Él asintió.

“Esto es justo lo que esta casa necesita—una fiesta de verdad. Le da al lugar una sensación
de plenitud, de familia, ¿sabes?” Suspiró, casi pensativo. “Y de todas formas, siempre me
ha encantado el día de Acción de Gracias. Incluso antes de que fuera nuestro aniversario.”

“Espera,” dije. “Chicos, ¿Se casaron en Acción de Gracias?”

Él sacudió su cabeza.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
183

“El diez de junio. Pero estuvimos juntos en el día de Acción de Gracias. Fue nuestro
primer aniversario, ¿sabes? Antes que el de la boda. Fue, como, nuestra primera cita de
verdad.

“¿Quién tiene citas en fiestas importantes?”

“Bueno, es que no estaba exactamente planeado,” dijo, acercando el pan hacia él y
sacando unas cuantas rebanadas. “Se suponía que yo tenía que ir a casa por Acción de
Gracias ese año. Yo quería, porque, ya sabes, a mí me encantan las fiestas en las que se
come.”

“Ya,” dije, mordiendo un cacho de mi propio sándwich.

“Pero entonces,” continuó, “la noche antes, me comí un calamar raro en este sitio de sushi
y tuve una intoxicación alimenticia. Eran muy malas noticias. Estuve despierto y enfermo
toda la noche, y al día siguiente estaba completamente incapacitado. Así que tuve que
quedarme en la residencia, solo, en Acción de Gracias. ¿No es la cosa más triste que has
oído en toda tu vida?”

“¿No?” Dije.

“¡Por supuesto que lo es!” Suspiró. “Así que allí estaba, deshidratado, deprimido. Fui a
darme una ducha y me sentí tan débil que tuve que pararme para descansar en el vestíbulo
cuando estaba volviendo. Estaba allí sentado, saliendo y entrando en la inconsciencia
cuando entonces la puerta de enfrente mío se abrió, y allí estaba la chica que me gritó en la
primera semana de clases. Estaba también sola esas vacaciones, haciendo pizzas inglesas
en un asador de contrabando.”

Miré a mi hermana, que estaba consultando un libro de cocina, su dedo marcando la
página, y repentinamente recordé esas mismas pizzas—las inglesas, con un poco de salsa
barata de espaguetis, queso—me las había hecho, cientos de veces.

Él recogió el cuchillo de la jarra de jalea.

“Al principio, parecía alarmada—estaba un poco verde, aparentemente. Así que me
preguntó si estaba bien, y cuando le dije que no estaba seguro, vino a tocarme la frente, y
me dijo que fuera a su habitación a tumbarme. Después se fue andando a la única tienda
abierta—que estaba, como, a kilómetros de distancia—me compró un pack de seis botellas
de Gatorade, volvió, y compartió sus pizzas conmigo.”

“Wow,” dije.

“Lo sé.” Sacudió su cabeza, dándole la vuelta a un trozo de pan. “Pasamos todo el fin de
semana juntos en su habitación, viendo películas y comiendo cosas tostadas. Ella me
cuidó. Fue el mejor Acción de Gracias de mi vida.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
184
Miré otra vez a Cora, recordando lo que Denise había dicho sobre ella esa noche en la
fiesta. Era divertido como no podía imaginarme a mi hermana de cuidadora, considerando
que ella fue lo para mí, una vez. Y ahora también.”

“Lo que no significa,” añadió J amie, “que otras Acciones de Gracias no puedan ser
igualmente buenas, o incluso mejores de cierto modo. Por eso este año estoy emocionado.
O sea, me encanta esta casa, pero nunca la he sentido totalmente como un hogar. Pero
mañana, cuando todos estén aquí, reunidos alrededor de la mesa, leyendo las listas de
agradecimientos, lo será.”

Estaba escuchando, pero seguía pensando sobre Cora y esas pizzas así que no había
escuchado atentamente la última parte. Por lo menos al principio.

“¿Listas de agradecimientos?”

“Claro,” dijo, sacando otro trozo de pan y acercando más la mantequilla de maní. “Oh,
cierto. Ustedes no hacen eso, ¿no?”

“Um, no,” dije. “Ni siquiera sé lo que significa.”

“Es justo como suena,” dijo, sacando más mantequilla de maní y poniéndola en el pan.
“Haces una lista de todo por lo que estás agradecido. Por Acción de Gracias. Y después lo
compartes con todo el mundo que está en la cena. ¡Es genial!”

“¿Es opcional?” Pregunté.

“¿Qué?” Bajó el cuchillo, haciendo ruido. “¿No quieres hacerlo?”

“Es sólo que... No estoy segura de qué decir,” dije. Él se veía muy sorprendido y me
pregunté si estaba herido, así que añadí. “O sea, es que no se me ocurre nada.”

“Bueno, aunque esa es la gracia,” dijo, volviendo a extender la mantequilla de maní. “No
tienes que hacerlo en el momento. Puedes escribir tu lista cuando quieras.”

Asentí, como si esa fuera mi única preocupación.

“Vale.”

“No te preocupes,” dijo. “Lo harás genial. Lo sé.”

Había que admirar el optimismo de J amie. Para él, cualquier cosa era posible: una laguna
en medio de los suburbios, una cuñada rebelde yendo a la universidad, una casa
convirtiéndose en un hogar y una lista de deseos para todo el mundo. Claro, no había
ninguna garantía de que las cosas sucedieran como él las había previsto. Pero quizás esa
no era la cuestión. Lo que contaba era planearlo, tanto si las cosas se realizaban o no.

Ahora, mientras Cora y yo estábamos sentadas en el armario, oímos sonar el timbre debajo
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
185
de las escaleras. Roscoe levantó sus orejas, entonces aulló, el sonido rebotando en el
pequeño lugar.

“Es para mí,” dije, sacándome el jersey y cogiendo otro de una percha cercana.
“Solamente—”

Sentí una mano sujetándome la pierna, haciendo que perdiera el equilibro.

“Deja que J amie abra,” dijo. “Sólo quédate conmigo un Segundo. ¿Si?”

“¿Quieres que me meta allí?”

“No.” Alargó la mano para rascar las orejas de Roscoe antes de añadir, más
silenciosamente, “O sea, sólo si quieres.”

Me agaché y ella se corrió de sitio mientras yo me arrastraba, moviendo a un lado mis
botas para poder sentarme.

“¿Ves? Dijo. “Se está bien aquí.”

“Lo es,” la dije. “Voy a decirlo. Estás actuando como una loca.”

“¿Puedes culparme?” Se apoyó con un golpe contra la pared. “En cualquier minuto a partir
de ahora, la casa estará llena de gente que se espera un Acción de Gracias de familia
perfecta. ¿Y quién está a cargo de todo? Yo, la última persona equipada para hacerlo.”

“Eso no es verdad,” dije.

“¿Cómo puedes decirlo? Nunca antes he celebrado Acción de Gracias.”

“Hiciste pizzas ese año, para J amie,” señalé.

“¿Te refieres a cuando estaba en la universidad?” Preguntó.

Yo asentí.

“Bueno, eso no es lo mismo.”

“Fue una comida, y es lo que cuenta,” la dije. “Además, él me ha dicho que fue el mejor
Acción de Gracias de su vida.”

Sonrió, recostando su cabeza y mirando a la ropa.

“Bueno, pero es que ese es J amie. Si fuera solo él, no estaría preocupada. Pero estamos
hablando sobre toda la familia. Me ponen nerviosa.”

“¿Por qué?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
186

“Porque todos están tan bien equilibrados,” dijo, encogiéndose de hombros. “Hace que
nuestra familia parezca una manada de lobos.

Yo sólo la miré.

“Cora. Es un día.”

“Es Acción de Gracias.”

“Lo que es,” dije, “sólo un día.”

Acercó a Roscoe.

“Y eso sin incluir todo este asunto sobre los bebés. Esa gente es tan fértil, es ridículo.
Simplemente se sabe que todos se están preguntando porque llevamos casados cinco años
y aún no hemos añadido un nuevo miembro a la tribu.”

“Estoy segura de que eso no es verdad,” dije. “E incluso si lo fuera, no es asunto suyo, y
tienes todo el derecho a decírselo si empiezan con el tema.”

“No lo harán,” dijo con tristeza. “Son demasiado amables. Eso es lo inquietante sobre el
asunto. Todos nos llevamos bien, ellos me quieren, se comerán el pavo incluso aunque
esté carbonizado o crudo. Nadie va a emborracharse o desmayarse cuando lleguen las
patatas.”

“Mamá nunca se desmayó en la comida,” dije.

“Que tu recuerdes.”

Puse mis ojos en blanco. No habíamos hablado mucho sobre Mamá desde el día en el que
Cora había parado mi castigo, pero tampoco era un tema tabú como era antes. No era
como si estuviéramos de acuerdo ahora con nuestro compartido, o no compartido, pasado.
Pero al mismo tiempo, no estábamos divididas en dos campos diferentes—ella atacando,
yo defendiendo—tampoco.

“Solamente estoy diciendo,” dijo, “que es mucha presión, ser parte de algo como esto.”

“¿Como qué?”

“Una familia de verdad,” dijo. “Por una parte, una gran cena con todo el mundo en la mesa
es lo que siempre he querido. Pero al mismo tiempo, me siento... fuera de lugar, supongo.”

“Es tu casa,” señalé.

“Es verdad.” Suspiró de nuevo. “Quizás simplemente estoy siendo hormonal. Esta
medicación que estoy tomando puede que sea buena para mis ovarios, pero me está
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
187
volviendo loca.”

Puse mala cara. Estar al tanto del drama reproductor era una cosa, pero los detalles
específicos, honestamente, me repugnaban un poco. Unos cuantos días antes, me había
mareado cuando ella mencionó la palabra útero.

El timbre volvió a sonar. La promesa de los visitantes había ganado al miedo del horno, y
Roscoe se escapó, saliendo y desapareciendo por la esquina.

“Traidor,” murmuró Cora.

“Vale. Es suficiente.” Salí del armario, arreglándome el pelo, y después me volteé para
mirarla. “Esto está pasando. Así que necesitas bajar las escaleras, plantar cara a tus
miedos, saca lo mejor de ellos, y todo irá bien.”

Ella me miró con los ojos entrecerrados.

“¿Cuándo te has vuelto de repente tan positiva?”

“Sólo sal de ahí.”

Un suspiro, y entonces salió, poniéndose de pie y colocándose su falda. Cerré la puerta del
armario, y por un momento las dos nos quedamos levantadas allí, enfrente del espejo de
cuerpo entero, mirando fijamente a nuestros reflejos. Finalmente dije:

“¿Te acuerdas de Acción de Gracias en nuestra casa?”

“No,” dijo suavemente. “En realidad no.”

“Yo tampoco,” dije. “Vamos.”

No es que estuviera positiva. Es sólo que ya no apoyaba completamente a una manera
negativa de pensar.

Esa mañana, cuando Cora estaba en un modo de histeria por la preparación de la comida—
cubierta por harina, ocasionalmente rompiendo a llorar, agitando una cuchara a cualquiera
que se acercara demasiado—todo lo que quería era una razón para escapar de la casa.
Afortunadamente, tenía una buena.

“Hey,” dijo Nate desde la cocina mientras yo entraba con cuidado a través de la puerta de
cristal corredera, llevando los cuatro pasteles apilados en dos bandejas de hornear. “¿Para
mí? No deberías haberte molestado.”

“Si tocas aunque sea un pellizco de la corteza,” le advertí, llevándolos cuidadosamente al
horno, “Cora te destripará. Probablemente con una batidora.”

“Wow,” dijo, retrocediendo levemente. “Eso es gráfico.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
188

“Considérate advertido.” Coloqué los pasteles. “¿Está bien si sigo y lo precaliento?”

“Claro. Es todo tuyo.”

Pulsé los botones correctos del horno para ponerlo en funcionamiento, entonces me di la
vuelta y me apoyé contra el, mirando a Nate mientras hojeaba un gran taco de hojas,
haciendo anotaciones aquí y allá.

“Gran día, ¿eh?”

“Enorme,” dijo, mirándome. “La mitad de nuestros clientes están fuera del pueblo y
necesitan que alguien cuide de sus casas o animales, la otra mitad tienen parientes
visitándoles y necesitan el doble de cosas que hacemos usualmente. Además están los que
han encargado sus cenas enteras y quieren que se las entreguen.”

“Parece de locos,” dije.

“No lo es,” respondió, anotando algo más. “Solo requiere precisión militar.”

“¿Nate?” oí a su padre llamarle desde el fondo del corredor. “¿A qué hora es la entrega de
los Chambells?”

“A las once,” dijo Nate. “Me voy en diez minutos.”

“Haz que sean cinco. No sabes como de llenos estarán. ¿Tienes todas las llaves que
necesitas?”

“Sí.” Nate alargó la mano hacia un armario cerca del fregadero, sacando un llavero y
dejándolo en la mesa, que tocó haciendo un sonido metálico.

“Revísalo,” dijo el Sr. Cross. “No quiero tener que volver aquí si acabas atrapado en
alguna parte.”

Nate asintió, anotando otra cosa mientras una puerta se cerró de un golpe en otro lado de
la casa.

“Suena estresado,” dijo.

“Son sus primeras vacaciones importantes desde que empezamos con el negocio,” dijo.
“Ha sido contratado por un montón de gente nueva sólo por hoy. Pero se relajará una vez
que salgamos de aquí y empecemos a hacer cosas.”

Quizás eso era verdad. Aún así, podía oír al Sr. Cross murmurándose a si mismo en la
distancia, el ruido no era distinto que el que mi propia madre haría antes de ir hacia el
trabajo. “Así que, en medio de todo esto que harás, ¿consigues tener cena de Acción de
Gracias?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
189

“No tenemos,” dijo. “A no ser que el lugar para recoger comida sin salir del coche de
Double Check con el pavo y las patatas de otra persona en el asiento trasero cuente.”

“Eso,” dije, “es simplemente triste.”

“Tampoco soy mucho de fiestas,” dijo con un encogimiento de hombros. “De verdad.”

Enarcó sus cejas.

“¿Por qué te sorprende?”

“No sé,” dije. “Supongo que esperaba que a alguien que es, ya sabes, tan amable y social
fuera un gran fan de todo eso de la familia reunida. O sea, J amie lo es.”

“¿Sí?”

Asentí.

“De hecho, se supone que tengo que estar haciendo mi lista de agradecimientos mientras
hablamos.”

“¿Tu qué?”

“Exactamente,” dije, señalándole. “Aparentemente, es una lista de cosas por la que estás
agradecido, para que la leas en voz alta en la cena. Lo cual es algo que nunca hemos
hecho. Nunca.”

Él siguió ojeando páginas.

“Ni nosotros. O sea, cuando aún éramos un nosotros.”

Podía oír al Sr. Cross hablando ahora, su voz botando por el vestíbulo. Sonaba más
contento que antes, y supuse que estaría hablando con un cliente.

“De todas formas, ¿cuándo se separaron tus padres?”

Nate asintió, recogiendo el llavero y toqueteándolo.

“Cuando tenía diez años. ¿Los tuyos?”

“Con cinco,” dije mientras el horno hizo beep detrás de mí. Instantáneamente, pensé en
Roscoe, acurrucándose en mi armario. “Mi padre ha estado bastante fuera de todo desde
entonces.”

“Mi madre vive en Phoenix,” dijo, sacando una llave de la anilla. “Me mudé allá con ella
después del divorcio. Pero entonces se casó de nuevo y tuvo a mis hermanastras, y fue
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
190
demasiado con lo que cargar.”

“¿El qué lo era?”

“Yo,” dijo. “Estaba en la escuela primaria, hablando sin parar, un tocapelotas para ella, ya
que sólo quería hacer las cosas con bebés. Así que hace dos años me echó de casa y me
envió de vuelta aquí.” Debía de tener cara de sorprendida, porque él dijo, “¿Qué? Tú no
eres la única con un pasado accidentado, ¿sabes?”

“Es sólo que no me lo imaginaba,” le dije. Lo cual era quedarse corto, en realidad. “Ni
siquiera un poco.”

“Lo escondo bien,” dijo fácilmente. Entonces me sonrió. “¿No necesitas meter esos
pasteles?”

“Oh. Claro.”

Me di la vuelta, abriendo el horno y deslizándolos en la rejilla, alineados. Cuando volví a
levantarme, él dijo:

“¿Así que, qué hay en tu lista de agradecimientos?”

“Aún no las he apuntado exactamente,” dije, cerrando la puerta del horno. “Aunque, en
verdad, tú teniendo un mal pasado quizás llegue a los cinco primeros.”

“De veras,” dijo.

“Oh, sí. Pensé que era la única inadaptada social en el barrio.”

“En absoluto.” Se apoyó contra la encimera de detrás de él, cruzando los brazos en su
pecho. “¿Qué más?”

“Bueno,” dije lentamente, cogiendo la llave que había sacado de la anilla, “para ser
honesta, tengo mucho de donde elegir. Un montón de cosas buenas me han pasado desde
que llegué aquí.”

“Te creo,” dijo.

“Como,” dije lentamente, “Estoy muy agradecida por el calor y agua corriente que
tenemos.”

“Como todos deberíamos estarlo.”

“Y he tenido realmente suerte con la gente a la que he conocido,” dije. “O sea, Cora y
J amie, por supuesto, por acogerme. Harriet, por darme un trabajo. Y Olivia, por ayudarme
ese día y por sólo, ya sabes, ser una amiga.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
191
Él me entrecerró los ojos.

“Uh-huh.”

“Y,” continué, moviendo la llave en mi mano, “siempre estará Gervais.”

“Gervais,” repitió, su voz monótona.

“Casi ha parado de eructar. O sea, es como un milagro. Y si no puedo estar agradecida por
eso, ¿entonces por qué?”

“Oye,” dijo Nate, inclinando su cabeza a un lado, “pues no sé.”

“Puede que haya algo más,” dije lenta, volteando la llave en la palma de mi mano, de un
lado a otro. “Pero se me está yendo ahora mismo.”

Se acercó más a mí, su brazo rozándome, entonces quedándose contra el mío mientras
estiraba su mano, quitándome la llave de la mano y deslizándola de nuevo a la mesa.

“Bueno,” dijo, “quizás vendrá por ti más tarde.”

“Quizás,” dije.

“¿Nate?” le llamó el Sr. Cross. Estaba más cerca ahora, e inmediatamente Nate se echó
hacia atrás, poniendo espacio entre nosotros dos antes de que el Sr. Cross metiera su
cabeza por la esquina. Me miró, asintiéndome con la cabeza en vez de decirme hola, y
entonces dijo:

“¿Qué paso con los cinco minutos?”

“Ya voy,” le dijo Nate.

“Entonces vamos,” dijo el Sr. Cross, saliendo. Una puerta cercana se cerró y escuché
como su coche se encendía, el motor retumbando.

“Mejor me voy,” dijo Nate, cogiendo los papeles y el llavero. “Disfruta de tu cena.”

“Tú también,” dije. Él me apretó el hombro mientras pasaba por detrás de mí, acelerando
sus pasos cuando salió al vestíbulo. Entonces la puerta se cerró detrás de él y la casa se
quedó en silencio.

Comprobé los pasteles de nuevo, me lavé las manos y me fui de la cocina, apagando la luz
tras de mí. Mientras atravesaba la puerta que llevaba al patio, vi otra al final del pasillo.
Estaba lo suficientemente abierta para ver una cama, la misma sudadera de USWIM que
Nate me había prestado ese día doblada encima de ella.

No sé lo que estaba esperando, ya que no era como si hubiera estado en muchas
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
192
habitaciones de chicos. Un desorden, quizás. Alguna chica pin-up en bikini puesta en la
pared. Quizás alguna foto de Heather en un marco, un espejo lleno de talones de tickets y
cintas deportivas, pilas de CDs y revistas. En su lugar, mientras abría la puerta, no vi
ninguna de esas cosas. De hecho, incluso llena de muebles, se sentía... vacía.

Había una cama, hecha, y un escritorio con un cuenco lleno de dinero suelto, al igual que
un par de estropeados tapones de una botella de cerveza. Su mochila estaba tirada en la
silla de una mesa cercana, donde un portátil estaba enchufado, la luz de la batería
parpadeando. Pero no había fotos enmarcadas, y ni siquiera un poco de lo que me había
esperado, como el collage de la nevera de Marla, o ni siquiera los gatos de Sabrina. Como
mucho, se veía como el último apartamento al que me había llevado, casi estéril, con muy
pocas pistas de quien dormía, vivía y respiraba allí.

Paré de observar por un momento, sorprendida, antes de salir y cerrar la puerta como me
la había encontrado. Aunque me pasé todo el camino de vuelta a casa pensando sobre su
habitación, tratando de averiguar lo que parecía tan inquietante. No me di cuenta de la
razón hasta que volví a casa de Cora: se veía exactamente igual que la mía. Apenas pasaba
tiempo allí, apenas la tocaba. Como si hubiera pertenecido a alguien que acabara de llegar
allí y aún no estuviera seguro de cuanto tiempo se iba a quedar.

“Necesito su atención, por favor. ¿Hola?”

Al principio, el sonido era apenas audible. Pero mientras la gente se empezó a callar, y a
callar a los de su alrededor, se hizo más fuerte, hasta que finalmente todo el mundo lo
podía oír.

“Gracias,” dijo J amie, poniendo en la mesa el tenedor que había estado usando para dar
golpes al vaso de vino. “Primero, quiero agradecer a todos que hayan venido. Significa
mucho para nosotros tenerlos aquí en nuestra primera comida de fiesta en nuestra nueva
casa.”

“¡Escuchar, escuchar!” Dijo alguien del fondo, y hubo un golpeteo de aplausos. Los
Hunter eran gente efusiva, o de eso me había dado cuenta mientras les dejaba pasar y les
cogía sus abrigos. Su madre, Elinor, hablaba suavemente y con cara amable, su padre,
Roger, me había atrapado en un gran abrazo, revolviéndome el pelo como si tuviera diez
años. Y todas las tres hermanas compartían el oscuro color de J amie y su franqueza, daba
igual si fuera sobre el estanque (el cual admiraban, en voz alta) o las elecciones recientes
(sobre las cuales no estaban de acuerdo, también en voz alta, aunque con buena intención).

Y luego estaban los niños, y cuñados, varios tíos y primos—tantos nombres y relaciones
para recordar que ya me había rendido intentándolo y ahora solamente sonreía mucho,
esperando que eso compensara. Tendría que valer.

“Y ahora que los tenemos aquí,” continuó J amie, “hay algo más que nos gustaría
compartir con ustedes.”

Situado en la entrada del vestíbulo, yo estaba detrás de él, con una perfecta vista de su
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
193
público mientras decía esto. Hubo dos respuestas: primero, expresiones de esperanza—
cejas enarcadas, bocas abiertas, manos en el pecho—seguidas por todo el mundo mirando
a Cora a la vez. Oh, mierda, pensé.

Mi hermana se sonrojó inmediatamente, entonces tomo un sorbo de vino
intencionadamente antes de forzar una sonrisa. Para entonces, J amie ya había notado su
error.

“Es sobre Ume,” dijo rápidamente, y todo el mundo dirigió lentamente su atención de
vuelta a él. “Nuestra nueva campaña de publicidad. Sale oficialmente mañana, por todo el
país. Pero lo podrán ver aquí primero.”

J amie estiró la mano detrás de una silla, sacando una pieza cuadrada de cartón con el
anuncio que había visto ampliado antes. Mire a Cora de nuevo, pero había desaparecido en
la cocina. Su copa abandonada en un estante.

“Espero que les guste,” dijo J amie, levantando la imagen enfrente de él. “Y que, um, no
querrán denunciarme.”

Me colé por el vestíbulo, perdiéndome las reacciones iniciales de los Hunter, aunque
escuché algunos jadeos y gritos, seguidos por más aplausos, mientras entraba a la cocina
donde Cora estaba metiendo los panecillos rellenos en el horno, dándome la espalda. No
se volteó cuando dijo:

“Te lo dije.”

Miré detrás de mí, preguntándome como diantres podía estar segura de que era yo.

“El se sentía fatal,” dije. “Lo puedes notar.”

“Lo sé.” Ella cerró el horno, lanzando la agarradera a la mesa. Desde la sala de estar,
podía oír a gente hablando a la vez, sus voces emocionadas. Cora miró hacia donde venía
el sonido. “Suena como si les gustara.”

“¿De veras él pensaba que no les gustaría?”

Ella se encogió de hombros.

“La gente es rara cuando viene a cosas de familia, ya sabes.”

“¿En serio?” dije mientras me deslizaba en un taburete al lado de la mesa. “No sabía nada
sobre eso.”

“Yo tampoco,” coincidió ella. “Nuestra familia es perfecta.”

Ambas nos reímos de esto, aunque no lo suficiente como para acabar con la felicidad de la
otra habitación. Entonces Cora volvió al horno, echando un vistazo a través de la puerta de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
194
cristal.

“Así que,” dije, “hablando de familia. ¿Qué significa para ti?”

Me miró por encima del hombro, una ceja enarcada.

“¿Por qué lo preguntas?”

“Es un trabajo para el colegio. Se supone que se lo tengo que preguntar a todo el mundo.”

“Oh.” Entonces se quedó callada por un momento, aún dándome la espalda. “¿Y qué está
diciendo la gente?”

“Por el momento, cosas diferentes,” le dije. “No he hecho mucho progreso, siendo
honesta.”

Se agachó hacia el hornillo, levantando la tapa de una olla y examinando lo que había
dentro.

“Bueno, estoy segura de que mi definición es probablemente similar a la tuya. Debería
serlo, ¿no?”

“Supongo,” dije. “Pero una vez más, tú tienes otra familia ahora.”

Las dos miramos hacia la sala de estar. Desde mi ángulo, podía ver como J amie había
puesto el anuncio en la mesa de café, y todo el mundo estaba reunido alrededor.

“Supongo que sí,” dijo. “Pero quizás esa es la cuestión, ¿sabes? Que no se supone tener
sólo una.”

“¿Y eso significa?”

“Bueno,” dijo, ajustando la tapa de una olla. “Tengo mi familia original, que sois tú y
Mamá. Y luego está la familia de J amie, mi familia política. Y espero tener otra familia
más. Nuestra familia, la que hagamos. J amie y yo."

Ahora me sentía mal, sacando este tema tan pronto después de la metedura de pata de
J amie.

“Lo harás,” dije.

Se volteó, cruzando sus brazos sobre su pecho.

“Lo espero. Pero eso es sólo la cosa correcta, ¿no? La familia no es algo que se supone
que tiene que estar quieto o planeado. La gente se casa, se divorcia. Nacen, mueren.
Siempre está evolucionando, convirtiéndose en otra cosa. Incluso esa foto de la familia de
J amie era solo una representación de ese día. Para el próximo, algo probablemente ha
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
195
cambiado. Tiene que pasar.”

En la sala de estar, escuché carcajadas.

“Esa es una buena definición,” dije.

“¿Sí?”

“La mejor de momento.”

Más tarde, cuando la cocina se llenó de gente que buscaba más vino, y niños persiguiendo
a Roscoe, miré a Cora a través del caos, pensando que cualquiera asumiría que nuestras
definiciones serían las mismas, ya que habíamos venido del mismo lugar. Pero eso no era
verdad del todo. Todos tenemos una idea de cómo es el color azul, pero si estás presionado
a describirlo, específicamente, hay muchas formas: el océano, el lapislázuli, el cielo, los
ojos de alguien. Nuestras definiciones eran tan diferentes como éramos nosotras mismas.

Miré hacia la sala de estar, dónde la madre de J amie estaba sola en el sofá, el anuncio
extendido en la mesa de enfrente suyo. Cuando me uní a ella, inmediatamente se corrió, y
por un momento las dos estudiamos el anuncio en silencio.

“Debe ser un poco raro,” dije finalmente. “Saber que esto va a estar allí fuera para que lo
vea todo el mundo.”

“Supongo.” Sonrió. De todos ellos, para mí es la que más se parecía a J amie. “Al mismo
tiempo, dudo que nadie me reconozca. Fue hace mucho tiempo.”

Miré a la foto, encontrándola en el medio, con un vestido blanco.

“¿Quiénes son estas mujeres?” pregunté, señalando a las ancianas que había a su lado.

“Ah.” Se inclinó, un poco más cerca. “Mis tías abuelas. La última a la izquierda es Carol,
y J eannette, al lado de ella. Y luego está Alice a mi otro lado.”

“¿Fue en tu casa?”

“En la de mis padres. En Cape Cod,” dijo. “Es tan divertido. Miro a todos esos niños en la
fila de enfrente, y ahora todos son padres. Y todas mis tías han fallecido, por cierto. Pero
todos se siguen viendo tan familiares, al igual que lo eran entonces. Como si hubiera sido
ayer.”

“Tienes una gran familia.” Le dije.

“Es cierto,” coincidió. “Y hay veces en las que he deseado que fuera diferente, ya que
cuanta más gente haya, es más probable que alguien no se lleve bien con otra persona. El
potencial de conflicto siempre esta allí.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
196
“Aunque eso también pasa en familias pequeñas,” dije.

“Sí,” dijo, mirándome. “Sí lo pasa.”

“¿Y sabes quiénes son todas esas personas, aún así?”

“Oh, sí,” dijo. “Todos.”

Ambas estuvimos calladas por un momento, mirando a todas esas caras. Entonces Elinor
dijo:

“¿Quieres que te lo demuestre?”

La miré.

“Sí,” dije. “Claro.”

Ella sonrió, acercando la foto un poco más, y me pregunté si debería cuestionarla a ella
también, la pregunta para mi trabajo, conseguir su definición. Pero mientras recorría sus
dedos lentamente por encima de las caras, identificando a cada uno, se me ocurrió que
quizás esa era su respuesta. Todos esos nombres, encordados juntos como cuentas en una
cadena. J untándose, separándose, pero aún así y siempre, una familia.

A pesar de las preocupaciones de Cora, cuando hubo esa dificultad en la cena, no fue su
culpa. Fue la mía.

“Hey,” dijo J amie mientras limpiábamos la mesa, habiéndole dicho a Cora que no se
moviera y se relajara. “¿Dónde están los pasteles?”

“Ups,” dije. Con todo ese tiempo en el armario, sin mencionar el caos del pavo para
dieciocho personas, se me habían olvidado todos en casa de Nate.

“Ups,” repitió J amie. “Como, ‘ups, el perro se los ha comido’?”

“No,” dije. “Aún están en la casa de al lado.”

“Oh.” Miró al comedor, mordiéndose el labio. “Bueno, tenemos galletas y tarta también.
Me pregunto si—”

“Ella se dará cuenta,” dije, respondiendo su pregunta por él. “Voy por ellos.”

La casa había estado bulliciosa y ruidosa por tanto tiempo que estaba de verdad esperando
a llegar al silencio de la casa de Nate. Cuando entré, todo lo que podía oír era el zumbido
del sistema de calefacción y mis propios pasos.

Afortunadamente, había encendido el temporizador, así que los pasteles no estaban
quemados, aunque tampoco estaban exactamente calientes. Estaba justo empezando a
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
197
sacarlos de las placas para hornear cuando oí un golpe sordo desde el otro lado de la pared.

Era sólido y repentino, algo dándole fuerte, y me alarmó lo suficiente como para que
dejara caer uno de los pasteles al hornillo, donde le dio a un quemador, traqueteando.
Entonces hubo un choque, seguido por el sonido de voces apagadas. Alguien estaba en el
garaje.

Dejé los pasteles, y entonces salí al vestíbulo, escuchando de nuevo. Aún podía oír a
alguien hablar mientras iba hacia la puerta que daba al garaje, deslizando mi mano
alrededor del pomo con cuidado para girarlo. Lo primero que vi fue a Nate.

Estaba sentado en cuclillas al lado de una estantería que por su aspecto había estado
apoyada contra la pared del garaje hasta hacía poco tiempo. Aunque ahora estaba caída de
lado en el suelo de cemento, con lo que asumía que era su contenido—un par de botes de
pintura, suministros de productos para limpiar coches, y un bol cristal, ya roto—con todo
vertido alrededor. J usto cuando me moví hacia delante para ver si necesitaba ayuda, noté
que no estaba solo.

“... específicamente dije que deberías comprobar que tenías las llaves antes de irte,” estaba
diciendo el Sr. Cross. Le escuché antes de verle, su teléfono apretado contra su oreja, una
mano cubriendo el micrófono. “Una cosa. Una cosa que te pido, y ni siquiera puedes
hacerla bien. ¿Sabes siquiera lo que puede costarme esto? Los Chambell son la mitad de
nuestro negocio en una buena semana. ¡J esús!”

“Lo siento,” dijo Nate, su cabeza agachada mientras cogía las latas de pintura y las
amontonaba. “Las cogeré ahora e ire directamente hacia allá.”

“Es demasiado tarde,” dijo el Sr. Cross, cerrando de golpe su teléfono. “La has jodido.
Otra vez. Y ahora voy a tener que tratar con esto personalmente si es que tenemos alguna
esperanza de salvar la cuenta, lo cual hará que estemos más atrasados.”

“No. Yo hablaré con ellos,” le dijo Nate. “Les diré que fue mi culpa—”

El Sr. Cross sacudió su cabeza. “No,” dijo, su voz apretada. “Porque eso, Nate, es admitir
la incompetencia. Ya es suficientemente malo que no pueda contar contigo para que hagas
una maldita cosa bien, nunca, pero que me maldigan si voy a dejar que balbucees sobre
ello a los clientes como si estuvieras orgulloso de ello.”

“No lo estoy,” dijo Nate, su voz grave.

“¿Qué no estás qué?” demandó el Sr. Cross, acercándose y dándole una patada a una
botella de Windex para dar énfasis. Golpeó la cortadora de césped con un ruido mientras
decía, más alto, “¿No qué, Nate?”

Miré como Nate, que seguía recogiendo cosas rápidamente, respiró. Me sentí tan mal por
él, y en cierto modo culpable por estar allí. Como si esto fuera ya lo suficientemente malo
sin estar yo presenciándolo. Su voz era incluso más suave, difícil de entender, cuando dijo,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
198
“Orgulloso de ello.”

El Sr. Cross le miró fijamente durante un momento. Entonces sacudió su cabeza y dijo,
“¿Sabes qué? Simplemente me das asco. Ni siquiera puedo mirarte ahora a la cara.”

Se volteó, y entonces cruzó el garaje hacia mí, y rápidamente me moví por el vestíbulo,
metiéndome en un baño. Allí, en la oscuridad, me apoyé en el lavabo, escuchando mi
propio latido, fuerte, mientras él se movía por la cocina, abriendo y cerrando a golpe los
armarios. Finalmente, en lo que pareció un montón de tiempo, le escuché irse. Esperé uno
o dos minutos enteros antes de oír como un coche se iba antes de salir, e incluso entonces
aún estaba agitada.

La cocina parecía estar igual que antes, apenas tocada, mis pasteles justo donde los había
dejado. Pasado el patio y la valla, la casa de Cora también estaba sin cambiar, las luces
brillantes en la parte de abajo. Sabía que estaban esperando a los pasteles y también a mí,
y por un momento deseé poder ir y unirme a ellos, salir de esta casa y de lo que había
pasado aquí, enteramente. Una vez, esto quizás habría salido naturalmente. Pero entonces,
abrí la puerta del garaje y fui a encontrar a Nate. Estaba agachado en el suelo, recogiendo
fragmentos de cristal y tirándolos a una papelera cercana, y yo me quedé allí y le observé
por un segundo. Entonces aparté mi mano de la puerta de detrás de mí, dejando que se
cerrara.

Inmediatamente, levantó la mirada para verme.

“Ey,” dijo, su voz casual. Lo escondo bien, le oí decir en mi cabeza. “¿Qué ha pasado con
la cena? ¿Has decidido ausentarte sin permiso en lugar de hacer tu lista de
agradecimientos?”

“No,” dije. “Yo, um, me olvidé de los pasteles, así que tuve que venir por ellos. No pensé
que hubiera nadie aquí.”

Tal cual, su cara cambió, y supe que él sabía —o por esta última frase o por como estaba
mi cara—que había estado aquí. “Oh,” dijo, la única palabra monótona, atonal. “Bien.”

Me acerqué y, después de un momento, me incliné al lado suyo y empecé a recoger trozos
de cristal. El aire se sentía extraño alrededor de mí, justo como antes o después de una
tormenta eléctrica, cuando los mismos iones han sido desplazados, reestablecidos.
Conocía esa sensación. No la había experimentado desde hacía tiempo, pero la conocía.

“Así que,” dije cuidadosamente, mi voz baja, “¿qué acaba de pasar aquí?”

“Nada.” Ahora me miraba, pero sólo por un segundo. “Todo está bien.”

“Eso parecía más que nada.”

“Es sólo mi padre descargándose. No es para tanto. La estantería se ha llevado la mayor
parte de todo.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
199

Tragué saliva, respirando. Fuera, en la calle, más allá de la puerta abierta del garaje, una
pareja mayor que llevaba sudaderas andaban, balanceando sus manos en tándem. “y...
¿hace eso mucho?”

“¿Derribar estanterías?” preguntó, sacudiendo sus manos en la papelera.

“Hablarte así.”

“Nah,” dijo.

Le observé mientras se levantaba, sacudiendo el pelo fuera de su cara. “¿Sabes?” dije
lentamente, "mi madre solía darnos bofetadas a veces. Cuando éramos más jóvenes. A
Cora más que a mí, pero a veces también me daba a mí.”

“¿Sí?” Él no me estaba mirando.

“Nunca sabías cuando esperártelo. Odiaba eso.”

Nate se mantuvo en silencio durante un momento. Entonces dijo, “Mira, mi padre sólo...
tiene mucho temperamento. Siempre lo ha tenido. Siempre estalla en ira, arroja cosas. Es
todo palabrería.”

“Aunque, ¿te ha pegado alguna vez?”

Él se encogió de hombros. “Un par de veces cuando ha perdido los papeles de verdad.
Aunque es raro.”

Observé como se agachaba, recogiendo la estantería y pegándola contra la pared.

“Aún así,” dije, “suena como si fuera horriblemente duro contigo. Eso que ha dicho sobre
tú dándole asco—”

“Por favor,” respondió, amontonando las latas de pintura en la estantería de abajo. “Eso no
es nada. Deberías haberle oído en mis reuniones de natación fue el único padre al que le
fue prohibida la entrada a la cubierta enteramente, para toda la vida. Pero tampoco es
como si eso le parara. Simplemente se puso a gritar por detrás de la valla.” Pensé en ese
día en el parking, en el chico que le había llamado.

“¿Es por eso por qué lo dejaste?”

“Una razón.” Recogió el Windex. “Mira, como he dicho, no es nada importante. Estoy
bien.”

Bien. Yo pensaba lo mismo.

“¿Sabe esto tu madre?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
200

“Ella sabe que el es muy disciplinario,” dijo, alargando la última palabra en una manera en
la que era obvio que lo había oído mucho, dicho en un cierto modo. “Ella suele ser un
poco selectiva cuando procesa información. Y de todas formas, en su mente, cuando me
envió aquí, era justo lo que necesitaba.”

“Nadie necesita eso,” dije.

“Quizás no. Pero es lo que tengo.”

Fue hacia la puerta, abriéndola. Le seguí hasta dentro, observando como iba hacia la mesa,
recogiendo la llave que yo había estado sujetando antes. Podía recordar perfectamente
haberla estado dando vueltas en mi mano, la forma en la que él me la había quitado—
poniéndola otra vez en la mesa, pero no en el llavero—y repentinamente me sentí
culpable, incluso más de lo que ya lo estaba.

“Podrías contárselo a alguien, ya sabes,” dije mientras él la metía en su bolsillo. “Aunque
no esté siempre pegándote, no está bien.”

“¿Y qué, acabar en servicios sociales? ¿O viéndome obligado a irme a vivir con mi madre,
que no me quiere allí? No, gracias.”

“Así que has pensado sobre ello,” dije.

“Heather lo hacía. Mucho,” dijo, extendiendo sus brazos para frotarse la cara. “La
asustaba. Pero no lo entendía. Mi madre me echó, pero por lo menos él me acogió.
Tampoco es como si tuviera muchas opciones.”

Pensé en Heather, en ese día en el estanque. Me alegro de que Nate y tú seáis amigos,
había dicho. “Ella estaba preocupada por ti,” dije.

“Estoy bien,” no podía evitar darme cuenta de cada vez que decía esto. “A estas alturas,
sólo me quedan seis meses hasta la graduación. Después de eso, seré entrenador en un
campamento de natación en el norte, y en cuanto pueda conseguir entrar en la universidad
en cualquier parte, me iré.”

“Te irás,” repetí.

“Sí,” dijo. “A la universidad, o a cualquier parte. A cualquier sitio menos este.”

“Libre y despejado.”

“Exactamente.” Me miró, y pensé en nosotros de pie justo en este mismo punto antes,
cuando me quitó la llave de mi mano. Entonces me había sentido tan cerca de algo —algo
que, en la casa amarilla o incluso en mis primeros días en la casa de Cora, nunca podría
haberme imaginado. “Quiero decir, tú te quedaste con tu madre, seguiste aunque era malo.
Tú lo entiendes, ¿no?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
201

Lo hacía. Pero era más que eso. Claro, ser libre y despejado había sido justo lo que yo
había querido, así que hace poco habría sido fácil estar de acuerdo con él. Pero si seguía
siendo verdad, ni siquiera hubiera estado allí. Me habría marchado en cuanto tuviera la
oportunidad, apartándome de esto, de todo.

Pero no lo había hecho. Porque no era la misma chica que había corrido hacia esa valla la
primera noche, pensando sólo en saltarla y escapar. En alguna parte, algo había cambiado.

Podría haber seguido allí y haberle contado esto, y más. Como lo feliz que estaba, ahora
de que los Honeycutt me hubieran entregado, porque haciéndolo había acabado aquí con
Cora y J aime y todas las cosas por las que estaba agradecida, él incluido. Y como que
aunque cuando parece que no tienes opciones o no necesitas a nadie, puedes estar
equivocado. Pero después de lo que me acababa de contar, decir que esto parecía tonto, si
no imposible. Seis meses no era tanto tiempo. Y yo había sido dejada atrás durante
suficiente tiempo.

"Tú lo entiendes, ¿no?" Había dicho él. Sólo había una respuesta.

“Sí,” dije. “Por supuesto que lo hago"



























Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
202
Capítulo Doce

Traducido por Drifted y sray8
Corregido por Valentine Belik


“¡Ahí estás! ¡Gracias a Dios!”

Era el día después del Día de Acción de Gracias, el día de compras más grande del año, y el
centro comercial abría a las 6 a.m para las ofertas especiales. Harriet, sin embargo, insistió
que debía estar a las cinco y media para estar preparadas. Esto me pareció un poco extremo,
pero aún así me las arreglé para despertar en la oscuridad y meterme en la bañera, luego me
serví una gran taza de café, que tragué mientras caminaba a lo largo del sendero verde, con
una linterna en mi otra mano. Cuando llegué al centro comercial, la gente ya estaba
haciendo cola afuera de la entrada principal, arropada con grandes abrigos, esperando.

Adentro, todas las tiendas por las que pasé estaban ajetreadas; empleados cargando
mercancía, charlando con excitación. Todos con un modo serio de preparativos,
organizando para la multitud. Cuando llegué al quiosco de Harriet, estaba claro que ya
había estado allí hacía un tiempo: ya había dos vasos de J ump J ava en la caja registradora,
un tercero sujeto en su mano. Innecesario decir, que estaba exaltada.

“Deprisa, deprisa.” Llamó hacia mí ahora, agitando sus brazos atrás y adelante como si
pudiera acercarme más rápido, por pura fuerza de voluntad. “¡No tenemos mucho tiempo!”

Ligeramente alarmada, miré por encima hacia Reggie, quien estaba sentado en el quiosco
de Vitamina Me, una taza con una bolsita de té saliendo de ella en una mano. Tomó un
sorbo somnoliento, saludándome al pasar.

“¿Tenías que estar aquí temprano, también?” Le pregunté. No podía imaginarme a alguien
queriendo algún cartílago de tiburón para Navidad. Se encogió de hombros. “No me
importa. Me gusta algo de bullicio.”

Luego sonrió y miró hacia Harriet, que estaba encendiendo frenéticamente otro palito de
incienso. Sí, pensé. El bullicio.

“Okay,” dijo Harriet, empujándome para pararme al lado de ella en frente del carro
mientras tomaba otro trago de café. “Vamos a hacer un chequeo y doble chequeo. Tenemos
el bajo dólar en el fondo, el más alto arriba. Anillos junto a la caja registradora para
compradores impulsivos, incienso ardiendo para el ambiente, abundantes en la registradora.
¿Recuerdas el plan de emergencia?”

“Agarrar la caja del dinero y las joyas preciosas, hacer un conteo de personas, avanzar
hacia la salida del patio de comidas,” recité.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
203

“Bien.” Dijo con un brusco asentimiento. “No creo que lo necesitemos, pero en un día
como este nunca sabes.”

Eché un vistazo a Reggie, quien justo sacudió su cabeza, conteniendo un bostezo.

“Sabes,” continuó Harriet, estudiando el quiosco, “al mirar esto ahora, creo que quizás
deberíamos cambiar los pendientes y pulseras. No lucen bien. De hecho…”

“Harriet. Están geniales. Estamos listas.” Le dije.

Ella suspiró. “No lo sé,” dijo. “Todavía siento que me falta algo.”

“¿Podría ser, tal vez, el verdadero significado de la temporada festiva?” Reggie gritó desde
su quiosco. “¿En el que nos enfocamos en la buena voluntad y la paz en la tierra, y no en
hacer el mayor dinero posible?”

“No,” dijo Harriet. Entonces chasqueó sus dedos, el sonido fuerte, al lado de mi oído.
“¡Espera!” Dijo. ”No puedo creer que casi lo olvido.”

Se inclinó debajo de la caja registradora, sacando el recipiente de plástico donde guardaba
toda su mercancía. Mientras buscaba entre las docenas de bolsitas plásticas, finalmente
sacando una y abriéndola, miré mi reloj. Eran las 5:51. Cuando volví a mirar a Harriet,
estaba abrochando un gancho alrededor de su cuello, con su espalda hacia mí.

“Bueno,” dijo. “Hice estas hace un par de semanas, sólo bromeando, pero ahora me
pregunto si debería ponerlas. ¿Qué piensas?”

Cuando se giró, la primera cosa que vi fue la llave. Era plateada y delicada, punteada con
piedras rojas, y colgaba de una cadena trenzada y de plata alrededor de su cuello. Al
instante, me percaté de mi propia llave, que era más gruesa y ni cerca de hermosa. Pero
incluso así, viendo ésta, entendí por qué había recibido tantos comentarios sobre ella. Había
algo llamativo acerca de una sola llave. Era como una pregunta esperando a ser respondida,
un todo perdiendo una mitad. Inútil por cuenta propia, necesitando algo más para ser
verdaderamente definido.

Harriet enarcó sus cejas. “¿Y bueno?”

“Es…”

“La odias, es así,” decidió, antes de que siquiera pudiera terminar. “Crees que es de mal
gusto y poco original.”

“No lo es,” dije rápidamente. “Es hermosa. Realmente llamativa.”

“¿Si?” Se volvió hacia el espejo, alzando su mano para tocar la llave, corriendo su dedo por
ella. “Lo es un poco, ¿no? Única, a cualquier valor. ¿Crees que se venderán?”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
204

“¿Hiciste más?”

Asintió, llevando las manos hacia la caja otra vez. Mientras colocaba fuera más bolsas en el
mostrador, conté al menos veinte, ninguna de ellas iguales: algunas llaves eran más
pequeñas, algunas más grandes, algunas sencillas, otras cubiertas de gemas preciosas.
“Estaba inspirada,” explicó cuando examiné una por una. “Fue un poco maníaco, en
realidad.”

“Definitivamente deberías ponerlas en venta,” le dije. “Como, ahora mismo.”

En tiempo récord, escribimos los precios en las etiquetas y organizamos una exhibición.
Estaba justamente poniendo el último collar en el mostrador cuando el reloj dio las seis y
las puertas se abrieron. Al principio, el sonido era distante, pero entonces, como una ola, se
volvió fuerte y más fuerte mientras la gente atestaba a la vista, llenando el largo y amplio
corredor entre nosotros. “Ya empezó,” dijo Harriet. “Aquí vamos.”

Vendimos el primer collar de llave veinte minutos después, el segundo, media hora luego
de eso. Si no hubiese estado allí para verlo por mí misma, nunca lo habría creído, pero cada
cliente que venía se detenía para mirarlas. No todos compraron, pero claramente atrajeron
la atención de la gente. Una y otra vez.

El día pasó en una mancha de gente, ruido, y música navideña a lo alto, la que sólo escuché
en trozos y piezas, cada vez que el alboroto disminuía brevemente. Harriet siguió bebiendo
café, los collares de llaves seguían vendiéndose, y mis pies empezaban a doler, mi voz se
estaba volviendo ronca de hablar. Las pastillas de zinc que Reggie me ofreció alrededor de
la una ayudaron, pero no mucho.

Aun así, estaba agradecida por el día y el caos, porque mantuvo mi mente alejada de lo que
había pasado el día anterior con Nate. Toda esa noche, después de haber dejado las tartas y
verlas ser devoradas, luego de ayudar a Cora a llenar el lavaplatos antes de desplomarme en
mi cama, lo seguí recordando una y otra vez en mi cabeza. Fue todo tan inquietante: no sólo
lo que había visto y escuchado, sino como había respondido después.

Nunca habría pensado de mí misma como alguien que querría ayudar o salvar a otro. De
hecho, esto fue una cosa que me molestó muchísimo de Nate en primer lugar. Y aún, estaba
sorprendida, incluso decepcionada, que en ese momento crucial; ¿entiendes, no? Había sido
tan rápida en dar un paso atrás y dejar caer el asunto, cuando, como su amiga, debería
haberme acercado. Y encima, no era sólo inquietante. Era vergonzoso.
A las tres en punto, la multitud todavía era densa, y a pesar de las pastillas, casi había
perdido mi voz totalmente. “Vete,” dijo Harriet, tomando un sorbo de su enésimo café.
“Has hecho más que suficiente por un día.”

“¿Estás segura?” Pregunté.

“Sí,” respondió, sonriendo a una joven en un largo abrigo rojo que estaba comprando uno
de los últimos collares de llaves. Tomó la bolsa, luego observó a la mujer desaparecer en la
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
205
multitud. “Fueron quince las que hemos vendido hoy,” dijo ella, sacudiendo su cabeza.
“¿Puedes creerlo? Voy a tener que ir a casa y quedarme toda la noche despierta haciendo
más. No es que me esté quejando, por supuesto.”

“Te lo dije,” dije. “Son hermosas.”

“Bueno, tengo que agradecerte por ellas. La tuya fue la inspiración.” Agarró una adornada
con piedras verdes. “En realidad, deberías tomar una. Es lo menos que puedo hacer.”

“Oh, no. No tienes que hacerlo.”

“Quiero hacerlo.” Hizo un gesto hacia el mostrador. “O puedo hacerte una especial, si lo
prefieres.”

Las miré, y luego hacia abajo a mi propio collar. “Quizás más tarde,” dije. “Está bien por
ahora.”

Afuera, el aire era vigorizante, fresco y mientras caminaba por la senda a casa, alcé mi
mano, pasándola por mi propio collar. La verdad era, que últimamente había estado
pensando en quitármelo. Parecía algo ridículo llevar una llave de una casa que ya no era
mía. Y de todos modos, no era como si pudiera volver, aunque lo quisiera. Más de una vez,
había ido tan lejos como tocarla para abrir el cierre antes de detenerme a mí misma.
En esa primera noche, cuando Nate y yo nos habíamos conocido, me había preguntado:
¿Cuál es su mensaje? Y le había dicho: nada. Aunque, en realidad, entonces y ahora, la
llave no era sólo para cerrar la casa amarilla. Era para mí, y la vida que había tenido antes.
Tal vez ya había empezado a olvidar un poco alrededor de las últimas semanas, y esto era
por lo que me era más fácil imaginarme sin ella. Pero ahora, después de lo que había
sucedido la noche anterior, estaba pensando que quizás tener un recordatorio no fuese una
mala idea. Así que por ahora, se quedaría donde estaba. Luego de todo lo que había pasado
en el Día de Acción de Gracias, había pensado que las cosas podrían ser un poco
incómodas para el viaje del primer día de regreso a la escuela. Y lo eran. Pero no de la
manera que estaba esperando.

“Hey,” dijo Nate cuando me deslicé en el asiento delantero. “¿Qué tal?”

Estaba sonriendo, luciendo igual que siempre. Como si nada fuera de lo ordinario hubiera
pasado. Pero para él, supongo que no pasó. “Bien,” dije, abrochándome el cinturón de
seguridad. “¿Tú?”

“Miserable,” anunció animadamente. “Tengo dos ensayos y una presentación pendiente
hoy. Anoche estuve despierto hasta las dos.”

“¿De verdad?” Dije, aunque en realidad, lo sabía, porque había estado despierta hasta
aproximadamente esa hora, y pude ver las luces de su habitación; dos pequeños cuadrados,
a la derecha, deshaciendo la oscuridad extendida entre nuestras casas.

“Tengo un examen de cálculo que tengo que aprobar. Lo que significa, casi certeramente,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
206
que no lo haré.”

Tan pronto como lo dije, esperé que Gervais interviniera desde el asiento trasero,
acordando con esto, como si fuera el plan perfecto para dispararme. Cuando me giré, sin
embargo, estaba sólo sentado ahí, callado y discreto, de la misma forma en que había
estado por las últimas dos semanas. Aunque, como para compensar a su silencio, lo estaba
viendo más y más. Al menos una vez a la semana, lo atrapaba observándome en el
almuerzo, la manera en que lo había hecho aquel día, y siempre que lo cruzaba en los
pasillos me daba estas miradas que no podía descifrar.

“¿Qué?” Dijo ahora, cuando me di cuenta que seguía mirándolo extrañamente.

“Nada,” respondí, y me di vuelta. Nate se estiró hacia la radio, subiéndola y luego nos
introducimos en el tráfico. En verdad, todo se sintió bien, totalmente igual, y comprendí
que quizás había exagerado, pensando que cambiaría. Lo mínimo, era que sabía algo que la
semana pasada no sabía, y éramos amigos; al menos por otros seis meses o así. No tendría
que haberme puesto toda nerviosa por lo que estaba pasando con su padre; nunca quise que
alguien se involucrara conmigo ni en mi drama doméstico. Tal vez lo que tuvimos ahora, al
final, era mejor. Estar cerca pero no demasiado cerca, el terreno medio perfecto.

A media cuadra de la escuela, Nate estacionó en el Quiz Zip por gasolina. Cuando el salió
para cargarla, me recosté en mi asiento, abriendo el libro de cálculo en mi regazo. Sin
embargo, alrededor de media página leída, escuché un ruido detrás de mí.

A este punto, estaba bien informada de las diversas percusiones de Gervais, pero ésta no era
una a la que estaba acostumbrada. Era más como una ingesta, una repentina aspiración de
aliento. La primera la ignoré; la segunda, apenas la noté. Aunque, a la tercera, estaba
comenzando a pensar que podría estar teniendo un ataque de algún tipo, así que me volteé.

“¿Qué estás haciendo?” Le pregunté.

“Nada,” dijo instantáneamente a la defensiva. Pero entonces, lo hizo otra vez. “La cosa
es…”

Fue interrumpido por Nate abriendo su puerta y deslizándose detrás del volante. “¿Por qué
es,” me dijo, “que siempre que estoy apurado me toca la bomba de gasolina más lenta del
mundo?”

Eché una ojeada a Gervais, quien apresuradamente había vuelto a su libro, su cabeza
agachada. “Probablemente por la misma razón que te topas con toda luz roja cuando estás
con retraso.”

“Y perder las llaves,” añadió él, encendiendo el motor.

“Tal vez es el universo que conspira contra ti.”

“He corrido con mala suerte últimamente,” concordó.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
207

“¿Si?”

Miró en mi dirección. “Bueno, quizás no tan mala.”

Al escuchar esto, tuve un destello de nosotros en la cocina ese día, su mano rozando contra
la mía mientras alcanzaba la llave que yacía en mi palma. Cuando Nate volvió a la calle, de
repente me sentí incómoda, en la justa manera que pensé que lo haría. Hablar de mala
suerte. Quizás esto no sería tan fácil después de todo.

Para mí, diciembre era todo acerca del trabajo. Trabajar para Harriet, trabajar en mis
solicitudes, trabajar en cálculo. Y cuando no estaba haciendo ninguna de estas cosas, estaba
etiquetando con Nate en su trabajo.

Lógicamente, sabía que la única manera de quedarme en aquel terreno medio con Nate era
permitir construir un espacio entre nosotros. Pero no era tan fácil detener algo una vez que
había empezado, o eso estaba aprendiendo. Un día estabas protegiéndote a ti misma y
manteniendo las cosas simples. La próxima cosa que sabes, es que estás comprando
macarrones
24

24
Se refiere a los macarrones dulces elaborados a base de coco y pasta de almendras.
.

“Macarrones belgas,” Nate me corrigió, quitando dos cajas del estante. “Esa es la clave.”

“¿Por qué?”

“Porque un macarrón lo puedes comprar en cualquier lado,” contestó él. “Pero éstos, sólo
los puedes encontrar aquí en Spice and Thyme, lo que significa que son gastronómicos y
caros, y por lo tanto adecuados para obsequiar.”

Bajé la vista hacia la caja en mi mano. “Doce dólares es mucho por diez macarrones,” dije.
Nate alzó sus cejas. “Macarrones belgas, quiero decir.”

“No para Diseño Escocés Inc.,” dijo, continuaba agregando cajas al carro entre nosotros.
“De hecho, este es el más bajo costo de sus compras festivas. Sólo espera a que lleguemos a
las torres de palitos-de-nuez-y-queso. Eso es impresionante.”

Miré mi reloj. “Puede que no llegue ahí. Mi descanso es solamente de media hora. Incluso
si estoy un minuto atrasada, Harriet comienza a tener palpitaciones.”

“Tal vez,” dijo él, añadiendo la última caja, “deberías comprarle algunos macarrones
belgas. Por diez dólares, podrían curarla de ello por completo.”

“De alguna manera dudo de que la solución sea así de sencilla. O económica.”

Nate movió la cabecera del carro, dirigiéndolo hacia adelante, pasando los chocolates hasta
la sección de gomitas. Spice and Thyme era uno de esas enormes tiendas de comida
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
208
diseñadas para sentirte pequeño y acogido, con pasillos estrechos, iluminación tenue, y
cosas apiladas a cada parte que giraras. Personalmente, me hizo sentir claustrofóbica, en
especial durante Navidad, cuando estaba dos veces más atestada de lo normal. Nate, no
obstante, apenas parecía molesto, maniobrando hábilmente su carro alrededor de un grupo
de jubilados estudiando las gomitas hasta tomar la esquina hacia los bizcochos mantecados
en cajas.

“No lo sé,” dijo, echando un vistazo a la lista en su mano antes de empezar a bajar latas
decoradas con la cara de un fornido escocés tocando una gaita. “Creo que lo que necesita
Harriet puede ser más simple de lo que ella piensa.”

“¿Organización total de su casa, cortesía de Rest Assured?” Pregunté.

“No,” dijo él. “Reggie.”

“Ah,” dije al momento que los jubilados pasaban otra vez, apretándose contra el carro.
“Entonces lo notaste, también.”

“Por favor.” Rodó sus ojos. “Es un poco evidente. ¿Qué es lo que ella cree que significa
todo eso del gingko
25

25
Especie de árbol cuyas hojas tienen varios usos medicinales.
?”

“Eso es lo que dije,” le contesté. “Pero cuando se lo insinué a ella, estaba horrorizada por la
idea. Horrorizada.”

“En serio,” dijo, empujando el carro hacia adelante otra vez. “Entonces debe estar más
distraída de lo que nos dimos cuenta. Lo que, honestamente, no estoy seguro de que sea
posible.”

Nos detuvimos bruscamente de un tirón, por poco teniendo un choque con dos mujeres
empujando un carro completamente lleno de vino. Luego de algunas miradas sucias y
mucho rechinamiento, demandaron su derecho de camino y siguieron. Yo dije, “Dijo que
estaba demasiado ocupada para una relación.”

“Todo el mundo está ocupado,” dijo Nate.

“Lo sé. Creo que en realidad sólo está asustada.”

Me miró. “¿Asustada? ¿De Reggie? ¿Qué, ella cree que él la forzaría realmente a
abandonar la cafeína o algo?”

“No,” dije.

“¿De qué, entonces?” Preguntó.

Hice una pausa, únicamente dándome cuenta ahora de que el tema se estaba acercando un
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
209
poquito a casa. “Tú sabes, ser lastimada. Exponiéndose a sí misma, abriéndose a alguien.”

“Sí,” dijo, agregando algunos palitos de queso al carro, “pero el riesgo sólo es parte de las
relaciones. A veces funcionan, a veces no.”

Agarré una caja de palitos de queso, examinándola. “Sí,” dije. “Pero no todo es al azar,
tampoco.”

“¿Qué quieres decir?” Preguntó, quitándome la caja y añadiéndola al resto.

“Sólo eso, si sabes con anticipación que puede haber una cuestión que sentencia todo,
como, por decir, eres increíblemente determinante e independiente, como Harriet, quizás es
mejor reconocer eso y no desperdiciar tu tiempo. O el de otro.”

Miré a Nate, que ahora me daba cuenta, estaba observándome. Él dijo: “¿Así que ser
independiente sentencia a las relaciones? ¿Desde cuándo?”

“Ese fue simplemente un ejemplo,” dije. “Puede ser cualquier cosa.”

Me dio una mirada extraña, lo que fue bastante irritante, considerando que él había sacado
el tema en primer lugar. Y de todos modos, ¿qué quería que hiciera, confesarme y admitir
que nunca funcionaría entre nosotros porque era demasiado complicado interesarse por
alguien, mucho menos alguien por quien debía preocuparme? Era hora de volver a lo
teórico, y rápidamente. “Todo lo que digo es que Harriet ni siquiera confiará en mí con la
caja registradora. Así que tal vez es mucho pedir para ella entregarle toda su vida a
alguien.”

“No creo que Reggie quiera su vida,” dijo Nate, moviendo el carro hacia delante de nuevo.
“Sólo una cita.”

“Aún así,” dije, “una puede conducir a otra. Y quizás, para ella, eso es demasiado
riesgoso.”

Sentí que me miró otra vez, pero puse empeño en controlar mi reloj. Era casi la hora de
irme. “Sí,” dijo él. “Quizás.”

Diez minutos después (y un minuto tarde) regresé a lo de Harriet, donde, como de
costumbre, estaba esperándome. “Estoy contenta de verte,” dijo. “Estaba empezando a
ponerme nerviosa. Creo que estamos a punto de tener una gran urgencia. Puedo sentirlo un
poco.”

Miré al medio del centro comercial, el cual estaba concurrido pero no repleto, y después al
otro lado en el patio de comidas, que lucía casi igual. “Bueno, estoy aquí ahora,” dije,
poniendo mi bolso en el armario debajo de la caja registradora. Mientras lo hacía, recordé
la cosa que había comprado para ella, sacándola. “Toma,” dije, lanzándosela. “Para ti.”

“¿De verdad?” La atrapó, luego giró la caja en su mano. “¡Macarrones! Me encantan.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
210

“Son belgas,” dije.

“Bueno,” respondió, abriéndolos. “Mucho mejor.”

“¡Vamos Laney! ¡Acelera el ritmo!”

Miré a Olivia, luego en dirección a donde estaba gritando, a la zona distante del
estacionamiento del centro comercial. Todo lo que pude ver fueron unos pocos autos y un
envoltorio de una Hamburguesa Doble dando vueltas por la brisa. “¿Qué estás haciendo, de
nuevo?”

“Ni siquiera preguntes,” me dijo. Esta fue la misma cosa que había dicho cuando me había
encontrado con ella, diez minutos antes, sentada en el borde de la acera afuera de la
boletería del Vista 10
26

26
Es un cine.
en este inoportuno cálido sábado, con un libro abierto en su regazo.
“Todo lo que puedo decir es que no es mi elección.”

“No es tu…” dije, pero entonces esta oración, y mi concentración, fueron interrumpidas por
un estruendoso ruido a tamp-tamp. Esta vez cuando me di vuelta, vi a Laney vistiendo un
equipo deportivo púrpura, doblando la esquina lejana de la tienda Meyer’s Department a un
trote bastante lento, y viniendo hacia nuestra dirección.

“Por fin,” dijo Olivia, sacando un cronómetro digital de cocina debajo de su libro y
poniéndose de pie. “¡Vas a tener que ir más rápido que eso si quieres que me siente por
aquí para otra siesta!” Chilló, apoyando sus manos alrededor de la boca. “¿Entiendes?”
Laney la ignoró, o simplemente no escuchó, manteniendo su mirada derecha mientras
continuaba, tamp-tamp, tamp-tamp. Cuando se acercó vi que su expresión era seria, su cara
sonrojada, aunque me dio un asentimiento al pasar.

Olivia consultó el cronómetro. “Ocho minutos,” gritó mientras Laney continuó hacia el otro
extremo del centro comercial. “Eso es una milla de dieciséis-minutos. También conocida
como lenta.”

“¿Todavía entrenando para el la carrera de 5 km, uh?” Pregunté cuando un guardia de
seguridad pasaba cerca, mirándonos.

“Oh, ella está más allá del entrenamiento ahora,” contestó Olivia, sentándose en el borde de
la acera otra vez y colocando el cronómetro junto a ella. “Es centrada, viviendo y
respirando la carrera. Y sí, esa es una frase directa.”

“Eres solidaria,” dije.

“No, soy realista,” respondió. “Ha estado entrenando por dos meses ahora, y sus tiempos no
están mejorando. Para nada. Si ella insiste en hacer esto, sólo va a avergonzarse a sí
misma.”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
211

“A pesar de eso,” dije, mirando a Laney de nuevo, que seguía andando a paso lento.
“Tienes que admitir, que es algo admirable.”

Olivia carraspeó. “¿Qué es? ¿Negación absoluta?”

“Compromiso absoluto,” dije. “Tú sabes, la idea de descubrir algo que, por todas las
intenciones y propósitos, va contra tus habilidades, y aún así decidir hacerlo de todas
formas. Eso es tener agallas, ¿sabes?”

Consideró esto mientras el guardia de seguridad pasaba, yendo para el otro lado. “Si tiene
tantas agallas, sin embargo, ¿por qué es que normalmente abandona alrededor de la marca
de las dos millas, y luego me llama para que la vaya a recoger?”

“¿Hace eso?” Pregunté.

“Sólo cada otro tiempo. Oh, espera. Aunque, ¿eso no es solidario?”

Me senté, ignorando esto, apoyando mis manos en el pavimento detrás de mí. No es como
si fuera alguna experta en el concepto de ser solidaria. ¿Era ser leal incluso a pesar mío? O,
como Olivia, ¿hacer conocer tu disgusto desde el principio, incluso cuando alguien no
quería oírlo? Había estado pensando en esto cada vez más y más desde mi discusión con
Nate en el Spice and Thyme. Quizás él era alguien que vivía el momento, fácilmente capaz
de dividir en categorías una parte de su vida de otra. Pero para mí, el Nate con el que estaba
pasando más y más tiempo seguía siendo el mismo que iba a casa hacia una mala situación
con su papá y quien planeaba salir tan pronto como pudiese; ambas eran razones que
debería haber mantenido alejadas, o al menos mantener mi distancia. Aunque sobre todo,
me seguía acercando, lo que no tenía ningún sentido.

Ahora, miré a Olivia, que entornaba los ojos en la distancia, el cronómetro todavía
contando regresivamente en su regazo. “¿Te acuerdas,” pregunté, “que dijiste que cuando
viniste por primera vez de J ackson, era difícil para ti, y por eso nunca te molestaste en
hablar con alguien o hacer amigos?”

“Sí,” dijo ella, sonando un poco recelosa. “¿Por qué?”

“¿Por qué lo hiciste, entonces?” Pregunté, mirándola. “Quiero decir, conmigo. ¿Qué
cambió?”

Ella consideró esto mientras circulaba una minivan, deteniéndose al otro lado de la
boletería. “No lo sé,” dijo. “Supongo que fue simplemente porque teníamos algo en
común.”

“J ackson.”

“Sí, eso. Pero también, por no ser como todos los demás en Perkins. Tú sabes, tener alguna
parte diferente, y a la vez compartida. Quiero decir, conmigo es mi familia, mi estatus
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
212
económico. Tú, bueno, eres una lujosa y una delincuente.”

“Hey,” dije. “Eso fue sólo un día.”

“Lo sé, estoy bromeando,” dijo, haciéndome un ademán con la mano. “Pero ninguna de
nosotras encaja exactamente en el molde de ahí.”

“Así es.”

Se recostó, apartando las trenzas de su cara. “Mi punto es, hay mucha gente en el mundo,
nadie ve todo de la misma manera que tú lo haces; eso sencillamente no sucede. Así que
cuando encuentras una persona que entiende un par de cosas, en especial si son las
importantes… también puedes apoyarte en ellos. ¿Sabes?”

Bajé la mirada hasta el cronómetro que se encontraba en el borde de la acera entre nosotras.
“Bien expuesto,” dije. “Y todo en menos de dos minutos.”

“La concisión es subestimada,” dijo con soltura. Luego miró por encima de mi hombro,
repentinamente alzando su mano para saludar a alguien detrás de mí. Cuando me di vuelta,
me sorprendió ver a Gervais, con su chaquetón estilo marinero parado frente a la boletería.
Cuando me vio, su cara se ruborizó, y apresuradamente agarró su boleto por debajo del
cristal y se precipitó adentro.

“¿Conoces a Gervais?” Le pregunté.

“¿Quién, extra sal, doble-regaliz
27
Vi como ella lo abrió, presionando el botón de TALK y diciendo que estaría allí en un
minuto. Entonces recogió su libro y se puso de pie, moviéndose ligeramente. “Aun así”
dije “Tienes que conseguir algo, sin embargo."

"¿De qué?"

? Claro. Es un cliente habitual.” La miré. “Es su orden de
concesión,” explicó. “Palomitas de maíz grandes, sin mantequilla, extra sal, y dos paquetes
de dulces de regaliz. Ve al menos una película a la semana. Al chico le gusta el cine.
¿Cómo lo conoces?”

“Viajamos a la escuela juntos,” dije. Así que Gervais tenía una vida fuera de compartir
viajes. No era como si debería haber sido sorprendente, pero por alguna razón, lo era.
Entonces, escuché un zumbido: el teléfono de ella. Lo sacó de su bolsillo, miró la pantalla,
luego suspiró. Laney. “Diría que ya te lo dije,” dijo. “Pero no es como si obtuviera alguna
satisfacción de esto.”


27
Es una planta que se utiliza mucho en golosinas, postres y bebidas. Los dulces de regaliz, en inglés
llamados Licorice Whip, son las conocidas tiras de caramelo duro con forma de cuerdas. Su sabor es anisado
y agridulce.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
213
"De esto." Señalé a mí alrededor. "Quiero decir, estas aquí al mismo tiempo que ella. Así
que no puedes estar totalmente en contra a lo que ella está haciendo. "

"No, lo estoy." Sacó las llaves del bolsillo, empujando el libro bajo el brazo. "Pero también
soy una tonta. Es evidente. "

"No lo eres", le dije.

“Bueno, entonces, no sé la razón”, dijo. "Aparte de que ella es mi prima, y me lo pidió, así
que aquí estoy. Trato de no ir más profundo que eso. Nos vemos por ahí, ¿de acuerdo?"

Asentí, y entonces ella se alejó, atravesando el terreno hasta su coche. Mirándola, me quedé
pensando en lo que había dicho ella antes sobre tener cosas en común, y luego de Nate y
yo en su garaje el día de Acción de Gracias, cuando le hablé de mi madre y nuestra historia.
Es evidente que compartir puede llevarte muy lejos, o al menos a un lugar diferente de lo
que habías planeado. Como una amistad o una familia, o incluso a estar en una acera un
sábado, tratando de orientarte lo mejor que puedes.

No era sólo yo la que se sentía fuera de orden. Incluso el tiempo era raro. "Tienes que
admitir," dijo Harriet, sacudiendo la cabeza cuando saliamos al estacionamiento de los
empleados más tarde esa noche, "esto es muy extraño. ¿Cuándo ha habido setenta y siete
grados en la semana antes de Navidad? "

"Es el calentamiento global", le dijo Reggie. "Las capas de hielo se están derritiendo".

"Yo estaba pensando más en la línea del apocalipsis", dijo.

Él suspiró. "Por supuesto que lo hacías".

"Hablando en serio, ¿quien quiere las compras navideñas cuando se siente como verano?”
Preguntó ella cuando comenzamos a cruzar el lote. "Esto no puede ser bueno para las
ventas."

"¿Alguna vez piensas en otras cosas que no sean negocios?", Dijo Reggie.

"El apocalipsis," le dijo ella. "Y de vez en cuando en café."

"Sabes," él respondió, "soy consciente de que estás bromeando, pero eso es todavía muy…
"

"Buenas noches", grité cuando me moví hacia la vía verde (la peatonal). Los dos dijeron
adiós con la mano, todavía discutiendo. Eso, sin embargo, no era extraño en lo más
mínimo, era la manera en que yo siempre les dejaba.

A menudo, Harriet me da un aventón a casa, porque ella odia que yo tome la vía verde en la
oscuridad, pero como el tiempo se había vuelto extrañamente cálido yo había estado
insistiendo en caminar en vez, sólo para lograr la mayor parte del tiempo fuera de
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
214
temporada, mientras que durara. En mi camino de regreso a Cora, pasé varios ciclistas, dos
corredores, y un grupo de chicos en motocicletas, todos con la misma idea. Más extraño
que todo, sin embargo, fue lo que vi en casa, cuando entré por la puerta de entrada: J amie,
en la parte inferior de la escalera, vestido con su traje de baño y aletas para nadar, una toalla
lanzada sobre su hombro. Probablemente no era una señal del apocalipsis, pero parecía muy
cerca.

Al principio, estaba claro que yo le había sorprendido: saltó, nervioso, después se recuperó
rápidamente y tomó una pose informal. “Oye” dijo, como si él se la pasara en traje de baño
en la entrada todos los días. "¿Qué tal el trabajo?"

"¿Qué estas…?" Comencé, entonces me detuve cuando Cora apareció en la parte superior
de las escaleras, en un par de pantalones cortos tirado sobre su propio traje.

“Ah” dijo, deteniéndose de pronto, su rostro sonrojado. "Hola".

“Hola” le dije lentamente. "¿Qué está pasando?"

Ellos intercambiaron una mirada culpable. Entonces Cora suspiró y dijo: "Vamos a saltar
en la piscina. "

"¿Ustedes van a qué?"

"¡Hay setenta y cinco grados! ¡En diciembre! ", Dijo J amie. "Tenemos que hacerlo. No
podemos ayudarnos a nosotros mismos. "

Miré a mi hermana. "Fuera está muy agradable", dijo.

"Pero la piscina del barrio ni siquiera tiene agua en ella", le dije.

"Por eso vamos a donde los Blake", me dijo J amie. "¿Quieres venir?"

"¿Están escabulléndose en la piscina de Nate?

Cora se mordió el labio mientras J amie dijo: "Bueno, técnicamente, no es realmente a
escondidas. Quiero decir, somos vecinos. Y esta justo ahí, al calor, sin que nadie la esté
utilizando. "

"¿Tienen permiso?" pregunte. El miró a Cora, que se retorcía en el escalón. “No” dijo ella.
"Pero yo vi a Blake temprano y dijo que él y Nate se iban a una cosa de negocios durante la
noche. Así que. . . "

". . . nomás van a saltar su valla y su piscina, "termine por ella.

Silencio. Entonces J amie dijo: "¡Setenta y cinco grados! ¡ En diciembre! ¿Sabes lo que esto
significa? "

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
215
"¿El apocalipsis?", Le pregunté.

"¿Qué?", Dijo. "No. Dios. ¿Por qué tú…? "

"Ella tiene razón, sabes", dijo Cora, bajando las escaleras. "No estamos dando precisamente
un buen ejemplo."

"Fue tu idea", señaló J amie. Cora se sonrojó de nuevo. "Tu hermana", él me dijo, "es una
seria clavadista. En la universidad, ella siempre fue la primera en ir encima de la cerca. "

“¿En serio?” dije, volviéndome hacia ella.

“Bueno” respondió ella, como si fuera a justificarlo. Luego ella solo dijo, "Sabes, hay
setenta y cinco grados. En diciembre".

J amie le tomó de la mano, sonriendo. "Esa es mi niña", dijo, y me señalo. "¿Vienes?"

"No tengo un traje de baño", le dije.

"En mi armario, cajón inferior de la derecha", dijo Cora. "Sirvete tú misma."

Yo sólo sacudí la cabeza, incrédula, cuando se encaminaron a la cocina. Cora se reía, las
aletas de J amie golpeaban el piso, y luego estaban fuera, la puerta de vaivén se cerró tras
ellos.

Yo no iba a ir y desde luego no iba a nadar. Pero después de estar sentada en mí cama en el
silencio durante unos instantes, busque en el armario de Cora, tire de algunos pantalones
por encima, y bajé las escaleras, cruzando el patio donde yo podía oír salpicar más allá de
la valla.

"Ahí está", dijo J amie cuando me deslicé a través. Estaba en la parte menos profunda, junto
a Roscoe, que estaba en la cubierta, ladrando con entusiasmo, mientras que Cora estaba
bajo el agua, nadando en el fondo, con el pelo ondeando a sus espaldas. "No te pudiste
resistir, ¿eh?"

"No creo que vaya a entrar”, le dije, caminando y sentándome en el borde, mis rodillas
levantadas contra mi pecho. "Solo voy a ver."

“Ah, eso no es divertido ", dijo. Luego, con Roscoe que seguía ladrando, se sumergió bajo,
desapareciendo. Mientras nadaba la longitud de la piscina, el perro corría a lo largo, tras él.

Miré a Cora, que ya estaba flotando en la parte más profunda, cepillándose el pelo de la
cara. “Ya sabes” le dije, "Yo nunca te habría figurado una transgresora de la ley. "

Ella hizo una mueca. "No es exactamente un delito grave. Y, además, Blake nos los debe".

"¿En serio? ¿Por qué? "Le pregunté, pero ella no me oyó, ó decidió no responder, en lugar
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
216
de eso buceo abajo de nuevo para unirse con J amie, que daba vueltas en la parte inferior.

Al salir un momento después, riendo y salpicándose el uno al otro, yo me quité los zapatos,
luego enrolle mis pantalones de chándal y moje mis pies en el agua. Estaba caliente, incluso
más que el aire, y me incliné hacia atrás en las palmas de mis manos, volviendo la cara
hacia el cielo. Yo no había nadado desde la última vez en que había vivido en un complejo
con una piscina, en torno a noveno grado. En el verano, me pasaba horas allí, hasta que mi
mamá tenía que venir a buscarme cuando se estaba haciendo oscuro.

J amie y Cora se quedaron alrededor de media hora, mojandose entre sí y jugando Marco
Polo. Para cuando salieron, eran más de las diez, e incluso Rosco -que había estado
ladrando sin parar- se había agotado. "Mira", dijo J amie cuando se secó fuera "un
chapuzón, no pasa nada".

"Es bueno” asentí, moviendo los pies en el agua.

"¿Vienes con nosotros?", Preguntó Cora mientras caminaban detrás de mí, de partida a la
valla.

"En un minuto. Creo que voy a estar un poco más. "

"Tanto como quieras", dijo J amie cuando Roscoe trotó detrás de él. "Después de todo, no
será así para siempre."

Luego se fueron, a través de la valla, donde yo podía oír sus voces atenuándose a medida
que cruzaban el patio. Esperé a que hubiera silencio durante unos pocos minutos antes dejar
caer mi chándal. Luego, con una rápida mirada por última vez a mí alrededor para
asegurarme de que estaba sola, salté.

Fue impresionante, al principio, estar de nuevo en una piscina después de tanto tiempo de
no nadar. Tan rápido como me lance, sin embargo, todos los instintos regresaron, y antes de
darme cuenta me estaba moviendo constantemente hacia el otro lado, el agua zumbaba en
mis oídos. Yo no sabia cuantas vueltas había hecho, ida y vuelta y así sucesivamente, sólo
que había estado concentrada en el ritmo que primero, no me di cuenta cuando una luz se
prendió en la casa. En el momento del siguiente segundo, ya era demasiado tarde.

Me quedé helada, hundiéndome por debajo del borde de la piscina, cuando una figura se
movió a través de la ahora – brillante sala de estar. Después cruzaba una vez, luego otra
vez, escuché una puerta corredora abrirse. Mierda, pensé, y luego entre en pánico, tomando
una respiración profunda y sumergiéndome.

Lo cual, como se vio después, no fue una movida inteligente, como se puso en manifiesto
cuando levanté la vista a través del agua azul por encima para ver a Nate mirando hacia mí.
Para ese entonces, mis pulmones estaban a punto de explotar, así que no tuve más remedio
que dejarme ver.

“Bueno, bueno” el dijo mientras yo salía a la superficie. "¿De que se trata esto?"
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
217

Nadé hasta la orilla, sólo para hacer algo, entonces me pase una mano por la cara. "Um", le
dije. "En realidad…"

"Cora y J amie estaban saltando en la piscina, ¿eh?", Dijo. Yo lo miraba a él, confundida,
hasta que sacó una aleta, y luego otra, por detrás de su espalda. "No son exactamente
hábiles al respecto", dijo, dejándolas caer sobre la cubierta junto a sus pies. "Estos estaban
justo allí en esa silla. La última vez dejaron un tubo de natación."

“Oh” dije. “Sí. Supongo que estamos atrapados. "

"No es gran cosa." Se agachó junto a mí, mojando su mano en el agua. "Es bueno que
alguien le este sacando algún uso a esta cosa. Mi papá siempre se queja de lo mucho que
cuesta el mantenerlo."

"¿Ya no nadas en lo absoluto?" “ No realmente ", dijo.

"Debes extrañarlo, sin embargo."

Se encogió de hombros. "A veces. Era un buen escape. Hasta que, ya sabes, dejó de serlo."

Pensé en lo que había dicho, sobre su papá siendo prohibitivo pero aun así gritando desde la
valla. "Deberías entrar," dije. "Esta tibio."

“No, estoy bien. "Se sentó en una silla cercana. "Tú sigue adelante, sin embargo."

Floté allí por un segundo, ninguno de los dos hablando. Finalmente dije: "Así que… pensé
que estabas fuera de la ciudad en una cosa de negocios".

"Cambio de planes", dijo. "Se decidió que debería volver a casa temprano."

"Decidió," repetí.

Miró hacia arriba, luego me dio una sonrisa cansada. "Ha sido un día largo, solo digamos
eso".

Lo apuesto, pensé. En voz alta, le dije: “Razón de más para darse un chapuzón. Quiero
decir, es diciembre. Setenta y cinco grados. Sabes que lo quieres."

Sinceramente, no creí que estaría de acuerdo con esto, yo solo estaba hablando. Pero
entonces el asintió lentamente, y se impulsó a sus pies. "Muy bien", dijo. "Vuelvo en un
segundo. "

A medida que desaparecía en el interior, se me ocurrió que tal vez esta no era una idea
inteligente. Después de todo, yo estaba tratando de mantener mi distancia y ahora, con esta
invitación, se había reducido el espacio donde nos encontrábamos en forma considerable.
Antes de que pudiera encontrar la manera de cambiar esto, sin embargo - o incluso si
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
218
quería-, él volvió al exterior, ahora en bañador, y camino por el patio. Innecesario decir,
que esto distraía. Esa primera noche, no lo había viso realmente sin camisa, y ahora podía
concentrarme en otra cosa. Razón de más, me di cuenta, para dar marcha atrás, pero antes
de que pudiera, él estaba estirando sus brazos sobre la cabeza y saltando, golpeando el agua
con apenas un toque y desapareciendo a continuación.

Tu nadas, pensé, con un destello de esa sudadera mientras el salía a la superficie, luego mas
cerca de mi con un movimiento del pecho que parecía sin esfuerzo. Cuando salió,
sacudiendo la cabeza y enviando gotas a volar, le dije, "Lindo salto".

“Gracias” dijo él, flotando en frente de mí. " Años de entrenamiento".

De repente, estaba tan consciente de lo cerca que estábamos el uno al otro, sólo con el agua
entre nosotros. Miré hacia abajo: por debajo de la superficie mi piel se veía tan pálida, casi
azul, mi collar reposando alrededor. Cuando miré de nuevo, el lo estaba mirando, también,
y después de reunirse con mi mirada por un segundo el lo alcanzo, capturándolo en una
mano para dejarla flotar en su palma.

"¿Cuántos de esos colares de llave crees que Harriet ha vendido desde Acción de Gracias?",
preguntó.

"No lo sé” dije. "Muchos".

"Vi a una chica en J ump J ava hoy usando uno. Fue tan raro".

"Voy a asegurarme de decirle a Harriet que dijiste eso," dije. "Ella estará muy contenta."
"No quise decir de esa forma". Volvió la palma de la mano, dejando caer la llave suelta, y
poco a poco flotó de vuelta hasta descansar en mí de nuevo. "Es sólo que los asocio
contigo y éste. ¿Sabes? Fue la primera cosa que noté sobre ti esa noche que nos
conocimos."

"¿Incluso antes de que saltara la valla?"

"Está bien”. Sonrió. "Tal vez la segunda."

A nuestro alrededor, el barrio estaba en silencio, el cielo de fuera amplio y salpicado de
estrellas sobre nuestras cabezas. Yo podía sentirlo allí delante de mí, y pensé en lo que
J amie había dicho antes: No será así para siempre. Eso era cierto, y también la razón que
debería haber subido a cabo en ese momento,, así como el porque yo sabía que me
quedaría.

El todavía estaba mirándome, los dos flotando, y pude sentir el agua a mi alrededor,
presionando hacia adentro, tirando hacia atrás. Luego, lentamente, Nate se acercó,
inclinándose, y a pesar de todo lo que me había dicho, y todo lo que quería creer que era o
no era capaz, me quedé donde estaba mientras me besaba. Tenía los labios calientes, la piel
húmeda, y cuando se retiró, sentí escalofríos, no estando acostumbrada a tener a alguien tan
cerca, pero todavía no lista para apartarlo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
219

"¿Tienes frío?", Preguntó. Estaba a punto de sacudir la cabeza, decir que no era eso en lo
absoluto, pero antes de que yo pudiera, sentí su mano estrechándose sobre la mía. "No te
preocupes", dijo, "es más cálido, mientras mas profundo vallas. "Entonces, para
demostrarlo, se fue bajo, y yo tomé una respiración profunda, la más grande que pude y
dejé que tirara de mi hacia abajo con él.

Yo ya sabía que J amie le gustaban los días festivos. Allí estaban las camisas azules a juego,
para una cosa, por no mencionar la lista de agradecimientos. Pero incluso armada con estos
conocimientos, yo todavía no estaba totalmente preparada para como el había abordado la
Navidad.

"Quédate quieto, ¿de acuerdo?", Dijo Cora, haciendo una mueca mientras se rellenaba la
almohada más arriba, debajo de su chaqueta. "Deja de retorcerte alrededor."

“No puedo” respondió J amie. "Esta ropa interior larga pica mas de lo que pensaba que
sería. "

“Ya te dije que solo usaras calzoncillos."

"¡Santa no usa calzoncillos!", Dijo, alzando la voz un poco mientras ella le daba un tirón el
ancho cinturón negro de su traje apretado sobre la almohada, sosteniéndola en su lugar. "Si
voy a hacer esto, quiero ser auténtico al respecto".

"Yo dudo", dijo Cora, empujándose a sí misma a ponerse en pie, "que el Santa policía haga
un control de la ropa interior. Ahora ¿dónde está tu barba? "

"En la cama", le dijo. Entonces me vio. "¡Hey, Ruby! Entonces, ¿qué te parece? Genial,
¿verdad? "

Esa no era exactamente la primera palabra que me había venido a la mente al verlo en un
traje completo de Santa: traje rojo, botas de negro y peluca blanca grande, que para mí
parecía que picaba más que cualquier ropa interior. Pero en el interés de la familia, decidí
seguir el juego.

“Sí” asentí como cuando Cora llegó sobre su cabeza, sujetando la barba. "¿Vas a ir a una
fiesta o algo así?"

"No," el dijo. Cora dio un paso atrás, las manos en las caderas, examinando su trabajo.
"Es víspera de Navidad."

“De acuerdo” dije lentamente. "Así que esto es para. . . " "¡Caminar por el barrio!" Terminó
para mí. Yo miraba a Cora, que simplemente negó con la cabeza. "Mi papá siempre vestía
como Santa en víspera de Navidad ", explicó. "Era una… tradición familiar. "

"Lo que no teníamos mucho", añadió Cora. "Y J amie lo sabe, por lo que es por eso que el
lo ha hecho una misión personal para compensarlo. "
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
220

J amie miró de ella a mí, luego a ella otra vez. Incluso en el vesturario completo, pelucas y
todo, todavía se veía tan juvenil, como Santa: los primeros días. "Lo se, es un poco
exagerado, "dijo. "Es solo que. . . Siempre hacemos de la Navidad una gran cosa en mi
casa. Supongo que es algo que se me ha contagiado. "

Incluso sin el traje de Santa, se trataba de un eufemismo. Durante todo el mes, J amie se
había arrojado a prepararse para la Navidad: colgando un elaborado espectáculo de luces en
el frente, poniendo calendarios de Adviento en prácticamente todas las habitación,
arrastrando a casa el árbol más grande que pudo encontrar, que luego adornamos con una
mezcla de nuevos ornamentos de marca y de fabricados en casa de las pasadas
festividades. Entre todo esto y el trabajo en el centro comercial, yo francamente había
estado pasando las festividades hace semanas. Pero como la mayoría de las cosas que
involucran a J amie, Yo había ido a lo largo de todas formas, dejándome arrastrar a la zona
de la ceremonia del árbol-iluminado, viendo el especial de Navidad de Charlie Brown una y
otra vez, incluso sosteniendo a Roscoe abajo mientras que J amie le equipaba en un arnés
elaborado de cascabeles.

“Aquí” dijo ahora, llegando detrás de él a la cama para recoger a un sombrero de duende
rojo. "Para ti." "¿Para mi?"

“Sí. Así vamos a coincidir, cuando salgamos."

Miré a Cora de nuevo, pero esta vez ella evitó mis ojos, ocupada poniendo lejos el rubor,
que ella había utilizado para dar a J amie unas mejillas de un rojo festivo. "A dónde…" dije
lentamente, "… vamos?"

"A repartir los regalos en la zona", dijo, como si fuera algo evidente. "Están todos en el
pasillo de entrada, listos para irse. ¡Vamos!"

Él pasó junto a mí, su sombrero en la mano, y saltando por las escaleras, su botas dando
golpes en la alfombra. Estreche mis ojos hacia Cora, hasta que finalmente se volvió hacia
mí. "Lo siento", dijo ella, se veía como si lo decía en serio. "Pero lo hice el año pasado."

Y así fue como terminé en Wildflower Ridge, a las ocho en punto de la víspera de Navidad,
con J amie en su traje de Santa, y Roscoe en sus cascabeles, repartiendo alegría. O,
mirándolo de otra manera, caminando en el frío- que había vuelto como una venganza- e
interrumpiendo a la gente en sus propias celebraciones familiares, mientras asustando a
automovilistas ocasionales.

Después de las primeras casas, elaboramos un sistema: Yo tocaba la campana, a
continuación, dejaba a J amie al frente y en el centro, colgando hacia atrás con Roscoe hasta
que la puerta se abría, y lanzarme en cuanto fuera necesario para ayudar a repartir los
regalos, que fueron sobre todo animales de peluche y cajas de mini bastones de caramelo.
Dejando de lado algunas miradas raras -y algunas personas que claramente estaban en casa
pero decidieron ignorarnos- La gente parecía feliz de vernos, especialmente los niños, y
después de una hora y tres cuadras, la mayoría de nuestras cosas se habían ido. "Tenemos
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
221
suficiente para tal vez dos paradas más, "dijo J amie mientras estábamos en la esquina de la
casa de Nate, haciendo una pausa por Roscoe, los cascabeles sonando, para hacer sus
necesidades en contra de un buzón de correo. "Entonces, ¿Cuál crees? ¿Quieres tomar algo
para Nate? "

Miré al frente a la casa, oscuro, excepto por un par de luces de atrás. "No lo sé” dije.
"Puede que el no sea tu objetivo de público. Tal vez deberíamos ir por alguien mas joven."

"Lo haré", dijo, buscando en su bolsa casi vacía. "Pero tu adelántate y llevale algunos
bastones de caramelo. Nos encontraremos de nuevo aquí. ¿Está bien? "

“De acuerdo” dije, la entregue la correa de Roscoe. Él la tomó, luego arrojó su saco por
encima del hombro -la policía de Santa lo habría aprobado- y comenzó a cruzar la calle a
una casa con brillantes copos de nieve iluminando a cada lado de la escalones de la entrada.

Me deslicé la caja de bastones de caramelo en el bolsillo, entonces camine hasta donde
Nate, tome una bocanada de aire fresco. La verdad era que yo había pensado en darle un
regalo de Navidad. Yo había escogido incluso más de uno antes de pararme a mi misma, no
estando segura incluso después de esa noche en la piscina que estaba dispuesta o capaz de
hacer un gran gesto. Pero en los días después, me di cuenta también que con Nate, todo
llega a ser tan fácil, tan fácil como dejar que él tome mi mano y me tire debajo de la
superficie. Tal vez era imposible que alguien pueda compartir todo contigo, pero yo estaba
empezando a pensar que lo que teníamos era suficiente. Y de todos modos, era Navidad,
una época, sobre todo, de esperanza, o al menos eso me habían dicho. Él me había dado
tanto, y ahora, aquí, yo estaba finalmente lista para la reciprocidad. Así que me acerque a la
puerta y toque el timbre.

En el momento en que abrió la puerta, sabía que algo andaba mal. Sólo tenia que ver la
expresión de su cara- sorprendido, incluso alarmado- seguido de inmediato por la forma en
que abrió la puerta un poco más cerrada, el mismo movimiento que yo había dominado con
los testigos de J ehova y los caseros. "Ruby", dijo en voz baja. "Hola. ¿Qué haces aquí? "

En ese momento, escuché a su padre: alto, gritando, apenas amortiguado detrás de una
pared cercana. Tragué saliva y luego dije: "J amie esta cargando cosas, para la Navidad… "

"No es un buen momento", dijo ya cuando hubo una explosión o un ruido perceptible. "Te
llamaré un poco más tarde, ¿de acuerdo?"

"¿Estás bien?" Le pregunté.

"Estoy bien."

"Nate…"

"Lo estoy. Pero tengo que irme ", dijo, cerrando la puerta un poco más. Apena podía verlo
ahora. "Hablaré contigo mañana. "

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
222
No tuve la oportunidad de responder a esto, la puerta ya estaba cerrandose con un audible
Click. Me quedé allí, mi boca seca, preguntándome qué debía hacer. Estoy bien, él había
dicho. Extendí la mano, poniendo la mano en la perilla y girándola. Ahí estaba yo, por fin
dispuesta a dejarlo entrar, y me estaba bloqueando.

"Hey!" Llamo J amie detrás de mí. Me volví. Él y Roscoe fueron a través de la calle, cada
vez más cerca. "¿Ellos están allí?"

Di algo, pensé, pero así como trataba de formar palabras, cualquier palabra, recordé ese día
en el garaje, cuando él me había pedido mantener silencio. Tú entiendes. ¿Quería ser el
Honeycutts (es el personaje de una serie americana), interviniendo y arruinando todo,
aunque yo pensaba que era lo mejor? J amie estaba acercándose por el camino, Roscoe
tirando adelante. Tenía que decidir, ahora.

"No está en casa", le dije, dando un paso fuera del porche. La caja de bastones de caramelo
todavía estaba en mi bolsillo, y la deslicé en mis dedos, colocándolos en torno a ella. Se
sentía casi como una mano, descansando en la mía. "Vámonos."


























Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
223
Capítulo Trece

Traducido por Ateh
Corregido por maweyumi


Estuve despierta hasta bien tarde, pero no esperando a Santa. En su lugar, estuve en mi
cama, viendo las luces de la piscina de Nate danzar sobre los árboles, la misma forma en
que pasé la primera noche. Más de una vez, pensé en salir furtivamente otra vez para
encontrarlo y ver si estaba bien. Pero luego lo recordé cerrando la puerta en mi cara, el clic
del gracioso cerrojo, y me quedé donde estaba.

A la siguiente mañana, tuve una nueva mochila, algunos CDs, unos cuantos libros y un
portátil. Cora tuvo su período.

“Estoy bien, estoy bien” farfulló cuando, poco después de que abrimos nuestros regalos, la
encontré sentada en su cama, llorando “En serio”.

“Cariño” J amie se acercó, sentándose a su lado y deslizando su brazo por encima de su
hombro “Esta bien”.

“Lo sé” Su voz fue ahogada mientras subía, secándose los ojos con el dorso de su mano “Es
solo que, realmente tenía la sensación de que había ocurrido este mes, lo cual se que es tan
estúpido…”

“No eres estúpida” dijo J amie suavemente, alisando una mano sobre su cabeza.

“… pero solo empecé a pensar cuan grandioso seria descubrirlo hoy y ser capaz de
decírselos a ustedes, y como sería el mejor regalo…” señaló en una larga respiración, con
los ojos muy abiertos de nuevo “Pero no paso. No estoy embarazada. De nuevo”

“Cora”

“Lo sé” dijo sacudiendo su mano “Es navidad, tenemos una vida maravillosa, un techo
sobre nuestras cabezas, cosas que mucha gente quiere. Pero yo quiero esto. Y no importa lo
que haga, no lo puedo obtener. Simplemente…” Ella se apagó, limpiando sus ojos de
nuevo. Esta vez, J amie no dijo nada.

“Apesta” Termine por ella

“Si” dijo, mirando hacia mí “Esto apesta”

Me sentí tan inútil, de la forma en que siempre me sentía cuando veía a Cora alterada por el
tema del bebé. La única cosa que la ponía de cero a emocional en menos de cinco minutos.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
224
El único punto sensible en su solida armadura personal. El mes anterior por fin había
accedido a tener una pequeña ayuda farmacéutica, a través de una medicina de ovulación,
lo que la hizo caliente y emocional, capaz de sudar o llorar o ambas cosas en cualquier
momento. No es una buena mezcla, especialmente en los días de fiesta. Y ahora, todo esto
fue en vano. Esto realmente apestaba.

“Simplemente trataremos de nuevo” J amie estaba diciendo ahora “Este solo fue el primer
mes. Quizá a la segunda vez ocurra la magia”

Cora asintió, pero pude ver que su convencimiento apenas subió un poco, pasando su dedo
sobre el regalo que le había dado esta mañana: Un collar para abrochar de Harriet, uno de
plata lleno de piedras rojas. Había estado extrañamente nerviosa mientras ella abría la caja,
preocupada de que no le gustara, pero en el minuto en que lo deslizó por su mano sus ojos
se ampliaron, supe que había anotado. “Es hermoso” dijo mirándome “Es como el tuyo”.

“Muy parecido” dije “Pero no completamente igual”

“Me encanta” me dijo, levantándose inmediatamente para ponérselo. Movió su cabello
hacia los hombros “¿Qué piensas? ¿Luce bien?”

Lo hacía, incluso ahora, mientras apoyaba la cabeza en el hombro de J amie, rizándose hacia
él. Ella todavía tenía una mano sobre el broche. El collar lucia diferente en ella a como se
veía en mí, pero se podían ver algunas similitudes. Solo tenias que saber dónde buscar.

J usto después, el timbre de la puerta sonó. Roscoe, que había estado dormitando en el pie
de la cama, levantó sus orejas y dejó salir un ladrido. “¿Eso fue la puerta?” pregunto J amie.

“Lo fue” dijo Cora mientras Roscoe bajaba de un salto, corriendo desde la habitación. Un
momento después, lo escuchamos ladrando en el vestíbulo mientras el timbre sonaba otra
vez “¿Quien podría ser en navidad?”.

“Yo lo averiguaré” dije, si bien, mientras me paraba rápidamente en dirección a las
escaleras, tenía la esperanza de que supiera quién era. El timbre sonó de nuevo cuando
estuve a medio camino; y de nuevo cuando me acerqué a la puerta. Cuando llegué a la
puerta y miré a través de la mirilla, sin embargo, Nate no estaba allí. No había nadie. Luego
sonó de nuevo – muy raro – así que abrí.

Era Gervais. Demasiado bajo para la mirilla, estaba de pie en las escaleras con gafas,
chaquetón y bufanda, con lo que parecía un motorista nuevo estacionado en el camino
detrás de él. “Hola” dijo.

Yo solo lo miré “Hola” dije con voz baja. “¿Qué estas…?”

“Tengo una proposición para ti” dijo, todo negocios “¿Puedo pasar?”

“Um” dije. Detrás de mí Roscoe había dejado de ladrar pero seguía tratando de empujarme
“Estamos algo ocupados. Realmente…”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
225

“Lo sé” Levanto los brazos, ajustándose las gafas “Esto solo tomará un minuto”.

Aun no lo quería dejar entrar. Pero por el espíritu de navidad, me hice a un lado. “¿No
deberías estar con tu familia?” pregunté mientras él cerraba la puerta.

“Terminamos la navidad hace horas” me dijo “Mi papá ya desbarató el árbol”

“Oh” Ahora nosotros solo estábamos parados ahí, juntos, en el vestíbulo “Bueno” dije
“Nosotros todavía estamos haciendo cosas, así que…”

“¿Crees que estas preparada para tu próximo gran examen de cálculo?”

Yo solo lo miré “¿Qué?”

“Tu próximo examen. Es en marzo y cuenta como la mitad de tu nota. ¿Cierto?”

“¿Cómo sabes eso?”

“¿Estarás preparada?”

Arriba escuché a Cora reírse. Una buena señal. “Define preparada” dije.

“Un puntaje de noventa o más alto”.

“No” dije, lo cual era, tristemente, la verdad. Incluso con todo mi estudio y preparación,
cálculo aún era la única cosa que podía tomarme de cero a un ataque de pánico en menos de
treinta segundos.

“Entonces deberías dejarme ayudarte” dijo Gervais.

“¿Ayudarme?”.

“Soy muy bueno en cálculo” explicó, presionando sus gafas “No solo haciéndolo, sino
explicándolo, Soy tutor de dos personas en mi clase de la universidad en este momento. Y
es calculo nivel universitario, no del tipo fácil que tú estás haciendo”

Tipo fácil, pensé. No había cambiado por completo. “Sabes” dije “Es una oferta muy linda,
pero creo que estaré bien”.

“No es una oferta” dijo “Es una proposición”.

De repente, tuve una imagen de él en el carro ese día, dibujando en su aliento. Más la
mirada fija en el almuerzo en el jardín, y la forma extraña como había actuado en el Vista
10. Oh Dios, pensé, por fin lo tengo. Nate tenía razón. Yo le gustaba. Esto era justo lo que
necesitaba. “Sabes” dije, llegando detrás de él a la puerta “Eres un niño lindo, Gervais,
pero…”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
226

“Es sobre Olivia” dijo.

Me detuve a mitad de la frase, no estando segura de que lo había escuchado bien “¿Qué?”

Él tosió, luego se sonrojó “Olivia Davis” dijo “Eres amiga de ella, ¿no?”

“Si” dije lentamente “¿Por qué?”

“Porque” dijo, y tosió de nuevo “Um… Como que me gusta”.

“¿Te gusta Olivia?”

“No de esa forma” dijo rápidamente “Yo solo…” Esperé. Parecía como si hubiera pasado
un largo tiempo. “… Quiero ser su amigo” terminó.

Esto era como dulce, tengo que admitirlo. Además sorprendente. Lo cual me llevo a mi
siguiente pregunta “¿Por qué?”

“Porque” dijo como si fuera simple, obvio. Cuando se dio cuenta de que no lo era, añadió
“Ella habla conmigo”.

“Ella habla contigo” repetí.

Él asintió “Como en el teatro. Y cuando me ve en el corredor de la escuela, ella siempre
dice hola. Nadie más lo hace. Además, a ella le gustan las mismas películas que a mí”.

Lo miré hacia abajo, parado ante mí con su pesado abrigo y sus gafas. Seguro, él era
fastidioso, pero tenía que ser duro para él. No importa que tan inteligente seas, hay muchas
cosas que no se pueden aprender de libros. “Entonces solo se amigo de ella” le dije “No me
necesitas para eso”.

“Si lo hago” dijo “No puedo solo ir y hablarle. Pero si estuviera, ya sabes, ayudándote con
tu cálculo en el almuerzo o algo así, entonces solo podría pasar el rato con ustedes”.

“Gervais” dije lentamente “Creo que eso es muy dulce…”

“No digas que no” declaró

“…Pero también es algo falso”

Él movió su cabeza firmemente “¡No lo es! No me gusta en esa forma. Solo quiero ser su
amigo”

“De todas formas, es como si la estuviera engañando. Y los amigos no hacen eso”.

Nunca, ni en un millón de años hubiera pensado que estaría ofreciendo una cartilla sobre
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
227
amistad, mucho menos a Gervais Miller. Aun menos probable, que me sintiera mal por él
después de hacerlo. Pero mientras me miraba con tristeza, di un paso hacia atrás a la puerta.
Lo hice.

“De acuerdo” dijo con su voz plana, derrotado “Entiendo”.

Lo observé mientras se volvía al pomo, tirando de la puerta abierta. Una vez más, me
encontré estropeando lo qué debía hacer, pero esta vez, lo que estaba en juego no era tan
alto. Tal vez yo no podía hacer nada por Nate. Pero podría ayudar a alguien.

“Que te parece esto” dije. Él se volteó hacia mí lentamente “Yo te contrataré”.

“¿Contratarme?”

“Como tutor. Yo pago lo que cualquier otro paga. Tú haz lo que haces. Si sucede que nos
encontramos en el almuerzo y Olivia está ahí, que así sea. Pero ella no es parte del trato.
¿Entendido?”

Él asintió vigorosamente, sus gafas balanceándose ligeramente “Sí”.

“De acuerdo entonces” dije “Felices fiestas”.

“Felices fiestas” me respondió, dando un paso afuera y empezando a bajar las escaleras. A
mitad de camino, se volteó hacia mí. “Por cierto, cobro veinte dólares la hora. Por la
tutoría”.

Por supuesto que lo hacía. Yo dije “¿Voy a pasar cálculo?”.

“Está garantizado”. Respondió “Mi método está demostrado” Yo asentí, y luego él siguió
por las escaleras, agarrando el casco de su moto y tirando de el sucesivamente. Tal vez esto
fue un gran error, una de muchos. Pero a veces, todos necesitamos un poco de ayuda, así
queramos admitirlo o no.

“Pasen, pasen” dijo J amie a un grupo que venía animado, aumentando su charla hasta el
alto techo del vestíbulo. “¡Bienvenidos! Las bebidas están atrás, y hay toneladas de comida.
Ven, déjame recibir tu abrigo…”.

Me recosté sobre el marco de la puerta del cuarto de lavandería, donde siempre había
estado escondiéndome con Roscoe desde la post-navidad de Cora y J amie, el pre-año nuevo
cuando la casa se abrió. Oficialmente, era mi trabajo el mantener la cubeta de hielo llena y
asegurarme de que la música fuera audible, pero aparte de hacer esto superficialmente, no
estaba exactamente mezclando.

Ahora, sin embargo, mientras J amie con los brazos llenos de abrigos miraba a su alrededor,
sabía que debía aparecer y ofrecerme para ayudarle a guardarlos en el piso de arriba. En su
lugar, me deslicé hacia abajo en una posición sentada, de espaldas a la secadora, empujando
la puerta cerrándola con el pie. Roscoe, que había sido desterrado aquí por su propio
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
228
bienestar mental, inmediatamente brincó de la cama y se acercó para unirse a mí.

Habían pasado dos días desde navidad, y no había visto o hablado con Nate. Una vez, esto
habría parecido imposible, teniendo en cuanta nuestra gran proximidad, sin mencionar que
tan seguido cruzábamos caminos, intencionalmente o no. Tal vez solo fue que la escuela
había terminado, no manejábamos juntos, y ambos estábamos ocupados con nuestros
respectivos trabajos. Pero aun así, tuve la clara sensación de que me estaba evitando.

Esto me sorprendió, pero fue incluso más impactante el hecho de que esto me estaba
molestando demasiado. Después de todo, esto fue lo que una vez quise, más espacio entre
nosotros, menos unidos. Sin embargo, ahora que lo obtenía me sentía más preocupada
acerca de él que nunca.

J usto entonces, la puerta se abrió. “Un segundo, solo tengo que tomar otro rollo de…” Cora
estaba medio adentro, seguía hablando con alguien sobre su hombro, cuando se detuvo a
mitad de un paso y de una frase, viéndonos a Roscoe y a mí en el piso. “Hola” dijo
lentamente “¿Qué está pasando?”

“Nada” dije. Cerró la puerta mientras Roscoe se levantaba. Moviendo la cola “Solo estaba
tomando aire”.

“En el armario” dijo.

“Estaba cerca”

Llegó a la lavadora, tirando un rollo de toallas de papel “Ya hay un derrame en la
alfombra” dijo, abriéndolas “Sucede cada año”.

“De todas formas suena como si estuviera yendo bien” dije mientras algunas personas
pasaban por el corredor de afuera, sus voces rebotando en las paredes.

“Lo está” dijo volteándose hacia mí, con las toallas en sus brazos “Deberías salir, comer. La
comida no esta tan mal, te lo prometo”

“Estoy un poco baja de ánimo” le dije

Ella sonrió “Tengo que decirte que has sido un verdadero soldado. La navidad con J amie es
como una prueba de resistencia. En mi primer año casi me da un colapso”

“Es extraño” dije “Me refiero, el año pasado…” me callé, dándome cuenta de que no
recordaba que había hecho el año pasado para las festividades. Tenía un vago recuerdo de
la entrega del equipaje, quizá una fiesta de una empresa como un comercial. Pero como
todo lo demás de mi anterior vida, era distante, descolorido. “Supongo que solo estoy
cansada”.

“Solo has una aparición” dijo “Luego puedes volver aquí, o golpear el armario por el resto
del día. ¿De acuerdo?”.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
229

La miré, dudando, mientras extendía una mano hacia mí. Pero luego deje que me halara
para pararme y la seguí al corredor. Dos pasos después, mientras entrabamos a la cocina,
fuimos emboscadas.

“¡Hola Cora!” Salté, sorprendida por una mujer en un fluido conjunto blanco, con el
cabello oscuro recogido en el cuello, que de repente apareció ante nosotras con una copa de
vino en la mano “Felices fiestas”.

“Felices fiestas” respondió Cora, apoyándose hacia adelante para recibir un beso, y una
mancha de labial, en la mejilla. “Bárbara, esta es mi hermana, Ruby. Ruby, esta es Bárbara
Star”.

“¿Tienes una hermana?” preguntó Bárbara. Ella llevaba varios collares de cuentas
multicolores que se tambaleaban alrededor de su pecho cada vez que se movía, como ahora,
volteando su cara hacia mí “¿Por qué no lo sabía?”.

“Ruby vino a vivir con nosotros hasta este año” explico Cora. Ella me dijo “Barbara es una
autora. Mejores vendidos, debo añadir.

“Oh detente” replicó Bárbara moviendo su mano “Me estás avergonzando”

“Ella fue una de mis primeros clientes” añadió Cora “Cuando estaba trabajando en una
práctica de leyes familiar, justo afuera de la escuela”.

“En serio…” dije.

“Me había divorciado” explicó Bárbara, dando un sorbo a su vino “Lo cual nunca es
divertido. Pero gracias a tu hermana, fue el mejor divorcio que jamás he tenido. Y eso es
realmente decir algo”.

Miré a Cora, quien movió la cabeza casi imperceptiblemente, dejando claro que no debía
preguntar qué significaba eso exactamente. En su lugar. Ella dijo “Bueno, nosotras
probablemente debamos ir a revisar la comida, así que…”.

“Todo está maravilloso. Amo las festividades” dijo Bárbara suspirando. Luego sonrió hacia
mí y dijo “¿También está aquí el resto de tu familia? Me encantaría conocer a tu madre”

“Um” dije “De hecho…”.

“No estamos en contacto con mamá en estos días” Cora le dijo “Pero tenemos la gran
fortuna de tener magníficos amigos como tú hoy. “¿Te gustaría más vino?”.

“Oh” dijo Bárbara, mirando a su copa, luego a nosotras “Bueno, sí. Eso sería encantador”.

Cora facilitó la copa en su mano, sin dejar de sonreír, sonriendo-entonces para mí, tocando
la parte baja de mi espalda con la otra mano. Al tomar esta señal, miré de nuevo hacia ella.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
230
Bárbara estaba hablando de nuevo, con las manos revoloteando como hacía para dar
énfasis, pero mi hermana, aunque asintió con la cabeza, estaba mirándome. Muy sutil,
pensé. Pero, de nuevo, ella había estado lejos de mi madre mucho más tiempo que yo. La
práctica hace la perfección, o algo cerca de ella.

Copa en mano, hice mi camino a través de la multitud, que había crecido
considerablemente desde la última vez que había comprobado el hielo y la música. J amie
estaba todavía en el pasillo de entrada, respondiendo a la puerta y tomando abrigos, cuando
finalmente llegué al área de la barra para obtener el vino blanco.

"¡Macarrones!" Le oí decir de repente. "Usted no debe tener."

Me di la vuelta. Efectivamente, era Nate, con vaqueros y una camisa de cuello azul, con las
manos en los bolsillos. Su padre estaba a su lado, haciendo poco caso a su chaqueta y
sonriendo mientras J amie admiraba su ofrenda. "Son belgas," El Sr. de la Cruz dijo. "Muy
caros."

"Apuesto a que si," contestó J amie, aplaudiendo a Nate en el hombro. "Ahora, déjenme
conseguirles una bebida. ¿Cuál es tu veneno, Blake? Tenemos cerveza, whisky, vino... "

Hizo un gesto hacia la barra, y mientras todos se volvían, los ojos de Nate se encontraron
con los míos. El Sr. de la Cruz levantó una mano, saludándome, pero yo acaba de recoger
la copa, de forma rápida mezclándome de nuevo en la multitud.

Cuando volví al lugar donde había dejado a Cora y Bárbara, sin embargo, se habían ido con
un par de empleados de J amie de UMe.com, fácilmente identificados por sus gafas geniales
para neds, jeans caros, y camisetas vintage en su lugar, charlando acerca de los Macs. Me
volví lentamente, examinando a la multitud buscando a Bárbara. En cambio, me encontré
cara a cara con Nate.

“Hola” me dijo “Feliz navidad”.

Tragué saliva, y luego tomé un respiro. "Feliz Navidad." Hubo una pausa, que luego se
extendió a una pausa incómoda, incluso cuando alguien se echó a reír detrás de nosotros.

"Así que te traje un regalo", dijo, llegando detrás de él y sacando un paquete envuelto del
bolsillo de atrás.

“Déjame adivinar” dije “Macarrones”.

“No” él se quejó, haciendo una cara mientras lo sostenía para mí “Ábrelo”.

Miré hacia abajo al don, el cual estaba envuelto en papel rojo decorado con pequeños
árboles de Navidad, y el pensamiento de mí misma de pie en su puerta esa noche, mi propia
oferta pequeña en la mano. "Tú sabes” le dije, asintiendo con la cabeza contra la copa de
vino que aun mantenía sujetada, "yo probablemente…"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
231
"Nunca se retrasa la apertura de un regalo," dijo Nate, acercándose para tomar mí copa y
ponerla en un mostrador cercano. "Especialmente uno que ya es tardío."

Con las manos vacías, no tuve más remedio que tomarlo, dándole la vuelta en mis manos y
colocando un dedo por debajo de la cinta. Dos mujeres pasaron al lado de nosotros,
parloteando con excitación, chasqueando los talones, mientras se abría para revelar una
camiseta. En la parte delantera, en el mismo bloque familiar decía: USWIM.

“Tu filosofía personal” dije.

“Bueno” dijo, “busqué uno que dijera "Si usted espera lo peor nunca será decepcionado ",
pero todos estaban agotados."

“Apuesto a que si” miré hacia él “Es realmente linda. Gracias”.

"No hay problema." Él se apoyó contra la pared detrás de él, me sonreía, y tuve una imagen
de nosotros en la piscina juntos, cómo me había sujetado la mano y me tiró abajo. El
recuerdo estaba tan cerca, pude ver cada pedacito de él. Sin embargo, con igual claridad,
estaba la otra noche, cómo su rostro había lucido, en retirada por la rendija de la puerta.
Dos imágenes opuestas, una colocándome más cerca, otra alejándome. "Por lo tanto," él
dijo, "¿cómo fue tu Navidad?"

"¿Cómo fue la tuya?" le respondí, y mientras yo no quería decir para que no hubiera un
borde en mi voz, yo podía oír. Así que él también pudo. Su rostro cambió de inmediato, la
sonrisa no desapareció, sino que parecía haberse vuelto más delgada. Me aclaré garganta, y
luego miré la camisa de nuevo. "Quiero decir, debías esperar que preguntara."

Nate asintió con la cabeza, mirando a través de la cocina al salón, donde podía ver a su
papá hablando con una fornida mujer en un suéter rojo navidad. "Estuvo bien ", dijo. "Un
poco estresante, como viste."

“¿Un poco?” pregunte

“No es gran cosa ¿De acuerdo?”

“Seguro que lo parecía”

“Pues no lo fue. Y eso es historia antigua”

“Fue hace tres días” señalé

“Así que los días festivos apestan. Eso no es exactamente una noticia de última hora,
¿verdad?” Él agachó la cabeza, una mata de pelo que cayó sobre su rostro mientras las
mismas mujeres pasaban de nuevo con una nube de jabón de manos perfumado, dejando la
habitación empolvada. Cuando se habían ido, dijo, "Mira, estoy apenado por no poder
hablar contigo esa noche. Pero estoy aquí ahora. Y te traje un regalo. Eso tiene que contar
para algo, ¿verdad?"
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
232

Miré hacia abajo a la camiseta. Tú nadas, pensé. Como él había dicho, esto era mejor que
hundirse. Tal vez esto era sólo parte de mantenerse a flote. "Sin embargo, no tengo nada
para ti".

“¿Ni siquiera macarrones belgas?”

Sacudí mi cabeza.

"Está bien. Son realmente muy sobrevalorados."

“¿En serio?”

Él asintió con la cabeza, mirando por encima de toda la fiesta otra vez, y luego se agachó,
deslizando su mano alrededor de la mía y me haló un poco por el pasillo, cerca de de la
esquina. Allí, fuera de la vista, se apoyó contra la pared, con cuidado deslizando sus brazos
alrededor de mi cintura y tirando de mí más cerca. “Está bien” dijo, con voz baja. "Vamos a
intentar de nuevo. Feliz Navidad, Ruby."

Lo miré, deteniéndome en la línea de la barbilla, los ojos y largas pestañas, la forma en que
sus dedos ya estaban cepillando un poco de cabello en mi cara, los entrelazaba en hilos allí.
Tan cerca ahora, después de la distancia de antes. Pero él estaba aquí.

"Feliz Navidad", dije, y traté de concentrarme en esa cercanía - no podía ser fugaz, la
sensación sabía muy bien - como él se inclinó y puso su boca contra la mía, besándome,
mientras al rededor de la esquina la fiesta se prolongó sin nosotros, ruidosa, continua y
completamente inconsciente.



"Cora", dije que a medida que nos detuvimos delante del centro comercial, "realmente no
tenemos que hacer esto".

"Si tenemos", respondió ella, apagando el motor. "Como he dicho, momentos de
desesperación exigen medidas desesperadas."

"Eso es mi punto" dije y ella abrió la puerta para salir de mala gana y yo hice lo mismo.
"No estoy desesperada".

Ella sólo me miró cuando caminé por la parte trasera del coche, y luego alzó su bolso sobre
un hombro. "En primer lugar," dijo ella, "Te di dinero para ropa. Tú solo compraste cuatro
cosas."

“Siete, en realidad” señalé.

“Luego” continuó, ignorándome “Para navidad, te di tarjetas de compras, con las cuales
compraste nada”
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
233

“No necesito nada”.

"Y así, de verdad, que no me has dado otra opción que llevarte de compras por la fuerza"
suspiró, y luego extendió la mano, extendiéndola por debajo de sus gafas de sol para
cubrirse los ojos. "¿Te das cuenta de lo feliz que un adolescente promedio estaría en tus
zapatos? Tengo una tarjeta de crédito. Estamos en el centro comercial. Quiero comprar
cosas. Es como el nirvana de los adolescentes."

“Bueno” dije mientras nos cruzamos con dos madres empujando cochecitos, "creo que no
soy una chica adolescente promedio."

Ella me miró mientras nos acercábamos a la entrada. “Por supuesto que no lo eres” dijo con
más tranquilidad “Mira, sé que esto es un poco raro para ti. Pero tenemos el dinero y es
algo que J amie y yo queremos hacer.”

“No es raro” le dije “Solo innecesario”.

"Tú sabes," dijo mientras las puertas automáticas del Esther Prine, la sofisticada tienda por
departamentos, se abrían ante nosotras, "está bien para aceptar las cosas de las personas. No
te hace débil o indefenso, aunque así es como mamá sentía al respecto".

Esto fue un poco demasiado reminiscente de la tierra que había sido obligada a cubrir
durante mi primera (y esperemos que la única) sesión de terapia un par de semanas antes,
así que en lugar de responder, entré. Como siempre, estaba cegada temporalmente por los
relucientes azulejos blancos de la tienda, así como el pulido brillo de joyeros. A nuestra
izquierda, un hombre con un esmoquin estaba jugando Pachelbel por las escaleras
mecánicas. Siempre fue extraño estar hablando de mi madre, de todos modos, pero en este
contexto, se limita a ser surrealista.

"No se trata de mamá", dije mientras Cora hizo un gesto para mí, para que la siguiera hasta
el siguiente piso. "O no sólo de ella. Es un gran cambio. Yo no estoy acostumbrada...
Nosotros no tuvimos mucho de esto los últimos años."

“Ya lo sé” respondió ella "Pero eso es justo lo que estoy diciendo. De alguna manera,
también fue una elección. Había cosas que mamá pudo haber hecho para hacer las cosas
más fácil para ti y para ella."

“Me gusta estar en contacto contigo” dije.

"Sí." Ella aclaró su garganta, mirando a lo largo de los cosméticos mientras nos
levantábamos más alto. "Pero va aún más atrás que eso. Al igual que con papá, y el dinero
que trató de darle. Pero ella era tan terca y furiosa, que no lo tomaría".

"Espera," dije, mientras finalmente llegamos a la cima, y ella se bajó en J uniors. "Pensé que
papá nunca le dio nada de dinero. Que él la esquivó por la manutención, que simplemente
desapareció."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
234

Cora negó con la cabeza. "Tal vez lo hizo más tarde, una vez que se mudó a Illinois. Sin
embargo, esos primeros años, justo después de que se mudó trató de hacer lo correcto. Lo
recuerdo".

Tal vez esto no debería haberme sorprendido. Después de todo, ya sabía que mi mamá
había mantenido en secreto tanto, ajustando su historia y la mía. Cora no sabía lo que me
había hecho creer, así que ¿por qué mi padre lo haría? Pensando esto, sin embargo, algo
más se me ocurrió. Algo que tampoco pertenecía al mundo brillante de Esther Prine, y sin
embargo tuve que traerlo allí.

"Cora", dije mientras se deslizaba a una mesa de suéteres, corriendo la mano sobre ellos,
"¿sabes dónde está papá?"

En la pausa que siguió, vi toda mi vida cambiando de nuevo, retorciéndose, cambiante y
diferente. Pero entonces se dio vuelta para mirarme. “No” dijo ella en voz baja mientras
una vendedora pasaba, empujando un monto de vestidos endebles. "Sin embargo he
pensado en buscarlo, muchas veces. Sobre todo porque J amie ha sido muy insistente en
ello, en lo fácil que sería. Pero supongo que soy una especie de miedosa todavía."

Asentí con la cabeza. Esto, si no nada más, lo pude entender. Había muchos niveles a lo
desconocido, y de lo seguro a lo peligroso hay una nebulosa espantosa.

"Nunca se sabe, sin embargo," ella dijo. "Tal vez podamos hacerlo juntas. Fuerza en
números y todo eso."

“Quizá” dije.

Ella me sonrió, un poco tímida, y a continuación, volvió a mirar a los suéteres. "Bueno,
ahora manos a la obra. No vamos a salir de aquí hasta que haya al menos dos prendas
nuevas. Y una chaqueta. Y zapatos nuevos."

"Cora".

"Sin protestar" Ella alzó su bolso sobre su hombro, y luego siguió adelante en J uniors,
desapareciendo entre los dos bastidores de pantalones vaqueros. Después de un momento,
todo lo que podía ver era su cabeza moviéndose dentro y fuera del mostrador, su expresión
atrapada en el espejo ocasionalmente, centrada y decidida. Al principio, me quedé donde yo
estaba, en el pasillo abierto mientras que una niña pasó por la ventana sonriéndome. Pero
luego miré a Cora otra vez y descubrí que no podía dejarla sola, lo que fue suficiente para
hacerme a mí misma de la fuerza suficiente para ir hacia adelante, después de ella.






Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
235
Capítulo Catorce

Traducido por Mina
Corregido por Helectra


“Wow”, dijo Nate. “Te ves genial.”

Esta era el tipo de reacción que esperaba evitar, especialmente considerando que Cora me
aseguro repetidamente que mi ropa nueva no lucia necesariamente, bueno, nueva.
Aparentemente ella estaba equivocada.

“Sólo es una chaqueta,” le dije, pasando el cinturón de seguridad sobre mi hombro.
Mientras lo hacia, di un vistazo a Gervais, que también me estaba estudiando. “¿Qué?”

“Nada.” dijo. Encogiéndose un poco en su asiento.

Suspiré, sacudiendo mi cabeza. Luego miré a Nate que estaba tras del volante con una
media sonrisa en su rostro. “¿Entonces, cual es la ocasión para el cambio de imagen?”
“¿Tienes una cita para San Valentin o algo así?”

“No,” dije y el rió, cambiando a velocidad y alejándose de la acera. Cuando llegamos al
signo de alto al final de la calle, alargó la mano y me dio un apretón en la rodilla, dejando
su mano ahí, mientras doblábamos a la siguiente calle.

Era Febrero ahora, lo que significaba que Nate y yo llevábamos haciendo lo que
llevábamos haciendo (citas, besuqueos, pasando todo nuestro tiempo libre juntos) más de
un mes. Y tengo que admitir, estaba feliz por eso, cuando menos la mayor parte del tiempo.
Pero sin importar que tan bien nos estuviéramos conociendo, siempre estaba el tema de su
papá, esa parte de si mismo que siempre retenía y se guardaba para si. Era una sola cosa,
pero que contaba mucho. Como cuando las cosas estaban todo lo bien que podían estar,
solo podía ser bueno.

Como el día de San Valentín, que estaba a menos de veinticuatro horas. Normalmente
estaría feliz de tener novio (o algo cercano a eso), en el día que está hecho para ser muy
consciente cuando no lo tienes. Pero incluso cuando Nate dio a entender que tenia grandes
planes para nosotros (que por como sonaba, fue detallado secretamente y todavía en
proceso) no me podía simplemente relajar y disfrutarlo. Rest Assured había sacado una
promoción especial para canastas de regalos y entrega de arreglos florales para sus clientes
y la respuesta había sido abrumadora. Como resultado estaban completamente llenos ese
día, igual que el día de acción de gracias, y no olvidaba como había resultado.

“Vas a estar bien,” Nate me aseguro la noche anterior, afuera en el estanque, cuando saque
el tema a colación. Lo tomamos como punto de reunión, algunas veces en las tardes, entre
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
236
nuestras respectivas tareas y horarios de trabajo, aunque sea por un momento. “Voy a hacer
entregas toda la tarde, debo estar listo para las siete, suficiente tiempo para lo que tengo en
mente.”

“¿Que es qué?” pregunte.

“Ya veras,” se acercó quitando mi cabello de mi cara. Detrás de él podía ver las luces de la
piscina parpadeando por encima de la barda, he incluso cuando se acercó a besarme la sien,
estaba distraída, sabiendo que debía estar ahí, ensamblando canastas de regalos y que en
cualquier momento su padre saldría y se daría cuenta que no estaba. Debo haber sido obvia,
por que después de un momento el se alejo “¿Qué esta mal?.”

“Nada.”

“Te ves preocupada.”

“No lo estoy.”

“Mira,” dijo con expresión seria. “Si es acerca de mi regalo… solo relájate. No estoy
esperando algo fenomenal, solo ya sabes, súper grandioso.”

Lo mire, arrepintiéndome una vez mas de mi momento de debilidad de hace unos días, le
confesé a Olivia, quien por supuesto le dijo a Nate, que estaba estresada por encontrar el
regalo correcto para el para San Valentín. Dejando aparte la lealtad de Olivia, la cosa es que
después de no darle nada para Navidad, parecía realmente importante darle algo bueno, si
no fenomenal.

“No es acerca de tu regalo.” Le dije.

“¿Entonces qué es?”

Me encogí de hombros, luego miré sobre él otra vez, hacia la casa de la piscina. Después de
un momento se volvió y miró en esa dirección también, y luego a mi, finalmente
entendiéndolo. “Esta bien, sabes” “Estoy fuera de mi horario.” Dijo. “Todo Tuyo.”

Pero esa era la cosa. Incluso en estos momentos, sentados en el estanque con su pierna
ligada a la mía, o conduciendo en el coche con su mano en mi rodilla, nunca siento que
tengo todo de Nate, solo lo suficiente para darme cuenta lo que me estaba perdiendo. Aun
más extraño que con cualquiera que haya estado, especialmente Marshall, lo que me dieron
y lo que yo di siempre fue parcial, y sin embargo había sido suficiente. Ahora, que nos
paramos en el estacionamiento de Perkins, y Gervais saltó del auto, rebotando hacia el
edificio como siempre, tan pronto como la puerta se cerro detrás de él, Nate se acercó y me
besó, “Te ves grandiosa,” dijo, “¿qué te hizo rendirte y gastar esos certificados de regalo?”

“No me rendí, Cora me tendió una emboscada y me llevo a Esther Prine. Fue inútil
resistirse.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
237
“Para la mayoría de las chicas que conozco sería como un sueno hecho realidad, no una
tortura.”

Me eche para atrás, moviendo mi cabeza. “¿Por qué todo mundo dice eso?” “Quien dice
que por que soy una chica tengo que estar entusiasmada por gastar 180 dolares en unos
J eans.”

Nate se aparto, alzando las manos. “Tranquila,” dijo. “Solo hice una observación.”

“Bien, entonces no la hagas,” vi hacia mi regazo y hacia esos caros jeans y a eso sin
mencionar a los zapatos caros que venían con ellos (gamuza, sin rebaja), y mi chaqueta (de
piel, de una marca que nunca había escuchado). ¿Quién era esta persona en ropa de lujo, en
esta escuela cara, con un casi novio de quien ella estaba preocupada por que no se abría lo
suficiente emocionalmente? Era como si me hubieran lavado el cerebro o algo así.

Nate todavía me miraba sin decir nada. “Lo siento,” dije finalmente. “Es solo que…. No se.
Todo se siente abrumador ahora, por alguna razón.”

“Abrumador,” repitió. Había veces como estas que sabía que debía decirle la verdad acerca
de que estaba preocupada por él. Tener el coraje para hacerlo era la parte que me estaba
reteniendo. Yo era siempre consciente de esto, aunque como ahora, no hacia nada.

“Además,” dije, deslizando mi rodilla para que tocara la de el. “Está el tema de tú regalo.”

“Mi regalo,” repitió, levantando una ceja.

“Es solo que es tan absorbente.” Dije con un suspiro, moviendo mi cabeza. “Es grande y
detallado… quiero decir los diagramas de flujo y las hojas de calculo están fuera de
control.”

“¿Si?” dijo.

“Tendré suerte si lo tengo todo en su lugar para esta noche, para ser honesta.”

“OH,” consideró eso. “Bueno, tengo que admitir que estoy intrigado.”

“Deberías de estarlo.”

Sonrió, y se acercó, pasó su mano por mi chaqueta, “esto es genial,”dijo, “Como luce el
interior?”

“El interior…” dije, mientras el deslizaba su mano por mi hombro, quitándome una manga.
“ah, correcto, es igual de impresionante.”

“¿Si? Déjame ver,” me quitó la otra manga, y yo sacudí la cabeza. “Sabes, este suéter es
muy bonito también, ¿quien lo hizo?”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
238
“No tengo idea,”dije.

Sentí su mano bajar alrededor de mi cintura, luego suavemente la subió hasta la etiqueta.
“Lanoler,” leyó lentamente, agachando su cabeza de forma que sus labios quedaron en mi
clavícula. “Se ve bien hecho, sin embargo es difícil decirlo. ¿Tal vez si solamente-?”

Miré afuera del coche, donde la gente caminaba a través de los jardines, cafés en mano,
mochilas sobre los hombros. “Nate,” dije. “Es casi la hora del primer timbre.”

“Eres tan responsable,” dijo. Su voz amortiguada por mi suéter, el cual el todavía estaba
tratando de quitarme. “¿Cuándo paso eso?”

Suspiré, luego miré al reloj del tablero. Teníamos cinco minutos antes de estar oficialmente
retrasados. No todo el tiempo que queríamos, pero tal vez eso, también era mucho que
pedir. “Esta bien,” le dije, mientras el trabajaba su camino de regreso a mi cuello, sus labios
moviéndose hacia mi oreja. “Soy toda tuya.”

Cuando llegue a casa esa tarde, vi a J aime sentado en la isla de la cocina con su laptop.
Cuando oyó que me acercaba, se levantó de un salto, agarrando una rebanada de pan que
estaba cerca de él, como si hubiera tenido el deseo repentino de hacerse un sándwich.

Alce mis cejas. “¿Qué estás haciendo?”

Él exhalo sonoramente. “Pensé que eras Cora,” dijo, lanzando el pan a un lado. “Uff, me
asustaste. He estado trabajando muy duro en esto, como para que ella se enterara ahora.”

Mientras él se volvió a sentar, me fijé que la isla de la cocina estaba llena de filas de CDs,
algunos en su estuche, otros dispersos por todo el lugar. “¿Así que este es tu regalo de San
Valentín?” “Uno de ellos,” dijo, abriendo un estuche y sacando un disco. “Será como la
tercera o cuarta ola.”

“¿Ola?”

“Esa es mi técnica de día de San Valentín,” me explicó, deslizando un disco a un lado de su
laptop, escuche un zumbido, luego algunos clicks, y luego la pantalla parpadeo. “Múltiples
regalos, dados en orden de escalonada grandeza durante todo el día. Así que ya sabes,
empiezas con flores, luego vas por los chocolates, a lo mejor algunos globos. Esto vendrá
después, pero antes de la cena Gourmet, todavía estoy ajustando el orden.”

“Correcto,” dije tristemente, mientras me sentaba enfrente de él y agarraba un Cd de Bob
Dylan.

Dirigió su mirada a mi, “¿Qué esta mal? No me digas que a ti no te gusta el día de San
Valentín. A todos les gusta el día de San Valentín.”

Considere rebatirle eso, pero el había dicho lo mismo acerca del día de Acción de gracias,
Navidad y Año Nuevo, así que no valía la pena el rebatirle. “Solo estoy atorada,” dije.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
239
“Necesito algo para alguien…”

“Nate,” dijo. Apretando unos botones de la laptop. Lo mire. “Ruby, vamos. No somos tan
densos, sabes. Además la mitad de la casa ve hacia el estanque, aun en las noches.”

Me mordí el labio, volteando el Cd que tenia en las manos. “Como sea,” dije. “Quiero que
sea como este gran regalo, pero no puedo pensar en nada.”

“Por que lo estas sobre pensando,”dijo. “Los mejores regalos vienen del corazón, no de una
tienda.” “Eso lo dice el hombre que compra en olas.”

“No estoy comprando esto,” puntualizo, apuntando hacia la laptop. “Quiero decir, si
compre los Cds, pero la idea es del corazón.”

“¿Y cuál es la idea?”

“Todas las canciones que Cora adora cantar, en un solo lugar,” dijo, sonando satisfecho
consigo mismo. “No fue fácil, déjame decirte. Escribí una lista, luego las busque en línea
en una tienda de discos. Para las realmente desconocidas, tuve que enrolar a este chico que
conoce uno de mis empleados de su clase de manejo de Ira que es un obsesionado de la
música. Pero ahora finalmente las tengo todas. “Tiempo Perdido,” “Frankie y J ohnny,”
“No lo pienses dos veces, esta bien…”

“Ángel de Montgomery,” dije calladamente.

“Exactamente,” sonrió. “Hey, tu probablemente puedas ayudarme, ahora que lo pienso.
Solo échale un ojo a esta lista y ve si se me esta olvidando alguna.”

Puso un pedazo de papel enfrente de mí, y yo baje la vista para mirarlo, leyendo todos los
familiares títulos de las canciones que mi mama solía cantarme. Impresos en una hoja.
“No,”dije. “Están prácticamente todas.”

“Grandioso.” Apretó otro botón, sacando el Cd y poniéndolo en el mostrador, mientras yo
me levantaba de la silla y me ponía de pie. “¿A dónde vas?”

“De compras,” dije, poniendo mi mochila en mi hombro. “Tengo que encontrar algo
fenomenal.”

“Lo harás,” replico. “Solo recuerda: ¡el corazón! Empieza ahí y no te ira mal.”

Sin embargo permanecía escéptica. Especialmente cuando llegue al centro comercial,
donde había corazones por todas partes: en balones, en galletas, personalizados en camisas,
llenos de chocolates y sujetados por unos osos muy peludos. Pero incluso después de ir a
una docena de tiendas, no podía encontrar nada para Nate.

“Personalmente,” me dijo Harriet cuando me topé con ella en su puesto una hora después
de un muy necesario descanso, “creo que esta celebración es un total fiasco, manufacturado
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
240
por las compañías de tarjetas de felicitación. Si tu realmente amas a alguien, debes
demostrárselo todos los días, no solo uno.”

“Y aun así,” dijo Reggie desde su kiosco. “No tienes reparo en ofrecer un dos por uno
especial por el día de San Valentín en brazaletes y anillos surtidos.”

“Claro que no,” dijo ella. “Soy una mujer de negocios. Mientras la festividad exista, yo
puedo beneficiarme de la misma.”

Reggie giró los ojos y regresó a acomodar las multi vitaminas diarias. “Solo quiero
encontrar algo bueno,”dije. “Algo que signifique algo.”

“Solo trata de olvidarlo por un momento,” ella replicó, acomodando una fila de aretes.
“Luego, de repente, el regalo perfecto llegara a ti.”

Mire mi reloj. “Tengo cerca de veintiséis horas. No es exactamente mucho tiempo para
esperar que la inspiración te pegue.”

“Oh,” dijo, tomando un sorbo de café. “Bueno, dale entonces uno de esos macarrones que
me compraste en Navidad. Con esos no puede salirte mal.”

Creo que finalmente, no llegue a eso, aunque lo que termine haciendo fue casi patético: un
certificado de regalo de PLUG, la tienda de música. No era fenomenal, ni siquiera decente,
y mientras me iba de la plaza comercial sintiéndome profundamente derrotada, todo lo que
podía desear era que Harriet estuviera en lo correcto, y me surgiera una idea mejor en el
poco tiempo que me quedaba.

A la mañana siguiente, no había pasado. Un hecho que se hizo más obvio cuando baje a
desayunar y camine directo a la primera ola de J aime. Cuatro docenas de rosas de varios
colores arregladas en floreros alrededor de la cocina, cada uno atado con un gran moño
blanco. Cora estaba en el mostrador, leyendo la tarjeta de uno de los arreglos, su cara se
sonrojo, cuando me acerque a servirme café.

“El siempre exagera el día de San Valentín,”dijo. Pero se veía que tenía un nudo en la
garganta mientras guardaba la tarjeta en su bolsa. “El primer año que estábamos casados,
me regalo un coche nuevo.”

“En serio,”dije.

“Si, totalmente me abrumo.” Suspiro, tomando su taza. “fue realmente dulce, pero yo me
sentí terrible. Todo lo que le regale fue un certificado de regalo.”

Trague y dije, “Me tengo que ir.”

Lo que necesitaba, decidí mientras caminaba por el pasillo de entrada hacia el coche de
Nate diez minutos después, es dejar de pensar en el día de San Valentín por completo.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
241
Lo que parecía fácil, al menos hasta que abrí la puerta del coche y me encontré frente a
frente con una gran canasta llena de dulces y flores.

“Lo siento,” dijo Nate desde alguna parte de atrás de lo pequeños globos que se asomaban
arriba del arreglo. “Estamos un poco llenos aquí, ¿te importaría sostener eso en tu regazo?”

Levante la canasta, y me deslice en el asiento, cerrando la puerta detrás de mí. En el
instante en el que cerré, el olor a rosas era abrumador y mientras me movía en mi silla
descubrí por qué. Toda la parte de atrás estaba llena de toda clase de canastas acomodadas
en tres niveles de profundidad. “¿Dónde está Gervais?” pregunté.

“Aquí estoy,” oí que contestaba alguien calladamente. Un gran grupo de flores Bebe se
movió a un lado para revelar su cara. “Y creo que estoy teniendo una reacción alérgica.”

“Solo aguanta unos minutos más,” le dijo Nate, abriendo la ventanilla mientras se alejaba
de la acera. Su teléfono sonó, traqueteando la consola, y yo miré por encima de las flores
que estaban en mi regazo para verlo agarrar el teléfono y ponerlo en su oreja. “Si,” dijo
bajando la velocidad para el siguiente semáforo. “Estoy en camino a la escuela ahora, así
que en diez o algo así empiezo a entregar según la lista, Lakeview primero, luego al
complejo de oficinas, correcto, OK, adiós.”

“¿No vas a ir a la escuela hoy?” le pregunté en cuanto colgó.

“El deber llama,” dijo, apagando su teléfono. “Mi papá se puso un poco ambicioso con la
respuesta del especial, así que estamos bastante llenos. Tendremos suerte si terminamos
todo, incluso con los dos trabajando todo el día.”

“¿De verdad?” dije calladamente. “No te preocupes,” dijo. “Terminaré con el tiempo
suficiente para nuestra cita de esta noche.”

Pero eso no era lo que me preocupaba, y me preguntaba si él lo sabía. Era difícil de decir,
porque estaba hablando otra vez por teléfono con su papá cuando nos estacionamos
enfrente de Perkins Day , y Gervais y yo nos escurrimos para desembarcar. Mientras él
salía estornudando, yo puse la canasta que sostenía en el asiento, y me quede parada en la
puerta abierta, esperando que Nate colgara. Incluso mientras lo hacia, ya estaba cambiando
la velocidad para ponerse en movimiento.

“Me tengo que ir,” me dijo, por encima de las flores. “Pero te veo esta noche, ¿está bien? A
las siete, en el estanque, no te atrases.”

Asentí y cerré la puerta. El ya tenía su teléfono de regreso en la oreja cuando salió al
tráfico. Mientras se alejaba todo lo que alcanzaba a ver eran un montón de globos en forma
de corazón desde la ventana de atrás, moviéndose y rebotando, primero para un lado, y
luego de regreso.

J aime y Cora habían salido a cenar (estaban sin duda en el medio de una ola), así que estaba
sola, sentada en la mesa de la cocina, con mi estupido certificado de regalo en la mano,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
242
cuando el reloj arriba de la estufa marco las siete en punto.

Me levanté, deslizándolo dentro de mi bolsillo, luego pase mi mano por mi cabeza mientras
salía al patio, y Roscoe se desperezó y se levantó de su cama para seguirme. Afuera el aire
era frió, las luces de la piscina de Nate eran visibles sobre la barda.

Llámalo mal presentimiento. O solo la lógica conclusión de una situación inevitable. Pero
ya sabia, incluso antes de que pasaran los quince primeros minutos sin señales de él, de que
no estaba simplemente retrasado, si no que algo estaba mal. Antes de que mis dedos,
metidos en los bolsillos de mi chaqueta nueva, empezaran a quedar entumidos, antes de que
Roscoe me abandonara por la calidez de la casa, antes de que otro juego de luces se
encendiera del otro lado, iluminando brevemente los árboles antes de apagarse y dejarme de
nuevo en la oscuridad. Eran las ocho y quince cuando vi a Cora aparecer en la puerta del
patio, doblando sus manos sobre sus ojos. Un momento después salio.

“¿Estás bien?” dijo. “Esta helado aquí afuera.”

“¿Cómo estuvo la cena?” pregunte.

“Fantástica.” Hecho un vistazo atrás de ella hacia J aime, quien estaba caminando hacia la
cocina con uno de esos contenedores para sobras con forma de cisne. “Deberias escuchar el
Cd que hizo para mi. Es…”

“Voy a entrar pronto,”le dije. “solo un par de minutos más.”

Ella asintió despacio. “Esta bien,” dijo. “Pero no esperes mucho.”

Pero ya lo había hecho. Y no solo esta hora y quince minutos, si no cada momento que
había pasado desde el día de acción de gracias, cuando debí haberle dicho a Nate que no
podía quedarme solo a esperar y preocuparme por él. En cambio deje que pasaran los
meses, haciendo a un lado mis instintos, y ahora, sentada aquí afuera en el frió de febrero,
estaba obteniendo exactamente lo que merecía.

Cuando finalmente entré, traté de distraerme con tarea y televisión, pero en cambio seguía
mirando hacia la casa de Nate, a su ventana, que se podía ver claramente desde la mía.
Detrás de las sombras podía ver una figura moviéndose de ida y vuelta. Después de un
tiempo se detuvo, de repente tan quieta que me pregunte si era en verdad alguien. Era como
una hora después que el teléfono sonó. Cora y J aime estaban abajo, comiendo los
chocolates de la segunda ola y escuchando su Cd, sus voces y la música llegaban hasta mí.
Ni siquiera mire el identificador de llamadas, en vez de eso me acosté en mi cama, pero
entonces J aime empezó a llamarme. Mire el receptor por un minuto, luego apreté el botón
de hablar. “¿Hola?”

“Se que probablemente estas molesta,” dijo Nate. “Pero encuéntrate conmigo afuera, ¿está
bien?”

No dije nada, no es que importara. Él colgó y el tono de marcado zumbaba en mi oreja.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
243

Billie Holiday estaba tocando mientras bajaba las escaleras y salía otra vez, retrasando mis
pasos en el césped, el cual se sentía rígido y poco acogedor bajo mis pies. Esta vez no me
senté, en vez de eso cruce mis brazos sobre mi pecho mientras Nate surgía de las sombras.
Él tenía una mano detrás de la espalda, y una sonrisa en su rostro.

“Esta bien,” dijo. Incluso antes de llegar hasta mi. “Se que estar cerca de dos horas tarde no
es exactamente la sorpresa que esperabas, pero hoy fue una locura, acabo de llegar a casa,
te lo voy a compensar, te lo prometo.”

Estábamos en la franja de oscuridad, entre las luces de su casa y las de Cora, así que era
difícil distinguir los detalles de su rostro, pero aun así, podía decir que había algo mal:
estaba nervioso, casi al borde del pánico. “Estabas en casa,” dije. “Vi tus luces prendidas.”

“Si, pero teníamos cosas que hacer,” replico fácilmente, aunque disminuyo la velocidad de
sus pasos. “Tenia que sacar algunas cosas, poner las cuentas en orden. Y luego, ya sabes,
tenia que envolver esto.”

El saco su mano de detrás de su espalda, extendiendo una pequeña caja hacia mi. Atada con
un simple moño. “Nate,” dije.

“Adelante,”dijo. “No mejorara de todo las cosas, pero tal vez ayude un poco.”

Tomé la caja pero no la abrí. En vez de eso, me senté en el banco, sosteniéndola entre mis
piernas, y un momento después el se sentó junto a mi. Ahora más cerca, podía ver que su
cuello estaba enrojecido, la piel rosada alrededor de su cuello. “Se que has estado en tu casa
por un par de horas,”dije bajito. “¿Qué estaba pasando ahí?”

Él paso una pierna sobre el banco, volteándose para mirarme. “Nada, hey tenemos todavía
dos horas de día de San Valentín. Así que abre tu regalo, y vamos a hacer que cuente.”

“No quiero un regalo,” dije, y mi voz sonó mas dura de lo que quería. “Quiero que me
digas que paso esta noche.”

“Me atrase lidiando con mi padre,” replicó. “Eso es todo.”

“Eso es todo,” repetí

“¿Qué más quieres que te diga?”

“¿Entiendes lo preocupada que he estado por ti? ¿Cómo he estado sentada aquí toda la
noche, mirando hacia tu casa, preguntándome si estabas bien?”

“Estoy bien,”dijo. “Estoy aquí ahora, contigo, en el día de San Valentín, que es el único
lugar donde quería estar todo el día. Y ahora que estoy aquí, se me ocurren un millón de
cosas de que hablar que no sean mi padre.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
244
Negué con la cabeza, mirando sobre el agua.

“Como,” el continuo, poniendo sus manos a cada lado de mi. “Mi regalo, por ejemplo. La
palabra en las calles es que es fenomenal.”

“No lo es,”dije categóricamente. “Es un certificado de regalo, y apesta.”

Se hizo un poco hacia atrás, estudiando mi cara. “Esta bien,” dijo despacio, “Tal vez no
deberíamos hablar.”

Con esto, lo podía sentir acercándose, y luego sus labios estaban en mi oreja, moviéndose
hacia mi cuello. Normalmente, eso era suficiente para olvidar todo, al menos
temporalmente, la repentina e indiscutible cercanía, que hacia cualquier otra distancia
irrelevante. Esta noche, era diferente. “Para,” dije, haciéndome para atrás y levantando mis
manos en alto entre los dos. “Esta bien, solo para.”

“¿Qué está mal?”

“¿Qué está mal?” repetí. “Mira, tu no puedes venir aquí y decirme que todo está bien y
besarme y esperar que yo te siga el juego.”

“Entonces,” dijo lentamente, “Estás diciéndome que no quieres que te bese.”

“Estoy diciendo que no me puedes tener de las dos formas,” le dije. “No puedes actuar
como si te importara alguien, pero no dejar que ellos se preocupen por ti.”

“No estoy haciendo eso.”

“Creo que si lo haces,” Él miró hacia otro lado, sacudiendo la cabeza. “Mira, cuando nos
conocimos, prácticamente hiciste algo cotidiano de ir salvando mi trasero. Esa noche en la
cerca, viniendo a buscarme a J ackson…”

“Eso era diferente.”

“¿Por qué? ¿Por qué era yo y no tú?” pregunté. ¿Que, piensas que por que ayudas a la
gente y haces su vida mas fácil, eres mejor que ellos y no necesitas ayuda?”

“No lo pienso.”

“Entonces, esta bien que tu padre te grite y te empuje por todos lados.”

“Lo que pase entre mi papa y yo es privado,” dijo. “Son cosas de Familia.”

“Lo mismo era yo viviendo sola en ese lugar al que llamaste basura,” le dije. “¿Estás
diciendo que me hubieras dejado ahí si yo te lo pedía? ¿O en el claro ese día?”

Nate enseguida empezó a decir algo en respuesta a eso, pero en vez de eso dejo salir un
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
245
suspiro.

Finalmente pensé, me estaba dejando entrar.

“No entiendo,” dijo, “Por que estas dos cosas siempre tienen que estar conectadas.”

“¿Qué dos cosas?” dije.

“Mi papa y yo, y yo y todos los demás.” El negó con la cabeza, “No es la misma cosa, ni
siquiera de cerca.”

Era esa palabra- siempre- la que lo hizo, activando un recuerdo perdido en mi cerebro.
Heather y yo, ese día en el acuario. Nunca sabes, dijo ella, cuando le dije que un amigo
más difícilmente haría una gran diferencia. La triste forma en que él la miraba, todas esas
mañanas caminando por los jardines, muchos rumores, y a lo mejor ninguno de ellos
verdadero. “Entonces es por eso que tú y Heather rompieron,” dije lentamente. “No era que
ella no pudiera soportar lo que estaba pasando, Era él no ser capaz de ayudarte.”

Nate miró abajo hacia sus manos, sin decir nada. Y yo que pensaba que Heather y yo
éramos tan diferentes. Pero nosotras teníamos algo en común, todo el tiempo.

“Solo dile a alguien lo que sucede,” dije. “Tu mama o –“

“No puedo,” dijo. “No tiene caso. ¿No entiendes eso?”

Esa era la misma pregunta que me hizo, algunas semanas atrás, y yo le dije que si. Pero
ahora, aquí, diferíamos. Nate podía no pensar que cualquier cosa que pasara con su papá
afectaría lo demás, pero yo sabía, en lo más hondo de mi corazón, que no era cierto. Mi
madre, donde quiera que estuviera, estaba ligada a mí: en la manera en que me comporto,
las cosas que me asustan, y la forma en que reaccione la última vez que me enfrente a esa
pregunta. Y ese era el por que, esta vez mi respuesta tenia que ser no.

Pero primero, levanté la mano, poniéndola en su pecho, exactamente donde antes había
notado que su piel estaba enrojecida. El cerro los ojos, apoyándose en mi palma, y lo pude
sentir, caliente, mientras hacia a un lado su camisa. Otra vez, llámenlo mal presentimiento,
una corazonada, o lo que sea, pero ahí, en su hombro, la piel no estaba solo rosada, sino
roja y descolorida, una gran contusión estaba empezando a surgir. “Oh, J esús,” dije,
reteniendo mi voz. “Nate.”

El se acerco más, cubriendo mi mano con la suya, apretándola, y luego me beso de nuevo,
súbita e intensamente, como si tratara de olvidar esas palabras y todo lo que significaba.
Era tan hambriento y tan bueno que casi era capaz de olvidar todo lo que había llevado a
esto. Pero no del todo.

“No,” dije, empujándolo. El se quedo donde estaba, su boca a centímetros de la mía, pero
negué con la cabeza. “No puedo.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
246
“Ruby,” dijo. Incluso cuando oír esto, rompía mi corazón, podía ver su camisa, todavía
hacia un lado, la razón innegable.

“Solo si me dejas ayudarte,”dije. “Tienes que dejarme entrar.”

El se hizo para atrás, moviendo la cabeza. Sobre sus hombros, podía ver las luces de la
piscina parpadeando- como alienígenas de otro mundo-. “Y si no lo hago,” dijo.

Trague duramente. “Entonces no,” le dije. “Márchate.”

Por un momento pensé que no lo haría. Que esto finalmente, más que todas las palabras, lo
harían cambiar de opinión. Pero entonces, se empujó hasta ponerse de pie, su camisa en su
lugar, con espacio entre nosotros, todo revirtiéndose a donde estaba antes. No lo tienes que
hacer tan difícil, quería decirle, pero hubo un tiempo en que yo tampoco lo hubiera creído.
¿Quién era yo para decirle a alguien como tiene que ser salvado? Solamente la chica que
había tratado todas las formas de no serlo.

“Nate,” lo llame, pero el ya se estaba alejando, su cabeza gacha, de regreso a los árboles.
Me senté ahí, mirándolo mientras se internaba en ellos, desapareciendo.

Tenía un nudo en la garganta, mientras me ponía de pie. El regalo que me trajo estaba
todavía en el banco, lo recogí y examine el papel de color rosado, el lazo pulcramente
atado. Tan bonito en la superficie, que casi no importaba lo que había adentro.

Cuando regrese a la casa, trate de mantener mi cara serena, pensando solo en subir a mi
cuarto, donde podía estar sola. Pero cuando empezaba a subir las escaleras, Cora salió de la
sala, donde su Cd todavía estaba sonando- J anis J oplin ahora- la caja de chocolates en sus
manos. “¿Hey, quieres-?” se detuvo súbitamente. “¿Estás bien?”

Empecé a decir que si, por supuesto, pero antes de que pudiera, mis ojos se llenaron de
lágrimas. Mientras me volteaba hacia la pared y contenía el aliento, tratando de
recomponerme, sentí que se acercaba. “Hey,”dijo, acariciando mi cabello gentilmente fuera
de mi hombro, “¿qué está mal?”

Trague, limpiándome las lágrimas. “Nada”

“Dime.”

Una palabra que se dice fácilmente. Pero incluso mientras lo pensaba, me escuche a mi
misma haciéndolo. “Solamente no lo se,”dije, mi voz sonaba desigual, no como la mía.
“¿Cómo ayudas a alguien que no quiere tu ayuda. Qué haces cuando no puedes hacer
nada?”

Ella estuvo callada por un momento, y en ese silencio, me prepare a mi misma, sabiendo
que la siguiente pregunta sería más difícil, tirando más profundo. “Oh, Ruby,” dijo en
cambio. “Yo se, se que es difícil.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
247
Mas lagrimas salían ahora, emborronando mi visión. “Yo…”

“Debí haber sabido que este Cd te recordaría todo eso,” dijo. “Por supuesto que lo hace,
eso fue estupido de mi parte. Pero mamá ya no es más tu responsabilidad, ¿está bien?” No
podemos hacer todo por ella. Así que tenemos que cuidarnos la una a la otra, ¿correcto?”

Mi Madre. Por supuesto que ella pensaría que era eso de lo que estaba hablando. ¿Qué más
podría haber? ¿Qué otra perdida he enfrentado comparada a esa? Ninguna, ninguna en
absoluto.

Cora estaba atrás de mí, todavía hablando. Entre lagrimas, podía escucharla diciendo que
todo estaría bien, y yo se que ella lo creía. Pero yo también estaba segura de una cosa: Es
mucho más fácil perderse que ser encontrado. Esa es la razón por la que siempre estamos
en búsqueda y rara vez se descubre. Demasiadas cerraduras, no suficientes llaves.

































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
248
Capítulo Quince
Traducido por Pamee


“Así que como puedes ver,” dijo Harriet, moviéndose por el quiosco con un gesto de la
mano, “Trabajo mayormente en plata, usando piedras preciosas como pronunciaciones.
Ocasionalmente hago cosas con oro, pero me parece menos inspirador.”

“Bien,” contestó la reportera, garabateando esto mientras su fotógrafo, un tipo alto con
bigote, reposicionaba uno de los collares acuñados en el estante, antes de tomar otra foto.
“¿Y cuánto tiempo ha estado el negocio en este lugar?”

“Seis años.” Mientras la mujer escribía esto, Harriet, con una nerviosa expresión en su
rostro, miró hacia Vitamin Me
28
donde yo estaba con Reggie. Le dediqué un pulgar hacia
arriba, y ella asintió, luego se giró otra vez hacia la reportera.

“Lo está haciendo genial,” dijo Reggie, siguiendo con su trabajo en la pirámide de botellas
de omega-3, la pieza central mostraba COMPRA PESCADO, PONTE EN FORMA
29

28
La tienda de Reggie.
. “No
sé por qué está nerviosa.”

“Porque es Harriet,” le dije. “Siempre está nerviosa.”

Él suspiró, añadiendo una botella más a la pila. “Es la cafeína. Si la dejara, toda su vida
cambiaría. Estoy convencido.”

La verdad era, que la vida de Harriet estaba cambiando, aunque el café no tenía nada que
ver con ello. En su lugar, eran los Llaveros—como había optado llamarlos desde
Navidad—los cuales ahora se estaban vendiendo más que todo lo demás que producíamos,
provocando un poco de fenómeno local. De repente teníamos compradores de diversas
ciudades buscándalos, sin mencionar múltiples llamadas de personas en otros estados,
preguntando si hacíamos pedidos por correo (sí) o si teníamos sitio web (en obras,
terminado cualquier día). Cuando no estaba recibiento llamadas o pedidos, Harriet estaba
ocupada haciendo más llaves, añadiendo formas y tamaños y joyas, así como también
experimentando con expandir la línea a brazaletes y anillos. Cuanto más hacía, más vendía.
Esos días, parecía que cada chica de mi escuela estaba usando uno, lo que era algo raro, por
decir lo menos.

Esta reportera era de la sección de moda de un periódico local, y Harriet se había estado
preparando toda la semana, haciendo nuevas piezas y nosotros trabajando horas extras para
asegurarnos de que el quiosco luciera perfecto. Ahora, Reggie y yo veíamos como—ante la
sugerencia de la reportera—posaba junto a éste, un Llavero tachonado con diamantes de
29
En el original, GET FISH, GET FIT. Es una especie de juego de palabras pues fish y fit suenan parecido.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
249
imitación alrededor de su cuello, sonriendo para la cámara.

“Mírala,” dije. “Es una superestrella.”

“Eso es,” contestó Reggie, añadiendo otra botella a su pila. “Pero no es porque de repente
es famosa. Harriet siempre ha sido especial.”

Dijo esto tan fácilmente, tan casualmente, que rompió mi corazón un poco. “Tú sabes,” le
dije mientras él abría otra caja, “Podrías decirle eso. Como te sientes, quiero decir.”

“Oh, lo hice,” contestó.

“¿Lo hiciste? ¿Cuando?”

“Durante Navidad.” Recogió una botella de cápsulas de cartílago de tiburón, la examinó,
luego la puso a un lado. “Fuimos a Garfield’s una noche después de cerrar, por bebidas.
Tenía un par de margaritas, y la siguiente cosa que sabía... estaba hasta el fondo.”

“¿Y?”

“Fracaso total,” dijo, suspirando. “Dijo que no tenía lugar para una relación ahora mismo.”

“¿Lugar para una relación?” repetí.

“Eso es lo que ella dijo.” Vació la caja, doblándola. “Los Llaveros se están vendiendo tan
bien, ella tiene que centrarse en su carrera, tal vez hasta expandir su propia tienda, algún
día. Tener un ojo en la pelota, y todo eso.”

“Reggie,” dije suavemente. “Eso apesta.”

“Está bien,” replicó. “He conocido a Harriet por mucho tiempo. No es muy cariñosa.”

Miré a Harriet de nuevo. Se estaba riendo, su rostro enrojecido, mientras el fotógrafo
tomaba otra foto. “No sabe lo que se está perdiendo.”

“Es muy amable de tu parte decir eso,” contestó Reggie, como si hubiera elogiado su
camisa. “Pero a veces, sólo tenemos que ser felices con lo que las personas pueden
ofrecernos. Incluso si no es lo que queremos, al menos es algo. ¿Sabes?”

Asentí, incluso aunque era exactamente lo que yo no creía, al menos no desde que Nate y
yo habíamos discutido el Día de San Valentín. El espacio que yo una vez había afirmado
querer entre nosotros ya no estaba sólo presente, sino que era extenso. Lo que fuera que
habíamos tenido—algo, nada, cualquier cosa—había terminado.

Como resultado, así fue como llegue a tomar el viaje compartido, al cual había decidido no
optar después de un par de carreras muy silenciosas y torpes. Al final, había excavado mi
viejo horario de autobuses, puse mi alarma, y decidí tomar ventaja del hecho de que mi
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
250
profesor de cálculo, el Sr. Gooden, era un madrugador que ofrecía ayuda práctica desde la
primera campana.

Luego le pedí a Gervais que pasara esta información hasta Nate, lo cual él hizo. Si Nate
estaba sorprendido, no lo mostró. Pero luego de nuevo, él no dejaba salir mucho esos días,
ni a mí ni a nadie. Todavía tenía el regalo que él me dio, aunque sólo porque no podía
encontrar una forma de devolvérselo que no fuera totalmente embarazosa. Así que estaba
situado, envuelto y con el lazo intacto, en mi vestidor, hasta que finalmente lo metí en un
cajón. Se podría pensar que me molestaba el no saber que había dentro, pero no me
molestaba, en serio. Tal vez me imaginé que había algunas cosas que era mejor no saber.
En cuanto a Nate en sí, por lo que pude decir, siempre estaba trabajando.

Como la mayoría de los seniors en el semestre de primavera—es decir, quienes no habían
sido tranferidos de otras escuelas con calificaciones no tan buenas que necesitaban
desesperadamente mantenerse al día con el fin de tener alguna posibilidad en la aceptación
de las universidades—él tenía un horario bastante ligero, así como una gran libertad de
acción para actividades. Mientras la mayoría de las personas pasaban ese tiempo recostados
en el césped entre clases o tomando café fuerte de J ump J ava, cada vez que veía a Nate, ya
sea en el barrio o en la escuela, parecía estar en constante movimiento, a menudo cargado
con cajas, su teléfono presionado en su oído mientras se movía hacia y desde su coche. Me
imaginé que Rest Assured lo estaba recogiendo, sabio negocio, aunque su trabajo me
parecía más irónico que nunca. Todo ese ayudar, guardar, tener cuidado. Como si se tratara
de las únicas dos opciones, cuando tenías ese tipo de vida familiar: o preocuparte por ti
mismo y nadie más, como yo hacía, o sólo por el resto del mundo, como él hacía ahora.
Había estado pensando en esto últimamente cada vez que pasaba por la mesa de AYUDA,
donde Heather Wainwright estaba sentada como de costumbre, aceptando donaciones o
firmas de petición. Desde Acción de Gracias, había sostenido en su contra que ella había
roto con Nate, pensando que ella lo había abandonado, pero ahora, por obvias razones,
estaba viendo las cosas de diferente manera. Tanto es así, que más de una vez me encontré
a mí misma deteniéndome y tomando un momento para mirar por encima cualquier causa
por la que ella estuviera presionando. Usualmente, ella estaba ocupada hablándoles a otras
personas y sólo sonriéndome, diciéndome que le dejara saber si tenía cualquier pregunta.
Un día, sin embargo, mientras hojeaba algunos folletos sobre salvar la línea costera,
estábamos sólo nosotras dos.

“Es una buena causa,” dijo ella mientras yo daba la vuelta a algunas páginas ilustrando
varios estados de erosión de la arena. “No podemos tomar nuestras playas por sentado.”

“Cierto,” dije. “Supongo que no.”

Ella se echó hacia atrás, girando un lápiz en su mano. Finalmente, después de un momento,
dijo, “Así que... ¿cómo lo está haciendo Nate?”

Cerré el folleto. “Realmente no sabría,” dije. “Estamos como, separados estos días.”

“Oh,” dijo ella. “Lo siento.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
251
“No, está bien,” dije. “Es sólo... se volvió difícil. ¿Sabes?”

No estaba esperando que ella respondiera a esto, en realidad. Pero entonces bajó su lápiz.
“Su papá,” dijo, aclarando. Asentí, y ella sonrió tristemente, sacudiendo su cabeza. “Bueno,
odio decirte, pero si piensas que mantenerte a cierta distancia hace más fácil preocuparse...
no lo hace. No realmente.”

“Sí,” dije, mirando hacia abajo el folleto de nuevo. “Como que estoy entendiendo eso.”

“Para mí, lo peor era verlo cambiar, ¿sabes?” Suspiró, sacando su cabello de su cara.
“Como con abandonar el club de natación. Eso era su mundo entero. Pero al final, se dio
por vencido, por esto.”

“Se dio por vencido contigo, también,” dije. “¿Cierto?”

“Si.” Suspiró. “Eso creo.”

A través del césped, hubo un repentino estallido de risa, y ambas miramos en esa dirección.
Cuando terminó, ella dijo, “Mira, por lo que vale la pena, creo que hubiera intenado más
duro. Para seguir con él, o forzar el asunto. Deseo haberlo hecho.”

“¿Si?”

“Creo que él lo hubiera hecho por mí,” dijo. “Y esa ha sido la parte más difícil de todo esto,
en realidad. Que tal vez le fallé a él, o a mi misma, de alguna forma. ¿Sabes?”

Asentí. “Sí,” dije. “lo sé.”

“Así que,” una chica de cabello negro en una cola de caballo le dijo a Heather, deslizándose
en el asiento vacío junto a ella. “Acabo de pasar, como, una media hora trabajando con el
Sr. Thackray, y finalmente está de acuerdo en dejarnos hacer publicidad para recaudar
fondos otra vez esta tarde, durante los anuncios. Estoy pensando que deberíamos redactar
algunas copias nuevas, sin embargo, para realmente hacer un impacto, como...” Empecé a
alejarme de la mesa, nuestra conversación claramente terminada. “Cuidate, Ruby,” me gritó
Heather.

“Tú también,” le dije. Mientras ella se volvía hacia la chica, quien todavía estaba hablando,
alcancé dentro de mi bolsillo, sacando los pocos dólares de cambio de mi almuerzo y
metiéndolos en el tarro de ¡SALVA NUESTRA PLAYAS! No fue demasiado, en el gran
esquema de las cosas. Pero me hizo sentir un poco mejor, en todo caso.

También fue ligeramente alentador el hecho de que mientras no había sido de ayuda para
Nate, no había tenido que buscar mucho para encontrar a alguien que se beneficiara de mis
acciones. No ahora que Gervais estaba al frente y al centro de mi mesa de picnic, cada fin
de semana de 12:05 a 1:15.

“Otra vez,” me dijo él, señalando el libro con su lápiz, “recuerda la regla de la potencia. Es
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
252
la llave para todo lo que tú estás intetando hacer aquí.”

Suspiré, intentando aclarar mi cabeza. La verdad era que, Gervais era un buen tutor.

Ya había entendido toneladas más de las que tenía antes de que él comenzara a trabajar
conmigo, llenar incluso mis tempranas mañanas con sesiones de ayuda no podía darle
sentido. Pero todavía había distracciones. Al principio, me había estado preocupando acerca
de cómo él había interactuado con Olivia, si había actuado pegajoso o enfermo de amor ella
inmediatamente sospechaba algo, y con razón me culpaba. Como se vio después, sin
embargo, esto no era un problema en absoluto. En todo caso, yo era la que sobraba ahora.

“La regla de la potencia,” recitó Olivia, abriendo su teléfono de un tirón. “La derivada de
cualquier variable dada (x) al exponente (n) es igual al producto del exponente y la variable
a la (n-1) potencia.”

Sólo la miré.

“Exactamente correcto,” dijo Gervais, radiante. “¿Ves? Olivia lo tiene.”

Por su puesto que lo tenía. Olivia era al parecer un genio en cálculo, algo que había
olvidado mencionar todo el tiempo que habíamos estado compartiendo nuestra hora de
almuerzo.

Ahora que Gervais se nos había unido, sin embargo, estaban en el cielo de las matemáticas.
Es decir, cuando no estaban hablando acerca de una de la otra miríada de cosas
inexplicables que tenían en común, incluídas pero no limitadas películas de amor, los pros
y los contras de diferentes carreras universitarias, y, por supuesto, metiéndose conmigo.

“¿Qué está pasando exactamente con ustedes dos?” Yo le había preguntado a ella
recientemente después de una de las visitas de Gervais, la cual había pasado luchando
alternativamente entre la regla de la potencia y sentada con la boca abierta, mientras ellos
revelaban los más mínimos detalles de la última superproducción de ciencia ficción, hasta
las escenas adicionales después de los créditos.

“¿Qué quieres decir?” preguntó ella. Estábamos cruzando el césped. “Es un buen chico.”

“Mira, tengo que ser honesta,” le dije. “Le gustas.”

“Lo sé.”

Dijo esto tan simplemente, tan casualmente, que casi paré de caminar.

“¿Lo sabes?”

“Claro. Quiero decir, es un poco obvio, ¿cierto?” dijo. “Siempre andaba dando vueltas por
el teatro cuando yo estaba trabajando. No exactamente astuto.”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
253
“Quiere ser tu amigo,” le dije. “Me pidió que le ayudara a hacerlo.”

“¿Lo harás?”

“No,” dije. “Pero le dije que podía ayudarme con mi cálculo en el almuerzo. Y que tú
podías, ya sabes, estar ahí.”

Por poco escupí la última parte, mientras ya estaba preparándome para su reacción. Sin
embargo, para mi sorpresa, parecía poco preocupada.

“Como dije,” dijo encogiendo un hombro, “es un buen chico. Y tiene que ser difícil para él
aquí, ¿sabes?”

Ah, pensé, recordando otra vez lo que ella me había dicho acerca de tener cosas en común.
¿Quién sabía que Gervais también contaría? “Sí,” dije. “Supongo que tienes razón.”

“Además,” ella continuó, “él sabe que nada va a pasar entre nosotros.”

“¿Estás segura de que él sabe eso?”

Ahora, ella dejó de caminar, entrecerrando los ojos hacia mí “¿Qué?” dijo. “¿Piensas que
no soy capaz de ser clara?”

Sacudí la cabeza. “No. Lo eres.”

“Eso es cierto.” Comenzó a caminar de nuevo. “Ambos sabemos los límites de esta
relación. Se entiende. Y mientras los dos estemos cómodos con eso, nadie sale herido. Es
básico.”

Básico, pensé. Como la regla de las potencias.

Cálculo a un lado, me había sorprendido a mí misma no sólo por mantener mi parte del
trato que había hecho con J amie, sino incluso sintiéndome algo confiada mientras enviaba
mis apliaciones de vuelta al final de enero. Debido a las preocupaciones en curso acerca de
mi promedio, había hecho todo lo posible para fortalecer el resto de mis datos, desde mis
ensayos a mis recomendaciones. Al final, había aplicado a tres escuelas: la U, el alma
máter
30

30
Alma máter es una expresión, procedente de la locución latina alma mater, que significa literalmente
"madre nutricia" (que alimenta) y que se usa para referirse metafóricamente a una universidad, aludiendo a su
función proveedora de alimento intelectual, generalmente para referirse al sitio en donde determinada persona
cursa o cursó sus estudios universitarios.

de Cora y una cuidad arriba; una más pequeña, una universidad más artística en las
montañas, llamada Slater-Kearns; y una de largo alcance, Universidad Defriese, en D.C. De
acuerdo a la Sra. Pureza, mi consejera, las tres eran conocidas por tomar una segunda
mirada a estudiantes “únicas” como yo. Lo cual significa que realmente podría tener una
oportunidad, un pensamiento que a veces me asustaba como el infierno. Había estado
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
254
mirando hacia el futuro por tanto tiempo, prácticamente mi vida entera. Ahora que estaba
cerca, sin embargo, me encontré a mi misma dudando, no tan segura de que estaba lista.

Todavía quedaba mucho año por pasar, sin embargo, lo cual me recordaba a mi misma era
una cosa buena, cada vez que inspeccionaba lo que había hecho hasta ahora en mi proyecto
de inglés. Un día, en un estallido de organización que esperaba condujera a la inspiración,
extendí todo lo que tenía en el escritorio en mi habitación: montones de notas Post-its con
citas pegadas sobre la pared, los libros que había utilizado en la investigación—páginas
marcadas—amontonados a ambos lados. Últimamente, después de la cena o cuando no
estaba trabajando, me sentaba e iba a través de éstos poco a poco en espera de esa chispa.

Hasta el momento, sin suerte. De hecho, la única cosa que alguna vez me hizo sentir algo
cercano fue la fotografía de la familia de J amie, la cual había tomado de la cocina y clavado
en la pared, directamente al nivel del ojo. Me pasaba horas, así se sentía, sentada ahí
mirando cada rostro, como si alguno de ellos pudiera repentinamente tener lo que yo estaba
buscando. ¿Qué es familia? Para mí, en ese momento, era una persona que me había
abandonado, y dos que tendría que dejar pronto. Tal vez esto era una respuesta. Pero no era
la correcta. De eso, estaba segura.

Ahora, oigo a Harriet gritar mi nombre, sacudiéndome de vuelta al centro comercial, y el
presente. Cuando levanté la vista, ella me estaba moviendo hacia el quiosco, donde estaba
de pie con la reportera.

“Esta es mi asistente, Ruby Cooper,” le dijo a la reportera mientras yo me acercaba.
“Llevaba ese collar el día que la contraté, y fue mi inspiración.”

Cuando tanto el fotógrafo y la reportera giraron su atención hacia mi llave, luché por no
alcanzarla y cubrirla, en cambio sepulté mis manos en mis bolsillos. “Interesante,” dijo la
reportera, haciendo una nota en su bloc. “¿Y cuál fue tu insiración, Ruby? ¿Qué te obligó a
comenzar a usar esa llave así?”

Hablando acerca de ser puesta en el escenario. “Yo... no lo sé,” dije. “Supongo que sólo me
cansé de perderla siempre.”

La reportera escribió esto, luego miró al fotógrafo, quien todavía estaba haciendo algunas
fotografías de los collares. “Creo que deberían hacerlo,” le dijo a Harriet. “Gracias por su
tiempo.”

“Gracias a usted,” dijo Harriet. Cuando se alejaron, se dio la vuelta para mirarme. “Oh Dios
mío. Era un manojo de nervios. ¿Piensas que lo hice todo bien?”

“Estuviste genial,” le dije.

“Mejor que eso,” agregó Reggie. “Fresca como una lechuga.”

Harriet se sentó en su taburete, pasando una mano sobre su rostro. “Dijeron que
probablemente circularía el domingo, lo que sería enorme. ¿Pueden imaginar si esto nos da
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
255
un impulso aún mayor? Apenas puedo mantenerme al día con pedidos como estos.”

Esta era la típica Harriet. Incluso las cosas buenas significaban preocupaciones. “Lo harás
bien,” dijo Reggie. “Tienes buena ayuda.”

“Oh, lo sé,” dijo Harriet, sonriéndome. “Es sólo... un poco abrumador, es todo. Pero
supongo que puedo conseguir Rest Assured para hacer más, también. Blake ha estado
empujándome a hacerlo, de todos modos. Ya sabes, transportar, manejar algunas cosas del
sitio Web, todo eso...”

“Sólo intenta disfrutar esto ahora mismo,” le dijo Reggie. “Es una cosa buena.”

Sin embargo, podía entender a dónde quería llegar Harriet. Cada vez que sucedía algo
grande, siempre estás algo preparado para que el universo se corrija a sí mismo. Bien
engendra mal, algo perdido conduce a encontrarlo, y así sucesivamente. Pero incluso
sabiendo esto, me sorprendí cuando llegué a casa esa misma tarde para econtrar a Cora y
J amie sentados a la mesa de la cocina, el teléfono entre ellos. Cuando ambos se giraron a
mirarme, de inmediato supe que algo andaba mal.

“Ruby,” dijo Cora. Su voz era suave. Triste. “Es sobre mamá.”

Mi madre no estaba en Florida. No estaba en un barco con Warner o tomando sol o
esperando mesas en un negocio de panqueques junto a la playa. Estaba en una clínica de
rehabilitación, donde había terminado dos semanas antes, después de ser encontrada
inconsciente por una mucama en el hotel donde había estado viviendo en Tennessee.

Al principio, estaba segura de que ella estaba muerta. Tan segura, de hecho, que cuando
Cora comenzó a explicar todo esto, sentí que mi propio corazón se detuvo, sólo latiendo
otra vez una vez que esas pocas palabras—hotel, inconsciente, rehabilitación, Tennessee—
se desenredaron a si mismas en mi mente. Cuando ella terminó, la única cosa que pude
decir fue, “¿Ella está bien?” Cora miró a J amie, luego a mí de nuevo.

“Está en tratamiento,” dijo. “Tiene un largo camino por recorrer. Pero sí, ella está bien.”

Esto debería haberme hecho sentir mejor ahora que sabía donde estaba, que estaba segura.
Al mismo tiempo, el pensamiento de ella en un hospital, encerrada, me dio una sensación
extraña, inestable en mi estómago, y me obligué a tomar un respiro. “¿Estaba sola?”
pregunté.

“¿Qué?” dijo Cora.

“Cuando la encontraron. ¿Estaba sola?”

Asintió. “Había... ¿Debía alguien haber estado con ella?”

Sí, pensé. Yo. Sentí un bulto subir en mi garganta, repentino y punzante.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
256
“No,” dije. “Quiero decir, ella tenía un novio cuando se fue.”

Ella y J amie intercambiaron otra mirada, y tuve un destello de la última vez que había
vuelto para encontrarlos esperándome en el mismo lugar. Entonces, capté un vislumbre de
mi misma en el espejo y vi a mi madre, o al menos alguna parte de ella—desaliñada, medio
borracha, en mal estado. Pero al menos alguien me había estado esperando. Nadie fue a
recoger a mi madre desde el lado de la carretera, llevándola segura a casa. Probablemente
fue sólo una coincidencia—un horario de la limpieza, una habitación, un día—que la llevó
a encontrarla a tiempo.

Y ahora ella fue encontrada, ya no más perdida. Como una mochila que había dejado para
siempre, repentinamente aparece en medio de la noche en mi puerta, empacada para un
viaje que hace mucho tiempo había olvidado. Era extraño, considerando que me había
acostumbrado a ella estando en ninguna parte y en cualquier lugar, para finalmente saber
donde estaba mi madre. Una ubicación exacta, señalada. Como si hubiera pasado de mi
imaginación, donde había creado un millón de vidas para ella, de vuelta a ésta.

“Así que...” dije, luego tragué. “¿Qué pasa ahora?”

“Bueno,” contestó Cora, “el programa de tratamiento inicial es de noventa días. Después de
eso, tiene que tomar ciertas decisiones. Lo ideal es que ella se quedara, en una especie de
entorno soportable. Pero en realidad depende de ella.”

“¿Has hablado con ella?” pregunté.

Ella sacudió la cabeza. “No.”

“¿Entonces cómo te enteraste?”

“De su último casero. El hospital no pudo encontrar a nadie para contactar, así que realizó
una búsqueda de registro, su nombre apareció, y ellos nos llamaron.” Se giró hacia J amie.
“¿Cuál era su nombre? ¿Huntington?”

“Honeycutt,” dije. Ya habían aparecido en mi cabeza, Alice con su apariencia de
duendecillo, Ronnie con su acertado tartán. ¡Extraño peligroso! Ella había dicho ese primer
día, pero cuan extraño que ellos fueran ahora los que me condujeron de vuelta no sólo a
Cora, sino también a mi madre.

Sentí que mi rostro se calentaba; de repente, todo era demasiado. Miré a mi alrededor,
intentando calmarme, pero todo lo que podía ver era este claro, adorable vestíbulo, en este
barrio perfecto, todas las cosas que había levantado en la ausencia de mi madre,
acomodándose en el espacio hecho por ella cuando se fue.

“Ruby,” dijo J amie. “Todo está bien, ¿okay? Nada va a cambiar. De hecho, Cora ni siquiera
estaba segura de si debíamos contarte, pero…”

Miré a mi hermana, todavía sentada, el teléfono en sus manos. “Pero lo hicimos,” dijo,
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
257
manteniendo fija su mirada en mí. “Dicho esto, tu no tienes ninguna obligación con ella.
Necesitas saber eso. Lo que pase después contigo y mamá, o incluso si algo pasa, depende
de ti.”

Al final resultó que, sin embargo, esto no era del todo cierto. Pronto descubrimos que el
lugar de rehabilitación donde mi madre se estaba quedando—y por el que Cora y J amie
estaban pagando, aunque yo no supe eso hasta más tarde—tenía una fuerte política de
tratamiento centrado en el paciente. En pocas palabras, esto significaba ningún contacto del
exterior con familia o amigos, al menos no inicialmente. No llamadas telefónicas. No e-
mails. Si enviábamos cartas, serían guardadas hasta una fecha que sería decidida después.
“Es lo mejor,” me dijo Cora, después de explicar esto. “Si ella va a hacer esto, necesita
hacerlo sola.”

En ese momento, ni siquiera sabíamos si mi mamá se quedaría en el programa en absoluto,
ya que no había ido exactamente de voluntaria. Una vez que la resucitaron en el hospital, la
policía encontró algunas órdenes pendientes de arrestro mal verificadas, así que ella había
tenido que elegir: rehabilitación o cárcel. Habría tenido más fe si ella hubiera ido por
voluntad propia. Pero al menos estaba ahí.

Nada va a cambiar, J amie había dicho ese día, pero yo había sabido incluso entonces que
eso no era cierto. Mi madre siempre había sido el punto contra el que me había calibrado.
Sabiendo donde ella estaba, siempre podía localizarme a mí misma, también. Estos meses
en que se había ido, me sentí como si hubiera estado flotando, suelta y sin fronteras, pero
ahora que sabía donde estaba, seguí esperando por algo de seguridad que sacudir. No lo
hice. En lugar de eso, estaba más insegura que nunca, estancada entre esta nueva vida y la
que había dejado atrás.

El hecho de que todo esto había pasado tan pronto después de que Nate y yo habíamos
caído fuera de la realidad parecía irónico, por decir lo menos. Al mismo tiempo, sin
embargo, estaba comenzando a preguntarme si esto era sólo como se suponía que tenía que
ser para mí, como si tal vez no fuera capaz de tener esa cantidad de personas en mi vida en
un momento dado. Mi mamá se presentó, Nate se alejó, una puerta se abre cuando otra se
cierra.

Mientras los días pasaban, traté de olvidarme de mamá, de la manera en que lo había
logrado hacer antes, pero era más difícil ahora. Esto era en parte porque ella ya no estaba
perdida, pero también estaba el hecho de donde quiera que iba—escuela, trabajo, sólo
caminando por la calle—veía a gente usando los Llaveros de Harriet, cada uno brillante y
hermoso, un recordatorio visible de ésta, mi nueva vida. Pero la original estaba ahí
también—más agotada y rudimentaria, funcional en vez de romántica. Ésta encajaba no
sólo en la casa amarilla, sino también en otra puerta, en lo profundo de mi corazón. Una
que había estado cerrada tan fuerte, por tanto tiempo, que estaba asustada de siquiera
intentarlo por miedo a lo que podía estar en el otro lado.



Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
258
Capítulo Dieciséis

Traducido por Ateh
Corregido por Helectra


"Así que, básicamente," dijo Olivia, "cavas un agujero y lo llenas con agua y luego arrojas
algunos peces."

"No," dije. "En primer lugar, tienes que instalar un sistema de bombeo y una
espumadera. Y poner rocas y plantas, y hacer algo para protegerlo de las aves que quieren
comerse a los peces. Eso sin contar todos los tratamientos del agua y la prevención de
algas."

Consideró esto mientras se inclinaba hacia delante, mirando hacia abajo en el estanque.
"Bueno," dijo ella, "para mí, parece como un montón de problemas. Especialmente porque
ni siquiera se puede nadar en él."

Olivia y yo estábamos tomando un descanso de trabajar en nuestros proyectos de inglés,
ostensiblemente, para poder presentarle a J amie, quien había estado fuera holgazaneando
alrededor de la laguna, como siempre hacía los sábados por la mañana.

Cuando salimos, sin embargo, había sido llamado sobre la valla por el Sr. Cross, y ahora,
quince minutos más tarde, todavía estaban metidos en la discusión. A juzgar por la forma
en que J amie se mantenía cada vez más cerca de nosotros, poco a poco, así como el hecho
de que el padre de Nate parecía estar haciendo toda la conversación, tenía la sensación de
que estaba tratando de salirse, viendose que había tenido poca suerte hasta ahora.

"Una vez más," dijo Olivia, sentándose de nuevo en el banquillo, "con una extensión como
esta, podrías tener un estanque y una piscina, si quisieras."

"Es cierto," asentí. "Pero podría ser una exageración."

"No en este barrio," dijo. "Quiero decir, honestamente. ¿Has visto las rocas cuando
entras? ¿Qué se supone que es esto, la edad de piedra?"

Sonreí. Por la valla, J amie dio otro paso hacia atrás, asintiendo con la cabeza en el estilo
de-acuerdo-entonces-te-veo-después. El Sr. Cross, no entendiendo la indirecta—o tal vez
sólo eligiendo no entenderla—se acercó más, reduciendo la brecha de nuevo.

"Sabes, él me resulta familiar," dijo Olivia, asintiendo con la cabeza hacia ellos.

"Él es padre de Nate," le dije.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
259
"No, me refería a tu cuñado. Te lo juro, lo he visto en alguna parte."

"Él donó algunos campos de fútbol a Perkins," le dije.

"Tal vez eso es todo," dijo. Sin embargo, mantuvo sus ojos en ellos mientras decía "Así que
Nate vive allí, ¿eh?"

"Te dije que éramos vecinos."

"Sí, pero no me había dado cuenta de que lo tenías justo detrás de ti, tan sólo a unos metros
de distancia. Debe hacer de este punto muerto—o ruptura—en que ustedes dos están, algo
mucho más difícil."

"No es un punto muerto," le dije. "O una ruptura."

"Así que, básicamente, sólo pasaron de pasar el rato constantemente, casi a punto de sólo
salir, y de allí a no hablar e ignorarse totalmente el uno al otro sin razón," dijo. "Sí. Eso
tiene sentido."

"¿Tenemos que hablar de esto?" Le pregunté mientras J amie daba un paso definitivo,
alejándose del Sr. Cross, y levantando la mano. El Sr. Cross seguía hablando, aunque esta
vez se quedó donde estaba.

"Tú sabes," dijo Olivia, "es bastante raro encontrar a alguien con quien realmente te guste
estar en este mundo. Hay un montón de personas molestas por ahí."

"¿En serio?"

Ella hizo una mueca hacia mí. "Mi punto es, claramente ustedes dos tenían algo. Así que tal
vez deberías pensar en tomarte la molestia de resolver esto, sea lo que sea."

"Mira," le dije "Tu misma has dicho que las relaciones sólo funcionan cuando hay un
entendimiento sobre los límites. No teníamos eso. Así que ahora no tenemos una relación."

Consideró esto por un momento. "Bien," dijo. "Me gusta especialmente cómo lo explicas
sin llegar a decirme nada realmente."

"La conclusión es que acabo de llegar desde donde tu vienes a partir de ahora, ¿de
acuerdo?" dije. "No quieres perder tu tiempo en algo o alguien en quien no crees, pues yo
tampoco."

"¿Así es como crees que soy?" Me preguntó.

"¿Estás diciéndome que no eres así?"

J amie estaba cruzando el patio hacia nosotras, libre por fin. Levantó una mano, saludando
con un hola. "No estoy diciendo nada," respondió Olivia, inclinándose hacia atrás de nuevo
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
260
y sacudiendo la cabeza. "Nada en absoluto."

"Señoritas," dijo J amie, siempre como el feliz anfitrión mientras se acercaba a la banca.
"¿Disfrutan de la laguna?"

"Es muy agradable," dijo Olivia cortésmente. "Me gusta la espumadera." Yo solo me
quedé mirándola, pero J amie, por supuesto, sonreía de alegría. "J amie, esta es mi amiga,
Olivia," dije.

"Mucho gusto," dijo, extendiendo la mano.

Se dieron la mano, y luego él se puso en cuclillas en el borde de la laguna, extendiendo la
mano hacia el agua. Mientras recogía un poco, dejando que se deslizara en sus dedos,
Olivia pronto quedó sin aliento. "Oh, Dios mío. ¡Ya sé de donde te conozco!" dijo. "¡Tú
eres el tipo UME!"

J amie la miró, luego a mí. "Um," dijo "Sí. Supongo que lo soy."

"¿Lo reconociste de UME?" Le pregunté.

"Hola, él está solo en la nueva página de inicio de sesión, la que yo veo, como, diez
millones de veces al día," dijo. Sacudió la cabeza, claramente aún en estado de shock.
"Hombre, no puedo creer esto. Y Ruby nunca llegó a decir nada."

“Bueno, tú sabes,” dijo J amie, poniéndose de pie nuevamente. “Ruby no se impresiona
fácilmente.”

A diferencia de Olivia, que ahora, mientras yo miraba incrédula, comenzó a hablar
realmente a borbotones. "Tu pagina," le dijo a J amie, poniéndose una mano en el pecho,
"me salvó la vida cuando tuve que cambiar de escuela."

"¿En serio?" dijo J amie, evidentemente complacido.

"Totalmente. Pasé todo el almuerzo en la biblioteca en mi página UME de mensajería con
mis viejos amigos. Y, por supuesto, toda la noche, también." Ella suspiró melancólica.
"Fue, como, mi única conexión con ellos."

"Aún tienes tu teléfono," señalé.

"¡Puedo revisar mi página en él también!" Hacia J amie dijo, "Gran aplicación, por
cierto. Muy fácil de usar."

"¿Tú crees? Hemos tenido algunas quejas."

"Oh, por favor." Olivia volteó su mano. "Es fácil. Ahora, ¿el sistema de amigos? Necesita
de trabajo. Lo odio."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
261
"¿En serio?" dijo J amie. "¿Por qué?"

"Bueno," dijo, "para empezar, no hay manera de buscar a través de ellos fácilmente. Así
que si tienes un montón, y deseas reorganizarlos, tienes que mantenerte desplazándote
31

31
Se refiere a bajar en la página.
, lo
que tarda una eternidad."

Pensé en mi propia página UMe.com sin tocar en todos estos meses. "¿Cuántos amigos
tienes, de todos modos?” le pregunté.

"Un par de miles," contestó ella. Yo sólo la miré. "¿Qué? En línea, soy popular."

"Obviamente," le dije.

Más tarde, cuando Olivia se había ido, llevándose con ella una bolsa promocional de
UMe.Com llena de pegatinas UMe.com y camisetas, me encontré con J amie en la cocina,
marinando un poco de pollo para la cena. En cuanto entré, el teléfono comenzó a sonar: fui
a contestarlo, pero después de mirar en el identificador de llamadas, él sacudió con la
cabeza. "Deja que el correo de voz la reciba."

Miré a la pantalla, que decía BLAKE CROSS. "¿El Sr. Cross está en el identificador?"

"Sí," dijo con un suspiro, goteando un poco de aceite de oliva sobre el pollo y sacudiendo la
sartén ligeramente. "Yo no quiero. Pero él está siendo muy persistente acerca de esta cosa
de inversión, así que... "

"¿Qué cosa de inversión?"

Él me miró, como si no estuviera seguro de si quería o no exponerse en esto. Luego dijo:
"Bueno, ya sabes. Los tipos como Blake son negociantes. Él siempre tiene algún gran plan
en el trabajo."

Pensé en el Sr. Cross esta mañana, prácticamente acechando a J amie en el patio. "¿Y él
quiere hacer un trato contigo?"

"Algo así," dijo él, acercándose al gabinete por encima de la estufa y abriéndolo a
continuación, hurgando en los contenidos. Después de un minuto, sacó una gran botella de
vinagre. "Él dice que quiere ampliar su negocio y está buscando socios silenciosos, pero
realmente creo que está corto de dinero, como la última vez."

Lo vi añadir un chorrito de vinagre, inclinarse hacia abajo y oler el pollo antes de añadir
más. "Así que esto ha ocurrido antes."

Él asintió con la cabeza, coronando la botella. "El año pasado, pocos meses después de
mudarnos. Lo teníamos sobre nosotros, ya sabes, para tomar una copa amistosa, y nos
pusimos a hablar. Lo siguiente que sé, estoy teniendo toda la saga épica de su dura suerte
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
262
financiera, ninguna de los cuales era su culpa, por supuesto, y como él estaba a punto de
recurrir a todo en torno a esta nueva empresa. Que resultó siendo la cosa de la diligencia de
ejecución."

Roscoe salió de la lavandería, donde había estado disfrutando de una de sus muchas siestas
diarias. Al vernos, bostezó, a continuación, se dirigió a la puerta para perros, saltando a
través de esta, y cerró con un golpe a sus espaldas.

"¿Viste eso?" J amie dijo, sonriendo. "¡El cambio es posible!"

Asentí con la cabeza. "Es impresionante."

Ambos vimos a Roscoe salir al patio y levantar la pierna contra un árbol, para aliviarse a sí
mismo. Nunca un sencillo acto dio lugar a tanto orgullo. "De todos modos," dijo J amie, "al
final le di un cheque, comprando un poco de la empresa. No era mucho, de verdad, pero
cuando tu hermana se enteró, su grito se escuchó en el cielo."

"¿Cora lo hizo?"

"Oh, sí," dijo. "Ella ha estado sobre él desde el principio, por alguna razón. Dice que es
porque él siempre habla de dinero, pero mi tío Ronald también, y ella lo ama. Así que
imagínate."

Yo no tenía que hacerlo, sin embargo. De hecho, ya estaba bastante segura de que sabía
exactamente por qué a Cora no le gustaba el señor Cross, aunque ella misma no podría
poner su dedo en ello.

"De todos modos," dijo J amie, "ahora Blake está molestando otra vez, supongo. Ha estado
acosándome sobre esta idea de facturación y dinero desde Acción de Gracias, cuando le
pregunté acerca de pedir prestado su horno. Sigo quitándomelo de encima, pero hombre, es
tenaz. Supongo que piensa que ya soy un tonto, puede hacerme entrar de nuevo."

Tuve un destello de Olivia en la acera, con esta misma palabra. "Tú no eres un tonto. No
eres más que agradable. Das a la gente el beneficio de la duda."

"Por lo general, a mi perjuicio," dijo mientras el teléfono volvía a sonar. Ambos miramos
hacia él: BLAKE CROSS. La luz de mensaje ya estaba pitando. "Sin embargo," continuó,
"otras veces, la gente incluso supera mis expectativas. Al igual que tú, por
ejemplo."

"¿Significa esto que me vas a dar un cheque?" Le pregunté.

"No," dijo rotundamente. Sonreí. "Pero estoy orgulloso de ti, Ruby. Has recorrido un largo
camino."

Más tarde, en mi cuarto, me quedé pensando en esto, la idea de la distancia y
realización. Cuanto más lejos vas, tienes más de qué estar orgulloso. Al mismo tiempo, con
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
263
el fin de recorrer un largo camino, tienes que estar detrás para comenzar con él. Al final, sin
embargo, tal vez no es como alcanzas un lugar lo que importa. Sólo que llegues allí.

Las chicas de la escuela media, había aprendido, se mueven en grupos. Si las ves venir, la
mejor cosa que puedes hacer es dar un paso al lado y salvarte a ti misma.

"¡Miren, chicas! ¡Esto es de lo que les estaba hablando!" Dijo una chica de pelo castaño
vistiendo completamente de rosado, claramente la líder de este grupo en particular,
mientras invadían el kiosco, yendo directamente hacia los llaveros. "Oh, Dios mío. La
novia de mi hermano tiene este, con las piedras de color rosa. ¿No es genial?"

"Me gusta el de diamante," dijo una rubia regordeta usando lo que parecían pantalones de
cuero. "Es el más bonito."

"Eso no es un diamante," la chica de rosa le dijo a sus dos amigas—gemelas, a juzgar por el
aspecto de su pelo rojo y sus características similares—moviéndose hacia las pulseras. "De
lo contrario costaría como un millón de dólares."

"Es diamonelle," la corrigió Harriet, "y a un precio muy razonable de veinticinco dólares."

"Personalmente," dijo la morena, deslizando el de color rosa a través de su suéter en cuello
V, "me gusta la plata lisa. Es clásico, acorde con mi nuevo y más aerodinámico aspecto
eco-chic"

"¿Eco-chic?" dije.

"Respetuoso con el medio ambiente," explicó la joven. "¿Verde? Ya sabes, metales
naturales, piedras no conflictivas, ¿mínimas pero con un gran impacto? Todas las
celebridades lo están haciendo. ¿No lees Vogue?"

"No," le dije.

Ella se encogió de hombros, quitándose el collar, luego se movió por el quiosco hacia sus
amigas, que ahora estaban reunidas alrededor de los anillos, desmantelando de forma rápida
el mostrador en el que justo había pasado unos buenos veinte minutos
organizando. "Podrías pensar," le dije a Harriet mientras las veíamos tomar y sacar anillos,"
que podrían por lo menos tratar de volver a ponerlos. O pretenderlo."

"Oh, déjalas hacer un desastre," dijo. "No es gran cosa arreglarlo."

"Lo dice la persona que no tiene que hacerlo."

Ella arqueó las cejas hacia mí, caminando a tomar el café del indicador. "De acuerdo," dijo
lentamente. "Estás de mal humor. ¿Qué pasa?"

"Lo siento," dije mientras las chicas finalmente seguían adelante, dejando anillos repartidos
por todo el mostrador detrás de ellas. Me acerqué y comencé a guardarlos. "Creo que estoy
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
264
estresada o algo así."

"Bueno, como que tiene sentido," dijo Harriet, viniendo a reunirse conmigo. Puso un anillo
de ónix en su lugar, uno rojo al lado de él. "Estás en tu último semestre, la espera de saber
acerca de la universidad, el futuro está abierto de par en par. Pero eso no necesariamente
tiene que sacarte de forma. Podrías verlo como, tú sabes, una gran oportunidad para salir de
tu zona de comodidad."

Dejé lo que estaba haciendo, estrechando los ojos mientras ella completaba otra fila de
anillos, dejándolos a su gusto. "¿Perdón?" Le dije.

"¿Qué?"

Yo solo la miré, esperando a que ella captara la ironía. No lo hizo. "Harriet," dije
finalmente, "¿cuánto tiempo tuviste el letrero de SE BUSCA AYUDA antes de
contratarme?"

"Ah," dijo, señalándome "pero yo te contraté, ¿no?"

"¿Y cuánto tiempo te tomó el dejarme sola aquí, para que manejara el quiosco yo misma?"

"Bueno, lo dudé," admitió. "Sin embargo, creo que estarás de acuerdo en que ahora te dejo
con bastante frecuencia y con poco temor."

Consideré señalar que bastante y poco hablaban de cantidad. En lugar de eso dije: "¿Qué
pasa con Reggie?"

Ella se limpió las manos en sus pantalones, luego se trasladó hasta los llaveros, ajustando el
color rosa en el estante. "¿Qué pasa con él?"

"Él me dijo lo que ocurrió en la Navidad," dije. "¿Qué fue lo que dijiste? ¿Que no tenías
‘lugar para una relación’? ¿Eso está cerca de tu zona de comodidad?"

"Reggie es mi amigo," dijo, enderezando un broche. "Si llevamos las cosas más allá y no
funciona, lo cambiaría todo."

"Pero no sabes que no saldrá bien."

"Tampoco sé que lo hará."

"Y eso es razón suficiente para ni siquiera intentarlo," le dije. Ella me ignoró, bajando a los
anillos. "No sabías que contratarme iba a salir bien. Pero lo hiciste de todos modos. Y si no
lo hubieras echo…"

"…yo estaría disfrutando de un momento de tranquilidad en mi quiosco en este momento,
sin ser analizada," dijo ella. "¿No sería agradable?"

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
265
"…nunca habrías hecho los Llaveros y visto que tuvieron tanto éxito," terminé. "O podido
disfrutar de mi compañía, y de esta conversación, en este momento."

Ella me hizo una mueca y luego volvió de un brinco a su taburete, abriendo la computadora
portátil que había comprado recientemente para mantenerse al día con las cosas de su sitio
Web. "Mira. Sé que en un mundo perfecto, totalmente romántico, saldría con Reggie y
viviríamos felices para siempre," dijo, golpeando el botón de encendido. "Pero a veces sólo
tienes que seguir tus instintos, y el mío dice que esto podría no ser una buena cosa para
mí. ¿Está bien?"

Asentí. En realidad, considerando por todo lo que había pasado, Harriet era alguien a quien
debía tratar de emular, no convencerla de lo contrario.

Me moví de nuevo hacia los anillos, reorganizándolos de la forma en que habían estado
originalmente, en orden de tamaño y color. Estaba haciendo otra pasada rápida con el
plumero cuando escuché a Harriet decir: "Eh. Esto es extraño."

"¿Qué es?"

"Sólo estoy comprobando en mi cuenta y mi balance está algo pasado," dijo. "Sé que tenía
un par de débitos, pero no para tanto."

"Tal vez el sitio sólo se retrasó," dije.

"Sabía que no debería haber firmado para este nuevo sistema con Blake. Me siento mejor
cuando firmo cualquier cheque por mí misma, ¿sabes?" Ella suspiró, y luego recogió su
teléfono y marcó. Después de un momento, ella lo cerró. "Correo de voz. Por
supuesto. ¿Sabes el número de Nate de memoria?"

Negué con la cabeza. "No. No lo sé."

"Bueno, cuando lo veas, dile que necesito hablar con él. Como, urgente. ¿De acuerdo?"

Quería decirle que no podría verlo, mucho menos entregarle mensajes. Pero ella ya estaba
de vuelta en la computadora, desplazándose hacia abajo.

Harriet no fue la única que no se quedó tranquila
32

32
Es un juego de palabras. En el original ‘Harriet wasn’t the only one not resting assured’ por Rest Assured
(quédese tranquilo), la empresa del papá de Nate.
, o de eso me enteré cuando llegué casa y
encontré a Cora en el pasillo de entrada, limpiando el piso con una toalla de papel. Roscoe,
quien por lo general no podía ser impedido de saludarme con un completo ataque al cuerpo,
estaba visiblemente ausente.

"De ninguna manera," le dije, dejando caer el bolso en el suelo. "Él ha dominado la puerta
para perros."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
266
"La cerramos cuando no estamos aquí," me dijo, poniéndose de pie. "Con lo cual por lo
general no hay problema, pero alguien no se molestó en presentarse hoy a pasearlo."

"¿En serio?" Le dije. "¿Estás segura? Nate por lo general es muy confiable."

"Bueno, no hoy," respondió ella. "Está claro."

Era extraño. Tanto es así que me pregunté si tal vez Nate había salido o algo, como que
parecía ser la única explicación para que él simplemente dejara de hacer cosas que solía
hacer como un reloj. Esa noche, sin embargo, sus luces estaban encendidas, como siempre,
al igual que las de la piscina. Fue sólo cuando realmente miré de cerca, cerca de la
medianoche, que vi algo fuera de lo común: una figura cortando el agua. Trasladándose de
ida y vuelta, con movimientos constantes y oscuro contra toda la luz azul. Lo observé
durante mucho tiempo, pero incluso cuando finalmente apagó la luz, aún estaba nadando.




























Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
267
Capitulo Diecisiete
Traducido por Annae
Corregido por Pamee

Ese fin de semana, sólo había una cosa en la que debería haber estado pensando: cálculo.
La prueba que más o menos decidiría el destino de todo, tanto mi promedio como mi futuro
era el lunes, y de acuerdo con Gervais—cuyo método estaba probado—era la hora de
cambiar a lo que él llamaba "el modo Zen."

"¿Disculpa?" Había dicho el día anterior, viernes, cuando había anunciado esto.

"Es parte de mi técnica," explicó, tomando un sorbo de su chocolate con leche, uno de los
dos que tomaba en cada período de almuerzo. "Primero, hacemos un resumen de todo lo
que se suponía aprenderías en lo que va del año. Luego, nos dirigimos a tus puntos débiles,
identificando y atacando uno por uno. Ahora, nos adentramos en el modo Zen."

"¿Qué quieres decir?" Le pregunté.

"Admitir que eres impotente sobre tu destino, en esta prueba y de otro tipo. Tienes que tirar
todo lo que has aprendido."

Sólo lo miré. Olivia, que estaba revisando su página de UMe en su teléfono, dijo: "En
realidad, eso es una parte básica de la tradición del cine oriental. El guerrero, una vez que
enseña, debe ahora, enfrentarse a su mayor desafío, basarse enteramente en el instinto."

"¿Por qué he pasado semanas estudiando si se supone que ahora debo olvidar todo lo que
he aprendido?" dije. "Esa es la cosa más estúpida que he escuchado."

Olivia se encogió de hombros. "El hombre dice que su método está probado." ¿Hombre?
Pensé.

Gervais dijo: "La idea es no olvidar todo. Es que a estas alturas, debes saber todo esto lo
suficientemente bien para no tener que pensar activamente sobre ello. Ves un problema, ya
sabes la solución. Es el instinto."

Miré hacia abajo a la hoja de práctica que me había dado, los problemas en fila a través de
ella. Como de costumbre, con sólo una mirada sentí que se me revolvia el estómago, mi
cerebro estaba borroso alrededor de los bordes. Si este era mi instinto hablando, no quería
oír lo que estaba diciendo.

"Modo Zen," dijo Gervais. "Limpia tu cabeza, acepta la incertidumbre, y las soluciones
aparecen. Sólo confía en mí."

No estaba convencida, y menos aún cuando se presentó con sus instrucciones para mi
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
268
último fin de semana de estudio. (Lo cual, dicho sea de paso, estaba señalado y dividido en
secciones y subsecciones. El chico no era nada si no un profesional.) El sábado por la
mañana, tenía que hacer un resumen final, seguido en la tarde por una corta serie de
problemas que él había seleccionado que cubrían las fórmulas con las que tenía más
problemas. El domingo, el último día antes de la prueba, se suponia que no iba a estudiar en
absoluto. Lo que parecía, francamente, una locura. Por otra parte, si el objetivo era
olvidarse de todo para la mañana del lunes, esta parecía la forma de hacerlo.

A la mañana siguiente, me senté en mi cama y comencé mi resumen, tratando de
enfocarme. Cada vez más, sin embargo, me encontré distraída, pensando en Nate, como
había estado haciendo casi sin parar—ocasionales obsesiones con cálculo a un lado—desde
que lo había visto nadar un par de noches atrás. Al final, tanto Harriet como Cora
escucharon del señor Cross, que realmente estaba apenado, había abonado en la cuenta de
Harriet y ofrecido a Cora una semana gratis de paseos para compensar. Pero en los días
desde entonces, cada vez había visto a Nate a través del césped o en los pasillos de la
escuela, no pude dejar de notar un cambio en él. Como si incluso con la distancia entre
nosotros, algo en él—en su cara o la forma en que se conducía— fuera repentinamente
familiar de una forma que no había sentido antes, aunque cómo, exactamente, no podría
decirlo.

Después de dos horas de estudio, me sentía tan abrumada que decidí tomar un descanso y
rápidamente pasar por mi cheque de pago de Harriet. Tan pronto como dio un paso en el
camino verde, vi a gente en todas partes—alineados en la acera que corría junto al centro
comercial, reuniéndose en el estacionamiento, apiñados en la base de un escenario montado
por el cine.

"¡Bienvenidos al Vista Cinco-K!" Una voz tronó desde el escenario mientras me abría
camino hacia la entrada principal, saliendo cerca de los niños y los perros y más corredores
estirando y charlando y trotando en su lugar. "Si está participando en la carrera, por favor
diríjase a la línea de salida. ¡Diez minutos para empezar!"

La multitud se desplazó y la gente se dirigió hacia la pancarta—VISTA 5K: ¡CORRE POR
TU VIDA!— colgada entre el estacionamiento y la entrada del centro comercial.
Siguiéndolos, mantuve un ojo en Olivia, pero no la vi —sólo corredores de todas las formas
y tamaños, algunos en trajes de lycra de alta tecnología, otros en pantalones cortos y
camisetas andrajosas.

En el interior del centro comercial, estaba más tranquilo, con pocos compradores que se
desplazaban entre las tiendas. Todavía podía escuchar la voz del locutor desde el exterior,
junto con los potentes bajos de la música que tocaban, incluso mientras caminaba desde la
entrada hasta el patio del quiosco, donde encontré a Harriet y Reggie de pie en Vitamin Me.

"No voy a tomar el aceite de pescado," estaba diciendo ella mientras yo entraba. "Soy firme
en eso."

"¡Los Omega-tres son fundamentales!" le dijo Reggie. "Es como una droga milagrosa."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
269
"No estuve de acuerdo con las drogas milagrosas. Estuve de acuerdo en tomar un par de
cosas, a modo de prueba. Nadie dijo nada acerca de peces."

"Bien." Reggie recogió una botella, agitando algunas cápsulas en una bolsa de plástico.
"Pero estás tomando el zinc y el B-DOCE. Esos son los que rompen el trato."

Harriet negó con la cabeza, tomando otro sorbo de café. Entonces ella me vio. "Pensé que
podrías pasar," dijo. "Olvídate de las vitaminas. El dinero es crucial."

Reggie suspiró. "Ese tipo de actitud," dijo, "es precisamente por qué necesitas más omega
tres."

Harriet hizo caso omiso y caminó hacia la caja registradora, haciéndolo saltar, lo abrió y
sacó mi cheque. "Toma," dijo, entregándomelo. "Ah, y hay un pequeño extra ahí para ti,
también."

Efectivamente, la cantidad era de unos trescientos dólares más de lo que esperaba.
"Harriet," le dije. "¿Qué es esto?"

"Los beneficios," dijo, y agregó: "Y un agradecimiento por todo el trabajo que has
realizado durante los últimos meses."

"No tienes que hacer esto," le dije.

"Ya lo sé. Pero me puse a pensar el otro día, después de que tuvimos esa plática. Tenías
razón. Los Llaveros, todo eso. No podría haberlo hecho sin ti. Literalmente."

"No es por eso que lo dije," le dije.

"Lo sé. Pero me hizo pensar. Un montón de cosas."

Ella miró a Reggie, que todavía estaba añadiendo cosas a su bolsa. Ahora que lo pensaba,
había sido muy receptiva a ese zinc. ¿Y qué era eso de un par de cosas, a modo de prueba?

"Espera," le dije, moviendo el dedo entre su quiosco y el nuestro. "¿Qué está pasando
aquí?"

"Absolutamente nada," replicó ella, cerrando la caja registradora.

Levanté las cejas.

"Muy bien. Si quieres saberlo, sólo tomamos unas copas anoche, después del trabajo, y él
me convenció de probar algunas muestras."

"De verdad."

"Bueno, tal vez hubo una invitación a cenar, también," añadió.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
270

"Harriet" dije. "Has cambiado de opinión."

Ella suspiró. En Vitamin Me, Reggie estaba doblando la parte superior de su bolsa con
pulcritud, haciendo el pliegue con sus dedos. "No fue mi intención," dijo. "Al principio, le
empecé a decir lo mismo que te dije. Que estaba preocupada de que no funcionara, y qué le
haría eso a nuestra amistad."

"¿Y?"

"Y," dijo, suspirando," él dijo que lo entendía totalmente, pedimos otra bebida, y le dije que
sí a la cena de todos modos."

"¿Qué pasa con las vitaminas?"

"No lo sé." Sacudió su mano hacia mí. "Estas cosas pasan."

"Sí," dije, mirando a Reggie de nuevo. Había sido tan paciente, y, finalmente, él también
consiguió lo que quería. O por lo menos una oportunidad de ello. "No lo sé."

En el momento en el que fui al banco, para hacer un par de recados, y luego doblé al
camino verde, el Vista 5K ya había terminando. Algunos corredores seguían dando vueltas,
sorbiendo vasos de papel de Gatorade, pero la multitud reunida había disminuido
considerablemente, lo cual fue por qué vi de inmediato a Olivia. Ella se inclina hacia
adelante en el bordillo, mirando hacia el centro comercial a los pocos corredores que
quedaban y que lentamente se iban acercando a la meta.

"¿Nada de Laney todavía?" Le pregunté.

Ella negó con la cabeza, sin siquiera girarse a mirarme. "Imagino que lo abandonó, pero
tiene su teléfono. Debería haberme llamado."

"¡Gracias a todos los que vinieron al Vista 5K!" Un hombre con un micrófono gritó desde
la tribuna. "¡Únase a nosotros el año que viene, cuando vayamos a correr por nuestras vidas
otra vez!"

"Es probable que se derrumbara en alguna parte," dijo Olivia. "Dios, yo sabía que esto iba a
suceder. Te veré luego, ¿de acuerdo?"

Estaba a mitad de camino entre la calle cuando miré hacia el centro comercial de nuevo y vi
algo. Sólo una pequeña figura al principio, lejos a la distancia. "Olivia," grité, señalando.
"Mira."

Se volvió, sus ojos siguiendo mi dedo. Aún era difícil estar segura, así que por un momento
sólo nos quedamos allí, observando juntas, como Laney entraba a la vista. Iba muy
despacio, antes de detenerse completamente, inclinándose con las manos sobre las rodillas.
"Oh, cielos," dijo Olivia finalmente. "Es ella."
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
271

Me di la vuelta, mirando al hombre en el escenario, que había bajado el micrófono y
hablaba con una mujer con un sujetapapeles. Cerca de allí, otra mujer con una playera de
Vista 5K estaba subiendo una escalera de mano hacia el reloj, llegando a la parte de atrás.

"Espera," le grité. "Alguien esta llegando."

La mujer me miró, luego miró a la distancia. "Lo siento," dijo. "La carrera ha terminado."

Olivia, haciendo caso omiso de esto, dio un paso adelante, alzando las manos hacia su boca.
"¡Laney!" gritó. "Casi has terminado. ¡No abandones ahora!"

Su voz era cruda, tensa. Pensé en ese primer día que me la encontré aquí con su
cronómetro, y todas las quejas acerca de la carrera desde entonces. Olivia era un montón de
cosas. Pero debería haber sabido que tonta no era una de ellas.

"¡Vamos!" Gritó. Empezó a aplaudir con sus manos, duro, el sonido agudo y solo en el
silencio. "Vamos, Laney!" Gritó, su voz se elevaba sobre todos nosotros. "¡Vamos!"

Todo el mundo la miraba mientras saltaba arriba y abajo en medio de la calle, sus aplausos
resonaban en el edificio detrás de nosotros. Al verla, pensé en Harriet, dubitativa mirando
las vitaminas mientras Reggie las dejaba caer en la bolsa, uno por uno, y después de mí con
Nate en el banco junto al estanque, la última vez que habíamos estado juntos. ¿Y si no lo
hago? él había preguntado, y pensé que podría haber una sola respuesta, en ese momento.
Pero ahora, estaba empezando a preguntarme si no siempre tienes que elegir entre alejarte
para siempre o lanzarte más profundo. En los momentos que realmente cuentan, tal vez es
suficiente, más que suficiente, incluso, sólo estar allí. Laney debió haberlo pensado así.
Porque justo entonces, comenzó a correr de nuevo.

Cuando finalmente terminó unos minutos más tarde, era difícil saber si incluso estaba
consciente de que la multitud había disminuido, el reloj estaba apagado, y el locutor ni
siquiera gritaba su tiempo. Pero sí sé que fue a Olivia a quien se giró a buscar primero,
Olivia le rodeó con sus brazos y la abrazó muy fuerte, mientras la bandera ondeaba por
sobre sus cabezas. Al verlas, pensé de nuevo de cómo no podemos esperar que todo el
mundo esté ahí para nosotros, todos a la vez. Así que es una suerte que en realidad, todo lo
que necesites es a alguien.

De vuelta a casa, me senté con mis notas de cálculo, con la determinación de estudiar, pero
en momentos mi mente vagaba pasando los números y cifras y a través de la habitación
hasta la fotografía de la familia de J amie, todavía en la pared por encima de mi escritorio.
Fue la cosa más extraña—la había estudiado una y mil veces, en este mismo lugar, de la
misma manera. Pero de repente, todo a la vez, tuvo sentido.

¿Qué es la familia? Son las personas que te exigen. En el bien, en lo adverso, en partes o en
conjunto, ellos son los que se presentan, los que se quedan allí, a pesar de todo. No se
trataba sólo de las relaciones de sangre o los cromosomas que te unían, sino algo más
amplio, más grande. Cora estaba en lo cierto— teníamos muchas familias a través del
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
272
tiempo. Nuestra familia de origen, la familia que hemos creado, así como los grupos través
de los que nos hemos movido mientras todo esto está pasando: amigos, amantes, a veces
incluso extraños. Ninguno de ellos son perfectos, y no podemos esperar que lo sean. No
puedes hacer de cualquier persona tú mundo. El truco está en tomar lo que cada uno puede
dar y construir un mundo de ello.

Así que mi verdadera familia no era sólo mi mamá, perdida o encontrada; mi padre,
desaparecido desde el principio; y Cora, la única que había estado allí todo el tiempo. Era
J amie, quien me acogió sin preguntas y me dio un futuro que una vez no podía ni siquiera
imaginar, Olivia, quien preguntó, pero también me dio respuestas; Harriet, quien, como yo,
creía que no necesitaba a nadie y descubrió lo contrario. Y entonces estaba Nate.

Nate, que fue un amigo para mí antes de que incluso supiera lo que era un amigo. Quién me
recogió, literalmente, una y otra vez, y nunca pidió nada a cambio, excepto mi palabra y mi
comprensión. Yo le había dado uno pero no lo otro, porque en aquel entonces pensé que no
podía, y luego me probé que tenía razón haciendo exactamente lo mismo que mi madre,
hiriendo para evitar ser herida. Necesitar era tan fácil: venía naturalmente, como respirar.
Ser necesitado por otra persona, sin embargo, era la parte difícil. Pero como con dar ayuda
y aceptarla, tuvimos que hacer las dos cosas para hacerlo completo—como los eslabones
superponiéndose para formar una cadena, o una cerradura encontrando la llave correcta.

Empujé mi silla, y me dirigí hacia las escaleras, a través de la cocina y fuera, hacia el patio.
Sabía que esto era una locura, pero de repente me pareció tan importante de alguna manera
decirle a Nate lo que sentía, llegar a él y hacerle saber que yo estaba aquí.

Cuando llegué a la puerta, la empujé para abrirla, y luego miré adentro, buscándolo. Pero
fue al Sr. Cross a quien vi un momento después, caminando rápidamente por la sala de
estar, su teléfono a la oreja. Inmediatamente di un paso atrás, alrededor de la cerca,
escondiéndome cuando él abrió la puerta de cristal y salió al patio.

"Ya te dije, he estado fuera de la ciudad durante todo el día," decía mientras pasaba junto a
la piscina, hacia el garaje. "Se supone que el debía estar haciendo recolecciones y facturas.
¿Pasó e hizo la limpieza hoy?" Hizo una pausa, dejando escapar un suspiro. "Muy bien.
Voy a seguir buscándolo. Si lo ves, dile que lo quiero en casa. Ahora. ¿Entendido?"

Cuando volvió al interior, todo lo que pude oír, con excepción de mi respiración, fue el
burbujeo de la bomba cercana, empujando el agua dentro y fuera, dentro y fuera. Pensé en
Nate nadando largos esa noche, su oscura sombra en movimiento bajo los árboles, ¿cuánto
tiempo había pasado desde que lo había visto solo en la piscina?

El Sr. Cross estaba dentro ahora, todavía buscando mientras su ritmo se aceleraba,
moviéndose más rápido, de ida y vuelta. Al verlo, tuve un destello de Nate en la escuela la
última vez que lo había visto, repentinamente dándome cuenta de por qué su expresión—
distante, distraída—había sido tan familiar. Era la misma el rostro de mi madre la última
vez que la había visto, cuando entré a una habitación y ella se volvió, sorprendida.

Y esto fue por qué, cuando el Sr. Cross gritó su nombre otra vez, supe que su búsqueda era
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
273
inútil. Hay algo obvio acerca del vacío, incluso cuando tratas de convencer de lo contrario.
Nate se había ido.











































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
274
Capítulo Dieciocho

Traducido por Dany
Corregido por Pamee

"Toma," dijo J amie. "Para la suerte."

Lo observé mientras deslizaba las llaves de su coche encima de la mesa hacia mí.

"¿En serio?" dije. "¿Estás seguro?"

"Claro," respondió. "Es un gran día. No deberías tener que comenzarlo en el autobús."

"Wow," dije, deslizándolas en mi bolsillo. "Gracias."

Se sentó frente a mí, sirviéndose su usual plato colmado de cereales, el cual luego ahogó en
leche.

"Así que," dijo, "¿cuál es tu estado de ánimo? ¿Confiada? ¿Nerviosa? ¿Zen?"

Hice una mueca. "Estoy bien," le dije. "Sólo quiero acabar de una vez."

Su teléfono, que estaba en vibrador, de repente zumbó, rebotando hacia los lados a través
de la mesa. J amie miró el identificador de llamadas y gimió. "J esús," dijo, pero contestó de
todos modos. Sin embargo, su voz era cortante, en absoluto como J amie cuando dijo, "¿Sí?"

Empujé mi silla, llevando mi propio plato al fregadero. Cuando lo pasé, pude oír una voz a
través del receptor, aunque las palabras eran indistinguibles.

"En serio," dijo J amie, y ahora sonó preocupado. "¿Cuándo fue la última vez que lo viste?
Oh. Bueno, espera, voy a preguntarle." Quitó el teléfono de su oído. "Oye, ¿has hablado
con Nate últimamente? su padre lo busca."

Lo sabía, pensé. En voz alta, dije: "No."

"¿Lo has visto este fin de semana?"

Negué con la cabeza. "Desde la escuela el viernes."

"No lo ha visto desde el viernes,” repitió J amie en el teléfono. "Sí, absolutamente.
Definitivamente te lo dejaremos saber si lo hacemos. Mantengámonos comunicados, ¿de
acuerdo?"
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
275

Abrí el lavavajillas, concentrando en cargar mi plato y cuchara cuando él colgó el teléfono.
"¿Qué está pasando?" Le pregunté.

"Nate se fue sin permiso, al parecer," dijo. "Blake no lo ha visto desde la noche del
viernes."

Me puse de pie, cerrando el lavavajillas. "¿Ha llamado a la policía?"

“No,” dijo, tomando un bocado de cereal. "Él piensa que probablemente sólo se fue el fin
de semana con sus amigos, ya sabes, senioritis
33

Pero yo, por supuesto, sabía que no era necesariamente cierto. Se puede llegar a cualquier
parte a pie, sobre todo si tenías dinero y tiempo. Y Nate no había tenido una valla para
saltar. Él sólo había salido. Libre y tranquilo.
o lo que sea. No puede haber ido muy
lejos, en todo caso."

Y yo estaba atrasada. Si hubiera ido allí esa noche que lo había visto nadando, o hablando
con él el viernes en la escuela, tal vez, sólo tal vez, podría haber sido capaz de ayudar.
Ahora, incluso si yo quisiera ir detrás de él, no sabría por dónde empezar. Podía estar en
cualquier lugar.

Era más raro de lo que esperaba, conduciendo a la escuela por mi misma después de largos
meses de depender de alguien más. En cualquier otra circunstancia, probablemente lo
habría disfrutado, pero se sentía casi extraño estar sentada en el tráfico en la tranquilidad
del Audi
34

Esto fue desconcertante por alguna razón, tanto es así que me encontré mirando hacia ella,
fijo, hasta que ella dio media vuelta.
de J amie, con otros coches a mi alrededor. En una luz, eché un vistazo a una
mujer en una camioneta mirándome, y me pregunté si para yo sólo era una adolescente
mimada, en un coche caro, una mochila en el asiento junto a ella, con la luz intermitente
para girar a un colegio exclusivo.

Una vez en la escuela, me puse en marcha hacia el césped, tomé una respiración profunda,
tratando de despejar mi cabeza. Debido a mi certeza de que Nate se había ido—incluso
antes de que lo supiera a ciencia cierta—realmente había terminado siguiendo el plan de
Gervais de modo Zen, aunque sólo fuera porque había estado demasiado distraída para
estudiar la noche anterior. Ahora, sin embargo, cálculo era la última cosa en mi mente,
incluso cuando me acerqué a mi salón y lo encontré esperándome en la puerta.

"Muy bien," dijo. "¿Ha seguido mis instrucciones antes de la prueba? ¿Dormiste al menos
ocho horas? ¿Comiste un desayuno pesado en proteínas?"

33
Senioritis: viene de senior: último año de secundaria. Es un juego de palabras, al parecer, una enfermedad
“inventada” por estar en último año.

34
Audi: auto deportivo de lujo.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
276

"Gervais," dije. "Ahora no, ¿de acuerdo?"

"Recuerda," dijo él, haciendo caso omiso de eso, "tómate tu tiempo en los sets de la primera
parte, aunque parezcan fáciles. Necesitas preparar tu cerebro para sentar las bases de las
cosas más difíciles."

Asentí con la cabeza, sin molestarme siquiera en responder esta vez.

"Si encuentras un obstáculo con la regla de la potencia, recuerda el acrónimo que hablamos.
Y escríbelo en la página de prueba, así puedes tenerlo justo en frente de ti."

"Tengo que irme,” le dije.

"Y, por último," dijo, mientras adentro, mi maestra la Sra. Gooden estaba recogiendo un
montón de papeles, barajándolos mientras se preparaba para entregarlos, "si te quedas
atascada. Imagina una habitación vacía, justo por encima de tu cabeza y deja a tu mente
examinarla. Con el tiempo, encontrarás la respuesta."

Él dejó escapar esta última parte, no muy Zen en absoluto, mientras se apresuraba a entrar
cuando la campana sonó.

Incluso en mi estado distraído, mientras lo miraba, me di cuenta de que debería ser más
agradecida. Claro, habíamos hecho un acuerdo, y yo le había pagado sus veinte dólares la
hora cuando me hacía la factura (lo cual hizo de manera quincenal en papel con membrete
impreso, no es broma). Pero ¿aparecer así, con un consejo de última hora? Eso estaba por
encima del llamado del deber. Incluso para un método probado en múltiples frentes como el
suyo.

"Gracias, Gervais," dije.

"No me des las gracias," respondió. "Sólo ve y consigue ese noventa. No quiero echar a
perder mi tasa de éxito."

Asentí con la cabeza, luego me giré para entrar en mi salón de clase, deslizándome en mi
asiento. Cuando miré hacia atrás fuera de la puerta, él todavía estaba allí de pie,
mirándome. J ake Bristol, que estaba sentado a mi lado luciendo soñoliento, se inclinó sobre
el pasillo, golpeando mi hombro.

"¿Qué pasa contigo y Miller?" Preguntó. "Estás de profanadora o algo así?"

Sólo lo miré. Idiota. “No,” dije. "Somos amigos."

Ahora, la Sra. Gooden entró por el pasillo, sonriéndome mientras deslizaba una prueba,
boca abajo sobre la mesa delante de mí. Era alta y guapa, de pelo rubio que llevaba largo,
enroscado hacia atrás con un lápiz cuando estaba ocupada llenando la tabla con teoremas.
"Buena suerte," dijo mientras le daba la vuelta. A primera vista, sentí que mi corazón se
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
277
hundía, inmediatamente abrumado. Pero entonces recordé lo que había dicho Gervais, eso
de tomarme mi tiempo y preparar mi cerebro, y entonces cogí el lápiz y empezé.

El primero de ellos fue fácil. El segundo, un poco más difícil, pero todavía manejable. No
fue hasta que llegué a la parte inferior de la página frontal que me di cuenta de que de
alguna manera, estaba haciendo esto. Con cuidado, pasando de una a otra, siguiendo el
consejo de Gervais, anotando la regla de la potencia en el margen: La derivada de una
variable dada (x) para el exponente (n) es igual al producto del exponente y la variable a la
(n -1) de potencia.

Podía oír Olivia diciéndolo en mi cabeza, justo como oí la voz de Gervais, una y otra vez,
diciéndome el siguiente paso, y luego el siguiente, cada vez que me encontré dudando.

Quedaban diez minutos en el reloj cuando llegué al último problema, y en éste me tomé una
pausa, más larga que en cualquiera de los otros. Con la mirada fija en él, podía sentirme a
mí misma comenzar a asustarme, la preocupación elevándose lentamente de mis entrañas, y
esta vez, ninguna voz apareció, ninguna incitación para oír. Miré a mí alrededor a la gente a
ambos lados todavía garabateando, a la Sra. Gooden, que estaba hojeando la revista Lucky,
y finalmente al reloj, el que me dejó saber que me quedaban cinco minutos. Entonces cerré
los ojos.

Una habitación vacía, había dicho Gervais, y al principio intenté imaginar paredes blancas,
un piso de madera, una genérica de cualquier lugar. Pero cuando mi mente comenzó a
asentarse, algo más se acercó lentamente a la vista: una puerta abierta balanceándose,
revelando una habitación que reconocí. No era una en la casa amarilla, o incluso de Cora,
sino que era un lugar con altas ventanas de vidrio, un dormitorio al lado con un edredón
limpiado en seco, sofás que apenas se habían utilizados. Una habitación que no estaba vacía
en definición, sino que en sentimiento. Y, por último, cuando el ojo de mi mente se trasladó
a través de todo esto, vi una última cosa: tapa de botella de cerveza no alcohólica puesta
sobre un mostrador, justo donde alguien la había dejado para que la encontraran.

Abrí los ojos y luego miré hacia abajo al espacio en blanco en mi papel, el problema que
faltaba por resolver. Todavía tenía tres minutos, mientras rápidamente anotaba una
respuesta, sin pensar, sólo por instinto. Luego llevé mi trabajo al frente del salón, se lo
entregué y luego empujé la puerta hacia el césped comunal, en dirección hacia el
estacionamiento. Apenas pude oír la campana, distante y constante, cuando me fuí.

En un mundo perfecto, habría recordado no sólo donde estaba el edificio de apartamentos, y
a qué piso tomar el elevador, sino que también el número exacto de la unidad. Ya que este
era mi mundo, sin embargo, me encontré en el séptimo piso, con todas las puertas
extendidas ante mí, y ninguna idea de por dónde empezar. Al final, caminé por el pasillo
hasta la mitad y simplemente comencé a golpear.

Si alguien respondía, me disculparía. Si no, seguiría adelante. En la sexta puerta, sin
embargo, sucedió algo más. Nadie la abrió, pero oí un ruido en el interior.
Instintivamente—llámalo modo Zen—extendí la mano y tomé el picaporte. No necesitaba
una llave. Se abrió.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
278

La habitación estaba tal como la había imaginado antes. Sofás inalterados, mostrador libre
de desorden, la tapa de la botella justo donde había estado. La única diferencia era una
sudadera USWIM colgando sobre la espalda de uno de los taburetes de la sala. La recogí,
poniéndola en mi rostro mientras respiraba el olor a cloro, de agua. De Nate. Y luego,
todavía sosteniéndola, miré hacia afuera y lo encontré. Él estaba de pie en el balcón con las
manos en la barandilla de espaldas a mí, aunque hacía frío, tanto frío que podía sentir el
aire se filtrándose a través del cristal mientras me acercaba.

Extendí hacia la manija de la puerta para abrirla, y me detuve a mitad de camino,
repentinamente nerviosa. ¿Cómo se puede siquiera comenzar a regresar a alguien, mucho
menos convencerlos de que hagan lo mismo para ti? No tenía ni idea. Más que nunca, sin
embargo, en ese momento tenía que creer que la respuesta sólo llegaría a mí. Así que abrí la
puerta.

Cuando Nate se dio la vuelta, me di cuenta de que lo había sobresaltado. Su rostro estaba
sorprendido, sólo relajándose ligeramente cuando vio que era yo. Para entonces, ya había
notado las marcas en la mejilla y el mentón, de color rojo cambiando a azul. Llega un
momento cuando las cosas son innegables y no se pueden ocultar por más tiempo. Incluso a
ti mismo.

"Ruby," dijo. "¿Qué estás haciendo aquí?"

Abrí la boca para decir algo en respuesta a eso. Cualquier cosa, sólo una palabra, incluso si
no era perfecta. Pero cuando nada llegó, miré el paisaje extendido detrás de él, amplio y
vasto en ambos lados. No estaba vacío, no en absoluto, pero tal vez esto podía inspirarte
también, porque en ese momento, supe exactamente qué decir, o al menos un buen punto de
partida, aunque sólo fuera porque Cora me lo había en ese entonces, cuando todo esto
comenzó.

"Hace frío," dije, tendiendo una mano hacia él. "Debes entrar."






Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
279
Capítulo Diecinueve

Traducido por Dany
Corregido por Pamee


Nate entró. Conseguir que volviera conmigo, sin embargo, era más difícil.

De hecho, nos sentamos en el sofá de ese apartamento durante más de dos horas, repasando
todo lo que había pasado, antes de que finalmente accediera a por lo menos hablar con
alguien. A esta parte, al menos, ni siquiera había tenido que pensarla. Cogí su teléfono y
marqué un número, y para cuando llegamos a mi casa, Cora ya estaba esperándonos.

Se sentaron en la mesa de la cocina, yo quedándome atrás contra la isleta, mientras Nate le
contaba todo. Acerca de cómo cuando se había mudado de vuelta, viviendo con su papá,
había estado bien; ocasionalmente, tenía problemas de dinero y problemas con los
acreedores, pero cuando desahogaba su stress sobre Nate era poco frecuente.
Desde el otoño, sin embargo, cuando Rest Assured comenzó a esforzarse, las cosas habían
ido empeorando, culminando en los meses seguidos a la Navidad, cuando un montón de
préstamos habían terminado en deudas.

Nate dijo que había planeado aguantar, pero después de una pelea muy mala, un par de
noches antes—con un resultado de contusiones en su cara—había tenido suficiente.

Cora fue increíble ese día. Hizo de todo; desde sólo escuchar, con el rostro serio, a
preguntar cuidadosamente, a llamar a sus contactos en la división de servicios sociales para
responder a las preguntas de Nate sobre cuales eran sus opciones.

Al final, fue ella quien marcó a su madre en Arizona, con su voz tranquila y profesional, le
explicó la situación, y luego asintió solidaria cuando le pasó el auricular a Nate para hacer
el resto.
Para esa noche, un billete de avión estaba reservado, y un arreglo temporal de sustento
establecido, Nate pasaría el resto del año escolar en Arizona, seguido por el trabajo en el
Campamento de Natación en Pennsylvania que había establecido ya durante el verano.

Cuando llegara el otoño, se desviaría hacia la U, donde recientemente había recibido una
admisión temprana, aunque sin su beca por abandonar el equipo de natación a mitad de año
en el equipo.

Sin embargo, él tenía la esperanza de que el entrenador pudiera dejarlo intentar de
suplente, o al menos participar en las prácticas. No era exactamente lo que él había
planeado, pero era algo.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
280
El Sr. Cross no estaba feliz cuando se enteró de todo esto. De hecho, al principio insistió en
que Nate regresara a casa, amenazándolo de ir a buscar a la policía si no lo hacía.
No fue hasta que Cora le informó de que Nate tenía más que suficientes causas para
presentar cargos contra él, que aceptó, aunque incluso entonces hizo conocido su
descontento con repetidas llamadas telefónicas, así como también hacer más difícil que
Nate pudiera recoger sus cosas y mudarse con nosotros, por los pocos días antes de que
saliera de la ciudad.

Hice mi mejor esfuerzo para distraer a Nate de todo esto, lo arrastré a ver películas en el
Vista 10 (donde obtuvo entradas y palomitas gratis, gracias a Olivia), pasando el rato con
Roscoe, y haciendo largos viajes por café a J ump J ava. Él no regresó a Perkins, ya que Cora
había dispuesto para él terminar el poco trabajo que había dejado a través de
correspondencia o por Internet, y cada tarde, cuando llegaba al paseo de la entrada, estaba
nerviosa, llamándolo en el momento en que atravesaba la puerta.

Finalmente entendí porqué J amie y Cora habían estado conmigo las primeras semanas,
aunque sólo fuera por el alivio que sentía cada vez que oía su voz respondiendo.

Todo el tiempo, sin embargo, supe que pronto no estaría allí. Pero nunca hablé con él
acerca de esto. Tenía suficiente de qué preocuparse, y lo que más importaba era que yo
estaba ahí para él, para lo que fuera que me necesitara. A pesar de todo, la mañana de su
vuelo, cuando bajé para encontrarlo en el vestíbulo de entrada, con sus maletas a sus pies,
sentí ese mismo retorcijón el estómago.

No fui la única alterada. Cora se sorbió los mocos a durante toda la despedida, lo abrazó
varias veces, un pañuelo aferrado en su mano. "Entonces, te llamaré esta noche, sólo para
asegurarme de que está estableciéndote," le dijo. "Y no te preocupes por las cosas al final.
Todo está manejado."

“De acuerdo,” dijo Nate. "Gracias de nuevo. Por todo."
"No seas un extraño, ¿de acuerdo?" le dijo J amie, dándole un abrazo de oso y una
palmadita en la espalda. “Eres de la familia ahora."

Familia, pensé salíamos de la entrada de coches. El barrio todavía estaba dormido, con las
casas oscuras mientras nos dirigíamos pasando por los grandes pilares de piedra, y recordé
cómo me había sentido, durante todos esos meses, con todo lo nuevo y diferente.

"¿Estás nervioso?" Le pregunté a Nate, ya estando en la carretera principal.

"No en realidad," respondió él, sentado. "Todo es un poco surrealista, de hecho."

"Te alcanzaré eventualmente," le dije. "Probablemente en el momento exacto de que sea
demasiado tarde para volver."

Él sonrió. "Pero regresaré," dijo. "Sólo tengo que sobrevivir de Arizona y a mi madre en
primer lugar."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
281
"¿Crees que va a ser tan malo?"
"No tengo ni idea. No es como si ella hubiera elegido que yo fuera allí. Sólo hace esto
porque tiene que hacerlo."

Asentí con la cabeza, desacelerando en un semáforo. "Bueno, nunca se sabe. Puede ser que
ella te sorprenda," dije. Él no parecía convencido, así que añadí: "De cualquier manera,
decidas hacer las maletas en la primera noche, o saltar las cercas. Dale un par de días."

“Bien,” dijo lentamente, mirándome. "¿Algún otro consejo?"

Cambié de carril, la mente en la carretera. Era tan temprano, teníamos todos los carriles
para nosotros mismos. "Bueno," dije, "si hay algún vecino molesto que intenta ser amable
contigo, no seas un idiota total con ellos."

"Porque puedes necesitarlos más adelante," dijo. "Para que te saquen de los bosques, o algo
así."

"Exactamente."

Sentí que me miraba, pero no dije nada cuando llegamos hasta la salida en el aeropuerto.
Tal como yo lo sabía, dando vueltas alrededor, pude ver un avión sobre nuestras cabezas,
sólo una astilla de blanco, subiendo, arriba, arriba.

En la terminal, incluso a esta hora temprana, había una buena cantidad de personas,
yéndose, y regresando a casa. El sol estaba saliendo ahora, el cielo arriba veteado de rosa, a
medida que descargábamos sus cosas, poniéndolas en el bordillo junto a él.

“Muy bien,” dije. "¿Tienes todo?"

"Creo que sí," dijo. "Gracias por el viaje."

"Bueno, lo hice por un tipo de deuda que tengo contigo,” le dije, y él sonrió. "Pero hay una
cosa más, en realidad."

“¿Y qué es? "

"Incluso si tú haces toneladas de nuevos amigos," le dije, "intenta no olvidar de dónde
vienes, ¿de acuerdo?"

Él me miró. "Tengo serias dudas de que puede pasar."

"Te sorprenderías," le dije. “Nuevo lugar, nueva vida. No es difícil de hacer."

"Creo,” dijo, “que voy a tener mucho que recordar."

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
282
Esperé que esto fuera cierto. Incluso si no lo fuera, lo único que podía hacer era entregar lo
que pudiera, con la esperanza de algo a cambio. Pero, por supuesto, esto era más fácil de
decir que de hacerlo.

Desde la Navidad, había estado intentando encontrar el regalo perfecto para Nate, algo
fenomenal que pudiera acercarse a todo lo que él me había dado. Una vez más, pensé que
no tenía nada que ofrecer. Pero luego miré hacia abajo y me di cuenta que estaba
equivocada.

El cierre de mi collar fue obstinado al principio, y cuando saqué la llave de la casa amarilla,
noté cuan usada estaba. Especialmente en comparación con la nueva y brillante de la casa
de J amie y Cora, que deslicé en la cadena de su lugar. Luego tomé la mano de Nate,
volviéndola hacia arriba, y presioné las dos en su palma.

"Bueno," dije, "por si acaso."

Él asintió, envolviendo la mano alrededor del collar, y también de mi mano.
Esta vez, dejé que mi mano se relajara, sentí el calor allí, presionando de vuelta, antes de
acercarme. Entonces me estiré, deslizando la mano detrás de su cuello y atrayéndolo para
un beso, cerrando el espacio entre nosotros de una vez por todas.

En las semanas posteriores, Nate y yo habíamos estado en contacto constante, tanto por
teléfono y en UMe.com. Mi página, tanto tiempo inactiva, ahora no sólo trabajaba sino que
estaba llena de extras, gracias a Olivia, que me ayudó a crear y ajustarla en una base
regular. Hasta el momento, sólo acumulaba unos pocos amigos—ella, Nate, Gervais, así
como J amie, quien me enviaba más mensajes que nadie—aunque tenía muchas fotos,
incluyendo un par de Nate que había enviado de él en su nuevo trabajo, salvando vidas en
una piscina cerca de la casa de su mamá.

Él nadaba todos los días ahora, trabajando en su tiempo y poniéndose en forma, dijo que
era lento el progreso, pero que estaba viendo las mejoras, poco a poco.

A veces por la noche en mi habitación cuando no podía dormir, me lo imaginaba en la
piscina, cruzando su longitud una y otra vez, carrera por carrera.

En mi fotografía preferida, sin embargo, él no estaba en el agua, sino que posaba adelante
del puesto de salvavidas. Está sonriendo, el sol brillando detrás de él, y tiene un silbato
alrededor de su cuello.
Y si miras muy de cerca, se puede ver que hay otra cadena más delgada atrás, con algo más
que cuelga de ella. Era difícil distinguirla, exactamente. Pero yo sabía lo que era.







Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
283
Capítulo Veinte

Traducido por Helectra
Corregido por Pamee


“¿Ruby? ¿Estás lista?”

Di la vuelta, mirando sobre mi hombro a Cora, quien estaba parada en la puerta de la
cocina, con la cartera sobre su hombro.

“¿Nos vamos?” pregunté.

“Tan pronto como J amie encuentre la videocámara,” respondió “Está determinado a
capturar todo momento de éste hito.”

“¡Tienes que documentar los importantes eventos familiares!” oí a J amie gritar desde algún
lugar detrás de Cora. “Me lo agradecerás después”

Cora gira los ojos. “Cinco minutos sea que la encuentre o no. No queremos llegar tarde
¿ok?”

Asentí con la cabeza, y ella se agachó de nuevo en el interior, y la puerta se cerró tras ella,
mientras yo me giraba hacia el estanque. Había estado pasando mucho tiempo allí afuera
últimamente, desde el día hace un par de meses atrás cuando llegué a casa desde el trabajo
para encontrarla a ella y a J amie amontonados sobre algo en el vestíbulo.

“J amie. Suéltala.”

“No la estoy abriendo, sólo estoy mirando.”

“¿Podrías detenerte?”

Me acerqué detrás de ellos. “¿Qué hacen chicos?”

Cora saltó, sorprendida. “Nada,” dijo. “Sólo estábamos…”

“Tienes una carta de la U,” me dijo J amie, sosteniendo lo que ahora vi era un sobre. “La
traje hace una hora. La anticipación ha estado matándonos.”
“Estaba matando a J amie,” dijo Cora. “Yo estaba bien.”

Caminé hacia donde estaban ambos de pie, tomando el sobre de él. Después de todo lo que
había escuchado y leído acerca de gruesas y delgadas cartas, ésta era, por supuesto,
ninguna. Ni abultada, ni delgada, sino justo en el medio.
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
284

“Sólo dan una página para decir no,” me dijo J amie cuando dije esto en voz alta. “Es sólo
una palabra, después de todo.”

“¡J amie, por el amor de Dios!” Cora le dio un manotazo. “Detente.”

Miré el sobre de nuevo. “Voy leerla afuera,” dije. “Si está bien.”

J amie abrió la boca para protestar, pero Cora puso su mano sobre ésta. “Está bien,” dijo.
“Buena suerte.”

Entonces era abril. El césped había pasado de duras protuberancias marrones, a verde
fresco, y los árboles estaban todos florecidos, derramando polen por todos lados. Una fina
brisa estaba soplando mientras caminaba hacia el estanque, el sobre colgando de mi mano.
Caminé directo a la orilla, donde podía ver mi reflejo, entonces lo rasgué y lo abrí.

Estaba a punto de desplegar las páginas en el interior cuando vi algo, por el rabillo del ojo,
moviéndose rápido, tan rápido que casi lo dudé. Di un paso más cerca, mirando dentro de
las turbias profundidades, más allá de las rocas y algas y los brotes de lirios, y ahí, bastante
seguro, vi un destello de blanco pasando borroso. Había otros también, dorados y moteados
y negros, nadando profundo, pero fue el blanco, mi pez, el que vi primero. Tomé un
profundo aliento y rasgué la carta, abriéndola.

Querida Sra. Cooper, comenzaba. Estamos complacidos de informarle…

Giré alrededor, mirando de vuelta a la puerta de la cocina, donde como era de esperar,
estaban J amie y Cora de pie, observándome. J amie la abrió, luego sacó la cabeza. “¿Y
bien?” dijo.

“Buenas noticias,” dije.

“¿Si?” Tras él, Cora llevó una mano a su boca, sus ojos ampliándose.

Asentí. “Y los peces están de vuelta, vengan a ver.”

Ahora, a mediados de J unio, ellos están incluso más presentes, circulando alrededor de los
lirios y las hierbas acuáticas. Encima de estos, en la superficie del agua, podía ver mi
reflejo: mi pelo suelto, toga negra y birrete en una mano. A continuación la brisa sopló a
través del patio, haciendo susurrar las hojas sobre mi cabeza, llenando todo el lugar de
murmullos. A mi lado, sentado en la hierba, Roscoe cerró los ojos.

Como siempre, cuando me veía a mi misma, me resultaba extraño estar sin mi collar.
Incluso ahora estaba muy consciente de su ausencia, el espacio vacío donde por tanto
tiempo había visto algo familiar. Unos días atrás, sin embargo, estaba buscando dentro de
un cajón y a través de él topé con la caja que Nate me había dado para el día de San
Valentín.

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
285
La siguiente vez que hablamos, mencioné esto, y me dijo que lo abriera. Cuando lo hice, vi
que había sabido lo que necesitaba incluso antes que yo. Dentro había un par de aretes en
forma de llaves –claramente trabajo de Harriet–incrustados con piedras rojas. Los había
estado usando cada día desde entonces. Miré a través del patio, los árboles se mecían desde
lo alto hacia la casa de Nate. Todavía la llamo así—un hábito que debería romper—a pesar
de que ni él ni su padre habían vivido allí desde hace un tiempo. El Sr. Cross la había
puesto en venta en Mayo, justo después de una demanda presentada por varios clientes de
Rest Assured quienes habían empezado a notar y cuestionar, varias discrepancias en sus
cuentas.

La última vez que había oído de él, estaba todavía en el negocio, pero por poco, y rentado
un apartamento en algún lugar de la ciudad. Los nuevos dueños de la casa tenían niños
pequeños y usaban la piscina todo el tiempo. En las tardes cálidas desde mi ventana, podía
oírlos reír y salpicarse.

En cuanto a mí, gracias a Gervais y su método, había logrado un 9,1 en mi prueba de
cálculo— garantizándome un lugar en la U—y pronto estaría caminando a través del verde
césped de Perkins Day, recibiendo mi diploma del Sr. Thackray, oficialmente graduada de
la secundaria. En el período previo a la ceremonia, había recibido un sinfín de papeleo y e-
mails acera de cómo obtener los boletos para la familia, y todas las reglas y regulaciones de
cuanto se nos permitía reservar. Al final tomé cuatro, para Cora, J amie, Raggie y Harriet.
No todos eran familia pero, si había una cosa que había aprendido en estos últimos meses,
era de que se trataba de una definición flexible.

Al menos esa fue la tesis final de mi proyecto de inglés, el cual había entregado durante la
última semana de clases. Cada uno debía pararse frente a la clase y hacer una presentación
que explicara nuestra investigación y conclusiones, y en mi caso, había consistido en dos
imágenes. La primera era de la gran tribu de J amie, la cual presenté, mientras explicaba
acerca de las diferentes definiciones y como todas ellas se relacionan entre sí. La segunda
más reciente de mi décimo octavo cumpleaños, que Cora me había hecho a finales de
Mayo. Le dije que no hiciera un escándalo, pero por supuesto me ignoró, insistiendo en
que debíamos hacer algo y que podía invitar a quien quisiera ara celebrar conmigo.
En la foto estamos todos posando junto al estanque, un grupo grande. Estoy en medio con
Cora a un lado y Olivia al otro. Puedes ver a J amie—un poco borroso por venir corriendo
de nuevo junto a nosotros, luego de ajustar el temporizador de la cámara—que está de pie
junto a Harriet, quien me está mirando y sonriendo, Reggie, quien por supuesto está
mirándola. J unto a ellos se puede ver a Laney, con una gran sonrisa, y a continuación
Gervais, el único que está comiendo, un plato de torta en su mano. Al igual que la primera,
que había estudiado todos estos meses, esta no es perfecta, ni por asomo. Pero en ese
momento, era exactamente lo que se suponía que debía ser.

También, como la de la familia de J amie, ya estaba cambiando, incluso ese día, aunque no
lo sabía. Eso ocurrió un par de semanas más tarde cuando estaba por salir para la escuela
una mañana y encontré a mi hermana sentada en su cama llorando.

“¿Cora?” dejé mi mochila en el piso y fui a sentarme a su lado “¿qué está mal?”

Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
286
Ella respiró fuertemente, estremeciéndose, moviendo la cabeza, claramente incapaz de
responder, para entonces, sin embargo, no lo necesitaba, ya había visto la caja del test de
embarazo en la mesita de noche. “oh Cora,” dije “Está bien.”

“Yo…yo” dijo sollozando a través de sus palabras.

“¿Qué está pasando?” dijo J amie quien acababa de subir las escaleras, cuando llegó a la
habitación. Señalé con la cabeza la caja del test y su cara decayó “Oh,” dijo tomando
asiento al otro lado de Cora, “Cariño, todo está bien, tenemos que apuntarnos con el doctor
la próxima semana, veremos qué está sucediendo.”

“Estoy bien,” farfulló ella mientras yo tomaba algunos pañuelos.“Realmente lo estoy.”

Me acerqué, tomando su mano para que pudiera poner los pañuelos en ésta, ella seguía con
el test en la otra mano, asique la tomé y ella suspiró profundamente, no fue sino hasta que
lo dejé en la cama, junto a mí, que en realidad lo miré.

“¿Lo estás, sin embargo?” J amie estaba diciendo frotando sus hombros. “¿estás segura?”

Me quedé mirando la prueba de nuevo, por una segunda vez, luego una tercera. “Sí,” dije
sosteniéndola, el signo positivo más que claro, mientras Cora se disolvía en lágrimas.

“Es positiva.”

Ella había estado enferma, día y noche, y tan cansada que no podía quedarse mucho más
que pasada la cena, y no es la había oído quejarse una sola vez.

Todo esto me hizo pensar, y pocos días después de mi cumpleaños, me senté en mi
escritorio a escribir una carta, con mucho retraso, a mi propia madre, quien estaba todavía
en rehabilitación en Tennessee. No estaba segura de lo que quería decir sin embargo, y
luego de estar sentada allí durante una hora completa, sin que nada viniera a mi cabeza,
acabé fotocopiando la carta de aceptación a la U, y la deslicé dentro del sobre.
No fue un fin, de todos modos, sino un avance. Así nada más, ahora que sabíamos dónde
encontrarnos la una a la otra, incluso si sólo el tiempo diría si cualquiera de nosotras
vendría a buscar a la otra. “La tengo, ¡vamos!” escuché gritar a J amie desde el interior de la
casa.

Roscoe movió sus orejas, y lo vi correr haciendo sonar su collar a través de la hierba de la
casa.
Fue entonces, cuando supe que estaba sola, al menos por el momento, que alcancé el
bolsillo debajo de mi toga, saqué la llave de la casa amarilla, que había guardado mi
escritorio, desde el día que Nate se había ido, trazó su forma por última vez antes de doblar
mi mano a su alrededor.

Detrás de mí Cora me estaba llamando otra vez. Mi familia me esperaba. Mirando hacia
abajo al estanque, todo en lo que pude pensar fue que era una cosa increíble, cómo un
mundo completo puede levantarse de lo que parece ser nada en absoluto. Me acerqué al
Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
287
borde manteniendo los ojos en mi reflejo, mientras dejaba caer la llave en el agua, donde
aterrizó con un chapoteo.

Al principio los peces se alejaron de ella, pero a medida que comenzó a hundirse, dieron
vuelta reuniéndose a su alrededor, juntos, ellos la siguieron hacia abajo, abajo… hasta que
se había ido.









































Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
288

Traducción en el Foro Dark Guardians
Traductora a cargo
Annae


Traductoras
Maka.mayi
Annae
Dr. Clo
Selune
Helectra
Sray8
Mina
Maybe
Drifted
Ateh
Pamee
Dany

Diseño y Formato
Pamee

Recopilación
Pamee
Correctoras
Moshalutz
Mónica
Majorera19
Annae
J aNny
Danny_DD
Helectra
Nyx.Alexa
Grace
Valentine Belik
Maweyumi
Pamee

Revisión
Annae
Pamee


















Sarah Dessen Traducido en Dark Guardians
289




Visítanos en Dark Guardians
http://darkguardians.foros-activos.es/

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.